LA PARUSÍA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Sun in a Cloud

Por Dr.. Javier Rivas Martínez (M.D)

Parusía. (Del gr. παρουσα, presencia, llegada). f. Advenimiento glorioso de Jesucristo al fin de los tiempos.

La Parusía o la segunda venida de Cristo, no es una revelación exclusiva del Nuevo Testamento. Este suceso, es descrito en el Antiguo Testamento, precisamente y con harta claridad en el libro del profeta Daniel. Cristo dijo que vendría por segunda vez al mundo, que acontecerá al término inmediato del la Gran Tribulación Final (Mt. 24:29) y el propósito es el de instalar un Nuevo Orden Terrenal de Mil años bajo un gobierno teocrático y que el mismo Señor Jesucristo regirá al sentarse en Su Trono de Gloria (Sal. 2:8; Is.9:7; Mt. 25:31;Ap.19:15), gobierno, de carácter celestial y que se le denomina o se le conoce como Reino de Dios (Mr.1:15), o Reino de los Cielos (Mt.3:2). Pero antes de que así sea, Cristo juzgará las naciones del mundo (Mt.25:31-32), separará a los suyos de los malvados, las ovejas de las cabras (Mt.25; Mt.25:33), permitiendo solamente la entrada al Reino Terrenal a su fieles santos (Mt.25:34), y a los impíos los destinará al Infierno de Fuego, que es el Castigo Eterno y la Muerte Segunda (Mt.10:28; Mt.25:46; Ap.20:14; Mt.20:14-15). La venida del Señor al mundo, en su Parusía, será visible y gloriosa (Mt.24:29-30; Tit. 2:13; Jud. 14; Ap.1:7).

Daniel describe este poderoso hecho, muchos siglos antes que Cristo lo revelará por su propia boca. El capítulo siete del libro de Daniel, es dónde se revela la Parusía del Hijo del Hombre y fue escrito, de acuerdo a los eruditos e historiadores, en el año 550 a.C. del reinado de Belsasar que era corregente con su padre Nabónido en Babilonia (Dn. cap. 5).

En Dn. 7:13, Daniel escribe que vio, en visión de Dios, a Uno como un hijo de hombre, que venía en las nubes del cielo. Este acontecimiento es descrito y confirmado en los Evangelios en palabras de Cristo, profetizando su segunda venida en los últimos tiempos como el Hijo del Hombre que «viene en las nubes del cielo en gran poder y gloria» (Lc.21:27). En Dn.7:2 se hace mención que el hijo de hombre es acercado delante del un Anciano de Días, de vestido blanco como la nieve, y el pelo de la cabeza como lana limpia, que es sin duda alguna el Rey Jehová. Dios, en esta forma, se muestra por medio de un simbolismo que refleja su Sabiduría Infinita y Perfecta, y Su carácter Santo y Puro. El lugar que se desarrolla el evento anterior es en el «Tercer Cielo» (2 Co. 12:2), en el que el Cristo Ascendido (Lc. 24:51; Hech.1:9-11) se encuentra sentado a la Diestra del Poder de Dios (Ro. 8:34; Lc. 22:69; Hech. 7:57-58). Los discípulos del Señor Jesucristo conocían que su Maestro regersaía por segunda ocasión para la restauración del Reino en la Tierra (Hech.1:6-7; Ap. 20:4-6). En Dn. 7:14 este dominio o Reino Terrenal y Glorioso, en el que todos los pueblos, naciones y lenguas le servirán al Mesías Ungido, de carácter celestial como ya dijimos atrás, es otorgado por Dios al hijo del hombre de la visión de Daniel y que es Jesucristo. En el Apocalipsis, el ángel declara que los reinos el mundo vendrían a ser de Cristo y que habrá de reinar por los siglos de los siglos, o sea, todo un Milenio literalmente hablando (Ap.11:15; Ap.20:4-6), quien guiará las naciones de la Tierra con Cetro de Hierro y las cuales han sido dadas por la autoridad del Padre, así como Cristo la dará al que venza y guarde sus obras hasta el fin para regirlas también (Ap.2:26-27). En Daniel 7:18, con respecto a la autoridad terrenal otorgada a los fieles, dice:

«Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre» (Dn.7:18).

En otro lugar:

«Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años» (Ap.20:6).

De tan suma importancia ha sido siempre la Parusía del Hijo del Hombre, que fue revelada mucho antes de la Dispensación de la Gracia, en el Veterotestamento, exacta y literalmente, por medio de una visión, al profeta Daniel que lo plasmó es su ya conocido libro. Esta importancia estriba, nuevamente lo decimos, en la instalación del Reino Venidero Terrenal que gobernará el Señor Jesucristo. De esa manera quedará concluida la salvación de los justos y fieles («que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero» 1 P.1:5) que amaron a Dios por siempre, a pesar de la pruebas más duras y las tentaciones más terribles; a pesar de las tribulaciones, del hambre, de la desnudez, del peligro, y de la muerte (Ro. 8:35; Stg.1:2-3, 12; P.1:6, 7; Ap. 2:10-11; 3:10).

Pablo nos anima a guardar en la esperanza de la Parusía, en «la venida gloriosa de Nuestro Salvador Jesucristo» (Tit.2:13).

Estemos atentos hermanos míos, esperando la Parusía del Señor, llevando una vida en santidad, una vida en luz que agrade al Señor, y no a la carne ni a los ojos, apartándonos del mundo que es del Maligno, para estar en pie delante del Hijo del Hombre cuando regrese en Gloria y en Poder a la Tierra (Lc.21:36; Jn.12:31; 1 Jn. 2:15-17; 1 Jn. 4:5).

Amén.

 

CONSEJOS PARA LOS MILES DE TESTIGOS DE JEHOVÁ DESANIMADOS

Estoy al tanto de los miles de “Testigos de Jehová” en todo el mundo que están decepcionados de su “organización teocrática” al ver tanta contradicción y engaño por parte del cuerpo gobernante o llamado también “esclavo fiel y discreto”. Comprendo que muchos de ellos no desean abandonar aún su congregación porque no saben a dónde ir, o porque temen ser repudiados por amigos y parientes que están dentro de la organización. Incluso muchos jóvenes que son todavía dependientes de sus padres, temen salirse del culto porque estarían en juego sus tres comidas, sus estudios, y su hogar que los cobija. Realmente es traumática la situación de todos estos “Testigos” en todo el mundo, los cuales deben simular una fidelidad que no sienten hacia una organización que los ha decepcionado y que los coarta, meneando constantemente una espada de Damocles en caso de que se decidan abrir sus bocas más allá de lo permitido para exponer sus desacuerdos ante otros hermanos de la feligresía.

 

No hace mucho me escribió un joven de 23 años y que es un “Testigo de Jehová” bautizado, e hijo único de padres también “Testigos de Jehová”   recalcitrantes. Él me confesó que por fin llegó a la conclusión de que Cristo volvería en persona en una fecha que nadie puede saber, sino sólo el Padre celestial. Que estaba convencido de que las dos clases de “Testigos” (terrenal y celestial) que propugna el “esclavo fiel y discreto” no tiene una base sólida en las Escrituras, y que esta doctrina nació de una pésima interpretación de las llamadas “otras ovejas” de Juan 10:16. También me dijo que habiendo escudriñado Romanos 8 con mucho cuidado, y Hechos 2, comprendió por fin que su bautismo le otorgaría el regalo del Espíritu Santo y tendría así acceso a la familia de Dios como hijo, y como hermano de Jesús, y en consecuencia, se convertiría en un miembro del cuerpo de Cristo de manera automática. Su angustia era tal porque sabía que los ancianos de su congregación jamás le aceptarían con sus “nuevas” convicciones, y al mismo tiempo temía “romper” el corazón de sus padres si tomaba la decisión de salirse, pues sabía que la organización no le aceptaría una renuncia voluntaria y procedería más bien a expulsarlo públicamente como apóstata frente toda la congregación a la cual también sus padres asistían regularmente. Este dilema lo tenía a este joven muy angustiado obviamente, y este problema continua siendo un verdadero tormento en su vida, ya que él ama a sus padres con todo su corazón y no desea herirlos.

 

Mi humilde pero eficaz consejo para estos jóvenes que están convencidos de que su organización está errada en muchas doctrinas es que busquen el momento propicio para conversar con sus padres de sus profundas y verdaderas convicciones religiosas, y con la Biblia en la mano les muestren a ellos lo que han descubierto y aceptado como la verdad. Ahora bien, los padres “Testigos de Jehová” están convencidos de que si sus hijos se apartan de la “organización de Jehová” se perderán irremediablemente en el mundo y finalmente serán destruidos por Jehová Dios en el Armagedón. Y aunque esta idea es una falacia total, y un invento maquiavélico del “cuerpo gobernante” para controlar a sus seguidores, un apartamiento de los hijos de una fe en común podría provocar una profunda angustia a los padres. Pero si el joven conversa con sus padres, no para decirles que ya no cree en la Biblia, sino para manifestarles que ya no cree en determinadas interpretaciones del “esclavo fiel y discreto”, y que más bien ahora ha abrigado una nueva convicción bíblica, entonces el trauma que sentirían los padres sería probablemente menos doloroso. Debemos comprender que los padres aman a sus hijos y quieren todo lo mejor para ellos, lo cual es muy natural. Pero los padres que aman a sus hijos también sabrán escucharlos con respeto, y con amor aceptarán sus decisiones, porque finalmente nadie puede imponer a ninguno una religión y una serie de dogmas o doctrinas que no se logran entender. Si los padres pueden aceptar de buena gana la profesión que deciden seguir sus hijos, ¿por qué no podrían hacer lo mismo con la religión que decidieron seguir?

 

El amor genuino, según Pablo, no se irrita y se goza en la verdad. Esta definición de lo que es amor cristiano debería ser suficiente para que los padres no se irriten con sus hijos cuando ellos son sinceros o veraces al contarles lo que sienten y creen con respecto a su fe religiosa y sobre otras cosas. Al contrario, deberían gozarse por la veracidad de sus hijos, por confiar en ellos como padres para comunicarles lo que sienten y creen en su corazón. Pero desgraciadamente el malvado “cuerpo gobernante”, que es un verdadero esclavo malo, está siempre listo para golpear a sus consiervos. Ellos manipulan a las familias y lavan los cerebros de sus seguidores para mantenerlos en sus filas a base de temores a futuros castigos de parte del Altísimo si osaran salirse de la “organización de Jehová” y del “arca de salvación”. Maquiavélicamente el esclavo malo (El Cuerpo gobernante) ha dividido a amigos contra amigos, a hermanos contra hermanos, a padres contra hijos, tíos contra sobrinos, abuelos contra nietos, etc, con la expulsión de los desertores “apóstatas”.

 

Hay también casos en que jóvenes “Testigos de Jehová” han sido expulsados de la “organización de Jehová” por el simple hecho de haberse enamorado de alguien que no es “Testigo de Jehová”. Y aunque aparentemente es mejor casarse dentro de una misma fe, ello no garantiza necesariamente un matrimonio exitoso. He sabido de muchos “Testigos de Jehová” que se han casado con su pareja dentro de la fe y finalmente han terminado divorciándose. Y no hace mucho una señora que fue expulsada por haberse casado con un señor no “Testigo”, me escribió para contarme que era muy feliz en su matrimonio, ya que ella y su esposo eran fieles a Dios y al estudio de la Biblia, y que juntos oraban siempre al Padre celestial, y se reunían regularmente (en su casa) con otros creyentes para alabar al Señor sin coacción alguna. Así que, acá hay un caso—y no es el único—donde un “matrimonio mixto” resultó en una hogar cristiano donde se goza del verdadero amor y libertad que viene del Altísimo. Así que mi consejo para alguien que se enamore de uno que no es de su religión, es que converse con su pareja primero para saber qué piensa de Dios y de la Biblia, y si él (o ella) realmente siente que es importante la fe cristiana para una vida feliz, independientemente de quien la enseñe. Lo importante es que uno encuentre a alguien que también se interese por las cosas espirituales, que respete los mandatos divinos, y para eso no se requiere ser “Testigo”, “mormón”, católico” o adventista”. Más bien se requiere ser un cristiano comprometido con el Señor, y no con una secta determinada. 

 

El ostracismo que sufren ciento de miles de “ex Testigos” por haberse atrevido a desafiar al “esclavo fiel y discreto” es una señal clara de que los líderes de esta secta son verdaderos hijos de las tinieblas, una verdadera clase de “esclavo malo” que maltrata a sus consiervos. En cambio Jesús habló que sus verdaderos discípulos se conocerían por el amor genuino entre ellos. Desgraciadamente ese amor genuino no sólo no existe entre la cúpula y la feligresía sino entre los mismos miembros, ya que aquellos que uno supone son tus hermanos en la fe te pueden dar la espalda y denunciar ante los ancianos si muestras señales de “apartamiento de la verdad”. El temor de abrir la boca más de la cuenta está siempre latente entre los “Testigos de Jehová”. Mi consejo para aquellos “Testigos” bautizados que no están contentos con su fe “Watchtoweriana” es que se aparten de la sociedad poco a poco, y desaparezcan de sus congregaciones sin dar razones o explicaciones de su alejamiento a nadie, sino sólo a los verdaderos amigos. Con el tiempo su congregación se olvidará de  cada uno de ustedes y los ancianos no procederán a ejecutarlos con una ignominiosa expulsión, pues sepan que si ustedes presentan una carta de renuncia, de todos modos los echarán como  apóstatas apestosos.

 

Sé que muchos “Testigos” creen que yo (Apologista) soy un hombre resentido y amargado contra la “organización de Jehová”. ¡Nada más falso! Al contrario, soy un hombre muy feliz y dichoso, ya que por fin tengo la libertad que no gozan ellos para escribir y tener mi sitio web donde puedo exponer mis creencias personales y mis “descubrimientos” bíblicos según me lo revela el Espíritu de Dios. Sólo el Espíritu de Dios nos guía a la verdad, Espíritu que carecen millones de “Testigos” de la clase terrestre, y a quienes la clase celestial ha relegado a un segundo plano y les ha negado el Espíritu Santo, sin darse cuenta de que ellos mismos carecen de él. Una organización que ha convertido a millones de “Testigos” en “robots”, en repetidores paporreteros sin discernimiento propio. A toda la feligresía se le ha negado pensar por sí misma, y se le ha prohibido leer otra literatura que no sea la producida por “el cuerpito” ése de Brooklyn, NY. Cuando ellos salen a predicar, esperan ser escuchados y que lean sus libros y revistas. Pero cuando uno quiere darles literatura que no provienen de sus imprentas, simplemente las rechazan sin titubear. Así proceden ellos. Quieren ser oídos, pero no oír. Les gusta enseñar a otros pero no que se les enseñe. ¿Es que temen acaso descubrir que están en el error? Si están en la verdad, ¿por qué se rehúsan entonces a escuchar los puntos de vista de otros con paciencia? Realmente deja mucho que desear la conducta de los “Testigos”. Pero esta conducta fanática e intolerante se repite en casi todos los movimientos religiosos: Católicos, mormones, adventistas, o evangélicos. Aunque es más marcado en los así llamados cultos, donde el líder o un grupúsculo de líderes maneja toda la organización.

 

Jóvenes “Testigos”, por favor no sigan tampoco el consejo de sus líderes de no estudiar una profesión para defenderse en la vida. Ustedes tienen que prepararse para poder mantenerse, y a su futura familia, si deciden casarse. He visto cientos de jóvenes y adultos “Testigos” tener serios problemas para salir adelante sin una profesión. El fin de este mundo malo puede venir mañana, o dentro de mil años…¡eso no lo sabe nadie! Desde el siglo I los cristianos ya creían que vivían en la última generación, y Cristo no volvió a la tierra. Mientras tanto, prepárense para la vida, y no crean en las profecías fracasadas del “Cuerpo Gobernante” que anuncian el fin para dentro de unos pocos años. Ese cuento ya tiene más de ciento veinte años desde que Russell empezó con sus desdichadas profecías del fin.

 

Y finalmente, jóvenes “Testigos”, lean por su cuenta comentarios de la Biblia de eruditos bíblicos diplomados y con post grado, ya que de ellos pueden venir interpretaciones Escriturarias más precisas y acertadas. Recuerden que ninguno de los miembros del “Cuerpo Gobernante” tiene una educación formal en teología, y ninguno sabe ni pío el Griego o el Hebreo. ¿Confiarían ustedes su salud a un enfermero, o más bien, a un médico calificado con muchos años de estudio y experiencia? ¡Ustedes necesitan consultar! Y cuanto más consulten a diferentes eruditos, mejor resultado obtendrán. Es como una junta de médicos. Lo que opinen sobre una enfermedad una junta de médicos, mejor será el tratamiento a seguir, y mejor será el resultado que obtendrá el paciente. Si se encierran en los libros producidos por la WT, más limitado será su entendimiento de la Biblia. ¡Así de simple es la cosa!

 

Su Servidor,

Apologista

 

Más sobre los Testigos de Jehová en: www.elevangeliodelreino.org

EXTRAORDINARIA CONFESIÓN DE UN TESTIGO DE JEHOVÁ EN ACTIVIDAD

 

 

 Un confesionario

 

YO SOY TESTIGO DE JEHOVÁ EN PERÚ HACE MÁS DE 35 AÑOS, Y AL IGUAL QUE YO, CONOZCO A MUCHOS TESTIGOS DE JEHOVÁ QUE SABEN QUE ESTO (SUS PROFECÍAS) NO SON VERDADERAS, PUES SON MUCHAS PROFECÍAS QUE HAN VARIADO, Y MUCHAS DE ELLAS NO SE HAN CUMPLIDO.

 

YO VIVÍ EN CARNE PROPIA LA PROFECÍA QUE AFIRMABA QUE EN EL AÑO DE 1975 IBA VENIR EL FIN DEL MUNDO, O COMO DECIMOS, EL FIN DEL SISTEMA DE COSAS. PERO NO SUCEDIÓ LO QUE SE SUPONÍA TENIA QUE SUCEDER, Y MAS AÚN, NOS ECHARON LA CULPA DE HABER EXAGERADO. EN FIN, NOS QUEDAMOS CALLADOS Y CASTIGADOS CON UN JALÓN DE OREJAS POR HABER MAL INTERPRETADO LO QUE ELLOS DIJERON CON CLARIDAD.

 

LO DE 1995 NO FUE UNA NOVEDAD PARA LOS QUE SOMOS TESTIGOS DE JEHOVÁ POR MAS DE 30 AÑOS, PUES INCLUSIVE SE HACÍA APUESTAS DENTRO DE LA ORGANIZACIÓN; MEJOR DICHO, DENTRO DE LAS CONGREGACIONES SE APOSTABA QUE ESTO DE LA GENERACION DE 1914 QUE VERÍA EL FIN DE ESTE SISTEMA DE COSAS IBA A CAMBIAR. YA NOS PARECÍA QUE SE VENÍA VENIR, PUES YA SE HABÍA ADELANTADO ALGO EN UNA ASAMBLEA DE DISTRITO. USTEDES DIRÁN CÓMO ES QUE SEGUIMOS DENTRO DE LA CONGREGACIÓN SI SABEMOS QUE ESTO ES FALSO. LA RESPUESTA SE RESUME EN UNA SOLA PALABRA: “COSTUMBRE”, Y AL IGUAL QUE YO, MUCHOS LO TOMAMOS COMO ESTAR EN UN CLUB, DÓNDE A NUESTROS HIJOS LOS PROTEJE DE ALGUNAS COSAS. PERO NO SÓLO ES ESO, PERDERÍAMOS NUESTRO CÍRCULO SOCIAL, AMIGOS, E INCLUSIVE, A NUESTRAS FAMILIAS. TODO ESO NOS PASARÍA SI DECIDIÉRAMOS SALIRNOS. CONOZCO ALGUNOS QUE NO DEJAN ESTA RELIGIÓN PORQUE VIVEN DE ELLA. MUCHOS “JOVENES” QUE YA TIENEN MÁS DE 45 AÑOS TIENEN EL APOYO DE SU FAMILIA PARA VIVIR A CUERPO DE REY CON TAL DE QUE ELLOS SIGAN FIELES MEDIANTE EL PRECURSORADO. SIGUEN APOYÁNDOLOS ECONÓMICAMENTE. PERO HAY MÁS RAZONES PARA NO DEJAR ESTA RELIGIÓN. NO ES FÁCIL COMO PUDIERAN IMAGINAR. NOSOTROS HEMOS CONTRIBUIDO A DOGMATIZAR A NUESTROS HIJOS, Y AHORA, DE NOCHE A LA MAÑANA DECIRLES LO CONTRARIO, NO ES SENCILLO.

 

DESDE PERU LOS SALUDA R.S Y GRACIAS POR SU ATENCIÓN PRESTADA.

 

R.S

 

NOTA:

NO PONGO EL NOMBRE COMPLETO DEL AUTOR DE ESTE COMENTARIO PORQUE MAÑANA MISMO TERMINA CITADO POR EL COMITÉ JUDICIAL DE SU CONGREGACIÓN…¡¡¡Y ZAS!!!… ¡¡¡OUT!!!

 

LAS METIDAS DE PATA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

 

 

 

Descripción del vídeo

 

Los Testigos de Jehová han sido los máximos campeones fracasando en sus llamadas “profecías del Armagedón”. Las primeras fechas fallidas del Armagedón ocurrieron con su fundador Charles Taze Russell, al predecir éste el Armagedón para 1874, 1914, 1915 y 1918. El segundo en fracasar en lo mismo fue su sucesor Joseph F Rutherford, con su profecía del Armagedón para 1925. Y el tercero fue Nathan Knorr, quien junto con el “teólogo” Fred Franz, anunciaron el fin de los 6ooo años desde la creación del hombre (4026 AC?) para el otoño de 1975 y el inicio del milenio con Cristo como Rey para ese mismo año de 1975 DC. La última fecha que la “organización de Jehová” fracasó en su predicción, y que ya ha sido dejada de lado por el “esclavo infiel e imprudente”, es la concerniente a la famosa “Generación de 1914”, que supuso que esa generación no pasaría hasta que viniera el Armagedón. Finalmente la generación de 1914 pasó y la gente que vivió en esa fecha ya murió (Q.E.P.D= Que En Pesadilla Descansen) sin ver cumplida la profecía de la Generación del 14. Así se demuestra la falsedad de esta secta Watchtoweriana habituada a dar fechas falsas desde su creación en 1870. 

LA ARQUEOLOGÍA DA CRÉDITO A LA HISTORIA PATRIARCAL

 

Hasta ahora el descubrimiento más interesante que da crédito a la historia patriarcal es las tablillas de Nuzu, descubiertas entre 1925 y 1941. Cuando Abraham y Sara se dieron cuenta de que eran estériles y que no podían producir descendencia, Abraham adoptó a su esclavo, Eliezer de Damasco (Génesis 15:2). Esta fue una práctica común de las parejas sin hijos en el Oriente Medio antiguo. Por la misma razón, Sara animó a su esposo a tomar a su sierva, Agar, como una esposa, para que él produjera descendencia. Aunque Dios no aprobó este arreglo, esta fue una práctica estándar de acuerdo a los documentos de Nuzu (Unger, 1973, p. 122). William F. Albright, el arqueólogo famoso de las tierras bíblicas, remarcó:

Ahora está llegando a ser cada vez más claro que las tradiciones de la Era Patriarcal, preservadas en el libro de Génesis, reflejan con exactitud remarcable las condiciones reales de la Edad Media del Bronce, y especialmente del periodo entre 1800 y 1500 a.C. (como citado en Unger, p. 121).

 

Más sobre arqueología bíblica en www.elevangeliodelreino.org

 

NUESTRA PARTE EN EL PACTO DE DIOS CON DAVID

 

Concierne con la autoridad y el dominio en el Reino  venidero de Dios.

 

Dios hizo un pacto eterno de autoridad con David y sus hijos.

 

2 Samuel 7:12-19 1 Crónicas 17:11-17.

 

Estableceré tu simiente después de ti. Estableceré su reino. Él construirá una casa para mi nombre. Estableceré su trono para siempre. Seré su padre y él será mi hijo. Tu casa y tu reino serán establecidos para siempre ante ti. Tu trono será establecido para siempre. Tú has hablado de la casa a tu siervo por un gran momento por venir. El trono de David es el trono de Dios en la tierra. Dios está sentado sobre Su trono en el cielo. Sobre todo el universo. (Salmo 11:4, 47:7,8, 93:1,2, Isaías 66:1,2)

 

Salomón se sentó ” en el trono del reino del SEÑOR sobre Israel”. De todas las naciones, Dios escogió a Israel para ser Su reino especial en la tierra, y Jerusalén es Su ciudad escogida.  (1 Crónicas 28:5,  Deuteronomio 14:2, 2 Crónicas 6:6, Zecarías 2:12).

 

Salomón se sentó sobre el trono del SEÑOR como rey en lugar de David su padre, y prosperó; y todo Israel le obedeció”. (1 Crón. 29:23). Dios tuvo un trono en la tierra.

 

Este pacto con David fue un pacto eterno. Nunca acabará. David siempre tuvo un hijo para sentarse sobre su trono.David nunca carecerá de un hombre para sentarse sobre su trono. Esto convenio es tan seguro como el día y la noche (Jeremías 33:17-21).. Dios no quebrantará este pacto acerca de un hijo de David que se siente en el trono de David— que es el trono de Dios en la tierra. Ese trono durará para siempre, y el Hijo de David se sentará sobre él, rigiendo el mundo (Salmo 89:20-29, 34-37).

 

El hijo de David, Salomón, se sentó en ese trono. (1 Reyes 2:12). Muchos reyes de Israel y Judá se  sentaron sobre ese trono: David, Salomón, Roboam, Abija, Asa, Josafat, Joram, Usías, Ezequías. Sus reinados están Registrado en 1 y 2 Reyes y 1 y 2 Crónicas. Algunos de ellos fueron justos, y algunos fueron malvados. Porque fueron tan malvados, Dios retiró Su trono en la tierra por un tiempo (Ezequiel 21:24-27). Estas palabras son dirigidas al último rey, Ezequías: “Y tú, profano e impío príncipe de Israel, cuyo día ha llegado ya, el tiempo de la consumación de la maldad, 26 así ha dicho Jehová el Señor: Depón la tiara, quita la corona; esto no será más así; sea exaltado lo bajo, y humillado lo alto.  27 A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto no será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y yo se lo entregaré”.

 

El trono de David, el trono de Dios en la tierra, no será ocupado hasta que JESÚS venga, el cual tiene el derecho legítimo. Jesús se sentará en el trono de David cuando él venga con todos los santos ángeles (Mateo 25:31).

 

A JESÚS LE ES PROMETIDO EL TRONO DAVID, EL TRONO DE DIOS EN TIERRA.

 

Dice en Lucas 1:30-33  que El Señor Dios le dará (Jesús) el trono de su padre David. Note las genealogías de Mateo 1 y Lucas 3. Jesús es el hijo de ambos, de Abraham y de David, a quienes los dos pactos eternos fueron hechos y que conciernen a nuestra salvación.

 

En  Isaías 9:6,7 dice que El Mesías (Cristo) reinará en el trono de David. En el Salmo 2:6-12 dice que el Mesías (el Hijo de Dios) dominará sobre todos los reyes de la tierra. También Salmo 45, Salmo 72, Zacarías 6:12,13.

 

En Mateo 25:31-34 dice que Jesús vendrá en Su gloria con Sus ángeles. Entonces él se sentará en el trono de David y asumirá la autoridad de la tierra. Luego él separará a las naciones, invitando a algunas personas a la herencia dentro del reino de Dios, y arrojando algunos en el lago de fuego, para allí morir la segunda muerte (Revelación 20:15). En la regeneración, Jesús se sentará sobre Su trono, y los 12 apóstoles se sentarán también sobre 12 tronos juzgando a Israel (Mateo 19:28).

 

LOS CRISTIANOS VERDADEROS REINARÁN CON JESÚS COMO REYES Y SACERDOTES.

 

El que venza será invitado a gobernar con Jesús (Revelación 3:21).(Note los dos tronos de Dios aquí en este verso.)Jesús dará el poder del vencedor sobre las naciones, para dominar sobre ellas (Revelación 2:26,27). El Redimido reinará sobre la tierra (Revelación 5:10). Los santos ayudarán a juzgar, cuando Dios juzgue la tierra (Salmo 149:5-9). Si sufrimos con él, también reinaremos con él (2 Timoteo 2:12). Aquellos en la primera resurrección serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años (Rev. 20:4, 6).

 

AHORA, EN LA ERA ANTES DE QUE CRISTO VENGA Y REINE, PRESTE ATENCIÓN CÓMO ÉL ESTÁ CONSTRUYENDO UNA CASA PARA EL NOMBRE DE DIOS (2 Sam. 7:13,14).

 

Jesús dijo, “edificaré mi iglesia” (Mateo 16:13-19).La roca en la cual él la construye no es Pedro, sino la confesión de Pedro,  o sea que Jesús es el Hijo de Dios.En la casa de Dios (el grupo familiar) hay muchos lugares habitables. Jesús ascendió al cielo para preparar un lugar en la casa de Dios para nosotros. Él vendrá otra vez (Juan 14:2,3).

 

¿Qué ES la casa de Dios? La casa de Dios es la iglesia de Dios. Jesús está desde el cielo construyendo la Iglesia hoy (1 Timoteo 3:15). Esa casa de Dios que Jesús está Construyendo hoy— la iglesia o los santos—reinará con él cuando el venga.

 

CUANDO JESÚS VENGA EN PODER Y GLORIA, CON LOS SANTOS ÁNGELES, ÉL VENDRÁ COMO UN GRAN REY. (Mateo 25:31-46, Rev. 19:14-21). Él reinará sobre la tierra para 1000 años (Rev. 20:4-6). Su pueblo reinará con él (Daniel 7:18, 22,27; Rev.20:6).

 

EL PACTO ABRAHÁMICO Y EL PACTO DAVÍDICO SON EL FUNDAMENTO DEL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS.

 

Uno ofrece vida eterna y herencia eterna en la tierra. El otro nos ofrece autoridad y dominio con Jesús en el Reino de Dios. Dios será nuestro Dios para siempre, y Su gloria llenará la tierra (Números 14:21, Isaías 11:9, Habacuc 2:14).

 

Jim Mattison

JESUCRISTO ES HIJO DEL PATRIARCA ABRAHAM—¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE ESTO?

 

 

                              Abraham: ¿Quién Fue Él?      

 

Especialmente  en el Nuevo Testamento encontramos que a Jesucristo se le llama “el hijo de Abraham”. Por ejemplo, en Mateo 1:1 leemos esto: “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham”. Nótese que Mateo afirma que Jesucristo es hijo de Abraham, pero al mismo tiempo se nos dice que es  igualmente hijo del rey David. Por ahora nos interesa desarrollar todo lo que implica la frase “hijo de Abraham” que se le da a Jesucristo, pues este título, como el de “hijo de David”, implica un vínculo familiar muy especial e importante que le puede involucrar a usted y las gentes de todas las naciones.

 

Abraham había nacido en Ur de Caldea y fue escogido por Dios para bendecir a la humanidad toda a través de él y su descendencia (singular).  Sí, con el pasar de los siglos, Jesucristo nació de María, y así vino a ser hijo de Abraham, pues vino a ser su descendiente según la carne. Con el patriarca Abraham Dios hizo un pacto solemne de bendición futura para toda la humanidad.                                       

 

                            El Pacto de Dios con Abraham

 

bible.gif (4616 bytes)Todo se inició con el llamado que le hizo Dios a Abraham para que dejara su tierra con el propósito de que heredara una “nueva tierra” que Él había elegido para Su posesión exclusiva. Nótese lo que dice Génesis 12:1-3: “Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”.

 

Nótese que Dios hace un arreglo con Abraham el cual incluía las siguientes cláusulas importantes:

 

1.- Dios haría de Abraham una nación grande.

2.- Abraham sería bendecido y su nombre engrandecido.

3.- Abraham sería de bendición para todas las familias de la tierra.

 

En Génesis 13:14,15 leemos que Dios le vuelve a decir a Abraham, lo siguiente: “Y Jehová dijo Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre”. Es claro que Dios le estaba ofreciendo a Abraham una tierra para que la pudiese heredar perpetuamente, y que podía conocerla con sólo dirigir su vista al norte, sur, este, y oeste.

 

También es significativo de que a Abraham no se le dijo que mirara hacia el cielo, o hacia arriba, más allá de las estrellas, para imaginarse una herencia en el “tercer cielo”. Definitivamente Abraham nunca creyó que él tendría una herencia permanente en el cielo, ni tampoco para su descendencia después de él. Él comprendió muy bien que su mirada debía estar puesta en la tierra prometida, la tierra de promisión que fluye “leche y miel”.

 

El r�o Éufrates, SiriaAhora bien, en Génesis 15:18 Dios le da más detalles de la herencia prometida a Abraham con estas palabras interesantes: “En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto, hasta el río grande, el río Eufrates”.  Pues bien, si uno mira los límites demarcados por el río Nilo y el río Éufrates en un mapamundi, verá que éstos se ubican en el oriente medio, en lo que es ahora parte de Siria, Líbano, e Israel. Es importante este detalle, pues a Abraham y a su simiente Dios le daría la tierra prometida de la cual hicimos mención hace unos instantes.  

 

                       ¿Quién es la Simiente de Abraham?

 

Ahora viene el punto crucial en cuanto a quién es la descendencia prometida de Abraham. Pues bien, según el registro bíblico, Abraham tuvo como hijo a Ismael, el hijo de la esclava egipcia Agar; luego Abraham engendró a Isaac, el hijo que procreó con su esposa Sara. Después, al quedar Abraham viudo, se vuelve a casar con otra mujer llamada Cetura, la cual le dio seis hijos más.

 

De modo que Abraham tuvo  hijos, pero sólo uno de ellos fue el verdadero primogénito de Abraham. Recordemos que el primogénito tenía el derecho de heredar el doble que sus hermanos de lo que el padre poseía. Así era la costumbre Hebrea. También tenía la jefatura de la casa del padre, y recibía una especial bendición de Dios. De modo que es importante saber quién de los ocho hijos era el verdadero primogénito.

 

Algunos podrían decir que el primogénito era el primer hijo que tuvo Abraham. En su caso se supondría que era Ismael. ¡Pero así no piensa Dios! Ismael no fue el primer hijo de Sara, con quien Dios consumaría su pacto. Dios considera primogénito al hijo que le nacería de Sara, al hijo mayor de la esposa. Así lo leemos en Génesis 21:12 donde dice: “Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia”. En otras palabras, Dios escogió a Isaac como primogénito de Abraham, y por tanto se constituyó en el jefe de su casa, y el que recibía el doble de bendición que los otros hijos.

 

La otra evidencia que tenemos de que Isaac fue el verdadero primogénito es que su hijo Jacob heredó la primogenitura a la muerte de su padre. Dice Éxodo 4:22 así: “Y  dirás así a faraón: Jehová ha dicho así: Israel (=Jacob) es mi hijo, mi primogénito”. Pero nótese que Esaú fue mayor que Jacob (=Israel), pero no obstante, Dios llama a Jacob “mi primogénito”— ¿Por qué? Porque Esaú vendió su primogenitura por un plato de lentejas. Lo cierto es que la primogenitura continuó por la línea de Isaac, hijo de Sara, esposa de Abraham. Los hijos de Agar y Cetura no estaban incluidos en el pacto abrahámico. Sus otros siete hijos no estaban incluidos como “la descendencia de Abraham”.

 

De Jacob nacieron doce hijos, de los cuales Judá era uno de ellos. Este hijo de Jacob recibió de Dios la siguiente bendición: “Judá, te alabarán tus hermanos; tu mano en la cerviz de tus enemigos; los hijos de tu padre se inclinarán a tino será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos” (Génesis 49:18,10). Nótese que Judá sería reverenciado por los demás hermanos como el más importante de los hermanos. De él saldrían los reyes que gobernarían a Israel, incluyendo al futuro Mesías, el hijo de David, el Cristo, la descendencia de Abraham.

 

Tenemos entonces que de Isaac vendría la descendencia prometida a Abraham. Leemos en Gálatas 3:22,23 lo siguiente: “Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos: uno de la esclava, el otro de la libre. Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa”. Entonces de Isaac, Jacob, y de Judá, vendría aquella singular descendencia de Abraham que bendeciría al mundo entero y regiría los destinos de la tierra prometida y del mundo entero, pues la profecía bíblica señalaba al Mesías esperado (O sea la descendencia de Abraham—Isaías 9:6,7; 32:1) cuyo gobierno (reino) sería mundial (Salmos 72:8-11).

 

¿Quién es la simiente o descendencia de Abraham que heredaría la tierra al final de los tiempos, y que bendeciría al mundo entero? Esta pregunta la contesta el apóstol Pablo, cuando al escribirles a los gálatas, les revela lo siguiente: “Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a sus simientes como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu  simiente, la cual es Cristo” (Gálatas 3:16).  Ahora bien, observe que Pablo dice que la simiente o descendencia de Abraham es UNA sola: ¡El Señor Jesucristo! Entonces Jesucristo y Abraham son los que bendecirían al mundo por medio de un cetro o reino en el Medio Oriente y en la tierra de Canaán (=Palestina). Jesucristo es la descendencia prometida que heredará el mundo y regirá el planeta tierra con justicia y paz verdaderas. Dice Pablo a los romanos, lo siguiente: “Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia (Cristo) la promesa de que sería el heredero del mundo, sino por la justicia de la fe” (Romanos 4:13).  Nótese la frase: “el heredero del mundo—¿Para qué? Para regirla o gobernarla con justicia, pues dice Isaías 32:1: “He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio”.

 

                                 Otros Hijos de Abraham

 

La Biblia enseña que UNA es la descendencia de Abraham. Pero enseguida veremos que esa única descendencia de Abraham se compone de muchos fieles. Es decir, la simiente se convierte en una UNIDAD COMPUESTA. Veamos lo que dice Pablo nuevamente a los Gálatas: “Y si vosotros sois de Cristo, linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa” (Gálatas 3:29). “Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham”(Gálatas 3:7,9). Es claro que los creyentes se constituyen en “judíos espirituales” al identificarse con Abraham en su fe y esperanza en la descendencia prometida.

 

La iglesia, compuesta por judíos y gentiles creyentes en la descendencia prometida, constituye o compone también ahora la verdadera simiente o descendencia de Abraham. Esta simiente o descendencia compuesta por Cristo y los fieles de todos los tiempos, incluidos los padres, heredarán las promesas que Dios le hizo al patriarca cuando vivía en Ur, unos 3,50o años atrás. Por lo tanto, nos parece insólito que las iglesias de hoy, llamadas “cristianas”, hayan olvidado las verdaderas promesas que Dios pronunció al padre Abraham.  Extrañamente, en los últimos quince siglos o más, una iglesia de renombre, supuestamente cristiana, “espiritualizó” esa misma promesa de la herencia de la tierra prometida ubicada en el Medio Oriente y la trasladó al cielo.  Ahora las iglesias predican que viviremos para siempre con Dios y Su Hijo Jesucristo como angelitos alados y tocando arpas o liras en las “moradas celestiales”. Esto es desatinado, pues recordemos que Dios nunca le dijo a Abraham que mirara hacia el cielo para encontrar su destino final y el de su descendencia.       

 

                         Herederos de una “Nueva Tierra”

 

Jesucristo, como el hijo de Abraham y de David, es el heredero legítimo de las promesas de un reino o gobierno en la tierra donde todas las cosas que Dios se propuso hacer, y que fueran estropeadas por Satanás, serán restauradas por el Mesías (Hechos 3:19-21).  A los romanos creyentes Pablo les dice: “Y  si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados” (Romanos 8:17).

 

Nótese que dice textualmente: herederos de Dios y coherederos con Cristo, de las promesas.  Esto también lo vislumbró el apóstol Pedro cuando dijo: “pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (2 Pedro 3:13). Pues bien, nótese también que las promesas de Dios se resumen en “nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia”. Obviamente acá Pedro no está hablando de un nuevo planeta (cosmos), sino de un nuevo orden mundial (aión) donde imperarán la justicia y la paz verdaderas y duraderas.  Esta es la cristalización final del utópico mundo de amor, justicia, y paz perfectos. No obstante, le diré que el pacto con Abraham se circunscribe a la herencia de una tierra, en tanto que el pacto que hace Dios con David se circunscribe a la “permanencia eterna” de su reino, cuando sea restaurado por su hijo Jesucristo en su segunda venida en gloria. Por eso, es muy importante saber porqué a Jesús se le llama también “el Hijo de David”.  ¿Se lo ha preguntado usted mismo alguna vez?

 

                 Abraham, Isaac, y Jacob, en el Reino de Dios  

 

Parte de  las promesas de Dios es el restablecimiento del reino de Dios  (pacto davídico) en la tierra, cuando Cristo, el hijo de Abraham y de David, tome el control del mundo junto con sus padres (Abraham, Isaac, y Jacob) y todos los profetas. Dice Jesús así: “…cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos. Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios (Lucas 13:28,29). Sí, el padre de la fe (Abraham), y su prole leal (carnal y espiritual), estarán en la “nueva tierra” de justicia, administrando el nuevo gobierno mundial de Cristo. Entonces las naciones de la tierra serán benditas con su gobierno perfecto de rectitud y justicia, pues por este único medio se cumplirán las promesas de Dios a Abraham sobre bendiciones increíbles nunca antes vistas para una humanidad ansiosa por un cambio radical, por un mundo ideal de justicia y paz duraderas.

 

Jesucristo, como un judío, y descendiente directo del rey David, tiene el derecho de tomar el cetro y el trono de su reino. De modo que los verdaderos judíos (por la fe) juegan y jugarán un rol especial en el reinado de la justicia. Sus príncipes serán judíos en la carne como por adopción. Nosotros, los que no somos judíos, nos convertimos en judíos espirituales o adoptivos porque somos de la fe del padre Abraham y también porque somos de Cristo (su descendencia), y en como resultado heredaremos las promesas y riquezas otorgadas al padre Abraham. Los que enseñan que los judíos tienen una esperanza terrenal,  y la iglesia una celestial o supra mundana, están errados. Ya lo dijo Pablo en Efesios 4:4: “Un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación”.

 

Y además, en Efesios 2:11-17 Pablo explica que para los que son de Cristo (cristianos) ya no existe una pared divisoria entre judíos y no judíos. Todos son uno en Cristo Jesús. Todos son Judíos para Dios por la fe en el judío Jesucristo (Romanos 2:28,29; Gálatas 3:28).

 

                         El Renacimiento del Estado Judío

 

Es cierto que los hebreos entraron en la tierra prometida con Josué una vez muerto Moisés, el libertador. Pero su posesión sólo fue temporal y no permanente, ya que Dios los castigaba por su corazón duro y rebelde. En 586 A.C el rey Nabuconodosor terminó llevándose cautivos al rey judío Sedequías y a su pueblo a Babilonia, en donde estuvieron 70 años como servidores y esclavos del rey pagano. En ese momento el reino o gobierno de David terminó “temporalmente” hasta el día de hoy. Luego de los 70 años de cautiverio, Ciro, el rey Persa, dio un decreto de liberación de los judíos. Regresaron con Zorobabel una minoría de ellos a su tierra para reconstruir lo que estaba destruido, como es el caso del templo judío en Jerusalén.

 

Pero con el correr del tiempo, la mayoría de judíos volvieron a la incredulidad y no recibieron a su Mesías, el Hijo de Dios, Jesucristo (Juan 1:12). Como castigo, en el año 70 d.C., el general romano Tito invadió Jerusalén y destruyó el templo de los judíos, y el pueblo fue en parte asesinado, en parte desterrado, y en parte esclavizado por los invasores. Nuevamente en esa fecha el pueblo judío se quedó nuevamente privado de su país y de su templo. Esta fue una triste diáspora o dispersión que ha venido durando por casi dos mil años, hasta que, finalizando la primera mitad del siglo XX, nuevamente nace el estado judío el 12 de Mayo de 1948.

 

Sin embargo, la mayoría del pueblo judío están ciegos a las promesas de Dios, y sólo confían en su poder militar para confrontar cualquier eventualidad bélica. La mayoría de ellos parece que aún viven a espaldas de Dios, y no comprenden en su real dimensión de que es Dios quien les está devolviendo la tierra prometida a fin de bendecirlos a través de la simiente prometida a Abraham (el Mesías Jesús).

 

La tierra prácticamente ya está en manos de los judíos, sus legítimos dueños, aunque se opongan los ismaelitas o árabes. Estos deben reconocer que Dios hizo el pacto que estamos estudiando con Abraham y con su esposa Sara, y no con Agar e Ismael. Por eso, aunque los árabes protesten, y le  hagan la guerra a Israel, siempre saldrán mal parados  porque no luchan contra los judíos, sino contra Dios mismo. Ya en las guerras de 1948, 1953, 1967, y 1973 los judíos salieron victoriosos frente a un enemigo numeroso y poderoso, lo que demuestra que Dios está al frente de este minúsculo pueblo en el Medio Oriente para protegerlos. Y es que la Palabra de Dios tiene que cumplirse pese a la férrea oposición del mundo árabe y aun de muchas naciones de occidente. Hoy, las profecías bíblicas que señalan el retorno o alijah del pueblo judío de todas partes del mundo para reconstruir su antiguo país se están cumpliendo ante nuestros propios ojos (véase Deuteronomio 30:3-5; Isaías 11:12; Jeremías 30:3,8-11; 32:37-43).

 

Definitivamente el panorama del Medio Oriente apunta hacia el cumplimiento de las promesas de Dios al fiel Abraham, Su amigo personal. Lo que falta ahora es el retorno del heredero principal, el descendiente real, para tomar el control del país de Israel, y desde allí a todo el mundo. ¿Recuerda Ud. que Pablo dijo que Cristo sería el heredero del mundo en Romanos 4:13?

 

                          La Apostasía Predicha por Pablo

 

Es lamentable que millones de supuestos cristianos desconozcan este pacto o promesa de Dios hecha al padre Abraham hace más de tres milenios. Pero esto no es sorprendente para los que estudian las Escrituras libremente, y sin prejuicios, pues ya el apóstol Pablo previó que después de su partida entraría la apostasía en la iglesia con doctrinas que él llamó de demonios. Dice él así en 1 Timoteo 4:1,3: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios…”.

 

Aquí Pablo está hablando que en los postreros tiempos algunos caerían en el error, creyendo en doctrinas de demonios, entre las cuales están la prohibición del matrimonio (el celibato obligatorio) y la ingestión de ciertos alimentos (como el comer carne el viernes santo). Aquí hay una clara indicación de una iglesia apóstata que propagaría las doctrinas del diablo y no las de Cristo. Una iglesia que ignoraría las promesas literales de Dios y predicaría otro evangelio. Por cierto que esta imponente iglesia caería en otras apostasías y desviaciones de la verdad. Y en Hechos 20:29,30, Pablo dice: “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”. 

 

Sí, Pablo previó la aparición o manifestación de malos líderes u obispos que seducirían al rebaño de Cristo, hablando doctrinas pervertidas para arrastrar a discípulos tras sí. Y es eso precisamente lo que el romanismo logró con su doctrina del alma inmortal que trasciende la muerte para morar con Dios en el cielo.  Ahora resulta que la doctrina católica del cielo es más agradable y esperanzadora que la herencia de esta misma tierra, la cual ya nos parece muy difícil de soportar por tanta maldad, contaminación, y perversión.

 

Debemos de retener la prístina esperanza que fue una vez dada a los santos, pues así lo exhorta el apóstol Judas, cuando dice: “Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 3). ¡Esta debe ser nuestra responsabilidad como cristianos bíblicos!

………………………

 

 www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org (Ingles y Español)

 

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ DAN NUEVA FECHA PARA EL FIN DEL MUNDO

 

 

Según La Atalaya del 15 de diciembre de 2003, página 15, párrafos 6 y 7, el 2034 es la nueva fecha del Armagedón watchtoweriano.

Primero se cita en el párrafo 6 a Génesis 6:3 respecto al mundo prediluviano: “sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años”, y el artículo dice que ese anuncio divino fue 2490 años antes de Cristo. Según la cronología de la WT, el diluvio fue en 2370 antes de Cristo (120 años después). Luego en el párrafo 7, dice: “Ya han transcurrido unos noventa años desde que en 1914 se iniciaron los últimos días de este sistema de cosas. Sin duda estamos en “el tiempo del fin” (Daniel 12:4).” De esta manera sutil (típico estilo WT), se está insinuando -sin decirlo-, la posible fecha armagedónica es el 2034. ¿Volverán los TJ a creer este nuevo ejemplo de la teología absurda del Cuerpo Gobernante?

Más sobre las mentiras y errores de los “Testigos de Jehová” en el link de “sectas” en 

www.elevangeliodelreino.org

 

JUSTINO MARTIR SOBRE LA VIDA FUTURA

“Si habéis tropezado con algunos que se llaman cristianos y no confiesan esto, sino que se abreven a blasfemar del Dios de Abraham y de Isaac y de Jacob, y dicen que no hay resurrección de los muertos, sino que en el momento de morir sus almas son recibidas en el cielo, no los tengáis por cristianos… Yo por mi parte, y cuantos son en todo ortodoxos, sabemos que habrá resurrección de los muertos y un periodo de mil años en la Jerusalén reconstruida y hermoseada y dilatada, como lo prometen Ezequiel, Isaías y otros profetas…”  

Más sobre temas controversiales en www.elevangeliodelreino.org

¿Quién es el Dios verdadero en 1 Juan 5:20?

(Las Antiguas Evidencias Pasadas por alto)

  

Por Mario A. Olcese 

   

“También sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para que conozcamos al Dios verdadero. Y estamos con el Verdadero, con su Hijo Jesucristo. Éste es el Dios verdadero y la vida eterna”.   

 

Muchos de los que erradamente creen que el Mesías es el Dios verdadero sostienen que la oración final en este verso: “Este es el verdadero Dios y la vida eterna”, se refiere a Jesús el Mesías, puesto que el sustantivo más cercano a “Este” es “Jesucristo”. Sin embargo, puesto que Dios y el Mesías son ambos referidos en la primera oración del verso, la oración final puede referirse a cualquiera de ellos. La palabra (pronombre) “Este”, que inicia la oración final, es houtos, y un estudio de él mostrará que el contexto, no el sustantivo o pronombre más cercano, debe determinar a cuál “Este” se está refiriendo. La Biblia provee ejemplos de esto, y uno bueno está en Hechos 7:18 y 19: “Hasta que se levantó otro rey en Egipto que no conocía á José. Este [houtos], usando de astucia con nuestro linaje, maltrató á nuestros padres, á fin de que pusiesen á peligro de muerte sus niños, para que cesase la generación”. Es claro de este ejemplo que “este” [houtos] no puede referirse a José, aunque José es el sustantivo más próximo. Se refiere al otro rey, el primero, en el verso, aunque ese rey malvado no es el sustantivo más cercano. 

 

Si fuera verdad de que los pronombres siempre se refieren al sustantivo más próximo, resultarían en serios problemas teológicos. Un ejemplo es Hechos 4:10, 11: “Sea notorio á todos vosotros, y á todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesús el Mesías de Nazaret, al que vosotros crucificasteis y Dios le resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano. Este [Houtos] es la piedra reprobada de vosotros los edificadores, la cual es puesta por cabeza del ángulo”. Si “Este” en la última oración se refiere al sustantivo o pronombre más próximo, entonces el hombre que fue sanado es realmente la piedra rechazada por los constructores y que ha venido a ser cabeza del ángulo, es decir, el Mesías. Por supuesto que esto no es verdad. 

 

Un aun más problemático ejemplo para aquellos que no reconocen que el contexto, no la colocación del sustantivo o pronombre, es la clave más vital para el significado adecuado de 1 Juan 5:20, donde se lee: “También sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para que conozcamos al Dios verdadero. Y estamos con el Verdadero, con* su Hijo Jesús el Mesías. Éste [Houtos] es el Dios verdadero y la vida eterna”. Como en los dos ejemplos anteriores, el pronombre “Este” en este versículo no se relaciona con el sustantivo más próximo, sino que se refiere al Padre, una de las dos personas que se mencionan en todo el versículo. 

 

Un último ejemplo: 1 Juan 2:22. Este interesante texto dice: “¿Quién es mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Mesías? Este es el anticristo,, que niega al Padre y al Hijo”. Si nos atenemos a que “Este  es anticristo” es el Mesías mismo, el sujeto inmediato que antecede a esta frase, tendríamos que concluir que el Mesías es el anticristo…¡Y esto sería una blasfemia de marca mayor! De modo que vemos que no podemos concluir que la frase “este es el verdadero Dios y la vida eterna” se está refiriendo al sujeto antecedente de esta expresión, pues si lo hacemos así, tendríamos que hacer lo propio con 1 Juan 2:22 y entonces estaríamos blasfemando contra la persona del Hijo.

  

Finalmente, es el propio Maestro Jesús el Mesías quien nos reveló al Padre diciendo: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan (no, “nos conozcan”) a ti, el único Dios verdadero, y a Jesús el Mesías, a quien has enviado”. Aquí claramente nuestro amado Maestro nos enseña una verdad que pocos quieren aceptar por culpa de la tradición Católica y Protestante. Y esta verdad es que el Mesías mismo enseñó que sólo Su Padre es el único Dios verdadero y nadie más. Incluso, ya en el cielo, Jesús sigue llamando a Su Padre como “MI DIOS” 4 veces en Apo. 3:12: “Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá fuera; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo de con mi Dios, y mi nombre nuevo”. Nos preguntamos, ¿puede un Dios verdadero tener su propio Dios verdadero? Creo que aquí hay un punto que merece seria consideración.

 

Más estudios sobre Dios y Cristo en:

www.elevangeliodelreino.org

 

O también: www.esnips.com/web/BibleTeachings

 

 

EL ÚNICO DIOS VERDADERO EN LA BIBLIA

 La Creación de Adán antes de la restauración de la Capilla Sixtina de 1980

Por el Dr. Javier Rivas Martínez.

 

«Abraham vuestro padre se gozo de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozo» (Jn.8:55).

 

Demos inicio a nuestro corto pero sustancial estudio bíblico:

« Dios dijo a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros» (Ex.3:14).

 «YO SOY EL QUE SOY» es una traducción literalmente fiel del texto hebreo antiguo. Manifiesta  a Dios como un Ser real, auto existente,  sin causa o  principio que lo haya creado, infinito, perfecto, sin comienzo ni fin,  por quien todas las cosas son,  principio creador existente de la sustancia que compone el  universo visible e invisible, de la Eternidad en la que habita y de los seres espirituales que en ella hay. En cambio, el Señor Jesucristo usa la expresión Yo soy  (que es el verbo ser conjugado en primera persona del singular en el presente activo: ego eimi, en griego) para mostrar los adjetivos afines con seguridad a su  única naturaleza, que es la humana, y con su carácter mesiánico relacionado con la consumación de la salvación que se traduce en la herencia del  Reino Venidero Terrenal para los creyentes fieles al Dios Padre y que han creído en el nombre de su Hijo Jesucristo (1 P.1:4-5, 9; 2 P.2:11; 3:15; Ap.20:4, 6. Ver también mi escrito anterior: ¿Es Cristo Dios?).

Textos bíblicos que se relacionan  con la naturaleza puramente humana de Cristo, con respecto a su Yo soy:

1.     Yo soy, el que habla contigo (Jn.4:26).

2.   Yo soy; no temáis (Jn.6:20).

3.   Yo soy el que doy testimonio de mi mismo… (Jn.8:18).

4.   Porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis (Jn.8:24).

5.    Cuando hayas levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis  que yo soy… (Jn.8:28).

6.   Antes que Abraham fuese, yo soy (Jn.8:58).

7.    …para que cuando suceda, creáis que yo soy (Jn.13:19).

8.   Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra (Jn.18:6).

9.   Os he dicho que yo soy… (Jn.18:8).

 

Textos bíblicos que relacionan el Yo soy de Cristo con su carácter mesiánico:

1.     Yo soy el pan de vida (Jn.6:35, 41, 48, 51).

2.   Yo soy la luz del mundo (Jn.8:12).

3.   Yo soy la puerta de las ovejas (Jn.10:7, 9).

4.   Yo soy el buen pastor (Jn.10:4, 14).

5.    Yo soy la resurrección y la vida (Jn.14:6).

6.   Yo soy la vid verdadera (Jn.15:1, 5).

 

El problema de Jn.8:58. 

«…Antes que Abraham fuese, yo soy».

Realmente, este texto no tiene que ver para nada con una supuesta preencarnación de Cristo que lo haría obligadamente eterno como  Dios. El texto indica que antes del nacimiento de Abraham, Jesús  había sido ya profetizado dándose  a conocer como el Mesías de Dios que traería salvación con su muerte  y vendría con sus ángeles de poder a juzgar y reinar en la tierra. La primera profecía mesiánica que habla de Cristo como la simiente de la mujer y del la derrota absoluta del diablo por él con sus muerte y resurrección (herido en el talón),  mucho antes de que Abraham apareciera en la escena bíblica histórica, se encuentra en el libro del Génesis,  y el mismo Dios glorioso  se encarga directamente de darla a la Serpiente Antigua, que es el diablo y Satanás (Ap.20:2):

«Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y su descendencia; ésta te reirá en la cabeza, y tú la herirás en el talón» (Gén.3:15).

Enoc fue un hombre que vivió antes que el patriarca  Abraham naciera en la Ur de los caldeos (Gén.11:28), lugar de donde salió con dirección a la tierra de Canaán por mandato divino (Gén.11:31). Enoc,  hijo de Jared (Gén.5:18), profetizó la segunda venida de Cristo en gloria con sus ángeles de poder y su juicio contra  los  impíos antes de  que Abraham diese su primer respiro humano y fuese tomado  en cuenta dentro de obra del Santísimo Dios:

«De éstos también profetizo Enoc, séptimo de Adán, diciendo: he aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él» (Jud.14-15).

Habrá de hacerse una observación necesaria de los textos de anteriores, que demuestra su  inspiración divina:

«La mayoría de los eruditos sostiene que Judas dos veces cita libros pseudoepigráficos: Asunción de Moisés (en v.9) y Apocalipsis de 1 de Enoc (en v.14). Si bien  es cierto que ambos versículos contienen información que no se encuentra en ninguna otra parte de la Biblia, hay una tradición verbal que autentica la información que proporciona Judas. Más todavía, cabría que la fuente  de información para los autores de dichos libros, para esas alusiones, haya sido la Epístola de Judas, dado que la prueba para fijar la fecha temprana de aquellos libros no es definitiva. . . En este caso, concluimos que Enoc (o sea el  personaje mencionado en Gén. 5:18, 24; comp. Heb. 11:5) había profetizado la venida del Señor con decenas de millares de sus santos con el fin de juzgar». (Biblia de Estudio, SXXI, RV 1909).

¿Dudas? Creo que no habrá quedado alguna en tan sencillo y llano escrito. Tan diáfano y límpido es, cómo el diamante más puro que se ha tallado con gran delicadeza.

Dios les bendiga hermanos y amigos que nos visitan siempre, con la buena intención de aprender de sus humildes servidores que les preocupa con demasía su salud espiritual. 

Tengan en cuenta que solamente hay un Dios verdadero, y Jesucristo, el Hijo de Dios, el testigo fiel (Ap.1:5), vino al mundo a darlo a conocer:

«Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo,  quien has enviado» (Jn.17:3).

www.yeshuahamashiaj.org

Jesús Reconoció que sólo Su Padre es el Dios Verdadero

 

 

Por Ing° Mario A Olcese (Apologista)

 

 

Aunque parezca increíble, Jesús mismo contradice a los Trinitarios enseñando que sólo Su Padre es el Dios verdadero. Por ejemplo, en Juan 17:3 él dice de Su Padre y Dios, lo siguiente: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti (Padre), el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. Este pasaje debe ser leído con cuidado y escudriñado profundamente por el investigador sincero e inteligente de las Escrituras. Notemos que Jesús dice que la vida eterna consiste en conocer a dos personas: 1). Al Dios Padre, quien es el único Dios verdadero, y 2). A Jesucristo como el enviado de Dios el Padre. Jesús NO dice en ningún lado que el Padre y él son El único Dios verdadero. No obstante, los Trinitarios tuercen esta doctrina de Jesucristo diciendo que el Hijo es también el Dios verdadero a pesar de que Jesús nunca dijo serlo. Este texto es contundente y no obstante siempre pasado por alto por los Trinitarios. ¿Será porque no saben cómo explicarlo?

 

En otra ocasión Jesús les dice a sus discípulos que su Padre es MAYOR que él (Juan 14:28). Esta declaración de Jesús lo coloca a él como menor y no igual al Padre. No obstante, los trinitarios dicen que Jesús estaba hablando como hombre, y en esa condición era menor que Dios Padre. Pero, ¿no deberíamos esperar que todo hombre sea menor que Dios el Padre? ¿Qué de nuevo estaría diciendo Cristo con eso? ¿No sería algo evidente que cualquier hombre sea menor que Dios? No amigos, yo creo que Cristo estaba hablando de algo más transcendental, y esto es que él es menor o “inferior” al Padre ayer, hoy, y siempre.

 

Jamás encontraremos en la Biblia la frase “Dios el Hijo”. Al contrario, Jesús enseña que él mismo tiene Su Dios. En Juan 20:17 Jesús les dice a sus discípulos: “…subo a mi Padre y a vuestro Padre, A MI DIOS, y a vuestro Dios.” En la crucifixión Jesús exclamó a Dios: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo 27:46).

 

Pero el texto más importante y dramático es el de Apocalipsis 3:12. En este pasaje, el Cristo glorificado y entronizado en el cielo dice: “Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de MI DIOS, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de MI DIOS, y el nombre de la ciudad de MI DIOS, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo de MI DIOS, y mi nombre nuevo.”  La pregunta lógica es: ¿Por qué Jesús sigue llamando al Padre como “MI DIOS” 4 veces, si ya dejó de ser hombre en el cielo? Pero lo cierto es que en el cielo Jesús sigue teniendo su Dios. Y si en el cielo Jesús sigue teniendo su Dios, entonces él no ha dejado de ser un hombre, aunque ciertamente ya en la condición de glorificado.

 

Si Cristo es Dios como el Padre, entonces ¿por qué Jesús desconoce el día y la hora de su propia venida y del “fin del mundo?” Él dijo claramente a sus discípulos: “Pero de aquel día y de la hora nadie lo sabe, ni aún los ángeles que están en el cielo, NI EL HIJO, sino el Padre.” (Marcos 13:32; Hechos 1:6,7). Sí, Jesús no sabe cuándo en la fecha de su retorno. Pero nos dirán nuevamente que Cristo hablaba como hombre. Pero, ¿no es de esperar que todo hombre ignore la fecha del fin del mundo? ¿Qué de nuevo estaría diciéndonos Jesús? Nuevamente insisto en el hecho de que Jesús hablaba como Hijo de Dios y como hombre. ¡El Hijo de Dios no lo sabe todo! Y si no sabe todo es porque no es el Dios Omnisapiente y Todopoderoso.

 

En una ocasión un hombre le dijo a Jesús: “…Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno es bueno, sino sólo Dios.” (Lucas 18:18.19). Aquí se suscita otra pregunta: Si Cristo es Dios, y Dios es el único bueno, ¿por qué rechazó Jesús la confesión de que era bueno? En Mateo 5:8 Jesús mismo dice: “Bienaventurados los de limpio corazón porque ellos verán a Dios.” Aquí surge otra pregunta, si Cristo era Dios, ¿por qué dijo que sólo los de limpio corazón verán a Dios? ¿Acaso no era él mismo el Dios verdadero?

 

En Juan 10:29 Jesús dice: “Mi Padre que me las dio, es MAYOR QUE TODOS...” Este texto, junto con el de Juan 14:28, confirma el hecho de que Cristo no es igual que Dios el Padre. Y en Juan 5:19 Jesús dice:  De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer NADA POR SI MISMO, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.  Esta es una extraña declaración de Cristo si creemos que él es Dios como Su Padre. Notemos que Cristo imita a su Padre y no a la inversa. Jesús no puede hacer nada por sí mismo, sino lo que hace su Padre eso mismo hace él. Obviamente Cristo está sujeto a Su Padre, y hace lo que él le enseña. 

 

En Marcos 10:40 Jesús dice: “Pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, NO ES MIO DARLO, sino para aquellos a quienes está preparado.” En el reino de Cristo habrá puestos de autoridad que sólo Dios ha destinado para sus hijos. Jesús afirma que a él no corresponde señalar los lugares o posiciones de autoridad.

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

EL FENOMENAL FUTURO QUE NOS PRESENTA LA BIBLIA…¡EL PARAÍSO RESTAURADO EN LA NUEVA TIERRA!

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice á las iglesias. Al que venciere, daré á comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios” (Apo. 2:7)

 

Por Ing° Mario A Olcese (Apologista)

 

No hace mucho mi familia y yo visitamos el antiguo predio de mi padre el cual estaba sembrado de maíz, camote, tomate, cebolla, etc y que está regado por las aguas límpidas y frescas que corren por el cauce del río Lurín, al sur de Lima. Alrededor de la hacienda se veían los montes escarpados con cabras trepando y retozando, y un cielo azul, moteado por nubes blancas como el algodón y aves que iban de un lado a otro cantando y exhibiendo sus plumajes de lucidos colores. Todo se veía maravilloso, puro, fresco, relajante, y estimulante. La atmósfera realmente era maravillosa y tranquila, sin la agitación y la contaminación de las grandes ciudades. Nos encontramos con los antiguos trabajadores que ya son octogenarios y que aún sembraban sus parcelas, y que asombrosamente gozaban de una salud y fortaleza envidiables. “Es por el aire y la comida sana”, nos dijeron.

Y había Jehová Dios plantado un huerto en Edén al oriente, y puso allí al hombre que había formado (Génesis 2:8).

Cuando reflexionamos en el paraíso que Dios creó hace seis mil años para los humanos, como una enorme hacienda sin contaminación, sin maldición, sin violencia, sin enfermedades, y sin muerte, en donde la gente pudiese vivir en armonía con Dios y Su creación, nos preguntamos: ¿Podrá acaso algún día restaurarse ese estupendo prístino paraíso para que todos vivamos felices y sin penurias?¿Será posible que algún día se haga realidad el sueño de que todos tengamos una casa de campo con tierras benditas y agua en abundancia y sin que ninguno de los animales salvajes nos agredan?¿Será posible que algún día gocemos todos de una excelente salud y longevidad envidiables, alimentándonos sólo de productos del campo que no recibieron fertilizantes químicos e insecticidas?¿Será posible que nuestros vecinos sean todos personas probas y de confianza, de modo que no tengamos que asegurar nuestras puertas y ventanas por temor a los intrusos? Este anhelo no es de ningún modo una utopía inalcanzable o un sueño de toxicómanos. La Biblia nos habla de un paraíso restaurado como fue al principio. 

Bien que esperamos cielos nuevos y tierra nueva, según sus promesas, en los cuales mora la justicia (2 Pedro 3:13).

Una de las grandes promesas de la Biblia es que habrá una nueva tierra donde more la verdadera justicia. Esto significa que Dios regirá el mundo a través de Su Ungido con justicia y rectitud para que todos los hombres vivan contentos y sin penurias. Hoy, las cortes de justicia están atestadas de demandas de millones de hombres que buscan ser escuchados y atendidos, tanto de ricos como de pobres, pero especialmente de los pobres y desposeídos. Pero en la nueva sociedad, los problemas judiciales habrán desaparecido por completo porque el gobernante divino, el Señor Jesucristo, regirá con sabiduría celestial, administrando con sagacidad la nueva sociedad que él implementará en el mundo renovado. El profeta Isaías dice que He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio.(Isa. 32:1).

La restauración de todas las cosas (Hechos 3:21)

Jesús no viene a destruir el mundo sino a los que destruyen Su paraíso, y esto porque hombres egoístas tomaron malas decisiones, alterando el ecosistema de nuestro mundo. Dice la Escritura: “Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierraAsí que Dios está enfadado con los hombres que destruyen su creación, este hábitat ideal que Dios planeó con mucho amor y sabiduría. Sin embargo, una y otra vez la Biblia nos dice que Dios hará nuevas todas las cosas, es decir, que restaurará todas las cosas a su estado original. Jesús está ahora retenido en el cielo hasta el tiempo de la restauración (regeneración) o del restablecimiento de todo lo que está estropeado por causa de los hombres impíos que son los instrumentos del diablo. Dice Pedro: “A quien (Cristo) de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo” (Hechos 3:21).

Juan dice que todo el mundo yace bajo el poder del diablo (1 Jn. 5:19), y es justamente el diablo quien originó todo este caos en el mundo, al inducir a los hombres a alterar el orden natural de las cosas. Y claro, todo comenzó cuando Adán escuchó la voz de su esposa Eva, quien repitió la misma sugerencia del diablo a su marido para desobedecer el mandato divino. De este modo sobrevino la maldición en la tierra. “Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida”. 

 

Sión será nuevamente como un paraíso (Isa. 51:3)

“Ciertamente consolará Jehová á Sión: consolará todas sus soledades, y tornará su desierto como paraíso, y su soledad como huerto de Jehová; hallarse ha en ella alegría y gozo, alabanza y voz de cantar” (Isa. 51:3). El profeta Isaías predice que Sión, el monte del Eterno (símbolo de Jerusalén y de la nación Judía entera), será como un paraíso y sus desiertos como huertos. Esto nos habla de un país restaurado en todo el sentido de la palabra, con tierras fértiles, huertos frondosos, alegría, paz, gozo, alabanza y cánticos espirituales de parte de su pueblo. Un verdadero paraíso restaurado para los herederos del reino milenario de justicia.

De cierto, te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso (Lc.23:43)

El ladrón en la cruz le dijo a Jesús que se acordara de él cuando viniese en su reino, y Jesús le ofreció el paraíso, lo cual vincula el reino con el paraíso venidero. Ese paraíso es descrito también en Apocalipsis 21: El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice á las iglesias. Al que venciere, daré á comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios” (v. 7).

Para poder saber qué es en verdad aquel paraíso que Jesús le ofreció al “buen ladrón”, será necesario examinar los 3 pasajes bíblicos que hablan sobre él en el Nuevo Testamento. Uno de ellos, el de Lucas 23:42, ya lo hemos examinado. Ahora Vamos a examinar 2 Corintios 12:2-4. En Este texto San Pablo dice:

  “Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el TERCER CIELO. Y conozco al tal hombre…que fue arrebatado al PARAÍSO, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre ex presar.”

 

                       Aquí Pablo está hablando de que el paraíso puede ser el tercer cielo. Nótese que dice que fue “arrebatado al tercer cielo” y “arrebatado al paraíso” en el mismo versículo. Nuevamente aquí tenemos que reflexionar en lo siguiente: ¿Fue arrebatado Pablo al “tercer cielo”, y desde allí, nuevamente “arrebatado al paraíso”?  ¿ O es más bien que “paraíso” y “tercer cielo” significan lo mismo? Personalmente creo que “paraíso” y “tercer cielo” significan lo mismo. Entonces el “tercer cielo” es el  “paraíso” en este versículo.

 

                       También es interesante de que Pablo habla de que ese arrebatamiento pudo haber ocurrido “en el cuerpo” o “fuera del cuerpo”. ¿Qué se entiende por “fuera del cuerpo”? No lo sabemos exactamente. Tal vez “fuera del cuerpo” quiera decir, “en éxtasis”, o “en visión” (verso 1). Pero lo cierto es que esta persona arrebatada (muy probable Pablo mismo) oyó palabras inefables que no se pueden explicar.

                                

Paraíso y el Árbol de la Vida

 

                       El tercer pasaje que nos habla del paraíso lo encontramos en Apocalipsis 2:7, que dice:

                         

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.  Al que venciere, le daré de comer del ÁRBOL DE LA VIDA,  el cual está en medio del PARAÍSO DE DIOS.”

 

                       Ahora, obsérvese que EN MEDIO del llamado PARAÍSO está EL ÁRBOL DE LA VIDA. Este detalle, del “árbol de la vida”—en medio—del “paraíso”, es clave para entender qué es el paraíso ofrecido por Jesús al “buen ladrón” de la cruz. De manera que hay que averiguar en qué otros pasajes del Nuevo Testamento encontramos ese misterioso “árbol de la vida”. Pues bien, gracias a Dios que tenemos otros versículos en Apocalipsis 22:2 y14, que dicen:

 

 “EN MEDIO de la calle de la CIUDAD, y a uno y otro lado del río, estaba el ÁRBOL DE LA VIDA…bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas de la CIUDAD.”

 

                       Ahora comparemos con atención los textos de Apocalipsis 2:7 y Apocalipsis 22:2,14, porque ambos textos nos dan mucha luz sobre el llamado Paraíso de Dios. He aquí 4 puntos:

 

    1.- El árbol de la vida está en medio del Paraíso de Dios (Apo. 2:7).

    2.- El árbol de la vida está en medio de la calle de la Ciudad (Apo. 22:2).

    3.- El Paraíso es una Ciudad, puesto que se nos dice que el árbol de la vida  está en medio del Paraíso y de la calle de la Ciudad. (ver n°.s 1 y 2).                                                 

    4.- Los cristianos verdaderos están llamados a entrar por las puertas de dicha Ciudad Celestial donde está el árbol de la vida.

 

El Paraíso y La Ciudad

 

                       Queda demostrado que el paraíso está estrechamente ligado a la ciudad celestial (“tercer cielo”). Nosotros, como cristianos, somos ciudadanos de esa ciudad celestial. Pablo afirma que “nuestra ciudadanía está en los cielos…” (Filipenses 3:20). Obviamente la palabra ciudadanía tiene que ver con una Ciudad. En nuestro caso, somos ciudadanos de la “Ciudad”, “Paraíso”, o “Tercer Cielo”.

 

 El Paraíso Bajará a la Tierra

 

                       Lo siguiente es crucial y clave para entender la promesa de Jesús al ladrón de la cruz: ¿Subiremos al cielo para entrar por las puertas de la Ciudad o Paraíso?¿Prometió Jesús a sus seguidores llevarlos al cielo para entrar al Paraíso o Ciudad Santa? ¡Esta es otra historia! En Apocalipsis 21:2 leemos algo interesante:

 

 “Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, DESCENDER del CIELO, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.”

 

                      El apóstol Pablo también escribió:

 

 “Porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos LA POR VENIR.” (Hebreos 13:14).

 

                      Del Patriarca Abraham, se dijo:

 

“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba…porque ESPERABA LA CIUDAD que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.” (Hebreos 11:8,10).

 

                      Aquí vemos que Abraham esperaba la ciudad (no dice, “esperaba ir a la ciudad”), a la cual se la llama también: “una patria” (Hebreos 11:14). Leer también Hebreos 11:13-16.

 

La Casa de Dios

 

                      Todo lo dicho hasta ahora tiene que ver con “La Casa de Dios”. Nuestro Padre celestial nos hizo a Su imagen y semejanza” (Génesis 1:26). Es decir, Dios es un Padre de Familia (Leer Efesios 2:19). Así también los hombres forman familias y se convierten en padres. Dios tiene su Casa Propia en donde vive (Salmo 26:8). Así también el hombre edifica una casa en donde vive con su familia (Leer Isaías 65:21). Recordemos que Jesús habló de “la Casa de mi Padre” en Juan 14:2,3

 

                      En 2 Corintios 5:1 Pablo dice: “…tenemos de Dios un edificio, UNA CASA no hecha de manos, eterna, en los cielos.” Por otro lado, es interesante lo que Pablo dice a los Hebreos (9:23,24) con las siguientes palabras: “Fue, pues, necesario que las FIGURAS DE LAS COSAS CELESTIALES fuesen purificadas así; pero las COSAS CELESTIALES MISMAS, con mejores sacrificios que éstos. Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano FIGURA DEL VERDADERO, sino en el cielo mismo para presentarse ahora delante de Dios.

 

                      Lo que Pablo revela es que en el cielo hay unas COSAS, como por ejemplo, un santuario verdadero. En Hebreos 8:1,2 nos habla del tabernáculo que Dios levantó en el cielo, y no el hombre. Igual ocurre con la ciudad celestial, “cuyo arquitecto y constructor es Dios.”  Si  amigos, en el cielo HAY COSAS REALES o VERDADERAS hechas por la mano de Dios. Ese tabernáculo de Dios, donde Él mora, bajará a la tierra y “Dios estará con los hombres, y él morará con ellos.” (Apocalipsis 21:2,3).

 

                      Es evidente que los justos permanecerán en esta tierra (Proverbios 2:21), y Dios vendrá con su Ciudad Santa, Paraíso, o “Tercer Cielo” a la tierra. Entonces los justos entrarán a la Ciudad o Paraíso—¡en la tierra!. (Proverbios 11:31). Todo esto será para la era del Reino, la era del Mesías Jesús.

 

……………………………………

 

 

 

NED GRAHAM Y SUS PROBLEMAS MARITALES

 

Ned Graham

Nelson Edman Graham, Ned

 

En Larry King en vivo (en el invierno de 1998) el Evangelista Bautista del Sur Billy Graham fue insultado cuando él fue comparado con los Tele evangelistas como Jim Bakker Jimmy Swaggart y sus escándalos sexuales. Billy Graham dijo que él no hacía aquellas cosas que Jim Bakker o Jim Swaggart hicieron. Pero el propio hijo de Billy Graham, Ned Graham, resultó no ser diferente a Jim Bakker. Si bien un Presidente de un Ministerio Evangélico debe estar libre de culpa, y ser marido de una esposa, templado, sensato, de buena conducta, hospitalario, capaz para enseñar; no dado al vino, no violento, y no ávido por dinero, Ned Graham, el hijo de Billy Graham, ministro Bautista del Sur, presidente East Gates International, un grupo que distribuye Biblias en China dijo a Cristianismo Hoy en una entrevista, que él había abusado del alcohol y pasó una “cantidad impropia de tiempo” con dos mujeres de su personal. Su esposa procedió a pedirle el divorcio alegando además violencia doméstica y falta de ética por la afición de su marido a la pornografía. Todo parece indicar que éste hijito menor del reverendo Graham sigue siendo un dolor de cabeza para la familia, aunque el otro hijo de Graham, Franklin, no ha sido la excepción a la regla. ¡Qué linda familia! Uyuyuy…

 

www.elevangeliodelreino.org

 

EL TELE-EVANGELISTA PENTECOSTAL MORRIS CERULLO Y SU VIDA POMPOSA

 

Morris Cerullo es un ministro ordenado de la Asamblea de Dios y un Evangelista sanador. Su mansión personal  de ministerio y casa de dos pisos de 12,000 pies cuadrados está detrás de dos  portones de seguridad en el barrio más rico en América y ha sido estimado sobre los 12 millones de dólares. ¡El “siervo del Señor” Cerullo y su esposa son los dos únicos que viven allí, e informan que están en tierras extranjeras 70 % del tiempo … ¡qué desperdicio del dinero de Dios!

La limosina de Morris Cerullo, un Gulstream G4, – se estima – vale varios millones. Él tiene a dos pilotos de tiempo completo y una azafata que dijo en declaraciones juradas escritas que el avión tiene un interior enchapado en oro. Él ha tenido tres aviones a reacción privados similares desde entonces.

Afirmando que Dios  hablaba directamente a través de él,  Cerullo pronunció descaradamente esto, “¿Entregarían ustedes sus billeteras a Mí, dice Dios, y dejarían que sea el Señor de sus billeteras….¡Sí!, entonces sean ustedes obedientes a mi voz. (Morris Cerullo, “Una palabra de Dios en la Convención Mundial de la Vida más profunda”, marzo de 1982, 15.)—¡qué tal creyente es este timador descarado! ¡Sea arrojado al Gehenna junto con su padre, Satanás”!

 

 

 

 

www.elevangeliodelreino.org

 

 

www.esnips.com/web/BibleTeachings (Estudios en español e inglés por Apologista)

ORACIÓN DEL TELE-EVANGELISTA RICO

 

Padre Celestial, quiero agradecerte Señor por todas las buenas dádivas materiales que me han “caído del cielo” a través de los diezmos, ofrendas, y de los pagos por sanidades especiales, todo lo cual  asciende a unos $200 millones al año, y que provienen de mis fieles seguidores ingenuos en todo el mundo. Te agradezco muy especialmente por mi nueva mansión de 10,000 m2  valorada en 12 millones de dólares en un barrio exclusivo de California, y por mi recién construida casa de veraneo de 1500 m2 con finos muebles y exquisitos acabados, valorado todo en 3 millones de dólares en una zona rica de Miami Beach, Florida. Por mi lujoso avión a reacción de $20 millones de dólares con piloto y azafata a tiempo completo, y mis 3 Cadillacs y 2 Rolls Royce del año, así como toda la exclusiva ropa de los grandes diseñadores como Armani, Versace, y Zegna. Ah, y por mis dos relojes Rolex valorados en $15,000 cada uno y por los 3 Cartier de oro y diamantes y muchas otras joyas más que tengo en la caja fuerte de un banco importante.

 

Te ruego señor que me des cada día un poco más de tus riquezas, ya que tú eres rico y el dueño de todo, y porque tú deseas que tus hijos fieles sean ricos como tú en esta vida.  Como prueba de tu amor hazme más reconocido y admirado por la obra que estoy haciendo al salvar a tantas almas miserables que están arruinadas por el demonio de la pobreza. Te ruego de rodillas que no tardes en contestarme para darme más dinero y más seguidores (“ovejas”) que puedan entregarme sus diezmos y ofrendas (“su lana”) regularmente, y si fuera posible, hasta sus casas y ahorros para comprar más canales de TV y más templos para predicar tu evangelio de la riqueza y prosperidad para hoy. No me hagas caer en la maldición, y no dejes que el demonio de la pobreza me quite todas las ricas bendiciones que sigo recibiendo de ti, para mi familia, para mis amigos y para mis “amiguitas”.   

 

Señor mío, te pido que me enseñes nuevas argucias y artimañas para convencer a más personas necesitadas de tu amor de que yo soy tu ungido,  tu santo,  tu enviado, y  tu amado, y así me puedan entregar hasta su último centavo. Te ruego Señor que castigues a aquellos que son mis fieros detractores que me acusan de ser un sátrapa, un descarado, un explotador, un cínico, un demonio, un teatrero, un timador, un hipnotista, y un burlador de tu nombre. Quítamelos de mi camino, porque perjudican mi ministerio, y alejan a mis seguidores hacia el error de un cristianismo insignificante, pobre y sin poder.

 

Gracias Dios mío porque ya estoy en tu reino, y ya vivo como príncipe en este mundo maravilloso de riqueza y poder. ¡Bendito sea tu reino!¡Abajo los pobres!

Amén

Pastor Sátrapa “Rico” Kid

www.elevangeliodelreino.org

 

LIBROS SILENCIADOS POR EL OPUS DEI

AQUÍ PUEDES LEERLOS

Estos libros han sido declarados de utilidad pública y de primera necesidad e incluso de antivirus. Como no se puedan comprar (excepto en el mercado de las “buenas obras”), como no se reeditan, como MILAGROSAMENTE se apedrearon librerías donde los vendían, quedan declarados Patrimonio de la Humanidad según lo establecido en los principios fundamentales de los DERECHOS HUMANOS y en el DÉCIMO Mandamiento de la Ley de Dios.

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS
Los derechos elementales de la persona

Destacamos en letra cursiva los derechos que, según nuestra experiencia dentro del Opus Dei, no fueron respetados.

El cardenal de Lima, el sacerdote numerario del Opus Dei Juan Luis Cipriani, ha manifestado que “los derechos humanos son una cojudez”


“Tras el umbral, una vida en el Opus Dei”
(Un viaje al fanatismo)
Autora: María del Carmen Tapia

EN FORMATO PDF (994 Kb)

María del Carmen Tapia nació en Cartagena (España) en 1925. En 1960 adquirió en Caracas la nacionalidad venezolana, que conserva. Creció y se educó en Madrid. Entró en el Opus Dei como numeraria en 1948. Vivió en las casas del Opus Dei en España hasta 1952, en que fue llamada a Roma para trabajar directamente a Roma para trabajar directamente a los órdenes de monseñor Escrivá. En 1953 fue nombrada en Roma superiora de la Asesoría Central de la sección de mujeres, donde trabajó también como primera directora de la imprenta del Opus Dei. En 1956 fue destinada a Venezuela como directora regional de la sección de mujeres. Vivió en Caracas hasta 1965, año en que monseñor Escrivá la llamó a Roma.
Desde 1966 no pertenece al Opus Dei.
Lo consideramos un libro de cabecera


Vida y milagros de Monseñor Escrivá de Balaguer
Fundador del Opus Dei


Por Luis Carandell
Deriva Editorial

EN FORMATO PDF (431 Kb)

La primera biografía (1975) escrita por un periodista de prestigio, independiente, que investigó y se documentó buscando testimonios reales de personas que conocieron a la familia Escrivá y compañeros de seminario de José María, que recogió del Boletín Oficial del Estado los argumentos por los que el fundador del Opus Dei solicitó el añadido “Balaguer” a su apellido y posteriormente, el marquesado de Peralta, que habló con socios y ex socios de la Obra que le conocieron personalmente y que, simplemente, recogió todas sus “luces y las sombras”.


Las Constituciones del Opus Dei

EN FORMATO PDF (202 Kb)

Constituciones internas, documento que sólo poseen los responsables generales del Opus Dei y la jerarquía regional. En las Constituciones quedan al descubierto los últimos recovecos del aparato burocrático y en ellas aparece además reglamentados, hasta en los más ínfimos detalles el autoritarismo o jerarquización en el seno de la Obra de Dios. Gozosamente y para la liberación de Dios se publican en contra de la norma del núm. 193 de las presentes Constituciones.


Código de Derecho Particular de la Obra de Dios
Sobre la naturaleza de la Prelatura

EN FORMATO PDF (157 Kb)

Donde se dice en las Disposicones Finales y en el último punto de este Codex: “Todos los socios están obligados con las mismas obligaciones y guardan los mismos derechos que tenían en el régimen jurídico precedente”
(Se refiere a las Constituciones del Opus Dei, libro anteriormente citado, colgado y colocado en esta web).


El mundo secreto del Opus Dei

Autor: Michael Walsh
Editorial: Plaza & Janes

EN FORMATO PDF (387 Kb)

El autor refiere los intentos del Opus Dei para canonizar a su fundador y revela nuevos hechos acerca de sus relaciones con el Vaticano, habla de sus finanzas y obras de caridad, de la captación de nuevos miembros, e informa de sus escuelas y universidades. Michael Walsh llega a la conclusión de que el Opus Dei es, sin duda, una “iglesia dentro de la Iglesia” ultraconservadora y autoritaria.


El Opus Dei, Anexo a una historia
Autora: María Angustias Moreno Editorial Planeta

EN FORMATO PDF (496 Kb)

Una llamada de atención por parte de la autora, ante unos ideales que acaban rompiéndose, estrellándose ante la misma incoherencia del sistema del Opus Dei. Uno de los testimonios más irrefutables y que más han influido en dar a conocer la verdadera cara del Opus Dei y contra el que la Obra utilizó su más baja artillería para silenciarlo.


La otra cara del Opus Dei
Continuación de OPUS DEI, ANEXO A UNA HISTORIA

Autora: María Angustias Moreno

EN FORMATO PDF (131 Kb)

La autora lo escribió a raíz de la campaña que el Opus Dei desencadenó en su contra por haber publicado el libro Opus Dei, Anexo a un historia, -es decir, por haberse atrevido a decir la verdad-. No contrarrestaron ni desmintieron el contenido de su libro, sino que intentaron desacreditarla a ella a nivel personal. Tuvieron la impresionante e inteligente idea de mandar una pareja de sacerdotes a cada una de las personas que habían apoyado públicamente su libro (ver carta de apoyo a María Angustias). Ella cuenta cómo y en qué se basó la campaña.


Historia oral del Opus Dei
Autor: Alberto Moncada
Editorial: Plaza y Janés.

EN FORMATO PDF (284 Kb)

Cinco personas muy importantes en la estructura interna del Opus Dei, que conocieron y trataron íntimamente al monseñor Escrivá, dialogan con franqueza con el autor del libro.


Lo teologal y lo institucional*
(Reflexiones íntimas)

Autor: Antonio Ruíz Retegui, físico y teólogo,
sacerdote numerario del Opus Dei

*Con el término institucional se refiere el autor a la institución del Opus Dei.

Antonio Ruíz Retegui ocupó cargos de formación en el Opus Dei, primero en labores internas y posteriormente como Capellán Mayor de la Universidad de Navarra y director del Departamento de Teología para Universitarios. El carácter independiente de su docencia y el vigor siempre personal de su labor sacerdotal y apostólica, dieron paso con el tiempo a un conflicto no resuelto con las autoridades de esta Universidad, que abandonó en 1990. Murió siendo sacerdote del Opus Deitras haber sido apartado de su labor docente y en total soledad.
Este escrito es la exposición de motivos que acompañaba a la carta de Antonio Ruíz Retegui en la que pedía su dimisión del Opus Dei, y que no llegó a tramitar porque murió prematuramente, en marzo de 2000, víctima de un derrame cerebral. Tenía 55 años.
A su vez, es una parte de un libro mucho más amplio, titulado “El ser humano y su mundo (algunas claves de antropología cristiana)” en el que exponía, la mayor parte de las veces en forma de crítica y corrección de los procedimientos de la Obra, los ideales de la formación cristiana.


Hijos en el Opus Dei
Autor: Javier Ropero
Se publicó en Ediciones B

EN FORMATO PDF (530 Kb)

Una guía práctica para orientar a las personas con allegados en la polémica institución y para los miembros que se han salido recientemente.


El Opus Dei. Una interpretación

Alberto Moncada. Editorial Índice, 1974.

EN FORMATO PDF (212K)

Es el primer análisis riguroso sobre el Opus Dei escrito por alguien que había abandonado la institución y que, por tanto, ofrece una visión basada en la experiencia y sus vivencias dentro de la Obra. Un libro que aunque fue escrito en 1972 no pudo ver la luz hasta dos años más tarde debido a la férrea censura existente en la España de entonces. Aunque Moncada considera superado este primer estudio (tal y como figura en el prólogo de su posterior libro “Historia Oral del Opus Dei”) esta “interpretación” no deja de suponer interesantes aportaciones sobre la realidad de la Obra en la década de los años 60.


La prodigiosa aventura del Opus Dei. Génesis y desarrollo de la Santa Mafia

Autor: Jesús Ynfante
Editorial: Ruedo Ibérico

*El fundador del Opus Dei * Las bases del reclutamiento * El Opus Dei y la Iglesia Católica * El aparato y los efectivos * La mafia tecnocrática * El Opus Dei y la clase dominante española * El fascismo español: la ideología clerical-autoritaria * El imperialismo del Opus…
Hemos colocado sólo unos capítulos del libro. El motivo es que el nuevo libro de Ynfante, “El santo fundador del Opus Dei”, actualiza en parte el contenido de este libro y no tardaremos en colocarlo.

Supermercado de las sectas: EL OPUS DEI
Autor: Rius (México)

No es un libro, es una historia del Opus Dei en versión comic. Consta de 12 páginas. Como no se trata de texto sino de imágenes, se tarda un poco más en cargar las páginas.


SANTOS Y PILLOS. El Opus Dei y sus paradojas
Autor: Joan Estruch
Editorial: Herder

Entre la frondosa bibliografía sobre el Opus Dei, este libro se distingue por no alinearse ni con los defensores encarnizados ni con los detractores empedernidos. Escrito desde una postura que combina sabiamente la crítica y la simpatía, constituye el análisis sociorreligioso más completo existente hasta la fecha fundada por el beato Josemaría Escrivá de Balaguer.


Opus Dei o chapuza del diablo
Autor: Carlos Albás
Editorial Planeta.

Un sobrino de Escrivá de Balaguer, tras contar las pugnas e interioridades de las dos ramas de la familia del fundador del Opus Dei, así como su doloroso caso personal (casado y separado desde 1988 de una supernumeraria de la Obra), establece a grandes rasgos la biografía de su tío.


Los hijos del Padre
Autor: Alberto Moncada
Editorial: Argos Vergara

“Yo cuento la historia del Opus en el que entré, que, como se advierte en el texto, va evolucionando al compás de las decisiones y las estrategias del señor Escrivá y que hoy es una cosa muy distinta de aquel fenómeno inicial, el cual, no obstante, albergaba todas las semillas de dogmatismo y burocratismo que hoy han aflorado” (Alberto Moncada)


El Opus Dei. Creencias y controversias sobre la canonización de Monseñor Escrivá.
Autora: María Angustias Moreno
Editorial: Libertarias-Prodhufi

En este libro se narran las visicitudes y entresijos por los que tuvo que pasar la autora para intentar declarar en el proceso de beatificación de Escrivá. Evidentemente, no pudo declarar puesto que había pertenecido a la obra durante 14 años. Eso la hacía sospechosa de dar una visión no todo lo santa que el jurado, formado en su práctica totalidad por miembros del opus, esperaban de los testimonios seleccionados, amañandos o comprados.
Es otra prueba más de que se trató de un juicio que, si fuera posible impugnarlo, sería declarado nulo además de vergonzoso. El opus fue juez, testigo y parte, sólo aceptó los testimonios favorables y la sentencia estaba ya dictada antes de iniciarse el proceso.
Una pantomima fue la que llevó a Escrivá a los altares.

 


PRÓXIMOS LIBROS EN ESTA PÁGINA


La fabricación de los santos
Autor: Kenneth L. Woodward
Editorial: Ediciones B.

Se revelan los procedimientos utilizados para investigar a cada candidato, desde el arzobispo Oscar Romero o el de Escrivá de Balaguer (la canonización más rápida de la historia). Kenneth L. Woodward es el responsable de los temas religiosos de la prestigiosa revista Newsweek. Los nombres y los métodos de los auténticos responsables de “ese mundo de los milagros” tan celosamente protegido por las autoridades del vaticano.


Los hijos del Opus: la socialización de las segundas generaciones del Opus Dei
Autora: Esther Fernández Mostaza
Editorial:Mediterrania

Se trata de la tesis doctoral de la autora, en la actualidad profesora de sociología de la Universidad Autónoma de Barcelona. Ella colaboró con Joan Estruch en su investigación sobre el Opus: en “Santos y pillos“.


Contrapuntos al Camino del Opus Dei
Autor: Mosén Josep Dalmau
Editorial: Portic Hispánic.

Una réplica, desde el punto de vista más elemental del cristianismo, a las 999 máximas del libro “Camino”, que escribió Escrivá de Balaguer.


Opus Dei. El totalitarismo católico
Autor: Emilio J. Corbiere
Editorial Sudamericana

Este libro es el resultado de una extensa investigación del autor sobre el Opus Dei, facción católica de derechas, cuyo secretismo busca desentrañar en estas páginas. Desde su consolidación en la España franquista a la llegada a Argentina en 1950 y sus actividades actuales en este país.


¿Por qué no es usted del Opus Dei?
Autora: Eva Jardiel Poncela
Gráficas Varela. 1974.

Este libro se publicó en 1974, cuando los miembros del Opus dirigían, además de varios ministerios, los cargos más influyentes de la administración del gobierno de Franco en España. Cerca de 100 personajes conocidos de la época responden a la pregunta de la autora. No era tarea fácil porque había que ser muy valiente en aquella época, para decir por qué no se era del opus o qué opinión -casi siempre desfavorable de los entrevistados- se tenía respecto a la institución.


El Opus Dei
Autor: Jean Saunier
Editorial: Editorial Roca. México.

Un estudio sobre el peligro del Opus Dei en los países latino- americanos, siempre unido al poder político de la derecha y en contra de la justa reivindicación de los más necesitados.


LIBROS QUE TODAVÍA PUEDES COMPRAR

 


Ser mujer en el Opus Dei

Autora: Isabel de Armas
Editorial: Foca

Ha salido en el mes de octubre de 2002 y si te das prisa, todavía lo encontrarás en algunas librerías (por lo menos en España). No lo dejes escapar: Merece la pena.


El santo fundador del Opus Dei
Biografía completa de Josemaría Escrivá

Autor: Jesús Ynfante
Editorial: Crítica

¿Quién fue realmente el fundador del Opus Dei? Lo que hasta ahora sabemos de él se debe, sobre todo, a lo que el propio Escrivá y sus seguidores y discípulos han creido convenientemente preservar y dar a conocer. Sin embargo, la briosa personalidad de Escrivá y la trascendencia de su obra merecían ser analizadas desde el rigor de una biografía no autorizada que, lejos de toda tentación hagiográfica, nos ofreciera la historia completa y descarnada del nuevo santo. Eso es lo que ha hecho, aquí, Jesús Ynfante, uno de los mejores conocedores del fundador y de su obra.


A la sombra del Papa enfermo

Autor: Discípulos de la Verdad
Editorial: Ediciones B

Especialmente interesante el capítulo III: “La telaraña del Opus Dei”.

www.elevangeliodelreino.org

NUEVO ESTUDIO CIENTÍFICO

Vuélvase espiritual:

 

Los verdaderos creyentes en Dios y aquellos que priorizan el “ser espiritual” sobre el “tener y acumular cada vez más bienes materiales”, tienen 40% más probabilidad de vivir más tiempo, según último estudio realizado sobre 10,000 personas publicado en la revista International Journal For Psychiatry And Medicine.

www.elevangeliodelreino.org

EL CINISMO DEL TELEEVANGELISTA RODNEY “COMECHADO” HOWARD BROWNE

 

 

Pocos habían escuchado acerca de Rodney Howard Browne antes de que él condujera una serie de reuniones de reanimación en Lakeland, Florida en 1993. Bastante ha ocurrido desde entonces; algo de eso es recomendable, y algo es reprensible. En teoría Browne vino a América de África del Sur para “revivir” una iglesia mayormente dormida. Él rápidamente fue etiquetado como un “cantinero” del Espíritu Santo por las manifestaciones de “risa sagrada” que dominan su ministerio. ¡En sus reuniones él enseña que no sólo es el trabajo del pastor “esquilar” a las ovejas (¡Cuántas más ovejas, más lana!), sino que sólo Dios debía juzgar a los pastores, no las (estúpidas) ovejas! ¡Él también estuvo enseñando que los ladrones serían benditos y recompensados, no sentenciados, pues esto es lo que Jesús querría que ellos hagan! Él también enseñó que era más importante dar que recibir (sobre todo a él…¡y en verdes!), e invertir un montón de tiempo recibiendo ofrendas que luego él gastaba en sí mismo y en sus familiares.

 

Rodney “comechado” Howard Browne aprendió sobre el nepotismo de su buen amigo, el Pastor Karl Strader, de Iglesia Casa del Carpintero, en Lakeland, Florida. Muchos de sus familiares trabajan con él en su “negocio de la predicación”.  

 

Howard Browne también afirmó tener un grado de “doctorado de ministerio” de una obscura institución por correspondencia de California designada como “Escuela de Teología de la Biblia”. Un empleado del Departamento estatal de Educación contactado comparó a la diminuta institución, la cual se factura a sí misma como “el Seminario para el mundo” y que de paso no tiene facultad, como un centro educativo que confiere títulos por dinero.

Así que, ¿por qué los líderes prominentes Evangelicos en América son tan deshonestos acerca de los grados de Doctorado y esconden sus sueldos personales totales? ¿Están avergonzados por ganar tanto o muy poco tal vez? ¿O son ellos bandidos y mentirosos? Pero lo más sorprendente es que los más prominentes Líderes Evangélicos en América, sean ellos Browne, Billy o Franklin Graham, Bill Bright, Pat Robertson, Rodney Howard, Benny Hinn, Jerry Falwell u otros, no tengan integridad en absoluto; especialmente en lo que se refiere a sus sueldos personales y los de sus amigos especiales e íntimos (“La mafia”).

 

www.elevangeliodelreino.org

 

EL REVERENDO IKE “GOLOSO” Y SUS RIQUEZAS

 

United Church Center, 4140 Broadway at 175th St., New York City

La Catedral de la Iglesia Unida de Cristo

Reverendo Ike, formalmente Reverendísimo. DR. Frederick J. Eikerenkoetter II (1 de junio 1935, Ridgeland, Carolina del Sur -), ThB., D.Sc.L., Ph.D., fundador y pastor de la iglesia Unida de Cristo, es un ministro americano y un evangelista electrónico establecido en la ciudad de Nueva York

Él empezó su carrera como un predicador cuando era menor de edad y se convirtió en pastor asistente en la  Iglesia de la Manera Bíblica en Ridgeland, Carolina del Sur. Después de servir como Capellán en la Fuerza Aérea, él fundó, sucesivamente, la Iglesia Unida de Jesucristo para Todas las Personas en Carolina del Sur, la asociación evangelística unida Cristiana en Boston, Massachusetts (que es todavía su entidad corporativa principal), y el Christ Community United Church en la ciudad de Nueva York.

Reverendo Ike llegó a su punto cumbre a mediados de los 1970s, cuando sus sermones semanales fueron emitidos por centenares de estaciones de radio a través de los Estados Unidos. Él está todavía activo a partir de 2006, con una presencia en la Internet y un programa de televisión sindicado.

Él ha manifestado que posee una flota de Rolls Royces (un color diferente para cada día de la semana), anillos de diamantes, trajes caros, y mansiones múltiples – lejos de esconder su riqueza, Reverendo Ike lo hace un punto de su predicación. Su teología se centra en la “ciencia de Vivir” y “Thinkonomics,” su propia versión de economía basada en la premisa de que la pobreza, la falta de suerte, la salud escasa, etc., es el resultado de actitudes incorrectas, una falta de confianza, una falta de fe y un fracaso para ponerse en comunicación con la “presencia de Dios dentro de cada uno de nosotros”. “Desaprendiendo” estas actitudes, según Reverendo Ike, nos conduce a  la riqueza, la salud y a su prosperidad flameante, y algunos de sus seguidores ricos, son prueba de esto, afirma él. (Su programa de televisión, por ejemplo, usado para incluir la “bendición de los Cadillacs,” donde los congregantes prósperos fueron invitados a conducir sus autos de lujo frente a las puertas de la iglesia para su imposición de manos.)

Su ministerio del correo por mucho tiempo ha incluido una variedad de artículos: Telas de oración para milagros, monedas afortunadas, pulseras de prosperidad y cosas por el estilo, cada uno, se dice, ayuda al usuario a golpear ligeramente en su propio poder divino interior (el Reverendo Ike sugirió, por ejemplo, que la tela de oración se use para rozar billetes de lotería o deslizar tickets para apostadores de carrera de caballos).

Él completamente restauró enorme local antiguo que lo convirtió en la Catedral del Palacio de la Iglesia Unida de Cristo en la sección Washington Heights de Manhattan, anteriormente uno de los teatros de películas más  grande y extravagante de los años 1920s; la restauración incluyó la cámara del órgano Robert Morton).

La Reverenda Sra. Eula M. Dent Eikerenkoetter (“La Señora Ike”), B.A., M.A., D.Sc.L., su esposa, sirve como Co-Pastora Mayor, y su hijo, El Reverendísimo Xavier Frederick Eikerenkoetter ( El hijo del Reverendo Ike ), B.A., M.Sc.L, D.Sc.L., es su “Obispo coadjutor”. La “Santísima IKEnidad”.

www.elevangeliodelreino.org

BENNY “RICO” HINN: EL PARADIGMA DEL CÍNICO

 

“No todo el mundo está escuchando lo que está siendo predicado. De hecho, algunas de estas personas queridas allá afuera, personas sinceras y honestas que nos ven a nosotros, cristianos, nos contemplan como pastores hambrientos de dinero que vamos tras el dinero, lo cual es muy triste porque eso no es una retrato verdadero. Sólo porque algunos hayan ido hacia la búsqueda de la prosperidad y hayan predicado cosas que no son bíblicas no quiere decir que todos somos así….”(Benny Hinn. Programa ‘Éste es su Día’. 10 de Enero del 2005). ¨¡Pero que tal cinismo, Dios mío!

 

www.elevangeliodelreino.org

¿ES LO MISMO SEGUIR A CRISTO QUE A MAHOMA?

 ¿ES LO MISMO SEGUIR A CRISTO QUE A MAHOMA?

No todo es lo mismo. No puede ser igual seguir a un líder como Cristo, que murió perdonando a sus enemigos, que seguir a otro que predicó y practicó la guerra santa.

 


Por Santiago Martín

La Razón (20/03/02)

Hace unos días, en una reunión de jóvenes en mi congregación, una muchacha, magnífica profesional y muy buena cristiana, me preguntó si era verdad que todas las religiones eran iguales. Había llegado a la conclusión de que todas las religiones tienen idéntico valor, a través de todas se puede conseguir la salvación y en todas hay la misma dosis de verdad. Me alarmé. Quien afirmaba eso, sin ser plenamente consciente de lo que decía, no era un extraño a la comunidad católica, sino alguien que podría considerarse de la élite de la misma. Le pregunté que si le parecía lo mismo el cristianismo que un islam que, la semana pasada, había permitido que murieran abrasadas un grupo de niñas, en su colegio que estaba ardiendo, antes que dejarlas salir a la calle sin velo. Me dijo -defendiendo, para aumentar mi pasmo, al islam- que eso era porque los musulmanes de ahora no eran fieles a lo que enseñó Mahoma. «¿Qué sabes tú del islam? ¿Has leído el Corán? ¿Crees que sin tener ni idea de lo que hablas puedes considerarte más instruida en las enseñanzas de Mahoma que ellos, los especialistas, los que aseguran serle fieles y apoyan esas acciones?», le repuse.

Cuento esta historia porque es un primer resultado de la publicidad vertida tras el 11 de septiembre para no provocar una guerra de religión. Entonces se dijo hasta la saciedad que islam no es terrorismo y que los que justifican éste, en el fondo están en contra de aquél. Puede ser que sea así. Pero, desde luego, resulta significativo que donde hay presencia mayoritaria islámica no hay libertad, al menos para que los cristianos puedan llevar adelante su vida, incluida la evangelización y profesión abierta y pública de su fe.

No todo es lo mismo. No puede ser igual seguir a un líder como Cristo, que murió perdonando a sus enemigos, que seguir a otro que predicó y practicó la guerra santa. No es lo mismo ser discípulo de alguien que evitó que condenaran a la adúltera, que pertenecer a una religión en cuyo nombre están a punto de lapidar a la nigeriana Safiya. Pero habría que dar un paso más para salir de la confusión en que la publicidad nos está metiendo. ¿No habría que reformular, para aclarar las dudas de la gente, la afirmación de que todas las religiones valen igual para salvarse? ¿Se puede decir sin más que es igual bañarse en el Ganges o celebrar otros ritos de purificación que confesar sus pecados? En el nombre de los sencillos, lo pido, lo suplico.

© Copyright, 1999 La Razón C/Josefa Valcárcel 42, 28027 Madrid (España)

 www.elevangeliodelreino.org

EL ERROR FUNDAMENTAL DE CARL SAGAN

Carl Sagan

Dr. Carl Sagan. Q.E.P.D…¡si puede!

 

Sobre la base de varias conferencias que le he oído y de lo poco que le he oído y de lo poco que le he leído pienso que Carl Sagan no tiene nada original que decir. Se limitó a divulgar la absoluta visión mecanicista del mundo en relación con la astronomía: el caos primordial a partir del cual comienza sus explicaciones es el mito de una «sopa» primordial que nunca existió. Pienso que estas personas no tienen ninguna consideración con los hechos. Porque los hechos son quizá demasiado inquietantes, prefieren por eso considerarlos ¡irrelevantes!

La moderna teoría mecanicista de la vida se basa aún en la idea de que los organismos vivos son máquinas. Lo esencial de las máquinas es que están constituidas por partes con interacción recíproca y que funcionan enteramente según las leyes físicas y químicas. Las máquinas pueden desarrollar actividades intencionadas pero no tienen almas, espíritus ni misteriosos factores vitales. Sin embargo, las máquinas están fabricadas por hombres para realizar fines humanos, como resultado de la humana creatividad. De modo que, en cierto sentido, lo psíquico o mental de las máquinas no está dentro de ellas sino fuera: en la mente de quienes las inventaron y fabricaron. Y, de hecho, esta analogía mecánica, utilizada por los biólogos mecanicistas, es la misma analogía que ha utilizado la teología tradicional: si los organismos vivos tienen aspecto mecánico es que han de haber sido diseñados y fabricados por un creador inteligente.

Rupert Sheldrake

 

www.elevangeliodelreino.org

TESTIMONIOS DE CIENTÍFICOS SOBRE CIENCIA Y FE

Albert Einstein

 

DIOS ESTÁ EN EL PRINCIPIO DE LA REFLEXIÓN DE UN CREYENTE Y AL FINAL DE LAS INVESTIGACIONES DE UN CIENTÍFICO

 

 

A. EINSTEIN: «A todo investigador profundo de la naturaleza no puede menos de sobrecogerle una especie de sentimiento religioso, porque le es imposible concebir que haya sido él el primero en haber visto las relaciones delicadísimas que contempla. A través del universo incomprensible se manifiesta una Inteligencia superior infinita».

Ch. DARWIN: «Jamás he negado la existencia de Dios. Pienso que la teoría de la evolución es totalmente compatible con la fe en Dios. El argumento máximo de la existencia de Dios, me parece, la imposibilidad de demostrar y comprender que el universo inmenso, sublime sobre toda medida, y el hombre, hayan sido frutos del azar».

N. COPÉRNICO: «¿Quién, que vive en íntimo contacto con el orden más consumado y la sabiduría divina, no se sentirá estimulado a las aspiraciones más sublimes? ¿Quién no adorará al Arquitecto de todas estas cosas?».

T. A. EDISON: «Mi máximo respeto y mi máxima admiración a todos los ingenieros, especialmente al mayor de todos ellos, que es Dios».

HATHAWAY (padre del cerebro electrónico): «La moderna física me enseña que la naturaleza no es capaz de ordenarse a sí misma. El universo supone una enorme masa de orden. Por eso requiere una Causa Primera, grande, que no está sometida a la segunda ley de la transformación de la energía y que, por lo mismo, es sobrenatural».

W. VON BRAUN: «Por encima de todo está la gloria de Dios, que creó el gran universo, que el hombre y la ciencia van escudriñando e investigando día tras día en profunda adoración».

A. M. AMPERE: «¡Cuán grande es Dios, y nuestra ciencia, una pequeñez!».

I. NEWTON: «Lo que sabemos es una gota, lo que ignoramos, un inmenso océano. La admirable disposición y armonía del universo no ha podido salir sino del plan de un Ser omnisciente y omnipotente».

K. F. GAUSS: «Cuando suene nuestra última hora, será grande e inefable nuestro gozo al ver a Quien en todo nuestro quehacer sólo hemos podido columbrar».

G. MARCONI: «Lo declaro con orgullo: soy creyente. Creo en el poder de la oración y creo no sólo como católico, sino como científico».

C. LINNEO: «He visto pasar de cerca al Dios eterno, infinito, omnisciente y omnipotente, y me he postrado de hinojos en adoración».

E. SCHRÖDINGER (premio Nobel de Física, creador de la Mecánica Ondulatoria): «La obra maestra más fina es la hecha por Dios según los principios de la mecánica cuántica».

K. L. SCHLEICH (célebre cirujano, descubridor de la anestesia local): «Me hice creyente por el microscopio y la observación de la naturaleza, y quiero, en cuanto esté a mi alcance, contribuir a la plena concordia entre la ciencia y la religión».

J. KEPLER: «Si Dios es grande, grande es su poder, grande su sabiduría. Alabadle, cielos y tierra. ¡Mi Señor y mi Creador! La magnificencia de tus obras quisiera yo anunciarla a los hombres en la medida en que mi limitada inteligencia puede comprenderla».

Sir Fred HOYLE (gran astrónomo y matemático): «El universo de las galaxias se dilata, y se crea continuamente en el espacio nueva materia para mantener constante la densidad media del universo, y esto exige la existencia de un Creador».

A. S. EDDINGTON (astrónomo y matemático inglés): «Ninguno de los inventores del ateísmo fue naturalista, sino filósofos mediocres. El origen del universo presenta dificultades insuperables, a no ser que lo consideremos sobrenatural».

J. barón VON LIEBIG (químico y fisiólogo alemán): «La grandeza e infinita sabiduría del Creador la reconocerá realmente sólo el que se esfuerce por extraer sus ideas del gran libro que llamamos naturaleza».

E. WHITTAKER (investigador y catedrático de la Universidad de Edimburgo): «Cuando se investiga profundamente sobre el origen del universo, no hay más opción que convertirse al catolicismo» (bueno, peor es nada!)

 

www.elevangeliodelreino.org

CENTENARIOS GRACIAS A LA FE RELIGIOSA

El anciano Policarpo (85), discípulo del centenario San Juan Apóstol. Dos ancianos de la fe cristiana que fallecieron en el martirio…¡no de viejos!
 
 
Encuesta revela que longevidad de ancianos estadounidenses se debe a su fe. Una reciente encuesta entre estadounidenses de más de 100 años de edad, reveló que la fuente de la longevidad radica principalmente en la fe. Además para los centenarios, la conformación de una familia es el mayor logro de sus vidas. En el sondeo realizado entre 100 personas mayores de 100 años por Evercare, asociación que proporciona planes de salud a enfermos crónicos y discapacitados, el 23 por ciento dijo que la fe, en vez de los genes o una buena atención médica, es la responsable de su larga vida. Otros factores citados fueron llevar una vida buena y ordenada, un trabajo duro y una dieta saludable. Además, el sondeo arrojó que para el 30 por ciento de los encuestados tener una familia es el logro de mayor satisfacción en sus vidas, mientras que el 20 por ciento valoró principalmente las carreras ejercidas. El 61 por ciento de los encuestados manifestó no echar de menos haber hecho alguna cosa más en sus vidas, el 13 por ciento hubiera deseado viajar más y el 6 por ciento hubiera querido haber pasado más tiempo con su familia. (Uyuyuy, ¡¡¡entonces, si mi Dios lo permite, aún me quedan 44 años de vida para seguir despertando conciencias!!!)
 

EL PREDICADOR EVANGÉLICO JOEL OSTEEN PREDICA QUE DIOS QUIERE QUE VIVAMOS A TODO DAR EN ESTA VIDA

 

Joel Osteen, uno de los 50 predicadores evangélicos más influyentes en los Estados Unidos de Norte América.

 

Joel Osteen, Pastor principal de la Iglesia Lakewood en Houston (Master en Marketing…¡de allí su éxito!), la cual está compuesta de 40,000 miembros, y autor del bestseller Your Best Life Now (Tu Mejor Vida Ahora), predica que Dios desea que los Cristianos sean prósperos y alegres en esta vida (sobre todo él, esquilando a sus 40,000 ovejitas). Y aunque Dios lo desease realmente, la verdad es que no sería posible para hoy. ¿O es que acaso este sujeto se olvida que Pablo  dijo que los que quieran hacer la voluntad del Señor sufrirán persecusión y tribulaciones en esta vida? (2 Tim 3:12). También Pedro dijo que sufriríamos o padeceríamos por causa de Cristo y su evangelio (1 Ped. 4:13). ¿Podría un verdadero cristiano esperar entonces la mejor de la Vida en este mundo impío? ¡¡¡No lo creo!!! Para eso tenemos las bendiciones del Reino por delante.

 

Por otro lado, su esposa, Victoria Osteen, es la co-pastora de la iglesia que lidera su esposo. En Septiembre del 2005 Victoria Osteen fue multada con $3000 por la Gerencia Federal de Aviación por supuestamente faltar en cumplir con las instrucciones de una ayudante de vuelo. Ella recibió instrucciones de dejar la aeronave y el vuelo fue demorado por más que una hora. Un compañero de viaje indicó que Osteen ” … violentamente corrió hacia la cabina del piloto, asustando a todo el mundo alrededor de ella. Todo el mundo estaba aterrorizado acerca de lo que estaba ocurriendo. Y un montón de ayudantes de vuelo se acercaron corriendo y tuvieron que restringirla. Ella golpeaba ruidosamente la puerta de la cabina del piloto”.

 

www.elevangeliodelreino.org

EL PROMINENTE PREDICADOR EVANGÉLICO BILL HYBELS Y SU “MODERNISMO”

 

 

William Hybels (nacido en 1952, en Kalamazoo, Michigan) es el fundador y pastor principal de la Iglesia Willow Creek Community en Barrington del Sur, Illinois. Los numerosos ministerios de Willow Creek la convirtió en una de las más asistidas iglesias en Norte América, con un promedio de asistencia de 17,115 a partir del 2003.

 

La  Willow Creek Community Church, ubicada en South Barrington, Chicago, Illinois, Estados Unidos de América, en el año 1975, por Bill Hybels, es, acaso, la “madre” de todas las “iglesias comunitarias”. Bill contaba con veintitrés años de edad para aquel tiempo cuando nació la Willow Creek Church.

 

a)  En el 1975, Bill y sus simpatizantes realizaron un “sondeo religioso” en los suburbios afluyentes del noroeste de Chicago para determinar qué clase de iglesia los residentes quisieran tener en su comunidad. Curiosa y portentosamente, estos adultos jóvenes (¿neófitos?) no inician su obra preguntando “Señor Dios, ¿qué clase de iglesia te agrada?” Más bien, preguntan a religiosos y mundanos por igual “Amigo, amiga, describa para nosotros la iglesia que le caería bien”. Consultaron a “la comunidad”, y, naturalmente, la iglesia que resulta es una “iglesia comunitaria”, es decir, constituida conforme a los deseos, criterios o ilusiones de la comunidad.

 

b)  El “sondeo” reveló que “la comunidad”, en general, deseaba una “iglesia contemporánea”, o sea, una a tono con su “cultura” de afluencia material, de “relajado e informal”, de “sin presiones o compromisos”, al día en el uso de los medios audiovisuales de última hora, que fuera “entretenida” y no aburrida, y que fuera tolerante de los distintos “estilos de vida”, criterios morales y vertientes teológicas. Bill y sus correligionarios procedieron a establecer una iglesia conforme al “nuevo paradigma” de “comunitaria”.

 

c)  A la primera reunión asistieron ciento veinticinco. A los tres años, la asistencia había alcanzado dos mil. En la actualidad (finales del 2003), se informa que veinte mil personas acuden semanalmente al enorme “iglesia teatro” de Willow Creek.

 

d)  “Willow Creek” era el nombre de un teatro en Palatine donde primero se reunió la “nueva iglesia comunitaria”. Pura coincidencia o no, la “nueva iglesia contemporánea” enseña varios rasgos de “teatro”.

 

1)  Al principio de la “función” o “presentación” (“culto”), músicos “cristianos” tocan “light jazz” o “soft rock” contemporáneo, acompañado de bailarines “cristianos”. Luego, tocan “música cristiana contemporánea”.

2)  Para efectos audiovisuales estupendos, se valen de lo más sofisticado en sistemas de audio y video, con múltiples pantallas y luces sicodélicas, todo manipulado hábilmente por equipos expertos en las más avanzadas tecnologías.

 

3)  “El drama” es su medio predilecto para comunicar mensajes y orientaciones.

 

4)  Los “animadores carismáticos” instan a los concurrentes a “aplausos estruendosos para Dios”. Está en tela de juicio que aplaudan a Dios o a los “actores y músicos” en la tarima. De todos modos, a la multitud le agrada el “espectáculo que monta la iglesia comunitaria contemporánea”. Se parece en muchos aspectos a los espectáculos musicales seculares que conocen, y se siente a gusto. Que Dios esté complacido es otro asunto.

 

e)  Maravilladas por el gran éxito de la Willow Creek Iglesia Comunitaria, muchas iglesias decidieron imitarla. Para unirlas en una sola organización se formó la “Asociación Willow Creek”, a la cual ya integran aproximadamente diez mil congregaciones. En el año 2002, cien mil líderes religiosos participaron en las conferencias y orientaciones ofrecidas por la Asociación Willow Creek.

 

(Información y datos recopilados de sitios en el Internet relacionados con el “movimiento de iglesias comunitarias”, incluso el de la Willow Creek Church.)

 

www.elevangeliodelreino.org

LA EVANGÉLICA ANNE GRAHAM (HIJA DE BILLY “THE KID” GRAHAM) Y SU ADMIRACIÓN POR EL DIFUNTO PAPA JUAN PABLO II

 

Anne Graham Lotz, la hija de Billy y Ruth Graham, es la presidenta y directora ejecutiva de Ministerios del ángel, un ministerio no lucrativo que ofrece alcance cristiano. Ella ha hablado en el mundo entero, proclamando la palabra de Dios en seminarios, universidades, y en convenciones. (La Historia de Dios, por Anne Graham Lotz, derecho de autor 1999, número extraordinario BGEA)

Ella es una maestra falsa que sigue los pasos  de su afamado padre, Billy “the Kid” Graham, sobre “una amplitud de criterio”.

I. En la Cama con El Papa (Apocalipsis 17:2)

El Papa Juan Pablo II fue el líder de una de las religiones más grandes y falsas de mundo, el catolicismo. Mientras vivía él conducía aproximadamente a un billón personas al infierno. Anne Graham Lotz ha brindado declaraciones de que ella respeta a este hombre idólatra (a diferencia de Salmo 40:4).

A partir de abril 21, 2005 la Sra. Lotz ha tenido en su sitio Web un archivo pdf documentándola en una entrevista el 8 de Abril 2005 con Kyra Phillips en CNN. Lotz había sido requerida por su padre para representar a la familia en el entierro del Papa. Ella fue para el entierro del Papa el día 8 de abril y Phillips la entrevistó ese mismo día sobre su experiencia. En esta entrevista, Phillips llamó al difunto Papa un “hombre de Dios”. En lugar de estar en desacuerdo con Phillips, Lotz estuvo de acuerdo y manifestó que el Papa era un creyente en Jesús, que “creyó en las Escrituras,” que fue “un gran líder,” “un hombre de carácter,” y que ella lo respetaba “como una persona, y como un líder”. Ella aplaudió su ecumenismo “para unir las diferencias entre protestantes y católicos y judíos y católicos,” y lo llamó “una cosa maravillosa”.

Ella dijo, “creo que el Papa fue alguien que encontró el llamado de Dios en su vida, y él cumplió con en lo que él creyó fue el propósito de Dios para él. (Www.annegrahamlotz.com/images/stories/cnn %20april %208.pdf, copia en papel archivada)

A Lotz le fue concedida un buen asiento en la tercera fila de la misma parte delantera, justo en la plataforma por el altar e indicando que el entierro fue su primera misa, “fue muy conmovedora” y “fue una celebración de muerte muy significativa”. Ella tampoco fue poco clara estimando sobre lo que ella creyó era el destino del Papa: “Y este Papa es alguien que creyó en el cielo, y él creyó que cuando muriera él iría hacia allá. La cosa maravillosa es que en Roma yo he oído a las personas decir que el Santo Padre está con Dios y todo el mundo está tan confiado de que el Papa está con Dios. Y lo creo, porque él fue un buen hombre”.

Anne mintió. El Papa no fue un buen hombre. Él fue un hombre que siguió a los demonios (1 Timoteo 4:1-3) los cuales actualmente radican en lugares tenebrosos. El Papa fue un idólatra y sabemos que ningún idólatra entrará en el reino de Dios (1 Cor. 6:9-10).

Anne añadió lo siguiente:

“Y cuando estamos bien con Dios, y creo que eso fue ilustrado hoy, si usted está bien con Dios, entonces usted va a estar bien con otros.

Anne cree que el funeral del Papa ejemplifica lo que quiere decir estar bien con Dios. Ésta es una mentira irrecusable. Lo que realmente ilustró fue el engaño de aquellos que se han apartado de la fe para seguir a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios (1 Timoteo 4:1-3).

www.elevangeliodelreino.org

 

 

¡El Evangelio Prístino que ha sido Ocultado de los Potenciales Creyentes!

 

 

 

                                     Por Ing°. Mario A Olcese

 

Un Craso Olvido:

 

Millones de llamados cristianos dicen creer en el evangelio de Jesucristo, y no obstante, cuando uno les pregunta qué es eso que la Biblia llama “evangelio”, no saben qué responder. Esto resulta  sorprendente, inaudito, y trágico. Sí, en la Biblia aparece la palabra “evangelio” como algo de uso común entre los cristianos del primer siglo. Los apóstoles se encargaron de hacerlo conocer a los judíos, y más adelante los gentíles oirían de él también. Ellos se esmeraron en cumplir con la gran comisión dejada por Jesucristo antes de partir al cielo, la cual decía: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” (Marcos 16:15,16).

 

Si señor, millones de cristianos dicen haber creído en el evangelio de Cristo sin saber en qué consiste éste exactamente. Me permito preguntarle: ¿Qué es para usted el evangelio de Jesucristo? ¿Lo puede probar con la Biblia? Las opiniones personales en cuestiones de fe no son seguras si no están basadas en la Biblia. Esto debe entenderlo usted muy bien, pues puede terminar desviándose de la verdad que salva (Romanos 1:16).

 

Un Evangelio Mutilado:

 

Otro grupo de cristianos, un poco más entendido, sostiene que el evangelio está definido claramente en 1 Corintios 15:1-6, donde San Pablo dice: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis… porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros  pecados, conforme  a las Escrituras;  y que  fue sepultado, y que  resucitó al tercer  día  según  las Escrituras ; y que apareció a Cefas,  y después a los  doce.   Después apareció a quinientos hermanos… después apareció a Jacobo;  después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mi”.

 

Aquí hay una interesante definición paulina de lo que es el evangelio de Jesucristo: Que Cristo murió por nuestros pecados, fue sepultado, y resucitó glorioso al tercer día, siendo visto por muchos testigos. Si, este es parte del evangelio de Jesucristo, pues no sólo Jesús anunció su muerte para la redención de los pecadores, y su resurrección gloriosa, sino también algo más antes que eso. En este punto muchos cristianos se pierden en lo etéreo.

 

El Evangelio Completo:

 

He aquí ahora la clara definición del verdadero evangelio de Jesucristo que millones aún ignoran, pero que usted ahora tiene el privilegio de conocer por primera vez en su vida. El que tiene oídos para oír, que oiga. En primer lugar, debemos comenzar diciendo que Jesús no inició su predicación anunciando su muerte, sepultura y resurrección al tercer día. Veamos el Evangelio de San Marcos capítulo 1 y versos 1, 14 y 15. Aquí se lee lo siguiente: Principio del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios…Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentios, y creed en el evangelio. 

 

Nótese que el principio del evangelio de Jesucristo no era su muerte, sepultura, y resurrección al tercer día, sino: ‘el Reino de Dios. Sí, Jesús trajo su evangelio, el cual comenzaba con el anuncio del reino de Dios. De modo que el reino de Dios es parte del evangelio de Jesucristo. Ahora bien, si leemos nuevamente el Evangelio de Marcos, capítulo 8 y verso 31, veremos que Jesús completa su evangelio anunciando su muerte, sepultura y resurrección al tercer día. El verso dice: “Y comenzó (Jesús) a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días.

 

Entonces el evangelio completo de Jesucristo—sin mutilaciones— es este: El anuncio del reino de Dios en la tierra, y la muerte, sepultura y resurrección de Cristo al tercer día para asegurarnos el ingreso a dicho reino por la fe. En buena cuenta, Jesús vino a ofrecernos algo maravilloso llamado “el reino de Dios”. Pero para participar de él, uno tiene que ser redimido por la muerte de Cristo en la cruz. Y la seguridad que se tiene de que todo lo prometido por Cristo será una realidad se confirmó con su propia resurrección de entre los muertos (1 Corintios 15:12-20). Si él resucitó para recibir un reino de su Padre (Lucas 19:12), entonces también nosotros resucitaremos para recibir dicho reino de Dios cuando Cristo vuelva nuevamente a este mundo en persona (Mateo 25:31,34). En resumen: Jesús trajo el “Qué”  (la herencia del Reino de Dios) y el “Cómo” (por la fe en su muerte y resurrección al tercer día, y de lo que esto significa para todo pecador arrepentido). Entonces, el “QUÉ y el “CÓMO” constituyen el evangelio de Jesucristo. El “FIN” y el “MEDIO”.

 

La Definición Original del Evangelio del Reino de Dios:

 

En primer término, debemos de definir lo que quiere decir “evangelio”. Esta palabra viene del Griego “evangelon” que quiere decir: “Buenas Nuevas” o “Buenas Noticias”. De modo que Cristo fue el Portador de buenas noticias para un mundo sin esperanza y sin rumbo. Él predicó las buenas noticias del reino de Dios y también su muerte y resurrección al tercer día para nuestra redención, para hacer posible nuestra herencia de dicho reino.

 

Algunas religiones “cristianas” sostienen que el reino de Dios no es otra cosa que “Cristo reinando en nuestros corazones”. Otras conocidas iglesias o   denominaciones cristianas sostienen que el reino de Dios es la iglesia que Cristo fundó hace dos milenios”. No obstante, el reino de Dios no es ninguna de esas dos definiciones que se están propagando en el mundo cristiano. La Biblia enseña que un reino es un forma de gobierno como lo es el reino de Inglaterra, de España, de Jordania, etc. Este implica un rey o una monarquía, súbditos, leyes, y territorio. De modo que el reino de Dios es la monarquía de Dios, con un rey soberano, súbditos, leyes, y territorio.

 

En el Antiguo Testamento encontramos reyes y reinos. El reino de Babilonia, con su rey Nabuconodosor; el reino de Grecia, con su rey Alejandro el Grande; el reino de Persia, con su rey Ciro; el reino de Israel, con su rey David, sólo por citar los más importantes. Ahora bien, Israel tenía una monarquía real que formalmente comenzó con David. Este reino de David y de sus descendientes fue llamado: “el Reino de Dios” (1 Crónicas 28:5). Cuando David murió, su hijo Salomón lo reemplazó, y así sucesivamente, hasta que en el año 587 A.C, el rey de turno de Israel—Sedequías—fue derrocado por Nabuconodosor. Desde esa fecha, Israel no ha tenido más reyes. Pero el reino de Dios significará que Dios restaurará nuevamente la línea real de los reyes judíos en la persona de otro judío noble, descendiente de David (Ezequiel 21:25-27).

 

Sí, el reino de Yahweh (Jehová) será restaurado nuevamente en Israel a través de un descendiente de David, el rey (Hechos 1:6). ¿Quién podría ser ese personaje? La respuesta está en Mateo 1:1 que dice: “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham”. Aquí tenemos un hecho irrefutable, y es que Jesucristo desciende de un rey famosísimo de Israel. En buena cuenta, Jesús es de “sangre azul” y con el derecho legítimo de tomar nuevamente el territorio israelita, y el trono de su ancestro David. En efecto, en Lucas 1:31-33 leemos: “Y ahora concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Esto es clarísimo. Cristo reinará en el trono de su padre en la carne, David. Su territorio y sus súbditos serán las naciones. Recuerde que Dios le cambió a Jacob de nombre. Ese nuevo nombre fue: Israel. Entonces Cristo reinará sobre la casa de Israel, y Jerusalén será la ciudad capital del reino de Cristo o también llamado: El Reino de Dios (Jeremías 3:17; Mateo 5:33-35). Los discípulos de Cristo sabían que su Maestro era aquel que restauraría el reino caído o suspendido del rey David. En Hechos 1:6 los discípulos le preguntaron a Jesús si ya era inminente la restauración del reino de Dios en Israel, a lo cual Jesús sólo se limitó a decirles que únicamente Dios sabía la fecha de esa crucial restauración del reino de David en Israel.

 

El Cielo no es el Destino Final de los Salvos:

 

Siendo que la promesa de Dios es la restauración del reino de Dios en la tierra en la persona del Mesías Jesús, ¿por qué los católicos y protestantes enseñan que iremos a vivir eternamente en el cielo, y que la tierra desaparecerá por completo?¿De dónde salió esa idea con respecto al cielo?  Lo cierto es que en muchos pasajes de la vida de Jesús encontramos a nuestro amado Señor prometiendo la tierra y su reino a sus seguidores (Mateo 5:3,5; 6:33). Además, será en la segunda venida de Cristo cuando la iglesia heredará las promesas del reino, y no en la hora de nuestra muerte.

 

La Tierra será como un Paraíso:

 

Es sorprendente escuchar, muy a menudo, de que el “fin del mundo está cerca en estos días. Millones viven asustados pensando en que este planeta volará en pedazos, y la sociedad humana desaparecerá por completo. Pero: ¿Es acaso ese sentir de muchos, el de Dios? ¿Creó Dios la tierra y a los hombres para que más tarde los destruya por completo?¿Tiene esto sentido? ¡Por supuesto que no lo tiene! Sin embargo, desde el mismo comienzo de la vida humana, el diablo ha pretendido estropear la creación de Dios, sembrando la mentira, el odio, la confusión, la discordia, el temor, la desconfianza, la duda, la rebelión, la contradicción, la desesperanza, etc. Sólo Satanás ha querido destruir la Creación—¡No Dios!

 

En muchísimos pasajes de la Biblia encontramos promesas muy concretas de un “mundo nuevo”, con “hombres nuevos” en armonía con Dios y Su creación. Dios ha prometido una “nueva tierra y nuevos cielos” donde morará la justicia (2 Pedro 3:13,14). Él no requiere destruir el planeta mismo para traer esa justicia añorada, sino más bien, a todos los impíos e impenitentes; a aquellos que se mofan de Dios y de Sus leyes. Esto está revelado en el Salmo 37. Allí el lector bíblico descubrirá que los justos permanecerán en la tierra, en tanto que los malvados serán erradicados de ella. Esta es la solución a todos los males de nuestra sociedad, cuando los malvados e incorregibles hayan sido exterminados por Dios mismo. Finalmente: ¿Qué culpa tiene el planeta por los pecados y maldades de los hombres? Al contrario, en Apocalipsis 11:18 se nos dice que Dios destruirá a aquellos que están destruyendo Su tierra o planeta. Para Dios, el planeta tierra es sagrado, y este es un motivo por el cual castigará a los que lo están destruyendo con su seudo ciencia. Si Dios va a castigar a los que destruyen su planeta tierra: ¿Cómo va a ser posible que Él Mismo lo destruya sin razón aparente? Quienes verdaderamente serán destruidos serán los perversos, los incorregibles, los rebeldes, los ateos, los que no se arrepintieron cuando hubo tiempo para hacerlo.

 

Cuando el diablo y sus seguidores angélicos y humanos hayan sido exterminados, entonces se hará realidad “la nueva tierra de justicia”. Habrá un ambiente de paz, seguridad, orden, obediencia y amor verdaderos. El paraíso edénico habrá vuelto a la tierra. No habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, pues las primeras cosas pasaron (Apocalipsis 21:3,4).

 

El Evangelio del Reino Será Predicado Mundialmente por Su Iglesia Leal:

 

En Mateo 24:14 Jesús revela que el verdadero evangelio que será predicado en todo el planeta tierra antes de su regreso personal, glorioso, y visible, es el Reino de Dios. Dice él así: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”. Este es el evangelio verdadero que también predicará la iglesia de Dios. Lamentablemente cuán poco se predica acerca del reino de Dios en las iglesias, que cuando se lo predica eventualmente, resulta en una extrañeza, y pocos entienden su significado. Otros creen que el reino de Dios es  sinónimo del cielo mismo, o de un lugar hermoso en la gloria celestial. ¡Nada más inexacto!

 

Aun las iglesias evangélicas han olvidado este evangelio del reino, y lo han cambiado por un reino en el corazón de los creyentes, dándole así un significado etéreo o alegórico. Ni el predicador de moda guatemalteco Carlos “cash money” Luna lo predica en sus disertaciones, ni Palau, ni Benny Hinn, ni Billy Graham y familia, por mencionar algunos sujetos. Pero los verdaderos cristianos de hoy saben que los primeros cristianos de los tres primeros siglos de la Era Cristiana, creyeron en un reino en la tierra liderado por Jesucristo desde la ciudad amada de Jerusalén. Basta leer los escritos de Papías, San Justino Mártir, San Ireneo, San Policarpo, y otros cristianos de los primeros siglos, para descubrir lo que creyeron sobre la vida futura. En ninguno de ellos se encuentra alguna creencia de una partida al cielo para estar con Dios a través de sus supuestas almas inmortales. Al contrario, Justino Mártir, en su “Diálogo con el Judío Trypo” ataca a los que, llamándose cristianos, enseñaban que el alma inmortal partía al cielo después de la muerte. 

 

La Creencia En el Evangelio Trae Salvación Eterna:

 

Alguno pensará que cualquier doctrina bien llevada o practicada salva. No obstante, eso no es lo que la Biblia enseña. El apóstol Pablo reconoció que el evangelio predicado por Jesucristo tenía (…y tiene) poder para salvar a todo aquel que lo cree de todo corazón. Él fue claro al decir: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree;al judío primeramente, y también al griego” (Romanos 1:16).

 

Muchos hoy se niegan a creer en nuestro evangelio, pues no lo pueden aceptar por la fe. Ellos creen que son cuentos o fábulas bíblicas que no tienen ninguna trascendencia o veracidad para el mundo occidental, sino sólo para los hebreos. Aun la Iglesia Católica lo ha rechazado, al inventar, vía Agustín de Hipona, un reino de corte eclesiástico. Es decir, el romanismo supone erradamente que el reino no es otra cosa que la jerarquía Católica o el Clero. ¿De dónde sacó eso “San Agustín”? No lo sabemos en realidad, pero todo parece apuntar que se originó de su imaginación. Y los evangélicos no se quedan atrás. Ellos mismos siguen predicando evangélios falsos como el de la prosperidad, o simplemente “el evangelio de Cristo” pero sin mencionar para nada el reino de Dios. Si usted es evangélico o católico pregúntese cuándo fue la última vez que escuchó un sermón u homilia sobre el Reino de Dios, y se sorprenderá que nunca casi nunca lo ha escuchado en labios de su pastor u obispo.

 

Para conocer más sobre el reino vea mi sitio web:

 

www.elevangeliodelreino.org

EL FIN DEL MUNDO—¿QUÉ SIGNIFICA REALMENTE?

 

       Por Ing°. Mario A Olcese

 

Una Pregunta Importante

 

Un día los discípulos se le acercaron secretamente a Jesús y le preguntaron: “Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y que señal habrá de tu venida, y del FIN DEL MUNDO”? (Mateo 24:3). Sí, la esperanza del “fin del mundo” estuvo presente en la mente y conciencia de los apóstoles de Jesús hace dos milenios— ¡Y la sigue estando aun hoy día!

 

            La frase “fin del mundo” suele producir cierto pánico entre los hombres, y en particular, entre los inconversos. Pero sólo se teme a lo desconocido. Y es justamente el desconocimiento de lo que Cristo quiso decir por esa frase lo que produce temor angustiante. Pero, ¿deberían sentir temor los buenos cristianos al oír la frase: “fin del mundo”? Pues, no hay porqué.

 

            Preguntémonos: ¿Es cierto que el planeta tierra y sus habitantes desaparecerán de la faz de la tierra algún día? ¿Es el propósito de Dios destruir la tierra la cual expresamente creó para que fuera habitada por sus criaturas humanas? Si la respuesta es “SI” entonces habría una contradicción, ya que nuestro mismo Señor Jesucristo nos promete: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.” (Mateo 5:5).

 

            Ahora bien, siendo que el Nuevo Testamento fue escrito casi exclusivamente en griego koiné, es menester averiguar cuál fue la palabra griega que se ha traducido por “mundo” en Mateo 24:3. Pues bien, para conocimiento nuestro, la palabra griega es “aión” y no “cosmos“. Veremos a continuación la diferencia entre la palabras griegas “aión” y “cosmos” que igualmente se vierten por “mundo” en la Biblia (Véase el Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español de Francisco Lacueva, Ed. CLIE, España, pág.105).

 

            La palabra griega “Kosmos” tiene el significado de planeta tierra. En cambio “aión” nunca tiene ese significado en la Biblia. El significado de “aión” es “edad” o “era“. Puede significar un período de tiempo indefinido (no necesariamente eterno), o un tiempo contemplado en relación con lo que tiene lugar en el período. “El sentido que tiene la palabra no es tanto el de la longitud misma de un período, sino el del período marcado por características espirituales o morales.” (Ver el diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento, de W.E. Vine, Ed. CLIE).

 

            El apóstol Pablo nos menciona dos “siglos” o “edades“: El presente, y el venidero. La presente edad finalizará para dar paso a la siguiente (Ver Efesios 1:21, donde Pablo dice: “…no sólo en este siglo, sino también en el venidero“).

 

            El apóstol San Pablo nos dice, además, del presente “aión” lo siguiente: “el cual (Jesús) se dio a si mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo (“aión”) malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre.” (Gálatas 1:4).

 

Cristo pondrá Fin a este “aión” Malo vigente

 

            Entendamos de una vez y por todas que “el fin del mundo” que hablan los apóstoles en Mateo 24:3 no es el fin del “Kosmos” (planeta) sino de la presente edad maligna y decadente. Es el fin del reino de Satanás, para dar paso a la ERA o “AIÓN” venidero; la de Cristo, nuestro Señor. Por eso Jesús dijo: “De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo (aión). Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a todos los que hacen iniquidad.” (Mateo 13:40,41).

 

    


       Nótese que Jesús habla del “fin del presente aión malo” cuando él vuelva con sus ángeles a este planeta. Entonces él inaugurará un nuevo “aión” (el venidero) de justicia. Entonces, el fin del mundo es el fin de la Edad o Era presente con todos sus males. En Marcos 10:30 el Señor Jesús nos dice que “en el siglo venidero” obtendremos la vida eterna. “…Y en el siglo (aión) venidero la VIDA ETERNA.

 

            La Versión Biblia de Jerusalén (Católica) vierte Mateo 24:3 y su palabra “aión” como “mundo”. En cambio, la Versión Reina Valera (1960) vierte la palabra “aión” de Mateo 24:3 como “siglo“, lo que nos parece más apropiado.

 

            También el Señor Jesucristo nos habla de “los hijos de este mundo (aión)”, y “los hijos de aquel siglo (aión)”. Estos no se casan, pero los otros sí. He aquí otra diferencia. Dice Jesús así: “…los hijos de este siglo (aión) se casan, y se dan en casamiento; mas los que fueran tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo (aión) y la resurrección de entre los muertos, ni se casan ni se dan en casamiento. Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.”(Lucas 20:34-36).

 

            Además de no casarse, los hijos de “aquel siglo” venidero resucitarán de entre los muertos. Entonces podemos afirmar que la resurrección se dará cuando comience el aión venidero, cuando el presente aión malo haya finalizado. El llamado “fin del mundo” será el fin del presente siglo, edad o era que está marcado por las malas y deplorables características morales y espirituales.

 

            Es interesante lo que nos dice Pablo en 2 Corintios 4:4. Veamos textualmente lo que dice el pasaje: “En los cuales el dios de este siglo (aión) cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo…”

 

            Pablo nos dice muchas cosas del presente “aión” (siglo, mundo o era). Nos dice que es un aión malo (Gálatas 1:4), y ahora nos dice que Satanás es el dios de ese aión malo. Sin duda, este “aión” está destinado a desaparecer para dar paso al “aión” venidero de justicia. A los Efesios Pablo les dice que Satanás está por ser retirado de este presente “aión” malo. Sus palabras son como siguen: “Porque no tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra los principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo (aión), contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” (Efesios 6:12).

 

            ¿Notó estimado amigo? Este “aión” malo está gobernado por Satanás y sus demonios, y contra ellos nosotros debemos batallar. Pero será Cristo quien ponga fin a este llamado “mundo malo“, cuando destituya al Diablo y sus seguidores y los arroje al infierno para siempre.

 

            Ahora aquí viene una paradoja. Usted y yo debemos de sentir alegría de conocer la verdad de la finalización de este mundo (aión) malo, pues significará el inicio de un “nuevo mundo” (aión) de paz y justicia nunca antes vista o soñada por hombre alguno.

 

 

            Mientras tanto, la iglesia de Dios deberá de vivir ejemplarmente en este siglo malo, pues nos dice el propio apóstol Pablo: “Enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo (aión) sobria, justa y piadosamente.” (Tito 2:12).

 

            Sólo aquellos hombres que vivan sobria, justa y piadosamente podrán disfrutar de aquella edad o Era (aión) maravillosa, cuando por fin haya finalizado el presente mundo (aión) malo.       

                      


            No tema, pues, por la expresión “fin del mundo“, sino  más bien alégrese de que este final producirá una edad gloriosa para usted, los suyos, y las demás familias de la tierra. Por eso Jesús dijo: “Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas (los males en aumento), erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.” (Lucas 21:28).

 

            El fin del aión malo presente se traducirá en su redención, es decir, en la adquisición de toda la herencia prometida. Y en el aión venidero”, la humanidad disfrutará de grandes bendiciones. El profeta Isaías nos habla del “mundo venidero” o de la “nueva tierra“, así: “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, y sus crías se echarán juntas; y el león como le buey comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren la mar.” (Isaías 11: 6-9).

 

La Nueva Tierra

  

            Es cierto que la Biblia habla de la “nueva tierra“, pero en el sentido de una nueva edad o era. También se nos dice que nosotros, los creyentes, somos “nuevas criaturas“, “nuevos hombres“, pero en el sentido espiritual y moral aunque seamos aún imperfectos. Veamos lo que nos dice el apóstol Pedro sobre la “nueva tierra“: “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia.” (2 Pedro 3:13).

 

 

            La “nueva tierrasignificará una tierra donde morará la justicia. En esta vieja tierra, en este “aión” malo, la injusticia impera por doquier.¡Esto finalizará pronto! El apóstol Juan nos dice algo más de aquella era maravillosa, con estas palabras: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.” (Apocalipsis 21:4).

 

            Las primeras cosas del aión malo habrán pasado al olvido. La muerte, el llanto, el clamor y el dolor son las características más saltantes del presente “aión” malo. Pero en el “aión” venidero, esos males habrán dejado de existir. Por fin los cristianos tendrán la herencia concreta de la vida eterna, y sobre la cual, la muerte, el dolor, y el clamor no pueden funcionar.

 

            El profeta Isaías, hablando de la “nueva tierra” nos dice lo siguiente: “Porque he aquí que yo (Dios) crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento… porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo.” (65:17,18).

 

            Si en la “nueva tierra” aún existirá la ciudad de Jerusalén, eso quiere decir que la expresión “nueva tierraes puramente simbólica. Si esta “vieja tierra” será literalmente destruida, ¿no se destruiría también a la ciudad de Jerusalén? Pero el caso es que en la “nueva tierra” Jerusalén permanecerá en pie, lo que quiere decir que NO habrá una destrucción literal de la tierra. Además, no sólo Israel permanecerá, sino también Egipto, Asiria, y muchísimas otras naciones de todo el mundo (Isaías 19:24; Miqueas 4:1-4).

 

www.elevangeliodelreino.org