¿QUÉ RELACIÓN TIENE EL EVANGELIO DEL REINO Y EL EVANGELIO DE LA GRACIA?

¡La Verdad que predicadores como Tito Martínez desconocen por causa de la Tradición! 

“…PARA DAR TESTIMONIO DEL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS”

(Hechos 20:24)

Por Ing° Mario A Olcese Sanguineti (Apologista) 

¿Cuántos Evangelios Hay en la Biblia?

Hay muchas personas que creen que el evangelio de Pablo es el evangelio de la gracia de Dios (Hechos 20:24), mientras que el evangelio de Jesucristo es el evangelio del reino de Dios (Marcos 1:1,14,15). También se dice que Pablo predicaba su propio evangelio de la gracia a los gentiles (Romanos 2:16), mientras que Cristo predicó el suyo propio para los Judíos llamado “el Reino de Dios” (Marcos 1:1, Lucas 4:43). Pero, ¿es posible que existan dos o más evangelios en la Biblia? ¿Predicó Pablo un evangelio diferente para los gentiles que nada tenía que ver con el Reino de Dios? 

En primer lugar, el propio apóstol Pablo admitió que sólo había un solo evangelio en la Biblia. Sus palabras son las siguientes: 

“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo, para seguir un evangelio diferente. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado sea anatema.” (Gálatas 1:6-9). 

Tome nota el lector que Pablo afirma que no hay otro evangelio que el evangelio de Cristo. El no está diciendo por ningún lado que existe un evangelio para los Judíos y otro para los gentiles. El es claro al decir que sólo hay un evangelio—¡el evangelio de Cristo! De modo que podemos concluir que el evangelio de Pablo era exactamente el mismo evangelio que había predicado Cristo a los Judíos antes que él. En los versos 11 y 12 Pablo añadirá: “Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio predicado por mi, no es según hombre; pues yo no lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.” De modo que fue el propio Jesucristo glorificado quien le enseñó a Pablo el verdadero y único evangelio bíblico. 

El Singular Evangelio de Jesucristo 

“Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios (Marcos 1:14). En Lucas 4:43 Jesús revela lo siguiente: “Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del Reino de Dios porque para esto he sido enviado”

En estos dos pasajes, aunque hay muchos otros, se dice que el evangelio de Cristo es el Reino de Dios—¡el evangelio del reino de Dios! De modo que acá tenemos un evangelio que consiste en el Reino de Dios. Trágicamente algunos falsos maestros de la “madre patria” sostienen que el Reino de Dios no es el evangelio, sino más bien, que éste procede del Reino de Dios. Es decir, afirman que el evangelio es del Reino o familia de Dios—¡la iglesia!  Ellos dicen que cuando la Biblia menciona “el evangelio del reino de Dios”, esa locución significa que el evangelio procede de la iglesia o reino de Dios”. Ellos no creen que el evangelio tiene que ver con algo llamado “el Reino de Dios”. Pero, ¿cómo podría proceder el evangelio de una iglesia aún inexistente en el momento en que Jesús comenzaba su ministerio? 

Ahora bien, si seguimos la lógica de estos maestros, tendríamos que concluir también que cuando la Biblia nos habla del evangelio de la paz (Efesios 6:15), o del evangelio de vuestra salvación (Efesios 1:13), o del evangelio de la gracia, este evangelio único “procede” de la paz, de la salvación y la gracia. Pero, ¿puede el evangelio proceder de la paz, de la salvación, y de la gracia?¿No sería más sensato concluir que el evangelio consiste en la paz, en la salvación y en la gracia? Aplique este mismo principio al evangelio del reino de Dios y verá que el evangelio consiste en el reino de Dios y no que procede del reino de Dios. En este punto el Sr. Tito Martínez está muy confundido, porque él insiste tercamente que el evangelio del reino es el evangelio que procede del reino o familia de Dios, y esto no es así, como ya lo he demostrado arriba.  

¿Qué era el evangelio de la Gracia de Pablo? 

En Hechos 20:24 (note el verso 24) el apóstol Pablo dice que él fue comisionado “…Para dar testimonio del Evangelio de la gracia de Dios”. ¿Pero puede el evangelio de la gracia pasar por alto el reino de Dios? No lo creo. Observe que en el siguiente versículo, (el 25), Pablo no ignora el reino de Dios cuando dice: “y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el REINO DE DIOS, verá más mi rostro. Y en El verso 27 agrega: Porque no he rehuido de anunciaros todo el consejo de Dios.. Pues bien, si juntamos los versos 24, 25, y 27 veremos que el evangelio de la gracia de Pablo era el Reino de Dios o todo el consejo de Dios. Así, pues, para Pablo el evangelio de la gracia y el evangelio del reino son sinónimos. Esto es indiscutible. Pablo jamás enseñó que el evangelio de la gracia consistía exclusivamente en el principio de que somos salvos por fe  sin las obras de la ley. Aunque es verdad que Pablo habló de que somos salvos por la fe y no por las obras (Romanos 3:28), él tuvo en mente ‘el reino de Dios’ por la frase “el evangelio de la gracia”, como ya quedó demostrado en la parte arriba. Más adelante seguiremos mostrando que el evangelio de la gracia incluye otras cosas importantes. 

La gracia venidera con la Reaparición o Revelación de Jesús  

Muchos estudiantes de la Biblia, como el Sr. Tito Martínez,  no se han puesto a reflexionar que Pablo mencionó una gracia futura o venidera  en 1 Pedro 1:13. Este crucial versículo nos dice lo siguiente, y por favor presten mucha atención a sus palabras: “Por tanto, ceñid vuestros lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en LA GRACIA QUE SE OS TRAERÁ CUANDO JESUCRISTO SEA MANIFESTADO. ¡Qué interesante es esto! Hay una gracia que se nos traerá, un don o dádiva que nos traerá Jesucristo en su segunda venida. Recordemos que Pablo predicó el evangelio de la gracia. Ahora tenemos una gracia que vendrá con Cristo en su segunda venida. En los versos 4,5,9 (el contexto) podemos descubrir lo que es esa gracia que nos traerá el Señor y que está reservada por ahora en los cielos:  “para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, RESERVADA EN LOS CIELOS para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar LA SALVACION que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero…obteniendo el fin de vuestra fe, que es vuestra SALVACION (nuevamente versos 4,5,9). Esa gracia no es otra cosa que la salvación que nos traerá Jesucristo al darnos herencia de algo. He aquí la prueba: 

En Mateo 25:31,34 leemos que Jesús, al volver, les dará a los suyos herencia en el reino, herencia que significará la salvación de los hombres. Dicen estos versículos, así: “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria…entonces el rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el Reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo”. Este es otro aspecto de la gracia que pocos entienden: ¡nuestra salvación dentro del reino de Cristo que se manifestará en su revelación gloriosa!  He aquí la segunda prueba: 

La Petición por la Salvación de un Joven Rico a Jesús: 

En la entrevista de un joven rico con Jesús descubrimos que la salvación postrera (=la gracia venidera) está estrechamente ligada con la herencia del Reino de Dios que Cristo traerá en la parusía. Dice Mateo 19:16-25: “Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué haré para tener la vida eterna? El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno; Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos…el joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el Reino de Dios. Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el Reino de Dios. Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?”

Ahora observe el lector las 3 frases resaltantes en este singular diálogo del rico con Jesús: Vida eterna’, ‘Reino de Dios’, y ‘ser salvo’. Nosotros muy bien podemos concluir que la salvación no es otra cosa que entrar en el reino de Dios con vida eterna (S=R+V).

Regresando a Pedro, él claramente afirma que hay una gracia venidera que traerá Jesucristo en su revelación, y esa gracia tiene que ver con la salvación venidera que se completará en nosotros (ver 1 Pedro 1:4,5,9,13). Así que hay una gracia o salvación completada para nosotros cuando Cristo vuelva y nos la traiga. El traerá su reino y se los dará como herencia a su iglesia para que sea completada su salvación. Recuerde que la salvación es tener vida eterna en el Reino de Dios como ya lo demostramos arriba. Así que el evangelio de la gracia es el evangelio de nuestra salvación en el reino de Dios con vida eterna. Por tanto podemos decir que el evangelio del Reino (Mateo 24:14) tiene que ver con el evangelio de la gracia venidera (Hechos 20:24) y que es lo mismo que el evangelio de nuestra salvación (Efesios 1:13) y que el evangelio de la gloria de Cristo (2 Cor. 4:4), pues la gloria y el Reino vienen juntos y muy unidos (1 Tes. 2:12). 

Además, es interesante lo que Pedro dice en 1 Pedro 5:12: “…os he escrito brevemente, amonestándoos, y testificando que ÉSTA ES LA VERDADERA GRACIA DE DIOS, EN LA CUAL ESTÁIS. ¿Cuál podría ser esa verdadera gracia a la que se refería Pedro, y en la cual estaban sus hermanos en la fe? La única forma de descubrirlo es leyendo toda su primera epístola, y podremos descubrir lo siguiente: 

1.- Eran ya renacidos para una esperanza viva para una herencia incorruptible, reservada en los cielos para nosotros. (1 Pedro 1:3,4). ¡Esto se relaciona con el reino! (compare la palabra ‘herencia’ de 1 Pedro 1:3,4 con ‘heredad’  de Mateo 25:31,34, y ‘herederos’ de Santiago 2:5). ¡Todas tienen que ver con el Reino!. 

2.- Que estaban guardados para alcanzar salvación en el día postrero (1 Pedro 1:5). ¡Esta salvación está asociada con el Reino también! (Mateo 19:16-25) 

3.-Que fueron rescatados de nuestra vana manera de vivir que heredaron de sus padres por la sangre de Cristo en la cruz (1 Pedro 1:18,19). 

4.- Recibieron la purificación de sus almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu (1 Pedro 1:22). Sabemos que de los puros de corazón verán a Dios una vez que baje la nueva Jerusalén en el reinado milenario. 

5.- Fueron renacidos por la Palabra que vive y permanece en el creyente (1 Pedro 1:23). Este renacimiento está relacionado con el Reino de Dios, ya que el que no “nace de nuevo” por el agua (La Palabra) no podrá ver ni entrar en el reino (Juan 3:3,5). 

6.- Eran un linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios (1 Pedro 1:9). Esto también está asociado con el Reino de Dios del milenio, ya que seremos reyes del Reino milenario de Cristo. 

7.- Eran herederos de bendición (1 Pedro 3:9). 

8.- Andaban en buena conducta (1 Pedro 3:16). Esto también está asociado con el Reino de Dios ya que los de mala conducta no lo heredarán (Gálatas 5:19-21). 

9.- Andaban en amor, hospitalarios, sobrios, y fieles orantes (1 Pedro 4:7-9). 

10.- Estaban gozosos de los padecimientos por Cristo (1 Pedro 4:13). Este padecimiento está asociado con el reino futuro, pues si padecemos por Cristo, reinaremos con él ( 2 Timoteo 2:12). 

11.- Participaban por fe de la gloria que será revelada en la parusía (1 Pedro 5:1). Para entonces recibirían la corona incorruptible de gloria (1 Pedro 5:4,10). Esto se relaciona con el reino futuro, ya que al venir Cristo, nos dará nuestras coronas de reyes. 

Podemos ver que estar en la gracia es estar expedito para heredar el Reino de Cristo. Es participar hoy de la gloria del reino que será revelada en el futuro en su real dimensión. 

Definitivamente no hay salvación completa sin el reino de Cristo. Esta salvación en el Reino de Cristo es el aspecto fundamental de la gracia que vendrá con Cristo en su segunda venida, para completar la salvación de los creyentes que permanecen fieles a él. 

Entonces, es evidente que el reino de Cristo tiene mucho que ver con el evangelio de la gracia de Pablo. De manera que todos aquellos que no quieren ver esta verdad prístina de la Biblia han sido engañados por Satanás. La gracia tiene un aspecto futuro o venidero, y sabemos que la herencia del reino es todavía venidera o futura, una herencia que se completará con la venida del Rey de gloria para arrebatar a los suyos e introducirlos en su reinado milenario (Mateo 25:31,34).  

La Iglesia primitiva predicaba un nuevo rey y reino: 

Una de las doctrinas bíblicas más importantes de la Iglesia apostólica fue la proclama de que Cristo es el futuro Rey mesiánico. Sabemos que el evangelismo de Pablo incluía la venida del Rey y de su Reino glorioso (1 Tes. 2:12; Hechos 238:23,30,31).

También leemos en Hechos 17 sobre la predicación de los primeros cristianos, lo siguiente: 6 “Pero como no los encontraron, arrastraron a Jasón y a algunos otros hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: “¡Estos que han trastornado el mundo entero han venido también acá, 7 y Jasón los ha recibido en su casa! Todos ellos actúan en contra de los decretos del emperador, afirmando que hay otro rey, uno que se llama Jesús.” Como podemos notar, la predicación de los primeros cristianos definitivamente incluía el anuncio de que había otro rey que gobernaría en Jerusalén, y de allí a todo el mundo. 

La Entrada en la Gracia: 

Pablo nos dice que tenemos entrada en la gracia de Dios para una esperanza de la gloria venidera de Dios y su reino. Sus palabras son éstas: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios” (Romanos 5:1,2). Note que tenemos entrada en la gracia, así como tenemos entrada en el Reino de Cristo (2 Pedro 1:11), el cual se consumará cuando éste se establezca en la tierra. Jesús le dijo a Nicodemo: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios”. Hoy, los cristianos ya tienen entrada a esa gracia o reposo en Cristo (Hebreos 4:3), la cual se completará en su reino milenario (Heb. 4:9). ¡Procuremos, pues entrar en aquel reposo o gracia que vendrá con Cristo y su Reino! (Hebreos 4:11). 

Coherederos de la Gracia de vida: 

Las Escrituras nos dicen que la gracia es una herencia, y que los creyentes son los herederos de ella. Dice 1 Pedro 3:7: “Vosotros, maridos, igualmente vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como vaso más frágil, y como a COHEREDERAS de la gracia de la vida… (1 Pedro 3:7).Pero igualmente las Escrituras nos dicen que somos coherederos del Reino de Cristo, de modo que esa herencia de la gracia de vida tiene que ver con la herencia del Reino, el cual nuestro Señor establecerá en la tierra en su parusía o venida en gloria. Recuerde que entrar en el reino es entrar a la vida eterna, como ya vimos en el diálogo del joven rico con Jesús en Mateo 19:16-25.  

También Dice Santiago 2:5 “Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del Reino que ha prometido a los que le aman?”

El Evangelio de las inescrutables Riquezas de Cristo: 

El apóstol Pablo define la gracia en Efesios 3 como las inescrutables riquezas de Cristo. El dice que fue encomendado para administrar la gracia a los gentiles (Efesios 3:1,2). A esta gracia Pablo la llama “el misterio” que estaba escondido y que ahora es revelado a los santos (versos 3-5). ¿En qué consiste esta gracia misteriosa que estuvo escondida por generaciones? En los versos 5-8 Pablo nos lo revelará: “Que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio del cual yo fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dada…me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo

Note ahora que Pablo dice que la gracia llegó a los gentiles para que sean copartícipes de la promesa. ¿Qué promesa? Pues si leemos el capítulo anterior (2), el apóstol Pablo dice: “Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne…en aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la CIUDADANIA DE ISRAEL y AJENOS A LOS PACTOS DE LA PROMESA, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación…para crear en si mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz…vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca…Así que ya no sois extranjeros y advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios (Efesios 2:11-19). ¡Ajá!…¡Este es el evangelio de la gracia de las inescrutables riquezas de Cristo! Que ahora nosotros, los gentiles, somos participantes de la promesa de los pactos de Dios con Israel, y miembros de la familia de Dios. Los gentiles ahora, por la gracia, pueden ser coparticipes y coherederos de la promesa de los pactos hechos a los padres, que incluyen la herencia del mundo venidero (pacto Abrahámico, Romanos 4:13) y del Reino de Cristo (pacto Davídico, Santiago 2:5; Mateo 25:31,34). 

El misterio que estaba escondido y que fue revelado por Pablo significaba que los gentiles, como los judíos creyentes en Cristo, son un solo cuerpo y herederos de Dios, y beneficiarios por igual de los pactos que él hizo con los padres. Ahora los gentiles tienen a Abraham como padre por la fe (Gálatas 3:7-9) y como sus descendientes legales tienen el privilegio y el derecho de ser herederos del mundo venidero de justicia y de cogobernar con Cristo en su reino en el milenio de justicia. Este es el verdadero evangelio de la gracia de Pablo que el Sr. Tito Martínez ignora por completo por su falta de información.

 www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

www.esnips.com/web/BibleTeachings

El Comercio Del Evangelio

Freddy Alexander Palomino

freddyapnc@hotmail.com

El Comercio Del Evangelio

Mateo 10:9-10

No os proveáis de de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos; ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento.

Le pido a nuestro Padre Celestial que permita que este editorial nos haga reflexionar en lo que está sucediendo en medio de la iglesia cristiana de los tiempos modernos. Estas líneas no tienen el propósito de ofender, pero si una persona se siente ofendida, sólo porque se dice una verdad delante de la cual muchos prefieren hacerse ciegos, solo le pido a Dios que le traiga a esa persona convicción en su corazón. Esta verdad tiene que decirse, ya no podemos seguir jugando este juego, y seguir ofendiendo a Dios como lo estamos haciendo.

La palabra ministro quiere decir uno que sirve, nunca ha querido decir uno que es servido. La iglesia es una asamblea, una unión de miembros, el cuerpo de Cristo. La iglesia no es un centro de negocios, no es una discoteca, no es un lugar de entretenimiento, no es la plataforma de la fama. La iglesia es donde viene el que esta golpeado, el herido en el camino, el despreciado y el rechazado.

En la Biblia cuando alguien se hacía famoso era porque estaba dando la vida por el ministerio. La fama no venía por los títulos que esa persona llevaba, porque lo mismo Dios usaba a un apóstol como a un diacono. Acaso no era Felipe diacono? Acaso no fue llevado éste por el Espíritu a donde el Eunuco? Acaso no fue un simple diacono quien bautizó al recién convertido?

Hoy día, los títulos son tan grandes que en lugar de ministros pareciéramos tener a jefes de estados. La retórica se vuelve que somos hijos de un rey, que somos embajadores del rey, que somos miembros del reino, pero el ejemplo del Rey de reyes fue el de nacer en un pesebre y el de limpiarle los pies a sus estudiantes. Hoy somos tan grandes, que se nos ha olvidado todo el concepto de la humildad, aquel que dice que nadie tenga mayor concepto de sí del que debe de tener. Hoy, en lugar de servir, tenemos que andar rodeados de escuderos.

El mercado de cantantes cristianos se ha hecho más comercial que el del mundo. Cantantes que nunca hubieran vendido más de dos discos en el mundo, en las iglesias se están haciendo ricos. Cuando uno los invita a participar en una actividad, primero pregunta cuántas personas van a ir, y lo siguiente que dicen es: estos son mis requisitos. Ni siquiera preguntan a Dios si deben de ir o no. Sus respuestas están basadas en dinero y fama. Cantan que no quieren fama, pero después hacen hasta lo imposible por tenerla. Cuando se les paga lo que piden, van sin consultar a Dios. Además, si el pago es grande, dicen que fue Dios quien “abrió la puerta”.

Las exigencias para ser contratados ya no son disimuladas como en otro tiempo. Ya dicen lo que cobran y lo que exigen. Los pastores los contratamos con la esperanza de que nos llene la iglesia, que traigan un avivamiento, pero el problema es que el que viene en la carne sólo puede producir cosas de la carne. Al final decimos, fue tremendo, ¿pero dónde están los milagros?, ¿dónde están los corazones tocados y cambiados para toda una vida?, ¿dónde está el avivamiento de esa conversión que lo entrega todo, que se rinde por completo al Dios de la Gloria?.

Me da verguenza cuando leo los requisitos de estos llamados salmistas.


Boletos por X línea aérea.
Salida de tal aeropuerto.
Hospedaje, sólo en hotel de primera.
Comidas sólo en Restaurantes.
Solo el Pastor de la iglesia se puede acercar al hotel.

Muchas emisoras de radio cristiana en Estados Unidos hacen más comercio cobrándole al cantante cristiano por poner sus canciones que por vender anuncios de publicidad, algo que es totalmente ilegal en este país. Si un cantante cristiano es demasiado espiritual, no ponen su música, su música tiene que ser comercial, y así mismo se lo dicen al salmista o cantante.

Las portadas de los discos cristianos parecen muchas veces ser sacadas de las mismas portadas mundanas.

Las iglesias se pasan todo el tiempo haciendo retiros, encuentros y conferencias, pero los precios de los mismos son exorbitantes. Ya no sólo se procura cubrir gastos, sino que tiene que dejar ganancias. Y decimos que es para Dios.

El Cristo que yo conozco no es así. Mi Cristo conversaba con el necesitado, y no exigía nada a cambio, porque él no vino a que le dieran, el vino a dar, y dar hasta su vida.


El Pablo de la Biblia, El Pedro de la Biblia, no exigían comidas especiales, ni hospedaje, ni transporte especial, y ninguno de los ministros de hoy día es más grande que la de estos dos hombres.

La Palabra dice que el obrero es digno de su salario. Yo he visto abusos por los pastores. Personas que no cobran ni exigen, y a esas personas se les maltrata. Algo tiene que estar mal en esta iglesia moderna. Pastores que se llenan la boca diciendo que el pueblo es maldito si no diezma, pero ellos no diezman a nadie. Y cuando ofrendan, dan una ofrenda de pobreza al cantante cristiano, o predicador invitado y se quedan con el dinero de la ofrenda que se recolectó. Esto, además de ser vergonzoso, es robo.

A veces me pregunto si no sería mejor vivir en un mundo dónde el legalismo era fortísimo pero donde los cristianos ayunaban, hacían vigilias, se humillaban buscando el rostro de Dios. Los predicadores no eran muy estudiados, casi a ninguno se le decía doctor, hablaban con gramática un poco fuera de lugar, pero la unción del Santo fluía por sus vidas. No había que estar diciendo que no griten ni salten, porque el poder de Dios se manifestaba, no por psicología, sino por la Shequina Gloria de Jehová.

Basta ya de vender entradas, las puertas de cualquier evento cristiano tienen que estar abiertas para todas las vidas. Basta ya de vender los ministerios, el manto lo pone Dios y el hombre sólo lo reconoce. Basta ya de darle tanto crédito y exaltación al hombre… ¡basta ya! El único grande es EL.

Te aseguro, consiervo mío, que por cada persona que no quiera hacer el trabajo, Dios levanta a dos más que si están dispuestos a pagar un precio.

Volvamos al camino olvidado, volvamos al principio, a aquella iglesia que confiaba y dependía del poder de Dios. No son las palabras bonitas, no son los ritmos de seducción, no son los eventos, es el poder de Dios, Su Palabra Viva que llega a los corazones!

Dios mío, yo no quiero una iglesia de artistas. Yo no quiero ver a empresarios dirigiendo la obra tuya. Dios mío, no permitas que la “farándula cristiana”, los personajes de televisión, los empresarios astutos, roben tu gloria a tu iglesia. TUYO ES EL PODER Y LA GLORIA POR SIEMPRE. AMEN.

 www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

¿SÓLO DIOS PUEDE JUZGAR?

 Martillosavatar de El blog de APOLOGISTA

Apologista

 

¡Toma un martillo y juzga!

Amada Iglesia:

Es terriblemente abominable solo el hecho de contemplar la APOSTASÍA a la cual conduce el Neo-evangelismo de la falsa iglesia, superpuesta o infiltrada dentro de la verdadera Iglesia de Jesucristo, como cizaña que corrompe y profana el trigo, dando un falso testimonio de Cristo y confundiendo al mundo con su pervertida falsificación mundana. 

Antes de leer el mensaje de hoy, le pedimos que vean y escuchen, el siguiente video que muestra a la falsa iglesia apóstata en acción, haciendo click en la siguiente dirección: 


—-> http://www.youtube.com/watch?v=EwD14ppqzm4
 
 

La Iglesia y el Juzgamiento

Dice Pablo: “¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida? Si, pues, tenéis juicios sobre cosas de esta vida, ¿ponéis para juzgar a los que son de menor estima en la iglesia? Para avergonzaros lo digo.  ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos?”(1 Corintios 6 : 2)  

Recuerdo que hace pocos años, como comenté en un mensaje anterior, la iglesia de Nueva York, donde se congregaba mi hermana de sangre y en Cristo, se dividió y se dispersó, por haberse descubierto el pecado de su pastor principal, quien desde hacía meses o años, mantenía una relación oculta de adulterio con la hermana secretaria de la Iglesia, donde ministraba en compañía de su esposa. 

En aquella ocasión, un grupo de hermanos de esa iglesia, prefirieron permanecer fieles a ese pastor, en contra de la Palabra de Dios y del otro grupo mayoritario, hasta el extremo que el mencionado pastor sigue hasta hoy pastoreando a ese grupo de hermanos de la mancillada iglesia, fieles a él, después de haber estado unos meses en vacaciones de “disciplina” o “restauración” y pasado otro tiempo se divorció de su engañada esposa, para reemplazarla por su antigua oculta amante, como nueva esposa y pastora consorte, habiéndole cambiado el nombre a la iglesia.    

Parece un chisme o anécdota de periodismo amarillista, pero el asunto es que el grupo de hermanos que continúan con él, lo respaldaron cuando se descubrió el escándalo, diciendo que “SOLO DIOS QUE CONOCE LOS CORAZONES PUEDE JUZGARLO” y que “solo debían orar a Dios para que él interviniera y no los hermanos”.  

Así como ese caso, vemos dentro de la Iglesia uniones libres (fornicación), adulterios, divorcios, préstamos olvidados (robos), escándalos de diferentes clases, no solo de algunos hermanos, sino de pastores y ministros, sin que aparentemente se afecten los demás hermanos, los cuales prefieren mirar hacia otro lado, diciendo que “no podemos juzgar a los hermanos”.       

Esa es la frase de cajón que escuchamos con frecuencia, en algunas cartas que nos envían, cuando se denuncian las herejías y la apostasía o adulterio con el mundo en la Iglesia de hoy, como cuando escribimos estos mensajes contendiendo ardientemente por la fe que nos ha sido dada, según nos manda la Palabra de Dios en (Judas 1 : 3)  

Y esa es la excusa socorrida por los neo-evangelistas que predican un falsificado evangelio de alianza y semejanza con el mundo, como fueron las respuestas que diera el famoso pastor Joel Osteen al entrevistador Larry King en su programa de televisión norteamericano en vivo.  Este famoso pastor dijo que aún los ateos o quienes rechazan a Jesucristo en otras religiones, como el budismo, islamismo o judaísmo, pueden ser salvos, porque solo Dios puede juzgarlos ! 

“A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman(1 Timoteo 5 : 20) 

Decir que no podemos juzgar es una mentira del Diablo o una doctrina de demonios.   Pero por el contrario, nuestro Señor Jesucristo nos manda: 

“No juzguéis según las apariencias, sino JUZGAD con justo juicio”(Juan 7 : 24) 

La Palabra de Dios nos dice, en el texto que encabeza este mensaje, que nosotros los cristianos espirituales juzgaremos a los ángeles, cuánto más los asuntos de esta vida, a la luz de la Palabra de Dios. 

“En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie”

(1 Corintios 2 : 15) 

Pero, en realidad, no somos nosotros quienes juzgamos a los hermanos y al mundo, sino LA PALABRA DE DIOS, por eso podemos repetir lo que dijo nuestro Señor Jesucristo: 

“El que me rechaza, y no recibe mis Palabras, tiene quien le juzgue; LA PALABRA que he hablado, ella le juzgará en el día postrero”

(Juan 12 : 48) 

Sobre el asunto de reprender y perdonar, nuestro Señor Jesucristo dio una instrucción clara y precisa, para el caso de una ofensa personal: “Por tanto, si tu hermano peca contra tí, ve y REPRÉNDELE estando tú y él solos….De cierto os digo que todo lo que atéis en la Tierra, será atado en el Cielo; y todo lo que desatéis en la Tierra, será desatado en el Cielo” (Mateo 18 : 15-18) 

Pero,  

¿SI EL HERMANO O MINISTRO, PECA CONTRA TODA LA IGLESIA Y CONTRA LA PALABRA DE DIOS, PÚBLICAMENTE?  ¿SI PREDICA HEREJÍAS, SE EXHIBE ESCANDALOSAMENTE ANTE MILLONES Y ENGAÑA AL MUNDO CON UN EVANGELIO FALSIFICADO…..ACASO DEBEMOS REPRENDERLO OCULTAMENTE Y A SOLAS?     ¿O ACASO NO DEBEMOS POR IGUAL DENUNCIAR PÚBLICAMENTE LA APOSTASÍA INFILTRADA EN LA IGLESIA?  “DILO A LA IGLESIA” NOS MANDA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO…..Y ESO HACEMOS ! 

Para terminar, y cambiando de tema, les compartimos lo siguiente: 

Llegó a mis manos un prometedor libro que recomendamos, “Más allá de la Seducción” de Dave Hunt, del que solo he leído su importante y acertada introducción hasta ahora.  Dice cosas que se identifican con nuestra labor  como las siguientes: 

“Muchos líderes eclesiales muy respetados y bien intencionados, están promoviendo enseñanzas y prácticas que están apartando a los cristianos de la fe bíblica. Hemos abrazado al mundo en lugar de denunciar su insensatez.  La insensatez mundana está abrazando a la Iglesia de hoy. El peligro más grande no es la persecución por parte del mundo y su cultura, sino su seducción. Se descarta la sana doctrina bíblica para echando mano de todo aquello que “funcione”. Lejos de arrepentirse, los que predican o promueven doctrinas cuestionables, han endurecido su actitud (han endurecido su cerviz, dice la Biblia)”

Dios les continúe bendiciendo.    

Vicente Mercado Santamaría.

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

¿ES MELQUISEDEC EL SEÑOR JESÚS?

¡Otro Problemón para los Trinitarios!

 

“Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre” (Hebreos 7:1-3).

¿Quién puede ser Melquisedec?

Hay algunos Trinitarios que enseñan que Melquisedec fue realmente Jesucristo porque el verso 3 dice que él fue sin padre y sin madre, sin principio y sin fin de días, etc. Pero éste parece no ser el caso, y pierde el punto de esta sección entera de la Escritura. Conociendo el Antiguo Testamento, especialmente la ley de Moisés, y luego conociendo sobre la genealogía de Jesús, los Judíos no creyeron que Jesús podría ser un sumo sacerdote. La ley de Moisés demandaba que los sacerdotes fuesen descendientes de Aarón y de la tribu de Leví. Por supuesto, Jesucristo vino de la tribu de Judá. Este “problema” es realmente aclarado en el mismo libro de Hebreos: “Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio” (v.14). 

¿Cuál es la solución a este problema?

Esta sección de Hebreos muestra que si Melquisedec puede ser un sacerdote reconocido por el gran patriarca Abraham, y él no tuvo una genealogía sacerdotal, entonces Cristo puede ser un sacerdote cuando él tampoco tiene ninguna genealogía sacerdotal. Los Judíos sabían muy bien de las “calificaciones” para el sacerdocio, y si alguno afirmaba ser sacerdote pero no pudo producir la requerida genealogía, aquel estaba descalificado (Ver Esd. 2:62). Así, cuando este verso dice que Melquisedec no tenía genealogía o principio o fin, los Judíos entendieron perfectamente que significaba que él no vino de una línea de sacerdotes. Ellos nunca creyeron, ni creerían, que él no tuvo padre o madre o nacimiento o muerte. Ellos entendieron que si Melquisedec pudo ser un sacerdote para Abraham sin ser un descendiente de Aarón, el primer sacerdote, entonces Jesús lo pudo ser.

Definitivamente Jesucristo no pudo ser Melquisedec. Hebreos 7:3 dice que Melquisedec era sin padre o madre y sin genealogía (es decir, sin uno dado en las Escrituras). Sin embargo, Jesús sí tuvo padre, Dios, y una madre, María. El también tuvo genealogía, de hecho, dos—uno en Mateo y uno en Lucas. Además, el versículo 3 dice que Melquisedec era “como el Hijo de Dios”. Si él era como el Hijo de Dios, él no era el Hijo de Dios.

……………………..

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

 

MIS CREENCIAS BÍBLICAS

 El blog de Defensor 

Por Ing° Mario A Olcese Sanguineti (Apologista Cristiano)

 

Son muchos los correos electrónicos que recibo diariamente y en un buen número de ellos se me pregunta puntualmente sobre cuáles son mis creencias cristianas y a qué  iglesia represento. Ahora he decidido separar un tiempito para dar respuesta a estas dos preguntas que inquietan a muchos y espero ser claro. Sin embargo, no espero que ustedes compartan todo lo que yo creo, pero me sentiré contento que por lo menos en un 99.999999% estén de acuerdo conmigo. Es sólo una aspiración, claro, porque definitivamente sólo sabemos en parte, pero cuando llegue Jesús, lo que es “en parte” se convertirá en “totalidad”.

Yo vengo estudiando la Biblia desde que era muy joven, desde que tenía 12 años o tal vez 11. Les diré que siempre sentí un interés especial por conocer a Dios y su mensaje revelado en las Santas Escrituras, y eso no fue por casualidad, pues mi madrecita me condujo por el sendero del Señor desde que tengo uso de razón y siempre me hablaba del Señor y de su Palabra, tarea que aún ella cumple a esta altura de mi vida. Creo que mi madre fue el instrumento fundamental que me hizo ser un hombre que ama a Dios y que cree firmemente en Su Palabra. En mí, como en millones de hombres, se cumple lo dicho en las Escrituras: Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Prov. 22:6). Ahora que soy veterano de muchas luchas, me refiero a las batallas, no a las señoras llamadas “Lucha”, puedo decir que a pesar de los altibajos de mi vida, sigue en pie mi confianza y mi esperanza en el Señor.

avatar de El blog de APOLOGISTAComo sabrán, yo fui un Testigo de Jehová desde que tenía 14 años, y permanecí afortunadamente en esa denominación hasta los 27 años, es decir por 13 años. Y digo afortunadamente, porque es triste llegar a los 70 años y haber servido en una organización desde niño la cual creías que era la verdadera, para finalmente descubrir  que estabas equivocado. Este no fue mi caso.

Esta salida mía de la Watchtower produjo en mi madre una cierta tristeza, pero por otro lado ella comprendía que yo tenía mi propio juicio y discernimiento, y que las razones que me movían a mi salida no fueron por la incredulidad de la Palabra de Dios o por alguna conducta inmoral, sino por discrepancias doctrinales con la Sociedad Watchtower, discrepancias que mi madre entendía y respetaba en el fondo de su corazón. Además, ella sabía de mi amor a Dios, y estaba segura que el hombre que había formado y que estaba a punto de graduarse de Ingeniero, jamás la defraudaría, y menos, al Señor de señores. ¡Y no estuvo equivocada! Perdonen la modestia.

El Cristo-Ángel

De los Testigos he conservado la creencia monoteísta, pero he rechazado la idea de que nuestro Señor Jesús fue un mero arcángel, tal como lo sostienen ellos y los Adventistas del Séptimo día. Así que del concepto del ‘Cristo-ángel’ me distancio abiertamente de los Watchtowerianos, pues Cristo no fue un ángel sino el Hijo unigénito del Padre, único en su clase, único engendrado…no creado. Yo estoy convencido de que Cristo salió de Dios, y fue engendrado de manera única por el Espíritu santo de Dios. En la tierra Jesús era un hombre perfecto, no un “Dios-hombre” a quien los hombres debían imitar. Es imposible para un simple hombre imitar a un “Dios-hombre”, o a una persona que no es totalmente humana. Para mí, Jesús es HOMBRE, y lo fue cuando estuvo en la tierra. Recordemos que Pablo habla del Jesús glorificado, del mediador,  como Jesucristo HOMBRE (1 Timoteo 2:5).

Hijo de Dios, no Dios el Hijo  

Los Testigos enseñan que Cristo no es Dios porque fue la primera creación del Padre. En este punto creo que los “Testigos” desconocen el hecho de que el título “Dios” no implica necesariamente el Único Supremo del universo como tal, sino que puede aplicarse a hombres (como fue el caso de los jueces de Israel, y el mismo Moisés). La Biblia dice que Dios “constituyó “Dios” a Moisés para faraón (Ex. 7:1) y Jesús, siendo profeta semejante a Moisés, también fue constituido “Dios” ante sus detractores (autoridades civiles y religiosas de su tiempo) para liberar a los cautivos del pecado. Aun Satanás es presentado por Pablo como “el Dios de este mundo” (2 Cor. 4:4), lo cual obviamente lo hace superior frente a otros seres, pero no necesariamente una parte de la Deidad Suprema y Todopoderosa. En Juan 17:3 Jesús es claro cuando dice que el Padre es el único Dios verdadero, y nadie más. Los otros son los llamados “dioses” (2 Cor. 8:4-6), pero no en el sentido verdadero.

Y mucho se sigue debatiendo aun hoy sobre cristología, y ciertamente uno de los temas que inquietan a muchos es la preexistencia de Cristo, y su filiación con el Padre. ¿Es Jesús un Hijo eterno?¿Puede realmente un Hijo ser eterno? Si es eterno, ¿cómo puede tener un Padre? Los Trinitarios hablan del “Hijo eterno” cuando en realidad esa locución es extraña en las Escrituras, y para los Judíos. Hay que preguntarse en realidad cuándo sería llamado Hijo el Señor Jesucristo. Lucas 1:35 parece indicar que este título de Hijo vino con su engendramiento y nacimiento de María por el Espíritu Santo. Expresiones como “enviado”, “descender del cielo”, “venir al mundo” tienen connotaciones muy distintas de las que suponemos comúnmente.

El Evangelio del reino

Los Testigos de Jehová predican el evangelio del reino, término éste que no deja de ser bíblico, aunque sí la forma cómo lo interpreta esta organización. Creo que Jesús y sus discípulos efectivamente predicaron el reino de Dios como el evangelio (Marcos 1:1,14,15; Lucas 8:1-2; 9:1-2, Hechos 8:12; Hechos 20:25; 28:23,30,31) y estoy consciente de que las denominaciones de hoy poco o nada hablan del reino como el evangelio. De hecho, son pocas las iglesias que hablan del reino, y la mayoría más bien hablan de la esperanza de “partir al cielo” después de morir, o para después del arrebatamiento. Yo creo que el reino de Dios es el reinado milenario del Hijo de Dios con su iglesia en la tierra, reino que se inaugurará en su parusía, cuando él haga la separación de ovejas y cabritos y establezca su trono en Jerusalén (Mat. 25:31,34; Mateo 5:33-35; Jer. 3:17; Sal 122:2-5).

Estoy convencido de que Jesús, como él mismo lo dijo, fue enviado por su padre para predicar el reino de Dios, el evangelio del reino de Dios. El mismo lo dijo sin disimulos y claramente, así: “Es necesario que también a otras ciudades predique el evangelio del reino de Dios, PORQUE PARA ESTO FUI ENVIADO” (Lucas 4:43). Esta verdad parece que no la conocen millones de cristianos, y luego de forma irresponsable dicen que la predicación del reino es un invento de los Testigos de Jehová. No, no es un invento de nadie, es algo real que aparece en el Nuevo Testamento con toda claridad. Y cuando Jesús mandó a sus discípulos a predicar el evangelio, es obvio que era el mismo y único evangelio que él mismo vino a anunciar de parte de Su Padre. Pero millones de cristianos no tienen una idea clara de lo que este reino es, y dicen cosas que no pueden ser sostenidas con la Biblia. Muchos incluso creen que el reino de Cristo es Cristo “reinando en los corazones” de los creyentes. ¡Toda una fantasía que trastoca el verdadero mensaje de Cristo!

La inmortalidad del alma

Los Testigos de Jehová predican que el hombre es alma  y no que posee un alma inmortal dentro de su cuerpo (Gén .2:7). De igual parecer es la Iglesia Adventista del Séptimo día. En mi caso, creo que si en verdad ya todos tuviéramos un alma inmortalidad inherente en nosotros, no tendría sentido que la buscáramos, como dice Pablo que hagamos en Romanos 2:6,7. Sólo se busca lo que no se tiene, y si estamos buscando la inmortalidad, es lógico concluir que aún nadie la posee. Además, Pablo es claro al decir que el único que tiene inmortalidad inherente es Dios (1 Tim. 6:16).

Personalmente creo que la inmortalidad o la vida eterna es un regalo de Dios para los justos, cuando esto mortal sea investido de inmortalidad por la resurrección primera (1 Cor. 15:53). Si los injustos tienen un alma inmortal, ellos tendrían también el don de la inmortalidad, o la vida eterna, aunque en el infierno. Sin embargo, Jesús dice que la vida eterna es para el siglo o era venidera, no para este siglo malo (Lc. 18:30).

Y finalmente, el apóstol Pablo escribió: “Pero que ahora ha sido manifestada (la gracia) por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio”. Es decir, la vida eterna y la inmortalidad salieron a la luz gracias a Cristo y su evangelio. Los hombres sólo pueden obtener la inmortalidad cuando aceptan a Cristo y su evangelio salvador (Rom. 1:16), ¡y no por nacimiento o por herencia! Si alguien no acepta a Cristo y su evangelio, no podrá tener nada inmortal en él, y menos, la esperanza de obtenerla.  

El infierno de fuego

Creo que los impíos serán destruidos por fuego, pues “cosa horrenda es caer en manos del Dios vivo”, porque Él es “fuego consumidor” (Hebreos 12:29: “porque nuestro Dios es fuego consumidor”) ¿Puede el fuego de Dios ser consumidor y eterno a la vez? Y si todo parece indicar que la inmortalidad o vida eterna será sólo un regalo para los justos (Mateo 25:46), ¿cómo podrían los “injustos inmortales” ser atormentados por toda una eternidad si la inmortalidad no es para ellos?

Lo cierto es que habrá un horrendo juicio y un castigo para los condenados, pero describirlo como tormento eterno en un fuego consumidor, me resulta una contradicción. Además, muchos parecen olvidar que Cristo enseñó que el cuerpo será echado en el infierno (Ver Mateo 5:29), y que los gusanos de los pecadores putrefactos no morirán en el “fuego eterno”…¿suena esto como algo literal? ¿Pueden los cuerpos putrefactos (no las almas), y sus gusanos, atormentarse eternamente en el fuego?¿Hay realmente gusanos inmortales que serán atormentados?¿Es el infierno un lugar dónde se recibe a los cuerpos putrefactos de individuos muertos para ser atormentados por la eternidad?

La Iglesia

Los Testigos dicen que la iglesia está compuesta sólo por 144,000 individuos, siendo Cristo la cabeza. Yo creo que esta creencia es tan aberrante como diabólica, y como tal, no tiene base escrituraria alguna. La Biblia dice que Cristo es el salvador de Su Iglesia (Efe. 5:23), y en ningún lado Jesús dijo que ella estaría compuesta por un número exacto de 144,000 personas. Imaginémonos que de los mil millones de cristianos en el mundo hoy, sólo 144,000  componen la iglesia de Cristo, es decir, únicamente el 0.01% de todos los cristianos actuales. Si E.U tiene 280 millones de cristianos, el 0.01% de ellos sería salvo, es decir, 28,000 personas, y en El Salvador, con una población de 7 millones de habitantes, sólo se salvarían 700 personas. Estas cifras son para cristianos que hoy están vivos, ¿pero qué hay de los millones de Cristianos muertos de los siglos pasados? ¡la cosa se complica más y la tesis de la WT con mayor razón se viene abajo!

Sin duda alguna la iglesia de Jesús está compuesta de Judíos y gentiles, y está llamada a heredar las promesas de Dios. Todos los que componen la iglesia de Cristo se constituyen en hermanos de Jesús y en hijos de Dios, y como la gran familia de Dios, todos éstos son los herederos de las riquezas del Padre. Estar alejados de la familia de Dios es volverse parias, es decir, individuos desposeídos, miserables, desgraciados, y sin esperanza y sin Dios en el mundo. Por eso, venir a ser parte de la familia de Dios es una enorme bendición que no se puede dejar pasar. Hoy es el día de salvación. Esto los Testigos de Jehová no lo entienden.

Y finalmente la iglesia no reemplaza a Israel, pues recordemos que Dios no ha desechado a su pueblo al cual desde antes conoció (Romanos 11:1,2). Además, la iglesia que Cristo fundó tiene como fundamento a sus doce apóstoles, los cuales, de ninguna manera fueron gentiles, sino Judíos. Y fue a los Judíos a quiénes Cristo vino a buscar primero (Juan 1:12) y obviamente no fue recibido con los honores que él merecía, ni fue creído por sus paisanos, salvo una manada pequeña. Los que lo rechazaron han sido reemplazados por los gentiles, pero de ninguna manera los gentiles reemplazan a todo Israel. Y es el buen olivo y su savia la que nutre a las ramas injertadas.

El bautismo

En Marcos 16:15,16 Jesús manda a bautizar a sus discípulos, y luego dice que el que creyere será salvo, pero el que no creyere se perderá. “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. 

El bautismo por inmersión es un mandato de Cristo para los que crean en su evangelio del reino. En Hechos 8:12 vemos a Felipe bautizando a personas que habían creído en el reino de Dios y en el nombre de Cristo. La salvación de estas personas vino por su fe en el evangelio de Cristo y por el bautismo. ¿Se bautizan la mayoría de cristianos hoy habiendo creído en el reino de Dios y en el nombre de Jesús? ¡Muy pocos! De hecho, muy pocos creen en el verdadero reino de Dios! En todo caso, el bautismo es un acto de obediencia por el cual las personas abierta y públicamente renuncian a su vida pasada. Dice Pedro: “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo”. Pero reiteramos que la salvación viene por el creer, y el creer por la Palabra de Dios. Una vez que una persona acepta el evangelio del reino y el nombre de Jesús, procederá a su bautismo para recibir el Espíritu Santo (Hechos 2:38). Lo que se trata es que entendamos que el bautismo es la consecuencia de haber creído, o las obras que siguen a la fe. Yo me bautizo como señal de haber creído y como símbolo público de haber muerto y resucitado a una nueva vida en Cristo. Si el bautismo salva, entonces el ladrón en la cruz no tuvo ninguna oportunidad de estar con el Señor y de ser parte de su reino.

El Rapto secreto

Los dispensacionalistas creen que Cristo vendrá en dos fases (teoría Darbydiana): una, secreta o privada (“rapto secreto”), para recoger a su iglesia (la parusía) antes del reinado del anticristo, y antes de la gran tribulación; y otra, 7 años después (la revelación) con su iglesia, para ejecutar juicio contra el anticristo y todas las naciones impías que vinieron contra Israel, y luego establecer el reinado de la justicia.

La teoría del rapto secreto adolece de serios obstáculos que trastocan las verdades prístinas de Cristo. Jesús nunca habló de que su segunda venida sería en dos fases separadas por siete años. Tampoco usó el término “rapto” en ningún momento en su ministerio. El habló que su venida o parusía sería única, personal, visible, y audible. Esta venida se produciría, como él mismo lo dijo en Mateo 24:29,30, DESPUÉS de la tribulación de aquellos días…es decir, DESPUÉS de la gran tribulación predicha por él mismo en los versículos anteriores. Esto se llama venida Post-Tribulacional y Pre-Milenaria, pues una vez que él vuelva, inaugurará su reino de justicia en la tierra (Mateo 25:31,34).

Si bien es cierto que el Señor protegió a los suyos de catástrofes punitivas, Él en ningún caso se los llevó al cielo para protegerlos de sus propios castigos. A Noé lo salvó a través de un arca, a Lot y su familia Dios los mandó a escapar a tiempo de las ciudades impías a través de la advertencia de los ángeles. Y a los cristianos del primer siglo el Señor les avisó de antemano del asedio romano a Jerusalén para que pudieran escapar a tiempo hacia los montes. Asimismo, estoy convencido de que Cristo protegerá a los suyos, al menos, a un buen número de ellos, no sacándolos de la tierra, sino trasladándolos a otros lugares de la tierra más seguros.

El don de lenguas

El tener el don de lenguas es visto como evidencia contundente de que un cristiano tiene el Espíritu de Dios y por eso muchos creyentes afirman hablarlas cuando en realidad sólo emiten jerigonzas que ni ellos, ni nadie, pueden entenderlas, y mucho menos, interpretarlas. En el N.T los que hablaban en lenguas eran unos cuantos, y su función era edificar al resto de la iglesia con la traducción que hacía alguno de los creyentes. La Biblia dice que esto se hacía decentemente y en orden, y no como se hace ahora entre los pentecostales, histéricamente o desenfrenadamente, con gritos, saltos y llantos.

El asunto que hay que dilucidar es si esta práctica que se originó en la iglesia primitiva sería llevada a cabo hasta la venida de Cristo, y si fuera afirmativa la respuesta, saber cómo diferenciarlas de las lenguas falsas y hasta diabólicas. Todos sabemos que incluso posesos por el diablo hablan en lenguas conocidas y que no son nada divinas por cierto. En 1 Cor. 13:8 Pablo parece profetizar que las lenguas cesarían al decir: “El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará”. La pregunta básica es ¿cuándo acabarían las profecías, las lenguas, y la ciencia? ¿Se acabarían las lenguas junto con la ciencia y las profecías? Si es así, ¿por qué la ciencia no se ha acabado, sino que más bien está aumentando en estos tiempos finales? ¡Todo un misterio! En todo caso, los que dicen hablar en lenguas deben seguir las pautas dadas en el NT, de lo contrario esos dones serían dudosos. Pero entiéndase que el hecho de hablar en lenguas no lo hace a uno más o menos cristiano, sabiendo que hay distintos dones del Espíritu y no tan solo uno.

El culto y la santificación

Sin duda alguna las iglesias de hoy se han convertido en salones de jolgorio y griterío desmedidos, otras son simplemente clubes sociales donde la gente se reúne para hacer amigos y entablar negocios. Hoy se han hecho populares las mega iglesias donde miles de “creyentes” se reúnen para divertirse más que escuchar el mensaje del Señor. Los Pastores de estas megas iglesias recaban decenas de millones de dólares al año recolectando diezmos y ofrendas, así como dineros provenientes de las ventas de libros, revistas, CDs musicales, videos cristianos, Biblias, himnarios, camisetas, y otras cosas relativas a la fe. La mayoría de estas personas que asisten van para escuchar al coro cantando canciones de avivamiento, y hasta melodías con ritmos modernos como el llamado “rock cristiano” y otros compases populares. La santidad y la solemnidad en los cultos son cosas del pasado. Ahora se busca mantener despierta a la audiencia recurriendo a métodos o recursos poco ortodoxos y más bien mundanos.

Creo que la mejor forma de adorar al Señor es en grupos pequeños dónde los pastores pueden conocer las necesidades reales de cada una de sus ovejas. Una iglesia que tiene 100 miembros y es pastoreada por dos pastores, es muchísimo mejor que una iglesia con 5,000 miembros y que es pastoreada por dos pastores. Además, la hermandad difícilmente podrá relacionarse con  tanta gente que ni conoce, ni tiene el tiempo de tratar.

En el NT las iglesias se reunían en casas, y creo que así era mejor, porque la feligresía se conocía mejor unos a otros, y era menos difícil de manejar por parte de los líderes. Aunque nada de malo tienen las iglesias grandes, lo cierto es que los grupos más pequeños son más familiares y creo que hay más comunión unos con otros.

La Iglesia debe ser santa, y el pastor o pastores fueron puestos para LA EDIFICACIÓN  de la iglesia. En ese sentido creo que si ésta es la misión de los ancianos o pastores, de más están los que no son parte de la iglesia. La congregación cristiana debe estar limitada a los creyentes bautizados, y no debe ser “contaminada” con la presencia de personas no conversas que sólo vienen por curiosidad, para chismear, o para discutir o sembrar dudas. Hoy, las iglesias son abiertas a todo tipo de gente. Borrachos, drogadictos, y hasta homosexuales se sientan en los banquillos para hacer escándalo o escarnio de la Palabra de Dios, creando desconcierto y hasta malestar dentro de la feligresía. Yo creo que la iglesia es eso, la congregación del cuerpo de Cristo y punto. Cualquier otro individuo que no es parte del cuerpo no debería estar presente en el culto de adoración. Sólo aquellos que han sido instruidos, y se han bautizado, deberían participar de la reunión del cuerpo y nadie más. Esto no es exclusión, sino prudencia y sabiduría, pues como iglesia estamos llamados a predicar el evangelio a los del mundo y a convertir a los pecadores para que se hagan miembros del cuerpo de Cristo. Así, una vez que el pecador se arrepiente, podrá ser parte del cuerpo o iglesia visible de Cristo y participar de los cultos regulares de adoración.

En cuanto a la santificación, creo que estamos llamados a separarnos del mundo y de sus prácticas malvadas. No se puede ser cristiano y al mismo tiempo un líder político de este mundo. Hoy, evangélicos, mormones, y personas de distintas denominaciones, se están involucrando en la política de este mundo y dejando mal puesto el nombre del Señor. Pastores evangélicos se lanzan a la palestra política para captar los votos de sus hermanos en la fe y así poder alcanzar la presidencia de su país con el pretexto de “limpiar la corrupción y toda suerte de maldad en el país”. Una vez que ellos están en el poder hacen mal uso de su autoridad para reprimir, explotar y enriquecerse como cualquier delincuente, dejando así mal puesto, no sólo el nombre de sus iglesias, sino del cristianismo en general. Los cristianos de hoy no saben distinguir entre lo justo y lo injusto, entre lo santo y lo impuro, entre lo cristiano y lo mundano.

En realidad, los más de los evangélicos y de los protestantes en general, no están siendo luz para el mundo, sino que son verdaderas tinieblas para los ciegos e incrédulos. Con tantos pastores y cristianos en general que viven una doble vida, teniendo apariencia de piedad en los cultos, pero que en sus vidas privadas parecen incrédulos, involucrándose con personas poco o nada piadosas para iniciar negocios o empresas que de cristianas tienen muy poco. Sé de “cristianos” que tienen fábricas o negocios de cigarrillos, de licores, de modas (donde la tela escasea), e incluso, de revistas esotéricas y pornográficas. Así que hay evidentemente una carencia de conciencia de lo que significa ser un cristiano santo y apartado del mundo entre muchos “creyentes”.

El Diezmo

La mayoría de iglesias demandan el diezmo a sus feligreses, aparte de las ofrendas voluntarias. El pretexto es que la obra requiere dinero y que ese dinero debe salir de los bolsillos de los feligreses comprometidos a la causa de Cristo. Los líderes o pastores de estos grupos religiosos (entre los que están  los evangélicos, los  Adventistas del Séptimo Día, la Iglesia Universal del reino de Dios, los mormones, etc) recurren al libro del Malaquías para decir que quien no diezma le roba a Dios, y está en peligro de condenarse. Sin embargo, cuando se les dice que el diezmo bíblico como el sábado no está en vigor, saltan hasta el techo. Estos dicen que el diezmo se siguió practicando en los tiempos de Cristo, pero no admiten que también el sábado estuvo vigente en los tiempos del Señor, pero curiosamente hacen caso omiso a  la guarda de este día y afirman que este mandamiento quedó abolido y cambiado por el domingo. Realmente son incongruentes en sus principios y exigencias. No quieren guardar el sábado, pero sí el diezmo. Claro, pues, ¿cómo van a admitir que el diezmo no está vigente si éste les representa millones de dólares de ingresos para sus arcas?

Una cosa es cierta, el diezmo era una práctica judía que se llevaba a cabo mientras la tribu de Leví y el templo Judío estuvieran en función. Pero ni la tribu sacerdotal de Leví, ni el templo Judío, están en función hoy…de hecho, el templo Judío en Jerusalén ya no existe. Por otro lado, la razón de ser del diezmo era para el sostenimiento de los sacerdotes levitas, los cuales almacenaban los diezmos de los FRUTOS DEL CAMPO en el alfolí (no en las cajas fuertes de las iglesias o en los bancos) una vez al año, y no era, como se hace hoy, dinero en efectivo dado todos los meses a los pastores de las Iglesias.

Y finalmente, la nueva clase sacerdotal somos todos los cristianos (“un sacerdocio santo”) y por tanto, si alguien realmente debería recibir los diezmos sería la iglesia-sacerdotal y no al revés.  

….continuará    

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

 

El Evangelio del Reino tal como Jesús lo predicó (“La Palabra”)

 

Por Sir Anthony F. Buzzard (M.Th, erudito unitario)

 

Quiero hacer este punto cristalinamente claro. Por favor no confunda esta importante frase: “la palabra de Dios.” No es simplemente otra forma de referirse a toda la Biblia. Desafortunadamente en las iglesias y en la radio y la TV, esta frase vital “la palabra de Dios” es todo el tiempo usada como simplemente otra forma de referirse a la Biblia. ¿Por qué es este punto tan importante? Porque dentro de toda la Biblia, que es llamada las Escrituras o las Santas Escrituras, tenemos lo que es llamado “la palabra”,  o “la palabra de Dios.” Y ambas locuciones o frases quieren decir el mensaje del evangelio salvador del Reino de Dios que ambos Jesús y los Apóstoles siempre le predicaron al público. ¿Está claro ese punto para usted? Déjeme darle uno de muchos ejemplos: En los Hechos muy a menudo leemos que los predicadores difundieron “la palabra” ¿Qué quiere decir eso? ¿Es esa sólo una declaración general y ambigua sobre predicar en cualquier parte de la Biblia?

 

No. “La palabra” ” o “la palabra de Dios” es una frase específica del Evangelio acerca del Reino de Dios. Esto vuelve a la propia predicación de Jesús. Y el sábado siguiente se juntó casi toda la ciudad á oír la palabra de Dios  (Hechos 13:44). Mas los que fueron esparcidos, iban por todas partes anunciando la palabra (Hechos 8:4). Ésta no fue una clase general sobre la Biblia. Fue el mismo Evangelio como Jesús lo había predicado. Hechos 8:12 define “la palabra” para nosotros bellamente. “La palabra”  es “el corazón” de la Biblia. La Biblia es ciertamente “las palabras de Dios”, pero el corazón de la Biblia es llamado el Evangelio o “la palabra”  o “la palabra de Dios” muchas veces en el Nuevo Testamento.

 

        Confundir “la palabra de Dios”, pensando que en el Nuevo Testamento simplemente describe la Biblia, sería como no saber la diferencia entre Londres e Inglaterra. Si alguien dice que ellos van a Londres, no quiere decir simplemente una jornada en alguna parte en Inglaterra.

 

Entender mal esa locución “la palabra de Dios” es botar una maravillosa llave que sirve para entender la enseñanza de Jesús. Es arrojar una llave que descubre el plan de Dios para la inmortalidad ofrecida para usted.

 

Jesús fue el primer predicador autorizado del Evangelio salvador. ¡Y es muy falso (de hecho un error desastroso) decir que el Evangelio de Jesús fue pensado sólo para los judíos!2 ¡Es pensado para todo el mundo! Hebreos 2:3 es un versículo que todo el mundo debería aprender de memoria. “La salvación fue primero predicada por el Señor (Jesús).” Si usted está interesado en la salvación, usted por consiguiente debe determinarse a encontrar lo que predicó Jesús. Y el Evangelio acerca del Reino es para todo el mundo. Es el Evangelio Cristiano (La muerte y la resurrección de Jesús son parte del Evangelio pero no todo el Evangelio).

 

Vamos a ver qué es este Evangelio del Reino (incluyendo por supuesto los hechos acerca de la muerte y la resurrección de Jesús) que todos nosotros debemos asir y entender y tomar en nuestras vidas como comida espiritual vital. Es el Evangelio acerca de la inmortalidad, e insistimos con Hebreos 2:3, y un montón de versículos de la Biblia, que Jesús es el primer predicador modelo de la inmortalidad. Aquí está cómo puso Pablo este concepto fascinante e importante: Pablo le escribió a Timoteo, su estudiante en la fe, diciendo que Jesús trajo “la inmortalidad a la luz a través del Evangelio(2 Tim. 1:10). ¡Allí está! Deténgase y considere cuidadosamente esa declaración maravillosa. Fue Jesús quien, predicando su Evangelio del Reino, trajo a la luz el secreto de cómo vivir para siempre. Fue en el Mensaje de Jesús, y no en otro, que somos invitados al descubrimiento del secreto asombroso de vivir eventualmente para siempre.

 

Pero en la iglesia este hecho simple sobre  “la palabra”  que equivale al Evangelio no está claro. De hecho el Evangelio mismo no está claramente definido. ¡A menudo está definido sin mención del Reino! Muchos en las iglesias tienen ideas vagas acerca de lo que es el Evangelio. En círculos de la iglesia usted casi nunca oirá la locución “el Evangelio del Reino.”

 

¿Ha estado la voz de Jesús perdida o suprimida? Jesús y Pablo hablaron acerca del Evangelio del Reino de Dios, pero las iglesias no lo hacen. No suenan como a Jesús y Pablo.

 

Ahora las personas algunas veces hacen lo que sea para conservar sus vidas por algunos años adicionales (muchos mueren demasiado temprano debido a fumar u otras prácticas que arrebatan años de sus vidas). ¡Algunos en California tienen sus cuerpos muertos congelados con la esperanza de que la ciencia encuentre una forma de traerlos de regreso a la vida! Lo que estas personas no entienden es que Jesús ya nos ha dicho cómo podemos tener vida para siempre, vida indestructible. Él dijo que el secreto está ligado con su Mensaje del Evangelio acerca del Reino de Dios. En otro capítulo vamos a ver, y esperanzadoramente a escuchar muy cuidadosamente, a ese Evangelio del Reino que Jesús dijo que era el mismo propósito de toda su predicación y enseñanza. Recuerdo que Pablo dijo que Jesús le había revelado el camino a la inmortalidad en ese Evangelio o “la palabra”.

 

Probablemente usted esté interesado en vivir para siempre. ¿Atrae su atención la idea de tener la eterna juventud – de hecho encontrar la fuente de la juventud – y no poder morir? ¡A mí me atrae! El secreto de la vida para siempre está afirmada allí mismo en las páginas de la Biblia, pero dudo que haya sido claramente explicado para usted en la iglesia. Si eso suena increíble por favor escúcheme bien. Siga leyendo y vea por usted mismo. (Hay razones históricas del porqué las verdades importantes de la Biblia han estado largamente perdidas para  las enormes organizaciones eclesiásticas.)

 

Le recuerdo que oiga y vea si las iglesias usan el mismo lenguaje acerca del Evangelio como Jesús lo hizo. ¿Hablan acaso constantemente acerca del Evangelio del Reino? Jesús siempre lo hizo. Pablo siempre lo hizo. Ambos “dieron la bienvenida a las personas y empezaron a hablar (o predicar) acerca del Evangelio del Reino”. Ambos Jesús y Pablo fueron predicadores apasionados del Reino. Por favor vea arriba Lucas 9:11 y Hechos 28:30, 31 para este hecho sumamente importante. Considérelo cuidadosamente y compárelo con lo que usted ha oído en la iglesia.

 

Así que, ¿qué hemos dicho hasta ahora? Ese Dios, a solas el Creador de todas las cosas (Isa. 44:24) y el que nos da cada aliento que respiramos y nos equipa con nuestros cuerpos y mentes asombrosos, tiene un último plan y propósito para cada ser humano nacido. El propósito puede ser descubierto en la Biblia Cristiana, sin embargo, debido a un gran embrollo en las iglesias, usted pudo no haber visto u oído ese Plan claramente explicado. Debería ser posible remediar esa situación.

 

Además, le hemos señalado Lucas 4:43, un texto que es la declaración de la grandiosa misión de Jesús mismo. Revela todo su propósito. Era predicar las Buenas Nuevas acerca del Reino de Dios y cómo ganar la inmortalidad en ese Reino.

 

¿Está usted consciente de haber oído sermones en el Evangelio del Reino? Si su respuesta es dudosa o “no”, usted podría preguntarse por qué es esto.3

 

Puesto que se supone que las iglesias representan a Jesús y su Evangelio, ¿están de hecho cumpliendo con su trabajo si nunca o rara vez hablan del mismo tema que Jesús dijo era el punto de todo el Cristianismo? Déle a esa pregunta algo de meditación seria. Usted aun podría inquirir entre sus amigos si ellos definen el Evangelio tal como Jesús lo hizo. Pregúnteles en una forma poco amenazadora lo que es el Evangelio Cristiano. Si ellos no responden inmediatamente lo que es el Evangelio del Reino, usted podría proseguir preguntándoles por qué su respuesta fue diferente de Lucas 4:43 (y centenares de otros versículos que nosotros aún no hemos tenido tiempo para ver). Usted podría hacerse entender haciendo algo como esto: Usted los podría invitar a ver Mateo 4:17, 23 y 9:35, y Lucas 8:1 así como también Hechos 8:12, 19:8 y 28:23, 31. Usted no necesita habilidades especiales para ver lo que mantuvo a Jesús completamente ocupado. Y hay montones de versículos como éstos.

 

Estas conversaciones acerca del Evangelio y la inmortalidad pueden ser fascinantes. Mucho más interesante que hablar acerca de fútbol o del clima.

 

La señora que me cortó el pelo recientemente, quien había ido a la iglesia desde la infancia, estaba asombrada cuando le señalé que ella había estado orando por años, en la oración del Señor, por la venida del Reino. Ella confesó no saber lo que significaba “Venga tu reino”. Aparentemente no se la había ocurrido que su oración era para que Jesús regrese y alivie el sistema mundial presente de sus injusticias y problemas horribles. Y que el Reino es el tema central del Evangelio del Reino como Jesús lo predicó.

Más sobre el Reino en:

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

Juan 1:1: ¿Verbo o Palabra?

Scutum Fidei (Shield of the Trinity)

Juan 1:1

Fina cortesía de mi amigo, el Dr. Luciano Hironaka M, Téologo bíblico, y experto en el Latín, así como también en el Griego y Hebreo bíblicos

El prólogo de Juan es uno de los fragmentos neotestamentarios que la cristiandad nominal partidaria de la trinidad cita por excelencia para intentar dar fundamento a esta doctrina. En efecto, esta cristiandad sostiene la creencia de que en Jn. 1:1 el texto aseveraría en la práctica que: “En el principio estaba Cristo y Cristo, estaba con Dios y Cristo era Dios”. No obstante, al efectuar un examen acucioso de los textos griegos de referencia habitual, i.e.: Stephanus (F), Elzevir (E), Scrivener (C), Mayoría Bizantina (B), Alejandrino (A)(todos en Internet); y algunas de las versiones fidedignas de los mismos, la situación cambia sustantivamente.

Es a través de la Versión Intercalar Analógica de los textos referenciales griegos que es factible apreciar lo que estos realmente dicen:

Jn. 1:1 “en {en} arkhę {el principio} ên {estaba} ho {la} lógos {palabra}, kaì {y} ho {la} lógos {palabra} ên {estaba} pròs {en las obras de} tòn {el} theón {dios}, kaì {y} theòs {dios} ên {era} ho {la} logos {palabra}.” FECBA. Versión Intercalar Literal Analógica Greco-Castellana.

Jn. 1:1  “En el principio estaba la palabra, y la palabra estaba en las obras de dios, y dios era la palabra.” Versión Literal Analógica.

En este pasaje el evangelista nos suministra tres características distintivas de la palabra de Yahveh, a través de tres oraciones que separa mediante la conjunción “kai” {y}:

1º Mediante la oración griega “en arkhę ên ho logos” {en el principio estaba la palabra}; Juan señala que la palabra se encontraba presente ya desde los orígenes (Gn. 1:1), hecho que es factible de ser constatado, por cuanto la palabra es el agente mediante el cual Yahveh dios ‘ordena y manda.’

 

2º A través de la oración “kai ho logos ên pròs tòn theón”{y la palabra estaba en las obras de dios} el vidente reconoce y señala que la palabra se halla concretada en la obra creadora de Yahveh dios, la cual abarca la integridad del universo factible de apreciar y observar.

 

3º Mediante la oración “kai theòs ên ho logos” el evangelista identifica de manera directa, notable y plena al propio Yahveh dios, como la palabra que desde el principio existió plasmada en sus obras.

Este pasaje manifiesta explícitamente que la palabra de Yahveh existió desde los inicios, pues fue a través de esta palabra que Yahveh emprendió y dio concreción a su obra creadora. Asimismo, identifica al propio Yahveh  con esta palabra la que co-existió con Él, desde los orígenes, i.e. desde el Génesis 1:1.  

Para determinar el significado preciso que Juan da a la expresión “pròs tòn theón” ha de recurrirse a la Vulgata de Jerónimo de Stridon (y sucesivas revisiones i.e Vulgata Clementina y Nova Vulgata). En efecto, en esta versión esta expresión es traducida como “apud deum”. Ahora bien, conforme al autor Mir cuando ‘apud’ hace referencia a un autor tiene el significado de “en las obras de” J. M. Mir Diccionario Ilustrado Latino Español. 15ta Edición. 1962, haciendo referencia en este caso específico a las obras de Dios. Este hecho es factible de corroborar en Hch. 4:24:

Hch. 4:24 oi {ellos} dè {también} akousantes {habiendo oído} homothumados {unánimemente} êran {alzaron} phônên {la voz} pròs {a las obras de} tÕn {el} theòn {dios} kaì {y} eipan {dijeron}, déspota {señor}, sù {tú} ho {el que} poiêsas {ha hecho} tÕn {el} ouranòn {cielo} kaì {y} tên {la} gên {tierra} kaì {y} tên {el} thalassan {mar} kaì {y} pánta {todas} tà {las cosas} en {en} autois {ellos}” A. Versión Intercalar Literal Analógica Greco-Castellana.

El escritor señala que los fieles imploran a Yahveh dios, haciéndolo a través de la mención de sus obras, i.e. el cielo, la tierra, el mar y todo lo que se halla en ellos.

En relación con Juan 1:1, las diferentes versiones existentes de la Biblia podrían ser clasificadas atendiendo al grado de fidelidad con el texto griego de origen en:

A.    Versiones Homólogas (equivalen en espíritu y letra):

“In principio erat verbum et verbum erat apud deum et deus erat verbum.” Vulgata 405

“In principio erat verbū et verbū  erat apud deū  et deus erat verbūGutenberg 1456*

Trad. En el principio estaba la palabra y la palabra estaba en las obras de dios y dios era la palabra.

“IN the bigynnynge was the word, and the word was at god,

and god was the wordJohn Wiclif 1380. English Hexapla 1841*

“In the begynnynge was that worde/ ãd that worde was with god:

and god was that wordeTyndale’s Newe Testiment 1526*

*En Internet.

En estas versiones es factible apreciar que:

1.      Los vocablos ‘verbum’ y ‘word’ {palabra} se hallan escritos con letra inicial minúscula por cuanto corresponden respectivamente al término latino y al término inglés usual (desprovistos de toda connotación teológica) empleados para traducir el vocablo griego ‘logos’ {palabra}.

 

2.      Los términos ‘deus’ y ‘god’ {dios} se hallan escritos con letra inicial minúscula por cuanto corresponden respectivamente al vocablo latino y al vocablo inglés para traducir el vocablo griego ‘theos’ {dios} el cual, en todo caso corresponde a un título y no a al nombre propio de una divinidad.

 

3.      La tercera oración del verso mantiene íntegro el orden sintáctico dado por el texto griego de origen, es decir, ‘y dios era la palabra’ y ‘and god was the worde’ {kai theos ên ho logos}. Considero realmente impresionante constatar la manera en que estas versiones primigenias autógrafas se ciñen estrictamente al texto griego de origen, desprovistas de toda interferencia de carácter teológico que la tradición ha introducido con posterioridad.

B.     Versiones Análogas {mantienen la semejanza en espíritu).

“In principio erat verbum, et verbum erat apud Deum, et Deus erat verbum” Vulgata Clementina 1492. Editio 1892*

 

“In principio erat Verbum, et Verbum erat apud Deum, et Deus erat Verbum” Nova Vulgata 1979*

 

Trad. En el principio estaba la Palabra, y la Palabra estaba en las obras de Dios, y Dios era la Palabra.

“En el principio ya era la Palabra: y la Palabra era acerca de Dios, y Dios era la Palabra” Casiodoro de Reina 1569

 

“En el principio ya era la Palabra: y la Palabra era acerca de Dios, y Dios era la Palabra” Cipriano de Valera 1602

 

“En el principio ya era la Palabra: y la Palabra era acerca de Dios, y Dios era la Palabra” NT. Cipriano de Valera 1858*

 

“In the begynnynge was the worde, and the worde was with God, and God was ye worde.” Miles Coverdale 1535*

 

“In the beginning was the word, and the word was toward God, and God was the word.” CLNT 1926*

Im Anfang war das Wort, und das Wort war bei GOtt, und GOtt war das WortMartin Luther 1545 *

 

Trad. En el Comienzo, estaba la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y Dios era la Palabra.

*En Internet

En las versiones análogas aún mantienen la fidelidad a pesar de detectarse leves diferencias:

1.      El vocablo ‘dios’ que corresponde a un título se convierte en ‘Dios’, ‘God’ y ‘Gott,’ en una tácita alusión al dios cristiano.

 

2.      El vocablo ‘palabra’ mantiene su grafía (verbum, word(e)), o bien, se convierte en ‘Palabra’ (Verbum, Wort), pensando algunos que posiblemente se deba al hecho de identificara a la Palabra (en la última oración) con el propio Yahveh dios; en todo caso se vislumbra un atisbo de preparación del pasaje para hacerlo decir que ‘Cristo es Dios.’

  

3.      No obstante lo anterior, lo valioso en estas versiones es que se mantiene el orden sintáctico dado por el texto griego de origen en la tercera oración del verso, la que identifica plenamente a Yahveh dios con la palabra, haciendo caso omiso a las posibles interferencias de la tradición.

He de agregar que la Nova Vulgata 1979 corresponde a la actual Versión Oficial de la Iglesia Católica Apostólica Romana aprobada durante el Concilio Vaticano II en 1979. No deja de causar sorpresa que las cuatro versiones latinas mantienen intacto el orden sintáctico de la última oración.

C.     Versiones Eiségetas (sólo representan el punto de vista del (o los) traductor(es).

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” Reina Valera 1960 *(basada en la versión de Lucena 1862).

 

“En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.” Biblia de las Américas

 

“En el principio ya existía el Verbo, y el verbo estaba con Dios, y el verbo era Dios.” Nueva Versión Internacional.

 

“In the beginning the Word already was. The Word was in God’s presence, and what God was, the Word was.” Revised English Bible

 

“From the first he was the Word, and the Word was in relation with God and was God.” Bible in Basic English

 

“Originally, was, the Word, and, the Word, was, with God; and, the Word, was, God.”  Rotherham Emphasized Bible*

Comentario. En las versiones eiségetas se consolida la tergiversación integral del pasaje por cuanto:

1.      Los vocablos ‘Dios’ y ‘God’ son convertidos definitivamente en el nombre propio del dios cristiano.

 

2.      El vocablo ‘palabra’ que corresponde a la traducción natural y gramatical analógica del vocablo ‘logos’, es sustituido por el término ‘Verbo’ el que de acuerdo con la Real Academia Española (RAE) Ed. 21 (1 acepción), corresponde teológicamente al “nombre propio de la segunda persona de la santísima trinidad”. Cabe señalar que la RAE ed. 21, da al vocablo ‘verbo’ cinco acepciones primarias no teniendo ninguna de ellas relación alguna con el vocablo ‘palabra.’ Asimismo, esta misma edición da al vocablo ‘palabra’ once acepciones primarias, no estando ninguna de ellas asociada al término ‘verbo’. Por tanto estos dos términos carecen en absoluto de todo vínculo gramatical no siendo por lo tanto ni equivalentes ni intercambiable.

 

3.      Se tergiversa drásticamente el espíritu y letra del pasaje al invertir el orden sintáctico y sustituir el vocablo clave respectivamente de la última oración; por cuanto de: ‘Y dios era la palabra’ se pasa a ‘Y el Verbo era Dios’. Para tal efecto se ha intentado dar una serie de rebuscadas, alambicadas y sofisticadas explicaciones, las que han pasado por alto el hecho fundamental que en las lenguas que poseen un sistema de declinación (tal como el griego y el latín), el caso gramatical está dado por la partícula desinencial, y no como en el caso del griego, por presencia o ausencia de un artículo. Lo anterior queda demostrado en la estructura gramatical de las versiones homólogas y análogas las cuales mantienen el orden sintáctico del texto griego de origen, señalando de manera directa e irrefutable al propio Yahveh dios, como la palabra que existía desde el principio concretada en sus obras.

Conclusiones.

1º El vocablo griego “logos” {palabra} es un vocablo masculino. No obstante:

1.      Al traducirlo al latín se transforma en un vocablo neutro por cuanto en esta lengua “verbum” {palabra} es un vocablo de género neutro.

2.      Al verterlo al castellano se transforma en un vocablo femenino por cuanto en este idioma “palabra” es un término femenino. Esto es factible de comprobar en Reina 1569 y Valera 1602.

3.      Al traducirlo al inglés se transforma en un vocablo neutro por cuanto en esta lengua “word” {palabra} es un término neutro.

2º Es improbable que Yêshûa un ser netamente masculino sea identificado mediante un nombre propio de género masculino (logos), femenino (palabra) o neutro (verbum); dependiendo esta identificación del idioma al que el vocablo ‘logos’ sea traducido en estos pasajes. En castellano algunas versiones traducen equívocamente el vocablo griego ‘logos’ como ‘verbo’ de una clara significación teológica de la que carece el vocablo griego logos; con el claro propósito de intentar probar mediante esta interpretación que Yêshûa estaba en el principio junto a Yahveh y que Yêshûa es Yahveh Dios. No obstante, y tal como se afirmó con anterioridad los términos ‘logos’{palabra} y ‘verbo’ son en castellano dos términos con acepciones distintas y por lo tanto ni equivalentes ni intercambiables.

El vocablo ‘palabra’ posee según la Real Academia Española (RAE) Ed. 21, once acepciones primarias y en ninguna de ellas se le asocia con el término ‘verbo’. Asimismo, el vocablo ‘verbo’ posee en la RAE cinco acepciones primarias y en ninguna de ellas se le asocia con el término ‘palabra.’

3º Las versiones Reina 1569, Valera 1602 y NT. Valera 1858 interpretan ‘pròs’ como ‘acerca de’ hecho que indicaría tácitamente que la palabra tiene relación con algo que concierne a Yahveh dios, siendo la Vulgata la que establece y relaciona esta correspondencia con “las obras de Dios”; siendo factible reinterpretar estas tres versiones tal como sigue:

“En el principio ya era la Palabra: y la Palabra era acerca de las obras de Dios, y Dios era la Palabra” Casiodoro de Reina 1569

 

“En el principio ya era la Palabra: y la Palabra era acerca de las obras de Dios, y Dios era la Palabra” Cipriano de Valera 1602

 

“En el principio ya era la Palabra: y la Palabra era acerca de las obras de Dios, y Dios era la Palabra” NT. Cipriano de Valera 1858*

  *En Internet

4º Cabe señalar que las versiones llamadas Reina Valera tienen su origen en una revisión y tergiversación de la Versión de Cipriano de Valera de 1602, realizada por Lorenzo Lucena Pedrosa en 1862, a la cual se le dio con posterioridad el seudo-nombre promocional de Reina Valera 1862. Lucena ejecutó las siguientes acciones exégetas:

  1. Sustituye la interpretación natural y gramatical analógica de ‘logos’ como ‘palabra,’ por la interpretación teológica de ‘logos’ como ‘Verbo’ en una clara alusión e identificación con Cristo.

 

  1. Cambia la expresión “y la palabra era acerca de dios” por la expresión “y el Verbo era con Dios”.

 

  1. Invierte la estructura sintáctica de la oración “y Dios era la Palabra” por la frase “y el Verbo era Dios”, con el claro propósito de intentar dar sustento a la doctrina de la trinidad en cuanto a que Cristo y Dios son iguales en la deidad y en la coexistencia desde el inicio.

De tal manera que Jn. 1:1 de la versión Valera 1602 (ver ut supra), es seriamente distorsionada en la versión de Lucena 1862 dándole ésta la redacción siguiente “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios,” pasaje carente de toda vinculación, significado y sentido con lo expresado por la versión Valera 1602.

5º El vocablo griego ‘logos’ en sus diferentes formas declinativas aparece alrededor de 326 veces en el NT Griego, siendo escrito con letra inicial mayúscula en menos de una decena de veces, existiendo ciertas discrepancias entre los traductores en cuando escribirlo con inicial mayúscula. Así, las versiones inglesas NVI y KJV escriben ‘WORD’ con inicial mayúscula en sólo siete oportunidades.

6º Al traducir ‘logos’ como ‘verbo’, se comete una seria infracción a las normas de la traducción (se sustituye la traducción natural, literal y gramatical analógica llamada por Equivalencia Formal, por la nefasta traducción por Equivalencia Dinámica la cual constituye el instrumento por excelencia de alteración de las Escrituras). Asimismo, al invertir el orden de la frase en la última oración se infringen las reglas de la sintaxis. Visto lo anterior resultan muy decidoras las palabras del apóstol Pedro:

II Ped. 3:16 “como también en todas las epístolas, al hablar en ellas con respecto a estas cosas, entre las cuales hay ciertas cosas difíciles de entender, las que los INDOCTOS e INSCONTANTES TUERCEN,* así como también las otras Escrituras, para su propia destrucción.” Young 2003

La concepción de que Cristo es el Logos, ha sido utilizada para establecer su posición como Dios el hijo co-igual y co-eterno con el Padre en la doctrina de la trinidad, concepción que se trata de derivar del prólogo del evangelio de Juan. Existe evidencia muy concreta de que hubo un sincretismo  entre la Cristología cristiana y el Platonismo secular.  El vocablo ‘logos’ tiene el significado regular de ‘palabra, razón, sabiduría’ y no de Verbo (Cristo) la segunda persona de la trinidad. Lo que realmente el pasaje asevera es que la que la ‘palabra’ existía desde el principio en las obras de Yahveh siendo Yahveh mismo esta palabra. Por tanto las características de co-existencia, co-igualdad y co-eternidad son atributos de la ‘palabra’ de Yahveh y no del Verbo.

 Con respecto a la trinidad debo agregar que se cita como una de las fuentes de esta doctrina a la filosofía platónica la cual, admitía la existencia del ‘Nous’, el ‘Logos’ y el ‘Alma o Espíritu Universal’, por cuanto según el autor Stannus, Agustín de Hipona habría confesado que “estaba en la oscuridad con respecto a la trinidad, hasta cuando leyó los escritos de Platón;”  o cuando les dijo a algunos que “fuesen y aprendiesen de la trinidad a partir de los Platónicos.” Hugh Stannus. A History of the Doctrine of the Trinity in the Early Church. 1882. p. 24. London, Christian Life Publishing Co. 281 Strand, London. De esta misma filosofía nace la creencia errónea de que el alma y el espíritu corresponden a un mismo ente.

 7º He de señalar que considero a la Vulgata 405 como una de las mejores traducciones de la Biblia la cual, empleo habitualmente como texto de consulta, pues Jerónimo de Stridon, un padre y doctor de la iglesia, fue un erudito en cultura e idioma griego, hebreo y latín. La Versión de Gutenberg (presente en Internet) la que corresponde a su versión impresa, nos permite conocer la redacción real que tenía la Vulgata de Jerónimo de Stridon. Las versiones de la Vulgata que aparecen en Internet ya tienen algún grado de intervención pues en el caso específico de Juan 1:1 aparecen con letra inicial mayúscula tanto el vocablo Deus como Verbum.

Personalmente considero la Versión Reina Valera (ex Lucena 1862) en sus diferentes revisiones como un referente de dudosa validez, por cuanto lamentablemente es una versión alterada que sólo usufructúa indebidamente del nombre de estos dos insignes reformistas españoles. 

En los versos posteriores, es decir, Jn. 1:2-4 es posible constatar con mayor claridad que Juan hace referencia a la ‘palabra’ de Yahveh y no al ‘Verbo’ tal como habitualmente se cree, para lo cual incluiré una breve reseña.

JUAN 1:2

Mediante la versión intercalar se apreciará con exactitud lo manifestado por el texto referencial griego:

1:2 “ outos {ésta} ên {estaba} en {en} arkhę {el principio} pròs {en las obras de} tòn {el} theón {dios}” FECBA. Versión Intercalar Literal Analógica Greco-Castellana.

El evangelista declara en los textos griegos referenciales mediante el pronombre demostrativo “ÉSTA”{OUTOS}, que hace una referencia tácita a la ‘palabra,’ que se encontraba en el principio en las obras de Yahveh dios, en una obvia referencia a la creación del Génesis 1 y 2.

A.    Versiones Homólogas.

Hoc erat in principio apud deum” Vulgata 405*

 

Hoc erat in principio apud deū.” Gutenberg 1456*

 

Hoc erat in principio apud Deum” Vulgata Clementina 1492.

 

Editio 1892*

Hoc erat in principio apud Deum” Nova Vulgata 1979*

 

Trad. Ésta estaba en el principio en las obras de dios.

*En Internet

 

Nota.. Ha de advertirse que el pronombre demostrativo masculino griego “OUTOS” {ÉSTE}, es traducido al latín mediante el pronombre demostrativo neutro “HOC” {ÉSTO}, pues hace referencia implícita al vocablo “verbum” {palabra} que en latín es un sustantivo neutro.

Ešta era en el principio acerca de Dios” Casiodoro de Reina 1569

 

Ešta era en el principio acerca de Dios” Cipriano de Valera 1602

 

Esta era en el principio acerca de Dios.” NT. Cipriano de Valera 1858*

 

Nota. El pronombre demostrativo masculino griego “OUTOS” {ÉSTE}, es traducido al castellano mediante el pronombre demostrativo femenino “ÉSTA”, pues hace referencia tácita al vocablo “palabra” que en castellano es un sustantivo femenino. En estas versiones castellanas prístinas e impolutas, queda expresado de manera muy clara y manifiesta que el vidente hace referencia a la ‘palabra’ de Yahveh y no al ‘Verbo’ o segunda persona de la trinidad.

“this was in the bigynnynge at god” Wiclif 1380 in English Hexapla.

“This was in the beginning toward God.” CLNT 1929*

 

Nota.

El pronombre demostrativo inglés “THIS” en estas dos versiones tiene el significado de “ESTO”, pues hace referencia tácita a “WORD” {palabra} que en inglés es un sustantivo neutro, tal como se podrá constatar en Jn. 1:3.

 

Dasselbige war im Anfang bei Gott.Martin Luther 1545

Trad. La misma estaba en el principio con Dios.

Nota. El pronombre neutro ‘Dasselbige’ tiene el significado literal analógico de ‘lo mismo’, pues hace referencia a “Wort”{palabra} que es un sustantivo neutro.

B.     Versiones Eiségetas.

“Él estaba en el principio con Dios.” Biblia de las Américas

 

“Éste era en el principio con Dios.” Reina Valera 1960

 

“Él estaba con Dios en el principio” Nueva Versión Internacional

 

Nota.  En estas versiones castellanas (ut supra) se aprecia claramente la burda alteración, distorsión y tergiversación a que ha sido sometido el texto en el pasaje.

“He was in the beginning with God;” Revised Standard Version

“He existed in the beginning with God.” International Standard Version

 

“He was in the beginning with God.” Weymouth New Testament

 

Nota. En estas versiones inglesas también es factible constatar con una notable exactitud, la grave e inexcusable alteración ha que ha sido sometido el texto del pasaje, si se efectúa una comparación, con lo que asevera el texto griego en la Versión Intercalar.

JUAN 1:3

A través de la versión Intercalar de los textos griegos referenciales es factible determinar lo que el evangelista realmente expresa.

“pánta {todas las cosas} di’ {por medio de} autou {ella} egéneto {fueron hechas}, kaì {y} jôris {sin} autou {ella} egéneto {fueron hechas} oudè {ni} hen {una} hò {de lo que} gegonen {fue hecho}” FECBA. Versión Intercalar Literal Analógica. Greco-Castellana.

El pronombre personal masculino “AUTOU” (DE ÉL), hace referencia al vocablo “LOGOS” que es un sustantivo masculino. Al traducirlo al castellano se convierte en “DE ELLA”, por cuanto hace referencia al vocablo ‘palabra’ que en este idioma es un sustantivo femenino. El evangelista expresa que todas las cosas, es decir, el cielo, la tierra, el mar y todas las cosas que hay en ellos (Hch. 4:24) fueron hechas mediante ELLA {autou}, haciendo una referencia tácita a la palabra de Yahveh dios, la que se halla suficientemente identificada en Jn. 1:1.

  1.  
    1. Versiones Homólogas.

“Omnia per ipsum facta sunt: et sine ipso factum est nihil. Quod factum est” Vulgata 405

 

“Omia per ipsum facta sunt: et sine ipso factum est nichil. Quod factū est” Gutenberg

 

“Omnia per ipsum facta sunt: et sine ipso factum est nihil, quod factum est,” Vulgata Clementina

 

“Omnia per ipsum facta sunt, et sine ipso factum est nihil, quod factum est;” Nova Vulgata 1979

 

Trad. Todas las cosas por la misma son hechas: y sin la misma nada es hecho, de lo que es hecho.

Nota. En ests versiones latinas el pronombre demostrativo neutro latino ‘ipsum’ es un vocablo cuyo significado es “lo mismo”, pues hace referencia a ‘verbum’ {palabra} que es un sustantivo también neutro. Al traducirlo al castellano su significado es ‘la misma’ pues hace referencia a ‘palabra’ que en castellano es un sustantivo femenino.

Todas las cošas por ešta fueron hechas: y šin ella nada de lo que es hecho, fue hecho.” Casiodoro de Reina 1569

 

“Todas las cošas por ešta fueron hechas: y šin ella nada de lo que es hecho, fue hecho.” Cipriano de Valera 1602

 

“Todas las cosas por esta fueron hechas; y sin ella nada de lo que es hecho, fué hecho.” NT. Cipriano de Valera 1858

 

Nota. En estas versiones castellanas el pronombre personal masculino griego “AUTOU” {DE ÉL} que hace referencia al sustantivo masculino “LOGOS”, es traducido como “ELLA o ÉSTA”(la inclusión del pronombre demostrativo no ltera el espíritu del pasaje), interpretando con extraordinaria claridad lo que expresa el texto griego de Juan en su prólogo, pues queda sumamente claro que el vidente hace referencia a la palabra de Yahveh, y no a la segunda persona de la trinidad (Verbo).

“All thyngs were made by it / and with out it / was made noo thige / that made was” Newe Testiment Tyndale 1526*

 

“Althinges were made by it, and without it was made nothing that was made Geneve 1557 in English Hexapla 1841*

 

“All thynges were made by it, and without it, was made nothynge that was made” Thomas Cranmer 1539 en English Hexapla 1841*

 

“All thynges were made by it: and without it, was made nothyng that was made.” The Bishop’s Bible 1568*

 

“All came into being through it, and apart from it not even one thing came into being which has come into being.” NTLC 1926*

 

“All things were made by it, and without it, was made no thing that made was” TRC Bible 2005

 

Nota. El empleo del pronombre personal neutro “it” {ello} en estas versiones inglesas fidedignas, deja muy en claro que la referencia es a word {palabra} que es un sustantivo neutro y no a la segunda persona de la trinidad representada por ‘Word’, que sería un sustantivo masculino.

  

Alle Dinge sind durch dasselbige gemacht, und ohne dasselbige ist nichts gemacht, was gemacht.

 

Trad. Todas las cosas son a través de la misma hechas, y nada, de lo hecho, es sin la misma hecho.  

 

Nota. La versión alemana ratifica o expresado por las anteriores.

  1.  
    1. Versiones Eiségetas.

“Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”  Reina Valera 1960*

 

“Todas las cosas fueron hechas por medio de El, y sin El nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. Biblia de las Américas*

 

“Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir” Nueva Versión Internacional 1999

 

*En Internet

Nota. En estas tres versiones castellanas queda de manifiesto la intervención eiségeta para intentar de a través del prólogo dar sustento a la existencia de la segunda persona de la trinidad, presencia que no existe ni en los textos griegos de origen ni en las versiones homólogas ni análogas de los mismos. Asimismo, es posible constatar la diferencia abismal que separa a las versiones eiségetas llamadas Reina Valera (ex Lucena 1862), de las versiones de Reina 1569 y de Valera 1602.

“All things were made by him, and without him was not any thing made that was made.”  King James Version 1611*

 

“All things, through him, came into existence, and, without him, came into existence, not even one thing: that which hath come into existence,” Rotherham Bible *

Nota. En estas versiones queda de manifiesto la intervención eiségeta que intenta dar sustento a la segunda persona de la trinidad representada por ‘Word’ que presuntamente correspondería a un sustantivo masculino; dándose la extraña circunstancia que ‘word’ es un sustantivo neutro mientras que ‘Word’ sería un sustantivo masculino. 

JUAN 1:4

Versión Intercalar:

“en {en} autô {ella} zôê {la vida} ên {estaba}, kaì {y} hê {la} zôê {vida} ên {era} tò {la} phôs {luz} tôn {de los} anthrôpôn {hombres}” FECBA. Versión Intercalar Literal Analógica Greco-Castellana.

  1.  
    1. Versiones Homólogas.

“En ella estaba la vida y c la vida era la luz de los hombres.” Reina 1569.

 

En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombresValera 1602

 

En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombresNT. Valera.

 

 1858.*

 

Nota. Estas versiones fidedignas castellanas mantienen vigente el hecho de que el inicio del prólogo de Juan hace referencia a la palabra de Yahveh y no a la segunda persona de una imaginaria trinidad. Asimismo y mediante la afirmación de “EN ELLA ESTABA LA VIDA” nos hace retornar de inmediato en al tiempo al Génesis y más específicamente  al Génesis 1:11-12; 1: 20-22; 1:24-25.  Más adelante ojalá podamos tocar este capítulo del Génesis que es extraordinariamente interesante puesto que sus pasajes guardan grandes enigmas que hasta el momento permanecen para muchos y especialmente  para la cristiandad nominal, en el más profundo misterio.

“In it was lyfe/ and lyfe was the light of mē” Newe Testiment Tyndale 1526.*

 

“In it was life, and the life was the light of men,” Thomas Cranmer. 1539*

 

“In it was lyfe, and the lyfe was the light of men.” Geneve 1557 in English Hexapla 1841*

 

“In it was lyfe, and the lyfe was the lyght of men,” The Bishop’s Bible 1568*

 

“In it was life, and the life was the light of men.” NTLC 1926*

 

“In it was life; And life was the light of men;” Biblia TRC 2005*

 

* En Internet.

Nota. La presencia reiterativa del pronombre personal neutro “IT”, deja extraordinariamente claro que se hace referencia  al sustantivo neutro “word” {palabra}.

In ihm war das Leben, und das Leben war das Licht der Menschen.

Trad. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

Nota. La presncia del pronombre personal neutro “IHM“ {ello}, significa que la referencia es a Wort {palabra} que es un sustantivo neutro.

  1.  
    1. Versiones Eiségetas.

“En Él estaba la vida y la vida era la luz de los hombres” RV 1960*

 

“En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.  Biblia de las Américas *

 

“En Él estaba la vida y la vida era la luz de la Humanidad” NVI

 

“in him, was, life, and, the life, was, the light of men.” – Rotherham Bible

 

“He was the source of life, and that life was the light for humanity.” God’s Word Translation

 

In him was life, and the life was the light of men. KJV 1611

 

In him was life, and that life brought light to humanity” International Standard Version

 

In Him was Life, and that Life was the Light of men. Weymouth’s New Testament

 

Nota. Todas las versiones eiségetas demuestran que la acción de los que Pedro llama indoctos: fue, es y será muy persistente tanto en el tiempo (versiones antiguas y modernistas) como en el grado de tergiversación (he was the source of life).  

 Conclusión. El Prólogo de Juan es otro de los innumerables ejemplos de eiségesis bíblica en la cual, se altera tanto el espíritu como la letra de los textos griegos de origen, con el claro propósito de intentar dar una base bíblica a una doctrina (la trinidad) totalmente ajena a las Escrituras.

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

EL EVANGÉLICO RICK WARREN ES UN ILLUMINATI

Rick Warren usó la infame Torre de Babel como su símbolo principal de su programa de “40 Días de la Comunidad” 2004! Por 2000 años, los predicadores y maestros cristianos han entendido correctamente que “la Torre de Babel” fue el supremo esfuerzo temprano del hombre para construir un gobierno, economía y religión global en oposición directa al Dios de la Biblia. ¡La Torre de Babel fue dedicada a muchos dioses de la Religión de Babilonia, pero el estatuto más alto debía ser el dios, “Bel-Merodach”!

No obstante, Rick Warren usó este símbolo para representar su objetivo para su orden del día para construir una comunidad global de iglesias!

A finales del siglo XX la Torre de Babel se hizo el símbolo de la nueva Unión Europea, convirtiéndose así el principal icono del Nuevo Orden Mundial Luciferiano.

Desde aquel tiempo, otros programas han florecido de Rick Warren y del movimiento del crecimiento de la iglesia en libertad que contienen doctrinas subyacentes de Religiones orientales, creencias de la Nueva Era y hasta elementos de la Brujería. Este libro de la izquierda revela los detalles en cuanto a cómo la Iglesia cristiana está siendo Ilusoriamente conducida en la Edad Laodiceana.

Rick Warren se ha jactado desde entonces que él es un miembro del Consejo Illuminati de Relaciones Extranjeras (CFR).

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

LA VENIDA DE CRISTO: LA “PARUSÍA”—¡LO QUE MUCHOS CRISTIANOS AÚN IGNORAN!

 

 

La palabra Griega del Nuevo Testamento “Parusía” (pronunciada pah-roo-SEÉ-ah), cuando es usada con relación a Cristo, es un término técnico especializado,” ya que éste habla “casi siempre de su advenimiento Mesiánico en gloria para juzgar al mundo al final de edad” (Léxico Griego Inglés por Bauer, Arndt y Gingrich, p.635); de hecho, 16 de los 17 son como éste. Esta palabra fue usada en tiempos del NT para indicar la llegada de un gobernante o funcionario que estaba arribando a una ciudad para estar con su pueblo allí. En las traducciones inglesas de la Biblia, la Parusía de Cristo es por lo general traducida como su “arribo”, pero esta debe incluir la idea de su “venida” a la tierra a fin de estar físicamente “presente” con la gente en la tierra.—-Considerando los versos que hablan de la Parusía de Cristo, son muy informativos sobre su Segunda venida y el arrebatamiento.

 

En 1 Corintios 15:23, Pablo presenta que la resurrección de los creyentes en Cristo ocurrirá “en su Parusía” (“cuando él viene”). Entonces en 1 Tes. 4, donde Pablo describe la Parusía (“venida”) del Señor (v.15), leemos que este es el tiempo de la resurrección de los santos y el arrebatamiento (v.16,17). La resurrección y el arrebatamiento de los santos (creyentes “nacidos otra vez” están relacionados y son la parte de la Parusía.

 

Agregando a este concepto, históricamente: “cuando un dignatario hacía una visita oficial o parusía a una ciudad en tiempos helenísticos, la acción de los ciudadanos principales en salir para encontrarlo y escoltarlo en la etapa final de su viaje fue llamada el apentesis…” (F.F.Bruce, en Nuevo Comentario de la Biblia, © ’70, p.1159) (énfasis mío).

 

En armonía con este cuadro histórico, Pablo declara en 1Tes.4 que los santos resucitados y transformados serán tomados (arrebatados) para “encontrar (apentesis) al Señor en el aire” (v.17), a fin de escoltarlo en la última pequeña porción de su venida a la tierra en la Parusía, que es la Segunda Venida gloriosa. Si Jesús debiera arrebatar a esta gente de la tierra y luego marcharse, esto no cabría con el cuadro retratado por estas dos palabras griegas (parusía y apentesis).

 

En 1 Tes. 3:13, es debido a la toma de Cristo de los creyentes en el aire, seguida de su reunión y su escolta (apentesis) cuando él justamente finaliza su arribo a la tierra, que Pablo dice que la Parusía (venida y arribo) de nuestro Señor Jesús es “con todos sus santos,” cuando él desciende a la tierra.

 

En 2 Tes. 2:8, Pablo mira delante al final de la Gran Tribulación cuando él menciona la destrucción del Anticristo “que el Señor Jesús derrocará con el aliento de su boca y destruirá por el esplendor de su Parusía (venida).”… Este verso claramente nos dice que la Parusía (que incluye la resurrección de los santos y el arrebatamiento) será el acontecimiento poderoso que destruirá al Anticristo al final de la Gran Tribulación. Jesús también representa su Parusía como gloriosa y poderosa: “Porque como el relámpago que viene del este es visible hasta en el Oeste, así será la Parusía del Hijo de Hombre” (Mateo 24:27). La Parusía será maravillosamente visible al mundo entero.—–De este modo, está claro de todo esto, que el reinado y la autoridad del Anticristo se extenderán directamente hasta, y terminará por, la Parusía de Cristo. La Parusía es la poderosa y gloriosa Segunda Venida de Cristo—–durante la cual el arrebatamiento de los creyentes ocurrirá también.

 

Una nota adicional: Se nos dice en Santiago 5:7,8 ser pacientes y mantenerse firme mientras esperamos “hasta la Parusía del Señor.” Santiago sabía que las cosas se pondrían duro para los Cristianos antes del Parusía, pero será en la Parusía que nuestro alivio vendrá.—–y también Juan exhorta a la perseverancia: “Amados hijos, perseverad en él, de modo que cuando él aparezca podamos estar confiados y no avergonzados ante él en su Parusía” (1 Jn. 2).

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

CITAS DE LA BIBLIA PARA LOS ENFERMOS

 Un médico visitando a los enfermos en un hospital. Grabado alemán de 1682.

Cinco son las causas de las enfermedades que afligen a los hombres: la de aumentar sus méritos, como aconteció con Job y los mártires; la de conservar su humildad, de lo que es ejemplo Pablo combatido por Satanás (2 Cor 12); que conozcamos nuestros pecados y nos enmendemos, como sucedió a María hermana de Moisés (Números 12) y al paralítico de Capernaum (Mc 2), para mayor gloria de Dios, como ocurrió con el ciego de nacimiento (Jn 9) y con Lázaro (Jn 11); y la que es un principio de condenación, como ocurrió con Herodes (Hech 12) y con Antíoco (2 Rey 9)


 

Valor redentor del dolor: 2 Cor.

Misterio del dolor: Job 42, 1-6.

Coger la Cruz y seguir a Cristo: Lc 9, 23.

El sufrimiento de aquí abajo no tiene proporción con la gloria del cielo: 2 Cor 4, 17.

En el “mundo nuevo” no habrá ya dolor, ni pena: Apoc 7, 17; 21, 4.

Oración de un afligido: Salmo 102

El Señor es mi pastor: Salmo 23

“¡Ten confianza en el Señor! ¡Ten valor, no te desanimes! ¡Sí, ten confianza en el Señor!” Salmo 27:14

“Pero tú Señor, eres mi escudo protector, eres mi Gloria, eres quien me reanima.” Salmo 3:4

“Tú Señor, eres mi fuerza; ¡yo te amo! Tú eres mi protector, mi lugar de refugio, mi libertador, mi Dios, la roca que me protege, mi escudo, el poder que me salva, mi más alto escondite”. Salmo 18: 1-3

“Señor, mi protector, a ti clamo. No te niegues a responderme, ya puedo contarme entre los muertos. Oye mis gritos cuando te pido ayuda, cuando extiendo mis manos hacia tu santo templo….¡Bendito sea el Señor, que ha escuchado mis ruegos! El Señor es mi poderoso protector; en él confié plenamente y él me ayudó. Mi corazón está alegre; cantaré y dare gracias al Señor.” Salmo 28 : 1-2, 6-7

“Bendito sea el Señor, que con su amor hizo grandes cosas por mí en momentos de angustia. En mi inquietud llegué a pensar que me habías echado de tu presencia; pero cuando te pedí ayuda, tú escuchaste mis gritos.” Salmo 31 : 21-22

“Recurrí al Señor y él me contestó, y me libró de todos mis temores. Los que miran al Señor quedan radiantes de alegría y jamás se verán defraudados. Este pobre gritó y el Señor lo oyó y lo libró de todas sus angustias. El angel del Señor protege y salva a los que honran al Señor.” Salmo 34: 4-7

“¿Por qué voy a desanimarme? ¿Por qué voy a estar preocupado? Mi esperanza he puesto en Dios, a quien todavía seguiré alabando. ¡El es mi Dios y Salvador!” Salmo 42:5

“Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; nuestra ayuda en momentos de angustia. Por eso no tendremos miedo, aunque se deshaga la tierra, aunque se hundan los montes en el fondo del mar, aunque ruja el mar y se agiten sus olas, aunque tiemblen los montes a causa de su furia.” Salmo 46: 1-2

“Cuando tengo miedo confío en ti. Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no tengo miedo.” Salmo 56:3-4

“Yo canto al Señor, que me da fuerzas. ¡Él es mi Salvador!” Salmo 118: 14

“A ti clamo, Señor, y te digo: ‘Tú eres mi refugio; tú eres todo lo que tengo en esta vida. Presta atención a mis gritos, porque me encuentro sin fuerzas.” Salmo 142: 5-6

“He aprendido a hacer frente a cualquier situación, lo mismo a estar satisfecho que a tener hambre, a tener de sobra que a no tener nada. A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece.” Filipenses 4: 12-13

“Por eso no nos desanimamos. Pues aunque por fuera nos vamos deteriorando, por dentro nos renovamos día a día. Lo que sufrimos en esta vida es cosa ligera, que pronto pasa; pero nos trae como resultado una Gloria eternal mucho más grande y abundante. Porque no nos fijamos en lo que se ve, sino en lo que no se ve, ya que las cosas que se ven son pasajeras, pero las que no se ve son eternas. Nosotros somos como una casa terrenal, como una tienda de campaña no permanente; pero sabemos que si esta tienda se destruye, Dios nos tiene preparada en el cielo una casa eternal, que no ha sido hecha por manos humanas.” 2 Corintios 4: 16-18, 5: 1-2.

“Dios ha preparado para los que lo aman cosas que nadie ha visto ni oído, y ni siquiera pensado.” 1 Corintios 9.

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

¿POR QUÉ DEBEMOS ARREPENTIRNOS SEGÚN LA BIBLIA?

  

Por Ing. Mario A Olcese 

En Mateo 4:17 vemos a Jesús predicando y diciendo: “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, PORQUE el reino de los cielos se ha acercado”.  

Palpablemente el esperado Reino de Dios fue motivo suficiente para que los paisanos Judíos de Jesús procedieran al arrepentimiento. Jesús les dice a sus conciudadanos que el reino está cerca, y por tanto deben arrepentirse de sus pecados sin demora.  

También Pedro les dijo a sus paisanos Judíos: “Así que, arrepentíos y convertíos—¿para qué?— PARA QUE sean borrados vuestros pecados–¿y para qué más?– PARA QUE vengan tiempos de refrigerio, y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas” (¡esto tiene que ver también con la restauración del reino! –Hechos 1:3,6) (Hechos 3:19-21). Así que EL REINO MILENARIO DE CRISTO, Y LOS TIEMPOS DE REFRIGERIO QUE ÉSTE TRAERÍA, era (…y es) el  buen regalo ofrecido por el Señor a los suyos.  Por esta razón nosotros debemos proceder oportunamente al arrepentimiento PARA ASÍ PODER RECIBIR EL PERDÓN DE NUESTROS PECADOS Y OBTENER LOS BENEFICIOS DEL REINO VENIDERO DE CRISTO. En buena cuenta, nuestro arrepentimiento causaría EL PERDÓN DE NUESTROS PECADOS Y FINALMENTE LA LLEGADA DE CRISTO Y SU REINO CON SUS TIEMPOS DE REFRIGERIO.

En Marcos 1:15 Jesús llamaba a sus conciudadanos al arrepentimiento por causa de la cercanía del reino ( que es el evangelio de Cristo). En decía: “El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio (del reino -Marcos 1:14,15). Así que nuevamente el cumplimiento del tiempo y la cercanía del reino de Dios (el evangelio) eran motivos suficientes para que los pecadores procedieran a arrepentirse de sus pecados. ¡De lo contrario ellos serían excluidos del REINO! 

Nosotros, como cristianos, debemos predicar ese mismo evangelio o buenas noticias de la cercanía del Reino (Mat. 24:14) para motivar a la gente al arrepentimiento y así puedan gozar de tiempos de refrigerio cuando Cristo vuelva a la tierra a establecer su reino (Mat. 25:31,34). Decirle a la gente que debe arrepentirse de sus pecados porque de lo contrario serán castigados, no es la forma para llamar al arrepentimiento. Las amenazas de un castigo severo para incitar la conversión de los pecadores no es la mejor manera de llamar al arrepentimiento de nadie. La mejor forma es ofrecerle al pecador una meta sublime, un regalo de Dios, para que ellos puedan sentir el inmenso amor que nos tiene Dios y así procedan al arrepentimiento oportuno. Por cierto que el amor de Dios se manifestó con el sacrificio vicario de Su propio único Hijo en una vil cruz (Juan 3:16). Pero si a esto le sumamos el regalo que Dios otorga a los que aceptaron a Su Hijo, mejor aún (2 Cor. 7:1; 2 Ped. 1:4). 

Y recuerde, el evangelio del Reino era el mensaje de los Apóstoles de Jesús (Lucas 8:1,2; Hechos 8:12, Stg. 2:5), y en especial, del Apóstol Pablo a los judíos y gentiles fuera de Jerusalén (Hechos 19:8; 20:25; 28:23,30,31).

Y la razón por la cual Pablo dijo que Dios concedió el arrepentimiento a los gentiles era para que ellos pudieran también obtener la vida, la vida eterna. “…¡de manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento-¿para qué?- ¡Para vida!” (Hechos 11:18) En mi estudio que lleva por título: “Salvación: ¿Qué significa Realmente?” (el cual aparece en mi sitio web: www.elevangeliodelreino.org) demuestro que la vida está siempre asociada con el reino venidero en la tierra.  

Como podemos ver, la meta de la iglesia es el evangelio o Buenas Nuevas del Reino de Dios, el mensaje “provocador” de Jesucristo para atraer a los potenciales conversos al arrepentimiento. Esto también queda confirmado por lo dicho por Pedro en 2 Pedro 1:10-12: “Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas (anotadas en los versos 5-9), no caeréis jamás. Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno (¡no en el cielo!) de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre (¡esto mismo estoy haciendo yo a través de este estudio!), aunque vosotros las sepáis (¡aunque muchos hoy en este siglo XXI se han olvidado!), y estéis confirmados en la verdad presente. Aquí Pedro les recuerda a los creyentes la verdad presente (es decir, “la generosa y amplia entrada en el reino eterno de Jesucristo”) y los anima a permanecer firmes al llamado y a la elección de Dios dando frutos. Así, pues, el reino de Cristo se convierte en la apetitosa “carnada” que nos impele a allegarnos a Cristo y a arrepentirnos de nuestros pecados. Y Santiago mismo dice: “Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo-¿para qué? para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?” (2:5). “El Reino”, “El Reino de Dios”, “El evangelio del Reino de Dios”, “El reino eterno”, “El reino de Cristo”, etc, es siempre el Mensaje provocador, la oferta de Dios para los potenciales creyentes. Y Pablo les dice a los hermanos de Tesalónica: “tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis…¡Para qué?– para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis (2 Tes. 1:5). 

Todos estos textos son más que suficientes para demostrar que el Reino de Dios era la meta, y la razón de perseverar en la fe de los primeros Cristianos. Cualquier otra razón o motivo que se predique será rotundamente una meta o esperanza falsa. 

Más información sobre el Reino en:

www.elevangeliodelreino.org 

EL EVANGELIO DE LA GRACIA Y NUESTRO REINADO FUTURO EN LA TIERRA

Por Ing° Mario A Olcese

Texto clave:

“Pues si por transgresión de un solo hombre reinó la muerte, con mayor razón los que reciben en abundancia la gracia y el don de la justicia REINARÁN EN VIDA por medio de un solo hombre, Jesucristo” (Rom. 5:17–NVI).

Gracia y Reinado

En el texto de arriba Pablo escribe que todos aquellos que han recibido en abundancia la gracia y el don de la justicia, reinarán en vida. Nótese que Pablo no sólo dice que los justificados tendrán la vida, sino que reinarán en vida, ¡y esta vida será vida eterna! (“…y la gracia que nos trae justificación y vida eterna por medio de Jesucristo, nuestro Señor”—Rom. 5:21. También Tito 3:7). Desgraciadamente millones de cristianos no entienden que la gracia de Dios nos conducirá a un reinado con vida eterna. Y si hablamos de un reinado, estamos implicando un reino necesariamente. De allí que el evangelio de la gracia para Pablo se equipara con la predicación del Reino de Dios. Estas son sus palabras: “…que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios. Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro” (Hechos 20:24,25).Es imperioso entender que la gracia de Dios nos justifica para poder reinar en vida eterna. Pero este reinado no se produce inmediatamente después de nuestra conversión, ni mientras seamos mortales y corruptibles. Es imposible pensar en un actual reinado de mil años de los santos en nuestra condición de hombres mortales y corruptibles, y cuando sólo podemos vivir hasta los 70, 80 o 90 años de edad. Algunos cristianos del primer siglo parece que olvidaron esta verdad, y creyeron estar ya en una posición de reyes en ejercicio. En 1 Corintios 4:8 Pablo les dice irónicamente a los creyentes corintios que se creían reyes, lo siguiente: “Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis, ¡Y ojalá reinaseis para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros!” (1 Corintios 4:8). Sin duda alguna, muchos de los creyentes primitivos habían entendido mal la doctrina de la justificación por la gracia que Pablo había estado predicando. Creyeron que su acceso a la gracia los convertía inmediatamente en hombres ricos y con poder cuando en realidad no tenían ningún poder de gobernar el mundo de entonces. Ellos no entendieron que su reinado se produciría en la transformación, cuando recibieran el cuerpo incorruptible e inmortal en la parusía de Jesús.

Gracia y Salvación

Hasta ahora hemos visto que la gracia va estrechamente ligada al reinado futuro de los santos con cuerpos inmortales. Ahora veremos que el apóstol Pablo vincula la gracia con la salvación. Esto lo descubrimos cuando Pablo le escribió a Tito, lo siguiente: “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres” (Tito 2:11). Recapitulando, la gracia de Dios se traduce en nuestro reinado, y este reinado es el resultado de nuestra salvación que viene por la gracia de Dios. Esta verdad se deja ver en el diálogo del joven rico con Jesús y sus apóstoles en Mateo 19:11-25, y en donde justamente las tres frases: ‘vida eterna’, ‘el reino’ y ‘la salvación’ se hacen notorias. ¡Ustedes necesitan examinar cuidadosamente cada palabra de esos versículos de Mateo 19! Estamos viendo que la salvación por gracia y el reino de Cristo van de la mano, y ambos están estrechamente ligados como gemelos idénticos en una sola placenta. Los que sostienen que la gracia de Dios no tiene nada que ver con el reino de Dios están engañados. El evangelio del reino de Cristo es el mismo evangelio de la gracia de Pablo. Y Pablo enseñó que su evangelio era el evangelio de Cristo, el mismo inalterable evangelio del reino que él lo llamó “la gracia” (Romanos 15:19; Gál. 1:6-9, Hechos 20:24,25).

La gracia y la Gloria

El apóstol Pedro escribió lo siguiente: “Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada… Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria…  Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca… Por conducto de Silvano, a quien tengo por hermano fiel, os he escrito brevemente, amonestándoos, y testificando que ésta es la verdadera gracia de Dios, en la cual estáis”Estas palabras de Pedro han sido pasadas por alto, o bien, incomprendidas por millones de cristianos. Y es que Pedro mismo dice que la verdadera gracia de Dios es aquella que tiene que ver con la participación de la gloria que será revelada. Esto debe grabárselo bien en su mente, pues si no lo entiende, tampoco comprenderá el mensaje y el propósito de la venida de Cristo al mundo.Aquí está la verdadera gracia que no es predicada por los más populares evangelistas de hoy. La mayoría de ellos predican una gracia totalmente distinta y paganizada, como es la de “recibir a Cristo por la fe para obtener el perdón de los pecados y después partir a  la morada final y eterna en el cielo como almas inmortales”. Aunque es verdad que unos pocos predicadores admiten que el reino será efectivamente establecido y otorgado a los santos, éstos yerran al decir que sólo será para los santos Judíos. Nuevamente regresemos a Pedro. El dice en 1 Pedro 5:12 que “ésta es la verdadera gracia”—¿cuál?— Según el contexto (versos 1,5,10) la gracia verdadera es la esperanza de ser parte de la gloria que será revelada en la parusía. Definitivamente también la gracia y la gloria van de la mano. ¡Esto está más claro que el agua cristalina! Y Pablo también coincide con Pedro al escribir a los Tesalonicenses: “a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio (de la gracia o del reino), para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo”. (2 Tes. 2:14)

La gloria y el Reino

Debe quedar en bien claro que la verdadera gracia es la participación de la gloria que será revelada en la parusía. La gloria, a su vez, está vinculada con el Reino. Siempre recuerde que el reino está envuelto en todos estos vocablos clave (salvación, vida eterna, gloria, gracia, etc). Por ejemplo, a los Tesalonicenses Pablo les escribe lo siguiente: “y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria (1 Tes. 2:12). En los evangelios sinópticos vemos que un evangelista usa para narrar un mismo acontecimiento el vocablo ‘reino’, mientras que otro usa la palabra ‘gloria’. Por Ejemplo: Mateo 20:21: “El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda”Marcos 10:36: “El les dijo: ¿Qué queréis que os haga? Ellos le dijeron: Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda”. Así que el reino de Dios va siempre asociado a los términos gloria, salvación, gracia, evangelio, vida eterna.

En conclusión

Estamos, por la gracia de Dios, llamados a participar de la gloria venidera del reino de Dios con vida eterna. Este es el evangelio o buenas nuevas de la gracia de Dios. Es la Buena Nueva de salvación para la participación (por su gracia) en el reino venidero de Cristo con vida eterna. Esta es la salvación final o escatológica que nos traerá Cristo en su parusía (Heb. 9: 28). ¡Y éste es el verdadero evangelio de la gracia!

www.elevangeliodelreino.orgwww.elevangeliodelreino.org ……………………………………

LA FE DE JESÚS

 

“Corramos con constancia en la competición que se nos presenta, fijos los ojos en el pionero y consumador de la fe, Jesús” (Heb 12,2).  

Por Mario A Olcese 

La Fe de Jesús

Leemos esto en la carta a los hebreos: puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.  (Heb 12,2). Según este texto clave, Jesús se nos presenta como el modelo perfecto de los creyentes, el que ha llevado la fe a la plenitud de la perfección, experimentándola en su propia existencia, en una condición humana bastante adversa, al tener que elegir entre la dicha temporal y la cruz, soportando además la ofensa y el desprecio. Jesús es el modelo perfecto de la fe perseverante: él ha tenido que luchar hasta el final para dar toda su perfección a su actitud de creyente para una esperanza y para una fe. Es también interesante lo que Pablo les dice a los Gálatas con estas puntuales palabras: “Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado” (2:16). El Apóstol Pablo es muy claro cuando dice que los creyentes son justificados porla fe de Jesucristo’. Sin embargo, la gran mayoría de cristianos dicen haber alcanzado la justificación por el solo hecho de haber creído en Jesucristo pero sin entender nada en absoluto lo que es la fe de Jesucristo o la fe que tuvo Jesucristo. Sí, Jesús fue un hombre de fe, y él tuvo una fe que debiera ser también la nuestra. Esto, desgraciadamente, no lo entienden millones de católicos y evangélicos, y la mayoría de las sectas modernas de hoy. Aquellos hombres que creen que pueden agradar a Dios guardando todas sus leyes, pero sin la fe de Cristo, están perdidos. Muchos ciertamente tienen la fe en Cristo pero no la fe de Cristo. Y esto lo quiero nuevamente subrayar para que no lo olviden. Usted debe conocer la fe de Jesucristo para obtener la justificación de Dios. Desafortunadamente la mayoría de los cristianos profesantes no tienen la fe de Cristo sino sólo la fe en Cristo. Usted puede preguntarle a cualquier “cristiano” sobre cuál fue la fe de Cristo que nos puede salvar y se sorprenderá de encontrar que casi todos le responderán de manera distinta. Pero antes de continuar veamos antes dos pasajes más que nos hablan de ‘la fe de Jesús’. Seguramente usted los ha leído mil veces, pero no se ha detenido a reflexionar qué quiere decir esa locución precisamente.Romanos 3:26 “y al que justifica al que es de la fe de Jesús Apocalipsis 14:12: Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”.Estos dos textos, junto con el de Gálatas 2:16, son más que suficientes para demostrarnos que hay una fe de Jesús, o una fe que tuvo Jesús, y que es vital conocerla y creerla para ser verdaderamente justificados y finalmente salvos.

La Fe de Abraham

A los Romanos Pablo les dice: “Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia (Cristo) la promesa de que sería heredero del mundo (¡nótese que a Cristo le fue dada la promesa de que sería heredero del mundo!), sino por la justicia de la fe. Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa. Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión. Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros… Pues bien, resulta ahora que no sólo debemos tener la fe de Jesús, sino también la fe de Abraham. ¿Es que debemos tener dos clases de fe: una Abrahámica y otra Cristiana?¿Más de una Fe en la Biblia?Hemos visto que Pablo habla a los Gálatas de la Fe de Cristo, y a los creyentes de Roma les habla de la fe de Abraham. ¿Será que ambas frases son equivalentes o que encierran lo mismo? ¡Pues seguro que sí! ¿Dónde está la prueba? La prueba se encuentra en Efesios 4:4-5, donde Pablo dice lo siguiente: Un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, UNA FE, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos”. Así que si hay sólo UNA ESPERANZA, y sólo UNA FE, es lógico concluir que la fe que tenía Jesús es la misma fe que tenía Abraham. Por lo tanto, nosotros, los gentiles creyentes, debemos tener la misma fe que tuvo nuestro Señor Jesucristo, y que fue la misma fe que tuvo su padre ancestral Abraham, el padre de todos los creyentes. Pero, ¿sabe usted cuál fue la fe de Abraham?

¿Cuál era la fe de Abraham?

En Hebreos 11:8-10 Pablo comenta sobre la fe de Abraham con estas palabras: “Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia (Ver Génesis 12:1-3); y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios”Entonces Abraham, por su fe, obedeció a Dios para salir hacia la tierra prometida, esperando la venida de la ciudad celestial. Él tuvo fe de que heredaría una tierra y una ciudad en un futuro, y salió para morar como extranjero y peregrino en ella.En Génesis 12:3 Dios le dice a Abraham: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra (este es el evangelio predicado a Abraham según Gálatas 3:8)”. Entonces Abraham creyó que a través de él serían benditas todas las familias de la tierra—¡El creyó en el evangelio de Dios!En Génesis 13:15 Dios le vuelve a decir a Abraham: “Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre. En este pasaje Abraham recibe la promesa de que su descendencia igualmente recibiría la tierra para siempre”.En Génesis 15:18 Dios se le aparece nuevamente a Abraham para decirle: “En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río EufratesResumiendo, la fe de Abraham constaba, a). La herencia de una tierra prometida en un área geográfica bien definida, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates. b). Y sería igualmente una herencia para siempre para su simiente o descendencia. c). Y todas las familias de la tierra serían benditas a través de él. Todos estos 3 puntos integran el evangelio de Dios, que es el evangelio predicado por Cristo. En Romanos 4:18 Pablo dice: “El (Abraham) creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia”. Así que Abraham tuvo fe en el evangelio (de que a través de él y de su descendencia (Jesucristo) vendría la bendición del mundo cuando el Cristo tome el control del mundo.Y en cierto modo Jesús, como Abraham, es enviado por Dios al mundo y a la tierra de promisión (eretz-Israel) para residir como extranjero y peregrino,  para proclamar y confirmar esas mismas promesas hechas a Abraham y para toda su descendencia. En Lucas 4:43, Jesús dice: “Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado”. Y Pablo dice en Romanos 15:8: “Pues os digo, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres. Así que notamos que Jesús tenía fe en las promesas de Dios cuando las confirmaba, aunque todavía no eran realidades presentes, sino aún futuras. Su fe estaba puesta en lo que él confirmaba, en las promesas que Dios hizo a sus padres y que descansaban en el futuro. Recordemos que la definición de fe es: “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). La Fe de Abraham, como la Fe de Jesús, estaba relacionada evidentemente con una promesa, y esa era que Abraham y Cristo serán los herederos del mundo. Recuerde que a Abraham se le predicó el evangelio de antemano, y que consistía que a través de una descendencia suya vendría la bendición para el mundo. Dice Pablo: “Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva (El evangelio) a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones (Gál. 3:8).Esta es la fe de Abraham. Y esa misma fe que tuvo Abraham la tuvo Jesús, al confirmar las mismas promesas o las Buenas Nuevas a sus paisanos Judíos proclamadas de antemano a los padres. Esto lo dice claramente Pablo en Romanos 15:8, cuando les dice a los creyentes de Roma: “Pues os digo, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres (de una tierra y un reino)”. Esta tarea de confirmar las promesas hechas a los padres del AT era la fe de Jesús, y la razón de su venida hace dos milenios (ver Lucas 4:43).  Ahora le pregunto: ¿Es ésa la misma fe que tiene usted? ¿Tiene usted la misma fe de Jesús y de Abraham de que El Hijo de Dios y los fieles serán los herederos del mundo venidero de justicia en el reino milenario? Usted seguramente está pensando que esa promesa es sólo para los Judíos, y no para la iglesia, a quien Jesús le ha prometido el “reino de los cielos”. Pero deténgase un instante para entender que Pablo dijo que Abraham es el padre de todos nosotros”, y cuando él dijo eso, se lo dijo a la iglesia de Roma. Si Abraham es el padre de la fe, entonces nosotros somos sus hijos por la fe y herederos de la misma promesa o de la misma fe. Es decir, si tenemos la fe de Abraham, entonces también tenemos la fe de Jesús. Recuerde: Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad (por venir, según Heb. 13:14)… Abraham murió y no recibió lo prometido”. Todos los héroes de la fe murieron sin haber recibido la promesa, la promesa de una nueva tierra y una ciudad celestial en ella. Así que todos los hombres de la fe esperaban lo mismo, la venida de la ciudad o Nueva Jerusalén a la tierra prometida. Esto era justamente lo que el evangelio encerraba, una nueva sociedad con un gobierno celestial en la tierra, con Dios mismo morando entre los hombres para siempre (Apo. 21:1-3).

La Fe predicada por Jesús

Jesús mostro su fe obrando en consecuencia. Por ejemplo, él inicia su ministerio hablando de la cercanía del Reino y llamando al arrepentimiento (Marcos 1:1,14,15). Y también ofrece la herencia de la tierra para los mansos (Eretz Israel) en Mateo 5:5, diciendo: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad”. Sus parábolas, llamadas “las parábolas del Reino”, nos hablan de su reino venidero de justicia y de las bendiciones que éste traerá cuando se establezca EN LA TIERRA. Y después de resucitar, Jesús se la pasa hablándoles a sus discípulos del Reino de Dios por espacio de 40 días (Hechos 1:3,6). Es claro que el reino de Dios era el tema de toda la predicación de Cristo, y la razón de ser de su venida como mortal (Lucas 4:43). Todo esto nos hace comprender que el reino de Dios era la fe de Jesús. Recuerde que de la abundancia del corazón habla la boca.

Tener la fe de Jesús es proclamar lo que Cristo predicó

A sus discípulos Jesús los mandó a predicar y a anunciar el reino de Dios (el cual involucra la promesa de la tierra) a todos los hombres (Lucas 8:1; Lucas 9:1,2; Mat. 24:14). A otro le dice que deje que los muertos entierren a sus muertos y que vaya y anuncie el reino de Dios (Lc. 9:60). A otros les dice que busquen primero el Reino de Dios y su justicia (Mat. 6:33). El mismo Esteban les recordó a sus paisanos sobre las promesas hechas por Dios al padre Abraham. “Él les dijo: Varones hermanos y padres, oíd: El Dios de la gloria apareció a nuestro padre Abraham, estando en Mesopotamia, antes que morase en Harán, y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela, y ven a la tierra que yo te mostraré. Entonces salió de la tierra de los caldeos y habitó en Harán; y de allí, muerto su padre, Dios le trasladó a esta tierra, en la cual vosotros habitáis ahora. Y no le dio herencia en ella, ni aun para asentar un pie; pero le prometió que se la daría en posesión, y a su descendencia después de él, cuando él aún no tenía hijo  (Hechos 7:2-5).A los Gálatas Pablo les dice: “Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo”. Y si vosotros sois (de la fe—Rom. 3:26) de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa (Gál. 3:16,29). De modo que los de la fe (de Abraham o de Cristo) son bendecidos con el creyente Abraham y con nuestro Señor, el Cristo. Y les dice también: “Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham” (Gál. 3:7). Sin duda Pablo predicaba la fe Abrahámica a los gentiles, una fe que debían aceptar de todo corazón para convertirse en simiente de Abraham y hermanos de Cristo.    ………………

“SIEMPRE TENDRÉIS POBRES ENTRE VOSOTROS”

lhi_002(Juan 12:8, Marcos 14:5, Mateo 26:11)

 

“Porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una ofrenda para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén” (Romanos 15:26).

Pobres entre nosotros

El Señor Jesucristo, contrariamente a lo que afirman los sátrapas predicadores del evangelio de la prosperidad, declara y profetiza claramente que siempre tendremos pobres ENTRE nosotros, entre los que son de Su iglesia. Esta verdad se refleja también en el texto paulino de arriba, que está escrito en letras rojas. Jamás el Señor predicó lo que se oye hoy en los púlpitos, y en las campañas de evangelización, en el sentido de que Cristo nos convertirá hoy en ricos si somos dadivosos para con sus ungidos, o que su bendición material sobreabundará entre todos los creyentes piadosos una vez que se hagan fieles diezmadores.

Hermanos, Jesús nunca dijo que dejaría de haber pobres en su iglesia, pobres en dinero, pero ricos en FE. Es decir, si leemos lo que dice Santiago 2:5 veremos que Dios ha escogido a los pobres de este mundo para que sean RICOS, sí, MUY RICOS…¡PERO EN FE!… no en DINERO, JOYAS, AUTOS FINÍSIMOS, MANSIONES, Y AVIONES A REACCIÓN!

La Actitud correcta de Salomón

No nos engañemos pensando egoístamente: “Voy a dar mi diezmo para que Dios me lo devuelva con intereses multiplicados por diez”. No, ¡esa es una falsa ilusión! puesto que Dios no nos pide que demos diezmo alguno, ni nos promete enriquecernos en este mundo malo. Si por un lado la Biblia dice que el dinero es el origen de todos los males, ¿cómo Dios mismo nos va a dar dinero—¡y en abundancia!—para que luego nos sobrevengan las tentaciones o los males? Salomón NO le pidió a Dios que le diera mucho dinero, ¿por qué? ¡Para no olvidarse de Él!… Ni muy poco como para que renegase de Él. Sólo lo justo. Finalmente, Salomón le pidió a Dios sabiduría, que era lo más importante y lo necesario para vivir…y porque él pidió sabiduría y no riqueza, Dios le dio lo material abundantemente (ver 1 Cró. 1:10-12)! ¡Cuántos predicadores de la prosperidad enseñan en sus campañas de que deben pedirle a Dios sabiduría antes que todas las otras cosas?

La Riqueza de Salomón

Sin embargo, el hecho de que Dios le diera riquezas a Salomón por el solo hecho de pedirle primero sabiduría y ciencia, no garantiza que usted, su vecino, o yo seremos ricos como Salomón. Salomón le fue concedido riquezas porque él fue un rey dentro de su reino, y él reflejó, junto con su reino, la gloria y las riquezas del futuro Mesías y su reino milenario. Para eso es que Dios le concedió todo ese poder y gloria a Él, como tipo de Jesucristo, y de su reino milenario.

¿Prosperado en todo?

Al leer el Nuevo Testamento, vemos que Juan le escribe a un fiel creyente llamado Gayo, y a éste le dice: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma” (3 Juan 2). Muchos evangélicos que nos vienen anunciando el evangelio de la prosperidad dicen: “¡Aquí está la prueba de que Dios quiere prosperarnos en todas las cosas!”. Estos sostienen que la prosperidad material es factible y es un deseo o aspiración natural de todo ser humano creyente. Sin embargo, aquí vemos algo muy distinto. ¡Gayo era próspero en su aspecto espiritual, pero no en lo material! Examinen este pasaje y verán que Gayo tenía prosperidad, pero no en lo material, sino en lo espiritual, justo como Santiago lo dice en Santiago 2:5 en el sentido de que Dios hace ricos EN FE A LOS POBRES DE ESTE MUNDO. Dios estaba prosperando a Gayo, pero sólo en lo espiritual, en lo que a su fe se refería. Sin embargo, Juan, por su lado, le desea a Gayo salud y prosperidad en lo material también, aunque el otorgarlo no era potestad del apóstol, sino de Dios. Dios es el que finalmente escoge y decide a quien darle más,  porque un verdadero y amoroso Padre de familia no da mucho al Hijo que tiene aún luchas, aguijones, o espinas en su vida cristiana, los cuales pueden exacerbarse con el exceso de dinero.

Cristo era rico, ¿dónde?

Los falsos predicadores de la prosperidad enseñan que Cristo era rico porque tenía un tesorero, y porque sus ropas fueron rifadas o sorteadas por los romanos al pie de la cruz. Nos dicen que si los romanos sorteaban las ropas de Jesús era porque era fina. ¡Pero hasta dónde llega la imaginación! Yo podría especular más bien que los romanos de la cruz, como los “asesinos en serie”, estaban sorteándose las ropas de Jesús sólo para tener un recuerdo de su insigne víctima y nada más.  Y claro, también existe la posibilidad de que alguien pudo regalarle a Jesús algo fino, y eso no significa que él era rico o proclive a los trajes costosos. Tenemos a una María que derramó un perfume carísimo a los pies de Jesús que perfumó toda la casa, y Jesús no la rechaza (Juan 12:3-8). Cualquiera que hubiera olido ese perfume en las calles de Jerusalén al ver pasar a Jesús, hubiera exclamado: “¡Caracoles, a Jesús le gustan los perfumes de marca, de ‘Christian David Dior’, o de ‘Oscar Moisés de la Renta’!… ¡debe ser millonario! ¿Creen ustedes que se podría concluir que Jesús era rico porque olía a perfume de marca costosísimo o porque tal vez su traje era de finísima tela?

¿Y por qué los predicadores del evangelio de la prosperidad no nos dicen que “Cristo no tenía dónde recostar su cabeza”? (Lucas 9:58). ¿Por qué nos ocultan esta información? La razón es obvia! Un rico lleno de millones no puede ser “homeless”, es decir,  un hombre sin casa o sin mansión donde vivir. Y el hecho de que Judas se haya desempeñado como tesorero del movimiento, no significa que manejara fuertes sumas de dinero, como algún evangelista de la prosperidad ha sugerido. Judas cedió a la tentación de entregar a su señor por 30 piezas de plata (el precio que se pagaba por un esclavo), lo cual sugiere que los fondos que él manejaba no era enorme, pues si manejaba grandes sumas de dinero, él mejor hubiera optado por llevarse los fondos que manejaba y no entregar a Jesús por sólo 30 piezas de plata.

Y lo que tampoco dicen los predicadores del “evangelio de la prosperidad” es que Jesús “siendo rico se hizo pobre” (2 Corintios 8:9), todo lo contrario de lo que dicen estos evangelistas prósperos sobre Jesús. Como ven, los predicadores del evangelio de la prosperidad son agentes de Satanás que están conduciendo a millones de evangélicos neófitos al camino de la perdición.

Para los predicadores de la prosperidad hoy, van estas palabras escritas por Juan en su Apocalipsis para la iglesia de Laodicea: Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. 18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. 19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete” (Apocalipsis 3:17-19). 

www.elevangeliodelreino.org

LA TRISTE REALIDAD DE LOS EVANGÉLICOS

Ing° Mario A Olcese (Apologista) 

Hans Kung señala los males de cada una de las tres grandes ramas de quienes profesan ser cristianos diciendo: “Ciertamente, las distintas iglesias no han terminado con algunos de sus problemas intra-eclesiales; así por ejemplo, la superación del absolutismo romano en la Iglesia catófica, el tradicionalismo bizantino en la ortodoxa griega y de las manifestaciones de disolución en el protestantismo”.

Debo admitir que me siento satisfecho y con mi conciencia limpia al poder ayudar a miles de evangélicos a abrirles sus ojos ante la amenaza que representa el movimiento evangélico en el mundo, con sus falsos maestros y satánicos evangelios. Realmente por sus frutos se conoce al árbol. Millones de evangélicos profesan su fe a medias, no siendo en realidad mejores que muchos mundanos que no han nacido de nuevo. Tienen una apariencia de piedad, de devoción, pero en sus vidas diarias reflejan que en realidad no ha habido mayor cambio en muchos de ellos, pues siguen en sus andanzas anteriores, y anhelando una vida de gozo y prosperidad en este mundo malo.

Vemos a los evangélicos metidos en la política con el pretexto de “conquistar” el mundo para Cristo, olvidándose que Dios detesta que su pueblo se mezcle con la política sucia de este mundo impío. Los evangelistas y los misioneros están interesados sólo en tener más cantidad de “conversos” y no más calidad de miembros. Estos suponen que cuanto más grande crezcan, serán más benditos o bendecidos con los diezmos y ofrendas que recibirán, cuando en realidad éstos son sólo mercaderes de la palabra disfrazados de piedad que buscan su propio beneficio material. 

 

Ahora, más que nunca, se congregan muchedumbres esperanzadas en dar sus ofrendas, para que Dios, a su debido tiempo, los bendiga a ellos mismos con mucho más dinero de lo que dieron en las campañas de evangelización y en sus iglesias. Es la trampa que atrae a los potenciales “creyentes” a la iglesia evangélica, como los insectos a la miel. No es que el Espíritu Santo se esté derramando sobre las grandes multitudes de personas como torrenciales lluvias, sino que son las promesas de una riqueza fácil y al breve plazo lo que los impulsa a “ponerse las pilas” y a enrolarse como fieles mayordomos del Señor.

 

En Guatemala, El Salvador, Honduras y en otros países donde el evangelismo ha crecido enormemente, es curioso ver que el índice de criminalidad y de ruptura familiar ha crecido a la par, cuando esperaríamos encontrar una retracción significativa de estos males. Vemos que muchos evangélicos son “practicantes dominicales”, pero aun mantienen sus fábricas de licores, de tabaco, sus bares y clubes nocturnos, casinos, juegos de lotería, así como otros negocios no muy cristianos que digamos, haciéndose sus pastores de la vista gorda porque de éstos reciben buenos diezmos y ofrendas regularmente.

 

¿Y qué diremos de los jóvenes evangélicos? Obviamente la moral de muchos jóvenes evangélicos sigue siendo pobre, pues por un lado dicen servir al Señor, y por el otro están comprando o vendiendo discos musicales (rock, salsa, perreo, etc) con sus sonidos estridentes, y ritmos mundanos, disfrazados con letras o mensajes “santos”. Los fines justifican los medios, parece ser la filosofía del neo evangelismo. Sostienen que lo importante es captar a más jóvenes para Cristo a cualquier precio, y utilizando cualquier táctica disponible. Literalmente se han “vuelto griegos para ganar a los griegos”, moviendo las caderas al son coqueto y jacarandoso del merengue dominicano:   “Soy un hombre (divertido y) bendecido”, “menéalo, menéalo…”, “Seguimos….paramos….moviendo las caderas” y “un pasito pa´lante y un pasito pa´trás…y te miro y te miro…”  …es el ritmo pachangoso….del carnaval “cristiano”.    Y esta rumba si que no es de apariencia, pues la acabamos de ver en directo, por la TV “cristiana”… 

En los púlpitos se presentan ciertos pastores que hacen de la prédica una comedia o un humor para hacer reír a los creyentes, en lugar de la Palabra seria, moral y ética que debe ser el Evangelio….Para lo cual nos enseñan a llevar el ritmo, espacios de movimientos hasta indecentes, como mover las caderas y hasta poderse semi agachar etc., con ritmos de rap, merengues y pop ¡Una falsa alegría cristiana que nos deja tristes…!

 

Ahora resulta también que la diabólica “liberación femenina” se ha infiltrado dentro del movimiento evangélico impío, y ya no es sorpresa encontrar que la mujer ha tomado el lugar del hombre dentro de las distintas denominaciones o sectas evangélicas. Ahora no es raro escuchar entre ellos títulos como “pastora”, co-pastora”, “reverenda”, Obispa, etc. Al menos la iglesia católica ha sabido mantenerse firme en su negativa a que la mujer pueda tener el control de la iglesia, al responder al mandato del NT sin vacilar. Y pocos evangélicos, desgraciadamente, protestan ante este hecho bochornoso dentro de sus iglesias, y que va en contra de los dictados u ordenanzas del NT.

 

Y de los metodistas evangélicos, ya es harto conocido sobre su abierto ecumenismo, y la tolerancia a ciertos pecados infames sin que se corrija a los infractores. La iglesia Metodista en los Estados Unidos se ha visto envuelta en escándalos debidos a pastores que casan a parejas gay como si fuera algo normal y bendito. Realmente toda una vergüenza que desprestigia a los evangélicos.

 

Y finalmente, tenemos a los evangélicos devotos norteamericanos, que sin reparo alguno sirven en sus ejércitos y se preparan para la guerra y para eliminar a los “enemigos” de la patria. Además de éstos tenemos a los congresistas evangélicos estadounidenses de la línea dura (generalmente republicanos) que apoyan las invasiones a los países que consideran sus enemigos potenciales, y aplauden el accionar de su ejército sin importarles las muertes que se producirán de miles de niños, mujeres, y ancianos que no tienen culpa alguna.

 

En fin, creo que muy poca gente que se auto denomina “evangélica” se ha puesto a reflexionar sobre estos puntos, porque tal vez se les ha hecho creer que su iglesia es la verdadera revelación de Dios, o la única que es verdaderamente guiada por el Espíritu Santo, y que todo lo que sucede dentro de ella es por la santa voluntad de Dios. Las megas iglesias en los países más ricos, y el crecimiento descomunal del movimiento evangélico, deslumbran los ojos de los espectadores, y provocan que la gente acuda a esas denominaciones creyendo que allí está verdaderamente Dios. Pero nuevamente sostengo lo mismo: el número no dice nada, pues si de números se trata, entonces la iglesia Católica sería la verdadera por los casi mil millones de feligreses que posee. Jesús dijo claramente que POCOS entran por el camino angosto…por el ancho, en cambio, ¡entran muchos para la perdición eterna!

www.elevangeliodelreino.org

¿CUÁNDO NACIÓ EL HIJO DE DIOS?

EL ANTECEDENTE DE LA IDEA DE LA PREEXISTENCIA

Partes I y II

Mary Craft

Ray Faircloth

La idea de preexistencia fue originada con PLATÓN y fue desarrollada más tarde por XENOCRATES (d.314 A.C.). A tiempo, el filósofo Platónico NUMENIO del primer siglo introdujo la idea de una 2a entidad transcendental entre el Ser Supremo y el universo. Esta entidad, subordinada al Dios Supremo, fue llamada el Demiurgo. Como la materia fue vista como mala, Dios no podía tener ninguna asociación con ella. Sólo el Demiurgo podía tratar con ella y entonces él actuó como el agente de la creación.

El concepto de que Jesús había existido en una forma diferente antes del nacimiento ha sido creído por muchos desde que el filósofo cristiano Justino Mártir usó primero la palabra ‘preexistencia’ en cuanto a Jesús en aproximadamente 150 AD. Sin embargo, Justin era un creyente en la idea de que Sócrates y Platón estuvieron inspirados por Dios. Él había sido profundamente enseñado en el pensamiento filosófico Griego en su día, incluyendo los pensamientos de Numenio, cuyas ideas él encontró atractivos. Con su mente tan receptiva, Justino encontró fácil para aplicar tales ideas en su interpretación de las Escrituras Cristianas. Este era similar al pensamiento del filósofo judío FILO, quién había reinterpretado antes las Escrituras Hebreas en términos Griegos paganos. Aplicando el concepto del Demiurgo a Jesús, JUSTINO habló de él como “aritméticamente un segundo Dios”, diciendo: “hay y se dice que hay otro Dios y Señor sujeto al Hacedor de todas las cosas; a quien también llaman un Ángel, porque él anuncia a todos los hombres absolutamente al Hacedor de todas las cosas.” Para desarrollar su pensamiento Justino cita inexactamente y hasta modifica la Escritura. Él creyó que Jesús sólo vino a través de María, y no de ella, como Mateo lo describe. Justino también declaró “aunque yo no debiera ser capaz de demostrar su pre-existencia…para algunos de nuestra raza, que admiten que él es el Cristo,  mientras sostienen que él es hombre de hombres; con quienes no estoy de acuerdo.”

Esto está en contradicción directa de las palabras del apóstol Juan en:

1Juan 4:2, “Cada expresión inspirada que confiesa a Jesucristo como habiendo venido en la carne proviene con Dios, …” es decir un Jesús totalmente humano.

El teólogo católico Karl-Josef Kuschel demuestra que éste fue el primer paso muy importante del apartamiento del cristianismo bíblico cuando él hace el comentario de que “la Cristología del cristianismo Judío que había sido dominante durante décadas, y que no sabía de ninguna Cristología de la preexistencia, fue cada vez más apartada y fue finalmente marcada como herética.”

De la perspectiva más temprana el Apóstol Pablo había dicho como está registrado en 2 Timoteo 4:3,4. ESV: “ellos van a …vagar lejos en mitos.” Él también dijo en 2 Corintios 11:4 que unos vendrían “predicando a otro Jesús.” Esta enseñanza Griega pagana de Jesús preexistente fue desarrollada además por los Gnósticos que enseñaron que Jesús no era un humano, sino un ser espíritu que habitaba un cuerpo humano.

 Por favor considere los hechos siguientes acerca de Jesús con relación a la preexistencia literal.

1. RELATIVAMENTE POCAS ESCRITURAS PARECEN INDICAR ALGUNA PREEXISTENCIA DE JESÚS.

2. LAS ESCRITURAS HEBREAS RETRATAN AL MESÍAS COMO UNO QUE DEBÍA EXISTIR AÚN

3. El HIJO JESÚS FUE PREDICHO Y ERA POR LO TANTO FUTURO

4. EL HIJO NO HABLÓ ANTES DE SU VIDA REGISTRADA.

5. EL HIJO DE DIOS NACIÓ EN SU ENGENDRAMIENTO EN LA MATRIZ DEL MARÍA.

6 JESÚS FUE EXALTADO—-ÉL NO ERA ANTES PREEMINENTE.

7. JESÚS NUNCA VOLVIÓ AL PADRE.

          1. RELATIVAMENTE POCAS ESCRITURAS PARECEN INDICAR ALGUNA PREEXISTENCIA DE JESÚS

La gran mayoría de las escrituras no es usada de ningún modo en una tentativa de demostrar la doctrina de la preexistencia. Por ejemplo, de las Escrituras Hebreas enteras sólo Génesis 1:26; Proverbios 8:22, 30 y Miqueas 5:2 son usadas en alguna tentativa en tal prueba.

En las Escrituras Griegas no hay ninguna insinuación de la preexistencia en: Mateo, Marcos, Lucas, Hechos, Romanos, 2 Corintios, Gálatas, Efesios, 1 y 2Tesalonicenses, 1 y 2 Timoteo, Tito, Filemón, Santiago, 1 y 2 Pedro, 1, 2 y 3 Juan, o Judas. El libro más significativo usado para tal prueba es el Evangelio de Juan. Además, 1 Corintios 8:6, Filipenses 2:6-8, Colosenses 1:15-17, Hebreos 1:10-12 y Revelación 3:14 son todos vistos como la prueba de la existencia pre humana de Jesús.

LOS EVANGELIOS SINÓPTICOS Y HECHOS NO HACEN NINGUNA MENCIÓN DE UNA EXISTENCIA PREHUMANA

Las palabras Introductorias de Lucas a su Evangelio son:

Lucas 1:3,4

“Resolví también, porque he remontado todas las cosas desde el principio con exactitud, escribírtelos en orden lógico, muy excelentísimo Teófilo, que tú puedas saber totalmente la certeza de las cosas que te han enseñado oralmente.” A pesar del trazado de Lucas ‘todas las cosas desde el principio con exactitud’ no hay ninguna mención a través de este evangelio de un Jesús que ha existido en otra forma antes de su nacimiento. Si tal idea fuera verdadera, entonces de sus propias palabras, Lucas no habría excluido esta información vital para Teófilo para ‘saber totalmente’. Lucas firmemente pone el nacimiento de Jesús como que es en el momento de su concepción en la matriz de María como veremos en la siguiente sección. Esta no es una venida en la existencia humana solamente que se habla en Lucas, sino de la existencia verdadera.

El evangelio de Mateo de manera similar no da ninguna insinuación de una existencia pre humana para Jesús. Este también explica la concepción de Jesús como su tiempo del nacimiento o venida a la existencia.

El Evangelio de Marcos no trata con los acontecimientos que rodean el nacimiento de Jesús, pero hace su principio con los acontecimientos acerca del bautismo de Jesús. Sin embargo, un examen cuidadoso de este evangelio entero no revela ninguna insinuación de una existencia pre humana para Jesús.

Lo mismo se aplica al libro de Hechos. Otra vez, ¿por qué la única reunión registrada en las Escrituras del cuerpo de Cristianos, a saber el Concilio de Jerusalén de Hechos 15, se discute la cuestión principal de si los Cristianos gentiles deberían guardar la ley Mosaica y sin embargo no hace ninguna mención de la supuesta revelación revolucionaria de que el Mesías había sido antes un arcángel en el cielo?

LA INVESTIGACIÓN DE LOS ERUDITOS PRINCIPALES CONFIRMA QUE:

Mateo y Lucas “no muestran ningún conocimiento de la preexistencia de Jesús; aparentemente para ellos la concepción era el venir a la existencia (el engendramiento) del Hijo de Dios”

 Raymond Brown el teólogo Católico principal de América.

“La idea de preexistencia descansa completamente fuera del punto de vista de la esfera Sinóptica” 

 F.C. Baur el erudito Griego más Distinguido.

“No hay ni una sola referencia en los Evangelios Sinópticos a Jesús que ha sido el Hijo de Dios antes de su nacimiento.” Profesor Guillermo Sanday de Oxford.

2. LAS ESCRITURAS HEBREAS RETRATAN AL MESÍAS COMO ALGUIEN QUE DEBÍA EXISTIR AÚN

¿Acaso alguna de las Escrituras Hebreas dirigen a los Judíos del primer siglo a esperar a un Mesías que tuvo que dejar la vida consciente como un Arcángel en el cielo?

Deuteronomio 18:18

“Levantaré a un profeta de entre tus hermanos como tú [Moisés]”. Este profeta se originaría de la simiente humana, no de la simiente angelical. Esto fue mostrado para ser cumplido en Hechos 3:22, 7:37 y Juan 6:14

Génesis 3:15 “enemistad…entre su simiente [la serpiente] y la simiente de ella [la mujer]”. Gálatas 3:16 “las promesas fueron hechas a Abraham y a su simiente …que es Cristo”.

2 Samuel 7:14-16

“Tu simiente  [de David] … establecerá su reino al tiempo indefinido. Me haré su padre, él se hará mi hijo” Citado en Hebreos 1:5. 2 Sam 7:19 dice que está “hacia delante, a un futuro tiempo distante”. Claramente el Mesías sería una persona totalmente humana (Moisés no había preexistido); un prometió quién vendría para ser el Hijo de Dios en un tiempo futuro.

EL ORIGEN DEL MESÍAS SEGÚN

MIQUEAS 5:2

“Y tú, O Belén Ephrathah, el que es muy pequeña para conseguir estar entre los miles de Judá de tí allí me saldrá el que debe hacerse gobernante en Israel, cuyo origen (procedencia) es a partir de tiempos tempranos, a partir de los días de tiempo indefinido.” O ‘días antiguos’ interlineal Hebreo, NAB, ESV, NRSV, ROTH, REB, y NIV. En primer lugar debe ser notado que vemos que una frase similar es usada para señalar atrás, no más allá de la creación del mundo, sino sólo tan lejos como los antepasados hebreos en:

MIQUEAS 7:20

“La bondad dada a Abraham, del cual tú juraste a nuestros antepasados desde hace muchos días”

También, Amos 9:11 “En aquel día levantaré el tabernáculo de David que está caído… Lo aumentaré como en los días de hace mucho.”Las notas de estudio de Nueva Biblia americana explican Miqueas 5:2 como una referencia a la descendencia del Mesías de la antigua dinastía Davídica: “la ciudad diminuta y clan de Belén-Ephrathah, del cual viene la antigua dinastía Davídica (cuyo origen es desde antaño, de la antigüedad) con su rey mesiánico, uno quién debe ser el gobernante en Israel”

Además, la Biblia de Cambridge para Escuelas y Colegios dice: “orígenes” en Miqueas 5:2 se refiere a su (del Mesías) descendencia de la antigua familia Davídica.

Si ‘origen’ en Miqueas 5:2 se refiere a aquel de la venida a la existencia de Jesús, ello estuviera en contradicción de Mateo 1:18 que detalla ‘el origen’ de Jesús como su ‘engendramiento por el espíritu santo’.

UNO NO PUEDE TENER 2 PUNTOS DE ORIGEN … ”

La palabra para ‘origen’ también es usada en Mateo 1:1. Allí, también, esto se refiere a la ascendencia de Jesús como siendo humano – su origen debido a su línea de descendencia a través de David a Abraham. No obstante, lógicamente Jesús sólo entra en la existencia verdadera al final de aquella línea – su concepción.

Respecto a Miqueas 5:2, James Dunn. Profesor de Divinidad de Universidad de Durham comenta que:

“El Hebreo no sugiere la preexistencia” 

Las referencias cruzadas muestran que probablemente era Miqueas 5:2 que los Judíos del siglo I estaban pensando, cuando ellos dijeron:

Juan 7: 42 

¿”No ha dicho la escritura que Cristo viene de la descendiente de David, y de Belén el pueblo dónde David solía ser? Por lo tanto, siendo el Mesías aquel último de la dinastía Davídica, es la parte de y dentro de una dinastía que es antigua, que así convierte en antiguo el origen del Mesías. En el contexto sería incorrecto asumir que esto significó que el Mesías existió antes de la creación del mundo.

Del mismo modo, en tratar de valorar quién Jesús es:

Juan 7:40.41

“Algunos de la muchedumbre … comenzaron a decir: ‘este es por certeza el profeta’. Otros decían: ‘este es el Cristo.” Y cuando preguntado por Jesús en:

Mateo 16:13, 14

¿”De quién dicen los hombres que el Hijo de Hombre es? ‘Ellos [los discípulos] dijeron: ‘unos dicen Juan el Bautista, otros Elías, aún otros Jeremías o uno de los profetas.”

Juan 1:49 da:

El reconocimiento de Nathaniel de Jesús como: “Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel

En ningún caso hace ninguno sugiere que Jesús pueda haber sido un arcángel.

3. El CONDICIÓN DE HIJO FUE PREDICHA Y ERA POR LO TANTO FUTURA

Ningún hijo existiría antes de su nacimiento, de otro modo, tal sería la idea no bíblica de un paso a través de la matriz como es enseñado por Justino Mártir y sería, por lo tanto, una encarnación.

Isaías 7:14 He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo

Isaías 9:6 “hubo un Hijo dado a nosotros”. (claramente proléptico de ‘será dado’).

Salmo 2:7

 “Tú eres mi Hijo; yo hoy, me he convertido en tu padre.” (Hoy yo te he procreado. ”NASB, RSV) citado en Heb 1:5 y Hechos 13:33 (no TNM)

Salmo 89:26,27 

“Él mismo me llama “Tú eres mi padre, mi Dios… Yo mismo lo pondré como primero nacido (primogénito), el más grande de todos los reyes” Todas estas declaraciones son de un futuro ‘engendramiento’ del Hijo primogénito de Dios.

4. EL HIJO NO HABLÓ ANTES DE SU VIDA REGISTRADA.

Hebreos 1:2 

“Él [Dios] nos ha hablado al final de estos días dichos a nosotros por medio de un Hijo.” Jesús se hizo el portavoz de Dios sólo ‘al final de estos días’; mientras que Dios antes había usado a profetas y ángeles. Si Jesús hubiera preexistido, él habría hablado por Dios antes “del fin de estos días”

5. EL HIJO DE DIOS NACIÓ EN SU ENGENDRAMIENTO EN LA MATRIZ DE MARÍA

LA CONDICIÓN DE HIJO NO COMIENZA ANTES QUE SU CONCEPCIÓN

El teólogo protestante Wolfhart Pannenburg declara:

“En Lucas la condición de Hijo divino es establecido por la actividad omnipotente del espíritu divino en María…

En Lucas 1:35 la condición de Hijo divino de Jesús es explícitamente establecido por su nacimiento milagroso. “

Lucas 1:35 “por esta razón lo que es nacido, será llamado Santo, Hijo de Dios.” Por lo tanto Jesús nunca fue el Hijo de Dios en ningún momento antes de su nacimiento. Ningún hijo unigénito existió antes de este punto en el tiempo. El espíritu santo en su concepción fue la causa de que Jesús se convirtiera en el Hijo de Dios.

Luke 1:32 “Éste … será llamado Hijo del Altísimo ” los Cristianos serán hijos del Altísimo” (Lucas 6:35) y sin embargo ellos no preexistieron.

Mateo 5:9

Demuestra que “serán llamados hijos del Altísimo”= “Serán hijos del Altísimo” en Lucas 6:35 

El ORIGEN (‘génesis’) de JESÚS. Uno es lo que uno es según el origen de uno. En la narrativa del nacimiento dada por Mateo él usa la palabra ‘génesis’ en 1:18. Esta palabra significa ‘principio’, ‘origen’ ‘o nacimiento’. Según el Griego de Bauer / el Léxico Esp. ‘génesis’ es definido como” entrada de Alguien en la existencia en un momento específico, nacimiento. Estado de ser – existencia y “de ascendencia como punto de origen”

Mateo 1:18 “el origen (Griego ‘génesis’ KIT) de Jesucristo fue…” La siguiente cosa declarada es que “María fue hallada embarazada por el espíritu santo”. Entonces la palabra génesis como es usada aquí tiene menos para hacer con el nacimiento verdadero que con la concepción que era el punto del nacimiento de Jesús– su ‘principio’.  El Profesor asociado de Estudios Religiosos Bart Ehrman declara que“ los mejores manuscritos más tempranos están de acuerdo en la introducción el pasaje con las palabras: ’el principio de Jesucristo fue de esta manera’” Esto solo demuestra que Jesús no nació en ningún tiempo previo..

La palabra ‘génesis’ también es usada en Mateo 1:1 que es traducido por Darby como: “libro de la generación de Jesucristo”. En este uso esto se refiere a la ascendencia de Jesús – su origen debido a su línea de descendencia a través de David a Abraham. No obstante, lógicamente Jesús sólo entra en la existencia real al final de aquella línea – su concepción. Este hecho será provechoso cuando más tarde examinamos a Miqueas 5:2

En ningún momento ninguno de los registros de arriba indica que Jesús estaba sólo ‘viniendo a la existencia como un humano’ como si él sólo atravesara a María y no de ella.

JESÚS FUE PROCREADO (‘gennao’) UNA VEZ.

James Dunn – Profesor de Divinidad. Universidad de Durham, comenta: “procreando – el nacimiento de uno quién será llamado y será de hecho el Hijo de Dios, no la traslación de un ser preexistente para hacerse el alma de un bebé humano o la metamorfosis de un ser divino en un feto humano.” Quizás la Encarnación es un término más apropiado que la metamorfosis.

Mateo 1:20 

Aquello que fue engendrado (generado) en ella…”

Cada individuo solo descrito en las Escrituras como habiendo sido procreado vino a la existencia sólo en el momento de su concepción. Es ilógico proponer que alguien pudiera ser procreado en la esencia una segunda vez.

1 Juan 5:18 

 “todo el que ha sido engendrado de Dios no peca, pero que el único engendrado de Dios lo guarda.” Interlineal de Marshall.

 “Todo nacido de Dios no practica el pecado de comisión, pero El que fue engendrado de Dios, observa con cuidado y lo protege …” Amplificado también ver, NAB Darby, y Young.

La frase “habiendo sido engendrado” está en el tiempo perfecto en el texto Griego que indica una situación en curso para los Cristianos. Sin embargo, la frase “El que fue engendrado” en cuanto a Jesús, está en el tiempo aoristo en el Griego y se refiere a una sola vez y nunca ser un acontecimiento repetido del pasado. De ahí el engendramiento de Jesús ocurrió según Mateo 1:20 y Lucas 1:35 sólo en una ocasión de su concepción en la matriz de María.

Los términos ‘unigénito de un padre’, ‘Único Hijo engendrado’, ‘Único Hijo de Dios engendrado’ como ocurre en Juan1:14,18; 3:16,18 y 1Juan 4:9 todos se refieren a la unicidad de Jesús como un hijo en particular la unicidad de su engendramiento virginal en María y no teniendo ningún padre humano. Esto significa que Jesús, aunque totalmente humano, nunca debe ser visto como ‘un mero hombre’.

El apóstol Paul expresa el nacimiento de Jesús en los mismos términos que Mateo / Lucas

Gálatas 4:4

“cuando la plenitud del tiempo llegó, Dios envió a su Hijo, que vino a ser (‘genomenon’) (de) (de) una mujer. ”La palabra griega ‘genomenon’ (de la forma ginomai) = nacer o venir a la existencia. Esto excluye la idea de uno que atravesó a María como sería el caso con alguien que había tenido una existencia pre humana. Ginomai es definido como:

 (1) nacer por proceso de nacimiento. Gálatas 4:4. El léxico de Bauer

(2) nacer o venir a la existencia. El léxico de Bauer

 Hacerse, es decir nacer o venir a la existencia, comenzar a ser, recibiendo ser. El léxico de Thayer

Si hubiera una preexistencia, entonces los términos como encarnación, o transmigración serían más apropiados. Pero este es el principio de una nueva persona como es predicho en:

Salmo 2:7 “Tú eres mi Hijo, hoy te he engendrado.” NASB. Esto fue cumplido cuando Jesús nació como está mostrado en Heb1:5 y Hechos 13:33. F.F Bruce declara en cuanto a Hechos 13:33: “la promesa de v.23, la realización de que es descrita en v 33, tiene que ver con el envío del Mesías, no su resurrección (para lo cual ver v.34). El verso 34 añade “de los muertos” y así distingue la palabra ‘levantarse’ en v.33 de ‘levantarse de los muertos’ en v.34″

“LA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN pone en contradicción irreconciliable a la christología de … un Hijo preexistente de Dios.” Pannenburg

LA GENEALOGÍA DE JESÚS

En el evangelio de Mateo la genealogía de Jesús es mostrada volviendo atrás a través de David y Abraham. El registro genealógico dado por Lucas toma cosas hasta más atrás a Adán. Éstos habrían sido el tiempo oportuno para mencionar que Jesús había preexistido él mismo, pero ninguna semejante cosa es descrita en estos registros. Sin embargo, estrechamente unido con la lista genealógica de Mateo está la declaración de que Jesús fue engendrado en la existencia en la matriz de María (Mat 1:20). Lucas también dice que el Hijo de Dios nacería en la matriz de María. (Lucas 1,32,35). En todas partes de los evangelios sinópticos llaman a Jesús ‘el Hijo de David’, él nunca es llamado o unido con Miguel.

6. JESÚS FUE EXALTADO—-

ÉL NO FUE PREVIAMENTE PREEMINENTE

Filipenses 2:8,9

“él se humilló y se hizo obediente hasta la muerte… Por esta misma razón también Dios lo exaltó a una posición superior y amablemente le dio el nombre que está por encima de todo nombre.”

La palabra Griega ‘kai’ para ‘también’ o ‘y‘ no tiene que ser traducida por separado porque esta es la parte de una frase Griega que es correctamente traducida como ‘Por lo tanto’ (NRS, ESV, NIV, REB), ‘debido a esto’ (BNA), ‘y por esto’ (BNJ), ‘es por esto’ (Barclay) ‘o por esta razón’ (NBSA en Lucas 1:35),

También la frase ‘a una posición superior’ no está en el Griego, pero más bien la palabra ‘sumamente’, palabra que no implica ninguna comparación de posiciones.

La VIE da “Por lo tanto Dios lo ha exaltado sumamente…” la mayor parte de las otras traducciones son lo mismo o similares.

Colosenses 1:18,19 

“el primogénito de los muertos que podría hacerse él el que es primero (ESV preeminente) en todas las cosas.”

Hebrews 1:4 

Así que él ha venido a ser mejor que los ángeles, al grado que él ha heredado un nombre más excelente que el de ellos”. Esto fue porque “él había hecho una purificación para nuestros pecados.” (v 3). Esto no dice que él estaba siendo restaurado a alguna pasada herencia, es decir, la posición número 2 en el universo.; sino, que él es digno sólo ahora de tal herencia porque él “se hizo obediente hasta la muerte” “y había hecho una purificación por nuestros pecados.”

                            7. JESÚS NUNCA REGRESA AL PADRE

Jesús nunca dice que él volverá al Padre como si él hubiese estado con Él antes, sino dice: “e iba a Dios” Juan 13:3 

 “Voy mi camino al Padre.” Juan 14:12,28; 16:28

 “Voy al Padre” Juan 16:10,17

  “Subo a mi Padre” Juan 20:17

 (Para 13:3 y 16:28 Ver / DECLARACIONES ENIGMÁTICAS FIGURADAS)

La TNM, NVRJ, NVSR, Rotherham, y VRJ son versiones principales que están correctas para todos estos versos.

‘EL ENVÍO’ DE JESÚS ERA SU PUESTA EN SERVICIO DESDE SU NACIMIENTO

Como para Jeremías:

Jeremías 1:5, 7, 10 

“antes de que tú procedieras a venir de la matriz yo te santifiqué. Profeta a las naciones te hice … a todos aquellos a quien te enviaré … ve que te he encargado este día..” ‘El envío’ no significó que Jeremías literalmente preexistió y bajó del cielo.

Gálatas 4:4

 “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley”.

Lingüísticamente no hay ningún apoyo a la tesis que en Gálatas 4:4 el ‘ex’ en exapostellien se nos indica que antes del envío, el que fue enviado estaba en la presencia de quién le envió.”

 Rengstorf, Diccionario Teológico del NT

Romanos 8:3 Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado” 

 1 Juan 4:14 “El Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo”. 

1 Juan 4:9, Dios envió a su Hijo unigénito al mundo”

Juan 17:18 Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo.

‘El envío de los discípulos al mundo, como el envío de Jesús al mundo’ no significó que ellos preexistieron.

Juan 1:6: 

Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan”.

‘El envío’ de Juan no significó que él literalmente preexistió y bajó del cielo.

¿1 CORINTIOS 10:4? “AQUELLA ROCA ERA CRISTO”

Este es la tipología en cuanto a Cristo que acompaña a los Cristianos por la vida. Está siendo leído retrospectivamente en las experiencias de la liberación de los israelitas de Egipto y su andar errantes por el desierto hacia la tierra prometida.

Pasando por el mar rojo/nube = bautismo cristiano

 La maná milagrosa = suministro continuo de alimento espiritual

 El golpe de la roca (tsur) en Rephidim = Cristo en la carne golpeada para los pecados de la humanidad

 El derrame del agua = dar del espíritu santo

 El golpe de la roca (sela) en Kadesh = Cristo nuestro Sumo Sacerdote para no ser golpeado dos veces, pero el Agua salió en abundancia = sólo para ser dirigida, para suministrar espíritu santo. “ellos empalaron al Hijo de Dios de nuevo “Heb 6:6

Los 2 incidentes de la roca eran a cada final de los andar errantes. Éxodo 17 y Números 20. Entonces Pablo no dice de ninguna manera que Cristo literalmente existió como una roca o que él existió en el tiempo del andar errante por el desierto.

¿Y 1 TIMOTEO 3:16?

 “El que fue manifestado en la carne” (VRV). “Él fue revelado en la carne” NRSV

‘manifestado’ (ephanerothe) simplemente significa: ‘aparecido’ “sin ninguna implicación de anteriores ocultamientos (cp Juan 9; 3; Rom 3:21; 2 Cor. 3:3; 4:10; 5:10; 1 Juan 3:5,8), de modo que el contexto se convierte en una importancia crucial en la determinación del sentido intencionado del texto.”

“En este caso, no hay ninguna indicación de que la idea tenía la intención de incluir una tercera etapa de existencia antes de su aparición en la tierra … (que es) sin ninguna intención de implicar un previo ocultamiento (preexistente).” James Dunn.

P.ej. Juan 9:3 “que las obras de Dios se manifiesten en su caso” Tales ‘obras’ no preexistieron literalmente.

EL ÁNGEL CON UN ARCO IRIS DE APOCALIPSIS 10:1 NO ES CRISTO

 Porque: Hebreos 1 muestra la gran diferencia entre todos los ángeles y Cristo.

 Y porque: El ángel fuerte es descrito como “otro ángel fuerte”. Antes un ángel fuerte es notado en 5:2.

 También porque: la descripción en 10:1 no es el mismo como la descripción de Cristo en 1:13-16.

Las diferencias son: la faja de oro, los ojos son llamas del fuego, la voz parece al sonido de muchas aguas, él sostiene 7 estrellas, y tiene una espada ribeteada  aguda de 2 filos que sobresale de su boca.

Las semejanzas es: la cara como el sol, (la mujer del capítulo 12 y el ángel de 19:17 también tienen que ver con el sol. El aspecto de este ángel muestra la gloria de Dios y de Cristo y él es probable un heraldo angelical especial de Cristo, pero él no puede ser Cristo.

LAS CONCLUSIONES DE LOS PRINCIPALES ERUDITOS DE LA BIBLIA

Mateo y Lucas “no muestran ningún conocimiento de la preexistencia de Jesús; aparentemente para ellos la Concepción era la venida a la existencia (el engendramiento) del Hijo de Dios”

 Raymond Brown el teólogo Católico principal de América.

“La idea de la preexistencia está completamente fuera de la opinión de la esfera Sinóptica”.

  F.C. Baur, el erudito Griego más Distinguido

“No hay ni una sola referencia en los Evangelios Sinópticos a Jesús como que ha sido el Hijo de Dios antes de su nacimiento.

“Profesor Guillermo Sanday de Oxford

Pero de la preexistencia e igualdad de ser con Dios no podemos descubrir ningún rastro en las cartas de Pablo” Bas Van Iersel, ‘el Hijo de Dios en el Nuevo Testamento.’ P45.

“Cuando Juan presenta la Palabra eterna él no pensaba en un Ser” C.J.Wright

“No hay ninguna indicación de que Jesús pensó o habló de él como habiendo preexistido con Dios antes de su nacimiento ….. una discontinuidad completa entre Jesús y sus propias aseveraciones y las reclamaciones subsecuentes hechas sobre él constituirían un defecto fatal …”p254 de ‘Christología en fabricación’. Profesor de Divinidad James Dunn.

“Una cosa es segura, el Prólogo de Juan no representa el conocimiento descriptivo directo de una entidad divina o ser llamado Palabra, que descendió y se hizo un ser humano. Para leer una metáfora como dicción literal es mala interpretación;…” Roger Haight. Erudito Jesuita

“La cristología del cristianismo judío que había sido dominante durante décadas y no sabía de ninguna cristología de la preexistencia fue cada vez más apartado y fue finalmente marcado herético.”

“Una cristología hoy que sin hacer caso usa el tema dogmático ‘de la preexistencia’ y lo introduce en el NT endosa al NT una idea que ésta no contiene en esta forma.” ¿’Nacido antes de todo el tiempo?’ Pp392-394 Karl-Josef Kuschel. Teólogo católico

“la aseveración de la preexistencia de Cristo, colocó una tensión, por así decir, sobre la humanidad de Jesús que era incapaz de soportar … es simplemente increíble que una persona divina debiera haberse hecho una persona humana totalmente y normal—es decir si él también debiera seguir siendo, en su identidad esencial, la misma persona” ‘la Humanidad y la Divinidad de Cristo’ por John Knox

“what exactly, according to this term, pre-exists what else, and in what sense does it do so.. the logical path to alleged pre-existence is a tortuous one.” James Mackey 

¿Qué exactamente, según este término, es lo que preexiste, y en qué sentido? .. El camino lógico a la presunta preexistencia es uno tortuoso.” James Mackey

 Lectura recomendada.

 Christología en la Fabricación. James Dunn. Profesor de Divinidad en la Universidad de Durham.

Nacido Antes de todo el Tiempo. Karl Joseph Kuschel. Teólogo católico en la Universidad de Tubingen.

La Cara Humana de Dios. John A.T Robinson. Teólogo Protestante principal en el Reino Unido.

La Experiencia Cristiana de Dios como Trinidad. James P. Mackey. Profesor de Divinidad.

El Nacimiento del Mesías. Raymond E. Marrón. Teólogo Católico principal en los EE. UU

Jesús, símbolo de Dios. Roger Haight. Profesor jesuita de Teología Sistemática.

———————————- 

www.elevangeliodelreino.org

¿ESTÁ HOY EL TRONO DE DAVID EN EXISTENCIA?

Por Ernest L. Martin, PH.D

Una Exposición 1974, revisada por David Sielaff, Agosto de 2002

El profeta Nathan dio a David su primera promesa que Dios establecería “el trono de su reino para siempre.” Esta promesa fue garantizada a pesar de los pecados que él y sus descendientes cometerían (2 Samuel 7:13). “Tu trono será establecido para siempre” (verso 16). Estos versos claramente prometen una existencia continuada y perpetua para el trono de David.

La doctrina del Israelismo Británico ha sido apoyada por estas promesas. Con la destrucción del trono Davídico en Jerusalén por Nabucodonosor (un hecho que nadie niega) somos dirigidos por israelitas británicos a mirar en otra parte para la existencia continuada del trono de David, no sea que aquellas promesas de Dios no sean hechas de algún efecto. Así Irlanda, entonces Escocia, y finalmente Londres son hechas las áreas donde el trono de David continuó y seguirá hasta la segunda venida de Cristo, con lo cual será devuelto a Jerusalén. Es sostenido que si lo anterior no es verdad, entonces las promesas de Dios de la perpetuidad del trono Davídico están invalidadas.

El salmo 89 también tiene algunas de estas maravillosas promesas reiteradas. Parece ser una nueva afirmación de que el trono de David seguiría ininterrumpidamente para siempre. Realmente, las declaraciones del Salmo parecen inexpugnables. Note el registro dogmático y claro del Salmista,

“He hecho un pacto con mi elegido, he jurado a David mi siervo, tu simiente estableceré para siempre, y edificaré trono para todas las generaciones.”

·         Salmos 89:3–4

“Para siempre le conservaré mi misericordia [a David], y mi pacto será firme con él.29 Pondré su descendencia para siempre, y su trono como los días de los cielos”.

·         Salmos 89:28–29

 “No olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios.35 Una vez he jurado por mi santidad, y no mentiré a David.36 Su descendencia será para siempre, y su trono como el sol delante de mí”.

·         Salmos 89:34–36

Con tales declaraciones claras e inequívocas, ¿podría alguien que cree en la Palabra de Dios alguna vez sugerir que Dios ANULÓ tales promesas a David?

Sin embargo, tengamos cuidado con el Salmo 89. Todo debe ser leído. Mientras el Salmista es preciso en el registro de todas las promesas que Dios hizo a David sobre la continuación de su trono en los 37 primeros versos del Salmo, ¡él es también muy firme en los 15 últimos versos para decirnos cómo Dios anuló cada una de ellas! No hay confusión — él dice que Dios había hecho aparentemente nulas aquellas promesas. ¿Parece esto absurdo? Lea el Salmo — ¡todo éste!

El Salmista confrontó todas las promesas principales a David en los 37 primeros versos. Él comienza el verso 38, sin embargo, con una excepción, “Pero …” y sigue en el verso 39, “Tú [Dios] has hecho NULO el pacto de tu siervo [David]: Tú has profanado su corona echándolo a tierra.” Verso 44, “Tú has hecho su gloria cesar, y echado el trono [de David] a tierra. Tan seguro estaba el salmista de que Dios había hecho nulo y completamente profanado Su pacto santo con David que él finalmente exclamó, “Señor, dónde está tu antigua bondad amorosa, que tú juraste a David en tu verdad?” (verso 49).

La conclusión del Salmista al Salmo 89 es un pesimismo completo y un sentimiento de que Dios no había guardado su palabra. No hay ningún escape de este sentido, como cualquier lector imparcial del Salmo dará testimonio. Dios supuestamente no había guardado su palabra de que el trono de David permanecería en existencia perpetua. Parecía como que si Dios hubiera hecho por lo visto nulo Su pacto a David (verso 39).

¿Quién Escribió el Salmo 89?

La ocasión para la escritura del Salmo es fácil para averiguar. El verso 38 comienza la división de endecha de un Salmo con una declaración de que Dios ha desechado y detestado a su ungido. Este ungido era un rey porque su corona (verso 39) y trono (verso 44) fue echada a tierra. Este rey fue asesinado en la batalla (verso 43) y era de edad relativamente joven (verso 45). Este era un tiempo cuando “los setos y fortalezas del país” estaban abiertos ahora para completar la ruina (verso 40). El Salmista estaba convencido de que lo que le había pasado al rey era un signo seguro de que Dios había hecho nulo Su pacto con David y sus descendientes (verso 39)

¿A qué hora era este acontecimiento? ¿Quién era el rey?

1.      El rey no era seguramente David o Salomón (ellos no murieron en la batalla, ni en su juventud). De los diecinueve reyes de Judá desde Salomón, cinco habían muerto extrañamente, pero sólo uno murió en la batalla y éste era también de edad relativamente joven.1 Sólo un rey de Judá encontró todos los factores: ¡Josías! Este rey vivió en el tiempo de Jeremías y él fue asesinado en la edad relativamente joven de 39 en la Batalla de Meggido (2 Crónicas 35:20–27). La muerte de Josías trajo en Judá a los babilonios que finalmente destruyeron las fortalezas de Judá y quienes finalmente demolieron el trono de David en Jerusalén y que, según el Salmista, ayudaron a hacer “nulo el pacto de tu siervo [David]” (verso 39).

Sin duda, el tema de la sección de la materia del Salmo 89 fue claramente ocasionado por la muerte de Josías y la destrucción subsecuente de la Dinastía Davídica en Judá. El tenor entero del Salmo sugiere que Jeremías (quien era un profeta, un sacerdote, y un consejero al trono Davídico) fue el autor. Si no, el tema fuera seguramente relevante al tiempo de Jeremías. Hay algunas palabras Hebreas en el Salmo que no son halladas en ninguna otra parte más en la Biblia, sino en Lamentaciones que, por supuesto, fue escrito por Jeremías. Entonces parece como si Jeremías fuera el autor pesimista e incrédulo de la sección última del Salmo 89. ¿Y por qué no? Jeremías en una otra ocasión estaba tan desalentado cuando Dios pareció fallarle, que él se quejó a Dios,

¿Serás [Dios] para mí como cosa ilusoria, como aguas que no son estables

·         Jeremías 15:18

Este es lo que Jeremías dijo, y Dios tuvo que reprocharlo por ello. ¡Él mandó que él se arrepintiera! Jeremías se arrepintió realmente como cualquier hombre de Dios lo haría, pero primero él dejó saber a Dios que él había pensado que Dios le había ciertamente fallado. De esto, no debería ser sorprendente que Jeremías pudiese pesimistamente decir, como hizo el autor de Salmo 89, que Dios había hecho nulo el mismo pacto Davídico que Él había prometido que permanecería siempre (verso 39).

Por supuesto, Dios no había mentido, pero para el Salmista, así le había parecido. Después de todo, el trono había caído y finalmente había cesado totalmente en Jerusalén. ¿Cómo podría Dios guardar su palabra a David? Un modo de enfrentar el problema y ver una solución es decir que el trono fue transferido lejos de Jerusalén a alguna tierra distante, como Irlanda. ¿No fueron las hijas del rey a Egipto con Jeremías, y no podía el trono de David ser perpetuado en otra parte? Sí, uno podría suponer tal cosa como posible si hubiese Escrituras para apoyarlo. ¿Era ésta la respuesta al problema que Jeremías vio en el Salmo 89? ¡No! Lo que Dios finalmente le dijo a Jeremías fue totalmente otra cosa— y el problema fue solucionado completamente. Jeremías estuvo satisfecho.

A Jeremías se le dio más tarde una revelación que le mostró lo que Dios quiso decir cuando Él prometió a David que su trono seguiría para siempre. No era como muchas personas lo han interpretado. Note lo que Dios finalmente le dijo a Jeremías (el autor del Salmo 89) quién pensó que Dios había hecho nulo Su pacto a David.

 “Así ha dicho Jehová: Si pudiereis invalidar mi pacto con el día y mi pacto con la noche, de tal manera que no haya día ni noche a su tiempo [éste usa las mismas palabras de una profecía original de Natán, una reiteración en Salmo 89] podrá también invalidarse mi pacto con mi siervo David, para que deje de tener hijo que reine sobre su trono”. 

·         Jeremías 33:20–21

La única diferencia entre la promesa original dada a David y esta promesa particular mostrada a Jeremías concierne al trono. Mientras que se le dijo a David que su trono duraría para siempre, Dios le dijo a Jeremías lo que aquella profecía significaba. Esto significaba que David no carecería de un hombre para reinar en aquel trono — no que el trono físico mismo existiría para siempre.

La materia entera sobre el trono era una forma retórica, no para ser tomada literalmente en absoluto. ¡No quiero decir que la promesa no era válida o que su sentido fue aguado’. ¡Lejos de ello! Cuando Dios hace una promesa, Él lo hace en serio. ¡Y Él lo quiere decir literalmente! Pero a menudo es el sentido que debe ser tomado literalmente y no lo que puede ser indicado por las palabras.

Por ejemplo, Cristo dijo a los discípulos de cuidarse de la levadura de los Escribas y Fariseos. Incluso los discípulos cometieron el error de pensar que Cristo quiso decir su pan. No era el pan literal (o levadura) a lo que Él se refería, sino más bien, su doctrina. Igualmente, cuando Pablo describió el servicio de Pascua de los judíos él dijo, “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre” (1 Corintios 11:25), ¿debemos acaso suponer que la copa misma era realmente el nuevo pacto o era éste correctamente el vino en la copa? Por supuesto, éste (el nuevo pacto) no es la copa, sino el vino. Pero supongo que algún literalista, no sabiendo sobre el uso de las figuras de dicción —de los que hay miles en la Biblia — podría insistir que la Palabra de Dios dice que la copa es la señal del Nuevo Pacto y comenzar a considerar a la copa misma uno de los emblemas de la Pascua de los judíos para tomarla en la boca y tragarla! Después de todo, él tendría la Palabra de Dios a su lado. Pero seriamente, todos deberían saber que el nuevo pacto no es la copa, sino lo que está en la copa es lo que cuenta.

Igualmente con el trono de David. No era el trono — el trono físico mismo o el gobierno soberano que éste a veces representaba — que Dios quiso decir que no nunca terminaría. Él realmente quiso decir que David nunca carecería de un hombre para sentarse en su trono.

Si el autor del Salmo 89 hubiera entendido la promesa como una forma retórica normal, él nunca podía haber dicho que Dios había hecho su pacto con David nulo. Pero es fácil entender mal la expresión figurada—aun los apóstoles de Cristo hicieron esto varias veces. No obstante, no había ninguna necesidad de interpretar mal incluso la promesa original Dios hecha a David. ¿Por qué? Porque Salomón, su hijo (mucho antes del tiempo de Jeremías), nunca tuvo ningún problema en absoluto con la interpretación de la promesa original. Note como él lo entendió,

 “Ahora pues, Jehová Dios de Israel, guarda a tu siervo David mi padre lo que le has prometido, diciendo: No faltará de ti varón delante de mí, que se siente en el trono de Israel, con tal que tus hijos guarden su camino, andando en mi ley, como tú has andado delante de mí”.

·         2 Crónicas 6:16

En la promesa original todo eso fue dicho relacionado con la perpetuidad del trono, pero Salomón vio la forma retórica (la figura de dicción) y sabía interpretarlo. El verdadero sentido de la promesa fue entendido por Salomón cuando Dios más tarde le dijo a Jeremías.

 “Porque así ha dicho Jehová: No faltará a David varón que se siente sobre el trono de la casa de Israel”.

·         Jeremías 33:17

Esto no dice que “David nunca querrá un trono” pero sí dice que “David nunca querrá que un hombre se siente en el trono.”

La promesa original fue interpretada mal por algunos que pensaron que Dios quiso decir el trono, mientras que no era el trono de marfil literal, ni el gobierno soberano que éste representó lo que Dios quiso decir. Mejor dicho, Él estaba haciendo una promesa acerca de los descendientes de David que se sentarían en aquel trono.

Y para demostrar adicionalmente esto, note el corolario a la expresión en Jeremías que David nunca querría (anhelaría) que un hombre se sentara sobre el trono de Israel,

 “Ni a los sacerdotes y levitas faltará varón que delante de mí ofrezca holocausto y encienda ofrenda, y que haga sacrificio continuamente”.

·         Jeremías 33:18

Todos saben que cuando el altar y el templo fueron destruidos, no podría haber más sacrificios continuos. ¡El Templo ha se ido hace mucho! ¡El altar ha desaparecido! ¿Pero han sido destruidos los sacerdotes? ¡No! Todavía tenemos nuestro Cohans, Kahns, Conns, etcétera. ¡Pero no hay ningún templo! ¿Ha guardado Dios su promesa? ¡Ciertamente! Ningún templo por el momento es necesario para que la promesa sea realizada. Cuando un templo esté de vuelta a la existencia, los sacerdotes estarán allí para realizar sus deberes. ¡Dios lo prometió!

Asimismo tenemos a los descendientes de David todavía con nosotros hoy. Mucha gente judía puede probar su ascendencia Davídica hoy. Algunos de los descendientes de David están entre nosotros. No hay carencia de un hombre para que se siente sobre el trono si estuviera aquí. Pero no se necesita que haya trono (i.e., Un trono físico literal) en existencia en la tierra hoy para que Dios sea fiel a su promesa a David. Salomón supo lo que la promesa original conllevaba y Jeremías lo aclaró. Si nos aferramos a la idea de que el trono todavía existe hoy, ¿entonces por qué no también insistir que existe un templo con sacerdotes haciendo sacrificios en él? Si el trono fue transferido para Irlanda y perpetuado allí (más tarde en Escocia e Inglaterra), ¿sería entonces el templo también perpetuado allí? ¿Se convirtieron los sacerdotes Levíticos en los Druidas y llevaron a cabo sacrificios paganos a Dios? ¡No!

El trono mismo vino a un final con Sedequías, tal como ocurrió con el templo. Y hay una profecía para mostrar este hecho,

 “Y tú, profano e impío príncipe de Israel [Sedequías], cuyo día ha llegado ya, el tiempo de la consumación de la maldad, 26 así ha dicho Jehová el Señor: Depón la tiara, quita la corona; esto no será más así; sea exaltado lo bajo, y humillado lo alto. 27 A ruina, a ruina, a ruina [Hebreo: pervertido, pervertido, pervertido] lo reduciré, y esto no será más [no estará más en existencia], hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y yo se lo entregaré [la corona]”.

·         Ezequiel 21:25–27

La corona debía ser tomada de la cabeza de Sedequías — debía hacerse pervertida (arruinada y destruida) con una fuerza triple, y no ser más (dejar de existir) hasta que Cristo venga para usarla!

Las triples palabras, “pervertida, pervertida, pervertida,” tienen sentido excelente para ellos. El verbo “pervertir” significa, según el diccionario,

“Desviar de un uso apropiado o función; dirigir mal o aplicar mal; torcerse del sentido apropiado, dar el significado incorrecto a, interpretar mal; volverse de la creencia verdadera, lealtad, moralidad, etc.; dar una opinión incorrecta o deformada a.”

Todas estas cosas Sedequías había hecho al trono de David. El trono se suponía que era para ayudar al oprimido, alimentar el pobre, mostrar la honradez a Israel y a todos. Pero Sedequías había pervertido (tres veces) su intención original. Él lo había pervertido tan a fondo que el trono Davídico se había convertido en la misma antítesis de lo que Dios había querido. Así que, Dios finalmente tuvo que decir,

“Este [el trono] no será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho”.

·         Ezequiel 21:27

El trono se había hecho tan pervertido que Dios lo trajo a un final con Sedequías, y no será instituido de nuevo, según la Palabra de Dios, hasta la segunda venida de Cristo.

Esta es la palabra de Dios. Esta cumple toda la profecía acerca del trono de David completamente. Dios no anuló su pacto con David—él es fiel. David nunca carecerá de un hombre para sentarse en el trono. ¡Y aquel trono estará en Jerusalén, y en ninguna parte más!

Ernest L. Martin

Traducido por Apologista

 

www.elevangeliodelreino.org

¿CUAL ES EL MENSAJE DEL EVANGELIO QUE NOS SALVARÁ?

“Separado para el evangelio de Dios” (Romanos 1:1)

Primero, ¿Quién es Dios?

¿Es Él una Trinidad, o un Dios?

Él es Jehová el Todopoderoso. Gen. 17:1. Sólo uno puede ser Todopoderoso.

Él solo es Dios. Deut. 4:35. 6:4. Efe. 4:6. 1 Cor. 8:6. Isa. 44:6, 8.

Él solo creó los cielos y la tierra. Gen. 2:4. Job. 8:9. Isa. 44:24.

Él es el Padre de Jesucristo. Rom. 15:6. Mat. 3:17. 16:16. Juan 11:41.

Él es el Dios de Jesús. Juan 20:17. Efe. 1:17. Apo. 3:12.

Él nos ama y nos dio a Su Hijo para salvarnos. Juan 3:16.

Debemos amarle con todo nuestro corazón— Jesús, en Mat. 22:37-39.

Él es “el único Dios verdadero” (Juan 17:3). No hay Trinidad.

Él mandó a Jesús sobre qué hablar. Juan 12:49,50. Deut. 18:18,19

Jesús es el Hijo de Dios porque él fue milagrosamente traído a la existencia

(engendrado) en el vientre de María (Luc. 1:35; Mat. 1:18, 20).

¿CUÁL ES EL EVANGELIO QUE JESÚS Y LOS APÓSTOLES PREDICARON?

Tiene Dos Partes

A). El Evangelio del Reino venidero de Dios

Marcos 1:14,15. “Jesús entró en Galilea, predicando el evangelio del reino de Dios, y diciendo: arrepentíos y creed en el evangelio”.

Mateo 4:23. “Y recorrió Jesús toda Galilea, predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo”.

Mateo 9:35. “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas, y predicando el evangelio del Reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo”.

Mateo 24:14. “Este evangelio del reino será predicado en todo el mundo para testimonio en todas las naciones; Y entonces vendrá el fin”.

Lucas 4:43. “Debo predicar el reino de Dios a otras ciudades también; Pues para esto he sido enviado”.

Lucas 8:1. “Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando las buenas noticias del reino de Dios”.

Mateo 6:33. “Busque ustedes primero el reino de Dios mío, y su rectitud”.

¿Qué es el Reino de Dios?

1. Dios establecerá Su Reino literal aquí en tierra y sobre toda la tierra cuando Cristo regrese. Daniel 2:44. 7:13, 14, 27. Mateo 13:41-43.Mateo 25:31-46 25:31-46. 1 Corintios 15:19-28. 2 Timoteo 4:1. Lucas 13:28, 29. Mateo 5:5. Salmo 37:9, 11, 18, 29, 34. Rev. 11:15. 5:9, 10. 20:4, 6.

2. El pueblo de Dios serán resucitados o cambiados si viven y serán hechos inmortales. 1 Cor. 15:52, 53. Filipenses 3:21. 1 Tesalonicenses 4:16, 17.

Reinarán con Cristo 1000 años sobre las naciones dejadas después del Armagedón. Revelación 2:26, 27. 5:9, 10. 20:4, 6. Daniel 7:18, 22, 27. 2 Tim 2:12.

3. El mundo estará en paz. No habrá más guerra. El justo prevalecerá sobre la tierra. Nada herirá ni destruirá. Isaías 2:1-4. 11:6-9. 32:16-18. 35:9. Salmo 72. 2 2 Pedro 3:13.

4. Nadie estará enfermo. Isaías 33:24. Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y las oídos de los sordos destaponados. El hombre cojo brincará como un ciervo, y la lengua de los mudos hablará. Isaías 35:5, 6. No habrá más dolor, clamor, pesar, llanto, o la muerte. Rev 21:1-7.

5. Será un tiempo de gran abundancia. Los desiertos florecerán. Las fuentes se manifestarán en el desierto. La tierra entera será restaurada y será como Edén. Amos 9:13, 14. Salmo 72:16. Ezequiel 36:35. Isaías 35:6, 7. Hechos 3:21. Mateo 19:28.

6. La Gloria del SEÑOR llenará la tierra. Números 14:21. Isaías 11:6-9. Habacuc 2:14. Todos los hombres adorarán a Dios. Zacarías 14:16. Isaías 60:12.

B). Las Cosas Acerca de Jesucristo.

1. Dios lo envió a salvar a los perdidos. Mat. 1:21. Mar. 10:45. Lucas 19:10 Lucas. Gál. 4:4,5.

2. Para redimir a los hombres de sus pecados. Rom. 3:24. Efe. 1:7. Col.1:14. 1 Ped. 1:18,19.

3. Jesús fue inmaculado. 2 Cor. 5:21. Heb. 4:14,15. 1 Ped. 2:22. 1 Juan 3:5.

4. Siendo inmaculado, él fue el sacrificio perfecto para nuestros pecados. Heb. 9:26. 1 Ped. 1:18,19.

5. Él es nuestro único Salvador. No hay otro. Hechos 4:12. Juan 14:6. 1 Tim. 2:5.

6. El evangelio (además del anuncio acerca del Reino): Cristo murió por

Nuestros pecados, fue sepultado, y Dios lo levantó para la Vida Eterna. 1 Cor. 15:1-4. 5:7. Heb. 9:26. 1 Ped.1:18,19. Hechos 2:32.

7. Él ascendió al cielo para interceder por nosotros con Dios. Rom. 8:34. 1 Tim. 2:5. Heb. 7:25. 1 Juan 2:1.

8. Cristo vendrá otra vez, en Poder y gran Gloria. Job 19:25. Mat. 24:27,30.

Hechos 1:11. 3:20. 1 Cor. 1:7. 11:26. 15:23. 2 Tes. 1:7. Heb. 9:28.

9. Él establecerá el Reino de la justicia en esta tierra. Sal. 72:8.

Isa. El 2:2-4. Jer. 23:5,6. 33:15. Dan. 7:13,14,27. Zac. El 9:10. Mat. El 25:31-46. Rev. 11:15-18. 1:5-7. 17:14. 19:11-21. 20:4,6.

10. Cristo y Su pueblo reinarán1000 años sobre la tierra. Dan. 7:13,14, 18, 22,27.

Rev. 20:4,6. 2:26-27.

11. Cristo y Su pueblo juzgarán a todos los hombres. Hechos 17:31.Sal. 149:5-9.

12. Cuando ellos hayan subyugado a todos los enemigos, el último estando muerto, Cristo entregará el reino perfecto a Su Padre, “para que DIOS sea todo en todos”. 1 Cor. 15:24-28.

METIENDO ESTAS DOS PARTES EN UN PASAJE

Hechos 8:5, 12. Felipe bajó a Samaria y les predicó a Cristo a ellos.

¿Qué predicó él? “Cuando creyeron a Felipe que predicaba las cosas

Concernientes al reino de Dios y el nombre de Jesucristo, fueron

Bautizados, ambos hombres y mujeres “.

Hechos 19:8-20. Por dos años Pablo predicó el Reino y Cristo en Éfeso.

Hechos 28:30-31. Pablo en Roma estaba “predicando el reino de Dios, y

Enseñando aquellas cosas que conciernen al Señor Jesucristo “.

            PLAN Y EL PROPÓSITO DEL

            EVANGELIO

Dios nos ha informado de Sus planes para la tierra y el género humano: Él piensa restaurar esta tierra desolada y llevar de regreso a hombres creyentes a lo que fueron cuándo Él los creó. Él hará esto a través de establecer Su Reino sobre tierra cuando Su Hijo regrese, y resucitando a su propio pueblo para la Vida Eterna.

La manera cómo los hombres se vuelven elegibles para estar en ese Reino eterno de rectitud y paz es por la segunda parte del Evangelio, aceptando a Cristo como nuestro Salvador, siendo bautizado, y viviendo una vida dedicada a Dios y a Cristo.

“OTRO EVANGELIO”

Pablo dijo, “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os predica un evangelio  diferente del que os hemos predicado, sea anatema” (Gál. 1:8).

Tristemente, otras enseñanzas están siendo enseñadas como el evangelio que no son verdad y engañan a los hombres. Algunas de estas enseñanzas son: Hay una Trinidad de Dioses, Jesús preexistió, los hombres son inmortales por naturaleza y sus almas inmortales van al cielo o al infierno en la muerte, los hombres malvados se quemarán por siempre, el cielo es nuestra meta, etc.

Esto viola el mensaje de Cristo del Reino de Dios que viene a la tierra, y la vida eterna siendo otorgas a personas dignas en la resurrección en la venida de Cristo. Dicen que tenemos la inmortalidad ahora sin Cristo y que el plan de Dios es para que los hombres fieles vayan al cielo para estar con él. ¡Es otro evangelio!

Jesús dijo, “Conoceréis la verdad y la verdad os hará Libres”.

(Juan 8:32). Pablo le dijo a Timoteo, “Presta atención a ti mismo, y en la doctrina; Continúa en ellas: Pues haciendo esto te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” (1 Tim. 4:16).

La recompensa por creer en el evangelio de Cristo es la vida eterna en el Reino eterno de Dios. La pena por el descreimiento es estar maldito, y ser destruido por siempre en el Lago de Fuego. Mat. 7:13,14. Juan 3:16,36. Mat. 25:31-46. Rev. 20

Jim Mattison

Anthony Buzzard

25 de Noviembre, 2006

www.elevangeliodelreino.org

NUESTRA PARTE EN EL PACTO DE DIOS CON DAVID

Concierne con la autoridad y el dominio en el Reino  venidero de Dios.

Dios hizo un pacto eterno de autoridad con David y sus hijos.

 

2 Samuel 7:12-19 1 Crónicas 17:11-17.

Estableceré tu simiente después de ti. Estableceré su reino. Él construirá una casa para mi nombre. Estableceré su trono para siempre. Seré su padre y él será mi hijo. Tu casa y tu reino serán establecidos para siempre ante ti. Tu trono será establecido para siempre. Tú has hablado de la casa a tu siervo por un gran momento por venir. El trono de David es el trono de Dios en la tierra. Dios está sentado sobre Su trono en el cielo. Sobre todo el universo. (Salmo 11:4, 47:7,8, 93:1,2, Isaías 66:1,2)

Salomón se sentó ” en el trono del reino del SEÑOR sobre Israel”. De todas las naciones, Dios escogió a Israel para ser Su reino especial en la tierra, y Jerusalén es Su ciudad escogida.  (1 Crónicas 28:5,  Deuteronomio 14:2, 2 Crónicas 6:6, Zecarías 2:12).

Salomón se sentó sobre el trono del SEÑOR como rey en lugar de David su padre, y prosperó; y todo Israel le obedeció”. (1 Crón. 29:23). Dios tuvo un trono en la tierra.

 

Este pacto con David fue un pacto eterno. Nunca acabará. David siempre tuvo un hijo para sentarse sobre su trono.David nunca carecerá de un hombre para sentarse sobre su trono. Esto convenio es tan seguro como el día y la noche (Jeremías 33:17-21).. Dios no quebrantará este pacto acerca de un hijo de David que se siente en el trono de David— que es el trono de Dios en la tierra. Ese trono durará para siempre, y el Hijo de David se sentará sobre él, rigiendo el mundo (Salmo 89:20-29, 34-37).

El hijo de David, Salomón, se sentó en ese trono. (1 Reyes 2:12). Muchos reyes de Israel y Judá se  sentaron sobre ese trono: David, Salomón, Roboam, Abija, Asa, Josafat, Joram, Usías, Ezequías. Sus reinados están Registrado en 1 y 2 Reyes y 1 y 2 Crónicas. Algunos de ellos fueron justos, y algunos fueron malvados. Porque fueron tan malvados, Dios retiró Su trono en la tierra por un tiempo (Ezequiel 21:24-27). Estas palabras son dirigidas al último rey, Ezequías: “Y tú, profano e impío príncipe de Israel, cuyo día ha llegado ya, el tiempo de la consumación de la maldad, 26 así ha dicho Jehová el Señor: Depón la tiara, quita la corona; esto no será más así; sea exaltado lo bajo, y humillado lo alto.  27 A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto no será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y yo se lo entregaré”.

El trono de David, el trono de Dios en la tierra, no será ocupado hasta que JESÚS venga, el cual tiene el derecho legítimo. Jesús se sentará en el trono de David cuando él venga con todos los santos ángeles (Mateo 25:31).

A JESÚS LE ES PROMETIDO EL TRONO DAVID, EL TRONO DE DIOS EN TIERRA.

Dice en Lucas 1:30-33  que El Señor Dios le dará (Jesús) el trono de su padre David. Note las genealogías de Mateo 1 y Lucas 3. Jesús es el hijo de ambos, de Abraham y de David, a quienes los dos pactos eternos fueron hechos y que conciernen a nuestra salvación.

En  Isaías 9:6,7 dice que El Mesías (Cristo) reinará en el trono de David. En el Salmo 2:6-12 dice que el Mesías (el Hijo de Dios) dominará sobre todos los reyes de la tierra. También Salmo 45, Salmo 72, Zacarías 6:12,13.

En Mateo 25:31-34 dice que Jesús vendrá en Su gloria con Sus ángeles. Entonces él se sentará en el trono de David y asumirá la autoridad de la tierra. Luego él separará a las naciones, invitando a algunas personas a la herencia dentro del reino de Dios, y arrojando algunos en el lago de fuego, para allí morir la segunda muerte (Revelación 20:15). En la regeneración, Jesús se sentará sobre Su trono, y los 12 apóstoles se sentarán también sobre 12 tronos juzgando a Israel (Mateo 19:28).

LOS CRISTIANOS VERDADEROS REINARÁN CON JESÚS COMO REYES Y SACERDOTES.

El que venza será invitado a gobernar con Jesús (Revelación 3:21).(Note los dos tronos de Dios aquí en este verso.)Jesús dará el poder del vencedor sobre las naciones, para dominar sobre ellas (Revelación 2:26,27). El Redimido reinará sobre la tierra (Revelación 5:10). Los santos ayudarán a juzgar, cuando Dios juzgue la tierra (Salmo 149:5-9). Si sufrimos con él, también reinaremos con él (2 Timoteo 2:12). Aquellos en la primera resurrección serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años (Rev. 20:4, 6).

AHORA, EN LA ERA ANTES DE QUE CRISTO VENGA Y REINE, PRESTE ATENCIÓN CÓMO ÉL ESTÁ CONSTRUYENDO UNA CASA PARA EL NOMBRE DE DIOS (2 Sam. 7:13,14).

Jesús dijo, “edificaré mi iglesia” (Mateo 16:13-19).La roca en la cual él la construye no es Pedro, sino la confesión de Pedro,  o sea que Jesús es el Hijo de Dios.En la casa de Dios (el grupo familiar) hay muchos lugares habitables. Jesús ascendió al cielo para preparar un lugar en la casa de Dios para nosotros. Él vendrá otra vez (Juan 14:2,3).

¿Qué ES la casa de Dios? La casa de Dios es la iglesia de Dios. Jesús está desde el cielo construyendo la Iglesia hoy (1 Timoteo 3:15). Esa casa de Dios que Jesús está Construyendo hoy— la iglesia o los santos—reinará con él cuando el venga.

CUANDO JESÚS VENGA EN PODER Y GLORIA, CON LOS SANTOS ÁNGELES, ÉL VENDRÁ COMO UN GRAN REY. (Mateo 25:31-46, Rev. 19:14-21). Él reinará sobre la tierra para 1000 años (Rev. 20:4-6). Su pueblo reinará con él (Daniel 7:18, 22,27; Rev.20:6).

EL PACTO ABRAHÁMICO Y EL PACTO DAVÍDICO SON EL FUNDAMENTO DEL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS.

Uno ofrece vida eterna y herencia eterna en la tierra. El otro nos ofrece autoridad y dominio con Jesús en el Reino de Dios. Dios será nuestro Dios para siempre, y Su gloria llenará la tierra (Números 14:21, Isaías 11:9, Habacuc 2:14).

Jim Mattison

www.elevangeliodelreino.org

LA “SEÑAL DE JONÁS” Y “LA SEÑAL DEL HIJO DEL HOMBRE”

 

Una Breve Meditación:

 

¿Cuál es la única señal verdadera de la venida de Cristo que fue solicitada por los discípulos al Señor en Mateo 24:3? Para entender lo que se quiere decir por la señal, veamos primero la llamada “Señal de Jonás” declarada por Jesús en Lucas 11:29-30, y que dice así: “Y apiñándose las multitudes, comenzó a decir: Esta generación es mala; DEMANDA SEÑAL, pero señal no le será dada, sino LA SEÑAL DE JONÁS. Porque así como Jonás mismo fue señal a los ninivitas, también lo será el Hijo del hombre a una generación malvada” (nótese que también en Mateo 24:30 Jesús habla sobre “LA SEÑAL DEL HIJO DEL HOMBRE”). Aquí básicamente “la Señal de Jonás”, es Jonás mismo, pues Jesús dijo que Jonás mismo fue SEÑAL a los ninivitas. Del mismo modo, Jesús mismo serviría de SEÑAL o sería SEÑAL para una generación perversa. De allí que Jesús hable de “la SEÑAL del Hijo del Hombre”. No es una señal extraordinaria o misteriosa como aquella de una cruz en el cielo, o un sonido de alguna trompeta, o alguna luz brillante, o alguna nave espacial, o algún evento atmosférico fuera de lo común. ¡La señal del Hijo del hombre, así como la de Jonás, se refiere a la misma persona mencionada, es decir, ¡a Jesús, el Mesías! Jesús, como Jonás, sería SEÑAL. De modo que grábeselo bien en su mente que: ¡Jesús mismo sería LA SEÑAL para Su parusía y el fin del siglo!”. Esa Señal estará deberá ser observada en nuestro cielo azul, pues claramente dice el verso 30, en su parte inicial: “Entonces aparecerá la SEÑAL del Hijo del Hombre en el cielo”. En el mismo versículo 30 veremos cómo Jesús servirá de señal para aquella generación maligna. Dice la parte final del versículo de esta manera: “…y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. ¡Esta es la Señal! Es Jesús mismo viniendo y descendiendo sobre las nubes desde mismo cielo en dirección a la tierra con poder y gran gloria. Si el Mesías no viene de este modo, entonces no es el verdadero Mesías sino una falsificación satánica.

www.elevangeliodelreino.org

El multimillonario imperio de Rodolfo Font y su Concilio

 

“Entréguenme sus billeteras, hermanos, o sino se irán al Infierno pobres”

El pentecostalismo, desde su inicio en Los Ángeles, California, en el 1906, ha engendrado, generación tras generación, gran número de movimientos, concilios y “ministerios” más o menos parecidos al de Rodolfo Font y Concilio Fuente de Agua Viva.

El Reverendo Font, durante su sermón, dijo que Dios le había revelado que el fin del mundo se acercaba. Que sólo los que le siguieran se salvarían y obtendrían la vida eterna. Que Dios le reveló que el diezmo no era suficiente para salvarse, que tenían que dar más, que entre más dinero den a su iglesia, más bendiciones serían derramadas sobre ellos.  La congregación entró en pánico, les arropaba el miedo.

 

Todo el país sabía de la proximidad del fin de la humanidad, todos los feligreses se desbordaron en donaciones a la empresa del Reverendo, como si quisieran comprar su salvación. Se podían ver abogados arrodillados pidiendo perdón por sus mentiras mientras firmaban cheques para causas benéficas. Los muchachos del Hogar Crea vendieron todas sus mercancías en menos tiempo que nunca, quebrando la marca establecida el día antes del Y2K. Los tecatos de las luces no tenían donde guardar tanto dinero. Esposos y esposas revelándose sus infidelidades. Las filas en los confesionarios de las iglesias eran la orden del día. La iglesia del reverendo Font recibía ofrendas por televisión, teléfono, correo, internet, y por debajo de la mesa. Gobernantes aceptando su mediocridad, era un caos. El proselitismo estaba más fuerte que nunca. Todos haciendo bien al prójimo, era una lucha contra el reloj, una lucha contra la conciencia.

 

Llegó la noche y la iglesia había recibido una fortuna, los ladrones y los violadores habían pedido disculpas, todo parecía en orden y todos habían comprado la vida eterna.

 

Y amaneció. Hacía un día precioso, libre de toda la descripción infernal que había dado el reverendo. Todo estaba en orden, la gente no le compró más a los del Hogar Crea, los abogados cancelaban los pagos de los cheques que firmaron y los tecatos se volvían a puyar. La gente se preguntaba por el Reverendo. Este se encontraba en la colocación de la primera piedra de su nuevo templo, con valor incalculable, gracias a las miles de ofrendas de ‘última hora’. Es inmenso, puede ‘acomodar’ a miles de ‘hermanos de la fé’, siempre y cuando paguen. Dicen que va a tener una fuente, una de agua viva.

Pero el Reverento Font, como en la mayoría de las iglesias de corte pentecostal, los pastores se dedican a hacer mercadería, bien sea cobrando diezmos, los que fueron abolidos en la cruz al ser cambiado el sacerdocio (Hebreos 7:12), o mediante negocios montados por ellas y la venta de artículos de toda suerte. Descaradamente, “por avaricia” y “con palabras fingidas” (2 Pedro 2:1-3), abusan de un pueblo creyente que desconoce las directrices neo   testamentarias de Cristo y los apóstoles para el sostenimiento de la obra del Señor en la tierra (1 Corintios 16:1-2; 2 Corintios, los capítulos ocho y nueve, Filipenses 4:10-20, entre otros). Fulminando y amenazando en el nombre del Espíritu Santo, entre sus temas más tratados figura el de “diezmos, ofrendas, prosperidad material, contratos con Dios”, etcétera. Aunque se libren de las cortes terrenales, Dios ha emitido ya su juicio: Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Pedro 2:3).

¡Qué tales pentecostales!…se llevan la plata en penta-costales (¡¡¡en 5 costales llenos!!!) 

www.elevangeliodelreino.org

Juan 1:1 y la Trinidad

 (Parte 1)

 

Introducción

El título de  ‘Dios’ en la Biblia fue dado a otros en el AT y NT. Respondiendo a Isaías 9:6. El título “Él” (Dios) que fue dado a Jesús en el Antiguo Testamento, y el título  ‘HOTHEOS’ (Dios) en el Nuevo Testamento, fueron dados a otros antes y después de Jesús en la misma Biblia.

Habiendo dicho eso, continuemos ahora con el tema:

Veamos a Juan 1:1 ‘al principio era la palabra, y la palabra estaba con Dios, y la palabra era Dios.’ Este a menudo es presentado del Evangelio de Juan para demostrar que Jesús era Dios. Hay sin embargo varios problemas con esta reclamación: Por este verso es asumido que Jesús era ‘la palabra’ y ya que la palabra era Dios y se hizo la carne, Jesús es Dios. La declaración que Juan reprodujo en su evangelio, sin embargo, fue pronunciada no por Juan, sino por Filón de Alejandría, años antes de que Jesús o Juan nacieran. Es por lo tanto completamente improbable que Filón estuviera remotamente refiriéndose a Jesús.

Hay también otra razón de no escribir con mayúscula el “D” en Juan 1:1, considerando al Griego del susodicho verso que refuta la aseveración que Jesús se menciona como Dios en el verso. En el verso de arriba, la primera vez que la palabra Dios es usada, el Griego es “TON THEOS”, que significa “un dios”. Sin embargo, la palabra Griega más fuerte “HO THEOS” que significa “Dios Divino” fue usada para Satanás en 2 Corintios 4:4. El Autor de Biblia NVI escribió “dios” para Satanás en vez de “Dios”, que la palabra en sí misma literalmente significa El Dios. La segunda vez que la palabra Dios es usada,” …. y la palabra era Dios,” la palabra para Dios es TONTHEOS, que también significa “un dios”. 

Los europeos han desarrollado un sistema de letras mayúsculas y minúsculas inexistentes en el Griego. El Dios, HOTHEOS es traducido como Dios con una G mayúscula, mientras que Tontheos, que significa UN o CUALQUIER Dios es traducido con g pequeña, dios. En este caso, sin embargo, vemos a los traductores ilegales tratando de demostrar a Jesús como Dios poniendo la  G mayúscula para ambos mientras que esto no pertenece en el caso de la “palabra”.

¿Podemos entonces confiar en las Traducciones castellanas corrientes?

Dados los hechos de arriba sobre Juan 1:1, ¿cómo podemos esperar que un ordinario hispano parlante Cristiano que quiere extender francamente su religión con todo su corazón, honesta y fielmente,  entienda esta mentira de escribir con mayúscula la “g” minúscula en Juan 1:1 y en otros versículos, y no escribir con mayúscula MUCHAS “g” minúsculas en las mismas palabras exactas usadas para Jesús a través del Antiguo y Nuevo Testamentos? ¿Debemos permitir que nuestra fe esté toda basada en lo que otros autores deciden insertar de sus propias opiniones personales en la Biblia?

 La Traducción errónea del texto:

En los manuscritos Griegos “originales” (¿habló el discípulo Juan el Griego?), “La Palabra” es sólo descrita como siendo “ton theos” (divino/un dios) y no como siendo “ho theos” (El Divino/ El Dios). Una traducción más fiel y correcta de este versículo leería así: “En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era divina” (Si usted lee la Traducción del Nuevo Mundo de la Biblia usted encontrará exactamente esta expresión).

Del mismo modo, en “El Nuevo Testamento, una Traducción Americana” este versículo es francamente presentado como:

“En el principio la Palabra existió. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era divina.”

El Nuevo Testamento, Una Traducción americana, Edgar Goodspeed y J. M de Powis Smith, la Prensa de la Universidad de Chicago, p. 173

Y otra vez en el diccionario de la Biblia, bajo el título de “Dios” leemos

“Jn 1:1 debería ser rigurosamente traducido ‘la palabra estaba con Dios [=el Padre], y la palabra era un ser divino.'” El Diccionario de la Biblia por John McKenzie, Libros Collier, p. 317

En aún otra Biblia leemos:

“El logos (palabra) existió al muy principio, y el logos estaba con Dios, y el logos  era divino” La Santa Biblia, que contiene el Antiguo y Nuevo Testamentos, por el Dr. James Moffat. Por favor ver también “el Nuevo Testamento Auténtico” por Hugh J. Schonfield y muchos otros.

Si miramos un versículo diferente, 2 Corintios 4:4, encontraremos que la misma palabra exacta (ho theos) que fue usada en Juan 1:1 para describir a Dios Omnipotente es ahora usada para describir al diablo, sin embargo, ahora el sistema de la traducción ha sido cambiado:

“El dios de este mundo (el Diablo) ha cegado las mentes de aquellos que no creen.”

Según el sistema del verso anterior y el idioma español, la traducción de la descripción del Diablo también debería haber sido escrita como “El Dios” con una “G” mayúscula. Si Pablo fuera inspirado a usar las mismas palabras exactas para describir al Diablo, ¿entonces por qué deberíamos cambiarlo? ¿Por qué es “El Dios” traducido como simplemente “el dios” cuando se refiere al diablo, mientras “divino” es traducido como “Dios” Omnipotente cuando se refiere a “La Palabra”? ¿Estamos ahora comenzando a conseguir una idea de cómo “la traducción” de la Biblia ocurrió?

Bien, ¿cuál es la diferencia entre decir “la palabra era Dios,” y decir “la palabra era un dios (divino)”? ¿No son ellos lo mismo? ¡Lejos de ello! Déjenos leer la Biblia:

 

…continuará

www.elevangeliodelreino.org

“ENCUENTROS CERCANOS CON EL EXTRAÑO TIPO CASTELLANOS”

 

Rvdo. Eliodoro Mora Méndez.

Dígame si es escritural lo que se está practicando en algunos encuentros, y que a continuación voy mencionar.


Aclaro: no en todos los encuentros se hacen estas prácticas. Algunos están fundamentados en la palabra del Señor y les está dando resultados. Les felicito y animo a seguir adelante, aunque para evitar la confusión actual sería aconsejable que le cambiaran el nombre.


Mencionare prácticas que se están haciendo no solo en las Asambleas de Dios de Venezuela, sino en otros países de Latinoamérica donde funciona nuestra organización.

•  En los encuentros hacen que los encuentristas (miembros bautizados y hasta ministros) le pidan perdón a los muertos. Explico: Si usted tuvo en vida un familiar con el cual tuvo pleitos, del que recibió heridas y con el que compartió odios, etc., supuestamente usted tiene la oportunidad en los encuentros de solucionar ese problema. Pregunto: ¿Sería que la Sangre de Jesucristo no fue lo suficientemente eficaz para perdonar ese pecado cuando se entregó?


•  En los encuentros se le manda a los encuentristas a que le escriban una carta a su papá o su mamá si están vivos, o si están muertos, donde se reconozca cuanto debían de haber hecho por ellos y no lo hicieron mientras vivieron (en el caso de los muertos). Pregunto: ¿Cree usted que una carta resuelve el problema para con el padre que está vivo o muerto? Creo que no. No es un asunto de hacer una carta; es una obligación del hijo para con sus padres y solo mientras estos estén vivos. Esto es lo que hay que enseñar por la palabra (Efesios 6:11).


•  Hacerle una carta a un padre o madre que este muerto. ¿Con que propósito se le manda a hacer esta carta al encuentrista? Esa es la doctrina del purgatorio enseñado por la iglesia católica. ¿O es para que el que escribe pueda recordar lo malo que fue con su padre o madre? Creo que esto es llenarlo de remordimientos y dolores de conciencia que lo hace víctima de un dolor que a lo mejor no puede solucionar. Pregunto: ¿Qué pasó con el perdón de Señor? ¿Qué paso con la Sangre de Cristo, cuando esa persona se entregó a Cristo? ¿No dice la Biblia que “las cosas viejas pasaron” y “todas son hechas nuevas”? (2 Co. 5:17). Además hay que recordar que la comunicación con los muertos es una doctrina básica del espiritismo.


•  Otra práctica: Los servidores hacen que los encuentristas se sienten en las piernas de sus servidores y le dicen que se hagan de cuenta que están sentados en las piernas de su papá o mamá, sea que estén vivos o muertos, y los servidores le dan consejos y cariños que en su niñez no recibieron de los padres.


•  Volvemos al caso de los muertos. ¿Cómo es posible que se le enseñe a cristianos a quién Dios perdonó todos sus pecados que se sienten en las piernas de su mamá o papá que están muertos? Se pretende que porque su padre fue un mal padre y nunca le brindó amor y cariño, con esta práctica queda solucionado el problema. Pregunto: ¿Es que el amor y el cariño del Señor no son suficientes para llenar este y otros vacíos que se pudo tener antes de venir a Cristo?

•  En los encuentros se le prohíbe a los participantes hablar de lo que se dice y hace. No pueden hacerlo ni siquiera con sus familiares. Es un “pacto de silencio”.

•  Hermanos, por favor… Si en los encuentros presuntamente está el Señor bendiciendo a la gente, ¿porqué se le prohíbe hablar? Me parece que es entonces una deslealtad, pues la Biblia nos ordena compartir las cosas buenas.


•  Bíblicamente yo no encuentro donde Dios obligue al cristiano a consagrarse, ni al inconverso a entregarse. Todo es voluntario y por amor. Quien no quiera hacerlo puede no hacerlo, aunque deba atenerse a las consecuencias.


•  Y si el Señor no hace tal cosa, ¿porqué entonces algunos quieren que a través de ciertas prácticas se consagren, amenazándolos con castigarles como personas no gratas al pastor y la congregación, negándose inclusive a bautizarlos?


•  Parece que los encuentros han venido a ser una especie de gran “meca” musulmana. Así, dejar de mirar o ir a la meca para el Ramadán desde el lugar en que la persona se halle, le priva de la bendición de Alá.


•  Por otro lado, ¿por qué tenemos que pensar en las cosas malas pasadas dejadas atrás, en el mundo, cuando como a Lot y su familia se nos ha señalado claramente que no debe ser así? Además, dice Pablo: “olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Fil. 3:13-14).

•  “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe… (He. 12:2). “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados (Is. 43:25). “Y no enseñará más ninguno a su prójimo… porque perdonaré la maldad de ellos y no me acordaré más de su pecado (Jer. 31:34).

•  El Espíritu Santo nos da Su bendita dirección para que pensemos en otras cosas y no en los pecados que solo el ha perdonado. Hay seis cosas en las que Dios quiere que permanentemente pensemos:

1.- Todo lo que es verdadero.

2.- Todo lo honesto.

3.- Todo lo justo.

4.- Todo lo puro.

5.- Todo lo amable.

6.- Todo lo que es de buen nombre.

“Si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, EN ESTO PENSAD (Fil. 4:8).

•  En una reunión de ministros de las Asambleas de Dios celebrada en Venezuela, un pastor testifico que en la compañía donde el trabaja reunieron a todos los profesionales y después de una charla y ejercicios mentales a todos los controlaron mentalmente. Ellos podían oír en un estado de trance la voz de quien los dirigía. Les decía: ustedes son los mejores padres, mejores hijos, mejores esposos, mejores lideres… porque tienen amor por el trabajo y buenos sentimientos, etc, etc.

•  El pastor dice que cuando despertaron todos estaban llorando. Y yo le pregunté: ¿Tú también lloraste? Y me respondió que si… y que se había sentido muy bien. En el libro de sinónimos dice que la hipnosis es parte de la hechicería y la brujería. Y esta es una parte fuerte de la nueva era.

•  En realidad, la imaginación no tiene ningún poder para cambiar el proceder de nadie; es la voluntad la que produce ese resultado; una voluntad sometida a lo que Dios enseña en Su Palabra. Que cada hijo o hija debe amar a sus padres con hechos audibles y tangibles a través de la obediencia a la Santa Palabra, por la cuál el Espíritu Santo nos guía y nos da su ayuda para amar y respetar a nuestros progenitores.

Quisiera seguir explicando lo que se practica en los encuentros, pero para no hacer larga esta comunicación, quiero poner otras prácticas que se hacen y considero no escriturales, como:

•  Poner a los hombres a jugar con un carrito para que se acuerde de su infancia, llevándole sus emociones al lloro inconsolable. Al parecer existe una regresión en el practicante.

•  A las hermanas se les da una muñeca, un collar, un cintillo, una carterita, una perla, un anillo, y después de la práctica se la llevan para sus casas, para que cuando estén en estado de tristeza o de angustia recuerden que tienen que hacerse como niños y como princesas, y se pongan el anillo de compromiso con su Señor. Hay hermanas que han sufrido regresiones, con estas prácticas.

•  Los pecados clavados en una cruz. Se le da una hoja clínica donde están escritos cantidad de pecados para que marque con una x los que ha cometido, los pactos que ha hecho y toda clase de prácticas que no le permiten crecer. Después lo llevan a un lugar y le dan un clavo y un martillo para que clave su hoja clínica en una cruz de madera. Supuestamente con esta acción simbólica queda libres. Pregunto: ¿Dónde enseña eso la Biblia? ¿Es necesario hacer este ritual para que el cristiano quede libre del pecado confesado? ¿Donde esta la fe que Dios nos dio, y acerca de la cual el Espíritu Santo dice: “Por gracia sois salvo por la fe y esto no de vosotros, pues es don de Dios”? (Efesios 2:8).

La fe que Dios nos dio es una fe abstracta. Con ella podemos ver lo que no podemos ver con la vista. Por medio de esta fe podemos ver y conocer al Señor Jesús, estar seguros que nuestros pecados fueron todos perdonados; que podemos sentir el amor de Dios, sus caricias y su presencia real sin que tengamos que verlo con nuestra vista física.

No podemos materializar ciertas cosas de la Biblia, porque eso es salirnos del contexto Divino. Fuera de esta área (la bíblica) Dios jamás va operar, porque lo que se haga estará en desacuerdo con Su Palabra: “Porque por fe andamos, no por vista” (2 Corintios 5:2).

He aquí otras prácticas:

•  Estando en la I Cumbre de Superintendentes de las Asambleas de Dios de Latinoamericana en Lima, Perú, tuve la oportunidad de hacer una pregunta, pero antes expliqué lo siguiente: que en una reunión de CELAD mostré un libro titulado “Viendo lo Invisible”, donde se habla de cómo a los santos muertos en Cristo se les permite venir a la tierra donde han hecho milagros. Pero dije que lo que más me preocupo fue que supuestamente (según el libro) en una reunión de ministros se había hecho presente un ministro de Dios que había muerto cuarenta años antes. Dije que para mi eso era espiritismo.

•  Pregunte al exponente en la Cumbre de Superintendentes  que si era escritural que se le pidiera perdón a un muerto. Y también que si era escritural hacerle una carta a un familiar que estuviera muerto. La respuesta recibida fue que la psicología era una ciencia que ayudaba al ser humano, pero que muchos no le daban el uso debido.

•  Durante el tiempo de esa conferencia un hermano de un país representado en esa cumbre me dijo que en los encuentros usan una urna donde los participantes depositan papeles conteniendo sus pecados, y después la entierran.

•  Otro hermano me dijo que en los encuentros llegaban a hacer sus necesidades fisiológicas para quedar purificados.

Aquí en Venezuela un hermano abrió un hueco en la placa del altar de su iglesia y sembró la Biblia para que la palabra de Dios fluyera desde el altar. ¿Brujería?

Dos hermanos de Venezuela me dijeron que habían ido a un país donde le dieron charlas para encuentros, y una hermana comenzó diciendo que si sabían que su padre había hecho algún pacto con el diablo se debía ir al cementerio y frente a su tumba pedirle perdón y declarar que ese pacto que había hecho lo hacía nulo en el poder de Jesucristo. ¿Es Bíblico?

Más prácticas bíblicas y antibiblicas

•  “En los encuentros los asistentes hacen un pacto de no comunicarle a nadie ciertas cosas. ¿Han resucitado las religiones griegas? ¿Porqué el secreto? Dicen que es para crear expectativa y motivar a otras personas a asistir a los encuentros, pero creemos que ésta es solo una forma más de mentira. Lo que realmente se pretende y es demostrable a claras luces es que nadie opine desde afuera, que nadie se interiorice y analice las doctrinas y reglas del movimiento G12, pues las prácticas en su mayoría atentan contra principios bíblicos”.

• Por una emisora de radio, anunciando cierto encuentro en Caracas pedían que escribieran en un papel sus pecados y lo enviaran a la emisora, donde después serían quemados en la “llama Santa”. ¿Sustituyendo al Espíritu Santo? ¿Dónde habla la Biblia de eso?

•  Le amarran las manos y los pies con cintas de papel negro a la persona, y después de unas palabras le ordenan que rompa las cintas y de esta manera creer que quedo libre de toda atadura. ¿Esto es verdad de acuerdo a la Biblia?

•  Se les dice a los encuentristas que lleven una bolsa de papel porque tendrán vómitos como señal de la salida de demonios. ¿El Señor está de acuerdo con esto que le practican a los hermanos?

•  Se llevan kilos de sal para ser regada en las casas, alrededor del templo o del campamento para limpiar y purificar el lugar donde estarán los hermanos reunidos. ¿Brujería?

•  Otro sistema de echar fuera demonios es a través de los eructos. ¿Los eructos son demonios? ¿Dónde lo dice la Biblia?

•  También se practica la liberación por medio de flatulencias. ¿No cree que esto es absurdo?

Cuando llego el movimiento Pare de Sufrir, Iglesia Universal del Reino de Dios y de Oración Fuerte Del Espíritu Santo (que todas son lo mismo y el mismo concilio) al llegar a Venezuela se le condenó por sus falsas prácticas de origen espiritistas. He aquí algunas de ellas:

•  La puerta dorada.

•  El manto santo.

•  El aceite santo.

•  La pulsera santa.

•  La llave santa.

•  La llave bendita.

•  El agua bendita y milagrosa.

•  La Rosa que se quema en el fuego.

•  El lavatorio de manos, señal de purificación.

Pero como Asambleas de Dios parece que ya estamos superando a las prácticas que condenábamos de la Oración Fuerte Del Espíritu Santo.

Hago un llamado a mi Organización Asambleas de Dios: que corrijamos nuestras enseñanzas que estén relacionadas con creencias y prácticas del Espiritismo, la Nueva Era, La Oración Fuerte del Espíritu Santo, el Gnosticismo y otras doctrinas antibiblicas.

Hago un llamado para que nos volvamos y afirmemos a la Sana Doctrina del Señor, la cuál es dirigida por el Espíritu Santo a través de la Palabra.

Hago un llamado a la congregación genuina que nos hace nuestro Salvador Jesús.

Hago un llamado a volver a la Senda Antigua, como lo hizo el profeta.

Sí… Podemos hacer retiros, o como se llame, pero, por favor, quememos todas esas costumbres que tienen más de paganismo que de Cristianismo.

REFLEXIÓN

Quiero testificarles en el nombre del Señor a quién sirvo por más de 53 años, que le he dicho: “Señor, yo no quiero ser estorbo al avance de tu obra en este mundo”.

Pero les confieso que siento gran responsabilidad que me motiva a escribirles esta carta informativa para que nos preparemos como ministros del Santuario y preparemos a la Iglesia del Señor para los tiempos proféticos que apuntan hacia el cumplimiento total de la anunciada apostasía.

Recordando que existen dos grandes movimientos en este mundo que traban día y noche para establecer en el mundo la apostasía: “Espíritus engañosos” (doctrinas de hombres) y “doctrina de demonios” (2 Timoteo 4:1).

Les ruego por mi Señor que llevemos las ovejas de nuestro Padre Celestial a los manantiales de agua vivas y a los divinos pastos de Su Palabra.

Por favor, no cambiemos a nuestro guía ya dado a la Iglesia, para suplantarlo con prácticas humanas, ya que el Espíritu Santo no necesita ninguna ayuda para hacer Su Obra de cambiarnos y restaurarnos cada día para su gloria y honra.

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiara a toda verdad…” “Pero la unción que vosotros recibisteis de El permanecerá en vosotros y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe todas las cosas, y si es verdad y no mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él”

Los apóstoles tuvieron que orientar a la iglesia tocante a la falsa ciencia del gnosticismo (1 Timoteo 6:20).

He hablado con psicólogos cristianos y le he hablado de las prácticas que se hacen, y uno de ellos me dijo: “En la psicología se practican muchas de esas cosas, que ayudan, pero que no son suficientes para cambiar al hombre como lo hacen el Espíritu Santo de Dios y Su Palabra. Hay casos en que las prácticas hacen más daño al paciente que bien. Creo que el psicólogo por excelencia sigue y seguirá siendo Cristo, quién tiene la autoridad y facultad para ir mas allá de los sentimientos y emociones, cosa que nunca lograrán los métodos de la psicología. Por eso dice que su palabra penetra hasta partir el alma y el Espíritu…”

Una de Me dijo que en los Estados Unidos existen lugares a donde los pastores van por tres meses y se le enseña a hacer regresiones y hasta levitaciones. las principales sedes está en Houston.

Ministros: volvamos a la Senda Antigua; no prosigamos este camino en que se encuentra cierto sector de la iglesia con innovaciones que profesan ser parte de la piedad: Porque vendrán tiempos cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonaran maestros conforme a sus propias concupiscencias y apartaran de la verdad el oído y se volverán a las fábulas (2 Tim. 4:34).

Hermanos: la Biblia contiene muchas citas que están en contra de estas prácticas; asegúrese de que el Espíritu Santo le ayude a conocer estas sutiles astucias del enemigo.

Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe (Mateo 24:4). Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema (Gálatas 1:9).

Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo… Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne…. Cuando esta carta haya sido leída entre vosotros, haced que también se lea en la iglesia de los laodicenses, y que la de Laodicea la leáis también vosotros. (Colosenses 2: 8,23; 4:16). Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño (1 Tesalonicenses 2:3).

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos… mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados… Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oir, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. ( 2 Timoteo 3:1-9,13; 4:3-5).

…recibiendo el galardón de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Estos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus errores (2 Pedro 2:13).

Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error. Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero (Judas 18-20).

Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. (Colosenses 2:8).

Rvdo. Eliodoro Mora Méndez.
Presidente Ejecutivo del Concilio General de las Asambleas de Dios para Venezuela
Teléfono celular en Venezuela ++ (58-416) 634-2309
asambleasdediosdevenezuela@hotmail.com
fadevzla@cantv.net
contacto@asambleasdedios.org.ve

Cristianos@detodoentrecristianos.com

www.elevangeliodelreino.org

DESCUBRA EL VERDADERO SIGNIFICADO DEL VOCABLO GRIEGO ‘AIONIOS’, MAL TRADUCIDO COMO ‘ETERNO’

La palabra Griega “Aionios” (“eterno”) que aparece reiteradamente en el Nuevo Testamento.

En 1855 el teólogo Charles Kingsley escribió sobre el significado de la palabra ‘AION’ (Siglo, Edad, Era) y dijo que en las Escrituras jamás esta palabra es usada para significar eternidad o tiempo sin fin. Dijo que Aion significa en la Escritura, y fuera de ella, un PERIODO de tiempo….aionios (el adjetivo de aion), es decir, perteneciente a una época determinada, o a la época venidera. Así, “aionios kolasis” (que aparece como “castigo eterno” en nuestras versiones, Mateo 25:46) es el castigo correspondiente a una época, era, o siglo. Kingsley decía que era falso traducir la frase como “castigo eterno” en Mateo 25:46. En otras palabras, el adjetivo aionios debe extraer todo su significado del sustantivo AION del cual proviene. En el NT la palabra es usada en conexión con la doctrina Judía de las “dos épocas o siglos”. Así, la “vida eterna” en la Era o siglo venidero, la Era milenaria de Cristo. La Biblia, recordemos, habla de “edades por venir” así como “edades pasadas”. La Biblia reconoce la Edad Patriarcal, La Edad o Era Mosaica, y en el futuro, “la era o siglo venidero” del Mesías. No es sorpresa que Pablo hablara de “el propósito de Dios para las edades”. Aionios (“eterno”) se refiere a la gran edad por venir y el gran propósito de Dios para “esa edad” (Lucas 20:35). La era o edad por venir es la edad de la manifestación del reino de Dios en la tierra (Mateo 5:5; Rev. 5:10).

INFLUENCIA DE PLATÓN

En 1877 Cannon Farrar, otro teólogo y erudito bíblico, sostuvo que “no hay forma para traducir aionios como “eterno”. Sin embargo, el público continúa leyendo en sus Biblias que Dios va a conducir a los impíos al “castigo eterno” (Mat. 25:46) y al “fuego eterno”, dando a entender una tortura “eterna” de las almas de los impenitentes. De este modo, al dar paso a una mala traducción de la palabra “aionios” se le ha permitido dar a las palabras de Jesucristo un tinte platónico. No olvidemos que Platón fue quien introdujo la idea de que las almas inmortales migran a otro plano existencial después de la muerte del cuerpo. De este modo, en vez de que castigo de Dios signifique “castigo en la era venidera”, los traductores platonistas de la Biblia han vertido ese castigo como “castigo eterno”, lo cual supondría la supervivencia del alma humana, y esto, debido a la influencia de la filosofía Griega en el pensamiento cristiano. Para Platón, Aion aplica al mundo de las ideas eternas, y es esta idea pagana que se ha infiltrado en nuestras versiones. Los escritores y pensadores bíblicos con la mentalidad platónica, traducen Aionios en el sentido trascendente de tiempo sin fin o eterno como Platón lo usaba. Este significado pagano invadió la visión cristiana de lo que pertenece a la era venidera hacia un enfoque falso de eternidad.

EL USO DE LA PALABRA AIONIOS SEGÚN LOS ERUDITOS

En la Versión de los LXX (Versión Griega del AT) aionios ocurre más de 160 veces. Uno de esos es Daniel 12:2, donde aionios describe la resurrección a la vida de aquellos que, después de la tribulación, emergen de su sueño de la muerte del polvo de la tierra. Aquí aionios modifica zoe (“zoh-ee,” vida) y es esta famosa frase que estuvo muy frecuentemente en los labios de Jesús y aparece 40 veces en el NT, junto con otras frases endosadas por Jesús de Daniel. El teólogo Británico, Sir Anthony Buzzard, profesor del Instituto Atlanta Bible College, afirma que: “La frase ‘vida eterna’ que aparece en nuestras Biblias, refleja la influencia platónica de los traductores y de la cristiandad en general. El significado verdadero de la frase es: “vida en la era venidera” o “vida de la era venidera”. Y vida en la era venidera es sinónima con “vida en el futuro reino de Dios en la tierra”. Este es el verdadero sentido de Dan. 12:2 en relación con “la vida eterna”.

La vida de la era venidera es equivalente a la inmortalidad, y se experimentará-completamente cuando se inaugure el reino de Dios en la Segunda Venida de Cristo. En Daniel aionios se refiere al reino que se establecerá en la parusía. En Dan. 7:14 se nos dice del “dominio de la edad venidera”. En Dan. 7:27 leemos del “reino de la era venidera”. En Dan. 9:24 de la “justicia de las edades por venir” introducida al final de los “setenta sietes”. En Dan 12:2 se revela que en ese reino los santos resucitados obtendrán “la vida de la era venidera”. Nuevamente Sir Anthony Buzzard dice que Aionios nos revela que nosotros vamos a disfrutar una vida sin final en el Reino de Dios, el cual pertenece a la “era venidera”. Tambien Buzzard añade lo siguiente: “Aionios es la palabra que describe esos hechos preciosos del futuro del Cristiano. Esos maravillosos eventos asociados con la futura venida de Cristo. Así, el Espíritu Santo nos da a saborear de los “poderes de la era venidera” (el futuro aion) Heb.6:5. Las cosas descritas como aionios son cosas que pertenecen a la era venidera del Reino de Dios. El evangelio del reino es correctamente llamado “el evangelio sobre la edad venidera” (Rev. 14:6), erradamente llamado “evangelio eterno”.”

Nigel Turner, célebre autor de ‘Palabras Cristianas’ y de Moulton, Milligan and Turner’s Grammar of The New Testament Greek, dice: “Los Cristianos no suponen que el evangelio dura eternamente. Más bien es el evangelio concerniente a la edad del reino (Rev. 14:6)” (Christian Words, p. 456). Finalmente, aionios, cuando es apropiadamente traducido, desechará la idea monstruosa de que Dios torturará a los seres humanos por la “eternidad”. El castigo que Dios aplicará a los inconversos es fuego aioniano” (Mat. 25:41). Es decir, será un castigo de la era venidera, no un castigo eterno propiamente dicho. Este no tiene que ver con la duración del tiempo, sino con la Edad o Época venidera.

Alicantino

http://www.yeshuahamashiaj.org

¿EXISTÍAN LAS MEGA IGLESIAS EN EL NUEVO TESTAMENTO?

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20)

Por Ing°. Mario A Olcese

La Iglesia del Nuevo Testamento (un cuerpo funcional)

Sin lugar a dudas el apóstol Pablo compara a la iglesia de Cristo con el cuerpo humano, con el cuerpo del mismo Cristo, y de ella (la iglesia-cuerpo) se dice que tiene muchos miembros que están desperdigados por todo el mundo (1 Cor. 10:17; 12:27). Sin embargo, el cuerpo de Cristo puede tener un número de miembros que puede ser contado con los dedos, o con la ayuda de una calculadora de bolsillo, dependiendo de su tamaño. Es decir, ella puede tener un número de miembros fácilmente contable, o bien una cantidad de miembros  que necesitará de una calculadora para ser contada.

Todos sabemos por el curso de anatomía que el cuerpo humano se divide en cabeza, tronco, y extremidades. Si consideramos las extremidades como los miembros del cuerpo, entonces podemos concluir que cualquier cuerpo humano tiene relativamente pocos miembros (brazos, antebrazos, piernas, manos, pies y dedos)…¡un número fácilmente contable! Y si el Espíritu Santo inspiró a Pablo a comparar a la iglesia del Señor con el cuerpo humano, es para enseñarnos a pensar que una iglesia con un número pequeño de miembros bien puede ser un verdadero cuerpo de Cristo. Esta es mi convicción muy personal.

Dos o tres reunidos en el nombre de Cristo

En el texto de arriba, escrito en rojo, Jesús dice que dónde dos o más se reúnen en su nombre, allí está él en medio de ellos. Aunque el contexto no está hablando de la iglesia específicamente, podemos inferir que Cristo puede perfectamente estar en una iglesia perseguida, donde los pocos miembros que se congregan secretamente para alabar a Dios obtienen el beneplácito y la bendición del Señor.  Así tenemos que en los tiempos más difíciles de los países que estaban bajo la dictadura comunista, las iglesias del Señor en esos países se reunían en pequeños grupos, y a escondidas, para adorar a Dios, y éstas eran bendecidas grandemente en fe, esperanza, y amor que viene de lo alto.

La Iglesia que está en tu casa

El apóstol Pablo le escribe a Filemón y le dice: Pablo, prisionero de Jesucristo, y el hermano Timoteo, al amado Filemón, colaborador nuestro, y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa (Fil. 1,2).

Es interesante que Pablo consigne a la casa de Filemón como la iglesia del Señor. Y Pablo menciona escasamente a dos hermanos (a Apia y a Arquipo como compañeros de milicia).  Esto supone una congregación pequeña y de pocos miembros, salvo, claro está, que Filemón haya tenido una mansión como la que tiene la TBN en los E.U. Pero lo cierto es que Pablo no esperó encontrar mega iglesias en sus visitas, con templos lujosos, y esplendorosos salones que pudiesen acoger a miles de miembros felices.

En 1 Corintios 16:19 Pablo dice: “Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor”. Aquí también vemos que la casa de Aquila y Priscila era el lugar donde se reunía la iglesia del Señor. Y no creo tampoco que Aquila y Priscila hayan tenido una mansión enorme como la que tienen hoy muchos predicadores del evangelio de la prosperidad.

En Romanos 16:5 leemos  que Pablo dice: Saludad también a la iglesia de su casa. Saludad a Epeneto, amado mío, que es el primer fruto de Acaya para Cristo” y luego el apóstol menciona por nombre a los hermanos de esa iglesia que suman por lo menos unos 27.

Lo cierto es que las iglesias de aquel entonces no eran de ningún modo mega iglesias, y tampoco le interesó a Pablo fundar enormes iglesias con miles y miles de miembros que dieran sus diezmos como sucede hoy. Las iglesias eran “hogareñas” y seguramente limitadas a unas cuantas docenas de miembros.

Los 3,000 bautizados en Jerusalén

En Hechos 2:37-42 leemos lo siguiente de la conversión Judía en Jerusalén: “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación. Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros”.

 La Biblia nos dice que 3,000 judíos se unieron al cuerpo de Cristo por su conversión y bautismo, y éstos perseveraban en la doctrina apostólica y en la comunión unos con otros. No obstante, por ningún lado se nos dice que estos conversos edificaron una mega iglesia, o una mega sinagoga, sino que se reunían en el templo de Jerusalén para alabar a Dios. Además, los conversos vendían todos sus bienes para dárselos a los apóstoles, para que éstos los distribuyeran entre los necesitados (Hechos 2:45) y no para construir mega iglesias con grandes y coloridos vitrales y púlpitos esplendorosos, y enriquecer a los pastores.

Finalmente la iglesia de Jerusalén tuvo que experimentar la persecusión para que se sacudiera de su letargo, y saliera del templo para difundir la palabra en otros lugares (Hechos 8:1).

El Interés real de Pablo para con la Iglesia

El apóstol Pablo siempre se preocupó por las iglesias que él fundó en las diferentes regiones donde él esparció la Palabra. Lo extraño del caso es que no lo vemos a él preocupado por el número de creyentes, si éste aumenta o no. Aunque es verdad que sentía gozo por el aumento de los creyentes y la expansión de la Palabra, sin embargo, más lo vemos a él dichoso de saber que los creyentes mantenían la fe que él les dejó o que no se desviaron por otro camino. Veamos unos textos:

Romanos 1:8: “Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, de que vuestra fe se divulga por todo el mundo”. 

Efesios 1:15: “Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos” 

Colosenses 1:4: habiendo oído de vuestra fe en Cristo Jesús, y del amor que tenéis a todos los santos” 

1 Tesalonicenses 1:8: “Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor, no sólo en Macedonia y Acaya, sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada”

2 Tesalonicenses 1:3: “Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás”

1 Timoteo 6:12: Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos”. 

Filemón 5: “Porque oigo del amor y de la fe que tienes hacia el Señor Jesús, y para con todos los santos” 

En contraste, ¿qué vemos en las megas iglesias? ¿Acaso un genuino crecimiento de la fe y una sincera lealtad al evangelio prístino de Cristo? ¡¡¡No!!! Hay crecimiento en el número de miembros de poca calidad espiritual que va a la par con los crecientes escándalos de todo tipo, desde desfalcos, enriquecimientos ilícitos, adulterios, borracheras, homosexualidad, brujerías, supercherías, doctrinas de demonios, y mil abominaciones más. Si Pablo estuviera vivo se iría de espaldas como “condorito”… ¡y perdonen la comparación!

——————–

www.elevangeliodelreino.org

MI LLAMADO PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO DEL REINO

 

Estimados hermanos y amigos que visitan mi blog “Despierta Conciencias”, les confieso que me siento extasiado por el hecho de que mis esfuerzos han sido recompensados con un entendimiento cabal del tema del Reino de Dios. Por muchos años he venido estudiando todo lo relacionado con el glorioso reinado de Cristo en la tierra, y he descubierto cosas estupendas de éste, y que usted no encontrará en algún sitio o blog web cristiano. Creo que pocos han tratado este tema de una manera sencilla, clara y emocionante como vuestro servidor, modestia aparte. Y si en algo me siento orgulloso es que he podido descubrir cosas maravillosas y profundas acerca del reino venidero de Jesucristo y que he venido compartiendo con todos ustedes durante algún tiempo. Estoy más que convencido de que este mensaje es el tema central de toda la Biblia, y por cierto, Cristo mismo, quien es el líder de este reino divino y maravilloso.

Quiero recalcar el hecho de que el reino de Dios es el evangelio verdadero y único, el mensaje de Dios para el mundo. El reino de Dios significa sencillamente la herencia de la vida eterna, la salvación, y la gloria. Nadie podrá tener la vida eterna sin participación de la herencia de los santos, que es el reino de Dios. Si usted descarta el evangelio del reino como el mensaje preponderante del Nuevo Testamento, y de hecho de toda la Biblia, estará descartando su propia salvación. Jesús se enfrascó en el tema del reino siempre, y por cierto fue el tema de sus parábolas. Este anuncio fue lo primero y lo último que enseñó él en su ministerio de tres años y medio, lo que denota su suprema y vital importancia.

Amigos, yo les invito a leer todos mis estudios sobre el reino de Dios que aparecen en éste, mi blog, para que descubran cosas maravillosas que no ha oído o leído antes. Creo que ustedes merecen saber más sobre lo que Dios tiene prometido a los que de verdad le aman y le sirven. Créanme, no encontrarán una exposición más sencilla y emocionante sobre el reino que en este blog “Despierta Conciencias”. No pierda la oportunidad de cambiar su vida y sus expectativas para el futuro tomándose un tiempito todos los días para empaparse del mensaje salvador del Reino. Un mensaje que le dará un verdadero gozo y alegría para su vida y de la su familia.  

Su Servidor,

 Ing° Mario A Olcese (Apologista)

Embajador Plenipotenciario del Reino de Dios

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

USTED DEBE SER APTO PARA EL REINO DE DIOS

 Maratón

Por Ing° Mario A Olcese (Apologista)

Embajador Plenipotenciario del Reino de Dios

Aptos para el Reino de Dios

En una ocasión nuestro Señor Jesús le dijo a un hombre: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios” (Lucas 9:59-62). ¿Qué concluimos con este relato del ministerio de Jesucristo? ¡Que estamos llamados a seguir a Cristo! ¿Para qué? ¡PARA ANUNCIAR EL REINO DE DIOS! Sin embargo, el hombre que fue llamado por Jesús tenía una prioridad, y esa era el entierro de su padre que había recién muerto. Pero Jesús de manera tajante le dice que sean los mismos “muertos vivientes” que sepulten a su padre, y que él se disponga de inmediato a seguirle para la proclama del Reino de Dios sin mirar atrás. Y aunque esto parezca duro, el entierro de un padre o familiar no es para nada importante comparado con la urgencia de anunciar el reino de Dios. ¡Y es que el reino de Dios es el evangelio salvador, el anuncio o mensaje divino que salva si lo aceptamos por la fe (Marcos 16:15,16).

Aptos para participar de la herencia

Ahora bien, aquí viene lo interesante del tema en cuestión: Pablo usa el mismo vocablo “apto” usado por el Señor cuando el apóstol les dice a los creyentes de Colosas, lo siguiente: “Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo” (Col. 1:12,13). Noten, mis hermanos, que aquí Pablo dice que Dios nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos. ¿Y cuál es esa herencia de los santos de la cual somos partícipes por nuestra aptitud o idoneidad? ¡Pues el Reino de Dios! Así se lo dijo Jesús al hombre que él llamó para seguirle, de que no se es apto para el reino de Dios si se retrocede! Usted debe comparar con cuidado Lucas 9:59-62 y Colosenses 1:12,13 y sacar las conclusiones correctas y precisas. ¡Usted debe hacer un estudio inteligente y coherente de las Escrituras para entender al Señor!

La Herencia heredada en la Parusía

El Señor Jesús prometió volver para justamente cumplir sus promesas y darle a los aptos o idóneos su merecida herencia o sus “bienes venideros”. Así está registrado en el evangelio de Mateo: “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartarálos unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo(Mateo 25:31-34). Así que ya saben que el Reino de Dios es la herencia de los santos, la cual será heredada por los idóneos o aptos cuando el Señor regrese para inaugurar su reino en la tierra.

Vuestro Servidor,

Apologista

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

APOLOGISTA Y SU COMETIDO

  

El blog de Defensor

PREGUNTAS DE LOS LECTORES Y SUS RESPECTIVAS RESPUESTAS

¿Quién eres tú, Apologista?

Soy un humilde creyente en el Señor que anda estudiando las Escrituras para descubrir la verdad que Dios ha revelado a los hombres, y para guiar mi vida a la luz de ella. Fui por más de una década un “Testigo de Jehová” bautizado, hasta que me expulsaron por “apostasía” a mediados de los setenta, cuando tenía 26 años de edad aproximadamente. Me di cuenta que estaba militando en una verdadera secta peligrosa y abusadora que daña el alma, y divide a los seres humanos. Ahora soy un hombre verdaderamente libre en Cristo sin los dictados de hombres o líderes de cultos que lo único que buscan es enseñorearse de las sinceras ovejas de Cristo para explotarlas a su antojo bajo amenazas de excomunión y condenación.

¿Qué Pretendes demostrar en tu Blog?

Lo que pretendo es que más personas despierten de su letargo espiritual y perciban los falsos evangelios que son promovidos por evangelistas fraudulentos que buscan enriquecerse de los incautos que los siguen. Además, lo que busca mi blog es difundir el evangelio original o prístino de Jesucristo tal como aparece en las Sagradas Escrituras, ni más, ni menos. Busca que la gente conozca el otro lado de la moneda y hacerlos razonar con la verdad que emana de ellas.

¿Pero no es Dios quien debe juzgar a los falsos maestros y no tú o cualquiera?

Exponer los engaños y las artimañas de los falsos líderes religiosos no es juzgar. Yo sólo presento los hechos tal como son para que cualquier lector sensato saque sus propias conclusiones y juzgue por sí mismo si los “acusados” son culpables o inocentes de todo cargo. En ninguna parte se nos dice que juzgar es malo. Lo que Jesús enseña es que juzguemos con justo juicio (Juan 7:24), y lo más importante, sin hipocresía. Esto quiere decir que no podemos acusar a otros de hechos dolosos que nosotros mismos cometemos y que pueden ser más graves todavía que las de ellos.

¿Pero cómo pueden ser impíos los evangelistas que hacen milagros?

El hecho de efectuar milagros no garantiza que tales siervos milagreros son de Dios. ¿Se cura el enfermo por la fe del Pastor o por su fe? Hay personas que sin ser líderes cristianos propiamente dicho pueden espantar a los demonios con solo pronunciar el nombre de Jesús (Marcos 9:38-40). Lo cierto es que Jesús dijo: No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.” (Mateo 7:21-23). Aquí vemos que aunque muchos evangelistas reclamarán al Señor diciendo que hicieron milagros y expulsaron demonios en su nombre, ellos serán rechazados por ser hacedores de maldad. En realidad a estos falsos milagreros y exorcistas, ¡el Señor Jesús nunca los conoció!… ¡Y lo dice el Señor mismo!

¿No será que tienes envidia de los ricos evangelistas por su gran prosperidad?

 En realidad no envidio nada la riqueza de estos falsos evangelistas de la prosperidad y su dinero mal habido. Pero si fuera su riqueza  ganada con su esfuerzo, yo me sentiría orgulloso de ellos por su talento y habilidad para obtenerla sin perjudicar a nadie. Yo, desde joven, viví en la prosperidad, y nada me faltó o me falta. Sé lo que es tener de todo, y sé lo que el dinero genera o provoca en las personas que lo tienen en abundancia, y créame, es muy peligroso cuando se tiene en exceso. La Biblia dice: “No tengas envidia de los hombres malos, Ni desees estar con ellos; Porque su corazón piensa en robar…” (Prov. 24:1). No te afanes por hacerte rico; Sé prudente, y desiste. ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas?”  (Prov. 23:4,5). 

¿Tienes tu sitio web pagado?

Sí, tengo mi sitio web pagado (www.elevangeliodelreino.org) donde predico básicamente al Único Dios verdadero y a Su Hijo Unigénito, y el mensaje salvador que trajo nuestro Señor Jesucristo al mundo que es el evangelio del reino de Dios. Enseño básicamente que el evangelio verdadero y completo es el Reino de Dios y la muerte vicaria de Jesucristo y su gloriosa resurrección a favor de los pecadores. También predicó sobre lo que significa ser un cristiano, y sobre la conducta ética que debe vivir todo creyente verdadero.

Apologista, ¿Acaso en 3 Juan 2 no dice “amado yo deseo que seas prosperado en todas las cosas, así como prospera tu alma”? ¿No significa esto que si renuevas tu mente con la palaba de Dios todo te va a ir bien? ¿Acaso Dios no le prometió la prosperidad material a Josué cuando le dijo:  “Nunca se apartara de tu boca ese libro de la ley, sino que de día y de noche meditaras en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”? (Josué 1:8).

Hermano, el deseo de Juan por Gayo era que fuese prosperado en todas las cosas, así como prosperaba su alma. Nótese que la parte espiritual de Gayo prosperaba, pero no la material, de lo contrario Juan no le hubiese deseado que fuese prosperado en todo lo material. Gayo era pobre en riquezas materiales, ¡pero prosperado en lo espiritual! La prosperidad material, entonces, no siempre va de la mano con la prosperidad espiritual. Además, el deseo de Juan pudo no ser el deseo de Dios. Yo puedo desearle a alguien que sea rico en cosas materiales, pero es Dios quien tiene la última palabra para que mi deseo se haga realidad. Tal vez el Padre celestial no desea que seamos todos ricos materialmente porque también los excesos son nocivos y ahogan la Palabra. Salomón, el rey sabio, pidió a Dios sabiduría en vez de riquezas, y también le pidió a Dios que no le diera mucho como para que se olvidara de Él, ni poco como para que renegase de Él.

En Santiago 2:5 se nos dice que “Dios escogió a los pobres de este mundo para que sean ricos en fe y herederos del reino…”. Nótese que Santiago no dice que Dios escogió a los pobres de este mundo para hacerlos ricos materialmente, sino en lo espiritual. Por otro lado, Jesús dijo que “Siempre tendréis pobres entre vosotros”. Es decir, Jesús no profetizó la desaparición de los pobres cristianos. Si todos los cristianos llegaran a ser ricos, ¿cómo podrían mostrar caridad y solidaridad entre ellos si todos tienen en abundancia?

Y en cuanto al pasaje de Josué 1:8, le digo que si usted toma esas promesas de prosperidad para todos los creyentes, entonces debo concluir que estamos obligados a guardar toda la ley de Moisés para ser bendecidos con riquezas materiales. Los predicadores evangélicos, tan opuestos a la guarda de la ley de Moisés, no podrían entonces alegar haber recibido la bendición material por su pretendida obediencia y lealtad a las leyes de Dios.

Pero hermano “Apologista”, mi familia y yo hemos sido muy bendecidos con el mensaje de estos predicadores del “evangelio de la prosperidad”. Incluso mi negocio ha crecido, y mis hijos tienen más comodidades, y estudian en buenos colegios. ¿No es esto suficiente para demostrarle que tales predicadores son de Cristo y ungidos con el Espíritu Santo?

Hermano mío, los predicadores del evangelio de la prosperidad” no tienen el Espíritu Santo, sino otro Espíritu, “el Espíritu Tanto me das, tanto serás bendecido”. El hecho de que seas más feliz en tu matrimonio se debe a que has abrazado una forma de doctrina que te parece de Dios porque se predica en el nombre de Cristo. Igual ocurre con muchas familias de las sectas que creen sentirse dichosas dentro de sus cultos, y de hecho, han mejorado sus relaciones familiares y han prosperado materialmente porque han enderezado sus vidas para vivir de acuerdo a Cristo y para no derrochar el dinero en tonterías: ropas, mujeres, vicios, joyas costosas, y mil vanidades y pecados más. Pero, ¿prueba esto que tales familias están en el camino correcto? Los predicadores de “la prosperidad ahora” te enseñan verdades y mentiras juntas. Te enseñan a amar a Cristo pero a la vez te manipulan para que les des a ellos parte de tu prosperidad. Usan la Palabra para darte una esperanza que es falsa, la esperanza de ser rico ahora… ¡y en abundancia! Y claro, has prosperado porque Dios así lo ha querido, y porque te dio seguramente los dones para prosperar en tu capacidad y formación intelectuales. Pero ese dinero ganado es para el servicio de los demás, para los verdaderos necesitados, comenzando en casa, y terminando con los pobres de la calle. Sin embargo, no todos los creyentes serán prosperados de la misma forma. Dios conoce los corazones y debilidades de Sus hijos, y Él sabe quiénes pueden mantenerse fieles a pesar de las riquezas y quiénes no. No todos pueden recibir lo mismo de Dios. Además, Jesús dijo que siempre tendríamos pobres entre nosotros…incluso dentro de las iglesias. En 3 Juan 2 Juan le dice a Gayo que desea “que seas prosperado en todo, así como prospera tu alma”. Es decir, Gayo prosperaba espiritualmente, aunque no a la par con lo material. Parecía que aún este hermano (Gayo) era un hombre modesto y de recursos limitados…¡pero Dios lo bendecía con la prosperidad espiritual!

Hermano Apologista, se ve que estás metido en tu blog a tiempo completo, pues escribes y escribes temas mañana, tarde, y noche. ¿De qué vives tú?¿Acaso predicas por “amor al arte”? ¿Cómo te sostienes? ¿Quién está detrás tuyo? Todos buscan ganar algo con su trabajo, y el dinero es necesario para todo. Así que, ¿dinos de qué vives para que lo sepamos todos? Umm.

Mi querido hermano, yo soy ingeniero de profesión, y tengo una carrera para defenderme en la vida. Hasta ahora me mantengo soltero, y no tengo hijos que sostener, de modo que mis necesidades son relativamente mínimas comparadas con las de los “matrisucidados”. En mi familia tengo el apoyo de un hermano carnal que aprecia mi trabajo evangelístico y esporádicamente me arma con su computadora algunos trabajitos complicados para mi sitio web privado, y si hay algún gasto extra que hacer en equipos, él me presta el dinero y luego yo se lo pago. Jamás he predicado un evangelio de “la prosperidad ahora”, y jamás actuaré como esos sátrapas que trasquilan a sus ovejitas para sacarles toda su lana.

He terminado de escribir un libro sobre el Reino de Dios titulado “El Evangelio Prístino del Cristianismo Primitivo” de 150 páginas, el cual ofreceré gratis a los que no tienen dinero para comprarlo, y por una suma simbólica para aquellos que deseen apoyar la obra de difusión del evangelio del Reino que me permita dedicar más tiempo a esta misión que tanto creo y amo. 

www.elevangeliodelreino.org

………..

¡TODOS LOS BAUTIZADOS SOMOS CRISTOS!

                                           

                                                                  Por Ing°. Mario A Olcese

 

 

INTRODUCCIÓN

Algunos de nuestros amigos se escandalizan cuando les decimos que Dios nos ha escogido para que nos convirtamos en cristos (ungidos). Y es que eso es precisamente lo que significa el vocablo cristo: ¡Ungido! (Gr. Kjristós, Heb. Mashiaj) Los patriarcas fueron llamados “ungidos de Dios” (Salmo 105:15), y los profetas (1 Reyes 19:16); así como los sacerdotes (Ex. 28:41) y reyes (1 Sam. 10:1). Además, en cierto sentido todo el pueblo de Dios fue su “ungido” porque se entendía que todos ellos habían de ser profetas Núm. 11:29 y sacerdotes (Isa. 61:6). Así tenemos que algunos hombres insignes como Aarón, Natán, etc, eran ungidos. El sumo sacerdote de Israel era “el ungido” de Dios también (Lev. 4:3,5,16; 8:12; Heb. 5:1). Samuel habló de Saúl como ‘kjristós’ en 1 Samuel 12:3, según la versión de los LXX: “Guárdame Jehová de extender mi mano—exclamó David— contra el ungido (kjristós) de Jehová”. Y Eliseo, el profeta, fue igualmente ungido de Dios (1 Reyes 19:16). 

 

LOS REYES UNGIDOS

 

Hemos visto que TODOS los reyes de Israel eran ungidos para tomar sus cargos de liderazgo de la nación de Dios. Saúl, el primer rey de Israel, fue ungido por Samuel, quien fue un prominente profeta y juez de Israel. En 1 Samuel 10:1 leemos: “Tomando entonces Samuel una redoma de aceite, la derramó sobre su cabeza, y lo besó, y le dijo (a Saúl): ¿No te ha ungido Jehová por príncipe sobre su pueblo Israel?”.

 

Más adelante, Saúl se convertiría en un hombre rebelde a Jehová y terminaría siendo finalmente rechazado por Dios como rey de Israel.  En su lugar, sin embargo, sería ungido por elección de Dios, un joven pastor de ovejas llamado David, el cual reinó 40 años como rey de Israel hasta su muerte natural. “Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David.” (1 Samuel 17:13).

 

JESÚS ES UNGIDO POR DIOS

El Señor Jesucristo igualmente fue ungido por el Espíritu Santo para convertirse en el rey de Israel. Las Escrituras nos dicen que lo siguiente: “Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; cetro de equidad es el cetro de tu reino. Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual TE UNGIÓ Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros…” (Hebreos 1:8,9).

Cuando Jesús retornó del desierto, se dirigió directamente a la sinagoga para iniciar su ministerio. Sus primeras palabras fueron una cita de Isaías 61:

“El Espíritu del Señor es sobre mí, Por cuanto me ha ungido…para pregonar á los cautivos libertad…” (Lucas 4:18). Por tanto, El sabía que esto era verdad, más allá de toda sombra de duda. La luz del verdadero Espíritu de Dios había sido vertido sobre su vida y había consagrado su mensaje desde el momento en que fue bautizado por Juan el Bautista.

LOS DISCÍPULOS DE JESUCRISTO SON CRISTOS     

Como dice claramente Pablo a los corintios, en 2 Cor. 1:21: el que nos ungió, es Dios, el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras de Su Espíritu en nuestros corazones”.  Tomemos nota que Pablo dice —en tiempo pasado— que Dios nos ungió a nosotros con Su Espíritu. Los primeros creyentes no estaban esperando una experiencia futura de ungimiento del Espíritu Santo, porque Dios ya los había ungido el mismo día de su conversión y bautismo, de lo contrario no podrían haber sido considerados cristianos, ni menos, ser parte de la iglesia de Corinto. Lo mismo descubrimos en 1 Juan 2:20,27: “vosotros TENÉIS la UNCIÓN del Santo”… “la UNCIÓN que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros“. En el capítulo 3:2 se nos revela que se los está diciendo a todos los que somos “hijos de Dios”, los que seremos semejantes al Señor. Aquí aclara en el capítulo 3:2 que se lo está diciendo a todos los que “ahora somos hijos de Dios”, a los que seremos semejantes a él.

Ahora bien, “Ungidos con el Espíritu Santo” resalta otras bendiciones colaterales que Dios nos añade cuando nos entrega el Espíritu Santo. Todos los cristianos fuimos ciertamente ungidos por Dios”, pues sin este ungimiento no podríamos ser cristianos (Rom. 8:9). Y al tener el Espíritu Santo nos constituimos en hijos y herederos de Dios, así como coherederos con Jesús (Rom 8:17).

En 1 Cor. 12:13 dice: “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a TODOS se nos dio a beber de un mismo Espíritu”. En este pasaje el bautismo con el Espíritu Santo tiene relación directa con nuestro ingreso al cuerpo de Cristo, el cual es su iglesia. Cada uno de nosotros pasamos a ser miembros con diferentes funciones, pero el cuerpo y la cabeza no se desunen, de lo contrario moriríamos todos. La cabeza es la que dirige, y el cuerpo obedece las órdenes. Por lo tanto, el Cristo completo es cabeza y cuerpo, y cuando Cristo se siente en su trono, se sentará él con su cuerpo completo. La cabeza y el cuerpo estarán juntos, y donde quiera que vaya la cabeza, allí estará su cuerpo. De modo que ambos: cabeza y cuerpo disfrutarán de todas las bendiciones de Dios Padre. Es por eso que Jesús promete a su iglesia participar de su propio trono, para que se sienten con él como sus cristos menores (Apo. 3:21). El desea que su cuerpo sea tan ungido como él lo es a través del Espíritu  Santo. La cabeza no puede ser ungida con un cuerpo carente de ungimiento, pues el Espíritu es lo que da vida al cuerpo entero (Gál. 5.25). Tanto cabeza y cuerpo son santos y puros, y deben trabajar armoniosamente hacia una misma meta, pues respondemos al mismo llamamiento del cielo (Heb. 3:1). En consecuencia, debe existir una comunión total, la unidad que Cristo pidió al Padre para su iglesia (Juan 17:21). Los llamados preteristas extremos, y los amilenialistas en general, sostienen que Cristo empezó a reinar en el primer siglo al poco tiempo que se fue al cielo. Pero esto no es del todo cierto, ya que Cristo no puede reinar sin sus otros cristos menores que se van uniendo a su cuerpo progresivamente. Jesús prometió que nos sentaríamos con él en su trono, y que juntos con él reinaríamos el mundo (Apo. 2:26,27; 3:21; 20:4,5, Isa. 32:1).

Los Testigos de Jehová sostienen que la iglesia está compuesta únicamente por Cristo y 144,000 personas de su organización. El resto de sus miembros son las “otras ovejas”, o una “grande muchedumbre” sujeta a Cristo y su iglesia. Ellos enseñan que Cristo y su minúscula iglesia de 144,000 personas vivirán en el cielo, en tanto que el resto de los conversos de su culto se quedarán en la tierra.  Esta es una blasfemia y una vulgar distorsión de la verdad bíblica. Jesucristo estará con sus seguidores a donde quiera que él vaya. Sus seguidores (los miembros) no pueden estar separados de la cabeza, pues eso los aniquilaría por completo. Desgraciadamente millones de Testigos de Jehová permanecen decapitados, ya que  se les ha enseñado que no tienen ninguna posibilidad de pertenecer al cuerpo del Señor.

 

LOS CRISTOS SON HIJOS DE DIOS

 

Cuando Jesús preguntó qué pensaban los hombres de él, Pedro le respondió correctamente, y dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” (Mateo 16:16). Y  en otra oportunidad Pedro le dice a Jesús: “Y  nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente (Juan 6:69). Por tanto, se hace evidente que tanto los títulos “Cristo” e “Hijo de Dios” van de la mano. Ser Hijo de Dios es ser un Cristo.

 

Ahora bien, el propósito de Dios es tener una familia grande, y para ello Él adoptó más hijos para llevarlos a su gloria, gloria que recibió Jesucristo primeramente de parte de Dios y luego nosotros. En Hebreos 2:10 leemos: “Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que HABIENDO DE LLEVAR A MUCHOS HIJOS A LA GLORIA, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.” Entonces se hace muy claro que Dios tuvo en mente llevar a más hijos a su gloria por su medio de la adopción. Dice Pablo: “Porque todos los que sois guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el Espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de ADOPCIÓN, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!” (Rom. 8:14,15). Esto significa que al convertirnos en hijos de Dios (cristos), nos hacemos acreedores de los bienes del Padre, los cuales Jesús compartirá con nosotros. Dice Pablo nuevamente: “Y si hijos (cristos), también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, PARA QUE JUNTAMENTE CON ÉL SEAMOS GLORIFICADOS (Rom. 8:17). Tome nota que juntamente con Jesús seremos glorificados, es decir que ambos: cabeza y cuerpo recibiremos una gloria semejante. Por eso también Jesús dijo: “La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno” (Juan 17:22,23). Por tanto, es claro que los cristianos están llamados a ser como el Cristo Mayor, el Señor Jesucristo. Dios desea tener más cristos-hijos dentro de Su familia a fin de que ellos hereden el mundo venidero (Romanos 4:13).

                                   

LOS CRISTOS SON LOS ELEGIDOS DE DIOS

 

En Lucas 23:35 leemos: “…a otros salvó; sálvese a sí mismo, si éste es el Cristo, EL ESCOGIDO de Dios”. De modo que el Cristo era reconocido como alguien que era escogido de Dios. No obstante, las Escrituras nos dicen que Dios también escogió o otros hombres para que fueran sus ungidos o cristos menores al servicio del Cristo Mayor, Jesucristo. Dice Pablo en Efesios 1:4,5,11-13, así: “Según NOS ESCOGIÓ en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser ADOPTADOS hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad…en él asimismo tuvimos HERENCIA, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, FUISTEIS SELLADOS CON EL ESPÍRITU SANTO DE LA PROMESA.”  Por su parte el apóstol Pedro dice sobre los escogidos lo siguiente: “Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo…mas vosotros sois linaje ESCOGIDO, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios…” (1 Pedro 2:4,5,9). ¿nos damos cuenta que Jesucristo y nosotros somos “piedras vivas”, y linaje escogido, para ser parte de la casa o templo espiritual de Dios, para ofrecer sacrificios de alabanza? Entonces es evidente que tanto Jesucristo, el escogido de Dios, y nosotros, los otros escogidos deL Padre, somos cristos de Dios para participar dentro de la familia divina. Por eso Pablo tiene razón cuando escribió en 2 Tes. 2:13,14, lo siguiente: “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que os haya ESCOGIDO desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar LA GLORIA de nuestro Señor Jesucristo”.

 

LOS CRISTOS SON REYES Y SACERDOTES

 

En Lucas 23:2 la muchedumbre acusa a Jesús de estar propagando la idea de que él era el Cristo, un rey. Dice el pasaje, así: “Y comenzaron a acusarle, diciendo: A éste hemos hallado que pervierte a la nación, y que prohíbe dar tributo a César, diciendo que él mismo es el Cristo, un rey”. Esto es interesante, pues aquí vemos que hay una asociación del título ‘Cristo’ con el cargo de ‘un Rey’. De igual modo, los Cristianos, o los otros cristos, están llamados a ser reyes asociados con el Rey mayor, Jesucristo.  Dice Apo 5:10: “y nos has hecho para nuestro Dios REYES y SACERDOTES, y reinaremos sobre la tierra”. Como vemos, Jesucristo nos ha hecho reyes para Dios a través de su sacrificio expiatorio, al redimirnos de la condenación y la muerte eternas. Estamos llamados a ser como Su Hijo Unigénito, y coparticipar con él de sus riquezas como parte de Su familia. Esta era dorada fue vislumbrada por los profetas del Antiguo Testamento. Por ejemplo, Isaías dice: “He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio” (Isa. 32:1). “Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra” (Isa. 2:4). El profeta Daniel escribe sobre esa era del reino de Cristo y de sus santos, diciendo: “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un Hijo de Hombre, que vino hasta el Anciano de Días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido…y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán” (Daniel 7:13,14,27). De modo que todos los cristos tendrán dominio y gloria en el reino milenario de Dios. 

 

LOS CRISTOS TIENEN SUS  TRONOS

 

San Juan dice: “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad para juzgar…y vivieron y reinaron con Cristo mil años.” (Apo. 20:4). Y en el Salmo 122:3-5 dice: “Jerusalén, que se ha edificado como una ciudad que está bien unida entre sí. Y allá subieron las tribus, las tribus de Yah, conforme al testimonio dado a Israel, para alabar el nombre de Jehová. Porque allá están las sillas del juicio, los tronos de la casa de David.” No es sorpresa,  entonces, que Jesucristo les haya ofrecido a sus apóstoles tronos para que se sienten sobre ellos para que sean co-gobernantes con él en su reino venidero. Pero esos tronos serán ocupados cuando Jesucristo regrese en toda su gloria divina, pues así lo dijo el Señor en Mateo 25:31,34. Por tanto, ningún cristiano está reinando en estos momentos sobre las naciones (Apo. 2:26). Los que dicen que ya están reinando en el reino de Cristo están errados porque ignoran las dispensaciones de Dios.  Recordemos que Pablo les había escrito irónicamente a los creyentes de Corinto para burlarse de sus creencias erradas sobre un supuesto “reinado” ya consumado sobre la tierra (1 Cor. 4:8). 

 

LOS CRISTOS (UNGIDOS) TIENEN LA MISIÓN DE SALVAR A OTROS

 

El Señor Jesús es nuestro Salvador, ya que con su sangre nos redimió de la condenación eterna, y nos introdujo en su familia a fin de participar de los bienes de Su Padre. Es por eso que él es nuestro querido Salvador, porque nos dio vida estando muertos; nos abrió el camino para ser hijos y herederos de Su Padre, y coherederos con él del mundo de la era venidera (Romanos 8:17). Estamos llamados, pues, a recibir todo lo que Jesucristo recibió en su resurrección, sin excepción alguna. La gloria que Cristo recibió la recibimos nosotros también por la fe. Por eso Jesús pidió al Padre para que los suyos estuviesen con él en el mismo lugar en dónde él iba a estar. Sus palabras son como siguen: “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde la fundación del mundo” (Juan 17:24). Y en Apocalipsis 3:21 Jesús dice: “Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono”.

 

De igual modo, todos los Cristianos deben hacer su parte como administradores de esa salvación, llevando el evangelio salvador a todo el mundo habitado. En buena cuenta, el Cristiano está llamado a salvar a otros con el evangelio de Cristo. Dice Judas 23 dice: “A otros salvad, arrebatándolos del fuego…” Y Pablo dice: “Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos” (1 Cor. 9:22). A Timoteo le dice: “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren ( 1 Tim. 4:16). De modo que los Cristianos salvan a otros a través de la administración del evangelio de Cristo, poniendo sus vidas al servicio y en sacrificio de los que son predestinados para la salvación. Por tanto, no es de extrañarse que Pablo dijera: “…fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio…” (1 Tes. 2:4)–¿y cuál es la razón para esto? Pues Jesús “sacó a la luz la vida y la inmortalidad por el evangelio” (2 Tim. 1:10).

 

TESTIMONIO DE AGUSTÍN DE HIPONA

 

Es muy interesante la explicación que nos ofrece San Agustín del Salmo 26. Escribe así: «David fué ungido rey. En aquel tiempo, se ungía sólo al rey y al sacerdote. En estas dos personas se encontraba prefigurado el futuro único rey y sacerdote, Cristo (y por esto “Cristo” viene de “crisma”). Pero no sólo ha sido ungida nuestra Cabeza, sino que también hemos sido ungidos nosotros, su Cuerpo (…). Por ello, la unción es propia de todos los cristianos; mientras que en el tiempo del Antiguo Testamento pertenecía sólo a dos personas. Está claro que somos el Cuerpo de Cristo, ya que todos hemos sido ungidos, y en Él somos cristos y Cristo, porque en cierta manera la cabeza y el cuerpo forman el Cristo en su integridad».

  Más sobre los Ungidos y el Reino de Dios en:www.elevangeliodelreino.org

YO Y EL PADRE SOMOS UNO—¿EN QUÉ SENTIDO?

Por Mario A Olcese

Introducción

  

Los proponentes de la doctrina de la Trinidad suelen apoyarse en las famosas palabras de nuestro Señor Jesucristo registradas en el evangelio de Juan capítulo 10 y verso 30, y que dicen: “Yo y el Padre uno somos”. Pues bien,  la pregunta que nos hacemos los creyentes en Cristo es ésta: ¿Acaso Jesús quiso enseñar con estas palabras que él y Su Padre eran la misma persona? ¿Era Jesús el mismísimo Dios de los Hebreos o el Adonai del AT? Si la respuesta es afirmativa, preguntamos entonces lo siguiente: ¿A quién le oraba Jesús cuando estaba en el huerto de Getsemaní en vísperas de su aprehensión? ¿Se oraba a sí mismo acaso? No lo creemos posible, pues San Pablo dice que Jesús es el intermediario entre Dios (el Padre) y los hombres— ¡No el mismo Dios Padre en persona! (1 Tim. 2:5). Además, Juan fue del todo claro cuando dijo estas palabras solemnes: “Nadie ha visto jamás a Dios…” (1 Juan 4:12). De modo que Cristo no podía ser Dios, sino Su Hijo—¡el Hijo de Dios!

Uno en Voluntad

Aunque Jesús tenía su propia voluntad como ser distinto a Su Padre, él se sometió a la voluntad de Su Padre y la hizo suya. El dijo: “Sea hecha Tu voluntad y no la mía” (Mat. 26:42, Mat. 6:10; Juan 4:34; 5:30; 6:38, 39). Así que si hubo algo que tenía en común el Hijo con el Padre era la voluntad— ¡Una sola voluntad compartida! Eran uno en voluntad (Gr.’θέλημα’, thelēma) que significa determinación, deseo, inclinación, voluntad. De modo que cuando Jesús dijo que él y Su Padre eran uno, lo que quiso decir fue que eran uno en propósito, determinación, deseo o inclinación.

Según el contexto en Juan 10:37-38, las obras de Jesús eran las obras de Su Padre. Jesús dijo que su unidad con el Padre estaba precisamente en las obras que él hacía, obras que eran del Padre pero efectuadas por él. Y para que el Hijo hiciera las obras de Su Padre era necesario que él renunciara a Su voluntad para hacer la voluntad de Su Padre. Ellos estaban (…y están) unidos por la Voluntad en común.

Los Cristianos también son Uno

Los cristianos deben ser igualmente UNO como Jesús y Su Padre son uno. En Juan 17:11,21 leemos: “…Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean UNO, así como nosotros. Para que todos sean UNO; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean UNO en nosotros…”. Esa unidad que los creyentes deben mantener o alcanzar es la Unidad de la voluntad. El creyente auténtico debe tener UN mismo espíritu (Efe. 4:3), UNA misma fe, y UNA misma Esperanza de nuestra vocación (Efe.4:4). Es decir, UN mismo SENTIR (Fil. 2:2; 4:2). Jesús fue claro cuando dijo: “Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre” (Marcos 3:35). Estamos llamados a unirnos a la voluntad del Padre para que todos seamos UNO. Es menester abandonar nuestras propias voluntades particulares para hacer la voluntad de Dios, la cual es la misma voluntad del Hijo que los UNIFICA. La concordancia de las voluntades une a las partes. ¿Pueden acaso andar juntas dos personas si no estuviesen de acuerdo? (Amós 3:3).

Los Esposos son Uno

Incluso los esposos ya no son dos sino UNA sola carne. Hay una unidad en la carne, pero también una unidad en la voluntad. Ambos deben compartir la misma voluntad. Y así como Cristo acepta la voluntad de Su Cabeza, la cual es Su Padre; igualmente la esposa acepta la voluntad de su cabeza para que pueda mantenerse la UNIDAD matrimonial. Si la esposa y el esposo quisieran hacer prevalecer sus voluntades, ¿podrían andar juntos para siempre? Recordemos que la misma Sara dio ejemplo de sometimiento a la voluntad de su esposo por medio de la obediencia (1 Pedro 3:6). Si la mujer no entiende este principio básico, y si el marido tampoco entiende que debe someterse a la voluntad de Su Cabeza, la cual es Cristo, jamás podrán andar siempre juntos. La unidad es fundamental para que prevalezca cualquier vínculo.

Unidad no significa Igualdad en autoridad

El hombre es cabeza de la mujer, y ella debe estar sujeta al marido (Efe. 5:22) por la sencilla razón de que el varón fue creado primero que la mujer (1 Tim. 2:12,13). Es decir, el hombre vino a existir primero o antes que la mujer, y ésta es una razón suficiente para su autoridad sobre la mujer ¿Y qué diremos de nuestro Señor? ¿Por qué el Padre es cabeza del Hijo? (1 Cor. 11:3) ¿Por qué Jesús se sujetará finalmente al Padre? (1 Cor. 15:28) Pues porque el Padre existió antes que el Hijo. Dios es antes o primero que el Hijo. Jesús es menor que el Padre (Juan 14:28) y como tal, se somete al superior, al que es antes que él y que todas las cosas que vinieron a existir.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

El hombre Juan Bautista Reconoce la superioridad de Cristo

Juan el bautista dijo: El que viene después de mí (El Mesías), es antes de mí; porque era primero que yo” (Juan 1:15). Otra versión lo vierte así: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo.Aquí Juan reconoce que Jesús, aunque nació seis meses después que él, es primero que él. La primacía de Jesús estaba en su existencia anterior a la de Juan. Cristo realmente era antes que Juan. Matthew Henry comenta sobre este pasaje así:Respecto al orden del tiempo y la entrada en su trabajo, Cristo siguió a Juan, pero en cada otra manera era antes de él…”.

Jesús reconoce la Superioridad de Su Padre

Del mismo modo, cuando Jesús dijo que Su Padre mayor es que yo (Juan 14:28) lo que estaba diciendo era que Su Padre existía antes que él mismo viniera a la existencia por engendramiento. También él dijo: “Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre” (Juan 10:29).

De modo que podemos concluir que Cristo está subordinado al Padre, quien es Superior o mayor que todos. Esta sujeción del Hijo al Padre, como aquella de la esposa  al esposo, o de la iglesia a Jesús, se debe a que uno antecede al otro. Así que esa unidad entre Dios y su Hijo, lejos de demostrar que se trata de dos supuestas “deidades iguales y coeternas”, prueba que uno es mayor que el otro.

Más sobre la verdadera Deidad cristiana en:

www.elevangeliodelreino.org