LA JUSTIFICACIÓN DE ABRAHAM Y DE LOS CREYENTES EN GENERAL (ROMANOS 4)

 Por Apologista

LA DOCTRINA DE LA JUSTIFICACIÓN (Wikipedia)

Del latín justificatio, en griego dikaiosis δικαιοσις)1 es un punto central dentro de la teología del cristianismo. Las diferentes versiones de tal doctrina, según el papel que se le de a la fe y a las obras, a la voluntad del hombre y a la de Dios, al libre albedrío y a la predestinación; son algunas de las principales causas doctrinales de la separación entre protestantes y católicos, y entre las distintas ramas del protestantismo (luteranos y calvinistas, y dentro de estos entre arminianos y gomaristas, etc.) La consecución de un cierto grado de acercamiento entre la Iglesia católica y la Federación Luterana Mundial permitió la firma de una Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación el 31 de octubre de 1999; lo que fue considerado un importante avance en el ecumenismo.2

Justificar, como término jurídico, significa absolver (declarar justo) y proporcionar sentencia favorable en un juicio. Su extensión como término teológico, implica que el hombre, reo del juicio final, comparece ante Dios, el Juez justo, acusado de sus pecados; puede obtener la condenación o la salvación, ambas eternas.

¿CÓMO SON JUSTIFICADOS ABRAHAM Y TODOS LOS FIELES?

La justificación viene primordialmente por la fe, no por las obras. Uno puede hacer todas las buenas obras del mundo, pero si no se cree en Jesucristo y no lo recibe como su Señor y Salvador, está perdido.

Texto de prueba:

Romanos 4:1 ¿Qué, pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne? 4:2 Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios. 4:3 Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. 4:4 Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; 4:5 mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. 4:6 Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras, 4:7 diciendo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, Y cuyos pecados son cubiertos. 4:8 Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado. 4:9 ¿Es, pues, esta bienaventuranza solamente para los de la circuncisión, o también para los de la incircuncisión? Porque decimos que a Abraham le fue contada la fe por justicia. 4:10 ¿Cómo, pues, le fue contada? ¿Estando en la circuncisión, o en la incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión. 4:11 Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia; 4:12 y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado. 4:13 Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe. 4:14 Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa. 4:15 Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión. 4:16 Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros. 4:17 (como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen. 4:18 El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. 4:19 Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara. 4:20 Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, 4:21 plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido; 4:22 por lo cual también su fe le fue contada por justicia. 4:23 Y no solamente con respecto a él se escribió que le fue contada, 4:24 sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, 4:25 el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.

LA FE ES PRIMERO Y LUEGO VIENEN LAS OBRAS QUE RESPALDAN ESA FE

Texto de prueba:

Romanos 2:20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta? 2:21 ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? 2:22 ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? 2:23 Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios. 2:24 Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.

EL GALARDÓN DE LOS JUSTIFICADOS, EMPEZANDO CON ABRAHAM

Los “llamados por Dios”, o los conocidos de antemano por Dios son justificados por la fe, y terminan siendo glorificados. Este llamado comienza con Abraham, el padre de la fe y se extiende hasta nuestros días, con los que conforman la iglesia de Dios.

Texto de prueba:

Romanos 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. 8:29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 8:30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

LA GLORIFICACIÓN—¿QUÉ SIGNIFICA?

Ser glorificados significa que seremos los herederos de Dios y los coherederos con Cristo cuando se establezca el reino en la tierra.

Texto de prueba:

Romanos 8:17: Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos GLORIFICADOS.

¿HEREDEROS DE QUÉ?

Los creyentes están llamados para ser herederos del mundo y las naciones, y esto cuando venga el tiempo para el reinado de Cristo (Mateo 25:31,34)

Texto de Prueba:

Salmos 2:8:  Pídeme, y te daré por HERENCIA LAS NACIONES,Y como posesión tuya los confines de la tierra.

 Romanos 4:13: Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería HEREDERO DEL MUNDO, sino por la justicia de la fe.

Santiago 2:5: Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido A LOS QUE LE AMAN?

¿QUIÉNES, ADEMÁS DE ABRAHAM, Y SU SIMIENTE CRISTO, SERÁN HEREDEROS DE DIOS Y COHEREDEROS CON CRISTO?

Sin duda alguna Abraham y Cristo heredarán las naciones, y los confines de la tierra serán de ellos según lo declarado en Génesis 13:15 y el Salmos 2:8. Así pues, todos los coherederos de Cristo (Abraham y los que son de Cristo) recibirán lo mismo—¡autoridad sobre las naciones en el reino de Dios!

Texto de Prueba:

Gálatas 3:29: Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y HEREDEROS SEGÚN LA PROMESA.

¿QUIÉNES SON DE CRISTO?

Los que son de Cristo son los que han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

Texto de prueba:

Gálatas 5:24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

¿FUE MOISÉS UNO DE LOS QUE “SON DE CRISTO” QUE CRUCIFICÓ SUS PASIONES Y PECADOS?

Sí, Moisés rechazó gozar de los deleites temporales del pecado, pues tenía puesta la mirada en el galardón y en los sufrimientos que vendrían al Mesías y fue bautizado en agua y bebió del agua de la roca que simbolizaba a Cristo.

Texto de Prueba:

  1. 11:24Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,11:25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 11:26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

1 Corintios 10:1 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; 10:2 y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, 10:3 y todos comieron el mismo alimento espiritual, 10:4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.

Hay riquezas en el vituperio de Cristo. “Teniendo (Moisés) por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón” (Heb. 11:26). La fe de Moisés no le permitió vacilar, escogiendo el oprobio de sufrir con su pueblo, en lugar del goce temporal del pecado. Su fe hizo que sus miradas se fijaran en la remuneración o el galardón. Su fe hizo entender a Moisés que los sufrimientos a que estaba expuesto el pueblo de Dios en Egipto eran el tipo de los de Cristo. Además, él y los hebreos bebieron la misma bebida espiritual de la roca que simbolizaba a Cristo.

Otros fieles como Moisés que tuvieron sus ojos puestos en Cristo y en el galardón celestial los encontraremos en Hebreos 11.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s