REFLEXIONES SOBRE LA VIRGEN MARÍA

 
 

 

INMACULADA CONCEPCION DE MARIA

 

“Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Porque ha mirado la bajeza de su sierva;” Lucas 1:46-48

Al leer las palabras de la propia María y al cotejarlas con toda la imagen distorsionada que la mariolatría romanista ha fabricado, no podemos dejar de sorprendernos, debido a que comprobamos por las escrituras que todo lo que el catolicismo enseña en torno a María es total y absolutamente falso. Es un sofisma que proviene desde la misma tradición Babilónica. Como bien sabemos, toda la religión misterio de Babilonia se basaba en la adoración a una diosa llamada Semiramis que fue adoptando diferentes nombres a través de la historia. Los iconos y estatuas erigidas de esta “reina del cielo” consistían en una mujer con el niño en los brazos. Es el conocido “Culto del madre y del hijo”

El catolicismo romano, introdujo el culto de la Madre y del hijo en sus prácticas, y a Semiramis le cambiaron el nombre de María, pero eso sí, adoptando la misma imagen del culto y el mismo título de “reina del cielo”, de ahí la corona que lleva en su cabeza.

El dogma de la Inmaculada Concepción de María

Este dogma declara que por una gracia singular de Dios, María fue preservada de todo pecado desde su concepción. El dogma fue promulgado por el papa PIO NONO (lX) el 8 de diciembre de 1854 en su bula Ineffabilis Deus:”…declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles…”(Pío IX, Bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854)

¿QUE DICE LA BIBLIA ACERCA DE MARIA?

Si fuera como dijo PIO NONO, la Biblia estaría equivocada porque el relato es claro y preciso cuando presenta a una María que no estaba libre de pecado. Ella misma lo dice:

“Porque ha mirado la bajeza de su sierva” Lucas 1:46-48.María fue una mujer Judía, temerosa de Dios, pero necesitaba, así como todos nosotros, de un Salvador. Por tal razón ella habla de: “..Dios mi Salvador”. Es un sofisma pretender afirmar que María era libre de pecado. Dicho dogma no solo es una atentado a Dios y a su Palabra, sino que a todo intelecto humano, porque al afirmar aquello, consecuentemente se debe afirmar que la madre de María también tiene que haber sido librada del pecado original, y si la madre, también la abuelita, y así sucesivamente. Es algo absurdo que no resiste análisis.

¿MARIA SIEMPRE VIRGEN?

Ahora bien, María era virgen y no tuvo vida marital con José hasta después que nació Jesús. Una vez que aquello ocurrió, ella hizo su vida completamente normal junto a su marido.

“Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.” Mateo 1:24-25

El presentar la eterna virginidad de María, es también una mentira que atenta a la propia escritura. El origen de dicha creencia se asila en las mentes afiebradas y diabólicas de la religión Babilónica, y que como hemos visto, trascendió hacia el catolicismo romano hasta el día de hoy.

¿MARIA MADRE DE DIOS?

Durante la vida pública de Jesús, María jamás es llamada “Madre de Dios” como reclama Roma. He aquí lo que dice la escritura: “Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora” Juan 2:4″Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo” Juan 19:26


¿MARIA ASCIENDE A LOS CIELOS SIN VER MUERTE?

Como toda mentira tiene que ser sustentada con sucesivas mentiras, el dogma de la inmaculada concepción de María proclamado por el papa PIO NONO, debió más tarde ser confirmado por el dogma de la “Asunción de María “El Papa Pío XII el 01 de Nov. de 1950, definió el dogma de la Asunción de María. Este fue promulgado en la Constitución “Munificentissimus Deus”:”Después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que La Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo”. La escritura no enseña que María fue ascendida a los cielos sin ver muerte. Por el contrario, se le ve por última vez orando con los hermanos en espera de la promesa de Cristo acerca de la llegada del Espíritu Santo:

“Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos” Hechos 1:14 María no ascendió a los cielos. El único que subió en una forma gloriosa fue nuestro Señor Jesús.

“Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos” Hechos 1:9

Como hemos visto, toda la imagen distorsionada que se ha creado en torno a María, no tiene ningún sustento bíblico. El origen de dichas creencias han sido promulgadas por hombres pecadores que se han arrogado ser representantes de Cristo en la tierra. ¡Qué insulto al Señor! El único representante de Cristo en la tierra es el Espíritu Santo y cualquiera que se ponga en su lugar, se transforma literalmente en una Anticristo. María no fue la madre de Dios como Roma lo reclama. Ella fue la madre de Jesús; de la naturaleza humana de nuestro Salvador. María no es nuestra co-redentora, co– salvadora o co–intercesora, el único y suficiente Salvador y Señor es Jesucristo.

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”1 Timoteo 2:5.

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

 

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s