¿DEBEMOS ABORRECER A LOS MALHECHORES O MÁS BIEN SUS OBRAS PERVERSAS?

Veamos qué dicen las Santas Escrituras:

1.- Proverbios 8:13: El temor de Jehová es ABORRECER el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.

Aquí vemos que debemos aborrecer el mal no al malo; la soberbia, la arrogancia, el mal camino, y la boca perversa del impío.

2.- Salmos 5:5: Los insensatos no estarán delante de tus ojos; ABORRECES a todos los que hacen iniquidad.

Aquí David dice que Dios aborrece a los que hacen iniquidad. No lo dice Dios, sino David. ¿Pero será cierto que Dios piensa igual que David?

3.- Salmos 139:21: ¿No ODIO, oh Jehová, a los que te aborrecen, Y me enardezco contra tus enemigos?

Aquí David dice que él odia a los que aborrecen a Jehová. ¿Pero estará de acuerdo Dios con David cuando él dice que odia a los que odian a Dios? Ese es el punto. David está hablando como humano, como hombre aún carnal.

4.- Salmos 31:6: ABORREZCO a los que esperan en vanidades ilusorias; Mas yo en Jehová he esperado.

Aquí David sigue mostrando odio a los hombres que esperan en vanidades ilusorias. ¿Pero piensa Dios igual que David o  aprueba su sentir? Este es el punto.

5.- Salmos 101:3: No pondré delante de mis ojos cosa injusta. ABORREZCO la obra de los que se desvían; Ninguno de ellos se acercará a mí.

Aquí David parece más espiritual que carnal y manifiesta que su odio está en las obras de los que se desvían, no en los que se desvían.

6.- Salmos 119:113: ABORREZCO a los hombres hipócritas; Mas amo tu ley.

Aquí David vuelve a manifestar su aborrecimiento hacia los hombres hipócritas. ¿Pero está de acuerdo con ese odio, el Dios eterno?

En el N.T se nos manda a amar a los que nos odian, no a devolverles mal por mal.

1.- Lucas 6:27: Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os ABORRECEN.

2.- Lucas 14:26: Si alguno viene a mí, y no ABORRECE a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

¿Está Jesús contradiciéndose acá porque dice que debemos aborrecer a nuestros padres, hermanos, hermanas, hijos, mujer? No creo! Me parece que “aborrecer” en este caso es RECHAZAR a quiénes amamos cuando éstos se oponen a nuestro amor por Cristo. Es decir, debemos rechazar o repudiar (¡ojo que esto no implica odio necesariamente!) a nuestros seres queridos que no desean que nosotros aceptemos a Cristo y que nos ponen trabas para no seguirlo. Si odiáramos a nuestros padres, por ejemplo, estaríamos transgrediendo el quinto mandamiento (Exo. 20:12) que nos ordena honrar padre y madre, y ese pecado nos conduciría al inevitable castigo de Dios.

3.- Romanos 12:9: El amor sea sin fingimiento. ABORRECED lo malo, seguid lo bueno.

Aquí se nos manda a aborrecer lo malo, no al malo.

4.- Apocalipsis 2:6: Pero tienes esto, que ABORRECES las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.

Aquí vemos que el Señor Jesucristo aborrece las obras de los nicolaítas, pero no a los nicolaítas como tal.

En conclusión:

Aunque los malvados nos pueden producir un odio hacia ellos, debemos más bien sentir pena por su miserable condición, y si es necesario, evitarlos, o alejarnos de ellos, condenando al mismo tiempos sus actos perversos,  y advirtiéndoles de su inevitable castigo si no se arrepienten. El odio es un sentimiento carnal, y David aún no tenía la plenitud del Espíritu de Dios tal como llegó en Pentecostés con todos sus frutos y dones.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s