ASTEROIDES: UN PROBLEMA QUE SE MULTIPLICA POR MIL

.
Cuando imaginamos el impacto de un asteroide contra la Tierra nos viene a la cabeza la sombra de una gigantesca mole que se precipita a una velocidad de vértigo, para acabar aplastando lo que se encuentra por delante. Las películas de catástrofes y la tradicional interpretación científica sobre la formación de la rocas espaciales han ayudado a formar esa última escena del día del Armagedón, pero no es exactamente así como sucedería. Y el motivo se acaba de descubrir.
.
Los asteroides están compuestos por múltiples piedras de pequeño tamaño
.
Una nueva investigación realizada por un equipo internacional de científicos, en el que participan expertos del Observatorio WISE de la Universidad de Tel Aviv (Israel), concluye que los asteroides no son rocas sólidas, como se creía hasta ahora, sino que están compuestos por múltiples piedras de pequeño tamaño, como bolas de grava que se mantienen unidas por la gravedad. Si una de estas «montañas de basura» gira lo suficientemente rápido, incluso puede dividirse por la fuerza centrífuga y formar un segundo asteroide. Por este motivo, el choque de una roca espacial contra la Tierra sería más parecido a la ráfaga mortal de una ametralladora que a un único y potente cañonazo.
.
Conocer la naturaleza de los asteroides puede tener graves implicaciones a la hora de diseñar una misión defensiva que nos permita protegernos de su amenaza. Un montón de piezas descontroladas, mucho más difíciles de detectar, pueden acabar lloviendo sobre nuestras cabezas, y eso es algo a tener muy en cuenta.
.
La influencia del Sol
.
Según el responsable de la investigación, el doctor Noah Brosch, supervisor de la Escuela de Física y Astronomía de la Universidad de Tel Aviv, las trayectorias de los asteroides se ven afectadas por el tirón gravitacional de planetas mayores, pero también la radiación del Sol puede tener una enorme influencia. Una vez que la luz solar es absorbida por el asteroide, la rotación se acelera. Cuando alcanza la velocidad adecuada, una pieza se separa para formar un nuevo asteroide. El fenómeno se puede comparar a la figura de un patinador sobre hielo, que cuanto más rápidamente gira sobre sí mismo, más difícil le resulta mantener los brazos cerca del cuerpo.
.
Así se forman parejas de asteroides que giran alrededor del Sol en una misma órbita. El equipo estudió 35 pares de rocas con una novedosa técnica que mide la luz reflejada por cada una. Encontraron que el asteroide más pequeño siempre era un 40% menor del tamaño del asteroide más grande.

CUIDANDO LA SALUD DE NUESTROS FANS Y DETRACTORES PARA QUE NOS SIGAN VISITANDO EN LOS AÑOS VENIDEROS

Informe médico para mis dulces fans y detractores:

Buena Salud
29/09/10

Consumir suficiente cantidad de magnesio con la alimentación podría prevenir la aparición de la diabetes.

Un grupo de personas que ingirió la mayor cantidad de magnesio a través de los alimentos y suplementos vitamínicos fue un 50 por ciento meno propenso a desarrollar diabetes en los siguientes 20 años que quienes menos cantidad consumieron.

Los resultados del estudio del equipo de Ka He, de la University of North Carolina, Chapel Hill, explicarían en parte por qué consumir granos integrales, que son ricos en magnesio, también está asociado con la reducción del riesgo de desarrollar diabetes.

Pero se necesitan estudios clínicos más grandes para evaluar si existe una relación causal real entre el magnesio y la diabetes, publica la revista Diabetes Care.

Es posible que el magnesio influya porque el organismo lo necesita para que funcionen varias enzimas que lo ayudan a procesar la glucosa. Los estudios disponibles habían obtenido resultados contradictorios.

El equipo analizó el consumo del mineral y el riesgo de diabetes de 4.497 hombres y mujeres, de entre 18 y 30 años; ninguno era diabético. En 20 años, 330 desarrollaron la enfermedad.

Los que más magnesio ingerían (200 mg por cada 1.000 calorías consumidas) eran un 47 por ciento menos propensos a desarrollar diabetes durante el seguimiento que los que menos consumían (100 mg por cada 1.000 calorías).

Los autores observaron también que a medida que aumentaba el consumo de magnesio, bajaban los niveles de varios marcadores de inflamación y la resistencia a los efectos de la insulina, que es la hormona clave reguladora del azúcar en sangre.

Asimismo, a mayor nivel de magnesio en sangre, menor resistencia a la insulina.

“Aumentar el consumo de magnesio mejoraría la sensibilidad a la insulina, además de reducir la inflamación sistémica y el riesgo de diabetes”, escribió el equipo.

“Se necesitan más ensayos clínicos de gran escala para demostrar la relación causal y conocer los mecanismos que disparan aquellos beneficios”, añadieron los autores.

LA LLUVIA DESHACE A AMÉRICA CENTRAL

 

José Adán Silva
IPS Noticias
29/09/10

Los daños a la salud, la economía, la infraestructura y la vivienda del provisional saldo de 150 días de lluvia, desnudan la magnitud de la vulnerabilidad de Nicaragua ante los fenómenos de la naturaleza, en una situación extensible al resto de América Central.

El Comité de Defensa Civil del Ejército de Nicaragua reveló que las lluvias registradas desde el inicio del invierno, en mayo, han superado marcas históricas en los niveles de crecimiento de las fuentes de agua, con un saldo provisional de 55 muertos de los 400 registrados en el istmo centroamericano.

De acuerdo al reporte, el aumento del nivel de los dos grandes lagos del país, el Cocibolca y el Xolotlán, ubicados entre la franja del Pacífico y la región central del país, han superado los récords históricos, para situarse incluso por encima de los registrados en 1998, cuando el país sufrió los estragos del huracán Mitch.

Aquel huracán es el fenómeno más destructivo padecido por el área centroamericana del que se tenga registro y dejo tras de sí más de 11.000 muertos y pérdidas económicas superiores a los 50.000 millones de dólares.

El agua de ambos cuerpos acuáticos se ha extendido sobre sus costas normales, hasta alcanzar en algunos casos hasta cinco kilómetros tierra adentro, inundando y arrasando poblaciones costeras.

Igual situación ha ocurrido con ríos, lagunas, cauces y quebradas de provincias no costeras, donde se han inundado comunidades enteras en todos los puntos cardinales del país.

El reporte oficial de daños, suministrado por la Secretaria de Comunicación y Ciudadanía de la Presidencia, estimó que 80 de los 153 municipios nicaragüenses fueron afectados severamente y 255 comunidades quedaron inundadas.

El saldo hasta ahora es de 55 personas fallecidas, 71.000 damnificadas, 800 kilómetros de carreteras destruidas y cientos de calles arruinadas por las corrientes de agua desbordada.

También se contabilizaron más de 8.000 viviendas dañadas, 12.114 personas refugiadas en más de 80 albergues de emergencia, y al menos 300.000 habitantes en estado de alerta ante el peligro de nuevos deslaves, inundaciones y corrientes creadas por las lluvias, que se prolongarán hasta mediados de noviembre según las previsiones.

El Ministerio de Salud informó que la humedad y las condiciones de hacinamiento en los refugios provisionales comenzaron ya a generar epidemias de enfermedades respiratorias e infecciones intestinales por la contaminación de las fuentes de agua potable de todo el país.

Ante la emergencia, el presidente Daniel Ortega estableció un estado de alerta nacional, ordenó una reforma presupuestaria para disponer de cerca de 60 millones de dólares para enfrentar la crisis y decretó un estado de emergencia sanitaria para enfrentar las epidemias.

Las medidas frente al desastre fueron recibidas con alivio por los afectados y por diferentes organizaciones, aunque la oposición política también manifestó desconfianza por la implementación de algunas de ellas.

Para Marlene Mendieta, dirigente comunal del sector de Los Pescadores, una extensa barriada ubicada a orillas del Lago de Managua, gracias a la actuación del gobierno se evitaron daños aún más graves.

“Si el ejército no nos hubiese ayudado, hasta nos hubiéramos ahogado, ahora la comida y la medicina no falla en el refugio”, aseguró a IPS esta damnificada.

Para el ex candidato presidencial del disidente Movimiento Renovador Sandinista, Edmundo Jarquín, las medidas adoptadas ante la emergencia eran necesarias, “pero no son suficientes”.

“Hay que organizar un plan nacional para superar la vulnerabilidad de las familias en situaciones de riesgo, y evitar todos los años hacer lo mismo, que es rescatarlas de los desastres”, dijo a IPS.

El jefe de la Defensa Civil, el general Mario Perezcassar, planteó que el tejido social de la población está severamente afectado por la intensidad de las lluvias “que han venido a agravar las condiciones de vulnerabilidad y pobreza en que vivía esta población”.

Detalló a IPS que su institución contaba con un Plan de Invierno 2010 para enfrentar emergencias por desastres naturales, pero la intensidad de las lluvias superó todas las expectativas.

Miles de hectáreas de cultivos de granos se han perdido, lo que ya provocó escasez en la oferta y encareció el precio de alimentos esenciales en la dieta nicaragüense, lo que amenaza con agravar las condiciones alimentarias de miles de familias que se quedaron sin vivienda, trabajo y parcelas sembradas.

El Programa Mundial de Alimentos anunció el envío de asistencia humanitaria a los damnificados de comunidades indígenas del Caribe nicaragüense, donde la tormenta Matthew pasó en esta última semana de septiembre, dejando un rastro de perdidas.

Rafael Ramírez, presidente ejecutivo del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), dijo a IPS que aún faltaban 45 días de lluvias más y recordó que octubre es el mes donde históricamente se registran más precipitaciones.

Nicaragua es un ejemplo de lo que acontece en toda la zona. Esta misma semana las lluvias se ensañaron con todos los países que van del norte de Sudamérica hasta México, el país donde al igual que Colombia se produjeron catastróficos deslizamientos, mientras en otros puntos se multiplicaron las inundaciones y las víctimas mortales.

Las desusadas precipitaciones por el paso de varias tormentas y ciclones están vinculadas al fenómeno de La Niña.

Tanto La Niña como El Niño son las fases extremas de un fenómeno oceánico-atmosférico conocido como “El Niño Oscilación del Sur” (ENOS), que ocurre en la zona ecuatorial del océano Pacífico con una frecuencia de entre dos y siete años, impactando en muchas regiones del sur y el centro de América.

En el caso de La Niña, el fenómeno provoca el enfriamiento atípico de las aguas superficiales del mar y el incremento de los vientos alisios, que viajan de oriente a occidente sobre la franja ecuatorial y genera variadas alteraciones climáticas.

La consecuencia más dramática ocurrida hasta ahora fue la reportada el martes 28 en México, cuando un deslave sepultó cientos de viviendas en el poblado indígena de Santa María en el sureño estado de Oaxaca, fronterizo con Guatemala.

En América Central el peligro potencial de las lluvias aumenta porque el suelo de todo el istmo está saturado de agua, sin que la tierra tenga capacidad de mayor absorción, cuando el saldo provisional es ya de 400 muertos, miles de damnificados y pérdidas no cuantificadas pero estimadas en miles de millones de dólares.

La Niña ha causado en la región lluvias 40 por ciento más copiosas que las habituales y los reportes provisionales son de más de 250 muertos en Guatemala, inundaciones y propagación de enfermedades en Honduras, desbordes de ríos y fuentes de agua en Panamá y Costa Rica y serios daños a la infraestructura de El Salvador

UNA RAZÓN MÁS PARA NO CREER EN LA WATCHTOWER

En el libro El Misterio Terminado de 1916, página 164, la Sociedad Watchtower de los Testigos de Jehová interpretaba Apocalipsis 10:1-3 diciendo que el “otro ángel” que se menciona en esos versículos, y que habló con voz fuerte, era el mismo Pastor Russell, el fundador de la secta, y no el Señor Jesucristo, tal como se enseña hoy en día.

Lo curioso del caso es que la Sociedad Watchtower enseña que Jesús hizo una inspección de su “Esclavo” en 1918 y que lo halló que estaba dando un alimento de alta calidad a los domésticos, y que debido a la alta calidad de alimento correcto que estaba dando, él los escogió para que administre sus bienes. La siguiente pregunta surge inmediatamente: ¿Cómo es posible que Jesús escogiera en 1918 a un siervo o “esclavo” que en ese entonces estuvo dando un alimento que hoy ya no se “consume”, es decir, que ya no se cree en absoluto, y que más bien es considerado totalmente tóxico o falso?

UNA DE CADA CINCO PLANTAS DEL PLANETA CORRE PELIGRO DE EXTINCIÓN

Moscú, 29 de septiembre, RIA Novosti. Casi un 20% de las plantas del planeta están amenazadas de extinción por la reducción de sus hábitats naturales, reveló una investigación realizada por científicos británicos del Jardín Botánico de Kew y del Museo de Historia Natural de Londres.

 “Este estudio confirma lo que ya sospechábamos, que las plantas están amenazadas y que la principal causa es la pérdida de hábitat inducida por el ser humano” expresó el profesor Stephen Hopper, director del Jardín Botánico de Kew.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores tomaron como referencia un total de 7.000 plantas pertenecientes a cinco grandes grupos vegetales en los que se incluyen el musgo, las coníferas, los helechos, algunas flores como las orquídeas, el pasto y las legumbres.

Fueron evaluadas tanto las especies raras como las más comunes y la información fue comparada con los ejemplares almacenados en los herbarios de Kew y del Museo de Historia Natural.

La investigación reveló que un 22% de las especies evaluadas se podían clasificar como en “peligro crítico” de extinción, simplemente “en peligro” o “vulnerables”.

El grupo de las gimnospermas, al que pertenecen las coníferas, es el más amenazado con un 36% de las especies en peligro.

De acuerdo con el informe, un 10% aún no están amenazadas, pero lo estarán si no se toman las medidas necesarias.

Según expertos, ésta es la primera vez que se ofrece un panorama global del riesgo de extinción de las plantas del mundo.

“No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras las especies desaparecen. Las plantas son la base de la vida en la Tierra, fuente de aire limpio, agua, comida y combustible, y toda la vida animal depende de ellas”, explicó Hopper.

En 2015, los científicos planean volver a realizar su estudio para evaluar cambios en la esfera biológica y el dinamismo de desaparición de la vida vegetal.

El estudio británico se publicó sólo unas semanas antes de que responsables de las Naciones Unidas se reúnan en Nagoya, en Japón, para debatir sobre la biodiversidad y establecer objetivos para la protección de la naturaleza.

 

HUELGA EN ESPAÑA Y MANIFESTACIONES EN EUROPA CONTRA LOS PLANES DE AJUSTE

 

 AFP – Europa vivió este miércoles una jornada de manifestaciones contra los planes de ajuste, con protestas de decenas de miles de personas en Bruselas y otros países y una huelga general en España, la primera que enfrenta el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Unas 56.000 personas, según la policía, y más de 100.000, conforme a los sindicatos, desfilaron al son de las ‘vuvuzelas’ y con petardos en Bruselas, sede de las instituciones de la Unión Europea (UE), para decir “no a la austeridad”.

 

Pese a que no se constató ningún incidente durante la jornada, la policía detuvo a 218 personas con carácter preventivo, esencialmente, manifestantes en posesión de objetos peligrosos.

Los participantes procedían esencialmente de Bélgica y Francia, pero también de Alemania, Polonia y Eslovaquia.

“Estamos aquí para decir al mundo que hay que ralentizar el ahorro”, indicó a la AFP Markus Machmik, de 45 años, minero, que viajó desde Alemania con un centenar de colegas vestidos de blanco, con sus botas y cascos de trabajo.

“No hay que añadir a la crisis financiera una crisis social sin precedentes cuyo precio pagarían los asalariados”, denunció por su parte el secretario general del sindicato francés CGT, Bernard Thibault.
Frente a la explosión de los déficits públicos derivada de la crisis económica mundial, la mayoría de gobiernos emprendieron planes de ajuste, con reformas sensibles socialmente que afectan por ejemplo los planes de pensiones o los sueldos de los funcionarios.

El último ejemplo ha sido el anuncio por parte del gobierno socialista portugués el miércoles por la noche de un recorte del 5% de la masa salarial en la función pública y un aumento del IVA de dos puntos hasta el 23%, dos medidas incluidas en los presupuestos de 2011.

La austeridad “tendrá un efecto desastroso para los individuos y para la economía”, previno John Monks, secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), convocante de la marcha en Bruselas.

“Las propuestas que estamos haciendo son las mejores para la defensa de los trabajadores. Cuando hay que pagar los intereses de la deuda (pública) no se pueden pagar las políticas sociales”, respondió José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, que este miércoles propuso multar a los países de la Eurozona que no presten suficiente atención a sus finanzas públicas.

La euromanifestación en Bruselas coincidió con la primera huelga general contra el gobierno español de Zapatero y sus planes de ajuste, que prevén una reforma del mercado laboral que facilita los despidos, un recorte del sueldo de los funcionarios o el aumento de la edad de jubilación.

Uno de los dos principales sindicatos españoles, la UGT, aseguró que la huelga fue secundada por más del 70% de los trabajadores, es decir, más de 10 millones de personas. Pero el gobierno se felicitó de la “absoluta normalidad” que marcó la actividad económica del país.

Enfrentamientos entre las fuerzas del orden y militantes de extrema izquierda en Barcelona (noreste español) se saldaron con un vehículo de la policía incendiado y 23 detenciones.

Varios miles de personas se manifestaron igualmente en Polonia, 4.000 en Serbia, un millar en Letonia, y unos centenares en La Haya, Atenas y Chipre.

Otras concentraciones estaban previstas en Portugal, Italia o Irlanda, donde la policía detuvo a un hombre que embistió la entrada del Parlamento en Dublín con un camión hormigonero en el que había inscrito “Toxic Anglo Bank”, en referencia al banco irlandés Anglo Irish Bank, cuya nacionalización ha puesto en peligro la viabilidad de las finanzas públicas.

Paralelamente, en Francia, donde el gobierno presentó el miércoles un presupuesto draconiano para 2011 que prevé una reducción del gasto público, los sindicatos llamaron a una nueva manifestación el sábado contra una reforma impopular de las pensiones.

DOS SISMOS DE 6,6 Y 7,2 GRADOS SACUDEN INDONESIA

Un terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter ha sacudido Indonesia apenas un minuto después de que otro seísmo de 6,6 grados se sintiese en el archipiélago, según ha informado este miércoles el Servicio Geológico de Estados Unidos. Los temblores se registraron en torno a las 2.10 hora local (19.10 hora peninsular en España).

El segundo y más grave tuvo su epicentro 109 kilómetros al noroeste de la localidad de Dobo, en las islas Aru, y a una profundidad de sólo 12,3 kilómetros, mientras que el primero se registró ligeramente al sur de estas coordenadas. El Centro de Alerta de Tsunamis en el Pacífico ha advertido de que aunque no se ha activado una advertencia a gran escala, estos terremotos pueden provocar grandes olas a nivel local con efectos destructivos en las costas ubicadas a pocos cientos de kilómetros de los dos epicentros. Indonesia, que se localiza sobre el denominado Anillo de Fuego sufre de forma recurrente este tipo de fenómenos sísmicos.

PASTOR DE MEGAIGLESIA, EDDIE LONG, RESPONDE A ACUSACIONES: ¡ESE NO SOY YO!

Ovejitas mías, ¿acaso me ven ustedes con cara de culpable?…. ¡siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!...Uyuyuy…¡Vámonos de aquí, my darling, que ahorita nos lapidan estos talibanes!

…¡ pero ojalá que no sea “su otro yo”! 

Ante una gran multitud de seguidores, el obispo Eddie Long prometió el domingo pelear contra las acusaciones de haber obligado a cuatro jóvenes a tener relaciones sexuales.

El predicador de Georgia no habló específicamente de lo que alegan en las demandas presentadas la semana pasada, pero le dijo a su mega-congregación que está bajo ataque.

“Jamás en mi vida me retrate como un hombre perfecto. Pero yo no soy el hombre que está siendo retratado en la televisión”, dijo entre fuertes aplausos en la New Birth Missionary Baptist Church en Lithonia, Georgia. Eso no soy yo. Eso es no yo.”

Cuatro jóvenes están demandando al pastor de la mega iglesia, afirmando que fueron seducidos por mucho tiempo, cuando eran adolescentes (16 a 18 años de edad).

“El acusado tiene un patrón y la práctica de escoger a un selecto grupo de jóvenes hombres miembros de la iglesia y usar su autoridad como Obispo sobre ellos para llevarlos a un punto de comprometerse en una relación sexual”, alega la demanda.

Uno de los hombres, ahora de 21 años, afirmó en su demanda que Long lo llevó en viajes de un día para otro a una media docena de ciudades estadounidenses en los últimos años.

“Long compartía el mismo dormitorio y entablaba contacto sexual íntimo con el demandante,” establece la demanda antes de nombrar algunas de las actividades.

El portavoz de Long, Art Franklin, dijo a CNN en su respuesta que el pastor “niega categórica y rotundamente estas acusaciones” y dijo que las demandas son “una extorsión de dinero por hombres con algunos problemas de credibilidad.”

En su primera aparición pública desde los alegatos, Long predicó un sermón el domingo titulado “Cómo manejar situaciones difíciles y dolorosas.”

“El justo enfrenta situaciones dolorosas con una determinada expectativa. No estamos exentos de dolor, pero [Dios] promete librarnos de nuestro dolor”, dijo.

El pastor de 57 años de edad, quien ha predicado contra la homosexualidad, ilustra su situación particular a través de la historia bíblica de David contra Goliat.

“Tengo cinco rocas, y no he lanzado todavía,” dijo a decenas de miles de seguidores.

Después del servicio de adoración, Long dijo que no se ocupará de las denuncias específicas porque quiere ocuparse de la cuestión “en la corte de justicia y no por la opinión pública.”

Long, quien está casado y tiene cuatro hijos, se volvió famoso cuando construyó la New Birth Missionary de una iglesia de 150 en 1987 a más de 8.000 miembros en menos de cinco años y amplió su ministerio a través de la televisión. Actualmente la iglesia atrae a más de 25.000 personas y cuenta con siete campus satélite.

En 2007, Long fue uno de los seis televangelistas sujetos a una investigación del Senado – liderado por el senador Charles Grassley – acusados mala conducta financiera. Los seis ministros predican lo que los críticos llaman el evangelio de la prosperidad”, “una teología muy criticada que enseña que la riqueza es un signo de la bendición de Dios.

Long calificó la investigación de injusta y un atentado contra la libertad religiosa y los derechos de privacidad, pero se comprometió a seguir cumpliendo. Las respuestas que el Ministerio de Long presentó a las peticiones formuladas por la oficina de Grassley, sin embargo, se informaron como incompletas.

Audrey Barrick
Repórter do Christian Post

ENCUESTA MIDE CONOCIMIENTO DE ESTADOUNIDENSES EN RELIGIÓN

Pregunta el profesor :¿Cómo se llama el Dios de los Hebreos? ¿A ver, Judy?… ¡Se llama Alá, profe…¡noooo, ala luna te voy a mandar yo, Judy!...A ver tú, Robert, ¿cómo se llama el Dios de los Hebreos?…  Fácil, profe, ¡se llama, confucio!...¡noooo…estás totalmente confucio, Robert! ¿y tú, Helen, qué dices? Se llama  Júpiter, profe…¡Nooooo, estás en otro planeta, Helen!..¡qué brutos son éstos!…¡se llama Zeus!…Ah, sí, ¡ése, ése, ése, ése! 

Comparados con los ateos y los agnósticos, los protestantes son menos conocedores de las enseñanzas, la historia y las cifras de las principales religiones del mundo, reveló una nueva encuesta.

En las 32 preguntas sobre conocimientos religiosos que preguntó el Pew Forum de Religión y Vida Pública, los ateos y agnósticos, promediaron 20,9 respuestas correctas, mientras que los protestantes en su conjunto respondieron correctamente 16.

Judíos y los mormones también puntuaron alto con 20.5 y 20.3 respuestas correctas, respectivamente.

Cuando se trata del cristianismo, sin embargo, los protestantes evangélicos blancos se encontraron entre aquellos con los más altos niveles de conocimiento. Obtuvieron 7,3 de las 12 preguntas sobre cuestiones relacionadas con la Biblia y el cristianismo. Los mormones fueron los únicos que puntuaron alto, con 7,9.

Sin embargo, los ateos y los agnósticos no se quedaron atrás, con una puntuación de 6,7.

Los resultados, publicados el martes, se basan en una encuesta nacional realizada a partir del 19 de mayo y hasta junio 6 entre más de 3.400 estadounidenses mayores de 18 años.

El Pew Forum empleo la ayuda del profesor de la Universidad de Boston, Stephen Prothero, autor de Religious Literacy, entre otros para diseñar la encuesta y analizar los resultados.

Algunas de las preguntas incluyen la identificación de: la religión de la Madre Teresa, la religión dominante en Pakistán, la figura que inspiró la Reforma, cuya religión enseña que la salvación viene solo por la fe, y si los profesores de las escuelas públicas puede leer en la Biblia como un ejemplo de la literatura.

“Pudimos haber diseñado preguntas más difíciles o fáciles. Asi como fue, a través la combinación de una encuesta diseñada y buena suerte, los resultados fueron una curva de campana casi perfecta en la que la puntuación media fue exactamente la mitad de las 32 posibles respuestas correctas y muy poca gente respondió todas las preguntas correctamente o todas las preguntas incorrectamente”, dijeron Luis Lugo y Alan Cooperman, director y director asociado de la investigación.

Los investigadores también señalaron que se han negado a dar al público una “A” o “F” porque “no hay forma objetiva de determinar hasta qué punto el público debe saber acerca de la religión.”

Sin embargo, la encuesta mostró que los estadounidenses creyentes saben muy poco, incluso sobre su propia religión.

Más de la mitad de los protestantes (53 por ciento) no pueden identificar correctamente a Martín Lutero como la persona que inspiró la Reforma Protestante. Cuarenta y cinco por ciento de los católicos no saben que la iglesia enseña que el pan y el vino utilizados en la Comunión no sólo simbolizan, sino que en realidad se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo. Y 43 por ciento de los Judios no reconocen que Maimónides, uno de los rabinos más venerado de la historia, era judío.

En general, por lo menos dos tercios de los encuestados tienen conocimiento sobre la religión de la Madre Teresa, que el Islam es la religión dominante en Pakistán, que Moisés dirigió el éxodo de Egipto y que la Constitución indica que el gobierno no establecerá ni interferirá con la religión.

Sólo un poco más de la mitad de los encuestados conocían que Joseph Smith fue Mormón, el Ramadán es el mes sagrado islámico, el Corán es el libro sagrado islámico y la regla de oro no es uno de los Diez Mandamientos.

Cuarenta y siete por ciento sabe que el Dalai Lama es budista y sólo el 45 por ciento sabe que los cuatro evangelios son Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Menos de un tercio están bien informados acerca de la participación de Jonathan Edwards en el Primer Gran Despertar y que “solo protestantes” enseñan tradicionalmente que la salvación viene solo por la fe.

La mayoría de los estadounidenses, sin embargo, son capaces de responder correctamente al menos la mitad de las preguntas de la encuesta acerca de la Biblia, como sobre cuál es el primer libro de la Biblia y donde nació Jesús.

Medido en sus conocimientos de religión en la vida pública, el 89 por ciento conoce que los maestros de escuelas públicas no pueden conducir a la clase en oración, pero sólo el 23 por ciento sabe que los maestros pueden leer en la Biblia como un ejemplo de literatura.

En particular, el Pew Forum encontró que los graduados universitarios respondían a ocho preguntas más correctamente, en promedio con las personas con una educación de escuela superior o menos. Los que leen las Escrituras al menos una vez a la semana, hablan de religión con sus amigos y familiares y tienen altos niveles de compromiso religioso también son probables a obtener una mayor puntuación.

Entre las personas con las puntuaciones más bajas en la encuesta de conocimientos religiosos se encuentran los hispanos católicos, protestantes y estadounidenses afroamericanos que describen su religión como “nada en particular”.

El estudio fue un intento por proporcionar una medida de referencia de cuanto saben los americanos acerca de religión hoy en día.

Los investigadores señalan que no pueden concluir si los estadounidenses saben más o menos en 2010 sobre la religión que las generaciones anteriores, debido a la falta de datos históricos sobre los niveles de conocimiento religioso en el público de EU.

Audrey Barrick
Repórter do Christian Post

OBAMA HABLA DE SU FE CRISTIANA

Por Audrey Barrick|

Repórter do Christian Reportero de Christian Post
Traducción de Ana Varg

El presidente Barack Obama se vio obligado a abrir acerca de su fe cristiana, el martes, cuando una mujer de Albuquerque le preguntó “¿Por qué es usted Cristiano?”

  • obama

    View Full Image

    (Foto AP / Charles Dharapak)

    El presidente Barack Obama se reúne con Andy y Etta Cavalier en su casa en Albuquerque, Nuevo México, el martes 28 de septiembre de 2010, antes de celebrar un debate en el patio trasero con las familias y vecinos de la zona.

Él respondió: “Yo soy cristiano por elección.”

Fue una “cuestión candente”, reconoció la mujer durante una conversación en el “patio trasero” sobre economía. Obama se reunió con las familias en el patio delantero de la casa de Andy y Etta Cavalier en Albuquerque, Nuevo México, cuando se planteó la cuestión.

Proporcionando una breve reseña de cómo se crió, Obama dijo que los miembros de su familia “no eran gente que iba a la iglesia cada semana.”

“Mi madre fue una de las personas más espirituales que he conocido, pero ella no me puso en la iglesia”, dijo.

Obama se convirtió en cristiano después en su vida.

Lo que lo atrajo al cristianismo fueron “los preceptos de Jesucristo”, que le habló en términos del tipo de vida que quería llevar, explicó.

Esos preceptos incluyen “cuidar de mis hermanos y hermanas; tratar a los demás como me tratan.”

Y añadió: “Creo que también entiendo que… Jesucristo muriendo por mis pecados habló a la humildad que todos debemos tener como seres humanos – que somos pecadores y que estamos viciado y cometemos errores, podemos lograr la salvación por la gracia de Dios.”

“Creo que mi servicio público es parte de ese esfuerzo por expresar mi fe cristiana”, dijo.

Sólo alrededor de un tercio de los estadounidenses creen que el presidente es cristiano, reveló el Pew Forum sobre Religión y Vida Pública el mes pasado. El año pasado, casi la mitad tenía esa percepción. Mientras tanto, algunos de ellos (18 por ciento) dicen que Obama es musulmán y el resto no conocen su religión.

Tras la publicación de la encuesta, la Casa Blanca y varios pastores que asesoran a Obama defendieron la fe del presidente y aseguraron al público que se ha comprometido a Cristo. Dada la creciente mala percepción, el pastor de Longwood, Florida, Joel C. Hunter, recomendó que la Casa Blanca sea más pública sobre lo que Obama hace para ser un cristiano activo.

Unas semanas más tarde, Obama y su familia hicieron una rara aparición en la iglesia para el culto del domingo. Asistieron a la Iglesia de St. Jhon, cerca de la Casa Blanca.

Después de responder el martes a la pregunta acerca de su fe, Obama agregó que como presidente de los Estados Unidos, también cree profundamente que “parte de la fuerza base de este país es que se abraza a personas de distintas creencias y de convicciones no religiosas.”

“Su propio camino a la gracia es uno que tenemos que reverenciar y respetar tanto como el nuestro y eso es parte de lo que hace de este país lo que es”, destacó.

“Fuimos fundados en la libertad… la libertad de religión. Así es como este país se inició. Por eso la gente vino aquí. Tenemos que constantemente, creo, reafirmar esta la tradición, aun cuando a veces nos hace sentir incómodos.”

Brevemente, frente a otra “cuestión candente” planteada por la misma mujer, Obama reiteró su postura sobre el aborto.

El aborto debe ser “seguro, legal y poco frecuente”, dijo.

La decisión debe ser tomada por las familias y las mujeres afectadas y no por el gobierno, dijo.

En cuanto a los abortos tardíos, señaló que hay “toda una serie de leyes en los libros” en la que los intereses cambian después de un cierto período a fin de que haya algunas restricciones, y “sea adecuado”.

Obama está visitando cuatro estados el martes y el miércoles para hablar sobre la economía, la salud y otros temas. Nuevo México fue su primera parada.

EL PACTO HECHO CON DAVID SERÁ REALIZADO EN EL RESTABLECIMIENTO DEL REINO DE ISRAEL BAJO CRISTO

Tomado del libro La Cristiandad Extraviada, Capítulo 12

Ahora consideremos otro aspecto igualmente esencial del plan, y del cual hay similar ignorancia en todos los sistemas de la religión moderna.

Me refiero al pacto hecho con David, el cual debe ser considerado a la luz de una cláusula en el pacto más grande establecido con Abraham, Isaac y Jacob. El pacto hecho con David establece un importante detalle que está implicado, pero no expresado explícitamente, en las promesas generales más antiguas en las cuales reside todo el plan del bondadoso propósito de Dios para con la humanidad.

El hecho de que Dios hizo con David un pacto que se refiere a Cristo, es colocado fuera de toda duda por la declaración de Pedro en el día de Pentecostés:

“Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono.” (Hechos 2:30)

Antes de considerar este asunto, quisiera llamar su atención a las siguientes alusiones adicionales al juramento a que se refiere Pedro:

“Hice pacto con mi escogido; juré a David mi siervo, diciendo: Para siempre confirmaré tu descendencia, y edificaré tu trono por todas las generaciones.” (Salmos 89:3,4)

“En verdad juró Jehová a David, y no se retractará de ello: De tu descendencia pondré sobre tu trono.” (Salmos 132:11)

“No olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios. Una vez he jurado por mi santidad, y no mentiré a David. Su descendencia será para siempre, y su trono como el sol delante de mí.” (Salmos 89:34-36)

“De la descendencia de éste [David], y conforme a la promesa, Dios levantó a Jesús por Salvador a Israel.” (Hechos 13:23)

“Y nos levantó un poderoso Salvador en la casa de David su siervo, como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio.” (Lucas 1:69,70)

Estas citas de las Escrituras establecen primero, que Dios celebró algún trato o compromiso con David, rey de Israel, para sostener su reino en un futuro ilimitado; y segundo, que el compromiso, pacto, o juramento se refería a Jesús. Las últimas palabras de David confirman esta conclusión: “No es así mi casa para con Dios; sin embargo, él ha hecho conmigo pacto perpetuo, ordenado en todas las cosas, y será guardado, aunque todavía no haga él florecer toda mi salvación y mi deseo” (2 Samuel 23:5). Este es obviamente el mismo pacto al que se refieren las Escrituras citadas arriba, como lo establece el contexto inmediato:

“El espíritu de Jehová ha hablado por mí, y su palabra ha estado en mi lengua. El Dios de Israel ha dicho, me habló la Roca de Israel: Habrá un justo que gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor de Dios. Será como la luz de la mañana, como el resplandor del sol en una mañana sin nubes, como la lluvia que hace brotar la hierba de la tierra. No es así mi casa para con Dios; sin embargo…” (2 Samuel 23:2-5)

Luego sigue la declaración que fue citada anteriormente.

David era un anciano cuando escribió estas palabras por el Espíritu, y es evidente que para la mente divina, el pacto no fue realizado en el estado de cosas prevaleciente en esa época. Salomón, un joven prometedor, estaba para ascender al trono; pero aunque David mismo reconoce en esto un cumplimiento preliminar del pacto, es evidente que no era el evento contemplado. El Espíritu en David señala un período cuando el pacto sería cumplido en el gobierno de uno que se levantaría sobre el mundo como una mañana sin nubes; cuando toda la salvación de David y todo su deseo serían cumplidos en este gran evento. Esto no había de ocurrir en los días de David. Tenemos el testimonio de las palabras arriba citadas. La casa de David no estaba en aquel tiempo en la posición garantizada por la promesa: “No es así mi casa para con Dios; sin embargo, el ha hecho conmigo pacto perpetuo.”

El reino de Salomón fue indudablemente la mayor gloria de Israel; pero no fue una mañana sin nubes; no fue la realización del pacto. Salomón pecó y extravió a Israel, y últimamente trató injustamente a la nación. La salvación de David no se realizó en ningún sentido en los logros de Salomón. Al contrario, su corona fue deslustrada y su reino roto por la perversión de este hijo que se apartó de Dios, multiplicó sus esposas y se volvió a la adoración de dioses paganos. Su mismo nombre llegó a ser aborrecido por la mayoría de la nación, debido a las opresiones de uno que falsificó las expectaciones creadas por el comienzo de su reinado como el más sabio de todos los hombres.

No fue a tal figura a la que “las palabras postreras de David” hicieron referencia como la consumación del “pacto perpetuo” en toda la salvación de David y su deseo. Era visible para la mente espiritual, en la lejana distancia, muy lejos de los días de Salomón, la forma de un personaje cuyo nombre perduraría por siempre, descendiendo como la suave lluvia sobre la hierba recién cortada, difundiendo vida y fragancia, y en quien los hombres serían benditos en todo el mundo (Salmos 72:17); uno que al mismo tiempo que destructor del malo, vencedor de reyes y vengador de injusticias, sería refugio para el pobre, sombra para el calor, cubierta contra la tempestad, y ríos de agua en lugar seco (Isaías 32:2).

Examinemos ahora el pacto mismo. Nada mejor podemos hacer que citar en su totalidad el pasaje en la historia de David en el cual ocurre:

“Aconteció que cuando ya el rey habitaba en su casa, después que Jehová le había dado reposo de todos sus enemigos en derredor, dijo el rey al profeta Natán: Mira ahora, yo habito en casa de cedro, y el arca de Dios está entre cortinas. Y Natán dijo al rey: Anda, y haz todo lo que está en tu corazón, porque Jehová está contigo. Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo: Vé y dí a mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ¿Tú me has de edificar casa en que yo more? Ciertamente no he habitado en casas desde el día en que saqué a los hijos de Israel de Egipto hasta hoy, sino que he andado en tienda y en tabernáculo. Y en todo cuanto he andado con todos los hijos de Israel, ¿he hablado yo palabra a alguna de las tribus de Israel, a quien haya mandado apacentar a mi pueblo de Israel, diciendo: ¿Por qué no me habéis edificado casa de cedro? Ahora, pues, dirás así a mi siervo David: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel; y he estado contigo en todo cuanto has andado, y delante de ti he destruido a todos tus enemigos, y te he dado nombre grande, como el nombre de los grandes que hay en la tierra. Además, yo fijaré lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré, para que habite en su lugar y nunca más sea removido, ni los inicuos le aflijan más, como al principio, desde el día en que puse jueces sobre mi pueblo Israel; y a ti te daré descanso de todos tus enemigos. Asimismo, Jehová te hace saber que él te hará casa. Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres; pero mi misericordia no se apartará de él como la aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti. Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.” (2 Samuel 7:1-16)

El Pacto No fue Cumplido por Salomón
Antes de examinar minuciosamente el significado de estas palabras, será conveniente tomar en cuenta una objeción preliminar que algunas veces es presentada con considerable vigor, esto es, que fueron cumplidas en el reino de Salomón, y por consiguiente no pueden ser legítimamente aplicadas a Jesucristo. Que las cosas afirmadas tuvieron un paralelo en los sucesos del reino de Salomón, no puede ser negado. Tanto David como Salomón las entendieron en este sentido (1 Reyes 5:5; 8:20; 11:38; 1 Crónicas 22:7; 28:3). Salomón era hijo de David, pero en cierto sentido Dios era su padre, pues lo tomó bajo Su especial cuidado y lo dotó de un grado de sabiduría que lo hizo más famoso que todos los reyes. Se sentó en el trono de David, delante de David (es decir, en su presencia), siendo ascendido a la corona, antes que David muriese, por las propias instrucciones de David, y continuó después que David fue reunido con sus padres. Salomón construyó el templo de Dios en Jerusalén, según los planes trazados por David bajo la inspiración divina(1 Crónicas 28:12,19). Fue un hombre de paz. Cometió iniquidad y fue castigado en el desagrado divino por medio de adversarios levantados cerca del final de su reino; pero la misericordia de Dios no se apartó de él como ocurrió con Saúl, pues se le permitió reinar hasta que la muerte lo removió.

Hasta este punto, el pacto con David fue verificado en días de Salomón; pero decir que esta realización parcial fue la totalidad de las cosas prometidas es contradecir el testimonio de las Escrituras, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. David y Salomón no parecen haber previsto su alcance total. Los profetas generalmente no entendían todo el efecto de sus palabras (1 Pedro 1:10-12). Pablo aplica los términos del pacto a Cristo en Hebreos 1:5: “Yo seré a él Padre, y él me será a mí hijo.” Pedro, como ya hemos visto, expresamente dice que el pacto se refiere al Cristo (Hechos 2:30). Jesús aplica las palabras de David a sí mismo: “Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Mateo 22:41-44; Salmos 110:1). También dice de sí mismo: “Yo soy la raíz y el linaje de David” (Apocalipsis 22:16); “El que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra” (Apocalipsis (3:7). En los días de su carne, Jesús fue conocido y descrito como “el hijo de David”; la entera nación judía esperaba que un hijo de David fuera el Mesías; todos los profetas hablaron de él como de un descendiente de David, señalándolo variadamente como una vara del tronco de Isaí (padre de David) (Isaías 11: 1); renuevo justo levantado a David (Jeremías 23:5); un niño nacido y un hijo dado para sentarse sobre el trono de David y sobre su reino (Isaías 9:6), y así sucesivamente.

Por consiguiente, es cosa vana negar la aplicación del “pacto perpetuo, ordenado en todas las cosas” a Jesús el Hijo y Señor de David, el “más grande que Salomón,” en virtud del punto de vista tomado por David y Salomón, el cual no excluye esta aplicación, sino solamente declara que el pacto hecho con referencia a Jesús se cumplió en forma parcial en Salomón.

Algo que debe considerarse es cómo una predicción puede tener dos cumplimientos tan separados por el tiempo y la naturaleza del suceso. Esto es evidencia de la extensión de la palabra divina; pero no refuta la realidad de que la predicción en su último y completo significado se refiere a Jesús. Esto es demostrado en tantas formas como para eliminar cualquier duda momentánea.

La Porción del Pacto Realizada por Jesús en su Primer Advenimiento
Asumiendo que esto sea correcto, veamos primero qué parte del pacto ha sido cumplida en el ministerio de Cristo hasta donde ha sido desarrollado; y segundo, qué tendrá que hacer Cristo en su futura manifestación a fin de cumplir la parte que incuestionablemente no fue realizada en su primer aparecimiento.

Los hechos relacionados con el primer punto pueden ser resumidos muy brevemente: habiéndose cumplido los días de David, y habiendo dormido con sus padres, Jesús nació en Belén, la ciudad de David. Su madre fue María, una virgen, descendiente en la línea de David y casada con un hombre llamado José, quien era de la casa y del linaje de David. El suceso fue anunciado por un ángel a los pastores del vecindario que cuidaban sus rebaños durante la noche, en el siguiente lenguaje:

“No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.” (Lucas 2:10,11)

Zacarías, el padre de Juan, habla del evento de la siguiente manera:

“Bendito el Señor Dios de Israel, que ha visitado y redimido a su pueblo, y nos levantó un poderoso Salvador en la casa de David su siervo, como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio.” (Lucas 1:68-70)

Como hemos visto en un estudio anterior (capítulo VI), Jesús nació sin paternidad humana; su concepción se debió al poder del Espíritu Santo que cubrió con su sombra a María (ver Lucas 1:35). “Será llamado,” dijo el ángel, “Hijo de Dios.” De esta manera, en un sentido que va más allá del caso de Salomón, fueron realizados los términos del pacto: “Yo seré a él Padre, y él me será a mi hijo.” En realidad, el divino parentesco de Jesús es la característica principal de su posición como Mesías. Ningún hombre puede creer con criterio bíblico que Jesús es el Cristo, negando al mismo tiempo que sea el Hijo de Dios. Una confesión bíblica de su nombre envuelve el reconocimiento de los dos hechos expresados en las palabras de Natanael: “Tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel” (Juan 1:49). Juan dice: “¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?” (1 Juan 5:5). El divino testimonio pronunciado en el bautismo de Jesús, y otra vez en su transfiguración, fue formulado en estas palabras: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.” (Mateo 17:5). De aquí que la más importante característica del pacto con David brilla en Jesús, quien fue al mismo tiempo Hijo de Dios e Hijo de David. En vista de esto es fácil entender el lenguaje de David en el Salmo 110, refiriéndose al cual Jesús confundió a los fariseos de tal modo que no pudieron responderle. El Señor dijo:

“¿Que pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David. El les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu le llama Señor, diciendo: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo? (Mateo 22:42-45)

Esta fue una pregunta que los fariseos no pudieron contestar desde su punto de vista, porque en la suposición de que el Mesías era un hijo natural de David, bajo ningún principio admisible en la práctica judía podía David haberse dirigido a él como Señor, pues eso significaría acordarle una posición y deferencia que nunca sería reconocida como correcta de parte de un padre para su hijo. Pero desde el punto de vista de la verdad, la pregunta admite una solución fácil: Cristo es el hijo de David según la carne, por medio de María; pero es también el Señor de David a causa de un parentesco más alto que el de David. “Todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre” (Juan 5:22,23).

Hay otra característica de la historia de Cristo que tiene su contraparte en el pacto hecho con David. Jesús no cometió iniquidad, pero fue castigado “con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres.” Según el Dr. Adam Clarke, el texto hebreo original de esta parte del pacto es más correctamente traducido como sigue: “Aun en su sufrimiento por la iniquidad, lo castigaré con la vara de los hombres y con los azotes de los hijos de los hombres.” Esto es inteligible cuando se aplica a la muerte de Cristo:

“Ciertamente llevo él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados…Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.” (Isaías 53:4-6)

Pero la misericordia de Dios no lo abandonó como lo hizo con Saúl, quien fue rechazado, y tal como se presume que hizo en el caso de Salomón, cuyos últimos días, hasta donde sabemos, fueron dedicados a la desobediencia. Cristo fue abandonado en la cruz, pero sólo por un momento; el favor de Dios retornó con la mañana que vio su liberación del sepulcro de José de Arimatea y fue para él un río de eterno gozo. Su relación con la divinidad en todo el acontecimiento no podría expresarse mejor que en las palabras del Salmo 16, el cual Pedro le aplicó en el día de Pentecostés:

“A Jehová he puesto siempre delante de mí; porque está a mi diestra, no seré conmovido. Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; mi carne también reposará confiadamente; porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción. Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre.” (Salmos 16:8-11)

En el Salmo 89 se repite la esencia del pacto con David, y aquí es usado el siguiente lenguaje, que no podría aplicarse a Salomón:

“Yo también le pondré por primogénito, el más excelso de los reyes de la tierra. Para siempre le conservaré mi misericordia…Pondré su descendencia para siempre, y su trono como los días de los cielos.” (Salmos 89:27-29)

En ningún sentido fue Salomón el primogénito de Jehová; en cambio, de Jesús se han hecho las siguientes declaraciones:

“El es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia.” (Colosenses 1:18)

“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” (Romanos 8:29)

“Cristo, las primicias.” (1 Corintios 15:23)

En este sentido, él cumple una condición del pacto hecho con David, la cual en ningún sentido se cumplió en Salomón. El es verdaderamente “el más excelso de los reyes de la tierra,” porque Pablo dice: “Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla” (Filipenses 2:9,10).

Aspectos del Pacto que Jesús Aún No ha Cumplido
Cuando pasamos a considerar otras cosas que el pacto afirmó acerca del hijo prometido a David, encontramos que Jesús no las ha cumplido todavía. El primer punto es expresado en las palabras de Pedro en el sentido de que se sentaría en el trono de David (Hechos 2:30). En ningún sentido puede decirse que Jesús ya hizo esto. El trono de David está en ruinas. Su condición se describe en el siguiente lenguaje:

“Mas tú desechaste y menospreciaste a tu ungido, y te has airado con él. Rompiste el pacto de tu siervo; has profanado su corona hasta la tierra. Aportillaste todos sus vallados; has destruido sus fortalezas. Lo saquean todos los que pasan por el camino; es oprobio a sus vecinos. Has exaltado la diestra de sus enemigos; has alegrado a todos sus adversarios. Embotaste asimismo el filo de su espada, y no lo levantaste en batalla. Hiciste cesar su gloria, y echaste su trono por tierra.” (Salmos 89:38-44)

Este mismo estado de cosas fue predicho por Ezequiel en los términos siguientes:

“Y tú, profano e impío príncipe de Israel, cuyo día ha llegado ya, el tiempo de la consumación de la maldad, así ha dicho Jehová el Señor: Depón la tiara, quita la corona; esto no será más así; sea exaltado lo bajo, y humillado lo alto. A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto no será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y yo se lo entregaré.” (Ezequiel 21:25-27)

Esta predicción fue pronunciada en el reinado de Sedequías, el último rey israelita en la línea de David (593 A.C.); y desde ese tiempo el reino ha quedado suspendido. Fue destruido por Nabucodonosor durante la vida de Sedequías, y más tarde fue aplastado por Grecia y Roma. Desde la destrucción de Jerusalén por Tito, la nación israelita no ha tenido existencia. La tierra está en posesión del enemigo, y el pueblo está esparcido como fugitivo por toda la tierra. [Nota del traductor: Estas palabras fueron escritas en el año 1862, antes de que el pueblo judío hubiera regresado a Palestina y establecido el moderno Estado de Israel.]

En vista de esto, ¿que conclusión puede extraerse del pacto hecho con David, el cual expresamente garantiza la continuación perpetua del trono y reino de David bajo su hijo, quien había de ser el primogénito de Jehová? Las premisas admiten sólo una conclusión, y es que en algún tiempo futuro, Jesús deberá retornar y restablecer el trono de David, y presidir en él por Dios, como David lo hizo. Con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: “Después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar” (Hechos 15:16). El testimonio que confirma esta conclusión es muy explícito, según las conocidas palabras de Isaías:

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre.” (Isaías 9:6,7)

También tenemos las palabras de los otros profetas, de los cuales las siguientes son solamente unos pocos ejemplos:

“En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un Renuevo de justicia, y hará juicio y justicia en la tierra.” (Jeremías 33:15)

“He aquí vienen días, dice Jehová, en que sembraré la casa de Israel y la casa de Judá de simiente de hombre y de simiente de animal. Y así como tuve cuidado de ellos para arrancar y derribar, y trastornar y perder y afligir, tendré cuidado de ellos para edificar y plantar, dice Jehová.” (Jeremías 31:27,28)

“Porque así ha dicho Jehová: Como traje sobre este pueblo todo este gran mal, así traeré sobre ellos todo el bien que acerca de ellos hablo.” (Jeremías 32:42)

“He aquí vienen días, dice Jehová, en que yo confirmaré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá.” (Jeremías 33:14)

“En aquel día, dice Jehová, juntaré la que cojea, y recogeré la descarriada, y a la que afligí; y pondré a la coja como remanente, y a la descarriada como nación robusta; y Jehová reinará sobre ellos en el monte de Sion desde ahora y para siempre.” (Miqueas 4:6,7)

“Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos.” (Ezequiel 37:21,22)

“Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.” (Isaías 61:4)

Estas predicciones no serán realizadas mientras Jesucristo esté ausente de la tierra. Esto se deduce de los testimonios mismos, pero se comprueba de tal modo que excluye la posibilidad de error, por la declaración de Pedro, registrada en Hechos 3:19-21:

“…para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo.”

De esto se deduce que el trabajo de restauración tan abundantemente descrito por los profetas no ocurrirá sino hasta que Jesús regrese y reaparezca en la tierra. Esto explica el hecho de que Pablo relaciona el aparecimiento de Cristo con su reino como dos sucesos simultáneos en las palabras, “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino” (2 Timoteo 4:1). En el momento de su aparecimiento vendrá su reino; porque su regreso a la tierra dará como resultado el establecimiento de su reino del reino. Por esto podemos entender la declaración de que “cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria” (Mateo 25:31). Esta afirmación de Jesús se repite en otra forma que hace aún más segura su identificación con el restablecimiento del reino de Israel. El dijo a sus discípulos:

“De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.” (Mateo 19:28)

Cuando esto suceda, se cumplirán las palabras dirigidas a María: “Y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Lucas 1:33). Cuando estas palabras se hagan realidad, el pacto hecho con David encontrará un cumplimiento sobre el cual no podrá ser arrojada oscuridad.

El pacto garantiza el establecimiento mesiánico del reino de David en presencia de David. Las palabras son: “Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro” (2 Samuel 7:16). Como hemos visto, esto fue parcialmente cumplido cuando David fue testigo, antes de su muerte, de la ascensión de Salomón al trono. Pero es fácil ver cuánto más completa y sustancialmente será cumplido en el reino de David en las manos de Jesús. El reino de Israel, gobernado por Cristo, será el reino de Dios. La promesa a todos los fieles es que ellos heredarán el reino de Dios (Lucas 22:29,30; Mateo 19:28; Santiago 2:5; Lucas 13:28,29; 12:32,36; 2 Pedro 1:11). David, quien fue un hombre conforme al corazón de Dios, estará entre aquellos de los que Jesús dice en una de las citas anteriores, que Abraham, Isaac y Jacob, y todos los profetas (uno de los cuales fue David) serán vistos en el reino de Dios.

Esto no puede ser el cielo, pues Pedro dice claramente: “David no subió a los cielos” (Hechos 2:34). Es el reino que será asentado en el territorio de la Tierra Prometida, cuando la piedra descienda de los cielos para romper en pedazos a los otros reinos. David, mirando hacia este tiempo, dice en oración inmediatamente después de oír las palabras del pacto: “También has hablado de la casa de tu siervo en lo por venir…Ten ahora a bien bendecir la casa de tu siervo, para que permanezca perpetuamente delante de ti” (2 Samuel 7:19,29). Esta oración es contestada en las palabras de Jeremías 33: 17,25,26:

“Porque así ha dicho Jehová: No faltará a David varón que se siente sobre el trono de la casa de Israel…Si no permanece mi pacto con el día y la noche, si yo no he puesto las leyes del cielo y la tierra, también desecharé la descendencia de Jacob, y de David mi siervo, para no tomar de su descendencia quien sea señor sobre la posteridad de Abraham, de Isaac y de Jacob. Porque haré volver sus cautivos, y tendré de ellos misericordia.”

El tiempo de esto no está lejano, y el mismo David estará en la tierra, gozándose en la magnificencia de su Hijo, quien será un triunfante testigo de la fidelidad de la palabra de Jehová. Todas las naciones llegarán a su fin, excepto la nación de Israel (Jeremías 30:11), y todos los reyes y sus familias desaparecerán y serán olvidados, excepto la familia de David que estará en eterno recordatorio entre los redimidos habitantes del globo, por ser una gloriosa y eterna institución. Así se cumplirá la promesa de que la casa de David continuará por siempre.

Jesús Edificará la Casa de Jehová
Seguidamente debemos observar una característica del pacto que pocos lectores modernos de la Biblia han sido capaces, en algún sentido, de aplicar a Jesús. Nos referimos a la primera cláusula de 2 Samuel 7:13: “El edificará casa a mi nombre.” Entendiendo esto como la erección de un lugar en la tierra para la adoración de Jehová, puede considerarse increíble que tal labor forme parte de la obra de Cristo. A primera vista tal cosa puede parecer absurda y degradante para la dignidad de Cristo, pero al examinar el tema con más cuidado, descubriremos en él un sentido diferente. Veremos que no solamente es la construcción de un templo al que las naciones puedan ir periódicamente para adorar, lo cual será una de las actividades de la era que ha de venir, sino que también la realización de esta obra está relacionada con la más noble misión del reino de Dios.

Primero quisiera llamar la atención del lector hacia la evidencia que demuestra que lo que se afirma en el pacto hecho con David será llevado a cabo en el reino de Cristo. Comienza con una declaración en Zacarías 6:12, como sigue:

“He aquí el varón cuyo nombre es el Renuevo, el cual brotará de sus raíces, y edificará el templo de Jehová…y él llevará gloria, y se sentará y dominará en su trono, y habrá sacerdote a su lado.”

La relación de esto con Jesús podría ser puesta en duda a causa del contexto si no fuera por el hecho de que la declaración no puede aplicarse a cualquier otro que aquel que lleva el título que en ella se menciona. El Mesías es frecuentemente descrito como el Renuevo, y solamente él será un sacerdote en su trono, combinando en sí mismo la doble función de gobernar en asuntos temporales e interceder en cosas que pertenecen a Dios. Sin embargo, si sólo existiera esta consideración para justificar la aplicación de la profecía a Jesús, no lograría demostrarse el punto. Por consiguiente procederemos a otras consideraciones más poderosas.

Se dice que cuando Jesús reine en el trono de su padre David, “vendrán muchos pueblos y fuertes naciones a buscar a Jehová de los ejércitos en Jerusalén, y a implorar el favor de Jehová” (Zacarías 8:22). Esto es descrito por Jeremías como una reunión de las naciones en el nombre de Jehová en Jerusalén, en consecuencia de la cual no andarán mas en la imaginación de su malvado corazón (Jeremías 3:17); y por Isaías, como el viaje de muchos pueblos diciendo: “Subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas” (Isaías 2:3). Zacarías describe esto en el siguiente lenguaje:

“Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos.” (Zacarías 14:16)

La Construcción de un Nuevo Templo en el Reino
Que estas cosas se realizarán solamente en el reino de Cristo en la tierra, debe ser evidente partiendo del hecho de que están asociadas con un tiempo cuando las naciones dejarán de hacer la guerra, y cuando los hombres ya no seguirán los deseos de sus malas inclinaciones. Tal estado de cosas nunca ha existido en la historia del mundo. Si las naciones van a ir periódicamente a Jerusalén con el propósito de adorar a Jehová, esto apoya la idea de que habrá un lugar en el cual este acto puede ser convenientemente realizado. No podemos imaginar que una variada reunión de pueblos podría, conveniente, confortable o provechosamente, practicar su devoción sin los medios de acercamiento que en todos los tiempos pasados Dios ha preparado para todos aquellos a quienes ha invitado a rendirle homenaje. ¿Por qué vendrían las naciones a Jerusalén, si allí no hubiera templo? Si su adoración consistiera simplemente en el sentimiento de devoción, esto podría ser cultivado en los países donde habiten, tanto como en la ciudad santa.

La necesidad del caso requiere que exista un sistema de adoración adecuado a la grandeza de la dispensación, en la cual Jerusalén es la metrópolis religiosa de todo el mundo. Es evidente, según el limitado testimonio citado, que este sistema existirá. Por ejemplo, note la expresión, “subamos a la casa de Jehová.” También, “las ollas de la casa de Jehová serán como los tazones del altar” (Zacarías 14:20). “La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar” (Hageo 2:9). “Y Jerusalén será santa…Y saldrá una fuente de la casa de Jehová y regará el valle de Sitim” (Joel 3:17,18).

Cito estas evidencias indirectas no tanto para demostrar el punto en discusión, como para introducir la grande y poderosa evidencia delante de la cual las otras lucen insignificantes. Me refiero a la visión de Ezequiel, contenida en los últimos nueve capítulos de su libro. Esta porción de las Escrituras ha confundido a todos los comentaristas de la Biblia, por la simple razón de que la teología popular no halla sentido en ella. ¿Qué propósito cumple el establecimiento de un ritual del templo en Jerusalén, si la muerte envía a los hombres a un final de felicidad o de sufrimiento, con Dios o con el diablo, y si el milenio será simplemente una continuación de la religión evangélica?

Los capítulos referidos, que fueron escritos después de la destrucción del templo de Salomón por Nabucodonosor, describen un estado de cosas que nunca ha prevalecido desde la antigüedad hasta el día de hoy. El templo fue reconstruido al regreso de los judíos de Babilonia. Pero la profecía de Ezequiel no se cumplió en aquel momento, como puede verse comparándola con los hechos relacionados con el segundo templo. El templo reconstruido, en vez de ser más grandioso que el primero, fue vastamente inferior. Esto no puede ser mejor probado que por el siguiente pasaje de Esdras:

“Y muchos de los sacerdotes, de los levitas y de los jefes de casas paternas, ancianos que habían visto la casa primera, viendo echar los cimientos de esta casa, lloraban en alta voz, mientras muchos otros daban grandes gritos de alegría. Y no podía distinguir el pueblo el clamor de los gritos de alegría, de la voz del lloro; porque clamaba el pueblo con gran júbilo, y se oía el ruido hasta de lejos.” (3:12,13)

El templo de Ezequiel debe ser contemporáneo con la división de la tierra prometida a las doce tribus de Israel (Ezequiel 48). El lector educado no necesita ser informado de que esto nunca ha tenido lugar desde los días de la cautividad de Babilonia. Los que regresaron de Babilonia fueron solamente las dos tribus de Judá y Benjamín, y solamente una porción de éstas. Las diez tribus que constituían el Reino de Israel fueron removidas por Salmanasar, rey de Asiria, hacia países más allá del Eufrates, y nunca han retornado. La conclusión es completamente evidente. La tierra nunca ha sido dividida entre las doce tribus de Israel, como ha de serlo cuando el templo de Ezequiel sea levantado.

Otro hecho que prueba que la profecía será cumplida en el futuro, es que en el tiempo señalado por Ezequiel, una porción del país, un cuadrado de 65 kilómetros por lado, deberá ser apartada para propósitos divinos como una ofrenda santa (Ezequiel 45:1,4). Aquí se levantarán el templo, la santa ciudad y las casas de los sacerdotes. Tal cosa, como todos saben, nunca ha sucedido en la historia de la Tierra Santa. De esto se deduce que el estado de cosas descrito en el capítulo bajo consideración pertenece al futuro. Esta conclusión queda establecida fuera de cualquier duda por las concluyentes declaraciones del profeta, que el nombre de la ciudad desde aquel día será Jehová-sama [Jehová está allí] (Ezequiel 48:34).

En vista de la certeza de que la profecía de Ezequiel no ha sido cumplida, se vuelve interesante, en el más alto grado, echar una mirada a lo que el profeta describe. Dice que en las visiones de Dios fue llevado a la tierra de Israel y puesto sobre una montaña muy alta, desde la cual vio el contorno de una ciudad al sur. Se encuentra en compañía de un hombre, “cuyo aspecto era como aspecto de bronce; y tenía un cordel de lino en su mano, y una caña de medir.” Este hombre a quien ve de pie en la puerta de entrada del patio del templo, se dirige a él de la siguiente manera:

“Hijo de hombre, mira con tus ojos, y oye con tus oídos, y pon tu corazón a todas las cosas que te muestro; porque para que yo te las mostrase has sido traído aquí. Cuenta todo lo que ves a la casa de Israel.” (Ezequiel 40:4)

Ezequiel entonces se pone atento a las operaciones de su guía, observándolo mientras realiza una serie de medidas que son registradas con gran minuciosidad en los primeros cinco capítulos. Sin seguir las complicaciones de estas medidas, establezcamos brevemente que a Ezequiel le es mostrado un templo que excede a cualquier otro realizado en la historia de Israel o de otra nación. El templo es un edificio gigantesco con todos los accesorios necesarios para la adoración de aquel a quien es dedicado. El muro exterior (aproximadamente 2 kilómetros por lado) es interrumpido por muchas puertas, todas flanqueadas por cámaras para el servicio del templo, y dotadas de escalinatas. Al subir las gradas, el profeta ve un muro interior a unos 45 metros más cerca del templo. El espacio entre los dos muros se describe como el atrio exterior y forma una espaciosa calzada o pavimento. El muro interior tiene puertas semejantes a las del muro exterior. Estas puertas tienen acceso por ocho gradas al atrio interior en el cual se levanta el templo, una inmensa área de edificios altos con arcos y enrejados, y capacidad para un millón de adoradores. Este es la parte central de la visión. Por su altura, ancho y elaboración, el templo excede a cualquier arquitectura humana y solamente es sobrepasado en interés por el suceso que el profeta vio después de observar las entradas externas del edificio. Lo que observó desde la puerta oriental del muro exterior es descrito en el siguiente lenguaje:

“Y he aquí la gloria del Dios de Israel, que venía del oriente; y su sonido era como el sonido de muchas aguas, y la tierra resplandecía a causa de su gloria…Y la gloria de Jehová entró en la casa por la vía de la puerta que daba al oriente.” (Ezequiel 43:2,4)

Ezequiel es luego llevado por el Espíritu al atrio interior en el cual ve la casa llena de la gloria de Jehová. Entonces oye la voz divina que se dirige a él como sigue:

“Hijo de hombre, éste es el lugar de mi trono, el lugar donde posaré las plantas de mis pies, en el cual habitaré entre los hijos de Israel para siempre; y nunca más profanará la casa de Israel mi santo nombre, ni ellos ni sus reyes, con sus fornicaciones, ni con los cuerpos muertos de sus reyes en sus lugares altos.” (Ezequiel 43:7)

Después, Ezequiel es llevado de nuevo por el camino de la puerta oriental, y observa que está cerrada, de lo cual se da la siguiente explicación:

“Esta puerta estará cerrada; no se abrirá, ni entrará por ella hombre, porque Jehová Dios de Israel entró por ella; estará, por tanto, cerrada. En cuanto al príncipe, por ser el príncipe, él se sentará allí para comer pan delante de Jehová; por el vestíbulo de la puerta entrará, y por ese mismo camino saldrá.” (Ezequiel 44:2,3)

En una etapa posterior, Ezequiel recibe la siguiente información con referencia a la misma puerta:

“La puerta del atrio interior que mira al oriente estará cerrada los seis días de trabajo, y el día de reposo se abrirá; se abrirá también el día de la luna nueva. Y el príncipe entrará por el camino del portal de la puerta exterior, y estará en pie junto al umbral de la puerta mientras los sacerdotes ofrezcan su holocausto y sus ofrendas de paz, y adorará junto a la entrada de la puerta; después saldrá; pero no se cerrará la puerta hasta la tarde. Asimismo adorará el pueblo de la tierra delante de Jehová, a la entrada de la puerta, en los días de reposo y en las lunas nuevas.” (Ezequiel 46:1-3)

Se nos informa que el templo se levanta en el centro de un área de terreno que mide 68 kilómetros de este a oeste, y cerca de 27 kilómetros de norte a sur. Esta área estará ocupada por una clase de personas descritas como los “hijos de Sadoc,” que fueron fieles desde tiempos antiguos. Al sur hay un área de tierra medida para los levitas, cuyo deber será llevar a cabo tareas humildes y laboriosas relacionadas con la adoración del templo. Al sur de esto, midiendo 67 kilómetros de este a oeste y entre 14 y 16 kilómetros de norte a sur, una franja de territorio es asignada para la ciudad, con tierra para campos de cultivo y jardines.

Las medidas de la ciudad la muestran como la más extensa y magnífica que jamás se haya construido. Dispuesta en forma cuadrada, ocupará un área de unos 200 kilómetros cuadrados. Cada muro, este, oeste, norte y sur, mide alrededor de 14 kilómetros, siendo la circunferencia total de unas 56 kilómetros. En cada muro hay tres puertas, a igual distancia, siendo nominada cada una por una de las tribus de la tierra. La tierra situada al este y oeste de la ciudad, apropiada para el cultivo de verduras, contiene cerca de 700 kilómetros cuadrados, formando una provisión adecuada para las necesidades de la estupenda ciudad, la cual será conocida desde aquel día por el nombre Jehová-sama: Jehová está allí.

El templo se levanta en el sitio de la antigua y moderna Jerusalén, coronando el monte de Sion, del cual se testifica en Salmos 132:13,14: “Porque Jehová ha elegido a Sion; la quiso por habitación para sí. Este es para siempre el lugar de mi reposo; aquí habitaré, porque la he querido.” La ciudad se sitúa a unos 51 kilómetros al sur del templo. Todo el territorio distribuido es un magnífico cuadrado que mide cerca de 68 kilómetros por lado, formando el tabernáculo de Jehová de la era venidera.

La Restauración de los Sacrificios en el Reino Milenial
Estos detalles no dejan duda de la realidad del templo que será erigido en los días en que el caído tabernáculo de David sea reconstruido por el Hijo de David. La razón por la que los intérpretes tradicionalistas no pueden ver esto es porque no tienen conocimiento del reino del cual el templo y su servicio forman parte.

Otra razón probablemente se encuentra en el hecho de que los sacrificios sustituidos por la muerte de Cristo son restaurados en este templo. Holocaustos y ofrendas de toros y carneros son requeridos con todo el minucioso ceremonial observado bajo la ley de Moisés. Para la mayoría de la gente, esto es una gran piedra de tropiezo. Ellos razonan contra la posibilidad de que sean restaurados los sacrificios después del cumplimiento del sacrificio del “Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Sin embargo, una pequeña reflexión disipará la fuerza de esta dificultad. Es evidente que el reino de Cristo en la tierra es un reino sacerdotal. Esto es establecido en el testimonio de que “habrá sacerdote a su lado” (Zacarías 6:13). También es evidente por la declaración de Apocalipsis 1:6: “nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre,” una doble función que según aparece en Apocalipsis 5:10, se refiere al tiempo cuando Cristo reine en la tierra: “Nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.” Entonces, si la dispensación milenial es sacerdotal, es apropiado que el pueblo tenga algo que ofrecer en señal de su obediencia; y los sacerdotes, algo que presentar a nombre de ellos.

Pero podría preguntarse, ¿cómo puede ser restaurado el sacrificio de animales cuando el que fue muerto está presente en la tierra como un perfecto mediador entre Dios y los hombres? Y puesto que el sacerdocio de Cristo está vigente aún ahora, sin el uso de sacrificios materiales por parte de aquellos por los que oficia, es decir, su propia casa, ¿por que habrá necesidad de sacrificios materiales en la era venidera, cuando su sacerdocio sea solamente transferido de su propia casa a todo el mundo?

La respuesta a esto debe tomar una forma general. Así como los sacrificios bajo la ley de Moisés prefiguraban la muerte de Cristo, así puede que los sacrificios bajo el “profeta como Moisés” vuelvan nuestra mirada hacia la muerte de Cristo en el pasado. En la ley de Moisés los sacrificios prefiguraban y simbolizaban lo que había de venir. Bajo la ley de Cristo, pueden ser una retrospectiva conmemoración de lo que ha sido, de la misma manera que la cena del Señor, en ausencia de Cristo, es un memorial permanente de su cuerpo torturado y su sangre derramada. Cualquiera que sea la explicación que pueda sugerirse, no puede ser puesto en duda el hecho mismo de que los sacrificios forman parte de la institución de la era venidera. Esto se deduce no sólo de Ezequiel sino de una variedad de testimonios bíblicos de los cuales cito los siguientes ejemplos:

“Porque desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi nombre entre las naciones; y en todo lugar se ofrece a mi nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi nombre entre las naciones, dice Jehová de los ejércitos.” (Malaquías 1:11)

“Multitud de camellos te cubrirá; dromedarios de Madián y de Efa; vendrán todos los de Sabá; traerán oro e incienso, y publicarán alabanzas de Jehová. Todo el ganado de Cedar será juntado para ti; carneros de Nebaiot te serán servidos; serán ofrecidos con agrado sobre mi altar, y glorificaré la casa de mi gloria.” (Isaías 60:6,7)

“Y Jehová será conocido de Egipto, y los de Egipto conocerán a Jehová en aquel día, y harán sacrificio y oblación; y harán votos a Jehová y los cumplirán.” (Isaías 19:21)

“Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, sin príncipe, sin sacrificio, sin estatua, sin efod y sin terafines. Después volverán los hijos de Israel, y buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los días.” (Oseas 3:4,5)

“Y toda olla en Jerusalén y Judá será consagrada a Jehová de los ejércitos; y todos los que sacrificaren vendrán y tomarán de ellas, y cocerán en ellas; y no habrá en aquel día más mercader en la casa de Jehová de los ejércitos.” (Zacarías 14:21)

“Jehová es Dios, y nos ha dado luz; atad víctimas con cuerdas a los cuernos del altar.” (Salmos 118:27)

A primera vista parecería contradictorio que la gloriosa administración de poder y justicia, característica del reino de Cristo, sea mezclada con un ritual que ha sido obsoleto por siglos, habiendo entre ella y la verdad muy pocos elementos de afinidad. Sin embargo, hay una consideración que revela la sabiduría del arreglo.

Es parte de la verdad eterna que sin fe y prueba, es imposible ser aceptado por Dios. Este principio no es afectado por el tiempo o las circunstancias; será tan verdadero en la era futura como lo es ahora. Hombres y mujeres, viviendo como súbditos del reino del Mesías, tendrán que obtener el derecho de comer del árbol de la vida por medio de su fe y obediencia, de la misma manera que muchos de los que ahora tienen que perseverar en ausencia de una revelación completa. Pero, ¿cómo puede ser ejercida su fe y puesta a prueba su obediencia en presencia del abrumador hecho del gobierno visible de Dios sobre las naciones por medio de Jesús y sus santos? ¿No parecería como si toda oportunidad para ejercer fe sería anulada por los sublimes e indiscutibles hechos de aquella época, y como si la obediencia voluntaria sería eclipsada y sustituida por la compulsión práctica ejercida sobre los hombres por la existencia y supervisión del gobierno divino?

Me parece que la restitución del sacrificio proporciona una solución del problema. Llamados a adorar a Dios por medio de actos que en sí mismos parecen innecesarios e inconvenientes, la fe y la obediencia de los hombres será puesta bajo tan poderosa prueba como lo fue en los días antiguos, cuando cosas similares fueron requeridas de la mano de los israelitas. Sus mentes serán instruidas para someterse a la voluntad divina y tener fe en las divinas intenciones por medio de un ritualismo tan irrazonable como para no tener ningún atractivo para la mente, excepto en la medida en que proviene de la divina autoridad. Al mismo tiempo, su intelecto será iluminado por las lecciones alegóricas impartidas por este medio. Debemos recordar que en la era venidera, las naciones sujetas a Cristo y a su pueblo estarán compuestas de hombres y mujeres constituidos como los hombres y las mujeres de hoy: necesitados de educación espiritual.

El reino de Dios en su fase milenial es una adaptación a esta necesidad. Con la ayuda de este hecho podemos ver la sabiduría de una dispensación que sería innecesaria en una generación espiritualmente perfecta. Las naciones serán instruidas en los principios básicos y ejercitadas continuamente en una dirección divina. Sin estímulo externo o actividades para mantenerla ocupada, la mente humana se vuelve perezosa y retrógrada. Las más brillantes impresiones morales decaen en un estado de inactividad. Esta clase de degeneración será prevenida por un sistema de religión compulsiva universal que requerirá la presencia de cada persona una vez al año en el centro de gobierno y adoración divinos, y el cual por cada ofensa contra las leyes demandará la penitencia cumplida en el sacrificio de un animal de su propiedad. La mente de todo el mundo será mantenida en continua actividad dentro de un ámbito espiritual. Por estos medios, la humanidad como un todo se volverá de los caminos de la ignorancia y la maldad, mientras la poderosa mano del gobierno, aplicada sobre todo lo que se opone al bienestar espiritual y temporal de la gente, permitirá la completa y efectiva operación de estas influencias perfeccionadoras.

De este modo vemos belleza y fuerza en esa cláusula del pacto hecho con David, la cual asigna al Mesías la tarea de construir una casa para el Señor de toda la tierra. Desde luego, la parte mecánica del proceso será realizada por extraños. El trabajo manual requerido para elaborar la espléndida y espaciosa arquitectura mostrada a Ezequiel será obra de los extranjeros; pero el trabajo será ejecutado bajo la supervisión de Cristo, así como el templo de Salomón fue construido según las instrucciones de David:

“Extranjeros edificarán tus muros, y sus reyes te servirán; porque en mi ira te castigué, mas en mi buena voluntad tendré de ti misericordia…Y vendrán a ti humillados los hijos de los que te afligieron, y a las pisadas de tus pies se encorvarán todos los que te escarnecían, y te llamarán ciudad de Jehová, Sion del Santo de Israel. En vez de estar abandonada y aborrecida, tanto que nadie pasaba por ti, haré que seas una gloria eterna, el gozo de todos los siglos.” (Isaías 60:10,14,15)

“Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones. Y extranjeros apacentarán vuestras ovejas, y los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores.” (Isaías 61:4,5)

“Así dijo Jehová el Señor: He aquí, yo tenderé mi mano a las naciones, y a los pueblos levantaré mi bandera; y traerán en brazos a tus hijos, y tus hijas serán traídas en hombros. Reyes serán tus ayos, y sus reinas tus nodrizas; con el rostro inclinado a tierra te adorarán, y lamerán el polvo de tus pies; y conocerás que yo soy Jehová, que no se avergonzarán los que esperan en mí.” (Isaías 49:22,23)

Será el honor particular de Jesús traer a todas las naciones a adorar delante de Dios: y esto lo hará en virtud del pacto hecho con David.

Poco queda por decir para ilustrar las restantes provisiones del pacto. Que Dios establecerá el trono de su reino para siempre, en las manos de Jesús, y bajo el control de éste dará a Israel la segura morada de la cual nunca será removido, ya se ha hecho evidente en estudios anteriores. Estas dos conclusiones están entre las doctrinas más copiosamente respaldadas en la palabra de Dios. A la luz de ellas toda la profecía es inteligible. Sin ellas, el Antiguo Testamento es lo que los tradicionalistas prácticamente encuentran: una visión oscura y una letra muerta.

La apostasía es la responsable de esto. Mezclando dogmas paganos con las doctrinas de la revelación, ha tenido éxito en mistificar los oráculos de Dios hasta volverlos incomprensibles para la mayoría de la gente. Ha puesto un grueso velo sobre sus ojos. Ha complicado el estudio la Biblia, exponiéndola al ridículo y el desprecio de muchos, quienes con un mejor entendimiento se inclinarían delante de la sublimidad y esplendor del plan que revela la redención de este bello planeta del mal que actualmente reina. Este resultado lamentable no puede ser remediado por ahora en un grado significativo. Ocasionalmente unos cuantos se rendirán ante el poder del juicio y del testimonio; pero la gran mayoría continuará esclavizada al poder del error apoyado por la mayoría.

Seducidos por el engaño de la sociedad, están sordos a la voz de la razón. Miran a su alrededor y ven una multitud caminando por las sendas convencionales de la religión popular; aunque considerados individualmente podrían estimar sus opiniones en su verdadero valor (el cual, en la mayoría de los casos, debido a la ignorancia prevaleciente, es nulo). Aun así el simple peso de las cifras da al sentimiento colectivo un poder al cual no pueden resistir; y se dejan arrastrar como esclavos atados al carro de un sistema de fe que no se sostendrá ni por un momento cuando sea juzgado en base a sus méritos propios. Cada hombre en la multitud ve al resto como una multitud, y abrumado por la multitud, se dobla ante la opinión colectiva, aunque sólo se trate de un mero prejuicio tradicional y no de una convicción basada en la evidencia. De este modo, cada hombre en las grandes comunidades religiosas es atrapado en la servidumbre por todo el resto, y esta esclavitud es reforzada por medio de la influencia de la iglesia, capilla, colegio, sacristía, escuela, ferias de caridad, retiros, reuniones sociales, intereses privados, y toda la maquinaria en general del sistema.

Nada podrá romper esta esclavitud intelectual, sino la vara de hierro del Hijo de David. Cuando él venga, investido en su sola persona con la autoridad actualmente ejercida por todos los reyes y parlamentos del mundo; cuando él retire, con mano inmisericorde, los intereses creados que obstruyen el paso del progreso general; cuando reduzca a polvo la tela corrompida de la superstición respetable; cuando destruya las instituciones ante las cuales las multitudes insensatas se arrodillan y adoran por la sola influencia de la tradición humana; cuando promulgue ante el mundo entero los decretos de un absolutismo divino y omnipotente; cuando establezca un sistema de adoración para el cual demandará conformidad so pena de muerte; cuando exija que la lealtad de cada alma sea ofrecida personalmente en Jerusalén, la ciudad del gran rey; cuando venga a barrer de la faz de la tierra la enmarañada red de las instituciones existentes que fomentan la ignorancia, el vicio y la miseria, mientras pretenden estar basadas en la justicia, la religión y la moralidad, administrando con igualdad los poderosos y rápidos premios de una justicia inequívoca; cuando efectivamente haga pedazos toda la estructura de la sociedad humana tal como ahora existe, y la sustituya por un nuevo orden de cosas, estableciendo el restaurado reino de David en la tierra de Palestina como su centro de operaciones. Entonces y sólo entonces, verá la humanidad su insensatez y “vendrán desde los extremos de la tierra y dirán: Ciertamente mentira poseyeron nuestros padres, vanidad, y no hay en ellos provecho” (Jeremías 16:19). Hasta entonces, no hay esperanza. “Juzgarás los pueblos con equidad, y pastorearás las naciones en la tierra” (Salmos 67:4). “En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre” (Zacarías 14:9).

Robert Roberts

EL REINO PERFECTO

Este es el capítulo 13 del libro “Tuyo es el Reino”.

En este capítulo completaremos el plan de Dios para la tierra y el hombre. En las páginas anteriores hemos trazado el desarrollo gradual de su propósito desde los lejanos días de la creación del hombre y el huerto del Edén. Vimos cómo el pecado entró en el mundo, y las trágicas consecuencias de la transgresión humana. Pero también vimos aparecer el primer rayo de luz cuando a Eva se le prometió que tendría un hijo quien finalmente destruiría el pecado y la muerte.

Echamos un vistazo a las promesas de Dios que proclamaron a Abraham que uno de sus descendientes traería bendición a todos los pueblos del mundo. Luego consideramos la promesa hecha a David en el sentido de que uno de sus hijos sería rey como él mismo, pero sobre un reino mucho más glorioso que el de David. Posteriormente notamos que el tema de la venida de este gobernante fue ampliamente desarrollado por los profetas del Antiguo Testamento, y que cuando Jesús nació fue saludado como el largamente esperado Mesías. El futuro reino de Dios fue el enfoque de la predicación de Cristo, quien habiendo hecho posibles el perdón y la vida eterna para sus seguidores por medio del sacrificio de su vida, fue al cielo para esperar el tiempo de su regreso para establecer el reino.

Después de estudiar las señales establecidas por Dios para el retorno de Jesús, notamos que éstas indican que la tierra parece ahora lista para su regreso. Seguidamente examinamos los pasajes que explicaban cuál será la gran obra de Jesús al resucitar a sus seguidores muertos, juntar a los vivos y recompensar a los fieles con vida eterna. Vimos que con ayuda de éstos limpiará la tierra del malvado legado del gobierno humano. Finalmente retornamos a algunas de aquellas agradables visiones del mundo venidero en las que los profetas describen la bendición del futuro reino de Cristo, lo que consideramos en forma detallada en el capítulo 2.

Ahora llegamos al punto culminante, cuando los años de preparación dan paso a los siglos eternos de cumplimiento.

Al final de sus mil años de gobierno Jesús reinará sobre un mundo transformado. El reino de los hombres, que a su regreso se tambaleaba al borde de su propia destrucción, habrá dado paso al perfecto gobierno del reino de Dios.

Los males de la guerra, hambre, enfermedad, opresión e injusticia, que fueron la herencia del pecado, serán sólo un recuerdo lejano en la mente de las personas privilegiadas y felices, quienes bajo la sabia conducción de Cristo y de sus inmortales asistentes, se habrán vuelto a Dios en servicio amoroso y obediente. La profecía pronunciada en el momento del nacimiento de Jesús finalmente será una realidad, pues debido al hecho de haber dado “gloria a Dios en las alturas” habrá “en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres.”

Pero por muy agradable y feliz que sea este tiempo, esta fase del reino de Dios no es la culminación del plan de Dios para la tierra. El pecado, aunque mucho menos prominente, todavía existirá. La muerte, aunque será un suceso relativamente raro, todavía existirá. Así, aun durante el milenio la tierra todavía no habrá alcanzado una condición que posibilite la morada del puro y santo Creador entre los hombres en perfecto compañerismo. El cumplimiento de este propósito original tiene que esperar un acontecimiento posterior: la completa remoción del pecado y la muerte de la faz de nuestro planeta.

En el libro de Apocalipsis aprendemos que durante el milenio el poder del pecado estará restringido. Como vimos en el capítulo 9 del presente estudio, la Biblia usa una serpiente como símbolo del pecado, porque en Edén la serpiente fue el instrumento para introducir el pecado en el mundo. Manteniendo esta simbología, Apocalipsis afirma que la serpiente será atada con una cadena durante los mil años del gobierno de Cristo, simbolizando así el hecho de que en este período el poder del pecado será reducido aunque no completamente destruido (Apocalipsis 20:2).

Pero al final del milenio esta restricción sobre el pecado será removida, y un espíritu de rebelión surgirá en el mundo. Esta será la prueba final de lealtad para los habitantes mortales del reino de Dios. ¿Permanecerán fieles al Dios que los ha bendecido con su inagotable liberalidad durante los anteriores mil años, o escucharán los argumentos aparentemente razonables de quienes olvidando los horrores del antiguo reino de los hombres, piensan que pueden crear un mundo mejor por sus propios esfuerzos.

Parece que el liberado poder del pecado hará que los rebeldes tengan muchos seguidores, pues Apocalipsis describe cómo después de su liberación, la serpiente

“saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra… a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada” (Apocalipsis 20:8-9).

Inevitablemente esta insurrecci ón estará condenada a fallar. Las sencillas palabra de la Escritura describen la total aniquilación de los rebeldes:

“Y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió” (Apocalipsis 20:9).

Este mismo capítulo continúa describiendo la remoción total del pecado y la muerte. Al final del milenio aquellos que han vivido durante ese período serán juzgados en un tribunal similar al que mil años antes había determinado el destino eterno de los que habían vivido bajo el gobierno humano.

Tras la resurrección de algunos que pudieran haber muerto, los fieles recibirán vida eterna y serán reunidos con los que fueron hechos inmortales al comienzo del milenio. Entre tanto los infieles serán castigados con la muerte. De este modo, al final de estos eventos no quedará gente mortal en la tierra. El pecado y sus consecuencias habrán sido eliminados, y todos se deleitarán en la perfección de la naturaleza divina, experimentando la plenitud del poder y amor de su Creador (Apocalipsis 20:10-15).

Con la completa remoción del pecado, el magnífico esquema para la redención del hombre será finalmente completado, y no habrá nada que detenga el perfecto e ininterrumpido compañerismo entre Dios y el hombre. Así el reino de Dios entrará a su etapa final y permanente. En otro pasaje clave de su primera carta a los corintios, Pablo resume el proceso por el cual esta perfecta unidad habrá se logrará. En un amplio recorrido sobre la enseñanza bíblica, describe la entrada del pecado en el mundo, trayendo la muerte a todos aquellos que están “en Adán.” Señala el medio de redención en Cristo explicando que primero Jesús obtuvo vida eterna, y luego sus seguidores serán bendecidos del mismo modo a su regreso. Se refiere al reinado de Jesús en el reino de Dios, en cuyo tiempo dominará a todos los poderes y por último hasta la muerte misma. Luego Pablo explica que el único poder que no se sujetará a Jesús es Dios mismo. Finalmente, Jesús presentará el perfeccionado reino a Dios, para que habite en él por toda la eternidad. Aun el Hijo se sujetará al gobierno universal del Padre. El pasaje recompensará un estudio serio y cuidadoso, puesto que resume la totalidad del propósito de Dios en relación con su reino:

“Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos” (1 Corintios 15:22-28).

Las delicias del tiempo perfecto cuando Dios será “todo en todos” están más allá del alcance de nuestro presente entendimiento; tampoco podemos imaginar las habilidades, sentimientos y oportunidades que se abrirán para todos los que estén unidos eternamente al gran Creador del universo. Acorde con nuestro entendimiento limitado, la Escritura describe este tiempo como la ausencia de las enfermedades presentes, en vez de intentar describir un estado para el cual no tenemos experiencia a la que podamos referirnos, como tampoco palabras adecuadas para describirlo:

“Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y el morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 21:3-4).

Para mí la referencia más impresionante sobre el estado perfecto de cosas después del milenio es la visión última del libro de Apocalipsis. Aquí en el último capítulo de la Biblia se nos presenta un contraste bello y sublime con los primeros capítulos de Génesis. Cientos de años separaron la escritura de estos dos pasajes, y miles de años separaron los sucesos que describen; pero escondidas en los símbolos de las últimas palabras de la Escritura están las circunstancias y sucesos del huerto de Edén una convincente indicación del control que el Autor de la Biblia ejerció sobre los escritores que fueron solamente sus portavoces.

En el huerto original el hombre y la mujer experimentaron compañerismo con su Creador. Había un río fluyendo por el medio y que traía agua dadora de vida, como también había un árbol de vida en el centro de este paraíso original. La placentera tarea de la pareja recién creada era la de cuidar esta fructífera parcela en servicio a su Dios, y ejercer dominio sobre la creación divina. Pero todo esto fue puesto fuera del alcance del hombre a causa de su transgresión. El y su mujer fueron echados del huerto, el árbol con su fruto dador de vida dejó de estar accesible, fueron desterrados de la presencia de Dios y la comunión con él fue rota. Salieron a una tierra que había sido maldita a causa de su pecado. Y así comenzó la larga historia humana de problemas, dolor y muerte.

Por contraste el último cuadro descrito en la Biblia es de un huerto simbólico en el cual todas estas perdidas delicias serán restauradas a los fieles de la humanidad. Será regado por un río de vida, habiendo además un árbol de vida con frutos y hojas curativas. La maldición será removida de la tierra, Dios morará en el huerto y sus redimidos verán su rostro. Estos también serán invitados a servirle y a ejercer dominio sobre la tierra, esta vez para siempre.

Aquí hay un pasaje en toda su deleitosa figuración, en el cual las palabras cursivas enfatizan la unidad de ideas entre Génesis y Apocalipsis, el principio y el fin de la revelación de Dios para el hombre. Todo lo perdido en la expulsión del hombre de Edén es restablecido en mucha mayor medida en el perfecto reino de Dios:

“Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones. Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 22:1-5).

Con este cuadro simbólico termina el hilo de oro de la revelación de Dios al hombre. Después de abrirse paso dentro y fuera de las páginas de toda la Biblia, nos ha conducido al fin a la visión del tiempo futuro de perfecta intimidad, gozo puro e inexpresable unidad que existirá eternamente entre el Todopoderoso Creador, su Hijo, y los que se habrán reconciliado con Dios por medio de su Hijo. Entonces la oración de Jesús por los creyentes recibirá su glorioso y completo cumplimiento:

“…para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros… La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí para que sean perfectos en unidad” (Juan 17:21-23).

Fue en anhelo por este estado de absoluta perfección que nuestro amado Salvador puso las siguientes palabras en los labios de cada uno de sus verdaderos seguidores: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. VENGA TU REINO, HAGASE TU VOLUNTAD, COMO EN EL CIELO, ASI TAMBIEN EN LA TIERRA”. (Mateo 6:9-10)

Espero que nuestro estudio bíblico conjunto en estas páginas haya abierto sus ojos a la verdadera enseñanza bíblica sobre el reino de Dios. Espero que le haya dado el deseo de estudiar la palabra de Dios como algunos de los antiguos quienes examinaban “cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.” Y también espero que haya despertado en su corazón el deseo de responder al amor de Dios revelado en su Hijo, por quien el reino ha sido hecho posible.

Porque cuando haya producido este efecto, usted podrá pronunciar las palabras finales del Padrenuestro no solamente con entendimiento, sino también con gozosa esperanza de vida eterna:

“PORQUE TUYO ES EL REINO, Y EL PODER, Y LA GLORIA, POR TODOS LOS SIGLOS. AMEN.”

Tuyo es el Reino

Si eres un lector atento de los evangelios, seguramente te has dado cuenta que Jesús habla constantemente del tema del Reino de Dios. Desde la creación del mundo, Dios ha venido preparando su reino eterno, y sin comprender el desarrollo de esta revelación a lo largo de las escrituras, dificilmente entenderás el mensaje de Jesús y los apóstoles, o el verdadero propósito de Dios con el mundo.

EL REINO DE DIOS-SAMUEL EDELSTEIN

Hijos míos, resuelvan en sus “sweet homes” este cuestionario, y luego me lo envían a mi correo electrónico para calificarlos (completa reserva):

1. El Reino de Dios es la autoridad de Dios para reinar, su soberanía como Rey. ¿Cómo apoyan los siguientes versículos esta definición?
Sal. 103:19
Sal. 145:11-13
Dn. 4:17,34-35
Mt. 6:10
Lc. 19:11-12

2. Según estos versículos, ¿cuáles son algunos otros nombres para el Reino de Dios?
Mt. 19:23-24
Ef. 5:5
Ap. 11:15

3. ¿Qué dice la Biblia en cuanto a Cristo y su Reino?
Salmo 2
Dn. 7:13-14
Lc. 1:31-33
Jn. 18:36
He. 1:8,9

4. ¿Quién quiere tomar el trono de Dios?
Jn. 12:31
Jn. 14:30
Jn. 16:11
2 Co. 4:4
Ef. 2:2
Ap. 12:9-10

5. ¿Cómo describen los siguientes versículos al Reino de Dios como una realidad presente?
Mt. 12:28
Lc. 17:20-21
Col. 1:13                                                                   
Ro. 14:17

6. ¿Cómo describen los siguientes versículos al Reino de Dios como una bendición futura?
Mt. 8:11-12
Mt. 13:41-43
Mt. 25:34
Lc. 12:31
Lc. 22:15-18
Lc. 22:29-30
1 Co. 15:50
2 Ti. 4:18
2 P. 1:11

7. ¿Cómo resuelves tú la aparente contradicción entre la naturaleza presente y futuro del Reino de Dios?

8. Según los siguientes versículos, ¿cuáles son las dos etapas de la historia humana?
Mt. 12:32
Ef. 1:21

9. ¿Cuáles son algunas características de “este siglo”? (a veces se traduce “mundo”)
Mt. 13:22
Lc. 16:8
Lc. 20:34
Ro. 12:2
1 Co. 2:6-8
Gá. 1:4
Ef. 1:20-21
Ef. 2:2
Ef. 6:12
2 Ti. 4:10                                                              
Tit. 2:12

10. ¿Cuáles son algunas características del “siglo venidero”?
Mc. 10:30
Lc. 20:35
Ef. 1:20-21
Ef. 2:7
He. 6:5

11. ¿En qué siglo estamos nosotros?
Mt. 28:19-20
1 Co. 10:11
He. 9:26

12. Los judíos son “los hijos del Reino” (Mt. 8:11-12), pero el Reino también fue dado a los gentiles (Mt. 21:43).  ¿Cómo explica Romanos 11 la relación entre los judíos y no-judíos?

13. La última parte de transición del siglo presente al siglo venidero se encuentra en Ap.19:11-22:5. Resume la secuencia y el contenido de este pasaje bíblico:
¿Cómo cambiará el Reino a la naturaleza?
Is. 11:6-9
Is. 65:17
Is. 66:22
Ro. 8:18-24
2 P. 3:13
Ap. 21:1-2

¿Qué pasará con nuestros cuerpos?                                           
1 Co. 15:42-44
1 Co. 15:50-54
2 Co. 5:1-5Ef. 1:13-14
Ro. 8:22-23

¿Qué más añaden estos versículos a estas ideas?
1 Co. 15:20-26
1 Co. 15:50-572 Ti. 4:1
Ap. 11:15-18

14. Las parábolas de Jesús se dieron para revelar los misterios del Reino (Mt. 13:10-11). Resume lo que crees tú es aporta cada parábola a tu entendimiento del Reino:

Los Cuatro Suelos (Mt. 13:1-23)
El Trigo y la Cizaña (Mt. 13:24-30,36-43)
El Grano de Mostaza (Mt. 13:31-32)
La Levadura (Mt. 13:33)
El Tesoro Escondido (Mt. 13:44)
La Perla (Mt. 13:45-46)
La Red (Mt. 13:47-50)
Los Dos Deudores (Mt. 18:23-25)
Los Obreros de la Viña (Mt.20:1-16)
La Boda (Mt.22:1-14)                                                      
Las Diez Vírgenes (Mt.25:1-13)
Los Talentos (Mt. 25:14-30)
El Crecimiento de la Semilla (Mc. 4:26-29)
Las Diez Minas (Lc. 19:11-27)

15.¿Cuáles principios de vivir en el Reino da Jesús en la Constitución del Reino (Mateo 5-7)?
16. ¿Qué dicen estos versículos sobre heredar el Reino de Dios?
Mt. 25:34
Jn. 3:5
1 Co. 6:9-11
1 Co. 15:50
Gá. 5:21
Ef. 5:5
Stg. 2:5

17. ¿Qué añaden los siguientes versículos referente al Reino de Dios?
Mt. 11:11-13
Mt. 18:1-4
Mc. 10:23-27
Lc. 9:62
Lc. 16:16
Jn. 3:3-6                                                                  
Hch. 14:22
1 Co. 4:20
2 Ts. 1:5
He. 12:28
Mt. 24:14

18. ¿Qué nos enseñan los siguientes casos de predicar el reino de Dios?
Mt. 4:17,23
Mt. 9:35
Mc. 1:14-15
Lc. 4:43
Lc. 8:1
Lc. 9:11
Hch. 1:3
Mt. 3:1-3
Mt. 10:7
Lc. 9:2
Lc. 9:60
Hch. 8:12
Hch. 19:8
Hch. 20:24-27
Hch. 28:23,31

19. Escribe un resumen de qué es el Reino de Dios y nuestra responsabilidad en ello.

20. ¿Cómo vas a aplicar este estudio a tu vida y ministerio durante los siguientes 3 meses?

Artículo para consultar:

http://www.focusonthekingdom.org/articles/yquehay.htm

AVISO:

Mandar el cuestionario resuelto al Embajador Plenipotenciario del Reino en Perusalén:

Ingº Mario A Olcese

molceses@hotmail.com

HECHOS 1:6 Y EL ECLIPSE DEL REINO BÍBLICO

Por Sir Anthony F. Buzzard (M.Th)

No es un asunto complicado detectar la razón de la incertidumbre de la iglesia sobre el mensaje central de Jesús. Nuestros comentarios dan evidencia de la hostilidad al Mesianismo Cristiano del cual Jesús era un exponente superlativo. Cuando la iglesia cayó presa de la idea de que Jesús no tenía ninguna ambición política, de que El estuvo interesado solamente en un reino “espiritual”, se puso a sí misma en conflicto con la Biblia Hebrea. No solamente eso, tuvo que enfrentar el hecho claro de que los Apóstoles cuidadosamente entrenados por Jesús, eran abogados ardientes de la restauración política, incluso después de la resurrección. No habían abandonado obviamente la esperanza de Israel. Con este hecho, muchos comentarios parecen estar muy descontentos. En vez de rendirse y ser corregidos por el testimonio “torpe” de la Escritura, establecieron una tradición que enfrentó a la Biblia e implicó que los Apóstoles estaban errados en su valoración de las intenciones de Jesús. La teología montó así su propia teoría en oposición a Jesús y los Apóstoles. Ella erigió una barricada eficaz contra el entendimiento de la mente del Jesús histórico en el asunto crítico del reino. 

     Pocos pasajes de la Escritura han sufrido más en las manos de los expositores hostiles que el resumen breve y brillante de Lucas de la última conversación de Jesús con sus Apóstoles. Es en la naturaleza de las “últimas palabras famosas” que comunica algo de importancia suprema. La investigación de los Apóstoles se relacionó con el tema preferido de Jesús y de Lucas, el Reino de Dios.  Ellos preguntaron: “Señor, ¿ha llegado ahora el tiempo para que restaures el Reino a Israel?” (Hechos 1:6).1 

     Un acercamiento común a este pasaje ha sido tratar la pregunta de los Apóstoles como completamente fuera de consonancia con la enseñanza de su Señor. Se supone que su pregunta revela un entendimiento trágicamente inadecuado del tema central del Cristianismo. ¿Cómo, se ha preguntado, podrían todavía estos asociados de Jesús aferrarse tan obstinadamente a la cruda noción de una restauración teocrática del Reino como la renovación del imperio Davídico en la tierra, típica de las presuntamente falsas esperanzas del judaísmo? Afortunadamente, la discusión continúa, la venida del Espíritu en Pentecostés rescató a los Apóstoles de su comprensión crudamente literal del Reino de Dios y desterró para siempre la esperanza nacional Judía que ellos estaban abrigando.

     El tratamiento de la teología de Hechos 1:6 expone la falla del Cristianismo tradicional para tratar con justicia el tema del Reino de Dios.  Exhibe una falta de simpatía por la atmósfera Judía en la cual la enseñanza de Jesús está ubicada.  La respuesta de William Barclay a la pregunta de despedida de los discípulos en Hechos 1:6 es típica. El se desespera de la capacidad de los discípulos de asir el significado del mensaje de Jesús del reino, el corazón de su Evangelio: 

El problema era que [Jesús] quiso significar una cosa por el Reino y otra completamente diferente para aquellos que lo escucharon a él… los Apóstoles miraron por un día cuando, por la intervención divina, la soberanía del mundo que ellos soñaban sería suyas.  Ellos concibieron el Reino en términos políticos.2 

     Barclay entonces nos da lo que él considera es la definición verdadera del Reino.  Es “una sociedad sobre la tierra donde la voluntad de Dios sería hecha tan perfectamente como se hace en el cielo”3, según lo demostrado por las frases paralelas de la oración del Señor: “Venga tu Reino” con “sea hecha tu voluntad en la tierra”.  Semejante Reino, sostiene él, nunca sería fundado en el poder.4 

     Un número de falsas ideas teológicas profundamente arraigadas, son la base de la actitud menospreciativa de los comentaristas hacia la pregunta de los discípulos sobre la restauración de Israel. La desaprobación de los Apóstoles en Hechos 1:6 revela más sobre los prejuicios de los expositores, que la verdad de la Escritura, y suprime importante información bíblica vital sobre la naturaleza y el futuro del Reino de Dios. Un ataque contra los Apóstoles en Hechos 1:6 implica un ataque contra Jesús quien les había enseñado. Sólo recientemente los comentaristas han comenzado a ser lo bastante objetivos para ver que nada en el texto sugiere que Lucas nos quiso decir que viéramos a los Apóstoles como fuera de compás con los propósitos de Jesús. El sentido común exigiría que a los discípulos les sea reconocido el haber formulado, no la pregunta incorrecta, sino la correcta. Ellos habían estado, después de todo, en la compañía de Jesús desde el principio. Habían oído a Jesús predicar y enseñar las buenas noticias sobre el día del reino día tras día.  Ellos mismos habían sido enviados en público para proclamar el mismo Evangelio del Reino (Lucas 9:2, 6 etc.). Ellos habían sido felicitados por Jesús por su especial comprensión del plan divino asociado con el Reino: “a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos…”  (Mateo 13:11).  Jesús había probado su comprensión de las parábolas del reino para satisfacerse a Sí mismo de que habían captado su significado: “¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos respondieron: Sí, Señor” (Mat. 13:51). Para terminar su entrenamiento en la cuestión clave del Reino de Dios, los discípulos habían experimentado un “seminario” intensivo de 40 días bajo la tutoría del Jesús resucitado en la tierra (Hechos 1:3) mientras El les abría sus mentes para entender la Escritura (Lucas 24:32, 45). Es increíble, en vista de esta evidencia, que después de toda esta exposición a la instrucción de Jesús, ellos hayan podido fracasar completamente en comprender qué fue lo que se quiso decir por el Reino! En esas ocasiones cuando los discípulos no comprendieron, el texto lo dice bien claro. Cuando la crucifixión y la resurrección de Jesús fueron primero anunciados, Lucas escribe: “Mas ellos no entendían estas palabras, pues les estaban veladas para que no las entendiesen” (Lucas 9:45). En el asunto del Reino, sin embargo, lo contrario era la verdad.  Les habían sido dados el conocimiento salvador del reino y habían predicado el Evangelio acerca del reino.

     La actitud poco comprensiva de los comentaristas a la noción del Reino como la restauración de la soberanía de Israel, señala a un defecto serio en lo que la teología ha pensado tradicionalmente sobre lo que quiso decir Jesús  por el Reino de Dios. Puesto que la contestación de Jesús a los Apóstoles les previene sólo con respecto al tiempo de la restauración prevista, es asombroso que los comentaristas deban sentirse justificados en hacer de los discípulos el blanco de su indignación y agregar al texto su propia batería de discusiones en favor de una opinión superior del Reino de Dios. Su constante clamor es que el Reino Cristiano es “espiritual” y no político.5 Los discípulos se  estaban  aferrando a las nociones “estúpidamente Judías” sobre el futuro. Una investigación de una gama de comentarios revelará la seriedad de la crítica demoledora a los primeros seguidores de Jesús. 

Un Examen Histórico

     El comentario por Jamieson, Faussett y Brown es uno de los pocos de su era6 que no sigue el patrón usual de la condenación: 

Ya que su pregunta ciertamente implica que ellos buscaron por alguna restauración del Reino a Israel, así también ellos ni son reprendidos, ni contradichos. Decir, como lo hacen tantos expositores, que la contestación de nuestro Señor fue tan intencionada, es simplemente no escuchar lo que él dice, sino imponer sobre sus palabras lo que los hombres piensan que debe significar.7 

     Con mucho menos simpatía, H.A.W. Meyer, escribiendo en 1884, deplora la falta de entendimiento de los Apóstoles: “por su ‘Israel’ ellos dejan traslucir que todavía no han dejado de estar enredados en las esperanzas judías Mesiánicas, según las cuales el Mesías estaba destinado para el pueblo de Israel como tal;  cp. Lucas 24:21.”8

     El comentario del púlpito9  reaccionó semejantemente: 

Incluso después de la crucifixión y de la resurrección del Señor ellos habían preguntado, “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” No fue sino hasta después de la efusión del Espíritu Santo en Pentecostés que su imperfecta opinión fue corregida y ellos entendieron lo que Cristo quiso decir cuando él dijo, “mi reino no es de este mundo”. Los procedimientos terrestres del Mesías eran el tema de las expectativas más agudas y la base de las aspiraciones nacionales.10 

     Un comentario más reciente sobre nuestro pasaje es implacablemente áspero. Los escritores sobre el libro de Hechos albergaron un raudal constante de reacción negativa a la idea de que el reino podría ser de alguna manera compatible con una restauración nacional de Israel. La tendencia había sido establecida por Calvino, un no simpatizante con el Mesianismo, que descartó Hechos 1:6 como la evidencia de un completo malentendido  por parte de los agentes escogidos de Jesús: 

Hay más errores en la pregunta [en Hechos 1:6] que lo que hay de palabras… que su ceguera es notable, de que cuando habían sido instruidos tan completa y cuidadosamente durante tres años dejaron traslucir no menos ignorancia que si ellos nunca hubieran oído una palabra…11

     La crítica asombrosa de Calvino implica once errores.  El no detalla sus objeciones, salvo para decir que los Apóstoles confundieron el Reino de Cristo con un reino que pertenece a Israel. Calvino está evidentemente enojado de que los Apóstoles no habían renunciado a su Judaísmo y no lo habían substituido por una actitud más “Cristiana”. La objeción de Calvino, sin embargo, expone el problema entero del fracaso Gentil de explicar los temas centrales del Nuevo Testamento. 

     El comentario en la segunda mitad del siglo antepasado persistió con su ataque contra la alegada torpeza de los Apóstoles. Albert Barnes, que escribe en 1863, tomó la oportunidad para corregir a los Apóstoles y reflexionar sobre los peligros del prejuicio: 

Los Apóstoles habían abrigado la opinión común de los judíos sobre el dominio temporal del Mesías. Contaban con que él reinara como un príncipe y conquistador, y los liberara de la esclavitud de los Romanos. Muchos casos de esta expectativa ocurren en los Evangelios, a pesar de todos los esfuerzos que el Señor Jesús hizo para explicarles la naturaleza verdadera de su Reino. Esta expectativa fue comprobada y casi destruida por su muerte (Lucas 24:21)… sin embargo, aunque su muerte comprobó sus expectativas y pareció frustrar sus planes, con todo, su regreso a la vida los animó otra vez… y como no dudaron ahora de que él Restauraría el reino a Israel, le preguntaron si El lo haría en este tiempo.  No preguntaron si El lo haría del todo, o si tenían puntos de vista correctos de su reino;  sino que al dar eso por sentado ellos le preguntaron si ése era el tiempo  en el cual él lo haría.  El énfasis de la investigación reside en la expresión “en este tiempo”, y por lo tanto, la respuesta del Salvador se refiere solamente a este punto de su investigación y no a la corrección o a la incorrección de sus opiniones. De estas expectativas de los Apóstoles podemos aprender: 1.  Que no hay nada tan difícil de ser removido de la mente como los prejuicios en favor de las opiniones erróneas. 2. Que semejante prejuicio sobrevivirá la prueba más evidente por el contrario. 3. Que se manifestará a sí mismo a menudo incluso después de que se hayan tomado todos los medios apropiados para someterlo.  Las opiniones erróneas mantienen así una influencia secreta en la mente de un hombre, y son restablecidas por las circunstancias más leves incluso mucho después de que supusiéramos que fueron superadas;  y aun en la cara de las pruebas más evidentes de la razón o de la Escritura.12 

     En el presente siglo el Judaísmo evidente de la pregunta de los discípulos fue notado y después descartado, en el estilo de Harnack, como cáscara inútil dentro de la cual debemos buscar el reino “espiritual” verdadero. El Cristianismo primitivo se acostó cómodamente en la lengua de Mesianismo Judío, así va la discusión, pero la esencia de la fe descansa en otra parte. El comentario de Clarendon  explica Hechos 1:6 como sigue: 

La pregunta es presentada en el lenguaje de la antigua esperanza judía Mesiánica. La restauración del Reino a Israel era la frase regular para ese establecimiento final de la teocracia y de la renovación espiritual de la humanidad que había sido el punto más alto de la expectativa profética y apocalíptica entre los judíos. Esta esperanza era entendida en un sentido materialista y nacionalista (como que promete un tiempo de riqueza material y del imperio mundial Judío) por algunos, pero no por todos. Claramente los discípulos sentían que una crisis trascendental, estaba cerca, aunque claramente también ellos no entendían cuál sería su naturaleza.13

En una nota sobre la esperanza Mesiánica se hace un intento típico de distinguir entre la predicación del Cristiano y su vestimenta Judía: 

Bastante de la predicación Cristiana en Hechos está expresada en el lenguaje del Mesianismo Judío, que se necesitará una explicación adicional sobre la esperanza Judía Mesiánica para captar su significado… con el tiempo el gobierno de Dios sería establecido y esta teocracia revivida significaría la renovación de Israel, y a través de Israel, de las naciones como dependientes espirituales del Monte Sion.14 

     El valor de este comentario reside en su descripción concisa del contenido de la esperanza revelada por la pregunta de los Apóstoles. Ellos estaban esperando el restablecimiento de la prometida teocracia Davídica.   La discusión del Reino de Dios en Hechos 1:3 provocó una respuesta impaciente de los discípulos. La mención del Espíritu Santo en el mismo contexto (Hechos 1:5) condujo naturalmente a la suposición de que el tiempo finalmente había llegado para la manifestación del Reino Mesiánico descrito por la profecía del Antiguo Testamento. Nuestro pasaje, por lo tanto, lejos de ser una indicación de la ignorancia apostólica, es de la significación más alta ya que revela la mente apostólica en la escatología (la doctrina de los acontecimientos futuros) y en la naturaleza del Reino de Dios. El comentario parece, sin embargo, haber despedido el testimonio de Lucas y los Apóstoles a las opiniones cristianas tempranas del futuro.

     El estudio extenso de John Bright del tema bíblico del Reino de Dios proporciona un ejemplo adicional del comentario que expresa un impacto o susto hacia el nacionalismo implicado en las observaciones finales de los discípulos acerca del Reino:

La esperanza Mesiánica de Israel fue así inexorablemente atada a la línea de David, a Jerusalén y al templo… significó que en tanto el estado durara, cada rey en la mente popular era un Mesías potencial.  Ella ayudó a engendrar la decepción nacional de que, aunque Judá podría diezmarse, Jerusalén y el estado Davídico nunca podrían ser destruidos… significó que cuando El, quien era el cumplimiento de ese anhelo, debiera aparecer, los hombres exigirían de El las cosas que no estaban en su naturaleza darlas: “Señor, ¿restaurarás el Reino a Israel en este tiempo?” (Hechos 1:6).15 

  Él añade después: la “pregunta frenética del judaísmo sería: ‘Señor, ¿restaurarás el Reino a Israel en este tiempo?’” 16

     Asombrosamente aun George Ladd, cuya simpatía con el premilenialismo (creencia en un reinado futuro de Cristo y de los santos en la tierra) es bien sabido, fue incapaz de escaparse de la exposición tradicional que exceptuó lo que fue percibido como Judío y, por lo tanto, por definición, como ideas anticristianas del Reino de Dios. Ladd indicó que la frase “’para redimir Israel’ [Lucas 24:21]… no se refiere al rescate de los hombres de sus pecados. En su presente contexto, la frase significa liberar a Israel de su esclavitud a los poderes extranjeros”.17 

Él observó que:

Este mismo sentimiento se expresa en Hechos 1:6 donde Lucas resume la postura de los discípulos por la pregunta: “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?”  Los discípulos todavía buscaban a un salvador nacionalista y político para el pueblo de Israel, una esperanza que hemos encontrado en la literatura apocalíptica.18 

     Él añade (aunque Lucas no dice esto): “Jesús los reprendió por fallar en entender las escrituras proféticas”.19

Un Cambio de Actitud

     En la misma década un cambio significativo de corazón es digno de ser observado en el tratamiento de los comentaristas de la evidencia problemática de Hechos 1:6. Un examen objetivo del texto reveló que ni Lucas ni Jesús, a quien él divulga, exhibieron el malestar más leve o la sorpresa sobre la perspectiva de la restauración del reino a Israel.  No fue emitida ninguna reprensión a los discípulos por su ceguera. Todo en el contexto implica que habían hecho una pregunta perfectamente apropiada.  En otras ocasiones Lucas no tiene miedo informar la lentitud de los Apóstoles para asir la verdad, cuando esto es apropiado. Antes ellos no estaban dispuestos a aceptar que el Mesías tuviese que morir: “Pero ellos nada comprendieron de estas cosas” (Lucas 18:34).  En Hechos 1:6, sin embargo, su pregunta refleja una expectativa que era simplemente el resultado natural de la instrucción detallada sobre el Reino que ellos habían recibido de Jesús.  La esperanza de un reino Davídico restaurado era evidentemente parte de la opinión común del futuro sostenido por el Judaísmo y Jesús. De hecho, mientras la escatología Lucana, y la teología del reino, han llegado a estar bajo minucioso escrutinio, su Judaísmo ha llegado a ser más y más obvio.  Los resultados de este descubrimiento tienen aún que filtrarse mucho menos en el púlpito que en la banca. Pero ellos debieran poner en movimiento una revolución en nuestra comprensión de Jesús y Su Evangelio.

     Conzelmann observó que la esperanza para la restauración del Reino a Israel no se encontró con la  más ligera corrección de Jesús: “Hechos 1:6 habla del Reino que es restaurado a Israel. No es la esperanza de esto que se rechaza, sino sólo el intento por calcular cuándo ocurrirá”.20

     Haenchen añadió su voz a la de aquellos que vieron la necesidad de quitar de en medio la antigua acusación a los discípulos de ceguera espiritual: 

Aquellos reunidos —Lucas sugiere que no solamente los Apóstoles estaban presentes— preguntan si Jesús restaurará ahora el Reino a Israel.  La pregunta no tenía la intención de mostrar la ignorancia de los discípulos, sino de proporcionar una oportunidad de clarificar un problema del más alto significado. Los cristianos más tempranos consideraron el derramamiento del Espíritu como muestra de que el fin del mundo estaba cerca (apokathistimi  desde Mal. 3:32, LXX  hacia adelante es un término técnico en la escatología: el establecimiento del orden justo por Dios al final del tiempo [sic] 21(cp. Th Wb, 1, 386ff)).22

El Reino de Dios en el Evangelio de Lucas

     Un número de estudios importantes de teología Lucana ha continuado clarificando el significado de los términos y frases dominantes en el relato de Lucas sobre el Cristianismo.23 Primordial entre éstos es el Reino de Dios. El Interés en la restauración del Reino a Israel no debe ser atribuido a una falla deplorable de parte de los discípulos. Es un elemento esencial en lo que Jesús y Lucas quisieron decir por el Reino de Dios.   

     Tomando Hechos 1:6 como nuestra pista podemos ver que la esperanza de Lucas del futuro está completamente en línea con el Mesianismo Davídico presentado por la profecía Hebrea. Esta no es desafiada en ninguna parte del Nuevo Testamento, y es confirmada en otro sitio en las escrituras de Lucas.  Los medios  por los cuales la restauración deseada de Israel debe ser alcanzada, obviamente recibieron una nueva torcedura cuando Jesús anunció su propia muerte y resurrección y cuando el Israel de Su generación no pudo reconocer Su Mesías. El punto más importante de Lucas, sin embargo, es que no ocurriría la promesa de redención de Dios en Israel y Jerusalén hasta que el Mesías hubiese pasado por la muerte,  resurrección, y un período de exaltación a la diestra del Padre. Después de esto él volverá para llevar a cabo el programa entero de la restauración previsto por los profetas (Hechos 3:21). 

Jesús y el Programa Mesiánico

     La esperanza del Nuevo Testamento, personificada por la pregunta de los discípulos en Hechos 1:6, se basa en el hecho de que Jesús vino a confirmar las promesas hechas a los padres (Rom. 15:8). La primera cosa dicha sobre Jesús es que El está destinado a heredar el trono de su antepasado David y gobernar sobre la casa de Jacob para siempre (Lucas 1:32, 33). Esta declaración es un resumen exacto de la esperanza Mesiánica que impregna los profetas y los Salmos. Esta era la expectativa que prevalecía entre los contemporáneos de Jesús.24 Lucas no dice que Jesús ha tomado ya una posición en el trono de David. El cierra el período del Ministerio del Mesías en la tierra revirtiendo al asunto Davídico anunciado por Gabriel antes de la concepción de Jesús.  El registra la aprobación de Jesús de la esperanza de la restauración de Israel, observando que descansa en el futuro. Por medio de registrar la pregunta de los discípulos sobre cuándo ocurrirá la restauración, él nos permite saber que Jesús distingue entre la venida  inmediata del Espíritu en Pentecostés —”dentro de no muchos días(Hechos 1:5)— y la restauración del reino a Israel que debe ocurrir en un tiempo desconocido  (Hechos 1:7).  En un sermón dado por Pedro poco después de Pentecostés, luz adicional es echada sobre el tiempo para el esperado cumplimiento de la profecía del Antiguo Testamento. En respuesta a la objeción muy razonable de que la desaparición de Jesús al cielo no parece avanzar el programa Mesiánico sobre la tierra, Pedro explicó que el “cielo debe retenerlo [al Mesías] hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo” (Hechos 3:21). El período al cual Israel debe mirar hacia adelante es también un tiempo de alivio (anapsuxsis, Hechos 3:19) a ser introducido por la venida del Mesías. No debemos pasar por alto la conexión importante entre el apokatastasis25 o la restauración prometida para la Parousia futura y el verbo relacionado encontrado en la pregunta anterior de los discípulos: “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?”. En la luz de este verso es altamente improbable que Lucas pretenda decir que la sesión de Jesús a la diestra del Padre marca el restablecimiento del trono de David. Lucas ha hecho previamente una distinción cuidadosa entre la venida del Espíritu (Hechos 1:5), consecuente en la ascensión del Mesías, y la venida futura del Reino Davídico (Hechos 1:6, 7).   

     Lucas desea que entendamos que los grandes temas Davídicos anunciados anteriormente por el ángel y profetizados por María, Zacarías y Simeón todavía aguardan su cumplimiento cuando Jesús vuelva (Lucas 1:46-55, 68-79; 2:25-32). La restauración prometida es el tema de las declaraciones carismáticas que acompañaron el nacimiento de Jesús. Los recipientes de estas visiones proféticas eran los fieles de la comunidad Mesiánica. No eran Judíos quienes no entendían la esperanza cristiana.  La misma anticipación del restablecimiento del trono de David sigue siendo tema ardiente para los Apóstoles de Jesús momentos antes de su ascensión. La expectativa cristiana bíblica es para la renovación en la reaparición del Mesías del Reino Davídico de modo que Israel pueda servir al Señor “todos sus días” (Lucas 1:74,75), y ser guiada hacia la paz la cual ella nunca experimentó. El Magnificat y el Benedictus son de la mayor importancia como la presentación de la enseñanza Cristiana sobre el futuro. Ese futuro se expresa en tiempos proféticos pasados. Está claro que antes del nacimiento de Jesús, Israel no había sido aún “salvada de las manos de todos los que la odian” (Luc. 1:74).  Ni la justicia había sido exaltada para que gobierne en lugar de los poderosos que serían depuestos (Lucas 1:52).  El Nuevo Testamento espera que estos acontecimientos Mesiánicos sean satisfechos en el regreso de Cristo (Mat.19:28;  Hechos 3:21;  Revelación  11:15-18). 

Perspectiva Mesiánica de Lucas

     Las canciones de María y de Zacarías son las declaraciones inspiradas que no se ocupan de la carrera inmediata de Jesús ni de su muerte y resurrección sino que miran hacia el futuro, a la Segunda Venida, que para Lucas es la época para la redención de Israel. Para María y Zacarías, el nacimiento de Jesús garantiza la meta futura esperada desde hace mucho tiempo de toda la profecía —el establecimiento de la paz universal bajo el gobierno del Mesías, el heredero prometido al trono de David. 

     Cuando se reúnen un número de términos clave dominantes de Lucas, ganamos un cuadro coherente de un futuro Mesiánico que confirma la visión de la profecía del Antiguo Testamento.26 El justo Simeón  está anticipando (prosdechomai) ansiosamente la consolación (paraklesis) de Israel (Lucas 2:25) que todavía no había ocurrido  para el tiempo de la crucifixión, puesto que José de Arimatea todavía estaba aguardando (prosdechomai) el Reino de Dios (Lucas 23:51). El lenguaje paralelo demuestra que Lucas esperaba que la venida del Reino involucrara la restauración de Israel.  El remanente justo, que goza de la inspiración del “Espíritu Santo”, comparte esta esperanza. Zacarías aguarda la redención (lutrosis, Lucas 1:68) de Israel que para Ana, la profetisa, es la redención (lutrosis de Jerusalén, Lucas 2:38). La esperanza es definitivamente territorial y atada a Jerusalén como el centro del Reino previsto.

     La esperanza expresada por María y Zacarías como voceros del Espíritu Santo no se satisface en la crucifixión, porque los discípulos todavía buscaban que Jesús redimiera (lutrosthai) a Israel (Lucas 24:21). Su deseo para la liberación nacional no es increpado por Jesús y reaparece en Hechos 1:6 después de que los discípulos habían recibido la extensa enseñanza adicional sobre el Reino del Mesías resucitado. La restauración final de Israel está segura, como un acontecimiento absolutamente distinto de la venida del Espíritu en Pentecostés. Es la prerrogativa del Padre determinar cuándo sucederá, puesto que ningún hombre sabe el día de la venida del Hijo del hombre en el poder de su Reino. Jesús no niega que él causará la restauración de Israel, pero indica simplemente que no es para sus discípulos saber el tiempo del evento (Hechos 1:7), así como Jesús mismo no sabía el día de su futura venida (Marcos 13:32). 

     La información adicional es proporcionada por Lucas en su versión del discurso apocalíptico de Jesús. Jerusalén debe ser pisoteada hasta que los tiempos de los Gentiles se cumplan (Lucas 24:21). La implicación es que Jerusalén, como capital del reino del Mesías, no permanecerá bajo control Gentil indefinidamente. Cuando los tiempos del dominio Gentil, un período con vínculos en la visión de Daniel sobre la opresión pagana de la tierra santa (Dan. 8:13), hayan transcurrido, habrá llegado la época para la redención de Jerusalén. Lucas describe exactamente el mismo esquema cuando él pospone la manifestación del Reino en Jerusalén al tiempo cuando el hombre noble, que debe partir primero a un país lejano, regrese para gobernar en el Reino que para entonces él habrá obtenido (Luc. 19:11-27).

     La base del Antiguo Testamento para toda esta perspectiva escatológica es clara. Isaías 1:26 promete una restauración de los administradores de Israel “como al principio”, mientras que en Isaías 63:17, 18 Dios es instado a “regresar por amor de tus siervos, por las tribus de tu heredad”.27  Por poco tiempo lo poseyó tu santo pueblo; nuestros enemigos han hollado tu santuario.”28 Isaías 65:9ff, junto con otra masa de otra profecía Hebrea, promete una restauración magnífica de la tierra de Israel con una nueva Jerusalén. 

     Los términos escatológicos dominantes de Jesús y de Lucas se arraigan en un número de otros pasajes del Antiguo Testamento. Isaías 52:9-10 habla de la consolación y la redención de Israel cuando Dios revele su brazo santo y todos los confines de la tierra vean la salvación de Dios. Isaías 49:6 describe el regreso de la Diáspora de Israel.  El punto importante es que Lucas espera que la restauración ocurra completamente en el regreso de Jesús en poder. El apokatastasis de Hechos 3:21, que causará la restauración para Israel (Hechos 1:6), coincide con la venida de Jesús, cuando al mismo tiempo los discípulos puedan “levantar sus cabezas porque su redención (apolutrosis) está cerca” (Lucas 21:28), que es sólo otra manera de decir que “el reino de Dios está cerca” (Lucas 21:31). En aquel tiempo, y no antes, la oración del Señor para la venida del Reino será cumplida. 

     Las frases permutables de Lucas pueden ser resumidas como sigue:

     La llegada del reino apocalíptico (21:31) = redención de los discípulos (21:28) = redención en Jerusalén (2:35) = la redención de Israel (24:21). 

     El esperado Reino futuro (23:51) = la consolación esperada de Israel (Lucas 2:25). 

     La restauración del reino a Israel (Hechos 1:6) = los tiempos de la restauración de todo lo que fue prometido a través de la boca de los profetas (Hechos 3:21) = la restauración de la casa de David según lo prometido a través de la boca de los profetas (Lucas 1:70) = la entronización de Jesús en el trono de David del cual El es heredero (Lucas 1:32, 33). 

Comentario contemporáneo en Hechos 1:6

     El comentario reciente no es más defensivo, felizmente, en admitir el sabor fuertemente político del Cristianismo de Lucas y permite una recuperación de la comprensión total del Evangelio como provino de los labios de Jesús. R. Tannehill dice: “Juan y Jesús son presentados como el cumplimiento de las esperanzas de la redención de Israel y de Jerusalén.  Jesús es el Mesías Davídico (Lucas 1:32, 33, 68, 69) que traerá la libertad política al pueblo Judío (1:71, 74)”.29  El observa que “el narrador entiende que las Escrituras  prometen un reino Mesiánico para Israel que será una época de paz y de libertad de los opresores. Esta promesa se reconoce como válida si sólo Israel aceptara a su Mesías”.30  Tannehill explica que el tema de Lucas de la redención para Israel continúa apareciendo como una esperanza futura, incluso después de la crucifixión. La enseñanza Cristiana bíblica sobre el futuro no ha perdido nada de su orientación Judía del Antiguo Testamento. Todavía se ata a la recuperación de Israel y de su restablecimiento en la tierra: 

“nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel.” Es otra vez una cuestión de la redención  de Israel. Esta esperanza es restablecida por la resurrección de Jesús, que conduce a los discípulos a pedir, “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?“ (Hechos 1:6). Aquí reaparece la esperanza por el Reino mesiánico de Israel, expresada fuertemente en las narrativas del nacimiento. Esta pregunta no demuestra meramente la ceguera de los seguidores que aún no han recibido el Espíritu. Jesús corrige su curiosidad acerca de los tiempos, pero El no rechaza la posibilidad de un reino restaurado para Israel. Y Pedro, después de recibir el Espíritu, aún mantiene la esperanza de la “restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo…”  (Hechos 3:21).31

     De interés particular es el hecho de que Lucas 1:70 y Hechos 3:21 ambos contienen la frase que todo lo abarca “que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo”.  En una declaración breve el barrido o alcance del conjunto de la profecía Hebrea nos es traído ante nosotros. Las promesas de un Mesías real que tiene acceso al trono de David y que causa la liberación para Israel y Jerusalén, todavía aguardan el cumplimiento en la Parusía. Las palabras de Jesús son para el mismo efecto. Los discípulos  esperan su propia redención, y el advenimiento del Reino, en el regreso del Mesías (Lucas 21:28, 31). Los grandes acontecimientos que marcan el restablecimiento del Reino Davídico no se cumplen cuando el Espíritu se derrama y no se aplica, por lo tanto, a la Iglesia este aspecto del regreso de Cristo. La ausencia del Mesías, que está en el cielo, es temporal, extendiéndose hasta el final de la edad presente.  Entonces vendrá el tiempo para la realización de la esperanza que ha funcionado como un hilo de rosca dorado con las Escrituras Hebreas y hacia adelante en los Evangelios. La divulgación de Lucas de las declaraciones proféticas de María, de Zacarías y de Simeón es un fundamento precioso para la esperanza cristiana mientras se retrasa la Parusía. El anuncio de apertura de Gabriel sobre la restauración del trono de David, y de la pregunta de cierre de los discípulos sobre la restauración de Israel, agrupa la totalidad del relato de Lucas de la fe Cristiana. 

     La confirmación de que éste es mensaje constante de Lucas y de Jesús es proporcionada por Arturo Wainwright que observa que Lucas demuestra un conocimiento considerable de la tradición Judía.  El médico amado, como creyente verdadero,

conservó la influencia del judaísmo… Lucas estuvo preocupado profundamente sobre del futuro de Israel… Lucas parece mirar hacia  adelante a un tiempo en que Israel será reinstalado. Sus referencias a la restauración y a la redención de Israel proporcionan una pista a sus presuposiciones teológicas… Esta redención seguirá al retorno del Hijo del Hombre.32

     Los lectores modernos de la Biblia a menudo encuentran imposible compartir la perspectiva de Lucas y por lo tanto pierden la riqueza de la esperanza Mesiánica que es fundamental para el Cristianismo bíblico. La pregunta acuciante es si la iglesia no ha lanzado lejos un elemento central  de la fe del Nuevo Testamento llamando a los capítulos anteriores de Lucas como pre Cristianos. Las acusaciones clamorosas de los comentarios de que los Apóstoles eran lamentablemente lentos para quitarse de sus opiniones políticas “Judías” del reino, pueden revelar simplemente cuán lejos nos hemos separado de una comprensión neotestamentaria del Reino de Dios. Uno de los propósitos principales de Lucas era enseñarnos escatología Cristiana.  Hemos rechazado mucho de él, y hemos demandado una comprensión superior que etiquetamos como “espiritual”, a diferencia de la opinión con base Hebrea de Lucas sobre el futuro que encontramos intolerablemente Judía. 

     El récord de la exposición que halla faltas en los Apóstoles en el asunto crucial de la definición del reino, debería motivarnos a ponderar en qué han estado involucrados los teólogos. Gresham Machen, en su discusión de los capítulos tempranos de Lucas, habló de la “ausencia de ideas específicamente Cristianas en el Magnificat y el Benedictus, la ausencia de referencia a los hechos en la vida de Jesús”.33  El explicó la inclusión de Lucas de estas canciones Mesiánicas diciendo que señalan “a una época en que la esperanza mesiánica todavía fue expresada en los términos de la profecía del Antiguo Testamento”.  [Las canciones de María y de Zacarías] fueron producidas en un momento en que la profecía del Antiguo Testamento todavía no había sido explicada por su cumplimiento”.34 

     Pero Lucas piensa totalmente diferente. Esas canciones Cristianas primitivas declaran los acontecimientos Mesiánicos futuros que siguen incumplidos en tanto que Jesús esté ausente por estar en el cielo. Al ojo de la fe esos grandes acontecimientos aparecen cumplidos incluso antes del principio del Ministerio de Jesús en Palestina, puesto que son fidedignos en el plan divino. Una teoría desastrosa que comparó el Reino con el período que siguió inmediatamente a la resurrección de Jesús, trajo, sin embargo, una confusión radical sobre Jesús y sobre el concepto más fundamental del Nuevo Testamento —el Reino de Dios. Jesús todavía miraba hacia adelante a la restauración y a la liberación política final de Israel y del mundo en Su regreso. Él no abandonó una lectura natural de los profetas. Muchos de sus seguidores, sin embargo, tienen transmutada la esperanza obvia de los profetas del restablecimiento de Israel en la tierra, y la aplicaron a la iglesia ahora. Hay una necesidad de volver a descubrir el elemento territorial en la salvación.35 

     Raymond Brown también encuentra que “no hay nada distintivamente Cristiano en las palabras de Gabriel en versículos 32-33 de Lucas 1, excepto que el Mesías Davídico ha sido identificado con Jesús”.36  Por el contrario, Lucas estaba documentando la fe cristiana y presentando una vista del futuro que tiene la necesidad de recuperarse, si es que es verdad que nuestra afirmación para creer en el papel normativo de la Escritura es genuina. Los cristianos apostólicos mantuvieron la esperanza Judía del Antiguo Testamento de la paz en la tierra que sería causada por un nuevo imperio mundial centrado en Jerusalén. Lucas entiende así el futuro del Reino de Dios. El describe una fe que es universal en su abrazo pero, con todo, sin embargo, se centró en la esperanza de Israel, el destino de Jerusalén, y el restablecimiento final del trono de David. 

     La pregunta de los discípulos en Hechos 1:6 es el clímax de una serie coherente de refranes sobre el reino futuro de Dios en Lucas/Hechos. Desde el principio del Evangelio, Lucas presenta el Reino de Dios como Mesiánico y Davídico. Como María y Zacarías exclaman, la raíz del concepto del Reino se encuentra en el pacto hecho con Abraham (Lucas 1:55, 72, 73), del cual el pacto Davídico es una extensión. La restauración del Reino a Israel en la segunda Venida es el horizonte final de esa esperanza Cristiana. Si la influencia “espiritualizadora” y mística de Orígenes, que está tan profundamente incrustada en la tradición cristiana, se pone a un lado, y nosotros consideramos la posibilidad de que la fe original deba ser leída en términos de sus propias presuposiciones Hebreo Mesiánicas, no será difícil ver que Lucas espera que Israel y la tierra sean la arena de una teocracia Davídica restaurada (cp. Mat. 5:5; Revelación. 5:10). Esto es justo lo que esperaríamos de una comunidad dedicada al pacto Abrahámico y Davídico, que eran la espina dorsal de la piedad Judía, y al mensaje de los profetas, para quienes el Mesías y el Reino de Dios eran intensamente políticos, pero no, consecuentemente, conceptos no espirituales. 

  Cuando el Reino de Dios se redefine como el “cielo” para las almas partidas, un sinónimo para la Iglesia, o un programa social, o incluso las esperanzas Sionistas, este parte de la Segunda Venida, es improbable que el Evangelio bíblico del Reino pueda oírse en condiciones que tienen sentido de él en su propio contexto Judío.37 El Evangelio Cristiano presenta la salvación de los pecados para los individuos, pero la salvación se liga a la renovación futura de la tierra y a un Reino centrado en Jerusalén. El mensaje central de Jesús era el acercamiento del reino de Dios para el cual los hombres debían prepararse con toda la urgencia, y del cual El era el gobernante designado. ¿Cuán fielmente se ha transmitido este Evangelio a nosotros? Una respuesta positiva es apenas posible. Una reciente historia de la doctrina del Reino de Dios38 sugiere que el Reino no ha recibido nada como la atención que disfruta en el Nuevo Testamento como el corazón del Evangelio de salvación de Jesús. Por otra parte, éste ha sufrido una reinterpretación drástica cuando se le ha forzado para que apoye las varias agendas hechas por los hombres sin relación al reino Mesiánico o se le ha reducido a un reino interior en el corazón.

     Hablando del uso erróneo de Lucas 17:21 (“el Reino de Dios está entre vosotros”) como manera de obscurecer el más grande énfasis en la vida futura del Reino, B.T. Viviano dice: 

Desgraciadamente este versículo ha sido abusado a lo largo de la historia y se le ha llevado a una interpretación del Reino demasiado espiritual, despolitizado, y luego trivializado. Es un error hacer de este verso el punto de partida de nuestra comprensión del Reino en la proclamación de Jesús.39

     Igual podría decirse del uso erróneo de la declaración de Jesús de que su reino “no era de este mundo” (Juan 18:36). Se ha asumido, sin la reflexión cuidadosa, que el Reino nunca estará en la tierra. Lo que Jesús quiso decir, sin embargo, era que su Reino no tenía su origen en los actuales sistemas malvados dominados por Satanás. Cuando Jesús habló de preparar los lugares para los discípulos “en la casa de mi Padre” (Juan 14:2), El pensaba en el Reino futuro de Dios en la tierra. El añadió inmediatamente que iba a regresar a la tierra (Juan 14:3) de modo que El y los discípulos pudieran ser reunidos en los lugares preparados por el Padre, el Reino “preparado desde la fundación del mundo”, en el cual los discípulos entrarán cuando Jesús vuelva (Mat.25:34). 

La Escatología y la Recuperación de la Esperanza Bíblica

     Hechos 1:6 es un texto valioso como punto de partida para la recuperación de la teología del Nuevo Testamento del Reino. Hasta hace poco tiempo este verso ha sido descartado porque no parecía estar de acuerdo con lo que pensamos que debiera ser el Reino de Dios.  En 1924, A.F. Macinnes examinó el Reino de Dios según lo descrito en las escrituras apostólicas.40 En un breve comentario sobre Hechos 1:6 él desecha a los Apóstoles como testigos no fiables sobre la naturaleza del reino: 

Al comienzo de Hechos vemos que los Apóstoles todavía sostuvieron su concepto erróneo del Reino de Dios.  Le preguntaron a Jesús después de la resurrección cuándo restauraría El el Reino a Israel (Hechos 1:6);  pensaban en un reino terrenal.41 

     G.T. Stokes, reflejando un malentendido catastrófico del Judaísmo de Jesús, se refirió a la averiguación de los discípulos sobre el Reino como “la declaración obscurecida de mentes carnales y sin inspiración andando a tientas tras la verdad.”  Tal comentario marca el punto en el cual las iglesias han “saltado la pista” y se han apartado hacia su propia versión no bíblica del Reino. La pregunta es, ¿Cuál de las mentes están en la necesidad de aclaración, las de los fabricantes de la tradición cristiana o las de los discípulos de Jesús que fueron personalmente entrenados por El? 

     Ramsay Michaels puso su dedo en el problema duradero reflejado en la actitud antagónica de los comentaristas y se prepara para una revaluación de lo que Harnack vio como la más crítica de todas las cuestiones: “Ni mi teología ni la tuya importa;  lo que importa es la enseñanza correcta del Evangelio”.  Michaels escribió:

La tendencia de mucha erudición Cristiana ha sido reducir al mínimo el Judaísmo o la etnicidad de la visión de Jesús del Reino de Dios con la observación de que él no tenía ningún interés en un reino político, o uno que se podría establecer a través de los poderes militares o por la rebelión contra Roma. La suposición tácita es que no político significa no-nacionalista, que a su vez significa no-étnico y no-Judío, pero más bien “espiritual” y “universal”. El Reino de Dios en la expectativa judía era realmente espiritual y nacional, universal y étnico… después de la resurrección, según el libro de los Hechos, los discípulos de Jesús le preguntaron (¡incluso después de que El les había instruido por cuarenta días sobre el reino de Dios!): “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” (Hechos 1:6). La contestación de Jesús no da ninguna insinuación de que esta expectativa nacionalista estaba de alguna manera equivocada o desorientada, sólo que el tiempo de la restauración estaba fijado únicamente en la autoridad de Dios.42 

     Nosotros proponemos que los comentaristas adopten la mente de los Apóstoles por un momento y se permitan la libertad de suponer que estos discípulos de Jesús supieron de hecho exactamente acerca de lo que ellos estaban hablando. Semejante experimento podría revolucionar nuestra comprensión del empuje de todo el Nuevo Testamento. Un reino que es “espiritual” no necesita que signifique un reino que no pueda aparecer en el retorno de Cristo localizado en Jerusalén, con el nuevo David como su soberano en la compañía de los santos resucitados,43 y bendiciendo al mundo entero con una era de prosperidad y de seguridad incomparables. ¿Por qué debería semejante cosa ser pensada como increíble cuando los profetas y Salmistas esperaron la reunión de las tribus en la tierra y cantaron acerca del próximo reinado glorioso del Mesías en la tierra? Cuando se desvanezca la nube de confusión acerca del Reino de Dios, y cuando los comentaristas crean en lo que el Nuevo Testamento dice sobre el futuro, se volverá claro que Hechos 1:6 es un texto que se sienta en juicio sobre nuestro fracaso de creer a los profetas y sobre nuestra repugnancia para aceptar que los Apóstoles supieron mejor que nosotros lo que Jesús quiso decir por el Reino de Dios.

     Los lectores de la Biblia están acostumbrados a oír esas partes del texto que encajan con sus ideas recibidas. Es posible que otros elementos del mensaje estén inconscientemente rechazados porque no son familiares. La concentración Cristiana en la salvación individual ahora y en la muerte ha interferido seriamente con el énfasis masivo del Nuevo Testamento en el Reino de Dios que se inaugurará cuando Jesús vuelva como Mesías conquistador.  En vista del retraso del regreso de Cristo, la iglesia parece haber perdido su valor cuando viene a creer en esos elementos del Evangelio que prometen buenas cosas por venir.  No obstante, éste debe ser el corazón de su mensaje. 

     Enfrentado con las obvias implicaciones sociales y políticas del Magnificat y de Hechos 1:6, los expositores han recurrido a varias maneras de esquivar el texto. Una técnica es ofrecer una interpretación “espiritualizante”. Una segunda es leer el texto como que autoriza una acción política y social esta parte de la Segunda Venida. Una tercera solución es sostener que viejas actitudes revolucionarias son modificadas o aun corregidas por desarrollos más recientes en la enseñanza de Jesús. Esta tercera manera alrededor de la dificultad se hunde sobre las pruebas de Lucas 21:24, Hechos 1:6 y 3:21. Mientras que está claro que el Jesús histórico no emprendió ninguna acción revolucionaria en la arena política, esto no significa que una revolución política no esté considerada para el futuro. El Día del Señor está todavía por venir. Es a este acontecimiento que Lucas 24:21, Hechos 1:6 y 3:21 señalan tan claramente. Es fatal para un asimiento apropiado del Reino de Dios controlar la evidencia de Hechos 1:6 fuera de la corte alegando que los discípulos no compartieron nuestra  opinión de lo que debe ser el Reino. Una vez que Hechos 1:6, y otros versículos cargados políticamente, se les permita ponerse de pie como testimonio del Reino futuro como un gobierno mundial confiado a Jesús que retorna, y a los santos, un diluvio de luz es lanzado sobre el mensaje bíblico.

     Es importante observar que un reino que implica la restauración de Israel en la tierra no es, ni mundano, ni secular, porque será un reino en las manos del Mesías mismo. La sugerencia de que la actividad de Jesús como un predicador y sanador no violento es más “espiritual” que Su implantación  de un gobierno mundial en el trono de David establece una dicotomía falsa. Lucas, y el Nuevo Testamento en general, nos presentan con un Jesús que es el Mesías sufriente y el Mesías conquistador que trae el reino con poder en su regreso. Nuestro problema es que hemos estado leyendo el Nuevo Testamento como si no fuese un documento Mesiánico en el sentido indicado por Hechos 1:6 (Rev. 11:15-18 del cp.; Lucas 19:11-27). La tradición nos ha enseñado a creer (a menudo muy vagamente) en el futuro del alma individual. Lucas pretende que miremos hacia adelante, a la restauración del trono de David y de Israel a la tierra. Se necesita una nueva orientación para la exposición de la Biblia. 

     Jesús demostró el poder del Reino futuro en Su ministerio. Los poderosos, sin embargo, no fueron derribados de sus tronos, los humildes no los substituyeron y Jesús no ascendió el trono de David. Ni fue el reino de Dios restablecido en Israel. Lucas tiene cuidado de decirnos que el derramamiento del Espíritu en la ascensión, aunque avanza el programa Mesiánico, no es el cumplimiento de la restauración prometida de Israel.  Hasta ese tiempo el Espíritu como el “Espíritu de la promesa” (Efe. 1:13) es dado como pago adelantado de algo mucho mayor, a saber, nuestra herencia futura del Reino. 

     Es una lectura errada del Evangelio de Jesús el pensar que el contenido de Su mensaje está confinado a los acontecimientos que ocurrieron en Galilea. Tampoco es el Evangelio completo la muerte y la resurrección de Jesús. El Evangelio toma el amplio alcance de la historia de la salvación incluyendo el muy importante Reino aún por establecerse. Fijar las fechas para ese acontecimiento es imposible. El dar a conocer ese hecho del futuro es parte de la tarea de retransmitir el Evangelio fielmente. La presentación del punto de vista bíblico del futuro, incluyendo la información provista por Hechos 1:6, clarifica el significado de la esperanza que Pablo ve como la base sólida para el desarrollo de la fe y del amor (Col. 1:5;  Efe. 1:18).  Hechos 1:6 no representa una declinación de la espiritualidad de Jesús sino que es parte y paquete de la expectativa espiritual total del Reino a la cual Lucas y las escrituras del Nuevo Testamento señalan. Hechos 1:6 refleja la comprensión madura de los discípulos que estuvieron con Jesús. 

     Hay valor en reflexionar nuevamente en la manera cómo Calvino, y una tradición entera de la exposición, se las arreglaron con Hechos 1:6.44  La reacción negativa de Calvino hacia los Apóstoles da el punto a la tesis entera de este libro —que la iglesia ha presentado por demasiado tiempo a sus miembros un Evangelio privado del Mesías y ha “desmesianizado” a Jesús. Puesto que todo el punto del Nuevo Testamento es presentar a Jesús como el Mesías, un avispero de problemas debe presentarse cuando un Cristo auto contradictorio, no mesiánico, substituye al Jesús bíblico. La lección que se aprenderá de Hechos 1:6 es que el testimonio apostólico sobre el Reino es para nuestra corrección. Por mucho tiempo la iglesia ha rechazado un concepto del Reino que es extraño a nuestro pensamiento pero no al de los Apóstoles, que vieron más claramente que nosotros lo que significa creer en Jesús como el Mesías. El Jesús descrito en el Evangelio de Lucas es heredero al trono de David en Jerusalén, el restaurador del reino a Israel y el garante de la paz mundial en la tierra, una perspectiva presagiada en su actividad espiritual en Palestina. Esa unidad que eluden actualmente las iglesias puede ser recuperada reuniéndose alrededor del Jesús de la Escritura, el Jesús que es el Mesías, y el Rey de los Judíos, portador del Evangelio Salvador del reino y destinado a gobernar el mundo en Jerusalén. 

—————————————————

Notas a Pie de Página

[1] La sustancia de este capítulo fue primero publicado en The Evangelical Quarterly (3), 1994, y es usado aquí con permiso.

2The Acts of the Apostles, Edinburgh: The Saint Andrews Press, 1955, p. 3.

3 Ibid., p. 4.

4 Ibid.

5 Cp. Expositor’s Bible Commentary, ed. Frank Gaebelein, Zondervan, 1981, Vol. 9, p. 256: “La pregunta que hicieron los discípulos refleja las ascuas de una esperanza en otro tiempo resplandeciente por una teocracia política en donde ellos serían los líderes…Pero aunque las palabras de Jesús sobre la venida del Espíritu reavivó en los discípulos su vieja esperanza nacionalista, Jesús tuvo algo más en mente”. El comentario describe la pregunta como “equivocada”.

6 Philadelphia: Lippincott & Co., 1868.

7 Commentary on Acts, pp. 2, 3.

8 Critical and Exegetical Handbook to the Acts of the Apostles, Winona Lake: Alpha Publications, 1979, pp. 27-28.

9 Acts, ed. Spence and Exell, exposition by A.C. Hervey, Chicago: Wilcox & Follett, 1880-1897. The same commentary on Luke 1:32, 33 (1889) recognizes that Jesus has not inherited the throne of David in the way predicted by Gabriel.

10 Republished Eerdmans, 1950, commentary on Matt. 19:27, p. 251.

11 Calvin’s Commentaries, Acts of the Apostles, ed. D.W. Torrance and T.F. Torrance, Grand Rapids: Eerdmans, 1965, p 25.

12 Commentary on Acts, London: Routledge, Warne and Routledge, 1863, p. 4.

13  Oxford: Clarendon Press, 1923, p. 132.

14 Ibid., p. 156.

15 The Kingdom of God, p. 93.

16 Ibid., p. 168.

17 I Believe in the Resurrection, Hodder and Stoughton, 1975, p. 97.

18 Ibid.

19 Ibid.

20 The Theology of St. Luke, New York: Harper and Row, 1960, p. 163.

21 Es incorrecto hablar del “fin del tiempo”. La Biblia espera el tiempo que seguirá en la siguiente era del Reino que será precedido por el “tiempo del fin”.

22 The Acts of the Apostles, Philadelphia: Westminster Press, 1971, p 143.

23 Por ejemplo, G.A. Krodel, Acts, Augsburg Commentary on the New Testament, Minneapolis: Augsburg Publishing House, 1986; Robert Tannehill, The Narrative Unity of Luke-Acts, A Literary Interpretation, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

24  Como es mostrado, por ejemplo, por Los Salmos de Salomón 17, 18.

25  Filo usa esta palabra para describir la liberación de Egipto (Rer Div. Her 293) y Josefo se refiere a la restauración del templo que sigue a la cautividad Babilónica (Ant 11:63).

26 Particularmente los temas anunciados por  Isa. 40-66.

27  Cp. Sal. 122:3-5. El tema de Consolación en Jerusalén refleja las promesas de Isa. 40:1; 49:13; 51:3; 52:9; 57:18; 66:11,13. La redención de Jerusalén es prevista por Isa. 43:1; 44:23; 51:11; 52:3; 63:4 (lutrosis, LXX). La Restauración es esperada en Isa. 1:26; 49:6, 8; 52:8; 58:12. Cp. Jer. 27:22; 3:17-19. La venida del Reino es evidentemente el mismo evento como está esperado en Isaías 52:7, “Vuestro Dios reina”, donde el Targum lee: “El Reino de Dios está revelado”.

28 Cp. Zac. 12:3 (LXX): “los que se la cargaren serán despedazados”. La profecía es repetida en Rev. 11:2: “y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses”. 

29 The Narrative Unity of Luke-Acts, p. 19.

30 Ibid., p. 34.

31 Ibid., p. 35.

32  “Luke and the Restoration of the Kingdom to Israel,” Expository Times (89), 1977-78, pp. 76-79.

33 The Virgin Birth of Christ, Harper and Row, 1930, p. 97.

34  Ibid., pp. 97-98.

35  Para excelentes comprensiones en la escatología del Nuevo Testamento a la luz de su antecedente Hebreo, ver G.W. Buchanan, The Consequences of the Covenant, Leiden: Brill, 1970, y Jesus, the King and His Kingdom, Macon: Mercer University Press, 1984.

36  The Virgin Birth of the Messiah, London: Geoffrey Chapman, 1977, p. 311.

37  La teología de la Liberación capta el espíritu de la visión de Lucas de la liberación política, pero trata de forzar que sea ahora lo que el Nuevo Testamento no lo espera antes de la Parusía.

38 B.T. Viviano, The Kingdom of God in History.

39  Ibid., p. 27.

40  The Kingdom of God in the Apostolic Writings, London: James Clark, 1924.

41  Ibid., p. 92.

42 The Kingdom of God in 20th-Century Interpretation, ed. Wendell Willis, p. 114.

43  Cp. Dan. 7:14, 18, 22, 27; Lucas 22:28-30; 1 Cor. 6:2; 2 Tim. 2:12; Rev. 2:26; 3:21; 5:10; 20:1-6.

44 Cp. La manera alegre en que el Diccionario de Hastings de la Biblia descarta Hechos 1.6 como valioso sólo como “un auténtico toque pequeño…una verdadera reminiscencia de lo que nosotros podemos estar seguros que era su actitud real en el momento, aunque dejó de serlo pronto. Cuando ellos preguntaron, “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? sus pensamientos todavía estaban corriendo en la ranura de la antigua expectativa Judía. Es el último rastro de ellos que nosotros tenemos en esta forma ingenua” (Vol. II, “Jesucristo”). Al contrario, la misma escatología es confirmada en Hechos 3:21.

 www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

EEUU: ACTIVISTAS ANTI-GUERRA PREPARAN MANIFESTACIONES CONTRA EL FBI

 


De la cadena ABC en Chicago

Sarah Schulte
WLS-TV Chicago

Activistas anti-guerra se preparaban el domingo para manifestaciones contra el FBI. Las protestas serán una respuesta a varias redadas de residencias particulares realizadas por el FBI en barrios de Chicago y Minneapolis, la semana pasada.

Portavoces del FBI declararon que estaban buscando conexiones con grupos terroristas en Colombia y el Oriente Medio.

Los activistas mantuvieron una reunión de emergencia el domingo para planear una serie de manifestaciones para el lunes y el martes. Los organizadores dicen que el FBI está tratando de silenciar el movimiento contra la guerra. Pero, los activistas dicen que los ataques del viernes pasado sólo dan ánimo a sus causas. Muchos creen que las redadas del FBI son un intento de establecer una precedencia para el ejercicio de sus nuevos poderes policiales gracias a la decisión del Tribunal Supremo de rechazar una impugnación de la libertad de expresión de grupos humanitarios.

Maureen Murphy es uno de varios activistas que organizan el próximo mitin de emergencia. Diferentes grupos anti-guerra se unen para protestar contra el FBI. Es una respuesta a las incursiones del Viernes en Chicago y Minnesota. “Consideramos a estos ataques como un ataque a todo el movimiento anti-guerra y creemos que nuestros derechos y nuestras libertades civiles y nuestra libertad de expresión están en juego”, dijo Maureen Murphy del Grupo de Solidaridad con Palestina.

El FBI cumplió seis órdenes judiciales en Minneapolis y dos en Chicago, incluyendo la casa de Joe Losbaker y su esposa, Stephanie Weiner. La pareja es muy conocida como activistas contra la guerra. Se dedican a exponer las ayudas para la compra de armas de EE.UU. a Israel y Colombia. Más de 30 cajas de papeles y objetos personales fueron sacados de la casa de Losbaker y Weiner que insistieron en conferencia de prensa el sábado que no han hecho nada ilegal.

“Todo lo que hacíamos era trabajar en contra de la ayuda militar de EE.UU. a los gobiernos de Colombia e Israel, y para apoyar a los pueblos de Colombia e Israel en su lucha por la justicia”, dijo Losbaker.

Debido a que están programados para aparecer ante un gran jurado el próximo mes, Losbaker y Weiner no podían decir por qué creen que su trabajo puede haber capturado la atención del FBI.

Mientras tanto, la pareja está recibiendo gran apoyo de otros activistas. “Conocemos muy bien a estas personas. Son considerados como líderes en el movimiento contra la guerra y el movimiento de solidaridad. Estamos con ellos para decir todos somos uno y que nuestros derechos están en juego.”

El FBI dice que las redadas del viernes son parte de una investigación del gran jurado de “actividades relacionadas al apoyo material al terrorismo”.

Si bien las autoridades federales no comentaron los detalles de la investigación, un portavoz del FBI dijo que los jueces revisaron las órdenes de búsqueda de las redadas y encontraron causa probable.

La protesta del Lunes está programada para las 4:30 pm en la sede del FBI en Chicago.

(Derechos de Autor © 2010 WLS-TV/DT. Reservados todos los derechos.)

Traducido por Greg Grisham
investigar11s.org

INCREÍBLE: ¡PERO AHORA RESULTA QUE EL EVANGELIO DE CRISTO ES DIOS MISMO!

En este video, el predicador evangélico Juan José Pérez enseña que el evangelio verdadero es Dios mismo, es decir, el mismo Jesucristo. En buena cuenta,  lo que este predicador está diciendo es que el mensajero del evangelio es el evangelio mismo. Es como decir que la carta sellada que trae el cartero, es el cartero mismo. Algo ilógico, sin duda.

Lo que este pastor no entiende es que Cristo fue comisionado por Su Padre para anunciar el evangelio, el cual él llamó “el reino de Dios” (Ver Lucas 4:43). Sin duda Dios no envió a su Hijo para que se predicara a sí mismo, sino para que predicara buenas noticias al mundo, las cuales giran alrededor de algo que el mensajero llamó “El reino de Dios”. Esta simple verdad no es entendida por la mayoría de predicadores o evangelistas de hoy. ¡Es Sorprendente!…¡Inaudito!

CONFUSIÓN TOTAL: ¡AHORA RESULTA QUE EL EVANGELIO VERDADERO DE CRISTO ES EL ARREPENTIMIENTO DE LOS PECADOS!

Wow, apologista tiene razón, amiguitos!!!

¡¡¡NO SE PUEDEN PERDER ESTE VIDEO!!!

Este video me produce asombro por el engañoso evangelio que presenta…¡y que se lo llama “verdadero”!

Ustedes verán que el realizador de este video enseña que el evangelio de Cristo es el anuncio del arrepentimiento de los pecados, y saca algunos pasajes para intentar probarlo. Sin embargo, lo que muchos aún no entienden es que Cristo llamó a su evangelio “el reino de Dios” .  A continuación les presentamos algunos versos que así lo demuestran:

Dice Marcos 1:14, así: “Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del REINO de Dios”.

Y será predicado este evangelio del REINO en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin (Mateo 24:14)’.

“Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del REINO de Dios; porque para esto he sido enviado” (Lucas 4:43).

¿Qué es el evangelio, entonces? Según Jesús, ¡el reino de Dios!

¿Qué dice este video que presentamos abajo sobre lo que es el evangelio?  Pues dice que es el arrepentimiento…¡Pero eso no es lo que dice la Biblia! Veamos lo que dice la Biblia realmente:

Dice Jesús: “El tiempo se ha cumplido, y el REINO de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1:15).  ¿Dice acaso acá Jesús que creer en el evangelio es creer en el arrepentimiento? Pues no, ya que en el verso anterior, el 14,  se nos dice que Jesús predicaba el evangelio del reino de Dios. Entonces el arrepentimiento es sólo el pre-requisito para que podamos entrar en el reino de Dios (el evangelio), pero dicho arrepentimiento NO es el evangelio, per se. Si el arrepentimiento fuera el evangelio, entonces Yahweh ya lo había estado predicando toda vez que él llamaba a Su pueblo al arrepentimiento o conversión, cientos de años antes de que Su Hijo naciera (Ver Eze 18:30; Jer. 3:22, Joel 2:13, etc). 

Definitivamente no hay ningún sólo verso que diga que el arrepentimiento es el evangelio. Es decir, no encontrarán un solo texto que diga: “El evangelio del arrepentimiento”.

Como vemos, es inexplicable cómo predicadores como Paul Washer, y miles como él, desconozcan el reino de Dios como el verdadero evangelio de Jesucristo. ¿Hasta cuándo la gente dirá “amén” a todos estos guías ciegos? ¡Hasta que Apologista se entrometa en sus prédicas erradas!

LOS ALIADOS DE EE.UU EN EL GOLFO SE ARMAN PARA ENFRENTAR IRÁN

IAR NOTICIAS
28/09/10

Según el diario británico Financial Times (FT), los Estados árabes del Golfo Pérsico aliados de EEUU están comprando masivamente armamento a empresas estadounidenses en un claro intento de prepararse para enfrentar al poderío militar de Irán.

Según el diario, esos países han hecho pedidos por un total de unos US$ 123.000 millones , de los que 67.000 millones corresponden a Arabia Saudita, lo que dará un fuerte impulso a la industria armamentista estadounidense.

La primera fase de ese acuerdo de venta de armas, que debe aprobar antes el Congreso norteamericano, tiene un valor estimado de US$ 30.000 millones.

Según Anthony Cordesman, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, de Washington, EEUU trata de conseguir en la región una nueva estructura de seguridad capaz de garantizar el flujo del petróleo que transita por el Golfo Pérsico.

Esa ventas de armas “reforzarán el nivel de disuasión regional y permitirán a EEUU disminuir su propio contingente en la zona”, explica Cordesman al Financial Times.

Muchos países de Oriente Medio, zona que contiene dos tercios de las reservas mundiales de petróleo conocidas, están alarmados por las supuestas ambiciones nucleares de Irán, sobre las que EEUU no deja de alertar, señala el diario.

Esos países -continúa- temen también que un eventual ataque israelí o estadounidense a las instalaciones nucleares iraníes de lugar a represalias contra ellos e interrumpan el flujo de petróleo por el estrecho de Ormuz.

Arabia Saudita en concreto recibirá 85 nuevos cazas F-15 mientras que otros 75 serán mejorados.

El proveedor principal de los saudíes será el gigante estadounidense Boeing, lo que reforzará su capacidad de fabricar cazas militares de última generación, un área en la que ha estado perdiendo terreno frente a sus competidores.

“El objetivo saudí es enviar un claro mensaje, especialmente a los iraníes, de que tenemos total superioridad aérea sobre ellos”, dijo al FT un analista de defensa de ese país.

Según Theodore Kasik, del Instituto de Análisis Militares del Golfo y Oriente Medio, de Dubai, los Emiratos Árabes Unidos han firmado por su parte contratos para comprar material militar valorado en entre 35.000 y 40.000 millones de dólares.

Los Emiratos -sostiene el FT- comprarán un sistema de defensa con misiles de alta altitud que está desarrollando otra empresa estadounidense, Lockheed Martin.

Los Emiratos han firmado también contratos para mejorar sus sistemas de defensa Patriot, que fabrica Raytheon, otro de los contratistas de defensa más importantes de EEUU.

Omán y Kuwait se cree que invertirán 12.000 y 7.000 millones respectivamente en la compra o el perfeccionamiento de armamento, concluye el diario británico.

BRECHA ENTRE RICOS Y POBRES EN EEUU ALCANZA EL MÁXIMO RÉCORD

 

 Yahoo Noticias
28/09/10

La brecha de ingresos entre los estadounidenses más ricos y los más pobres creció el año pasado a su mayor monto del que se lleve registro, y las cifras indican que los adultos jóvenes y los niños en particular pasaron problemas para mantenerse a flote durante la recesión.

El 20% mejor pagado de los estadounidenses _quienes ganan más de 100.000 dólares al año_ recibieron el 49,4% de todos los ingresos generados en Estados Unidos, en comparación con el 3,4% que obtuvieron por quienes estuvieron por debajo de la línea de la pobreza, según cifras del censo recién publicado.

Esa proporción de 14,5 a 1 significó un aumento del 13,6 a 1 en 2008 y casi el doble del registro mínimo, de 7,69 a 1 en 1968.

Una medida diferente, el coeficiente internacional de Gini, descubrió que la desigualdad de ingresos en Estados Unidos alcanzó su nivel más alto desde que la Oficina del Censo comenzó a registrar los ingresos por familia en 1967. Estados Unidos también tiene la mayor disparidad entre los países occidentales industrializados.

En la parte superior, el 5% más rico de los estadounidenses, aquellos que ganan más de 180.000 dólares anuales, agregó un poco a su ingreso anual el año pasado, mostraron los datos del censo. En cambio, las familias con un nivel medio de 50.000 dólares anuales, cayeron.

“La desigualdad en los ingresos está aumentando, y si tomamos en cuenta los datos fiscales, sería aún más”, dijo Timothy Smeeding, un profesor de la Universidad de Wisconsin-Madison que se especializa en pobreza. “Más que en otros países, tenemos una distribución del ingreso muy desigual, donde la compensación va a la cima, en una economía de ‘el ganador se lleva todo”.

Los adultos con menor educación u edades de 18 a 34 años sufrieron el mayor salto de pobreza el año pasado, mientras los empleadores mantenían o contrataban a trabajadores de más edad para los disminuidos puestos de trabajo disponibles, dijo Smeeding.

Las decrecientes fortunas económicas han hecho que se duplique el número de jóvenes estadounidenses desempleados que viven con sus padres, amigos o seres queridos, dijo. A eso se suman los posibles problemas para el mercado laboral si no reciben la formación necesaria para trabajos futuros, agregó.

Los hallazgos son parte de una amplia gama de datos que la oficina del censo de Estados Unidos está publicando este mes, que han destacado el impacto de largo alcance de la reciente crisis económica.

Los efectos van desde la disminución casi récord en las tasas de movilidad y de nacimiento en Estados Unidos, hasta la postergación de los matrimonios y la primera caída en el número de inmigrantes indocumentados en dos décadas.

GUERRA CIBERNÉTICA CONTRA IRÁN, EL VIRUS STUXNET

 

27/09/10 (Agencias)

La guerra ha sido realmente declarada por los estadounidenses y los israelíes, pero no la guerra como se la entiende habitualmente con su cortejo de bombas y muertos, con sangre y lágrimas, sino a golpe de virus informáticos. La enfermedad se extiende entonces sin dejar cadáveres humanos. Mahmud Alyaee, secretario general de los servidores informáticos industriales de Irán, incluidos los que sirven para el control de las instalaciones nucleares, confirmó el 25 de septiembre que 30.000 computadoras instaladas en complejos industriales fueron infectadas con el virus Stuxnet al punto de volverlas inoperantes.

El virus Stuxnet

Informaciones provenientes de los servicios de inteligencia revelan que la guerra cibernética clandestina fue lanzada contra Irán por los Estados Unidos con ayuda de unidades de elite israelíes, expertas en guerra informática. El virus Stuxnet es considerado como el más destructor de su generación porque ataca los grandes complejos industriales y los servidores informáticos. No se trata de un virus cualquiera, con las PC familiares como blanco, sino de un virus concebido por Estados con alta tecnología y que administran presupuestos acordes con ello. El dedo apuntó entonces hacia los dos únicos países que disponen de medios humanos y de especialistas militares capaces de realizar un proyecto de esta envergadura: Israel y los Estados Unidos.

La originalidad de este virus radica en su capacidad para atacar los fundamentos de los sistemas industriales construidos por la alemana Siemens y de organizar luego la transferencia de los datos pirateados en las computadores hacia el exterior. El jefe del departamento de guerra cibernética en el Pentágono, el vicealmirante Bernard McCullough, afirmó que el Stuxnet tenía capacidades técnicas nunca antes alcanzadas. Se dirigió a la comisión de las fuerzas armadas del Congreso estadounidense para anunciarles que este virus era el más sofisticado que había conocido.

Los iraníes confirmaron que el ataque a sus sistemas por este virus había sido lanzado hace dos meses pero que sus expertos informáticos se vieron en la imposibilidad de detectarlo, destruirlo o, al menos, de minimizar sus efectos. Las funcionalidades de Stuxnet le permiten en efecto modificar totalmente el entorno informático de un sistema y tomar el control técnico de los sistemas automáticos.

Alta tecnología

La gestación de estos productos de alta tecnicidad no está al alcance de cualquiera puesto que, además de requerir fondos de desarrollo muy importantes, se necesita la colaboración de equipos técnicos consolidados, con un trabajo conjunto de varios años. El Ejército de defensa de Israel, Tsahal, aporta una contribución decisiva a la seguridad de la información a través de sus centros de investigación organizados en espacios cooperativos. La tecnología nace y se desarrolla en el seno de sus unidades especiales y secretas: Mamram o unidad 8200.

Estos centros militares son el vivero de varias centenas de expertos que luego se distribuyen en la Silicon Valley israelí guardando un contacto permanente con el ejército gracias a los períodos militares obligatorios. La selección de los futuros genios es realizada bien temprano en el ciclo escolar israelí puesto que desde los 10 años, algunos alumnos ya son seleccionados y orientados hacia los liceos tecnológicos que los convertirán en “animales informáticos”. Los jóvenes postulantes son detectados por institutores y guiados desde muy jóvenes por la universidad antes de ser movilizados en esas unidas militares especiales.

Su mente es formada desde la juventud para futuras misiones difíciles de destrucción de la tecnología enemiga. Fuentes de los servicios de inteligencia precisan que algunos de estos expertos jugaron un rol fundamental en la destrucción, el 6 de septiembre de 2007, del reactor de plutonio que Corea del Norte construía en A-Zur, al norte de Siria.

La admisión del funcionario iraní tiende a demostrar el fracaso técnico de los ingenieros de ese país que no han logrado interrumpir la transferencia de datos críticos desde Teherán hacia los servicios de información estadounidense e israelí. Los ayatolás están persuadidos de que las informaciones confidenciales que llegaban hasta esos servicios eran obtenidas a través de la colaboración de agentes dobles y en consecuencia lanzaron una caza de brujas en todo el país. Informaciones concordantes habían dado cuenta ya de una guerra abierta entre los servicios iraníes cercanos al presidente Ahmadinejad y los que son fieles al guía supremo Khamenei que se acusan mutuamente de espionaje y que han causado violentos enfrentamientos el 23 de agosto en pleno Teherán.

Acción estadounidense-israelí

En ocasión de su anterior viaje a Washington, el primer ministro Benjamin Netanyahu había dado la impresión de ceder, a cambio del apoyo de Barack Obama en su lucha contra el programa nuclear iraní. De hecho, había obtenido antes la garantía del presidente estadounidense de que serían votadas sanciones financieras contra Irán para dificultarle la obtención de recursos. Pero por otra parte habían convenido, juntos, el proceso secreto de la guerra cibernética a fin de paralizar las instalaciones nucleares iraníes. Esas decisiones llevaron al primer ministro israelí a aceptar el principio de las negociaciones con los palestinos.

El virus tenía por objetivo atacar la infraestructura nuclear iraní de la central de Busher, activada en agosto, así como las centrifugadoras de Natanz. La AIEA confirmó que había constatado un neto desaceleramiento en el proceso de enriquecimiento del uranio debido a problemas técnicos indeterminados, no resueltos aún, que implicaron la salida de funcionamiento de 3.000 centrifugadoras. La guerra con Irán ha empezado.

Guerras Mt.24:6-7

Mt.24:6 “Y oiréis de guerras y rumores de guerras…”

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ FRENTE AL DILEMA DE QUIÉN ES “EL ALFA Y LA OMEGA” DE APOCALIPSIS 1:8

En el libro de la Sociedad Watchtower titulado: El reino de mil años de ha acercado”, publicado en 1974, capítulo 17, pág 351, párrafo 40,  bajo el subtítulo El esclavo que vivió para ver las señales,  se lee que cuando Jesús hizo su inspección a su “esclavo” en 1918, no sólo escogió a éste porque estuvo supuestamente dando el “alimento espiritual” oportuno a los domésticos hasta 1919, sino porque también estaba sirviendo un ALIMENTO DE ALTA CALIDAD O EL CORRECTO.  Además, fue también debido a ello que Jesús dio su fallo a favor del “esclavo fiel” en la persona jurídica de la Sociedad Watchtower, para encargarle, de allí en adelante, de todos sus bienes.

Curiosamente, sin embargo, hubo alimentos que Jesús aprobó como sanos y nutritivos en 1918 por su “altísima calidad”, y que ahora, extrañamente, ya no están vigentes, pues han sido desechados por la organización como “indigestos” (errados). Uno de esos cambios fue su interpretación acerca de quién puede ser “El Alfa y la Omega” de Apocalipsis 1:8. En 1918 la Watchtower decía que el “Alfa y la Omega” era Cristo, pero hoy sostiene que es el Padre. Entonces nos viene a la mente la siguiente pregunta: ¿Cómo pudo Jesús escoger en 1918 a la Watchtower como la única religión verdadera, porque supuestamente estaba dando un alimento “excelente” a los fieles,  si ahora se sabe que en 1918 la Watchtower NO estaba realmente sirviendo “alimento” sano a los domésticos, como es el caso éste de la identidad del  “Alfa y la Omega” de Apocalipsis 1:8, enseñanza que fue cambiada después de 1918? ¡Esta es la pregunta del millón de dólares!

AVISO PARA NUESTROS CORRELIGIONARIOS PERUANOS

Están en Perú dos misioneros de la fe Unitaria (El Pastor Guillermo Wachtel y el Hno David Krogh) que se quedarán en Lima hasta el Domingo 3 de Octubre para dar unas conferencias en nuestro local de reuniones  ubicado en San Martín de Porras.

Si desean contactarse con los hermanos mencionados, pueden hacerlo, ya sea dirigiéndose al mismo Hotel San Agustín (antes Hotel Riviera) donde se hospedan, o llamándolos al teléfono 4249438.

Vuestro Servidor,

Mario Olcese (Apologista)

“SEÑOR, ACUÉRDATE DE MI CUANDO VINIERES A TU REINO” (Lc. 23:42)

Lucas 23:42 Spanish: Reina Valera (1909)

“Y dijo á Jesús: Acuérdate de mí cuando vinieres a tu reino”.

El ladrón en la cruz halló respuesta a su ruego o plegaria a Jesús, porque evidentemente él reconoció a Jesús como el Señor (Versión Siriaca y Pérsica) y el Rey del reino. Admitió intrínsecamente que él creía en su soberanía, y que él vendría o volvería en su gloria y majestad algún día a la tierra para establecer su reino. Es decir, a pesar de ver a Jesús crucificado como un delincuente, y a sus verdugos riéndose de él, él siguió creyendo en él como el Mesías esperado. El creyó que Jesús era el rey y el Señor que establecería el reino a Israel en su Segunda Venida.

Nótese que el ladrón de la cruz no fue salvo porque optó por “recibirlo como su salvador personal”, sino, más bien, porque creyó en su mensaje o evangelio del reino, la buena noticia que él, con toda seguridad, le había estado escuchando durante su  ministerio entre los Judíos. El fue así recibido por Jesús en los últimos momentos de su vida, y murió seguramente gozoso sabiendo que habría de entrar  en el paraíso.

Este es un ejemplo de lo que es una fe y una confianza genuinas de un hombre común y corriente en los momentos más dramáticos de su vida. Un hombre que se convenció de que el sufriente Jesús era el Cristo, el rey del reino venidero, mientras que sus más íntimos discípulos (apóstoles), ya desperdigados por el miedo, estaban aún dubitativos y perplejos por lo que le había sucedido a su Señor.

Sin duda alguna, el llamado “buen ladrón” es un ejemplo extraordinario de fe y de confianza en Jesús y en su reino, que es el evangelio que él había estaba anunciando desde el comienzo y hasta el final de su ministerio (Mr. 1:1,14,15; Hechos 1:3,6).

¿Pero cuántos hoy tienen esa misma fe en el reino de Dios como este ladrón en la cruz? ¿Cuántos están pidiéndole al Señor para que venga su reino pronto? ¿Cuántos ponen su confianza en que Cristo volverá para hacernos parte de su reino milenial? ¿Cuántos creen que la tierra será un paraíso regido por un rey y un reino celestial?

Busquemos cada día el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás nos será añadido” (Mateo 6:33).

CUBA: EEUU E ISRAEL SE PREPARAN PARA ATACAR IRÁN

 

El canciller cubano, Bruno Rodríguez (foto), afirmó en la ONU que Estados Unidos e Israel preparan el escenario para un ataque militar contra Irán, que podría provocar un “conflicto de dimensión nuclear”.

El reciente y “políticamente sesgado” informe de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) contribuyó a incrementar las tensiones y dar pretextos para una escalada bélica”, afirmó Rodríguez en la Asamblea General de la ONU, que reúne a líderes mundiales en Nueva York.

A su criterio, la posibilidad de un conflicto armado con Irán es “una amenaza demasiado grave para confiar en la capacidad del Consejo de Seguridad, donde el principal responsable de la crisis ha contado con la capacidad de imponer sus designios”.

También en alusión a Estados Unidos, señaló que las guerras contra Irak y Afganistán demuestran que no se debe confiar a uno o unos pocos Gobiernos la facultad de determinar cuándo se han agotado las gestiones diplomáticas para prevenir la guerra.

Y apuntó que las sanciones, el cerco y la confrontación no son la vía para preservar la paz y la seguridad internacionales, sino el diálogo, la negociación y la igualdad soberana de los Estados.

Bruno Rodríguez, al igual que lo hicieron en el mismo foro mundial otros países en desarrollo, reclamó una “reforma radical” de Naciones Unidas y del Consejo de Seguridad.

En el Consejo de Seguridad, principal órgano de decisión de Naciones Unidas, solo están desde su creación en 1946, Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido, las cinco potencias vencedoras en la Segunda Guerra Mundial, lo que levanta fuertes reclamaciones de países como Brasil, que aspira a entrar.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y todos los altos funcionarios de los organismos Internacionales, incluida la OIEA, se deben a todos los Estados miembros, advirtió el canciller.

También insistió en que “debe cesar la manipulación acerca de la no proliferación, basada en el doble rasero y el interés político, en la existencia de un club de privilegiados y en la negación del derecho al uso pacífico de la energía nuclear a los países del Sur”.

Estados Unidos, dijo, principal potencia nuclear, debe dejar de oponerse a la negociación de acuerdos vinculantes que “permitan librarnos definitivamente de tal amenaza”.

Las sanciones, el cerco y la confrontación no son la vía para preservar la paz y la seguridad internacionales, sino el diálogo, la negociación y la igualdad soberana de los Estados son el único camino para evitar la guerra, añadió.

Recordó la propuesta del Movimiento de Países No Alineados de un plan de acción que incluye la creación de zonas libres de armas nucleares y la urgencia de establecerla en Oriente Medio, donde Israel es el único país que se opone.

Bruno Rodríguez reiteró la denuncia al bloqueo económico y comercial de Estados Unidos a su país, “mediante la aplicación extraterritorial de leyes”, aun cuando el presidente Barack Obama dispone de prerrogativas suficientes para cambiarlas.

En ese sentido, denunció que “se usurpa a Cuba parte de su territorio y se le impone una base militar en Guantánamo, centro de tortura y de exclusión del Derecho Internacional Humanitario”.

Y pidió que se libere de inmediato a los cinco cubanos, a los que Estados Unidos detuvo hace doce años acusados de espionaje y que el Gobierno de La Habana considera “prisioneros políticos”. EFE

RECUERDEN MI BLOG EXCLUSIVO SOBRE EL REINO DE DIOS…¡BUEN PROVECHO!

“Oye, Richard, ¿has visto el nuevo blog del Reino de Dios de “Apologista”?…Sí, claro…¡está chévere!”

Estimados amigos:

Un regular número de personas que visitan de manera consuetudinaria mis blogs, me han confesado, así como también demostrado, un interés inusitado por el evangelio del reino de Dios que vengo predicando insistentemente desde hace tiempo, y especialmente, en estos tres últimos años. Estos hermanos me han manifestado que ahora, por vez primera, se sienten muy dichosos de entender este precioso mensaje del reino de Cristo para todos los pueblos de la tierra.  Además, estos hermanos se decidieron también a pedir y buscar el reino de Dios todos los días de sus vidas, y a ponerlo en primer lugar sobre sus otras todas cosas e intereses temporales, tal como lo ordena el Señor Jesús en Mateo 6:10,33. Por otro parte, estos mismos hermanos están ya evangelizando con entusiasmo a otros, y salvándolos de la condenación (Judas 23), y “adelantando” el regreso de Cristo, por decirlo de una manera un poco presuntuosa. Recordemos que antes de que vuelva Su Majestad, el Cristo, para establecer su reino en la tierra, sus partidarios tendrán que haber cumplido su tarea de dar testimonio a todos los pueblos acerca de las buenas nuevas del reino (Mateo 24:14). Cualquier otro mensaje o evangelio retrasaría su venida. De allí la importancia de difundir el único y singular evangelio del reino y no otro distinto (Gál. 1:6-9). Desgraciadamente, o afortunadamente, según sea el caso, Cristo no ha regresado aún para juicio y para inaugurar su reino, el cual pondrá fin a este mundo malo, y a los malvados; individuos éstos, que habiendo tenido la oportunidad de arrepentirse y salvarse, no se decidieron a tiempo.

Finalmente, les comunico que cuento con un blog especializado en el evangelio del reino, es decir, un sitio dedicado exclusivamente a lo que la Biblia enseña con relación a este tema central de la Biblia, desde el Génesis hasta el Apocalipsis.

Este sitio ha sido pensado para todos aquellos que quieren sinceramente enfrascarse en este tema del reino, y prepararse bien para darlo a conocer a otros de manera eficaz y clara (1 Pedro 3:15).

El sitio es:

www.eladaliddelaverdad.over-blog.es

OTRO PREDICADOR QUE NO SABE QUÉ ES EL REINO DE DIOS DE LA BIBLIA

¡Otro predicador que no da en el blanco cuando predica sobre el Reino de Dios!

Este joven predicador tituló sus 6 videos “El reino de Dios” y lastimosamente se va por las ramas y no se centra en el futuro reino o gobierno de Cristo sobre las naciones de la tierra, trayendo la paz y justicia verdaderas, cuando el diablo sea depuesto de su trono de dominio mundial. Sin duda este predicador joven parece darle un sentido romántico al reino, como si fuera el dominio presente de Cristo sobre todo y en todos. Evidentemente el reino futuro de Cristo en la tierra no es parte fundamental de su mensaje del reino. ¡Qué lástima!

Escuchen especialmente los videos 3 y 4:

EL FALSO REINO DE DIOS CATÓLICO

En este video católico romano, verán ustedes lo que NO es el reino de Dios en su máxima expresión. Ustedes deben saber que Roma sostiene que el reino de Dios es la iglesia Católica misma, compuesta por el Papa, los llamados santos difuntos que supuestamente son intercesores, los cardenales, los Arzobispos, Obispos y sacerdotes. Es decir, el llamado “clero” católico.

En cuanto a la feligresía laica católica, parece que ésta está excluida de lo que los católicos suelen llamar “la Iglesia”.

El punto es que acá ni siquiera se hace una ligera insinuación del reino davídico que se establecerá en la tierra en la segunda venida de Cristo (Hechos 1:3,6,7; Mato. 25:31,34). Y es que la jerarquía católica siempre ha sostenido que la nueva Israel es la iglesia católica, y la heredera de todas las promesas y pactos que recibieron los judíos, y que por su supuesta “infidelidad” Dios se las arrebató para entregárselos a ella. Sin embargo, como ya lo he venido sosteniendo una y otra vez en mis estudios del reino, ni Jesús (Rom. 15:8), ni Pablo (Romanos 11:1,2), hubieran apoyado tal postura católica, y más bien la hubieran considerado una blasfemia o herejía.

Hay un reino escatólogico que se cumplirá en la parusía de Cristo, cuando él les diga a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo” (Mt. 25:34). Este es un reino que no es la iglesia, pues la iglesia está aún compuesta por personas mortales. En cambio, para entrar en el reino bíblico, es necesario una transformación física o transfiguración, y esto sólo será posible en la parusía futura del Señor (1 Cor. 15: 45-50).