“ARREPENTÍOS Y CREED EN EL EVANGELIO”—¿QUÉ EVANGELIO?

Mientras que el Reino de Dios fue el tema central de toda predicación en el Nuevo Testamento, éste ha sido virtualmente ignorado por los evangelistas de hoy en día. Esta ausencia de evangelismo centrado en el reino ha tenido efectos devastadores en la iglesias protestantes y ecumenicas y ahora ha alcanzado una masiva crítica. Un evangelio antropocéntrico de individualismo prosperidad y sanidad, que llega a ubicar sus raíces no más lejos que para la frontera americana, ha reemplazado el evangelio de Dios centrado en el reino”. La deficiencia es tan grande que la mayoría de evangelistas y las mayoría de maestros de evangelismo estarían en apuros aun para definir el “evangelio del reino” (Mateo 24:14; Marcos 1:14). El resultado ha sido un mensaje aguado que no tiene poder para cambiar vidas.

Cuando Juan Bautista vino predicando, “Arrepentíos, porque el reino de Dios se ha acercado!” (Mateo 3:2), sus oyentes comprendieron que él se refería a la edad escatológica predicha por los profetas del Antiguo Testamento, un tiempo cuando Dios enviaría a un rey mesiánico prometido a derrotar los enemigos de Israel e inaugurar una edad nueva de paz universal. Juan llamó a las personas a romper con su pasado como un requisito para entrar en el Reino y librarse del juicio entrante.

Después del arresto de Juan, “Jesús vino predicando el evangelio del reino, y diciendo, ‘El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado” (Mar. 1:14-15). Lucas nos dice que cuando Jesús estaba en la sinagoga y leía un pasaje mesiánico del profeta Isaías, él concluyó diciendo, “Hoy esta Escritura se cumple delante de vosotros” (Lucas 4:21). Más tarde, cuando fue preguntado si él era el Mesías prometido, Jesús contestó, “yo soy” (Mar. 14:62). El período de espera se estaba acabando. El Reino había llegado en cierto grado en Jesús. Ya no era una esperanza distante, sino que ahora tuvo un nombre y una cara relacionada con él y su futura soberanía.

Al poco tiempo de su discurso de la sinagoga, Jesús le dijo a las masas, “debo predicar el reino de Dios a otras ciudades también, porque con este propósito he sido enviado” (Lucas 4:43). A todas partes que él fue, él proclamó las “buenas noticias del reino de Dios” (Lucas 8:1). Los 12 apóstoles viajaron con él.

No es ninguna sorpresa que él les comisionara a sus seguidores que predicaran el reino (Lucas 9:1-2). El relato paralelo de Marcos de los acontecimientos, dice: “Así es que salieron y predicaron que las personas debían arrepentirse” (Mar. 6:12), mostrándoles el vínculo entre el Reino y la llamada al arrepentimiento. Jesús luego nombró a otros 70 para “sanar allí a los enfermos, y decirles, ‘El reino de Dios se ha acercado a vosotros (Lucas 10:1, 9).

Antes de Su ascensión, el Señor resucitado pasó 40 días con los apóstoles “hablando de las cosas relacionadas con el reino de Dios” (Hechos 1:3). Así, él acabó Su ministerio terrenal de la forma como él lo había empezado – declarando el Evangelio del Reino!

Más información sobre el Reino en:

www.eladaliddelaverdad.over-blog.es

 

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s