DIOS PERDONA LOS PECADOS PERO NO LAS CONSECUENCIAS QUE ÉSTOS GENERAN

 

 

Por Ing°Mario A Olcese (apologista)

 

Dios perdona los pecados

Todos sabemos que Dios siempre está dispuesto a perdonar hasta los pecados más grandes que se puedan cometer. En Isaías 1:16-18 leemos: “Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”. Así que Dios promete “blanquear” nuestros más negros pecados si buscamos el juicio, y nos ponemos a cuenta con Él. ¡Gracias a Dios por este beneficio extraordinario que se nos concede! Pero, ¿podremos evitar las consecuencias por nuestros pecados? ¡Este es otro cantar!

Pero hay consecuencias que pagar por nuestros pecados

En una oportunidad escuché el caso de un señor que le fue infiel a su esposa mientras estaba de viaje en un país vecino. Fruto de esta aventura adúltera, este señor engendró a una niña que fue criada por su madre hasta que se convirtió en una señorita buenamoza y muy culta a la cual llamaremos Paula. Un día, el hijo legítimo de este señor, a quien llamaremos Jorge Jr., decidió viajar para trabajar justamente a ese país en dónde su padre tuvo su aventura 24 años antes.

En su nuevo trabajo, Jorge Jr tuvo el infortunio de conocer y de enamorarse de  Paula, quien resultó ser una de las tantas empleadas y que era su medio hermana. Por supuesto que ambos jóvenes desconocían este hecho completamente. Con el correr del tiempo el hijo le escribe a su padre para contarle de su amorío, y pasados dos años le anuncia su próximo matrimonio con Paula, por lo cual el padre le otorga su bendición sin titubear. A los pocos meses de contraer matrimonio, Paula queda embarazada de José y llenos de ilusión ambos esperan el día del parto. Cuando llegó el día del alumbramiento, Paula da a luz un hijo sin miembros superiores, lo cual, como es de suponerse, generó un profundo dolor, desesperación y un conflicto tremendo entre los padres, no sabiendo qué pudo haber ocasionado semejante malformación. Cuando el padre de Jorge se enteró de la noticia, tomó un avión y viajó a ver a su hijo y nieto, y se espantó al ver que la madre de Paula era la misma mujer con quien él tuvo su aventura hace 24 años atrás. No pudiendo soportar la carga de su conciencia, el padre fue a su hotel y se pegó un tiro en la sien. Poco tiempo después Jorge Jr se enteró que su esposa Paula era su mismísima medio hermana por parte de su padre. Toda esta desgracia se produjo por un pecado escondido y no confesado de un hombre que no supo decir no a la tentación satánica.

Y también tenemos infinidad de testimonios de mujeres que han abortado y se han hecho después cristianas devotas, pero que nunca se han perdonado ellas mismas el haber matado a su hijo no nato. Ellas siguen cargando con el peso de su culpa que las atormenta día y noche, a pesar de que admiten sentir que Dios ya las ha perdonado completamente.

Otro caso que conocí fue de un ejecutivo de un banco que le fue infiel a su esposa, y cuya esposa “perdonó” después de mucho batallar con la pena y la decepción. Si bien el matrimonio está en proceso de restauración, ella aún alberga dudas de su esposo, y constantemente controlaba sus horas de llegada a casa, su dinero, sus llamadas por teléfono, su correo y cosas por el estilo. El tiene que soportar estoicamente la conducta de su mujer, y a veces escucharle decir: “seguro llegas tarde porque te está buscando esa mujer”. Bueno, ese es el precio de su pecado…¡la falta de confianza que suscitó en su esposa!…¡es el fruto de su pecado que lo acompañará por mucho tiempo!

También conocí a un compañero de trabajo que fue despedido de una empresa industrial por robo, empleando el llamado “carrusel”. Años después, este señor se convirtió en cristiano y en un predicador eficaz. Sin embargo, tuvo la mala suerte de no ser aceptado en otra empresa pujante porque el Gerente de ventas de esa nueva empresa que recibió su Currículo Vitae fue el mismo jefe que lo había despedido algunos años atrás. ¿Se imaginan? Aquí vemos que las consecuencias de su pecado lo acompañan a este hermano, y que de hecho ya lo ha perjudicado económicamente por su mala reputación pasada.

HERMANOS MÍOS, PIENSEN CON CUIDADO ANTES DE HACER ALGO DE LO QUE MAÑANA PODRÍAN LAMENTARSE PROFUNDAMENTE. NO DEJEN QUE “DON SATUCO, EL PILLO” LOS PILLE CON LOS PANTALONES ABAJO, METAFÓRICAMENTE HABLANDO.

 

About these ads

5 pensamientos en “DIOS PERDONA LOS PECADOS PERO NO LAS CONSECUENCIAS QUE ÉSTOS GENERAN

  1. Pingback: LOS SACRAMENTOS Y RITUALES DE LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA « APOLOGISTA UNITARIO (SOCINIANO), INGº MARIO A. OLCESE SANGUINETI

  2. hola hermano tengo un problema con la masturbación, me es muy difícil dejarla, verdaderamente soy esclavo de mi pecado y sé que estoy mal. ¿Qué puedo hacer?

    Lo peor es que leo la biblia todos los días y aun he memorizado varios salmos y versículos, todo esto para nada me ha valido sino para condenarme más, pues tengo el conocimiento de lo que debo hacer, y aun así no lo hago. Estoy desesperado, sé que la raíz de mi problema es mi cobardía a dejar los vicios de la carne. Puede darme algún consejo en particular. Siento que ya no hay mucho que pueda hacer, y ciertamente el tiempo es cada vez más corto para tomar una decisión definitiva. Gracias de antemano, espero que todavía responda a los comentarios

    • ¿CÓMO PUEDO DEJAR DE MASTURBARME?
      Posted on octubre 20, 2011 by apologista¿CÓMO PUEDO DEJAR DE MASTURBARME?Tomado de:
      http://www.unavidaparacristo.wordpress.com
      Primeramente, un saludo en Cristo para todos ustedes mis hermanos. Quiero darle la Gracia primero a Dios por demostrarme que lo que yo creía insignificante, para Él no lo es, y que este blog está cumpliendo con su cometido, de una forma que no imaginé… La Gloria sea para Dios…! Quiero agradecerles a ustedes mis hermanos, por visitar mi blogcito y por sus comentarios. Me place saber que soy útil para ayudar a otros que estuvieron igual que yo o que estamos librando la misma batalla y podemos ayudarnos mutuamente como una familia, por eso sus comentarios son importantes y casi un compromiso de hermanos. Es entonces, que a raíz de la pregunta que hiciese un hermano, mediante los comentarios en el artículo “Si caes es por que quieres”, donde pregunta: por qué muchos hombres no tiene la capacidad que tienen las mujeres para resistirse a la masturbación?
      No repetiré la respuesta, pueden verla en el artículo, pero sé que este es un tema importante para todos (hombres y mujeres, porque ambos están expuesto a esto y puede afectarles por igual), y sobre todo para los nuevos creyentes, pues venimos de una sociedad donde nos enseñan que es parte de la naturaleza humana. Incluso recuerdo haber escuchado en mi lugar de trabajo a un psicólogo decir, justificando su teoría de que es necesario masturbarse, y decía: Esto es tan natural, y tan propio del ser humano, pues un bebe, aún en su inconciencia se le puede ver en ciertos momentos tocándose sus genitales o juega con ellos, y esto no es más que lo que los adultos conocemos o practicamos como la masturbación.
      Lo que sí puedo afirmar es que el sexo mismo no es malo ni es pecado. Cuando Dios miró lo que Él había creado, INCLUYENDO EL SEXO, Él dijo que “era muy bueno” (Génesis 1:31). Sin embargo, el sexo puede ser mal usado y abusado o puesto al servicio de motivaciones pecaminosas, entre ellas las más usadas como es el sostener relaciones antes o fuera del matrimonio, y la masturbación por sólo citar.
      Dios nos creo con nuestros genitales, y por ende el puso el que sintiéramos esas sensaciones cuando estuviéramos intimidando con nuestro esposo (a). Los genitales no fueron creados para ser usados con objetos, o con el fin de complacerse uno mismo, sino que fueron creados con la finalidad de que las parejas se complementen y desahoguen sus emociones, deseos y sentimientos mutuamente. Lastimosamente hoy día es algo frecuente o común e insignificante para muchos, y por ende han desvanecido el valor, o el significado del acto mismo, y por eso incurren en barbaridades fuera de los fines de nuestra creación, para así lograr sentir esa emoción, que lamentablemente sólo da la entrega o unión de dos seres que se aman y tienen a Jehová como su eje centrar y le temen.
      Pero cualquiera puede caer y practicar estas cosas, pues en este mundo la sociedad lo pinta el sexo como algo normal y que es casí igual que dar un beso.
      Pero hice este paréntesis, pues al desviarle el verdadero sentido al uso de nuestra sexualidad, de ahí nacen todos esos pecados o aberraciones sexuales, y hay un bombardeo intermitente y constante de sexo que nuestra mente recibe y crea como una necesidad inmediata, que debe satisfacerse lo antes posible, no importando con quién, dónde o con qué.
      Pero si eres nuevo cristiano, o simplemente un cristiano que no ha podido vencer este problema, y reconoces que esto no está bien y quiere cambiar, sigue leyendo.
      Dios ama al pecador, más no el pecado. Siempre tengamos en cuenta lo dicho por Jesús a la Samaritana, cuando todos querían apedrearle por haber practicado el sexo con más de una persona y fuera del matrimonio, y Jesús llamó a la conciencia de todos, pues todos somos pecadores y de alguna forma hemos pecado, y no somos nadie para condenar a otros, pero esto no justifica que después de haber conocido la verdad y la luz sigamos andando en tinieblas. Recuerden que Jesús le dijo Martha: ni yo te condeno, VETE Y NO PEQUES MÁS.
      En resumen, aquí hay 10 tips o consejos que pueden ayudarle a romper esas cadenas y librarse de ese pecado:
      1-Sé honesto con Dios. Dice la Biblia que si confesáramos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarlos. Reconoce que los pensamientos impuros que te llevan a la masturbación son un pecado y que no quieres hacerlo más.
      2- Planta una estaca. Una “estaca” es un punto fijo que marca el comienzo de un viaje. Decide si quieres complacer a Dios más de lo que te quieres complacer a ti mismo y decídete a hacer tuyas estas palabras: “Andad en el Espíritu, y así jamas satisfaréis los malos deseos de la carne (Gálatas 5:16).
      3. Enchúfate al poder. Reconoce que no puedes ganar esta batalla con tu propio poder Sólo por medio de Jesucristo viviendo en ti puedes cambiar tus deseos y hábitos. Empieza ahora mismo a dedicar cada día un momento regular y constante con el Señor.
      4. Renueva tu mente. Este problema empezó en tu mente, así que deja que Dios te la cambie. La manera en que Dios renueva tu mente es el compenetrarte en la Biblia. Es allí donde se encuentran los pensa­mientos de Dios. Anhela que los pensamientos de él sean los tuyos. Lee cada día un capitulo de la Biblia. Memoriza un versículo por semana.
      5. Ciega tu vista y bloquea tus oídos al pecado. Aparta tus ojos de cualquier cosa que te estimule sexualmente. Es obvio que no puedes vivir en un monasterio, así que tus ojos verán objetos o personas sexualmente estimulantes. Pero no fijes tu mirada en ellos, más bien voltea a mirar para otro lado. No busques, y exige a tus amigos respeto ante tu decisión de que no quieres que te muestren ningún tipo de pornografía, no veas novelas de TV o aquellas películas en las que se están practicando actos sexuales; Si recibes un e-mail, que presientes pueda referirse a sexo, bórralo inmediatamente, incluso hay música y videos musicales secular que tienen como fin estimularte sexualmente, así que aléjate de todo eso…!
      6. Controla tu cuerpo. Cuando sientes que tu cuerpo va a explotar si no te alivias un poco de la presión sexual, mantenla bajo control por medio del ejercicio físico, haciendo el bien a otros, leyendo, trabajando en algo que te guste, o dedicándote a actividades físicas divertidas (como andar en bicicleta o jugar al baloncesto), pero ante todo, corta ese pensamiento, no le sigas el hilo a la imaginación, y inmediatamente comienza a reprender a Satanás y sus huestes en el nombre del Señor Jesucristo.
      7. Sincérate con un amigo. Pídele a alguien de tu mismo sexo, que sea espiritualmente maduro, que te haga rendir cuentas de tus actos, y que sea alguien que pueda darte fuerzas y consejos para lograr tu objetivo. Consigue que te pregunte regularmente si estás evitando la lascivia.
      8. Evita las situaciones tentadoras. No mires una segunda vez a la persona vestida sensualmente, y no leas revistas ni mires programas en TV o en el Internet que te estimulan sexualmente, Mantente en guardia cuando estás solo, especialmente donde es fácil sentirte tentado.
      9. Sigue adelante a pesar de tus fracasos. Si fracasas, no te desanimes. Te llevó tiempo formar este hábito, te llevará tiempo quitártelo. Si caes, no te revuelques en el polvo: más bien levántate, sacúdete el polvo por medio de confesar inmediatamente tus pecados y de recibir, por fe, el perdón de Dios. Pero no te acostúmbrate a aceptar trivialmente tus fracasos.
      10. Empéñate en la victoria total. No tienes que pecar. No tienes que dejar que el radiador se recaliente. Al ofrecerte a Dios (en lugar de ofrecerte al pecado como instrumento de maldad), tu energía sexual se canalizará para hacer de ti un hombre o mujer poderosa para Dios. Confía en Cristo. Obedécele. El te dará la victoria.
      No hay nada que tú y Cristo no puedan hacer juntos, ahora es el tiempo!
      PTT.: Me gustaría escuchar pues se que sería de gran ayuda, los testimonios o consejos de hermanos que pasaron por esto pero pudieron dejarlo, o los comentarios de los avances en su paso a paso para dejarlo. Pueden comentar de manera anónima.

      Hoy 4 de Diciembre del 2007 quiero agregar la siguiente cita bíblica en Lucas 11: 33-36 : “Nadie, cuando enciende una lámpara, la pone en un sótano ni debajo de una vasija, sino sobre el candelero, para que los que entren vean la luz. “La lámpara de tu cuerpo es tu ojo; cuando tu ojo está sano, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando está malo, también tu cuerpo está lleno de oscuridad. “Mira, pues, que la luz que en ti hay no sea oscuridad. “Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, sin tener parte alguna en tinieblas, estará totalmente iluminado como cuando la lámpara te alumbra con sus rayos.”
      –Espero que analicen ese versículo, pues como todo en la Biblia es sabiduría de Dios, que es más grande que la de los hombres y es total y absoluta verdad–
      –POR FAVOR LOS QUE PADECEN DE ESTE MAL, LEAN ESTE ARTÍCULO, LEAN LOS COMENTARIOS, HAY SUFICIENTE GUIA AQUI PARA DEJAR ESTO, LO ÚNICO QUE FALTA ES QUE PONGAS DE TU PARTE, TE PONGAS EN ORACIÓN Y ESTES TOTALMENTE EN LA DISPOSICIÓN DE DEJAR ESTO. ES LA AYUDA QUE LE PODEMOS DAR…. ACASO ESPERAN QUE UN HERMANO INTERRUMPA EN SU INTIMIDAD Y LES AGARRE LAS MANOS EN EL MOMENTO QUE PIENSEN CAER EN ÉSTO???
      Fuente:
      http://www.unavidaparacristo.wordpress.com

  3. Anita, entiendo perfectamente tu problema, pues la carne es débil y a veces se nos hace difícil dejar ciertos hábitos pecaminosos. El diablo, sin duda, es un experto exclavizando a los hombres a vicios o pecados que parecen invencibles e imposibles de abandonar. Es realmente desesperante, pues la conciencia te acusa, y el vicio no te deja por nada. Pero aun en esa condición Dios te ama y espera que dejes el pecado de una vez y por todas, así como Jesús le dijo a la mujer atrapada en pecado: “Ni yo te condeno, vé y no peques más.” Definitivamente debes cortar con el pecado y con el novio que te hace caer en desobediencia. Todavía hay tiempo mientras tenga vida. Debes hablar claro con ese señor y decirle de tu fe y de tus temores por pecar. Evita estar con él a solas, y trata de buscarte un novio cristiano, a alguien que tema a Dios de verdad. Es la única manera que podrás romper con la cadena que te ata. A veces uno solo se busca los problemas desobedeciendo los consejos de la Biblia. Es hora de qe tomes una decisión firme de no seguir pecando, y si eso significa abandonar al novio que amas, pues adejarlo se ha dicho. Hay que amar a Dios sobre todas la cosas y luchar contra la tentación co mucha oración. Estoy seguro que junto comigo, los demás que han escuchado tu testimonio querrán orar por ti también para que te liberes de esa atadura que te tiene asfixiada y atormentada. Házte la idea que tú eres “Josefa” y tu novio, “Potifar”, cuando él quiera asediarte para lo indebido, salte volando y no regreses más…

    Tu amigo,
    Apologista

  4. José, sin duda la juventud está llena de energías, y como es lógico, el sexo se convierte en una “necesidad” para satisfacer, especialmente entre los varones. Pareciera que los varones tienen menos “fuerzas” para dominar sus pasiones que las mujeres, y mantenerse castos y puros. Con tanta pornografía por internet y la TV, y tanto libertinaje y filosofías engañosas, a los jóvenes se les hace muy difícil permanecer castos.

    Ahora bien, si uno tiene una novia que es muy bonita, y de hermosa figura, y además se viste seductoramente, al joven se le hará difícil no desearla sexualmente. Creo que la atracción física se convierte en deseo impuro cuando se tienen los ojos puestos en la carne y no en el espíritu. Si un joven es cristiano, buscará a una joven igualmente cristiana que comparta sus valores para que ambos puedan seguir adelante en el derrotero de la pureza y la santidad. Si uno busca a una pareja del “mundo”, podría correrá el riesgo de caer en fornicación con ella o con él. El joven cristiano debe hablar con su pareja y decirle que no se vista provocativamente, y evite las minifaldas y el escote exagerado. Además de eso, deben evitar estar solos en la casa, pues uno se pone en peligro cuando se permite estar solo con la enamorada en un lugar inconveniente.

    Recordemos que si uno ama a su pareja, no la inducirá al pecado, pues la condenaría al castigo eterno. ¿Querría alguno eso para su pareja y para uno mismo por un rato de chiqui chiqui…?

    Apologista

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s