LA RAZÓN DEL MAL EN EL MUNDO

EL PERMISO DEL MAL Y EL AMOR DE DIOS 

Por Ing° Mario A Olcese (Apologista)                  

¿Por qué existe el mal en nuestro mundo? ¿Tiene sentido que un Dios de amor tolere el pecado y el mal en la tierra por tanto tiempo? Estas preguntas son oportunas y razonables en todo hombre pensante, pero creo que el permiso del mal claramente sirve a los propósitos de Dios para algo más grande que sólo probar la fidelidad de los hombres… ¡sirve para enseñarles EL CARÁCTER AMOROSO Y MISERICORDIOSO DIOS PARA CON LOS PECADORES! Y es que a Adán y Eva les faltaba conocer a Dios. No sabían que Dios es infinitamente misericordioso. La Biblia dice que la creación del hombre, del planeta tierra, y del universo, DEMOSTRABA que Dios es Todopoderoso y Sabio, pero no manifestaba Su gran AMOR y MISERICORDIA para los infortunados pecadores. Recuérdese que en ningún momento los primeros padres apelan a la misericordia de Dios para obtener Su perdón cuando cayeron en desgracia.          Según Pablo, a Dios se le “conoce” por las cosas que Él hizo (Romanos 1:19,20), pero él NO está diciendo que se  pueden conocer los atributos morales y espirituales de Dios por las cosas que Él creó, sino más bien Su “ETERNO PODER” y “DEIDAD”. Definitivamente con la creación NO SE PUEDEN CONOCER LOS SENTIMIENTOS Y PROPÓSITOS MÁS RECÓNDITOS DE DIOS, ¡es imposible saberlo! Es como pretender conocer el carácter de un ingeniero por la casa que edificó, o el de un alfarero por la cerámica que hizo con sus manos. Lo máximo que podríamos saber es su inteligencia y buen gusto, pero: ¿sabremos si son buenos padres, fieles esposos, dóciles, sobrios, mansos, humildes, comprensivos, sabios, respetuosos, tolerantes, templados, etc? ¡Es imposible saberlo! De igual modo, los hijos NO pueden conocer a sus padres si estos NO DEMUESTRAN A SUS HIJOS SU CARÁCTER O PERSONALIDAD CON ACTITUDES, como por ejemplo: El cariño que les brindan, la atención prestada, la manutención permanente, la instrucción que les inculcan, el buen ejemplo que les dan, etc. Un padre de familia no puede esperar que sus hijos le amen y obedezcan si antes éste no se SACRIFICA por ellos y los ama con buenas acciones. Los padres deben darse enteramente por su familia para que puedan cosechar buenos hijos, útiles a la sociedad.  

El Sacrificio de Jesucristo          

Lo mismo ocurre con Dios, el PADRE. Él se había propuesto DEMOSTRAR, de manera clara y contundente, Su carácter amoroso y misericordioso para con los hombres a través de un ACTO extraordinario y ÚNICO. Dios daría en SACRIFICIO a su propio Hijo Unigénito para la salvación de la humanidad. El texto clave es Romanos 5:10 que dice: Mas Dios MUESTRA (o “DEMUESTRA”, según otras versiones) SU AMOR CON NOSOTROS, en que siendo pecadores, CRISTO MURIÓ POR NOSOTROS”. Por su lado, el mismo Señor Jesucristo dijo: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). ¿Entiende ahora que la única forma de poder saber que Dios tiene un “corazón de oro” es por medio de la entrega que Él efectuó de Su amado Hijo Unigénito, Jesucristo, para su inmolación en la cruz del Calvario a favor de los pecadores? Dios DEMOSTRÓ que realmente amaba al hombre y que quería redimirlo. Ahora nadie podrá alegar que Dios es severo, duro e inflexible. Imaginémonos por un momento cómo se habrá sentido Dios al ver a Su Hijo muriendo en la Cruz. Pero Él nos dio a Su Hijo para salvarnos y así arrebatarnos de las garras del Diablo. ¡Qué extraordinario acto de amor y desprendimiento por todos nosotros de parte de Dios y de Su Hijo!¡Ambos nos amaron! (Ver Efesios 5:2). Si la primera pareja humana no hubiera caído en desgracia, entonces no hubiera sido necesario que Dios mandara a su Hijo al mundo, y en consecuencia NUNCA HUBIERAMOS CONOCIDO EL AMOR DE DIOS Y DE CRISTO POR TODOS LOS HOMBRES. ¿Se imagina usted si Cristo no hubiera muerto por nosotros?¿ Hubiera podido realmente amar a Dios y a Su Hijo? ¡Piénselo por un rato! Tal vez usted sólo le tendría un respeto reverente al Creador, pero no necesariamente amor. Dios permitió la caída humana para demostrar su AMOR a los hombres. También Dios permitió la REBELIÓN satánica, porque sin este maligno espíritu, ¿quién habría tentado a la primera pareja humana? El diablo, sin saberlo, ¡sirvió a los propósitos de Dios! Ahora todo hombre sensato tiene todo el motivo del mundo para adorar y amar a Dios con todo su ser, recordando siempre lo que Él hizo por nosotros, al entregarnos a su único Hijo para nuestra redención. Pero como siempre digo, el Dios de la Biblia es un Dios único que se reveló al hombre por Su Hijo para que lo conozcamos de verdad. ¡Qué gran bendición tenemos realmente de poder decir que conocemos a Dios para vida eterna! “Y esta es la vida eterna que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan17:3). 

www.yeshuahamashiaj.org

 www.elevangeliodelreino.org 

www.esnips.com/web/BibleTeachings

Anuncios

EL REINO DE DIOS PARA LOS HEBREOS

Por Ing°. Mario A Olcese (Apologista) y Juan Baixeras 

El evangelio Reino de Dios del Judío Jesús

El Señor Jesucristo dedicó la mayor parte de su tiempo predicando el evangelio del Reino de Dios a sus paisanos Judíos. Y sabemos por las Escrituras que Él comenzó su ministerio anunciando que el reino de Dios se había acercado y que para participar de él la gente debía prepararse, arrepintiéndose de sus pecados. Pues bien, es interesante descubrir que Jesús empezara anunciando a sus interlocutores que el Reino de Dios se había acercado sin dar previas explicaciones de lo que éste se trataba. Esto nos sugiere que el reino de Dios era algo que sus paisanos conocían muy bien y que estaban esperando desde hace mucho tiempo, pero que ahora se estaba haciendo una realidad al acercarse con la presencia del mensajero-rey de Dios.Es entonces necesario que todo estudiante de la Biblia halle el significado del reino de Dios a través del pensamiento de aquellos Judíos contemporáneos de Jesús, y de los judíos que profetizaron de este evento extraordinario muchos siglos antes de que él naciera en Belén.

El Error que nubla el verdadero Reino de Dios

Sabemos que los Judíos del primer, segundo, y tercer siglos estuvieron fuertemente influenciados por el pensamiento Gnóstico prevaleciente es sus tiempos. Los Gnósticos no eran precisamente cristianos ortodoxos, sino creyentes en un Cristo que más parecía una figura Griega que humana. Para algunos el Cristo Helénico era un hombre mitad humano y mitad Dios como el mitológico Heracles, hijo del dios Zeus y la humana Alcmena. En la mitología romana era Hércules. Y para los gnósticos, el Cristo no era realmente un humano, sino que tenía la apariencia de humano. Esta secta consideraba a la materia como esencialmente mala, y por eso no podían concebir que el Redentor fuera un humano de carne y huesos. Estos pensaban que el conocimiento (Gr. Gnosis) que ellos poseían les permitiría escapar de la prisión de la carne y partir con la muerte a otro plano  o esfera (pleroma o proto cielo) a través de sus almas inmortales. Para los Gnósticos sería inconcebible que el Cristo morase y reinase como hombre en su reino desde Jerusalén, y menos, por un milenio. La creencia o la meta de los Gnósticos era partir a otro lugar o plano existencial, dejando atrás el cuerpo para vivir como seres incorpóreos (o almas inmortales). Su creencia tenía visos claros de la influencia del pensamiento de Platón y de otros pensadores o filósofos paganos de la Grecia antigua.Es por tanto necesario que aceptemos o creamos en el evangelio del reino de Dios respetando la prístina creencia que de él tuvieron los patriarcas, los profetas, Cristo, y los apóstoles. Ninguno de ellos pensó en el reino de Dios según el concepto de los Griegos o de los llamados gnósticos. Al contrario, el apóstol Pablo llamó al conocimiento gnóstico como “la falsa ciencia o gnosis” (1 Timoteo 6:20: Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe).

Promesas de Dios a los Padres:

El concepto Hebreo empieza con las promesas que Dios le hizo a Abraham  en Génesis 12:3, Génesis 13:14-15 & Génesis 17:7-8.  Estas promesas también fueron hechas a Isaac (Génesis 26:4) y a Jacob (Génesis 28:14) los cuales son el hijo y el nieto de Abraham.  Estos tres también son conocidos como los patriarcas.Génesis 12:3  Y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.”Esto es una referencia al Mesías (Jesús).  Dios le prometió a Abraham que a través de su descendencia vendría alguien por el cual el mundo sería bendecido (salvo).  Pablo lo confirma en Hechos 3:25-26:“Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra.  A vosotros primeramente, Dios habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que os bendijese.” La segunda promesa tiene que ver con la tierra.  Las familias que serán bendecidas son las familias de la tierra.  Y es en la tierra que las familias serán bendecidas.  Dios específicamente le promete a Abraham la tierra (o nación, como se le refiere en algunos casos) como su herencia.Génesis 13:14-15: “Y Jehová dijo a Abraham: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente.  Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.” Génesis 17:7-8: “Y estableceré mi pacto entre mí y tu, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, en pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti.  Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti la tierra que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos.”El Mesías vino a confirmar y a proclamar las promesas hechas a Abraham, Isaac y a Jacob.  Esta es la razón por la cual Jesús vino. Como consecuencia de su muerte nuestros pecados son perdonados (somos bendecidos), y a través de su gobierno como nuestro rey en la tierra (La segunda venida de Jesús), Abraham y sus descendientes (los resucitados en Cristo) heredarán la tierra como su heredad perpetua.Romanos 15:8: “Pues os digo, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para CONFIRMAR las promesas hechas a los padres.”¿Qué promesa?  Que Abraham y sus descendientes serían herederos del mundo.Romanos 4:13: “Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la PROMESA de que sería HEREDERO DEL MUNDO, sino por la justicia de la fe.”

La promesa de Dios a David:

También es oportuno señalar que Jesús no es sólo el descendiente de Abraham, sino también del mismo rey David (Mateo 1:1). ¿Y qué importancia tendría que Mateo remarque que Jesús es el hijo de David? En primer lugar, los israelitas estuvieron gobernados por jueces por algún tiempo hasta que le pidieron a Samuel tener un rey como tenían los demás reinos a su alrededor. Es así como Dios ungió  a Saúl, luego a David, a Salomón, y a los demás reyes Judíos hasta Sedequías, el último rey que tuvo Judá, y que fuera depuesto por su desviación hacia la idolatría en el 587 AC. Sin embargo, a través de Ezequiel, Dios prometió restaurar el reino davídico suspendido a través de un varón descendiente de David, y a él el Señor le entregaría el cetro, la tiara y la corona (Ezequiel 21:25-27: “Y tú, profano e impío príncipe de Israel, cuyo día ha llegado ya, el tiempo de la consumación de la maldad, así ha dicho Jehová el Señor: Depón la tiara, quita la corona; esto no será más así; sea exaltado lo bajo, y humillado lo alto. A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto no será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y yo se lo entregaré).  Recordemos que a David Dios le dijo que no faltaría varón que se sentara sobre su trono. Y todos sabemos que ese varón es el Señor Jesucristo, el rey de los Judíos, que reclamará el trono que por derecho le corresponde.¿Entonces qué vino a proclamar Jesús?  ¡El reino de Dios!

Lucas 4:43: “Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado.”Como pueden ver, Jesús vino a confirmar las promesas que Dios hizo a Abraham  y a proclamar el reino de Dios, Jesús está proclamando lo que vino a confirmar.

1 Corintios 6:9: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios?”A Abraham se le prometió que él heredaría el mundo.  En el versículo arriba dice que los injustos no heredarán el reino de Dios.  La palabra clave es “heredar.”  Heredar el reino de Dios es heredar el mundo.  El reino de Dios es el mundo bajo el gobierno de Dios a través de Su Mesías, Jesús.El reino de Dios = Las promesas que Dios le hizo a los patriarcas y a David.Entrada al reino de Dios es la meta cristiana.  Este es el galardón que Dios le ha prometido a los seguidores de Cristo. 

Gálatas 3:29:“Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.” ¿Qué promesa?  Que Abraham y su descendencia serían herederos del mundo.

 Romanos 4:13: “Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.”

Se supone que nosotros heredemos el mundo junto a Abraham.  Por nuestra fe en Cristo estamos considerados descendientes de Abraham y herederos de la misma promesa.  Con Cristo como nuestro rey, reinaremos en la tierra.  Apocalipsis 20:4 dice: “Y vivieron y reinaron con Cristo por mil años.”

¿Dónde reinaremos con Cristo?  Apocalipsis 5:10 nos dice la respuesta: “Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.”

 El reino de Dios es el tema de la Biblia entera.  Empezó con las promesas que Dios le hizo a Abraham.  Cada profeta ha tenido que decir algo de este tema.  Dios a través de los profetas añadió mas detalles hasta que Jesús llegó para confirmar y proclamar el reino de Dios, no solamente a los judíos, sino al mundo entero (bendiciones, Génesis 12:3).  Abraham y sus descendientes nunca han poseído el mundo.  Ellos todos murieron en fe (Hebreos 11:13), y por eso es que habrá una resurrección, para que las promesas de Dios sean cumplidas.  ¿Cuándo sucederá la resurrección?  En los últimos días de este siglo, en la venida de la nueva era (que se inaugurará en el regreso de Jesús).  Es aquí cuando Abraham y sus descendientes serán herederos del mundo.

Lucas 20:35: “Mas los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos.

¿Es este el mensaje que Usted ha creído y hecho suyo?

La pregunta que le hago a usted ahora es: ¿Ha aceptado realmente este evangelio original o ha creído en otro que le resulta más “celestial y espiritual”? Recuerde, la creencia en un evangelio falso no lo salvará. Es como tomar un remedio que no es el indicado. Recuerde, Pablo dijo que no prestásemos atención a los evangelios falsos, y que aquellos que los predican son anatemas (Gál. 1:6-10 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema”). Es como creer en “otro Jesús”. Si usted dice creer en Jesús, pero ese Jesús que ha creído es otro Jesús, ¡usted no se salvará! (2 Corintios 11:4,3 Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis. Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo). Los Gnósticos habían creído en un “Jesús diferente”, así como en un “reino de los cielos” diferente. En la perspectiva gnóstica “el Reino de Dios” está dentro de nosotros, porque de acuerdo a  ellos, somos parte de la esfera divina”. Ellos enseñaban que  los hombres, en su ser auténtico, en su yo profundo, eran divinos, y eran parte del mundo divino. Y es justamente esta creencia gnóstica que toman los católicos y evangélicos al decir que el reino está dentro de cada creyente. Pero en la perspectiva Judeo-cristiana, el reino de Dios no está dentro del hombre, sino entre los hombres, y es precisamente la persona de Cristo (figura de dicción ‘Sinecdoque’: Una parte por el todo) que en su primera venida estaba entre los hombres mostrando las bondades del reino futuro, y que finalmente lo consumaría en su parusía cuando lo estableciera en la tierra para reinar entre los hombres (Luc. 17:21).     

WWW.YESHUAHAMASHIAJ.ORG

www.elevangeliodelreino.org

PISARÁ REALMENTE NUESTRO SEÑOR LA TIERRA OTRA VEZ?

 Por Ing° Mario A Olcese (Apologista) 

Lo que los ángeles Anunciaron 

En Hechos 1:11 los ángeles anuncian a los discípulos, quienes instantes antes habían visto al Señor subir al cielo, lo siguiente: “Varones Galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? ESTE MISMO JESÚS, que ha sido tomado de vosotros al cielo, ASI VENDRÁ COMO LO HABÉIS VISTO IR AL CIELO”. Aquí se profetiza que el mismo Jesús resucitado, que había permanecido con sus discípulos 40 días en la tierra (Hechos 1:3), volverá DE LA MISMA FORMA O MANERA EN QUE SE HABÍA IDO AL CIELO. Esto se explica de este modo. Según el verso 12, Jesús había ascendido al Padre desde el MONTE DE LOS OLIVOS, hasta que una nube lo tapó de la vista de los discípulos (v.9). Ahora bien, Jesús, al volver, descenderá del cielo a las nubes del cielo, y de las nubes del cielo AL MONTE DE LOS OLIVOS (Zacarías 14:4). Si Jesús al volver, sólo se quedara en las nubes, sin descender hasta el Monte de los Olivos, entonces JESÚS NO ESTARÍA EN VERDAD VOLVIENDO DE LA MISMA MANERA COMO ÉL SE FUE, O COMO LO HABÍAN VISTO IRSE SUS DISCÍPULOS.  

Si una persona hubiera podido tomar una película de ese magno suceso de la ascensión d Jesús al cielo, y luego pusiera en reversa o retroceso la película, entendería exactamente cómo será el futuro regreso de Jesús al mundo. No obstante, no precisamos del auxilio de una cámara de video o de una película para entender lo que explicamos. Aceptemos el hecho de que la ascensión de Jesús al cielo NO comenzó en las nubes, sino en EL MONTE DE LOS OLIVOS. ¿No es interesante que el profeta Zacarías diga que sus pies se posarán nuevamente en el Monte de los Olivos y éste se partirá en dos?¡Esto no sucedió en la primera venida de Cristo! (Leer Zacarías 14:4). 

Lo que Jesús dijo en Mateo 5:34,35 nos lleva  la conclusión de que Cristo hará de Jerusalén su ciudad real…¡Su trono!. El profeta Jeremías dice que en aquel tiempo (de la restauración del reino) llamarán a Jerusalén TRONO DE JEHOVÁ (3:17). El Salmo 67:4 dice que Dios pastoreará a las naciones EN (no “DE”) la tierra. En Apocalipsis 5:10 leemos: “Y los has hecho reyes y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra.” En Apocalipsis 20:4,6 dice que estos reyes y sacerdotes reinarán con Cristo mil años en la tierra. 

En el Salmo 122:3-5 encontramos la información de que los tronos de los “reyes y sacerdotes” estarán en Jerusalén. Por tanto, el trono del “Rey de reyes” estará también allí. Jesús dijo que “Jerusalén es la ciudad del gran Rey” (Mateo 5:34,35). 

En Juan 14:2,3 el Señor Jesús prometió a sus discípulos que ellos estarían con él en la tierra de Israel. Él dijo: “PARA QUE DONDE YO ESTOY (la tierra de Israel) vosotros también estéis”. Y en la profecía de Jeremías 23:5 leemos: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia EN LA TIERRA” ( También 33:15). Y en Romanos 4:13 dice que Jesús será “EL HEREDERO DEL MUNDO.” 

Según el Salmo 37:29 “Los justos heredarán la tierra, y vivirán para siempre sobre ella”. Ahora bien: ¿Es Jesucristo el MAYOR JUSTO? ¡Sí! (Leer 1 Juan 2:1). Y si Jesús es también JUSTO, ¿qué heredará él y dónde vivirá? ¡La tierra y en la tierra!. En el Salmo 85:9 se complementa lo anterior diciendo que LA GLORIA HABITARÁ LA TIERRA. Y, ¿cuál GLORIA? ¡La gloria del Señor Jesucristo! (Mateo 16:27; 24:30; Juan 1:14; 17:24; Colosenses 3:4). Por tanto: ¡Jesucristo habitará en la tierra! 

En 2 Samuel 23:3 dice: “El Dios de Israel ha dicho: Habrá un justo que GOBIERNE ENTRE (no “SOBRE”) LOS HOMBRES, que GOBIERNE  en el temor de Dios.” Sí, Jesús será aquel justo varón que gobierne en medio o entre los hombres en este planeta. ¡Eso dice la Biblia! Además, David dice en su Salmo 140:13 que LOS RECTOS morarán o habitarán en la presencia del rey. Pero: ¿Dónde morarán LOS RECTOS en la presencia del rey? No puede ser el cielo porque Salomón escribió en Proverbios 10:30: “EL JUSTO NO SERÁ REMOVIDO JAMÁS; pero los impíos NO HABITARÁN LA TIERRA.” La conclusión lógica y bíblica es que los rectos habitarán la tierra y estarán en la misma presencia del rey en la tierra. Dice Salomón: “LOS RECTOS HABITARÁN LA TIERRA, Y lOS PERFECTOS PERMANECERÁN EN ELLA.” (Proverbios 2:21). ¡Aquí está la evidencia! Y, ¿Quiénes son los PERFECTOS que permanecerán en la tierra? ¡Los cristianos! (Leer 2 Timoteo 3:17; Colosenses 1:28). 

Jesús dice que “los mansos heredarán la tierra” (Mateo 5:5),. Pero más adelante dirá: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mi, QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN…” (Mateo 11:29). Notemos que Cristo es también el mayor MANSO del mundo. Esto quiere decir que él HEREDARÁ LA TIERRA (comparar con Romanos 4:13). Él fue claro al decir que “los MANSOS heredarán la tierra (¡no el cielo!).”  www.yeshuahamashiaj.org (Inglés y Español)