LA BIBLIA NO NOS DICE NADA EN ABSOLUTO DE QUE VIVIREMOS EN EL CIELO——¡PERO SÍ EN LA NUEVA TIERRA!

 

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

 

Una cosa que llama poderosamente la atención es que la Biblia no nos dice prácticamente nada de nuestra supuesta “vida en el cielo” en la eternidad. Sí, es increíble descubrir que nada se dice de la vida de los salvos en el cielo, a pesar de que este “lugar” es considerado por muchos cristianos como su paradero final después de morir. ¿Pero no extraño de que la Biblia no nos diga nada de lo que harán los justos allá, si en verdad ese es el lugar o el destino final y eterno para ellos? La Biblia dice que Dios trabaja, e igualmente su Hijo, por tanto los cristianos estarán también trabajando en la eternidad, y no tan solo tocando un arpa o una lira dorada. ¿Pero en qué podrían estar trabajando los salvos en el cielo? La Biblia no lo dice. Lo que sí nos dicen las Escrituras es lo que harán los salvos EN LA TIERRA.

Los salvos en el reino de Dios

La Biblia, en cambio, sí nos dice lo suficiente sobre lo qué estarán haciendo los que ganen la vida eterna en el reino de Dios. La palabra de Dios nos da muchísima información de la labor de los salvos en la nueva tierra de justicia. Esto se explica fácilmente porque la tierra, y no el cielo, u otro lugar supra mundano, es la promesa de Dios para los salvos— ¡Así de simple es la cosa!

Veamos los pasajes más importantes que nos indican cuál será la tarea de los salvos en el reino de Dios:

En Lucas 19:11-19 Jesús nos da la siguiente pista:

“Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente. 12 Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver. 13 Y llamando a diez siervos suyos, les dio diez minas, y les dijo: Negociad entre tanto que vengo. 14 Pero sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron tras él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros. 15 Aconteció que vuelto él, después de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos a los cuales había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno. 16 Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas. 17 El le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades. 18 Vino otro, diciendo: Señor, tu mina ha producido cinco minas. 19 Y también a éste dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades”. 20 

Si leemos con cuidado estos versos, podremos ver que los salvos recibirán del Señor el pago correspondiente por haber cumplido con la tarea que él nos encomendó, y ese pago no es un eterno descanso en un paraíso celestial, tocando el arpa, y rodeado de bellas doncellas, sino, más bien, el ejercicio de la autoridad sobre las naciones. ¿Qué significa esto?

El Reino de Cristo es un gobierno

Siendo que el reino de Cristo es un gobierno con un monarca supremo (el Mesías escogido), es lógico concluir que éste tenga un territorio, leyes, y súbditos. Para que el gobierno funcione el Mesías Jesús deberá contar con asistentes de confianza en su régimen mundial, hombres probos y santos que administrarán en su reino con equidad y justicia. ¿Y quiénes mejores que los miembros de su iglesia que han mostrado probidad en esta vida? Es por eso que la iglesia ha sido llamada para recibir el reino (Lucas 12:32) para que ejerza autoridad sobre las naciones (Apo. 2:27, “Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones”). De modo que acá tenemos la función que desempeñará la iglesia en el reino milenario de Cristo.

Los santos juzgarán el mundo

En 1 Corintios 6:1-3 Pablo dice algo sumamente interesante: “¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? 3 ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?

Aquí Pablo amonestaba a los creyentes por su incapacidad para juzgar cosas pequeñas de esta vida, y máxime,  considerando que ellos tenían por delante una tarea aún más difícil e importante que desempeñar y que consistía en el futuro juicio y gobernación del mundo entero.

Daniel vislumbró el dominio de Cristo y los santos en el Reino de Dios

En Daniel 7 leemos:

“Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.  Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido…y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán”.

Así que el pueblo de los santos del Altísimo recibe el reino, el dominio, y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo. Entonces es fácil ver que los salvos, los santos, tendrán una gran responsabilidad en el reino venidero de Jesucristo. Serán los asistentes y los cogobernantes del reino de Cristo por espacio de mil años.

En el milenio descansaremos de nuestras obras para hacer las obras de Dios en el reino de Cristo. Estaremos edificando una nueva sociedad donde realmente exista la justicia y la rectitud. Será una sociedad donde el diablo y sus demonios estarán ausentes, sin que causen las desgracias y maldades que ahora están ocasionando en la tierra y en los hombres.

Desgraciadamente son pocos los cristianos que anuncian estas buenas noticias de un mundo de paz y justicia gobernado por Cristo y su iglesia. Los más de ellos predican evangelios trucados o adulterados que nada tienen que ver con el reino de Cristo y el destino final y glorioso de su iglesia en dicho gobierno divino. Los textos que arriba hemos citado son poco o nada citados por los evangélicos y católicos por igual. Simplemente no los creen literales y para la iglesia.

Es hora de retomar el anuncio verdadero (el evangelio del reino) de Cristo para dejar de estar esperanzados en una creencia errónea de escapar algún día de este mundo caótico y perverso como almas inmortales en dirección al cielo.

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org 

…………..

Casi la mitad de los norteamericanos rechaza la Teoría de la Evolución

 Por Yaiza Martínez

19/08/2008

<!–

News summary

–>El Pew Research Center de Estados Unidos, grupo que investiga las actitudes sociales hacia determinados temas en el país, ha publicado recientemente los resultados de una encuesta acerca de las creencias religiosas y las actitudes públicas de la población norteamericana.

Según publica Pew Forum on Religion & Public Life, Estados Unidos es el país democrático más religioso entre todas las democracias industriales avanzadas del planeta. Al mismo tiempo, los científicos norteamericanos son líderes en muchas de las áreas de investigación científica actuales. Ambas realidades generan un conflicto entre creencias religiosas y planteamientos científicos, especialmente en tres temas principales.

El más importante de estos conflictos es el del choque ideológico entre la teoría evolutiva de Darwin y la creación divina del mundo, seguido de lejos por los conflictos acerca de la naturaleza -genética, según algunos científicos- de la homosexualidad, y el origen del cambio climático.

Dios y la evolución

Mientras los científicos están convencidos de que la Tierra ha evolucionado durante miles de millones de años, entre un 40% y un 50% de los americanos rechaza la idea de la evolución natural. Según la encuesta realizada en agosto de 2006 por el Pew Research Center y el Pew Forum on Religion and Public Life, el 42% de los encuestados rechaza directamente la idea de la evolución (los humanos y otras formas de vida han existido como son ahora desde la creación).

Alrededor de un 51% cree en cambio que la evolución sí existe, aunque un 21% piensa que esta evolución ha venido guiada por un ser supremo o una fuerza superior, una noción que describe aproximadamente la perspectiva del movimiento del “diseño inteligente” (el origen o evolución del Universo, la vida y el hombre, o la creación, serían, según esta corriente de pensamiento, el resultado de acciones racionales emprendidas de forma deliberada por uno o más agentes inteligentes). Finalmente, sólo el 26% de ese 51% cree que la evolución se ha desarrollado por selección natural.

La oposición más fuerte a la idea de la evolución procede de los cristianos evangélicos, que en su mayoría aceptan la Biblia como una verdad literal. El 65% de los evangélicos piensa que la vida no ha evolucionado y menos del 10% cree que lo ha hecho por selección natural. Los grupos seculares e incluso otros grupos religiosos creen mayoritariamente en la evolución (el 59% de los católicos, el 62% de los protestantes comunes blancos y el 83% de los laicos).

Homosexualidad sin consenso

En el caso de la homosexualidad, al contrario que en el de la evolución, no existe un consenso científico acerca de su causa. Los grupos religiosos y conservadores, por su parte, rechazan las investigaciones científicas que han demostrado que la homosexualidad está asociada a ciertas características genéticas o a determinadas exposiciones hormonales durante la gestación. Tampoco aceptan la idea de que los homosexuales no puedan cambiar su orientación sexual o ser “curados. El número de estadounidenses que ve la homosexualidad como una característica innata ha aumentado poco desde 2003, señala esta encuesta. Por un lado, se ha incrementado ligeramente el número de ciudadanos que considera verdadera esta explicación (del 30% de los encuestados en 2003 al 36% en la actualidad), así como la idea de que la homosexualidad no puede cambiarse (del 42% en 2003 al 49% actual). Pero la mayoría de los encuestados aún rechaza que la homosexualidad sea innata y piensa que está causada por las condiciones en las que el individuo se desarrolla (13%) o que es simplemente la elección de un modo de vida (38%)

Grupos de población concretos tienen una perspectiva muy diferente sobre la naturaleza innata o no de la homosexualidad: los licenciados universitarios creen en un 51% de los casos que se nace siendo homosexual, al igual que el 57% de los liberales, el 52% de los protestantes no radicales o el 52% de las personas que rara vez o nunca acuden a la iglesia.

Como contraste, la mayoría de los evangélicos (el 51%) considera que la homosexualidad es una elección. De hecho, las perspectivas acerca de si la homosexualidad puede cambiarse tiene tanto un componente político como religioso: los liberales señalan en un 71% que no puede modificarse, mientras que los evangélicos afirman en un 56% que sí se puede. Protestantes no radicales, católicos o laicos piensan en su mayoría que es una característica no modificable.

Calentamiento global

Las diferencias de criterio son mucho menos significativas en lo que respecta a otro controvertido tema: el calentamiento global. Una gran mayoría de los encuestados (el 79%) opina que existen sólidas evidencias de que la temperatura media de la Tierra ha aumentado en las últimas décadas. Los grupos religiosos están de acuerdo en este punto en los siguientes porcentajes: el 77% de los católicos, el 79% de los protestantes moderados blancos y el 70% de los evangélicos blancos.

El 50% de los que creen que el planeta se calienta también opina que las actividades humanas son las responsables de este calentamiento global, mientras que un 23% sigue creyendo que el calentamiento está causado por patrones naturales del medio ambiente terrestre.

Entre los grupos religiosos existen opiniones dispares a este respecto: un 62% de los laicos opina que la actividad humana contribuye al calentamiento global, un 52% de los católicos piensa lo mismo, al igual que un 48% de los protestantes moderados blancos y un 37% de los evangélicos. Para un 23% de los evangélicos, el calentamiento global es un grave problema, comparado con el 48% de católicos y laicos.

Otros conflictos

Por tanto, ¿puede decirse que existe un choque consistente entre ciencia y religión en Estados Unidos actualmente? La revisión de estos tres temas centrales sugiere que sí. Pero no sólo las creencias religiosas entran en conflicto con la ciencia, señala la encuesta. Por ejemplo, los sondeos suelen demostrar que un gran número de americanos cree en fenómenos sobrenaturales, como la astrología y la telequinesia, a pesar del hecho de que no estén demostrados científicamente.

En general, se pueden señalar numerosos ejemplos en los que la ideologías y creencias individuales -no religiosas- provocan que la gente rechace evidencias objetivas, que entran en conflicto con sus opiniones, como la probada inexistencia de armas de destrucción masiva en Irak.

También hay otros campos en los que científicos y algunos religiosos pueden enfrentarse en el futuro, como la cuestión de si la conciencia se encuentra sólo en el cerebro -por tanto, la inexistencia de un alma o espíritu-.

Finalmente, los investigadores de esta encuesta señalan que la relación entre la religión y la ciencia resulta de interés no sólo a los científicos y a los sociólogos preocupados por la investigación sobre la opinión pública, sino también a los encargados por el Gobierno para la programación y formación de su política. Y es que la opinión pública tiene un gran impacto en el diseño de las políticas públicas, mientras que los descubrimientos científicos pueden ayudar a determinar las características de leyes y otras políticas destinadas a regular cuestiones, como el matrimonio entre personas del mismo sexo o la gestión del cambio climático.

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

APARTANDO A LOS EVANGÉLICOS DE LA PALABRA DE DIOS

 

By TBC Staff – MV


La apostasía está desenfrenada en la iglesia evangélica de hoy en día. Al menos esa es la conclusión a la que uno puede llegar si ha estado observando las tendencias religiosas y desenvolvimientos por las tres últimas décadas. Pero para empezar, definamos algunos términos. El uso de la palabra “evangélico” en éste artículo se refiere simplemente a aquellos que dicen que la Biblia es su autoridad en todas las cosas de la fe y práctica. La palabra “apostasía” viene a indicar aquellas enseñanzas y prácticas que son contrarias a la Palabra de Dios y seducen y engañan a los que profesan ser cristianos y a los creyentes verdaderos. La “Apostasía Bíblica” es la enseñanza y práctica que se ha apartado de la verdad y que resultará en un cristianismo falso, que caerá bajo el poder del Anticristo: “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición” (2 Tesalonicenses 2:3). Aunque la culminación de la apostasía toma lugar después del arrebato de la iglesia, varios aspectos de ésta religión apóstata ya ha influenciado y continuará atrapando y engañando a muchos creyentes a través de su desenvolvimiento y manifestación.

 

En algún tiempo determinado en el futuro, habrá un rechazo total del cristianismo Bíblico, seguido por la religión del anticristo aunque mantendrá un semblante de cristianismo que será lo suficiente para que sea aceptado por todas las religiones. Esta perversión del cristianismo no ocurrirá repentinamente cuando el anticristo aparezca. El proceso de decepción comenzó mucho tiempo atrás, en el Jardín del Edén con la seducción de Eva de parte de Satanás, y continúa siendo una influencia maligna que continúa corrompiendo al cristianismo y está preparando el camino para la venida del falso Mesías, a quien el mundo entero va a adorar. (Apocalipsis 13).

 

Satanás empezó su diálogo con Eva plantando las semillas de duda acerca de lo que Dios había ordenado: “¿Con que Dios os ha dicho…? (Génesis 3:1). Esta primera oración articulada por el Adversario ha sido la base, los cimientos para incitar a la humanidad en su rebelión en contra de Dios. Sus implicaciones impugnan el carácter de Dios y producen constantes e interminables racionalizaciones de parte del hombre: ¿Por qué Dios está tratando de privarte de algo? ¿Es Él realmente el que está a cargo de todo? ¿Acaso Él es el único que determina las reglas? Tú probablemente no has entendido bien sus órdenes: No existen absolutos; tienes que considerar todo desde tu propio punto de vista, etc., etc. Eva, aunque reiterando lo que Dios había ordenado, comete el error de añadir su propio comentario erróneo a lo que Dios realmente había dicho: “…ni le tocaréis” (Génesis 3:3).

 

Esto es lo que ocurre cuando diálogos toman lugar en lo que se refiere a absolutos: la verdad es modificada, ya sea añadiendo o quitando. Trágicamente muchos cristianos no ven ningún error en tales modificaciones. Muchos de ellos están satisfechos con nuevas versiones bíblicas que han hecho exactamente eso.

 

Contestando a Eva, Satanás descaradamente rechaza la advertencia de Dios, que muerte ocurriría como consecuencia del pecado: “No moriréis” (Génesis 3:4) dice Satanás implicando que Dios, o es un mentiroso o que lo que Él dice no va a tener ninguna consecuencia. Esta siempre ha sido la estrategia de Satanás. La serpiente procede a convencer a Eva que el obedecer las órdenes de Dios la va a privar de su iluminación, su santidad y de su conocimiento y por lo tanto va a limitar radicalmente su potencial: “Si no que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”. (Génesis 3:5).

 

Variaciones de éste engaño original han engatusado a la humanidad a través de toda la historia. El ataque directo de Satanás en contra de la Palabra de Dios ha desviado verdaderos creyentes a la Apostasía. El cuestionar o rechazar lo que Dios ha declarado en las Sagradas Escrituras, está al centro de la rebelión espiritual. Las razones son obvias:

 

1. Si no se puede considerar la Biblia como la comunicación específica de Dios hacia la humanidad, entonces lo único que nos queda son las opiniones y especulaciones de los hombres acerca de lo que Dios es, o lo que Él desea para nosotros.

 

2. Las especulaciones de los hombres acerca del Creador infinito son limitadas, finitas y erróneas ya que provienen de la naturaleza pecaminosa del hombre.

 

3. Aún un verdadero creyente puede ser engañado y llevado a las tinieblas espirituales si no tiene la luz de la lámpara que es la Palabra de Dios (Salmo 119:105).
Aunque la Biblia ha sido atacada continuamente a través de los siglos, el original engaño de la serpiente de poner en duda la Palabra de Dios, continúa siendo lo más letal para el creyente y para la humanidad en general. Este proceso se manifiesta en el arrancar, desplazar, separar cristianos evangélicos del conocimiento, entendimiento y dependencia de la Palabra de Dios. El objetivo está en crear o producir cristianos que son superficiales, sin ninguna profundidad y arraigamiento en las verdades espirituales de las Sagradas Escrituras y que por lo tanto estos “creyentes analfabetos en la Biblia” no tienen una base o no tienen interés en discernir entre la verdad Bíblica y el error. Esta nueva generación de “analfabetos Bíblicos”, saben leer y poseen Biblias, pero muy raramente las leen, y prefieren averiguar su contenido leyendo otros libros acerca de la Biblia.
 

 

 

Influenciados y afectados por éste proceso de arrancamiento de la verdad, éstos cristianos superficiales no tienen mucho interés en la sana doctrina. El mayor énfasis de ésta gente es en lo experimental y en lo emocional y son éstas emociones que exclusivamente determinan lo que ellos creen. El apóstol Pablo, hablando proféticamente acerca de los últimos días parece haber tenido específicamente esto en mente: “Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán los maestros que les digan las novelerías que quieren oír. Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos” (2 Timoteo 4:3,4). La imaginación descabellada del hombre y las lujurias de la carne están implicadas en éstas palabras.


Hace unos 20 años, las tendencias extremas de los Carismáticos y Pentecostales hubieran sido el punto obvio de referencia a lo que Pablo se refería, ya que éstos grupos tenían una obsesión con la sanidad, la prosperidad y la regeneración espiritual a través de señales y prodigios. Hoy en día, la iglesia en su afán de experimentar, se ha extendido mucho más allá de lo que antiguamente se consideraba como el límite de grupos extremos religiosos. Ahora, estas nuevas tendencias prevalecen en casi todas las iglesias evangélicas, incluso aquellas denominaciones que eran conocidas y respetadas por su doctrina conservadora y adherencia Bíblica. Aunque estas denominaciones han tratado de obstruir y parar, en sus puertas principales las mentiras doctrinales de las señales y prodigios, han sin embargo, abierto las puertas laterales y han permitido que enseñanzas seculares se infiltren en la iglesia creando un caos y un resultado desastroso.


Antes que presentemos ejemplos de doctrinas antibílicas prevalentes en la iglesia de hoy en día, es necesario entender que el verdadero cristianismo es doctrinal y experimental. Incluye una relación personal con Jesucristo que empieza cuando uno ha entendido la doctrina (enseñanza Bíblica) de salvación, el evangelio de Cristo y lo ha aceptado por fe. Cuando esto ocurre, el espíritu de Cristo viene a vivir en ésa persona (Efesios 1:13; 4:30; Romanos 8:9). Después de ésta única experiencia espiritual, uno llega a entender todo lo que Jesús hizo por nosotros y llega a sentir un amor verdadero por Jesús.

 

Después de esto, uno empieza a crecer en su relación personal con Jesucristo a través del conocimiento y la obediencia de las Escrituras y el afecto que uno tiene por nuestro Salvador aumenta. A medida que uno madura en la fe, el fruto del Espíritu Santo es manifestado continuamente en la forma de amor, gozo, paz, sufrimiento, delicadeza, bondad, fe, humildad y templanza. Todos estos efectos del Espíritu indudablemente son manifestados en forma experimental. Entonces la pregunta sería: ¿Cuál es el problema con el cristianismo experimental?

 

El mayor error en la iglesia evangélica de hoy en día, es que tales experiencias (sentimientos, emociones, pasiones, intuiciones, etc.) han resultado ser la guía principal por la cual uno trata de establecer una espiritualidad verdadera. En vez que los sentimientos y emociones personales sean algo secundario y como un directo resultado de la adherencia a la sana doctrina, éstas manifestaciones personales han pasado a ser los que juzgan lo que realmente es cristiano o no. En vez de examinar y poner a prueba una enseñanza en particular con la Palabra de Dios, la manera principal de analizar tal enseñanza hoy en día es: “¿cómo uno emocionalmente reacciona a tal enseñanza?” Esto pone la imaginación humana como juez de la situación. Esta manera de ver las cosas debería poner un actitud de alarma en cada verdadero creyente.

 

Dos veces en el libro de Proverbios, con casi exactamente las mismas palabras, nos es dicho: “Hay un camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 14:12; 16:25). En otras palabras, si una persona analiza una determinada enseñanza usando su mente y sus emociones, independientemente y en oposición de lo que Dios ha declarado, las consecuencias para tal persona van a ser desastrosas. La muerte es separación del espíritu y del alma, del cuerpo físico; y también es separación del ser humano de la luz de la verdad de Dios: “¡Aténganse a la ley y al testimonio! Para quienes no se atengan a esto, no habrá un amanecer” (Isaías 8:20).
El cristianismo por experimento o por experiencia (lo que es emocionalmente positivo para la persona), en una enseñanza o una tendencia actual que está infiltrándose a través de la iglesia evangélica y está debilitando la verdad Bíblica. Hoy en día, hay muchas manifestaciones de éste tipo de infección, cuyo énfasis es en señales y prodigios, sanidad por fe, prosperidad, los nuevos apóstoles y los nuevos profetas, el dominio del reino, misiones para redimir la cultura, estrategias para la guerra espiritual, sanidad interna, los 12 pasos, psicología cristiana, activismo social evangélico, la vida con un propósito, el resurgimiento de la iglesia, ecumenismo, misticismo, entretenimiento en las iglesias, adoración contemporánea, versiones bíblicas que se acomodan a la cultura y tiempos actuales y traducciones bíblicas en forma visual. Todos estos movimientos y nuevas tendencias están en clara oposición a las enseñanzas de la Palabra de Dios y aún así, miles de los llamados cristianos o creyentes siguen entusiastamente éstas corrientes que están destruyendo lentamente la verdadera iglesia evangélica.
 

 


Aunque los métodos de éstas enseñanzas o tendencias son diferentes, todos tiene algo en común: mientras que afirman seguir las Escrituras, todos ellos, ya sea por ignorancia, delirios propios o engaño intencional, traicionan y debilitan las enseñanzas de las Escrituras.

 

El camino que le parece correcto al hombre, que emocionalmente le parece bien, que aumenta el número de personas, que lo hace sentir mejor en sí mismos, que no juzga a las personas o la manera en que ellos viven, que es más positivo, que impresiona al mundo, etc., todo esto está sistemáticamente destruyendo la sana doctrina en la iglesia. Este tipo de experimentación en la iglesia está en directa contradicción y oposición a la sana doctrina evangélica y está preparando el camino para que la iglesia caiga en la Apostasía.


Algunas denominaciones extremas de Carismáticos y Pentecostales están fomentando una enseñanza cuya manifestación es que el modo de comunicación de Dios con Su iglesia es el hablar directamente con la gente, aparte de la Biblia, a través de sus nuevos apóstoles y nuevos profetas. Éste “nuevo método” es llamado la “Rema de Dios”, que está en contraste con el ‘Logos’ (Palabra) el cual es caracterizado en la forma escrita. Uno de los líderes que está fomentando éste nuevo método dice que Dios está instruyendo a la iglesia en nuevas enseñanzas de la manera de hacer cosas a través de sus nuevos profetas. Por lo tanto, la Biblia tiene poco valor o casi ningún valor para juzgar lo que se está promocionando. Esta enseñanza no solamente es anti-bíblica sino también ha sido la razón por la que catástrofes espirituales ocurrieran en el siglo pasado, como la proliferación de profetas falsos para consolidación de espíritus territoriales hasta la apropiación de ciudades, países y por último todo el mundo “para el Señor.”


El tratar de acercarse a Dios, a través de visualización y meditación, es la práctica de los evangélicos contemplativos y místicos de hoy en día. Richard Foster y otros, han derivado su llamada formación espiritual estudiando a “santos” católicos y místicos. Foster fue el creador y fundador del movimiento espiritual bíblico llamado “Renovaré” y las enseñanzas de tal movimiento contradicen la verdad de la Biblia. Foster introdujo prácticas místicas del medio oriente hace algunas décadas. Ahora su agenda espiritual forma los cimientos de su surgente iglesia, y está promocionando un movimiento dirigido a evangélicos de 20 a 30 años de edad que son atraídos a liturgias, como velas, incienso, cánticos, rituales, estatuas, etc., del catolicismo romano y de la Iglesia Oriental Ortodoxa, supuestamente para aumentar su formación espiritual.


Eugenio Peterson, un contribuyente a la Biblia Renovaré, tiene su propia versión bíblica llamada “El Mensaje”. En ésta versión Peterson, se ha tomado descaradas libertades que han pervertido la Palabra de Dios y es ésta versión la cual Rick Warren ha promocionado tremendamente.

 

Las Iglesias Evangélicas Conservadoras siempre han estado en guardia y muy atentas a los abusos bíblicos promulgados por carismáticos, pero aún así, algunas de las iglesias evangélicas más conservadoras se han dejado seducir por las metodologías de la psicología. Nadie en el cristianismo contemporáneo ha levantado su voz en protesta ni tampoco ha habido un desafío a los excesos que se están promulgando continuamente y que ya se han promulgado en el pasado, como los programas de los 12 pasos de la iglesia de Saddleback, el ministerio basado en el Ocultismo de la sanidad interna de John y Paula Sanford, las enseñanzas humanistas de “Enfoque a la Familia”, etc. Todos estos movimientos continúan propagándose en la comunidad cristiana aparentemente sin que nadie los pueda detener.

 

El propósito principal de éstas enseñanzas promulgadas por varias iglesias es el atraer más creyentes, propagando y fomentando la experiencia personal de analizar las cosas espirituales. La doctrina sana ha sido puesta a un lado mientras que éstas iglesias enfocan las “necesidades emocionales” de las personas a quienes ellos ven como cristianos potenciales.

 

La realidad espiritual de la convicción del hombre por el pecado, no es muy popular en nuestros días y tampoco se puede mantener la atención de las personas el tiempo requerido para poder explicar ésta profunda realidad espiritual. Las enseñanzas superficiales de las iglesias modernas y el uso de los métodos del mundo para atraer a los perdidos, han convertido a la iglesia evangélica en un buque “Titanic” que está ignorando advertencias cruciales necesarias para mantener a flote nuestra vida espiritual. Y así también como la orquesta que tocaba una pieza musical cuando el Titanic se hundía, así también, la iglesia moderna está hundiéndose en un océano de corrupción, de desobediencia, de ignorancia, de indiferencia y lo inaudito es que la mayoría de estos individuos son personas que profesan su fe en la Biblia.
Irónicamente, en nuestros tiempos presentes podemos ver más medios de difusión cristianos, más entretenimiento cristiano y más versiones bíblicas que en tiempos pasados. Y aún así, el resultado es la corrupción de la verdad de Dios, porque no existe el deseo o el corazón por sana doctrina Bíblica. Si uno quiere ser optimista diría que la iglesia evangélica en los Estados Unidos refleja la manera tibia, poco entusiasta de la iglesia de Laodicea (Apocalipsis 3:14-17); rica y próspera y produciendo cristianos superficiales. Pero si uno quisiera ser pesimista uno tendría que decir que la iglesia evangélica en los Estados Unidos se ha convertido en una institución deseosa de contribuir al engaño, a la falsa ilusión de los últimos días.
 

 

 

Pero aún en el medio de ésta situación tan precaria, nosotros tenemos razón para ser animados, alentados y para ser fructíferos, esto es, si es que obedecemos la exhortación dada a nosotros por el apóstol Pablo: “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.” (1 Timoteo 4:16) Oremos pues, los unos por los otros hacia ese fin.


Source URL:

http://www.thebereancall.org/node/5217

 www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.apologista.blogdiario.com

 

Estados Unidos, una nación afectada dramáticamente por la fe

Si usted le pregunta a un cristiano norteamericanos cuáles son sus mayores aspiraciones en la vida, la respuesta que escuchará dependerá del tipo de cristiano al que le haya preguntado.