EL PAPA FRANCISCO EN TURQUÍA: EN LA BÚSQUEDA DE LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

Papa: en Turquía, en la búsqueda de la unidad de los cristianos, dejémonos guiar por el Espíritu Santo
“Sólo el Espíritu Santo puede suscitar la diversidad, la multiplicidad y, al mismo tiempo, obrar la unidad. Cuando somos nosotros los que queremos hacer la diversidad y nos cerramos en nuestros particularismos y exclusivismos, taremos la división; y cuando somos nosotros los que queremos la unidad según nuestros proyectos humanos, terminamos en traer la uniformidad y la homologación”.

Estambul (AsiaNews)- Dejarse guiar por el Espíritu Santo, no le opongamos resistencia, aunque si, “aparentemente, esto pareciere crear desorden, pero en realidad, bajo su guía, constituye una inmensa riqueza, porque el Espíritu Santo es el Espíritu de la unidad, que no significa uniformidad”. La única misa celebrada- hoy por la tarde- por el Papa Francisco en este su viaje a Turquía confirma el carácter prevalentemente ecuménico, indicado en la motivación de participar en la celebración del apóstol Andrés, patrono del Patriarcado ecuménico.

Significativamente, en la catedral latina de Estambul dedicada al Espíritu Santo, junto a las autoridades católicas del país, estaban el patriarca ecuménico Bartolomé I, el patriarca siro-ortodoxo, Ignacio III Younam, el vicario patriarcal armenio apostólico de Estambul, el arzobispo Aram Ateshian, el metropolita siro-ortodoxo de Estambul, Filuksinos Yusuf Cetin, y exponentes de algunas confesiones evangélicas.

Y después de la celebración, el Papa Francisco se dirigirá a la sede del Patriarcado ecuménico para el primer encuentro oficial con Bartolomé, que, además de estar presente hoy por la tarde en la basílica católica, esta mañana estaba también con aquellos que han recibido al Papa a su llegada a Estambul.

En esta circunstancia, Francisco dedicó al Espíritu Santo su homilía, articulada sobre la idea de que “el espíritu Santo es el alma de la Iglesia. Él da la vida, suscita los diversos carismas que enriquecen al pueblo de Dios y sobre todo, crea la unidad entre los creyentes: de muchos hace un pueblo solo, el Cuerpo de Cristo. Toda la vida y la misión de la Iglesia dependen del Espíritu Santo: Él realiza cada cosa”

“La misma profesión de fe, como nos recuerda s. Pablo en la primer Lectura de hoy, es posible sólo porque sugerida por el Espíritu Santo: “Nadie puede decir: “¡Jesús es el Señor!, sino bajo la acción del Espíritu Santo” (Cor. 13, 3b). Cuando nosotros rezamos, es porque el Espíritu Santo suscita la oración en el corazón. Cuando rompemos el círculo de nuestro egoísmo, salimos de nosotros mismos y nos acercamos a los otros para encontrarlos, escucharlos, ayudarlos, es el Espíritu de Dios que no ha empujado. Cuando descubrimos en nosotros una desconocida capacidad de perdonar, de amar a quien no nos ama, es el Espíritu que nos ha aferrado. Cuando vamos más allá de las palabras de conveniencia y nos dirigimos a los hermanos con aquella ternura que calienta el corazón, estamos ciertamente tocados por el Espíritu Santo”.

“Es verdad- agregó- el Espíritu Santo suscita los diferentes carismas en la Iglesia: aparentemente, esto parece crear desorden, pero en realidad, bajo su guía, constituye una inmensa riqueza, porque el Espíritu Santo es el Espíritu de unidad, que no significa uniformidad. Sólo el Espíritu Santo puede suscitar esta diversidad, la multiplicidad y al mismo tiempo, obrar la unidad. Cuando somos nosotros los que queremos hacer la diversidad y nos cerramos en nuestros particularismos, llevamos la división; y cuando nosotros queremos hacer la unidad según nuestros proyectos humanos, terminamos por llevar la uniformidad y la homologación. Si en cambio nos dejamos guiar por el Espíritu, la riqueza, la variedad, la diversidad no se convierten jamás en conflicto, porque Él no empuja a vivir la variedad en la comunión de la Iglesia. La multitud de los miembros y de los carismas encuentra su principio armonizador en el Espíritu de Cristo, que el Padre ha mandado y que continúa a mandar, para cumplir la unidad entre los creyentes. El Espíritu Santo hace la unidad de la Iglesia: unidad en la fe, unidad en la caridad, unidad en la cohesión interior. La Iglesia y las iglesias están llamadas a dejarse guiar por el Espíritu Santo, poniéndose en una actitud de apertura, de docilidad y de obediencia”.

Se trata de una prospectiva de esperanza, pero al mismo tiempo llena de fatiga, en cuanto está siempre presente en nosotros la tentación de hacer resistencia al Espíritu santo, porque desbarajusta, porque remueve, hace caminar, empuja a la Iglesia para ir adelante, Y es siempre más fácil y cómodo recostarse en las propias posiciones estáticas e inmutables. En realidad, la Iglesia se muestra fiel al Espíritu Santo en la medida en la cual no tiene la pretensión de regularlo y de domesticarlo. Y nosotros cristianos nos volvemos auténticos discípulos misioneros, capaces de interpelar las conciencias, si abandonamos un estilo defensivo para dejarnos conducir por el Espíritu. Él es frescura, fantasía, novedad”.

“Nuestras defensas pueden manifestarse con el aferrarnos excesivamente a nuestras ideas, en nuestras fuerzas- pero así nos deslizamos hacia el pelagianismo-, o con una actitud de ambición y vanidad. Estos mecanismos defensivos nos impiden comprender realmente a los otros y de abrirnos a un diálogo sincero con ellos. Pero la Iglesia, emanada de Pentecostés, recibe en consigna el fuego del Espíritu Santo, que no llena tanto la mente de ideas, sino que incendia el corazón, está investida por el viento del espíritu que no transmite un poder, sino que habilita a un servicio de amor, un lenguaje que cada uno está en grado de comprender. En nuestro camino de fe y de vida fraterna, más nos dejaremos guiar con humildad por el Espíritu del Señor, más superaremos las incomprensiones, las divisiones y las controversias y seremos signo creíble de unidad y paz”.

FUENTE:

http://www.asianews.it/

Anuncios

Acerca de apologista

Soy un cristiano nacido de nuevo, peruano, gemelo, tengo 56 años, y soltero. Soy de profesión Ingeniero, y tengo un diploma en teología del seminario Baxter (C.A). En mis tiempos libres escribo artículos cristianos para mi sitio web y blog. MI interés es que más personas conozcan al Señor Jesucristo y su mensaje salvador del reino.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s