¿QUÉ ESTÁS BUSCANDO: EL CIELO O EL REINO DE LOS CIELOS?

 

Por  Ing°. Mario A Olcese (Apologista)

 

Buscando el Reino de Dios

 

El Señor Jesucristo en más de una oportunidad mandó a sus seguidores a “buscar” lo que anhelaban recibir (Mateo 7:7,8) y entre las cosas que debemos buscar e indagar es el Reino de Dios y su justicia (Mateo 6:33). Jesús nunca dijo que buscáramos el cielo y su justicia, o que buscáramos ganar el cielo para morar allá eternamente con Dios. La enseñanza de Jesús en Mateo 6:33 era que nuestra puntería debería estar dirigida a la meta suprema: el reino de Dios o también llamado “el reino de los cielos”(ver Hechos 1:6). Sin embargo, muchas personas se confunden pensando que buscar el reino DE los cielos equivale a buscar el reino EN los cielos. Estos cristianos creen que el reino de los cielos es un reino que se ubica en los cielos, y que allá será nuestra morada y reinado eternos si somos fieles al Señor hasta la muerte misma. Aun otros hermanos suelen enseñar que el reino de Dios y el reino de los cielos son dos cosas diferentes, pero esta idea es imposible, ya que Cristo usa la frase “reino de Dios” y “reino de los cielos” para referirse a la misma idea o enseñanza que quiere presentar. Por ejemplo, compare Mateo 19:23 y Marcos 10:23, donde Jesús, hablando del joven rico, dice que difícilmente un rico entrará en el reino de los cielos (Mateo 19) o en el reino de Dios (Marcos 10). Entonces podemos con verdad afirmar que el reino “de los cielos” y el reino “de Dios” son equivalentes, ya que los términos “de los cielos” y “de Dios” son intercambiables. “de los cielos” quiere decir “de Dios” porque nuestro Dios y Padre está “en los cielos” (Mateo 6:9).

 

El Reino de Dios es sinónimo de Salvación y vida eterna

 

En Mateo 19:11-25 Jesús tuvo un encuentro con un joven rico que quería saber lo que debía hacer para ganar la vida eterna. He aquí la historia: “Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?” En este diálogo entre Jesús y el joven rico, se hace evidente que el reino de Dios tiene relación con la vida eterna y con la salvación. Es decir, la salvación es entrar en el reino de Dios con vida eterna. Así que es muy importante que busquemos el reino de Dios y su justicia por esta tarea implica su vida eterna y su salvación. Si usted busca otra cosa, es obvio que no ganará la salvación y la vida eterna. Usted debe enfocarse en el reino de Dios, que es el único evangelio que Cristo introdujo en el mundo y enseñó durante los tres y medio años que duró su ministerio en la tierra (Marcos 1:1,14,15 y Hechos 1:3).

 

El evangelio del Reino: El poder de Dios para Salvación

 

En Romanos 1:16 el apóstol Pablo dice: “Porque no me avergüenzo del evangelio (del reino y el nombre de Jesús), porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio (del reino y el nombre de Jesús) la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá”. Así que el evangelio del reino y el nombre de Jesús tienen poder para salvación. Si usted cree en Jesús y no cree en su mensaje del reino, entonces usted no ha creído verdaderamente en Jesús. El nos dice que debemos creer en su palabra o mensaje que trajo para la humanidad (Marcos 6:15,16). Es creer que Jesús es el Cristo, tal como creyó Pedro cuando Jesús les peguntó: ¿Quién decías que soy yo? Creer que Jesús es el Cristo es creer que él es el Mesías, el Rey del reino venidero. ¿Crees tú que Cristo tiene un reino venidero por establecer en la tierra y que él es el rey del mismo?¿Estás esperando realmente el reino de Dios y Su Justicia? ¿Estás como José de Arimatea esperando el reino con ardor o como los mismos apóstoles del Señor? (Marcos 15:43,Hechos 1:6). Si no lo estás haciendo, puedes empezar ahora pidiendo por la venida del reino, tal como Jesús lo enseñó en Mateo 6 en la oración modelo. Es hora que dejes de pensar en el cielo y busques el reino de Dios y pidas por su venida.

……………..

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s