LA “PEOR RECESIÓN” EN ESTADOS HUNDIDOS-PESE A QUE OBAMA TIRA “BUENA ONDA” LOS NÚMEROS EN EUA SIGUEN EN ROJO CARMESÍ


30/07/09

Mientras el presidente USA, Barack Obama, desgrana optimismo y frases “esperanzadoras” sobre una pronta salida de la recesión, informes oficiales y privados indican que las principales variables de la economía estadounidense siguen debilitadas y sin atisbo inmediato de recuperación.

Barack Obama, dijo el miércoles que el país podría estar “comenzando a ver el fin de la recesión” que ya se prolonga 19 meses, y que sus políticas están ayudando a EEUU a evitar que se hunda en una depresión económica.

Obama hizo una detallada defensa de sus políticas económicas, con los rescates a la banca y a los fabricantes de automóviles o el plan de estímulo, ante las persistentes críticas de los republicanos de que el plan de US$ 787.000 millones no ha evitado que la tasa de desempleo llegue al 9,5 por ciento.

La tasa oficial de desempleo en todo EEUU es de 9.5%, pero, según The New York Times, no incluye a aquellos que se han dado por vencido y han cesado de buscar trabajo y a los que se han visto obligados a reducir sus horas de trabajo.

De acuerdo con este panorama, si a estos desocupados y sub-ocupados se les incluyera en las estadísticas oficiales, la verdadera tasa de desempleo en California por ejemplo, llegaría al 20.3%, afirma el Times.

Para Obama, en cambio, “Hemos parado la caída libre. El mercado está subiendo y el sistema financiero ya no está al borde del colapso. Eso es verdad. Estamos perdiendo empleos a casi la mitad de la tasa de cuando yo asumí el Gobierno hace seis meses”, dijo en un encuentro comunitario en la localidad de Raleigh.

“Hemos visto que el precio de las viviendas sube por primera vez en tres años. Así que no hay dudas de que las cosas están yendo mejor. Podemos estar viendo el principio del final de la recesión”, afirmó.

Contradiciendo al Presidente, un informe de la Reserva Federal publicado el miércoles señaló que los mercados laborales e inmobiliarios en EEUU permanecen débiles y las condiciones crediticias siguen siendo restrictivas.

El Libro Beige es un resumen de las condiciones económicas regionales para ser utilizado en la próxima reunión de política monetaria de la Fed, que se realizará en agosto. La información incluida en el informe del miércoles fue recopilada hasta el 20 de julio.

El informe previo, que cubrió el período entre mediados de abril y mayo, mostró un tono más pesimista que lo esperado: sólo cinco de los distritos informaron que la tendencia bajista estaba mostrando señales de una moderación.

Pese a los datos anecdóticos “alentadores” de Obama, es evidente que la economía estadounidense continúa haciendo frente a problemas severos, particularmente en los mercados inmobiliario y laboral. Por ejemplo, la mayoría de los distritos registró debilidad en los mercados de bienes raíces residenciales, según la Fed.

Además, los mercados de bienes raíces comerciales continuaron debilitándose en los últimos meses en dos terceras partes de los distritos.

A esto se agrega que la mayoría de los distritos informó una “actividad minorista floja”. En tanto, las regiones de Cleveland, Richmond y Minneapolis anunciaron nuevas caídas en las ventas.

Según el informe oficial, se observó una demanda más débil para algunas categorías de préstamos en los distritos de Nueva York, Cleveland, Richmond, St. Louis, Kansas City y San Francisco.

En resumen, y de acuerdo con el informe de la Fed, y aunque el ritmo de descenso económico parece haberse “desacelerado”, el mercado laboral continúa debilitándose, los mercados financieros permanecen bajo tensión y las condiciones crediticias siguen siendo inferiores a lo normal. Como un reflejo de esta realidad, el miércoles Wall Street cerró a la baja por temores sobre el “estado de la economía”, según los medios especializados.

Un informe de la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés), una entidad sin fines de lucro que determina cuándo EEUU cae en una recesión, señala que el declive actual empezó hace 19 meses, en diciembre de 2007. Eso hace que la recesión actual sea más larga que la de 1973-75 y la de 1981-82, que duraron 16 meses.

La tasa de desempleo -según el documento- se está acercando al pico registrado en la recesión de 1981-82 y la magnitud de la pérdida de trabajos es la peor desde la recesión de 1948-49.

La caída en el Producto Interno Bruto es la más profunda desde la crisis de 1957-58 y los estadounidenses no han visto su fortuna personal evaporarse tanto desde la Gran Depresión.

La NBER define una recesión como “un declive significativo en la actividad económica por más de unos cuantos meses”.

Entre los datos que la NBER considera están el PBI (producto bruto interno) y el empleo, así como los ingresos, las ventas y la producción industrial.

En junio, la tasa oficial de desempleo alcanzó 9,5% en EEUU. Pero la mayoría de los economistas pronostica que seguirá escalando incluso luego de que la recesión acabe porque las empresas seguirán siendo reacias a contratar.

Como detalle agravante, la economía necesita añadir unos 100.000 empleos al mes para compensar el crecimiento de la población.

Aunque la tasa de desempleo aún no ha llegado al nivel de principios de los años 80, las pérdidas de empleo asociadas con esta recesión ya son más profundas porque la crisis empezó con una tasa de desempleo menor que la de la crisis de 1981-82.

El mes pasado, había 6,7 millones menos de estadounidenses con empleo que en diciembre de 2007, cuando el empleo estaba en su mayor nivel, una caída de 4,7% frente al 3,1% de 1981-82.

“En términos de empleo, ahora estamos peor que en 1982 y estamos por eclipsar la peor recesión de posguerra, que fue en 1948”, dice Bob Hall, un economista de la Universidad de Stanford que dirige el grupo de la NBER, que determina las fechas de las recesiones.

Según The Wall Street Journal, los préstamos continúan en desaceleración a medida que los bancos y los deudores se abstienen de asumir riesgos, algo que constituye una señal pesimista para la economía.

El monto total de préstamos en los libros de 15 grandes bancos de EEUU disminuyó 2,8% en el segundo trimestre, y más de la mitad del volumen de préstamos en abril y mayo provinieron del refinanciamiento de hipotecas y la renovación de créditos a empresas y no de nuevos préstamos, según un análisis de The Wall Street Journal.

Las cifras resaltan dos tendencias relacionadas que pesan sobre la economía. Las instituciones financieras restringen sus créditos para conservar capital como protección contra la acumulación de pérdidas por préstamos tóxicos. La demanda de créditos cae a medida que las compañías cancelan planes de expansión y los consumidores recortan sus gastos para superar la recesión.

La combinación hace más difícil una recuperación de la economía estadounidense y algunos analistas pronostican que los portafolios de préstamos no empezarán a crecer hasta el segundo semestre de 2010, señala el Journal.

“Esta no es una crisis normal. Estamos ante una crisis financiera y las crisis financieras se distinguen de las crisis económicas en tres aspectos: la caída de los mercados de renta variable es superior, el PIB y el empleo caen de manera más profunda y la deuda del Estado se dispara (la recaudación baja de manera drástica mientras el Estado aplica medidas de gasto contracíclicas para intentar aliviar la recesión), señala el diario Expansión.

“Añadamos a lo dicho que tenemos un alto endeudamiento de las familias (un 130% del PIB) y viene un largo proceso de “desendeudamiento” que detraerá el consumo durante bastantes años; que sufrimos un elevado déficit por cuenta corriente ahora solo maquillado porque se han hundido las importaciones por el frenazo de la demanda interna (la caida de las exportaciones en 2009 es de un 22,8%)”, añade.

En este escenario, los niveles de aprobación del presidente Obama han ido cayendo gradualmente, ante la duda de los estadounidenses sobre sus políticas económicas.

Según una encuesta de la Radio Pública Nacional, el 45 por ciento de los encuestados creía que sus políticas económicas han ayudado a evitar que la crisis empeore y están estableciendo las bases para una recuperación eventual, mientras que el 48 por ciento pensaba que sus políticas han producido un déficit federal récord y además no han conseguido evitar la recesión ni frenar el ritmo de pérdida de empleos.

 www.apologista.blogdiario.com

www.aretornoalparaiso.blogspot.com

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s