¿SE ESTÁ LLEVANDO BIEN LA ECONOMÍA DE EE.UU…¿PUEDE DURAR?

Por David Winston, Roll Call

El crecimiento económico en el segundo trimestre fue un poco más fuerte de lo estimado previamente, anunció el miércoles el Departamento de Comercio. El PIB creció a una tasa anual del 4,2 por ciento en el trimestre de abril a junio, por encima del cálculo inicial del 4,1 por ciento y el mejor desempeño desde el tercer trimestre de 2014.

La revisión sorpresa al alza proporcionó datos recientes para apoyar las afirmaciones de los republicanos de que sus políticas económicas están funcionando. “El PIB revisado al alza a 4.2 de 4.1. ¡Nuestro país está muy bien! “Tuiteó el presidente Trump.

La gran pregunta para los economistas es si el mayor nivel de crecimiento es sostenible (ver más abajo). En ese frente, los nuevos datos contenían algunas señales importantes que los analistas advirtieron eran menos favorables. El consumo personal se revisó a la baja en 0,2 puntos porcentuales, y la mayor parte de la revisión al alza fue producida por los cambios en los componentes de importación e inventario, dijeron los economistas de Goldman Sachs. “En general, la revisión del PIB debería llevarnos a revisar nuestros puntos de vista sobre la fortaleza de la economía”, twitteó el ex asesor económico de Obama, Jason Furman.

Tres puntos de datos que tocan la política fiscal en el informe revisado:

La inversión empresarial se revisó más alto al 8,5 por ciento, por encima de la estimación inicial del 7,3 por ciento, impulsada en gran parte por las compras de software. La administración de Trump sostiene que las empresas invertirán sus ganancias extraordinarias reducidas en impuestos de forma que eventualmente aumenten los salarios, por lo que los economistas seguirán de cerca este punto de datos.
El crecimiento del gasto público fue revisado al alza al 2.3 por ciento, impulsado por un mayor gasto de defensa. El acuerdo de gasto de la primavera pasada está proporcionando un impulso significativo al crecimiento económico.
Las ganancias corporativas nominales aumentaron un 14 por ciento desde el trimestre anterior, alcanzando un nuevo máximo histórico. Los recortes de impuestos son un importante contribuyente a las mayores ganancias en las empresas de los Estados Unidos.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo el martes que espera un crecimiento anual del 3 por ciento este año y en los próximos años, un nivel de crecimiento que generará suficientes ingresos fiscales adicionales para pagar aproximadamente $ 1.5 billones en recortes de impuestos en la próxima década.

Sin embargo, pocos analistas independientes, si es que alguno, aceptan la perspectiva de Mnuchin para un crecimiento sostenido, y la idea de pagar la deuda parece descabellada en un entorno fiscal definido por la caída de los ingresos impositivos y el aumento del gasto federal. Según un análisis del Comité para un Presupuesto Federal Responsable en mayo, los EE. UU. Necesitarían algo así como un crecimiento récord simplemente para equilibrar el presupuesto federal, y mucho menos pagar la deuda nacional:

“Estimamos que balancear el presupuesto a través de un mayor crecimiento económico solo tomaría un crecimiento promedio de 4.8 por ciento durante la próxima década, o 5.9 por ciento si continúan los recortes impositivos y los aumentos del gasto. Incluso la primera cantidad sería casi sin precedentes por un período de diez años desde la Segunda Guerra Mundial, y sería casi dos veces y media el crecimiento promedio que la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) proyecta para ese período. Los legisladores no pueden confiar solo en el crecimiento; Tomará decisiones difíciles sobre el gasto y los impuestos para llegar al equilibrio “.

¿Las crecientes tasas de interés ya pesan sobre la economía?

Esta advertencia de Capital Economics llamó nuestra atención: “Con el estímulo fiscal actuando como un fuerte viento de cola, el crecimiento económico ha sido inusualmente fuerte en los últimos meses, pero, bajo la superficie, están apareciendo signos de que las crecientes tasas de interés han comenzado a pesar sobre algunos partes de la economía “.

El economista jefe de Capital Economics, Paul Ashworth, señala que las tasas de interés ajustadas a la inflación siguen siendo bajas según los estándares históricos y que el aumento en los costos de endeudamiento para las empresas ha sido modesto hasta ahora. Pero “[las familias están siendo exprimidas un poco más”, escribe, “con la tasa fija de hipoteca a 30 años en un máximo de siete años”. Las tasas de interés en tarjetas de crédito, préstamos personales y préstamos para automóviles también han subido a nuevos máximos “. Y el mercado inmobiliario parece haberse enfriado significativamente como resultado de las tasas más altas. “Tanto las ventas de casas nuevas como las existentes alcanzaron su punto máximo a mediados de 2017 y ahora parecen estar en una tendencia a la baja”, dice Ashworth. “Los precios de la vivienda siguen subiendo, pero el ritmo de apreciación se ha desacelerado”.

Por el lado empresarial, la inversión parece resistir mejor “probablemente debido a los efectos de la fuerte caída en impuestos corporativos a principios de este año y el hecho de que los costos de endeudamiento de las empresas, medidos por los rendimientos de los bonos, no han aumentado tanto los últimos 12 meses “.

El resultado final: es probable que el crecimiento económico se enfríe un poco. “En general, las señales indican que las tasas de interés más altas están empezando a pesar sobre la actividad sensible a las tasas”, escribe Ashworth. “Pero eso no significa que el crecimiento económico general esté a punto de desplomarse”. El estímulo fiscal aún proporciona un impulso mucho mayor a la actividad. Sin embargo, el año que viene, a medida que el estímulo comience a disminuir y el ajuste monetario sea más pronunciado, esperamos que el crecimiento del PIB disminuya más marcadamente al 2.0%, con el riesgo de una desaceleración aún más grave en 2020 “.
La tasa sin seguro de los EE. UU. Se mantiene en un nivel bajo

A pesar de los esfuerzos de la administración Trump para socavar la Ley de Cuidado Asequible, la tasa de no asegurados durante los primeros tres meses de 2018 entre los estadounidenses de todas las edades fue del 8,8 por ciento, ligeramente inferior al 9,1 por ciento en 2017, según los nuevos datos de los Centros para el Control de Enfermedades y Prevención. La población no asegurada, con 28,3 millones, se ha reducido en 1 millón desde 2017, y en 20,3 millones en comparación con 2010, cuando la tasa de no asegurados fue del 16%.

Entre los adultos estadounidenses entre 18 y 64 años, la tasa de no asegurados fue del 12.5 por ciento. Durante los primeros tres meses del año, el 70 por ciento de los adultos entrevistados por el CDC tenían planes de seguro privado y el 19.2 por ciento estaban cubiertos por un seguro de salud público.

Como era de esperar, la tasa de no asegurados ha caído mucho más en los estados que ampliaron Medicaid en virtud de la Ley de Asistencia Asequible. El porcentaje de adultos sin seguro entre 18 y 64 años en estados de expansión cayó de 18.4 en 2013 a 8.7 en el primer trimestre de 2018. En los estados sin expansión, el porcentaje cayó de 22.7 en 2013 a 17.5 en 2015. Esos estados vieron un aumento en sus no asegurados tasa en los últimos años, de 17,5 por ciento en 2015 a 19,0 por ciento en 2017 y 18,4 por ciento en los primeros meses de este año.

una respuesta. Debido a que la legislación no va a ninguna parte bajo el Congreso El asombroso crecimiento de los planes de atención médica de alto deducible

También notable en los datos de los CDC publicados el miércoles, el porcentaje de estadounidenses menores de 65 años con un plan de salud de deducible alto creció del 43.7 por ciento en 2017 al 47 por ciento en los primeros tres meses de 2018. “Casi la mitad de las personas menores de 65 años con ahora los seguros están en un plan de deducible alto “, tuiteó Larry Levitt de Kaiser Family Foundation, una organización sin fines de lucro enfocada en temas de salud nacional. “Es notable cuánto ha cambiado la naturaleza del seguro en los últimos años”.

Cita del día

“Tienes que preguntarte: ‘¿Es probable que haya una acción legislativa seria al respecto?’ Y claramente la respuesta a eso es no”.

– Robert Reischauer, un exdirector de la Oficina de Presupuesto del Congreso, en un artículo en The Hill sobre por qué el anotador de presupuestos no partidista no proporcionará un cálculo del costo oficial del plan de Medicare para todos de Bernie Sanders. El senador John Barrasso (R-WY) solicitó un análisis de costos en septiembre, pero le dijo a The Hill que no recuerda haber recibido dirigido por los republicanos, es poco probable que la CBO dedique tiempo a puntuarlo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s