LAS DOS CASAS O EL MOVIMIENTO EFRAIMITA: LA VERDAD QUE POCOS ENTIENDEN…HASTA AHORA!

 

Por Steve Shermett, presidente de AMC

  1. INTRODUCCIÓN AL MOVIMIENTO EFRAIMITA

Punto A. Información general

El movimiento de las Dos Casas, también conocido como el movimiento de la tribu de Efraín, entre otros nombres, es una secta cristiana que enseña que los creyentes gentiles en el Mesías Yeshua son descendientes físicos literales de las diez tribus del norte del Reino de Israel, también conocidos como Efraimitas. Así, el nombre de Efraín.

Los Efraimitas creen que la identidad judía es suya por derecho. Ellos se identifican a sí mismos como israelitas, y no como Judíos, el último de los cuales creen que provienen principalmente de la tribu de Judá. Sin embargo, dicen ser Judíos por la mayoría de las definiciones comunes, y por tanto deben ser considerados como una secta pseudo-mesiánica.

Punto B. Orígenes

Aunque los partidarios del movimiento de las Dos Casas reniegan del  Israelismo británico, sin embargo el israelismo británico es el origen filosófico de su movimiento.

Punto C. Definiciones

Al igual que con muchas sectas y cultos, es difícil comunicarse con los adherentes de las dos casas, o incluso sobre el grupo, debido a la falacia lógica conocida como equivocación, que es “la falsificación por medio de un lenguaje vago o ambiguo”, haciendo que el mismo término [sea) utilizado con dos significados diferentes. “(WWW.datanation.Com/fallacies/equiv.htm)

  He aquí dos ejemplos de ambigüedad:

Punto 1. Las acciones penales son ilegales. Todos los juicios por asesinato son acciones criminales. Por lo tanto, todos los juicios por asesinato son ilegales. (ibid)

Punto 2. Los hot dogs son mejor que nada. Nada es mejor que la carne. Por lo tanto, los hot dogs son mejores que la carne. (WWW.drury.edu/ess/Logic/Informal/Equivocation.HTML)

Puesto que las palabras “Israel” y “judío” no significan las mismas cosas para los Efraimitas que lo que significan para la mayoría de la gente en el movimiento mesiánico, la comunicación clara es a menudo imposible. Para los más dentro del movimiento mesiánico, un Judio es cualquier descendiente de Jacob que se identifica a sí mismo por la palabra “Judio”. Para los efraimitas, un Judío es uno que es un descendiente de Judá.

La mayor parte dentro del movimiento mesiánico creen que un israelita es un Judío, y un Judío es un israelita: que los términos son sinónimos. Los Judíos a largo de la historia han sido identificados como hebreos e israelitas, así como Judíos. Para un efraimita, un israelita es aquel que es un descendiente de una de las diez tribus del norte, y que uno que es un descendiente de Judá (o Benjamin) NO es un israelita, sino un Judío.

Resumiendo la creencia efraimita hasta el momento:

  1. Un Judío es un descendiente de Judá (o Benjamin).

  2. Un israelita es un descendiente de una de las otras diez tribus.

  3. Por lo tanto, un Judío no es un israelita, y un israelita no es un Judío!

Para el Efraimita, el hecho de que él cree en Yeshua es una prueba positiva de que él es un israelita! No hay necesidad de alguna evidencia histórica, genealógica o arqueológica.

El movimiento Efraimita yerra en la distinción entre “Judío” e “israelita”. Pablo usó los términos, hebreo, israelita y Judío, indistintamente.

Circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, [de] la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; cuanto a la ley, fariseo; (Filipenses 3: 5, NVI)

Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? Dios no lo quiera. Porque yo también soy israelita, de la descendencia de Abraham, [de] la tribu de Benjamín. (Romanos 11: 1, RV)

Pero Pablo dijo: Yo soy un hombre, un Judio …(Hechos 21:39, Biblia de Jerusalén)

En resumen, Pablo se identificó a sí mismo como un Judío, un israelita y de Benjamín, refutando así la posición de la tribu de Efraín.

¿Pero realmente las diez tribus se “perdieron?”

Primero: De acuerdo con la Enciclopedia Bíblica Internacional Estándar, Ezequías, quien llegó al trono de Judá, probablemente en el año 715 antes de Cristo, aún podría apelar a las tribus de Efraín, Manasés, Isacar, Aser y Zabulón.

La cautividad asiria del reino del norte de Israel, el hogar de las diez tribus del norte, tuvo lugar en el año 721 aC Por lo tanto, Ezequías hizo un llamamiento a estas tribus identificadas por su nombre seis años después de que se “perdieron”.

Segundo: Y Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser; la cual tenía una gran edad, y había vivido con su marido siete años desde su virginidad. (Lucas 2:36)

Esto es 700 años después de que Asiria destruyera el Reino del norte de Israel; sin embargo, la identidad tribal específica de esta mujer, la tribu del norte de Aser, fue indentificada de manera inequívoca.

Tercero: Los reinos de Israel y Judá fueron dispersados, en gran parte, a la misma área geográfica. Ellos se habrían mezclado y regresado juntos bajo Esdras y Nehemías:

Y los hijos de Israel, los sacerdotes y los levitas, y el resto de los hijos de la cautividad, celebraron la dedicación de esta casa de Dios con gozo …. (Esdras 6:16, NVI)

Entonces los profetas Ageo el profeta, y de Zacarías hijo de Iddo, profetizaron, a los Judíos que [estaban] en Judá y Jerusalén en el nombre del Dios de Israel, [incluso] a ellos. (Esdras 5: 1)

Según Esdras, Israel y Judá se juntaron en el regreso de la cautividad.

Obviamente, ninguna tribu de Israel se había perdido; no una de las diez tribus del norte, ni ninguna de las tribus del sur de Judá y Benjamín.

Ahora bien, ¿El tener algún linaje judío lo convierte a uno en un Judío?

Considere a los Samaritanos

Los samaritanos (Enciclopedia Internacional Standard Bible). El nombre dado a los nuevos y mixtos habitantes … traídos de Babilonia y otros lugares y establecidos en las ciudades de Samaria, … Estos extraños … amalgamados con los Judíos que aún permanecen en la tierra, y poco a poco abandonaron su antigua idolatría y adoptaron en parte la religión judía.

Los samaritanos tenían linaje judío,  e incluso adoptaron el judaísmo en parte. Sin embargo, Esdras no los consideraba Judíos (Esdras 4: 1-4). Tampoco Jesús. Para la mujer en el pozo: Vosotros adoráis lo que no conocéis; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los Judíos. (Juan 4:22, NVI).

  1. ¿CUÁL ES LA GRAN COSA?

Seis razones por las cuales creo que el movimiento es poco saludable

Primera razón: Se trata de un nuevo tipo de “teología de reemplazo”. Si cada uno es judío, nadie es judío. La teología del reemplazo sostiene que la iglesia ha reemplazado a Israel espiritualmente. El movimiento de las Dos Casas sostiene que la iglesia ha reemplazado a Israel físicamente: Las diez “tribus perdidas” son los creyentes gentiles de hoy! Parece que piensan (erróneamente) que los creyentes judíos son descendientes de Judá; sin embargo, no se dan cuenta de que los propios judíos creyentes no tienen la menor idea de qué tribu son descendientes.

Segunda razón: Todo error de traducción o interpretación equivocada de la Escritura es motivo de preocupación.

… Como casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; en las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también lo hacen con el resto de las Escrituras, para su propia perdición. (2 Ped 3:16, Biblia de Jerusalén).

Tercera razón: El movimiento de las Dos Casas disminuye la singularidad de la nación que Dios ha llamado, a saber, Israel.

Cuarta razón: La doctrina de las Dos Casas añade más dificultad y confusión en el movimiento mesiánico.

Quinta razón: Las Dos Casas perjudica la percepción de nuestra autenticidad como Judíos, y por lo tanto, nuestro testimonio en el pueblo judío.

Sexta razón: viola los principios de 1 Cor. 7: 17-20, ISV:

 Fuera de esto, según el Señor ha asignado a cada uno, según Dios llamó a cada cual, así ande. Y esto ordeno en todas las iglesias. ¿Fue llamado alguno ya circuncidado? Quédese circuncidado. ¿Fue llamado alguno estando incircuncidado? No se circuncide. La circuncisión nada es, y nada es la incircuncisión, sino el guardar los mandamientos de Dios. Cada uno permanezca en la condición en que fue llamado.

 ¿POR QUÉ SERÁ QUE LA GENTE ADOPTA LAS CREENCIAS EFRAIMITAS?

Hay quizás dos razones:

  1. Se les enseña y lo aceptan.

  2. Porque desean ser Judías

Aquellos que adoptan las dos casas deben darse cuenta de que Dios no comete errores, que Él no ama más a los Judíos que a los gentiles, y que Judíos y gentiles son uno en Cristo. Además, los miembros del movimiento mesiánico deben tener cuidado para no perpetuar el error que hay una diferencia cualitativa entre los creyentes judíos y los creyentes gentiles.

Todos debemos aceptarnos unos a otros como somos, y como Dios nos ha hecho. Cada uno debe permanecer en la vocación en que fue llamado. (1 Cor.7:20)

EL MODELO DE LAS DOS EDADES

Un modelo básico que se utiliza para describir las cosas del reino de Dios es la del modelo de las “dos edades”. Las enseñanzas de Jesús, y los demás escritos del Nuevo Testamento hablan de la existencia de “este siglo”, y también el “mundo venidero”. Se utilizan en el contexto de que son dos períodos de tiempo. No hay en general, ninguna implicación de que sea la tercera edad, o en cualquier momento en el que las dos edades se superponen. Por ejemplo, esta terminología se usa en Mateo 12:

Mateo 12:32 : “. Cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado ni en este siglo ni en el venidero NKJV

Diferencia en la Edad

También hay diferencias entre las dos edades, que muestran cómo funciona el mundo de manera diferente en cada uno. Un ejemplo de esto es en el caso del matrimonio:

Lucas 20:34 :. Jesús les dijo: “Los niños de esta edad se casan y se dan en casamiento . 35 Pero los que son tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de los muertos, ni se casarán ni se darán en el matrimonio. 36. Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles y son hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección. WEB

Aquí Jesús señala que el matrimonio es una costumbre normal en la época actual, pero que ya no se producen en el siglo futuro. Junto con eso, se dice que la gente no iba a morir ya en el siglo venidero. Que identifica a la era por venir como uno donde la gente recibir la vida eterna, que no está disponible en este momento. El otro concepto presentado aquí es el de la resurrección de los muertos. Aunque no se especifica exactamente aquí, se forma ese vínculo entre la persona en esta edad, y la persona que la era por venir.

El escrito en 1 Corintios menciona también la sabiduría y los gobernantes de todos los tiempos. La palabra “sabiduría” conlleva implicaciones muy amplias, ya que define la forma de pensar en una sociedad, y toda la base del sistema de valores. La naturaleza de los gobernantes se define la forma en que la sociedad trabaja y piensa.

1 Corintios 2:06 : Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que son maduros, pero no la sabiduría de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. NKJV

Con esas palabras, Pablo estaba diciendo que los valores en términos de lo que era sabio y lo que era una tontería que el cambio entre las dos edades, y que los gobernantes de esta edad no comprenden la sabiduría de la edad venidera. La sabiduría de la época actual se considera siempre mal o inferior a la de la era por venir. En el libro de Gálatas, afirma que la época actual es malo por naturaleza y que debemos tratar de ser liberado de ella.

Gálatas 1:03 : Gracia a vosotros y paz de Dios el Padre, y nuestro Señor Jesucristo, 4. que se entregó por nuestros pecados, para que él nos librará de este presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre WEB

Vida eterna

El concepto de «vida eterna» aparece muchas veces en la Biblia, y que significa ser capaz de vivir para siempre sin morir. En Marcos 10 se registró que un hombre rico le preguntó a Jesús qué tiene que hacer para heredar la vida eterna.

Marcos 10:17 : “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna” Como iba a salir en el camino, uno corrió hacia él, se arrodilló ante él y le preguntó: WEB

Está bastante claro que el hombre está hablando de una vida eterna escatológica, y muy probablemente tenía en mente la doctrina de la resurrección se describe en Daniel 12 del Antiguo Testamento. La respuesta a esto es de interés para nosotros, porque la gente está naturalmente interesada en su destino a largo plazo. Además de seguir los mandamientos, Jesús también le dijo que él no sería capaz de aferrarse a sus riquezas, tanto financieras, así como las riquezas de Dios. Que llevaron a esta declaración siguiente:

Marcos 10:23 : “¡Qué difícil es para los que tienen riquezas entren en el reino de Dios” Jesús miró a su alrededor, y dijo a sus discípulos, WEB

Esto proporciona un vínculo directo entre “heredar la vida eterna” y “entrar en el reino de Dios”. Al igual que en Lucas 20:36, el resucitado de la “era venidera” no iba a morir, aquí la entrada al Reino de Dios se equipara a la vida eterna misma. De esto, podemos concluir que una de las características del Reino es que la gente pueda vivir para siempre en el mismo.

Como el pasaje continúa, otra conexión se hace entre la “vida eterna” y “la era por venir”, mostrando que la vida eterna era algo de esperar en esa nueva era que estaba aún por aparecer,

Marcos 10:30 : .. recibirá cien veces más ahora en este tiempo, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, con persecuciones;. y en el mundo venidero, vida eterna WEB

SON 120 LOS AFECTADOS DE CÓLERA EN REPÚBLICA DOMINICANA Y DOS YA HAN FALLECIDO

El ministerio de Salud Pública de la República Dominicana confirmó este martes a la prensa local cinco nuevos casos de cólera en el país, aumentando a 120 los afectados por la enfermedad. De acuerdo a los datos suministrados a otros medios, los nuevos casos se registraron en la provincia Elías Piña, entre  el municipios de Bánica, Pedro Santana y Comendador.  Se recueda que ayer la entidad negó la versión publicada por El Nuevo Diario donde el doctor Santos Páez Jiménez, director del Instituto de Patología Forense, confirmó a este diario que dos personas han muerto de cólera en los últimos meses, en el Distrito Nacional y otras poblaciones del interior del país.

El profesional, dijo que en los datos estadísticos de la institución existen los informes de dos casos de fallecimientos por cólera, pero no especifico los días y las poblaciones.

LAS DOS COSAS FUNDAMENTALES QUE USTED DEBE CREER ANTES DE QUE LO BAUTICEN

¡La Verdad Ignorada por Muchos! 

Por Ing° Mario A Olcese (Apologista)

Millones de cristianos se han bautizado sin estar seguros de lo que la Biblia espera que crean primero antes de recibir ese “sacramento”. Los predicadores generalmente presentan a Jesús como “el suficiente salvador personal” (una terminología ajena a la Escrituras) y luego, después de un periodo de “instrucción”,  el pastor bautiza al “creyente” para que sea miembro de la denominación. Sin embargo, y pese a estos esfuerzos por “convertir” a los incrédulos, creemos que son muy pocas las personas que se han detenido a inquirir acerca de lo que puntualmente creyeron los primeros cristianos antes de ser bautizados. ¡Usted se sorprenderá al descubrir la simple verdad!

Jesús, su Mensaje Salvador, y el bautismo

En Marcos 1:1,14,15 Jesús es visto inaugurando su ministerio de tres y medio años con estas declaraciones: “Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio”. Aquí vemos que Jesús inicia su ministerio anunciando el evangelio del reino de Dios, tal como lo reveló él en Lucas 4:43: “Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado.”

Estimados amigos, el reino de Dios—el evangelio original— era el encargo (Las Buenas Noticias) de Dios para la humanidad proclamado por Jesucristo, el Mensajero. Esta Buena Nueva fue la razón por la que Jesús vino al mundo hace dos milenios…¡Y él mismo lo dijo sin tapujos! (Luc. 4:43)— Jesús después dice que su mensaje debe ser creído, y luego de haberlo creído, proceder al bautismo. Así lo mandó Jesús con estas palabras: “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere (¿en qué? ¡En el evangelio del reino, según Marcos 1:14,15!) y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. Entonces aquí está la razón para el bautismo bíblico, que habiendo creído en el reino de Dios (el evangelio) poder participar (“viendo y entrando”) en él, por medio de “nacer de nuevo” por agua y espíritu (Véase Juan 3;3,5). ¿Entienden ahora? Pero, ¿cuántos hombres son bautizados hoy sin entender ni un ápice lo que es el reino de Dios? Sólo pregúntese a usted mismo si realmente usted oyó, entendió y creyó en el evangelio del reino antes de su bautismo, y hágale esa misma pregunta a cualquier hermano de su iglesia, y con seguridad ninguno le dirá que se bautizó cuando creyó en el evangelio del reino de Dios. Es más, pocos o ninguno saben qué es exactamente dicho único y prístino evangelio del Señor Jesucristo llamado el Reino de Dios.

Felipe y sus Bautizados

Es interesante leer sobre el ministerio de Felipe en Hechos 8:12, 13 y que dice: “Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. También creyó Simón (el mago) mismo, y habiéndose bautizado, estaba siempre con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito”. Noten ustedes, hermanos, que aquellos discípulos de Felipe fueron bautizados por él cuando  creyeron, ¿en qué? ¡en el anuncio del evangelio del reino de Dios y en el nombre de Jesús! Así que sí los discípulos de Felipe se bautizaron creyendo en Jesús y en su evangelio del reino. Entonces, ¿por qué millones de cristianos se bautizan hoy “creyendo” sólo en Cristo sin creer al mismo tiempo en su reino?¿Por qué se les ha ocultado el reino de Dios? No será que Satanás está detrás de este error?¿No dice Pablo de Satanás que “…el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo (la gloria y reino son sinónimos—comparar Mateo 20:21 y Marcos 10:37) el cual es la imagen de Dios”. Sí, el enemigo obscurece la mente de los incrédulos (¡Hay muchos cristianos gentiles incrédulos que suponen que le reino de Dios no es para ellos sino sólo para los Judíos!) para que no entiendan el evangelio del reino de Cristo, y así no se salven.

Cristo y Su Reino: la razón para Ser Cristianos Consagrados

No hay mayor honor que ser embajadores de Cristo. Ahora bien, los cristianos son embajadores de un Rey, y esto implica un reino, un territorio, y una dinastía real. Muchos no parecen entender que somos embajadores de un rey y su reino, y no simplemente de un rey y un cielo etéreos. Pablo dijo ser un embajador en cadenas (Efesios 6:20), porque por causa del reino (que era la esperanza de Israel, ver Hechos 1:6) dijo él, estaba en cadenas: “Así que por esta causa (¿Cuál causa?)os he llamado para veros y hablaros; porque por la esperanza de Israel (el reino, Hechos 1:6) estoy sujeto con esta cadena” (Hechos 28:20).

Véase además en los versos que siguen sobre la predicación del reino de Pablo y que lo tenía en cadenas: “Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas. Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento” (vs. 23,30,31).

De modo que Pablo, como nosotros, era embajador del reino de Dios ante los judíos y los gentiles por igual. El predicó el mismo evangelio que su Señor predicó antes que él. En Hebreos 2:3 Pablo dice: “¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande (a través de Cristo y su evangelio del reino) La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron”. Así que el reino de Dios fue anunciado primeramente por Jesucristo, pero continuado por los que oyeron, es decir, los apóstoles, y los discípulos de éstos. Este mensaje equivale a la gran salvación reservada para los que lo creen con todo su corazón.

Dios los bendiga,

Apologista

 www.elevangeliodelreino.org

www.eladaliddelaverdad.over-blog.es

 

EL TEMA DE LAS RESURRECCIONES

Por Luciano Morales Rubio (Unitario)

Usando un poco de sentido común y las escrituras es que intentaremos estudiar este tema.  Hace poco leí un artículo del señor Armando López Golart y compañía, donde acusaban a Javier Rivas Martínez de ser un falso maestro, y junto con él, todos aquellos que  tenemos una creencia similar  o parecida. 

Primeramente quiero decirles que esto lo hago ante el temor del Señor, con la intención de describir lo que creo que las escrituras enseñan sin agradar al ojo humano sino a Dios, quien, en definitiva, ha de ser nuestro Juez mediante Su Hijo, Jesucristo. Yo no defiendo a Javier ciegamente, ni por que sea mi amigo, mi jefe, etc., es más, aclaro que personalmente no lo conozco, aunque me encantaría hacerlo,  la razón por la cual lo defiendo es porque estoy de acuerdo con su postura al respecto. 

Resurrección de justos como de injustos 

Bien, primero quiero mostrar que la Biblia nos enseña claramente que habrá una resurrección, tanto de personas justas, como de injustas, y ella nos explica el porqué de dicha resurrección: 

Juan 5: 28 y 29 “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”. 

Entonces es claro que los justos saldrán para recibir la vida eterna y los injustos para ser condenados. 

Esto mismo es lo que Dios le mostró a Daniel, muchos siglos atrás: 

Daniel 12: 2 “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua…” 

El apóstol Pablo dijo también a un grupo de judíos que “iba a haber resurrección, así de justos como de injustos”. (Hch 24:15.) 

Por lo tanto, es claro, si usamos la lógica y el sentido común de que nos habla Armando en la presentación de su blog, que en el futuro resucitarán los justos como los injustos. Y también es claro al decirnos lo que les pasará a tales personas: 

  • Los justos irán a la vida eterna

  • Los injustos serán condenados ( según Juan) para vergüenza y confusión perpetua ( Daniel) 

Bien, Hasta aquí estos pasajes no nos enseñan nada acerca de que los justos e injustos serán despertados o resucitados en tiempos distintos, pero una revelación posterior que está en el libro de Apocalipsis nos enseña que existe un lapso de mil años entre la resurrección de los justos y los injustos. 

Apocalipsis 20

 1 Vi un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. 2 Apresó al dragón, la serpiente antigua llamada también diablo y Satanás, y lo sentenció a permanecer encadenado durante mil años. 3 Luego lo arrojó al abismo, donde lo encerró con llave y selló la entrada, para que no engañe más a las naciones hasta que hayan transcurrido mil años. Después habrá de ser desatado por un poco de tiempo.  4 Y vi unos tronos en los que se sentaban los que habían sido facultados para juzgar. Y vi también las almas de los que habían sido decapitados por ser testigos de Jesús y por proclamar la palabra de Dios. Ellos nunca habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían aceptado en ningún momento que los marcaran en la frente o en las manos; y yo los vi resucitar y reinar mil años con Cristo. 5 Esta es la primera resurrección; pero los demás muertos no resucitaron hasta cumplidos los mil años. 6 Dichosos y santos son aquellos que tienen parte en la primera resurrección, porque la segunda muerte no podrá dañarlos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.  

Juicio final de Satanás

 7 Cuando se hayan cumplido los mil años, Satanás será puesto en libertad,  8 y saldrá en seguida para recorrer hasta los últimos rincones de la tierra engañando a las naciones, a Gog y a Magog. Luego los reunirá a todos para la batalla, y con ellos formará un ejército poderoso, incontable como la arena del mar. 9 Subieron por todo lo ancho de la tierra y pusieron cerco al campamento del pueblo de Dios, y a Jerusalén, la ciudad amada; pero Dios mandó del cielo un fuego que los consumió por completo. 10 Y el diablo, que los seguía engañando, fue arrojado al lago de fuego y azufre donde ya estaban la bestia y el falso profeta: allí serán atormentados día y noche por toda la eternidad. 

Juicio de los muertos

 11 Y vi un gran trono blanco, y a uno que estaba sentado en el trono. La tierra y el cielo huyeron delante de él, pero no hallaron lugar idóneo para esconderse.  12 Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie en la presencia de Dios. Fueron abiertos los libros, y el libro de la vida; y a los muertos se les juzgó por las obras que habían realizado y de acuerdo con lo que estaba consignado en los libros.  13 El mar devolvió los muertos sepultados en su seno, y lo mismo hicieron la tierra, la muerte y el Hades; y se juzgó a cada cual por las obras que había realizado.  14 Pero la muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego; esta es la segunda muerte.  15 A todo el que no estaba inscrito en el libro de la vida se le arrojó al lago de fuego.

Como podemos ver, el verso 5 se nos dice que hay otros muertos que no  resucitaron hasta que pasaron mil años. En el versículo 12 dice que Juan vio a los muertos, grandes y pequeños de pie ante la presencia de Dios. Estas personas, si estaban delante de Dios, es porque lógicamente habían resucitado (no es nada  fuera de la lógica pensar que estos resucitados son los mismos de los cuales el verso 5 dice que resucitarían después de los 1000 años).  Luego dice que tales personas que habían resucitado fueron juzgadas después de los mil años según sus obras, y todo aquel que no se halló inscripto en el libro de la vida fue lanzado a lago de fuego, el cual es la muerte segunda. Obviamente si existe una muerte segunda es porque tales personas habían ya muerto en el pasado, y resucitado para ser juzgados y volver a morir, haciendo que los tales mueran 2 veces, y aquí es donde termina su existencia para siempre. Esto es si mi sentido común y lógica no me fallan.  Ahora hago un paréntesis sobre el versículo 15: el texto dice que quien no fue hallado en el libro de la vida se le arrojó al lago de fuego, o sea que probablemente existan personas que sí se hallen en el libro de la vida, y por consecuencia no serán arrojados allí. Sobre quiénes entran en este grupo, no puedo saberlo, ni decirle, debido a que la Biblia no dice nada al respecto. 

Pero una cosa es segura, y es que la Biblia enseña que tanto justos como injustos serán resucitados, los primeros serán resucitados al comenzar los mil años. Esto es lo que Pablo dice que pasará en ocasión de la segunda venida de Cristo: 

1 Tes. 4: 13 al 18  

 13 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Este hecho evidentemente incluye a todos los cristianos, y no sólo a unos pocos. Pablo da esta esperanza a los hermanos de tesalónica, y en consecuencia a nosotros, quienes no debían entristecerse, ya que Dios resucitaría aquellos que habían creído en el Mesías. Los segundos serán resucitados después de los 1000 años y juzgados según sus obras según nos enseña Apocalipsis.

La resurrección de los Santos del AT

Pese a que la Biblia no nos habla específicamente de que los santos de AT resucitarán, sabemos que así será, y creo que la lógica es simple: si los santos del AT han de estar en el Reino de Dios, entonces es obvio que ellos tuvieron que resucitar primero. Esto es lo que registró Lucas en su libro:

Lucas 12: 28 y 29: Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos. Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios

¿Quién dijo que los del AT no pueden entrar en el Reino de Dios? ¿Acaso no es claro Jesús al decir que Abraham, Isaac y Jacob y TODOS los profetas estarán en el Reino de Dios? ¿Falla mi sentido común y lógica? (usando los términos de Armando)

Ahora  cabe preguntarnos, ¿en qué resurrección ubicamos a los santos del AT?

¿EN LA SEGUNDA?

Evidentemente no, ya que ésta es después del milenio y para ese entonces el Reino de Cristo ya habrá finalizado, dando lugar a los nuevos cielos y a la nueva tierra.

¿EN LA PRIMERA?

Ahora responda otra pregunta: ¿Encuentra usted otra resurrección en la Biblia? ¿Encuentra usted una distinción de resurrección para los que vinieron después del Mesías y otra para quienes vivieron antes de su llegada? ¿Escuchó a Jesús, a Pablo, o a algún otro apóstol alguna vez hablar de las 2 resurrecciones diferenciadas para los justos del NT Y del AT?

En lo personal no, y por tanto creo que no es nada errado pensar que los santos del AT y los del NT tendrán parte en la misma resurrección. Y si no, pensemos cuál sería la razón para despertarlos en tiempos distintos.

Analizando un  poco los argumentos de Armando

Armando escribe:

Una segunda razón, se nos da en Juan 3:5: “Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” Vamos a analizar de nuevo que nos dicen esas palabras. Uno no podía nacer del agua a menos que fuera bautizado en el bautismo que principió en Juan el Bautista y continuó después con Jesús (Juan 1:33), o sea, sumergido en agua. Así como tampoco se podía nacer del Espíritu a menos que uno fuera ungido por Jehová, mediante derramamiento de Espíritu Santo y que fue impartido (básicamente después de 33 E.C.), mediante la imposición de manos por los apóstoles de Jesús (Hechos 8:18). Esos dos requisitos, indispensables según Jesús, para conseguir entrar en el reino de los cielos en calidad de gobernante asociado con él, de ninguna manera estaban disponibles para los Abraham, Isaac, Jacob y demás, sencillamente porque habían muerto siglos antes de que fueran establecidos. Y recordemos que esa comisión, la de gobernar junto a Él en el Reino, pasaba por el participar de la primera resurrección. (Para ver el artículo completo ir al siguiente link: http://www.labiblianodiceesto.blogspot.com/)

Ahora bien, si seguimos con esta lógica de Armando, entonces podríamos afirmar que los santos del AT ni siquiera han de ser salvos, ya que según dice hechos 4: 12 “en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”. Bajo este texto podríamos afirmar que previo a la venida de Jesús nadie será salvo, ya que Jesús todavía no había venido y nadie podía ser salvo. También Jesús dijo Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie va al Padre, sino es por mi (Juan 14:6). Entonces también decimos que como estas personas no conocieron a Jesús, ni supieron que él era el camino, la verdad y la vida, estas personas no irán al Padre.  También  Jesús dijo: “si no creyeres que yo soy (es decir yo soy el Mesías) moriréis en vuestros pecados”. Como verá, si seguimos usando la lógica de Armando, todos los que vivieron previamente al nacimiento de Jesús, morirán en sus pecados, ya que no supieron, ni creyeron que Jesús era el Mesías, puesto que no lo conocían, y todavía no había venido. Por lo tanto, su error fue no haber nacido en el tiempo y en el lugar correcto. Pero creo que nadie con un poco de juicio sano, lógica y sentido común, como expresa Armando en su página, puede afirmar tal cosa.

También Armando afirma que la entrada el reino fue abierta después de Juan el Bautista

“Pero desde los días de Juan el Bautista hasta ahora el reino de los cielos es la meta hacia la cual se adelantan con ardor los hombres y los que se adelantan con ardor se asen de él.” (Mateo 11:12). Eso sencillamente es lo que dice el texto. Luego, ¿qué entendemos nosotros lo que quiso decir Jesús con esas palabras? Pues que desde esos días de Juan el Bautista en adelante, no antes, fue abierta la posibilidad de pelear para conseguir acceder a tal elevado privilegio. Por lo tanto, sólo es razonable pensar que ninguno de los notables del AT pudo haber participado de tal expectativa, dado que habían fallecido siglos antes. Luego vemos que la cosa no era más que un asunto de oportunidad: estar en el lugar apropiado en el momento oportuno, y que ellos, y por razones de temporalidad, no pudieron hacerlo. Así de sencillo.

Ahora sería bueno que Armando también pusiera las otras traducciones del texto en cuestión ya que no todas muestran su punto de vista: 

Biblia Lenguaje Sencillo

“Desde que Juan el Bautista comenzó a predicar hasta ahora, el reino de Dios ha sido atacado con furia por gente violenta que trata de destruirlo”.

Biblia Reina – Valera 60

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan”.

Biblia Versión internacional

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él”

Versión Castillan

“Desde los días del ministerio de Juan el Bautista hasta hoy, se ha hecho violencia al reino de los cielos, y los violentos tratan de arrebatarlo”.

Biblia de las Américas

12”Y desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza”.

O sea que el texto no dice que la entrada al reino de Dios esta abierta desde Juan el Bautista, sino que dice que desde Juan en adelante el Reino de Dios sufre violencia. Ni siquiera el versículo que Armando nos ha mostrado enseña  eso. Ni tampoco enseña que los del AT no tienen la posibilidad de entrar en el Reino de Dios.   Es más, la Biblia dice que ellos estarán en el Reino de Dios o sino Jesús se equivocó en Lucas 12: 28 y 29.

Conclusión

Creo que todos los hombres resucitarán, justos como injustos; los primeros tendrán vida eterna, los segundos, condenación eterna. Entre ambas resurrecciones creo que hay 1000 años de distancia, por las razones ya expuestas. Los cristianos, y al parecer también los santos del AT (que de hecho creían en el Mesías, aunque no sabían quién sería), tendrán parte en la primera resurrección, la cual ocurre juntamente con la venida de Cristo. La razón por la cual creo que ellos serán resucitados es porque la Biblia dice que estarán efectivamente en el reino de Dios, y yo no encuentro otra resurrección en la cual pueda ubicarlos que no sea la primera resurrección de Apocalipsis que ocurre en ocasión de la venida de Cristo.

Con respecto a los argumentos de Armando, creo que nos son muy claros que digamos, y es que si seguimos con la misma lógica de Armando, podríamos llegar a conclusiones un tanto erradas.

Pienso también que este tema no es cuestión para levantar una barrera tan grande. Tenemos varias cosas en común, creemos en el Reino de Dios, en que Dios es Uno, y que Jesús es un hombre. ¿Por qué más bien en vez de atacar a quienes creen parecido, no tratar las doctrinas confusas como la trinidad, el alma inmortal, que realmente son las que nos apartan de la verdad bíblica? Pienso que Armando se ha ensañado con Mario y Javier, y se las pasa leyendo los artículos que ellos publican con una lupa en la mano, mirando minuciosamente cada afirmación y cada supuesto error. ¿Por qué no mejor mirar los artículos que aparecen en los blogs que enseñan la trinidad, el alma inmortal, el cielo como destino del hombre, la predestinación, etc., etc. Su afirmación en su blog de que su intención es  el analizar algunas afirmaciones que aparecen publicadas en distintas páginas de Internet, parece ser no muy cierta, ya que sólo se dedica analizar lo que Mario, Javier y otros unitarios escriben, y no a otras páginas de Internet como él afirma. Pero bueno, es sólo una opinión al respecto.

Dios les bendiga

LAS DOS RESURRECCIONES RETRIBUTIVAS—¿O SÓLO UNA?

Por Mario A Olcese (Apologista)

En Juan 5:28,29 el Señor Jesús dijo lo siguiente: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;  y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”.

En los versos de arriba Jesús está diciendo que vendrá la hora cuando TODOS los que están en sus sepulcros oirán su voz y saldrán; los bienhechores irán a la vida, y los malhechores a la condenación. Para algunos de nuestros corregidores, como el Sr. Armando López Golart de www.labiblianodiceesto.blogspot.com, aquí Jesús está enseñando que TODOS (justos e injustos) serán resucitados simultáneamente o al mismo momento, en este caso, en la parusía de Jesús. ¿Pero tendrá razón nuestro querido hermano López?

El “cronograma” de las Resurrecciones retributivas

Pablo y Juan juntos nos dieron un “cronograma” de resurrecciones retributivas que comienza con Cristo, las primicias (1 Corintios 15:20), luego los que son de Cristo, en su venida (1 Corintios 15:23), y los otros (los impíos) hasta que se cumplan los mil años (Apo. 20:6). Pero como para Dios un día es como mil años, estos impíos resucitarían prácticamente (a la vista de Dios) en el mismo día que lo harán los justos.

¿Pero existe entonces una garrafal contradicción entre lo que Jesús dijo y lo que Pablo y Juan revelaron con relación a la resurrección retributiva? Definitivamente no. Jesús definitivamente no dijo que todos los muertos resucitarían en su parusía, y más bien él dijo que el tiempo o momento para la resurrección de vida sería para la era venidera, la era del reino. Dice Jesús así: “…y en el siglo venidero la vida eterna” (Lc. 18:30). Ojo que él no dice que en el siglo venidero se les dará la vida eterna a los justos y la condenación a los injustos. Simplemente él habla de que en la era venidera, la era del reino, se les otorgará la vida eterna a los justos y punto.  Repito: Nada nos dice el Señor que en la era venidera los injustos serán condenados. ¿Entonces por qué Jesús dijo vendrá “hora” cuando TODOS los que están en sus sepulcros oirán su voz y saldrán?¿No implica esto una resurrección general simultánea?  

El asunto, creo, es entender lo que se quiere decir por “hora”. Por ejemplo, si un ingeniero urbanista dice que “llegó la hora de levantar un par de centros comerciales en un determinado distrito o colonia”, esto no quiere decir que ambos centros comerciales serán levantados o construidos en el mismo momento, ni terminados en el mismo día o año. El ingeniero simplemente está diciendo que ya llegó la hora o el tiempo para que estos dos centros comerciales, previamente diseñados o proyectados, sean finalmente construidos. También recuerdo cuando el Presidente de mi país prometía en su campaña para la presidencia de la nación, lo siguiente: “Ya es hora de que todos los ciudadanos tengan agua potable y luz en sus hogares”…y esto lo ha venido cumpliendo paulatinamente nuestro presidente en estos cuatro años que lleva en el poder. Por supuesto que nadie pensó en ese momento que el candidato (hoy presidente) cumpliría esa promesa en un santiamén. Tendría que hacerse de a pocos hasta que todos, a su debido momento, pudieran tener agua y luz en sus hogares.

Del mismo modo, si aplicamos este criterio a lo dicho por Jesús en Juan 5:28,29, podríamos transcribir los versículos, así: “No os maravilléis de esto; porque vendrá el tiempo o el debido momento cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;  y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”. Tiempo o debido momento, sin embargo, no significa forzosamente que todos los muertos oirán su voz al mismo instante o dentro de un periodo de 60 minutos (ni más ni menos). En Lucas 14:14 Jesús parece separar la resurrección de los justos en un momento especial y muy distinto a la de los injustos, cuando dice: “y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos (aquí el Señor curiosamente omite, aunque no sin razón, la resurrección de los injustos). Recordemos nuevamente el ejemplo de la construcción de los dos centros comerciales que mencionamos antes. El ingeniero dijo que había llegado la hora para la construcción de los dos centros comerciales, pero seguramente un centro comercial empezaría a ser construido primero, y luego el otro, un poco más tarde. Y finalmente, los dos centros comerciales, con toda seguridad, no estarían listos o terminados en la misma hora o incluso en el mismo año.

Otra evidencia de que TODOS los muertos no resucitan juntos la encontramos en Apocalipsis 20:7,12, donde leemos lo siguiente: Cuando los mil años se cumplan… vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras”.  Esta escena ocurre después del milenio, por tanto podemos con razón afirmar que no todos los muertos fueron resucitados en la parusía, antes del reinado de Cristo.

¿Seremos probados una hora?

En Apocalipsis 3:10 leemos lo siguiente: “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra”.  Nótese que acá se habla de la hora de la prueba que vendrá sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. ¿Es que todos serán probados en el mismo momento y sólo un instante o una hora? Si este versículo es una referencia a la gran tribulación, entonces estamos hablando de 42 meses o tres años y medio. Durante ese lapso, el mundo entero será probado, es decir, los que moran sobre la tierra. Definitivamente esta “hora” se extiende por 42 meses, lo cual no es poco tiempo. Un grupo podrá ser probado al inicio del periodo de 42 meses, otro grupo a la mitad del primer año, otro grupo al finalizar el primer año, y así sucesivamente.

Creo que la Biblia no se contradice, y menos, en un tema tan fundamental e importante como es la resurrección. Me parece que por las ideas preconcebidas de algunos teólogos, las verdades prístinas del Señor son trastocadas, haciéndose  ininteligibles para el estudiante sincero de las Escrituras.

LA BIBLIA SÍ DICE ESTO: QUE HABRÁ DOS RESURRECCIONES

Por el Dr. Javier Rivas Martínez (MD)

Este estudio está dirigido para  las personas que en verdad buscan con interés y seriedad crecer espiritualmente sobre el conocimiento de Dios. No tiene el más mínimo propósito de persuadir a quienes piensen lo contrario,   ya qué muchos, ni viendo la verdad, creerán en ella.

No sólo la ignorancia, sino una desviada información  teológica ha venido a dar como resultado el absurdo desatino de una “resurrección universal” que es pregonado principalmente por la corriente amilenarista, y cabe decir, por su novedad,  en una página en la Internet y que pertenece a unos señores que se hacen llamar  como Armando y Manolo, la cual han intitulado: “Reflexiones acerca de las Escrituras, labiblianodiceesto.blogspot.com, cuya “lógica y sentido común”, como éstos dicen, no tiene, a decir verdad,  nada  de  “lógica y sentido común” cuando es pasada por el ojo escrutador de la infalible Biblia, sin olvidarme de recordarles  a estas dos personas y dueñas de la mencionada página que espero sus respuestas a las «preguntas» hechas por un servidor. Tómense su tiempo que los aguardo con mucha  paciencia (¿Serán, quizás, “Testigos de Jehová” enmascarados de piedad?)  

Yo invito a mis queridos visitantes a comparar mi estudio con un escrito de una  de estas personas (labiblianodiceestoblogs.pot.com) y que trata, como el presente, de «la resurrección de los muertos». Es el mejor de mis deseos que determinen, con cabal juicio bíblico, la más  ecuánime y reflexiva de las conclusiones.  

La Biblia revela indiscutiblemente que habrá  «dos resurrecciones»:

La primera: llamada «resurrección para vida».

La segunda: llamada «resurrección de juicio», «de condenación».

Empecemos nuestro estudio:

1). «La resurrección de vida».

Conocida también como «la resurrección de los justos» (Lc. 14:13-14), «la resurrección de entre los muertos» (Fil. 3:10-11), «una mejor resurrección» (He. 11:35), como habíamos dicho al principio: «la resurrección de vida» (Jn. 5:28-29), «la primera resurrección» (Ap. 20:6).

 El contexto de cada frase indica una notoria  división: Unos que «están muertos» pero que no experimentan ningún cambio, y otros que «sufren un trasformación al ser resucitados» (1 Ts. 4:16; 1 Co. 15:51-52).  

No es difícil entender que si el Señor Jesucristo viene a levantar a los suyos, a resucitar  a los fieles  para a que reinen con él mil años, antes que los rebeldes inconversos, es lógico llamar a esta «resurrección» como «la primera», o la «de entre los muertos», ya que el «resto de los muertos» no sufren ninguna modificación; “continúan aletargados en el sueño de la muerte”.   Para comprender la diferencia entre una y otra, depende de las palabras griegas «ek nekron» que se traducen como «de», o «de entre los muertos».  Atención:

«Ek nekron», «de ente los muertos», nunca se aplica a los malvados. Estas palabras son utilizadas 49 veces en el Nuevo Testamento. 34 de ellas para señalar «la resurrección de Cristo», quien fue levantado «de entre los muertos»; 3  veces para indicar la presunta resurrección de Juan el Bautista (según la temerosa opinión de Herodes);  3 veces para mostrar la resurrección de Lázaro, qué como Cristo, fue levantado «de entre los muertos», pero sin ser glorificado; se usa 3 veces metafóricamente para indicar vida espiritual «de entre los muertos» por causa del pecado (véase Ro. 6:13; 11:15; Ef. 5:14).  En utilizada en Lc. 16:31: “aun cuando alguno se levantare «de entre los muertos»”. En Heb. 11:19,  la fe del patriarca Abraham consistía en  que Dios podía levantar  a Isaac aun «de entre los muertos».

Las últimas 4 se aplican a la resurrección futura «de entre los muertos». Marcos 12:25 dice para este caso «…cuando resucitaren de entre los muertos…»; Lc. 20:35-36: «…la resurrección de entre los muertos…»; y Hech. 4:1-2: «…la resurrección de entre los muertos».

Los pasajes nos enseñan que se llevará a cabo una resurrección «de entre los muertos»; esto significa que una parte de los muertos serán resucitados antes de que «todos» lo sean. 

«La  resurrección de entre los muertos», es la que comúnmente nombramos como  «la primera resurrección», o «la resurrección de vida» (Jn. 5:29); únicamente engloba a los que serán levantados de la muerte para «vida eterna».

2). «La resurrección de condenación».

La  Biblia profetiza otra «resurrección» como parte del programa de Dios para «los no salvos», y es la llamada «segunda resurrección», o «resurrección de condenación». 

Esta parte se muestra así en las Escrituras:

«…mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación» (Jn. 5:29).

Es bien clara aquí:

«Pero los otros  muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años» (Ap. 20:5).

Más adelante:

«Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en el; de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios…».

«Y el mar entregó los muertos que había en el; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos…» (Ap. 20:11-13).

Tomando en cuenta  que «la primera resurrección» aconteció antes de la inauguración  del Reino Milenario, los «muertos» señalados en Ap. 20:11, 12  son tan sólo los que no sufrieron ningún cambio en el trascurso de la resurrección «de entre los muertos.» Estos son los muertos resucitados  para «condenación eterna».

Hay varios pasajes bíblicos que se han empleado mal para tratar de acreditar  el errado y engañoso  dogma de una “resurrección general”.  Los primeros de estos pasajes son  el 2 y 3 del capítulo 12 del libro del profeta Daniel.  Analicemos esto:  

«Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad».

Parece ser que en estos textos “no existe ninguna distinción” entre una resurrección y otra, pero despejaremos de inmediato la “interesante” duda. Es importante estar atentos a los detalles para comprender bien   nuestro escrito:

En la Biblia Versión Autorizada en Inglés se traduce dos veces la palabra «algunos» («unos» para vida eterna  y «otros» para vergüenza y confusión perpetua). Jamás se vuelve  a repetir en otra parte de la Biblia Hebrea, «en el sentido de tomar distributivamente cualquier clase general que haya sido previamente mencionada». Es por eso que no hay error en utilizar la palabra  traducida «algunos» la primera vez en  “aquellos” que  «despiertan», y la segunda vez en “aquellos” que «duermen», a los que no han «despertado». Es evidente  que los textos presentados nunca sugieren una “resurrección universal”. La expresión «muchos de entre», invalida precisamente esta última posibilidad.    

La explicación de los  textos bíblicos anteriores, no es  el producto de un pensamiento incoherente. En este estudio, armonizamos con muchos comentaristas y estudiosos judíos en sus puntos de vista que están vinculados en una  invaluable enseñanza gramatical y lexicográfica de expresiones, de palabras y de oraciones.  

Por lo tanto,  la traducción más aceptable quedaría de esta manera, de acuerdo a la interpretación tomada del reconocido rabino y  erudito Aben Ezra del Siglo XII (que no fue como los teólogos improvisados de la Watchtower que han confundido a sus miembros con tantas  ideas religiosas delirantes (Para Armando y Manolo):

«…“aquellos” que despierten serán para vida eterna, y “aquellos” que no despierten serán para vergüenza y confusión perpetua…».

Otros pasajes manipulado para aducir “sin ton ni son” el embuste de la  “resurrección general” son Jn. 5:28-29:

«No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;  y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación».

La palabra «hora» pudiera mostrar, en cierto modo, una “resurrección general”, debido que supone “una expansión prolongada de tiempo”.  Sin embargo, “no todo lo que brilla es oro”.  Este pasaje en ningún instante demuestra  una resucitación simultánea de justos e injustos. El Señor Jesucristo se expresaba en estos versos a la usanza de los profetas del Antiguo Testamento  que conjuntaban sin hacer diferencia de tiempo los sucesos proféticos de cercano y lejano alcance (véase también Jn. 4:21, 23). Se observa además la misma tendencia profética  en las disertaciones públicas  de Cristo en los Evangelios. Por ejemplo, la destrucción de Jerusalén en el año 70 d. C. y la descripción  de la Gran Tribulación Escatológica se advierten a la vez en los mismos pasajes bíblicos («Profecías de corto y largo plazo»).

Otro ejemplo, por si fuera poco, lo encontramos en el Antiguo Testamento, con el profeta  Isaías, en Is. 61:1-4. La primera parte de estas profecías se cumplió con Cristo durante su ministerio terrenal (véase Is. 61: 1-2a, compárese con Lc.4:16-21: «hoy se ha cumplido esta profecía»), pero los pasajes subsiguientes encierran dos cumplimientos  proféticos mucho más futuros aun: el primero, llamado «el día de venganza  del Dios nuestro», y será cuando Cristo juzgue las naciones del mundo al concluir la Gran Tribulación Final (véase Is. 61:2b),  y el  segundo, se refiere al período del «gobierno milenario de Cristo» (véase Is. 61:2c,  3-7).  Todo esto profetizado en una evidente y cercana  continuidad.     

Los siguientes textos bíblicos son los que mejor  nos descifran las dos partes del programa de Dios en la resurrección:

«Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años» (Ap. 20:4-6).

El verso 5 dice: «Pero los  otros muertos no volvieron a vivir, hasta que se cumplieron los mil años». Aquí se exhibe el estado de los que son dejados en el reino de la muerte cuando se cumpla «la primera resurrección», en la segunda venida de Cristo («no volvieron a vivir»). Este verso muestra que discurrirán mil años entre «la primera resurrección», la «de vida»,  y «la resurrección de los impíos muertos», «la de condenación» (véase  Ap.  20:7a, 11-13).

Es cierto que en el Antiguo Testamento no está del todo claro ver dos partes o sucesos separados de la resurrección, excepto en Dn. 12:2 (véase por favor Job: 14:1-13; 19:25-26; Sal. 16:10; 49:15; Is. 25:8; 26:19), pero en el Nuevo Testamento sí se resuelve  que entre la «resurrección» de los justos y la de los injustos existe un período de separación de «mil años»:   

«Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que cumplieron mil años…».

La palabra «Pero» no se encuentra en el original griego. En realidad, el pasaje dice: «Los otros muertos» (hoy loipoì tôn nekrôn, gr), o sea, «el resto de los muertos». Aquí se muestra con suma facilidad que son los injustos que han muerto corporalmente. Quienes afirman una “resurrección espiritual” en Ap. 20:4, toman como punto de partida el verbo griego «édseisan» («vivieron», édseisan, gr.), acarreando el embarazoso problema  de enlazar adecuadamente, por una  exégesis extraviada e informal, Ap. 20:4  con  Ap. 20:5 («no volvieron a vivir», ouk édseisan). La razón es que los dos verbos de cada texto poseen un idéntico significado: el de «la resurrección física». No es posible  alegorizar esta situación en alguna parte, porque de ser así, entonces los injustos necesariamente tendrían que experimentar una “resurrección espiritual” (¿?).

Es descabellado, ilógico  y ridículo  que el mismo vocablo griego tenga un significado diferente. Es por cosas como esta que los falsos maestros religiosos  han ocasionado un terrible y confuso desastre espiritual en las  vidas de millares de personas que han sido atrapados, por una causa u otra, en sus condenables y dañinas trampas heréticas. 

El verbo «édeseisan» («vivir», «vivieron»), hace la gran diferencia entre la correcta literalización de los textos estudiados y la improbabilidad de su “espiritualización”. 

Ap. 20: 4 y 5, anulan la doctrina de “la resurrección general”. Estos concuerdan con Dn.  12:2 donde se revela que habrá una «primera resurrección» para los que son salvos.  

«La primera resurrección» que es hallada en Ap. 20:5, es conocida  también en la Biblia  como: «Resurrección de vida» (Jn. 5:29), «la resurrección de los justos» (Lc.14:14), «una mejor resurrección» (He. 11:35). Los salvos de todas las edades están involucrados en «la primera resurrección».     

Cabe decir, que el término griego utilizado para conceptuar de forma correcta la resurrección de Ap. 20: 5 es «prótei», que  significa «primera en tiempo»  o «primera en clase o categoría». Es la misma palabra que Pablo utiliza en 1 Tim. 1:15 donde Pablo se califica el mismo como «el primero de los pecadores».    

Los creyentes en Cristo participarán de «la primera resurrección» («resurrección», ánastasis, gr.). La «resurrección» de la que Pablo   habla en 1 Ts. 4:16, es la misma «primera resurrección» hallada en  Ap. 20:5  y que habrá de suceder en la Parusía del Señor Jesucristo: Sólo los justos serán levantados de la muerte para «reinar con Cristo por mil años literales».   

Así qué, «los otros muertos», amigos míos, no resucitarán corporalmente sino hasta  que el  Reinado Milenial de Cristo haya concluido para que sean juzgados en el Juicio del Gran Trono Blanco (Ap. 20:11-15).

Amén.

LAS DOS EDADES

anthony_buzzardPor. Sir Anthony F. Buzzard

Nuestras versiones nos suministran otro perjuicio cuando algunas veces hablan del “mundo venidero” en lugar de la “era venidera”. El “mundo venidero” da alcance pues a la idea poco bíblica de que hay una esfera divina para ingresar en la muerte. Tal idea es engañosa: Corre un velo sobre la meta bíblica —la esperanza del Mensaje divino— que es la llegada en la historia de una Era Dorada gloriosa que reemplazará a la era actual de anarquía humana. Es para esa era que aspira el Cristiano. En “esa era” él recibirá “la vida de la era venidera” por medio de ser resucitado en el regreso de Cristo. Será muy revelador para los lectores de la versión del Rey Jaime, así como también de otras traducciones, leer “vida de la era venidera” o “vida en la era venidera” cada vez que ellos se encuentran con las expresiones “vida eterna” o “eterno”. De este modo se puede recobrar la atmósfera de la fe original.

Una pérdida similar de claridad ha ocurrido donde las traducciones y los comentarios hablan del “fin del tiempo”. La salvación en la Biblia no está más allá del tiempo y del espacio. Será concedida completamente en “el fin de esta era”, cuando comience la Nueva Era. Es en “el tiempo del fin” que los Cristianos pueden esperar la llegada del Reino, no en “el fin de tiempo”. Los discípulos le preguntaron a Jesús acerca del fin de la era, no del fin de mundo. La Versión del Rey Jaime ayudó a obstruir el claro entendimiento con su particular traducción de Rev. 10:6: “Ya no habrá más tiempo”. El error se ha corregido en versiones modernas que nos dicen “no habrá más retraso”.

Por una ironía extraña, las otrora iglesias divididas están unidas en su punto de vista de la esperanza Cristiana definida como una partida al cielo como un alma incorpórea. No puede haber más saludable sacudida que despertar al hecho de que semejante idea es inconcebible para los escritores Hebreos Cristianos de la Biblia. Así dicen también nuestros mejores eruditos, de quienes citamos sólo dos ejemplos: “Pablo evidentemente no podría contemplar la inmortalidad aparte de la resurrección; Para él, un cuerpo de alguna clase era esencial para la personalidad”. “La idea de una persona separada del cuerpo es repugnante para la mente Hebrea” F.F. Bruce, bien conocido por los evangélicos, vino a creer en la inconsciencia de los muertos. Comentando sobre 2 Corintios 5, Bruce se refiere al cambio de posición instantáneo del viejo cuerpo por el nuevo:

Pablo aquí tiene pensado que no habrá un intervalo de “desnudez” consciente entre el uno y el otro [el viejo cuerpo y el cuerpo de la resurrección]. La tensión creada por el intervalo postulado entre la muerte y la resurrección podría ser relevada hoy si fuese sugerido que en la conciencia del creyente recién partido no hay intervalo entre la disolución y la investidura [con el cuerpo de la resurrección], sin embargo, podría ser medido un largo intervalo por el calendario de la historia humana terrestre.

Tiene poco sentido que debamos seguir consolándonos, y a nuestros hijos, con una esperanza para los muertos tan incompatibles con la Biblia —y todo en el en nombre del Cristianismo. El reconocimiento de que una cantidad grande de filosofía Griega ha sido importada en la fe y forzada sobre los registros del Nuevo Testamento será el primer paso para la recuperación del Cristianismo apostólico. Las palabras de un erudito de la Biblia Francés merecen la publicidad más amplia:

A través de las páginas del Antiguo y Nuevo Testamentos las aguas claras de la verdad revelada fluyen como un río majestuoso. Es Dios quien solo tiene inmortalidad, el que ofrece a los hombres, y que comunica al creyente, Su vida divina imperecedera. Pero corriendo paralelamente a esta corriente, fluye el río enlodado de la filosofía pagana, que es aquella del alma humana, de esencia divina, eterna, que preexiste al cuerpo y lo sobrevive.

Después de la muerte de los Apóstoles las dos corrientes se incorporaron para hacer una unidad de aguas turbulentas. Poco a poco la especulación de la filosofía humana se mezcló con la enseñanza divina. Ahora la tarea de la teología evangélica es librarse del compromiso los dos elementos incompatibles, desintegrarlos, eliminar el elemento pagano que se ha instalado a sí mismo como un usurpador en el centro de la teología tradicional; restaurar en valor el elemento Bíblico, que sólo es verdad, que a solas se conforma a la naturaleza de Dios y del hombre, Su criatura.

El camino de la sabiduría parecería descansar en un reexamen personal de la creencia a la luz de los documentos bíblicos. La Biblia recomienda una búsqueda diligente para la comprensión. Ella alaba a aquellos que diariamente meditan en la revelación divina. Jesus Mismo fue un estudiante devoto de la Escritura, inmerso, como lo fueron otros rabinos, en las sagradas escrituras de Israel. A todo lo largo del Nuevo Testamento los Apóstoles prometieron una resurrección a la gloria a aquellos que han expresado su fe en Jesús por el arrepentimiento, el bautismo como adultos responsables, y en la creencia y la obediencia al Mensaje divino del Reino como es presentado por el Mesías y los Apóstoles. La salvación es ofrecida en términos muy específicos —la creencia en el Evangelio como Jesús y los Apóstoles lo predicaron. Una definición clara de ese Mensaje debería ser una urgente prioridad para todos los creyentes que buscan la verdad.

http://www.apologista.blogdiario.com
http://www.restorationfellowship.org
www.yeshuahamashiaj.org

SALMO 110:1 – UN CASO CLÁSICO DE ERROR TRADICIONAL EN LA ENSEÑANZA CRISTIANA

Esto es extraído de mi comentario intensivo de Mateo

Mateo 22:42-46 registra el siguiente cambio entre Jesús y algunos fariseos con quienes él estaba en conversación.

Mt 22:42-46

“…diciendo: ¿Qué pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David.
El les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu le llama Señor, diciendo: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo? Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel día preguntarle más.

Muchos cristianos no se percatan que Jesús aquí se refiere al pasaje del Tanakh (irreverentemente llamado el Antiguo Testamento) de Sal.110:1.

El  Sal. 110:1 es un verso de importancia particular. Jesús lo usó como prueba de que él fue superior a David, así EL Mesías. Desafortunadamente, debido al contrasentido intencional del Hebreo original, el sincero Cristiano Tradicional es a menudo conducido para una comprensión de este verso crucial que está muy distante de la verdad.

El  Salmo110:1 es uno de los versos más referidos del Tanakh en el NT. Es también un pasaje inequívoco de prueba de que Jesús (el señor de David) no es YHWH.

Salmo 110:1 – 1 El SEÑOR (YHWH) dijo a Mi Señor (Adon), Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos como banquillo para tus pies.

El Hebreo usó 2 palabras enteramente diferentes para “SEÑOR” (YHWH) y  “señor” (Adon). Ya que muy pocos cristianos alguna vez han pasado mucho tiempo leyendo las Escrituras que Jesús y todos sus seguidores usaron, se pierden esto totalmente. El término señor (Hebreo Adon) es usado numerosas veces para hombres- NO YHWH. Es a menudo usado con atención a reyes, capitanes, ángeles, maridos, un propietario de una colina de Samaria, príncipes, gobernadores, superintendente de toda la casa, y básicamente alguien de rango superior. Sin embargo, el vocablo SEÑOR (Hebreo- YHWH) es usado exclusivamente para el único YHWH.

¿Cuántas de ustedes, señoras, allí afuera consideran a su marido Dios? Sospecho que algunos de sus maridos algunas veces pueden intentar actuar como Dios, pero se responsabilizarán de eso a su debido tiempo. Si siguiésemos los métodos de los trinitarios en su uso de Salmos 110:1, los maridos literalmente podrían afirmar ser Dios.

Hay algunos que realmente dan a entender que este verso lee, “YHWH le dijo a YHWH…” ¡ESTO NO ES LO QUE ÉSTE DICE! Semejante carnicería de la Escritura es necesaria para “probar” que Jesús es YHWH; Sin embargo, la Escritura real (sin editar por los maestros del error) muestra una muy evidente distinción entre YHWH (el SEÑOR) y Adon (el Mesías Jesús). Francamente, este único verso llega muy lejos para derrotar las enseñanzas de aquellos que afirman que Jesús es YHWH. Si Jesús es YHWH el Hebreo claramente lo mostraría, pero no lo hace. En lugar de eso muestra a Jesús es el ungido (Mesías) de YHWH.

Algunos puntos básicos e importantes pueden ser aprendidos de este pasaje en Mateo.

El salmo 110:1 es uno de los pasajes de la Tanakh más frecuentemente citados en del Nuevo Testamento.

La frecuencia de su referencia, aun por Jesús, prueba que es verdaderamente la Palabra de YHWH puesto que ellos (incluyendo a Jesús) la consideraron así.

El uso de éste en Mateo 22 muestra que la comprensión común y equivocada del texto (aun hoy dentro del judaísmo) fue que se aplicó al hijo del rey David de tal manera en lo que se refiere a inferiorizar o igualar a ese hijo a David, quien fue Un Mesías (ungido), pero no EL Mesías. Aunque Jesús es un descendiente literal de Rey David, él no es – como fue (…y es) supuesto – inferior o igual a David. En lugar de eso EL Mesías es el superior de David – su Adon (el señor), pero NO el Dios de David (YHWH).

Algunos antisemitas e individuos antihebraicos pueden presentar el argumento ridículo de que el Hebreo usado hoy para este verso está corrupto; Sin embargo, la comprensión común del tiempo, mostrado en el punto previo, prueba que el Hebreo posiblemente no pudo haber usado el término Hebreo, YHWH, para ambos “señores”, puesto que eso habría implicado al descendiente físico de David en las mentes de los judíos, de entonces y ahora, que fue (y es) YHWH, lo cual no fue incluso insinuado indirectamente como una creencia de la lectura del Hebreo que obviamente aceptaban como verdadero. ¡Si fuese esa la lectura, no le habrían considerado al descendiente de David inferior o el igual a él!

Entonces, el uso del verso prueba que el Hebreo recién discutido es irrefutablemente correcto – que 2 palabras Hebreas fueron usadas – (YHWH) y (Adon).

Por consiguiente, este sencillo verso PRUEBA que Jesús no es YHWH, puesto que uno de los dos seres en el verso es YHWH, quien está hablando a un Ser SEPARADO que es Jesús el Mesías!

Aquellos que afirman que Jesús es YHWH no pueden posiblemente hacerlo así a menos que rechacen el significado inequívoco de este verso. ¡Es MUY CLARO en este solo verso de que el Mesías es mostrado no ser YHWH! Esto es absolutamente irrefutable a menos que una discusión escandalosamente mística sea usada en un intento para completamente desbaratar la implicación evidente de la Escritura. Desafortunadamente, ese es precisamente el método tomado por todos aquellos que se apegan al misticismo y el misterio para sus “pruebas” de que Jesús es YHWH. Para encontrar pruebas, ellos o deben rallar el contexto, adicionar significados místicos para aclarar pasajes, jugar juegos de palabras con palabras las hebreas como echad y elohim, o basar sus discusiones temblorosas en unos MUY POCOS pasajes que parecen apoyarlos, sin embargo, deben tener otras interpretaciones que son tan aplicables y no requieren giros “misterios” para probarlo.

Muchas Biblias y la mayoría de predicadores pierden completamente el simple punto mostrado arriba. Una razón es el fracaso de los traductores para correctamente verter el verso en el NT Griego y algunas veces  intencionalmente  dar falsas traducciones poniendo en mayúscula el término en los Salmos (SEÑOR o Señor, en lugar de señor). Debería ser correctamente traducido como “señor” sin ninguna capitalización.

Compruebe Su Biblia. Las probabilidades son que está incorrectamente traducido en Salmos; Sin embargo, aparecen más tarde traducciones que corrigen de mala gana este error. La mayoría al menos ha dejado de capitalizar al segundo “señor”  (SEÑOR) en Salmos 110:1 y ahora simplemente ponen en mayúscula la primera letra de la palabra (Señor). Sin embargo, aun esto es falso puesto que la palabra Hebrea para “Señor” con la “S” capitalizada es Adonay, la cual es una palabra completamente diferente usada exclusivamente para referirse al Señor Dios (Adonay Elohim).

Así, con el Salmo 110:1 es posible mostrar una prueba positiva que históricamente ha habido un esfuerzo para inducir a los  Cristianos a aceptar a Jesús como YHWH a través de la traducción parcial y manifiestamente falsa del Hebreo en español por traductores cristianos de la Biblia.

Salmo 110:1 (la versión hebrea) fue usado luego por Jesús para mostrar a su Mesiazgo. Hoy, el mismo pasaje debe usarse para probar un hecho enteramente diferente de Escritura – que Jesús (señor – Adon) y YHWH (SEÑOR – YHWH) no es lo mismo. Este pasaje es duro para aquellos que promueven a Jesús como Dios para sortear puesto que es éste tan claramente muestra al Padre y el “señor” Jesús como separados y bien definidos, ambos en la palabra Hebrea real y en el hecho de que el SEÑOR (YHWH) hablaba al señor (Jesús). El uno hablando y el otro siendo hablado infiere aclara distinción.