HISTÓRICO INVESTIGADOR LOGRÓ DEMOSTRAR LA EXISTENCIA DE 53 PERSONAJES BÍBLICOS

 

 Lawrence  Mykytiuk

Creer en la veracidad de la Biblia en pleno Siglo 21 es una cuestión sólo de fe, ¿No es cierto? No lo es para Lawrence Mykytiuk, de la Universidad de Purdue, en Indiana, Estados Unidos. Él está divulgando lo que llama un método para “desarrollar la historicidad” de los relatos.

Gracias al sistema creado por él, 53 personas citadas en el Antiguo Testamento fueron comprobados como personajes históricos genuinos. El profesor Mykytiuk trabaja sólo con lo que el llama “evidencias materiales”.

Su formación como bibliotecario y su especialización en técnicas de catalogación se unieron a su interés en la Biblia para hacer lo que él cree que los arqueólogos deberían estar haciendo desde hace mucho tiempo: Examinar inscripciones de piezas arqueológicas y combinarlas con el registro de dichos nombres en la Biblia.

El sistema elaborado por Mykytiuk se basa en tres criterios: El nombre bíblico debe equivaler a una inscripción auténtica, sin posibilidad de falsificación. Los nombres – en la Biblia y en la inscripción – deben corresponder en términos de configuración y en el período de tiempo. La última etapa, tal vez la más difícil, es buscar correspondencias de por lo menos tres detalles específicos que identifiquen un individuo, como el nombre, su título o el nombre de su padre.

“Si corresponde a las menciones en las Escrituras, es una certeza innegable”, dijo Mykytiuk. “Puede haber algunas personas con el mismo nombre o incluso con el mismo nombre del padre”, agregó, “¿Pero con el mismo título? Eso se vuelve innegable”.

El deja claro que las verificaciones de nombres bíblicos no garantizan que los eventos bíblicos que involucran a esos individuos sean precisos, sólo de que no se trata de una “obra de ficción”, como argumentan muchos críticos.

Desarrollado a lo largo de 25 años, el “Sistema Mykytiuk” ya probó que funciona. Estudiando 94 inscripciones, logró identificar Reyes, Faraones, Sumos Sacerdotes y Escribas, entre otros.

Todos los nombres son masculinos, aunque él cree que podría identificar una mujer a partir de una inscripción.

Las personas identificadas incluyen ocho Reyes del Reino del Norte (Israel) y seis del Reino del Sur (Judá). Uno de ellos es el rey Acab, que lideraba Israel en la batalla de Qarqar, en 853 a.C. – un evento que Mykytiuk relaciona con los relatos de ambos libros de Reyes y una imagen del Monstruo Kurkh.

“Había sólo un rey israelita en aquel momento que podría haber luchado en aquella batalla”, dijo el profesor. “Encontré una correspondencia entre la inscripción y la Biblia”, recuerda.

La verificación más antigua de Mykytiuk es de otro soberano – el propio rey David, que vivió cerca del año 1000 a.C. El profesor encontró una correlación entre el personaje descrito en el libro de 1 Samuel y una inscripción en la pared de la “Casa de David”, descubierta en las excavaciones de Tel Dan, al norte de Israel.

“‘El Rey de Israel’ es mencionado en una línea”, remarca Mykytiuk, “enseguida podemos leer ‘Melech Beit David’. Estaba escrito en arameo, mencionado por sus enemigos, los amonitas, que conquistaron Tel Dan y erigieron un monumento para conmemorar la victoria. Hicieron una estela, un gran bloque de piedra. Más tarde los israelitas reconquistaron el lugar y destruyeron la estela usando sus pedazos para levantar una pared”.

“David es tan importante en la Biblia hebrea como en el Nuevo Testamento… Si uno busca identificar a alguien, él es el principal”, agregó.

Los persas, los babilónicos, los egipcios, los moabitas, los arameos y los damascenos también aparecen en la lista de Mykytiuk, apenas algunos de los casi 3000 pueblos mencionados en la Biblia.

“Para la mayoría, lo único que tenemos son nombres”, enfatiza el especialista. “Tal vez apenas algunas centenas tengan hechos identificables el número suficiente en la Biblia para realmente identificarlos en alguna otra fuente escrita”. Sin embargo las identificaciones continúan surgiendo.

Recientemente, el profesor publicó en una revista especializada en arqueología, Biblical Archeology Review, sus descubrimientos sobre Tatenai, un administrador persa súbdito de Darío el Grande; y Nebuzaradan y Nergal-Sarezer, dos guerreros babilónicos que lucharon para el rey Nabucodonosor II, quien destruyó el Primer Templo.

El nombre de Tatenai es mencionado en fuentes bíblicas, como Esdras 5:3 y en un papiro firmado por Darío, datado de 502 a.C. Nebuzaradan y Nergal-sharezer aparecen en los libros de Reyes y Jeremías, respectivamente. Esos nombres están escritos en textos cuneiformes en el llamado “prisma de arcilla” de Nabucodonosor II.

Comienzos

El interés de Mykytiuk por las verificaciones arqueológicas comenzó en 1992, mientras cursaba el posgrado en estudios hebreos y semíticos en la Universidad de Wisconsin-Madison.

El estaba estudiando la imagen de una impresión de arcilla de un anillo perteneciente a un siervo del Rey Ezequias, que gobernó el Reino del Sur y es mencionado en el libro de los Reyes. El identificó lo que parecía ser el nombre del rey.

Desde entonces no ha dejado de investigar. Dijo también que la mayoría de los estudiosos europeos en esa área suelen decir que la Biblia hebrea es “una obra de ficción con algunas referencias históricas espaciadas”. El solo les recuerda que la impresión del sello que estudió pertenece a un siervo de Ezequias que aparece mencionado en la Biblia.

Nuevo Testamento

El profesor Mykytiuk continúa realizando verificaciones, utilizando su método, en la actualidad investiga el Nuevo Testamento.
Al terminar las primeras 50 verificaciones del Antiguo Testamento, un colega lo motivó: “Podemos terminar el Nuevo Testamento también”. Para Mykytiuk éste también era un gran desafío.

“Yo soy un hombre de la Biblia hebrea, hacer un estudio del Nuevo Testamento es muy diferente, con inscripciones en monedas griegas y latinas con las cuales uno no lidia en los estudios del Antiguo Testamento”.

Sin embargo, el profesor siguió adelante. Su próximo artículo incluye verificaciones de 23 figuras políticas del Nuevo Testamento. El espera publicar el material en la edición de septiembre o octubre de la revista Biblical Archeology Review. El material incluye, además de estudios sobre hombres, a varias mujeres.

“Muchas son mencionadas en monedas – gobernantes y sus esposas o hermanas eran políticamente muy influyentes”, dijo Mykytiuk. El especialista revela que está trabajando en otro artículo sobre las figuras religiosas del Nuevo Testamento, como Juan el Bautista, Gamaliel y los Sumos Sacerdotes.

Fuente: Gospel Prime

 

Anuncios