“PARA QUE ELLOS (ABRAHAM, NOÉ, DAVID, ETC) NO FUESEN PERFECCIONADOS APARTE DE NOSOTROS” (LOS CRISTIANOS UNGIDOS)–Hebreos 11:40

Las Escrituras (Hebreos 11:40; 1 Tesalonicenses 4:17) nos enseñan con la claridad del cristal que los fieles del Antiguo Testamento y los del Nuevo serán perfeccionados juntos y no por separado, como enseña erradamente la Watchtower de los Testigos de Jehová.

Creo que el capítulo 11 del libro de Hebreos es uno de mis capítulos favoritos de toda la Biblia. Ahora que he aprendido,-o tal vez debería decir, ahora que estoy aprendiendo a leer la Biblia sin prejuicios, estoy viendo cosas que nunca había visto antes. Simplemente dejo que la Biblia diga lo que quiere decirnos, lo cual resulta en una empresa tan refrescante y alentadora.

Pablo comienza por darnos una definición de lo que es la fe. A menudo la gente confunde la fe con la creencia, pensando que los dos términos son sinónimos. Por supuesto, sabemos que no lo son, porque Santiago nos habla de los demonios que también creen y tiemblan. Los demonios creen, pero no tienen fe. Pablo pasa luego a darnos un ejemplo práctico de la diferencia entre la creencia y la fe. Él compara a Abel con Caín. No puede haber ninguna duda de que Caín creía en Dios. La Biblia muestra que en realidad hablaba con Dios, y Dios con él. Sin embargo, le faltó la fe. Se ha sugerido que la fe es la creencia, no en la existencia de Dios, sino en el carácter de Dios. Pablo dice, “el que se acerca a Dios debe creer que llega a ser remunerador de los que le buscan solícitamente.” Por la fe es que “sabemos” que Dios hará lo que dice, y actuamos de acuerdo con esta. La fe, entonces, nos mueve a la acción, a la obediencia. (Hebreos 11 verso 6)

A lo largo del capítulo, Pablo da una extensa lista de ejemplos de la fe desde antes de su tiempo. En el primer versículo del siguiente capítulo que se refiere a éstos como una gran nube de testigos que rodean a los cristianos. Se nos ha enseñado que los hombres pre-cristianos de la fe no se les concede el premio del llamado celestial. Sin embargo, la lectura de éste sin nuestras gafas de polarización de color puestas, nos encontramos que se nos presenta un panorama muy diferente.

El versículo 4 de Hebreos 11 dice que por su fe “Abel dio testimonio de que él era justo”. El versículo 7 dice que Noé “fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.” Si usted es un heredero, usted hereda de un padre. Noé heredaría la justicia al igual que los cristianos que mueren fieles. Así que ¿cómo podemos creer que Dios lo resucitará todavía imperfecto para tenga que trabajar por otros mil años, para luego ser declarado justo sólo después de pasar una prueba final? Basado en eso, no sería un heredero de nada en su resurrección, porque a un heredero le está garantizada la herencia y no tiene que trabajar para ella.

El versículo 10 habla de Abraham “en espera de la ciudad que tiene fundamentos verdaderos”. Pablo se refiere a la Nueva Jerusalén. Abraham no podía haber sabido acerca de la Nueva Jerusalén. De hecho, él no habría tenido conocimiento de la anterior (la antigua) tampoco, pero él estaba esperando el cumplimiento de las promesas de Dios a pesar de que no sabía qué forma tomarían. Pablo lo sabía sin embargo, y así nos lo dice. Los cristianos ungidos también están “a la espera de la ciudad que tiene fundamentos verdaderos.” No hay ninguna diferencia en nuestra esperanza y la de Abraham, excepto que tenemos una idea más clara ella de la que él tuvo.

El versículo 16 de Hebreos 11 se refiere a Abraham y todos los hombres y mujeres antes mencionados de la fe como que “anhelaban un lugar mejor, uno que es celestial”, y concluye diciendo, “porque les había preparado una ciudad para ellos.” Una vez más vemos la equivalencia entre la esperanza de los cristianos y la de Abraham.

El versículo 26 habla de Moisés estimando “el oprobio de Cristo [Ungido] como riquezas superiores a los tesoros de los egipcios; porque miraba atentamente hacia el pago de la recompensa. “Los cristianos ungidos también deben aceptar el reproche de Cristo para que puedan obtener el pago de la recompensa. Los mismos reproches; mismo pago. (Mateo 10 verso 38, Lucas 22 verso 28)

En el versículo 35 Pablo habla de hombres dispuestos a morir fieles para que puedan “alcanzar una mejor resurrección.” El uso del modificador de comparación “mejor” indica que debe haber al menos dos resurrecciones, una mejor que la otra. La Biblia habla de dos resurrecciones en varios lugares. Los cristianos ungidos tienen la mejor, y parece que esto es lo que los hombres fieles de la antigüedad estaban buscando alcanzar.

Este versículo no tendría sentido si sostenemos nuestra errada posición Jehovísta/Watchtoweriana de las dos resurrecciones para los creyentes, la cual sostiene que los cristianos ungidos resucitan primero, y Noé, Abraham, Moisés, David, etc, resucitan en el milenio como todos los demás de las llamadas “otras ovejas”, es decir, en un estado aún de imperfección, y obligados a luchar por mil años más, a vencer la última prueba, y de este modo obtener la perfección y la vida eterna. Nos preguntamos, entonces: ¿Cómo puede ser esta una resurrección “mejor” para los notables del Antiguo Testamento? ¿Mejor que qué?

Pablo concluye el capítulo con estos versos:

(Hebreos 11 versos 39 y 40) Y sin embargo, todos estos, a pesar de que dieron testimonio por su fe, no obtuvieron [el cumplimiento de] la promesa, 40 porque Dios previó algo mejor para nosotros, a fin de que no ellos no fuesen hechos perfectos aparte de nosotros.

El “algo mejor” que Dios previó para los cristianos no era una recompensa mejor porque Pablo los agrupa a todos juntos en la frase final “para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros”. Sí, las Escrituras nos enseñan con la claridad del cristal que los fieles del Antiguo Testamento y los del Nuevo serán perfeccionados juntos y no por separado. Los primeros, nos dice la Watchtower, serán perfeccionados al final del milenio, mientras que el perfeccionamiento de los segundos ya está ocurriendo hoy desde 1918. Claramente esta enseñanza del llamado “esclavo2 de la Watchtower es una negación de la verdad revelada. Ahora bien, la perfección que se refiere Pablo es la misma perfección que Jesús logró. (Hebreos 5 versos 8 y 9). Los cristianos ungidos seguirán su ejemplo y mediante la fe serán hechos completos, y le serán dadas la inmortalidad junto con su hermano, Jesús. La gran nube de testigos a que Pablo se refiere, se perfeccionan con los cristianos, no aparte de ellos. Por lo tanto, el “algo mejor”, que él se está refiriendo debe ser el “cumplimiento de la promesa” antes mencionada. Los siervos fieles de la antigüedad no tenían idea sobre la forma que tomaría la recompensa o cómo se cumpliría la promesa. Su fe no dependía de los detalles, sino sólo en que Jehová no dejará de recompensarlos.

Pablo abre el siguiente capítulo con estas palabras: “Así que, entonces, porque tenemos tan grande nube de testigos que nos rodean”, ¿Cómo podría él comparar a los cristianos ungidos con estos testigos y sugerir que éstos los estaban rodeando, si él no los consideraba que estaban a la par con aquellos a quienes les estaba escribiendo? (Hebreos 12 verso 1).

¿Puede una simple lectura no sesgada de estos versos conducirnos a cualquiera otra conclusión que no sea la que estamos explicando, es decir, que estos hombres y mujeres fieles de la antigüedad de hecho recibirán la misma recompensa que recibirán los cristianos ungidos? Pero hay algo más que contradice la enseñanza oficial de la Watchtower.

(Hebreos 12 versos 7 y 8): Dios Os trata como a hijos. Porque ¿qué hijo es aquel que el padre no disciplina? 8 Pero si estáis sin la disciplina de la cual todos han sido participantes, sois hijos realmente ilegítimos, y no hijos.

Si Jehová nos disciplina, entonces somos hijos y no bastardos. Las publicaciones hablan acerca de cómo Jehová nos disciplina. Por lo tanto, debemos ser sus hijos. Es cierto que un padre amoroso disciplina a sus hijos. Sin embargo, un hombre no disciplina a sus amigos. No obstante, se nos enseña que no somos sus hijos, sino sus amigos. No hay nada en la Biblia acerca de Dios disciplinando a sus amigos. Estos dos versículos de Hebreos no tienen sentido si seguimos manteniendo la idea de que millones de cristianos no son hijos de Dios, sino sólo a sus amigos.

Otro punto que me pareció interesante fue el uso de “confesaron” abiertamente en el versículo 13. Abraham, Isaac, y Jacob hicieron una declaración pública de que “eran extranjeros y residentes temporales en la tierra”.

Es a la vez fascinante y desalentador ver cómo se han torcido las enseñanzas simplemente declaradas de la palabra de Dios para apuntalar doctrinas de hombres que están empecinados en propagar, ya sea sus propias ideas, o las de los demonios.

Anuncios

Acerca de apologista

Soy un cristiano nacido de nuevo, peruano, gemelo, tengo 56 años, y soltero. Soy de profesión Ingeniero, y tengo un diploma en teología del seminario Baxter (C.A). En mis tiempos libres escribo artículos cristianos para mi sitio web y blog. MI interés es que más personas conozcan al Señor Jesucristo y su mensaje salvador del reino.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s