FRANCISCO, EL PAPA “CHE”, ESTARÍA PENSANDO BENDECIR LOS MATRIMONIOS GAY

Los tiempos cambian rápidamente, y el Papa “che” estaría pensando bendecir los matrimonios Gay para los próximos años, y de ese modo ganarse para sus filas a los ateos, a los brujos y a los homosexuales para que obtengan su salvación eterna de dicha y felicidad en el cielo junto con todos los ángeles, tanto caídos como no caídos.

Francisco dijo, “ya es hora que me convierta en un Papa moderno, “Yeye” y “Go-go” para captar a todos los hombres, sin excepción alguna. Total, Dios es infinito amor y sabe comprender a todos los hombres, incluso con sus fallitas de fábrica. Incluso yo, dijo el Papa, soy un gran pecador, y aún así sigo siendo el líder espiritual de más de mil millones de católicos que sólo pisan la iglesia los feriados y fiestas de guardar.

La curia romana está muy preocupada por los cambios que promueve el Papa Che revolucionario, y sospechan que algún día lo verán jugando Golf, o corriendo tablas en Hawai. Todo es posible con este Papa terco.

Fuente:

http://www.gayvatican.wordpress.com

 

PAT ROBERTSON DICE QUE LOS ATEOS SON UNOS MISERABLES POR TRATAR DE “ROBAR” LA NAVIDAD DE LOS CRISTIANOS

…Parece que Pat Robertson se olvida de que la navidad es ya reconocida, tanto por cristianos como por no cristianos, como una fiesta que tiene su origen en Babilonia y luego Roma pagana. Por lo tanto, la iglesia no debería celebrarla, y menos aún, animar a otros a que participen de ella como si fuera una bendita fiesta cristiana. ¡No lo olvides, Pat Masony Robertson! 

20 PREGUNTAS QUE LOS ATEOS TIENEN QUE SER CAPACES DE RESPONDER

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA, CON ERRORCILLOS LIGEROS

Aquí hay algunos fenómenos enigmáticos que cada persona debe tratar de luchar, y encontrar las respuestas. (H / T Justin Brierley)

Aquí está la lista completa:

1. ¿Qué causó que el universo exista?

2.¿Cómo se explica el ajuste fino del universo?

3. ¿Por qué es racional universo?

4.¿Cómo surgieron el ADN y los aminoácidos?

5.¿De dónde vino el código genético?

6.¿Cómo evolucionaron las cadenas complejas de la enzimas irreducibles?

Estoy dejando de lado los números 7 y 8, ya que carecen de especificidad.

9.¿Cómo es posible el pensamiento independiente en un mundo gobernado por el azar y la necesidad?

10.¿Cómo nos damos cuenta de la auto-conciencia?

11.¿Cómo es posible el libre albedrío en un universo material?

12.¿Cómo podemos explicar la conciencia?

13.Sobre qué base podemos hacer los juicios morales?

14.¿Por qué el sufrimiento importa?

15.¿Por qué son importantes los seres humanos?

La atención

16.¿Por qué preocuparse por la justicia?

17.¿Cómo podemos explicar la creencia casi universal en lo sobrenatural?

18.¿Cómo sabemos que lo sobrenatural no existe?

19.¿Cómo podemos saber si hay existencia consciente después de la muerte?

20. ¿Cómo explica la tumba vacía, las apariciones de la resurrección y el crecimiento de la iglesia?

Así que aquí es el trato. A mí me parece que no nos pueden buscar y encontrar respuestas a estas preguntas, y luego ajustar nuestro comportamiento para adaptarse, incluso si vamos a ser menos felices y realizados, o podemos hacer que nuestra felicidad y la autonomía personal en esta vida lo más importante cosa, e inventar respuestas a estas preguntas que son especulativos. O vivimos en consonancia con la evidencia que tenemos ahora, o vivimos como queremos y esperamos para el futuro de las pruebas que se vuelque la evidencia que tenemos ahora.

Creo que esta es la opción que estamos frente a los humanos. O hacemos la verdad la principal prioridad, y dejamos que nuestras vidas cambien para responder a la evidencia que tenemos ahora o hacemos nuestra felicidad la máxima prioridad y especular que el universo es distinto de la forma en que es para que podamos buscar la felicidad sin el estorbo de la obligación de conocer al Creador y Diseñador del universo.

Todo el mundo siempre habla de “el sentido de la vida”. Te diré cuál es el significado de la vida. Es de descifrar acerca de las preguntas de arriba y entrar en una relación íntima, amorosa, de auto-sacrificio relación con el Creador y Diseñador del universo – una relación limitada por hechos, no sentimientos. ¿Qué es tan objetable la idea de que podría haber una persona por ahí que tiene un derecho sobre nosotros? En tanto que sus intenciones son buenas, por qué somos tan reacios a ser su amigo y tomar en cuenta su carácter cuando decidimos lo que vamos a hacer con nuestras vidas?

 http://winteryknight.wordpress.com/2012/05/30/20-questions-that-atheists-need-to-be-able-to-answer/

¿POR QUÉ LOS ATEOS SON LOS PEORES CIENTÍFICOS?

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA, CON ERRORCILLOS

Los marineros son estúpidos, los científicos son inteligentes!

Me siento ofendido. No como un cristiano, pero como científico y matemático. Probabilidad y estadística son mis amigos más cercanos. La ciencia es mi objetivo para Dios. En mi propia búsqueda intelectual para hallar a Dios en este mundo, mis emociones jugar sólo el papel de admirador. No me la regla, ni mi acercamiento a la religión o la ciencia. Los dos, para mí, son uno. Me temo que ningún descubrimiento científico y el fomento de bienvenida de Salomón a buscar conocimiento y sabiduría en esta vida humana de la mía. La ciencia simplemente fascinante descubre el más grande científico de los métodos, tal como refleja el mayor humor cómico y de la poesía, el poeta más grande. Nada más. Todos los descubrimientos humanos es, para mí, una razón más para adorar.

Dicho esto, me siento ofendido por la falta de la buena ciencia y la lógica en la comunidad de la ciencia de hoy en día mayoritariamente ateo.De todas formas, pero una, una comunidad única con las buenas, proceso básico, científico de alto nivel y pensar para aprender más sobre el universo en que habitamos los humanos. Son naturalmente, y con razón, un grupo escéptico. Una reclamación debe ser demostrado ser tomado en serio. Esa única excepción es su acercamiento a Dios. Aquí es donde la arrogancia, su verdadero dios, se encuentra justo en su camino. Se frena su mente y su ciencia. Se deja en ridículo a ellos y sus ideas. La única barrera contra la exposición al escarnio es el éxito de el mito de que la ciencia, de alguna manera, siempre es “correcto”. Que los científicos están de alguna manera más inteligente o más lógica que cualquier otro ser humano. Que, de alguna manera, son inmunes a las debilidades humanas, como el hambre de poder egoísmo, o la arrogancia. Y, por último, que hoy en día la ciencia está de alguna manera “mucho más avanzado” que en los días en que los científicos afirmaron que la tierra era plana o que el sol giraba alrededor de la Tierra.

“Ooooohhhh, la radiación es gooooood!” – Madame Curie

La gente ha sido engañada para creer que los seres humanos han cambiado a partir de los “viejos tiempos”. Que los científicos, en particular, han cambiado. Que la única razón que los científicos principales despedidos y censurados “nuevos” descubrimientos “en ese entonces” era porque eran, así, primitivo  en sus formas. Que de alguna manera, la ciencia de hoy, es defendida por una raza diferente, más superior de los hombres que sólo se preocupan por la “Verdad”. El hombre moderno, puro en su búsqueda del conocimiento.

Esta es la caca de caballo de patentes.

La naturaleza del hombre, como la naturaleza de la ciencia, no ha cambiado ni un ápice de lo “primitivo” día de la ciencia. Verdaderos seres humanos persiguen el conocimiento de la minoría  de los cuales siempre serán los que buscan la Verdad. La gran mayoría de los hombres sólo buscan el reconocimiento egoísta por razones egoístas. Los científicos no son más que seres humanos falibles, con su participación en igualdad de héroes y villanos. Son el reflejo de la población normal de la humanidad. Y como el propio término “héroe” debe indicar, las virtudes del hombre vienen sólo una vez en mucho tiempo en los seres humanos. Quién iba a creer que cualquier “héroe” de cualquier cultura de cualquier momento en la historia humana se podría definir como un egoísta, hambriento de poder, auto engrandecimiento tonto, codiciando el dinero? No, los héroes, no importa quién los define, siempre encarnan la más alta de los rasgos humanos: la honestidad, la bondad, la bondad, el altruismo, la generosidad y el amor del hombre y Dios. Y no importa que define a un héroe, sabemos que esta persona sea “especial”. ¿Por qué? Porque son muy raros . Debido a que casi ningún ser humano puede realmente cumplir con sus normas.

“Ooops radiación es Baaaaad!” – Albert Einstein

¿Por qué esta fe ciega en una comunidad entera  de los seres humanos? ¿Por qué suponer que debido a que la mayoría de ellos dicen algo, (como la tierra es plana), que los plebeyos deben aceptar sus ideas, sin duda? Además, ¿por qué suponer que todos los científicos son aún inteligente? Al igual que todos los campos, hay gente inteligente y hay gente inteligente. Hay abogados y abogados inteligentes realmente tontas. Una vez más, teniendo en cuenta la naturaleza humana, la verdadera inteligencia es raro, tan raro como la honestidad real de la intención. Así que, ¿por qué esta confianza anormal de los científicos, sus motivos y su inteligencia?

La ciencia también ha demostrado ser completamente equivocados-una y otra vez. En primer lugar, comer el hígado es ideal para las personas. Ahora, el hígado es “malo” para la gente. En primer lugar, el uso de gas era genial para la gente. Ahora, utilizando el gas es malo para la gente. En primer lugar, las pastillas de calcio eran grandes para la gente. Ahora píldoras de calcio son malos para la gente. En primer lugar, beber vino era malo para la gente. Ahora bien, es bueno para la gente. Necesitábamos flúor ahora dará vuelta a su gris dientes! En primer lugar, el mercurio era genial para ayudar a los enfermos. Ahora, el mercurio es malo para ayudar a los enfermos. Se filtra, ¿alguien? ¿Qué tal un gran cuchillo de ‘sangrar’ a la muerte cuando lo único que tenía era un virus?

“Calamares gigantes son las creaciones de los veleros de borrachos, ignorantes!” – Western científicos Blanca

De hecho, ser mal está en el corazón mismo de la búsqueda adecuada de los conocimientos: el supuesto de que no sabemos nada todavía. Y que desean saber más. El científico único bueno es que el muy humilde. No es el idiota que cree realmente saben nada en absoluto . Para que usted sabe todo es al tabaco el fin  de la persecución a Saber es negar la motivación de la ciencia. Es el chapoteo de la motivación y dirección. Sólo los humildes pueden realmente ver la maravilla magnífica de todo lo que tenemos todavía por descubrir. Debe estar en el corazón de toda buena ciencia para asumir que cualquier cosa es posible. En el corazón del mal intencionados la ciencia, es la voluntad de los hombres malos. Es allí que la fealdad de la naturaleza humana reside en la afirmación de que sólo ciertas  cosas son posibles. Sin reside en que el corazón, sino también la falta de la razón pura, la lógica y la ciencia propiamente dicha. El científico que realmente cree que los seres humanos, que no puede ni siquiera comenzar a comprender el envejecimiento, tiempo, espacio, la enfermedad, la psicología, la genética, o cualquier otra cosa para el caso-se puede definir lo que no puede existir es simplemente estúpido. Estas personas me hacen reír-y muchas veces me hacen burla. Ellos son la antítesis de la ciencia, estos definidores de lo que no puede ser. Ellos trabajan de forma negativa y por lo tanto son raquíticos desde el principio.

“Oooooh, mira, ¡Qué fascinante! Nosotros, los científicos encontraron un calamar gigante que ataca a los barcos en los paquetes! ¿Quién de nosotros vamos a ponerle el nombre de?”

Un buen científico ve por ellos y ve lo que ven. Se preguntan al respecto. Buscan respuestas a la misma. Aceptan las cosas que encuentran. El miedo no los gobiernan. No rechazan los fenómenos reales, ni tampoco descartar rápidamente. Que buscan y buscan y siguen buscando. Ellos usan palabras como: “Hasta ahora, he encontrado … ..” y “Sobre la base de lo que he encontrado, propongo que esta podría ser la razón ….” Y “Toda la evidencia parece apuntar en esta dirección que voy a seguir a investigar hasta que una prueba más diga lo contrario … “etc, etc Lo que un buen científico nunca dice es:” Porque yo  , el gran científico blancos occidentales, nunca he visto personalmente, y porque mi grupo de ideas afines Western White “refugio científicos t lo visto, no debe existir. “Algo así como el pequeño pez que nada por los penes en el Amazonas. La poca gente de color han sabido que durante cientos de años.  Ellos se protegen con trozos de tela y cuerda. Sin embargo, hasta que un científico blanco occidental tiene una alberca de su , y lo han visto los ojos por un panel de científicos occidentales blancos, se mantendrá inexistente! Y cuando finalmente reconoció, que seguramente será nombrado después de que el pobre negro que, por desgracia para él, “descubrió que”.

Quisiera pedir a los científicos más tontos “¿La gente (los científicos, incluso), en la época de Abraham ver las moléculas de aire? “¿Habían siquiera concebir de ellos? Tienen que responder: “No.” Entonces voy a preguntar: “¿El hecho de que los antiguos no podían ver las moléculas o concebir de ellos hacen no existe ? “¿La tierra sólo comienzan a girar alrededor del sol, cuando Galileo vio que lo hizo? Por supuesto que no. La gente simplemente no tienen el conocimiento o la tecnología para ver estos hechos. Pero lo hacen ahora.

La ciencia no es diferente hoy en día. Hay un mundo infinito que nosotros los humanos, en nuestro estado primitivo, simplemente no puede concebir, medir o ver el fin de “probar” su existencia. Y, sin embargo, al igual que las moléculas de aire hace miles de años, todavía existen. Asumir lo contrario es simple arrogancia y la necedad.

Asumir que la humanidad de alguna manera ha conseguido un buen agarre en el conocimiento es sólo cómico normal. Ni siquiera podemos curar el resfriado.

Y estos mismos científicos que afirman que no van a creer en algo que no puede probar, creo en la especiación (el fundamento mismo de la Evolución) – aunque no una de las especies de los cientos de miles que existen o han existido alguna vez ha dejado un rastro fósil que demostrar que están correctos. En su lugar, recurren a la gimnasia genético para probar lo improbable! (Los mismos tipos que no se puede curar el resfriado, porque no pueden entender la genética nos quieren hacer creer que pueden usar la genética para explicar la creación de la vida entera! Umm hmmm, ¿qué parte de la tierra en la Florida?) Estos mismos científicos que especiación reclamación, no como una teoría, sino como un hecho, de alguna manera puede lanzar probabilidad y estadística por la ventana cuando se considera que sólo los huesos de las especies por separado parecía sobrevivir a tiempo, presión, humedad y calor. No es un rastro de huesos de las decenas de miles de especímenes de cualquier especie morphing durante varios milenios (con lo que el número de especímenes en los millones) en otra especie sobrevivió? ¿En serio? Fueron los millones de estados de transición / especímenes de una especie y otra de alguna manera la maldición de los huesos que se desintegró mientras que las especies actuales, que se define fueron bendecidos con los huesos superiores?

¿Dónde están los fósiles molestos?

Si la cabeza del hombre comenzó con el hombre de Neandertal y el ‘morphing’ genéticamente con el tiempo a formas cada vez más inteligentes del hombre, ¿dónde están los millones de los huesos de todos los seres morphing? ¿Dónde están los huesos que muestran que el cerebro humano en crecimiento? El lóbulo frontal en expansión? ¿Dónde están los huesos que muestran una pendiente poco menos, y luego cuesta un poco menos y cuesta un poco menos hasta Homosapien nació? No debe ser, literalmente, millones de fósiles! La especiación no puede espontáneamente  pasar, ¿verdad? Una generación de mujeres neandertales no sólo dar a luz a la gente se dirigió directamente ¿no? ¡No! Miles de generaciones de los neandertales habrían necesitado cambios genéticos infinitesimal durante millones de años para llevar a cabo la especiación propuesta! Entonces, ¿dónde están todos los millones de los huesos de los de-entre los seres humanos? Hizo sólo los huesos de transición entre una especie de hombre y otras especies del hombre tienen una composición diferente de hueso? Olvídate de hombre, ¿hay algún rastro de los huesos, incluso para una  especie que verificar las afirmaciones de la especiación? ¿Qué? No es un rastro de huesos cambiar para respaldar la afirmación increíble que la vida surgió y se transformó de este modo, todo el camino de regreso a algún organismo unicelular en el fango primordial? Debe haber miles de millones de fósiles para probar esto! ¿Cuáles son las probabilidades (la probabilidad matemática) que el único  que sobrevivió a los huesos de las mismas fuerzas de la naturaleza son idénticas huesos de especies claramente delimitadas y sin huesos para demostrar su transición obvio a partir de una especie a otra? Improbable hasta el punto de imposible! Y, sin embargo, estas personas ateas de conocimiento fácilmente y con gran entusiasmo saltar a bordo de la derecha, pase la prueba y dicen que lo es!

De todos los estudios sobre el hombre-matemáticas, la lógica y la ciencia incluye, sino que simplemente es más probable matemáticamente a creer en el diseño inteligente de algún tipo de “ordenado” el caos (no observado en la vida real) que produjo el apretado, sorprendente, refrescante auto, auto la renovación de diseño que mira fijamente en la cara cada momento que vivimos. Especialmente a la luz del hecho de que el hombre, a sí mismo, acaba de crear “vida” en un tubo de ensayo.

Tomó la energía y de diseño para hacer esto. Sin energía continua y el diseño, las cosas “naturalmente” se desmoronan. No espontáneamente para volver a los diseños hermosos, perfectos, ¿verdad? Sooo …. ¿Cómo surgió la orden increíble de manera “espontánea” la creación misma hace?

Este salto increíble a conclusiones-que se refiere a la evolución y Dios, por una comunidad científica mayoritariamente ateo habla más de su propio rechazo de la rodilla en tierra que a la buena ciencia. Si Dios usó para que la especiación del hombre, ¿qué me importa? Pero la matemática es un error. Esto es lo que tiene mi mente. Eso, y la forma en que  intentes utilizar la ciencia para desacreditar a Génesis y por lo tanto, Dios. Por supuesto, ellos lo niegan (como se burlan de detrás de sus manos) en público, pero a continuación, añadir frases como: “Las ballenas fueron alguna vez tener-como las criaturas” en el libro de la ciencia de mis hijos sin una pizca de evidencia que lo respalde. ¿Por qué tratar de empujar la ciencia mal a mis hijos cuando son de otra manera tan escéptica y adecuado en su búsqueda del conocimiento? ¿Por qué la especiación del estado y la evolución como hecho y sin embargo, negar la viabilidad completa de Dios, impulsado por la creación? Responder a esta pregunta y usted encontrará el corazón de mis amigos mal.

Así que cuando “científicos”, y yo uso los términos de manera muy informal, dicen que para creer en un Dios inteligente que diseñó el universo con la intención y el propósito es ser “poco científica” y “desinformados”, sé que clase de científicos que son. Estos mismos científicos arrogantes que haría que la afirmación de que la creencia en un Dios que creó todo lo que es ilógico es que los científicos sí mismo que ya han creado «sintético» la vida ellos mismos. Es posible que ellos  para crear una forma de orden de vida más baja, pero es imposible que exista un Dios que puede crear un formulario para una vida más prolongada. Estos mismos científicos que afirman que creer en ángeles y demonios (criaturas invisibles entre nosotros) es ser ignorante son los científicos sí mismo que su punto de mil millones de dólares de los telescopios en el espacio en busca de hiper-inteligente, las formas de vida invisible. Estos mismos científicos que se burlan de los que creen que algo puede ser invisible y sin embargo, existe en forma real y concreta son los científicos sí mismo que ya han desarrollado la tecnología de sigilo, así como el inicio de una capa de invisibilidad.

ADN: tecnología radical de Dios

Estos mismos científicos que afirman la imposibilidad de un Dios que conoce el pasado, presente y futuro, todo al mismo tiempo son los científicos sí misma que ahora se han “descubierto” que las computadoras puede predecir el futuro. Estos mismos científicos que descartan la idea de que Dios puede existir en todos los períodos de tiempo son los científicos sí mismo que acaban de “descubierto” que las realidades alternas pueden existir al mismo tiempo y por lo tanto han señalado el camino hacia el viaje en el tiempo.

Ellos son la raza exactamente el mismo que se reía de  Aristóteles  cuando afirmó que la tierra era redonda.

Estos científicos llamados no han logrado captar el hecho de que la biología y la vida misma es una tecnología radical de hacer de Dios. Que el ADN es la tecnología más poderosa conocida por el hombre. Que la vida misma es tan poderoso, una tecnología que es imposible para la humanidad de destruir. Biología fue creada por una forma de vida más grande que nosotros. Incluso la bomba nuclear (o todos ellos van a la vez) no lo podía dejar. No, algunos pequeños de ADN podría escapar y comenzar su despiadada repetir todo de nuevo. Estos “hombres de conocimiento” sólo se puede concebir de acero, equipos de concreto y débil como la “tecnología”. Incluso directores de cine tienen una mejor imaginación de los científicos ateos!

Cómo la tecnología de hoy en día es lo que buscan mañana

La lógica del cristianismo es 100% sonido. Debido a que no tienen la pretensión de demostrar la existencia de Dios. Hemos estado sólo nuestra creencia en él. Si el hombre puede crear vida, seguramente alguien más puede hacerlo. Si existen otros seres sintientes en el universo (sus “extranjeros”), entonces la humanidad no puede poner un límite a sólo lo inteligentes o avanzados esas formas de vida se puede. Para buscar a los extranjeros que se admite la posibilidad del 100% y la probabilidad de lo avanzado, tan bien informado, por lo que tecnológicamente avanzados como para haber creado el “todo” lo que sabemos. Si hemos diseñado equipos para predecir el futuro, seguramente otra persona podría tener la tecnología aún mejor para predecir el futuro. O, incluso, contienen la “tecnología” en sí mismo como una capacidad pura. Si la humanidad con el tiempo puede viajar a través de diferentes dimensiones, entonces, ciertamente, otra persona puede hacerlo ahora. Si podemos hacer que las cosas no detectable por la tecnología de sigilo y capas de invisibilidad, entonces, ciertamente, otra persona puede hacerlo. Y no hay ninguna razón por la cual el hombre debe ser capaz de definir hasta qué punto avanzado un ser puede ser. O lo que su “tecnología” o la “ciencia” se parece. Estos términos no son más que los humanos usan palabras para definir nuestra búsqueda del conocimiento.

El hecho de que actualmente vemos estos términos como los microscopios y los aceleradores de partículas no significa que la tecnología del futuro se verá en este sentido. No, podría ser algo muy fantástico, inimaginable en 1000 años! Laboratorios y equipos de hoy se mantendrá en los museos un día como reliquias bárbaras del pasado. Por la lógica, es factible para nosotros y nuestro universo es el producto de otro tubo de ensayo es. Es 100% posible y probable, basado incluso en nuestra limitada experiencia, que lo que parece ser la “magia” por criaturas primitivas es real muy real “ciencia” del Otro. Cualquier buen científico que admitir esto. Usted puede confiar en que el trabajo científico.

La falta de lógica está en el corazón del mal de malos científicos. Ateo científicos. Lógica, la ciencia buena y todo el conocimiento verdadero para siempre vivirá en los sin miedo de la verdad. Y aquellos sin miedo a doblar la rodilla a él cuando lo encuentran.

FUENTE:

http://shortlittlerebel.wordpress.com/2011/09/28/why-atheists-make-the-worst-scientists/

LA NECESIDAD DE DIOS Y LA INMORTALIDAD

El Hombre, escribe Loren Eiseley, es el Huérfano Cósmico. Es la única criatura en el universo que pregunta, “¿Por qué?” Otros animales tienen su instinto para guiarlos, pero el hombre ha aprendido a hacer preguntas. “¿Quién soy?” pregunta el ser humano. “¿Por qué estoy aquí? ¿A dónde voy?”. Desde la Ilustración, cuando se despojó de los grilletes de la religión, el hombre ha intentado contestar estas preguntas sin hacer referencia a Dios. Pero las respuestas que ha hallado no han sido estimulantes, si no oscuras y terribles. “Eres un subproducto accidental de la naturaleza, el resultado de la materia más el tiempo y el azar. No hay ninguna razón para tu existencia. Todo lo que enfrentas es la muerte.”

El hombre moderno pensó que al librarse de Dios, se había librado de todo aquello que lo reprimía y ahogaba. Sin embargo, descubrió que al matar a Dios, se había dado muerte a sí mismo. Porque si no hay Dios, la vida de hombre se vuelve absurda.

Si Dios no existe, tanto el hombre como el universo están inevitablemente condenados a la muerte. El ser humano, como todos los organismos biológicos, debe morir. Sin la esperanza de la inmortalidad, la vida de hombre lleva sólo a la tumba. Su vida no es si no una chispa en la oscuridad infinita, una chispa que nace, parpadea, y muere para siempre. Por consiguiente, todos debemos enfrentar lo que teólogo Paul Tillich ha llamado “la amenaza del no ser”. Porque aunque ahora sé que existo, que estoy vivo, sé también que algún día ya no existiré, que ya no seré más, que voy a morir. Este pensamiento es pasmoso y amenazador: ¡pensar que la persona que llamo “yo” dejará de existir, que no será más!

Recuerdo vivamente la primera vez que mi padre me dijo que algún día yo moriría. De algún modo, como niño, el pensamiento simplemente nunca había cruzado por mi mente. Cuando me lo dijo, quedé lleno de miedo y una insoportable tristeza. Y aunque intentó repetidamente asegurarme esto ocurriría en mucho tiempo más, eso no parecía importar. Fuese antes o después, el hecho innegable era que yo moriría y ya no sería más, y esta idea me resultó abrumadora. Eventualmente, como todos, llegué a simplemente a aceptarlo. Todos aprendemos a vivir con lo inevitable. Pero esa percepción infantil sigue siendo cierta. Como el existencialista francés Jean-Paul Sartre observó, “algunas horas o algunos años no hacen diferencia alguna una vez que se ha perdido la eternidad”.

Ya sea que llegué antes o después, la perspectiva de la muerte y la amenaza del no ser es un horror terrible. Pero una vez conocí un estudiante quién no sentía esta amenaza. Decía que había crecido en una granja y estaba acostumbrado a ver los animales nacer y morir. La muerte era para él simplemente algo natural, parte de la vida, por así decirlo. Yo estaba intrigado por lo diferente que eran nuestras perspectivas acerca de la muerte y encontraba difícil entender por qué él no sentía la amenaza de no ser. Después de varios años, pienso que encontré mi respuesta leyendo a Sartre. Sartre observó que la muerte no es amenazante en tanto la veamos como la muerte del otro, cuando la vemos en tercera persona, por así decirlo. Es sólo es cuando la internalizamos y la vemos primera persona (“mi muerte: Yo voy morir”) que la amenaza del no ser se vuelve real. Como indica Sartre, muchas personas nunca asumen esta perspectiva de primera persona en su vida; uno puede mirar incluso su propia muerte desde un punto de vista de tercera persona, como si fuera la muerte de otro o incluso de un animal, como hizo mi amigo. Pero el verdadero significado existencial de mi muerte sólo puede apreciarse de la perspectiva de primera persona, cuando comprendo que yo voy morir y dejaré de existir para siempre. Mi vida es simplemente una transición momentánea del olvido al olvido.

Y el universo, también, enfrenta la muerte. Los Científicos nos dicen que el universo se está expandiendo, y todo en él se aleja más y más. Mientras esto sucede, se vuelve más y más frío, y su energía se agota. En el futuro todas las estrellas se consumirán y toda la materia colapsará en estrellas muertas y agujeros negros. No habrá luz en absoluto; no habrá calor; no habrá vida; sólo los cadáveres de estrellas y galaxias muertas, siempre expandiéndose en la oscuridad interminable y las frías profundidades del espacio: un Universo en ruinas. Así que no sólo la vida de cada persona individual está condenada; la raza humana entera está condenada. No hay escapatoria. No hay esperanza.

Lo Absurdo de la Vida sin Dios y sin Inmortalidad

Si no hay Dios, entonces el hombre y el universo están condenados. Como prisioneros sentenciados a muerte, esperamos nuestra inevitable ejecución. No hay Dios ni inmortalidad. ¿Y cuál es la consecuencia de esto? Significa que la vida misma es absurda. Significa que la vida que tenemos carece de significado, valor, o propósito último. Miremos cada uno de éstos.

No hay Significado Último sin Inmortalidad y sin Dios

Si cada persona deja de existir cuándo muere, entonces ¿qué significado último puede darse a su vida? ¿Importa realmente si alguna vez existió? Su vida puede ser importante en relación a ciertos eventos, pero ¿Cuál es el significado último de cualquiera de esos eventos? Si todos los eventos carecen de sentido, entonces ¿Cuál puede ser el significado o influencia última de cualquiera de ellos? En última cuenta no hacen ninguna diferencia.

Veámoslo desde otra perspectiva: Los científicos dicen que el universo en originó en una explosión denominada el “Big Bang” hace unos 13 mil millones años. Suponga que el Big Bang nunca hubiera ocurrido. Suponga que el universo nunca hubiera existido. ¿Qué diferencia sustancial haría? De todos modos, el universo esta condenado. En última cuenta, no hace ninguna diferencia si el universo alguna vez existió o no. Por consiguiente, carece de significado último.

Lo mismo es verdad respecto la raza humana. La humanidad es una especie condenada en un universo agonizante. Porque la raza humana dejará de existir en el futuro; da lo mismo si alguna vez existió. La humanidad, así, no es más significativa que un enjambre de mosquitos o un corral de cerdos, pues su destino es el mismo. El mismo ciego proceso cósmico que los escupió en primer lugar se los tragará a todos en el futuro.

Y lo mismo es verdad de cada persona individual. Las contribuciones del científico al adelanto de conocimiento humano, las investigaciones del doctor para aliviar el dolor y el sufrimiento, los esfuerzos del diplomático por afianzar la paz en el mundo, los sacrificios de hombres buenos en todo lugar para mejorar la condición de la raza humana: todos éstos llegan a nada. Éste es el horror de hombre moderno: dado que acaba en nada, es nada.

Pero es importante ver que no es sólo inmortalidad lo que necesita el hombre si su vida ha de ser significativa. La mera duración de la existencia no hace a esa existencia significativa. Si el hombre y el universo pudieran existir para siempre, pero no hubiera Dios, su existencia aún carecería de significado último. Como ilustración, una vez leí un cuento de ciencia-ficción en que un astronauta estaba aislado en un yermo trozo de piedra perdido en el espacio exterior. Con él tenía dos frascos: uno contenía veneno y el otro una poción que lo haría vivir para siempre. Comprendiendo su predicamento, bebió el veneno. Pero entonces, para su horror, descubrió que había bebido el frasco equivocado, habían bebido la poción de la inmortalidad. Y eso significaba que él estaba maldito a existir para siempre, una vida interminable y carente de sentido. Ahora, si Dios no existe, nuestras vidas son exactamente igual. Podrían seguir y seguir y aún carecer absolutamente de sentido. Aún podríamos preguntar de la vida, “¿Y qué?” Así que no es sólo la inmortalidad lo que el hombre necesita si su vida ha de ser significativa en último término; necesita a Dios y la inmortalidad. Y si Dios no existe, carece de ambos.

El hombre del siglo XX llegó a entender esto. Lean “Esperando a Godot” de Samuel Beckett. Durante toda la obra dos hombres mantienen una conversación trivial mientras esperan que llegué un tercer hombre, quién nunca lo hace. Nuestras vidas son así, está diciendo Beckett; sólo matamos el tiempo esperando. ¿Qué?, no lo sabemos. En un trágico retrato del hombre, Beckett escribió otra obra en que el telón se abre revelando un escenario cubierto de basura. Durante treinta largos segundos, el público se sienta y mira fijamente en silencio esa basura. Entonces el telón se cierra. Eso es todo.

Los existencialistas franceses Jean-Paul Sartre y Albert Camus entendieron esto también. Sartre retrató la vida en su obra “Sin Salida” como el infierno. La línea final de la obra son las palabras de resignación, “Bien, sigamos con él.” Así, Sartre escribe en otra parte acerca de la “náusea” de la existencia. Camus, también, vio la vida como un absurdo. Al final de su novela breve “El Extranjero”, el héroe de Camus descubre en un destello de comprensión que el universo no tiene significado y no hay Dios para darle uno.

Así, si no hay Dios, entonces la vida misma carece sentido. El hombre y el universo carecen de significado último.

No hay Valor Último Sin Inmortalidad y sin Dios

Si la vida acaba a la tumba, entonces da lo mismo si uno ha vivido como un Stalin o como un santo. Dado que el destino de cada uno finalmente no se relaciona con la propia conducta, usted puede simplemente vivir como mejor le parezca. Como lo puso Dostoyevsky: “Si no hay inmortalidad, todas las cosas están permitidas”. Sobre esta base, un escritor como Ayn Rand esta completamente en lo cierto al alabar las virtudes del egoísmo. Viva totalmente para el yo; ¡no hay nadie que le haga rendir cuentas! De hecho, sería estúpido hacer algo diferente, pues la vida es demasiado corta para arriesgarla actuando por otra cosa que no sea puro interés propio. Sacrificarse en favor de otro sería estúpido. Kai Nielsen, un filósofo del ateo que intenta defender la viabilidad de la ética sin Dios, al final admite,

No hemos sido capaces de mostrar que la razón requiere el punto de vista moral, o que todos que las personas verdaderamente racionales, desprovistas de mitos o ideologías, no necesitan ser individuos egoístas o los amorales clásicos. La razón no decide aquí. El cuadro que he pintado para usted no es uno agradable. La reflexión acerca de él me deprime. . . . La pura razón práctica, incluso con un adecuado conocimiento de los hechos, no le llevará a la moralidad.i

Pero el problema es aun peor. Porque, dejando de lado la inmortalidad, si no hay Dios, no puede haber estándares objetivos del bien y el mal. Todo lo que confrontamos es, en palabras de Jean-Paul Sartre, el hecho desnudo, carente de valor, de la existencia. Los valores morales son ya sea sólo expresiones de gusto personal o los derivados de la evolución y condicionamiento socio-biológico. En un mundo sin Dios ¿Quién puede decir qué valores son correctos y cuales no? ¿Quién puede juzgar que los valores de Adolfo Hitler son inferiores a los de un santo? El concepto de moralidad pierde todo significado en un universo sin Dios. Como un eticista ateo contemporáneo señala,”decir que algo es malo porque. . . esta prohibido por Dios, es. . . absolutamente comprensible para cualquiera que cree en un legislador Divino. Pero decir que algo está mal. . . aun cuando no haya ningún Dios para prohibirlo, no es comprensible. . . . ” “El concepto de obligación moral [es] ininteligible aparte de la idea de Dios. Las palabras permanecen pero su significado ha ido”ii. En un mundo sin Dios, no puede haber bien y mal en un sentido objetivo, sólo nuestros juicios subjetivos cultural y personalmente relativos. Esto significa que es imposible de condenar la guerra, la opresión, o el crimen como algo malo. Ni tampoco es posible alabar la fraternidad, la igualdad y el amor como algo bueno. Porque en un universo sin Dios, el bien y el mal no existen, sólo esta el hecho desnudo y sin valor de la existencia, y no hay nadie que diga que tu tienes la razón y yo estoy equivocado.

No hay Propósito Último Sin la Inmortalidad y sin Dios 

Si la muerte nos espera con los brazos abiertos al final del camino, ¿cuál es entonces el propósito de la vida? ¿Es todo para nada? ¿No hay razón para la vida? ¿Y qué del universo? ¿Es absolutamente en vano? Si su destino es una tumba helada en el vacío del espacio exterior, la respuesta debe ser: Sí, es vano. No hay ninguna meta, ningún propósito para el universo. Los restos de un universo muerto simplemente seguirán expandiéndose y expandiéndose. Para siempre

¿Y qué de hombre? ¿No hay ningún propósito en absoluto para la raza humana? ¿O simplemente desaparecerá algún día en el olvido de un universo indiferente? El escritor inglés H. G. Wells previó tal perspectiva. En su novela “La Maquina del Tiempo”, el viajero del tiempo de Wells viaja lejos en el futuro para descubrir el destino de hombre. Todo lo que encuentra es una tierra muerta, salvo por un poco de liquen y musgo, orbitando un gigantesco sol rojo. Los únicos sonidos son el zumbido del viento y las suaves olas del mar. “Más allá de estos sonidos inanimados”, escribe Wells, “el mundo estaba silencioso. ¿Silencioso? Sería difícil expresar su quietud. Todos los sonidos de hombre, el balido de oveja, los gritos de las aves, el zumbido de los insectos, el movimiento que sirve de fondo a nuestras vidas, todo se había acabado”iii 3. Y así, el viajero de tiempo de Wells regresó. ¿Pero a qué? meramente un punto anterior en la carrera sin objeto hacia el olvido. Cuando como no cristiano leí por primera vez el libro de Wells pensé, “¡No, no! ¡No puede acabar así!” Pero si no hay Dios, así es como acabará, nos guste o no. Ésta es la realidad en un universo sin Dios: no hay esperanza; no hay propósito.

Lo que es verdad para la humanidad como un todo es verdad individualmente para cada uno de nosotros: estamos aquí sin ningún propósito. Si no hay Dios, entonces nuestra vida no es cualitativamente diferente de la de un perro. Como el antiguo autor de Eclesiastés lo pone “Los hombres terminan igual que los animales; el destino de ambos es el mismo, pues unos y otros mueren por igual, y el aliento de vida es el mismo para todos, así que el hombre no es superior a los animales. Realmente, todo es absurdo, y todo va hacia el mismo lugar. Todo surgió del polvo, y al polvo todo volverá”. (Ecl 3:19-20 NVI). En este libro, que se lee más como un pedazo de literatura existencialista moderna que como un libro de la Biblia, el escritor muestra la futileza de placer, la riqueza, la educación, la fama política, y la honra en una vida condenada a acabar en la muerte. ¿Su veredicto? “¡Vanidad de vanidades! Todo es vanidad!” (1:2). Si la vida acaba a la tumba, entonces no tenemos ningún propósito último por el cual vivir.

Pero más que esto: aun si no acabara con la muerte, sin Dios la vida aún carecería de propósito. El hombre y el universo serían entonces simples accidentes del azar, lanzados a la existencia sin razón. Sin Dios, el universo es el resultado de un accidente cósmico, una explosión fortuita. No hay razón para su existencia. En cuanto al hombre, es un capricho de la naturaleza—un producto ciego de la materia, más el tiempo, más el azar. Es simplemente un poco de cieno que desarrolló racionalidad. Como un filósofo lo ha puesto: “La vida humana está montada sobre un pedestal subhumano y debe desplazarse por sí sola en el corazón de un universo silencioso e inconsciente.”iv

Lo que es verdad del universo y de la raza humana también es verdad de nosotros como individuos. Si Dios no existe, entonces usted es simplemente un aborto de naturaleza, lanzado a un universo sin propósito para vivir una vida sin propósito.

Así, si Dios no existe, significa que el hombre y el universo existen sin propósito, dado que el fin de todo es la muerte, y llegaron a existir sin propósito, dado que son sólo productos ciegos del azar. En pocas palabras, la vida carece absolutamente de razón. 

¿Entiende usted la gravedad de la alternativa que se nos presenta? Si Dios existe, hay esperanza para el hombre. Pero si Dios no existe, todo lo que nos queda es la desesperación. ¿Entiende por qué la pregunta sobre la existencia de Dios es tan vital para el ser humano? Como un escritor acertadamente lo ha puesto “Si Dios está muerto, entonces el hombre también está muerto”. 

Desgraciadamente, la gran masa de la humanidad no comprende este hecho. Continúan adelante como si nada hubiera cambiado. Me recuerda la historia de Nietzsche del loco que en las primeras horas de la mañana irrumpió en el mercado, linterna en mano, gritando: “¡Busco Dios! ¡Busco Dios!” Dado que muchos de los presentes no creían en Dios, provocó mucha risa. “¿Dios se ha perdido? ” se mofaron de él. “¿O está escondido? ¡O quizá se ha ido de viaje o ha emigrado!” Le gritaron y se rieron. Entonces, escribe a Nietzsche, el loco se volvió hacia ellos y los atravesó con su mirada 

“¿Donde esta Dios? ” gritó, ‘yo les diré. Nosotros lo hemos matado: ustedes y yo. Todos nosotros somos sus asesinos. ¿Pero cómo hemos hecho esto? ¿Cómo pudimos beber al mar? ¿Quién nos dio la esponja para borrar el horizonte entero? ¿Qué hicimos cuándo desencadenamos esta tierra de su sol? ¿Hacia donde se está moviendo ahora? ¿Lejos de todos los soles? ¿Acaso no nos hundimos continuamente? ¿Hacia atrás, hacia los lados, adelante, en todas las direcciones? ¿Queda un arriba y un abajo? ¿No estamos extraviándonos como en una infinita nada? ¿No sentimos el aliento del espacio vacío? ¿No se ha vuelto más frío? ¿No viene noche y más noche? ¿No deben encenderse las linternas por la mañana? ¿No oímos todavía del ruido de los sepultureros que están enterrando Dios? . . . Dios está muerto. . . . Y nosotros lo hemos matado. ¡Cómo nosotros, asesinos entre los asesinos, nos consolaremos!”v 

La muchedumbre miró fijamente al loco en el silencio y asombro. Por fin este azotó su linterna en el suelo. “He venido demasiado pronto” dijo. “Este tremendo evento todavía está en de camino, no ha alcanzado los oídos del hombre todavía”. Los hombres no comprendieron realmente las consecuencias de lo que habían hecho al matar a Dios. Pero Nietzsche predijo que algún día la gente comprenderían las implicaciones de su ateísmo; y este descubrimiento introduciría una edad de nihilismo: la destrucción de todo significado y valor en la vida. 

La mayoría de las personas aun no reflexiona en las consecuencias del ateísmo y así, como la muchedumbre en el mercado, sigue inconscientemente su camino. Pero cuando comprendemos, como hizo Nietzsche, lo qué el ateísmo implica, entonces su pregunta nos golpea fuertemente: ¿cómo nosotros, los asesinos de todos los asesinos, nos consolaremos? 

La imposibilidad Práctica del Ateísmo 

Casi la única solución que el ateo puede ofrecer es que enfrentemos la absurdidad de la vida y vivamos valientemente. Por ejemplo, Bertrand Russell escribió que debemos construir nuestras vidas en “el firme fundamento de la inflexible desesperación”vi. Sólo reconociendo que el mundo realmente es un lugar terrible podemos enfrentar exitosamente la vida. Camus dijo que debemos reconocer la absurdidad de la vida honestamente y entonces debemos vivir en amor el uno por el otro. 

El problema fundamental con esta solución, sin embargo, es que es imposible vivir de forma consistente y alegre dentro de tal cosmovisión. Si uno vive de forma consistente, no será feliz; si uno vive felizmente, es sólo porque no es consistente. Francis Schaeffer ha explicado bien este punto. El hombre moderno, dice Schaeffer, vive en un universo de dos pisos. En el piso de abajo está el mundo finito sin Dios; aquí la vida es absurda, como hemos visto. En el piso superior está el significado, los valores, y el propósito. Ahora, el hombre moderno vive en el piso de abajo porque cree que no hay Dios. Pero no puede vivir felizmente en un mundo tan absurdo; por tanto continuamente da saltos de fe al piso superior para afirmar el significado, valor, y propósito, aún cuando no tiene derecho a ello, dado que no cree en Dios. 

Echémosle, entonces, una nueva mirada a cada una de las tres áreas en que vimos que la vida es absurda sin Dios, para mostrar cómo el hombre no puede vivir consistente y alegremente con su ateísmo.  

Significado de la Vida 

Primero, el área del significado. Vimos que sin Dios, la vida no tiene ningún significado. Aun así, los filósofos continúan viviendo como si la vida tuviera significado. Por ejemplo, Sartre afirmó que uno puede crear significado para su vida escogiendo libremente seguir un cierto curso de acción. El propio Sartre escogió el Marxismo. 

Ahora esto es absolutamente incoherente. Es incoherente decir que la vida es objetivamente absurda y después decir uno puede crear significado para su vida. Si la vida es realmente absurda, entonces el hombre esta atrapado en el piso inferior. Intentar crear significado en la vida representa un salto al piso superior. Pero Sartre no tiene ninguna base para este salto. Sin Dios, no puede haber ningún significado objetivo en la vida. El programa de Sartre realmente es un ejercicio de autoengaño. Sartre realmente está diciendo, “Hagamos como que el universo tiene significado.” Esto es simplemente engañarnos a nosotros mismos. 

El punto es este: si Dios no existe, entonces la vida objetivamente carece de sentido; pero el hombre no puede vivir de forma consistente y feliz sabiendo que la vida no tiene sentido; así que para ser feliz simula que la vida tiene significado. Pero esto es, claro, completamente inconsistente, porque sin Dios, el hombre y el universo carecen de cualquier significancia real. 

El valor de Vida 

Volvámonos ahora al problema de valor. Aquí es donde ocurren las inconsistencias más escandalosas. En primer lugar, los humanistas ateos son totalmente incoherentes al afirmar los valores tradicionales del amor y hermandad. Camus ha sido correctamente criticado por sostener inconsistentemente la absurdidad de la vida y la ética del amor y hermandad humana. Los dos son lógicamente incompatibles. Bertrand Russell, también, fue inconsistente. Pues aunque era ateo, era un abierto crítico social, denunciando la guerra y las restricciones a la libertad sexual. Russell admitió que no podía vivir como si los valores éticos simplemente fueran una cuestión de gusto personal, y que encontraba su propia visión, por consiguiente, “increíble.” “No sé la solución”, confesóvii. El punto es que si no hay Dios, no puede existir un bien y mal objetivos. Como dijo Dostoyevsky “Todas las cosas están permitidas.” 

Pero Dostoyevsky también mostró que el hombre no puede vivir de esta manera. No puede vivir como si fuera perfectamente correcto que soldados maten niños inocentes. No puede vivir como si fuera perfectamente correcto que dictadores como Pol Pot exterminen a millones de sus propios compatriotas. Todo en él clama que estos actos son malvados, realmente malvados. Pero si no hay Dios, no puede hacerlo. Así que da un salto de fe y afirma los valores de todos modos. Y cuando lo hace, revela la insuficiencia de un mundo sin Dios. 

El horror de un mundo desprovisto de valor se hizo real para mi con una nueva intensidad hace unos pocos años atrás, cuando vi un documental televisivo de la BBC llamado “The Gathering”, Se trataba de una reunión de sobrevivientes del Holocausto en Jerusalén dónde reencontraron amistades perdidas y compartieron sus experiencias. Un prisionera, enfermera, contó como había llegado a ser la ginecóloga de Auschwitz. Ella observó que las mujeres embarazadas eran agrupadas por los soldados bajo la dirección del Dr. Mengele y alojadas en los mismos cuarteles. Pasado algún tiempo, notó que no se volvía a ver a ninguna de estas mujeres. Hizo algunas averiguaciones. “¿Dónde están las mujeres embarazadas que fue alojadas en esos cuarteles?” “¿No se enteró? ” fue la respuesta. “El Dr. Mengele las usó para vivisección.” 

Otra mujer contó cómo Mengele había ligado a sus pechos para que no pudiera amamantar a su pequeño. El doctor quería descubrir cuánto tiempo un infante podía sobrevivir sin nutrición. Desesperadamente esta pobre mujer intentó mantener a su bebé vivo dándole los pedazos de pan empapados en café, sin resultados. Cada día el bebé perdía peso, un hecho que era ávidamente monitoreado por el Dr. Mengele. Una enfermera vino en secreto a esta mujer y le dijo, “He arreglado una manera para que usted pueda salir de aquí, pero usted no puede llevar a su bebé con usted. Traje una inyección de morfina que puede darle al niño para acabar su vida.” Cuando la mujer protestó, la enfermera insistió: “Mire, su bebé va a morir de todas maneras. Al menos sálvese usted.” Y así, esta madre le quitó la vida de su propio bebé. El Dr. Mengele se enfureció cuando se enteró de ello, porque había perdido su espécimen de experimentación y, buscó entre los cadáveres para encontrar el cuerpo descartado del bebé y así poder tener un último registro de peso. 

Mi corazón se rasgó por estas historias. Un rabino que sobrevivió al campo lo resumió bien cuando dijo que en Auschwitz era como si existiera un mundo en que todos los Diez Mandamientos hubieran sido invertidos. La humanidad nunca había visto tal infierno. 

Y aún así, si Dios no existe, entonces en cierto sentido, nuestro mundo es Auschwitz: no hay un bien y un mal absolutos; cualquier cosa esta permitida. Pero ningún ateo, ningún agnóstico, puede vivir de forma consistente con tal perspectiva. El propio Nietzsche, quién proclamó la necesidad de vivir más allá del bien y del mal, rompió con su mentor Richard Wagner a causa del problema del antisemitismo del compositor y su estridente nacionalismo alemán. Del mismo modo, Sartre, escribiendo justo después de la Segunda Guerra Mundial, condenó el antisemitismo, declarando que una doctrina que lleva al exterminio no es meramente una cuestión de opinión o gusto personal, de igual valor que su opuestoviii. En su importante ensayo “El Existencialismo Es un Humanismo”, Sartre se esfuerza vanamente por eludir la contradicción entre su rechazo a la idea de valores divinamente preestablecidos y su deseo urgente afirmar el valor de la persona humana. Como Russell, no podía vivir con las implicaciones de su propio rechazo de los absolutos éticos.

Un segundo problema es que si Dios no existe y no hay inmortalidad, entonces todos los actos malvados de los hombres quedan impunes y todos los sacrificios de los hombres buenos quedan sin recompensa. ¿Pero quién puede vivir con tal perspectiva? Richard Wurmbrand, quien fue torturado por su fe en las prisiones comunistas dice

“La crueldad de ateísmo es difícil de creer cuando el hombre no tiene fe en la recompensa del bien o el castigo de mal. No hay ninguna razón para ser humano. No hay restricción de las profundidades de mal que hay en el hombre. Los verdugos comunistas a menudo decían, ‘no hay Dios, no hay más allá, no hay castigo para el mal. Podemos hacer lo que queramos.’ Incluso escuché a un torturador decir, ‘Doy gracias a Dios en quien no creo, por haber vivido hasta a esta hora cuando puedo expresar todo el mal en mi corazón.’ Lo expresó en la increíble brutalidad y tortura infligidas en los prisioneros”ix. 

Y lo mismo se aplica a los actos de auto-sacrificio. Hace varios años, ocurrió un terrible desastre aéreo en pleno invierno, en que un avión que despegaba del aeropuerto de Washington, D.C., se estrelló contra un puente sobre el río Potomac, zambullendo a los pasajeros en las heladas aguas. Cuando los helicópteros de rescate llegaron, la atención se enfocó en un hombre que una y otra vez empujó la escalera de cuerda colgante hacia otros pasajeros en lugar de ser el mismo llevado a la seguridad. Seis veces pasó la escalera. Cuando llegaron nuevamente, había fallecido. Había dado gratuitamente su vida para que otros pudieran vivir. La nación entera volvió sus ojos a este hombre en respeto y admiración por el acto bueno y desinteresado que había realizado. Y aún así, si el ateo está en lo correcto, ese hombre no fue noble, hizo la cosa más estúpida posible. Debió haber ido primero por la escalera, empujando a otros si era necesario para sobrevivir. ¿Pero morir por otros que ni siquiera conocía, renunciar a toda la breve existencia que tendría? ¿Para que? Para el ateo no puede haber ninguna razón. Y aún así el ateo, como el resto de nosotros, reacciona instintivamente con alabanza para la acción generosa de este hombre. De hecho, uno probablemente nunca encontrará a un ateo que viva de forma consistente con su sistema. Porque un universo sin responsabilidad moral y carente de valor es inimaginablemente terrible. 

El propósito de Vida 

Finalmente, miremos el problema del propósito de la vida. La única manera en que la mayoría de las personas que niegan el propósito en la vida viven felizmente es, ya sea, inventando algún propósito, lo que es auto engaño como vimos con Sartre, o no llevando su perspectiva a sus conclusiones lógicas. Tome el problema de muerte, por ejemplo. Según Ernst Bloch, la única manera en que el hombre moderno puede vivir ante la muerte es tomando prestada subconscientemente la creencia en la inmortalidad que sus antepasados sostuvieron, aunque él mismo no tiene ninguna base para esta creencia, dado que no cree en Dios. Al tomar prestados los remanentes de una creencia en la inmortalidad, escribe a Bloch, “el hombre moderno no siente el abismo que incesantemente lo rodea y que ciertamente finalmente lo engullirá. A través de estos remanentes, salva su sentido de identidad. A través de ellos surge la impresión de que el hombre no está pereciendo, si no solo que un día el mundo tiene el capricho de no aparecerle más.” Bloch concluye, “Este ánimo, bastante superficial se alimenta de una tarjeta de crédito prestada. Vive de esperanzas antiguas y del apoyo que estas una vez habían proporcionado”x. El hombre Moderno ya no tiene derecho a ese apoyo, dado que ha rechazado a Dios. Pero para vivir con un propósito, hace un salto de fe al afirmar una razón por la cual vivir. 

A menudo encontramos la misma inconsistencia entre aquéllos que dicen que el hombre y el universo llegaron a existir sin ninguna razón o propósito, simplemente por casualidad. Incapaz de vivir en un universo impersonal en que todo es producto del ciego azar, esta gente comienza a atribuir personalidad y motivos a los procesos físicos mismos. Es una manera extraña de hablar y representa un salto del piso inferior al superior. Por ejemplo, Francis Crick, a medio camino de su libro “El Origen del Código Genético” comienza a escribir “naturaleza” con una “N” mayúscula y en otra parte habla de selección natural como siendo “inteligente” y como “pensando” en lo que va a hacer. Fred Hoyle, el astrónomo inglés, atribuye al propio universo las cualidades de Dios. Para Carl Sagan el “Cosmos”, que él siempre escribe con mayúscula, obviamente cumple el papel de un dios sustituto. Aunque todos estos hombres profesan no creer en Dios, contrabandean un Dios suplente por la puerta trasera porque ellos no pueden soportar vivir en un universo en que todo es el resultado aleatorio de fuerzas impersonales. 

Y es interesante ver a muchos pensadores traicionar sus perspectivas cuando son llevadas a su conclusión lógica. Por ejemplo, ciertas feministas han levantado una tormenta de protesta contra la psicología sexual Freudiana porque es chauvinista y degradante respecto de las mujeres. Y algunos psicólogos se han sometido y han revisado sus teorías. Ahora, esto es totalmente inconsistente. Si la psicología Freudiana es realmente verdad, entonces no importa si es degradante para las mujeres. No se puede cambiar la verdad porque no nos guste a lo a que lleva. Pero las personas no pueden vivir de forma consistente y feliz en un mundo dónde otras personas son devaluadas. Sin embargo, si Dios no existe, nadie tiene valor alguno. Sólo si Dios existe puede alguien de forma consistente sostener los derechos de las mujeres. Pero si Dios no existe, entonces la selección natural dicta que el varón de la especie sea dominante y agresivo. Las mujeres no tendrían más derechos que los que tienen una cabra hembra o una gallina. En la naturaleza cualquier cosa que es, esta bien. ¿Pero quién puede vivir con tal perspectiva? Al parecer, ni siquiera los psicólogos Freudianos que traicionan sus teorías cuando son empujadas a sus conclusiones lógicas. 

O tomemos el conductismo sociológico de alguien como B. F. Skinner. Su perspectiva lleva a la clase de sociedad prevista en “1984” de George Orwell, dónde el gobierno controla y programa el pensamiento de todos. Si las teorías de Skinner son correctas, no puede haber objeción a tratar a las personas como a las ratas en la jaula de Skinner, recorriendo sus laberintos, estimulados con comida y choques eléctricos. Según Skinner, todas nuestras acciones están determinadas de todas formas. Y si Dios no existe, ninguna objeción moral puede levantarse contra este tipo de programación, porque el ser humano no es cualitativamente diferente de una rata, dado que ambos no son más que materia, más tiempo, más azar. Pero, de nuevo ¿quién puede vivir con tal perspectiva deshumanizante? 

O finalmente, tome el determinismo biológico alguien como Francis Crick. La conclusión lógica es que el ser humano es como cualquier otro espécimen de laboratorio. El mundo se horrorizó cuando descubrió que en campos como Dachau los nazis habían usado a prisioneros para experimentos médicos en humanos vivos. ¿Pero por qué no? Si Dios no existe, no puede haber ninguna objeción en usar a alguien como conejillo de indias humano. El fin de esta perspectiva es el control de la población en que el débil y el no deseado son muertos en orden a dar lugar al fuerte. Pero la única manera en que podemos protestar de forma consistente contra esta perspectiva es si Dios existe. Sólo si Dios existe puede haber propósito en la vida. 

El dilema de hombre moderno es así verdaderamente terrible. Y en la medida en que niega la existencia de Dios y la objetividad de los valores y el propósito, este dilema permanece sin resolver también para el hombre “posmoderno.” De hecho, es precisamente la conciencia de que el modernismo produce inevitablemente la absurdidad y desesperación lo que constituye la angustia de la posmodernidad. En algunos respectos, la posmodernidad es solo la conciencia de la bancarrota de la modernidad. La cosmovisión atea es insuficiente para mantener una vida feliz y consistente. El hombre no puede vivir de forma consistente y feliz como si la vida careciera finalmente de significado, valor o propósito. Si intentamos vivir de forma consistente dentro de una cosmovisión atea, seremos profundamente infelices. Si en cambio logramos vivir felizmente, es sólo desmintiendo nuestra cosmovisión. 

Confrontado con este dilema, el ser humano se debate patéticamente por algún medio de escape. En un notable discurso ante la Academia Americana para el Avance de Ciencia en 1991, el Dr. L. D. Rue, confrontado con el predicamento del hombre moderno, postuló audazmente que debemos engañarnos a nosotros mismos por medio de alguna “Mentira Noble” para pensar que nosotros y el universo aún tenemos valorxi. Afirmando que “La lección de los últimos dos siglos es que el relativismo intelectual y moral es profundamente la realidad”, el Dr. Rue reflexiona que la consecuencia de tal descubrimiento es que búsqueda del plenitud personal (o la auto realización) y la búsqueda de la coherencia social se independizan una de la otra. Esto porque desde el punto de vista del relativismo la búsqueda de la autorrealización se privatiza radicalmente: cada uno escoge su propio juego de valores y significado. Si hemos de evitar la “opción del manicomio”, dónde la autorrealización es perseguida sin tener en cuenta la coherencia social, y la “opción totalitaria” dónde la coherencia social se impone a expensas de la plenitud personal, no tenemos otra opción que abrazar alguna Mentira Noble que nos inspire a vivir más allá de nuestros intereses egoístas y así lograr la coherencia social. Una Mentira Noble “es una que nos engaña, nos compele más allá del propio interés, más allá del ego, más allá de la familia, la nación, [y] la raza.” Es una mentira, porque nos dice que el universo esta imbuido de valor (lo qué es una gran ficción), porque tiene una pretensión de verdad universal (cuando no la hay), y porque me dice que no viva para mi propio interés (lo qué es evidentemente falso). “Pero sin tales mentiras, no podemos vivir.” 

Éste es el espantoso veredicto pronunciado sobre el hombre moderno. Para sobrevivir, debe vivir en el auto engaño. Pero incluso la opción de la Mentira Noble es finalmente impracticable. Para ser feliz, uno debe creer en el en un significado, valor y propósito objetivos. ¿Pero cómo puede uno creer en esas Mentiras Nobles y al mismo tiempo en el ateísmo y relativismo? Mientras más convencido se esté de la necesidad de una Mentira Noble, menos se puede creer en ella. Como un placebo, una Mentira Noble opera sólo en aquéllos que la creen verdad. Una vez que hemos visto a través de la ficción, la Mentira pierde su poder sobre nosotros. Así, irónicamente, la Mentira Noble no puede resolver el predicamento humano para cualquiera que ha llegado a ver ese predicamento. 

La opción de la Mentira Noble lleva por consiguiente, en el mejor de los casos, a una sociedad en que un grupo elitista de illuminatis engaña a las masas para su propio bien, perpetuando la Mentira Noble. ¿Pero entonces por qué aquéllos de nosotros que estamos bien informados debemos seguir a las masas en su ilusión? ¿Por qué debemos sacrificar nuestro interés propio por una ficción? Si la gran lección de los últimos dos siglos el relativismo moral e intelectual es, entonces ¿por qué (si pudiéramos) pretender que no sabemos esta verdad y vivir una mentira en cambio? Si alguien contesta, “en beneficio de la coherencia social”, uno puede legítimamente preguntar por qué debo sacrificar mi interés propio en beneficio de la coherencia social. La única respuesta que el relativista puede dar es la coherencia social es en mi propio interés, pero el problema de esta respuesta es que el interés propio y el interés de la manada no siempre coinciden. Además, si (por puro interés individual) me preocupo de la coherencia social, la opción totalitaria me siempre está abierta: olvidemos la Mentira Noble y mantengamos la coherencia social (así como mi propia autorrealización) a expensas del bienestar personal de las masas. Rue consideraría tal opción indudablemente repugnante. Pero ahí esta el problema. El dilema de Rue es que él obviamente valora profundamente la coherencia social y la plenitud personal en si mismas; en otros términos, estas son valores objetivos, los que según su filosofía no existen. Él ya ha hecho el salto al piso de arriba. La opción de la Mentira Noble afirma lo que niega y así se refuta a si misma. 

El Éxito del Cristianismo Bíblico 

Pero si el ateísmo falla a este respecto, ¿que pasa con el Cristianismo bíblico? Según la cosmovisión cristiana, Dios sí existe, y la vida de hombre no acaba en la tumba. En el cuerpo de resurrección el ser humano puede disfrutar de vida eterna y comunión con Dios. El Cristianismo bíblico por lo tanto provee de las dos condiciones necesarias para una vida significativa, valiosa, y con propósito para el hombre: Dios e inmortalidad. Debido a esto, podemos vivir de forma consistente y feliz. Así, el Cristianismo bíblico tiene éxito precisamente donde el ateísmo colapsa.

Conclusión 

Ahora, quiero dejar claro que no he mostrado aún que el Cristianismo bíblico sea verdad. Pero lo que he hecho es exponer claramente las alternativas. Si Dios no existe, la vida es fútil. Si el Dios de la Biblia existe, entonces la vida es significativa. Sólo la segunda de estas dos alternativas nos permite vivir de forma feliz y consistente. Por consiguiente, me parece que aun cuando la evidencia para estas dos opciones sea completamente igual, una persona racional debiera escoger el Cristianismo bíblico. Me parece positivamente irracional preferir la muerte, la futileza, y la destrucción a la vida, el significado y la felicidad. Como dijo Pascal, no tenemos nada que perder y el infinito que ganar.  

Notas 

i 1 Kai Nielsen, “Why Should I Be Moral?” American Philosophical Quarterly 21 (1984): 90. 

ii Richard Taylor, Ethics, Faith, and Reason (Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall, 1985), 90, 84. 

iii H.G. Wells, The Time Machine (New York: Berkeley, 1957), chap. 11. 

iv W.E. Hocking, Types of Philosophy (New York: Scribner’s, 1959), 27 

v Friedrich Nietzsche, “The Gay Science,” in The Portable Nietzsche, ed. and trans. W. Kaufmann (New York: Viking, 1954), 95. 

vi Bertrand Russell, “A Free Man’s Worship,” in Why I Am Not a Christian, ed. P. Edwards (New York: Simon & Schuster, 1957), 107. 

vii Bertrand Russell, Letter to the Observer, 6 October, 1957. 

viii Jean Paul Sartre, “Portrait of the Antisemite,” in Existentialism from Dostoyevsky to Satre, rev. ed., ed. Walter Kaufmann (New York: New Meridian Library, 1975), p. 330. 

ix Richard Wurmbrand, Tortured for Christ (London: Hodder & Stoughton, 1967), 34. 

x Ernst Bloch, Das Prinzip Hoffnung, 2d ed., 2 vols. (Frankfurt am Main: Suhrkamp Verlag, 1959), 2:360-1. 

xi Loyal D. Rue, “The Saving Grace of Noble Lies,” address to the American Academy for the Advancement of Science, February, 1991.  

“If I may say so, I think these forums are great! Amongst an internet of darkness, lies, stupidity, and insincerity, these forums genuinely seem to be a place where thinking, calm, normal people can discuss the biggest of issues…” Read more

© 2007 Reasonable Faith. All rights reserved worldwide.            Contact Us  |  Privacy Policy  |  Content                              

EL QUE RÍE ÚLTIMO RÍE MEJOR

LOS IMPÍOS E INCRÉDULOS SE MOFAN DE DIOS Y DE SUS SERVIDORES

Proverbios 1:22: ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, Y los BURLADORES desearán el burlar, Y los insensatos aborrecerán la ciencia?

2 Pedro 3:3: sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán BURLADORES, andando según sus propias concupiscencias,

Judas 1:18: los que os decían: En el postrer tiempo habrá BURLADORES, que andarán según sus malvados deseos.

FINALMENTE DIOS SE REIRÁ MÁS DE LOS BURLADORES IMPÍOS

Salmos 2:4: El que mora en los cielos se reirá; El Señor se BURLARÁ de ellos.

Salmos 59:8: Mas tú, Jehová, te reirás de ellos; Te BURLARÁS de todas las naciones.

Proverbios 1:26: “También yo me REIRÉ en vuestra calamidad, Y me BURLARÉ cuando os viniere lo que teméis”

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

LOS ATEOS SABEN MÁS RELIGIÓN QUE LOS CREYENTES

Desde hace mas de dos años y en varios artículos he estado insistiendo sobre la crisis que vive Estados Unidos en materia de fe y doctrina. Esta noticia es una muestra más de que tengo razón. Nos damos cuenta entones del porque se venden tantos libros de predicadores y escritores famosos en América no importando si su contenido se ajusta a las Escrituras o no. Un 37% de personas que leen libros equivale a mas de 90 millones de personas al año, mientras el 48% dice leer solo la biblia, lo que da más o menos unos 120 millones de personas. A pesar de estos datos el resultado de la encuesta deja ver la poca profundidad con que se manejan los temas en lo que a Biblia se refiere. Los protestantes solo contestaron el 49.8% de las preguntas de manera correcta. ¡Que exposición al engaño!. La tapa (el colmo de los colmos) la ponemos los latinos que copiamos todo lo hereje que sale de Estados Unidos en materia teológica a pesar de tener aparentemente mas preparación que ellos en la actualidad. Es para reflexionar.

El texto de la noticia es el siguiente:

El Foro Pew sobre Religión y Vida Pública hizo su encuesta en junio entre 3.412 adultos con 32 preguntas y, en promedio, los participantes fueron capaces de responder la mitad del cuestionario. Los ateos y agnósticos tuvieron un promedio de 20,9 respuestas correctas y de cerca les siguieron los judíos, con un promedio de 20,5 y los mormones con un promedio de 20,3 respuestas acertadas.

Los protestantes en conjunto mostraron un promedio de 16 respuestas correctas y los católicos uno de 14,7, señaló el informe.

Entre los católicos blancos, el promedio de respuestas correctas estuvo a la par del general, con 16 aciertos, y entre los católicos hispanos el promedio bajó a 11,6 respuestas correctas.

Diferencias parecidas hubo entre los protestantes blancos, con 15,9 aciertos y los protestantes negros con un promedio de 13,4 respuestas correctas.

La encuesta muestra otros detalles: los cristianos del Sur de E.E. U.U., que son los más apegados a la Biblia, son los que menos la conocen; quienes creen que la Biblia es la palabra literal de Dios tuvieron peor promedio de respuestas que quienes no creen que la Biblia sea la palabra de Dios literalmente.

De once preguntas sobre otros credos religiosos en el resto del mundo el promedio de respuestas acercadas fue de cinco. Pero en esta categoría el promedio de acierto entre los judíos fue de 7,9 y entre los ateos y agnósticos de 7,5.

Asimismo los ateos, con 2,8 respuestas acertadas, y los judíos con un promedio de 2,7 fueron los que mostraron más conocimiento cuando se les presentaron cuatro preguntas sobre la religión en la vida pública y qué dice la Constitución de EEUU sobre el asunto.

La encuesta encontró que más del 45 por ciento de los católicos en EEUU no sabe que, según la doctrina de su iglesia, el pan y el vino que se usan en la comunión no simbolizan, sino que se convierten en, el cuerpo y la sangre de Jesús.

El 53 por ciento de los protestantes no identifica correctamente a Martín Lutero como el individuo cuyos escritos y acciones inspiraron la Reforma Protestante.

El 43 por ciento de los judíos no sabe que Maimónides, uno de los rabinos más venerados de la historia, fue judío, según el informe de Pew.

El 37 por ciento de los encuestados dijo que leía la Biblia u otras escrituras sagradas al menos una vez por semana. Pero el 48 por ciento de los estadounidenses afiliados a algún credo religioso indicó que “rara vez” o “nunca” leen otros libros religiosos aparte de la Biblia.

EFE

http://www.eltiempo.com/vidadehoy/gente/ateos-saben-mas-de-religion-que-los-creyentes_8004340-

LOS ATEOS NO EXISTEN

A menudo un creyente enfrenta  a una sociedad en la que existen personas que se autodenominan “ateos”, es decir que no creen en ningún tipo de dios, mucho menos en el Dios vivo, quien es el Dios de Israel, el Dios de la Biblia.

En este pequeño estudio deseo responder a algunas interrogantes comunes dentro de este contexto:

• ¿Existen realmente personas ateas?

• ¿Son solamente “ateos” aquellos quienes no creen en la existencia de Dios?

• ¿Debería un creyente involucrarse en debates con este tipo de personas?

Primero vamos a definir la palabra “ateo”. En un diccionario de escritorio común se define como “Adj. [persona] Que niega la existencia de Dios.”. Y buscando la definición bíblica, encontramos el similar en el Salmo 14 y 53, en sus primeros versículos: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios”.

Según los Salmos ateo es una persona necia que en algún momento de su existencia se propone negar a Dios. En las Escrituras la palabra “necio” generalmente está aplicada a cualquier tipo de persona impía con varias características: ira (Job 5:2), arrogancia (Proverbios 12:15), maldad (Salmos 53:1), ignorancia divina (Salmos 92:6), decepción (Proverbios 10:1), calumnia (Proverbios 10:14), etc. En el libro de proverbios la palabra necio se repite 45 de las 73 veces que aparece en la Biblia (RV1960).

Por tanto ateo, o mejor dicho un “necio”, no solamente se aplica a una persona que pregona la inexistencia de Dios, sino también a cualquier persona que sin negarlo, vive como si él no existiera, es decir, fuera de su ley y su gracia.

Podríamos decir que estamos en un mundo poblado de personas necias, aunque implícitamente los creyentes deberíamos saber que en realidad la Palabra de Dios enseña que en realidad todas las personas conocen a Dios, vaya sorpresa para muchos, pero es una realidad bíblica, aun las personas más escépticas a Dios, sí le conocen, porque Él se les ha manifestado, Veamos lo que nos dice Pablo:

Romanos 1:19,21  “Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto,  pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él,  su eterno poder y deidad,  se hacen claramente visibles desde la creación del mundo,  siendo entendidas por medio de las cosas hechas,  de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios,  no le glorificaron como a Dios,  ni le dieron gracias,  sino que se envanecieron en sus razonamientos,  y su necio corazón fue entenebrecido”

Pero no solamente perciben la majestuosidad de Dios en toda creación visible, sino que también se les manifiesto en sus propias conciencias:

Romanos 2:15,16 “Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones,  dando testimonio su conciencia,  y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres,  conforme a mi evangelio”

¿No es verdad, que aun los creyentes antes de nuestra conversión nos hemos visto envueltos en una lucha permanente sobre la justicia de Dios? ¿Acaso nunca hemos temido? –Pues aunque finalmente las personas desechen la verdad divina, habrán conocido antes en su conciencia y en todo su contexto natural al Dios viviente.

Pero salta a luz otra cuestión: ¿Por qué la multitud de gente, teniendo testimonio de Él no se somete? –Jesucristo en persona nos da la explicación:

Juán 3:19-21 “Y esta es la condenación:  que la luz vino al mundo,  y los hombres amaron más las tinieblas que la luz,  porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo,  aborrece la luz y no viene a la luz,  para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz,  para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios”

El hombre al asimilar la manifestación de Dios, se da cuenta de que se trata de un ser bueno y por tanto, el tener una relación con Él, significaría sacrificar su maldad, esa es una capacidad que el hombre natural no tiene y prefiere su propia sabiduría y filosofías, que no le exigirán el desprendimiento de las cosas impuras que ama, por tanto se auto-condena: “El que confía en su propio corazón es necio; Mas el que camina en sabiduría será librado” (Salmos 28:26)

Hay algo que a menudo en la predicación del evangelio se olvida mencionar, y es que todas las personas que no se someten a Dios (hablando específicamente de su salvación), están bajo la maldición de la ira de Dios: Juan 3:36 dice: “el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida,  sino que la ira de Dios está sobre él”.

No importa que tan buena parezca la vida del impío, el necio o el ateo (que al final es lo mismo), él vive bajo maldición aunque no se dé cuenta, muchas veces Dios mismo los entrega a mentes incapaces de comprender a causa de su propia necedad; creando ídolos, y haciendo de ellos mismos dioses, puesto que determinan lo que es bueno o malo para el hombre.

Romanos 1:24-25  “Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia,  en las concupiscencias de sus corazones,  de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira,  honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador,  el cual es bendito por los siglos.  Amén.”

Asaf también se dio cuenta de que el fortunio de los impíos es un deleite temporal que a la postre resulta su propia trampa:

Salmos 73:17-20  “Hasta que entrando en el santuario de Dios,  Comprendí el fin de ellos.  Ciertamente los has puesto en deslizaderos; En asolamientos los harás caer. ¡Cómo han sido asolados de repente! Perecieron,  se consumieron de terrores. Como sueño del que despierta,  Así,  Señor,  cuando despertares,  menospreciarás su apariencia”

Considero que ahora podemos afirmar que “todas las personas tienen conocimiento de Dios, porque Él mismo se las ha manifestado” y que “no hay mayor diferencia entre un ateo y una persona que sin negar la existencia de Dios, no vive conforme a su Palabra”. Me gustó escuchar en un sermón de Paul Washer algo como: “Niegas la existencia de Dios, pero todo tu ser está repleto de sus huellas digitales”

Por último ¿Qué es lo que deberíamos hacer al enfrentar a estas personas?

Personalmente, cuando yo me había convertido tenía una pasión por ir y anunciar el milagro que Jesucristo había obrado en mí, entraba en debates en los que no consideraba tener las respuestas más adecuadas, seguramente cometiendo errores doctrinales por defender mi conversión. Es cierto que los creyentes crecemos a medida que aprendemos la Palabra diligentemente, además de las pruebas y la disciplina divina; es bueno siempre estar preparado para defender la doctrina adecuadamente bajo la luz de la Palabra de Dios, pero es realmente un error (y hace no mucho me di cuenta de esto), el hecho de inmiscuirse en discusiones innecesaria ante personas necias, en las que no vamos a ganar, ni perder, por una razón muy simple, ellos no tienen la capacidad de discernir lo que el Espíritu de Dios a escrito en su Palabra, como tampoco nosotros la teníamos antes de haber recibido la gracia de Dios que es en Jesucristo, el Salvador:

1 Corintios 2:14  “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios,  porque para él son locura,  y no las puede entender,  porque se han de discernir espiritualmente”

Con esto, no trato de decir que el creyente se quede callado, sino más bien que cumpla adecuadamente el mandamiento que Jesucristo nos encomendó: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15)

Cuando Pablo estaba en Atenas ante los griegos (Hechos 17:16:34), que tenían fama de ser “sabios” por su acumulación de filosofías seculares, él no se puso a discutir sobre su burdo y amplio conocimiento, sino que más bien les predico el evangelio de frente y sin importar , lógicamente recibió burlas (v32), pero consiguió lo que pretendía, es decir algunos creyentes que le siguieron (v.34)

Hay dos cosas que el creyente debe demostrarle al mundo natural: el evangelio y su conducta en una vida piadosa, reflejando e imitando a Cristo. Comprendamos que mucho de lo que la Biblia nos enseña, lo enseña a personas ya creyentes redimidas en las que mora el Espíritu de entendimiento para nuestra perfección, pero lo que es para el mundo es primordialmente el evangelio de Cristo, aun pregonando este, comprendamos también que nosotros no tenemos el poder de convencimiento, esa es una obra sobrenatural que Dios obra: Juan 16:8  “Y cuando el Espíritu Santo venga,  convencerá al mundo de pecado,  de justicia y de juicio”.

Por último repasemos una parte del hermoso Salmo 92:

Salmo 92:5-9   ¡Cuán grandes son tus obras,  oh Jehová!

Muy profundos son tus pensamientos.

El hombre necio no sabe,

Y el insensato no entiende esto.

Cuando brotan los impíos como la hierba,

Y florecen todos los que hacen iniquidad,

Es para ser destruidos eternamente.

Mas tú,  Jehová,  para siempre eres Altísimo.

Porque he aquí tus enemigos,  oh Jehová,

Porque he aquí,  perecerán tus enemigos;

Serán esparcidos todos los que hacen maldad.

Fuente: tiempofinal.org

¿TIENE SENTIDO LA EXISTENCIA DE LA VIDA Y DE LAS COSAS SIN DIOS?

sarty

El hombre, escribe Loren Eiseley, es el huérfano Cósmico. ¿Él es la única criatura está en el universo que pregunta, “Por Qué?” Otros animales tienen instintos para guiarlos, pero el hombre ha aprendido a hacer preguntas.

¿“ Quién soy?” pregunta él “¿Por qué estoy yo aquí? ¿A dónde voy?” Desde la Iluminación, cuando el hombre moderno arrojó los grilletes de la religión, él ha intentado contestar estas preguntas sin consideración a Dios. Pero las respuestas que han regresado no eran irrisorias, sino oscuridad y terribles. “Usted es el subproducto accidental de la naturaleza, un resultado de la materia, más el tiempo, más el azar. No hay razón para su existencia. Todo lo que usted afronta es muerte.”

El hombre moderno creyó que cuando él se había deshecho de Dios, él se había librado de todo aquello que lo reprimía y lo ahogaba. En lugar de eso, él descubrió que al “matar” a Dios, él sólo había tenido éxito en quedarse él mismo en un huérfano.

Pues si no hay Dios mío, entonces la vida del hombre se vuelve absurda.

Si Dios no existe, entonces ambos, hombre y el universo, están inevitablemente condenados a la muerte. El hombre, como todos los organismos biológicos, deben morir. Sin esperanza de inmortalidad, la vida del hombre conduce sólo a la tumba. Su vida es sólo una chispa en la negrura infinita, una chispa que aparece, se mueve tremulantemente, y muere por siempre. Comparado al infinito desperezo del tiempo, el intervalo de la vida del hombre es sólo un momento infinitesimal; y todavía ésta es toda la vida que él alguna vez conocerá. Por consiguiente, todo el mundo debe venir cara a cara con lo que el teólogo Paul Tillich ha llamado “la amenaza de no ser.” Pues aunque yo sé ahora que existo, que estoy vivo, también sé que algún día yo ya no existiré, que ya no seré, que moriré. Este pensamiento es angustiante y amenazador: Pensar que la persona que llamo “yo mismo” cesará de existir, que no existiré!

Me acuerdo de que lúcidamente la primera vez que mi papá me dijo que algún día moriría. En cierta forma, como un niño, el pensamiento justamente nunca se me había ocurrido. Cuando él me lo dijo, me llené de miedo y tristeza insoportable. Y aunque él intentó repetidamente reconfortarme que esto estaba aún lejos, eso no parecía tener importancia. Si tarde o temprano, el hecho innegable fue que moriría y no sería más, y el pensamiento me abrumó. Eventualmente, como a todos nosotros, crecí para simplemente aceptar el hecho. Todos nosotros aprendemos a estar viviendo con lo inevitable. Pero el entendimiento profundo del niño permanece verdadero. Como el existencialista francés Jean Paul Sartre observó, varias horas o varios años dan lo mismo una vez que usted ha perdido la eternidad.

Si viene tarde o temprano, el prospecto de muerte y la amenaza de no ser es un horror terrible. Conocí a un estudiante una vez quién no sintió esta amenaza. Él dijo que él se había criado en la granja y estaba acostumbrado a ver a los animales naciendo y muriendo. La muerte era para él simplemente algo natural – una parte de la vida, por así decirlo. Estaba intrigado de qué tan diferentes eran nuestras dos perspectivas sobre la muerte y encontré difícil por qué que él sentía la amenaza de no ser. Años más tarde, creo que encontré mi respuesta al leer a Sartre. Sartre observó que la muerte no es amenazadora siempre que la miremos como la muerte del otro, desde un punto de vista de una tercera persona, por así decirlo. Es sólo cuando nosotros lo internalizamos y la vemos la muerte desde la perspectiva de la primera persona– ”: Voy a morir ” – que la amenaza de no ser se convierte en real. Como Sartre señala, muchas personas nunca asumen esta perspectiva de primera persona en medio de la vida; Uno aun puede mirar la propia muerte de uno desde el punto de vista de la tercera persona, como si fuera la muerte de otro o aun de un animal, como lo hizo mi amigo. Pero el significado existencial verdadero de mi muerte sólo puede ser apreciado desde la perspectiva de la primera persona, mientras me doy cuenta de que voy a morir y por siempre dejar de existir.

Y el universo, también, afronta una muerte propia. Los científicos nos dicen que el universo se expande, y las galaxias están creciendo más allá y más allá aparte. Mientras hace eso, se enfría más y más, y su energía se gasta. A la larga todas las estrellas se apagarán, y toda materia colapsará totalmente en estrellas muertas y agujeros negros. No habrá luz en absoluto; No habrá calor; No habrá vida; Sólo los cuerpos de estrellas y galaxias muertas, alguna vez en expansión en la oscuridad interminable y los recesos fríos del espacio – un universo arruinado. Ésta no es ciencia ficción. El universo entero marcha de forma irreversible hacia su tumba. Así, no está sólo la vida de cada persona individual condenada; La raza humana entera está condenada. El universo se está dirigiendo hacia su extinción inevitable – la muerte está escrita a todo lo largo de su estructura. No hay escapada. No hay esperanza.

NINGÚN SIGNIFICADO ÚLTIMO SIN DIOS Y LA INMORTALIDAD

Si cada persona individual pasa de la existencia cuando él muere, entonces qué significado final puede recibir para su vida? ¿Realmente tiene importancia si él alguna vez existió en absoluto? Podría decirse que su vida fue importante porque influenció en otros o afectó el curso de la historia. Pero esto muestra sólo un significado relativo a su vida, no un significado último o final. Su vida puede ser importante relativo a ciertos otros acontecimientos, ¿pero cuál es el significado último de cualquiera de estos acontecimientos? ¿Si todos los acontecimientos son sin sentido, entonces cuál puede ser del significado último de influenciar cualquiera de ellos? Finalmente da lo mismo.

Mírelo de otra perspectiva: Los científicos dicen que el universo se originó en una explosión llamada el “Big Bang” cerca de trece billones años atrás. Suponga que el Big Bang nunca ha ocurrido. Suponga que el universo nunca ha existido. ¿Qué diferencia última haría? El universo está condenado a morir de cualquier manera. Al fin lo mismo da si el universo alguna vez existió o no. Por consiguiente, está sin significado último.

Lo mismo es cierto de la raza humana. El género humano es una raza condenada en un universo moribundo. Ya que la raza humana eventualmente dejará de existir, no hace una diferencia última si alguna vez existió. La humanidad es así no más significativa que un enjambre de mosquitos o una granja de cerdos, pues su fin es todo lo mismo. El mismo proceso cósmico ciego que los expectoró en el primer lugar eventualmente los tragará otra vez.

Y lo mismo es cierto de cada persona individual. Las contribuciones del científico para el avance de conocimiento humano, las investigaciones del doctor para aliviar el dolor y el sufrimiento, los esfuerzos del diplomático para obtener paz en el mundo, los sacrificios de la buena gente en todas partes para mejorar a la raza humana—  todos estos vienen a la nada. Al fin no hacen ni un poquito de diferencia, ni uno pedacito. La vida de cada persona está por consiguiente sin significado último. Y porque nuestras vidas están finalmente sin sentido, las actividades de las que llenamos nuestras vidas están también sin sentido. Las largas horas pasadas estudiando en la universidad, nuestros trabajos, nuestros intereses, nuestras amistades— todos estos son, en el análisis final, completamente sin sentido.

EL SIGNIFICADO DE LA VIDA

Primero, el área del significado. Vimos que sin Dios, la vida no tiene significado. Pero los filósofos continúan viviendo como si la vida tuviese significado. Por ejemplo, Sartre sostuvo la opinión de que uno puede crear significado para su vida por medio de libremente escoger seguir un cierto curso de la acción. Sartre mismo escogió el marxismo.

Ahora esto es completamente inconsistente. Es inconsistente decir que la vida es objetivamente absurda y luego decir que uno puede crear significado para su vida. Si la vida es realmente absurda, entonces el hombre está atrapado en la historia inferior. Intentar crear el significado en la vida representa un salto para la historia superior. Pero Sartre no tiene base para este salto. Sin Dios, no puede haber significado objetivo en la vida. El programa de Sartre es de hecho un ejercicio en el auto engaño. Pues el universo realmente no adquiere significado solamente porque acierto darle uno. Esto es fácil de ver: Pues suponga que doy al universo un significado, y usted le da otro. ¿Quién está en lo correcto? La respuesta, claro está, es ni lo uno ni lo otro. Pues el universo sin Dios permanece objetivamente sin sentido, no importa cuánto lo estimamos. Sartre realmente dice, “Pretendamos que el universo tiene significado.” Y esto es justamente engañarnos a nosotros mismos.

El punto es éste: Si Dios no existe, entonces la vida es objetivamente sin sentido; Pero el hombre no puede vivir consistentemente y felizmente en la seguridad de que la vida está sin sentido; Así que para ser feliz él pretende que la vida se reviste de significado. Pero esto es, claro es, enteramente inconsistente – para sin Dios, el hombre y el universo están sin ningún significado verdadero.

 

¿Por qué son Ateos la Mayor parte de los Científicos Si hay Pruebas para creer en Dios?

 

Rostro de la desolación atea

 

Creencia en Dios

 

Un mayor porcentaje de científicos en los Estados Unidos son ateos comparados con el de la población en general. ¿Dudan ellos en la existencia de Dios debido a su inteligencia, conocimiento, y estudios académicos? Un nuevo estudio demuestra que la incredulidad está correlacionada con cosas mundanas tales como el estatus matrimonial y familiar,  así como también con el origen de la familia en sí.

Rich Deem

Introducción

 

A principios del siglo XX, los estudios demostraron que los científicos estaban menos inclinados que la población en general en creer en la existencia de Dios.1 Una encuesta conducida en 1969 mostró que el 35 % de los científicos no creía que Dios existiera. 2 En contraste, las encuestas recientes con respecto a la creencia religiosa han mostrado que el 90% de americanos cree en Dios y que el 40% asiste a un lugar de culto semanalmente. 3  ¿Se debe la falta de fe en Dios entre los científicos a su mayor inteligencia y conocimiento? Un estudio reciente fue diseñado para ver las diferencias en las creencias entre los científicos (y otros académicos) y qué factores influyen en aquellas creencias.

Religión y Académicos

 

Elaine Ecklund, y Christopher Scheitle preguntaron a 2,198 miembros de facultades en las disciplinas de física, química, biología, sociología, economía, ciencias políticas, y psicología de 21 universidades elite de investigación estadounidenses. En general, el 75 % de los profesores que se pusieron en contacto completaron la encuesta. Entre las diferentes disciplinas, la incredulidad en la existencia de Dios no fue correlacionada con ninguna área particular de experticia:

 

                                Incredulidad en Dios por Académicos

 

Disciplina                                                                                      %

Física                                                                                           40.8

Química                                                                                       26.6

Biología                                                                                       41.0

  En general                                                                                 37.6

Sociología                                                                                   34.0

Economía                                                                                     31.7

Ciencias políticas                                                                       27.0

Psicología                                                                                    33.0

  En general                                                                                  31.2

 

 

De hecho, la incredulidad en la existencia de Dios era casi tan alta entre los profesionales de las ciencias naturales como entre los de las ciencias “suaves”. Los anteriores estudios habían mostrado una tendencia similar con aquellos profesionales  en las ciencias sociales, los cuales asistían menos a menudo a los servicios religiosos como aquellos de las ciencias de la vida 2 De este modo, no parece que el estudio en cualquier campo en particular tenga que ver con la incredulidad en la existencia de Dios. Sin embargo, varios factores sin relaciones a las áreas de experticia y formación académica guardaron correlación realmente con la creencia en Dios. Se encontró que aquellos científicos que eran inmigrantes (donde la creencia en Dios es inferior) dudaban en Dios en un mayor grado que aquellos que nacieron y se criaron en los Estados Unidos. Además, el estudio encontró que los científicos vienen desproporcionadamente de trasfondos no religiosos o religiosamente liberales comparados a la población en general, sugiriendo que al menos alguna parte de la diferencia en la religiosidad entre científicos y la población en general se debe probablemente a la educación religiosa más bien que a la formación científica o a la presión institucional para ser irreligioso. Más interesante era la correlación entre el estado civil y el número de hijos en la religiosidad. Aquellos que estuvieron casados (sobre todo con niños) asistieron a los servicios religiosos más a menudo. Aquellos que cohabitaban eran más propensos que los científicos casados a creer que “hay muy poca verdad en cualquier religión.” Este podría ser un reflejo de ilusiones!

Conclusion

 

Es verdad que los científicos creen menos en la existencia de Dios que la población en general de los Estados Unidos. Sin embargo, el reciente estudio por Echlund, y Scheitle revela que los más importantes factores en la creencia estaban relacionados a la educación religiosa y el estatus familiar, y no al área de la experticia. El hecho de que los científicos sociales así como aquellos de las ciencias naturales casi expresaran la misma incredulidad en Dios, sugiere que el rechazo en la existencia de Dios no es el resultado del conocimiento en ningún área en particular de experticia. Es probable que aquellos que habían rechazado la moralidad religiosa (p.e. aquellos que estaban cohabitando) deseasen justificar su conducta diciendo que había muy poca verdad en cualquier religión.

 

La conclusion final:

 

“En cambio, factores demográficos particulares, como la edad, el estado civil, y la presencia de niños en la casa, parece explicar algunas diferencias religiosas entre científicos académicos… El más importante, demandados que fueron criados en casas religiosas, sobre todo aquellos criados en casas donde la religión era importante con mayor probabilidad serán religiosos en el presente.”

Referencias

 

1.    1.Leuba, J. 1916. The Belief in God and Immortality: A Psychological, Anthropological, and Statistical Study. Boston: Sherman, French, and Company.
Leuba, J. 1934. Religious Beliefs of American Scientists. Harper’s Magazine 169:291–300.

2.    2.Trow, Martin and Associates. 1969. Carnegie Commission National Survey of Higher Education: Faculty Study [computer file]. Berkeley: University of California at Berkeley, Survey Research Center [producer]. Ann Arbor, MI: University Consortium for Political and Social Research [distributor].

3.    3.Gallup, G. Jr. and D. M. Lindsay. 1999. Surveying the Religious Landscape: Trends in U.S. Religious Beliefs. Harrisburg, PA, Morehouse Publishing.
Hadaway, C. K., P. L. Marler, and M. Chaves. 1993. What the Polls Don’t Show: A Closer Look at U.S. Church Attendance. American Sociological Review 58: 741–52.
4Ecklund, E. H. and C. P. Scheitle. 2007. Religion among Academic Scientists: Distinctions, Disciplines, and Demographics. Social Problems 54: 289–307.

 

www.yeshuahamashiaj.org (Inglés y español)

www.elevangeliodelreino.org