¿QUÉ EN EL MUNDO SON “TODAS LAS COSAS”?

En los Hechos 3:21 leemos acerca de la restitución de “todas las cosas”

 

Hechos 3:21 “A quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo”.

¿Qué son estas “todas las cosas”? ¿Por qué necesitan restaurarse? ¿Es ésta una referencia para el universo -o alguna otra cosa semejante? ¿O es ésta “todas las cosas” alguna cosa muy específica y completamente inequívoca?

¿Podría ser posible que hayamos pasado por alto la explicación bíblica acerca de lo que se trata “todas las cosas” porque simplemente hemos asumido que lo sabíamos? ¿Seguramente “todas las cosas” es todo, no es así? ¿Qué ocurre si no lo es? ¿Querría usted saber lo qué es?

Mientras la locución “todas las cosas” es usada para diferentes “todas las cosas” en la Biblia, a qué se refieren estas “todas las cosas” si no es a la creación del universo? ¿Hay aún alguna “todas las cosas” que son bien definidas y que se separan de las otras “todas las cosas”? Veamos si podemos instrumentar la explicación bíblica que nos dirá exactamente lo que son estas “todas las cosas” en particular. 

Nosotros podemos comenzar igualmente con la anteriormente mencionada cita de Hechos, así que, preguntemos, ¿qué podemos derivar de este verso?

Quizá, en analizar el verso 21, la primerísima cosa que necesitamos notar es el precedente verse 20.

20 Y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado:

Así, se nos dice que este Jesús (Yeshua) ha sido, y continuará siendo, “recibido,” que en el Griego está en el tiempo aoristo, que permite que la acción sea permanente, que significa  permanecer “mantenido” o “retenido” una vez recibido.

El punto es que él permanecerá donde él fue recibido hasta la hora estipulada para partir. Entonces, los “tiempos” en cuestión es un tiempo (no numerosos tiempos diferentes) de restauración de algún tipo.

Ahora, aquí hay algo difícil. La mayoría automáticamente supondría que “la restitución de todas las cosas” querría decir la restitución del universo. ¿Pero es eso lo que se  quiso decir? ¡En términos sencillos, No!

Ante todo, asumamos esa tesis por el bien del debate. Entonces, ¿en qué resultaría eso? Si quisiese decir que “el universo” sería restaurado a alguna mejor condición físicamente que su estado presente, por la intervención  del hombre (y la “iglesia”),  ¿sería esto realmente la “restitución de todas las cosas” y no otra cosa?. Si, lo que muchos llaman, “la segunda venida” es la restitución es de todas las cosas, entonces no sería ésta, una restitución de la restitución? Ahora, si usted tiene problemas para seguir esa línea de razonamiento, únasele a la multitud. ¿Dónde está el soporte bíblico para un desarrollo prolongado del universo supervisado por humanos, o cualquier cosa que el concepto pueda ser? Ahora, esto no quiere decir que tal vez el hombre no podría, en alguna medida hacer algo semejante, pero sólo para señalar que “esa” no sería “la restitución de todas las cosas”.

¿Y por qué no? ¡Debido  a lo que dice además el verso 21! – de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde que comenzó el mundo.

Lo que sea esta “restitución”, Dios ha hablado de eso desde qué tiempo? Pues, ¡“desde que comenzó el mundo”! Esta no es una referencia al “planeta” físico (realmente, el uso de la palabra “mundo” no es nunca una referencia para el planeta, a pesar de la palabra Griega de la cual proviene). En este verso, “desde que comenzó el mundo” es de la locución preposicional Griega: Ap’aionos, que tiene que ver con un punto en el “tiempo” y no a la materia física. Compárese con Lucas 1:70 y Hechos 15:18 (el comienzo del mundo [edad]).

Continuando, Dios ha hablado de este tiempo través de Sus santos profetas. Así, tenemos un punto de origen para, “desde el comienzo del mundo” que está contenido dentro de un periodo de tiempo donde la humanidad existe, puesto que los santos profetas fueron todos humanos.

Entonces, la primerísima cosa que debemos recordar es que lo que sea realmente “todas las cosas”  ellas han sido dichas por milenios. Para captar lo que “todas las cosas” son, simplemente necesitamos comprender lo que los profetas estaban diciendo, es decir, para quién, y por qué la razón.

Ahora, puesto que no hemos podido resolver eso muy bien en el pasado por alguna razón, o la mayoría sólo ha asumido lo que quiere decir sin mayor reflexión, tomemos un poco más de tiempo y ensamblemos algunos versos cruciales del Nuevo Testamento en este tema primero antes de que investiguemos en las palabras de los profetas.

Cuándo “por” no es “por”

1 Corintios 8:6

Para, nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual son todas las cosas, y nosotros en él; Y un Señor Jesucristo, por quien son todas las cosas, y nosotros por él.

La primera cosa que tiende a sacarnos fuera del camino, o a conducirnos por el camino equivocado, es la aparición de la palabra castellana “por” que es usada dos veces dentro de este verso. En castellano naturalmente asumiríamos que “por” implica una comprensión donde vemos la “causa” como emanando del pronombre que acompaña, en este caso el “quien”, que es Jesús en el anteriormente citado verso, siendo la implicación de que en cierta forma Jesús tuviese algo para ver con el hacer “todas las cosas.” Pero, el problema gramatical es que el uso sólo sería posible del Griego “en”, sin embargo la palabra usada aquí es “día”, que quiere decir “a través” y con esto ocurriendo en el caso acusativo, quiere decir, “a causa de” o “por.”

Eso nos deja a nosotros con un significado más reflector de la idea de que estas cosas que son “de” Dios (ek “de” Dios) y existen por una razón que tiene que ver con Jesucristo, y a su vez, el “nosotros por él” demuestra que existimos por, o a causa de, Cristo Jesús. Esto es completamente diferente a una comprensión que coloca a Jesucristo como el creador, diseñador, o el fabricante de “todas las cosas.” Ahora él no es el iniciador de “todas las cosas”, sino el recipiente.

La Versión Estándar Revisada está bastante más en conformidad con el lenguaje Griego, compare:

1 Cor. 8:6 Sin embargo, para nosotros hay un Dios, el Padre, de quien son todas las cosas y para a quién existimos, y un Señor, Jesucristo, a través  de quien son todas las cosas y a través de quién existimos.

Ahora que podemos comenzar a ver que esta “todas las cosas” no fueron hechas “por” Jesús, sino por el Padre “a causa de” Su Hijo. Miremos algunos otros versos en Efesios.

El Poder de Dios- ¿Por qué?

Efesios 1:19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,

20 la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero;

21 sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero;

22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,

El verso 19 habla de la grandeza del poder de Dios y específicamente cómo ese poder se usó para levantar a un Mesías muerto a la vida. La referencia para “lugares celestiales” en el verso 20 no se trata de posición geográfica, sino más bien acerca del poder. “Celestiales” es un adjetivo y como es usado aquí transporta un significado de “esferas celestiales”, o, en otras palabras, un área como parecido al cielo en poder y alcance, y así, sobre otros poderes inferiores y cosas por el estilo.

Note el verso 21 desde este punto de vista. Dios usa Su poder para no sólo resucitar a Su Hijo, pero luego lo eleva en el poder por encima de qué?

Verso 21: Muy por encima de todo principado, y poder, y fuerza, y todo dominio, y cada nombre que es nombrado, no sólo en este mundo, sino que también en el venidero:

Ahora notemos también que la aparición de “mundo” es aion, que es “edad”, así no un lugar como el planeta o el universo, sino un período de tiempo, por lo tanto una “edad.” Y, no sólo ésta “presente edad maligna,” sino que también la siguiente “edad”, que no es maligna, sino justa en el sometimiento a Cristo Jesús, ¿por razón de qué? ¿Qué ocurre en la siguiente “edad”?

Pues bien, Pablo ya nos dijo más temprano en este capítulo:

9 dándonos a conocer el misterio de su (Dios, el Padre) voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo,

10 de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

En la llevada a cabo del propósito de Dios vemos que Dios ciertamente había tenido la intención de colocar estas “todas las cosas” bajo el dominio de Su Hijo. Actualmente, Dios está manejando los asuntos de esta edad, o administrándolos (la dispensación) para llevar a cabo Su voluntad y plan para que coincida, o para que culmine con una transición en una nueva y mejor edad como aún veremos en cuyo tiempo estas “todas las cosas” vendrán completamente a estar bajo el reino de Su Hijo.

¿Ahora, ha captado usted qué son “ todas las cosas ”? Continuemos mirando en:

 

Cuándo “por” es “en”

Colosenses 1:15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

 

16 Porque por (en) él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por (dia) él y para él.

 

17 Y él es antes (pro) de todas las cosas, y todas las cosas por (en) él subsisten;

.

18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia (ekklesia), él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todas las cosas tenga la preeminencia;

 

19 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,

 

20 y por medio de (dia) él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

Primero, un punto de interés. Si Jesús, quien fue desde hace mucho tiempo resucitado por Dios, es la “imagen” del Dios invisible, entonces él “no puede ser” ese Dios. Una “imagen” no es el objeto o sujeto, sino simplemente una proyección de él.

Después, en el verso 16 otra vez nos encontramos con la palabra  “por”, pero esta vez es del Griego “en”, el cual podría ser “por” en algunos casos. Desafortunadamente aquí, debe ser “en” en vez de  “por”, que sería válido si Jesucristo fuera el que hizo la creación. Puesto que los traductores de la Versión del Rey Jaime pensaron que Jesús lo hizo, eligieron usar “por” como la traducción de “en”, pero la RSV (VER) otra vez lo tiene gramaticalmente correcto y usa “en”.

Col 1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de (dia) él y para (eis) él.

Continuando, en verso 17 venimos a través de la palabra “antes.” Pues bien, todos nosotros sabemos lo que antes significa, no es así? El Griego aquí es pro y quiere decir, “antes de uno en el tiempo, lugar, o superioridad.” Por consiguiente, nosotros pudiéramos decir que un hombre podría arrodillarse ante un rey, queriendo decir el hombre estaba enfrente del (ante “en el sitio”) rey, pero luego decir que el Rey está “ante” todos los otros, no queriendo decir que el Rey está delante de alguien, sino que él es superior en el rango para todos sus súbditos, incluyendo el hombre que se arrodilla ante él. La corta historia es que en el verso 17 la palabra pro, traducida a “antes” debe ser comprendida como “superior a”, en vez de antes de en el tiempo o lugar por el contexto, lo cual es en parte establecido en el verso 18 “que en todas las cosas él tenga la preeminencia ”.

Notemos ahora el contexto específico a fin de que podemos evitar asumir o atribuir cosas que están presentes que no lo están.

Pero, qué más leemos acerca de eso? Otra vez, tal como previamente vimos que estas cosas fueron creadas por Dios el Padre “a causa de” Su hijo, ahora, en verso 16, podemos ver que la palabra dia (esta vez en el Genitivo) realmente incluye envolvimiento de este Jesucristo como parte de la causa que culminará en traer estas “todas las cosas” en el mismo sometimiento del Trono de Dios del que se  habló. En ninguno de esto hay un requisito de que Jesús sea el originador o incluso tanto como un participante de modo alguno de la creación de estas “todas las cosas” Mientras algunas de las traducciones castellanas pueden conducirlo a uno a pensar que lo fue, el Griego de donde provienen no apoya nada de eso.

Ahora note lo que fue eso creado. ¿Fue el universo físico que fue creado para su Hijo? Lea el verso 16. Allí dice: “todas los cosas creadas, que están en cielo, y que están en la tierra, visibles e invisibles… ”

Apartando el asunto de sólo lo que es “cielo y tierra” en la Escritura por el momento- Una completa explicación está disponible en un número de artículos en el sitio web de Israel de Dios (www.israelofgod.org), tales como los artículos sobre el Nuevo Cielos y Nueva Tierra, y especialmente el artículo en Génesis 1:1-2, etcétera, pero aquí aun no necesitamos introducirnos en un largo debate del uso bíblico de la locución “cielos y la tierra” cuando ésta contiene una definición, o una explicación, en el verso. Sólo lo leemos directamente en él cada vez (porque automáticamente asumimos que sabemos lo que quiere decir).

Entonces, todas las cosas que fueron creadas, independientemente de lo que signifique los cielos y la tierra, si son visibles para el ojo o invisibles- ¿son qué? Son “tronos o dominios o principados o autoridades”. ¿Y, a qué tronos, dominios, principados y autoridades se refieren? ¿Es esto una referencia para alguna clase de mal del reino angélico?

Verso 20 explica que a través del sacrificio de este Jesús, el Hijo de Dios, todas estas cosas serán reconciliadas de regreso a un estado armonioso bajo el reino y el dominio de Jesús, lo cual es dado a Jesús por y de su Padre, nuestro Dios.

Ahora, teniendo “todas las cosas” en estas referencias que se relacionan a “los tronos, o los dominios, o los principados, o los poderes” repentinamente permite todo esto caber perfectamente dentro de Apocalipsis, pero demos una mirada en Colosenses antes de seguir adelante.

Con las revisiones anotadas:

 

Colosenses 1:15

 

16 Porque por (en) él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por (dia) él y para él.

17 Y él es antes (pro) de todas las cosas, y todas las cosas por (en) él subsisten;

18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia (ekklesia), él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todas las cosas tenga la preeminencia;

19 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,

 

 

20. y por medio de (dia) él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz; Por él, digo, ya sea cosas en tierra, o las cosas en cielo (los tronos, o dominios, o principados, o poderes, aun “todo nombre [es decir, autoridades] que es nombrado, no sólo en este mundo [edad], sino que también en el venidero”).

Ahora para Revelación

Revelación 11:15 Y el séptimo ángel tocó; Y hubo grandes voces en el cielo, diciendo, Los reinos (“ los tronos, o los dominios, o los principados, o los poderes ”) de este mundo (la sociedad = humana kosmos) han venido a ser los reinos (“ los tronos, o los dominios, o los principados, o los poderes ”) de nuestro Señor, y de su Cristo; Y él (Dios el Padre) reinará por siempre jamás (por las edades de las edades).  –Y de otras Escrituras, algunos de los cuales hemos cubierto, se sabe que Dios le da a Su Cristo el dominio sobre el hombre y también reina.

Los reinos de este “mundo”, que aquí es kosmos, así la sociedad humana y ninguno de los dos, un periodo tiempo, ni el universo, son ciertamente éstas “todas las cosas ” que son “ tronos, o dominios, o principados, o poderes ”.

Recapitulando:

Hechos 3:21 Que el cielo debe recibir hasta los tiempos de la restitución de todas las cosas, que habló Dios por boca de todos sus santos profetas que han sido desde que comenzó el mundo.

Nosotros ahora podemos preguntar,  ¿Qué “restitución” es esa que los profetas santos de Dios han estado profetizando todos esos años?”

Como Hechos 3:21 indica que este anuncio comenzó con “desde que el mundo (la edad) comenzó,” ¿qué más podría está que el restablecimiento de la autoridad de Dios sobre el hombre, y en el particular Israel, que se hace posible a través de la implementación del “Nuevo Pacto” de Jeremías 31

La palabra Griega traducida, “restitución” (apokatastasis) conlleva una referencia para el restablecimiento de la Teocracia verdadera y original. No hay implicación de un universo “restaurado”. La “restitución de todas las cosas” no se trata del universo, sino del dominio de Dios sobre hombre dentro del universo.

“todas las Cosas” como es usado en estos y muchos (no todos) versos del Nuevo Testamento son simplemente una referencia para la totalidad de régimen, autoridad, y aun gobernantes, supeditándose a una autoridad como el Padre ha consentido para su Hijo primogénito en la  “edad” por venir. No se trata del universo, o cosa, o vacas, o insectos, o árboles, etc. No es incluso acerca del área del “espíritu” para el cual Dios ya tiene un dominio total y completo, sino sobre lo “espiritual” Desde el tiempo en que el hombre eligió primero tener dominio sobre los gobiernos de los hombres, esos gobiernos, principados, poderes, potestades y esos tronos han continuado en una sucesión continua de sufrimiento, debilidad, muerte, destrucción y fracaso abyecto. Ahora, ¿no es esto lo que todos los profetas santos han hablado? ¿No es que esto lo que verdaderamente necesita restaurarse? Las otras cosas, los animales, los insectos, tierras, las aguas, y aun quizá eventualmente el universo, todo están sujetos al hombre, así que cuando el hombre esté otra vez sujeto a Dios, todas esas cosas se encargarán por sí mismos. El orden será restaurado, la vida florecerá, y vivir la forma de Dios causará bendiciones naturales a todos aquellos que se someten a las formas, mente, y autoridad de su Creador Dios; El Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Dios de Israel, el Dios de Su Reino- el Reino de Dios.

Richard Fix