MOMENTOS DE LA CREACIÓN: MEDICINA QUE DELEITA LA VIDA

 
Salmos 6:2
“Ten misericordia de mí, Jehová, porque estoy enfermo; sáname, Jehová, porque mis huesos se estremecen”.

Si usted tuviese una piel que le duele, una de las últimas cosas que se aplicaría sería ajíes picantes.  No sólo que los ajíes picantes queman la boca, sino que algunos incluso causan ampollas en la piel.

medicine that's a spice of life

Sin embargo, en América del Sur los ajíes picantes molidos han sido utilizados durante siglos para ayudar a aliviar el dolor.  Los científicos han descubierto que el ingrediente activo en los ajíes alivia el dolor de la piel.  Esta sustancia bloquea las señales de dolor que provienen de los nervios justo debajo de la superficie de la piel.  La salsa de “ají” para la piel no sólo no causa dolor, sino que alivia el dolor que no responde a ningún otro tratamiento.  Este analgésico natural está disponible en cremas y ungüentos que, como muestran las pruebas, alivian el dolor de dos de cada tres personas.

La sabiduría convencional dice que las medicinas que se encuentran en las plantas naturales fueron descubiertas por accidente.  Alguien podría haber descubierto accidentalmente la relación entre una persona que comió cierta planta y que luego se mejoró.  Luego, ellos probarían la misma planta en otros con la misma enfermedad.  Y, si encontrarían que la planta curó a más personas, entonces, la planta sería recordada como parte de una medicina tradicional.

Un analgésico de “ajíes” para la piel parecería contrario a esta teoría.  Pues, las personas que tienen una condición dolorosa en la piel no querrían aplicarse la salsa de ají.  Ya que al hacer esto esperarían que la piel doliera más y le salieran ampollas.  Aunque, es posible que nuestro Creador al principio diera a los humanos algún conocimiento de cómo curar sus dolencias – remedios que Él sabiamente incorporó en su creación.

Oración:
Amado Padre celestial, te agradezco que hayas provisto la ayuda pertinente para nuestras dolencias terrenales. Permite que esté muy conciente de que estos remedios no pueden reemplazar a Cristo para mis más profundas necesidades, el perdón de los pecados. Amén.
Notas:
Check, William A. Hot peppers for pain. Los Angeles Times (Repr. in Reader’s Digest).

Ver/Imprimir/Comparta esto en CreationMoments.com

Anuncios

Acerca de apologista

Soy un cristiano nacido de nuevo, peruano, gemelo, tengo 56 años, y soltero. Soy de profesión Ingeniero, y tengo un diploma en teología del seminario Baxter (C.A). En mis tiempos libres escribo artículos cristianos para mi sitio web y blog. MI interés es que más personas conozcan al Señor Jesucristo y su mensaje salvador del reino.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s