¿QUÉ ACERCA DE MATEO 16:28 Y LA SUPUESTA VENIDA DE CRISTO EN EL AÑO 70 DC?

 

Td. Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Mateo 16.28 no puede ser sacado de contexto. Debe ser comprendido en relación a Mateo 16.27:

“Pues el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles; Y entonces él recompensará a cada hombre según sus obras. Verdaderamente le digo, he aquí algunos que no probarán la muerte, hasta que vean al Hijo del Hombre viniendo en su reino”. – Mateo 16.27,28 KJV

Cualquier cosa que hagamos con Mateo 16.28, no lo podemos usarlo para representar alguna clase de “llegada” invisible “en juicio” en el 70 dC. ¿Si la llegada fuera “invisible”, entonces quién “la vería”?

La razón es que cuando Mateo 16.28 es tomado en contexto con Mateo 16.27 se hace evidente que Jesús no habla de una “llegada en el juicio” en el 70 DC. Jesús habla de Su regreso personal triunfante a la tierra al final de la edad (Nuevo Pacto). Él se refiere a Su regreso desde lo alto en el Armagedón. Y nadie seguramente opina que el Armagedón ya ha ocurrido. ¡Ciertamente no!

Jesús viene en “la gloria de su Padre con sus ángeles”. Esta venida gloriosa no ocurrió en el primer siglo y no hay confirmación bíblica u otra de que lo hizo. Éste es el regreso desde lo alto, cuando, como Juan escribió, “todo ojo le verá, y aquellos también que le traspasaron: Y todos los pueblos de la tierra gemirán por él” (Apocalipsis 1.7). Además, la iglesia habría sido ya arrebatada para encontrarse con el Señor en el aire (es decir, si usted sostiene una posición pre y post tribulacionista, concordará que ver venir al Señor sería sinónimo a ser arrebatado para encontrarse con él cuando él venga en las nubes del cielo). La edad de la iglesia habría fenecido y habría un gobierno e iglesia reinante con Cristo aquí personalmente en la tierra en el Milenio. El reinado milenario presupone más que simplemente una venida espiritual, invisible. Revelación 5.10 dice que reinaremos en la tierra con él. Pablo dice que nosotros aún no tenemos nuestras coronas pero un día la recibiremos (2 Tim. 4.8). ¿Cómo podríamos reinar ya en el milenio sin haber recibido nuestras coronas, y haber descendido a la tierra con él a reinar? ¿En qué momento ocurrió esto?

Además, en la venida del Señor mencionada en Mateo 16.27 las recompensas son dadas a “cada hombre según sus obras”. ¿Han sido las recompensas ya distribuidas?

Si Mateo 16.28 guarda relación con la “llegada en juicio” en el 70 dC, ¿dónde entonces está Mateo 16.27 (el verso de arriba) en el 70 dC?

¿Fueron las coronas ya entregadas en el primer siglo? ¿Fueron las recompensas ya entregadas en su venida donde algunos – supuestamente – estarían vivos y viviendo en ese siglo? ¿Y dónde deja esto al resto de la iglesia del Nuevo Testamento de los siglos subsiguientes? ¿Serán las recompensas distribuidas dos veces, una vez para la venida invisible, y otra, más tarde, cuando el resto de iglesia sea arrebatada en Su genuina segunda venida visible?

Casi la descripción exacta de esta venida es dada en Mateo 25.31,32, “Cuando el Hijo del Hombre vendrá en su gloria, y todos los ángeles santos con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria: Y ante él serán recogidas todas las naciones: Y él las separará unas de otras, como separa el pastor sus ovejas de las cabras “.

Ésta no es una “venida” del año 70 DC “en juicio”. En el 70 dC, el Señor no regresó con Sus santos ángeles, según alguna evidencia que tenemos. El Señor no se sentó a gobernar las naciones en el 70 dC. Así es que podemos establecer que esta venida “en gloria de su Padre con sus ángeles” no ocurrió en el 70 dC. Algunas de las epístolas fueron escritas después de 70 dC (ver 1,2,3 de Juan). ¿Por qué no mencionaron ellas de esto? ¿Por qué algunos de los padres apostólicos, que conocieron a los apóstoles personalmente, no mencionan esto? ¿Por qué no fue la desaparición del gran apóstol Juan notado si él permaneció vivo hasta la venida invisible y luego desapareció? Tenemos una cierta cantidad de escritos de hombres que conocieron a estos apóstoles.

Finalmente, una buena cantidad de teólogos cree que efectivamente se cumplió la predicción a los pocos días de anunciada, cuando algunos de los apóstoles (Pedro, Santiago y Juan) vieron el rey del reino venir en su transfiguración gloriosa (una parusía anticipada), y con él, su reino, siendo acompañado de dos insignes héroes de la fe del AT. No olvidemos que la gloria del rey presente ante ellos era la presencia de la misma gloria del reino en la tierra. El reino había llegado con la presencia del rey, y en la transfiguración la venida del rey en toda su gloria era la venida (temporalmente) también de Su reino. Sin embargo, la venida del reino de Dios permanecería como una esperanza para la parusía de Cristo en las nubes del cielo con los ángeles de su poder (Tito 2:13; Mat. 25:31-34).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s