“OYE, ISRAEL: JEHOVÁ NUESTRO DIOS. JEHOVÁ TRES ES UNO ES” (VERSIÓN TRINITARIA DE DEUTERONOMIO 6:4)

En Deuteronomio 6:4 se nos presenta a Yahweh como un (ECHAD) solo Dios. Este vocablo “Echad” (UNO) aparece unas 960 veces en la Biblia hebrea, y es el número “uno”. La palabra hebrea para uno funciona igual que la palabra “uno” en español.El significado básico de ejad dado por los léxicos es “uno solo”, A veces “el único”, o incluso “único” es la traducción apropiada de echad. cuando “uno” modifica un sustantivo compuesto – una familia, un grupo – la palabra “uno” mantiene su significado como “uno solo…” No hay tal cosa como un “uno compuesto” como una definición de ejad, como pretenden hacernos creer los Trinitarios. Así pues, Yahweh, el nombre personal del Dios Único, aparece unas 6.800 veces. En ningún caso se tiene un verbo o adjetivo plural.

LA PALABRA HEBREA PARA UNO

H

ECHAD – La palabra hebrea para UNO
Por Allon Maxwell

Descargue la versión PDF


Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es:
Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón,
y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas.
(Deuteronomio 6:4) Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, oh Israel, el Señor nuestro Dios, Jehová uno es: Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma,  y con toda tu mente y con todas tus fuerzas: este es el primer mandamiento. (Marcos 12:29)


La palabra hebrea ejad es el equivalente directo para nuestro número cardinal Inglés ONE. Judios que viven en Israel y hablan hebreo en la vida diaria, te dirá que en el uso diario, significa simplemente el número cardinal ONE. En el Antiguo Testamento hebreo, aparece 952 veces y se traduce como ONE 687 veces.Según la Concordancia Strong de la Biblia puede significar también, con menor frecuencia: primero 36, otro 35, otro 30, todo 18, una vez 13, once + 06 240 13        cada 10, cierto 9, un 7, un 7, misceláneo. 87;


Unidad compuesta?

En tiempos más recientes, algunos trinitarios han confundido la cuestión al afirmar que ECHAD en realidad significa algo que ellos llaman “unidad compuesta”. Ellos usan este término inventado, de origen dudoso, comparar a Dios con un racimo de uvas! Un racimo de uvas, dicen, puede estar compuesta de muchas uvas mientras que en realidad es un grupo único. Y desde allí hacen su ridícula afirmación falsa de que en Deuteronomio 6:4, ECHAD significa la trinidad! Esta “teoría Compuesto Unidad”, es un poco como tratar de comparar manzanas con naranjas! Y no encaja en absoluto con los credos trinitarios. Un grupo se puede separar en las uvas individuales, (sustancias) y se separó una vez, no puede nunca volver a poner juntos!Cualquiera que esté familiarizado con los credos de Nicea y de Atanasio sabe que entre los trinitarios tradicionales, esta comparación se consideraría inaceptable! El Dios de los credos trinitarios es una sustancia indivisible (“esencia” en las versiones anteriores del Credo de Atanasio), que no se pueden separar en sus componentes individuales! Es interesante notar que este sentido se alega no es reconocido por los estudiosos de renombre, incluyendo a nuestro Inglés Bible Translators. Tampoco se admite en ninguna de las Concordancias varios, glosarios y gramáticas hebreas, he podido consultar. Aquí hay un par de citas que decirlo claramente. El primero es de Uri Marcus, un Judio, que vive en Jerusalén y habla hebreo en la vida diaria.

“Aprovechando de esta ley de la física, los trinitarios han lanzado uno de sus más grandes engaños encaminados a intimidar no hebreas altavoces a ceder ante su absurdo” tri-unidad “presunción. Su fantasía afirma que la palabra hebrea ” אֶחָד :Echad – ONE “de alguna manera describe un” compuesto “o la unidad” compuesto “, que convenientemente se convierte en uno, en más de uno, el razonamiento de que todo en el universo material está bien compuesta de piezas de un todo mayor (el compuesto), o que el conjunto se compone de más de una parte hasta llegar a la base, indivisible (y aún por descubrir) la parte primaria. ¿Qué fracasa sin embargo, es su comprensión del adjetivo simple “ONE”, que funciona exactamente el mismo en todos los idiomas, incluyendo hebreo es una verdad universal:. “ONE” (1) nunca y nunca se refieren a un número mayor que sí mismo Cada cosa o persona todavía se define como una cosa o persona, con. UN cuerpo, para lo cual pronombre singular siempre se emplean para referirse o hablar con o alrededor de ella, de él o ella. Cuando se refiera a Di-s, no hay ninguna excepción “.

Tomado de “The End of a Lie mesiánica” de Uri páginas Marcus 85-6, nota 29

La segunda es de Anthony Buzzard, un profesor jubilado de hebreo en Atlanta Bible College.

La palabra hebrea para uno de los medios Una
Ante un credo tradicional que contradice el monoteísmo estricto unitario de Jesús y de la Biblia, algunos creyentes en Jesús como el Mesías, incluso, sorprendentemente, Judios mesiánicos, se han visto obligados a encontrar una manera de justificar su salida del monoteísmo credo de Jesús. Esto ha dado lugar a uno de los ejercicios más extraños de la distorsión de las palabras simples conocidos, supongo, a la historia de las ideas. Tiene que ser expuesto como un audaz giro en la terminología sencilla en la que el Dios de la Biblia declara que Él es una persona única.
El asalto en el sentido común, los hechos simples del lenguaje y la autoridad bíblica, estamos hablando de tiene que ver con la palabra hebrea ejad, que es el número cardinal “uno”. Al contar en hebreo se dice ejad, sh’nayim, shalosh: “uno, dos, tres …”
extraordinarias acrobacias verbales se han realizado con la palabra ejad por algunos Trinitarios, en un esfuerzo por convencer al público de que el número uno no significa que uno. Es una táctica de la desesperación.
Toma sólo en aquellos que no están alerta al significado de las palabras simples.
La obstrucción del significado directo del hebreo ejad (uno) debe figurar entre las piezas más impresionantes de propaganda falsa que se encuentran en escritos teológicos .

Citado de “Jesús no era un trinitario”, por Anthony Buzzard, Páginas 307-308.


Echad como un número ordinal?

Como vimos anteriormente, en algunas ocasiones la palabra ejad OT se traduce como el número ordinal, “en primer lugar”. (36 veces de un total de 952 apariciones) Trinitarios veces incorrectamente dicen que esto significa que ECHAD en Deuteronomio 6:4, debería ser traducido como un número ordinal! Los traductores de inglés, se dice, se han equivocado. El Señor, dicen, no es uno, sino FIRST (solamente)! Y puesto que hay una “PRIMERO” Señor, tiene que haber también otros! Y, en consecuencia, dicen, Deuteronomio 6:4 realmente apoya la Trinidad! El léxico hebreo nos dice que el hebreo tiene una palabra que es un número ordinal dedicado de “primera”. (Reashon – ראשון ) Sin embargo, los Judios no siempre usan ese ordinal cuando quieren decir cosas como “primer día”. En su lugar, utilice el cardenal y decir “uno (echad) día”! Esto no es porque ECHAD es un verdadero número ordinal en sí mismo! Se trata de un uso especial del número cardinal que ilustra una de las muchas maneras en que los patrones de pensamiento hebreo son muy diferentes al Inglés! Cuando un Judio dice ECHAD YOM, el significado literal es “el primer día” (cardinal) – NOT “El primer día”. por ejemplo, Génesis 1:5. Unas palabras para la traducción literal palabra de hebreo en Génesis 1:5 sería:

” · y que-es-convirtiendo la noche y · que-es-un ser día mañana “

Desde la línea Hebreo Inglés Interlineal Biblia http://www.scripture4all.org/OnlineInterlinear/OTpdf/gen1.pdf

Por supuesto, si se trata simplemente de adaptación, esto tendría poco sentido para los angloparlantes. Una traducción apropiada ha de tener en cuenta lo obvio “Torre de Babel” diferencias en los patrones de pensamiento entre el hebreo y el Inglés. Para hacer esto, nuestros traductores ingleses han cambiado el cardenal hebreo a un Inglés ordinal, y hacía como:

“La tarde y la mañana el primer día”.

Para una confirmación adicional, consulte Gesenius:
“En otros lugares, como el general 1:5, 2:11, אֶחָד (echad) no pierde la idea común de un cardenal “.

GeseniusOnline http://www.blueletterbible.org/lang/lexicon/lexicon.cfm?Strongs=H0259&t=KJV

No existe justificación alguna para estas afirmaciones trinitarias mal informados que la palabra original cardinal, UNO, (echad) puede ser arbitrariamente reasignados como ordinal, (FIRST) en cualquier parte o en todas partes lo que parece, sólo para adaptarse a su sesgo teológico.


Echad EN EL NUEVO TESTAMENTO

Por supuesto, la palabra hebrea ECHAD no aparece en el Nuevo Testamento griego. En cambio, cuando Deuteronomio 6:4 es citado por Jesús en el Nuevo Testamento griego (Marcos 12:29) ECHAD la palabra es traducida por el EIA griegas ( Strong 1520) EIS (Strong 1520) significa el número cardinal ONE. Del léxico griego en mi ordenador programa Bible: 1520 εις Hice heis (incluyendo el neutro [etc] uando); TDNT-2: 434.214; número AV-un 229, un 9, otros 6, otros 6 no, tr 4, misc 18, 272 1) una


Apéndice 1

Del léxico griego en “La Biblia en línea” Programa Informática 0259 דחא ‘echad ekh-awd’ un número de 0258, adj; {Ver TWOT en 61?} AV-un 687, primero de 36 años, otro 35, otro 30, todo 18 , una vez que 13, once + 06 240 13, cada 10, cierto 9, un 7, un 7, misceláneo. 87, 952 1) un (número) 1 bis) un (número) 1 b) cada uno, cada 1c) un cierto 1d) an (artículo indefinido) 1e) sólo una vez, una vez por todas1f) uno … otro, el de la … otro, uno tras otro, uno tras otro 1g) primero 1h) once (en combinación), undécimo (ordinal) ____________________________________________________ 0258 דחא ‘Achad aw-Khad’ tal vez una raíz primitiva; v; {? Ver TWOT en 605} AV-go ti de un modo u otro 1, 1 1) (Hithpael) para ir de un modo u otro, para ser fuerte


Apéndice 2

Online Resultados Lexicon
Strong H259 – ‘echad http://www.blueletterbible.org/lang/lexicon/lexicon.cfm?Strongs=H0259&t=KJV

אֶחָד

Transcripción‘Echad

Pronunciaciónekh · AD ‘ (Key)

Parte del discursoadjetivo

Raíz de la palabra (etimología)El numeral de אָחַד (H258)

TWOT Referencia61

Esquema del uso bíblico

1) uno (número)

a) uno (número)

b) cada uno, cada

c) un cierto

d) un artículo (indefinido)

e) solamente, una vez, una vez por todas

f) uno … otro, el uno … el otro, uno tras otro, uno por uno

g) primero

h) once (en combinación), undécimo (ordinal)

Autorizado Version (KJV) Traducción Conde – Total: 952

AV – un 687, primero de 36 años, otro 35, otro 30, todo 18, una vez que 13, once + 06 240 13, cada 10,cierto 9, un 7, un poco de 7, misc. 87


Apéndice 3
Ejad – Desde Gesenius Online http://www.blueletterbible.org/lang/lexicon/lexicon.cfm?Strongs=H0259&t=KJV

Apéndice 3 Continúa
Ejad – Desde Gesenius Online


Apéndice 4
-ECHAD Páginas De Brown controlador Lexicon Briggs 25-26


Apéndice 5
ECHAD – The Hebrew Lexicon Analítica y caldeo, Página 17


Apéndice 6
ECHAD – Del Paso a Paso hebreo bíblico, Vol. 1, páginas 155-156, segunda edición.
Por Menahem Mansour


Apéndice 7
Citado de “números cardinales como ordinales utilizados” Sintaxis, Williams hebreo (3rd Edition)
by John C. Beckman

http://home.pacific.net.au/~amaxwell/housmail/HM140%20-%20Echad%20-%20The%20Hebrew%20Word%20For%20One.htm

UNO, NADA MÁS

Por el Dr. Javier Rivas Martínez (MD)

 

En el AT hay 5500 versículos que hablan de la singularidad de Dios, y escasamente  4 que hablan de una supuesta “pluralidad” de Dios, y me refiero, en el aspecto cuantitativo, es decir, “un dios en tres personas y que son distintas entre una y otra”. Hay dos explicaciones porqué esta última parte no tiene consideración de ser:

1. La manera de redactar de los judíos.

2. Dios habla a la congregación de huestes celestiales.

Si se discute sobre estos cuatro versículos una aparente “pluralidad” de Dios, creo que debiera discutirse de la manera que lo comenta  mi hermano Mario Olcese Sanguineti en uno de sus estudios, los 5500 versículos que hablan de la singularidad de Dios (Is. 44:24; 45:11-12).

La doctrina del AT. es monoteísta sin dar cabida a duda alguna, y eso se le pude preguntar a cualquier rabino judío conocedor de la ley mosaica que responderá con positiva rapidez.  El Mismo Señor Jesucristo, así lo reafirmó en el NT. (Mr. 12:29).

 Cristo jamás pronunció  que fuese “Dios”, el vino a presentar al Padre como el Hijo del Dios viviente, según     la revelación sobrenatural dada a  Pedro por el Padre, por lo que declaró el apóstol: «Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente».  Cristo afirmó sin ambages confusos  ni circunloquios que  el Padre era su Dios: «Subo a mi Padre y a vuestro Padre y a vuestro Dios» (Juan 20:17).

El Shema (El Verdadero «Credo Cristiano») hebreo dice:

«Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová Uno (Heb. «echad») es» (Deut. 6:3).

De esa manera, hemos visto con diáfana luz, que Dios es Solo Uno, y nada más.

En Gn. 1:1, la palabra «Dios» es «Elohim»  y es una palabra en plural en cuanto a forma y no en cuanto a número; esto último es aceptado con error grande de parte de los conciliadores Trinitarios, entre ellos, muchos cristianos, y por todos los católicos que hay esparcidos en el globo terráqueo: “Un Dios en Tres Personas Distintas”. 

    La palabra «Elohim» es conocida  como «plural de majestad», y expresa honor,  dignidad e intensidad:

«Y dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”. . . » (Gn. 1:26).

 La palabra «Elohim» no sugiere en las Escrituras ni muestra ni da vestigios de un  dios que sea “trino”. La Biblia  presenta al Señor Dios y Padre que es Jehová como Único y Soberano (Det. 6:4; Is. 4:6; Ef.4:4-6; Jn.17:3).

Cuando Arrió erigió el dogma que hablaba de Cristo como un ser “creado”,  la iglesia romanista católica en defensa condena el arrianismo como herético llevándose a cabo esto en los Concilios de «Nicea» (325 d.C) y de «Constatinopla» (381 d.C) y quedando instituida la  peligrosa y pagana doctrina de la «Trinidad» que formaliza un Dios  que es  representado en tres personas distintas, “cohesionadas en un igual en la Deidad” (El Credo Niceno dice: «Credo in Spiritum Sanctum qui ex Patre per Filium procedit»: Creo en el Espíritu Santo, que procede del Padre a través del Hijo) y que podemos apreciar con notable claridad en uno de los famosos «Credos Católicos» (torcidos y paganos que también enseña la fatal doctrina de la vida después de la muerte por medio del alma), para ser exacto, en el Credo Atanasio (léalo hermano y amigo que nos visita, aprenda a estudiar si no está acostumbrado hacerlo):

Credo de Atanasio

“Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe Católica; el que no la guarde íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre. 

Ahora bien, la fe católica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad; sin confundir las personas ni separar las sustancias. Porque una es la persona del Padre y el Hijo y otra (también) la del Espíritu Santo; pero el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad. Cual el Padre, tal el Hijo, increado (también) el Espíritu Santo; increado el Padre, increado el Hijo, increado (también) el “Espíritu Santo; inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso (también) el Espíritu Santo; eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno (también) el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno, como no son tres increados ni tres inmensos, sino un solo increado y un solo inmenso. Igualmente, omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente. Así Dios es el Padre, Dios es el Hijo, Dios es (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios; Así, Señores el Padre, Señor es el Hijo, Señor (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor; porque así como por la cristiana verdad somos compelidos a confesar como Dios y Señor a cada persona en particular; así la religión católica nos prohíbe decir tres dioses y señores. El Padre, por nadie fue hecho ni creado ni engendrado. El Hijo fue por solo el Padre, no hecho ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo, del Padre y del Hijo, no fue hecho ni creado, sino que procede. 

Hay, consiguientemente, un solo Padre, no tres padres; un solo Hijo, no tres hijos; un solo Espíritu Santo, no tres espíritus santos; y en esta Trinidad, nada es antes ni después, nada mayor o menor, sino que las tres personas son entre sí coeternas y coiguales, de suerte que, como antes se ha dicho, en todo hay que venerar lo mismo la unidad de la Trinidad que la Trinidad en la unidad. El que quiera, pues, salvarse, así ha sentir de la Trinidad. 

Pero es necesario para la eterna salvación creer también fielmente en la encarnación de nuestro Señor Jesucristo. Es, pues, la fe recta que creemos y confesamos que nuestro Señor Jesucristo, hijo de Dios, es Dios y hombre. Es Dios engendrado de la sustancia del Padre antes de los siglos, y es hombre nacido de la madre en el siglo: perfecto Dios, perfecto hombre, subsistente de alma racional y de carne humana; igual al Padre según la divinidad, menor que el Padre según la humanidad. Más aun cuando sea Dios y hombre, no son dos, sino un solo Cristo, y uno solo no por la conversión de la divinidad en la carne, sino por la asunción de la humanidad en Dios; uno absolutamente, no por confusión de la sustancia, sino por la unidad de la persona. Porque a la manera que el alma racional y la carne es un solo hombre; así Dios y el hombre son un solo Cristo. El cual padeció por nuestra salvación, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre omnipotente, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos, y a su venida todos los hombres han de resucitar con sus cuerpos y dar cuenta de sus propios actos, y los que obraron bien, irán a la vida eterna; los que mal, al fuego eterno.

 

Esta es la fe católica y el que no la creyere fiel y firmemente no podrá salvarse.”

La doctrina de la Trinidad, que ha hecho tanto daño al pueblo cristiano hasta estos momentos, se remonta a los griegos paganos, y fue desconocida por la Iglesia Prístina antes del Siglo IV d.C. Tertuliano de África era estoico, y fue el primero en mencionar el nombre de «Trinidad» dentro del ámbito cristiano, creyéndola además. Escribió en apoyo al dogma Trino: “una sustancia” y “tres personas”.

La Biblia no apoya para nada la mitología Trinitaria. Estas son las pruebas bíblicas que refutan su esencia oscura, pagana  y, por supuesto, satánica:

              «La Biblia dice que hay un solo Dios» (1 Tim: 2:25).

«La Biblia afirma que únicamente el Padre es Dios» (1 Co. 8:6).

«El Dios de Jesucristo es el Padre, por lo tanto, Cristo no puede ser Dios porque solo el Padre lo es» (Jn. 20:17; 1 Co. 8:6; 1 P. 1:3).

«Cristo dijo tener un Dios» (Mt.27:46; Ap. 13:2).

«Hay una diferencia clara entre el Padre  y  Jesucristo. Cristo admitió que su Padre era el Único Dios Verdadero y fue Él que lo envió al mundo» (Jn. 3:16; 6:29; 17:4).

«Jesucristo es Mediador y Hombre, mas no es Dios» (1 Tim. 2:25).

«La co-substancialidad (“igualdad”) de la Deidad como lo delineó la iglesia católica romanista es antibíblica porque Cristo dijo»: «. . . el Padre Mayor es que yo» (Jn.14:28).

«Cristo no es “omnisciente”, Dios sí, eso lo excluye ser Dios» (Lc.8: 43-46; Mr. 13:32; Hech. 1:6, 7; Ap.1:1).

«A Dios nadie lo ha visto jamás, a Cristo, muchas personas lo vieron » (Jn.1:14, 18; 1 Jn. 1:2).

«Cristo es el representante de Dios en el mundo (Jn.14:9).

«Cristo dijo que Dios moraba en él, con esto, es imposible que sea Dios Mismo» (Jn. 14:9).

Hay muchos más, pero creo, que para ahora, es suficiente con lo anterior.

Gracias.

Dios les bendiga siempre.

La Palabra Hebrea para Uno—-Echad

Por Anthony F. Buzzard (M.Th)

 

      Es falso decir que la palabra Hebrea echad (uno) en Deuteronomio 6:4 señala a una “unidad compuesta”. Una defensa reciente de la Trinidad argumenta que cuando “uno” modifica un sustantivo colectivo como “racimo” o “manada” entonces implica una pluralidad en echad. El argumento es falaz. El sentido de pluralidad se deriva del sustantivo colectivo (manada, etc), no de la palabra “uno”. Echad en Hebreo es un uno numérico. “Abraham era uno [echad]” (Eze. 33:24; “solo un hombre,” NIV). Isaías 51:2 también describe a Abraham como “uno” (echad; “solo,” KJV; “el único,” NJB), donde no hay posibilidad de equivocación acerca del significado de esta simple palabra. Echad aparece vertido como el numérico “uno”, “solo”, “único”, “entero, indivisible”, “uno solo” Su significado normal es “uno y no dos” (Ecl. 4:8). “Dios es un Señor” (Deut. 6.4, citado por Jesús en Mar. 12:29, NASV), obviamente por consiguiente una persona sola y distinta del “Señor Mesías” mencionado en el mismo pasaje (Mar. 12:36). El único Dios es identificado con el Padre en Malaquías 1.6 y 2:10 y es constantemente distinguido en el Nuevo Testamento de Jesús, el Hijo de Dios, quién es presentado como un individuo separado. En la Biblia Hebrea “el ungido del Señor” (literalmente “cristo”) es el Rey de Israel. Este agente del Señor Dios en ninguna ocasión es confundido con Dios.

 

     Sostener que “uno” realmente significa “unidad compuesta” es un ejemplo de un argumento sin prueba lógica. Robert Morey sostiene que echad no significa un absoluto uno sino un uno compuesto. Este argumento envuelve un error lingüístico fácilmente notorio. Echad aparece unas 960 veces en la Biblia Hebrea y en ningún caso la palabra acarrea un indicio de pluralidad. Ella significa estrictamente “uno y no dos o más”. Echad es un adjetivo numérico y es a veces hallado normalmente modificando un sustantivo colectivo.—una familia, una manada, un racimo. Pero deberíamos observar cuidadosamente que el sentido de pluralidad reside en el sustantivo compuesto y no en la palabra echad (uno).

 

Al principio en Génesis oímos decir que “los dos (Adán y Eva) serán una carne” (Gén. 2:24). La palabra “uno” aquí significa precisamente uno y no más (una carne y no dos “carnes”!). Un racimo de uvas es exactamente eso—uno y no dos racimos. Así cuando se dice que Dios es “un Señor” (Deut. 6:4; Mar. 12:29, NASV) El es un solo Señor y no más.

 

     Suponga que alguno dijera que la palabra “uno” significaba un “uno compuesto” en las palabras “un trípode”. Suponga que alguno pensara que la frase un Estados Unidos de América implicara que ese un es realmente plural en su significado. El razonamiento engañoso es obvio: La idea de pluralidad pertenece a las palabras Trípode y “Estados”, no a la palabra “un”. Es un subterfugio transferir a “un” la pluralidad que pertenece sólo al siguiente sustantivo. Esto sería similar a decir que “un” realmente significa “un ciento” cuando aparece en la combinación “un cienpiés”!.

 

     Nuestro punto puede ser confirmado en cualquier léxico de Hebreo bíblico. El léxico de Koehler y Baumgartner nos da el significado fundamental de echad, “uno solo.” Cuando los espías regresaron con evidencia de la fertilidad de la tierra prometida ellos trajeron “un (echad)  racimo de uvas” (Num. 13:23, NRSV). Echad es frecuentemente vertido “un solo,” o “solo uno.” Así cuando se trata del asunto del credo de Israel, el texto nos informa (como lo hacen los múltiples pronombres singulares para Dios) que El Señor supremo de Israel es “un único Señor”,” “un Señor solo”.     

 

      Ha sido necesario ridiculizar nuestro punto porque la reciente defensa de la Trinidad emite la afirmación asombrosa de que echad siempre implica una “unidad compuesta.” El autor luego construye su caso para un Dios multi-personal en lo que él cree es una fundación firme en la Biblia Hebrea. El hecho lingüístico es que echad nunca significa “uno compuesto,” sino estrictamente “solo uno.” El hecho de que “muchas aguas fueron juntadas en un (echad) lugar” (Gén. 1:9), no provee datos del todo para un sentido de un uno compuesto, y mucho menos para una pluralidad en la Deidad.

 

     Desde que el extraño argumento acerca de la así llamada “pluralidad” en la palabra “uno” está tan ampliamente extendido y que ha sido aparentemente aceptado sin crítica alguna, añadimos acá los comentarios de un profesor de teología Trinitario quien concede que el argumento popular de la palabra echad (uno) es tan frágil como el argumento de la palabra elohim. Ningún caso para un Dios multi-personal puede basarse sobre el hecho de que “uno” en Hebreo y español puede a veces modificar un término colectivo:                                          

                   

“Aún más débil (que el argumento de Elohim) es el argumento de que la palabra Hebrea para “uno” (echad) usado en el Shema (“Oye, Israel: El Señor nuestro Dios es un Señor) se refiere a un uno unificado, y no a un absoluto uno. Por consiguiente, algunos Trinitarios han argumentado, que el Antiguo Testamento tiene  un punto de vista de una Deidad unida (27). Es, por su puesto, cierto que el significado de la palabra puede en algunos contextos denotar una pluralidad unificada (e.g. Gén. 2:24, “y serán una sola carne”). Pero esto realmente no prueba nada. Un examen del uso del Antiguo Testamento revela que la palabra echad es tan capaz de varios significados como lo es nuestra palabra Española “uno”. El contexto debe determinar si se ha intentado decir una singularidad numérica o una unificada singularidad.

 

          Ha sido a veces argumentado que Dios hubiera sido descrito como yachid, i.e. “solitario, apartado, el solo uno,” si sólo hubiera una persona en la Deidad. El uso de echad (“uno solo”), sin embargo, es del todo suficiente para indicar que la Deidad consta de un solo Dios unipersonal. Yachid es raro en el Hebreo bíblico. Este acarrea en la Biblia el significado de “amado,” “único engendrado” o “solitario” y sería inapropiado como una descripción de la Deidad”. Hay otra palabra Hebrea bad, “solo, por uno mismo”, separado”. El cual de hecho describe al Único Dios. Deuteronomio 4:35 declara que “y no hay otro fuera de él”. La absoluta singularidad del único Dios es similarmente enfatizada cuando se dice de El: “Tú solo eres Jehová” (Neh. 9:6), “Sólo tú eres el Dios de todos los reinos de la tierra” (2 Reyes 19:15)., “Sólo tú eres Dios” (Sal.85:10). El único Dios de Israel es una sola persona, sin rival, y de una clase propia. El es Uno, con toda la simplicidad matemática implicada por esa palabra.

 

     Con estos hechos ante nosotros, sería difícil no simpatizar con el judío del primer siglo, teniendo el Antiguo Testamento como guía, por mantener con una decidida tenacidad la creencia en Un solo Dios conformado por una sola persona. Una investigación de las Escrituras Hebreas para hallar alguna señal de una dualidad o Trinidad de personas divinas activas en la creación probará ser infructuosa. Para proponer una Deidad de más de una persona nos requerirá arrojar a un costado las reglas del lenguaje y la gramática. Historiadores responsables, ambos seculares y religiosos, concuerdan que los Judíos de los tiempos de Jesús sostuvieron firmemente una fe en un Dios unipersonal. Es una de las más grandes ironías de la historia de que los teólogos Cristianos hayan negado a los Judíos el derecho de explicar el significado de Dios en sus propias Escrituras. Se requiere que la voz Judía en esta materia sea oída nuevamente:

          

El Antiguo Testamento es estrictamente monoteísta. Dios es un solo ser Personal. La idea de que la Trinidad debe encontrarse allí o aún de alguna manera escondida(29), es una asunción que por mucho tiempo a dominado en la teología, pero es totalmente carente de fundamento. Los Judíos, como un pueblo, se convirtieron bajo sus enseñanzas en duros oponentes de todas las tendencias politeístas hasta este día. En este punto no hay un ruptura entre las Escrituras del Antiguo Testamento y el Nuevo. La tradición monoteísta sigue persistiendo. Jesús fue un Judío, entrenado en las Escrituras del Antiguo Testamento por padres Judíos. Su enseñanza fue Judía hasta lo más profundo; verdaderamente un nuevo evangelio, pero no una nueva teología.

 

 

El Judaísmo no está como desprovisto de fórmulas dogmáticas como uno supone frecuentemente…el Judaísmo tiene sus propios credos y a artículos de fe. El Shema Israel (Deut. 6:4) no es sólo una fórmula litúrgica y un mandamiento; es también una confesión de fe, y es considerado como más importante que los credos Judíos históricos.

 

 

Como una confesión de fe, el Shema es la afirmación de la unidad y la singularidad de Dios. Constituye la más alta expresión del “monoteísmo Judío”: Adonai es nuestro Dios; Adonai es uno…” Los símbolos Cristianos de la fe—El Credo de los Apóstoles, el Credo Niceno-Constantinopolitano, el Credo de Atanasio, por citar sólo los más importantes—son considerados por los Judíos como una rotunda contradicción a esta declaración fundamental del monoteísmo Judío. Claude Montefiore lo ha expresado de la manera más inteligente: “Con respecto a la naturaleza de Dios, todos los Judíos sostienen que la doctrina de la divinidad de Cristo, de la Trinidad, del Hijo Eterno, de la personalidad del Espíritu Santo, son infracciones de la Unidad divina y  falsas”.

           

La idea de que Dios está constituido por diversas personalidades tal Como lo presenta la creencia Cristiana en la Trinidad es una separación de la concepción pura de la unidad o singularidad de Dios.Israel ha rechazado a través de los siglos todo lo que ha obscurecido o alterado la concepción del monoteísmo puro que ha dado al mundo, y más que admitir que existe alguna debilidad en ella, los Judíos están dispuestos a vagar, a sufrir, a morir.

 

     Los teólogos Trinitarios han batallado con el problema obvio de cómo reconciliar la Trinidad con el hecho de que la matriz del Cristianismo fue unitaria. El teólogo Trinitario Leonard Hodgson escribió:

 

(El Cristianismo) emergió dentro del Judaísmo, y el monoteísmo del  Judaísmo era entonces, y es aún, unitario. ¿Cómo establecería la Iglesia Cristiana una teología adecuada para expresar un nuevo Conocimiento de Dios que vino a ella a través de Jesucristo?… ¿pudo el monoteísmo ser revisado a tal grado que incluyera la nueva revelación sin cesar de ser monoteísta?

 

     Jesús fue un Judío comprometido al credo de Israel (Mar. 12:28ff.). Este hecho solamente debería persuadirnos que ha ocurrido un alejamiento del credo Judío de Jesús en alguna parte de la historia de la fe. Por el momento debemos enfatizar que el Judaísmo era unitario, nunca Trinitario. Fue bajo el tutelaje de esta escuela de pensamiento Judío, y  potenciado por la creencia  en el único Dios de Israel, que el prometido Mesías alcanzó la madurez e ingresó  en su excepcional ministerio

 

     ¿Puede ser demostrado que Jesús sostuvo y enseñó la creencia en el mismo Único Dios de los Judíos a través de su carrera? Para responder esta pregunta,  sólo es razonable que consultemos a sus propias palabras, fielmente registradas por aquellos que lo acompañaron mientras él proclamaba el evangelio Salvador del Reino venidero de Dios en Palestina (Mar. 1:14,15;

Lu. 4.43, etc).