DOS MIL AÑOS DE DEBATE

Por Ingº Alfonso Orellana

Cuando murió el visionario y millonario, Howard Hughes, dejo atrás una secuela de intrigas y testamentos que por muchos años fueron motivo de disputas en las cortes. Más recientemente con la muerte del ídolo de la música pop, Michael Jackson, también se desató una avalancha de pasiones de muchas personas buscando cada uno su tajada y alegando conocer perfectamente cual era la perfecta última voluntad del fallecido.

Con Jesús de Nazaret la cosa no fue muy distinta. Mientras los discípulos y otros alegaban que se había levantado, otros decían que hubo un complot que incluía robarse el cuerpo de la tumba, que todavía estaba vivo y en años recientes Dan Brown se hizo rico diciendo que había engendrado una criatura en su relación con María de Magdala.

Afortunadamente, para nuestro beneficio, Jesús no dejó nada escrito. Llana y sencillamente conocemos de él por el impacto que causó en su radio de acción en la provincia Romana de Judea y las repercusiones a distancia de todos aquellos que fueron tocados en primera, segunda y tercera persona en el primer y segundo siglos. Este impacto se plasmó en escritos, de los cuales no tenemos originales, sino copias de copias en el mejor de los casos y peor todavía; en la forma de fragmentos.

La Iglesia Católica elevó un puñado de estos a “inspirados” en su mejor esfuerzo por depurar toda aquella amalgama de creencias desarrolladas y plasmadas en diversas cartas, evangelios, revelaciones, etc,  por una rica tradición oral, con todas sus limitaciones y establecer una biblioteca aceptada para conservar las enseñanzas ‘verdaderas’ del Maestro y sus apóstoles, Pablo incluido.

En el epicentro de toda esta especulación e historia –digo historia porque es innegable que Jesús, el hombre, existió— Jesús no es un personaje que se pudiera inventar, de la misma forma que nadie podría haber inventado un Einstein.- La cosas que enseñó, en la estima de muchas de las mentes más privilegiadas de la historia humana post-cristiana, han sido de tal impacto que ha afectado el rumbo de la historia para bien, en los casos más sublimes y para mal cuando han sido distorsionadas.

A pesar de ese efecto trascendental, todavía su identidad sigue siendo debatida. A él se le atribuye haber dicho algo parecido a “por sus frutos les conoceréis” y es desde esa premisa que podemos identificar la fuente, el genoma, que conecta a un ser humano común y corriente del día moderno con Jesus.

En una edición reciente de la revista National Geographic, leí la historia de un mamut bebé encontrado en un estado de preservación excelente y del cual se pueden extraer material genético que pudiera traer de nuevo al mundo esta especie extinguida hace mucho tiempo. A veces quisiera que encontráramos el equivalente espiritual de este mamut, en alguna forma tangible de información que aclare todo el asunto de la identidad de Jesús para que se termine el debate,  pero me detengo y me doy cuenta que entonces ese artículo elusivo y frágil que llamamos fe no sería necesario. El Espíritu Santo ya no tendría que ‘guiarnos a toda la verdad.’ ¿Qué tal si no nos gusta el cuadro que emerge? Lamentablemente la humanidad es (somos) tan caprichosa que ‘aun si  viniere alguien de entre los muertos’ a avisarnos, puede que no le creamos, como ilustró Jesus.

La buena noticia es que sabemos lo suficiente de Jesús y su proyecto de un Reino venidero donde la paz y la justicia reinaran. También conocemos sus enseñanzas morales y nos dejó el ejemplo perfecto de sacrificio y amor al prójimo. Nos mostró cómo la comunión con el Padre es provechosa en todas las cosas y especialmente cuando estamos en medio de la tormenta.

Si las palabras citadas por Juan son ciertas, y las creemos, entonces él mora en nosotros y si le dejamos, podemos ser sus manos y pies para bendecir, sanar y restaurar a otros dentro de nuestro radio de acción. Entonces los recipientes de estas cosas buenas verán a Jesús en una infinidad de rostros y su luz resplandecerá en medio de la oscuridad del hambre, el frío, la enfermedad, el desasosiego. Para estos no hay debate sobre identidad de Jesús. Para ellos él es el alivio y la mano amiga. Un vez que hay algo en el estómago y la sed y el frio se han ido, entonces podemos presentarle al Rey de Reino de Dios en la otra cara de nuestro Señor. A este punto ya le conocen. Podemos hablarle del agua de vida gratis y como es esto posible. Son como la mujer samaritana en el pozo de Jacob. Se regocijarán e invitarán a otros a conocer la persona más importante del universo; a Jesús de Nazaret.

www.apologista.blogdiario.com

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

 

SYLVESTER STALLONE Y SU FE CRISTIANA: SORPRESA

(NoticiaCristiana.com) Sylvester Stallone lanzó su sexta y final historia del desvalido, “Rocky Balboa”. Algunos esperan que la serie concluya con esta versión que ha sido una sorpresa en esta temporada. Sectores cristianos están gratamente sorprendidos.

“El par inesperado: Dios y ‘ Rocky ‘ Stallone”, así lo llamó un periódico en San Francisco. Sin embargo, a pesar de la sorpresa de los medios y muchos sectores cristianos la verdad es que Stallone ha declarado su fe cristiana y asegura que la nueva historia de Rocky VI posee una marcada influencia con la figura y las enseñanzas de Jesucristo.

“No importa el pasado. Si miras a Dios, puedes renacer”. Estas fueron las palabras que Sylvester Stallone pronunció en una teleconferencia con líderes religiosos, uno de los actos de la campaña de promoción de Rocky Balboa, que el actor ha centrado en un público cristiano que, como demostró el éxito de La Pasión de Cristo, sigue ganando peso en Hollywood.

Stallone –que creció educado en la religión católica antes de dejarse “llevar por la tentación”– abrió esa conversación con líderes religiosos recordando que el primer plano en el Rocky original es un cuadro de Jesucristo que parece mirar al boxeador. Y aseguró que Balboa vive siguiendo el ejemplo cristiano. “Perdona. No es amargo. Siempre pone la otra mejilla. Y es como si toda su vida la pusiera al servicio a los demás”, explicó el actor, que llegó a definir la iglesia como “el gimnasio del alma”.

Stallone firmó con la compañía “Motive Entertainment” para promocionar “Rocky VI”, la misma que ha promocionado películas cristianas como “Las Crónicas de Narnia” y “La Pasión de Cristo”. Para ello se ha publicado el sitio web www.rockyresources.com para promover la película, el sitio cuenta con recursos cristianos de enseñanza cristiana.

Es difícil imaginar cómo entrarán los valores cristianos en el discurso de Stallone cuando se meta el año que viene en la piel de otra de sus creaciones emblemáticas que también vuelve a la pantalla: Rambo. Difícil pero no imposible. Lo ha definido como “un guerrero cristiano”.

EL HAMBRE MATA A 17,000 NIÑOS POR DÍA

ROMA, Italia (CNN) – En algún lugar del mundo, un niño muere de hambre cada cinco segundos – a pesar de que el planeta tiene más que suficientes alimentos para todos.

Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU, expuso la estadística de reflexión en el que se inició una cumbre de tres días sobre la seguridad alimentaria mundial en Roma el lunes.

“Hoy, más de mil millones de personas padecen hambre”, dijo a los líderes reunidos. Seis millones de niños mueren de hambre cada año – 17.000 cada día, dijo.

La cumbre fue inaugurada con los líderes que adoptaron una declaración en la que renovaron su compromiso de erradicar el hambre. Ellos se comprometieron a hacerlo mediante la promoción de la inversión, la inversión de la disminución de la financiación para la agricultura y la lucha contra el efecto del calentamiento global sobre la seguridad alimentaria.

La acción urgente es crítica, dijo Ban. En 2050, el mundo necesitará alimentar a 2 mil millones de bocas más – 9,1 mil millones en total.

Las medidas propuestas incluyen proporcionar a los agricultores semillas y la tierra, y ofrecer el acceso a mejores mercados y un comercio más justo.

“Estos pequeños agricultores son el corazón y el alma de la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza”, dijo. “Nuestro trabajo no es sólo buscar alimentar a los hambrientos, sino capacitar a los hambrientos para alimentarse a sí mismos”.

La cumbre fue objeto de críticas incluso antes de que comenzara, con algunos grupos de ayuda escépticos de que sería muy útil.

Las Naciones Unidas espera que los donantes vayan más allá de la afirmación de su apoyo para acabar con el hambre y cumplir una promesa que hizo durante una reunión del Grupo de los Ocho en julio para aumentar significativamente la ayuda alimentaria.

Aunque más de 60 líderes del mundo están en la cumbre, todos menos uno de los líderes del G-8 están ausentes.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi acogió la reunión. Los Estados Unidos envió al jefe de la Agencia de Desarrollo Internacional de EE.UU. y Gran Bretaña envió a dos ministros.

Durante su discurso, Ban también ató la crisis del calentamiento global con la erradicación del hambre.

El derretimiento de los glaciares del Himalaya afectará el sustento de 300 millones de personas en China y hasta 1 mil millones en Asia, dijo. Y los agricultores africanos podrían ver la cosecha caer en un 50 por ciento en 2020.

Las Naciones Unidas ha programado una reunión sobre el clima el mes próximo en Copenhague, Dinamarca.

“No puede haber seguridad alimentaria sin la seguridad climática”, dijo Ban. “Se tiene que producir resultados.

“El mundo está impaciente por nosotros para que hagamos una diferencia. Yo también estoy impaciente. Y estoy comprometido”.

Las Naciones Unidas busca el compromiso del público también, después de haber lanzado un llamamiento en línea para las donaciones individuales para combatir el hambre. La Campaña “Programa Mundial de Alimentos “Billones para un billón” tiene como objetivo llegar a 1 billón de individuos.

“Si mil millones de usuarios de Internet donan un dólar o un euro a la semana, que puede literalmente transformar la vida de millones de personas hambrientas en todo el mundo”, dijo Josette Sheeran, Directora Ejecutiva del PMA.

Las pequeñas donaciones pueden hacer una gran diferencia, dijo Sheeran.

“Año tras año, los gobiernos han apoyado el PMA en su misión de alimentar a las personas hambrientas en el mundo, pero no se puede esperar hacerlo solo”, dijo Sheeran. “Es hora de que los miembros del público actúen”.

 

JAIMITO NERD VISITA A SU PADRE EN EL HOSPITAL Y LE RESPONDE A ÉSTE OTRA PREGUNTA SOBRE LA TRINIDAD

Hola papi, he venido para saludarte y para saber cómo te va yendo en tu recuperación después de tu desvanecimiento producido por nuestra última plática sobre la Trinidad….bueno, hijito, me encuentro mejor, pero espero recuperarme totalmente dentro de unos días…Sin embargo, he estado leyendo la Biblia durante todos estos días en mi cama, y he encontrado otro pasaje que probaría que Cristo preexistió en el cielo como Dios Hijo…Pero papi, estás aún convaleciente, ¿por qué no platicamos otro día y en casa?…temo que puedas tener una recaída y te pongas grave…no Jaimito, ya estoy resignado y medio convencido de tu posición unitaria…ah, bueno, si es así, está bien…¿Qué deseas ventilar conmigo?…Bueno, Jaimito, es sobre Jesús y su misión. En Juan 17:18 Jesús es claro cuando dice: “Como tú (Padre) me enviaste al mundo…”, lo cual significaría que Jesús vino de otra parte al mundo, en este caso, del cielo a la tierra, ¿pues cómo podría alguno ser enviado al mundo si está en el mundo?…¡sería imposible!… ¿no te parece, hijito?…bueno, papi, en el lenguaje de las Escrituras, y en el pensamiento Hebreo, las cosas difieren un poco de nuestros pensamientos. Por ejemplo, si leemos el texto que me citas en su totalidad, verás que dice algo muy interesante: “Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo”. Es decir,  de la misma manera que Dios envió a su Hijo al mundo, del mismo modo Jesús ha mandado a sus discípulos al mundo. Ahora te pregunto, ¿significa eso que nosotros, sus discípulos, hemos preexistido en el cielo antes de nacer como humanos?…Pues no, Jaimito…entonces papi, el texto que me citas. y los otros que nos hablan de Jesús como el “enviado de Dios”, o el “enviado al mundo”, no prueban necesariamente que Jesús preexistió antes de nacer como humano…Interesante, Jaimito, pero ¿acaso Jesús no dijo que él no era de este mundo en Juan 17:16?¿no probaría esto que él vino del cielo?…Creo que no, papi, pues si lees completo el pasaje que me mencionas, verás que tampoco los cristianos son de este mundo. Dice el pasaje, así: “No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo”…concluirás, papi, que somos extraterrestres o del cielo?…Pues, claro que no…Finalmente, si lees 1 Juan 4:5,6, verás que “no ser del mundo” equivale a decir que “somos de Dios”. Así, Jesús y nosotros no somos de este mundo porque somos o pertenecemos a Dios. Eso es todo, padre, querido…Muy interesante, Jaimito, muy interesante…ahora veo que los unitarios no son tan herejes como afirman aquellos fanáticos “evangelicatólicos”, que escriben contra ellos, porque evidentemente los unitarios tienen sus buenas razones para negar la doctrina Trinitaria. Además, me he dado cuenta que la gran mayoría de pasajes que usan los Trinitarios para apoyar su doctrina del Dios Trino son tan débiles que realmente no prueban nada en absoluto…así es, papi…sin embargo, los unitarios como  el Apologista Sociniano de Perú, el Dr. Javier Rivas Martínez de México, el Lic Mauro Gonzáles de Uruguay, el erudito Sir Anthony Buzzard de Inglaterra, y muchos otros en diferentes países, tendrán que soportar estoicamente las condenas y las maldiciones de sus detractores Trinitarios, quienes, como canes asustados, ladran contra ellos, más por miedo que por ira…pero estamos esperanzados de que tantos años de adoctrinamiento Griego serán contrapesados con las claras enseñanzas unitarias que emanan de las Santas Escriturasokey, Jaimito, gracias por tu paciencia…a tus órdenes, viejo…¿viejo? Tu abuela!…ya empezaste con tu carácter violento, papi…se te subirá la tensión nuevamente…bueno, pues, más respeto…Correcto, correligionario…seré más respetuoso…¿correligionario?…casi, casi…¡Pero qué orgulloso!…Ya te escuché, Jaimito…no papi, no terminé la frase…yo quise decir: ¡pero qué orgulloso estoy de mi padre!…ah, okey…así, sí…  

JESÚS RECHAZA LA TRINIDAD

En el Evangelio de Marcos capítulo 12, versículos 28-34, leemos una de las declaraciones, hecha por el mismo Cristo que niega la doctrina de la Trinidad:

Y uno de los escribas, habiendo oído disputar, y viendo que había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Y Jesús le respondió: El primero de todos los mandamientos es: Oye, Israel: El Señor nuestro Dios, Jehová uno es: Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas: este es el primer mandamiento. Y el segundo es semejante, es decir, este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. Y el escriba le dijo: Bien, Maestro, has dicho la verdad: Porque hay un solo Dios, y no hay otro pero: Y amarlo con todo el corazón, y con toda la comprensión, y con todo el alma y con toda la fuerza, y amar al prójimo como a sí mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios. Y cuando Jesús vio que había respondido sabiamente, él le dijo: No estás lejos del reino de Dios. Y después de eso nadie se atrevió a hacerle la pregunta.

Aquí tenemos una declaración de Jesús que declara  que “Dios es Uno”. No dos, no tres, sino uno! ¿Por qué haría eso? ¡Porque Él conoce las Escrituras!

Deuteronomio 6, versículos 4-5

Escucha, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es: Y amarás a Jehová tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con todas tus fuerzas

Deuteronomio 4 versículos 35, 39

A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es Dios, y no hay otro fuera de él. Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro. 

 Isaías 45 versículos 5-6

Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo.

Todas las citas anteriores se proclaman, con un lenguaje claro y sencillo, que se requiere que las personas crean que no hay Dios digno de adoración excepto UNO.

UN ESTUDIO BREVE DE MIQUEAS 5:2: “…SUS SALIDAS SON DESDE LA ETERNIDAD”

He aquí mi respuesta a una pregunta sobre Miqueas 5:2; de un foro de debates.

Cita:

También en el libro de Miqueas dice: Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre los miles de Judá, de ti saldrá el que ha de dominar en Israel, y sus salidas son desde la antigüedad, desde la eternidad. Esta es una prueba más de que Jesús no tiene principio, por lo tanto haciéndole el Eterno Dios y Salvador.

Jesús definitivamente tiene un comienzo. Mateo habla del “Génesis” de Jesucristo. [Mateo 1:1]. Ni Mateo ni Lucas en su narración acerca de cómo Cristo vino a la existencia, tiene algún concepto de pre-existencia literal.

Ahora echemos un vistazo a la frase “desde la eternidad”.

El hebreo es OWLAM (Strong 5769). Ahora observe cómo se traduce en los siguientes versículos: (En cada caso la(s) palabra (s) traducida(s) del OWLAM se capitalizan).• hombres valientes que fueron desde la antigüedad: Gén. 6:4;

• para las naciones que fueron desde la antigüedad: 1 Sam. 27:8;

• Los antiguos pueblos: Isaías 44:7

• en las generaciones de antaño: Isaías 51:9;

• He aquí yo traigo sobre vosotros gente de lejos … Se trata de una antigua nación: Jer 5:15;

• los profetas … De antaño: Jeremías 28:8;

• La gente de tiempo antiguo: Ezequiel 26:20;

• tabernáculo de David … como en los días de antaño: Amós 9:11;

• días de antaño: Miqueas 7:14, Mal. 3:4

Aunque OWLAM en el contexto adecuado puede ser utilizado para denotar “eternidad”, es claro ver que OWLAM en los casos anteriores no puede significar eterno /eternidad  i.e: hombres eternos poderosos, naciones eternas, profetas eternos, gente eterna, etc  Y esto va también para Miqueas 5:2 que es un verso que simplemente habla de la entrada (es decir, su primera venida) y lugar del nacimiento del Mesías (tal como se utiliza en Mateo 2:5-6, Juan 7:42). Se trata simplemente de decir que la venida del Mesías había sido descrita y se habla desde los tiempos antiguos, desde los tiempos antiguos, incluso desde la época de Abraham, quien se alegró de ver a su día. [Juan 8:56]

Los traductores de la RV (inglés) estando sesgados por su teología trinitaria utilizaron las palabras «desde la eternidad».

Por lo tanto, utilizando la misma palabra hebrea, Miqueas 5:2 puede ser tan fácilmente traducido: “… sin embargo, fuera de ti saldrá el que ha de dominar en Israel, y sus salidas son desde el principio, desde los viejos tiempos”.

Comparar: –

• Revised Standard Version (de aquí en adelante citado como RV) Miqueas 5:2

Pero tú, Belén Efrata, tan pequeña entre los clanes de Judá, de ti saldrá para mí uno que va a ser gobernante en Israel, cuyo origen es desde el principio, desde la antigüedad. (Asimismo, la New Revised Standard Version tiene la misma versión, en adelante citado como NRS)

• Traducción literal de Young Miqueas 5:2

Y tú, Belén Efrata, pequeña entre los príncipes de Judá! De ti me saldrá el que va a ser gobernante en Israel, y sus salidas es del principio, desde los días de la antigüedad.

• New American Bible  Miqueas 5:1

Pero tú, Belén Efrata, demasiado pequeña para estar entre los clanes de Judá, de ti saldrá para mí uno que va a ser gobernante en Israel, cuyos orígenes son de antaño, desde la antigüedad .

• Nueva Biblia de Jerusalén (en adelante citado como NJB) Miqueas 5:1

Pero tú (Belén) Efrata, el menor de los clanes de Judá, de ti me saldrá el futuro gobernante de Israel, cuyos orígenes se remontan al pasado lejano, a los días de antaño.

Eso es todo lo que está diciendo este versículo. Es mesiánico. Es el verso que los Judios en el tiempo de Herodes se volvieron, sabiendo muy bien que en este versículo se habla de la «venida y nacimiento del Mesías. La llegada y el origen del Mesías fue profetizado de edades o  tiempos antiguos, aunque tan antiguo como Adán y Eva [Génesis 3:15], Abraham [Gen 22:18, Gal 3:16], Judá [Gen 49:8-10 ], David [2 Samuel 7:12-14, 1 Crónicas 17:11-13, Salmo 132:11, Isaías 11:1,10, Jere 23:5, 33:15], Daniel [9:25-26] , etc. Los Judíos esperaban un rey israelita Davídico cuyo origen se había hablado desde los tiempos antiguos, que nacería en Belén. Esto es de lo que se trata Miqueas 5:2.

www.apologista.blogdiario.com

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

EL RAPTO Y LA RESURRECCIÓN

 Por Anthony Buzzard 

La gran fuerza del así llamado movimiento adventista del siglo pasado era que éste recobró la doctrina masivamente importante de la Segunda Venida de Cristo. La idea equivocada de que la meta cristiana es “ir al cielo cuando morimos” había reducido la necesidad del regreso personal de Cristo en el final de la edad a virtualmente cero. Cuando los adventistas (Cristianos Adventistas, la iglesia de Dios de la fe de Abraham, Adventistas del séptimo día y otros) señalaron que la Escritura describe a los muertos como realmente inconscientes, “durmiendo” hasta el día de la resurrección, el proceso de recuperar la verdad perdida fue botado. La Segunda Venida comenzó a recibir la atención que goza obviamente en la Biblia.     

Aún el error inevitablemente interfirió con esta nueva aclaración sobre los acontecimientos del final de la edad. El ajuste de la fecha deplorable, que ha persistido hasta este día, tendió a atraer la burla de la idea entera de la Segunda Venida. Por ejemplo, Guillermo Miller con seguridad predijo que Cristo volvería en 1844. Cuando Jesús dejó de aparecer, unos hasta abandonaron la fe, sintiendo que la Biblia no era fiable. Otros más tarde anunciaron (y todavía anuncian) que el Advenimiento ocurrió en 1914, 2520 años a partir de la batalla de Carquemis, que fue incorrectamente supuesto que ocurrió en 607 A.C.. Tales cálculos han demostrado ser falsos; sin embargo ellos permanecen.     

Todos esos intentos para calcular el final de la edad se basan en graves malas interpretaciones de los datos bíblicos y siempre fueron rechazadas por los más cuidadosos estudiantes de las Escrituras. Dentro de los últimos años varias otras afirmaciones seguras acerca de la segunda venida han fracasado, y mucha incertidumbre persiste sobre lo que la Biblia dice en cuanto al orden de los eventos al final de la edad. 

Resolviendo la Incertidumbre  

Hay tres claves muy simples para resolver esta incertidumbre. 1. El llamado “rapto” de I Tesalonicenses 4:13 ocurre, como todos están de acuerdo, al mismo tiempo con la resurrección de los fieles creyentes. Si, por lo tanto, podemos establecer cuándo los fieles muertos serán resucitados a la inmortalidad, podemos saber dónde encaja esta resurrección/rapto en el plan de Dios. 2. Jesús dio a sus discípulos un muy preciso esbozo de los acontecimientos que precederían a su venida a la gloria. Este material es obviamente un dato primario para comprender el orden de los acontecimientos del tiempo del fin. 3. Pablo advirtió contra los sistemas que no permiten que ciertos acontecimientos deban ocurrir antes de la resurrección/rapto de los cristianos. Al hacerlo así, él estable la secuencia adecuada de los acontecimientos claramente. Un examen de estos tres puntos ayudará a disipar la incertidumbre. 

La Resurrección/Rapto  

En primer lugar: la resurrección y el rapto de los fieles para reunirse con Cristo mientras él viene a la tierra. Es fundamental recordar que la diferencia de opinión acerca de los llamados rapto “pre-tribulación” o  rapto “post-tribulación” es en realidad una cuestión acerca de la resurrección pre-tribulación o resurrección post-tribulación de los cristianos muertos. El asunto es sobre el momento de la resurrección de los muertos. El “rapto” es sólo un incidente dentro de un conjunto complejo de sucesos relacionados con la resurrección. Cuando Jesús regrese, él levantará a los muertos en el sonido de la trompeta y los arrebatará (los raptará), junto con los sobrevivientes creyentes, a reunirse con él en el aire. Los santos así acompañarán a Jesús mientras él desciende a la tierra. Este es la forma como importantes dignatarios son escoltados a su destino. 

Afortunadamente, la Escritura no nos deja en la oscuridad sobre el lugar de este gran evento resurrección/rapto en los propósitos de Dios. En 1 Corintios 15:52 somos informados de que nosotros, cristianos, seremos todos resucitados y cambiados “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, en la última trompeta.” Ultimo, por supuesto, significa último en una secuencia. Los fieles serán levantados a la vida cuando “la última trompeta” sea tocada. ¿Cuando es esto? 

Usando el método bien probado de comparar la Escritura con la Escritura, miramos en otra parte para ver cuándo esta última trompeta debe ocurrir. Nuestra respuesta la encontramos en el libro de Revelación. Sólo tal secuencia de trompetas es descrita en el capítulo 11. “La última trompeta” es muy claramente la séptima de la secuencia que termina en Revelación 11:15-18. No hay más trompetas en esta serie. La última es la séptima, y es entonces que la resurrección ocurre: 

      “Entonces el séptimo ángel hizo sonar su trompeta… Las naciones  se airaron, y tu ira ha venido, y el tiempo para los muertos ser juzgados, para recompensar a sus siervos, los profetas y santos y aquellos que temen tu nombre, tanto pequeños como grandes, y para destruir a los destructores de la tierra” (Rev 11:15, 18, RSV). 

Como esperaríamos, esta séptima y última trompeta habla, en completa armonía con Pablo en 1 Corintios 15:52, de la resurrección de los fieles, colocándolo en este momento cuando Cristo interviene para establecer el Reino de Dios. Como 1 Tesalonicenses 4:16, 17 dice, el rapto de los santos sobrevivientes ocurre al mismo tiempo exactamente — en el sonido de la gran trompeta que es la última, o séptima trompeta que anuncia la llegada del Reino de Dios en la tierra. La sugerencia de que la última trompeta de 1 Corintios 15 no es la séptima trompeta de Revelación fractura la Escritura. ¡Puede haber sólo una última trompeta cuándo la Biblia habla de sólo una secuencia de siete trompetas! La última debe ser que la séptima trompeta de Revelación. 

El Gran Último Discurso de Jesús para los Discípulos 

      En segundo lugar, Jesús perfila para nosotros en Mateo 24, Marcos 13, Lucas 21, la secuencia de acontecimientos que conducen a su regreso. No hay ningún espacio para la incertidumbre sobre a quién Jesús se dirige en este famoso “Discurso de los Olivos.” Él habla a los discípulos, y por ellos a la iglesia. Este es un punto críticamente importante, a veces pasado por alto. Nadie duda que las instrucciones de Jesús a los discípulos para predicar el evangelio en todo el mundo sean instrucciones a la iglesia de generaciones subsecuentes (Mateo 28:19, 20). El caso no es diferente en Mateo 24. No deberíamos olvidar que la iglesia está fundada en los apóstoles y profetas — es decir, en su enseñanza (Efe. 2). En Mateo 24 Jesús se dirige “a vosotros” (discípulos) como aquellos que no deberían ser engañados (Mate. 24:4). Es “vosotros” (discípulos) que oirán de guerras y rumores de guerras (descrito en Dan. 11) (Mate. 24:6). Es “vosotros” (discípulos) que serán perseguidos y matados (v. 9). Es “vosotros” discípulos que deben escaparse a las colinas cuando la Abominación de la Desolación aparezca (v. 15). ¡Jesús no prevé una fuga al cielo! Es “vosotros” (discípulos) que son los elegidos quiénes debe evitar el engaño durante la tribulación: “si alguien le dice a vosotros [discípulos], ‘Helo aquí está Cristo o allí,’ no creáis esto. Estos falsos profetas engañarán, de ser posible, ea los mismos elegidos” (vv. 23, 24). ¿Quiénes son los elegidos o escogidos? “He aquí que os lo he dicho (discípulos) de antemano” (v. 25). 

Según las reglas ordinarias de la lengua, los discípulos son comparados con los elegidos en el discurso entero. Y son los mismos elegidos quiénes deben estar presentes en la tierra durante el tiempo de tribulación y atestiguar el oscurecimiento del sol justo antes de la llegada de Jesús en gloria. Cuando los discípulos, aquellos que vivan en el momento del regreso de Cristo, “vean todas estas cosas, sepan vosotros que él está cerca” (v. 33).     

¿Cuándo esperan estos discípulos elegidos o esocgidos ser reunidos con Cristo? El texto es muy claro. “Inmediatamente después de la tribulación de estos días la señal del Hijo de Hombre aparecerá en el cielo … y él enviará a sus ángeles con un gran sonido de la trompeta para juntar a sus escogidos” (Mate. 24:29, 30, 31). 

      Otra vez la misma trompeta marca la reunión de los fieles, exactamente cuando Pablo predice la resurrección de los Cristianos en la última trompeta, y la Revelación lo coloca en la séptima trompeta, que como todos concuerdan, ocurre después del período de tribulación. 

La Advertencia de Pablo Contra un Sistema de Competición 

      En tercer lugar, Pablo advirtió expresamente contra cualquier perturbación del modelo simple de acontecimientos destinados a preceder a la Segunda Venida y la reunión de los santos. En 2 Tesalonicenses 2:1 él centra la discusión en “la venida del Señor y nuestra reunión con él.” Este acontecimiento Pablo lo compara con el Día del Señor (v. 2). Él entonces enfatiza que dos acontecimientos deben ocurrir antes de que Cristo vuelva para arrebatar y juntar a los fieles: en primer lugar, la apostasía (rebelión contra Dios) y en segundo lugar la aparición del Hombre de Pecado. El mensaje es simple y claro. 

      “No deje que ningún lo tontee, porque la apostasía debe venir primero. El hombre de desafuero, el hijo de destrucción será revelado entonces” (2 Tes. 2:3, Biblia Inglesa Simple).  

Resumen 

      Podemos resumir nuestras conclusiones como sigue: 

      1. El acontecimiento del Rapto/Resurrección ocurrirá en la última trompeta. La Escritura sólo sabe de una última trompeta, la séptima trompeta de Revelación 11:15. Esta trompeta suena después o “post”- tribulación (Mateo 24:29-31). Esta es “la resurrección de los justos” (Lucas 14:14), cuando todos los fieles serán recompensados. 

      2. Jesús habló de los “escogidos”, a quiénes él compara con los discípulos y sus sucesores en la iglesia. Mateo, que es su propio mejor intérprete, en otra parte quiere decir a “creyentes” cuando él usa el término “escogidos o elegidos” (Mateo 22:14): “muchos son llamados, pero pocos son escogidos” (Gr. eklectos). Esta es una regla básica de buena exégesis que a un escritor deben permitirle interpretar por él mismo. 

      3. Pablo expresamente advirtió contra los sistemas que animarían la creencia en la venida de Cristo antes del Hombre de Pecado. Él definitivamente declaró que el Hombre de Pecado aparecerá antes de la venida de Cristo. 

      La doctrina del Segundo Advenimiento, que es la fuerza especial de los grupos adventistas, debe ser liberada de complicaciones innecesarias. La última trompeta (1 Cor.15:52) realmente es la última trompeta! La escritura sabe sólo de una secuencia de trompetas y la séptima, y última, suena después de la tribulación. Por lo tanto la resurrección /rapto de los santos ocurre después de la tribulación. Estas uniones simples proporcionadas por la Escritura muestran un cuadro de la reunión de todos los fieles en la séptima o última trompeta de Revelación 11. Lo que une así  la escritura no debería ser desgarrada.

REFLEXIONES SOBRE LA PREEXISTENCIA DE JESÚS

“Pablo, esclavo de Jesucristo y llamado a ser apóstol, separado para las buenas nuevas de Dios, que él prometió antemano mediante Sus profetas en las sagradas escrituras, acerca de Su Hijo, que provino de la simiente [spérma] de David según la carne, pero que con poder fue declarado Hijo de Dios según el espíritu de la santidad mediante la resurrección de entre los muertos—sí, Jesucristo nuestro Señor[1].”

Rom 1:1-4

 

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los seres humanos [anthropos], Cristo Jesús, ser humano [anthropos]… Ahora bien, un mediador no es de uno solo, pero Dios es uno”

1 Tim 2:5; Gal 3:20 [cp. 1Cor 8:4-6]

 

Varios pasajes bíblicos han sido interpretados como que Jesucristo existió de alguna u otra forma literal [como espíritu o persona] en unión con Dios antes de su nacimiento [génesis; Mat 1.1, 18] aquí en la tierra. La mayoría de estos pasajes bíblicos se encuentran en el Evangelio de Juan (3:31; 6:38; 62; 8:42; 58; 16:30; 17:5). Pero se argumenta si estas afirmaciones son claras y debemos aceptar la enseñanza bíblica de que Jesús [no claramente enseñada en las escrituras] preexistió su “nacimiento”. Esta creencia es una de las bases para “la confesión de fe de Westminster”, compartida por toda iglesia ortodoxa:

“[Creemos que] en la unidad de la Deidad hay 3 personas, de una sustancia, poder y eternidad;  Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo.  El Padre es de nadie, ni engendrado ni procediendo: el Hijo es eternamente engendrado del Padre: el Espíritu Santo eternamente procediendo del Padre y del Hijo.”

Pero hay otros pasajes bíblicos que no son vistos en este mismo sentido literal, aunque frecuentemente las personas que lo oyeron no las entendieron. Muchos de estos pasajes también se encuentran en el Evangelio de Juan (2:19-20; 3:3-4; 4:13-15; 4:34; 6:50).

¿Por qué son estos versículos vistos de una forma diferente sólo en relación a Jesús y no a otras personas?

Nuestro enfoque debería de ser que, exactamente, es lo escrito [lo que Dios quiere comunicarnos] y no lo que teólogos,  iglesias o denominaciones puedan o no interpretar como “revelación” o “iluminación” divina, ya sea personal o congregacional.

Es el deber de todo aquel que se llame Cristiano someter a prueba todo espíritu que se dice salir de Dios; en esto, conocer la verdad, saber de quién somos y de quien venimos. Todo de acuerdo a los mandamientos y enseñanzas bíblicas [1 Juan 4:1-6; Mat 7:13-23].

Humanidad [anthropos]: La Biblia continuamente reafirma la humanidad de Jesús [anthropos=Juan 1:30; 8:40, Hechos 2:22; 17:31, Rom 5:15, 1 Cor 15:21; 47; 1 Tim 2:5], comenzando su existencia como todo ser humano cuando nace. Los evangelios de Mateo y Lucas nos informan que María, la madre de Jesús, milagrosamente concibió por el poder del Espíritu Santo. Si Jesús no fue “creado” de una forma verdadera y existente en ese momento, ¿en qué sentido pudo haber sido el Mesías previsto como la “simiente” [spérma] de David [2 Sam 7:14] y “simiente” de la mujer en el AT [Gen 3:15]? Ya que este futuro ser es repetidamente descrito como anthropos y no como un ángel o el mismo Dios.

“El ángel [Gabriel] le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con Su sombra; por eso el que ha de nacer [gennao] será santo y será llamado Hijo de Dios.” Luc 1:35

La palabra aquí traducida como “nacer” [gennao] significa procreado, o generado. Se utiliza del acto de Dios en la creación del hombre Jesús (Hech 13:33; Heb 1:5; 5.5; cf. Sal 2.7). El mensaje del ángel Gabriel es simple, describiendo una creación divina del Hijo de Dios por medio de Su Espíritu, en el útero de la mujer María. Hecho de tal manera en orden de cumplir con las profecías Mesiánicas de un hijo natural, cual Dios mismo entronizaría como Rey y Salvador del mundo [De 18:15-22]. Cumpliendo los requisitos del “cordero de Dios” como un “macho entero perfecto…sin mancha ni contaminación” [Heb: tamím; Lev 1; 4:32-34; 5:6]. De esta manera también supliendo todos los requisitos y títulos asociados con “el ungido de Dios” [Heb=masshiak; griego=Christos]. Ya que el propósito era que el Mesías inaugura el “Reino de Dios”, donde todas las cosas serian hechas nuevas [Rev. 21-22]. Esta enseñanza apárese en el resto del NT:

“Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido [gennao] de Dios; y todo aquel que ama al que [Dios] engendró [gennao] ama también al que ha sido [Jesús] engendrado por [Dios].” 1 Juan 5:1

“La generación [nacimiento=genesis] de Jesucristo fue de esta manera: Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de ellos estar juntos, se halló que María había concebido en su matriz  por obra del Espíritu Santo… Así estaba planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado [gennao] en ella es del Espíritu Santo.” Mat 1:18,20

Por eso, el hombre llamado Jesús es descrito en el NT como el “unigénito” [único nacido] de Dios. La palabra proviene del koiné griego monogenes, compuesta de 2 partes: mono=solo, único; y genes=linaje, raza [del cual se origina la palabra genes, popularmente usada en la ciencia moderna]. Esta se emplea en 5 ocasiones en relación a Jesús, todas ellas en los escritos del apóstol Juan [Juan 1:14, 18; 3:16, 18; 1 Juan 4:9]. Estas indican que como el Hijo de Dios, Jesús era el único nacido y representante del ser y carácter de aquél que lo engendro, Dios su Padre.

Mat 1:18:

“El nacimiento de Jesucristo fue así…” [RV 2000]

  • Mateo narra el “nacimiento” de Jesucristo. Trinitarios incómodos con la palabra original “genesis” [origen, creación] lo cambiaron con “gennesis” [natividad, engendramiento].

Mientras que la mayoría de los manuscritos más tempranos están de acuerdo con la traducción: “El origen [o la creación=genesis] de Jesucristo…”, ambas variaciones [genesis y gennesis] están presente en la tradición textual. Esto implica que no fue un simple error de ortografía o coincidencia en la parte de los escribas. Mateo comienza su evangelio detallando el “libro de la genealogía [genesis] de Jesucristo”, lo que hace más probable la continuación descriptiva de un genesis. Por esto, la mayoría de los eruditos textuales concuerdan que “nacimiento” [natividad=gennesis] representa una corrupción textual.

Al mismo tiempo, algo más profundo puede estar pasando aquí. Ambos genesis y gennesis pueden significar “nacimiento”, siendo apropiado a este contexto. Entonces, ¿por qué los escribas parecen resistir la descripción original que Mateo describe como el “genesis” de Jesucristo? La respuesta se contesta ella sola. El texto original claramente nos dice que fue precisamente en este momento cuando Jesucristo vino a existir [ósea, se originó]. Es un punto de hecho que en la narración de Mateo, ya sea aquí o en el resto del libro, no sugiere que había una noción de que Cristo existía antes de su nacimiento. De todos modos, escribas ortodoxos encontraron uso de este recuento de Mateo, en particular junto con las declaraciones del evangelio de Juan, cual apoya la noción de la preexistencia de Jesús junto con el Padre antes de su apariencia en la carne.

La doctrina ortodoxa por su puesto representaba una conexión de estos puntos de vista cristológicos, a fin de que Jesús fuera confesado como “encarnado [evangelio de Juan], a través de la virgen María [evangelios de Mateo y Lucas].” Cualquier creyente de esta doctrina bien hubiera visto de reojo la implicación que Mat 1:18 esta describiendo un origen de Jesús y con razón hubiera tratado de clarificar el texto substituyendo una palabra que “significaba” la misma cosa, para que al mismo tiempo no fuera mal interpretada. [Véase: Corrupciones Textuales al NT a favor de la posición Trinitaria]      

Concepción y generación marcan el punto cuando un ser humano comienza a existir [vivir], opuesto a alguien que no existe [vive] anteriormente. El Hijo de Dios tiene un principio en la historia de la humanidad y no en una concepción misteriosamente “eterna”.

Esto compagina exactamente con la promesa que el Mesías seria del “simiente” [spérma=descendencia=raza] de la mujer Eva [Gen 3:15]; siendo un profeta como Moisés [ser humano], escogido de entre los Israelitas [De 18:15-19]; simbólicamente descendiente del Rey David [2 Sam 7:14]. Dios, en un preciso momento en la historia humana, inició la historia de Su único hijo. Este fue un hijo por medio de quien Dios expresamente dice que no hablo “en otros tiempos” [Heb 1:1-2]. ¡Y naturalmente, ya que este futuro [prometido, profetizado] hijo no pudo haber existido!

En unas pocas páginas después, Lucas rastrea el linaje de Jesús desde Adán, quien también es llamado “Hijo de Dios” [Luc 3:38]. El paralelo es sorprendente e inmensamente informativo. Así como Dios divinamente hizo y creo al primer ser humano [adam; Gen 1:27; 2:7], a Su debido tiempo, Dios milagrosamente creó [dentro del útero de una mujer humana] uno que iba a ser sobrenaturalmente el “único nacido” Hijo de Dios.

El lector atento a las sagradas escrituras también oyera ecos de la nación de Israel como hijo, primogénito, de Dios (Ex 4:22[2]; Oseas 11:1) y de los reyes Davídicos (Sal 2). Como la nación de Israel antes que él, Jesús, como escogido de Dios, pasa por agua para comenzar su viaje espiritual [Luc 3:21; cp. Ex 14-15; en el desierto y bajo pruebas]. Jesús se demuestra ser el hijo obediente en diferencia a Israel, que desobedeció en el desierto [Ex 14-17; 32-34; Núm. 11].

Jesús, como hijo de Dios, es “llamado Hijo del Altísimo” [Luc 1:32; 8:28]. Este título también es dado a cristianos como “hijos  del Altísimo” [Luc 6:35; cp. Sal 82:6]. La filiación royal de Jesús es establecida por su milagroso engendramiento. Aunque, obviamente, nosotros no fuimos engendrados de la misma forma, sin embargo, podemos recibir un nacimiento sobrenatural espiritual, naciendo de nuevo bajo la influencia del Evangelio [Gal 3:2; Efe 1:13, 14; Rom 10:17; Mat 13:19; Luc 8:11, 12; 1 Pe 1:23-25; Santiago 1:18]:

 

“Si dices que no alcanzas a ver diferencia alguna entre Cristo y los demás, ya que todos somos llamados hijos de Dios, respondo que si nosotros somos llamados hijos de Dios es simplemente por su don y gracia, siendo él [Jesús] el autor de nuestra filiación, y así él es llamado Hijo de un modo más excelente. Por eso se emplea el artículo y a Cristo se le llama el Hijo de Dios, para mostrar que él no es hijo en el mismo sentido general que nosotros, sino en uno muy especial y peculiar. Es hijo natural; los demás no lo son, pero son hechos hijos de Dios, y por eso somos llamados hijos por adopción.” (9a) De Trinitatis Erroribus [Sobre los Errores de la Trinidad], Miguel Servet, Haguenau, 1531.

 

El hecho de que Mateo pueda hablar del “nacimiento” [gennao] de Jesús, sugiere que para él la generación [por la intervención del Espíritu Santo] es lo que causo a crear al Hijo de Dios. La acción creadora, milagrosa, de Dios en la concepción de Jesús permitió que su nacimiento fuese.

No hay ninguna sujeción en la lectura y uso de palabras, de un ser preexistente o en transición, pasando de un estado de ser [con Dios en el cielo] a otro  [3].  El proceso por cual Jesús vino al mundo es definido precisamente en términos teológicos por el ángel Gabriel. Plantando la base fundamental del resto del NT y materializando las promesas proféticas del AT.  

Algunos dicen que Juan 1:1 [“en el principio era la palabra”] nos presenta con una segunda persona quien existe antes de su concepción. Si este argumento fuese verdad, entonces el apóstol Juan estaría contradiciendo el resto del NT. El Jesús de Mateo y Lucas claramente sostienen una concepción y nacimiento terrenal, meses después que su primo, Juan el bautista, y no “eternamente engendrado”.    

Juan no escribe: “en el principio era el hijo de Dios” o “en el principio era Jesús”. Lo que está escrito es: “en el principio era la palabra”, y “palabra” [logos] no es en mayúscula [como si se estuviera refiriéndose a un ser humano]. Por lo tanto, no es correcto traducir lo siguiente como que “todas las cosas fueron hechas a través de él”. Esta traducción inapropiadamente nos lleva a creer en la “palabra” como una segunda persona divina, en vez del plan o mente de Dios. Ocho traducciones de koiné griego original, antes del Latín Vulgata [de cual proviene la RV], no leen así. Este versículo aparece como “todas las cosas fueron hechas a través de ese [o este]”, ya que la palabra logos gramáticamente es neutro.

La “palabra” [logos] conlleva el sentido de un plan o propósito. Entonces, se puede decir que es la inteligencia expresiva, mente, pensamiento del único Dios.  Ya que la “palabra estaba con Dios y la palabra era Dios”. Es la única forma de entender y explicar como algo puede ser y al mismo tiempo estar con uno mismo.

La promesa de un hijo ciertamente es desde el principio[4]. Sin embargo, este hijo todavía era el objeto de la promesa relatada en 2 Sam 7:14. David nunca se imagino que el prometido hijo de Dios [“Mi hijo”=descendiente de David] ya existiera. Este hijo sería engendrado a su debido tiempo. El fue “levantado”—apareciendo en la escena de la “historia humana”—cuando María dio a luz.  Hech 13:33 aplica “hoy mismo te he engendrado” [Sal 2:7] al origen milagroso de un hijo en el útero de una mujer humana, la virgen María.

La palabra, plan y promesa [al. “verbo”] que existía desde el principio también era “con Dios.” En la literatura poética de la Biblia se dice que las cosas son “con Dios” cuando existen como decretos y promesas en Su “plan divino” [Job 27:13; 10:13; 23:14]. La “sabiduría” también era “con YHWH [Dios]” desde el principio, pero “ella” no era una persona en el sentido literal [Pro 8—véase “personificación”]. La “palabra” es tan íntimamente identificada con Dios, que Juan nos dice: ¡“y la palabra era Dios”!

 

Sal 8:5 dice que el ser humano fue hecho un poco menor que los dioses[5], coronado de gloria y honra ya que todo fue sometido a él. Estos versículos también son aplicados a Jesús como ser humano [hijo del hombre]. Pero por la gracia de Dios, la misión cumplida y muerte que Jesús sufrió, ahora resulta en beneficio para todos. También el autor de la epístola a los Hebreos dice que Jesús fue perfeccionado y aprendió la obediencia por medio de sus experiencias aquí en la tierra [Hebreos 2:10, 5:8].

Ahora, si la Biblia se traduce como que Jesús vino del cielo, dice lo mismo acerca de otros hombres:

“Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones.” Jer 1:5

Estas palabras, si son aplicadas de la misma forma como a Jesús, implican que el profeta Jeremías también existía [de alguna u otra forma] antes de su nacimiento, pero nadie las interpreta como tal. ¿Porque? Porque implican que antes que el profeta naciera ya era una persona existente, quien Dios ya conocía y nombraría como profeta a las naciones [figurativamente una misión ya preexistente, planeada y cumplida][6]. Otro ejemplo:

“Mirad a Abraham, vuestro padre, y a Sara, que os dio a luz; porque cuando no era más que uno solo, lo llamé, lo bendije y lo multipliqué.” Isa 51:2

Como Dios ya había decidido que Abraham tendría una descendencia numerosa, habla de aquello como que ya aconteció antes que físicamente se hubiera realizado [Isa 46:10, 49:1-3, Rom 4:17].

Otro ejemplo:

“Tus ojos vieron mi embrión [gólem[7]], y en tu libro  estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar ni una de ellas.” [8]  Sal 139:16

El NT nos ofrece un relato parecido a este donde Dios ya ha escogido a los cristianos antes que el “mundo” [kosmos] fuera, como que de tal manera ya existían de una u otra forma:

“Dios nos escogió en Él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él.” Efe 1:4

Literalmente podemos concluir que si Jesús es descrito de esta misma manera, también preexistían las personas elegidas por Dios. Pero en realidad, Pablo está hablando de una forma de predestinación, el hecho de que Dios conoce de antemano quiénes van a nacer y qué papel harán en su plan y propósito. Unos versículos más adelante el Apóstol nos dice en una forma explícita que:

“En Cristo también fuimos hechos herederos, pues fuimos predestinados [proorizo[9]] según el plan de aquel que hace todas las cosas conforme al designio de su voluntad,”

Efe 1:11; cp. Rom 8:29-30

 

Dirigiéndose a Timoteo, Pablo le dice que:

“Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por Su propio propósito y gracia. Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes de los siglos [aiónios[10]]”

2 Tim 1:9

¿Si todos los creyentes ya preexistían antes de los siglos [aiónios], qué significa esto? De la misma forma el apóstol Pedro nos dice sobre la “preexistencia” de Jesús que “él estaba destinado [proginosko[11]] desde antes de la fundación del mundo, pero ha sido manifestado en los últimos tiempos por amor a nosotros” [1 Pe 1:20].

Cuando Jesús habla de “la gloria que tuve [echo[12]] contigo antes de que el mundo fuera” (Juan 17:5), es obvio que Jesús no estaba gozando de esa gloria cuando hizo esta declaración, puesto que las escrituras enfatizan que sólo se hizo heredero de esa gloria al completar en la cruz su misión y victoria sobre el pecado (Heb 2:9; Hech 3:13; 1 Pe 1:21; Luc 24:26; conf. Juan 7:39; 12:16).

Rom 1:3 dice que “según la carne” el hijo de Dios “vino hacer” [ginomai] del linaje de David. Pablo confirma que “Dios envió a su Hijo, nacido” [ginomai=vino a existir] procedente de una mujer” [Gal 4:4].  Si Jesús, de alguna u otra forma ya existía previamente, estas declaraciones se contradijeran y por lo tanto, serian falsas. El segundo [“acerca de”] dice que Jesús “con poder fue declarado Hijo de Dios según el espíritu de la santidad mediante la resurrección de entre los muertos” [Rom 1:4]. Note que la resurrección no constituye a Jesús como hijo de Dios, lo anuncia [horizo=“marca”] con poder, su filiación es determinada en su “generación” [genesis, Mat 1:1, 18] en el vientre de María.

Jesucristo es el único hombre, hasta ahora, que ha experimentado 2 esferas de existencia. Como el hijo de Dios [“según la carne”] Jesús vivió en pobreza y humildad sobre la tierra [Fil 2:5-8]. No a muchos se le fue revelada su verdadera identidad. Pero en su resurrección, el fue llevado a la diestra de Dios y este ser humano entro a una nueva fase de existencia. La resurrección es una poderosa confirmación de su nombramiento [marcación=horizo] como el verdadero, ungido-escogido, hijo de Dios. Entonces, podemos hablar de su resurrección como una “generación corporal” que lo marca “con poder” el hijo de Dios. Esto viniendo después que el físicamente y literalmente nació de su madre, María.

Tanto la existencia de Jesús antes que el mundo fuese, como su glorificación, solamente pudieron haber existido en forma anticipada en la mente y propósito de Dios. Este propósito fue a Su tiempo revelado por medio de los profetas y después realizado en un ser humano [anthropos]. Por eso, Jesús dice:

“A la verdad el Hijo del Hombre va, según está escrito de él…” Mat 26:24

Los pasajes que son citados para apoyar la idea de la “preexistencia” literal de Jesucristo no establecen con certeza si ya existía en el cielo antes de nacer. Simplemente enfatizan en un lenguaje figurativo la promesa desde el principio [después de la caída y comienzo de la “historia humana”—Gen 3:15]. Una promesa prevista no solo por los profetas, sino también por el “padre de la fe”, Abraham [Juan 8:56; Heb 11:13]. Marcando un acontecimiento que fue determinado y autorizado por el Padre celestial, desde antes de la creación del mundo[13]:

“Tal vez alguien pregunte: « ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué clase de cuerpo vendrán?» ¡Qué tontería! Lo que tú siembras no cobra vida a menos que muera. No plantas el cuerpo que luego ha de nacer sino que siembras una simple semilla de trigo o de otro grano. Pero Dios le da el cuerpo que quiso darle, y a cada clase de semilla le da un cuerpo propio. No todos los cuerpos son iguales: hay cuerpos humanos; también los hay de animales terrestres, de aves y de peces. Así mismo hay cuerpos celestes y cuerpos terrestres; pero el esplendor de los cuerpos celestes es uno, y el de los cuerpos terrestres es otro. Uno es el esplendor del sol, otro el de la luna y otro el de las estrellas. Cada estrella tiene su propio brillo. Así sucederá también con la resurrección de los muertos. Lo que se siembra en corrupción, resucita en incorrupción; lo que se siembra en oprobio, resucita en gloria; lo que se siembra en debilidad, resucita en poder; se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual.

Si hay un cuerpo natural, también hay un cuerpo espiritual. Así está escrito: «El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente»; el último Adán, en el espíritu que da vida. No vino primero lo espiritual sino lo natural, y después lo espiritual. El primer hombre era del polvo de la tierra; el segundo hombre, del cielo. Como es aquel hombre terrenal, así son también los de la tierra; y como es el celestial, así son también los del cielo. Y así como hemos llevado la imagen de aquel hombre terrenal, llevaremos también la imagen del celestial.  Les declaro, hermanos, que el cuerpo mortal no puede heredar el reino de Dios, ni lo corruptible puede heredar lo incorruptible. Fíjense bien en el [secreto sagrado] que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «La muerte ha sido devorada por la victoria.»” 1 Cor 15:35-54

“Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de su Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios. En efecto, ¿quién conoce los pensamientos del ser humano sino su propio espíritu que está en él? Así mismo, nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios.

 

Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido. Esto es precisamente de lo que hablamos, no con las palabras que enseña la sabiduría humana sino con las que enseña el Espíritu, de modo que expresamos verdades espirituales en términos espirituales. El que no tiene el espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente. En cambio, el que es espiritual lo juzga todo, aunque él mismo no está sujeto al juicio de nadie, porque « ¿quién ha conocido la mente del Señor para que pueda instruirlo?» Nosotros, por nuestra parte, tenemos la mente de Cristo.” 1 Cor 2:10-16

 


[1] La frase nuestro Señor Jesucristo, (o «Jesucristo es Señor») se halla en las más antiguas confesiones de fe; véase Hech 2.36; Ro 10.9; Fil 2.11.

[2] En la sociedad israelita, el primogénito, o hijo mayor, tenía privilegios y derechos especiales en cuanto a la herencia; al propio tiempo, este primer hijo pertenecía a Dios (Ex 13.2; 22.29-30; 34.19-20). Jehová exige del faraón la libertad de Israel, nación que le pertenece como propiedad exclusiva (cf. Ex 19.5-6).

[3] “Hay algunos también que sostienen que Él [Dios] también produjo a Cristo como Su propio Hijo, pero de una naturaleza animal y que se hizo mención de el por los profetas.  Este Cristo paso por María igual como agua pasa por un tubo; y bajo a él en forma de una paloma en el momento de su bautismo, ese Salvador que pertenece a la Pleroma y fue formado por los esfuerzos combinados de todos sus habitantes.” [Ireneo, Contra los Herejes, 1,7,2] 

[4] De acuerdo a Gen 3:15, este plan comienza con el “simiente”, cuál iba a destruir al “simiente” de la serpiente. La “historia de salvación” tiene su inicio con este incidente. Entonces, se puede decir que antes de la caída no hay una “historia humana”, ya que el ser humano [adam] es sin pecado y por lo tanto, no confinado a ningún tipo de “historia” [con principio o fin].  

[5] Sal 8:5: “Le has hecho poco menor que los ángeles”: la palabra traducida “ángeles” es del hebreo elojím=dios. También traducido como: un dios, los ángeles o seres celestiales.

[6] Dios Padre nunca se refiere a Su Hijo Jesús de esta forma. Si lo hubiera hecho, este tema de “preexistencia” no fuera debatido. Declaraciones acerca la enseñanza y confesión de fe en la biblia siempre son claramente expuestas y explicadas.

[7] Las primeras historias mitas sobre golems se remontan al principio del judaísmo. Los golems fueron creados por personas creyentes y cercanas a Dios.

Como Adán, el golem es creado del barro insuflándole después una chispa divina que le da la vida, de manera que la creación de Adán es descrita en un principio como la creación de un golem. Desde este punto de vista, algunas personas con un cierto grado de santidad y acercamiento a Dios podrían adquirir algo de su sabiduría y poder. Uno de esos poderes sería el de la creación de vida. Sin embargo, no importa qué grado de santidad tuviera una persona, el ser que creara sería solamente una sombra del creado por Dios ya que, entre otras cosas, el golem carece de alma.

[8] El libro de los Salmos menciona varios libros que están en poder de Dios. Aquí se trata del libro en el que están escritas las acciones futuras de los seres humanos, tal como la sabiduría de Dios las tiene previstas. Véanse también Sal 56.8; 69.28

[9] Nota: Este verbo debe ser distinguido de proginosko=conocer con antelación [antemano]. Este último se refiere especialmente a las personas conocidas por Dios con antelación; proorizo se refiere especialmente a aquello a lo que son destinados=ordenados de acuerdo a Su conocimiento anticipado.

[10] El significado y uso de esta palabra en koiné griego varía y por lo tanto es debatida entre teólogos. Puede describir duración [ya indefinida pero no sin fin—Rom16:25; 2Ti 1:9; Tito 1:2] o indefinida debido a que no tiene fin [Rom 16:26] y los otros 66 pasajes en que se halla en el NT.

El significado predominante con el que se utiliza en todos los pasajes del NT [con la excepción de lo relacionados anteriormente] se puede ver en 2Cor 4:18, donde se pone en contraste con proskairos [lit.: «por una temporada»] y en Fil 15, único lugar donde se usa sin un nombre en el NT. Además, se usa de personas y cosas que por su misma naturaleza son sin fin, como Dios [Rom 16:26; Su poder 1Ti 6:16 y Su gloria; 1Pe 5:10]; del Espíritu Santo [Heb 9:14]; de la redención efectuada por Cristo [Heb 9:12], y de la consiguiente salvación de los hombres (5.9), así como de su futuro gobierno [2Pe 1:11], que en otros pasajes es descrito como sin fin [Luc 1:33]; de la vida que reciben aquellos que creen en Cristo [Juan 3:16], con respecto a los cuales Dios ha dicho: «y nunca perecerán» (10.28), y del cuerpo de resurrección [2Co 5:1], que en otros pasajes es declarado «inmortal» [1Co 15:53], en el que aquella vida llegará finalmente a manifestarse [Mat 25:46; Tito 1:2].

También al pecado que «no tiene jamás perdón» [Mc 3.29], y del juicio de Dios, inapelable [Heb 6:2], y del fuego, que es uno de sus instrumentos [Mat 18:8; 25.41; Judá 7], y del que en otro pasaje se dice que «no puede ser apagado» [Mc 9.43]. La utilización de aionios aquí muestra que el castigo mencionado en 2Th 1:9 no es temporal, sino definitivo, y, en consecuencia, la fraseología muestra que su propósito no es correctivo, sino retributivo.

[11] Del koine griego original proegnosmenou=de proginosko=conocer antes de antemano (pro=antes; ginosko=conocer). Algunos intérpretes han argumentado que Cristo no podría haber fracasado en su misión divina porque él estaba predestinado a triunfar. Esta interpretación ignora la “libre elección” e importancia real del sacrificio y tentaciones que Jesús paso [Heb 4:15]. Como un ejemplo para nosotros en nuestra batalla con el pecado, tenía que haber una real posibilidad de fracaso en su misión hacia una vida victoriosa e impecable. Dios no ordeno o predestino antes de mano que Cristo no podía fallar; más bien, Dios previó que él tendría éxito en su misión, debido a la profundidad de su amor, fe y completa sumisión a Dios Padre.

[12] La palabra traducida “tuve” es del griego echo=poseer, sostener, indicando un presente.

[13] Prolepsis: [del griego prolambanein, anticipación] En sentido literario se refiere a un salto hacia adelante en la narración, mediante el cual se adelantan al lector elementos de la trama, de modo que antes de leer la novela ya sabe o al menos intuye cuál va a ser el final: ej., “El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo.” —Gabriel García Márquez, Crónica de una muerte Anunciada.

 Fuente: www.restorationfellowship.org

 

EL PASTOR EVANGÉLICO TONY ALAMO CONDENADO POR ABUSO DE MENORES

alamo-apA 175 años de cárcel a un pastor evangélico por abuso de menores

13/11/2009 15:59 PM

EFE. Washington. El pastor evangélico Tony Alamo, en otro tiempo aclamado predicador y líder de la iglesia “Ministerios Cristianos”, fue condenado hoy a 175 años de cárcel por abusar de niñas con las que se “casaba” y mantenía relaciones sexuales.

La condena es, si cabe, más abultada dado que el pastor se llevó a varias de sus “esposas” -con algunas de las cuales intercambió anillos de boda- fuera del estado en el que operaba, Arkansas, lo cual es un delito federal.

La sentencia impuesta hoy por el juez de Arkansas Harry Barnes, es prácticamente una sentencia de cadena perpetua, ya que el condenado tiene 75 años y tendrá que cumplir al menos el 85 por ciento de la condena antes de poder acceder a libertad condicional.

La condena fue impuesta después de que el juez escuchara los testimonios de tres “esposas” que contaron sus dolorosas experiencias con Alamo cuando eran menores.

Según los fiscales, una de sus “esposas” tenía tan sólo 8 años.

Al comunicarle su futuro en prisión, el juez Barnes dijo a Alamo que algún día se verá cara a cara con “el Juez más grande” y dijo que espera que entonces, “Dios se apiade de tu alma”.

EL PEZ MUERE POR LA BOCA: LA AUTO SENTENCIA DE LA WACHTOWER

01-lluvia-de-pescadosLos Testigos de Jehová enseñaban que las profecías y las fechas del fin del mundo proclamadas por las otras religiones no se cumplieron porque les faltaban las verdades de Dios y porque carecían de la evidencia de que Él los estaba guiando y usando como su conducto. 

Los TJ Dijeron que los verdaderos profetas avergonzarían a los falsos profetas por no cumplir la falsa predicción…y que éstos negarían quiénes en verdad eran (El Paraíso Restaurado a la Humanidad  por la Teocracia, 1974, pág. 356, Despertad, 8 Abril de 1969, pág 23).

Sin embargo, lo que ellos decían de las otras religiones y de sus fallidas profecías, recayó sobre ellos mismos (como quien escupe al cielo), ya que ellos también resultaron ser unos falsos profetas, al no verse cumplidas ninguna de sus fechas predichas para el Armagedón. Sin duda el pez muere por la boca. Ellos mismos resultaron ser tan falsos como todos aquellos que han profetizado mentirosamente.

Ver siguiente vídeo: 

LA BIBLIA DIGITAL

biblia-01Les comento que hoy  me llegó la Biblia Digital, la misma que deseo compartir con todos uds.

                        
 
 
Aqui tienen la Biblia en linea para que la usen cuando les sea necesaria.

 
Este es  un instrumento muy valioso.
Guardadla y escudriñad en ella, porque en ella tenéis la vida eterna’.
 
Cliquea el libro y el capitulo que quieras leer en
esta Biblia electrónica.
 
No te olvides compartirla con otros amigos.
 
Antiguo Testamento
 
       biblia

Génesis
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50

Exodo
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

Levítico
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27

Número
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36

Deuteronomio
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34

Josué
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24

Jueces
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21

Ruth
1 2 3 4

1 Samuel
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

2 Samuel
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24

1 Reyes
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22

2 Reyes
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25

1 Crónicas
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29

2 Crónicas
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36

Esdras
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Nehemías
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

Ester
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Job
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42

Salmos
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150

Proverbios
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

Eclesiastés
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Cantares
1 2 3 4 5 6 7 8

Isaías
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66

Jeremías
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52

Lamentaciones
1 2 3 4 5

Ezequiel
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48

Daniel
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Osea
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14

Joel
1 2 3

Amós
1 2 3 4 5 6 7 8 9

Abdías
1

Jonas
1 2 3 4

Miqueas
1 2 3 4 5 6 7

Nahum
1 2 3

Habacuc
1 2 3

Sofonías
1 2 3

Hageo
1 2

Zacarías
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14

Malaquías
1 2 3 4

 
Nuevo Testamento
 
         biblia
Mateo
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28

Marcos
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

Lucas
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24

Juan
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21

Los Hechos
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28

Romanos
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

1 Corintios
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

2 Corintios
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

Gálatas
1 2 3 4 5 6

Efesios
1 2 3 4 5 6

Filipenses
1 2 3 4

Colosenses
1 2 3 4

1 Tesalonicenses
1 2 3 4 5

2 Tesalonicenses
1 2 3

1 Timoteo
1 2 3 4 5 6

2 Timoteo
1 2 3 4

Tito
1 2 3

Filemón
1

Hebreos
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

Santiago
1 2 3 4 5

1 Pedro
1 2 3 4 5

2 Pedro
1 2 3

1 Juan
1 2 3 4 5

2 Juan
1

3 Juan
1

Judas
1

Apocalipsis
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22

   

LA FE EN EL PENSAMIENTO HEBREO

manos-orando-diPor Gustavo Rivas 

Si deseamos conocer las grandes verdades y principios que están contenidos en la Palabra de Dios, en este caso LA FE, es necesario que comprendamos la importancia de reconocer que la Biblia es un libro oriental, que se desarrolló dentro del contexto de un pueblo y su cultura (Israel) con su lengua hebrea.

El grave problema es que hoy día las enseñanzas están basadas en eiségesis (interpretación personal en base a tus propias ideas y enfoque de la vida). Esto es un grave error al estudiar, interpretar y enseñar la Biblia, porque para muchos la Fe es de todo menos lo que realmente enseña la Palabra de Dios. La Fe desde el punto de vista religioso se refiere a la totalidad de creencias y pensamientos que hacen parte de la vida del creyente de dicha religión. El error está en que una cosa es creer y otra es Fe. La creencia en simplemente CREER QUE, y la Fe es CREER EN. Por ello la Fe bíblica no se basa en creencias o certezas, sino en obedecer, porque no es un asunto de lógica o razonamiento, sino que es la revelación de Dios que parte de mandamientos y principios con el propósito de alcanzar un fin. Así, pues, no divaga en esperanzas difusas, sino que la misma palabra garantiza y certifica su cumplimiento, a la cual soy obediente porque se ha establecido para su activación, en función de cumplir un propósito de vida celestial en lo terrenal en base al proyecto divino.

La Fe (Emunáh) significa apegar mi vida a lo que creo, obedecer lo que creo, hablar, hacer y vivir conforme a lo que creo. Consecuentemente, son mis hechos diarios los que muestran y confirman mi fe (Santiago 2:14-24). Pero por años se ha distorsionado (Heb 11:1) porque la influencia Gnóstica afectó a los creyentes de origen gentil, por conceptos griegos que limitan la fe en algo que creo que es verdad 2+2=4 y está ligado a la mente porque es demostrable. La Fe es un sustantivo y tiene que ver con un estado o sistema de vida. Cuando recibimos la Palabra, y actuamos, eso es Fe porque es una acción (Rom 10:17). Por ello la fe está basada en la Palabra de Dios que va más allá de lo natural porque es divina. Muchos piensan que la fe es ignorancia, y esto es falso, porque está ligada a mi compromiso con Dios en base a su voluntad que es perfecta cuando le obedezco.

La Fe es aplicable solamente a Dios, porque como seres humanos no podemos tener fe en otros hombres, debido a que la palabra FE posee una relación con Dios y su Palabra; de esta manera, cada vez que estudiamos la Biblia, estamos desarrollando fe en Dios, lo que nos permitirá crecer y desenvolvernos debidamente dentro del camino trazado por el Señor. Pero muchos enseñan la fe basada en un término griego pistis, que se traduce como asentar alguna idea mentalmente, pero que no necesariamente involucra un compromiso por permanecer sujeto a las condiciones que establece esa idea mental, sino que simplemente la acepta y no amerita un cambio de actitud. La Escritura dice que sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que los que se acercan a Él, crean que existe, y que es galardonador de los que le buscan (Hebreos 11:6). En pocas palabras  sin acciones (obedecer) no puedes agradarle porque es como si dudaras de su Palabra para seguir tus ideas que son  muchas veces diferentes de las de Dios.

Así, pues, la Fe crece paulatinamente al estudio que realizamos de la Biblia, y es lógico y evidente, porque en la medida que sepamos lo que Dios quiere que hagamos, en esa misma medida podremos actuar en base a ello. Esto nos permitiría desarrollar, en términos bíblicos,  una pura y sincera fe, por eso nuestro anhelo en el Señor, debe ser el de aumentar nuestra fe (Lucas 17:5).

No se trata sólo de creer en Dios, sino de creerle a Su Palabra, y por consiguiente, producir obras acordes con su voluntad expresada en letras. Claramente la fe y las obras van de la mano, debido a que las obras de obediencia a la Biblia, demuestran la fe que Dios produce en cada uno por medio de su Palabra. Si solamente nos conformamos con Creer en Dios, ¿será suficiente? La Biblia dice que los demonios creen y tiemblan (Sant 2:19). Pero si alguno tiene fe, entonces no simplemente debe creer sino que debe actuar en base a esa creencia, y evidenciar que la fe no es una superficial filosofía de vida, sino que es una experiencia diaria, donde la fe que tenemos en Dios va aumentando y se va perfeccionando por medio de las obras de obediencia a la Palabra, y así ir progresando dentro de este camino, que no es para vivir estancados en un creer en Dios a nuestra manera, y que a su vez no deja que Dios sea el que establezca las condiciones de cómo vivir y actuar conforme a su voluntad. La Fe tiene que ver con la obediencia constante a su palabra.

  • La Fe NO ES afirmar algo que creemos

  • La Fe NO ES declarar algo que ya sabemos

  • La Fe NO ES presunción

  • La Fe NO ES asentimiento mental

En la palabra vemos cómo la Fe es un fruto (Gálatas 5:22-23), y el fruto es la expresión visible del trabajo invisible que hace Dios en nuestras vidas (alma) a través de su Palabra (Salmos 19:7).Por lo tanto, el fruto es la evidencia del carácter de un hijo de Dios que produce resultados para no ser cortado (Juan 15:1-6) y para ser reconocido (Mateo 7:16). En la Biblia, vemos que la Fe también es un don (1ª Cor 12:7-9). Este don de Fe, cuando se manifiesta en nosotros, es la fuerza sobrenatural de Dios a través de su presencia en nuestras vidas para hacer cosas que van más allá y así cumplir con el propósito (Mateo 14: 27-31). No olvidemos que todos poseemos una medida de Fe (Rom 12:3), la cual fue impartida para dar inicio a nuestra nueva vida al ser justificados por los meritos del Mesías.

En la medida que la Palabra va siendo impartida en nuestro hombre interior (Neshamá), la fe va creciendo cuando obedecemos y vemos los resultados de la misma. La Fe se transforma en los ojos (Visión) de la persona llevándola a concretar sus objetivos, así, pues, en lugar de ver para creer, resulta en creer (actuar) para ver (Habacuc 2:4). La Fe es un componente clave del Reino, sin ella nunca se podrá materializar la capacidad de hacer y de lograr algo.

Es la fe la fuente para tomar el control de nuestras vidas al tomar decisiones fundamentadas en la Biblia. La Fe te eleva de lo natural a lo sobrenatural. La Fe manifiesta la autoridad que posees de todo tu entorno cuando vives el dominio propio y no eres llevado por la mente, sentimientos, emociones, intensiones etc. Tu crecimiento como hijo de Dios irá al mismo ritmo que oyes la Palabra, la guardas y la pones por obra.

Una persona que opera en Fe es alguien que conoce la autoridad dada por Dios para ser embajador, sal y luz. La Fe no razona o analiza para actuar, sino que actúa en base a lo revelado por Dios en su Palabra cuando somos iluminados y tenemos sabiduría. La acción de la fe está basada en lo que Adonai nos ha dado por el derecho legal que nos ha sido conferido por los meritos del Mesías en la justificación. La Fe es, pues, una dependencia total en Dios.

Shalom 

LA FUTURA GLORIA DEL MESÍAS EN JUAN 12:41 (¿A QUIÉN VIO ISAÍAS?)

trono2 “Isaías dijo estas cosas porque vio a su [Mesías] gloria y habló acerca de él”.

Este verso es utilizado en un intento para demostrar que Jesús es Jehová (trinitario) o que Jesús preexistía con Jehová en tiempos de Isaías. Sin embargo, la pregunta es: ¿qué parte de Isaías fue una cita de Juan en el versículo 41?

Juan 12:38-41: 38 “para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor? (Citando Isaías 53:1) Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías: Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Para que no vean con los ojos…(citando Isaías 6:10), Isaías dijo esto cuando vio su gloria (del Mesías), y habló acerca de él..” 

Aunque todas las Biblias de referencia cruzada dan a Isaías 6:1 “Vi a Jehová sentado en un trono y sus faldas llenaban el templo” como referencia para Juan 12:41 porque la cita Isaías 6:10 es la más cercana a él, no hay, sin embargo, ninguna prueba directa de que esta es la referencia que Juan tenía en mente. Parece más probable que Juan 12:41 es una referencia a las numerosas declaraciones de Isaías sobre el Mesías futuro, y en particular a Isaías 52:13 sobre el siervo sufriente. Esto se relaciona con Isaías 53:1 y, dado el contexto de Juan 12:41 que es el de la muerte del siervo sufriente (52:32, 33) y de su gloria (52:23, 28), es parte de la misma profecía:

“He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto.  (Isaías 52:13 Septuaginta).

• Hay muchos más puntos de contacto entre Isaías 52:13-53:12 y Juan 12, que entre Isaías 6 y Juan 12.

En El comentario Pilar del Nuevo Testamento, el Evangelio según San Juan, el Profesor D.A. Carson señaló que, en el capítulo 12 de Juan bien podría ser el pensamiento del Siervo doliente, que fue exaltado… lo que hace que sea muy probable es la docena de matices de Isaías 52:13-53:12 hallados en Juan 12 que muestran que el evangelista tenía la canción del Siervo en mente cuando compuso el capítulo. pp. 449-450.

• La frase “estas cosas”, en plural, se refiere a lo que se dice en Isaías 53:1, así como 6:10. Así que la gloria que se señala en Juan 12:41 no es la gloria de Jehová se señalada en la visión de Isaías 6:1, sino que es la gloria futura del Mesías se descrita más tarde en la mayor parte de Isaías, es decir, en 9:6-7, 11:1-10, 16:5; 32:1, 33:17, 42:1-4, 52:13 a 53:12 y 61, :1-3.

• Isaías 6:1 se describe a Jehová, pero el contexto del verso 10 es el de “¿Quién irá por nosotros?” (Verso 8- ocho) y así se refiere a la respuesta negativa al mensaje profético y los hechos del Mensajero de Dios [ "El brazo de Jehová en 53:1] y no las acciones de Jehová mismo.

• La incredulidad de los Judíos es profética, lo que hace la gloria del Mesías también profética y futura.  

Andreas Köstenberger Profesor de Nuevo Testamento y Director de estudios de Doctorado / Th.M. en el Seminario Teológico Bautista del Sureste, comentó que:

“El primer pasaje citado es Isa. 53:1 LXX (cf. Rom. 10:16). En el contexto original, se hace referencia al Siervo del Señor, que fue rechazado por el pueblo, pero exaltado por Dios (cf. Isa. 52:13-15). En Juan, el verso se aplica a Jesús el Mesías, que es aquel siervo prometido, y al rechazo de su mensaje y señales ( «brazo del Señor ‘) por la Judíos … A raíz de dos citas Isaiánicas en 12:38 y 12:40, el evangelista concluye que “Isaías vio la gloria de Jesús” (cf. 8:56). A la luz de la cita anterior de Isa. 6:10, algunos dicen que los antecedentes de la presente exposición es la narración de llamada en Isaías 6. Sin embargo, aunque autou (su) probablemente se refiere a Jesús, Juan no dice que Isaías vio a Jesús, sino que vio la gloria de Jesús. Por lo tanto, no es necesario concluir que el evangelista creía que Isaías vio «el Cristo preexistente” (Schnackenburg 1990: 2,416; cf. Talbert 1992: 180; DB Smith, 1999: 244) o que vio a Jesús en alguna forma pre encarnada» (Carson 1991: 449). Más bien, Isaías previó que Dios estaba complacido con un Siervo sufriente que sería «resucitado, levantado y exaltado” (52:13), pero que fue “traspasado por nuestras rebeliones” y que “cargó con los pecados de muchos” (53: 5, 12) (véase esp. Evans, 1987). Por lo tanto, Isaías sabía que la gloria de Dios se revela a través de un Mesías sufriente, algo considerado imposible por la multitud (Juan 12:34). Como Abraham, Isaías vio el “día” de Jesús (cf. Juan 8:56, 58).” Baker, Comentario exegético sobre el Nuevo Testamento, pp. 390-392).

Así que la exégesis no es correcta cuando los comentaristas hacen de Isaías 6:1 la referencia de Juan 12:41, cuando, de hecho, las únicas Escrituras citadas por Juan son Isaías 6:10 y 53:1. Por lo tanto, Juan 12:41 no equipara a Jesús con Dios. Cualquier semejante ecuación significaría que Jesús era “Dios el Padre.” Esta sería entonces la enseñanza herética del Modalismo.

Además, Juan 12:41 no se refiere a un ya literalmente existente ser con una gloria pre- humana. Este verso puede ser similar a “Abraham se regocijó ante la perspectiva de ver mi [Jesús] día, y él lo vio” (Juan 8:56) a través de los ojos de la fe o, posiblemente, una visión.

RETRATO DE JUAN DE JESÚS

Así que la visión de Isaías de la gloria futura del Mesías concernió a su ministerio como “el siervo sufriente” y muerte y fue lo que Juan se refiere en 12:41.

 

EL QUE HA “VISTO” AL PADRE JUAN 6:46—¿PRUEBA ESTE PASAJE LA PREEXISTENCIA DE JESUCRISTO?

                                                                                            

img

Por Jimmy Nerd

“No es que alguien haya visto al Padre, sino el que es de Dios, éste ha visto al Padre”.

EL CONTEXTO:

El verso anterior – 45 cita a Isaías 54:13

” … Todos ellos serán enseñados por Jehová ‘. Todo el que ha oído hablar del Padre y ha aprendido, viene a mí”

En griego, conocer y ver están casi sinónimos de acuerdo con Kittel y Friedrich, Diccionario Teológico del Nuevo Testamento. La palabra griega usada aquí es eoraken como en Juan 1:18 que vincula “ver” a Dios con la comprensión de él a causa de la “explicación” que hace Jesús de él.

Eoraken es de horao y significa: percibir, percibir espiritualmente, o familiarizarse con la experiencia E. g:

“El que ha visto a mí ha visto al Padre” (Juan 14:9) en el sentido de “El que me ha percibido espiritualmente ha percibido espiritualmente al Padre.” Véase también Juan 12:45.

Esto no puede significar simplemente la captación de la apariencia físicamente de Jesús, sino, más bien, que aquellos que llegan a conocer a Jesús llegan conocer o perciben espiritualmente al Padre.

Job no vio físicamente a Dios. Sin embargo, después de su experiencia él conoció a Dios mucho mejor que antes, aunque de modo limitado:

“De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven ” (Job 42:5).

Evidentemente esta no era  de la misma profundidad de comprensión como lo que  Jesús “vio”” del Padre. Como señala Juan 1:18, Jesús explicó al Padre, así:

“Yo hablo lo que he visto cerca del Padre ” (Juan 8:38).

RETRATO DE JUAN DE JESÚS

Es suposición por parte de aquellos que creen en la pre-existencia  pensar que Jesús se refirió a la “visión” del Padre en un momento antes de su venida a la existencia en el seno de María. Durante casi 30 años de vida Jesús estaba “viendo” al Padre y, de hecho, utilizó el tiempo presente al afirmar que:

“El Hijo no puede hacer una sola cosa de su propia iniciativa, sino lo que ve (blepo gr.) hacer al Padre (participio presente).” (Juan 5:19). Blepo se suele traducir como “ver”

NOTA: El Diccionario de Teología de las palabras del NT nos informa que blepo:

“Está cerca de horao en significado” … y que … “también representa las funciones intelectuales”.

No hay ninguna razón lógica para entender que Juan 6:46 se refiere a otra cosa diferente que la “visión” que él tiene del Padre mientras él está en la tierra. Uno no debe saltar a la conclusión de que el “ver al Padre” de Jesús quiere decir que Jesús existió antes, de lo contrario lógicamente tendría que pensar que existía antes de Isaías, porque él dijo: “han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos “(Isaías 6:1, 5). En este caso el “ver” fue por medio de una visión.

 

JAIMITO NERD MANDA A SU PADRE AL HOSPITAL CUANDO LE REFUTA A ÉSTE UN TEXTO PODEROSO DE LOS TRINOTERCOS

2_sacra_enfermoAhora sí a mi hijito Jaimito se le quitará toda esa lisura socarrona de sabiondo…¿y sabe usted por qué, estimado lector? porque tengo un texto bíblico que ni él, ni ningún otro unitario nerd, lo podrá refutar por su contundencia, así consulten  a ese hereje o apóstata que se hace llamar “Apologista Sociniano” de Perú…Esteee, ejem, ejem…Jaimitoooooooo, ¿estás ocupado?…sí, papi, estoy escribiendo mi tercer volumen sobre los errores de la doctrina de la Trinidad… y ya estoy en la página 2356…Uyuyuy…¡caracoles!…ya no sé ni con quién me estoy metiendo…ojalá que no termine hospitalizado después de esta plática con Jimmy nerd…bueno, bueno…ven Jaimito…¿sí, papi, en qué te puedo ilustrar?…Ilustrarme, tú, jajajaja…ya veremos, Jaimito…Está bien, papi, ¿pero tienes al día tu seguro médico?…Sí, ¿y qué?…bueno, es que esta vez puede ser que un colchón no sea suficiente…¿Qué cosa, Jaimito?…No, nada, papi…a ver, a ver, ¿cuál es ese pasaje tan contundente?…Fíjate Jaimito lo que dice 1 Juan 5:20: “También sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para que conozcamos al Dios verdadero. Y estamos con el Verdadero, con su Hijo Jesús, el Mesías. Éste [Houtos] es el Dios verdadero y la vida eterna”… Nota, Jaimito que éste (Houtos) es el verdadero Dios y la vida eterna”, y se refiere a Jesús el Mesías, puesto que el sujeto más cercano a “Este” es precisamente “Jesucristo”. De modo que ahora debes convencerte de que Jesús es el verdadero Dios…¿Entendiste, Jaimito?…Sí, papi, ¡pero estás equivocado totalmente!...¡Cómo que equivocado!…¿Es que en la escuela no te han enseñado gramática elemental, Jaimito?…Claro que sí, pero tu gramática está fallando, viejo…¿viejo, yo?… ¡será tu papá!…no, no, ¡tu abuelo!…no te molestes, que te lo digo de cariño…bueno, regresemos al tema…mira papi, tu lógica no es siempre correcta cuando se trata de las Escrituras…te voy a poner un ejemplo de la Biblia. Fíjate en Hechos 7:18 y 19, que dice: “Hasta que se levantó otro rey en Egipto que no conocía á José. Este [houtos], usando de astucia con nuestro linaje, maltrató á nuestros padres, á fin de que pusiesen á peligro de muerte sus niños, para que cesase la generación”…Pues bien, ¿te das cuenta que si seguimos tu lógica ´habría un problema, pues es claro que “éste” (houtos) de Hechos 7:18,19 no puede referirse a José, aunque José es el sujeto más próximo a “éste” (houtos)? Se refiere obviamente al rey malvado, el primero en el verso, aunque ese rey malvado no es el sujeto más cercano a “houtos” (éste). Si José, papi,  hubiera sido este “houtos”, entonces José fue el que maltrató a sus propios padres, y eso es imposible…¿no te parece, mi querido papi?…bueeeeeno, esteeee, los pollitos dicen pío, pío, pío… Ya papi, no te me hagas el loco…Ah, sí, Jaimito,…esteee, tienes razón…y se me está subiendo la temperatura…creo que mi tensión está en 20…Bueno, papi, ya se te bajará…Sí, seguro…si no sigues con tus textos raros, Jaimito…no son raros, papi… ¡son claros y oportunos!…y te doy uno más…a ver, Jaimito, ¿cuál es?… está en  Hechos 4:10, 11, que dice: “Sea notorio á todos vosotros, y á todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesús el Mesías de Nazaret, al que vosotros crucificasteis y Dios le resucitó de los muertos, por él ESTE HOMBRE está en vuestra presencia sano. Este [Houtos] es la piedra reprobada de vosotros los edificadores, la cual es puesta por cabeza del ángulo”…Pues bien, papi, Si “este” en la última oración se refiere al sujeto más próximo, entonces el hombre que fue sanado es realmente la piedra rechazada por los constructores y que ha venido a ser cabeza del ángulo, es decir, el Mesías… Por supuesto que esto no es verdad, ¿no es así, papi?…Esteeeee…¡me siento morir!…mi presión (tensión) debe estar ya en 22…PLOFF…¡socorro, llamen una ambulancia, por favor!… ¡vamos al hospital de inmediato!… (y el papá de Jaimito estuvo internado en cuidados intensivos en un hospital de la capital hasta que fue dado de alta cinco semanas después, tras padecer de un coma profundo…Jaimito fue detenido y será enjuiciado por temerario y por intentar matar a su padre…  mientras tanto, él se la pasa proclamando: ¡¡Soy inocente!!…¡ah, no…eso dijo Fujimori…!

 www.apologista.blogdiario.com

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

LA TRADUCCIÓN DE JUAN 1:15 Y 1:30 Y LA CUESTIÓN DE LA PREEXISTENCIA DE CRISTO

Biblia1_315207406¿Prueban realmente la preexistencia de Cristo estos dos versículos?…veamos:

La prestación que hace la TNM:

“El que viene detrás se me ha adelantado, porque existió antes que yo.”

Debido a que Jesús nació 6 meses después de que Juan nació esta, traducción se utiliza en un intento de demostrar que Jesús debe haber existido antes. Sin embargo, cuando examinamos el Interlineal griego se hace evidente que es sobre la condición preeminente de Jesús de lo que Juan está hablando. También se refiere a la época inmediatamente antes del principio del ministerio de Jesús y no se refiere a la venida de Jesús a la existencia, en comparación con el tiempo de nacimiento de Juan.

Palabra por palabra de KIT: “El que viene detrás de mí, delante de mí ha llegado a ser, porque primero que yo él fue”.

Literalmente:

“El que viene detrás de mí ha avanzado por delante de mí, porque él fue primero que yo”.

O “El que viene después de mí ha pasado delante de mí, porque él era mi superior (o jefe).”

La versión revisada, dice: “porque él es el primero (protos – en el ranking) en lo que respecta a mí”.

La Biblia de Ginebra: “El que viene después de mí es antes de mí, porque él era mejor que yo”.

Diaglott: “El que viene después de mí es antes de mí, porque él es mi superior.”

Rotherham:  “El que iba a venir después de mí, delante de mí ha avanzado, porque mi jefe era él.”

El teólogo C.H Dodd lo traduce, así:

“Hay un hombre después de mi, que ha tomado precedencia sobre mí, porque él es y siempre ha sido esencialmente mi superior”.

Este versículo es principalmente acerca de la importancia del ministerio de Jesús, en comparación con la importancia del ministerio de Juan, ya que sería Jesús quien sería pre-eminente en el logro de la salvación de la humanidad. Este versículo no hace referencia al nacimiento de Jesús como que es después del nacimiento de Juan, sino que se refiere al ministerio superior de Jesús como comenzando después de que  el ministerio de Juan comenzara.

En la VNM protos es traducida variablemente: Top ranking, primero en el sentido de rango, el mejor, principal (hombres/mujeres/ ciudades). Es, generalmente, traducido como Jefe o primero (en rango). Sólo para Juan 1:15 y 1:30 protos ha sido traducido como “antes” en la mayoría de traducciones.” (La concordancia de Wigram’s Greek muestra cada instancia de la traducción de protos).

La mayoría de biblias modernas reorganizan la estructura de la oración para que diga: “El que viene después de mí pasa delante de mí, porque era (existía BA) delante de mí” ESV. Sin embargo, no tiene sentido decir que alguien ha avanzado en frente de alguien simplemente porque existía antes que él, pero sí tiene sentido decir que a pesar de que Juan comenzó su ministerio 6 meses antes de que Jesús comenzara el suyo, Jesús ha avanzado en frente de Juan, porque es el superior de Juan. Una adecuada paráfrasis es:

“Aquel cuyo ministerio se inició más tarde que el mío ha avanzado en frente de mí, porque era mi superior.”

Otros ejemplos donde Juan el Bautista habla de Jesús como ganándole a él son:

“… El que viene después de mí es más fuerte que yo, cuyas sandalias no soy apto para despegar” (Mateo 3:11).

“Después de mí alguien más fuerte que yo viene, yo no soy digno de inclinarme para desatar los cordones de sus sandalias” (Marcos 1:7).

“… El que viene detrás de mí, pero el encaje de cuyas sandalias no soy digno de desatar …” (Juan 1:27. Vea también Hechos 13:25).

UNA REFLEXIÓN SOBRE JUAN 3:13

jesus.1“El Hijo del Hombre “bajó del cielo” Juan 3:13

“… Ningún hombre ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo [es decir, tiene su origen en Dios], el Hijo del hombre [que está en el cielo RV]. “

Es sólo una lectura superficial o precipitada de este verso que parece sugerir la literal pre-existencia de Jesús.

EL CONTEXTO:

Jesús hablaba de “nacer de nuevo” en sentido figurado a Nicodemo, pero fue malinterpretado como que se debe nacer de nuevo literalmente. Esto, por lo tanto, indica claramente que las palabras de Jesús en el versículo 13 también son figurativas. La frase “ha subido” implica que el Hijo del hombre está, en ese momento, en el cielo. Esto no puede ser literalmente así, ya que Jesús estaba con Nicodemo en la tierra. Además, Jesús no había, en ese momento, literalmente ascendido al cielo, como se lo dijo a María (Juan 20:17). Una situación similar encontramos en las Escrituras, donde a los creyentes se les describe como que están en el cielo, aunque en realidad todavía están de pie sobre la tierra. Esto se describe en Efesios 2:6. Aquí se dice que los creyentes, en el momento que Pablo escribe este pasaje, están, en sentido figurado, “sentados en lugares celestiales”, aunque en realidad siguen estando aquí en la tierra.

El título “Hijo de hombre” es la persona totalmente humana y no la encarnación de un ser espiritual. Por lo tanto, no era el caso de que un humano, literalmente, vino del cielo.

Las referencias a Juan 3:13 en la NASB es Deuteronomio 30:12 y Proverbios 30:3, 4 que dan un uso similar del lenguaje figurado de subir / bajar:

“No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos? … Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.” (Deuteronomio 30:12, 14).

¡Ningún ser humano ordinario ha ascendido al cielo de manera que pueda traer ese conocimiento hacia abajo!

El significado de Juan 3:13

El Comentario de Adam Clarke dice con respecto a Juan 3:13: “Esta parece una expresión figurativa de que ” Nadie ha conocido los misterios del reino de Dios “.”

En Juan 3 Jesús observa que Nicodemo no entiende “cosas de la tierra” y luego le dice: “¿cómo creeréis si os digo cosas del cielo?” Jesús se elabora, al mostrar que actúa entre el cielo y la tierra para bajar “las cosas celestiales”. “Estas “cosas celestiales” son “los misterios del reino de Dios”, que se comunican a Jesús. Él, por lo tanto, en sentido figurado, asciende para estar en el cielo en la comunicación con su Padre y luego desciende, en sentido figurado, para proporcionar este conocimiento a otros.

¿DE QUÉ NOS HABLA LA BIBLIA?

Por Alexander Dávila G,

jesus mesiasManagua, Nicaragua

¿Sabe usted a qué dijo Jesús que vino? 

Vamos a dar inicio a este breve estudio, con una pequeña reflexión sobre el porqué vino nuestro Señor Jesús?, para que poco a poco vayamos entendiendo de qué nos habla La Biblia en su totalidad. 

Este documento, tiene el propósito de compartir con ustedes de la manera más honesta, lo que todas las »organizaciones religiosas« no le dan a conocer a sus miembros, debido a que sus diferentes »Sindicatos de Pastores y Escuelas de Teología« en casi todos los países del mundo, se ponen de acuerdo sobre lo que se debe enseñar y lo que no se debe enseñar en sus organizaciones.

Por tal razón, al presentar nosotros textos bíblicos que éstos miembros (a pesar de que muchos tienen hasta 30 años de pertenecer a éstas organizaciones) desconocen por completo, es que en innumerables ocasiones se nos llama herejes y hasta nos maldicen, todo esto por escudriñar Las Sagradas Escrituras como ellas mismas lo mandan, obviamente hay unas pocas organizaciones distintas a la gran mayoría, que lamentablemente son muy, pero muy pocas.

Iniciemos el estudio con una pequeña pregunta para usted:

¿Qué dice La Biblia que debemos hacer para tener vida eterna?

El 99.99% de las personas a las que yo les he preguntado esto, me han contestado con las Escrituras en las cuales Jesús dice que cualquiera que creyese en él tiene vida eterna, como en Juan 3:16. Mi próxima pregunta sería:

¿Creer qué?

La respuesta es siempre: que Jesús murió por nuestros pecados. La respuesta está casi correcta y completa, pero están omitiendo una mitad muy importante.

Ahora mismo usted probablemente se está diciendo:

“¿que podría ser?”

Permítame contestar esta pregunta con otra pregunta:

¿Para qué vino Jesús a este mundo?

De nuevo, la respuesta es: que Jesús vino para morir en la cruz y pagar nuestros pecados. Vamos a examinar la razón que Jesús mismo nos da acerca de por qué Él vino:

Jesús nos dijo claramente a que vino:

Pero él (Jesús) les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado. (Lucas 4:43)

Pablo reafirmó lo que Jesús dijo:

Pues os digo, que Cristo Jesús vino… para confirmar las promesas hechas a los padres, (Romanos 15:8)

Jesús, claramente nos dice a que vino y pablo nos lo reafirma, pero, usted se estará preguntando en este momento si Jesús no murió por nuestros pecados?

Déjeme confirmarle que nuestro Señor Jesús, Sí murió por nuestros pecados.

Pero la declaración hecha por nuestro Señor Jesús va más allá de lo que parece, y son realmente pocas las personas en busca de la verdad, para la gran mayoría las respuestas correctas son las que les han sido impuestas por sus organizaciones, y dejan completamente a un lado las respuestas y ejemplos de nuestro Señor Jesús, recuerda usted cuando Jesús fue al desierto para ser tentado, de qué manera le respondió al tentador?

Él nos dio un excelente ejemplo de cómo debemos responder nosotros, él respondió con lo que dicen las Escrituras, y nosotros sus discípulos contemporáneos debemos seguir su ejemplo, respondiendo de la misma manera, con:

Las Sagradas Escrituras.

Aunque esto implica conocer las escrituras en su totalidad, y cómo, cuándo y dónde fueron conformadas, y por quién?  Veamos como respondió nuestro Señor Jesús y pongamos en práctica su ejemplo:

Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.

Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. (Mateo 4:4, 7, 10)

Realmente usted no se ha detenido nunca tan siquiera un minuto a analizar estos versículos; ¿porque seguir otros ejemplos y tradiciones, y no el ejemplo de Jesús mismo? También podemos ver que el diablo conoce las Escrituras, esto nos debería preocupar, porque si él las conoce y nosotros no, cómo responderemos?

Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo,
y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: 

A sus ángeles mandará acerca de ti,y,En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra.(Mateo 4:5, 6) 

Nuestro Señor Jesús respondió a las tentaciones del diablo con las escrituras, hagamos nosotros lo mismo, respondamos con las escrituras; es por eso que a la pregunta de: ¿A que dijo Jesús que Vino? Las personas generalmente no le atinan a la respuesta. 

El detalle es que, al parecer no todos estamos conscientes de que Satanás no quiere que nadie se salve, es por esa razón que él se encargó de hacer tantas religiones, denominaciones y ministerios, con el único y exclusivo propósito de pervertir el evangelio original y singular del que nos habla La Biblia, y nosotros por no Leer La Biblia no hemos confirmado por cuenta propia, si lo que se dice por allí está o no en Las Sagradas Escrituras. Estas organizaciones se encargan de decirle a la gente lo que ellos quieren escuchar, y no lo que realmente dice La Biblia en su contexto. 

Volviendo a la pregunta sobre a qué dijo Jesús que vino, usted dirá que hay contradicción, entre si Jesús vino o no a morir por nuestros pecados? Pero recuerde que Dios no se contradice, inmediatamente vamos a darnos cuenta de qué es lo está sucediendo aquí.

Para comenzar, a través de los años se nos ha dicho que: no es necesario leer La Biblia para aceptar a Jesús, ¿verdad?

 Voy a presentarle una lista de las frases más comunes utilizadas por los »líderes religiosos« y que los “hermanos” han copiado y ponen en práctica a la hora de “evangelizar” a una persona: 

1.- No es necesario leer La Biblia para ser cristiano (para aceptar a Jesús, para conocer a Dios)

2.- No se meta a ese rollo de leer mucho La Biblia, porque se puede volver loco!

3.- Se va a confundir (lo están confundiendo, está confundido)

4.- Es que usted lee mucho!

5.- Es que usted es un niño espiritual que se deja llevar de cualquier viento de doctrina.

6.- Usted no es cristiano, porque no está en una Iglesia (Organización religiosa, adventista, bautista, etc.)

7.- Usted está cuestionando a Dios, al cuestionarnos a nosotros (al líder) al buscar en La Biblia.

8.- El espíritu santo no puede morar en usted, porque usted es un vaso sucio!

9.- A usted le tiene que explicar una persona que tenga discernimiento espiritual.

10.- Es que usted todo se lo toma literal.

11.- Dice la palabra que usted tiene que someterse a sus líderes.

12.- Usted sabe lo que significa Satanás, usted lo es porque no se somete, quiere dividir.

13.- Es que usted sabe mucho!

14.- Los tiempos de La Biblia eran otros tiempos, ahora hay que interpretarla y ajustarla a la época.

15.- No le haga caso al Internet, todo es montaje!

16.- Usted no puede usar la razón para entender La Biblia, olvídela, sométase!

17.- Usted no puede usar la lógica para entender La Biblia, olvídela, sométase!

18.- Un versículo es suficiente para que usted entienda!

19.- Eso no es lo que dice el versículo, así lo entiende usted para no someterse!

20.- Usted es un blasfemo, todas las biblias son iguales, el Verbo es Jesús aunque no lo diga! 

Pero se ha detenido usted por un momento siquiera, a escudriñar Las Escrituras y corroborar que realmente tiene base bíblica lo que le han dicho a través de los años? 

Supongo que algunos (la verdad creo que muy pocos) Sí, pero la gran mayoría, las grandes masas, los de las mega “iglesias”, los de las grandes convenciones NO. 

La razón que Jesús vino fue para proclamar el mensaje del Reino de Dios. Lea por favor los siguientes versículos: 

Lucas 8:1 

“Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios.” 

Mateo 1: 14-15 

“Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios. Diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado.” 

El Reino de Dios, es también referido como: El Reino de los Cielos, El Evangelio del Reino, La Palabra de Dios, El Evangelio, La Palabra del Señor, El misterio del Evangelio, El Evangelio de Cristo, La verdad y el Verbo. Todos estos son los títulos principales que se han usado para referirse al Reino de Dios. Hay muchas más, las cuales no se usan frecuentemente. Pero éstas serán suficientes para este breve estudio.

La razón por la cual él murió en la cruz fue para que nosotros podamos Entrar al Reino de Dios. Cuando Jesús dice que todo aquél que creyere en mí tiene vida eterna, el no está hablando de creer que él murió por nuestros pecados, él estaba vivo todavía cuando dijo esto. Ni siquiera los Apóstoles entendieron a cerca de la resurrección hasta el mismo final.

Cuando Jesús y los Apóstoles están llegando a Jerusalén, Jesús por tercera vez, trata de explicarles el por qué Él tiene que morir, y todavía ellos no entendieron.

“Pero ellos nada comprendieron de estas cosas, y esta palabra les era encubierta, y no entendían lo que se les decía” (Lucas 18:34)

Pero mucho antes de éste episodio, Lucas habla de Jesús mandando a los 12 Apóstoles a predicar el reino de Dios:

“Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar los enfermos” (Lucas 9:2)

 Entonces, Él mandó a los setenta y dos a proclamar el reino de Dios:

“Y sana a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios” (Lucas 10:9)

Obviamente la resurrección de Jesús no es parte del mensaje acerca del reino de Dios, que Jesús y los Apóstoles estaban proclamando en ese tiempo.

El mensaje del reino de Dios es el tema central del Antiguo y del Nuevo Testamento. Cuando Jesús se le apareció a ellos después de la resurrección por cuarenta días, su mayor instrucción era todavía sobre el reino de Dios.

“Se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios” (Hechos 1:3)

Esta era la misión principal de Jesús y los Apóstoles, de proclamar el reino de Dios. Aquí hay algunos ejemplos más:

Mateo 24:14 (Jesús habla)

“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.”

Hechos 8:12

“Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios, y el nombre de Jesucristo.”

Hechos 19:8 (Pablo)

“Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios.”

Hechos 20:25 (Pablo)

“Y ahora he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros. Entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro.”

Hechos 28:23 (Pablo)

“A los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas.”

Hechos 28:31 (Pablo)

“Predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo.”

Su próxima pregunta será:

¿Cuál es el mensaje del Reino de Dios y por qué yo no he oído mucho de esto antes?

La razón por la que usted no ha oído mucho del mensaje del reino de Dios antes es porque este es el mensaje que Satanás odia más, porque es el mensaje que lo salva a usted. El resumen del mensaje del Reino de Dios que está profetizado por los profetas hebreos es así:

“El reino de Dios será establecido por todo el mundo con una Jerusalén restablecida como su capital y el Mesías (Jesús, a quien Dios resucitó), como el rey ideal de Dios de la nueva Israel, administrando un gobierno ideal. Será un gobierno de paz y justicia, y nosotros los santos resucitados, ayudaremos a Jesús en su administración.”

Este es el mensaje, el cual nosotros debemos creer.

¿Por qué?

Porque este es el tema de La Biblia entera, La razón de la resurrección no fue solamente para perdón de nuestros pecados, sino también como prueba de que Jesús fue quien dijo que era, el Mesías.

Cuando Jesús dijo que cualquiera que creyera en él tendría vida eterna, él estaba diciendo que cualquiera que creyera que él era el Mesías, tendría vida eterna, no que los que creyeran que él había muerto por nuestros pecados tendrían vida eterna.

Se suponía que El Mesías muriera por nuestros pecados, pero eso era solo una parte del mensaje del Reino de Dios. No es el mensaje completo. Así es como Satanás ha tratado de desviar las cosas, y mirando a la situación de ahora, Satanás casi se ha salido con la suya.

Si ustedes quieren ver la seriedad de éste mensaje y como Satanás trata de que ustedes no lo entiendan lea por favor la Parábola del Sembrador:

Lucas 8:11-12

“La semilla es la palabra de Dios (significa “palabra del reino”, compare esto con

Mateo 19:19)

Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.”

Satanás hará lo que tenga que hacer para que ustedes no entiendan este mensaje, por eso es que tantos de nosotros no estamos familiarizados con él.

¿No creen ustedes que como este era el tema principal de las enseñanzas de Jesús y de los Apóstoles, debiéramos estar más familiarizados con él?

Pero muchos de nosotros no lo estamos, y cuando oímos algo acerca de esto, es usualmente un mensaje desviado y nos dan un informe completamente diferente al que los profetas nos dieron.

Personas dirán que el reino de Dios verdaderamente está en nuestro corazón o que es la iglesia. Para aclarar algún malentendido, miremos a todas las profecías del Mesías y el reino de Dios desde Abraham hasta el Nuevo Testamento y juzgue usted por sí mismo.

EL ANTIGUO TESTAMENTO

En estos versículos usted verá lo que Dios les prometió a Abraham y a sus descendientes, la tierra, las naciones como nuestra herencia, NO el cielo. Todo empezó con las promesas que Dios le dio a Abraham, que él y toda su descendencia heredarían la Tierra Prometida para siempre.

Esto como ustedes saben no ha sucedido. Abraham nunca heredó la tierra, y sus descendientes quienes llegaron a Israel no la mantuvieron para siempre. Ellos perdieron sus tierras y la recuperaron en 1948.

Obviamente la promesa de Dios a Abraham no ha sido cumplida todavía, pero como Dios no miente, esto sucederá.

Salmo 115:16

“Los cielos son los cielos de Jehová; Y ha dado la tierra a los hijos de los hombres.”

Génesis 13:15

“Porque toda la tierra que ves, la daré a ti (Abraham) y a tu descendencia para siempre.”

Salmo 37:9, 11, 22, 29, 34

“Pero los que esperan en Jehová, ellos heredaran la tierra.”

“Pero los mansos heredarán la tierra.”

“Porque los benditos de él heredarán la tierra.”

“Los justos heredarán la tierra y vivirán para siempre sobre ella.”

“Y el te exaltará para heredar la tierra.”

Salmo 2:7-9

“Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy. Pídeme y te daré por herencia las naciones y como posesión tuya los confines de la tierra. Los quebrantarás con vara de hierro.”

Zacarías 9:10

“Y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar y desde el río hasta los fines de la tierra.”

Isaías 65:9,17

“Mís escogidos poseerán por heredad la tierra.”

Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.”

En estos versículos verán que se supone que el Mesías sea un Rey que su dominio es toda la tierra y todas las naciones y sus gentes. Su reino es para siempre y todos le servirán.

Daniel 7:13-14

“Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.”

2 Samuel 7:12-14,16

“Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de tí a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. Él edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él padre, y él será a mi hijo. Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.”

Jeremías 23:5

“He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra.”

Daniel 7:27

“Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno y todos los dominios le servirán y obedecerán.”

Isaías 49:6-7

“También te di por luz de las naciones, para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra. Verán reyes, y se levantarán príncipes, y adorarán.”

 Salmo 72:11,17

“Todos los reyes se postrarán delante de él; Todas las naciones le servirán.”

“Será su nombre para siempre, Se perpetuará su nombre mientras dure el sol. Benditas serán en él todas las naciones.”

 Salmo 111:4

“El poder de sus obras manifestó a su pueblo, Dándole la heredad de las naciones.”

Estos versículos le enseñarán que la capital del reino Mesiánico será una Jerusalén Restaurada.

Israel = Sión

Isaías 24:23:

“Cuando Jehová de los ejércitos reine en el monte de Sión y en Jerusalén.”

Salmo 135:21:

“Desde Sión sea bendecido Jehová, quien mora en Jerusalén.”

 Miqueas 5:2,3-4-5

“De tí me saldrá el que será Señor en Israel.”

“Y él estará y apacentará con poder de Jehová, con grandeza del nombre de Jehová su Dios; y moraran seguros, porque ahora será engrandecido hasta los fines de la tierra. Y éste será vuestra paz.”

Salmo 89:4,26-30,37

“Para siempre confirmaré tu descendencia, y edificaré tu trono por todas las generaciones. Él me clamará: Mi padre eres tú, Mi Dios, y la roca de mi salvación”.

“Yo también lo pondré por primogénito, el mas excelso de los reyes de la tierra. Para siempre le conservaré mi misericordia y mi pacto será firme con él. Pondré su descendencia para siempre.”

Salmo 110:1-2

“Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga tus enemigos por estrado de tus pies.” Jehová enviará desde Sión la vara de su poder.”

Salmo 132:11, 14, 17-18

“De tu descendencia pondré sobre tu trono. Porque Jehová ha elegido a Sión; La quiso por habitación para sí, Este es para siempre el lugar de mi reposo, Aquí habitaré, porque la he querido. Allí haré retoñar el poder de David; He dispuesto lámpara a mi ungido. A sus enemigos vestiré de confusión, Más sobre él florecerá su corona.”

Isaías 2:3-4

“Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos, …no alzará espada nación contra nación.”

Estos versos enseñan que el Mesías sufrirá y pagará por el pecado del mundo.

Génesis 12:3

“Y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.”

Isaías 53:5-6, 11, 12

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados.”

“Mas Jehová cargó en El el pecado de todos nosotros.”

“Por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. Por tanto, yo le daré parte entre los grandes.”

“Habiendo el llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.”

EL NUEVO TESTAMENTO

Ahora compararemos y veremos si el Nuevo Testamento está de acuerdo con el Antiguo Testamento. Estos versículos les mostrarán que las promesas hechas a Abraham son todavía el enfoque central de la cristiandad. Jesucristo vino a proclamar y confirmar las promesas hechas a Abraham.

¿Cuáles son las promesas de Dios a Abraham? La primera era que el Mesías iba hacer un descendiente de Abraham. La segunda era que Abraham y su descendencia iban a heredar el mundo.

Romanos 4:13

“Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero, sino por la justicia de la fe.”

Romanos 15:8 

“Pues os digo, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres (Abraham, Isaac, Jacob).” 

Gálatas 3:29 

“Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.” 

Efesios 3:6 

“que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del Evangelio.” 

Hechos 26:6-7

“Y ahora, por la esperanza de la promesa que hizo Dios a nuestros padres soy llamado a juicio; promesa cuyo cumplimiento esperan que han de alcanzar nuestras doce tribus, sirviendo constantemente a Dios de día y de noche. Por esta esperanza, oh Rey Agripa, soy acusado por los judíos.”

Como ven, el Reino de Dios todavía consiste de las promesas que le hizo Dios a Abraham. Por eso se dice, que Jesús vino a confirmar las promesas que Dios le hizo a Abraham.

Estos versículos les mostrarán que el Reino de Dios está todavía como el Antiguo Testamento dice, en la tierra.

Apocalipsis 5:10

“Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.”

Mateo 5:5

“Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.”

Mateo 25:31-32 

“Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, Y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.” 

Apocalipsis 2:26 

“Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones.” 

Estos versículos le mostrarán que es un reino actual. Inclusive Jesús nos dice que oremos para la venida de este Reino. 

Apocalipsis 3:21 

“Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.” 

1 Corintios 6:2 

“¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo?” 

Lucas 12:32 

“No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.” 

Mateo 6:10 

“Venga tu reino.”

Lucas 1:32-33

“Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su Padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.”

Estos versículos muestran que nosotros los santos (cristianos) reinaremos con Cristo en su reino. La palabra mejor entendida para “reinar” en estos versículos es administrar. Así que ayudaremos a Jesús, el Mesías a administrar el Reino de Dios.

Lucas 22:29-30

“Yo pues os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí, para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino, y os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel.”

Apocalipsis 20:4-5

“Y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años.”

Apocalipsis 20:6

“sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.”

2 Timoteo 2:12

“Si sufrimos, también reinaremos con él.” 

El Nuevo Testamento está completamente de acuerdo con lo que los profetas del Antiguo testamento dijeron. El ángel Gabriel le dice a María exactamente por qué Jesús ha venido en Lucas 1:32. El reino estará aquí en la tierra con Jesús el Mesías como nuestro Rey. 

La última pieza de éste rompecabezas es; si el reino de Dios está aquí en la tierra, ¿cómo es que vamos al cielo? La respuesta es: ¡que no vamos! No se supone que vayamos al cielo.

El cielo es donde Dios, Jesús (hasta su segunda venida) y los ángeles moran. Dios hizo la tierra para nosotros. El paraíso donde Adán y Eva vivieron fue aquí en la tierra, no en el cielo.

Pero leamos el siguiente versículo que nos aclara bastante lo que venimos diciendo: 

Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro. (Isaías 45:18) 

¿Si toda la gente supuestamente va para el cielo que va a pasar con la tierra? 

El versículo es claro en decirnos que el único Dios verdadero, creó la tierra para que fuera habitada, al igual que dice el salmista: y ha dado la tierra a los hijos de los hombres, como puede ver estos versículos se complementan perfectamente, y es que Dios no se contradice, pero si usted afirma que va para el cielo, entonces usted si está contradiciendo a Dios. 

Por las muchas religiones, denominaciones y ministerios que se han esparcido alrededor del mundo, es que podemos ver, que de esa forma se fue perdiendo el mensaje central del singular evangelio predicado por el Señor Jesús y sus Apóstoles: el evangelio del reino de Dios, en la tierra. 

Cómo podemos conocer acerca de este mensaje del reino de Dios, del que estamos hablando? Usted podrá saber más de él, si continúa leyendo este breve estudio de Las Sagradas Escrituras, sepa ahora lo que la mayoría de las “iglesias” (organizaciones) ignoran acerca de la esperanza cristiana.

Haciendo un poco de Historia

En una ocasión ocurrió que el pueblo hebreo le pidió a Dios tener un Rey sobre Israel como tenían todos los demás pueblos de la tierra. A Dios no le gustó mucho la petición de su pueblo, no obstante Dios accedió. Por ese entonces los Jueces gobernaban sobre Israel, y dos ejemplos de ellos eran Samuel y Sansón. Así fue que Israel dejó de ser gobernado por Jueces  para dar su paso a Reyes.

El primer Rey ungido sobre Israel fue Saúl, y como todos sabemos, él no fue recto delante de los ojos de Dios, ya que no lo obedeció en todo. Por esto Saúl fue remplazado por un pastor de ovejas llamado David. Fue al reino de David al cual Dios comenzó a llamar “SU REINO”.

En 1 Crónicas 28:5 encontramos la siguiente declaración:

1 Crónicas 28:5: Y de entre todos mis hijos (porque Jehová me ha dado muchos hijos), eligió a mi hijo Salomón para que se siente en el trono del reino de Jehová sobre Israel.

También en 1 Crónicas 29:23 se dice: Y se sentó Salomón por rey en el trono de Jehová en lugar de David su padre…

En otras palabras, David, Salomón y todos los reyes que siguieron hasta el último, se sentaron sobre el trono de Jehová (Dios). El Reino de Israel, cuyo centro estaba en Jerusalén (1 Reyes 2:11), era el Reino de Jehová.

El pacto con David

Fue con David que Dios haría un pacto. Así dijo Dios a David por medio del profeta Natan:

1 crónicas 7:12 al 17: Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino.

Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo… Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.

Esta promesa hecha a David, se cumple sobre Jesús, el Mesías:

Examínelo así: 

  • Uno de su linaje: Jesús es hijo de David (Mateo 1:1)

  • Yo le seré Padre y él me será hijo: Jesús es Hijo de Dios

  • Su reino será para siempre: Jesús ya resucitado, es inmortal. 

Aprendemos así que en Jesús se reúnen las características del descendiente de David, el cual reinará para siempre sobre el trono de Jehová. Fue el ángel Gabriel que al nacer lo confirmaría:

Lucas 1: 31 al 33: Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

El Reino de Dios fue suspendido en el tiempo

Si usted se ha dado cuenta, hoy en día no existe un trono terrestre de Dios sobre Israel ¿verdad? Lo que pasa es que los descendientes de David no fueron como su Padre. Estos fueron impíos, hasta que la paciencia de Dios se agotó y en el momento indicado Dios envió a su siervo Ezequiel para decirle al Rey Sedequías lo siguiente:

Ezequiel 21: 25, 26 y 27: Y tú, profano e impío príncipe de Israel, cuyo día ha llegado ya, el tiempo de la consumación de la maldad, así ha dicho Jehová el Señor: Depón la tiara, quita la corona; esto no será más así; sea exaltado lo bajo, y humillado lo alto, A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto no será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y YO se lo entregaré…

Así fue que el Reino de Dios fue suspendido en el tiempo y por más de dos milenios no ha habido descendiente de David que reine sobre Jerusalén, esto será así hasta que vuelva “aquel cuyo es el derecho”. ¿Quién será?

Dios de pactos

Hemos aprendido en este estudio que Dios hizo un pacto con David. De dicho pacto La Biblia nos dice lo siguiente: 

En Jeremías 33:20, 21 leemos:

“Así ha dicho Jehová: Si Pudiereis Invalidar mi pacto con el día y mi pacto con la noche, de tal manera que no haya día ni noche a su tiempo, podrá también invalidarse mi pacto con mi siervo David, para que deje de tener hijo que reine sobre su trono…”.

En otras palabras, si Dios no cumpliera su pacto con David, antes dejarían de existir la noche y el día. Así de seguro y firme es el pacto de Dios con David.

Además de este pacto, en la Escritura encontraremos 5 pactos hechos por Dios con el hombre. Estos pactos pertenecen tanto al Antiguo Testamento como al Nuevo Testamento. Estos pactos también son llamados eternos, excepto  el Pacto Mosaico el cual se declara temporal,  esto es, que continuaría sólo hasta la venida de la simiente prometida (Gálatas 3:19, 23 al 26).

Además del pacto Davídico y del pacto Mosaico que hemos recién mencionado, también existen 3 pactos más, a saber: el pacto Abrahámico, el Pacto Palestino, y el Nuevo Pacto (que remplaza al Mosaico).

  • El pacto Abrahámico es llamado eterno en: Génesis 17:7, 13, 19, 1 Crónicas 16:16-17 y Salmos 105:8-11.

  • El pacto Mosaico es llamado temporal en: Gálatas 3:19, 23 al 26

  • El pacto Palestino es llamado eterno en: Ezequiel 16:60;

  • El pacto Davídico se llama eterno en: 2 Samuel 23:5, Isaías 55:3, y Ezequiel 37:25.

  • El Nuevo Pacto se llama eterno en: Jeremías  32:40; 50:5; y Hebreos 13:20. Y 3.

Todos estos pactos fueron hechos con un pueblo de pactos, Israel. En Romanos 9:4, Pablo nos enseña que la nación de Israel había recibido pactos del Señor. En Efesios 2:11-13, él enseña a la inversa, que los gentiles no han recibido ninguno de tales pactos y por consiguiente no gozan de las relaciones de esos pactos con Dios. Pero en Cristo, los gentiles han llegado a ser  judíos espirituales participantes del Nuevo Pacto, y por consiguiente; de las bendiciones del mismo.

Así podemos decir con toda seguridad que “la salvación viene de los judíos” (Ver Juan 2:22).

Entre todos estos pactos que hemos mencionado, vamos a estudiar un pacto especial, y es aquel que Dios hizo con el patriarca Abraham “El padre de la FE”. Estudiando este pacto llegaremos a confirmar sólidamente que la esperanza de los cristianos es el reino de Dios en la tierra.

El pacto hecho con Abraham 

Gálatas 3: 6 al 9: Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia. Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham. 

Gálatas 3: 14 al 16: ..Para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu. Hermanos, hablo en términos humanos: Un pacto, aunque sea de hombre, una vez ratificado, nadie lo invalida, ni le añade.

Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo. 

Gálatas 3: 26 al 29: pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.  

Hay varios puntos que aprendemos en estos pasajes de la epístola a los gálatas, los cuales, para un mejor entendimiento, los resumiremos así:

  • Los que son de la fe (en Cristo Jesús), estos son hijos de Abraham.

  • Los que son de la fe son bendecidos conjuntamente con el creyente Abraham (reciben las mismas bendiciones que se le prometieron a Abraham).

  • En Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanza a los gentiles, o sea que la promesa hecha al padre Abraham es para judíos y gentiles en Cristo Jesús, porque en Cristo ya no hay judío ni griego (gentiles), todos somos un mismo pueblo en Cristo Jesús.  (GENESIS 12:3 “y serán benditas en ti (Abraham) todas las familias de la tierra)

  • Finalmente, los que son de Cristo, linaje (descendientes) de Abraham son y herederos según la promesa.

¿Qué promesa? 

Entonces hemos aprendido que existe una promesa hecha a Abraham y a su descendiente (singular) que es Jesucristo (Mateo 1: 1: Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham). Los que son de Cristo son también descendientes de Abraham y herederos según la promesa.

Ahora nuestra función será descubrir en La Biblia cuál es la promesa que Dios hizo a Abraham y a sus descendientes. ¿Está de usted de acuerdo? Para ello tendremos que ir al comienzo de La Biblia, ya que Dios ha estado desde el comienzo ocupado en la redención de la humanidad. Todo esto que estudiamos es un plan pensado desde antes de la fundación del mundo, Y Dios, en su debido tiempo, pone en acción sus propósitos. 

Génesis 13:14 al 15: Y Jehová dijo a Abraham: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.” 

Génesis 17:7 al 8: Y estableceré mi pacto entre mí y tú, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, en pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti. Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti la tierra que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos. 

Usted, si está atento, se dará cuenta que la promesa hecha a Abraham no fue el cielo, sino que Dios le prometió toda la tierra para El y sus descendientes (recuerde que sus descendientes son los que son de la fe en Cristo) para siempre o en heredad perpetua. 

Dios nunca le dijo a Abraham algo así como: “mira hacia el cielo donde yo habito, por que a ti y a tu descendencia les daré el cielo en heredad perpetua”, sino que DIOS le dijo: 

“mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.”

En la epístola a los Romanos Pablo confirma lo que venimos enseñando. Dice Romanos 4: 13, así: Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo. Aunque usted haya recibido la enseñanza de que pasará sus días en el cielo tocando un arpa celestial, La Biblia contiene la bendita esperanza de que los cristianos renacidos, bautizados, justificados, adoptados, fieles y santos recibirán el mundo por heredad.

Este mundo que conocemos será de todos nosotros (los cristianos). Por supuesto que Dios tendrá que hacer unos cuantos arreglitos, ya que el hombre ha destruido la creación de Dios con la contaminación, la desforestación, etc. Pero para Dios no hay nada imposible y él hará de este mundo un paraíso, tal como lo fue antes de la caída humana. 

En Isaías 51: 3 leemos: Ciertamente consolará Jehová a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de Jehová; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto. 

Estas sí que son buenas noticias para todos. Si usted por casualidad lee estas páginas, y no es cristiano, yo le recomiendo que se convierta a Dios y a Cristo para poder tener parte en tan dichoso futuro. 

Siguiendo con lo que venimos estudiando, algunos argumentan que en realidad las promesas hechas a Abraham se cumplieron cuando los judíos entraron en la tierra prometida, pero si usted analiza bien la promesa hecha a Abraham se dará cuenta de 2 puntos: 

  • Los judíos no han habitado la tierra prometida por siempre. No fue hasta hace menos de un siglo que los judíos estaban esparcidos alrededor del mundo sin territorio permanente. La promesa dice que seria para siempre.

  • La promesa era para Abraham y sus descendientes. Abraham como sus descendientes tendrán que habitar la tierra prometida para siempre para un cumplimiento cabal de la promesa. Y para que sea así,  tanto Abraham como sus descendientes tendrán que resucitar y recibir la Vida eterna.

Otros, por su parte, argumentan que existen dos esperanzas distintas, una para Israel y otra para la iglesia. Según ellos, los judíos recibirán el reino milenial de Dios en la tierra y por su parte la iglesia estará en el cielo con Dios y con Cristo. Los que proponen esta enseñanza de las 2 esperanzas deberían meditar seriamente en Efesios 4: 4 donde dice así:

Efesios 4: 4 al 6: Un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.

Con este texto en mente, podemos afirmar que NO existen dos esperanzas distintas, y lo que la escritura verdaderamente enseña es que los pactos, promesas, etc., fueron hechos con los judíos, pero en Cristo Jesús, la salvación y bendiciones de los judíos alcanzan a los gentiles (Ver Efesios 2: 12 al 17, Romanos 2: 28 a 29, Gálatas 3: 28).

Es por eso que en Abraham serían benditas todas las familias de la tierra. 

Finalmente algunos utilizan Hebreos 11:16 para decirnos que nuestra esperanza es el cielo, pero analizaremos este texto en su contexto para ver si esto es así: 

Hebreos 11: 8 al 16: Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. 9Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. 11Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido. 12Por lo cual también, de uno, y ése ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar. 

13Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. 14Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; 15pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. 16Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad. 

En este texto se nos dice que Abraham esperaba la ciudad cuyo arquitecto y constructor es Dios. Esta ciudad sin duda es una ciudad celestial, en otras palabras, es del cielo, y ha sido hecha y construida en el cielo. Esto, sin embargo, no quiere decir que nosotros iremos al cielo para morar en ella, sino que en Apocalipsis se nos revela lo siguiente: 

Apocalipsis 21: 2 al 4: Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. 

La Biblia no se contradice, por ello debemos armonizarla. Como ya hemos explicado, la promesa de Dios es la herencia de la tierra, y contradecir todo el mensaje bíblico con algunos textos mal interpretados, es manipular las escrituras. 

Recuerde que los patriarcas esperaban una ciudad celestial, es decir, una construida en el cielo por Dios, pero nosotros no iremos al cielo para morar en ella, sino que la Nueva Jerusalén descenderá del cielo de Dios, y de esa forma Dios morara con los hombres en la tierra y nosotros seremos su pueblo. Así podremos afirmar como lo hacia el salmista: 

Salmos 115:16: Los cielos son los cielos de Jehová; 

Y ha dado la tierra a los hijos de los hombres. 

Espero que estas explicaciones ayuden a que usted no vea ninguna contradicción en la perfecta palabra de Dios.

EL EVANGELIO DEL REINO

De acuerdo al Apóstol Pablo (para sorpresa de muchos) solamente existe un evangelio, no más, y este es: El Evangelio del Reino, éste fue el evangelio que predicó nuestro Señor Jesús y sus Apóstoles. 

Por favor lea detenidamente la importancia de este tema, sobre el SINGULAR evangelio en: 2 Corintios 4:3, 4, Gálatas 1:6, 9: 

Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto;  en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. 

Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. NO QUE HAYA OTRO (evangelio), sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. 

Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. 

Espero que en este momento, que usted está conociendo que hay un solo evangelio, de acuerdo al Apóstol Pablo y NO varios (como dicen muchos por allí), usted sepa, el porqué, actualmente se habla de cualquier otro tipo de evangelio en las diferentes organizaciones, menos del evangelio del reino de Dios. 

Esto sucede, porque éste es el evangelio que Satanás odia, por lo tanto era necesario para él crear otros evangelios, como por ejemplo y para no hacer una lista larga: el evangelio social, el evangelio de la prosperidad, el evangelio de la confesión positiva, etc., éstos evangelios NO son Bíblicos, porque solamente hay uno, en gálatas se le dice a usted exactamente lo que son éstos otros. 

¿Pero, sabe usted que significa la palabra evangelio? 

Por si aún no lo sabe, la palabra evangelio significa: Buenas Noticias. En otras palabras, lo que Jesús vino a proclamar a sus hermanos judíos fueron buenas noticias, como también sus apóstoles lo hicieron al mundo entero, revelando buenas noticias a los hombres. Del mismo modo, los discípulos contemporáneos (nosotros) debemos proclamar buenas noticias (Mateo 16:15). Ahora, la pregunta es: 

¿De qué se tratan estas buenas noticias? 

Como siempre acudiremos a La Biblia para que nos ayude a saber de que se tratan estas buenas noticias: 

Mateo 4: 23: Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. 

Marcos 1: 14 y 15: Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio. 

Podríamos sin temor a manipular La Biblia traducir este texto así:

Jesús vino a la ciudad de galilea, predicando las buenas noticias del Reino de Dios, y diciendo el tiempo se ha cumplido, y el Reino de Dios se ha acercado, por lo tanto, arrepiéntanse y crean en estas buenas noticias.

Mateo 24:14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. (Algunos dicen que la predicación del Reino ya terminó y que ahora anunciamos el evangelio de la  gracia, pero me parece que este texto nos muestra que están equivocados, en realidad anunciamos ambas cosas, la gracia de Dios, por medio del sacrificio de Cristo, y el Reino de Dios. La formula es simple: La sangre de Cristo nos limpia de todo pecado para que podamos entrar en  el Reino).

PASAJE PARALELO EN MARCOS 13: 10: Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones. (Según Mateo este evangelio del cual habla marcos es el “del reino”) 

Lucas 8: 1 y 2: Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él… 

Lucas 4: 43: Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado. (De acuerdo a las profecías, Jesús tenía que morir por nuestros pecados y él a su vez reveló que su otra misión era anunciar las buenas noticias del Reino de Dios). 

Usted  observara que estas buenas noticias son sobre el Reino del cual venimos hablando. Este reino, a diferencia de los reinos que conocemos, es nada más y nada menos que de Dios mismo, y seguramente estas sí son unas muy buenas noticias para usted. ¿Verdad? 

Ahora, que sabemos de qué se tratan estas buenas noticias, pasemos a lo siguiente: 

¿Se ha preguntado usted, como debemos evangelizar bíblicamente? 

Usted ha escuchado que en las organizaciones religiosas siempre se les dice a las personas que acepten a Jesús, que lo inviten en ese momento a entrar en su corazón, que hagan la oración y listo! YA SON CRISTIANOS, indudablemente para ellos, Jesús ya está reinando en sus corazones!, aunque después de días, semanas, meses ó años, se aparten completamente de La Palabra, y quizás peor que antes de que conocieran un poco de Dios. 

Pero, será que aparece en La Biblia éste método ó ésta oración? ¿Será por ello que no hay firmeza en su vocación? ¿Será que hasta tiempo después toman conciencia de lo que significa vivir una vida de santidad apegada a La Biblia? ¿Será que aceptaron por emoción, por necesidad, ó porque necesitaban un favor de Dios en ese momento? ¿Puede ser que las personas no sepan con claridad que es lo que aceptan? 

Vamos a buscar como siempre, en La Biblia, un ejemplo de cómo debemos evangelizar?

Pero antes, me gustaría hacerles una pequeña, pero grande observación respecto de nuestros hermanos Judíos y nosotros, veamos con calma lo que pablo le dice al joven Timoteo.

Seguramente la mayoría de nosotros nunca nos hemos detenido en estos versículos para analizarlos con seriedad (pues, hay algunos que dicen que unos versículos son más importantes que otros), pero leamos 2 Timoteo 3:12, 15 para saber que se nos dice: 

«Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; 

mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. 

Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;  y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.» 

En estos versículos observamos varias cosas, en principio, se hace evidente que los que queramos vivir piadosamente en Cristo Jesús (ósea apegados a las Escrituras), padeceremos persecución por aquellos que no lo hacen así; además, que los malos (de los que está lleno el mundo) irán engañando y a la vez los irán engañando a ellos; también, el apóstol pablo le dice al joven Timoteo así: sabiendo de quién has aprendido, 

¿De quién habrá aprendido Timoteo? ¿Tiene usted alguna idea? 

Por otro lado, el apóstol pablo es claro al decir que el joven Timoteo conoce Las Sagradas Escrituras desde la niñez, ahora le pregunto estimado lector, sabemos nosotros al igual que Timoteo Las Sagradas Escrituras desde nuestra niñez? Por supuesto que NO, ahora piense un poco, a cuales Escrituras se está refiriendo el apóstol pablo, al Antiguo ó al Nuevo Testamento?

Claro está que al Antiguo Testamento. Ya que tanto el apóstol pablo como el joven Timoteo estaban en ese momento formando parte de lo que hoy en día conocemos como: El Nuevo Testamento. 

Con lo anterior en mente, busquemos ahora en La Biblia un ejemplo, de cómo debemos nosotros evangelizar? Y ¡Sorpresa!, nuevamente es el apóstol pablo el que nos da luz al respecto; pablo nos dice, cómo es que él ha evangelizado, por supuesto que (siendo un verdadero apóstol) lo hizo, de acuerdo a cómo lo evangelizaron a él, recuerde que él fue el último de los apóstoles y el último al que se le apareció nuestro Señor Jesús. 

Pues bien, juntamente con la enseñanza del Reino; el evangelio también contiene otra enseñanza fundamental, y es sobre nuestro Señor Jesús. Veamos lo que Pablo nos dice en 1 Corintios 15: 1 al 8: 

1 Corintios 15: 1 al 8: Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3Porque PRIMERAMENTE os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, CONFORME A LAS ESCRITURAS; 4y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, CONFORME A LAS ESCRITURAS; 5y que apareció a Cefas, y después a los doce. 6Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 7Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; 8y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. 

Note que pablo es claro al decir, conforme a qué es que se debe evangelizar? CONFORME A LAS ESCRITURAS; ósea, conforme al Antiguo Testamento (en este caso); pues es en el antiguo testamento donde encontramos todas las profecías sobre las promesas de Dios al padre Abraham, sobre el pacto con David, sobre el Mesías, y sobre su Reino; y por supuesto con el nuevo testamento, pero todo en orden. 

Obviamente por ésta razón, es que mucha gente ha sido desviada del verdadero mensaje que nos presenta La Biblia, porque NO ha sido evangelizada CONFORME a Las Escrituras, por esto, el 95% de ellos, aceptan algo que desconocen por completo. 

Si usted le dice a la mayoría de “cristianos” que tienen años creyendo todo (menos lo que realmente dice La Biblia), por ejemplo que ¡no van al cielo!, ya que La Biblia no lo dice, y que por lo tanto ellos tienen que leerse La Biblia desde el Génesis hasta el Apocalipsis, para conocer cabalmente los propósitos de Dios para con sus hijos; le dirán que mejor se quedan con lo que han creído toda su vida, y que aquellos que les enseñaron así, darán cuenta de ello. 

¿Pero, será que Dios acepte esto como justificación para no leer su Santa Palabra escrita en La Biblia? 

Analicemos detenidamente el siguiente versículo que encontramos en 1 Pedro 3:15: 

«… y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;» 

Definitivamente que los que se han encargado de engañar a la mayoría, darán cuenta de ello, pero eso no implica que nosotros nos quedemos con los brazos cruzados, a sabiendas de que hemos sido desviados de la verdad del mensaje central de Toda La Biblia (que es sobre el reino de Dios en la tierra). Nosotros inmediatamente debemos comenzar a Leer La Biblia para llegar a un conocimiento cabal del mensaje. 

Continuando con nuestro breve estudio sobre Las Sagradas Escrituras, veamos ahora, algunos versículos en el Antiguo Testamento que son los que nos hablan de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús: Isaías 53:5, 12, Salmos 16:10, Oseas 6:2: 

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido.  Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.  

Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores. 

Porque no dejarás mi alma en el Seol,
Ni permitirás que tu santo vea corrupción.

Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. 

Algunos piensan que este es el evangelio completo, es decir la muerte, sepultura y resurrección de JESÚS por nuestros pecados. Pero Pablo NO dice que ese sea el todo del evangelio, sino que en el verso 3, se nos dice que eso es lo que PRIMERAMENTE enseñó, en otras palabras, lo primero del evangelio, lo más importante, es lo que sucedió con JESÚS, pero esto no es todo el mensaje completo del evangelio, sino LO PRIMERO QUE SE DEBE ENSEÑAR, CONFORME A LAS ESCRITURAS. 

Esto es así, ya que si Jesús no murió por nuestros pecados, entonces cómo entraremos en su Reino? En Romanos 3: 23 y 24 leemos: por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios (GLORIA Y REINO EN ALGUNOS CASOS SON SINONIMOS, COMPARE MATEO 20:21 Y MARCOS 10:37) siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús. 

Otro punto es que si Jesús no hubiera RESUCITADO, entonces VANA ES NUESTRA PREDICACION Y VANA NUESTRA FE (1 Corintios 15:14: Y si Cristo no resucitó, vana es nuestra predicación, vana es también nuestra fe.) 

Lo que Pablo nos dice es simple: si Cristo nunca hubiese RESUCITADO de entre los muertos, entonces toda nuestra predicación sería inútil. Su resurrección es nuestra garantía de que las otras promesas (el Reino de Dios y vida eterna) algún día se harán realidad. 

Conclusión 

Sin la muerte, sepultura y resurrección de Jesús no tiene sentido que anunciemos el Reino de Dios.  

Por eso decimos que el Evangelio Completo tiene dos buenas noticias: Jesús murió por nuestros pecados, fue sepultado y también resucitó. Esto nos hace aptos para otra gran noticia que es la del Reino de Dios. Ambas noticias componen el “Único Evangelio”, ya que según vimos en Gálatas 1: 6 Y 7, pablo nos advierte que solo hay un evangelio, recuérdelo siempre. 

También usted podrá encontrar en La Biblia varias formas de referirse al evangelio, como por ejemplo: “el evangelio de Cristo” (Romanos 15:19), “El evangelio de Dios” (1 Timoteo 1:11), “El evangelio de la Gracia” (Hechos 20: 24), etc. Esto no quiere decir que existan muchos evangelios, sino que son formas de referirse al mismo y único evangelio.  

En Conclusión 

Nuestra misión no es sólo proclamar a Jesús, sino también el reino de Dios. Aquellos que dicen que la proclamación del reino terminó con Jesús o que fue sólo para judíos, deberían nuevamente leer sus Biblias, y especialmente el libro de los hechos. Sólo dejaremos algunas citas bíblicas para demostrar lo que venimos diciendo: 

Hechos 8: 12 Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. 

Hechos 19: 8: Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios. 

Hechos 28: 23: Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas. 

Hechos 28: 28, 29 y 30: Sabed, pues, que a los gentiles es enviada esta salvación de Dios; y ellos oirán. Y cuando hubo dicho esto, los judíos se fueron, teniendo gran discusión entre sí. 

Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento. 

Como verá, Felipe, como buen discípulo, predicaba el nombre de Jesús y el Reino de Dios. Pablo, por su parte, hacia lo mismo, y su proclamación no era sólo para judíos, sino que luego pasó 2 años enteros anunciando el reino de Dios a los gentiles romanos. En síntesis, Pablo y Felipe anunciaron a Jesús y el Reino de Dios. 

¿Está usted haciendo lo mismo? 

Ahora ya sabemos que debemos predicar, buenas nuevas sobre Jesús y el Reino de Dios. Sobre nuestro Señor Jesús ya sabemos bastante, pero lamentablemente poco se sabe sobre el Reino de Dios, por eso debemos estudiar este tema. Quizás usted tenga muchas preguntas, como por ejemplo: ¿Cómo será  este reino? ¿Cuánto durará? ¿Qué haremos nosotros allí?, etc. 

El anuncio de los profetas – El sueño incumplido del gobierno mesiánico 

Una gran parte del mensaje de los profetas estaba destinado a describir el reino venidero de Dios. Si los judíos esperaban que el Mesías gobernara sobre Israel y el mundo entero en paz y seguridad, no era porque estaban equivocados, sino que esto era en definitiva lo que los profetas habían anunciado. 

Lo que los judíos de los tiempos de Jesús no supieron diferenciar fueron los tiempos.

EL MESIAS primeramente debía morir por los pecados de su pueblo como había sido anunciado por los profetas y luego volvería otra vez para validar las esperanzas del futuro gobierno mesiánico. (Usted puede estudiar Lucas 19: 11 al 25 para comprender lo que decimos aquí) 

El reino de Dios será nuevamente restaurado 

Antes de que Jesús fuese llevado al cielo, luego de haber resucitado, Él estuvo cuarenta días con sus discípulos hablándoles sobre el reino de Dios, (Hechos 1:3). Fue en ese contexto en el que los discípulos le hicieron una pregunta al Señor, la cual muchos cristianos de hoy en día pasan por alto debido a su poco conocimiento sobre el Reino de Dios. 

Los discípulos le preguntaron en Hechos 1: 6, lo siguiente: Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿RESTAURARÁS EL REINO A ISRAEL EN ESTE TIEMPO? 

Los discípulos habían aprendido de su maestro que el reino de Israel seria restaurado (en su seminario intensivo de ¡cuarenta días! (Hechos 1: 3). Fue por eso que los discípulos, ansiosos por la restauración del reino, le hicieron esa pregunta. Jesús NO les reprendió por su pregunta, y tampoco les dijo que dejaran de tener falsas esperanzas de un reino davídico restaurado. Sólo les dijo que a ellos no les correspondía saber los tiempos de Dios.  

Hechos 1: 7: les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad. 

El reino terrenal que esperaban los judíos no era una esperanza falsa, y lo que verdaderamente sucedió es que los judíos  no supieron diferenciar entre el propósito de la primera venida de Cristo para morir por los pecados (Isaías 53) y la segunda, cuando él regresaría en el tiempo designado por el Padre para restaurar el reino de Israel, librarlo de sus enemigos, y gobernar sobre el resto del mundo entero para traer justicia y paz a una tierra que hoy en día esta corrompida por el hombre. 

Este es el esperanzador mensaje para la raza humana, que hace que las personas quieran arrepentirse de sus pecados, con el fin de poder tener parte en tan maravilloso futuro por medio de la resurrección. 

El reino de Cristo tiene su sede central en Jerusalén 

Mateo 5: 34 y 35: Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 

Jesús es claro al decir que Jerusalén es la ciudad del gran Rey. También aprendemos que Dios tiene un trono en el cielo y otro en la tierra. 

El reino de Cristo durara mil años corridos 

Apocalipsis 20: 4: Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. 

La iglesia reinara juntamente con Cristo en el reino 

Apocalipsis 2: 26 y 27: Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre. 

Apocalipsis 5: 9 al 10: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. 

El Cielo NO fue la Promesa de Cristo 

En Juan capítulo 13, y verso 33, Jesús fue claro al decirles a sus discípulos: “Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo a vosotros ahora: A donde yo voy, vosotros NO podéis ir”. ¡Sorprendente! Jesús fue claro al decirnos que nosotros NO PODEMOS IR AL CIELO donde él regresaba. 

Entonces, si no podemos ir al cielo: ¿dónde iremos o estaremos con Jesús? La respuesta la da Jesús en el siguiente capítulo (el 14) y verso 3: “Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez,  y os tomaré a mí mismo, para que donde YO ESTOY, ustedes también estéis”.   

Nótese que Jesús es claro al decir que nosotros estaremos en el mismo lugar donde él está cuando pronuncia la promesa. Ahora bien, Jesús no estaba en el cielo, sino en la tierra prometida. De modo que la frase: “para que DONDE YO ESTOY” no es el cielo, sino LA TIERRA. Y es en la tierra prometida donde él va a estar con nosotros — ¡NO en el cielo! 

Muchos cristianos no se han puesto a meditar seriamente en lo dicho por Jesús en Juan 14:3.

Además, Jesús va al cielo para prepararnos un lugar — ¿qué lugar es ése? ¿Se contradice Cristo? De ningún modo! Ahora regresemos a los versículos 1 y 2 de Juan 14, para adquirir más luz y entendimiento del lugar que Jesús nos está preparando en el cielo. Dicen los versículos 1 y 2 así: 

“No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros”. 

La Biblia no se contradice, y menos Cristo. De modo que tenemos que armonizar Las Escrituras escudriñando cada palabra del texto. En primer término, Jesús dice que él estaba por regresar al cielo en donde se halla algo. Ese algo es: ‘La casa de su Padre’. Sí, Jesús regresó a la casa de Su Padre que está localizada en el cielo. Como toda casa o mansión, ésta tiene necesariamente aposentos o habitaciones para los hijos del Padre, y los invitados. Obviamente, Dios, como Padre de familia, tiene su propia habitación, y también un gran salón donde tiene su trono. 

Ahora bien, esto parece increíble, pero recordemos que Jesús mismo dijo que el templo de Jerusalén, al cual se le había convertido en un mercado de ladrones, era la casa de su Padre. Lea por favor, lea Juan 2:16. Aquí Jesús dice, al momento que expulsaba a los mercaderes del templo: “…y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado”. 

Ahora note que al templo de Jerusalén, Jesús lo llama: “la casa de mi Padre”. Sí, el templo de Jerusalén era la casa de Dios el Padre. ¡Sorprendente! Un Dios con su propia casa en la tierra. Los Judíos adoraban al Padre en ese templo, aunque no tenían acceso al santísimo, donde moraba él por medio de su Espíritu. Sólo el Sumo Sacerdote tenía acceso a él, no el pueblo. Con ese templo, los judíos sentían la presencia de Dios en sus vidas, y lo “veían” cerca de ellos. 

Pero en Juan 14:2, Jesús habla de que en el cielo hay otra casa de Dios Padre. Esa casa tiene moradas, así como el templo judío las tenía. Además, esa casa celestial tiene las características del templo en Jerusalén de los tiempos de Jesús, con lugares sagrados, y aposentos para los diferentes servidores. Aún ese templo o casa celestial tiene un lugar llamado el Santísimo, donde mora Dios. 

Esta verdad de un templo, casa o edificio celestial se deja ver en Hebreos 9:24. Pablo dice: “Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano FIGURA DEL VERDADERO, sino al cielo mismo para presentarse ahora por nosotros a Dios”.  

Nótese que en el cielo hay un santuario VERDADERO, el cual tuvo uno pequeño (como figura) en la tierra de Israel. Así como el Sumo Sacerdote entraba en el santuario terrenal para ofrecer sacrificios por los pecados de los judíos; así Cristo, como Sumo Sacerdote, se ofreció a sí mismo por los pecados del mundo, y tiene todo el derecho de estar ante la presencia de Su Padre Dios, y de abrirnos el paso a nosotros hacia el trono de la gracia igualmente.

Ahora somos parte de la familia de Dios como hijos suyos, y con el derecho de estar frente a él y de morar en su casa o santuario verdadero, el cual es más amplio. Dice Pablo en Hebreos 9:11: “Estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación”. 

El Engaño de la Teología Tradicional 

Millones de hermanos cristianos han sido aleccionados por sus curas y pastores de que hay un premio para los creyentes, y ése es el cielo. Los más de los que profesan el cristianismo ven el cielo como la meta final para sus vidas consagradas al Señor, y lo vislumbran como un lugar de bienaventuranzas y de paz nunca antes concebidas o imaginadas por hombre alguno. 

Los cristianos tradicionales han creído en que sus antepasados difuntos, que profesaron la fe católica o protestante, están ahora en el cielo como ánimas desencarnadas o ángeles que tocan el arpa todo el día y por la eternidad. No obstante, esta creencia tradicional contradice lo dicho por Jesús concerniente a que los muertos cristianos verán finalmente a Dios y a Cristo en la resurrección del día postrero. 

Veamos algunos pasajes bíblicos que han sido ignorados o pasados por alto por los maestros y líderes religiosos de las iglesias en general, y que enfocan el asunto de manera muy distinta: 

La Verdad Sobre los Muertos y la Vida Futura 

1 Juan 3:2: “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, PORQUE LE VEREMOS TAL COMO ÉL ES”. 

Comentario 

Este pasaje juanino ha sido pasado por alto por los cristianos en general, pues contradice la teología “cristiana” tradicional que dice que los cristianos verán a Cristo en el momento de su muerte, y no, en ocasión de la segunda venida de Cristo en gloria, como afirma La Biblia. Aquí Juan es claro al decir que veremos a Cristo tal como él es ahora (divino), únicamente cuando seamos semejantes a él. 

¿Y cuándo seremos semejantes a él? ¿Y cuándo le veremos tal como él es? ¿En nuestra muerte? ¡NO! En nuestra resurrección, cuando el Cristo divino vuelva nuevamente en persona a este mundo en el día postrero.

Veamos otras pruebas bíblicas: 

Juan 11:25: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá”.  

1 Corintios 15:42-45,51-53: 

“Así es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.”  

1 Tesalonicenses 4:13-18: 

“Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor; que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo serán resucitados. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos unos a los otros con estas palabras”. 

Este texto de 1 Tesalonicenses 4:13-18 es muy iluminador, y no obstante, muy poco leído o conocido por los “cristianos” católicos, y aún protestantes. Y es que este texto, y los otros citados arriba, contradicen abiertamente, y claramente, el postulado escatológico o teologal de la vida futura del cristianismo tradicional, el cual enseña que los muertos en Cristo están ahora disfrutando con el Señor de la gloria celestial.

Ahora bien, adviértase que Pablo, el autor de estos versículos, dice que nosotros recibiremos a Cristo, ¡y no al revés! Léalo por usted mismo, ahora mismo en los versos citados de 1 Tesalonicenses 4:13-18. Si en verdad los muertos “vuelan” al cielo, ¿no sería lógico que Cristo los reciba a ellos en su morada celestial? Pero la verdad es lo opuesto, ¡nosotros le recibiremos a él! ¿Y por qué? Porque él volverá a las nubes de nuestra atmósfera, y con voz de mando ordenará que los muertos creyentes resuciten y le den la bienvenida en el aire. Eso lo dice Pablo muy claramente en estos versículos de 1 Tesalonicenses 4. 

Además, Pablo no dice que los muertos fieles — recién resucitados — irán con él al cielo, sino más bien, que estarán juntos siempre con él. Pero: ¿Dónde? Eso lo veremos más adelante. 

Ahora bien, si lo aceptado tradicionalmente fuera verdad: ¿Qué sentido podría tener nuestra futura resurrección, si los muertos en la fe siguen vivos en el cielo? Definitivamente hay cosas que no andan bien con la teología tradicional, que enseña nuestra partida al cielo inmediatamente después de nuestra muerte. 

Usted no encontrará en La Biblia ningún pasaje en que se nos asegure una estadía eterna en los cielos. Yo le reto a usted a que busque tan sólo un texto bíblico en donde supuestamente Cristo nos promete el cielo, y yo le aseguro que no lo encontrará. 

Lázaro y Marta: Dos Amigos de Jesús 

Usted recordará la historia del difunto amigo de Jesús llamado Lázaro. Esta historia de Lázaro es muy interesante, pues nos da una visión de la esperanza de los difuntos creyentes. Los más de los “cristianos” no se han puesto a reflexionar sobre este acontecimiento que conmocionó, no sólo a la familia de Lázaro, sino también a Jesús. Un resumen de lo sucedido según está registrado en Juan 11:1-44 es como sigue: 

1.- Las hermanas de Lázaro mandan a avisar a Jesús que Lázaro está muy enfermo (v.1-3).  

2.- Jesús demoró dos días su llegada a la casa de Lázaro, y Lázaro muere (v.6-14).  

3.- Cuando Jesús llega a la casa de Lázaro, éste ya estaba sepultado 4 días (v.17).  

4.- Marta sale al encuentro de Jesús, y es confrontado por ella porque Jesús no había llegado a tiempo para sanar a Lázaro (v.21).  

5.- Jesús le promete a Marta que Lázaro resucitará (v.23). 

6.- Marta le responde que ella sabe que su hermano resucitará “en el día postrero” (v.24).  

7.- Jesús insiste que aquel que cree en él resucitará y no morirá eternamente (v.25, 26).  

8.- Jesús afirma que Marta, y las demás personas que están de duelo, verán la gloria de Dios con la resurrección de Lázaro a pesar que éste ya olía mal (v. 39,40). 

9.- Cristo ordena a Lázaro salir de su sepulcro (v.43). 

10.-Lázaro resucita envuelto en vendas hasta su rostro (v.44).

Sin duda la resurrección de Lázaro sirvió para demostrar que el Dios de Jesús tenía el poder de resucitar a los muertos que estaban ya en descomposición. La presencia de un Lázaro revivido reforzó el testimonio de Jesús y la verdad de su persona como el unigénito Hijo de Dios.  

No obstante, este registro histórico demuestra que los primeros cristianos, como Lázaro y sus dos hermanas María y Marta,  eran creyentes en la resurrección de los muertos en el día postrero. 

Marta y María sabían que volverían a ver a su hermano en el día de la resurrección de los justos, y esa creencia, sin duda, les daba consolación. Aquí no encontraremos NINGUNA “esperanza celestial”, o que Lázaro estaba gozando de las “bienaventuranzas celestiales”, en la misma “presencia de Dios” en el cielo. 

En otras palabras: NO vamos a encontrar a Jesús diciéndoles a los deudos algo así como: “No os aflijáis, pues Lázaro ya está en la presencia del Señor gozando de las bienaventuranzas celestiales”. 

Lo que él les dijo era que Lázaro resucitaría de su sepulcro. Nótese que tampoco Jesús dijo: “Baja Lázaro, y regresa a tu cuerpo”, sino más bien: “¡Lázaro, ven fuera!”.

Esto es muy significativo, pues los muertos no están en el cielo, sino en sus sepulcros; y esto concuerda con lo dicho por Jesús mismo en Juan 5:28, 29 donde se lee:

“No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en sus sepulcros (no en el cielo) oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”.

Examínese bien lo dicho por Jesús en este pasaje, pues de no hacerlo caeríamos en errores garrafales e imperdonables. 

1.- Jesús dice que habrá resurrección de buenos y de injustos. 

2.- Jesús afirma que los buenos resucitarán para recibir la vida eterna.

3.- Jesús afirma que los malos no recibirán la vida sino la condenación o la destrucción. 

Si los muertos en Cristo siguen viviendo, y nunca mueren, ¿por qué Jesús afirma que los justos tendrán una resurrección de vida? Esto es sorprendente, pues desdice los postulados católicos y aún protestantes sobre la doctrina de la vida futura. 

Los Muertos no están Vivos 

Entonces, es claro que los muertos no siguen viviendo en otra esfera o dimensión, sino más bien, siguen inconscientes en sus tumbas, sin poder pensar, amar, odiar, maquinar cosas, pecar, etc. Los muertos están muertos y no vivos. Decir que los muertos viven es como decir que el color oscuro es claro. 

En Eclesiastés 9:5,10 leemos: 

“Porque los vivos saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol… porque en el sepulcro, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría.” 

Y el salmista David dice de los muertos, en el Salmo 146:4, lo siguiente: 

“Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos”  

Nótese que los muertos no piensan, y como dijo Descartes: “Pienso, luego existo”;  en consecuencia, los que no piensan — ¡No existen! ¡Dejan de existir! 

La Inmortalidad de los Creyentes 

No hay gloria sin inmortalidad, ni inmortalidad sin gloria. Pablo establece muy claramente esta verdad al decir: “El cual pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a los que, perseverando en bien hacer buscan gloria, y honra, e inmortalidad” (Romanos 2:6,7). 

Notemos que si la gloria es aún futura, también lo es la inmortalidad. Esto significaría que ningún hombre tiene un alma inmortal inherentemente en él. Y si esta conclusión es razonable, entonces ningún difunto parte al cielo, o al infierno, o en el mejor de los casos, al “purgatorio”, a través de sus supuestas “almas inmortales”. Nótese que Pablo dice que estamos en la búsqueda de la inmortalidad, lo cual claramente implica que NO la tenemos ahora. 

Además, ya hemos visto que la vida eterna se recibirá cuando Cristo regrese por segunda vez, y no antes. Dice Jesús al respecto: “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria… e irán éstos (“las cabras”) al castigo eterno, y los justos a la vida eterna” (Mateo 25: 31,32, 46). 

Si los justos difuntos están ahora en el cielo como “almas inmortales”, ¿qué sentido tendría que estos difuntos reciban la  vida eterna si ya la tienen al momento de “ascender al cielo” en ocasión de sus muertes?

La Naturaleza Divina

Dice Pedro sobre nuestra futura naturaleza divina, así: “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad… nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina… porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro señor y salvador Jesucristo” (2 Pedro 1: 3, 4, 5, 6, 11). 

Nótese que entrar al reino venidero es adquirir la naturaleza divina, lo que también  significa: Inmortalidad. Y es que los mortales no pueden entrar al reino, pues tienen que adquirir la naturaleza divina en la resurrección — ¡no en la muerte! (ver 1 Corintios 15: 53). 

La Salvación Venidera y Final 

La mayoría de cristianos supone que ya son salvos desde su conversión, ignorando que aún queda una última y final salvación cuando Cristo vuelva a la tierra. Dice Pablo en Hebreos 9:28: “Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”. 

De igual parecer es Pedro, cuando dice: “Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero” (1 Pedro 1:5). 

Pero, ¿qué significa esa salvación del tiempo postrero? La respuesta se deja encontrar en el diálogo del joven rico con Jesús en Mateo 19:16, 23, 25, donde se lee: 

“Entonces, vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?… Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres… oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos… sus discípulos oyendo esto, se asombraron de gran manera, diciendo: ¿quién, pues, podrá ser salvo?”.

Nótese lo interesante de este diálogo. Aquí hay tres puntos importantes, que son: “vida eterna”, “reino de los cielos”, y “salvo”. Es decir, que La salvación no es otra cosa que ‘tener la vida eterna en el reino de Dios’.

Y otro texto que relaciona la salvación con el reino venidero es Apocalipsis 12:10, que dice: “Entonces oí una gran voz en el cielo que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios”.

Estas evidencias bíblicas son más que suficientes para demostrarnos que la salvación es participar en el reino de nuestro Dios. Un reino que “no es de este mundo” (Juan 18:36), sino del “venidero” (Lucas 18:29,30).

La Esperanza de José de Arimatea

Hablemos ahora de José de Arimatea. ¿Qué importancia tiene este hombre que sepultó a Jesús? Dice el texto de Marcos 15:43 lo siguiente: “José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Dios, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús”.

Mateo dice de José de Arimatea, así: “Cuando llegó la noche, vino un hombre rico de Arimatea, ciudad de Judea, que también había sido discípulo de Jesús…” (Mateo 27:57).

El evangelista Lucas habla de José de Arimatea, así: “Había un varón llamado José, de Arimatea, ciudad de Judea, el cual era miembro del concilio, varón bueno y justo” (Lucas 23:50).

Aquí vemos lo que esperaba un discípulo de Jesús: ¡El Reino de Dios! Y nótese que dice que él “también esperaba el reino de Dios”, lo que quiere decir que él NO era el único discípulo que creyó y esperó el reino de Dios. Esta es la prueba de lo que un verdadero cristiano esperó en el primer siglo de la Era Cristiana: ¡El reino de Dios!

La Recompensa Será en la Segunda Venida de Cristo

La única esperanza que tienen los hombres creyentes, es la resurrección del día postrero, cuando los “no existentes” vengan a la “existencia” nuevamente. Así lo entendió el profeta Daniel, cuando Dios, al anunciarle su muerte, le dice: “Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días” (Daniel 12:13).

Aquí es claro que Dios NO le habló a Daniel de una partida al cielo para estar con Él, después de su muerte física. ¡NO! lo que le dijo era que reposaría (=moriría) y que sería después levantado (=resucitado) para recibir su heredad o recompensa, al fin de los (no ‘sus’) días.

Entonces, la recompensa del cristiano se recibe sólo después que Cristo haya vuelto y transformado a los vivos, y resucitado a los muertos, con inmortalidad. Pues bien, siendo que los fieles muertos no han recibido sus recompensas en el cielo, ni en ningún otro lugar, pues están muertos:

¿Qué recibirán en la resurrección?

1.- El Reino de Dios en la tierra (Mateo 25:31,34). 

2.- La vida eterna (Mateo 25:46). 

3.- La gloria, honra y el poder (Colosenses 3:4, 1 Pedro 5:4) 

4.- A Jesucristo mismo como nuestro hermano mayor (1 Tesalonicenses 4:17).

Si aún tiene dudas con toda esta evidencia Bíblica, vaya a su biblia y lea Juan 3:13, Hechos 2:29, 2:34, Hebreos 11:13, 2 Pedro 2:34, Daniel 12:2, Génesis 3:19, Salmo 6:4, 5, 115:17, Eclesiastés 3:19, 20.

Satanás y el Evangelio del Reino

Como es de esperarse, el diablo no está nada contento con las buenas noticias del reino de Dios. Y la razón es que el reino de Dios es el FIN del reino del diablo en este mundo malo. La táctica del diablo es obscurecer la mente y la razón del potencial creyente, para que no le brille la luz del evangelio.

A muchas personas incrédulas les parecerá que este estudio sobre el tema central en toda La Biblia; que es el evangelio del reino, es una completa locura, o una fantasía de mentes hiperactivas. Pero esas personas no se dan cuenta de que ellas están cegadas por una fuerza mayor y más sutil llamada el diablo o Satanás.

Sin duda alguna, aquellas personas que tercamente rechazan el evangelio del reino de la gloria de Cristo, están poniendo seriamente en juego su salvación eterna. Su destino será la perdición eterna junto con el diablo y sus demonios.

Los que aman la verdad de Cristo deben cerciorarse si en verdad La Biblia enseña “una partida de nuestras almas inmortales al cielo cuando morimos”. Tener esperanzas que NO se encuentran en La Biblia pueden traernos trágicas consecuencias en nuestras vidas futuras.

Cualquiera que enseña otro evangelio diferente de aquel enseñado por Jesús y sus Apóstoles, está desviando de la luz a los hombres.

Para finalizar nuestro breve estudio bíblico, le pido que no se deje intimidar por todos aquellos que le dicen que no es necesario leer La Biblia, cada quién por su cuenta, recuerde que una sugerencia como esa, sólo puede venir de alguien o algo opuesto a La Santa Palabra de Dios en Las Sagradas Escrituras.

Le voy a dejar unos cuantos versículos que le hablan claramente de todas las frases mencionadas al inicio de nuestro estudio, que son las más comunes usadas por los líderes religiosos y copiadas a la vez por los miembros de sus respectivas congregaciones; con el objetivo de intimidar a personas ingenuas, para que éstas no recurran a La Biblia a corroborar lo que se les dice ó se les ha dicho por tantos años de militancia en estas organizaciones.

Antes de finalizar, sólo un par de preguntas más:

¿Sabe usted que es la FE, la tiene? ¿Sabe cómo se Obtiene la FE bíblica?

En La Biblia encontramos cientos de veces la palabra “FE”. No obstante, la mayoría de “cristianos” no la saben definir correctamente, según lo hizo el mismo apóstol Pablo en Hebreos 11:1

Él la definió así: “Es, pues, la FE la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que NO se ve.”

He aquí, pues, la definición inspirada por Dios de lo que es la FE bíblica:

CERTEZA de lo que se ESPERA, y la CONVICCIÓN de lo que NO SE VE.”

Ahora le pregunto:

¿Sabe usted cómo se Obtiene la FE Bíblica? ¿Sabe cuál es ese proceso para Obtenerla?

El apóstol Pablo, nuevamente nos lo explica de la siguiente manera, en Romanos 10:17:

“Así que LA FE es por el oír, y EL OÍR, POR LA PALABRA DE DIOS.”

Hay que observar detenidamente que el versículo dice que LA FE es por EL OÍR, ósea que para tener FE, debemos primeramente OÍR, y luego el versículo dice que Oímos POR LA PALABRA DE DIOS, por lo tanto hasta que comenzamos La lectura de LA BIBLIA, es cuando comenzamos a OÍR.

Una vez que comenzamos a Leer LA BIBLIA de forma permanente para tener un conocimiento cabal de la palabra de Dios en La Biblia, comenzamos a OÍR, y hasta que empezamos a OÍR es que comenzamos a tener FE.

Es interesante este proceso que nos muestra el apóstol pablo para adquirir La FE Verdadera y Sólida. Nosotros debemos de oír o mejor dicho leer LA BIBLIA para saber porqué creer. Fácilmente podemos ver que todo aquel que le dice usted que no necesita leer La Biblia no es de DIOS. Porque el Espíritu Santo, obviamente NO le va a decir a usted que no necesita leer La Biblia, todo por el contrario, todo espíritu que Sí es de DIOS le dirá a usted que lea La Biblia.

He aquí los versículos que le alientan a que tenga firmeza y base bíblica para responder a todos aquellos que se oponen a la Verdad, deposite por amor a Dios y a Jesús el Mesías su confianza plena en su Santa Palabra en La Biblia.

Romanos 12:2

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Hechos 5:29

Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.

Hechos 5:32

Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.

Lucas 11:13

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

Santiago1:5

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Romanos 9:16

Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

Juan 6:65

Y dijo: Por eso os he dicho ninguno puede venir a mí, sino le fuere dado por el padre.

1 Corintios 12:3

… y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.

1 Corintios 7:23

Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.

Gálatas 5:1, 13

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

Romanos 6:16

¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?

1 Juan 2:26, 27

Os he escrito esto sobre los que os engañan.

Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.

2 Juan 1:8

Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo.

Les invito a todos aquellos que buscan con sinceridad al Creador, que vayan a Las Sagradas Escrituras y comprueben cada uno de los versículos expuestos en este estudio, y les aconsejo que no se dejen amedrentar por otros, recuerde que es Su Salvación la que está en juego, recuerde que Las Escrituras dicen: NO seas vencido de lo malo, sino, vence con el bien el mal. (Romanos 12:21)

Que el Dios Altísimo Creador de los Cielos y de la Tierra, les bendiga en el nombre de nuestro Señor Jesús!

JESÚS nuestro REY en el futuro

REINO DE DIOS en LA TIERRA

JAIMITO NERD VUELVE A REFUTAR A SU PADRE OTRO TEXTO SUPUESTAMENTE CONTUNDENTE A FAVOR DE LA TRINIDAD, Y ÉSTE NO SABE QUÉ DECIR.

ni%C3%B1o-traviesoVoy a tomarme una pastilla para la tensión (presión) antes de conversar con mi hijito Jaimito, pues no vaya a ser que se me ponga bravo cuando le muestre un texto trinitario que no sabrá cómo refutar…ejem, ejem…esteee….Jaimitooo…ven acá, por favor, que quiero convertirte en Trinitario…ya papi, ¿cuándo te bautizamos?…¿qué cosa? Nada, nada, papi… a ver, ¿cuál es ese maravilloso texto que me dejará boquiabierto…Bueno hijito, dice Juan 16:28, así: “SALÍ DEL PADRE, y he venido al mundo; otra vez dejo el mundo, y voy al Padre. Y además Juan 13:3, que dice: “Sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que HABÍA SALIDO DE DIOS, y a Dios iba”…¿Te das cuenta Jaimito que Jesús no era un simple humano? En estos pasajes Jesús confiesa que él salió del Padre, que partió del seno del Padre, y del cielo, para venir a la tierra, encarnándose en María virgen. En el Griego ‘Sali de’ Dios  es la palabra griega ‘ek’ de Dios…¿te das cuenta Jaimito cómo es la cosa?…¿Qué cosa, papi?…Bueno, que Cristo salió, (del griego “ek”) de Dios, y bajó del cielo a la tierra…Pues no estoy seguro, viejo…¿viejo?… ¡será tu amigo apologista!…No te molestes papi, pues te lo dije de cariño…ah, bueno…Pero fíjate papi que los cristianos también son de Dios (Gr. ek) en Juan 8:47… las Versiones en inglés NAB y NIV vierten el pasaje de Juan 8:47, donde aparece la palabra “ek”, como “El que pertenece a (ek) Dios”. La Versión NJB lo vierte como “El que viene de Dios…Así que tú, yo, y todos los cristianos somos de Dios, pertenecemos a Dios, y venimos de Dios según Juan 8:47…bueno, hijito, voy a investigar más el asunto y regreso contigo en cualquier rato…okey, papi, pero ojalá que no vuelvas otra vez¿qué has dicho, Jaimito?…No, no…que no vuelvas otra vez a usar ese pasaje para probar la Trinidad…buenoooo…esteeee…ya veremos…chau.

SON OF MAN “DESCENDED FROM HEAVEN”

Cristo_ressuscitadoJohn 3:13

“…no man has ascended into heaven, but he that descended from heaven

[i.e. has his origin in God] the Son of man [which is in heaven KJV].” 

It is only a superficial or cursory reading of this verse that seems to suggest Jesus’ self–consciousness of any literal pre-existence.  

THE CONTEXT: Jesus spoke figuratively to Nicodemus about being “born from above,” but was misunderstood by him as referring to being literally born again. This, therefore, strongly indicates that Jesus’ words in verse 13 are also figurative. The phrase “has ascended” implies that the Son of man is, at that moment, in heaven. This cannot be literally so, since Jesus is with Nicodemus. Also, Jesus had not, at that time, literally ascended as he told Mary (John 20:17). A similar situation of humans being described as being in heaven and yet actually standing on earth is  
 

described in Ephesians 2:6 where believers at the time of writing are figuratively “seated in heavenly places” although they are actually here on earth.

“Son of man” means someone wholly human and not the incarnation of a spirit being. So, it was hardly the case that such a human literally came from heaven. 

THE CROSS-REFERENCES TO JOHN 3:13 in the NASB are Deuteronomy 30:12 and Proverbs 30:3, 4 which give similar figurative usage of ascending/descending language:

“It is not in the heavens, so as to result in saying, ‘Who will ascend for us into the heavens and get it [this commandment] for us, that he may let us hear it’… For the word is very near you…” (Deut. 30:12, 14). 

“The knowledge of the Most Holy one I do not know. Who has ascended to heaven that he may descend?” (Prov. 30:3, 4).  

No ordinary human has ascended so that he may bring that knowledge down.

The Word Biblical Commentary makes the following points:  

This is the first of 5 rhetorical questions similar to those asked of Job in 38-41. The obvious answer to the first 4 questions is: God … But the fifth question is totally different from the previous ones. It concerns identity, and begins with “what” and not “who”… But it is not clear why the name of the son is included with the question … Agur is asked ironically to name a human being able to do these things. 

THE MEANING OF JOHN 3:13

The Adam Clarke Commentary says regarding John 3:13: “This seems a figurative expression for ‘No one hath known the mysteries of the kingdom of God.’” 

In John 3 Jesus observes that Nicodemus fails to understand “earthly things” and then says to him: “how will you believe if I tell you heavenly things?” Jesus then elaborates by showing that he acts between heaven and earth for bringing down the “heavenly things.” These “heavenly things” are “the mysteries of the kingdom of God” which are communicated to Jesus. He, therefore, figuratively ascends to be in heaven in communication with his Father and then figuratively descends to provide this knowledge to others. 

ANTHONY F. BUZZARD PROCLAMA EL REINO DE DIOS (INGLÉS)

a-buzzardHaga clic en el título que sigue y podrá escuchar la predicación del unitario Anthony F. Buzzard  sobre el Reino de Dios:

Anthony Buzzard proclaims the Gospel of the Kingdom of God

 

Filed under  //   Anthony Buzzard   Gospel   Kingdom  

LIBRO: ¿ES LA TRINIDAD BÍBLICA? POR PATRICK NAVAS

divinetruth-patricknavasPara escuchar este programa, haga clic aquí

click here

Patrick Navas ha sido un estudiante de la Biblia durante los últimos catorce años desde que uno de los Gedeones le entregó una copia de bolsillo del Nuevo Testamento y se apoderó de Juan 3.16. En su búsqueda por entender el cristianismo aprendió rápidamente que no había bastantes diferencias entre los diversos grupos, y que todos decían tener la verdad. Esto empujó Patrick a largos años de estudio, que investigó la cuestión más importante de todos-quién es Dios?
El resultado de ese trabajo fue su libro del 2006 titulado Verdad divina o humana Tradición?: Una reconsideración de la doctrina católica-protestante de la Trinidad a la luz de las Escrituras hebreas y cristianas.

Su libro no sólo expone la clara enseñanza bíblica acerca de Dios, sino que también interactúa con los principales defensores de los trinitarios, como el Dr. James R. White, John MacArthur, el Dr. Wayne Grudem, Robert Bowman Jr., el Dr. Robert Morey, el Dr. RC Sproul, y otros. Patrick defiende su posición con contundencia y humildad ya que enumera las razones por las que la Trinidad no es una doctrina bíblica.

 

God and Jesus (Christian monotheism)

1

The Shema with Brian Kelly

download

2

The Great Shift with Alex Hall

download

3

The Arian Controversy with Alex Hall

download

4

Is the Trinity Necessary for Salvation with J. Dan Gill

download

5

A Journey to Monotheism with Nathan Crowder

download

6

Is the Trinity Biblical with Patrick Navas

download

7

Implications of Monotheism with Danny Dixon

download

8

Monotheism Makes Sense with George Littler

download

9

The Restitution of Jesus Christ with “Servetus”

EL REINO DE DIOS: POR APOLOGISTA SOCINIANO

mario-en-plaza-sur

  • EL REINO DE DIOS(AUDIO):POR APOLOGISTA (1)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO): POR APOLOGISTA(2)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO): POR APOLOGISTA(3)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO): POR APOLOGISTA(4)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(5)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(6)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(7)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(8)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(9)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(10)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(11)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(12)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(13)
  • EL REINO DE DIOS(AUDIO):POR APOLOGISTA(14)
  • EL REINO DE DIOS(AUDIO):POR APOLOGISTA(15)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(16)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(17)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO): POR APOLOGISTA(18)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(19)
  • EL REINO DE DIOS (AUDIO):POR APOLOGISTA(20)
  • LA VERDAD DEL DOGMA AMILENARIO

    origenes_1Por el Dr. Javier Rivas Martínez (MD)«Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme» (Is. 60:21).

    Agustín de Hipona fue el esmerado teólogo occidental (respetado por el Catolicismo Romano y por muchos Reformadores) que pulió en definitiva el dogma amilenario, tomando como referencia el incongruente método de interpretación espiritual que germinó de las herejías de la filosofía griega, para ser preciso, de la escuela de Alejandría, siendo Orígenes el que se encargó de colocar primero el elemento alegorizador de esta institución teológica para el futuro amilenrismo. La escuela teológica de Alejandría no sólo discrepó con el dogma del futuro Reino milenial y terreno presentado en la Biblia, sino que tergiversó toda su literalidad para dar paso a ideas religiosas retorcidas como la inmortalidad del alma y la falsa creencia de la deidad de Cristo. Orígenes, padre apostólico que nació en Alejandría (185-254 d.C), digno discípulo de Clemente de Alejandría, preceptor de la Escuela Catequística, es visto como el más sobresaliente pensador de esa antigua escuela. No es nada nuevo saber que el sistema de interpretación alegórico se originó en la sustracción del pensamiento de los filósofos griegos. Es importante tener en cuenta que Alejandría era helenista por lo que su influencia fue devastadora para el cristianismo de ayer, y como lo continua siendo para el cristianismo de ahora.

    Fue primero el judío Filón el que introdujo el método de interpretación alegórico sustentado por la filosofía griega; después, Clemente de Alejandría y Orígenes lo utilizaron establecer sus propias y fallidas conclusiones. Tanto como Clemente y Orígenes, sin duda, aceptaron la inspiración divina de la Biblia. El problema fue que estos dos hombres creyeron que con la interpretación alegórica se podía comprender el significado correcto de los textos bíblicos. El resultado postrero de la conciliación de la fe cristiana de las Escrituras con la filosofía griega pagana fue un súper heretismo amalgamado, de calibre muy grande. El método alegórico de interpretación se extendió rápidamente por todo el mundo cristiano hasta la Reforma del siglo XVI, desalojando la doctrina verdadera del Reinado terrenal milenario.

    Agustín de Hipona (354-430 d. C), influenciado por la hermenéutica alegórica del donatista Tyconio, creyó que enseñar un Reino literal donde habría comida y bebida en gran abundancia, era una enseñanza carnal que tendría que se refutada sin oportunidad de consentimiento ni tolerancia.

    La postura amilenial de Agustín se convirtió en un dogma preponderante en la Iglesia Romanista Católica, y un enorme número de reformadores la adoptó con sus “variantes ya enmendadas”. Con el amilenarismo, el premilenarismo fue desplazado, y en la actualidad, este primero sigue vigente, erguido en su falso e indurado cimiento con fuerza tremenda. El milenarismo fue eclipsándose y olvidándose conforme la Iglesia Romana crecía a pasos agigantados. En su doctrina “sin milenio literal” Agustín identifica a la Iglesia como si fuese el Reino. Agustín dijo inflexible que el milenio debía interpretarse espiritualmente. Afirmó que el diablo, Satanás, fue encadenado en el transcurso del ministerio terreno de Jesucristo, justificando esta conjetura de Lc. 10:18. Pensó que la primera resurrección se daba con nuevo nacimiento del creyente, según Jn. 5:25. Para Agustín, en su libro «De Civitate Dei», el milenio es el tiempo que abarca entre la primera y segunda venida de Cristo, o sea, el período de la Iglesia de Cristo. Para Agustín Ap. 20:1-6 es una recapitulación de los anteriores capítulos. Agustín jamás vio una secuencia natural cronológica de los sucesos dados en el capítulo 20 de Apocalipsis y que están hilados y precedidos con los del capítulo 19 de dicho libro. Agustín interpretó literalmente los mil años del Ap. 20, pero lo realizó en una desubicada cronología, ya que reconoció el milenio con lo que entonces quedaba del sexto milenio de la historia humana, considerando que esta etapa posiblemente tendría fin en el año 650 d. C. Agustín creyó que este período acabaría con una violenta manifestación de la maldad, con la rebelión de Gog, para culminar con la venida de Cristo como juez. Por lo tanto, en esta expectativa, Agustín resiste con dureza la era del milenio terrenal después de la segunda venida de Cristo, pensando que el milenio acontecería en el tiempo entre la primera y segunda venida del Señor. Agustín de Hipona afirmó que la Iglesia es el Reino y que las promesas hechas a Israel por Dios eran inexistentes. Los oscuros y trágicos acontecimientos manifestados durante el transcurso de la historia de la humanidad nos muestran que el diablo no ha sido atado en el Abismo como Agustín de Hipona lo propuso. Como teólogo, Agustín jamás tuvo la sensatez de entender el sentido proléptico de Lc. 10:18. En estos tiempos en el que imperan en todo lugar el desorden y la maldad, es muy difícil admitir un Reinado milenario del cual se promete para los hijos de Dios hartas y preciosas bendiciones universales, de acuerdo a lo dicho por los fieles profetas de Dios en el Antiguo Testamento, promesa que se reitera en el Nuevo Testamento por Cristo y sus discípulos. Es imposible en estos tiempos de rebelión indescriptible disfrutar de las bendiciones mencionadas felizmente en un mundo atiborrado de marcado egoísmo y de colosal iniquidad. En un mundo que tiene como estandarte y corona el robo, la usura, el abuso y el escarnio, y como blasón, la muerte. ¡Cuán equivocado estaba Agustín de Hipona al respecto! Su místico idealismo, ampara su horrendo y descentrado error.

    Durante los dos primeros siglos de la Iglesia de Cristo, la doctrina que prevaleció fue la que hablaba de un Reino terrenal escatológico y literal. Los padres apostólicos enseñaron que Cristo descendería al mundo en gloria y en majestad, de la misma manera que el Señor lo profetizó primero, con el propósito de implantar su gobierno teocrático de mil años, después de juzgar a las naciones del mundo. Cristo reinará la tierra personalmente para ejercer la autoridad delegada por su Padre y Dios. El Mesías Hombre habrá de sentarse en el trono de David en Jerusalén para reinar con sus súbditos y hermanos con vara de hierro, con justicia y equidad por largura de días, en absoluta paz y dicha perpetua.

    El premilenarismo niega que el diablo se encuentre atado en la era presente de la Iglesia de Cristo. Los siguientes versos bíblicos dan testimonio de esta verdad (Hech. 5:3; 1 Co. 7:5; 2 Co. 4:3, 4; 12:7; 1 Ts. 2:18; 1 P. 5:8).

    El libro de Apocalipsis en el capítulo 20 muestra que el Satanás será atado cuando principie el Reinado milenario de Cristo, y muestra además que será desatado cuando este Reinado de mil años culmine.

    El fundamento del Reino milenario y terrenal es hallado en el Antiguo Testamento, en el pacto que Dios hizo con Abraham, en el pacto hecho con David, y en el nuevo pacto. Dios promete en estos pactos, consecutivamente, una tierra, una simiente, y la bendición para su Pueblo, para los que han creído en el por medio de la fe en Jesucristo, sea gentil o judío, porque no hay acepción de personas. Apocalipsis 20 nos dice que el Reinado de Cristo tendrá una duración de mil años. Cuando Cristo entregue el Poder y el Reino a su Padre, entonces el Nuevo Cielo y la Nueva Tierra aparecerán, en el Reino Eterno (Ap. cap. 21).

    La doctrina prelimenarista fue sostenida por la Iglesia Primitiva durante doscientos cincuenta años. Por desgracia, las bendiciones materiales predicadas con énfasis por los que creyeron en ella, como recompensa dentro del Reinado milenario de Cristo, avivaron posteriormente una conceptualización individual, patéticamente acética y corrupta en aquellos que no la aprobaron; por esta razón, el método espiritual de Agustín vino como tirano impostor para pisotear y desalojar el Reino literal de Cristo en la tierra, tal como lo enseña la Biblia. Antes del concilio de Nicea, la creencia de un milenio literal dominó en su veracidad. No fue jamás una creencia extra bíblica impuesta a conveniencia. Su realidad es tan evidente en la Biblia. Fue reconocida históricamente por los más reconocidos y apreciados maestros cristianos del pasado, mucho antes que la escuela alegórica de Alejandría hiciera ilegal intromisión para robarle su certeza y credibilidad.

    Entre los concertadores del premilenarismo del primer siglo cabe mencionar a Andrés, a Pedro, a Felipe, a Tomás, a Santiago, a Juan, a Mateo, a Aristión, a Juan el Presbítero. Todos ellos fueron nombrados por Papías. De acuerdo a las palabras de Ireneo de Lyon, Papías fue uno de los oyentes directos del apóstol Juan y mantuvo una amistad estrecha con Policarpo, devoto creyente que es nombrado en el Nuevo Testamento. Con este importante antecedente, la fiabilidad de la doctrina premilinarista es contundente. Otros que podemos mencionar son: Clemente de Roma, Bernabé, Hermas, Ignacio de Antioquía, y Policarpo de Esmirna. Los discípulos del Señor concordaron con los judíos con respecto al Reinado de Cristo en la tierra, en la primera parte del siglo primero de la era presente. Para el segundo siglo, hombres como Potino, Melito, Hegesipo, Taciano, Ireneo, Hipólito, Justino Mártir, no tuvieron ningún problema en abrigarla.

    No existió en estos dos siglos de creencia milenarista nadie que la rechazara. Esto nos lleva a pensar inequívocamente que la fe común de la Iglesia en un inicio fue milenarista.

    A continuación dejo estos testimonios antiguos a favor de la postura milenarista, mucho antes que el método alegórico de la escuela teológica de Alejandría fuera tan siquiera una simple perspectiva:

    Justino Mártir, en su «Diálogo con Trifón»:

    «Pero yo y quienquiera que, desde todo punto, sea un cristiano honrado sabemos que habrá resurrección de los muertos y mil años en Jerusalén, la cual será edificada, adornada, y ampliada, como lo declararon los profetas Ezequiel, Isaías y otros…».

    Clemente de Roma:

    «En verdad, pronto y repentinamente se llevará a cabo su voluntad como también testifican las Escrituras, diciendo: “y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis y el ángel del pacto a quien deseáis vosotros”».

    Dios les bendiga siempre.

    LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD POR APOLOGISTA SOCINIANO

    Cuadro_de_la_Trinidad_en_Percile

    Aviso importante:

    El estudio está dividido en 13 audios que son lecturas numeradas de mi folleto sobre la Trinidad, el cual puede usted encontrar abriendo el enlace que aparece abajo.

    Le sugiero que escuche los audios numerados junto con mi escrito a la mano. De este modo, si alguna palabra o texto bíblico no lo escuchó bien, el mismo escrito se lo aclarará.

     http://apologista.wordpress.com/2009/11/11/la-trinidad-%c2%bfverdad-biblica-o-invencion-humana-3/

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA (1)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA (2)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA (3)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA(4)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA(5)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA(6)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA(7)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA(8)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA(9)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA(10)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA(11)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA(12)

    LA TRINIDAD (AUDIO) POR APOLOGISTA(13)

    JESÚS COMO NUESTRO “PADRE ETERNO” (ISAÍAS 9:6)

    abide_with_meEl nombre del Mesías en Isaías 9:6 es “Padre de la Era venidera.” 7 Isaías predijo que el Mesías sería el fundador de la Era Mesiánica. En la cultura bíblica, cuando alguien empezaba algo, él era el “padre” de la misma. Así Jabal es el “padre” de los pueblos nómadas que viven en carpas y pastorean el ganado (Génesis 4:20), Jubal es el “padre” de los que tocan el arpa y la flauta (Génesis 4:21), y Abraham es el “padre” de todos los que creen (Romanos 4:11). Al decir que el Mesías era el “padre de la Era venidera” estaba claro que iba a iniciar la Era Mesiánica en el que las bendiciones de la salud, la seguridad alimentaria, y mucho más, finalmente serían restauradas en la tierra. Los discípulos lo sabían, y justo antes de su ascensión le preguntaron a Jesús si él iba a restaurar el reino en ese momento (Hechos 1:6).

    Aunque la mayoría de las versiones de traducen “… Padre de la Edad por venir…” como “Padre eterno”, esa no es una buena traducción. El único “Padre Eterno” es el Padre, Dios, a quien Jesús se dirigió como “Padre”. En ninguna Teología Bíblica Unitaria o Trinitaria es el Hijo conocido como el Padre Eterno. Significativamente, la Versión Católica Romana Douay-Rheims, de la Biblia (revisada en su forma más moderna en 1749 y aún disponible en la actualidad) dice: “… el Padre del mundo por venir. …”

    www.apologista.blogdiario.com

    www.elevangeliodelreino.org

    www.yeshuahamashiaj.org

    www.retornoalparaiso.blogspot.com

     

    LAS VERDADERAS MENTIRAS DE LA WATCHTOWER DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

    dumboWatchtower1Entre los años de 1914 y 1918 Cristo, según alegan los TJ, “bajó a su templo para ver si sus siervos estaban siendo fieles”.

    Pues bien, en la primavera de 1919-dicen ellos- fue hecha esa inspección y él encontró que efectivamente  ellos eran fieles  y dignos para confiárseles TODOS sus bienes, de modo que pudieran seguir suministrando su alimento espiritual a los domésticos. Jesús supuestamente escogió a la Sociedad Watchtower de entre todas las sectas cristianas alrededor del mundo para este propósito, y esto, debido a su registro ejemplar de suministrar el alimento correcto a su debido tiempo a la casa cristiana.

    Si éste realmente fue el caso, que entre el 1914 y 1919, la Sociedad Watchtower estaba suministrando “el alimento verdadero al debido tiempo”, o en otras palabras, instruyendo oportunamente al rebaño de Cristo, entonces nosotros podemos hacer nuestra propia inspección de esos años a y ver si esas verdades aprobadas por Jesús en 1919 aún están vigentes hoy en día o no. Usted se sorprenderá al ver el siguiente vídeo que muchas de esas verdades se han hecho simplemente humo

    EL REINO DE DIOS ES UN MENSAJE SIMPLE Y CLARO QUE HA SIDO OPACADO POR LA FILOSOFÍA GRIEGA

    resurreccion_de_jesus_2

    Por Ingº Mario A Olcese, Apologista

    Sin duda alguna, el mensaje del reino es muy simple y claro si abrimos nuestros corazones. Y es tan claro que hasta un niño puede entenderlo y participar de él. Jesús dijo que de los niños es el reino de Dios, lo que sugiere que los niños muy bien lo pueden entender sin muchas explicaciones o elucubraciones.

    Lo que sucede es que la mayoría de la personas les parece imposible que el reino de Dios sea el gobierno literal de Dios en el mundo a través de Cristo. No les entra en la cabeza que Cristo pueda estar en persona nuevamente entre los hombres, y no sobre los hombres. La Biblia es clara cuando enseña que habrá un justo que gobierne ENTRE, no sobre, los hombres en el temor de Dios, en justicia y en rectitud. Para ellos es una degradación ver al Señor nuevamente como un humano (aunque inmortal) en la tierra, pues se les ha enseñado que él es Dios, y Dios no puede permanecer siendo un humano, por más inmortal que sea. Les parece una herejía imperdonable. Es el pensamiento gnóstico de que la materia, del Griego sarx, y del Griego soma, es intrínsecamente mala y corrupta lo que  los lleva a pensar así. Años de pensamiento Griego han opacado la esperanza verdadera del reino de Cristo en la tierra por otra esperanza que se resume como ”la partida al cielo de las almas benditas”.

    Es hora de que los cristianos entiendan que habrá una RESTAURACIÓN DE TODAS LAS COSAS, Hechos 3:19-21, y esto implica esta misma tierra que habitamos, a los hombres, y a nuestra flora y fauna.

    Restauración es poner las cosas como eran al principio, y no destruir lo que Dios hizo en un comienzo. Si éste fuera el caso, entonces no queda otra cosa que pensar que Dios creó una tierra y una humanidad imperfectas. Sin embargo, las Escrituras nos dicen que todo lo Dios creó era bueno en gran manera, por lo que no se justificaría ninguna destrucción de lo que al principio se hizo, sólo una regeneración o renovación.

    La Biblia ciertamente nos habla de nuevos cielos y una nueva tierra como también de un nuevo hombre, aunque por cierto más en lo espiritual que en lo físico. El hombre es ya un “nuevo hombre” cuando se vuelve a Cristo y “nace de nuevo” por la palabra, aunque padecerá de dolencias y experimentará finalmente la muerte. Esta imperfección debido al pecado será corregida cuando vuelva Jesús y transforme a los suyos en humanos inmortales, hechos a su propia imagen.

    Creemos que el reino de Dios no significa una mudanza hacia otro lugar lejano de la tierra, en dirección al cielo, sino una nueva existencia en la tierra, donde el mal y los pecadores hayan dejado de existir, y los hombre vuelvan a vivir en armonía con Dios y su medio ambiente renovado…un verdadero retorno al paraíso terrenal, sin contaminación y sin una flora y fauna degradadas.

    El reino de Dios es una propuesta de un mundo ideal, utópico, paradisíaco, donde la humanidad sentirá los beneficios del reinado de la justicia, y donde, además, no habrá finalmente violencia, injusticias, guerras, miserias, taras genéticas, desiertos áridos, enfermedades incurables, desempleo, y muchos otros males que aquejan a la humanidad en el presente. Será el reinado del mismo Hijo de Dios y de sus santos sobre toda la humanidad por espacio de diez siglos, y luego seguirá el reino eterno del Padre.

    Estas son buenas noticias en verdad, y no esa absurda y extraña creencia de una partida al cielo a través de nuestras supuestas “almas inmortales” para estar con Dios y Cristo tocando un arpa o lira dorada por toda una eternidad. Una vida de ocio en el cielo resultaría monótona y absurda, sin duda. Dios trabaja hasta hoy, y ciertamente su Hijo, y Dios puso igualmente al hombre en la tierra para que la trabajara, tal como Él trabaja desde los cielos.

    En el reino de Cristo, los salvos trabajarán, ya no con el sudor de la frente, sino como algo muy natural, sin agotarse y sin frustrarse por los fracasos. Será una vida de permanente actividad para todos, pero con felicidad, y sin amarguras. La tierra realmente será restaurada como al principio, antes de la caída de los primeros padres, y los hombres comerán de los frutos que la nueva tierra les prodigará, de sus viñas, de sus campos, es decir, de sus propias cosechas, las cuales, seguramente, no serán destruidas por las plagas y la malas hierbas como sucede hoy. No habrá ya necesidad de insecticidades que puedan provocar el cáncer y la muerte a los hombres. Todo será bendito, pues será un mundo nuevo, regenerado, y restaurado como en el principio, antes de la caída de los primeros padres. Esto no es difícil de creer, pues nada es imposible para Dios. El dio la tierra a los hombres, y no en vano la creó, sino para ser habitada la diseñó.

    El mensaje de Cristo es precisamente éste, que el hombre puede ser restaurado en su habitat original sin las maldiciones que se traducen en el sufrimiento y la muerte de todo ser viviente.

    El tema del reino es fundamental en la prédica de Jesús, y es la razón de ser de su venida, Lucas. 4:43. El se esmeró de que la gente creyera en este mensaje esperanzador, y que a través de la fe, los hombres puedan entrar nuevamente en ese mundo ideal y maravilloso. 

    Este nuevo mundo significará la salvación de los hombres, un mundo donde la humanidad tendrá finalmente el don de la inmortalidad, cuando sus cuerpos sean cambiados por su Majestad, el Señor Jesucristo, el Segundo Adán que regresa a gobernar en el paraíso restaurado para convertirse en el ”padre eterno” (es decir, “el padre de la era venidera”) de los salvos.  ¿Le cuesta a usted mucho creer en este mensaje? ¡A mí no!

    www.apologista.blogdiario.com

    www.retornoalparaiso.blogspot.com

    www.yeshuahamashiaj.org

    www.elevangeliodelreino.org

     

    ISAÍAS 9:6, Y EL VOCABLO “DIOS” PARA EL MESIAS

    Biblia1_315207406Algunas traducciones, incluso varios producidos por los Trinitarios, no utilizan el término “Dios” para el Mesías en Isaías 9:6:

    “Maravilloso Consejero, Campión Divino, padre por siempre, el capitán de la Paz.” Byington

    “Una maravilla de consejero, un héroe divino, un padre para todos los tiempos, un príncipe pacífico”. Moffatt –

    En propósito maravilloso, en la batalla como Dios, Padre por todos los tiempos, Príncipe de la Paz.”—NEB

    “Consejero Maravilloso, Poderoso héroe, Padre Eterno, Príncipe de la Paz.” Biblia Revisada en Inglés.

    “Admirable, Consejero, Poderoso, Potentado, Príncipe de Paz, el Padre de la era por venir”.-La Septuaginta, como se encuentra en el Códice Alejandrino, traducido por Sir Lancelot CL Brenton, c. 1850.

    “Admirable, Consejero, Poderoso, Juez, Eterno, Padre, Príncipe, y la Paz”. -Sanedrín 94a, en el Talmud.

    Dos traducciones no aplican ni “Dios” ni “Padre” al Mesías:

    “El Mensajero de gran consejo, porque yo traeré la paz a los príncipes, y la salud para él.” La Septuaginta, que se encuentra en el Codex Vaticanus, publicado en 1851 por Sir Lancelot CL Brenton.

    “Consejero Maravilloso del Dios Poderoso, del Padre eterno, del Príncipe de paz”. La traducción del Tanaj del texto masorético Hebreo.

     

    ¿ES EL REINO DE DIOS DIFERENTE DEL REINO DE LOS CIELOS?

    bibliaLa respuesta es, sin duda, ¡NO!

    El Reino de los Cielos es la misma cosa que el Reino de Dios.

    Sólo que, puesto que Mateo escribe su Evangelio a una audiencia judía, él utiliza el circunloquio judío común de sustituir la palabra cielo por la palabra “Dios”.

    Así, él es el único escritor en utilizar la expresión «reino de los cielos ‘;
    Sin embargo, es idéntico al “Reino de Dios ‘

    Sólo …

    • COMPARAR

    (Mateo 4:12) Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, volvió a Galilea;

    (Mateo 4:17) Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos está cerca.

    CON

     (Marcos 1:14-15) Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 15 y diciendo: El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios está cerca: arrepentirse vosotros, y creed en el evangelio.

    • COMPARAR

    (Mateo 5:3) Bienaventurados los pobres en espíritu porque de ellos es el reino de los cielos.

    CON
    (Lucas 6:20) Y alzó sus ojos hacia sus discípulos, y dijo: Bendito sean vosotros, pobres: porque vuestro es el reino de Dios.

    • COMPARAR

    (Mateo 8:11-12) Y yo os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos. 12 Mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas exteriores: allí será el lloro y el crujir de dientes.

    CON

    (Lucas 13:28) Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abrahán, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros mismos desechados.

    • COMPARAR

    (Mateo 10:7-11) Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos está cerca. 8 sanar a los enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios… 9 no llevéis ni oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos, 10 ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni zapatos, ni de bordón: … 11 Y en cualquier ciudad o aldea donde entréis…

    CON

    (Lucas 9:2-4) Y los envió a predicar el reino de Dios ya sanar a los enfermos. 3 Y él les dijo: No toméis nada para el camino, ni palos, ni alforja, ni pan, ni dinero, ni tengáis dos túnicas. 4 Y hacéis entrar en casa, no cumplir, y de allí salen.

    • COMPARAR

    (Mateo 11:12-13) Y de los días de Juan el Bautista, hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan. 13 Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.

    CON

    (Lucas 16:16) La ley y los profetas fueron hasta Juan: desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él.

    • COMPARAR

    (Mateo 13:11) Él respondió y les dijo: Porque vosotros os es dado conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no les es dado.

    CON

    (Marcos 4:11) Y él les dijo: A vosotros es dado conocer los misterios del reino de Dios, pero a los que están fuera, todas estas cosas se hacen en parábolas
    (Lucas 8:10) Y él dijo: A vosotros es dado conocer los misterios del reino de Dios, pero a los demás en parábolas que viendo no vean, y oyendo no entiendan.

    • COMPARAR

    (Mateo 13:31) Otra parábola que puso adelante a ellos, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo:

    CON

    (Marcos 4:30-31) Y él dijo: qué haremos semejante el reino de Dios? o con qué lo compararemos? 31 Es como un grano de mostaza, que cuando se siembra en la tierra…

    (Lucas 13:18-19) Y dijo: ¿A qué es semejante el reino de Dios, y con qué lo compararé? Es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su huerto;

    • COMPARAR

    (Mateo 13:33) Otra parábola les habló él: El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.

    CON

    (Lucas 13:20-21) Y otra vez, dijo, A lo cual, compararé el reino de Dios? 21 Es como la levadura que una mujer tomó y escondió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.

    • COMPARAR

    (Mateo 18:3) y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.

    CON

    (Marcos 10:15) De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

    (Lucas 18:17) En verdad os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño en ninguna manera entrar en él.

    • COMPARAR

    (Mateo 19:14) Pero Jesús dijo: Dejad que los niños vengan a mí, y no se los impidáis porque de los tales es el reino de los cielos.

    CON

    (Marcos 10:14) Pero cuando Jesús lo vio, se fue muy disgustado, y les dijo: Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis, porque de los tales es el reino de Dios.

    (Lucas 18:16) Mas Jesús, llamándolos, dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. 

    • COMPARAR

    (Mateo 19:23-24) Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que un rico difícilmente entrará en el reino de los cielos. 24 Y otra vez os digo, es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja, que para un rico entrar en el reino de Dios.

    CON

    (Marcos 10:23-24) Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, ¡cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas!

    (Lucas 18:24-25) Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. 

     Esperemos que mediante el estudio de estas comparaciones, se pueda ver que las dos frases significan lo mismo, sólo que «reino de los cielos” es el peculiar estilo de escritura de Mateo.

    Mateo también a veces usa la expresión “reino de Dios” [Mateo 6:33, 12:28, 19:24, 21:31, 21:43], incluso como sinónimo de «reino de los cielos”, por ejemplo, Mateo 19:23-24.