¿PUEDE DIOS TENER FE?

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

La fe de Jesús

Dice Apocalipsis 14:12: “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y LA FE DE JESÚS”.

Una de las preguntas que se suscita en la mente de cualquier persona pensante es si Dios puede tener fe. Y es que según la doctrina de la Trinidad, el Dios Trino está compuesto por  Tres Personas distintas: El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, y la Biblia nos dice, además, que Jesús, la supuestamente segunda Persona de la Trinidad, tenía fe—¡La fe de Jesús!

¿Qué es fe?

El apóstol Pablo nos dice de la fe, lo siguiente: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). Es decir, la fe es la certeza de que vendrá u ocurrirá lo que se espera (p.e las promesas de Dios), y la convicción de lo que no se ve (p.e: la existencia de Dios y la de sus ángeles, la realidad de los demonios o ángeles caídos).

Dios no puede tener fe

Teniendo en cuenta de que la fe es tener la certeza de lo que se espera, y la convicción de lo que no se ve, sería imposible que Dios pueda tener fe, ya que para Él no puede existir cosa alguna que haya prometido que no se cumpla, ni nada invisible que Él no pueda ver. Definitivamente Dios no puede tener fe. Sin embargo, aquí tenemos al supuesto “Dios Hijo encarnado” que es el paradigma de la fe. ¿Cómo se puede explicar esto? ¿No dicen los Trinitarios que Jesús era Dios-hombre?¿No dicen que Jesús sabía todo? Si Jesús, en su supuesta preexistencia, estaba con Dios el Padre, ¿cómo podía tener fe en la existencia de Dios, y en sus promesas, si él mismo lo había visto personalmente en el cielo, y además, dar las promesas a los fieles humanos como Testigo de Su Padre?  Definitivamente aquí hay algo que no encaja en la supuesta “Deidad” del Hijo.

Anuncios

DISCURSO DEL JUEZ J.F. RUTHERFORD EN 1920 DURANTE UNA CAMPAÑA DE LOS MILLONES

A partir de 1920 el juez J.F. Rutherford (segundo presidente de la Watchtower) emprendió una campaña de discursos por todo los Estados Unidos y el Canadá, la cual se conoció como “la campaña de los millones”, ya que Rutherford afirmaba que el Armagedón vendría para el año de 1925, y que en ese año resucitarían los antiguos patriarcas, personajes insignes de la pre cristiandad. Estos hombres habitarían la tierra en perfección humana en el nuevo paraíso terrenal. En ese sentido, millones de personas que en ese entonces vivían, y escuchaban sus discursos, y se convertían en Testigos de Jehová, no iban a morir jamás porque pasarían con vida el Armagedón en 1925.

Escuchen parte de ese discurso público donde Rutherford termina anunciando el Armagedón para 1925.

ESTATUA DE “JESÚS” ES FULMINADA POR UN RAYO

Una estatua que “representa a Jesús”, y que perteneció a una iglesia ‘evangélica’ de nombre Roca Sólida en Ohio, fue fulminada por un rayo, que causara que la estatua ardiera en llamas y quedara reducida a cenizas, dejando solamente el esqueleto carbonizado.La escultura ha sido vista por millones de personas, ya que se encontraba ubicada en las orillas de una carretera de transito directo (freeway), y se conocía como la estatua de “Jesús del Touchdown” porque tenía los brazos alzados, como si se tratase de un arbitro señalando una anotación de gol, en un partido de futbol.

La gigantesca estatua fue construida en el año de 2004, y estaba elaborada por espuma de poliuretano y fibra de vidrio, su altura era de 19 metros y su ancho de 12 metros. Los pastores de la iglesia la llamaban “Rey De Reyes”. El precio de la escultura estaba valorizado en 250,000 dólares y tienen planeado reconstruirla nuevamente.

La iglesia en donde estaba ubicada la escultura, cuenta con más de cuatro mil feligreses, y fue creada por el ex comerciante de caballos Lawrence Bishop y su esposa.

Algunos cristianos aseguraron que la estatua fue consumida por el dedo de Dios, ya que solamente era una blasfemia para la comunidad.

¿Sucederá lo mismo con el Cristo del Corcovado de la ciudad de Sao Paulo (Brasil) o de Lisboa (Portugal)?

Fotos por: AP

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. Exodo 20:4.

YAHWEH (JEHOVÁ) ES DIOS Y PADRE DE TODOS LOS QUE RECIBEN A SU HIJO

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

” Asimismo se alegró mucho el rey David, y bendijo a Jehová delante de toda la congregación; y dijo David: Bendito seas tú, oh Jehová, Dios de Israel nuestro padre, desde el siglo y hasta el siglo” (1 Cró. 29:10).

A) YAWEH ES EL DIOS Y PADRE DE JESUCRISTO:

1. Romanos 15:6: “Para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al DIOS Y PADRE de nuestro Señor Jesucristo”.

2. 2 Corintios 1:3: “Bendito sea el DIOS Y PADRE de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación”.

3. 2 Corintios 11:31: “El DIOS Y PADRE de nuestro Señor Jesucristo, quien es bendito por los siglos, sabe que no miento”.

4. Efesios 1:3: “Bendito sea el DIOS Y PADRE de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”.

5. 1 Pedro 1:3: “Bendito el DIOS Y PADRE de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos”

B) YAHWEH ES EL DIOS Y PADRE DE LOS CREYENTES:

1. Gálatas 1:4: “El cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro DIOS Y PADRE”.

2. Efesios 4:6: “Un DIOS Y PADRE de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos”.

3. Efesios 5:20: “Dando siempre gracias por todo al DIOS Y PADRE, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.

5. Filipenses 4:20: “Al DIOS Y PADRE nuestro sea gloria por los siglos de los siglos. Amén”.

6. 1 Tesalonicenses 1:3: “Acordándonos sin cesar delante del DIOS Y PADRE nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo”.

7. 1 Tesalonicenses 3:11: “Mas el mismo DIOS Y PADRE nuestro, y nuestro Señor Jesucristo, dirija nuestro camino a vosotros”.

8. Santiago 3:9: “Con ella bendecimos al DIOS Y PADRE, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios”.

9. 1 Corintios 15:24: “Luego el fin, cuando entregue el reino al DIOS Y PADRE, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia”.

C) UNO SE CONVIERTE EN HIJO DE DIOS POR LA RECEPCIÓN DE JESUCRISTO

“Mas a todos los que le RECIBIERON, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. (Ver Juan 1:12).

El apóstol Pablo dijo que estar sin Cristo, es estar sin Dios, y por tanto, sin un Padre celestial. Dice Pablo a los Efesios, lo siguiente:

 Efesios 2:12: “En aquel tiempo ESTÁBAIS SIN CRISTO, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza Y SIN DIOS en el mundo”. (Aquí estar sin Cristo es estar sin Dios, el Padre).

Comentario:

Si decimos que Yahweh es nuestro Dios, automáticamente también estamos diciendo que Él es nuestro Padre. Y si decimos que Yahweh es nuestro Padre, estamos automáticamente afirmando que Él es nuestro Dios. No se puede afirmar que Yahweh es nuestro Dios, sin afirmar, al mismo tiempo, que Él nuestro Padre.

Pues bien, aquí viene lo inaudito: La Watchtower sostiene que Yahweh (Jehová) es el Dios de TODOS los Testigos de Jehová (son alrededor de 7 millones de miembros en todo el mundo a la fecha), pero yerran crasamente al enseñar que sólo 144,00o  de ellos (los llamados “ungidos”) son los únicos hijos de Dios, fuera de Cristo. Esto, por donde se lo mire,  no puede ser posible, ya que si Yahweh es Dios de TODOS los Testigos de Jehová, también es el Padre de TODOS ellos. Recordemos que Yahweh es Dios y Padre a la vez. Así que aquí vemos otra tergiversación de la Palabra del Señor por parte de esta secta clasista y racista. Pero millones de “Testigos de Jehová” no se percatan de este detalle, y siguen en la secta como si fuera la verdadera, la infalible, y la que Dios supuestamente está guiando a la salvación.  ¡Es, sin duda, un gran tragedia!

LA LEY Y LA GRACIA

Por Domingo Fernández Suárez

 

Capitulo 1 – LA LEY Y LA GRACIA

Hay en el hombre la tendencia a confundir los principios de la ley con los de la gracia, de tal suerte, que ni la ley ni la gracia puedan ser bien comprendidas. La ley es despojada de su austera e inflexible majestad, y la gracia de sus divinos atractivos. Las santas exigencias de Dios permanecen sin respuesta, y el sistema anormal creado por los que así mezclan la ley y la gracia, ni llena ni satisface las profundas necesidades del pecador.

La ley es la expresión de lo que el hombre debiera de ser, y la gracia demuestra lo que Dios es. ¿Cómo, pues, pueden formar unidas un solo sistema? ¿Cómo podría salvarse el pecador en parte por la ley y en parte por la gracia? Imposible. Es necesario que sea salvado por la una ó por la otra.

“La ley por Moisés fue dada: más la gracia… por Jesucristo fue hecha”. En la ley no había gracia ni misericordia. “El que menospreciare la ley de Moisés… muere sin ninguna misericordia”. Hebreos 10:28. “Maldito el que no confirmase las palabras de esta ley para cumplirlas”. Deut. 27:26.

El lenguaje de la gracia no es en el monte Sinaí donde se debe buscar. Jehová se manifiesta allí rodeado de una majestad terrible, en medio de tempestad, truenos, relámpagos y fuego, advierte al pueblo que no se acerque, que se mantenga lejos, porque “cualquiera que tocare el monte de seguro morirá”. Aquellas circunstancias no son las que acompañan una dispensación de gracia y de misericordia. En cambio, encajaban perfectamente en una dispensación de verdad y de justicia. La ley no era otra cosa. En la ley Dios declara lo que el hombre debe hacer y lo maldice si no lo hace. ¿Cómo podría obtener la vida por la ley? La verdad es, como Pablo nos enseña, que “la ley entró para que el pecado creciese”. (1) (Romanos 5:20).

La ley era, en cierto sentido, como un espejo perfecto, enviado del cielo a la tierra para revelar al hombre cuanto se había desfigurado moralmente. Pero si tiro una plomada perfectamente justa a lo largo de un tronco tortuoso, el plomo me mostrará las desviaciones del árbol, pero no lo enderezará.

Cuando Dios proclamó la ley, el pacto de las obras desde lo alto de aquel Sinaí, envuelto en fuego, lo hizo en un idioma y dirigiéndose exclusivamente a un pueblo. Pero cuando Cristo resucitó de entre los muertos, envió sus mensajeros de salvación y les dijo: “Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura”. El caudaloso río de la gracia de Dios, cuyo lecho había sido descubierto por la Sangre del Cordero, debía desbordarse por la energía del Espíritu Santo, mucho más allá del estrecho recinto del pueblo de Israel y derramarse en abundancia sobre un mundo manchado por el pecado. Cuando Dios le dio la ley a Moisés, y éste bajó del monte con las tablas, aquel día tres mil israelitas fueron muertos. ¡Que cuadro tan fiel de lo que era el ministerio de la ley tenemos en Exodo 32, cuando Moisés desciende y arroja las tablas al suelo, ante la realidad del pecado del hombre, y las tablas se hacen pedazos, simbolizando la fragilidad de aquel pacto que el hombre no podría cumplir, y seguidamente la muere de los tres mil como bautismo de sangre de aquel ministerio de muerte y de condenación! En cambio, cuando descendió el Espíritu Santo en los días de Pentecostés, tres mil muertos en delitos y pecados fueron salvados.

La ley es como un acreedor que nos asfixia cada día con las cuentas, exigiéndonos que le paguemos hasta el último céntimo de una deuda que aumenta por momentos, mientras que nosotros estamos cada vez en peores condiciones económicas.

Ahora bien, la ley no tiene contemplaciones, ni rebaja la deuda, ni perdona un solo céntimo al deudor. Mientras el pecador no contemple así la ley, como a un cobrador de entraña de “piedra” y sin misericordia, está teniendo un concepto errado de la ley. Cristo, como autor de la gracia, es como un mediador entre dos, digamos deudor y acreedor, que dándose perfecta cuenta de lo implacable del acreedor y de la insolvencia del deudor, se presenta a pagar él la deuda, toda la deuda. ¿Por qué lo hace? Porque es misericordioso. Cuando la ley y la gracia no se ven así, es que no se ven como son.

Muchos, entre los que están los católicos romanos, los adventistas y otros, hacen una mezcla de gracia y ley, de Cristo y obras, que talmente parece que la ley perdona la mitad y el Señor paga la otra mitad. Como si el Señor me salvara un poco y yo tuviera que salvarme otro poco. Tal es la posición del adventismo. Cristo les salva si ellos cumplen la ley, o a lo menos, desde determinado momento.

Esto es despojar a Cristo de su hermosura y a la ley de su ira. La ley y la gracia nunca jamás estarán de acuerdo. Esta diferencia está bien marcada en Hechos 15:10-11: “Ahora pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos yugo (esto es la ley) que ni nosotros ni nuestros padres hemos podido llevar?”

Así que la ley era un yugo imposible de llevar, antes, ahora y siempre. ¿Cuál era, entonces, la esperanza de salvación de los apóstoles? “Antes por la gracia del Señor Jesús creemos que seremos salvos”.

El diccionario define la “ley” como: “Regla obligatoria”, y la “gracia” como: “Favor que hace uno sin estar obligado a ello”. Una corta definición de gracia pudiera ser: “el amor y favor de Dios para con los que no lo merecen”.

Hace días le dije a un profesor adventista: Dígame, ¿ustedes pueden saber antes de morirse si son salvos ó no? Me contestó que como quiera que la salvación era resultado del deber cumplido, él creía que si a la hora de la muerte uno podía mirar atrás y encontrarse satisfecho por haber cumplido con su obligación, ese sería un buen síntoma de que uno moriría siendo salvo.

El que me dijo esto es considerado, por ellos, como una lumbrera. Sin embargo, la respuesta que me dio es oscura, tétrica y altamente desconsoladora, porque si mi salvación depende, como él me quiso insinuar, de cumplir los mandamientos del decálogo, entonces a la hora de la muerte, lo único que veré es que no los he cumplido y que la ley me condena.

Parece increíble que elementos que se jactan de conocer la Biblia al derecho y al revés, no comprendan que la salvación no depende de que uno cumpla ó deje de cumplir, sino que la salvación depende única y exclusivamente de lo que Cristo cumplió e hizo por cada ser humano. De otra forma, Cristo salvó a los pecadores por su muerte de cruz y ahora ofrece la salvación al hombre gratuitamente; no le cuesta nada, nada tiene que hacer, sino reconocerse perdido, arrepentirse y creer, confiando de todo corazón en él como Salvador.

Cristo ofrece la salvación, la vida eterna y el hombre no tarda más en tenerla que lo que tarda en aceptarla por fe. En todo esto las obras del hombre no entran para nada. El hombre es salvo desde que cree ó si no, ¿qué dicen estos versículos de la Palabra de Dios?: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me ha enviado, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas pasó de muerte a vida”. (Juan 5:24) “El que oye y cree”, nada de obras. El que oye y cree, “tiene vida eterna”. ¿Cuándo tiene vida eterna? Desde el momento en que oye y cree.

El adventista afirma que la salvación depende de dos cosas: De que el hombre crea en Cristo y cumpla la ley. De esta manera, mientras viva no puedo estar salvado, porque a lo mejor lo está hoy y mañana no. Pero la enseñanza de Cristo es como sigue: “El que oye y cree tiene vida eterna”, la salvación de su alma para siempre. Dijo más Jesús: “Mis ovejas oyen mi voz… y yo les doy vida eterna; y no perecerán para siempre”. (Juan 10:28). El apóstol Juan hablando de esta seguridad dijo: “El que tiene al Hijo tiene la vida”. (1ª Juan 5:12). Pablo también discute ampliamente el problema de la salvación por gracia, sin obras. Dice: “Siendo justificados gratuitamente por su gracia, por la redención que es en Cristo Jesús”. (Romanos 3:24). La salvación del hombre descansa por entero en la redención que Cristo obró a nuestro favor y el hombre la recibe “gratuitamente”, porque la salvación es un don de Dios.

Pablo ilustra esto por medio de Abraham y David en Romanos, capítulo 4. “¿Qué dice la Escritura? Y creyó Abraham a Dios, y le fue atribuido a Justicia. Empero, al que obra no se le cuenta el salario por merced, sino por deuda. Mas al que no obra, pero cree en aquel que justifica al impío, la fe le es contada por justicia”. (Romanos 4:2-5).

En otras palabras, si para salvarme tengo que cumplir la ley, entonces Dios no me regala nada, puesto que si no la cumplo me condena. Si yo le hago un trabajo a un hombre, cuando voy a cobrar y él me paga, no le debo ninguna obligación. Yo trabajé y cobro mi trabajo; él me paga lo que yo merezco y no hizo otra cosa que cumplir con un deber. Si una persona cumple la ley, tiene derecho a ir al cielo sin agradecerle nada a nadie, porque al infierno van los que no la cumplen. De aquí la gran verdad de que la salvación se alcanza por gracia pura, humilla al hombre y ensalza a Dios. Por eso la salvación es para el que no hace obras, “pero cree en aquel que justifica al impío”. ¡¡Gloriosa doctrina!!

¿Qué es lo que hace la ley? Dice Pablo: “La ley obra ira”. (Romanos 4:15). Precisamente la gracia viene en auxilio del que es perseguido por la ira de la ley. Por eso es que la salvación “es por fe, para que sea por gracia”. (Romanos 4:16). ¿Para qué fue puesta la ley? ¿Para que el hombre fuese salvo por ella? No. “La ley empero entró para que el pecado creciese”. Y esto es lo único que hace la ley, aumentar el pecado; pero gracias a Dios que cuando el pecado creció, por el ministerio de la ley, “entonces, sobrepujó la gracia”. (Romanos 5:20). No quiere esto decir que la ley sea pecado ó que sea mala, nada de eso, el pecado donde está es en el hombre, siendo nosotros los malos, ya que la ley en sí es buena. Pero como nosotros no somos buenos, la ley nos condena y la ley no tiene misericordia ni se compadece de nadie. De aquí precisamente la suprema necesidad del antídoto de la ley, la gracia. El que se quiera salvar por cumplir la ley es porque “ignorando la justicia de Dios y procurando establecer la suya propia, no se sujeta a la ley de Dios”. (Romanos 10:3).

Y voy a citar un versículo que dice algo, tanto como que establece la incompatibilidad y lo irreconciliable de que el pecador pueda ser salvo por gracia y por guardar la ley al mismo tiempo. Me refiero a Romanos 11:6: “Y si por gracia, luego no por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra”. Esto demuestra que la salvación no puede ser por gracia y por obras; tiene que ser gracia sola ó por obras solas. Y ¿a qué obras se refiere aquí? ¿Se refiere a la ley? Puede verse comparando el texto citado con Romanos 3:20, donde dice: “Porque por las obras de la ley ninguna carne se justificará delante de él”. Y escribiendo Pablo a los gálatas (2:16) les decía: “Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo”. En Efesios 2:8-10, dice: “Porque por gracia sois salvos por la fe”. Léelo bien lector y grítalo para que suene lejos: “Por gracia sois salvos por la fe; y esto no es de vosotros, pues es don de Dios”. Aun de la fe no se puede gloriar el hombre, porque también es don de Dios. “Por gracia sois salvos por la fe…”, y añade Pablo para que no haya lugar a dudas: “no por obras, para que nadie se gloríe”.

Y aunque ya he citado a Efesios 2:8-10, vuelvo a ese pasaje para hacer referencia a la pretendida contradicción entre Pablo y Santiago en cuanto a la justificación. Dice Pablo: “Creyó Abraham a Dios, y le fue atribuido a justicia… Porque decimos que a Abraham fue contada la fe por justicia”. Y “si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse”, lo cual es contrario a la palabra de Dios, porque ella dice: “Para que nadie se gloríe”. El lector puede leer Romanos, capítulo 4 y Gálatas 3:6-9. Ahora bien, ¿qué dice Santiago?: “Más ¿quieres saber, hombre vano que la fe sin obras es muerta? ¿No fue justificado por las obras Abraham, nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?” Fijémonos que Santiago escribió su epístola para los judíos convertidos, y una de las cosas que parece tuvo presente al escribirla fue combatir los “errores de los antinomianos”, quienes creían que el creyente en Cristo estaba libre para cometer a sabiendas toda clase de pecados.

Pablo en sus cartas afirma que el pecador es justificado y salvo por la fe, y añade, sin obras; y cita en apoyo de su tesis un pasaje de Génesis 15:1-6, donde dice que Dios le hizo ciertas promesas a Abraham y termina así el pasaje de Génesis: “Y creyó (Abraham) a Jehová, y contóselo por justicia”. Pablo afirma enfáticamente que la justificación es por fe, solamente por fe. Pero la fe que alcanza la justificación delante de Dios, es una fe viva, una fe que cree y obra en consecuencia; por eso dice Pablo: “Por gracia sois salvos por la fe… no por obras”.

Pero cuando el creyente ha sido salvo por gracia, mediante la fe y regenerado por el Espíritu Santo, Pablo afirma que el fruto de la justificación por la fe, la salvación por gracia, será una vida de obras abundantes que justifiquen. ¿A quién? ¿Al hombre? No, que justifiquen la fe, que salvó al hombre de fe. Por eso dice: “Porque somos hechura suya, criados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas”.

Esto fue lo que hizo Abraham. Creyó a Dios y fue justificado desde que creyó, según lo encontramos en Génesis 15. Pero 25 años, aproximadamente, después, Dios le dijo: “Ofréceme a tu hijo en holocausto, a tu Isaac, a quien amas”. Abraham, como que creía en Dios y le reconocía como Soberano, fue y le obedeció. De esta manera quedó demostrado que la fe de Abraham era una fe viva y no mera fe intelectual (Génesis 22). Pero en realidad, Abraham había sido salvo 25 años antes de ofrecer a Isaac. (2)

Santiago enseña que la fe que salva es una fe que después obra en consecuencia, y lo demuestra con un pasaje de la vida de Abraham, pero posterior al pasaje citado por Pablo. En una palabra, Pablo habla de la fe que justifica al impío y Santiago habla de las obras que justifican la fe y no al pecador, y dice que si alguno tiene fe en Dios, debe mostrarlo con hechos, porque si dice que tiene fe y vive en vicios y pecados, los hechos demuestran que tal fe es muerta. Esto mismo, desde otro punto de vista, es lo que dice Pablo en Efesios 2:8-10.

Dice Pablo escribiéndole a Tito: “La gracia de Dios que trae salvación a todos los hombres se manifestó”. ¿Qué es lo que trajo la ley a los hombres? La palabra de Dios responde: “La ley entró para que el pecado creciese”. Luego, la ley a pesar de ser “santa, justa y buena”, vino a ser para el hombre, un “ministerio” de pecado, de “ira”, de “condenación” y de “muerte”, y estoy citando palabras textuales de Pablo en Romanos y segunda Corintios. ¡Pero la gracia de Dios trae a los hombres salvación! ¡¡Aleluya!!

Salvación, “no por obras de justicia que nosotros habíamos hecho, mas por su misericordia nos salvó… para que justificados por su gracia, seamos hechos herederos según la esperanza de la vida eterna” (Tito 3:4-7).”Así que concluimos ser el hombre justificado por la fe sin las obras de la ley”. (Romanos 3:28). Y el hombre justificado, por el único medio que puede serlo, por la gracia de Dios, ya “no está bajo la ley sino bajo la gracia” (Romanos 6:14). Esto está claro ó pocas cosas pueden estar claras en el mundo.

Pablo dice: Bajo la ley, no; bajo la gracia, sí. Los adventistas y aun otros más pretenden estar bajo la ley y bajo la gracia al mismo tiempo. ¿Sabes cual es su manera de explicar las cosas? Pues dicen que la gracia nos es concedida para poder cumplir los preceptos de la ley. Quizás esto suene bien a algunos, pero esto es contrario, diametralmente opuesto, a que “la gracia de Dios trae salvación a todos los hombres”. Una cosa es que Dios, por su gracia me salve, me libre de las duras exigencias de la ley, y otra cosa es que Dios me dé una especie de fusil y me deje bajo el dominio de un monstruo terrible, esto es, el pecado. Armado con un arma mortífera, la ley, y Dios me dice: ahí te dejo, defiéndete hasta la hora de tu muerte contra tus enemigos: Pecado y ley, pero nada más puedo hacer por ti.

Pero Dios no hizo las cosas así. Él salva al pecador por su gracia, y le salva del pecado y del dominio del pecado y lo libra de la tutela de la ley. Con razón escribió Juan Bunyan, autor famoso de “El Peregrino”, lo que sigue: “Actualmente el creyente se halla mediante la fe en el Señor Jesucristo, bajo cubierta de tan perfecta y bendita justicia que la ley fulminante del monte Sinaí no puede hallar la menor falta o cortedad en ella. Esta se llama la justicia de Dios sin la ley”.

El creyente, salvado por la gracia, no está ya bajo la ley de Moisés, sino que al ser “hecho participante de la naturaleza divina” (2ª Pedro 1:4) tiene “la mente de Cristo” (1ª Corintios 2:16) y es “guardado por la virtud de Dios, por fe” (1ª Pedro 1:5). De esta manera, viviendo Dios en nosotros, y haciéndonos partícipes de sus principios morales opuestos al mal, es como la ley no tiene nada que ver con nosotros, porque Dios ha derramado en nuestros corazones unos principios, no negativos, como los del Sinaí, sino positivos, que nos apartan del mal y nos impulsan al bien, no por preceptos eternos, sino por potencia interna. Pero entiéndase bien: No es que Dios anula la ley del Sinaí para el cristiano, borrándola de las piedras y grabándola en el corazón, esto sería la misma cosa, solamente cambiándola de lugar.

La ley que Dios graba en nuestros corazones es distinta, es más gloriosa, sublime y elevada que la ley de Moisés. Aquélla fue para antes que viniese la gracia, pero la ley de la gracia, es la ley de Cristo resumida en el amor; es la esencia moral de la Divinidad, como un principio activo, enérgico y poderoso actuando dentro del creyente y no afuera.

Vamos a tratar de ilustrar esto. Ciertos países tienen una ley que tiende a proteger la infancia contra el descuido y el abandono de los padres. Pero todos los países están llenos de madres dichosas que cuidan tiernamente de sus hijos, aunque ignoran la existencia de tal ley. Pero tienen la ley escrita en el corazón. ¿Cuál ley? ¿La que obliga a las madres a cuidar a sus hijos? No, la ley del amor que impulsa a la madre a dar hasta su propia vida en defensa de su hijo. De esta manera la madre obrando por amor hace inútil la ley, que la quiere obligar, y al mismo tiempo establece la ley no como elemento externo que la obliga, sino interno que la impulsa. Esto deja explicado y aclarado el versículo de Romanos 3:31.

El gran teólogo bautista Mullins, tiene en uno de sus libros unos pensamientos contrastando la gracia con la misericordia que voy a copiar aquí: “En el Nuevo Testamento el amor de Dios se llama gracia. La misericordia consiste en apartar el castigo, en perdonar al transgresor. La gracia llega más lejos y confiere todo el bien posible. La misericordia y la gracia son los aspectos negativos y positivos hacia el pecador. La misericordia quita la copa amarga del castigo y pena de la mano del culpable y la vacía fuera de él. En cambio, la gracia llena de bendiciones hasta el borde. La misericordia perdona al objeto; la gracia le reclama para sí misma. La misericordia rescata el peligro, la gracia imparte una nueva naturaleza y confiere un nuevo estado. La misericordia es amor de Dios que idea un modo de escapar. La gracia es el mismo amor ideando modos de transformar a su objeto a la semejanza divina y habilitándolo para participar de la bienaventuranza celestial”. De esta manera, la gracia como principio activo, que obra en el creyente, transformándolo a la semejanza de Dios, hace inútil la ley de Moisés. Por eso es que no estamos bajo la ley sino bajo la gracia. (Romanos 6:14).

Los adventistas toman unos textos de los Salmos, que a veces son Salmos proféticos, que se refieren a Cristo y otras veces, que David habla de la ley como el conjunto de la revelación de Dios, que en sus días era posiblemente “El Pentateuco” y dice: “Cuanto amo yo tu ley” y “tu ley es la verdad”. Pero no olvidemos que David no era más que Cristo, ni supo en sus días tanto como Pablo. Aunque David fue un hombre privilegiado en su tiempo, pero ¿cómo vamos a subordinar lo que dijo Cristo y Pablo, por ejemplo, a lo que escribió David? Imposible. Además, yo acuso a los adventistas de que tratando de volcar la Escritura a su favor, hacen decir a la Palabra de Dios lo que ella no dice, y voy a probarlo.

En Hebreos 10:26 dice: “Porque si pecaremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por el pecado”. En un tratado (adventista) que se titula “La norma del juicio” y que está garantizado por la “Asociación Occidental de los Adventistas del Séptimo día en Cuba”, citan el mismo versículo, pero falseado en la forma siguiente: “Si persistimos en el pecado voluntario, después de haber tenido conocimiento de la ley, ya no queda sacrificio por el pecado”. Según esto, nadie podría salvarse, porque a mí, por ejemplo, me enseñaron la ley desde que tenía uso de razón. No me enseñaron la gracia porque mis padres no sabían lo que era, ya que los sacerdotes católicos, en parte, como los adventistas, enseñan la ley. Pues bien, yo después de conocer la ley he pecado y estoy convencido de que los adventistas también han pecado, y según su tratadito, si uno peca voluntariamente después de conocer la ley, ya no hay salvación. Verdaderamente son dignos de lástima, por su ofuscación con la ley y en la ley.

Es de suma importancia entender bien los dos principios opuestos: La ley y la gracia. “La ley nos presenta a Dios como quien prohibe y manda”. “La gracia le presenta como quien encarece y ofrece”. “La ley maldice, la gracia redime de maldición”. “La ley mata, la gracia da vida”. La ley establece una distancia entre Dios y el pecador. La gracia abre el camino hacia Dios. La ley dice: “ojo por ojo”, la gracia dice: “No resistáis al mal”. La ley dice: Aborrecerás a tu enemigo, y la gracia: “Amad a vuestros enemigos”.

Voy a dar fin a este capítulo, citando un cuadro vivo, conde la Palabra de Dios nos hace ver de una manera magistral, lo que es la ley de Moisés y la gracia de Cristo, y después decidme debajo de cual queréis estar. Un día estaba Cristo en el Templo de Jerusalén. Era por la mañana. Los escribas y fariseos vinieron a él trayéndole una mujer que había quebrantado la ley de Moisés. ¿Qué dice la ley en aquel caso? ¿Qué se la perdone? No. La ley dice que la mujer debe morir apedreada. ¿Qué dijo la gracia antes aquel hecho consumado? Yo no te condeno mujer: Vete y no peques más. ¿Quisieran ustedes que la gracia hubiese procedido de otro modo? Entonces dejaría de ser gracia.

Y ahora díganme: ¿Cómo puede ser posible hacer una mezcla de ley y de gracia? ¿Cómo puede el pecador ser salvo por los dos principios al mismo tiempo? Si es cuestión de tener que cumplir la ley, ella nos condena siempre. En tal caso, si hemos de ser salvos, ha de serlo por gracia, una gracia abundante que nos quite el yugo de la ley, que nos perdone los pecados cometidos bajo la ley aunque no sea la ley de Moisés, sino la ley natural o de la conciencia, y que transforme nuestros pensamientos y sentimientos, haciéndonos amar a Dios, no por obligación, sino por amor.

Los enemigos de la gracia son la ley, las obras y la suficiencia propia. Por tanto, la salvación “es por fe para que sea por gracia” (Romanos 4:16). Y para cerrar con broche de oro, copio aquí un párrafo que Bunyan pone labios de “Fiel” y “Cristiano”.

Fiel.- Ya había subido hasta la mitad del collado, cuando mirando atrás vi a uno que me seguía más ligero que el viento, y me alcanzó… y me dio tan fuerte golpe, que me arrojó al suelo dejándome por muerto.
Preguntéle la causa de este mal tratamiento y… me dio otro golpe mortal en el pecho que me hizo caer de espaldas, dejándome medio muerto a sus pies.
Cuando volví en mí pedíle misericordia; mas su contestación fue: YO NO SÉ MOSTRAR MISERICORDIA; y de nuevo me arrojó al suelo.

Cristiano.- El hombre que te alcanzó era Moisés; no perdona a nadie, ni sabe compadecerse de los que quebrantan la ley.

Fiel.- Lo sé, y seguramente hubiera acabado conmigo a no haber pasado por allí uno que tenía heridas sus manos y su costado, que le mandó detenerse. (El Peregrino, capítulo once).

————————————————————————-

(1) La idea es de tamaño, por lo tanto la palabra “abultase”, o “se hiciese más visible”, son más descriptivas hoy en nuestro vocabulario que la empleada en la traducción empleada.

(2) Sólo unas breves líneas a propósito de esta mención respecto a la fe de Abram. La fe de Abram como la de todos nosotros tuvo un crecimiento progresivo, basado en su relación personal con Dios.

Abram se marchó de su tierra y familia cuando recibió el llamamiento de Dios, a los 75 años, y en su primer caminar tuvo tiempo para cultivar su fe en Dios a través de las relaciones que siguieron a tal decisión, cuando hubo hambre sobre la tierra, cuando fue defendido por Dios ante el faraón, cuando se separó de Lot y se fue a las tierras menos “productivas” a primera vista. Luego recibió una importante promesa de Dios para él y su descendencia, pero su fe todavía no había progresado y él pensó ne “arreglárselas por sí mismo” para tener descendencia de Agar. Todavía necesitó conocer más al Dios Todopoderoso antes de descansar en sus promesas de darle descendencia a través de su anciana esposa que ya carecía de menstruación.

Esto es una simplificación de muchos años de comunión y conocimiento de Dios, y de ver su tremendo poder destruyendo a Sodoma y Gomorra, pero regalándole la liberación de Lot y sus hijas. Cuando la fe de Abrahám llegó a su madurez, él no creyó nunca que ina a sacrificar a Isaac, sino a presenciar un prodigio de parte de Dios. Nunca demanda Dios una fe ciega, fanática e irracional, sino que nos va proporcionando evidencias para creer.
Abrahám creyó plenamente en la promesa de que Dios le daría descendencia en Isaac, y por lo tanto él estaba seguro del poder de Dios para resucitarlo aun cuando lo hubiese ofrecido en el sacrificio. Esta es la revelación que sobre este asunto nos da Hebreos 11:18. Ni por un momento Abrahám pensó en resultar defraudado ahora, después de tantas pruebas de parte de Dios, para perder y regresar sin su hijo, porque ya había adquirido el conocimiento de la fidelidad, del poder, y del cumplimiento absoluto de las promesas de Dios, y sólo descansó en ellas.

No era, pues, un acto sublime, sino un acto natural de quien adquirió una fe firme, no quimérica, ni fantástica, en un Dios que es real. Una fe no puesta en hombres, ni de organizaciones humanas falibles y por cuya experiencia jamás confiaría. Pero en Aquel que es siempre FIEL, ni por un momento pensó en que después de tantas demostraciones de poder y certeza, le pudiera ahora fallar (Rom. 4:21). Tampoco tenía conciencia de cometer asesinato alguno, pues sabía que Isaac recobraría la vida para darle la descendencia comprometida por Dios.

Capitulo II –

LA LEY FUE DADA AL PUEBLO DE ISRAEL Y NUNCA A LOS GENTILES

Apenas será necesario decir que la ley fue dada a Israel en el Sinaí, y a ningún otro pueblo de la tierra. En el libro de Levítico, capítulo 26 y verso 46, dice: “estos son los decretos, derechos y leyes que estableció Jehová entre sí y los hijos de Israel en el monte de Sinaí por mano de Moisés”. Y en 27:34 del mismo libro añade: “Estos son los mandamientos que ordenó Jehová a Moisés, para los hijos de Israel”. ¿A qué mandamientos se refiere aquí el escritor? Pues a todo lo que queda escrito atrás de Levítico 27. En Deuteronomio 5:2-3, dice así: “Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb. No con nuestros padres…, sino con nosotros, los que estamos aquí hoy”.

Pablo afirmó esto mismo cuando hablando de los grandes privilegios de los israelitas como nación, dijo que entre otros privilegios tenían el de que Dios les había dado a ellos la ley. (Romanos 9:4). Pablo mismo en el año 58 de nuestra era, escribiendo a una iglesia de cristianos, procedentes del judaísmo y del gentilismo, dijo estas palabras: “Porque los gentiles no tienen ley”. Quiere decir, ellos no tienen una ley escrita como la tienen los judíos. (Romanos 2:14). Y escribiendo a los corintios, (1ª Cor. 9:20,21) dijo: “Heme hecho a los judíos como judío…; a los que están sujetos a la ley como sujeto a la ley. A los que son sin ley, como si yo fuera sin ley”. Aquí Pablo de una manera clara y terminante, determina que solamente los judíos estaban sujetos a la ley, pero los gentiles “son sin ley”. Y ahora, ¿cuál era la situación de Pablo como judío convertido al cristianismo? Pues muy claramente, Pablo nos dice que él ya no está sujeto a la ley de los judíos, ó sea a la del Sinaí, sino a “la ley de Cristo”, al Nuevo Testamento.

Así, pues, según las Sagradas Escrituras, la ley fue dada única y exclusivamente a un pueblo, el pueblo hebreo y a ningún otro pueblo de la tierra. Yo reto a los adventistas para que muestren un versículo ó más en donde se ordene predicar la ley a los gentiles. La ley fue para un pueblo. El evangelio es para toda criatura. El Señor envió a sus discípulos a predicar el evangelio y no la ley. Cuando los apóstoles, en cumplimiento del mandato de Cristo, predicaron a los gentiles que no tenían ley, su mensaje fue éste: “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo”. (Hechos 10:43 y 16:31).

En los días en que mataron al diácono Esteban, sobrevino una persecución a los cristianos de Jerusalén y algunos llegaron hasta Antioquía de Siria, y se nos dice (Hechos 11:20) que “hablaron a los griegos (gentiles) anunciando el evangelio del Señor Jesús”. “Y la mano del Señor era con ellos: y creyendo, gran número se convirtió al Señor”. De la iglesia que se constituyó allí en Antioquia es que fue Pablo pastor varios años, y fue aquella la primera iglesia compuesta, al menos en gran parte, por gentiles.

Después de unos cuantos años, fueron algunos judíos cristiano de Jerusalén a Antioquía, y al ver que aquellos hermanos no guardaban la ley de Moisés, les empezaron a decir: “Si no os circuncidareis conforme al rito de Moisés no podéis ser salvos”. Pablo y Bernabé y otros obreros de aquella gran iglesia misionera, predicaban que el pecador era salvo por creer en Cristo, pero ahora vienen “algunos de Judea”, que dicen que eso no es así; que hay que creer en Cristo y someterse a le ley de Moisés. Esto alarmó a los cristianos de Antioquia, y suscitó una muy violenta discusión entre Pablo y Bernabé, de una parte, y los judíos procedentes de Jerusalén, de la otra. ¿Estarían Pablo y Bernabé equivocados en cuanto a las doctrinas que predicaban? Como es muy lógico, los miembros de aquella iglesia quisieron aclarar de manera definitiva el asunto, porque no estaban dispuestos a correr el riesgo de creerse salvos y estar perdidos; esperar ir al cielo, según les decían los pastores, pero al fin ir al infierno, según los judaizantes de Jerusalén.

En este difícil problema, la iglesia determinó que Pablo, Bernabé y una comisión de miembros en representación de toda la iglesia, fuesen a Jerusalén y allí en presencia de los Apóstoles, los Ancianos y todos los creyentes determinasen de una vez y para siempre, si los gentiles debían y tenían que someterse a la ley de Moisés ó no. La comisión llegó a Jerusalén y “fueron recibidos por la iglesia, los Apóstoles y Ancianos” y les contaron el motivo por el que venían. (Véase Hechos 15:1-20).

Después que la iglesia oyó el motivo que les traía, dice el verso 5, que “algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, (en Cristo) se levantaron, diciendo; Es menester circuncidarlos (¿a quièn?, a los miembros de la iglesia de Antioquia y a todos los gentiles que se convirtieran) y mandarles que guarden la ley de Moisés”. Llamo la atención de mis lectores al hecho muy importante de que el término “la ley de Moisés”, comprende todo lo que Moisés dejó escrito, y no solamente a los diez mandamientos, como pretenderán decir los adventistas.

La primera parte de la reunión en Jerusalén fue tempestuosa, porque los fariseos pretendían que de todos modos los gentiles se sometieran a la ley de Moisés. Dice la Palabra: “Habiendo grande contienda, levantándose Pedro, les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio, y creyesen. Y Dios les dio el Espíritu Santo como a vosotros; y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones. Ahora pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos yugo, que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? Antes por la gracia del Señor Jesús creemos que seremos salvos, como también ellos”.

Pedro puso las cosas en su lugar. El dijo: Creemos que nosotros, judíos, y ellos, gentiles, todos somos salvos por la gracia del Señor Jesús, mediante la fe y no por llevar hasta la hora de la muerte un yugo pesadísimo e imposible. Y Pedro apeló a la experiencia del pasado. Dios había dado el don del Espíritu Santo, que en un sentido, comprendía todos los demás dones de Dios al hombre, como los sigue comprendiendo; porque desde la convicción de pecado hasta la santificación, todo es fruto del Espíritu Santo, y Dios había dado el Espíritu Santo sin hacer diferencia entre los que seguían la ley y los que no la seguían, dando así a entender que la salvación no dependía de la observación de la ley.

Después que Pedro terminó de hablar, hablaron Pablo y Bernabé para abundar en la misma opinión que Pedro. Finalmente Jacobo, muy posiblemente hermano carnal de Jesús, y presidente de aquella asamblea, hizo el resumen y entre otras cosas dijo: “Por lo cual yo juzgo, que los que de los gentiles se conviertan a Dios no han de ser inquietados. Entonces pareció bien a los apóstoles, a los ancianos, con toda la iglesia, elegir varones de ellos, y enviarlos a Antioquía, con Pablo y Bernabé. Y escribir por mano de ellos; y decirles: Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, os han inquietado con palabras, trastornando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la ley, a los cuales no mandamos”.

El lector debe fijarse en la fuerza de estas palabras que acaba de leer y debe comprobarlas en su Biblia, en el capítulo 15 de los Hechos. Al fin, Pablo y Bernabé y los gentiles habían ganado la batalla, los fariseos judaizantes quedaron derrotados, desautorizados y calificados como “trastornadores de almas”. La importancia de aquella asamblea celebrada, más ó menos en el año 50 de nuestra era, jamás la podremos comprender bien. Cuándo la doble comisión de hermanos regresó a Antioquia, la iglesia se reunió y al enterarse de la decisión unánime de los Apóstoles sobre aquella embarazosa cuestión, ¿qué pasó?, que “fueron gozosos de la consolación” que recibieron al saber que para ir al cielo no había que someterse a la ley sino recibir a Cristo por fe en el corazón.

¿Qué hubiera sido del cristianismo si en aquella hora, cuando se estaban poniendo los fundamentos, no hubiera habido un Pablo que, como doctor de los gentiles, supiese poner las cosas en su lugar y defender la verdad a todo precio? La respuesta solo Dios la puede dar. En esta asamblea de Jerusalén quedó, de manera definitiva e inequívoca, aclarado para siempre que los gentiles nada tienen que ver con la ley de Moisés. Fue el momento preciso en que el asunto se puso a prueba, y los apóstoles bajo la dirección del Espíritu Santo y la inspiración, de Dios, a ellos otorgada, dejaron bien sentado que “los gentiles no han de ser inquietados”, mandándoles guardar la ley.

El lector que quiera estar sobre lo seguro, debe estudiar bien el mencionado capítulo 15. Los adventistas están haciendo el mismo triste y desdichado trabajo que aquellos judíos que fueron de Jerusalén a Antioquía, y allí sembraron la alarma y la confusión entre los hermanos.

En el capítulo 21 de los Hechos hay otro pasaje terminante y enfático. (Véanse los vers. 17-25) Pablo llega a Jerusalén. Jacobo y los hermanos, después de oírle, le advierten que los ánimos están allí muy excitados en contra suya. ¿Por qué? Porque los judíos de Jerusalén han oído que Pablo está enseñando “a apartarse de la ley de Moisés a todos los judíos”. Le recomiendan que haga una demostración de sometimiento a la ley para que la multitud vea que no es así. Pero ahora viene una salvedad en cuanto a los gentiles (verso 25) que dice así: “Empero en cuanto a los que de los gentiles han creído, nosotros hemos escrito haberse acordado que no guarden nada de esto”. ¿Puede pedirse una cosa más clara que ésta en demostración de que la ley fue dada a los judíos y nunca fue dada ni mandada a los gentiles?

Creo haber demostrado y aclarado este punto para todo el que quiera ver las cosas como son.

Capitulo III –

LA UNIDAD DE LA LEY

Por la unidad de la ley entiendo y voy a demostrar, que la mayor parte de las veces que a través de toda la Biblia se habla del término “la ley de Moisés” o simplemente “La Ley”, se da a entender los cinco libros que escribió Moisés.Bajo la expresión “La Ley de Moisés”, se entiende tanto los mandamientos grabados en piedra, como aquellas ordenanzas, leyes y preceptos de todo orden que Dios dio al pueblo de Israel por medio de Moisés.

Claro que dentro del término general “La Ley”, se habla de: “La Ley del holocausto”; “La ley del presente”; “La ley de la expiación”; “La ley de la plaga”; “La ley del leproso”; “La ley de los celos”; “La ley del nazareno”. ¿Quiére esto decir que sean siete las leyes? No. En el terreno particular son siete leyes que tienen que ver con otros tantos asuntos. Pero estas siete leyes son parte integrante del término general “La ley”.

Los adventistas pretenden hacer una división de la ley en dos partes: “La ley moral” y “la ley ceremonial”. ¿Se encuentra tal división en las Escrituras? No. Los adventistas pretenden que la ley que ellos llaman ceremonial, fue abolida, pero que la ley moral está en pie, en todo su vigor. Pues yo no creo en tal división. ¿Cuáles son los argumentos que ellos aducen en apoyo de su teoría? Se basan especialmente en dos pasajes de las cartas de Pablo, que son: Efesios 2:15, “Dirimiendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos en orden a ritos”. Y Colosenses 2:14, “Rayendo la cédula de los ritos”.

La palabra del original griego en estos pasajes es, “DOGMA”, empleada solo cinco veces en todo el Nuevo Testamento. Las dos antes citadas y el Lucas 2:1, “Salió edicto de parte de Augusto”. Hechos 16:4, “Les daba que guardasen los decretos”. Hechos 17:7, “Hacen contra los decretos del César”. La versión de Felipe Scío de San Miguel tiene en ambos pasajes (Efesios y Colosenses) en vez de “rito”, “decretos”. La versión de Torres Amat tiene “ritos” en el primero y “decretos” en el segundo. La Versión Moderna tiene en Efesios 2:15, “habiendo abolido en su carne (crucificada) la ley de mandamientos en forma de decretos”. Y en Colosenses 2:14, “Borrando de en contra de nosotros, la cédula escrita en forma de decretos”. El Nuevo Pacto tiene la misma traducción que la Versión Moderna.

El famoso comentarista Dr. E. Lund, redactor que fue de “Revista Homilética”, comentando Colosenses 2:14, dice así: “La palabra cédula usada aquí, es voz que ocurre con frecuencia en las leyes romanas y significa billete o nota de promesa bajo la firma manuscrita. Los “ritos”, debe leerse “decretos”, y son los decretos de Dios en toda la ley escrita del Antiguo Testamento. Por eso dice el Apóstol aquí, no “contra vosotros” (gentiles), sino “contra nosotros” (judíos). En estos decretos hallamos nuestra propia firma, porque admitimos que la ley es buena y que nuestro deber es cumplirla, pero resulta un documento muy contrario a nosotros, cédula ó documento de cuentas que no hemos pagado, quedando a deber. Pero Dios al perdonar, cancela el documento, rompe la cédula y nos deja sin deuda. Y esto lo hace mediante Cristo Jesús, que “nos ha rescatado de la maldición de la ley”. Tengo a la vista el “Comentario a los Colosenses” por C. W. Branch, cuya opinión coincide con la de Lund. De todas maneras, el lector debe observar que la palabra “DOGMA”, del original, no podría ser traducida “ritos” en tres pasajes en que aparece, además de los dos a que nos estamos refiriendo, porque sería impropia traducir: “Salió rito de parte de Augusto Cesar”.

Los pasajes de Efesios 2:15 y Colosenses 2:14, encierran la misma idea que Gálatas 3:10-13, donde dice: “Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas que están escritos en el libro de la ley”. Dice aquí el Dr. Lund, comentando este pasaje: “La ley y los profetas” es una expresión bíblica que denota todo el Antiguo Testamento. Cuando se dice “el libro de la ley”, equivale a la primera parte del Antiguo Testamento, que contiene todas las leyes religiosas, morales, administrativas y penales”. Una gran parte de las leyes dadas por Dios a Israel, no podrían catalogarse dentro del término ritual, porque no son ritos, son preceptos morales. El lector puede leer, por ejemplo, Éxodo 21 al 23, y allí encontrará varias leyes que no son de orden ritual, sino moral. Pero cuando dice Pablo: “Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas que están escritas en el libro de la ley para hacerlas”, ¿a qué parte de la ley se refiere? Sería ingenuo el hacer aquí distinción de ley, puesto que, si no permanecían en los preceptos de orden puramente ritual, caían bajo de maldición, y ¿cuánta más maldición les traería la violación de los preceptos morales?

¿Qué dijo el Señor en Mateo 9:13? “Andad pues y aprended qué cosa es: misericordia quiero y no sacrificio”. El sacrificio judío era un rito, la misericordia no. Ahora bien, la lógica y el sentido común nos dicen que le pasaje de Gálatas 3:10, se refiere a toda la ley y de toda esa ley que se vino a convertir en una maldición para el hombre, porque no podía cumplirla; de toda esa ley dada por Moisés, “Cristo nos redimió”. El no nos redimió de unos cuantos preceptos, para dejarnos sometidos al estricto cumplimiento de otros, porque en tal caso estaríamos aún bajo la maldición de una parte de la ley. Cristo nos redimió de la ley, de toda la ley que Dios dio al pueblo de Israel por medio de Moisés, o de cualquier otra forma de ley anterior a Cristo.

Los adventistas afirman que Cristo nos redimió de la ley que ellos llaman ritual. Ahora yo les pregunto: ¿Comer carne de puerco o dejarla de comer, pertenece a la ley moral o ritual? Ellos mismos confiesan que pertenecen a la ritual, y sin embargo, se someten como esclavos a una ley que dicen que no está en vigor, y lo hacen con verdadero fanatismo, pues un adventista recalcitrante en sus doctrinas, ni come carne de puerco, ni nada en que intervenga cualquier sustancia derivada del puerco. En esto son igual que los mahometanos. Cuando uno les presenta esto a ellos, alegan que si lo hacen es por higiene y no por la conciencia, pero en la práctica el adventista es un esclavo de la ley, de toda la ley.

Los cristianos de Galacia habían empezado por creer en Cristo para ser salvos, y después querían someterse a ciertos preceptos de la ley y no a otros, pero Pablo les advirtió que “maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas que están escritas en el libro de la ley”, “y otra vez vuelvo a protestar a todo hombre que se circuncidare, que está obligado a hacer toda la ley”. (Gálatas 5:3). La referencia que Pablo hace a la ley está tomada de Deuteronomio, cap. 27, en donde casi se habla solamente de preceptos morales, y de ellos, de toda la ley nos libró Cristo. Pero el adventista está bajo la maldición de la ley; porque no la cumple toda y quiere cumplir una parte; por lo menos, se siente obligado en conciencia a cumplirla.

Cito a continuación una serie de pasajes donde el lector puede comprobar que para los israelitas la ley era una y no dos. “Estos son los decretos, derechos y leyes que estableció Jehová entre sí y los hijos de Israel en el monte Sinaí”. (Levítico 26:46). En este pasaje los “decretos”, “derechos” y “leyes”, componen en conjunto “la ley”. “Estos son los mandamientos que ordenó Jehová a Moisés”. (Lev. 27:34). “¿Qué gente hay que tenga estatutos y derechos justos como toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?” (Deut. 4:8). “Para guardar todas las palabras de aquesta ley y estos estatutos”. (Deut. 17:18,19). “Conforme a toda la ley que Moisés te mandó”. (Josué 24:26). La referencia es a todo cuanto había sido escrito hasta entonces por mandato de Dios, porque si fuese a las tablas solamente, Josué no escribiría sobre ellos otra cosa. “El libro perdido y hallado”. (2ª Reyes 22:8-13). “La ley de Jehová que El prescribió a Israel”. (2ª Crón. 16:40). “Como está escrito en la ley de Moisés”. (2ª Crón. 23:18). “Las cosas que les he mandado, toda ley, estatutos y ordenanzas, por mano de Moisés”. (2ª Crón. 33:8).

En los Salmos está muchas veces la expresión “ley”, pero cualquier lector honrado sabe que se refiere a todo lo escrito hasta tal fecha. Lo mismo que cuando Isaías dice: “A la ley y al testimonio” (8:19), quiere decir a toda la revelación de Dios hasta el presente en que vivía el profeta. En Nehemías 8:1-3 se habla del “libro de la ley” que Esdras leyó “desde el alba hasta el mediodía”. Esto prueba que la ley era una y no dos; esto prueba que el libro de la ley era todo cuanto Moisés había escrito. Malaquías 4:4, dice: “Acordarte has de la ley de Moisés mi siervo… ordenanzas y leyes para todo Israel”. Las “ordenanzas y leyes” componían ¿qué?: “La Ley de Moisés”, expresión que lo encierra todo.

Si del Antiguo Testamento pasamos al Nuevo Testamento, encontramos lo mismo. La ley es una y no dos al hacer referencia a ella, a menos que el texto o el contexto indiquen otra cosa. Por lo menos 160 veces se emplea el término “ley” en el Nuevo Testamento, y siempre se refiere a la ley de Moisés como un todo y no a una parte. Solamente en Romanos hay 49 referencias a la ley, sin que haya una sola en donde se pueda apreciar que Pablo dividía la ley en dos. Vamos a dar algunos ejemplos: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas”. Este pasaje lo toman los adventistas para afirmar que la ley moral está vigente. Dice el gran exegeta Dr. Juan A. Broadus en su comentario acerca de este versículo, lo siguiente: “La ley y los profetas es frase que se emplea para denotar toda la Escritura del Antiguo Testamento, siendo la ley los cinco libros de Moisés (la Torah), y los profetas el resto del mencionado Antiguo Testamento. Véanse pasajes paralelos en: Mateo 11:13; 7:12; 22:40. Lucas 16:16. Juan 1:45. Hechos 13:15; 28:23. Romanos 3:21. En todos estos pasajes “la ley y los profetas” denota todo el Antiguo Testamento. No se puede barrenar el término “ley” para hacer dos, cuando toda la ley está comprendida como una unidad.

En Lucas 2:22-27 tenemos los términos “Ley de Moisés” y “ley del Señor”. Ambos términos comprenden lo mismo: los cinco libros de Moisés, conocidos como “la ley” propiamente dicha. En Lucas 24:44 dice: “Todas las cosas que están escritas de mí en la ley de Moisés, y en los profetas y en los Salmos”. Aquí tenemos otra división del Antiguo Testamento dada por el Señor. “La ley, los profetas y los Salmos”. Para Cristo la ley eran los cinco libros de Moisés. “La ley por Moisés fue dada”. (Juan 1:17). “En la ley Moisés nos mandó apedrear a las tales”. (Juan 8:5). “Nosotros tenemos ley, y según nuestra ley debe morir”. (Juan 19:7). En 1ª Corintios 9:8-9 tenemos: “La ley” y “la ley de Moisés”.

¿Cómo podemos saber nosotros que el término “ley” en estos pasajes no se refiere solamente al capítulo 20 de Exodo? Pues muy fácil y sin lugar a dudas.

1. Lucas 2 se habla de “la ley” en conexión con la purificación de María y la redención del primogénito, cuya referencia es a una costumbre establecida en la ley, de la cual se habla en Éxodo 13:2 y Números 18:15.

2. En Juan 8:5 se habla de “la ley”, pero la referencia está tomada del libro de Levítico 20:10.

3. En Juan 19:7 dice: “Nosotros tenemos ley”, y la referencia está tomada de Levítico 24:16. De esta manera se ve que el término ley se emplea en sentido general y no limitado como pretenden los adventistas. Ellos tienen tal obsesión con esto, que en viendo la palabra “mandamiento” ó “ley”, ya están en Éxodo 20, y no es así, según vemos por la propia Palabra del Señor. (3)

Como bien observa Broadus, en su comentario acerca de Mateo, página 130, lejos de limitarse la expresión “ley” a Éxodo 20, en varios pasajes del Nuevo Testamento el término denota todo el Antiguo Testamento, como se ve por los pasajes siguientes: Juan 10:34: “No está escrito en nuestra ley?” ¿En qué parte estaba escrito? En el Salmo 82:6. En Juan 12:34 dice: “hemos oído de la ley”. La referencia es el Salmo 89:4 y otros varios pasajes de los profetas. En Juan 15:25, dice: “Está escrito en su ley”. La referencia está tomada del Salmo 35:19. En 1ª Corintios 14:21, dice: “En la ley está escrito”. Dice el comentarista A. B. Rudd: “es una cita de Isaías 28:11,12; así es que la palabra “ley” aquí, como en Romanos 3:19, quiere decir no sólo la ley de Moisés, sino el Antiguo Testamento entero”. Lo mismo puede verse en 14:34, “la ley dice”, y la referencia es Génesis 3:16.

Hay muchas personas que quizá de una manera poco inconsciente dividen la ley en ritual y moral. A aquellos que tengan a mano una concordancia, yo los invito para que estudien todos los pasajes en que se habla de la ley en el Nuevo Testamento, y después díganme qué apoyo bíblico tiene tal división. ¿Quiere esto decir que la ley no tiene preceptos morales y rituales? En ninguna manera. Yo estoy afirmando la unidad de la ley de Moisés y nada más.

Voy a terminar este capítulo con una cita del gran teólogo B. H. Carroll, tomada de su comentario de Gálatas, donde dice acerca del verso 21, del capítulo 4, lo que sigue: “¿Decidme, los que deseáis estar bajo la ley, o no oís la ley? Llamo la atención al hecho de que lo que dice la ley aquí, no se halla en Éxodo, Levítico, Números ó Deuteronomio, sino que se encuentra en el Génesis. El punto es este: Que el Nuevo Testamento así como el Antiguo, da a la historia del Pentateuco el nombre de ley, así como la misma legislación. La historia es el fondo de los estatutos, toda ella. La historia y la legislación son llamados la ley. Si entendemos esto claramente, nos guardará de las equivocaciones de los críticos. Sea la historia del Génesis ó la legislación del Monte Sinaí, todo es llamado la ley”.

Y Juan C. Varetto, añade: “Los escritores del Nuevo Testamento no conocen esta división que han hecho algunos teólogos. El decálogo es la parte más importante de la ley, pero no es la ley. Basados en la teoría de las dos leyes, los adventistas pretenden que una fue abolida y la otra no, pero tal teoría no tiene apoyo bíblico y tiene la Biblia en contra.”
————————————————————————-

(3) Ellos se ven obligados a justificar la visión “celestial” de la Sra. White, pretendiéndola apoyarse a través de las Escrituras y presentar argumentos que puedan ser aceptados por mentes predispuestas para creer cualquier cosa que les facilite la lectura rápida y no reflexiva sobre la disparatada teología de su líder carismática.

Capitulo IV –

LA LEY ABOLIDA PARA EL CRISTIANO CONVERTIDO

Esto de “la ley abolida” suena muy sospechoso en los oídos aun de muchos que no son adventistas. Sin embargo, esto es el corazón de toda la discusión. Si la ley está en vigor, los adventistas están en lo cierto, y los que los combaten están equivocados, porque “la ley dice…”, y el adventista pretende ó procura hacer, mientras que si la ley dice y el evangélico no hace ó procura hacer nada, ¿cómo será justificado? Si no pudiera demostrar que la ley está abolida para mí, entonces voy a empezar a guardar el sábado y los demás detalles, porque en la ley está mandado que se guarden.

Yo sé que los principios morales de Dios no cambian, ni se abrogan, pero estos principios de la moral Divina, no fueron patrimonio exclusivo del pueblo judío. El privilegio del pueblo judío fue que Dios les dio una ley donde estos principios estaban escritos, pero el resto de los pueblos de la tierra tenían estos elementos de moral grabados en la conciencia, desde la creación. Los gentiles no tenían ley escrita en tablas ó en pergaminos, pero Pablo afirmó que la tenían escrita en sus corazones. (Véase Romanos 2:14,15).

El conocido comentador G. H. Lacy, está en lo cierto cuando dice: “La sustancia de la parte moral de la ley de Dios, ha estado en vigor desde la eternidad, y sus obligaciones siempre pesaban en la vida de los hombres aun cuando no tuviesen todavía la forma de esta ley dada en el Sinaí. El niño tiene obligaciones respecto a sus padres, aun antes de estar instruido en ellas. Así la ley moral dada en el Sinaí, fue instrucción dada a Israel en cuanto a sus obligaciones que siempre habían existido. La ley es susceptible de cambio, modificación ó abolición; pero sólo por el legislador, Dios”. Y más adelante, páginas 70 y 71, añade: “En la muerte de Cristo murió la letra de la ley, siendo cumplida y abolida. La sustancia (moral) de ella se expresó no en tablas de piedra que se podían romper, sino que espiritualmente queda escrita en los corazones de los de la fe. Estas nuevas tablas están para siempre seguras en poder de Cristo”.

“Entonces los que quieren estar debajo de la letra de la ley escrita en tablas de piedra, no están en Cristo, no pueden estarlo”. Esta es la opinión del Dr. Lacy acerca de la ley.

Dice Juan C. Varetto en su libro “Refutación del Adventismo”, página 90: “La ley moral es aquella que Dios ha escrito en el corazón de cada hombre, pero en esta ley no está escrito que se debe descansar la séptima parte del tiempo, ni mucho menos que esa parte tenga que ser necesariamente el sábado”.

“El salvaje que roba o mata siente que su conciencia le acusa de haber hecho mal, aunque nada sabe del Decálogo. ¿Por qué? Simplemente porque el Creador ha grabado en lo más íntimo de su ser los mandamientos que dicen: No matarás, no codiciarás. Son preceptos morales que los conoce por la luz de la conciencia sin que nadie se los haya enseñado. Pero jamás la paz de un salvaje ha sido perturbada por no guardar el sábado. Este asunto no ocasiona conflictos de conciencia sino entre judíos y sabatistas. De ahí se deduce que la ley sabática no es de carácter moral, sino religioso y ceremonial”.

En la página 47, dice Varetto: “Una larga experiencia ha venido a demostrarme que la abolición de la ley es el punto que más debemos conocer si queremos luchar eficazmente contra las especulaciones de los enemigos de la doctrina de la gracia. Este terreno no lo debemos abandonar bajo ningún concepto, pues el éxito final de la discusión estará siempre relacionado con la fuerza desplegada al exponer esta consoladora doctrina. Todo depende de este punto. Allí debe empezar y allí debe terminar. Salir a otro campo es sólo perder el tiempo. Si la ley está en vigencia, los adventistas tienen razón; en cambio, si como sostenemos, el decálogo no forma parte del Nuevo Pacto, los adventistas están vencidos en toda línea. Aparecen como enemigos de la cruz de Cristo y cae sobre ellos el anatema pronunciado sobre los que causan trastornos contra la sana doctrina”.

Estoy plenamente identificado con esta opinión de Varetto y considero que todo aquel que no lo esté, no puede ni debe combatir a los adventistas por el hecho de que guarden el sábado ó no quieran comer determinadas clases de carne. Ahora bien, si es una cuestión de vida ó muerte el sostenerse en el punto que Varetto señala, no menos importante es que para sostenernos allí, empleemos los mismos argumentos que Pablo empleó, en su tiempo, contra los judaizantes. La epístola a los Gálatas, desde el principio al fin, es el razonamiento encaminado a dilucidar y aclarar el principio, la finalidad y el alcance de la ley y su relación con la gracia. Después de Gálatas está Romanos, donde el asunto de la ley y la gracia son tratados ampliamente.

Vamos a entrar ahora en el corazón del argumento. Dios hizo un pacto con Abrahám y el pacto comprendía UNA promesa. ¿Cuál era ésta? Que en la simiente de Abrahám serían benditas (dichosas, felices) todas las naciones de la tierra. ¿Y cómo recibirían esa bendición, por la fe ó por las obras? La respuesta que da Pablo es que sería por la fe. ¿A qué simiente se refería la promesa de Dios?: A CRISTO (Gálatas 3:16) “Y a tu simiente la cual es Cristo”. El estudiante de la Palabra de Dios debe tener en cuenta que ésta era una promesa hecha por Dios, y basada en la soberanía de su infinita misericordia; no había mediador alguno aquí, porque la promesa no encerraba ninguna condición a la cual ambas partes debían sentirse obligados a cumplir. Aquí Dios promete y el hombre, miserable e indigno recibe. Dios le promete bendecirlo en Cristo, y es Dios quien lo promete y quien lo hará.

Pero ahora dice Pablo, y lo basa en el Antiguo Testamento, que 430 años después de esta promesa dada por Dios a Abrahám, Dios dio el pacto de la ley. (Gálatas 3:17). Pero este pacto no descansaba en la gracia soberana de Dios, sino que había aquí dos partes, y dos partes que estaban en desacuerdo, por lo cual fue necesario UN MEDIADOR (un árbitro), (Gálatas 3:19-29) que fue Moisés.

Este pacto estaba condicionado: Dios lo proponía con las bendiciones y maldiciones inherentes y el pueblo se comprometía a cumplirlo, como bien dice Carroll: “Cada día, cada semana, cada mes, cada año y así repetidas veces”. ¿Cuál fue el resultado? Que Dios cumplió con su parte, pero el pueblo no. El pueblo violó y traspasó el pacto de la ley porque no cumplió con su parte. De esta manera demuestra Pablo en su razonamiento lo frágil del pacto de la ley y lo indisoluble del pacto de la gracia, donde propiamente no había sino una parte, “que era Dios quien por gracia promete libremente”.

Y ahora viene esta muy lógica pregunta de Pablo: ¿De qué, pues, sirve la ley? O en otras palabras: ¿Cuál fue entonces el propósito de Dios al dar la ley? ¿Qué relación guardaba el pacto de la ley con el pacto de la gracia? He aquí el quid de la cuestión. Pero el mismo Pablo responde a esto: La ley fue puesta 430 años después de hechas las promesas, “por causa de las rebeliones”. ¿Con carácter temporal ó eterno? Con carácter puramente temporal. ¿Hasta cuando? “Hasta que viniese la simiente” en quien descansaba la promesa. ¿Quién era esta simiente? Cristo.

Luego, la ley tuvo su principio, y fue 430 años después de las promesas hechas a Abrahám, y en los propósitos de Dios estaba que no sería con carácter permanente sino “hasta que Cristo viniese”. Y la causa que motivó que Dios diese el pacto de la ley, fueron las continuas rebeliones del pueblo de Israel. Y aquí hay otro contraste digno de mención. La promesa dada a Abrahám, incluía una bendición para todas las naciones de la tierra. “Mientras que la ley aunque era con las simientes de Abrahám, según la carne, no tenía que ver sino con una nación”. (palabras de Carroll).

Y aquí cito nuevamente a Carroll en su comentario acerca de los Gálatas, que considero inmejorable, el cual dice así: “El pacto de la ley fue temporal; no había de durar, como dice el texto, sino hasta que viniese la semiente prometida. Fue transitorio”. El pacto de la ley, por ser inferior (al de la gracia), fue dado por la disposición de ángeles. (4) Fue subsidiario. Ya que uso la palabra subsidiario, mostraré lo que quiero decir. Nuestro texto dice que el pacto de la ley, 430 años después de la promesa, fue añadido. ¿Qué significa añadido? Pues que fue añadido a “algo” que existía antes. ¿Qué fue lo que antes existió? El pacto de la gracia y la promesa del pacto. El pacto de la ley no vino para anular lo que le precedió, sino que vino para serle subsidiario”, para servir de ayuda, de siervo.

Comentando el mismo versículo (Gálatas 3:19) dice el doctor E. Lund; “Fue puesto por causa de las rebeliones: Mejor, “fue añadido por causa de las transgresiones”. ¿Añadido a qué? Como un apéndice temporal al pacto de la gracia establecido (antes) con Abrahám”. “El objeto de la ley no es el de prevenir el pecado, sino el de descubrir el pecado”. El objeto de la ley es condenar y no el de dar vida. “Si la ley dada pudiera vivificar, la justicia sería verdaderamente por la ley”. Pero la ley no podía dar vida. La ley entonces fue como un paréntesis, en el tiempo entre Abrahám y Cristo. Su verdadera misión fue y es convencer al hombre (5) de que es pecador y que impotente para salvarse por sí. Por eso afirma Pablo: “Antes que viniese la fe, estábamos guardados bajo la ley, encerrados”. (6) Y en Romanos 7:6, dice: “Estábamos detenidos”. Así que la verdadera misión de la ley fue y es convencer al hombre de sus pecados, de la imposibilidad en que se halla de salvarse a sí mismo y guiarlo a Cristo. En cuanto a los creyentes del Antiguo Testamento “ellos eran justificados a base de observar la ley de TIPOS previstos por “la ley” hasta que Cristo viniese”.

“De manera que la ley fue nuestro ayo (7) para llevarnos a Cristo, para que fuésemos justificados por la fe. Mas, venida ya la fe ya no estamos bajo ayo” (Gálatas 3:24,25).

Lector, fíjate bien en esta conclusión: “La ley fue nuestro ayo para llevarnos a Cristo”. La figura está tomada de la costumbre griega. Dice el Dr. Lund: “El ayo, entre los griegos, era el encargado de los menores; un criado u otro de experiencia, llamado paidagogos, de paidos (niños) y gogos (conductor, guiador): Uno que siempre tenía los niños a la vista, vigilándolos, sujetándolos a disciplina y llevándolos a la escuela, donde se los entregaba al maestro”. Pero cuando el niño llegaba al colegio pasaba de la autoridad del ayo a la del maestro, es decir, quedaba sujeto al maestro. La ley fue mi ayo, que me convenció de mis pecados, me guió a Cristo y ahora no estoy bajo la ley, sino bajo la autoridad y gracia de Cristo”.

“La ley fue nuestro ayo para llevarnos a Cristo” y allí terminó la misión a ella encomendada, nada más puede hacer, nada más se le demanda a aquellos que están en Cristo,”Ya no estamos bajo el ayo”. ¿Quiéres algo más claro que esto? Pocas cosas hay en la Escritura más claramente determinadas. “Al venir el objeto de la fe (Cristo), los herederos de la fe, ya no están bajo la ley. No estamos bajo el ayo”. En muchas partes Pablo arguye contra cualquier recaída en el judaísmo. Todo el libro de Hebreos está escrito sobre este asunto. Carroll.

“Un anciano predicador dijo una vez que enviaba a Moisés a traer el pecador, y que cuando Moisés lo hubiese derribado una vez ó dos, estaría pronto para aceptar a Cristo como Salvador”.

Resumiendo el pasaje de Gálatas 3:19-25, diremos:

1. La ley era para antes que viniese la fe y por tanto de carácter temporal.

2. La misión de la ley fue convencer, encerrar bajo convicción de pecado a todos, con el propósito de salvarnos por la fe en Cristo.

3. Que la ley fue para llevarnos a Cristo, pero una vez en Cristo, nada tenemos que ver con la ley.

Con esto concuerdan las palabras de Pablo dadas en Romanos 10:4: “Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree”. Esto como quiera que se mire, dice que la ley termina en Cristo. ¿Dónde termina la ley de Moisés? En Cristo. ¿Qué fin persigue la ley de Moisés? Llevarnos a Cristo, para que creyendo en él seamos justificados. No hoy otra interpretación posible a este pasaje terminante. Léase en conexión con Gálatas 3:19, 24-25, Lucas 16:16 y Mateo 17:1-8.

“CRISTO ES EL FIN DE LA LEY”

Comentando estas palabras dice Varetto: La palabra griega “telos”, en castellano “fin”, tiene en ambos idiomas un sentido doble. Así cuando decimos: el fin que me propongo es bueno, la palabra fin significa “objeto”. Si decimos el fin del mundo, la palabra en este caso significa “término ó conclusión”.

“Comentadores de la talla de San Agustín, Lutero, Meyer, De Wtte, Godet y tantos otros, dan a la palabra, en este caso, no el sentido de “objeto”, sino el de “termino y conclusión”, pues el tema que San Pablo está desarrollando obliga al interprete serio a darle esa significación”. Robinson en su diccionario de griego, dice: “Con Cristo el poder de la ley llegó a su fin”. Juan de Valdés, comentador español del siglo XVI dice: “La ley feneció con Cristo. Si la ley viviera con Cristo, fuera necesario para la salvación, que con la fe estuviera el cumplimiento de la ley (exactamente el punto de vista de los judaizantes y de los adventistas) mas siendo muerta la ley, basta la fe para la justificación, y basta la justificación para la salvación. De manera que sea lo mismo decir el fin de la ley es Cristo, que decir: el fin del hombre es la muerte”.

Ahora volvamos a Gálatas 2:19. Dice allí Pablo: “Porque yo por la ley soy muerto a la ley, para vivir a Dios”. Y “con Cristo estoy juntamente crucificado”.

Hablando un día con un adventista, le cité este pasaje y le dije: ¿Está usted muerto con Cristo ó no? No quería decir nada en concreto, pero le exigí una respuesta y al fin me dijo: “Si, estoy muerto”. Entonces le dije. Si yo tengo un pistola y hago una descarga y mato a un hombre, ¿qué me hace la ley? “La ley lo castiga y según ella usted debe sufrir el castigo”. Muy bien, le dije, pero supongamos que hago la descarga, mato a un hombre, me doy cuenta de lo que me espera y seguidamente vuelvo el arma contra mí, me doy un balazo y me mato. ¿Qué me hace la ley? El hombre no pudo contestar ni tampoco esquivar la fuerza del argumento, basado en la Palabra de Dios.

El razonamiento de Pablo en Romanos 7 es como sigue: “Y hallé que el mandamiento intimado para vida, para mi era mortal: Porque el pecado tomando ocasión, me engañó por el mandamiento, y por el me mato. ¿Por qué fue que el mandamiento que era para vida, vino precisamente, a convertirse en lo contrario para Pablo, en instrumento de muerte? ¡Ah!, el mandamiento era santo y bueno, pero “Pablo era carnal vendido a sujeción del pecado”. Y lo que era dado para vida, vino a obrar la muerte, porque el hombre no lo podía obedecer, aunque quisiera y esto nos lleva otra vez a la misión de la ley, la cual no era salvar, sino lo contrario, descubrir el pecado. “La ley empero entró” ¿Para qué?, ¿para hacer santos a los hombres?, al contrario. “La ley entró para que el pecado creciese”. (Romanos 5:20). Y dice Pablo que “la ley obra ira”. Así que el hombre bajo la ley estaba siempre contemplando la ira que la ley quebrantada atraía sobre su cabeza; los truenos del Sinaí, jamás se dejaban de oír, y el hombre bajo la tutela de aquella ley de fuego era un pobre y miserable esclavo, que no podía gozar de paz de conciencia siempre que creyese en la veracidad de la ley. Por eso Pablo pudo decir: “El pecado no se enseñoreará de vosotros”. ¿Por qué? Porque “no estáis bajo la ley sino bajo la gracia”.

La ley obra ira y obra muerte, pero la gracia perdona, liberta y ayuda, y esto es muy importante que sea bien comprendido. La ley es como un amo déspota y sin misericordia. Aquellas tablas de piedra del Sinaí, no tenían corazón, no tenían lágrimas para verterlas por el pobre pecador perdido y extraviado, no tenían misericordia del caído, no tenían brazos para tenderlos y levantar del fango al pecador; no tenían poder para ayudarle al hombre a vencer la tentación, pero la gracia tiene todo cuanto el hombre necesita para acercarse a Dios y para amarlo. Y lo que digo en cuanto a la ley, no mengua la misericordia de Dios, al contrario, la ayuda y la enaltece, porque Dios no dio la ley para manifestar por ella su amor. La ley manifiesta la santidad de Dios y su odio, hablando en lenguaje humano, al pecado. Dios, mediante la ley, hace que el hombre se humille y reconozca sus pecados, como el Publicano, para que entonces se pueda manifestar el imperio de su amor misericordioso. La ley abate, la gracia ensalza. Pero nos hemos apartado de nuestro asunto.

Volviendo a él decimos: “Yo por la ley soy muerto a la ley” y “con Cristo estoy juntamente crucificado”. Comentando estas palabras dice G. H. Lacy, lo que sigue: “En el caso de Pablo y de todos los cristianos esta sentencia fue cumplida en Cristo cuando él murió. Pablo por la fe se unió a Cristo en esta muerte y así murió por la condenación de la ley y satisfizo todas sus demandas”.

“La ley no puede exigir ninguna cosa más allá de la muerte. De esta manera Pablo cumplió la ley en la muerte de Cristo y salió de su servidumbre en unión de Cristo. En su resurrección espiritual con Cristo se presentó vivo y justificado delante de Dios, como hijo suyo sin el peligro de volver a ser condenado. La ley condena y exige muerte. Por lo tanto el que muere cumple la ley, y en su cumplimiento alcanza la libertad de ella. Pablo murió en Cristo y así logró la libertad de la ley. También en Cristo resucitó, y así él vive para con Dios”.

Teniendo bien en cuenta esta doctrina de que el creyente, mediante la fe, está muerto con Cristo, (Gal. 6:14) porque Cristo murió por todos y así como en Adán, todos hemos pecado, así mismo en Cristo estaba representada la raza humana íntegra, aunque los beneficios de la muerte vicaria de Cristo los recibe sólo el que tiene fe.

Ahora bien, teniendo en cuenta que el creyente está muerto con Cristo veamos otro pasaje importante de las cartas de Pablo (Romanos 7:1-6). Dice el Apóstol: “¿Ignoráis, hermanos, (porque hablo con los que saben la ley) que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive”? Ahora Pablo pasa a ilustrarlo tomando como ejemplo el matrimonio. “Porque la mujer que está sujeta a marido, mientras el marido vive está obligada a la ley; más si su marido muriese, es libre de la ley; de tal manera que no será adultera si fuere de otro marido”. Ahora viene la aplicación que Pablo da a su argumento, y ésta es que así como por la muerte del marido la mujer quedó libre de la ley, ¡”así también vosotros, hermanos míos, estáis muertos a la ley por el cuerpo de Cristo”!.

Por la muerte del marido la mujer queda libre de la ley del matrimonio y por la muerte de Cristo en la cruz, el hombre de fe en Cristo queda muerto a la ley, por “con Cristo estoy juntamente crucificado” y ahora “vive Cristo en mí”. Por eso Pablo dice: “Mas ahora estamos libres de la ley, habiendo muerto a aquella en la cual estábamos detenidos”.

Querido lector, si no has comprendido bien estas líneas, vuelve a leer Romanos, capítulo 7 y hazlo tantas veces como necesites hasta que puedas gozarte en esta bendita verdad, de que si has sido crucificado con Cristo, estás libre, libre completamente de la ley, porque has pasado a ser de “otro”. ¿De quién?, del que resucitó de los muertos”.

Con pena vemos a veces que dentro del campo evangélico hay confusión en estos asuntos y muchas dudas al considerar la ley, siendo, sin embargo, un asunto tan claro que está abolida para el cristiano, porque éste está muerto para la ley a todos sus efectos. “¿Estamos libres de la ley?” ¿Es verdad ó es mentira? “Estamos libres de la ley”. Está escrito en Romanos 7:6. Los adventistas cuando les parece, dicen: “Aquí está hablando de la ley moral”, y cuando es al revés dicen: “Aquí es la ley ceremonial”. Vuelvo a decir que espero que se señale el primer versículo donde tal diferencia sea hecha en la palabra de Dios.

Estamos muy acostumbrados a oír y a leer ambos términos: “Ley moral y ley ceremonial”, pero cuando en la Biblia se habla de “la ley” tenemos que ser lógicos, honrados y consecuentes; la ley se entiende, en sentido limitado todo cuanto Dios ordenó a Moisés en el monte Sinaí, de lo cual las dos tablas de piedra eran su cetro y a manera de resumen, y la finalidad de las tablas era que ellas daban testimonio de que las leyes que ellos tenían habían sido dadas por Dios. ¿No se les llama precisamente así, las tablas del testimonio? (Véase Éxodo 31:18, 32:29)

¿Qué quiere decir las tablas del testimonio? (Véase Génesis 21:30 y Josué 22:26-27). Testimonio es algo o alguien que habla a favor de… ¿Qué testimonio daban aquellas dos tablas de piedra escritas por Dios y colocadas en el tabernáculo del testimonio? Ellas hablaban al pueblo de que aquella ley que ellos tenían, había sido dada por el mismo Dios y la prueba de que era así, eran las mismas tablas. Por esa razón se llaman también “Tablas del pacto” (Deuteronomio 9:9). Era que Dios y el pueblo de Israel habían hecho un pacto, del cual Moisés era el mediador, y el pueblo de Israel dijo que haría todo cuanto Jehová había mandado, y como algo que les hablaba a los ojos, tenían las dos tablas.

En un sentido más amplio, y el más empleado en todo la Biblia, el término “ley” comprende los cinco libros de Moisés; y en unos cuantos versículos del Nuevo Testamento el término ley comprende todo el Antiguo Testamento como ya hemos visto anteriormente. Hecha esta advertencia, creemos que Pablo usó el término ley en Romanos, cap. 7, en el sentido de referirse a todo lo que Moisés escribió, sin que estuviese pensando en una sección particular de la ley. Pero en todo caso, el adventista tiene que admitir que lo que él llama ley moral, está incluido en la ley de la cual Pablo viene hablando y de la que dice que estamos libres. Sí, ¡libres! ¿Cómo lo sé? Pues porque Pablo, después de hablar de la ley en general, nos da una cita de la ley es precisamente del llamado “Decálogo”, y corresponde precisamente al último mandamiento: “No codiciarás” (Romanos 7:7). Así que está bien claro que la ley a la que Pablo hace referencia, incluye el decálogo y dice que estamos libres de ella.

En Gálatas 4:4, dice: “Dios envió a su Hijo, hecho de mujer, hecho súbdito a la ley”. ¿De qué ley fue hecho súbdito Cristo? ¿No es lógico admitir que Cristo fue hecho súbdito de toda la ley? Con esto están de acuerdo todos los comentadores que he consultado. ¿Para qué se hizo Cristo súbdito a la ley? La respuesta viene en el verso cinco del pasaje citado: “Para redimir a los que estaban debajo de tal ley”. (8) ¿Debajo de qué ley? De la ley ritual, dice el adventista. Pero, ¿por qué le hemos de dar al término ley un alcance general en el verso cuatro y limitado en el cinco, cuando ambos presentan las mismas características? Hacer otra cosa implicaría una interpretación caprichosa. El término ley tiene el mismo sentido en ambos versículos. Cristo fue obediente y cumplió la ley, pero toda la ley, y él se hizo súbdito a la ley para redimirnos, librarnos de la ley, de toda la ley.

Dice Lacy, comentando este versículo, “al judío de la ley de Moisés y al gentil de la ley escrita en sus conciencias”. (Romanos 2:14). Por esto es que Pablo pudo escribir que él ya no estaba sujeto a la ley (1ª Corintios 9:20). Quiere decir a la ley del Sinaí, pues ahora tenía algo mejor, “la ley de Cristo”.

Vamos ahora a hacer referencia a otro pasaje, uno de los más claros en este sentido; me refiero a 2ª Corintios 3:3-13, donde nos dice que la ley abolida incluye el decálogo y que en este pasaje se tomó el decálogo como resumen representativo de toda la ley, lo cual está de acuerdo con el criterio que vengo sosteniendo, que toda la ley es una ampliación del “decálogo”.

En el verso tres, del pasaje anteriormente citado, tenemos un contraste entre las “tablas de piedra” del Sinaí y los corazones de los hombres, donde la ley de Cristo es ahora grabada. En el verso seis y siguientes, leemos: “El cual asimismo nos hizo ministros suficientes de un nuevo pacto. No de la letra, más del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica. Y si el ministerio de muerte en la letra grabado en piedras, fue con gloria… ¿Cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justicia… Porque si lo que perece tuvo gloria, mucho más será en gloria lo que permanece… para que los hijos de Israel no pusiesen los ojos en el fin de lo que había de ser abolido”. ¿Qué les parece?.

Tengo a la vista un folleto adventista que un amigo me acaba de entregar, titulado: “Diferencia entre la ley Moral y la ley Ceremonial”. Después de leerlo encuentro que no solo no tengo que revisar mis estudios, porque no tienen un solo argumento bíblico que pruebe lo que afirman y dicen creer. Sus mayores argumentos los sacan de una falsa interpretación que dan a ciertos pasajes de los sermones de Juan Wesley. De todas maneras no nos responsabilizamos de ideas particulares. Pero en la página 11 del folleto afirman que la ley de Dios “es eterna”. Veamos el pasaje que estamos tratando para ver si es así. Dejamos sentado que se habla de las tablas de piedra, de esas tablas que tanto cacarean los adventistas que fueron escritas con el “dedo de Dios”, y que no les decimos lo contrario. “Y si el ministerio de muerte en letras grabado en piedras”. Que esto se refiere a las dos tablas de la ley nadie lo puede negar. Solo los diez mandamientos fueron escritos en piedra. El lector comprenderá cómo para la mente de Pablo todo el ministerio de la ley estaba justamente representado en las dos tablas del pacto de la ley escritas por Dios.

¿Cómo le llama Pablo al ministerio de la ley?, “Ministerio de muerte”. “Ministerio de condenación”. ¿Qué había de pasar con este ministerio de muerte y condenación? Había de perecer (verso 11). Había de ser abolido (verso 13). ¿Qué había de ocupar el lugar de ésta ley? “El ministerio del espíritu” y “El ministerio de justicia”.

El adventista que pretende eternizar los mandamientos de las dos tablas de piedra, ¿tiene en cuenta este pasaje? Evidentemente que no, porque aquí se afirma que aquello era temporal, que había de ser “abolido”. Encontramos que los adventistas siguen predicando un “ministerio de muerte y condenación”. A ellos “hasta el día de hoy les queda el mismo velo no descubierto en la lectura del Antiguo Testamento, el cual por Cristo es quitado” (2ª Cor. 3:14).

Dice el comentarista Massie: “La gloria física y decadente en el rostro de Moisés, el ministro, es símbolo de la gloria moral de la dispensación antigua… que fracasó en la transformación de los hombres a ella misma, mientras la gloria permanente de la nueva dispensación transforma a los hombres de gloria en gloria, como por el Espíritu del Señor”.

Y el comentarista A. B. Rudd, dice: “La gloria que iluminaba el rostro de Moisés en esta ocasión, iba desvaneciéndose, indicación de que el ministerio que él representaba no había de ser permanente. No así Pablo; tiene él en contraste con Moisés, la seguridad de que su ministerio era permanente, que la gloria del nuevo pacto jamás se acabaría”. Los que no puedan ver la abolición de toda la ley en este pasaje, como dice Varetto, harán bien en procurar despojarse del velo que se lo oculta.

Un pasaje más y daremos fin a este extenso capítulo. Gálatas 4:21-31. La famosa alegoría de Pablo: “Abrahám tuvo dos hijos, uno de la sierva y otro de la libre”. Uno nació según la carne y otro de la promesa. Pero estas dos mujeres representan dos pactos, el de la promesa, el hijo de la libre, y el de la servidumbre, el hijo de la esclava.

La esclava Agar, simbolizaba la ley del Sinaí. “El pacto de obras, de muerte y condenación con su centro en los diez mandamientos, el que quedó cumplido en la obra expiatoria de Cristo por el cual abrió las puertas de la libertad”. Lacy.

Tu no puedes ser hijo de Sara e hijo de Agar; no puedes ser Isaac e Ismael. Tiene que ser uno ú otro, pero uno solo. No puedes tener un pie en Sinaí y otro en el Calvario. ¿Qué eres? ¿Libre o esclavo?

Creo haber demostrado que la ley está abrogada para el creyente que ha confiado en Cristo y que ha sido regenerado por el Espíritu Santo. Pero al decir que la ley está abrogada quizá no he dicho toda la verdad; porque la verdad es que Cristo, como representante de toda la raza humana cumplió la ley, toda la ley. La ley pedía la muerte de toda criatura y Cristo murió (9), el Justo por los injustos. Cristo al someterse como sustituto a las justas demandas de la ley, vindicó esta y de hecho, por medio de la muerte coloca a los que en él creen, completamente fuera de la jurisdicción de la ley. Por eso dice el Dr. Lund, en su comentario acerca de Gálatas, página 115, lo siguiente: “La ley de Moisés fue cumplida y abolida”.

Ahora bien, el que no sea convertido, regenerado, no puede afirmar ni atenerse a esto. Si es judío sigue bajo los truenos del Sinaí y si no lo es, está bajo las acusaciones de la ley escrita en su conciencia.

Solamente el que ha muerto al pecado y vive en Cristo, es el que está completamente libre de la ley. Al inconverso yo seré el primero en señalarle la ley para mostrarle que está perdido; pero lo que yo no haré es decirle al convertido, guíate por la ley y guarda los mandamientos. Para el convertido la ley está muerta y él muerto para ella, en la muerte de Cristo en la cruz. (Romanos 7:6).
————————————————————————-

(4) O de “enviados”, “mensajeros”, porque esta acepción es también es también posible en la traducción de “angelos” .

(5) … al ciudadano del pueblo elegido, de Israel, de la simiente de Abrahám, como una ayuda añadida para ellos, por la misericordia y amor de Dios a Abrahám, a Isaac y a Jacob, ayudando y bendiciendo de una forma especial a su descendencia en la carne, de la cual vendría el Cristo. El resto de la humanidad tenía los mismos principios y valores morales en su conciencia, pero no tuvo la ayuda de la ley, que se estableció en el pacto de Sinaí, para que se diesen cuenta de una forma más ostentosa de su pecado, como una ayuda adicional, al ser enfrentado a la norma de la justicia y la verdad . Esta bendición nacional pretendía no sólo el establecimiento de un gobierno teocrático, y las promesas de bendiciones y prosperidades terrenales como nación, sino que a su tiempo reconociesen al Salvador, prometido en el pacto de la gracia hecho 430 años antes. De la misma manera, la simbología de la revelación del pacto de Sinaí y la revelación hecha a través de los profetas proporcionarían las claves para distinguir al Cristo cuando a su tiempo se manifestase.

Las palabras de Jesús, “Escudriñad las Escrituras, porque … ellas dan testimonio de mí” (Jn. 5:39).

Pablo argumenta en Romanos de la gran bendición de ser descendiente de Abrahám en la carne. ¿Qué pues tiene más el judío? ¿O de qué aprovecha – pertenecer al pueblo de – la circuncisión? Mucho en todas maneras. Lo primero – sobre todo – que la palabra de Dios (la ley, los profetas, la historia y los escritos) le ha sido confiada. (Rom. 3: 1,2).

(6) ¿Quiénes estaban encerrados? Los judíos, la descendencia de Abrahám según la carne.

(7) Cuando Pablo menciona “nuestro ayo”, se refiere al pueblo de Israel, del que en la carne, él como judío era parte integrante. Y cuando los gentiles recibimos con gozo y nos apropiamos de las Sagradas Escrituras del Antiguo Testamento que habían sido confiadas a Israel, tenemos que saber que toda su meditación, análisis, lectura y exégesis está orientada a revelar a Cristo. Verlas de otra manera es perderse y salirse de la perspectiva del plan Divino.

(8) Para redimir de una forma clara, rotunda y simbólica también al Pueblo de Israel, que tenía un “ayo” particular por especial privilegio de Dios. Para redimir a la humanidad sería suficiente el sacrificio expiatorio de Jesucristo en la cruz, pero para poder salvar a los que tenían el pacto de la ley, este mismo mediador tenía que cumplir perfectamente todas las cláusulas y ser súbdito del pacto particular suscrito entre Dios y el pueblo de Israel bajo el arbitraje de Moisés.

(9) Pero antes de morir cumplió toda la ley, tanto de la conciencia como la que de forma expresa la ley de Moisés establecía en todos sus puntos como ayo particular para el Pueblo de Israel, resultando así, santo, sin mancha, y perfecto en toda condición y exigencia, porque únicamente alguien que fuese declarado inocente y justo por la ley podía estar facultado para ser la ofrenda por el pecado, y recibir el acstigo en sustitución por aquellos a los que la ley condena.

Lic. Wolfgang Streich

Asunción – Paraguay
Tel: (0981) 480 779
      (0971) 316 800

http://wolfgangstreich.blogspot.com/
http://panoramaevangelicoparaguay.blogspot.com/
http://py.globedia.com/perfil/wolfgang-streich/

wsparaguay@gmail.com
wolfi30@hotmail.com

“Tres cosas no vuelven para atrás: Una flecha lanzada, una palabra pronunciada y una oportunidad perdida”

EL “SANTO” ROSARIO

Rezo de la Iglesia Católica en que se conmemoran los 15 misterios de la Virgen Santísima. Según la tradición, la Virgen María entregó el Rosario a Santo Domingo de Guzmán como arma espiritual contra la herejía de los albigenses, que a la sazón causaba estragos en Europa. Otra tradición piadosa afirma que el rezo del Rosario ayudó a obtener la victoria de Lepanto, en el año 1571. San Pío V le dio gran impulso en los años posteriores y los papas modernos, a partir de León XIII, lo recomiendan insistentemente y estimulan el desarrollo de iniciativas como la “Cruzada del Rosario en familia”.

En esencia, el Rosario es la meditación de los quince misterios, gozosos, dolorosos y gloriosos de la vida de Jesús y de María, divididos en tres grupos de cinco misterios, que corresponden a diversos días de la semana. Los misterios gozosos, relativos a la infancia de Jesús, se rezan los días lunes y jueves; los dolorosos que recuerdan la Pasión, corresponden a los martes y viernes; los gloriosos, relativos a la vida celestial de Jesús y María, a los miércoles, sábados y domingos. A cada misterio corresponde el rezo de un padrenuestro, diez avemarías y un gloriapatri. Cada serie de cinco misterios se cierra con la Salve o Salutación Angélica y las Letanías de la Virgen. Para facilitar el rezo del Rosario, que combina las características de la oración vocal y mental se hace uso de una sarta de cuentas separadas de diez en diez por otras de distinto tamaño, y terminada en una cruz.

El nombre de rosario alude a guirnalda o corona de rosas. Se ha emitido la hipótesis de que se trata de una transcripción del sánscrito Japamala, que significa tanto guirnalda de rosas, como guirnalda de oraciones, ya que en la India existía este tipo de oraciones litánicas mucho antes que en occidente. Los orígenes del Rosario mariano son oscuros; parece ser que en el siglo XII, en los monasterios cistercienses se introdujo la costumbre de que los monjes legos que no sabían leer los Salmos (150) del oficio divino recitaran 150 avemarías; por eso se le llamó salterio laico. En el siglo XIII la devoción a la virgen recibió gran incremento por la influencia de las órdenes mendicantes. Éstas y en especial los dominicos, propagaron la formula de repetición de avemarías en número variable. 

Parece ser que Santo Domingo de Guzmán (1170-1221) fue el gran apóstol de esta devoción, aunque no pueda atribuírsele su invención. La división en misterios y decenas parece datar del siglo siguiente. En el siglo XV fue aumentándose arbitrariamente el número de los misterios (50, 150, 165, y hasta 200); finalmente quedaron reducidos a quince y el número de avemarías a 150; tal fue el Rosario que propagaron especialmente dominicos y jesuitas, sobre todo después del pontificado de Pío V, y quedó fijado de la forma en que actualmente se recita. Del mismo siglo XV data otra forma de Rosario, vigente en la orden franciscana, llamada “Corona de la Virgen”, que consta de siete decenas.

El Rosario no es un instrumento de origen cristiano sino pagano. Mucho antes de que existiera una Iglesia Católica, el rosario era ya usado comúnmente en casi toda nación pagana.

Se encontró un medallón en Citium (Chipre) que había sido colonizado por los fenicios, el cual tiene un círculo de cuentas que se asemejan al rosario. Este rosario fue usado en el culto a Astarté, la diosa madre, cerca de 800 años antes de Cristo. Este mismo rosario se puede ver en muchas de las monedas encontradas que se usaban en Fenicia.

Los brahmas han usado desde hace mucho tiempo rosarios con cientos de canicas. Los adoradores de Vishnu dan a sus hijos rosarios de 108 canicas. Un rosario similar es usado por millones de budistas en la India y en el Tíbet. Los musulmanes oran constantemente por los noventa y nueve nombres de Alá con su rosario Tasbih de 99 canicas. Los adoradores a Siva tienen un rosario con el cual repiten, si es posible, todos los mil ocho nombres de su dios.

Cuando los misioneros católicos visitaron la India, Japón y México por primera vez, sitios éstos en los cuales el nombre de YHWH jamás se había escuchado, ¡se sorprendieron al encontrar rosarios usados por los paganos! Los adoradores del demonio en el Tíbet y China usan rosarios para sus rituales. Los rosarios son nombrados frecuentemente en los libros sagrados de los hindúes. El rosario era usado en la Grecia asiática y tal es el objeto con canicas visto en las estatuas de la diosa Diana. Escritos de dos y tres siglos antes de Cristo mencionan el uso del rosario dentro de varias religiones paganas. Aparece en una escultura de Nínive nueve siglos antes de Cristo, y por eso lo usaba el rey Malabar, según Marco Polo. Y no solamente estaba el rosario en evidencia en todos estos países y dentro de todas esta religiones que hemos mencionado, sino también era usado en los días del paganismo en Roma, en donde las mujeres se adornaban el cuello, no solamente por razones ornamentarias, sino como recordatorio de oración en sus religiones paganas. La palabra “collar”, Monile, significa “recordatorio”; es decir, medio para recordar.

Nadie puede negar el hecho de que el instrumento del rosario era usado en la época pre-cristiana y por religiones no cristianas. Incluso la misma Enciclopedia Católica, dice: “En casi todos los países nos encontramos con algo similar al rosario para contar las oraciones”.

De todas maneras, ni Yashua, ni los apóstoles enseñaron nunca a orar empleando algún instrumento u objeto para contar las oraciones. El memorizar oraciones y luego repetirlas una y otra vez mientras que contamos las canicas, realmente se convierte en un ejercicio de memoria en vez de una expresión espontánea del corazón. Considerando que su uso no tiene base bíblica y que su origen proviene de tribus aborígenes paganas, el rosario no es más que otro ejemplo de cómo el paganismo fue mezclado con la religión católica.

La oración más frecuentemente repetida y la principal del rosario, es el “Avemaría”, que se dice de la siguiente forma: “Dios te salve, María; llena eres de gracia, el Señor es contigo; béndita tu eres entre todas la mujeres, y bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”.

Recitar el Rosario completo ocupa 15 minutos. Requiere la repetición del Ave María 53 veces, del Padrenuestro 6 veces, 5 misterios, 5 meditaciones de los misterios, 5 glorias y una repetición del llamado “Credo de los Apóstoles”. Bien, notemos en dónde está puesto el énfasis. ¿Cuál es la que se repite más frecuentemente? La oración a María. El caso es que el avemaría se repite 9 veces más que el padrenuestro. Pero preguntamos, ¿es más importante o efectiva una oración compuesta por hombres y dirigida a María 9 veces, que una oración enseñada por Yashua y dirigida a YHWH mismo? Tal énfasis en la “madre” indica claramente la mezcla del paganismo en el sistema de Roma.

El repetir una oración una y otra vez es indicado en la Biblia como una práctica del paganismo. Por ejemplo, oraciones repetidas se ofrecían a Diana en conexión con su culto en Efeso. Estas oraciones consistían de una corta frase religiosa, repetida una y otra vez; tal como podemos ver en Hech. 19: 34. En este pasaje, los idólatras de la diosa- madre “…todos gritaron por casi dos horas: grande es Diana de los Efesios”. Todos gritaban esto una y otra vez, y al igual que estos adoradores de Diana, usaban frases repetidas en su culto, asímismo hoy en día, la misma clase de oración no bíblica continúa en la Iglesia Católica aplicada a María.

Pero Jesucristo se oponían radicalmente a la práctica de repetir oraciones una y otra vez y así lo expresó: “Y cuando ores -dijo-, no uses vanas repeticiones como lo hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que han de ser oídos por uso de muchas palabras. No os hagais, pues, semejantes a ellos porque vuestro Padre sabe de que cosas teneis necesidad antes que vosotros pidáis” (Mt. 6: 7-13). En este pasaje nuestro Señor, en términos claros, nos pide no orar repitiendo la misma oración una y otra vez. Jesús declaró enfáticamente que esto era ritualista. Debemos creerle y obedecerle a El.

De todas las oraciones del rosario, la única que es directamente de la Biblia, es el “Padrenuestro”. Pero aún esta oración no debe repetirse una y otra vez, pues es a continuación de habernos dicho que no usáramos repeticiones y muchas palabras como lo hacen los paganos, que dice en el siguiente versículo: “De esta manera debeis orar: Padre nuestro que estás en los cielos…”. Y les dio a los apóstoles esta breve oración como ejemplo. En el mismo párrafo en que les indicó no repetir palabras en vano, el Yashua dio esta oración como algo opuesto al tipo de oraciones de los paganos; sin embargo, en desobediencia directa de las Escrituras, los católicos son enseñados a repetir esta preciosa oración una y otra vez en lugar de imitarla. Y si el Padrenuestro no debe repetirse, cuánto menos debemos repetir la más breve oración hecha por el hombre y dirigida, no a YHWH, sino María, la madre humana de Yashua.Bibliografía:

 

1. La Cruz en Tradición, historia y arte, pág. 21.
2. Enciclopedia de las religiones, tomo 3, pág. 203.
3. Doane, pág. 344.
4. Las dos babilonias, pág. 187.
5. Enciclopedia Larousse, tomo 20.
6. Enciclopedia Cumbre, tomo 12.
7. Las Sagradas Escrituras o la Tradición, padre José Argumedo, pág. 37.
8. Babilonia, misterio religioso, pág. 41-45.

ALGO MUY CURIOSO SOBRE LA MUERTE Y SEPULTURA DEL SEGUNDO PRESIDENTE DE LA WATCHTOWER, EL JUEZ JOSEPH F. RUTHERFORD

Foto: Dulce y espiritual mirada de un “siervo” del Señor, el abogado que perdió el juicio (¡ante Olin Moyle, claro!), el juez J.F. Rutherford, segundo presidente de la Watchtower.

Recorte periodístico muy interesante comentando sobre el entierro del juez Joseph F Rutherford, segundo presidente de la Sociedad Watchtower de los Testigos de Jehová.

UNA PREGUNTA CRUCIAL PARA TODO TESTIGO DE JEHOVÁ INTELIGENTE

Los Testigos de Jehová enseñan que Jesús hizo su inspección en 1918 a su esclavo fiel de Mat 24:45-47 y lo escogió entre todas las religiones por estar haciendo bien las cosas. Sin embago, hasta 1926 los TJ estuvieron celebrando las navidades, una fiesta condenada hoy por la Watchtower por ser pagana y ofensiva a Dios.

Entonces les pregunto esto a los TJ: ¿Cómo es verdad que Jesucristo los escogió en 1918 como la religión verdadera, si estaban celebrando una fiesta pagana, es decir, la navidad, hasta 1926?

 

LOS CONFLICTOS QUE SE VIENEN

Las mechas del polvorín: Los conflictos que vienen  
 
(IAR Noticias) 07-Abril-2010

Todo parece en calma, pero solo es aparente. Los desenlaces se retrasan, pero las causas y los intereses determinantes están. No desaparecieron. Solo están desactivados, provisoriamente. A la espera, mientras las potencias buscan diferentes “salidas” con negociaciones de paz o acuerdos diplomáticos que eviten una confrontación militar abierta. Medio Oriente, Eurasia, África, Europa del Este, Son teatros de un desenlace encadenado de conflictos intercapitalistas por los mercados y los recursos estratégicos del planeta. Son guerras, o sub-guerras, con dos motivaciones centrales: Los negocios de los bancos y empresas capitalistas (que compiten por los mercados), y la supervivencia de las superpotencias del “nuevo orden” que compiten por el control del planeta. Parece una calma pero solo es un statu quo provisorio. Es la calma que precede a la tormenta.

E n el escenario mundial que asoma en 2010 hay siete procesos de inevitable desenlace a corto plazo:

A) La resolución social de la crisis económica global (con epicentro en EEUU y Europa),

B) el ataque militar a las usinas iraníes,

C) incremento de la escalada  militar en Afganistán,

D) potencial intervención militar de EEUU en Pakistán,

E) escalada de acciones militares de EEUU contra Sudán, Nigeria, Somalía y Yemen,

E) nuevo conflicto armado en el Cáucaso o en Eurasia (como parte del teatro de la guerra fría EEUU-Rusia),

F) agravamiento de la crisis de los misiles EEUU-Rusia-OTAN en Europa del Este, G) Nuevo  ataque “terrorista” (o varios) similar al 11-S en Europa o EEUU.

La madre de todas las guerras

En este escenario del “Gran Juego” geopolítico y militar mundial hay dos conflictos estratégicos que (por razones de sus alineamientos e influencia global) se resumen en “uno solo” y pueden hacer estallar el planeta en un desenlace militar.

 A) La guerra fría EEUU-Rusia.

B) La guerra fría EEUU-China.

Los factores detonantes que convierten a estos dos frentes de conflicto en UNO SOLO, son Irán y el conflicto del mundo islámico con Israel (la mecha de encendido hacia cualquier desenlace militar futuro).

En el terreno geoeconómico, la razón central de las disputa son las fuentes y las rutas de la energía y del petróleo, y las alianzas por el control de los mercados.

Rusia y China (en planos separados) disputan con EEUU y la Unión Europea una guerra por áreas de influencia económica y conquista de mercados que se extiende por Asia, Medio Oriente, África y América Latina.

Debajo de este centro gravitante (el ombligo de la tercera guerra mundial) se ubican, a modo de emergente encadenado, todos los conflictos (militares, políticos o económicos) que se suscitan y están activos en Asia, Africa, Europa y América Latina.

Este es el punto central para entender ordenada y lógicamente los últimos  movimientos de piezas que está realizando EEUU, tanto en el espacio ruso como en el espacio chino.

Además, en la agenda militar y geopolítica del espacio asiático Pekín, igual que Rusia, se sitúa en las antípodas del proyecto estratégico del eje EEUU-UE que militarizó la región euroasiática para desestabilizar las redes energéticas de Rusia, de las cuales China es la principal beneficiaria.

En ambos espacios (el ruso y el chino) la expansión militar y la guerra psicológica mediática del eje “occidental” USA-UE son ejercidas como medio de presión en la guerra por los mercados y los recursos estratégicos, principalmente energéticos.

En lo geoeconómico, se trata de una guerra por el control de las redes de oleoductos (corredores energéticos) euroasiáticos donde China juega su supervivencia al lado de Rusia.

Los lineamientos del “nuevo orden mundial” construido sobre la base del control de mercados y recursos estratégicos es, fundamentalmente, un orden creado para que las trasnacionales, los bancos, las petroleras y la armamentistas capitalistas, hagan “negocios”. 

En el  Gran Tablero geopolítico militar del “orden mundial” vigente, la generación de una próxima guerra intercapitalista (como emergente de diversos teatros de conflicto armado escalonados) cuenta con tres elementos detonantes interactivos:

A) La necesidad de EEUU y de las potencias aliadas (eje USA-UE) de generar por medio de un conflicto militar un nuevo polo de desarrollo productivo (economía de guerra) con empleo de mano laboral masiva para superar la crisis financiera recesiva que colapsa las economías del sistema a escala global.

B) Asegurar el control militar sobre el petróleo y los recursos estratégicos perecederos del planeta que le asegure su supervivencia como potencia hegemónica.

C) Impedir que los enemigos fundamentalistas de Israel y del sionismo cuenten con un gatillo nuclear capaz de lanzar un Apocalipsis sobre sus metrópolis imperiales.

En las antípodas de esta guerra intercapitalista, el eje Moscú-Pekín (más Irán), desafiando la hegemonía europeo-estadounidense, trazaron acuerdos militares estratégicos y consolidaron un bloque militar y económico común en Asia, en abierto reto a la OTAN.

En ese juego, el “Gran Juego”, Moscú y Pekin mueven sus propias piezas en el teatro de operaciones de la guerra intercapitalista por áreas de influencia que se disputa (en distintos niveles operativos) desde Eurasia y los ex espacios soviéticos hasta el Medio Oriente.

Estos dos frentes de conflicto, resumidos en un solo, resumen y vinculan  todos los conflictos (latentes o activados) de Asia, África, Medio Oriente y Europa del Este.

Es el conflicto central, el hilo conductor, la madre de todas las guerras.


(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.
Ver sus trabajos en Google y en IAR Noticias

Por Manuel Freytas (*)
manuefreytas@iarnoticias.com

EL OVNI DE KECKSBURG

En diciembre de 1965, los pobladores de Kecksburg, Pennsylvania, vieron una bola de fuego descender en un área boscosa a unos 64 kilómetros de Pittsburgh. Esa noche, la zona fue acordonada por militares, camiones y helicópteros que iban y venían, y el pueblo estuvo brevemente bajo la ley marcial.

Al siguiente día, los titulares del diario Tribune-Review de Greensburg, Pennsylvania, tituló “Objeto volador no identificado cae cerca de Kecksburg” y “Ejército acordona el área”, pero a los pobladores de Kecksburg nunca les dijeron por qué los militares resguardaron la zona, y qué fue lo que encontraron.

Durante cuatro décadas, los residentes de la pequeña ciudad de Kecksburg en Pensilvania han contado su extraña historia sobre luces azules en el cielo en una tarde de invierno y sobre una bola de fuego que chocó contra el bosque. El 9 de diciembre de 1965 sería el día más memorable en la historia del pequeño poblado de Kecksburg, Pennsylvania—el más importante desde su fundación.

El bólido que había surcado el espacio aéreo de Canadá y que había sido avistado por pilotos comerciales en los cielos sobre la ciudad de Detroit comenzaba a descender sobre Pennsylvania, luego de haber dejado caer a tierra grandes trozos de escoria en los poblados de Elyria, Ohio y Midland, Pennsylvania. El brillante objeto vino a estrellarse finalmente en un área despoblada y boscosa cerca de la aldea de Kecksburg. Las líneas telefónicas estaban abarrotadas de llamadas al cuartel de policía y a los bomberos, dando parte sobre lo que parentaba ser “un avión en llamas”.

El observatorio astronómico del condado de Allegheny también fue abrumado por las llamadas telefónicas. A las seis y treinta de la tarde, el informativo de la estación de radio WHJB en Greensburg recibió un mensaje de la Sra. Jones en Kecksburg, advirtiendo que el objeto había chocado a una milla de su casa. Había presenciado el evento en la compañía de sus dos niños. Aparte de la humareda después del choque, la señora afirmó haber visto “una estrella de cuatro picos” entre los árboles.

En diciembre de 1965, los pobladores de Kecksburg, Pennsylvania, vieron una bola de fuego descender en un área boscosa a unos 64 kilómetros de Pittsburgh. Esa noche, la zona fue acordonada por militares, camiones y helicópteros que iban y venían, y el pueblo estuvo brevemente bajo la ley marcial.

Al siguiente día, los titulares del diario Tribune-Review de Greensburg, Pennsylvania, tituló “Objeto volador no identificado cae cerca de Kecksburg” y “Ejército acordona el área”, pero a los pobladores de Kecksburg nunca les dijeron por qué los militares resguardaron la zona, y qué fue lo que encontraron.

Durante cuatro décadas, los residentes de la pequeña ciudad de Kecksburg en Pensilvania han contado su extraña historia sobre luces azules en el cielo en una tarde de invierno y sobre una bola de fuego que chocó contra el bosque. El 9 de diciembre de 1965 sería el día más memorable en la historia del pequeño poblado de Kecksburg, Pennsylvania—el más importante desde su fundación.

El bólido que había surcado el espacio aéreo de Canadá y que había sido avistado por pilotos comerciales en los cielos sobre la ciudad de Detroit comenzaba a descender sobre Pennsylvania, luego de haber dejado caer a tierra grandes trozos de escoria en los poblados de Elyria, Ohio y Midland, Pennsylvania. El brillante objeto vino a estrellarse finalmente en un área despoblada y boscosa cerca de la aldea de Kecksburg. Las líneas telefónicas estaban abarrotadas de llamadas al cuartel de policía y a los bomberos, dando parte sobre lo que parentaba ser “un avión en llamas”.

El observatorio astronómico del condado de Allegheny también fue abrumado por las llamadas telefónicas. A las seis y treinta de la tarde, el informativo de la estación de radio WHJB en Greensburg recibió un mensaje de la Sra. Jones en Kecksburg, advirtiendo que el objeto había chocado a una milla de su casa. Había presenciado el evento en la compañía de sus dos niños. Aparte de la humareda después del choque, la señora afirmó haber visto “una estrella de cuatro picos” entre los árboles.

Fuente:

http://nuevafrontera.wordpress.com/2010/06/18/ufo-kecksburg/

INVISIBLE EMPIRE – UN NUEVO ORDEN MUNDIAL DEFINIDO –

El documental de Jason Bermas expone el Nuevo Orden Mundial desde las mismas palabras de la élite, mostrando cómo esta no sólo ha conspirado en privado para crear un gobierno global dictatorial, sino que ha declarado su agenda cientos de veces en público.

El film sigue el rastro de la evolución del concepto de gobernanza global desde el manifiesto de Samuel Zane Batten, The New World Order de 1919, pasando por la visión de Hitler, hasta la encarnación moderna de la conspiración que tiene sus raíces en las malvadas obras de personas como George H. W. Bush, David Rockefeller y Henry Kissinger.

Invisible Empire cataloga las empresas criminales primarias mediante las cuales la agenda es financiada, operada y avanzada tráfico de drogas controlado por el gobierno, terror de falsa bandera, fraudes bancarios, y asesinatos apoyados por el estado.

La rama más contemporánea de la agenda para ejercer un neo-feudalismo, en total hostilidad hacia la noción de una verdadera libertad e individualidad el falso movimiento medioambientalista dirigido por el fraude del cambio climático, es también expuesto.

El film también cubre los sectores más oscuros del despiadado plan para establecer una esclavitud global, incluyendo el paso hacia una población microchipeada, círculos de prostitución dirigidos por y para la élite, así como también las bizarras prácticas ocultistas que los influyentes comparten en su religión de poder y dominación.

¿DICE LA BIBLIA ALGO ACERCA DEL FIN DEL MUNDO EN EL 2012?

Publicamos este artículo sabiendo que el Dr. Hitchcock es un premilenialista (yo-apologista- soy un post tribulacionista convicto y confeso), y como tal, el Dr. Hitchcock es un ferviente expositor del rapto secreto de la iglesia, doctrina que no comparto en absoluto. Sin embargo, vale la pena considerar algunas cosas interesantes que dice en la siguiente entrevista que se le hizo por razón de su reciente libro: 

 

Por Nathan Jones

 

Dr. Mark Hitchcock, autor de 2010

El Dr. David Reagan y yo tuvimos recientemente el placer de entrevistar al Dr. Mark Hitchcock en el programa Christ in Prophecy (Cristo en la Profecía). Mark es un importante experto en profecía bíblica, un autor prolífico que ha escrito más de 20 libros acerca de los tiempos del fin, Pastor Principal de Faith Bible Church, ubicada en Oklahoma, y miembro adjunto de la Facultad del Seminario Teológico de Dallas. Es también un orador muy solicitado en conferencias de profecía bíblica por toda la nación.

El Dr. Hitchcock fue invitado a responder preguntas basadas en un libro que acaba de publicar acerca de la extensa especulación y aun histeria acerca de que el mundo llegará a su fin el 21 de diciembre del 2012. El libro se titula: 2012: The Bible and the End of The World (2012: La Biblia y el Fin del Mundo).

La Biblia acerca del 2012

Dr. Hitchcock: La Biblia no tiene nada qué decir acerca del 2012, y creo que eso es muy importante, o acerca de cualquier fecha específica de los tiempos del fin. De hecho, cuando las personas establecen fechas como ésta, no están leyendo la Biblia. En el libro de Revelación no hay fechas establecidas en él.

Jesús dijo que no debemos establecer fechas. Incluso dijo en Mateo 24:35-36: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre”. Claramente, Jesús durante Su encarnación ni siquiera sabía.

La Historia está plagada con establecedores de fecha y ellos siempre han estado equivocados. Cuando alguien establece una fecha para la Segunda Venida de Cristo o para el fin del mundo, usted puede estar seguro de que ése no es el día en el que va a suceder.

Recuerde que justo antes de que Jesús se fuera al Cielo, Sus discípulos le preguntaron en Hechos 1:6-7: “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?”. Él les respondió, “No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad”. Así que, no sólo no debemos enfocarnos en el 2012, la Biblia en realidad prohíbe establecer fechas para la Segunda Venida de Cristo y para el fin del mundo.

Sabemos que el 2012 no puede ser el momento de la Segunda Venida, porque si lo fuese, la Tribulación tendría que haber empezado en el 2005 y el Rapto ya habría ocurrido. Ahora, el Rapto podría ocurrir en el 2012, porque puede ocurrir en cualquier año y en cualquier momento, pero el 2012 no puede ser el momento de la Segunda Venida ni del fin del mundo. El mundo no va a acabar hasta el final del Reinado Milenial de Cristo.

Aun cuando Jesucristo regrese a esta Tierra, el mundo no llegará a su fin. Va a ser renovado antes de entrar al Reino Mesiánico, el cual es el Reinado Milenial de Cristo. Va a haber una tremenda renovación de la Tierra. Va a ser un paraíso recuperado. Y, de Nuevo, cuando lleguemos al final de esos 1,000 años, Apocalipsis 21:1 dice, “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más”. Creo que Dios va a deshacerlo todo y va a volver a unirlo de nuevo. Así pues, técnicamente, si alguien dice, “¿Cuándo va a acabar el mundo?”, podemos responder, “Al menos dentro de 1,007 años a partir de ahora”.

En efecto, la Tierra nunca acabará; durará para siempre jamás. Va a haber un Cielo nuevo y una Tierra nueva que Dios va a hacer, una gloriosa, una que ha sido devuelta a su perfección original. La población va a morar, dice la Biblia, en rectitud y en perfección. ¡Apenas puedo esperar para que ese día llegue!

 

Artículos relacionados:

2012, ¿Es el Fin del Mundo?

GABRIELE AMORTH: SATANÁS ESTÁ SIEMPRE ACTIVO

 

Padre Amorth: ¿Existen momentos en que el demonio está más activo que en otros?

-En términos generales, Satanás está siempre activo. Es el tentador desde el principio. Hace de todo para que el hombre peque y cada vez que se realiza el mal, él está detrás, dejando en claro que es el hombre quien decide libremente sus actos. Pero también existe una acción extraordinaria del maligno: y ésta es la posesión diabólica.

-¿Son frecuentes los actos de posesión?

-No, son raros. Me es imposible dar cifras precisas. Los casos de verdadera posesión diabólica que yo atiendo son numerosos, pero es porque a mí llegan los casos más difíciles, no resueltos por otros exorcistas. En los primeros años de mi actividad, cuando acogía a todos sin filtro, la gran mayoría eran enfermos psíquicos, sin el demonio de por medio.

-¿Cómo se da cuenta que alguien está endemoniado?

-Lo sé durante la curación, no antes. Un síntoma inequívoco es la violentísima, visceral aversión a todo lo que es sagrado. Recuerdo un padre que temía que su hijo estuviera poseído por el demonio y un día, mientras estábamos juntos en la mesa, dije mentalmente por él un Ave María. El muchacho prorrumpió en un grito: ‘¡Papá, no, cállate!’. Después está el hablar en lenguas desconocidas, la explosión de una fuerza sobrehumana, la levitación: todas son cosas que suceden durante los exorcismos.

“Un endemoniado puede llevar una vida normal”

– ¿Entre una crisis y otra, cómo vive un endemoniado?

-De manera normal. Va a su trabajo y ninguno lo sabe. Tiene bien escondido su estado. Cuando siente que le llega una crisis se aleja, se encierra en el baño, se descarga, y luego regresa impasible a su lugar. Esto sucede con mayor razón con los endemoniados en curación, a los cuales el exorcismo da la fuerza para regresar plenamente a una vida normal. Una cosa debe destacarse: la posesión diabólica no es ni hereditaria ni contagiosa.

-¿Qué cosa une a los endemoniados con los satanistas?

-Sucede frecuentemente que un endemoniado se convierta en tal después de haber ingresado a una secta espiritista o satánica. Entre aquellos que estoy tratando hay pocos de esos, porque quienes vienen a pedir el exorcismo son los satanistas arrepentidos. Pero pienso que entre los satanistas existan muchos más. A las sectas satánicas es muy fácil entrar pero muy difícil salir. En algunos casos se arriesga la vida.

-¿Y qué vínculo tienen los satanistas con el demonio?

-Hay de dos tipos: aquellos que adoran al demonio, celebrando misas satánicas, tienes sus sacerdotes y su jerarquía; y aquellos que no creen en la existencia personal de Satanás, pero se entregan a acciones torpes y contra natura. Este otro satanismo es el más peligroso.

“En la Iglesia, la creencia en el demonio está muy en descenso”

-Aparte del Papa, ¿Cómo está en la Iglesia la creencia en el demonio?

-Muy en descenso. Y el demonio está contentísimo, porque así tiene las manos libres para hacer su trabajo. La Iglesia ha pasado de un exceso a otro. Para remediar la locura de la caza de brujas, que en vez de ser exorcizadas eran quemadas, ha cancelado todo, diablo y exorcismos. El resultado es regiones católicas enteras que no tienen más exorcistas: España (En España sí existe un conocido exorcista, el P. Fortea –nota del traductor-), Portugal, Alemania, Austria, Suiza. Yo admiro a los obispos italianos. No comprenden nada, pero al menos nombran a los exorcistas.

-Explíquese mejor. ¿En qué sentido los obispos “no entienden nada”?

-Porque también ellos, como todos los sacerdotes, han estudiado en el seminario. Y desde hace tiempo en el seminario no se enseña nada de los ángeles y los demonios, nada de los exorcismos, nada de los pecados contra el primer mandamiento, “No tendrás otro Dios fuera de mí”.

-¿Y la Curia vaticana?

-La misma incompetencia. Ha aprobado un nuevo ritual que para nosotros los exorcistas es un desastre. Prohíbe actuar en caso de maleficio, cuando el 90 por ciento de los casos de posesión derivan precisamente de allí. Prohíbe actuar si no se tiene la certeza previa de la acción diabólica, cuando eso sólo se puede comprender cuando se está actuando. Por suerte sigue valiendo el viejo ritual. Yo uso ése, de otra formar tendría que renunciar.

Comentario:

Todo parece indicar que la curia romana no quiere perder ningún contacto directo con Satanás y sus huestes corruptas de maldad. Por eso hay tantos curas endemoniados que hacen de las suyas en las iglesias, colegios, parroquias y conventos. Dentro de poco todos los teólogos caóticos romanos terminarán negando la existencia del diablo y de sus demonios malvados. Realmente esta es una iglesia satánica.

GATES ALERTA A EUROPA POR AMENAZA DE MISILES IRANÍES

El secretario de Defensa Robert Gates participa en una audiencia en el Senado estadounidense (Mark Wilson/AFP)07:04 PM Washington.- Información de inteligencia estadounidense mostrando que Irán podría tener la capacidad para atacar a Europa con “incluso cientos” de misiles pesaron en la decisión de Washington de reformar el sistema de defensa, dijo el jueves el secretario de Defensa, Robert Gates.Citando la creciente amenaza de misiles iraníes, Estados Unidos anunció planes en septiembre pasado para integrar defensas contra misiles marítimos y terrestres dentro y cerca de países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Europa, refiriéndose al plan como un “enfoque de adaptación por etapas”, mencionó Reuters.

“Uno de los elementos de la inteligencia que contribuyó a la decisión de la selección de adaptación por etapas fue notar que si Irán estuviera por lanzar un ataque con misiles a Europa, no sería sólo uno o dos misiles, ni un puñado”, dijo Gates en una audiencia parlamentaria.

“Probablemente sería más un tipo de ataque salva, donde lidiarían potencialmente con muchos e incluso cientos de misiles”, agregó.

Gates expresó confianza en que los interceptores de misiles actualizados en desarrollo “nos darán la capacidad de proteger a nuestras tropas, proteger nuestras bases, nuestras instalaciones a a nuestros aliados en Europa”.

Gates dijo que tener esos sistemas de intercepción ubicados para cerca del 2020 era crucial no sólo debido a la amenaza de misiles de Irán y Corea del Norte, sino porque “pienso que para el 2020 podríamos ver (amenazas) de otros Estados, especialmente si no logramos detener a Irán en la construcción de armas nucleares”.

Antes de la audiencia, Gates buscó aliviar las preocupaciones de Rusia por el nuevo enfoque estadounidense a la defensa de misiles en Europa y minimizó la capacidad del sistema para contrarrestar un ataque a larga escala desde ese país.

“Nuestras defensas de misiles no tienen la capacidad de defender contra el gran arsenal avanzado de la Federación rusa. En consecuencia, las defensas de misiles estadounidenses no afectan ni afectarán el poder disuasivo estratégico de Rusia”, indicó Gates.

“Los rusos saben que nuestras defensas de misiles están diseñadas para interceptar un número limitado de misiles balísticos lanzados por un país como Irán o Corea del Norte”, agregó.

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dejó entrever la posibilidad de que Moscú pueda participar en el sistema de defensa de misiles en sociedad con Washington.

DEBEMOS TOMAR AL DEMONIO MUY EN SERIO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Profesor de Santantoni

Por su acción contra el hombre «debemos tomar al demonio muy en serio», pero sin olvidar en nuestro camino la confianza en el amor de Dios –un amor «más fuerte que todo»–, cuya misericordia «vence todo obstáculo», explica el cardenal Georges-Joseph Marie Martin Cottier, O.P., teólogo de la Casa Pontificia.

En esta entrevista a la agencia Zenit, el cardenal Cottier aborda la acción real del demonio en el mundo, sus causas, sus consecuencias y el motivo de esperanza para el hombre.

–¿En el gran misterio del mal, cuánto cuenta la acción del diablo y qué parte tiene en cambio la responsabilidad del hombre?

–Cardenal Cottier: El diablo es sin más ni más el gran seductor porque intenta llevar al hombre al pecado presentando el mal como el bien. Pero la caída lleva nuestra responsabilidad porque la conciencia tiene capacidad de distinguir lo que es bueno de lo que es malo.

–¿Por qué el diablo quiere inducir al hombre al pecado?

–Cardenal Cottier: Por envidia y celos. El diablo quiere arrastrar consigo al hombre porque él mismo es un ángel caído. La caída del primer hombre estuvo precedida por la caída de los ángeles.

–¿Es una herejía afirmar que también el diablo forma parte del proyecto de Dios?

–Cardenal Cottier: Satanás fue creado por Dios como ángel bueno porque Dios no crea el mal. Todo lo que sale de la mano creadora de Dios es bueno. Si el demonio se ha convertido en malo es por su culpa. Es él quien haciendo mal uso de su libertad se ha hecho malo.

–¿Habrá alguna vez redención para el demonio, como afirma algún teólogo?

–Cardenal Cottier: Planteemos una premisa: el hombre ha caído en el pecado porque el primer pecador, o sea el demonio, le ha arrastrado a su abismo de mal. ¿De qué se trata en sustancia? Del rechazo de Dios y, sobre todo, de la oposición al Reino de Dios como proyecto de providencia sobre el mundo. Este rechazo que nace de la libertad de una criatura del todo espiritual como el diablo es un rechazo total, irremediable y radical, como se dice también en el catecismo de la Iglesia católica.

–¿Entonces, ninguna esperanza de que al final la misericordia de Dios pueda vencer el odio del diablo?

–Cardenal Cottier: El carácter perfecto de la libertad del ángel caído hace que su elección sea definitiva. Esto no significa poner un límite a la misericordia de Dios, que es infinita. El límite está constituido por el uso que el diablo hace de la libertad. Es él quien impide a Dios cancelar su pecado.

–¿Por qué el diablo, que es espíritu inteligentísimo, usa de esta manera esa libertad, que es en cualquier caso siempre un don de Dios?

–Cardenal Cottier: Aquí estamos ante el misterio. El misterio del mal es ante todo el misterio del pecado. Somos golpeados, justamente, por los males físicos, pero existe un mal mucho más radical y más triste que es el mal del pecado. El diablo se ha establecido en su rechazo. Además el pecado del ángel es siempre más grave que el del hombre. El hombre tiene tantas debilidades en sí que de alguna manera su responsabilidad puede resultar velada; el ángel, siendo espíritu purísimo, no tiene excusas cuando elige el mal. El pecado del ángel es una elección tremenda.

–Parece imposible que un ángel creado en la luz de Dios haya podido elegir el mal…

–Cardenal Cottier: Cuando hablamos de un ángel caído a causa del pecado afrontamos un tema muy grave y por lo tanto debemos tratarlo con gran seriedad. En la tentación del hombre tenemos casi un reflejo de lo que fue el pecado mismo del ángel. He aquí la seducción suprema: ponerse en el lugar de Dios. Incluso Satanás no reconoció su condición de criatura.

–¿Por qué el demonio es llamado príncipe de este mundo?

–Cardenal Cottier: Es una expresión del Evangelio de Juan. Significa que el mundo, cuando olvida a Dios, es dominado por el pecado. La acción del demonio está guiada por el odio hacia Dios y puede hacer graves daños cuando seguimos sus tentaciones. El mal principal del demonio es el mal espiritual, el del pecado. Esta acción toca tanto al individuo como a la sociedad.

–¿Dios no habría podido impedir todo esto?

–Cardenal Cottier: Sí, pero ha permitido que tanto el demonio como el hombre tuvieran la libertad de actuar y, a veces, de pecar. Es un misterio tremendo. San Pablo dice: «Todo es para bien de los que aman a Dios». Cuando por lo tanto estamos con Dios, incluso el mal contribuye a nuestro bien.

–Difícil de aceptar…

–Cardenal Cottier: Pensemos en los mártires. En el extraordinario bien espiritual que, a la luz de la fe, se deriva de una tragedia como un martirio. San Agustín, comentando a Pablo, dice: «Dios no habría permitido el mal si no hubiera querido hacer de este mal un bien mayor». Hay bienes que la humanidad no habría conocido si no hubiera estado la presencia del pecado y del mal. Es difícil afirmar esto, pero es la verdad.

–¿Cómo actúa el diablo en la realidad de todos los días?

–Cardenal Cottier: Lo podemos comprender por algunas expresiones del Evangelio de Juan, allí donde se dice que el demonio es homicida desde el principio. O sea, es destructor y hace morir, tanto en sentido propio como espiritualmente. Por esto es llamado el gran tentador.

–¿Nos referimos al diablo cuando en el «Padre Nuestro» decimos «no nos dejes caer en tentación»?

–Cardenal Cottier: Sí, pedimos a Dios resistir la tentación. Es erróneo pensar que toda tentación venga del demonio, pero las más fuertes y más sutiles, las más espirituales, tienen ciertamente su impronta. Y son tanto tentaciones individuales como colectivas. El demonio actúa sobre la historia humana. Su influencia es negativa. La muerte, el pecado, la mentira son signos de su presencia en el mundo.

–Dice que no todas las tentaciones vienen del demonio. ¿De qué otra cosa debemos guardarnos entonces?

–Cardenal Cottier: La tradición cristiana nos dice que las fuentes de tentaciones son tres. La más terrible, cierto, es la del demonio. Después está el mundo, la sociedad, los «otros» en la acepción joánica. Y finalmente está la «carne», esto es, nosotros mismos. San Juan de la Cruz dice que de estas tres tentaciones la más peligrosa es la última, o sea nosotros mismos. Para cada uno de nosotros el enemigo más pérfido es uno mismo. Antes de atribuir las tentaciones al demonio y al mundo, pensemos en nosotros mismos. Aquí encontramos también la importancia de la humildad y del discernimiento. El Espíritu Santo nos da el don del discernimiento y nos preserva de la soberbia de confiar demasiado en nosotros mismos.

–¿Cuál es la actitud más correcta que el cristiano debería observar frente al misterio del maligno?

–Cardenal Cottier: No olvidar jamás que la pasión y la muerte de Jesús han triunfado para siempre sobre el demonio. Esto es una certeza. Lo dice San Pablo. La fe es la victoria sobre el padre del pecado y de la mentira. Esto quiere decir que el demonio, siendo una criatura, no tiene un poder infinito. A pesar de todos sus esfuerzos el demonio nunca podrá impedir la edificación del Reino de Dios, que crece pese a todas las persecuciones. El cristiano, gracias a la fidelidad en la fe, vence el mal.

–En conclusión…

–Cardenal Cottier: Debemos tomar al demonio muy en serio, pero no debemos pensar que sea omnipotente. Hay gente que tiene un miedo irracional al demonio. La confianza cristiana, que se alimenta de oración, humildad y penitencia, debe ser sobre todo confianza en el amor del Padre. Y este amor es más fuerte que todo. Debemos tener conocimiento de que la misericordia de Dios es tan grande como para vencer todo obstáculo. 

 

EL METODO LITERAL Y SUS VENTAJAS

 

Por el Dr. Javier Rivas Martínez (MD)«Prefiero hacerme de enemigos para seguir siendo amigo de Dios».

El método literal se define como:

«el método de interpretación que da a cada palabra el mismo significado básico y exacto que se le daría en su uso normal, ordinario, acostumbrado, bien sea empleado en escrito, al hablar o al pensar. Se le denomina método gramático-histórico para hacer hincapié en el hecho de que el significado debe determinarse tanto por sus consideraciones gramaticales como históricas».

Hay poderosos argumentos que demuestran que el método literal es el más indicado para la interpretación bíblica. Bernard Ramm nos los simplifica como sigue:

«Que el significado literal de las oraciones es la forma normal de todos los idiomas».

«Que todos los significados secundarios de documentos, parábolas, tipos, alegorías y símbolos dependen para su propia [existencia], del significado literal de los términos».

«Que la mayor parte de la Biblia tiene sentido adecuado cuando se interpreta literalmente».

«Que el enfoque literal no descarta ciegamente las figuras de dicción, símbolos, alegorías y tipos; sino, que, si la naturaleza de la oración así lo requiere, fácilmente acepta el segundo sentido».

«Que este método es el único obstáculo cuerdo y seguro para las imaginaciones del hombre».

«Que este método es el úncio cónsono con la naturaleza de la inspiración. La inspiración plenaria de la Biblia enseña que el espíritu santo guió a los hombres a la verdad y los apartó del error. En este proceso, el espíritu santo uso el lenguaje y las uniades del lenguaje (como significado, no como sonido) que son las palabras y los pensamientos. El pensamiento es el hilo que hilvana las palabras unas con otras. Por lo tanto, nuestra exégesis misma debe comenzar con un estudio de las palabras y gramática, los dos fundamentos de todo discurso significativo».

Teniendo en cuenta esta [definción], se comprenderá que las cuestiones espirituales auténticas tendrán como producto un significado literal para que puedan consolidarse como tales. La Biblia está saturada de simbolismos y de figuras literarias que auxilian al estudiante serio a entender mucho mejor el mensaje de Dios en su Palabra. Cuando se alegorizan las figuras literarias y los símbolos hallados en la Biblia se pierde el significado correcto de lo que Dios desea trasmitir. Si somos atentos, en el libro de Apocalipsis el ángel celestial descifra él mismo los símbolos llana y objetivamente para que sean entendidos de modo fácil. Para esto, mírese para que no le quepa la menor duda al amable lector Ap. 1:20; 11:8; 12:9; 17:12, 15.
.
La efectividad del simbolismo se hace manifiesta cuando la interpretación se efectúa literalmente y no simbólicamente, porque de ser de esta última manera el mensaje permanecerá en su totalidad nublado y confuso. En en libro de Apocalipsis se utilizan números para esclarecer un misterio. En éste libro de revelaciones del porvenir encontramos los números 2, 3, 3½, 4, 5, 6, 7, 10, 12, 24, 42, 144, 666, 1000, 1260, 1600, 7000, 12000, 100.000, y 200.000. El significado de dichos números se expone con literalidad. No es posible alegorizarlos, al menos de que exista una indiscutible y evidente razón para tomar otro camino interpretativo. Hay reglas precisas para el caso.

Habrá de tenerse en mente que la interpretación bíblica se realizará de acuerdo al ambiente literario, histórico, cultural y teológico de lo que se intenta o desea [interpretar]. Por ejemplo: el libro de Apocalipsis está destinado a «las siete iglesias de Asia» que aparecen simbolizadas por «siete candeleros». «Los ángeles» o mensajeros humanos que presiden estas iglesias, lo están por «siete estrellas». Son «siete mil personas» las que mueren en el terremoto de Ap. 11:3. Son «dos testigos» los que profetizarán por «1260 días», es decir, por «tres años y medio» de los «siete» que componen la gran tribulación final. Estos tres años y medio es «el tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo» que Juan menciona en Ap.12:14, los «42 meses» de Ap. 13:4 (véase además Dn. 7:25). En el libro de Daniel la gran tribulación escatológica corresponde a la «septuagésima semana» o última semana de las «setenta» profetizadas por el ángel (Dn. 9:24-27). El anticristo final romperá con el pacto hecho con Israel en los últimos tres años y medio de la gran tribulación, es decir, en la «mitad de la septuagésima semana» (mírese para esto Dn. 9:27). «La bestia (que representa en esta figura grotesca la persona del anticristo y su reinado de tinieblas) que sale del mar» tiene «siete cabezas». Cada «cabeza» representa un «reino terenal» (ver Ap. 13:1; 17:9), así como los «diez cuernos» que están en la cabeza de la bestia representan literalmente «diez naciones» del mundo, «naciones» que serán coalicionadas políticamente en un súper imperio por el anticristo escatólogico un poco antes del derrumbamineto de los sistemas mundiales, en la parusía del Señor (Ap. 17:12, 13; Ap. cap. 19). Es importante que el amable lector lea los textos para que corrobore con certeza lo que se escribe en este interesante artículo. Aunque hay más ejemplos, éstos pocos nos ofrecen una idea muy transparente que la numerología habida en la Bblia es una que comúnmente posee un significado literal.

Los símbolos en la Biblia, como son los representados por animales, cosas y objetos, son propios de lenguaje figurado y cuya interpretación deberá ser completamente literal. Esto es igual para los números.

El símbolo es una figura de dicción, una forma literaria que quiere comunicar algo. Los símbolos representan situaciones materiales diferentes y conocidas por los hombres (oso, llaves, seres vivientes, bestia, cuernos, diademas, trueno, rana, granizo, león, mujer, montes, hierbas, langostas, leopardo, lluvia de fuego, cordero, etc.) con el propósito que se asimile una verdad ética, moral, y espirtual.

El éter pestilente de la escuela alegórica de Alejandría se escabulló con gran disimulo y discreción en el cristianismo. Esta escuela resguardó celosamente los mortales engendros dogmáticos de la filosfía griega, producto de las elucubraciones metafíscas de la mentes paganas e inconversas que vinieron a dar un sincretismo que prevalece exultante hasta estos días de la era moderna cuando se mezclaron desde un principio con la santas verdades escriturales. La distrosión fue terrible, y el catolicismo y el protestantismo se regocijaron entenebrecidos en ella.

La escela alegórica de Alejandría concibió pésimamente el simbolismo bíblico. El simbolismo fue despojado de su literalidad, siendo desbocado a una espirtualización extravagante, indecifrable y contradictoria. El método alegórico privó a la Biblia de sus realidad históricas más importantes, relegándolas con descuido a un plano de menor relevancia, desatendiéndolas con crueldad, degenerando su sentido literal al intentar buscar un signifcado más profundo en la espiritualización. Todo terminó en un fabuloso misticismo ilógico e inconsecuente.

La escuela de Alejandría fue escalonada hacia la cumbre del heretismo por Clemente de Alejandría y Orígenes. El pensamiento de Tyconio, donatista y alegorizador del siglo IV de nuestra era, fue asido por Agustín de Hipona que tergiversó el sentido literal del reinado milenario de Cristo en la tierra por uno espiritual (Sal. 2; Mt. 5:5; Ap. 20.4, 6). Con esto, la doctrina amilenarista se cristaliza con empecinada solidez, desalojando el premilenarismo de la Iglesia prístina. Su auge ha sido muy impresionante y su constancia duradera con el paso de los siglos. Los mil años para Agustín fueron “indefinidos” y no una cantidad númerica de [inicio y conclusión] (Ap. 20:2, 3, 7).

Agustín no concibió dos resurrecciones físicas venideras, para justos e injustos, sino una “general” (Ap. 20:11-15), ya que espiritualizó a su caprichoso antojo Ap. 20: 5, 6. De paso, “encerró al diablo en el abismo” mientras destruía y pervertía al mundo con magistral farsa (Lc. 22:3; Jn. 8:44; 10:10; 1 P. 5:8; 2 Co. 2:11; 4:4).

¡Qué pasmosa y desatinada contrariedad!

Los dejo con un excelente comentario de un reconocido teólogo:

«Por cuanto Dios dio su Palabra como revelación al hombre, es de esperarse que su revelación fuese dada en términos tan exactos y específicos que sus pensamientos fueron comunicados y comprendidos con exactitud cuando fuesen interpretados de acuerdo a las leyes de la gramática y dicción. Tal presunta evidencia favorece la [interpretación literal], ya que el método alegórico de interpretación nublaría el significado del mensaje dado por Dios a los hombres».

Que Dios les bendiga siempre.

[ ] . . . énfasis míos.

Referencias:

«Eventos del Porvenir». J. Dwight Pentecost.

«Apocalipsis: La Consumación del Plan Eterno de Dios».
Evis L. Carballosa.

«La Enciclopedia Católica».

¿PODRÍA SER EL ANTICRISTO DEL KURDISTÁN?

Traducción del Inglés por “Apologista” (Si algo no se entiende, por favor véase el escrito original en inglés en:https://apologista.wordpress.com/2010/06/16/could-the-antichrist-be-from-kurdistan/ )

Por  Rodrigo Silva

En muchos de mis artículos he presentado al Anticristo como un asirio étnico que se levantaría de un recién creado estado asirio independiente en el norte de Irak. En este artículo me gustaría, no una idea contradictoria, sino un punto de vista alternativo sobre el tema de la nación de origen del Anticristo.

En otros artículos he tomado el título de ‘el asirio’ dado al Anticristo en varios pasajes en un sentido literal. Con esto quiero decir que el Anticristo será literalmente un asirio étnico. En este artículo voy a tener el título no como grupo étnico, sino como una designación política, porque el Anticristo lleva las designaciones políticas tales como ”el rey de Babilonia”, ”el rey del norte”, y ”el rey Tiro”. Estas designaciones políticas y geográficas se refieren al Anticristo como el líder de esas zonas que en la terminología moderna sería lo siguiente:

Rey de Babilonia – gobernante de lo que es el Irak de hoy

Rey del Norte – gobernante de la porción Seléucida del Imperio Griego, que básicamente ha cubierto lo que hoy es Siria, Líbano, Irak, Irán, Pakistán y Afganistán

Rey de Tiro – gobernante de lo que es el Líbano de hoy

Al considerar estos títulos, habría que tener en cuenta que el Anticristo podría ser un iraquí o un libanés, sin embargo, no es probable que se mantenga ambas ciudadanías, por lo tanto el título de ‘el ‘asirio’ también podría ser otra designación política en lugar de una designación étnica como ya he presentado en mis otros artículos.

Para que el Anticristo para llevar todos estos títulos, éste debe ser capaz de gobernar sobre todas estas regiones, es decir, Siria, Líbano e Irak, entre otras naciones. Una de las cosas que la Biblia predice sobre el Anticristo es que él se levantará como el líder undécimo que sale de una confederación de diez naciones en el Oriente Medio. Esto puede ser visto en Daniel 7:8, donde el Anticristo está representado por un cuerno pequeño que aparece después de que diez cuernos ya han pasado a formar parte de una confederación de diez naciones:

”Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí, salía entre ellos otro cuerno pequeño, delante de él fueron tres de los cuernos de los primeros arrancados de raíz: y he aquí que este cuerno tenía ojos como los ojos del hombre, y una boca que hablaba grandes cosas”.

Observe que el cuerno pequeño salía de entre los otros diez cuernos. Esto significa que el Anticristo se levantará de entre las diez naciones poderosas que han formado una alianza política y militar en el Oriente Medio. En otros artículos hemos especulado que las diez naciones que formarán una alianza política y militar antes de la aparición del Anticristo serán:

1 Turquía

2 Siria

3 Irán

4 Iraq

5 Líbano

6Egypt7 Sudán

8 Libia

9 Pakistán

10 Afganistán

El Anticristo se supone emerja de entre estas diez naciones, conquiste tres de ellas y más tarde domine sobre todos ellas, ya que le dan su poder y autoridad, como leemos en Apocalipsis 17:12-13:

”Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que no han recibido reino hasta el momento, pero recibiréis poder, como reyes una hora con la bestia. Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y autoridad a la bestia”.

Los diez cuernos son diez reyes o diez dirigentes políticos de diez países que se comprometen a otorgar su poder político y militar a este hombre que se levantará después de la formación de la confederación mientras él comienza una guerra contra ellos durante el inicio de su ascenso al poder, conquistando militarmente tres de los diez países antes de que los diez se sometan a su autoridad.

Daniel 8 y 11 revelan que el Anticristo se levantará de una de las cuatro divisiones del imperio griego. Daniel 11:21-45 específicamente lo menciona como el “rey del norte”, que es una referencia geográfica a la parte Seléucida del Imperio Griego que gobernó más de lo que hoy es el este de Turquía, Siria, Irak, Irán, Pakistán y Afganistán. Daniel 8 menciona específicamente que el tiempo de  la subida de este rey al poder es durante el tiempo del fin:

”Vino luego cerca de donde yo estaba, y cuando llegó, me dio miedo, y caí sobre mi rostro, pero él me dijo: Entiende, hijo de hombre, porque en el momento del fin será la visión. ”(Daniel 8:17)

”Y él dijo: He aquí que yo te enseñaré lo que será en el fin último de la indignación, porque a la hora señalada el fin será.”(Daniel 8:19)

Observe que en el versículo 19 se nos dice que la visión es para el tiempo de la ira, una referencia a los últimos tres años y medio de la tribulación. También encontramos algo que es geográficamente muy significativo, que el ángel le dice a Daniel lo siguiente:

”Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, que creció mucho hacia el sur, y hacia el este, y hacia la tierra gloriosa.”(Daniel 8:9)

Observe que el Anticristo, como el cuerno pequeño que se levanta de uno de los cuatro cuernos o divisiones del imperio griego, más concretamente, de la división Seléucida al norte de Israel comienza conquistando de las zonas al sur y al este de él, además de conquistar la tierra deseable, una referencia a la tierra de Israel.

Al combinar las denominaciones geográficas y políticas que le atribuyen al Anticristo, que básicamente se puede identificar la región de dónde se levantará y que sería la siguiente:

Se le llama ‘el asirio’ – Esto se refiere al Anticristo como gobernante sobre el área de Asiria que comprende una porción del norte de Irak, norte de Siria y Turquía oriental, conocida en la antigüedad como Mesopotamia. Esto también incluye el Líbano. Todo esto está en armonía con sus  título ”rey del norte”, que es una referencia geográfica al gobernante de la parte Seléucida del Imperio Griego y Daniel 11:21-45 nos informa que el Anticristo será el último gobernante de la región seléucida.

El Anticristo es también llamado el rey de Babilonia””- En Isaías 14:04 el Anticristo es llamado “el rey de Babilonia” y en Apocalipsis 18 vemos que Babilonia se convierte en el centro de su reino. Esto significa que el Anticristo gobernará sobre lo que hoy conocemos como el sur de Irak.

Al tomar todos estos hechos en consideración, nos enteramos de que el Anticristo se levantará de la región norte de Israel, más concretamente la región de la antigua Asiria, ya que se le ha denominado como ‘el asirio’ que está en armonía con la denominación geográfica de ”el rey del norte”.

Desde Daniel 8:9 dice que él vence las regiones sur y  este de él. Nos enteramos de que reinará sobre lo que hoy es Siria, Líbano y el sur de Irak por el sur e Irán, Pakistán y Afganistán al este. Irak y el Líbano quedara sujeta a su imperio, se convierte en “el rey de Babilonia” ‘y ‘el rey de Tiro’,’ porque nadie puede ser el rey de Babilonia y Tiro sin conquistar primero Babilonia (sur de Irak) y Tiro (Líbano).

Mientras conquista Irán, Pakistán y Afganistán, él entonces se convierte en el gobernante de lo que se conocía como’ ”Persia” y curiosamente, la bestia de Apocalipsis 13 tiene los pies de un oso, el oso siendo una referencia para el imperio persa como es visto en Daniel 7.

A continuación se muestra un mapa de la región kurda habitada. Tenga en cuenta que se encuentra al Norte de Israel y básicamente cubre el área de la antigua Asiria.

Tenga en cuenta que los kurdos desean un Estado que abarcará las partes del este de Turquía, Siria del Norte, el norte de Irak e Irán occidental. Esta área es lo que era conocido como el corazón del imperio asirio. Esto es lo que estoy sugiriendo (no prediciendo) en este artículo:

El Medio Oriente se está moviendo hacia lo que ha sido catalogado como una ”Unión Islámica”, que Turquía, Siria e Irán desean crear según el modelo de la Unión Europea. Otras fuentes lo han etiquetado como una “Unión Turco-Islámica”, que abarcará todo el Medio Oriente y el mundo islámico.

Sabemos por la Biblia que serán diez naciones que en última instancia gobernarán sobre una confederación de naciones de Oriente Medio. El Anticristo se levantará de entre estos diez confederados, establecerá su nuevo Estado independiente y comenzará a hacer la guerra contra la confederación al conquistar tres de las diez naciones al inicio de su conquista.

Ahora bien, si usted presta atención a la región kurda (mapa arriba), se dará cuenta de que las tres primeras naciones que serían inmediatamente conquistadas por el Anticristo en caso de que se eleve desde el Kurdistán sería Siria, Irak e Irán, ya que él ”creció mucho hacia el sur y hacia el este”, según Daniel 8:9. Eso es sin contar que un recién creado estado kurdo ya incluirá una porción de Siria, Irak e Irán antes de que el Anticristo incluso conquiste la capital de estas naciones. ¿Podría ser que Siria, Irak e Irán son los tres cuernos que serán arrancados de raíz por el cuerno pequeño emergente? Es una posibilidad.

Mientras conquista Siria, Irak e Irán, entonces se convierte oficialmente en ‘el asirio’,  el ”rey de Babilonia”, el ”Rey del Norte” y la bestia con los pies ”de un oso”. Por no mencionar que a medida que gobierna estas regiones, automáticamente trae de vuelta a la vida el Imperio Seléucida que, según Daniel 11, desempeña un papel importante en los últimos tiempos como ”el rey del norte”.

A medida que avanza hacia la tierra agradable (Israel), él automáticamente conquista y gobierna sobre el Líbano y eso oficialmente lo hará ·el rey de Tiro’. Si se fija usted, la región kurda también incluiría la parte oriental de Turquía y para los que creen que Gog de la tierra de Magog no es una referencia a Rusia, sino otra designación política al Anticristo como el gobernante de la tierra de Magog, que muchos creen que se refiere a Turquía, Quisiera sugerir que, como Turquía, que desea conducir una ‘Unión ‘Turco Islámica” y como uno de los diez cuernos se somete al undécimo cuerno emergente, el Anticristo entonces pasa a ser el líder de la tierra de Magog y convirtiéndolo en el Gog de Ezequiel 38.

Nota al margen

Uno de mis lectores que pasó a ser de la etnia asiria me envió un e-mail donde me informa que una familia prominente en el Kurdistán (familia Barzani) que participa en la política, desciende de los asirios étnicos que se vieron obligados a convertirse al Islam en el pasado. Al hacer una búsqueda sobre este tema, encontré la siguiente información en un artículo escrito por un asirio llamado lamassu Nineb:

”Aunque soy un creyente ferviente de Descartes, “pienso, luego existo”, en otras palabras, si usted cree que es un kurdo, entonces lo es, incluso si su padre era un asirio, y si yo creo que soy un asirio, entonces soy un asirio, aunque mi abuelo fue un kurdo. Pero sólo para su información y por favor no perciba esto como despectivo: ¿tiene usted una idea de cuántos de los kurdos son de origen asirio, que fueron islamizados por la fuerza y Kurdificados a partir de la primera oleada de kurdos en Asiria, justo de las masacres de Bedirxan y el papel proactivo kurdo en Seyfo, el genocidio de 1915?

¿Por qué si la madre de Kasimlo dice ser una asiria, ¿por qué otra cosa la ascendencia  de Masut Barazani (presidente kurdo) es de origen cristiano asirio?. ¿Por qué hay tantos kurdos en Turquía que todavía hoy son llamados por los kurdos, “Musilmini”, ¿por qué no preguntar a la tribu Qashura cuál es su origen?! Lo que estoy tratando de decir es: Yo soy asirio no sólo porque creo, sino porque sé que mis abuelos no eran prisioneros kurdos que fueron obligados a convertirse en cristianos y asirios, pero ¿cuántos kurdos puedan demostrar que sus padres o abuelos no fueron asirios cautivos que fueron islamizados y Kurdificados. ¿Se puede?”

Fuente: http://christiansofiraq.com/fallacyMay186.html

Este escritor confirma la islamización y kurdificación de los asirios étnicos en el pasado.

Si esto resulta ser cierto, es posible que el Anticristo pudiese ser, de hecho, de descendencia asiria y una todavía ser un ciudadano kurdo. Daniel 11:37-38 dice sobre el Anticristo:

”Del Dios de sus padres hará caso, ni el deseo de las mujeres, ni respetará a dios alguno, porque se exaltará por encima de todos ellos. Pero en su lugar honrará a un dios de las fortalezas (Alá?), Y un dios que sus padres no sabían (Alá?) Lo honrará con oro y plata, con piedras preciosas y cosas agradables.”

Este versículo podría encajar muy bien con un kurdo musulmán que es de descendencia Asiria, ya que muchos kurdos se cree que son descendientes de los asirios cristianos que fueron islamizados y Kurdificados en el pasado. Un kurdo musulmán de línea de sangre asiria no mostraría literalmente respeto por el Dios de sus antepasados, sino que honrará un dios que sus antepasados asirios no conocían, porque los asirios son cristianos de la iglesia siria del este.

Conclusión

Si la opinión alternativa presentada en este artículo resulta ser correcta, veremos un movimiento hacia una confederación política de los países del Medio Oriente que crearán una Unión Islámica que en última instancia serán regidas por diez naciones confederadas. Después de que esta confederación se haya establecido, un líder del Kurdistán caminará en la escena política de Oriente Medio, demandará un estado independiente de su cuenta y empezará a luchar por la supremacía contra las naciones a su alrededor al entrar en un pacto con Israel. Esto hará que el comienzo de los últimos tres años y medio de historia antes de que Jesucristo regrese para poner fin al conflicto de Oriente Medio una vez por todas.

Dios te bendiga!

Rodrigo Silva

LA BREA DE NOÉ

 

El relato bíblico nos dice en Génesis 6:14 que Dios le dio la orden a Noé que al construir el arca debía calafatearla con brea, “Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera.” A partir de esto surge una gran pregunta, “¿De donde sacó Noé la brea para calafatear el arca si la misma se obtiene de los restos fósiles que se crearon con el diluvio?

Ésta es una pregunta muy inquietante, porque sabemos que la brea es un derivado del petróleo, y también sabemos que el petróleo se obtiene de los restos fósiles que se encuentran sepultados bajo tierra y en todo el planeta, los cuales son nada mas y nada menos que la gran evidencia de que el diluvio fue un evento universal y no local. Pero vemos principalmente que el diluvio universal en los días de Noé fue al autor de todos estos fósiles, los cuales se formaron tras los violentos movimientos de agua y placas tectónicas mediante erupciones volcánicas subterráneas y terrestres. Tanto animales como plantas y árboles fueron sepultados rápidamente por avalanchas de lodo, barro, arena, sedimentos minerales y el peso del agua, condiciones únicas para la formación de los millones de fósiles que se encuentran en todo el mundo, muchos de ellos en capas que tienen kilómetros de grosor y distancia, los cuales el hombre luego a utilizado para diferentes usos y desarrollar distintos productos.

Pero bien, notemos que a Noé  no le hizo falta tener fósiles presentes para obtener de ellos la brea, ya que la misma puede obtenerse de bosques de árboles y arbustos. Esto es algo que podemos comprobar ya que la brea fue el producto más exportado por Finlandia durante los siglos XVII y XVIII. Los navíos y buques mercantes europeos necesitaban enormes cantidades de brea y su principal suministro provenía de los bosques del reino de Suecia-Finlandia. En otros países se utilizaban pinos viejos, o lo que queda después de talar un árbol, como materia prima para conseguir brea, mientras que los finlandeses la sacaban de los pinos jóvenes.

La corteza de árboles y arbustos se cortaba para producir incisiones por las que después fluiría la resina. Tras unos años, estos árboles eran talados, cortados en trozos pequeños y almacenados para producir brea. Ésta se transportaba a los puertos en barriles y embarcaba rumbo a los mercados internacionales. El negocio de la brea fue el modo de subsistencia que tenían los habitantes del interior, la mayoría de los cuales vivían en el sureste de Finlandia. Más tarde, ya a finales del apogeo de esta industria, también se procesaba en las regiones de Ostrobotnia y Kainuu. La fabricación de brea se llevó a cabo en Finlandia durante 300 años, finalizando a comienzos del siglo XX, cuando se dejaron de construir barcos de madera y se redujo así la demanda de esta materia.

Los escandinavos obtenían la brea de la corteza de árboles y arbustos, la que se cortaba para producir incisiones por las que después fluiría la resina, y de ésta obtener la brea. También parece que tenían otro método, luego de sacar la corteza al cabo de   unos años, estos árboles eran talados, cortados en trozos pequeños y almacenados para producir la brea. El proceso de como lo hacían no se sabe bien, pero lo que si se sabe es que el producto final lo lograban, y parece que muy bien hecho ya que durante 300 años lo estuvieron utilizando. 

Fuente:  www.incar.csic.es/

¿POR QUÉ NO SER UN TESTIGO DE JEHOVÁ?

Los Testigos de Jehová son personas religiosas que llegan a su hogar los fines de semana o que quizás trabajen o convivan con usted por diversas circunstancias, ellos harán todo lo posible para que usted se convierta a su religión, por eso tarde o temprano usted tendrá que enfrentarse a la cuestión ¿debería convertirme en Testigo de Jehová?.A continuación le presentamos una serie de situaciones a las que usted se enfrentará cuando sea Testigo de Jehová. Si ya está estudiando con ellos, analice estas situaciones con ellos y no deje que le den respuestas ambiguas, recuerde que su futuro está en juego, precíselos a que le den respuestas claras y exactas.Este es un tema muy delicado y a la vez muy importante, usted debe saber que una vez que sea Testigo de Jehová, ni usted ni sus hijos podrán ponerse una transfusión de sangre por ninguna razón. Si usted o sus hijos están en peligro de muerte y la única probabilidad de salvación es una transfusión de sangre, usted tendrá que dejarse morir y si sus hijos están al borde de la muerte usted tendrá que pelear con los médicos y las autoridades civiles para que dejen morir a sus hijos sin ponerse una transfusión de sangre. ¿Esta usted dispuesto a llevar esas muertes sobre su conciencia?Usted debe saber que los Testigos de Jehová se sienten orgullosos de dejar morir a sus hijos por no ponerse una transfusión de sangre. Dígale al Testigo de Jehová que lo visita que le muestre la revista ¡Despertad! 22 de Mayo de 1994. No deje que le evasivas, sea firme en decirle que si no le muestra la revista no continuará estudiando con él o con ella.

Fíjese que en esa revista la organización dirigente de los Testigos de Jehová [The WacthTower] alienta a los jóvenes Testigos a dejarse morir antes que ponerse una transfusión de sangre y vea la pared de retratos de jóvenes Testigos que ya han muerto por tomar semejante actitud ¿estaría usted dispuesto a seguir semejante ideología destructiva…?

2 Los Testigos de Jehová y el fin del mundo.

Los Testigos de Jehová son una secta apocalíptica, en otras palabras son un grupo religioso que basan su predicación en el fin del mundo. Esta secta tiene sus orígenes en Estados Unidos alrededor de 1870 y tomaron mucha de su ideología de grupos adventistas.

Los Testigos de Jehová han predicho el fin del mundo para 1874, después para 1914, después para 1925, después para 1975 y por ultimo que no pasaría de 1994, hoy en día le dirán que el Fin esta cerca ¿creera usted a un grupo religioso que se ha equivocado tantas veces?

Pidale al Testigo que lo visita que le muestre la revista Atalaya del 15 de Mayo de 1984, alli usted vera como la organización WatchTower que dirige a los Testigos de Jehova los engaño mas de un siglo prometiendoles que la genacion de 1914 nunca moriría. Millones de Testigos de Jehova confiaron en esa falsa profecía y miles de ellos murieron sin tener hijos o sin estudiar en la Universidad y trabajon gratuitamente como vendedores ambulantes de la Corporación Watchtower vendiendo revistas y Biblias, convencidos de que el Fin estaba cerca… ese Fin nunca llegó y la Sociedad Watchtower nunca pidio perdón y los dirigentes de esa secta conocidos como Cuerpo Gobernante que tramaron el engaño; siguen dirigiendo a millones de Testigos de Jehova por toda la Tierra y siguen repitiendo el engaño de 1914 como comienzo del Tiempo del Fin. ¿Quiere usted dedicarle su vida a una organización como esa?

3 Los cumpleaños y otras fiestas.

Los Testigos de Jehová creen que tienen que vivir separados del resto de la Humanidad o Mundo, para ellos todos los no Testigos son – mundanos – palabra que usan como un término despectivo para referirse a los no Testigos, para ellos usted es un mundano o mundana.
En su afán de mantener a los Testigos de Jehová alejados de sus familiares y antiguos amigos no Testigos, la organización Wacthtower les ha prohibido a los Testigos la celebración de casi todas las fiestas populares…

Si usted se convierte en Testigo de Jehová no podrá volver a celebrar una Navidad, ni un Cumpleaños. ¿Entiende usted bien eso…? A partir que usted sea Testigo no podrá volver a reunirse con su familia no Testigo en ninguna fiesta popular y usted jamás, le podrá celebrar un cumpleaños a uno de sus hijos. ¿Es esa la vida que usted quiere para su familia?

Temas Relacionados:

“Los Testigos de Jehová y el trato a los miembros expulsados”.

ISAÍAS 17, UN ORÁCULO CONTRA DAMASCO

 

Un estudio Bíblico por Jack Kelley

En estos últimos dos años ha quedado más claro que la profecía de Isaías sobre la destrucción de Damasco pronto se cumplirá, quizás por ser parte del escenario del Salmo 83 del que he escrito antes. Si eso es así, se explicaría porqué Siria no se incluye entre las naciones musulmanas de la coalición que se forma en contra de Israel en la batalla de Ezequiel 38. Una actualización de nuestro estudio de Isaías 17 parece ser la conclusión adecuada a nuestros vistazos recientes de Ezequiel 38 y el Salmo 83.

Alentados por el resultado de la guerra de 2006 entre Israel y Hezbolá, Siria se ha vuelto más belicosa en su comportamiento hacia Israel, como si estuviera invitando a una confrontación. Sus actos agresivos incluyen el traslado de un gran contingente militar al Golán, abrir el cruce que le da acceso a los sirios a Israel por primera vez desde 1973, la formación y entrenamiento de una fuerza terrorista siria para infiltrarse en el norte de Israel, y la ayuda abierta a que Hezbolá se rearme en violación a la Resolución 1701 de las NN.UU. Ahora Hezbolá y Siria están construyendo un muro grande y fortificado de 22 kilómetros de longitud que promete ser una de las mayores estructuras fortificadas en el Medio Oriente. Está diseñado para obstaculizar los tanques israelitas en su marcha a través de Líbano hacia la capital Siria, Damasco. Y recientemente, Siria ha movilizado 800 misiles de largo alcance y los ha colocado en posición de fuego hacia blancos específicos y actualizados dentro de Israel, en preparación para la guerra.

Desde hace algún tiempo se sabe que Siria tiene uno de los programas más avanzados de armas químicas, a pesar de que eso es ilegal, y que probablemente están en posesión de gran parte del arsenal de armas de destrucción masiva (ADM) que tenía Sadam Hussein y que los principales medios de información (PMI) se deleitan en decirnos que nunca existieron. Recientemente imágenes satelitales sugieren que se están haciendo esfuerzos importantes para actualizar las instalaciones conocidas de armas químicas en Siria. Ellos también han trasladado las reservas militares, montado centros de comunicación alternos, y movilizado todos los documentos históricos y legales fuera de Damasco. Y lo hicieron porque creen que Israel respondería a un ataque con armas químicas destruyendo Damasco con armas nucleares. Han llamado a todos sus ciudadanos que viven en Líbano. Han adquirido armas rusas y sistemas de defensa con un valor de cientos de millones de dólares en su esfuerzo para proteger Damasco.

En julio de 2007, una bomba química explotó en una instalación Siria mientras se armaba en un misil Scud, matando docenas de técnicos iraníes y sirios. El único blanco más probable dentro del rango de este misil era Tel Aviv. Luego, dos meses más tarde Israel bombardeó una instalación secreta siria dentro del país lo que fue noticia importante y demostró la habilidad de Israel de poder anular las defensas antiaéreas rusas de última tecnología. Estos sistemas fueron vendidos a Siria e Irán para protegerlos en contra de un ataque aéreo de los EE.UU. o de Israel. La presencia de materiales nucleares en la base siria ha sido confirmada, por lo que pudo haber sido el sitio de por lo menos una planta de ensamblaje de bombas sucias y quizás aun una instalación clandestina de armas nucleares. Los norcoreanos estaban fuertemente involucrados en eso y se sospecha que aun están ayudando a Siria a desarrollar algún tipo de arma nuclear.

Recientemente Siria ha adquirido, por una suma no revelada de varios cientos de millones de dólares, armamento ofensivo y defensivo de Rusia e Irán, con lo que todos los centros poblados de Israel se han convertido en blancos potenciales. Al trasladar parte de este armamento al Hezbolá han transformado esta organización terrorista en un regimiento del ejército sirio, y convertido a Líbano en su primera línea de defensa en contra de Israel.

Mientras que esto es más de lo que los PMI han querido compartir con ustedes, ya es un asunto público. Yo creo que están sucediendo más cosas de las que sabemos, por lo que estos asuntos son ahora más que urgentes. Así que echémosle otro vistazo a Isaías 17, Un Oráculo Contra Damasco, mientras aun es profecía.

Profecía Sobre Damasco

“Profecía sobre Damasco. He aquí que Damasco dejará de ser ciudad, y será montón de ruinas. Las ciudades de Aroer están desamparadas, en majadas se convertirán; dormirán allí, y no habrá quien los espante” (Isaías 17:1-2).

Debido al lenguaje de estos versículos, muchos eruditos creen que esta profecía se cumplió parcialmente cuando los asirios derrotaron a los arameos y destruyeron su capital, Damasco, en el año 732 a.C. Hoy día se cree que Damasco es la ciudad más antigua del mundo que ha sido habitada de manera continua en un lapso de 5.000 años de historia y una población de dos millones de habitantes; a pesar de ello, Isaías 17:1 indica que un día dejará de existir.

Algunas personas creen que “las ciudades de Aroer” se refiere al territorio arameo situado al este del río Jordán, alrededor del río Arnón, que fluye hacia el Mar Muerto en el sur de Jordania. Sin embargo, la Enciclopedia Judía declara que esta frase en Isaías 17:2 probablemente se ha traducido incorrectamente, debido a la gran distancia geográfica que existe con Damasco. Mientras dicen que es posible que pueda haber existido otro Aroer cerca de Damasco, lo más seguro es que el pasaje debería decir “las ciudades de allí serán abandonadas”. Si esa es la traducción correcta, eso incluiría la fortaleza de Hezbolá en el Valle de la Bekaa en Líbano, el cual era parte del territorio arameo en tiempos de Isaías, y que queda en línea recta entre Beirut y Damasco.

“Y cesará el socorro de Efraín, y el reino de Damasco; y lo que quede de Siria será como la gloria de los hijos de Israel, dice Jehová de los ejércitos. En aquel tiempo la gloria de Jacob se atenuará, y se enflaquecerá la grosura de su carne. Y será como cuando el segador recoge la mies, y con su brazo siega las espigas; será también como el que recoge espigas en el valle de Refaim” (Isaías 17:3-5).

Este segmento habla sobre la destrucción de Damasco en el año 732 a.C. y la destrucción de Samaria 10 años después (722 a.C.). Damasco continuó existiendo como parte del Imperio Asirio y aun existe hoy en día, pero las ruinas de Samaria están ahora siendo excavadas de la tierra arenosa de Israel. La reubicación sistemática de las clases gobernantes a los confines del Imperio Asirio también se ve aquí, simbolizado por la grosura de la carne de Jacob que se enflaquece. Esta era una práctica común asiria para reducir la posibilidad de alguna rebelión subsiguiente entre los pueblos conquistados. Jacob y Efraín eran los nombres alternos para el Reino del Norte, y Samaria era su capital.

“Y quedarán en él rebuscos, como cuando sacuden el olivo; dos o tres frutos en la punta de la rama, cuatro o cinco en sus ramas más fructíferas, dice Jehová Dios de Israel” (Isaías 17:6).

No todo el pueblo fue dispersado. Los agricultores fueron dejados para cuidar las cosechas y proteger la siega para los nuevos gobernantes. Se les unieron otros refugiados provenientes de otras partes de Asiria y sus descendientes fueron conocidos como los samaritanos en tiempos de Jesús. (Una lectura rápida de 2 Crónicas 11:16 muestra que todas las personas fieles de las 10 tribus del norte se trasladaron al sur cuando la guerra civil dividió la nación después de la muerte del Rey Salomón 150 años antes. De ahí en adelante todas las 12 tribus estaban representadas en el Reino del Sur de Judá, así que las 10 tribus del Norte nunca se perdieron totalmente, El Señor siempre ha preservado un remanente de todas las tribus de Israel.)

“En aquel día mirará el hombre a su Hacedor, y sus ojos contemplarán al Santo de Israel. Y no mirará a los altares que hicieron sus manos, ni mirará a lo que hicieron sus dedos, ni a los símbolos de Asera, ni a las imágenes del sol. En aquel día sus ciudades fortificadas serán como los frutos que quedan en los renuevos y en las ramas, los cuales fueron dejados a causa de los hijos de Israel; y habrá desolación” (Isaías 17:7-9).

Este es otro pasaje problemático para aquellas personas que tratan de consignar toda la profecía a la historia. No existe ninguna razón para creer que los asirios se volvieron a Dios después de su conquista de Aram y de Israel. Y lejos de abandonar sus ciudades a causa de los israelitas, fueron los israelitas quienes fueron derrotados y dispersados. El aun futuro ataque judío sobre Damasco que causa la destrucción y el abandono de las ciudades sirias, y el eventual retorno de los sobrevivientes a su Dios, es un cumplimiento más probable. Y eso puede suceder pronto.

“Porque te olvidaste del Dios de tu salvación, y no te acordaste de la roca de tu refugio; por tanto, sembrarás plantas hermosas, y plantarás sarmiento extraño. El día que las plantes, las harás crecer, y harás que su simiente brote de mañana; pero la cosecha será arrebatada en el día de la angustia, y del dolor desesperado” (Isaías 17:10-11).

Asur, padre de los asirios, y Aram, padre de los arameos, fueron hijos de Sem. Uz, hijo de Aram, es el fundador tradicional de Damasco. (El escenario de Job, el libro más antiguo de la Biblia, es la tierra de Uz.) El conocimiento de Dios en la memoria de estos patriarcas no puede ser cuestionado. No era que nunca lo habían conocido, es que lo habían abandonado para inclinarse a los dioses cananeos de la región, Baal y su consorte Astoret (conocida como Asera, Astarté, Istar, Afrodita, Venus). Hoy día Siria es casi totalmente musulmana. Hasta que no retornen a su Hacedor y Salvador, ninguno de sus planes y confabulaciones prosperarán a la larga aunque ahora parezcan prometedores al principio.

“¡Ay! multitud de muchos pueblos que harán ruido como estruendo del mar, y murmullo de naciones que harán alboroto como bramido de muchas aguas. Los pueblos harán estrépito como de ruido de muchas aguas; pero Dios los reprenderá, y huirán lejos; serán ahuyentados como el tamo de los montes delante del viento, y como el polvo delante del torbellino. Al tiempo de la tarde, he aquí la turbación, pero antes de la mañana el enemigo ya no existe. Esta es la parte de los que nos aplastan, y la suerte de los que nos saquean” (Isaías 17:12-14).

Habiendo conquistado tanto a los arameos como al Reino del Norte, los asirios pusieron su mirada sobre el Reino del Sur, Judá. El rey asirio, Senaquerib, llevó sus tropas casi literalmente hasta las puertas de Jerusalén, tan cerca estaban que sus comandantes podían hablarles a los defensores judíos. La noche antes del ataque, el Señor envió Su ángel al campamento asirio para matar a 185.000 soldados asirios. Antes que amaneciera el resto había empacado y huido, terminando así 44 años de conquista (Isaías 37:36-38). Este momento en la historia de Israel se asemeja mucho al punto de vista judío de los últimos tiempos, tanto que Senaquerib es visto por ellos como un tipo de anticristo, mientras que el rey de Judá, Ezequías es un modelo del Mesías.

Pero observe usted que Isaías habla de muchas naciones que están encolerizadas en contra del pueblo de Dios, no solamente Asiria, guiándonos una vez más a considerar la derrota de Senaquerib como un cumplimiento parcial de la profecía.

La frase “bramido de muchas aguas” generalmente se usa para describir el sonido de la vociferación de la gente y hoy día hay muchas naciones que se encuentran agitadas. El grito del sentimiento antiisraelita se puede escuchar en todo el planeta. Las muchas “conferencias de paz” del Medio Oriente combinadas con la guerra de Gaza y el reciente abordaje de la flotilla turco/terrorista ha dejado a Israel sola en contra de una presión irresistible para negociar su misma existencia. Siria e Irán están totalmente seguros que Israel va a atacar pronto y se están preparando para ello. Los otros vecinos de Israel también se están preparando para la guerra, y ciertamente hay muchas naciones que están tomando bando.

Israel no está ciega a estas crecientes amenazas, pero hasta tiempos recientes parece que las han estado ignorando. Y eso está por terminar. El Primer Ministro israelita, Benjamín Netanyahu le ha expresado al mundo que no va a pedir disculpas por defender a su país y que continuará haciéndolo a pesar de que eso cause mayores confrontaciones. Fácilmente podemos vislumbrar un escenario que escalará hacia el cumplimiento final de Isaías 17, la destrucción de Damasco. Una vez más habrá al tiempo de la tarde, terror repentino, pero antes de la mañana el enemigo ya no existe. Si escuchan cuidadosamente, ya casi se oyen los pasos del Mesías. 05/06/2010.

Articulo Original de gracethrufaith.com


Isaías 17, Un Oráculo Contra Damasco

 Fuente: Blog El Milenio

IMPLANTES RDFI: ¿LA LLAVE DEL FUTURO?

La tecnología para el control mundial está lista

11/06/10 (ID Noticias)

Amal Graafstra, un autor de tecnología y propietario de varias compañías de tecnología y comunicaciones móviles, tiene un doble implante RFID que le permite acceder a su computadora y abrir su puerta delantera con un gesto de la muñeca, informa The Sydney Morning Herald.

En el año 2005, Graafstra se aplicó primero la tecnología a sí mismo para no tener que seguir cargando con las llaves del trabajo y de la casa. Con un procedimiento de solo cinco minutos realizado por un cirujano plástico, el chip quedó insertado y ya estaba en capacidad de programar los accesos y bloqueos que usaba cotidianamente, para que el chip los reconociera.

El chip, del tamaño de un grano de arroz, está colocado dentro del tejido entre los dedos pulgar e índice. El chip ha sido programado para permitir a Graafstra abrir la puerta de su carro e incluso arrancar su moto.

Pero él dice que la mayor ventaja es cuando regresa de la tienda de víveres y llega a casa. Con ambos brazos cargados de productos, puede abrir la puerta con un sencillo movimiento de su mano frente al panel del lector situado al lado de la cerradura.

Aumento de la ciencia Dn.12:4

Dn.12:4 “Pero tú Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin.Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará”

La ciencia sigue sorprendiéndonos, como lo profetiza la Biblia.Toda esta tecnología de avanzada la utilizará el anticristo para el control mundial.Estos no son cuentos de ciencia ficción, ¡Cristo viene!

¡Vivamos conforme a las Sagradas Escrituras!

INCREÍBLES AVANCES MÉDICOS DE ESTOS ÚLTIMOS AÑOS

Daniel 12:4: Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la CIENCIA se aumentará.

Las ciencias médicas, ciencias de la salud la medicina… están experimentando algunos avances espectaculares. En el blog sobre avances tecnológicos, que sigue la pista a algunas fuentes de excelencia como el MIT, este tipo de noticias son muy recurrentes… Con el ánimo de divulgar esta noticias en español entre interesados, recogemos aquí los títulos de las noticias cientificas – blogs hasta la fecha publicadas:

LAS DIEZ TECNOLOGÍAS QUE CAMBIARÁN EL MUNDO SEGÚN EL MIT

 

Daniel 12:4: Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la CIENCIA se aumentará.

  1. Redes de sensores sin cables (Wireless Sensor Networks)
  2. Ingeniería inyectable de tejidos (Injectable Tissue Engineering)
  3. Nano-células solares (Nano Solar Cells)
  4. Mecatrónica (Mechatronics)
  5. Sistemas informáticos Grid (Grid Computing)
  6. Imágenes moleculares (Molecular Imaging)
  7. Litografía Nano-impresión (Nanoimprint Lithography)
  8. Software fiable (Software Assurance)
  9. Glucomicas (Glycomics)
  10. Criptografía Quantum (Quantum Cryptography)

La humanidad está dando pasos de gigantes en relación con otras épocas pasadas. Clonación, nanotecnología, biotecnología absorben astronómicos presupuestos con retos que se resuelven en invenciones que rozan algunas aportaciones de la ciencia ficción.

Hasta la Quimica, la Medicina –nanomedicina– y los físicos tendrán que administrar nuevas invenciones que, pese a decisivos avances científicos y tecnológicos, pueden poner en peligro a la humanidad.

Michael Crichton en su libro “Presa” nos señala los peligros para la sociedad de la nanociencia a través de un experimento donde la computación, nuevos artefactos y las nanomáquinas desempeñan un papel decisivo. Las ventajas y desventajas de los nuevos inventos e innovaciones tecnológicas deberán evaluarse cuidadosamente antes de que algún paso fatal en nuestra historia sea irreversible. Pero aparte de leer a Crichton y sus ciencia ficción, le invitamos a tomarse muy en serio la nanotecnología.

OTRAS CONSIDERACIONES SOBRE LA TORMENTA SOLAR DEL FIN DEL MUNDO

La tormenta solar del fin del mundo

 Lucas 21:25: “Entonces habrá señales en el SOL, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas”.

 Una llamarada solar / ABC

¿Es peligroso que el Sol haya despertado?

El Sol registra en un día tantas explosiones como en 2009

La mayor llamarada solar desde 2007

La NASA, a la caza del Sol

Más cerca que nunca del Sol

Sigue la mejor información de ciencia en «El Blog», por José Manuel Nieves

JOSÉ MANUEL NIEVES | MADRID

El escenario podría ser cualquier gran ciudad de Estados Unidos, China o Europa. La hora, por ejemplo, poco después del anochecer de cualquier día entre mayo y septiembre de 2012. El cielo, de repente, aparece adornado con un gran manto de luces brillantes que oscilan como banderas al viento. Da igual que no estemos cerca del Polo Norte, donde las auroras suelen ser comunes. Podría tratarse perfectamente de Nueva York, Madrid o Pekín. Pasados unos segundos, las bombillas empiezan a parpadear, como si estuvieran a punto de fallar. Después, por un breve instante, brillan con una intensidad inusitada… y se apagan para siempre. En menos de un minuto y medio, toda la ciudad, todo el país, todo el continente, está completamente a oscuras y sin energía eléctrica. Un año después, la situación no ha cambiado. Sigue sin haber suministro y los muertos en las grandes ciudades se cuentan por millones. En todo el planeta está sucediendo lo mismo. ¿El causante del desastre? Una única y gran tormenta espacial, generada a más de 150 millones de kilómetros de distancia, en la superficie del Sol.

Y no es que de repente hayamos decidido alinearnos entre las filas de los catastrofistas que predican el fin del mundo precisamente para 2012. Pero lo descrito arriba es exactamente lo que pasaría si el actual ciclo solar (que acaba de empezar después de más de un año de completa inactividad) fuera sólo la mitad de violento de lo que se espera. Así lo dice, sin tapujos, un informe extraordinario financiado por la NASA y publicado hace menos de un año por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NAS). Y resulta que, según el citado informe, son precisamente las sociedades occidentales las que, durante las últimas décadas, han sembrado sin quererlo la semilla de su propia destrucción.

«Un posible desastre»Se trata de nuestra actual forma de vida, dependiente en todo y para todo de una tecnología cada vez más sofisticada. Una tecnología que, irónicamente, resulta muy vulnerable a un peligro extraordinario: los enormes chorros de plasma procedentes del Sol. Un plasma capaz de freir en segundos toda nuestra red eléctrica (de la que la tecnología depende), con consecuencias realmente catastróficas. «Nos estamos acercando cada vez más hasta el borde de un posible desastre», asegura Daniel Baker, un experto en clima espacial de la Universidad de Colorado en Boulder y jefe del comité de la NAS que ha elaborado el informe.

Según Baker, es difícil concebir que el Sol pueda enviar hasta la Tierra la energía necesaria para provocar este desastre. Difícil, pero no imposible. La superficie misma de nuestra estrella es una gran masa de plasma en movimiento, cargada con partículas de alta energía. Algunas de estas partículas escapan de la ardiente superficie para viajar a través del espacio en forma de viento solar. Y de vez en cuando ese mismo viento se encarga de impulsar enormes globos de miles de millones de toneladas de plasma ardiente, enormes bolas de fuego que conocemos por el nombre de eyecciones de masa coronal. Si una de ellas alcanzara el campo magnético de la Tierra, las consecuencias serían catastróficas.

Nuestras redes eléctricas no están diseñadas para resistir esta clase de súbitas embestidas energéticas. Y que a nadie le quepa duda de que esas embestidas se producen con cierta regularidad. Desde que somos capaces de realizar medidas, la peor tormenta solar de todos los tiempos se produjo el 2 de septiembre de 1859. Conocida como «El evento Carrington», por el astrónomo británico que lo midió, causó el colapso de las mayores redes mundiales de telégrafos (imagen bajo estas líneas). En aquella época, la energía eléctrica apenas si empezaba a utilizarse, por lo que los efectos de la tormenta casi no afectaron a la vida de los ciudadanos. Pero resultan inimaginables los daños que podrían producirse en nuestra forma de vida si un hecho así sucediera en la actualidad. De hecho, y según el análisis de la NAS, millones de personas en todo el mundo no lograrían sobrevivir.

La tormenta solar del fin del mundo

El informe subraya la existencia de dos grandes problemas de fondo: El primero es que las modernas redes eléctricas, diseñadas para operar a voltajes muy altos sobre áreas geográficas muy extensas, resultan especialmente vulnerables a esta clase de tormentas procedentes del Sol. El segundo problema es la interdependencia de estas centrales con los sistemas básicos que garantizan nuestras vidas, como suministro de agua, tratamiento de aguas residuales, transporte de alimentos y mercancías, mercados financieros, red de telecomunicaciones… Muchos aspectos cruciales de nuestra existencia dependen de que no falle el suministro de energía eléctrica.

Ni agua ni transporteIrónicamente, y justo al revés de lo que sucede con la mayor parte de los desastres naturales, éste afectaría mucho más a las sociedades más ricas y tecnológicas, y mucho menos a las que se encuentran en vías de desarrollo. Según el informe de la Academia Nacional de Ciencias norteamericana, una tormenta solar parecida a la de 1859 dejaría fuera de combate, sólo en Estados Unidos, a cerca de 300 de los mayores transformadores eléctricos del país en un periodo de tiempo de apenas 90 segundos. Lo cual supondría dejar de golpe sin energía a más de 130 millones de ciudadanos norteamericanos.

Lo primero que escasearía sería el agua potable. Las personas que vivieran en un apartamento alto serían las primeras en quedarse sin agua, ya que no funcionarían las bombas encargadas de impulsarla a los pisos superiores de los edificios. Todos los demás tardarían un día en quedarse sin agua, ya que sin electricidad, una vez se consumiera la de las tuberías, sería imposible bombearla desde pantanos y depósitos. También dejaría de haber transporte eléctrico. Ni trenes, ni metro, lo que dejaría inmovilizadas a millones de personas, y estrangularía una de las principales vías de suministro de alimentos y mercancías a las grandes ciudades.

Una gran tormenta solar acabaría con los transformadores eléctricos. Después escasearía el agua potable y el transporte eléctrico no funcionaría: ni trenes ni metro

Los grandes hospitales, con sus generadores, podrían seguir dando servicio durante cerca de 72 horas. Después de eso, adiós a la medicina moderna. Y la situación, además, no mejoraría durante meses, quizás años enteros, ya que los transformadores quemados no pueden ser reparados, sólo sustituidos por otros nuevos. Y el número de transformadores de reserva es muy limitado, así como los equipos especializados que se encargan de instalarlos, una tarea que lleva cerca de una semana de trabajo intensivo. Una vez agotados, habría que fabricar todos los demás, y el actual proceso de fabricación de un transformador eléctrico dura casi un año completo…

El informe calcula que lo mismo sucedería con los oleoductos de gas natural y combustible, que necesitan energía eléctrica para funcionar. Y en cuanto a las centrales de carbón, quemarían sus reservas de combustible en menos de treinta días. Unas reservas que, al estar paralizado el transporte por la falta de combustible, no podrían ser sustituidas. Y tampoco las centrales nucleares serían una solución, ya que están programadas para desconectarse automáticamente en cuanto se produzca una avería importante el las redes eléctricas y no volver a funcionar hasta que la electricidad se restablezca.

Sin calefaccion ni refrigeración, la gente empezaría a morir en cuestión de días. Las primeras víctimas serían aquellas que dependen de un tratamiento médico

Sin calefacción ni refrigeración, la gente empezaría a morir en cuestión de días. Entre las primeras víctimas, todas aquellas personas cuya vida dependa de un tratamiento médico o del suministro regular de sustancias como la insulina. «Si un evento Carrington sucediera ahora mismo -asegura Paul Kintner, un físico del plasma de la Universidad de Cornell, de Nueva York- sus efectos serían diez veces peores que los del huracán Katrina». En realidad, sin embargo, la estimación de este físico se queda muy corta. El informe de la NAS cifra los costes de un evento Carrington en dos billones de dólares sólo durante el primer año (el impacto del Katrina se estimó entre 81 y 125 mil millones de dólares), y considera que el periodo de recuperación oscilaría entre los cuatro y los diez años.

Por supuesto, el informe no se limita a describir escenarios de pesadilla sólo en los Estados Unidos. Tampoco Europa, o China, se librarían de las desastrosas consecuencias de una tormenta geomagnética de gran intensidad.

Tomar precaucionesLa buena noticia, reza el informe, es que si se dispusiera del tiempo suficiente, las compañías eléctricas podrían tomar precauciones, como ajustar voltajes y cargas en las redes, o restringir las transferencias de energía para evitar fallos en cascada. Pero, ¿Tenemos un sistema de alertas que nos avise a tiempo? Los expertos de la NAS opinan que no. Actualmente, las mejores indicaciones de una tormenta solar en camino proceden del satélite ACE (Advanced Composition Explorer). La nave, lanzada en 1997, sigue una órbita solar que la mantiene siempre entre el Sol y la Tierra. Lo que significa que puede enviar (y envía) continuamente datos sobre la dirección y la velocidad de los vientos solares y otras emisiones de partículas cargadas que tengan como objetivo nuestro planeta.

ACE, pues, podría avisarnos de la inminente llegada de un chorro de plasma como el de 1859 con un adelanto de entre 15 y 45 minutos. Y en teoría, 15 minutos es el tiempo que necesita una compañía eléctrica para prepararse ante una situación de emergencia. Sin embargo, el estudio de los datos obtenidos durante el evento Carrington muetran que la eyección de masa coronal de 1859 tardó bastante menos de 15 minutos en recorrer la distancia que hay desde el ACE hasta la Tierra. Por no contar, además, que ACE tiene ya once años y que sigue trabajando a pesar de haber superado el periodo de actividad para el que había sido diseñado. Algo que se nota en el funcionamiento, a veces defectuoso, de algunos de sus sensores, que se saturarían sin remedio ante un evento de esas proporciones. Y lo peor es que no existen planes para reemplazarlo.

El mundo, probablemente, no hará nada para prevenirnos de los efectos de una tormenta solar devastadora hasta que ésta suceda

Para Daniel Baker, que formó parte de una comisión que hace ya tres años alertó de los problemas de este satélite, «no tener una estrategia para sustituirlo cuando deje de funcionar es una completa locura». De hecho, otros satélites de observación solar, como SOHO, no pueden proporcionarnos alertas tan inmediatas ni tan fiables como las de ACE. Para Baker y los demás investigadores que han elaborado el informe, el mundo probablemente no hará nada para prevenirnos de los efectos de una tormenta solar devastadora hasta que ésta, efectivamente, suceda.

Algo que, según el informe, podría ocurrir mucho antes de lo que nadie imagina. La «tormenta solar perfecta», de hecho, podría tener lugar durante la primavera o el otoño de un año con alta actividad solar (como lo será 2012). Y es precisamente en esos periodos, cerca de los equinoccios, cuando serían más dañinas para nosotros, ya que es entonces cuando la orientación del campo magnético terrestre (el escudo que nos proteje de los vientos solares), es más vulnerable a los bombardeos de plasma solar.

ARQUEOLOGÍA DESCARTA VERACIDAD DEL LIBRO MORMÓN

Falsedades históricas del Libro de Mormón 

 

Los libros sagrados de las diversas religiones suelen contener datos históricos, geográficos y arqueológicos susceptibles de ser verificados por los especialistas en estas ciencias. En alguna medida, su fiabilidad viene confirmada o negada precisamente por la posibilidad de verificar si los datos históricos o arqueológicos son o no reales. El ejemplo más destacado de esta tesis lo constituye, sin lugar a dudas, la Biblia. Los datos geográficos, históricos y arqueológicos que aparecen en la misma no sólo son reales y están cuidadosamente expuestos sino que han servido de base para realizar descubrimientos arqueológicos en tiempos modernos. En el caso de otros libros religiosos los datos son escasos y difícilmente comprobables vg: los libros canónicos del hinduismo, pero incluso así parece existir un fondo histórico real aunque se haya visto deformado por la leyenda. La única excepción a esta regla la constituye el Libro de Mormón, la presunta revelación divina recibida por Joseph Smith, un escrito que resulta aún menos fiable que los textos sagrados del hinduismo.

La historia contenida en esta obra no deja de ser un tanto complicada en sus detalles. Haremos aquí un breve resumen de la misma en relación con sus aspectos fundamentales. En las páginas del libro canónico por antonomasia del mormonismo, se nos narra que un pueblo llamado jareditas, procedentes de la Torre de Babel, emigró a América en el año 2247 A.C. Supuestamente esta cultura ocupó América Central hasta desvanecerse a causa de los conflictos internos. Un superviviente llamado Ether escribió su historia en 24 placas metálicas. 

LA HISTORIA SEGÚN EL LIBRO DE MORMÓN 

Hacía el año 600 A.C., las dos familias de Lehi e Ismael salieron de Jerusalén y cruzando el océano Atlántico desembarcaron en América del Sur. Dos hijos de Lehi, llamados Laman y Nephi, acabaron enfrentándose junto con sus seguidores en el campo de batalla. De aquí procederían los pieles rojas que poblarían el Nuevo Mundo. La razón, según Joseph Smith, no podía ser más fácil: los lamanitas era rebeldes contra Dios y El los castigó haciendo que su piel se oscureciera dando así origen a los indios americanos. 

Los nefitas, por el contrario, que seguían conservando una piel inmaculadamente blanca, fueron favorecidos por Dios y se asentaron en América Central en la época de Cristo. Después de su crucifixión, Jesús se les apareció en esta parte del continente americano e instituyó el bautismo, el sacramento del pan y el vino, el sacerdocio, etc. Un par de siglos después, aquella cultura centroamericana abandonó los caminos del Señor y otro siglo y medio después nefitas y lamanitas se enfrentaron de nuevo en batalla. 

El jefe de los nefitas era un profeta y sacerdote llamado Mormón. Cuando comprendió que la derrota era una posibilidad clara, decidió escribir en placas de oro la historia de su pueblo. Se las entregó a su hijo Moroni que, supuestamente, la escondió en una colina cerca de Palmyra, Nueva York, unos mil cuatrocientos años antes de que, presuntamente, un ángel se le apareciera a Smith y le dijera donde encontrarlas. Por qué escogió este lugar – salvo porque Smith viviría cerca de él – es un enigma. Enigma resulta también que Mormón retara a los lamanitas a trabar combate en un cerro insignificante llamado Cumorah. Este lugar, al parecer, se hallaba a centenares de miles de millas de donde se encontraba su pueblo y, por ello, aquel se vio obligado a cruzarlas. Lógicamente, debió llegar hecho trizas al lugar de la batalla. Mormón, si es que existió, fue quizá un profeta y un sacerdote piadoso, pero, desde luego, dejaba mucho que desear como estratega. De acuerdo con el Libro de Mormón, hacia el 421 A.de C. todos los nefitas habían sido asesinados y los impíos lamanitas dominaban la tierra. Presuntamente cuando Colón llegó a América en 1492, se encontró a los descendientes de los lamanitas. 

LAS BASES HISTÓRICAS REALES 

Desde luego, no cabe duda que la historia como tal, pese al tono aburridísimo de su exposición, derrocha imaginación. El problema, para Smith y la secta, claro está, es que existen buenas razones para pensar que no cuenta con la más mínima base histórica. 

Para empezar, está la cuestión del incremento de la población . Según el Libro de Mormón, en treinta años, de 28 personas se formaron dos naciones poderosas (I Nephi; 2 Nephi 5:5,6,28), nephitas y lamanitas que se enfrentarían a muerte. En términos demográficos, tal posibilidad es absolutamente inaceptable. Por si fuera poco, siempre según el Libro de Mormón, esas dos naciones – que se formaron en treinta años – edificaron multitud de ciudades poderosas, seguramente durante el tiempo que no se dedicaban a multiplicarse frenéticamente. En el Libro de Mormón se mencionan al menos 38 ciudades: Ammonihah, Bountiful, Gideon, Shem, Zarahemla, etc. No se han encontrado restos de una sola siquiera ni en Centroamérica ni en Suramérica. 

Como remate, tampoco tenemos pruebas de que, como afirma el Libro de Mormón, en América se utilizara profusamente el egipcio reformado y el hebreo . Para ser honrados habría que decir que no contamos con un solo vestigio de ello. Algo, por otra parte, incomprensible su fiera cierto que, como afirma el Libro de Mormón, ambas lenguas fueron utilizadas durante siglos en el continente americano. 

Las cuestiones menores de dudosa fiabilidad son numerosísimas . Por sólo citar algún ejemplo diremos que el profeta Nephi, que supuestamente escribió varios siglos antes de Cristo, cita a Mateo, Lucas, Pedro y Pablo que no vivieron ni escribieron hasta el siglo primero de nuestra Era. En Alma 46:15 se llama “cristianos” a fieles que vivían 73 años antes del nacimiento de Cristo. Se afirma en Ether 2:3 que había abejas en América unos dos mil años A.de C., cuando lo cierto es que fueron los españoles los que las llevaron al Nuevo Mundo, etc. 

En realidad, lo que resulta establecido más allá de cualquier duda razonable es que el Libro de Mormón es un verdadero fraude histórico . De hecho, autoridades competentes como el Instituto Smithsoniano de Washington han dejado claro que carece de la más mínima base histórica o arqueológica afirmando, por ejemplo, que “los arqueólogos del Smithsoniano no ven ninguna conexión entre la arqueología del Nuevo Mundo y el tema del Libro (de Mormón)” (1). Como ha señalado el Dr. Frank H.H. Roberts, Jr., director del departamento de etnología americana del citado instituto: “No existe ninguna prueba de ninguna emigración desde Israel a América, y de manera similar no hay ninguna prueba de que los indios precolombinos tuvieran ningún conocimiento del cristianismo o de la Biblia”. De la misma opinión es el arqueólogo Michael Coe, especialista en culturas precolombinas: “No hay un solo arqueólogo profesional, que no sea mormón, que encuentre alguna justificación científica para creer que (el Libro de Mormón) es cierto”.(2) 

Los datos resultan tan aplastantes que, incluso, algunos arqueólogos mormones se han visto obligados a aceptarlos . Un ejemplo claro es el del reconocido arqueólogo mormón Dee F. Green que efectivamente ha afirmado: “La moderna topografía no permite situar ninguno de los lugares a los que se refiere el Libro de Mormón. Se puede estudiar la arqueología bíblica, porque sabemos dónde estaban y está Jerusalén y Jericó, pero no sabemos dónde estaban ni están Zarahemla y Bountiful, ni ningún otro sitio realmente (3). 

(1) J. Y S. Tanner-Mormonism Shadow or Reality. Salt Lake City. 1975, p. 57. 
(2) Dialogue: A Journal of Mormon Thought, “Mormons and Archaeology: An Outside View”.Verano de 1973, p.p. 41-42, 46 . 
(3) Dialogue, Oc, verano de 1969, pp. 77-78.

¿ERA JOSE SMITH UN PROFETA DE DIOS?

José Smith, el fundador de la iglesia Mormona, decía ser un profeta de Dios. ¿Lo era?

Para poder determinar si José Smith era un profeta de Dios, primero necesitamos analizar el supuesto llamado o “primera visión” que recuenta Smith. En esta visión supuestamente Dios instruyó al pretendido profeta a empezar una nueva iglesia  -la que vendría a ser la iglesia Mormona. Sin embargo, la evidencia muestra que el testimonio de Smith sufre de muchas inconsistencias. Por ejemplo, la declaración registrada de la “primera visión” de Smith hace mención de una aparición por Jesucristo solamente, mientras que otras declaraciones reportan la aparición de ambos, Jesús y Dios el Padre, o de un ángel, o de un grupo de ángeles. Cualquiera que sea el caso, claramente se puede ver que tales reportes contradictorios sólo sirven para poner en duda la veracidad del testimonio de Smith. Tenga en cuenta que varias de estas declaraciones fueron hechas por él mismo.

Al dirigirnos a investigar la exactitud profética de José Smith encontramos que esta no es mejor que su supuesto encuentro con Dios. De acuerdo a Deuteronomio 18:22, los profetas de Dios tienen un cien por ciento de veracidad, es decir, sus predicciones proféticas nunca fallan. Desafortunadamente para Smith, tales normas probaron ser inalcanzables para él. Por ejemplo, señalamos que Smith predijo que un templo mormón se construiría en el estado de Missouri en los Estados Unidos antes que todas las personas que vivían en 1832 murieran. Hasta ahora, no existe tal templo; esto es una prueba positiva de que José Smith fue culpable de profetizar falsamente.

Pero aún si José Smith no hubiera tenido errores en sus predicciones (lo cual ciertamente no es el caso), de acuerdo a Deuteronomio 13:1-3 aún no se podría calificar como un profeta de Dios porque él estaba hablando de parte de un dios falso -un dios que no es Aquel que se revela en las Escrituras.

Todos estos hechos nos guían hacía una conclusión: que José Smith era de hecho un profeta, pero un falso profeta. Y recuerde, la ironía es que José Smith atacaba el cristianismo diciendo que todos sus maestros eran corruptos.

 


CP- 0305SP
Christian Research Institute

Hendrik H.
Hanegraaff
Dr. Walter
R. Martín
Sede
Internacional
Correspondencia Oficinas
Internacionales
Presidente (1928-1989)
Fundador
17 Hughes
Irvine, C.A. 92718
EE.UU.
P.O. Box 500, Depto. SP
San Juan Capistrano, C.A.
92693-0500 EE.UU.
CRI Brasil
CRI Canadá

PARA MAS INFORMACION:

El Instituto tiene una variedad de materiales relacionados con los Mormones, incluyendo el libro “El Mormonismo” por el Dr. Walter Martín (B-007SP). Este libro y más información está disponible a través de nuestra Lista de Recursos en español.

CARDENAL ROGER MAHONY ACEPTA QUE NO DENUNCIÓ CASO DE PEDERASTIA

Estados Hundidos.

El cardenal estadounidense Roger Mahony admitió hoy que en 1986, cuando era arzobispo de Los Angeles (California), no denunció a la policía el abuso sexual a que habían sido sometidos dos niños de origen mexicano por parte de un sacerdote.

En una declaración jurada difundida hoy en los Angeles, Mahony dijo que el autor de los abusos, identificado como Michael Baker, le aseguró que los niños eran inmigrante ilegales que habían regresado a su país.

El cardenal explicó que no llamó a la policía, no pidió que su personal ubicara a los niños ni advirtió a los fieles porque entonces nadie denunció los abusos

Agregó que Baker le confesó su conducta indicando que solo se había tratado de “tocamientos” cometidos fuera de la parroquia y que posteriormente envió al sacerdote a un centro de tratamiento en Nuevo México.

Además, Mahoney dijo haber limitado los oficios religiosos del sacerdote (sólo para viejas cucufatas).

Tras seis meses de tratamiento Baker fue asignado a varias parroquias y se le prohibió mantener contacto con menores.

Según testimonios del personal de la iglesia difundidos por la arquidiócesis, Baker violó esas restricciones en al menos tres ocasiones.

“Creí prestamente en el arrepentimiento de Baker y en nuestra capacidad de tratar y vigilarlo de manera efectiva”, admitió Mahony en la declaración.

La difusión de la declaración jurada formó parte de un acuerdo extrajudicial por 2,2 millones de dólares que la arquidiócesis de Los Angeles llegó con más de una veintena de víctimas de los abusos sexuales cometidos por Baker durante 14 años.