LA SOLVENCIA EUROPEA SIGUE CAYENDO: FITCH REDUCE LA NOTA DE CINCO PAÍSES

Este viernes la agencia de calificación de riesgos Fitch cumplió con su amenaza, rebajando en dos categorías la nota de solvencia de España, Italia y Eslovenia. La nota de Bélgica y Chipre se rebajó en un punto.

España y Eslovenia pasaron de un sobresaliente bajo (AA-) a un simple notable (A). La agencia explica que la menor solvencia actual de España refleja la preocupación de Fitch por el “significativo empeoramiento fiscal y económico” del país y pone como ejemplo el déficit, mayor de lo esperado en 2011. A pesar de esto, reconoce que España está ya corrigiendo los desequilibrios que se originaron durante el ‘boom’ inmobiliario y también elogia sus “instituciones fuertes y una gobernanza sólida”.

Bélgica sigue siendo el que mantiene mejor calificación, un sobresaliente (AA), aunque antes de la revisión tenía un sobresaliente alto (AA+). Por debajo se sitúa Italia, que pasa de un notable alto (A+) a un notable bajo (A), y por lo último Chipre con aprobado bajo (BBB-), se queda a las puertas ya del ‘bono basura’, un bono que está clasificado por debajo del grado de inversión y el que tiene, por ejemplo, Portugal. Irlanda mantiene su calificación, aunque también fue uno de los seis países puestos en revisión hace poco más de un mes por la agencia.

ECONOMÍA MUNDIAL: ¿POR QUÉ LA SITUACIÓN VA A EMPEORAR EN 2012

El Fodo Monetario Internacional (FMI) ha revisado a la baja sus previsiones, respecto a septiembre de 2011, para el crecimiento mundial en 0,7 p.p., hasta el 3,3%, para 2012 y en 0,6 p.p., hasta el 3,9%, para 2013. Pese a la cuantía de la revisión, advierte que los riesgos siguen estando concentrados a la baja: los principales focos de incertidumbre vuelven a ser la crisis soberana de la Eurozona (UEM) y la debilidad del sistema financiero.

El crecimiento de las economías desarrolladas podría situarse en el 1,2% en 2012, 0,7 p.p. por debajo de sus previsiones de septiembre de 2011. La mayor parte de la revisión se concentra en la UEM, donde se espera ahora una recesión y, de nuevo, un comportamiento muy heterogéneo por países. El deterioro para el resto de principales economías es mucho menos significativo y asociado al menor avance de los países europeos.

Gráfico: Crecimiento para 2011 y previsiones para 2012 del FMI y del Banco Mundial

1) La Eurozona (UEM) entrará en una suave recesión en el primer semestre de este año y se contraerá un 0,5% en media de 2012, lo que supone una revisión de 1,6 p.p. respecto a las previsiones anteriores. Esta fuerte revisión se explica, principalmente, por

(i) el repunte en las primas de riesgo;

(ii) los efectos del desapalancamiento del sistema financiero sobre la economía real; y

(iii) las medidas de ajuste fiscal adicional anunciadas por algunos países miembros. Además, el FMI prevé una recuperación muy suave en 2013 y estima un crecimiento medio de apenas un +0,8%.

España

Como era de esperar, las revisiones más significativas se producen en las economías periféricas de la UEM. Mención especial merece el caso de España, donde espera que la economía permanezca en recesión tanto en 2012 como en 2013 (recorta su previsión en 2,8 p.p. y en 2,1 p.p., respectivamente). Se trata de la revisión más severa entre los países considerados por el FMI en esta actualización. También se ve afectada negativamente la previsión para Alemania (0,3% en 2012, frente a 1,3% anterior), aunque volverá a diferenciarse positivamente dentro de la región.

2) En EEUU, el posible impacto de la recesión europea por la vía financiera podría verse contrarrestado por la tendencia positiva de su demanda interna en los últimos trimestres, por lo que mantiene intacta su previsión anterior para 2012 en el 1,8%, aunque la reduce en el caso de 2013 (2,2% vs 2,5% anterior).

3) Las economías emergentes sufren el mayor recorte de previsiones de los últimos años, ya que terminarán acusando el deterioro del contexto internacional y el enfriamiento de la demanda interna en economías claves (China sería el caso más relevante). No obstante, en general, conservarán ritmos de crecimiento dinámicos: en media, un 5,4% estimado para 2012 y 5,9% para 2013 (en ambos casos, por encima de su media de largo plazo).

Asia emergente seguirá siendo la zona más dinámica (7,3% en 2012 y 7,8% en 2013) si bien las previsiones para China sufren un ajuste destacable: -0,8 p.p. en 2012, hasta 8,2%, y -0,7 p.p. en 2013, hasta 8,8%.

América Latina presenta el recorte de previsiones menos pronunciado (-0,4 p.p. en 2012 hasta 3,6% y -0,2% en 2013 hasta 3,9%), aunque las tasas de crecimiento volverán a ser mucho más modestas que en Asia. La resistencia de México (3,5% en 2012 y 2013, sin apenas revisión) compensa, en parte, el recorte en Brasil (-0,6 p.p. en 2012, hasta 3,0%, y -0,2% en 2013, hasta 4,0%).

Europa emergente es la región que sufre la revisión más acusada, debido a su elevada exposición a la UEM: -1,6 p.p. en 2012, hasta 1,1%, y -1,1 p.p. en 2013, hasta 2,4%.

El FMI vuelve a insistir en que hay riesgos para que este escenario empeore:

1) El más inmediato sería el posible impacto negativo sobre la economía real de (i) las tensiones en la deuda soberana y (ii) las dificultades de financiación por parte de las entidades financieras europeas.

2) También destaca su preocupación por la falta de progreso en los planes de consolidación fiscal de medio plazo en Japón y EEUU. Sin embargo, al mismo tiempo, alerta de que, a corto plazo, una política demasiado restrictiva en EEUU puede derivar en un grave deterioro para el escenario actual.

3) En lo que respecta a las economías emergentes, los riesgos se concentran en torno a la posibilidad de un “aterrizaje brusco” de la actividad en aquellas economías que han experimentado un boom crediticio y del sector residencial en los últimos años (China se encontraría en el punto de mira).

4) Por último, el actual episodio de inestabilidad en el estrecho de Ormuz han vuelto a despertar los temores sobre los riesgos geopolíticos asociados a la oferta energética. Otra escalada de los precios del petróleo podría “dar la puntilla” a un ciclo global excepcionalmente vulnerable.

¿Como se dben realizar los ajustes fiscales?

Sin embargo, lo más interesante por lo que nos atañe es el análisis realizado sobre los procesos de consolidación fiscal. La mayoría de las economías desarrolladas tiene previsto seguir avanzando en este proceso a lo largo de 2012. No obstante, una consolidación demasiado rápida podría intensificar los riesgos a la baja. Hay que vigilar la velocidad de ajuste en el corto plazo y priorizar la consolidación fiscal en el medio plazo: no todos los países necesitan realizar el mismo tipo de esfuerzos (ni en plazo ni en intensidad). De hecho, en aquellos países donde aún hay cierto margen fiscal y no existen dificultades de financiación, en caso de debilitamiento económico, deberían dejarse actuar los estabilizadores automáticos, de tal forma que los ajustes sean compatibles con el crecimiento y el empleo.

En este sentido, el economista jefe del FMI (Olivier Blanchard) advirtió que “el ajuste fiscal debe ser un maratón, no un sprint”. O, lo que es lo mismo, hay que incidir en el déficit estructural y, por tanto, dosificar el endurecimiento fiscal teniendo en cuenta la coyuntura económica. Y, sobre todo, incidir en reformas de oferta que puedan aumentar la capacidad de crecimiento potencial a medio plazo. Es importante avanzar en el diseño de un nuevo marco fiscal que evite los desajustes que han originado la crisis, pero la mejora de la solvencia sólo puede venir de un retorno al crecimiento. Y, eso lo van a demandar los mercados antes de lo que pensamos.

Economy Weblog

NUEVAS MARCHAS DE PROTESTA DE LOS INDIGNADOS EN LISBOA (PORTUGAL)

Alrededor de dos mil manifestantes salieron a las calles de Lisboa para decir: ¡Basta!… Por las medidas de austeridad, por puestos de trabajo precarios, y por las rentas más bajas en Europa occidental. Antonio Oliveira e Silva, Press TV, Lisboa.

LA ECONOMÍA MUNDIAL SE ENFRÍA Y LA ESPAÑOLA ZAPATEA POR LA RECESIÓN

Escrito el 20 enero 2012 por Rafael Pampillón

Esta semana hemos conocido que tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI) como el Banco Mundial (BM) han revisado a la baja las perspectivas de crecimiento de la economía mundial tanto para 2012 como para 2013. Ello se debe al debilitamiento la zona euro y a la ralentización de las economías emergentes.

Según el BM (columnas de la derecha) los países avanzados crecerán un 1,3% y los emergentes un 5,4% en 2012. La buena noticia es que Estados Unidos, la primera economía del Mundo, sale de la crisis y crece cada vez más.

Los datos publicados por el FMI (columnas de la izquierda) también ponen de manifiesto una revisión a la baja del crecimiento de la economía española, augurando una caída del 1,7% del PIB para este año que empieza y un 0,3% para el 2013. Hay otro país que está peor y cuya economía atraviesa serios problemas económicos: Italia (-2,2% para este año).

 Todo esto  coincide con una fuerte revisión a la baja de las previsiones del crecimiento para la Eurozona. Efectivamente, el Banco Mundial prevé una caída del 0,3% del PIB para el presente año, y el FMI augura una caída todavía mayor. La mala situación por la que atraviesan los países periféricos y la desconfianza del mercado hacia su deuda soberana se ha propagado incluso a Alemania de acorde a las previsiones del FMI, para la que pronostica un crecimiento de solo el 0,3% de su PIB para 2012 (frente al 1,3% anunciado el pasado septiembre).Las razones de estas malas expectativas son bien conocidas: aumento del desempleo, disparidad de opiniones de cuál deberá ser el papel que tiene que jugar el Banco Central Europeo, incapacidad de algunos líderes europeos de acometer las impopulares reformas estructurales que pongan a la eurozona en la senda del crecimiento económico y como consecuencia de lo anterior la propagación de la desconfianza de los mercados de deuda soberana hacia Francia lo que está agudizando las tensiones financieras en la eurozona.

En este escenario las previsiones de la economía española para 2012 no pueden ser buenas ni fáciles de elaborar. El Gobierno de Mariano Rajoy ha augurado que la economía decrecerá un 0,5% este 2012, menos de lo anunciado por el FMI (-1,7%).

La revisión a la baja también se da para la Eurozona.

¿Se cumplirán estas malas predicciones para España?

La experiencia nos advierte que los cambios más importantes nunca se prevén y es un hecho conocido que las predicciones macroeconómicas fallan más cuando se produce un cambio de Gobierno. Así, si se tardara en hacer las reformas estructurales (bancaria, laboral, de la sanidad, Administraciones Públicas, vivienda, etc.) estaríamos condenados a una situación mucho peor: una recesión más profunda y duradera.

Fuentes de Gobierno aseguran que las previsiones de crecimiento anunciadas ayer por el FMI se han realizado sin tener en cuenta las medidas tomadas por el ejecutivo de Mariano Rajoy para la corrección  del déficit público. Esto implicaría que la caída no sería tan aguda, tal y como indica el FMI, sino que se aproximaría más al 0,5% anunciado por el Gobierno. 2012 puede ser, pues, un año decisivo si se toman las medidas que eviten el colapso económico de España.

Pero, en cualquier caso, los datos señalan que la creación de empleo en España tardará y es muy probable que no llegue hasta el 2013, lo que chocará con los deseos y esperanzas de muchos españoles. Retardo que será tanto menor cuanto mayor sea la capacidad que tengamos los españoles de aceptar las duras e inevitables consecuencias de las reformas.

Fuente:

Economy Weblog

EL NIVEL DE DESEMPLEO ESPAÑOL SE IGUALA AL DE PAÍSES COMO ZIMBABUE, SEGÚN ANALISTA

Pese a los esfuerzos del nuevo gobierno por normalizar la situación económica en España, ésta sigue en declive y los ciudadanos no vislumbran ningún rayo de esperanza. Según los pronósticos del FMI, el país sufrirá al menos dos años más de recesión con todas las consecuencias negativas que se derivan de ello