TEKNON, HUIOS, HUIOTHESIA

“…Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo (Teknon) cuando ella diera a luz. Y ella dio a luz un hijo (Huios) varón, que ha de regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono” (Apo 12:1-5).

Acá dice que ella dio a luz un “Huios” que ha de regir a todas las naciones con vara de hierro, y luego dice: y su “Teknon” fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.

Vea que dio a luz a un Huios, pero fue arrebatado un teknon.  ¡Nace un Huios pero es arrebatado un Teknon! ¿Cómo entender esto?

“Y una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; estaba encinta, y gritaba, estando de parto y con dolores de alumbramiento. Entonces apareció otra señal en el cielo: he aquí, un gran dragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas había siete diademas. Su cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo (Teknon) cuando ella diera a luz. Y ella dio a luz un hijo (Huios) varón, que ha de regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono” (Apo 12:1-5).

Acá dice que ella dio a luz un “Huios” que ha de regir a todas las naciones con vara de hierro, y luego dice: y su “Teknon” fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.

Vea que dio a luz a un Huios, pero fue arrebatado un teknon.  ¡Nace un Huios pero es arrebatado un Teknon! ¿Cómo entender esto?

Un escritor dijo: En el mundo occidental pensamos acerca de la adopción en términos de tomar un niño de una familia y hacerlo miembro de otra. Sin embargo, el padre griego o romano adoptaba como un hijo a su propio hijo. El nacimiento le convirtió en un niño (teknon); La adopción lo convirtió en un hijo (huios). Entre el período de nacimiento y la adopción, hubo etapas de crecimiento, educación y disciplina, hasta que la madurez fue alcanzada para la adopción en filiación. Con la adopción el hijo fue reconocido como uno que fielmente podía representar al padre. Él había arribado al punto de madurez, donde el padre le podría encargar la responsabilidad de supervisar el negocio familiar. El hijo se convierte en el “heredero ” de la herencia de su padre. El nacimiento le da uno derecho a la herencia, pero la adopción le da a uno la participación en la herencia.

R. B. Jones, comentarista de la Biblia, declara: “Ser un hijo es infinitamente más que ser un niño, y los términos no son nunca holgadamente usados por el Espíritu Santo. No es una diferencia en la relación, sino en posición. Cada hijo “nacido otra vez” de Dios tiene en él la naturaleza de Su Padre, y es un miembro amado de la familia de Su Padre. La adopción no puede hacer al niño nada más cercano o más estimado, pero le da al niño un estatus que él no gozó antes, una posición que él no ocupó. Es su reconocimiento como un hijo adulto, el logro de su madurez, el sello en su crecimiento en la madurez de mente y el carácter. Un niño es uno nacido de Dios; Un hijo es uno enseñado de Dios. Un niño tiene la naturaleza de Dios; Un hijo tiene el carácter de Dios.

Otro aspecto de esta palabra griega, huios, que no puede ser pasado por alto implica “parecido.” El Nuevo Testamento contiene el concepto expresado en el proverbio, “De tal Padre tal Hijo” (Mat. 5:45,48). Fue uso hebreo típico emplear la palabra “hijo” para expresar parecido. Por ejemplo, aquellos que son hacedores de paz serán llamados los hijos de Dios porque son como Dios (Mat. 5:9). El parecido de Dios, Su imagen, será “estampado” en aquellos que han sido traídos a la madurez y adoptados como hijos (Rom. 8:29; 1 Jn. 3:2-3).

Filiación y Madurez

La Biblia habla de Filiación ambos en términos de “posicional” y “experiencial”.  Por ejemplo, algunos pasajes guardan relación con el aspecto “posicional” de hijo, donde Dios nos declara legalmente para ser “adoptados” como hijos a través de Su elección soberana (Rom. 8:15; Gál. 3:26; 4:5-7). Las Escrituras claramente señalan que hay un grado para el cual se espera que entramos en filiación “experiencial, ” en esta edad presente (Mat. 5:9, 45; Rom. 8:14). Por ejemplo, somos exhortados en Heb. 6:1 a seguir adelante a la madurez” (i.e.; “filiación”), pensar como hombres adultos 1 Cor. 14:20), y nosotros debemos crecer en todo aspectos en él.  Efe. 4:15).

Todo estos pasajes, y numerosos otros, nos llaman a la madurez, que son sinónimos con el concepto de filiación.” (Comprendiendo la “filiación” por Don Walker)

Otro escritor dice:

“La palabra traducida pobremente como “adopción” es huiothesia y ésta ocurre sólo cinco veces en el Nuevo Testamento. No es encontrada en los evangelios aunque el significado correcto o el principio están allí.

Antes de que examinamos las cinco Escrituras, y el contexto en el cual son usadas, vale más primero mirar la palabra huiothesia misma. Los lexicones no convienen precisamente en el significado de la palabra. Típicamente, dan significados como, adopción como un hijo, pero éste es un arreglo ambiguo“.

“La palabra huiothesia no se usa nunca para querer decir a alguien hijo. Es colocar un hijo. Cada hijo que ya está colocado existe como un hijo. El griego no sugiere hacer a alguien un hijo y algunos lexicones señalan esto. Strong G5206 también da la colocación de un hijo. Después de esto, en Thayer encontramos: “Esa relación que Dios tuvo el gusto de establecer entre sí mismo y los Israelitas, preferentemente a todos los demás naciones… ese estado bendito esperado en la vida futura después del regreso visible de Cristo del cielo…”

“La palabra aparece en cinco versos donde deberíamos leer colocación de un hijo en vez de “adopción.

“Rom 8:15 “Pues ustedes no ha recibido el espíritu de esclavitud otra vez para temer; sino que ustedes han recibido el Espíritu de adopción (la colocación de un hijo), por medio de lo que clamamos, Abba, Padre ”.

Es este espíritu residente en el interior que faculta aquellos que son engendrados de arriba para clamar (krazo) “Abba Padre”. Dr. Bullinger comenta: Abba que es, padre. Se dice que los esclavos no tuvieron nunca permiso de utilizar la palabra Abba. Estrictamente por consiguiente, puede ser utilizado sólo por aquellos que recibieron el regalo de la naturaleza Divina.

Pablo continúa:

v16 El Espíritu da testimonio con nuestro espíritu, que somos hijos de Dios.

Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción (colocación como hijos), la redención de nuestro cuerpo (Rom. 8:22,23). 

En este verso podemos ver una explicación de qué adopción es, a saber la redención de nuestro cuerpo humano.

“El AV no discrimina entre teknon y huios”. (W.E. Vine en Palabras del NT de Vine)

……………………

Anuncios

Acerca de apologista

Soy un cristiano nacido de nuevo, peruano, gemelo, tengo 56 años, y soltero. Soy de profesión Ingeniero, y tengo un diploma en teología del seminario Baxter (C.A). En mis tiempos libres escribo artículos cristianos para mi sitio web y blog. MI interés es que más personas conozcan al Señor Jesucristo y su mensaje salvador del reino.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s