YESHUA ADON Y MASHIAJ

Por David Mena.

Uno de los fundamentos primordiales de la fe nazarena es proclamar que Yeshúa es el Señor. Hasta este punto, la inmensa mayoría de creyentes comparte la enseñanza mesiánica y la proclamación de Yeshúa como el Señor. Pero hay algo muy sutil y claro a la misma vez que la inmensa mayoría de creyentes deja pasar por su ingenuidad y desconocimiento bíblico, la gran mayoría por lo tanto son mal enseñados y mal instruidos con respecto de esta gran verdad de nuestra fe. Proclamar a Yeshúa como Señor nuestro es algo que muchos repiten y repiten sin cesar, desconociendo en gran manera el trasfondo hebraico de esta declaración fundamental de nuestra fe.
 
El siguiente comentario está basado en la enseñanza directa del Mesías Yeshúa, por lo que ninguno de sus discípulos o emisarios pudo haber enseñado algo distinto a lo que su Maestro le enseñó. Así que, si usted lee los escritos de Shaul (Pablo), Kefas (Pedro) u otro discípulo del Mesías debe entender que su enseñanza no podría contradecir a la de su Maestro que le enseñó, la enseñanza del Mesías Yeshúa está sustentada en el Tanaj (Antiguo Testamento, cristianamente hablando) y la enseñanza de sus discípulos y emisarios está respaldada en la enseñanza directa que él les transmitió. Por lo tanto, lo que enseñó Shaul, Kefas y demás emisarios que nos son preservadas en sus escritos no contradice lo enseñado por Yeshúa, si usted no comprende algún punto de la enseñanza mesiánica no será por la “aparente” contradicción que usted encuentre, si no por la falta de información bíblica que usted desconozca.El Mesías revelándose como Adón.
 
“¿Qué pensáis del Mesías? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David. El les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu le llama Señor, diciendo:
Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo?” (Mt 22:42­45)
 
El contexto de este pasaje tiene que ver con los debates rabínicos entre Yeshúa y sus contemporáneos de las distintas líneas de pensamiento judío de la época. Primero fueron un sector de los saduceos quienes cuestionaron a Yeshúa sobre la resurrección, cuando Yeshúa les respondió bíblicamente le tocó el turno a un grupo de fariseos que se juntó para cuestionarle en otro punto de la Tora (Ley), todos ustedes lo saben, sobre el gran mandamiento de la Ley. Yeshúa les respondió satisfactoriamente a los fariseos, ahora era el turno de Yeshúa de cuestionar, que a la vez es una enseñanza mesiánica importante, porque amigos míos, Yeshúa estaba hablando sobre el mismo.
 
Vemos como Yeshúa pregunta ¿de quién es Hijo el Mesías? quiero que usted note que Yeshúa no les dice que están mal, porque es una exigencia profética que el Mesías de Israel sea “hijo” de David, es decir, descendiente biológico del rey David, el linaje de Yeshúa es de la realeza de Israel porque desciende de la Casa Real de su padre David. Vemos como el mensajero celestial confirma la expectativa profética de la fe hebrea cuando dijo:
 
“Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Yahoshúa. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y YHWH Di­os le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Lc 1:31­33)
 
Confirmamos entonces que Yeshúa no les dijo que estaban errados en decir que el Mesías es hijo de David, sin embargo, la siguiente pregunta que no supieron responder los rabinos (fariseos) fue la siguiente: “Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo?” Para comprender la clase de pregunta, que a su vez es revelación y enseñanza directa del Maestro Santo debemos de entender y tener presente la cita que Yeshúa estaba dando para fundamentar su enseñanza. ¿Cuál fue la cita? Precisamente
una porción del Tanaj (A.T) donde escribió el rey David, lo que Yeshúa citó como argumento fue lo siguiente:

“YHWH dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Sal 110:1)
 
Antes de continuar, quiero recordarle, porque seguro que ustedes saben muy bien que, algo que ha sido inspirado por la Ruaj HaKodesh (Espíritu Santo o Inspiración Divina) es completamente Verdad ya que viene de YHWH, el Di­os Padre, así que, Yeshúa nos recuerda esto cuando les dijo a los fariseos: “El les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu (Santo) le llama Señor, diciendo…” de modo que llamar ‘Señor’ al Mesías es algo que viene de la verdad, viene de la inspiración divina. Ya sé que muchos de ustedes dirán: y qué con eso! ya sabemos que Yeshúa es el Señor. Solo puedo decirle por ahora que no se desespere y siga leyendo atentamente lo que estoy compartiendo con usted.
 
Sin duda que la inmensa mayoría de creyentes del Cristo cristiano no tiene ningún problema en comprender lo que voy diciendo hasta ahora. Mucha tinta se ha gastado por parte de los teólogos cristianos (reconocidos y autoproclamados) por intentar explicar este episodio bíblico. Digo que mucha tinta se ha derramado, pero vanamente, porque la inmensa mayoría de seguidores del Cristo cristiano han sido privados por Roma y también por ellos mismos debido al prejuicio, orgullo propio y la ignorancia del contexto hebraico de este pasaje. Cuando el Mesías Yeshúa está preguntando por qué el rey David le llama “Señor” al Mesías, el está dejando evidencia bíblica que apunta a una realidad mesiánica que usted amigo mío no debe ignorar. Una cosa es evidente según el salmo 110:1, hay dos Señores, la mayor parte de traductores han vertido con mayúsculas en las dos ocasiones que aparece la palabra “Señor” en este verso, tanto del Tanaj (A.T) como en los Escritos Apostólicos (N.T.), pero ahora quiero compartir con ustedes lo siguiente que ha sido ignorado por los creyentes sinceros y temerosos de Di­os, y lo que ha sido omitido por los teólogos (reconocidos y autoproclamados) que ven, pero no aceptan esta realidad bíblica.

Del griego al hebreo.
 
En los Escritos Apostólicos el salmo 110:1 citado de los labios del Maestro es vertido al griego de la siguiente manera:
 
” ειπεν (Dijo) κυριος (Señor) τω (a el) κυριω (Señor) µος (de mí)”
 
El problema que presenta la traducción griega al hablar de dos “κυριος”`, ‘Kurios’ o Señor, es que podríamos pasar desapercibido el mensaje real de la enseñanza del Mesías, tal omisión es lo que ha hecho que los teólogos cristianos inventaran la trinidad o tri­unidad y el resto de sus variantes, ya que para ellos este pasaje significa que “el Señor del antiguo testamento” le dijo “al Señor del nuevo testamento” que se sentara a su diestra siendo el mismo “Señor” (Kurios) pero manifestado como Padre e Hijo, como puede usted observar, no habría mucha diferencia en reconocer la ‘identidad’ de ambos señores. Sin embargo, si usted va al códice hebreo masoreta de este texto esté problema es resuelto, así es vertido el salmo 110:1:
 
“neum (dijo) Adonai (el Señor) l’Adoni (a mi Señor)”
 
En el hebreo es claro, el primer “Señor” es Adonai, título de YHWH, por eso, el primer “Señor” es el Di­os Padre, fue Adonai, YHWH o Di­os Padre, quién le dice al ‘Señor’ de David a quién llama “Mi Señor” que se siente a su diestra, pero he aquí el detalle, “Señor” en hebreo es “Adón”, este título también es atribuido a YHWH y en la inmensa mayoría de los casos con la variante hebrea Adonai, que es traducido por la mayoría de traductores cristianos como “mi Señor, Señor mío” o “El Señor”. Pero sucede que hay otra expresión hebrea que también significa “mi Señor, Señor mío” o “Señor” se trata de Adoní, esta deriva precisamente del hebreo Adón que también significa “Señor”.
 
Para cualquier estudiante sincero del hebreo bíblico puede comprobar que Adonai es usado para referirse a YHWH mientras que Adoní lo es para agentes celestiales (ángeles) y agentes humanos. Vemos pues que efectivamente hay dos expresiones de Señorío, Adonai y Adón. En el salmo 110:1 que el Mesías citó dando enseñanza, el expresó bien claro que el “Espíritu Santo” llamó: Adón (Señor) al Mesías por medio de David, de manera que Yeshúa quién es el Mesías e hijo de David, es ese Adón (Señor) del cual habló David mismo proféticamente, pero Yeshúa no es Adonai (YHWH). Los que se aferran al griego, interpretan que el primer Kurios (Señor) es el máximo Señor quien le dijo al Kurios (Señor) de David
identificándolo también como “máximo Señor” en la persona del Hijo, recordemos que la trinidad o tri­unidad y sus variantes clasifica al Padre, Hijo y Espíritu Santo como tres entidades o personas diferentes que son reveladas en “un solo Dios”, lo que en otras palabras entendibles es “un Dios trino” o “un Dios” compuesto de tres personas consubstancialmente co­iguales y co­existentes. ¿Qué sucede con todo esto? Al final de cuentas Yeshúa es “el Señor”, pues efectivamente Yeshúa es el Señor, pero debe usted identificar ¿Por qué y para qué fue puesto como Adón ‘Señor’ a la diestra de Adonai (El Señor absoluto). Usted tiene que comprender que fue el Di­os Padre quién declaro que el Señor (Adón) del rey David, que es el Mesías, se sentaría a la diestra de la Majestad.

Hebraicidad de la revelación.
 
Cuando Kefas (Pedro) en su predicación en la fiesta de las Semanas (Shavuot) se levantó junto con los otros emisarios y comenzó a dar testimonio de Yeshúa, note usted que Kefas (Pedro) comenzó a dar testimonio del Mesías solo después de que fue lleno del Espíritu Santo (Ruaj haKodesh) y en un punto de su predicación citó (al igual que su Maestro) el salmo de David (110), esto es lo que está documentado:
 
“David no subió al cielo, y sin embargo declaró: “Él Señor dijo a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.” (Hch 3:34)

Kefas, discípulo y pilar de la congregación nazarena del siglo I e.C. para enseñar y fundamentar el señorío y mesianidad de Yeshúa citó el texto mesiánico por excelencia, porque ustedes recuerdan como los fariseos conocían ese texto en referencia al Mesías aunque no lo comprendía completamente. ¿Va conmigo hasta aquí? Lo que a continuación compartiré con usted puede ser fundamental para usted y no me sorprendería si su corazón fuera conmovido por algo, aun que usted no lo acepte pero que sin duda le será evidente. La respuesta de la pregunta del Mesías a los fariseos, Kefas nos la dará en este episodio. Kefas ya citó el salmo de David, ya sabemos que fue Adonai (El Señor absoluto), es decir, el Di­os Padre quién declaró que el Adón de David se sentara a su diestra. Kefas dijo estas palabras:
 
“Por tanto, sépalo bien todo Israel (y tu también amigo mío) que a este Yeshúa, a quien ustedes colgaron en el madero, Di­os lo ha hecho Adón y Mashiaj.” (Hch 2:36)
 
Tenga presente esto, Kefas dice que Di­os hizo Señor a Yeshúa ¿Cuál Di­os? Pues el Di­os Padre, YHWH, en el salmo aparece Adonai (Señor absoluto) y es el Señor Abosuto que en hebreo es Adonai quien hizo Adón (Señor) a Yeshúa.
 
Adón (Señor) es un título de soberanía que aplica a Di­os y también a aquellos quienes él le ha dado autoridad y dominio, sin embargo Adonai es usado mayormente para expresar la Soberanía absoluta de YHWH nuestro Di­os Verdadero y Padre Celestia, lo que dice y enseña Kefas por medio de la Inspiración Divina o Espíritu Santo es que YHWH ha puesto a Yeshúa como Adón, como Soberano ó Señor de todos en el cielo y en la tierra (excepto a Aquél que le sujetó todas las cosas y lo sentó a Su diestra) como podemos ver, Yeshúa es el Adón (Señor) que “EL SEÑOR ABSOLUTO” (Adonai) ha puesto para todos por sobre todos nosotros. Kefas dijo: “Di­os lo ha hecho Señor” es decir, el Señor del cual habla el rey David en su salmo, también es Señor nuestro pos disposición de YHWH “y Mesías” el Padre Bueno Ungió a Yeshúa y al ungirlo lo ha puesto como Adón, que quiere decir: Señor, por eso Shaul (Pablo) en una de sus cartas llegó a afirmar:

“Nadie puede decir: “Yeshúa es el Adón” sino por el Espíritu Santo.” (1 Cor 12:3b)

¿Qué dijo Shaul? ¿Que Yeshúa es Adonai (el Señor absoluto)? Claro que no! Jamás piense usted eso, porque David, y Kefas en su discurso en Pentecostés por medio del Espíritu Santo dieron testimonio de que fue Adonai el que hizo Adón (es decir, Señor) a Yeshúa y lo sentó a su diestra, de manera que es claro que Yeshúa es el Adón (Señor) puesto por Adonai (el Señor Abosoluto) a quién Ungió para cumplir su misión como siervo sufriente y expiar el pecado de su pueblo. Es muy claro cuando usted mira la Hebraicidad bíblica, intente comprenderlo de esta manera: Yeshúa no es “el Señor” del Antiguo Testamento, Yeshúa es “el Señor” puesto por “el Señor” del Antiguo Testamento. Saber y sobretodo, comprender esta revelación mesiánica es tan poderosa para entender el resto de la enseñanza de Yeshúa mismo y de sus emisarios que, cuando es entendida en su contexto natural causa algo en el interior del creyente “sincero” que lo capacita para entenderlo y ‘aceptarlo’ tal como aquellos judíos que escucharon hablar a Kefas y abrieron su corazón para entender esto, pues está documentado que al escuchar esa declaración de Kefas sucedió que:
 
“Habiendo ellos escuchado estas cosas, se conmovieron en su corazón” (Hch 2:37)
 
Al grado que se arrepintieron y se hicieron bautizar continuaron en comunión con la enseñanza de los emisarios, amigo mío, tú que has leído esto, te pido en el amor que le tienes al Mesías Yeshúa a que lo profundices más y compruebes la textualidad hebraica y si lo que yo he compartido contigo hoy, soporta el testimonio bíblico ruego al Padre Bueno que conmueva tu corazón para aceptarlo como aquellos de los cuales se arrepintieron y vivieron en la doctrina de los emisarios de Yeshúa, Rey y Mesías de Israel.

Conclusión.

Entonces, es clara la enseñanza directa del Mesías y apostólica, Yeshúa es el Adón puesto por Adonai para sentarse a su diestra, para ejecutar su redención ya que lo ha Ungido poniéndolo en expiación de nuestros pecados, este mismo Yeshúa asumirá su función de Adón (Soberano, Señor) sobre todos cuando nos sea regresado y veamos el verdadero Poder y la completa Autoridad que le ha sido dado por Aquél quien lo declaró Adón y Mesías. Le invito a que no se quede en la traducción griega y consulte la Hebraicidad del pasaje. Shalom.
Que el Elohim de Avraham, Isaac y Jacob te guarde y te bendiga hasta que sobreabunde.

David .Moshé .Mena
Dedicado a mi pueblo Israel (Judá) para que El Eterno les revele la verdad de su Mesías Yeshúa. Dedicado también a mi pueblo Israel (Efraim) para que El Eterno les revele la verdad de su Torah (Ley).

UN BREVE ESTUDIO SOBRE ADONAI Y ADON

anthony_buzzard

Por Anthony F. Buzzard

La palabra Adonay [Gen 24.9; 39.19; 40.1] en la Biblia hebrea SIEMPRE es utilizado con respecto a Dios, más bien la palabra adoni [“mi señor”, 1Sam 29.8] SIEMPRE es utilizado solo en referencia a seres humanos [líderes, jueces, reyes etc.].

“En el Hebreo Adonai denota exclusivamente al Dios de Israel, un hecho atestiguado cerca de 450 veces en el Antiguo Testamento…adoni es dirigido a seres humanos (Gen 44:7; Núm. 32:25; 2 Reyes 2:19, etc.). Tenemos que asumir que la palabra Adonai recibió su forma especial para distinguirlo del uso secular de adon [el singular de “señor”]. La razón por qué Dios es dirigido como Adonai [con vocal largo] en vez del adon normal, adoni o adonai [vocal corto] puede haber sido para distinguir a YHWH de otros Dioses y de señores humanos.” Diccionario de Demonios y Deidades

El primer ejemplo interesante concierne el tiempo cuando Abigail le ruega a David por misericordia por la estupidez de su marido Nabal en 1 Sam. 25:23-31. Mas bien, el texto original en el hebreo usa el nombre divino para el Dios de Israel, YHWH, cual es traducido como que fuera Adonai por algunas versiones bíblicas cual lo interpretan en mayúsculas, “el SEÑOR” [LBLA, NVI]. El señor humano (en este caso el hombre David) parece en minúsculas como “mi señor” [adoni]:

1 Samuel 25:23-31 (Reina-Valera 1960)

23 Y cuando Abigail vio a David, se bajó prontamente del asno, y postrándose sobre su rostro delante de David, se inclinó a tierra;

24 y se echó a sus pies, y dijo: señor mío [adoni], sobre mí sea el pecado; mas te ruego que permitas que tu sierva hable a tus oídos, y escucha las palabras de tu sierva.

25 No haga caso ahora mi señor [adoni] de ese hombre perverso, de Nabal…

26 Ahora pues, señor mío [adoni], vive Jehová [YHWH], y vive tu alma, que Jehová [YHWH] te ha impedido el venir a derramar sangre y vengarte por tu propia mano. Sean, pues, como Nabal tus enemigos, y todos los que procuran mal contra mi señor [adoni].

27 Y ahora este presente que tu sierva ha traído a mi señor [adoni], sea dado a los hombres que siguen a mi señor [adoni].

28 Y yo te ruego que perdones a tu sierva esta ofensa; pues Jehová [YHWH] de cierto hará casa estable a mi señor [adoni], por cuanto mi señor [adoni] pelea las batallas de Jehová [YHWH], y mal no se ha hallado en ti en tus días.

29 Aunque alguien se haya levantado para perseguirte y atentar contra tu vida, con todo, la vida de mi señor [adoni] será ligada en el haz de los que viven delante de Jehová [YHWH] tu Dios…

30 Y acontecerá que cuando Jehová [YHWH] haga con mi señor [adoni] conforme a todo el bien que ha hablado de ti…

31 entonces, señor mío [adoni], no tendrás motivo de pena ni remordimientos por haber derramado sangre sin causa, o por haberte vengado por ti mismo. Guárdese, pues, mi señor [adoni], y cuando Jehová [YHWH] haga bien a mi señor [adoni], acuérdate de tu sierva.

Como puede ver, en el idioma original del AT, YHWH siempre es claramente distinguido entre seres humanos. El último ejemplo que damos es en relación al versículo más citado en todo el Nuevo Testamento, Sal 110.1. Los escritores del NT, siendo Judíos-Cristianos, en este versículo miran la clara distinción entre el “único, verdadero Dios”  y Su unigénito Hijo cual Él envió, Jesús de Nazaret [Juan 17.3]: Jehová [YHWH] dijo a mi señor [adoni]…”

Gracias y Paz del Dios y padre de nuestro señor Jesucristo.

 

Visitor Map

YESHÚA, ADON, MASHIAJ DE ISRAEL

http://israelita.blogspot.com

 

David Moshé Mena

 

Introducción:

Uno de los fundamentos primordiales de la fe nazarena es proclamar que Yeshúa es el Señor. Hasta este punto, la inmensa mayoría de creyentes comparte la enseñanza mesiánica y la proclamación de Yeshúa como el Señor. Pero hay algo muy sutil y claro a la misma vez que la inmensa mayoría de creyentes deja pasar por su ingenuidad y desconocimiento bíblico, la gran mayoría por lo tanto son mal enseñados y mal instruidos con respecto de esta gran verdad de nuestra fe. Proclamar a Yeshúa como Señor nuestro es algo que muchos repiten y repiten sin cesar, desconociendo en gran manera el trasfondo hebraico de esta declaración fundamental de nuestra fe.

 

El siguiente comentario está basado en la enseñanza directa del Mesías Yeshúa, por lo que ninguno de sus discípulos o emisarios pudo haber enseñado algo distinto a lo que su Maestro le enseñó. Así que, si usted lee los escritos de Shaul (Pablo), Kefas (Pedro) u otro discípulo del Mesías debe entender que su enseñanza no podría contradecir a la de su Maestro que le enseñó, la enseñanza del Mesías Yeshúa está sustentada en el Tanaj (Antiguo Testamento, cristianamente hablando) y la enseñanza de sus discípulos y emisarios está respaldada en la enseñanza directa que él les transmitió. Por lo tanto, lo que enseñó Shaul, Kefas y demás emisarios que nos son preservadas en sus escritos no contradice lo enseñado por Yeshúa, si usted no comprende algún punto de la enseñanza mesiánica no será por la “aparente” contradicción que usted encuentre, si no por la falta de información bíblica que usted desconozca.

 

El Mesías revelándose como Adón

 

“¿Qué pensáis del Mesías? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David. El les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu le llama Señor, diciendo: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo?” (Mt 22:42-45)

 

El contexto de este pasaje tiene que ver con los debates rabínicos entre Yeshúa y sus contemporáneos de las distintas líneas de pensamiento judío de la época. Primero fueron un sector de los saduceos quienes cuestionaron a Yeshúa sobre la resurrección, cuando Yeshúa les respondió bíblicamente le tocó el turno a un grupo de fariseos que se juntó para cuestionarle en otro punto de la Tora (Ley), todos ustedes lo saben, sobre el gran mandamiento de la Ley. Yeshúa les respondió satisfactoriamente a los fariseos, ahora era el turno de Yeshúa de cuestionar, que a la vez es una enseñanza mesiánica importante, porque amigos míos, Yeshúa estaba hablando sobre el mismo. Vemos como Yeshúa pregunta ¿de quién es Hijo el Mesías? quiero que usted note que Yeshúa no les dice que están mal, porque es una exigencia profética que el Mesías de Israel sea “hijo” de David, es decir, descendiente biológico del rey David, el linaje de Yeshúa es de la realeza de Israel porque desciende de la Casa Real de su padre David. Vemos como el mensajero celestial confirma la expectativa profética de la fe hebrea cuando dijo:

 

“Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Yahoshúa. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y YHWH Di-os le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Lc 1:31-33)

 

Confirmamos entonces que Yeshúa no les dijo que estaban errados en decir que el Mesías es hijo de David, sin embargo, la siguiente pregunta que no supieron responder los rabinos (fariseos) fue la siguiente: “Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo?” Para comprender la clase de pregunta, que a su vez es revelación y enseñanza directa del Maestro Santo debemos de entender y tener presente la cita que Yeshúa estaba dando para fundamentar su enseñanza. ¿Cuál fue la cita? Precisamente una porción del Tanaj (A.T) donde escribió el rey David, lo que Yeshúa citó como argumento fue lo siguiente:”YHWH dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Sal 110:1)

 

Antes de continuar, quiero recordarle, porque seguro que ustedes saben muy bien que, algo que ha sido inspirado por la Ruaj HaKodesh (Espíritu Santo o Inspiración Divina) es completamente Verdad ya que viene de YHWH, el Di-os Padre, así que, Yeshúa nos recuerda esto cuando les dijo a los fariseos: “El les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu (Santo) le llama Señor, diciendo…” de modo que llamar ‘Señor’ al Mesías es algo que viene de la verdad, viene de la inspiración divina. Ya sé que muchos de ustedes dirán: y qué con eso! ya sabemos que Yeshúa es el Señor. Sólo puedo decirle por ahora que no se desespere y siga leyendo atentamente lo que estoy compartiendo con usted. Sin duda que la inmensa mayoría de creyentes del Cristo cristiano no tiene ningún problema en comprender lo que voy diciendo hasta ahora. Mucha tinta se ha gastado por parte de los teólogos cristianos (reconocidos y autoproclamados) por intentar explicar este episodio bíblico. Digo que mucha tinta se ha derramado, pero vanamente, porque la inmensa mayoría de seguidores del Cristo cristiano han sido privados por Roma y también por ellos mismos debido al prejuicio, orgullo propio y la ignorancia del contexto hebraico de este pasaje. Cuando el Mesías Yeshúa está preguntando por qué el rey David le llama “Señor” al Mesías, el está dejando evidencia bíblica que apunta a una realidad mesiánica que usted amigo mío no debe ignorar. Una cosa es evidente según el salmo110:1, hay dos Señores, la mayor parte de traductores han vertido con mayúsculas en las dos ocasiones que aparece la palabra “Señor” en este verso, tanto del Tanaj (A.T) como en los Escritos Apostólicos (N.T.), pero ahora quiero compartir con ustedes lo siguiente que ha sido ignorado por los creyentes sinceros y temerosos de Di-os, y lo que ha sido omitido por los teólogos (reconocidos y autoproclamados) que ven, pero no aceptan esta realidad bíblica.

 

Del griego al hebreo.

 

En los Escritos Apostólicos el salmo 110:1 citado de los labios del Maestro es vertido al griego de la siguiente manera:” ειπεν (Dijo) κυριος (Señor) τω (a el) κυριω (Señor) μος (de mí)”El problema que presenta la traducción griega al hablar de dos “κυριος”`, ‘Kurios’ o Señor, es que podríamos pasar desapercibido el mensaje real de la enseñanza del Mesías, tal omisión es lo que ha hecho que los teólogos cristianos inventaran la trinidad o tri-unidad y el resto de sus variantes, ya que para ellos este pasaje significa que “el Señor del antiguo testamento” le dijo “al Señor del nuevo testamento” que se sentara a su diestra siendo el mismo “Señor” (Kurios) pero manifestado como Padre e Hijo, como puede usted observar, no habría mucha diferencia en reconocer la ‘identidad’ de ambos señores. Sin embargo, si usted va al códice hebreo masoreta de este texto esté problema es resuelto, así es vertido el salmo 110:1″neum (dijo) Adonai (el Señor) l’Adoni (a mi Señor)”En el hebreo es claro, el primer “Señor” es Adonai, título de YHWH, por eso, el primer “Señor” es el Di-os Padre, fue Adonai, YHWH o Di-os Padre, quién le dice al ‘Señor’ de David a quién llama “Mi Señor” que se siente a su diestra, pero he aquí el detalle, “Señor” en hebreo es “Adón”, este título también es atribuido a YHWH y en la inmensa mayoría de los casos con la variante hebrea Adonai, que es traducido por la mayoría de traductores cristianos como “mi Señor, Señor mío” o “El Señor”. Pero sucede que hay otra expresión hebrea que también significa “mi Señor, Señor mío” o “Señor” se trata de Adoní, esta deriva precisamente del hebreo Adón que también significa “Señor”. Para cualquier estudiante sincero del hebreo bíblico puede comprobar que Adonai es usado para referirse a YHWH mientras que Adoní lo es para agentes celestiales (ángeles) y agentes humanos. Vemos pues que efectivamente hay dos expresiones de Señorío, Adonai y Adón. En el salmo110:1 que el Mesías citó dando enseñanza, el expresó bien claro que el “Espíritu Santo” llamó: Adón (Señor) al Mesías por medio de David, de manera que Yeshúa quién es el Mesías e hijo de David, es ese Adón (Señor) del cual habló David mismo proféticamente, pero Yeshúa no es Adonai (YHWH). Los que se aferran al griego, interpretan que el primer Kurios (Señor) es el máximo Señor quien le dijo al Kurios (Señor) de David identificándolo también como “máximo Señor” en la persona del Hijo, recordemos que la trinidad o tri-unidad y sus variantes clasifica al Padre, Hijo y Espíritu Santo como tres entidades o personas diferentes que son reveladas en “un solo Dios”, lo que en otras palabras entendibles es “un Dios trino” o “un Dios” compuesto de tres personas consubstancialmente co-iguales y co-existentes. ¿Qué sucede con todo esto? Al final de cuentas Yeshúa es “el Señor”, pues efectivamente Yeshúa es el Señor, pero debe usted identificar ¿Por qué y para qué fue puesto como Adón ‘Señor’ a la diestra de Adonai (El Señor absoluto). Usted tiene que comprender que fue el Di-os Padre quién declaro que el Señor (Adón) del rey David, que es el Mesías, se sentaría a la diestra de la Majestad.

 

Hebraicidad de la revelación.

 

Cuando Kefas (Pedro) en su predicación en la fiesta de las Semanas (Shavuot) se levantó junto con los otros emisarios y comenzó a dar testimonio de Yeshúa, note usted que Kefas (Pedro) comenzó a dar testimonio del Mesías solo después de que fue lleno del Espíritu Santo (Ruaj ha Kodesh) y en un punto de su predicación citó (al igual que su Maestro) el salmo de David (110), esto es lo que está documentado:“David no subió al cielo, y sin embargo declaró: “Él Señor dijo a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.” (Hch 3:34) Kefas, discípulo y pilar de la congregación nazarena del siglo I e.C. para enseñar y fundamentar el señorío y mesianidad de Yeshúa citó el texto mesiánico por excelencia, porque ustedes recuerdan como los fariseos conocían ese texto en referencia al Mesías aunque no lo comprendía completamente. ¿Va conmigo hasta aquí? Lo que a continuación compartiré con usted puede ser fundamental para usted y no me sorprendería si su corazón fuera conmovido por algo, aun que usted no lo acepte pero que sin duda le será evidente. La respuesta de la pregunta del Mesías a los fariseos, Kefas nos la dará en este episodio. Kefas ya citó el salmo de David, ya sabemos que fue Adonai (El Señor absoluto), es decir, el Di-os Padre quién declaró que el Adón de David se sentara a su diestra. Kefas dijo estas palabras:

 

“Por tanto, sépalo bien todo Israel (y tu también amigo mío) que a este Yeshúa, a quien ustedes colgaron en el madero, Di-os lo ha hecho Adón y Mashiaj.” (Hch 2:36) Tenga presente esto, Kefas dice que Di-os hizo Señor a Yeshúa ¿Cuál Di-os? Pues el Di-os Padre, YHWH, en el salmo aparece Adonai (Señor absoluto) y es el Señor Absoluto que en hebreo es Adonai quien hizo Adón (Señor) a Yeshúa. Adón (Señor) es un título de soberanía que aplica a Di-os y también a aquellos quienes él le ha dado autoridad y dominio, sin embargo Adonai es usado mayormente para expresar la Soberanía absoluta de YHWH nuestro Di-os Verdadero y Padre Celestial, lo que dice y enseña Kefas por medio de la Inspiración Divina o Espíritu Santo es que YHWH ha puesto a Yeshúa como Adón, como Soberano ó Señor de todos en el cielo y en la tierra (excepto a Aquél que le sujetó todas las cosas y lo sentó a Su diestra) como podemos ver, Yeshúa es el Adón (Señor) que “EL SEÑOR ABSOLUTO”(Adonai) ha puesto para todos por sobre todos nosotros. Kefas dijo: “Di-oslo ha hecho Señor” es decir, el Señor del cual habla el rey David en su salmo, también es Señor nuestro pos disposición de YHWH “y Mesías” el Padre Bueno Ungió a Yeshúa y al ungirlo lo ha puesto como Adón, que quiere decir: Señor, por eso Shaul (Pablo) en una de sus cartas llegó a afirmar:“nadie puede decir: “Yeshúa es el Adón” sino por el Espíritu Santo.” (1 Cor12:3b) ¿Qué dijo Shaul? ¿Que Yeshúa es Adonai (el Señor absoluto)? Claro que no! Jamás piense usted eso, porque David, y Kefas en su discurso en Pentecostés por medio del Espíritu Santo dieron testimonio de que fue Adonai el que hizo Adón (es decir, Señor) a Yeshúa y lo sentó a su diestra, de manera que es claro que Yeshúa es el Adón (Señor) puesto por Adonai (el Señor Absoluto) a quién Ungió para cumplir su misión como siervo sufriente y expiar el pecado de su pueblo. Es muy claro cuando usted mira la Hebraicidad bíblica, intente comprenderlo de esta manera: Yeshúa no es “el Señor” del Antiguo Testamento, Yeshúa es “el Señor” puesto por “el Señor” del Antiguo Testamento. Saber y sobretodo, comprender esta revelación mesiánica es tan poderosa para entender el resto de la enseñanza de Yeshúa mismo y de sus emisarios que, cuando es entendida en su contexto natural causa algo en el interior del creyente “sincero” que lo capacita para entenderlo y ‘aceptarlo’ tal como aquellos judíos que escucharon hablar a Kefas y abrieron su corazón para entender esto, puesestá documentado que al escuchar esa declaración de Kefas sucedió que:“Habiendo ellos escuchado estas cosas, se conmovieron en su corazón”(Hch 2:37)Al grado que se arrepintieron y se hicieron bautizar continuaron en comunión con la enseñanza de los emisarios, amigo mío, tú que has leído esto, te pido en el amor que le tienes al Mesías Yeshúa a que profundices más y compruebes la textualidad hebraica y si lo que yo he compartido contigo hoy, soporta el testimonio bíblico ruego al Padre Bueno que conmueva tu corazón para aceptarlo como aquellos de los cuales se arrepintieron y vivieron en la doctrina de los emisarios de Yeshúa, Rey y Mesías de Israel.

 

Conclusión.

 

Entonces, es clara la enseñanza directa del Mesías y apostólica, Yeshúa es el Adón puesto por Adonai para sentarse a su diestra, para ejecutar su redención ya que lo ha Ungido poniéndolo en expiación de nuestros pecados, este mismo Yeshúa asumirá su función de Adón (Soberano, Señor) sobre todos cuando nos sea regresado y veamos el verdadero Poder y la completa Autoridad que le ha sido dado por Aquél quien lo declaró Adón y Mesías. Le invito a que no se quede en la traducción griega y consulte la Hebraicidad del pasaje. Shalom. Que el Elohim de Avraham, Isaac y Jacob te guarde y te bendiga hasta que sobreabunde.

 

David .Moshé .Mena

 

Dedicado a mi pueblo Israel (Judá) para que El Eterno les revele la verdad de su Mesías Yeshúa. Dedicado también a mi pueblo Israel (Efraim) para que El Eterno les revele la verdad de su Torah (Ley).

 

http://israelita.blogspot.com + El Israelita

 

http://israelita.blogspot.com + El Israelita

ADONAI Y ADONI (SAL.110:1)

“El Señor (Adonai) dijo a mi señor (adoni): Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Salmo 110:1)

Por Anthony Buzzard (Traducido por Mario Olcese, el Apologista)

El supremo pasaje bíblico que nos indica la diferencia entre el único Dios y el Mesías, que no es Dios, es el Salmo 110:1

 

Este versículo fue referido por los Fariseos y por Jesús acerca de la persona del Mesías. Nos dice que la relación entre Dios y Jesús es aquella de un Superior sobre su subordinado y no Deidad. El Mesías es llamado adoni (mi señor) y en cada una de sus 195 ocurrencias adoni (mi señor) significa un superior que no es Dios. Adoni, por otro lado, se refiere exclusivamente al único Dios en todas sus 449 ocurrencias. Adonai es el título de Deidad y adoni nunca designa Deidad.

 

Si el Mesías fuera llamado Adonai esto introduciría “dos Dioses” en la Biblia y sería politeísmo. El Salmo 110:1 debe servirnos de advertencia contra las ideas que sostienen que existen dos dioses, o que Dios son dos personas. De hecho, el Mesías es el supremo ser humano convertido en divino y agente del único Dios. El Salmo 110:1 es el texto maestro para definir la posición del Hijo de Dios en relación con el único Dios verdadero, el Padre.

 

Pero, ¿por qué un buen número de comentarios pasan por alto los hechos presentados en este Salmo 110:1? Es extraño que muchos comentaristas sostengan que la palabra para Mesías en el Salmo 110:1 es ‘adonai’, cuando en realidad no lo es. Sin duda, estos comentaristas Trinitarios y Binitarios tratan de obscurecer este pasaje que los pone en apuros. El texto Hebreo asigna al Mesías el título de ‘adoni’ el cual invariablemente lo distingue de aquel que es llamado Adonai. El Mesías es el Supremo señor humano glorificado y divinizado. ¡El no es el Señor Dios con “S” mayúscula!.

 

¿Por qué es el Mesías llamado Adoni (mi señor) y nunca adonai (mi Señor Dios)?

Adonai y Adoni son variaciones usadas en el texto masorético para distinguir a Dios de los humanos. ‘Adonai’ es referido a Dios, pero ‘Adoni’ a humanos superiores.

Adoni se refiere a hombres: mi señor, mi amo (Salmo 110:1). Adonai es refiere a Dios…Señor (Brown, Driver, Briggs, Léxico Hebreo-Español del AT, bajo adon= señor)

La forma ADONI (‘mi señor’), es un título real (1 Samuel 29:8), debe ser cuidadosamente distinguido del título divino ADONAI—la especial forma plural (el título divino) que lo distingue de adonai (con vocal corta) mi señores (Enciclopedia Internacional Estandar de la Biblia, “Señor”, Vol. 3, pág. 137).

El Hebreo Adonai denota exclusivamente al Dios de Israel. En el AT aparece este título unas 450 veces, pero Adoni es usado para seres humanos (Génesis 44:7, Núm. 32:25, 2 Reyes 2:19, etc).

 

Problema para los Tri y binitarios—¿no les parece?

ADONAI Y ADONI (SAL.110:1)


“El Señor (Adonai) dijo a mi señor (adoni): Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Salmo 110:1)

Por Anthony Buzzard (Traducido por Mario Olcese– “Apologista”)

El supremo pasaje bíblico que nos indica la diferencia entre el único Dios y el Mesías, que no es Dios, es el Salmo 110:1

Este versículo fue referido por los Fariseos y por Jesús acerca de la persona del Mesías. Nos dice que la relación entre Dios y Jesús es aquella de un Superior sobre su subordinado y no Deidad. El Mesías es llamado adoni (mi señor) y en cada una de sus 195 ocurrencias adoni (mi señor) significa un superior que no es Dios. Adoni, por otro lado, se refiere exclusivamente al único Dios en todas sus 449 ocurrencias. Adonai es el título de Deidad y adoni nunca designa Deidad.

Si el Mesías fuera llamado Adonai esto introduciría “dos Dioses” en la Biblia y sería politeísmo. El Salmo 110:1 debe servirnos de advertencia contra las ideas que sostienen que existen dos dioses, o que Dios son dos personas. De hecho, el Mesías es el supremo ser humano convertido en divino y agente del único Dios. El Salmo 110:1 es el texto maestro para definir la posición del Hijo de Dios en relación con el único Dios verdadero, el Padre.

Pero, ¿por qué un buen número de comentarios pasan por alto los hechos presentados en este Salmo 110:1? Es extraño que muchos comentaristas sostengan que la palabra para Mesías en el Salmo 110:1 es ‘adonai’, cuando en realidad no lo es. Sin duda, estos comentaristas Trinitarios y Binitarios tratan de obscurecer este pasaje que los pone en apuros. El texto Hebreo asigna al Mesías el título de ‘adoni’ el cual invariablemente lo distingue de aquel que es llamado Adonai. El Mesías es el Supremo señor humano glorificado y divinizado. ¡El no es el Señor Dios con “S” mayúscula!.

¿Por qué es el Mesías llamado Adoni (mi señor) y nunca adonai (mi Señor Dios)?Adonai y Adoni son variaciones usadas en el texto masorético para distinguir a Dios de los humanos. ‘Adonai’ es referido a Dios, pero ‘Adoni’ a humanos superiores.Adoni se refiere a hombres: mi señor, mi amo (Salmo 110:1). Adonai es refiere a Dios…Señor (Brown, Driver, Briggs, Léxico Hebreo-Español del AT, bajo adon= señor)

La forma ADONI (‘mi señor’), es un título real (1 Samuel 29:8), debe ser cuidadosamente distinguido del título divino ADONAI—la especial forma plural (el título divino) que lo distingue de adonai (con vocal corta) mi señores (Enciclopedia Internacional Estandar de la Biblia, “Señor”, Vol. 3, pág. 137).

El Hebreo Adonai denota exclusivamente al Dios de Israel. En el AT aparece este título unas 450 veces, pero Adoni es usado para seres humanos (Génesis 44:7, Núm. 32:25, 2 Reyes 2:19, etc).

Problema para los Tri y binitarios—¿no les parece?

Más sobre el Dios verdadero en el link “La Deidad” de:

www.elevangeliodelreino.org