15 BILLONES DE DÓLARES EN DEUDA, 45 MILLONES DE ESTADOFUNDIDENSES CON CUPONES DE ALIMENTOS, Y CERO SOLUCIONES EN EL HORIZONTE

 

¿Cómo un país termina con 15 billones de dólares en deuda? Hace 30 años, éramos un poco más de un billón de dólares en deuda. ¿Cómo en el mundo de la gente supuestamente racionales que viven en “la nación más grande en la tierra” se dejan de cometer suicidio financiero nacional al permitir que la deuda pública a punto de explotar de esa manera? Casi parece que debe haber algún tipo de ceremonia oficial en Washington DC, para conmemorar este logro. Que realmente se necesita algo especial para ser capaz de rodar hasta 15 billón de dólares de deuda. Para llegar a este nivel, nos lo pasamos a disfrutar de algunos gastos salvajes. Por ejemplo, ¿sabía usted que los EE.UU. la deuda nacional crece en más de 2 millones de dólares cada minuto? Todos los de esta deuda ha impulsado un auge sin precedentes de la prosperidad de los últimos 30 años, pero ahora que la prosperidad se está secando. Hoy en día, hay más de 45 millones de estadounidenses que están en cupones de alimentos. Estados Unidos está siendo desindustrializado a un ritmo ciego y no hay puestos de trabajo suficientes para todos. La pobreza se está disparando en todo el país, y millones de familias han perdido sus hogares por ejecución hipotecaria. Por desgracia, hay cero soluciones en el horizonte. Los líderes de los dos principales partidos políticos parece aún más despistado ahora que en años anteriores. Nos vendría bien algo de esperanza, pero la esperanza es muy escaso.

Al evaluar la salud de la economía de Estados Unidos, es importante no mirar a los números de corto plazo. Más bien, la clave es mirar las tendencias a largo plazo y los números del balance.

Por ejemplo, si una madre y un padre dio a sus hijos adolescentes un montón de tarjetas de crédito y les dijo que fueran a comprar lo que quisieran, que daría lugar a una gran cantidad de “actividad económica”, sino que también enviaría a esa familia a la asilo realmente rápido.

Bueno, básicamente hemos hecho lo mismo como una nación. Nos estamos ahogando en deuda , y la totalidad de esta deuda nos va a destruir económicamente.

Lamentablemente, el gobierno federal sigue gastando dinero como si no hubiera un mañana. En este momento, el gasto por el gobierno federal representa alrededor del 24 por ciento del PIB. Ya en 2001, representó el 18 por ciento.

Cuando se ejecuta una tarjeta de crédito, puede ser muy divertido y puede parecer que no hay consecuencias.

Pero cuando se trata de la deuda, hay siempre consecuencias. Lo que sigue es lo que el ex senador republicano Alan Simpson (de la Comisión Simpson-Bowles) hace poco que decir sobre la crisis de la deuda terrible que nos enfrentamos actualmente ….

“Es muy simple. Si vas a gastar más de lo que gana, se pierde el culo”

En los Estados Unidos, nos encanta tener el gobierno de gastar dinero en todo tipo de cosas, pero que no queremos pagar por ello.

Por lo que la deuda sólo sigue acumulando más y más.

Muchos de los republicanos dicen que el gasto en programas sociales ha salido de control. Muchos de los demócratas dicen que el gasto en el ejército ha salido de control.

Los dos tienen razón. Como ya he escrito acerca de antes , las cuentas de militares de EE.UU. cerca de la mitad de todos los gastos militares en el mundo. De hecho, el gasto militar de EE.UU. es mayor que el gasto militar de los próximos 15 países combinados .

Sí, siempre se necesita un ejército muy poderoso, pero podemos tener uno sin ir a la quiebra en el proceso.

Sin embargo, un problema aún más grande es nuestro gasto desenfrenado en los programas sociales.

Lo siguiente viene de un artículo reciente de Janet Tavakoli ….

En 1950 el gasto en programas sociales fue sólo un uno por ciento del presupuesto federal total. Conforme creció la economía, los programas sociales para incluir la Seguridad Social, Medicare, Medicaid, estampillas de comida, compensación por desempleo, de protección del trabajador con discapacidad, y programas educativos. En 1983, los Estados Unidos se retiró de una recesión fea y redujo la inflación bajo control, los programas sociales consumen 26% del presupuesto. En el año fiscal 2012, que va a comer a un estimado de 57% del presupuesto.

Decenas de millones de estadounidenses se han convertido en absolutamente adicto al dinero del gobierno. Nadie quiere “sus beneficios del gobierno” a cortar, pero nadie parece querer que sus impuestos recaudados a pagar por ellos.

Para obtener una muy buena idea de cómo los pagos de transferencia del gobierno no tiene absolutamente disparado en los últimos años, acaba de salir esta tabla .

Obviamente, el curso que estamos no es ni de cerca con el desarrollo sostenible.

Decir que la “guerra contra la pobreza” fue un fracaso sería una gran subestimación.

Cuanto más dinero parece que gastar en programas sociales, más que la pobreza parece crecer.

En este momento, hay más de 45 millones de estadounidenses en cupones de alimentos. La economía se supone que es “la recuperación”, pero el número de estadounidenses en cupones de alimentos ha crecido más de un 8 por ciento en tan sólo el año pasado.

Los cupones de alimentos son el equivalente moderno de las líneas de pan tradicional. El gobierno federal está la alimentación de un número casi increíble de los estadounidenses.

De acuerdo con el Wall Street Journal, casi el 15 por ciento de todos los estadounidenses están ahora en estampillas de comida. Esto significa que aproximadamente uno de cada siete estadounidenses es dependiente del gobierno federal para la comida.

Que no es sólo una crisis – que es una pesadilla total.

Entonces, ¿qué se puede hacer?

Bueno, ciertamente no debemos permitir que nuestra gente muere de hambre en las calles.

Sin embargo, los folletos sólo debe ser una solución temporal.

Lo que estas personas realmente necesitamos son buenos empleos. Por desgracia, nuestros “dirigentes” han creado un ambiente de negocios en este país que es muy tóxico, y que han apoyado a medida que millones y millones de buenos empleos se han enviado fuera del país. Esa es una de las razones por las que escribo sobre la locura las políticas comerciales de los globalistas una y otra y otra vez. El pueblo estadounidense debe entender que la globalización va a significar una continua pérdida de puestos de trabajo para este país y que va a resultar en la destrucción de la clase media.

Si no se va a proporcionar buenos empleos para los trabajadores estadounidenses, entonces vamos a tener que pagar más impuestos con el fin de alimentar y cuidar de ellos.

¿Pero qué sucede cuando la “red de seguridad” se rompe?

Incluso ahora, muchos de los gobiernos estatales y locales en todo el país están en la ruina y que están reduciendo la ayuda para los pobres.

El siguiente es un breve extracto de un artículo reciente sobre este tema que se colocó en el Fiscal Times ….

Durante años, cientos de miles de personas en una situación desesperada – mental o físicamente impedido, sin hogar y sin empleo, no elegibles para el bienestar federal, discapacidad, o subsidios a los alimentos – en general, podía contar con la generosidad del gobierno estatal o local para los folletos modesta de dinero en efectivo para ayudar a sobrevivir; . Bajo la rúbrica de “Asistencia General”, recibió a estos americanos por entrada y salida de pagos modesta – a menudo no más de unos pocos cientos de dólares al mes – para ayudar a sufragar el costo de los productos, incluidos alquiler, comida, ropa, papel higiénico, la aspirina, tarjetas telefónicas y boletos de autobús.

Pero en medio de la peor recesión de los tiempos modernos y el cambio de actitudes acerca de los estados pobres, muchos se han ido erosionando en los programas de asistencia general o eliminarlos por completo. Sólo 30 de los 50 estados actualmente ofrecen ningún tipo de ayuda en general – por debajo de 38 en 1989. Y justo esta semana, el estado de Washington puso fin a su “línea de vida Discapacidad” para un estimado de 18.000 a 22.000 residentes económicamente desesperada.

Lamentablemente, aún más de nosotros puede unirse a las filas de los pobres en breve. Los despidos siguen llegando.

Normalmente, los cierres de tiendas más importantes no ocurren hasta después de la temporada de vacaciones. Usted ve, la realidad es que los minoristas más conflictivas tienden a querer traer a un año más de las ventas de vacaciones antes de que finalmente cerró las puertas. Si anuncian cierres de tiendas antes de las vacaciones, que va a hacer que los compradores navideños menos probable que compren en las tiendas.

Por eso es que algunos de los anuncios de cierre de los últimos tienda han sido tan preocupante.

Por ejemplo, acaba de salir que los 46 Syms y tiendas Filene del sótano se están cerrando .

Además, Gap ha anunciado recientemente sus planes de cerrar 189 tiendas en los Estados Unidos.

Así que si esto es lo que ya estamos viendo ahora, ¿qué va a pasar después de las vacaciones?

Esa es una pregunta muy buena.

Tantos puestos de trabajo se están perdiendo en todo el país. En estos días, hay una competencia enorme para casi cualquier trabajo que esté disponible.

La gente está desesperada. Ellos sólo quieren ser capaces de pagar las cuentas y cuidar de sus familias.

El otro día, miles y miles de personas hacían cola para solicitar puestos de trabajo del casino en el sur de Florida. Escenas como ésta va a ser aún más frecuentes en los próximos años.

También lo hacen nuestros políticos tiene alguna solución?

Por supuesto que no.

El peor de los candidatos republicanos en realidad están en la parte superior de las urnas. La verdad fría y dura es que Romney , Caín y Perry son despistados cuando se trata de la economía.

Por supuesto que también podría llamar a Barack Obama “Capitán Clueless” cuando se trata de la economía. Obama sigue dando grandes discursos acerca de los trabajos, mientras que al mismo tiempo, la firma más “libre comercio” que enviará a las empresas miles de millones y más puestos de trabajo fuera del país. Incluso los directores generales en el panel de Obama la creación de puestos de trabajo está enviando un gran número de puestos de trabajo fuera de los Estados Unidos.

Obama pronunció un discurso en Washington DC hoy que ejemplifica su enfoque ni idea de la economía. Durante el discurso, Obama hizo la siguiente declaración ….

“Si el Congreso le dice que no tiene tiempo, que tiene tiempo para hacerlo. Hemos estado en la Cámara de Representantes, lo que han estado debatiendo ustedes? John, que ha estado debatiendo una moneda conmemorativa para el béisbol? Usted cuentan con una legislación que reafirma que In God We Trust es nuestro lema. Eso no es poner a la gente a trabajar. Confío en Dios, pero Dios quiere que nosotros nos ayuda a poner a la gente a trabajar “

En primer lugar, Obama no es poner a la gente a trabajar. Él ha estado ayudando a las grandes corporaciones barco puestos de trabajo fuera del país a un ritmo récord.

En segundo lugar, ¿cómo sabe lo que Dios quiere?

Una gran cantidad de gente que piensa que la frase “Dios ayuda a quien se ayuda” está en la Biblia.

Pero no lo es.

Un rato después del discurso de Obama en la Casa Blanca, el secretario de prensa Jay Carney empeoró las cosas cuando le dijo a los periodistas lo siguiente ….

“Creo que la frase de la Biblia es” El Señor ayuda a quienes se ayudan “

Pero una vez más, no hay ningún versículo en la Biblia.

Bueno, por lo que citando a un “verso misterio” de la Biblia no es tan grande de una cosa al final del día, pero este es otro ejemplo de cómo el gobierno de Obama sólo parece que no puede hacer nada bien.

Mira, todos cometemos errores de vez en cuando. Yo sé que sí lo hacen.

Pero cuando usted está equivocado acerca de casi todo casi todo el tiempo, que es un problema importante.

Especialmente cuando usted es el presidente de los Estados Unidos.

Sin embargo, tanto los partidos políticos tienen la culpa por el desastre que estamos in déficit presupuestario se disparó durante las administraciones republicanas como que tienen bajo los demócratas.

Ambos partidos políticos son responsables de nosotros es de 15 billones de dólares en deuda.

Ambos partidos políticos son responsables de 45 millones de estadounidenses están en cupones de alimentos.

Ambos partidos políticos son responsables por el hecho de que no hay puestos de trabajo lo suficiente buena.

Si Barack Obama, Mitt Romney o Rick Perry es elegido en 2012, que se va a tener más de lo mismo.

Latina se está quedando sin tiempo. Si vamos a cambiar de rumbo, tenemos que hacerlo de inmediato.

El prestatario es el sirviente del prestamista. Nos estamos esclavizando y estamos esclavizando a las futuras generaciones de estadounidenses por endeudarse tanto.

La vergüenza de los políticos que han rodado hasta la deuda tanto en nuestro nombre y la vergüenza de nosotros para seguir enviando los mismos políticos de regreso a Washington DC el tiempo después de una y otra vez.

Es tan triste ver lo que está sucediendo a Estados Unidos.

EEUU ESTÁ “SUPERQUEBRADO” Y NO LO SABE

 Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada / IAR Noticias
10/09/10

El presidente Barack Obama admitió que, si los electores de EEUU deciden su voto por la actual situación de la economía, sus correligionarios del Partido Demócrata tendrán problemas para mantener la mayoría en el Congreso tras los comicios legislativos del próximo mes de noviembre.

Antecedentes

La peor contabilidad del mundo resultó la anglosajona, cuyos engaños fueron obscenamente detectados con la colusión de la fraudulenta gasera texana Enron y la empresa contable global Arthur Andersen.

No existe rubro de la actividad de Estados Unidos que no haya sido puesto en la picota contable: desde el tamaño de su deuda en proporción al PIB –exhumada por el célebre Reporte Wegelin y que alcanza 600 por ciento (¡así, con tres dígitos!): cuatro veces las cifras “oficiales (ver Bajo la Lupa, 21/10/09)– hasta sus polémicas “reservas de oro” (ver Bajo la Lupa, 1/9/10).

En nuestro libro agotado El fin de una era: turbulencias de la globalización (Editorial Libros del Zorzal, Buenos Aires, 2007), consagramos un capítulo a “La quiebra de EU, según Kotlikoff y la Reserva Federal de San Luis”.

A Lawrence Kotlikoff, profesor de economía de la Universidad de Boston y autor del libro La tormenta generacional que viene, le dimos el crédito que se merecía, pese a que su profesión –en particular el género de teólogos neoliberales en Estados Unidos y Gran Bretaña– ha sido severamente cuestionada.

Hace cuatro años, cuando fungía como investigador de la Reserva Federal de San Luis, Lawrence Kotlikoff advirtió sobre “el colosal déficit presupuestario y la bomba de tiempo de las pensiones y la seguridad social”, que habían expuesto “una brecha fiscal de 65.9 billones de dólares”, en ese entonces “más de cinco veces el PIB de Estados Unidos y casi dos veces el tamaño de la riqueza nacional”, lo cual “lleva(rá) al país a la quiebra” (Bajo la Lupa, 21/7/06). Lawrence Kotlikoff concluía que “el gobierno de Estados Unidos está quebrado en la medida en que es incapaz de pagar a sus acreedores”.

Russia Today (4/9/10) expone en forma dramática la deuda impagable de los estudiantes desamparados para pagar su educación, que cataloga de ” esclavos laborales” debido al “adeudo de más de 830 mil millones de dólares y quienes, para colmo de males, han sido los más desprotegidos y perjudicados por el galopante desempleo.

Hechos

Pasaron cuatro años desde su histórica investigación y Lawrence Kotlikoff vuelve a la carga en un editorial para Bloomberg (10/8/10): “EU está quebrado y no lo sabemos”.

Las cosas han empeorado y hoy la brecha fiscal pasó de aquellos inverosímiles 65.9 billones de dólares a unos escalofriantes 202 billones de dólares. ¡Se quedó corto por tres veces!

Tengo que confesar que cuando leí ahora la cifra, pese a que ya había sido persuasivamente sensibilizado, creí que había sido un error de dedo: se me hacía inconcebible que la brecha fiscal se hubiera triplicado en cuatro años. Luego constaté que la “bomba Kotlikoff” había sido retomada por blogistas del más alto nivel y me percaté de que la cifra de tres dígitos era más que real: en cuatro años Estados Unidos pasó de “quebrado” a “superquebrado”, lo cual ni Obama ni el Partido del Té ni Jehová podrán resolver juntos.

Lawrence Kotlikoff lo sintetiza en forma perentoria: “Seamos realistas. Ni el gasto ni menores impuestos ayudarán al país a pagar sus facturas”.

Ahora se basa en la reciente “revisión anual de la política (sic) económica de Estados Unidos” por el FMI que, según su interpretación hermenéutica, ” pronuncia efectivamente la quiebra (¡supersic!) de Estados Unidos” en la sección 6 de los Temas selectos de julio de 2010: “Cerrar la brecha fiscal requiere un ajuste fiscal permanente por año que equivale a alrededor de 14 por ciento del PIB de Estados Unidos”.

Lawrence Kotlikoff explaya que “la brecha fiscal es el valor presente de la diferencia entre el gasto proyectado (que incluye el servicio de la deuda oficial) y el ingreso proyectado en todos los años futuros”.

El investigador de la Universidad de Boston coloca en perspectiva el significado de la brecha fiscal anual de 14 por ciento del PIB “frente a los presentes ingresos federales, que son hoy 14.9 por ciento del PIB”: por “el lado de los ingresos significa que para cerrar la brecha fiscal se requiere”, grosso modo, “duplicar en forma inmediata (sic) y permanente (sic) los ingresos personales, así como los impuestos empresariales y federales”, además de otros impuestos a la nómina laboral.

Esta “terapia de choque” es muy teórica, a fortiori, en un país convulsionado por los vaivenes electorales que se prestan a lucrar con el malestar ciudadano como le ha sucedido a Obama frente al ascenso del Partido del Té: un conglomerado de nativistas WASP (blancos-protestantes-anglosajones) que colisiona con las otras etnias y religiones abatidas por las deudas, el desempleo y hasta la persecución al estilo Arizona.

Todavía peor: Lawrence Kotlikoff calculó los datos de La perspectiva presupuestal de largo plazo de la Oficina del Presupuesto del Congreso, publicada el mes de junio, donde emergen “pasivos no oficiales (sic)” y que llevan a la cifra espeluznante de una brecha fiscal por 202 billones de dólares: ¡más de 15 veces la deuda oficial de 13.3 billones de dólares!

Después de exhumar la lingüística singular del engaño contable, Lawrence Kotlikoff tiene una paciencia mayor a la de Job en explicar por enésima vez la enormidad de la brecha fiscal: EU “cuenta con 78 millones de baby boomers (nota: la generación nacida en el intervalo de 1946 a 1964), quienes cuando se jubilen recaudarán los beneficios de la seguridad social y los seguros médicos (nota: Medicare y Medicaid), que en promedio exceden el PIB per cápita” y cuyos “costos anuales totalizan 4 billones de dólares”.

Concede que la economía de Estados Unidos será mayor en los próximos 20 años, pero insuficiente para cubrir sus pasivos reales “año tras año”.

Muy técnico, diagnostica que es lo que usualmente sucede cuando “se maneja un masivo (sic) esquema Ponzi durante seis décadas (¡supersic!) sin respiro”.

Sí, pero los “esquemas Ponzi”, al estilo del delincuente confeso Madoff, acaban por reventar.

Repite el trilema que se presenta desde hace cuatro años: 1) cortes masivos a las jubilaciones (al estilo Calderón y Alarcón, alias Lozano, en México); 2) incrementos astronómicos a los impuestos, y 3) impresión hiperinflacionaria de dólares (nota: para lo que fue llamado Ben Shalom Bernanke, alias Helicóptero, desde donde arrojará los billetes necesarios).

Lawrence Kotlikoff vaticina que su gobierno adoptará una combinación del trilema, un verdadero Catch-22, cuando “Estados Unidos se encuentra en peor condición fiscal que Grecia”.

Peter Gorenstein (Finance.Yahoo.com, 23/8/10) cita a Kotlikoff, quien sentencia que “Estados Unidos necesita una cirugía cardiaca mayor en lugar de las curitas que se han usado”.

Conclusión

Más vale que el mundo entero –que por fortuna ha entrado a la incipiente era multipolar– prepare las exequias fiscales de Estados Unidos antes de que sea arrastrado en su naufragio, lo cual tendrá consecuencias dramáticas en la geopolítica mundial, como pregona Michael Mandelbaum, profesor de la Universidad Johns Hopkins, en su reciente libro La superpotencia frugal: el liderazgo de EU en la era de la tirantez de dinero.

El mundo va que vuela a la multipolaridad plural con el ascenso prodigioso del BRIC, lo cual acelerará la “superquiebra” financiera de Estados Unidos, como aducimos en nuestro próximo libro El híbrido mundo multipolar (Jorale Editores, 2010), que presentaremos en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el próximo 4 de diciembre.

EL EVANGELIO DE LA AUSTERIDAD

 

Pobres

Decenas de millones de norteamericanos han sufrido pérdidas económicas sustanciales a raíz de la crisis económica actual. Los cristianos también, algo que está afectando de manera cada vez mayor a las iglesias y organizaciones evangélicas (INCLUYENDO LAS IGLESIAS DE LA PROSPERIDAD). Un reciente estudio del grupo Barna ha puesto cifras a la situación.

Un nuevo estudio realizado por el Grupo Barna ha demostrado que más de 150 millones personas adultas que viven en los Estados Unidos dicen haber sido afectadas por la turbulencia económica y se afirma que llevará unos años poder recuperar a la nación de sus efectos. Esta situación ha comenzado a afectar a las iglesias y a las ONGs, que han visto que el trimestre pasado sus donativos se han reducido de forma dramática. En los últimos tres meses los norteamericanos han ajustado sus finanzas y esto se nota en la reducción de diezmos, ofrendas y donaciones a las distintas Iglesias evangélicas y a diversas organizaciones cristianas. Según los estudios una de cada cinco familias (20%) han tenido que hacer ajustes a la baja en sus donativos. Los recortes en las ofrendas se evidencian más en los hogares de las clases bajas y medias (30%) y en las familias que tienen una abultada deuda económica (43%). No sorprende que un 31% de las personas jubiladas (que representan el 29% de la feligresía) y que de media han perdido un 20% de sus pensiones diezmen menos. Además hay que notar que un 29% de las personas han perdido el 20% o más del valor de sus ahorros o inversiones, lo que ha hecho que estas personas también hayan reducido de manera clara sus aportaciones económicas. Por otro lado, la crisis ha agravado la economía de las iglesias al haber asumido la ayuda a sus fieles más necesitados, ya que el estudio también indica que muchas iglesias se han dedicado a ayudar a sus miembros para que afronten la crisis actual. En relación al apoyo recibido ante la situación existente, el 78% de los protestantes afirman sentirse respaldados por su congregación y el 64% de los católicos entrevistados también.

Me supongo que ahora inventarán un nuevo evangelio que lo llamarán “El evangelio de la austeridad”.

Fuente: entreCristianos. Redacción: ACPress.net