EL RAPTO: ¿UNA QUIMERA O VERDAD?

¡No puede ser, es el traje de mi marido! ¿dónde estará?¿cómo andará vestido ahora?…¡De ropas blancas, señora, de ropas blancas! 

“El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles” (Apo. 3:5).

Por el Dr. Javier Rivas Martínez (MD). 

 

Cristo vendrá por segunda ocasión  al mundo, visiblemente y en gloria, a juzgar las naciones y a reinar por mil años con sus súbditos fieles que creyeron en él (Mt.24:27, 29-30; 25:31; Ap.1:7; Ap.20:4, 6). La Biblia no muestra que habrá una fase invisible y primera de su segunda venida (El mal llamado Rapto de la Iglesia). La falsa doctrina del Rapto Pretribulacional  fue en un principio concebida y elaborada por el jesuita Manuel Lacunza y los dispensacionalistas  la aceptaron gratamente para esparcirla después  como ántrax mortal en el mundo cristiano, ¡y vaya!, que ha hecho mucho daño con su letal engaño (1 Ti. 4:1).  

«Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego, nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes, y así estaremos siempre con el Señor» (1 Ts.4:16-17).  

La  Teoría del Rapto dice que antes de iniciar la Gran Tribulación Final, los creyentes en Cristo serán sacados de la Tierra (arrebatados) para ser librados de los acontecimientos terribles que habrá en ella.  Esta liberación sobrenatural es conceptualizada  incorrectamente a partir de Ap.3:20:  

«Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran la tierra» (Ap.3:10). 

El capítulo 24 de Mt. es una descripción clara, cronológicamente  ininterrumpida  y generalizada (apocalíptica) de los eventos iniciales y finales que se presentarán  en la Gran Tribulación Escatológica, y  que son de suma importancia para desacreditar la falacia de la Teoría del Rapto Invisible o del Arrebato Pretribulacional. 

El Señor Jesucristo en el principio del capítulo 24 de Mt.,  habla  de la más importante señal que implica la aparición de la Gran Tribulación Final y de su próxima  venida al mundo y el fin del sistema inicuo del mundo (Mt.24:3): La Señal del Engaño Religioso: «Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y muchos engañarán» (Mt.24:4-5). Después de esto, el Señor muestra una serie de señales de carácter secundario, pero no menos importantes, que anuncian o vislumbran  la aparición de la Gran Tribulación Final: El Principio de Dolores: Rumores de guerras, conflictos bélicos entre las naciones de la Tierra, pestes, hambres, y terremotos en distintas partes del mundo: pero aún no es el fin (Mt.24:6-8). A continuación, se hace manifiesta la Gran Tribulación Final: «Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de nombre» (Mt.24:9, 21). En este momento, muchos cristianos tropezarán (No creemos que aquí el Señor alude a los inicuos, porque para tropezar nuevamente hay que haber sido salvo primero.  Es lógico que el Señor se refiere a los que una vez  fueron fieles creyentes pero que regresaron atrás), se traicionarán y se aborrecerán mutuamente. El Engaño Religioso continuará y será  predicado el Evangelio de Cristo (Mt.24:10-14). A continuación, en el orden cronológico normal, el Anticristo se sienta en el Templo de Dios como Dios, al romper el pacto con le pueblo judío, a la mitad de la Gran Tribulación Final (Dn.9:26-27). A este acto profano por parte del Anticristo Último  se le conoce como la Abominación Desoladora, o el Horrible Sacrilegio: «Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda). . . (Mt.24:15). Pablo también nos muestra dicho acto ominoso del Hijo de Perdición en   2.Ts.2:3-4. Los textos de Mt.24:23 al 26, muestran que a estas alturas de la Gran Tribulación Final  seguirá todavía el Engaño  Religioso. Los milagros y portentos mentirosos (Ap. 13:1, 13) serán hechos por el Falso Profeta que se destapará como un gran líder religioso en el período sombrío de la Tribulación de los Últimos Días  (Ap.13:11; 16:13). A continuación, un poco después de la Tribulación de aquellos días, aparecerá el  Hijo del Hombre viniendo en gran poder y gloria a la Tierra. Se podrá ver que en esos momentos habrá en el mundo una conmoción cosmológica muy importante (Mt.24:29-30). El suceso cronológico narrado  por el Señor Jesús a continuación es el mismo que Pablo enseña en 1 Ts. 4:16-17. Veremos que Cristo jamás sugiere, menos enseña,  algo que se parezca a un Rapto Invisible. El Señor nos muestra, como  antes dijimos,  hechos  cronológicamente ininterrumpidos, limpiamente continuos de la Gran Tribulación Final.  Ya vimos que el Señor apareció visible en el cielo con gran poder y gloria (Mt.24:30). El texto siguiente se encuentra  hilado cabalmente con  Mt.24:30., y muestra el arrebato de los creyentes vivos como  muertos,  trasformados por el poder de Dios (1 Co.16:51-52).  Esto se logrará inmediatamente después de la Gran Tribulación, y si usted quiere, llámelo arrebato  postribulacional (Mt.24:29), pero teniendo en cuenta que es visible como apreciamos y que los dispensacionalistas promocionan erráticamente como invisible y pretribulacional (Gracias a Manuel Lacunza, que lo parió sin dolor alguno), porque solo hay una segunda venida bíblica del Señor Jesucristo, sin dos fases  y que se efectuará completamente visible para el mundo malvado «.  .  y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria» (Mt.24:30. Mirar además, Ap.1:7: «. . . todo ojo le verá»). Veamos, pues: 

«Y enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta, y  juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro» (Mt.24:31).

 Aquí, encontramos similitudes de los versos anteriores con los textos 16 y 17 de 1 Ts.4. como son la voz de trompeta con la trompeta de Dios, la reunión de los escogidos en el aire o en el viento, el descenso de Cristo del cielo para tomar a sus fieles, no en la superficie de la Tierra, sino por encima de ella. Los textos paulinos armonizan a la perfección con los de Mt.24:31. ya que se trata exactamente de lo mismo y que ocurrirá al terminar inmediatamente la Tribulación Final. Los versículos que vienen (Mt.24:40-41), nada tienen que ver con un falso Rapto Pretribulacional.  Si analizamos el carácter de los textos anteriormente anotados, nos daremos cuenta que éstos se ubican correctamente con el evento de Mt.24:31., cuando los files santos son tomados y juntados  en el cielo. Los que no son tomados, es decir, los que son dejados en la Tierra, son los que serán  apartados a la izquierda en el Juicio de las Naciones (Mt.25:31-33):

«Entonces estarán dos en el campo: el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo: la una será tomada, y la otra será dejada» (Mt.24:40-41). El capítulo 25 de Mt. es la continuación de los eventos postribulacionales del capítulo 24 de Mt.,  entre los que están: La posesión  de Trono de David por el Señor Jesucristo,  el Juicio de las Naciones (Mt.25:31-46).  

Con respecto a Ap.3:20, aclaramos que la palabra guardar no significa siempre liberar a alguien físicamente de un lugar de conflicto a otro tranquilo para que no sea dañado. También significa tener cuidado de algo, vigilarlo y defenderlo, y puede ser en un área de conflicto potencialmente letal (Diccionario de la RAE). Dios guarda a muchas personas de la Muerte, aunque ésta les muestra su lóbrega sonrisa en sus propias narices. En la Gran Tribulación, Dios guardará sus files con fortaleza espiritual, con grande fe, y con su poder, para resistir los embates de esa era extremadamente bruna, cuando someta a prueba nada grata a los que moren la Tierra.  Por otro lado, muchos serán  guardaos para no renegar al Dios Creador cuando se les obligue,  aún bajo la seguridad de ser ejecutados. De  de esa manera, podrán recibir el galardón que es la corona de vida eterna que está preparada para los que aman al Señor (Stg.1:12; Ap.2:10). 

La Didaché de los Apóstoles es un documento escrito en la antigüedad, en el Siglo I. d.C., y contiene las enseñanzas  originales de los apóstoles y fue acreditado por Padres de la Iglesia como Eusebio y Atanasio, entre otros. En este documento santo, jamás se menciona la idea de un Rapto Pretribulacional. Una sola segunda venida, visible y en gloria, se visualiza en él. No más:

SOBRE LA PREPARACIÓN PARA LA SEGUNDA VENIDA DEL SEÑOR:

«Y reprendeos los unos a los otros, no en ira, sino en paz, como halláis en el Evangelio; y que ninguno hable a otro que ha errado contra su prójimo, y que éste no oiga una palabra vuestra hasta que se arrepienta. Pero haced que vuestras oraciones y vuestras limosnas y todos vuestros actos sean según halláis en el Evangelio de nuestro Señor. Velad, pues, por vuestra vida; que vuestras lámparas no se apaguen y vuestros lomos no estén sin ceñir, sino estad preparados; porque no sabéis la hora en que vendrá nuestro Señor. Y congregaos con frecuencia, procurando lo que es apropiado para vuestras almas; porque todo el tiempo de vuestra fe no os beneficiará si no sois perfeccionados en la última hora. Porque en los últimos días se multiplicarán los falsos profetas y los corruptores, y las ovejas se volverán lobos, y el amor se cambiará en aborrecimiento. Porque cuando aumente la licencia y el libertinaje, se aborrecerán los unos a los otros y se perseguirán y se traicionarán. Y entonces el engañador del mundo aparecerá como hijo de Dios; y hará portentos y señales, y la tierra será entregada a sus manos; y hará cosas inmundas, que nunca se han visto en el mundo desde que empezó. Entonces toda la humanidad creada será probada por fuego y muchos serán escandalizados y perecerán; pero el que persista en su fe será salvo por el que ha sido hecho maldición. Y entonces aparecerán las señales de la verdad; primero la señal de un desgarro en el cielo, luego la señal de la voz de una trompeta, y tercero la resurrección de los muertos; con todo, no de todos, sino como fue dicho: El Señor vendrá y todos sus santos con El. Entonces el mundo verá al Señor que viene en las nubes del cielo».

 

Dios les bendiga por siempre, mis hermanos y amigos que nos visitan.

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s