¿ES EL ESPÍRITU SANTO DIOS?

paloma.jpg

El Espíritu Santo es de Dios, pero no es una identidad separada, no es un miembro equitativo de un Dios trino. Es simplemente la presencia y el poder del mismo Dios. En ninguna parte de la Biblia dice que el Espíritu Santo es un miembro equitativo de la Trinidad. Nadie le ora, nadie le ha hablado, ninguno de los escritores del Nuevo Testamento manda saludo del Espíritu Santo. Inclusive cuando los teólogos decidieron que Jesús era Dios en 325 DC, ellos no incluyeron al Espíritu Santo hasta cincuenta y seis años después en 381 DC. El Espíritu Santo es la manera como Dios extiende Su presencia y poder a su Creación. Salmo 139:7 dice:

«¿Adónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a Dónde huiré de tu presencia

El Diccionario Expositor de Vine de Palabras del Antiguo y Nuevo Testamento define la palabra hebrea espíritu como: aliento de vida. 2. Claro de mente, de un modo de pensar.

La morada del Espíritu Santo es la mente de Dios, renovando tu mente. Por esto nuestra manera de pensar cambia cuando recibimos al Espíritu Santo. A través de la mente de Dios viene Su poder. 1 Corintios 2:11 dice:

«Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el Espíritu (mente) del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios» (la mente de Dios).

La Biblia se refiere al Espíritu Santo como El Espíritu de Dios. Es el Espíritu (la mente) del Santísimo, «Dios.» No es una persona separada de Dios. Ejemplos:

Mateo 3:16, 1 Corintios 2:10, 1 Corintios 2:14, 1 Corintios 3:16, Romanos 8:11.

Estos son algunos solamente de muchos.

Hay personas que han tratado de hacer del Espíritu Santo una identidad independiente, co-igual, omnisciente, omnipotente que es ahora llamada «Dios el Espíritu Santo» (un nombre que no existe en toda la Biblia) quien es un miembro del Dios trino. No hay evidencia de esto. Personas han tomado simples versículos y los han llenado con suposiciones. Permítame darles un ejemplo:

2 Corintios 13:14: «La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros»

La Nueva Biblia Americana dice de este versículo:

«Este versículo final es uno de los pasajes Trinitarios más claros en el Nuevo Testamento.»

Si éste es uno de los pasajes Trinitarios más claro, imagínense los demás como serían. Simplemente porque mencionan a Dios, a Jesús y al Espíritu Santo en la misma oración, no los hace un mismo ser. Lucas 9:28 dice:

«Aconteció como ocho días después de estas palabras, que tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar.»

Si usamos la misma lógica que se aplicó a 2 Corintios 13:14 entonces Jesús, Pedro, Juan y Jacobo son un mismo ser. Esta es la magnitud de este tema. Yo honestamente miro este versículo y no veo nada que implique que ellos son tres en uno. ¿Lo ve usted? Lo que este versículo significa es exactamente lo que dice, que la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo esté con todos ustedes. La comunión del Espíritu Santo es la manera como Dios se comunica y se relaciona con nosotros. Aunque digamos que son tres personas diferentes, así y todo no implica que son un mismo ser. Mírelo independientemente y no de la manera que nos dice la tradición humana que lo miremos. Algunos de los otros versículos que se han usado con el mismo propósito son idénticos en estructura. Todo lo que hacen es mencionar a Dios, Jesús y al Espíritu Santo en el mismo párrafo. ¿Enigma? Sí. ¿Bíblico? No.

El Antiguo Testamento nunca pensó que el Espíritu Santo fuera una persona distinta al Padre. J.D. Michaelis quien es un profesor eminente de los idiomas Bíblicos dice:

«No se puede probar, en ninguno de los pasajes del Antiguo Testamento donde se menciona el Espíritu Santo, que Él es una persona distinta en la Deidad.»

Recuerden que el Nuevo Testamento no puede contradecir al Antiguo Testamento. No había intercambio de Dioses. Es el mismo Dios en toda la Biblia.

En muchas traducciones de la Biblia, personas han tratado de hacer al Espíritu Santo una persona, traduciendo el «Paracleto (consolador)» con el pronombre «él» (como hombre) Juan 14:15-17. La Nueva Biblia Americana que es católica, entre otras, traduce el Paracleto correctamente como un ser sin género, y tiene una excelente nota aclaratoria al pie:

Note en Juan 14:17: «La palabra griega para «espíritu» es neutra y en las variantes del texto y manuscrito griego fluctúan entre pronombres masculinos y neutro.»

Si el Espíritu Santo ha sido siempre la tercera persona en un Dios trino entonces ¿por qué no incluyeron al Espíritu Santo como un miembro de la Deidad cuando hicieron a Jesús «Dios» en el Concilio de Nicea 325 DC? ¿Por qué ellos tuvieron que esperar por el Concilio de Constantinopla en 381 DC para incluir al Espíritu Santo en la fórmula? La razón es porque ni Jesús ni el Espíritu Santo fueron considerados personas separadas del mismo Dios hasta que la filosofía griega empezó a influenciar a la iglesia en el tercero, cuarto y quinto siglo; la mayoría por la pluma de las manos de Tertuliano y Orígenes.

Para una explicación breve de la influencia de la filosofía griega en la iglesia de los primeros siglos, yo le sugiero que busque en la Enciclopedia Británica la palabra «Platonismo» bajo los subtítulos de «Platonismo y la Influencia en la Iglesia de los Primeros siglos.» 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s