LA LLAMADA PASCUA CRISTIANA- ¿CUÁL ES SU IMPORTANCIA?

 ¿Cuál es la importancia de la Pascua para el cristiano? Para algunas personas, la Pascua pertenece estrictamente al mundo del conejito de Pascua y las reuniones familiares. Para otros, la Pascua es principalmente un tiempo para conmemorar la muerte y resurrección de Jesús. Para muchos, la Pascua — como la Navidad — es celebrada como una combinación de lo secular y lo sagrado.

Entender la Pascua desde una perspectiva cristiana es de importancia vital. La conmemoración de la muerte, sepultura, y resurrección de la muerte de Jesús es crucial para los creyentes en Jesucristo. Sin esta doctrina, no existe el cristianismo, ni la Pascua cristiana.

Más allá de la doctrina está el conocimiento de la verdad de que Jesús murió para pagar el castigo de muerte que nosotros merecemos por nuestros pecados. Fue crucificado y resucitó con un cuerpo glorificado, obteniendo la victoria sobre la muerte y la tumba. Cuando ponemos nuestra fe en Él al creer por fe en Cristo solamente, tenemos la promesa de que un día tendremos un cuerpo como el de nuestro Señor y reinaremos con Él en su reino. Filipenses 3:20-21 afirma: “Más nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya.”

2da de Timoteo 2:11-12 dice: “Palabra fiel es esta: Si somos muertos con Él, también viviremos con Él, si sufrimos, también reinaremos con Él. . .” Esto le da esperanza al cristiano durante la Pascua y todo el año.

Pascua Cristiana – La Historia

La historia de la Pascua Cristiana es relatada en el libro: A History of The Christian Church1. El primer registro definitivo de la celebración de la Pascua cristiana es en conexión con la visita de Policarpo (el obispo de Esmirna) a Aniceto (el obispo de Roma) en el año 154 o 155, a fin de llegar a un acuerdo acerca del tiempo para la observancia de la Pascua. Policarpo representaba la costumbre más antigua de observar la Pascua con una vigilia, finalizando con la Cena del Señor, durante la noche del día catorce del mes Nisan (mes del calendario judío), como la Pascua judía, sin importar el día de la semana que cayera este día.

Aniceto representaba la costumbre romana, que también se seguía en algunas partes del Este, de tener siempre la fiesta de la Pascua un domingo. Ellos no llegaron a un acuerdo, pero continuaron cada uno con sus propias prácticas. Después de más disputas sobre las fechas dentro de la iglesia del Asia Menor, el problema se volvió tan serio que se sostuvieron reuniones alrededor del año 190 que decidieron celebrar la Pascua el domingo. En un concilio, en el año 314, la fecha romana de la Pascua fue aprobada.

En el siglo III, en la iglesia cristiana, “el gran evento del año era el tiempo de la Pascua. El periodo inmediatamente antes era de ayuno en conmemoración de los sufrimientos de Cristo. Las costumbres diferían en varias partes del imperio. En Roma se hacía un ayuno y vigilia de cuarenta horas en recuerdo del descanso de Cristo en la tumba. Esto se extendió, para el tiempo del Concilio de Nicea, a una Cuaresma de cuarenta días. Todos los ayunos finalizaban al amanecer de la mañana de Pascua, y comenzaba el periodo de regocijo pentecostal. En ese tiempo no había ayuno ni se arrodillaban en oración durante la adoración en público. La noche de Pascua era el tiempo favorito para el bautismo, para que el recién iniciado pudiera participar de la alegría de la Pascua.”2 En el Concilio de Nicea se ordenó una fecha uniforme para la observancia de la Pascua.

Pascua Cristiana – Reflexiones Personales sobre la Pascua Cristiana

La Pascua (cristiana) es la realidad de la muerte, sepultura, y resurrección de Jesús, nuestro Salvador, la cual trasciende esperanzas fallidas en cosas que suenan huecas y vacías. La verdad salió del dolor, sufrimiento, y vergüenza que Jesús experimentó por nosotros. Vino la vida perdurable. Qué gloriosa esperanza puede compartir con todos aquellos que están buscando esperanzadamente la Verdad.

1 A History of The Christian Church, por Williston Walker, publicada por Charles Scribner’s Sons, New York, 1970. páginas 61-62, 85, 106, 109, 325.
2 ibid., página 85.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s