MUCHOS EVANGÉLICOS ESTÁN PERDIDOS EN EL ESPACIO O FUERA DE ÓRBITA EN CUESTIONES DOCTRINALES

¡Uno de varios millones de evangélicos perdidos en el espacio o fuera de órbita!

Evangélicos no conocen las doctrinas básicas de la iglesia, revela estudio

(NoticiaCristiana.com).

Un estudio realizado por LifeWay Research sobre “posiciones doctrinales”, muestra que mientras la mayoría de los evangélicos tienen una buena comprensión de las enseñanzas doctrinales de sus iglesias, muchos de ellos tienen dificultades para explicar su fe.

Cuestiones básicas como la salvación, la Biblia y la naturaleza de Dios puede confundir a los fieles.

Cuando se le preguntó: “Cuando te mueras, ¿irás al cielo porque confesaste tus pecados y aceptaste a Jesucristo como tu Salvador?”. El 19% dijo que no está seguro. Alrededor del 26% de los encuestados (todos miembros bautizados en sus iglesias) creen que “si una persona está buscando sinceramente a Dios, pueden obtener la vida eterna a través de las religiones no cristianas”.

El pastor bautista Ed Stetzer, presidente de LifeWay, cree que hoy en día la gente está acostumbrada a tener todo tipo de opinión anunciado por los medios de comunicación. “La verdad bíblica es radical porque enseña que la vida eterna es una relación con Dios por medio de Jesucristo”, recuerda.

Dentro de las respuestas dadas sobre la creencia en la vida después de la muerte son:

 “Cuando te mueras, ¿irás al cielo porque él hizo todo lo posible para que fueras una buena persona y vivieras una buena vida?” – 7 por ciento de los creyentes dijo que sí.

 “Usted no sabe a dónde irá después de su muerte” – 5 por ciento estuvo de acuerdo con eso.
 “Cuando te mueras, irás al cielo, porque Dios es amor y todo el mundo estará en el cielo con Él” – 4 por ciento lo cree.

 “Cuando te mueras, irás al cielo porque usted lee la Biblia, se involucró en la iglesia y trató de vivir como Dios quiere que vivas” – 2 por ciento respondió positivamente.

 “No hay vida después de la muerte” – 1 por ciento dijo que sí.

La encuesta también puso en duda la unicidad del Dios en la Biblia. Sin embargo, el 12% de los encuestados no sabía si había diferencias entre él y los dioses descritos por otras religiones. Cuando se le preguntó sobre el pecado, el 13% de los evangélicos no pudo decir si se necesita castigar a los pecadores.

“Si las iglesias hicieran una evaluación de lo que sus miembros piensan sobre estas verdades bíblicas, muchos se sorprenderían al descubrir cómo son ignoradas o cuestionadas las doctrinas básicas”, dijo Stetzer. “Cada iglesia tiene una combinación diferente del número de discípulos maduros y bebés espirituales que todavía necesitan entender el mensaje básico del Evangelio”.

LifeWay ha hecho este tipo de investigación porque considera que el discipulado es un proceso que debe ayudar a cada persona a crecer en su camino espiritual. Aun así, la mayoría de las iglesias han dejado de lado la Escuela Bíblica llamada “cultos de doctrinas”, prefiriendo centrarse en “cultos familiares” o acontecimientos.

Esta encuesta entrevistó a 2.930 adultos miembros de iglesias evangélicas que asisten a servicios religiosos al menos una vez al mes. El margen de error es de más o menos 1.8 por ciento.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de BP News

GENTE AVESTRUZ

La gente prefiere ignorar los problemas sociales, revela una investigación

Tendencias 21

 

Cuanto menos se sabe sobre temas problemáticos, más se confía en los Gobiernos.

Un total de cinco estudios realizados por la Asociación Americana de Psicología (APA) en Estados Unidos y Canadá sugieren que las personas menos informadas sobre temas sociales clave, como el cambio climático o la crisis económica, se sienten felices con esta actitud. Además, los individuos que ignoran estos asuntos también depositan más su confianza en que los Gobiernos sabrán encontrar soluciones a estos problemas. Los resultados obtenidos podrían ayudar a establecer estrategias para que la ciudadanía se involucre en cuestiones sociales, señalan los autores de la investigación. Por Maricar García.

Las personas que menos saben sobre temas difíciles e importantes como la economía, el consumo de energía o el medio ambiente son las que más evitan estar bien informadas, sugiere un nuevo estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología (APA). Y lo que es peor, cada vez más gente prefiere seguir ignorando este tipo de temas, según un artículo publicado por la revista de la American Psychological Association.

“Diseñamos este estudio para intentar comprender el dicho ‘la ignorancia es felicidad’ con un enfoque social, ha señalado el autor de la investigación, Steven Shepherd, un estudiante graduado de la Universidad de Waterloo, en Ontario (Canadá). “Los resultados obtenidos podrían ayudar a los educadores a hacer frente a importantes barreras a la hora de que la sociedad se involucre y participe en cuestiones sociales”, añade Shepherd.

A través de una serie de cinco estudios realizados entre 2010 y 2011 con una muestra de 511 adultos de Estados Unidos y Canadá, los investigadores hallaron “una reacción en cadena que comenzaba en la ignorancia acerca de un tema y terminaba en la dependencia y confianza plena en el Gobierno para tratar dicho asunto”.

TRAGEDIA: PAUL WASHER NO MENCIONA PARA NADA EL REINO DE DIOS CUANDO HABLA DEL EVANGELIO

A continuación presentamos un estudio del afamado “evangelista” Paul Washer que no menciona para nada el reino de Dios cuando desarrolla el tema del evangelio, a pesar de que Jesús vino a proclamar claramente EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS y también sus apóstoles (Lc 4:43 Marcos 1:1,14,15, Lucas 8:1,2; 9:1,2)).  Sin duda aún existe una ceguera espiritual entre los que son considerados los paladines del evangelismo contemporáneo, y parece que éstos aún no se han dado cuenta de ello.

Un Evangelio Reformado

Paul Washer

LAS CINCO LEYES ESPIRITUALES REFORMADAS

El Evangelio que prevalece en América hoy en día raramente es realmente un Evangelio. Es una versión barata y diluida que es útil para fabricar roles de miembros, pero no bueno para edificar el Reino de Dios. Lo que declara sobre el hombre es tan cuidadoso que no ofende a nadie. Lo que declara de Dios es tan limitado que no molesta a nadie. Lo que demanda es tan poco que resulta en pequeñas convicciones, no causa un apartarse del pecado y no hace un llamado a la disciplina comprometida. Si el Cristianismo en América se ha de recuperar de esta enfermedad que la ha postrado en cama, entonces debe primero recuperar el evangelio que fue una vez predicado por Jesucristo y los apóstoles. Debe recuperar el evangelio que siempre es gratis, pero nunca barato. Debe aprender un Evangelio que es más que una decisión humana, y que en cambio es el gran poder de Dios. Debe predicar un Evangelio que no sólo tiene el poder para a todos los que lo abrazan, sino que también tiene el poder de transformar a todos los éste haya abrazado.

En la pasada edición de HeartCry, estudiamos los elementos básicos del evangelio: La depravación del hombre, la santidad de Dios, la ley de condenación de nuestro pecado, y la muerte de Cristo en la Cruz que compró al pueblo de Dios de la eterna destrucción. En esta edición vamos a considerar el llamado del Evangelio y la evidencia de su obra. En otras palabras, consideraremos lo que el hombre debe saber y hacer para ser salvo.

EL EVANGELIO DE HOY

El evangelio de hoy puede ser fácilmente reducido a “Cinco Leyes Espirituales”. Y son como sigue:

(1) Dios nos ama y tiene un plan maravilloso para nuestra vida.

(2) Hemos pecado y nuestro pecado nos separa de Dios.

(3) Cristo murió por nuestros pecados.

(4) Debemos hacer una oración de fe y pedir a Cristo que venda a nuestro corazón y nos salve.

(5) Si pedimos con fe, entonces podemos estar seguros que somos salvos. Si en algún momento dudamos de nuestra salvación, entonces simplemente debemos recordar el tiempo en el que hicimos aquella oración de fe y ver nuestra salvación como un hecho. (¿y a dónde colocas, Pablito, el evangelio del reino de Dios que Jesús fue comisionado por Su Padre a predicar al mundo? Lucas 4:43?)

Antes de que sigamos adelante, debe decirse que este método de “compartir” el evangelio ha sido usado para dar a conocer a Cristo a millones de personas y ha resultado en la salvación de algunos. También debemos decir que los cristianos que realizan esta presentación del evangelio son mil veces más útiles para Dios, que el que conoce bien el evangelio, pero no tiene pasión por compartirlo. Sin embargo, esto también debe ser entendido: que no es por esa presentación del evangelio que las personas han sido salvadas, sino a pesar de esa presentación. Hay grandes defectos en la presentación del Evangelio y están deben ser corregidas si el Evangelio ha de recuperar su gloria y poder.

UN EVANGELIO CENTRADO EN EL HOMBRE

El evangelio de hoy comienza con el hombre, claramente poniéndolo en el mismo centro del universo como un ser invaluable por quien Dios vaciaría todo el cielos para obtenerlo. Esto simplemente no es verdad. Es Dios quien está en el mismo centro del universo, y sólo Él tiene valor infinito e intrínseco. Por el otro lado, el hombre es un desertor en el universo, un rebelde aborrecedor de Dios que ha declarado guerra a Su Soberano, un traidor que desea que el trono de Su Rey, una criatura que desea usurpar la gloria de Su Creador, un instrumento creado para adorar que busca ser adorado en lugar de Dios.

El Evangelio Verdadero no comienza con el valor del hombre o el maravilloso plan de Dios para el hombre. El Verdadero Evangelio comienza con una declaración del valor de Dios y Su gran interés por Su propia gloria. Alguien ha dicho correctamente que el Evangelio no comienza con las palabras “Porque de tal manera amó Dios al mundo”, sino con la declaración, “en el principio Dios…”.

En lo que hemos escrito hasta ahora, no estamos intentando disminuir ni empequeñecer el amor de Dios. De hecho, decimos que el amor de Dios es tan infinito que va más allá de cualquier intento humano de definirlo y medirlo. Lo que estamos intentando hacer es poner lo primero, primero. Lo que decimos es que el hombre existe para Dios, y no Dios para el hombre. Y que el hombre no es el tesoro del universo, sino Dios. Y lo que Dios hace, no lo hace principalmente por el hombre, sino por Él mismo y por Su propia gloria y por el amor que Él tiene por Su propio nombre.

Hoy en día frecuentemente se argumenta que seria egocéntrico e incluso egoísta por parte de Dios hacer todo lo que Él hace principalmente para Él mismo y por Su propia gloria. Pero es absurdo pensar de esa manera. Como cristianos que creen la Biblia, ¿Cómo diríamos que es un hombre que le atribuye a algo más valor que a Dios o cuando un hombre relega a Dios a un segundo lugar en su vida? Le llamaríamos idolatría, ¿cierto? Pero, ¿Por qué? Porque hay una regla en Las Escrituras y en la misma gran estructura de la Creación que declara que Dios está por encima de todas las cosas y que todas las cosas existen para Él. Las Escrituras correctamente declaran:

Romanos 11:36

Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

Dios legítimamente hace todas las cosas para Él, por Su propia gloria y por el amor que el tiene de Su Propio Nombre. Si esto fuera de otra manera, Dios fuera culpable de idolatría y el universo sería un caos. A la luz de lo que ha sido dicho, deberíamos cambiar la primera “ley espiritual” del evangelio de hoy en día: “Dios nos ama y tiene un plan maravilloso para nuestra vida”, por: “Dios es el Creador y Señor del universo y está infinitamente interesado por Su propia Gloria.

UN EVANGELIO PARA EL ENFERMO

La segunda de las “leyes espirituales” del evangelio de hoy dice que “hemos pecado y nuestro pecado nos separa de Dios”. El problema con esta ley no es que sea incorrecta, sino que no va suficientemente lejos. Nosotros no solamente hemos pecado, sino que somos pecadores. No solamente hacemos cosas incorrectas, sino que somos incorrectos. El Evangelio no es buenas noticias para el enfermo o para el que se está muriendo. El Evangelio es buena noticia para el que está muerto.

Efesios 2:1 “…cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.”

Frecuentemente se predica que el hombre es como un enfermo en su lecho de muerte que puede hacer poco para salvarse, Dios es el doctor y el Evangelio es la medicina. Dios permanece ante el hombre enfermo con una cuchara llena de medicina y espera para dársela, pero el hombre debe dar el primer paso. Debe responder al deseo de Dios de salvarlo y esto lo hace abriendo su boca para recibir la medicina. Esto es absurdo. Las Escrituras no dicen que el hombre es pecador-enfermo sino pecador-muerto. Un hombre muerto no puede responder a ningún mensaje no importa cuan cariñoso o sincero sea, y el hombre pecaminoso no puede ni dará el primer paso de modo que Dios haga el resto. La salvación no es la decisión del hombre de aceptar la ayuda de Dios, sino el poder de Dios por el cual el pecador es resucitado y recibe gracia para arrepentirse de sus pecados y creer para que de esa manera sea salvo.

En el evangelio que predicamos, debemos no solo decir que el hombre ha pecado, sino que es pecador, muerto espiritualmente, con la buena voluntad necesaria para obedecer a Dios estando corrompida y totalmente destituido de esperanza excepto de la misericordia de Dios. Debemos enseñar que a menos que Dios obre en favor del hombre, el hombre morirá en sus pecados y pasara la eternidad bajo la retribución divina. Debemos hablar de la gran necesidad que el hombre tiene de Dios y de la urgencia de clamar al Dios de misericordia para que Él haga por ellos lo que ellos no pueden hacer.

A la luz de lo que ha sido dicho, quisiéramos cambiar la segunda “ley espiritual” de “Hemos pecado y nuestro pecado nos separa de Dios.” por “Somos pecadores, corruptos en naturaleza y acciones, estamos espiritualmente muertos, bajo la justa condenación de Dios y totalmente dependientes de Su misericordia.

UN EVANGELIO INEXPLICADO

La tercera de las “leyes espirituales” del evangelio de hoy en día es “Cristo murió por nuestros pecados”. Como en el punto anterior, este definitivamente no es incorrecto, pero es frecuentemente demasiado olvidado e inexplicado. Cuando predicamos el evangelio, también debemos enseñar. La muerte de Cristo va a significar muy poco a los pecadores a menos que se dé una adecuada explicación de por qué y cómo Cristo murió. El hombre perdido necesita más que unos pocos clichés cristianos, él necesita conocer algo sobre Dios. Hoy en día oímos mucho de educadores seculares y sociólogos hablar sobre la “caída de América”, pero parece que este mismo mal ha arribado a la Iglesia. Así es que piensa la iglesia de hoy:

“Estamos convencidos de que la teología y la doctrina no tienen lugar en la vida cristiana y que lo realmente enseña doctrina o se refiere a la teología en nuestra predicación a los perdidos solo entorpecerá el mensaje.”

Hemos intercambiado las grandes verdades del mensaje del Evangelio por pequeñas historias, divertidas ilustraciones y nuestro testimonio personal. Por favor, no me malinterprete, no estoy en contra de nada que ayude a comunicar el Evangelio a los hombres, pero cuando los medios se convierten en el mensaje y el mensaje no es comunicado, se comete un grave error. Lo que Dios ha hecho en mi vida no es lo importante. Lo que es de suma importancia es lo que Dios ha hecho en Cristo a través de Su vida y Su muerte. Debemos dar a entender a los perdidos que lo que es de “primera importancia” es que Cristo no sólo murió por nosotros, sino que vivió una vida perfecta para nosotros, que Él llevó nuestros pecados en la Cruz y fue hecho pecado en nuestro lugar, que Él sufrió la condenación de Dios por cada ley de Dios que hemos roto, que Él murió en nuestro lugar, separado de la comunión con Dios y aplastado bajo el peso de la ira de Dios, que Su muerte pagó la deuda de nuestro pecado antes Dios y proveyó la salvación de Su Pueblo, que Su perfecta vida proveyó para nosotros un regalo de justicia por la cual podemos estar ante Dios como “verdadera justicia de Dios en Cristo”.

2 Corintios 5:21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Otro problema asociado con nuestra superficial enseñanza de la Cruz es que no hay suficiente énfasis en la resurrección. Debemos entender que un evangelio que no ofrece salvación debido a la resurrección en sí, no es para nada un evangelio. Si Cristo no resucitó, aun estamos muertos en nuestros delitos y pecados. Cualquier hombre puede morir en un madero, pero sólo Dios puede resucitarlo. Es la resurrección que hace que la historia de la Cruz sea Evangelio (Buenas Noticias) y es la resurrección la que preserva a la historia de la Cruz de ser una tragedia de solamente otro héroe con buenas intenciones que murió para nada. Es creer en la resurrección lo que separa a los fieles de los infieles.

Cuando predicamos el evangelio, debemos proclamar con gran gozo y convicción que Uno que obtuvo perdón a través de Su muerte se levanto de la tumba y vive para siempre. ¡Nosotros vivimos, porque Él vive; podemos morir en esperanza, porque Él murió por nosotros; resucitaremos, porque Él resucito! ¡Este es el Evangelio!

UN LLAMADO NO-BÍBLICO

La cuarta de las “leyes espirituales” del evangelio de hoy es que “al escuchar el evangelio los pecadores deben hacer una oración de fe y pedir a Jesús que venga a su corazón para que los salve. Si la persona pide con fe, entonces puede estar segura de que ha sido salvada.”

El problema con esta “ley espiritual” es que, precisamente, es no bíblica. No quiero ser irrespetuoso y seguramente no quiero mostrar mi limitado conocimiento de Las Escrituras, pero no puedo encontrar en Las Escrituras donde alguien guió a una persona en oración para aceptar a Jesús.

Romanos 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Muchas veces Romanos 10:9-10 es usado para defender este camino hacia la salvación, pero esto no es una referencia de guiar a alguien en la oración del pecador, sino una referencia de simplemente depositar la fe en Jesús. Otras veces, es usado Apocalipsis 3:20 para defender este modo de invitar a Cristo al corazón:

Apocalipsis 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Pero este pasaje no está ni cerca de referirse a Cristo estando a la puerta del corazón del pecador esperando ser invitado por él para que Cristo entre. Es una referencia de Cristo estando a la puerta de la Iglesia de la cual ha sido sacado a causa su orgullo, autosuficiencia e independencia. Después de compartir el Evangelio con un perdido, ¿debemos decirle que hacer?

Debemos simplemente hacer lo que hizo Jesús y lo que los profetas hicieron, y lo que hicieron los apóstoles que lo siguieron. Debemos amorosamente decirles, aun rogando, que se arrepientan y crean al Evangelio. Las Escrituras están llenas de estas invitaciones:

Marcos 1:15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Hechos 17:30 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;

Hechos 17:31 por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.

Hechos 20:21 testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

Hechos 26:20 sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.

Como podemos ver claramente, hay dos temas en común a través de las invitaciones del Evangelio en Las Escrituras: arrepentimiento y fe. No estamos llamados a llamar a los hombres a que hagan una oración en la cual simplemente pidan que Jesús entre en sus corazones, estamos llamados a llamar a los hombres a que se arrepientan de sus pecados y crean en el Evangelio.

Hoy en día en la mayoría de las Iglesias Evangélicas de América, los hombres y mujeres perdidos, los niños y niñas son llamados a hacer una oración si quieren ir al cielo, cuando deberían ser llamados a que se arrepientan y confíen en Cristo como su Señor y Salvador. No es la oración la que salva, sino el sentimiento de arrepentimiento y la fe sincera. ¿Cuantos en el día de hoy no han sido guiados en la oración del pecador y se ha pronunciado salvación sobre ellos al momento de decir “amen”, y sin embargo que no se han arrepentido, ni creído, y sus vidas nunca han cambiado?

No sólo se les da una falsa seguridad, sino que la misma falsa seguridad los hace endurecerse a las verdaderas demandas del Evangelio. Ellos se apoyan en su oración como si esta fuera una formula mágica que les dará la entrada en el Reino de los cielos, y cierran sus oídos a la predicación del verdadero evangelio (¿?).

Las Escrituras declaran bastante claro que hay dos requerimientos para ser salvos que son el arrepentimiento y la fe, pero ¿que son estas cosas?

En Las Escrituras, el arrepentimiento involucra las emociones y la voluntad. El arrepentimiento involucra las emociones en la cual se sentimos pesar por nuestro pecado. Esto puede ser visto en las palabras de Pablo a la iglesia de los corintios:

2 Corintios 7:9 Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte.

2 Corintios 7:10 Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.

El verdadero arrepentimiento que lleva a la salvación involucra las emociones en las cuales hay culpa en el corazón del pecador por hacer algo que rompió la Ley divina, ofendió a Dios y está en peligro de la ira eterna. Esta culpa es tan genuina y tan profunda que toca la voluntad del pecado y lo compele a cambiar de la incredulidad a la fe, de la apatía al interés, del odio hacia Dios al amor a Dios, de la idolatría a la alabanza, de la rebelión a la sumisión voluntaria, de la desobediencia a la obediencia.

El arrepentimiento es una cosa poderosa que va más allá de la capacidad del hombre. De hecho, el arrepentimiento causa un cambio tal en el pecador que esto solo puede ser atribuido a la gracia de Dios obrando en la conversión. En Ezequiel 36:26-27, Dios describió el arrepentimiento de la siguiente manera:

Ezequiel 36:26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

Ezequiel 36:27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.

Después de leer este texto, ¿hay alguna duda de que el arrepentimiento que guía a la salvación involucra un cambio radical que es desde el comienzo y hasta el final una obra de Dios, y que sin dicho arrepentimiento no hay salvación?

El verdadero arrepentimiento es una obra de Dios y este va siempre acompañado de fe en las promesas de Dios. Sin embargo, en la salvación el hombre no solo se arrepiente, sino que también cree. La verdadera fe no es tan complicada como algunas veces hacemos que esta sea. La fe es simplemente creer que algo es así, porque Dios ha declarado que es así. Este es el significado de Hebreos 11:1,

Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

El hombre que ha creído para salvación es el que espera la salvación y la considera como un hecho, aunque no pueda verla. O, para usar el ejemplo de Abraham en Romanos 4:21, la fe es estar completamente persuadido de que Dios tiene el poder sobre la salvación que Él ha prometido a través de Su Hijo unigénito.

Romanos 4:21 plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido;

Mi querido amigo cristiano, muchas han sido salvos mientras oraban la oración del pecador, pero no por causa de sus palabras o la petición, sino por causa de Dios dar el arrepentimiento y fe, las cuales fueron puestas en nuestros corazones como un resultado de la conversión. De la misma manera, muchos han sido guiados a una falsa seguridad de salvación porque dijeron las palabras correctas, pero la conversión así como el arrepentimiento y la fe que florecen por este, estaban ausentes. A la luz de lo que ha sido dicho, quisiéramos cambiar la cuarta ley espiritual de “invitar a los pecadores a realizar la oración del pecador” a “rogarles que se arrepientan de sus pecados y se vuelvan a Dios a través de la fe en Cristo”.

UNA FALSA SEGURIDAD

La quinta y ultima “ley espiritual” del evangelio de hoy toca el tema de lo que es comúnmente llamado seguridad eterna. La ley es algo así:

“Si alguien que ha repetido la oración del pecador alguna vez duda de su salvación, entonces debe simplemente volver al tiempo en que hizo la oración y afirmar que su salvación es un hecho.”

Algunas veces al nuevo converso se le dice que debe escribir el día de su conversión en la tapa de su Biblia de modo que si alguna duda lo asaltase, el pueda asegurarse, al abrir su Biblia y mirar la fecha de su conversión, que ésta se realizó. Esto es absurdo y no-bíblico. De hecho, es una peligrosa herejía que ha llevado a muchos al camino de destrucción. La seguridad de salvación no viene de recordar el día en que hicimos una oración, sino de una adecuada evaluación de la vida de nuestra vida a la luz de Las Escrituras para ver si hay existencia de evidencia bíblica de salvación.

Cuando Pablo trató con la posibilidad de inconversos entre los Corintios, él no les dijo que recordaran el día en que hicieron “su oración” y tomaran la fecha de su conversión en las tapas de sus bíblicas; sino que les dijo que miraran sus vidas en el tiempo presente:

2 Corintios 13:5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?

Para encontrar seguridad, no estamos llamados a ver una fecha en el pasado, sino ver nuestras vidas en el presente. Debemos cuestionarnos a nosotros mismos y a nuestra profesión de fe. En las palabras de Juan el Bautista, ¿estamos dando frutos dignos de arrepentimiento?

Mateo 3:8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento,

En las palabras de Pablo, ¿estamos probando nuestro arrepentimiento por nuestras obras?

Hechos 26:20 sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.

O, en las palabras de Santiago, ¿es nuestra fe muerta porque no está acompañada de obras?

Santiago 2:17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

En las palabras de Pedro, ¿es nuestro conocimiento de Dios ineficaz e infructuoso?

2Pe 1:8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

A la luz de lo que ha sido dicho, deberíamos cambiar la quinta “ley espiritual” de “decirle a aquellos que dudan de su salvación que miren al día en que hicieron una oración” a “decirles que miren su vida presente a la luz de las Escrituras. Si no ha habido cambio, ni conformidad de sus vidas a las Escrituras, ni genuino celo o amor por Dios, entonces no pueden estar seguros de haber sido salvados.”

LAS CINCO LEYES ESPIRITUALES REFORMADAS

Para concluir este breve articulo del evangelio y de su predicación a los perdidos, presentaremos las cinco leyes espirituales como son comúnmente compartidas y como las hemos reformado.

(1) Dios te ama y tiene un plan maravilloso para tu vida.

Dios es el Creador y Señor del Universo y está infinita infinitamente preocupado por Su Gloria.

(2) Hemos pecado y nuestro pecado nos separa de Dios.

Todos los hombres son pecadores, depravados en su naturaleza y obras, espiritualmente muertos, bajo la justa condenación de Dios y totalmente dependientes de Su misericordia.

(3) Cristo murió por nuestros pecados.

Cristo vivió una vida perfecta para nosotros, llevo nuestros pecados en la Cruz, y sufrió la condenación de Dios por cada Ley de Dios que hemos roto. Él murió en nuestro lugar, separado de la comunión con Dios y aplastado bajo el peso de la ira de Dios. Su terrible muerte pago la deuda de nuestro pecado y proveyó la base de nuestra salvación. Su resurrección y perfecta vida nos proveyó un regalo de justicia por el cual podemos están ante Dios como verdadera justicia de Dios en Cristo.

(4) Debemos hacer una oración de fe y pedir a Cristo que venda a nuestro corazón y nos salve.

El hombre se debe arrepentir y creer en el Evangelio. El arrepentimiento es una tristeza genuina por el pecado y un temor del juicio que resulta en un volverse del pecador y acercarse a Dios. La fe es la confianza sencilla de que Dios tiene el poder y la buena voluntad de darnos la salvación que el ha prometido a través de Su Hijo unigénito.

(5) Si hicimos la oración con fe, entonces podemos estar seguros que somos salvos. Si dudamos de nuestra salvación, entonces simplemente debemos recordar el tiempo en el que hicimos aquella oración de fe y ver la salvación como un hecho.

Si una persona duda de su salvación, debe examinar su vida a la luz de las Escrituras. Si no ha habido cambio ni conformidad en su vida a las Escrituras ni genuino celo o amor por Dios, entonces la persona no puede estar segura de que ha sido salvada.

Lo siguiente ya no pertenece al documento original publicado en la Revista HeartCry, sino adiciones del traductor.

clip_image001[6]


Un Evangelio Reformado_Paul Washer

EL EVANGELIO DE JESUCRISTO ES UN MENSAJE ACERCA DE:

1. DIOS

1. Is. 6:1-5, 5:16; Apoc.4:8-11. Dios es Santo.

2. Dan. 4:35; Sal.. 135:6. Dios es Soberano.

3. 1 Jn. 4:8,16. Dios es Amor.

4. Heb. 12:29. Dios es fuego consumidor.

5. Gen. 17:1; Jer. 32:17; Is. 43:13; Amos 9:2-3. Dios e s Omnipotente.

6. Sal. 139:1-6; Rom. 11:33-36. Dios es Omnisciente

7. Jeremías. 23:23-24; Salmo. 139:7-12. Dios es Omnipresente

8 Sal. 145:17. Dios es Justo.

9. Ex. 34:6-7. Dios es Misericordioso

10. Apoc. 20:11-15. Dios es Juez.

11. Jn. 4:23-24. Dios es Espíritu.

12. 1 Jn. 5:7; 2 Cor.13:14; I Ped. 1:2. Dios un solo Dios revelado en tres distintas personas; Padre, Hijo, y Espírtu Santo (trinidad y no modalismo).

13. Jn. 1:1-3, 14,18, 10:30-33, 17:5, 20:28; Hechos 20:28; Rom. 9:5; Fil. 2:5-11; Col. 1:15-17, 2:9; I Tim. 3:16; Tito 2:13; Heb. 1:1-12; II Ped. 1:1; Apoc. 1:8. Jesus es Dios–YHWH.

2. EL PECADO

1. Gen. 2:15-17. La desobediencia de Adán y Eva dio como resultado la muerte física y espiritual

2. Rom. 6:23. La Paga del pecado es muerte.

3. Dt. 6:4-5. Sin embargo, antes que el pecado entrase el propósito del hombre en el mundo era servir a Dos y glorificarle.

4. Mat. 22:34-40. Por lo tanto, el hombre ahora vive en una condición anormal.

5. Rom. 3:10, 5:6-9; Luc. 5:31,32 No hay justo, ¡ni siquiera uno!

6. Rom. 3:23. Todos, sin excepción son pecadores.

7. Rom 5:12. La naturaleza pecaminosa de Adán fue heredada por toda la humanidad.

8. Is. 64:6-7. Dios ve nuestras buenas obras como ¨trapos de inmundicia”

9. Efes. 2:8-9. Dios rechaza nuestras buenas obras.

10. Sal. 51:5, 58:3. Somos pecadores desde que nacemos.

11. Jn. 3:19. Los pecadores aman su pecado.

3. LA LEY

1. Ex. 20:1-20. Los Diez Mandamientos deben ser obedecidos de manera perfecta.

2. Mt. 22:34-40. Si desobedecemos el 1o, y el 2o. grande mandamiento hemos quebrantado todas las leyes de la Biblia.

3. Sant. 2:10-11. Si desobedecemos un mandamiento, hemos desobedecidos todos los mandamientos.

4. Rom. 3:20; Gal. 3:24. El propósito de los Diez Mandamientos es revelar el pecado en nosotros y exhibir nuestra incapacidad de guardar las demandas de la ley. Esto crea una actitud de desesperación en los pecadores por ser liberados de la culpa y la penalidad de la ley. Solamente Cristo es la esperanza de los pecadores.

4. LA VANIDAD DE LA VIDA

1. Heb. 9:27. Tres cosas son comunes en todos: la VIda, la Muerte y el Juicio.

2. 2 Ped. 3:8; Sant. 4:13-14. La vida es corta: la tierra será poblada por nuevas personas de aquí a110 años. Nuestra vida se compara a un grano de arena tomado de un planeta entre miles de planetas cubiertos de arena. Después de que usted muera nadie le recordará. (Ecl. 1:11, 2:16).

3. Ecl. 12:8,13,14, La vida es vanidad: Salomón, el hombre más sabio que ha vivido, tuvo todo lo que este mundo pudiera ofrecer y sin embargo, consideró su vida totalmente vana y fútil. Sin embargo, el hombre busca las cosas vanas de este mundo contra toda razón, lógica e inteligencia (2 Tim. 3:7).

4. Luc. 12:16-21. La vida es frágil: ¡Usted puede morir esta noche! Muchos quieren hacer prolongar su vida a través del ejercicio y vitaminas pero solo añadirán algunos pocos años.

5. Ecl. 5:15; 1 Tim. 6:7; Luc. 9:24. El dinero y las riquezas son vanas.

5. EL INFIERNO Y EL JUICIO

1. Apoc. 20:11-15. El Juicio del Gran Trono Blanco.

2. Mat. 25:41-46. El fuego y el castigo eterno para los no salvos.

3. Heb. 9:27. Después de esta vida viene el juicio.

4. Luc. 16:19-31. El infierno es un lugar de dolor y tormento incesante y sin escape alguno.

6. EL NUEVO NACIMIENTO

1. Jn. 3:1-7. Jesús enseña que el “Nuevo nacimiento” es necesario para la salvación.

2. Jn. 1:13. La salvación no es heredada de nuestros padres, garantizada por nuestro esfuerzo, ni decidida por nuestra voluntad. Sino es un proceso por el cual somos “nacidos de Dios”.

3. 2 Cor. 5:17. Ser nacidos de nuevo significa que nuestra antigua vida es reemplazada por una nueva.

4. Efes. 4:21-24; Col. 3:9-10. Cuando una persona “nace de Nuevo” la Biblia la describe como una “nueva persona” , que da nuevos frutos.

5. Gal. 6:15. Todo lo que importa es que seamos una “nueva creación”

7. LA GRACIA

1. Efes. 2:8,9. La Gracia es un regalo, es un favor inmerecido.

2. Hechos 15:11. Somos salvos por la gracia de Cristo.

3. Rom. 4:3-5. La Salvación es por gracia por medio de la fe y no por las obras de la ley.

4. Tit. 3:5-7; Rom.3:24. We are “Justified” freely by His grace.

8. EL ARREPENTIMIENTO

I. Luc. 13:3. A menos que nos arrepintamos, todos pereceremos.

2. Hechos 3:19. Debemos arrepentirnos y convertirnos.

3. Mat. 4:17. Jesús dijo:, “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” sin embargo; el mundo se burla de la necesidad de arrepentimiento.

4. Hechos 26:20. Debemos arrepentirnos y dar frutos dignos de arrepentimiento.

5. I Jn. 1:9. Si confesamos nuestros pecados El perdonará nuestros pecados.

6. Prov. 28:13. El que encubre sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta de ellos recibirá misericordia.

7. Sal. 66:18. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado.

9. LA FE

1. Heb. 11:6. Sin fe es imposible agradar a Dios.

2. Jn. 20:24-29. Bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

3. Jn. 3:16-19. Cualquier que cree en El no perecerá sino que tendrá vida eterna.

4. Efes. 2:8. Somos salvos por gracia a “por medio de la fe”.

5. Gal. 3:23-26. Somos salvos por medio de la fe en Cristo y no por guardar la ley.

6. Rom. 3:28, 5:1. Somos justificados por la fe en Cristo.

7. Gal. 3:11; Rom. 1:17; Heb. 10:38; Hab. 2:4. “El justo por la fe vivirá”.

10. LA SALVACION ES A TRAVES DE CRISTO SOLAMENTE

1. Jn. 14:6. Jesús es el camino, y la verdad y la vida.

2. 1 Jn. 5:11-13. El que tiene al “Hijo” tiene la vida, y el que no tiene al Hijo no tiene la vida.

3. Hechos 4:10-12. La Salvación no esta en nadie más que Jesucristo.

4. Apoc. 3:20. Jesús toca la puerta de nuestro corazón.

5. Rom. 10:13. Cualquiera que invocare el nombre de Cristo será salvo.

6. Jn. 3:36. El que no cree en el Hijo de Dios tiene la ira de Dios sobre

Sin duda alguna el Sr. Paul Washer no simpatiza con el evangelio del reino de Dios, y es por eso él no lo menciona para nada en toda su perorata. ¿Pero te has olvidado, Paul, lo que Jesús dijo en Lucas 4:43?¿Es que tú también estás ciego?

PAUL WASHER PERSISTE EN IGNORAR EL REINO DE DIOS COMO EL EVANGELIO DE CRISTO: ¿SERÁ PORQUE NO LO ENTIENDE?

En el video que ustedes podrán acceder enseguida, haciendo clic en el enlace que les damos al final, el predicador Paul Washer nos habla de lo que él considera es “el evangelio de Cristo”, y por espacio de 1 hora y 40 minutos él no nos dice ni pío acerca del evangelio del Reino de Dios, el evangelio original que Cristo comenzó anunciando a sus paisanos (Marcos 1:1,14,15), y que luego sus apóstoles también anunciaron por todas partes a donde iban (Lucas 8:1,2: 9:1,2); y por supuesto Pablo, quien predicó el mismo evangelio del reino de Dios insistentemente en el mundo gentil, tal como lo hizo Jesús, Su Señor, antes que él a sus paisanos (Hechos 20:25; 19:8; 28:23,30,31).

La pregunta que me hago es ésta: ¿Por qué predicadores como Paul Washer, Frank Almonte, John McArthur, John Piper, y muchos otros, no predican el evangelio del reino, sino simplemente  “el evangelio de Cristo” o el “evangelio de salvación”? ¿Por qué tanta ceguera espiritual COMO para no aceptar que Jesús llamó a su evangelio— EL REINO DE DIOS? ¿Será porque están prejuiciados pensando que los van a confundir con la secta de los Testigos de Jehová, que dicho sea de paso predica un evangelio del reino que no se parece al original?

Sí mis amigos, muchos evangelistas predican un evangelio diferente, o en el mejor de los casos, un evangelio PARCIAL, pues si bien es cierto que Pablo introdujo el mensaje de la cruz y la resurrección de Cristo como parte fundamental del evangelio (1 Corintios 15:1.5), él también predicó el reino de Dios, el evangelio prístino de Cristo a sus interlocutores judíos y gentiles por igual (Hechos 28:23,30,31).

Mientras subsista la creencia de que el destino de la iglesia es el cielo para después de esta vida, el mensaje del reino de Dios en la tierra permanecerá siendo un mensaje desconocido, ignoto, e innecesario por los que se dicen ser sus fieles seguidores.

La esperanza de escapar de este mundo a través de nuestras “almas inmortales” hacia el cielo es incompatible con el mensaje del reino de Dios, pues este anuncio preconiza que los salvos serán resucitados para reinar con Cristo en su reino en la nueva tierra de justicia por un milenio, reino que luego pasará a manos de Su Padre para que Él sea sobre todos y en todos (1 Cor. 15:28).

Por Apologista

Enlace:

 http://vimeo.com/19809461

TRINITARIOS DESCONOCEN EL EVANGELIO DEL REINO POR COMPLETO EN ESTE VIDEO

Estimados amigos,

En este video que les presentamos a continuación, y que no deben perdérselo,  ustedes escucharán a dos pastores trinitarios definiendo el evangelio de Cristo como que es la pura y bendita persona de Cristo. Es decir, que el evangelio de la Biblia es Cristo mismo, su muerte, su sepultura y su resurrección al tercer día, y para probarlo se remotan a 1 Cor. 15:1-7. Ustedes oirán que uno de los pastores habla del evangelio y dice que PRIMERAMENTE es la muerte de Cristo, su sepultura y su resurrección al tercer día, lo que implica que este anuncio NO es el todo del evangelio, pues claramente dice que es LO PRIMERO de su evangelio, ¡no el todo! Además, si Jesús es el evangelio como dicen estos pastores, ¿cómo explicar Lucas 4:43, en donde Jesús dice claramente: “Es necesario que a otras personas anuncie el evangelio del reino de Dios, porque para esto he sido enviado”?¿Acaso aquí Jesús no está hablando del evangelio como un mensaje que vino a traernos de parte del Padre y que lo llamó “el reino de Dios”?¿Diría alguno que Jesús es el reino de Dios? Además, ¿Dijo Jesús en Marcos 1:1,14,15 que la gente debía creer en su persona o más bien en el evangelio del reino?

Definitivamente Jesús trajo un mensaje del Padre, en el cual él era, sin duda alguna, el protoganista de la buena nueva. Este hecho no implica, por supuesto, que él es el mensaje o evangelio propiamente dicho. Es como una película donde Michael Douglas es el protagonista. El es la estrella de la película, pero él no es la película. La película es la trama, y dentro de la trama hay personajes protogónicos, secundarios  y los extras. Todos ellos desarrollan la trama de la película. Asimismo, el mensaje de Dios tiene una trama, la cual tiene protagonistas que ejecutan su papel. Pero nuevamente los actores no conforman la trama. La trama del mensaje de Dios (el reino) tiene a Jesús como el protagonista y rey, y a su iglesia como sus colaboradores, y a las naciones  del mundo como los súbidtos de ese reino. Por tanto, Jesús es parte importante de la trama del reino de Dios, pero él no es el reino de Dios (el evangelio).

En este video, además, ustedes notarán que los pastores ignoran completamente el hecho real de que Pablo predicó el reino de Dios a donde él iba en sus viajes misioneros (Hechos 19:8;Hechos 20:28; Hechos 29:23,30,31). Este reino de Dios predicado por Pablo era el mismo reino de Dios predicado por Jesús a sus paisanos. Por tanto, Pablo no podía olvidar el evangelio prístino de su Maestro, el cual él consideró sagrado, único e inviolable en Gálatas 1:6-9. Por eso el apóstol Pablo, en ese mismo 1 Corintios 15, pero en los versículos 45-50, vuelve a mencionar la meta del reino de Dios, y dice que “carne y sangre” no lo pueden heredar, y que para lograrlo es necesario que resucitemos y seamos cambiados en inmortales. De allí que el comienza hablando de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como parte de su evangelio para garantizarnos que por su victoria en la cruz y en la muerte él nos aseguró nuestra propia glorificación para poder entrar con él en su reino, ya que si él no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe. Por eso el empieza hablando PRIMERAMENTE DEL EVANGELIO DE LA MUERTE, SEPULTURA Y RESURRECCIÓN DE CRISTO PARA LUEGO INTRODUCIRNOS A LA PROMESA DEL REINO DE DIOS en los versículos finales de 1 Corintios 15. Pero esa verdad es totalmente pasada por alto por estos predicadores trinitarios que ignoran la importancia del reino de Dios en lo que se conoce como el evangelio salvador (Rom. 1:16).

EL “APÓSTOL” ISAURO VIELMAN NO SABE LO QUE ES EL REINO DE DIOS…¿Y ASÍ SE LLAMA “APÓSTOL”?

En los 8 videos que totalizan una hora de prédica, el así llamado “Apóstol” Isauro Vielman, se la pasa hablando cualquier cosa, menos del Reino de Dios. ¡Y eso que sus 8 videos llevan por título: “EL REINO DE DIOS”. 

Observen ustedes la total omisión del mensaje central de Cristo que es su reino o gobierno que él establecerá en la tierra en su segunda venida, cuando su Majestad reine con sus elegidos las naciones de la tierra en la era venidera (Mat. 25:31,34; Apo. 20:4). Note que no hay ni siquiera una mención o insinuación del gobierno futuro de Cristo sobre las naciones, cuando él restaure el reino a Israel, el mismo reino davídico que hoy está suspendido en el tiempo, y Jesús se siente en el trono de su padre David,  y sea recibido y acompañado por sus hermanos y coherederos del mismo reino (Sal. 122:3,4; Lc.22:30; Mt. 19:28).

CONTINÚA LA IGNORANCIA ACERCA DEL EVANGELIO DEL REINO EN LOS LLAMADOS MINISTERIOS CRISTIANOS

Estimados amigos, ¿dónde está el evangelio del reino en todas estas “exposiciones del evangelio”? ¡Realmente me quedo pasmado por la crasa ignorancia entre los que se dicen “creyentes del evangelio”!

Vean los siguientes videos para que se convenzan de lo que digo:

Algunas personas me escriben acusándome de que yo vengo afirmando que los “ministerios cristianos”, en general, no predican el evangelio verdadero del reino. Y aunque mucho ya he escrito sobre esta ignorancia casi generalizada a través de mi blog, les voy a recomendar el siguiente link, el cual me parece que explica el asunto del evangelio verdadero con bastante precisión. No se lo pierdan!

http://www.tzemach.org/articles/spanish/gospel-sp.htm

OTRO PASTOR QUE PREDICA SOBRE LA RESTAURACIÓN DEL REINO Y NO DICE NADA EN ABSOLUTO SOBRE EL REINO BÍBLICO

El Pastor Claudio Zolla en los siete videos que presenta, y que llevan por título “Restauración del Reino”, no dice practicamente nada sobre el tema del reino, y nos deja a todos más perdidos como náufragos en altamar, sin brújula, sin mapa, y con el cielo nublado. 

CHUY OLIVARES ES OTRO DESCONOCEDOR DEL EVANGELIO DEL REINO

Ustedes constatarán a través de este video que les presentamos a continuación, la completa ignorancia del pastor Chuy Olivares con relación al evangelio verdadero. Observen que el video lleva por título “El verdadero evangelio”, y sin embargo, nada dice de lo que se trata ese evangelio verdadero. Está realmente perdido en alguna luna de Júpiter…y no es el único, eh?

¿CREEN USTEDES QUE ESTE VIDEO EXPLICA LO QUE ES REALMENTE EL REINO DE DIOS?

Estimados amigos, vean este breve video en donde el autor no tiene ni la más mínima idea de lo que es el reino. Realmente se me cae la mandíbula de asombro al comprobar que existe una ignorancia casi generalizada con respecto al evangelio verdadero entre los que se consideran “cristianos”.

PASTOR FRANK ALMONTE ESTÁ PERDIDO EN GANIMEDES EN EL ASUNTO DEL EVANGELIO DEL REINO

El predicador Frank “Saltamonte” Almonte habla del evangelio del reino, y sostiene que debe ser predicado. Pero es evidente, por lo que él dice en los 2 videos de abajo, que él no sabe qué es exactamente dicho reino de Dios (Las Buenas Noticias). Sin duda, uno más de una lista larga de ignorantes del evangelio salvador.

Finalmente este Señor dice que el evangelio de la gracia es parte del evangelio del reino, lo cual no es cierto, según lo podemos ver en Hechos 20:24,25. ¡El evangelio del reino y el evangelio de la gracia es el mismo evangelio!

 

OTRO VIDEO DONDE PAUL WASHER SE PIERDE EN UNA NEBULOSA SIN SABER QUÉ ES EL EVANGELIO

Estimados fans y detractores de mi blog, he aquí otro video donde Paul Washer  dice algunas verdades que concuerdo totalmente con él, pero se pierde en la nebulosa sin poder explicar puntualmente qué es el evangelio completo, el original, el mismo que predicó Jesús en Marcos 1:1,14,15, y sus apóstoles, en Lc. 8:1,2;9:1,2. ¿Por qué se resisten los predicadores de hoy para hablar del reino de Dios?¿Acaso les disgusta el reino de Dios porque la tradición les ha enseñado que partirán al cielo como almas inmortales para vivir para siempre con Dios y Su Hijo? ¡Cuánto daño le ha hecho el gnosticismo a la fe original!…¡y muchos ni cuenta se dan porque no saben qué es este movimiento que compitió con la iglesia primitiva!

PREDICADORES EVANGÉLICOS IGNORANTES QUE NO TIENEN NI LA MÁS MÍNIMA IDEA DE LO QUE ES EL REINO DE DIOS?

¿Hasta cuándo tendremos que soportar a maestros y predicadores que enseñan puras FANTASÍAS sobre el reino de Dios, y no lo que dice la Biblia realmente al respecto? ¿Es que Satanás ha nublado el entendimiento de estos “ministros” para que no vean la luz del evangelio de la gloria (=reino: compare Mateo 20:21 y Marcos 10:37) de Cristo?…¡Y muchas ovejitas mensas sólo saben decir, “amén” a lo que dicen estos guías ciegos!

Este hermanito anima a la gente a buscar primero el reino de Dios, pero no nos explica nada en qué consiste ese reino de Dios…¡está, obviamente, perdido en el espacio!

Este otro hermanito también está perdido en Ganimedes

Este predicador llamado Goyo está más cerca hablando del EVANGELIO, y acierta cuando dice que el evangelio es el reino de Dios, pero se equivoca cuando sostiene que el reino ya llegó, lo cual no es del todo exacto. El reino es aún futuro (Hechos 1:6,7; 1 Cor. 15:50, Mat. 25:31,34). El hecho de que el tiempo se haya cumplido, no quiere decir que el reino ya llegó, sino que el tiempo se ha cumplido para que dicho reino esté a la mano, al alcance de los que deseen ser parte de él (ver otra vez 1 Cor. 15:50; Hechos 1:3,6,7; Mateo 25:31,34). 

LA WATCHTOWER INCULCA A SUS MIEMBROS A QUEDARSE BURROS PARA MANIPULARLOS A SU ANTOJO

 La Sociedad Watchtower inculca a sus miembros a dedicarse a la organización Watchtower y a no estudiar nada en absoluto para su futuro en la vida. Así los líderes pueden manipularlos a su antojo, y usarlos  para que  vendan su literatura de casa por casa. Todo este trabajo se hace sin sueldo y sin la perspectiva de una pensión para su vejez.

“LA EDUCACIÓN ES LA EXPRESIÓN MÁXIMA DE LA RAZÓN…”

Por Ingº Alfonso Orellana (Ex-Testigo de Jehová) 

La escuela o colegio de estudios intermedios en mi pueblo natal de San Lorenzo, Puerto Rico, lleva el nombre; Generoso Morales Muñoz. Don Generoso fue un nativo de este pueblo, fundado en 1811 mientras España era dueña y señora del pequeño islote. También Don Generoso se hizo historiador en residencia y publicó una historia de los orígenes del pueblo.

En una placa de bronce, con el busto de Don Generoso al relieve, se leen estas palabras del insigne, grabadas para siempre en la impresionable mente de un niño de 13 años; “La educación es la expresión máxima de la razón, que distingue al hombre que la posee del bruto que la carece. Es la exaltación del salvaje humano desde la cuna de su barbarie hasta la cima innata de la cultura humana.”

En las décadas que han pasado desde mi encuentro con Don Generoso, he conocido muchas personas “educadas” carentes de educación y otras sin “educación” sumamente educadas. También puedo decir que la gran mayoría de las personas que llenan las cárceles del mundo no son personas con títulos universitarios. Por el contrario, son aquellos cuya educación les fue negada o no tuvieron acceso a ella, los que por lo general terminan en problemas.  Lo que parece ser una postura paternalista de la WTBTS (Watchtower Bible & Tract Society) con relación a la educación superior es realmente otra herramienta de control. El dique tiene demasiados agujeros como para detener la ruptura total. Han exhumado de nuevo el viejo cadáver del 1914 y la “Generación” en un esfuerzo patético por mantener las expectativas que ya suenan, en los oídos de aún los más devotos, como ‘periódico de ayer.’

Las consecuencias trascendentales de privar a un joven de una educación universitaria hasta el alcance de sus medios y deseos, es un mal que visitará su futuro inmediato y a su descendencia. Conozco un varón Argentino cuyo anhelo era estudiar ingeniería y para tal propósito tuvo acceso a una beca para estudiar en Canadá. De mas está decir que la presión de grupo le llevo a cambiar esto por dos años de cárcel por rehusar el servicio militar obligatorio y por ni siquiera permitírsele por la WTBTS aceptar servicio civil alterno. Hoy, con más de 50 abriles este hombre se abre paso en la vida haciendo trabajo manual, honrado, pero muy por debajo de su potencial. A esto añádale la frustración de lo que pudo haber sido y no fue.

Parece ser que estos moribundos ancianos de Brooklyn han hecho pacto con los compinches más jóvenes para perpetuar esta maquinaria opresiva sobre el colectivo. No muy disimilar de cómo otros órganos opresivos, tales como lo Nazis, hicieron arreglos para levantar de las cenizas al Tercer Reich después de su caída.  

Solo podemos orar y exponer estos cánceres pandémicos del mundo religioso. El sacar a sus ovejas de esa oscuridad, a final del asunto,  requiere la intervención divina de Jesús. Comparto una enorme carga con muchos de ustedes y sufro al ver que muchos de mis más íntimos amigos siguen en oscuridad.

Reciban un fuerte abrazo.

MUCHOS PARECEN AÚN NO ENTENDER LA PARÁBOLA DE LA DIEZ MINAS

 

Por Mario A Olcese

 

 

Introducción

 

En Lucas 8:10 Jesús dice: A vosotros os es dado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los otros por parábolas, para que viendo no vean, y oyendo no entiendan”. El Señor frecuentemente hablaba en parábolas a las gentes para que aquellos que no eran partidarios suyos no los pudieran entender. Las parábolas tenían como finalidad revelar el reino de Dios a los creyentes y no a los incrédulos. Pero muchos aún dentro del mundo cristiano no logran entender lo que Cristo quiso enseñar en la parábola de la Diez Minas de Lucas 19:11-27. Aquí leemos esto: “Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente. 12 Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver. 13 Y llamando a diez siervos suyos, les dio diez minas, y les dijo: Negociad entre tanto que vengo. 14 Pero sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron tras él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros. 15 Aconteció que vuelto él, después de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos a los cuales había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno. 16 Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas. 17 El le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades18 Vino otro, diciendo: Señor, tu mina ha producido cinco minas. 19 Y también a éste dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades20 Vino otro, diciendo: Señor, aquí está tu mina, la cual he tenido guardada en un pañuelo; 21 porque tuve miedo de ti, por cuanto eres hombre severo, que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste. 22 Entonces él le dijo: Mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré; 23 ¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco, para que al volver yo, lo hubiera recibido con los intereses? 24 Y dijo a los que estaban presentes: Quitadle la mina, y dadla al que tiene las diez minas. 25 Ellos le dijeron: Señor, tiene diez minas. 26 Pues yo os digo que a todo el que tiene, se le dará; mas al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.27 Y también a aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y decapitadlos delante de mí”.

 

En esta parábola los discípulos se apresuraron a creer que la venida del reino de Cristo era inminente porque lo veían entrar en la ciudad del gran rey (Mateo 5:33-35). Jesús se ve precisado a enseñarles que él es el hombre noble que tiene que partir primero al cielo para recibir un reino y luego volver a la tierra. Mientras durara su ausencia, sus discípulos tendrían que trabajar por la causa del reino y multiplicar sus “minas”. Aquellos que recibieron 1 mina y produjeron otras 10 minas, recibirán 10 ciudades. Aquellos que recibieron 1 mina y produjeron 5 minas, éstos recibirán 5 ciudades.

 

Dominio sobre ciudades enteras

 

En la parábola que acabamos de mencionar, Jesús volverá al mundo nuevamente para tomar cuentas a sus mayordomos por sus obras y para recompensarlos si es que han sido fieles, o para castigarlos en el caso que hayan sido negligentes. Aquellos que fueron leales a sus responsabilidades recibirán un número de las ciudades para gobernarlas. Esto parece irreal para muchos cristianos. ¿Cristianos gobernando ciudades cosmopolitas de la tierra? ¿Cómo puede ser posible eso si vamos a vivir como angelitos alados en el cielo con Cristo y tocando un arpa o lira de oro?¿Cómo es que podemos ser gobernantes sobre naciones que supuestamente serán destruidas por el reino de Cristo? Esto parece un cuento de hadas para muchos, o simplemente es una alegoría de algo supramundano. Sin embargo, cuando nosotros escuchamos lo que el Señor le dice a Juan a través de su ángel en Apocalipsis 2:26,27, la promesa literal no cambia en absoluto. Los versos dicen: “Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre” (Apocalipsis 2:26,27). Nótese que los creyentes leales tendrán autoridad sobre las naciones, las cuales serán regidas con vara de hierro. Esto no es una fábula, es lo que realmente se nos promete de manera clara y literal por todos lados en la Santa Escritura.

 

Los tronos de los príncipes

 

En Isaías 32:1 se nos habla que un rey y sus príncipes reinarán con justicia sobre el mundo: He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio. Y en otro pasaje vemos que este rey y sus príncipes recibirán el reino y dominarán la tierra. Dice Daniel 7:13,14, 27: “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. 14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido… 7:27 y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedeceránAquí se observa que primero el Hijo del hombre (Cristo) recibe de Dios el dominio, la gloria y reino para que todos los pueblos, naciones, y lenguas le sirvan. Luego, a la iglesia se le otorga ese mismo privilegio para que los pueblos y naciones se sometan a ellos. De modo que la parábola de las Diez Minas, tomadas de manera literal, se conforma perfectamente con todos los otros pasajes que nos hablan de un reino o un gobierno mundial de Cristo y sus seguidores leales.

 

Los Tronos estarán ubicados en Jerusalén

 

David dice algo interesante en el Salmo 122:2-5: “Nuestros pies estuvieron
Dentro de tus puertas, oh Jerusalén.3 Jerusalén, que se ha edificado como una ciudad que está bien unida entre sí.4 Y allá subieron las tribus, las tribus de JAH, Conforme al testimonio dado a Israel, Para alabar el nombre de Jehová.5 Porque allá están las sillas del juicio, los tronos de la casa de David
”. Aquí proféticamente David está hablando del lugar  dónde se asentarán los tronos de los gobernantes del reino de David. Tal vez no sean todos los tronos los que se asienten allí, pero sabemos que el gobierno de Cristo será mundial y representantes suyos tendrán sus tronos respectivos en lugares ideales. De todos modos, sea donde estén todos los tronos de autoridad del reino de Cristo, lo cierto es que no estarán en el cielo o en otro planeta. Y es que la Biblia es clara cuando dice que Cristo reinará ENTRE los hombres y que los mansos heredarán LA TIERRA (Mat. 5:5).

 

En conclusión, la parábola de las Diez Minas no encierra un significado oscuro o incierto para la iglesia del Señor. Su mensaje es claro como el agua cristalina, y no hay razón alguna para alegorizar lo que Cristo enseñó como algo realista y necesario para nuestro mundo en caos y confusión.

 

Este mundo necesita un cambio radical, un cambio que los políticos de este mundo no logran conseguir. Ellos no pueden mantener la paz y la armonía entre los pueblos porque sencillamente ellos no son los llamados para hacerlo. Es Cristo y su gobierno mundial, o también llamado “El Reino de Dios”, el que logrará convertir las armas en maquinarias e implementos agrícolas, y eliminará, al mismo tiempo, la fuente de todos los males que es el mismo Satanás y sus demonios, los gobernantes de este siglo malo. Esta es la razón por la cual los políticos más lúcidos no pueden conseguir una sociedad ideal, porque sencillamente no tienen el poder y la autoridad para destronar a las fuerzas inicuas que gobiernan este mundo desde el aire. Al respecto dice Pablo: Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestesTodos los esfuerzos humanos para conseguir la tan anhelada justicia fracasarán porque los hombres mismos quieren endiosarse y prescindir de Dios… ¡y de sus leyes! Estos no entienden o desconocen que Dios es el único que realmente puede traer la paz y la felicidad a la tierra a través del reinado de Su Hijo perfecto, Jesucristo.

……………

 

Las palabras de Juan en Apocalipsis 20:4,5 no son alentadoras: Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años”.

 

……………………….