EL EVANGELIO DEFINIDO Y PREDICADO POR JESÚS

Por Sir. Anthony F Buzzard

Jesús vino a predicar y anunciar el Reino de Dios. Este es el Evangelio que Jesús predicó (y por supuesto, después se añadió el asunto de su muerte y resurrección). El afirmó ser el Mesías, y vino primero a morir y resucitar y luego prometió regresar a gobernar en una tierra renovada, en el Reino de Dios, el gran cumplimiento de la tierra prometida hecha a Abraham ya a su descendencia (Gen 12, 15, 17, etc.) La iglesia es considerada hoy en día como la simiente de Abraham. Pablo declaró lúcidamente en el verso clásico de Gálatas 3.29: “y Si ustedes son de Cristo, entonces simiente de Abraham son y herederos de la promesa”, es decir, la promesa a Abraham que él sería “heredero del mundo” (Romanos 4.13). Las promesas Abrahámicas de la tierra, de una descendencia y UNA futura prosperidad, es la roca sólida y la base del Evangelio salvífico Cristiano del Reino, anunciado por Jesús como el predicador modelo del Evangelio (Hebreos 2.3).

¡Los cristianos tienden a ceder su herencia a los Judíos  no conversos! Así, han negado las enseñanzas de Jesús que los humildes, sus seguidores, “heredarán la tierra” (Mateo 5.5, citando Sal 37). La objeción de Jesús a sus compatriotas era que estaban en las garras del engaño, pues decían que podían ser parte de las promesas hechas a Abraham sin necesidad de aceptarle y obedecerle a él, el Mesías. No es suficiente tener sangre Judía en sus venas. Uno debe creer y obedecer a Jesús, el Mesías, que ha venido y viene otra vez. Pero esto no quiere decir que la creencia en el Mesías ¡como el mismo Dios eterno, fue parte de la teología del Nuevo Testamento! Tal proposición multiplica a Dios y hace esencialmente convierte a un Jesús humano en  no humano y, por lo tanto, no descendiente de David.

Todo esto no es negar que en la profecía todavía se espere una gran restauración y conversión de un grupo colectivo de Judíos. Esto ocurrirá en el futuro regreso de Jesús (¡que no fue en el año 70 por cierto!). Pablo habla de esta futura recuperación de un remanente de Israel en Romanos 9-11. Sin embargo, presentemente, Pablo caracteriza a Israel como siendo enemigos del Evangelio. Individualmente, algunos se unirán a la “Israel [Internacional] de Dios” (Gálatas 6.16). Todos los creyentes que ya son miembros de la Comunidad de Israel han creído el evangelio del Reino y, a través de esto han “nacido de nuevo”. Esto es algo que Jesús espera que hagamos todos en Marcos 1:14-15 (cf. el maravilloso texto en Hechos 8.12).

Pablo habla del Israel étnico como el “Israel de la carne” (1 Corintios 10.18). Se distinguen claramente los Judíos no convertidos de la iglesia, la cual él llama la “Israel de Dios” en Gálatas 6.16. Allí bendice a los de Gálatas que siguen la regla del amor y al resto de la iglesia de Dios, todos verdaderos creyentes. Jesús describe a los creyentes como los que creen y obedecen a sus palabras, su Evangelio del Reino (Juan 3.36; Mat 13.19; véase Heb 5.9). A estos insta a recibir la gracia de Dios. El Evangelio de la gracia de Dios es exactamente lo mismo que el Evangelio del Reino (como se dice bellamente en Hechos 20.24, 25).

¡El Cristianismo requiere trabajo! Jesús habla de “esforzarse” para entrar en el Reino (Lucas 13.24), es decir, para ser salvos. El trabajo necesario es la fe y la obediencia dirigida hacia Jesús (Hebreos 5.9). Pablo lo llama “la obediencia de la fe” al principio y final de Romanos (1.5; 16.26). Es ridículo pensar que la gracia nos libera de la enérgica actividad de Jesús y su causa. “¡Esfuércense [agonicen] para entrar en el Reino!” Dijo Jesús. Esto requiere un esfuerzo, un esfuerzo cooperativo entre el creyente y Dios y su único mediador, el ser humano Cristo Jesús (1 Tim. 2:5).

Es un gran engaño pensar que la salvación se obtiene al inicio de la conversión, sin perseverar más. Pablo les dijo a los creyentes de Roma, en términos inequívocos, que serían cortados si se apartan de la fiel obediencia (Romanos 11.22). Hebreos 6 y 10 amenazan graves consecuencias para los que creen por un tiempo (Lucas 8.13) y luego se vuelven atrás. Jesús se dirigió a los conversos en Laodicea con estas amenazantes palabras: “Te vomitaré de mi boca” (Apocalipsis 3.16). El que persevere hasta el fin será salvo y “nuestra salvación está ahora más cerca que cuando inicialmente creímos” (Romanos 13.11). Pablo trabajó duro por su dominio propio “no sea que quede un naufrago”.

Algunos reciben la palabra salvífica del Reino (el Evangelio, Mateo 13.19) “con un corazón bueno y honesto” y por lo tanto dan fruto. Otros resisten la voluntad de Dios para con ellos (Lucas 7.30), mostrando qué temerosamente errada es la terrible doctrina de Calvino, quien fue responsable, junto con otros, del asesinato del anti-trinitario Miguel Servet. Calvino sufrió una ceguera severa en cuanto al Evangelio del Reino. Acusó a los discípulos entrenados por Jesús de ceguera cuando ellos hicieron la pregunta correcta: “¿Es ahora cuando vas a restablecer el Reino a Israel?” (Hechos 1.6). Calvino fríamente señaló que “hay más errores en esa pregunta que en las palabras”. La culpa y la ceguera acostaron a Calvino, y sus sucesores deben evitar seguir sus ideas con relación al Reino, el núcleo del Evangelio junto, por supuesto,   con la muerte y resurrección del Mesías.

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.apologista.blogdiario.com

CONFERENCIA TEOLÓGICA ANUAL (2010) DE UNITARIOS EN E.U

¡Por favor, vengan Todos!

La “Conferencia Anual Teológica”, patrocinada por Atlanta Bible College y Restoration Fellowship se llevará a cabo en Atlanta, Simpsonwood  Retreat Center, del 25-28 de abril, 2010.

Esperamos poder reunir a un grupo considerable de estudiantes interesados en la Biblia que estén apasionados por el Evangelio del Reino de Dios y las grandes cuestiones sobre la identidad de Dios y de Jesús.  Los cristianos deberían de tomar en serio el compañerismo como parte de nuestra responsabilidad mutua entre sí. Todos son bienvenidos y la interacción con los presentadores a través de preguntas y comentarios es una característica de nuestras reuniones. 

El poder de la Internet, sitios de Web y la publicación y distribución a través de Amazon, etc., de los actuales y nuevos libros sobre Jesús y su relación con el Único Dios han ampliado enormemente la disponibilidad de la verdad. En pocos años, cada uno de los casi siete mil millones de personas en la tierra serán accesibles a través de la Internet.  ¡Ya más de un billón y medio de personas están en la Internet! Venga a celebrar con nosotros estos avances y a aprender sobre la reciente aparición de los más importantes sitios bíblicos unitarios. El impacto en el mundo del Evangelio del Reino se está convirtiendo en ilimitado (Mat 24:14).  Todos somos parte de la Gran Comisión, como siervos de Jesús, el Mesías. Esperamos que algunos de los líderes del movimiento de un solo Dios hablen y nos exhorten a ser discípulos fieles.

Para registrarse por favor llamen Atlanta Bible College, 800-347-4261 o 678-833-1839. El depósito mínimo es $50 por cuarto.

Plazo de registración: Abril 2

Incluye 3 noches, todas las comidas, aperitivos, pago de conf. e impuestos

 Transportación 

Proveeremos transportación entre el aeropuerto de Atlanta y Simpsonwood por $25 ida y vuelta o $15 por un viaje, con el siguiente horario: 

Aeropuerto a Simpsonwood: Domingdo, Abril 25…

 Simpsonwood al Aeropuerto: Mier., Abril 28… 

Pida su hora de llegada el domingo con tiempo suficiente para coger una de las dos corridas de viaje. El miércoles, 28 de abril, nosotros le proporcionaremos una (1) corrida de viaje. A fin de permitir el tiempo suficiente para tomar su vuelo de regreso, le sugerimos que no reserve su vuelo de regreso antes de las 3:30 pm.

La conferencia comienza con registración a las 4 pm el domingo y termina con un almuerzo el miércoles. Instrucciones para ir a Simpsonwood Conference Center se encuentran en http://www.simpsonwood.org La dirección es 4511 Jones Bridge Circle, NW, Norcross, GA 30092.

 

EL EVANGELIO ES POLÍTICO

   

Escrito por Rubén   

Lo primero que quiero dejar en claro es que cuando hablo de política no me estoy refiriendo a la politiquería ni a la política partidista, tan caída en descrédito y corrupciones en todo el mundo, sino que estoy tomando el sentido literal de la palabra “política” como el arte de gobernar los pueblos.  En este contexto, entonces, estoy diciendo que el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo es la única alternativa verdadera y coherente de gobierno en todas las instituciones humanas y divinas.   Cuando no entendemos el verdadero evangelio pensamos que sólo es una alternativa religiosa donde me sumo a alguna organización para encontrar una terapia que me ayude a vivir un poquito mejor, con mayor comprensión del mundo que me rodea, con más amistades y un buen paño de lágrimas en mis aflicciones cotidianas.  Pero el Evangelio es mucho más; de hecho, es la expresion terrenal del gobierno universal de Dios, y es precisamente por esta razón que Jesús nunca anunció un paño de lágrimas, sino un verdadero reino instalado en la tierra, donde el Señor y dueño es El. 

Los antiguos lo entendieron muy bien y respondieron a este llamado radical y total, de dejar todo en sus manos (voluntad, bienes, familia, tiempo, etc).  Recordemos que el llamado que les hizo a los primeros discípulos fue a ser pescadores de hombres y no unos simples “ganadores de almas” (hoy ganamos las almas, pero el cuerpo y la mente siguen haciendo su propia voluntad).  Cuando hablamos de pescar hombres para Cristo estamos hablando de un evangelio integral donde el nuevo hijo entrega todo lo que es y todo lo que tiene a su Señor: vida, casa, hijos, talentos, dinero, etc.   El entender esta tremenda verdad, que Jesucristo debe ser Señor y no un simple salvador, es y ha sido, durante toda la historia de la iglesia verdadera, la causa de persecución en cualquier lugar donde se haya hecho esta aseveración.  En Roma, por ejemplo, el anunciar a Cristo como el Señor fue toda una revolución porque se estaba anunciando la presencia de un nuevo gobernante.  Si solamente se hubiera predicado a Cristo como parte de una nueva religión no habría causado ningún problema porque Roma era politeísta (aceptacion de muchos dioses), pero cuando las autoridades supieron que este Jesús era dueño de la voluntad, de la familia, de los bienes, entonces el imperio se vio amenazado, porque este Jesus tenía una influencia diaria e integral en la vida de sus discípulos.  Es en este sentido que la predicacion de la verdad cobra toda una expresión politica, porque adquiere su verdadero énfasis de reino, de gobierno.  Obviamente que éste es el único evangelio que deberíamos anunciar.

Pero inevitablemente surge una pregunta: ¿Que evangelio estamos predicando, entonces?

Honestamente debo señalar que hay muchas expresiones espirituales que se anuncian por aquí y por allá, con tintes de evangelio, con algunos énfasis en determinados aspectos escriturales, pero la mera verdad es que vemos mucho humanismo en todo lo que se hace.  Y cuando digo humanismo me estoy refiriendo a la corriente filosófica que propugna la supremacía del hombre en la tierra: Hombre centro del Universo.  Entonces vemos todas estas expresiones “espirituales” diciéndote cómo te vas a volver millonario con Cristo, cómo vas a vivir siempre feliz, cómo vas a parar de sufrir, cómo vas a ser líder de multitudes, y comienzas a ver que todo esto apunta a las motivaciones mas carnales del corazón: egoísmo, orgullo, codicia, ambición, etc., en vez de llevarte a ser cada día más parecido a este maravilloso maestro que nos ha ofrecido su reino, haciendo que se exprese el amor, el compromiso, la santidad, la humildad, la obediencia.

Yo no creo en un evangelio a la medida de mis necesidades, donde toda la liturgia gira en torno a mi sanidad, a mi prosperidad, a mi liberación, a mi unción, a mi milagrito semanal, sino que creo en un evangelio donde El es el que es gobernante, más allá de mis aflicciones domésticas, y creo en ese anuncio de reino porque ese es el evangelio que hará que Cristo vuelva.  El mismo así lo aseveró cuando dijo:”…cuando este evangelio del reino fuere predicado como testimonio a todas las naciones entonces vendrá el fin…”.  Este es un evangelio que nos pone a gobernar nuestras vidas, nuestras familias, nuestras ciudades, nuestras naciones.  Es por amor a este evangelio que sacamos a los politicos corruptos de los puestos de liderazgo y rogamos que los ocupen hombres sabios, temerosos de Dios (el principio de la sabiduría es el temor de Dios).  Es por este reino de Dios que queremos que nuestros hijos estudien y lleguen lejos para que un día gobierne Dios (en Cristo) nuestras naciones a través de estos hijos preparados en el arte de gobernar los pueblos, como Dios manda para su reino futuro.

AMNESIA EVANGÉLICA

Por Mario A Olcese (Apologista)

Una Crasa Ignorancia:

Millones de llamados cristianos dicen creer en el evangelio de Jesucristo, y no obstante, cuando uno les pregunta qué es eso que la Biblia llama “evangelio”, no saben qué responder. Esto es sorprendente, inaudito, y trágico. Sí, en la Biblia aparece la palabra “evangelio” como algo de uso común entre los cristianos del primer siglo. Los apóstoles se encargaron de hacerlo conocer a los judíos, y más adelante, los no judíos oirían de él también. Ellos se esmeraron en cumplir con la gran comisión dejada por Jesucristo antes de partir al cielo, la cual decía: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” (Marcos 16:15,16).

Si mi amigo, millones de cristianos dicen haber creído en el evangelio de Cristo sin saber en qué consiste. Me permito preguntarle: ¿Qué es para usted el evangelio de Jesucristo? ¿Lo puede probar con la Biblia? Las opiniones personales en cuestiones de fe no son seguras si no están basadas en la Biblia. Esto debe entenderlo usted muy bien, pues puede terminar desviándose de la verdad que salva (Romanos 1:16).

Un Evangelio Mutilado:

Otro grupo de cristianos, un poco más entendido, sostiene que el evangelio está definido claramente en 1 Corintios 15:1-6, donde San Pablo dice: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis…porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día según las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a quinientos hermanos…después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mi”.

Aquí hay una interesante definición paulina de lo que es el evangelio de Jesucristo: Este es que Cristo murió por nuestros pecados, fue sepultado, y resucitó glorioso al tercer día, siendo visto por muchos testigos. Si, este es parte del evangelio de Jesucristo, pues no sólo Jesús anunció su muerte para la redención de los pecadores, y su resurrección gloriosa, sino también algo más antes que eso. En este punto muchos cristianos se pierden en lo etéreo.

El Evangelio Completo:

He aquí ahora la definición del verdadero evangelio de Jesucristo que millones aún ignoran, pero que usted ahora tiene el privilegio de conocer por primera vez en su vida. El que tiene oídos para oír, que oiga. En primer lugar, debemos comenzar diciendo que Jesús no inició su predicación anunciando su muerte, sepultura y resurrección al tercer día. Veamos el Evangelio de San Marcos capítulo 1 y versos 1, 14 y 15. Aquí se lee lo siguiente: “Principio del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios…Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentios, y creed en el evangelio”.

Nótese que el principio del evangelio de Jesucristo no era su muerte, sepultura, y resurrección al tercer día, sino: ‘el Reino de Dios’. Sí, Jesús trajo su evangelio, el cual comenzaba con el anuncio del reino de Dios. De modo que el reino de Dios es parte del evangelio de Jesucristo. Ahora bien, si leemos nuevamente el Evangelio de Marcos capítulo 8 y verso 31, veremos que Jesús completa su evangelio anunciando su muerte, sepultura y resurrección al tercer día. El verso dice: “Y comenzó (Jesús) a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días”.

Entonces el evangelio completo de Jesucristo—sin mutilaciones— es este: El anuncio del reino de Dios en la tierra; y la muerte, sepultura y resurrección de Cristo al tercer día para asegurarnos el ingreso a dicho reino por la fe. En buena cuenta, Jesús vino a ofrecernos algo maravilloso llamado “el reino de Dios”. Pero para participar de él, uno tiene que ser redimido por la muerte de Cristo en la cruz. Y la seguridad que se tiene de que todo lo prometido por Cristo será una realidad se confirmó con su propia resurrección de entre los muertos (1 Corintios 15:12-20). Si él resucitó para recibir un reino de su Padre (Lucas 19:12), entonces también nosotros resucitaremos para recibir dicho reino de Dios cuando Cristo vuelva nuevamente a este mundo en persona (Mateo 25:31,34). En resumen: Jesús trajo el “Qué” (la herencia del Reino de Dios) y el “Cómo” (por la fe en su muerte y resurrección al tercer día, y de lo que esto significa para el pecador arrepentido). Entonces, el “QUÉ y el “CÓMO” constituyen el evangelio de Jesucristo. El “FIN” y el “MEDIO”.

La Definición Original del Evangelio del Reino de Dios:

En primer término, debemos de definir lo que quiere decir “evangelio”. Esta palabra viene del Griego “evangelon” que quiere decir: “Buenas Nuevas” o “Buenas Noticias”. De modo que Cristo fue el Portador de buenas noticias para un mundo sin esperanza y sin rumbo. Él predicó las buenas noticias del reino de Dios y también su muerte y resurrección al tercer día para nuestra redención, para hacer posible nuestra herencia de dicho reino.

Algunas religiones “cristianas” sostienen que el reino de Dios es “Cristo reinando en nuestros corazones”. Otras denominaciones sostienen que “el reino de Dios es la iglesia que Cristo fundó hace dos milenios”. No obstante, el reino de Dios no es ninguna de esas dos definiciones que se están propagando en el mundo cristiano. La Biblia enseña que un reino es un forma de gobierno como lo es el reino de Inglaterra, de España, de Jordania, etc. Este implica un rey o una monarquía, súbditos, leyes, y territorio. De modo que el reino de Dios es la monarquía de Dios, con un rey soberano, súbditos, leyes, y territorio.

THE HOLY SPIRIT — PERSON OR POWER?

This Appendix is an additional study to show the absurdity of viewing the Holy Spirit as a personality like the Father and Christ Jesus. Biblical teaching about the Holy Spirit is clear enough, but the options of men (prompted primarily by theological and philosophical speculations about the nature of material and spiritual substances originating near the fourth century) have clouded the whole issue. It is time that the biblical teachings about the Holy Spirit be restored to their proper place of recognition. Let us ask a series of questions about the Holy Spirit and then answer them briefly.

Question One: What are the biblical proofs which could support the Holy Spirit as being a distinct person within the Godhead?

Answer: Though the word “Spirit” in John 14:26 is neuter in gender (expressing no personality of itself), the pronoun that describes the Spirit is masculine. This would lend weight that the Spirit is a personality and that he appears as one of masculine gender. Thus, it seems perfectly proper to call him “he”. This is emphasized by the repeated statements that “he shall teach you” (verse 26); “he shall bear witness” (John 15:26); “he, when he is come will convict” (16:8); “he shall guide you” (16:13); “he shall glorify me” (16:14). These verses strongly imply, so many scholars urge, that the Spirit is a personality because of the use of the masculine pronouns. Besides this, the Spirit is said to be able to speak: “The Spirit speaketh expressly” (I Tim. 4:1). It is argued that the Spirit could hardly utter words from its mouth unless it was a personality itself.

Comments: While it is true that the above verses seem to show the Holy Spirit as being a masculine person, it could also be shown from hundreds of biblical verses (both Old and New Testaments) that many things animate and inanimate are given genders though they are not personalities at all. Such things are even given “mouths” to speak. “If the foot shall say, because I am not the hand, I am not of the body… And if the ear shall say, because I am not of the body” (I Cort. 12:15, 16). Of course, feet and ears do not have mouths to speak. They are simply personified by Paul in order to make a point. No one would seriously consider them to be personalities. “Let the heaven rejoice, and let the earth be glad…let the field be joyful…then shall all the trees of the wood rejoice” (Psa. 96:11,12). But really, the heavens have no actual mouth with which to express joy; the earth has no faculty of its own to be glad; the fields of grass cannot actually show joyfulness; nor can trees of the forest demonstrate a happiness as a human can. The Bible says that “The mountains and hills shall break forth before you into singing, and all the trees shall clap their hands” (Isa. 55:12), but is there anyone so bold as to suggest that mountains and hills can actually sing or that trees really clap hands. Indeed, no one has seen a tree that has hands in the first place.

Simply because the Holy Spirit is given the attributes of speaking and is given a masculine gender in a few scriptures, no one could legitimately insist they prove the personality of the Spirit. True, they provide evidence in favor of the proposition, but there are many other scriptures which give the same “personalities” to hands, ears, trees, hills, mountains, the earth, heaven (and other inanimate things), it is precarious business to demand the personality of the Spirit from some few verses. Even today, it is common for us to refer to ships of the sea in the feminine gender, but none of us really thinks of those ships as being real persons.

Question Two: It is acknowledged by all that the Bible gives personality to many inanimate things as figures of speech, yet the Holy Spirit is so intimately connected with God and Christ (who are personalities), should it not be accorded a personality on account of this association?

Answer: This is true, but what kind of personality would one give the Holy Spirit? The Bible provides the following description: “And John [the Baptist] bare record, saying, I saw the Spirit descending from heaven like a dove, and it abode on him [Christ]” (John 1:32). This verse gives a description of the Holy Spirit in the Bible and it agrees with what the first chapter of Genesis says of the Spirit; “And the Spirit of God moved [Hebrew: was fluttering] upon the face of the waters” (Gen. 1:2). In order “to flutter” one must have wings. We are told that heavenly creatures such as Cherubim (Ezek.1:4-28) and Seraphim (Isa. 6:1,2) have wings, but all of these creatures have the overall appearance of men (with some added exceptions). Yet the wings of the Holy Spirit must be like those of a dove because that is how John the Baptist saw the Holy Spirit light upon Christ at his baptism.

Comments: Though John the Baptist saw the Holy Spirit appearing as a bird, does the Spirit actually have such a form? If it does, how can it dwell in each Christian (John 14:17; Romans 8:9) and remain looking like a dove and having all the characteristics of a bird? A dove occupies space (about 12 inches long and 3 inches wide). How could a single ‘dove dwell in millions of Christians around the world at the same time in such a single form? — or does he appear as several million separate “doves”? Really though, the whole concept bridges upon absurdity if accepted literally. Such a thing would mean the theologians have created a male “Bird God” like the ancient Egyptians had. It is wrong to even think of such a thing as possible. The Holy Spirit as a dove is clearly a figure of speech. The Scripture says John saw the Spirit like [as] a dove. In no way did he mean that the Spirit always has the form of a dove — or, that the Spirit had any form at all. At the baptism of Christ, the Father simply allowed John to witness the power of the Spirit coming upon Christ in the symbol of peace, kindness, and gentleness. The Bible does not mean the Holy Spirit always appears like a dove (though it is described as such) no more than it looks like a man. But, if one insisted on the personality of the Holy Spirit, then Luke says it has the bodily form of a dove (Luke 3:22) and this means that the person has created a male “Bird God that looks just like a dove. This, however, is not what the Bible means. The ‘he’ and the ‘him’ which refer to the Holy Spirit in the Gospel of John are clearly figures of speech and do not describe a personality that looks like a male dove.

Actually, Christ described the Holy Spirit as being something like the wind. The basic meaning of the word spirit is wind or air. “The wind bloweth where it listeth, and thou hearest the sound thereof, but canst not tell whence it cometh, and whither it goeth: so is every one that is born of the Spirit” (John 3:8). From a physical point of view, the wind is probably the best representation of the Spirit and its actions. The wind can be felt but not seen.

There is another identifying point in the Bible about the true Holy Spirit. We are told by the Scripture that the Holy Spirit can be ‘poured out” on people. See Acts 10:45. This makes perfectly good sense to me. My profession before I went into biblical and historical studies was that of a meteorologist, a person dealing with the weather sciences. Now, we have an atmosphere which envelops this earth. When that atmosphere begins to move, it is called wind. Though very much lighter in weight than water, the wind acts very much like water in its physical actions. Air can be “poured out” of a container into warmer air, and the cold air will act just like water being “poured out” of a similar container. And note this. Christ said that the Spirit is like the wind [even the word “spirit” means wind], and colder or heavier air can be “poured out” like water from a container. And what does Acts 10:45 say? It states that “on the Gentiles also was poured out the gift of the Holy Spirit.”
The Spirit is really like the wind and it can be poured out [like water] on people. But someone in the form of a dove or a human being cannot in any way be “poured out.” The fact that the Holy Spirit is reckoned as a dove or that the Spirit is sometimes personified is no proof whatever that the Spirit is a personality of its own. We get into absurdities when one accepts such things as being literal.

Question Three: In spite of the fact that figures of speech describe the Holy Spirit which cannot be actual, some feel the Holy Spirit surely must be a personality because in I John 5:7 he is shown as one of the three witnesses “in heaven, the Father, the Word [Son], and the Holy Spirit, and these three are one. And there are three that bear witness in earth, the Spirit, and the water, and the blood: and these three agree in one.”

Answer: The truth is, all italicized words in the above text were not part of the original writings of John. Those words are not found in any known Greek manuscript except four, and those four are Greek translations from a late rendition of the Latin Vulgate. Even those four manuscripts were written in the 16th century. There was another in the 12th century which had the italicized words inserted in the margin by a later hand; another was written in the 14th or 15th centuries; and the other was an 11th century manuscript which had the extra words. The extra section is not found in any ancient version (Syriac, Coptic, Armenian, Ethiopic, Arabic, Slavonic) except the Latin. Even then it is not found in the Old Latin or the early Latin Vulgate translated by Jerome. It was introduced into the Vulgate later (probably in the 5th or 6th centuries).

Without a shadow of a doubt, the italicized words mentioned above in First John 5:7 are not original with the apostle John and are thus not a part of the genuine text of the New Testament. See Professor Bruce M. Metzger’s A Textual Commentary on the Greek New Testament, pp 716-718 for certain proof of this.

Comments: The fact that these added words were placed inside the text of the New Testament was to give some credence to the doctrine of the Trinity, that is, that the Holy Spirit is a personality who is co-equal with the Father and Son in the Godhead. But look at this. Had that teaching been clear in the Bible itself, why insert them into an apostolic writing? Really, the addition of those extra words speaks against what their authors intended to teach. They have a negative effect and help to show that the doctrine itself is spurious. As all should realize, there is no clear-cut teaching of the so-called church doctrine of the Trinity found anywhere in the Holy Scriptures.

Question Four: Even though the italicized words in I John 5:7 do not belong in the original apostolic writings, other original writings must surely show the personality of the Spirit.Answer: Really, there is very little (if anything) to support it. One can see this when one compares the references made by the apostles to the Godhead. In cardinal texts dealing with deity, the personalities of the Father and Christ are constantly mentioned in association with one another, but the mention of the Holy Spirit is almost always absent. Note how Paul and the other Apostles consistently referred to the authority of the ones they represented (the Father and Jesus Christ). The superscriptions to their epistles are a perfect example of this. Note what they state. “Grace to you and peace from God our Father and the Lord Jesus Christ” (Rom. 1:7; I Cor. 1:3; II Cor. 1:2; Gal. 1:3; Eph. 1:2; Phil 1:2; Col. 1:2; I Thess. 1:1; II Thess. 1:2; I Tim 1:2; II Tim 1:2; Titus 1:4; Phile. 1:3; II Pet. 1:2). In these official salutations of the apostles, there is not one mention of the Holy Spirit. Also James said he was: “a servant of God and of the Lord Jesus Christ” (James 1:1). John said: “And truly our fellowship is with the Father, and with his Son, Jesus Christ” (I John 1:3). In all, there is no mention of the Holy Spirit!

In all these introductions of the apostles showing the ones they represented, there is not one mention of the Holy Spirit. If the Spirit were an individual co-equal with the Father and the Son, this consistent omission is incomprehensible. In fact, it would have been effrontery and insubordination on the part of the apostles. In modern terms, this would be like recognizing three people who own and run a business, but representatives in the field would only give references to two of them as the ones who own the business. This is unthinkable.

Comments: There are many other sections of the apostolic writings which also show a non-placement of the Holy Spirit (as a personality) alongside the Father and the Son. In Romans 8:17 Paul mentioned that Christians are heirs of God the Father and heirs of Christ, but he said nothing about Christians being co-equally heirs of the Spirit. Why not, if the Spirit is a co-equal individual with the Father and Christ? In I Corinthians 3:23 Christians are said to belong to Christ as he belongs to God, but nothing about anyone belonging to the Holy Spirit as though he were a personality too. In I Corinthians 4:1 Paul said the apostles were ministers of Christ and also stewards of the mysteries of God [the Father], but he said nothing about the apostles being representatives of the Holy Spirit as if the Spirit were a co-equal person with the Father and Son. In I Corinthians 11:3 Paul said the man was head of the woman, while Christ was the head of the man, and that God was head of Christ. There is nothing about the Holy Spirit, as a person, being the head of someone. In I Corinthians 15:28 Paul said all things would finally be subdued by Christ, and that Christ would in turn hand over all power to God the Father. But the Holy Spirit as a co-personality is not so much as mentioned in Paul’s account of this prophesied transference of power and authority. In II Corinthians 2:14-17 Paul said that the apostles were commissioned to speak in the sight of God the Father and in the sight of Christ, but nothing about being in the sight of the Spirit. In II Corinthians 5:19 it was God the Father who was working in Christ for the reconciliation of the world to himself, yet Paul said nothing about the Holy Spirit as a personality involved in that reconciliation. In II Corinthians 12:19 Paul said that the apostles had the responsibilities of speaking before God the Father within the authority of Christ, but again there is not a single mention of the Holy Spirit as having an individual role in that matter of authority. In Ephesians 5:5 Paul mentioned the Kingdom of God along with the Kingdom of Christ, but never referred at all to a Kingdom of the Holy Spirit. If the Holy Spirit were a person, why did Paul leave him out? In Colossians 3:1 Paul spoke of Christ sitting on the right hand of God the Father. But there is nothing about Christ sitting either on the left (or right) of the Holy Spirit. Again I ask, why not, if the Spirit is co-equal with the Father and Christ?

All these scriptures (and there are many more) speak against the teaching that the Holy Spirit is a person as is the Father and Christ. But ranking above them all in clearness is I Timothy 2:5. “For there is one God, and one mediator between God and men, the man Christ Jesus.” There is no scripture more plain in showing the divine personalities in rank of authority that man has above him. The only mediator between you as a human being and God the Father is Jesus Christ. There is none other! This means that not even the Holy Spirit (sent here on earth to be a comforter to man) is a mediator. However, if the Holy Spirit were a person who is co-equal with the Father and Son (as the Trinitarians have devised out of their own heads), it would have been an affront of the highest order to exclude the Holy Spirit from some intermediary role between mankind and the Father. Such would be unthinkable if the Spirit were an individual like the Father and Son. On the other hand, if the Spirit is simply the power of God to exercise the purpose of God’s will on earth and in the universe, then Paul’s statement in the First Timothy 2:5 (and in all other sections of his epistles) makes good sense. But making the Spirit a personality causes chaos in understanding many other scriptures. Note the next point carefully.

God is described as being everywhere in the universe. “If I ascend up into heaven, thou art there: if I make my bed in hell [sheol], behold, thou art there. If I take the wings of the morning, and dwell in the uttermost parts of the sea; even there shall thy hand lead me, and thy right hand shall hold me” (Psa 139:8-10). But how is it possible for God to be in all these places with the psalmist, and still be in all other places with everyone else of his children? The answer is simple. The psalmist also said: “Whither shall I go from thy Spirit” (Psa.139:7). It is God’s Spirit, not himself, which pervades the total space of the universe. God, as a personality and as an individual who is in heaven, cannot be everywhere at the same time. But his Spirit can. That is why the Spirit itself cannot be an individual or else it too would not be able to be everywhere at the same time. If the Spirit is the power of God to accomplish his purposes, all makes sense. If the Spirit is a person himself, the whole matter of God and the Spirit becomes incomprehensible to us humans.

Question Five: While the above information seems to agree with the scriptural revelation, we find Paul in II Corinthians 13:14 mentioning the Spirit alongside the Father and the Son. Does this not show his personality after all?

Answer: In this case Paul did ask the Corinthians to remain in the grace of Jesus Christ, the love of God the Father, and in the communion of the Holy Spirit. The word “communion” means that they should be “sharing” in the Holy Spirit.

Comments: There is nothing here to suggest that the Holy Spirit is a personality. Paul is hoping that the Corinthians will have “a communion” [or a sharing] with the Holy Spirit. If one looks on the Spirit as that faculty of power which allows the saints of God to be in association [communion] with God and Christ, that statement makes perfectly good sense. The Spirit, in this case, is like the telephone line, or the radio beam, which is actively energized with electrical power to allow one to be in communication [communion] with someone else while the parties are at a distance from each another. It is the power which keeps the Father and Christ in a present contact with people on earth. “I tell you the truth; it is expedient for you that I go away: for if I go not away, the Comforter [the Holy Spirit] will not come unto you” (John 16:7). All Christians can be in communion with the Father and the Son through the agency of the Holy Spirit. This is what gives comfort at the present time while the Father and Christ (as personalities) are in heaven and away from people on earth.

Question Six: Yet did not Christ ask people to baptize in the name of the Father, and the Son, and the Holy Spirit (Matthew 28:19? Surely this shows the personality of the Spirit since Christ said he had a name.

Answer: To speak in “the name” of something does not necessarily mean that the subject is a personality. Even today an officer of the law may call out to an escaping criminal: “Stop, in the name of the law.” It simply means “by the authority” of something. If one wanted to show in plain language what Christ meant in the baptism formula of Matthew 28:19, it could go like this: “Go ye therefore, and teach all nations, baptizing them by the authority of the Father, and of the Son, and of the Holy Spirit.” And since the Spirit is the means by which man is convicted of sin (John 16:8), a baptism on this earth would not have been effective unless the authority of the power which reproved the person of sin and activated his mind towards righteousness had not been involved. After all, it was to be the Holy Spirit which, from Christ’s time onwards, would guide the Christian into all truth (John 16:13). There is, however, nothing in the text of Matthew in mentioning “a name” to suggest that the Holy Spirit was a personality.

Question Seven: Indeed, are there not “seven spirits” of God rather than just one Holy Spirit?

Answer: Though seven spirits are mentioned in Revelation 1:4 alongside the Father and Christ, the identification of these particular spirits is given elsewhere. Let us note the scripture in question. “Grace be unto you, and peace, from him which is, and which was, and which is to come; and from the seven Spirits which are before the throne; and from Jesus Christ” (Rev.1:4).

The phase “is, was, and is to come” is a translation of the Old Testament name for the Lord (YHVH). In this case it refers to the Father because Christ is mentioned in the latter part of the verse and in distinction to him. Yet, in the midst of this superscription is the mention of “seven spirits before the throne.” So, we have the Father, the Seven Spirits, and the Son. Are those Seven Spirits personalities? Yes they are. Are they the Holy Spirit itself? No they are not. This is made clear in Revelation 8:2. They are there identified with those in Revelation 4:5 and are equated with the seven angels who stand before the throne of God. These are the seven lamps, or spirits, mentioned in Revelation 4:5 and are equated with the seven angelic beings who preside over the seven churches of Revelation 1:20. Angels are, themselves, spirits. “He maketh his angels spirits” (Heb.1:7). So, since these Seven Spirits are angels, they cannot be a part of the Godhead. This is because angels are not to be worshiped.

But again note an important point. In this introduction of the apostle John to the Book of Revelation, he refers to the Father, the seven angels, and Christ, but not once to the Holy Spirit as a personality to be worshiped in a co-equal sense with the Father and Christ.

Question Eight: Since the Scripture says that it was the Holy Spirit which caused Christ to be conceived in the womb of Mary (Matt. 1:18), do we not have a problem if one considers the Holy Spirit an individual person who is co-equal with the Father and Christ? Would this not make the Holy Spirit the father of Christ and not the Father Himself?

Answer: This would actually be true. If the Holy Spirit is a person in his own right, yet equal with the Father and Christ in deity, then the Spirit would be the father of Christ, not the Father. But this cannot be. Throughout the Bible, Christ recognized only one Father, and He was the supreme head of all. However, through His spirit (His divine power), Christ was conceived in Mary. If this is not the case, then the father of Christ was not the Father, but the Spirit was. But when the Spirit is understood as not being a personality, the problem is averted, and in a very common sense manner.

Question Nine: Just what is the Holy Spirit?

Answer: Let us first find out what God the Father is. The Bible says that the Father himself is Spirit (John 4:24). And there can be no doubt that the Father, as a Spirit, is holy. He, himself, is a Holy Spirit. But this is not all. Even Christ Jesus is a Spirit too. Paul informs us that there is a Spirit which “maketh intercession for us with groanings which cannot be uttered” (Rom. 8:26). But Paul also said the only one who intercedes with the Father was Christ (I Tim. 2:5). And this is what Paul went on to teach in Romans 8. “It is Christ who died, Yea rather, who is risen again, who is even at the right hand of God, who also maketh intercession for us” (Rom. 8:34). Who, then, is the intercessor who makes intercession in Romans 8? Paul said that Spirit represented Christ. And indeed, Christ is a Spirit. Paul said that the “last Adam [Christ] was made a quickening spirit” (I Cor. 15:45). This clearly shows that our Lord Jesus Christ is a Spirit, and that the Father is a spirit too (John 4:24). Thus, when the Bible says that the Spirit does this or the Spirit does that, or that the Spirit speaks, groans, rejoices, etc., it often means that it is Christ (and in some contexts the Father) who is doing the actual speaking, groaning, rejoicing. Of course, they do it through that spiritual power which activates and sustains the forces that keep the universe in operation.

The fact that Christ is sometimes called the Spirit (and the Father is also mentioned as the Spirit) should not be a surprise to anyone since it is shown in all areas of the later New Testament. In no way do the texts about the Spirit refer to a separate and distinct personality from the Father and Christ called the Holy Spirit. Remember that both Christ and the Father are themselves called the Spirit, and both of them are “Holy.”

Question Ten: Does the Bible support the proposition that the Holy Spirit is a distinct member of the Godhead?

Answer: The Bible itself does not condone the suggestion. This may be a hard pill for some to swallow, but it is true. Yet, this is not accepted by all. There are some theologians who point to the Hebrew word Elohim (Which means God), and state that it has a distinct plural meaning to it. This is a fact! Indeed, Elohim is many times connected with singular verbs, which might give the impression of plurality within singularity, something that the doctrine of the Trinity might propose. The first verse of the Bible has this characteristic. “In the beginning Elohim (plural) created (singular) the heavens and the earth” (Gen.1:1). But some get even more emphatic when certain plural pronouns and verbs are used in the context. “And Elohim [plural] said, Let us make [plural] man in our image” (Gen. 1:26). “And the Lord Elohim [plural] said, Behold the man is become as one of us” (Gen. 3:22).

This may at first appear as an Old Testament vindication of the doctrine of the Trinity (that there are three Gods — the Father, Son, and Holy Spirit, yet they are still one God). But this could hardly be the case. If it is so, why did not the Hebrews from the time of Moses to Christ speak about the Trinity in the Bible and in their ordinary literature? In no way did they see such a concept in the meaning of the Hebrew words. The fact is, the word Elohim is plural (not dual or triune of itself). Its plurality could embrace a number of three OR MORE in its meaning. This makes excellent sense from other parts of the Old Testament. Even angels are called Elohim (Exo.34:15), as well as the human judges of Israel (Exo.21:6; 22:8,9,20,28), and we are told that even human beings on earth are called Elohim (Psa.82:6).

Though angels and humans are not a form of deity to be worshiped, the word Elohim cannot be restricted to three Gods in one. It embraces many sons of God, and this even includes humans (John 10:35).

Question Eleven: Why, then, is the word Elohim: (God) found in the plural if the Trinity doctrine is not the answer?

Answer: This is an important point and it needs an answer. Particularly is it essential because the foundational position of Judaism and Old Testament teaching is that God is one. Most people recognize that monotheism has its bedrock teaching located within the pages of the Old Testament. And so it does. “Hear, 0 Israel: the Lord our God [Elohim] is one Lord” (Deut.6:4).

There is one Lord (singular), yet He is called Elohim (plural). And throughout the Old Testament this plural word is governed by singular verbs. What an enigma! At least, it appears to be that way on the surface.

The answer, however, is simple and is plainly explained in the New Testament. The word Elohim is like what we call a collective noun. It is a word that has a plural significance embodied within it, yet the plural numbers perform their actions in unison, as a unit! Such a word is “army.” No one thinks of an army as comprising only one or two men. The word “army” brings to mind many hundreds (even thousands) of troops. But what if a newspaper headline said: “The Army Is On The Move”? Everyone would know what is meant. It means all the separate members of the army were all marching in unison, and under a single command.

But if the Holy Spirit is a personality like the Father, like Christ, and like ourselves, what is he? Is he our brother, like Christ is to us? Is he the Father’s son as Christ is? If so, is he the second-born son, since we know Christ is the first born? Or, is he the brother of the Father?

Of course, the whole thing is silly. Elohim, in Scripture, is made up of the Father, the Son and human beings (Psa.82:6; John 10:34-36), while the Spirit is the power that Elohim uses to perform the purposes of the divine Family of which we humans are a part.

The word Elohim is not limited to three (a Trinity). Ultimately, it will include a vast number of the sons and daughters of God.

Question Twelve: Didn’t the real creation of the Trinity doctrine have its “orthodox” origin in the fourth century after Christ?

Answer: There can be no doubt that this is correct. In fact, there were great debates going on within the Christian community of the fourth century about the matter of the Trinity. There were many top scholars of that period that refuted it as an untenable doctrine in the Holy Scripture. These people were known as Arians (and others) and they were represented by great numbers throughout the Empire and beyond its borders. The Arians were not always right in their concepts of the deity of Christ (because some did not think him as “God,” as he surely was), but they were not Trinitarians. It could really be said that a belief in the Trinity became an “orthodox” doctrine by the insistence of the Roman Empire and its legions, not by biblical teaching. And this did not occur until the fourth century. It might be asked that if the teaching was so clear in the pages of the New Testament, why did it take so long for people to accept it, and then only by the Roman military and state police enforcing the doctrine?

Question Thirteen: Isn’t it a fact that every theologian or scholar who has studied the subject of the Trinity doctrine (even those who sternly believe its “orthodoxy”), say that teaching is inexplicable to human understanding? It is a concocted doctrine no one can rationally explain.

Answer: This is true! It could well be said that no human on earth –in past or present times — has been able to comprehend the doctrine of the Trinity in a way that makes it sensible. The fact that the Trinity is impossible to understand humanly is one of its major weaknesses.

While it is not a difficult proposition to conceive of the Father in one place at the same time with a shape and form, and that the Son is also beside Him with also a distinct shape and form, it is impossible to perceive of the Holy Spirit being a separate personality with shape and form and at the same time inhabiting ten or a hundred million people at the same time. But if the Spirit is simply the power of the Father and the Son to accomplish their wishes throughout the universe (and not having shape and form), all can become sensible. This is the position that the biblical revelation shows (if one stays solely with the Bible). When some doctrine, like the Trinity, is so vague and impossible of human explanation (even in its fundamentals), it deserves to be looked on with reasonable suspicion.

Question Fourteen: But have not some people related experiences in which they claim to have seen the Father, the Son, and the Holy Spirit in a body form? — either all three together, or each separately? Does this not prove the personality of the Holy Spirit after all?

Answer: There are many people who dream dreams and have visions of various kinds. The Bible warns about the reliability of such experiences (Deut. 13:1-5). We are told to test the spiritual perceptions of others because many false prophets have emerged as a consequence (I John 4:1). It is not always possible to be certain if anyone’s visionary experience is from God. This is especially true when a person says he or she has seen something that the teaching of the Bible does not countenance. And in regard to the Bible, there is not one example of any righteous person in either the Old or New Testament who has “seen” the Holy Spirit as a personality. Indeed, at no time has a person “seen” the Father, the Son, and the Holy Spirit together as personalities. If this has not occurred to any righteous person of the Bible, why should God pick out certain modern people to have some extraordinary and special experiences which show “the Trinity”? And even with those who say they have “seen” the Holy Spirit as a person, how can they be sure the “person” is the Holy Spirit? It could very well be some other “spirit” that is counterfeiting the Spirit of God (II Cor. 11:14,15). This is especially so since there is no example in the Scripture of the Holy Spirit being in human form. When it is personified, it is reckoned as a dove, a bird with wings that “flutter” (Gen. 1:2). Most times, however, it is described as like the wind that cannot be seen.

It seems to me that it is better to stay with the biblical descriptions than those of a few visionaries who have experiences contrary to Bible teaching. There are lots of false visionaries around (I John 4:1).

Question Fifteen: Finally, when Christ bestowed the Holy Spirit upon the apostles and Christians in general, what was the method by which he gave it to them? Did a separate God enter them?

Answer: The New Testament said Christ “breathed” on them (John 20:22). Did some human form come out of his mouth and enter every apostle? This is hardly a suitable belief. But since the word “spirit” itself means wind or air, it becomes perfectly natural that a “breathing” out of his body allowed God’s power to be dispensed to them.

This is even more sure because on the Day of Pentecost after Christ’s rising from the dead, the Bible says the Spirit came into all the disciples “as a rushing mighty wind” (Acts 2:2). It filled not only each of the persons in the house, but even the whole house itself. How a single (and separate) God, distinct from the Father and Son (but also being one of them), could do this is incomprehensible, especially if the Holy Spirit has form and shape as does the Father and the Son. If, however, we understand that the Holy Spirit is simply the power of God that pervades the entirety of the universe, but is also in each single saint on earth, all makes reasonable sense that all logically minded persons can understand.

Conclusion: Anyone can believe as he or she pleases on this matter. As for me, I have tried to state my case rather strongly, and I feel I have presented the overall philosophical teaching of the Bible. But when it becomes necessary to invent verses in later times (as in I John 5:7) and place them in the Scripture as being apostolic writings (when the apostles taught no such thing), it becomes evident that the doctrine of the Holy Spirit as a personality along with the Father and Son is a very weak one. And since the apostle Paul made it clear that there is only ONE mediator between God and mankind and that one person is Jesus Christ, I think it is better not to invent another separate mediator (another personality) called the Holy Spirit to intervene. The Holy Spirit has its role of providing the power that cements the relationship between God and man through our Lord Jesus Christ.

Why should one accept a doctrine which everyone knows is inexplicable, and which only became a sign of “orthodoxy” when the Roman Empire used its military forces and civil police to enforce it? It is a church doctrine, and a very ill-conceived one at that. It was designed to sustain the doctrines of Plato and his successors to sustain their beliefs concerning the supposed composition of the material and spiritual universe (and consequently the elements out of which “God” and “Christ” are supposed to be formed). The doctrine of the Trinity as it now stands among mainline Christian denominations is an archaic philosophical concept of “God” which is a church doctrine not compatible with the teachings of the Holy Scriptures.

CAEN LAS RESERVAS DE PETRÓLEO EN ESTADOS HUNDIDOS

 

Recién iniciado 2010 y las reservas de petróleo en Estados Unidos ya se resintieron con su fuerte disminución, llegando a los 3,9 millones de barriles, y hasta llegar a los 326,7 millones de barriles.

Las reservas de crudo por estos días se ubican en un 5,1% por debajo que hace 1 año. Mientras que, las existencias de gasolina, han aumentado en 2 millones de barriles, ubicándose en 229,4 millones.

Por el lado de las reservas de combustible para calefacción, han aumentado en 400.000 barriles, llegando a los 157,5 millones de barriles.

En tanto que el total de existencias de crudo y productos refinados en Estados Unidos, sumando la Reserva Estratégica, llegaron a 1.771,9 millones de barriles, respecto a los 1.777,6 millones de barriles de la semana anterior.

Fuente: Periodistadigital

MENSAJE DE APOLOGISTA PARA ESTE MES DE FEBRERO DEL 2010

Estimados amigos y detractores por igual:

Me alegra mucho que continúen visitando mi blog y leyendo los temas aquí propuestos, pues creo que muchos de ellos son muy importantes para la edificación espiritual. Estoy convencido de que en la medida que vayamos avanzando en el estudio de las Escrituras, iremos conociendo mejor a Dios y a Su Hijo. Sin ese conocimiento no se puede obtener la vida eterna (Juan 17:3).

Creo, además, que la comunión que debemos tener es con el Padre y con Su Hijo, y es a través de la fe (que viene por el conocimiento) que se logra este vínculo. Debemos entender que no puede haber comunión verdadera con el Padre y Su Hijo sin un conocimiento completo de la voluntad y el carácter que comparten ambos. La madurez cristiana pasa de la leche a la carne sólida. Hay gente que se queda toda la vida con la leche (como los bebés) y no pasan al alimento sólido, contundente, lleno de proteínas que fortalecen el ser entero. Este es otro problema de los cristianos de hoy, pues su flojera o desinterés para seguir investigando más a fondo las Escrituras los han convertido en creyentes mediocres, tibios, y de doble ánimo.

Desafortunadamente, muchos cristianos, al haber descuidado su  diario ejercitar a través del estudio de las Escrituras, han caído en el engaño y en la decepción total, porque aceptaron a cualquiera que aparecía en la palestra evangélica, enseñando evangelios falsos o aguados (adulterados) , que no tienen mayor sustento bíblico. Ese es el peligro de ser un cristiano descuidado, indolente, e inconstante. Es necesario, y esto lo repetiré mil veces, conocer a Dios y a Su Hijo profundamente, manteniendo una relación personal con ellos a través de la oración y de lo que ellos nos han revelado y enseñado en las Escrituras.

Y aunque sé que no todos los cristianos estamos de acuerdo en todos los puntos o doctrinas cristianas fundamentales, sí hay un verdadero interés en todos ellos de aprender y/o enseñar con mucha fe. Esto, por sí sólo, ya nos dice mucho de la calidad de los creyentes que nos visitan, pues denotan que tienen hambre por seguir creciendo en el conocimiento de Dios y de Su Hijo; y eso, francamente, es muy encomiable en todos ellos.

También es cierto que algunos de nuestros visitantes  piensan que no sólo la Biblia es la fuente verdadera para conocer a Dios, sino que hay otros medios para lograrlo, como leyendo lo que dicen los concilios, los padres de la iglesia, los filósofos, las escuelas gnósticas o teosóficas, etc, etc, y este criterio, a mi parecer, sí que es una desviación grave del único sendero seguro que es Jesús, quien dijo: “Nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6) y además “Escudriñad las Escrituras…porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio acerca de mi” (Juan 5:39). Y no sólo debemos ser “Cristo céntricos” sino también “reino-céntricos”, “Biblio-céntricos”, “oración-centricos”, “santo-céntricos”,  “mandamientos-céntricos”, “familia-céntricos”, “evangelizadores-céntricos”, “amadores-céntricos”, “hospitalarios-céntricos”, “caritativos-céntricos”, etc, etc.

Gracias, mis estimados,  por preferir mi blog “El Apologista Sociniano” , el cual sigue creciendo día a día, tanto en número de temas presentados, como en número visitas, las cuales ya están llegando al millón cien mil personas en dos años y medio de existencia del mismo.

Un abrazo fraternal, 

Apologista

EL GOBIERNO DEL TERROR DE LA WATCHTOWER

Foto: Precursora especial robot, programada por la WT

Es lamentable que millones de Testigos de Jehová vivan una vida de prohibiciones y temores que los mantienen apartados de la sociedad, hasta el punto de ser meros autómatas o robots, dispuestos para hacer la voluntad de sus programadores maquiavélicos  que dirigen sus operaciones desde sus  oficinas en Brooklyn, NY.

Comentario de un ex- Testigo de Jehová:

Para personas como nosotros, que por muchos años hemos sido miembros activos de la Sociedad Wachtower y hemos visto tantos ataques hacia ella y que por tanto, los hemos padecido durante nuestra membresía, o los hemos visto “desde la barrera”, tras nuestra expulsión hará unos siete años, tenemos que reconocer que este video es genial tanto por su sencillez, como objetividad y sobre todo, por su veracidad. Sin atacar a nadie, se limita a la simple exposición de unos hechos, por demás incontestables y a los que nadie puede objetar, ni el más recalcitrante miembro activo de entre ellos.  Otra cosa, es que decidan mirar para el otro lado y no quieran darse por enterados.

Por ello, aunque con frecuencia discrepamos con Apologista acerca de algunas de sus creencias bíblicas, aplaudimos y nos solidarizamos con el contenido de dicho video, en todos sus extremos. Nuestra larga estadía dentro de esa Organización (más de treinta años cada uno, por lo que experiencia, nos es sobrada), creemos que nos da la suficiente credibilidad, para afirmar la absoluta veracidad de lo afirmado en el mismo. O sea, que nuestra más sincera felicitación a Mario Olcese por su trabajo.

 http://armandolopezgolart.wordpress.com/

LA TRINIDAD: ¿SE PUEDE CREER EN ELLA SIN ENTEDERLA?

Por Randal Rauser

La doctrina de la Trinidad – la doctrina de que el único Dios es tres Personas distintas e igualmente divinas – está en el centro de la confesión cristiana. En efecto, la doctrina ha sido confesada como la piedra angular de la ortodoxia cristiana, e idealmente también como el latido del corazón de la piedad cristiana. Pero, aun así, también representa lo que parece ser un misterio, en el mejor de los casos, y una contradicción directa, en el peor de los casos. Y esto nos lleva a un dilema que debe captar la atención de todo cristiano reflexivo.

Entonces, ¿cuál es exactamente el problema? La respuesta es simple, sencilla, incluso obvia: uno no es igual a tres. Seguramente todos estamos de acuerdo en eso. Y, sin embargo, los cristianos de todo el mundo parecen confundir esta sabiduría básica sobre una base regular. El problema es capturado en estas líneas del Credo de Atanasio (c. 500):

(3) y la fe católica es ésta: que adoramos a un Dios en Trinidad, y una Trinidad en la Unidad;

(15) Así el Padre es Dios, el Hijo es Dios, y el Espíritu Santo es Dios;

(16) Y, sin embargo, no son tres dioses sino un solo Dios.

Confesiones muy piadosas. El único problema es que no parecen tener sentido. Considere una analogía. Si el Gremlin es mío, y el Pacer es mío y el AMX es mío, entonces tengo tres coches, no uno. Cuando se trata de la doctrina de Dios confesamos que el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu es Dios. Así que seguramente la misma lógica que debe seguir es: debe haber tres dioses, no uno.

Sin embargo, hay uno, y que son distintos, y… esto no tiene sentido. ¿Cómo puede uno ser igual a tres?

Mientras que esa aparente contradicción puede ser preocupante, esta es la parte realmente desalentadora: mientras que muchos cristianos tienen una vaga idea de que la doctrina de la Trinidad oculta una aparente contradicción, a ellos no les parece importarles. Para empeorar las cosas, a menudo encubren su falta de interés en un tenue velo de seudo-religiosidad al afirmar que los caminos de Dios son más altos que nuestros caminos, como si ahí es donde debería terminar la conversación.Sin embargo, no creo que se deba terminar. Sin duda estoy de acuerdo en que no podemos entender todo lo de Dios, pero aquí no estamos hablando acerca de todo. Más bien, estamos hablando de la búsqueda de la coherencia de nuestras confesiones más básicas de quién es Dios. Eso no es un intento imprudente, arrogante, de conocer la mente de Dios a través de la razón pura.

 

Piense en ello en términos de la regla de oro. Si un musulmán, o un hindú, o un ateo le proponen algo para su creencia que le pareciera ser francamente contradictoria, usted no asentiría con la cabeza esa creencia mística, y menos usted abrazaría ese misterio incomprensible para creerlo a como dé lugar. Más bien, usted demandaría una defensa, una explicación sólida y coherente del asunto. Así que ¿por qué los musulmanes, hindúes, o ateos deberían esperar menos de nosotros?

Tan importante como son las cuestiones de significado básico y apologética, hay otra cuestión en juego aquí también, y es una cuestión de piedad. Si una confesión parece ser francamente contradictoria, entonces no puede ser cierta como se indica. Así que la búsqueda de una explicación de cómo en Dios uno es igual a tres no es simplemente la búsqueda de explicar un acertijo matemático o silenciar a los escépticos. Más importante aún es una búsqueda para conocer a Dios más plenamente. Y yo creo que esta es una misión que vale la pena el tiempo y esfuerzo.

CONTINÚAN LOS ENGAÑOS DE DIONNY BAEZ CON SU VINITO MILAGROSO

Dionny Báez: “Mi Bello genio de la botella”

Es lamentable que sigan apareciendo en las tarimas evangélicas, sátrapas descarados que en el nombre del Señor engañen a los incautos y superticiosos con sus supuestos milagros, como la “conversión” del agua en vino para que la gente les crea y así les entreguen sus jugosas donaciones. Aquí tenemos al falso predicador  Dionny “Chavido” Báez, que realiza un acto de magia al estilo Criss Angel- “Mindfreak” y a una serie de cándidos orando y alabando al Señor tras el “evento extraordinario”. ¿Hasta cuándo seguirán apareciendo estos vivarachos y todos estos estúpidos que se creen todas estas “maravillas” engañosas? 

La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)

Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos.

Deuteronomio 13:1 Si se levanta en medio de ti un profeta o soñador de sueños, y te anuncia una señal o un prodigio,

Isaías 9:15 El anciano y venerable es la cabeza, y el profeta que enseña la mentira, es la cola.

Mateo 7:15 Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

Mateo 24:5 Porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo: “Yo soy el Cristo, y engañarán a muchos.

Vean el siguiente vídeo, haciendo clic en el siguiente enlace:

http://www.dailymotion.com/video/xbuf5s_dionny-baez-convierte-por-segunda-v_news

 

PREGUNTAS PUNTUALES PARA LOS “TRINOTERCOS”

¿Por qué los apologistas trinitarios ya no mencionan su texto de prueba favorito, 1 Juan 5:7? ¿Será porque la gente común están ahora conscientes de que este versículo está demostrado  que es completamente fraudulento?

Si la doctrina de la Trinidad es tan fundamental para el cristianismo, como los Trinitarios reclaman, ¿por qué hay un completo fracaso por parte de Jesús y sus apóstoles para articularla en cualquier lugar del NT?

¿Por qué los apologistas trinitarios dejan de mencionar que su defensor Atanasio creía que “Dios se hizo hombre para que los hombres se conviertan en dioses”?.

¿Por qué los trinitarios se niegan a traducir la palabra EL como “poderoso” o “poder” en Isaías 9:6, pero insisten en traducir exactamente la misma palabra como “poderoso” cuando se refiere el rey Nabucodonosor, y cuando se refiere a otros hombres, las montañas, y los árboles?

Si existe un Dios compuesto por tres personas, ¿por qué este Dios compuesto por tres personas no se menciona ni una sola vez en toda la Biblia sino que sólo se lo imaginó de versos aislados de la Biblia?

¿Por qué los Trinitarios sugestivamente implican que el cristiano primitivo Justino Mártir tenía creencias trinitarias, pero se abstienen de revelar que él declaró que Jesús era “otro dios” que  estaba sujeto “al Dios más verdadero”?

¿Por qué tantos trinitarios siguen citando que “Dios fue manifestado en carne”  de 1 Timoteo 3:16, cuando ellos saben muy bien que sus propios eruditos admiten que es un error del escriba y que debe decir, más bien, “quién / qué fue manifestado en carne” ?

¿Por qué los Trinitarios sugestivamente implican que el cristiano primitivo Ireneo tenía creencias cristianas, pero se abstienen de revelar que en repetidas ocasiones insistió en que el Padre solo es el único Dios verdadero?

¿Por qué los Trinitarios sugestivamente implican que el cristiano primitivo Tertuliano tenía creencias trinitarias, pero se abstienen de revelar que él declaró que el Hijo era inferior al Padre y también insistió en que hubo un tiempo en que el Hijo no lo existía?

¿Por qué los Trinitarios niegan las palabras de Deuteronomio 32:39, “no hay ningún Dios fuera de mí» en que el orador se identificó a en el versículo 6 como Dios el Padre?

¿Por qué el Dios trinitario compuesto de tres personas engaña a su pueblo mediante el uso de los pronombres personales singulares “Yo” y “Mi”?

¿Por qué los Trinitarios, sugieren que el término “Dios con nosotros”, en Mateo 1:23 indica que Dios estaba con su gente geográficamente cuando la evidencia indica que Dios estaba con ellos en el plan y propósito?

¿Por qué los trinitarios siguen citando al cristiano primitivo Ignacio cuando muchos críticos textuales están convencidos de que todas las recensiones Ignacianas se han corrompido? ¿Es que simplemente niegan lo que no les conviene?

¿Por qué los Trinitarios sugieren que los fariseos estaban correctos al insistir que sólo Dios puede perdonar los pecados (Marcos 2:7) cuando Jesús inmediatamente demuestra que ellos estaban equivocados?

¿Cómo esperan los Trinitarios que alguno crea que el Shema dado por Dios a Israel, “el Señor nuestro Dios, Jehová uno es” tenía por objeto que significara para el pueblo judío “el Señor es una sustancia” o “Jehová es un trío”?

¿Por qué los Trinitarios deshonestamente sugieren que las palabras de Jesús en Juan 8:58, “Antes que Abraham fuese, yo soy” fue un intencional estilo único de lenguaje implementado por Jesús para referirse específicamente al nombre divino, cuando el hombre ciego en el siguiente capítulo utiliza las exactas mismas dos palabras, “YO SOY” para identificarse a sí mismo?

¿Por qué los Trinitarios sugieren que las palabras “Yo y el Padre somos uno” en Juan 10:30 dicen “Yo y el Padre somos un Dios”, o alguna idea similar, cuando el contexto indica que quería decir uno en plan y propósito, y también, a la luz del hecho evidente de que más tarde Jesús ora al Padre por sus discípulos para que sean uno con Él y el Padre “, así como nosotros somos uno?”

¿Por qué los trinitarios siguen afirmando que Jesús era omnisciente, cuando no sólo declaró que no sabía el día ni la hora de su retorno, y más específicamente declaró que sólo su padre sabía el día y la hora? Por otra parte, ¿cómo explican los Trinitarios que sólo el Padre sabía el día y la hora, pero la tercera persona del Espíritu Santo no?

¿Por qué los trinitarios no tienen Juan 12:45 y Juan 14:9 en cuenta al interpretar Juan 20:28-29?

¿Por qué los Trinitarios desean servir a tres personas divinas, cuando Jesús sirvió a una sola persona, su Padre? ¿Y por qué Jesús también indica que nuestro Dios es sólo el Padre, diciendo: “Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios ya vuestro Dios”. ¿Estamos realmente espera que creamos  la ridícula afirmación de que el Dios de Jesús es un Dios en tres personas?

¿Por qué los trinitarios se niegan a reconocer que Jesús es “la gloria de nuestro gran Dios y Salvador” en Tito 2:13, donde Pablo está hablando sobre el mismo exacto evento que mencionó Mateo en Mateo 16:17?

¿Por qué los trinitarios siguen diciendo  que los Judios querían apedrear a Jesús, por reclamar ser Dios cuando ellos le acusaron de pretender ser el Hijo de su Dios?

¿Por qué los Trinitarios tratan de reclamar que “el verdadero Dios” de 1 Juan 5:20 se identifica como Jesús cuando en la oración anterior se está discutiendo “Aquel que es verdadero” y que también pasa a tener un hijo llamado Jesús?

¿Por qué tan a menudo los Trinitarios utilizan dos o más diferentes definiciones de la palabra “Dios” en su argumentación?

¿Por qué los Trinitarios declaran el número de individuos de los vocablos “Nosotros  y “NUESTRO” en Génesis 1:26 son tres personas, ni más ni menos, sin prueba alguna?

Puesto que la Biblia dice que Jesús crecía en sabiduría y conocimiento, y puesto que los Trinitarios esa persona en cuestión es la segunda persona de la Trinidad, vamos a concluir que la segunda persona de la Trinidad se olvidó algunas  cosas cuando “asumió la naturaleza humana”?

¿Por qué los Trinitarios afirman que Jesús hizo milagros porque era Dios cuando la Escritura nos dice explícitamente que él fue capaz de hacer milagros porque tenía el poder del Espíritu con el que Dios lo había ungido, y por el cual sus apóstoles hicieron milagros similares?

¿Por qué los Trinitarios siguen citando Hechos 20:28 cuando saben muy bien que los manuscritos antiguos y el testimonio de la iglesia primitiva tienen a Hechos 20:28 como “Iglesia del Señor” y no “Iglesia de Dios.”

¿Por qué las Escrituras enseñan que Jesús vino a mostrarnos a Dios el Padre y no dicen nunca que Jesús vino a mostrarnos al Dios Uno y Trino?

¿Por qué Jesús dijo: “Padre … esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado” en lugar de “Padre … esta es la vida eterna: que nos conozcan a nosotros , el único Dios verdadero. “?

¿Cómo puede el Hijo de Dios ser de la misma edad de Su Padre, es decir, eterno? ¿No es sabido que todo hijo proviene de un Padre, lo cual convierte a éste en Mayor o primero siempre?

REEMPLAZANDO LA FRASE “EL ESPÍRITU SANTO” POR LA LOCUCIÓN “LA TERCERA PERSONA DE LA TRINIDAD”

Si el Espíritu Santo es la 3 ª persona de la Trinidad, veamos lo que obtenemos si reemplazamos la frase “el Espíritu Santo” por la locución “La Tercera Persona de la Trinidad” en los siguientes versículos:

“Ahora el Señor habló a Moisés, diciendo: “Mira, te he llamado por su nombre Betzalel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá.” Lo he llenado con [la Tercera Persona de la Trinidad] en sabiduría, en entendimiento, en conocimiento” (Éxodo 31:1-3).

“No me eches de tu presencia y no quites tu [tercera persona de la Trinidad] de mí” (Salmo 51:11).“He aquí mi siervo a quien sostengo, mi elegido en quien mi alma se deleita. He puesto mi [tercera persona de la Trinidad] sobre él, él traerá justicia a las naciones” (Isaías 42:1).

“Ni esconderé más de ellos mi rostro; porque habré derramado de mi [Tercera persona de la Trinidad] sobre la casa de Israel, dice Jehová el Señor” (Ezequiel 39:29).

“Y después de esto derramaré mi [Tercera Persona de la Trinidad] sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones” (Joel 2:28).

 “Y pensando él en esto, he aquí el ángel del Señor le aparece en sueños, diciendo: José, hijo de David, no temas de recibir á María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, de [la Tercera Persona de la Trinidad] es…Y el nacimiento de Jesucristo fué así: Que siendo María su madre desposada con José, antes que se juntasen, se halló haber concebido de la [Tercera Persona de la Trinidad] (Mateo 1:18,20) .

“En cuanto a mí, yo te bautizo con agua para arrepentimiento, pero el que viene después de mí es más poderoso que yo, y yo no soy digno de quitar sus sandalias, Él os bautizará con [la Tercera Persona de la Trinidad] y fuego” (Mateo 3:11).

“Jesús, lleno de [la tercera persona de la Trinidad], volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu en el desierto” (Lucas 4:1).

“Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará [la Tercera Persona de la Trinidad] a los que le pidan”? (Lucas 11:13).

“Porque el que Dios ha enviado habla las palabras de Dios, porque Él da [la tercera persona de la Trinidad] sin medida” (Juan 3:34).

“Así que, exaltado a la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa de [la tercera persona de la Trinidad], ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hechos 2:33).

“Ahora cuando los apóstoles en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, les envió a Pedro ya Juan, que bajaron y oraron por ellos para que puedan recibir [la Tercera Persona de la Trinidad] porque [la tercera persona de la Trinidad] aún no había caído en ninguno de ellos … Luego pusieron sus manos sobre ellos y recibieron [la tercera persona de la Trinidad] … Ahora, cuando Simón vio que [la tercera persona de la Trinidad] fue dada a través de la imposición de las manos de los apóstoles, les ofreció dinero” (Hechos 8:14-15).

“Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, la [Tercera Persona de la Trinidad] cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don de la [Tercera Persona de la Trinidad]. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido la [Tercera Persona de la Trinidad] también como nosotros?” (Hechos 10:43-47).

“Pero en mi opinión es más feliz si se queda como está, y creo que también yo tengo [la tercera persona de la Trinidad]” (1 Corintios 7:40).

“¿Habéis recibido [la tercera persona de la Trinidad] de las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? Habiendo comenzado en [la Tercera Persona de la Trinidad], ¿están siendo perfeccionado por la carne?” (Gálatas 3:2-3).

“Yo á la verdad os he bautizado con agua; mas él os bautizará con [La Tercera Persona de la Trinidad] (Marcos 1:8).

En castidad, en ciencia, en longanimidad, en bondad, en[La Tercera Persona de la Trinidad], en amor no fingido” ( 2 Cor. 6:6).

JEFFERSON LLAMA A LA TRINIDAD UN MONSTRUO DE TRES CABEZAS

Ningún hecho histórico está mejor establecido, que la doctrina de un solo Dios, puro y que no está compuesto, fue aquella de los primeros siglos del cristianismo, y fue una de las doctrinas eficaces que le dio el triunfo sobre el politeísmo de los antiguos, enfermados con los absurdos de su propia teología. Tampoco era la unidad del Ser Supremo expulsada de la fe cristiana por la fuerza de la razón, sino por la espada del gobierno civil, ejercida en la voluntad del fanático Atanasio. El Hocus Pocus-fantasma de un Dios como otro Cerbero, con un cuerpo y tres cabezas, tuvo su nacimiento y el crecimiento en la sangre de miles y miles de mártires… De hecho, la paradoja de Atanasio de que uno es tres, y tres pero uno.., es tan incomprensible para la mente humana, que ningún hombre sincero puede decir que tiene una idea de ella, y ¿cómo puede creer lo que no presenta ninguna idea? El que piensa que puede, sólo se engaña a sí mismo. Demuestra, también, que el hombre, una vez que entrega su razón, no tiene guardia contra el resto de los absurdos más monstruosos, y como un barco sin timón, es el deporte de todos los vientos. Con estas personas, la credulidad, que ellas  llaman la fe, toma el timón de la mano de la razón y la mente se convierte en un naufragio.

¿SE PUEDE ENTENDER LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD?

Un Trío de Textos clave:

1.- Colosenses 2:2: “Para que sean confortados sus corazones, unidos en amor, y en todas riquezas de cumplido entendimiento para conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo”.

Comentario de Apologista:

Pablo desea que los creyentes entiendan el misterio de Dios el Padre, y de Cristo… ¿Pero dónde está  el Espíritu Santo aquí? Además, nótese que Pablo desea que entendamos el misterio de Dios el Padre…¡No el misterio de la Trinidad! Ah, y ojo que aquí Pablo no dice: “para conocer el misterio de Dios el Padre y Dios el Hijo”.

2.- Efesios 1:17, 18: “Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él. Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál sea la esperanza de su vocación, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”.

Comentario de Apologista:

El deseo de Pablo para los cristianos es que Dios les otorgue espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él (Dios). Alumbrando los ojos de nuestro entendimiento para saber exactamente cuál es nuestra esperanza y las riquezas de la gloria de su herencia.

Nosotros debemos esperamos que Dios nos dé revelación en el conocimiento de él. ¿Pero puede uno entender a Dios si damos por verídica la inefable doctrina de la Trinidad? ¡Yo creo que no!

3.- 1 Juan 5:20: “Empero sabemos que el Hijo de Dios es venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero: y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna”.

Comentario de Apologista:

Nótese que Juan dice que el Hijo de Dios nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero (Dios). ¿Pero realmente los creyentes cristianos han llegado a conocer y a entender al Dios verdadero bajo la forma de una Trinidad, la cual sigue siendo tan misteriosa e inefable como siempre, tanto para legos e indoctos por igual? ¿Cómo puede realmente alguien entender un misterio supuestamente insondable e inefable?

Definitivamente la Trinidad presenta muchos serios desafíos a cualquier cristiano sensato y medianamente inteligente…¿Y a usted también, querido “Trinoterco”?

TASA DE AHORRO EN HOGARES EUROPEOS

El ahorro en los hogares europeos ha descendido por primera vez desde el primer trimestre de 2008, llegó a caer en la zona del euro hasta el 15,8% de su renta disponible y también ha caído hasta el 13,7% en lo que se refiere al conjunto de la UE en el tercer trimestre de 2009, viendo estos datos ha sido el primer descenso de la tasa de ahorro familiar en la UE desde el primer trimestre de 2008.

Dicha caída ha llegado a ser de 4 décimas frente al segundo trimestre en lo referido a los socios del euro, registraron una tasa del 16,2% en el período, además de una caída de 5 décimas en la Unión Europea, en donde el ahorro llegó al 14,2% entre los meses de Abril y Junio de 2009. Mientras que, en los países de la zona del euro, el descenso del ahorro de las familias ha sido causado por la reducción de su renta disponible (-0,1%) y así como del aumento del consumo (0,5%).

Mientras que, la tasa de inversión de los hogares europeos se ha estabilizado en la zona del euro y en el conjunto de los Veintisiete entre los meses de Julio y Septiembre de 2009.

Respecto a los socios de la moneda única, la inversión significó el 9,1% de la renta disponible en los hogares, frente al 9,0% del trimestre precedente, y en la UE subió al 8,3%, respecto al 8,2% anterior. Este leve aumento en la zona del euro fue debido a que se registró un rápido crecimiento de la formación bruta de capital fijo un +1,7%, y del aumento de los ingresos nominales disponibles (0,2%).

REPLICANDO AL RESPONDÓN, DON PABLO SANTOMAURO, ACERCA DE LA SUPUESTA PERSONALIDAD DEL ESPÍRITU SANTO

Socorro, por favor: Necesito ayuda para contestar las 7 preguntas sobre el Espíritu Santo presentadas por apologista Sociniano, Mario Olcese.

PABLO SANTOMAURO SALE PARA RESPONDER A APOLOGISTA 

Respuesta de Santomauro

Estimado caballero:

El desafío proviene de la página del apologista sectario Mario Olcese. Reconocí el estilo por el uso de la palabra “Trinoterco” sobre el final. Este es un término peyorativo que Olcese usa para llamar a los creyentes en la doctrina de la Trinidad. Como exponente de la herejía sociniana, Olcese sostiene que el Espíritu Santo no es una persona sino una fuerza o poder operacional, y por ello lanza este reto como parte de su yihad intelectual contra la doctrina de la Trinidad, pensando ingenuamente que sus planteos son incontestables. Veamos ahora sus preguntas una por una:

1.- ¿Por qué no aparece el Espíritu Santo entronizado con el Hijo y el Padre en el cielo?

Aparentemente para Olcese, el hecho de que la Biblia no describa al Espíritu Santo en un trono en el cielo elimina la posibilidad de que éste sea Deidad (y consecuentemente una persona de la Trinidad).  Esta pregunta pueril no solamente evita considerar todo el peso de la evidencia bíblica por la Deidad y personalidad del Espíritu, sino que además no tiene efectividad porque es simplemente un argumento basado en el silencio.

Respuesta de Apologista:

Sin duda el Sr. Pablo Santomauro no ha podido responder esta primera tesis y sólo dice que es un argumento basado en el silencio. ¿Alguien entendió esta locución (“basado en el silencio”)? ¡Pero si proclama a gritos de que algo no anda bien con la ausencia del Espíritu Santo en el trono celestial! ¿Acaso no le parece extraño a Santomauro que el Espíritu Santo no aparezca entronizado en ningún momento en el cielo?¿Y no es extraño que nunca el Espíritu Santo aparezca en el cielo recibiendo la reverencia postrada de las  criaturas celestiales  como sí sucede con el Padre y Su Hijo? (Ej: ver Apo. 5:13) No, Don Pablo, ésta no es una pregunta pueril. Lo pueril es lo que usted responde, y que no tiene sustancia alguna y por tanto no convence a nadie, y menos, a sus propios correligionarios.

2.- ¿Por qué el Espíritu Santo no tiene un nombre propio?

Es cierto que la Escritura no registra un nombre propio para el Espíritu Santo. ¿Significa esto que éste no es una persona? Si el argumento fuera válido podríamos deducir que un bebé recién nacido no sería una persona hasta que los padres lo anotan en el Registro Cívico. Además, la Biblia no contiene los nombres propios de la mayoría de los demonios que menciona (cuya naturaleza espiritual es expresada por la palabra pneuma). Sin embargo, ni siquiera los antitrinitarios se animan a decir que estos demonios no tienen atributos de personalidad. Como vemos, el argumento detrás de la pregunta es inválido.

Respuesta de Apologista:

Es cierto que un niño no tiene nombre hasta que los padres van al registro civil para  inscribirlo como “fulano de tal”. Sin embargo, lo que no dice Pablito es que los padres ya le han asignado un nombre al hijo aún antes de nacer. Esa es una práctica común de los padres que esperan la llegada de un hijo al mundo. ¿o acaso no es así, señor Santomauro?¿No ocurrió esto mismo con la profecía del nombre “Jesús/Emanuel” del profeta Isaías (7:14)? Es extraño que el diablo principal, Satanás, tenga su nombre propio y no así el Espíritu Santo, quien supuestamente es el mismísimo Dios Todopoderoso. Y con relación a los demonios, ellos ciertamente son personas espirituales y ciertamente deben tener nombres propios, porque sabemos que algunos nombres de estos demonios aparecen en las Escrituras, como todos sabemos. Sin embargo, como son tantas las legiones de demonios, seguramente  se hubieran requerido muchímas más páginas en la Biblia para registrarlos a todos con sus respectivos nombres, funciones y rangos. En todo caso, aún queda pendiente una respuesta satisfactoria para este argumento.

3.- ¿Por qué al Espiritu Santo nunca se le llama DIOS de manera directa?

La treta aquí está en lo que el autor de la pregunta entiende por directa. Consideremos el pasaje de Hechos 5:3-4:

“Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios”.

Yo pienso que aquí el Espíritu Santo es llamado Dios en forma bastante directa. Sólo un necio no lo ve.

Respuesta de Apologista:

Sin duda el Sr. Pablo Santomauro carece de argumentos sólidos para responder a mi tercera tesis. Noten con cuidado que Don Pablo simplemente se limita a decir que sólo un necio no ve que en Hechos 5:3-4 al Espíritu Santo se le llama Dios. Francamente yo no veo que al Espíritu Santo se le llame Dios de manera clara o directa en Hechos 5:3-4, como supone ciegamente Santomauro. En esos dos versículos de Hechos 5 sólo se puede inferir o colegir que el Espíritu Santo es Dios, pero definitivamente NO es un pasaje que nos diga de manera segura y contundente que el Espíritu Santo es Dios. El día que alguien me muestre un texto que diga “El Espíritu Santo es Dios”, yo creeré.

Yo suelo interpretar Hechos 5:3-4 citando las palabras de Jesús en Juan 13:20, que dicen:  “De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que yo enviare, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.”  Aquí Jesús dice que quien recibe a su enviado, lo recibe a él; y aquel que lo recibe a él, recibe a Su Padre. Esto no significa que nosotros somos el Hijo, ni que Cristo es el Padre. Del mismo modo podemos decir de manera opuesta que quien no nos recibe a nosotros, no recibe a Jesús; y que quien no recibe a Jesús, no recibe al Padre que lo envió.  LO mismo sucede con Hechos 5:3-4. Mentir al Espíritu que proviene de Dios, es mentir a Dios el Padre, de quien el Espíritu pertenece y proviene. Este sencillo razonamiento no lo entienden los “Trinotercos” como el Sr. Pablo Santomauro debido a su obcecado fanatismo. El Sr. Pablo Santomauro simplemente sigue insistiendo en una doctrina que carece a todas luces de fundamento bíblico sólido.   

4.- ¿Por qué el Espíritu Santo está siempre en género neutro si es una persona?

Consideremos los siguientes pasajes:

“Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual [quien] procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí”. (Juan 15:26)

“Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré”. (Juan 16:7)

Los pronombres personales “quién” y “él” se usan en referencia al Espíritu. Esto es claro. Por otra parte, observando el segundo verso, Juan 16:7, vemos que no tiene sentido que Jesús diga que él se va y a cambio les enviará un fuerza operacional. No vemos allí la conveniencia de cambiar a un Jesús personal por algo impersonal.

¿Qué tan válido es el argumento escondido en la pregunta (el Espíritu siempre en género neutro)? Veamos los siguientes datos:

1.    Las palabras traducidas en la Biblia Reina-Valera como “criatura”, “niño” y “niña”, son del género neutro en el griego, exactamente igual que el Espíritu Santo es neutro.

2.    La palabra “espíritu” (pneuma) referente a ángeles es de género neutro.

3.    Para “demonios” también se usa pneuma (neutro).

4.    El nombre “espíritu” en Génesis 1:2 está en el  femenino: “y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”.

5.    El pronombre masculino “el” (ekeinos) es aplicado al Espíritu Santo en todo el Nuevo Testamento a pesar de que “Espíritu” (pneuma) es neutro. Así vemos que Dios se asegura de que entendamos que el Espíritu Santo es una persona.

6.    La palabra “espíritu” está en el género neutro en referencia a Dios Padre (Jn. 4:24) y a Jesús (1 Co. 15:45). ¿Significa esto que el Padre y el Hijo no son personas?

De esta forma vemos que el argumento de Olcese se desinfla estrepitosamente. Este planteo es muy usado para confundir al cristiano ya que muy pocos de nosotros sabemos algo de griego.

Respuesta de Apologista:

Debo decir que ningún sustantivo masculino que se refiere a un sustantivo neutro hace a ese sustantivo neutro una persona. En Griego la palabra agua es neutro, pero el vocablo río es masculino. Así, el Espíritu es neutro, pero cuando es puesto en la forma de Consolador, o Ayudante, es gobernado por el pronombre masculino porque Consolador es un sustantivo masculino; pero esto no hace al Consolador una persona, como tampoco el ejemplo el agua del río, donde el agua que es neutro y el río masculino convierte al agua en una persona simplemente por este vocablo (agua) está asociado con otro (río) que es personal.

Lo cierto es que siendo el Espíritu NEUTRO, éste puede ser o no ser Personal. Uno debe decir su verdadera naturaleza viendo otros pasajes en la Escritura. Por ejemplo: El Espíritu Santo de Dios es contrastado con el espíritu del mundo en 1 Corintios 2:12. Este pasaje lee, así: “Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido”. Obviamente “el espíritu del mundo” NO es una persona; por tanto, el Espíritu de Dios con el que es comparado, no es una persona tampoco. Este Espíritu de Dios es contrastado  con “el Espíritu de error” en 1 Juan 4:6, y otros espíritus que son neutros e impersonales. ¿Contrastaría Dios su espíritu, que es supuestamente personal, con espíritus que no son personas? No creo.

Creemos también que el Espíritu Santo no es una persona porque se lo menciona en común con otras cosas que no son personas. Se le pone en contraste con la carne (Gál. 5:17) la carne, aunque femenino en el Griego, no es persona individual. Es, por tanto, correcto y apropiado concluir que el Espíritu (neutro) con el cual es contrastado, de igual modo no es una persona. Sin duda hay mucho pan que rebanar sobre este asunto de la llamada “personalidad” del Espíritu Santo, y el señor Santomauro nos debe aún muchas explicaciones que aún no nos ha ofrecido.

5.- ¿Por qué Jesús nunca dijo que el Padre, él, y el Espíritu Santo son uno?

Olcese se refiere a Juan 10:30: “Yo y el Padre uno somos”. El contexto es suficiente para contestar la pregunta. Jesús viene argumentando con los judíos en torno a su naturaleza relacional con el Padre, no con el Espíritu Santo. Nombrarlo sería innecesario.

A pesar de mi experiencia con los sectarios, aun quedo perplejo ante este tipo de planteos. En ocasiones es bueno preguntarles a ellos cosas como “¿Por qué Jesucristo nunca dijo que el Espíritu Santo es una fuerza o poder operacional? O ¿por qué no existe un solo pasaje en toda la Escritura que niegue explícitamente que el Espíritu es una persona o es Deidad? Muchas de las preguntas de estos sectarios se pueden dar vuelta 180 grados para ponerlos en serios aprietos.

Respuesta de Apologista:

Lo cierto, Sr. Santomauro, es que nunca Jesús enseñó que El Padre, él, y el Espíritu Santo son UNO. Esto es sumamente curioso y muy sugerente. Obviar a la supuesta TERCERA PERSONA DE LA TRINIDAD de la UNIDAD DIVINA resulta extraño, por no decir, preocupante. Y cuando leemos el libro de Apocalipsis, e intentamos buscar al Dios Trino,  simplemente no lo podemos encontrar por ningún lado, y mucho menos, en el trono celestial. Este hecho no nos resultaría extraño si admitiéramos honestamente que la TRINIDAD es sencillamente una invención humana sin fundamento bíblico alguno.

Algo más. Es curioso que Jesús dijera: “Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo” (Juan 5:17). Me pregunto, ¿qué pasó con el Espíritu Santo? ¿Acaso no trabajaba el en aquel entonces como la Tercera Persona de la Deidad Trina? Verdaderamente sí vemos al E.S en varias ocasiones funcionando entre los hombres, pero de allí que sea una Persona Divina, ese es otro asunto. Lo que me parece entender de Juan 5:17 es que Jesús NO percibe al Espíritu Santo como una Persona Celestial que debe ser incluida dentro de la labor divina en la tierra. Sólo Su Padre y él Son Personas divinas que trabajan unidos para la salud y la redención de los hombres. Y al decir yo que ambas Personas tienen una naturaleza divina, no estoy de ningún modo igualándolos, como tampoco igualo a cualquier padre carnal con su hijo, simplemente porque ambas personas son de naturaleza humana carnal. Siempre uno es cabeza del otro. Y como dicen los militares: “la antigüedad es clase”.

6.- ¿Por qué Jesús nunca dijo que quien lo ha visto a él ha visto al Padre y al Espíritu Santo?

Esta es una referencia a Juan 14:8-9: “Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?”

La pregunta de Olcese pierde todo sentido cuando notamos que la solicitud de Felipe a Jesús no incluye al Espíritu Santo. La contestación de Jesús se enfoca específicamente en el pedido de Felipe de que le mostrara al Padre. Incluir al Espíritu Santo en la contestación implicaría un lapsus linguae.

Respuesta de Apologista:

Creo que hubiera sido interesante que Jesús incluyera al Espíritu Santo en esa unidad que existe entre él y su Padre, ya que en el verso 17 de Juan 14 él mismo dice que el Espíritu Santo  (El Consolador) ya estaba morando con Felipe y todos los cristianos. Lo cierto es que en repetidas ocasiones Jesús se presenta siempre unido con el Padre, pero no con el Espíritu Santo. Por ejemplo, cuando ruega por la unidad de los creyentes, él dice: “para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno (Juan 17:21,22). Realmente me parece curioso que Jesús no haya incluido al Espíritu Santo en la unidad existente entre él y Su Padre. Lo pudo haber hecho y dicho, si, en efecto, el E.S es la Tercera Persona de la Trinidad. Aquí Santomauro no alegará, como lo hace con Juan 14:8-9, de que la razón por la cual no se menciona al E.S es que éste no es el sujeto de la discusión. Jesús pudo muy bien incluir al E.S dentro de la unidad…¡Pero desaprovechó la oportunidad! ¿Curioso, no? 

La pregunta subsiste, sin embargo, ¿Por qué nunca se menciona al Espíritu Santo en la unidad del Hijo con el Padre?

7.- ¿Por qué el Espíritu Santo no está incluido en los saludos INTRODUCTORIOS apostólicos, especialmente en los de Pablo?

Este es otro argumento basado en el silencio, y además, el razonamiento que conduce a la pregunta es fallido. Muchas veces viene acompañado de otras preguntas como por ejemplo: ¿Por qué Jesucristo en Juan 17:3 no menciona al Espíritu Santo? Estas simplezas son fácilmente contestadas cuando presentamos otros versos como Juan 6:47: “El que cree en mí tiene vida eterna”. Estas son palabras de Jesús. Nótese que él no menciona al Padre. ¿Debemos suponer que el Padre no es Dios porque Jesús no lo incluye en la frase? ¡De ninguna manera! De la misma forma, no podemos suponer que el Espíritu no es co-sustancial con el Padre y el Hijo porque Pablo no lo menciona en los saludos de sus cartas.

Respuesta de Apologista:

En Juan 6:47 Jesús dice que él que cree en mí tiene vida eterna. Es verdad que acá no se menciona al Padre, pero todos sabemos que creer en el Hijo es creer en el Padre, que le envió (Juan 13:20). Así que acá no hay conflicto alguno con Juan 17:3.

Lo interesante es que en las salutaciones apostólicas, el E.S brilla por su ausencia y eso debería no sólo llamar la atención del “ortodoxo” Santomauro, sino también la de muchos otros “trinotercos”. Este definitivamente no es un argumento fundamentado en el silencio como dice Don Pablito, pues la reiterada omisión del E.S en las salutaciones de los apóstoles no es una cosa fortuita o casual, sino algo permanente y evidente.

EL QUE NO ES OMNIPOTENTE NO ES DIOS

Según Mateo, Dios es omnipotente: “… mas para Dios todo es posible. “(Mateo 19:26 RV). Dios no tiene limitaciones, pero Jesús, según el Evangelio de Marcos, tenía jurisdicción limitada:” dijo: (Jesús), el sentarse en mi mano derecha y en mi mano izquierda no es mío para dar. “(Marcos 10:40 RV). Jesús no podía hacerse poco visible:” El (Jesús) entró en una casa y no quería que nadie supiera que estaba allí. Sin embargo, no podía pasar desapercibido” (Marcos 7:24 NVI). Las expresiones “no quería”…“no podía” revelan que Jesús tenía poder limitado: quería hacerse poco visible, pero no podía. Él no era omnipotente. Marcos no habría escrito este versículo, si creía que Jesús era omnipotente. Lo mismo para el siguiente verso: “El (Jesús) no podía hacer allí ningún milagro, salvo poner sus manos sobre unos pocos enfermos y sanarlos” (Marcos 6:5 NVI). Jesús no siempre pudo hacer milagros porque dependió del poder y voluntad de Dios para realizarlas. Él realizó milagros, siempre que el poder de Dios estuviese “presente en él”: “Y el poder del Señor estaba presente con él (Jesús) para sanar a los enfermos.” (Lucas 5:17 NVI). La frase “el poder de Dios estaba presente con él” significa que Jesús sanó a la gente, aunque no su propio poder, sino por medio del poder de Dios, el Padre. En algunos casos como en el caso de Marcos 6:5, el poder de Dios estaba no disponible para que Jesús lo usara. En algunos casos, Jesús fue capaz de leer la mente de la gente: “Él (Jesús) sabía lo que estaban pensando y les dijo…” (Mateo 12:25 NVI). Mateo cree que “el poder del Señor” permitió a Jesús  leer la mente.

Pablo creyó que Dios le dio poder a Jesús. Él escribió que Dios hizo a Jesús: “… el poder de su fuerza,  el cual operó en Cristo, cuando Él (Dios) le levantó de los muertos y lo sentó a su diestra en los lugares celestiales … Y él (Dios) puso todas las cosas en sujeción debajo de sus (Jesús) pies, y lo hizo cabeza sobre todas las cosas … ” (Efesios 1:19-22 NVI). Dios sometió todas las cosas a Jesús y lo hizo la cabeza sobre todas las cosas. Dios es “el poder que” hará posible a Jesús: “transformar el cuerpo de nuestra humillación (nuestro cuerpo humilde) para que sea semejante al cuerpo de su gloria, por el poder que también le permite a él sujetar todas las cosas a sí mismo” (Filipenses 3:20-21 NVI). Jesús tiene capacidades limitadas. Pero el poder de Dios le permite hacer cosas imposibles.

Dios, siendo omnipotente, tiene plena voluntad. Sin embargo, según Mateo, Jesús estuvo limitado. En algún momento antes de su crucifixión, la voluntad de Jesús se volvió débil, y llegó a su punto de ruptura: “Y (Jesús) fue un poco más adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, que esta Copa (de la crucifixión) pase de mí pero no sea como yo quiero, sino lo que Tú quieras” (Mateo 26:39 RV). La expresión “si” indica ambigüedad. “Si es posible,” indica que Jesús no sabía lo que era posible”… pero para Dios todo es posible” (Mateo 19:26 RV). Jesús no era Dios. Mateo 26:39 indica que la voluntad de Jesús estaba subordinada a la voluntad de Dios. La frase “no como yo quiero, sino como quieres tú” indica que hay dos voluntades: la voluntad de Dios y la voluntad de Jesús. La voluntad de Jesús difería de la voluntad de Dios. Este versículo, “… pero no sea como yo quiero, sino como quieras Tú” (Mateo 26:39 RV), anula el siguiente verso “(Jesús dijo:) Yo y el Padre somos uno (Gr. en)” en el sentido Trinitario (Juan 10:30 RV). (También se anula la creencia trinitaria de que Jesús y el Padre son parte de la Trinidad: una entidad eternamente inmutable, con una sola voluntad). Donde hay dos voluntades y una está subordinada a la otra, una es inferior. “… La voluntad de Dios… es agradable y perfecta” (Romanos 12:2). Dado que la voluntad de Dios es perfecta, y la voluntad de Jesús es inferior a la voluntad de Dios, entonces Jesús no es Dios. Dos testamentos indican dos mentes. Y Dios no puede ser de doble ánimo, porque la Biblia condena la doble mentalidad: “Yo (Dios) odio a los de doble ánimo…” (Salmo 119:113 NVI) “Un hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.” (Santiago 1:8 RV) Según Mateo, justo antes de su crucifixión, Jesús se convirtió en una persona de doble ánimo (inestable) como cualquier humano en algún momento de su vida: “… Padre mío, si es posible, que esta copa (crucifixión) pase de mí pero no sea como yo quiero, sino como Tú quieres” (Mateo 26:39 RV). Él pedía algo, y luego cambió de opinión: retiró su solicitud. Este versículo revela la naturaleza humana de Jesús. Dios no puede ser de doble ánimo.

La creencia cristiana común es: Dios es infinito, nunca disminuye, es eternamente perfecto, es decir, nunca cambia. Por lo tanto, Dios no se “convierte” en cualquier cosa, porque “convertirse” significa cambio. La idea de que Dios se hizo hombre (es decir, Si Dios tomó la naturaleza de un Dios/hombre, Él  entonces añadió otra naturaleza a su naturaleza original) lo que significa que Dios cambió su naturaleza. Justino Mártir, el padre y teólogo destacado de la iglesia cristiana del siglo 2 º (150 DC), escribió: “Pero ¿a qué llamas Dios?” Dijo él. “Aquel que siempre mantiene la misma naturaleza, y la misma forma, y es la causa de todas las otras cosas – Eso, en efecto, es Dios.” así le contesté. “Justino Mártir, Diálogo con Trifón, cap. 56. Dios no cambia su naturaleza o combina su naturaleza con la naturaleza humana. La naturaleza de Dios es perfecta e infinita. La naturaleza del hombre es imperfecta y limitada. Cuando se mezcla la perfección con la imperfección se hace menos, se convierte en imperfecta. La naturaleza de Dios no se mezcla con la naturaleza humana. Dios no se encarna en un hombre. Millones y millones de musulmanes, Judíos, Testigos de Jehová (arrianos), socinianos, etc, entienden este concepto, por esta razón (y por más razones) no creen que Jesús es Dios.

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.retornoalparaiso.blogspot.com

www.apologista.blogdiario.com 

 

EL QUE NO SABE TODAS LAS COSAS NO PUEDE SER DIOS

     Según el autor de 1 Juan, “… Dios conoce todas las cosas…” (1 Juan 3:20 RV). El que conoce todas las cosas, no hace preguntas para obtener información. Jesús pregunta para obtener información: “Él dijo, ‘¿Dónde lo pusisteis (a Lázaro)? Ellos le dijeron: « Señor, ven y ve” (Juan 11:34 NVI). Jesús no sabía donde pusieron el cuerpo sin vida de Lázaro. También hizo las siguientes preguntas: “¿Crees que soy capaz de hacer esto?” (Mateo 9:28 NVI). “¿Habéis entendido todo esto?” (Mateo 13:51 NVI). ¿Qué es lo que quieres?” (Mateo 20:21 NVI). El hizo preguntas porque sencillamente no sabía:” Y (Jesús) les preguntó: ¿Cuántos panes tenéis? Y ellos dijeron: Siete” (Mateo 15:34 RV). En un caso, cuando dos discípulos le siguieron, Jesús quiso saber lo que querían:  “… Cuando Jesús se volvió y vio que le seguían, les dijo, ‘ ¿Qué están buscando?” (Juan 1:38 NVI). En el siguiente versículo Jesús admitió que él no sabía “El día y la hora”. Él dijo, “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, (Jesús), sino el Padre.” (Marcos 13:32 RV). Sólo el Padre sabe “el día y la hora “, porque sólo el Padre es Dios. En el siguiente ejemplo, Jesús no sabía si el ciego “vio algo”: “… cuando (Jesús) había escupido en los ojos, y puso su mano sobre él, le preguntó si veía algo” (Marcos 8:23 RV). En otro ejemplo, Jesús no sabía sobre lo que los maestros de la Ley discutían: “…los maestros de la ley estaban discutiendo. Tan pronto como toda la gente vio a Jesús, ellos… corrieron a saludarlo. Jesús les preguntó: “¿Qué están discutiendo con ellos?” (Marcos 9:14-16 NVI). He aquí otro ejemplo donde Jesús hizo una pregunta para obtener información:” Jesús le preguntó al padre del muchacho, “¿Cuánto tiempo a que (el niño) ha estado así?  “Desde la infancia, respondió ( el padre)” (Marcos 9:21 NVI). Según la Biblia, sólo Dios sabe todas las cosas.

    ¿Pretendió Jesús no saber todo? ¿Vivió treinta y tantos años con su familia, sus parientes, sus discípulos, y compañeros Judíos, haciendo preguntas cuyas respuestas fingió no saber? Si Jesús hubiese conocido las respuestas a sus preguntas y fingió no saber, habría dado una falsa impresión de sinceridad. En otras palabras, habría sido un impostor. Jesús, ciertamente no pudo haber sido Dios, pues Dios “sabe todas las cosas,” y él no supo la respuesta a la pregunta siguiente: “(dijo Jesús en la cruz) ¡Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? “(Marcos 15:34 RV). Él hizo preguntas, simplemente porque no sabía todas las cosas. “

www.apologista.blogdiario.com

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

¿PERO ES QUE ACASO LA BIBLIA NO DICE QUE CRISTO ES DIOS?

Estimado “Trinoterco”, si usted checa su diccionario, encontrará que el término “Dios” (con letra “D”) es un nombre que hace referencia al “Ser Supremo, el Todopoderoso, Omnisciente, Creador del universo”, y que el término “dios” (con letra pequeña “d”) es un sustantivo que se refiere a “uno de los muchos seres sobrenaturales masculinos”. Hoy en día somos capaces de hacer esta distinción, porque nuestra forma de escribir lo permite. Pero los escritores del Nuevo Testamento no fueron capaces de hacer tal distinción porque su forma de escribir no lo permite. Todas las letras de la lengua en que se escribió (el griego koiné) fueron las mismas: La mayúscula. Ahora tenían una forma bastante cruda a su disposición para que denotar “Dios” de “un dios”, y que fue mediante el artículo definido “ὁ”. Por ejemplo, ὁ θεός en la mayoría de los casos significa “Dios”, y θεός en la mayoría de los casos significa “un dios”. Pero esto no siempre es cierto. Por ejemplo, en el caso siguiente ὁ θεὸς en lugar de “Dios”, significa “Satanás”: “…el dios (Gr. Ὁ θεὸς) de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos” (2 Corintios 4:4 NVI ). El calificativo “de” (en la expresión “el dios de”) califica el artículo definido “el” antes del sustantivo “dios”.

    Tenga en cuenta que el Nuevo Testamento no fue escrito en griego ático, que fue  el griego correcto, con la gramática correcta. Éste fue escrito en griego koiné, una lengua que era de uso común por los extranjeros (no griegos). Los extranjeros no conocen las reglas gramaticales, y por lo tanto, no eran consistentes con el uso del artículo definido “ὁ”, y por lo tanto, a veces es difícil determinar sus creencias por la presencia del artículo “ὁ”. Además, a diferencia de los escritores del Antiguo Testamento que utilizaron el nombre de “Yahweh” (Jehová) para identificar al Ser Supremo, los escritores del Nuevo Testamento no utilizan un nombre. Ellos utilizaron los términos genéricos “Señor”, “Padre”, “Todopoderoso”, y “Dios”, para referirse a Dios. Como regla general, los escritores del Nuevo Testamento utilizaron el término “Señor” como el nombre de su Dios, porque su Biblia, la Septuaginta, dice que el nombre de Dios es “Señor” (“Κυριος”). Aquí está el versículo: “κύριος συντρίβων πολέμους, Κύριος ὄνομα αὐτῷ (el Señor destruye las guerras. Jehová es su nombre) “(Éxodo 15:3 Septuaginta)

         En algunos casos, algunos escritores del Nuevo Testamento utilizaron el término “Dios” para referirse a Jesús. Dado que los escritores no eran gramaticalmente adeptos y puesto que no tenían posibilidad de elegir entre mayúsculas y minúsculas, surge la pregunta: ¿creyeron ellos que Jesús es “Dios”, o “un dios”? Con el fin de responder a esta pregunta hay que entender lo que el término “Dios” significaba en la antigüedad, y especialmente durante los tiempos de Pablo. Este es un gran tema, pero, en pocas palabras, aquí están algunos ejemplos, que aclaran el significado de este término.

         En los tiempos antiguos, el término “Dios” significaba “espíritu” o “ángel”. Clemente de Alejandría escribió, “el discípulo de Aristóteles, el célebre Teofrasto de Ereso (nacido 371 – 286 a. C.), sospecha … que Dios es espíritu. “(Clemente de Alejandría, Exhortación a los griegos, cap. V, párr. 58.) Clemente también escribió,” “Porque los estoicos dicen que Dios es espíritu, por naturaleza” (Clemente de Alejandría, Stromata, 5,14.) El autor del Evangelio de Juan escribió: “Dios es espíritu (Gr. πνεῦμα ὁ θεός)” (Juan 4:24 NVI). Los ángeles fueron llamados “dioses” o “espíritus”, porque tienen la misma naturaleza de Dios:” ¿No son todos los ángeles espíritus…?” (Hebreos 1:14) El mismo Satanás fue llamado “un dios”, porque Satanás era un ángel caído. Pablo utilizó el término “Dios” para referirse a Satanás: “… el dios (Gr. Ὁ θεὸς) de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos” (2 Corintios 4:4 NVI).

     Éstos son algunos ejemplos del Antiguo Testamento donde los ángeles son llamados “dioses”. Salmo 82 dice: “Dios preside en la gran asamblea; el da juicio entre los dioses (Heb. elohim)” (Salmos 82:1 NIV). Los “dioses” que se mencionan en este versículo son los ángeles de Dios. En el siguiente versículo Dios dice, “le dije: Vosotros sois dioses y todos vosotros sois hijos del Altísimo” (Salmos 82:6 NVI). En otras palabras, Dios dice: “Yo dije, ustedes son los ángeles…”

 Para entender mejor el significado de la palabra “Dios” comparar las dos versiones de los Salmos 8:5 por dos importantes traducciones de la Biblia (la New American Standard Version y la versión King James):

 Dioses

“Sin embargo, tú lo has hecho (hombre) un poco inferior a Dios (Heb. Elohim = dioses) … “(Salmo 8:5 NASB)

 Ángeles

 “Porque  lo has hecho (al hombre) un poco menor que los ángeles…” (Salmo 8:5 KJV)  

(La traducción correcta de la traducción de NASB debería haber sido “dioses”, no “Dios.” Precaución: no está en juego su fe en la redacción de una traducción.)

 Aquí hay dos versiones de otro verso de dos traducciones diferentes de reconocido prestigio (ambas versiones son válidas):

Dioses

“… el Altísimo … fija los límites de los pueblos según el número de los dioses. “(Deuteronomio 32:8 NRSB)

 Ángeles

“… El Altísimo … fija los límites de los pueblos según el número de los ángeles. “(Deuteronomio 32:8 Septuaginta)

“Porque tú, oh Señor, eres excelso sobre toda la tierra, tú eres muy exaltado sobre todos los dioses.” (Salmos 97:9 NRSB). En otras palabras, “está por encima de todos los espíritus” o “está por encima de todos los ángeles. “

    Según 1 Pedro, después de que Jesús murió, se convirtió en un espíritu visible y palpable, fue un persona real que podía comer: DE él Pedro dice, “Él fue condenado a muerte en la carne, pero vivificado en espíritu …” (1 Pedro 3:18 NVI), Pablo escribió: “… el último Adán) (Jesús se convirtió en un espíritu que da vida. “(1 Corintios 15:45 NVI) De acuerdo con estos y otros versículos del Nuevo Testamento, Jesús se levantó como un cuerpo espiritual visible (divino, glorioso, inmortal), y los espíritus eran llamados “dioses”.

ECUMENISMO EXTRAÑO: PERRO, GATO, Y PERICOTE UNIDOS BAJO UN MISMO TECHO

El ecumenismo está llegando a todas la denominaciones, y ya se están uniendo todas las religiones en nombre del “amor”. Los protestantes, en aras de la “unidad cristiana”, se levantan como un solo “cuerpo” y se unen a la ramera.

En estos momentos, falsos ministros están tratando de unir perro, pericote y gato y formar una sola iglesia, sin percatarse de que haciéndolo así están volviéndose a su vómito, al fango, o la ciénaga, como puercos inmundos.

Vean el siguiente video:

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ NO SON NADA FELICES—¡SEPA USTED LAS RAZONES AHORA MISMO!

El Dr. Jerry Bergman, un psicólogo y ex superintendente de la sociedad Watchtower, dice que la tasa de enfermedad mental es significativamente mayor entre los testigos de Jehová, que entre las personas de otras religiones.

La triste verdad es que las exigencias de la Sociedad Watchtower han impelido a muchos Testigos de Jehová a vivir como individuos frustrados, infelices y deprimidos, al punto de llegar, en algunos casos, a quitarse su misma vida.

EL MISTERIOSO PASAJE DE MATEO 27:52-53

Fuente:

http://www.labiblianodiceesto.blogspot.com/

Inmersos en la consideración de un estudio acerca del libro de Revelación, nos topamos con la explicación de un texto bíblico que nos llenó de sorpresa y que dicho sea de paso, por mucho tiempo, ha pasado desapercibido para nosotros. Dicho estudio, está en la siguiente dirección: “biblicas.blogspot.es” y el texto en cuestión es Mateo 27:52-53, que dice así: “Se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de hombres santos que habían muerto se levantaron; 53 y salidos de los sepulcros después de la resurrección de él, fueron a la santa ciudad y aparecieron a muchos.” Honestamente afirmamos, que aunque entendemos lo que nos dice, no tenemos ni idea de con que se relaciona, ni que pinta ahí. La interpretación del autor de ese artículo, es la siguiente: “Entiendo que estos 24 ancianos pueden llegar a ser las “primicias” del pueblo hebreo, sacerdotes del Señor, que ofrecían sacrificios en el Santuario. Justamente el numero 24, es símbolo de este sistema sacerdotal que estaba representado por 4 ordenes de 24 ancianos cada una, 1.Cro.24. Jehová era la heredad de estos sacerdotes Num.1:47-53; 18:20,23; Deut.10:9; etc. ¿Cuándo fueron llevados ante el Trono?; debemos concluir que cuando resucito Jesús. De esa resurrección tenemos registro en el evangelio de Mat. 27:50-53; en Efes. 4:8; en el griego y buenas traducciones. Que no son parte de la iglesia es claro porque no se identifican con el cántico de los que reinaremos con Cristo Apoc.5:9,10; en griego o en cualquier traducción correcta y actualizada como por ejemplo: Reina – Valera – Actualizada, Biblia De Las Américas, Nueva Versión Internacional, Biblia de Jerusalén, Dios Llega Al Hombre, etc. No sabemos si la estadía es provisoria o para siempre. Si es esto último, se encontraron con un premio que jamás se imaginaron recibir, ya que en aquellas palabras del Señor “YO SOY TU PARTE Y TU HEREDAD” no entendían que significaría estar delante del mismo Trono de Jehová, reinando, por lo que vemos, sobre todo el universo junto al Creador, y todas las huestes angelicales, que es lo que nos sugiere la visión.” Buscando un poco más de información, vimos que otros estudiosos, lo relacionaban como una representación (unas primicias) de los ungidos que en un futuro, gobernarán con Cristo en el Reino Milenario. Y por supuesto que seguramente habrá más interpretaciones, acerca de ello. Sin embargo nosotros, desde este blog y conscientes de que ello comporta algún riesgo, nos decantamos por la duda de si el contenido de dicho pasaje, se ajusta al contenido del manuscrito original o no y sinceramente, creemos que no, a menos que alguien nos muestre lo contrario, claro.Debemos de tener en cuenta, que cuando leemos la Biblia, no estamos haciendo tal cosa. Lo que estamos haciendo, es leer el resultado de copias, de otras copias, de más copias, que a su vez, han sido traducidas de unos idiomas a otros y todo ello, por un espacio de más o menos 2.000 años. Luego un simple e involuntario error en un signo ortográfico, de un copista de la Edad Media (por poner un ejemplo), podría llegar a derivar, en que un texto que leemos hoy, no tenga nada que ver con su versión original. Añadámosle a eso y a través de los siglos, las distintas conveniencias de algunos de sus traductores u organizaciones religiosas que avalaban dichas traducciones (que también es el caso) y verán de lo razonable de nuestra objeción. Pero claro, quizás el sincero y voluntarioso estudiante de la Biblia, sobre todo el principiante en tales lides (como todos hemos sido, en nuestros inicios), podría objetar lo siguiente: “¿Pero no nos dice Jehová, en Revelación 22:18-19, que nadie puede quitar o añadir algo a su Palabra.” Pues no, querido amigo, ahí no nos dice esto. Leámoslo: “Yo advierto a todo el que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a estas cosas, Dios le añadirá las plagas que están escritas en este libro; 19 y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la santa ciudad, de los cuales se ha escrito en este libro.” Luego de lo que aquí se nos habla, es de las consecuencias que comporta el llevar a cabo esa felonía, o sea, el voluntariamente alterar el sentido de un pasaje en un sentido u otro, para beneficio propio. El mero hecho de que la Escritura contemple esa circunstancia, ya es indicativo de la posibilidad de llevar a cabo tal acción y que como en algunas traducciones se observa, algo de eso hay. Eso sí, con su final, justa y merecida retribución. Súmenle a ello, la incidencia del error humano y se darán cuenta, el porqué muchos recomendamos constantemente, tener muy en cuenta el contexto general de las Escrituras para llegar a un correcto entendimiento de cualquier texto y que no es otra cosa, que el comparar lo que nos dice un pasaje determinado, con lo que de ese tema, se nos habla en distintas partes de la Biblia. Además, que ese contexto general es lo único que no puede ser alterado, ya que para ello, se tendría que cambiar el texto bíblico de arriba a abajo y eso es imposible. Por lo tanto, si se ajustan, tanto el pasaje como nuestro entendimiento que de él tenemos, a lo contrastado con el resto de las Escrituras, es correcto el pasaje, así como nuestro entendimiento de él y si por lo contrario no es así, algo pasa, porque la Palabra de Dios no se contradice. 

Y eso es lo que nos ocurre con el pasaje que estamos considerando de Mateo 27:52-53, que no cuadra con el resto del contenido bíblico, porque veamos: Un hecho de tal magnitud y que algunos estudiosos califican de “histórico”, tendría que haber dejado una huella indeleble entre sus contemporáneos y por supuesto en el registro bíblico, como así lo hicieron, por ejemplo, las resurrecciones realizadas por Jesús (la hija de Jairo, el hijo de la viuda de Naín y la de Lázaro), por Pedro resucitando a Tabita (o Dorcas) o la de Pablo, sobre un joven llamado Eutico y por supuesto, la del mismísimo Jesús. Sin embargo, sorprendentemente, no hay ni rastro, repetimos, ni rastro de este acontecimiento en ninguna otra parte de las Escrituras, ni ninguna mención de ello registrada por algún historiador o cronista de la época, como por ejemplo, Flavio Josefo. Pero lo más sorprendente del silencio sobre dicho acontecimiento, lo encontramos en la encendida defensa que Pablo realizó de la resurrección, según 1 Cor. 15 y que si bien hace referencia a la de Cristo, de ninguna manera menciona nada acerca de otra multitudinaria resurrección y de cuya veracidad podrían testificar, muchas personas de Jerusalén: “…. y salidos de los sepulcros después de la resurrección de él, fueron a la santa ciudad y aparecieron a muchos.” (verso 53). Y tengamos en cuenta que de haber ocurrido algo semejante, Pablo de ninguna manera habría desaprovechado la oportunidad de citar de ello y así dar más peso a sus argumentos. Sin embargo, silencio total y absoluto sobre dicha cuestión. Cierto es, que alguien podría afirmar que dicha resurrección nada tenía que ver con las siguientes, en el sentido de que fueran para vida eterna o para juicio y que esas personas, al igual que Lázaro y los demás citados, volvieron a morir. Luego entonces ¿qué finalidad tenía tal resurrección? ¿para qué se llevó a cabo? Pero es que aunque aceptáramos ese argumento, queda el hecho de que algo tan espectacular e insólito como una resurrección masiva y tal como ya hemos referido, sería algo digno de mención, tanto en el registro bíblico como en las crónicas de la época. Sin embargo y lo repetimos, nada de nada se nos habla de ello en ningún sitio. Además del hecho, de que dicho pasaje no parece apuntar en esa dirección.

Por lo que hay otra circunstancia, que como mínimo contraría el contexto bíblico. Consideremos de nuevo el pasaje de Mateo 27, pero partiendo del versículo 50 hasta el 53: “Pero Jesús clamó otra vez a gran voz y entregó el espíritu. 51 Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. La tierra tembló, y las rocas se partieron. 52 Se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de hombres santos que habían muerto se levantaron; 53 y salidos de los sepulcros después de la resurrección de él, fueron a la santa ciudad y aparecieron a muchos.” De esta lectura se desprende que, de haberse producido dicha resurrección, fue en el mismo instante de la muerte de Jesús, luego y a bote pronto, nos encontramos que ni la resurrección de Rev. 20:4-6, que acontece en la segunda venida de Jesucristo y que aún no se ha producido, sería la primera resurrección, ni Jesucristo podría ser considerado las primicias, según el orden establecido por Pablo: “Pero cada uno en su orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.” (1 Cor. 15:23). Luego, de nuevo nos muestra Pablo aquí, que no tenía ni la más mínima idea de semejante acontecimiento y con lo cual, podemos observar el desajuste entre ambos pasajes, Rev. 20:4-6 y 1Cor. 15:23, con Mateo 27:52-53. Pero hay otro dato, por demás curioso e inexplicable. Veamos: Si bien estos santos resucitan en el mismo momento de morir Jesús, no salen de los sepulcros, ni aparecen públicamente, hasta tres días después de ser resucitados. ¿Tendría eso algún tipo de lógica? Evidentemente no, luego vemos que todo lo que rodea a este pasaje, como que es un poco forzado, extraño, misterioso, en definitiva, incoherente e innecesario dentro del contexto bíblico. Por eso nosotros nos decantamos por pensar, que dicho texto ha sido deformado en el transcurso del tiempo, hasta quedar en ese sinsentido. Todo ello sea dicho, con todas las cautelas del mundo.La Traducción del Nuevo Mundo de los TJ, vierte así este pasaje: “Y las tumbas conmemorativas se abrieron y muchos cuerpos de los santos que se habían dormido fueron levantados 53 (y algunas personas, saliendo de entre las tumbas conmemorativas después que él fue levantado, entraron en la ciudad santa), y se hicieron visibles a mucha gente.”, dando a entender que los que se hicieron visibles a mucha gente, fueron los que vieron los cadáveres fuera de sus tumbas y lo fueron a contar a sus convecinos en Jerusalén. Todo ello (creémos), en un intento de hacer más razonable y entendible Mateo 27:52-53, pero que no pasa de ser una mera hipótesis, ya que como antes hemos comentado, no existe posibilidad alguna de contrastar dichas palabras o idea en ningún otro lugar de las Escrituras, al menos, hasta donde nosotros sabemos. Por lo tanto, vemos que queda abierto el campo de la especulación y en el que nosotros no hemos pretendido más que aportar nuestro pequeño granito de arena. Porque eso es lo que pretende ser nuestra opinión, una pequeña aportación por demás, susceptible de ser enmendada, acerca de ese misterioso pasaje. Y si alguién, pudiera aportar un poco de luz acerca de este enigmático asunto, le estaríamos agradecidísimos.MABEL

¿CREYERON LOS ESCRITORES DEL NUEVO TESTAMENTO QUE CRISTO ES DIOS?

Hoy en día la cuestión fundamental que divide a los cristianos y los Judios es la afirmación cristiana de que Dios es tres personas (a Trinidad). Esta división no existía en el siglo primero. Judíos y los cristianos helenistas creen en el mismo Dios. Ambos creían que el Espíritu Santo no era más que el poder de Dios, no una persona. Los Judíos del Antiguo Testamento creían que el Espíritu Santo era el poder de Dios. El Espíritu Santo entró en Sansón y le dio fuerza: «El Espíritu del Señor vino sobre él poderosamente) (Sansón…” (Jueces 14:6 RVA) Además, el Espíritu Santo entró al rey David y le llevó a profetizar.

Éstos son algunos de los hechos que hay que saber sobre la doctrina de la Trinidad:

1. Moisés no creyó que Dios es tres personas, porque no se enseña esto en el AT.

2. Los profetas judíos no creían que Dios es tres personas, porque no se enseña esto en el AT.

3. Jesús enseñó lo que Moisés y los profetas enseñaron. Él no fue acusado de predicar que Dios es tres personas o de predicar que él era un dios.

4. Pablo fue perseguido por los Judíos en muchas ocasiones. Él no fue acusado ni apedreado por los Judíos por predicar que Dios es tres personas.

5. Ninguno de los escritores del Nuevo Testamento escribió que Dios es tres personas y los versos que mencionan el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (1 Juan 5:7-8), en la versión King James (Rey Jaime) fue insertado en el texto del Nuevo Testamento por editores manuscritos latinos. El New Revised Standard Version  (La Nueva Versión Estándar Revisada) dice: “Hay tres que dan testimonio: el Espíritu y el agua y la sangre, y estos tres están de acuerdo.” (1 Juan 5:7-8 NVI)

6. No hay registro histórico o bíblico donde un Judío del siglo I acusara a un cristiano de predicar que Dios es tres personas.

¿Cómo surgió la división sobre la identidad de Dios entre los Judíos y los cristianos? Hay muchos hechos históricos y bíblicos a considerar, pero aquí hay sólo unos pocos para empezar (esta es una discusión abreviada; un análisis completo se presenta en el libro):

El Dios invisible frente a la de Jesús visible

    Jesús vivió varias décadas en Israel, y miles de israelitas lo vieron. El autor de los Hechos escribió: “Dios… concedió que (Jesús) se hiciese visible …” (Hechos 10:40 RVA) Este es un hecho bíblico, Jesús se hizo visible. Compare este hecho bíblico de las siguientes afirmaciones del Nuevo Testamento: “Nadie ha visto a Dios en ningún momento” (Juan 1:18, NVI). “Nadie ha visto jamás a Dios.” (1 Juan 4:12 NVI) “… (Dios)… que habita en luz inaccesible, a quien nadie ha visto ni puede ver” (1 Timoteo 6:16 NVI). Los escritores del Nuevo Testamento creían que Jesús se hizo visible, mientras que Dios (el Padre) es eternamente invisible.

    El Padre de la Iglesia cristiana, Tertuliano, escribió, “Nosotros (los cristianos) de la misma manera decimos que el Padre de Cristo es invisible, porque sabemos que fue el Hijo que fue visto (se hizo visible) en la antigüedad—en el Antiguo Testamento–  (En cualquier momento en que alguna aparición era concedida a los hombres en el nombre de Dios) como la imagen del Padre mismo. “Tertuliano, los cinco libros Contra Marción, libro 5, cha. 19. Tertuliano creía que las apariciones de Dios en el Antiguo Testamento, fueron las apariciones de Jesús, que representaba a Dios.

    Dado que los escritores del Nuevo Testamento creyeron que Dios es eternamente invisible y que Jesús se hizo visible, esto es un indicio de que no creían que Jesús es Dios.

    ¿Pero qué sobre el Espíritu Santo? Es el Dios Espíritu Santo? Los cristianos creen que Dios es una trinidad, que consiste en tres personas iguales (el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo). ¿Creyeron los escritores del Nuevo Testamento que el Espíritu Santo es Dios? Esto es lo que Mateo escribió acerca del Espíritu Santo: “Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente, y he aquí los cielos le fueron abiertos, y  (Jesús) vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él” (Mateo 3:16). Jesús tenía ojos humanos y con los ojos vio al Espíritu Santo. El Espíritu Santo era visible a los ojos humanos y parecía como una paloma: “En cuanto salió del agua, vio los cielos abiertos, y el Espíritu como una paloma que descendía sobre Él” (Marcos 1:10 NVI). Juan Bautista también vio al Espíritu Santo: “Entonces Juan dio este testimonio: «He visto al Espíritu que descendía del cielo como una paloma y permanecer en él. “(Juan 1:32 NVI) De acuerdo con Marcos y Juan, el Espíritu Santo se hizo visible, mientras que Dios es invisible.

Vamos a aclarar las cosas de salida:

Dios es invisible: “Ningún hombre ha visto a Dios en ningún momento.” (Juan 1:18 RV)

El Padre es invisible: “No es que nadie haya visto al Padre, sino aquel que es de Dios” (Juan 6:46 NVI)

El Hijo se presentó visiblemente también en su resurrección:  “(Hechos 10:40 RVA)

El Espíritu Santo se hizo visible: “… He visto al Espíritu que descendía del cielo como una paloma… ” (Juan 1:32 NVI)

He aquí la fórmula: Puesto que sólo Dios es invisible y sólo el Padre es invisible, entonces sólo el Padre es Dios. Esto es lo que los escritores del Nuevo Testamento creyeron.

   La gente aprende en la escuela que 1 +1 +1 = 3. Sin embargo, en la iglesia se les dice que 1 +1 +1 = 1. ¿Cómo pueden tres seres (personas) distintos ser una? Algunos cristianos admiten que la Trinidad no tiene sentido. MR DeHaan, un apologista cristiano de renombre, escribió: “La Trinidad, es decir, tres personas en una, es un misterio que se revela en la Biblia, pero no puede ser entendido por la mente humana. Puesto que el hombre es finito, y Dios infinito, esta es una de las cosas que deben ser aceptadas por la fe, a pesar de que no se puede razonar cabalmente. La Trinidad no se puede explicar, pero debe ser creído…” (DeHaan, MR, quinientas ocho respuestas a las preguntas de la Biblia, p. 168.)

        San Agustín dice que hay que creer antes de que se pueda entender: “… creer y entender, porque el Profeta dice:” a menos que creáis, vosotros no entenderéis” ¿no comprenden? Sed anchados. Escuchen al Apóstol: “Sed, anchados, no os unáis en yugo con los infieles.” Aquellos que no van a creer esto antes de que lo comprendan son infieles. Y debido a que han determinado ser incrédulos, ellos permanecerán en su ignorancia. Permitid que crean, para que puedan entender. “(San Aurelio Agustín, Sermones sobre lecciones Selectas del Nuevo Testamento, Sermón XC. [CXL Ben.].) A los creyentes se les dicen que se sometan a la resolución de sus líderes espirituales, sin cuestionar ninguna doctrina, que sus dirigentes mismos no entienden y no pueden explicar. Y esta doctrina fue establecida por el derramamiento de la sangre de aquellos que la cuestionaron y se negaron a aceptarlo. Los cristianos justifican el concepto de la Trinidad, diciendo que los seres humanos son finitos y sujetos, tanto a pecar y a errar. Y por esta razón, la mente finita del hombre no puede comprender el concepto de la Trinidad. La realidad es que cuando uno cree en cosas que no entiende, él cree en la superstición.

    Pablo escribió a los Colosenses “El (Jesús) es la imagen del Dios invisible…” (Colosenses 1:15 NVI). La expresión “en la imagen de Dios” expresa semejanza no igualdad. El hombre, también, es “en la imagen de Dios”: “Dios creó al hombre a Su propia imagen, a imagen de Dios lo creó” (Génesis 1:27 NVI). El hombre se parece a Dios. El hombre no es Dios. La semejanza no confiere igualdad.

Consideremos también esto: los Judíos de la diáspora se refieren a Dios como “el Padre”. Los Judíos creían que Dios es una persona. Creían que sólo el Padre es Dios. Si Pablo predicó que Jesús es Dios, él habría sido prohibido de predicar en las sinagogas de la diáspora.”… Él (Pablo) comenzó a anunciar a Jesús en las sinagogas, diciendo: ‘Él es el Hijo de Dios… Pero Saulo (Pablo) crecía en fuerza y confundiendo a los Judíos que vivían en Damasco, demostrando que Jesús es el Cristo” (Hechos 9:20, 22 RVA). Pablo demostró que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, no Dios. Los términos “Hijo de Dios”, “El Mesías” y “Cristo” son sinónimos, que fueron de uso común en Israel en aquellos días. Los Judíos utilizan los términos “Hijo de Dios” y “Cristo” para referirse a su Mesías esperado, a quien ellos esperaban que fuese un simple hombre. Los Judíos celebraron esta creencia (el Mesías sería un simple hombre) antes de los tiempos de Jesús, y todavía lo hacen. Apolos, el compañero de Pablo, demostró firmeza, en el debate público con los Judios, diciendo que Jesús era el Cristo, el que habían estado esperando: “Porque él enérgicamente refutó a los Judíos en el debate público, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo” (Hechos 18:24 RVA). Pablo y Apolos trataron de convencer a los Judíos de la diáspora que Jesús era el Mesías, el hombre, que habían estado esperando. Si hubieran tratado de demostrarles a ellos que Jesús es Dios, los Judíos no habrían debatido con ellos. Ellos los habrían apedreado.

    Los Judios de la diáspora no estaban debatiendo con los primeros cristianos helenísticos si Jesús es Dios o no. Este no fue un problema. Debatieron sólo si Jesús era el Cristo, el hombre que habían estado esperando. El Padre del Segundo siglo de la Iglesia, Justino Mártir, escribió: “Y esto el Judios que poseían los libros de los profetas no entendían, por lo que no reconocieron a Cristo, incluso cuando vino, pero aún nos odian quienes decimos que Él ha venido, y que demuestren que, como se predijo, fue crucificado por ellos. “Justin Mártir, Primera Apología, Cap. XXXVI.  La expresión de Justino: “pero aún nos odian quienes decimos que Él ha venido”, sugiere que los cristianos y Judíos del siglo II (por lo menos, los que Justino Mártir conocía) discute si el Mesías había llegado. Justino Mártir no hace mención de que ellos discutieron si el Mesías era hombre o Dios.

    La creencia cristiana de que el Mesías debía sufrir y morir, contradecía totalmente las expectativas judías. La Judíos de la diáspora rechazaron a Jesús como su Mesías esperado, porque había sido colgado (crucificado). Pablo y Apolos defendieron a Jesús como el Mesías judío en contra de la objeción de que “… aquel que es colgado es maldito de Dios” (Deuteronomio 21:23 NVI). Los Judíos no podían aceptar un Mesías que había sido “maldito de Dios.” Pablo reconoció que Jesús era maldito: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición …” (Gálatas 3:13 NVI). Puesto que Pablo creía que Jesús “se convirtió en una maldición” él no creyó que Jesús era Dios, porque es imposible para Dios convertirse en una maldición (Dios es eternamente perfecto, no disminuido, sin nunca cambiar, eso significa que nunca se convierte en otra cosa, como un hombre – la perfección no permite la variación-y el hombre varía de Dios).

www.apologista.blogdiario.com

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

www.retornoalparaiso.blogspot.com

 

ÚLTIMOS DATOS DEL DESEMPLEO EN ESPAÑA

Publicado por Nicolas Rombiola – 30/01/10 a las 06:01:25 am

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) y los datos recavados por su Encuesta de Población Activa (EPA), se determinó que el paro subió en 1.118.600 personas durante 2009, respecto a 2008. Esto significa un 34,87% más, alcanzando a una masa total de desempleados de 4.326.500 personas y la tasa de paro en 18,83%.

Con este año, se suman tres ejercicios consecutivos donde hay aumento de desempleados. 117.000 en 2007, 1.280.300 en 2008 y 1.118.600 en este año que finalizó. Si bien el número de nuevos desocupados se redujo, la tasa de paro continúa en alza y se espera que lo haga durante 2010 también.

Asimismo, como si esto fuera poco, a los 4,3 millones de desempleados se llegó luego de un aumento de 203.200 parados durante el último trimestre, un 4,9% que el trimestre anterior.

Otro de los grandes problemas españoles es la destrucción de puestos de trabajo. En el último trimestre el número de empleos se redujo en 224.200 personas dejando a un total de sólo 18.645.900 ocupados.

Asimismo, esta baja en los puestos de trabajo afectó mayoritariamente a los españoles. En concreto, siete de cada diez empleos perdidos estaban ocupados por españoles. Por otra parte, el desempleo ha afectado más a los hombres que a las mujeres; en una ratio de aproximadamente el doble de hombres parados por cada mujer sin empleo.

En cuanto a sectores se habla, los servicios fueron los más afectados perdiendo 449.900 empleos (-3,2%), acompañado de la construcción (-378.100), la industria (-361.700) y la agricultura (-21.200).

Por último, el estudio del INE abarcó la estadística de paro segmentando por comunidades autónomas. El paro ha aumentado en todas ellas de la siguiente manera:

  • Valencia: 194.400 parados más

  • Cataluña: 187.300 parados más

  • Andalucía: 183.700 parados más

  • Madrid: 153.200 parados más

  • La Rioja: 6.100 parados más

  • Navarra: 7.100 parados más

TASA DE PARO EN DICIEMBRE (2009) EN LA EUROZONA

La oficina comunitaria de estadísticas, Eurostat, ha dado a conocer los últimos datos sobre el empleo en Europa. De ello se desprende que, la tasa de paro de la eurozona alcanzó el 10% en diciembre. Esto representa un aumento de una décima comparándolo con el mes anterior. Asimismo, España sigue siendo lo peor de la zona con un 19,5% de parados.

La Unión Europea (UE), en su conjunto, alcanzó un paro de 9,6%. Éste es el nivel más alto desde el 2000 cuando se inició con esta estadística.

De esta manera, se calcula que en toda la Unión Europea existen 23 millones de parados, de los cuales 15,7 millones pertenecen a la eurozona. En concreto, el número de personas sin empleo en toda la UE se calcula que aumentó en diciembre en 163.000 personas y en 87.000 en la eurozona. Si comparamos contra el año anterior los parados aumentaron en 4,6 millones de personas en la UE y en 2,7 millones en la zona euro.

Asimismo, si hablamos de la ocupación de los menores, Eurostat muestra que la tasa de paro de personas de hasta 25 años se situó en el 21% en la zona euro y en el 21,4% en la UE. Por su parte, España llegó a un desastroso 44,5% de jóvenes parados. En cuanto a género, los hombres españoles se encuentran con un paro del 19,6% y las mujeres un 19,4%.

Cabe mencionar que, España únicamente es superado por Letonia, que registró un paro de 22,8%; pero no por ello hay que alegrarse: el país ibérico muestra una tasa de paro de casi el doble de la media de sus colegas de la zona euro.

Fuente:

www.finanzzas.com

 

EL AUTOR DEL LIBRO DEL EVANGELIO DE MARCOS NO CREYÓ QUE CRISTO ES DIOS

    Marcos creía que Jesús tenía un poder limitado. Él escribió: “(Jesús dijo): Pero el sentarse a mi derecha y a mi izquierda no es mío darlo.” (Marcos 10:40 KJV) El (Jesús) entró en una casa y no quería que nadie supiera que él estaba allí. Sin embargo, no podía pasar desapercibido. “(Marcos 7:24 NRSV). Las expresiones “no quería… “no podía” revelan que Jesús tuvo un poder limitado. Jesús no tenía el poder de hacerse invisible. Él no era omnipotente. Marcos no habría escrito este verso si creía que Jesús era omnipotente. Lo mismo se aplica a la instancia siguiente: “El (Jesús) no podía hacer allí ningún milagro, salvo poner sus manos sobre unos pocos enfermos y sanarlos” (Marcos 6:5 NVI). Jesús fue limitado debido a que “no pudo” hacer milagros siempre que él quería. Él no era omnipotente. Sólo Dios es omnipotente. Según Mateo, Dios no tiene limitaciones [1]: “…, pero para Dios todo es posible” (Mateo 19:26 RV). También Marcos creía que Jesús tenía un conocimiento limitado. Él escribió: “(Jesús dijo) Pero de aquel día y aquella hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.” (Marcos 13:32 RV) Jesús no sabía el día de su regreso. Sólo Dios es omnisciente (tiene conocimiento ilimitado). Por lo tanto, Marcos creía que Jesús no es Dios.

[1] El escritor de 1 Clemente señaló una limitación de Dios: “para nada es imposible para Dios salvo la mentira” (1 Clemente 27:2). Dios no puede mentir. Por lo tanto, él aparentemente no es omnipotente. Pues bien, Dios no puede mentir… pero Él puede engañar: Dios dijo, “Y si es engañado el profeta, cuando (el profeta) ha dicho una cosa, yo Jehová soy el que ha engañado a ese profeta” (Ezequiel 14:9 RV). Vaya figura.

 

 

¿ES JESÚS DIOS? UNA BREVÍSIMA RESPUESTA

Respuesta corta:

   Juan escribió: “Dios es espíritu (GR. πνεῦμα ὁ θεός).” (Juan 4:24 NVI) Lucas escribió lo que dijo Jesús,”…un espíritu no tiene carne y huesos…” (Lucas 24:39 NVI). Dios es espíritu, y por lo tanto, no tiene carne y huesos. El Jesús histórico tenía carne y huesos, por lo tanto, no podía ser Dios. Según la doctrina cristiana “ortodoxa”, Jesús subió al cielo con su carne y huesos (con el cuerpo que los romanos crucificaron). Una vez más, ya que Jesús fue hecho de carne y huesos, no puede calificarse de Dios. Además, Dios no puede ser contenido en un cuerpo humano, porque es omnipresente. Pablo escribió: “… la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.” La carne y la sangre de Jesús eran perecederos (1 Corintios 15:50 NVI), porque, como dice el verso siguiente, fue hecho hombre en “todos los sentidos”: “Por esta razón, Jesús tenía que ser hecho semejante a sus hermanos en todos los sentidos…” (Hebreos 2:17 NVI). La omnipresencia es una cualidad inherente de Dios que no se puede despojar. Dios no se somete a ningún tipo de transformación. Dios no se convierte en hombre. Si Dios cambia va a dejar de ser perfecto, porque la perfección no permite la variación. Por último, puesto que Jesús estaba presente a nivel local, él no era Dios. Lqqd.

COSAS EN LAS CUALES DEBEMOS SER CONSTANTES O PERSEVERANTES

Textos bíblicos presentados por Constancio Fidelio Persevero

 

Llamados a ser firmes y constantes:

1 Cor. 15:58: “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es vano”.

Mateo 24:13: Mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo

Efesios 6:14: Estad pues firmes, ceñidos vuestros lomos de verdad, y vestidos de la cota de justicia.

Cosas en las que debemos estar firmes:

1.- En el templo y la comunión entre hermanos:

Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y con sencillez de corazón Hechos 2:46

2.- En el bien hacer:

A los que perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, la vida eterna. Romanos 2:7

3.- En la oración:

Perseverad en oración, velando en ella con hacimiento de gracias Colosenses 4:2

4.- En la ley de la libertad:

Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho. Santiago 1:25

5.- En la persona de Cristo y su evangelio

Y ahora, hijitos, perseverad en él; para que cuando apareciere, tengamos confianza, y no seamos confundidos de él en su venida. 1 Juan 2:28

Filipenses 4:1: ASI que, hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor, amados.

6.- En la Gracia:

Por el cual también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Romanos 5:2

7.- En la fe:

Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. 1 Corintios 16:13

Colosenses 1:23: Si empero permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído; el cual es predicado a toda criatura que está debajo del cielo; del cual yo Pablo soy hecho ministro.

1 Pedro 5:9: Al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que las mismas aflicciones han de ser cumplidas en la compañía de vuestros hermanos que están en el mundo.

8.- En la libertad de Cristo:

ESTAD, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no volváis otra vez a ser presos en el yugo de servidumbre. Gálatas 5:1

9.- En nuestra defensa contra el ataque del diablo

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Efesios 6:11

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y estar firmes, habiendo acabado todo. Efesios 6:13.

10.- En todo lo que Dios quiere

Colosenses 4:12: Os saluda Epafras, el cual es de vosotros, siervo de Cristo, siempre solícito por vosotros en oraciones, para que estéis firmes, perfectos y cumplidos en todo lo que Dios quiere.

11.- En la doctrina recibida

2 Tesalonicenses 2:15: Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, ó por carta nuestra.

Pregunta crucial:

¿Cómo se puede estar firme?

Respuesta puntual:

2 Corintios 1:24: No que nos enseñoreemos de vuestra fe, mas somos ayudadores de vuestro gozo: porque por la fe estáis firmes.

Filipenses 1:27: Solamente que converséis como es digno del evangelio de Cristo; para que, o sea que vaya á veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, unánimes combatiendo juntamente por la fe del evangelio.

Comentario final:

¿Pero cómo se puede lograr una verdadera firmeza en un mensaje o evangelio recibido si no se tiene un convencimiento seguro y sólido de éste? Lo cierto es que El evangelio que Cristo predicó es el reino de Dios. Algunos tienen “fe” en un evangelio trucado, engañoso, y antibíblico,  y como es lógico, esa fe no puede ser lo suficientemente sólida y sostenible como para mantenernos firmes y constantes en Cristo. Necesariamente debemos tener una fe correcta en un evangelio (o buenas nuevas) correcto para así sentirnos seguros y firmes de lo que hemos recibido como el mensaje de Dios para nuestra salvación.

Invitamos a los cristianos que reconsideren este asunto y retomen el prístino evangelio del reino que ha sido casi olvidado de la predicación eclesiástica contemporánea.

GOG Y MAGOG EN EZE. 38:2 Y EN AP0. 20:8

¿Hay diferencias?Por el Dr. Javier Rivas Martínez (MD)

En este estudio demostraremos bíblica, histórica y geográficamente que “el” «Gog y Magog» que se encuentra en Ez. 38:2 (para ser preciso, «Gog en tierra de Magog») no es el mismo que aparece en Ap. 20:8. La Biblia nos ofrece bastantes pruebas convincentes de que existen grandes diferencias entre “uno” y “otro”. Es por eso que debemos tener mucha cautela al revisar el entorno escritural de los textos estudiados para no caer en elucubraciones propias y que no son Dios.

Empezamos:

En un estudio previo de un servidor («Israel y los conflictos bélicos finales») dijimos que una gran confederación del Norte se alistará en la «Gran Tribulación Escatológica» con la maligna intención de devastar la nación de Israel y que no tiene ninguna relación con la fuerza multinacional del Anticristo Final. Esta confederación está reseñada en los siguientes textos; por favor léalos para que comprenda claramente el presente escrito (Ez. 38:1-39:25; Dn.11:40; Jl. 2:1-27; Is. 10:12; 30:31-38; 31:8-9).

Identificaremos primeramente a Gog y Magog de Ez. 38:2-3.

La Biblia Versión Revisada en Inglés, traducida al castellano dice:

«Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog, la tierra de Magog, el príncipe de Ros, Mesec y Tubal… » (Ez.38:2).

«El príncipe de Ros » es mencionado como Gog en Ez.38:3. Gog es el apelativo del jefe o cabeza de la confederación del Norte y su tierra es nombrada como Magog que está conformada en tres partes: Ros, Mesec y Tubal.

Hermanos, amigos y detractores, pongamos mucha atención aquí:

En Gn. 10:2 miramos que Magog es el segundo hijo de Jafet y este último uno de los hijos de Noé y que fueron “tres”. Gomer, Tuabl y Mesec fueron además hijos de Jafet. Por otro lado, Tograma fue nieto de Jafet y el tercer hijo de Gomer. Para los que “no saben”, la Tierra de Magog estaba localizada geográficamente en lo que hoy se conoce como Cáucaso y sus regiones contiguas. Tanto Ros, como Mesec y Tubal en la antigüedad fueron llamados como «escitas». Fueron nómadas de las regiones del Norte y del Mar Caspio. Ante esto, se ha considerado bajo una seria y profunda indagación que Ros es la nación de Rusia, y el príncipe Ros, por inferencia, el gobernante de esta nación. Dijimos que Magog fue el segundo hijo de Jafet. Hay indicios que la prole de Magog hábito los territorios del Cáucaso y Armenia del Norte. Es más, es interesante comentar que «Cáucaso» significa «Fuerte de Gog».

El historiador Josefeo escribió que Magog erigió los pueblos que fueron llamados como «magogitas» y «escitas» por los griegos. Estos «escitas» surgieron de sus antepasados que estaban instalados en un principio en Araxes, Armenia. Esto concuerda con el Antiguo Testamento que dispone a los descendientes más cercanos de Noé en Armenia. Se cree que los «escitas» o «magogitas» se desplazaron hacia las regiones del Norte en tiempos muy antiguos. Quienes se dedican a estudiar historia, han dividido a los «magogitas» en dos “razas” o pueblos distintos, a saber:

1. La jafética o europea.
2. La turania o asiática.

b). La raza jafética: comprendía en la antigüedad los «sármatas,» pero el día de hoy son conocidos como «eslavos» o «rusos». Los sámatras era una “argamasa” de escitas y medos que se desplazaron en grupos poco cuantiosos hacia las aéreas del Mar Negro y se propagaron partiendo del Báltico hacia los Montes Urales.

B). La raza turania: Comprendía a los «magogitas asiáticos» o «escitas». Se fincaron en la enorme meseta de Asia Central. Sus descendientes fueron los tártaros, los cosacos, los finlandeses, los calmulcos y los mongoles.

Gesenius, que elaboró «El Léxico Hebreo (tenido como “inmejorable”), refiere que Gog es sin lugar a dudas «los rusos». Dijo que Ros fue un nombre dado para las tribus que habitaron al Norte de los Montes Tauros, próximos al Volga. Esta es una poderosa señal que identifica históricamente a Ros con la nación Rusa. También reconoce a Tubal como «Tobolsk», primera provincia colonizada en la antigüedad y el nombre de la ciudad en que Pedro el Grande edificó la vieja fortificación conforme al modelo del “Kremlin” que se encuentra en Moscú. Moscú indica la Rusia europea, mientras que «Tobolks» a la Rusia asiática.

Por lo tanto, «Ros» corresponde a la Rusia de hogaño:

«Magog significa el país o pueblo, y Gog el rey de ese país; el nombre general de las naciones del Norte de Europa y Asia, o de los distritos del Norte del Cáucaso y de los Montes Tauros» (Diccionario Bíblico y Teológico).

En Ez. 38: 15 se narra que junto a Magog habrá «muchos pueblos contigo». Ez. 38:7 habla que Magog será la cabeza de estos «muchos pueblos» ya que se lee: «Sé tú su guarda» (su líder, dirigente principal, cabeza, comandante, jefe).

La primera nación confederada con el Rusia será «Persia» (Ez. 38:5). Ezequiel habla del antiguo imperio de «Persia» que en el día de hoy ocupa el país moderno de Irán.

La segunda nación confederada del Norte es mencionada como «Etiopía» y en la Biblia aparece nueves veces escrita y apunta a un cierto lugar de África. En once ocasiones se refiere a «la tierra de Cus» y que es una parte de «Arabia». «La Nueva Enciclopedia de Conocimientos Religiosos de Schaff-Herzog» indica que el nombre de «Cus» aparece seguidamente en el Vetero Testamento y que es traducido como «Etiopía», un área ubicada al Sur de Egipto. De acuerdo a los descubrimientos y a las inscripciones cuneiformes descifradas, «Etiopía» también representa dos lugares y pueblos: el primero compuesto por los habitantes hallados al Este de Babilonia Central, conocidos como «Kasshitas» o «Kosshitas». Éstos dominaron Babilonia en los siglos XVII y XII a de C., y una región y un pueblo de Arabia situada en el Norte. Ez. 38:15 dice que Cus es uno de los pueblos que vienen junto a Gog de las regiones del Norte. Con esto queda entendido que el Cus citado por Ezequiel, no es la «Etiopía de África», sino un lugar o país colindante con «Persia».

La tercera nación confederada es «Libia» o «Fut» y que por lo común se reconoce como «Libia de África», empero los eruditos piensan que probablemente «Fut» está situada al Sur o al Sureste de Cus, adyacente con «Persia», sin olvidar que estas naciones han sido incorporadas en los territorios del Norte (Diccionario de la Biblia, de J. D. Davis).

La cuarta nación coligada a las hordas del Norte es «Gomer», y se relaciona con la nación de «Alemania» en la actualidad. Los historiadores creen con mucha seguridad que los descendientes de «Gomer» viajaron hacia el Norte para fincarse en ciertas partes de lo que hoy se conoce como el país de «Alemania».

La quinta nación adherida con «Rusia» es «Togarma», y representa a «Turquía» o «Armenia». En ««Las Crónicas de Asiria», «Togarma» es nombrada como «Armenia». En los escritos armenios se le denomina «La Casa de Togarma». «Togarma» quizás este relacionada con los grupos humanos asentados en «Asia Central» y «Siberia». Lo cierto es que «Togarma y todas sus tropas» son los grupos tribales «siberianos» instaladas en las regiones del «Norte de Asia» y que se expandieron para limitar con el « Océano Pacífico».

Ezequiel profetiza la salida de una confederación del Norte cuya cabeza o jefe saldará de la tierra de «Magog», de «Rusia», como antes vimos ya. Entre los aunados con «Rusia» se encuentran «Irán» (Persia), varios países de «Arabia» (Fut o Etiopía), «Alemania Moderna» (Gomer), y algunos pueblos de «Asia» conocidos como «Togarma». Esta confederación enfrentará la nación de Israel en la «Gran Tribulación Final», un poco antes del desplome de los retorcidos sistemas del mundo.

«Rusia» hará un concordato, una coalición de naciones con «Persia», «Etiopía», «Libia», «Turquía» y «Alemania» (véase por favor Ez. 38: 2, 5, 6). Es claro ver en Ez. 38:13 que algunos gobiernos no estarán de acuerdo con esta invasión perpetrada contra Israel. Veamos:

«Sabá y Dedán, y los mercaderes de Tarsis y todos sus príncipes, te dirán: ¿Has venido a arrebatar despojos? ¿Has reunido tu multitud para tomar botín, para quitar plata y oro, para tomar ganados y posesiones, para tomar grandes despojos?» (Ez. 38:13).

La destrucción de la confederación del Norte no será por estrategia humana. Dios se encargará de esta belicosa coalición sobre los montes del pueblo judío (Ez. 39:2-4), a través de una naturaleza conmocionada por su terrible y gran poder:

«… que los peces del mar, las aves del cielo, las bestias del campo y toda serpiente que se arrastra sobre la tierra, y todos los hombres que están sobre la faz de la tierra, temblarán ante mi presencia; y se desmoronarán los montes, y los vallados caerán, y todo muro caerá a tierra. Y en todos mis montes llamaré contra él la espada, dice Jehová el Señor; la espada de cada cual será contra su hermano. Y yo litigaré contra él con pestilencia y con sangre; y haré llover sobre él, sobre sus tropas y sobre los muchos pueblos que están con él, impetuosa lluvia, y piedras de granizo, fuego y azufre» (Ez. 38:20-22).

«Durante siete meses los cuerpos serán soterrados por el Pueblo de Israel con el fin de limpiar la tierra» (Ez. 39:12), y «por siete años los habitantes de las ciudades consumirán con fuego lo que haya quedado de las armas de los enemigos» (Ez. 39:9-10).

Existen marcadas diferencias entre la invasión de «Gog y Magog» y «la contienda de Armagedón»:

1). En la invasión de Gog se mencionan aliados precisos, pero en la batalla de Armagedón están comprometidas «todas las naciones» (véase Jl. 3:2; Sof. 3:8; Zac. 12:3; 14:4; Ap. 16:14, 16).

2). Gog procede del «Norte» (Ez. 38:6, 15; 39:2), pero los milicias en el Armagedón provienen de «toda la tierra» (Ap. 16:14, 16).

3). «Gog» es la cabeza o líder de los pueblos asaltantes (Ez. 38:7), por otro lado el «Anticristo Final», «la Bestia», es el comandante supremo de los ejércitos terrenales en el conflicto de Armagedón (Ap. 19:19).

4). Por medio de una «naturaleza soliviantada», Dios destruye los ejércitos de la confederación del Norte, pero los grupos militares en el Armagedón son «devastados por el Señor Jesucristo en su venida personal» (Ap. 19:15).

Este evento es futuro y escatológico, mas no pasado. No hay nada registrado de manera semejante en lo que ha sido la historia de la nación israelita. Ningún detalle presentado hasta este momento podrá “acomodarse” jamás con cualquier acontecimiento suscitado con anterioridad y hasta la fecha en dicha nación.

Es muy importante conocer el contexto del libro de Ezequiel para no extraviarse del significado verdadero de un determinado texto que se estudia y que ofrece alguna dificultad para entenderse. El capítulo 37 de este libro comprende la restauración (progresiva) de la nación de Israel en el lugar o tierra que siempre le perteneció por voluntad divina. El capítulo 40 de Ezequiel es uno habla de la era milenaria. Es obvio que entre la restauración del Pueblo de Israel y la era milenaria ocurrirá la invasión de Gog y Magog, exactamente en la época de la «Gran Tribulación Escatológica» (orden cronológico). «Al cabo de años» (Ez. 38:8), «al cabo de los días» (Ez. 38:16), son locuciones que están relacionadas con los «postreros tiempos», con «los postreros años y días», cuando Dios tenga un trato directo con Israel, claro está, antes de que el Reino Teocrático de Cristo sea levantado en un mundo regenerado.

Muchos creen que la invasión de la confederación del Norte tendrá lugar al final de la «Gran Tribulación Escatológica», pero realmente no es así. Ezequiel en su libro nunca menciona ninguna batalla militar sino una destrucción de las hordas norteñas por una naturaleza convulsionada de parte de Dios. Aunque se habla de una «espada» en Ez. 38:21, no indica que sea «la espada que sale de la boca del Señor Jesucristo en su arribo visible y glorioso al mundo» (Ap. cap. 19), «después de la tribulación de aquellos días» (Mt. 24:29). Cristo «matará» a sus enemigos con «el espíritu de su boca», «con resplandor de su venida» (2 Ts.2:8), en su Parusía (Lc. 21:27); no se valdrá de la naturaleza para vencer a sus adversarios, ni de otra cosa. Él personalmente lo hará, y de manera rápida y efectiva. Por lo visto en Ezequiel, la invasión es efectuada por «el rey del Norte y sus aliados», mientras que en Zac. 14 y Ap. 19 «las naciones del mundo entero» son reunidas para el enfrentamiento del Armagedón. La destrucción de los ejércitos del Norte acontece «sobre los montes de Israel» (Ez. 39:24), mientras que la caída de los ejércitos de «todo el mundo» en el Armagedón sucede en «Jerusalén» (véase Zac. 12:2; 14:2), en el «Valle de Josafat» (Jl. 3:12), y en «Edom» (Is. 63:1).

Es menester mencionar que en la profecía del libro de Ezequiel, Israel se encontrará «morando en su tierra en paz y seguridad» (Ez. 38:11), pero en Ap. 12:14-17 Israel no habitará su tierra “en paz y seguridad”. Ap. 12:14-17 son textos bíblicos que están relacionados con la “segunda mitad” de la «Septuagésima Semana» del profeta Daniel (La Tribulación Postrera). Dicha “mitad” corresponde a un tiempo de «tres años y medio» (Ap. 12:6 dice: «mil doscientos sesenta días», y son «tres años y medio». Ap.12:14 dice: «por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo», que también equivale a «tres años y medio». Véase Dn. 7:25 quien menciona en su profecía estos «tres años y medio» escatológicos). No puede ser la época mesiánico-milenaria ya que Israel firmará un pacto con el Anticristo, un pacto con la «muerte,» un «convenio con el sepulcro» (Is. 28:18). El Anticristo «romperá el pacto» hecho con la nación de Israel al terminar la “primera mitad” de la «Septuagésima Semana» con el oscuro propósito de perseguirla (La Mujer: Israel) y aniquilarla de una vez por siempre (Véase Ap. cap. 12 por favor):

«Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador» (Dn. 9:27).

Pruebas mostradas de porqué «Gog y Magog» de Ez. 38 y de Ap. 20: 8 no son lo mismo:

Mucha atención en esto:

a). En Ezequiel «únicamente» la confederación del Norte está implicada en la invasión de Israel.

b). En Apocalipsis las naciones del «mundo entero» están reunidas para la invasión.

c). El contexto de los capítulos 37 y 40 del libro de Ezequiel indican que la invasión de los ejércitos del Norte será antes del la instalación del Reino de Cristo en la tierra (entre la restauración nacional de Israel y el Milenio Teocrático).

d). En Ezequiel los muertos serán enterrados durante un período de «siete meses»…

e). Pero en Ap. 20:9 los rebeldes son consumidos por el «Fuego de Dios», siendo innecesario sepultarlos.

f). En Ezequiel se observa que después de la invasión y asolamiento del rey del Norte y de sus huestes aliadas viene el gobierno terrenal de Cristo (Ez. caps. 40-48).

g). En el capítulo 21 de Apocalipsis, después de la destrucción de Gog y Magog («cuando los mil años se cumplan», véase Ap. 20:7), se narra que aparecerán «los Cielos Nuevos y la Tierra Nueva» (Ap. 21:1).

Un autor comenta con respecto a «Gog y Magog» (ton Gög kai Magög, gr.) en Ap. 20: 8:

“La expresión «los cuatro ángulos de la tierra» es una figura de dicción que destaca universalidad. El engaño satánico se extenderá por toda la tierra (véanse Ap. 7:1; Is. 11:2). El apóstol Juan llama a las naciones «Gog y Magog» (véase que Gog y Magog está en aposición con «las naciones». De modo que no se refiere a un punto geográfico, concreto (como en el caso de Gog y Magog de Ez. 38 que sí especifica su origen: Del Norte. Énfasis mío), sino a la totalidad de las naciones que son engañadas por Satanás y se juntan para la captura de Jerusalén».

Armando y Manolo (labiblianodiceesto.blogspot.com):

Que este estudio les aclare el entendimiento para que desistan de conciliar el infundado concepto de qué «Gog y Magog» de Ez. 38:2 es exactamente el mismo de Ap. 20:8. A propósito, los siguientes textos son lo bastante «oportunos» para esta ocasión:

«… entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo» (2 P. 1:20-21).

«Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición» (2 P. 3:15-16).

¡Mucho cuidado!

Dios les bendiga siempre.

«Biblia Reina Valera 1960».

«Biblia Versión Revisada en Inglés» (Traducida al Castellano).

«Things to Come», de J. Dwight Pentecost («Estudios de Escatología Bíblica»).

Bauman, Louis: «Russian Events in the Light of the Scripture» («Eventos Rusos a la Luz de las Escrituras»).

Gaebelein, Arno C., «The Prophet Ezekiel».

Gesenius («Hebrew and Chaldee Lexicon»).

«Biblical and Theological Dictinoray» («Diccionario Bíblico y Teológico»).

«New Schaff-Herzog Encyclopedia of Religious Knowledge» («Nueva Enciclopedia de Conocimientos Religiosos de Schaff-Herzog»).

«Comentario al Texto Griego del Nuevo Testamento» (A.T. Robertson).

«Apocalipsis: La Consumación del Plan Eterno de Dios» (Evis. L. Carballosa).

«Diccionario de la Biblia» (J. D. Davis).

MMM: SIGUEN LOS PROBLEMAS INTERNOS EN EL MOVIMIENTO MISIONERO MUNDIAL EN PERÚ

Foto: El discutido y máximo líder del MMM en Perú, Pastor Rodolfo Gonzáles

 

DENTRO DE LAS IGLESIAS DEL MOVIMIENTO MISIONERO MUNDIAL EN EL PERU SE PREDICA LA DOCTRINA DEL ODIO CONTRA PASTORES, HERMANOS, Y PERSONAS QUE NO ESTÁN DE ACUERDO CON ELLOS. HACE 15 DÍAS EN UNAS DE LAS IGLESIAS DE COMAS (PERÚ), EL PASTOR LUIS MEZA BOCANEGRA (OFICIAL DE PERU) DESDE EL PÚLPITO COMENZÓ A MALDECIR Y ATACAR VIOLENTAMENTE AL EX-PASTOR DEL MOVIMIENTO MISIONERO MUNDIAL CARLOS RETIS. ÉL DESCARGABA UN MENSAJE LLENO DE ODIO Y DE AMARGURA, A TAL PUNTO QUE HASTA LO CONDENÓ. UN HERMANO SALIÓ DEL CULTO CON UN FUERTE DOLOR DE CABEZA DESPUÉS DE LO ACONTECIDO… ¡PERO NO FUE EL ÚNICO! EN SUS CASAS ALGUNAS HERMANAS LLORABAN CON SUS HIJOS, DICIENDO: EL PASTOR CARLOS RETIS NUNCA NOS ENSEÑÓ A ODIAR A NADIE COMO AHORA LO ESTAN HACIENDO CON ÉL.  DICHAS HERMANAS SUFRIERON MUCHO POR LA AMARGA EXPERIENCIA DE VER A UN PREDICADOR QUE LEJOS DE PREDICAR EL MENSAJE DE AMOR DE JESUCRISTO, DERROCHABA ODIO Y MALDAD, Y LO QUE ES PEOR, DESDE UN PULPITO. LO MISMO HACE EL PASTOR RODOLFO GONZALEZ CONTRA SU YERNO FERNANDO MORENO. 

NO SABEMOS QUE SÉ PRETENDE CON ESTO, PUES ESOS MENSAJES NO EDIFICAN NADIE, Y MÁS BIEN DESTRUYEN VIDAS. QUÉ LEJOS ESTA DIOS DE ESOS LUGARES DONDE REINA EL ODIO Y LA AMARGURA. SE OLVIDAN QUE JESUCRISTO NOS ENSEÑÓ, DICIENDO: “AMARAS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZON, CON TODA TU ALMA Y TODA TU MENTE Y A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO”… Y AUN A NUESTROS ENEMIGOS DEBEMOS PERDONAR Y ORAR POR ELLOS.

Más información sobre el MMM en: 

Fuente: http://jehulaverdad.com/