¿CUÁL ES LA BUENA NUEVA Y A QUIÉNES ESTÁ DIRIGIDA?

 

Posted: 30 Nov 2013 07:11 AM PST

Todo el mundo conoce la palabra “Evangelio” y saben que significa “Buena Nueva” pero realmente no concocen cual es la buena nueva según el contexto de los manuscritos conocidos popularmente como Nuevo Testamento. En este breve artículo pretendo demostrar el significado de acuerdo a su contexto.

Una buena nueva es simplemente una buena noticia tal como lo es la llegada de un nuevo miembro a la familia, el nacimiento de un bebé; el cumplimiento de una promesa hecha entre los novios, la boda; o simplemente el anuncio de algo que causa mucho gozo y alegría. En el contexto de los manuscritos que conocemos como Nuevo Testamento se refiere al cumplimiento de una promesa hecha al pueblo de Israel.

La promesa hecha al Rey David:

Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino.  (2 Samuel 7:12 RV1960 )

El edificará casa a mi nombre, y él me será a mí por hijo, y yo le seré por padre; y afirmaré el trono de su reino sobre Israel para siempre. (1 Crónicas 22:10 RV1960 )

La promesa es que un descendiente del Rey David reinará sobre el trono de Israel para siempre. Para entender esto claramemte debemos también entender que el trono de Israel es lo mismo que el reino de Israel, reino de Di-os o reino de los cielos. Veamos las Escrituras que nos ayuda en la comprensión de este detalle tan importante que pocos conocen.

Y de entre todos mis hijos (porque Jehová me ha dado muchos hijos), eligió a mi hijo Salomón para que se siente en el trono del reino de Jehová sobre Israel.
(1 Crónicas 28:5 RV1960 )

Note que dice “para que se siente en el trono del reino de Jehová sobre Israel”.

Y se sentó Salomón por rey en el trono de Jehová en lugar de David su padre,(C) y fue prosperado; y le obedeció todo Israel. (1 Crónicas 29:23 RV1960 )

Note nuevamente que Salomón, el hijo de David se sentó en el trono de Jehová, esto es el trono de Israel.

Esto es muy importante conocer ya que cuando vemos en los evangelios que dice “Arrepentirse porque el reino de los cielos ha llegado (o reino de Di-os)” lo que realmente está diciendo es “Arrepentirse (Tshuvá – regresar) porque el reino de Israel ha llegado.” Imagínese la reacción del pueblo hebreo al escuchar éstas palabras, luego de haber sido exiliado en dos ocasiones y batallado con los griegos y ahora los romanos; por fin se retauraría el reino y llegaría el Rey que los gobernaría por siempre, ¡qué gran noticia! ¡Una buena nueva de mucho gozo y alegría!

Queda claro pues que éste es el contexto en los manuscritos y para ello sus autores conmenzaron señalando el objetivo principal de sus escritos: demostrar que Yeshúa el hijo de Yosef (quién es descendiente del Rey David) es el  Rey prometido a Israel, el Ungido por el Eterno para reinar por siempre sobre su pueblo Israel, su trono. Veamos la introducción y objetivo de los cuatro evangelios.

 Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham. (Mateo 1:1 RV1960 )

Jesucristo no es un nombre sino la contracción de la frase “Jesús el Cristo (Mesías o Ungido)” que quiere decir “Jesús el Rey de Israel”. Parafraseando un poco el texto de Mateo 1:1 tenemos: Libro de la historia de Yeshúa el Rey de Israel, descendiente de David, descendiente de Abraham.

 Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. (Marcos 1:1 RV1960 )

La frase “Hijo de Dios” significa lo mismo que “Rey de Israel” veamos las Escrituras que apoyan ésta declaración.

Y me ha dicho: Salomón tu hijo, él edificará mi casa y mis atrios; porque a éste he escogido por hijo, y yo le seré a él por padre. (1 Crónicas 28:6 RV1960)

Note que Salomón fue el sucesor del Rey David, su padre y que en ésta Escritura dice que el Eterno lo ha escogido por hijo y le sería por padre. Por otro lado la frase “Hijo de Dios” en Marcos 1:1 no aparece en muchos manuscritos. Podemos parafrasear Marcos 1:1 como sigue:  Comienzo de la buena nueva de Yeshúa el Rey de Israel

 Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido. (Lucas 1:1-4 RV1960)
Respondiendo uno de ellos, que se llamaba Cleofas, le dijo: ¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no has sabido las cosas que en ella han acontecido en estos días? Entonces él les dijo: ¿Qué cosas? Y ellos le dijeron: De Jesús nazareno, que fue varón profeta, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo; y cómo le entregaron los principales sacerdotes y nuestros gobernantes a sentencia de muerte, y le crucificaron. Pero nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel; y ahora, además de todo esto, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido. Aunque también nos han asombrado unas mujeres de entre nosotros, las que antes del día fueron al sepulcro; y como no hallaron su cuerpo, vinieron diciendo que también habían visto visión de ángeles, quienes dijeron que él vive. Y fueron algunos de los nuestros al sepulcro, y hallaron así como las mujeres habían dicho, pero a él no le vieron. Entonces él les dijo: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían. (Lucas 24:18-27 RV1960 )

Note que Cleofas habla acerca de Yeshúa el nazareno como aquel profeta que vendría a redimir al pueblo de Israel, osea como el rey prometido a David que restablecería el reino de Israel; y como Yeshúa les muestra por medio las Escrituras que primero ese rey prometido al pueblo de Israel tendría que sufrir, morir y ser resucitado de entre los muertos.

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. (Juan 1:14 RV1960 )

Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
(Juan 20:30-31 RV1960 )

Note como el autor del cuarto evangelio señala explicitamente el objetivo de sus escritos, demostrar que Yeshúa es el rey de Israel.

En conclusión podemos ver que le objetivo de los cuatro evangelios es demostrar que Yeshúa es el Rey de Israel prometido al Rey David, el cuál restableceria el reino de Di-os que no es otra cosa que el reino de Israel y reinaría por siempre. ¡Ésta es la gran buena nueva la cual proclamaron Pedro, Juan y Pablo! Y para ello fueron a buscar a los hijos de Israel entre las naciones.

La buena nueva:

Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. (Lucas 1:30-33 RV1960)

La proclamación de la buena nueva a los hijos de Israel entre las naciones:

 Pedro, apóstol de Jesucristo, a los expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia,  (1 Pedro 1:1 RV1960 )
Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud.  (Santiago 1:1 RV1960)

Y ahora, por la esperanza de la promesa que hizo Dios a nuestros padres soy llamado a juicio; promesa cuyo cumplimiento esperan que han de alcanzar nuestras doce tribus, sirviendo constantemente a Dios de día y de noche. Por esta esperanza, oh rey Agripa, soy acusado por los judíos. (Hechos 26:6-7 RV1960 )

 http://luzverdadera.blogspot.com

ISRAEL CONSIDERA TENER MÁS GESTOS DE BUENA VOLUNTAD

El gobierno israelí está considerando una petición palestina para transferir el control de seguridad adicional de las zonas controladas por palestinos en Cisjordania, como un gesto de buena voluntad hacia el líder Mahmoud Abbas.

El territorio en cuestión incluye los sitios dela Zona B, asignado en los Acuerdos de Oslo al control civil palestino y al control de seguridad israelí y la zona C, que se encuentra bajo control hebreo.

Estos temas fueron debatidos entre el Ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, y el secretario de Defensa de los Estados Unidos, León Panetta, en su visita a Israel a principios de esta semana.

El Evangelio del Reino de Jesús

 

 

 

 

Por Anthony F. Buzzard

 

Uno de los fenómenos más notables en la historia del pensamiento humano es la forma en la cual lo obvio puede ser escondido tanto del erudito como del laico. La historia del pensamiento cristiano demuestra un ejemplo indicador. Jesús mismo constantemente enseñaba que Su Mensaje del Evangelio sería escondido de las masas, cuyas mentes fueron cegadas por los contra intereses que les preocuparían y les prevendrían para una completa devoción a Él (Mateo 13:11-17).

 

El distinguido exégeta alemán E. Haenchen (Hechos de los Apóstoles, Hermeneia, 1971, p. 141) declaró en cuanto a la predicación de la iglesia apostólica temprana: “la predicación del Reino de Dios obviamente se refiere al Reino de Dios que comenzará con el Parusía [La Segunda Venida de Jesús].” En otra parte en el mismo comentario él explica que “el Reino de Dios mismo describe toda la proclamación cristiana” (sobre Hechos 28:23).

Mientras que el Evangelio del Reino es el concepto central en la predicación de Jesús y los apóstoles, y el Reino de Dios se refiere al Reino apocalíptico por ser inaugurado en la Segunda Venida, el gran público ha sido alimentado con una idea muy diferente. Para los liberales, el Reino de Dios es un programa social o un compañerismo espiritual disfrutado ahora por el creyente. Para el fundamentalista, el Reino es una sociedad Americana mejorada o la felicidad en el cielo en el momento de la muerte. Ninguna de estas definiciones del Reino puede ser posiblemente cuadrada con las pruebas del Nuevo Testamento. La fe como Jesús la predicó está por lo tanto falsificada en su mismo corazón. El Evangelio tal como Jesús lo enseñó ha sido silenciado.

 

Tal injusticia a los archivos históricos de la fe cristiana pide una investigación pública urgente. Es un hecho documentable de que los principales portavoces contemporáneos de la fe cristiana admiten que ellos no predican el Evangelio sobre el Reino (Ver a Anthony Buzzard, Nuestros Padres Que no Están en el Cielo, pps 29-34), aunque ellos reconocen que Jesús siempre lo hizo. Esta sorprendente discrepancia entre lo que pasa por la enseñanza de Jesús y lo que Jesús realmente enseñó merece la más amplia exposición. El Compañerismo de la Restauración espera hacer una pequeña contribución a la corrección de una injusticia histórica y espiritual al hombre afirmado por muchos que es el Mesías y el Salvador. A otros actualmente poco compasivos a las reclamaciones de Jesús, el descubrimiento que Su Mensaje ha sido considerablemente falsificado desde el segundo siglo será una materia de intrigante interés.

 

Gracias a los trabajos de los historiadores de iglesia podemos estar seguros de que Jesús no sólo proclamó el Reino como el raison d’ être de Su misión (Lucas 4:43), sino que por el Reino Él quiso decir lo que para cualquiera que perteneció a Su herencia judía significaba, a saber “el Imperio mundial de Dios – el reinado divino en el lugar de cada monarquía terrenal. Este será perfectamente realizado, totalmente establecido – aquí sobre la tierra” (F.C. Subvención, Judaísmo Antiguo y cristianismo del Nuevo Testamento, pps 114, 115). Tal visión de un Imperio mundial divino había sido en efecto la visión de todos los profetas de Israel. Su Mensaje Jesús simplemente lo confirmó, amplificó e hizo la materia de Su urgente llamado al arrepentimiento en vista del Gran Evento  por venir.

Este es un asunto de simple honestidad de que los Cristianos que reclaman seguir a Cristo abracen el Mensaje que Él y los apóstoles después de Él proclamaron. No es el caso, evidentemente, que los evangelistas contemporáneos trasmiten el Evangelio sobre el Reino. Ellos han reducido el Mensaje de salvación a la creencia en el perdón de pecados y la resurrección de Jesús. Pero ellos omiten la fundamento de la salvación que está en el arrepentimiento y la aceptación en fe del Evangelio sobre el Reino de Dios (Marcos 1:14, 15; Hechos 8:12, 19:8; 20:25; 29:23, 31, etc., y bajo terminología diferente como “la Palabra,” “el Evangelio,” “el Misterio,” “la Verdad,” etc. en el resto de los documentos NT).

 

La causa de la anomalía extraordinaria presentada por el diferencia entre lo que el NT presenta como la fe y lo que es comúnmente entendido son detectables, como muchos distinguidos teólogos e historiadores han documentado, a la mezcla fatal del paganismo Griego con la fe Hebrea temprana, que comenzó en el segundo siglo, después de la muerte de los apóstoles y como fue previsto por ellos (Hechos 20:29-31; 2 Pedro 2:1-3). Hemos documentado de numerosas fuentes el hecho de que sólo tal helenización de la fe prístina realmente alcanzó el Mensaje del Evangelio original del Reino (Ver a Nuestros Padres Que no Están en el Cielo, pps 259-267). Que esto no es conocido por millones de practicantes confiados apunta a la necesidad de una extensa exposición.

 

Los resultados de esta partida original de la Verdad son evidentes en la fragmentación del cristianismo contemporáneo en multitudes de denominaciones que se diferencian. Nada podría ser más beneficioso que el reconocimiento del insatisfactorio status quo y un regreso al evangelio puro de Jesús en relación al reino de Dios.

 

Más sobre el reino en:

 

www.restorationfellowship.org

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

www.esnips.com/web/BibleTeachings