PREGUNTAS ACERCA DE SATANÁS

La opinión de 

Satanás

¿Cuál es su verdadero nombre?

No se sabe muy bien de cualquier formales nombre. Él es llamado muchos nombres informales, que se derivan de su carácter (Satanás, “el maligno”, el diablo, etc.).Algunos creen que su nombre es “Lucifer”. Este nombre es desafortunado.Proviene de la traducción latina de la “estrella de la mañana” que se encuentra en Isaías 14: 12-15. Algunos creen que este pasaje describe la caída de Satanás; sin embargo, esto es objeto de acalorados debates, como el contexto en realidad no sugieren lo mismo. La asociación parece haber sido popularizado en el período intertestamental a través de los libros de Enoc. Por desgracia, la versión King James, después de esta divulgación, en realidad se utiliza el término “Lucifer” en Isaías 14: 12-15. La mayoría de las traducciones modernas han corregido eso. Así que no se sabe muy bien cualquier nombre formal de Satanás.

¿Puede leer la mente?

No hay ninguna razón para creer que Satanás tiene el poder de leer la mente. Él no es omnisciente (que no lo sabe todo). Aunque su poder es mayor que la nuestra (en términos relativos), su poder es muy limitado.

Dónde está?

No sabemos. Me imagino que él nunca ha estado en su habitación, visto su casa, o dado un paseo con usted en su coche. Probablemente ni siquiera sabe su nombre.Recuerde, no es omnipresente (en todas partes) o trascendente (por encima del tiempo y el espacio). Ser un ser creado que existe en nuestro universo, que está espacialmente limitado al igual que nosotros. Por lo tanto, él es sólo en un lugar en el tiempo. No sé qué tan rápido viaja o su modo de transporation. No sé si él camina, corre, vuela, o engancha un paseo en un coche. Sólo sé que no está en todas partes.

¿Dónde vive?

Dudo que tenga un “hogar” o una habitación regular. Una cosa que podemos decir con certeza es que él no vive en el infierno. Pensamiento popular sostiene con frecuencia que él vive en el infierno o es el gobernante del infierno. Esto es simplemente falso. El infierno no es el suyo. De hecho, él nunca ha estado allí y no quiere ir allí más de lo que usted o yo. El infierno, como a menudo pensamos en ella, ni siquiera se ha creado todavía. Se trata de una vivienda después de la sentencia. Sin embargo, el infierno un día será su morada eterna, como lo hará el resto de los demonios y los no creyentes (Apocalipsis 20:14).

¿Era un ángel?

Esto es lo que me enseñaron y supongo que yo lo creo. Pero no sé a ciencia cierta si es verdad. Ni siquiera sé lo que los ángeles son, ya que el término “ángel” no se refiere realmente a una especie en particular. Recuerde, los ángeles no procrean, por lo que no tienen relaciones físicas como los humanos (al menos creo ). La razón por la que a veces llamamos Satanás un “ángel caído” se debe a una supuesta interpretación de doble referente de Isaías 14: 1-14. Pero, de nuevo, no hay ninguna razón definitiva por la que debemos creer que este pasaje se refiere a cualquier persona que no sea el rey de Babilonia. Apocalipsis 12: 3-4 puede ser de alguna ayuda aquí. Se habla del dragón que arrasó un tercio de las “estrellas” del cielo a la tierra. ¿Podría ser esto Satanás y otros ángeles que “cayeron” en una gran rebelión? Tal vez, pero de nuevo, es difícil estar seguro. Dios no estaba demasiado interesado en hacernos saber que muchos de los detalles que queremos saber acerca de los ángeles, demonios y Satanás.

¿Puede tomar forma humana o animal?

Parece que Satanás tomó la forma de una serpiente en Génesis 3. Por lo tanto, puede ser capaz de tomar la forma de otros animales. Sin embargo, se debatió mucho si Génesis 3 debe ser tomada literalmente. Él puede ser capaz de tomar la forma de un hombre, ya que parece que sucedió con otros ángeles en Génesis 6. Sin embargo, una vez más, se debatió en gran medida que los “hijos de Dios” eran en este capítulo así que no podemos ser definitivo.

¿Qué aspecto tiene?

No sabemos. Una cosa que sí sabemos es que él no tiene cuernos o una cola y no es de color rojo. Sin embargo él mira, probablemente no es la figura que mira monstruoso que la cultura popular le ha hecho ser. Me imagino que él, en su forma natural, es o era muy hermosa. Sin embargo, esto sí sabemos: si alguna vez se presenta a sí mismo a un ser humano, él estará en su mejor forma. Después de todo, él se presenta como ángel de luz (2 Cor. 11:14), no un ángel de la oscuridad.

¿Cree él que va a ganar?

Esta es una pregunta que me ha dejado perplejos a toda mi vida. ¿Por qué hace lo que hace? Después de todo, que ha leído la Biblia! Él conoce el fin! ¿Cree que va a encontrar una escapatoria? ¿Por qué tratar de dejar de Cristo? ¿De verdad creía que era posible que Cristo le adoran? (. Mateo 4: 9). Preguntas locas que yo no tengo la respuesta a. Tal vez los efectos del pecado noéticos acaban muy mal estado su mente hasta el punto de que él piensa su rebelión podría llegar a pagar.

¿Por qué tentó a Cristo para que convierta las piedras en pan?

Esta es una pregunta interesante. En Mateo 4: 3, Satanás tienta a Cristo para convertir una piedra en pan. ¿Por qué? Parece extraño. Aquí tenemos el mal cósmico conocer a su archi-enemigo, y lo que es su primera puñalada en la tentación? Para convertir una piedra en pan para satisfacer su hambre. Algunos dirán que él estaba tratando de hacer que Jesús rompe su ayuno. Gran cosa. Al igual que romper un ayuno es un pecado cósmico. Creo que fue más que eso. Creo que Satanás estaba tratando de llegar a Cristo a ceder a sus instintos básicos de romper las reglas de la encarnación. Usted ve, Cristo tuvo que ser como nosotros en todos los sentidos. Y ya que no podemos convertir las piedras en pan cuando tenemos hambre, ni aun Cristo. Satanás estaba tratando de llegar a Cristo a dibujar sobre su omnipotencia (poder) para satisfacer su necesidad humana de comer. Cristo lo había hecho, no habríamos tenido un representante en esa cruz.Satanás estaba tratando de llegar a Cristo perderá la encarnación.

Cuando fue creado? 

No sabemos. Podría haber sido antes de la creación de este universo, al mismo tiempo, o en algún momento después. Al parecer, para mí, sin embargo, que Satanás y todos los ángeles fueron creados en y con este universo. Si es así, Dios ya no está creando estos ángeles, como él ha reposado de toda la creación. Si no, entonces no hay razón para pensar que todavía no se están creando los ángeles (aunque, no indirectamente a través de la procreación como nosotros).

Cuando fue su caída?

Esto no sabemos tampoco. Pero fue en algún momento antes de Génesis 3.

¿Es él igual que Dios?

Ni siquiera cerca. Satanás es una creación de Dios. Él no es de Dios cósmico igual.Dios tiene poder total sobre Satanás al igual que lo hace sobre nosotros. A medida que el libro de Job ilustra, Satanás sólo puede hacer lo que Dios le permite hacer.

FUENTE:

http://www.reclaimingthemind.org/blog/2013/02/questions-about-satan/#more-12971

¿REALMENTE SANTIAGO 1:14 PRUEBA QUE NO EXISTE UN TENTADOR EXTERNO (DIABLO), COMO ALEGAN ALGUNOS?

Los que no creen en el diablo tentador nos presentan alegremente el pasaje de Santiago 1:14 para “probarnos” que nosotros mismos nos tentamos por nuestras propias concupiscencias. ¿Pero será cierto esto?¿cómo poder interpretar este pasaje a la luz de otros pasajes de las Sagradas Escrituras?

¿ES JESUCRISTO EL JEHOVÁ DEL ANTIGUO TESTAMENTO?

Muchos cristianos consideran que Jesús es el Jehová del Antiguo Testamento. Pero si esto es verdad, entonces esa creencia estaría en conflicto con el Salmo 110:1 donde se dice que Adonai (YHWH) le dice a adoni (señor Mesías): Siéntate a mi diestras hasta que ponga a tus enemigos como estrado de tus pies”. Aquí se vislumbra que el Mesías está a la diestra de Yahweh, lo que significaría que Yahweh no es el Hijo de Dios, el Mesías. Además, ¿cómo podría ser  Jesucristo Jehová, y al mismo tiempo “el ángel de Yahweh?

EL DIABLO CRISTADELFIANO NO SE PARECE AL DIABLO DE LAS ESCRITURAS

Por Sir. Anthony F. Buzzard (Traducido por mí)

El movimiento Cristadelfiano recibió una mención significativa cuando dos testigos independientes, Bertrand Russell y el profesor GC Field, señalaron que la negativa unida de los Cristadelfianos para tomar parte en la guerra los vincula históricamente con la postura adoptada por el Nuevo Testamento y la iglesia cristiana primitiva. Este es un gran elogio, y distingue a los cristadelfianos de otras denominaciones que no han requerido a sus miembros para que desistan de matar a sus enemigos, así como sus homólogos confesionales en otros países, en tiempos de guerra.

“El cristianismo fue, en sus primeros días, enteramente apolítico. Los mejores representantes de la tradición primitiva en nuestro tiempo son los Cristadelfianos, que creen que el fin del mundo es inminente, y que se niega a tener alguna parte o mucho en los asuntos seculares ” (Bertrand Russell, Power, cap. 7).

“Si vamos a obedecer en detalle las medidas cautelares que fueron dadas a los primeros cristianos, debemos ponernos a nosotros mismos en la misma posición que los primeros cristianos, y considerarnos a nosotros mismos como un pequeño grupo de creyentes, que viven en un mundo que en su conjunto no ha aceptado a Cristo, siguiendo el camino de la separación y no tomando ninguna responsabilidad por los asuntos de este mundo … Esta es la línea seguida en la práctica por algunas de las sectas cristianas más pequeñas, como los Cristadelfianos y los Hermanos de Plymouth … Siento pocas dudas de que su actitud es mucho más cercana a la actitud de los primeros cristianos que la de los cuerpos religiosos más grandes” (GC Field, el pacifismo y la Objeción de Conciencia, p. 78).

La alabanza es debida también al movimiento Cristadelfiano por la excelencia de su declaración del monoteísmo bíblico y también para llevar el Evangelio del Reino de Dios en el foco real, como el reino escatológico del Mesías en la tierra en el futuro.

Sin embargo, los Cristadelfianos han abandonado su firme insistencia en una hermenéutica literal en la interpretación de la Biblia cuando se trata del tema del mal sobrenatural. Este no es el lugar para tratar todos los muchos textos bíblicos que describen al diablo y los demonios sobrenaturales, sino simplemente para señalar a un solo pasaje, que estira la teoría Cristadelfiana de que Satanás es un sinónimo de pecado a un punto de ruptura.

La referencia en cuestión se encuentra en Judas 9, donde el medio hermano de Jesús se refiere a un acontecimiento histórico en el que Satanás estaba en disputa con el Arcángel Miguel sobre el cuerpo de Moisés. Ya que, obviamente, Satanás no puede ser aquí el equivalente del pecado, los Cristadelfianos, que niegan que un Satanás personal exista del todo, están obligados a buscar otra explicación. Los resultados de su búsqueda de una exégesis que preserve su teoría de la maldad intacta son, por desgracia, a la vez sorprendentes y divertidas, y deben conducir  a los Cristadelfianos a aceptar una sacudida suave de sus amigos y reconocer que toda su teoría acerca de Satanás (casi enteramente desconocida en casi 2.000 años de exposición bíblica) es sospechosa.

Judas, como es bien sabido, advierte a la iglesia de su tiempo a tener cuidado de aquellos que estaban abandonando “la fe una vez por todas a los santos” (v. 3). Para enfatizar el peligro de la apostasía él les recuerda a sus lectores de cómo Dios había tratado previamente con los que resultaron infieles. Se refiere en primer lugar a los israelitas que fueron destruidos debido a la incredulidad, incluso después de haber sido liberados de Egipto (v. 5). Judas cita el siguiente ejemplo de los ángeles que “no se contentaban con mantener el dominio  dado a ellos sino que abandonaron su hogar adecuado” (v. 6, NEB). Habían sido guardados en prisiones eternas para el juicio del gran día. A continuación en el catálogo de las comunidades malvadas viene Sodoma, Gomorra y las ciudades vecinas: “Como los ángeles, ellas cometieron fornicación y siguieron deseos antinaturales” (v. 7, ORC). Judas continúa: “Así también estos hombres hoy. Sus sueños se los llevan a contaminar el cuerpo, haciendo caso omiso de la autoridad, e insultar a los seres celestiales. En contraste, cuando el arcángel Miguel se encontraba en el debate con el diablo, disputando la posesión del cuerpo de Moisés, no se atrevió a condenarlo con palabras insultantes, sino que dijo: “Que el Señor te reprenda ‘” (vv. 8! – 9, ORC).

Si bien es cierto, por supuesto, que el Griego aggelos (ángel) y su equivalente en hebreo a veces puede referirse a mensajeros humanos, esto no nos da carta blanca para convertir a los ángeles del Nuevo Testamento en seres humanos siempre que ellos no se ajusten a nuestra propio sistemas de creencias preconcebidas. En ningún caso es el término arcángel utilizado alguna vez de un ser humano (cf. 1 Tes. 4:16).

Las referencias de Judas son sencillas cuando se leen en su contexto judío. Es, por lo tanto, irremediablemente descabellado buscar “ángeles” malvados de los diez espías (Números 13:16), quienes ciertamente no cometieron pecado por salir de su propio dominio, no fornicaron como Sodoma y Gomorra, ni están encarcelados en el Tártaro (como dice Pedro en el pasaje paralelo, 2 Ped. 2:4). Tártaro no es sólo un sinónimo de Hades, sino una expresión única en el Nuevo Testamento y que se ajusta exactamente al relato de Pedro sobre el destino de los caídos ángeles (sobrenaturales). Por lo tanto, habría sido inmediatamente entendido por los lectores de Pedro y de Judas.

El hecho de que Cristadelfianos no pueden están de acuerdo en cuanto a si los ángeles pecadores son los diez espías o Coré y sus compañeros rebeldes debería alertarnos sobre un problema grave y llevar a un nuevo examen a fondo de estos versículos. Los cristadelfianos admiten que el pasaje (versículo) es difícil. La dificultad es, sin embargo, de hechura Cristadelfiana. La literatura judía, incluyendo el libro de Enoc de la que Judas cita más adelante, casi palabra por palabra (v. 14), contiene mucho del pecado de los ángeles al igual que otros libros apocalípticos judíos. El libro de Enoc (40:3) se refiere, al igual que Judas, “al misericordioso, el paciente, el santo Miguel”.

No es en absoluto extraño que Judas deba tratar con nosotros (en el v 9) a hechos no registrados en otros lugares en la Escritura. No tenemos ninguna dificultad en aceptar la identificación de Pablo de dos de los magos egipcios como Janes y Jambres (2 Tim. 3:8). En Hechos 20:35 Pablo cita las palabras de Cristo que no se encuentra en los evangelios. Santiago nos dice que Elías oró que no lloviera por tres años y medio (Santiago 5:17). Todos estos hechos interesantes son validados por su inclusión en el registro de las Escrituras, y por lo tanto no deberíamos tener dificultad en aceptar el testimonio de Judas acerca de un evento que es reconocido en otros lugares por las autoridades judías. El comentario de Lange nos dice eso. La tradición judía decía “que Dios le había encargado al arcángel Miguel el entierro de Moisés, y que Satanás se opuso, trayendo una acusación contra él en relación con el asesinato del egipcio; razón por la cual él era indigno de semejante honorable entierro”.

Es en Judas 9 que toda la teoría Cristadelfiana acerca de Satanás se hace imposible de sostener. Las explicaciones que ofrecen se encuentran en un estado de confusión. Los siguientes puntos de vista han sido registrados por los escritores Cristadelfianos: EA Stallworthy de Coventry, Inglaterra, sostiene que el arcángel Miguel en Judas 9 significa Moisés, el cuerpo de Moisés significa Israel y Satanás es Coré y sus amigos. Michael Watkins, autor principal Cristadelfiano, piensa que Miguel es Miguel, pero el cuerpo de Moisés significa Josué, el Sumo Sacerdote (Zacarías 3), y Satanás significa Tatnai y sus colegas (Esdras 5:3) (El Diablo, el Gran Impostor, p. 41). En “El diablo, una exposición de la verdad sobre la serpiente antigua, el diablo y Satanás”, publicado por primera vez en 1842 y reimpreso por la Biblioteca de Libros Cristadelfianos, ocurre la siguiente extraordinaria afirmación, ofreciendo una nueva lectura imposible de Judas 9: “Miguel el arcángel y Satanás eran seres humanos individuales, siendo Josué Miguel y Tatnai, Satanás” (pp. 6, 16). Al parecer, hay que elegir entre identificar al arcángel Miguel con un ser humano – Moisés o Josué, el sumo sacerdote – y Satanás, con Coré o Tatnai. Sin embargo, la identificación de referencia de Judas con el episodio de Zacarías 3 falla, porque en el último pasaje, es el Señor, no Miguel, quien pronuncia las palabras “El Señor te reprenda” (Zac. 3:2).

En su desesperación, los Cristadelfianos se ven obligados a un método alegórico que en otras áreas de la interpretación bíblica ellos rechazan con razón. La referencia a una disputa entre dos poderes sobrenaturales, Miguel y Satanás, se encuentra en los escritos rabínicos, así como en los comentarios de Clemente de Alejandría y otros escritores griegos en el libro apócrifo, la Asunción de Moisés. El conflicto entre los poderes sobrenaturales de ninguna manera es ajeno a las Escrituras (ver Daniel 10:13, 21;. 12:01, Apocalipsis 12:7). En el Targum de Jonathan en Deuteronomio 34:6 la tumba de Moisés se dice que es confiado al cuidado de Miguel, el arcángel. Con Henry Alford, un premilenario ardiente, hay que decir que todas las explicaciones alegorizantes referentes al cuerpo de Moisés para pueblo judío “son, por supuesto, inadmisibles y el asunto literal del hecho literal por sí solo se mantuvo firme.” El episodio de Judas 9 “está relacionado con una materia de hecho, es una cuestión de hecho” ( Testamento griego de Judas 9). Seguramente no es difícil ver que Miguel y Satanás son presentados por Judas como personalidades reales, no símbolos. ¿Qué derecho tienen los expositores para hacer una transferencia arbitraria de los nombres propios fácilmente reconocibles?

Cuando hay una referencia muy clara en la literatura judía que explica las palabras de Judas, y ya que no hay texto bíblico para demostrar que el cuerpo de Moisés es la  ecclesia del Antiguo Testamento, y ciertamente no hay ecuación posible de Miguel, el arcángel con Moisés (arcángeles no son en ninguna parte en la Biblia, o en otros lugares, seres humanos!), ¿Por qué se permiten los Cristadelfianos la tan sorprendente libertad con el registro inspirado? ¿Por qué no pueden hacer la comparación simple y relacionar a Miguel, el arcángel, con las otras referencias claras a él en la Biblia? La respuesta es que la asociación de Miguel, un arcángel, con Satanás, Satanás hace que se Satanás se parezca mucho a un ser angelical (como Apocalipsis 12:7 implica claramente), y esto es considerado por Cristadelfianos ser la peor forma de paganismo. Sin embargo, Judas y Pedro no comparten el punto de vista Cristadelfiano. Ambos autores sugieren que Satanás es un ser celestial:

“Estos hombres … insultan a los seres celestiales . En contraste, el arcángel Miguel … no se atrevió a condenar el diablo en las palabras injuriosas, pero dijo: ‘Que el Señor te reprenda “(Judas 8, 9, ORC).

“Se burlan de la autoridad … no tienen miedo de insultar a los seres celestiales , mientras que los ángeles … No emplean insultos en la búsqueda de juicio contra ellos delante del Señor “(2 Ped. 2:10-11, DHH).

La traducción de Phillips es igualmente clara: “Estos hombres … se burlan de las glorias celestiales . Pero les recuerdo que ni siquiera el arcángel Miguel, cuando contendía con el diablo en la disputa sobre el cuerpo de Moisés no se atrevió a condenarlo con la burla … Estos hombres, sin embargo, están dispuestos a burlarse de cualquier cosa que está más allá de su conocimiento inmediato “(Judas 8-10).

Así también Weymouth: “Hablan mal de las órdenes angélicas. Pero Miguel, el Arcángel … no se atrevió a pronunciar un juicio sobre él (Satanás) en condiciones abusivas. “(Judas 8, 9).

En realidad, Cristadelfianos, estas glorias celestiales y seres celestiales no son Coré y sus colegas, ni Tatnai y sus amigos! El singular y definitivo Satanás (no un Satanás como tan a menudo erróneamente se indica en la literatura Cristadelfiana) no puede referirse a un grupo de adversarios humanos. Y el arcángel Miguel no es y nunca será Moisés, el hombre de Dios. Uno bien podría decir que Pedro es Juan!

Tal vez estos versos abrirán ojos a la herencia muy problemática dejada a los Cristadelfianos por John Thomas en este importante asunto del mal sobrenatural. Al rechazar al popular Satanás, que aviva las llamas del infierno, los Cristadelfianos deben asegurarse de que no están pasando por alto un Satanás cósmico, el verdadero diablo sobrenatural de las Escrituras. En la actualidad, por desgracia, la técnica Cristadelfiana de explicar como de lugar los textos inconvenientes trae reproches innecesarios sobre sus puntos de vista muy necesarios sobre la cristología (monoteísmo) y la escatología (el reino venidero). Los Cristadelfianos tienen una contribución única para hacer comprensible la Biblia, pero no hasta que ciertos temas principales sean reexaminados. Una exposición adecuada de Judas 6-9 podría abrir la puerta a nuevos descubrimientos entre los Cristadelfianos.

 Fuente:

http://focusonthekingdom.org/really.htm

SATANÁS: UN ANGEL DE LUZ?

Si pudiéramos ver y tener un encuentro con el diablo, cara a cara, ¿cuál creemos que sería su aspecto? Comúnmente se le muestra en caricaturas con un traje rojo y un tridente en la mano, o como un espíritu macabro.

Pero nada podría estar más alejado de la verdad. De hecho, si pudiéramos encontrarnos cara a cara con el diablo, lo encontraríamos atractivo, encantador y seductor.

Aunque realmente es el príncipe de las tinieblas, se presenta como “ángel de luz” (2 Corintios 11:14).

Satanás es el maestro de la tergiversación. Es el mejor propagandista del mundo, que ofrece su producto de una manera tan atractiva y maravillosa que nadie se percata de que es un veneno mortal. Quiere que sus clientes lo vean como bueno, magnánimo y totalmente digno de confianza. Y quiere que su producto —el pecado, el rechazo de Dios— parezca tentador y acogedor, y generalmente tiene bastante éxito.

Satanás nunca presenta el pecado tal como es en realidad. Nunca presenta las consecuencias; sólo nos presenta lo que quiere que veamos, algo divertido y placentero. Quiere que nos concentremos en el placer, en lo que se siente bien o parece bueno en el momento. No quiere que tengamos en cuenta las funestas consecuencias de nuestras acciones.

La mayoría de las personas han perdido de vista la conexión real que existe entre la causa y el efecto. Muy poco se menciona este concepto, y menos se discute. En lugar de ello, lo que vemos es que las personas quieren algo que pronto alivie sus problemas, dificultades o tropiezos, una píldora para cada molestia. Casi nunca nos detenemos a pensar en las consecuencias que nuestras acciones nos traerán a largo plazo.

Nuestro enfoque es muy estrecho e insensato. “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (Gálatas 6:7).

Vivimos en un mundo que presta poca atención a los resultados que el pecado tiene a largo plazo. No pensamos en las consecuencias de nuestras palabras y acciones, y constantemente nos sentimos presionados por una sociedad cuyo fundamento son los parámetros y valores de Satanás, en lugar de los de Dios.

Debido a la influencia de la cultura que nos rodea, no es fácil, ni muy popularmente aceptado, seguir principios y parámetros diferentes, aquellos que Dios ha revelado. Como dijo Jesús: “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:18-19). El camino de vida de Dios nunca será popular en esta época.

Sin embargo, la mayoría de las personas están convencidas de que sus caminos efectivamente le agradan a Dios. Defienden sus prácticas y creencias religiosas como si fueran algo del total agrado de Dios. Suponen que la mayoría de las iglesias y de los maestros religiosos que llevan el nombre de cristianos enseñan la verdad. Pocos se detienen a considerar que el más grande engaño de Satanás no sólo es mundial, sino que también se ha infiltrado profundamente en el cristianismo.

Veamos el contexto de las palabras de Pablo cuando afirma que Satanás parece ser un “ángel de luz”. En 2 Corintios 11:13-15 nos advierte: “Éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras”.

¿Es esto posible? ¿Cómo pueden los que afirman representar a Cristo ser “ministros” de Satanás, sus siervos, a quienes utiliza para llevar a cabo el engaño? Jesús mismo repetidamente advirtió acerca de esto. Predijo que muchos se apropiarían de su nombre, pero lo negarían con sus acciones. Dijo que lo llamarían “Señor, Señor”, pero no serían fieles a sus enseñanzas (Lucas 6:46).

Jesús y sus verdaderos apóstoles hablaron de falsos apóstoles, falsos profetas y falsos hermanos. Él advirtió: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre . . . y a muchos engañarán” (Mateo 24:4-5, 11-12). Sabía que habría falsos maestros que enseñarían una versión desvirtuada y corrompida del cristianismo. Este engaño comenzó en el primer siglo, pues Pablo escribió que algunos ya estaban enseñando “un evangelio diferente” y que querían “pervertir el evangelio de Cristo” (Gálatas 1:6-7).

Para llevar a cabo este propósito, Satanás ha utilizado algunas personas para que engañen a otras. Esto es especialmente cierto cuando están motivadas por sus ambiciones personales de ser maestros en cuestiones espirituales, pero les falta un entendimiento adecuado de las Escrituras. Satanás simplemente se aprovecha de este deseo y seduce a personas susceptibles para que presenten conceptos erróneos acerca de Cristo; aunque con frecuencia son sinceras, lo único que hacen es ayudarle a Satanás para que lleve a cabo lo que se ha propuesto.

Para evitar ser influenciados por Satanás en esta gran labor de engaño, necesitamos estar seguros de que lo que creemos está firmemente basado en la Biblia.

“ARREPENTÍOS Y CREED EN LA BUENA NOTICIA” (EVANGELIO)— ¿CUÁL BUENA NOTICIA?

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Definición del vocablo “Evangelio”

Cuando Jesús apareció en la historia, y se manifestó a su pueblo, él comenzó anunciando: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha ACERCADO; arrepentíos, y creed en el evangelio (Marcos 1:15). Esta palabra “evangelio” viene de Eu-aggelion (Eu-angélion) en griego. AggeloV (ángelos) significa mensajero y eu (eu) es un prefijo que añade calidad, bondad, plenitud. De aggeloV hemos obtenido la palabra ángel y sus derivados a través del laín ángelus. En Griego aggeloV significa mensajero, enviado, representante. Además, Wikipedia nos dice que evangelio (del griego εὐ, que significa “bien”, y αγγέλιον, que significa “mensaje”, buena noticia). La proclamación del evangelio (Buena noticia) se conoce como evangelización.

Así que Jesús apareció para anunciar una buena noticia a su pueblo, una que era ya conocida y sobre todo esperada por sus paisanos. Y vemos que Jesús no se detiene para explicar de qué se trataba esa buena noticia, puesto que sus oyentes sabían perfectamente de lo que Jesús hablaba.

¿Cuál era esa Buena Noticia?

En el pasaje de arriba (Marcos 1:15), Jesús demanda a sus interlocutores a creer en el evangelio que él llamó con toda claridad, “el reino de Dios”. Así que para él su anuncio o buena nueva era “el reino de Dios”, y que éste se había acercado. En Lucas 4:43 Jesús explica con toda sencillez y claridad que él fue comisionado como mensajero de Su Padre para anunciar precisamente el reino de Dios, y agrega que este fue el propósito de su venida. Dice Lucas 4:43, así: “Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado”. Pero es sorprendente que millones de Cristianos no sepan esto, y digan que Cristo fue enviado a morir por lo pecadores, y no a predicar el reino de Dios y que crean en él. En Juan 3:16 Jesús dice que “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Así que Dios no mandó a su Hijo exclusivamente para que él muera por nosotros, sino para que nosotros creamos en su Hijo (y en su evangelio del reino) y así podamos obtener la vida eterna.

Recapitulando: El amor de Dios por el mundo consiste en que Él mandó a su Hijo para que los hombres crean en él y sean merecedores de la vida eterna. Por cierto que creer en él es creer en su anuncio salvador (el evangelio), el cual tiene poder para salvar a los que lo creen (Romanos 1:16) y por supuesto en todas aquellas cosas fundamentales que envuelven a su persona, incluyendo su muerte en la cruz, sepultura y resurección al tercer día (1 Cor. 15:1-7).

Ahora bien, lo sorprendente del caso es que la mayoría de cristianos creen que Cristo murió, fue sepultado, y resucitó al tercer día, pero no creen que el reino davídico será restaurado en la tierra. Es decir, no creen en el anuncio prístino del reino anunciado por Jesús al comienzo de su ministerio. Esto pone en apuros su salvación, porque no han creído todo el evangelio bíblico, sino sólo una parte del mismo.

El Señor espera que cumplamos nuestra tarea

Así como Dios esperó que Jesús cumpliera fielmente su comisión de difundir el mensaje del reino, asimismo Jesús espera que sus discípulos sigan sus pasos fielmente. En Marcos 16:15,16, Jesús dice: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. (Mateo 28:19,20). Y recordemos que algunas cosas que mandó Jesús hacer a sus discípulos era precisamente predicar el reino de Dios. Esto se descubre cuando leemos lo que dice Lucas 9:1,2: “Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos”. Sí, Jesús mandó a sus discípulos a predicar el reino de Dios, y eso exactamente fue lo que hicieron. En Hechos 8:12 leemos que “cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del REINO DE DIOS y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres”.  También vemos a Pablo predicando el evangelio del reino a Judíos y gentiles por igual en sus viajes misioneros. Así, en  Hechos 19:8, leemos que Pablo predicaba el reino de Dios en una sinagoga de Efeso: “Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del REINO DE DIOS”. En Hechos 20:25 Pablo dice: “Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el REINO DE DIOS, verá más mi rostro. Y en Roma el apóstol Pablo sigue predicando el reino de Dios de manera insistente a todos los que querían oírlo. “Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el REINO DE DIOS desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas. Predicando el REINO DE DIOS y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento (Hechos 28:23, 31).

En Mateo 24:14 Jesús había profetizado que justamente este mismo evangelio del Reino sería predicado como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin (Mateo 24:14). Y esto es precisamente lo que está ocurriendo en estos últimas décadas con muchos creyentes que están predicando este mismo evangelio del reino por internet, y más y más gente se está enterando de este maravilloso mensaje que las iglesias olvidaron por muchos siglos. Y aunque algunos afirmen que el Señor está demorando en volver, lo cierto es que él está esperando que la humanidad venga a él con un corazón arrepentido, habiendo aceptado, por fe, el evangelio salvador que es Cristo y su mensaje del reino (Romanos 1:16).

Por tanto, Si nosotros nos ponemos todos de acuerdo en predicar el evangelio del reino de Dios para que la gente venga al arrepentimiento, el Señor no seguirá demorando. Es necesario cumplir nuestra tarea para que Jesús pueda volver y restaurar su reino en la tierra.

ESTATUA ENCONTRADA EN LA LUNA

Estatua encontrada en la Luna con 200.000 años de antigüedad

Por atlantictimes

Un científico observó que se acaba de producir la prueba de que la superficie lunar fue habitada por vida inteligente: una escultura de 10-pulgadas, un ángel incrustado en una roca lunar.

image002

el Geólogo Dr. Charles Morris reveló la semana pasada que los trabajadores del laboratorio de la NASA les bastaba el ángel de una de las rocas traídas a la Tierra por los astronautas del Apolo 11, hace 40 años, en 1969. El Dr. Charles fue un científico de la NASA durante 23 años, pero dejó la agencia en 1987. todavía mantiene estrechos vínculos con muchos de sus antiguos compañeros.

“Las implicaciones de esta figura son absolutamente inconcebibles”, Dr. Charles dijo a los periodistas. “Esto significa que a la vez en la luna había un ambiente propicio para la vida.” Y lo que es más, una vez fue hogar de una raza sofisticada de personas con un sentido muy refinado de la belleza.”

El ángel – una hembra humanoide con alas como apéndices en su espalda y una melena de cabello largo – está hecha de un compuesto de hierro que se encuentra exclusivamente en las montañas de la luna.

Esto descarta la posibilidad de que cayera por una raza de alienígenas de otro planeta. la mano esta pulida con un brillo metálico plateado. Basado en el análisis químico del metal, los geólogos estiman que la escultura tiene 200.000 años de antigüedad lo que significa que se hizo hace 170.000 años antes de que la especie humana apareciera sobre la Tierra.

Ha sido examinado por expertos en arte que de acuerdo con la evaluación del Dr. Charles de la cultura que lo produjo. “Es evidente que estos seres tenían un sentido de la religión que es paralelo a nuestro cristianismo. Tal vez había un Jesús de los suyos, demostrando que los principios espirituales son importantes, en un sentido muy literal, universal “, dijo un antropólogo de Washington.

Otros no están tan seguros de su significado religioso. el Dr. Miles Fredericks de la Universidad de Nueva York respondió: “Esto es sólo más propaganda cristiana”.

EL ÁNGEL DE YAHWEH: ¿QUIÉN ES?

 Dios habla a Moisés desde una zarza ardiente, según un fresco de Leonardo da Vinci.

Dios habla a Moisés desde una zarza ardiente, según un fresco de Leonardo da Vinci.

 

La Biblia ciertamente nos habla del “ángel de Jehová” que hablaba a los siervos de Dios en el AT. El Apóstol Pablo, sin embargo, nos dice en Hebreos lo siguiente: “Dios (no Jesucristo), habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas (AT), 2 en estos postreros días (NT) nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;” (Heb.1:1,2). Así que fue Dios, y no su Hijo, quien habló a los padres por los profetas en el AT. Y nótese que lo hizo de muchas maneras, incluyendo seguramente la de un ángel, “El Ángel de Jehová”. Luego, Pablo es enfático al decir que en los postreros días, que empezaron en sus tiempos, nos ha hablado por Su Hijo. Esto quiere decir que antes de los últimos días el Hijo no habló a ningún humano.

 

Podemos afirmar que algunas de las numerosas manifestaciones del “ángel de Jehová” en las Escrituras parecen ser lo que se conoce por teofanías. Por ejemplo, La Biblia nos dice que el ángel de Jehová se apareció al profeta Moisés en la zarza ardiente, pero después dice que Dios habló con Moisés en aquella ocasión (Éxodo 3; Hechos 7:30-38). También el ángel de Jehová se le presentó a Agar, la esclava, y habló como si fuera Dios mismo, y ella se dirigió a él como Dios (Génesis 16:7-14). Si leemos Éxodo 13:21 veremos que dice que Jehová iba delante del pueblo de Israel en una columna de nube, mientras que Éxodo 14:19 nos informa que el ángel de Dios estaba con la columna de nube. El ángel de Jehová se le apareció a Israel en Jueces 2:1-5 y habló como si fuera Dios mismo. Jueces 6:11-24  describe la apariencia del ángel de Jehová a Gedeón y luego dice que Jehová miró a Gedeón. Nuevamente, el ángel de Jehová apareció a Manoa y a su esposa, y ellos creyeron que habían visto a Dios (Jueces 13:2-23).

 

Otras visitas del ángel de Jehová no señalan si eran manifestaciones de Dios mismo o no, aunque la gente supone a menudo que lo eran. Algunos ejemplos son las aspectos a Abraham en el Monte Moría y a Balaam (Génesis 22:11-18; Números 22:22-35). A veces el ángel de Jehová claramente no es una manifestación de Dios. Algunos ejemplos son las apariencias a David y a Zacarías (I Crónicas 21:15-30; II Samuel 24:16; Zacarías 1:8-19).  El ángel del Señor en el Nuevo Testamento supuestamente no es más que un ángel, y por cierto que no es Jesucristo, el Hijo de Dios (Mateo 1:20; 2:13; 28:2; Hechos 8:26).

 

Al estudiar todos estos versículos de la Biblia, algunos sostienen como vehemencia más que con razón que el ángel de Jehová siempre es una manifestación directa de Dios. No obstante, algunas de las instancias citadas arriba no apuntalan esta idea y dos de ellas realmente la contradicen a raja tabla. Otros cristianos afirman, sin embargo, que el ángel de Jehová es en algunos casos una manifestación de Dios, y en otras definitivamente no. Esta segunda idea parece armonizar con la Biblia.

 

Una tercera idea, no obstante, es que el ángel de Jehová nunca es Jehová, sino un ángel literal. Para fundamentar esta última idea, uno destacaría que los ángeles son portavoces, mensajeros, y agentes de Dios. Es decir, esta idea contiende que es correcto decir que “el Señor dijo” o “el Señor hizo” aunque El lo dijo o lo hizo mediante la agencia de un ángel. Bajo este criterio, una descripción de un hecho de Dios en la narración de una apariencia angelical es simplemente una forma de decir en breve que Dios obró a través del ángel. Ya que los escritores bíblicos esclarecen al principio de los relatos que un ángel era el agente directo, no tiene que existir ninguna incertidumbre o divergencia. En esta idea, las personas que reconocieron la visita de Dios o estaban equivocadas en su creencia  que habían visto a Dios mismo, o, más razonablemente, reconocieron que Dios estaba usando un ángel para hablarles y entonces se dirigieron a Dios mediante el ángel. Hay otra forma de armonizar esta tercera idea con los versículos de la Escritura que identifican al ángel de Jehová con Jehová mismo: a saber, que el ángel apareció visiblemente, pero que el Señor también estaba presente invisiblemente. Entonces, las referencias al Señor como actuando o hablando podrían significar literalmente el Señor y no el ángel.

 

En resumen, es innegable que el ángel de Jehová en el Antiguo Testamento no era siempre el Señor mismo. Una persona puede sostener plausiblemente que el ángel de Jehová jamás era una teofanía real, pero no puede sostener con seriedad que el ángel de Jehová era siempre una teofanía. La explicación más sencilla es que la frase, “el ángel de Jehová,” a veces se refiere a una teofanía de Dios pero en otras ocasiones denota nada más que un ángel ordinario.

 

Un erudito trinitario resume la idea predominante de la siguiente manera:

 

“En el Antiguo Testamento el ángel de Jehová podría ser solamente un mensajero de Dios (la misma palabra hebrea significa mensajero), distinto de Dios mismo (2 Samuel 24:16), o podría ser identificado con el Señor mismo hablando de Sí mismo . . . el hecho de que Dios no puede ser ilustrado con claridad es típico de las teofanías del Antiguo Testamento . . . Dios tiene la libertad de mostrar Su presencia, al mismo tiempo que los humanos tienen que ser protegidos de Su presencia inmediata.”

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

WILLIAM SOTO SANTIAGO: ¿EL ANGEL MENSAJERO?

 



Este hombre, William Soto Santiago, es un dirigente de una de las tantas sectas que hay en Latinoamérica. Es de origen portorriqueño y extiende su influencia en varios países.


Inició como varios predicadores, que incluso fueron usados en cuestiones de sanidades y milagros. Al tiempo le interesó la teología de un hombre llamado William Marrion Braham, que en su tiempo se le consideró un hereje. Sólo como ejemplo, Braham manejaba la idea de que Eva engañó a Adán con Satanás, y que de ahí vino Caín, y por eso hubo una genealogía maldita, mientras que Abel, y luego Set fueron hijos legítimos de Adán, y que de ahí vino una genealogía bendita. (Sólo para que te des cuenta del tipo de maestritos en que se apoyó William Soto)

 

Piensa que la historia de la iglesia se divide en varios líderes importantes de la historia, de hecho menciona a 7, para después mencionar a Braham como el último “gran profeta”, y claro él, como el continuador de esta “historia”. En base a todo ello, él asimismo se declara como el último ángel que lleva la profecía “verdadera”, el que “toca la trompeta”. Todos sus mensajes se basan en esta idea. Llega a ser hasta tedioso oír siempre lo mismo.

 

Hace referencia a la “coronación de Cristo”, en un evento en el cual se vio en el cielo una figura del rostro de “Jesús”. Este evento ocurrió en Estado Unidos, en donde unas nubes formaron tal figura. Y también se toma la figura de Braham, en donde según en la foto, tiene en su cabeza una luz, vaya, lo que se asemeja al “aro” de los “santos”.

 

Al inicio de sus mentiras, tuvo mucho arraigo debido a su gran carisma y elocuencia. Al tiempo, ya viejo, las cosas no le han sido tan fáciles, pero la extensión de sus ideas por sus discípulos prosigue.

 

William Soto Santiago se autoproclama el Ángel enviado por el Mesías Yahshua, en el Apocalipsis, para justificar esto, él usa los siguientes textos:


(Apocalipsis 22:6) Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto.


(Apocalipsis 22:16) Yo Yahshua he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.

 

En estos textos, jamás se dice que el Ángel enviado por el Mesías Yahshua, ha de presentarse en los postreros días.

 

Lo que realmente nos muestra este pasaje, es que el Mesías ya envió a su ángel, ¿Y cuándo ocurrió esto? Pues muy simple, en el Siglo I cuando Juan estaba en la isla de Patmos.

 

En Apocalipsis 1:1, se dice claramente, que este Ángel le anuncio al Apóstol Juan, las cosas que debían suceder en el futuro, y en ninguna parte se dice que este ángel se manifestaría en los tiempos futuros.

 

Leamos a continuación:

 

(Apocalipsis 1:1) La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,

 

¿Se da cuenta usted? William Poto Santiago dice que él es este Ángel, sin embargo, Apocalipsis dice que la profecía ya fue declarada a Juan por medio del ángel que Dios envió.

 

Tampoco dice que es el Ángel mensajero de Dios, el cual se ocuparía de anunciar la profecía, sino que dice que el ángel era el medio que Dios usó para que Juan el Apóstol diera a conocer la revelación de las cosas que debían suceder.Por lo tanto, de esta sencilla manera se refuta y se hace pedazos la falsa y engañosa enseñanza de William Soto Santiago que dice que él es el Ángel enviado de Dios para mostrar la profecía del Apocalipsis.

 

  

Otra ridiculez que enseña William Soto es que El Mesías Yahshua está volando sobre Latino América, llevando su revelación apocalíptica, y lo hace a través de su ángel mensajero, “William Soso Santiago”.

 

Por supuestos que esta enseñanza tampoco tiene ningún asidero bíblico por donde se la mire.  Está absolutamente errada.

 

Como podemos ver, es inmensamente grande la mentira que enseña este hombre. Y lo más lamentable de todo es que muchas personas siguen y escuchan sus disoluciones. No olvidemos lo que dijo el Apóstol Pablo, inspirado por el Espíritu Santo:

 

(Timoteo 4:3) Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas (1Timoteo 4:1). Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;

 

 

Es justamente lo que sucede con las personas ignorantes— ¡y qué pena por ellos!—que siguen las mentiras de este hombre, ya que teniendo comezón de oír algo diferente, dan cabida a las doctrinas de demonios.

 

WILLIAM SOTO Y LA SEÑAL DEL HIJO DEL HOMBRE

 

Otra ridícula enseñanza de William Roto Santiago es la de la Señal del Hijo del Hombre que él dice es una nube supuestamente vista por millones de personas, en distintos puntos de la tierra. Ésta, según los de la Iglesia angular, es la señal del Mesías.

 

Sin embargo, la palabra de Dios dice claramente, que esa señal se manifestara sólo cuando el Mesías aparezca por segunda vez en su retorno a la tierra.

 

(Mateo 24:30) “Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.”

 

Este pasaje dice claramente que esa señal será vista únicamente en el retorno del Mesías a la tierra. Además, este pasaje nos dice que esa Señal, es el mismo Mesías viniendo en las nubes de cielo, no esa barata imagen que promueve este falso profeta y esta secta llamada piedra angular.


Veamos que esa señal que aparecerá, será el mismo Mesías en las nubes, ¿Por qué?El pasaje comienza diciendo que:

 

 

“Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo”

 

Y luego dice que la gente verá, esa señal, ¿Qué es lo que la gente verá? El mismo pasaje nos contesta:


“y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo”

 

Por lo tanto, decir que esa ridícula imagen es la Señal del Mesías, es una mentira de las más grandes, ya que el Mesías no ha regresado a la tierra por segunda vez aún. Y porque esa señal no será ningún objeto en especial, sino que es el Mismo Mesías Yahshua viniendo en las nubes del cielo.


Conclusión:1.- William Soto, es seguidor de las enseñanzas de un falso profeta llamado William Branham. El cual, como todo falso iluminado, dice tener experiencias sobrenaturales con un ángel enviado de Dios.

 

2.- William Soto Santiago no es el Ángel mensajero de Dios con la revelación apocalíptica, ya que ese Ángel ya se manifestó a Juan para que él diera a conocer la revelación de las cosas que tienen que suceder.

 

3.- La nube, la cual es llamada por la secta de la piedra angular, “la señal del hijo del hombre”, no es más que gran engaño. Ya que, la señal es, como lo indicó el Señor, él Mismo, y sólo aparecerá cuando él vuelva en persona con gran poder y gloria, para salvar a los que le esperan.


“QUE YAHWEH ADONAI LES DE GRACIA Y PAZ EN EL NOMBRE
DEL MESIAS YAHSUA”

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.apologista.blogdiario.com