LA FE EN EL PENSAMIENTO HEBREO

manos-orando-diPor Gustavo Rivas 

Si deseamos conocer las grandes verdades y principios que están contenidos en la Palabra de Dios, en este caso LA FE, es necesario que comprendamos la importancia de reconocer que la Biblia es un libro oriental, que se desarrolló dentro del contexto de un pueblo y su cultura (Israel) con su lengua hebrea.

El grave problema es que hoy día las enseñanzas están basadas en eiségesis (interpretación personal en base a tus propias ideas y enfoque de la vida). Esto es un grave error al estudiar, interpretar y enseñar la Biblia, porque para muchos la Fe es de todo menos lo que realmente enseña la Palabra de Dios. La Fe desde el punto de vista religioso se refiere a la totalidad de creencias y pensamientos que hacen parte de la vida del creyente de dicha religión. El error está en que una cosa es creer y otra es Fe. La creencia en simplemente CREER QUE, y la Fe es CREER EN. Por ello la Fe bíblica no se basa en creencias o certezas, sino en obedecer, porque no es un asunto de lógica o razonamiento, sino que es la revelación de Dios que parte de mandamientos y principios con el propósito de alcanzar un fin. Así, pues, no divaga en esperanzas difusas, sino que la misma palabra garantiza y certifica su cumplimiento, a la cual soy obediente porque se ha establecido para su activación, en función de cumplir un propósito de vida celestial en lo terrenal en base al proyecto divino.

La Fe (Emunáh) significa apegar mi vida a lo que creo, obedecer lo que creo, hablar, hacer y vivir conforme a lo que creo. Consecuentemente, son mis hechos diarios los que muestran y confirman mi fe (Santiago 2:14-24). Pero por años se ha distorsionado (Heb 11:1) porque la influencia Gnóstica afectó a los creyentes de origen gentil, por conceptos griegos que limitan la fe en algo que creo que es verdad 2+2=4 y está ligado a la mente porque es demostrable. La Fe es un sustantivo y tiene que ver con un estado o sistema de vida. Cuando recibimos la Palabra, y actuamos, eso es Fe porque es una acción (Rom 10:17). Por ello la fe está basada en la Palabra de Dios que va más allá de lo natural porque es divina. Muchos piensan que la fe es ignorancia, y esto es falso, porque está ligada a mi compromiso con Dios en base a su voluntad que es perfecta cuando le obedezco.

La Fe es aplicable solamente a Dios, porque como seres humanos no podemos tener fe en otros hombres, debido a que la palabra FE posee una relación con Dios y su Palabra; de esta manera, cada vez que estudiamos la Biblia, estamos desarrollando fe en Dios, lo que nos permitirá crecer y desenvolvernos debidamente dentro del camino trazado por el Señor. Pero muchos enseñan la fe basada en un término griego pistis, que se traduce como asentar alguna idea mentalmente, pero que no necesariamente involucra un compromiso por permanecer sujeto a las condiciones que establece esa idea mental, sino que simplemente la acepta y no amerita un cambio de actitud. La Escritura dice que sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que los que se acercan a Él, crean que existe, y que es galardonador de los que le buscan (Hebreos 11:6). En pocas palabras  sin acciones (obedecer) no puedes agradarle porque es como si dudaras de su Palabra para seguir tus ideas que son  muchas veces diferentes de las de Dios.

Así, pues, la Fe crece paulatinamente al estudio que realizamos de la Biblia, y es lógico y evidente, porque en la medida que sepamos lo que Dios quiere que hagamos, en esa misma medida podremos actuar en base a ello. Esto nos permitiría desarrollar, en términos bíblicos,  una pura y sincera fe, por eso nuestro anhelo en el Señor, debe ser el de aumentar nuestra fe (Lucas 17:5).

No se trata sólo de creer en Dios, sino de creerle a Su Palabra, y por consiguiente, producir obras acordes con su voluntad expresada en letras. Claramente la fe y las obras van de la mano, debido a que las obras de obediencia a la Biblia, demuestran la fe que Dios produce en cada uno por medio de su Palabra. Si solamente nos conformamos con Creer en Dios, ¿será suficiente? La Biblia dice que los demonios creen y tiemblan (Sant 2:19). Pero si alguno tiene fe, entonces no simplemente debe creer sino que debe actuar en base a esa creencia, y evidenciar que la fe no es una superficial filosofía de vida, sino que es una experiencia diaria, donde la fe que tenemos en Dios va aumentando y se va perfeccionando por medio de las obras de obediencia a la Palabra, y así ir progresando dentro de este camino, que no es para vivir estancados en un creer en Dios a nuestra manera, y que a su vez no deja que Dios sea el que establezca las condiciones de cómo vivir y actuar conforme a su voluntad. La Fe tiene que ver con la obediencia constante a su palabra.

  • La Fe NO ES afirmar algo que creemos

  • La Fe NO ES declarar algo que ya sabemos

  • La Fe NO ES presunción

  • La Fe NO ES asentimiento mental

En la palabra vemos cómo la Fe es un fruto (Gálatas 5:22-23), y el fruto es la expresión visible del trabajo invisible que hace Dios en nuestras vidas (alma) a través de su Palabra (Salmos 19:7).Por lo tanto, el fruto es la evidencia del carácter de un hijo de Dios que produce resultados para no ser cortado (Juan 15:1-6) y para ser reconocido (Mateo 7:16). En la Biblia, vemos que la Fe también es un don (1ª Cor 12:7-9). Este don de Fe, cuando se manifiesta en nosotros, es la fuerza sobrenatural de Dios a través de su presencia en nuestras vidas para hacer cosas que van más allá y así cumplir con el propósito (Mateo 14: 27-31). No olvidemos que todos poseemos una medida de Fe (Rom 12:3), la cual fue impartida para dar inicio a nuestra nueva vida al ser justificados por los meritos del Mesías.

En la medida que la Palabra va siendo impartida en nuestro hombre interior (Neshamá), la fe va creciendo cuando obedecemos y vemos los resultados de la misma. La Fe se transforma en los ojos (Visión) de la persona llevándola a concretar sus objetivos, así, pues, en lugar de ver para creer, resulta en creer (actuar) para ver (Habacuc 2:4). La Fe es un componente clave del Reino, sin ella nunca se podrá materializar la capacidad de hacer y de lograr algo.

Es la fe la fuente para tomar el control de nuestras vidas al tomar decisiones fundamentadas en la Biblia. La Fe te eleva de lo natural a lo sobrenatural. La Fe manifiesta la autoridad que posees de todo tu entorno cuando vives el dominio propio y no eres llevado por la mente, sentimientos, emociones, intensiones etc. Tu crecimiento como hijo de Dios irá al mismo ritmo que oyes la Palabra, la guardas y la pones por obra.

Una persona que opera en Fe es alguien que conoce la autoridad dada por Dios para ser embajador, sal y luz. La Fe no razona o analiza para actuar, sino que actúa en base a lo revelado por Dios en su Palabra cuando somos iluminados y tenemos sabiduría. La acción de la fe está basada en lo que Adonai nos ha dado por el derecho legal que nos ha sido conferido por los meritos del Mesías en la justificación. La Fe es, pues, una dependencia total en Dios.

Shalom 

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s