TESTIGO DE JEHOVÁ: ¿VINO JESÚS PARA PREDICAR UN REINO CLASISTA EN DONDE UNOS POCOS CRISTIANOS SERÍAN REYES Y UNA GRAN MAYORÍA DE ELLOS SIMPLEMENTE SÚBDITOS DE SU FUTURO REINO MILENIAL?

Gálatas 3:28: Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

EL ABOMINABLE CLASISMO DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

Los Testigos de Jehová han venido engañando con la doctrina perversa de que Dios tiene dos grupos de creyentes, uno que tiene esperanza celestial, y otro, terrenal. También han venido sosteniendo que de los siete millones de Testigos de Jehová, sólo el 3% de ellos son hijos de Dios y hermanos de Cristo. Estos son los únicos, según los “Testigos”, los que componen el cuerpo místico de Cristo, y los que reinarán con él en su reino. El resto de “Testigos”, el 97%, son simplemente salvos de segunda categoría, sin derecho a comer y beber de los emblemas del memorial, sin el derecho de ser parte de la familia de Dios, sin el derecho de tener el Espíritu Santo, etc. 

¿Podría alguno, en su sano juicio, creer semejante patraña? Parece que sí…y no son sólo unos pocos los que se lo creen, ¡sino siete millones de ingenuos!

Ver siguiente vídeo para descubrir la falacia de esa doctrina diabólica:

¿QUÉ EXTRAÑO?–SÓLO ABUNDAN UNGIDOS TESTIGOS DE JEHOVÁ DE RAZA BLANCA…Y NI QUE HABLAR DEL CUERPO GOBERNANTE…¡TODOS SON CARAS PÁLIDAS, SALVO UNO!

 

gbherd.jpgSamuel Herd

Primer miembro de color del Cuerpo Gobernante en más de 60 años…¡Aleluya!

 

Desde que se creó el Cuerpo Gobernante de la Watchtower, nos llama mucho la atención que todos sus componentes siempre hayan sido de raza blanca, tendencia que aun en nuestros días persiste, salvo una sola excepción, el nuevo y primer miembro de color, Samuel Herd, como para disimular el racismo de tantos años. Sólo basta con ver las fotografías de todos los que lo integraron en las últimas  6  décadas y verán que no hay ni un solo afroamericano, latinoamericano, o asiático americano. Por espacio de  6 décadas pareciera que Jehová Dios se olvidó de las llamadas minorías de color que militan en su supuesta organización anti clasista y anti racista, es decir, que no hace acepción de personas. Si esto no es racismo, ¿entonces qué es? ¿Son las minorías demasiado insignificantes como para no merecer el ungimiento y un cargo de altísima responsabilidad? ¿Son las minorías intelectualmente menos capaces que los anglosajones, nórdicos o teutones? Que sepamos, ninguno del cuerpo gobernante en el pasado y en el presente se le puede calificar de erudito bíblico, ni siquiera con un diploma de Bachiller en Teología. Ninguno, incluyendo el máximo “teólogo” Fred Franz, tuvo una educación formal e integral en teología, y éste último con las justas sabía algo de Griego y Hebreo y nada más. Por tanto, ¿qué méritos tienen los ungidos del Cuerpo Gobernante para ocupar el puesto que ostentan? ¡Sólo el de haber sido unos “chupamedias” y “Sí, señores” de la organización! Otros probablemente estén allí porque tienen alguna experiencia en los negocios del mundo, y están aportando sus experiencias para el crecimiento de la Watchtower como un imperio religioso muy lucrativo, pero los más de sus integrantes con las justas tienen una educación secundaria.

Una vez le pregunté a un Testigo de Jehová peruano si conocía a algún ungido peruano de entre los 50,000 Testigos de Jehová que hay en el país, y se quedó callado por un largo rato, pensando si podía mencionarme siquiera uno…¡Y no pudo! Me prometió llamarme por teléfono en una semana para darme la respuesta definitiva, y hasta ahora lo estoy esperando. Esta misma pregunta se la hice a un Testigo de Jehová venezolano, y a otro de nacionalidad Uruguaya, e igualmente no recibí respuesta alguna de ellos. Ahora bien, sé que hay ungidos en los países de Latinoamérica y el Caribe, pero da qué hacer que todos son anglosajones, enviados por la central de la Watchtower en Brooklyn para ser los jefes de las sucursales. Son los hombres de confianza, y éstos viven con grandes privilegios que la gran masa de Testigos ni se imagina.

Si usted, Testigo de Jehová, se molestara en averiguar cuántos ungidos paisanos suyos hay en su país, estoy seguro que tendrá dificultad en encontrar tan solo uno. Me acuerdo que cuando militaba como Testigo de Jehová en mi juventud, un hermano de color que tenía muchos años en la secta y que era realmente sincero y correcto, dijo un día sentir en su corazón la “llamada celestial” (una locución que usan los Testigos para decir que Dios los ha escogido para ser ungidos y vivir en el cielo con otras 133,999 personas), y así se los hizo saber a los ancianos de su congregación. Éstos no tardaron de tomar la confesión del hermanito de color como una señal engañosa del diablo, y que no podía ser verdad o posible. El hermanito de color insistía en su supuesto “llamado celestial” y sostenía vehementemente que el Señor lo llamaba para ser de la clase de la iglesia, la clase celestial, la clase de los hijos de Dios, la clase de los reyes y sacerdotes, etc, etc. Ante la insistencia del hermanito, los ancianos de la congregación le dieron un ultimátum…o se retractaba de sus reclamos, o sería disciplinado en una sesión privada (el comité judicial). Entonces el hermanito, dolido, y muy defraudado, presentó su carta de renuncia ante tal injusto trato. Sin embargo, los ancianos no aceptaron su renuncia, sino que lo expulsaron por apóstata. Lo curioso del caso es que un misionero americano (anglosajón) que tenía también años en la congregación, dijo sentir en su corazón el mismo “llamado celestial”, y como era de esperarse, el cuerpo gobernante aceptó sin titubear su confesión, y fue nombrado “ungido” y miembro de la clase de la iglesia, la clase celestial. ¿Qué conclusión puede usted sacar de esta evidente parcialidad, estimado Testigo de Jehová? Dos personas igualmente fieles y “maduras”, militantes por muchos años en la organización, con buenos testimonios, pero sólo el anglosajón fue admitido y el otro rechazado y hasta expulsado. Bueno, creo que sobran palabras. Pero una cosa es cierta: Si usted es Testigo de Jehová perteneciente a las llamadas “minorías” (¡aunque en realidad son mayorías por el gran número de personas de color que militan en sus filas!) y se atreve a decirle a los ancianos de su congregación que usted siente la “llamada celestial”, estoy más que seguro que correrá la misma suerte que aquel hermanito de color que terminó patitas a la calle. Simplemente lo reto para que haga el intento, y después me cuenta…Vaya, hágalo, no tema…y se convencerá de lo que le digo. Si usted no es un “cara pálida”, y con ojos azules o verdes, no tendrá ninguna oportunidad para ascender a ungido, sino sólo hasta Anciano o siervo de Circuito. Allí terminó su escalafón.

Más sobre los Testigos de Jehová en:

www.lavasori.wordpress.com

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y LOS LLAMADOS UNGIDOS “CARAS PÁLIDAS”

Una triste bufonada

Los Testigos de Jehová enseñan que sólo 144,001 Testigos de Jehová pertenecen a la clase de los “ungidos”, que es la clase que gobernará con Cristo, y que es la iglesia de Cristo propiamente dicho. Sólo ellos son los hermanos de Cristo y los verdaderos hijos de Dios. Los únicos que pueden participar del “memorial”, comiendo del pan, y tomando del vino. Los demás son parias, Testigos de cuarta categoría, súbditos de los “ungidos”, herederos de la tierra (no del cielo), y privados del Espíritu Santo de Dios.

Lo curioso del caso es que el “cuerpo gobernante” ungido de 12 miembros que reside en Brooklyn, NY, y todos los demás miembros “ungidos” Jehovístas son de raza blanca, especialmente caucásicos anglosajones, teutones y nórdicos, pero ninguno de la raza asiática, latina, o africana. En América Latina no hay ningún ungido hispano, y en especial, en los países donde la población indígena y afroamericana es mayoritaria.

He sabido de Testigos de Jehová hispanos que han manifestado sentirse llamados para la “esperanza celestial” (la cual está reservada sólo para los ungidos) y los ancianos los han amonestado severamente, exigiéndoles a que se retracten abiertamente porque están siendo “seducidos por el diablo” o que “sus corazones los están engañando”. En realidad detrás de toda esta prohibición están los mismos ungidos, que quieren mantener el dominio sobre las masas a través de una supuesta superioridad de rango y raza.

Realmente estos “Testigos de Jehová” son hipócritas, pues en sus libros y revistas muestran escenas de hermanos de distintas razas unidos en la fe, pero en los hechos ocurre todo lo contrario. El Testigo anglosajón, teutón, o nórdico tiene todas las mejores oportunidades de alcanzar “el cielo” que un latino, asiático o africano (“las minorías” que irónicamente son la mayoría en la secta). Así que sepan todos que el cielo de los “Testigos de Jehová” está reservado para las “caras pálidas”, para aquellos de apariencia “angelical”. ¡Tremendos sátrapas! ¡A otro perro con ese hueso! ¿Se fijará Dios en la apariencia más que en el corazón? Y pensar que millones de Testigos agachan la cabeza como corderitos, sin protestar, y dejándose manipular al antojo de sus líderes/amos—¡Despertad del Sueño, de una vez por todas!