EL ASÍ LLAMADO “JESUS SEMINAR”

 

Sucesores modernos de los escépticos de los siglos XVIII

 

El “Jesus Seminar” es un grupo de aprox. doscientas personas, de entre ellas sólo veinte tienen títulos universitarios, y son de universidades seculares. Este grupo de personajes auto ungidos, llamados “una desgracia académica” por algunos, se ha encargado la tarea de descubrir al Cristo histórico.

 

Con la proximidad de la semana Santa, ustedes probablemente tengan la oportunidad de ver en las revistas populares (Time, Newsweek y otras) artículos sobre Jesús. Todos los años a estas alturas comienza el bombardeo de artículos sobre la vida de Jesús, y este “Jesus Seminar” es muy popular entre los medios de prensa seculares, los medios de comunicación entrevistan en esta época a los personajes más conocidos de este seminario.

 

El seminario, la organización, como dije antes, tiene la misión de presentar al público al Cristo Histórico, el cual según ellos es muy diferente del Cristo que presentamos los cristianos.

 

El problema para ellos es que la evidencia parece que se está inclinando a favor de los cristianos “fundamentalistas”, como nos llaman peyorativamente.

 

El seminario enseña que los evangelios fueron propaganda escrita por hombres que nunca conocieron a Jesús.

 

John Crossan, quien enseña en “De Paul University”, dice que cuando los evangelios describen la tumba vacía de Jesús, no están describiendo un hecho real. Entonces, ¿qué pasó con el cuerpo de Jesús? ¿Por qué sus enemigos no pudieron presentar el cuerpo en el momento que la resurrección comenzó a ser predicada? Eso hubiera terminado todo, ¿verdad? Hubiera sido el principio y el fin del cristianismo.

 

Bueno, de acuerdo con Crossan, probablemente los perros se lo comieron. Especialmente, dicen ellos, si tomamos en cuenta que los criminales crucificados nunca eran sepultados en la forma que los evangelios describen. Por el contrario, los cuerpos eran arrojados en una fosa común a la cual los animales tenían fácil acceso. Por lo menos esto era lo que los eruditos creían, hasta que recientemente arqueólogos descubrieron los restos de un hombre crucificado que data de los tiempos de Jesús, y este hombre había sido sepultado de la misma forma que los evangelios relatan. La historia de los perros se desarma.

 

Pruebas arqueológicas sobre la existencia de Caifás y Pilato

 

Esta no es la primera vez que estas teorías son reducidas a la nada por el golpe del pico y de la pala (la arqueología). Hasta hace 5 años, muchos dudaban la historia del juicio de Cristo ante el Sanedrín (Concilio Judío). No había documentación histórica aparte de la Biblia sobre la existencia de un individuo llamado Caifás, y menos de que era un sumo sacerdote. Pero en 1995, unos obreros excavando en las afueras de Jerusalén encontraron una caverna o cueva de sepulcros. Dentro de la cueva había un “osario” o “urna” que decía “José, hijo de Caifás”. Los expertos concluyeron que este Caifás de la inscripción era el mismo que se menciona en los evangelios (no se trata de expertos cristianos).

 

Descubrimientos como éste hubo muchos

 

Por años no hubo confirmación independiente sobre la historicidad de un personaje llamado Poncio Pilato. Los críticos decían que este personaje era ficticio, que no existió, que nunca hubo tal cosa como la familiaridad entre Pilato y Herodes, enviándose el prisionero uno al otro, que todas esta cosas eran producto de la mente de los escritores del los evangelios.

 

Bueno, sucedió que en 1961, en el norte de Israel se encontró una gran columna con una inscripción que decía “Poncius Pilatus, Procurator”. ¿Interesante, verdad? Después de todo, ¿Qué hace el nombre y el título de un individuo que nunca existió, inscripto en una columna de proporciones monumentales?

 

¿Ven? En realidad no podemos separar a Cristo de la historia, no podemos separar a los evangelios de la historia, son inseparables. En realidad, los evangelios son historia, y el Cristo Histórico es el Cristo de los evangelios, no sólo con sus elementos de humanidad sino también con sus elementos sagrados, milagros, sanidades, resurrecciones. Todo es parte de la historia.

 

Esta gente del “Jesus Seminar” dice que el humilde y pobre carpintero de Galilea fue transformado en el maravilloso Hijo de Dios al final del siglo primero o al principio del segundo.

 

Desafortunadamente para ellos, sabemos que los evangelios muestran que en realidad la doctrina de Cristo-Dios había alcanzado un desarrollo total en los primeros 10 o 20 años después de la crucifixión. Ese no es tiempo suficiente para la creación de leyendas y mitos alrededor de la figura de Cristo, especialmente con tanta gente viviendo en esa época que podían haber fácilmente publicado el error o la mentira.

 

El “Jesus Seminar” se equivoca, y muestra poca fibra académica, cuando dice que el Jesús investido de atributos divinos es una creación del 2do. Siglo.

 

Esteban, el primer mártir cristiano, cercano a la muerte, clama, “Señor Jesús, recibe mi espíritu”, y acto seguido continúa diciendo, “Señor, no les tomes en cuenta este pecado”.

 

La oración de Esteban revela que Jesús tiene el poder de perdonar o no perdonar pecados. Esto prueba que Jesús era reverenciado como un personaje extraordinario ya en los primeros tiempos de la Iglesia, en sus inicios.

 

Como si esto fuera poco, los autores de los evangelios una y otra vez nos dan datos culturales y geográficos, además de históricos, y nombres de personajes, que una persona escribiendo al principio del 2do siglo no podría saber, especialmente después de la destrucción de Jerusalén en el 70 AD.

 

Jesús, según Robert Funk  

 

En realidad, Jesús fue mucho más de lo que los críticos dicen.  Robert Funk, el fundador del Jesus Seminar dijo: “Jesús fue un sabio secular que se burlaba de los píos y apoyaba la causa de los pobres. Jesús fue quizá el primer comediante judío. Comenzar una nueva religión fue la cosa más lejana en su mente”.

 

¿Extrañas cosas de decir, verdad? Jesús no se levantó de los muertos. No hizo milagros. No nos dio las más grandes enseñanzas de la historia (El Jesus Seminar enseña que de todas la palabras de Jesús registradas en el Nuevo Testamento, sólo el 20 % son cercanas a la verdad).

 

En vez de todo eso, en realidad, fue un comediante, un cómico de carpa, un Cantinflas del primer siglo, de acuerdo con el fundador de este seminario. ¡Qué barbaridad!

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

LA PLANITUD DE DIOS EN CRISTO

 

Por Ing° Mario A Olcese (Apologista)

 

 

¡Una muy breve pero necesaria aclaración!

 

Col. 1:19  “por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud”.

 

Col. 2:9, dice “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”.

 

Luego,  vea lo que dice Efe. 3:19, “y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.”.

 

Vemos que Jesús tenía “toda la plenitud de Dios” y también hemos visto que los cristianos pueden ser llenados de “toda la plenitud de Dios”. ¿Entonces cómo puede “toda la plenitud de Dios” estar en más de una persona? El hecho es que estas escrituras están hablando de la “calidad” de lo que puede estar allí, y no sobre la “cantidad”.

 

Pero ni Cristo ni los cristianos son dioses en el sentido de que son iguales que el único Dios verdadero, el Padre.

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

EL EVANGELIO ETERNO

 Angel with Trumpet Art Print by Lilo Raymond

“Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo” — Apocalipsis 14:6

 

LA PALABRA EVANGELIO significa buenas nuevas. El ángel que anunció el nacimiento de Jesús a los pastores dijo, “No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.” (Lucas 2:10, 11) Este ángel, al igual que el ángel de nuestro texto arriba, declara que las buenas nuevas son para todo pueblo.

 

El Apóstol Pablo nos informa que el Evangelio fue predicado de antemano a Abrahán, cuando recibió la promesa de que por medio de su simiente todas las familias de la tierra serían bendecidas. (Gen. 12:3; 22:18) Pablo explica que la “simiente” mencionada en la promesa a Abrahán fue en realidad Cristo. (Gal. 3:8, 16) Así que vemos que hubo una garantía de bendiciones para toda la humanidad en la declaración original del Evangelio hecha a Abrahán. Cuando vino la Simiente, y su nacimiento fue anunciado por el ángel, las buenas nuevas no fueron restringidas de ninguna manera — todavía fueron “buenas nuevas” a “todo pueblo.”

 

Pablo provee aun más información vital tocante al plan de salvación de Dios que la Biblia describe con el uso de la palabra Evangelio. Él escribió, “Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.” Y añade, “Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.” (Gal. 3:27, 29) Hay testimonio bíblico muy abundante asegurándonos que los seguidores fieles del Maestro se asociarán con él en la gloria de su reino, y en este versículo, Pablo explica que ellos también son parte de la Simiente prometida de Abrahán. Esto significa que la iglesia verdadera, con Jesús como su Cabeza, será el canal de bendición a “todas las familias de la tierra.”

 

Un rasgo esencial del plan de Dios es la obra redentora de Jesús por medio de la Simiente que bendecirá todas las naciones. Fue necesario que Jesús muriera como el Redentor del hombre, si no, las bendiciones prometidas de vida no podrían alcanzar a la humanidad porque todos estaban bajo la condenación de la muerte por causa de Adán. Puesto que Jesús si murió para redimir al mundo, Pablo pudo escribir, “Así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.” — 1 Cor. 15:22

Ya que los seguidores verdaderos de Jesús se asociarán con él como el canal de bendición para todo el mundo, las Escrituras revelan que la obra de bendición no empezará hasta que todos ellos hayan sido llamados y se hayan probados dignos. Se dice de ellos que son “llamados y elegidos y fieles.” Pedro habla de ellos como los que han hecho firmes su “vocación y elección,” y, por eso, tienen una entrada abundante en el reino de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. — Apoc. 17:14; 2 Ped. 1:10, 11

 

Los primeros discípulos, al hacerse seguidores de Jesús, lo hicieron con la creencia que él fue el Mesías prometido, el gran rey que vendría para establecer un reino mundial. (Isa. 9:6, 7) Tuvieron razón, pero fueron equivocados al creer que el reino predicho se establecería de inmediato. Jesús corrigió este punto de vista para ellos al relatar una parábola acerca de un hombre noble, que se fue a un “país lejano” para recibir un reino y volver. (Luc. 19:11, 12) De esto, es claro que Cristo no supuso establecer su reino hasta que volviera de ese “país lejano”, es decir, el cielo. Esto, por supuesto, tendría lugar durante su Segundo Advenimiento.

 

Por eso, debemos esperar un cumplimiento de las promesas de Dios para bendecir a “todas las familias de la tierra” por medio de la Simiente de Abrahán solamente después del regreso de nuestro Señor. Muchos estudiantes de la Biblia han perdido de vista este hecho, y han adoptado un punto de vista restringido de que no habrá ninguna oportunidad para aceptar a Cristo y ser bendecido después de su regreso. En vez de regocijarse en anticipación del cumplimiento de las promesas de Dios en cuanto a la bendición de las personas bajo la gobernación del reino de Cristo, algunos han llegado a creer, y enseñar, que la tierra será un desierto desolado durante los mil años cuando Cristo y sus santos estén reinando sobre ella.

 www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.apologista.blogdiario.com

www.retornoalparaiso.blogspot.com

VUESTRO CULTO RACIONAL

VUESTRO CULTO RACIONAL

 

Textos que nos demandan un entendimiento para conocer la voluntad de Dios

 

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable á Dios, que es vuestro racional culto (Rom. 12:1)

 

Sino santificad al Señor Dios en vuestros corazones, y estad siempre aparejados para responder con mansedumbre y reverencia á cada uno que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15)

 

Y no os conforméis á este siglo; mas reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Rom. 12:2)

 

¿Qué pues? Oraré con el espíritu, mas oraré también con entendimiento; cantaré con el espíritu, mas cantaré también con entendimiento. (1 Cor. 14:15)

 

Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál sea la esperanza de su vocación, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos” (Efe. 1:18)

 

Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Efe. 4:18)

 

Para que sean confortados sus corazones, unidos en amor, y en todas riquezas de cumplido entendimiento para conocer el misterio de Dios, y del Padre, y de Cristo (Col. 2:2)

 

Considera lo que digo; y el Señor te dé entendimiento en todo (2 Tim. 2:7).

 

Empero sabemos que el Hijo de Dios es venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero: y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eternal (1 Jn. 5:20).

 

Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente (Mat. 22:37).

 

Leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi inteligencia en el misterio de Cristo (Efe. 3:4)

 

Dame entendimiento, y guardaré tu ley; Y la observaré de todo corazón (Sal. 119:34)

 

Tu siervo soy yo, dame entendimiento; Para que sepa tus testimonios (Sal. 119:125)

 

Manantial de vida es el entendimiento al que lo posee (Prov. 16:22)

 

El pueblo sin entendimiento caerá (Oseas 4:14).

 

No seáis como el caballo, ó como el mulo, sin entendimiento (Sal. 32:9)

 

PREGUNTO:

 

¿Realmente tienes un entendimiento cabal de tu fe cristiana?¿Puedes dar razón sólida y convincente a los incrédulos de porqué eres un cristiano?¿Puedes sostener todo lo que crees con la Biblia en la mano? ¿Puedes realmente presentar la misteriosa y difícil doctrina de la Trinidad con claro entendimiento y suficiente razón para que otros la reciban sin dudar nada de ella? Si no lo puedes hacer, ¡entonces algo está mal contigo o con la doctrina misma que presentas! Recuerda lo que dijo Pedro: “…y estad siempre aparejados para responder con mansedumbre y reverencia á cada uno que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15).

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

Parusía: ¿”Venida” o “Presencia”?

¿Hay alguna razón para creer que los discípulos de Jesús realmente pensaban en su venida como una “presencia invisible” que sólo podría reconocerse por medio de una señal visible?

En la pregunta planteada a Jesús en el versículo 3 del capítulo 24 de Mateo, “¿Qué será la señal de tu venida?”, la palabra “venida” se traduce de la palabra griega parousía. Parousía significa principalmente “presencia”, pero actualmente es un hecho bien establecido que en el tiempo de Jesús se usaba en un sentido diferente. A pesar de esto, la Sociedad Watch Tower insiste en “presencia” como el único significado bíblico correcto del término. En esto tienen claramente un “interés personal”.

La afirmación de la Sociedad Watch Tower de que la parousía de Cristo comenzó en 1914 y que desde ese año hemos visto la señal de este acontecimiento en los sucesos mundiales, implica que los discípulos de Jesús preguntaron por una señal que indicaría que Cristo había venido y estaba presente invisiblemente, no por una señal que precedería a su venida e indicaría que ésta era inminente. Por consiguiente, la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras de la Sociedad, vierte la pregunta de Mateo capítulo veinticuatro, versículo tres, así:

Dinos: ¿Cuándo serán estas cosas, y qué será la señal de tu presencia y de la conclusión del sistema de cosas?

La idea que subyace en esta traducción es que la segunda venida de Cristo consta de dos etapas, siendo la primera etapa una presencia invisible que se extiende hasta la segunda, que es aquella en la que Jesús revela finalmente su presencia al mundo en la batalla de Armagedón. Esta idea no se originó con la Sociedad Watch Tower. Su origen se remonta a los años 20 del siglo diecinueve, cuando fue sugerida por primera vez por el conocido banquero Londinense y comentarista Bíblico Henry Drummond, que más tarde llegó a ser uno de los fundadores de la Iglesia Católica Apostólica de Edward Irving. La teoría de la “presencia invisible” o de la “venida en dos etapas”, más conocida en la actualidad como la teoría del “rapto secreto”, fue rápidamente adoptada por otros comentaristas de las profecías. Fue adoptada no sólo por los seguidores de Irving, sino también por los seguidores de John Nelson Darby, los Hermanos de Plymouth, a través de los cuales se extendió ampliamente en Inglaterra, Estados Unidos, y otros países. Se hizo especialmente popular entre los milenaristas, cristianos que creían en un futuro milenio literal en la tierra.

Para muchos de los defensores de la idea de la “venida en dos etapas”, la palabra griega parousía se convirtió en un punto crucial del debate. Generalmente se sostenía que esta palabra se refería a la primera etapa de la venida de Cristo, a su presencia invisible “en el aire”. Por otro lado, se decía que las palabras griegas ephiphánia (“aparición”) y apokálypsis (“revelación”), aplicaban a la segunda etapa de la venida, a la intervención de Cristo en los sucesos mundiales en la batalla de Armagedón. Cambiar la traducción de parousía de “venida” a “presencia”, altera radicalmente el sentido, no sólo de la pregunta de los discípulos, sino también de la respuesta de Jesús. Esto se ilustra por los argumentos que expuso en 1866 el Reverendo Robert Govett, el defensor más importante de la idea del rapto secreto en el siglo diecinueve:

Si decimos: ‘¿Cuál es la señal de tu venida?’ (Mateo xxiv. 3), entonces … estamos preguntando acerca de una señal del futuro desplazamiento del Salvador desde el cielo. Si decimos: ‘¿Cuál es la señal de tu presencia?’, estamos preguntando acerca de una prueba de la
existencia secreta de Jesús en el aire, donde permanece por algún tiempo después de su
desplazamiento a la tierra.

La pregunta de los discípulos fue: ‘¿Cuál será la señal de tu Presencia?’ (versículo 3). Esto, pues, nos asegura que ellos imaginaban que Jesús estaría presente en secreto. No necesitamos una señal de aquello que está expuesto abiertamente.

Estos argumentos elaborados en 1866 fueron adoptados por otros muchos comentaristas, entre ellos Charles Taze Russell. En 1876, bajo la influencia del Adventista Nelson H. Barbour y sus asociados, Russell había adoptado “presencia” como el único significado aceptable de parousía para explicar cómo Cristo podría haber venido en 1874 (como predijo Barbour) sin que nadie lo notase. La adopción de este punto de vista, pues, se debió a una predicción fallida, y se usó como medio para justificar el fracaso de 1874. Esta explicación fue retenida por los seguidores de Russell hasta principios de los años 30 del siglo pasado, ¡cuando se “descubrió” súbitamente que la “presencia invisible” de Cristo había comenzado, no en 1874, sino en 1914!.

Sin embargo, el énfasis puesto en “presencia” como el único significado Bíblico correcto de parousía, parece tener muy poco apoyo entre los traductores de la Biblia. De hecho, exceptuando una pequeñísima cantidad de ellos, la mayoría prefiere las traducciones “venida”, “advenimiento”, “llegada” o términos similares en lugar de “presencia”. William J. Chamberlin, un Testigo investigador y coleccionista de Biblias de Clawson (Michigan, U.S.A.), comprobó cuidadosamente cómo la palabra parousía se vertía en los versículos 3, 27, 37 y 39 del capítulo veinticuatro de Mateo en cientos de diferentes traducciones de la Biblia, desde el Nuevo Testamento de William Tyndale de 1534, hasta traducciones publicadas en los años 80, y preparó una extensa lista de traducciones de 137 versiones de este periodo. Un examen de esta lista nos lleva a conclusiones muy interesantes.

“Parousía” en las traducciones de la Biblia

Antes de la mitad del siglo diecinueve, parece que pocos traductores de la Biblia se inclinaron a verter parousía como “presencia”. De las traducciones inglesas del Nuevo testamento que se produjeron desde el Nuevo Testamento de Tyndale en el siglo dieciséis hasta la traducción de Robert Young en 1862, Chamberlin encontró sólo un traductor, Wakefield, que en su Nuevo Testamento de 1975 usó “presencia” para traducir la palabra parousía en el versículo 39 del capítulo veinticuatro de Mateo. Pero aún así Wakefield prefirió traducirla “venida” en los versículos 3, 27 y 37 del mismo capítulo. Además, Daniel Scott, en su traducción de Mateo publicada en 1741 (New Version of St. Matthew’s Gospel), da “presencia” en las notas, pero retiene la traducción “venida” en el texto principal.

El primer traductor del siglo diecinueve que tradujo parousía como “presencia” en el capítulo veinticuatro de Mateo, probablemente fue el Dr. Robert Young en su Literal Translation of the Holy Bible (1862), y la razón de esto, como el título indica, fue que él intentó presentar los significados estrictamente literales de las palabras griegas en lugar de expresarlos en idioma moderno. Dos años después, Benjamin Wilson, un antiguo dirigente de un pequeño grupo religioso
conocido en la actualidad como la Conferencia General de la Iglesia de Dios, publicó en 1864 The Emphatic Diaglott, que tradujo igualmente parousía como “presencia” las 24 ocasiones que esta palabra aparece en el Nuevo Testamento.

Después, en 1868–1872, Joseph B. Rotherham publicó The Emphasized New Testament. Pero no fue hasta la tercera edición revisada, publicada en 1897, que Rotherdam cambió su traducción de parousía de “llegada” a “presencia”. ¿Por qué? La razón que él da en el Apéndice de la tercera edición indica que, al menos en parte, había llegado a aceptar la idea de la “venida en dos etapas”. Él explica que es posible que la parousía de Cristo sea, no sólo un evento, sino “un periodo más o menos extenso durante el cual sucederán ciertas cosas”. Indudablemente, la estrecha asociación que mantuvo con algunos de los colaboradores de la revista The Rainbow, de la cual el propio Rotherdam llegó a ser el director durante sus últimos tres años de existencia, influyó en su forma de pensar sobre este asunto.

Otros traductores del siglo diecinueve que usaron “presencia” para parousía en el capítulo veinticuatro de Mateo fueron W.B. Crickmer (The Greek Testament Englished, 1881), J.W. Hanson (The New Covenant, 1884) y Ferrar Fenton, que comenzó a publicar las primeras partes de su traducción, The Bible in Modern English, en la década de los ochenta.

Entre las traducciones del siglo veinte que vertieron parousía como “presencia” en el capítulo veinticuatro de Mateo están: A Concordant Version (1926), de A.E. Knoch; Bible Numerics, de Ivan Panin (2ª edición, 1935); la Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras Griegas Cristianas (1950), de la Sociedad Watch Tower; New Testament (1958), de James L. Tomanek; la versión Restoration of Original Holy Name Bible (1968); Today’s English New Testament (1972), de Donald Klingensmith; y New Testament (1972; sólo en forma manuscrita), del Dr. Dymond. Otras traducciones dan a veces “presencia” como significado literal de parousía en las notas a pie de página, pero prefieren “venida”, “llegada” o términos similares en el texto principal.

Así pues, exceptuando una relativamente pequeña cantidad de ellos, la mayoría de traductores antiguos y modernos prefieren traducir parousía como “venida”, “advenimiento”, “llegada”, o algún término similar en lugar de “presencia” en aquellos textos que tratan de la segunda venida de Cristo. Hacen esto a pesar de que todos ellos concuerdan en que el significado principal de la palabra es “presencia”. ¿Por qué? ¿Es lógico creer que tantos expertos en la lengua original del Nuevo Testamento hayan fallado de alguna manera a la hora de captar el verdadero significado de este término Griego?.

¿Qué hay de las versiones más antiguas del Nuevo Testamento como las versiones Latina, Siriaca, Cóptica y Gótica que fueron producidas mientras el Griego Koiné original del Nuevo Testamento era todavía una lengua viva? ¿Qué revelan estas versiones antiguas en cuanto a la forma en que sus traductores entendieron la palabra parousía?

“Parousía” en las versiones más antiguas del Nuevo Testamento

Como es bien conocido, la Vulgata Latina fue producida por el gran erudito del siglo cuarto Hieronymus, más conocido en la actualidad como San Jerónimo. Él llevó a cabo su obra de traducción hacia el final del siglo cuarto, comenzando con los evangelios, que publicó en 383 d.C. Es interesante que Jerónimo, en 20 de las 24 ocasiones en las que la palabra parousía aparece en el Nuevo Testamento, escogió la palabra latina para “venida”, adventus, de la cual se deriva la palabra española “advenimiento”. Las cuatro excepciones son 1 Corintios 16:17; 2 Corintios 10:10, Filipenses 2:12 y 2 Pedro 1:16. En estos lugares la Vulgata usa praesentia, la palabra latina para “presencia”. Merece notarse que sólo el último de estos cuatro versículos trata de la parousía de Cristo. En las dieciséis apariciones restantes, donde parousía se refiere a la venida de Cristo, Jerónimo prefirió la palabra latina adventus. ¿Por qué? Evidentemente porque él entendió que en los versículos que trataban de la parousía de Jesucristo la palabra significaba “venida” en lugar de “presencia”. ¿Fue erróneo su entendimiento?

La Vulgata Latina, en realidad, no fue la versión latina más antigua de la Biblia. Otras numerosas traducciones latinas la precedieron, algunas de las cuales se produjeron en tiempos tan tempranos como el siglo II. De hecho, la Vulgata de Jerónimo no fue una traducción, sino una revisión de estas versiones antiguas (aunque cotejándolas con los textos Hebreo, Arameo y Griego originales) que se hizo con el fin de crear una versión autorizada de la Biblia que destacase de la gran variedad de antiguas versiones latinas existentes. Estas versiones antiguas se conocen con el nombre común de Biblia Latina Antigua o, en latín, Vetus Latina. Al igual que la Vulgata, ellas también tradujeron normalmente parousía por adventus. Entre las cinco excepciones (2 Corintios 10:10; Filipenses 2:12; 2 Tesalonicenses 2:9; 2 Pedro 3:4, 12), hay sólo dos pasajes que se refieren a la parousía de Cristo. Así, al igual que la Vulgata, las antiguas versiones latinas prefirieron traducir parousía por la palabra adventus, haciendo esto en 15 de los 17 versículos que tratan de la parousía de Cristo.

La palabra latina adventus significa literalmente “un venir a”, aunque a veces se podía usar también en el sentido de “presencia”. Sin embargo, en las mencionadas versiones latinas, adventus se usa claramente en el sentido de “venida” en contraste con praesentia, la palabra latina para “presencia”.

La versión Peshitta siriaca fue producida en el siglo quinto, pero al igual que la Vulgata latina fue precedida por otras versiones más antiguas, como muestran, por ejemplo, los manuscritos Curetoniano y Sinaítico siriaco. Si, como generalmente se cree, el lenguaje nativo de Jesús y sus apóstoles fue el Arameo, es posible que estas versiones siriacas reflejen palabras usadas por Jesús y los apóstoles mismos, incluyendo la palabra siriaca que se usa para parousía en el capítulo veinticuatro de Mateo, me’thithá. Al igual que la palabra latina adventus, me’thithá literalmente significa “venida”, pues se deriva de un verbo que significa “venir”.

La Versión Gótica fue producida por Wulfila a mediados del siglo cuarto, y por lo tanto es un poco anterior a la Vulgata Latina. Esta versión traduce parousía por el sustantivo cums, un término relacionado con la palabra inglesa “come” (venir). Como es natural, esta palabra significa “venida”.

La conclusión de todo esto, pues, es que las versiones más antiguas del Nuevo Testamento, —producidas cuando el Griego Koiné era todavía una lengua viva por traductores entre los cuales había algunos que conocían en profundidad esa lengua desde su niñez— prefirieron traducir el sustantivo griego parousía por palabras que significaban “venida” en lugar de “presencia” en los pasajes que se referían a la segunda venida de Cristo. Hicieron esto a pesar de que la palabra parousía significa principalmente “presencia” y fue traducida así en otros lugares. La pregunta es: ¿Por qué tradujeron ellos la palabra parousía como “venida” cuando ésta se refería a la
parousía de Jesucristo, pero como “presencia” cuando ésta se refería a la presencia de, por ejemplo, el apóstol Pablo (2 Corintios 10:10; Filipenses 2:12)? Durante siglos esto permaneció en cierto modo como un misterio, hasta que a principios del siglo veinte nuevos descubrimientos permitieron a los expertos modernos en el Griego del Nuevo Testamento hallar la respuesta a este enigma.

El uso técnico de “parousía”

Durante las excavaciones efectuadas en el siglo diecinueve en los antiguos emplazamientos de las colonias del mundo grecorromano, salieron a la luz cientos de miles de inscripciones en piedra y metal, y textos escritos en papiro, pergamino y fragmentos de cerámica.

Estos nuevos descubrimientos revolucionaron el estudio de la lengua griega original del Nuevo Testamento. Se descubrió que el Griego del Nuevo Testamento no era ni un “Griego Bíblico” especial, como algunos creían, ni tampoco el griego literario y arcaico que usaron los autores contemporáneos, sino un griego influenciado en gran parte por el Griego vernáculo usado por la gente corriente en sus casas y en otros lugares, el lenguaje común de la vida diaria, la forma hablada del Griego Koiné.

Las consecuencias que este descubrimiento tuvo en la comprensión de la lengua Griega original de la Biblia fueron examinadas por vez primera en detalle por Adolf Deissmann, que más tarde llegó a ser profesor de la Universidad de Heidelberg (y posteriormente también de la Universidad de Berlín), y que comenzó a publicar sus hallazgos en 1895. Otros eruditos, que se dieron cuenta de la importancia del descubrimiento, pronto tomaron parte en examinar los nuevos textos. Nueva luz se arrojó sobre la forma en que muchas palabras griegas se usaban y entendían en el tiempo en que se escribió el Nuevo Testamento.

Una de las palabras cuyo significado fue iluminado por los nuevos textos fue la palabra parousía. Esta nueva luz fue resumida por el Profesor Deissmann en 1908 en su ahora clásica obra Licht vom Osten (Luz del Este). Su consideración de la palabra parousía, que abarca varias páginas, comienza con la siguiente declaración:

Pero hay otra idea central de la antigua adoración Cristiana que recibe luz de los nuevos textos, a saber, parous« a [parousía], ‘advenimiento, venida’, una palabra que expresa las más ardientes esperanzas de San Pablo. Podemos decir ahora que la mejor interpretación de la esperanza cristiana primitiva de la parousía es el antiguo texto del advenimiento, ‘He aquí, tu Rey viene a ti’ [Mateo 21:5]. Desde el periodo Tolemaico hasta el siglo II d.C., podemos trazar el uso de esta palabra en Oriente como una expresión técnica para designar la llegada o la visita del Rey o del emperador.

A continuación el profesor Deissmann pasa a dar muchos ejemplos de este uso del término. Con motivo de una de estas visitas reales oficiales, como por ejemplo aquella en la que el emperador Romano hizo una parousía a las provincias del Este, “las calles fueron reparadas, las multitudes se congregaron para rendir homenaje, hubieron procesiones de súbditos vestidos de blanco, toques de trompeta, aclamaciones, discursos, regalos y festejos”. A menudo una nueva era se computaba a partir de la parousía del rey o del emperador, y se acuñaban monedas para conmemorarla. En la visita o parousía del emperador Nerón, por ejemplo, en cuyo reinado Pablo escribió sus cartas a Corinto, las ciudades de Corinto y Patras acuñaron “monedas conmemorativas”. Estas monedas llevan la inscripción Adventus Aug(usti) Cor(inthi), lo cual demuestra
que la palabra latina adventus se usaba como equivalente del término griego parousía en estas ocasiones.

Desde entonces, investigación adicional llevada a cabo por numerosos eruditos, como los Profesores George Milligan, James Hope Moulton y otros, han confirmado las conclusiones de Deissmann, que fue el primero en demostrar este uso técnico de parousía. Este uso explica claramente por qué las primeras versiones del Nuevo testamento tradujeron el término por palabras que significaban “venida” en los pasajes que tratan de la parousía de Jesucristo. Todos los léxicos y diccionarios de Griego actuales señalan a este sentido de la palabra además de su significado principal (“presencia”), y existe un consenso general entre los eruditos modernos en el sentido de que parousía, cuando se usa en el Nuevo Testamento en relación con la segunda venida de Cristo, se usa en el sentido técnico de una visita real.

¿Será la venida de Cristo “la visita de un Rey”? Sin duda que sí. La Biblia presenta repetidamente la parousía de Cristo como una venida “con poder y gran gloria”, en la que él se sentará “sobre su glorioso trono” y vendrá acompañado de “todos sus ángeles” (Mateo 24.30; 25:31). Una fuerte “voz de arcángel”, “un gran sonido de trompeta”, y otras notables señales, contribuyen a la descripción de la parousía de Cristo como una visita real y oficial, percibida por todos y resultando en que “todas las tribus de la tierra se golpeen en lamento” a su vista. De ninguna manera se presenta su venida como una presencia secreta e invisible que pase desapercibida para la mayor parte de la humanidad.—Mateo 24:27, 29–31; 1 Tesalonicenses 4:15, 16; Revelación 1:7.

Supuesto apoyo erudito

En apoyo de su insistencia sobre “presencia” como el único significado aceptable de parousía en la Biblia, la Sociedad Watch Tower cita a veces algunas traducciones de la Biblia y también un erudito del Griego. Es significativo, no obstante, el hecho de que la mayoría de estas referencias son obsoletas, pues datan de una fecha en la cual el uso técnico del término se desconocía aún.

Así, la más reciente consideración de la palabra parousía, publicada en 1984 en la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras con Referencias, páginas 1576 y 1577, apéndice 5b (edición en inglés), comienza citando cuatro traducciones de la Biblia que vierten parousía como “presencia” en el versículo tres del capítulo veinticuatro de Mateo, tres de las cuales (The Emphatic Diaglott de Wilson, The Emphasized Bible de Rotherdam, y The Holy Bible in Modern English de Fenton) fueron producidas antes del descubrimiento de Deissmann y sus colegas. ¡La cuarta es la propia Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras de la Sociedad de 1950! El artículo que sigue es en su mayor parte una cita de la obra The Parousía escrita por el Dr. Israel P. Warren, que argumenta en defensa de “presencia” como el significado Bíblico correcto de parousía. ¡Desafortunadamente, la obra del Dr. Warren data de 1879!.

El artículo, sin embargo, también hace referencia a tres léxicos modernos del Griego. Señala que tanto A Greek-English Lexicon, de Liddell y Scott, como el TDNT (Theological Dictionary of the New Testament), de Kittel/Friedrich, dan “presencia” como significado de parousía. Pero, ¿por qué no se dice a los lectores que estos mismos léxicos a continuación explican que parousía también se usaba en el sentido técnico de “la visita de un Rey”? ¿Por qué no se les dice que estos mismos léxicos enfatizan que es así como la palabra se usa en el Nuevo Testamento cuando se refiere a la parousía de Jesucristo?. El último de los dos léxicos, de hecho, dedica sólo

algunas frases al significado principal de la palabra (presencia). ¡El resto del artículo, que abarca un total de 14 páginas, es una consideración del uso técnico del término, demostrando que es así como se usa la palabra en los versículos del Nuevo Testamento que tratan de la parousía de Jesucristo!. El lector de la publicación de la Watch Tower probablemente nunca sabrá esto, y difícilmente dispondrá alguna vez de los medios que le permitan descubrirlo. Una argumentación que necesita de un uso tan obviamente sesgado de la evidencia ciertamente tiene poco de recomendable.

Finalmente, se cita el léxico de Bauer diciendo que parousía “llegó a ser el término oficial para una visita de una persona de alto rango, esp[ecialmente] de reyes y emperadores que visitaban una provincia”. Curiosamente, esta declaración se cita como si diera apoyo adicional a la afirmación de que la Biblia usa parousía sólo en el sentido de “presencia”, a pesar de que aquí el léxico de Bauer está dando el uso técnico del término, la visita oficial de un rey o de un emperador (o de una persona de alto rango).

Sin embargo, hay un moderno diccionario Griego-Inglés que parece prestar algún apoyo a la idea de la Sociedad Watch Tower de que la parousía de Cristo es un periodo de una “presencia invisible” seguido de una “revelación” final de esa presencia en la batalla de Armagedón. Es el Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento de W. E. Vine, que define el término parousía de la siguiente manera:

PAROUSÍA […] denota tanto una llegada como una consiguiente presencia con. […] Cuando se usa del retorno de Cristo, en el Arrebatamiento de la Iglesia, significa no meramente Su llegada momentánea a por Sus santos, sino su presencia con ellos desde aquel momento hasta Su revelación y manifestación al mundo.

Esta descripción de parousía suena mucho como la de la Sociedad Watch Tower. No es sorprendente, por lo tanto, hallar una extensa cita de la definición de Vine de esta palabra en la página 710 del diccionario Bíblico de la Sociedad Perspicacia para comprender las Escrituras (tomo II). Lo que sí puede sorprender a algunos es saber que Vine fue uno de los más firmes defensores de la doctrina de “rapto secreto” del siglo veinte. Esto, al parecer, provocó que él definiese la palabra parousía de una manera que apoyase sus puntos de vista teológicos. Sin embargo, esto sólo sirvió para ponerle en conflicto con los resultados de la erudición moderna.

Como se ha señalado anteriormente, la idea del “rapto secreto” encontró sus defensores más celosos entre los seguidores de John Nelson Darby, los Hermanos. En 1847, un cisma entre
Darby y George Müller, el dirigente de un grupo de Hermanos de Bristol, Inglaterra, provocó la escisión del movimiento en dos grupos: los Hermanos Exclusivos, encabezados por Darby, y los Hermanos Abiertos, que se situaron en el bando de Müller. Aunque Müller mismo rechazó el concepto del “rapto secreto”, el movimiento de los Hermanos Abiertos se aferró a esta idea y continuó predicándola. W.E. Vine, que nació en 1873, estuvo asociado con los Hermanos Abiertos y al parecer lo estuvo desde su juventud. Él fue un gran erudito, y su Diccionario es de un valor incalculable como manual para el estudio del Nuevo Testamento. Su definición de la palabra parousía, sin embargo, fue claramente influenciada por su adherencia a la doctrina del “rapto secreto”, una doctrina que posiblemente fue muy querida por él desde su juventud.
Él la defendió en varios libros escritos con un correligionario suyo, C.F. Hogg, tales como The Epistles of Paul and the Apostle to the Thessalonians (1914), Touching the Coming of the Lord (1919), y The Church and the Tribulation (1938). El último de estos libros fue publicado como respuesta al ataque del Reverendo Alexander Reese en contra de la idea del “rapto secreto”, The Approaching Advent of Christ, publicado el año anterior (1937). El conocido exegeta y comentarista Bíblico F.F. Bruce, aunque del mismo trasfondo religioso que el Dr. Vine, hace los siguientes comentarios críticos sobre el uso de Vine y Hogg de la palabra parousía en su sistema escatológico:

Quizás el rasgo más distintivo de Touching the Coming fue su tratamiento de la palabra parousía. Los autores insistieron en el significado principal de ‘presencia’ y entendieron que la palabra en su uso escatológico significaba la presencia de Cristo con su Iglesia arrebatada en el intervalo que precedería a su manifestación en gloria …Se podría cuestionar si esta interpretación de parousía hace justicia al sentido que la palabra tiene en el Griego Helenístico. Es cierto que los escritores apelan al léxico de Cremer en apoyo de su punto de vista; pero Cremer escribió mucho tiempo antes de que el estudio de los papiros vernaculares revolucionasen nuestro conocimiento del habla común Helenística.

 

La referencia de la Sociedad Watch Tower a la definición de parousía del Dr. Vine, por lo tanto, no tiene mucho peso. Cuando se examina más de cerca, demuestra ser básicamente tan obsoleta como sus otras referencias.

¿Qué muestra el contexto Bíblico?

Cuando una palabra tiene más de un significado, siempre debe considerarse el contexto para determinar como debe entenderse. ¿Indica el contexto de Mateo 24:3 que Pablo usó parousía en su sentido técnico o en su sentido principal? La Sociedad Watch Tower afirma que el contexto apunta hacia el último sentido, “presencia”. La Atalaya del 1 de julio de 1949, en la página 197, dice:

El hecho de que la llegada o la visita de un Rey o de un emperador fuese uno de los significados técnicos de parousía, no niega ni refuta el hecho de que en las Santas Escrituras tenga el significado de presencia cuando se usa con relación a Cristo Jesús. Para determinar el sentido de la palabra, el contexto Bíblico es más importante que cualquier uso técnico de la palabra en papiros externos.

Estamos de acuerdo en que el contexto Bíblico es más importante en estos casos. La pregunta es: ¿muestra realmente el contexto de Mateo 24:3 que los discípulos preguntaron por una señal que indicaría que Cristo estaba presente, y no por una señal que indicaría que iba a venir? ¿Hay alguna razón para creer que ellos realmente pensaban en la venida de Cristo como una “presencia invisible” que sólo podría reconocerse por medio de una señal visible?

Cuando se le hizo esta pregunta a la Sociedad Watch Tower, ésta tuvo que admitir que los discípulos “no tenían idea alguna de que él [Cristo] gobernaría como espíritu glorioso desde los cielos y por lo tanto no sabían que su segunda presencia sería invisible“. Si los discípulos no sabían que Cristo vendría en el futuro para estar presente invisiblemente, ¿cómo podían preguntarle acerca de una señal de dicha “presencia invisible”? Sólo esto ya probaría que Mateo no pudo haber usado parousía en el sentido de “presencia”. Evidentemente lo que ellos pidieron a Jesús fue una señal que anunciase que su prometida venida o llegada era inminente. Ellos deseaban una señal, no que les informase de algo que ya estaba sucediendo, sino una señal que les diera aviso previo de que el deseado suceso estaba a punto de ocurrir, que de hecho estaba cerca. El lenguaje y las palabras que usaron para expresar su pregunta estarían en armonía con ese deseo.

Que éste es el entendimiento correcto, se demuestra claramente por la forma en que Marcos registró la pregunta de los discípulos. En la versión de Marcos, la pregunta acerca de una “señal” se refiere sólo a la destrucción del templo. Desde luego no sería posible pensar que los discípulos necesitasen alguna “señal” que les convenciese de que el templo había sido destruido o de que su destrucción estaba teniendo lugar. ¡Lo que ellos querían era alguna indicación por adelantado de ese acontecimiento!

La manera en que Jesús respondió a su pregunta confirma plenamente esto. Después de su descripción acerca de algunos acontecimientos futuros, entre los cuales estaba también la destrucción de Jerusalén, él, en los versículos 29 y 30, describió la señal que acompañaría a su futura venida “en las nubes”, y añadió:

Ahora bien, aprendan de la higuera como ilustración este punto: Luego que su rama nueva se pone tierna y brota hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Asimismo también, ustedes, cuando vean todas estas cosas, sepan que él está cerca, a las puertas.—Mateo 24:32-33

Debe notarse que Jesús no dice que cuando ellos vieran las ramas nuevas de la higuera ponerse tiernas y brotar hojas sabrían que “el verano estaba presente“. Dichas señales precederían al verano y probarían que estaba cerca. De forma similar, la señal de la venida del Hijo del hombre probaría que “él estaba cerca, a las puertas“, no presente invisiblemente. La comparación es entre la cercanía del verano y la cercanía de Cristo. Es evidente que Jesús les dijo a sus discípulos que esperasen una señal que precedería a su llegada o “visita real”, no una señal que seguiría a su venida y mostraría que él estaba presente invisiblemente. El contexto de Mateo 24:3, por lo tanto, evidencia claramente que los discípulos preguntaron por la señal de la venida inminente de Cristo, no por una señal de su presencia. El contexto, por lo tanto, apoya fuertemente la conclusión de que Mateo usó la palabra parousía en su sentido técnico, dando a entender la llegada o la visita de un Rey o de un alto dignatario.

Es significativo, además, el hecho de que de los cuatro evangelistas, sólo Mateo usa la palabra parousía, y sólo en el capítulo veinticuatro. Los cuatro versículos que contienen el término (3, 27, 37 y 39) tienen paralelos en Lucas, pero en lugar de parousía Lucas normalmente dice “día” o “días”. Cuando Jesús compara su venida al relámpago, que alumbra inmediatamente todo el cielo desde Oriente hasta Occidente, y añade, según el versículo 27, “así será la venida (parousía) del Hijo del hombre”, Lucas, en el capítulo 17, versículo 24, dice en su lugar: “así será el Hijo del hombre en su día”. Así, las expresiones ‘la parousía de Cristo’ y ‘el día (heméra) de Cristo’ se usan de forma intercambiable para designar el tiempo de la aparición o revelación de Cristo. Esto se deja ver aún más claramente por la comparación que hace Cristo entre su venida y la venida del diluvio en los días de Noé, cuando los hombres “no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos”. Inmediatamente después de estas palabras Jesús añadió: “así será la venida [parousía] del Hijo del hombre” (Mateo 24:37, 39). La versión de Lucas añade también la destrucción de Sodoma en los días de Lot y dice: “De la misma manera será en aquel día en que el Hijo del hombre sea revelado“.—Lucas 17:26-30.

Es evidente que aquí Jesús no está comparando su parousía con los periodos que precedieron al Diluvio y a la destrucción de Sodoma. Así es como explica estos versículos la Sociedad Watch Tower, refiriéndose a la expresión “los días del Hijo del hombre” de Lucas 17:26. Por el contrario, Jesús compara claramente su futura venida con la sorprendente venida del diluvio y con la repentina destrucción de Sodoma. Al igual que aquellos dos eventos, su parousía será un acontecimiento revolucionario, una intervención divina que cambiará inmediatamente la situación para toda la humanidad de una forma sumamente perceptible. La comparación entre Mateo 24:39 y Lucas 17:30 muestra claramente que la parousía se refiere al “día en que el Hijo del hombre sea revelado”. La conexión que se hace en Lucas 17:26 entre los “días de Noé” y “los días del Hijo del hombre”, por lo tanto, simplemente significa que, de la misma manera que en los días de Noé los hombres fueron repentinamente cogidos por sorpresa en mitad de sus ocupaciones diarias, así será también en los días en que el Hijo del hombre sea revelado. Su repentina intervención vendrá de forma totalmente inesperada, sorprendiendo a la gente en la realidad de la situación.

A primera vista se podría concluir que la pregunta “¿Qué será la señal de tu venida (parousía)? de Mateo 24:3, no tiene un paralelo claro en el evangelio de Lucas. La pregunta de los discípulos, como se reproduce en Lucas 21:7, parece referirse sólo a la destrucción del templo: “¿Qué será la señal cuando estas cosas [la destrucción del templo, versículos 5 y 6] estén destinadas a suceder?”. Sin embargo, uno de los manuscritos más importantes del texto primitivo de los evangelios, el Códice D (Códice de Beza Cantabrigense), formula la pregunta de forma diferente, poniéndola en estrecha armonía con la lectura de Mateo 24:3, con una importante diferencia:

Mateo 24:3: “¿Qué será la señal de tu venida [parousía]?”

Lucas 21:7: “¿Qué será la señal de tu venida [eleuseos]?”

Como se ve, la única diferencia es que Lucas, según este manuscrito, no usa parousía, sino éleusis, la palabra Griega que normalmente se usa para “venida”. El Dr. Schoonheim, después de un examen detallado de estos paralelos, concluye incluso que “Lucas 21:7, según D, presenta una tradición más original”, pues es una traducción de la palabra Siriaca y Aramea me’thitha’ (“venida”).

El contexto Bíblico, pues, no da ningún apoyo a la afirmación de que parousía tiene que traducirse como “presencia” en el capítulo veinticuatro de Mateo. El hecho de que los discípulos no imaginaban la venida de Cristo como una “presencia invisible”, la manera en que Jesús respondió a su pregunta, y los textos paralelos en el Evangelio de Lucas, demuestran que esta traducción es insostenible. En Lucas, se habla de la parousía de Cristo como el “día” de Cristo o como “el día en que el Hijo del hombre sea revelado”. Y, como muestra el Códice D, la palabra parousía también es intercambiable por el sustantivo normalmente usado en Griego para “venida”, éleusis. Paralelos similares se pueden hallar en otros textos que tratan de la parousía de Cristo en los que se emplean términos relativos a la manifestación o revelación de Cristo. Así, el apóstol Juan, en
1 Juan 2:28, exhorta a los Cristianos a “permanecer en él, para que cuando se manifieste [Griego: phaneróo] tengamos confianza, para que en su venida [Griego: parousía] no nos avergoncemos delante de él”. Aquí Juan establece claramente un paralelo entre la parousía de Cristo y el día de su aparición o manifestación. De forma similar, el apóstol Pablo ora a favor de los Cristianos de Tesalónica para que sus corazones estén firmes, “irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida [Griego: parousía] de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos” (1 Tesalonicenses 3:13). De esta venida del Señor con todos sus santos o ángeles se habla también en Judas 14 y en Mateo 16:27, 28, pero en lugar de parousía, Judas y Mateo usan formas del verbo érchomai, el verbo que con más frecuencia se usa en griego para “venir”, un verbo emparentado con el sustantivo éleusis. Los tres versículos se refieren a una misma ocasión, a la venida del Señor con todos sus santos para ejecutar juicio, y traducir parousía por “presencia” en 1 Tesalonicenses 3:13, como hace la Sociedad Watch Tower, ignora esta interrelación con otros pasajes paralelos.

En las parábolas de Jesús en las que él enfatiza la necesidad de que sus siervos estén alerta y vigilantes, podemos notar que él presenta su juicio como algo que sigue al regreso del amo a su casa. Lo que él describe en esas parábolas es la venida o llegada del amo, no una “presencia invisible”. No dice que el amo entre desapercibido en el área e invisiblemente proceda a emitir juicio sobre lo que están haciendo sus siervos, dejándoselo saber después a ellos. Por el contrario, el regreso del amo, aunque inesperado, es rápidamente evidente para todos sus siervos, fieles e infieles, manifiesto desde el principio, y su juicio no se lleva a cabo desde algún lugar oculto e invisible, sino de la manera más abierta.—Compárese con Mateo 24:45-51; 25:14-30; Marcos 13:32-37; Lucas 12:35-48; 19:12-27.

La evidencia, pues, tanto de las traducciones más antiguas, como de traducciones y léxicos del Griego modernos, y particularmente del contexto y de pasajes relacionados, testifica que el uso de parousía en Mateo 24:3 no puede referirse a una “presencia invisible” de una “venida en dos etapas”, sino que se refiere a la futura llegada y aparición de Cristo para ejecutar juicio como Rey, “con poder y gran gloria”, y acompañado de sus santos ángeles.

 —————————————————————-

http://www.escritosparalaconcordia.com

ADONAI Y ADONI (SAL.110:1)

“El Señor (Adonai) dijo a mi señor (adoni): Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Salmo 110:1)

Por Anthony Buzzard (Traducido por Mario Olcese, el Apologista)

El supremo pasaje bíblico que nos indica la diferencia entre el único Dios y el Mesías, que no es Dios, es el Salmo 110:1

 

Este versículo fue referido por los Fariseos y por Jesús acerca de la persona del Mesías. Nos dice que la relación entre Dios y Jesús es aquella de un Superior sobre su subordinado y no Deidad. El Mesías es llamado adoni (mi señor) y en cada una de sus 195 ocurrencias adoni (mi señor) significa un superior que no es Dios. Adoni, por otro lado, se refiere exclusivamente al único Dios en todas sus 449 ocurrencias. Adonai es el título de Deidad y adoni nunca designa Deidad.

 

Si el Mesías fuera llamado Adonai esto introduciría “dos Dioses” en la Biblia y sería politeísmo. El Salmo 110:1 debe servirnos de advertencia contra las ideas que sostienen que existen dos dioses, o que Dios son dos personas. De hecho, el Mesías es el supremo ser humano convertido en divino y agente del único Dios. El Salmo 110:1 es el texto maestro para definir la posición del Hijo de Dios en relación con el único Dios verdadero, el Padre.

 

Pero, ¿por qué un buen número de comentarios pasan por alto los hechos presentados en este Salmo 110:1? Es extraño que muchos comentaristas sostengan que la palabra para Mesías en el Salmo 110:1 es ‘adonai’, cuando en realidad no lo es. Sin duda, estos comentaristas Trinitarios y Binitarios tratan de obscurecer este pasaje que los pone en apuros. El texto Hebreo asigna al Mesías el título de ‘adoni’ el cual invariablemente lo distingue de aquel que es llamado Adonai. El Mesías es el Supremo señor humano glorificado y divinizado. ¡El no es el Señor Dios con “S” mayúscula!.

 

¿Por qué es el Mesías llamado Adoni (mi señor) y nunca adonai (mi Señor Dios)?

Adonai y Adoni son variaciones usadas en el texto masorético para distinguir a Dios de los humanos. ‘Adonai’ es referido a Dios, pero ‘Adoni’ a humanos superiores.

Adoni se refiere a hombres: mi señor, mi amo (Salmo 110:1). Adonai es refiere a Dios…Señor (Brown, Driver, Briggs, Léxico Hebreo-Español del AT, bajo adon= señor)

La forma ADONI (‘mi señor’), es un título real (1 Samuel 29:8), debe ser cuidadosamente distinguido del título divino ADONAI—la especial forma plural (el título divino) que lo distingue de adonai (con vocal corta) mi señores (Enciclopedia Internacional Estandar de la Biblia, “Señor”, Vol. 3, pág. 137).

El Hebreo Adonai denota exclusivamente al Dios de Israel. En el AT aparece este título unas 450 veces, pero Adoni es usado para seres humanos (Génesis 44:7, Núm. 32:25, 2 Reyes 2:19, etc).

 

Problema para los Tri y binitarios—¿no les parece?

Contradicciones del Trinitarianismo

El problema básico es que el trinitarianismo es una doctrina extrabíblica que contradice un número de enseñanzas bíblicas y muchos versículos específicos de las Escrituras. Además, la doctrina contiene un número de contradicciones internas. Por supuesto, la contradicción interna más obvia se trata de como puede haber tres personas de Dios en algún sentido significativo y aún puede existir El como un solo Dios.

Mas adelante nosotros hemos recopilado una lista de otras contradicciones y de los problemas asociados con el trinitarianismo. Esta no es una lista completa pero si da una idea de cuánto aquella doctrina se ha apartado de la Biblia.

  1. ¿Tuvo Jesucristo dos padres? El Padre, es el Padre del Hijo (I Juan 1:3), pero el niño que nació de María fue engendrado por el Espíritu Santo (Mateo 1: 18, 20; Lucas 1:35). ¿Cuál de ellos es el verdadero padre? Algunos trinitarios dicen que el Espíritu Santo era meramente el agente del Padre en el proceso de la concepción — un proceso que ellos comparan a la siembra artificial.
  2. ¿Cuántos Espíritus hay? Dios Padre es Espíritu (Juan 4:24), el Señor Jesús es Espíritu (2 Corintios 3:1 7), y el Espíritu Santo es un Espíritu por definición. Sin embargo, hay un solo Espíritu (I Corintios 12:13; Efesios 4:4).
  3. Si el Padre y el Hijo son personas coiguales, ¿por qué oró Jesús al Padre? (Mateo 11:25). ¿Puede Dios orar a Dios?
  4. De igual modo, ¿cómo puede el Hijo saber tanto como el Padre? (Mateo 24:36; Marcos 13:32).
  5. Así también, ¿cómo puede ser que el Hijo no tenga poder si el Padre no se lo da? (Juan 5:19, 30; 6:38).
  6. De igual modo, ¿qué de los otros versículos de la Escritura que indican la desigualdad entre el Hijo y el Padre? (Juan 8:42; 14:28; I Corintios 11:3).
  7. ¿Murió “Dios el Hijo”? La Biblia dice el Hijo murió (Romanos 5: 1 0). Si es así, ¿puede morir Dios? ¿Puede morir una parte de Dios?
  8. ¿Cómo puede haber un Hijo eterno cuando la Biblia habla del Hijo engendrado, así claramente indicando que el Hijo tuvo un comienzo? (Juan 3:16; Hebreos 1:5-6).
  9. Si el Hijo es eterno y si El existía cuando se hizo la creación, ¿quién era Su madre entonces? Sabemos que el Hijo nació de una mujer (Galatas 4:4).
  10. ¿Renunció “Dios el Hijo” Su omnipresencia mientras que estaba en la tierra? Si es así, ¿cómo podría ser El Dios todavía?
  11. ¿Si el Hijo es eterno e inmutable (invariable), ¿cómo puede el reino del Hijo tener un fin? (I Corintios 15:24-28).
  12. Si al responder a las preguntas 3 a 11 decimos que solo el hijo humano de Dios era limitado en conocimiento y en poder, y que El murió, entonces ¿cómo podemos hablar de “Dios el Hijo”? ¿Hay dos Hijos?
  13. ¿A quién adoramos y a quién oramos? Jesús dijo que debemos adorar al Padre (Juan 4:21-24), pero Esteban oró a Jesús (Hechos 7:59-60).
  14. ¿Puede haber mas de tres personas en la Deidad? Ciertamente el Antiguo Testamento no enseña tres, pero enfatiza la Unicidad. Si el Nuevo Testamento agrega al mensaje del Antiguo Testamento y enseña tres personas, entonces ¿qué hay para evitar revelaciones subsiguientes de personas adicionales? De igual modo podríamos interpretar algunos versículos de la Escritura para significar seis personas adicionales (Apocalipsis 3: 1; 5:6).
  15. ¿Hay tres Espíritus en el corazón de un Cristiano? Padre, Jesús, y el Espíritu todos moran dentro de un cristiano (Juan 14:17, 23; Romanos 8:9; Efesios 3:14-17) Pero hay un solo Espíritu (I Corintios 12:13; Efesios 4:4).
  16. Hay un solo trono en el cielo (Apocalipsis 4:2). ¿Quien se sienta en el? Sabemos que Jesús se sienta allí (Apocalipsis 1:8; 18; 4:8. ¿Dónde se sienta el Padre y el Espíritu Santo?
  17. Si Jesús se sienta en el trono, ¿como puede sentarse a la diestra de Dios? (Marcos 16:19). ¿Se sienta o se para a la diestra de Dios? (Hechos 7:55), o ¿está El en el seno del Padre? (Juan 1:18).
  18. ¿Está Jesús en la Deidad? o ¿está la Deidad en Jesús? Colosenses 2:9 dice que la Deidad está en Jesús.
  19. A la luz de Mateo 28:19, ¿por qué siempre bautizaban los apóstoles tanto a los judíos como a los gentiles en el nombre de Jesús, aún cuando los bautizaban de nuevo? (Hechos 2:38; 8:16; 10:48; 19:5; 22:16; 1 Corintios 1:13).
  20. ¿Quien le levantó a Jesús de la muerte? ¿El Padre (Efesios 1:20)?, o ¿Jesús (Juan 2:19-21)?, o ¿el Espíritu (Romanos 8:11)?
  21. Si el Hijo y el Espíritu Santo son personas coiguales en la Deidad, ¿por qué no es perdonable la blasfemia contra el Espíritu Santo, pero sí es perdonable la blasfemia contra el Hijo? (Lucas 12: 10).
  22. Si el Espíritu Santo es un miembro coigual de la trinidad, ¿por qué siempre habla la Biblia de El como enviado del Padre o de Jesús? (Juan 14:26; 15:26).
  1. ¿Sabe el Padre algo que el Espíritu Santo no sabe? Si así es, ¿cómo pueden ellos ser coiguales? Solo el Padre sabe el día y la hora de la segunda venida de Cristo (Marcos 13:32).
  2. ¿Hizo la trinidad el Antiguo y el Nuevo pacto? Sabemos que Jehová lo hizo (Jeremías 31:31-34; Hebreos 8:7-13). Si Jehová es una trinidad, entonces el Padre, el Hijo y el Espíritu todos tuvieron que morir para hacer eficaz el nuevo pacto (Hebreos 9:16,17).
  3. Si el Espíritu procede del Padre, ¿es el Espíritu también un hijo del Padre?. Si no, ¿por qué no?.
  4. Si el Espíritu procede del Hijo, ¿es el Espíritu el nieto del Padre?. Si no, ¿por qué no?.

Nosotros creemos que el trinitarianismo no es una doctrina bíblica y que contradice la Biblia en muchas maneras. Las Escrituras no enseñan una trinidad de personas. La doctrina de la trinidad usa una terminología no usada en la Escritura. Enseña y enfatiza la pluralidad en la Deidad mientras que la Biblia enfatiza la Unicidad de Dios. Quita valor de la plenitud de la Deidad de Jesucristo. Contradice muchos versículos específicos de la Escritura. No es lógica. Nadie puede comprenderla ni explicarla racionalmente, ni siquiera los que la abogan.

Este artículo fue extraído del Libro “La Unicidad de Dios” (Tomo I) por David K. Bernard, paginas 279 – 282.

Volver arriba

 

 

Fallas de la Doctrina de la Trinidad

Fallas de la doctrina de la trinidad que proclama que hay tres distintas personas, mas un Dios verdadero. Se dice que es Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo.

1.- Distinto quiere decir diferente. Esto nos da a entender que Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo son tres diferentes (distintos) dioses; y luego añadiendo el Dios verdadero, llega la suma a cuatro dioses. Los Trinitarios se justifican que son tres personas distintas porque en San Mateo 29:19 dice: “… del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.” Dicen: “allí están los tres mencionados.” Allí menciona a tres; Dios, Padre y Cristo; y si le añadimos al Espíritu Santo son cuatro. Los cierto es que “Dios ha sido manifestado en carne” …y no en tres personas.

El obispo Benjamin Cantú da la siguiente explicación sobre el dogma de “tres distintas personas:” “La existencia de una persona implica siempre la existencia de un ser. Una persona es un ser controlado por sí mismo consciente de sí mismo, e independiente de los demás.”

No se establecen en la explicación del dogma los puntos de la distinción ni la separación, ni la independencia del uno y el otro, aunque se intenta hacerlo, pero se fracasa en la conclusión.

El termino tres personas es impropio usarlo para describir a Dios, y mucho mas se agrava al decir tres personas distintas.

“El Padre es inmenso, el Hijo es inmenso, y el Espíritu Santo” explica el dogma, “no hay tres inmensos, sino uno solo.” Pretende establecer en las personas, su distinción, y luego lo disuelve absolutamente todo al tratar de llegar a la conclusión sin pecar contra las Escrituras y hace uso de términos escritúrales procurando el respaldo de las mismas con el fin de imponerle autoridad, diciendo “no son tres, sino uno.” La primera parte de la explicación conflicta con la última. Son tres, no son tres son uno. La primera parte es triteísmo absoluto, y originaria del politeísmo idolátrico y pagano, la cual trata de disolver en la segunda parte, sin a la vez negarlo, y establecer al fin un termino que lo justifique al decir que es uno. Todo esto no solo es innecesario, sino injusto. Se nota que dichos argumentos fueron establecidos conscientemente, contrarrestando la innegable verdad que el Padre, Hijo y Espíritu Santo son solo manifestaciones del mismo ser, Dios. Caprichosamente usan vocablos inadecuados que hacen conflictar, no solo las mentes y las consciencias, sino las verdades fundamentales que establecen la fe en un solo Dios.

2.- A la luz de la doctrina trinitaria el Hijo (Jesús) tiene dos padres. La primera persona (el Padre, según ellos) de la trinidad, y la tercera personas –el Espíritu Santo que lo (al Hijo) engendró en el vientre de la virgen María, (Mateo 1:18-20 y Lucas 1:35).

3.- Según la filosofía trinitaria la segunda persona (el Hijo) es Omnisciente (que todo lo sabe). En San Marcos 13:32 dice: “Empero de aquel día y de la hora, nadie sabe; ni aún los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.” ¿Cómo es pues, que si las tres personas son Omniscientes, solamente una persona divina (el Padre) sabe el tiempo de su advenimiento?

4.- El Trinitarianismo requiere tres calvarios, lea Hebreos 8:7-13 y 9:16. Los trinitarios creen que tres personas divinas hicieron el Nuevo y el viejo pacto. La Ley del Pacto era que el testador (Hacedor del Pacto) tenía que morir para hacer valer el Pacto. “…de otra manera no es valido entre tanto que el testador vive” (Hebreos 9:17). Por lo tanto el trinitarianismo lógico y consistente requerirá (exigirá- demandará), la muerte de tres personas divinas en orden de traer un Nuevo Pacto. Nosotros que creemos que Jesucristo es Dios manifestado en carne no tenemos dificultad para entender que Aquel que murió es en Su Plenitud Jehová Dios, el hacedor del Pacto.

5.- ¿Acaso se imaginan los trinitarios que hay dos Espíritus en la Divinidad, es decir (a saber), el Padre, a quien llaman la “Primera Persona:” quien es llamado Espíritu (Juan 4:21-24); y el Espíritu Santo (la Tercera Persona según ellos?) No hay dos Espíritus en la Divinidad, porque hay “Un Espíritu” (Efesios 4:4).

6.- A la luz de la trinidad, la “Primera Persona” y la “Tercera Persona” no tienen Divinidad, “porque en él (Cristo, “la Segunda Persona”) habita TODA LA PLENITUD DE LA DIVINIDAD corporalmente.” (Colosenses 2:9).

7.- Según la trinidad Jesús es el Hijo Eterno. Según la Biblia, es el Padre Eterno (Isaías 9:6).

8.- Los trinitarios adoran a tres Personas; el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Jesucristo enseñó que se debería adorar a uno –al Padre (Juan 4:21-24; 1 Juan 5:20,21 y Mateo 4:10).

9.- Dios el Hijo oró a Dios el Padre. El trinitarianismo dice que las tres Personas Divinas son omnipotentes –cierto que un Dios omnipotente no necesita el auxilio de otro omnipotente.

Mi oración a Dios es que tú hallas leído, estudiado y meditado cuidadosamente los puntos anteriores. Te suplico pues, en el amor de Cristo, que hagas a un lado la tradición y busques la verdad en la PALABRA DE DIOS. ¡Ella es nuestra autoridad! “Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y NO SEGUN CRISTO” (Colosenses 2:8).

Extraído del libro “El Misterio de Dios” por Daniel Jauhall, páginas 5 y 6.

EL DISPENSACIONALISMO HA ENGAÑADO A MUCHOS INCAUTOS CON UN EVANGELIO TRUCADO

Sir. Anthony F. Buzzard, Master en Teología

 

      Para las escuelas de teología comprometidas a la creencia en la palabra autoritativa de la Escritura, hay otras formas de evadir el Evangelio del Reino. Una tradición popular del Evangelio ha erigido un esquema por el cual el Evangelio del Reino no es específicamente el Evangelio de salvación para ser ofrecido ahora a los creyentes potenciales. Es un sistema conocido como “dispensacionalismo”. Todos los estudiantes de la Biblia reconocen que Dios destinó diferentes acomodamientos o “dispensaciones”  para los diferentes períodos de la historia. La dispensación Mosaica, por ejemplo, hizo distintas exigencias en los fieles de aquellas requeridas bajo el Evangelio del Nuevo Testamento. Pero el “dispensacionalismo” va más lejos. Sostiene que el Evangelio del Reino fue predicado por Jesús sólo a los judíos, hasta que ellos rehusaron la oferta del Reino; después de lo cual un Evangelio diferente, el Evangelio de la gracia, fue introducido por Pablo. La teoría sostiene luego que el Evangelio del Reino será reinstalado siete años antes del regreso de Cristo, un tiempo cuando, de acuerdo también con el dispensacionalismo, la Iglesia habrá sido removida de la tierra por el así llamado “rapto pretribulacional.”

      El sistema dispensacionalista ha sido impuesto a la fuerza en el texto de la Escritura en los intereses de una teoría ajena a la Biblia. Como hemos señalado, Lucas hizo todo lo posible para demostrar que el Evangelio de Pablo no era diferente al de Jesús. Ambos hombres predicaron el Evangelio acerca del Reino. Pablo, en contra del dispensacionalismo, no supo nada de una diferencia entre “el Evangelio de la gracia” (Hechos 20:24) y “predicando el Reino” (Hechos 20:25). Él deliberadamente los iguala. Como dice F.F. Bruce: “es evidente de una comparación de Hechos 20:24 con el siguiente verso que la predicación del Evangelio de la gracia es idéntica con la proclamación del Reino.” Esta prueba incontrovertible es rotundamente contradicha por el dispensacionalismo contemporáneo. Dr. Erwin Lutzer, de Radio Moody Church Ministries, afirma: “creo que el evangelio del reino es diferente al evangelio de la gracia de Dios… el evangelio de la gracia de Dios no tiene nada que ver con el Reino per se.” Pero esta confusión del único Evangelio de la salvación fue aprendida de la tradición no examinada, no de la Biblia. Por medio de presentar “dos formas del Evangelio,” los dispensacionalistas han inventado una muy desafortunada distinción que no existe en el texto bíblico.

      El dispensacionalismo formalmente cancela el Evangelio como Jesús lo predicó. ¿Pudo haber sufrido la iglesia un mayor desastre que este acortamiento sistemático del propio Evangelio de Jesús que El predicaba?  A.C. Gaebelein fue un exponente destacado de la teoría del “evangelio dividido”. En lo referente a las palabras de Jesús en Mateo 24:14, “Este Evangelio del Reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las naciones,” él escribió:

La predicación que es mencionada es aquella del Evangelio del Reino, pero ese Evangelio no es ahora predicado, pues predicamos el Evangelio de la gracia…Con la lapidación de Esteban la predicación del Evangelio del Reino cesó. Otro Evangelio fue predicado. El Señor se lo dio al gran Apóstol. Y Pablo llama a este Evangelio “mi Evangelio”. Es el Evangelio de la Gracia gratuita de Dios para quienes crean, el evangelio de la Gloria de Dios…Ahora, durante el tiempo en que el Reino fue predicado como que estaba a la mano, el Evangelio de gracia no se oyó, y durante el tiempo en que el evangelio de gracia es predicado, el Evangelio del Reino no es predicado.

      Por este extraordinario disparate exegético, el Evangelio Cristiano del Reino fue descartado de la corte —descartado como suspendido, y decretado inaceptable para el tiempo actual. La situación parecería demandar un arrepentimiento profundo y el restablecimiento del Evangelio completo de Jesús en el corazón de evangelismo. ¿Puede haber tal cosa como una evangelización que no sostiene en el más alto honor y énfasis el mismo Evangelio anunciado por Jesús y ordenado por la Gran Comisión hasta el fin de la era? Si Pablo hubiera predicado de hecho, como Gaebelein dice, “otro Evangelio”, él se habría puesto bajo su propia maldición (Gál. 1:8, 9). Él habría estado violando las instrucciones de Jesús de que Sus enseñanzas debían ir al mundo entero.

      El artículo sobre “el Evangelio” en el Diccionario de la Biblia de Unger representa la misma tendencia común dispensacionalista de desviarse del Evangelio como Jesús lo predicó. Esta clase de pensamiento acerca del Evangelio y de la salvación ha tenido una inmensa influencia, particularmente en América, pero sus efectos son sentidos a todo lo largo del mundo evangélico:

Las formas del Evangelio a ser diferenciadas. Muchos maestros de la Biblia hacen una distinción en lo siguiente:

(1) El Evangelio del Reino. Las Buenas Nuevas de que el propósito de Dios es establecer un reino terrenal de un intermediario en el cumplimiento del pacto Davídico (2 Sam. 7:16). Dos proclamaciones del evangelio del reino son mencionadas, una, pasada, comenzando con el ministerio de San Juan Bautista, llevado a cabo por nuestro Señor y Sus discípulos, y que termina con el rechazo Judío del Mesías. La otra predicación es aún futura (Mat. 24:14) durante la gran tribulación, y que presagia el Segundo Advenimiento del rey.

(2) El Evangelio de Gracia de Dios. Las Buenas Nuevas de la muerte, sepultura y la resurrección de Cristo como fue provista por nuestro Señor y predicado por Sus discípulos (1 Cor. 15:1-4).

      La trágica supresión del Evangelio del Reino es evidente en la Nueva Biblia de Referencia de Scofield en Revelación 14:6. El sistema de la definición del Evangelio descrito en esta nota ha afectado la totalidad de la presentación evangélica de la salvación, aun donde Scofield no está específicamente reconocido. Scofield empieza por definir el Evangelio salvador como el Evangelio de la gracia de Dios, el cual, él sostiene, está recluido a los hechos acerca de la muerte y la resurrección de Jesús. Scofield luego procede a hablar de “otro aspecto de las buenas noticias”, el “evangelio del Reino”. Somos informados de que Cristo predicó este Evangelio del Reino en Su primera venida, y “será proclamado durante la gran tribulación”. Scofield así descarta el Evangelio del Reino del mensaje presente de salvación manifestando que el Evangelio Cristiano se trata ahora sólo de la muerte expiatoria de Jesús y Su resurrección. De esta manera Jesús es cortado de Su propio Evangelio que El predicó. Bien podemos observar que el truco maestro de Satanás es separar a Jesús de Su enseñanza.  Uno puede proclamar a “Jesús” con toda seriedad, ¿pero puede el Jesús verdadero ser dado a conocer aparte de Su Evangelio y enseñanza completa? Jesús supo bien el peligro que representaba predicar la “fe en Jesús” sin realmente informarle al público acerca de las “palabras de Jesús”. Sólo aquellos cuya fe está fundada en la roca sólida de la enseñanza /evangelio de Jesús están en tierra sólida (Mat. 7:24-27; Mar. 8:35-38; y ver todo el Evangelio de Juan con su constante insistencia en la palabra /palabras / enseñanza de Jesús).

      La incertidumbre acerca del Evangelio Cristiano no es sorprendente cuando semejante evidente lectura errónea de la Biblia se forja en un sistema con una influencia masiva en los púlpitos y en la literatura Cristiana. Seguramente las palabras de Pablo en Hechos 20:24, 25 deberían descartar la distinción artificial propuesta por el Diccionario de la Biblia y la Biblia de Scofield. Pablo evocó su carrera y reparó en que él había “terminado su carrera, el ministerio que recibí del Señor Jesús para dar testimonio solemnemente del Evangelio de la gracia de Dios para todos ustedes entre quienes pasé predicando el Reino“. Claramente no hay diferencia entre el Evangelio de la gracia y el Evangelio del Reino. Es cierto, claro está, que Jesús inicialmente no predicó Su resurrección como parte del Evangelio. La muerte y la resurrección de Jesús fueron más tarde elementos críticos en la proclamación de Pablo. Ellos, sin embargo, no reemplazaron la predicación del Reino, el cual permaneció tanto como el corazón de Evangelio de Pablo tal como había sido el centro del propio Mensaje de Jesús.

      Cuando Jesús se embarcó en su intensiva campaña evangelizadora en Galilea aproximadamente el de 27 dC, él convocó a Su audiencia para un cambio de parecer radical basado en la creencia nacional de que Dios iba a conducir el Reino mundial prometido por Daniel y todos los profetas. La creencia inteligente en la promesa del Reino es el primer paso del discípulo,  acoplado con un viraje importante en U en el estilo de vida. De este modo los hombres y las mujeres se pueden poner en línea ellos mismos con el gran propósito de Dios para la tierra.

      La naturaleza de la actividad de Jesús fue aquel de un heraldo haciendo un anuncio público en nombre del único Dios de Israel. El empuje del Mensaje fue que cada individuo debería emprender una redirección radical de su vida ante la certeza del Reino venidero de Dios. Esto fue, y aún lo es, la esencia del Evangelio Cristiano. ¿Cómo puede ser de otra forma, cuando es el mensaje del Evangelio que viene de los labios de Cristo Mismo?

      Es cuestión de sentido común reconocer que usando la frase “reino de Dios” Jesús habría evocado en las mentes de Su audiencia, empapados como estaban en la esperanza nacional de Israel, un gobierno mundial divino en tierra, con su capital en Jerusalén. Esto es lo que el Reino de Dios ciertamente habría significado para Sus contemporáneos. Las escrituras de los profetas, las cuales Jesús como judío reconoció como la Palabra de Dios divinamente autorizada, habían unánimemente prometido la llegada de una nueva era de paz y prosperidad. El Reino ideal dominaría por siempre. El pueblo de Dios sería victorioso en una tierra renovada. La paz se extendería a lo largo del globo.

      Así, anunciar la llegada del Reino involucró ambos una amenaza y una promesa. Para aquellos que respondieron al Mensaje creyéndolo, y consecuentemente reordenando sus vidas, había una promesa de un lugar en las glorias del gobierno divino futuro. Para el resto, el Reino amenazaría destrucción, cuando Dios ejecute juicio en cualquiera  no hallado digno de entrar en el Reino cuando éste llegue. Este tema gobierna todo el Nuevo Testamento. En la luz de este concepto primario, la enseñanza de Jesús llega a ser comprensible. Es una exhortación para ganar la inmortalidad en el Reino futuro y escapar de la destrucción y de la exclusión del Reino.

      Los sistemas tradicionales de la predicación del Evangelio son ensillados con el destino no bíblico del creyente descrito como ” el cielo”. ¡El pacto Abráhamico, que subyace en el Evangelio del Reino Cristiano, es entonces aplicado sólo a los judíos! Pero son los Cristianos quienes, según Jesús, están destinados a “heredar la tierra” (Mat. 5:5) y el Reino.

——————-

MUCHOS PARECEN AÚN NO ENTENDER LA PARÁBOLA DE LA DIEZ MINAS

 

Por Mario A Olcese

 

 

Introducción

 

En Lucas 8:10 Jesús dice: A vosotros os es dado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los otros por parábolas, para que viendo no vean, y oyendo no entiendan”. El Señor frecuentemente hablaba en parábolas a las gentes para que aquellos que no eran partidarios suyos no los pudieran entender. Las parábolas tenían como finalidad revelar el reino de Dios a los creyentes y no a los incrédulos. Pero muchos aún dentro del mundo cristiano no logran entender lo que Cristo quiso enseñar en la parábola de la Diez Minas de Lucas 19:11-27. Aquí leemos esto: “Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente. 12 Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver. 13 Y llamando a diez siervos suyos, les dio diez minas, y les dijo: Negociad entre tanto que vengo. 14 Pero sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron tras él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros. 15 Aconteció que vuelto él, después de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos a los cuales había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno. 16 Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas. 17 El le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades18 Vino otro, diciendo: Señor, tu mina ha producido cinco minas. 19 Y también a éste dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades20 Vino otro, diciendo: Señor, aquí está tu mina, la cual he tenido guardada en un pañuelo; 21 porque tuve miedo de ti, por cuanto eres hombre severo, que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste. 22 Entonces él le dijo: Mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré; 23 ¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco, para que al volver yo, lo hubiera recibido con los intereses? 24 Y dijo a los que estaban presentes: Quitadle la mina, y dadla al que tiene las diez minas. 25 Ellos le dijeron: Señor, tiene diez minas. 26 Pues yo os digo que a todo el que tiene, se le dará; mas al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.27 Y también a aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y decapitadlos delante de mí”.

 

En esta parábola los discípulos se apresuraron a creer que la venida del reino de Cristo era inminente porque lo veían entrar en la ciudad del gran rey (Mateo 5:33-35). Jesús se ve precisado a enseñarles que él es el hombre noble que tiene que partir primero al cielo para recibir un reino y luego volver a la tierra. Mientras durara su ausencia, sus discípulos tendrían que trabajar por la causa del reino y multiplicar sus “minas”. Aquellos que recibieron 1 mina y produjeron otras 10 minas, recibirán 10 ciudades. Aquellos que recibieron 1 mina y produjeron 5 minas, éstos recibirán 5 ciudades.

 

Dominio sobre ciudades enteras

 

En la parábola que acabamos de mencionar, Jesús volverá al mundo nuevamente para tomar cuentas a sus mayordomos por sus obras y para recompensarlos si es que han sido fieles, o para castigarlos en el caso que hayan sido negligentes. Aquellos que fueron leales a sus responsabilidades recibirán un número de las ciudades para gobernarlas. Esto parece irreal para muchos cristianos. ¿Cristianos gobernando ciudades cosmopolitas de la tierra? ¿Cómo puede ser posible eso si vamos a vivir como angelitos alados en el cielo con Cristo y tocando un arpa o lira de oro?¿Cómo es que podemos ser gobernantes sobre naciones que supuestamente serán destruidas por el reino de Cristo? Esto parece un cuento de hadas para muchos, o simplemente es una alegoría de algo supramundano. Sin embargo, cuando nosotros escuchamos lo que el Señor le dice a Juan a través de su ángel en Apocalipsis 2:26,27, la promesa literal no cambia en absoluto. Los versos dicen: “Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre” (Apocalipsis 2:26,27). Nótese que los creyentes leales tendrán autoridad sobre las naciones, las cuales serán regidas con vara de hierro. Esto no es una fábula, es lo que realmente se nos promete de manera clara y literal por todos lados en la Santa Escritura.

 

Los tronos de los príncipes

 

En Isaías 32:1 se nos habla que un rey y sus príncipes reinarán con justicia sobre el mundo: He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio. Y en otro pasaje vemos que este rey y sus príncipes recibirán el reino y dominarán la tierra. Dice Daniel 7:13,14, 27: “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. 14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido… 7:27 y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedeceránAquí se observa que primero el Hijo del hombre (Cristo) recibe de Dios el dominio, la gloria y reino para que todos los pueblos, naciones, y lenguas le sirvan. Luego, a la iglesia se le otorga ese mismo privilegio para que los pueblos y naciones se sometan a ellos. De modo que la parábola de las Diez Minas, tomadas de manera literal, se conforma perfectamente con todos los otros pasajes que nos hablan de un reino o un gobierno mundial de Cristo y sus seguidores leales.

 

Los Tronos estarán ubicados en Jerusalén

 

David dice algo interesante en el Salmo 122:2-5: “Nuestros pies estuvieron
Dentro de tus puertas, oh Jerusalén.3 Jerusalén, que se ha edificado como una ciudad que está bien unida entre sí.4 Y allá subieron las tribus, las tribus de JAH, Conforme al testimonio dado a Israel, Para alabar el nombre de Jehová.5 Porque allá están las sillas del juicio, los tronos de la casa de David
”. Aquí proféticamente David está hablando del lugar  dónde se asentarán los tronos de los gobernantes del reino de David. Tal vez no sean todos los tronos los que se asienten allí, pero sabemos que el gobierno de Cristo será mundial y representantes suyos tendrán sus tronos respectivos en lugares ideales. De todos modos, sea donde estén todos los tronos de autoridad del reino de Cristo, lo cierto es que no estarán en el cielo o en otro planeta. Y es que la Biblia es clara cuando dice que Cristo reinará ENTRE los hombres y que los mansos heredarán LA TIERRA (Mat. 5:5).

 

En conclusión, la parábola de las Diez Minas no encierra un significado oscuro o incierto para la iglesia del Señor. Su mensaje es claro como el agua cristalina, y no hay razón alguna para alegorizar lo que Cristo enseñó como algo realista y necesario para nuestro mundo en caos y confusión.

 

Este mundo necesita un cambio radical, un cambio que los políticos de este mundo no logran conseguir. Ellos no pueden mantener la paz y la armonía entre los pueblos porque sencillamente ellos no son los llamados para hacerlo. Es Cristo y su gobierno mundial, o también llamado “El Reino de Dios”, el que logrará convertir las armas en maquinarias e implementos agrícolas, y eliminará, al mismo tiempo, la fuente de todos los males que es el mismo Satanás y sus demonios, los gobernantes de este siglo malo. Esta es la razón por la cual los políticos más lúcidos no pueden conseguir una sociedad ideal, porque sencillamente no tienen el poder y la autoridad para destronar a las fuerzas inicuas que gobiernan este mundo desde el aire. Al respecto dice Pablo: Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestesTodos los esfuerzos humanos para conseguir la tan anhelada justicia fracasarán porque los hombres mismos quieren endiosarse y prescindir de Dios… ¡y de sus leyes! Estos no entienden o desconocen que Dios es el único que realmente puede traer la paz y la felicidad a la tierra a través del reinado de Su Hijo perfecto, Jesucristo.

……………

 

Las palabras de Juan en Apocalipsis 20:4,5 no son alentadoras: Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años”.

 

………………………. 

 

USTED DEBE NEGARSE A SÍ MISMO PARA TENER ÉXITO EN LA VIDA

                                                                    Por Ing. Mario A Olcese

 

Jesús nos manda a negarnos a nosotros mismos

 

En una ocasión Jesús les dijo a sus discípulos lo siguiente: “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.24 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.25 Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo?” (Lucas 9:24,25). En este pasaje Jesús demanda a sus discípulos que se nieguen a sí mismos para llegar a ser salvos. ¿A qué se refiere Jesús por “niéguese a sí mismo”? El contexto parece indicar que se refiere a aquel que aún persiste en conservar su vida presente, dándole la espalda a Cristo y así poder obtener lo que el mundo le ofrece: comodidades, lujos, placeres, y todos deseos de los ojos y de la carne. Pero, ¿qué es lo que vemos en el mundo hoy? La mayoría de la gente NO está dispuesta a renunciar a las cosas carnales y materiales por causa de Cristo y su evangelio del Reino. Otros se engañan a sí mimos queriendo seguir a Cristo sin renunciar a las cosas materiales, y a los placeres de la carne. Pero el Señor Jesucristo nos pide que renunciemos a nuestro “Yo” para seguirlo a él a fin de ganar la salvación.

 

Cómo consideró Pablo las cosas de este mundo?

 

En Filipenses 3:8, Pablo expresa claramente lo siguiente: Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. 8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a CristoAquí Pablo puso en práctica la recomendación de Jesucristo y optó por estimar todo lo material, y probablemente muchas de sus creencias pasadas erradas, como pérdidas y como basura para ganar a Cristo. En su vida pasada probablemente él se sentía atraído por las cosas de este mundo, por su rango social,  por su dinero, o por sus comodidades, etc, pero después de su conversión él se negó a todo eso para ganar a Cristo.

 

En 1 Pedro 1:18 Pedro entiende que como cristianos hemos sido rescatados de un modo de vida vano y sin sentido heredado de nuestros padres. El dice: sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres…”. Hoy más que nunca los padres quieren todo lo mejor para sus hijos. Desean que sus hijos sean hombres exitosos, famosos, adinerados, y aceptados por la alta sociedad. Se esmeran duro para darles una educación universitaria (lo cual no es malo) para que puedan labrarse un porvenir venturoso que les pueda proveer de todas las cosas que ellos, como padres, no lograron. Pero estos valores de muchos padres no se ajustan a los valores cristianos totalmente, pues Pedro los cataloga como “vana manera de vivir”. El verdadero éxito que puede lograr todo hombre, según Cristo, no está en ganar todo lo que el mundo presente ofrece, sino en ganar todo lo que el mundo venidero de justicia nos ofrece! El hombre sabio sabrá negarse a sí mismo todos los ofrecimientos insanos de este mundo para poder ganar lo que Cristo ofrece para sus seguidores, que es un reino de justicia en la nueva tierra, el cual él inaugurará en su parusía. Recordemos que al joven rico Jesús le dijo que si quería ganar la vida eterna tenía primero que vender todo lo que había obtenido en este mundo, y dárselo a los pobres, y entonces, y sólo entonces,  tendría ganada su vida en el mundo venidero de justicia (Mat. 19:11-25).

 

Negarse a la seducción o a la tentación

 

Jesús se negó a sí mismo cuando el diablo le ofreció todos los reinos de este mundo impío. El pudo ceder a la tentación satánica de llegar ser un rey de manera inmediata de este mundo o siglo malo, y olvidarse de su futura difícil misión con todos sus problemas y sufrimientos predichos para él como el Cordero de Dios. Sin embargo, él no dudó ni por un instante de su misión y optó por la causa de Su Padre. Claramente él se negó a sí mismo, y rechazó al diablo con las Santas Escrituras.

 

Muchos hombres en el transcurrir de sus vidas tienen que afrontar situaciones similares o no muy similares. Vendrá el enemigo que pretenderá que usted se fije en los “encantos” de una mujer joven y bella que se le acercará sutilmente para seducirlo y apartarlo de Dios y de su familia. El enemigo astutamente le nublará el entendimiento y le hará creer que una aventurita pasajera no le hará daño a nadie con tal que quede en secreto. Total, todos los hombres se mandan una “canita al aire”, y nada ha pasado. Sin embargo, muchas de estas relaciones furtivas no sólo han terminado en simples aventuritas, sino también en tremendos enredos y en hogares destruidos. Sí, mis amigos, muchos de estos “avispados caballeros” han perdido la cabeza por estas jovencitas y han terminado totalmente desacreditados, desplumados, y abandonados por sus familiares, amigos, y por la misma amante. Todo como resultado de no haber sabido decirle NO a la tentación…por no haberse negado a sí mismos a tiempo.

 

Negarse a todo lo que es injusto o incorrecto debe ser la norma de todo cristiano por la causa del reino y la justicia. Muchos hombres que no supieron negarse a sí  mismos a tiempo terminaron involucrados en negocios sucios para enriquecerse rápidamente y terminaron  condenados a prisión con condenadas enormes que los dejarán muertos en vida o pudriéndose en la cárcel. Otro grupo de personas dedican todos sus esfuerzos y energías para acumular tesoros en la tierra, pero perdiendo de vista los tesoros que vienen de arriba y que son imperecederos. El saber negarse a sí mismos el deseo de obtener cosas que no valen o son vanas es de sabios. Y aunque el mundo nos llame “perdedores”, para Dios somos ganadores, porque hemos creído en Su Hijo, y hemos optado por los tesoros imperecederos que vienen del cielo. ¡No somos necios para hipotecar lo eterno por lo temporal!

 

Somos ricos porque somos los herederos de las riquezas de Dios

 

Santiago dice que Dios ha escogido a los pobres y despreciados de este mundo para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha preparado para los que le aman. He aquí sus palabras: Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?” (Santiago 2:5)Tenemos gozo porque nuestra verdadera riqueza está en nuestra fe, fe que envidian los ricos, porque ellos viven sin fe, y sin esperanza en este mundo. Mientras muchos de ellos lloran y se lamentan, los fieles ríen y gozan dentro de sus carencias, pues saben que su situación no será eterna.

 

…………………….

LLAMADOS A SER PERFECTOS COMO DIOS ES PERFECTO (Mat. 5:48)

Llamados a Ser Perfectos

 

Todos los que somos cristianos estamos llamados a ser perfectos para agradar a Dios y poder ganar Su reino. Jesús lo dijo muy claramente en Mateo 5:48 con estas palabras: “Sed, pues, vosotros PERFECTOS (Gr. Teleios), como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. Y Salomón escribió en Proverbios 2:21: “Porque los rectos habitarán la tierra, Y los perfectos permanecerán en ella”. 

 

Sin duda alguna esta exigencia de nuestro Señor resulta difícil de cumplir cuando recordamos que Pablo dijo que no hay justo ni aun uno (Rom 3:10). No obstante, tenemos ejemplos de personas destacadas que se las consideró perfectas, como es el caso de Noé (Gén.6:9), Asa (2 Cro. 15:17), y Job (Job. 1:12).

 

 

Noé era perfecto a la vista de Dios, pero se emborrachó

 

La Biblia nos dice que Noé era perfecto en sus generaciones (Gén. 6:9), pero en algún momento de su vida él se embriagó con vino y expuso su desnudez ante su hijo Cam, y Noé maldijo a Canáan por su imprudencia.

 

 

El corazón del rey Judío Asa era perfecto pero él no estaba exento de errores

 

Sobre el Rey Asa de Judá, se dice que su corazón fue perfecto en todos sus días (2 Cro. 17:15) aunque sabemos que él cometió algunos errores durante su vida, como apoyarse en el rey de Siria haciendo una alianza con él y no con Jehová, además de oprimir a algunos de su pueblo (2 Cró. 16:7-10). También cometió el error de no consultar a Jehová sino a los médicos cuando cayó muy enfermo. Pero aún así su corazón no dejó de ser perfecto delante de Yahweh— “todos sus días”. ¿Cómo se entiende esta perfección con errores o fallas?

 

El corazón de David era perfecto a pesar de sus caídas o pecados

 

En 1 Reyes 11:4 se nos dice que Salomón no era perfecto en su corazón como lo fue su padre David, porque él se dejó llevar por las mujeres paganas que lo condujeron a la idolatría. Sin embargo, sabemos que el mismo David cometió errores graves, como tomar a Betsabé,  la mujer de su general Urías, y por derramar mucha sangre humana en las guerras y venganzas. Pero aun así, la Biblia dice que el corazón de David fue “perfecto” ante Dios (1 Rey. 11:4). ¿Cómo poder explicar estas perfecciones con errores o fallas garrafales?¿Cómo podía ser perfecto David y estar al mismo tiempo impedido de construir el templo para Yahweh a causa de haber derramado mucha sangre en las luchas? La respuesta es que la perfección se logra a través de un proceso de aprendizaje.

 

David rogó para que Dios le diera un corazón perfecto a Salomón

 

En 1 Crónicas 29:17-19 David pide a Yahweh que el pueblo y su hijo Salomón tengan un corazón perfecto para guardar los mandamientos y estatutos divinos. Aquí claramente David ora por la perfección del corazón de su pueblo, y de su hijo Salomón,  porque él sabía que Dios no se fija en la apariencia exterior del individuo sino en lo que hay en el corazón del hombre. Dios quiere que nuestro corazón esté puesto en Él y en Sus leyes para que éstas nos guíen por el buen sendero de la justicia. Así que es Dios quien concede al hombre el tener un corazón perfecto a través de Su santa voluntad y a través de la observancia de Sus leyes.

 

La perfección y la ley de Dios

 

En el Salmo 119:1, David dice: “Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan en la ley de Jehová”. Aquí podemos notar que los perfectos andan en la ley de Jehová. Pero en Hebreos 7:19 Pablo afirma que la ley nada perfeccionó. ¿Se contradice la Biblia? No lo creo.  Lo que pasa es que es posible que la ley perfecta se hiciera inoperante en los hombres imperfectos. La ley es justa y buena—¡Pero no siempre el hombre! Entonces, ¿cómo puede ser perfecto el hombre? Juan dice:“Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; 5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo” (1 Juan 2:4,5). Entonces el hombre se perfecciona cuando guarda los mandamientos de Dios y anda o vive como Cristo anduvo o vivió. Aquí está el punto.

 

La perfección y Cristo

 

La observancia de la ley no perfecciona a nadie por sí sola, pues se necesita de un modelo y de un poder celestial que viene de Jesús para lograrlo. Y Pablo reitera lo mismo en Hebreos 12:2 cuando dice: Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. También dijo: “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,  a fin de perfeccionar a los santos… hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que… crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”.En Juan 17:23 Jesús enseña que la perfección se logra con Cristo EN nosotros: Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad”. Y Pablo lo reitera cuando dice: “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? 6 Mas espero que conoceréis que nosotros no estamos reprobados”. (2 Cor. 13:5,6).

 

Pablo no se consideró Perfecto

 

El mismo apóstol Pablo no se consideró perfecto en su vida, ya que a veces las cosas malas que no debía eso hacía. Dice en Filipenses 3:12-15 así: “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. 15 Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios”. Aquí Pablo pareciera contradecirse, pues en el verso 12 dijo que no se consideraba perfecto, pero en el verso 15 afirmó que lo era junto con otros. La única explicación posible es que si bien Pablo se consideraba perfecto, aun creyó que no lo había alcanzado la estatura de Cristo (Efe. 4:13,14).

 

La Palabra de Dios perfecciona

 

Pablo le dice al joven Timoteo sobre la perfección, lo siguiente: “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” El creyente jamás podrá ser perfecto sin Cristo y sin la Palabra de Dios. La palabra de Dios, que incluyen Sus mandamientos y el modelo de Cristo plasmado en las páginas de los evangelios sinópticos, perfeccionará al creyente para poder realizar las mismas buenas obras de Cristo. El cristiano que no lee las Escrituras, no podrá estar empapado de los consejos y normas que Dios dicta para una vida victoriosa.

 

El sacrificio de Cristo en la cruz nos perfecciona

 

Dice Pablo: Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan. 2 De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado. 3 Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados; 4 porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.5 Por lo cual, entrando en el mundo dice: 
Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo.6 Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron. 7 Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para  hacer tu voluntad, Como en el rollo del libro está escrito de mí. 8 Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley), 9 y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último. 10 En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. 11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; 12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, 13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; 14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados

 

Finalmente es Dios únicamente el que puede perfeccionarnos a través de las aflicciones que soportó Su Hijo

 

En Hebreos 2:10 y 5:8,9 claramente Pablo nos dice cómo fue perfeccionado nuestro Señor Jesucristo: “Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos… Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; 9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen”.  

 

Por su parte, el apóstol Pedro dice claramente que Dios es el que nos puede perfeccionar de la misma forma: “Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 11 A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén”

 

De modo que la perfección Cristiana no se logra sin Cristo y sin padecer por él. Los cristianos que viven la “dolce vita” como si ya estuvieran en el reino, o en el paraíso, difícilmente pueden ser perfeccionados. Los sufrimientos que se nos presentarán para lograr alcanzar “la estatura de Cristo” es lo que finalmente nos hará perfectos. Es Dios quien no nos dejará ser tentados más allá de lo que podamos soportar, pero será obligación y responsabilidad nuestra hacer frente a esas pruebas y superarlas para ser considerados perfectos. Es la obediencia a sus mandamientos lo que nos perfeccionará, junto con la ayuda del Espíritu que Cristo prometió brindarnos. Debemos dejar que Dios nos hable y exhorte a través de Su Palabra para lograr la perfección requerida y poder así ingresar en la gloria de su reino (2 Tim. 3:16,17).

………………………………………

Sobre el Polémico texto de Tito 2:13

“Mientras esperamos por la bendita esperanza – la aparición gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador, Jesucristo”. (NVI)

 

1. Los eruditos debaten la traducción exacta de este verso, y los dos lados de ese debate se ven en las diversas traducciones.  Algunos eruditos creen que “la gloria” es usada en un sentido adjetival, y que el verso debería ser traducido como está arriba en la NVI.  Las versiones que siguen son la VRJ y la Versión Amplificada.  Muchas otras versiones, como la versión revisada, la Versión Estándar Americana, NAS, Moffatt, RSV, NRSV, Douay, Nueva Biblia Americana, NEB, etc., Traducen el verso mismo distintamente.  La NASB es un botón de muestra.  Dice, “Buscando la esperanza bendita y la aparición de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador, Jesucristo.”  La diferencia entre las traducciones es inmediatamente aparente. En la NVI, etc., esperamos la “aparición gloriosa” de Dios, mientras en la NAS y otras versiones esperamos la “aparición de la gloria” de Dios nuestro Salvador (éste es un uso de “Salvador” donde la palabra es aplicada en el contexto para Dios, no Cristo.  Vea la nota en Lucas 1:47), i.e., Andamos buscando la “gloria” de Dios, la cual es declarado con precisión como que es “Jesucristo”.  Por supuesto, la gloria llegará en la aparición, pero la Escritura dice claramente que ambas, la gloria del Hijo de Dios y la gloria del Padre aparecerán (Lucas 9:26).  La palabra de Dios también enseña eso, que cuando Cristo venga, él vendrá con la gloria de su Padre: “Pues el Hijo de Dios va a venir en la gloria de su Padre” (Mat. 16:27).  Manteniendo en mente que lo que se revela en otros lugares en la Biblia acerca de un cierto acontecimiento a menudo aclara lo que está siendo representado en cualquier verso dado, se vuelve aparente por otras Escrituras en lo referente a la llegada de Cristo, que la Biblia no está tratando de retratar a Dios y a Cristo como un Dios.  En este caso, la gloria de Dios a la que estamos esperando es Jesucristo. 

 

2. Ha sido indicado que la gramática de Tito 2:13 fuerza la interpretación de que Jesús es Dios por la Regla de gramática Granville Sharp. Ese no es el caso, sin embargo.  La regla de gramática de Granville Sharp ha sido exitosamente desafiada, y una crítica extensiva de ella aparece en este apéndice en las notas sobre Efe 5:5.  El punto es que cuando la Escritura se refiere a “Nuestro Gran Dios y Salvador, Jesucristo”, puede querer decir dos seres – ambos, el “Gran Dios” y el “Salvador”, Jesucristo.  El Trinitariano Henry Alford altamente apreciado da un número de razones del porqué la gramática del griego no fuerza la interpretación del pasaje para hacer a Cristo, Dios.

 

 

3. El contexto del verso nos ayuda a entender su significado.  El verso está hablando sobre decir no a la impiedad mientras esperamos por la aparición de Jesucristo, quien es la gloria de Dios.  Su propósito no es exponer la doctrina de la Trinidad de ninguna manera, ni hay allí ninguna razón para dar por supuesto que Pablo estaba haciendo una referencia Trinitaria aquí.  Tiene perfecto sentido para la Escritura llamarle a Cristo “la gloria de Dios” y para la Biblia exhortarnos a decirle ‘no’ a la impiedad en vista de la llegada del Señor, la cual será rápidamente seguida por el Juicio (Mat. 25:31-33; Lucas 21:36).  

 

4. Tito 2:13 también se puede traducir “del gran Dios y de nuestro salvador Jesucristo”. Debe ser admitido que la omisión del artículo antes de “salvador” no necesariamente hace que se entienda “Dios” y “salvador” en una misma persona (Speakers Commentary). Algunas versiones como el texto AV; VER; NBI, nota al pie; y la VR, margen) hacen la distinción entre el gran Dios y el salvador.

 

Buzzard, p. 129

Norton, pp. 199-203,305 y 306

Snedeker, pp. 452-457

 

 

 

LA SEDUCCIÓN DE LA MUJER ALBOROTADORA Y SUS PELIGROS

¿Cómo son las mujeres alborotadoras? Está en la Biblia, Proverbios 9:13-18, “La mujer insensata es alborotadora; es simple e ignorante. Se sienta en una silla a la puerta de su casa, en los lugares altos de la ciudad, para llamar a los que pasan por el camino, que van por sus caminos derechos. Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dijo: Las aguas hurtadas son dulces, y el pan comido en oculto es sabroso. Y no saben que allí están los muertos; que sus convidados están en lo profundo del Seol”.

EL CRISTIANO DEBE HUIR DE LA MUJER SEDUCTORA

Dios prohíbe el involucrarse con las prostitutas. Está en la Biblia, Proverbios 5:3-14, “Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, y su paladar es más blando que el aceite; mas su fin es amargo como el ajenjo, agudo como espada de dos filos. Sus pies descienden a la muerte; sus pasos conducen al Seol. Sus caminos son inestables; no los conocerás, si no considerares el camino de la vida. Ahora pues, hijos, oídme, y no os apartéis de las razones de mi boca. Aleja de ella tu camino, y no te acerques a la puerta de su casa; para que no des a los extraños tu honor, y tus años al cruel; no sea que extraños se sacien de tu fuerza, y tus trabajos estén en casa del extraño; y gimas al final, cuando se consuma tu carne y tu cuerpo, y digas: ¡Cómo aborrecí el consejo, y mi corazón menospreció la reprensión; no oí la voz de los que me instruían, y a los que me enseñaban no incliné mi oído! Casi en todo mal he estado, en medio de la sociedad y de la congregación”.

El deseo de Dios es que nos mantengamos puros sexualmente. Está en la Biblia, 1 Tesalonicenses 4:3, “Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación”.

LAS PROSTITUTAS ARREPENTIDAS ENTRAN AL REINO PRIMERO

Dios ofrece salvación, perdón y aceptación a las prostitutas. Está en la Biblia, Mateo 21:31-32, “Jesús les dijo: De cierto os digo que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios. Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle”.

Dios incluye a la prostituta Rahab entre los salvos. Está en la Biblia, Hebreos 11:31, “Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz”.

Consejo

Estimado amigo, usted será tentado en algún momento de su vida por alguna mujer atractiva. Será una tentación satánica bien planificada para que usted se derrumbe como un castillo de naipes. No se dé el lujo de estar a solas con su secretaria o compañera de trabajo que sea de criterio liberal o coqueta en extremo. No permita que ninguna mujer lo esté acosando, ni acceda a sus invitaciones por más ingenuas que sean. Recuerde muchos hombres han caído bajo el embrujo de los encantos femeninos para luego sufrir las consecuencias que se derivan por el pecado.

Si usted es gerente o propietario de su empresa y tiene empleadas simpáticas y algo coquetas, exija que no se pongan determinados vestidos que enseñan hasta el “alma”. Exija recato, pudor, y si es posible, y que sean conservadoras. Así evitará que su empleo se convierta en un gallinero. Muchos gerentes exitosos han caído bajo el embrujo de su secretaria que contrataron y que tenían 10 o 20 años menos que sus esposas. Recuerde que usted tiene que ser sabio y no ponerse trabas en el camino para luego tropezar como un necio.

————————–

 

 

50 PREGUNTAS PARA UN TESTIGO DE JEHOVÁ ACTIVO

 SOBRE SUS FUNDADORES:

¿Sabía Usted :

1. Que Carlos Taze Russell no tuvo ninguna preparación teológica formal?

2. Que sus cálculos de la venida de Cristo no fueron suyos, sino de Guillermo Miller, y que predijo la venida de Cristo para tres fechas seguidas en las que nada ocurrió?

3. Que según antojadizos cálculos, Cristo no resucitó con su cuerpo carnal sino con el espíritu y que regresó a la tierra “espiritualmente” en 1874?

4. Que con esos nuevos “datos” fundó la “sociedad de tratados de la torre vigía” con la cual se hizo muy rico emitiendo acciones y montando una gran imprenta?

5. Que vendió engañosamente un “trigo milagroso” que rendiría 15 veces más que el trigo normal?

6. Que también vendía “frijoles milenarios”, “semillas maravillosas de algodón” y remedios para curar apendicitis, tifoidea y cáncer, como un merolico cualquiera?

7. Que preguntado bajo juramento en un tribunal si sabía el griego, afirmó que lo sabía, y que presentándole el alfabeto griego nada supo?

8. Que aseguró que en 1914 vendría Cristo y acabaría con los gobiernos gentiles, y establecería su reino celestial?

9. Que más aún, que para 1914 acabaría la Iglesia Católica, y que Jerusalén sería ciudad libre y que terminarían todos los gobiernos, bancos, escuelas e Iglesias?

10. Que en 1907 en una de sus revistas escribió que si no venía Cristo él se retractaba de todos sus escritos? Cristo no llegó ni él se retractó.

11. Que en 1909 sufrió varios procesos judiciales, uno de su propia esposa, y que aunque apeló cinco veces ante el juez y perdió el pleito? Después se divorció y dejó a la esposa en la miseria.

12. Que el sucesor Rutherford, que se nombraba juez, no era ni juez ni licenciado siquiera, y que tenía inclinaciones hacia el alcohol?

13. Que fue autor de muchos libros que ya están todos fuera de circulación debido a sus predicciones y afirmaciones falsas y que fue acusado de haber querido publicar una obra de Russell como si fuera suya?

14. Que publicó su autobiografía a su gusto y la hizo pasar por el trabajo desinteresado de otra persona?

15. Que hizo una campaña contra la Iglesia Católica con muy groseras caricaturas, llamándola la madre de los impúdicos y de todas las abominaciones de la tierra, calcando a Lutero?

16. Que para probar sus asertos afirmó haber fundado el primer sindicato obrero en 1874, siendo que en Inglaterra ya existían desde 1720 y en Estados Unidos desde 1790?

17. Que reveló a sus adeptos, en el congreso de 1922 que en la primavera de 1918 Cristo había entrado en su templo para purificarlo?

18. Que ese “templo” era de los 144,000 escogidos y que en aquel momento resucitaron los elegidos que habían muerto?

19. Que Rutherford se puso a construir un hotel para “albergar a los patriarcas que resucitarían para 1925”, según él profetizaba?

20. Que puesto que no llegaron los patriarcas resucitados, el mismo Rutherford ocupó la espléndida mansión hasta su muerte?

21. Que hizo una inmensa edición para decir que en 1960 vendría Cristo y comenzaría el milenio?

22. Que ni Cristo mismo, ni los Angeles saben el día de la segunda venida de Cristo? (Hech.1,7) ¿porqué pues, Russell y Rutherford engañaron a tantos con señalar fechas? (Mt.24,26)

23. Que cuando a Rutherford se le preguntó sí se podía llamar Dios a Cristo respondió que sí, “que era un dios como satán es un Dios”?

24. Que basta una profecía falsa para descubrir a un falso profeta y que es este digno de muerte?(Deut.13,1 -5)

PREGUNTAS SOBRE LOS MISMOS TESTIGOS DE JEHOVA.

25. Que los “estudiantes de la Biblia”, hasta 1931 empezaron a llamarse testigos de Jehová y que roban el nombre a los israelitas de quienes se habla en lsaías 43?

26. Que según ellos, todos los gobiernos así como las religiones, son obra de satanás?

27. Que difícilmente se ven ungidos Latinos, hispanos, o africanos  

28. Que el nombre con que Dios se nombró a sí mismo a Moisés es Yahweh y no Jehová?

29. Que según Efesios 4:11,12 la función de los ancianos es edificar el cuerpo de Cristo el cual es la iglesia?

30. Qué según Hechos 2:41,47 todos los bautizados son agregados o añadidos a la iglesia sin excepción alguna?

31. Que los 144,000 escogidos han de ser de las doce tribus de Israel y vírgenes?… que es un número simbólico (12 por 12 por mil) (Apoc. 1 4,1-5; 7,1-8).

32. Que según Apocalipsis, tanto la grande muchedumbre como los 144,000 están frente al trono y frente al Cordero? 

35. Si  TODO LO CREADO se inclina ante Dios y el Cordero ¿cómo pudo ser Cristo una criatura (Ver Apo. 5:13)?

36.- Que todos los “Testigos” llaman a Jehová “Padre”, pero enseñan al mismo tiempo que sólo 144,000 de sus miembros bautizados son Hijos de Dios y hermanos de Cristo?

37.- Que los “Testigos” bautizan a sus adherentes sin pronunciar la “fórmula bautismal” indicada por el mismo Señor en Mateo 28:19, ni tampoco en el nombre de Jesús solo?

38.- Que los “Testigos” practicaban hasta hace poco el llamado “matrimonio por votos”, esto es, que un hombre o mujer en proceso de divorcio podía convivir con su nueva pareja, siempre y cuando éste o ésta hiciera un voto o promesa de matrimonio apenas se arreglara la situación legal?

39.– Que si bien es cierto que la jerarquía (el cuerpo gobernante) de los “Testigos” en Brooklyn no les piden a sus miembros los diezmos y ofrendas, suelen exigirles un servicio fiel y gratuito semanal para la difusión de sus doctrinas casa por casa para “colocar” sus publicaciones que tienen tirajes enormes que llegan a los 8 dígitos?

40.- Que muchos de los llamados “salones del reino” de los “Testigos” son financiados y construidos por los mismos miembros, pero registrados a nombre de la Sociedad Watchtower en Brooklyn (NY)?

41.- Que los Testigos animan a los miembros acomodados a dar todos sus bienes a la sociedad, ignorando los derechos que tienen los familiares a recibirlos por ley con el pretexto de que la organización de Jehová es lo más importante?

42.- Que los “Testigos” desanimaban a los miembros jóvenes a estudiar una carrera universitaria con el pretexto de que el “Armagedón” estaba cerca, causándoles así serios problemas financieros en sus matrimonios por su falta de capacitación profesional?

43.– Que los “Testigos” de Jehová no saludan a la bandera, pero en muchos países ellos ponen la bandera en sus casas y oficinas para celebrar las fiestas patrias y no recibir una multa de parte de la municipalidad?

44.- Qué los “Testigos” esgrimen que la transfusión de sangre está prohibida por la Biblia, pero al mismo tiempo no se cuidan de comer alimentos grasosos, los cuales igualmente están prohibidos por la Biblia?

45.– Que los “Testigos” han olvidado que la Santa Cena del Señor (el memorial), tal como Jesucristo la instituyó, consiste en comer (no oler) del pan y tomar (no oler) del vino que simbolizan su cuerpo y sangre, y que él jamás dijo que sería observada sólo por 144,000 individuos de entre sus millones de seguidores.

46.– Que los “Testigos” dicen que sólo Jesús tiene sólo 144,000 hermanos pero al mismo tiempo se contradicen cuando se llaman entre ellos mismos (ungidos y no ungidos) con el título de hermanos?

47.– Que los ancianos (obispos) “Testigos” se han olvidado que ellos han sido instituidos para la edificación de la iglesia, la cual es, según su dogma, la clase celestial, los ungidos, los 144,000?

48.- Que los “Testigos están pasando serios apuros con la fecha del regreso de Cristo en 1914 DC y que no saben como justificarse ante tremendo engaño?

49.– Que nunca los “Testigos” de Jehová ayunan ni oran por los enfermos para que el Señor obre milagros en los dolientes?

50.– Que los “Testigos” no destinan parte de sus multimillonarios ingresos en obras sociales a favor de su feligresía, y menos, para el público en general?

Fin de la Parte I

 

 

 

 

 

 

OTRO TESTIMONIO DE UN EX TESTIGO DE JEHOVÁ

Paul Blizard, USA


(Nota para el lector católico: Paul Blizard es ahora pastor de una iglesia evangélica; no obstante algunos pasajes de caris “evangélico”, el lector católico podrá encontrar un vibrante testimonio de los sufrimientos que ocasionó la pertenencia a la secta al autor, y la “liberación” que Dios tenía preparada para ellos, por caminos que sólo Él conoce. Le agradecemos al autor el habernos enviado este escrito)


Para el cristiano promedio, el nombre “Testigos de Jehová” trae a la mente un grupo de personas nítidamente vestidas que van de casa en casa por el vecindario vendiendo la revista La Atalaya, o tal vez algún libro. Sin embargo, cuando pienso en los Testigos de Jehová, lo que me viene a la mente es una larga esclavitud a un culto al cual serví durante los primeros 28 años de mi vida. Mi abuelo se hizo miembro de la Sociedad Watchtower a principios de los años 1900. Mis padres eran Testigos de Jehová activos. Mi padre todavía es un anciano presidente en el Salón del Reino local.

Me enseñaron que los Testigos de Jehová tienen la única religión verdadera, una religión gobernada desde la central mundial de la Sociedad Watchtower en Brooklyn, N.Y. El cuerpo gobernante tiene control de 3.2 millones de personas. Uso la palabra “control” porque los Testigos de Jehová creen que todo lo que este escrito en la Watchtower viene de Dios y no debe ponerse en duda. Ellos creen que el cuerpo gobernante recibe “nueva luz” de los ángeles, la cual lo explica todo acerca de la Biblia. Ellos creen que la Watchtower es el único conducto que Dios está usando. Por eso, creen que aparte de la organización de la Watchtower, la gente no tiene esperanza alguna. Creen que ellos son los únicos que tienen la verdad, que son los únicos que serán salvados y que todas las demás personas serán destruidas por Jehová Dios en la batalla de Armagedón.

Comencé mi servicio de tiempo cabal en la Watchtower en 1971, después de abandonar la escuela secundaria. Como trabajador misionero fui de casa en casa tratando de convencer a la gente de que deberían hacerse Testigos de Jehová para complacer a Dios y así, quizás, recibir la salvación.

Digo “quizás” porque los Testigos de Jehová no están seguros de su salvación. El modo de salvación de la Watchtower se basa en las obras, y no en la gracia salvadora de la sangre de Jesucristo, la cual recibimos gratuitamente por medio de la fe.

El sistema de obras de vender libros de la Watchtower pone al Testigo de Jehová en la posición de ser salvo solo si Éste es fiel a la organización y hace todo lo que Ésta le dice. La fidelidad a la organización envuelve obediencia a una hueste de reglas y reglamentos, que los ancianos de la Watchtower ponen en vigor con gran celo.

La violación de cualquiera de estas reglas establecidas por el cuerpo gobernante de la Sociedad Watchtower puede resultar en castigo y restricciones, dependiendo de la ofensa cometida. Los ancianos tienen el poder de quitar la salvación, restringir la vida de oración, interrumpir la comunicación entre miembros de la familia o cualquier otra cosa que crean que pueda llevar al arrepentimiento al Testigo vacilante.

Los Testigos de Jehová tienen que informar a los ancianos el tiempo que dedican a la obra de la Sociedad. Los ancianos a su vez registran la información en un archivo. Se conserva un archivo para cada miembro de la congregación.

Este archivo también contiene información acerca de cualquier pecado grave que el Testigo cometa. Toda la información relacionada con la vida privada del Testigo se mantiene en los archivos maestros de la sociedad en Nueva York. Nunca son destruidos.

Puesto que yo había vivido en este sistema toda mi vida, yo sabía lo que se esperaba de mí. Yo tenía que seguir las reglas para poder ganar la salvación. Yo había ido de casa en casa desde que era un niño pequeño. De modo que me fue fácil adaptarme al servicio de tiempo cabal.

Continué en ese servicio por varios años, pero fe muy poca la satisfacción que recibí. La presión de mantenerme al día con las cuotas mensuales de 100 horas al mes, así como la venta de un mínimo de 100 revistas y 40 libros al mes, comenzó a desanimarme. Todo ese trabajo es voluntario y no se recibe salario alguno por Él. Los Testigos tienen que encontrar empleo que los mantenga en esta obra.

En 1973 recibí la invitación de ir a la Central Mundial en Brooklyn como parte de un vasto personal de obreros que producen la literatura. En una carta del presidente de la Sociedad Watchtower, Nathan H. Knorr, recibí la seguridad de que “cuatro años en la central mundial eran mucho mejor que cualquier educación seglar que uno pudiera recibir en cualquier otro lugar.”

Con ansias subí el avión que me llevaría a la ciudad de Nueva York. Mientras estaba en el avión recordaba la envidia que sintieron todos mis amigos, debido a que yo iba a vivir con los miembros del cuerpo gobernante, y lo maravilloso que sería estar en el centro de actividad de una obra de alcance mundial. Los hermanos me celebraron fiestas de despedida y me hicieron regalos y encomiaron a mis orgullosos padres por criarme en la organización de tal modo que ahora podían ver a su hijo ir a un lugar tan maravilloso.

Poco después de llegar a Nueva York aquella ilusión comenzó a desvanecerse al ser asignado a trabajar en la fábrica. La “educación” que recibí en la central mundial de la Watchtower consistió en trabajar arduamente y en observar los métodos de la organización desde su interior.

El espacio no permite dar los detalles de lo que yo experimenté mientras trabajaba largas horas en el departamento de encuadernación. Allí alimenté máquinas para la “organización de Dios.” Recuerdo la presión mental que me produjo el tremendo número de reglas y reglamentos que era necesario obedecer. El plan maestro de los líderes de la Watchtower controlaba adonde yo iba, lo que yo hacía y cómo lo hacía.

Después de pasar tres años en la central mundial, sin dinero alguno para comenzar en el mundo (nuestra paga era $14.00 al mes), aprendí la dura realidad de tratar de ganarme la vida sin tener ningún oficio ni entrenamiento. A los Testigos de Jehová no se les permite ir a la universidad.

Me casé con una buena Testigo de Jehová, y nos propusimos tratar de complacer a Dios de la mejor manera que sabíamos. Es decir, fuimos buenos Testigos de Jehová y seguimos todas las reglas y leyes. Mi esposa Pat había sido misionera por ocho años. A ella la habían enviado a varias partes de los Estados Unidos en su obra, bajo la dirección de la Sociedad Watchtower.

Después de regresar con un “archivo limpio” de la oficina de Nueva York, los ancianos locales me usaron extensamente para enseñar desde la plataforma. La mayoría de los Testigos de Jehová concuerdan en que cualquiera que haya pasado algún tiempo en la central mundial es merecedor de mayores responsabilidades en la congregación local.

A medida que mi posición aumentaba en la congregación, comencé a recibir entrenamiento en la obra clandestina de los ancianos. Era emocionante salir de noche a seguir tras los miembros de la congregación que estaban bajo sospecha de estar cometiendo algún mal. También recibí acceso a los archivos de la congregación que revelan la información confidencial de todos los miembros de la congregación. Me usaban en la misma clase de operaciones clandestinas que yo había presenciado en la central mundial, operaciones que controlaban a los obreros que vivían allí.

Durante todo ese tiempo yo no recibí ninguna satisfacción y tampoco sentí paz. La presión de tratar de servir a un Dios vengativo y colérico es más de lo que se puede describir. La organización siempre ha pintado a Jehová como un Dios listo para “derramar su venganza.” Todo lo que yo sabía era lo que leía en la Watchtower. Sí, nosotros leíamos la Biblia, pero se nos decía que si la leíamos sin la ayuda de los libros de la Watchtower para interpretarla, estábamos destinados a caer en el error y la apostasía.

En ese entonces un amigo me mostró un libro que había sido escrito por un ex-testigo de Jehová intitulado “Treinta años como esclavo de la Watchtower.” Yo sabía que mi deber como buen Testigo era entregar a mi amigo a los ancianos, pues teníamos prohibido leer material que estuviera en contra de los Testigos.

Pero por rebeldía, leí el libro. Me perturbó mucho, pues el autor había trabajado en la central mundial, y yo podía simpatizar con muchas de las cosas que Él decía en el libro. Muchas de las cosas que yo había tratado de borrar de mi memoria resurgieron, y las dudas que el libro hacía surgir sobre la autoridad de la Watchtower me dejaron muy nervioso. El autor mencionó que Él había hallado la verdad espiritual estudiando la Biblia aparte de las publicaciones de la Watchtower.

Durante todo ese tiempo el Espíritu Santo me estaba llamando a estudiar la Palabra de Dios. Aunque teníamos nuestra propia Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (traducida por la Sociedad Watchtower, la cual según declaran los eruditos en los idiomas hebreo y griego es una traducción muy prejuiciada), compré una versión de la New American Standard Bible. En secreto mi esposa y yo estudiábamos nuestra nueva Biblia hasta muy tarde en la noche, descubriendo que muchas de las doctrinas principales por las cuales habíamos estado dispuestos a morir eran falsas. Al fin, confronté a mi padre con algunas de estas cuestiones. Puesto que Él era anciano, se dio cuenta de que yo estaba poniendo en duda algunas de las enseñanzas principales de la Watchtower y me reportó a mí y a mi esposa a los ancianos, y nos hicieran un juicio por apostasía.

Después de un juicio largo en el cual derramamos muchas lágrimas, nos arrepentimos de dudar de la Sociedad Watchtower y se nos permitió permanecer como Testigos de Jehová, pero a mí me quitaron todas mis responsabilidades en la congregación. Yo tendría que ser vigilado por cierto período de tiempo antes de poder volver a servir en alguna posición de la congregación.

Una cambio de trabajo a otro pueblo me trajo una muy bienvenida medida de alivio. Me ilusioné con la idea de ir a otra congregación y tener un nuevo comienzo. Pero pronto quedé desilusionado cuando recordé que mi juicio estaría en mi archivo y que Éste me seguiría adondequiera que yo fuera por el resto de mi vida.

Por supuesto, los ancianos de la nueva congregación recibieron mi archivo poco después que yo comencé a asistir a las reuniones. Me dijeron que me estarían vigilando por cierto tiempo para asegurarse de que mis ideas apóstatas no volverían a resurgir. Me advirtieron de que si yo trataba de compartir esas ideas con algún miembro de la congregación me excomunicarían. Yo prometí lealtad a la organización y dije que no volvería a leer o hablar acerca de nada que fuera diferente de la posición de la Watchtower sobre las Escrituras.

Pasaron dos años. El estar bajo el escudriñamiento de los ancianos me dejó muy vacío. Nada, ni siquiera mis hijos, que me habían traído tanto gozo, llenaban de plenitud mi vida. Yo necesitaba algo, pero no sabía lo que era. Mi esposa y yo a menudo bebíamos en exceso tratando de hallar alguna clase de gozo. Pero esto nos dejaba vacíos.

Como teníamos dos varoncitos añorábamos que naciera una niña y esmerábamos que el tener una hijita completaría la felicidad que faltaba en nuestra familia. El 10 de agosto de 1980, Jenny Leigh Blizard nació. Nos sentíamos muy emocionados. Pero la tragedia nos azotó. A las cinco semanas de edad, se descubrió que Jenny padecía de una enfermedad muy rara de la sangre.

Los médicos locales nos enviaron a San Antonio, Texas, para tratar la condición de Jenny. La llevamos a los doctores del Centro Médico Santa Rosa, un hospital para el cuidado especial de infantes, en busca del tratamiento que le restablecería la salud a Jenny. ¿Por qué estaba Jenny sangrando internamente? ¿Por qué no se le coagulaba la sangre? Los doctores pasaron varios días tratando de llegar a una conclusión.

Finalmente los doctores nos notificaron que a fin de salvarle la vida a Jenny era preciso darle una transfusión de sangre. Este era un problema muy difícil para nosotros porque la ley de la Watchtower no le permite a ningún Testigo de Jehová recibir sangre en forma alguna. Los Testigos de Jehová llevan tarjetas que declaran que bajo ninguna circunstancia ellos recibirán sangre.

Yo les pedí a los doctores que salieran de la habitación y les dije que les daría una contesta prontamente. Mi esposa y yo oramos y clamamos a Dios pidiendo que nos respondiera. Recuerdo que pensé: “¡O Jehová como puedes pedirme que tome una decisión como ésta… un sí o un no en cuanto a si Jenny vive o muere! ¡Qué clase de Dios eres tú!” Finalmente mi esposa y yo llamamos a los doctores y les informamos que teníamos que obedecer la ley de Dios y que tendríamos que dejar que Jenny muriera.

Los oficiales del hospital se comunicaron con el Departamento de Bienestar de Infantes de Texas y nos entablaron juicio por abuso y descuido de infantes. La corte emitió una orden para asegurarse de que Jenny recibiría la sangre que ella necesitaba para salvar su vida. El alguacil del Departamento del Condado de Bexar nos entregó a mi esposa y a mí citaciones y advirtió al personal del hospital que no nos permitieran llevarnos a Jenny del hospital. Los Testigos de Jehová tienen un extenso historial de llevarse clandestinamente a los pacientes de los hospitales para así evitar transfusiones de sangre a toda costa.

Mi esposa y yo sentimos un gran alivio secreto pues sabíamos que de ese modo Jenny recibiría la ayuda que ella necesitaba con la transfusión de sangre. Yo sentí que había hecho todo lo que podía para tratar de impedir que ella recibiera la sangre, sin darme cuenta de que la corte intervendría.

Los reporteros de los periódicos The San Antonio Express/News y The San Antonio Light, se enteraron de lo que había pasado y publicaron el relato, aunque nosotros nos negamos a hablar con los reporteros. Al mirar atrás me doy cuenta de que lo que ellos hicieron es digno de elogio.

Mientras tanto, ciertos amigos nuestros se comunicaron con los ancianos de la congregación local, y estos vinieron a visitarnos prontamente. Los ancianos se sintieron aliviados cuando descubrieron que todavía había tiempo para sacar a Jenny del hospital antes de que le pusieran la transfusión.

Yo les expliqué que el asunto ya no estaba en nuestras manos y que bajo orden de la corte yo no podía sacar a Jenny del hospital. Esto no les interesó en lo más mínimo. Su único interés era sacarla del hospital.

Yo sabía que Jenny moriría en poco tiempo si la removía de la máquina que la mantenía viva y que me acusarían de asesinato. Le expliqué esto a los ancianos. Me contestaron: “¡Ese es un riesgo que tienes que correr! ¡No puedes permitir que lo pongan sangre a tu hija!”

Sin más discusión, les pedí que se marcharan, declarando que no podía permitir que mi hija muriera de ese modo. “Si ese es el Dios a quien sirvo, no quiero saber más de El.”

Los ancianos se marcharon del hospital sumamente irritados conmigo porque no me había sometido a sus dictámenes. Uno de ellos me dijo al partir: “¡Espero que la sangre le ocasione hepatitis a tu hija!. ¡Así verás lo malo que es aceptar sangre!”

Cuando por fin trajimos a Jenny a nuestra casa, los Testigos de nuestro pueblo se habían enterado de que aunque habíamos protestado por la transfusión, al fin habíamos permitido que le pusieran sangre a Jenny. Debido a ello eramos como parias para los testigos, pero no tomaron acción para excomunicarnos. La ley que exige excomunicación nos hubiera aplicado solo si hubiéramos consentido libremente a que le hicieran la transfusión.

En ese momento Dios intervino en el asunto. Nuestros vecinos cristianos venían a nuestra casa y nos ayudaban con alimento y dinero y en cualquier otra cosa en que pudieran. El testimonio vivo de esas personas nos afectó tanto a mi esposa y a mí, que decidimos reanudar nuestro estudio de la Biblia. Esos meses de un intenso estudio secreto de la Biblia nos llevaron a la conclusión de que habíamos estado viviendo una mentira. Habíamos estado esclavizados a un sistema de interpretación de las Escrituras que había aplastado nuestro libre pensar. En las cuestiones y puntos doctrinales con los cuales yo había tenido tantas dificultades, la Biblia estaba clara. Leí la Biblia en contexto, sin la ayuda de un libro o revista que me instruyera.

El resultado de ese estudio fue que hallé que todos necesitamos la salvación que ofrece nuestro Señor Jesucristo. Hallamos que Dios es un Dios de Amor y no un Dios de ira.

Una noche mi esposa y yo nos cogimos de las manos y entregamos nuestra vida al Señor Jesucristo. De súbito sentimos que nuestro espíritu había sido desencadenado. Aquel desencadenamiento nos trajo liberación, libertad y salvación. Habíamos “nacido de nuevo.” Nunca me había sentido así durante todas las miles de horas de trabajo que había pasado tratando de complacer a Dios como buen Testigo de Jehová. Sabíamos que habíamos sido cambiados. Eramos una “nueva creación.” Como dijo el apóstol Juan: “para que sepáis que tenéis vida eterna.” (1 Juan 5:13)

Por supuesto, rápidamente fuimos expulsados de los Testigos de Jehová. Bajo las reglas de excomunicación, no podemos tener contacto alguno con nuestra familia y nuestros anteriores amigos en la organización. Nuestros propios padres no pueden ni siquiera asistir a nuestro funeral. Según la ley de la Watchtower los Testigos tienen que considerarnos como si estuviéramos muertos. A cualquier Testigo que encuentren hablando con nosotros lo pueden someter a una acción judicial, e incluso expulsarlo.

Sin embargo, tengo que decir que no estamos muertos, sino muy vivos. Sí, estamos muertos a nuestro modo de vivir anterior, pero vivos en Jesucristo, llenos del Espíritu Santo y poder, salvados por la sangre del Cordero.

En conclusión, la condición de nuestra hija era tan seria que no podía ser corregida permanentemente por una transfusión de sangre. Las transfusiones que les suministraron cuando era un infante le prolongaron la vida, pero el 3 de marzo de 1987, a los seis años de edad Jenny se marchó a casa a estar con el Señor.

La consideramos como el “mensajero especial de Dios” para nuestra vida. Por medio de su enfermedad y breve vida, llegamos a reconocer el engaño de la Sociedad Watchtower, profesamos y recibimos a Jesucristo como Salvador y Señor, y compartimos el conocimiento redimidor del Salvador con muchos Testigos de Jehová por todo el país.

Además, durante los 39 días finales de la vida de Jenny, en el Centro médico para Infantes de Dallas, pasamos mucho tiempo orando y dando testimonio de Cristo a las familias de otros niños que estaban graves o mortalmente enfermos en aquel hospital.

Finalmente, algunos de los detalles del funeral de Jenny dan testimonio de la naturaleza de la Sociedad Watchtower y del control que esta tiene sobre sus miembros.

En el memorial de Jenny, las primeras cuatro hileras de asientos fueron reservadas para los miembros de la familia (incluso abuelos, tíos, primos, etc.). El resto de las hileras de asientos estaban disponibles para los miembros de la iglesia y para la gente del pueblo. Esta última parte de la iglesia estaba completamente llena. Gente de todas partes vino a compartir nuestro dolor por la pérdida de nuestra hijita. Sin embargo, las hileras asignadas para la familia de Jenny estaban ocupadas por solamente cinco personas… yo mismo, Pat, los dos hermanos de Jenny y su hermanita menor. Ningún otro miembro de la familia asistió al funeral. La dureza que la Sociedad Watchtower mostró al prohibir que los otros parientes de Jenny asistieran a su funeral es increíble. Oramos que por medio de nuestro testimonio, las personas que estén atrapadas en el cautiverio despierten a la libertad que solo se puede encontrar en Cristo Jesús.

Si usted es Testigo de Jehová, usted y yo sabemos que a usted se le ha prohibido leer esta información. Si lo atrapan con este folleto, los ancianos de los Testigos de Jehová tomarán acción judicial contra usted. En la organización de la Watchtower no hay lugar para el pensamiento individual. Sin embargo, puesto que usted ha leído hasta aquí, por favor tome el paso que le traerá la verdad satisfacción que usted no ha podido hallar. Medite en las numerosas horas que usted ha invertido trabajando para la organización, las cuales han resultado en un vacío espiritual que no puede ser llenado sirviendo a una organización de hechura humana. Ponga su confianza en Jesucristo, quien murió por usted, y podrá descubrir que solo El puede proveer la paz que usted esté buscando. Ponga al lado sus publicaciones de la Watchtower y lea la Palabra de Dios, la Biblia, y permita que el Espíritu Santo lo guíe a la salvación en Jesucristo. ¿Qué le costará esto? La vida eterna es un don gratuito.

Paul Blizard

 

EL TESTIMONIO DE UN EX TESTIGO DE JEHOVÁ

HAY UN dicho español que dice: “Nunca segundas partes fueron buenas”. Yo no estoy muy de acuerdo con tal aforismo, pues tengo plena confianza, y esta es mi experiencia por los pasados cinco años, que, segundas partes, pueden ser tan buenas o mejores que las primeras, especialmente cuando una persona, después de haber vivido una experiencia de dependencia e hipoteca con relación a un colectivo religioso, toma conciencia de su individualidad y su derecho a determinar qué valores en la vida merecen la pena, sin que sea un colectivo religioso quien los determine y los imponga.

Hace diez años, me sentí muy feliz al contemplar reflejada mi vida en las páginas de ¡Despertad! Pensé que había conseguido algo inimaginable, un privilegio sensacional y único. Obviaba la razón principal por la que aparecía allí: mi estado físico. Los discapacitados físicos y psíquicos sirven para muchas cosas. Pero lamentablemente la sociedad en general, y muchos grupos religiosos y políticos, generalmente utilizan las imágenes del discapacitado para vender sus productos, para promulgar sus ideas, para concienciar, para poner hitos, y para incentivar a una determinada acción; en suma, para decir: “Éste no vale para nada, pero hace más cosas que tú, ¿por qué no lo imitas?” Es por eso, que en las revistas de los testigos de Jehová, no hay año en el que no se relaten dos o tres experiencias de discapacitados, enfermos, marginados, parias y otros, para incentivar a más actividad, más productividad, más generosidad y más desinterés en la obra que vienen realizando desde hace 125 años.

No me podía imaginar como una historia que yo redacté, pero que fue “retocada” e intitulada principalmente por Jorge Weilland, iba a tener el efecto bumerang en mi vida, es decir, se iba a volver contra mí, e iba a ser utilizada en diferentes ocasiones, (especialmente después que fuí cesado como anciano), para increparme cualquier pequeño detalle que no concordara con lo que pudiéramos denominar “chico bueno y obediente”. Por supuesto, después de dejar el grupo, no sé si por envidia o por despecho, me han llegado duras críticas, basándose en tal relato, diciendo: “Ya se veía venir”. Mi reputación y honorabilidad han quedado bastante deterioradas por haberme salidos de los Testigos, y por haber confesado mi gran pecado de manera pública. Atrás han quedado 22 años de servicio, de sacrificios, de aportaciones económicas, etc., que según ellos, no tienen ningún valor a los ojos de Dios, y sólo han servido para confirmar mi orgullo y prepotencia intelectual, en relación con los demás.

Han transcurrido trece años desde que fue publicado aquél relato, ¿y qué? ¿qué ha ocurrido en este tiempo en mi vida? ¿qué pienso sobre todo lo que redacté y fue publicado en esa revista en 1988?  Muchas veces, los seres humanos sienten la necesidad de hacer un replanteamiento de sus objetivos, su escala de valores, sus esperanzas, especialmente cuando han sido objetos de manipulación por colectivos, que sin mala intención en su origen, se han apropiado de lo más básico y esencial en el hombre: la libertad. Yo he sentido esa necesidad, cuando observé que una organización religiosa, asumiendo el papel de Dios en este siglo XX, se había hecho dueña de mi pensamiento, de mis creencias y de mi individualidad.

Como tuve la oportunidad de decir a los ancianos en mi carta de renuncia, las organizaciones en si, no tienen nada de incorrecto o malo. Entiendo que son medios para combinar esfuerzos y conseguir más, como grupo que como individuos. Pero no son figuras o entidades con voluntades, intelectos o capacidades independientes. Lamentablemente, esto es lo que llegan a ser en la mente de quienes descansan su confianza, ilusiones y expectativas en la figura incorpórea y omnipresente de una entidad con estas características.

Lo que ahora comprendo con facilidad, ha estado oculto a mi entendimiento, mientras pertenecí al colectivo denominado ‘testigos de Jehová’. Yo llegué a creer que la organización de los Testigos de Jehová, era el ‘canal’ de comunicación que Dios utilizaba en este tiempo para comunicar su voluntad a los hombres, porque se me hizo creer que «Dios siempre ha tenido sobre la tierra una organización o enlace de comunicación de los seres humanos, y que era necesario estar asociados y respaldando a tal organización para recibir su favor». Hablaba y actuaba para con ella como si fuera un ente diferente con personalidad propia, con vida propia.

Como han dicho otros con antelación, para mí, la organización de los testigos de Jehová era como una madre amorosa que en ausencia del padre, se preocupa por el bienestar espiritual, emocional y físico de sus hijos. No percibía que tal creencia, controlada y administrada por hombres imperfectos, podría provocar una metamorfosis en los símbolos, una transformación en los personajes, para convertirse en auténticas figuras que asumen papeles que no les corresponden.

Que la ilustración asume el papel de realidad, y va ocupando parcelas de poder en la vida de los afectados a tal grado, que lo que comienza con la determinación de que la Biblia es y será su guía única y definitiva, su verdadera fuente de información autorizada, se convierte en casos extremos, en una prescripción de lo que se ha de leer, estudiar, de qué debe hablarse, por todos los que se adhieren a esa estructura. Ese ha sido el patrón de desarrollo de muchas de las religiones que existen en la actualidad.

Pablo lo explicó profetizando la llegada del “hombre del pecado” y diciendo: “el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el santuario de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios”. (1ª Tes 2:4 Val)

Es por eso que mientras creí lo que creí yo era feliz, y canalizaba mis habilidades en pos de colaborar y contribuir para que esta “madre” tuviera una familia muy numerosa de hijos obedientes y sumisos. Curiosamente, los defectos que yo tenía: (mi “orgullo” que no era otra cosa, que el utilizar una fórmula de equilibrio psicológico de mis carencias físicas), era aceptado por el colectivo, siempre que asumiera el “papel” de hijo desvalido que aparenta una humildad ficticia, y siempre que me mantuviera en el redil. Cuando uno está allí, todos los defectos son excusables, achacados a la imperfección humana. Nunca tuve experiencias en las que se me increpara tan horrendo pecado, hasta que yo mismo tuve el valor de confesarlo públicamente.

No me di cuenta que estos “hijos”, en cuanto aceptaban la “maternidad” protectora del grupo comenzaban a perder su individualidad y a asumir una colectiva, impersonal, que a veces solía ser prepotente e intolerante contra todo aquel que no se mantenía en el cobijo de su madre. Y esa personalidad colectiva, en la mayoría de los casos es un arma peligrosa y hasta tiránica.

 

Me ha costado mucho trabajo llegar a estas conclusiones pues mi dependencia física y mental de la organización de los testigos de Jehová ha sido siempre muy fuerte. Ellos fueron los primeros que se interesaron en mí, no solo para que estudiara la Biblia, sino recogiéndome de mi casa y llevándome a las reuniones, asambleas, etc. También me invitaban a reuniones sociales, comidas, excursiones, etc. donde me cuidaban y atendían. Yo creía que estos favores personales me los hacía “la organización”, mi “madre”, cuando en realidad eran Pepe, Jesús, Rosario, Manuel, Paco, etc. Esto me daba una medida grande de seguridad. El problema es que ellos, los que me hacían dichos favores, también creían que era gracias a la ‘organización’ que ellos actuaban así, por lo tanto, no era a ellos a quienes tenía que agradecer sus favores, sino a la organización.

Intelectualmente, también satisfacían mis inquietudes, pues sus conceptos sobre la vida, la verdad, el amor, etc., eran asumidos y contemplados por mí como conceptos propios.

Siempre había observado algunas deficiencias de carácter doctrinal, especialmente mientras conduje un estudio bíblico a un Pastor de la Iglesia Pentecostal, y profundicé en temas como la Trinidad, la prohibición de la sangre, el fin del mundo, etc., aunque siempre me autoconvencía de que yo llevaba la razón, que los argumentos que utilizaba eran más poderosos que los de este señor, que mis razonamientos estaban basados en la Biblia y los de él no, (aunque en algunas ocasiones éste conseguía dejarme callado sin argumentos con que refutar sus ideas); en fin, pensaba que yo era el vencedor, aunque mi victoria fuera una victoria pírrica, sin dar mayor importancia al asunto. También veía muchas deficiencias en el aspecto personal de la gente que me rodeaba, pero como yo también me consideraba muy imperfecto y cometía errores continuamente, las evidentes faltas de amor que se observaban dentro de la organización las veía como algo natural.

En más de una ocasión, tuve que mediar en problemas y disputas entre los hermanos, ¡y hasta entre mis propios compañeros “ancianos”!

Curiosamente, no percibía que estos errores personales y de organización que yo excusaba generosamente, eran los mismos que criticaba de otros grupos o movimientos religiosos. A raíz de mi baja como anciano, comencé a observar ciertas actitudes en algunos miembros de la congregación donde servía, que me entristecieron. La frialdad en el trato a partir de éste hecho me dolía, pues durante los ocho años que estuve con esa responsabilidad, había sacrificado muchas cosas por servir a los demás, y no veía una respuesta positiva por parte de dichos miembros de la organización, que antes habían valorado profusamente mi labor a pesar de mi estado. El tan cacareado amor que se dice, existe entre los Testigos, mostraba su verdadero rostro ante la dificultad o la desgracia de los demás.

Pero no fueron estos los factores que me llevaron a desasociarme de los testigos de Jehová. De hecho, desde mi cese de anciano hasta mediados de 1995, me mantuve fiel a la ‘organización’ y se continuó efectuando un “estudio de libro” en mi hogar, y mi esposa y yo nos mantuvimos regulares en la asistencia a las reuniones, y en la predicación de casa en casa, (termómetros utilizados por la congregación para discernir quién es considerado “espiritual” y quién no, dentro de sus filas).

Mis dudas comenzaron a tomar cuerpo, con las preguntas incisivas de un familiar, testigo de Jehová desde su niñez, que siempre daba vueltas al mismo asunto: la cuestión de la “verdad progresiva” y la “verdad actual”, pues no las llegaba a entender del todo. No entendía cómo los testigos de Jehová afirman con dogmatismo que sus conclusiones bíblicas y doctrinales son “la verdad”, (y de hecho, todos sus miembros deben acatar tales conclusiones, para no ser expulsados del colectivo), y unos meses después, modifican una doctrina o norma, diciendo que esa también “es la verdad” sin discusión. Esto lo pueden hacer tres o cuatro veces sobre un mismo asunto, ‘voltejeando’ de un lugar a otro, y siempre su interpretación última es la verdad.

Yo le explicaba lo mismo que reproducen las publicaciones de la Watchtower, cuando tratan este asunto, empero conforme más examinaba el tema y meditaba en él, palpaba las carencias de los argumentos utilizados.

Para empatar el asunto, los rumores se dispararon en la Asamblea de Distrito que celebramos a principios de Agosto en el pabellón de Deportes, Zona Sur, de Granada, pues hermanos de mucho tiempo, me comentaron que “la Sociedad” había cambiado lo de 1914, y que tal explicación vendría en una próxima Atalaya.

Mantuve unos días de verdadera espectativa a la espera de que la noticia fuera publicada en La Atalaya, pero no fue lo de 1914 lo que modificaron. Fue lo de las ‘ovejas y las cabras’. Después de haber estado afirmando por más de 70 años que Cristo “vino en su gloria” en 1914, y que a partir de ese momento comenzó a reunir a las naciones para juzgarlas y a separarla como “ovejas y cabras”, después de afirmar con rotundidad que esta labor la había estado efectuando por medio de la predicación que han realizado los testigos de Jehová en las pasadas siete décadas, los redactores de la Atalaya, habían descubierto otra “verdad”. Hasta ese momento, se alababa, de hecho, el gran discernimiento mostrado por Josep F. Rutherford que descubrió dicha «verdad».

Si alguien se hubiera atrevido a discutir esa interpretación, habría sido expulsado irremisiblemente. Si alguien se atreve a discutir su actual concepto, también será expulsado.

¿Cuándo se discernió que la humanidad estaba siendo juzgada como ovejas y cabras? La Atalaya del 15 de mayo de 1986, pág. 17, declaró: “De modo que para 1923, la gran profecía de Jesús sobre las ovejas y las cabras se entendió apropiadamente y se discernió que el mundo entero estaba bajo juicio.”

Efectivamente, La Atalaya del 15 de febrero de 1995, pág. 8, expuso: “… en los años veinte, la Sociedad Watch Tower proclamó el mensaje “Millones que ahora viven no morirán jamás”. Quiénes serían esos millones de personas? Las ‘ovejas’ de las que habló Jesús en su parábola de las ovejas y las cabras. Se profetizó que estas personas de condición de oveja se presentarían durante el tiempo del fin, y tendrían la esperanza de vivir para siempre en una tierra paradisíaca. […] Se entendió que habría que diferenciar a esas personas obedientes de las ‘cabras’ obstinadas, y después de la destrucción de éstas últimas, las ovejas heredarían la región terrestre del Reino que se había preparado para ellas. Desde 1935, el ‘esclavo fiel’ se ha concentrado en localizar a tales personas de condición de oveja y traerlas a la organización de Jehová.”

Así, que unos siete años después de la supuesta llegada de Cristo ‘en su gloria’, unas pocas personas de entonces, disciernen que Cristo, ya está gobernando en los cielos, que lleva ¡7 años gobernando!, y que el mundo entero está bajo juicio. Y el mundo sin enterarse.

Aunque en estas publicaciones se afirma que tal creencia ‘se entendió apropiadamente’ en 1923, esta creencia no fue establecida, hasta 12 años después. Efectivamente, el promotor de ella fue el segundo Presidente de la Sociedad Watch Tower, Joseph F. Rutherford, tal como reconocen diversas publicaciones, entre ellas La Atalaya del 1 de septiembre de 1980, pág. 20, cuando dijo: “En la primavera de 1935 se empezó el recogimiento de aquellos que le hacían bien a los ‘escogidos.’ Algo que dio tremendo ímpetu al recogimiento fue el discurso que se presentó el viernes 31 de mayo de 1935 en la asamblea de los testigos de Jehová que tras amplia publicidad se celebró en Washington, D.C… En aquél día el presidente de la Sociedad Wath Tower habló sobre el tema “La grande muchedumbre” y explicó que estas personas y las ‘ovejas’ de la parábola de Jesús en Mat. 25:31-46 eran las mismas.”

Y el verdadero problema no era cometer un error de interpretación sobre el cuándo, el cómo y el dónde del cumplimiento de ésta parábola. El verdadero problema era que relacionaban aquella explicación que ellos exponían, con la operación y revelación del espíritu santo, y que obligaban a otros a profesar estas mismas creencias, pues cualquier cuestionar o mostrar desacuerdo con tales creencias era considerado punible.

Esto se deduce de los comentarios que realizó La Atalaya del 15 de mayo de 1995, pág. 17-18, relacionando aquél descubrimiento con los destellos de luz que se asignan al Espíritu santo.

Efectivamente, después de afirmar que ‘las personas que Jehová utilizó para proveer este aumento gradual de luz espiritual’, eran C.T. Russell y sus compañeros, y que “es notable observar lo mucho que Jehová, mediante el espíritu santo, favoreció a aquellos primeros Estudiantes de la Biblia con destellos de luz,” señala que un año después de la Asamblea de 1922 en Cedar Point, Ohio, “…una luz brillante aclaró la parábola de las ovejas y las cabras. Se entendió que esta profecía se cumple en el presente día del Señor, no durante el Milenio, como se había pensado anteriormente.”

¿Quién favoreció a aquellos primeros Estudiantes de la Biblia para que se equivocaran? ¿Quién la transmitió una luz brillante que les oscureció totalmente la parábola de las ovejas y las cabras? Seguro que no fue el Espíritu santo de Dios.

Pero la cosa no quedó ahí. Una semana después me llegó otra Atalaya que contenía el cambio que más influyó en mí para que comenzara una seria investigación. Tenía que ver con la afirmación que se había efectuado por más de 50 años, de que la generación que vio lo acontecido en 1914 vería el final de este sistema. Basados en este argumento, la Sociedad Wathtower ha ejercido gran presión sobre todos los sobrevivientes al debacle doctrinal de 1975, para que nuestras vidas giraran sobre tres premisas básicas: la predicación y distribución de revistas y libros, las reuniones programadas, y la lectura y estudio exclusivo de las mismas publicaciones que distribuyen.

Leí la revista con asombro, la releí creyendo que no había entendido bien su significado, la subrayé y la comenté esa misma noche en el grupo de Estudio de libro. La cara de sorpresa y desilusión de algunos lo decía todo. No podía ser de otro modo.

Me pregunté: ¿Que garantías tenía yo en ese momento, de que la nueva explicación era mejor que la anterior? ¿Qué garantías, que ésta nueva explicación que todos tenemos que aceptar sin rechistar como ‘la verdad’, mañana no será desmentida o modificada o incluso rechazada como falsa? ¿Qué crédito tenía una Sociedad que durante 81 años había estado insistiendo con los argumentos más sutiles y sofisticados sobre una idea, para que yo pusiera mi confianza sobre nuevas explicaciones que tenía que profesar a la fuerza y que provenían de los dirigentes de ella?

¿Qué había detrás de todo esto? Una mañana, sin que mi esposa ni mis trabajadores Testigos se percataran, con ayuda de otro trabajador no-Testigo me presenté en una Librería Evangélica, y le pregunté: “¿Tiene algún libro que hable de los testigos de Jehová?” El que atendía me dijo presuroso: “Sí, me acaba de llegar un libro escrito por uno que fue de la cúpula. Se llama Raymond Franz.” Estas últimas palabras las dijo, mientras me mostraba el libro ‘Crisis de Conciencia’ publicado por Editorial Clie. No lo pensé mucho. Pregunté el precio (aunque éste me importaba muy poco), pagué, y ese mismo día comencé la lectura más fascinante que durante muchos años haya tenido.

Era tal la emoción que me embargaba que traté de compartir algunas ideas con mi esposa esa misma noche, pero ésta se enfadó bastante. Cuando vió quién era el autor del libro, se negó rotundamente a saber nada sobre su contenido. Yo insistí otro poquito en los siguiente días. No podía callar lo que sabía y lo que aquél libro me mostraba. Una semana más tarde, mi esposa no podía salir de su asombro: ¿Quién era el ‘esclavo fiel y discreto’? ¿Era una figura real y tangible, encarnada en un grupo de personas a través de la historia del cristianismo, que han tenido y tienen el encargo de proveer ‘alimento’, (en forma de explicaciones, entendimiento y revelación) del contenido de la Palabra de Dios, sus doctrinas y enseñanzas, y que es el ‘único conducto de revelación de la verdad de Dios‘ a los hombres en este siglo XX? ¿Quiénes eran ‘los hijos de Dios’? ¿Es necesaria una organización tipo Watch Tower para servir y agradar a Dios en este tiempo?

Fue como si un velo que nos cegaba, hubiera caído de repente de delante de nuestros ojos (2ª Cor. 4:4). Comenzamos unidamente a investigar más profundamente el contenido del libro buscando y contrastando citas, razonando sus argumentos, y reviviendo nuestra propia experiencia con los detalles que aportaba el hermano Franz. No había duda para nosotros. El engaño y la manipulación a que habíamos sido sometidos por la Sociedad Watch Tower eran evidentes. No prejuzgaba a ningún hermano porque todos éramos víctimas. Nadie era el responsable directo de toda esta patraña mentirosa, pero todos teníamos un grado de responsabilidad al haber sido enlaces de la mentira. Nuestros dones y habilidades habían sido utilizados por esta Sociedad para hipotecar las mentes de muchas personas en favor de un colectivo denominado ‘Cuerpo Gobernante’, que había asumido el control de las mentes y corazones de ellos.

Los siguientes pasos fueron inevitables. No podíamos guardar silencio. No podíamos “callar lo que sabíamos y habíamos oído” (Hch 4:20 Biblia del Peregrino). Nuestros amigos tenían que enterarse de las cosas que sabíamos. Es por eso que, cuando nos encontrábamos con algún hermano, o salíamos con él a predicar, dar un estudio, o en el propio Salón del Reino, la conversación llevaba a matices en los que expresábamos nuestra discrepancia, la ‘rareza’ de ciertos cambios.

Rápidamente fuimos detectados por los “ancianos” que nos amenazaron con descaro, después de reunirse con nosotros durante más de tres horas. Nos dijeron que teníamos que guardar silencio pues de otra manera “tomarían medidas”. Lo sentía por ellos, pues estaban asumiendo un papel que no les correspondía: el papel de jueces, pero mi esposa y yo no podíamos seguir sometiéndonos a tal control en nuestras vidas.

Esa misma tarde, acordamos no volver más a las reuniones, y unos meses después, redactamos una carta de renuncia que reproduzco al final de éste artículo, para general conocimiento.

En ese intervalo, tuve diversas experiencias verdaderamente tristes y que me dieron mayores motivos a apartarme del colectivo.

Una de ellas tuvo que ver con el arreglo de ayuda que la congregación tenía concertado para que yo asistiera a las reuniones y que consistía en que un joven diferente cada semana, venía a mi trabajo u hogar y me llevaba al Salón. Después me volvía a llevar a casa. Este arreglo se hizo, no por iniciativa de la congregación o los ancianos, (siempre era mi esposa o mis cuñados los que me llevaban y traían a la reunión), sino porque mi esposa quedó embarazada a finales de 1994, y tenía grandes dificultades para llevarme, y después de nacido mi niño, peor. Ante esa necesidad, yo personalmente hablé con los ancianos para que me pusieran el arreglo.

Pues bien, después de aquella reunión en Mayo de 1996, uno de esos ancianos me llamó por teléfono y me dijo que no volviera a llamar a los jóvenes para que me llevaran o trajeran al Salón del Reino, que primero hablara con ellos, pues ellos se encargarían del asunto. De esta manera, evitaban mi contacto con esos jóvenes, que hablara con ellos, y ‘canalizaban’ el amor de éstos, de forma que ninguno pudiera expresar espontáneamente ese amor, llevándome y trayéndome de las reuniones, si no era con permiso de los ancianos.

Otra, tuvo que ver con el proceder de algunos clientes de la Asesoría que dirijo, que mucho antes de tomar mi decisión de abandonar el grupo comenzaron a boicotear mi negocio, y a retirar sus documentos y libros contables, con la excusa de que les pillaba lejos, o que iban a llevar ellos mismos estos documentos. Una hermana me dijo que ‘venía a llevarse los papeles porque había escuchado en la Asamblea de Distrito, que me había hecho un apóstata, y los ancianos me iban a expulsar’.

Estas actitudes sumamente ignorantes y totalitarias propias de un régimen político, pero no de un grupo religioso que dice seguir las pisadas de Cristo y tener las señas de identidad del cristianismo verdadero, colmaron el vaso de nuestra paciencia, por lo que decidimos presentar la renuncia.

Por supuesto, los que conocen a los Testigos se pueden imaginar el proceder inmediato de los clientes que me quedaban. En cuanto se hizo pública nuestra renuncia, todos y cada uno de ellos fueron peregrinando a retirar sus documentos de mi oficina. A ellos no les importaba mi estado físico, el que estuviera casado y con dos niños pequeños. Es más, estoy por decir, que si a raíz de mi marcha, me hubiese ido a la ruina con mi negocio, se habrían alegrado, y habrían dicho: “Esto le ha ocurrido por dar la espalda a Jehová”.

Un incidente que tuve con un “anciano” de Chauchina (Granada) es sintomático de la actitud de la mayoría. Él se dedica a pintar viviendas y domicilios particulares, y de hecho, pintó mi casa en dos ocasiones y una vez la oficina. Vino personalmente a retirar sus documentos (otros enviaban a sus esposas) y al presentarse ante mí, le dije que no entendía porqué se llevaba los documentos, que yo seguía siendo Pepe, y que mi trabajo nada tenía que ver con mi posición religiosa. De inmediato, me dijo con aspereza que “él sí que no entendía lo que yo había hecho”. “¿Qué he hecho?”, pregunté. “Haz abandonado a Jehová”, respondió. Y es que confundía a la organización con el propio Jehová.

Le pregunté: “¿Te imaginas si tus clientes, cuando te hiciste testigo de Jehová hubieran hecho lo que tú estás haciendo ahora mismo, de qué habrías comido? ¿O si tus clientes te preguntaran tu religión antes de contratarte y al darse cuenta que eres Testigo no quisieran saber nada contigo?” Él, molesto por mi pregunta dijo volviendo la cabeza: “Es que no es lo mismo.” Y salió de mi despacho.

El caso es, que después de salir de los Testigos comencé a respirar una atmósfera diferente, mucho más sana de la que respiraba entre ellos: los chismes, la hipocresía, el favoritismo eran el pan nuestro de cada día entre sus filas. El ‘ajustarse’ a las normas de la Sociedad para recibir la palmadita de aprobación puede ser animador al principio, pero con el tiempo se convierte en una pesada carga. Aunque al principio, noté el ‘aislamiento’ a que someten los testigos al ex-miembro, al poco de nuestra renuncia, nuevos círculos de amistad comenzaron a surgir, en especial, personas que con anterioridad han pertenecido a los Testigos, y que han sufrido y sufren de la mano opresora y sofocante de la Watchtower. Con ellos comparto mis pensamientos, mi amistad y mis ganas de seguir al servicio de Dios. Y como están en lugares diferentes de la geografía española, ahora viajamos más que antes, pues visitamos a nuestros amigos y le ayudamos a entender detalles bíblicos que antes no alcanzaban a comprender.

A menudo, recordamos las injustas normas a las que estuvimos sometidos, en especial, su desgraciada política en el trato con ex-miembros del grupo que por razones de conciencia dejan de apoyar a la Watchtower. Nos reímos cuando oímos hablar de “tolerancia”, pues esta palabra está borrada del diccionario de los testigos de Jehová. Haciendo un gran esfuerzo y pensando que la Watchtower fuera igual a Cristo, no me imagino a éste tratando con desdén, mirando de reojo y con asco, y evitando el saludo más elemental a uno de sus seguidores que en un momento dado dejara de apoyarle. Esto es lo que se enseña en las ‘edificantes’ reuniones que tienen, en las publicaciones que distribuyen, y este es el proceder que sigue la mayoría.

Mi pensamiento en asuntos religiosos ha cambiado mucho. Mi concepto sobre los testigos de Jehová también. Temo, como Pablo, que el afán, el denuedo y el sacrificio de muchos de ellos sean en vano, que la parafernalia que acompañan a su proceder sea inútil, que todo el sufrimiento que han padecido, haya sino innecesario. Y lamento haber colaborado con un grupo como éste, (tanto de hechos como de palabra), en hipotecar las mentes de quienes me escuchaban e imitaban, a una enseñanza basada en la tradición y el capricho.

Por eso, abogo por la disolución de todo tipo de organizaciones religiosas, en especial, de la Watchtower Bible and Tract, que comercian con la inclinación natural hacia adorar a nuestro Dios, y regulan la vida de las personas; que se apropian de la figura de Jesucristo como si fuera patrimonio de ellos, e imponen una forma de ver las cosas, robando el más preciado don que Dios dio al ser humano.

Apoyo a toda aquella persona que en libertad, opte por adorar a Dios sin perder su individualidad, su autonomía, su capacidad crítica sobre sí mismo y sobre el grupo con el que se asocia; a aquella persona que, independientemente de sus ideas religiosas de matiz, vivan las buenas nuevas de salvación las veinticuatro horas del día, no como un acto de santurronería religiosa, sino como un reflejo imperfecto de la imagen de Dios en el ser humano.

También respaldo a aquellos grupos de culto que tienen un juego de creencias y rituales y que no mantienen una relación piramidal con sus adeptos; que sus componentes son libres de escoger con total libertad el disfrutar de las doctrinas y prácticas del grupo con pleno conocimiento de la mismas y pueden desafiliarse en cualquier momento, sin miedo u hostigamiento, estando al mando de su propia mente, en contacto con sus sentimientos, teniendo “sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto.” (Heb 5:14)

Grupos que permitan y fomenten en sus miembros la habilidad de pensar analíticamente, preguntar, mirar opiniones desde múltiples perspectivas, y que no pongan trabas para que el adepto, pueda tomar periódicas “vacaciones” en las que se pueda reflexionar y tener acceso a información que podría ser “negativa” para la dirección del grupo.

Grupos que permitan ser a sus adeptos, cristianos y solamente CRISTIANOS.

No me considero mejor que nadie. De hecho, he bajado del pedestal donde me subieron los Testigos. Tengo los pies sobre la tierra. Y por supuesto, no es mi propósito destruir la fe de ninguna persona.

No es tampoco mi ambición propagar las enseñanzas de ninguna secta religiosa. Pienso que el cristianismo es mucho más grande que todo eso, que no podemos encerrarlo en una denominación o doctrina particular. Cada cual tiene su preferencia personal, y respeto su opción. Pero no puedo dejar de hablar de cual ha sido mi experiencia dentro de los testigos de Jehová, de lo que he visto y he oído dentro de ellos.

Hace doce años, tal como dije en ¡Despertad! del 8 de noviembre de 1988, quería o pedía una ‘señal’, sin saber de qué tipo. Por mucho tiempo, creí que Dios me había contestado a esa solicitud con la llegada de Miguel a mi puerta, y con el ofrecimiento que éste, junto con el resto de componentes de los testigos de Jehová, para que estudiara la Biblia con ellos, y para que me sintiera seguro y protegido en el colectivo. Como he dicho tambien en otro lugar, esta ‘señal’ la solicitaba, no sé si con egoísmo, con interés o con orgullo. Pero ahora tengo la seguridad que la llegada de Miguel a mi puerta no fué la ‘señal’ que yo pedía. Yo no pedía a Dios, entrar en un colectivo religioso que me hiciera favores, al tiempo que se adueñaba de mi persona, por muy bien que me sintiera con ellos. No le pedía «paraísos» a cambio de esclavitud y sumisión a las dirextrices de hombres imperfectos.

Yo le pedía una señal de su existencia y de su interés en mí, sin darme cuenta que esa ‘señal’ era evidente desde el mismo momento que estaba consciente de necesitarlo a Él. Que Dios, por supuesto, responde a quien clama a él por ayuda, pero que la respuesta no tiene que venir necesariamente porque un señor llame a tu puerta y te ofrezca la posibilidad de ‘hacerte miembro’ del grupo religioso que representa, o por su habilidad par contestar determinadas preguntas que alivien nuestras inquietudes.

La respuesta de Dios para mí ha sido progresiva, y la he visto en estos últimos años. Su ‘señal’ ha consistido en abrirme los ojos a la vida, a la libertad, en quitar el velo que me enturbiaba la visión, en llevarme a Cristo como mi Salvador, en reestructurar mi vida: mis pensamientos, mis creencias, mis prioridades.

Todavía me queda mucho que andar desde mi silla de ruedas. Puedo decir que Dios, sin necesidad de tanto boato, de tantos ‘vicarios’ y ‘canales de comunicación’, y a pesar de las muchas intolerancias que tiene que soportar todo aquél que decide servir a Dios sin ataduras, me ha tomado de la mano y me indica el camino. “Éste es el Camino. Anda en él.”

De eso doy testimonio.

José Martín Pérez

 

EL ANTICRISTO NO SERÁ UN LÍDER RELIGIOSO, SINO UN DIRIGENTE POLÍTICO MAQUEAVÉLICO

                                                  Por  Ing. Mario A Olcese

 

Introducción

 

Frecuentemente oímos señalar a Napoleón, Mussolini, Stalin, Hitler, Sadam Hussein, Bush, etc, como figuras del Anticristo final, y curiosamente ninguno de ellos fue un líder religioso, sino más figuras políticas con afanes de grandeza y de poder absolutos. ¿Por qué, entonces, los estudiosos de las Escrituras nos vienen ahora a decir que el anticristo apocalíptico (la Bestia) será un líder religioso, cristiano o musulmán, que se asociará con el Falso Profeta cuando en efecto sus tipos nunca los fueron?¿No parece más obvio suponer que un falso profeta sea más bien un falso líder religioso que profetiza mentiras?

 

Hoy, en los círculos evangélicos, se suele estigmatizar al Papa con acusaciones que llegan hasta el extremo de lo injustificable. Se afirma que él es el Anticristo apocalíptico que conducirá al mundo a la tercera guerra mundial con la ayuda del Falso Profeta, el cual obrará milagros portentosos para seducir a las masas incrédulas. Por la internet aparecen fanáticos que proclaman a todo pulmón que el Papa es el Anticristo, y que el cardenal Lustiger será el futuro y final Papa que conducirá al mundo a su climax o a su desastre final con la ayuda del Falso profeta. Y aunque por mi parte creo que la iglesia Católica dista mucho de ser cristiana y apostólica, no creo valedero sostener que el último Papa será el Anticristo apocalíptico o daniélico, el llamado por Pablo “el hombre de pecado” o “el hijo de perdición”. ¡Y hay fuertes razones para sostenerlo así!

 

Características del Anticristo

 

1.      Será un hombre de carne y huesos. Daniel 7:24-25.

2.      Surgirá o aparecerá de entre una unión de países muy probablemente árabes y a 10 reyes o líderes políticos les otorgará un poder absoluto. Daniel 7:24, Apocalipsis 17:12-13.

3.      Negociará y confirmará un tratado de paz por 7 años entre judíos y árabes por igual, pero lo quebrantará 3 ½ después. Daniel 9:27.

4.      Su reino será un imperio Griego revivido, pero políticamente diferente. Daniel 2:31-44.

5.      Él “arrancará” o hará desaparecer 3 otros reyes o presidentes de la Unión árabe. Daniel 7:8, 7:24, Sal. 83:18.

6.      Hablará de “paz” como su táctica principal. Daniel 8:25.

7.      Su reino de 10 naciones se aliarán en un reinado o gobierno de dominio mundial. Daniel 7:1-8, Apocalipsis 13:1-3.

8.      Él será promovido por su socio religioso que hace milagros, denominado el Falso Profeta. Apocalipsis 13:11-14.

9.      Él tendrá aparentemente poderes sobre los humanos. Por un tiempo lo perderá y después  lo va a recobrar (“herida sanada”) Apocalipsis 17:8.

10.  Será locuaz y convincente como Hitler. Daniel 7:20, 8:23.

11.  Él será precedido por siete reyes. Él será el octavo rey.

12.  Tres años y medios después de la confirmación del pacto de paz pactada, este líder, el Anticristo, se sentará en el Templo judío en Jerusalén reclamando ser “Dios” o divino. Daniel 9:27, 11:31, 12:11, Mateo 24:15-21, II Tesalonicenses 2:3-4.

13.  Él será alabado, elogiado, y reconocido por los pueblos de la tierra. Daniel 7:8, 8:23.

14.  Él perseguirá a la gente que no quiera adorarlo como a Dios y a muchos  matará. Daniel 7:21, Apocalipsis 13:7, 20:4.

15.  Él dominará prácticamente a todo el mundo, pero igualmente encontrará oposición. Apocalipsis 12:14,15; Daniel 11:44.

16.  Él honrará y se apoyará  en la fuerza militar (su poderío militar). Daniel 11:31.

17.  Él no tendrá amor por las damas por ser probablemente eunuco o un homosexual. Daniel 11:37.

18.  No hará caso del Dios de sus padres, ni  a dios alguno. Daniel 11:37

19.  El utilizará el número místico 666 como señal distintiva. Apocalipsis 13:18

20.  Él intentará o pensará (no dice que lo logrará hacer!) cambiar los tiempos y la ley (las de los Judíos). Daniel 7:25.

21.  Él, sus hordas y su nación serán destruidos por el mismo Mesías en el valle de Jezreel y todos se asombrarán. II Tesalonicenses 2:8, Daniel 7:11, Apocalipsis 19:20, 20:10.

Aspectos que apuntan al laicismo del Anticristo

El hecho de que este enigmático personaje sólo pensará (Daniel 7:25) cambiar los tiempos y ley (y aparentemente sin éxito) nos lleva a concluir de que el Anticristo no sale del Papado Romano, el cual sí cambió los tiempos y la ley hace ya mucho tiempo.

Además, el hecho de que se apoye en la fuerza militar, nos lleva a pensar que será un líder político y no alguien religioso que se apoya en Dios.

También dice el profeta Daniel que el anticristo no hará caso “del Dios (singular) de sus padres, ni a dios alguno” (Dan. 11:37). Esto nos indicaría que este abominable hombre no es un líder religioso, ya que si lo fuera, el profeta hubiera dicho algo así como “no hará caso de su Dios”. Más bien él creerá ser una suerte de César divino con el poder de dar vida o matar. Lo que sí no hay duda es que los padres del Anticristo parecen ser personas piadosas que lo instruyeron en la fe monoteísta, ya sea del cristianismo, del judaísmo o del Islam.

Jesús y el Anticristo Laico

Nuestro Señor jamás identificó al anticristo como una persona o líder religioso cuando en Mateo 24:15 él advierte a sus oyentes de la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel en el lugar santo (Dan. 12:11). ¿Quién o qué era esa abominación desoladora en el lugar santo de que habló Daniel? Algunos creen que fue un ídolo (la imagen del anticristo-bestia de ese momento) que hizo introducir dentro del templo el rey Antíoco Epífanes IV (175 a.C) para ser adorado. Debido a esto, Antíoco Epífanes se ha convertido en el tipo más claro de anticristo, siendo la revuelta de los macabeos un modelo de la gran tribulación. Durante 1.150 días (2.300 tardes y mañanas de sacrificios) el santuario estuvo desolado hasta que fue vuelto a consagrar durante una ceremonia que hoy día se celebra como la Fiesta de Hanukkah.

Ahora bien, sobre lo profetizado por Jesús en Mateo 24:15 algunas personas dicen que se cumplió cuando Tito y sus hordas romanas destruyeron Jerusalén y su templo en el año 70 d.C., pero la mayoría creen que aun se encuentra en el futuro, en parte debido el término abominación desoladora. Como Gabriel le dijo a Daniel, que durante el tiempo de la ira, habrá un segundo y más grande cumplimiento de la profecía de su visión en el capítulo 8. Otro rey se levantará y repetirá las cosas que Antíoco realizó, una de las cuales será entrar en el Templo declarándose ser Dios, y exigiendo que la gente adore una estatua con su efigie.

Jesús dijo que este evento lanzaría la gran tribulación (Mateo 24:15-21), y Pablo dijo que el anticristo sería el que lo haría (2 Tesalonicenses 2:4). Las blasfemias de Antíoco no fueron específicamente repetidas cuando los romanos destruyeron el Templo en el 70 DC, y desde entonces no ha habido otro Templo. Las similitudes entre este evento venidero y el que registra la historia, son tan obvias, que muchos eruditos están persuadidos que ese evento señala al otro, ya que nada en los años que intervienen se ajusta tan completamente a ese evento. Así que los tipos del anticristo final, como Antíoco Epífanes y el general Tito no fueron personajes o líderes religiosos de su época, sino políticos que querían mantener o aumentar su poder en el mundo de entonces. Además, es curioso notar que Antíoco Epífanes IV descendió de la dinastía seléucida y fue rey de Siria, en tanto que Tito fue hijo del emperador romano Vespasiano que se convirtió en emperador de Roma a la muerte de su padre. Así que de alguna manera el anticristo final podría tener una genética Sirio-Romana (Oriental Medio y Europea). Por esta razón algunos creen ver en Abdullah II, el actual rey de Jordania, que nació en Amman del rey Hussein y su segunda esposa, la británica Antoinette Avril Gardner, al anticristo final que reúne las dos descendencias Sirio-Europea (considerando eventualmente a Jordania como parte del antiguo imperio Asirio en 722 a.C).

Más Evidencias de que el Anticristo no es un Europeo

1.      El reino del anticristo sale definitivamente de una de las divisiones del imperio de Alejandro Magno, de los cuales ni uno solo se ubica en Europa (Isa. 10:5).


2. El anticristo es llamado el “asirio” en las Escrituras (el asirio, es decir, un Seléucida, es esa división del Imperio Greco-Macedonio de donde se levanta el anticristo, Isa. 14:25).


3. El anticristo es llamado en la Biblia como “el rey del norte”. Obviamente Europa no está al norte de Israel (ver Daniel 11).


4. El “rey del norte” (que no es el “rey profético del norte”) era el rey de Asiria. (véase Daniel 11).


5. El “rey del norte” (Asiria) combatió contra el “rey del sur” (Egipto) exactamente como el “rey profético del norte” lo hará cuando el anticristo conquiste el país de Egipto (ver Daniel 11).


6. El reino del anticristo se expande, según las Escrituras,  en tres direcciones hacia el sur, hacia el este y hacia la tierra agradable (la tierra agradable es sin duda Israel). Sabemos por Daniel 8:9 y el Apocalipsis de Juan que fuera de una de una de las 4 divisiones de Alejandro salió un cuerno pequeño, que creció excesivamente grande, hacia el sur y hacia el este y hacia la tierra agradable. Si este reino crece excesivamente grande en dirección al sur, este, y la tierra agradable (Israel), concluyo que estas direcciones señalan a 3 puntos que son mutuamente excluyentes de la brújula. El reino crece en 3 direcciones claras. Si el reino estuviera al Oeste de Israel, el este y la tierra agradable serían la misma dirección. Por lo tanto, el reino no está al oeste de Israel. Si el reino estuviera al Norte de Israel, el sur y la tierra agradable serían redundantes. En consecuencia, el reino no está al norte de Israel. Esto nos deja el sur de Israel y el este de Israel como nuestras 2 opciones. Tenemos que eliminar el sur de Israel porque el anticristo ataca y conquista al rey del Sur-Egipto. Esto nos deja con el este de Israel como el lugar del reino del anticristo.

8. Para efectuar una campaña militar hacia el Sur (Egipto) el anticristo establecerá sus cuarteles generales en Israel. Si él estuviese en Europa, obviamente él no podría efectuar esto (Realmente todo indica que el anticristo vuelve de una campaña sureña contra Egipto).


9. No hay Escrituras que digan que el anticristo es un personaje Europeo o Romano. Sin embargo, hay textos bíblicos que dicen que él es más bien un Asirio. Claro que si uno se detiene en Daniel 2 podría concluir que el Anticristo es Romano. Pero uno no puede, ni debe detenerse en Daniel 2, sino que debe incluir también a Daniel 7 y 8 en su análisis.

10. El anticristo se presenta como surgiendo de entre diez reyes. Estos diez reyes o líderes son claramente naciones musulmanas y de ningún modo europeas.

11. De hecho, el MCE tiene ahora 25 socios, lo que nos hace pensar que el anticristo no saldrá del MCE sino del Oriente Medio.

……………………………………

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA QUE TODOS NOS UNAMOS EN CRISTO?

Por Mario A Olcese

Como cristianos nos preguntamos, ¿por qué la fe cristiana se encuentra dividida en tantas sectas y denominaciones que aumentan la confusión y la división en lugar de unir a los devotos de Cristo?

Obviamente las múltiples denominaciones cristianas creen que sus grupos son la verdadera iglesia que Cristo fundó, porque suponen que sus líderes fueron elegidos por Dios para “restaurar” la verdadera o prístina fe cristiana tal como Jesús lo enseñó. Algunos de esos líderes proclaman haber oído el llamado celestial para tan noble tarea, y aun otros nos dicen que son el Cristo encarnado, o el Mesías esperado.

La Iglesia-madre, la iglesia Católica, Apostólica y Romana, la que es supuestamente la más antigua de todas las iglesias cristianas, proclama que todos los movimientos cristianos que surgieron de ella son sectas y cultos que se apartaron de la verdad. Ella acusa a los “herejes” protestantes de haber torcido la Biblia, y de haberse apartado de la verdad original y de la tradición de la iglesia. Sin embargo, ella misma vivió una Edad oscura cuando aplicó los mismos métodos maquiavélicos de las llamados “cultos peligrosos contemporáneos”. Recordemos que la misma iglesia Católica sostenía (…y aún sostiene) que fuera de ella no hay salvación, y que el Papa era (…y es) el único vocero de Dios en la tierra. Las excomuniones, las persecuciones, las torturas y las muertes eran cosas de todos los días cuando el Catolicismo tenía el monopolio del cristianismo. Realmente fue una iglesia satánica y cultista que creía que tenía el derecho sobre la vida y la libertad de los hombres. Ella misma fue una vergüenza para el cristianismo a la vista de las otras religiones del mundo, en especial, para el Islam.

La “Iglesia madre” debiera recordar que si bien es la más antigua iglesia organizada del mundo, es también a ella a quien Pablo dirigió sus palabras cuando dijo: “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos” (Hechos 20:29,30). Esto ciertamente se hizo realidad cuando apareció la primera iglesia organizada que arrastró a verdaderos discípulos de Cristo tras las tradiciones de los hombres que hablaban cosas perversas o pervertidas, olvidando la sana doctrina.

La Iglesia Original

Jesús dijo que edificaría su iglesia en Mateo 18:16-18, aunque él no dijo que se realizaría en un solo día y sin dificultades. Cuando Jesús inició su movimiento religioso, sus seguidores no tenían encíclicas, dogmas, o catecismos para normar y guiar su fe, y menos, el Nuevo Testamento tal como lo conocemos hoy. Ellos eran verdaderos discípulos de Cristo que vivían una fe sencilla que giraba en torno a Jesús y su evangelio del Reino. No tenían capillas, catedrales, Santa Sede (Vaticano), Cuerpo cardenalicio, Curia romana, Santo Papa, etc.

Los primeros cristianos fueron fieles que creían que Jesús era el Hijo de Dios (aunque con certeza no sabemos si ellos entendieron por este título una connotación de Deidad o simplemente como de vocero ungido de Dios), y que su muerte en la cruz y resurrección gloriosa los limpió de sus pecados, y por tanto ellos serían igualmente resucitados algún día de sus sepulcros para recibir la herencia de un reino perfecto de justicia y rectitud. Ellos por esto celebraban la Cena del Señor regularmente, comiendo del pan y tomando del vino, aparentemente cada primer día de la semana (Hechos 1:7). Sus reuniones se hacían en las casas, y las familias se reunían para alabar a Dios y recordar de memoria las enseñanzas y promesas de su Señor. Así tenemos que en Filemón 2 Pablo y Timoteo saludan “al amado Filemón, colaborador nuestro, y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa”.

Si estudiamos el Nuevo Testamento, y en particular el libro de los Hechos, descubriremos que los primeros cristianos no estaban celebrando las mismas fiestas o rituales judíos del Antiguo Testamento. No hay indicios de que los primeros cristianos guardasen el Sábado y todos los requerimientos estrictos de la ley de Moisés. No hay evidencias de que los cristianos primitivos estuvieran adorando a Cristo en el templo Judío, o en las sinagogas judías, ni tampoco hay evidencias de que estuvieran guardando el diezmo, o practicando la circuncisión de infantes, o la guarda sabática. No hay evidencia en absoluto de bautismos de bebés, ni confesiones auriculares, o misas para difuntos. No se encuentra ninguna evidencia de que creyeran en una Deidad Trina, ni en la partida de los creyentes al cielo al momento de morir. Y aunque el Platonismo ejercía su influencia en el mundo Greco-Romano de entonces, San Juan y Justino, entre otros buenos cristianos, se levantaron para contraatacar las especulaciones del Gnosticismo, secta claramente “platonista” y herética. No encontramos tampoco evidencias de que ellos tuviesen dogmas o credos escritos o que practicaran rituales fuera del bautismo, la comunión, el lavado de pies,  y el matrimonio.

Hoy, con el avance del conocimiento y de la tecnología, los teólogos han complicado las Escrituras con cristologías, escatologías, y hermenéuticas exageradamente elaboradas y enrevesadas que lo único que han provocado es dividir a los creyentes y generar más cismas y divisiones acompañadas incluso de violencia por la intolerancia y el fanatismo. Pero para la gran masa de seguidores poco instruida en estos temas, y en particular en los idiomas bíblicos, les resulta un verdadero dolor de cabeza entender las explicaciones o enseñanzas sobre estos temas por parte de los más educados e iluminados del mundo cristiano. La misma doctrina de la Trinidad explicada por sus más reconocidos exponentes, comenzando con San Agustín de Hipona, es un rompecabezas difícil de visualizar o entender. Términos como: omoousios, hipóstasis, consubstancial, Trinidad inmanente, ingeneración, y todas las demás expresiones y especulaciones filosóficas que giran en torno a esta doctrina central del cristianismo “ortodoxo” no hacen sino confundir más a los menos educados y convertir a Dios en una Persona confusa, misteriosa y oscura. Me pregunto, ¿es la voluntad de Dios que los hombres no lo comprendan?¿Acaso Pablo no dijo que Dios no es un Dios de confusión sino de orden? (1 Cor. 14:33) ¿Realmente es necesaria tanta especulación filosófica para entender quién es Dios? ¿Olvidaremos lo que San Pablo les dijo a los Colosenses: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo”?  Resumamos todo en la simple y clara definición que nos da Jesucristo en cuanto a quién es Dios registrada en Juan 17:3: “Y esta es la vida eterna que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado”. Si aceptamos esta afirmación como acepta un niño la palabra de su padre, entonces empezaremos a entender el mensaje cristiano. Tratar de torcer estas simples declaraciones diciendo cosas como que “Cristo hablaba como hombre” no ayudan en nada para entender y aceptar las claras y directas afirmaciones de nuestro Señor. Así que, son los de condición de niños los que entenderán su Palabra y los que entrarán en el reino (Lucas 18:17). ¡Y los niños no necesitan explicaciones complicadas y elaboradas para entender las simples verdades del Dios Padre!

El Mercado de las Religiones

Realmente hoy más que nunca el camino de Cristo se ve mancillado por causa de aquellos predicadores internacionales que comercializan con la Palabra, aprovechándose de la buena fe y voluntad de la gente simple que está hambrienta de Dios. Muchos incautos han caído bajo la fascinación o embrujo de los cultos religiosos contemporáneos que ofrecen felicidad y prosperidad instantáneas con sólo entregarse a los dictados y exigencias egoístas de sus líderes que se hacen pasar por Mesías (caso Reverendo Moon) y verdaderos representantes de Dios en la tierra (caso El Papa). Aun otros inventaron un “Cuerpo gobernante ungido” para dar “el alimento espiritual a su debido momento a los domésticos” (Caso “Testigos de Jehová”). Cada quien ofrece una serie de promesas y esperanzas que realmente no se pueden sustentar con las Escrituras. Han inventado ritos sagrados que son más paganos que cristianos. Allí tenemos la Santa Misa, exorcismos complicados, el agua bendita, los amuletos milagrosos, los pañuelos ungidos, la Rosa bendita, y mil rarezas más que realmente nos dejan estupefactos. Otros nos vienen con el cuento de que por determinada suma de dinero Dios concederá cualquier milagro requerido. Allí tenemos a Benny Him, predicador palestino que reside en Miami y que vive como un millonario sin importarle ni un ápice el engaño y la explotación que viene acometiendo en contra de sus seguidores. Allí tenemos a los Mormones con su falso profeta José Smith que elaboró un engaño bien pensado, haciéndose pasar por profeta y escogido por Dios, o Elena G de White, de quien se dice tuvo “el don de la profecía” pero que se comprobó que fue una plagiaria, o Mary Baker Eddy, la iniciadora de la Ciencia Cristiana, y que proclamaba que el sufrimiento y la muerte eran una mera ilusión, nos deben llevar a una seria reflexión de los peligrosos que envuelven estas sectas. Sin duda estos movimientos religiosos modernos no son sino sólo una clara muestra de lo que no debe ser una verdadera iglesia cristiana en su estado prístino. Las iglesias organizadas, jerarquizadas, dogmatizadas, distan mucho de ser fiel imagen de la verdadera iglesia que Cristo está edificando. Nos vienen con nombres o etiquetas bien llamativas o sugestivas, como: “Iglesia Católica, Apostólica, y Romana”, “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días”, “Iglesia Nueva Apostólica”, “Iglesia Universal del Reino de Dios”, “Iglesia Adventista del Séptimo Día”, y miles diferentes nombres más como si fueran corporaciones como lo es la General Motors Corporation, o la compañía Coca Cola donde se mueven cientos de miles de millones dólares por concepto de ventas, ofrendas voluntarias y diezmos obligatorios.  Si Jesús arrojó a los cambistas del templo, ¿qué no haría él ahora con los nuevos negociantes de Su Palabra que bajo Su nombre vienen explotando a millones de incautos con esperanzas y promesas falsas? San Pablo llamó a estas disensiones “carnalidad” y no “espiritualidad” (1 Cor. 3:3-5). Recordemos, sin embargo, que la Biblia ya profetizó que eso justamente pasaría en la iglesia, donde malos siervos fraudulentos harían mercadería de los feligreses con palabras fingidas para obtener ganancias deshonestas, pero a quienes les espera la segura condenación (2 Pedro 2:3).  

Regresando a la Fe primitiva

Remontémonos al primer siglo, cuando los concilios y los credos no complicaron la simple teología cristiana como se encuentra hoy. Aquellos, nuestros hermanos en la fe del siglo I, ignoraban muchas cosas que nosotros ahora entendemos o creemos comprender. Ellos no sabían tanto como nosotros de la teología, sino que se circunscribieron a los preceptos y promesas simples de Cristo y sus apóstoles. La mayoría de ellos eran personas de poca educación, y eran considerados por los Judíos y los romanos como la “escoria del mundo” (1 Cor. 4:13). Aquellos cristianos no estaban pensando en los significados etimológicos de ciertos vocablos bíblicos en Griego o en Hebreo para comprender lo que era claro y simple para ellos. Ellos sabían que serían recompensados en la segunda venida de Cristo si vivían santa y piamente en este mundo malo. Su creencia era que todo lo prometido sería cumplido al pie de la letra, y tomaron las promesas de su Señor de forma natural y literal, obviando cualquier interpretación alegórica, salvo que la razón les indicara lo contrario. Ellos también aprendieron que Dios no es un Dios a quien se le puede representar con imágenes de barro, madera o metal. Comprendieron que los placeres de este mundo, y los deseos de los ojos, son vanidad y por tanto pasajeros, en tanto que las cosas de arriba son eternas o imperecederas.  No se complicaron la vida discutiendo si Cristo vendría en persona o en forma espiritual, o si la resurrección sería física o simplemente espiritual. Ellos sabían que Cristo había salido de su tumba al tercer día, y como las primicias, él dio fe de que nosotros pasaríamos por la misma experiencia cuando volviera en gloria.

Nos preguntamos si aquellos creyentes fueron menos devotos que nosotros hoy por el solo hecho de saber lo que sabían sin mayores intrincaciones y especulaciones filosóficas inútiles. No lo creo. Ellos fueron verdaderos discípulos del Señor que vivieron en santidad, apartados del mundo, y siendo lumbreras en un mundo en tinieblas. Hoy en día vemos a grandes e insignes teólogos de fama mundial que saben mucho de la Biblia y del Griego y Hebreo bíblicos, y que escriben libros que anuncian eventos supuestamente apocalípticos y que se venden por millones y que los han convertidos en ricos, pero que carecen de la humildad y de la sencillez que debe caracterizar al cristiano comprometido con la causa del evangelio de Cristo. Ya se nos dice que de escribir libros no hay límite o fin, pero sólo aquel que hace la voluntad de Dios permanecerá para siempre.

Yo propondría que los creyentes se unieran en un mismo sentir y volvieran al modelo de la iglesia primitiva, descartando lo que está demás en la adoración verdadera, que debería ser en espíritu y en verdad. Imaginémonos por un instante que nos pudiéramos unir en un mismo sentir y en un mismo pensar simple y puro como por ejemplo:

-Que Dios es uno, el Padre de las luces (1 Cor. 8:4-6).

-Que Cristo es Su Hijo, y por tanto, sujeto como todo buen Hijo a Su Padre (Juan 14.28).

-Que Cristo es nuestro Salvador, y que su muerte y resurrección nos abren una esperanza de vida eterna en su gloria venidera (1 Cor. 15:20).

-Que Cristo nos prometió un reino de justicia donde el mal y el pecado dejarían de existir y todo será felicidad y armonía entre los hombres (Santiago 2:5; Mat. 6:33).

-Que celebremos la santa comunión regularmente como iglesia en nuestras casas con nuestros familiares, alabando a Dios con Salmos y cánticos espirituales (Hechos 20:7; Hechos 2:38-42).

-Que perseveremos en la oración de gracias y de sanidad, así como en el ayuno, en la solidaridad y en la hospitalidad por los necesitados (Heb. 13:2).

-Que vivamos lo más sencillamente posible, apartados del mundo pecaminoso, no como monjes, sino como personas que hemos renunciado a las cosas materiales innecesarias y superfluas que nos atan y enredan a este mundo (Lc. 9:25, 1 Jn 2:15).

-Que nadie nos dicte doctrinas complicadas o dogmas inescrutables, ni se nos maneje como a títeres, y que todos tengamos la libertad para interpretar las Escrituras, pero sin tratar de imponer nuestras convicciones a los demás o de expeler a quienes disienten con nosotros como hizo el malvado Diótrefes de 3 Juan 9,10.

-Que todos nos pongamos de acuerdo por votación para realizar cualquier actividad, sin que uno solo nos diga qué debemos hacer o no hacer.

LOS EVANGELIOS DE LAS GRANDES RELIGIONES CRISTIANAS DE HOY

               bib_animada    Por Ing° Mario A Olcese

 

En las campañas de Evangelización de los predicadores evangélicos, católicos, y de la mayoría de las sectas modernas, no se oye predicar el mismo evangelio que Cristo y sus Apóstoles predicaron. Estas iglesias se han olvidado que sólo hay UN SOLO EVANGELIO EN LA BIBLIA, y que ese mensaje debe ser predicado sin cambios ni adulteraciones (Gálatas 1:6-9).

Los Evangelios de los Evangélicos:

Por ejemplo, el Movimiento Carismático prédica un falso evangelio de experiencia y emotividad carnales, en lugar del genuino evangelio bíblico. Esta evangelización carismática se interesa fundamentalmente en atraer muchedumbres, mediante el énfasis en la sanidad física, la música cristiana, el hablar en lenguas y otras experiencias extrañas y no en el nuevo nacimiento, ni transformación interior del pecador por medio del evangelio bíblico original revelado en el N.T.

Estos predicadores carismáticos (y pentecostales) se olvidan de que la evangelización debe estar basada exclusivamente en la Biblia y no en experiencias fraudulentas y subjetivas, porque “POR FE ANDAMOS, NO POR VISTA” 2ªCorintios 5:7

Con esta extraña proclama seudo-evangélica existe primeramente el problema de convertidos no cambiados. Un escalofriante número de esos que “profesan a Cristo” u “oran por salvación”, no muestran evidencia de que han realmente nacido de nuevo por medio del Espíritu Santo. Sus vidas no han sido cambiadas. Hay también el problema de convertidos mundanos. Un vasto número de esos que se dicen ser convertidos a Cristo, permanecen en el mundo. Aman la misma música, modas, corren con la misma multitud, mantienen las mismas filosofías humanísticas y tienen el mismo pensamiento carnal que tenían antes de ser “convertidos”. La multitud de seguidores de la música “rock cristiano”, ilustran bien esta categoría. Más aún, hay el problema de convertidos ecuménicos, los cuales no tienen celo por la verdad y no tienen repudio por el error. A estos, repito, no se les ha predicado el verdadero y único evangelio de Cristo que se origina del N.T. Otros grupos evangélicos no carismáticos suelen enseñar “el evangelio sobre Cristo”,el evangelio de Cristo”, “el evangelio de la salvación”,el evangelio de la cruz”, “el evangelio de la prosperidad”, “La Palabra”, etc.

Por ejemplo, en Abril de 1995, Luis Palau predicó a 26,000 personas, en cuatro reuniones en Kathmandu, Nepal. El reporte en la revista Carisma, afirmó que siendo ilegal el proselitismo de Hindues, “Palau animó a los Nepalenses a ‘enamorarse de Jesús’ en lugar de exhortarles a renunciar al Hinduismo”.

Para un Hindú, el “enamorarse de Jesús”, no es la misma cosa que arrepentirse de su idolatría y pecado y recibir a Cristo Jesús como el ÚNICO Señor y Salvador y creer en su evangelio único y verdadero tal como se presenta en el N.T. Sin duda Palau predica un “evangelio del enamoramiento” en su “Evangelio de San Palau”.

Pues bien, Palau dijo a los Hindúes que se “enamoraran de Jesús”, ¿PERO, QUE IMPACTO TIENE ESTE SUBJETIVO ENAMORAMIENTO SOBRE LOS OTROS DIOSES QUE LOS HINDUES ADORAN? La primera respuesta de muchos Hindúes, cuando escucharon “el evangelio del enamoramiento” es el añadir a Jesús entre sus múltiples dioses que adoran. Convierten a Jesús en su “dios” favorito, pero no se convierten al ÚNICO DIOS VERDADERO, QUE ES EL PADRE. Continúan en su idolatría, y todavía prosiguen en su camino a la perdición; porque han hecho de Jesús su ídolo favorito.

Segundo, Palau les dijo a los Hindúes que se “enamoraran de Jesús”, ¿PERO, DE CUAL JESÚS? Los Hindues en Kathmandu ven una variedad de pinturas Católicas de Jesús (un Jesús de pelo largo, el “Sagrado Corazón de Jesús”, bebé en manos de María, Cristo crucificado, etc.) que están en venta en las calles al lado de las pinturas de los dioses Hindúes. ¿Es ese el verdadero “Jesús” del que se deben enamorar? Los sacerdotes Jesuitas han vivido en Nepal mucho tiempo antes que cualquier otro extranjero viniera a evangelizarlos. Han levantado escuelas e iglesias y cada Hinduísta en Kethmandu sabe que los Católicos afirman ser devotos “Cristianos”, y que predican a “Jesús resucitado”. ¿Cómo conocerán que el Jesús Católico es un falso Jesús, si un evangelista no les dice claramente esto? Los evangelistas ecuménicos, rehúsan el predicar el evangelio claramente, porque están ciegos. El verdadero evangelio ha sido sustituido por evangelios humanos. “El evangelio del enamoramiento de Jesús” es definitivamente una invención humana.

Después tenemos a los exponentes del “evangelio de la prosperidad” que sostienen que Dios desea que sus hijos sean todos ricos y que tengan lo mejor de todo en esta vida. Estos predicadores enseñan a millones de personas que si ellos siguen el plan apropiado, el plan de dar, el Señor los colmará de bienestar y riquezas materiales en el presente. Pero si esto es verdad, Cristo debió venir como rico, y no como pobre. Además, la misión de Cristo era hacer de los pobres, ricos, pero ricos en fe para que fueran herederos de Su reino (Santiago 2:5).

Los Evangelios Católicos:

Para los católicos ¡”La asunción de María a los cielos” y “su coronación como Reina del Cielo”, junto a la “la crucifixión, muerte, y la resurrección de Cristo” es el “epítome de todo el Evangelio”! La siguiente cita Católica verifica el punto de vista que sostienen del Rosario (y los antes mencionados misterios) como el “epítome del Evangelio completo”:

“Las festividades litúrgicas dedicadas a la Madre de Dios y las oraciones Marianas, como el Rosario, una ‘epítome del Evangelio completo,’ expresan esta devoción a la Virgen María” (Catechism of the Catholic Church [Catecismo de la Iglesia Católica], Liguori Publications, p. 253, énfasis es nuestro).

En marcado contraste con el Rosario (con sus “misterios”) como el “epítome del Evangelio completo,” como Roma lo proclama, el Apóstol Pablo claramente esboza un Evangelio completamente diferente, predicado por él — el cual trae verdadera salvación. Esto lo veremos luego.

También el catolicismo nos vino con su enseñanza social, “la Iglesia quiere anunciar y actualizar el Evangelio en la compleja red de las relaciones sociales” La Iglesia Católica ha anunciado el “evangelio social” desde sus orígenes. Pero la conciencia de esta relación ha tomado cuerpo especialmente en los últimos decenios. Juan Pablo II declaró que la Doctrina Social de la Iglesia no es otra cosa que el desarrollo orgánico del evangelio: esta doctrina es el evangelio social de nuestro tiempo, del mismo modo que la época histórica de los apóstoles tuvo el evangelio social de la Iglesia primitiva, como lo tuvo la época de los padres, la de Tomás de Aquino y de los grandes doctores del Medioevo. Después vino el evangelio social del siglo XIX, caracterizado por los grandes cambios y novedades, por las iniciativas y problemas que han preparado el terreno a la llamada encíclica Rerum novarum”.

El Evangelio de Cristo y de sus Apóstoles en el N.T

1) Mateo 4:23

Y rodeó Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

2) Mateo 9:35

Y rodeaba Jesús por todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y todo achaque en el pueblo.

3) Mateo 24:14

Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio á todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin.

4) Mateo 26:13

De cierto os digo, que donde quiera que este evangelio fuere predicado en todo el mundo, también será dicho para memoria de ella, lo que ésta ha hecho.

5) Marcos 1:1

PRINCIPIO del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.

6) Marcos 1:14

Mas después que Juan fué encarcelado, Jesús vino á Galilea predicando el evangelio del reino de Dios,

7) Marcos 13:10

Y á todas las gentes conviene que el evangelio sea predicado antes.

8) Marcos 14:9

De cierto os digo que donde quiera que fuere predicado este evangelio en todo el mundo, también esto que ha hecho ésta, será dicho para memoria de ella.

9) Marcos 16:15

Y les dijo: Id por todo el mundo; predicad el evangelio á toda criatura.

10) Lucas 4:43

Mas él les dijo: Que también á otras ciudades es necesario que anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto soy enviado.

11) Lucas 8:1

Y ACONTECIO después, que él caminaba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él,

12) Hechos 8:12

Mas cuando creyeron á Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.

13) Hechos 8:35

Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús.

14) Hechos 8:40

Felipe empero se halló en Azoto: y pasando, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó á Cesarea.

15) Hechos 11:20

Y de ellos había unos varones Ciprios y Cirenences, los cuales como entraron en Antioquía, hablaron á los Griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús.

16) Hechos 13:32

Y nosotros también os anunciamos el evangelio de aquella promesa que fue hecha á los padres,

17) Hechos 14:21

Y como hubieron anunciado el evangelio á aquella ciudad, y enseñado á muchos, volvieron á Listra, y á Iconio, y á Antioquía,

18) Hechos 15:35

Y Pablo y Bernabé se estaban en Antioquía, enseñando la palabra del Señor y anunciando el evangelio con otros muchos.

19) Hechos 20:24

Mas de ninguna cosa hago caso, ni estimo mi vida preciosa para mí mismo; solamente que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

20) Romanos 1:1

PABLO, siervo de Jesucristo, llamado á ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios,

21) Romanos 1:9

Porque testigo me es Dios, al cual sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, que sin cesar me acuerdo de vosotros siempre en mis oraciones,

22) Romanos 1:15

Así que, cuanto á mí, presto estoy á anunciar el evangelio también á vosotros que estáis en Roma.

23) Romanos 10:15

¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio de la paz, de los que anuncian el evangelio de los bienes!

24) Romanos 15:16

Para ser ministro de Jesucristo á los Gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que la ofrenda de los Gentiles sea agradable, santificada por el Espíritu Santo.

25) Romanos 15:19

Con potencia de milagros y prodigios, en virtud del Espíritu de Dios: de manera que desde Jerusalem, y por los alrededores hasta Ilírico, he llenado todo del evangelio de Cristo.

26) Romanos 15:29

Y sé que cuando llegue á vosotros, llegaré con abundancia de la bendición del evangelio de Cristo.

27) Romanos 16:25

Y al que puede confirmaros según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio encubierto desde tiempos eternos,

28) 1 Corintios 9:12

Si otros tienen en vosotros esta potestad, ¿no más bien nosotros? Mas no hemos usado de esta potestad: antes lo sufrimos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo.

29) 1 Corintios 9:18

¿Cuál, pues, es mi merced? Que predicando el evangelio, ponga el evangelio de Cristo de balde, para no usar mal de mi potestad en el evangelio.

30) 1 Corintios 15:1

ADEMAS os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis;

31) 2 Corintios 2:12

Cuando vine á Troas para el evangelio de Cristo, aunque me fué abierta puerta en el Señor,

32) 2 Corintios 4:3

Que si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto:

33) 2 Corintios 4:4

En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

34) 2 Corintios 8:18

Y enviamos juntamente con él al hermano cuya alabanza en el evangelio es por todas las iglesias;

35) 2 Corintios 9:13

Que por la experiencia de esta suministración glorifican á Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la bondad de contribuir para ellos y para todos;

36) 2 Corintios 10:14

Porque no nos extendemos sobre nuestra medida, como si no llegásemos hasta vosotros: porque también hasta vosotros hemos llegado en el evangelio de Cristo:

37) 2 Corintios 10:16

Y que anunciaremos el evangelio en los lugares más allá de vosotros, sin entrar en la medida de otro para gloriarnos en lo que ya estaba aparejado.

38) 2 Corintios 11:4

Porque si el que viene, predicare otro Jesús que el que hemos predicado, ó recibiereis otro espíritu del que habéis recibido, ú otro evangelio del que habéis aceptado, lo sufrierais bien.

39) 2 Corintios 11:7

¿Pequé yo humillándome á mí mismo, para que vos 1000 otros fueseis ensalzados, porque os he predicado el evangelio de Dios de balde?

40) Gálatas 1:7

No que hay otro, sino que hay algunos que os inquietan, y quieren pervertir el evangelio de Cristo.

41) Gálatas 1:8

Mas aun si nosotros ó un ángel del cielo os anunciare otro evangelio del que os hemos anunciado, sea anatema.

42) Gálatas 1:9

Como antes hemos dicho, también ahora decimos otra vez: Si alguno os anunciare otro evangelio del que habéis recibido, sea anatema.

43) Gálatas 1:11

Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio que ha sido anunciado por mí, no es según hombre;

44) Gálatas 2:2

Empero fui por revelación, y comuniquéles el evangelio que predico entre los Gentiles; mas particularmente á los que parecían ser algo, por no correr en vano, ó haber corrido.

45) Gálatas 2:5

A los cuales ni aun por una hora cedimos sujetándonos, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros.

46) Gálatas 2:7

Antes por el contrario, como vieron que el evangelio de la incircuncisión me era encargado, como á Pedro el de la circuncisión,

47) Gálatas 4:13

Que vosotros sabéis que por flaqueza de carne os anuncié el evangelio al principio:

48) Efesios 1:13

En el cual esperasteis también vosotros en oyendo la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salud: en el cual también desde que creísteis, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

49) Efesios 3:8

A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, es dada esta gracia de anunciar entre los Gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo,

50) Efesios 6:15

Y calzados los pies con el apresto del evangelio de paz;

51) Filipenses 1:27

Solamente que converséis como es digno del evangelio de Cristo; para que, ó sea que vaya á veros, ó que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, unánimes combatiendo juntamente por la fe del evangelio,

52) Colosenses 1:23

Si empero permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído; el cual es predicado á toda criatura que está debajo del cielo; del cual yo Pablo soy hecho ministro.

53) 1 Tesalonicenses 1:5

Por cuanto nuestro evangelio no fue á vosotros en palabra solamente, mas también en potencia, y en Espíritu Santo, y en gran plenitud; como sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.

54) 1 Tesalonicenses 2:2

Pues aun habiendo padecido antes, y sido afrentados en Filipos, como sabéis, tuvimos denuedo en Dios nuestro para anunciaros el evangelio de Dios con gran combate.

55) 1 Tesalonicenses 2:8

Tan amadores de vosotros, que quisiéramos entregaros no sólo el evangelio de Dios, mas aun nuestras propias almas; porque nos erais carísimos.

56) 1 Tesalonicenses 2:9

Porque ya, hermanos, os acordáis de nuestro trabajo y fatiga: que trabajando de noche y de día por no ser gravosos á ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios.

57) 1 Tesalonicenses 3:2

Y enviamos á Timoteo, nuestro hermano, y ministro de Dios, y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, á confirmaros y exhortaros en vuestra fe,

58) 2 Tesalonicenses 1:8

En llama de fuego, para dar el pago á los que no conocieron á Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;

59) 1 Timoteo 1:11

Según el evangelio de la gloria del Dios bendito, el cual á mí me ha sido encargado.

60) 2 Timoteo 1:8

Por tanto no te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo; antes sé participante de los trabajos del evangelio según la virtud de Dios,

61) 1 Pedro 1:12

A los cuales fue revelado, que no para sí mismos, sino para nosotros administraban las cosas que ahora os son anunciadas de los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; en las cuales desean mirar los ángeles.

62) 1 Pedro 1:25

Mas la palabra del Señor permanece perpetuamente. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.

63) 1 Pedro 4:6

Porque por esto también ha sido predicado 65c el evangelio á los muertos; para que sean juzgados en carne según los hombres, y vivan en espíritu según Dios.

64) 1 Pedro 4:17

Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios: y si primero comienza por nosotros, ¿qué será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?

65) Apocalipsis 14:6

Y vi otro ángel volar por en medio del cielo, que tenía el evangelio eterno para predicarlo á los que moran en la tierra, y á toda nación y tribu y lengua y pueblo,

 

Al examinar todas las ocurrencias de la palabra “evangelio” en el Nuevo Testamento, no encontramos por ningún lado los falsos evangelios predicados por los Católicos y evangélicos del siglo presente. En cambio se nos advierte que sólo hay un evangelio en la Biblia, y que es llamado de diferentes formas:

El Evangelio del Reino

El Evangelio de Cristo

El Evangelio de Dios

El Evangelio de la paz

El Evangelio de la Gloria de Cristo

El Evangelio de aquella promesa

Evangelio de las Inescrutables riquezas de Cristo

Evangelio de Su Hijo.

Las Frases “Evangelio del Reino de Dios”, “El Reino de Dios”, “el Reino” son las que aparecen más veces en el NT:             

1) Mateo 6:33

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

2) Mateo 12:28

Y si por espíritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado á vosotros el reino de Dios.

3) Mateo 21:43

Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado á gente que haga los frutos de él.

4) Marcos 1:15

Y diciendo: El tiempo es cumplido, y el reino de Dios está cerca: arrepentíos, y creed al evangelio.

5) Marcos 9:1

TAMBIÉN les dijo: De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios que viene con potencia.

6) Marcos 9:47

Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo: mejor te es entrar al reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado á la Gehenna;

7) Marcos 10:15

De cierto os digo, que el que no recibiere el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

8) Marcos 10:23

Entonces Jesús, mirando alrededor, dice á sus discípulos: ¡Cuán dificilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!

9) Lucas 11:20

Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, cierto el reino de Dios ha llegado á vosotros.

10) Lucas 16:16

La ley y los profetas hasta Juan: desde entonces el reino de Dios es anunciado, y quienquiera se esfuerza á entrar en él.

11) Lucas 17:20

Y pre 1000 guntado por los Fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia;

12) Lucas 17:21

Ni dirán: Helo aquí, ó helo allí: porque he aquí el reino de Dios entre vosotros está.

13) Lucas 18:17

De cierto os digo, que cualquiera que no recibiere el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

14) Lucas 18:24

Y viendo Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán dificultosamente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!

15) Lucas 22:18

Porque os digo, que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga.

16) Hechos 8:12

Mas cuando creyeron á Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.

17) Hechos 28:31

Predicando el reino de Dios y enseñando lo que es del Señor Jesucristo con toda libertad, sin impedimento.

18) Romanos 14:17

Que el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo por el Espíritu Santo.

19) 1 Corintios 4:20

Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en virtud.

20) Santiago 2:5

Hermanos míos amados, oid: ¿No ha elegido Dios los pobres de este mundo, ricos en fe, y herederos del reino que ha prometido á los que le aman?

21) Apocalipsis 12:10

Y oí una grande voz en el cielo que decía: Ahora ha venido la salvación, y la virtud, y el reino de nuestro Dios, y el poder de su Cristo; porque el acusador de nuestros hermanos ha sido arrojado, 437 el cual los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

22) Apocalipsis 17:17

Porque Dios ha puesto en sus corazones ejecutar lo que le plugo, y el ponerse de acuerdo, y dar su reino á la bestia, hasta que sean cumplidas las palabras de Dios.

 

 

 

Conclusión:

 

 

 

 

Las Frases “Evangelio del Reino de Dios”, “El Reino de Dios”, “el Reino” son las que aparecen más veces en el NT aparecen más veces en el Nuevo Testamento (22 textos) y son equivalentes a: “Evangelio de la gracia”, “El evangelio de Cristo”, “El evangelio de aquella promesa”, “El evangelio de la Gloria”, “el evangelio de la paz”, “el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo”. Y es que el evangelio del Reino de Dios significa la gracia y la paz para los hombres. Significa las riquezas de un gobierno mundial Mesiánico y  la gloria que tendrá Cristo y Su iglesia en su reinado milenario. Si comparamos este único evangelio con aquellos enseñados por Católicos y Evangélicos, nos daremos cuenta que no tienen nada en común.

 

Y por otro lado, siendo que el evangelio del Reino (o simplemente, “el Reino”) es una frase muy frecuente en los evangelios y en los escritos apostólicos, ¿por qué los predicadores de hoy ni lo mencionan en sus prédicas multitudinarias?¿No deberíamos más bien estar indagando o escudriñando lo que quiso Jesús decir por el Reino de Dios?¿Y acaso no deberíamos todos los buenos cristianos estar “buscando y pidiendo el Reino de Dios y su justicia” (Mat 6:10,33) y no esperanzas falsas?¿Cuándo fue la última vez que escuchó usted a su pastor u obispo predicar un mensaje u homilía sobre el Reino de Dios? ¡Asombrosamente, son pocos los evangelistas y pastores que predican el evangelio de Cristo (el Reino de Dios) en las iglesias “cristianas” más concurridas en el mundo entero. Y después se quejan de que Cristo tarda en venir. Recuerden que Jesús dijo que primero sería predicado “Este EVANGELIO DEL REINO a todo el mundo como testimonio, y entonces (¡Y SOLO ENTONCES!) vendrá el fin (con su parusía)” (Ver Mateo 24:14).

 

Mi tarea, es, pues, seguir predicando a todo el mundo (si fuera posible) este puntual evangelio del Reino de nuestro Señor Jesucristo. En esto también quiero ser fiel y verdadero.

 

Para más información sobre “el verdadero Evangelio del Reino” vea mi enlace “El Reino” en:

 

www.elevangeliodelreino.org

 

EL EVANGÉLICO DR. BILL BRIGHT Y SU ADHESIÓN A LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA

El Dr. William R. (“Bill”) Bright nació en la ciudad de Coweta, Oklahoma, el 19 Oct. 1921 y falleció el 2003 de Fibrosis pulmonar a los 81 años. Se graduó del Northeastern State University en Oklahoma con un grado de Bachiller en Artes en economía y uno en sociología.

Mientras estaba en California, el Dr. Bright asistió a la Primera Iglesia Presbiteriana en Hollywood. Mayormente por la influencia de las oraciones de su madre y de esa iglesia, él se convirtió en Cristiano en 1945 y luego comenzó un estudio intensivo de la Biblia. Sus estudios lo condujeron a casi 5 años de trabajo de graduado en los seminarios en Princeton y en el teológico Fuller, mientras seguía sus intereses en los negocios. Fue durante su estadía en el seminario Fuller como estudiante que el joven Bright sintió el llamado de Dios para ayudar a cumplir la gran comisión de Jesús (Mateo 28:18-20). El comenzó a compartir a Cristo con los estudiantes del UCLA, una actividad que se convirtió en una labor de tiempo completo, y que dio nacimiento al ministerio mundial Campus Crusade for Christ International.

El Dr. Bright es el autor de más de 100 libros y folletos, así como de miles de artículos y panfletos que han sido distribuidos por millones en la mayoría de los idiomas más importantes.

El Dr. Bright y su esposa, Vonette, cofundadora del  Campus Crusade for Christ, viven en Orlando, Florida. Tienen dos hijos mayores: Zachary, que es pastor del Divine Savior Presbyterian Church en California, y Brad, un miembro del staff del Campus Crusade for Christ y director del Foro Pináculo, un ministerio para líderes del mundo.

La asociación con falsos evangelios no es nada Nuevo para Bill Bright. Temprano como 1969, Bright dijo: “Nosotros no atacamos a la Iglesia Católica. Creemos que Dios está haciendo una obra poderosa en ella y sin duda usará a millones de Católicos Romanos para ayudar a evangelizar el mundo” (The Post & Times Star, Cincinnati, Ohio, Aug. 30, 1969).

En la Conferencia de Billy Graham en Amsterdam ‘86, Bright dijo, “Hubo un día cuando Protestantes y Católicos Romanos no tenían nada que hacer unos con otros. Pero ahora el Espíritu de Dios está haciendo semejante gran obra en ambass, las asociaciones y comuniones Católicos Romanas y Protestantes que me siento muy en casa donde sea que Cristo es honrado.” (Foundation, Jul.-Aug. 1986).

 

En Octubre 7, 1995, Bill Bright fue uno de los líderes Protestantes que se unió a una delegación de Inter fe que se reuninieron con el Papa Juan Pablo II durante su viaje a los Estados Unidos. Otros miembros de la delegación incluyeron a Chuck Colson, Pat Robertson, El presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos, presidente Don Argue, y el secretario general del Concilio Nacional de Iglesias Joan Campbell. Pat Robertson dijo en la reunion, “Hubo una verdadera sensación de armonía. Todos admiramos al Santo Padre tremendamente. Todos deseamos construir puentes con la Iglesia Católica” Bright y Robertson también asistieron a la misa papal esa tarde.

Preguntaríamos al Sr. Bright, ¿cómo es posible que los Católicos Romanos honren a Jesucristo cuando ellos niegan la suficiencia de Su sacrificio y de las Santas Escrituras, y cuando ellos ignoran Sus mandamientos sobre tales cosas como añadir tradiciones humanas a la Palabra de Dios y llamar a los líderes religiosos “padres”, y cuando ellos exaltan a María a una posición de Abogada y Mediadora ( Concilio Vaticano II, La Constitución Dogmática sobre la Iglesia, Cap. 8, II, 62, pp. 382-383)?

 

¿Qué está pasando con los Evangélicos? Simplemente se están desviando del camino correcto y haciendo lo propio con los incautos que los siguen.

ALGUNAS JOYITAS DEL PONTIFICADO ROMANO

 

 

“Por sus frutos los conoceréis” (Jesucristo)

 

Papa Esteban VI (896-97)

 

      

Papa Formoso (891-896) 

(“El Papa Apestoso que olía a muerto”)

 

El Papa Estaban VI hizo exhumar el cadáver del Papa Formoso,y por orden papal se revistió al putrefacto cadáver de las ropas pontificias, y se le sentó en un trono papal. Sobre la calavera se colocó una corona y el Cetro del Santo Oficio fue colocado entre los cadavéricos dedos del difunto pontífice. En la sala del Juicio, inundaba el ambiente el putrefacto hedor del cadáver. El Papa Esteban interrogó al cadáver y al no recibir respuesta, procedió a condenarlo. Se le cortaron los tres dedos de la mano derecha que son los que utilizan los Papas para bendecir, y después de despojar al cadáver de sus sacros ropajes, este fue arrastrado por una carroza papal por las calles de Roma y luego tirado su mutilado cadáver a las aguas del Tiber. Los cargos de que el Papa Formoso fue encontrado culpable eran de “Haber usurpado la Silla de San Pedro”. Eran tiempos que la Sede de San Pedro estaba en poder de los grandes feudatários de Italia. hizo exhumar el cadáver del Papa Formoso, y por orden papal se revistió al putrefacto cadáver de las ropas pontificias, y se le sentó en un trono papal. Sobre la calavera se colocó una corona y el Cetro del Santo Oficio fue colocado entre los cadavéricos dedos del difunto pontífice. En la sala del Juicio, inundaba el ambiente el putrefacto hedor del cadáver. El Papa Esteban interrogó al cadáver y al no recibir respuesta, procedió a condenarlo. Se le cortaron los tres dedos de la mano derecha que son los que utilizan los Papas para bendecir, y después de despojar al cadáver de sus sacros ropajes, este fue arrastrado por una carroza papal por las calles de Roma y luego tirado su mutilado cadáver a las aguas del Tiber. Los cargos de que el Papa Formoso fue encontrado culpable eran de “Haber usurpado la Silla de San Pedro”. Eran tiempos que la Sede de San Pedro estaba en poder de los grandes feudatários de Italia

 

 Sergio “Calígula”  II

 

Papa Sergio II                    

 

Que reinó del 904 al 911 obtuvo la oficina papal por medio del asesinato. Los anales de la iglesia de Roma hablan sobre su vida en pecado con Marozia, la conocida prostituta de esa época quien le engendró varios hijos ilegítimos. Este papa es descrito por Baronio y otros escritores eclesiásticos como un monstruo y por Gregorio como un criminal  aterrorizante. Dice un historiador: “Por espacio de siete ajos este hombre ocupó la silla de san Pedro, mientras que su concubina, imitando a Semíramis madre, Reinaba en la corte con tanta pompa y lujuria, que traía a la mente los peores días del viejo Imperio”(Italia Medieval, pag. 331)  Refiriéndose a otra, dice: “Esta mujer Teodora de nombre, junto con Marozia, la prostituta del Papa. llenaron la silla papal con sus hijos bastardos y convirtieron su palacio en un laberinto de ladrones.” Y así, comenzando con el reino del papa Sergio,vino el periodo (904-963), conocido como “el reinado papal de los fornicarios”.

 

 

 Juan “Robin Hood” XV


JUAN XV. El papa Juan XV (985-996) dividió las finanzas de la Iglesia entre sus familiares (Liber pontificalis vol.2 p.246) lo que letrajo la reputación de ser codicioso, de torpes ganancias y corrompido en todas sus açciones (Annali d’Italia Vol.5 p.498).

 

 
Papa Don Juan XII

 

PAPA JUAN XII (955-963 d.C). A los veinte años de edad, el Conde Octaviano fue elegido Papa con el nombre de Juan XII. Fue una figura de triste recuerdo. Educado como un aristócrata, se dedicó más a la caza y a los placeres del cuerpo que a los problemas del espíritu y de la Iglesia. Juan XII fue supuestamente el primer Papa homosexual de la historia, según el libro ‘Los Papas’ de Eric John, publicado en 1964, a Juan XII le gustaban los adolescentes jóvenes y musculosos, e incluso se dice que habría premiado las proezas sexuales de sus amantes concediéndoles obispados muy selectos. Fue además nieto de una prostituta. Levantó la ira del pueblo al convertir el Palacio Laterano en “una casade prostitución pública” (Patrologine Latinae Vol. 136, pag. 900) y fue descrito por el Liber Latinaes (Vol.2 p.246) con las siguientes palabras: “Pasó toda su vida en adulterio”. Juan XXII murió el 14 de Mayo de 964 al parecer asesinado por un marido que había sorprendido al Papa en el lecho de su mujer, aunque otra versión dice que murió de apoplegía en pleno acto sexual.

 

Papa Bonifacio VII (984-985)

 fue un ladrón, asesino y sucio. Envenenó al Papa Juan XV y más tarde el mismo también fue envenenado.El papa Bonifacio VII (984-985) mantuvo su posición a través decuantiosas distribuciones de dinero robado. El obispo de Orleans se refirió a el (y tambien a Juan XII y León VIII), como “monstruos de culpabilidad, llenos de sangre y suciedad” y como “anticristos sentados en el templo de Dios”. Además,  Bonifacio fue un asesino. Hizo que el papa Juan XIV  fuera encarcelado y envenenado. Cuando el papa Juan murió, el pueblo romano arrastró su cuerpo desnudo por las calles. La sangrienta masa humana qué había Sido un papa, fue dejada a los perros. A la mañana siguiente, sin embargo, algunos sacerdotes lo enterraron secretamente. (Enciclopedia católica. El otro lado de Roma. p. 115).  Bonifacio asesinó al papa Benedicto VI estrangulándolo. El papa Silvestre II lo llamó “un horrendo monstruo que sobrepasó a todo mortal en su maldad” (Sacrorum Conciliorum Vol. 19, p.132). Pero, evidentemente, el papa Silvestre no era mucho Mejor, pues la Enciclopedia católica dice qué “… el pueblo Le consideraba como un mago pactando con el diablo” (Vol. 14, pag. 372)

 

 
Beneficio  VIII


BENEDICTO VIII (1012-1024) “compró el oficio de papa por medio dechantaje”. Obstaculizado en su elección, pidió ayuda a Enrique II que se hizo coronar en Roma. Estableció que los clérigos no se casasen y así el dio paso a los curas pedófilos de la historia Católico-Romana.

 

 Papa Pillo II

Papa Pío II (1458-1464)

 

se dice que fue el padre de muchos hijos  ilegítimos. Hablaba en público sobre los métodos que usaba para seducir a Las mujeres, aconsejaba a los jóvenes y hasta ofrecía instruirlos enmétodos de auto indulgencia. Pío fue seguido de Pablo II (1464-1471), quien mantenía la casa llena de concubinas. Su tiara papal estaba tan cuajada de joyas, que sobrepasaba el valor de un palacio.

 

Papa Sixto IV (1471-1484)

 

Papa Sexo IV

 

Éste tuvo dos hijos ilegítimos de su manceba Teresa a Los cuales hizo cardenales. Financió sus guerras vendiendo posiciones eclesiásticas al más alto postor y usó el papado para enriquecerse él y sus familiares. Hizo cardenales a ocho de sus sobrinos, aunque algunos de ellos era aún niños. En cuanto al lujo y extravagancias, rivalizó con los césares. El y sus familiares sobrepasaron a las  antiguas familias romanas tanto en riquezas como en pompa.

 

 Papa “casto Inocencio (VIII mujeres)” 

 

Papa Inocencio VIII (1484-1492)

 

 

De Inocente sólo tenía el nombre. Tuvo dieciséis hijos de varias mujeres. No negó que fueran sus hijos engendrados en el Vaticano. Como muchos otros papas, multiplicó los oficios clericales y los vendió por vastas sumas de dinero. incluso permitió corridas de toros en la plaza de San Pedro.

 

 

Papa “cara de ángel” Alejandro (VI amantes).

 

Papa Alejandro VI (1492-1503).   

 

Este hombre, a quien Gibbon llamó «el Tiberio de la Roma cristiana», fue demasiado perverso incluso para un papa del Renacimiento. Se decía que jamás se equivocó al valorar a una mujer hermosa, aun cuando ya era senil. Tuvo diez hijos ilegítimos conocidos, cuatro de ellos (entre éstos, el célebre César y Lucrecia) eran de Vanozza. Cuando sus atractivos se desvanecieron, el papa, a sus cincuenta y ocho años, tomó otra amante. Tenía fama de haber cometido su primer asesinato a la edad de doce años. Hundió repetidas veces su arma blanca en el estómago de otro niño. Durante su juventud, sus inclinaciones amorosas no fueron un secreto para nadie. Su desgracia fue tener a un papa por tío, Calixto III. Uno de sus minúsculos hábitos predilectos era nombrar cardenales a cambio de una considerable suma; inmediatamente después, los envenenaba y volvía a empezar con los candidatos a reemplazarlos. Usaba la «cantarella», una mixtura compuesta sobre todo de sales arsenicales. La Iglesia, decretó, era susceptible de heredar los bienes y enseres del cardenal. Él, naturalmente, como vicario de Cristo era la Iglesia. También se dijo que Alejandro había mantenido relaciones incestuosas con su hija, la atractiva Lucrecia. De ser así, lo cual es incierto, representaría todo un récord, incluso para un papa del Renacimiento, haber tenido relaciones sexuales con tres generaciones de mujeres: su hija, la madre y la abuela de ésta. Tuvo muchos hijos entre legítimos y bastardos y estaba orgulloso de todos ellos. Bautizó a sus hijos y les dio la mejor educación que la simonía podía costear. Ofició en sus bodas en el Vaticano, casándolos con las mejores familias de su tiempo.

 

 Papa”Leonino” X

 

Papa León X (1513-1521)

 

Fue elegido para 27 oficios diferentes clericales antes de tener 13 años de edad. Fue enseñado a considerar Ios cargos eclesiásticos sólo como un medio de ganancia. Con su  producto compró el cargo y declaró que el quemar a herejes era una orden divina. Fue durante esos días que Martín Lutero, siendo  aún sacerdote de la iglesia Romana, viajó a Roma.  Al ver por primera vez la Ciudad de las Siete Colinas, cayó al suelo diciendo: “Santa Roma, te saludo”. No había pasado mucho tiempo en dicha ciudad, cuando pudo darse cuenta de que Roma era  todo menos una ciudad santa. Pudo ver que la iniquidad existía en todas las clases del clero. Los sacerdotes contaban chistes indecentes y usaban palabras profanas, incluso en la misa. Lutero describió a los papas de la época como peores en su conducta que los emperadores paganos y explica que los banquetes de la corte papal eran servidos por doce mujeres desnudas. “Nadie puede imaginarse los pecados tan infames y los actos que son cometidos en Roma -dijo- tienen que ser vistos y escuchados para ser creídos. Tanto es así, que se acostumbra a decir; “Si hay un infierno, Roma está construida sobre él”.

  

 

Papa Pablo III (1534-1549)

 

Papa Pablo “Picaflor” III

 

La revista de signo católico Life dijo que siendo cardenal había tenido 4 hijos y en el día de su coronación celebró el bautismo de sus dos bisnietos; que eligió a dos de sus sobrinos adolescentes como cardenales, realizó festivales con cantantes, bailarinas, bufones y buscó ayuda de astrólogos.

  

Papa Pío XII (1939-1958)

 

Papa Pillo XII

En los Estados Unidos salió a la venta El Papa de Hitler: la historia secreta de Pio XII, un libro donde el investigador John Cornwell habla del antisemitismo y el silencio ante el Holocausto de un Papa al que el Vaticano está a punto de canonizar.

En enero de 1937, tres cardenales y dos obispos alemanes viajaron al Vaticano para pedir una vigorosa protesta contra la persecución nazi de la Iglesia Católica, a la que se le habían suprimido todas las formas de actividad con excepción de los servicios religiosos. Finalmente, Pío XI decidió lanzar una encíclica, escrita bajo la dirección de Pacelli (futuro Papa Pío XII), donde no había ninguna condena explícita al antisemitismo.

Pacelli (Ya próximo a ser Papa Pío XII) le reconoció al Tercer Reich que sus políticas antisemítas eran asuntos internos de Alemania. El Concordato entre Hitler y el Vaticano creó un clima ideal para la persecución de los judíos.

 www.elevangeliodelreino.org

 

 

EL DESTACADO DR. RICK WARREN ES OTRO EVANGÉLICO ECUMENISTA

 

Él se graduó en 1972 y después obtuvo a un grado de Bachiller en Artes de la Universidad Bautista de California en Riverside. Obtuvo el grado de Master en Divinidad en el Seminario Teológico Bautista del Sudoeste en 1979 en Forth Worth, y su Doctorado en Ministerio del Seminario Teológico Fuller, en Pasadena, California. Tiene también doctorados honorarios. 

El Dr. Warren fue llamado uno de los 25 Líderes Sobresalientes de América en el número del 31 de octubre, 2005 del U.S.News y World Report . Warren fue elegido por la revista Time como uno de 15 Líderes de mayor importancia del Mundo (2005). La revista Newsweek lo llamó a él una de las “15 Personas Que hicieron de América grande”, un premio dado a gente que, a través de la valentía o la generosidad, genio o pasión, se dedicaron a servir a otros.

 

Muchos conocen a Rick Warren como el fundador del modelo para la salud de la iglesia Con Propósito. Más de 250 mil pastores e líderes de iglesias de más de 125 naciones han asistido a talleres sobre la Iglesia con Propósito en 18 idiomas.  El hermano Peter Drucker llama a Rick “el inventor de un avivamiento constante.”

 

El libro anterior de Rick, “Una Iglesia con Propósito”, ha vendido más de un millón de copias en 20 idiomas. Ganó el Medallón de Oro de Libros de Ministerio del Año, y se está usado como manual en la mayoría de los seminarios.  Fue seleccionado como uno de “Los 100 Libros Cristianos que ha Cambiado el Siglo XX.”

Los libros de Warren han estado bajo la crítica de algunos, como otros maestros evangélicos, por su contenido heterodoxo. Algunos maestros evangélicos cuestionan las prácticas a las que se  promueven en estos libros, afirmando que distorsionan el evangelio o de otra manera utilizan dudosos métodos, incluyendo enseñanzas de la Nueva Era.

Warren dice que él es inclusivo más allá de sus raíces Bautistas Sureñas, y les da la bienvenida a los pastores y los líderes de todas las denominaciones para sus programas de entrenamiento. Warren reclama apegarse a las “cosas esenciales” de la fe y enfocar la atención en las “personas cariñosas en el Reino” de Dios en una forma atractiva sin comprometer las tesis esenciales de su fe. Muchos críticos, sin embargo, consideran que Warren compromete las diversas verdades doctrinales en sus enseñanzas, y que él adopta enseñanzas ecuménicas. Rick Warren también ha estado bajo fuego por su aparición en el 2006 en el Centenario del Reavivamiento de la calle Azusa en Los Ángeles, que también tuvo como invitados a los predicadores del Movimiento de Fe tales como Benny Hinn/T.D. Jakes/Kenneth Copeland y Creflo Dollar.

PAT ROBERTSON Y LA CBN

A principios de 1980, La Christian Broadcasting Network era uno de los principales lugares de reunión para la programación cristiana en la nación y el mundo. Pat Robertson fue el fundador de CBN, y todo marchaba muy bien hasta que tuvo la idea de lanzarse a la presidencia de los Estados Unidos. Los americanos estaban tan listos para elegir a un predicador para el más alto cargo como lo estarían para elegir a una bailarina exótica para ese cargo. Después de perder en las elecciones de otoño, Robertson comenzó un proceso que lentamente transformó a CBN en una red del mundo. Poco a poco, casi toda la programación Cristiana fue reemplazada por programas que en su naturaleza eran seculares. Cuando Robertson eventualmente decidió cambiar el nombre de la red a “The Family Channel”, era un paso lógico porque poco quedaba del patrimonio Cristiano de CBN. Toda esperanza se había perdido cuando Pat Robertson aceptó una oferta multimillonaria de Fox Broadcasting Company de Rupert Murdoch para la compra de The Family Channel