SALVACIÓN ES HEREDAR EL REINO DE DIOS

Por Ing° Mario A Olcese (Apologista)

La teología cristiana ortodoxa enseña que Jesucristo vino al mundo para “salvar” a los pecadores. Pero: ¿Qué quiere decir la Biblia con la palabra “salvación”? ¿De qué tendríamos que ser salvos, y para qué? Es necesario responder estas preguntas con la Biblia y no con las ideas preconcebidas que no se ajustan a la Palabra de Dios. Desgraciadamente, evangélicos y católicos por igual están enseñando una “salvación de los pecados para ganar el cielo al momento de morir”. ¡Esta es una salvación que no se origina en las Escrituras!

El Salvador de los Hombres

La Biblia nos habla de que hay uno que salva a los hombres, y ése es el Creador, Dios el Padre. Dice Él mismo: “…y conocerá todo hombre que yo Jehová soy Salvador tuyo y Redentor tuyo, el fuerte de Jacob.” (Isaías 49:26). Ahora bien, Jehová, el Salvador, amó tanto al mundo “que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea SALVO por él.” (Juan 3:16,17). Tome nota que en esos dos versículos aparecen los términos “vida eterna” y “salvo”, pues serán tratados nuevamente en el transcurso de este estudio.

Hay una Salvación Presente

Tito 3:5-7 dice: “Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, NOS SALVÓ, no por obras que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Señor, para que justificados por su gracia viniésemos a ser HEREDEROS conforme a la esperanza de la VIDA ETERNA”. Nótese que si bien Cristo nos salvó de la condenación (Judas 23), aún no hemos recibido la vida eterna sino sólo por la fe y la esperanza.

 Pero aún hay una Salvación Pendiente o Futura

Si bien Jesús perdonó nuestros delitos y pecados pasados para salvarnos de la condenación, no obstante aún queda que se cristalice nuestra salvación. En buena cuenta, todavía no hemos recibido nuestra salvación integral. Sorprendente, pero real, ¡la salvación es un proceso! En Fil. 2:12 Pablo dice: “ocupaos (trabajad arduamente) en vuestra salvación”. ¡Por tanto, hay que trabajar para lograrla o ganarla!). Es claro que Pablo ve una salvación completada sólo en la parusía del Señor, cuando dice: “Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación al pecado, PARA SALVAR A LOS QUE LE ESPERAN.” (Hebreos 9:28). En Hechos 2:47 leemos además: “…y el Señor añadía a la iglesia a los que habían de ser salvos”. Nótese que no dice que el Señor añadía a la iglesia a los salvos, sino a los que “habían de ser salvos”. Es decir, los creyentes eran añadidos a la iglesia, para ser salvos. ¡Esta es la “salvación parusiana”!

 Notemos que la primera venida de Cristo tenía relación con el pecado. Esto quiere decir que la primera venida de Cristo fue para tratar el asunto de los pecados del mundo, y cancelarlos con su muerte en la cruz. Ahora, su segunda venida ya no sería para morir por los pecados del mundo, sino para materializar su salvación a aquellos a quienes él ha perdonado por la fe y que han trabajado por su salvación definitiva. Esto quiere decir que Cristo completará el proceso de salvación para aquellos que le aceptaron como su Salvador por la fe, de todas las épocas y lugares, y que vivieron rectamente durante su ausencia y cumplimento su misión. Por eso Pedro acertadamente dice al respecto: “Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para SER MANIFESTADA EN EL DÍA POSTRERO.” (1 Pedro 1:5).

¿De Qué se Trata la Salvación Futura?

Hay una salvación pasada referida a los pecados (Lucas 23:35), y otra futura relacionada con la vida eterna (Ver Hebreos 9:28, 1 Pedro 1:5, Luc 18:30, Jud.21). No obstante, son pocos los que saben de qué se trata la salvación futura, y que es, a mi juicio, la más interesante.

Algunos suponen que ya estamos totalmente salvos, y que no hay otra salvación que esperar. Éstos suponen que los que están en la gracia de Dios irán al cielo una vez que les sobrevenga la muerte física. Según estos creyentes, Jesús no habló de ninguna salvación futura, pero deliberadamente ignoran los textos de Hebreos 9:28, 1 Pedro 1:5, y el de Mateo 24:13, los cuales afirman que habrá una salvación futura con la segunda venida de Cristo.

La Biblia es clara respondiendo acerca de lo que es la salvación futura. No obstante, casi nadie ha advertido esta salvación futura que está escondida en el diálogo de Jesús con el joven rico de Lucas 18:18-30. Los militantes evangélicos y los feligreses católicos ni siquiera se han percatado de esta información contenida en este interesante diálogo entre Jesús, el rico, y sus apóstoles. Sí amigos, en este diálogo está escondido el significado de la verdadera salvación futura. Sólo aquellos que ESCUDRIÑAN la Biblia, con la ayuda del Espíritu Santo, pueden descubrirlo. Pero la mayoría de cristianos apáticos no podrán descubrirlo fácilmente, pues se requiere sólo un sencillo escudriñamiento de cada palabra contenida en este diálogo. Usted debe abrir su corazón y disponer su mente para meditar, sin prejuicios, todos los versículos donde aparece el diálogo del joven rico con Jesús. Los vamos a escribir a continuación tal como aparecen  en la Biblia (VRV 60): En Lucas 18:18-30 leemos: “Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? 19 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios. Los mandamientos sabes: No adulterarás; no matarás; no hurtarás; no dirás falso testimonio; honra a tu padre y a tu madre.21 El dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. 22 Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.23 Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico. 24 Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! 25 Porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. 26 Y los que oyeron esto dijeron: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? 27 El les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.28 Entonces Pedro dijo: He aquí, nosotros hemos dejado nuestras posesiones y te hemos seguido. 29 Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, 30 que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna”.

Aquí hay cuatro frases ‘clave’ que nos ayudarán a definir claramente lo que es salvación. Esas son: “LA VIDA ETERNA”, “EL REINO DE DIOS”, “SALVO”, “SIGLO VENIDERO”. Estas cuatro frases han sido pasadas por alto por la mayoría de estudiantes de la Biblia, y seguramente por usted mismo,  privándose así de comprender lo que es la salvación para Jesucristo y sus discípulos. Usted tiene ahora la oportunidad de entender lo que su Pastor u Obispo de su iglesia nunca le reveló porque está ciego.

El joven rico quería heredar la VIDA ETERNA, pero no estaba dispuesto a dejarlo todo por Cristo. Jesús se ve precisado a decir que difícilmente entrará un rico en el REINO DE DIOS. Los discípulos le preguntan entonces a Jesús: ¿Quién podrá SALVARSE? Y Jesús entonces reafirma lo que antes había dicho y añade que aquellos que hayan dejado todo lo acariciado por el Reino de Dios recibirán la vida eterna en el “SIGLO VENIDERO.

Reflexione ahora: ¿Qué es la salvación, según este diálogo? La respuesta es diáfana como el agua cristalina. Usted deberá disponer su corazón y mente para entender. La fórmula es ésta: ¡Sólo tiene que acomodar las CUATRO FRASES CLAVE! (‘Vida Eterna’, ‘Reino de Dios’, ‘Salvación’, Siglo Venidero). Salvación es entonces —y grábeselo bien porque esto no lo escuchará en ningún lado— “ganar la vida eterna en el reino de Dios del siglo venidero”. Esta sencilla explicación no es conocida por millones de cristianos. La mayoría de cristianos cree que salvación es estar con Dios en el cielo. Pero esto no es lo que dice Jesús. Aquí se habla de un reino y de una salvación futuros que vendrán con la segunda venida de Cristo (Mat.25:31,34; Luc 18:30, Hech. 9:28). Entonces se cumplirá lo dicho en Apocalipsis 12:10: “Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo.” Nótese que la salvación está asociada con el reino y la autoridad de Cristo— ¡Realmente salvación y reino van de la mano! Ah, y los difuntos de la fe tampoco han heredado el reino, pero serán resucitados para entrar en él.

Si uno compara Hebreos 9:28 y Mateo 25:31,34, descubrirá que en la segunda venida de Cristo se desencadenará la salvación de los fieles. Esto quiere decir que éstos “heredarán el reino y la consecuente vida eterna preparados por Dios desde la fundación del mundo.” Este es el verdadero evangelio de Jesucristo que no es predicado mayormente por las iglesias, salvo muy raras excepciones.

El Reino de DioS

Cristo y El Reino son los temas más importantes de la Biblia, ya que se mencionan tantas veces desde el comienzo hasta el final de ella. Jesús empezó su ministerio predicando el Reino de Dios (Marcos 1:1,14,15). También lo predicaron sus discípulos (Lucas 8:1-2; Lucas 9:1-2; Hechos 8:12; Hechos 28:23,30,31). Fue también lo último que les enseñó Jesús a sus discípulos, poco antes de ascender al Padre (Hechos 1:3).

El apóstol Pablo lo predicó insistentemente en su ministerio a los gentiles (Hechos 28:23,30,31; Hechos 19:8; Hechos 20:25). También dijo que para entrar en él uno tiene que sufrir tribulaciones en esta vida (Hechos 14:22). Afirmó que no se podía entrar con nuestros cuerpos de carne y sangre, sino con cuerpos inmortales (1 Corintios 15:50). Él aclaró que los muertos y los vivos recibirían esos cuerpos transformados en la segunda venida de Cristo en gloria (1 Corintios 15:42—52).

¿Dejará Usted Pasar Esta Gran Salvación?

Pablo dice: “¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una SALVACIÓN TAN GRANDE? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron” (Hebreos 2:3). Ahora le pregunto amigo: ¿Dejará usted escapar esta SALVACIÓN TAN GRANDE DE DIOS, QUE ES PARA USTED TAMBIÉN? No posponga su decisión para ganar esa salvación presente y futura, pues mañana puede que usted esté muerto, y ya no tenga más esperanza. Por eso Pablo les dice a los corintios: “…He aquí AHORA el tiempo aceptable; he aquí AHORA el día de SALVACIÓN.” (2 Corintios 6:2b).

POR FIN LA REVISTA “FOCUS ON THE KINGDOM” EN ESPAÑOL

Estimados amigos que visitan este blog regularmente:

Hace algún tiempo he venido promocionando la revista “Focus on the Kingdom” (en inglés) del erudito erudito unitario inglés, Sir. Anthony F. Buzzard. Sin embargo, no todos los que nos visitan saben inglés, y por este motivo les anuncio que mi amigo Anthony Buzzard, y su yerno Xavier, junto con mi colaboración en la co-traducción, sacaremos a la luz esta revista en idioma español desde el mes entrante.

La Revista “focus on the kingdom” (“Enfocándose en el Reino”) se centra precisamente en el anuncio del reino de Dios, que es el único evangelio salvador de Jesucristo, y da a conocer, al mismo tiempo, al único Dios verdadero que es el Padre de nuestro Señor Jesucristo, y el nuestro (la doctrina unitaria).

El hermano Anthony me acaba de decir que su revista saldrá traducida al español, pero por el momento sólo aparecerá en su sitio web www.restorationfellowship.org para que los interesados la puedan leer como revista electrónica. Más adelante, si Dios quiere, saldrá impresa. De todos modos, es algo.

Su Servidor,

APOLOGISTA

¿ES POSIBLE REALMENTE SABER SI UNO ES SALVO? ¡PUES, NO,… AÚN!

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Sí, y aunque usted se sorprenda, ningún cristiano puede decir que es completamente salvo, porque sencillamente ninguno de ellos ha terminado existosamente su carrera cristiana. ¿Pero cómo puede ser eso posible?- se preguntará usted– y no le quitamos la razón por su alarma, puesto que siempre se nos ha enseñado que Jesús vino a salvar a los pecadores que se “entregan a él”.

La salvación como proceso

Lo que los cristianos deben entender es que la salvación es un proceso que empieza con nuestra conversión o arrepentimiento, es decir, la aceptación por fe a Cristo y su evangelio del reino (Mr. 1:1,14,15). Pero allí no acaba todo, pues ese converso es ahora un niñito en la fe que necesitará madurar hasta llegar a la “perfección” o a la “estatura de Cristo”. Sólo en esta condición de maduro o perfecto podrá ganar su salvación. Veamos algunos pasajes de la Escritura que demuestran que la salvación es un proceso, pues Pablo escribió a los Filipenses: “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra SALVACIÓN con temor y temblor” (Filipenses 2:12). ¿”Ocupaos en vuestra salvación”? Así es, hay que ocuparse día a día para ganar la salvación. Es necesario que el trabajador trabaje primero para que gane su retribución o pago. Dice Pablo: El LABRADOR, para participar de los frutos, debe trabajar primero” (2 Timoteo 2:6)

La perfección como requisito para la salvación

Las Escrituras nos mandan a llegar a ser perfectos para ser los poseedores de las herencias prometidas. Por ejemplo, el apóstol Pedro dice que para entrar en el reino uno debe madurar, crecer, y perfeccionarse. En 2 Pedro 1:5-11, él escribe: “vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás. Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Nótese que para entrar en el reino (que equivale a la salvación, véase Mateo 19:16-25) es necesario hacer firme nuestra elección y vocación por medio del crecimiento y la perfección espiritual. Se requiere añadir a la fe inicial, la virtud;  luego a ésta, el conocimiento; y a éste, el domino propio; y a éste, la paciencia;  y a ésta, la piedad; y a ésta, el afecto fraternal; y a éste, el amor. ¿Pero cuántos pueden decir que lo están logrando? Por eso, cuando los creyentes afirman que son salvos, deberían considerar seriamente si realmente han logrado llegar a la “cúspide” de la madurez o perfección como lo requiere el Señor. Pero pareciera que para muchos cristianos, el negar su completa salvación es igual a negar su conversión, lo cual no es verdad. Uno puede ser un sincero converso, pero no un salvo aún.

Si usted examina bien las Escrituras, verá que ellas nos hablan frecuentemente del perfeccionamiento. Y esto es importante, pues sólo los perfectos habitarán la nueva tierra del futuro. Dice Salomón: “Porque los rectos habitarán la tierra, Y los PERFECTOS permanecerán en ella” (Proverbios 2:21).  “El que hace errar a los rectos por el mal camino, El caerá en su misma fosa; Mas los PERFECTOS heredarán el bien” (Proverbios 28:10). Es obvio que es imposible que un recién convertido sea perfecto, así como es imposible que un niño recién nacido sea maduro. Necesitará crecer primero a la estatura de Cristo. Por eso, el Señor “constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de PERFECCIONAR a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:11-13). ¿Se da cuenta ahora por qué usted no es salvo apenas se convierte, sino que ha comenzado su proceso de salvación hasta alcanzar la plena madurez, perfección y la estatura de Cristo? El apóstol Pablo era consciente de esto, y por eso él habló de su vida cristiana como una carrera. El escribió: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida”(2 Timoteo 4:7,8).

¿Acaso no dice la Biblia que Cristo nos salvó?

Algunos podrán alegar que Cristo ya nos salvó, y para probarlo nos muestran los pasajes siguientes:

“Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo” (Tito 3:5) y “Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2 Timoteo 1:9). Sin embargo, el mismo Pablo dice cómo nos salvó el Señor: Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo? (Romanos 8:24).  Es decir, tenemos esa esperanza de ser salvos, y esa esperanza nos ha salvado. A los Tesalonicenses Pablo confirma lo que decimos, cuando escribe: “Pero puesto que nosotros somos del día, seamos sobrios, habiéndonos puesto la coraza de la fe y del amor, y por yelmo la esperanza de la salvación” (1 Tesalonicenses 5:8). Y en su carta a Tito, Pablo iguala la esperanza de la salvación, con la esperanza de la vida eterna. “Para que justificados por su gracia fuésemos hechos herederos según la esperanza de la vida eterna (Tito 3:7). Así que, tanto la salvación y la vida eterna son aún nuestras mayores esperanzas junto con la misma venida de Cristo (Tito 2:13).

La Parusía y la salvación definitiva

Pablo dice que Cristo volverá por segunda vez para salvarnos en: “así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan” (Hebreos 9:28). Y Pedro es de igual parecer, cuando dice: “Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero” (1 Pedro 1:5). Así que nadie aún es salvo hasta que venga Cristo, nuestro Señor, y tome cuentas a sus siervos por lo que han hecho mientras estaba ausente. En Lucas 19:11-27 Jesús habló de la Parábola de las Diez Minas y en ella él habla del amo que regresa y recompensa a sus siervos por lo que han hecho con sus minas. Los que hicieron más tendrán más dominio sobre las naciones, y los que hicieron menos, menos domino sobre las naciones. Pero aquellos negligentes que guardaron sus minas y se dieron la gran vida, sufrirán la decapitación delante del amo y perecerán para siempre. Así que la vida cristiana es una vida de continuo trabajo para obtener la salvación, que no es otra cosa que ganar la vida eterna en el reino de Dios. Esta verdad muy pocas personas lo entienden, pero una vez que leen Mateo 19:16-25, quedan plenamente convencidos de lo que decimos.

Hermanos, no crean cuando los predicadores le dicen que usted ya ha sido salvado por haber “aceptado a Cristo”. Ese engaño puede resultarle peligroso, ya que le puede dar una falsa sensación de seguridad que no la tiene. El diablo ha levantado engañadores que ofrecen una salvación automática y fácil. Ellos dicen que con sólo “aceptar a Cristo y recibirlo en su vida” usted ya es salvo…¡mentira! Usted no ha sido salvo por aceptar a Cristo y su evangelio!…Usted ha aceptado a Cristo y su evangelio para entrar en el camino de la salvación. Usted ha aceptado correr la carrera cristiana para estar en forma para cuando Cristo regrese, y así él le pueda otorgar su corona de gloria por haber sido un buen “atleta cristiano”. Usted no entrará al reino si usted ha descuidado su ejercitación espiritual y moral, y se ha quedado plantado, pasmado, y fuera de forma. Esta es la verdad que nos presenta la Biblia.

www.apologista.blogdiario.com

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

www.apologista.over-blog.es

 

LOS JUDÍOS CREEN QUE DIOS ES UNO E INDIVISIBLE

Los Judios no creen en una trinidad. 

Explicación breve:

 … La idea judía de Dios es que Dios es uno e indivisible. No podemos dividir a Dios en partes separadas, donde cada parte de Dios es desigual a cada una de las otras partes, pero de alguna manera son una y la misma. Las Escrituras hebreas describen a Dios como un absoluto, pero el cristiano del Nuevo Testamento describe la idea cristiana de Dios como divisible en tres partes, llamada Trinidad. En el Nuevo Testamento cristiano, Jesús afirma en un punto tener un conocimiento diferente de las otras partes de la Trinidad Cristiana, por ejemplo, Mateo 24:36 y Marcos 13:32. En otro verso, Jesús no tiene el mismo poder que las otras partes de la Trinidad Cristiana, por ejemplo, Lucas 23:34. Y en Mateo 26:42, la voluntad del Hijo no es igual que la voluntad del Padre. De hecho, el propio Jesús a menudo se contrasta con el Padre, por ejemplo, en Juan 14:28, o Lucas 18:19. Por otra parte, Jesús supuestamente dijo que el castigo por blasfemar contra una parte de la Trinidad no tiene el mismo castigo por blasfemar contra la otra parte de la Trinidad. En las Escrituras Hebreas, sin embargo, Dios es Uno, como se lee en Deuteronomio 6:4, así como en Isaías 44:6, donde Dios nos dice: “Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios. ” Cuando Isaías nos dice que Dios dijo: “Yo soy el primero”, significa que Dios no tiene Padre. Cuando Isaías nos dice que Dios dijo: “Yo soy el último,” significa que Dios no tiene Hijo eterno. Y cuando Isaías nos dice que Dios dijo: “Aparte de mí no hay Dios”, significa que Dios no comparte su Deidad con cualquier otro dios o semidiós, o personas, y por tanto, no hay trinidad. 

Una explicación completa

… El hecho de que hay diversas manifestaciones de Dios en la Biblia, no significa que cada manifestación debe considerarse como algo separado y desigual a Dios, sino de alguna manera uno y el mismo Dios, y que cada manifestación de Dios ha de ser tratada de manera diferente. Las Escrituras hebreas nos dicen que Dios es uno.

Escucha, Israel: El Eterno es nuestro Dios, el Eterno es uno. [Deuteronomio 6:4]

Pero ¿cómo sabemos que el término, uno, al final del versículo anterior, no hace referencia a algún tipo de unidad compuesta, que Dios se compone de diferentes partes que da un total de uno? La razón por la que sabemos es que la palabra “uno” es un adjetivo. Aquí se describe un nombre propio, que es la palabra, “El Eterno”. La mayoría de la gente se olvida que la palabra que aquí se traduce como “El Eterno”, es en realidad el más sagrado nombre de Dios, que se nos dijo en el Éxodo 3:14-15. Cuando la palabra “uno” modifica el nombre de una persona, debe significar que la persona es una sola, no un compuesto, sino un Uno absoluto.

Algunos pueden decir que, como ejemplo, un hombre llamado Bill Jones puede ser “papá” para sus hijos, pero “cariño” para su esposa, y “Sr. Jones” para sus empleados. Sin embargo, en todos los casos, Bill Jones tiene el mismo conocimiento, el mismo poder, y la misma voluntad. En el Nuevo Testamento cristiano, Jesús afirma en un punto tener un conocimiento diferente de las otras partes de la Trinidad Cristiana. Por ejemplo, Mateo 24:36 y Marcos 13:32. En otro verso, Jesús no tiene el mismo poder que otras partes de la Trinidad Cristiana, por ejemplo, Lucas 23:34. Y en Mateo 26:42, Jesús, ¿no es lo mismo que la voluntad del Padre. De hecho, el propio Jesús a menudo contrasta con el Padre, por ejemplo, en Juan 14:28, o Lucas 18:19. Por otra parte, Jesús supuestamente dijo que el castigo por blasfemar contra una parte de la Trinidad no es el mismo castigo por blasfemar contra la otra parte de la Trinidad. Si esto es cierto, entonces no puede ser una y la misma, y el concepto de la Trinidad, por tanto, no es monoteísta.

Hay más de tres manifestaciones de Dios en las Escrituras Hebreas. Existe, por supuesto, el Espíritu de Dios, como leemos en el Génesis 1:2:

Y el Espíritu de Dios (Ruach Elohm) se movía sobre la faz de las aguas. Pero también hay un Espíritu malo de Dios, como leemos en I Samuel 16:23:

Y sucedió que, cuando el espíritu maligno de Dios (Ruach Elohm Raah) estaba sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano: Saúl tenía refrigerio, y estaba bien, y el espíritu malo se apartaba de él. También hay un espíritu de mentira de Dios en I Reyes 22:23: Ahora, pues, he aquí, el Eterno ha puesto espíritu de mentira (Ruach Sheker) en la boca de todos estos tus profetas, y el Eterno ha hablado contigo sobre el mal.

En Éxodo 12:23, se nos dice que Dios castigará a los egipcios. Pero más tarde, en el mismo versículo, vemos que es el heridor que golpea a los egipcios.

“Porque el Eterno pasará hiriendo a los egipcios. Cuando vea la sangre sobre el dintel y en los dos postes, el Eterno pasará por encima de la puerta, y no dejará al heridor entrar en vuestras casas para herir”.

Se podría entonces decir que el Heridor debe ser visto como una persona en Dios, así como el Espíritu de Dios es visto como una persona en Dios. A esto se podría añadir que el espíritu de mentira de Dios debe ser visto como una persona de Dios, y el espíritu maligno de Dios debe ser visto como una persona en Dios. Esto significaría que en lugar de la Trinidad  compuesta por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, uno debe tener el Padre, el Hijo, el Espíritu Santo, el espíritu de mentira, y el espíritu del mal, así como el heridor. Tenemos que añadir a ésta la zarza ardiente?

¿Por qué la comunidad cristiana se detiene en una Deidad de tres Personas (La Trinidad), cuando podría también haber tenido más personas en la supuesta unidad compuesta de Dios? La razón es que las mayores deidades en las demás religiones de la zona también fueron Trinas:

Babilonia había: [1] Anu [2] Bel y [3] Ena;

La India ha: [1] Brahma [2] Vishnu y [3] Shiva;

Romana [1] Júpiter [2] Juno y [3] Minerva;

Grecia [1] Zeus] [2] Apolo y [3) Hermes

Y así, la comunidad cristiana tuvo su propia trinidad de sólo el Padre, el Hijo y del Espíritu Santo, sin tener en cuenta el espíritu de mentira, el espíritu malo, y el heridor, por no hablar de la zarza ardiente.

A los Judíos se les enseña que Dios es Uno e indivisible, y esto se encuentra en las Escrituras hebreas. Isaías 44:6 nos dice que, “Yo soy el primero, y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios.” Cuando Isaías nos dice que Dios dijo: “Yo soy el primero”, significa que Dios no tiene padre. Cuando Isaías nos dice que Dios dijo: “Yo soy el último,” significa que Dios no tiene hijo eterno literal. Y cuando Isaías nos dice que Dios dijo: “Aparte de mí no hay Dios”, significa que Dios no comparte su Deidad con cualquier otro dios o semidiós, o personas. Esto es por qué Dios nos dijo en los Diez Mandamientos, en Éxodo 20:3, “No tendrás otros dioses delante de mí.” Incluso si usted piensa que ellos son Dios o dioses, no se les puede tener delante de Dios. Usted no les ora a ellos a fin de llegar a Dios, y no ora en sus nombres.

Los cristianos pueden decirnos: “He aquí tu Dios”, pero la última vez que escuché algo similar fue en Éxodo 32:4, cuando los ex-esclavos señalaron el becerro de oro y dijeron: “elohecha Eilay – estos son tus dioses”.

Derecho de Autor celebrada por el Rabino Stuart Federow 2003

Todos los derechos reservados.

NUESTRA COMUNIÓN CON LA SANGRE DE CRISTO (1 COR. 10:16)

Importancia de la Sangre de Cristo

  • Mat 26:27 Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: «Bebed de ella todos,
    Mat 26:28 porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados.

  • Mat 27:25 Y todo el pueblo respondió: «¡Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!»

  • Mar 14:24 Y les dijo: «Esta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos.

  • Luc 22:20 De igual modo, después de cenar, la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros.

  • Jua 6:53 Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.

  • Jua 6:54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día.

  • Jua 6:55 Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida.

  • Jua 6:56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él.

  • Jua 19:34 sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.

  • Hch 5:28 y les dijo: «Os prohibimos severamente enseñar en ese nombre, y sin embargo vosotros habéis llenado Jerusalén con vuestra doctrina y queréis hacer recaer sobre nosotros la sangre de ese hombre.»

  • Hch 18:6 Como ellos se opusiesen y profiriesen blasfemias, sacudió sus vestidos y les dijo: «Vuestra sangre recaiga sobre vuestra cabeza; yo soy inocente y desde ahora me dirigiré a los gentiles.»

  • Rom 3:25 a quien exhibió Dios como instrumento de propiciación por su propia sangre, mediante la fe, para mostrar su justicia, habiendo pasado por alto los pecados cometidos anteriormente,Rom 3:26 en el tiempo de la paciencia de Dios; en orden a mostrar su justicia en el tiempo presente, para ser él justo y justificador del que cree en Jesús.

  • Rom 5:9 ¡Con cuánta más razón, pues, justificados ahora por su sangre, seremos por él salvos de la cólera!
    Rom 5:10 Si cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, estando ya reconciliados, seremos salvos por su vida!
    Rom 5:11 Y no solamente eso, sino que también nos gloriamos en Dios, por nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos obtenido ahora la reconciliación.

  • 1Co 10:16 La copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo?

  • 1Co 11:25 Asimismo también la copa después de cenar diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en recuerdo mío.»

  • 1Co 11:27 Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor.

  • Efe 1:7 En él tenemos por medio de su sangre la redención, el perdón de los delitos, según la riqueza de su gracia

  • Efe 2:13 Mas ahora, en Cristo Jesús, vosotros, los que en otro tiempo estabais lejos, habéis llegado a estar cerca por la sangre de Cristo.

  • Col 1:20 y reconciliar por él y para él todas las cosas, pacificando, mediante la sangre de su cruz, lo que hay en la tierra y en los cielos.

  • Heb 2:14 Por tanto, así como los hijos participan de la sangre y de la carne, así también participó él de las mismas, para aniquilar mediante la muerte al señor de la muerte, es decir, al Diablo,Heb 9:13 Pues si la sangre de machos cabríos y de toros y la ceniza de vaca santifica con su aspersión a los contaminados, en orden a la purificación de la carne,Heb 9:14 ¡cuánto más la sangre de Cristo, que por el Espíritu Eterno se ofreció a sí mismo sin tacha a Dios, purificará de las obras muertas nuestra conciencia para rendir culto a Dios vivo!

    Heb 9:15 Por eso es mediador de una nueva Alianza; para que, interviniendo su muerte para remisión de las transgresiones de la primera Alianza, los que han sido llamados reciban la herencia eterna prometida.

    Heb 9:16 Pues donde hay testamento se requiere que conste la muerte del testador,

    Heb 9:17 ya que el testamento es válido en caso de defunción, no teniendo valor en vida del testador.

    Heb 9:18 Así tampoco la primera Alianza se inauguró sin sangre.

    Heb 9:19 Pues Moisés, después de haber leído a todo el pueblo todos los preceptos según la Ley, tomó la sangre de los novillos y machos cabríos con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el libro mismo y a todo el pueblo

    Heb 9:20 diciendo: Esta es la sangre de la Alianza que Dios ha ordenado para vosotros.

    Heb 9:21 Igualmente roció con sangre la Tienda y todos los objetos del culto;
    Heb 9:22 pues según la Ley, casi todas las cosas han de ser purificadas con sangre, y sin efusión de sangre no hay remisión.
    Heb 9:23 En consecuencia, es necesario, por una parte, que las figuras de las realidades celestiales sean purificadas de esa manera; por otra parte, que también lo sean las realidades celestiales, pero con víctimas más excelentes que aquéllas.
    Heb 9:24 Pues no penetró Cristo en un santuario hecho por mano de hombre, en una reproducción del verdadero, sino en el mismo cielo, para presentarse ahora ante el acatamiento de Dios en favor nuestro,
    Heb 9:25 y no para ofrecerse a sí mismo repetidas veces al modo como el Sumo Sacerdote entra cada año en el santuario con sangre ajena.
    Heb 9:26 Para ello habría tenido que sufrir muchas veces desde la creación del mundo. Sino que se ha manifestado ahora una sola vez, en la plenitud de los tiempos, para la destrucción del pecado mediante su sacrificio.
    Heb 9:27 Y del mismo modo que está establecido que los hombres mueran una sola vez, y luego el juicio,
    Heb 9:28 así también Cristo, después de haberse ofrecido una sola vez para quitar los pecados de la multitud, se aparecerá por segunda vez sin relación ya con el pecado a los que le esperan para su salvación.

  • Heb 10:1 No conteniendo, en efecto, la Ley más que una sombra de los bienes futuros, no la realidad de las cosas, no puede nunca, mediante unos mismos sacrificios que se ofrecen sin cesar año tras año, dar la perfección a los que se acercan.
    Heb 10:2 De otro modo, ¿no habrían cesado de ofrecerlos, al no tener ya conciencia de pecado los que ofrecen ese culto, una vez purificados?
    Heb 10:3 Al contrario, con ellos se renueva cada año el recuerdo de los pecados,
    Heb 10:4 pues es imposible que sangre de toros y machos cabríos borre pecados.
    Heb 10:5 Por eso, al entrar en este mundo, dice: Sacrificio y oblación no quisiste; pero me has formado un cuerpo.
    Heb 10:6 Holocaustos y sacrificios por el pecado no te agradaron.
    Heb 10:7 Entonces dije: ¡He aquí que vengo – pues de mí está escrito en el rollo del libro – a hacer, oh Dios, tu voluntad!
    Heb 10:8 Dice primero: Sacrificios y oblaciones y holocaustos y sacrificios por el pecado no los quisiste ni te agradaron – cosas todas ofrecidas conforme a la Ley –
    Heb 10:9 entonces – añade -: He aquí que vengo a hacer tu voluntad. Abroga lo primero para establecer el segundo.
    Heb 10:10 Y en virtud de esta voluntad somos santificados, merced a la oblación de una vez para siempre del cuerpo de Jesucristo.
    Heb 10:11 Y, ciertamente, todo sacerdote está en pie, día tras día, oficiando y ofreciendo reiteradamente los mismos sacrificios, que nunca pueden borrar pecados.
    Heb 10:12 El, por el contrario, habiendo ofrecido por los pecados un solo sacrificio, se sentó a la diestra de Dios para siempre,
    Heb 10:13 esperando desde entonces hasta que sus enemigos sean puestos por escabel de sus pies.
    Heb 10:14 En efecto, mediante una sola oblación ha llevado a la perfección para siempre a los santificados.
    Heb 10:15 También el Espíritu Santo nos da testimonio de ello. Porque, después de haber dicho:
    Heb 10:16 Esta es la Alianza que pactaré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y en su mente las grabaré,
    Heb 10:17 añade: Y de sus pecados e iniquidades no me acordaré ya.
    Heb 10:18 Ahora bien, donde hay remisión de estas cosas, ya no hay más oblación por el pecado.
    Heb 10:19 Teniendo, pues, hermanos, plena seguridad para entrar en el santuario en virtud de la sangre de Jesús,
    Heb 10:20 por este camino nuevo y vivo, inaugurado por él para nosotros, a través del velo, es decir, de su propia carne,
    Heb 10:21 y con un Sumo Sacerdote al frente de la casa de Dios,
    Heb 10:22 acerquémonos con sincero corazón , en plenitud de fe, purificados los corazones de conciencia mala y lavados los cuerpos con agua pura.
    Heb 10:23 Mantengamos firme la confesión de la esperanza, pues fiel es el autor de la Promesa.
    Heb 10:24 Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras,
    Heb 10:25 sin abandonar vuestra propia asamblea, como algunos acostumbran hacerlo, antes bien, animándoos: tanto más, cuanto que veis que se acerca ya el Día.
    Heb 10:26 Porque si voluntariamente pecamos después de haber recibido el pleno conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por los pecados,
    Heb 10:27 sino la terrible espera del juicio y la furia del fuego pronto a devorar a los rebeldes.
    Heb 10:28 Si alguno viola la Ley de Moisés es condenado a muerte sin compasión, por la declaración de dos o tres testigos.
    Heb 10:29 ¿Cuánto más grave castigo pensáis que merecerá el que pisoteó al Hijo de Dios, y tuvo como profana la sangre de la Alianza que le santificó, y ultrajó al Espíritu de la gracia?
    Heb 10:30 Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza; yo daré lo merecido. Y también: El Señor juzgará a su pueblo.
    Heb 10:31 ¡Es tremendo caer en la manos de Dios vivo!
    Heb 10:32 Traed a la memoria los días pasados, en que después de ser iluminados, hubisteis de soportar un duro y doloroso combate,
    Heb 10:33 unas veces expuestos públicamente a ultrajes y tribulaciones; otras, haciéndoos solidarios de los que así eran tratados.
    Heb 10:34 Pues compartisteis los sufrimientos de los encarcelados; y os dejasteis despojar con alegría de vuestros bienes, conscientes de que poseíais una riqueza mejor y más duradera.
    Heb 10:35 No perdáis ahora vuestra confianza, que lleva consigo una gran recompensa.
    Heb 10:36 Necesitáis paciencia en el sufrimiento para cumplir la voluntad de Dios y conseguir así lo prometido.
    Heb 10:37 Pues todavía un poco, muy poco tiempo; y el que ha de venir vendrá sin tardanza.
    Heb 10:38 Mi justo vivirá por la fe; mas si es cobarde, mi alma no se complacerá en él.
    Heb 10:39 Pero nosotros no somos cobardes para perdición, sino creyentes para salvación del alma.

  • Heb 11:28 Por la fe, celebró la Pascua e hizo la aspersión de sangre para que el Exterminador no tocase a los primogénitos de Israel.

  • Heb 12:22 Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión, a la ciudad de Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, reunión solemne
    Heb 12:23 y asamblea de los primogénitos inscritos en los cielos, y a Dios, juez universal, y a los espíritus de los justos llegados ya a su consumación,
    Heb 12:24 y a Jesús, mediador de una nueva Alianza, y a la aspersión purificadora de una sangre que habla mejor que la de Abel.
    Heb 12:25 Guardaos de rechazar al que os habla; pues si los que rechazaron al que promulgaba los oráculos desde la tierra no escaparon al castigo, mucho menos nosotros, si volvemos la espalda al que nos habla desde el cielo.

  • Heb 13:11 Los cuerpos de los animales, cuya sangre lleva el Sumo Sacerdote al santuario para la expiación del pecado, son quemados fuera del campamento.
    Heb 13:12 Por eso, también Jesús, para santificar al pueblo con su sangre, padeció fuera de la puerta.
    Heb 13:13 Así pues, salgamos donde él fuera del campamento, cargando con su oprobio;
    Heb 13:14 que no tenemos aquí ciudad permanente, sino que andamos buscando la del futuro.

  • Heb 13:20 Y el Dios de la paz que suscitó de entre los muertos a nuestro Señor Jesús, el gran Pastor de la ovejas en virtud de la sangre de una Alianza eterna,

  • 1Pe 1:18 sabiendo que habéis sido rescatados de la conducta necia heredada de vuestros padres, no con algo caduco, oro o plata,
    1Pe 1:19 sino con una sangre preciosa, como de cordero sin tacha y sin mancilla, Cristo,
    1Pe 1:20 predestinado antes de la creación del mundo y manifestado en los últimos tiempos a causa de vosotros;
    1Pe 1:21 los que por medio de él creéis en Dios, que le ha resucitado de entre los muertos y le ha dado la gloria, de modo que vuestra fe y vuestra esperanza estén en Dios.

  • 1Jn 1:7 Pero si caminamos en la luz, como él mismo está en la luz, estamos en comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos purifica de todo pecado.

  • 1Jn 5:5 Pues, ¿quien es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?
    1Jn 5:6 Este es el que vino por el agua y por la sangre: Jesucristo; no solamente en el agua, sino en el agua y en la sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio, porque el Espíritu es la Verdad.

  • 1Jn 5:6 Este es el que vino por el agua y por la sangre: Jesucristo; no solamente en el agua, sino en el agua y en la sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio, porque el Espíritu es la Verdad.
    1Jn 5:7 Pues tres son los que dan testimonio:
    1Jn 5:8 el Espíritu, el agua y la sangre, y los tres convienen en lo mismo.
    1Jn 5:9 Si aceptamos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios, pues este es el testimonio de Dios, que ha testimoniado acerca de su Hijo.
    1Jn 5:10 Quien cree en el Hijo de Dios tiene el testimonio en sí mismo. Quien no cree a Dios le hace mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.
    1Jn 5:11 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna y esta vida está en su Hijo.
    1Jn 5:12 Quien tiene al Hijo, tiene la vida; quien no tiene al Hijo, no tiene la vida.
    1Jn 5:13 Os he escrito estas cosas a los que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que os deis cuenta de que tenéis vida eterna.
    1Jn 5:14 En esto está la confianza que tenemos en él: en que si le pedimos algo según su voluntad, nos escucha.
    1Jn 5:15 Y si sabemos que nos escucha en lo que le pedimos, sabemos que tenemos conseguido lo que hayamos pedido.
    1Jn 5:16 Si alguno ve que su hermano comete un pecado que no es de muerte, pida y le dará vida – a los que cometan pecados que no son de muerte pues hay un pecado que es de muerte, por el cual no digo que pida -.
    1Jn 5:17 Toda iniquidad es pecado, pero hay pecado que no es de muerte.
    1Jn 5:18 Sabemos que todo el que ha nacido de Dios no peca, sino que el Engendrado de Dios le guarda y el Maligno no llega a tocarle.
    1Jn 5:19 Sabemos que somos de Dios y que el mundo entero yace en poder del Maligno.
    1Jn 5:20 Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado inteligencia para que conozcamos al Verdadero. Nosotros estamos en el Verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y la Vida eterna.
    1Jn 5:21 Hijos míos, guardaos de los ídolos…

  • Apo 1:5 y de parte de Jesucristo, el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos, el Príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados
    Apo 1:6 y ha hecho de nosotros un Reino de Sacerdotes para su Dios y Padre, a él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.
    Apo 1:7 Mirad, viene acompañado de nubes: todo ojo le verá, hasta los que le traspasaron, y por él harán duelo todas las razas de la tierra. Sí. Amén.
    Apo 1:8 Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, «Aquel que es, que era y que va a venir», el Todopoderoso.

  • Apo 5:9 Y cantan un cántico nuevo diciendo: «Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos porque fuiste degollado y compraste para Dios con tu sangre hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación;
    Apo 5:10 y has hecho de ellos para nuestro Dios un Reino de Sacerdotes, y reinan sobre la tierra.»

  • Apo 7:14 Yo le respondí: «Señor mío, tú lo sabrás.» Me respondió: «Esos son los que vienen de la gran tribulación; han lavado sus vestiduras y las han blanqueado con la sangre del Cordero.

  • Apo 12:11 Ellos lo vencieron gracias a la sangre del Cordero y a la palabra de testimonio que dieron, porque despreciaron su vida ante la muerte.
    Apo 12:12 Por eso, regocijaos, cielos y los que en ellos habitáis. ¡Ay de la tierra y del mar! porque el Diablo ha bajado donde vosotros con gran furor, sabiendo que le queda poco tiempo.»

  • Apo 19:11 Entonces vi el cielo abierto, y había un caballo blanco: el que lo monta se llama «Fiel» y «Veraz»; y juzga y combate con justicia.
    Apo 19:12 Sus ojos, llama de fuego; sobre su cabeza, muchas diademas; lleva escrito un nombre que sólo él conoce;Apo 19:13 viste un manto empapado en sangre y su nombre es: La Palabra de Dios.
    Apo 19:14 Y los ejércitos del cielo, vestidos de lino blanco puro, le seguían sobre caballos blancos.

 

JAIMITO NERD DEJA A SU PAPITO AÚN MÁS CONVENCIDO DE LA VERACIDAD DE LA POSICIÓN UNITARIA, DESPUÉS DE QUE LE REFUTA OTRO TEXTO DE LOS “TRINOTERCOS”

Escuchen a los “Nerds”

Jaimitooooo, ¿puedes venir un minuto, por favor?…Sí, papi, pero dame media hora, porque estoy leyendo en el blog del Apologista Sociniano…okey, Jaimito, instrúyete más para que luego me enseñes  sobre los “horrores” de la Trinidad, perdón, quise decir, errores…okey, viejo, ya voy luego (después de media hora Jaimito se encuentra con su papi)…a ver papi, ¿en qué te puedo instruir? Bueno, hijito, leí hace un par de días en el blog del Apologista Sociniano, una réplica de Pablo Santomauro a Olcese donde este señor “Trinoterco” explica el texto de 2 Corintios 13:14, y dice lo siguiente: “2 Corintios 13:14 jamás es presentado para probar la Trinidad sino que se usa como un peldaño para mostrar la personalidad del Espíritu Santo…y aquí en 2 Corintios 13:14 se usa para indicar que tenemos comunión con el Espíritu Santo. ¿Pueden las palabras ser más claras? Para poder tener comunión con el Padre y el Hijo es imperativo que éstos sean personas, y lo mismo se requiere para tener una verdadera comunión con el Espíritu Santo. Comunión es algo mutuo en donde intervienen como mínimo dos personas”…como ves, Jaimito, parece que Santomauro tiene razón al decir que sólo se puede tener comunión con personas, y no con cosas. Así que aquí los “unitercos” tienen un problema, ya que como tú sabes, ellos, entre los cuales estás tú, apologista, y se podría decir que eventualmente yo, dicen que el Espíritu Santo es sólo el Poder de Dios (su fuerza)….sí, mi querido Padre, pero Santomauro está más perdido que astronauta en el espacio sideral, y es que él no sabe que también se puede tener comunión que cosas no animadas …¿cómo es eso, Jaimito?, ¡explícame, por favor!…bueno, viejo, sólo lee lo que dice el mismo San Pablo en 1 Corintios 10:16 ahora mismo…sí, sí, lo estoy buscando en mi Biblia…¡ajá ya lo encontré!… y lo leo: “Esa copa de bendición por la cual damos gracias, ¿no significa que entramos en comunión CON la sangre de Cristo?…” (NVI)…¡Ajá!… ¿qué dice San Pablo en ese pasaje, querido papi?…bueno, ¡que tenemos comunión con la sangre de Cristo! …¡correcto, papi!… ¿y es la sangre de Cristo una persona?…¡Pues, claro que no, hijito!…¡caracoles, este pasaje sí es contundente y fulminante  que Santomauro  no sabrá cómo explicarlo, porque yo, en lo personal, no lo puedo hacer…Realmente me has dejado convencido de que uno puede muy bien tener comunión con el Espíritu Santo sin que éste sea una persona…¡qué bueno, viejo!… y espero que millones de “trinotercos” también se convenzan del punto…okey, Jaimito, mil gracias, ¡y adelante con tus investigaciones!…okey, viejo, así lo haré para el bien de los politeístas…nos vemos luego…bye, bye.

UN NUEVO BLOG EXCLUSIVO PARA MIS DETRACTORES “TRINOTERCOS”

Estimados amigos, y no tan amigos también, que visitan mi blog regularmente:

Les informo que he decidido construir un nuevo blog exclusivamente para los “Trinotercos” y en donde sólo publicaré mis temas que tratan sobre la Trinidad, y que han venido apareciendo en este blog desde su construcción, pero de manera algo desordenada. Y es que reiteradamente recibo e-mails de gente sincera — aunque no faltan los socarrones— para consultarme sobre los textos bíblicos que los “trinotercos” suelen esgrimir para intentar probar  la supuesta doctrina de la Santísima Trinidad. Por este nuevo medio la gente no perderá su tiempo esperando que yo les responda rápido, pues las respuestas las podrán encontrar fácilmente consultando este blog que se centra sólo en la “Trinoterquedad”.

Confío en que este nuevo blog que vengo completando sea de vuestro agrado, y lo puedan tener siempre a la mano o entre todos sus FAVORITOS. Ustedes pueden acceder a él haciendo clic en el link que aparece al final (abajo). Ah, y recuerden que pueden suscribirse a los boletines de este nuevo blog con sólo escribir su correo electrónico.

Espero sus comentarios como siempre, y también sus sugerencias oportunas para mejorar este nuevo blog.  Así, con vuestra cooperación, poder brindar un mejor servicio a mis visitantes. Creo, por otro parte, que las discusiones entre Jaimito Nerd y su padre “Trinoterco” son muy didácticas y provocan leerlas con gusto. Un método que se me ocurrió un día y que me ha dado muy buenos resultados y más fans pro “unitercos”. Recuerden que vuestro servidor está siempre llano a recibir vuestras sugerencias y críticas en cualquier momento, y si son simplemente “piropos”, mucho mejor.

www.apologista.over-blog.es

 

 

INTRODUCING ‘GOD: NEW EVIDENCE’

A seven and a half minute video introducing Focus’s ‘GOD: new evidence’ video production featuring Joh Polkinghorne, David Wilkinson, Rodney Holder, Peter Williams and Graham Swinerd.

http://www.focus.org.uk/?page_id=82 The universe we live in is remarkably finely adjusted to make our lives possible. Is this because it has been designed for us, or are there a huge number of universes, and one of them is bound to be right? God or the multiverse? The fifth in a series of six videos exploring how the fine-tuning of the universe points to the reality of the Creator. This programme explores two alternative explanations of cosmic fine-tuning: God or the multiverse. Featuring John Polkinghorne, David Wilkinson, Rodney Holder, Peter Williams and Grham Swinerd

REPLICANDO NUEVAMENTE AL RESPONDÓN, DON PABLITO “TRINOTERCO” SANTOMAURO

Un Ejemplo de Argumentación Deficiente 

Por Pablo Santomauro

Pretendiendo satirizar la doctrina de la Trinidad, el apologista de la herejía sociniana Mario Olcese escribió un artículo donde no sólo mal representa la posición trinitaria sino también llama “mensos” a los que creemos en la Trinidad. “Menso” es un regionalismo centroamericano que significa “tonto, falto de entendimiento o razón”. En su trabajo, escrito en forma de diálogo entre un padre de pocas luces y un hijo supuestamente inteligentísimo, leemos:

“…sí, papi, ¿en qué te puedo convencer…perdón…servir? Bueno Jaimito, mi pastor predicó hoy un sermón sobre la Trinidad y para probar la supuesta veracidad de esta doctrina me mostró el pasaje de 2 Corintios 13:14, que dice: La gracia del Señor Jesucristo, y el amor de Dios, y la participación del Espíritu Santo sea con vosotros todos. Amén”…. Ajá, ¿y dónde está la prueba de la Trinidad en ese pasaje, papi?…Bueno, ¿no ves, hijito mío, que Pablo menciona a las TRES personas de la Trinidad aquí: a Jesucristo, al Padre, y al Espíritu Santo en el cierre de su carta?…¿Qué me dices ahora, hijito?…Bueno papi, dile al menso de tu pastor que no sea paporretero y que no saque conclusiones falsas de un pasaje que nada dice de una Trinidad…¿y por qué dices eso, Jaimito?…facilito pues viejo…Toma nota que sólo de uno se dice que es Dios…y ése es el Padre…léelo tú mismo: La gracia del Señor Jesucristo (de éste no se dice que es Dios), la participación del Espíritu Santo (de éste tampoco se dice que es Dios)…y finalmente tenemos “el amor de Dios” (con referencia al Padre). Es decir, el Padre es el único a quien Pablo llama ‘Dios’…y no podía ser de otro modo, pues Pablo ya había dicho antes a los corintios que sólo hay un Dios, el Padre (1 Corintios 8:4-6). Ah, y de igual parecer es Judas en Judas 1:1 y Pedro en 1 Pedro 1:2…” [1]

En este párrafo, Olcese comete dos errores dignos de ser destacados:

La Falacia del Straw Man (Del Monigote de Paja)

Esta falacia se comete cuando el escritor mal representa o debilita la posición contraria, y luego pasa a refutar esa versión deformada o débil, lo que obviamente es más fácil de hacer. Se le llama monigote de paja porque es más fácil de derribar que un hombre bien plantado. Podríamos extender la definición a los casos en los que el escritor tergiversa o falsifica la aproximación de los trinitarios a ciertos versículos bíblicos. Este es el caso con Olcese. Nuestro amigo da a entender que los trinitarios citamos 2 Corintios 13:14 como texto prueba de la Trinidad. Esto no es cierto. Ningún trinitario doctrinalmente preparado basa sus deducciones en un solo verso, sino en el peso acumulativo de todos los pasajes bíblicos concernientes al tópico. En segundo lugar, 2 Corintios 13:14 jamás es presentado para probar la Trinidad sino que se usa como un peldaño para mostrar la personalidad del Espíritu Santo. Como el verso es perjudicial para los sectarios, es natural que sea atacado con saña por ellos. Pasemos a estudiarlo:

“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén”.

Si tomaramos esta bendición totalmente aislada del contexto bíblico, es obvio que las mismas palabras que infieren la personalidad del Padre y del Hijo, son usadas también para inferir la personalidad del Espíritu Santo. En 1 Juan 1:3 nosotros tenemos comunión con el Padre y el Hijo, y aquí en 2 Corintios 13:14 se usan exactamente las mismas palabras para indicar que tenemos comunión con el Espíritu Santo. ¿Pueden las palabras ser más claras? Para poder tener comunión con el Padre y el Hijo es imperativo que éstos sean personas, y lo mismo se requiere para tener una verdadera comunión con el Espíritu Santo. Comunión es algo mutuo en donde intervienen como mínimo dos personas.

El verso termina con estas palabras: “sean con todos vosotros”. ¿Qué cosas? La gracia de Cristo, el amor de Dios, y la comunión/compañerismo/koinonia del Espíritu Santo. Esta última parte se corresponde con la promesa del “Consolador” en Juan 14:16-17, “Y yo [Jesús] rogaré al Padre, y os dará otro [Gr. Allos: de la misma clase que Jesús] Consolador, para que [él] esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque [él] mora con vosotros, y estará en vosotros”. El deseo de Pablo de que los cristianos tengan comunión con el Espíritu Santo es EXACTAMENTE lo que Jesús prometió en Juan 14:17: porque [él] mora con vosotros, y estará en vosotros.

Versos de apoyo usados por Olcese

Olcese finaliza su “poderoso” argumento con tres versos que según él “prueban” que Jesucristo no es Dios. Olcese dice: “… pues Pablo ya había dicho antes a los corintios que sólo hay un Dios, el Padre (1 Corintios 8:4-6). Ah, y de igual parecer es Judas en Judas 1:1 y Pedro en 1 Pedro 1:2…” Lamentablemente, estos versos están muy lejos de confirmar sus ilusiones. Veamos el primero. Sobre 1 Corintios 8:4-6, Olcese escribe en un escrito previo:

“Pablo sí revela quién es el único y verdadero Dios. El texto clave de Pablo está en 1 Corintios 8:6, que dice: “Para nosotros (los apóstoles y creyentes en general), sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.” Observemos que para Pablo, sólo uno es Dios, el Padre. También añade que uno es nuestro Señor o Mesías rey, el Señor Jesucristo. Es clarísimo que para Pablo, Cristo no es el único Dios; es, más bien, el único Señor o Jefe de los hombres que se convierten a él.” (énfasis en el original) [2]

A primera vista, Olcese parece estar en lo cierto, pero a la luz de la Biblia y la lógica, el argumento es inválido. Es completamente erróneo concluir que Jesús no es Dios porque 1 Corintios 8:6 diga que hay un Dios, el Padre, y un Señor, Jesucristo.

Hay muchos lugares en la Biblia donde el Padre es llamado Señor y el Hijo es llamado Dios. Cuando el cristiano se encuentra con este argumento, debe forzar al sectario a seguir su propia lógica hasta el final del camino.

Si la referencia al Padre como “un Dios” prueba que Jesús no es Dios, siguiendo el mismo razonamiento debemos concluir que la referencia a Cristo como “un Señor” significa que el Padre no es Señor.

Encierre al sectario en este dilema, no le permita salirse por la tangente. El punto que el cristiano debe machacar es que NO se puede  interpretar la primera parte del versículo de una manera y la segunda de otra.

La falacia lógica del sectario consiste en suponer que el uso de un título para una persona en cierto contexto, automáticamente descalifica su aplicación para otra persona en otro contexto.

Lo propio de hacer es consultar TODA la Escritura y ver qué dice acerca del Padre y de Jesucristo, y luego llegar a una conclusión.

La Escritura enseña que el Padre es llamado Dios (1 P. 1:2) y Señor (Mt. 11:25). Sabemos también que Jesucristo es llamado Dios (Jn. 20:28; He. 1:8) y Señor (Ro. 10:9).

Cuando dejamos a la Escritura interpretar la Escritura, es obvio que el argumento antitrinitario se desmorona como un castillo de naipes. La designación del Padre como Dios en este verso no tiene la intención de excluir a Jesús ni al Espíritu Santo. De la misma forma, la identificación de Jesús como “Dios y Salvador” en Tito 2:13, no excluye al Padre ni al Espíritu Santo. En Hechos 5:4 el Espíritu Santo es llamado Dios, pero ello no excluye al Padre ni a Jesús. (ver When Cultists Ask p.228, Geisler/Rhodes)

Los otros dos versos que propone Olcese (Jud. 1:1 y 1 P. 1:2), en ninguna manera dicen que Jesucristo no es Dios. El lector objetivo que lee los pasajes jamás llegaría a esa conclusión. <>

Respuesta de Apologista:

Antes que nada debo decir que estoy muy feliz de que el Sr. Pablo Santomauro, un fiel adalid “evangelicatólico”, esté muy pendiente de todos mis estudios sobre la Trinidad, porque evidentemente está muy dedicado intentando refutarlos de alguna manera posible, y de a pocos.

El Sr Pablito Santomauro pasa a decirme que los Trinitarios no usan el pasaje de 2 Corintios 13:14 como texto de prueba de la Trinidad. Y luego Santomauro añade lo siguiente: “Ningún trinitario doctrinalmente preparado basa sus deducciones en un solo verso, sino en el peso acumulativo de todos los pasajes bíblicos concernientes al tópico. En segundo lugar, 2 Corintios 13:14 jamás es presentado para probar la Trinidad sino que se usa como un peldaño para mostrar la personalidad del Espíritu Santo. Lastimosamente el Santomauro comete un error garrafal cuando dice que para poder tener comunión con el Padre y el Hijo es imperativo que éstos sean personas, y lo mismo se requiere para tener una verdadera comunión con el Espíritu Santo”. Esto es falso Sr. Santomauro, pues si usted lee 1 Corintios 10:16, encontrará que uno puede tener comunión con la sangre de Cristo. Dice el texto, así: “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?” La NVI lo vierte así: “Esa copa de bendición por la cual damos gracias,¿no significa que entramos en comunión CON la sangre de Cristo?…”. Luego le pregunto, Sr. Santomauro: ¿es una persona la sangre de Cristo porque comulgamos con ella? Pues, no! ¿Se puede, entonces, tener comunión con cosas impersonales como el Espíritu Santo? Pues, sí, si nos atenemos a lo que dice 1 Cor. 10:16 que acabamos de anotar! Por otro lado, lo que usted dice, en el sentido de que ningún trinitario usaría 2 Cor. 13:14 aisladamente para probar la Trinidad, yo le respondo que se equivoca nuevamente,  pues muchos “trinotercos” me citan ese pasaje paulino en un intento desesperado para probar la Trinidad. Lo que ellos (los trinitarios) creen encontrar en ese texto es al Dios Trino cuando en realidad sólo al Padre se le llama “Dios” y a ninguno más. Esto demuestra, por sí solo, la falacia del argumento de los trinitarios. En segundo lugar, cuando Pablo habla en 1 Cor. 8:4-6 de que sólo hay un Dios, el Padre, y un Señor Jesucristo, lo que él está diciendo es que sólo hay un Dios verdadero que es el Padre, y un sólo Señor Mesías (nótese que Señor antecede al nombre/título “Jesucristo”, o Jesús el Cristo o Jesús el Mesías. Entonces el título “Señor” para Jesús es exclusivamente mesiánico, y eso se ve en declaraciones como “Cristo, el Señor” o “Señor Jesucristo” (Hechos 2:36; 15:26). En cambio, el Señorío de Dios el Padre está relacionado con su Deidad y Soberanía sobre todas sus criaturas, e incluso, sobre su Hijo Unigénito (Sal. 103:22). Y es cierto, además, que Pablo admite que hay los llamados “dioses” en el cielo y en la tierra, cuando dice: “Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros sólo hay un Dios, el Padre”. Así que Pablo llama a los seres que habitan en el cielo (fuera del Padre) como “dioses”, y esto incluye a Jesús, quien ya estaba en el cielo para cuando Pablo escribió esta epístola. Así que yo concuerdo con usted en que Cristo es “Dios” pero no es el “Único Dios verdadero”, el eterno, y el auto subsistente.

Resumiendo:

Cristo es Dios, como lo son también los ángeles que están en el cielo (en calidad de mensajeros y representantes de Dios) y es también Señor, en el sentido que es el Mesías elegido para gobernar el mundo de mañana, el reino de Dios. En cuanto al Padre, el es el Absoluto DIOS, el DIOS ÚNICO y es también SEÑOR porque es el SOBERANO ABSOLUTO Y UNIVERSAL DE TODO LO QUE EXISTE, EL DIOS DE DIOSES, que vive y subsiste por sí mismo, El Todopoderoso, la fuente y el origen de TODO lo que ES, tanto de seres vivos, como de cosas. Es decir, “Un Dios Puro, Supremo y autosuficiente, que no necesita de nada ni de nadie para existir. Es Eterno, no engendrado, omnisciente y Omnipresente. Es el Padre de Jesucristo, de los ángeles, y nuestro. Así que cuando Pablo dice que hay Un Dios (ojo que Pablo no excluye a Jesús en su calidad de “Dios”, pero en un aspecto muy distinto, es decir, como el agente del Dios verdadero y único) él se refiere al único Dios que es eterno y es Padre. Y cuando Pablo dice que hay un Señor (ojo aquí también, puesto que esto no quiere decir que el Padre no sea “Señor”, pero en otro ámbito), se refiere a Jesús como Mesías, el soberano de los reyes de la tierra venidera, en el reino del Padre.

RESPUESTA DE SANTOMAURO:

El señor Olcese argumenta que es posible tener comunión con cosas impersonales. Sigo sosteniendo que en el sentido más estricto de la palabra eso no es posible. Los ejemplos citados por Olcese revelan un desconocimiento de las figuras literarias usadas por el apóstol Pablo. Su lenguaje en 1 Corintios 10:16 es un recurso retórico en el cual la copa y el pan simbolizan la sangre y el cuerpo de Cristo, y estos dos últimos elementos constituyen una metonimia que se usa en lugar de Cristo. En definitiva, en el análisis final tenemos que el pasaje nos habla de comunión con Cristo y de nuestra participación en la santa cena, no de comunión con 4-5 litros de sangre o un pedazo de pan. Algunos también ven en el pasaje una sinécdoque, i.e., un tropo de dicción que consiste en nombrar una de las partes para designar el todo: la sangre (la parte) sustituye al todo (Jesucristo).

En Filipenses 1:5, el otro pasaje citado por Olcese, Pablo congratula a los filipenses por su comunión en el evangelio. Aquí el término “comunión”  es usado como sinónimo de “compañerismo” o “unidad”, no como una relación íntima entre dos entes cognitivos. Algunos pueden ver aquí otra sinécdoque, o sea, “evangelio” (la parte) por Cristo (el todo).

Si quedara alguna duda acerca de la personalidad del Espíritu Santo (que es el tema que venimos discutiendo con Olcese), el siguiente verso (1:6) afirma la calidad de su persona cuando dice: “estando persuadido de esto, que el que comenzó (oti o enarxamenos) en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo …” El verso no dice “lo que comenzó en vosotros la buena obra” sino “el que comenzó”, denotando personalidad incuestionablemente. En el análisis final,  comunión es algo que ocurre de persona a persona, no de persona a mensaje y viceversa.

El resto de la respuesta de Olcese no es más que es un juego de redefinición de términos y conceptos para que encajen dentro de su teología unitario-sociniana. El intento de establecer una diferencia ontológica entre los términos “Dios” y “Señor” es una vana empresa cuando vemos que son términos intercambiables en toda la Escritura, con contadas excepciones donde el contexto lo indica. <>

Pablo Santomauro

RESPUESTA DE APOLOGISTA:

El Señor Santomauro dice que la declaración de 1 Corintios 10:13 es una figura de dicción que se llama Sinédocque, es decir, la mención de una parte por el todo. Yo mismo he usado esa misma figura de dicción para explicar la locución de nuestro Señor: “El Reino de Dios está entre vosotros”. Es decir, la presencia del rey (una parte), es la presencia misma de su reino (el todo). Así que conozco muy bien esa figura de dicción que explica Santomauro. Sin embargo, creo que lo que dijo Pablo en 1 Corintios 10:13 no es necesariamente una figura de dicción, puesto que uno sí puede tener comunión con cosas e ideas, como lo veremos después. En el caso del pasaje paulino, uno puede comulgar en o con la misma sangre de Cristo porque “la sangre derramada de Cristo nos limpia de todo pecado”. Sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados”. Así que, yo comulgo con la sangre de Cristo, porque por ella somos lavados todos. ¡Estamos hablando de la sangre literal de Cristo, sus 5 o más litros que derramó en la cruz del calvario! Si decimos que la sangre se refiere a Cristo mismo, entonces tendríamos que decir que Cristo es el que nos limpia de todo pecado, y para eso no necesitaba morir y derramar su sangre. Pero el caso es el que él derramó su sangre preciosa que nos limpia de todo pecado, literalmente hablando. Si Cristo hubiera muerto, por decir, envenenado, él no nos hubiera podido limpiar, o salvar, por más Hijo de Dios que fuese. El necesitó derramar su sangre como expiación. Así que yo tengo comunión con la sangre de Cristo, porque por ella fuimos lavados y limpiados. Si este parecer no es el de mi amigo Pablito, allá él.

Por otro lado, yo puedo decir algo así como: “comulgo con tu idea” o “comulgo con tu religión”. Con esto no quiero decir que comulgo con la persona en sí, sino con una idea o una fe en particular que tenemos en común. Yo puedo comulgar con Juan Pérez en alguna de sus ideas, aunque esa persona pueda caerme muy gordo y no ser mi amigo para nada. Así pues, uno puede comulgar con una idea, la cual, evidentemente, no es una persona.

El diccionario de la real academia Española define comunión, así: “comunión.(Del lat. communĭo, -ōnis).1. f. Participación en lo común.2. f. Trato familiar, comunicación de unas personas con otras.3. f. En el cristianismo, acto de recibir los fieles la eucaristía.4. f. Sacramento del altar. Recibió la comunión. El sacerdote está dando la comunión.5. f. Congregación de personas que profesan la misma fe religiosa.6. f. Partido político.

 

En lo relativo a la participación en lo común, esto tiene que ver con cosas o ideas en común. Participamos de la oración, del pan y del vino, del lavado de los pies, de la lectura bíblica, y por qué no, del Espíritu Santo, etc. Es decir, podemos tener comunión con cosas. Así, pues, decimos: “voy a tomar la comunión (es decir, participar del pan y del vino de la Santa Cena)”. Por eso el diccionario Larousse define la palabra comunión como: Unión de dos o más COSAS en lo que tienen en común: comunión de sentimientos; comunión con los ideales;  entre los verdaderos amigos existe una verdadera comunión. 2 Comunidad de personas que profesan una misma religión o que comparten una misma ideología política: la comunión anglicana. 3 Sacramento de las Iglesias cristianas que consiste en consagrar el pan y el vino (memorial de la muerte y resurrección de Jesús) y en su distribución entre los fieles: dar la comunión; recibir la comunión. 4 Parte de la misa en la que los fieles reciben la eucaristía. primera comunión Ceremonia, generalmente solemne, en la que una persona cristiana recibe por primera vez la eucaristía: hacer la primera comunión; cuando hizo la comunión mi hijo vino toda la familia. NOTA: También simplemente comunión .

Con relación a la segunda parte de la argumentación sobre los títulos “Dios” y “Señor”, yo repito lo mismo. Al decir Pablo que sólo el Padre es Dios; y que hay sólo un Señor, Jesucristo, él no tenía la intención de negar la verdad de que el Padre es Señor (como de hecho lo es), y que Cristo es “Dios”, como de hecho lo es. El punto de Pablo es que Sólo Uno es el Dios verdadero, aunque él mismo admite hay los otros llamados Dioses que portan este glorioso título conferido por el Único Dios por ser sus Representantes o Agentes. El hecho que Pablo dijera que sólo Cristo es Señor, no estaba negando la verdad de que el Padre es Señor, pero con otra connotación. En el caso de Jesús, Pablo se refería que sólo hay un Señor Mesías o Señor Cristo, o Señor Jesucristo. El Padre no es el Mesías, y el Hijo no es el Dios verdadero. Pero ambos tienen su señorío, y ambos tienen su posición de Dioses que no se igualan entre ellos. Este es mi punto. Jesús es el Dios de la era venidera, el Señor del Reino Milenario. El Padre es el Dios de todas las Edades, el único Eterno auto subsistente; y el que tiene el Señorío Universal, por ser el Creador y el Padre Eterno. Si esto no lo entiende el Sr. Santomauro, allá él. Pero eso es lo que Pablo intentó enseñar en 1 Corintios 8:4-6.

CURIOSA DEFINICIÓN DE LA TRINIDAD DEL PADRE PÍO…¡PERO HAY UN PROBLEMITA!

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

El famoso y difunto padre Pío, con sencillas palabras, intentó disipar las dudas de los “unitercos”, explicando la Trinidad de esta manera muy simple y didáctica:                           

 “Hija, ¿quién puede comprender y explicar los misterios de Dios? Se llaman misterios precisamente porque no pueden ser comprendidos por nuestra pequeña inteligencia. Podemos formarnos alguna idea con ejemplos. ¿Has visto alguna vez preparar la masa para hacer el pan? ¿qué hace el panadero? Toma la harina, la levadura y el agua. Son tres elementos distintos: la harina no es la levadura ni el agua; la levadura no es la harina ni el agua y el agua no es la harina ni la levadura. Se mezclan los tres elementos y se forma una sola sustancia. Por lo tanto, tres elementos distintos forman unidos una sola sustancia. Con esta masa se hacen tres panes que tienen la misma sustancia pero distintos en la forma el uno del otro. Eso es, tres panes distintos el uno del otro pero una única sustancia. Así se dice de Dios: Él es uno en la naturaleza, Trino en las personas iguales y distintas la una de la otra. El Padre no es el Hijo ni el Espíritu Santo; el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. Son tres personas iguales pero distintas. Sin embargo, son un solo Dios porque única e idéntica es la naturaleza de Dios”.

Pero hay un problemita con la curiosa explicación del Padre Pío, pues el apóstol Pedro dice que los cristianos también participarán de la naturaleza divina; la misma, que según el Padre Pío, une al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. He aquí lo dicho por Pedro: “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia” (2 Pedro 1:3,4). En vista de lo expresado por Pedro, y sumado a lo dicho por el Padre Pío, ¿existirá finalmente en la gloria eterna una suerte de “Tretranidad”, o algo así, compuesta de Padre, Hijo, Espíritu Santo, e iglesia?

Si la naturaleza divina es lo que hace a tres supuestas Personas distintas “un solo Dios”, entonces los cristianos serán también “Dios” como grupo, al recibir esa misma naturaleza divina. ¿Pero es que en verdad hemos sido escogidos para ser Dioses dentro de la Trinidad, para que finalmente exista una “Santísima Tetranidad”? ¡Lástima que el Padre Pío ya no pueda decir ni Pío!

LA DRAMÁTICA CONFESIÓN DE OTRO “TESTIGO DE JEHOVÁ”

A continuación ustedes escucharán el testimonio dramático de un “Testigo de Jehová”, el cual, con toda seguridad, es el mismo de muchos miles de Testigos de Jehová que ahora están sumamente desanimados con la organización debido a sus constantes mentiras y contradicciones.

No se lo pierdan!

USTED NECESITA OÍR A JESÚS

Por Mario A Olcese (Apologista)

“Y estando aún él hablando, he aquí una nube de luz que los cubrió; y he aquí una voz de la nube, que dijo: Este es mi Hijo amado, en el cual tomo contentamiento: A ÉL OÍD“. Mateo 17:5

“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas,  disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.  Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento” 1 Timoteo 6:3-6

Además de enseñarnos a nosotros quién en realidad era nuestro Dios, Jesús también nos enseñó a adorar y servir sólo al Dios que él adoraba y servía. Hoy en día, muchos cristianos adoran a Jesús en lugar del Dios que Jesús nos enseñó a adorar. La Iglesia Católica incluso prohibió el uso del nombre de Dios, Yahvé, el que representa el Tetragrámaton judío. Este es el YHWH encontrado en las escrituras hebreas que significa Dios Todopoderoso. Ergo, en el catolicismo se le pide  arrodillarse ante una imagen en violación del segundo mandamiento de Dios y luego se le pide adorar a Jesús como su Dios en lugar de aquel que Jesús enseñó que era nuestro verdadero Dios. Los católicos y muchos otros cristianos también han sido enseñados a no leer la Palabra de Dios. Sin embargo, de cierto os digo que la Palabra de Dios será más importante para su vida eterna que las doctrinas de la Iglesia Católica o de cualquier otra iglesia. Considere a quién nuestro Señor Jesús nos enseñó a adorar y servir. Luego considere el primer mandamiento de Dios: “No tendrás otros dioses delante de mí.” Este mandato incluye no considerar a Jesús, el Hijo unigénito de Dios, como nuestro Dios.

¿Quién era para Jesús, el Dios verdadero:

Jesús dijo (y espero que usted lo escuche atentamente como manda el Padre): “Esta empero es la vida eterna: que te conozcan a ti (Padre), el único  Dios verdadero y a Jesucristo, al cual has enviado” Juan 17:3. Aquí es claro que Jesús llama a Su Padre, “el único Dios verdadero”, y nótese que él no se incluye dentro de este único Dios verdadero, sino que se identifica y se distingue como el enviado del Dios verdadero, es decir, de Su Padre.

En Juan 14:28 Jesús dice que “El Padre (el único Dios verdadero) es mayor que yo”. Esto descarta toda posibilidad de igualdad con el Padre.

En Juan 4:24 Jesús dice claramente que “DIOS es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren”. Con esto Jesús está diciendo que él no es Dios, salvo que creamos, como lo creían los gnósticos, que él no era humano,  sino un espíritu con apariencia humana.

Pareciera que muchos cristianos no oyen a Jesús cuando nos habla de su inferioridad Y SUBORDINACIÓN frente a Su Padre, Dios; y los pocos que lo hacen, no toman sus palabras en serio y de manera literal.

Otro pasaje que no prestan atención los cristianos Trinitarios y Binitarios es el de Juan 5:44, donde Jesús dice: “¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del DIOS ÚNICO?” Sin duda, para Jesús, la gloria viene del Dios único, del Dios de gloria, es decir, del Padre. Al decir Jesús “Dios único“, él no estaba pensando en una Trinidad o en una Binidad, sino en su Padre, el “único Dios verdadero” (Jn 17:3).

En Juan 6:45 Jesús dice: “Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por DIOS. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí”. Nótese que Jesús se basa en lo que fue escrito por los profetas que dice que todos serán enseñados por Dios, y luego Jesús añade que todo aquel que oyó al Padre y aprendió de él, viene a él. En otras palabras, para Jesús, el maestro es Dios y es el Padre que enseña a través de él. 

Jesús también dijo en Juan 9:31: “Y sabemos que DIOS no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de DIOS, y hace su voluntad, a ése oye”. Sin embargo, Jesús sí oía a los pecadores, e incluso conversaba con ellos (Marcos 2:15, Juan 8:24). Aun en la cruz, él escuchó a los dos pecadores que le hablaban (Lucas 23:39-42). Esto demuestra que Jesús no es Dios.

Sin embargo, muchos no oyen a Jesús, y no le creen cuando dice que Su Padre es el único Dios verdadero. ¿Es usted uno de ellos, estimado “Trinoterco” o “Uniciterco”?

www.apologista.blogdiario.com

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

PABLO ESTABA CONVENCIDO DE QUE JESÚS NO ERA DIOS

Muchas personas utilizan los escritos de Pablo como prueba de que Jesús es Dios. Pero esto no es justo para Pablo, porque Pablo claramente creía que Jesús no es Dios.

En su primera carta a Timoteo, Pablo escribió:

   “Te mando delante de Dios y de Cristo Jesús, y sus ángeles escogidos, para mantener estas instrucciones…”(Cap. 5, v. 21).

Se desprende de ello que el título de Dios no se aplica a Cristo Jesús, sino a otra persona. En el capítulo siguiente, volvió a diferenciar entre Dios y Jesús cuando dice:

   “En los ojos de Dios que da vida a todo, y de Cristo Jesús. . . “(Cap. 6, v. 13)

Pablo luego pasó a hablar de:

   “La segunda aparición de nuestro Señor Jesucristo, que Dios traerá en su propio tiempo” (vv. 14-15).

Una vez más, el título de Dios es deliberadamente alejado de Jesús,

Por cierto, muchas personas piensan que cuando Jesús se le llama “Señor” en la Biblia es que el es “Dios”. Pero en la Biblia este título significa maestro o amo, y puede ser utilizado para dirigirse a los seres humanos (véase 1 Pedro cap. 3, v. 6)

Lo que es más importante, sin embargo, es darse cuenta de lo que Pablo dice a continuación, porque esto demolerá cualquier suposición de que Pablo tomó a Jesús por Dios. Lo que dice acerca de Dios en el siguiente pasaje muestra claramente que Jesús no es Dios. Pablo dice:

   “Dios bienaventurado y único Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores, el único que es inmortal y que vive en luz inaccesible, a quien nadie ha visto ni puede ver” (1 Timoteo cap. 6, vv. 15-16 ).

Pablo dice que sólo Dios es inmortal. Inmortal significa que no muere. Verifique cualquier diccionario. Ahora, cualquier persona que cree que Jesús murió no puede creer que Jesús es Dios. Semejante creencia contradice lo que Pablo dice aquí. Por otra parte, decir que Dios ha muerto es una blasfemia contra Dios. ¿Quién sería del mundo si Dios hubiese muerto? Pablo creía que Dios no muere.

Pablo también dijo en ese pasaje que Dios habita en luz inaccesible – que nadie ha visto a Dios o lo puede ver. Pablo sabía que muchas miles de personas habían visto a Jesús. Sin embargo, Pablo puede decir que nadie ha visto a Dios porque Pablo estaba seguro de que Jesús no es Dios.

Por eso es que Pablo salió, no para enseñar que Jesús era Dios, sino que él era el Mesías de Dios (Hechos 9:22, 16:3; 18:5).

Cuando estaba en Atenas, Pablo habla de Dios como “el Dios que hizo el mundo y todo en él”, luego identificó a Jesús como “el hombre a quien Dios designó” (Hechos 17:24-31).

Es evidente que, para Pablo, Jesús no era Dios, y él se sorprendería al ver sus escritos manipulados para probar lo contrario de lo que él creía.

Pablo incluso declaró ante el tribunal diciendo:

   “Admito que adoro al Dios de nuestros padres. . . “(Hechos 24:14).

Y Jesús es el Siervo de ese Dios, como leemos en los Hechos:

   “El Dios de nuestros padres ha glorificado a su siervo Jesús” (cap. 3, v. 13).

Para Pablo, sólo el Padre es Dios. Pablo dijo que hay “un solo Dios y Padre de todos” (Efesios.4, v. 6).

Pablo dijo de nuevo,

   “Para nosotros no hay sino un solo Dios, el Padre. . . y un Señor, Jesucristo “(1 Corintios 8:6).

Carta de Pablo a los Filipenses, cap. 2, vv. 6-11 es a menudo citado como prueba de que Jesús es Dios. Pero el pasaje muestra que Jesús no es Dios. Este pasaje tiene que estar de acuerdo con Isaías 45:22-24, donde Dios (Jehová) dice que toda rodilla se doble al Señor (Yahweh), y toda lengua confiese que la justicia y la fuerza es en el Señor solo. Pablo era consciente de este pasaje, pues lo cita en Romanos 14:11. Sabiendo esto, Pablo dijo:

   “Me arrodillo ante el Padre” (Efesios 3:14).

La carta a los Hebreos (cap. 1, v. 6), dice que los ángeles de Dios deben adorar al Hijo. Pero este pasaje depende de Deuteronomio, cap. 32, v. 43, en la versión de los Setenta del Antiguo Testamento. Esta frase no se puede encontrar en el Antiguo Testamento usado por los creyentes cristianos de hoy, y la versión de los Setenta ya no es considerada válida por los creyentes. Sin embargo, incluso la versión de los Setenta no dice que adoren al Hijo. Se dice que los ángeles de Dios adoran a Dios (Yahvé).

Jesús le recuerda a Satanás que Yahvé es el único  que debe ser adorado. En Mateo 4:10, leemos:

   “Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios ADORARÁS, y a él sólo servirás.

Y Jesús también cayó en su rostro y adoró a Dios (Mateo 26:39).

Pablo sabía que Jesús adoró a Dios (ver Hebreos 5:7), y Pablo enseñó que Jesús seguirá estando para siempre subordinado a Dios (véase 1 Corintios, cap. 15, v. 28).

JESÚS NO ES TODOPODEROSO, Y NO LO SABE TODO

Todos los cristianos están de acuerdo de que Dios es omnipotente y omnisciente.  Los evangelios muestran que Jesús no era todopoderoso, porque tenía algunas limitaciones. Marcos nos dice en su Evangelio que Jesús fue incapaz de hacer alguna obra poderosa en su ciudad natal (cap. 6, vv. 5-6). Marcos también nos dice que cuando Jesús trató de curar a un cierto ciego, el hombre no se sanó después del primer intento, y Jesús tuvo que tratar por segunda vez (véase el capítulo Marcos. 8, v. 22-26). Por lo tanto, aunque tenemos el máximo amor y respeto a Jesús, tenemos que entender que él no es el Dios todopoderoso.

El evangelio de Marcos también revela que Jesús tuvo limitaciones en su conocimiento. En Marcos capítulo 13, y verso 32, Jesús declaró que él mismo no sabía cuándo sería el último día, sino sólo el Padre (ver también Mateo 24:36). Por lo tanto, no podría haber sido el Dios que todo lo sabe.

Algunos dirán que Jesús sí sabía cuándo llegará el último día, pero prefirió no decirlo. Pero eso complica más las cosas. Jesús pudo haber dicho que él lo sabía pero que no lo podía decir. En cambio, dijo que él no lo sabía. Debemos creer en él. Jesús fue un hombre de verdad.

El Evangelio de Lucas también revela que Jesús tenía un conocimiento limitado. Lucas dice que Jesús crecía en sabiduría (cap. 2, v. 52). En Hebreos también (cap. 5, v. 8) leemos que Jesús aprendió la obediencia. Pero el conocimiento de Dios es siempre perfecto, y Dios no aprender cosas nuevas. Él lo sabe todo siempre. Si Jesús aprendió algo nuevo, eso demuestra que él no lo sabía todo antes de ese momento, y por lo tanto, él no era Dios. ¿Pudo convertirse en Dios más tarde? No! Porque hay un solo Dios, y Él es Dios desde siempre y para siempre (Cf. Salmos 90, v. 2).

Alguien puede decir que Jesús era Dios, sino que tomó la forma de siervo, y por lo tanto se convirtió en limitado. Bueno, eso significaría que Dios cambió. Pero Dios no cambia. Él mismo lo dijo en el capítulo Malaquías. 3, v. 6. Jesús no era Dios, y nunca lo será. En la Biblia, Yahweh es el único Dios y Yahweh declara:

   “Antes de mí no fue formado Dios, ni lo será después de mí. Yo, yo, soy el Señor.. . “(Isaías, cap. 43: vv. 10-11).

Algunos dirán que Jesús tenía dos naturalezas, que él era el hombre y Dios al mismo tiempo. Ellos dirán que las limitaciones que hemos señalado son las limitaciones de la naturaleza humana de Jesús, pero su naturaleza de Dios sigue siendo ilimitada. Tenga en cuenta que la Biblia nunca confirma que Jesús tuvo estas dos naturalezas. Esta es una solución desesperada ofrecida por aquellos que no quieren creer lo que la Biblia dice claramente. La clara enseñanza de la Biblia, como hemos demostrado, es que Jesús no era Dios.

Esta solución de la doble naturaleza complica las cosas aún más lejos. Tomemos por ejemplo el episodio de los árboles de higuera en los Evangelios (véase Mar. 11, versículos 12-25). Marcos nos dice como sigue:

   “Jesús tenía hambre. Al ver a lo lejos una higuera que tenía hojas, fue a averiguar si había alguna fruta. Cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, porque no era tiempo de higos “(Marcos 11:12-14).

Entonces Jesús echó una maldición en el árbol, de modo que nadie podía comer la fruta de nuevo. El árbol seco de las raíces por la mañana siguiente.

Ahora bien, se desprende de este pasaje que Jesús tuvo un gran poder para maldecir a los árboles y hacer que se marchitan desde sus raíces. También es evidente que el conocimiento de Jesús era limitado por dos motivos. En primer lugar, no sabía que el árbol no tenía frutos hasta que llegó a él. En segundo lugar, él no sabía que no era la temporada correcta para esperar higos en los árboles.

Los defensores de la teoría de la doble naturaleza tendrán que admitir que el poder de la maldición estaba en la naturaleza de Dios de Jesús. Tendrán que admitir también que su falta de conocimiento se debe a su naturaleza humana. Tendrán que concluir que la naturaleza de Dios actuó a instancias de los limitados conocimientos derivados de la naturaleza humana. Pero Dios no actúa en la ignorancia. Sin duda, lo sabría, como Marcos sabía que no era tiempo de higos, y que cuando llega la temporada ese árbol dará frutos para las criaturas de Dios. ¿Por qué el Señor maldeciría un buen árbol que ha creado Dios? A algunos les gustaría creer que el árbol era estéril y por lo tanto merece ser destruido. Pero, si Marcos tenía razón, la razón por la que el árbol no tenía fruto es “porque no era tiempo de higos” (Marcos 12, v. 13).

Estas referencias bíblicas muestran claramente que Jesús no era el todopoderoso, el Dios que todo lo sabe.

 www.apologista.blogdiario.com

www.elevangeliodelreino.org

 

ESPOSA DEL TELEVANGELISTA BENNY “HINNON” HINN SOLICITA EL DIVORCIO AL AFAMADO PREDICADOR

¡Carocoles, hice milagros, pero no lo logré con mi matrimonio!

ORANGE, California – La esposa del tele-evangelista Benny Hinn ha solicitado el divorcio en el sur de California.

Suzanne Hinn presentó los documentos en la Corte Superior del Condado de Orange el 1 de febrero, citando diferencias irreconciliables, después de más de 30 años de matrimonio. Los documentos revelan que se separaron el 26 de enero y que Hinn ha estado viviendo en Dana Point, una comunidad costera rica en el sur de Orange County.

Hinn es uno de los abogados más conocidos del evangelio de la prosperidad, que enseña que los cristianos que andan bien con Dios serán recompensados con la riqueza y la salud en esta vida.

Sus emisiones de TV en la Red de Radiodifusión Trinidad, un gigante de radiodifusión pentecostal, y otras cadenas de televisión son vistas por millones de personas en todo el mundo casi todos los días. Él viaja por el mundo en el plano de su ministerio, llamado ‘Dove One’, la celebración de eventos que él llama “Cruzadas de milagros”, que incluyen curaciones espirituales.

Hinn nunca plenamente a dado a conocer al público cómo se gasta el dinero que él pide, pero se cree que su ministerio es una operación multimillonaria. No se hizo mención de las finanzas en la presentación ante el tribunal, que enumeró las tres últimas direcciones al Sur de California para la familia.

Con los años, Hinn ha sido objeto de intensas críticas de los cristianos y los grupos de vigilancia que llaman a sus enseñanzas como fraudulentas y lo acusan de recaudar fondos sólo para enriquecerse.

Él es uno de los seis televangelistas investigados por el senador Charles Grassley, el republicano de Iowa en el Comité de Banca del Senado, sobre si cumplen con las normas del IRS para organizaciones no lucrativas. Hinn ha dicho en su página web que los auditores externos aseguran su cumplimiento con las regulaciones del IRS y que, en 2008, el 88 por ciento del dinero que se recogió se gastó en el ministerio.

Benny Hinn Ministries tiene su sede en Grapevine, Texas, y opera una iglesia y un estudio de televisión en Aliso Viejo, en el condado de Orange de California, de acuerdo a su sitio Web.

J. Lee Grady, editor de Charisma, una revista de noticias en la comunidad pentecostal, dijo que el divorcio de Hinn es el último de una serie de divorcios de alto perfil en el ministerio y los fracasos morales de los líderes pentecostales, comenzando con la caída de Ted Haggard de la gracia en 2006. Dijo que los seguidores de Hinn  requieren una explicación por el alto perfil que la pareja tenía.

“Va a ser devastador para las personas que han apoyado la labor de “evangelización” de Benny Hinn en todo el mundo”, dijo Grady.

“Obviamente, debido a que su ministerio ha sido muy público, los líderes tendrán que entregar un informe a sus partidarios para explicar cómo sucedió esto”, dijo.

Por sus frutos los conoceréis…¡en el valle de Hinnon!…Adiú Mr. Benny Hinnon Hinn…¿Acaso os habeís olvidado que vuestro Dios odia el divorcio? ¡¡¡Salvo, claro, que hayáis sacado los pies del plato!!!…¡¡¡cuidadito, “Apo”, no toquéis al santo ungido del Señor…!!!… ¡¡¡No, claro, ni con el pétalo de una rosa!!!…jajajaja

SERMONES EN INGLÉS SOBRE EL VERDADERO MONOTEÍSMO BÍBLICO

Probablemente demorará unos 15 minutos para descargar cada sermón. Así que tenga paciencia para oír las prédicas, que a mi parecer, le ayudarán mucho para entender quién es Dios.

PART 1

INTRODUCTIONS A AMD B; BIBLICAL UNITARISM EXPLAINED

 

 

BY DON SNEDEKER [76:23]

 

PART 2

THREE TYPES OF TRINITARIANISM; THE WORD “PERSONAS”; LANGUAGE OF TRINITARIANISM NOT IN THE BIBLE

 

 

BY DON SNEDEKER [71:35]

 

PART 3

 

Doctrine of the Trinity a Doctrine of Inference; Belief in the Doctrine Not Necessary for Salvation; The Doctrine is…more>>Unintelligible; Polytheism

 

 

 

 

BY DON SNEDEKER [78:07]

 

PART4

THE DOCTRINE OF THE DOUBLE NATURE OF CHRIST

 

 

BY DON SNEDEKER [67:18]

 

PART 5

AD HOC ARGUMENTATION EMPLOYED TO SUSTAIN THE DOCTRINE; EARLY CHURCH COUNCILS AND CREEDS ; PLATONISM; ENTROPY

 

 

BY DON SNEDEKER [79:13]

 

PART 6

MYSTERY VERSUS CONTRADICTION; REASON AND REVELATION; RULES OF INTERPRETATION; COMMON SENSE

 

 

BY DON SNEDEKER [79:38]

 

part 7

 

Continuity of Belief in One God from OT to NT; Our Heavenly Father is the Supreme Authority; The Person and…more>>Mission of Jesus

 

 

 

 

by Don Snedeker [79:33]

 

PART 8

JESUS’ DENIAL OF BEING GOD; THE LOGOS

 

 

BY DON SNEDEKER [79:38]

 

PART 9

JESUS DIDN’T PRE-EXIST HIS BIRTH; HOLY SPIRITJ

 

 

BY DON SNEDEKER [79:43]

 

PART 10

NAMES AND TITLES OF GOD, JESUS, AND OTHERS; “JEHOVAH”; “ELOHIM”; “GOD”

 

 

BY DON SNEDEKER [79:09]

 

PART 11

 

Similar Terminology Applied to God and Christ Also Applied to Others; Timeliness Issues; Difficult and/or…more>>Misunderstood Verses

 

 

 

 

by Don Snedeker [79:44]

 

PART 12

DIFFICULT AND/OR MISUNDERTOOD VERSES (CONT’D); CLOSING THOUGHTS

LOS ESTADOS UNIDOS COMO NACIÓN MASÓNICA

Compendiado por Dr. Jasón Navarro, apologista unitario de la Rep. Dominicana

“Christianity is the most perverted system that ever shone on man” (El Cristianismo es el sistema mas pervertido que jamas haya visto el hombre)Thomas Jefferson

“Lighthouses are more helpful than churches” (Los faros son mas utiles que las iglesias)

Benjamin Franklin

 

“This would be the best of all possible worlds, if there were no religion in it” (Éste seria el mejor mundo posible si no hubiera religión)

John Adams

Siempre sonrío cuando oigo decir a los evangélicos que los Estados Unidos de América fue fundado como una “nación cristiana”. ¡No!, les digo yo… eso es lo que era antes de la Revolución Americana, cuando las colonias estaban gobernadas por un rey cristiano protestante. Después de la Revolución, las colonias dejaron de ser cristianas, y los USA se convirtieron en la primera nación masónica del mundo. Por supuesto, los padres fundadores cooperaron con los cristianos porque tenía que ser así, pero no creo por un segundo que los padres fundadores tuviesen la más mínima intención de mantener en los USA cualquier rastro de una forma cristiana de gobierno. Los padres fundadores estaban de acuerdo en que los principios morales de la religión eran útiles en la construcción del país, pero se mantuvieron en el plano estricto de la moral, en la comprensión de la religión cristiana, como todos los buenos masones hacen. La idea de un gobierno estadounidense  reconociendo la autoridad real de cualquier Iglesia particular les repugnaba. Por supuesto, tan repugnante les era la Iglesia cristiana, que los fundadores estaban decididos a mantenerla en su “lugar”. ¡Debo recordar a mis lectores que después de la Revolución Americana, los cristianos sufrieron algunas de sus mayores humillaciones a manos de aquéllos que clamaban la más alta lealtad a la Constitución de los USA y la Revolución Americana.

Los Francmasones no gobiernan América en el sentido literal, como un rey podía gobernar a sus súbditos, pero la gobiernan. De hecho, los USA fueron fundados sobre la masonería, por lo que es la primera Nación Masónica. La idea es que los Masones gobiernan USA a través de su sistema de gobierno diseñado y ordenado a través de los principios masónicos. La idea de la república democrática (popular y erróneamente conocida simplemente como “democracia”) es de origen masónico, un producto de la época de la Ilustración, que se opone a la monarquía cristiana, el fundamento de la civilización occidental.

Quiero dejar esto muy claro. Históricamente La civilización occidental se basa en la “monarquía cristiana”. Reyes y reinas estaban sujetas a la autoridad eclesiástica de la poderosa Iglesia Católica, que tenía tanto el poder para coronarlos, como para excomulgarlos. Al coronarlos, la Iglesia les dio el poder que ostentaban. Al excomulgarlos, la Iglesia disminuyó el poder de esas monarquías, y a veces hasta destronándolos por completo. Así, la civilización occidental estaba gobernada por un “sistema cristiano de gobierno real” durante la Edad Espléndida. Fue sólo después de la Reforma protestante cuando empezamos a ver los problemas importantes de estas monarquías, que por supuesto dio origen a la época de la Ilustración y el surgimiento de la masonería. Los masones, derrocaron monarquías, o al menos, disminuyeron su autoridad, lo que nos da el republicanismo democrático.

El problema con el republicanismo democrático, que además de ser una forma de gobierno no cristiano que se deriva de los antiguos principios paganos, es que siempre lleva al socialismo. Lo observamos en diversos grados en las democracias en todo el mundo, e incluso en los USA, que continuamente se deslizan más al régimen socialista.

Muchos cristianos estadounidenses no entienden la naturaleza intrínsecamente anti-cristiana de la masonería. Tienen que entender que en América la masonería ya ha conseguido la mayor parte de sus objetivos. El gobierno es totalmente francmasón. La vía democrática hacia el socialismo está en marcha, y nada más y nada menos que un colapso total de Washington DC puede cambiar esta situación. Por lo tanto, no hay necesidad de que los masones trabajen tan duro ya en los USA. La mayor parte de su trabajo ya está terminado. La función principal de la mayoría de los Masones de USA está principalmente en la recaudación de fondos para ayudar a difundir las ideas masónicas de todo el mundo. En Europa, la Masonería toma mucho más abiertamente un papel anti-cristiano, ya que continuamente trata de socavar la influencia de la Iglesia cristiana allí.

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org