THE CANCER KILLERS (LOS ASESINOS DEL CÁNCER)

Featured Learning Product

Co-Authored by Sayer Ji, founder of GreenMedInfo.com

by Sayer Ji, Founder

A layperson oriented book which helps you discover the method and mindset to not just prevent cancer or survive it, but to kill it. Step-by-step suggestions for those diagnosed with cancer who recognize that the medical approach is far from a foolproof plan to get well.

Learn critical nutrition, fitness and detoxification advice essential to confront any and all diseases in the modern”world.

 Learn More or Buy Now for only $24.95

Un libro orientado para laicos y que los ayudará a descubrir el método y la forma de pensar para no sólo prevenir el cáncer o mantenerlo controlado, sino para acabar con él. Paso a paso se dan las sugerencias para las personas diagnosticadas con cáncer que reconocen que el enfoque médico está lejos de ser un plan infalible para curarse.

 

EL ASOMBROSO RELATO DE LA BIBLIA ACERCA DEL DILUVIO


Génesis 8:7

“… y envió un cuervo, el cual salió y estuvo yendo y volviendo hasta que las aguas se secaron sobre la tierra”.

El 18 de mayo de 1980, el Monte St. Helens explotó, devastando más de 200 millas cuadradas (45 kilómetros) en el sudoeste del estado de Washington.  El calor arrojado por el volcán derritió la nieve que cubría sus cumbres, creando flujos de lodo que cubrieron el área circundante.  La sombría predicción era que los bosques y la vida salvaje nunca más serían encontrados cerca de la montaña durante nuestra era.

Bible's Account of the Flood

La recuperación del Monte St. Helens nos provee de un comparativamente pequeño modelo a escala de la recuperación del gran diluvio en los tiempos de Noé.  Sólo diez años después de la erupción, mucha de la vida animal y vegetal en el área devastada había regresado.  Hoy, los árboles de hoja perenne se encuentran más altos que un ser humano, los peces nadan en los lagos y ríos, y los sapos se encuentran en los estanques.  Animales aún más grandes como el alce se pueden encontrar en el área una vez desolada.  Esto sugiere que no habría tomado generaciones para que el follaje que Dios preservó en las aguas del Diluvio hiciera crecer nuevamente bosques y selvas, proveyendo hogares para la creciente población emigrante del arca.  Antes de que esto pudiera suceder, Noé tenía que saber que habría lugar donde pudieran ir los animales.  Así que primero envió un cuervo.  El Monte St. Helens ilustra el por qué Noé decidió enviar primero un cuervo.  Entre los primeros nuevos colonizadores del Monte St. Helens estaba el cuervo.  Estos son parte del ejército de animales carroñeros de Dios que remueven lo muerto y pueden vivir en una gran variedad de condiciones.

Aquí una vez más vemos que incluso los pequeños detalles registrados en la Biblia son verdad como la vida real.

Oración:

Amado Padre, Te agradezco por danos Tu perfecta Palabra de Vida. Amén.

Notas:

Creation, 3 5/00 pp. 33 37, “After Devastation, The Recovery.”