LOS MANDAMIENTOS DE DIOS, LA LEY DE MOISES Y LA GRACIA DE JESUCRISTO

  Imagen del la ley de los señores; dibujo de las tabletas de los diez mandamientos.

Por David Macías Isaza

 

 

“Porque Dios no es Dios de confusión sino de paz

(1 Corintios 14, 33)

 

Es asombrosa la confusión que se ha levantado alrededor de éste tema de los mandamientos, la ley y la gracia; es tanta, que es difícil hacer un estudio sin que haya que meditar bastante cada palabra, para no añadir otra explicación confusa al respecto, pues ya la literatura cristiana está saturada de contradicciones y malas interpretaciones que no ayudan a tener claro si estamos bajo la gracia o la ley ¿Es vigente la ley? ¿Qué debemos entender por gracia? ¿Tenemos que cumplir los mandamientos de Dios? o ¿Estamos bajo un nuevo régimen?. Se han levantado sectas con todos los extremos, pero es difícil encontrar siquiera un solo estudio, un solo teólogo, un solo predicador que nos aclare la situación y que nos muestre la justa y equilibrada medida que presentan las escrituras, eso sí, vistas en su conjunto, estudiadas profundamente de acuerdo a la sana doctrina, con una exégesis armónica y coherente. Acompáñenme pues a desenredar toda esta cuestión con la ayuda de la Biblia y la inteligencia que nos da el espíritu santo de Dios.

 

El Mesías aclararía todas las cosas

 

Y Jesús respondiendo, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os escribió este mandamiento. (Marcos 10:5)

 

¿Por qué Jesús les dice a éstos fariseos que Moisés escribió un mandamiento por la dureza del corazón humano? Al parecer algunos mandamientos que escribió Moisés no venían de Dios, en este estudio vamos  a tratar de diferenciarlos, por esto el título los mandamientos de Dios, la ley de Moisés y la gracia de Jesucristo; aunque el término mandamiento es un sinónimo de la palabra ley, lo he puesto así para entendernos mejor desde el principio.  Es sabido por diferentes fuentes que una esperanza que tenían los judíos, es que el Mesías aclararía todas las dudas que se habían formado en el mundo antiguo y que reestablecería la enseñanza que Moisés quiso darle al pueblo de Israel desde el principio, pero que, por la terquedad de ellos, no pudo. Pocos parecen saber que Moisés tuvo que escribir una extensa ley con más o menos trescientos decretos, porque el pueblo era tan terco, que aún viendo los milagros y el poder con el que Dios los sacó de Egipto, seguían en sus inútiles razonamientos y en sus falsos dioses. Pocos cristianos contemporáneos entienden que Dios tuvo que cambiar su plan porque ellos no estaban listos para aceptar la sencillez de los diez mandamientos escritos por su propia mano en la piedra, por lo cual se le permitió a Moisés escribir una extensa ley para tratar de hacerlos conscientes del pecado, a fin de que buscaran la ayuda de Dios, a través del arrepentimiento y que nacieran de su Espíritu Santo. Lo que muchos aún ignoran es que Dios siempre ha tenido el mismo plan con la humanidad, pero siempre la humanidad se ha puesto terca.

 

¿Cuál es el plan de יהוה para la humanidad?

 

Y vosotros seréis mi reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. Entonces vino Moisés, y llamó a los ancianos del pueblo, y propuso en presencia de ellos todas estas palabras que YWHW le había mandado. (Éxodo 19:6)

 

Desde el comienzo Dios quería establecer su reino en la tierra, lo hizo con Adán, pero él desobedeció y se independizó, trayendo como consecuencia la maldición que recayó sobre la tierra. Luego guardó un linaje (la descendencia de Set) para que llevaran la simiente bendita; después, a su descendiente Abraham, le comunicó las buenas noticias del reino y le prometió la tierra por herencia, hizo lo mismo con Isaac y Jacob, quien fue llamado posteriormente Israel, cuyos descendientes vivieron en Egipto como esclavos por cuatrocientos años hasta Dios los liberó a través de Moisés. Desde el principio, Él quería que éstos israelitas vivieran de acuerdo a sus mandamientos y que fueran sus reyes y sacerdotes santos, para entregarles el reino sobre toda la tierra, por esto llamó a Moisés para entregarle las tablas escritas por su propio dedo.

 

Y la gloria de YWHW reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días; y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube. Y el parecer de la gloria de YHWH era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel. Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte; y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches. (Éxodo 24:16-18)

 

Moisés se estaba demorando mucho para la inmadurez e impaciencia de los Israelitas que no entendían nada de Dios. Ellos eran espiritualmente inmaduros y no todos creían las historias de sus antepasados Abraham, Isaac y Jacob (Israel).

 

Mas viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se juntó entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, aquel varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. (Éxodo 32:1)

 

El primer mandamiento de Dios dice que no se deben tener otros dioses aparte de YHWH, sólo a YHWH se debe amar y servir, Dios les había dicho  que se olvidaran de los falsos dioses egipcios, que no se hicieran imágenes de nada; pero cuando Moisés se demoró, ellos trataron de “buscar a Dios” a su manera, se hicieron un ídolo para adorar a su forma (Independencia).

 

Entonces YHWH dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido. Presto se han apartado del camino que yo les mandé, y se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. Dijo más YHWH a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Ahora pues, déjame que se encienda mi furor en ellos, y los consuma; y a ti yo te pondré sobre gran gente. (Éxodo 32:7)

 

Dios vio que éste pueblo no iba a poder entenderlo y pensó destruirlos para evitarse el problema de tenerlos que educar, puesto que eran definitivamente muy tercos y no entendían el más sencillo e importante de los mandamientos: Ama solo a YHWH tu Dios, puesto que él es el único Dios; por esto le dice a Moisés que va a hacer una nación a partir de él. Luego Moisés intercede por el pueblo para que Dios les dé otra oportunidad.

 

Y dijo: Si ahora, YHWH, he hallado gracia en tus ojos, vaya ahora YHWH en medio de nosotros; porque este es pueblo de dura cerviz; y perdona nuestra iniquidad y nuestro pecado, y poséenos. (Exodo 34:9)

 

Le aconsejo al lector que se tome el tiempo para leer todo este pasaje de Éxodo donde se puede ver como éste fatídico incidente del becerro de oro le costó al pueblo miles de vidas; y como fue desde este punto que se formó el sacerdocio “imperfecto” cuando la gente de Israel y la tribu de Leví (Los levitas) que estaban con Moisés mataron a tres mil personas de los que habían adorado y bailado frente al ídolo (Éxodo 32:26).

 

Aunque Dios les dio otra oportunidad a los que quedaron, no los dejó sin castigo, ya que les envió una plaga y se enfermaron (Éxodo 32:35).

 

Después de éste incidente Dios tuvo que tratarlos de una forma diferente, los Levitas se convirtieron en la tribu sacerdotal por haberse levantado en contra de la idolatría, aunque vimos antes que la voluntad y el plan de Dios era que todos fueran sacerdotes. Así es como entendemos que debido a la terquedad del pueblo, Dios tuvo que posponer sus planes y Moisés tuvo que añadir leyes que no estaban en su plan eterno y perfecto. Por ésta terquedad e incredulidad ésa generación ni siquiera pudo entrar a la tierra prometida, sino que murieron todos en el desierto y la generación posterior, los hijos de ellos fueron quienes pudieron entrar a la tierra prometida. Ésa misma terquedad agotó la paciencia de Moisés quien en una ocasión golpeó la roca para que saliera agua y no honró la santidad de Dios, y éste incidente le costó la entrada a la tierra prometida a él también (Núm. 20:12). Después de esto Dios prometió que enviaría otro profeta como Moisés que aclararía todas las cosas, a quien deberían escuchar los Israelitas, miremos:

 

Porque estos gentiles que has de heredar, a agoreros y hechiceros oyen; mas tú, no así te ha instruido YHWH tu Dios. Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará YHWH tu Dios; a él oiréis. Conforme a todas las cosas que pediste a YHWH tu Dios en Horeb el día de la asamblea, diciendo: No vuelva yo a oír la voz YHWH mi Dios, ni vea yo más este gran fuego, para que no muera. Y YHWH me dijo: Han hablado bien lo que han dicho. Profeta les despertaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare. Mas será, que cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta. (Deuteronomio 18:14-19)

 

Moisés anunció que vendría otro como él que hablaría en nombre de Dios, éste anuncio fue la forma como Dios iba a preparar a los judíos para cuando viniera dicho profeta, aunque ésta preparación tomaría cientos de años, ese tiempo para Dios es tan solo un instante, mientras tanto, Moisés tuvo que hacer una extensa ley llena de requisitos y prohibiciones para este pueblo en particular, y estableció sacrificios por el pecado que serían oficiados por los miembros de la tribu de Leví. Éste sacerdocio no era lo que Dios quería, pero tuvo que hacerlo así para que los judíos tomaran conciencia de su importancia en la historia y del pecado humano (la independencia), tuvo que hacerlo así para corregirlos, para que algunos de ellos pudieran ser salvos.

 

¿Pues de qué sirve la ley? Fue puesta por causa de las rebeliones, hasta que viniese la simiente á quien fue hecha la promesa, ordenada aquélla por los ángeles en la mano de un mediador. (Gálatas 3:19)

 

La ley de Moisés (no los mandamientos de Dios) fue dada a causa de las rebeliones, hasta que viniese el “profeta” a explicar todo a la humanidad, ya que el plan de Dios incluía a todas las familias de la tierra.

 

Empero antes que viniese la fe, estábamos guardados bajo la ley, encerrados para aquella fe que había de ser descubierta. De manera que la ley nuestro ayo fue para llevarnos á Cristo, para que fuésemos justificados por la fe. (Gálatas 3:23-24)

 

La ley fue dada para llevar a los creyentes a Cristo, es decir, para preparar al pueblo, para que los hombres sepan la necesidad que tienen de un salvador que les libre de la esclavitud al pecado, para que el hombre se arrepienta de su independencia; la ley existió para hacernos conscientes de nuestra naturaleza pecaminosa hasta que llegó la promesa del reino venidero y la vida eterna con la parusía (segunda venida del Cristo); la ley de Moisés estaba vigente hasta que llegara la fe en la resurrección e inmortalidad, hasta que llegara aquel profeta que prometió Dios por medio de Moisés, hasta que llegara el esperado Mesías. Los creyentes judíos creyeron siempre que ese profeta es precisamente Jesús el Cristo; por ejemplo Esteban, el primer mártir después de Jesús dijo claramente creer que ése profeta es Jesucristo, miremos:

 

Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará un profeta de vuestros hermanos, como yo; a él oiréis haciendo conforme a todas las cosas que os hablare. y será, que cualquier alma que no oyere a aquel profeta, será desarraigada del pueblo. Y todos los profetas desde Samuel en adelante, todos los que han hablado, han anunciado estos días. Vosotros sois los hijos de los profetas, y del Pacto que Dios concertó con nuestros padres, diciendo a Abraham: Y en tu Simiente serán benditas todas las familias de la tierra. A vosotros primeramente, Dios, levantando a su Hijo, lo envió para que os bendijese, a fin de que cada uno se convierta de su maldad. (Hechos 3:22-26)

 

 

Jesús es el Cristo (Mesías) es el hijo de Dios, el hijo del hombre y también éste profeta que traería las palabras de Dios, quien no obedeciera su palabra sería separado del pueblo de Dios. Es interesante que los apóstoles creyeran que Jesús es precisamente el cumplimiento de la promesa, ya que muchas personas parecen ignorar éste hecho tan revelador.

 

Este es el Moisés, el cual dijo á los hijos de Israel: Profeta os levantará el Señor Dios vuestro de vuestros hermanos, como yo; á él oiréis. Este es aquél que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres; y recibió las palabras de vida para darnos: Al cual nuestros padres no quisieron obedecer; antes le desecharon, y se apartaron de corazón á Egipto. (Hechos 3:37-39)

 

Los primeros llamados no quisieron obedecer, no tenían la fe y se hizo necesario un nuevo pacto, con un nuevo sacerdocio, ya que el primer pacto, el de la ley de Moisés no tenía el poder para justificar al hombre y para llevarlo al arrepentimiento. La calidad de los sacrificios de animales nunca saciaban la justicia de Dios ni conmovían o redargüían al hombre para llevarlo a depender de Dios como él quería, por esto él mismo envió al Cristo, un hijo suyo, engendrado por él, para que se ofreciera como expiación.

 

Mas ahora tanto mejor ministerio es el suyo (refiriéndose a Jesús), por cuanto Él es el mediador de un mejor testamento, que ha sido establecido sobre mejores promesas. Porque si aquel primer pacto hubiera sido sin falta, no se hubiera procurado lugar para el segundo. (Hebreos 8:6-7)

 

Dios sabía de antemano que el pacto con los Israelitas tendría que ser renovado, pues no correspondía con lo que él realmente quería. Por eso prometió que haría un nuevo pacto, y cuando se dice nuevo pacto, se sabe que el antiguo se da por terminado.

 

Porque hallando falta en ellos, dice: He aquí vienen días, dice el Señor, cuando estableceré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto; No como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé por la mano para sacarlos de la tierra de Egipto: Porque ellos no permanecieron en mi pacto, y yo los desatendí, dice el Señor. Porque éste es el pacto que haré con la casa de Israel, después de aquellos días, dice el YHWH: Pondré mis leyes en sus mentes, y sobre sus corazones las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo. (Hebreos 8:8-10)

 

En éste punto es necesario detenerse un momento con cuidado. El escritor de los hebreos está citando a Jeremías, uno de los profetas llamados “profetas mayores”, el punto importante que está subrayado, dice que Dios pondrá sus leyes en las mentes y en los corazones de los hombres y mujeres de su pueblo elegido. ¿Dónde quedan los que dicen que ya no vivimos bajo la ley? ¿No está diciendo Dios que nos escribe su ley en nuestro interior? Esta afirmación significa varias cosas, primero, que la ley de Dios es mucho más sencilla que los más de trescientos decretos de la ley de Moisés, y segundo, que en el nuevo pacto ya no será bajo el sacerdocio levita, puesto que continúa diciendo:

 

Y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor: Porque todos me conocerán, desde el menor de ellos hasta el mayor. Porque seré propicio a sus injusticias, y de sus pecados y de sus iniquidades no me acordaré más. Y al decir: Nuevo pacto, da por viejo al primero; y lo que es dado por viejo y se envejece, cerca está a desvanecerse.

(Hebreos 8:11-13)

 

Si ninguno tendrá necesidad de enseñar a su prójimo, esto quiere decir que no habrá el sacerdocio que hubo en la antigüedad, liderado por la tribu de los levitas. En éste nuevo pacto Dios ha establecido que todos le conozcan personalmente y todos sean sacerdotes y reyes como siempre ha querido que sea. En el libro de los hebreos se nos dice que Jesucristo es ahora el único sumo sacerdote de Dios y que los que quieren acercarse a Dios deben hacerlo por intermedio de él, por fe en su sacrificio expiatorio, el cual si pagó el precio que requiere el pecado de independencia que entró al mundo a través del primer Adán. Jesucristo también nos revela la sencillez de la ley de Dios con la declaración en Mateo 22:35-40:

 

Entonces uno de ellos, intérprete de la ley, por tentarle, le dijo: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?  Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Éste es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos pende toda la ley y los profetas.

 

Como hemos visto, Jesús y los apóstoles nunca han querido anular la ley de Dios o mandamientos de Dios. Lo que si podemos ver es que con el muevo pacto de Dios hecho a través de Jesús, quedó anulado el antiguo pacto que se hizo a través de Moisés con su sacerdocio levita. El primer pacto lo hizo Dios a través del sacrificio de un cordero, y se instituyó la cena de pascua, como una figura o un arquetipo para preparar al pueblo para cuando viniera el cordero de Dios; hay que decir que Juan el bautista declaró que Jesús de Nazaret es precisamente éste cordero de Dios que quitaría el pecado del mundo:

 

 Al día siguiente, vio a Jesús llegando donde él, y le dijo, «¡Observen, el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo! (Juan 1:29)

 

Jesús mismo, cuando estaba a punto de morir, comió la famosa última cena que era precisamente la cena de pascua, les declaró a sus discípulos que su sangre representaba el sello de un nuevo pacto:

 

Les dijo, «Realmente he deseado comer esta cena de pascua con ustedes antes de sufrir, porque les digo, no volveré a comer de esta por medio alguno hasta que se cumpla en el Reino de Dios.» Recibió una copa, y cuando había dado gracias, dijo, «Tomen esto, y compártanlo entre ustedes, porque les digo, no beberé más del fruto de la vid, hasta que venga el Reino de DiosTomó pan, y cuando había dado gracias, lo partió, y se los entregó, diciendo, «Este es mi cuerpo que es entregado por ustedes. Hagan esto en memoria mía.» De la misma forma, tomó la copa después de la cena, diciendo, «Esta copa es la nueva alianza en mi sangre, que será derramada por ustedes. (Lucas 22:15-20)

 

Es pues una nueva alianza o pacto la que trajo el Mesías, anulando la antigua alianza hecha a través de Moisés y el sacerdocio Levita, ahora Dios quiere que vivamos de acuerdo a los mandamientos que trajo a través de su Cristo, y cada creyente es un sacerdote, que puede acercarse al trono de Dios personalmente, puesto que el sacrificio del Mesías cubrió el pecado del hombre, éste sacrificio si tiene el poder de hacernos dependientes de Dios. Podríamos decir que ahora estamos bajo la ley de Cristo y que la ley que ya no está vigente es la ley de Moisés. Cuando digo que no está vigente me refiero a que la ley no puede justificar al hombre frente a Dios, puesto que Dios quiere que los que van a ser justificados lo hagan por fe en el Cristo, en sus palabras, en el reino que viene, en la resurrección y la vida eterna. Por esto es que Jesucristo nos dice que no todos entrarán al reino de Dios, sino solo quienes hagan la voluntad de Dios:

 

No todo aquel que me dice `Señor, Señor,´ entrará al Reino de los Cielos; sino aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. (Mateo 7:21)

 

Y en otra oportunidad le preguntaron a Jesús:

 

—¿Qué debemos hacer para realizar las obras que Dios quiere que hagamos?

Jesús les contestó:

—La única obra que Dios quiere es que crean en aquel que él ha enviado. (Juan 6:28-29)

 

Creer en Jesús como estamos viendo es creer en que sus mandamientos vienen de Dios y vivir de acuerdo a ellos. Jesús apareció para que el hombre no tenga de que jactarse, para que los que estaban bajo la ley de Moisés y creían que eso los justificaba delante de Dios, también se hicieran conscientes de su pecado, pues Jesús quitó lo que la ley de Moisés tenía de humano y la dejó pura, la perfeccionó dejándola tal como Dios siempre ha querido que la entendamos. Aunque muchos hoy lo ignoren, las enseñanzas o mandamientos de Dios dados a través de Jesús obedecen a una moral superior a la de la ley de Moisés, incluso mucho más exigente y radical.

 

Las enseñanzas de Jesús:

 

Una moral superior a la de Moisés

 

No piensen que he venido a destruir la ley o los profetas. No viene a destruir, sino a completar. Porque con seguridad, les digo, hasta que el cielo y la tierra pasen, no pasará de forma alguna, ni la letra más pequeña ni un pequeño trazo de la ley, hasta que todas las cosas estén cumplidas. Entonces, quien rompa uno de estos mandamientos, y le enseñe a otros a hacerlo, será llamado pequeño en el Reino de los Cielos; pero quien los cumpla y los  enseñe será llamado grande en el Reino de los Cielos.

(Mateo 5:17-19)

 

Muchas sectas cristianas actualmente enseñan que la ley fue acabada con Cristo; muy pocas lo enseñan correctamente, pues la ley que fue abrogada, fue la ley de Moisés, dándole paso a la ley de Dios, o para decirlo de una forma más clara: Los mandamientos puros de Dios. Jesús vino a exigir una moral mucho más elevada que la moral que propone la ley de Moisés, y el sacrificio de Jesús es mas valioso que los sacrificios de miles de carneros, toros, chivos o aves que exige el sacerdocio levita, veremos también que Jesús vino a establecer un nuevo orden sacerdotal donde cada creyente es sacerdote, siendo Jesucristo el único sumo sacerdote y único mediador entre Dios y los hombres (1 Tim 2:5).

 

Porque les digo que a menos que su justicia exceda a la de los escribas y fariseos, no hay forma de que entren en el Reino de los Cielos. (Mateo 5:20)

 

Jesús lejos de anular los mandamientos, los perfecciona. Esto es sorprendente e inquietante en gran manera, si lo comparamos con la mayoría de enseñanzas que propagan los falsos maestros de hoy. Para poder entrar al reino venidero de Dios, nuestra justicia debe ser mayor que la de los escribas (que representan a los teólogos) o los fariseos (que representan a las sectas). Vamos a ver algunos ejemplos de cómo Jesucristo establece unas normas o mandamientos más elevados que Moisés y como Jesús declara que éstos mandamientos los recibió directamente de Dios:

 

«Ustedes han oído que fue dicho a los antiguos, `No debes matar;´ y `Quien mate estará en peligro del juicioPero les digo, cualquiera que esté de mal genio con su hermano sin una causa estará en peligro del juicio; y cualquiera que le diga a su hermano, `¡ Raca!´ estará en peligro del Concejo; y cualquiera que le diga, `¡Tu, tonto!´ estará en peligro del fuego de Gehena .

(Mateo 5:21-23)

 

Jesús aclara todos los fundamentos de la ley, diciendo que es más importante nuestro corazón y lo que cultivamos allí, que el hecho de reprimir los malos deseos, como el desear matar a alguien pero abstenerse. Es decir, a partir de Cristo el delito o pecado está en el corazón, en el deseo y no en su consumación. Quien se enoje sin motivo con alguien será juzgado y quien lo insulte será echado al lago de fuego, que es la muerte segunda; quien insulte a otro y no se arrepienta será juzgado como un asesino. Claramente la moral que exige el Mesías es más alta que la de la ley de Moisés, pues no tolera la hipocresía. Aquí Jesús está cumpliendo la profecía de que Dios escribiría la ley en nuestros corazones, recordemos que Jesús habló siempre las palabras de Dios.

 

«Ustedes han oído que se dijo, a los ancianos `No cometerás adulterio;´ pero les digo que quien mire a una mujer con deseo, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón. (Mateo 5:27-28)

 

Lo mismo ocurre con éste mandamiento, Jesús lo eleva al nivel justo donde debe estar; el adúltero no es quien comete el pecado de consumar el adulterio, sino quien lo tiene en su mente y en su corazón. Vemos pues que el Mesías lejos de abrogar la ley, la está poniendo todavía más pura y exigente. Ésta “nueva ley” es el requisito para entrar en el reino de Dios. Dios quiere cumplir su plan de tener un pueblo de reyes y sacerdotes verdaderamente santos. Digo “nueva ley” aunque realmente no es nueva, sino la que Dios pretendió para el hombre aún desde el principio.

 

«Ustedes también han oído que les fue dicho a los de los tiempos antiguos, `No harás promesas falsas, sino que cumplirás lo que has prometido al Señor ,´ pero les digo, no juren: ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado para sus pies ; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. Ni jurarás por tu cabeza, porque ni siquiera puedes hacer blanco o negro un cabello. En cambio que tu `Si´ sea `Si´ y que tu `No´ sea `No.´ Pues lo que sea más que esto es del mal. (Mateo 5:33-37)

 

Jesucristo es sin duda aquel profeta que habría de venir, quien tiene autoridad para dar la palabra de Dios a los hombres. Reiterativamente reemplaza un mandamiento por otro, estos mandamientos que nos dio el Mesías son los que Dios pretendió desde el principio para sus hijos.

 

Entonces sean perfectos, tal como su Padre que está en el cielo es perfecto. (Mateo 5:48)

 

El llamado ahora es a la perfección, el Cristo estaba completando la ley, dándole a la humanidad los mandamientos perfectos de Dios. Cumpliendo lo que Dios había prometido desde tiempos antiguos a través de los profetas: que Dios enviaría un Cristo que aclararía todas las cosas.

 

Y, Moisés a la verdad fue fiel sobre toda su casa, como siervo, pero para testificar lo que se había de decir; mas el Cristo, como el hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si hasta el fin retuviéremos firme la confianza y la esperanza gloriosa.

(Hebreos 3:5-6)

 

Moisés fue un profeta fiel a lo que le dijo Dios y a lo que la terquedad del pueblo le permitió, pero Jesús es el heredero de todas las cosas, puesto que Dios le ha dado el señorío y el Reino, porque él es el hijo del hombre. Ahora somos el templo donde vive el Espíritu de Dios y Jesucristo es nuestro Señor, nuestro rey, si mantenemos la esperanza firme de su segunda venida o parousía, y el consecuente Reino glorioso de Dios.

 

Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, donde me tentaron vuestros padres; me probaron, y vieron mis obras cuarenta años. A causa de lo cual me disgusté con aquella generación, y dije: Siempre divagan ellos de corazón, y no han conocido mis caminos.  Así que, juré yo en mi ira: No entrarán en mi reposo. Mirad, hermanos, que en ninguno de vosotros haya corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. (Hebreos 3:7-13)

 

El pecado endurece el corazón y no le permite creer, por esto es necesario al arrepentimiento. El arrepentimiento es en realidad un camino constante, llamado también “camino de santidad”, quienes van por éste camino de salvación, siempre están apartándose cada día más de todo lo que los aleje de Dios, crucificando las obras de la carne y viviendo solo para el espíritu, buscando hacer la voluntad perfecta de Dios en todo y confesando a Dios la maldad que nace en el corazón en todo momento y lugar.

 

Porque somos hechos participantes de Cristo, si retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra confianza. (Hebreos 3:14)

 

Nos dice la escritura que es necesario permanecer hasta el fin para poder heredar el Reino de Dios que vendrá con la segunda venida del Cristo. La primera generación que fue sacada de Egipto, no pudo entrar en el reposo de Dios por su incredulidad y terquedad, con nosotros no será diferente si somos incrédulos y seguimos viviendo para el pecado y nos alejamos de Dios.

 

Porque también a nosotros se nos ha predicado el evangelio como a ellos; pero no les aprovechó la palabra predicada a los que la oyeron al no mezclarla con fe. (Hebreos 4:2)

 

No creyeron los antiguos y no les sirvió de nada escuchar el evangelio del reino de Dios, que también les fue predicado a ellos. Dios quiso que ellos fueran los primeros llamados reyes y sacerdotes, que fueran una nación santa, pero ellos no escucharon y se rebelaron, porque su corazón era terco; Moisés tuvo que darles leyes y mandatos humanos para que ellos no se alejaran del todo de Dios, aunque no iban a agradarlo como él realmente quería. Ahora Dios a través del Mesías nos trae de nuevo su invitación a ser su pueblo santo y a ser reyes y sacerdotes junto con su hijo, quien perfeccionó los mandamientos, quitando las cosas humanas de Moisés y dejando los mandamientos en su forma pura, tal como Dios se los dio a él. Tenemos pues un nuevo pacto a través del Cristo, un pacto perfecto que enfatiza en los mandamientos de Dios y nos los presenta renovados.

 

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; que como yo os he amado, así también os améis unos a otros.  En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. (Juan 13:34-35)

 

¿Dónde quedan pues los que dicen que ya no vivimos bajo los mandamientos de Dios? Jesús declara que todos los mandamientos que dio a la humanidad los recibió de su padre.

 

”Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.” (Juan 14:10)

 

También veremos en la escritura que la verdadera fe se demuestra con obras de fe, como dice Santiago:

 

Alguno podrá decir: «¿Tú tienes fe?; pues yo tengo obras. Pruébame tu fe sin obras y yo te probaré por las obras mi fe.

 

Éste tema de la fe y las obras está bien ampliado y explicado en otro estudio titulado “la victoria de los creyentes” que el lector interesado en profundizar lo puede encontrar en google.

 

Hemos visto que Jesucristo no pretendió en ningún momento abrogar los mandamientos de Dios, sino antes aclararlos y darlos en su justa medida. Muchos en la actualidad dicen que ahora estamos bajo la gracia y no bajo los mandamientos, pero honestamente los que afirman tal cosa no entienden ni siquiera en qué consiste lo que enseñan con tanta seguridad:

 

El fin del mandamiento es la caridad nacida de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida; de lo cual apartándose algunos, se desviaron a vanidad de palabras; queriendo ser maestros de la ley, sin entender ni lo que hablan, ni lo que afirman. Sabemos que la ley es buena, si se usa de ella legítimamente (1 Timoteo 1:5-7).

 

Otras falsas sectas alegan que el pecado no existe, otras que podemos hacer lo que queramos y que no hay condenación. Pero la Biblia nos dice que:

 

Porque no envió Dios a su Hijo al mundo, para que condene al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya es condenado, porque no creyó en el nombre del Unigénito Hijo de Dios. Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas (Juan 3:17-19)

 

Todo el que hace lo malo no cree en Jesús, puesto que la fe en Jesucristo se demuestra por sus frutos de arrepentimiento, el apóstol Pablo habla mucho del tema en sus cartas, miremos lo que dice en un Romanos 8:1:

 

Así que ahora, ninguna condenación hay para los que están en el Cristo Jesús, que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

 

Creer en Jesús es vivir conforme al Espíritu, es decir, hacer la voluntad de Dios y no la voluntad de la carne. Por esto se ha malinterpretado lo que significa la gracia de Cristo, y muchos piensan que por la gracia pueden vivir de acuerdo a los deseos perversos de su naturaleza pecaminosa, y siguen en su avaricia, en los deseos de los ojos, en la sed de fama, poder y vanagloria; pero la escritura nos demuestra en diferentes oportunidades que Dios es exigente con los que llama y demanda de ellos santidad, pureza y exclusividad.

 

La gracia de Jesucristo

 

Lo que realmente significa:

 

Por tanto, teniendo un gran Sumo Sacerdote, que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas; sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. (Hebreos 4:14-16)

 

Para empezar tendremos que analizar lo que significa la palabra gracia. El término que se usó en el manuscrito griego es: kharis, término que es la raíz de las palabras carisma, caridad, entre otras. Significa básicamente misericordia y amor incondicional, un amor que es “a pesar de” ; si miramos el pasaje anterior de hebreos podemos ver que ésta definición encaja perfectamente con el contexto. Es pues la gracia el favor inmerecido de Dios, “algo” que Dios nos ha dado porque se compadece de nosotros y quiere ayudarnos a pesar de todo. Éste es el significado más claro de la palabra gracia. A través de Jesucristo, Dios nos ha dado su perdón gratuitamente, Dios ha perdonado el pecado y no quiere tomarlo en cuenta, también en Jesucristo nos muestra cual es su voluntad para los hombres, que vivamos como Cristo vivió, que sigamos su ejemplo, y como estamos perdonados, podemos ser llenos del Espíritu Santo de Dios, que nos capacita para vivir una vida dedicada a Dios. Ése es el regalo inmerecido que nos dio nuestro Dios.

 

 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna”. (Juan 3:16)

 

Dios nos dio a su hijo. Dios nos dio sus mandamientos a través de su hijo. Nótese que dice que todo aquel que crea en él no se pierda. Como hemos visto, creer en el hijo de Dios es un concepto amplio, no basta con creer que solo hay un Dios y que Jesús es hijo de ese Dios, sino que nuestra fe se demuestra por las obras de fe que hablarán por nosotros; no basta con creer que Jesús es el hijo de Dios, pues los demonios también creen eso, es necesario vivir como él vivió. Los apóstoles constantemente nos darán el mismo reporte en todas sus cartas.

 

Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. (1 Juan 2:3)

 

El apóstol Juan dice que la forma de reconocer quien conoce a Dios es viendo quien guarda los mandamientos de Dios que nos fueron dados a través de Jesucristo.

 

El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él. (1 Juan 2:4)

 

Insisto ¿Dónde quedan los que dicen que no hay mandamientos?

 

Pero el que guarda su palabra, verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado en él; por esto sabemos que estamos en Él. El que dice que permanece en Él, debe andar como Él anduvo. Hermanos, no os escribo un mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; el mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio. (1 Juan 2:5-7)

 

El apóstol Juan quiere que quede muy claro que la fe viene acompañada de un cambio de vida, una obediencia a los mandamientos de Dios, a su voluntad. En ésta línea de pensamiento entendemos que el perdón de pecados es un don gratuito de Dios, pero la salvación es una decisión que debemos tomar nosotros mismos. Dios no va a revocar el libre albedrío que nos ha dado. Estamos llamados a la salvación, pero debemos cumplir ciertos requisitos para alcanzarla; como permanecer hasta el fin, no complacer nuestros deseos perversos, arrepentirnos y confesar nuestro pecado constantemente – a fin de que tengamos la victoria sobre el pecado siempre – para que el pecado no se enseñoree sobre nosotros, además debemos compartir con otros las buenas noticias del Reino venidero y vivir una vida que demuestre que estamos esperando a nuestro rey en su parusía.

 

La ley y los profetas fueron hasta Juan. De ahí en adelante la Buena Nueva del Reino de Dios es predicada y todos están forzando su camino hacia él. Pero es más fácil que el cielo y la tierra dejen de existir, a que un pequeño trazo de tinta caiga de la ley. Todo aquel que se divorcie de su esposa y se case con otra comete adulterio. Aquel que se casa con una que está divorciada de su esposo comete adulterio. (Lucas 16:16-18)

 

Jesucristo nos vuelve a decir la importancia de la ley. Aquí él declara que la ley jamás será abrogada. Pero si somos perspicaces notamos que al principio dice “la ley y los profetas”. Aquí Jesús se está refiriendo a la ley de Moisés obviamente. Más adelante vuelve a usar la palabra ley, pero para referirse a la ley de Dios, o mandamientos de Dios, esto puede comprobarse porque dice que cualquiera que se divorcie comete adulterio, mas en la ley de Moisés no era así, en la ley de Moisés un hombre podía repudiar a su mujer como vimos anteriormente. Jesús aclara que ése mandamiento de Moisés fue escrito por la dureza de corazón de los hombres pero que en el principio no fue así, ya que en el génesis dice que el hombre dejará a su padre y a su madre y la mujer también y se unirán para ser una sola carne; por lo tanto ya no son dos, sino uno; y lo que Dios une no lo debe separar el hombre.

 

¿Cómo podemos ser salvos pues? Realmente Dios es bondadoso pero exigente, es por esto que se nos da la siguiente promesa que resume el significado de la gracia:

 

Hijitos míos, estas cosas os escribo, para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, Abogado tenemos delante del Padre, a Jesús, el Cristo Justo; Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. (1 Juan 2:1-2) Y también tenemos ésta otra:

 

Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1:9)

 

Conclusión

 

Habría muchas otras citas que podríamos leer y mucho más que decir del tema, pero espero que con las que presento aquí sean suficientes para aclarar el asunto. Con Jesucristo estamos bajo un nuevo pacto, incluso los hebreos también lo están, ya que bajo el nuevo pacto no hay diferencia entre el judío y el gentil (no judío de nacimiento). Bajo el nuevo pacto se ha establecido un nuevo sacerdocio y una nueva forma de adoración. Ahora los verdaderos adoradores adoran al padre en Espíritu y verdad, ofreciéndole sacrificios de alabanza y ofreciendo sus cuerpos vivos al servicio de Dios. Todas las ordenanzas del pacto de Moisés quedaron anuladas, el sacerdocio levita, los diezmos, los sacrificios de animales  y las exigentes reglas de aseo como las de los animales que se deben y no se deben comer. Ahora estamos bajo el nuevo pacto y mandamientos de Dios perfeccionados, una ley perfecta que se podría resumir en dos mandamientos, pero que para poderla comprender mejor, Jesús expresó en muchos mandamientos, sin anular nunca los diez mandamientos de las tablas escritas por Dios. Hoy en día vemos un sinnúmero de falsos predicadores despreciando los mandamientos y predicando mensajes confusos de “sola gracia”, “creciendo en gracia”, “ya no estamos bajo la ley”, “la letra mata pero el espíritu vivifica” entre muchas otras, pero con el pasado estudio hemos visto el lugar correcto que debe tener cada uno de los términos, ahora si el lector puede entender la diferencia que hay entre los mandamientos de Dios y la ley de Moisés, y vivir a los pies del trono de la gracia, confesando sus pecados y recibiendo el perdón constantemente para apartarse del pecado cada día más, vivir dependiendo completamente de Dios. Ahora podemos entender bien porque Dios nos dice tantas veces:

 

Sean santos porque yo soy santo.( Levítico 11:14)(Mateo 5:48)(1 Pedro 1:16)

 

Bendiciones para todos!

 

Anuncios

QUIENES USAN MUCHO EL CEREBRO, LO VUELVEN MÁS RESISTENTES AL MAL DE ALZHEIMER

 

…¡especialmente a todos los que visitan este blog regularmente!


Ver imagen en tamaño completoUn test que revela los cambios del cerebro que se cree que son inherentes a la enfermedad de Alzheimer ha reforzado la teoría de que una gimnasia mental prolongada en la juventud, como es el caso de haber estudiado durante más tiempo, puede retardar la aparición de la demencia y el declive cognoscitivo que son característicos de esa enfermedad.


…Siga leyendo, haciendo click en el título…
Científicos del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer, en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, en San Luis, encontraron que algunos de los participantes en el estudio que parecían tener las placas cerebrales asociadas con la enfermedad de Alzheimer, todavía recibían altas puntuaciones en las pruebas sobre sus habilidades cognoscitivas. Los participantes que hicieron bien las pruebas tendían a ser personas que habían estudiado durante más años que las demás.

La conclusión es que una mayor educación académica puede permitir que la aparición de las placas amiloides y otras patologías del cerebro vinculadas a la enfermedad de Alzheimer no acarreen un declive de las habilidades cognoscitivas de las personas.

La neuróloga Catherine Roe y sus colegas del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer usaron los niveles de educación académica de los participantes en el estudio para calibrar una cualidad teórica conocida como Reserva Cognitiva, y que se refiere a las habilidades mejoradas en el pensamiento, el aprendizaje y la memoria, que resultan de usar de manera habitual el cerebro para retos intelectuales y otras tareas mentales que requieren esfuerzo.

Los neurólogos han especulado durante mucho tiempo con que esta cualidad es un equivalente aproximado al beneficio que obtiene el cuerpo mediante el ejercicio físico regular, y que puede ayudar al cerebro a hacer frente a los daños causados por la enfermedad de Alzheimer.

Durante la investigación, como se esperaba, aquellos participantes cuyos cerebros mostraron poca evidencia de formación de placas obtuvieron puntuaciones altas en todas las pruebas cognoscitivas. Pero, mientras que la mayoría de los participantes con altos niveles de presencia de placas cerebrales obtuvieron resultados pobres en las pruebas, aquellos que habían hecho trabajos de postgraduado tenían buenas puntuaciones. A pesar de las señales de que el Alzheimer ya estaba atacando los cerebros de los sujetos de este subgrupo, sus habilidades cognoscitivas no habían menguado.

Roe y sus colegas planean hacer nuevos estudios en esta línea de investigación, en los que buscarán otros indicadores potenciales de una buena reserva cognitiva, incluyendo aficiones intelectuales cultivadas en el tiempo libre, actividades sociales, y los retos mentales exigidos por determinadas profesiones.

EL MISTERIO INSONDABLE DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

LOS AMIGOS TRINITARIOS SOSTIENEN QUE ELLOS NI NADIE PUEDEN ENTENDER O CONOCER EL MISTERIO DEL DIOS TRINO PORQUE LA MENTE HUMANA ES FINITA O LIMITADA. ¿PERO FUE ÉSTE EL SENTIR DEL APÓSTOL PABLO CON RESPECTO AL “MISTERIO” DE DIOS Y  DE CRISTO? VEAMOS LO QUE ÉL PENSÓ AL RESPECTO EN COLOSENSES 2:2:

Colosenses 2:2 (Reina-Valera 1960)

Para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo”.

Colosenses 2:2 (Reina-Valera 1995)

Lucho para que sean consolados sus corazones y para que, unidos en amor, alcancen todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer (Gr. epignosis= pleno discernimiento) el misterio de Dios el Padre y de Cristo”.

Sin duda alguna, para el apóstol Pablo, el eterno Dios y Su Hijo Cristo ya no eran un misterio, porque él llegó a tener pleno entendimiento de quiénes eran ellos. Obviamente para lograr esto, él no pudo haber presentado a un Dios Trino, doctrina que es por demás confusa e ininteligible para todos aún hoy. Su posición clara de quién es Dios él la definió puntualmente en 1 Corintios 8:4-6, un texto clave que todos debieran subrayar.

Más sobre el unitarismo en:

www.apologista.blog.ca

EL EVANGELIO DE LA PROSPERIDAD EN CRISIS

Por Mario A Olcese (Apologista)

Según datos no oficiales, los ministerios cristianos en E.U cerrarán el presente año 2008 con un déficit de ingresos del 35% comparado con el año anterior (2007). Se espera que para el año entrante los ministerios cierren con un déficit aún mayor del 60% o más debido a la crisis económica mundial. Esto significa que los ministerios en general tendrán que reducir sus gastos generales y despedir empleados de sus nóminas de manera sustancial.

Frente a esta situación crítica, nos preguntamos: ¿En qué han fallado estos ministerios, especialmente los que predican el evangelio de la prosperidad y de las riquezas? ¿Será que estos ministerios y sus líderes están ahora recibiendo su justo pago o castigo al no haber cumplido con sus tributos con el césar? ¿No será que la paciencia del Señor llegó a su fin al ver tanta avaricia de parte de estos falsos ministerios y ministros cristianos que han venido engañando todos estos años a sus adeptos y al IRS, ocultando ingentes sumas de dinero proveniente de donaciones y diezmos para usos indebidos y oscuros que nada tienen que ver con el ministerio supuestamente cristiano? ¿Cómo podrán ahora justificar a sus partidarios y colaboradores la presente crisis por la que están atravesando? ¿Cómo justificarán su decrecimiento y pérdida de feligreses? ¿A quién le echarán la culpa ahora?¿Al diablo? ¿A Bush? ¿A la falta de fidelidad y constancia de los feligreses para cumplir con sus diezmos y ofrendas regularmente? ¡En verdad, no sé!

Pero esta crisis financiera aguda que ya se percibe en las iglesias de Estados Hundidos también se está sintiendo en las megaiglesias de otros países, y no es de extrañarse que la famosa megaiglesia “Casa de Dios” de Guatemala ya esté atravesando por momentos no muy satisfactorios que digamos, al estar recabando menos fondos en estos últimos cinco o seis meses, y que seguramente se irá agudizando en los meses venideros.

Lo cierto es que la presente crisis económica mundial ha demostrado que el mal llamado “evangelio de la prosperidad” es un vil engaño satánico y que todos aquellos que acogieron este evangelio espurio fueron unos tontos e ingenuos, atraídos como moscas por la vil miel de la codicia.

Que esto nos sirva a todos de lección para no trucar o tergiversar el verdadero mensaje de Jesucristo que es el evangelio del Reino de Dios.

www.elevangeliodelreino.org

www.retornoalparaiso.blogspot.com

LA PELIGROSIDAD DE LAS SECTAS EN LA SOCIEDAD ACTUAL

En el mundo y también en nuestro país cada cierto tiempo oímos hablar de grupos sectarios involucrados en diversas situaciones de índole delictiva, tales como prostitución, abusos sexuales, problemas financieros, asesinatos, etc.

Hace unos años atrás una investigación del Parlamento Europeo, arrojó como resultado 20.000 nuevas agrupaciones en los últimos 30 años, aparecidas en el mundo, de diversa índole ya sea religiosa, filosófico, cultural, esotéricas, educacional, etc. Se cree que en nuestro país existen alrededor de 400 sectas operando a lo largo del territorio nacional.

Son un mal de nuestra sociedad, que se aprovechan de la  libertad de credos y de que muchas organizaciones tanto políticas como económicas  encubiertamente apoyan sus postulados, con motivo de que éstas  reciben ciertas regalías económicas y serían mal vistas si lo proclamarán abiertamente. Pero en las decisiones de la alta esfera ahí defienden sus derechos garantizados por la constitución, siempre a puertas cerradas.

Para dejar tranquilos a muchos grupos  que se sienten atacados con este concepto genérico y poder definir más correctamente el concepto de Secta Destructiva, nos basaremos en la definición de Pepe Rodríguez, español, periodista y asesor de sectas de varios países europeos, que nos indica que una secta será destructiva cuando un grupo en su dinámica de captación y/o adoctrinamiento, utilice técnicas de persuasión coercitiva que propicien la destrucción de la personalidad  previa del adepto o  la dañen severamente, independientemente de la  ideología que persiga dicha agrupación.

Estos grupos  se diferencian de aquellos que se encuadran en las definiciones teológicas o de uso cultural, pero que no muestran una conducta antisocial o peligrosa, de aquellas organizaciones que sí lo hacen.

Es necesario prevenir y alertar responsablemente  a la sociedad acerca de la existencia de esta innegable realidad con la que convivimos y no estamos ajenos a vernos involucrados con ellos de una u otra manera. Cada cierto tiempo nos encontramos que están llegando a Chile doctrinas foráneas, todo esto gracias al auge económico que ha tenido nuestro país y la libertad que se les entrega en difundir sus ideales mesiánicos, no importando quienes sean ni de donde provengan.

Estos grupos se esconden en el concepto denominado de Nuevas Religiones, con objeto de no ser prejuzgados a priori, aprovechando el progresismo liberal que está imperando en el mundo por diversas organizaciones defensoras de los derechos civiles individuales de las personas, esto les ha permitido aumentar su difusión en forma abierta y crecer en la captación de miembros y como resultado, también han crecido económicamente. No es raro encontrar que estas agrupaciones son verdaderas corporaciones que cuentan  con empresas de las más variadas áreas de la economía y su resultado es muy  exitoso.

Estas agrupaciones tienen una jerarquía piramidal muy rígida, es impuesta por el jefe y un grupo de líderes, pero bajo ciertos criterios prefijados por la misma jefatura, es decir, no hay opción posible de elección voluntaria de los miembros.

La dependencia organizacional es poco conocida, no es permitido a sus adeptos hacer preguntas de su gestión y aportar ideas de qué hacer con los dineros recaudados y menos pensar cuestionar las doctrinas impuestas por la secta a todos sus fieles, que a veces cambia dependiendo de lo que desee el líder del grupo, instrumentalizando a los adeptos a los fines de la organización.

Nuestra juventud, tan llena de ideales y con un mundo que no los acoge  como ellos quisieran, es el ideal para estas organizaciones que prometen darle un espacio en esta lucha salvadora de la humanidad. Se les hace sentir ser parte de un grupo especial, con una misión única y en donde ellos son pieza fundamental en los cambios que la sociedad necesita. De esta manera desde dentro pueden cooperar hacia los objetivos trazados por los líderes y todos aquellos que están fuera, son la piedra de tropiezo del  ideal terrenal. Esto los hace ser más comprometidos con el grupo y comienzan a dejar de lado las relaciones anteriores, sean estas familiares, laborales, amigas, etc.

Las sectas en general buscan personas respetables y honorables que puedan ser influenciables por diversas razones, como por ejemplo: trabajo, económica, emocional, familiar, sufren de problemas emocionales, etc.

De esta manera logran obtener  poder económico, influencia en las altas esferas gubernamentales y credibilidad dentro de la comunidad, para hacer su proselitismo doctrinario en forma abierta y conocida. Pero esto no es signo de claridad y transparencia en sus objetivos, sino que es la manera de operar como imagen pública, la verdadera doctrina es reservada a los líderes de la agrupación, que es un grupo mucho menor y selectivo; el resto de los miembros ni siquiera piensan ni imaginan los verdaderos principios que sustentan la secta.

Para llegar a conocer los verdaderos objetivos de la organización es necesario pasar por variadas pruebas de fidelidad a la secta, en muchos casos, estas pruebas no son reconocidas abiertamente y les incomoda hablar de los actos realizados. Esto a su vez lo compromete y comienza a depender cada vez más de la jefatura de la secta, en otras palabras, comienzan a manejar su vida. Los líderes prestan “ayuda moral”, con argumentos de saber si están preparados para conocer las verdades que van a recibir, es en la mente del adepto en donde comienzan a formar sus nuevos patrones de conducta.

Todos en el sueño idealista tratamos de trascender en el tiempo y estos grupos le dan una razón suprema para hacerlo, su vida ahora es luchar por conseguir los objetivos que se le indican.

En muchas de estas sectas, el resultado es finalmente el mismo, separaciones, hijos que se van de sus casas, peleas familiares, la personalidad cambia, desconfianza de todos, dependencia al grupo, incapacidad para tomar sus propias decisiones, etc.

Hay muchas sectas encubiertas en un manto de honorabilidad y respetabilidad por parte de la sociedad, pero que en el fondo tienen objetivos perversos, darlas a conocer es muy peligroso, pues la misma ciudadanía, con desconocimiento obviamente, apoya a estas agrupaciones; que  han tratado de “abrirse a la comunidad”, para lograr una aceptación de ciertos principios conocidos como progresistas o liberales, incluso alzando la voz en su defensa. Pero detrás de cada “lucha valórica”, se desconoce el motivo real y verdadero que  persiguen, sus jefes aparecen sólo cuando es necesario hacerlo, sino dejan que otros de menor rango defiendan sus postulados.

Creo que estas sectas destructivas son las más peligrosas, pues se esconden y actúan en secreto, no dan a conocer sus objetivos finales, sino que presentan una suerte de declaración de principios vagos que cualquier organización desde niños exploradores hasta grandes organizaciones sociales los compartiría, pero la letra chica de su doctrina, ni aún sus miembros la conocen totalmente, porque según dicen, no todos se encuentran aptos para conocer tan maravillosa verdad.

Sobre esto persisten muchas inquietudes, ¿quiénes son los verdaderos líderes y qué objetivos persiguen realmente? Esta situación provocada por las mismas agrupaciones cuestionadas, ha dado paso a una gran cantidad de conjeturas posibles, ¿existe el famoso poder oculto mundial? ¿un poder decidido a conspirar  para hacerse del control del planeta? Hemos escuchado de esto a lo largo de toda la historia de la humanidad, cada vez que ocurren acontecimientos de dudosa procedencia y resultado fatales para la humanidad. Hay diversas organizaciones que en el transcurso de la historia  han sido señaladas como causantes de las grandes catástrofes de la humanidad, tales como revoluciones, asesinatos de líderes mundiales, secuestros, etc.

Las sectas más preocupantes son aquellas con ritos secretos y reservados sólo a  algunos “privilegiados” y que tienen intereses mucho más profundos que simples buenas obras para sus semejantes. Son verdaderas transnacionales políticas y económicas que difunden sus ideales  a través de  sus posiciones influyentes en la sociedad.

En muchos países están preocupados del aumento de estos grupos y de la peligrosidad que representa para los pilares de la sociedad; es una lucha subterránea  sin cuartel, porque estas sectas se esconden bajo grandes paraguas protectores; es necesario informar a la ciudadanía y en especial a la juventud de cómo reconocer las sectas y que se debe hacer si algún familiar ha caído en sus manos.

Para reconocer estos grupos se recomienda algunos pasos de simple aplicación investigativa, revisar su historia, origen de la doctrina, líderes, si solicitan dinero  ya es síntoma de tener cuidado, si además nadie sabe que se hace con los fondos recaudados, peor aún; existe en otros países, han tenido problemas legales en su funcionamiento, es conveniente localizar personas que se hayan salido del grupo  y conocer sus razones, también es recomendable  hablar con miembros y escuchar las razones de su doctrina  y si era necesario apartarse para defender esos postulados. Una vez realizada esta simple investigación, podrá saber si esa organización le merece la confianza necesaria para pertenecer a ella, o en su defecto, es mejor apartarse a tiempo si le han quedado dudas.

Preocupémonos de quienes nos rodean y todavía es tiempo de desenmascarar a esas mentes enfermizas poseedoras de la única verdad  secreta que les sirve de pantalla para enriquecerse a costa de ingenuos hombres en busca de ideales que le ayudarían a trascender más allá de esta vida.

RELIGIÓN E INTERNET, LA GRAN PARADOJA

La Red afecta, al menos en EEUU, las prácticas religiosas

ANTONIO CORDOBA

Especial para elmundo.es

BOSTON (EEUU).- Habrá quien diga que, vistas las últimas revelaciones en EEUU, la única experiencia religiosa que los padres les van a permitir a sus hijos será vía Internet. Lo cual revela fuerte dosis de cinismo, sin duda, y un real conocimiento de la importancia que la Red está adquiriendo en la práctica de la Religión. Y es que, aparte de artículos on line sobre curas pederastas y pintorescos fenómenos de varia naturaleza, Internet y la religión cada vez tienen más puntos significativos de contacto. Siéntase cerca de Dios a través una máquina, otra paradoja de la era digital.

“¿Hacia dónde avanza la relación entre la Religión y la Red? Sólo Dios lo sabe”. Así comenzaba su presentación uno de los participantes en un panel celebrado recientemente en el Instituto Technológico de Massachusetts (MIT). No obstante, si su futuro es incierto, su origen es (relativamente) temprano y bien conocido. Ecunet empezó a operar a mediados de los 80 como medio de comunicación entre los profesionales de la religión. Se creo así una red P2P que, en vez de MP3s y vídeos de Jenna Jameson, permitía el intercambio de sermones, algo muy útil para pastores “quemados” tras décadas de predicación. Sin embargo, como recordó Charles Henderson, capellán de la Universidad de Princeton y creador de la primera iglesia en el ciberespacio, el momento crucial fue la explosión del Challenger en 1986. Cientos de personas se congregaron espontáneamente en el ciberespacio para celebrar un oficio de difuntos. Y así se descubrió el poder de Internet para crear comunidades religiosas.

Unas comunidades que cada vez más se articulan a partir de instrumentos como lecturas de boletines, listas de correo, foros públicos, habitaciones de chat y la mensajería instantánea. Especialmente, muchas “mega-iglesias” (congregaciones religiosas que reúnen a miles de personas cada domingo) han pasado a depender en gran medida de estos instrumentos electrónicos para su vida religiosa. En una pequeña encuesta realizada recientemente, un tercio de los miembros recibía o enviaba emails a diario y un total del 50% los recibía o enviaba al menos una vez a la semana. Nada extraño en un país en el que, según otro estudio, tres millones de estadounidenses buscan contenidos religiosos en la Red a diario.

Curiosamente, la página web de la congregación tiene un papel limitado, explica Scott Thumma, catedrático del Instituto Hartford para Estudios Religiosos. La pertenencia a una determinada comunidad religiosa es bastante volátil en los EE.UU., donde predomina más bien una mentalidad tipo “busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo”. Así, las páginas de iglesias, mezquitas y sinagogas están diseñadas fundamentalmente no para convertir, sino para atraer a feligreses de otras congregaciones. Una eficaz declaración de intenciones, la publicación de una hoja parroquial o equivalente y la disponibilidad de sermones en versión texto y audio son elementos claves en esta función propagandística. El funcionamiento interno, por contra, tiene lugar a través del correo electrónico y la mensajería instantánea.

¿Pero está Internet realmente cambiando las prácticas religiosas?

Según Thumma, no realmente. Las comunidades religiosas están llegando con retraso a la era digital y los resultados todavía no están muy claros. El empleo de la tecnología depende muchas veces de la actitud de los sacerdotes, que tienden a usarla en mayor grado si son de tendencias liberales y tienen una buena formación. Muchos sitios se crean de forma precaria y luego apenas son actualizados. Y la brecha digital se siente en la esfera religiosa tanto como en las demás: las congregaciones de blancos liberales demuestran un uso muchísimo mayor de Internet que las de afroamericanos. La disponibilidad de recursos económicos y humanos en la comunidad juega pues un papel fundamental, y la adopción de Internet como instrumento es muy desigual.

Sin embargo, hay indicios de que hay cosas que sí se están moviendo. Para empezar, familias jóvenes y con estudios cada vez escogen más su iglesia en función de un uso activo de las nuevas tecnologías, lo cual apunta a una redistribución demográfica de los feligreses. Del mismo modo, unas comunidades muy activas electrónicamente tienden a marginar a los miembros de más edad y menos recursos, lo cual cambia también de forma importante la dinámica interna y la distribución de poder.

Por otra parte, aunque los Amish no tienen un sitio web, por motivos obvios, otras comunidades cristianas fundamentalistas le están sacando un gran provecho a la era digital. Los fundamentalistas, que constituyen la subcultura más numerosa y con mayor crecimiento en EE.UU., están en contra de una gran parte de los contenidos de Internet, pero no se oponen a la Red en sí. Máximos defensores de la educación infantil en casa para proteger a sus hijos de las enseñanzas que se imparten en las escuelas, la Red les proporciona un medio óptimo para distribuir sus propios materiales educativos a los hogares y mantener el contacto por encima de las distancias geográficas.

Sin embargo, la experiencia general es que la Red está favoreciendo un mayor intercambio de información y un mayor cuestionamiento de la jerarquía por parte de los fieles. A fin de cuentas, los ritos religiosos celebrados en iglesias, mezquitas y sinagogas no hacen más que seguir el modelo televisivo, transmitiendo información “de uno a muchos”. Como “Operación Triunfo”, mismamente, pero sin posibilidad de votar quién va a aparecer ante el altar el próximo domingo. En Internet, sin embargo, las cosas cambian, y el grado de crítica e interacción entre los fieles, el modelo “de muchos a muchos”, prevalece.

No obstante, según Henderson aún hace falta trasladar esa libertad de crítica a las iglesias. En lo que a él mismo respecta, se le cuestiona mucho más en los foros y chats que cara a cara. Por otra parte, el uso del email para tratar asuntos religiosos ha hecho que se borren las barreras entre lo privado y lo público, de manera que muchos feligreses se autocensuran en la comunicación electrónica con sus ministros, por miedo a que dicho documento pueda difundirse más adelante. De este modo, confesiones y peticiones de consejo que antes tenían lugar libremente cara a cara ocurren “bajo amenaza” en el ciberespacio, cambiando así la relación entre pastor y oveja.

Y, claro, el gran cambio que ha ocurrido es la comercialización de la vivencia religiosa (o, mejor, la aparición de una nueva forma de comercialización de la misma). No solamente se trata de que ahora las iglesias deben invertir gran parte de sus recursos en tecnología para ofrecer un mejor servicio a esos feligreses / clientes que las mantienen con sus donaciones. Se trata también de la proliferación de sitios de temática religiosa guiados únicamente por un criterio económico. Mientras que Ecunet es una punto org sin ánimo de lucro, que únicamente pide contribuciones para poder mantenerse operativa, una sitio como beliefnet.com está lleno de banners, y está en manos de grandes corporaciones. Es posible, según Thumma, tener una genuina y gratificante experiencia religiosa en belief.net, y hay que recordar que ha sido nominada a los webbies, los premios de la Red, en la categoría de mejor sitio de comunidad (junto, por ejemplo, a Nerve.com). No obstante, la reacción de su director al oír esta nominación fue pensar en sus inversores: “Realmente ayuda este tipo de aprobación externa a la hora de atraer más dinero”.

 

CONSEJOS PARA UN NOVIAZGO MADURO

Ricardo Ruvalcaba


Escuela de amor

En la Jornada Mundial de la Juventud de Paris, un joven le preguntó a Juan Pablo II: “¿Qué está bien y qué está mal en el noviazgo?” A lo que el Papa respondió: “Está bien lo que puedes hacer enfrente de tu mamá”. Si Cristo te pide ser casto en el noviazgo, dile que sí. Nosotros no somos nadie para darle lecciones de felicidad al creador de la felicidad.

El noviazgo es para escoger a tu acompañante para la vida y a la madre o padre de tus hijos. “El que sólo ama hoy y no le interesa amar mañana, no sabe lo que es el amor, pero sí el capricho. El verdadero amor quiere durar para siempre”. Aunque toda convivencia a la larga traiga problemas.

Ninguna persona es un objeto de placer para satisfacer tus pasiones desordenadas. Tu pareja no es un objeto para que tú puedas disfrutar de ella. Si tu usas a tu pareja y ella te usa a ti para proporcionarse mutuamente placer, sólo están viviendo una “comunión de egoísmos”. Eso es rebajarse a simples objetos de placer recíproco. El verdadero amor busca en el otro no algo para disfrutar, sino alguien a quien hacer feliz. No eres novio de un cuerpo, sino de una persona con cuerpo y alma. La felicidad de tu pareja debe ser tu propia felicidad. Recuerda que el regalo más grande que le puedes ofrecer a tu futuro esposo o esposa es llegar virgen a tu matrimonio. Dice Jorge Loring que “todos prefieren una de estreno. Nadie quisiera una de segunda o quinta mano”.

Sé fiel a tu pareja como quieras que ella lo sea contigo. La infidelidad es el cáncer del amor. Busca una pareja que vista con pudor. Quien viste sin pudor quiere que la aprecien por lo que su cuerpo ofrece y no tanto por lo que ella es. Que tus dones físicos nunca te aparten de tu dignidad y de la vida de gracia.

El noviazgo es la escuela donde se aprende a amar como preparación inmediata para el matrimonio. “Escuela del amor. Esto debe ser el noviazgo. La escuela en la que dos jóvenes se conocen a fondo y aprenden a amarse de veras, a desprenderse de sí mismos para darse al otro y dar vida a otros, sus futuros hijos”. El noviazgo es para conocerse, aceptarse y superarse en pareja. En el noviazgo abre los ojos y en el matrimonio ciérralos un poco.

El mejor consejo

Para perseverar en el amor durante el noviazgo hay que vivir el consejo de las tres “Des”: Dios. Diálogo. Detalles.

a. Dios: pareja que reza unida, permanece unida.

b. Diálogo: Mayor será la armonía matrimonial cuanto mayor sea la armonía espiritual. ¿Cuáles son sus convicciones respecto a la religión, al matrimonio, a la apertura a la vida, a la educación de los posibles hijos…? ¿Está madurando nuestro amor? ¿Hay armonía en nuestras relaciones o son frecuentes los roces y las discusiones? ¿Por qué? ¿Nuestras aficiones e ideales se complementan armónicamente o son causa permanente de discordias?

c. Detalles: el amor nunca puede estar ocioso. Cada recuerdo es un alimento del amor. Un recuerdo da alegría, pero un detalle aumenta el amor. El amor es un fuego que hay que mantenerlo vivo. Séneca afirmó: “Si quieres ser amado, ama”.

 

PATOLOGÍAS PSICÓTICAS DE LA SOCIEDAD WATCHTOWER

Rarezas de la Suciedad Muchpower Bla Bla & Truco de los Testigos de Jehová

 

 

¡Regresión, proyección y toda clase de fobias y complejos en tan pocas citas! ¡Increíble!

La Atalaya 12/1/1990; Pp. 19

Tenemos la oportunidad de mostrar amor para nuestros hermanos que toman la delantera en la congregación o con respecto a la organización visible de Jehová en todo el mundo. Esto incluye ser leal para “el esclavo fiel y discreto” (Mateo 24:45-47). Afrontemos el hecho de que no importa cuánta lectura de la Biblia hayamos hecho, nunca habríamos aprendido la verdad por nuestra cuenta.

La Atalaya 6/15/1951; Pp. 375

Necesitamos una organización teocrática. Sí, además de tener el espíritu de iluminación de Dios, un cristiano necesita que la organización teocrática de Jehová para comprender la Biblia.

La Atalaya 10/1/1994; Pp. 8

Canalice para comprender la Biblia… todos los que quieran comprender la Biblia deberían apreciar que la “grandemente y heterogénea sabiduría de Dios” puede divulgarse sólo a través del canal de comunicación, el esclavo fiel y discreto de Jehová.

La Atalaya 5/1/1957; Pp. 274

El mundo está lleno de Biblias, el libro que contiene los mandamientos de Dios. ¿Por qué, entonces, las personas no saben por dónde ir? Porque no tienen la enseñanza o la ley de la madre, que es la luz. Jehová Dios ha provisto a su Santa Palabra escrita para todo el género humano y ella contiene toda la información que es necesaria para que los hombres tomen un derrotero que lleva a la vida. Pero Dios no ha arreglado para esa Palabra hablar independientemente o hacer brillar las verdades vivificadoras por sí misma. Su Palabra dice: “La luz es sembrada para el justo. (Sal. 97:11). Es a través de su organización que Dios provee esta luz que proverbios dice es la enseñanza o la ley de la madre. Si debemos caminar la luz de la verdad, debemos conocer no sólo a Jehová Dios como nuestro Padre sino su organización como nuestra madre.

La Atalaya 10/1/1967; Pp. 587

Así la Biblia es un libro organizativo y le pertenece a la congregación cristiana como una organización, no para individuos, a pesar de cuán sinceramente ellos puedan creer que pueden interpretar la Biblia. Por esta razón la Biblia no puede ser correctamente comprendida sin la organización visible de Jehová en mente.

La Atalaya 7/1/1973; Pp. 402

Sólo esta organización funciona para el propósito de Jehová y para su alabanza. Para ella sola la Palabra de Dios, la Biblia, no es un libro sellado.

La Atalaya El 8/15/1981; Pp. 29

Ellos dicen que es suficiente con leer la Biblia exclusivamente leer la Biblia, ya sea a solas, o en pequeños grupos en casa. Pero, extrañamente, a través de tal ‘lectura bíblica’, ‘ han revertido bien de regreso a las doctrinas apóstatas que los comentarios por el clero de Cristiandad enseñaban 100 años atrás.

La mayoría de las doctrinas que el “esclavo fiel y discreto” ha enseñado son copiadas de otras religiones como los Adventistas, Bautistas, Cristadelfianos, Arrio, Menonitas, Valdenses, etc. ¿Fueron ellos también el “esclavo fiel y discreto”, para haber sido los únicos en entender esas doctrinas para su tiempo?

¡No sigamos fomentando las paranoias del cuerpo gobernante! Obedezcamos a Dios y leamos la Biblia sin depender de la “levadura” en los libritos de la organización. Solo basta un corazón sincero y ruego por el Espíritu Santo de Dios.

Fuente:

www.lavasori.wordpress.com

PARE DE EXPRIMIR: EL CALIFA EMIR MACEDO Y SU REINO UNIVERSAL

Su ¿doctrina?
La IURD se autoidentifica con las numerosas iglesias evangélicas pentecostales, aunque no da mayores precisiones sobre cuáles y por qué.

1) La pobreza es del diablo. Macedo promueve el ‘Evangelio de la prosperidad’, diciendo: ‘Yo no sigo a un Dios pobre. Si su Dios es pobre, es porque sus pensamientos son pobres […] La pobreza es del diablo; no de Dios’ (Universal News #7, p. 2).
Mario Justino, un ex-pastor, quien escribió un libro sobre el grupo (’In the Corridors of the Kingdom‘) alega que muchos de los ministros son charlatanes y viven con lujo con el 2 a 10% de las colectas semanales.
Esta secta pide a sus feligreses muchísimo dinero con la promesa que van a ser bendecidos por Dios en esta vida y ser salvados de las llamas del infierno en la otra (Time, 11 marzo de 1996, p. 13).
Según las enseñanzas de la Oración Fuerte las personas pueden tener dos clases de fe: fe natural o fe sobrenatural.
Para ellos la fe natural consiste en la confianza en Dios solamente, pero que duda de que Dios puede hacer milagros económicos. La fe sobrenatural es la que confía en que Dios puede multiplicar el dinero y las posesiones materiales, y afirman que ésta es la fe que agrada a Dios.

 

2) El diablo está presente en todos los males. Macedo afirma que todos los males de cualquier especie son de origen demoníaco.
Los pastores tienen el don de sacar el demonio de aquellos que están incapacitados para creer y actúa independientemente de la fe del enfermo. La liberación completa sólo se consigue con la participación en la vida de su iglesia.
Solamente en las reuniones se reciben las principales bendiciones.
3) Usan objetos como ’sacramentales’ que comercializan. La ‘Iglesia Universal del Reino de Dios’ constantemente ofrece objetos para recibir milagros: La ‘rosa bendecida’, el ‘aceite bendecido’ con el que se pueden ungir fotografías de familiares enfermos. ‘pan bendito’ para asegurar la prosperidad del cuerpo, del espíritu y de lo económico.
Sus productos son anunciados en grandes propagandas en periódicos como: ‘!Asista y coma el pan bendecido para curar las enfermedades!’ (La Prensa, 28- feb-95). En los cultos se afirma que ‘las cosas’ bendecidas en las reuniones, al ser llevadas a casa, transportan la presencia de Dios para bendecir lo que sea.
Al final de los programas de radio (o televisión) en Brasil, pedían a la gente que pusiera un vaso de agua o piezas de ropa cerca de la radio para que fueran bendecidos, una vez hecho esto, los objetos tendrían ‘poderes curativos’.

4) El culto se inicia con una pequeña explicación de algún versículo de la Biblia. Después hacen un llamamiento a depositar sobre la Biblia, en sobres cantidades altas de dinero, con la promesa de que Dios lo multiplicará. El llamamiento comienza especificando cantidades altas que deben ser ofrendadas. Terminan con una sesión de exorcismo masivo en la que los pastores imponen las manos a la gente para expulsar a los demonios.
En días especiales se reúnen para vender los objetos bendecidos o para recibir alguna bendición u oración especial de los pastores y de los ‘obispos’. Por ejemplo la ‘Oración de los 70′ (donde 70 pastores oran para expulsar a los demonios). Las reuniones donde se hace presente el obispo y otras reuniones especiales para recibir prosperidad, curación o anular alguna brujería.
Los líderes siempre preguntan a los asistentes sobre los problemas que los orillaron a acudir a las sesiones. A diferencia de los pentecostales que dan importancia a la alabanza y a la música, aquí se asiste solamente para recibir y comprar los objetos sagrados.

(fuente: http://www.teologoresponde.com.ar/respuesta.asp?id=266)

El obrero cristiano
Así llaman a las personas que “voluntariamente” trabajan para esta iglesia, a los que se les exige estar bautizados y que tengan los siete dones del Espíritu Santo, que observen buena conducta tanto adentro como afuera del templo; se les concede autoridad ¿? para hacer exorcismos, aunque si es derrotado por algún demonio pierde automáticamente su “unción como obrero cristiano”; asimismo, tienen la obligación de aportar dinero a la iglesia para demostrar fidelidad al Señor ¿? (”Por eso el debe ser fiel en sus diezmos y ofrendas para con el Señor Jesús a fin de que también el pueda mostrar lealtad en sus semejantes en el Nombre de Señor”).
Estas personas deben visitar asiduamente hospitales, hogares de ancianos y domicilios particulares para sumar nuevos adeptos a la IURD.

Dentro de la IURD, existe también la “Organización T-Ayudo”, la cual se dedica a recolectar donaciones para conseguir alimentos y vestimentas para gente carenciada.
Mucha gente con la autoestima baja por distintas circunstancias de su vida personal, se sienten importantes al acceder a estos espacios dentro de la iglesia. En lugar de ser evangelizadores, portadores del mensaje de Jesucristo, son más bien agentes propagandísticos de la IURD. Lo que ignoran es que pasan a ser manipulados psicológicamente y son obligados a aportar dinero sin importar su condición económica.
 

¡Pare de Sufrir!: gran estafa a corazones desesperados (I parte)

En estos últimos años, en la Argentina hemos sido testigos del impresionante crecimiento de la “Iglesia Universal del Reino de Dios” (IURD). En cualquier ciudad de nuestro país se pueden ven carteles y afiches publicitarios, spots televisivos y radiales que tienen el ya archifamoso “PARE DE SUFRIR”. 


Muchos canales de televisión y estaciones de radio son ocupados a partir de la medianoche por “pastores” que hablan acento brasileño, transmitiendo un mensaje pseudo cristiano e invitando a participar de esta iglesia con la firme promesa de sanaciones, liberación de demonios varios y prosperidad económica. Parece que basta con participar activamente de las actividades de la IURD para dejar de penar por esta vida.

En sus distintos programas abundan “testimonios” de personas que atestiguan “milagros” ocurridos en sus vidas gracias a la intervención de estos pastores. Muchos de esos testimonios son puestos en escena para poner más énfasis en el mensaje que el ocasional pastor quiere transmitir.

¿Quiénes son?
Visitando su página web oficial, http://www.iglesiauniversal.com.ar/, se puede recorrer las actividades que realizan en la Argentina.
Ellos dicen que la IURD se inició en Julio de 1977 cuando Edir Macedo, “inspirado por el Espíritu Santo y con una fe inquebrantable” decidió alquilar un inmueble para empezar a predicar. No hay relato alguno de búsqueda espiritual ni en qué pude escuchar la voluntad divina para iniciar esta nueva iglesia.
Edir “Emir” Macedo Becerra (nacido en 1945) proviene de una familia católica aunque él tuvo importantes incursiones en creencias afrobrasileñas (las mismas que muchos “obispos” de la IURD atacan en sus discursos). A principios de la década del 70, Macedo ingresa a la Iglesia Pentecostal “Nueva Vida”. Era cajero de la Lotería de Río de Janeiro cuando, junto a Romildo Soares (su propio cuñado), funda en 1975 el “Salón de la Fe”.
El real origen de la IURD está cuando, después de haber iniciado el “Salón de la Fe”, Macedo y su cuñado se distancias por severas diferencias personales: Macedo funda la IURD y Soares funda la “Iglesia Internacional de la Gracia de Dios”.
Para la época de la fundación de la IURD, Brasil vivía una crisis social sin precedentes, que favoreció a que muchos personas desorientadas buscaran refugio en nuevas iglesias “pentecostales” que fueron surgiendo con distinta suerte.
En 1986, Macedo viaja a los Estados Unidos en donde estudia cuidadosamente las técnicas de marketing de iglesias evangelistas de aquel país del norte que con tanto éxito aplica esta secta.

Portador de un fuerte carisma y una gran oratoria, Macedo empieza a propagar su nueva iglesia utilizando costosos espacios televisivos a los que accedía con las generosas donaciones que sus fieles le hacían.
La sede mundial de la IURD se encuentra en Av. Suburbana, 7702 – Abolição, Rio de Janeiro, Brasil.
¿en qué dicen creer?

En dicha página web, en la sección “en qué creemos”, se lee que “Cada Iglesia o denominación cristiana (¿?) tiene su filosofía, esto quiere decir, su manera de interpretar, entender y colocar en práctica las enseñanzas de la Biblia (¿?). La Iglesia Universal del Reino de Dios tiene los mismos principios doctrinarios de las demás Iglesias Evangélicas Pentecostales, diferenciándose sólo en algunas costumbres y dando énfasis a algunos aspectos del ministerio del Señor Jesucristo y Sus Apóstoles”.


No dan demasiados detalles de cuales son esas “demás Iglesias Pentecostales Evangélicas”, ya que estas no son pocas y son de las más variadas: hay para todos los gustos.

El estatuto interno de esta iglesia fue redactado por el propio Macedo Becerra. Dicen creer en un solo Dios que es Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, aceptan la Resurrección de Jesús, esperan la”pronta e imprevista” vuelta de Jesús. Relativizan la importancia del Bautismo para la salvación del alma, aunque dicen que cuando uno se bautiza “los vicios, el mal genio, el egoísmo, tener placer al actuar mal, en desacuerdo con el carácter de Dios etc.”

El punto 11 de la enumeración de sus creencias dice textualmente que “Los diezmos y las ofrendas son tan sagrados, tan santos como la Palabra de Dios. Los diezmos significan fidelidad y las ofrendas el amor del siervo hacia el Señor. No se puede disociar los diezmos y las ofrendas de la obra redentora del Señor Jesús; significan, en verdad, la sangre de los salvos en favor de aquellos que necesitan de la salvación.” Con total caradurez ponen al nivel de Palabra de Dios al aporte económico que los adeptos a la IURD deben a sus pastores.

 

En el punto 14 se lee que “Todos los cristianos tienen derecho a una vida abundante según las palabras del Señor Jesús: “… yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10). No es muy explícito a qué se refiere con esa “vida en abundancia”: ¿será la abundancia de bienes materiales que acumulan los dueñas de esta empresa diabólica?.

¿ESTÁS DENTRO DE UNA SECTA DESTRUCTIVA?

Publicado por informe sectas en Junio 7, 2008

Le presentamos a continuación algunos materiales que le pueden llegar a ser de utilidad, en primer término un test, una serie de preguntas que implican la detección si Ud. está dentro de una secta destructiva. Está pensado para “iniciados”, y puede no ser útil para aquellas personas que recién inician sus primeras asistencias a la secta. Si Ud. está recién concurriendo al grupo le recomendamos que no utilice este test sino su habilidad de informarse, de conocer a fondo, de investigar, de cuestionar, esta es su mejor ayuda, nunca deje de cuestionar la secta. El test funciona de forma muy sencilla, si las respuestas “SI” son mayores a las “NO”, Ud. está sin dudas integrando un grupo sectario peligroso, manipulador, con técnicas coercitivas y de lavado de cerebro. Repetimos, el test está pensado para adeptos ya interiorizados con la secta, no para quienes recién inician las reuniones o ritos. Sabemos el problema de convencer a un adepto de hacer cualquier tipo de demostración al respecto y por supuesto de hacer este test, eso se lo dejamos a sus habilidades de convencimiento. 

 01) Al entrar, ¿estabas en un punto muerto o confuso de tu vida?

02) ¿Tenías unas relaciones familiares/sociales poco satisfactorias?

03) ¿Al comenzar, notaste un entusiasmo exagerado de parte del grupo?

04) ¿Tuviste que ir reemplazando tus ideas por otras?

05) ¿Tuviste que dejar cosas importantes para ti?

06) ¿Sentiste alguna vez manipulación y/o explotación?

07) ¿No sabías qué decir ante sus razonamientos?

0 8 ¿Te hicieron sentir nuevas obligaciones/deberes morales?

09) ¿Tienes que dar gran parte de tu tiempo libre?

10) ¿Tienes que pagar mucho o cada vez más dinero?

11) ¿Has dejado de lado tus relaciones personales por las relaciones con el grupo?

12) ¿Los jefes del grupo ejercen una gran autoridad?

13) ¿Controlan gran parte de tu vida, opiniones, sentimientos, actos?

14) ¿Existen códigos o indicaciones de conducta y pensamiento?

15) ¿Estás muchas veces al límite de tu aguante?

16) ¿Generalmente hablas siempre de los mismos temas con los demás del grupo?

17) ¿Te falta tiempo para informarte de otros temas?

1 8 ¿No se permite la crítica dentro del grupo?

19) ¿Hacéis todo lo posible para estar siempre de acuerdo con el líder o agradarle?

20) ¿Crees que existe algo así como una doble moral en el grupo?

21) ¿Son los líderes designados misteriosamente?

22) ¿Llegar al poder es de los máximos objetivos del grupo?

23) ¿Tiene el grupo una misión revolucionaria en el mundo?

24) ¿Necesita para ello tener cada vez más poder e influencia?

25) ¿Te mandan buscar contactos y subvenciones, ocultando los verdaderos fines del grupo?

26) ¿Te sientes pequeño, mudo o débil ante el líder?

27) ¿Te estás encerrando cada vez más en ti mismo?

2 8 ¿Te estás olvidando cada vez más de ti mismo?

29) ¿Realizas oraciones, ritos o rituales?

30) ¿Tenéis ropas, símbolos y gestos especiales y secretos?

31) ¿Has tenido que realizar compromisos ante los líderes?

32) ¿Crees que tu destino ya está escrito?

33) ¿Crees en el favor o desfavor de espíritus, seres invisibles o divinidades?

34) ¿Leéis libros sagrados o por lo menos reveladores, propios del grupo?

35) ¿Estás obligado a hacer confesiones orales o escritas?

36) ¿Tan pronto te sorprenden con afecto como con críticas despiadadas?

37) ¿Insisten en la lealtad para siempre?

3 8 ¿Tu éxito, fortuna, estatus, planes o felicidad no son siempre bien vistos?

39) ¿Te convocan a menudo para reuniones que no debes perder por nada del mundo?

40) ¿A menudo lo que se dice es más bueno para el grupo que para ti?

41) ¿Te sientes dependiente del grupo? ¿Hace tiempo que no has dicho “no” al grupo?

42) ¿Hace tiempo que no has estado ausente ni una semana del grupo?

43) ¿Tiene todo una respuesta por parte del líder?

44) ¿Crees o creías que el mundo actual es extremadamente malo?

45) ¿Os hacen llamaros idealistas?

46) ¿Os dicen que el plan del grupo no puede fallar, si cada uno hace lo que dicen?

47) ¿Dentro del local se trata de crear un ambiente muy especial?

4 8 ¿Es el líder el representante de un supuesto ser superior?

49) ¿Se exigen unas normas de ‘pureza’?

50) ¿Se maneja el concepto de ‘pecado’ o ‘karma negativo’?

51) ¿Dicen que existe una ciencia sagrada o superior a la ciencia moderna?

52) ¿Se usa un lenguaje especial que no entienden los ‘profanos’?

53) ¿El concepto de individuo es que éste tiene un fin o esencia trascendental?

54) ¿Te enseñan teorías sobre una vida eterna o similar?

55) ¿Te enseñan que todo en la existencia está clasificado en niveles?

56) ¿Te enseñan que hay como dos bandos enfrentados en la humanidad?

57) ¿Ensalzan las tareas monótonas o en grupo?

5 8 ¿Las promesas incumplidas del grupo son más que las cumplidas?

59) ¿El grupo monopoliza la distribución de la información?

60) ¿Hay propaganda interna o control desde dentro?

61) ¿Crees que conoces bien al líder o líderes?

62) ¿Tus sentimientos hacia él/ellos son confusos?

63) ¿Has descubierto técnicas de relaciones públicas aplicadas a ti?

64) ¿Sabes o crees que se lleva un registro sobre ti?

65) ¿Se supone que el líder tiene ciertos poderes que tu no has visto?

66) ¿Has visto alguna vez rasgos no racionales o teatrales en tu líder?

67) ¿Han abusado de ti?

6 8 ¿No te explicas todavía al 100% las opiniones del líder?

69) ¿Eres consciente de que tu vida privada es muy pequeña?

70) ¿Toman otros muchas decisiones por ti?

71) ¿A menudo no sabes qué hacer o pensar?

72) ¿Tus estudios o aprendizajes en el grupo parecen no tener final?

73) ¿Has consultado opiniones contrarias al grupo?

74) ¿Al enterarse el grupo de ello, se han puesto despectivos o agresivos?

75) ¿Crees que el grupo mezcla enseñanza con adoctrinamiento?

76) ¿Es el líder enormemente importante para el grupo y el mundo?

77) ¿La captación de nuevos miembros es fundamental?

7 8 ¿Tienes que pagar cada cosita que te da el grupo?

79) ¿Las críticas llevan a la expulsión o al castigo?

80) ¿Se fomenta una imagen exterior muy por encima de la realidad del grupo?

81) ¿El líder da indicaciones sobre casi todos los aspectos de la vida?

82) ¿Los miembros se sienten superiores al resto de los humanos?

83) ¿Tiene o ha tenido el grupo problemas legales, sociales o inspecciones?

84) ¿El grupo no se siente responsable ante las autoridades?

85) ¿El grupo enseña que la moral común no se aplica al grupo?

86) ¿Se dice que las relaciones sexuales deben servir al grupo, directa o indirectamente?

87) ¿Se da gran importancia a mostrarse siempre correctos ante terceros para salvaguardar la imagen del grupo?

8 8 ¿Lo primero es la supervivencia del grupo y luego la tuya?

 

LA IGLESIA FIEL FRENTE A LA “APESTASÍA” ACTUAL

 

Pr. Víctor Pino Gamboa*

(Apocalipsis 3:8, 10, 11)

INTRODUCCIÓN

Permítanme comenzar definiendo la palabra “apostasía”. Según su etimología, en griego, “apostasía” es deserción, rebelión, abandono, retirada, separación de aquello a lo que se ha acercado antes. Es así como en el contexto bíblico significa: cortar la relación salvadora de uno con Cristo o apartarse de la unión vital con El y la verdadera fe en El.

¿Quién es un apóstata?

Es alguien que cree, que recibe la Palabra; aunque superficialmente, la acepta por un tiempo, cree todo con la mente (parte de la carne), pero sin hacerlo algo personal ni parte de su vida; conoce la verdad pero no la aplica. El apóstol Pablo define a los apóstatas como personas que escucharon el Evangelio de la gracia de Dios, pero no recibieron el amor de la verdad para ser salvos (2 Tesalonicenses 2:10), escucharon como aquellos que fueron una vez iluminados (Hebreos 6:6-8), pero terminaron como la tierra que recibe la lluvia y produce espinos y malezas, que no son fruto de nada. El punto es que no amaron suficientemente la Verdad como para persistir en ella con convicciones firmes y profundas.

I. LA APOSTASÍA, UNA REALIDAD INSOSLAYABLE

A. El sincretismo religioso es una de las evidencias.

1. Sincretismo del Consejo Mundial de Iglesias y la Iglesia Católica Romana.

Los llamados “evangélicos” liberales del Movimiento Ecuménico se unen cada vez más con la Iglesia de Roma. Ya se han dado muchos diálogos de alto nivel. Las reuniones de oración ya no son una novedad. El año que acaba de pasar, el obispo Brian Frarrell, Secretario del Consejo Pontificio y el doctor Samuel Kobia, Secretario General del CMI firmaron y publicaron conjuntamente, y por primera, vez un texto sobre la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. [1]

En la página web del Consejo Mundial de Iglesias se lee esta noticia: “La cuenta regresiva de una conferencia que será un hecho inédito ha comenzado: En seis meses representantes de comunidades pentecostales e iglesias evangélicas se reunirán en un plano de igualdad con hombres y mujeres de las iglesias miembros del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y de la Iglesia Católica Romana para participar en la Conferencia Mundial sobre Misión y Evangelización – que tendrá lugar en Atenas, Grecia, del 9 al 16 de mayo de 2005. Allí tratarán de formular de manera conjunta proyectos para el futuro de la misión cristiana”. [2]

2. El Parlamento de Religiones.

Este es otro organismo que trabaja para la unidad religiosa del mundo. Es dirigido por un pastor protestante presbiteriano, Dirk Ficcsa. Del 7 al 13 de agosto del año pasado, en Barcelona, España, realizaron su IV Parlamento, cuyo lema fue “Senderos de paz: el arte de saber escuchar, el poder del compromiso”. Su objetivo es buscar un entendimiento entre las religiones. [3]  El sincretismo que promueven el Consejo Mundial de Iglesias, el Parlamento de Religiones y otras organizaciones similares, es una clara demostración de rebelión contra Dios, no una sujeción al señorío y autoridad de Cristo sino más bien una abierta confrontación, sentando las bases de la súper iglesia mundial que se someterá a la autoridad del Anticristo, el archi enemigo de Cristo y la Iglesia fiel.

B. Pérdida de identidad doctrinal e institucional.

1. Doctrinas bíblicas fundamentales diluidas.

Aquellos grandes organismos y líderes internacionales que se arrogan la autoridad de representar a la Iglesia de Cristo, al tener diálogos y efectuar pactos ecuménicos, están vendiendo su primogenitura y haciendo repudiables concesiones. Al tratar de lograr un entendimiento y acercamiento con otros grupos religiosos, se trata de eliminar las diferencias doctrinales, pero lo terrible es que a consecuencia de ello se destruiría el fundamento doctrinal de la Iglesia Cristiana Evangélica. Ejemplo de ello es el intento de unión entre evangélicos y católicos a través de “diálogos” y firma conjunta de acuerdos fatales para la Iglesia Cristiana Evangélica. El 29 de marzo de 1994, líderes del más alto nivel firmaron un documento conocido como “ECT: La Misión Cristiana del Tercer Milenio”. Es un documento que definitivamente ataca al Cristianismo histórico y la doctrina de Cristo, promoviendo un falso evangelio de obras y rituales que se identifica y es promovido por la Iglesia Católica Romana: bautismo de regeneración, es decir, justificación por medio del rito del bautismo en agua. [4]

2. Nombres ambiguos o no identificables.

En muy frecuente leer rótulos de templos con nombres difusos y ambiguos: “Iglesia Cristiana”, “Comunidad Cristiana”, “Centro Cristiano”, etc. Cuando leemos cosas así nos preguntamos: ¿Cuál es su identidad cristiana evangélica de esa iglesia o comunidad? Eso es en el caso de congregaciones locales, pero también sucede lo mismo con instituciones nacionales. En Puerto Rico, el Concilio Evangélico ha quitado la palabra evangélico de su nombre oficial, y ahora se identifica sólo como “Concilio de Iglesias de Puerto Rico”. Sabemos que esta institución es abiertamente ecuménica y sus miembros son militantes activos. Cualesquiera sea el móvil de esos cambios, lo cierto es que, estén conscientes o no, la apostasía está envolviendo a muchos en una gran confusión doctrinal e institucional. Hay un deterioro irreversible de su identidad. Existe mucha gente que no sabe quién es ni en qué cree. El sincretismo religioso está dejando una estela devastadora de confusión.

C. Infiltración de doctrinas y filosofías orientales, expresadas por el Movimiento de la Nueva Era

1. ¿Qué es la Nueva Era?

Es un movimiento filosófico y religioso muy amplio. Los estudiosos de este fenómeno nos dicen que es difícil describirlo. “Es un monstruo de mil cabezas”. No es un movimiento, pero se lo encuentra bajo esta figura; no es una religión, pero se lo encuentra en muchos casos como una religión; no es una filosofía pura, pero académicamente se lo encuentra como tal. Cabe decir que la Nueva Era es una manera de pensar, un conjunto de valores que comparten personas de diversas organizaciones e instituciones, formando una “mega-red” o red de redes que se entrelazan entre sí. Estas redes son las que hacen posible la relación entre los diferentes movimientos independientes entre sí, pero que tienen las mismas metas, la misma filosofía, el mismo fin, por ser Satanás el mismo autor. El que ha inspirado e inspira este modo de pensar, filosofía, o como se le llame, no es otro sino Satanás mismo. Él, como el príncipe de este mundo, “ha cegado el entendimiento de la gente para que no les resplandezca la luz del Evangelio” ( 2 Corintios 4:4 ), y ha estado a través de toda la historia y en todas las civilizaciones y culturas introduciendo su doctrina perversa.

2. Propósito de la Nueva Era.

Entre otras cosas, la Nueva Era se propone:

a. Desmitificar paulatinamente la interpretación fundamentalista de la Biblia.

b. Ocuparse de suplir las carencias humanas en su totalidad.

c. Llevar al hombre a un encuentro consigo mismo, para que encuentre al dios que es.

3. Enseñanzas de la Nueva Era.

Los comienzos de este movimiento son tan antiguos como el pecado mismo (Génesis 3:1-6). Como lo que prometía la serpiente, la Nueva Era enseña que:

a. No se puede confiar por completo en la Palabra de Dios (v. 1, 4, 5).

b. El hombre no tiene que morir (v. 4).

c. El hombre se puede convertir en dios (v. 5).

d. El hombre puede evolucionar por medio de conocimientos escondidos (v. 6). [5]

4. La Nueva Era dentro de la sociedad.

En la década de los años ochenta el movimiento de la Nueva Era se infiltró en todos los aspectos de la sociedad:

a. La educación pública ha quedado bajo una fuerte influencia de la Nueva Era.

b. Las corporaciones usan sus técnicas para adiestrar a sus ejecutivos.

c. Los líderes políticos y militares tratan de imponer ese movimiento.

d. Las Naciones Unidas se convierten en un importante centro de promoción para ese movimiento.

e. Muchas iglesias enseñan conceptos de la Nueva Era. [6]

5. Principales escuelas dentro de la Nueva Era. Hay dos principales escuelas de pensamiento dentro de la Nueva Era:

a. La primera: Se le podría denominar como Renacimiento de la Conciencia. Es una permuta en la cual la humanidad está traspasando los límites que se ha impuesto a sí misma para unirse a los poderes ilimitados del universo que ya es utópico. El ser humano es divino y perfecto pero necesita darse cuenta de ello; alcanzaremos el estado de perfección a base de meditar y desear todos unidos que esto suceda. Mientras más seguidores trabajen para lograrlo, más rápido se alcanzará ese estado de perfección.

b. La segunda: Se le podría llamar el Salto Cuántico de la Conciencia. Cuando se genere el impulso suficiente porque hay la cantidad de personas necesarias con su conciencia elevada ya desarrollada, entonces el mundo entero estará listo para dar un salto cuántico y entrar en una dimensión superior. Este paso gigante hacia la realidad cósmica se va a producir en un instante. Ve a la humanidad al borde de una masiva explosión evolutiva en la cual todos nos despertaremos una mañana en un mundo nuevo, donde seremos uno con la divinidad, el poder y la bondad. Pero esto implica la interacción con unas poderosas entidades iluminadas que proceden de fuera de la experiencia humana. Esta segunda escuela filosófica tiene una tendencia mucho mayor hacia lo místico y lo oculto, y tiene las puertas abiertas de par en par para todas las fuerzas demoníacas imaginables. [7]

6. Muchos líderes cristianos prominentes han sido pervertidos por la Nueva Era. Líderes muy populares en quienes confían muchos creyentes han sido pervertidos por la Nueva Era, de tal manera que abierta o encubiertamente están enseñando y predicando doctrinas de la Nueva Era:
David (Paul) Yonggi Cho, Charles Capps y otros “maestros de la fe” hablan repetidamente del hombre como perteneciente “a la clase de Dios”.
El popular pastor y evangelista/maestro televisivo Frederick C. Price ha escrito: “Creo que… Dios hizo al hombre un dios. Un dios bajo Dios”.
Charles Capps está de acuerdo: “…Jesús dijo: “Sois dioses”. En otras palabras. Adán era el dios de la tierra… El hombre fue creado… para que fuera dios sobre la tierra…”. Kenneth Copeland ha dicho: “No es que tengas a un Dios viviendo en ti; ¡tú eres uno!”. Robert Tilton, pastor del Centro Misionero Mundial Palabra de Fe de Dallas, Texas, ha escrito: “Tú eres… una criatura de la clase de Dios. Originalmente fuiste designado para que fueras como un dios en este mundo. El hombre fue designado o creado por Dios para que fuera el dios de este mundo… Naturalmente, el hombre perdió su dominio y se lo entregó a Satanás, que vino a ser el dios de este mundo”. [8]

7. Infiltración sutil de la Nueva Era dentro de la Iglesia. “Los cristianos se sienten bien cómodos al tratar de sectas fuera de la Iglesia tradicional, como los Mormones, Testigos de Jehová, Ciencia Cristiana o Hare Krishnas. Sin embargo, el movimiento de la Nueva Era envuelve cosas que están firmemente instaladas dentro de la Iglesia, como psicoterapia, visualización, meditación, bioretro-alimentación, confesión positiva, pensamiento positivo o posibilista, hipnosis, medicina holística, y toda la gama de técnicas de automejora y de motivación para el éxito”, puntualiza en su libro Dave Hunt. [9]

La Iglesia fiel se encuentra seriamente amenazada y atacada por la apostasía de los tiempos finales (2 Tesalonicenses 2:7-11). La Nueva Era, el “monstruo de las mil cabezas” está infiltrándose y progresivamente destruyendo la Iglesia como un SIDA espiritual.

D. Pragmatismo creciente.

1. Pérdida de valores. Los valores bíblicos son cada día más escasos. Lo verdadero consiste simplemente en aquello que es ventajoso para los intereses personales. Los valores de referencia son el éxito, la eficacia y lo que se supone sea logro o beneficio. “Si algo funciona bien y resulta hazlo”, “el fin justifica los medios”, son sus axiomas. El pragmatismo proclama una verdad superior fuera de la verdad absoluta de Dios. Es esta filosofía la que está llevando a las iglesias y denominaciones a aflojar principios morales y espirituales. Se hacen enmiendas a Estatutos y Reglamentos para mantener el “honor”, “puestos” y “calificaciones” de líderes supuestamente importantes, útiles para sus instituciones, irreemplazables por sus capacidades académicas; pero que lamentablemente en muchas de aquellas “estrellas”, su vida moral es un escándalo y una vergüenza. Pero allí está en acción el pragmatismo moderno. El profeta Isaías dice: “¡Ay de los que traen iniquidad con cuerdas de vanidad, y el pecado como con coyundas de carreta!… ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!” (Isaías 5:18, 20, 21).

2. Iglesias y pastores homosexuales.

Cada vez se suman países y estados que legalizan matrimonios homosexuales; pero lo preocupante es que este movimiento inmoral ha penetrado las barreras de la Iglesia. Ahora no sólo se bendice esta forma de uniones antibíblicas, sino que se están constituyendo iglesias y pastores de esta línea. Tenemos como ejemplo la Iglesia de la Comunidad Metropolitana, fundada por Troy Perry en Estados Unidos en 1968 para integrar a los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. Hoy en día, esa iglesia afirma tener 340 iglesias, unos 50,000 seguidores en 21 países. La Declaración de Fe de este movimiento revela lo aberrante de sus creencias; en su primer artículo textualmente se lee: “Creemos: En un Dios trino, omnipotente, omnipresente y omnisciente, de una sola sustancia y en tres personas: Dios, nuestro Padre y Madre Creador; Jesucristo, el hijo unigénito de Dios, Dios hecho carne y humano; y el Espíritu Santo, nuestro Dios sostenedor”. El artículo tercero entre otras cosas dice: “… Jesús ha demostrado una vez para siempre que toda la gente somos igualmente hijos (as) de Dios, hechos espiritualmente a la imagen de Dios”. El artículo sexto: “Somos salvados de la soledad, desesperanza y degradación a través del don divino de la gracia, como fue declarado por nuestro Salvador. Tal gracia no se gana, es un mero regalo de un Dios de amor puro. Encomendamos a la comunidad de fieles a una vida de oración; a buscar el auténtico perdón de aquellos actos inconsiderados, poco amables y de desamor; y a una vida comprometida al servicio cristiano”. [10]

La Iglesia está frente a una terrible y vergonzante apostasía, es decir frente a una gran rebelión contra Dios y su Palabra. Dios dice claramente que los que se entregan a esos vicios contra naturaleza, están cometiendo “hechos vergonzosos” (Romanos 1:27). También la Biblia dice que los homosexuales no heredarán el Reino de los Cielos ( 1 Corintios 6:9 ).

E. Ocultismo, idolatría y mercantilismo.

1. Ocultismo en sus variadas formas.

Hablar de ocultismo, es hablar de lo “oculto”; de aquello que no se puede entender con facilidad, ni captarse fácilmente, de asuntos como los que implican la acción o la influencia de agentes sobrenaturales, o de algún conocimiento secreto de ellos. Este tema en otros tiempos era un tema desconocido y prohibido para un pueblo que se identifica con Dios y su Palabra; pero ahora, paradójicamente, es un asunto de amplio conocimiento y práctica en muchos sectores de la Cristiandad. El Movimiento Carismático de Fe es un movimiento muy cuestionado por sus doctrinas de la visualización, sanidad interior, confesión positiva, etc. Se dice que es “espiritismo con ropaje cristiano”. Hank Hanegraaff, Dave Hunt, John F. MacArthur, Wolfgang Bohne, Alexander Seibel, David Wilkerson, entre otros, cuestionan seriamente a este movimiento. La hechicería se practica en la Iglesia. Es un fenómeno que funciona según fórmulas esotéricas establecidas. Con este conocimiento de las leyes espirituales, el sacerdote (brujo, hechicero, curandero, etc.) es el mediador especial entre el pueblo y los dioses. El concierto entre el sacerdote y el mundo espiritual recibe el nombre de “el pacto del mago”. La destacada autoridad sobre ocultismo, Manly P. Hall, lo explica:  “La magia ceremonial es el antiguo arte de invocar y controlar los espíritus mediante una aplicación científica de ciertas fórmulas. Un mago, revestido de vestiduras santificadas y llevando una vara inscrita con figuras jeroglíficas, podía, mediante el poder de ciertas palabras y símbolos, controlar a los invisibles habitantes de los elementos y del mundo astral… Por medio de los procesos secretos de la magia ceremonial es posible contactar invisibles criaturas y conseguir su ayuda en alguna empresa humana”. [11] Las prácticas de hechicería, magia, brujería o chamanismo ya no son una realidad oculta, porque hay iglesias, predicadores, pastores y maestros que lo practican y lo promueven. “La Iglesia Universal del Reino de Dios”, fundada y dirigida por Edir Macedo Becerra de Brasil es una de las tantas. Macedo ha tenido problemas con las autoridades de Brasil y fue encarcelado por 11 días en 1992 con cargos de fraude, charlatanería, y curanderismo; pero en diciembre de 1994 la mayoría de sus problemas legales habían sido resueltos. [12]  La brujería de Harry Potter se está introduciendo en la Iglesia de manera escandalosa. El vicario Brian Coleman de la Iglesia Anglicana de Inglaterra, el 2 de setiembre del 2000, llevó a cabo un servicio especial con el tema de “Harry Potter” para la familia en la Iglesia de Todos los Santos en Surrey, Inglaterra (“Iglesia Atrae Jóvenes con Harry Potter”). Coleman, vestido de una túnica de mago para el servicio, fue uno de los principales actores. Este evento religioso fue puesto en Internet para que otras iglesias lo usen. Coleman, argumentó que “la gente joven toda está muy interesada con Harry Potter; nosotros estamos usando este interés”. [13] Coleman, como otros, cree poder ganar a las personas para Cristo a través de la brujería de Harry Potter. ¡Qué gran confusión y que negra apostasía está envolviendo a la Iglesia! La Iglesia fiel sabe bien que la Biblia prohíbe todo contacto con el mundo espiritual maligno en cualquiera de sus formas (Levítico 19:31; 20:6,27; Deuteronomio 18:10-14; Isaías 8:19,20; Apocalipsis 21:8 ).


2. Idolatría en la Iglesia. Desde que el hombre pecó seducido por Satanás, éste siempre se ha esforzado por hacerle creer que puede llegar a ser Dios. Pero es en estos tiempos que hay un resurgimiento del culto al hombre. Muchos connotados líderes “cristianos” se sienten y se autoproclaman “dioses”, y esta idea con fuerza va moldeando el pensamiento y la doctrina de muchos cristianos. Norman Grubb, Bill Volkman y Casey Treta no son en absoluto los únicos que están predicando que somos dioses. Esta creencia es fundamental para las enseñanzas del Movimiento de la Confesión Positiva. “La razón de que digan que supuestamente podemos ‘pronunciar la palabra creativa’ y ‘llamar a aquellas cosas que no son como si fueran’, del mismo modo que lo hace Dios, es porque somos dioses”, asevera Yonggi Cho. [14] Ya hemos mencionado las declaraciones de maestros como Yonggi Cho, Charles Capps, Frederick K.C. Price, Kenneth Copeland entre otros. Aquí sumaremos a otros dos más conocidos en América Latina y el Perú, Benny Hinn y Morris Cerullo. Hinn se siente un Mesías caminando en esta Tierra: “… Yo soy un pequeño mesías caminando sobre la Tierra”. [15] Morris Cerullo declara: “Cuando yo subo a esta tribuna, ustedes no están mirando a Morris Cerullo, ustedes están mirando a Dios. Ustedes están mirando a Jesús”. [16] La soberbia de estos hombres se agranda cuando no sólo se auto revelan como dioses, sino que se sienten los intocables; cuando alguien les cuestiona son capaces de desencadenar muerte al instante. Hinn ha dado amenazas como ésta: “…Hubiera querido volar las cabezas de mis hediondos enemigos con una ametralladora del Espíritu Santo”. Semejantes disparates también han dicho Kenneth Haggin y Paul Crouch. [17]
Esas infaustas declaraciones dejan al descubierto lo que hay en el corazón de los “ungidos intocables”. La teología del “yoísmo” o la autoestima no es otra sino la gran exaltación del ego y la vieja seducción de Satanás (Isaías 14:12-15; Génesis 3:1-5).

3. Mercantilismo religioso.

En el tiempo del papa católico romano León X (s. XVI), un tosco y carnal monje Juan Tetzel fue el hábil mercader en la venta de indulgencias para absoluciones especiales a fin de evitar el castigo por el pecado en el purgatorio. Su pegajosa rima decía: “Tan pronto como la moneda en el cofre suena, el alma saltando sale del purgatorio sin pena”. Hoy, los mercaderes de la mal llamada Teología de la Prosperidad, quienes al parecer tienen el espíritu de Tetzel, también riman de esta manera: “Si tienes una necesidad, una semilla tienes que plantar”, “la semilla de la dádiva es la semilla de la fe” (Oral Roberts). “Plantar una semilla” es sinónimo de “envíame el dinero”. Con esta fórmula prometen recompensas centuplicadas, y por supuesto, son los mercaderes los únicos quienes se enriquecen. Muchos predicadores están amasando millonarias fortunas. Paul Crouch, es fundador y presidente de la Trinity Broadcasting Network (TBN), es dueño de la cadena televisiva religiosa más grande del mundo, cuenta actualmente con 10,000 estaciones de televisión, incluyendo redes de transmisión por cable, trasmite 24 horas al día a través de 43 satélites. Tiene un salario de 800,000 dólares anuales. [18]

La Cadena “Enlace” de Costa Rica (vinculada a TBN de Paul Crouch), es otra de las empresas televisivas de gran fortuna económica. Su método de recaudar dinero ha sido motivo de una enérgica protesta presentada por la Federación de Asociaciones Bautistas y la Unión Nacional de Iglesias Bautistas de Costa Rica. [19] Respecto a la Iglesia Universal del Reino de Dios, de Edir Macedo Becerra, el 19 de abril de 1995 la revista brasileña “Veja” reportó que en Brasil controlan 16 estaciones de televisión, 22 estaciones de radio, dos periódicos, dos imprentas, un estudio de grabaciones y una fábrica de muebles.

F. Perversión de la música.

1. Apostasía en la música cristiana.

Esta es otra de las áreas en la que es más evidente la conspiración contra Cristo y su Iglesia. Satanás está haciendo grandes estragos de manera especial con la juventud. Un arte que se originó en el Cielo, en la Tierra ha sido pervertido por aquél que se rebeló en contra de su Creador. Lucifer dejó de ser portador de luz para ser portador de tinieblas de pecado. Satanás ha logrado pervertir al hombre, la creación especial, criatura hecha para que alabe al que lo creó, pero con la música pervertida lo ha puesto en rebelión contra Dios. Esta música corrompida ha penetrado en la Iglesia con tal fuerza que ha roto todas las barreras de lo sagrado, de lo espiritual y la moral bíblica. Las instituciones eclesiásticas, ministerios y cristianos que se consideran exitosos, de vanguardia y “juvenilizados”, adoptan los métodos mundanos de mercadeo para vender su música, no sólo a la Iglesia, sino al mundo mismo. Marcos Witt dice ufano: “No tenemos nada que pedir al mundo, estamos en el mismo nivel de igualdad”. Claro que ahora usan todas las estrategias para un gran negocio, estrategias que el diablo muy bien está explotando. Grupos juveniles roqueros hoy están liderando en las iglesias y los conciertos, gracias al gran estímulo que de sus líderes están recibiendo, a través de los aplausos y premiaciones. [20]

2. Los propulsores de música pervertida.

Los que la componen, fomentan y comercializan son muchísimos. El Movimiento de Música Cristiana Contemporánea (MCC) es uno de los principales. Este movimiento va pervirtiendo cada vez más la música sagrada. Sus presentaciones, premiaciones y mercadotecnia nos dan las evidencias. Un ejemplo concreto es el Premio Arpa 2004, organizado por la Academia Nacional de la Música y las Artes Cristianas (ANMAC) el 22 de octubre pasado en México, en donde premiaron a lo mejor de la música “cristiana” en español. Hubo diferentes géneros musicales, desde balada, salsa y merengue hasta rap, reagge, hip hop y rock.  Como otro de los ejemplos más recientes en este país es el Festival de la Familia con Luis Palau, una supuesta campaña evangelística, realizado en el Campo de Marte de Lima, los días 8 y 9 de octubre, en donde hubo presentaciones de esta llamada música “cristiana” mezclada con música mundana interpretada por José Luis Rodríguez el “Puma”, el grupo rockero “Rescate”, Yuri y otros. Incluso Luis Palau mismo promovía el baile mundano.  A. W. Tozer escribió estas palabras en 1955: “Durante siglos la Iglesia se mantuvo firme en contra de toda modalidad de entretenimiento mundano al reconocerlo tal como era: un mecanismo para fomentar el desperdicio de tiempo, un refugio frente a la voz perturbadora de la conciencia, un artilugio para distraer la atención de la responsabilidad moral. Por esta razón fue atacada sin clemencia por los hijos de este mundo. Sin embargo, en los últimos tiempos se ha cansado de ser atacada y ha abdicado de la lucha. Parece haber decidido que si no puede vencer al gran dios del entretenimiento, le va a ir mejor el unirse a él y utilizar sus poderes cuanto más pueda”. [21]  El reverendo y musicólogo Tim Fisher en su libro “La Batalla por la Música Cristiana” declara respecto a uno de los géneros más pervertidos de la música, el rock: “Es cierto que la música rock es la música de la rebelión, en consecuencia el rock cristiano es la música de la rebelión cristiana”. [22] El cantante secular Little Richard (conocido por su modo libertino de vivir) dijo acerca del rock and roll: “Yo creo que esta clase de música es demoníaca… muchos de los ritmos de la música de hoy han sido tomados del vudú y de los tambores del vudú”. [23] En realidad, todos los géneros musicales se han introducido a la Iglesia, y de este modo la han corrompido; ya no hay ninguna diferencia entre lo profano y lo sagrado, entre lo sucio y lo limpio. La Iglesia está frente a la gran apostasía promovida por la “música de rebelión”. El mundo ha tomado posesión de la Iglesia y lo ha puesto “cuesta abajo”.

G. Mundanalidad generalizada.

1. Doctrina falsa y mundanalidad.

Sobre este tema John F. MacArthur, como pastor, maestro y escritor norteamericano, hace un profundo análisis de la situación de la Iglesia en su libro “Avergonzados del Evangelio”. Él dice: “Cuando la Iglesia va cuesta abajo, significa que multitudes de individuos se encuentran al mismo tiempo en declive espiritual. ‘Doctrina falsa y mundanalidad’ son cosas que de estar presentes en la Iglesia infectan a todos los miembros del cuerpo”. Continúa diciendo: “La filosofía contemporánea del ministerio se ha envanecido por su apego a normas mundanas del éxito. Las iglesias que se consideran exitosas son grandes tanto en número de asistentes como en instalaciones costosas, gimnasios y sauna, canchas de deportes, servicio de cuidado de niños, y otros por el estilo… Criterios externos tales como propiedades, números, dinero o acogida del mundo, nunca han sido la medida bíblica del éxito en el ministerio… No es propiedad, poder, preeminencia, popularidad o cualquiera otra noción mundana de éxito. El éxito real es hacer la voluntad de Dios sin importar las consecuencias”. [24] [El énfasis es nuestro]

2. Iglesias al gusto del consumidor.

“El ministerio cristiano se ha enlazado con la filosofía del mercadeo y esta revolución ha sido la prole monstruosa de tal unión”. El argumento racionalista y mundano es que: “Uno tiene que presentarles la religión de una manera creativa y visual”. Según esta premisa pragmática, “casi todo es considerado apropiado: clásicos de rock and roll, rock pesado, rap, música bailable y discoteca, comedia, payasos, mimos y hasta actos de magia son cosas que se han convertido en parte del repertorio ministerial evangélico”, enfatiza MacArthur. [25] De hecho, una de las cosas que se juzga fuera de lugar en la Iglesia en estos días es la predicación clara y vehemente. “Las personas son soberanas y no el mensaje. Hoy se está ofreciendo entretenimiento, se está rindiendo tributo al gran dios del entretenimiento”, sigue diciendo MacArthur. Ésta es la situación de la Iglesia Cristiana Evangélica, una iglesia en la que se toma en cuenta los números, pero no la calidad. “Puede ser Cristiandad en expansión pero no cristianismo en transformación…En muchos sentidos la expansión de la Cristiandad se ha dado a costa de la pureza del Evangelio y del orden y la vida de verdaderos cristianos. La Iglesia quedó infestada de creencias y prácticas paganas, y su teología se caracteriza por el sincretismo… grandes segmentos de población han aceptado una mezcla peligrosa de Cristianismo y paganismo”, dice George Peters. [26]  Existen muchos “profetas” que preconizan que la Iglesia Cristiana está disfrutando de un gran avivamiento espiritual; pero por lo que sentimos y nuestros ojos ven, admitimos más bien que la Iglesia se encuentra en una desastrosa mundanalidad. ¿Qué vamos hacer los cristianos que por la gracia y misericordia de Dios percibimos esta lamentable situación? ¿Cuál es el rol de la Iglesia fiel frente a esta real apostasía?

II. EL ROL DE LA IGLESIA FIEL

Mantener incólume la ortodoxia bíblica.

Las Sagradas Escrituras, como revelación de Dios, han de ser siempre la autoridad suprema de fe y conducta. Ante el afán desleal y osado de los apóstatas por restarle autoridad, la Iglesia fiel ha de mantenerse firme en su defensa (Judas 3). Ante la flagrante tergiversación de la Biblia por los liberales y “ungidos” de este tiempo es ineludible que la Iglesia se mantenga asida de la Palabra de Vida (Filipenses 2:16), prestando toda la atención debida a la exhortación del apóstol Pedro cuando dice: “Tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones” (2 Pedro 1:19). Y al apóstol Pablo cuando dice: “Toda la Escritura, es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Tesalonicenses 3:16-17). Posesionada de la Palabra de Dios, la Iglesia fiel puede advertir y rescatar, tal como nos exhorta Judas: “A algunos que dudan, convencedlos. A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne” (Judas 22,23). La Iglesia, para cumplir su rol evangelizador, edificador y de defensa tiene que depender totalmente del poder del Espíritu Santo y la autoridad de la Palabra de Dios. Sus ministros jamás deben inclinarse por el uso de las fórmulas de la “mercadotecnia” que hoy están de moda, la oferta de un “evangelio fácil y barato”. “El Evangelio es poder de Dios para salvación” (Romanos 1:16) y no necesita de ninguna estrategia carnal para su efectividad. “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” ( Zacarías 4:6 ). Como bien dijera MacArthur: “Después de todo, el “poder de Dios para salvación” no está en nuestras anécdotas, aplicaciones, fórmulas, chistes, títulos llamativos, bosquejos ingeniosos u otros dispositivos que inventemos, sino que es un Evangelio eterno”. [27] El Evangelio en el sentido en que Pablo y los apóstoles emplearon la palabra incluye toda la verdad revelada acerca de Cristo (Romanos 1:1-6; 1 Corintios 15:3-11). El rol de la Iglesia fiel es predicar todo el consejo de Dios (Hechos 20:27).

Vivir la fe bíblica.

La Iglesia de Cristo está compuesta por todos los que han sido regenerados por el Espíritu Santo, por quienes sólo así llegan a ser verdaderos hijos de Dios, y, de éstos Cristo dice: “Vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo” (Mateo 5:13-16). La Iglesia fue colocada en el mundo para desempeñar un rol doble: Como sal para detener el proceso de descomposición social, y como luz para deshacer las tinieblas. Ser sal en la tierra significa que debemos ser sinceros, francos y valientes predicando contra el mal. Martín Lutero decía: “La sal arde. Aunque ellos nos critiquen…”. Cristo dijo “Vosotros sois la sal”. Él no dijo vosotros sois el caramelo o la miel del mundo. La sal arde, porque la vida y el mensaje que la Iglesia predica siempre está contrapuesto con la filosofía carnal de esta sociedad. La Iglesia como luz, significa que nuestras obras son conocidas por la sociedad, Cristo dijo que sus discípulos serían reconocidos por sus “buenas obras”, esto es claro que es una expresión que generaliza todas y cualquier manifestación externa y visible de la fe cristiana. Cristo dijo: “Vosotros sois la luz del mundo”. Él no dijo: Vosotros sois antorchas humeantes o luces de bengala. Los cristianos somos puestos para brillar como luminares en el mundo, en medio de una generación maligna. Los cristianos debemos ser como Juan Bautista que era “antorcha que ardía y alumbraba” (Juan 5:35). El rol de la Iglesia fiel es ser sal y luz en cualquier tiempo, lugar y circunstancia. Es su ineludible responsabilidad y es su gran privilegio.

CONCLUSION

La apostasía está alcanzando dimensiones alarmantes, la Iglesia profesante ha caído víctima del sopor maligno del engaño de Satanás. Está dormitando, no percibe ni se da cuenta de su trágica situación. Sus líderes se precian de ser los “conquistadores de este mundo”, y por la algarabía de un avivamiento falso no perciben las maniobras del diablo en la conformación de la súper iglesia mundial del Anticristo.

Puntualicemos algunas verdades:

1. El sincretismo religioso avanza vertiginosamente mezclando la verdad bíblicamente revelada con las distintas tesis y prácticas de religiones paganas, en aras de una gran unidad ecuménica.

2. Las doctrinas místicas de la Nueva Era han sido tan bien recibidas por los maestros de la fe, que lo enseñan y predican con cálido “fervor cristiano”.

3. El pragmatismo relativista está haciendo tabla rasa de todos los principios morales y espirituales y se acepta sus avances como “modernidad cristiana”, como “juvenilización” de la Iglesia.

4. El ocultismo dejó de serlo como tal y ahora se le ve de cuerpo entero en todas sus manifestaciones, formas y matices. Ahora hay tanta hechicería en la Iglesia como nunca antes.

5. La idolatría y el mercantilismo religioso, con un evangelio falso de “éxito y prosperidad” o “salud y riqueza”, hacen una buena mezcla para engrosar el ego y multiplicar la fortuna de sus propulsores.

6. La llamada “música cristiana contemporánea“ es tan pervertida y profana que hasta el mismo diablo es invocado en algunas canciones de moda, de manera subliminal e imperceptible.

7. En fin, la iglesia formalista y nominal no necesita los moldes de este mundo porque ya los tiene todos y puede vivir como quiera según la carne; pero la pregunta es ¿bajo qué autoridad y sirviendo a qué Dios?

La Iglesia fiel está frente a una gran apostasía, es una realidad insoslayable. Es mucho más de lo que se ve y se dice; aquí se ha dicho sólo algunos tópicos. Según las Sagradas Escrituras, sabemos que esta situación irá cada vez de mal en peor, antes que pueda tener lugar el arrebatamiento de la Iglesia fiel (2 Tesalonicenses 2:3-6). Entretanto, la Iglesia de Cristo tiene que seguir predicando sin descanso y combatiendo con denuedo (Judas 3). Tiene que asumir su rol (Filipenses 1:27), depender de Dios, y posesionada de la verdad bíblica, vivir separada del pecado, consecuente con lo que predica. ( 2 Corintios 6:14-7:1 ). El mensaje de Cristo para la Iglesia de Filadelfia es pertinente hoy para nosotros: “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo” (Apocalipsis 3:8, 10-12).

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

[1] “El CMI y el Vaticano, más cercanos”. Noticia publicada en el sitio web “Protestante Digital”: http://www.protestantedigital.com/. Fuente: Prensa Ecuménica. Redacción: ACPress.net

[2] “La misión en el propio país – Entrevista con George Mathew Nalunnakkal”. Noticia publicada en el sitio web del Consejo Mundial de Iglesias: http://www.wcc-coe.org/

[3] “El Parlamento de las Religiones intentará minimizar los conflictos entre creencias”. Noticia publicada en el sitio web “Protestante Digital”: http://www.protestantedigital.com/. Fuente: El País. Redacción: ACPress.net

[4] “ETC, Evangélicos y Católicos Juntos”. Conferencia presentada por el Rev. David Horta Sepúlveda durante el XVIII Congreso de ALADIC en La Paz, Bolivia.

[5] “Realidades sobre Doctrinas Falsas”: Ron Carlson y Ed Decaer. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 2001, p. 212.

[6] “Realidades sobre Doctrinas Falsas”: Ron Carlson y Ed Decaer. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 2001, p. 218.

[7] “Realidades sobre Doctrinas Falsas”: Ron Carlson y Ed Decaer. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 2001, pp. 211, 218, 219.

[8] “La Seducción de la Cristiandad”: Dave Hunt y T. A. MacMahon, Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1985, pp. 80, 81.

[9] “La Seducción de la Cristiandad”: Dave Hunt y T. A. MacMahon, Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1985, p. 8.

[10] “Estatuto de la Fraternidad Universal de Iglesias de la Comunidad Metropolitana” Publicado en el sitio web de la FUICM: www.mccchurch.org/espanol/bylawsp03.htm

[11] “La Seducción de la Cristiandad”: Dave Hunt y T. A. MacMahon, Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1985, p. 96.

[12] “¿Quiénes son y de donde vienen?”. Artículo publicado en el sitio web del Centro de Información sobre Sectas, Religiones y Nuevos Movimientos Espirituales: http://www.sectas.org

[13] “Reunión de Brujería de Harry Potter en Iglesia”. Noticia publicada en el sitio web del Way of Life Literature’s Fundamental Baptist Information Service: http://www.wayoflife.org

[14] “La Seducción de la Cristiandad”: Dave Hunt y T. A. MacMahon, Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1985, p. 80.

[15] “Cristianismo en Crisis”. Hank Hanegraaff. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 1993, p. 410.

[16] “Cristianismo en Crisis”. Hank Hanegraaff. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 1993, p. 383.

[17] “Cristianismo en Crisis”. Hank Hanegraaff. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 1993, p. 356-359, 384-385.

[18] “El Tele-Evangelista Paul Crouch denunciado por sostener relaciones homosexuales”. Noticia publicada en el sitio web del Centro de Información sobre Sectas, Religiones y Nuevos Movimientos Espirituales: http://www.sectas.org

[19] “Carta de la Federación de Asociaciones Bautistas y la Unión Nacional de Iglesias Bautistas de Costa Rica”. Publicada en el sitio web del CLAI: http://www.clai.org.ec

[20] “La piedad del punk”. Artículo publicado en el sitio web del Diario El Comercio del Perú: http://www.elcomercioperu.com.pe

[21] “Avergonzados del Evangelio”. John F. MacArthur. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2001, p. 74.

[22] “La Batalla por la Música Cristiana”. Tim Fisher. OREMEX Ministries, Mission, Texas, USA, 2002, p. 85.

[23] “La Batalla por la Música Cristiana”. Tim Fisher. OREMEX Ministries, Mission, Texas, USA, 2002, p. 82.

[24] “Avergonzados del Evangelio”. John F. MacArthur. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2001, pp. 27, 29, 30.

[25] “Avergonzados del Evangelio”. John F. MacArthur. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2001, p. 47-48.

[26] “Avergonzados del Evangelio”. John F. MacArthur. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2001, p. 80.

[27] “Avergonzados del Evangelio”. John F. MacArthur. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2001, p. 140.

¿CÓMO NACIÓ EL G12?

 http://nofalsasdoctrinas.blogspot.com

En el ámbito internacional G12 es un grupo de doce países industrialmente avanzados cuyos bancos centrales cooperan para regular la finanza internacional.

 

Pero en el ámbito religioso G12 es algo bien diferente. En Colombia existe actualmente una iglesia neopentecostal ecuménica conocida como Misión Carismática Internacional, esta iglesia fue fundada por el pastor César Castellanos Domínguez, quien tenía una iglesia regular pero no estando conforme con su progreso numérico renunció y se apartó de ella El señor Castellanos sentía que los métodos tradicionales de fundar una iglesia no tenían éxito. En 1983 considerando que Dios le estaba dando una dirección específica, fundó la Misión Carismática Internacional. En 1986 tuvo la oportunidad de visitar la iglesia de Yonggi Cho en Seúl Corea y quedó tan impresionado por el método de célula utilizado allí, que a su regreso a Colombia adaptó el modelo de Yonggi Cho en su propia iglesia.

 

La adopción de este principio de células hizo una diferencia para la iglesia del pastor Castellanos y para finales de 1991 contaba ya con 70 grupos efectivos. Sentía que estaba en la vía correcta pero no quedó satisfecho y empezó a concebir un método algo más acelerado. Mientras oraba acerca de esto, sintió que Dios le estaba mostrando el concepto que ahora se conoce como «G12».

 

Según él mismo cuenta, en una ocasión en que estaba de vacaciones en una playa colombiana recibió una visión donde supuestamente Dios le mostró el modelo de iglesia que quería, y cuyo prototipo, según Castellanos, es muy superior incluso al de las siete iglesias que se mencionan en Apocalipsis.

 

El plan general G12 se basa en el número doce, el que supuestamente es el modelo que el propio Jesús impuso cuando escogió a doce hombres como sus apóstoles para que predicaran el evangelio en todo el mundo. Por eso Castellanos se propuso estructurar toda su organización en el número doce, ya que estaba convencido que con esta fórmula su iglesia lograría un crecimiento sobrenatural.

 

El G12 basa su estructura en dos eventos: las reuniones en células homogéneas, es decir, del mismo sexo y edad, y en los encuentros. Las células se reúnen en las casas y están formadas por doce personas. Cuando obtienen un crecimiento considerable se dividen formándose nuevas células. Los encuentros se llevan a cabo generalmente una vez al mes, y en ellos participan nuevos conversos y también creyentes antiguos de la iglesia que abrazan la visión.

 

Castellanos dice textualmente, en una porción de su folleto Liderazgo con éxito por medio de grupos de doce: «En 1991, el Señor sacó el velo de mi mente y me dio una revelación profunda acerca del significado del doce. Me había preguntado por qué Jesús enseñó a doce y no a once o trece. También pensé, mientras mayor el número, más rápido el trabajo progresará. ¿Por qué invirtió Jesús Su esfuerzo en simplemente doce personas? Luego oí la voz del Espíritu Santo profundo en mi corazón. Él dijo: ‘Sí, entrené a doce personas, reproduciendo en ellas el carácter de Cristo que hay en mí, y cada una de ellas hizo lo mismo con otros doce, la continuación del proceso, con cada grupo de doce trasfiriendo lo que reciben, resultará en un crecimiento sin precedentes en la iglesia’».

 

Y escribe en otra parte: «Comencé a ver el ministerio de Jesús con claridad. Las multitudes entendieron, pero Él no entrenó a las multitudes. Él sólo entrenó doce, y todo lo que hizo con las multitudes debió enseñarlo a los doce». A partir de este momento comenzó a estructurar el movimiento G12 cuyas doctrinas principales son:

 

• Bautismo en el Espíritu
• Hablar en lenguas
• Llenura del Espíritu
• Dones espirituales
• La confesión positiva
• La unción de poder
• Teología de la prosperidad
• La maldición de la pobreza
• La enfermedad, una consecuencia del pecado
• Los profetas y apóstoles hoy
• La guerra espiritual contra los espíritus de ruina, pobreza, miseria y la herencia maligna
• Los milagros y prodigios
• El don de milagros
• El hombre similar a Dios
• El arrepentimiento
• La maldición hereditaria
• La sanidad interior
• Las visiones y revelaciones
• El poder de la fe

 

Tanto el pastor César Castellanos como su esposa la “pastora” Claudia Rodríguez de Castellanos, fueron políticos dentro del sistema gubernamental colombiano antes de mudarse a su base presente en Miami, Florida. Desde 1992 hasta 1994, la doctora y ahora pastora de Castellanos fue una senadora de la república de Colombia. Hubo un intento serio para asesinarles en mayo de 1997, recibiendo disparos mientras viajaban en su auto quedando ambos heridos. En 1998 el señor Castellanos fue elegido para la cámara de representantes colombiana.

 

stos pastores cuentan hoy con la iglesia más grande en Colombia. Ya para 1999 las células habían crecido hasta 20.000 y en las celebraciones se reunían regularmente unas 45.000 personas. El número oficial de células citado por el Movimiento Carismático Internacional actualmente suma alrededor de 28.000. Debido al éxito sin precedentes de esta mega iglesia, las que como todas las de su clase cuenta con grupos “rock y danza cristiana”, “artes y expresión corporal cristianos” y quien sabe cuántas otras cosas más. Otras iglesias en diferentes partes del mundo han adoptado el método G12, permítame a continuación mencionarle algunas.

 

Por otra parte la posición doctrinal del movimiento es la “Palabra de fe”, esto podemos deducirlo fácilmente con tan sólo leer su panfleto El Liderazgo Efectivo, donde el pastor Castellanos dice: «Una vez que sabes el milagro que quieres y puedes visualizarlo, sólo tienes que dar la palabra de autoridad para ella para producir tal cual usted soñó. Entonces lo que conquistamos en el área espiritual puede ser traído por la fe para el área natural. De este modo el Señor puede transformar lo caótico en algo bello. Él sólo tenía que decidir y luego hablar para ver el milagro de la creación cumplido. Y somos participantes también en esta naturaleza divina».

 

En otras palabras visualizamos el milagro que queremos y todo lo que tenemos que hacer es expresar nuestra palabra de autoridad, la cual es la misma autoridad de Cristo, para hacer que ocurra.

 

Mientras que la “pastora” Claudia Castellanos dice en su página de internet: «Que la unción de Dios y la prosperidad económica viene cuando una persona establece su G12, es decir, su concilio de doce discípulos».

 

Finalmente y como característica distintiva de todas las sectas, para que todo marche bien y la visión tenga éxito, el señor Castellanos, no sólo recomienda, sino que exige que se adopten sus materiales, tal como el Manual del encuentro y Aplicando con eficacia la visión. Usted ahora puede hacer sus propias conclusiones.

RUSIA SUMINISTRARÁ MISILES A SIRIA

 

Rusia planea suministrar sistemas de misiles de defensa aérea valorados en 250 millones de dólares a siete países incluyendo Siria, Libia y Venezuela, informó Vedomosti, citando a un funcionario de Corp. de Tecnologías ruso no identificado.

El periódico establecido en Moscú relató que Rusia había comenzado a despachar órdenes de 200 sistemas S-125 que debían ser entregados durante los próximos tres años.

Rusia transportará aproximadamente 70 sistemas de misiles a Egipto, y también suministrará a Myanmar, Vietnam y Turkmenistán con estos sistemas, decía el periódico. El lunes, los funcionarios estadounidenses dijeron que ellos esperaban respuestas de Rusia sobre si ellos estaban vendiendo misiles tierra-aire avanzados a Irán.

TENGA CUIDADO CON ESTOS FALSOS MINISTERIOS (¿MISTERIOS?) CRISTIANOS

He aquí algunos falsos ministerios cristianos que están conduciendo a millones de personas de buena voluntad hacia su perdición. Son organizaciones religiosas que sólo acarrean a la decepción y a la apostasía porque están introduciendo doctrinas heréticas, y por tanto, diabólicas. Sus líderes religiosos no temen a Dios y tienen una apariencia de piedad y de benevolencia que seduce a los simples, a los incautos, y a los ingenuos. Sus palabras fingidas, sus perversas maquinaciones, y sus sutiles tergiversaciones que hacen de las Escrituras están convenciendo a millones para que los sigan y les aporten ingentes sumas de dinero a sus arcas personales. Son los viles falsos maestros y profetas mencionados por el apóstol Pedro que aparecerían entre los creyentes verdaderos y que harían mercadería de sus seguidores o partidarios.

Sin duda alguna “el evangelio de la prosperidad” que predican estos infames sátrapas nada tiene en común con el único y singular evangelio que proclamaron Jesús y sus discípulos, es decir, el evangelio del reino de Dios (Marcos 1:1,14,15; Lucas 8:1-2; 9:1-2; Hechos 8:12;  28:23,30,31).

Recuerde lo que dijo Pablo en Gálatas 1:6-12:

“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo”. 

Que Dios ilumine a su pueblo que guarda Sus palabras!

¡NO CAIGA EN EL LAZO DEL DIABLO!

 

Los Lazos del “Llanero Satanitario”

 

 

“También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo” (1 Tim. 3:7).

 

AMADOS HERMANOS MÍOS, OÍD:

 

YA QUE EN ESTOS TIEMPOS DIFÍCILES LA APOSTASÍA SE ESTÁ AGUDIZANDO MÁS Y MÁS, DESEO ADVERTIRLES QUE TODO LO QUE SE PREDICA EN ENLACE TBN ( O MEJOR DICHO, EN LAZO DEL DIABLO TBN”) CON LOS FALSOS “APOSTATA-TOLES” Y FALSOS UNGIDOS COMO RONY “CHAVIDO” CHAVEZ, CARLOS “CASH MONEY” LUNA, Y OTROS, ES UN ENGAÑO DEL MISMO INFIERNO. YO YA HICE UN PACTO CON JESÚS DE MANERA CORRECTA ENTREGÁNDOLE MI VIDA, SIÉNDOLE FIEL, Y ESTANDO EN SANTIDAD Y A SU SERVICIO. Y ESE ES EL VERDADERO PACTO QUE UNO DEBE HACER CON JESÚS, PUES NO EXISTE OTRO PACTO MÁS NOBLE Y SABIO. RECORDEMOS QUE MUCHOS DE LOS LLAMADOS PACTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO QUEDARON ABOLIDOS CON LA MUERTE DE JESÚS EN LA CRUZ DEL CALVARIO.

 

ESTOS “APOSTATA-TOLES” (NO “APÓSTOLES”) QUE PREDICAN SOBRE LOS PACTOS ECONÓMICOS, PROPAGAN UN ENGAÑO DEL DIABLO PARA SACARLES TODO EL DINERO A SUS PARTIDARIOS INCAUTOS  QUE NO CONOCEN LA PALABRA DE DIOS. PORQUE ESO DE LOS PACTOS ECONÓMICOS ES LO MISMO QUE HACÍAN LOS PAPAS CATÓLICOS EN SU PEOR ÉPOCA. UNO COMPRABA Y PAGABA LA SALVACIÓN Y LA REMISIÓN DE LOS PECADOS, ENTREGÁNDOLE GRANDES SUMAS DE DINERO AL PAPA Y A LA IGLESIA DE ROMA POR SUS INDULGENCIAS. EN “EN-LAZO TBN” EXISTE UNA GRAN CANTIDAD DE FALSOS PREDICADORES, FALSOS APÓSTOLES, Y FALSOS PROFETAS, TODOS CODICIOSOS QUE TIENEN PUESTOS SUS INTERESES SÓLO ACÁ EN LA TIERRA Y NO EN EL REINO.  ESTOS NO PREDICAN EL EVANGELIO DE CRISTO SINO LA FALSA DOCTRINA DE LA AVARICIA, COMO EL FALSO PROFETA RONY “CHAVIDO” CHÁVEZ. ESTE FALSO PROFETA ES UN ENGAÑADOR, YA QUE ÉL INTRODUJO LA MISMA FALSA DOCTRINA DE PAGAR CON DINERO PARA CONSEGUIR LA SALVACIÓN Y RIQUEZAS MATERIALES EN VEZ DE ESTAR BUSCANDO EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA!

 

EN “EN LAZO DEL DIABLO TBN” EL “APOSTATA-TOL” RONY “CHAVIDO” CHÁVEZ YA NO PREDICA EL EVANGELIO DE CRISTO SINO PURA FALSA DOCTRINA DE LA PROSPERIDAD, ES DECIR,  LA DOCTRINA DIABÓLICA DE LA AVARICIA.

 

SI SE FIJAN BIEN, TODOS LOS FALSOS PREDICADORES DE “EN LAZO DEL DIABLO TBN” TIENEN PROBLEMAS DE FINANZAS EN SUS RESPECTIVAS IGLESIAS Y TAMBIÉN PROBLEMAS CON LA JUSTICIA EN SUS RESPECTIVOS PAISES. LA MAYORÍA DE ESTOS FALSOS PREDICADORES Y FALSOS APÓSTOLES SE HAN DEDICADO A ESTAFAR A LOS HERMANOS EN SUS RESPECTIVAS IGLESIAS. ¡Y NO ESTOY HABLANDO DE DIEZMOS Y OFRENDAS SIMPLEMENTE!, SINO DE ESTAFAS MAYORES A TRAVÉS DE ENGAÑOS DOCTRINALES PARA PODER COMPRAR UN TERRENO MUCHO MÁS GRANDE PARA LA EDIFICACION DE “X” IGLESIA, Y DESPUÉS NO PASA NADA. CON LA COMPRA DEL TERRENO ESTAFAN A LOS HERMANOS CON PRÉSTAMOS BANCARIOS, EMPLEANDO ENGAÑOS SUTÍLES COMO LOS LLAMADOS “PACTOS ECONOMICOS”. ESTOS LÍDERES ENGAÑAN Y PROMETEN ESPERANZA A LA GENTE, DICIÉNDOLES ALGO ASÍ COMO: ¡VENGAN HERMANOS, TOMEN EL TELÉFONO Y ¡LLAMEN YA…!..¡LLAMEN YA…!..¡LLAMEN YA…!..Y PACTEN ECONÓMICAMENTE CON DIOS, Y “DIOS LES DARÁ LA CASA”. “DIOS LES DARÁ EL AUTO”, “DIOS LES DARÁ ESE TRABAJO”, “DIOS TRAERÁ A SUS FAMILIARES A LOS PIES DE SU HIJO”. SÍ, PACTEN AHORITA, QUE DIOS LES BENDECIRÁ… ¡VAMOS MANI!, ¡VAMOS MANI (¿MONEY?)!… ¡DEPOSITEN SU BOLETA AQUÍ, MANI (¿MONEY?)! ES ASÍ COMO ENGAÑAN A LA GENTE, COMO SI EL SEÑOR JESUCRISTO FUERA UN FARANDULERO Y EL DUEÑO DE UN GRAN CASINO.

 

TODO LO QUE SE PREDICA EN “EN LAZO TBN” ES UN ENGAÑO DEL DIABLO Y EL DEMONIO PRINCIPAL ES MAMMÓN. ESOS SÁTRAPAS INFAMES ESTÁN CORROMPIENDO A LA IGLESIA CON TODA ESA FALSA DOCTRINA DE LA TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD (DE LA AVARICIA, MÁS BIEN). SÍ, MUCHOS HERMANOS Y PASTORES SE HAN CORROMPIDO CON ESE ENGAÑO Y ESTOS FALSOS PREDICADORES PROPAGAN PURAS MENTIRAS Y ENGAÑOS, Y MANIPULAN MUY BIEN LAS ESCRITURAS PARA SEDUCIR DIABÓLICAMENTE A LOS HERMANOS NEÓFITOS Y FLOJOS QUE NO LEEN LA BIBLIA PARA VER SI ESTAS COSAS SON ASÍ. GENERALMENTE LA GENTE QUE LES GUSTA ESTE TIPO DE MINISTERIOS (MISTERIOS, MÁS BIEN) ES GENTE FRESCA Y PILLA QUE LES GUSTA EL CAMINO FÁCIL, PUES NO LES GUSTA EL TRABAJO HONESTO. ES GENTE QUE NO QUIERE PAGAR EL PRECIO DE MATAR LA CARNALIDAD, ORAR DIARIAMENTE, Y ESCUDRIÑAR LAS ESCRITURAS, LA BIBLIA. ES GENTE PILLUELA QUE LE GUSTA LO FÁCIL Y ES POR ESO QUE LES GUSTA OÍR A ESTOS MINISTROS CHARLATANES, VENDEDORES DE PÓSIMAS MÁGICAS.

 

HERMANOS, LA PALABRA DICE:

 

Mar 8:34 Y llamando á la gente con sus discípulos, les dijo: Cualquiera que quisiere venir en pos de mí, niéguese á sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Mar 8:35 Porque el que quisiere salvar su vida, la perderá; y el que perdiere su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. Mar 8:36 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si granjeare todo el mundo, y pierde su alma? Mar 8:37 ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Mar 8:38Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adulterina y pecadora, el Hijo del hombre se avergonzará también de él, cuando vendrá en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

 

YO PREFIERO QUEDARME CON JESÚS Y SU EVANGELIO DEL REINO, Y ESTAR ORANDO POR SU VENIDA Y PREDICANDO SU CERCANÍA.  TAMBIÉN PREFIERO LEER LA BIBLIA EN MI CASA JUNTO CON MIS HERMANOS Y AMIGOS Y AYUDAR A LOS JÓVENES A SALIR DE LAS DROGAS, DEL ALCOHOL, Y DE LA DELINCUENCIA COMÚN, ENSEÑÁNDOLES LA SANA DOCTRINA DE JESUCRISTO, Y SIENDO A LA VEZ UN VIVO TESTIMONIO DE SANTIDAD EN UN MUNDO EN TINIEBLAS. PREFIERO TODO ESTO ANTES DE CORROMPERME CON TODA ESA FALSA DOCTRINA DE LA CODICIA DE “EN LAZO TBN” Y SUS FALSOS “APOSTATOLES” Y FALSOS PROFETAS DE LA AVARICIA.

 

PREFIERO MIL VECES A JESÚS Y SU PROMESA DEL REINO ANTES DE ANDAR ENGAÑANDO A MIS PROPIOS HERMANOS COMO LO HACEN LOS FALSOS PREDICADORES Y FALSOS “APOSTATA-TOLES” DE LA RED DE LA “DEFORMACIÓN APOSTATA-TÓLICA” Y DE “EN LAZO TBN”.

 

RONY “CHAVIDO” CHÁVEZ Y TODOS LOS “APOSTATA-TOLES” DE “EN LAZO TBN” (O, ¡LAZO DEL DIABLO TV!) SON TODOS CHANTAS Y ESTOS SE HAN DEDICADO A TRAER LA DOCTRINA DE ROMA DISFRAZADA DE REFORMACIÓN (¡DEFORMACIÓN!, MÁS BIEN) APÓSTATA DE LA TEOLOGIA DE LA PROSPERIDAD.

 

 A LOS HERMANOS QUE DEFIENDEN A “EN LAZO TBN” Y SU FALSA DOCTRINA DE LA TEOLOGIA DE LA AVARICIA, Y A TODOS ESOS FALSOS “APOSTATA-TOLES”, LES ACONSEJO QUE SE ARREPIENTAN DE SU ABOMINABLE CODICIA ANTES DE QUE SE CONDENEN PARA SIEMPRE, PORQUE DESPUES DE QUE CRISTO VENGA POR SEGUNDA VEZ USTEDES YA NO TENDRÁN OPORTUNIDAD DE DAR VUELTA ATRÁS Y SERÁN ENTONCES CONSUMIDOS EN EL LAGO DE FUEGO Y AZUFRE JUNTO CON EL DIABLO Y SUS DEMONIOS.

 

BENDICIONES (O MALDICIONES), SEGÚN SEA EL CASO.

 

L.P.A

MUERTES EN LA SANTA SEDE: PAPAS PASADOS AL RETIRO A LA FUERZA (Q.E.P.D)

El cuerpo de Juan Pablo I

Juan Pablo I: Pasado al retiro “abruptamente”

Son varios los líderes cristianos que murieron como mártires durante el tiempo en que el cristianismo fue perseguido por el Imperio Romano. Sus verdugos pensaban que su ejecución serviría de escarmiento para el resto de los cristianos. El primero en sufrir la ira del gobierno romano fue San Pedro (murió crucificado); a él lo siguieron Clemente I (en el año 97 lo arrojaron al mar con un ancla prendida del cuello), Calixto I (murió apaleado) y Sixto II (decapitado en el año 258).

De todos modos, los romanos no lograron detener el avance religioso. Cuando el cristianismo triunfa y cesan las persecuciones, la Iglesia puede establecer clara y definitivamente su influencia. Sin embargo, a partir de entonces se siguieron sucediendo asesinatos de papas, algunos comprobados y otros que quedaron en el terreno de la muerte dudosa. Según las malas lenguas, algunos de estos crímenes serían fruto de conspiraciones, en algunos casos de los círculos más cercanos al pontífice, y otros de enemigos que se ven amenazados o perjudicados por la política de la Santa Sede.

POR SUS OBISPOS LOS CONOCERÉIS

El primer caso de supuesto asesinato fue el del Papa Celestino V (Pietro Angeleri) en 1294. René Chandelle, en su libro “Más allá de ángeles y demonios. El secreto de los Illuminati y la gran conspiración mundial”, dedica un capítulo especial a la muerte sospechosa de este pontífice: la Iglesia vivía un vacío de poder tras dos años de crisis interna y el cónclave cardenalicio necesitaba un “Papa de transición”, débil y manejable hasta conseguir resolver su situación. Así, el bueno de Pietro era el candidato perfecto, ignorado e ignorante, con casi 90 años y sin ambiciones de poder. Fue obligado a aceptar un cargo con el que nunca se sintió cómodo ni capacitado para ocupar. Por estas razones, a los cinco meses de su proclamación renunció. Su sucesor, Bonifacio VIII, lo mandó a prisión, en donde murió en 1296 de “muerte natural”, según la versión de la Iglesia. En 1988 alguien robó el féretro del Papa Angeleri que fue encontrado poco tiempo después. El Vaticano hizo scanear los restos para comprobar que eran los auténticos. Se comprobó así que el cráneo tenía un agujero a la altura de la sien, practicado supuestamente por un clavo cuadrangular de hierro. Entonces el Arzobispo de L\’Aquila, monseñor Mario Peresin, confirmó oficialmente que Celestino V había sido asesinado. “Y es posible suponer por orden de quien”, concluye el autor del libro.

Una de las muertes más recientes y sospechadas fue la del Papa Juan Pablo I. Y fue David Yallop, en su libro “En el nombre del padre”, quien intentó develar el misterio: el Papa Juan Pablo I estuvo sólo 33 días frente a la Iglesia, tiempo suficiente para comunicar que pretendía hacer una verdadera revolución, basada en una equitativa distribución de las riquezas y en terminar con “las fraudulentas operaciones del Banco del Vaticano”. Justamente, el principal sospechoso de este supuesto asesinato fue el obispo Paul Casimir Marcinkus, secretario del Banco del Vaticano, contando con la aparente complicidad del cardenal Jean Villot, ministro de Asuntos Exteriores del Papa Pablo VI y secretario intermedio del Papa Juan Pablo I. Habría sido él el encargado de “tapar” las circunstancias de muerte del pontífice y de todo un proceder más que sospechoso.

Pero la cosa no terminó ahí. Pasaron los años y algunos miembros de la curia también se atrevieron a cuestionar la causa de muerte de Juan Pablo I. El padre Jesús López Sáez escribió en su libro “Se pedirá cuenta” que las circunstancias en que se encontró el cuerpo de Juan Pablo I demuestran que el Vaticano practicó una campaña de desinformación al respecto. Dice que la cantidad de evidencia es tal que ningún juez sobre la tierra podría ignorarla: el tiempo de muerte nunca fue establecido, nunca fue realizada una autopsia, el certificado de defunción (que no estaba firmado) indicó paro cardíaco como efecto probable de una sobredosis de medicación. El embalsamamiento (en el que nada de sangre fue quitada) fue realizado dentro de las 14 horas de deceso, cuando la ley especifica que no debe ser hecho dentro de 24 posteriores al deceso.

En su libro el Padre Sáez también sostiene que el Papa Luciani sabía que iba a enfrentarse con poderosos enemigos y que su pontificado sería corto y que ya sabía el nombre de su sucesor. Unas veces, le llama «el extranjero» y otras, «el que estaba sentado frente a mí en el cónclave». Es decir, Karol Wojtyla. ¿Por qué sabía Juan Pablo I ya antes de morir y antes de celebrarse el cónclave el nombre de su sucesor? Porque Juan Pablo II era el candidato del cardenal Villot y de la Curia, deseosa de volver a controlar el poder. No en vano, los curiales decían: “Hemos perdido tres cónclaves (el de Juan XXIII, el de Pablo VI y el de Juan Pablo I), pero no el cuarto”». 

El asesinato que no fue

El 13 de de mayo de 1981 una noticia conmovió al mundo: el Papa Juan Pablo II había sufrido un intento de asesinato mientras saludaba a miles de fieles en la Plaza de San Pedro. El joven turco Mehmet Alí Agca le había disparado tres veces. 

Este atentado posiblemente quede como uno de los grandes misterios del siglo XX, ya que a pesar de haberse perpetrado frente a miles de personas y suscitado infinitas hipótesis, jamás fue aclarado. En el libro “Más allá de Angeles y Demonios…”, René Chandelle hace una breve reseña de quienes podrían haber sido los responsables intelectuales del atentado contra la vida del Papa: Se dice que en 1979 el Partido Comunista Soviético elaboró un documento en donde se aconsejaba el asesinato de Juan pablo II. La mayoría de los expertos en servicio de inteligencia consideran que era imposible para la KGB asumir una trama tan comprometida y que legó la tarea a su “filial” búlgara, la DS. Otra teoría dice que el “asesino” temía que sus propios jefes terminaran con su vida después de cumplir su tarea, y que le confesó a la CIA lo que se proponía hacer. La inteligencia americana le pidió que continuara con el plan, pero disparando al aire para no herir al Papa. Así ellos podrían acusar a la KGB de lo ocurrido. Pero todas estas las teorías perdieron fuerza ante las declaraciones de Oral Celik, el cómplice de Agca, quiEn afirmó que el atentado fue un complot organizado por los propios cardenales dentro del Vaticano. Estas declaraciones quizás fueron el detonante para que tanto la Santa Sede y el propio Juan Pablo II no pusieran empeño en investigar. El Pontífice prefirió decir que la razón del atentado sería del orden sobrenatural y que estaba relacionado con el llamado “tercer misterio de Fátima”, relatado por Lucía dos Santos (una de los sobrevivientes de los tres pastorcitos a quienes la Virgen revelaba sus mensajes): “En medio de una luz resplandeciente vimos a un obispo vestido de blanco ser asesinado por un grupo de soldados, que disparaban contra él armas de fuego”.

F. JUÁREZ

 

BILLY “THE KID” GRAHAM, EL CAPELLÁN DEL PENTÁGONO: MATAR EN NOMBRE DE CRISTO

El negocio de la Guerra Santa

por Edgar González Ruiz*

El gobierno de Bush ha estado apoyando y financiando a las llamadas «organizaciones basadas en la fe», y sus iniciativas, conformando así una fuerza corporativa para apoyarlo electoralmente. La combinación de fanatismo y voracidad comercial de muchas de ellas sería simplemente ridícula, si no fuera porque están poniendo en peligro la paz y el bienestar del mundo entero, a costa del dinero de los contribuyentes estadounidenses y de donantes privados.


 

 

 

 

JPEG - 18.5 KB

Un sacerdote cristiano integrista celebrando misa para las tropas: «matar en nombre de Cristo».

Foto D.R.

El gobierno de Bush ha estado apoyando y financiando a las llamadas «organizaciones basadas en la fe», y sus iniciativas, conformando así una fuerza corporativa para apoyarlo electoralmente.

La combinación de fanatismo y voracidad comercial de muchas de ellas sería simplemente ridícula, si no fuera porque están poniendo en peligro la paz y el bienestar del mundo entero, a costa del dinero de los contribuyentes estadounidenses y de donantes privados.

La historia de organizaciones como La Bolsa del Samaritano, Samaritan’s Purse, regentada por el hijo de Billy Graham, personaje este último al que se le atribuye la desafortunada conversión de Bush de alcohólico empedernido en fanático «cristiano renacido» muestra que no sólo están haciendo negocios millonarios sino que con sus predicaciones están sembrando imprudentemente un odio aún más profundo en algunos musulmanes contra los abusos estadounidenses.

JPEG - 10.6 KB

Franklin Graham

Billy Graham influyó sobre Nixon en la época de la guerra de Vietnam, incluso llegó a recomendarle que las fuerzas estadounidenses aplicaran una estrategia de bombardeo de diques, proyecto que de haberse llevado a la práctica habría ocasionado alrededor de un millón de muertos entre sus enemigos del Sudeste Asiático. (Alexander Cockburn When Billy Graham Planned To Kill One Million People (CounterPunch, 13 de marzo de 2002).

En todo caso, la recomendación de Billy Graham constituyó un perfecto ejemplo de la forma en que muchos fanáticos estadounidenses entienden los mandatos de Dios.

JPEG - 5.3 KB

Billy Graham al lado del presidente Richard Nixon

Con la misma escuela de su padre, Franklin Graham, quien pronunció la oración principal en la toma de posesión de Bush en enero de 2001, ha estado usando una agresiva retórica contra el Islam y aprovechando la guerra de Irak para llevar a cabo actividades de proselitismo religioso, labores por las que él personalmente recibe varios cientos de miles de dólares como presidente de la organización La Bolsa del Samaritano.

La Bolsa del Samaritano

Fundada en 1970, La Bolsa del Samaritano es «una organización cristiana comprometida con la difusión de las buenas nuevas de Jesucristo mediante la predicación evangélica y el auxilio en casos de emergencia».

La organización internacional tiene sede en Boone, Carolina del Norte, un presupuesto que actualmente es de cerca de 200 millones de dólares y filiales en Canadá, Australia, Inglaterra, Holanda, y Kenia, y dice proporcionar «ayuda» a más de cien países del mundo.

En sus ofertas de empleo, la organización explica que todos los solicitantes deben adherirse a su «declaración de fe», para lo cual apela a la legislación vigente aplicable a las «organizaciones basadas en la fe», a las que tanto ha beneficiado Bush.

Aunque los empleadores deben evitar la discriminación por motivos de raza, sexo, color, edad, estado civil, discapacidad, ascendencia, etc, esas organizaciones pueden ejercer la discriminación por motivos religiosos, exigiendo a sus miembros aceptar dogmas que a veces, como el de la trinidad, desafían el pensamiento lógico y que, desde luego, entran en abierto conflicto con otras religiones.

La mencionada declaración de fe incluye entre otros puntos creer que «la Biblia es la única, inspirada e infalible palabra de Dios», que Dios es eterno, uno y trino, y que «Jesucristo es el único camino» para «la salvación de los perdidos y los pecadores». Quienes reciban un salario de la organización samaritana deben también creer «en la resurrección de justos y pecadores; los primeros para la vida eterna y los segundos para el castigo eterno».

Las huestes de Franklin Graham no pueden despertar sino rechazo entre los musulmanes, que no divinizan a ningún ser humano, ni al profeta Mahoma, pues los empleados de Graham para ser contratados deben «creer en la deidad de nuestro señor Jesucristo… ».

En realidad, La Bolsa del Samaritano combina supuestos afanes filantrópicos y un culto fanático y falsamente sentimental con un fuerte afán de lucro, de tal suerte que como ejecutivo de esa empresa, Franklin Graham recibe una «compensación» de 283,798 dólares anuales, sin contar otros ingresos y beneficios económicos derivados de su labor como «salvador de almas» ver sitio web.

Críticos de la familia Graham han señalado que sus integrantes no han querido hacer público a cuánto asciende su fortuna, ni sus ingresos totales como ejecutivos evangélicos.

En la página de Samaritan’s Purse podemos ver una fotografía de Graham elegantemente vestido, de traje oscuro y corbata dorada, perorando ante sus fieles, como si la riqueza fuera signo de respetabilidad moral.

En 2002, La Bolsa del Samaritano tuvo ingresos totales por 170,225,005 de dólares, gastos por 166,338,832 de dólares, incluyendo casi cinco millones y medio por concepto de mercadotecnia y campañas para la obtención de fondos, por lo que su ganancia ese año fue de 3,886,173 de dólares, de los cuales cerca de un diez por ciento fue a los bolsillos de Franklin Graham, a quien la fe y el sentimentalismo no le impidieron agenciarse ese dinero, que duplica el de los ya crecidos salarios de los ministros de algunos países latinoamericanos.

Para esas fechas, el lucrativo monedero del Samaritano había acumulado ganancias por 66,201,651 de dólares. Esa prácticas de hacer dinero bajo el disfraz de ropajes supuestamente filantrópicos suele justificarse apelando a pretextos como el de contar con una «reserva» monetaria para lo cual se pude definir ventajosamente un determinado porcentaje de sus recursos totales.

Pese a ello, el gobierno de Estados Unidos considera a dicha organización como «no lucrativa» y por ello está exenta del pago impuestos, además de que participa en el proyecto Voluntarios para la Prosperidad, inciado por Bush a partir del 21 de mayo de 2003 para influir en los países en desarrollo.

USAID

En mayo de 2003, se difundió que la organización de Graham había recibido de USAID casi 4.2 millones de dólares en diversos financiamientos desde 1988 y que recibiría aún más para desarrollar sus actividades en Irak. Stephen Swecker «A View From Zion “Bothered”»

En marzo de 2001, el New York Times cuestionó la labor de Samaritan’s Purse en El Salvador, que presumiblemente estaría mezclada con tareas de proselitismo religioso, y para la cual recibió fondos de USAID.

USAID otorgó a la organización de Graham 202 mil dólares para la construcción de refugios para los damnificados por el devastador terremoto de ese año, labor que Samaritan’s Purse combinaba con el proselitismo religioso. Según el New York Times, los empleados de Samaritan’s Purse organizaban reuniones de oración antes de enseñar a los residentes locales cómo construir los refugios temporales.

La Bolsa del Samaritano señaló que sólo un pequeño porcentaje de sus ingresos provenían de USAID, que en 2000 aportó 3.9 millones de dólares de un total de 135 millones de los que dispuso ese año dicha organización «filantrópica», es decir, el 2.9 por ciento de los mismos y que USAID todavía no les había dado el dinero.

Según la mencionada Bolsa, la USAID nunca ha cuestionado sus manejos, sea en El Salvador, Honduras, Kosovo, o en otros países donde su labor ha recibido financiamiento del gobierno estadounidense.

Aunque negaba subordinar la ayuda material a la aceptación de creencias religiosas por parte de los beneficiados o mezclar la filantropía y el proselitismo, señalaba que «como organización cristiana de ayuda, estamos comprometidos a proveer tanto las necesidades físicas como espirituales de la gente en todo el mundo. Nunca dejaremos de decirle a la gente con la que trabajamos que Dios la ama y cuida de su cuerpo, su alma y su corazón».

La réplica terminaba en forma desafiante: «Si el gobierno de Estados Unidos (USAID) nos pidiera modificar o abandonar nuestra distintiva identidad cristiana como condición para otorgarnos ayuda financiera, declinaríamos amablemente cualquier apoyo».

Organizaciones como Samaritan’s Purse están recibiendo un fuerte apoyo de la ultraderecha gobernante en Estados Unidos para ganar dinero y hacer proselitismo religioso, al grado de que el 11 de enero de 2001, en el American Enterprise Institute, el senador Jesse Helms propuso nada menos que «…reemplazar la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) con una nueva Fundación de Desarrollo Internacional con la misión de hacer «donaciones en bloque» para apoyar la labor de los organismos privados de socorro y de instituciones religiosas como Samaritan’s Purse, Servicios Católicos de Ayuda y otras semejantes…».

Con esa propuesta, alegaba Helms «Reduciremos el tamaño de la inflada burocracia estadounidense en la ayuda exterior; entonces, usaremos cada centavo ahorrado para potenciar a esos “ejércitos de la compasión” para que puedan ayudar a los más necesitados del mundo». (usinfo.state.gov/journals/itps/0301/ijps/pj61helm.htm).

La nueva guerra santa

En 1982, la organización de Franklin Graham acompañó con sus labores proselitistas la invasión israelí a los campos palestinos; predicó a los kurdos que combatieron contra Saddam Hussein en 1991 y a jovencitas bosnias de religión musulmana, que habían sido violadas por serbios cristianos. (Mas’Ood Cajee «Franklin Graham: Spiritual Carpetbagger» en www.counterpunch.org/).

JPEG - 8.8 KB

Franklin Graham como capellán del Pentágono realizando un culto.

Durante la Operación Escudo del Desierto, en 1990, Graham señaló que «debemos hacer todo lo que podamos para aprovechar la presencia militar de Estados Unidos para compartir con la gente de la religion la fe sobre la que se construyó nuestra nación».

En diciembre de ese año, Samaritan’s Purse envió a la zona de guerra a hombres y mujeres uniformados 30 mil paquetes que incluían cada uno de ellos un ejemplar del Nuevo Testamento, lo cual atrajo la atención del General Norman Schwartzkopf, quien ordenó confiscar las biblias para evitar conflictos interreligiosos entre las tropas.

La perspectiva personal de Graham sobre el Islam no es la mejor para fomentar buenas relaciones con sus adeptos.

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre en Nueva York y Washington DC, en declaraciones radiadas Graham culpó al Islam de inspirar los ataques contra el territorio de EE.UU. El primer día de Ramadán, el mes sagrado del ayuno musulmán, en 2001, Graham dijo que «no fueron metodistas los que volaron contra esos edificios, no fueron luteranos -fue un ataque contra este país por gente de fe islámica. Si lees el Corán y lees los versos del Corán, ves que instruye que se mate a infieles, a los que no son musulmanes». A fines de 2001 insistió en que: «No estamos atacando al Islam sino que el Islam nos ha atacado a nosotros. El Dios del Islam no es el mismo Dios. No es el hijo de Dios de la fe cristiana o judeocristiana. Es un Dios diferente,» y creo que es una religión muy mala y perversa.»

Graham también ha señalado que «El Dios del Islam no es el Dios de la fe cristiana» y que «las dos religiones son tan diferentes como el día y la noche». (Véase su libro The Name, publicado en 2002).

Por su parte, el reverendo Jerry Vines, ex-dirigente de la Convención Bautista del Sur, ha dicho que el Islam es una fe que obliga a sus creyentes a cometer actos de terror y ha descrito al Profeta Mahoma como «un poseído por el demonio pedófilo que tenía 12 mujeres, y la última era una niña de nueve años.»

Empero, en Irak, junto con la Convención Bautista del Sur, la confesión protestante más grande de Estados Unidos, Samaritan’s Purse ha impulsado sus proyectos para ganar conversos mediante el asistencialismo.

«Vamos allá a donde tenemos la oportunidad de satisfacer necesidades», declaró al respecto en 2003 Ken Isaacs, director internacional de proyectos del Samaritan Purse, localizado en Boone, N.C. «No rechazamos el nombre de Cristo. Creemos en que debemos compartirlo en hechos y en palabras. Seremos quienes somos.» ver: (www.musulmanesandaluces.org/).

Según reportó La Bolsa del Samaritano en Julio de 2003, sus labores en Irak incluyen el restablecimiento de los servicios médicos en colaboración con la autoridad provisional de la Coalición. Ver: (www.charitywire.com).

En la actual guerra de Irak, un capellán evangélico ha estado usando tácticas de presión al estilo de Graham para convertir a soldados musulmanes en el campo militar de Bushmaster cerca de Najaf. El capellán Josh Llano aprovechó la aguda escasez de agua que impedía bañarse a los hombres condicionándoles a su conversion el acceso a 500 galones de agua bajo su control: «Es sencillo», dijo a un reportero: «Quieren agua. Yo la tengo, si aceptan bautizarse».

Hay grupos terroristas como el Ejército de Dios, que pregona el asesinato de los «abortistas» y los atentados terroristas contra las clínicas que practican abortos, que comparten con La Bolsa del Samaritano el interés por difundir las enseñanzas bíblicas en los campos de batalla.

Ese grupo se ha quejado de que no se permite enviar biblias a los soldados estadouidenses en Irak, por considerarlos materiales contrarios a la fe islámica, según la denuncia del pastor Norman Olson quien ha señalado que «nuestros muchachos son buenos para morir en algún desierto islámico, pero no para recibir una Biblia por correo porque puede ofender por allá a algún musulmán», afirmaba el religioso, quien señalaba también que la fe religiosa es «una poderosa fuerza de apoyo» para la guerra.

Por su parte, el 10 de octubre de 2003, líderes de iglesias evangélicas de Ecuador dirigieron una carta abierta a Franklin Graham ante el anuncio de que la Asociación Evangélica Billy Graham, que preside Franklin, llevaría a cabo un congreso en Ecuador a fines de ese mes.

Cuestiona la misiva «¿Se le ha informado al pueblo ecuatoriano, y especialmente a las iglesias evangélicas y a sus pastores, del papel que usted desempeñó asesorando pastoralmente al señor Bush para que invadiera Irak, presentando esa agresión como una cruzada evangélica?».

La carta reseñaba que «los acontecimientos que desembocaron en la invasión a Irak por parte de los EUA y de Gran Bretaña que no lograron consenso en las Naciones Unidas; Bush no atendió los pedidos de diálogos de las Iglesias estadounidenses ni escuchó el clamor alrededor del mundo oponiéndose a la guerra y tratando de encontrar otro camino que no sea la guerra como primer recurso».

«Su rol como asesor espiritual de un mandatario que se prepara para la guerra haciendo gala de la soberbia de su poder bélico» al «ofrecerle justificativos religiosos para la misma» debió ser otro, el de «luchar denodadamente a favor de las soluciones pacíficas inspiradas por el poderoso mensaje evangélico», sentencian los responsables de la carta quienes agregan que «nos resulta incomprensible que, en su condición de presidente de una asociación evangelística, pueda a la vez orar y alentar para la guerra».

También se resaltaba en la carta que «El Evangelio dice que no se puede servir a dos señores. Dios es un Dios de paz. Cristo es el Príncipe de la Paz» la Carta afirma que «Usted, señor Graham, tuvo la posibilidad de influir en nombre de la fe en Jesucristo que profesa, de evitarle muchos males al mundo».

Al detallar las incumplidas promesas que se hicieron para justificar la invasión a Irak, la carta citaba que en 1992 «recordamos el Quinto Centenario de la llegada de Cristóbal Colón a nuestras tierras» por lo que “Hemos criticado fuertemente que, junto con los ejércitos conquistadores, llegara la iglesia católica a imponer la cruz por medio de la espada” pero ahora «Diez años después del Quinto Centenario, son los evangélicos -y entre ellos su organización- Samaritan’s Purse los que llegan a Irak detrás del ejército invasor. Ayer la Iglesia Católica, hoy los evangélicos. Pero el evangelio de Jesucristo no puede predicarse a la sombra de espadas ni cañones, porque es un evangelio de amor».

En Sudán, La Bolsa del Samaritano también está desarrollando sus actividades filantrópicas y proselitistas a la vez. De acuerdo con un reporte de Franklin Graham, que se difunde en su página Internet, el líder de la mayoría en el senado estadounidense, Dr. Bill Frist ha acompañado uno de los vuelos de ayuda de esa organización. La intervención de Frist al lado de La Bolsa tuvo un doble cariz político y filantrópico pues dijo a la prensa que el Estados Unidos deberían presionar al gobierno de Sudán para «resolver la crisis». Según Franklin Graham, Dios llamó a Samaritan’s Purse para el mismo objetivo.

En un artículo publicado el 11 de agosto de 2004 en el Washington Post, Frist ataca al gobierno del Sudán con la conocida retórica del intervencionismo estadounidense: es un régimen dictatorial, que crea «inestabilidad en la región».

El Sida y Dios

A principios de 2003, la Bolsa del Samaritano junto con organizaciones conocidas de la derecha religiosa, como Focus on the Family, Christian Coalition y The Family Research Council, se unieron para pedir a Bush que los 15 mil millones de dólares destinados a combatir el sida en Africa en un plan quinquenal se usaran para difundir la abstinencia en lugar del uso del condón.

JPEG - 16 KB

Programa de la reunión para fundar en Francia la International Council for Christian Leadership. En 1956, Abraham Vereide crea y desarrolla una sección de su organización religiosa secreta en Francia. Las reuniones se llevan a cabo en el Senado, el secretariado es administrado por personal de la OTAN. Documento: collección particular de la Red Voltaire (documento en gran formato al final del artículo).

En carta enviada a Bush el 27 de febrero de ese año, firmada entre otros por Franklin Graham, le recomendaron que dicho programa contemplara la abstinencia y al fidelidad en el matrimonio como soluciones al sida y el uso del condón sólo como un «último recurso». También pidieron que con dicha iniciativa el gobierno proporcione fondos para las organizaciones «basadas en la fe» y los niegue a su vez a los grupos de corte liberal o feminista, o a los que admiten el aborto, aun cuando los recursos sean para evitar el sida o para dar información sobre esa enfermedad (ww.au.org/site/, la página de los americanos unidos para la separación de la Iglesia y el Estado).

Según ha relatado el pastor evangélico Phillip Lee (www.hiswayout.com), de His Wat Out Ministries, en marzo de 2002 se reunió con Franklin Graham y otros miembros de Samaritan’s Purse y de la Asociación Billy Graham, con quienes coincidió en que «Dios ha dado principios bíblicos para detener las infecciones del sida y llevar esperanza a quienes han visto sus vidas devastadas por esta mortal enfermedad».

Un personaje que ha colaborado desde hace años con Samaritan’s Purse es el republicano Bill Frist, quien a la vez se ha distinguido por ser uno de los legisladores más opuestos a los derechos sexuales y reproductivos.

Una y otra vez, Frist ha votado no sólo contra diversas formas del aborto, sino contra la anticoncepción de emergencia y para eliminar ayudas gubernamentales a proyectos enfocados a la salud reproductiva de las mujeres en países pobres, también ha votado por dedicar decenas de millones de dólares a los programas de abstinencia sexual, que cuestionan la libertad para tomar decisiones personales y se inspiran en prejuicios moralistas sobre la sexualidad. (www.usnewswire.com/).

El Mesías en uniforme

Nacido en 1952, William Franklin Graham III es el cuarto de cinco hijos del evangelista Billy Graham. En un artículo dedicado al Imperio Cristiano de Franklin Graham (CounterPunch, 26 de abril de 2003), John Chuckman hace notar las precoces obsesiones de Franklin con las armas de fuego e incluso su costumbre de regalar armas automáticas.

De acuerdo con algunos testimonios, Franklin fue un adolescente rebelde, que fumaba (costumbre que escandaliza a muchos evangélicos), bebía y peleaba. Fue expulsado del Le’Tourneau College.

Sin querer entrar en detalles sobre los primeros años de Franklin Graham, su biografía oficial señala que a los 22 años, «luego de un periodo de rebelión y de recorrer el mundo, Franklin comprometió su vida con Jesucristo», luego de lo cual el doctor Bob Pierce, fundador de Samaritan’s Purse lo invitó a una misión en Asia, durante la cual “sintió la llamada a trabajar con la gente necesitada por la guerra, el hambre, las enfermedades y los desastres naturales” (www.demossnewspond.com).

En 1978, fue nombrado miembro del consejo directivo de esa organización y al año siguiente, a la muerte de Pierce se le nombró presidente de la organización, cargo que detenta hasta la fecha, un cuarto de siglo después.

A partir de 1989, Franklin Graham alterna sus labores como magnate de la supuesta filantropía religiosa con predicaciones y festivales evangélicos en colaboración con su padre.

El 23 de septiembre de 2003, en el estadio de Tulsa, Oklahoma, se congregaron cerca de 40 mil personas para escuchar el mensaje «evangélico» de Franklin Graham, evento en el cual su hijo menor, Edward, quien acababa de graduarse de la academia military de West Point, explicó a la audiencia cómo “su fe lo sostuvo” en muchas ocasiones durante su entrenamiento. (www.demossnewspond.com/).

A pesar de sus pretensiones mesiánicas, se ha acusado a Billy Graham de no saber educar a sus hijos, Franklin y Ned. El primero de ellos, como se ha visto, por su proclividad a mezclar el proselitismo religioso con los pingues negocios, mientras que Ned es ejemplo de la conjunción de fanatismo y transgresión.

La Iglesia de la Comunidad de la Gracia, de la Convención Bautista del Sur, que ha incluido entre sus miembros a Ned Graham, su esposa y sus dos hijos, le pidió dejar de usar su título de pastor luego de saberse que Ned había cometido adulterio, había sido alcohólico y consumidor de drogas.

Ned Graham, quien ha sido presidente de East Gates Internacional, un grupo que distribuye biblias en China, ha reconocido al ser entrevista que abusó del alcohol y que desperdició una «candidad inapropiada de tiempo» con dos mujeres de su equipo de trabajo.

Más sobre el evangelicatólico Billy “The Kid” Graham en:

www.apologista. blogdiario.com

 

HEBREOS 1:2-3 & HEBREOS 1:10-12: ¿ES CRISTO EL CREADOR DEL PRESENTE MUNDO?

 

“A través de un Hijo, a quien él hizo heredero de todas las cosas y a través de quién él creó el mundo”. (Algunas veces es traducido como universo).  

La palabra que es traducida como “mundo” es de la palabra Griega aion. Quiere decir edades, como en la presente edad malvada y la era Mesiánica por venir.  

Aión: Esta palabra ha sido traducida como eterno, mundo, y universo. Cuando esta palabra es traducida como “eterno, tal como “tendrá vida eterna,” quiere decir “que usted tendrá vida en la edad venidera”. Lo siguiente es la definición de esta palabra del Diccionario Griego de Strong (que está en la Concordancia de Strong). Es el número 165 de la concordancia de Strong, por favor búsquelo.

Edad (aion) – 1. Una edad continua, perpetuidad de tiempo, eternidad. 2. Esta palabra se usa también para describir esta edad, o sea, este lapso de tiempo que estamos ahora, y el lapso de tiempo por venir, o sea, la edad Mesiánica.   

Hebreos 1:2 habla del mundo (la edad) venidero, el mundo Mesiánico. Los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra. Sando la definición de Strong, sería mejor comprendido como:  

“A través de un Hijo, a quien él hizo heredero de todas las cosas y a través de quién él creó la edad Mesiánica por venir”.   

Hebreos 1:2-3 no quiere decir que Jesús sea el creador, o que el Padre a través de Jesús creó el universo. Quiere decir que Dios a través del sacrificio de Jesús en la cruz ha marcado nuevos rumbos en una forma para que nosotros entremos en la Nueva Tierra y en los Nuevos Cielos del reino Mesiánico cuando venga en el futuro. Esto es cómo la edad por venir es creada a través de Jesús. Observe también que la edad por venir es creada a través de él (su muerte) no por él.

Hebreos 1:10 es una continuación de este pensamiento. Es un pasaje de creación que fue atribuida a Dios en el Antiguo Testamento. Aquí es usada para el Hijo de Dios porque a través del sacrificio del Hijo de Dios la Tierra Nueva y los Cielos Nuevos serán creados en el futuro. Algunas personas podrían decir, “Bueno, ¿cómo sé por seguro que está hablando del mundo por venir y no de este mundo presente?”  

Si volvemos la página para Hebreos 2:5 éste aclarará cualquier duda que usted podría tener acerca de qué mundo estamos hablando. 

Hebreos 2:5: “Pues no fue a los ángeles que él sujetó EL MUNDO VENIDERO, DE CUÁL HABLAMOS.  

No puedo pensar acerca de una forma mejor o más evidente para expresar de qué mundo el autor ha estado hablando. Es tan simple cuando usted mantiene los versículos en su contexto. Esto está ahora en conformidad con Hebreos 1:2. Si no tenemos una contradicción maciza.

Jesús a través de su muerte es responsable de que la creación de la edad Mesiánica (el mundo) por venir. El universo y todo lo que hay en él fue creado sólo por YHWH.  

Isaías 44:24: Así dice YHWH, tu redentor, quien te formó del vientre: Soy YHWH, quien hizo todas las cosas, que A SOLAS extiendo los cielos; que extiendo la tierra por mi mismo”.

Juan Baixeras, Miami, Fl.

USA

LA SIMPLICIDAD DEL MENSAJE CRISTIANO

 

Sir. Anthony F. Buzzard, Unitario, Master en Teología

 

El punto y propósito del Cristianismo ha sido sepultado bajo una masa de tradición teológica. Existe sólo un acuerdo general sobre las afirmaciones éticas de la presente vida Cristiana: un Cristiano debe amar y servir a su prójimo. Pero casi nada en absoluto se conoce del propósito y de la meta final que tuvo Jesús de Nazaret, el Mesías, para aquellos que lo siguen. La religión contemporánea, que reclama el nombre de Cristo, ha abandonado el propósito de la fe que está claramente explicado en detalle por Jesús en Su mensaje del Evangelio–el Evangelio acerca del Reino de Dios (Lucas 4:43, etc.).  

 

La misma razón para nuestra existencia como individuos se encuentra en el mismo propósito de la fe que proclamó Jesús. La llave a nuestro futuro personal, y de aquella de la humanidad en general, se encuentra en el Mensaje de Jesús del Evangelio acerca del Reino de Dios. Este simplemente es el Mensaje de las Buenas Noticias que Dios, en la persona de Su Hijo y Agente, Cristo, el Mesías prometido, establecerá en la tierra la paz gubernamental y universal, y concederá la inmortalidad a aquellos que lo aman. El futuro de la tierra, y del universo entero, se relaciona con el futuro del creyente individual de esta manera: El Reino que se establecerá en la tierra cuando Jesús vuelva a la tierra, será administrado por aquellos a quienes Dios conceda la inmortalidad.  

 

El esquema implicado por las Buenas Noticias del Reino es lo opuesto de complejo. Se requiere la mente de un niño para captarlo. Jesús dijo: “A menos que vosotros reorienten sus vidas (se arrepientan), y se vuelvan como niños pequeños, ciertamente vosotros no entraréis en el Reino de Dios”.  

 

Para entender el mensaje Cristiano, deben tomarse las palabras como cualquier niño los tomaría–en su sentido natural y normal. El Reino de Dios del cual Jesús constantemente habló, es así un Reino real, un gobierno divino en la tierra, que será administrado por Cristo y los santos, con una Jerusalén renovada como su capital. Lucas 19:11 debe tomarse como una llave al Nuevo Testamento entero: “Por cuanto Jesús estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el Reino de Dios  se iba a manifestar inmediatamente.” Este verso nos da la pista hacia el significado del tema principal de todo lo que Jesús enseñó. Él estaba esperando establecer el Reino como un gobierno mundial en la tierra.  

 

Mucho de lo que pasa por el nombre de la teología no es más que un ejercicio en la evasión del significado claro de las palabras, una excusa para la incredulidad. Las iglesias han abandonado la esperanza en el Reino que Jesús prometió se inauguraría a su retorno. Es obvio que el Reino no se ha establecido todavía. Se manifestará en la tierra en la (Segunda) Venida del Mesías en gloria. Para esto los Cristianos deben orar: “¡Venga tu Reino!”

 

En respuesta a la pregunta muy razonable acerca de lo que sus seguidores podrían esperar recibir en la Era Venidera del Reino, Jesús prometió a los discípulos posiciones de autoridad con él en el próximo Reino (Mat. 19:28; Lucas 22:28). Esta promesa se extendió a la iglesia entera (1 Cor. 6:2; 2 Tim. 2:12; Rev. 5:10; 3:21; 2:26; 20:1-4). Era la confirmación natural, y la clarificación de la promesa hecha a Abraham, el padre del creyente, que él habría un día de poseer el mundo (Rom. 4:13).  

 

El Reino tendrá a Jerusalén como su capital, como fue previsto por todos los profetas del Antiguo Testamento, y se establecerá por una espectacular intervención divina (Sal. 2), cuando el proceso de desarme universal (Isa. 2) que conducirá a la paz mundial total, comience. La visión del mundo en paz bajo el gobierno del Mesías es leída anualmente en Navidad, pero pocos la creen. Ellos han sido persuadidos de que las promesas de un gobierno divino universal no significan lo que ellas dicen. (Vea, por ejemplo, Isaías 9:6-7; 11:1-9; Zacarías 14:9; Miqueas 4:7.)  

 

La razón para esto es doble. Se les ha enseñado a las personas desde la niñez que el premio del Cristianismo ofrecido en la Biblia es partir a un reino “más allá de los cielos” como un alma/espíritu/ desencarnado. Semejante noción está completamente sin base en las Escrituras y debe desterrarse del proceso del pensamiento antes que pueda hacerse  algún progreso en la comprensión en el Nuevo Testamento. ¡Los muertos, según la Biblia, están en la actualidad todos muertos, no vivos en otro lugar! ¡Ellos están esperando ser resucitados de la muerte! Entonces ellos heredarán la tierra, es decir, el Reino de Dios en la tierra (Mat. 5:5; Rev. 5:10).  

 

Secundariamente, no se ha comprendido que la “vida eterna” prometido por el Nuevo Testamento propiamente significa “la Vida de la Era Venidera”. Ésta es una expresión muy conocida, usada por Jesús y sus contemporáneos; la restauración de esta definición de la meta del Cristianismo nos permite entender que el objeto de la vida Cristiana no es desaparecer en el momento de la muerte a otro mundo: Es participar a través de una resurrección de los muertos en la Edad Futura, la Edad del establecimiento en la tierra del Reino de Dios. Se enseña por todas partes en la Escritura que el difunto fiel está ahora “durmiendo”, inconsciente en la tumba, mientras espera que ocurra la resurrección a la Venida de Jesús (Dan. 12:2; Juan 5:28, 29). Todos los creyentes compartirán entonces con Cristo en el Reino prometido.  

 

En la luz de este esquema simple, el Nuevo Testamento puede leerse con la comprensión completa, porque los hechos notados aquí representan la presuposición sostenida por los escritores del Nuevo Testamento. El desafío al lector es una sobre creencia. ¡La primera declaración de Jesús registrada en el Evangelio de Marcos es una orden para arrepentirse (es decir, reorientar la mente y la vida de uno) y creer en las Buenas Noticias sobre el Reino! (Marcos 1:15). Fue cuando los convertidos potenciales creyeron en las Buenas Noticias (el Evangelio) el Mensaje sobre el Reino de Dios, y el nombre de Jesucristo, que ellos fueron bautizaron en la fe (Hechos 8:12). Este es el proceso por el cual nosotros seremos iniciados en la fe.  

 

El Evangelio del Reino confronta así a cada uno de nosotros como individuos en el momento en que recibimos la proclamación del mensaje por Jesús o por los Evangelistas del Nuevo Testamento. Después de esto, nuestra respuesta al Mensaje Divino es importantísima para la salvación:  

 

Una advertencia sobre el peligro de ignorar la invitación al Reino de Dios fue dada por Jesús: “Cuando alguno oye la palabra del Reino (Mat. 13:19) y no la entiende, viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crea y se salve” (Lucas 8:12).

 

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

www.retornoalparaiso.blogspot.com

 

 

EL EVANGELIO DE CRISTO Y LA POLÍTICA MUNDIAL

Por Ing.° Mario A Olcese (Apologista)

(Diplomado en Teología)

 

El Contenido del Evangelio de Jesucristo

 Todos los cristianos sabemos muy bien que Jesucristo vino al mundo para predicar un mensaje o evangelio para todos los hombres. Evangelio viene del griego “evangelon”, que quiere decir “buenas nuevas” o “buenas noticias”. Sin embargo, son pocos los que saben de qué se trata este mensaje o buenas nuevas que Jesucristo predicó insistentemente. Sí, la tragedia del cristianismo contemporáneo consiste en que aún persiste una confusión y una ignorancia total del contenido del evangelio cristiano original, debido a que no es predicado, ni explicado, por los clérigos y pastores de hoy, salvo muy raras excepciones. La mayoría de las iglesias han cambiado el evangelio original por una esperanza más allá de este mundo, y que se basa en: “La morada eterna en el cielo de las almas inmortales de los creyentes,  para tocar bellas melodías para el Señor, con una lira o arpa dorada”.

 

El Señor Jesucristo manifestó que fue enviado por su Padre para anunciar o proclamar el evangelio del reino de Dios. Dice así Jesús: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios, porque para esto he sido enviado (Lucas 4:43). Nótese que Jesús no dijo que fue enviado a predicar el evangelio y punto, sino más bien, el evangelio del reino de Dios. Vuélvalo a leer en Lucas 4:43. Este asunto ha sido pasado por alto por la mayoría de estudiantes bíblicos de los últimos 15 siglos o más. Y es que la palabra evangelio, por si sola, quiere decir simplemente: “Buenas Noticias” o “Buenas Nuevas”, pero: ¿de qué? De modo que cuando decimos que Cristo vino a predicar buenas noticias al mundo, en realidad no estamos diciendo prácticamente nada. Tenemos que explicar de qué se tratan esas buenas noticias para que tenga sentido y entendimiento cabal nuestra predicación acerca del evangelio.

 

Sí, el reino de Dios es el principio (Marcos 1:1) y el fin del evangelio de Jesucristo, pues incluso después de resucitar, Jesús pasó 40 días más con sus discípulos, y continuó predicándoles más sobre el contenido de su mensaje del reino de Dios (Hechos 1:3). Es, por tanto notorio, que Jesús dio mucha importancia a algo que llamó: el reino de Dios, pues lo predicó en privado y en público al lado de sus discípulos en diferentes lugares y ocasiones. Dice en Lucas 8:1: “Aconteció después que Jesús iba por todas las ciudades predicando y enseñando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él”. También Jesucristo les encargó a sus mismos apóstoles, a que hicieran nuevos discípulos, a fin de extender  este mismo mensaje de salvación y esperanza a más personas de otros pueblos y países. Dice  Jesús en Marcos 16:15,16: “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio (del reino de Dios) a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. En Mateo 24:14 Jesús dice también: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”. En Lucas 9:59,60 Jesús le dijo a un hombre que le siguiera para que anunciara también el evangelio del reino de Dios. En Hechos 8:12 vemos a Felipe predicando el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo a muchas personas. Los hombres y mujeres que creyeron en su mensaje del reino, fueron bautizados. Y en Hechos leemos que Pablo permaneció en Efeso, Roma, Mileto, etc; predicando también el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo: “Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios(Hechos 19:8). “Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro” (Hechos 20:25). “Y habiéndole señalado un día, vinieron a él a la posada, a los cuales les declaraba y testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas. Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a los que a él venían, predicando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento” (Hechos 28:23,30,31).

 

Queda demostrado, entonces, que Cristo, y sus discípulos, predicaron algo que se llamó el evangelio o buenas noticias del reino de Dios. Y recuerde que este reino de Dios no era un mensaje nuevo para los paisanos de Jesús, pues de él se habló ampliamente en casi  todo el Antiguo Testamento. Sólo basta con abrir cualquier concordancia bíblica, y usted descubrirá los numerosos pasajes en donde aparecen la palabras “reino” y “reinar”. Parte de esos pasajes se refieren a reinos mundanos y perecederos como el de Babilonia, Medo-Persia, Egipto, Grecia, Etiopía, etc. Otra parte se referirá al reino de Dios, que es contrastado por su carácter divino, celestial  e imperecedero. “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre (Daniel 2:44).

 

El Reino de Dios tiene Relación con la Tierra

Mucho se ha especulado en relación al origen y a la naturaleza del reino de Dios. Ya en el siglo IV el teólogo y padre del romanismo, Agustín de Hipona, sostuvo que éste era un sinónimo de la iglesia de Cristo (Obra de Agustín: La Civitas Dei, o La Ciudad de Dios) . Es decir, para los católicos, y unos pocos grupos cristianos no católicos, el reino de Dios es la Iglesia que Cristo fundó hace dos milenios.

 

Pero para la mayoría de protestantes, éste viene a ser “el gobierno de Cristo en el corazón de cada creyente”. Es decir, que Cristo “mora y reina espiritualmente” en cada creyente, convirtiéndose así en el Señor de ellos. Otro grupo de creyentes sostiene que este reino no es otra cosa que el cielo mismo donde está el trono de Dios, el cual reina y reside con su séquito angelical, así como con todos los santos que supuestamente han partido al cielo después de morir.

 

Todas estas interpretaciones parecieran tener validez y sentido, pero: ¿Se sustentan en la misma Biblia? Nosotros creemos que la Biblia misma da la verdadera explicación de lo que es el reino de Dios. Definitivamente esta frase indica una forma monárquica de gobierno. Es decir, implica un rey, súbditos, leyes, y territorio; ya sea en la tierra, en el cielo, o donde fuere. Difícilmente éste puede implantarse en el corazón del creyente, pues ello indicaría que “el corazón” es el territorio del reino, y eso parece ridículo. Repetimos, la única forma de saber lo que es exactamente el reino de Dios, es acudiendo a la fuente misma de dicha enseñanza o doctrina, es decir, la Biblia.

 

Las Santas Escrituras nos hablan de que Dios formó al hombre y le dio el planeta tierra para que lo habitara felizmente con su esposa y su descendencia. Definitivamente la tierra fue creada para que fuera poblada por los hombres que Dios crearía más adelante. Dice el rey David: “Los cielos son los cielos de Jehová; y ha dado la tierra a los hijos de los hombres” (Salmos 115:16). Nótese que el cielo no es para el hombre sino para Dios. Ahora bien, la tierra sí fue hecha para que el hombre la habitara y cuidara para su bien. Dios la preparó con oxígeno, agua, luz, vegetación, y animales para que le fueran de beneficio. Difícilmente se podría encontrar otro planeta como el nuestro que pueda albergar a tanta variedad de seres vivos. Lo importante de todo esto es que jamás Dios pensó trasladar al hombre a otro lugar o dimensión fuera de la tierra. Por eso, no es de extrañar que en el mundo de mañana, sólo los justos la habitarán para siempre, en tanto que los impíos y malvados serán erradicados de ella para siempre. Dice el sabio rey Salomón: “El justo no será removido jamás (de la tierra); pero los impíos no habitarán la tierra” (Proverbios 10:30). Esto es interesante y muy curioso, pues los justos permanecerán en la tierra  (no en el cielo) para siempre. Sólo los malos dejarán de existir en la tierra, pues serán destruidos para siempre, pues dice también el rey David: “Porque los malignos serán destruidos, pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra…” (Salmos 37:9,34).

 

Pero regresemos al Génesis bíblico. Allí leeremos que Dios es el Creador del mundo, y además, el Amo y Señor de todo; y el hombre, su obra maestra. Dios gobernaba el paraíso, y  Adán y Eva tenían que servir a su Hacedor con amor y rectitud. Pero la desobediencia no tardó en llegar y los hombres pecaron. La maldad se multiplicó en la tierra, y los hombres tuvieron que sufrir por su separación de Dios y de Sus leyes. Poco a poco la tierra se empezó a llenar de gente de todas las razas, las cuales formaron naciones, pueblos, tribus y lenguas. Algunos pueblos formaron sus propias monarquías o reinos, con reyes y príncipes que gobernaban sobre las masas. En el Medio Oriente, los árabes también formaron naciones y reinos espléndidos. Israel imitó la costumbre de sus vecinos paganos, y finalmente demandaron a Dios que les diera un rey como los demás pueblos. Dios asintió y comenzó un reino en Israel con Saúl como rey y soberano del pueblo. Dice 1 Samuel 8:4,5: “Entonces todos los ancianos de Israel se juntaron, y vinieron a Ramá para ver a Samuel, y le dijeron: He aquí tu has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones”.

 

 Saúl fue el primer rey que tuvo Israel, según se nos revela en el Antiguo Testamento. Su reinado fue irregular, y estuvo plagado de desobediencias o rebeldías de su parte. Finalmente, Saúl fue destituido del cargo y reemplazado por un joven pastorcito de ovejas llamado David, hijo de Isaí. Este vino a reinar un total de cuarenta años, 7 años en Hebrón, y 33 años en Jerusalén, la ciudad capital del reino.

 

Pacto de Dios con el Rey David

Con el rey David Dios hizo un pacto solemne e importante el cual decía: “Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él padre, y él me será a mi hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres, pero mi misericordia no se apartará de él como la aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti. Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.” (2 Samuel 7:12-16).

 

Esta profecía no ha sido entendida en su real dimensión por la mayoría de cristianos de los últimos quince siglos de la Era Cristiana. En realidad, esta profecía es dual y encierra promesas muy interesantes que no han sido comprendidas en su real dimensión. Ahora bien, es cierto que Salomón, el hijo de David, cumplió parte de la profecía al edificar casa o templo para Dios. Sin embargo, su reino no fue estable eternamente como decía el pacto mismo. Recordemos que a la muerte de Salomón, sus dos hijos (Roboam y Jeroboam) se disputaron el trono y el reino, y éste quedó dividido en dos: El reino del sur y el reino del norte. De modo que la profecía de un reino estable sería para un futuro aún.

 

Ahora bien, el último rey judío que tuvo el trono de David fue Sedequías, quien igualmente fue impío como muchos de sus antecesores. Éste fue destronado por el rey babilónico Nabuconodosor en el año 586 A.C. Desde esa fecha se interrumpió la dinastía del rey David hasta el día de hoy. Es decir, por casi 2,500 años Israel ya no tiene un rey que los gobierne. No obstante, es interesante prestar atención especial a la sentencia que le hizo Dios al rey Sedequías, antes de ser depuesto. El profeta Ezequiel, en su capítulo 21, y versos 25-27, dicen así dichos versículos: “Y tú (Sedequías), profano e impío príncipe de Israel, cuyo día ha llegado ya, el tiempo de la consumación de la maldad, así ha dicho Jehová el Señor: Depón la tiara, quita la corona; esto no será más así; sea exaltado lo bajo, y humillado lo alto, a ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto no será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y yo se lo entregaré”.

 

Esta profecía de Ezequiel 21:25-27 ha sido pasada dramáticamente por alto, e ignorada por los estudiantes de la Biblia, trayendo como resultado una distorsión total del programa de Dios para la política del mundo del futuro. Ahora usted tiene el privilegio de conocer la revelación de Dios con respecto a su reino milenario glorioso en la tierra, el cual cambiará toda las políticas imperfectas del mundo de hoy. Abra su mente para entender, pues dijo Jesús que el que tiene oídos para oír, que oiga.

 

En esta profecía de Ezequiel está la sentencia de destronamiento del rey Sedequías, un descendiente del rey David, el cual también fue impío. Con Sedequías finalizó “temporalmente” el reino de Dios, o llamado también, el reino de David, pues la profecía decía que este reino suspendido se reanudaría con “aquel (un descendiente de David glorioso) cuyo es el derecho (por ser de sangre real) y a él (un descendiente de David glorioso) se lo entregaré (restaurará el trono y su reino). Nosotros sabemos que el reino de David —en Israel— era el reino de Dios, según lo podemos leer en 1 Crónicas 28:5, donde dice: “…Jehová eligió a mi hijo Salomón para que se siente en el trono del reino de Jehová (Dios) sobre Israel. Notemos que el reino davídico era el reino de Dios, pues Salomón se sentó en el trono del reino de Dios. Pero muchos cristianos no lo saben, o lo ignoran por completo. Esta es una tragedia más del cristianismo de los últimos quince siglos. Sí, el reino de David era el mismísimo reino de Dios predicado por Jesucristo. Por eso, cuando Juan el Bautista apareció en la historia como el precursor del Mesías, o del pretendiente al trono, y habló del “acercamiento del reino”, sus oyentes sabían perfectamente de qué cosa estaba hablando él (ver Mateo 3:2). Sí, sus discípulos (los de Juan) sabían que el reino de David sería restaurado en la persona de un descendiente suyo o “el Mesías”. ¡Cuánto necesitaban ese reino los judíos con tanta opresión romana! Por eso, cuando Juan anunciaba el acercamiento del reino del Mesías o Cristo, los judíos debieron sentir una esperanza refrescante de liberación de la opresión del invasor romano. Por ello, no es de extrañar que los discípulos de Juan preguntasen a Jesús: “¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro? (Mateo 11:3). Sí mi amigo, el reino y su rey eran esperados por el pueblo hebreo por siglos.

 

Jesucristo es el Descendiente del Rey David

 

Muchos cristianos han leído que en la Biblia a Jesucristo se le llama: el “hijo de David”. Por ejemplo, el evangelista Mateo empieza su evangelio diciendo: “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham” (Mateo 1:1). Sí, cuando empezamos a leer el evangelio de Mateo, nos encontramos con una interesante introducción que pocos han advertido o entendido, la cual afirma que Cristo es hijo de David… y también de Abraham. ¿Qué importancia tiene esta genealogía? ¡Muchísima! Es hora que usted lo comprenda en su dimensión real.

 

Como vimos, David fue rey de Israel por espacio de 40 años. Esto quiere decir que Jesucristo, como hijo de David, es de “sangre azul”, y por tanto, es aquel que tiene el derecho de retomar el cetro, la tiara y el trono de David según la profecía de Ezequiel que mostramos. Sí, Jesús es aquel que reanudará o restaurará el reino de David en Israel. Él será el gobernante de Israel y del mundo entero. Jerusalén, la ciudad amada por judíos, cristianos, y musulmanes, será la sede mundial de su reino, pues Jesucristo mismo lo dijo enfáticamente con estas palabras: “Pero yo os digo: No juréis en ninguna, ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey” (Mateo 5:34,35). 

 

Pero veamos otros pasajes importantes de la Biblia con respecto al reino de David. Cuando Cristo habló de la restauración del Reino, él dijo lo siguiente: “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria… Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo (Mateo 25:31,34).

 

Nótese que Jesús habló de regresar al mundo nuevamente en gloria y con sus ángeles. En ese tiempo, los cristianos mesiánicos heredarán el reino con Cristo, el cual fue programado desde la fundación del mundo. La primera venida de Cristo fue para preparar a hombres y mujeres para que entren en él bajo sus condiciones específicas. Jesucristo nació como mortal para ponernos los requisitos sobre la mesa, a fin de que podamos ingresar en su reino con inmortalidad. A Nicodemo, Jesús le dijo muy claramente: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios (Juan 3:3,5). Nótese que Cristo le exigió a Nicodemo “nacer de nuevo” para ver y entrar en su reino. A otro, Jesús le dijo: “Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios” (Lucas 9:62). A un escriba le que le había contestado correctamente, le dijo: “no estás lejos del reino de Dios” (Marcos 12:34). También Jesús dijo: “De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de Dios” (Mateo 18:3). Y además afirmó que: difícilmente entrará un rico en su reino (Lucas 18:24).

 

Sí, los hombres comprendieron que Cristo era aquel Mesías o heredero del trono de David por todo lo que enseñaba sobre su reino. Así, cuando Jesús estaba por entrar en Jerusalén para evangelizar a sus hermanos, y cumplir con su misión, el pueblo le decía: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosanna en las alturas!” (Marcos 1:9,10). Igual ocurre con la Parábola de la Diez Minas, la cual fue pronunciada por Jesús por razón de que los discípulos pensaban erradamente que el reino se manifestaría inmediatamente ( Ver Lucas 19:11,12). Como vemos, los judíos tenían una creencia real y concreta sobre el reino de David, el cual sería restablecido en Jerusalén por un descendiente suyo (de David). Esto ya lo había anunciado claramente el ángel Gabriel a María cuando le dijo: “Y Ahora concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin (Lucas 1:31-33). Trágicamente,  millones de cristianos han pasado por alto este singular texto que revela todo sobre el futuro reinado de Cristo. Este texto ha sido torcido, mal interpretado, “espiritualizado”, y hasta ignorado. Los curas católicos no saben cómo explicarlo.  Aquí hay una profecía que debe ser tomada literalmente, y al pie de la letra, como ocurrió con el anuncio de su nacimiento virginal.  Nótese que el ángel Gabriel profetiza que Jesús será grande y será llamado Hijo del Altísimo. También dice que Dios le dará el trono de su ancestro David (el cual debe estar escondido por algún sitio, así como también lo debe estar el “arca perdida” de oro). Luego se profetiza que reinará sobre la casa (= país) de  Jacob (=Israel) para siempre, y su reino no tendrá fin. Si esta parte de la profecía no lo creemos literalmente, ¿por qué tendríamos que creer entonces literalmente su nacimiento virginal de María? Creemos que debemos ser consecuentes con nuestra exégesis bíblica para no caer en errores desastrosos. O tomamos toda la profecía de manera literal, o bien, de manera simbólica, pero no ambas.

 

El Reino de Dios: La Meta de la Iglesia

 

Todos los textos anteriores apuntan hacia el reino venidero de Dios. La iglesia está llamada a recibirla en la segunda venida de Cristo, como vimos hace un rato. Pero Jesús no fue con rodeos al respecto. A sus discípulos les dijo: “No temáis manada pequeña, porque  vuestro padre le ha placido daros el reino” (Lucas 12:32). Y en otra ocasión Jesús les enseñó a sus discípulos a orar para que “venga el reino de Dios, a fin que se haga la voluntad de Dios en la tierra como se hace en el cielo” (Mateo 6:10). Además, los instó a “buscar el reino de Dios y su justicia” (Mateo 6:33). También prometió darles a sus apóstoles sus respectivos tronos de gloria dentro de su reino. Jesús les dijo: “De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel” (Mateo 19:28). Incluso la madre de los hijos de Zebedeo buscaba los mejores puestos de honor para sus hijos en el reino de Cristo. Ella le dijo a Jesús: “Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda” (Mateo 20:21).

 

Y como dijimos antes, Jesús se presentó resucitado a sus discípulos durante 40 días, predicándoles acerca de su reino que él restablecería o restauraría en Israel en su segunda venida en gloria. Leemos lo que dice en Hechos 1:3: “a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo (Jesús) con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante 40 días y hablándoles acerca del reino de Dios. Pero sus discípulos estaban errados con respecto al tiempo de esa tan anhelada restauración del reino davídico, porque lo creían inminente. Ellos le  preguntaron a Jesús: “Señor, restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” (Hechos 1:6). Pero Jesús sólo se limitó a decirles que Dios es el único que sabe el tiempo exacto para esa tan esperada restauración del reino de Dios (v.7).

 

Lo cierto de todo esto es que la meta de la iglesia fue siempre la venida del reino de Cristo para poder disfrutar de una edad maravillosa nunca antes vista. Y es Pablo quien se encarga de difundir este mensaje a los gentiles (=no judíos), y los insta a soportar las tribulaciones para poder ingresar luego al reino. Sus palabras son como siguen: “Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios” (Hechos 14:22). Y Pedro no se queda atrás en su misión pastoral, pues también les dice a los creyentes en general: “Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; al afecto fraternal, amor. Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 1:5-11).

 

El Reino de Cristo y el Nuevo Orden Mundial

 

Una vez un Secretario General de las Naciones Unidades dijo que la única solución para los problemas del mundo sería un solo gobierno mundial. Imaginémonos por un instante que no hubiesen tantos gobernantes como países hay. Bueno, habría sin duda menos discordias y conflictos entre los pueblos del planeta. Pero ese es precisamente el panorama que presenta la Biblia para el utópico mundo de mañana de justicia y paz en el reino de Dios. Jesucristo vendrá a ser el único y soberano gobernante mundial que regirá mil años, ó diez siglos, ó 365,000 días, junto con su iglesia. Pero esto implicaría una nueva existencia en Cristo y una longevidad increíble. Hoy, con suerte pocos llegan a los cien años de edad, viejos y con achaques. Pero en la era venidera de justicia, la vida será prolongada como la que tuvo Adán,  y no será cosa extraña. Recordemos que Adán prácticamente vivió 1000 años (Génesis 5:5). ¡Justo el tiempo que durará el reinado milenario de Cristo! ¿Acaso Cristo no vendrá a restaurar todas las cosas, incluso la longevidad? (Hechos 3:19-21).

 

Jesucristo vino al mundo para anunciar su próximo gobierno mundial en el reino restaurado de David en Israel. Desde su capital Jerusalén, Dios emitirá decretos y leyes para el bien del mundo entero. Y es que la humanidad siempre se ha visto involucrada en la política con el fin de hacer de esta tierra un planeta de justicia y paz duraderas. Ahora bien, el profeta Isaías predijo esa era o mundo de paz y justicia mundiales en manos de un gobernante elegido y guiado por Dios mismo: “Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y  vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.” (Isaías 2:2-4).

 

Lo inaudito es que a pesar de tanta evidencia bíblica, hay quienes aún dudan de que Cristo volverá a pisar nuestro planeta nuevamente. Pero es en 2 Samuel 23:3,4 donde el profeta David, padre del reino, dice: “El Dios de Israel ha dicho, me habló la Roca de Israel: Habrá un justo que gobierne ENTRE (no SOBRE) los hombres, que gobierne en el temor de Dios. Será como la luz de la mañana, como el resplandor del sol en una mañana sin nubes, como la lluvia que hace brotar la hierba de la tierra”. Nótese que dice “entre los hombres” y nosobre los hombres”. Esto es muy significativo sin duda.

 

Notemos que el profeta Isaías es claro al decir que Israel destacará sobre las demás naciones, las cuales girarán en torno de Jerusalén. Luego se nos revela que los pueblos acudirán a Israel para aprender de Dios, y a recibir sus leyes y palabras. Y además se nos dice que las armas bélicas se convertirán en instrumentos para la agricultura, y los ejércitos desaparecerán. Pero esto no es todo, ya que el profeta Isaías continúa diciendo: “Porque un niño nos es nacido (Jesucristo), hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre” (Isaías 9:6,7).

 

El profeta David habla de su reino restaurado por Cristo, así: “Florecerá en sus días justicia, y muchedumbre de paz, hasta que no haya luna, dominará de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra. Todos los reyes se postrarán delante de él; todas las naciones le servirán” (Salmo 72:7,8,11). Aquí está la evidencia profética de que Cristo tendrá un dominio mundial, y no sólo en Israel, como algunos aún piensan. Esta es una prueba de que el reino del Cristo ejercerá su poder o influencia por todo el mundo habitado. Así también lo predijo Daniel, en el capítulo 2, y verso 44, del libro que lleva su nombre. “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino  (=gobierno) que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo (=no será derrocado); desmenuzará y consumirá a todos estos reinos (=dominará a las naciones con la fuerza del hierro), pero él permanecerá para siempre (Daniel 2:44). Es importante, mi amigo, que usted lea todo el capítulo 2 del libro de Daniel, en el Antiguo Testamento, pues en este capítulo el profeta explica el desarrollo de la historia del mundo hasta el restablecimiento de un reino o gobierno mundial divino que traerá la justicia y la paz duraderas a la tierra. Nótese especialmente el versículo 35, que dice: “…mas la piedra (=Cristo y su reino) que hirió (=destruyó) a la imagen (=los imperios mundiales) fue hecha un gran monte (= gran imperio) que llenó toda la tierra  (=dominio mundial)”.

 

Por supuesto que estas profecías se cumplirán aún en el futuro, cuando Cristo regrese por segunda vez, para tomar su trono de gloria en la tierra de Israel. Eso ya lo explicamos mostrando textos tan importantes como: Mateo 25:31,34; Lucas 19:11,12; 2 Timoteo 4:1; etc. Queda claro que este mundo caótico y moribundo será gobernado por el Hijo de David, quien es, al mismo tiempo, el Hijo de Dios. Sí, Jesucristo será el líder mundial de una nueva sociedad nunca antes vista por hombre alguno, y en donde ya no habrá guerras, crímenes, hambre, miseria, drogadicción, polución, explotación, desempleo, desamparados, clubes nocturnos, prostitución, inseguridad, hogares destruidos, hijos abandonados, violencia, tristeza, etc.  ¡Un verdadero mundo paradisíaco!  Esto lo afirma Isaías al decir por orden de Dios: “No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar (Isaías 11:9). 

 

Nótese que la tierra estará llena del conocimiento de Dios. Esto significa que la gente que la habite sabrá quién es el Dios de Abraham, de David, y de Cristo. Esto implica que los hombres  ya habrán aceptado la verdad de Dios, y que también se habrán convertido en Sus siervos. Ahora bien, Jesucristo sí será un soberano justo y eficaz en todo lo que él haga en su gobierno mundial. El mismísimo profeta Isaías nos revela el secreto del éxito que tendrá el rey del restaurado reino de Dios, con estas palabras: “Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová (Isaías 11:2). Obviamente una persona con estas calificaciones sería idónea para regir el mundo con total eficacia. Los hombres de hoy se entrenan en las ciencias económicas y políticas, y no pueden solucionar los problemas del desempleo y del hambre de los países pobres del “tercer mundo”. Aun en los países ricos subsisten los problemas que manan del materialismo y del consumismo excesivo de sus habitantes, como son: los hogares destruidos, la drogadicción, el alcoholismo, los crímenes, etc. Pero como dijo Salomón sobre la sabiduría verdadera: ““…pero la sabiduría es provechosa para dirigir (Eclesiastés 10:10). Sí,  Salomón fue reconocido como el rey sabio que supo dirigir el reino de Dios. Pero Cristo tendrá mayor sabiduría que Salomón, por ser el Unigénito Hijo de Dios, predilecto y perfecto. Como resultado, él dirigirá realmente al mundo por el sendero correcto de la justicia y la paz duraderas (Isaías 11:4,5; 32:1).            

 

Los Mansos Heredarán la Tierra y el Reino

 

Jesús enseñó que “los mansos heredarán la tierra” (Mateo 5:5). Esto quiere decir que estamos llamados a ser los co-gobernantes en el reino de David, el cual se establecerá en la tierra cuando Cristo vuelva por segunda vez.  Hoy, el mundo está gobernado por muchos títeres del diablo, pues como dijo san Juan: “Todo el mundo yace bajo el poder el maligno” (1 Juan 5:19). Y Jesús recalcó el hecho de que su “reino no es de este mundo malo o era maligna” (Juan 18:36). Todo esto implica que su reino es para el siglo o era venidera que inaugurará el Señor Jesús cuando venga en gloria con sus ángeles. El apóstol Pablo habló del presente siglo y del venidero en Efesios 1:21. El presente siglo o mundo es malo, dice Pablo a los Gálatas (1:4): “El cual (Jesús) se dio a sí mismo por nuestros pecados, para librarnos del presente siglo (=mundo) malo. De modo que cuando la Biblia habla el “fin del mundo”, no se está refiriendo al fin del planeta tierra, sino al fin del presente mundo o edad maligna gobernado por el diablo y sus agentes humanos.

 

Después que Cristo haya suprimido la maldad de la tierra, atando al diablo y a sus demonios, y destruyendo a sus agentes  humanos, entonces empezará una nueva era (= mundo) de justicia y paz sobre la tierra. En Apocalipsis 20:1-5 se lee claramente que Cristo atará al diablo y sus ángeles y los lanzará en una prisión, y luego reanudará el reino de Dios en Jerusalén, el cual durará mil años seguidos. Por fin, el mundo podrá disfrutar de una tierra pacífica, justa, y sin maldad. Para entonces, los muertos en la fe de Jesús recibirán la inmortalidad por medio de resucitar de la tumba gloriosos (Juan 5:28,29; 1 Corintios 15:43,44,51-54). Usted tiene un magnífico potencial de ser un heredero del reino de Dios si abraza con fe este evangelio, y lo predica a otros.

 

La Biblia nos habla de “nuevos cielos y nueva tierra donde mora la justicia (2 Pedro 3:13,14). También se nos habla de “nuevos hombres” en Cristo (Efesios 4:24). Se nos manda a pedir que el reino venga a la tierra en la oración del “Padre Nuestro”, a fin de que se haga la voluntad de Dios en nuestro planeta, como se hace en el cielo (Mateo 6:10). Hoy ciertamente no se está haciendo la voluntad de Dios en la tierra como se hace en el cielo. ¿O es que alguien va a creer que las guerras, hambres, vicios,  enfermedades, crímenes, ateísmo, son cosas que conciernen a Su voluntad?

 

Sólo hay Un Evangelio Bíblico

 

Mi amigo, cuán pocas son las iglesias que predican este mismo evangelio del reino original, el cual ahora usted ha conocido, leyendo este estudio que tiene en sus manos. Este es el mensaje más importante y glorioso nunca antes predicado por líder religioso alguno, salvo por Cristo  y sus apóstoles. Este es un mensaje que realmente revolucionará la sociedad humana cuando se haga realidad en un futuro. Este es el mensaje que las gentes anhelarán oír si en verdad aman la paz y la justicia. No hay otra esperanza para el mundo que Cristo y su gobierno mundial de justicia y paz. Pero la tragedia del cristianismo contemporáneo aún subsiste, pues este prístino evangelio bíblico ha sido mudado por otros falsos evangelios, como el llamado “evangelio social” del catolicismo.

 

Lo que Jesús demandó de sus potenciales seguidores era precisamente que creyeran en su mensaje del reino o gobierno mundial liderado por él y su iglesia. Él fue claro al afirmar que sólo aquellos que creyeran en su singular evangelio, serían salvos (Marcos 16:15,16). La salvación es por fe, fe en Cristo y en su evangelio (Romanos 1:17; 10:17; Gálatas 3:2,26; Filipenses 1:27). ¿Creerá usted en el único evangelio que predicó Jesús?

 

Pero hay religiones que al predicar otros mensajes o evangelios distintos, se están condenando a sí mismos, pues Pablo dijo: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema (Gálatas 1:6-9).

 

Heredar el Reino de Dios es Heredar la Salvación

 

El Reino es importante puesto que significa nuestra salvación. Sin embargo, las iglesias dicen que somos salvos, pero no saben cómo y de qué. Sí, Jesús vino a traernos salvación a través de heredar su reino venidero de justicia. Además, entrar en su reino equivale a ser salvo para siempre con vida eterna. Esta verdad se desprende del diálogo del joven rico con Jesús. Le invito a que lea el diálogo mencionado en Mateo 19:16-25. En estos versículos usted se enterará de un joven rico que le pregunta a Jesús sobre lo que debe hacer para ganar la vida eterna. Jesús le dice que debe guardar los mandamientos, y el joven le repregunta: ¿cuáles? Y Jesús procede a mencionarle algunos del decálogo. El joven contesta que desde niño los había guardado todos, pero Jesús le dice que le faltaba una cosa: vender sus posesiones y dar el dinero a los pobres. Pero el joven rico se fue triste porque no estaba dispuesto a tanto. Jesús entonces dice que difícilmente entra un rico en el reino de Dios. Finalmente, los discípulos que estaban presentes con él, se preguntan: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?.

 

Ahora bien, usted descubrirá tres frases cruciales e importantes en este diálogo: Vida eterna, reino de Dios, y ser salvo. Entonces, ¿Qué es salvación? Muy sencillo: Salvación = Entrar al reino de Dios con vida eterna. ó también: Salvación= Reino de Dios + vida eterna. Esta ecuación concuerda con lo dicho por Juan: “Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo…” (Apocalipsis 12:10). Nótese la dupla: salvación y reino, viniendo juntos. En Hebreos 9:28 Pablo dice que Cristo “aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”. Pero en Mateo 25:31,34 leemos que Jesús dirá, cuando vuelva por segunda vez: “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo”. ¿Se da cuenta amigo cuál es el punto que intento demostrar? ¡Salvación es heredar el reino de Dios con inmortalidad! Por eso, el evangelio del reino es el evangelio de la salvación de los hombres, como lo explica Pablo en Efesios 1:13, y que dice: “En él, también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”.

 

Y a los Tesalonicenses, Pablo les dice: “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo” (2 Tesalonicenses 2:13,14). Pues bien, nótese que estos versos dicen que Dios nos escogió desde el principio (¿del mundo?) para salvación. Y si comparamos este texto con Mateo 25:34, veremos que también el reino fue preparado para nosotros desde la fundación o principio del mundo. Aquí se hace evidente que el reino y la salvación se presentan desde la fundación o principio del mundo.

 

Satanás Odia el Evangelio del Reino

 

Es de esperarse que si el evangelio tiene el poder para salvar a los hombres, según  lo afirma Pablo en Romanos 1:16, entonces el diablo lo debe detestar con todo su malévolo ser. Efectivamente, pues Pablo dice sobre este asunto, así: “En los cuales el dios de este siglo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:4). Tome nota cómo el diablo embota el entendimiento de los que no creen para que no entiendan el evangelio de la gloria de Cristo. Sí, la frase: “el evangelio de la gloria de Cristo” es equivalente a decir “el evangelio del reino de Cristo”, pues el reino de Cristo viene con gloria. Gloria y reino son inseparables e indisolubles, ya que Pablo también escribió: “Y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria (2 Tesalonicenses 2:12). Hablar, pues, de la gloria, es hablar del reino de Cristo.

 

También Jesús enseñó la llamada: “Parábola del Sembrador”. Jesús explica que el diablo quita de los corazones la palabra, para que no crean y se salven” (Lucas 8:12). Entonces, no es de extrañar que millones de hombres hayan sido engañados por una fuerza superior maligna, y también hayan rechazado el verdadero evangelio salvador para que no crean y se salven. El Diablo es experto engañando con enseñanzas y esperanzas falsas que sustituyen el verdadero evangelio del reino. Pablo tildó las falsas enseñanzas como: “doctrinas de demonios”: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios (1 Timoteo 4.1).  Recordemos que Juan afirmó que la mayoría de hombres y mujeres están bajo el poder del maligno (1 Juan 5:19). Esto suena duro y difícil de creer, pero es la pura verdad. La gente está dispuesta a creer en la mentira en lugar que en la verdad ( Lea Romanos 1:25). Y Jesús dijo: “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas (Juan 3:19). Este tipo de gente opta por creerle a Darwin, Fuerbach, Freud, Hegel, Kant, Marx, Engels, Kiergard, Niechzte, Sartre, Spinoza, de Chardin, etc (= doctrinas de demonios),  en vez de la verdad del Hijo de Dios, el salvador del mundo, porque saben que sus acciones son malas y no quieren oír de su futura condenación (Leer Juan 3:19-21). Éstos prefieren creer que Dios está muerto, ó que somos producto de la evolución, y no de una creación divina, o que la verdad y la moral son relativas, y que no hay absolutos.

 

No es de extrañar que vengan burladores diciendo que los predicadores del reino están locos o que son unos fanáticos religiosos. Pero la verdad es que no estamos locos por la llamada “locura de la predicación”. Dice Pablo: “…agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación(1 Corintios 1:21). Sí, muchos pensarán que nuestra predicación es una locura de hombres enajenados o alienados. Pero nada es más falso que ser acusados de alienados, pues los verdaderos enajenados o alienados son los incrédulos que han sido enceguecidos por el diablo. Y es por esta razón precisamente que vino Cristo, para liberarnos de las mentiras sutiles del diablo y sus demonios, las cuales han encandilado y atrapado a la mayoría de hombres que pueblan nuestro mundo (Colosenses 1:13).

 

El Cielo no es nuestro Destino

 

Las Escrituras enseñan que el cielo es la morada de la Deidad y de sus ángeles santos. La tierra, en cambio, fue creada por Dios para que la habiten sus criaturas humanas (Salmos 115:16). Y es que el plan de Dios era —y es— que este mundo sea una paraíso de felicidad y gozo eternos para los hombres hechos a su imagen y semejanza. Así, el Génesis nos presenta a un Dios Creador de la materia y de la vida en todas sus formas: microorganismos, vegetales, animales, y humanos. A estos seres vivos Dios les dio aire, agua, y alimento para su sustento diario, a fin de nutrir correctamente su organismo. Obviamente el hombre fue hecho para vivir en la tierra y no en el cielo. Jamás Dios se propuso crear a los humanos para luego trasladarlos a otro lugar supramundano o extraterreno. Los pulmones de los seres humanos y animales fueron hechos para recibir el oxigeno del aire el cual luego sería convertido en CO2. Luego este gas CO2 sería nuevamente convertido en O2 por las plantas para la respiración de los organismos simples, los animales y los humanos. De modo que este elemental proceso bioquímico demuestra que Dios creó al hombre para que viviera en la tierra. ¡Y este propósito divino no ha cambiado en absoluto! 

 

La enseñanza acerca de una partida al cielo de las “almas inmortales” de los cristianos, en ocasión de la muerte, presenta varios problemas: 1). Ello implicaría que los muertos siguen vivos después de morir o que están concientes. 2). Esto significaría que los cristianos reciben su premio en el momento de su muerte y no en la resurrección. 3).  Hace innecesaria la resurrección de los muertos y la segunda venida de Cristo para reencontrarse con los suyos. 4).  Hace de la muerte un “amigo” y no un enemigo de los creyentes, pues se supone que a través de ella se puede “partir a la gloria celestial”. 5). Alienta el suicidio o la eutanasia. 6). Empuja a los deudos a practicar el  espiritismo, la tabla ouija, el ocultismo, etc, debido al deseo ardiente que tienen muchos de ellos de “comunicarse” con sus seres queridos fallecidos; prácticas éstas que están prohibidas en la Biblia. 6). Contradice a la Biblia cuando dice que la inmortalidad será nuestra en la era venidera del reino, y no en ocasión de nuestra muerte física. 

 

La Biblia enseña que la tierra y todas las cosas serán restauradas como al comienzo de la creación (Hechos 3:19-21). No se dice nada de una destrucción cósmica, y de la extinción del planeta tierra. Al contrario, ¡Dios castigará a aquellos que quieren destruir la tierra! (Apocalipsis 11:18). La frase nueva tierra”, que aparece en 2 Pedro 3:13,14, no implica un nuevo planeta físico, sino que  denota un nuevo orden mundial, donde imperará la justicia y la paz bajo el mando del Mesías. También Dios nos ha hecho “nuevos hombres” (Efesios 4:24), pero no en lo físico, sino en lo espiritual y en lo moral.

 

Lo cierto es que Jesús fue claro al decir que nosotros no podemos ir al lugar a dónde él iba (Juan 13:33). Sin duda, Jesús se refería al cielo donde mora la Deidad con sus santos ángeles. Además, él prometió volver, no para llevarnos al cielo, sino para quedarse en la tierra con nosotros (Zacarías 14:4; Salmos 67:4; Apocalipsis 5:10; 2 Samuel 23:3). Esto queda evidenciado también por las declaraciones de Jesús en Juan 14:2,3., donde él dice enfáticamente, entre otras cosas: “Si me fuere… vendré otra vez,  y os tomaré a mi mismo, para que donde yo estoy (en la tierra) vosotros también estéis”. Tómese nota que cuando Jesús dijo eso, él todavía no había resucitado; y menos aún, ascendido al cielo.

 

¿Qué Jesús volverá para llevarnos al cielo? ¿Pero en qué quedamos? ¿Acaso no estaremos allá cuando fallezcamos? Hay algo aquí que no está muy claro en la teología tradicional. Sin embargo, parece que  Satán no fue sólo el inventor de la inmortalidad inherente del alma humana, cuando le aseguró a Eva: “de seguro que no moriréis” (Génesis 3:4), sino que también inspiró la creencia de “subir a las alturas para ser semejantes a Dios” (Isaías 14:13).

 

La Influencia del Gnosticismo

 

La secta gnóstica apareció en los tiempos de Jesús como un competidor del cristianismo. Los gnósticos habían mezclado ciertos conceptos judíos con las creencia de la inmortalidad del alma propugnada por el filósofo Griego Platón. Los gnósticos utilizaron términos del Antiguo Testamento como Jehová, Set, etc. y les daban su propia interpretación. Por otro lado, el gnosticismo, a diferencia del cristianismo, enseñaba que la materia era mala, y por tanto, Jesús no pudo ser plenamente hombre carnal o material, sino que sólo tenía la apariencia  humana. Pero San Juan, especialmente, no tardó mucho en condenar a los gnósticos por sus herejías (2 Juan 7,9).

 

También los gnósticos afirmaban que los hombres tenían la posibilidad de dejar el cuerpo físico, y la tierra, si aprendían sus “recetas gnósticas” para partir a otra dimensión o Pleroma donde vivían los “aeones” o espíritus puros o superiores, entre los cuales se encontraba el Yahweh de la Biblia. Para lograr esa transmigración, los gnósticos daban por sentado que el hombre tenía un alma inmortal que trascendía a la muerte física. Entonces: ¿No se parece mucho la enseñanza “católica” de hoy acerca de la partida del alma al cielo, con aquella de los gnósticos heréticos, que sostenía que el alma parte al “pleroma (o proto-cielo)”? ¿Podrían acaso Platón y los gnósticos tener razón, al creer que los hombres tienen un alma inmortal inherente que sobrevive a la muerte?

 

El Reino no es la Iglesia Cristiana

 

La teología Católico-Romana enseña que la Iglesia es el Reino de Dios. San Agustín desarrolló esta teología hace 16 siglos atrás. Antes de ese tiempo, entre los siglos I al III D.C, nada se sabía de un ”basilea-eclessia” (reino-iglesia) como es presentado por el romanismo amilenialista. Sin embargo, es verdad que la iglesia tiene que ver con ese reino bíblico, pues ella está llamada a heredarla (Mateo 25:31,34; Lucas 12:32). Confundir el reino con la iglesia, como expresiones sinónimas, es un error garrafal o colosal. Si el reino es algo que heredará la iglesia, ¿Cómo puede ser la iglesia la herencia misma? Esta es una pregunta lógica e inevitable, la cual, hasta un niño la puede formular fácilmente.

 

También se ha pasado por alto el hecho de que “carne y sangre no pueden heredar el reino de Dios” (1 Corintios 15:50). Este segundo punto es importante. El hombre mortal no puede heredar el reino bíblico, pues necesita primero ser “transformado”, cuando se haga realidad la segunda venida de Cristo en persona (1 Corintios 15:52). Esto hace imposible que la iglesia, compuesta por mortales, sea el reino de Jesucristo.

          

Autoridad Sobre Las Naciones

 

La iglesia está llamada a conformar el reino glorioso de Cristo para ejercer su autoridad sobre las naciones de la tierra. La Parábola de la Diez Minas explica claramente este punto, al señalar que los fieles creyentes tendrán puestos de autoridad en el gobierno mundial de Cristo. Léalo en Lucas 19:11-27 y Apocalipsis 2:26. Nótese que dice: autoridad sobre las naciones o países, lo que significa que el mundo estará dominado también por los cristianos fieles, cuando el reino de Cristo se establezca en la “parousía” o venida del Rey de reyes desde el cielo. Los últimos serán los primeros, y los primeros vendrán a ser últimos.

 

Ya el profeta Isaías (32:1) había predicho de que habría un justo que reine con sus príncipes en el reino de Dios. Dice así el texto: “He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio”. Y en el Salmo 122;5 se predijo que en Jerusalén estarán los tronos de su casa o reino:Porque allá (Jerusalén) están las sillas del juicio, los tronos de la casa de David”. Sí, la sede del reino estará en la tierra, y los santos ejercerán mundialmente su autoridad y poder con Jesucristo, el rey del reino.

 

 Es claro, entonces, que el hombre de hoy tiene la oportunidad de participar como un protagonista dentro del futuro reino o gobierno mundial de Cristo. Ahora nuestra vida tiene realmente un propósito trazado por Dios desde los albores de los tiempos. Por eso, el retorno de Cristo es la bendita esperanza de todos los Cristianos mesiánicos (Tito 2:13, 2 tesalonicenses 2:16). Los que no tienen a Cristo y su evangelio en el corazón, viven desesperados y frustrados por la falta de un horizonte claro y de esperanza para sus vidas y la de sus hijos ( 1 Tesalonicenses 4:13; Efesios 2:12) .  Definitivamente cualquier hombre que no conoce este mensaje o evangelio del reino vivirá el momento pensando que la vida es una y que hay que “vivirla al máximo”, gozando de todos los placeres que este mundo ofrece. Estos hombres se vuelven hedonistas, creyendo que satisfaciendo todos los deseos de su carne, y de sus ojos, serán realmente felices. Pero todos sabemos que los ricos también lloran, sufren, se deprimen, se emborrachan, se drogan, y se suicidan. Y es que tampoco las cosas materiales dan la felicidad y el gozo verdaderos. Ya lo dijo Jesús que “la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee” (Lucas 12:15). Realmente los hombres más felices son aquellos de fe, y de rectitud de carácter, pues sus conciencias están tranquilas y satisfechas por el bien hacer en el nombre de Jesús.

 

El Nuevo Nacimiento y el Reino de Dios

 

A Nicodemo, un fariseo de renombre, Jesús le dijo: “ De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede entrar acaso por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va, así es todo aquel que es nacido del Espíritu” (Juan 3:3-8).

 

Aquí Jesús está dando la clave para poder ver e ingresar en su reino milenario en la tierra de la era venidera. Aquí Jesús dice que se debe “nacer de agua y del espíritu”. ¿Qué significa eso exactamente? La mayoría de cristianos ignora el significado de esta revelación de Jesucristo, pues no se les ha estimulado a reexaminar sus creencias a la luz de las Santas Escrituras, la Biblia.  Pues bien, ahora usted tiene la oportunidad de saberlo con verdad. El agua en la Biblia suele tener dos significados básicos: La Palabra de Dios y el Bautismo. Pedro habla de “renacidos por la Palabra de Dios” en 1 Pedro 1:23, donde dice claramente: “Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre”. De modo que la Palabra de Dios hace renacer a un convertido, y lo transforma en un hombre nuevo, en un niño en Cristo, el cual será reeducado en los valores de la fe.  Y en Juan 15:3 Jesús dice algo interesante: “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado”.  De modo que la palabra de Dios tiene el efecto del agua:  limpiar la mugre espiritual, o los pecados. Y Pablo dice que la Palabra de Dios actúa en los creyentes: “Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes” (1 Tesalonicenses 2:13). Sí, la palabra de Dios (=el evangelio del reino) actúa en los creyentes para transformarlos en “nuevos hombres” (Romanos 12:2, 2 Corintios 5:17). 

 

La segunda connotación del agua es el bautismo. El hombre que cree en Cristo, y en su evangelio del reino, se bautizará en agua para el perdón de sus pecados (1 Pedro 3:20,21; Hechos 2:38). En Hechos 8:12 tenemos los dos aspectos del agua actuando juntos cuando Felipe bautizó (en agua por inmersión) a aquellos que recibieron  creyeron en la palabra del evangelio del reino (o agua espiritual) con fe. Dice así el texto: “Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres”. Por supuesto que después de este bautismo los hombres y mujeres creyentes se llenaron del Espíritu de Dios (Hechos 2:38). Habían nacido del Espíritu Santo por la Palabra del evangelio del reino que es también la espada del Espíritu (Efesios 6:17). Entonces, la palabra del evangelio del reino de Dios hace renacer a muchos hombres “de agua y del espíritu”, para convertirlos en soldados de Cristo, en hombres santos y probos.

 

Por tanto, al hombre “renacido” se le conoce por sus frutos—¡los del Espíritu Santo!. El hombre nuevo vivirá bajo el Espíritu Santo y ya no bajo “la carne” ( Romanos 8:1-17). El creyente es ahora un hijo de Dios, y heredero de todas las promesas ofrecidas por Dios a un hijo obediente y leal. Tendrá, pues, el derecho de ser un heredero del reino del Padre como un príncipe glorioso al lado de su hermano mayor, el Señor Jesucristo, el Rey del reino de Dios (Apocalipsis 3:21).

 

También el otro aspecto del “nacimiento del Espíritu” es aquel referido a la “resurrección espiritual” del creyente difunto para heredar el reino venidero milenario. Ya el apóstol Pablo había explicado el hecho de que si poseemos el Espíritu Santo en nosotros por la conversión, entonces Dios nos resucitará por Su Espíritu para heredar el reino. Dice así Pablo: “Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros (Romanos 8:11) . Nótese la importancia de tener el Espíritu de Dios. Sin Él no podremos resucitar para heredar el reino glorioso. De allí la importancia del renacimiento del Espíritu. Se renace con un cuerpo espiritual por el Espíritu que mora en nosotros (1 Corintios 15:42-44). Luego, al recibir el  renacimiento espiritual” (= la resurrección con cuerpos espirituales), entonces veremos y entraremos en el reino prometido de justicia de la era venidera.

 

¿Tiene Usted el Espíritu de Dios?

 

Definitivamente no se puede tener el Espíritu Santo si se está viviendo en el sexo ilícito, drogadicción, alcoholismo, hurtos, mentiras, estafas, hipocresías, ocultismo, asesinatos, odios, rencillas, rencores, orgías, idolatrías, amor al dinero, lascivias, etc, etc. El apóstol Pablo hace un claro contraste entre los deseos de la carne y los deseos del Espíritu. Sus palabras son como siguen: “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas 5:16-24).

 

Ahora bien, nótese que los deseos del Espíritu son claros: Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, etc. El amor es de Dios. Si se tiene a Dios en el corazón, se tiene el amor. Con el amor nosotros podemos lograr todo lo imposible.  El gozo proviene de saber que nuestros pecados pasados han sido perdonados, así como por saber que uno tiene una esperanza de gloria para el futuro en el reino de Cristo. La paz comienza con uno mismo, en el momento que uno ha hecho la paz con Dios, y se ha reconciliado con Él. Luego, la paciencia viene como resultado del amor y de la fe en las promesas de Dios.  La benignidad o la dulzura de carácter es el resultado del mismo Espíritu de Dios morando en uno. Uno reflejará el amor y la dulzura de Dios en nuestro trato diario con los demás. La mansedumbre es el carácter manso, tranquilo, dócil y sumiso del creyente. Ya no será un hombre violento, soberbio, petulante, y orgulloso; sino manso, humilde, obediente, piadoso y santo. Y la templanza es la moderación en todo: En la comida, en la bebida, en el hablar, en el sexo marital, etc, etc.

 

¡Retenga Su Corona de Gloria!

 

A los hombres que se han convertido por el anuncio del evangelio del Reino de Dios, Jesús les dice muy enfáticamente: “He aquí que yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona” (Apocalipsis 3:11). Sí, todos los creyentes mesiánicos tienen ya su corona de gloria del reino de Dios. Lo que resta por hacer es que nadie nos la arrebate o nos la quite por nuestra desidia e inconstancia. Es entonces obvio que estamos llamados a ser príncipes coronados en el reino de Cristo. Allá en el cielo están guardadas nuestras coronas, listas para ser traídas a nosotros, y colocadas en nuestras cabezas, para cuando Cristo vuelva en gloria con sus santos ángeles desde el cielo. “He aquí que yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra” (Apocalipsis 22:12).

 

www.retornoalparaiso.blogspot.com

www.apologista.blogdiario.com

www.yeshuahamashiaj.org

 

SEGÚN JESÚS: ¿QUIÉN ES DIOS?

 

Por el erudito Unitario, Sir. Anthony F. Buzzard

 

Según Jesús, Dios es estrictamente una Persona, no tres. Los cristianos que aprecian a Jesús como el divulgador supremo de la verdad deberían considerar sus palabras clásicas, pronunciadas en una oración final. “Tú, Padre, eres el único Dios verdadero” (Juan 17:3). Él definió la salvación como  la creencia en el único y solo Dios verdadero, y en él mismo como el Mesías (Juan 17:3).

Es un serio secuestro de las palabras de Jesús si uno agranda el credo de Jesús. Para Jesús, su Padre es “el que a solas es verdaderamente Dios, el único que es verdaderamente Dios, el único Dios verdadero” (vea también a Juan 5:44 y Marcos 12:29).

Esas expresiones son más que claras. Están sin un indicio de ambigüedad, pero han estado abandonadas por la iglesia que lleva el nombre de Jesús. La iglesia por siglos ha definido a Dios, desde los tiempos post-bíblicos, como tres Personas. Jesús definió a Dios como una Persona, el Padre. Hay una diferencia grandísima. Esa diferencia llama para un extenso re examen y reforma. No podemos arriesgarnos a fragmentar a Dios. Jesús creyó y enseñó el monoteísmo unitario estricto. Él nunca había escuchado acerca de la Trinidad – o si él lo hubiese escuchado, él lo hubiera rechazado. Y así deberían hacerlo sus seguidores.

Siglos más tarde, después de que los Concilios de la iglesia habían inventado credos acorazados y los habían impuesto en los fieles, Agustín debió confrontar la definición que dio Jesús sobre Dios como “el único que es verdaderamente Dios”. ¿Qué y quiso él? La iglesia para entonces había perdido el credo de Jesús. Propagó en todas partes la creencia de que Dios era tres Personas. Esa frase inocente en Juan 17:3 manifestó que Dios era una Persona sola, no tres Personas. Aquí entonces apareció la “solución” de Agustín. Él escribió: “El orden correcto de las palabras es como sigue: que te conozcan a Ti y a Jesucristo, el único Dios verdadero” (las Homilías en Juan).

Uno puede tener las palabras de Jesús en este gran asunto, o las palabras de los credos post bíblicos. Es difícil ver cómo puede tenerse ambos al mismo tiempo. Seguir a Jesús significa creer en sus enseñanzas. La enseñanza de Jesús acerca de cuántas Personas es el único Dios no es realmente difícil de entender: “Tú, Padre, eres el único Dios verdadero”. Jesús es el Señor Mesías (Lucas 2:11; Sal. 110:1), el Hijo de Dios (Mat. 16:16), pero no el Único Dios verdadero. La palabra “uno” debería ser clara para todos.

Si alguien tiene cualquier pregunta duda acerca de esto, observe los miles de miles de pronombres personales singulares destinados para Dios en la Biblia. “Yo, Mi, Mío, Mi mismo, Su, Tuyo, Usted, Él, Suyo”. Todas estas palabras, así como también el nombre propio Yahweh de Dios que son seguidos por verbos singulares (6700 veces), deberían convencer al hombre de mente abierta que Dios es una Persona, no más. Y el monoteísmo – la creencia que Dios es uno – es, según Jesús, de importancia crítica (Marcos 12:29).

Jesús, el Hijo de Dios, es la reflexión humana perfecta del único Dios, su Padre. Pero él no es Dios. Él es el segundo Adán inmaculado y el “profeta que sería levantado de la casa de Israel” (Deut. 18:15-18). Creado y engendrado en el vientre de su madre bajo el poder del espíritu de Dios, él es designado “Hijo de Dios”  (Lucas 1:35). La idea de que él es “eternamente engendrado” no sólo no tiene significado reconocible en el idioma, sino que es falso para la Escritura. La “generación eterna” contradice el hecho bíblico importante que el Hijo de Dios fue engendrado “hoy,” no en la eternidad (Sal. 2:7; cp. Hechos 13:33, referido en el texto anterior para el nacimiento de Jesús.

www.restorationfellowship.org

www.apologista.blog.ca

BARTON STONE & THE TRINITY

 

Barton W. Stone, I shall state the doctrine of the trinity and give my reasons why I can not receive it.

Barton W. Stone

A short History, Ch IV: In the fall of I798, a call from the united congregations of Cane Ridge and Concord was presented me, through the Presbytery of Transylvania. I accepted, and a day not far ahead was appointed for adopt the Confession of Faith, as the system of doctrines taught in the Bible, I determined to give it a careful examination once more. This was to me almost the beginning of sorrows. I stumbled at the doctrine of Trinity as taught in the Confession; I labored to believe it, but could not conscientiously subscribe to it. Doubts, too, arose in my mind on the doctrines of election, reprobation and predestination, as there taught. I had before this time learned from my superiors the way of divesting those doctrines of their hard; repulsive features, and admitted them as true, yet unfathomable mysteries. Viewing them as such, I let them alone in my public discourses, and confined myself to the practical part of religion, and to subjects within my depth. But in reexamining these doctrines I found the covering put over them could not hide them from a discerning eye with close inspection. Indeed, I saw they were necessary to the system without any covering.

Quotations from Address to the Christian Churches, Works of Elder B. W. Stone Vol. 1, 2nd Edition, James Mathes.

45 On Stone’s Trinitarian views see Winfred Ernest Garrison and Alfred T. DeGroot, The Disciples of Christ A History, St. Louis: Christian Board of Publication, 1948, pp. 118ff. Joseph Badger was the first Connexion leader to visit the Stoneites, going to Kentucky in 1825 (Holland, p.266). The Eastern

Christians knew little about the Stone people before that time. In 1834 David Millard made a trip to the West, and from his letters it is obvious that the two

groups were by no means merged (Christian Palladium, June 16, 1834).

That there is but one living and true God, is a plain doctrine of revelation. “We know that an Idol is nothing in the world, and that there is none other God but one. For though there be that are called Gods, whether in Heaven or in earth (as there be Gods many and Lords many). But to us there is but one God, the Father, of whom are all things, and we in him; and one Lord, Jesus Christ, by whom are all things, and [50] we by him.” 1 Cor. viii: 4-6. Also Deut. vi: 4. Mark xii: 29, etc.

 

The Father OF Whom

One Living Lord God

 
 

Lord Jesus Christ BY Whom

Or God is understood under the figures of Father, Son and Spirit

 

Father

One Living Lord God

Son

 

Spirit

This doctrine is also contained in the creeds of every sect of Christians with whom I am acquainted. “There is but one only living and true God, who is infinite in being and perfection, without body, parts or passions.” Conf. Fth. chap. 2, sec. 1st. There is but one living and true God, everlasting, without body or parts. Meth. Dis. chap. 1, sec. 2.

“If then all agree, that there is but one only living and true God; all must agree that there are not two or three such Gods.

If all agree that this one only God is an infinite spirit without parts; all must agree that this infinite spirit is not a compound of two or three spirits, beings, or Gods. These things are abundantly evident, concerning which there can be no dispute.

The word Trinity is not found in the Bible. This is acknowledged by the celebrated Calvin, who calls the Trinity “a popish God, or idol, a mere human invention, a barbarous, insipid, and profane word; and he utterly condemns that prayer in the litany–

O holy, glorious, and blessed Trinity, &c. as unknown to the prophets and apostles, and grounded upon no testimony of God’s holy word.” Admon. 1st. ad Polonos–Cardale’s true Doct.–The language, like the man, I confess is too severe.

I have not found this quotation but John Calvin denied that Trinity means three separated beings.

The doctrine of Trinity has long been a subject of endless controversy among theologists. I have thought the contest a war of words, while the combatants believed the same thing; seeing they all maintain the Divine unity. On this doctrine many things are said, which are dark, unintelligible, unscriptural, and too mysterious for comprehension. Many of these expressions we have rejected; and for this reason we are [51] charged with denying the doctrine itself.

I shall state the doctrine, as generally stated and defended by our brethren, who oppose us, and give my reasons why I can not receive it.

“It is commonly stated, that there are three persons in one God, of one substance, power and eternity.To me it is evident that they, who maintain this proposition, do not–cannot believe, that these three persons are three distinct spirits, beings or Gods, each possessed of the personal properties of intelligence, will and power; for this would not only contradict the scriptures, but also those sections of their creeds just quoted, which declare that there is but one only living and true God, without parts.

“They must understand the term persons in God, not in the proper and common sense of the word person; but in such a qualified sense as to exclude the notion of three distinct spirits or beings. What this qualified sense should be, has long puzzled divines; and in no proposition are they more divided. The cause of this perplexity is obvious, because no idea of it is to be found in revelation, nor reason.

Revelation no where declares that there are three persons of the same substance in the one only God; and it is universally acknowledged to be above reason.–

Imagination has been set afloat, taking different courses in different men, and wandering through the unknown fields of eternity, infinity and incomprehensibility.

Their labors have been great; but after all their vast excursions, they have ended in mystery.

“That God is an uncompounded, eternal, infinite and unchangeable being, no Christian will deny in positive terms; yet this plain, fundamental doctrine has been so darkened by human inventions, that the minds of many have been warped from the simplicity of it.  To define a person, as the fathers have done, to be “complete intelligent and individual subsistence, which is neither a part of, nor sustained by any other”; and to say that three such persons or subsistences are in the Godhead, is undoubtedly contrary to Scripture, and perfectly unintelligible. But there is but one God, though revealed under different names or relations to his creatures. (Letters to a Friend)

Some think, that by the three persons in the one God, is intended his power, wisdom and love, personified. This is mere supposition, and wants the authority of Scripture.

But should this be admitted, we should never know where to stop in forming persons [52] in the one God.

With equal propriety we might personify every perfection of the Almighty. The most rigid Unitarians believe that power, wisdom and love are in the one God; but they object to the notion of calling them three persons in God.

Others, by three persons in God, seem to signify that the three persons are three offices in the one God, as Creator, Redeemer and Sanctifier. If this be granted, then upon the same principle we may multiply persons in Deity; for he sustains many other offices as king, judge, lawgiver, etc.

The doctrine, that there are three persons in one God, is principally founded on 1 John v: 7. “There are three that bear record in heaven, the Father, the Word and the Holy Ghost, and these three are one.”

From reading the context, it is plain, that the matter testified of, is that Jesus is the son of God. The Father testified this, when he spake from heaven, “This is my beloved Son, hear ye him.”

The Word or Son, testified the same by the many wonders he performed when incarnate.

This also the Holy Ghost witnessed by the many miracles wrought through the Apostles. These three are one.

They are one, or agree in their testimony; as, in the next verse, the three witnesses on earth agree in one.

To say these three are one God, would contradict the original; for the word hen, translated one, is in the neuter gender, and can not agree with the word God.

Nor is it correct to say, these three are one being; for Paul and Apollos are said to be one–

I Cor. iii: 8. “Now he that planteth and he that watereth are (hen) one.” No one imagines that they were one being; but agree, that they were two distinct men engaged in one work, in one spirit.

Our blessed Saviour prays the Father, that [53] all believers might be (hen) one, even as he and the Father were (hen) one. Now as all believers are not one substance nor one being; and as they are all one, even as the Father and Son are one; we must then conclude, that the Father and Son are not one substance, nor one being. This is further evident from John x: 30, “I and my Father are (hen) one,” says Jesus. Yet in the same Evangelist he said, “My Father is greater than I.” John xiv: 28. If they were one substance, or one being, there could be no comparison; as one can not be greater or less than itself.

The fact is, all believers are one in spirit, purpose, and mind–and this is the oneness which our Lord prayed they might have–this was the oneness of Paul and Apollos.–This appears to me to be the oneness of the Father and the Son.

The text, I John v: 7, the cause of so much altercation, has long been disputed, as being of divine authority. It is not found in Griesbach’s Greek Testament, reckoned to be the most correct.–

It is not found in the Syrian Christian’s Bible, which Dr. Buchanan examined in the East.–Many learned men reject it, and even Dr. Doddridge doubts its divine authority.

After all, I am unwilling to reject it; but am confident it can not establish the notion of three persons in one God.

The doctrine of a plurality of persons in the one God, is argued from the plural termination of the Hebrew word Elohim, translated God. As great stress is laid on this argument, I will particularly examine it.

Here it will be necessary to introduce the rule in the Hebrew Grammar, by which we shall determine the point. “Pluralis pro singulari positus, denotat magnitudinem, et excellentiam“–which, literally translated, [54] is, “A plural put for a singular denotes greatness and excellency.”–Robertson’s Heb. Gram., p. 240.

“Now, according to this rule, Elohim, God (Jehovah), is put in the plural; because the word expresses dignity and majesty. For the same reason, the Lord said unto Moses, “See, I have made thee Elohim, a God unto Pharaoh”–Exod. 7, 1. No one supposes, that because Moses was called Elohim in the plural, there must have been a plurality of persons in him; but he was so called because of his dignity and greatness.

For the same reason Aaron called the molten calf he made Elohim–Exod. 32, 4, 8–wishing, by expressing it in the plural, to attach dignity and majesty to it, and by this means to excite reverence in the minds of its worshippers.

For the same reason, the Israelites called their idol Baal-berith, their Elohim, God–Judge ix: 33.–And the Philistines called their idol Dagon, in the plural, Elohim, God–Judges xvi: 22, 24. Also the idols Ashteroth, Chemosh, Milcom, Baalzebub, Nisroch, etc., though each is in the singular; yet each is called Elohim, God, in the plural–1 Kings xi: 32; 2 Kings i: 2, and xix: 37. No doubt that those idol worshipers expressed their particular idol in the plural, because of its supposed dignity, majesty and excellence.

“Again, we will apply the same rule to the plural word Adonim, master, “And the servant put his hand under the thigh of Abraham, his master,” his Adonim in the plural–Genesis 24, 9, 10, 51. So Potiphar is called Joseph’s Adonim, master –Genesis 39, 2, 3, 7, 8, 16, 19, 20. So the captain of a guard was called in the plural Adonim, lord–Genesis 40, 7. So Joseph, the ruler of Egypt, was called Adonim, a lord–Genesis 42, 30, 33, & 44, 8. In all these places the plural is used for the singular, according to the well known rule; because the word expresses dominion, dignity and greatness.

It would be unnecessary to multiply quotations. These surely are sufficient to prove to any unprejudiced mind, that the plural word, put for a singular, does not imply a plurality of persons. If it does, then there was a plurality of persons in Moses–in Aaron’s calf–in each of the idols I have named–in Abraham–in Potiphar–in Joseph–and in the captain of Pharaoh’s guard. There are surely none who will affirm it. If not, why, or how can they affirm, that there is a plurality of persons in the one God, because he is called Elohim?

Another argument, considered of great weight to establish the notion of a plurality of persons in the one God, is the use of the pronouns us and our, when applied to him. “Let us make man in our image”–Gen. i: 26. This and similar texts I shall hereafter explain, as addressed by the Father to the Son, “By whom he created all things.” I therefore, for the present, wave the further consideration of it.

That the Scriptures speak of the Father, Son and Holy Spirit, is believed and admitted by Christians of every name; and that these three are one in some sense, I think, none will deny. My view of this oneness I have expressed a few pages back. If they are one in any other sense, I shall rejoice to know it.

It is possible that some, more attached to the unintelligible language of their ancestors than to the simple expressions of Scriptures, may retain notions or words contrary to what I have stated. They may so darken the doctrine by words without knowledge, as to bewilder and lose themselves, and then resolve it all [56] into mystery; and lampoon and bite their fellow Christians for not receiving their own inventions. But brethren, I hope “You have not so learned Christ, it so be ye have heard him, and have been taught by him, as the truth is in Jesus.”

Others, with whom bigotry outweighs a thousand good arguments, may be deterred from receiving this view of trinity by being told that it savors of Arianism, Socinianism, or some other reputed heresy. These and such like names have driven many into opposite extremes, and kept them from that happy medium, where truth commonly lies. I know not what the real sentiments of Arius were, having never seen his writings; nor have I seen his sentiments, but through the coloring of his enemies. They, who will put themselves to the trouble of reading this address, will clearly see whose doctrines, mine or those of my brethren who oppose us, most savor of those just mentioned.

Others, who have labored through mazy volumes of scholastic learning on this doctrine, may be disposed to object to my view of it, because of its simplicity.
They have been long taught that the doctrine was a high, incomprehensible mystery. However mysterious it may be, the Scriptures never call it a mystery. It is a term attached to it by man.

The explanation of this doctrine, as given by some, is truly an incomprehensible mystery. They have said, “The Father is of none, neither begotten, nor proceeding; the Son is eternally begotten of the Father; and the Holy Ghost eternally proceeding from the Father and the Son.”

A part of this explanation is indeed a mystery, not found in revelation nor reason. We are told by some, that it is an evidence of an humble heart to believe it. Can any man believe it, whether he be humble or not? [57]

They, who profess to believe nothing without testimony, can not; because the two last propositions are not in the Bible. They who profess to believe nothing before they understand it, can not.Therefore it is as incredible as it is incomprehensible.

So it appears to me. But if others receive it as an article of their faith, I judge them not, nor reject them from the arms of charity.

But to make it a term of Christian fellowship I think unwarrantable from the word of God. A person of a fruitful mind may form a very mysterious doctrine.

For instance–He might affirm that the third person of trinity, the Holy Ghost, was an uncompounded compound of “seven spirits,” or seven persons, all co-equal, co-essential, and co-eternal.

To make this mystery pass for truth, he might run through heaven and earth to show how many other mysteries exist.

He might find a mystery in the existence, the eternity, and infinity of God–in the connection of soul and body, etc. These mysteries, he might argue, are believed; and why not his mysterious doctrine too?

The answer is, because these are revealed but his doctrine is not;–these, though above reason, are not contrary to it; but his is both above and contrary to reason. If a doctrine be revealed, however mysterious it may be, I will humbly receive it.

My reason shall ever bow to revelation; but it shall never be prostrated to human contradictions and inventions. Pious and good men have received such doctrines. God loves and pities them; and so will I.

www.apologista.blog.ca

www.restorationfellowship.org


The Trinity – Barton W. Stone Reviewed

Barton W. Stone stated that The word Trinity is not found in the Bible. This is acknowledged by the celebrated Calvin, who calls the Trinity “a popish God, or idol, a mere human invention, a barbarous, insipid, and profane word.” Stone’s rejection of the Catholic trinity was a common view of the American Restoration Movement.

You may or may not agree with Stone. However, his view is one of several which rejected the Catholic trinity of three beings. His views on The Son entangle Stone with more philosophy than Biblical teaching. Our comments are in red and will continued to be added

CHAPTER V.

AN ADDRESS TO THE CHURCHES

DEAR BRETHREN:– I ONCE thought and published to the world, that I never expected to appear again as a writer in public; but a desire for your good, and the advice of many of my brethren in the ministry, have induced me once more to take up my pen.

For what many of us have esteemed precious truths by which our souls have been edified in Christ Jesus, we have been severely censured by our brethren of every name, and driven from their communion as intolerable heretics. You well know the flood of opposition which has been poured forth against us, and is yet pouring. I am sorry to say, that opposition has not been so well directed as to answer any valuable purpose. It has rather tended to irritate and bewilder, than to convince and reclaim. We are not to be driven from our sentiments by bare assertions–ill-natured scurrility–heretical names, nor pathetic lamentations. These substitutes for argument have been frequently tried; but to me and many others, in vain. Should we be in an error, such things have a direct tendency to establish us in it. I should be in a fair way to receive conviction by a candid acknowledgment of the weight of my argument, should it be specious, than by scores of assertions of its error, or by evasive shifts to elude its force, or by artful endeavors to veil it by sophistry, or by eloquent trifling. [47]

We have borne the opposition against us with tolerable patience. But on a retrospect I fear we have sometimes deviated from that charity, “which suffereth long and is kind–which envieth not–vaunteth not itself–is not puffed up–doth not behave itself unseemly–seeketh not her own–is not easily provoked–thinketh no evil–beareth all things–believeth all things–hopeth all things–endureth all things.”

Zeal in a good cause is certainly commendable and right; but zeal, untempered with charity, meekness and knowledge, is a dangerous thing. It was this that kindled the flames of the Inquisition, and smiled at the tortures and groans of burning saints.–It was this that led Mary of England with her humble servants, to bathe their hands in the blood of innocence. It was this that so frequently crimsoned the earth with the blood of martyrs. It was even this that killed the Lord of glory and his inspired apostles. The mischiefs done by it are incalculable. Angry debates–bloody strifes–cruel persecutions–divisions of Christians, etc. originated from this untempered zeal. If in this we have erred, as others, may our merciful God forgive us, and preserve us in future from such offenses!

Being well convinced of the fallibility of mortals–seeing the fluctuations of the great and good men among us from system to system, and then reverting to the relinquished system–viewing the confidence of every sect in the rectitude of their peculiar doctrines, and all believing and declaring they are honest–hearing every party pronouncing us wrong, and joining their general voice against us–seeing these things I determined to reexamine my views of the gospel. I have no interest in being wrong. Upon the rectitude of my faith and practice, my eternal interests depend; [48] and the interests of many, I believe, are deeply involved in mine.

I pay deference to the judgment of the great and pious men who have lived before us, or contemporary with us. But great and good men have differed. Therefore from the Bible I wish to draw my sentiments, and by the Bible to have them judged.

It is well known to you that there are many reports of a heretical nature in circulation against us as a people, and especially against us, your ministers, which I think are without any just grounds. With these reports the more credulous shield themselves against the plainest truths of the gospel when preached by us, or fly from us as incarnate fiends–these have not only dissolved with many the sacred ties of Christian love, but have even destroyed the bonds of natural friendship for us–and by these the ears of many are stopt, and the heart hardened against the melting voice of mercy. Besides these common effects, the weak and fearful among ourselves are sometimes staggered, and checked in their progress to heaven. From attention to these reports, a stranger to us would be induced to think that we had denied every essential or fundamental doctrine of Christianity.

It is true we have ventured to deny what is termed the orthodox explanation of some very popular doctrines. But will any candid man say, that this is a denial of the doctrines themselves? Should any say, we deny their explanation of such doctrines, they would speak correctly. For instance: Calvinists say, the Methodists deny election, Methodists deny the charge and say, they believe in election. Had Calvinists said, the Methodists deny our explanation of that doctrine, they would have spoken the truth. [49]

The doctrines of the Bible, we believe, have never divided Christians; but human opinions of those doctrines without charity, have always done the mischief. Man, poor, ignorant man, would dictate to the consciences of his fellows; and if they do not receive his dogmas or opinions, they are branded with the odious names of heretic, infidel, etc, and their name and sentiments are trumpeted abroad, distorted, misrepresented and blackened–for what purpose? Professedly to promote the interests of religion–but intentionally, I fear, with many, just to excite the popular clamor and indignation against them, and to raise themselves on their ruins.–Poor, weak man wishes the world to believe him infallible. If not, why so tenacious of untenable principles? Why not abandon them when proved to have no foundation in truth? Why not relinquish them when refuted with the clearest evidence? It must be, because he cannot brook the idea of being accounted a fallible man. Yet all, but the Pope of Rome, and a few of his degenerate sons in our day, disclaim infallibility, at least in words.

Believing mankind to be fallible creatures, we therefore feel a spirit of toleration and union for all those Christians, who maintain the divinity of the Bible, and walk humbly in all the commandments and ordinances of the Lord Jesus Christ, and who live by faith in his name, though they, may hold opinions contrary to ours. We wish others to exercise the same spirit toward us, that we might be mutually edified–that the interests of our Redeemer’s kingdom might be advanced–and that foul blot upon Christianity, the division of Christians, might be wiped away, and thus a powerful weapon against revelation be wrested from the hand of infidelity. We ardently desire to see this spirit universally [50] prevail throughout the churches of the various denominations. And in order to clear the way on our part, I will endeavor to satisfy inquiries respecting those doctrines, which report says, some of us hold.

I doubt not that, as with others, so with us, there are ignorant and unguarded persons, who give false statements of doctrines held by the society with which they are particularly connected; but candor forbids us to impute such to the whole society. We do not wish to conceal from the world that there are Calvinists and Arminians in many doctrines in our communion, and yet we live in the closest bonds of Christian union. In this we rather glory; because we see the practicability of Christians living together in love and union, who differ in opinions. This has been considered almost impossible for ages past; hence the long but vain practice of church and state to enforce uniformity by laws and penalties, on the professors of Christianity. To force a man to believe contrary to his convictions, is impossible. He may hypocritically profess what be secretly disbelieves.

Having made these general observations, I proceed to state my views of those doctrines, said to be denied by us.

SECTION I. OF TRINITY.

That there is but one living and true God, is a plain doctrine of revelation. “We know that an Idol is nothing in the world, and that there is none other God but one. For though there be that are called Gods, whether in Heaven or in earth (as there be Gods many and Lords many). But to us there is but

one God, the Father,

of whom are all things, and we in him; and

one Lord, Jesus Christ,

by whom are all things, and we by him.”

1 Cor. viii:, 4-6. Also Deut. vi: 4. Mark xii: 29, etc

 

This sounds good but later Stone will try to make the Son something less than Lord. By insisting on only One God rather than a triad of gods, and by insisting that the Son is not the eternal God Stone makes Him into a creature.

The terms “Lord God” go together. Thomas looked at the nail prints in the hands of the resurrected Jesus and called Him “My Lord and my God.” God speaks of the invisible Deity Who is invisible and incomprehensible. Lord speaks of ruler or master. The Lord Jesus Christ as the by who all things are created may be seen as a human but in His essence He can be no less than God of whom all things consist.

If Jesus is an ancient creature or son then He has more power and access to mankind than the One invisible Deity of the universe. The only solution is that God as “God” is represented as the Father and God as “Lord” is represented as Son. All ancient Trinitarians would have denied that we can make an idol of God by insisting on two beings “made in our own image.”

My mind is the father of my actions but my body is the son which puts “our” plans into action. Unfortunately, my spirit is willing but my flesh is often weak.

 

—The Father OF Whom

One Living Lord God

 
 

— Lord Jesus Christ BY Whom

Or God is understood under the figures of Father, Son and Spirit

 

— Father

One Living Lord God

— Son

 

— Spirit

This doctrine is also contained in the creeds of every sect of Christians with whom I am acquainted. “There is but one only living and true God, who is infinite in being and perfection, without body, parts or passions.” Conf. Fth. chap. 2, sec. 1st. There is but one living and true God, everlasting, without body or parts. Meth. Dis. chap. 1, sec. 2.

If then all agree, that there is but one only living and true God; all must agree that there are not two or three such Gods.

If all agree that this one only God is an infinite spirit without parts;

all must agree that this infinite spirit is not a compound of two or three spirits, beings, or Gods.

These things are abundantly evident, concerning which there can be no dispute.

The word Trinity is not found in the Bible. This is acknowledged by the celebrated Calvin, who calls the Trinity “a popish God, or idol, a mere human invention, a barbarous, insipid, and profane word; and he utterly condemns that prayer in the litany–O holy, glorious, and blessed Trinity, etc. as unknown to the prophets and apostles, and grounded upon no testimony of God’s holy Word.” Admon. 1st. ad Polonos–Cardale’s true Doct.–The language, like the man, I confess is too severe.

The doctrine of Trinity has long been a subject of endless controversy among theologists. I have thought the contest a war of words, while the combatants believed the same thing; seeing they all maintain the divine unity.

On this doctrine many things are said, which are dark, unintelligible, unscriptural, and too mysterious for comprehension.

Many of these expressions we have rejected; and for this reason we are [52] charged with denying the doctrine itself. I shall state the doctrine, as generally stated and defended by our brethren, who oppose us, and give my reasons why I cannot receive it.

It is commonly stated, that there are three persons in one God, of one substance, power and eternity.

To me it is evident that they, who maintain this proposition, do not–cannot believe,

that these three persons are three distinct spirits, beings or Gods,

each possessed of the personal properties of intelligence, will and power;

for this would not only contradict the Scriptures,

but also those sections of their creeds just quoted, which declare that there is but one only living and true God, without parts.

They must understand the term persons in God, not in the proper and common sense of the word person; but in such a qualified sense as to exclude the notion of three distinct spirits or beings.

What this qualified sense should be, has long puzzled divines; and in no proposition are they more divided. The cause of this perplexity is obvious,

because no idea of it is to be found in revelation, nor reason.

Revelation no where declares that there are three persons of the same substance in the one only God; and it is universally acknowledged to be above reason.

Imagination has been set afloat, taking different courses in different men, and wandering through the unknown fields of eternity, infinity and incomprehensibility. Their labors have been great; but after all their vast excursions, they have ended in mystery.

Some think, that by the three persons in the one God, is intended his power, wisdom and love, personified. This is mere supposition, and wants the authority of Scripture. But should this be admitted, we should never know where to stop in forming persons [53] in the one God. With equal propriety we might personify every perfection of the Almighty. The most rigid Unitarians believe that power, wisdom and love are in the one God; but they object to the notion of calling them three persons in God.

Others, by three persons in God, seem to signify that the three persons are three offices in the one God, as Creator, Redeemer and Sanctifier. If this be granted, then upon the same principle we may multiply persons in Deity; for he sustains many other offices as king, judge, lawgiver, etc.

The doctrine, that there are three persons in one God, is principally founded on I John v: 7. “There are three that bear record in heaven, the Father, the Word and the Holy Ghost, and these three are one.” From reading the context, it is plain, that the matter testified of, is that Jesus is the son of God. The Father testified this, when he spake from heaven, “This is my beloved Son, hear ye him.” The Word or Son, testified the same by the many wonders he performed when incarnate. This also the Holy Ghost witnessed by the many miracles wrought thro’ the apostles.

These three are one. They are one, or agree in their testimony; as, in the next verse, the three witnesses on earth agree in one. To say these three are one God, would contradict the original; for the word hen, translated one, is in the neuter gender, and cannot agree with the word God.

Nor is it correct to say, these three are one being; for Paul and Apollos are said to be one. 1 Cor. iii: 8. “Now he that planteth and he that watereth are (hen) one.”

No one imagines that they were one being; but agree, that they were two distinct men engaged in one work, in one spirit.

Our blessed Saviour prays the Father, that [54] all believers might be (hen) one, even as he and the Father were (hen) one.

Now as all believers are not one substance nor one being; and as they are all one, even as the Father and Son are one; we must then conclude,

that the Father and Son are not one substance, nor one being.

This is farther evident from John x, 30, “I and my Father are (hen) one,” says Jesus. Yet in the same Evangelist he said, “My Father is greater than I.” John xiv: 28. If they were one substance, or one being, there could be no comparison; as one cannot be greater or less than itself. The fact is, all believers are one in spirit, purpose, and mind–and this is the oneness which our Lord prayed they might have; this was the oneness of Paul and Apollos.This appears to me to be the oneness of the Father and the Son.

The text, 1 John, v: 7, the cause of so much altercation, has long been disputed, as being of divine authority. It is not found in Griesbach’s Greek Testament, reckoned to be the most correct. It is not found in the Syrian Christian’s Bible, which Dr. Buchanan examined in the East. Many learned men reject it, and even Dr. Doddridge doubts its divine authority. After all, I am unwilling to reject it; but am confident it cannot establish the notion of three persons in one God.

The doctrine of a plurality of persons in the one God, is argued from the plural termination of the Hebrew word Elohim, translated God. As great stress is laid on this argument, I will particularly examine it. Here it will be necessary to introduce the rule in the Hebrew Grammar, by which we shall determine the point.

Pluralis pro singulari positus, denotat magnitudinem, et excellentiam“–which, literally translated, [55]is,

“A plural put for a singular denotes greatness and excellency.”–Robertson’s Heb. Gram., p. 240.

Now, according to this rule, Elohim, God, is put in the plural; because the word expresses dignity and majesty. For the same reason, the Lord said unto Moses, “See, I have made thee Elohim, a God unto Pharaoh”–Exod. vii: 1. No one supposes, that because Moses was called Elohim in the plural, there must have been a plurality of persons in him; but he was so called because of his dignity and greatness. For the same reason Aaron called the molten calf he made Elohim–Exod. xxxii: 4, 8–wishing, by expressing it in the plural, to attach dignity and majesty to it, and by this means to excite reverence in the minds of its worshipers.

For the same reason, the Israelites called their idol Baal-berith, their Elohim, God–Judg. ix: 33.–And the Philistines called their idol Dagon, in the plural, Elohim, God–Judg. xvi: 22, 24. Also the idol Ashteroth, Chemosh, Milcom, Baalzebub, Nisroch, etc. though each is in the singular; yet each is called Elohim, God, in the plural–1 Kings, xi: 32; 2 Kings, i::2, & xix: 37. No doubt that those idol worshipers expressed their particular idol in the plural, because of its supposed dignity, majesty and excellence.

Again, we will apply the same rule to the plural word Adonim, master, “And the servant put his hand under the thigh of Abraham, his master,” his Adonim in the plural–Gen. xxiv:, 9, 10, 51. So Potiphar is called Joseph’s Adonim, master–Gen. xxxix: 2, 3, 7, 8, 16, 19, 20. So the captain of a guard was called in the plural Adonim, lord–Gen. xl: 7. So Joseph, the ruler of Egypt, was called Adonim, a lord–Gen.xlii: 30, 33, & xliv: 8. In all these places the plural is [56] used for the singular, according to the well known rule; because the word expresses dominion, dignity and greatness.

It would be unnecessary to multiply quotations. These surely are sufficient to prove to any unprejudiced mind, that the plural word, put for a singular, does not imply a plurality of persons. If it does, then there was a plurality of persons in Moses–in Aaron’s calf–in each of the idols I have named–in Abraham–in Potiphar–in Joseph–and in the captain of Pharaoh’s guard. There are surely none who will affirm it. If not, why, or how can they affirm, that there is a plurality of persons in the one God, because he is called Elohim?

Another argument, considered of great weight to establish the notion of a plurality of persons in the One God, is the use of the pronouns us and our, when applied to him. “Let us make man in our image”–Gen. i: 26. This and similar texts I shall hereafter explain, as addressed by the Father to the Son, “By whom he created all things.” I therefore, for the present, wave the farther consideration of it.

That the Scriptures speak of the Father, Son and Holy Spirit, is believed and admitted by Christians of every name; and that these three are one in some sense, I think, none will deny. My view of this oneness I have expressed a few pages back. If they are one in any other sense, I shall rejoice to know it.

It is possible that some, more attached to the unintelligible language of their ancestors than to the simple expressions of Scripture, may retain notions or words contrary to what I have stated. They may so darken the doctrine by words without knowledge, as to bewilder and lose themselves, and then resolve it all [57] into mystery; and lampoon and bite their fellow Christians for not receiving their own inventions. But brethren, I hope “You have not so learned Christ, it so be ye have heard him, and have been taught by him, as the truth is in Jesus.”

Others, with whom bigotry outweighs a thousand good arguments, may be deterred from receiving this view of trinity by being told that it savors of Arianism, Socinianism, or some other reputed heresy. These and such like names have driven many into opposite extremes, and kept them from that happy medium, where truth commonly lies. I know not what the real sentiments of Arius were, having never seen his writings; nor have I seen his sentiments, but through the coloring of his enemies. They, who will put themselves to the trouble of reading this address, will clearly see whose doctrines, mine or those of my brethren who oppose us, most savor of those just mentioned.

Others, who have labored through mazy volumes of scholastic learning on this doctrine, may be disposed to reject my view of it, because of its simplicity. They have been long taught that the doctrine was a high, incomprehensible mystery. However mysterious it may be, the Scriptures never call it a mystery. It is a term attached to it by man. The explanation of this doctrine, as given by some, is truly an incomprehensible mystery.

They have said,

“The Father is of none, neither begotten, nor proceeding; the Son is eternally begotten of the Father; and the Holy Ghost eternally proceeding from the Father and the Son.” A part of this explanation is indeed a mystery, not found in revelation nor reason. We are told by some, that it is an evidence of an humble heart to believe it. Can any man believe it, whether he be humble or not? [58]

They, who profess to believe nothing without testimony, cannot; because the two last propositions are not in the Bible. They who profess to believe nothing before they understand it, cannot. Therefore it is as incredible as it is incomprehensible. So it appears to me. But if others receive it as an article of their faith, I judge them not, nor reject them from the arms of charity. But to make it a term of Christian fellowship I think unwarrantable from the word of God. A person of a fruitful mind may form a very mysterious doctrine: For instance–He might affirm that the third person of trinity, the Holy Ghost, was an uncompounded compound of “seven spirits,” or seven persons, all co-equal, co-essential, and co-eternal. To make this mystery pass for truth, he might run through heaven and earth to shew how many other mysteries exist. He might find a mystery in the existence, the eternity, and infinity of God–in the connexion of soul and body, etc. These mysteries, he might argue, are believed; and why not his mysterious doctrine too?–The answer is, because these are revealed but his doctrine is not;–these, though above reason, are not contrary to it; but his is both above and contrary to reason. If a doctrine be revealed, however mysterious it may be, I will humbly receive it. My reason shall ever bow to revelation; but it shall never be prostrated to human contradictions and inventions.–Pious and good men have received such doctrines. God loves and pities them; and so will I.

SECTION II. OF THE SON OF GOD.

We have also been charged with denying the Son of God; or in other words, his divinity; than which, I think, there can be no charge more unjust. This I [59] hope to evince in the sequel of this section. The reason why we are thus charged, seems to be, because we have differed from what are termed the orthodox opinions on this subject. My reasons for thus differing I feel bound to state; and then shall endeavor to exhibit my own views as plainly as I can.

There are three general opinions respecting the Son of God.

One is, That he is the eternal Son of God–eternally begotten of the Father.

Another is, that the Son of God never existed until he was born of Mary 1820 years ago.

The third is that the Son of God did not begin to exist 1820 years ago; nor was he eternally begotten; but that he was the first begotten of the Father, the first born of every creature;

brought forth before all worlds; and in the fullness of time was united with a body prepared for him; and in whom dwelt all the fullness of Godhead bodily. This last opinion I profess to be mine.

In order to avoid obscurity in the investigation of this important subject, I will briefly notice the two former opinions, before I particularly state my own.

The first opinion is, that “The Son of God, the second person in the Trinity, being very and eternal God, of one substance, and equal with the Father, did, when the fullness of time was come, take upon him man’s nature, with all the essential properties, and common infirmities thereof, yet without sin: being conceived by the power of the Holy Ghost in the womb of the Virgin Mary, and of her substance.

So that two whole, perfect and distinct natures,

the Godhead and the manhood were inseparably joined together in one person,

without conversion, composition or confusion, which person is very God and very man, the only mediator between God and man.” Conf. Fth., [60] chap. 8, sec. 2. In the same book he is called, “The eternal Son of God.”–Lar. Cat., Q. 36, 37.

“The Son of God, who is the Word of the Father, the very and eternal God, of one substance with the Father, took man’s nature in the womb of the blessed Virgin; so that two whole and perfect natures, that is to say, the Godhead and the manhood, were joined together in one person, never to be divided, whereof is one Christ, very God and very man, who truly suffered, was crucified, dead and buried, to reconcile his Father to us.”–Meth. Dis., Art. 2

If the Son is an eternal generation (has been generating as long as God has existed) but not also 100% or full Deity (Col. 2:9) then we do not have an Incarnation; we have the joining of the Son with flesh while the Father is not involved.

Thus, Stone denies the Incarnation which demands that Full Deity indwells a human. Paul said that full Deity did dwell in Jesus (Col. 2:9). If only the very onld Son indwelled flesh then Jesus was no the Incarnate God of the universe.

In these articles I find several opinions against which I object. If I misapprehend their true meaning my brethren, who wrote and subscribe to the articles, will readily excuse me; for they themselves acknowledge the articles to be mysteries, therefore beyond their own apprehension.

That the Son of God was very and eternal God, and yet eternally begotten, is a doctrine to which I cannot subscribe;

1. because the terms eternal Son–eternally begotten are not found in the Bible. [God is competent to explain Himself without a mystery]

As they are human inventions,

by human reason they may be tried,

without the imputation of impiety.

(Please note that Stone is arguing against the creed and not Scripture)

2. According to the before cited articles, the Father and Son are one eternal substance.

The voice of reason is, that the same individual substance cannot beget itself, nor be begotten by itself.

Therefore the substance of the Son was never begotten nor born.

If it be granted, that the substance of the Son was eternal, and therefore never begotten;

but still urged that the Son was eternally begotten;

then it must follow that, what was eternally begotten had no substance, and therefore, was not a real being. This is virtually to deny the Son. [61]

The early church Fathers understood that the Mind “begets” words and blows them past the lips or “double-edged sword” and propells them out by breath or spirit. Because God uses human terms to speak to humans we are not to suppose that the Word was “hatched” by God prior to His indwelling the “body prepared for me” as Jesus. The “eternal begetting” which confuses Stone can be dropped because it has no Scriptural foundation and this problem ceases to exist.

3. If language conveys ideas, it is plain that the act of begetting implies a previous agent;

and that the agent and the act must precede the thing begotten;

therefore the Son could not be eternally begotten.

 

4. If the Son be very and eternal God,

and as there is but one only true God;

then it will follow that the Son begat himself and was his own Father!

that he was active in begetting, and passive in being begotten.

Again, the problem ceases with the false premises. Then we can agree with Stone against the later Catholic trinity.

5. I would humbly ask the advocates for eternal generation, did the Son of God exist before he was begotten?

If he did, he never was begotten at all

if he did not, he was not begotten from eternity;

therefore not the very and eternal God.

6. Did the Father from eternity beget a real, eternal being, or not?

If the Son was a real, eternal being, then there must have been two real, eternal beings,

the Father who begat, and the Son who was begotten;

if not two real, eternal beings, then the real being of the Son is denied.

Or, understanding figurative language, we might say the God whose “spirit” plans and the Lord who carries out the plan where the person identified by Thomas was “Lord God.”

7. I again ask; Did not the Father send a real being, his own Son, from heaven into our world to save sinners?

If a real being was sent from heaven,

this being was either eternal or not

if eternal, it argues two eternal Gods;

or that the same one God was sending and sent at the same instant

was active in sending and passive in being sent; which is impossible.

No. The Word Who was with God because He Was God laid aside His Glory as God the Father and came as the form of a man. The Word was not a “second person” who gave up His assigned divinity to take the burden which only full Deity could carry. The Word was not God’s “Agent” as trinitarians insist but the Word was fully God Who was “vizualized” as fully man. However, there are several Old Testament passages which has the Lord sending the Lord and the Lord speaking about the Lord. Because Deity is a singularity when God swears He swears by Himself.

I am confident that the advocates for the doctrine, that the Son was eternally begotten,

do not–cannot believe that a real, intelligent being was begotten from eternity;

nor that a real, eternal, and intelligent being was sent into the world by the Father.

What then was begotten from eternity?

What was sent by the Father into the world?

Will it be answered, that it was a personal property–a divine perfection–a glorious [62] effulgence?–that this was the Son of God?–that this was very God?–To say this is certainly a denial of the Son, as a real, being.

On the contrary, it honors the Son by assigning full Deity to Him as the physical manifestation of the One God. Who would not be honored?

With the notion of the Son being very and eternal God, let us turn to Bethlehem, and humbly ask; Who is he that was born of the Virgin Mary!

Our brethren, in the before cited articles, say that the second person of trinity, very and eternal God took man’s nature in the womb of the virgin, and of her was born.

Is it possible that our brethren believe that the very and only true God, was born of Mary? And is Mary acknowledged by Protestants to be the mother of the eternal God.

Tertullian says, that he would not believe that the sovereign God descended into the womb of a woman though even the Scripture itself should say it.–Cardale’s true doc. page 484.

For unto us a child is born, unto us a son is given: and the government shall be upon his shoulder: and his name shall be called Wonderful, Counsellor, The mighty God, The everlasting Father, The Prince of Peace. Isaiah 9:6

Mary does not become the mother of God because God has no mother or He would not be God. Rather, Mary became the mother of Jesus. This was the “body prepared for me” and this is what Isaiah calls the child or SON. God is never called a “Son” in His eternal nature. However, full Deity choose to dwell in this little child. One reason was to repudiate the doctors of the law who took away the key to knowledge.

Let us turn to the cross and ask, who is he that suffers, bleeds and dies? The articles before quoted say, That the second person of trinity was united with our nature, that the two whole and entire natures, Godhead and manhood, were inseparably united, never to be divided, very God and very man in one person, who truly suffered, was crucified, dead and buried, to reconcile the Father to us.

Our spirit is united with out body but when our body dies the spirit neither suffers nor dies:

But if Christ is in you, your body is dead because of sin, yet your spirit is alive because of righteousness. Romans 8:10

Perhaps being made in God’s image we can then grasp that:

For Christ died for sins once for all, the righteous for the unrighteous, to bring you to God. He was put to death in the body but made alive by the Spirit, 1 Peter 3:18

By which also he went and preached unto the spirits in prison; 1 Peter 3:19

Christ brings us to God at the cross. God does not draw us by making us God-like; He draws us by demonstrating weakness. I don’t understand that but I don’t deny it. If God cannot be involved with the cross then perhaps we are trying to “protect” Him too much. Know some who defend the trinity because God couldn’t exist because of lonliness or lack of “someone” to love.

Hence we must conclude that the very God suffered, yea, truly suffered!–that the very and only one God was crucified! yea, was dead!–and buried too!!–and continued three days and nights under the power of death!–for the two natures, Godhead and manhood, are inseparably united never to be divided–therefore as the human body was in Joseph’s tomb, so must be the Godhead too!–All this was done and suffered by the very God, say our brethren in the [63] forecited, articles, to reconcile the Father to us!

Here is certainly the notion of two distinct Gods held forth–the one an unchangeable God; the other a changeable one–The one a living God; the other a dead, buried one–the one reconciling; the other reconciled!

But as all acknowledge, that there is but one only living God; therefore we must conclude that the one that was dead was not that one only living and true God.

And as all acknowledge the one only living and true God is without passions; therefore he that suffered such exquisite passion on the cross, was not the only living and true God.

All must acknowledge that the only true God cannot suffer; for he was as happy during the suffering of Jesus, as he had been from eternity.

No. Jesus was satisfied but not happy. The eternal Deity understood that because human sin demands a human death, He became flesh, dwelled among us and went to the cross through Jesus in ways which we cannot grasp. However, if He created the Son as a lesser Deity just before the creation of this world with the intention of having a human die then in what sense would He be able to satisfy an infinite debt which no creature could pay.

I ask again, Who suffered on the cross? Our brethren say, that the Son was very and eternal God; then it follows that the Son did not suffer nor die; for very and eternal God cannot suffer nor die. I repeat the question, Who suffered on the cross?

Never heard anyone say that God died on the cross!

The answer must be, according to these opinions, not the Son of God who came from heaven, but a mere man, born of Mary thirty-three years before. How then is the love of God commended in his death? Let our brethren, who continually say that we deny Christ, and the virtue of his blood–let them beware lest they be found, at least in words, doing it themselves.

The other alternative is that God living inside of a human body as the flesh was torn and the body put to death. We do not have to invent a Son created by God just before the world was created. Again, the Incarnation means that God lived within the Man and no creature could pay the price.

If the two natures, Godhead and manhood, be inseparably united, never to be divided, as our brethren say, Why did the Son of God on the cross cry out, “My God, my God, why hast thou forsaken me?”–Why did he say to the thief, “To day shalt thou be with me in paradise,” and yet his body in the tomb? How can we conceive of the Godhead lying with the manhood [64] in the grave? How can the Son, in the end of the world, be subject to the Father? If the natures be inseparably united, then his soul was dead and buried with the body. This is materialism.

It is also affirmed by our brethren, the Son of God “took to him a reasonable soul, as well as a true body.” Sar: Cat. 2, 37–That he took a reasonable soul, is a doctrine without a shadow of Bible proof; the contrary of which is plainly declared. “A body hast thou prepared me–O God.” Heb: x: 5. “The word was made flesh.” John. i: 14. “Christ was the seed of David according to the flesh.” Rom. i: 3. “For as much as the children were partakers of flesh and blood, he also himself took part of the same”–Heb: ii: 16. If there is one text to shew that the Son of God took to himself a reasonable soul, I should be glad to know it.

Though the notions that the Son, the second person of trinity, was eternally begotten–that the very God was united with human nature in the womb of Mary, and born of her–that Godhead suffered, died and was buried–that the very God suffered thus to reconcile the Father to us–though these notions appear absurd to our limited capacities; yet I would humbly admit them, if the Scriptures ever made such declarations.

But as I find no such declarations in the Bible, I cannot admit them as articles of my faith. Some, better read in the divinity of the schools, than in that of Jesus and his disciples, may be ready to call this blasphemy. Of such I would ask: where did Jesus or his disciples ever teach or propose such doctrines? Search the Scriptures.

I am confident that mystery will be urged as the great argument to refute and cover these difficulties. But shall we cover ourselves in the mantle of mystery, [65] woven by our own hands? Shall we cling to a mystery which strikes at the very existence of the Son of God?–a mystery which destroys the efficacy of his blood–the commendation of God’s love to sinners, and involves so many absurdities and contradictions?

Mystery is one of the names of the whore of Babylon, written in large letters on her forehead. Her daughters have the same mark. Rev. 17. Charity would hold my pen from writing this; yet truth convinces her it is expedient. Long ago John had a vision of these things in the Isle of Patmos. He saw a star (an angel of the church) fall from Heaven, having the key of the bottomless pit–with this key (not the key of knowledge) he opened the dark cabinet of hell, and let out a flood of smoke (the doctrines of devils and commandments of men) which darkened the sun (the glorious sun of righteousness, whose existence, character and glory have long been obscurely seen.) O Lord, with the breath of thy mouth blow away the smoke from the air, that the Sun of righteousness may break forth with healing in his beams! Let the King be seen once more in his beauty, and thy truth in her white and spotless robes!

The second opinion of the Son of God, that he never existed before 1820 years ago, when born of Mary, I will now consider. Though this opinion at first view appears infinitely variant from the one I have just noticed; yet by a little attention, we shall find them to be one and the same. I think, as I have already stated, that they, who maintain that the Son was eternally begotten, do not believe that a real, eternal, and distinct being from the Father was begotten, and sent into the world; but an effulgence, or personal property or [66] perfection, or a something without a substance, called the Son of God.

This was united with a reasonable soul and true body 1820 years ago; and then, and not till then, had it a real and proper existence as a person. They, who maintain the second opinion, will not object to this notion, but will express their views in the strongest language, that in this man, miraculously conceived, dwelt all the fullness of Godhead bodily, to enable him to do the work for which he was sent.

My brethren who maintain that the Son was eternally begotten, may think I misrepresent their opinions. If I have, it is without design. When they so unequivocally express “That there is but one only living and true God without parts,” I thence conclude that they do not believe that another real and eternal God was begotten from eternity, and sent down from heaven into the world. If they do, there is a pointed contradiction.

If that, which was begotten from eternity, and sent into the world, be not a real, intelligent being, then call it by what name you please, it does not alter the matter, it is still not a real being. If so, the two opinions are one, which is that the Son of God had no proper or real existence till born of the Virgin Mary 1820 years ago.

This doctrine I shall endeavor to refute, by stating and proving my own. Thus Trinitarians and Socinians, though always contending, are in my view, the same on this doctrine.

My own views of the Son of God, are, that he did not begin to exist 1820 years ago; nor did he exist from eternity; but was the first begotten of the Father before time or creation began–that he was sent by the Father 1820 years ago into the world, and united with a body, prepared for him; and that in him dwelt all the fullness of Godhead bodily. These propositions I [67] will endeavor to establish by arguments drawn from the oracles of truth.

[Note: many of the early church fathers agree that the “Son” is the Word of God as our words are our sons. Therefore, when the Mind or Spirit of God sent forth Words they were the Son in that they carried out the will of the “mind” of God. They do not suggest that the “Son” was a separate being]

ARG. 1. The Son of God is called the first begotten–the first born of every creature– Heb. i: 6.–“When he bringeth the first begotten into the world, he saith, And let all the angels of God worship him.”

Col. i: 15. “Who is the image of the invisible God, the first born of every creature.” He is also called the only begotten of the Father

John i: 14;. iii: 16, 18. And God is frequently called the God and Father of our Lord Jesus Christ–Eph. i: 3. 1 Pet. i: 3, etc.

Now as the one only true God was never begotten nor born–then the expressions, the first begotten–the first born, cannot apply to the Son as very God.

As to the flesh he was not the first born, for millions were begotten and born before him: Hence I conclude that the Son of God was begotten before 1820 years ago, and yet not from eternity; but before creation began to be. Humbly would I suggest that Jesus is called the only begotten of the Father, because the Father begat him of and by himself, without the means of any other; but he begat and brought forth all other beings by his Son.

Some have thought that these expressions, first born–first begotten, refer to the resurrection of Christ from the dead, as in Rev. i: 5;. Col.i:18.

But Jesus was called the first begotten when he was brought into the world; and this was prior to his resurrection. And the expression, the first born, in Col. i: 15, evidently refers to a period anterior to creation. Should it be construed to signify his resurrection from the dead, then the Apostle would be chargeable with an uncommon tautology in 18th v.

ARG. 2. The Bible informs us that “God created all things by Jesus Christ”–Eph. iii: 9.–“God hath in [68] these last days spoken unto us by his Son–by whom also he made the worlds”

Heb.i: 2.–“Who is the image of the invisible God, the first born of every creature? For by him were all things created that are in heaven, and that are in earth, visible and invisible, whether they be thrones or dominions, or principalities or powers, all things were created by him and for him. And he is before all things, and by him all things consist”–

Col. i:15, 17. “All things were made by him, and without him was not any thing made that was made”

John i: 3. “But to us there is but one God, the Father, of whom are all things, and we in him; and one Lord Jesus Christ, by whom are all things, and we by him”

1 Cor. viii: 6. From these texts it is plain, that the one God, whose name is the Father,

is the only efficient cause of all things; and that the one Lord Jesus Christ, who is the Son of God,

is the instrumental cause of all things.

This proves that there are two distinct beings; and that the Son, the first born of every creature, existed before all worlds, angels, and men, consequently before he was united with the body prepared for him. To say the Son was very God, and yet that the Father created all things by him, is the same as to say, that one God created by another God. “But to us there is but one God, the Father.”

[But the Word of God created all things:

Let all the earth fear the Lord: let all the inhabitants of the world stand in awe of him. Psalm 33:8

For he spake, and it was done; he commanded, and it stood fast. Psalm 33:9

Therefore, the Word or “Son” is not a created being, and by definition not remotely like God, but God’s instrumental cause as His commands in words and not a created Being necessary to do what the One Spirit God could not do.

God’s spoken Word is still God even as the Word (God) laid aside His glory and majesty (fatherhood) and took on the garments of humanity.]

ARG. 3. “And now, Oh! Father, glorify thou me, with thine own self, with the glory which I had with thee before the world was,” John xvii: 5. The person praying was not very God; for he prays to God. He prays for a glory which he once had, but has not now; for he emptied himself of it–Phil. ii: 8, therefore cannot be very God, for God is unchangeable. The glory for which he prays, he had with the Father before the world was; therefore he must have existed before the [69] world was. Hence it is evident, that a person, which was not very God, existed with the Father before the world was: and this person was the Son of God.

One of the most common facts of the Bible is that God speaks to Himself, communes with Himself and even swears by Himself.

Your attitude should be the kind that was shown us by Jesus Christ, Philippians 2:5LIV

who, though he was God, did not demand and cling to his rights as God, Philippians 2:6

but laid aside his mighty power and glory, taking the disguise of a slave and becoming like men. (form of) Philippians 2:7

But made himself of no reputation, and took upon him the form of a servant, and was made in the likeness of men: Philippians 2:7KJV

ARG. 4. Prov. viii:22, 23, 24, “The Lord possessed me in the beginning of his way, before his works of old. I was set up from everlasting, from the beginning, or ever the earth was. When there were no depths I was brought forth, etc.” This by general consent has been applied to the Son of God. But the ideas of being set up and brought forth cannot apply to him as very God; for God was never set up or brought forth. The period of his being set up and brought forth was from everlasting, which is explained by the subsequent words, from the beginning or ever the earth was. This exactly comports with John xvii: 5; and proves the pre-existence of the Son of God.

Proverbs speaks of God’s Wisdom (Sophia) in the same sense as His Word (Logos). As God has existed from all eternity, His Word and His Wisdom have been from everlasting. God’s Son (Word) and His “daughter” (Wisdom) are related to God in some sense as our Mind, Word and Wisdom are related to us. In Lord Jesus Christ God Incarnated flesh with His Word and His Wisdom and His Spirit or His Mind.

The learned, by a glance at the Hebrew text, would read it thus: The Lord possessed me, the beginning of his way; the particle in being omitted, as not found in the original. This more exactly agrees with the doctrine of the Son, being the first begotten of the Father. The learned also know the Hebrew word olem, translated from everlasting, is much more frequently used for an indefinite than for infinite time. See Parkhurst’s Heb. Lex. on the word olem. Hence the Latin olim, which every Tyro in Latin knows, refers, not to infinite, but to indefinite time.

Solomon does not speak of Wisdom as a “person” but as the Mind of God available to mankind:

Counsel is mine, and sound wisdom: I am understanding; I have strength. Proverbs 8:14

The Lord possessed me in the beginning of his way, before his works of old. Proverbs 8:22KJV, NAS, NKJV,

I was set up from everlasting, from the beginning, or ever the earth was. Proverbs 8:23

Nacak (h5258) naw-sak’; a prim. root; to pour out, espec. a libation, or to cast (metal); by anal. to anoint a king: – cover, melt, offer, (cause to) pour (out), set (up).

God could create wisdom from the beginning or that is from all eternity. In another sense, we too create wisdom when we decide to act. That wisdom is turned into Word or a plan and it is carried out. In this passage, the beginning is not eternity past which can have no beginning but just prior to the creaton of our world. God’s Wisdom is explained in the same terms as God’s Spirit which would rest upon Messiah (Isaiah 11:1-4) but this was not another “less than God person.”

Some think that the Son of God is not intended in the text, but wisdom, a perfection of Deity. But upon a moment’s reflection, can any affirm that the wisdom of God was ever brought forth, and therefore not eternal. The Hebrew word helel, translated brought forth, simply signifies a parturition or travailing in birth. To apply this to wisdom, as a perfection, would [70] be unintelligible; but the application to the Son of God, perfectly accords with truth.

ARG. 5. 2d Cor. viii: 9–“Ye know the grace of our Lord Jesus Christ, that though he was rich, yet for your sakes he became poor, that ye through his poverty might be rich.” The person spoken of in the text cannot be very God, for God is unchangeable. He cannot from being rich, become poor.

The fact of Jesus being rich, and becoming poor, never took place in this world; for in the goods of time he never was rich, but always poor. Matt. viii: 9. “The foxes have holes, and the birds of the air have nests, but the Son of Man hath not where to lay his head.” Neither in this world was he rich in grace, and became poor; for though the fullness and riches of grace were in him, yet in grace he never became poor. If then the circumstance of the person being rich, and becoming poor, can neither apply to very God, nor to Jesus when in the world, then it follows that Jesus was rich before he came into the world, and therefore existed before he came into it. But it has been proved that this person was not very God–and it is evident that his body did not exist before the world was; therefore it was the Son of God, who existed in the bosom of the Father, rich in glory; yet for our sakes he emptied himself of it, or became poor.

It is strange to hear it said that God CANNOT. Being omnipotent, He can do what He will do. The very meaning of the Incarnation and Atonement is that God occupied the “tabernacle” of a human in order to “taste of death.” While Christ died in the flesh but was always alive in the Spirit, Only God can forgive sins and for redemption or the Atonement to have any meaning the One Holy God “laid aside” His full glory and Majesty on the “throne” and incomprehensible to us actually suffered. God can suffer by occupying Lord Jesus Christ. When Christ came to us He could still call on His power:

Thinkest thou that I cannot now pray to my Father, and he shall presently give me more than twelve legions of angels? Matthew 26:53

Since Jesus the man could have called upon the Majesty He laid aside for help, it is certain that he had riches which He did not exercise.

ARG. 6. John i:15, 17. John the Baptist’s testimony of Jesus. “He that cometh after me is preferred before me; for he was before me. And of his fullness have all we received, and grace for grace. For the law was given by Moses, but grace and truth came by Jesus Christ. No man hath seen God at any time; the only begotten Son, who is in the bosom of the Father, he hath declared him.” John declares [71] that the Son of God was before him.

Now as a man, he did not exist before John; for John was the elder. He explains his meaning of his fullness of grace have all we received. Have received is in the past time. Then John confesses that he, and all his contemporary brethren, and all the saints in all former ages received their grace from the fullness of Jesus. Lest any might think they received grace from Moses or from the law, he adds, that grace came by Jesus Christ. If Abraham, Isaac, and Jacob; if Enoch, Abel, and Adam, received grace, from whom did they receive it?

Surely out of the fullness of the Son of God. If those ancient saints had the true knowledge of God, by whom was that knowledge made known? By the Son of God; he hath declared him.

GOD, who at sundry times and in divers manners spake in time past unto the fathers

by the prophets, Hebrews 1:1

Hath in these last days spoken unto us by his Son, whom he hath appointed heir of all things, by whom also he made the worlds; Hebrews 1:2

Paul did not say that God spoke by the Son but God Himself breathed on the prophets.

When God spoke to the prophets it was not through a created son but full Deity in Spirit form. Peter said that God’s motive force was the Spirit of Christ:

Searching what, or what manner of time the Spirit of Christ which was in them did signify, when it testified beforehand the sufferings of Christ, and the glory that should follow. 1 Peter 1:11

And I fell at his feet to worship him. And he said unto me, See thou do it not: I am thy fellowservant, and of thy brethren that have the testimony of Jesus: worship God: for the testimony of Jesus is the spirit of prophecy. Revelation 19:10

If then grace, and the knowledge of God, came by Jesus, and this grace and knowledge came to the first saints, then the Son of God was not only before John, but also before Abraham, before Adam; not his body, for this was the seed of Abraham, and that with which the Son was, 1820 years ago, united.

If the old saints did not receive their grace and salvation from the Son of God, then, in heaven, they cannot sing the song of the redeemed, which John heard, ascribing their salvation, grace, and glory, to the Lamb.

It is probably more correct to say that “in the beginning was the Word and the Word was with God and the Word was God.” It simply can never be said that a created “son” is God. The Word was God as His Wisdom or Spirit or Mind was God and with God. The Son is that which proceeds from God and this is Because the Son is the manifestation of God or the image of God. Therefore, they received the Grace of God as the Rock, the Manna, the Water or the Pillar.

In this sense the Son of God is called the Alpha and Omega, the beginning and the ending, the first and the last. Between the Alpha and Omega are all the letters, by which are formed words and sentences; and by these words and sentences are conveyed ideas and information. He is therefore called the Alpha and Omega, because from him we have received all the information and revelations, which infinite wisdom saw needful. He is not only the Alpha or beginning [72] of this revelation to Adam, Abel, and the old saints, but he is also the Omega or ending of these revelations to the world–the first and the last, in revealing to a lost world the knowledge and grace of God.

To apply this text, as is generally done, to the Being of the Son of God, as the first being, and therefore eternal God, is gloomy in the extreme. For if he is the first being he is also the last; and if the last being there must be an end of all other beings–therefore the life of all the redeemed must come to a perpetual end.

However, Jesus said:

I am Alpha and Omega, the beginning and the ending, saith the Lord, which is, and which was, and which is to come, the Almighty. Revelation 1:18

He that hath an ear, let him hear what the Spirit saith unto the churches. Revelation 3:13

And unto the angel of the church of the Laodiceans write; These things saith the Amen, the faithful and true witness, the beginning of the creation of God; Revelation 3:14

This does not mean that Jesus Was the first “creature” or created person. Rather, He is the Arche or the “capital” of the pillar or the “cornerstone” or the principality and power of this created system. All things consist by Him. Therefore, the Son in the flesh was created by God but the Word brought full Deity to dwell in Him (Col. 2:9). He did not exist as a created “Son” or lesser Deity before the creation of this world.

ARG. 7. The Scriptures assert that the Son of God “ascended up where he was before.” John vi: 62. But the same Scriptures teach us that he ascended up to heaven–to the right hand of God, where Stephen saw him–above all the principalities and powers. Therefore we conclude that he was in heaven–at the right hand of God–far above all principalities and powers, before he ever descended into this world.

He saw the Glory reconnected to Jesus Christ:

But he, being full of the Holy Ghost, looked up stedfastly into heaven, and saw the glory of God, and Jesus standing on the right hand of God, Acts 7:55

And said, Behold, I see the heavens opened, and the Son of man standing on the right hand of God. Acts 7:56

He did not see God because no man has or can see God who is pure or Holy, invisible Spirit.

He Prayed to God and Called Him Lord Jesus:

And cast him out of the city, and stoned him: and the witnesses laid down their clothes at a young mans feet, whose name was Saul. Acts 7:58

And they stoned Stephen,

calling upon God, and

saying, Lord Jesus, receive my spirit. Acts 7:59

Thomas had acknowledged that Jesus was both Lord and God:

And Thomas answered and said unto him, My Lord and my God. John 20:28

“Christ’s present position of supremacy is described in the Pauline writings as being “at the right of God.”… The apostles knew very well that they were using figurative language when they spoke of Christ’s exaltation in these terms: they no more thought of a location on a literal throne at God’s literal right hand than their twentieth-century successors do… Martin Luther satirizes “that heaven of the fanatics … with its golden chair and Christ seated at the Father’s side, vested in a choir cope and a golden robe, as the painters love to portray him!” (F. F. Bruce, Epistles, 132-33. The quote from Martin Luther is from Werke, Weimarer Ausgabe 23, 131)

Stephen Saw God the Word having made the “full trip.”

And without controversy great is the mystery of godliness:

God was One

manifest in the flesh, Still One

justified in the Spirit, Still One

seen of angels,

preached unto the Gentiles,

believed on in the world,

received up into glory. 1 Timothy 3:16 T
he same glory he laid aside to become man.

 

And this is the fulfillment of prophecy:

The Lord and the Lord Sit as One on One Throne

Zechariah prophesied that Messiah would bear the name of Jehovah-Saves, Joshua or Jesus. The One God would be a King and a priest and they would sit on one throne.

And speak unto him, saying, Thus speaketh the Lord of hosts, saying, Behold the man whose name is The BRANCH; and he shall grow up out of his place, and he shall build the temple of the Lord: Zechariah 6:12

Even he shall build the temple of the Lord; and he shall (1) bear the glory (Majesty NIV), and shall (2) sit and rule upon his throne; and (3) he shall be a priest upon his throne: and the counsel of peace (harmony) shall be between them both. Zechariah 6:13

And they that are far off shall come and build in the temple of the Lord, and ye shall know that the Lord of hosts hath sent me unto you. And this shall come to pass, if ye will diligently obey the voice of the Lord your God. Zechariah 6:15

Therefore, the Throne of God and Throne of Christ are one and the same.

The Psalmist sees the Lord sending the Lord to sit at the Lord’s Right

THE Lord (Jehovah) said unto my Lord (Adonai), Sit thou at my Right, until I make thine enemies thy footstool. Psalm 110:1

The Lord shall send the rod of thy strength out of Zion: rule thou in the midst of thine enemies. Psalm 110:2

Thy people shall be willing in the day of thy power, in the beauties Psalm 110:3

The Lord hath sworn, and will not repent, Thou art a priest for ever after the order of Melchizedek. Psalm 110:4

The Lord at thy Right shall strike through kings in the day of his wrath. Psalm 110:5

ARG. 8. The Scriptures speak of the humiliation of the Son of God. “He humbled himself,” Phil. ii: 6. Humiliation is a change from a superior to an inferior state. Now God cannot be humbled–he cannot change. As man, we see no steps of humiliation in Jesus–he was born in a low state–lived and died the same; therefore as man, he never descended from a high state or condition to a low one.

But view him as the Son of God, how astonishing the stoop! The Son of God! the first begotten of the Father–born of him in the ages of eternity, before time was born or measured by revolving spheres–before creation lived.–The Son of God! in the bosom of the Father, in immeasurable bliss.–The Son of God! by whom were made the innumerable worlds that bespangle the [73] firmament–by whom were made all the happy orders of angels, principalities and powers, that blaze around the throne of God–that bow and worship at the feet of their maker, and from whose tongues roll ceaseless praise.–The Son of God! at whose smiles his holy creation is transported, at whose frowns his enemies tremble. The Son of God! enthroned at the right hand of the Father–behold the Son of God! a helpless, weeping babe in Bethlehem–wading thro’ seas of distress through life, hated, insulted, persecuted by the poor creatures of his power, and objects of his love; view the Son of God, suffering, bleeding, dying on the cross. All nature shuddered at the sight. It is not a mere man that suffers and dies: it is the Son of God! Under the power of death, he lies in Joseph’s tomb. Here is humiliation! a theme of astonishment and eternal praise.

God in His Spirit form cannot be humbled but who is to say that He cannot be insulted, hated or even persecuted?. However, full Deity dwelling in Lord Jesus Christ (Col. 2:9) can be humiliated.

And the Word (Who WAS God) was made flesh, and dwelt among us, (and we beheld his glory, the glory as of the only begotten of the Father,) full of grace and truth. Jn.1:14

How a Spirit Being can inhabit the body of a human is not comprehensible to us. However, nothing less than the True, Uncreated God of the universe could pay an infinite price for infinite sins which could never be redeemed by the hands of man. Nor could they be redeemed by a created being.

The Son can be the visible image of the suffering of God — and if God didn’t suffer why would He care? — and still not be a created Son from before the creation of this world.

ARG. 9. It is generally believed that the Father made a covenant with the Son, concerning the redemption of sinners, before the son came into the world; in which covenant the Father promised to hold his hand, help him in the great work, and preserve him till the salvation was accomplished, etc. Isaiah, xlii 6; xlix: 8. We cannot see how the one only living and true God could covenant with himself; nor how the Father could make such promises to the Son as very God. But if we conceive the person to whom the promises were made, to be the Son of God, the application is easy, and natural.

If you will look closely you will not find the Father making a covenant with the Son. This sounds like the trinitarian “standing committee” but with only two persons in the Godhead. Messiah Himself as full Deity in visible form would be the covenant:

BEHOLD my servant, whom I uphold; mine elect, in whom my soul delighteth; I have put my spirit upon him: he shall bring forth judgment to the Gentiles. Isaiah 42:1

He shall not cry, nor lift up, nor cause his voice to be heard in the street. Isaiah 42:2

I the Lord have called thee in righteousness, and will hold thine hand, and will keep thee, and give thee for a covenant of the people, for a light of the Gentiles; Isaiah 42:6

ARG. 10. Heb. x:5-7. “Wherefore, when he cometh into the world, he saith, sacrifice and offering thou wouldst not, but a body hast thou prepared me. Then said I, lo, I come, to do thy will, O God.” The person, for whom the body was prepared, was not God; [74] for he came to do the will of God. So he speaks John vi: 32. “For I came down from heaven, not to do mine own will, but the will of him that sent me.” Hence it appears that a person existed in heaven previous to his union with the body prepared for him, and that this person was not very God; therefore it must be the Son of God.

The light which leaves the Sun is the light which strikes the earth. And so many who tried to explain the trinity understood that Jesus is the visible imaging of an invisible God. Because we can only see humans God manifested Himself as an image as He had in the pillar or the Rock (which was Jesus). By analogy, if Casper the Ghost (immaterial and invisible) decides to materialize so that he can be seen we do not say that there are two Caspers. Rather, the invivible spirit is the “father” and the visibale is the “son.”

Your attitude should be the kind that was shown us by Jesus Christ, Philippians 2:5LIV

who, though he was God, did not demand and cling to his rights as God, Philippians 2:6

but laid aside his mighty power and glory, taking the disguise of a slave and becoming like men. (form of) Philippians 2:7

But made himself of no reputation, and took upon him the form of a servant, and was made in the likeness of men: Philippians 2:7KJV

Other arguments I might advance to establish the proposition of the pre-existence of the Son of God; but I think those already adduced are sufficient. I now proceed to establish the doctrine of his divinity, as I find it revealed in the Scriptures.

The slogan of speaking where the Bible speaks and being silent where the silent would come in handy here. There is no hint of a “Son” in the entire Old Testament. And if “Wisdom” in Proverbs is the Son as Stone insists then she isn’t really a Son but a Daughter: Never name a son, “Sophia.”

Some have thought that the divinity of Christ is sufficiently established by proving as I have done, that he is the only begotten Son of God–begotten by and of the Father himself, and therefore he must be divine, as proceeding immediately from the divine nature. So the son of Adam was human, as proceeding from human nature. But waving this point, for the present, I shall come to the unequivocal language of inspiration.

Jesus taught his disciples the doctrine of his divinity very particularly at the close of his ministry on earth. He had collected his little family together–had informed them of his exit from this world to his Father, and the persecutions and afflictions they should endure for his name. At this intelligence they were sorrowful–Jesus then to comfort them, drew aside the veil of futurity, and pointed to them the glory which should follow their suffering. In the view of this, they appeared to forget the troubles of time; their sorrows were partially turned into joy–John xiv:8, 10. “Philip saith unto him, Lord, shew us the Father, and it sufficeth us. Jesus answered and said unto him, [75] have I been so long time with you, and yet hast thou not known me, Philip? He that hath seen me, hath seen the Father, and how sayest thou then, shew us the Father? believest thou not that I am in the Father, and the Father in me? The words that I speak unto you I speak not of myself; but the Father that dwelleth in me, he doeth the works.–If ye had known me, ye should have known my Father also; and from henceforth, ye know him and have seen him”–John 10, 38. What delightful astonishment must have seized Philip’s mind! He had been always before looking for a God out of Christ! Happy for the world, had Philip’s ignorance died that day; but it has been revived and has floated down the current of time to our day.

The word “divinity” like “diety” leaves no room for lesser persons. If Jesus was Divine then He was fully God in whom dwelled Deity fully (Co. 2:9). Now, I don’t understand that and this explains why I am not Divine. What did Thomas confess? Did He say, “My Lord the Son of God?” No.

And Thomas answered and said unto him, My Lord and my God. John 20:28

Coll. ii: 9. “In him dwelleth all the fullness of the Godhead bodily.” 2 Cor. v: 19. “God was in Christ reconciling the world unto himself.” 1 Tim. iii: 16. “God was manifest in the flesh.” From these and many other texts of the same import, the divinity of Jesus is undeniably established. In him dwelleth, not a part, but all the fullness of Godhead or divinity bodily.

But so much effort has been made to show that the Son was created by God and was not God Himself. If the full Deity, the infinite God of the Universe dwelled in the Son doesn’t this make the Son superior to the Father?

Hence is Jesus called the mighty God–the everlasting Father–the great God–the true God, and even Jehovah. We know, we acknowledge, we worship no other God, but the God in Christ, for this is the true God, and eternal life–1 John v: 20. In him centres all the glory of God and man–of heaven and earth–all the perfections of God, for all are included in the Father, that dwelleth in him, and in the fullness of Godhead.

[76] Should any ask how it is that the Father in all his fullness dwelleth in the Son? I reply in Paul’s words “Great is the mystery of godliness, God was manifested in the flesh.”–

Matters of fact are stubborn things, and these prove the doctrine true.

Read the history of his life, and see the astonishing works of Almighty power. With a word the diseased were instantly restored to health–the dead raised to life–tempests calmed–the devils subjected. All nature was obedient to his word, that very word, which first gave nature birth.

Yet he attributes these very works to the divinity in him. “It is not I that speak, but the Father that dwelleth in me. Believe me that I am in the Father, and the Father in me; or else believe me for the very work’s sake”–John xiv: 10, 11.

If the Son, as Son, was God independent, why did he attribute these works to the Father in him, and not to his own Almighty, independent power?

This writer has never heard it suggested by the ancient writers that the Son was indejpendent but rather the Son is the invisible Father in visible form. Trinitarians, of course, usually make God into a standing committee — like a preacher’s worshop — deciding that Father will be the God of the first dispensation, the Son the second and the Spirit the third. However, no church father ever suggested in any Trinitarian formulation that God can be cut up like a Pecan pie. Therefore, Stone may go to one extreme to try to correct the other: that the Holy Spirit was now the God of the contemporaty church. Contemporary restorationists try to relegate Christ to the “Biblical period” and depend upon the Holy Spirit to direct their minds quite independent of the Words of Christ. This is why men like Stone could identify trinitarians as unitarians (one God at a time). In reality, when one quality of the Godhead acts the entire Godhead acts.

Should any ask, how can God be seen in Christ when the Scriptures declare that, “No man hath seen God any time?”–1 John iv: 12.

I answer; We see not his being or essence, for that is invisible; but we see his glory shining in the face of Jesus. 2 Cor. iv: 6.

Hence is Jesus called the image of God–the image of the invisible God–the brightness of his Father’s glory, and the express image of his person, or more literally the character of his substance.–Were I sitting before a looking glass, and a person standing behind me, the person is invisible to me; but his image is seen by me in the glass. I know him as well by the image as if I saw his very person. So we behold as in a glass the glory of the Lord–and this glass is the face of Jesus. 2 Cor. iii: 18, and iv: 6.

Sounds good to this writer but the difficulty is to claim that Jesus was the Son created by God to be the active agent in this world. This seems to deny that God Himself (all of Him) acts in human affairs often using imagry such as personification. Therefore, when the ‘wind’ blows across the waters we are not to claim the third person or Holy Spirit as the clean-up God for the mess created in the beginning by God. Yes, that is what they say.

Some are offended with us, inferring from these remarks, that we deny the equality of the Son with the Father. I have always thought this doctrine very obscure; as equality implies plurality; and one is not [77] equal to itself. If God be one infinite spirit without parts, and if there be but one infinite and true God, then there cannot be another equal to him. This is the language of consistent reason; but if revelation speaks differently, reason must humbly submit. There are but two texts of Scripture that I recollect, which directly speak of the equality of the Son with the Father. These I will notice.

John v: 18.–“Therefore the Jews sought the more to kill him, because he had not only broken the sabbath, but said also that God was his Father, making himself equal with God.”

The Jews concluded, because Jesus said that God was his Father, that he was making himself equal with God. So they at another time concluded, that he had a devil and was mad. Their conclusions respecting him are not to be received as true, because they were blind and knew him not. This of his making himself equal with God was undoubtedly wrong; for Jesus labors in the following verses to convince them of it:–

But Jesus answered them, My Father worketh hitherto, and I work. John 5:17

Therefore the Jews sought the more to kill him, because he not only had broken the sabbath, but said also that God was his Father, making himself equal with God. John 5:18

This entire passage shows that God the Father was working among humanity as the Son. The Father ceased working only because He worked as the Son. It is really doubtful that the Jews would try to kill Jesus because He said “I am similar to God.”

19–“Then answered Jesus and said, verily, verily, I say unto you, the Son can do nothing of himself but what he seeth the Father do,” etc.

Surely if Jesus had been equal to the Father, he would not have used such language as this, directly calculated to mislead the people. In 20 v. Jesus speaks of the Father shewing him all things that himself doeth–26 v. As the Father hath life in himself, so hath he given to the Son to have life in himself–v. 27. And hath given him authority to execute judgment–30. v. “I can of mine own self do nothing: as I hear, I judge, and my judgment is just: because I seek not mine own will, but the will of him that sent me.” These things surely do not look like equality. [78]

Jesus was a man made of flesh: as such the flesh could do nothing without the Spirit which dwelled in Him. This was also a parabolic message: “Don’t try to invent Scripture for yourself.” Jesus had full Deity dwelling in Him; I have a God-given “spirit” living in me: Me (the body) can do nothing without the “we” being involved.

The other text is Phil. ii: 6, 7. “Who being in the form of God, thought it not robbery to be equal with God: but made himself of no reputation (emptied himself, Gr.), and took upon him the form of a servant, and was made in the likeness of man. And being found in fashion as a man, he humbled himself, and became obedient unto death–even the death of the cross. Wherefore God hath highly exalted him,” etc.

To me it is evident, that the person spoken of in the text cannot be the one only living and true God; for God cannot be emptied, humbled and exalted without a change. They who are acquainted with the Greek, are well assured that our translation of this text is not the best.

The imagry throughout (for our partial understanding) is that God is “clothed” with majesty, power and glory.” If God cannot divest Himself of the right to exercise that Glory for a time then He is less than omnipotent. God, the Word, fully God figuratively stood up, took off this glory, took up residence in “the body prepared for me” and lived without exercising the power to call tens of thousands of angels to His rescue. He had the power to take up the body, lay it aside at the crucifixion and take this “garment of flesh” up again in self-resurrection. When He had finished revealing Himself to mankind, He returned and sat down at the Right of the glory He personally laid aside. Therefore, we noted that when Stephen saw God He called Him “Jesus” just as when the Lord appeared to Paul He said, “I am Jesus of Nazareth.”

God’s right hand, arm or shoulder are figures of speech for God’s reach of power from the Spirit dimension into the physical dimension. When there was not a single human to redeem mankind, God Himself “reached in” with His ow hand:

And he saw that there was no man, and wondered that there was no intercessor: therefore his arm brought salvation unto him; and his righteousness, it sustained him. Isaiah 59:16

We get into serious trouble when we try to literalize a figurative message. God sent His right arm or right hand into the world which was His “power” in contrast to His “majesty.” Therefore, when the Son or Hand returned it was logical that it returned to the “right of the glory of God.”

God’s hand, arm or shoulder are other names for His “Son” as Word or Wisdom. However, we are not to try to vizualize a time and place where God created His right Hand. God Who is pure or Holy Spirit explains the unexplainable in human terms. If we attempt to explain the infinite Godhead by the images created by ourselves we have reversed the “direction of information flow.”

Dr. Doddridge is much better, and certainly the most literal. “Who being in the form of God, thought it not robbery to be as God.” Dr. Whitby confirms this reading by abundant quotations from the Septuagint, where the same Greek word isa is translated as instead of equal. See Whitby in loco. That form of God, which he had, was the glory he had with the Father before the world was. In this glory he thought it not robbery to be as God.

Who, being in very nature God, did not consider equality with God something to be grasped, Phil 2:6NIV

who, being in the form of God, did not consider it robbery to be equal with God, Phil 2:6NKJV

who, though he was God, did not demand and cling to his rights as God, Phil 2:6LIV

but laid aside his mighty power and glory, taking the disguise of a slave and becoming like men. Phil 2:7LIV

Paul used the word “laid aside” or emptied himself:

But I have used none of these things: neither have I written these things, that it should be so done unto me: for it were better for me to die, than that any man should make my glorying void. 1Co.9:15

Yet so great was his love to sinners that be emptied himself of this glory, put off the form of God, and took on him the form of a servant, and died for our redemption. But God hath highly exalted him to that same glory, for which to be restored Jesus prayed–John xvii: 5.

But Dr. Scott says, that “the learned bishop Pearson has shown that isa, especially used with einai, may express equality as well as ison, the proper Greek term for equal. Thus in Rev. 21, 16. “The length, and the breadth, and the height of it (esti isa) are equal.” This may pass with the unlearned. But every man of but a small degree of learning must wonder at the [79] learned bishop, and Doctor for this remark.

Every Tyro in Greek knows that isa in Rev. 21, 16, is an adjective in the neuter plural, agreeing with the three neuter nouns before it, and properly signifies equal. But isa in Phil. ii: 6, is not an adjective, and has no subject with which it can agree. Every subject in the verse is in the singular number; but isa, as an adjective, is not found in the singular.

There is a sense in which Jesus may be said to be equal with God, as in 1 Cor. xv: 24, 28–“Then cometh the end, when be shall have delivered up the kingdom to God, even the Father, when he shall have put down all rule, authority and power. And when all things shall be subdued unto him, then shall the Son also himself be subject unto him, that put all things (God excepted, v. 7,) under him, that God may be all in all.”–

If in the end, the Son is to be subject to God, it implies that now, or till the end come, he is not subject: but he is not superior, for God himself is not put under him: therefore he must be equal. He is not equal in essence, being or eternity; else he could never be subject to the Father–and such an equality would destroy the unity of God. But he is equal in the great work of redemption; all power in heaven and earth being delivered to him, and all things in heaven, as principalities, powers, etc. being put under him, to accomplish the work, for which he was sent.

The divinity of Jesus I have before proved. If this is what people mean by the equality of the Son with the Father, I am satisfied with the idea, but not with the expression. We have an abundance of Scripture to establish the divinity of Jesus, without torturing such texts as those by which I have endeavored to [80] prove his pre-existence as the Son of God. By pressing such texts to prove his divinity, has greatly darkened the truth, and added many to the number of its enemies.

We are severely beaten by our brethren for believing that the Son of God is the instrumental cause of creation. If the Scriptures convey not this idea as plainly as any other in the Bible, I must acknowledge that words cannot be the signs of ideas.

For instance, “God created all things by Jesus Christ”–“With us there is but one God, the Father, of whom are all things, and we in him, and one Lord Jesus Christ by whom are all things, and we by him.”

These and such like texts, have convinced my mind of the truth contested by our brethren. Let our brethren affix some more consistent idea to such texts, before they use such severity as they have done. Let them inform us how God will judge the world by Jesus Christ–how he reconciles the world by Jesus–How he justifies by faith, etc.–then we shall understand, how he made the world by Jesus Christ.

Our brethren also accuse us of idolatry for worshiping the Son of God. They surely do the same; and for this they have the example of the primitive Christians, who “all call upon the name of the Lord Jesus Christ”–1 Cor. i: 2. They have the example of the redeemed in glory, for they all worship God and the Lamb. They have also the example of angels, for said the Father concerning the first-begotten, “Let all the angels of God worship him”–Heb. i: 6. With such examples as these, none should blush nor refuse to worship him. If it be idolatry in us, who is clear of it? The Scripture says, “Thou shalt worship the [81] Lord, thy God, and him only shalt thou serve.”

Our brethren worship the Son as the only true God; we worship the same only true God in and through the Son.

Our brethren do not believe that the Son is another eternal, distinct God from the Father; nor do we.

When the redeemed in heaven worship God and the Lamb, do they worship two beings, or but one? When the angels were commanded by the Father to worship the Son, must they not worship the Father also? For my part, I feel free to give praise and thanksgiving to Jesus for what he has done and suffered for me–to love him for his perfection and goodness–to ask him for the grace that is treasured in him for sinners. But the same Jesus has taught me that the origin and fountain of all these things, is God. “God so loved the world that he gave his only begotten Son–and with him freely gave us all things.” Till it can be proved that God and the Lamb are one being, I will imitate heaven in worshiping the Lamb, without the fear of being guilty of idolatry. But if they are two distinct beings, they cannot be supreme Gods; let those who worship both as supreme Gods, take heed lest they be guilty of what they so unblushingly impute to others.

Our brethren think they sufficiently confute us when they prove the divinity of the Son of God by the divine names, titles, attributes, and worship ascribed to him. In this they are egregiously mistaken. For, these we ascribe to him as well as they.

The difference is this. They ascribe these attributes and names to the Son, as in him from eternity.

But we ascribe them to him because the Father dwells in him. For our authority, we have already produced the Scriptures. [82]

Let our brethren prove that the Son was eternal and independent; then we will acknowledge that he was eternally divine.

The divinity in him we acknowledge was eternal, because all the fullness of Godhead was in him.

But we cannot acknowledge two eternal, distinct beings, possessed of infinite power, wisdom, etc.

Nor can they without contradicting the first article of their faith.

The common prejudice of education may bear hard against some of these sentiments. Some may make their own notions the rule by which to judge them; but whether those notions may be correct, there may be no enquiry. Others, afraid of thinking wrong, and therefore never thinking for themselves at all, may fix upon the opinions of their party, as the standard of judgment. But the honest inquirer will bring these things to the bible, & judge according to this rule: this, dear brethren, I hope you will do.

I shall close this section with a few remarks in order to rectify a mistake in some, respecting my candor, and veracity. I had casually observed in my former address, “that for nearly twenty years past, my mind had not wavered respecting its truth,” meaning that the soul of the man Jesus Christ existed before all worlds.

This doctrine I received when a student of divinity. This doctrine I preached soon after I came to this state, as the following certificates will shew–certificates of men whose piety and high respectability in society are undoubted. Some of them are ruling elders in the presbyterian church.

We, the subscribers, certify that we have heard Barton W. Stone, at least twenty years ago, preach [83] the pre-existence of the human soul of Jesus Christ; or that the human soul of Jesus existed before the foundation of the world. Witness our hands, this 20th day of Dec., 1818.

John Hopkins

Thomas Nesbil

Moses Hall

James Foster

Robert Caldwell

David Knox

John Edward

Samuel M. Waugh

Our Restoration Movement Pages

 

UNA FUTURA SEGUNDA CAUTIVIDAD BABILÓNICA CAUSADA POR EL ANTICRISTO

Babilonia

 

 

 

Por Rodrigo Silva

http://www.beastfromtheeast.org/Babylonian_Captivity.html 

 

Traducido por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

 

La locución “salid de ella pueblo mío” que es una voz que sale del cielo y que llama al pueblo de Dios a salir de Babilonia, ha sido interpretada por muchos como una llamada para que los Cristianos salgan de la Cristiandad apóstata. Esta es hallada en Apocalipsis 18, donde leemos:

Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. 

2 Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.

3 Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites. 

4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas” (Apocalipsis 18:1-4).

En este pasaje leemos acerca de la destrucción futura de Babilonia, un sistema político y económico que será muy influyente en los últimos días. Mientras Dios derrama Sus juicios en este maligno sistema, él le advierte a Su pueblo que salga de ella para que no participe del juicio de Babilonia. La mayoría de intérpretes protestantes de la profecía de la Biblia enseñan que ésta es una referencia a Dios que advierte a los cristianos a salir de una Iglesia ecuménica mundial bajo la dirección del Vaticano o la Iglesia Católica Romana. Si tenemos por entendido que todo en el libro de Apocalipsis se remonta a porciones proféticas del Tanakh Judío, también conocido en los círculos cristianos como el Antiguo Testamento, tendremos por entendido que esta porción particular de Apocalipsis no está dirigida a los cristianos como miembros de un sistema apóstata particular, sino a los judíos que estarán en una Babilonia literal durante el tiempo de su destrucción.

Esta porción de Apocalipsis es encontrada en otro sitio en la Biblia. En el libro del profeta Jeremías leemos:

Salid de en medio de ella, pueblo mío, y salvad cada uno su vida del ardor de la ira de Jehová. 

46 Y no desmaye vuestro corazón, ni temáis a causa del rumor que se oirá por la tierra; en un año vendrá el rumor, y después en otro año rumor, y habrá violencia en la tierra, dominador contra dominador. 

47 Por tanto, he aquí vienen días en que yo destruiré los ídolos de Babilonia, y toda su tierra será avergonzada, y todos sus muertos caerán en medio de ella. 

48 Los cielos y la tierra y todo lo que está en ellos cantarán de gozo sobre Babilonia; porque del norte vendrán contra ella destruidores, dice Jehová. 

49 Por los muertos de Israel caerá Babilonia, como por Babilonia cayeron los muertos de toda la tierra” (Jeremías 51:45-49).

Observe que justo en el comienzo de este pasaje encontramos las palabras “Pueblo mío, salid de en medio de ella” que es repetido en Apocalipsis 18. En los siguientes versículos Jeremías describe la destrucción de Babilonia por causar la hecatombe de Israel. El contexto entero de Jeremías habla de la cautividad de 70 años de los judíos en Babilonia. En los capítulos 50 y 51 leemos acerca del juicio de Dios en Babilonia por no tener misericordia hacia Israel.

Es interesante notar en que Jeremías profetizó para el reino sureño de Judá y su capital Jerusalén, y no obstante encontramos que en los capítulos 50 y 51 él se está refiriendo a Israel, que fue el reino del norte. Judá, no Israel, fue llevado a cautividad por 70 años como se ve en Jeremías 25:1-12. ¿Por qué profetiza Jeremías que Dios destruirá Babilonia y le advertirá a Israel que salga de ella cuando fue el reino de Judá el que fue llevado a la cautividad a Babilonia? El contexto entero de Jeremías 50 y 51 habla no sólo de la pronta toma de Babilonia por los persas que tuvo lugar en 539 aC cuando Ciro el persa conquistó Babilonia, sino también acerca de una destrucción futura igualmente.

Esto es lo que nosotros vemos en Apocalipsis. Dios está destruyendo Babilonia y mientras él se dispone a hacerlo, él le advierte a su pueblo a que salga de ella. El pueblo referido en Apocalipsis 18 no son los cristianos que salen de la Cristiandad apóstata, sino los israelís que estarán en Babilonia durante el tiempo de su destrucción. Jeremías se refería a una Babilonia literal porque muchas veces él también usa la locución “la tierra de los Caldeos ” y la palabra “Éufrates” para referirse a Babilonia.

Es interesante reparar en que aun los iraquís de hoy y los asirios en Irak son llamados Caldeos, por consiguiente, hablamos de una Babilonia literal a orillas del Éufrates en el Irak del día moderno. Todo esto suena a una cautividad babilónica futura que el pueblo de de Israel experimentará. No otra cautividad de 70 años como Judá experimentó, sino una corta para recibir corrección de Dios por el descreimiento de una vez por todas.

Por ahora usted podría pensar que estoy loco por hacer tal predicción. Pues bien, no hago una predicción puesto que no soy un profeta, y tampoco el hijo de un profeta. Sólo declaro lo que la Biblia parece decirnos lo que le ocurrirá a los judíos y a los israelís durante el reinado del anticristo. ¿Pero llevará el anticristo al moderno Israel en cautividad a Babilonia como Nabucodonosor hizo al reino de Judá en el pasado? En Isaías leemos:

Porque Jehová tendrá piedad de Jacob, y todavía escogerá a Israel, y lo hará reposar en su tierra; y a ellos se unirán extranjeros, y se juntarán a la familia de Jacob. 

2 Y los tomarán los pueblos, y los traerán a su lugar; y la casa de Israel los poseerá por siervos y criadas en la tierra de Jehová; y cautivarán a los que los cautivaron, y señorearán sobre los que los oprimieron. 

3 Y en el día que Jehová te dé reposo de tu trabajo y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir, 

4 pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro! (Isaías 14:1-4).

Note que en el versículo 1 Dios restaura a Jacob (Israel) a su tierra con desconocidos juntándoseles. En el versículo 2 leemos que Israel poseerá la tierra y tomará gente como cautivos, cuyos cautivos eran ellos. Esto sugiere que Israel entrará en cautividad. En el verso 3 leemos que Dios dará a Israel el descanso de la pena de su  esclavitud.

La cosa que llama la atención acerca de este pasaje es que en el verso 4, el pueblo de Israel tomará un proverbio, ¿en contra de quién? En contra del rey de Babilonia que será el opresor de Israel. Este mismo rey de Babilonia está apoderado por Lucifer (Satanás) en los versículos 12-15 y es llamado el asirio en el verso 25, y a quien Dios destruirá en Su montaña. El anticristo estará gobernando desde el Monte del Templo, la gloriosa montaña sagrada de Daniel 11:45 donde él plantará el tabernáculo de su palacio durante los días de la Tribulación y será allí donde Dios le destruirá.

Este rey de Babilonia es nada menos que el anticristo mismo que  hará de Babilonia la capital política y económica de su reino según Apocalipsis 18. Encontramos aún otro pasaje que apoya una cautividad babilónica futura de Israel. El profeta Miqueas en el capítulo 4 describió los últimos días cuando el Señor será el gobernante sobre Sion y el mundo. Por favor, ponga mucho ojo en el lenguaje del tiempo del fin usado por Miqueas en este pasaje. Añadiremos un comentario pequeño debajo de cada versículo.

1. Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos. 

 En este versículo vemos inmediatamente la locución “en los últimos días” cuando la montaña de la casa del Señor (El Monte del templo) será establecido para ser exaltado donde la gente irá.

2. Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. 

Este versículo claramente habla del Milenio cuando las naciones irán de Jerusalén para aprender los caminos de Dios.

3. Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra. 

Aquí vemos que Dios mismo juzgará a las naciones y causará que ellas no vayan a guerrear más ya.

4. Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado. 

Este versículo habla de la provisión de Dios para todo el mundo en el Milenio durante un tiempo de paz.

5. Aunque todos los pueblos anden cada uno en el nombre de su dios, nosotros con todo andaremos en el nombre de Jehová nuestro Dios eternamente y para siempre.

Este versículo parece sugerir que las naciones todavía tendrán sus dioses durante el Milenio mientras que Israel caminará en el nombre del Señor para siempre. Esto suena realmente confuso puesto que la Biblia dice que Jesús será rey sobre toda la tierra, pero nosotros leemos de una última rebelión durante el fin del Milenio cuando la humanidad se volverá en contra de Dios otra vez. (Revelación 20:7-10). Esto debe ser por el hecho de que algunas naciones todavía seguirán alguna religión falsa como es señalado por Miqueas.

6. En aquel día, dice Jehová, juntaré la que cojea, y recogeré la descarriada, y a la que afligí. 

7. y pondré a la coja como remanente, y a la descarriada como nación robusta; y Jehová reinará sobre ellos en el monte de Sion desde ahora y para siempre. 

En estos dos versículos leemos acerca de Dios que restaura a Israel después de haber sido cautiva y que gobierna sobre ella en el monte Sion por siempre.

8. Y tú, oh torre del rebaño, fortaleza de la hija de Sion, hasta ti vendrá el señorío primero, el reino de la hija de Jerusalén. 

Aquí leemos acerca de Jerusalén que recibe el reino.

9. Ahora, ¿por qué gritas tanto? ¿No hay rey en ti? ¿Pereció tu consejero, que te ha tomado dolor como de mujer de parto? 

Aquí leemos acerca de un Israel carente de un rey y estando en punzadas como una mujer en el parto. Ésta es una referencia para la tribulación cuando Israel experimentará gran sufrimiento.

10. Duélete y gime, hija de Sion, como mujer que está de parto; porque ahora saldrás de la ciudad y morarás en el campo, y llegarás hasta Babilonia; allí serás librada, allí te redimirá Jehová de la mano de tus enemigos. 

Ahora llegamos al verso del que quiero hablar. A Israel se refiere como que está con mucho dolor como una mujer en el parto. Otra vez una referencia a la Tribulación.

El pueblo de Israel saldrá de la ciudad (Jerusalén) a la cautividad (Zacarías 14:1-2), ¿y será llevado a dónde? Para Babilonia donde serán redimidos cuando Dios los redima de sus enemigos. ”Luego SEÑOR saldrá, y peleará contra esas naciones, como cuando él peleó en el día de batalla” (Zacarías 14:3).

11. Pero ahora se han juntado muchas naciones contra ti, y dicen: Sea profanada, y vean nuestros ojos su deseo en Sion. 

Creo que el pasaje de Zacarías 14:1-3 citado arriba es el mejor comentario para este versículo.

12. Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó como gavillas en la era. 

Aquí leemos que Dios reunirá a las naciones que vinieron en contra de Jerusalén e Israel de modo que Él pueda destruirlas. Otra vez, Zacarías 14:1-3 viene a la mente.

13. Levántate y trilla, hija de Sion, porque haré tu cuerno como de hierro, y tus uñas de bronce, y desmenuzarás a muchos pueblos; y consagrarás a Jehová su botín, y sus riquezas al Señor de toda la tierra. 

Finalmente leemos acerca de la exaltación moderna de Israel por encima de las naciones. ¿Notó usted el lenguaje del tiempo del fin todo este capítulo? El hecho de que este capítulo entero habla de los últimos días y el Milenio, creo que está mal colocar el verso 10 que habla del pueblo de Israel que va a la cautividad a Babilonia en la cautividad babilónica que tuvo lugar cuando Nabucodonosor conquistó el reino de Judá en 586 aC tomando a muchos judíos como cautivos. Puesto que el capítulo entero habla del futuro, la cautividad babilónica de verso 10 también debe ser futura, no pasada como han sugerido algunos comentaristas.

También debería ser señalado aquí que el siguiente capítulo de Miqueas (cp. 5) menciona al anticristo como un asirio que está asociado con la tierra de Nimrod que invade a Israel. El capítulo habla acerca de Jesús, el hombre nacido en Belén tal como es mencionado en Miqueas 5:2, como que es paz de Israel cuando el asirio arremeta contra Israel. La tierra de Nimrod donde el anticristo viene está también dentro de los bordes del Norte de Irak donde el pueblo de Israel será llevado por el anticristo que se convierte en el rey de esa región. Esto no sólo apoya la opinión presentada en este artículo, sino que también demuestra que un esperado Anticristo europeo por aquellos que leen las profecías con una disposición mental Occidental no se encuentra en ninguna parte en la Biblia.

Conclusión

En este artículo muy breve pero claro hemos visto que Apocalipsis 18 no está hablando de cristianos que salen de la Cristiandad apóstata como es predicado por muchos hoy, sino que se refiere a los israelís y los judíos saliendo de una Babilonia literal después de ser tomados presos por el anticristo que será el rey de Babilonia (Irak) y que acosará a Israel. El pueblo de Israel huirá de la nación y acabarán tomados presos en Irak como resultado del plan del anticristo para destruir a Israel, a fin de cumplir con el deseo de las naciones árabes Islámicas, cuyo sueño es buscar la destrucción de la nación de Israel. Mientras Dios derrama su indignación en la capital del reino del anticristo, él le advierte a su pueblo a que huyan de Babilonia de modo que no sean afectados por la ira de Dios que destruirá Babilonia por siempre.

¡Dios lo bendiga!

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

http://www.beastfromtheeast.org/Babylonian_Captivity.html

www.retornoalparaiso.blogspot.com

 

LO QUE USTED DEBE SABER DE LA NAVIDAD ANTES DE FESTEJARLA

El Árbol de Navidad

 

Cuando compramos los regalos de Navidad, decoramos el árbol o nos reunimos con la familia alrededor de la cena navideña, raramente nos detenemos a pensar cómo se fueron formando esas tradiciones milenarias, algunas de ellas mucho más antiguas que el propio cristianismo.

El Pino, simbolo de la Navidad

La conmemoración del nacimiento de Jesús, la fiesta más universal de Occidente, se celebró por primera vez el 25 de diciembre de 336 en Roma, pero hasta el siglo V, la Iglesia de Oriente siguió conmemorando el nacimiento y el bautismo del niño Dios de los cristianos el 6 de enero. El nombre de la fiesta Navidad, proviene del latín nativitas, nativitatis ‘nacimiento’, ‘generación’.

 

En siglos posteriores, las diócesis orientales fueron adoptando el 25 de diciembre y fueron dejando el 6 de enero para recordar el bautismo de Cristo, con excepción de la Iglesia armenia, que hasta hoy conmemora la Navidad en esa fecha de enero.

No se conoce con certeza la razón por la cual se eligió el 25 de diciembre para celebrar la fiesta navideña, pero los estudiosos consideran probable que los cristianos de aquella época se hubieran propuesto reemplazar con la Navidad la fiesta pagana conocida como natalis solis invicti (festival del nacimiento del sol invicto), que correspondía al solsticio de invierno en el hemisferio norte, a partir del cual empieza a aumentar la duración de los días y el sol sube cada día más alto por encima del horizonte.

Los Reyes Magos de Oriente

Una vez que la Iglesia oriental instituyó el 25 de diciembre para la Navidad, el bautismo de Jesús empezó a festejarse en Oriente el 6 de enero, pero en Roma esa fecha fue escogida para celebrar la llegada a Belén de los Reyes Magos, con sus regalos de oro, incienso y mirra.

 

A lo largo de los siglos, las costumbres tradicionales vinculadas a la Navidad se desarrollaron a partir de múltiples fuentes. En esas tradiciones, tuvo considerable influencia el hecho de que la celebración coincidiera con las fechas de antiquísimos ritos paganos de origen agrícola que tenían lugar al comienzo del invierno.

Así, la Navidad acogió elementos de la tradición latina de la Saturnalia, una fiesta de regocijo e intercambio de regalos, que los romanos celebraban el 17 de diciembre en homenaje a Saturno.

Y no hay que olvidar que el 25 de diciembre era también la fiesta del dios persa de la luz, Mitra, respetado por Diocleciano, y que había inspirado a griegos y romanos a adorar a Febo y a Apolo.

La Humanidad se torna Pesebre

En el Año Nuevo, los romanos decoraban sus casas con luces y hojas de vegetales, y daban regalos a los niños y a los pobres en un clima que hoy llamaríamos ‘navideño’ y, a pesar de que el año romano comenzaba en marzo, estas costumbres también fueron incorporadas a la festividad cristiana.

 

Por otra parte, con la llegada de los invasores teutónicos a la Galia, a Inglaterra y a Europa Central, ritos germánicos se mezclaron con las costumbres celtas y fueron adoptados en parte por los cristianos, con lo que la Navidad se tornó desde muy temprano una fiesta de comida y bebida abundante, con fuegos, luces y árboles decorados.

La Navidad que celebramos hoy es, pues, el producto de un milenario crisol en el que antiguas tradiciones griegas y romanas se conjugaron con rituales célticos, germánicos y con liturgias ignotas de misteriosas religiones orientales.

www.apologista.blogdiario.com

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.retornoalparaiso.blogspot.com

¿PUEDE SER BABILONIA LA CABEZA REVIVIDA DE LA BESTIA?

 

La bestia del Apocalipsis

Traducido Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Por Rodrigo Silva

 

En Apocalipsis 17 leemos uno de los pasajes más misteriosos en toda la Biblia. Va como sigue:

Y la bestia que era, y no es, aun él es el octavo, y es de lo siete, y va a la perdición.” (Revelación 17:11)

¿Qué en la tierra es esta bestia que era, y no es, y es el octavo y es de lo siete? Usted aun podría plantear la pregunta: ¿Siete de qué? Los 2 versos anteriores de Apocalipsis 17:11 nos dicen de qué:

Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo. La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición. (Revelación 17:9-11)

¿A qué se Refiere todo este simbolismo?

El pasaje nos está diciendo que las siete cabezas de la bestia representan siete montañas en las cuales la ramera se sienta. Las siete montañas, se nos dice, representan a siete reyes. Por el tiempo de Juan cinco de estos reyes habían ya caído, uno existía durante el tiempo de Juan y otro rey vendría después del tiempo de Juan. La bestia, se nos dice, es el octavo rey, pero es de lo siete. ¿Cómo puede ser la bestia el octavo rey y todavía ser de lo siete? La respuesta está en Apocalipsis 13, donde leemos:

Y vi una de sus cabezas por así decirlo herida hasta morir; Y su herida mortífera fue sanada: Y todo el mundo se maravilló delante de la bestia” (Revelación 13:3).

Según este verso, una de las siete cabezas de la bestia sufrió una herida mortal pero ésta fue curada causando que el mundo se asombre. Esto plantea la pregunta: Puesto que las siete cabezas de la bestia representan siete montañas que a su vez representan siete reyes, ¿quiénes son estos reyes y cuál rey será representado por la cabeza herida que fue curada y volvió a vivir? Estos reyes representados por montañas son siete imperios porque la Biblia en varios pasajes nos dice que las montañas representan reinos. En Jeremías leemos:

Y pagaré a Babilonia y a todos los moradores de Caldea, todo el mal que ellos hicieron en Sion delante de vuestros ojos, dice Jehová. He aquí yo estoy contra ti, oh monte destruidor, dice Jehová, que destruiste toda la tierra; y extenderé mi mano contra ti, y te haré rodar de las peñas, y te reduciré a monte quemado. Y nadie tomará de ti piedra para esquina, ni piedra para cimiento; porque perpetuo asolamiento serás, ha dicho Jehová. ” (Jeremías 51:24-25).

En este pasaje Dios compara al Imperio Babilónico a una montaña. En Daniel también leemos que cuando Cristo establece su reino, será como una gran montaña que cubre toda la tierra (Daniel 2:35, 44). Tenemos que recordar que un reino y un rey se ven como uno, no como separados el uno del otro. En lo referente al imperio babilónico, Daniel le dijo a rey Nabucodonosor que él era la cabeza de oro (Daniel 2:38).

Así que, ¿quiénes son estos siete reinos que están a la vista en Apocalipsis 17? Éstos son los siete imperios que tuvieron y tendrían influencia sobre el pueblo y la tierra de Israel, pues desde el punto de vista de Dios, estos reinos no son acerca de quién conquista a quién como los persas conquistando a Babilonia, y los griegos conquistando a Persia, sino acerca de quién tiene autoridad sobre el pueblo o la tierra de Israel.

Ahora podemos identificar los siete imperios que tuvieron y tendrán autoridad política sobre el pueblo y la tierra de Israel.

1 – el Imperio Egipcio que acosó al pueblo de Israel durante el tiempo del éxodo.

2 – el Imperio Asirio que llevó el reino Del Norte de Israel a la cautividad.

3 – el Imperio Babilónico que llevó el reino Sureño de Judá a la cautividad.

4 – el Imperio Persa que casi destruyó a los judíos a través de Amán según el libro de Ester.

5 – E Imperio Griego que profanó el Templo Judío a través del rey Seléucida Antíoco Epífanes.

Éstos son los cinco reyes o reinos que habían caído en el tiempo de Juan.

6 – El Imperio Romano que destruyó Jerusalén y dispersó a los judíos en A.D. 70.

Éste es el rey o reino que es.

El problema es identificar el séptimo que no ha venido aún, pero cuándo él venga, continuará por un espacio pequeño de tiempo. En mis otros artículos e identificado este reino con el Imperio Otomano que controló la tierra de Israel. Es posible que este séptimo reino también pudiese referirse a la expansión árabe o islámica del séptimo siglo que también controló la tierra de Israel. Es también posible que ni el Imperio Otomano ni el imperio árabe estén a la vista, sino la confederación entrante de diez naciones que están representadas por los diez cuernos de la bestia, aunque no podemos saber si esta confederación de diez reyes influirá sobre la tierra y el pueblo de Israel antes de la subida del anticristo.

La bestia que será el octavo es también uno de los siete. Es decir que la bestia que representa uno de los siete reinos regresará en el futuro como un imperio revivido. Algunos dicen que la bestia es un hombre pero en Daniel 7 leemos que una bestia representa un reino, si bien la cabeza del reino también puede ser identificada como la bestia, puesto que él es el gobernante del reino. Nuestra tarea ahora es identificar cuál de los siete reinos será revivido y regresará como la octava bestia para que entre a su perdición.

Muchos maestros de profecía dicen que la cabeza sanada de la bestia es la reanimación del Imperio Romano. Eso es imposible porque el ángel le dice a Juan en Apocalipsis que la bestia que debe ser revivida no estaba durante el tiempo de la revelación, en otras palabras, esta bestia ya había venido y se había ido. El Imperio Romano fue el sexto reino y la bestia debe ser uno de las cinco que ya habían caído. Aquí está el verso otra vez:

Y la bestia que era, y no es, aun él es el octavo, y es de lo siete, y va a la perdición” (Revelación 17:11).

El ángel le dice a Juan que la bestia era, y no es, es decir, ya es historia pasada. El Imperio Romano fue el reino en el poder, por tanto la bestia que fue historia pasada vuelve de nuevo como el octavo reino. Esto nos deja con cinco elecciones, puesto que cinco reinos ya habían venido y se habían ido cuando Juan recibía la visión. Estas cinco elecciones son:

1 Imperio Egipcio

2 Imperio Asirio

3 Imperio Babilónico

4 Imperio Medo-Persa

5 el Imperio Griego

Uno de estos cinco reinos debe ser la bestia que será el octavo rey que era de lo siete. El texto en Apocalipsis dice que la bestia que es el octavo, entra en perdición. La palabra traducida perdición es la palabra griega apolea (Strong’s 684) que literalmente quiere decir destrucción y destrucción absoluta que consta de sufrimiento eterno en el infierno según la definición de Strong. Esto significa que este reino redivivo y su gobernante sufrirán destrucción eterna para nunca más ser escuchado otra vez. Egipto no se le prometió destrucción eterna, pues en Isaías 19 leemos que a pesar del juicio de Dios en Egipto, esta nación todavía existirá en el Milenio según Isaías 19:23-25.

En mis otros artículos he presentado Asiria como la cabeza rediviva puesto que el anticristo es llamado el asirio. Aunque Dios promete destruir al Anticristo asirio en Isaías 14:25, destruir el orgullo de Asiria según Zacarías 10:11 y arrasar la tierra de Asiria con la espada según Miqueas 5:5-6, Asiria misma no sufrirá destrucción absoluta y eterna puesto que también será una nación en el Milenio según Isaías 19:23-25.

Persia es mencionada como uno de los enemigos de Israel en los últimos días como uno de los aliados del anticristo, pero a Persia no se le promete destrucción eterna. Puesto que el Imperio Griego estaba dividido en cuatro cabezas como es visto en el leopardo de Daniel 7, es difícil concluir que el Imperio Griego volverá para sufrir destrucción eterna. Podemos suponer que la dinastía Seléucida podría ser rediviva en alguna forma, puesto  que se dice que el anticristo sale de la dinastía Seléucida del Imperio Griego.

El anticristo es llamado el rey del norte en Daniel 11:21 – 45 y el rey de semblante adusto en Daniel 8:23. Estos pasajes se refieren a un gobernante del tiempo de fin de la división Seléucida del Imperio Griego. El problema es que la división Seléucida del Imperio Griego ocupó un territorio muy grande incluyendo Siria del día moderno, Irak, Irán, Pakistán y Afganistán, por consiguiente no podemos señalar una región muy específica. Antíoco Epífanes que fue un tipo del anticristo gobernó la región de Siria pero la Siria antigua comprendió más que la moderna Siria. Incluyó partes de Turquía e Irak del Norte.

La única elección que hemos dejado ahora es el Imperio Babilónico por venir como la octava bestia, y que era uno del siete que entrará en la perdición (apolea en greco), es decir, la destrucción absoluta y eterna. Esto es exactamente lo que la Biblia dice que le ocurrirá a Babilonia. En Isaías 13-14, Jeremías 50-51 y Apocalipsis 18 leemos que Babilonia sufrirá una destrucción tan devastadora que ningún humano volverá alguna vez a vivir allí nuevamente. Estas profecías no se refieren a la caída de Babilonia por Ciro el persa en 539 antes de Cristo porque Babilonia no fue destruida en aquel entonces. Babilonia fue conquistada sin una batalla y las profecías de Isaías y Jeremías no encontraron cumplimiento en aquel entonces. Debajo hay una cierta cantidad de pasajes que hablan de la destrucción absoluta de Babilonia:

Y Babilonia, hermosura de reinos y ornamento de la grandeza de los caldeos, será como Sodoma y Gomorra, a las que trastornó Dios.  Nunca más será habitada, ni se morará en ella de generación en generación; ni levantará allí tienda el árabe, ni pastores tendrán allí majada; sino que dormirán allí las fieras del desierto, y sus casas se llenarán de hurones; allí habitarán avestruces, y allí saltarán las cabras salvajes. En sus palacios aullarán hienas, y chacales en sus casas de deleite; y cercano a llegar está su tiempo, y sus días no se alargarán. ” (Isaías 13:19-22)

Esta destrucción ocurrirá en el tiempo de la Tribulación:

He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores. Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor. ” (Isaías 13:9-10)

E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. ” (Mateo 24:29)

Por la ira de Jehová no será habitada, sino será asolada toda ella; todo hombre que pasare por Babilonia se asombrará, y se burlará de sus calamidades. Por tanto, allí morarán fieras del desierto y chacales, morarán también en ella polluelos de avestruz; nunca más será poblada ni se habitará por generaciones y generaciones. Como en la destrucción que Dios hizo de Sodoma y de Gomorra y de sus ciudades vecinas, dice Jehová, así no morará allí hombre, ni hijo de hombre la habitará. Y nadie tomará de ti piedra para esquina, ni piedra para cimiento; porque perpetuo asolamiento serás, ha dicho Jehová. ” (Jeremías 50:13, 39-40; 51:26).

Estos pasajes dicen que Babilonia se destruirá por siempre para nunca más ser habita otra vez. Estas profecías aún no se han cumplido, pues hay personas viviendo en Babilonia hoy. Estas predicciones se refieren a un tiempo futuro en la historia cuando Babilonia será la capital política de un reino. Estos pasajes también dicen que Babilonia será destruida como Sodoma y Gomorra, es decir, por fuego. Esto es lo que nosotros leemos en el Apocalipsis 18:

 Y los reyes de la tierra que han fornicado con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio, parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio!” (Revelación 18:9-10)

Si todos estos pasajes refieren al futuro, es claro que Babilonia otra vez será de mucha influencia en los últimos días. Babilonia será nada más y nada menos que el reino del anticristo de sí mismo que se llama en Isaías 14:4 el rey de Babilonia. Este capítulo de Isaías sigue la descripción de la destrucción de Babilonia en Isaías 13 y comienza con la restauración de Israel para su tierra cuando cantarán un proverbio en contra de su opresor que será el anticristo:

Y en el día que Jehová te dé reposo de tu trabajo y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir, pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro! (Isaías 14:3-4)

Este rey de Babilonia que oprime Israel es también el llamado Lucifer en los versos 12-15 que tiene el deseo de estar más elevado que Dios, cuando él dice:

Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo” (Isaías 14:13-14).

Éste es el anticristo que declara ser  Dios, como leemos en 2 Tesalonicenses 2:

el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ” (2 Tesalonicenses 2:4)

El pasaje en Isaías 14 no sólo habla de Satanás como muchos asumen, sino que también habla del rey de Babilonia que será poseído por Satanás y reclamará ser Dios. Dios también se refiere a él como el asirio en el mismo pasaje, sin cambiar temas:

Jehová de los ejércitos juró diciendo: Ciertamente se hará de la manera que lo he pensado, y será confirmado como lo he determinado; que quebrantaré al asirio en mi tierra, y en mis montes lo hollaré; y su yugo será apartado de ellos, y su carga será quitada de su hombro. ” (Isaías 14:24-25).

Es interesante que ambos, el corazón de Asiria y el corazón de Babilonia están dentro de los confines del mismo país hoy. Ese país es Irak y como podemos ver, Irak se ha convertido en el centro de la atención mundial por los pasados dos decenios y eso aumentará aun más, y así es que la profecía de la Biblia puede cumplirse. En todos mis artículos escribí sobre Asiria como que es la cabeza rediviva de la bestia, pero yo no puedo ignorar la evidencia que señala a Babilonia como la bestia que era, y no es durante el tiempo que Juan recibía la visión sobre la bestia que era, no es y es el octavo.

Como señalé tiempo atrás, la bestia va a su perdición, es decir, sufrirá destrucción absoluta y eterna. Asiria no se le promete destrucción eterna, puesto que será una nación junto con Israel y Egipto en el Milenio (Isaías 19:23-25). Babilonia por otra parte sufrirá destrucción eterna como claramente se ve en  Isaías 50-51, Jeremías 13-14, y Apocalipsis 18. El hecho de que Babilonia será rediviva se evidencia del pasaje en el Apocalipsis. Ésta podría ser una reanimación de Babilonia como el reino bestia que no fue y regresa como el octavo, y que fue uno de los siete.

Toda esta información va en contra de lo que escribí en mis otros artículos concernientes a Asiria siendo la cabeza rediviva de la bestia. Pero cuando algo presentado en el texto Bíblico parece ir en contra de mi posición sobre un tema, tengo que poner a un lado todas mis presunciones y someterme a mí mismo a la autoridad de la Escritura. El hecho de que el Imperio Babilónico pudiese ser la cabeza herida de la bestia que será curada e ir a la destrucción eterna no puede ser ignorado aun si va en contra de lo que creo.

Me gustaría señalar que este artículo no es una contradicción para mi posición sobre Asiria siendo la cabeza rediviva de la bestia. Es una perspectiva diferente que podría acertar a ser la correcta por las razones presentadas arriba. Puesto que el anticristo es llamado el asirio y el rey de Babilonia en el mismo pasaje de Isaías, es también plausible concluir que la octava cabeza posiblemente podría ser una combinación de Asiria y Babilonia puesto que el Imperio Asirio dominó Babilonia y el Imperio Babilónico dominó Asiria y puesto que el corazón de ambos reinos está dentro de los bordes del mismo país hoy, a saber Irak.

Si Asiria no es la cabeza rediviva de la bestia como presenté en mis otros artículos, Babilonia será más probablemente esa cabeza rediviva. Se dice que la bestia entra en perdición, es decir, la destrucción absoluta y a Babilonia se le ha prometido el mismo destino en la Biblia. Si la opinión presentada en este artículo está en lo correcto, vamos a ver mayores cambios políticos y económicos en Irak en los años venideros. Esta nación se levantará del caos para la prominencia política y económica en el Medio Oriente y será la nación que dará la subida al anticristo que será el rey de Babilonia.

Esto plantea un problema porque el anticristo es llamado el rey del norte en Daniel 11 y Babilonia en Irak está al oeste de Israel, no al norte como es requerido por Daniel 11. La solución posible para este problema podría ser como sigue:

El anticristo es llamado el asirio y el corazón de la antigua Asiria está al noroeste de Israel. Puesto que la Biblia no usa el término noroeste, el anticristo será de esa región que interesantemente está dentro de los bordes de Irak. Eso está confirmado en Miqueas 5:5-6 como la tierra de Nimrod que según Génesis 10:8-11 es primordialmente Nínive y Babel localizados en la antigua Mesopotamia que está dentro de los bordes de Irak.

El otro problema es que leemos en Daniel 8 y 11 que el anticristo viene de la división Seléucida del Imperio Griego. La solución para este problema podría ser como sigue:

Babilonia y Asiria estaban bajo el dominio Seléucida, en otras palabras, parece que habrá una reanimación simultánea de los reinos asirio, babilónico, y Seléucida, todos absorbidos en un reino regional.

Éste es de hecho el cuadro que Apocalipsis 13:2 parece pintar porque la bestia tiene el cuerpo de un leopardo que habla del reino griego (la división Seléucida es lo que está a la vista a la luz de Daniel 8 y 11), tiene la boca de un león que habla del Imperio Babilónico de Daniel 7, los pies de un oso representando el Imperio Persa de Daniel 7 (Persia estaba absorbida en el reino Seléucida) y el Imperio Asirio que además de ser un reino soberano mismo, fue absorbido en los reinos Babilónicos, Persa y Seléucida igualmente.

 

 

Es realmente difícil de describir en palabras cómo estas cosas vendrán a pasar pero una cosa está clara; El anticristo y su reino será de una forma u otra una combinación de los reinos asirios, babilónico y Seléucida al mismo tiempo. Si la perspectiva presentada en este artículo está en lo correcto, el Imperio Babilónico será resucitado y mientras esto tiene lugar, Irak se elevará a la altura de prominencia en Irak de tal manera que posiblemente tendrá más influencia que alguna otra nación en la política del Medio Oriente.

Mientras este panorama se convierte en realidad, la ciudad de Babilonia será escogida para ser la capital política y económica de la región para cumplir con la profecía bíblica. El Imperio Babilónico regresará y causará que el mundo se maraville ante la bestia que fue y resucitó. Esta bestia será mortalmente la enemiga de Israel, pues en Miqueas 4 que es un pasaje del tiempo del fin dice que el pueblo de Israel otra vez será tomado preso a Babilonia. No es extraño que escuchemos la voz de Dios, diciendo:

Sálganse de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, y para que vosotros no recibáis de sus plagas.

Ésta es una referencia para los israelís que estarán cautivos en Babilonia durante el tiempo de su destrucción. Lea nuestro artículo relacionado titulado Una Segunda Cautividad Babilónica Causada por el anticristo.

Conclusión

He presentado en muchos de mis artículos que Asiria sería la cabeza rediviva de la bestia que fue herida de muerte pero que fue curada para ser la bestia que era antes del tiempo de Juan, y que no estaba durante tiempo de Juan y que regresará en el futuro. El reino vencido que fue y que será el octavo fue también uno de los siete que irá a la perdición, es decir, la destrucción absoluta. Asiria no se le prometió esta destrucción absoluta en la Biblia pero Babilonia es según las Escrituras, no mis artículos, la autoridad final, y yo debo someterme a ellas y debo considerar que Babilonia, Asiria como he presentado en mis escritos, podría ser la cabeza rediviva de la bestia y como Apocalipsis 18 nos dice, Babilonia será el centro de  los asuntos políticos y económicos del anticristo.

¡Dios lo bendiga!

Rodrigo Silva

El 12/20/2008

LA VIUDA POBRE QUE OFRENDÓ TODO LO QUE TENÍA

La viuda de las dos monedas

“Soy pobre, pero rica en fe…¡eso es lo más importante!”

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Una de las cosas que más me llama la atención cuando leo los evangelios es la historia de aquella viuda pobre que, a diferencia de sus paisanos ricos, daba todo lo que tenía para el sostenimiento del templo. La Biblia cuenta su historia, así: “Levantando los ojos, vio (Jesús) a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas. Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía(Lucas 21:1-4).

¿Qué podemos concluir de esta historia?

Nos llama mucho la atención ver acá a hombres ricos que aparentemente eran muy prósperos, pero que daban de sus sobras; y por otro ver a una viuda que daba todo lo que tenía, pero que era muy pobre. Es obvio que uno puede ser muy rico siendo poco dadivoso, y ser muy pobre siendo muy caritativo. ¿Puede esto encuadrarse realmente en el así llamado “Evangelio de la prosperidad? ¡¡¡Sinceramente no lo creo!!!

En realidad yo hubiera esperado encontrar todo lo contrario, a una viuda prosperada que daba mucho al templo, y a hombres pobres que daban de sus sobras. ¡Curioso el asunto!

 www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.apologista.blogdiario.com

 

“PORQUE POR LA ESPERANZA DE ISRAEL ESTOY SUJETO CON ESTA CADENA”

mano, preso, presos,  cadena. fotosearch  - buscar fotos  e imágenes y foto  clipart

 

 Por Ing°. Mario A Olcese (Apologista) 

 

 Apologista perseguido, apresado, y en cadenas por la esperanza del reino milenario

 

 

Un breve Comentario de Hechos 28:15-31

 

“Los hermanos de esta ciudad, informados de nuestra llegada, nos salieron al encuentro y nos alcanzaron a la altura del “Foro de Apio” y en las “Tres Tabernas”. Pablo, al verlos, dio gracias a Dios y se sintió reconfortado. Cuando llegamos a Roma, recibió autorización para alojarse en una casa particular con un soldado que lo custodiara. Tres días después convocó a los judíos principales, y cuando se reunieron les dijo: “Hermanos, sin haber hecho nada contra el pueblo ni contra las costumbres de nuestros padres, fui arrestado en Jerusalén y puesto en manos de los romanos. Después de interrogarme, quisieron dejarme en libertad, porque no encontraban en mí nada que mereciera la muerte; pero ante la oposición de los judíos, me vi obligado a apelar al Emperador, sin querer por esto acusar en nada a mi pueblo. Por eso he querido verlos y hablarles, ya que a causa de la esperanza de Israel llevo estas cadenas. Ellos le respondieron: “Nosotros no hemos recibido de Judea ninguna carta referente a ti, y ninguno de los hermanos que vinieron nos han contado nada que te sea desfavorable. Pero ahora quisiéramos oírte exponer lo que piensas, porque sabemos que esta secta encuentra oposición en todas partes”. Entonces fijaron un día para encontrarse con él, y fueron a verlo en mayor número al lugar donde se alojaba. Pablo les habló durante todo el día sobre el Reino de Dios, dándoles toda clase de testimonio y tratando de persuadirlos para que creyeran en Jesucristo, a partir de la Ley de Moisés y de los Profetas. Unos se convencían con sus palabras, pero otros se resistían a creer, y mientras ellos se retiraban sin haberse puesto de acuerdo, Pablo dijo esta sola frase: “Son muy ciertas las palabras que el Espíritu Santo dijo a los padres de ustedes, por medio del profeta Isaías: Ve a decir a este pueblo. Por más que oigan no comprenderán, por más que vean, no conocerán. Porque el corazón de este pueblo se ha endurecido, se taparon los oídos y cerraron los ojos, por temor de que sus ojos vean, que sus oídos oigan, que su corazón comprenda, que se conviertan, y que yo los cure. Sepan entonces que esa salvación de Dios va a ser anunciada a los paganos. Ellos sí que la escucharán”. Pablo vivió dos años enteros por sus propios medios, recibiendo a todos los que querían verlo, proclamando el Reino de Dios, y enseñando con toda libertad y sin encontrar ningún obstáculo, lo concerniente al Señor Jesucristo” (Hechos 28:15-31).

 

Comentario de Apologista

La plaza o foro de Apio era un pueblo sobre la Vía Apia a 56 kilómetros de Roma, y el lugar llamado Las Tres Tabernas era una aldea 13 kilómetros más adelante hacia la ciudad. Pablo es traído preso a esta ciudad imperial desde Jerusalén y él es recibido por los hermanos, aunque algo temeroso por las posibles malas referencias que de él pudieran ellos haber recibido desde Judea y que motivaron su detención. Sin embargo, el apóstol se siente feliz por el buen recibimiento de sus hermanos, pero deseoso de explicarles y enseñarles a los Judíos, y a todos los interesados no Judíos, la doctrina que venía anunciando en Judea a sus paisanos y que él resumió como LA ESPERANZA DE ISRAEL. Este cometido lo pudo llevar a cabo gracias a que se granjeó  el beneplácito de Festo, quien declaró que nada digno de muerte o de cárcel había hecho, y también lo que informara Julio al centurión de su conducta durante el viaje, y que le permitió residir en prisión domiciliaria y no en un centro de reclusión propiamente dicho.

 

Muchos parecen no entender esta locución “La esperanza de Israel”, creyendo que era una esperanza sólo para los Judíos de que algún día ellos recibieron el favor de Dios, y nada más. Sin embargo, la frase “La esperanza de Israel” tiene una connotación mucho más amplia que el recibimiento dentro de la iglesia de los Judíos que están eventualmente endurecidos, ya que este mismo mensaje es predicado a los gentiles o no Judíos. De modo que la esperanza de Israel de algún modo afectaría a los gentiles de una manera positiva o beneficiosa.

 

Es interesante notar que en otras dos ocasiones el apóstol Pablo dice que él está sufriendo por la causa Israel, en Hechos 23:6 y Hechos 26:6 encontramos estas declaraciones que nos ayudarán a entender la frase “la esperanza de Israel”. Veamos estos dos textos paulinos:

 

Hechos 23:6: “Entonces Pablo, notando que una parte era de saduceos y otra de fariseos, alzó la voz en el concilio: Varones hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseo; acerca de la esperanza y de la resurrección de los muertos se me juzga”.

 

Hechos 26:6: “Y ahora, por la esperanza de la promesa que hizo Dios a nuestros padres soy llamado a juicio”.

 

Así que comparando estos dos pasajes con el de Hechos 28:20, podemos concluir que la esperanza de Israel para Pablo eran las promesas que Dios había hecho a los padres Abraham, Isaac y Jacob y la resurrección de estos fieles y de todos los que son creyentes. Esas promesas hechas a los padres las podemos encontrar leyendo el libro Génesis (especialmente los cps. 12:14, 13:15 y 15:18), todos referidos a la herencia de una tierra prometida. Y si le agregamos las promesas hechas al padre David, tendremos la esperanza del reino davídico restaurado (1 Sam. 2:10). Esto queda claramente evidenciado cuando Pablo, al convocar a los Judíos desde su prisión domiciliaria en Roma, recibe a sus paisanos y les habla durante todo el día sobre el Reino de Dios, dándoles toda clase de testimonio y tratando de persuadirlos para que creyeran en Jesucristo, a partir de la Ley de Moisés y de los Profetas. Dice así el pasaje: “Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas” (Hechos 28:23). 

 

Sabemos que muchos no creyeron, pero otros Judíos sí, y muchos de los gentiles recibieron con gozo el mensaje. Dice el informe, así: “Pablo empero, quedó dos años enteros en su casa de alquiler, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando lo que es del Señor Jesucristo con toda libertad, sin impedimento.” La expresión, “recibía a todos que a él venían” denota muchos visitantes. En parte eran atraídos éstos por la fama en aumento del predicador preso. Aquí, como por todo el libro de Hechos, se distingue entre predicar y enseñar; lo primero se dirige a los que no han creído, y lo segundo a los creyentes. El que hiciera ambas cosas muestra que las dos clases de oyentes eran atraídas a su alojamiento.

 

En resumen:

 

La esperanza que predicaba Pablo a Judíos y gentiles era igual a:

 

-La Esperanza de Israel.

 

-La esperanza o promesa hecha a los padres o patriarcas.

 

-La esperanza de la resurrección.

 

-La esperanza o evangelio del Reino y todo lo relativo al nombre de Jesucristo, incluyendo su muerte, sepultura y resurrección al tercer día (1 Cor. 15:1-8).

 

Sin duda este fue el mensaje que Pablo predicaba y que le acarreó persecución, maltratos, prisiones, y el mismo martirio. Acá Pablo predicó un solo evangelio para Judíos y gentiles. Por lo tanto, si bien fue el apóstol de los gentiles, también fue el maestro de los Judíos.  Su mensaje era el mismo para ambos grupos, ya que Dios no hace acepción de personas. Además, Pablo fue enfático con los efesios al decirles que solo hay una fe, una esperanza, y un Señor para todos (Efesios 4:4). 

 

Más información sobre la Esperanza del Reino en:

 

www.yeshuahamashiaj.org (Inglés y Español) 

 

LA DESAFORTUNADA INFLUENCIA DE AGUSTÍN DE HIPONA EN LA ESCATOLOGÍA BÍBLICA

Agustin de Hipona

El escrito principal de Agustín sobre el tema del milenio es encontrado en el libro Veinte de la Ciudad de Dios. Discutiendo Rev 20:1-6, donde el reinado de mil años es presentado, Agustín estaca dos posiciones posibles. El primero es lo que llamo la posición “Postmilenial presente”. El Postmilenialismo afirma que Cristo aparecerá al final del milenio. La mayor parte de escritores Postmilenialistas asumen que el inicio del milenio debe aún venir. Así, la mayor parte de Postmilennialistas son más exactamente descritos como “Postmilenialistas Futuros.” Sin embargo, Agustín sugiere que el milenio ya ha comenzado y alcanzará su punto culminante algún día en el futuro; de ahí, él es “Postmilenialista presente.” La segunda posición a la cual Agustín asigna ha sido diversamente llamada la Interpretación “Espiritual”, “Amilenial”, o la interpretación “Inmanente”. En este caso, un reinado literal de mil años de Cristo es reservado a favor de una explicación más alegórica o figurada. Cada uno de estas dos posiciones merece consideración adicional.

En la Ciudad de Dios, Libro XX, Capítulo 7, Agustín escribe: “ahora los mil años puede ser entendido de dos modos, hasta donde se me ocurre: estas cosas o pasan en el sexto milenio de años o sexto milenio (la última parte que está pasando ahora)…” Este pasaje hace referencia al punto de vista de Agustín de la historia universal en la cual seis años de la historia humana deben ser seguidos de una séptima edad “chialistica”. Durante esta séptima edad, los santos y los justos hombres de Dios disfrutarán de su sábado en la tierra. En esencia, Agustín vio la edad en la cual él vivió como el milenio mismo en el cual “… el reino de Dios estaba ya manifiesta en la Iglesia … la edad entre el Pentecostés y el regreso de Cristo era el mismo milenio mismo, marcado por la influencia creciente de la iglesia en el derrocamiento del mal … 

O, Agustín sugiere, “… él (Juan) usó los mil años como un equivalente para toda la duración de este mundo, empleando el número de perfección para marcar la plenitud de tiempo.” (Ciudad de Dios, XX, 7). En esta interpretación Amilenial o Espiritual, los mil de años se refiere a una envergadura de tiempo entre la vida de Cristo (datado de la Encarnación o Pentecostés) hasta la Parusía. Esta interpretación Espiritual del milenio es consecuente con la resistencia de Agustín a la comparación de los acontecimientos históricos con las profecías citadas en el Libro de Revelación. Como nuestro texto indica, en la apertura de la Ciudad de Dios, Agustín hace referencia al saqueo de Roma por el Rey Gótico de Oeste Alarico en 410. Considerando la severidad y las consecuencias extendidas de este ataque, hubiera sido completamente tentador para Agustín para referirse a las profecías de Revelación como realizadas. Él no lo hizo. Del mismo modo, Agustín resiste a la identificación de Gog y Magog con cualquier país en particular o entidades políticas del tiempo: “Porque estas naciones que él llama Gog y Magog no deben ser entendidas de algunas naciones bárbaras en alguna parte del mundo, si el Geta y Masageta, como algunos concluyen de las cartas iniciales, o algunas otras naciones extranjeras no bajo el gobierno romano” (Ciudad de Dios, XX, 11).

El ofrecimiento de Agustín de dos explicaciones del milenio – el Presente Postmilenario y el Amilenial – puede representar un cambio incompleto en su pensamiento en la materia. En general, cuando él se volvió más viejo, la opinión de Agustín de la Escritura se hizo más literal en el carácter. Él estuvo preocupado de que su uso de explicaciones alegóricas y figuradas de la Escritura en escritos más tempranos fuera excesivo y por demás secular. Curiosamente, su aceptación de una opinión Amilenial de los mil años parece inconsecuente con el endurecimiento aparente de su interpretación bíblica mientras envejecía. Sin embargo, en otros aspectos, su interpretación posterior de Revelación refleja realmente el literalismo. Por ejemplo, él creyó realmente en la futura aparición de un Anticristo, él anticipó un reinado específico para el Anticristo de tres años, seis meses, y él habló con mucho detalle sobre atar/soltar del diablo.

Con cualquiera de las dos interpretaciones – el Presente Postmilenario o con el Amilenial – Agustín creyó que él vivió en el período del milenio. De la perspectiva de los Cristianos, él vio el curso de la historia como mejorando generalmente. El Edicto de Constantino de la Tolerancia en el Cuarto siglo era claramente un triunfo para la Iglesia y puede haber apuntado para  que Agustín concluya, “Por lo tanto, la Iglesia ahora mismo es el reino de Cristo y el reino del cielo. En consecuencia, ahora mismo Sus santos reinan con Él …” (Ciudad de Dios, XX, 9). En la opinión de Agustín, la Iglesia era capaz de progresar en estatura y grandeza porque Satán sólo estuvo parcialmente atado. Es decir, Satán podría influir en el mundo pero él fue lo suficientemente atado de modo que él no pudiera montar un conflicto general con las fuerzas del bien. De la perspectiva de Agustín, la sujeción del Diablo ocurría cada vez que la Iglesia extendía su influencia por la evangelización y cada vez que un individuo era convertido a Cristo. Desde luego Agustín sabía que la liberación de Satán vendría un día y él emprendería una guerra masiva contra Dios. Este conflicto era necesario, según Agustín, para mostrar al piadoso y justo el poder de su Dios en el vencimiento de los asaltos del Diablo.

 

John M. Hutchinson  

www.elevangeliodelreino.org

 

www.yeshuahamashiaj.org

MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO…MI REINO NO ES DE AQUÍ

 

 

 

 

¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo que su reino no es de este mundo o que no es de aquí?

 

 

Jesús dijo textualmente: “Mi reino no es de este mundo. Si de este mundo fuera mi reino, mis ministros habrían luchado para que no fuese entregado a los judíos; más ahora mi reino no es de aquí” (Juan 18, 36). La mayoría de las traducciones omiten el “ahora” contenido en la última frase “más ahora mi reino no es de aquí, (o “mi reino no es de aquí ahora”, si se quiere), traduciendo como “mi reino no es de aquí”. Las que conservan el “ahora”, entre otros, están las versiones de Torres Amat, Versión del Rey Jaime,  Scio de San Miguel, Monseñor Straubinger.

 

Por tanto, su reino ahora no es de aquí, pero lo será cuando lo instaure en la tierra a partir de la Parusía.

 

Además, según  el DICCIONARIO VINE, mundo puede significar en Juan 18:36 la palabra MUNDO viene de kosmos (kovsmo”, 2889), primariamente orden, disposición, ornamento, adorno (1Pe_3:3  «atavío», RVR; «adorno», RV; véase ADORNO, B, Nº 1). Se utiliza para denotar: (a) la tierra (p.ej., Mat_13:35; Jn_21:25; Hech17:24; Rom_1:20, donde probablemente se refiere al universo; entre los griegos tenía este significado, debido al orden que se observaba en él; 1Ti_6:7; Heb_4:3; 9.26); (b) la tierra en contraste con el cielo (1 Jn_3:17; quizá también Rom_4:13); (c) por metonimia, la raza humana (p.ej., Mat_5:14); En Jn_1:9, «que viene» (RVR: «venía a este mundo»), se dice de Cristo, no de «todo hombre»; por su venida al mundo Él era la luz para todos los hombres (Jn_1:10; 3.16,17, tres veces, 19; 4.42, y frecuentemente en Romanos, 1 Corintios y 1 Juan); (d) los gentiles en distinción a los judíos (p.ej., Rom_11:12,15, donde el significado es que todos los que quieran pueden ser reconciliados; cf. 2Co_5:19); (f) la suma de las posesiones temporales (Mat_16:26; 1Co_7:31a); (g) metafóricamente, de la lengua como «un mundo de maldad» (Stg_3:6), expresando magnitud y variedad.  

 

Es decir, el reino de Cristo no es de esta raza humana imperfecta y pecadora, sino de Dios, del cielo, y por tanto es divino y perfecto. Sin embargo, será establecido en esta tierra por el enviado de Dios, el Mesías, el Señor Jesucristo en su parusía (Mateo 25:31,34)

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.ladoctrinadedios.blogspot.com