EL REINO DE DIOS CON RELACIÓN A LA MUERTE Y RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO

jesus_077Por Sir. Anthony F. Buzzard

La urgente exigencia de Jesús a “arrepentirse y creer en las Buenas Nuevas del Reino” (seguramente un excelente punto para comenzar la predicación del Evangelio) implica una comprensión cabal de la frase “el reino de Dios”. Mientras la frase principal de Jesús queda poco clara para muchos, esto ha causado que los evangélicos pasen por alto toda referencia al Reino de Dios en su definición del Evangelio, y definirlo únicamente como la muerte, sepultura y resurrección de Jesús. Es costumbre apelar a las palabras de Pablo en 1 Corintios 15:1-11 para esto:

Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente [literalmente: “entre las primeras”, NASV margen] he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce.

Una llave importante para comprender la excelente declaración de Pablo acerca de su Mensaje del Evangelio se halla en la pequeña frase “en protois, entre las cosas de primera importancia” (1 Cor. 15:3). El punto en cuestión en la carta Corintia fue la resurrección de Jesús, la cual algunos de los Corintios comenzaban a dudar —”¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de los muertos?” (1 Cor. 15:12). En respuesta a esta crisis particular de creencia, Pablo le recuerda a su audiencia que la muerte y la resurrección de Jesús son absolutamente de significancia fundamental en el Evangelio Cristiano. Sin la muerte de Jesús para ganar el perdón para todos nosotros, y sin Su retorno de la muerte a la vida a través de la resurrección, no puede haber esperanza de salvación en el Reino venidero. El Evangelio del Reino es anulado si, de hecho, Jesús no ha resucitado de entre los muertos.

Sin embargo, es un error sostener la opinión, a partir de este texto, de que los hechos acerca de la muerte y resurrección de Jesús formaron la totalidad del Mensaje del Evangelio. Pablo es cuidadoso para decir que estos hechos centrales fueron predicados “entre las cosas de primera importancia”. Éste, sin embargo, no fue su Evangelio completo. Hubo otras cosas también, de igual importancia en el Evangelio, a saber, el anuncio acerca del Reino de Dios. Recordamos que Jesús había proclamado el Reino de Dios como el Evangelio mucho antes de que él hablara de Su muerte y su resurrección, un hecho que prueba que el Reino de Dios no es un sinónimo para la muerte y la resurrección de Cristo (Lucas 4:43; cp. Lucas 18:31-34). Como una destacada autoridad observa:

Ni Romanos 1:1-3 ni 1 Cor. 15:1-4 quieren decir que sean la completa declaración de lo que Pablo entendió por el Evangelio. Podemos ver esto del hecho que la muerte de Jesús no es mencionada en Romanos 1:1ff… El Evangelio de Pablo es idéntico con el que Jesús Mismo predicó durante Su vida terrenal. Cristo Mismo prácticamente quien habla en el Evangelio presentado por Pablo. Pablo no se está refiriendo [en Romanos 16:25] a su Evangelio añadido a la predicación del Señor resucitado. Él enfatiza el acuerdo de su predicación con aquel del Jesús terrenal. Por lo tanto su “proclamación de Jesucristo” sólo puede significar el mensaje que Jesucristo proclamó.

Es evidente que Pablo no estaba en 1 Corintios 15 directamente ocupándose del tema del Reino de Dios como un acontecimiento futuro que coincide con el regreso de Jesús. Los Corintios ya habían aceptado esa creencia como parte del Evangelio de salvación. Así Pablo está apto para elucubrar sobre la ya entendida doctrina del Reino sólo algunos versos más adelante. Habiendo recién mencionado la futura venida de Jesús (1 Cor. 15:23), él habla del Reino sobre el cual Jesús presidirá en Su venida (1 Cor. 15:25-27). Ese Reino, debería ser cuidadosamente notado, es el Reino que la “carne y sangre” no puede heredar, porque “lo perecedero no puede heredar lo imperecedero (1 Cor. 15:50). Para entrar en el Reino de Dios, los cristianos deben ser llamados de la muerte en la última trompeta y ser cambiados, en un abrir y cerrar de ojos, en personas inmortales (1 Cor. 15:51, 52). Estos versos confirman, otra vez, el hecho de que el Reino de Dios hereda el poder en la Segunda Venida. Siguiendo a Jesús, Pablo habla de entrar o heredar el Reino en el futuro.

El Reino tiene un lugar principal en el mensaje del Evangelio del Nuevo Testamento, en adición, por supuesto, a la predicación igualmente esencial de la muerte y la resurrección del Salvador. Es un serio mal uso de la Biblia poner 1 Corintios 15:1-4 en conflicto con la evidencia masiva para la importancia central del Reino de Dios en la pre y pro proclamación de la resurrección. Otra vez debemos enfatizar la importancia de Hechos 8:12 (resonado en Hechos 19:8; 28:23, 31) como la comprensiva declaración resumida de Lucas acerca del Mensaje de Evangelio: “Cuando creyeron a Felipe que predicaba las Buenas Nuevas acerca del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres” (vea también a Mat. 13:19; Lucas 8:12). “El reino de Dios” da el “marco” a toda la escritura de Lucas. Para él, y para la iglesia del Nuevo Testamento, fue la frase por excelencia para denotar la restauración de la tierra bajo el reinado del Mesías, así como también para expresar la urgente necesidad presente para los conversos de prepararse para el alto honor de gobernar con el Mesías.

La sustitución de la palabra “cielo” por Reino de Dios es un principal factor contribuyente en una pérdida de la claridad acerca del Evangelio de Jesús. Cuando el lenguaje de Jesús es abandonado, el daño, en términos de la pérdida de la mente de Jesús, es incalculable. Semejante pérdida, trágicamente, ha sido característica de la historia del desarrollo de la idea cristiana central —”el Evangelio del Reino y las cosas concernientes a Jesús”.

http://www.apologista.blogdiario.com
http://www.restorationfellowship.org
http://www.yeshuahamashiaj.org

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s