EL JESÚS HISTÓRICO DE LOS EVANGELIOS

Ingº Mario A Olcese (Apologista)

A mis 63 años de edad he escuchado por décadas argumentos tras argumentos que ponen en tela de juicio la existencia de Cristo, de Dios, y aun del mismo diablo, y no me sorprenden para nada sus argumentos supuestamente contundentes. Sin embargo, es un hecho de que el mismo personaje antagónico de las Escrituras, el diablo, es increíblemente adorado por muchos de los  que no creen en el Cristo mencionado en las mismas Escrituras. Existen iglesias de Cristo que adoran a Dios, y hay iglesias de Satanás donde se adora al diablo, y donde sus respectivos feligreses o seguidores aseguran creer en su respectiva deidad, ya sean porque han visto milagros y portentos o porque sienten su presencia en ellos. Estos hechos sobrenaturales nos indicarían que efectivamente existen estos seres espirituales que obran en ellos (Dios o el diablo). En todo el mundo gente culta adora al diablo y afirman haberlo visto o sentido, e incluso haber recibido sus favores, previa “venta de sus almas” a él.

Por otro lado, los cristianos sostienen que el diablo es una realidad, como también lo es Jesucristo, y dan como prueba de ello, no sólo los milagros recibidos en sus vidas, sino por lo que Jesús dijo que acompañarían a los que creen, según podemos leer en Marcos 16:17: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre (Jesucristo) ECHARÁN FUERA DEMONIOS; hablarán nuevas lenguas”.

La prueba está allí, precisamente en lo expresado por Jesús en Marcos 16:17, y que fácilmente puede comprobarse como algo verdadero, práctico y objetivo. Me refiero a la expulsión de demonios en su nombre. Si nosotros vemos que un poseso es liberado de los demonios en los exorcismos cuando son expulsados en el nombre de Jesús, ¿no sería este hecho extraordinario una prueba suficiente de que Jesucristo sí existió y que existe y que es verdaderamente el mismo de las Escrituras, el que hizo huir a los demonios del endemoniado Gadareno hacia una piara de cerdos? Y ya hemos oído muchos testimonios en todas partes del mundo de cómo cristianos devotos logran expulsar a los demonios de los posesos EN EL NOMBRE DE CRISTO en pleno siglo XXI. La idea es que si Jesucristo nunca existió, ¿podrían los cristianos realmente expulsar a los demonios de los posesos en su nombre? Obviamente no. Los demonios no tendrían nada de que temer de un tal Jesucristo que supuestamente nunca existió, ni existirá.

Hay harta evidencia de espíritus malos en el mundo espiritual, y esto lo confirman personas envueltas profundamente en el ocultismo, la brujería, y en lo paranormal. Son gente educada, profesional, y estudiosa que afirman la existencia de entidades oscuras que nosotros llamamos demonios. Y si los estudiosos hablan de ellos como entidades malignas u oscuras con personalidad y voluntad propias que existen en otras dimensiones, ¿por qué no creer en Jesucristo, personaje que todos consideran que representa la luz y la verdad?

Las Escrituras dicen que ningún hombre habló como Jesús. En Juan 7:46, leemos: “Los alguaciles respondieron: ¡Jamás hombre alguno ha hablado COMO ESTE HOMBRE!”  Si Jesús no existió, entonces el que inventó el personaje llamado Jesús en el Nuevo Testamento debió ser un hombre fuera de serie, extraordinario, y muy sabio. Realmente ese escritor debió ser un líder religioso, y no un escritor. Ese escritor y su sabiduría lo hubieran convertido en un líder espiritual mundial, el Jesús de los cristianos, porque cambió el mundo con su “rica imaginación literaria”.

Por otro lado, no podemos dejar de lado los testimonios de los historiadores romanos, Suetonio, Plinio el joven, Tácito, y el Judío Flavio Josefo que escribieron de un tal Cristos, que formó un movimiento religioso y que reunió a muchos seguidores a su alrededor y que fue sentenciado bajo el mandato de Poncio Pilato.

Finalmente, si Jesucristo, personaje que sólo se menciona en el Nuevo Testamento, y en algunos libros apócrifos, nunca existió, entonces con el mismo derecho debemos poner en tela de juicio los otros personajes que se mencionan en dicho Nuevo Testamento, tales como Poncio Pilato, Agripa, Herodes, Arquelao, Augusto César, y otros, los cuales los historiadores no han puesto en duda su historicidad.

Anuncios

Acerca de apologista

Soy un cristiano nacido de nuevo, peruano, gemelo, tengo 56 años, y soltero. Soy de profesión Ingeniero, y tengo un diploma en teología del seminario Baxter (C.A). En mis tiempos libres escribo artículos cristianos para mi sitio web y blog. MI interés es que más personas conozcan al Señor Jesucristo y su mensaje salvador del reino.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s