LA AGITACIÓN DE LAS NACIONES

Piense por un momento en el número de revoluciones, revueltas civiles, guerras y rumores de guerras  que se extienden de costa a costa y de una nación a otra:

La guerra civil interna en Egipto entre los candidatos de la democracia y los radicales islámicos La lucha interna en Libia entre tres tribus, tras el derrocamiento del ex líder, Gadafi El continuo conflicto entre los israelíes y los palestinos en Israel La guerra civil en Siria, que ha costado la vida a más de 140.000 personas en Siria La batalla entre los sunitas, chiítas y kurdos en Irak Las luchas internas entre tribus en Pakistán y Afganistán. El conflicto entre Rusia y Ucrania  Los ataques terroristas contra los cristianos en Nigeria

Todas las guerras anteriores y conflictos (con la excepción del conflicto palestino-israelí) se han desatado en estos países durante los últimos años. Esta lista no incluye la afirmación de la “tierra” entre la India y Pakistán, o el Gobierno chino que persigue a los monjes tibetanos y a cristianos devotos.

Al ver un mapa de las zonas donde se están produciendo estas guerras y rumores de guerras, dos puntos son evidentes. En primer lugar, la religión del Islam y sus seguidores están involucrados en la mayoría de estos enfrentamientos en una forma u otra.

En segundo lugar, estos conflictos a menudo se centran en oponerse a las creencias religiosas de los dos países, y a menudo involucran a grupos étnicos de las regiones tribales. América no está exenta de su propia forma de luchas internas y espirituales.

América era una nación una vez unida en torno a un sistema conjunto de creencias morales y espirituales; sin embargo, hoy en día el país está más dividido como nación que en cualquier momento desde la Guerra Civil.

La división es entre los liberales y los conservadores, los demócratas y los republicanos, ateos y creyentes. Mientras que nuestras diferencias no han llevado a un grupo a arrestar a otros, o a producir víctimas en  masa de un lado que ataca a su oposición, existe una clara división que es la construcción de un fuego de frustración en el seno de los creyentes que temen a Dios y que aman la Biblia. Tal vez sólo sea que las decisiones que se toman, las leyes que se aprobaron, y la arrogancia de nuestro liderazgo es parte de una futura agitación que se predice que vibrará en el mundo entero. Leemos:

“Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo.Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.   – Hebreos 12:25-27

El temblor final expondrá las “cosas” que se aferran a nosotros que deben ser eliminadas para ayudarnos a madurar en Cristo y correr mejor la carrera.

Perry Stone, Jr.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s