EL VERDADERO ORÍGEN DEL ÁRBOL DE NAVIDAD

christmas-tree.jpg

Dicen algunas fuentes que antiguamente había un hombre llamado Nimrod, éste nació precisamente el 25 de diciembre, y se dice que él es el mismo que aparece en el libro de Génesis 10:8-10; dicho hombre se unió con su madre, llamada Semiramis, y de esa unión nació un hijo que se llamó Tammuz, (Ezequiel 8:14).

Cuando Nimrod murió su madre-esposa lo sepultó. Pero al paso del tiempo creció un árbol donde él había sido enterrado. Semiramis comenzó a enseñar que su “hijo-esposo” se había encarnado en ese árbol y cada día de su natalicio visitaba la tumba y llevaba regalos los cuales colgaba en las ramas.

Esa doctrina se propagó por todos los pueblos, siendo uno de ellos Babel y la tierra de Sinar, que luego se llamó Babilonia.

De esta forma vino a existir el “árbol” del natalicio de Nimrod. Lo que hoy se hace en diciembre es recordar indirectamente el nacimiento de este hombre malvado y pecador, Génesis 10:8-10.

La decoración del árbol se puede rastrear en los romanos que ponían máscaras del dios Baco en las ramas de los árboles para alcanzar protección.

También colgaban chuchearías en los árboles para celebrar el saturnal, el festival del dios de la cosecha. Las campanas, las frutas y otras decoraciones que se emplean en la actualidad han evolucionado a lo largo de los siglos demostrando que esta fiesta se funda en tradiciones de hombres y no en lo divino.

Se cuenta otra leyenda de tres árboles que estaban cerca del pesebre para honrar al recién nacido: el olivo, el dátil y el pino. El olivo dio su fruto, la palma dio dátiles, pero el pino no tenía nada que dar.

Unas estrellas bajaron de los cielos y se posaron sobres sus ramas para servir de ofrenda, es el supuesto origen del árbol decorado.

En las primeras fiestas de Navidad los romanos usaban árboles de pino para representar el calor del nuevo nacimiento del dios Sol en forma de fuego.

Se basaba en una vieja leyenda babilónica: durante una noche, un árbol verde se desarrolló de un tronco muerto. Significa que el dios Sol Nimrod (tronco seco) reencarnó en Tamuz (árbol verde) cuando su madre Semiramis lo parió esa noche.

Los romanos colgaban del árbol cerezas rojas que después fueron esferas, como símbolos del dios Sol. De los países Sajones se adoptó la costumbre de colgar regalos y golosinas. Costumbre que proviene de Alemania, donde el misionero inglés Bonifacio, sustituyó en el siglo VII los sacrificios que se hacían en la encina sagrada de Odin, por un pino adornado en homenaje al niño Jesús.

¡No! La Biblia no autoriza esto, el libro de Deuteronomio 16:21 dice: “no plantarás bosques, ni árbol ninguno cerca del altar del Señor tuyo”.

El propósito actual del árbol de Navidad no es otra cosa que “adoración” y no tiene ninguna relación con el nacimiento de Cristo.

Esta costumbre vino de la madre de Nimrod, Semiramis, y así pasó a otros países, como Egipto, Roma, Babilonia, donde se llamaba “Baal-Tamar”; de modo que a los hijos de Dios se les prohíbe poner este árbol.

 

About these ads

2 pensamientos en “EL VERDADERO ORÍGEN DEL ÁRBOL DE NAVIDAD

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s