LA ORACIÓN Y LA FE VERSUS LOS DOCTORES Y LA MEDICINA

LA ORACIÓN Y LA FE VERSUS LOS DOCTORES Y LA MEDICINA

 

Por Rich Deem


 

Introducción

 

¿Milagros de Sanación?

El escenario ha ocurrido muchas veces antes. Algún cristiano (o Testigo de Jehová) decide que la oración es la forma en que su hijo debería ser curado, así es que él decide abandonar el tratamiento médico y el niño muere. Esto me hizo contrariar mucho cuando era un ateo y aún me molesta ahora que soy un cristiano. (Rich Deem)

Un reciente hecho noticioso trató sobre unos padres “sumamente religiosos” que dejaron que su hija de 11 años de edad muriera de una forma tratable de diabetes por buscar sólo la sanación a través de la oración, prescindiendo del tratamiento médico.1 Esta situación es obviamente una tragedia para la familia, quienes quedan con pesar y remordimiento. En este día, ¿deberían buscar los cristianos siempre el tratamiento médico o sólo orar o deberían hacer ambos?

 

El propósito de los milagros de Sanidad

 

¿Ocurren hoy los milagros? Algunos cristianos dicen que “no”, aunque fui personalmente curado de una enfermedad “incurable” en 1985.2 Sin Embargo, como en los relatos en la Biblia, los milagros tienen un propósito específico que usualmente implica traer a una persona a la fe en Jesucristo. Mi caso no fue la excepción, puesto que fui un deísta nihilista en el tiempo que fui sanado. Esto no es decir que los milagros de sanidad no ocurren para  los cristianos. Sin embargo, los milagros son raros y son hechos con el propósito de exhibir el poder de Dios. Así que, si bien me considero un cristiano espiritual, yo nunca asumiré que he tenido el poder de sanar a alguien a través de la oración. Dios milagrosamente alimentó con maná a su pueblo escogido durante su divagación de 40 años a través del desierto.3 Sin Embargo, hoy nosotros nos alimentamos por nosotros mismos.4 Dios nos ha bendecido con la tecnología  para tratar muchas enfermedades y nosotros deberíamos aprovecharnos de esos regalos.

 

Dios escoge a los doctores

 

Creo que Dios invita a las personas a las distintas vocaciones a fin de que sus talentos puedan usarse para cuidar de otros5 y traerle gloria a Él.6 Dios llama a personas para ser doctores como en este ejemplo, contado por Bruce Hennigan, M.D.:

“Cuando fui un estudiante del último año en la escuela secundaria, no tenía idea de qué hacer con mi vida. Estaba verdaderamente confundido y perdido. Mi consejero de la escuela secundaria fue frenético porque estaba perdiendo oportunidades para las becas. En febrero de mi último año de estudiante, mi pastor predicó un sermón en el cual él dijo que Dios puede invitar a las personas a entrar a trabajos y a profesiones que no estaban necesariamente relacionados con la iglesia. Esta idea de que Dios tenía un “propósito” para mi vida fue nueva en 1973. Pero me impresionó y me arrodillé y le pedí a que Dios que me revelara el propósito y el futuro para mi vida. Completamente me rendí a cualquier cosa que Dios quisiera que yo hiciera. Sólo puedo describir el siguiente acontecimiento como verdaderamente sobrenatural y milagroso. Tuve la certeza increíble de que se esperaba que yo fuese un doctor. Esto no estuvo nunca en mi lista de profesiones, y no sólo estuve seguro de que esto fue lo qué Dios quería que yo fuese, sino que tuve una paz increíble por mi decisión. En los meses que siguieron, Dios obró en las formas que nunca podría atribuir a un hombre para meterme en un programa especial de “seis años” que me garantizaba la entrada en la Escuela de Medicina (sólo 10 personas en la nación fueron aceptadas cada año) y que me suministraba una forma para pagar por toda mi educación al terminar la Escuela de Medicina. Yo ahora les puedo decir a los pacientes que Dios me llamó a ser un médico y me dio las herramientas para completar mi educación. Por tanto, si fui designado por Dios para ser un doctor, ¿entonces no puede ser posible que yo pueda ser la respuesta a la oración de ellos? Mi punto es que Dios, y sólo Dios, nos provee a nosotros con el intelecto y la sed de explorar la ciencia que conduce a los grandes adelantos médicos. Si Dios hace esto, entonces por extensión, las doctoras, las enfermeras, y todo personal de asistencia médica para la salud son las respuestas de Dios para estas oraciones”.6

 

Conclusión

 

Los cristianos no deberían solamente depender de la oración para lidiar con las enfermedades que pueden ser tratadas confiadamente a través de medicina moderna. Esto no quiere decir que no oremos por el enfermo. Cuando los padres cristianos dejan a un hijo morir por un desorden que es fácilmente medicable por la medicina moderna, le dice al mundo de que somos estúpidos y desinteresados. Sin embargo, ya que Dios llama a ciertos individuos a servirle otros a través de medicina, ¿no son esas personas realmente una respuesta para nuestras oraciones? Así que cuándo su niño se enferma, use su fe para buscar a los profesionales médicos que Dios ha provisto para su sanación. Y, sí, ore por su hijo y también por los doctores para que Dios les provea de sabiduría y discernimiento en el tratamiento de su hijo.

 

Páginas Relacionadas

Nada único Acerca de las Enseñanzas de Jesucristo?

La Verdad y el Cristianismo: ¿Por qué Mienten los Cristianos Tanto?.

 

Referencias

1.      La chica había estado enferma para varias semanas, pero no fue diagnosticada con diabetes hasta después de que ella había muerto. Vea Parents pick prayer over docs; girl dies.

2.      Vea el Testimonio de Rich por Jesucristo para los detalles.

3.      Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel; háblales, diciendo: Al caer la tarde comeréis carne, y por la mañana os saciaréis de pan, y sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios. Y venida la tarde, subieron codornices que cubrieron el campamento; y por la mañana descendió rocío en derredor del campamento. 14 Y cuando el rocío cesó de descender, he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una escarcha sobre la tierra. 15 Y viéndolo los hijos de Israel, se dijeron unos a otros: ¿Qué es esto? porque no sabían qué era. Entonces Moisés les dijo: Es el pan que Jehová os da para comer. 16 Esto es lo que Jehová ha mandado: Recoged de él cada uno según lo que pudiere comer; un gomer por cabeza, conforme al número de vuestras personas, tomaréis cada uno para los que están en su tienda.  Y la casa de Israel lo llamó Maná; y era como semilla de culantro, blanco, y su sabor como de hojuelas con miel. Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada; maná comieron hasta que llegaron a los límites de la tierra de Canaán. (Éxodo 16:12-16, 31, 35)

4.      Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma (2 Tesalonicenses 3:10)

5.      Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. (“Mateo 22:36-39)

6.      Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. (Mateo 5:16).

 

Bruce Hennigan, M.D. 2008. Correspondencia personal.

http://www.godandscience.org/apologetics/prayer vs medicine.html

www.yeshuahamashiaj.org

 

www.elevangeliodelreino.org

 

EL REY SALOMÓN EXHORTA A CARLOS CASH MONEY LUNA

 

  

Escucha Carlos Cash Luna:

Está atento á mi sabiduría, y á mi inteligencia inclina tu oído. Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus frutos más que el oro fino. Más preciosa es que las piedras preciosas; y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella. Vanidad y palabra mentirosa aparta de ti; di, no me des pobreza ni riquezas; mantenme del pan necesario; no sea que te sacies, y niegues a Dios, y digas: ¿Quién es Jehová? O que siendo tú pobre, hurtes, y blasfemes el nombre de Dios. No te afanes por hacerte rico; sé prudente, y desiste.  ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas como alas de águila, y volarán al cielo.  El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones;  mas el que se apresura a enriquecerse no será sin culpa.  Hay quienes pretenden ser ricos, y no tienen nada; Y hay quienes pretenden ser pobres, y tienen muchas riquezas. Mejor es adquirir sabiduría que oro preciado; y adquirir inteligencia vale más que la plata. Mejor es el pobre que camina en su integridad, que el de perversos caminos y rico. El que ama el dinero, no se hartará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad. De más estima es la buena fama que las muchas riquezas; y la buena gracia más que la plata y el oro (Prov. 3:13,14, Prov. 30:8-9, Prov. 23:4,5, Prov. 28:20, Prov. 13:7, Prov. 16:16, Prov. 28:6, Ecl. 5:10, Prov. 22:1).

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

SEGUNDA ENTREVISTA PRIVADA CON EL SEÑOR JESUCRISTO EN VÍDEO (TEMA TRATADO: EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS (TRES PARTES DE 10 MINUTOS CADA UNA)

Primera Parte 

2da ENTREVISTA AL SEÑOR JESUCRISTO-1ra PARTE de 3

Añadido: hace 2 horas
Reproducciones: 5

09:57

 Segunda Parte 

2da ENTREVISTA AL SEÑOR JESUCRISTO-2da PARTE DE 3

Añadido: hace 2 horas
Reproducciones: 6

09:58

Tercera Parte

2da ENTREVISTA AL SEÑOR JESUCRISTO-3 PARTE Y FINAL

Añadido: hace 46 minutos
Reproducciones: 0

09:57

 

GRACIAS POR TUS ESTUDIOS…¡ME HAN SIDO MUY ÚTILES!

 

 

 

Estimado Apologista:

 

¡Hola, y gracias por tus estudios! Quiero felicitarte por tu trabajo de exegeta, me gustaría compartirte que hace siete años, estando en Perú, nuestro padre celestial me guió hacia Jesús y me bautizó en las aguas frías de “aguas calientes“, abajo de Machu Pichu, nadie mas estaba conmigo… tres noches después me desperté a las tres de la mañana lleno del espíritu santo, hablando lenguas de fuego y alabando a mi Padre… cuando volví a Colombia a compartir lo que me había sucedido, todos me tomaron por locos, mi familia y conocidos, pero hubo un amigo que me escuchó y me dijo que esto estaba en la Biblia. Desde eso no he parado de estudiar la Biblia y he tenido encuentros con diferentes pastores, donde he tenido que confrontarlos por salirse de la Biblia. Algunos hermanos, llenos del espíritu me han dicho que soy como un apóstol, y mi padre celestial ya me lo había dicho en secreto. Tus estudios me han sido muy útiles para exponer con mayor claridad lo que yo sé que es la verdad de la naturaleza de nuestro salvador y de nuestro padre celestial que mora en nosotros.

 

Que tengas abundancia de paz, y gracia,

 

David Macías Isaza

 

MUCHAS FELICIDADES PARA TÍ, QUIERO HERMANO MACÍAS, Y QUE EL SEÑOR TE SIGA BENDICIENDO A TRAVÉS DE MI BLOG.

‘DESPIERTA CONCIENCIAS’ 

 

www.apologista.wordpress.com

www.apologista.blogdiario.com

 

PUBLICACIÓN UNITARIA: FOCUS ON THE KINGDOM, EDITADA POR EL TEÓLOGO BRITÁNICO, SIR. ANTHONY F. BUZZARD

PUBLICACIÓN UNITARIA: FOCUS ON THE KINGDOM, EDITADA POR EL TEÓLOGO BRITÁNICO, SIR. ANTHONY F. BUZZARD

 

 

A todos aquellos de nuestros lectores que saben inglés y que están interesados en aprender más acerca del evangelio del Reino de Dios y sobre los errores del Trinitarismo, los invitamos a que ahora mismo se suscriban al boletín gratuito de 8 páginas,  “Focus on the Kingdom, publicado por el teólogo unitario británico, Sir Anthony F. Buzzard y colegas. Sólo tienen que ir al siguiente enlace y escribir su nombre y dirección postal completos y listo.

 

http://focusonthekingdom.org/index.html

 

Apologista

¿QUIÉN ES EL YO SOY DE JUAN 8:58?

 Moses & Burning Bush Trading Card Front

 

“Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy”.

 

Algunos usan este pasaje como lo traduce Reina para mostrar que el Mesías reclamó ser “el Yo Soy” del Éxodo. Pero esa es una presunción errónea porque en el idioma original hebreo lo que él dijo se dice: “Aní hayití”, o “Aní hu”, mientras que en el Éxodo YHWH dijo: “Ehyéh ashér Ehyéh”, (“Yo Soy el que Es” o “Seré el que Seré” según Reina original – Biblia del Oso) que es muy diferente. En el texto griego Yahoshúa dijo: “Egó eimí” (Yo soy), mientras que lo que dijo Yahwén en el Éxodo, según la Septuaginta griega fue: “Ego eimí Ho On” (Yo soy El Ser), como verán algo muy diferente.

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

ES UN GUSTO ENCONTRAR UNA PÁGINA COMO LA SUYA RESPECTO A LOS TEMAS DE LAS ESCRITURAS

 

 

 

Hola señor Olcese:

 

Es un gusto encontrar una página como la suya respecto a los temas de las Escrituras, no es problema para mí leer también en inglés; las páginas que leo son como la que tiene usted que invitan a la reflexión y el aprendizaje continuo (auténtico y verdadero aprendizaje) tan necesitados estos días (no veo casi nada de TV y me restrinjo a mí mismo en cuanto a lo que visito en Internet para evitar desvíos); las buenas páginas relacionadas con las Escrituras son escasas porque la mayoría solo son una propaganda a las falsas doctrinas y sinceramente es un dolor atroz para mis ojos y mi ética leer semejantes falsedades en tales sitios; en cambio su página y otras que visito son un verdadero placer.

 

Puedo suponer que usted participa o participaba en el foro de Tito Martínez porque yo también participaba ahí siendo de hecho por un tiempo administrador general al lado de Tito Martínez, quizás no tenga idea de quien fuera yo ahí pero mi nombre es S. O. D y hará un año o dos que abandoné el foro por causas personales y una pérdida absoluta de la fe en Dios, lo crea o no, no me esperaba semejante suceso porque me sentía seguro de mis creencias y por esa razón participaba en el foro con entusiasmo pero me sucedió y es una experiencia sumamente dolorosa que no se la deseo ni a mi peor enemigo, pero ahora tengo firme y segura esa fe que una vez perdí porque también fueron tiempos de prueba en que debía redescubrir lentamente la Verdad contenida en las Escrituras.

 

En fin, decirle que siga adelante en el nombre del Señor con la bendición de Dios, su sitio está ahora en mi selecta (y cortísima) lista de sitios cristianos y lo recomendaré a todo aquél que quiera saber mucho más sobre las Escrituras, saludos cordiales y tenga buen día,

 

Atentamente,

S. A. O. D

 

Querido hermano Sergio,

 

Muchas gracias por sus palabras de elogio, pues me animan a seguir adelante en mi tarea de dar a conocer al mundo el evangelio del reino de Jesucristo, y a advertir a los desprevenidos de las falsas doctrinas etiquetadas de “cristianas” que se están difundiendo por todas partes y por todos los medios posibles.

 

Mis dos sitios web…

 

www.yeshuahamashiaj.org

 

www.elevangeliodelreino.org)

 

…y mis tres  blogs…

 

www.apologista.wordpress.com

 

www.apologista.blogdiario.com y

 

www.esnips.com/web/BibleTeachings)

 

…están ayudando a la gente a ver la luz que antes no veían y muchos han aprendido lo que significa el verdadero evangelio de Jesucristo. Por eso doy gracias a Dios y a Su Hijo por haberme permitido contar con estos sitios y blogs para difundir Su Palabra salvadora al mayor número posible de personas en todo el mundo.

 

Alabado sea el Señor!

 

Atentamente,

 

Ingº. Mario A Olcese (Apologista)

UN AÑO DE VIDA DE VUESTRO BLOG “DESPIERTA CONCIENCIAS” (APOLOGISTA)

Estimados amigos y detractores que visitan nuestro blog “DESPIERTA CONCIENCIAS”:

Este mes que corre (agosto) nuestro blog cumple un año en el ciberespacio, propalando el mensaje salvador de Jesucristo y denunciando a los falsos predicadores y sus doctrinas equivocadas. Sin embargo, no es sino a partir del mes de Marzo de este año que comenzamos a dedicarnos a este sitio a tiempo completo, publicando los mismos estudios que vienen apareciendo en mi primer blog (www.apologista.blogdiario.com) el cual ya tiene más de dos años informando a cristianos y no cristianos por igual. Así que podemos decirles que en tan sólo 5 meses que llevamos dedicados a full time a este blog (wordpress.com), ya hemos tenido unas 130,000 visitas. No obstante, el número de visitas va en aumento mes a mes. Sólo el mes pasado hemos tenido 35,000 visitas, y de mantenerse este ritmo, en los próximos doce meses tendremos un acumulado 500,000 visitas. Todo esto nos alegra a mí y a mis colaboradores, porque sabemos que muchas personas se están edificando espiritualmente con lo que publicamos todos los días. Muy pocos blogs pueden presentar cerca de 1,400 artículos en tan solo un año, y es por esto que este blog se está convirtiendo en uno de los favoritos de los cristianos y no cristianos por igual.

Muchas veces recibimos e-mails de personas que nos hacen consultas que ya están respondidas en los mismos artículos que publicamos, por eso no las contestamos para poder así administrar mejor nuestro tiempo. No es que seamos indolentes en este asunto, sino que no tiene sentido repetir lo que ya está escrito o publicado en nuestro blog.

También agradecemos siempre a todos aquellos que enriquecen este sitio con sus artículos y estudios que nos mandan regularmente. Así que todos están invitados a que nos envíen sus estudios o artículos bíblicos para su oportuna publicación. Pueden, si desean, permanecer en el anonimato o usar un seudónimo. Lo importante es que ustedes pueden expresar públicamente sus convicciones para el beneficio de otros hermanos.

Aunque este es un blog unitario, es decir, que propugna la creencia o la doctrina de un solo Dios verdadero que es el Padre, estamos abiertos siempre a escuchar y debatir con binitarios, trinitarios, modalistas, etc,  por igual.

Nosotros esperamos siempre contar con vuestras visitas, para así animarnos a seguir adelante con nuestra tarea de dar a conocer a más personas el evangelio verdadero de Jesucristo, que es el Reino de Dios,  el cual nuestro Señor restaurará en la tierra en su segunda venida en gloria con todos sus ángeles. Así que no se sorprendan ustedes de que este blog haga un especial hincapié en el tema del Reino, pues éste, desgraciadamente,  es muy poco, o nada, tratado o predicado en los diferentes grupos religiosos cristianos de hoy. Nosotros no olvidaremos jamás que fue el reino de Dios el motivo de la venida de nuestro Señor al mundo (Luc. 4:43) y tampoco olvidaremos que fue lo primero y lo último que él predicó a sus paisanos judíos (Marcos 1:1,14,15; Hechos 1:3,6,7). Fue, pues,  el tema de muchas de sus parábolas, y el mensaje que sus discípulos debían anunciar al mundo entero hasta su regreso en gloria (Mateo 24:14).

Dios los siga bendiciendo a través de éste, su blog favorito.

¿ES EL SÁBADO PARA EL CRISTIANO?

¿ES EL SÁBADO PARA EL CRISTIANO?

LA PALABRA SÁBADO es prominente en el vocabulario cristiano. Su significado literal es “descansar”. La palabra aparece en la Biblia por primera vez en Éxodo 16:23. Al recoger el maná diario que el Señor les proveyó, los israelitas tuvieron que recoger doble la cantidad en el sexto día para que tuvieran una fuente adecuada para el séptimo, el cual el Señor declaró como un Sábado, o día de descanso. Luego, cuando la Ley de Dios fue dada a Israel, la observancia del séptimo día de la semana como un Sábado, o tiempo de descanso, llegó a ser el cuarto de los Diez Mandamientos. Para Israel, la observancia del Sábado era una parte vitalmente importante de su servicio a Dios, tanto que la penalidad de muerte sería infligida sobre los que no obedecían este mandamiento. (Éxod. 35:1, 2) El Nuevo Testamento no contiene ninguna instrucción en cuanto a la observancia de un Sábado semanal, pero ha sido asumido por muchos que fue la intención de Dios de que el mandamiento de la Ley concerniente al Sábado continuara en la iglesia cristiana.

En su Sermón del Monte, Jesús dijo, “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.” Para la raza condenada y moribunda de la humanidad el cumplimiento de la Ley fue imposible, puesto que ninguno de ellos pudo estar a la altura de su estándar perfecto de la justicia. Pero, Jesús, siendo perfecto, pudo guardar la Ley invioladamente. Siendo un judío y, por eso, bajo el pacto de la Ley, él observó el Sábado del séptimo día, aunque tenía un concepto diferente de su significado que tenían los líderes religiosos de su día.

A causa del hecho de que Jesús curó a un hombre enfermo en el Sábado, sus enemigos “procuraban matarle”, y hubieran sido obligados a hacerlo si él hubiera quebrantado el Sábado de verdad. La respuesta de Jesús a sus enemigos fue, “Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.” (Juan 5:17) Esto enfatiza que la mera abstención de toda actividad no era el significado verdadero del Sábado, porque tanto el Padre celestial como Jesús trabajan en este día. Jesús curó a los enfermos.

En Marcos 2:23, 24, 27, 28 hay otra lección importante que Jesús lleva a nuestra atención. Él y sus discípulos caminaban por un campo de maíz en el Día Sabático, y mientras andaban, los discípulos arrancaban espigas, evidentemente para su propio uso. Esto fue algo distinto de la curación de los enfermos en el Sábado, y de acuerdo con la letra estrecha del cuarto mandamiento hacer esto fue incorrecto, así que los fariseos le preguntaron, “¿por qué hacen en el día de reposo lo que no es lícito?” La respuesta de Jesús fue, “El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo.”

Evidentemente el pensamiento en este caso es que el mandamiento que requirió que los israelitas descansaran cada séptimo día fue diseñado para su bien, no para su daño. Los discípulos tenían hambre, y hubiera sido un mal entendimiento del propósito del Sábado suponer que la Ley al respecto significaría que debieran abstenerse de satisfacer su hambre. Y estamos felices por la declaración de Jesús que llegó a ser el “Señor aun del día de reposo,” porque sabemos que su interpretación de ello es correcta. Cualquier cosa que Jesús impuso sobre sus seguidores en cuanto al Sábado se debe obedecer.

En su Sermón del Monte, Jesús dijo, “De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos.” (Mat. 5:19) ¿A cuales mandamientos se refiere Jesús? Podemos ser guiados solamente por los siguientes comentarios en los cuales él cita parcialmente cuatro de los mandamientos — dos del Decálogo y dos que no fueron parte de él. Los primeros dos fueron requisitos morales — “No matarás” y “No cometerás adulterio.” — vss. 21, 27

El tercer mandamiento citado por Jesús fue la expresión de la justicia de la Ley — “Ojo por ojo, y diente por diente.” (vs. 38) En cada caso, refiriéndose a uno u otro de los mandamientos, Jesús les dio un significado superior a lo que jamás había enseñado antes. En vez de insistir en “ojo por ojo”, él exhortó a sus seguidores a no resistir lo malo, sino “antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.” — vs. 39

El cuarto mandamiento citado por Jesús fue, “Amarás a tu prójimo,” al cual la tradición judía había añadido, “y aborrecerás a tu enemigo.” (vs. 43) Se hará patente que todos los cuatro mandamientos que Jesús dijo que no se deben quebrantar pertenecen a las relaciones humanas, enfatizando el estándar alto de la ética moral que debe gobernarlos, especialmente cuando los examina a la luz del significado más fino y exacto que Jesús les dio.

¿Mandó Jesús a sus seguidores, en cualquiera de sus enseñanzas, a observar el Sábado del séptimo día? Además, si fuera el diseño de Dios que el cuarto mandamiento continuara en la dispensación cristiana, entonces sería obligatorio para los que tienen puestos de autoridad en la Iglesia de imponer la penalidad mencionada en la Ley al fallar de obedecerlo. Como hemos visto, esa penalidad era la muerte. ¿Enseñó Jesús esto?

Jesús comenzó su Sermón del Monte con la presentación de las bienaventuranzas — “Bienaventurados los pobres en espíritu”; “Bienaventurados los que lloran”; “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia”; “Bienaventurados los misericordiosos”; “Bienaventurados los de limpio corazón”; “Bienaventurados los pacificadores”; y “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia.” — Mat. 5:1-10

Si la observancia del séptimo día de la semana como uno de descanso hubiera sido considerado por Jesús como algo vital para la salvación, hubiera sido lógico para él de añadir, “Bienaventurados los que guardan la santidad del día sabático,” pero no lo hizo. En su Sermón del Monte, Jesús se refirió a muchos detalles de la vida cristiana — las relaciones domésticas, el quitar la vida humana, el amor por nuestros enemigos, la oración, etc. — pero no dijo nada acerca de observar el Sábado. No hay mención del Sábado tampoco en las numerosas parábolas de Jesús.

Su Último Mandamiento

Poco antes de que Jesús dejó a sus discípulos y regresó a las cortes celestiales, les dijo, “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” — Mat. 28:19, 20

Aquí, de nuevo, no encontramos ninguna mención de un Sábado del séptimo día. Ni tampoco podemos asumir que se incluye en la declaración, “todas las cosas que os he mandado,” puesto que Jesús nunca había dado ningún mandamiento como tal a sus discípulos. La honestad en el uso de la Palabra de Dios nos impela reconocer que en lo que concierne los mandamientos personales y directos de Jesús, éstos no incluyen la observancia de un Sábado del séptimo día.

Empezando en el Pentecostés, los apóstoles escribieron y hablaron bajo la inspiración del Espíritu Santo. El primer sermón de Pedro, predicado en el Día del Pentecostés, no hizo ninguna referencia al Sábado. (Hechos 2) Poco después, Pedro predicó otro sermón, pero de nuevo no hizo ninguna referencia a la observancia del Sábado. — Hechos 3

Por todo el libro de Hechos, encontramos muchos testimonios sobresalientes de la Verdad de parte de los apóstoles y de parte de otros — algunos dirigidos a los judíos como un pueblo; y algunos a los gentiles — pero en ninguno de ellos se encuentra ninguna mención en absoluto de la observancia de un Sábado del séptimo día. El mártir Esteban no dijo nada acerca de ella. Cuando Pablo testificó ante Félix, Festo, y Agripa, a los judíos en Jerusalén, y a los griegos en el Areópago, no dijo nada acerca de ella.

Las Cosas Necesarias

Una de las cuestiones más difíciles que enfrentó la iglesia primitiva tenía que ver con el tratamiento de los conversos gentiles que buscaban asociaciones de entre los cristianos de origen judío. Esta cuestión se hizo tan seria que una conferencia de los apóstoles fue convocado en Jerusalén en el cual el tema fue discutido y finalmente llegaron a ciertas conclusiones. (Hechos 15:1-10) Aquí abajo es la declaración completa del edicto apostólico que salió de esa conferencia:

“Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.” — Hechos 15:28, 29

¿Debemos acusar a los apóstoles de negligencia al no mencionar una de las cosas “necesarias” y vitales cuando dieron este mensaje a los conversos gentiles? ¡Claro que no! Sin embargo, esto ciertamente fue el lugar lógico para mencionar el Sábado si lo consideraron como una parte esencial de la Ley Divina que deben observar los cristianos gentiles. Pensémonos bien el significado de esta omisión a medida que consideramos nuestra propia relación para con Dios.

En Hechos 20:27, nos informa que el Apóstol Pablo dijo que no había “rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.” En vista de esto, es interesante notar que en todas las epístolas y sermones de Pablo él omita mencionar la necesidad de observar el Sábado del séptimo día. Por eso, es imposible escapar a la conclusión de que la observancia del Sábado del séptimo día no sea parte del consejo de Dios para los cristianos.

Muertos Con Respecto a la Ley

En el libro de Romanos, Pablo sí se refiere a la Ley de la cual el mandamiento concerniente al Sábado fue parte, no para imponer esta ley sobre los cristianos, sino para enfatizar que la fe en ésta, y la obediencia al Evangelio nos libera de ella. Él escribió:

“Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios. Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra. ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.” — Rom. 7:4, 6, 7

Algunos afirman que la Ley a la cual los cristianos están muertos es meramente la Ley ceremonial, no los Diez Mandamientos. Pero, Pablo no está de acuerdo con esto, porque en su declaración que los cristianos están muertos con respecto a la Ley él cita uno de los Diez Mandamientos — “No codiciarás.” Por eso, no hay la menor duda de qué ley Pablo está hablando.

Por otra parte, algunos adoptan la postura extrema que si la Ley de los Diez Mandamientos no es obligatoria para los cristianos, entonces somos libres para cometer adulterio, codiciar, mentir, y asesinar. Esto es razonamiento superficial. Es moralmente ilícito hacer tales cosas. Estos son pecados crasos. Le causan daño a uno y a otros. Jesús y los apóstoles enseñaron que tales cosas fueron incorrectas y las prohibieron. Sin embargo, no mandaron que el Sábado deba guardarse. No es una cuestión moral, y el hecho de que Jesús y los apóstoles dejaron de mandar su observancia, pero sí hablaron contra los pecados prohibidos por los mandamientos, simplemente enfatiza el hecho de que no consideraron como una necesidad para los cristianos la observancia del Sábado del séptimo día.

No Juzguéis

En Romanos 14:5, 6, Pablo escribió, “Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios.”

Hay dos puntos que deben observarse en este argumento. Uno es que Pablo no condena a los que juzgan iguales todos los días. El otro es que él coloca la observancia de un día más que otro en la misma categoría de importancia de comer o no comer la carne. Sin importar la razón por la que algunos de los conversos judíos en Roma hicieron diferencia entre día y día, es cierto que los que creyeron que todos los días eran iguales no consideraron como una necesidad la observancia del Sábado del séptimo día. Y es obvio que el Apóstol Pablo no pensaba así tampoco, si no, él hubiera dado una advertencia oportuna a los que no guardaban el Sábado.

Las Cosas que Permanecen

Pablo escribió dos cartas a la iglesia en Corinto, pero en ninguna de ellas hay mención alguna de guardar el Sábado. En el capítulo 13 de 1 Corintios él enfatiza la importancia fundamental del amor como un principio gobernante. Los dones del Espíritu desaparecerían; así también el conocimiento limitado disfrutado en esta vida. Pero tres cosas permanecerían, escribió Pablo — la fe, la esperanza y el amor, el más grande siendo el amor. Si el Sábado del séptimo día fuera un estatuto duradero, ¿por qué el apóstol no lo mencionó? ¿Por qué no dijo que el Sábado permanecería tanto como la fe, la esperanza, y el amor?

La Ley Grabada en Tablas de Piedra

En 2 Corintios 3:3-7, Pablo presenta otra lección importante en la cual él explica que fue la Ley “grabada en tablas de piedra” que “había de perecer.” Fue la Ley de los Diez Mandamientos que fue escrita en tablas de piedra, no la Ley ceremonial. Así que vemos que mientras que Pablo aquí no menciona específicamente el mandamiento del Sábado, él sí declara que el Decálogo entero “había de perecer,” y que durante la edad actual Dios está escribiendo su ley en “tablas de carne del corazón.”

En la epístola de Pablo a la iglesia en Galacia él expresa su preocupación por los que guardan “los días, los meses, los tiempos y los años.” (Gal. 4:10, 11) Criticando este grupo, Pablo escribió, “!Oh gálatas insensatos! ¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado?” — Gal. 3:1

En Gálatas 3:16-19, Pablo se refiere al pacto de Dios con Abrahán, y explica que la Ley, que fue añadida “cuatrocientos treinta años después,” no pudo anular ese pacto original. “Fue añadida,” explica él, “a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa.” Si la Ley ‘fue añadida hasta que viniese la simiente,’ ¿por qué es necesario, ahora que la simiente ha venido, seguir bajo la Ley?

Algunos argüirán que el Sábado del séptimo día siempre había sido observado. Pero, esto fue una parte de la Ley que Pablo dijo que fue añadida. Esto prueba que no existió antes de Sinaí. Es meramente una suposición que el Sábado del séptimo día fue observado antes de esto. No hay ningún texto en las Escrituras que diga eso. Si hubiera sido la costumbre de Enoc, Noé, Abrahán, Isaac, Jacob, y otros de los patriarcas observar el Sábado del séptimo día, ¿por qué no hay ninguna referencia de ello en los registros históricos de sus vidas?

La Ley de los Mandamientos

En Efesios 2:15, Pablo nos dice que Cristo ha abolido la “ley de los mandamientos.” La versión Reina-Valera añade la palabra “expresados” al traducir el resto del texto, vertiéndolo, “expresados en ordenanzas.” Algunos se han aprovechado de esto para probar que fue solamente las ordenanzas de la Ley que fueron abolidas. Es cierto que las ordenanzas fueron abolidas. Una ordenanza es nada más que un acto de adoración religiosa, como, por ejemplo, el bautismo. Así que el mandamiento del Sábado es en realidad una ordenanza. No fue un mandamiento que gobernaba la conducta moral.

En Colosenses 2:16 leemos, “Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo [la palabra ‘días’ fue añadida por los traductores].” Por eso, es obvio que Pablo no consideró la observancia del Sábado esencial para la salvación. Es verdad que había otros sábados observados por Israel además del Sábado del séptimo día. Había los días de fiesta anuales, así como la luna nueva, o los días de fiesta mensuales. Puesto que Pablo los menciona separadamente, su referencia al sábado es definitivamente al Sábado del séptimo día.

El Reposo de Dios

En la carta de Pablo a Timoteo él escribió, “sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente.” Y añade, “conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores.” (1 Tim. 1:8-10) Aquí está una consideración muy importante. Los cristianos que se han dedicado completamente al servicio del Señor, y que están esforzándose en enfocar sus afectos en las cosas de arriba, deben vivir encima de las necesidades de la “ley de los mandamientos.” — Efe. 2:15

En Hebreos 4:1-11, Pablo presenta una lección muy importante y reveladora con respecto a la observancia del Sábado por el cristiano. En el décimo versículo él resume el asunto para nosotros, diciendo, “el que ha entrado en su [del Creador] reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.” Aquí está otro punto importante, ya que se hace la afirmación de que el Sábado del séptimo día sea y siempre será obligatorio en el pueblo del Señor, porque este día se hizo sagrado por el hecho de que Dios reposó en él de su obra de la Creación. El sábado de Dios es sagrado, y aquí el apóstol explica como los cristianos pueden mantener la santidad de él. No es por medio de descansar en el séptimo día todas las semanas, sino por seguir ejerciendo fe en la obra terminada de Cristo.

Nos dicen que el Sábado fue dado a Israel como una “señal.” (Éxod. 20:8-11; 23:12; 31:12-17) Fue o debería haber sido una señal o prueba de la capacidad de Dios de satisfacer todas sus necesidades. Cuando descansaron en el séptimo día abstuvieron de lo que les ayudó a ganarse su vida. Esto, a su vez, llegó a ser un símbolo de un reposo mucho más importante para los cristianos.

Por siglos los israelitas devotos luchaban para obtener la vida bajo los términos de la Ley. (Lev. 18:5; Rom. 10:5; Gal. 3:12) Fracasaron, no porque la Ley fue imperfecta, sino porque fue más allá de la habilidad de cualquier miembro de la raza caída de guardarla. Pero, con la venida de Cristo se abrió “el camino nuevo y vivo” — no un camino nuevo de obras bajo la Ley, sino un camino de fe que capacita a un creyente consagrado a dejar de depender de las obras para obtener la vida, y aceptar en su lugar la provisión de vida hecha para él por Dios por medio de Cristo. — Heb. 10:20; Rom. 3:30; 5:1, 2

Es así que el cristiano entra en el reposo de Dios, descansando de sus propias obras, como lo hizo Dios de las suyas. Cuando Dios terminó su obra original de la Creación él cesó de sus esfuerzos a favor de la raza humana; no en el sentido que ya no cuidaba a sus criaturas humanas, sino porque él entregó el destino final de ellos en las manos de otro, a saber, de Jesucristo, el Redentor y el Salvador.

La pareja perfecta que creó Dios y puso en Edén violó su ley y cayó bajo la condenación de la muerte. Su justicia requirió que murieran, pero su amor proveyó un escape de la muerte, cuyo camino fue provisto por medio de su hijo amado. Jehová sabía que su hijo vendría voluntariamente a la tierra, se haría carne, y sufriría la muerte para satisfacer las demandas de la justicia contra la raza caída. Su fe en el resultado de este plan amoroso de redención por Cristo le capacitó a “reposar.” Y si podamos tener plena confianza también en el Redentor, y en su obra acabada para con nosotros, podamos reposar también de nuestras “obras, como Dios de las suyas.” — Heb. 4:3, 10

Ésta es la explicación de Pablo del reposo de Dios, y de cómo participamos en él. ¡Cuánto mejor es esto en vez de pensar que Dios está inactivo por veinticuatro horas, como si se cansara! No puede ser así ya que el Profeta Isaías escribió, “¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio.” (Isa. 40:28) Además, hay mucha evidencia en las Escrituras de que los días de la creación en Génesis no fueron días de veinticuatro horas, sino épocas largas de tiempo. Sobre este punto, referimos al lector a nuestro folleto titulado “Creación.” (En proceso de traducción al español.)

Las dificultades se presentan cuando tratamos de pensar que el sábado de Dios se limita a un periodo de veinticuatro horas cada semana. El día bíblico empieza a la puesta del sol y continúa hasta la puesta del sol de la próxima noche. El séptimo día de la semana se santifica, dicen, por el hecho de que Dios descansa en este día. Así que si descansamos en este día, estamos descansando con Dios.

Pero, ¿qué hacemos con el hecho de que el sol se pone en horas distintas, dependiendo de la parte del globo en la cual uno vive? Hay una diferencia de ocho horas entre el tiempo que se pone el sol en Europa occidental y cuando lo hace en California. Además, hay unas horas de diferencia entre la puesta del sol en el norte y la puesta del sol en el sur. En los círculos árticos y antárticos hay seis meses de día y seis meses de noche. Para guardar un Sábado del séptimo día en estas regiones significaría descansar por un año entero cada séptimo año. ¿Seguiría Dios tal horario en cuanto a su reposo? O, si debiéramos establecer la largura del día según nuestros relojes, ¿sería esto en armonía con la Biblia?

Más aún, ¿cómo podemos estar absolutamente seguros que sábado es, hoy en día, el séptimo día de la semana que fue establecido en Sinaí o en la Creación? Aún si lo fuera en América, no lo sería después de cruzar el meridiano internacional del cambio de fecha. Planteamos estas preguntas solamente para enfatizar cuán débil es el hilo que asegura nuestra esperanza de salvación si depende de descansar un día todas las semanas, y durante las mismas horas que lo hace Dios. Cada cristiano debe decidir para sí mismo cuán importante es este hilo. Pensamos que es mejor basar nuestra esperanza en la roca sólida de Cristo Jesús y descansar por fe en él.

La “Marca” de la “Bestia”

Apocalipsis 13:16 hace referencia a una “marca” que se pone en la mano derecha, o en la frente, de los que adoran una “bestia” particular, o la “imagen” de la “bestia”. Esta marca de la bestia aparece también en Apocalipsis 15:2; 16:2; y 20:4. En Apocalipsis 7:2-4 se hace referencia al “sello del Dios vivo.” Se ha interpretado la marca de la bestia como la observancia del primer día de la semana como el Sábado cristiano, y el “sello del Dios vivo” se ha tomado para simbolizar la adherencia al séptimo día de la semana como el Sábado.

En realidad la palabra sábado no se usa de ninguna manera en el libro del Apocalipsis, ni tampoco se hace ni la más mínima referencia a la observancia del Sábado del séptimo día. No hay ni la más mínima sugerencia en cualquier libro de la Biblia que la observancia del primer día de la semana como el Sábado sea la marca de la bestia. Esto es una interpretación arbitraria que se basa en nada más sustancial que la imaginación teológica.

En Apocalipsis 22:14, según la traducción Reina-Valera de 1909, leemos, “Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad.” La “ciudad” que se menciona aquí se describe en detalle en capítulo 21, y se identifica como “la desposada, la esposa del Cordero.” (Apoc. 21:2, 9, 10) Se dice que los doce cimientos de la ciudad son los “doce apóstoles del Cordero.” (vs. 14) Las doce puertas llevan los nombres de las doce tribus de Israel y son a los cuales se hace referencia en capítulo 7 como tener el “sello del Dios vivo.”

El marco de circunstancias de los capítulos 21 y 22 es de una ciudad que está completa, y de las naciones del mundo que andan en la luz de ella, y de los reyes de la tierra que llevan su gloria en ella. La desposada, la esposa del Cordero — uno de los títulos bíblicos dado a la iglesia de Cristo — se representa en capítulo 22:17 al invitar a cualquier persona que quiera tomar del “agua de la vida gratuitamente.” Por eso, la evidencia es clara que a los cuales se hace referencia en versículo 14 son los que tienen derecho al árbol de la vida por guardar sus mandamientos, no son los seguidores de Jesús de esta edad, sino el mundo de la humanidad durante el milenio.

Hemos considerado este texto porque en algunas traducciones se utiliza la palabra mandamientos. Pero, ¿debemos decidir arbitrariamente que se hace referencia a la observancia del Sábado del séptimo día? No creemos que esto sería buen uso de la Palabra de Dios, especialmente en vista de que no hay ni un solo texto en el entero Nuevo Testamento que dice que la observancia del Sábado del séptimo día es esencial para obtener la vida eterna.

¿Y que hay de la pretensión de que la observancia del Sábado del séptimo día sea el sello del Dios vivo? Esto se basa meramente en la imaginación especulativa. No hay ninguna autoridad bíblica para ello. En Efesios 1:13, el Apóstol Pablo habla de los cristianos como los que son sellados con “el Espíritu Santo de la promesa.” Entonces, los sellados de Dios son los que han recibido su Espíritu Santo, y son llevados y bendecidos por él. En Apocalipsis 7:3 se dice que el sello de Dios se encuentra en la frente. Evidentemente, esto es un símbolo de la influencia esclarecedora del Espíritu de Dios que capacita a los cristianos para que entiendan los planes y los propósitos de Dios.

Las “Marcas”

Puesto que, como hemos visto, no hay ninguna autoridad bíblica para suponer que la marca de la bestia sea la observancia del Sábado del primer día, ¿hay algo en la Biblia que indica lo que significa tal símbolo? Pensamos que lo hay. Creemos que una pista se provee por el Apóstol Pablo en su referencia a “las aflicciones” del Señor Jesús. (2 Cor. 1:5; 11:23-25) En Gálatas 6:17 Pablo escribió, “De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús.”

Este lenguaje se basa en la costumbre de los dueños de esclavos en los días del apóstol de herrar a sus esclavos con una marca particular para identificar la propiedad. Pablo había llegado a ser un esclavo de Jesucristo, y en este texto él recuerda a los hermanos de Gálata de este hecho, y que ahora, siendo marcado para el servicio de Cristo, nadie debe tratar de inducirlo a servir a otros amos. Estos fueron las marcas o indicaciones de su relación con Cristo.

¿La Ley de Quién?

Algunos comentaristas de la Biblia afirman que lo que ellos llaman la Ley ceremonial fue aquella dada a Israel por Moisés, mientras que la Ley moral vino de Dios. Hay, por supuesto, una diferencia entre las observancias ceremoniales y los requisitos morales. La observancia del Sábado del séptimo día no fue un requisito moral. Además, la Biblia no apoya el punto de vista de que Dios sea el autor de una, mientras que sólo la autoridad de Moisés estuvo detrás de la otra.

Cualquier persona que desee satisfacerse en este punto lo puede hacer al consultar una concordancia, y comparar tales expresiones como “la Ley del Señor”, “la Ley de Dios”, y “la Ley de Moisés.” Éstas se usan intercambiablemente y así prueban que las leyes de Moisés son tanto leyes del Señor como son las que se dicen que fueron escritas por el “dedo de Dios” sobre tablas de piedra.

Afirmar que las leyes acreditadas a Moisés no son leyes del Señor es una forma de alto criticismo. Repudia el hecho de que este siervo fiel de Dios escribió y habló bajo la inspiración del Espíritu Santo de Dios. Que los rasgos ceremoniales de la Ley provinieron del Señor, así como sus requisitos morales, se demuestra en Lucas 2:22-24. Aquí, se hace referencia tres veces a la ceremonia de purificación que sigue después de que una mujer da a luz. Una vez se llama la Ley de Moisés y dos veces la Ley del Señor.

Cuando Dios habló a Israel desde la nube, el pueblo oyó directamente de él los Diez Mandamientos. El pueblo estuvo aterrorizado al escuchar la voz del Señor, y pidió a Moisés que cambiara este arreglo, y así lo hizo. Deuteronomio 5:22 declara del Señor que “no añadió más.” Esto no significa que el resto de la Ley no fue del Señor. Ni tampoco lo entendieron así los israelitas, ya que dijeron a Moisés, “Acércate tú, y oye todas las cosas que dijere Jehová nuestro Dios; y tú nos dirás todo lo que Jehová nuestro Dios te dijere, y nosotros oiremos y haremos.” (Deut. 5:27)

El Gran Mandamiento

Un abogado preguntó a Jesús, “Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?” ¿Dijo Jesús que fuera el mandamiento de recordar el día sabático, y explicó él que los que no lo hicieron tendrían la marca de la bestia? ¡No! En respuesta a esta pregunta Jesús no hizo referencia a ninguno de los Diez Mandamientos. Él citó dos mandamientos y ninguno de los cuales estuvieron entre los diez. Él dijo, “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.” — Mat. 22:37-40; Deut. 6:5; Lev. 19:18

El que Jesús llamó el gran mandamiento fue escrito por Moisés, pero, por supuesto, bajo la inspiración del Espíritu Santo. La referencia que Jesús hizo de ello ciertamente prueba que él lo consideró tanto uno de los mandamientos divinos, como los diez que fueron escritos por el “dedo de Dios.”

Jesús dijo a sus discípulos, “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.” (Juan 13:34, 35) ¡Cuán diferente es esta marca de distinción que distingue a los discípulos de Cristo, que la de lo ceremonial de la observancia del Sábado del séptimo día! Si ésta hubiera sido necesaria, seguramente hubiera sido el tiempo apropiado para incluirla. Sin embargo, Jesús no lo hizo.

Perpetuo

En vista del hecho de que el mandamiento concerniente al Sábado iba a ser “perpetuo,” algunos lo han interpretado como que siempre había existido, y que seguiría siendo obligatorio sobre la humanidad como un requisito para obtener la vida eterna. (Exod. 31:16) Pero, esto es un punto de vista antibíblico. El mandamiento concerniente al Sábado fue parte del Pacto de la Ley y la Biblia definitivamente dice, “No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos.” (Deut. 5:2, 3) Es decir, no había existido antes.

La palabra hebrea traducida “perpetuo” no lleva consigo siempre el pensamiento sin fin. Algunas veces significa sin interrupción hasta que se cumpla un propósito designado. Pablo explica que la Ley fue añadida al pacto original de Dios con Abrahán “hasta que” viniese la Simiente de la promesa. (Gal. 3:19) Esto es el límite de tiempo de Dios mismo en cuanto al Pacto de la ley.

En Éxodo 35:1, 2 se revela que los israelitas que no lograron guardar el Sábado del séptimo día morirían. Además, esto iba a ser un requisito perpetuo. ¿Están practicando tal aspecto de la misma Ley los que hoy en día insisten en la necesidad de guardar el Sábado del séptimo día? Esto quizás se pueda interpretar como que los que no guardan el Sábado ahora morirán la segunda muerte, y así ser privados de la vida futura. Pero, esto no es lo que dice el texto, y no fue entendido de esta manera ni por Moisés ni por los israelitas en general.

Ninguna Evidencia Histórica

¿Es verdad, como sostienen algunos, que algún papa o gobernante civil o posiblemente un concilio eclesiástico, hizo un cambio arbitrario del séptimo al primer día de la semana del Sábado para el cristiano? ¿Es esto un cumplimiento de la profecía de Daniel tocante al Anticristo, que pensaría “en cambiar los tiempos y la ley?” (Daniel 7:25) No hay nada en la historia que indica que se hizo esto. Algunos afirman que el papa Gregorio hizo tal cambio; otros que fue hecho por Constantino. Mientras que otros más insisten que tal cambio fue hecho por un papa desconocido. La Iglesia Católica Romana sostiene que se hizo el cambio, pero esto no prueba nada. Aparentemente, ocurrió gradualmente a lo largo de los siglos como el resultado de la costumbre de la iglesia primitiva de conmemorar la resurrección de Jesús en el primer día de la semana.

Sin embargo, no estamos abogando por la idea de que el primer día de la semana ahora sea el día correcto para observarse como el Sábado para el cristiano. Lo que hemos notado en cuanto al testimonio bíblico, y a la falta de testimonio con respecto a la observancia del sábado es tanta verdad concerniente al sábado del primer día como lo es tocante al sábado del séptimo día. Como hemos observado, Pablo consideró a los que juzgan iguales todos los días de ser tan fieles al Señor como los que no lo hicieron.

El mandamiento original con respecto al Sábado no dijo nada acerca de la adoración del Señor en el séptimo día. Simplemente, sería un día de descanso, y la experiencia humana ha probado la necesidad de tales días de descanso. La conmemoración de la resurrección de Jesús en el primer día de la semana fue más particularmente una ocasión para reunirse para la alabanza y la adoración. Ciertamente es apropiado, y refleja la gloria a Dios, que su pueblo así se reúna para la adoración. ¿Y por qué no pueda ser el primer día de la semana? Ciertamente el primer día de la semana debe servir como un recordatorio de la esperanza de la vida en Cristo del cristiano, el resucitado.

Para los cristianos que se consagraron completamente al Señor y a su servicio, todos los días son días santos. Para ellos todos los días deben dedicarse al servicio y a la gloria de Dios. Aun sus deberes seglares deben efectuarse como si fueran al Señor. (1 Cor. 10:31; Col. 3:17, 23) Al mismo tiempo, aceptan con beneplácito la oportunidad de un día de descanso de estas obras para que sus pensamientos y su fuerza puedan usarse más directamente en el servicio de Dios.

Puesto que el primer día de la semana, en el mundo cristiano nominal, se considera un día de descanso y adoración, los cristianos deben alegrarse de observarlo así. Si un cristiano viviera en una comunidad compuesta de una mayoría que descansan en el séptimo día, el Espíritu de Cristo le llevaría a un verdadero seguidor de abstenerse del trabajo seglar en ese día también, y dedicarse a la adoración de Dios.

Pero, ni en el primer, ni en el séptimo día de la semana, debe abstenerse del trabajo seglar un cristiano creyendo que al no hacerlo resultaría en un castigo espantoso por el Señor. Ni tampoco deben observarse cualquier de estos días como un día de descanso, creyendo que Dios se lo había mandado al cristiano; ya que como hemos visto, tales mandatos no nos han sido dados ni por Jesús, ni por sus apóstoles que hablaban por él.

Nos dicen que Jesús magnificaría la Ley, y así lo hizo. (Isa. 42:21) Él dijo que el que odiaba a su hermano sin causa era culpable de homicidio; y que el que miraba a una mujer para codiciarla era culpable de adulterio. Del mismo modo, el Nuevo Testamento ha magnificado el mandamiento concerniente al Sábado, como hemos descubierto de acuerdo con los comentarios de Pablo en el libro de Hebreos, capítulo 4. ¡Que “reposo” tan glorioso se disfruta por fe en la obra terminada de Cristo!

El Sábado típico, o el del séptimo día, enseñaba la fe en la capacidad de Dios de proveer las necesidades de la vida. Si descansamos ahora en el Señor, entonces, es por causa de nuestra fe en la provisión de la vida que nos ha hecho, y un reconocimiento del hecho de que no podemos obtener la vida eterna por medio de nuestras propias obras. ¡Sigamos, entonces, descansando en él, y disfrutando de “la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento!”

 

 www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.ladoctrinadedios.blogspot.com

 

Policarpo de Esmirna (discípulo del Apóstol Juan) aconseja a Carlos Cash Money Luna y asociados

 

Carlos:

Principio de todos los males es el amor al dinero. Sabiendo, pues, que así como no trajimos nada a este mundo, tampoco podemos llevarnos nada de él, armémonos con las armas de la justicia, y aprendamos a caminar en el mandamiento del Señor. Adoctrinad a vuestras mujeres en la fe que les ha sido dada, en la caridad, y en la castidad: que amen con toda verdad a sus propios maridos, y en cuanto a los demás, que tengan caridad con todos por igual en total continencia; y que eduquen a sus hijos en la disciplina del temor de Dios. En cuanto a las viudas, que muestren prudencia con su fidelidad al Señor, que oren incesantemente por todos, y se mantengan alejadas de toda calumnia, maledicencia, falso testimonio, avaricia de dinero o de cualquier otro vicio. Que tengan conciencia de que son altar de Dios, y de que él lo escudriña todo, sin que se le oculte nada de nuestras palabras o pensamientos o de los secretos de nuestro corazón… Los diáconos sean irreprochables delante de su justicia, pues son ministros de Dios y de Cristo, no de los hombres. No sean calumniadores ni dobles de lengua; no busquen el dinero, y sean continentes en todo, misericordiosos, diligentes, caminando conforme a la verdad del Señor, que se hizo ministro de todos… Que los jóvenes sean irreprensibles en todo, cultivando ante todo la castidad y refrenando todo vicio, porque es bueno arrancarse de todas las concupiscencias que andan por el mundo… También los presbíteros han de ser misericordiosos, compasivos para con todos, procurando enderezar a los extraviados, visitar a todos los enfermos, sin olvidarse de la viuda o del huérfano o del pobre; atendiendo siempre al bien delante de Dios y de los hombres, ajenos a toda ira, acepción de personas y juicios injustos, alejados de todo amor al dinero, no creyendo en seguida cualquier acusación, ni precipitados en el juzgar, sabiendo que todos tenemos deuda de pecado… . (Epístola a los Filipenses, 4-10)

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

LOS PADRES APOSTÓLICOS, LOS APOLOGISTAS, Y EL REINO DE DIOS

 

Justino Mártir

Justino Mártir

 

Clemente fue discípulo de los apóstoles y el tercer obispo de Roma. Generalmente se le considera como autor de una carta escrita hacia el año 96 desde Roma a la iglesia de Corinto, y conocida como “La Primera de Clemente” en la colección de antiguos documentos llamada: “Los Padres Apostólicos”. Escribe Clemente: “Los apóstoles recibieron el evangelio del Señor Jesucristo; Jesús el Cristo fue enviado por Dios. Así Cristo viene de Dios, y los apóstoles, de Cristo. En ambos casos, el ordenado procedimiento depende de la voluntad de Dios. Así, después de eso, cuando los apóstoles habían recibido las instrucciones, y se habían disipado todas las dudas por la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, salieron con la confianza del Espíritu Santo a predicar las buenas nuevas de la venida del Reino de Dios. Predicaron en el campo y en la ciudad, y nombraron los primeros convertidos, después de probarlos en el Espíritu, para que fueran obispos y diáconos de los futuros creyentes“.

 

No os hagáis ilusiones, hermanos míos. Los que corrompen una familia, no heredarán el reino de Dios” (Ignacio de Antioquía, carta a los Efesios XVI, 1)

 

La Didache, capítulo XVI trata sobre el pensamiento teológico dice que no sabemos cuándo o a qué hora vendrá el Señor. En los últimos días aumentarán los falsos profetas, y luego aparecerá el extraviador del mundo. Es una parte fundamental del pensamiento cristiano: 1).- el retorno del Cristo glorificado, y el inicio del reino. 2).- La resurrección y la participación de ese reino. El final no es la destrucción, es la plenitud de la vida, de la participación de Dios.

 

Ireneo pasa a defender la idea de un reinado terrenal del Mesías, interpreta en ese sentido las promesas hechas por Dios a Abraham, la bendición de Isaac a Jacob, testimonios de Isaías, Ezequiel, Jeremías y Daniel, así como la promesa de Jesús de volver a beber del fruto de la vid con sus discípulos en el Reino del Padre, la parábola de los siervos vigilantes, la promesa del banquete mesiánico, el texto del Apocalipsis de Juan y la tradición joánica recogida por Papías (Adv. Haereses V, 32-36) Entiende que todos estos testimonios no son alegóricos de las bendiciones celestiales, sino presentes en la Jerusalén terrenal, tras la venida del Anticristo y la resurrección

 

Por su lado, JUSTINO conoce y adopta la interpretación judía del Reino mesiánico relacionado con la estancia en el Edén: será una vuelta a las condiciones paradisíacas: 

 

(…)(los cristianos) “no sólo admitimos la futura resurrección de la carne, sino también mil años en Jerusalén, reconstruida, hermoseada y dilatada como lo prometen Ezequiel, Isaías y los otros profetas“ 

 

Y tras citar a Isaías (65,17-25) interpreta: 

 

Lo que en estas palabras, pues, se dice -dije yo-: ‘Porque según los días del árbol de la vida, serán los días de mi pueblo, envejecerán las obras de sus trabajos’, entendemos que significa misteriosamente los mil años. Entendemos también que hace también a nuestro propósito aquello de ‘Un día del Señor es como mil años’. Además hubo entre nosotros un varón por nombre Juan, uno de los apóstoles de Cristo, el cual, en revelación que le fue hecha, profetizó que los que hubieren creído en nuestro Cristo, pasarán mil años en Jerusalén; y que después de esto vendría la resurrección universal y, para decirlo brevemente, la eterna resurrección y juicio de todos unánimemente. Lo mismo vino a decir también nuestro Señor: ‘No se casarán ni serán dadas en matrimonio, sino que serán semejantes a los ángeles, hijos que son del Dios de la resurrección’ (Lc. 20,35-36)” (’Diálogo con Trifón’ 80-81)

 

La misma postura vemos en TERTULIANO, aunque influenciado por los gnósticos de alguna manera, él creía en una partida al cielo de los salvos después del reino terrenal de mil años: 

 

Confesamos que nos ha sido prometido un reino aquí abajo aún antes de ir al cielo, pero en otra condición de cosas. Este reino no vendrá sino después de la resurrección, y durará mil años en la ciudad de Jerusalén que ha de ser construida por Dios. Afirmamos que Dios la destina a recibir a los santos después de su resurrección, para darles un descanso con abundancia de todos los bienes espirituales, en compensación de los bienes que hayamos menospreciado o perdido acá abajo. Porque realmente es digno de él y conforme a su justicia que sus servidores encuentren la felicidad en los mismos lugares en los que sufrieron antes por su nombre. He aquí el proceso del reino celestial: después de mil años, durante los cuales se terminará la resurrección de los santos, que tendrá lugar con mayor o menor rapidez según hayan sido pocos o muchos sus méritos, seguirá la destrucción del mundo y la conflagración de todas las cosas. Entonces vendrá el juicio, y cambiados en un abrir y cerrar de ojos en sustancia angélica, es decir, revistiéndonos de un manto de incorruptibilidad, seremos transportados al reino celestial” (’Adversus Marcionem’ Libro III,24).

 

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

EL RESPLANDOR DE LOS JUSTOS

 

 

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

 

 

“Y los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan á justicia la multitud, como las estrellas á perpetua eternidad”  (Daniel 12:3)

 

El Resplandor del Hijo de Dios

 

La Biblia nos dice que Jesús tenía su resplandor: “El cual (Jesús), siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder” (Heb. 1:3). Así que Jesús es el resplandor de la gloria del Padre, y con ese resplandor regresará a la tierra para destruir a sus enemigos. Dice Pablo: “Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida (2 Tim. 2:8). Este resplandor de Jesús que excede a la del sol, fue visto por Pablo en el camino a Damasco.  Dice Hechos 9:3,4, así: “Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; 4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”. Y en el relato de su conversión, Pablo le dijo al rey Agripa exactamente lo mismo:cuando a mediodía, oh rey, yendo por el camino, vi una luz del cielo que sobrepasaba el resplandor del sol, la cual me rodeó a mí y a los que iban conmigo. Y habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y decía en lengua hebrea: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra el aguijón. 15 Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues(Hechos 26: 14,15).

 

La Transfiguración de Jesús y su resplandor

 

En Mateo 16:28, Jesús había anunciado la venida de su reino, y que algunos de sus discípulos no morirían hasta que lo hayan visto venir. Estas son sus palabras: “De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino”. En los siguientes versículos (Mateo 17:1,2) leemos: “Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto; 2 y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz”. Jesús efectivamente cumplió su predicción 6 días después cuando separó a Pedro, Santiago y Juan para que subieran al monte y vieran su “venida” en su reino, en todo su resplandor.Esta maravillosa transfiguración de Jesús que lo hizo resplandeciente fue una visión temporal de su gloria en su futuro reino.

 

El futuro resplandor de los salvos

 

Jesús confirma lo que dijo Daniel, (“Y los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan á justicia la multitud, como las estrellas á perpetua eternidad”, Daniel 12:3), cuando escribió: “Entonces “Los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre: el que tiene oídos para oír, oiga” (Mateo 13:43). Entonces el reino de Dios hará posible que los salvos resplandezcan como el sol, que brillen y sean gloriosos a la vista de todos. El reino de Dios es la clave para tener una presencia resplandeciente como la que tiene Jesús actualmente. Pero para entrar al reino uno debe primero ser transformado o “transfigurado”. Un buen número lo alcanzarán en la resurrección, y otros, cuando vuelva Jesús en persona y los cambie en vida.

 

Jerusalén: la Resplandeciente

 

Tanto Jesús y su iglesia resplandecerán y harán de Jerusalén (la sede el trono de Cristo y de su iglesia, Mateo 5: 33-35). una ciudad igualmente resplandeciente: “Alegraos con Jerusalén, y gozaos con ella, todos los que la amáis; llenaos con ella de gozo, todos los que os enlutáis por ella; 11 para que maméis y os saciéis de los pechos de sus consolaciones; para que bebáis, y os deleitéis con el resplandor de su gloria(Isa. 66:10,11). ¡Sí, algún día Jerusalén resplandecerá con la presencia de los justos!

 

Los impíos, en cambio,  perecen en tinieblas:

 

“El guarda los pies de sus santos, Mas los impíos perecen en tinieblas; Porque nadie será fuerte por su fuerza” (1 Sam. 2:9)

 

“Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mat. 25:30).

 

“¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré. 12 Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; 13 fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas(Judas 1:11-13).

 

Hermano, ¿te estás “transfigurando” todos los días para mostrar tu luz resplandeciente a los hombres que andan en tinieblas espirituales a través de tu fe y conducta? Dice Jesús: “Porque en otro tiempo erais tinieblas; mas ahora sois luz en el Señor: andad como hijos de luz(Efesios 5:8).

 

Sí, aunque tu resplandor será total como el sol en el reino de Dios, ahora puedes brillar con esa luz maravillosa para alumbrar a todos los hombres que andan en tinieblas. Si tú andas en tinieblas, entonces no tienes luz que proyectar, y simplemente te has convertido en un siervo inútil e incompetente. Debes vivir para iluminar a otros y no ser como los demás que andan en oscuridad o penumbras de muerte.

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.ladoctrinaedios.org

 

LOS GENUINOS POBRES: ¡LA VERDAD QUE POCOS ENTIENDEN!

 

 

 

Dígame Sr. Apologista,

 

¿Es usted pobre? Respóndame. Y también dígame si cree que un Cristiano debe andar envidiando a los demás y ser bien pobre. Sé que seremos bendecidos “allá”, pero también aquí en la tierra. Claro que no todos, ojo, sino sólo para los que cumplan aquí en la tierra su voluntad. ¿Qué opina usted?

 

Gracias,

 

Vivian

 

Comentario de Apologista:

 

Estimada Vivian, ¿qué si soy pobre? Si usted me comparara con Donald Trump seguro que yo sería un hombre muy, pero muy pobre. Pero si me compara con aquellos que son los llamados “homeless” y que viven en los barrios marginales, y en las calles, yo seguramente soy un hombre bendecido. Todo depende con quién nos comparemos. Ahora bien, lo que yo creo que es más importante es saber cómo define Dios al verdadero pobre. La Biblia dice: Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. 18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas” (Apo. 3:17-19). Así que para Dios, nuestro Padre, el verdadero pobre no es aquel que no tiene nada, sino aquel que teniéndolo todo, está muerto espiritualmente.

 

Note usted que hay MUCHOS hombres que se sienten orgullosos de sus enormes bienes o riquezas, y aparentemente nada les falta, pues son HOMBRES PROSPERADOS Y PODEROSOS. Sin embargo, para Dios, estos hombres son unos DESVENTURADOS, MISERABLES, POBRES, CIEGOS Y DESNUDOS. En contraposición, hay quienes sí son ricos para Dios porque compraron su oro refinado en fuego, pues obedecieron lo que Él dijo: yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego – Esto es comprar el evangelio sin precio (Is. 55:1, Ap. 21:6), verdadera riqueza sin precio, es decir la salvación que es libre. En 21:6 Dios ofrece tomar libremente a los sedientos de la fuente de vida; en 22:17 la invitación a los sedientos se da de parte de la iglesia para tomar libremente el agua de la vida. Los laodicenses estaban confiando en sus propias riquezas sin fe en Cristo. El oro representa la fe en Cristo (ver 1 Pedro 1:7), más que confiar en su propia riqueza que perece. Sólo pueden conseguir este oro de Cristo. No pueden llevarse su riqueza con ellos después de la muerte, pero su obra de fe los sigue (14:13).  Por eso Salomón sabiamente dijo: “Hay quienes se hacen ricos, y no tienen nada: Y hay quienes se hacen pobres, y tienen muchas riquezas (Prov. 13:7).  

 

Por su parte, Santiago fue claro y tajante al decirnos que Dios ha escogido a los pobres de este mundo para que sean RICOS EN FE, y herederos del reino que él ha prometido a los que le aman (Santiago 2:5). En ningún momento Santiago escribió que Dios escogió a los pobres de este mundo para que sean RICOS EN DINERO, JOYAS y MANSIONES, ¡SINO ‘RICOS EN FE’!  Desafortunadamente muchos cristianos se han enredado en los negocios de esta vida creyendo que Dios los prosperará, y han sufrido infinidad de dolores y tentaciones innecesarias (1 Tim 6:10: “Porque el amor del dinero es la raíz de todos los males: el cual codiciando algunos, se descaminaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. Y 2 Tim 2:4:Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado”).  Y Salomón dijo: “¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas?” (Prov. 23:5).

 

Pablo mismo dijo que todas las cosas que antes él consideró de valor,  ahora él las veía como basura para ganar a Cristo (Fil. 3:8). Y él mismo nos dice que le imitemos a él, tal como él imitaba al Señor (1 Cor. 11:1). Sin duda Pablo jamás predicaría algo así como: “Dios quiere que seas rico ahora, y que disfrutes en abundancia de todas las cosas que te fascinan” o “Dios quiere que tú seas millonario en este mundo, y que vistas ropas costosísimas, y que seas admirado por la sociedad como un hijo poderoso Suyo”.

 

Muchos cristianos creen de manera errada que la pobreza es una verdadera maldición de Dios, y que si Dios no nos prospera es porque hemos defraudado a Dios. Sin embargo, esto no es lo que pensó David cuando dijo: Mejor es lo poco del justo, Que las riquezas de muchos pecadores” (Sal. 37:16). Nótese que David dice que un hombre justo puede tener poco, lo que significa que un hombre justo no tiene porqué ser necesariamente rico o próspero, materialmente hablando.

 

La actitud sabia es la que mostró Salomón al pedir a Yahweh: “No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan que he menester” (Prov. 30:8). Aquí se deduce que para Salomón los pobres son aquellos que no tienen pan para comer. Sin embargo, hay cristianos que viven al día,  pero que comen y cubren sus necesidades básicas sin problemas… ¡y aun así se consideran pobres! Estos no son ricos, pero tampoco son verdaderos pobres. Así que como hombres sensatos y sabios, debemos pedirle al Señor que no nos dé pobreza (para no renegar de Él) ni riqueza (para no olvidarnos de Él).

 

Su servidor,

 

Apologista

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

TIPOS, ANTITIPOS, Y SOMBRAS EN LA BIBLIA

Los Arquetipos, Antitipos y las Sombras son Absolutamente Indispensables Para la Correcta Interpretación de las Escrituras.

CorderoThe Crucifixion, by Vouet, 1622, Genoa

 


 


Un “Arquetipo” es: Una persona Bíblica, cosa, acción, evento, ceremonia, estructura, mueble, color o número, que prefigura a un “antitipo” del mismo, en el Nuevo Testamento.

 

Un parecido debe existir entre el “arquetipo”, la prefiguración en el Antiguo Testamento, y el “antitipo”, la realidad del Nuevo Testamento. El “antitipo es siempre más significativo. Los dos son independientes de cada uno.

Los “arquetipos” son explicados en Rom. 5:14 y Hebr. 9:9, como una figura, 1 Cor. 10:6, 2 Tes. 3:9 y 2 Pedr.2:6, como ejemplos, 1 Cor.10:11 y Hebr. 11:19, como un arquetipo. Casi todo Heb.11 es dedicado a la tipología del Antiguo Testamento.

El Exodo, Ex 12:37-42, es un “arquetipo” del regreso de Cristo Jesús después de su huída a Egipto, Mat 2:21.


El maná en el desierto, Ex 16:31, es un “arquetipo” de su “antitipo”, la cena del Señor. Mat 26:26.


El agua de la roca que Moisés golpeó en Ex. 17:1-6, es un “arquetipo” de la sangre de Cristo.


Ozá murió físicamente por tocar el Arca en 2 Rey 6:7. Esto es un “arquetipo” de una muerte espiritual por participar en la Sagrada cena indignamente como en 1 Cor.11:27. La realidad de una muerte espiritual es mayor que la muerte física del “arquetipo”.

 


El “antitipo” del Nuevo Testamento es ampliamente superior a su “arquetipo” en el Antiguo Testamento.


Adam es un “arquetipo” de Cristo, como Melquisedec, Moisés y el rey David.

Los “arquetipos” son referidos en los siguientes versos bajo diferentes palabras:

Rom. 5:14, 1 Cor. 10:2,6,11, Hebr. 3:1- 4:11, 11:19, 1 Tes 1:7 (modelo), 1 Pedr. 3:21 (contraparte), 1 Pedr. 5:3 (modelo) (ejemplos en la versión del Rey Jaime, o King James), Apoc. 21:1 – 22:5.


La realidad del Nuevo Testamento es infinitamente mejor que los “arquetipos” aquí mencionados del Antiguo Testamento.

 


Una “sombra” es una imagen transmitida por una persona u objeto mientras se intercepta la fuente luminaria. El diccionario define a la “sombra” como “una imagen o copia imperfecta”. Esto es interesante pues muestra que la “sombra” está alejada de su causa, y entonces es vista muy inferior a su “antitipo”, que es la persona u objeto que la forma.

 


Por lo tanto, una “sombra” puede también ser vista como un “arquetipo” puesto que “augura”, o prefigura un “antitipo”.

 


“No conteniendo, en efecto, la Ley más que una sombra de los bienes futuros, no la realidad de las cosas, no puede nunca, mediante unos mismos sacrificios que se ofrecen sin cesar año tras año, dar la perfección a los que se acercan”. Hebr. 10:1

 


Esto nos conlleva a conclusiones muy interesantes y nos proporciona una clave importantísima para el entendimiento de la Biblia.

 


“Por tanto, que nadie os juzgue por cuestiones de comida o bebida, o a propósito de fiestas, de novilunios o sábados. Todo esto es sombra de lo venidero; mas el cuerpo es de Cristo”. Col. 2:16-17


El sábado es solo la sombra de la adoración del domingo.


La realidad del Nuevo Testamento es más grandiosa que la prefiguración del Antiguo Testamento.

 


“Porque extranjeros y advenedizos somos delante de Ti, como todos nuestros padres; como sombras son nuestros días sobre la tierra, y no hay espera”. 1 Cron. 29:15


La corta vida en la tierra es el “arquetipo” del “antitipo” de la vida eterna, prometida para después de nuestra muerte.

 



La realidad del Nuevo Testamento es más grandiosa que la prefiguración del Antiguo Testamento.

 


Mas ejemplos de “arquetipos” y “tipos”…


En el Arca de Noé y el diluvio, solo 8 fueron salvados, y el bautismo, todos potencialmente salvados por medio de agua, 1 Pedr. 3:20-21.

En el Edén el árbol del fruto prohibido, Gen. 3:6, que nos trajo muerte a todos nosotros, y el árbol de la cruz que consiguió la vida eterna para todos nosotros Hech. 5:30.

Isaac cargó la leña para el holocausto en sus espaldas, Gen. 22:6, y Jesús cargo Su cruz en Su espalda, Juan 19:17.

Moisés fue rescatado por una servidora, Ex. 2:5 y Jesús fue rescatado por  una servidora de Dios, Luc. 1:38

Josué obtuvo lo mejor de la batalla con Amalec sólo mientras Moisés tenia alzada su mano, Ex. 17:8-13. La figura de Moisés es un arquetipo de la cruz de Cristo. Esto está en la Epístola de Barnabé, Capitulo XII.

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

SI SALOMÓN FUE MUY RICO, ¿ACASO NO PODEMOS SER RICOS COMO ÉL SI SERVIMOS A DIOS?

 

 Solomon

SEÑOR APOLOGISTA:

 

SALOMÓN ERA EL HOMBRE MÁS MILLONARIO QUE EL MUNDO HAYA CONOCIDO, AUN HASTA NUESTROS DIAS. Y LA ÚNICA VERDAD ES QUE TODAS LAS PERSONAS, SEAN CRISTIANAS O NO,  SI APLICAN LAS LEYES ESCRITAS POR SALOMÓN EN PROVERBIOS, VAN A VIVIR HOY CON RIQUEZAS EN ABUNDANCIA. Y NO SÓLO ESO, SINO QUE VAN A TENER SABIDURÍA, INTELIGENCIA, Y MUUUUUUUUUCHAS OTRAS BENDICIONES QUE NUESTRO SEÑOR PADRE NOS QUIERA DAR.

Vengadora

Mire, señora “vengadora anónima”, lo que usted dice puede ser muy cierto, siempre y cuando seamos también reyes como Salomón, y pidamos sólo la sabiduría y nunca las riquezas y la gloria personal.

 

Salomón era un rey en plenas funciones en el reino de Yahweh (1 Cró. 28:5) y las razones por las cuales Yahweh le dio riquezas a Salomón fue 1).-  porque precisamente NO buscó ni pidió las riquezas. Mire lo que dijo Yahweh al respecto: “Y aun también te he dado las cosas que no pediste, riquezas y gloria (1 Rey 3:13ª), y 2).- Para que “entre los reyes ninguno haya como tú en todos tus días” (1 Reyes 3:13b). Así que Dios quiso darle a Salomón lo que nunca pidió (riquezas y gloria) para que él y su reino fuesen los más estupendos de todos los reinados existentes. El tenía que ser un digno rey del Dios vivo ante los demás reyes y reinos de su tiempo, exhibiendo el máximo de su esplendor y gloria. Debía ser una manifestación (tipo) de la futura gloria del reino del Mesías Yahshúa (antitipo). 

 

Nosotros, como iglesia, hemos sido también llamados a ser reyes y sacerdotes del reino venidero de justicia, el reino de Yahweh que restaurará Jesucristo en su parusía. Para ese entonces, los cristianos que han trabajo y sido fieles en este siglo o edad, serán recompensados con la gloria y con las riquezas de las naciones (Mat. 25:31,34; Zac. 14:14), y será entonces, y sólo entonces, cuando seremos realmente tan ricos como Salomón. Mientras tanto, debemos sólo pedir y esperar que Dios nos llene de la sabiduría y el conocimiento de Jesucristo. Dice Santiago:Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, demándela á Dios, el cual da á todos abundantemente, y no zahiere; y le será dada” (1:5). Pero jamás usted encontrará un pasaje que diga:Y si alguno de vosotros tiene falta de RIQUEZAS, demándela á Dios, el cual da á todos abundantemente, y no zahiere; y le será dada”.

 

Ahora le pregunto: ¿Pero qué escuchamos hoy en las campañas de evangelización de los predicadores del evangelio de la prosperidad? ¿Acaso los predicadores y sus seguidores no están constantemente clamando a Dios por la prosperidad o las ricas bendiciones materiales para esta vida en lugar de estar pidiendo por la sabiduría? Sólo dele un vistazo a “Enlace TV” y verá que todo gira alrededor de la prosperidad material. Todo lo que se predica gira alrededor de la búsqueda de las riquezas y la prosperidad para la vida presente, y nunca se anima a nadie a buscar sólo la sabiduría. En realidad nunca deberían mencionarse las riquezas en nuestras peticiones, y menos, pensar en ellas, tal como Salomón nunca tuvo en mente solicitarlas a Yahweh.

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

¿ACASO NO DEBE UN HIJO DE DIOS ANDAR CON LO MEJOR EN VESTIDOS, JOYAS Y AUTOS?

 

HERMANO APOLOGISTA:

 

YO CREO QUE UN HIJO DE DIOS TIENE QUE ANDAR CON LA MEJOR ROPA, TENER EL MEJOR AUTO, TENER LO MEJOR DE LO MEJOR. SI EN EL MUNDO LOS INCRÉDULOS TIENEN COSAS BUENAS,  ¿CÓMO NO MUCHO MÁS UN HIJO DE DIOS?

 

Seamos realistas, ¿dónde dice en la Biblia que el cristiano debe tener las mejores ropas, joyas, carros, casas, cuentas bancarias, etc porque ser un hijo de Dios? Y si eso fuera verdad, ¿por qué Jesús y sus apóstoles no fueron ricos y prósperos en la tierra? ¿Acaso Jesús no habló de pasar tribulación¿ ¿No dijo Pablo que para recibir nuestro pago, primero debemos trabajar. 2 Timoteo 2:6 dice: “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. 4 Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. 5 Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. 6 El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero. 7 Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo”. ¡Pero muchos evangélicos de la prosperidad están cosechando frutos y riquezas sin haber terminado de trabajar! Indudablemente habrá una recompensa para los siervos del Señor, pero ésta no será dada sino al final de su labor. Pablo pudo decir que “he acabado la carrera, he guardado la fe…ahora me está reservada la corona de la vida, la cual, el Señor, el justo juez, me dará en aquel día, y no solo a mí, sino a todos los que aman su venida” Pablo esperó recibir su justo pago en la parusía de Jesús…¡y no antes!

 

Pues bien, si realmente un hijo o hija de Dios puede tener lo mejor de lo mejor (joyas, ropa, etc), ¿por qué escribió el apóstol Pablo lo siguiente?:

 

“Asimismo también las mujeres, ataviándose en hábito honesto, con vergüenza y modestia; no con cabellos encrespados, u oro, ó perlas, ó vestidos costosos” (1 Tim. 2:9).

 

“La plata, ó el oro, ó el vestido de nadie he codiciado” (Hechos 20:33). Sin duda Pablo tenía todo, menos plata, oro, o vestidos finísimos, pues si los hubiera tenido, no hubiera dicho lo que dijo en este texto.

 

“Y Pablo les dijo a los creyentes de Filipos, lo siguiente: Vuestra modestia sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca (Fil. 4:5). ¿Pero puede usted dar a conocer su modestia si exhibe las ropas más caras y las joyas más deslumbrantes que existen? Vamos, dejémonos de perversidades y de engaños diabólicos…¡esos predicadores del evangelio de la prosperidad son hombres corruptos de mente y falsos ministros de Jesucristo”. ¿Los seguirá apoyando con su dinero que tanto le cuesta ganar para que ellos vivan con grandes burgueses? Sí lo hace es porque usted es tan terco como una mula.

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

¿QUE ES LA PROSPERIDAD EN LA BIBLIA?

Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,

Que da su fruto en su tiempo,

Y su hoja no cae;

Y todo lo que hace, prosperará (Sal. 1:3).

 

 

El pasaje de arriba es uno de varios pasajes que esgrimen los evangelistas de la prosperidad para enseñar que podemos prosperar financieramente si seguimos sus instrucciones. ¿Qué significa “prosperar·” en la Biblia? ¿Acaso ineludiblemente prosperidad material en abundancia?

Jueces 18:5 leemos:Y ellos le dijeron: Pregunta pues ahora á Dios, para que sepamos si ha de prosperar nuestro viaje que hacemos. ¿Acaso prosperar aquí tiene que ver como abundancia de riquezas? No! Tiene que ver con el resultado…si tendrá éxito y un buen fin todo lo que se emprende”. Proverbios 28:3 El que encubre sus pecados, no prosperará: Mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia (Prov. 28:3). ¿Acaso acá prosperar significa necesariamente aumento de riquezas materiales? No, ciertamente. Simplemente significa que el que no confiesa sus pecados no tendrá un buen final.

Jeremías 20:11 Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada. Evidentemente aquí el vocablo “prosperarán” tiene que ver con el resultado de su acción, es decir, no tendrán éxito o no tendrán un feliz final.

Daniel 8:25: Y con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y con paz destruirá á muchos: y contra el príncipe de los príncipes se levantará; mas sin mano será quebrantado. Acá prosperar nada tiene que ver con el aumento de las riquezas materiales, sino con el éxito de una acción. En este caso, el éxito del engaño perpetrado.

Isaías 5417: Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová. ¿Qué quiere decir “prosperar” acá? Obviamente tiene que ver con el efecto que las armas puedan tener contra alguno. En este caso, al poco o ningún éxito que tendrán las armas fabricadas contra nosotros.

 

Así que Salmos 1:3 puede significar que todo lo que hagamos tendrá éxito o un buen final. Eso es todo!

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

LA ALEGORIZACIÓN Y SU ESENCIA PAGANA Y ANTIBÍBLICA

 ¡Una estocada fatal al corazón del mensaje de Cristo!

San Agustin y Santa Mónica (1846), por Ary Scheffer

Orígenes de Alejandría y Agustín de Hipona

 

 

Por el Dr. Javier Rivas Martínez (MD)

 

 

El método alegórico empezó en el primer siglo con los judíos platónicos de Egipto que fueron influenciados por los griegos paganos que interpretaron el Antiguo Testamento de modo alegórico. Filón de Alejandría tomó este “novedoso” método que era discorde con el pensamiento judío de su tiempo. Filón, influenciado por su antecesor Aristóbulo, que declaró que los puntos capitales de la filosofía griega (principalmente con la aristotélica) se encuentran en el Antiguo Testamento, en la Ley de Moisés y en los profetas. El propósito era, que al utilizar este método, se pudiera hacer una unificación sin conflicto entre el Antiguo Testamento con el mundo griego, es decir, conciliar la revelación divina con la filosofía griega para que fuese incorporada a la cultura helénica.  

Como consecuencia, la teoría de Filón vino  a despertar un gran interés en su tiempo  para incursionar en la escuela teológica de Alejandría, que también, como Filón, trataba de unir  la revelación judía vetero testamentaria con las doctrinas filosóficas griegas. Uno de sus  maestros más notables de esta escuela catequística, Clemente de Alejandría, resuelve con definición que la totalidad de las Escrituras deberán de interpretarse de forma alegórica.  

Con Orígenes, discípulo  de Clemente, se formaliza el método de interpretación alegórica. Orígenes consideró que la Biblia era un organismo vivo de tres elementos correspondientes al cuerpo, al alma y al espíritu del hombre, según la psicología platonista, dejando asentado por medio de dicho método de interpretación  una razón triple de las Escrituras que da como resultado una razón o sentido  somático, una razón o sentido psíquico o moral, y una razón o sentido místico o espiritual que es apto, esto último, en solo aquellos con un conocimiento  filosófico de alto nivel.   

Con este método y su forma de aplicación, las Escrituras son conjugadas en un entorno espiritualizado dando paso a una serie de extraños y místicos dogmas que  rayan en lo absurdo, en lo ficticio, despojando al texto bíblico de su propósito real para un correcto y razonable entendimiento. 

Desde Orígenes, han salido defensores del método alegórico que han tratado de echar por tierra las expectativas milenarias que son escatológicamente literales. Ellos admiten que el regreso de Cristo deberá entenderse en un  lenguaje figurado, además admiten que libros como el del profeta Daniel y el de Apocalipsis se encuentran llenos de ideas místicas y alegorías y que su interpretación deberá ser tan solo espiritualizada.  

Con la venida de eclesiasticismo, se toma la dirección  de los asuntos doctrinales en general bajo el control  y la tutela de la autoridad de la Iglesia, y no conforme a la Cabeza de la Iglesia que es Cristo («ideales humanos truncando las verdades bíblicas»), recibiéndose con buena  aceptación el método alegórico para que Agustín, Obispo de Hipona (354-430 d. C), se encargara de interpretar  y pervertir  las Escrituras en una condición  netamente  espiritual. 

El fundamento de la doctrina amilenarista fue formalizado  por la  influencia de Orígenes a través del método alegórico (184-254 a. C). Agustín incorporó el dislocado método de interpretación en la Iglesia que conjeturaba en base a su absoluta autoridad.  Aunque Orígenes  y Cemente creían en la autoridad divina de la Escrituras, requirieron por desgracia el  método  alegórico para entender con capricho sus verdades y que es antitético con la realidad de su contenido textual, porque se deriva o parte de la filosofía griega pagana que fue “excretada”  del pensamiento humano y terrenal, que no se acopla, lógicamente, con los asuntos y propósitos postreros, todos, por supuesto, literales, de Dios para con sus hijos. Pablo escribe al respecto:   

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Col.2:8). 

Los primeros padres  apostólicos consideraron el Reino de Dios como “uno” que vendría al mundo concretamente. Dan testimonio de esto Bernabé, Papías, Ireneo de Lyón, Justino Mártir, y Tertuliano. Un autor comenta que antes de Orígenes  no había nadie que contrastara con la interpretación milenaria del Reino, ni después de Agustín; la concepción, en este caso,  fue un futuro Reino escatológico milenial, según lo descrito en el capítulo 20 del libro de Apocalipsis. 

La Iglesia Prístina comprendió un Reino futuro terrenal para los redimidos en Cristo y no una alegorización de él. Documentos como la Didaché, o Enseñanza de los Doce Apóstoles, es un documento antiguo que compagina a la perfección con la Palabra de Dios. Se escribió  entre el 65 y 80 a. C. y fue muy apreciado por los primeros padres apostólicos. La Didaché da una semblanza de la conducta de los primeros cristianos verdaderos. Enfatiza con luz clara la parusía del Señor Jesucristo, que juzgará a las personas del mundo malvado y que regirá literalmente el  Reino terrenal futuro junto a sus salvos y fieles súbditos, como lo veremos en algunos  de los textos bíblicos que siguen después de la última parte del escrito que enseguida aparece (de la misma Didaché que mencionamos): 

 

6 “Entonces aparecerán las señales auténticas: en primer lugar el signo de la abertura del cielo, luego el del sonido de trompeta, en tercer lugar, la resurrección de los muertos, 7 no de todos los hombres, sino, como está dicho: «Vendrá el Señor y todos los santos con él». Entonces el mundo verá al Señor viniendo sobre las nubes del cielo”. 

Y en la Biblia (lea los textos y corrobore la veracidad del escrito querido lector):  

Mat. 5:5 Bienaventurados los mansos: porque ellos recibirán la tierra por heredad.                                                                                                                        

Mat. 24:27 Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del hombre.                                                                                                                     

Mat. 24:29Y luego después de la aflicción de aquellos días, el sol se obscurecerá, y la luna no dará su lumbre, y las estrellas caerán del cielo, y las virtudes de los cielos serán conmovidas.    

                                                                                                                       Mat.24:30 Y entonces se mostrará la señal del Hijo del hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria.    

Mat.24:31Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán sus escogidos de los cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el otro. 

Mat.24:38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día que Noé entró en el arca,

Mat. 24:39 Y no conocieron hasta que vino el diluvio y llevó á todos, así será también la venida del Hijo del hombre. 

 Mat. 24:40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado:

Mat. 24:41 Dos mujeres moliendo á un molinillo; la una será tomada, y la otra será dejada.

Mat. 24:42 Velad pues, porque no sabéis á qué hora ha de venir vuestro Señor. 

                                                                                                                        Mat.24:43 Esto empero sabed, que si el padre de la familia supiese á cuál vela el ladrón había de venir, velaría, y no dejaría minar su casa.

Mat. 24:44 Por tanto, también vosotros estad apercibidos; porque el Hijo del hombre ha de venir á la hora que no pensáis.   

Mat. 25:31 Y cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria.

Mat. 25:32 Y serán reunidas delante de él todas las gentes: y los apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.  

Ap.1:7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre él. Así sea. Amén. 

 Stg. 5:8 Tened también vosotros paciencia; confirmad vuestros corazones: porque la venida del Señor se acerca.  

Apo 20:4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y les fué dado juicio; y vi las almas de los degollados por el testimonio de Jesús, y por la palabra de Dios, y que no habían adorado la bestia, ni á su imagen, y que no recibieron la señal en sus frentes, ni en sus manos, y vivieron y reinaron con Cristo mil años. 

 Apo. 20:6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad en éstos; antes serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

 Las expectativas del Reino y su establecimiento en la futura  Tierra restituida en el Antiguo Testamento son completamente literales. Dios prometió a Abraham que a través de él surgiría una gran nación (Es decir, la nación de Israel, de dónde saldría el Mesías de Dios para el alcance salvífico de todo hombre, sea gentil o judío, que le  ha creído y recibido) benditas todas las naciones de la Tierra (Gn.12:2; 13:15; 15:5; 17:5-8,16; 18:18; 21:12; 22:17-18).  

Los  antiguos profetas no pasaron por alto el asunto escatológico  del Reino de Dios en la Tierra y cuyo Rey vendrá a ser, conforme lo develado en el Nuevo Testamento el  Cristo Redentor, cuando arribe del cielo revestido de poder y gloria con sus millares de ángeles en un tiempo futuro que solo Dios conoce (Mt.24:36). Isaías, “catalogado” como el profeta mesiánico principal del Antiguo Testamento, es uno de los profetas que aclaran el largo reinado del Mesías en el mundo:

Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán término, sobre el trono de David, y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto (Is.9:7). 

En otra parte, el profeta Daniel anuncia la venida del Hijo del Hombre, de Cristo, en las nubes del cielo, para tomar dominio sobre las naciones del mundo por largo tiempo, de acuerdo a la voluntad y soberanía del Dios Padre. Esta profecía de Daniel la confirma el mismo Señor en los evangelios (Ver también Ap. 2:26-27).  

Dan. 7:13 Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí en las nubes del cielo como un hijo de hombre que venía, y llegó hasta el Anciano de grande edad, é hiciéronle llegar delante de él.

Dan. 7:14 Y fuéle dado señorío, y gloria, y reino; y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron; su señorío, señorío eterno, que no será transitorio, y su reino que no se corromperá.

 Y en el Nuevo Testamento:

Mat. 13:26 Entonces verán al Hijo del Hombre (Cristo), que vendrá en las nubes con gran poder y gloria (Mr.13:26).

Dios pacto con David prometiéndole que su trono, su casa y descendencia serían para siempre:

89:3 Hice pacto con mi escogido; Juré a David mi siervo, diciendo: 89:4 Para siempre confirmaré tu descendencia, Y edificaré tu trono por todas las generaciones. 

Esta promesa tendrá cumplimiento ineluctable en el Hijo de David, Jesucristo, en la era milenaria (Is.10:21-22; 19:25; 43:1; 65:8-9; Jer.30:22; 32:38; Ez.34:24; 30-31; Mi.7:19-20; Zac. 13:9; Mal. 3:16-18); tal promesa fue reafirmada a María por el ángel Gabriel: 

Luc.1:31 Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. 32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre;  33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

Israel tendrá un trono, en Jerusalén (Zac14:16-17), y el Mesías de Dios se sentará en él para tomar posesión de la Tierra para gobernar como Rey por mil años (Ap.20:4, 4). Al terminar este período de reinado, Cristo entregará la potestad del trono al Dios Padre: 

 

1 Cor. 15:24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. 

Así, que, todas promesas de Dios dadas a Israel desde la antigüedad, que alcanzan al mundo gentil además, porque se ha derribado por medio de Jesucristo el muro que separaba al judío del “goym” (Ef.2:14), vendrán a cumplieres en el teocracia terrenal y milenaria del Padre por medio de su Hijo Jesucristo. Su literalidad, es contundente, sensata e irrefutable.   

Agustín de Hipona adoptó el método alegórico como forma de interpretación bíblica. La validez del método es objetado sin ningún problema ya que se deriva del pensamiento filosófico griego y que fue aplicado por los  adeptos de la escuela teológica de Alejandría para “desposar”  la filosofía griega con las Escrituras de inspiración divina.

El amilenarismo de Agustín enseña que el “milenio” es el tiempo entre la primera y segunda venida de Cristo, y que este intermedio es la era que corresponde a la Iglesia del Señor. El amilenarismo sostiene que la era de la Iglesia es el tiempo de triunfo del evangelio de Cristo que concluye en su segunda venida para juzgar a los inicuos en un juicio final. También asegura que la primera resurrección es el nuevo  nacimiento del creyente, de acuerdo a Jn.5:25 y Ap. 20:6 (¿?). El amilenarismo de Agustín afirma que Satanás, en el presente tiempo, o “milenio”, se encuentra atado en el oscuro Abismo hasta el fin de dicho tiempo (imposible que así sea, porqué el diablo, el dios de este siglo, está desgajando con toda libertad   en el mundo el entendimiento de los muchos incrédulos a Dios para que no les vislumbre la luz del evangelio del Señor en su oscuras y vendadas mentes, 2 Co.4:4; el Señor Jesucristo dijo que Satanás es el príncipe de este mundo, y si es de este mundo, está en el mundo, y no en e Abismo, Jn.14:30).

San Agustín fue irrazonable en el uso de su hermenéutica. Así como determinó que los  mil años correspondían a un  tiempo indefinido, por otro lado y con ambigüedad, también consideró su literalidad. Cuando Agustín vivía en la primera mitad del primer milenio de la historia, explica Oswald T. Allis, tomó los mil años del capítulo 20 de Apocalipsis como literales, creyendo que la segunda venida de Cristo sería a terminar este período de mil años. Ya que de algún modo identificaba el milenio sin sentido o lógica con lo que en ese momento quedaba del sexto milenio de la historia humana, pensó que este período podría acabar en el año 650 d. C. con la rebelión de Gog que daría seguimiento a la segunda venida de Cristo.

Para terminar, diremos que la doctrina de un milenio literal, donde todas las promesas de Dios del Antiguo Testamento habrán de ser cumplidas para el beneficio de los que le aman, fue aceptada por muchos grandes hombres de Dios por más de doscientos cincuenta años, y fue con seguridad, una tradición apostólica. Los padres de la Iglesia del segundo y tercer siglo y otros individuos anteriores a ellos la aprobaron sin divergencias ni conflictos.

Por todo lugar fue recibida: en las regiones orientales de la Iglesia por Papías en frigia,  por Justino en Palestina, por Ireneo en Galia, por Nepote en Egipto, por Apolinar y Metodio en el occidente y en el sur, por Cipriano y Victorino en Alemania, por Tertuliano en África, por Lactancio en Italia.

Dios les bendiga, y muchas gracias. 

 

www.ladoctrinadedios.blogspot.com

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

LOS 10 TEXTOS BÍBLICOS TOP QUE CARLOS CASH LUNA Y LOS DEMÁS EVANGELISTAS DE LA PROSPERIDAD NUNCA CITARÁN EN SUS CAMPAÑAS DE EVANGELIZACIÓN

LOS 10TEXTOS BÍBLICOS TOPQUE CARLOS CASHLUNA Y LOS DEMÁS EVANGELISTAS DE LAPROSPERIDAD NUNCA CITARÁN EN SUSCAMPAÑAS DE EVANGELIZACIÓN

 

 

A ver, mis queridos fans, tomen nota de los siguientes 10 textos bíblicos que nunca les citaré porque me pondría en  serios apuros…¡para mí, sencillamente, son apócrifos!

 

Santiago 2:5-7:

“Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? 6 Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos…? ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros?”

Santiago 5:1-3:

¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán. 2 Vuestras riquezas están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla. 3 Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros.”

Mateo 13:22:

“Y el que fué sembrado en espinas, éste es el que oye la palabra; pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas, ahogan la palabra, y hácese infructuosa”.

Marcos 10:23:

“Entonces Jesús, mirando alrededor, dice á sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!”

Lucas 16:13:

“Ningún siervo puede servir á dos señores; porque ó aborrecerá al uno y amará al otro, ó se allegará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir á Dios y á las riquezas

Marcos 14:7:

“Que siempre tendréis los pobres con vosotros, y cuando quisiereis les podréis hacer bien; mas á mí no siempre me tendréis”.

Lucas 6:20:

“Y alzando él los ojos á sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres; porque vuestro es el reino de Dios”.

Lucas 18:22:

“Y Jesús, oído esto, le dijo: Aun te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y da á los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme”.

2 Corintios 6:10:

“Como doloridos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo á muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo”.

Mateo 8:20:

“Y Jesús le dijo: Las zorras tienen cavernas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del hombre no tiene donde recueste su cabeza”.

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

LOS JÓVENES Y EL OCULTISMO

 Lo oculto se ha convertido en un componente común de los programas televisivos orientados a los Jóvenes. La creciente exposición de brujería y otras prácticas ocultas ha aumentado la aceptación de estas prácticas por los jóvenes, quienes la ven como algo excitante, exótico y alternativas para evadir la religión, particularmente el Cristianismo.

  

Un estudio de adolescentes locales en Lexington (Kentucky, EU) por el diario el Heraldo en 1997 mostró que “existe una subcultura, cultura subterránea, “underground” que hacen culto a lo “gótico”, vampirismo y otras muestras de envolvimiento en lo oculto por los niños y adolescentes”. Esta rebelión expresada en la Biblia, es la brujería, vampirismo y satanismo, entre otras prácticas ocultistas.  

El estudio concluye que muchos signos de envolvimiento satánico en los adolescentes (tales como símbolos satánicos en libros o cuadernos, mochilas, calcomanías) es mucho más que simple y temporal rebelión contra las normas sociales. Los jóvenes están haciendo pactos con las fuerzas espirituales ocultas y los Padres de familia tenemos que estar alertas.Un pequeño porcentaje de los adolescentes que muestran interés en símbolos ocultos, terminan envueltos dentro de prácticas ocultas serias, pero muchos de ellos abren puertas espirituales al hablar y practicar de lo que no saben. 

Los Jóvenes y lo oculto: un ejemplo de lo peor que puede pasar

 

El estudio en el diario de Kentucky fue motivado por el asesinato de dos personas el 25 de Noviembre de 1996, por el líder de un culto vampírico adolescente llamado Rod Ferrell.

Rod expresó haber sido inducido a lo oculto y rituales de sacrificios humanos por su padre y su primer padrastro. Además, tuvo más contacto con el vampirismo y lo oculto a través de un juego que en estados unidos tiene fama sobrenatural: Calabozos y dragones. (*de los mismos distribuidores de Pokémon en Estados Unidos) . Este adolescente comenzó adentrándose en las prácticas de ocultismo poco después del segundo divorcio de su madre, caminaba en cementerios por la noche, cortándose a sí mismo y ofreciendo su sangre a otros, pretendiendo ser un vampiro de 500 años llamado “vesago”. Además de otros síntomas típicos de rebeldía adolescente (usar drogas y faltar a la escuela), Comenzó a envolverse en un juego llamado Vampiro: La mascarada. El juego consiste en hacer que los jugadores físicamente realicen acciones de los personajes del juego, casi como si estuvieran en una obra de Teatro. Es decir, estaban practicando físicamente durante las sesiones del “juego”. En esta etapa de su vida, este joven se relacionó con dos jovencitas y un joven, los cuales formaron un grupo. Le llamaron el “culto al vampiro”. En este grupo empezaron a practicar sexo en grupo y a beber sangre como parte de sus rituales vampíricos. Un día, asesinaron a los papás de una jovencita, para que ella pudiera seguirlos en el culto sin que nadie se opusiera. Fueron capturados y sentenciados a muerte por el asesinato de esas personas. El juez lo describió como “un joven hombre con disturbios emocionales, la prueba de que realmente existe la maldad en el mundo”.

Principales actividades ocultas que envuelven a los Jóvenes:  

El MOVIMIENTO GOTICO. Iniciado en 1981 en Londres en un club nocturno llamado la cueva del murciélago. Los seguidores del movimiento gótico, se visten de negro, con la cara pálida, labios y uñas negras, usan capas, son habitantes de la noche, quienes abrazan sacrilegios, rebeldes de toda religión, y muchos de ellos consumados poetas, artistas, músicos. Algunos de los grupos musicales que representan el movimiento gótico son “Depeche Mode”, “The Cure”, quienes crearon una música sintética inspirada por lo gótico, llenando con multitudes sus conciertos donde quiera que se presentaban el llamado movimiento gótico, se distingue por ser “contra cultural”, y cuyos miembros se describen así: “almas lastimadas que se sienten desarraigados de la sociedad, se sienten solos de alguna manera”. Los góticos celebran la muerte, incluyendo la muerte de la esperanza y la humanidad para nuestra cultura.

VAMPIRISMO: Hay dos tipos de vampiros envueltos en lo gótico: el “vampiro metafórico”, que adopta costumbres tales como dormir en cofres o cajas, usan “colmillos”, y mantienen trabajos nocturnos. “Los vampiros reales” son aquellos que beben sangre y exhiben muestras de psicosis. Muchos cruzan las líneas entre los dos grupos, pero la mayoría de ellos son adultos con pocos ingresos, que “aparentan” vivir en un mundo de fantasía. El diario Los Angeles Times, describe al segundo grupo como “más allá de un estilo de vida”, estos practicantes evitan el sol a toda costa. Algunos beben sangre y practican rituales de magia. Muchos claman poseer habilidades psíquicas. Algunos dicen ser atormentados por espíritus diabólicos. Muchos jóvenes que hacen esto, sólo están jugando, pero muchos de ellos pierden el sentido de la realidad, y se dejan envolver por prácticas ocultistas en las que luego quedan atrapados, sin salida aparente. Muchos recurren al suicidio cuando creen que no pueden salir de eso.

 

BRUJERÍA:

Una de las grandes campañas de mercadotecnia dirigida a los jóvenes, es la brujería. Los jóvenes creen, realmente creen que pueden recurrir a la brujería para cumplir sus deseos personales. La brujería es descrita así: “Una religión centrada en la tierra, enfocada a elevar la espiritualidad individual, la brujería no es, ni ha sido nunca, un vehículo de adoración satánica”. Esta descripción proviene de la bruja Silver Ravenwolf, de Estados Unidos. En la brujería se adoran a muchos dioses, tienen rituales y festivales y celebraciones de las estaciones. El sincretismo de esta religión está incluido dentro de las prácticas de la Nueva Era. La brujería está en demanda de muchos jóvenes, particularmente mujeres en edad de secundaria. En los libros de brujería, encuentran temas como “Encuentra como los misterios de la brujería pueden hacerte brillar”, “Comienza tu viaje en la ceremonia de los adolescentes en la búsqueda”, “Trabaja la magia con verdaderos encantamientos”, entre otros.

La oferta de encantamientos es mucha, y es una trampa en la que muchos caen: “Como recibir dinero”, “como recibir un carro”, “encantamientos en contra de los maestros para que los pasen en los exámenes”, “Para atraer el sexo opuesto”, “Para que alguien te llame” y para que “alguien no te llame”, entre otros.

Aunque todavía no llega a números alarmantes la cantidad de jóvenes que practican estas cosas, los cristianos deberíamos estar al pendiente del desarrollo de dichos movimientos en nuestra comunidad, y hacer lo que sea necesario para alertar a nuestros jóvenes y niños sobre las trampas de un enemigo real: Satanás.

Si tu hijo ha mostrado estas señales, clama a Dios por su ayuda y protección, y haz todo lo que sea necesario para alejar a tu hijo de ese ambiente. Nada es más importante que la vida, y la vida fundada en los principios Bíblicos Cristianos, es la vida eterna.

YAHSHÚA Y LA CIUDAD DE REFUGIO

 

 

Las leyes concernientes a las ciudades de refugio introduce el concepto del vengador de la sangre. En el antiguo mundo del medio Oriente, particularmente en las economías tribales donde sistemas de justicia y gobierno organizados no funcionaban o no eran consistentes, el homicidio era mantenido bajo control por medio es, y propiedades que habían se encontraban fuera del control familiar tribal, y aun hasta casarse con las viudas de parientes que habían muerto y que no habían procreado hijos. Todas estas son formas de “redención”. Uno que redimía era alguien que era un pariente cercano: hermano, padre, tío, primo, etc.

En una economía tribal del antiguo Medio Oriente, cuando la violencia prevalecía, el sistema de justicia de redención se encargaba de restringir el asesinato y la violencia. Si una persona asesinaba a otra, esa persona debía saber que el vengador de la sangre del pariente estará buscándola. Si una persona asesinaba a otra, esa persona vivía el resto de su vida como una persona escondiéndose del vengador. La venganza es uno de los modelos bíblicos de redención. Un redentor es un vengador de la sangre del pariente asesinado. Este vengador “vigilante” parece que se le estaba permitido operar como una corte de un solo individuo. Él era el juez, jurado y el ejecutor de la sentencia. Las normas sociales antiguas le permitía al redentor ejecutar la venganza con impunidad.

El rol de vengador de la sangre del goel no es una institución creada por la Toráh. En cambio, la Toráh crea leyes regulando el uso y aplicación de las leyes sociales existentes. En el Libro de Números, la Toráh ofrece leyes, creando ciudades de refugio y cortes de justicia para restringir al vengador de la sangre. Esencialmente, las ciudades de refugio funcionaban como un lugar de asilo protegiéndose del vengador/redentor. Cuando un asesinato había ocurrido, fuera intencional o accidental, al asesino se le concedía asilo en la ciudad de refugio para que pudiera sobrevivir lo suficiente como para ser juzgado en una corte.

 

‘Las ciudades serán para ustedes como refugio contra el vengador, para que el que haya matado a alguien no muera hasta que comparezca delante de la congregación para juicio. (Números 35:12)

 

Si la corte encontraba que era culpable, la ciudad de refugio le entregaba al vengador. Si la corte encontraba que la muerte fue accidental (Deut. 9 nos va varios ejemplos, como el hacha que se sale del cabo), al asesino se le dará asilo en la ciudad de refugio permanentemente. Mientras el permaneciera dentro de los muros de la ciudad de refugio, el estaba a salvo del vengador de la sangre. No obstante, si él se salía de los muros y el vengador se encontraba con él, su vida estaba perdida, aun si la muerte del pariente del vengador no hubiese sido intencional.

 

 ‘Pero si el que causó la muerte del otro sale alguna vez de los límites de la ciudad de refugio a la cual pudo huir,27  y el vengador de sangre lo encuentra fuera de los límites de la ciudad de refugio, y el vengador de sangre mata al acusado, no será culpable de sangre.28     ‘Porque el acusado debió haber permanecido en la ciudad de refugio hasta la muerte del sumo sacerdote. Pero después de la muerte del sumo sacerdote, el que mató a otro volverá a su tierra” (Números 35:26-28). No era esta un bonito cuadro de la justicia ni tampoco la versión ideal de justicia de la Toráh. La versión ideal de justicia de la Toráh es el juicio por medio de jueces, con testigos que testifiquen como los primeros en lanzar la primera piedra. Por lo tanto, podemos ver la legislación de las ciudades de refugio algo así como un compromiso con las instituciones del antiguo Medio Oriente. Mashíaj es como la ciudad de refugio. Somos como una presa que el cazador está buscando. El adversario nos persigue como el vengador de la sangre, y eventualmente la muerte nos alcanza. En Mashíaj, sin embargo, podemos encontrar ese lugar de protección para nuestras vidas. Encontramos asilo “dentro de los muros” de la gracia del Eterno, manifestada a nosotros por medio de Yeshua. Mientras permanezcamos en Mashíaj, no debemos temer al enemigo que busca nuestras vidas.

 

Mashíaj el Vengador,“El vengador de sangre”, él mismo dará muerte al asesino; le dará muerte cuando se encuentre con él.” Números 35:19 Mashíaj es nuestro Redentor. El nos ha redimido de la esclavitud, del pecado, de la condenación y de la muerte. El es nuestro “Pariente Redentor”, nuestro hermano en la casa de Dios, Quién ha pagado el rescate por nosotros, una deuda que no podíamos pagar. Por tanto, hablamos de Él, como nuestro Redentor. El es el Redentor nacional de Israel. Igual que Moshe, el primer redentor que redimió a todo Israel de la esclavitud, igualmente, el segundo Redentor, Mashíaj, redime a toda la nación. Y esta gran segunda redención no es simplemente una redención espiritual, es redención literal, física de Israel. El reunirá a todos los descendientes de Avraham, Ytzjak y Iaacov de todas las naciones y nos restaurará a la tierra de Israel. Esto lo hemos discutido en el análisis de otros temas.

 

¿A cuántos les emociona esto?

 

Pero consideremos esto. El trabajo del redentor incluye el ser vengador de la sangre. Por lo tanto, Si Mashíaj Yeshua ha de redimir a Israel, El también debe vengar a Israel. El demandará recompensa en sangre por cada gota de sangre judía que ha sido derramada y por cada gota de la sangre de Sus discípulos, sea judío o gentil. El Salmo 110 dice:

 

“Juzgará entre las naciones, Las llenará de cadáveres, Quebrantará cabezas sobre la ancha tierra. 7     El beberá del arroyo en el camino; Por tanto levantará la cabeza”. Salmo 110:6-7 El Salmo 9:12 habla del Eterno como el goel, el vengador de la sangre.

 

El Libro de Revelación representa el alma de los mártires clamando al Eterno por venganza: “Clamaban a gran voz: ‘¿Hasta cuándo, oh Señor santo     ” Revelación 6:10,11. En Deuteronomio, el Eterno dice, “Mía es la venganza y la retribución.” (Deut. 32:35)El profeta Isaías nos asegura Digan a los de corazón tímido: “Esfuércense, no teman, Pues su Dios viene con venganza; La retribución vendrá de Dios mismo, Mas El, os salvará.”Todos estos pasajes juntos nos dan una clara imagen de un cuadro terrible de la segunda venida de Mashíaj. Cuando El venga otra vez, El viene como vengador de Su pueblo. La muerte del Sumo Sacerdote

 

‘Porque el acusado debió haber permanecido en la ciudad de refugio hasta la muerte del sumo sacerdote. Pero después de la muerte del sumo sacerdote, el que mató a otro volverá a su tierra. Números 35:28. Según la Toráh, una persona culpable de muerte no intencional está a salvo del vengador de la sangre mientras permanezca dentro de las ciudades de Refugio. No puede regresar a su propiedad ni a su comunidad hasta la muerte del Sumo Sacerdote. Aparentemente la muerte del Sumo Sacerdote cancela el derecho del vengador de la sangre de buscar venganza. Después de la muerte del Sumo Sacerdote, el vengador no podía vengar a su pariente sin sufrir las consecuencias. Cuando el Sumo Sacerdote moría, todas las personas confinadas dentro de la ciudad de refugio eran libres de regresar a sus hogares sin temor de represalias. La Toráh no explica porque la muerte del Sumo Sacerdote cancela la deuda de una persona a quien el vengador persigue, pero algunos comentaristas sugieren que la muerte del Sumo Sacerdote es considerada como creando una forma de expiación. Es como si su muerte es tomada en lugar la muerte del culpable. La persona que ha sido confinada en la ciudad de refugio es dejada en libertad, su deuda de sangre es cancelada, y su temor de retribuciones es quitado. De alguna manera, la muerte del Sumo Sacerdote ha pagado por su crimen.

 

Como creyentes, nos encontramos en una situación similar. La muerte de nuestro Sumo Sacerdote Celestial borra nuestra deuda de culpa y de pecado. Su muerte nos libera del confinamiento y elimina la demanda sobre nuestras vidas que el adversario busca.

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

…………………………………

CORRUPCIONES TEXTUALES AL NUEVO TESTAMENTO A FAVOR DE LA POSICIÓN TRINITARIA

 

A través de los siglos, hubo cambios al texto griego torciéndolo a favor de la posición trinitaria ortodoxa. Hoy en día, los mismos eruditos trinitarios han reconocido estos cambios y por lo tanto no los incluyen en los textos griegos modernos, producidos por la United Bible Society [Asociación Unida Bíblica] y el Institude for NT Research [Instituto Investigativo del NT] en Alemania, cual produce el texto moderno llamado Nestle-Aland.  

 

Es importante para el cristiano saber algo sobre la historia moderna del NT. Ninguno de los textos originales atribuidos a los apóstoles existe. Lo que si existe son unas 5 000 copias de manuscritos hechos a mano del NT en griego del segundo siglo hasta ahora. El texto del NT moderno es traducido de estos manuscritos sobrevivientes que han sido recogidos, como también lo son manuscritos en otros idiomas, como el latín.

 

Cuando el Señor dio la revelación del NT, los diversos escritores—Pablo, Pedro, Mateo, etc., los escribieron o se los dictaron a un escriba, produciendo lo que ahora es considerado “el texto original”. Este original fue copiado y mandado a las iglesias alrededor del mundo. Fueron también traducido en muchas otras lenguas que los Cristianos hablaban, primeramente en Latín, Griego y Arameo.

 

Hasta la invención del texto movible y la imprenta [c. 1450DC], todas las copias de la biblia fueron hechas a mano. Una copia completa de la biblia podía llevarse un año para escribirse, ya que el papel era muy caro y la mayoría de la gente no podía leer ni escribir. Por eso la mayoría de las copias fueron hechas por escribas profesionales. Ellos normalmente escribían mientras alguien les dictaba, usualmente a un grupo de escribas. Es fácil de ver como errores podían haber ocurrido. El orador podía leer mal un párrafo o el escriba no oír correctamente. A veces los escribas no tomaban su trabajo en serio, causando muchos errores en la copia. Uno de los ejemplos más notables fue hecho en el códice #109 minúsculo. El escriba estaba copiando la genealogía que se encuentra en Lucas y en vez de copiar la columna de nombres de arriba para abajo, los copio corrido. De tal manera que, en su copia de la biblia, casi todos tienen el padre equivocado, por ejemplo, el origen de la raza humana es Fares y no Dios y ¡Dios termina siendo el hijo de Aran!    

 

Errores honestos casi siempre pueden ser detectados. Son normalmente en la categoría de errores gramaticales o de ortografía o son aptos algún tipo de patrón estandarte errado, como saltándose una línea, copiar una línea dos veces, o son evidentes en otras formas, como en el ejemplo de arriba acerca la genealogía en Lucas. Un problema más serio ocurrió cuando escribas deliberadamente modificaron el texto para hacer compaginar su teología. Aunque esto es muy grave, la mayoría de cristianos no saben que estos cambios ocurrieron, ya que la mayoría de ministros no mencionan el tema. Piensan que si ya hay problemas para que la gente crea a la biblia, por lo tanto no quieren introducir cualquier otra idea que pudiera causar que la gente dude mas las escrituras. Otra razón por su silencio es que algunos ministros, y sus fieles, no están preparados hacer una investigación textual, la cual requiere escudriñar los manuscritos y los argumentos  para poder discernir la escritura auténtica de errores y falsificaciones.

 

Los Cristianos tienen que saber que más de los 5 000 manuscritos hecho a mano en griego, no hay uno que sea idéntico al otro. La mayoría de las diferencias son muy menores, como de ortografía o puntuación. Sin embargo, otras diferencias no son menores y no se pueden resolver fácilmente, causando argumentos entre cristianos a lo que es realmente escritura verdadera. Esta es una de las razones principales por la cual hay diferencias entre las versiones bíblicas como la NVI y RV.

 

Los eruditos hoy en día tienen computadoras que utilizan para comparar los diversos textos. Comparado con incluso hace 100 años, ahora es mucho más fácil para clasificar los manuscritos, determinar las fechas en que se produjeron y descubrir dónde, cuándo y cómo los cambios y errores fueron introducidos. A medida que los eruditos han comparado los textos en sus esfuerzos para reconstruir el original, un sorprendente patrón ha surgido. Los escribas trinitarios constantemente modificaron el texto para hacerlo más trinitario[1]. La evidencia demuestra que estos cambios no fueron accidentales, pero hechos a propósito.

 

Este apéndice es una muestra de algunos de estos cambios hechos a los manuscritos del griego cual apoyan una doctrina trinitaria.  La mayoría de los mismos eruditos trinitarios de hoy han reconocido todos estos ejemplos como errores producidos por prejuicios de sus antepasados. Sin embargo, los ejemplos de esta lista muestran muy claramente en lo que el NT fue transmitido, escribas modificaron el texto para apoyar sus posiciones teológica.

 

El impacto de estos cambios no puede ser sobreestimado. Eruditos hoy, haciendo análisis computadorizado de más de 5 000 textos griegos disponibles a ellos, reconocen estos cambios al texto. En los siglos temprano del Cristianismo uno de estos manuscritos variantes pudo haber “ganado el día” en un debate, más fuertemente estableciendo la doctrina trinitaria y resultando en excomunión, exilio, o muerte para el “herético” que perdía el debate. Los cambios también ilustran una actitud hacia el texto que asombraría a muchos cristianos de hoy en día. La idea de cambiar la Palabra de Dios para decir lo que uno quiere, es algo terrible de pensar para la mayoría de los creyentes.

 

Mal leer o mal entender es una cosa, pero pocos cristianos hoy en día no serían capaces de tomar lápiz y cambiar el texto para que concuerde con su enseñanza. Pero eso es lo que la evidencia de la historia textual nos demuestra que escribas trinitarios ortodoxos hicieron.

 

La mejor manera de usar este apéndice es junto con las diferentes versiones bíblicas. Para un estudio mas afondo, la mayoría de los ejemplos se encuentran en The Orthodox Corruption of Scripture [La Corrupción Ortodoxa de la Escritura] por Bart Ehrman [New York, Oxford University Press, 1993]. Además, pueden en gran parte ser verificadas en el aparato crítico de United Bible Societies Greek Text [Sociedad Bíblica Unidad del Texto Griego] UBS 4 o el Nestle-Aland Greek NT [NT en griego].

 

Índice

 

        Mat 1:18:

“El nacimiento de Jesucristo fue así…” [RV 2000]

·        Mateo narra el “nacimiento” de Jesucristo. Trinitarios incómodos con la palabra original “genesis” [origen, creación] lo cambiaron con “gennesis” [natividad, engendramiento].

Mientras que la mayoría de los manuscritos más tempranos están de acuerdo con la traducción: “El origen [o la creación=genesis] de Jesucristo…”, ambas variaciones [genesis y gennesis] están presente en la tradición textual. Esto implica que no fue un simple error de ortografía o coincidencia en la parte de los escribas. Mateo comienza su evangelio detallando el “libro de la genealogía [genesis] de Jesucristo”, lo que hace más probable la continuación descriptiva de un genesis. Por esto, la mayoría de los eruditos textuales concuerdan que “nacimiento” [natividad=gennesis] representa una corrupción textual.

Al mismo tiempo, algo más profundo puede estar pasando aquí. Ambos genesis y gennesis pueden significar “nacimiento”, siendo apropiado a este contexto. Entonces, ¿por qué los escribas parecen resistir la descripción original que Mateo describe como el “genesis” de Jesucristo? La respuesta se contesta ella sola. El texto original claramente nos dice que fue precisamente en este momento cuando Jesucristo vino a existir [ósea, se originó]. Es un punto de hecho que en la narración de Mateo, ya sea aquí o en el resto del libro, no sugiere que había una noción de que Cristo existía antes de su nacimiento. De todos modos, escribas ortodoxos encontraron uso de este recuento de Mateo, en particular junto con las declaraciones del evangelio de Juan, cual apoya la noción de la preexistencia de Jesús junto con el Padre antes de su apariencia en la carne.

La doctrina ortodoxa por su puesto representaba una conexión de estos puntos de vista cristológicos, a fin de que Jesús fuera confesado como “encarnado [evangelio de Juan], a través de la virgen María [evangelios de Mateo y Lucas].” Cualquier creyente de esta doctrina bien hubiera visto de reojo la implicación que Mat 1:18 esta describiendo un origen de Jesús y con razón hubiera tratado de clarificar el texto substituyendo una palabra que “significaba” la misma cosa, para que al mismo tiempo no fuera mal interpretada. Por lo tanto, la palabra gennesis en Mat 1:18 representa una corrupción ortodoxa.       

 

Mat 24:36:

“Pero del día y hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino mi Padre solo.” [RV]

“Pero de aquel día y la hora nadie sabe,  ni siquiera los ángeles del cielo,  ni el Hijo, sino sólo el Padre.” [LBLA][2]

 

·        Escribas estaban incómodos con el hecho de que el texto dice que Jesús no sabe el futuro, así que la frase “ni el Hijo” fue omitida.

·        Esta omisión se refleja en la NVI y LBLA, pero los eruditos reconocen ahora que pertenecen al texto griego moderno, como la mayoría de versiones modernas.

 

Esta corrupción representa unos de los cambios más claros efectuados para prevenir su mal uso “herético”. La omisión parece haber sido hecha muy tempranamente, ya que es atestada por el patriarca Origen y un sinnúmero de testigos [la mayoría de los textos Siriacos y Cópticos, junto con el Latín Vulgata]. Algunos críticos han argumentado que el texto corto es original a Mateo, ya que la frase en discusión [“ni el Hijo”] también ocurre en Mar 13:32, cual evidencia es segura.

 

De acuerdo a este punto de vista, el hecho que la mayoría de estos escribas hayan dejado el texto intacto enseña que no les molesto su insinuación Adopcionista[3] [ej., Jesús, como un simple ser humano, no sabía cuándo sería el fin]; entonces, ellos mismo modificaron la forma de Mateo para que compaginara con su paralelo en Marcos.

 

Tan persuasible que este argumento pueda aparecer, la mayoría de los críticos textuales no están convencidos. Por un lado, no es una certeza decir que los escribas no estaban molestos con la misma frase usada en Mar 13:32: ya que a veces es omitida allí también. Además, entendemos mejor su ausencia frecuente en los manuscritos de Mateo que en esos de Marcos, porque Mateo fue copiado más veces. La popularidad de Mateo hace que una armonización textual hacia Marcos, el evangelio menos copiado, sea relativamente un fenómeno raro. Si hubiera una armonización en este caso, uno esperaría verlo trabajar al contrario; es decir, si Mateo originalmente no tuviera la frase y Marcos la tuviera, esperaríamos que los escribas la omitieran en Marcos también.

 

Por otra parte, no solamente encontramos la frase “ni el Hijo” en los manuscritos mejores y más tempranos de Mateo, es también integral a su contexto. La frase forma la segunda parte parentética de la clausula gramática “ni”, ya que sin ella la frase es desigual con el resto del texto. Que la frase en si fue vista problemáticamente por los escribas Cristianos es demostrada con claridad, en particular por la historia del manuscrito códice Sináptico. El cual originalmente tenía la frase, que un corregidor borro y un segundo corregidor restauro. La razón por la cual los escribas la encontraron problemática es evidente: sugiriendo que el Hijo de Dios no es omnisciente, una interpretación usada por los Adopcionistas para argumentar que Jesús mismo no era un ser divino.

Tenemos que recordar que aunque la frase hubiera sido problemática en el curso del tiempo, por ejemplo, en la era controversial Arriana [300-400DC], fue omitida mucho más tempranamente, antes de los debates cristológicos del siglo 4. El cambio que fue inicialmente establecido por las controversias adopcionistas llego hacer el texto estandarte de la era Medieval. 

 

 

Mar 1:10:

En seguida,  al subir del agua,  Jesús vio que el cielo se abría y que el Espíritu bajaba sobre él como una paloma.” [NVI]

 

·        la palabra original “dentro” [eis] fue cambiado con “sobre” [epi]. La diferencia entre las palabras era de mucha importancia para los cristianos de la antigüedad. Que el espíritu haya “entrado” a Jesús pudo haber apoyado la creencia Adopcionista. La doctrina Trinitaria esta tan fuertemente atrincada hoy en día que aunque el griego original lee “eis”, la mayoría de versiones bíblicas [NVI, RV, NMTJ etc.] todavía usan “epi”. La Biblia de Jerusalén [1976] es la única que se aproxima a una traducción correcta [“bajaba a él”].

 

La dificultad en la lectura de este versículo es obvia. El texto, como originalmente Marcos lo escribió, lo hace vulnerable a afirmaciones Gnósticas que en el bautismo de Jesús un ser divino [llamado el “Cristo”] “entro” en el. Si el mismo apóstol Marcos entendió el evento de esta forma no es la pregunta, aunque es notable ver que ambos evangelios de Mateo y Lucas cambiaron la proposición a “sobre” [epi]. La existencia de esta expresión variante entre la tradición Sinóptica, dio a los escribas del segundo siglo la oportunidad necesaria de evadir un posible “mal uso” del recuento en Marcos[4].

 

Como en todos los casos, nos tenemos que preguntar el porqué, escribas querían modificar una lectura única a uno de los Evangelios. En este caso las razones no son muy difíciles de localizar. El texto original pudiera haber sido usado por Gnósticos Cristianos quien, como el patriarca Ireneo nos informa, apelaban a este evangelio en particular para apoyar sus Cristologías Separatistas y Adopcionistas.

 

 

Mar 3:11:

“Además,  los espíritus malignos,  al verlo,  se postraban ante él,  gritando: ‘¡Tú eres el Hijo de Dios!’”

 

·        “Tú eres el Hijo de Dios” fue alterado por escribas con “Tu eres Dios, el Hijo de Dios”.

 

Un cambio similar a este ocurre en Mar 5:19. Después que Jesús sana al endemoniado, lo manda de regreso a su casa para que diga lo que “el Señor” [ho kurios] ha hecho por él; sin embargo, algunos otros testigos, el hombre es mandado a decir lo que “el Dios” [ho teos] ha hecho por él. En cuanto a la posibilidad de que esta variación sea una simple armonización de Lu 8:39[5], uno tiene que preguntarse porque fue hecho en este caso, especialmente en vista a la tendencia ortodoxa del que está haciendo estas cosas es el mismo Dios. Además, también en Luc 8:39 un cambio ha sido hecho el cual lleva al lector a identificar a Jesús como Dios. Aquí, después de que el endemoniado se le ordena proclamar lo que Dios ha hecho por el [ej., en Lucas, a través de Jesús], el va predicando lo que “Jesús había hecho”. Para Lucas la tradición textual no sugiere que Jesús, como Dios, había sanado al hombre.

 

Jesús no es identificado como Dios en este evangelio, aunque se da a entender que Jesús es aquel a quien través Dios trabaja. Sin embargo, escribas después lo entendieron como que el texto implicaba algo diferente; el pasaje es levemente modificado en un numero de testigos Griegos y Cópticos para dar a entender lo que “Dios” [ej., “Jesús”] había hecho por él.

 

 

Lu 1:15:

“Porque será grande delante de Dios, y no beberá vino ni sidra; y será lleno del Espíritu Santo, aun desde el vientre de su madre.”  [RV]

 

“Porque él será un gran hombre delante del Señor.  Jamás tomará vino ni licor,  y será lleno del Espíritu Santo aun desde su nacimiento.” [NVI]

 

Pasajes bíblicos relacionados con el nacimiento de Jesús en los evangelios Sinópticos fueron [y son] ocasionalmente cambiados para enfatizar el punto de vista ortodoxo que el que iba a nacer de la virgen, en realidad era Dios. El contexto de la frase “delante del Señor” nos indica que Juan el Bautista iba ir “delante” [v.17] de Jesús, con el poder y el espíritu de Elías.

 

Esto hace parecer el cambio [aun moderno] de la palabra kurios [señor] a teos [Dios] más que un simple accidente: asumiendo que Juan espera no al Señor Jesús pero al Señor, Dios Jesús[6]. Aunque la NVI tiene la lectura correcta de “Señor” en vez de “Dios”, los traductores modernos también han omitido la lectura original “el vientre de su madre” y reemplazado con “nacimiento” [gennesis]. Por lo tanto, apoyando la enseñanza ortodoxa de la preexistencia de Jesús como una natividad [gennesis] en vez de su origen [genesis]; véase el estudio de Mat 1:18. 

 

 

Lu 1:17:

“Él irá primero,  delante del Señor,  con el espíritu y el poder de Elías,  para reconciliar a los padres con los hijos y guiar a los desobedientes a la sabiduría de los justos.  De este modo preparará un pueblo bien dispuesto para recibir al Señor.” [NVI]

 

“E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y a los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.” [BJ76, RV]

·        como en Luc 1:15 este ha sido cambiado para que en vez de Juan el Bautista presidiendo a “el” [autou—Jesús], dice “el Señor” [ho kurios] ósea, “Dios”.

 

 

Lu 1:76:

“Mas en cuanto a ti, niñito, serás llamado profeta del Altísimo, porque irás por adelantado ante Jehová para alistarle sus caminos.” [NM Los TJ]

 

“Y tú, niño: profeta del Altísimo serás llamado; porque irás delante de la faz del Señor, para aparejar sus caminos.” [RV, NVI]

·        en un manuscrito del texto palestino-siriaco la palabra “Señor” sale como “Dios”. Aunque el griego original es kurios [señor] algunas traducciones modernas todavía lo traducen como “Dios” [teos] o “Jehová” [NMTJ].

 

 

Lu 2:26:

“Además, se le había revelado divinamente por el espíritu santo que no vería la muerte antes que hubiera visto al Cristo del Señor.”

·         cuando Lucas indica que el Espíritu Santo le había revelado a Simeón que no moriría antes de ver al “Cristo del Señor”, el manuscrito antiguo en Latín ha hecho el cambio que ya podemos anticipar : “Cristo, es decir Dios”.

 

 

Lu 2:33:

“Y José y su madre estaban maravillados de las cosas que se decían de él.” [RV 2000]

 

“El padre y la madre del niño se quedaron maravillados por lo que se decía de él.” [NVI]

 

·        Copiadores cambiaron “padre” [pater] con “José” en muchos de los manuscritos, pensando que esto “aclararía” la posible confusión del Padre de Jesús.

 

La mayoría de manuscritos griegos, junto con un sinnúmero de manuscritos en latín antiguo, Siriaco, y testigos Cópticos, cambiaron este versículo a leer: “José y su madre estaban maravillados”. El cambio hace perfecto sentido, ya que el punto de vista  ortodoxo no pone a José como el padre de Jesús. Puede haber poca duda que en este caso el texto mayoritario representa una corrupción en vez de la lectura original: ya que varios manuscritos antiguos y mejores, consistentemente muestran la lectura más difícil.

 

Sin embargo, la amplia declaración de las lecturas variantes y concentración de versiones antiguas que las apoyan, si enseñan que el texto fue cambiado relativamente temprano en la historia de su transmisión, por lo menos en el siglo 3 y más probable el siglo 2—precisamente en la era de las controversias Adopcionistas.

 

 

 

Lu 2:41:

“Los padres de Jesús subían todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua.” [NVI]

·        En algunos manuscritos antiguos, “padres” [goneús] fue cambiado por escribas con “José y María”, al menos que alguien tuviera confusión sobre los “verdaderos” padres de Jesús.

 

 

 

Lu 2:43:

“Terminada la fiesta,  emprendieron el viaje de regreso,  pero el niño Jesús se había quedado en Jerusalén, sin que sus padres se dieran cuenta.” [NVI]

 

“Y acabados los días, volviendo ellos, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin saberlo José y su madre.”

[RV 2000]

 

·        En el texto Siriaco-Palestino, “padres” otra vez es cambiado con “José y su madre” o otras lecturas similares. También, “el niño Jesús” en algunos manuscritos dice “el niño, el Señor Jesús”, porque si Jesús era Dios, entonces tenía que ser Señor desde su nacimiento.

 

 

 

Lu 2:48:

“Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando.»” [BJ76]

·        “padre y yo” fue alterado con “nosotros” o “José y yo” o “tus parentescos”, etc. Al menos que alguien estuviera confuso sobre el verdadero padre de Jesús.

 

 

Lu 3:21:

“Y aconteció que, cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió…” [NVI]

·        En el texto Siriaco-Palestino, escribas cambiaron “Jesús”, quien llego hacer bautizado, a “el Señor”, por el énfasis que la palabra Jesús pone sobre su humanidad. 

 

 

Luc 4:22:

“Todos dieron su aprobación,  impresionados por las hermosas palabras que salían de su boca.  “¿No es éste el hijo de José?”, se preguntaban.” [NVI]

·        “¿No es éste el hijo de José?” fue totalmente omitido o cambiado a “¿no es este un hijo de Israel?”

 

 

Luc 7:9:

“Al oír esto Jesús, quedó admirado de él, y volviéndose dijo a la muchedumbre que le seguía: «Os digo que ni en Israel he encontrado una fe tan grande.»” [BJ76]

·        escribas cambiaron “Jesús” por “Dios”, para hacer a Jesús Dios.

 

 

Luc 8:28:

“El cual, cuando vio a Jesús, exclamó y se postró delante de él, y dijo a gran voz: ¿Qué tengo yo contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes.” [RV 2000]

·        “Jesús, Hijo del Dios Altísimo” fue cambiado a “Jesús, el Dios Altísimo” para que hubiera una clara “prueba” que Cristo era Dios.

 

 

Luc 8:40:

Cuando Jesús regresó,  la multitud se alegró de verlo,  pues todos estaban esperándolo.” [NVI]

·        La frase “Cuando Jesús regresó” fue cambiado por la expresión “cuando Dios regreso”.

 

 

Luc 9:20:

“Entonces les dijo: ‘Pero ustedes, ¿quién dicen que soy?’. Pedro dijo en respuesta: ‘El Cristo de Dios’.”

·        “El Cristo de Dios” fue cambiado con “El Cristo, Dios”.

 

 

Luc 9:35:

“Y vino una voz de la nube, que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd.” [RV 2000]

 

“Entonces salió de la nube una voz que dijo: “Éste es mi Hijo,  mi escogido;  escúchenlo.” [NVI]

 

·        escribas cambiaron “mi escogido” [eklelegmenos] con “amado” [agapetós] para sutilmente despistar el hecho de que Jesús fue “escogido” [como el Mesías=“ungido de Dios”], ya que para algunos era llamado Dios. 

 

La mayoría de los eruditos aceptan la lectura “mi escogido” [eklelegmenos] como original. Entonces, ¿por qué este cambio? No es simplemente para hacer que compagine con el resto de los evangelios [Mar 1:1; 9:7; Mat 3:17; cp. Lu 23:35]. Si este fuera el caso, esperaríamos que hubiera pasado lo contrario—esto es, que los evangelios de Marcos y Mateo compaginaran con el de Lucas. La magnitud de los cambios textuales en Lucas, asociados con casi la ausencia total de cambios a Mateo y Marcos, sugiere que este cambio fue simple y sencillamente hecho por razón doctrinal, para eliminar cualquier posibilidad de una alusión Adopcionista.   

 

 

Lu 11:23:

“El que no está de mi parte,  está contra mí;  y el que conmigo no recoge,  esparce.” [NVI]

·        Aunque este versículo no representa una corrupción trinitaria, parece reflejar una corrupción Gnóstica al texto original. Ya que lo que se está encontrando sobre las enseñanzas “ortodoxas” y “Gnósticas” de los primeros siglos del Cristianismo [100-200DC], reflejan una similitud histórica y doctrinal.

 

Comentadores generalmente han pasado por alto un cambio a esta lectura dicha por los testigos significantes de los manuscritos Alejandrinos. En ambos de los Evangelios en el cual este versículo sale [Mat 12:30; Luc 11:23], el códice Sináptico se une con otros manuscritos en agregarle el pronombre personal “me” [mi] al final de esta clausula haciéndola leer como: “el que conmigo no recoge,  me esparce a mi”. Hay pocas razones de considerar este variante como original. La mayoría de la tradición del cual proviene [texto Alejandrino] lee contrario a este, como lo es la mayoría de testigos y de los grupos textuales. Ni tampoco hay argumentos convincentes para su autenticidad por motivos internos.

 

Los pocos eruditos que tratan con este tema generalmente concuerdan con el teólogo Bruce Metzger que, la lectura representa un intento de balancear el logo, proveyéndole al cuarto verbo con un objeto personal, correspondiente con los 3 anteriores.

 

Mientras que esta explicación parece tener una apelación gramática, un examen del tema más cercano revela ciertos problemas. Aun con la adición escritural de “me”, gramáticamente es una clausula “balanceada”, y por lo tanto, asimétrica. Aunque es cierto que para que Jesús haya dicho: “el que conmigo no recoge,  me esparce a ”, no hubiera tenido ningún sentido en su contexto canónico evangélico. La solución a este problema solo sale cuando se reconoce que en un diferente contexto, fuera de las declaraciones de Mateo, Lucas, y su origen común, la frase puede fácilmente ser interpretada.

 

Acordémonos que de acuerdo al patriarca Ireneo, los Gnósticos conocidos como los Valentinianos, adoptaban a 3 diferentes Cristos: uno que ayudo a restaurar la orden a la Pleroma después de la caída de Sofía; otro que represento los atributos combinados de todos los eones; y otro creado por el Demiurgo, en quien el segundo Cristo entro en su bautismo[7]. 

 

Para los representantes de la ortodoxia trinitaria, Gnósticos quienes diferenciaban entre Jesús y el Cristo, dividiéndolo en seres distintos, eran los verdaderos enemigos de Jesús. Lejos de ser aquellos quienes “recogen” con él, esto es, los que se unen a su misión y compañerismo, esos que dividen o “desparraman” a Jesús eran “contra” el. La corrupción de ambos Mat 12:30 y Luc 11:23 personifica el rechazo ortodoxo de cualquiera que niegue la unidad de Jesucristo[8].  

Juan 10:33:

“No te apedreamos por ninguna de ellas sino por blasfemia;  porque tú,  siendo hombre,  te haces pasar por Dios.” [NVI]

·        escribas agregaron el articulo definido “el” [ho] a la palabra teos [“dios”] en manuscrito p66[9]. Teos sin el articulo significa “dios” y es traducido como tal en Juan 10:34-35; Hech 12:22; 28:6; 2 Cor 4:4. Añadiéndole el artículo definido cambia la palabra “dios” a “Dios” [ej. “el Dios”].

·         La mayoría de los traductores modernos ignoran el hecho de que el texto en griego se lee “dios” con minúscula y no “Dios” con mayúscula y así es como aparece en toda versión moderna [cp. NM Los TJ: “te haces a ti mismo un dios”; la palabra teos es genérica y no designa a ningún nombre como tal].

 

 

Juan 14:9:

“Jesús le dice: ¿Tanto tiempo [hace que] estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto, ha visto (también) al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?” [RV 2000]

·        La frase “El que me ha visto, ha visto al Padre” es a veces modificada con “también”. Esto fue hecho para evitar la interpretación Modalista que Cristo era una forma de Dios y no una persona en la “Deidad”[10]. Este es un cambio que apoya lo que se ha convertido en la doctrina trinitaria moderna contra la posición de los “Pentecostales del Nombre de Jesús” [“Apostólicos” o “Solo el Nombre de Jesús”[11]], pero el cambio en el texto es reconocido por eruditos y no lo incluyen en el texto griego moderno.

Sabemos del patriarca Hipólito de Roma que el presbítero Noetos apelo a Juan 14:9 para apoyar su opinión que Cristo era el mismo Dios[12]. Para el Modalista este versículo es tomado muy literalmente: al ver al Cristo es ver al Padre. Hipólito deja esta interpretación proveyendo un exegesis de todo el contexto donde el afirma que, el Padre e hijo son claramente diferenciados. Escribas contemporáneos con Hipólito adoptaron otra manera de probar su punto, esto es, alterando el texto. De manera que, uno de los papiros del tercer siglo, junto con un sinnúmero de otros testigos, insertan un adverbio kai después del verbo, así que ahora Cristo le contesta a Felipe: “El que me ha visto, ha visto al Padre también [kai]”. El texto ahora refleja el punto de vista ortodoxo: Cristo y Dios son dos personas, y Cristo revela al Padre.

 

Juan 19:5:

“Así salió Jesús fuera, llevando la corona de espinas y la ropa de grana. Y les dice Pilato: ‘He aquí el hombre’.” [RV 2000]

·        el hombre” a veces fue quitado o cambiado con “hombre” para evitar el hecho de que Jesús era conocido como un ser humano [anthropos].

 

Si fuera que esta frase careciera de un solo testigo, puede tal vez ser explicado como una omisión accidental. Pero el hecho que es ausente de uno de nuestros testigos más tempranos [p66] y de otros testigos desligados a este, nos debería de alertar a la posibilidad de una modificación deliberada al texto. No hay nada aquí que sugiera un acuerdo de error accidental. Si la omisión no fue hecha por un error, ¿Por qué parece ser hecha deliberadamente?

 

Para contestar esta pregunta, haríamos bien de observar que un diferente texto aparece en un solo testigo, cual es relacionado con el de p66. En el códice Vaticanos, el articulo definido [el] ha sido omitido, así que Pilato es oído decir: “He aquí, hombre”. Aunque no hay nada que nos diga que esta lectura es original, esto hace para un cambio interesante a su significado. Porque ahora, en vez de referirse a Jesús como “el hombre” que los lideres Judíos quieren que sea destruido, Pilato nos indica que la figura golpeada y desfigurada de Jesús es solamente un hombre=anthropos=ser humano [ej., “Miren, el es mortal.”].

 

Si la lectura que es preservada en el códice Vaticanos alguna vez tuvo más alcance, entonces la omisión de la frase entera tiene un mayor sentido. Escribas encontraron su implicación muy preocupante. Para ellos, aunque Jesús haiga estado sangrando y denigrado, no era simplemente mortal. La declaración de Pilato a lo contrario, pudo mejormente haber sido desechada. 

 

 

Juan 19:40:

“Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en vendas con los aromas, conforme a la costumbre judía de sepultar.” [BJ76]

·        escribas cambiaron “el cuerpo de Jesús” a “el cuerpo de Dios”.

 

Es interesante notar que la mayoría de lecturas donde regularmente aparece Jesús como Dios, se encuentran a través de los manuscritos tradicionales de la literatura del apóstol Juan, donde la Cristología aparece relativamente exaltada. En este versículo el escriba del códice Alejandrino, tal vez en una falta inadvertida, pero una que es bien prominente, cambia “Jesús” [Christos] con “Dios” [teos], resultando en: “tomaron el cuerpo de Dios y lo envolvieron”. Sea deliberadamente o no, este tipo de cambio pude funcionar de diferentes maneras para los Cristianos ortodoxos: puede contrabatir una noción Docética [porque Jesús como Dios en realidad tiene un cuerpo] o aun mas, una creencia Separatista como la que apoyaban algunos grupos Gnósticos [porque la divinidad de Jesús no la había dejado, aun en su muerte].

 

Pero quizás sobre todo, el cambio, ya sea una falta accidental o una alteración calculada, funciona para expresar la noción ortodoxa que el mismo Jesús es Dios en la carne.      

 

 

 

Hech 2:30:

“Pero como él era profeta y sabía que Dios le había asegurado con juramento que se sentaría en su trono un descendiente de su sangre…” [BJ76]

 

“Así que siendo profeta, y sabiendo que con juramento le había Dios jurado que del fruto de su lomo, [en] cuanto a la carne, levantaría al Cristo que se sentaría sobre su trono…” [RV 2000]

 

·        “un descendiente” [de David] fue cambiado con “del fruto” [de su corazón o lomo], ej., como David, para evitar la idea que Jesús tenía un descendiente humano.

 

¿Por qué un escriba de la antigüedad quisiera hacer semejante cambio? Algunos proponen que el cambio es accidental, la mala translación de un vocabulario de origen Arameo, o una cambio defectuoso de la palabra praecordis [“corazón” o “lomo”] por el escriba griego del códice Bezae, del texto Latino de la pagina opuesta. La primera posibilidad depende de la existencia de alguna fuente Aramea para el vocabulario del libro de Hechos, una opinión donde quiera conocida como llena de errores problemáticos.

El segundo depende de la influencia del texto Latín de Bezae sobre su griego, una influencia que seguramente ocurrió en la otra dirección. Sería mejor considerar el cambio como deliberado en vez de accidental.

 

Una posible explicación sería la de un escriba [quien sabía que Jesús fue nacido de una virgen] no aceptando su concepción virginal, técnicamente hablando, como uno  del linaje de David, ya que él estaba en ese linaje solo por una adopción legal; entonces el escriba pudo haber modificado el texto para eludir a una malinterpretación de la declaración de Pedro. Ahora Jesús es dicho ser del “corazón” de David en vez de su “descendencia”[13].

 

Hech 10:37:

“Ustedes conocen este mensaje que se difundió por toda Judea,  comenzando desde Galilea,  después del bautismo que predicó Juan.” [NVI]

·        el “bautismo que predico Juan” fue cambiado con “después de la predicación de Juan” para desasociar la unción de Jesús [v. 38] con su bautismo. Ya que fue en su bautismo que el espíritu vino a Jesús y fue “ungido” [como “Mesías=Cristo”]. Muchos trinitarios no están conformes con que Jesús fue hecho Cristo hasta en su bautismo, entonces algunos escribas desasociaron los dos eventos quitando el “bautismo” del versículo.

 

Hech 13:33:

“La cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús; como también en el Salmo segundo está escrito: Mi hijo eres tú, yo te engendré hoy.” [NVI]

 

·        “resucitando a Jesús” fue cambiado con “resucitando a Jesucristo”. Este cambio de texto evitó el “problema” que Jesús no fue considerado por algunos como el Cristo, hasta su resurrección.

 

Hech 20:28:

“Por tanto mirad por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la Iglesia de Dios, la cual ganó por su sangre.” [RV 2000]

 

Este versículo asido representado de diferentes maneras en diferentes textos griegos, haciendo obvio el hecho de que los escribas estaban cambiando el texto. El desafío para los escribas modernos es de intentar descubrir la lectura original entre todos los textos variables. Las lecturas mayoritarias dicen:

1.      la iglesia de Dios, que él compró con la sangre del [Hijo] suyo.” [NM Los TJ]

2.      “la iglesia de Dios, que él adquirió con su propia sangre.” [NVI]

3.      la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.” [RV 1995]

4.      “la iglesia del Señor y Dios, la cual él ganó por su propia sangre.”

 

No hay ninguna referencia en toda la biblia que hable acerca de “la sangre de Dios”. Esta lectura, ya sospechosa por motivos textuales [y contextuales], también se convierte sospechosa por motivos lógicos. Los autores de The United Bible Society of Greek Text [La Asociación Unida Bíblica del Texto Griego], también como los autores de Nestle-Aland Greek New Testament [NT Griego de Nestle-Aland], concuerdan que la frase “tou haimatos tou idiou” [lectura #1] es original. En lo que el debate trinitario enfureció, hubiera sido muy fácil para un escriba cambiar  tou haimatos tou idiou” [“la sangre del suyo”] con tou idiou haimatos” [“su propia sangre”—#2] moviendo una palabra y quitando el articulo “tou” [la]. Por lo tanto, la evidencia textual indica que una vez que la lectura “Su propia sangre” fue creada, otros escribas no estaban conformes con la idea que Dios tenía sangre, entonces “Dios” fue suplantado con “Señor” [#3]. Esta lectura tiene sentido, pero la evidencia textual lo hace claro que este fue un cambio ulterior y no original. Luego, escribas copiando el verso tenían otro problema: algunos de los textos, de cual iban a copiar, decían “Dios” y otros decían “Señor”, entonces en vez de escoger uno de los dos creador la frase “Señor y Dios” [#4].

Es interesante que aunque el texto griego del cual la NVI fue traducida tiene como su lectura en el griego original la del #1, ellos siempre la traducen como si fuera el de #2, fuertemente apoyando la posición trinitaria. De todos modos, en las notas bajo la Biblia de Estudio de la NVI, los comentadores admiten que la frase se refiere a la sangre del Hijo de Dios y no al mismo Dios:

su propia sangre. Lit. ‘la sangre del Suyo [único]’, un termino de cariño [así como, ‘Su propio amado’, refiriéndose a Su propio Hijo]”.

 

Rom 1:4:

“…acerca de su Hijo, que nació de la descendencia de David según la carne, y que fue declarado Hijo de Dios con poder, conforme al Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo.” [LBLA]

Uno naturalmente se asombra de ver como Pablo se refiere a la “declaración” de Jesús como Hijo de Dios por la resurrección, pero el claramente tenía sus razones para citar el credo. Seguro el mismo fue responsable por haber cambiado el vocabulario del credo, interpolando la frase “con poder” [en dunamei]. Ahora el Cristo no se convierte en el Hijo de Dios, pero el “Hijo-de-Dios-con-poder” por la resurrección, una idea compatible con otras citas Paulinas [y pre-Paulinas] textuales [cf., ej., Fil 2:6-11].

Aparentemente, ni aun la modificación Paulina satisfizo a los escribas Latinos de los siglos tempranos. Por lo menos, esto parece ser la implicación de la forma estandarte del verso en latín, cual presupone la palabra prooriothentos [“predestinado”] en vez del simple horisthentos [“destinado”] describiendo la elección de Jesús por Dios. Que la forma compuesta de la partícula no es original al texto es claro: no tiene apoyo en griego ni textual y por lo tanto, hace su concepto más confuso. La noción es hacer que Dios “predestino” a Jesús a alcanzar su estatus como Hijo de Dios en su resurrección.  Por supuesto que esto significaría que Jesús ya disfrutaba un estatus especial antes con Dios y antes del mismo evento [como aquel “predestinado”], a fin de que la resurrección fuera la realización de un estatus anteriormente ya conferido a él. En resumen, la variación, la cual no puede ser trazada mas allá de los confines del Latín Oeste, sirve para minimizar cualquier suposición que la resurrección de Jesús efectuó una posición totalmente nueva con Dios.   

 

 

1 Cor 5:7:

“Desháganse de la vieja levadura para que sean masa nueva,  panes sin levadura,  como lo son en realidad.  Porque Cristo,  nuestro cordero pascual,  ya ha sido sacrificado.” [NVI]

 

“Limpiad pues la vieja levadura, para que seáis nueva masa, como sois sin levadura; porque nuestra pascua, Cristo, es sacrificada por nosotros.” [RV 2000]

 

·        el texto original lee “Cristo,  nuestro cordero pascual,  ya ha sido sacrificado”. En algunos textos escribas le agregaron las palabras de “por” o “para nosotros” al fin de la frase [RV] para evitar la implicación de que los pecados de Jesús también eran incluidos.

 

 

1 Cor 15:45:

“Así está escrito: “El primer hombre,  Adán,  fue hecho un ser viviente”; el último Adán,  un espíritu que da vida.” [NVI]

·        “El primer hombre,  Adán” fue cambiado con “el primer, Adán” para deshacerse de la palabra “hombre” [anthropos=ser humano], ya que, por implicación gramatical, Cristo también tendría que ser un ser humano.

 

Así como cristianos fueron convencidos y convertidos cada vez más a la doctrina de la deidad total de Jesús, se aseguraron no solo de que él nunca pecó, pero que él, como Dios, era absolutamente removido de la esfera del pecado. Como dice el patriarca Tertuliano [arquitecto de la palabra “Trinidad”]:

 

“Algunas personas son muy malas, y algunas son muy buenas; pero aun así, todas las almas de todos forman un género; aun en los más malos hay algo bueno, y en lo mejor hay algo malo. Porque solo Dios es sin pecados; y la única persona sin pecados es Cristo, ya que el mismo Cristo es Dios.” [Tratado Sobre el Alma 41]

 

La convicción ortodoxa hizo un gran impacto al texto del NT, escribas modificaron algunos pasajes, los cuales llevaban en ellos la implicación de que Jesús, como un ser humano totalmente de carne y hueso, era propenso a pecar. 

 

 

1 Cor 15:47:

El primer hombre, salido de la tierra, es terreno; el segundo, viene del cielo.” [BJ76]

“El primer hombre, es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es el Señor, del cielo.” [RV 2000]

La frase “el segundo hombre del cielo” fue cambiado de varias formas:

1.      “el segundo hombre, el Señor”

2.      “el segundo Señor”

3.      “el segundo hombre [es] espiritual”

4.      “el segundo, hombre celestial”

La variedad de formas que este verso nos ha llegado hasta hoy en día demuestra que no fue sólo uno o dos escribas modificando el texto, sino más bien un número de escribas sin escrúpulos que creían que su posición teológica era más importante que la autoridad de la Palabra de Dios. Cualquier verso afirmando que Jesús era un hombre vino hacer “una espina en el costado” de los países que desarrollaron una posición trinitaria e hicieron intentos para eliminar estos del texto. Afortunadamente, a través de los estudios modernos, todos los eruditos están de acuerdo con la lectura original que dice: “el segundo hombre del cielo”.

 

Gal 2:20:

He sido crucificado con Cristo,  y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí.  Lo que ahora vivo en el cuerpo,  lo vivo por la fe en el Hijo de Dios,  quien me amó y dio su vida por mí.” [NVI]

 

·        “por la fe en el Hijo de Dios” fue cambiado de varias formas, como: “en Dios, Cristo” o “en Dios, el Hijo”.

 

Algunos críticos creen que este texto fue creado en dos etapas. El manuscrito minúsculo 330 atesta a esto, pero omite la frase kai Chriotou [por lo tanto leyéndolo como: “vivo en la fe de Dios, quien…”]. Esto hace una lectura interesante, porque ahora se da a entender que es Dios el que da Su vida por el Apóstol Pablo. Aquí esta una clara declaración ortodoxa que nos dice que Jesús es Dios.

 

 

El erudito Bruce Metzger sugiere que este tipo de error ocurrió en la tradición temprana, cuando un escriba inadvertidamente omitió las palabras tou uiou [el Hijo]. Otro escriba después de reconocer el error de su ejemplar, trato de corregir el problema emendando el texto. Razonando que el pasaje original seguro decía algo sobre “Cristo”, el escriba agrego las palabras “y Cristo” al final, por consiguiente creando una doble corrupción, en particular, la lectura de “fe en Dios [y/aun] Cristo quien me amo…” Además, otro escriba corrigió el texto diferente, agregando precisamente las palabras que anteriormente habían sido omitidas, tou uiou, pero en el lugar equivocado, haciendo el texto leer: “fe en Dios el Hijo quien me amo…”

 

Metzger tiene razón que el texto original seguro decía “fe en el Hijo de Dios quien me amo”. No solo explica todas las otras lecturas, pero es el único que coincide con la teología de Pablo. En ningún lugar habla Pablo de Dios como el objeto de la fe Cristiana y en ninguna de las otras expresiones [“Dios aun Cristo”, “Dios el Hijo”] ocurre de esta manera en Pablo.

 

Interesantemente, para nuestros proposititos, aun sin todas estas corrupciones fueron generadas accidentalmente, todas pueden ser vistas como ortodoxas. Como ya hemos visto, aun cambios accidentales funcionan de maneras importantes, y uno siempre se tiene que preguntar qué tipo de escriba hubiera creado tales lecturas y como las hubiera entendido una vez de haberlas hecho.

 

Por su puesto que las lecturas singulares no tienen ningún clamor de autenticidad, y estas parecen ser las más ortodoxas de todas: un habla de “Dios” y la otra de “Dios el Hijo” “quien…se dio por mí”. Sin embargo, la variación más comúnmente acertada también es fácil de verse como ortodoxa: aquí Christos nos lleva a la lectura de ho teos [el Dios]. Ya que “Cristo” carece del artículo, el escriba errado parece igualar los dos nombres, usándolos para referirse a la misma persona, y no a dos personas individuales. Entonces, la frase es mejor traducida: “fe en Dios, y a un Cristo, quien me amo y se dio por mi”.

 

Como resultado, a un si estos cambios fueron generados accidentalmente, terminan transmitiendo la noción de que el Cristo que efectúa salvación no es otro más que Dios. Es notable que la corrupción puede ser firmemente contada al tercer siglo, y que ocurre en los testigos antiguos de ambos textos alejandrino y del “Oriente”.

 

 

 

Efe 3:9:

“…y de aclarar a todos cuál sea la comunión del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas por Jesús, [el] Cristo.” [RV 2000]

 

“…y de hacer ver a los hombres cómo se administra el secreto sagrado que desde el pasado indefinido ha estado escondido en Dios, que creó todas las cosas.” [NM Los TJ]

 

·        “Dios, que creo todas las cosas” fue cambiado a “Dios, que creó todas las cosas por Jesús, [el] Cristo”. 

 

 

Col 2:2:

“Para que tomen consolación sus corazones, unidos en caridad, y en todas [las] riquezas de cumplido entendimiento para conocer el misterio del Dios y Padre, y del Cristo” [RV 2000]

 

“Quiero que lo sepan para que cobren ánimo,  permanezcan unidos por amor,  y tengan toda la riqueza que proviene de la convicción y del entendimiento.  Así conocerán el misterio de Dios,  es decir,  a Cristo” [NVI]

 

Aunque este versículo no es considerado un versículo trinitario, es ocasionalmente usado para enseñar que el misterio de Dios está en Cristo [ej., que Cristo es ambo Dios y hombre, por lo cual un “misterio”].

 

Este verso fue objeto de fuerte debate y hay muchas pruebas de que escribas modificaron el texto para que compagine con su teología. Los textos griegos reflejan unas 14 variaciones, así descritos en El Texto del NT [The Text of the New Testament], por Bruce Metzger. Sin embargo, es interesante que en casi todos ellos la posibilidad de que Cristo podría ser Dios es eliminado. La versión King James [de cual proviene la RV] es un buen ejemplo de esto. Es ahora ampliamente admitido que el original seguro leía tou musteriou tou theou Christou”, pero el cómo traducirlo todavía es debatible. Puede ser traducido como lo tiene la NVI. También puede ser traducido como “el misterio del Cristo de Dios” y esta es la traducción más probable. Es difícil de hacer a “Cristo” el misterio de Dios. Acordémonos que la traducción de la palabra mustérion es erróneamente dado el significado de un “misterio” cuando en realidad significa “secreto [sagrado]”.

 

Entonces, aunque la teología trinitaria habla del “misterio” de Cristo en el sentido de cómo la Deidad existe o de cómo las dos naturalezas coexisten en Cristo es un misterio, esto no es lo que el versículo nos está diciendo. Además, “Cristo” no puede ser considerado como un “secreto”  ya que él es el gran tema de la Palabra de Dios desde Génesis asta Revelación. Un rápido estudio de los otros usos de la palabra mustérion en la biblia nos enseña que una vez un “secreto” es revelado, puede ser entendido. Pero la “Trinidad” y el concepto de las “dos naturalezas” de Jesucristo, no pueden ser entendidas.

 

La pregunta que nos va ayudar a resolver este problema de traducción es: “¿Hay algún ‘secreto’ en el NT que podría ser considerado como ‘el secreto del Cristo de Dios’?” La respuesta a esta pregunta es definitivamente “Si”. La palabra mustérion es usada para referirse a la era de gracia en la que vivimos. Efe 3:2-3 dice:

 

“si es que conocéis la [administración] de la gracia que Dios me concedió en orden a vosotros: cómo me fue comunicado por una revelación el conocimiento del misterio [mustérion=secreto], tal como brevemente acabo de exponeros.” [BJ76]

 

Entonces, cuando Colosenses hace mención del “secreto del Cristo de Dios”, tiene perfecto sentido verlo como una referencia a la Administración de Gracia, que era un secreto oculto antes de la fundación del mundo pero revelada a Pablo por Cristo. [Cp. Efe 3:2-9; Col 1:27; Gal 1:11-12]

 

1 Tim 3:16:

Y sin falta, grande es el misterio de la piedad: Dios se ha manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los ángeles; ha sido predicado a los gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en gloria.” [RV 2000]

“Y sin duda alguna, grande es el secreto de la piedad: Quien fue manifestado en la carne, justificado en el Espíritu, visto de los Ángeles, proclamado a los gentiles, creído en el mundo, levantado a la gloria.”[NVI]

 

·        La palabra “quien” [hos=al. “El”] fue cambiado con “Dios” [teos]. Este es un obvio cambio al texto y es abiertamente reconocido como tal por los eruditos trinitarios. El cambio produjo un fuerte argumento trinitario ya que el texto alterado claramente lee como que Dios se hizo carne, en vez de “quien” o “el [Jesús] fue manifestado en la carne”, cual es la lectura correcta y original.

Por supuesto que este cambio puede haber sido creado accidentalmente. Pero hay razones de sospechar que este cambio no fue un accidente.

Primero notemos que cuatro de los testigos textuales quienes atestiguan la lectura errónea de teos lo hacen solo en correcciones. Esto demuestra que teos no solamente era la lectura preferida de escribas más modernos, pero también que no se infiltro a la tradición improvisadamente[14]. Segundo, no podemos dejar pasar el significado este tenía para el escriba ortodoxo—una clara afirmación a la doctrina de que Dios encarno en la persona de Jesucristo. Esto ciertamente es el “misterio” ortodoxo: fue “Dios” quien fue “manifestado en carne, justificado en espíritu”, etc.

Que la lectura de teos no puede ser tomada como original es visto por ambo el carácter atestiguado del manuscrito—los manuscritos más tempranos y superiores todos apoyan el relativo—y por el hecho de que todos los fragmentos típicos de los credos comienzan precisamente de esta manera, esto es, con un pronombre relativo [Cp. Fil 2:6; Col 1:15]. El cambio debe de haber sido muy tempranamente, por lo menos durante el tercer siglo, dada su amplia declaración desde el cuarto siglo. Por lo tanto, se puede explicar como una corrupción anti-adopcionista, apoyando la deidad del Cristo.

 

Tito 3:6:

“…el cual fue derramado abundantemente sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro Salvador” [NVI]

·        “Jesucristo nuestro Salvador” fue cambiado con “Jesucristo nuestro Dios”.

 

Heb 1:3:

“…el cual siendo el resplandor de su gloria, y [emblema] de su sustancia, y sustentando todas las cosas con la palabra de su potencia, habiendo hecho la [purificación] de nuestros pecados por sí mismo, se sentó a la diestra de la majestad en las alturas…” [RV 2000]

“…el cual, siendo resplandor de su gloria e [emblema] de su sustancia, y el que sostiene todo con su palabra poderosa, después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas…” [BJ76]

·        Escribas alteraron la frase “purificación de los pecados” a “purificación de nuestros [hemón] pecados por si mismo” para evitar el paralelo entre Cristo y los sacerdotes Levíticos quienes proveían purificación por sus propios pecados, como así también por los de la gente.

·        Noten también la mala traducción de la palabra griega de “charaktēr” como “misma imagen” [RV] o “su mismo ser” [NMTJ] cuando la palabra tiene el significado original de “emblema, copia o figura estampada, grabada” de cual proviene la palabra castellana “carácter”. Entonces, si Jesús es “emblema, imagende Dios, ¿cómo puede ser el mismo Dios?

La antigüedad y diversidad de los testigos que apoyan la frase preposicional [de “por si mismo”] hablan a su favor. Escribas no solamente encontraron problemático el estilo gramático de este versículo, uno encuentra motivos para sospechar una motivación teológica con la corrupción. La frase di eautou normalmente seria tomado a significar “por su propio esfuerzo, sin ninguna asistencia de afuera”. En otras palabras, se dice que Jesús tomo sobre el mismo el trabajo de adjudicar la limpieza de los pecados sin ninguna asistencia [divina]. Después de haber cumplido con su trabajo, fue exaltado a la mano derecha de Dios. Este entendimiento del himno antiguo hace mucho sentido en el libro a los Hebreos, pero dado su uso en las manos de los Gnósticos, uno puede entender la inclinación natural de los escribas para efectuar una modificación. Porque si el trabajo de Jesús fue hecho di eautou, uno puede inferir que el elemento divino ya lo había dejado antes de ser consumado. Para evitar semejante interpretación, escribas ortodoxos simplemente omitieron la preposición y cambiaron el reflexivo a un pronombre personal. No es sorprendente de encontrar declaraciones de esta corrupción predominantemente en manuscritos Alejandrinos, donde Gnósticos hicieron entradas significantes durante el siglo 2, cuando el cambio seguro fue efectuado.

 

Heb 2:18:

Pues por cuanto él mismo ha sufrido al ser puesto a prueba, puede ir en socorro de los que están siendo puestos a prueba.” [NM Los TJ]

·        la frase “sufrido al ser puesto a prueba [al. tentado]” fue omitido por algunos escribas. En lo que la teología que Jesús era Dios fue desarrollándose, también lo fue la doctrina que Jesús no era capaz de haber pecado. Por lo tanto, una referencia que Jesús fue probado o tentado, se hizo un problema y omitiendo la frase del texto por completo fue la simple solución.

 

En el versículo que preside a este, Jesús es descrito como alguien “hecho semejante a sus hermanos en todo para ser un sumo sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de hacer propiciación por los pecados del pueblo.” [Heb 2:17]. En su contexto, es natural leer el siguiente versículo como que a Jesús se le hizo dificultoso aguantar tentación y esto es lo que le causo grande angustia. La omisión de la palabra peirastheis [“puesto a prueba”] pudo haber simplemente sido un accidente; fue corregido después. Pero sin embargo es intrigante: sin ella el texto no dice que Jesús fue “tentado” [probado], solo que el sufrió.

 

 

Heb 13:20:

“Ahora bien, que el Dios de la paz, que hizo subir de entre los muertos al gran pastor de las ovejas con la sangre de un pacto eterno, a nuestro Señor Jesús…” [NM Los TJ]

·        “nuestro Señor Jesús” fue cambiado con “Nuestro Dios Jesús”.

 

 

1 Per 4:1:

“Pues que el Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también estad armados del mismo pensamiento; que el que ha padecido en la carne, cesó de pecado…” [RV]

 

“Ya que Cristo padeció en la carne, armaos también vosotros de este mismo pensamiento: quien padece en la carne, ha roto con el pecado…” [BJ76, NVI, NM Los TJ]

 

·        “Cristo padeció [sufrió]” fue cambiado con “Cristo padeció por nosotros” de nuevo agregándole las palabras “por nosotros” [huper hemon; cp. Heb 1:3]. Esto refleja el desarrollo de la doctrina trinitaria haciéndolo mas y mas importante para ellos enseñar la perfección y deidad injerta en la vida de Jesús. Por eso, las palabras de “por nosotros” son agregadas, no sea que alguien pensara que las pruebas y el sufrimiento haya sido de algún beneficio para él.

 

 

 

 

1 Juan 3:23:

“Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros tal como nos lo mandó.”

·        en algunos textos, los escribas omitieron “Hijo” para que el texto se leyera “que creamos en Su nombre [ej., “Dios”], Jesucristo”, por lo tanto, igualando así a Jesús como a Dios.

 

Aunque es posible que la omisión de este pasaje haya sido un accidente, no parece haber ninguna razón en particular para que lo haya habido. Es posible que los escribas de estos manuscritos simplemente tomaron la oportunidad de expresar sus convicciones ortodoxas: “Jesucristo” es el nombre de Dios.

 

 

1 Juan 5:7-8:

“Tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.” [RV]

 

Las siguientes versiones [trinitarias] bíblicas, incluyen lo siguiente en sus notas:

·        NVI: 1 Juan 5:8: testimonio — Espíritu. Var. testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo, y estos tres son uno. Y hay tres que dan testimonio en la tierra: el Espíritu (este pasaje se encuentra en mss. posteriores de la Vulgata, pero no está en ningún ms. griego anterior al siglo 16).

 

·        RV 1995: 1 Juan 5:8: En diversos ms. no aparece la segunda parte del v. 7 y la primera del v. 8. Dicen: Porque tres son los que dan testimonio: v 8 el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.

 

Cualquiera que estudié sobre la Reforma detalladamente se da cuenta que en los 1500s hubo un tremendo reavivamiento unitario la cual desafió la posición Trinitaria. Una de las respuestas a este desafío fue de agregar una frase trinitaria en 1 Juan. Afortunadamente, los eruditos Trinitarios modernos han reconocido esta adición y las nuevas versiones bíblicas omiten la frase. Sin embargo, el hecho de que eruditos Trinitarios estaban dispuestos a agregarle a la Palabra de Dios para ganar su debate, nos debería llevar a examinar cuidadosamente a otros versículos con referencias trinitarias.

 

 

Conclusión

Es importante volver a repetir que todos estos cambios han sido descubiertos y excluidos de las nuevas versiones del NT en griego y de casi todas las versiones modernas. Los Cristianos tienen una deuda de gratitud a los hombres y mujeres que siguen trabajando en computarizar los textos para hacerlos más fácil de trabajar con ellos y comparar. La gratitud es también extendida a los eruditos honestos que trabajan los textos y basan sus conclusiones de acuerdo a la evidencia textual en vez de la tradición. Estos hombres y mujeres podrían “distorsionar” sus datos para ocultar los cambios trinitarios al texto y por lo tanto, en algunos casos, avanzar su propia teología. Pero las versiones modernas del NT griego, atestiguan de su honestidad por cuanto tratan de restaurar el texto original.

 

 

 

 

 


[1] Se reconoce que en los primeros siglos hubieron muchos sistemas de creencias competidoras, los escribas en su mayoría parecen haber alterado textos a favor a sus propias creencias. Sin embargo, de acuerdo a este estudio, el apéndice se concentra en cuestiones trinitarias.

 

[2] ni el Hijo. Jesús voluntariamente abandonó el ejercicio de sus atributos divinos durante su vida y ministerio terrenal (Juan 8:26–29; Fil 2:5–8) y aunque continuó siendo Dios El obró dentro de las limitaciones corporales de su humanidad. En su deidad, Cristo es omnisciente (Mt 16:21; 20:17–19; Juan 2:24–25; 4:17–18; 13:38) y en Apocalipsis, el Cristo exaltado y glorificado le da información detallada a Juan acerca del momento de su regreso. [Concordancia de La Biblia de las Américas; LBLA]

 

[3] La doctrina según la cual Jesús era un simple ser humano, elevado a una dignidad similar a la de Dios luego de su muerte. El adopcionismo es propio del pensamiento cristiano primitivo.

A medidas que paso el tiempo, y que el cristianismo prendió en las capas superiores del Imperio Romano, fue imponiéndose como la doctrina de la Encarnación, según la cual Jesús desde siempre había sido Hijo de Dios (concretamente la Segunda Persona de Dios). El adopcionismo fue progresivamente arrinconado, a pesar de que teológicamente la encarnación plantea una serie de dificultades que el adopcionismo no (la mayor de ella: reconocer la existencia de varias personas divinas, y al mismo tiempo profesar el monoteísmo).

A lo largo de las llamadas disputas cristológicas, el adopcionismo volvería a ser resucitado, en una versión más refinada, más famosamente por el obispo Arrió. El arrianismo, en efecto, se transformaría en la herejía más atosigadora que debería afrontar la joven Iglesia en sus primeros años. Finalmente, después de la formulación del credo trinitario en los Concilios de Nicea (325) y Calcedonia (381), el adopcionismo fue finalmente abandonado.

 

[4] La fecha de la lectura es fija al segundo siglo en vista de las diversas y popular declaraciones. No solamente se encuentra en la mayoría de los manuscritos griegos sobrevivientes, es también la lectura del códice Sináptico del siglo 4, del Siriaco temprano, y de casi todas las evidencias en latín.  

[5] “«Vuelve a tu casa y cuenta todo lo que Dios ha hecho contigo.» Y fue por toda la ciudad proclamando todo lo que Jesús había hecho con él.” —BJ76

[6] Este problema de “Señorío” [en relación al Señor Jesús y Dios, el Señor] se le hace al lector más confuso cuando los traductores bíblicos modernos insisten en traducir el “nombre divino” de YHWH [Jehovah] y Adonay, como “Señor” en el AT, ya que la forma original de escribirlo y aun hablarlo fue perdido entre los Judíos. Esto refleja una fuerte tradición trinitaria ortodoxa, relacionando la identidad entre YHWH del AT con la persona de Jesús.

[7] Este movimiento tuvo numerosos discípulos, de los que quedan algunos escritos, y de los que nos dan noticias numerosas. Los escritores cristianos son: S. Ireneo en el Adversus haereses, Hipólito en los Philosophumena (o Refutatio), Tertuliano en el Adversus Valentínianum, etc. EL fundador, Valentín “el Gnóstico”, es generalmente visto como el fundador de los movimientos Gnósticos Cristianos en Roma y Alejandría.

Los pocos fragmentos que poseemos son insuficientes para reconstruir su doctrina, que sufrió algunas remodelaciones a través del tiempo por sus discípulos. Sin embargo podemos deducir por los escritos de Ireneo, sobre todo, que su creencia se basaba en un sistema de emanaciones (eones) que componían el mundo divino o pléroma. Dividía a los hombres en hílicos (materiales), psíquicos (animales) y pneumáticos o gnósticos (espirituales). Sólo estos últimos podían aspirar a la perfección y al desposorio con los ángeles. Tras el proceso de degradación provocado por Sophía (el eón último más imperfecto del pléroma, origen del pecado) viene el proceso de redención que culmina en la bajada del Logos (Cristo) al mundo. El Salvador ilumina a los gnósticos en el «descubrimiento» de su realidad divina. Con la muerte, el elemento divino presente en el gnóstico se reintegrará al pléroma; también a los psíquicos se les ha reservado una salvación inferior [extrapleromática] mientras que los hombres materiales caerán en una disolución total.

[8] No viene como sorpresa que esta lectura entro a copias del NT producidas y preservadas en Alejandría, uno de los bastiones del Cristianismo Gnóstico, donde escribas ortodoxos constantemente se enfrentaban con alegaciones de sus oponentes herejes.

No solo en un número de manuscritos alejandrinos, pero patriarcas de la estatura de Origen y Atanasio nos cuentan sobre esta corrupción. Su prevalencia en estos círculos significa que avanzó en el texto muy tempranamente, continuando a afectar al texto de esa región mucho después que la amenaza Gnóstica paso a los anales de la historia ortodoxa. 

[9] Papiro 66 [p66]: un códice casi completo del evangelio de Juan. El manuscrito contiene: Juan 1:1-6:11, 6:35b-14:26, 29-30; 15:2-26; 16:2-4, 6-7; 16:10-20:20, 22-23; 20:25-21:9, 12, 17. Es uno de los manuscritos del NT más antiguos en existencia, fijamente puesto a mediado del siglo 2. Una de las cosas interesantes de este papiro es la omisión de la historia de la adúltera [7:53-8:11]. También incluye el uso constante de Nomina Sacra, la tradición de abreviar títulos o nombres divinos como: Dios, Señor, Jesús, Cristo, Hijo, Espíritu, David, cruz, Madre, Padre, Israel, Salvador etc.

[10] Aunque los Modalistas usaban los términos Padre, Hijo y Espíritu Santo, el uso y significado que ellos les daban, era totalmente diferente al que atribuían los trinitarios a estos mismos términos. Los modalistas explicaban que de acuerdo con la Biblia, estos términos nunca pretendían hacer distinciones de tres personas eternas dentro de la naturaleza de Dios, sino que simplemente se referían a modos (o manifestaciones) de Dios. En otras palabras, Dios es un ser individual y único, y los diversos términos usados para describirle (tales como Padre, Hijo, y Espíritu Santo) son designaciones aplicadas a las diferentes formas de su accionar o a las diferentes relaciones que El tiene para con el hombre.

[11] Confiesan el misterio de la piedad y divinidad como: Jesús es el único Dios y Padre eterno, pero en cuanto a su humanidad, Jesús es el Hijo de Dios o el ser humano que nació por la voluntad del Padre.

El término Hijo de Dios siempre está relacionado con la humanidad de Jesús, es decir a Dios manifestado en carne. Jesús es a la vez ambos, el Padre y el Hijo. Ellos argumentan que su concepción de Dios corresponde al monoteísmo estricto del cristianismo primitivo, y ven el concepto trinitario de Dios como algo incorrecto. Esta es la diferencia más seria entre los pentecostales del nombre de Jesucristo con cualquier otra rama del cristianismo, sea trinitaria, unitaria, o de cualquier otra índole.

[12] Sus opiniones, cuales condujeron a su ex comunicación de la Iglesia en Asia, son conocidos principalmente mediante los escritos de Hipólito, su contemporáneo en Roma, donde residió y formo muchos seguidores. El aceptaba el cuarto Evangelio, pero consideraba sus declaraciones sobre el logos como alegórico. Su discípulo Cleomenes, sostuvo que Dios es ambo invisible y visible; como visible Él es el Hijo.

[13] Esta posibilidad es realizada por la incomodidad ya evidente por algunos proto-ortodoxos Cristianos a mediados del siglo 2 sobre sus reclamos paradójicos en respecto a la descendencia de Jesús, esto es, que él era del linaje de David aun por su concepción virginal. Por ejemplo, el oponente de Justino Mártir en el documento Dialogo con Trifo, está contra el nacimiento natural de Jesús [de la “simiente humana”] porque “la Palabra le dice a David que de su lomo Dios tomaría para Sí mismo un Hijo, y establecería su reinado”. Justino responde diciendo que algunas profecías son “oscuramente escritas o parabólicamente o misteriosamente”, e interpreta la idea del descendiente del Mesías de David en vista a lo que él ve como una clara profecía de su nacimiento virginal en Isa 7:14.

[14] El cambio seguramente no fue un accidente porque el escriba del manuscrito 88 más moderno, quien da como su lectura ho teos, no deja ninguna ambigüedad en respecto a su entendimiento del pasaje. 

UN ESTUDIO BREVE DE HEBREOS 1:2

nuclear explosion

(JER 1976) en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo los mundos [aïôn];

(Nuevo Mundo (Los TJ)) al fin de estos días nos ha hablado por medio de un Hijo, a quien nombró heredero de todas las cosas, y mediante el cual hizo los sistemas de cosas [aïôn].

(RV1865) Nos ha hablado en estos postreros días por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por quien asimismo hizo los siglos [aïôn];

(RV2000) en estos postreros tiempos nos ha hablado por el Hijo, al cual constituyó por heredero de todo, por el cual asimismo hizo los siglos [aïôn];

(SSE)  en estos postreros tiempos nos ha hablado por el Hijo, al cual constituyó por heredero de todo, por el cual asimismo hizo los siglos [aïôn];

(BLS) Pero ahora, en estos últimos tiempos, Dios nos ha dado su mensaje por medio de su Hijo. Dios creó el universo por medio de su Hijo, y lo hizo dueño de todas las cosas [aïôn].

SIGLO PRESENTE

 En ciertas versiones se traduce asimismo como mundo el término gr. «aïôn», que significa «era, período de tiempo, siglo» (cfr. la expresión «por los siglos de los siglos» en Rev. 1:1-18). El «fin del mundo» (Mat 13:39; 24:3 en la versión RV antigua) no significa el fin del cosmos que vendrá más tarde, sino el fin de la era presente. Un cierto pecado no será perdonado en este [siglo] («siglo», RVR) ni en el venidero (Mat 12:32). Los cuidados de este siglo impiden que la semilla dé fruto (Mat 13:22). La misma expresión siglo nos muestra el carácter breve y pasajero de nuestro mundo actual.

 www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

UN ESTUDIO ERUDITO SOBRE LA NO PREEXISTENCIA DE CRISTO

 

Pablo, esclavo de Jesucristo y llamado a ser apóstol, separado para las buenas nuevas de Dios, que él prometió antemano mediante Sus profetas en las sagradas escrituras, acerca de Su Hijo, que provino de la simiente [spérma] de David según la carne, pero que con poder fue declarado Hijo de Dios según el espíritu de la santidad mediante la resurrección de entre los muertos—sí, Jesucristo nuestro Señor[1].”

Rom 1:1-4

 

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los seres humanos [anthropos], Cristo Jesús, ser humano [anthropos].” 1 Tim 2:5

 

Ahora bien, un mediador no es de uno solo, pero Dios es uno.” Gal 3:20 [cp. 1 Cor 8:4-6]

 

Varios pasajes bíblicos han sido interpretados como que Jesucristo existió de alguna u otra forma literal [como espíritu o persona] en unión con Dios en los cielos, antes de su nacimiento [genesis] aquí en la tierra. La mayoría de estos pasajes bíblicos se encuentran en el Evangelio de Juan (3:31; 6:38; 62; 8:42; 58; 16:30; 17:5). Pero se argumenta si estas afirmaciones son claras y debemos aceptar la enseñanza bíblica de que Jesús [no claramente enseñada en las escrituras] preexistió su “creación”. Esta creencia es una de las bases para “la confesión de fe de Westminster”, compartida por toda iglesia ortodoxa: “[Creemos que]…
en la unidad de la Deidad hay 3 personas, de una sustancia, poder y eternidad;  Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo.  El Padre es de nadie, ni engendrado ni procediendo: el Hijo es eternamente engendrado del Padre: el Espíritu Santo eternamente procediendo del Padre y del Hijo.” 
Pero hay otros pasajes bíblicos que no son vistos en este mismo sentido literal, aunque frecuentemente las personas que lo oyeron no las entendieron. Muchos de estos pasajes también se encuentran en el Evangelio de Juan (2:19-20; 3:3-4; 4:13-15; 4:34; 6:50). 
¿Por qué son estos versículos vistos de una forma diferente sólo en relación a Jesús y no a otras personas? Nuestro enfoque debería de ser que, exactamente, es lo escrito [lo que Dios quiere comunicarnos] y no lo que teólogos,  iglesias o denominaciones puedan o no interpretar como “revelación” o “iluminación” divina, ya sea personal o comunal. 
Es el deber de todo aquel que se llame Cristiano someter a prueba todo espíritu que se dice salir de Dios; en esto, conocer la verdad, saber de quién somos y de quien venimos. Todo de acuerdo a los mandamientos y enseñanzas bíblicas [1 Juan 4:1-6; Mat 7:13-23]. 
Humanidad [anthropos]: La Biblia continuamente reafirma la humanidad de Jesús [anthropos=Juan 1:30; 8:40, Hechos 2:22; 17:31, Rom 5:15, 1 Cor 15:21; 47; 1 Tim 2:5], comenzando su existencia como todo ser humano cuando nace. Los evangelios de Mateo y Lucas nos informan que María, la madre de Jesús, milagrosamente concibió por el poder del Espíritu Santo. Si Jesús no fue “creado” de una forma verdadera y existente en ese momento, ¿en qué sentido pudo haber sido el Mesías prefigurado como la “simiente” [spérma] de David [2 Sam 7:14] y “simiente” de la mujer en el AT [Gen 3:15]? Ya que este futuro ser es repetidamente descrito como anthropos y no como el mismo Dios. 
“El ángel [Gabriel] le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con Su sombra; por eso el que ha de nacer [gennao] será santo y será llamado Hijo de Dios.Luc 1:35 
La palabra aquí traducida como “nacer” [gennao] significa procreado, o generado. Se utiliza del acto de Dios en el nacimiento del hombre Jesús (Hech 13:33; Heb 1:5; 5.5; cf. Sal 2.7). El mensaje del ángel Gabriel es simple, describiendo una creación divina del Hijo de Dios por medio de Su Espíritu, en el útero de la mujer María. Hecho de tal manera en orden de cumplir con las profecías Mesiánicas de un hijo natural, cual Dios mismo entronizaría como Rey y Salvador del mundo [De 18:15-22]. Cumpliendo los requisitos del “cordero de Dios” como un “macho entero perfecto…sin mancha ni contaminación” [Heb: tamím; Lev 1; 4:32-34; 5:6]. De esta manera también supliendo todos los requisitos y títulos asociados con “el ungido de Dios” [Heb=masshiak; griego=Christos]. Ya que el propósito era que el Mesías inaugura el “Reino de Dios”, donde todas las cosas serian hechas nuevas [Rev. 21-22]. Esta enseñanza apárese en el resto del NT:
“Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido [gennao] de Dios; y todo aquel que ama al que [Dios] engendró [gennao] ama también al que ha sido [Jesús] engendrado por [Dios].” 1 Juan 5:1

“La generación [nacimiento=genesis] de Jesucristo fue de esta manera: Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de ellos estar juntos, se halló que María había concebido en su matriz  por obra del Espíritu Santo… Así estaba planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado [gennao] en ella es del Espíritu Santo.” Mat 1:18,20

Por eso, el hombre llamado Jesús es descrito en el NT como el “unigénito” [único nacido] de Dios. La palabra proviene del koiné griego monogenes, compuesta de 2 partes: mono=solo, único; y genes=linaje, raza [del cual se origina la palabra genes, popularmente usada en la ciencia moderna]. Esta se emplea en 5 ocasiones en relación a Jesús, todas ellas en los escritos del apóstol Juan [Juan 1:14, 18; 3:16, 18; 1 Juan 4:9]. Estas indican que como el Hijo de Dios, Jesús era el único nacido y representante del ser y carácter de aquél que lo engendro, Dios su Padre. 

Mat 1:18:

“El nacimiento de Jesucristo fue así…” [RV 2000]

·        Mateo narra el “nacimiento” de Jesucristo. Trinitarios incómodos con la palabra original “genesis” [origen, creación] lo cambiaron con “gennesis” [natividad, engendramiento].

Mientras que la mayoría de los manuscritos más tempranos están de acuerdo con la traducción: “El origen [o la creación=genesis] de Jesucristo…”, ambas variaciones [genesis y gennesis] están presente en la tradición textual. Esto implica que no fue un simple error de ortografía o coincidencia en la parte de los escribas. Mateo comienza su evangelio detallando el “libro de la genealogía [genesis] de Jesucristo”, lo que hace más probable la continuación descriptiva de un genesis. Por esto, la mayoría de los eruditos textuales concuerdan que “nacimiento” [natividad=gennesis] representa una corrupción textual.

Al mismo tiempo, algo más profundo puede estar pasando aquí. Ambos genesis y gennesis pueden significar “nacimiento”, siendo apropiado a este contexto. Entonces, ¿por qué los escribas parecen resistir la descripción original que Mateo describe como el “genesis” de Jesucristo? La respuesta se contesta ella sola. El texto original claramente nos dice que fue precisamente en este momento cuando Jesucristo vino a existir [ósea, se originó]. Es un punto de hecho que en la narración de Mateo, ya sea aquí o en el resto del libro, no sugiere que había una noción de que Cristo existía antes de su nacimiento. De todos modos, escribas ortodoxos encontraron uso de este recuento de Mateo, en particular junto con las declaraciones del evangelio de Juan, cual apoya la noción de la preexistencia de Jesús junto con el Padre antes de su apariencia en la carne.

La doctrina ortodoxa por su puesto representaba una conexión de estos puntos de vista cristológicos, a fin de que Jesús fuera confesado como “encarnado [evangelio de Juan], a través de la virgen María [evangelios de Mateo y Lucas].” Cualquier creyente de esta doctrina bien hubiera visto de reojo la implicación que Mat 1:18 esta describiendo un origen de Jesús y con razón hubiera tratado de clarificar el texto substituyendo una palabra que “significaba” la misma cosa, para que al mismo tiempo no fuera mal interpretada. [Véase: Corrupciones Textuales al NT a favor de la posición Trinitaria]      

Concepción y generación marcan el punto cuando un ser humano comienza a existir [vivir], opuesto a alguien que no existe [vive] anteriormente. El Hijo de Dios tiene un principio en la historia de la humanidad y no en una concepción misteriosamente “eterna”. 
Esto compagina exactamente con la promesa que el Mesías seria del “simiente” [spérma=descendencia=raza] de la mujer Eva [Gen 3:15]; siendo un profeta como Moisés [ser humano], escogido de entre los Israelitas [De 18:15-19]; simbólicamente descendiente del Rey David [2 Sam 7:14]. Dios, en un preciso momento en la historia humana, inició la historia de Su único hijo. Este fue un hijo por medio de quien Dios expresamente dice que no hablo “en otros tiempos” [Heb 1:1-2]. ¡Y naturalmente, ya que este futuro [prometido, profetizado] hijo no pudo haber existido!

En unas pocas páginas después, Lucas rastrea el linaje de Jesús desde Adán, quien también es llamado “Hijo de Dios” [Luc 3:38]. El paralelo es sorprendente e inmensamente informativo. Así como Dios divinamente hizo y creo al primer ser humano [adam; Gen 1:27; 2:7], a Su debido tiempo, Dios milagrosamente creó [dentro del útero de una mujer humana] uno que iba a ser sobrenaturalmente el “único nacido” Hijo de Dios.

El lector atento a las sagradas escrituras también oyera ecos de la nación de Israel como hijo, primogénito, de Dios (Ex 4:22[2]; Oseas 11:1) y de los reyes Davídicos (Sal 2). Como la nación de Israel antes que él, Jesús, como escogido de Dios, pasa por agua para comenzar su viaje espiritual [Luc 3:21; cp. Ex 14-15; en el desierto y bajo pruebas]. Jesús se demuestra ser el hijo obediente en diferencia a Israel, que desobedeció en el desierto [Ex 14-17; 32-34; Núm. 11].

Jesús, como hijo de Dios, es “llamado Hijo del Altísimo” [Luc 1:32; 8:28]. Este título también es dado a cristianos como “hijos  del Altísimo” [Luc 6:35; cp. Sal 82:6]. La filiación royal de Jesús es establecida por su milagroso engendramiento. Aunque, obviamente, nosotros no fuimos engendrados de la misma forma, sin embargo, podemos recibir un nacimiento sobrenatural espiritual, naciendo de nuevo bajo la influencia del Evangelio [Gal 3:2; Efe 1:13, 14; Rom 10:17; Mat 13:19; Luc 8:11, 12; 1 Pe 1:23-25; Santiago 1:18]:

 

“Si dices que no alcanzas a ver diferencia alguna entre Cristo y los demás, ya que todos somos llamados hijos de Dios, respondo que si nosotros somos llamados hijos de Dios es simplemente por su don y gracia, siendo él [Jesús] el autor de nuestra filiación, y así él es llamado Hijo de un modo más excelente. Por eso se emplea el artículo y a Cristo se le llama el Hijo de Dios, para mostrar que él no es hijo en el mismo sentido general que nosotros, sino en uno muy especial y peculiar. Es hijo natural; los demás no lo son, pero son hechos hijos de Dios, y por eso somos llamados hijos por adopción.” (9a) De Trinitatis Erroribus [Sobre los Errores de la Trinidad], Miguel Servet, Haguenau, 1531.

El hecho de que Mateo pueda hablar del “nacimiento” [gennao] de Jesús, sugiere que para él la generación [por la intervención del Espíritu Santo] es lo que causo a crear al Hijo de Dios. La acción creadora, milagrosa, de Dios en la concepción de Jesús permitió que su nacimiento fuese.

No hay ninguna sujeción en la lectura y uso de palabras, de un ser preexistente o en transición, pasando de un estado de ser [con Dios en el cielo] a otro  [3].  El proceso por cual Jesús vino al mundo es definido precisamente en términos teológicos por el ángel Gabriel. Plantando la base fundamental del resto del NT y materializando las promesas proféticas del AT.  

Algunos dicen que Juan 1:1 [“en el principio era la palabra”] nos presenta con una segunda persona quien existe antes de su concepción. Si este argumento fuese verdad, entonces el apóstol Juan estaría contradiciendo el resto del NT. El Jesús de Mateo y Lucas claramente sostienen una concepción y nacimiento terrenal, meses después que su primo, Juan el bautista, y no “eternamente engendrado”.    
Juan no escribe: “en el principio era el hijo de Dios” o “en el principio era Jesús”. Lo que está escrito es: “en el principio era la palabra”, y “palabra” [logos] no es en mayúscula [como si se estuviera refiriéndose a un ser humano]. Por lo tanto, no es correcto traducir lo siguiente como que “todas las cosas fueron hechas a través de él”. Esta traducción inapropiadamente nos lleva a creer en la “palabra” como una segunda persona divina, en vez del plan o mente de Dios. Ocho traducciones de koiné griego original, antes del Latín Vulgata [de cual proviene la RV], no leen así. Este versículo aparece como “todas las cosas fueron hechas a través de ese [o este]”, ya que la palabra logos gramáticamente es neutro. 
La “palabra” [logos] conlleva el sentido de un plan o propósito. Entonces, se puede decir que es la inteligencia expresiva, mente, pensamiento del único Dios.  Ya que la “palabra estaba con Dios y la palabra era Dios”. Es la única forma de entender y explicar como algo puede ser y al mismo tiempo estar con uno mismo. 
La promesa de un hijo ciertamente es desde el principio[4]. Sin embargo, este hijo todavía era el objeto de la promesa relatada en 2 Sam 7:14. David nunca se imagino que el prometido hijo de Dios [“Mi hijo”=descendiente de David] ya existiera. Este hijo sería engendrado a su debido tiempo. El fue “levantado”—apareciendo en la escena de la “historia humana”—cuando María dio a luz.  Hech 13:33 aplica “hoy mismo te he engendrado” [Sal 2:7] al origen milagroso de un hijo en el útero de una mujer humana, la virgen María. 

La palabra, plan y promesa [al. “verbo”] que existía desde el principio también era “con Dios.” En la literatura poética de la Biblia se dice que las cosas son “con Dios” cuando existen como decretos y promesas en Su “plan divino” [Job 27:13; 10:13; 23:14]. La “sabiduría” también era “con YHWH [Dios]” desde el principio, pero “ella” no era una persona en el sentido literal [Pro 8—véase “personificación”]. La “palabra” es tan íntimamente identificada con Dios, que Juan nos dice: ¡“y la palabra era Dios”!

 

Sal 8:5 dice que el ser humano fue hecho un poco menor que los dioses[5], coronado de gloria y honra ya que todo fue sometido a él. Estos versículos también son aplicados a Jesús como ser humano [hijo del hombre]. Pero por la gracia de Dios, la misión cumplida y muerte que Jesús sufrió, ahora resulta en beneficio para todos. También el autor de la epístola a los Hebreos dice que Jesús fue perfeccionado y aprendió la obediencia por medio de sus experiencias aquí en la tierra [Hebreos 2:10, 5:8].
Ahora, si la Biblia se traduce como que Jesús vino del cielo, dice lo mismo acerca de otros hombres:

Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones.” Jer 1:5

Estas palabras, si son aplicadas de la misma forma como a Jesús, implican que el profeta Jeremías también existía [de alguna u otra forma] antes de su nacimiento, pero nadie las interpreta como tal. ¿Porque? Porque implican que antes que el profeta naciera ya era una persona existente, quien Dios ya conocía y nombraría como profeta a las naciones [figurativamente una misión ya preexistente, planeada y cumplida][6]. Otro ejemplo: 
Mirad a Abraham, vuestro padre, y a Sara, que os dio a luz; porque cuando no era más que uno solo, lo llamé, lo bendije y lo multipliqué.” Isa 51:2 
Como Dios ya había decidido que Abraham tendría una descendencia numerosa, habla de aquello como que ya aconteció antes que físicamente se hubiera realizado [Isa 46:10, 49:1-3, Rom 4:17]. 
Otro ejemplo: 
Tus ojos vieron mi embrión [gólem[7]], y en tu libro  estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar ni una de ellas.” [8]  Sal 139:16 
El NT nos ofrece un relato parecido a este donde Dios ya ha escogido a los cristianos antes que el “mundo” [kosmos] fuera, como que de tal manera ya existían de una u otra forma: 
Dios nos escogió en Él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él.Efe 1:4 
Literalmente podemos concluir que si Jesús es descrito de esta misma manera, también preexistían las personas elegidas por Dios. Pero en realidad, Pablo está hablando de una forma de predestinación, el hecho de que Dios conoce de antemano quiénes van a nacer y qué papel harán en su plan y propósito. Unos versículos más adelante el Apóstol nos dice en una forma explícita que: 
"En Cristo también fuimos hechos herederos, pues fuimos predestinados [proorizo[9]] según el plan de aquel que hace todas las cosas conforme al designio de su voluntad,” 
Efe 1:11; cp. Rom 8:29-30
 
Dirigiéndose a Timoteo, Pablo le dice que: 
Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por Su propio propósito y gracia. Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes de los siglos [aiónios[10]]" 
2 Tim 1:9
¿Si todos los creyentes ya preexistían antes de los siglos [aiónios], qué significa esto? De la misma forma el apóstol Pedro nos dice sobre la "preexistencia" de Jesús que “él estaba destinado [proginosko[11]] desde antes de la fundación del mundo, pero ha sido manifestado en los últimos tiempos por amor a nosotros” [1 Pe 1:20]. 
Cuando Jesús habla de "la gloria que tuve [echo[12]] contigo antes de que el mundo fuera(Juan 17:5), es obvio que Jesús no estaba gozando de esa gloria cuando hizo esta declaración, puesto que las escrituras enfatizan que sólo se hizo heredero de esa gloria al completar en la cruz su misión y victoria sobre el pecado (Heb 2:9; Hech 3:13; 1 Pe 1:21; Luc 24:26; conf. Juan 7:39; 12:16).
Rom 1:3 dice que “según la carne” el hijo de Dios “vino hacer” [ginomai] del linaje de David. Pablo confirma que “Dios envió a su Hijo, nacido” [ginomai=vino a existir] procedente de una mujer” [Gal 4:4].  Si Jesús, de alguna u otra forma ya existía previamente, estas declaraciones se contradijeran y por lo tanto, serian falsas. El segundo [“acerca de”] dice que Jesús "con poder fue declarado Hijo de Dios según el espíritu de la santidad mediante la resurrección de entre los muertos” [Rom 1:4]. Note que la resurrección no constituye a Jesús como hijo de Dios, lo anuncia [horizo=“marca”] con poder, su filiación es determinada en su “generación” [genesis, Mat 1:1, 18] en el vientre de María. 
Jesucristo es el único hombre, hasta ahora, que ha experimentado 2 esferas de existencia. Como el hijo de Dios [“según la carne”] Jesús vivió en pobreza y humildad sobre la tierra [Fil 2:5-8]. No a muchos se le fue revelada su verdadera identidad. Pero en su resurrección, el fue llevado a la diestra de Dios y este ser humano entro a una nueva fase de existencia. La resurrección es una poderosa confirmación de su nombramiento [marcación=horizo] como el verdadero, ungido-escogido, hijo de Dios. Entonces, podemos hablar de su resurrección como una “generación corporal” que lo marca “con poder” el hijo de Dios. Esto viniendo después que el físicamente y literalmente nació de su madre, María. 
Tanto la existencia de Jesús antes que el mundo fuese, como su glorificación, solamente pudieron haber existido en forma anticipada en la mente y propósito de Dios. Este propósito fue a Su tiempo revelado por medio de los profetas y después realizado en un ser humano [anthropos]. Por eso, Jesús dice: 
"A la verdad el Hijo del Hombre va, según está escrito de él..." Mat 26:24
Los pasajes que son citados para apoyar la idea de la "preexistencia" literal de Jesucristo no establecen con certeza si ya existía en el cielo antes de nacer. Simplemente enfatizan en un lenguaje figurativo la promesa desde el principio [después de la caída y comienzo de la “historia humana”—Gen 3:15]. Una promesa prevista no solo por los profetas, sino también por el “padre de la fe”, Abraham [Juan 8:56; Heb 11:13]. Marcando un acontecimiento que fue determinado y autorizado por el Padre celestial, desde antes de la creación del mundo[13]:

“Tal vez alguien pregunte: « ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué clase de cuerpo vendrán?» ¡Qué tontería! Lo que tú siembras no cobra vida a menos que muera. No plantas el cuerpo que luego ha de nacer sino que siembras una simple semilla de trigo o de otro grano. Pero Dios le da el cuerpo que quiso darle, y a cada clase de semilla le da un cuerpo propio. No todos los cuerpos son iguales: hay cuerpos humanos; también los hay de animales terrestres, de aves y de peces. Así mismo hay cuerpos celestes y cuerpos terrestres; pero el esplendor de los cuerpos celestes es uno, y el de los cuerpos terrestres es otro. Uno es el esplendor del sol, otro el de la luna y otro el de las estrellas. Cada estrella tiene su propio brillo. Así sucederá también con la resurrección de los muertos. Lo que se siembra en corrupción, resucita en incorrupción; lo que se siembra en oprobio, resucita en gloria; lo que se siembra en debilidad, resucita en poder; se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual.

Si hay un cuerpo natural, también hay un cuerpo espiritual. Así está escrito: «El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente»; el último Adán, en el espíritu que da vida. No vino primero lo espiritual sino lo natural, y después lo espiritual. El primer hombre era del polvo de la tierra; el segundo hombre, del cielo. Como es aquel hombre terrenal, así son también los de la tierra; y como es el celestial, así son también los del cielo. Y así como hemos llevado la imagen de aquel hombre terrenal, llevaremos también la imagen del celestial.  Les declaro, hermanos, que el cuerpo mortal no puede heredar el reino de Dios, ni lo corruptible puede heredar lo incorruptible. Fíjense bien en el [secreto sagrado] que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «La muerte ha sido devorada por la victoria.»” 1 Cor 15:35-54

“Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de su Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios. En efecto, ¿quién conoce los pensamientos del ser humano sino su propio espíritu que está en él? Así mismo, nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios.

 

Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido. Esto es precisamente de lo que hablamos, no con las palabras que enseña la sabiduría humana sino con las que enseña el Espíritu, de modo que expresamos verdades espirituales en términos espirituales. El que no tiene el espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente. En cambio, el que es espiritual lo juzga todo, aunque él mismo no está sujeto al juicio de nadie, porque « ¿quién ha conocido la mente del Señor para que pueda instruirlo?» Nosotros, por nuestra parte, tenemos la mente de


[1] La frase nuestro Señor Jesucristo, (o «Jesucristo es Señor») se halla en las más antiguas confesiones de fe; véase Hech 2.36; Ro 10.9; Fil 2.11.

[2] En la sociedad israelita, el primogénito, o hijo mayor, tenía privilegios y derechos especiales en cuanto a la herencia; al propio tiempo, este primer hijo pertenecía a Dios (Ex 13.2; 22.29-30; 34.19-20). Jehová exige del faraón la libertad de Israel, nación que le pertenece como propiedad exclusiva (cf. Ex 19.5-6).

[3] “Hay algunos también que sostienen que Él [Dios] también produjo a Cristo como Su propio Hijo, pero de una naturaleza animal y que se hizo mención de el por los profetas.  Este Cristo paso por María igual como agua pasa por un tubo; y bajo a él en forma de una paloma en el momento de su bautismo, ese Salvador que pertenece a la Pleroma y fue formado por los esfuerzos combinados de todos sus habitantes.” [Ireneo, Contra los Herejes, 1,7,2] 

[4] De acuerdo a Gen 3:15, este plan comienza con el “simiente”, cuál iba a destruir al “simiente” de la serpiente. La “historia de salvación” tiene su inicio con este incidente. Entonces, se puede decir que antes de la caída no hay una “historia humana”, ya que el ser humano [adam] es sin pecado y por lo tanto, no confinado a ningún tipo de “historia” [con principio o fin].  

[5] Sal 8:5: “Le has hecho poco menor que los ángeles”: la palabra traducida “ángeles” es del hebreo elojím=dios. También traducido como: un dios, los ángeles o seres celestiales.

[6] Dios Padre nunca se refiere a Su Hijo Jesús de esta forma. Si lo hubiera hecho, este tema de “preexistencia” no fuera debatido. Declaraciones acerca la enseñanza y confesión de fe en la biblia siempre son claramente expuestas y explicadas.

[7] Las primeras historias mitas sobre golems se remontan al principio del judaísmo. Los golems fueron creados por personas creyentes y cercanas a Dios.

Como Adán, el golem es creado del barro insuflándole después una chispa divina que le da la vida, de manera que la creación de Adán es descrita en un principio como la creación de un golem. Desde este punto de vista, algunas personas con un cierto grado de santidad y acercamiento a Dios podrían adquirir algo de su sabiduría y poder. Uno de esos poderes sería el de la creación de vida. Sin embargo, no importa qué grado de santidad tuviera una persona, el ser que creara sería solamente una sombra del creado por Dios ya que, entre otras cosas, el golem carece de alma.

[8] El libro de los Salmos menciona varios libros que están en poder de Dios. Aquí se trata del libro en el que están escritas las acciones futuras de los seres humanos, tal como la sabiduría de Dios las tiene previstas. Véanse también Sal 56.8; 69.28

[9] Nota: Este verbo debe ser distinguido de proginosko=conocer con antelación [antemano]. Este último se refiere especialmente a las personas conocidas por Dios con antelación; proorizo se refiere especialmente a aquello a lo que son destinados=ordenados de acuerdo a Su conocimiento anticipado.

[10] El significado y uso de esta palabra en koiné griego varía y por lo tanto es debatida entre teólogos. Puede describir duración [ya indefinida pero no sin fin—Rom16:25; 2Ti 1:9; Tito 1:2] o indefinida debido a que no tiene fin [Rom 16:26] y los otros 66 pasajes en que se halla en el NT.

El significado predominante con el que se utiliza en todos los pasajes del NT [con la excepción de lo relacionados anteriormente] se puede ver en 2Cor 4:18, donde se pone en contraste con proskairos [lit.: «por una temporada»] y en Fil 15, único lugar donde se usa sin un nombre en el NT. Además, se usa de personas y cosas que por su misma naturaleza son sin fin, como Dios [Rom 16:26; Su poder 1Ti 6:16 y Su gloria; 1Pe 5:10]; del Espíritu Santo [Heb 9:14]; de la redención efectuada por Cristo [Heb 9:12], y de la consiguiente salvación de los hombres (5.9), así como de su futuro gobierno [2Pe 1:11], que en otros pasajes es descrito como sin fin [Luc 1:33]; de la vida que reciben aquellos que creen en Cristo [Juan 3:16], con respecto a los cuales Dios ha dicho: «y nunca perecerán» (10.28), y del cuerpo de resurrección [2Co 5:1], que en otros pasajes es declarado «inmortal» [1Co 15:53], en el que aquella vida llegará finalmente a manifestarse [Mat 25:46; Tito 1:2].

También al pecado que «no tiene jamás perdón» [Mc 3.29], y del juicio de Dios, inapelable [Heb 6:2], y del fuego, que es uno de sus instrumentos [Mat 18:8; 25.41; Judá 7], y del que en otro pasaje se dice que «no puede ser apagado» [Mc 9.43]. La utilización de aionios aquí muestra que el castigo mencionado en 2Th 1:9 no es temporal, sino definitivo, y, en consecuencia, la fraseología muestra que su propósito no es correctivo, sino retributivo.

[11] Del koine griego original proegnosmenou=de proginosko=conocer antes de antemano (pro=antes; ginosko=conocer). Algunos intérpretes han argumentado que Cristo no podría haber fracasado en su misión divina porque él estaba predestinado a triunfar. Esta interpretación ignora la “libre elección” e importancia real del sacrificio y tentaciones que Jesús paso [Heb 4:15]. Como un ejemplo para nosotros en nuestra batalla con el pecado, tenía que haber una real posibilidad de fracaso en su misión hacia una vida victoriosa e impecable. Dios no ordeno o predestino antes de mano que Cristo no podía fallar; más bien, Dios previó que él tendría éxito en su misión, debido a la profundidad de su amor, fe y completa sumisión a Dios Padre.

[12] La palabra traducida “tuve” es del griego echo=poseer, sostener, indicando un presente.

[13] Prolepsis: [del griego prolambanein, anticipación] En sentido literario se refiere a un salto hacia adelante en la narración, mediante el cual se adelantan al lector elementos de la trama, de modo que antes de leer la novela ya sabe o al menos intuye cuál va a ser el final: ej., “El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo.” —Gabriel García Márquez, Crónica de una muerte Anunciada.

 

¿PASARÁ LA IGLESIA LA GRAN TRIBULACIÓN?

20061125130543-avestruz.gif

avestruz pre-tribulacionista

 

Introducción: Al iniciar esta primera parte de este estudio, hagámonos las siguientes preguntas:

·        ¿Cuál fue la enseñanza de Jesús a sus discípulos?

·        ¿Estaba interesado Jesús en que su pueblo supiera distinguir ese tiempo?

·        ¿Cuál es la enseñanza para el pueblo cristiano en estos “últimos días”? 

Para algunos cristianos este tema es irrelevante pero, veamos que nos dice la palabra de Dios al respecto.

 

Parte 1

Mat 24:3-51: En este pasaje bíblico están relatados 2 grandes eventos, de los cuales uno ya tuvo su cumplimiento cuando Tito invadió a Jerusalén en el año 70 DC y el otro evento que está por cumplirse: la segunda venida de Cristo. Este gran acontecimiento está relacionado con el tema que a continuación será expuesto: ¿Pasara la iglesia la gran tribulación?

Después de una serie de eventos que Jesús describe en los primeros versículos de Mat 24, nos da una advertencia: “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” [Mat 24.12-13; cp. Mat 10:22; Mar 13:13]. ¿Porque “hasta el fin”? El v. 22 nos dice que “si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados”. Esto nos indica que la tribulación va ser de tal manera que será muy difícil resistir, aun por los “escogidos”. Por lo tanto,  el Señor, por su gran amor, nos acortara esta severa agonía.

Mat 24:29-30: En este pasaje bíblico Jesús nos describe una terrible tribulación, acompañada de oscuridad total ya que “las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo.” ¿Cuando sucederá esto? El que lee entienda, ¿qué acontecerá inmediatamente después de la tribulación de aquellos días? ¿Quiénes vendrán con Jesús y a qué?: “Y [Jesús] enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” [v.31] ¿Sera este el arrebatamiento de la iglesia?, ¿Cuándo sucederá todo esto? Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días.

Jesús está sumamente interesado en que su iglesia tuviera muy en claro los procedimientos de su venida, por lo tanto, nos da enseñanzas claves como:

1. La higuera: la cual representa al pueblo de Israel, cuando la maldijo en Mat 21:19,  profecía cumplida cuando el pueblo de Israel fue disperso; después en Mat 24:32 habla de que reverdece, hecho cumplido cuando Israel fue llamada nuevamente nación en 1948.

En Ex 11: 1-10 vemos un ejemplo de lo que sufrió el pueblo de Israel cuando era esclavo en Egipto, Dios envía una plaga de muerte,  pero a los israelitas les da una orden: que rociaran las puertas de sus casas con la sangre del cordero sacrificado para que ellos no sufrieran muerte. Aquí vemos nuevamente que Dios los guardo en medio de las grandes destrucciones que estaban aconteciendo.

¿Habrá algo imposible para Dios? ¿Tendrá que sacarnos de la tierra para no ser destruidos junto con los impíos?

2.  El diluvio: el cual cubrió la tierra en los tiempos de Noé (Gen 7: 6-24) y miramos en la historia que Dios, otra vez, los mantuvo a salvo en medio de tanta destrucción. El Señor siempre tiene una vía de escape para los justos, no permitirá nunca que perezcan junto con los impíos.

3.  Los días de Lot: en Luc 17: 22-37 vemos a Jesús enseñando nuevamente referente a su venida y esta vez les amplia el panorama y les recuerda la imagen de lo que le paso a Lot y a su esposa, como Jehovah preparo para ellos una cuidad de refugio llamada Zoar y entro solamente el que obedeció.

Jesús  dijo a sus discípulos: Tiempo vendrá cuando desearéis ver uno de los días del Hijo del Hombre, y no lo veréis.” [v. 22] ¿Porque dijo eso?, porque iban a padecer mucho (v. 25).

Luc 17: 33: “Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará.” Jesús en este pasaje bíblico esta advirtiendo a sus discípulos de los padecimientos que tendrían que pasar antes de su gloriosa venida, el nunca prometió una vida sin tribulación.

Luc 23: 28-31: Jesús en los momentos antes de su muerte, les advirtió que venían días terribles y que si con el hacían eso, que no harían con ellos (cp. Mt 10: 24-25).

Juan 15: 20: “Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor.” Esto nos da a entender claramente que ellos tendrían los mismos padecimientos de el, inclusive, les advirtió que iban a morir por su causa (cp. Luc 9:24, Juan 16: 1- 4, 33).

En 1Cor 3:13 el apóstol Pablo, ahora habiendo recibido revelación del Señor, enseña a la iglesia que “la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada…” ¿Qué significa eso?

En Luc 18:8 Jesús pregunta: “pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” ¿Quiénes son los que proclaman tal fe en este mundo?

Como ultimo capitulo de referencia, miremos a Mat 10: 16-24. Jesús da instrucciones a sus discípulos de los padecimientos que sobre vendrían y que tenían que perseverar hasta el fin, para ser salvos. ¿Perseverar hasta el fin?

En el v. 28 les advierte que no teman a los que matan el cuerpo ya que al alma no la pueden destruir y que si perdían sus vidas por causa de él, la hallarían [v.39].

En el v. 38 les habla de tomar su cruz, ¿qué consecuencias le trajo la cruz a Jesús?

 

Conclusión

Al concluir esta primera parte de este estudio, roguemos a Dios tener la misma actitud de los apóstoles, “sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos” (Rom 14:8). Esto nos indica que debemos estar preparados para cualquier circunstancia que podamos atravesar en el peregrinaje como cristianos, no podemos dar por hecho de que no sufriremos, de otra manera corremos el riesgo de blasfemar contra Dios al momento de la prueba ya que estamos ignorando la gran enseñanza dada por el Maestro.

 

Parte 2

En la primera parte de este estudio, hicimos un análisis de la enseñanza de Jesús sobre este tema y de su preocupación de que su pueblo pudiera distinguir los tiempos. Ahora veamos:

·        que les fue revelado a los discípulos.

·        que fue lo que entendieron.

·        Y cuál es la enseñanza para el pueblo de Dios en estos “últimos días”.

Mat 24: 45-47: el Señor llama bienaventurados a los siervos que dan “alimento a su debido tiempo” y aun cuando el venga los “encuentra cumpliendo con su deber”.

En 1Tés 1:6, el apóstol Pablo y sus colaboradores escriben a la iglesia para darles animo y les recuerda de la manera como ellos habían recibido la palabra en medio de gran tribulación y de lo que ya habían sido enseñados (1Tés 3:3-4).

¿Cómo será la venida del Señor?

Puesto que este tema va relacionado con el estudio de la gran tribulación, hagamos el siguiente análisis: en 1Tés 4: 13-18  y 5: 1-11 el apóstol Pablo enseña a la iglesia del Señor referente a su venida, que “el mismo Señor con voz de mando, con voz de Arcángel y con trompeta de Dios [clave muy importante], descenderá del cielo’’ (4.16). El sonido de la trompeta es después de la gran tribulación.

El apóstol Pablo en 1Cor 15: 51-52 nos declara que seremos transformados “en un instante,  en un abrir y cerrar de ojos,  a la final trompeta; porque será tocada la trompeta…”

Apoc 8: 6  nos relata de que sonaran 7 trompetas que traerán juicios a la tierra y si la  iglesia del Señor será levantada al sonido de la final trompeta, ¿a dónde estaremos? ¿Que traen los sonidos de las primeras 6 trompetas? Claramente se nos dice que juicios y por lo tanto, la iglesia pasara estas tribulaciones.

La iglesia del Señor debe de estar fundamentada en lo que la palabra de Dios nos dice, no lo que enseña la Iglesia tradicional o cualquier instituto teológico, porque de la misma manera que guardo al pueblo de Israel en Egipto cuando cayeron las plagas, así Dios promete guardar a su pueblo.

 

Advertencias a las Iglesias en los “últimos tiempos”.

En Apoc 2 y 3 vemos que a cada una de las Iglesias Dios, a través de Su Hijo, le da un mensaje a su ángel  para que se lo diera a su apóstol Juan y previniera a su pueblo. A Esmirna le dice que sería probada por gran “tribulación” [2.10] y a Filadelfia le promete guardarla de la hora de la prueba que vendrá sobre el mundo entero [3.8]. Por lo tanto, entendemos que guardarla no significa llevársela, ya que la protegerá en medio de la gran tribulación.

En el mensaje a las demás Iglesias les pide que permanezcan firmes hasta el fin. Porque el que persevere, ese será salvo y no solo eso, sino que heredarán grandes promesas de acuerdo al libro de Apocalipsis.

En Isa 26: 20-21 el profeta advierte al pueblo de Dios de la destrucción que vendría sobre la tierra y les dice que entren a sus habitaciones  y cierren sus “puertas tras de ti; escóndete por un momento, ¡hasta que pase la ira!” [v.20]

 

Conclusión

El centro Cristiano Ebenezer enseña a la iglesia a que esté preparada al momento de venir el “esposo”, el pueblo que realmente ama a Dios será fiel en cualquier circunstancia y así de esta manera seremos realmente probados como se prueba el oro.

No hay ninguna lógica que Dios haya inspirado al apóstol Juan de escribir el libro de Apocalipsis y dirigirse a una iglesia que no va a estar en la tierra.

De acuerdo al estudio realizado, creemos, sin duda alguna, que habrá un arrebatamiento el cual se llevara a efecto después de la gran tribulación. Por lo tanto:

PUEBLO DE DIOS “MANTENGANSE ALERTA Y SED PRUDENTES PORQUE NO SE SABE NI EL DIA NI LA HORA”, COMO LA PARABOLA DE LAS 10 VIRGENES: Mat 25:1- 13.

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org