POR FIN LA WATCHTOWER ME DA LA RAZÓN CON SU “NUEVA LUZ” SOBRE LOS SANTOS—¡PERO CON ESA “NUEVA LUZ” LA MISMA SOCIEDAD SE HA PUESTO LA SOGA AL CUELLO Y ESTÁ A PUNTO DE AHOGARSE!

Como era de esperarse, la Watchtower sigilosamente ha hecho un cambio radical de su doctrina de los santos. En su libro “Razonamiento a partir de las Escrituras”, pág. 250,251 dicen:

• Razonamiento pág. 350-pág. 354
• Santos
La Biblia hace muchas referencias a santos. De ese modo se refiere a los 144.000 seguidores de Cristo que han sido ungidos con el espíritu…A todos aquellos cristianos primitivos que fueron purificados por la sangre de Cristo y separados para el servicio de Dios como futuros coherederos con Cristo se les llama santos.

Pero en la reciente revista La Atalaya del 15 de Agosto del 2013, esto es lo que dice ahora la Watchtower sobre los santos:

“Al igual que los israelitas, el pueblo de Dios de tiempos modernos ha sido santificado. Jehová ha separado para un servicio sagrado tanto a los cristianos ungidos como a los que forman parte de la grande muchedumbre” (Rev. 7:9,14,15; 1 Cor. 6:11).

Como vemos, la WT ahora dice que todos los Testigos de Jehová (ungidos y no ungidos) son santos, y todos conforman el pueblo santo de Dios. ¿Pero qué implicancias tiene este reconocimiento en su doctrina de las dos esperanzas de los cristianos? ¡Usted se sorprenderá al descubrir lo que acarrea ser un santo, y que la Watchtower lo oculta silenciosamente!

SI LA TIERRA TIENE 6,000 AÑOS DE EDAD, ¿CÓMO ENTONCES PODEMOS VER LUZ DE LAS ESTRELLAS QUE TIENEN MILLONES DE AÑOS LUZ DE DISTANCIA?

La teoría científica aceptada de Einstein de la relatividad demuestra que el tiempo es relativo a la gravedad y la velocidad. El tiempo simplemente varía dependiendo de la cantidad de masa, aceleración y la gravedad.

Por lo tanto, cualquier científico experto admite que en los espacios extra-terrestres, la luz de la creación podría haber viajado a velocidades inimaginables.

En el modelo bíblico, Adán y Eva, al igual que los árboles, las plantas y los animales, han sido creados con la apariencia de edad. A pesar de que no tenían más que unos minutos de edad, se veían y actuaban como adultos completamente desarrollados.

Por lo tanto,  la escritura apoya simplemente otro milagro preformado por Dios. Si Él pudo crear la tierra en seis días, Él ciertamente pudo crear un haz de luz de las estrellas a la tierra!

“Soy yo el que hizo la tierra, y creó al hombre sobre ella. Yo extendí los cielos con Mis
manos, y todo su ejército mandé. “Is. 45:12

“Él extiende el norte sobre vacío, y cuelga la tierra sobre nada. Job 26:7

No compre la mentira! Dios dice que el mundo fue creado hace unos 6.000 años. Satanás quiere que usted crea que el mundo ha “evolucionado”.

http://by163w.bay163.mail.live.com/default.aspx?rru=inbox#n=213491254&rru=inbox&fid=1&fav=1&mid=e4916378-f839-11e1-83f2-002264c20858&fv=1

COMENTANDO LOS EVENTOS MUNDIALES A LA LUZ DE LAS PROFECÍAS DE LA BIBLIA

Investigador L.A. Marzulli discute cómo una reciente cadena de eventos valida las nociones de un próximo gran engaño, como anunciado en antiguas profecías. Citó el ciclón de Myanmar, el terremoto de china y otros desastres naturales, junto con las tensiones en Medio Oriente como que son indicadores de que estamos viviendo en el tiempo profetizado por Ezequiel y en el libro de Apocalipsis. Los desastres naturales son más de 400% en las últimas dos décadas, señaló.

El libro de Apocalipsis habla sobre un solo gobierno y religión mundial, así como la marca de la bestia. Marzulli sugiere que un ataque terrorista con con maletines nucleares podría utilizarse como pretexto para que las personas sea DETENIDAS por razones de supuesta seguridad (el chip es la marca que está profetizada).

Él cree que una guerra en el Medio Oriente será un gatillo sobrenatural que conducirá a la aparición de enormes naves espaciales (1-3 millas de ancho) en los cielos. Las ETs (que son realmente ángeles caídos) se dicen ser los progenitores de la humanidad y la religión–pero este es el gran engaño luciferico, diseñado para que todos se unan en una Gobierno de un mundo/religión, detalló.

BAPHOMET: EL DIOS DE LA LUZ

Existe un dios de la Luz, denominado Baphomet, Lucifer, Iblis, Prometeo…, que aparece a lo largo de los tiempos entre los templarios, los rosacruces, los illuminati, la masonería, resultando el verdadero conductor de la iniciación.

Los templarios medievales y actuales tuvieron y tienen como dios de la Luz a Baphomet, la “cabeza parlante”. El mismo dios de la Luz en varias expresiones (Baphomet, Lucifer…) ha sido importante para los Illuminati de todos los tiempos. Dan Brown, en Ángeles y Demonios (Umbriel, 2004), así lo explica, aunque envuelto en sus fantasías. Los rosacruces y sus ramas Golden Dawn y Thelema tienen muy en cuenta a Baphomet. Finalmente, la masonería moderna igualmente incorporó e incorpora en sus rituales y enseñanzas, aunque cada vez menos, al dios de la Luz en sus expresiones de Iblis, Baphomet, Lucifer… Recordemos que el general Albert Pike, en uno de los grandes tratados masónicos, Morals and Dogma of the Ancient and Accepted Scottish Rite of Freemasonry, escribía: “LUCIFER, ¡El Portador de la Luz! ¡Extraño y misterioso nombre, dado al Espíritu de las Tinieblas! ¡Lucifer, el Hijo de la mañana! ¿Él es quien lleva la Luz, y con sus resplandores intolerables ciega a las Almas débiles, sensuales o egoístas? ¡No lo dudéis, porque las Tradiciones están llenas de Revelaciones e Inspiraciones divinas, y la Inspiración no es de una Edad, ni de un credo. Platón y Filón también estaban inspirados”.

En resumen, se puede decir que existe un dios de la Luz, denominado Baphomet, Lucifer, Iblis, Prometeo…, que aparece entre los templarios, los Illuminati, los rosacruces, la masonería…, portando la Luz y la iniciación.

El Sistema de iniciación denominado Rojismo y sus órdenes (Orden Illuminati y Societas OTO) centran la iniciación en el dios de la Luz Baphomet, como se ha visto en la presente obra. Por tanto, nada mejor que conocerlo un poco mejor.

La figura de Baphomet ha estado sujeta en repetidas ocasiones ha interpretaciones poco rigurosas. El fallecido Montague Summers, presunto experto en demonología y brujería, derivaba la palabra del término griego Baph Metis, bautismo de Luz. La ocultista Madeline Montalban, fundadora de la Orden de la Estrella de la Mañana, defendía la hipótesis de que el nombre se derivaba de la exótica palabra Bfmaat, que significaba “el Abridor de la Puerta”. Y el ocultista francés Eliphas Lévi aseguraba en sus obras que el secreto de tan misterioso nombre se descubría al invertir sus letras. No seré yo quien entre en la polémica. Para mí, la apreciación más correcta es que Baphomet significa bautismo de Luz y Sabiduría.

En cualquier caso, siguiendo el excelente dibujo que realizó Eliphas Lévi, encontramos los símbolos que demuestran que Baphomet es, sin duda, el dios de la Luz y la iniciación.

Lévi dibujó a Baphomet con cabeza de cabra, rasgos andróginos y símbolos iniciáticos, sentado sobre un cubo. Entre los cuernos de la entidad dibujó un pentragrama y una antorcha. En su cuerpo añadió unos pechos femeninos y un falo con forma de vara de Hermes, un brazo masculino y otro femenino y una mano hacia arriba y otra mano hacia abajo, señalando una luna creciente y otra menguante. Cada brazo tenía una palabra en latín: solve y coagula.

Repasemos los símbolos citados desde la simbología. La piedra bruta simboliza al masón en estado bruto, el Aprendiz. El cubo de seis caras (cuadrados) simboliza al masón en estado elevado, el Compañero. El cuadrado, que se relaciona con el cubo, es el símbolo del mundo y de la naturaleza. En él encontramos el nombre de dios en hebreo, YHVH, los cuatro elementos, las cuatro estaciones. Tenemos, pues, a un Baphomet sentado sobre el mundo, el dios de la Creación.

La antorcha simboliza la Luz divina y es llevada por aquél que porta la Luz a la humanidad. Baphomet es, por tanto, según la simbología, el dios que porta la Luz. ¿No concuerda esta explicación con la condición de dios de la iniciación de Baphomet?

El pentagrama o estrella de cinco puntas ha sido utilizado desde los albores de la humanidad. Los pitagóricos lo denominaban Pentalfa y algunos iniciados lo vinculan a Sirio, el primer dios que, tal vez, conoció la humanidad. Kenneth Grant, jefe de la OTO inglesa y último discípulo de Aleister Crowley, apuntaba que “para los egipcios Sirio fue expresado por el jeroglífico de los dientes y la serpiente, siendo ella la madre primordial que parió a los siete planetas conocidos como los determinadores del tiempo”. Se podría añadir que Sirio está representada también por el perro y es la “estrella de la mañana”, la estrella que da origen a la Creación… Baphomet, por todo ello, se presenta con un símbolo ligado al primer dios, a la Luz Primordial.

El estado derecho del pentagrama simboliza el triunfo del espíritu sobre la materia; el estado inverso, por contra, simboliza lo contrario. El pentagrama de Baphomet aparece en su estado derecho, porque su figura es divina e iniciática, no material como es el caso de Satanás. De hecho, las sectas satánicas actuales utilizan el pentagrama en inversión.

El resto de simbología de Baphomet, sin embargo, debe observarse desde el hermetismo y sus siete principios herméticos. Los símbolos de Baphomet se muestran ligados a los siete principios herméticos. Eso prueba una vez más que éste es el dios de la Luz y la iniciación.

El hermetismo invita a descubrir todos los misterios del Universo y Baphomet posee su ciencia desvelada en símbolos.

Veamos la relación entre los siete principios herméticos y Baphomet.

1. PRINCIPIO DE MENTALISMO.

Las palabras solve y coagula de Baphomet, en alusión a la facilidad para disolver y crear, simbolizan el “todo es mente, el Universo es mental”.

2. PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA.

Una mano hacia arriba y otra mano hacia abajo de Baphomet simbolizan el “como es arriba, es abajo”.

3. PRINCIPIO DE VIBRACIÓN.

Las citadas manos y la vara de Hermes en vibración simbolizan el “nada está inmóvil, todo vibra”.

4. PRINCIPIO DE POLARIDAD.

Las dos direcciones de las manos, la luna negra y la luna blanca, los pechos femeninos y el falo masculino de Baphomet, simbolizan el “todo es doble”.

5. PRINCIPIO DE RITMO.

Las fases lunares representadas por las dos lunas simbolizan el “todo fluye y refluye, avanza y retrocede, sube y baja”.

6. PRINCIPIO DE CAUSA Y EFECTO.

Las palabras solve y coagula de Baphomet simbolizan el “toda causa provoca un efecto y todo efecto parte de una causa”.

7. PRINCIPIO DE GENERACIÓN.

Los pechos femeninos y el falo masculino, los dos tipos de brazo de Baphomet, simbolizan el “todo es masculino y femenino”.

Cuando el iniciado culmina la iniciación en el Rojismo, mediante el tantra y la cábala, se transforma en el andrógino divino, en el andrógino alquímico, en el propio dios, descubriendo que puede transformar su realidad y toda la realidad que lo envuelve. Es entonces cuando ha superado todas las fases de la alquimia y la última fase Obra al Rojo. Se puede decir que es entonces cuando, gracias a Baphomet y a una ruta iniciática unida a él, ha descubierto su poder real. Y es que sin Baphomet la iniciación no puede ser completada, porque falta conocimiento, Luz y una ruta iniciática que exalta al hombre a su condición de dios, al HOMO EST DEUS.

La Filosofía Rojista, la psicología científica, etc., realizarán el resto en el Sistema…

Por todos estos motivos, los iniciados de alto grado que hemos experimentado esa fase alquímica, la Obra al Rojo, tenemos el deber de exaltar la figura del dios de la Luz, en el proceso iniciático, abandonando cualquier duda al respecto.

Como conclusión, cabe decir que, en el psicoanálisis, la figura del dios de la Luz tiene su importancia para Freud. De manera no sistemática, a lo largo de su obra y su correspondencia, Freud elaboró un psicoanálisis aplicado al dios de la Luz, que él denominó Satán, ya que como hebreo así lo conocía en su tradición. Primero, decubrió que éste era una representación del inconsciente. Después, lo asoció al padre malo. Acepto lo primero, porque es cierto que existe una relación entre el inconsciente y el dios de la Luz Baphomet. Con el tantra y la cábala, el iniciado penetra su inconsciente y descubre a Baphomet en su interior. 

 http://centauro996.wordpress.com

¿NUEVA LUZ?: LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ ENSEÑAN AHORA QUE ABRAHAM ES UN UNGIDO DE DIOS

En la revista La Atalaya del 15 de Abril del 2010, el llamado “esclavo” de la Watchtower sostiene que Dios decretó no tocar a sus ungidos, cuando Dios tuvo que reprender a Abimelec por pretender casarse con la mujer de Abraham. Este hecho hizo que Dios advirtiera que nadie tocase a ningún ungido del Señor a partir de lo sucedido con Abraham y su esposa. Sin embargo, esta declaración del esclavo pone en aprietos su propia enseñanza misma, pues ellos siempre han sostenido que Abraham y los demás héroes de la fe de la pre-cristiandad, no reinarán con Cristo, puesto que no ninguno de ellos fue ungido. Su  creencia siempre ha sido que a estos sólo les espera vivir en la tierra, lejos de los gobernantes que estarán morando en los cielos (los llamdos 144,000 ungidos).

TENGA CUIDADO CON LA FALSA LUZ

2 Corintios 11:13-14, “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz “.

La Biblia nos advierte que hay una luz falsa, y que la luz es Satanás. En Juan 08:12 Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo”. Jesús es la luz verdadera del mundo. Rey David dijo en el Antiguo Testamento, “Tu palabra es una lámpara a mis pies, y lumbrera a mi camino” (Salmo 119:105). La Palabra de Dios es también llamada la Luz del mundo. En Juan 1:01 Jesús es llamado “la Palabra”. En Apocalipsis 19:13 Jesús es llamado “la Palabra de Dios.” Por lo tanto, Jesús es la Palabra Viva, y la Biblia es la palabra escrita. Filipenses 2:5 nos enseña: “Que esta mente esté en vosotros, el cual hubo también en Cristo Jesús.” Para tener la mente de Cristo, tenemos que tener una mente bíblica. La forma en que nosotros tenemos la mente de Cristo es Escudriñad las Escrituras .

Juan 5:39 dice: “Escudriñad las Escrituras, porque en ellas os parece tenéis la vida eterna: y ellas son las que dan testimonio de mí. ” Esta es la luz verdadera, Jesucristo, que se revela en las páginas de la Palabra de Dios. Cualquiera que hable sobre religión o temas espirituales, sin referirse a las Escrituras es tirando de la cuerda igual a la del Diablo. La luz verdadera es Jesucristo, que se revela en las Escrituras. Apocalipsis 19:10 dice: “Jesús es el espíritu de profecía”.

El propósito de toda la profecía en la Biblia es para dar testimonio de nosotros en relación con el maravilloso Salvador, Jesús. La Palabra de Dios es la semilla de la que hemos nacido de nuevo.

1 Pedro 1:23, “Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.”

En Mateo 05:14 Jesús dijo: “Vosotros sois la luz del mundo; “(hablando de cristianos nacidos de nuevo). Cada cristiano tiene el Espíritu de Jesucristo viviendo dentro de ellos. Por lo tanto, cada creyente es una luz en este mundo de pecado, permitiendo que la luz de Jesucristo a brillar desde dentro de ellos a los perdidos. Nosotros no somos la luz verdadera, sino más bien a Jesús, luz verdadera, la vida dentro de nosotros como creyentes (Romanos 8:9).

La Biblia enseña que Satanás es un mentiroso, y padre de todos los mentirosos (Juan 8:44). 2 Corintios 4:04 nos enseña que Satanás es el dios de este mundo pecaminoso, y deliberadamente ciega las mentes de los incrédulos, para evitar que se salvó. Mismo Satanás se disfraza como la luz, para engañar a la gente. Mateo 7:15 nos advierte que los falsos profetas de Satanás vendrá a nosotros como lobos con piel de oveja, de engañarnos. Esta es una enseñanza clave bíblica, y que a menudo se cuenta en estos tiempos de apostasía lamentable. ¿Podemos estar en guardia contra Satanás y sus falsos ministros, que se transforman en ministros de justicia (falsamente), para engañarnos. Esto es lo que 2 Corintios 11:13-14 nos dicen. Dios nos ama y quiere que todas las personas a ir al reino de los Cielos. Esto sólo es posible a través de la justicia de Cristo, y no por la superioridad moral de los nuestros, y una buena cosa, porque no tenemos nada que ofrecer (Isaías 64:6). Jesús pagó una deuda que no debía, porque nosotros teníamos una deuda que no podían pagar. Nuestra deuda de pecado es pagado en su totalidad. La vida eterna es un don de Dios (Romanos 6:23). La salvación es dada libremente (Romanos 5:15), ofrecido gratuitamente (Romanos 10:13), y recibió gratuitamente (Apocalipsis 22:17). La salvación se recibe, no da. La salvación ocurre cuando una persona reconoce su culpa del pecado, que viene de Dios sobre la base de que son un pecador merecedor del infierno, y cree en Jesús, el Cristo, el Hijo de Dios, para perdonar sus pecados . Es así de simple.

DOS MILLONES DE PERSONAS SIN LUZ POR NEVADA EN EL ESTE DE ESTADOS HUNDIDOS

------
ESTADOS UNIDOS

El Servicio Meteorológico Nacional estadounidense informó de 7,4 cm de nieve en Central Park, en lo que fue la cuarta nevada en la Gran Manzana desde 1835 para un mes de octubre.

La tormenta arrancó los árboles de raíces. (AP)
 
Blinking Purple & Gold
 

 EL UNIVERSAL

lunes 31 de octubre de 2011  01:48 PM

Nueva York, EEUU. – Unas 2 millones de personas seguían el lunes sin electricidad en la costa este de Estados Unidos tras la inusual y feroz tormenta de nieve del sábado que dejó al menos 12 muertos, según fuentes oficiales.

De su lado, los transportes públicos y los aeropuertos volvían lentamente a operar con normalidad en los estados de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Massachusetts, que habían declarado el estado de emergencia el sábado mismo, informó AFP.

El saldo de muertos por la tormenta aumentaba con el correr de las horas y se elevaba al menos a 12: dos en Connecticut, cinco en Pennsylvania, tres en Massachusetts y dos en Nueva Jersey (aún a la espera de confirmación oficial), según datos obtenidos en oficinas gubernamentales de esos estados.

Un avión de la compañía Jet Blue estuvo bloqueado el sábado durante unas siete horas en la pista del aeropuerto Bradley, cerca de Hartford (Connecticut), con más de 100 pasajeros, luego de no poder aterrizar en Newark (Nueva Jersey), a raíz de las malas condiciones meteorológicas.

En Nueva Jersey, 400.000 personas aún no tenían luz en sus hogares, indicó el lunes el gobernador Chris Christie en una conferencia de prensa en Trenton, la capital estatal.

“Todavía tenemos 400.000 personas que necesitan recuperar la electricidad”, afirmó Christie, agregando que esperaba que el “95%” de los hogares afectados volviese a tener luz antes del viernes.

El propio gobernador se quedó sin electricidad en su casa: “Nos quedamos en casa con velas. Hacía realmente mucho frío el sábado por la noche en casa”, contó.

Christie explicó que el principal problema era la caída de miles árboles provocada por la tormenta de nieve, inusual para el mes de octubre.

En Connecticut, más de 800.000 personas seguían sin tener electricidad en sus casas, decenas de miles no tenían conexión telefónica y varios miles fueron alojadas en refugios abiertos tras la tormenta, indicaron las autoridades el lunes.

“Anoche teníamos 50 refugios abiertos a lo largo del Estado. Sabemos que hemos albergado a varios miles de personas. Creemos que en las próximas noches se abrirán más refugios”, dijo el gobernador Dannel Molloy en una conferencia de prensa en Hatford, capital de Connecticut.

Molloy indicó que aún había retrasos en los aeropuertos del Estado pero que el servicio de trenes estaba restablecido, mientras que algunos autobuses funcionaban con demora o sus rutas habían sido suspendidas.

En Nueva York, unas 127.000 personas estaban sin electricidad, según señalaban el lunes en sus sitios internet las compañías Con Edison y NYSEG.

El Servicio Meteorológico Nacional estadounidense informó de 7,4 cm de nieve en Central Park, en lo que fue la cuarta nevada en la Gran Manzana desde 1835 para un mes de octubre.

En tanto, en Massachusetts, el gobernador Deval Patrick indicó el lunes que 520.000 personas seguían sin electricidad.

“Los responsables de las compañías proveedoras informaron esta mañana que podría llevar varios días restaurar el servicio de electricidad en algunas áreas”, señaló la oficina del gobernador.

En Pennsylvania, 120.000 clientes de PPL Electric Utilities tampoco tenían electricidad en sus hogares el lunes al mediodía.

 

 

 

NUEVA LUZ MUY SUTIL Y SOLAPADA DEJA A LA WATCHTOWER COMO UNOS MENTIROSOS

La Gran mayoría de Testigos de Jehová creen y sostienen que Jesús inició su segunda venida a la tierra con su segunda parusía invisible en 1914 y que ese año había sido coronado rey con todo su poder y Gloria. Sin embargo, la Sociedad Watchtower ahora enseña y amonesta en su Atalaya de estudio del 15 de octubre del 2011 que los Testigos de Jehová deben “mantenerse alertas”, porque es urgente, el tiempo se ha acercado, en respuesta a la pregunta que le hicieron sus discípulos a Jesús en Mateo 24:3 y que ya hemos leído previamente.

EL FALLECIDO WILLIAM COOPER HABLA DE LA LUZ Y DE LA OSCURIDAD

William Cooper, quién se dió a conocer por un programa radial de onda corta, “The Hour of The Time” donde luchaba contra el nuevo orden mundial y el gobierno secreto. Después de varios años de desenmascarar a la élite William Cooper comprobó todo lo que venía diciendo, el 28 de Junio del 2001 reveló que Osama Bina Laden iba a provocar un atentado terrorista, pero que realmente seria orquestado por el mismo gobierno americano. Esto fue 3 meses antes de los eventos del 9/11.
 
La última transmición de Cooper sería el 5 de Noviembre del 2001, casi dos meses depués de atentado del 9/11. Esa misma noche el Departamento de condado Apache enviaría varios policias y una orden de arresto contra él. Los cargos eran por evasión de impuestos y amenazas con arma de fuego. Según la versión de la policia William Cooper se opuso al arresto eh irió a un policía con una escopeta, en respuesta a eso Cooper fue asesinado esa noche, en su casa de Arizona.
 
Fuente: contraelnwo

 

UNA “NUEVA LUZ” DE LA WT ESTÁ YA APAGANDO LA PREVIA LUZ DEL RETORNO DE JESÚS EN LA NUBE EN 1914

La Sociedad Watchtower ha empezado una campaña instando a sus miembros a estar “alertas”, pues el tiempo se ha acercado, y es muy urgente para todos, porque la gran tribulación podría comenzar en cualquier momento, y la señal del Hijo del hombre mencionada en Mat 24:30 viniendo en una nube en los cielos podría ocurrir muy pronto.

Esta “nueva luz· del “esclavo”  tira definitivamente por la borda lo que la Sociedad WT enseñaba en su revista La Atalaya del 1 de mayo de 1952 p 273,p.5(inglés) y en la del 15 de enero de 1966 p.40 en inglés, donde la Watchtower decía que la señal del hijo del hombre que apareció sobre una nube del cielo ocurrió en el año de 1914. Ahora resulta que no fue en ese año de 1914 como lo enseñó por décadas, sino que es un suceso futurista, para cuando empiece y termine la gran tribulación que aún no ha comenzado..

DE LAS TINIEBLAS A SU LUZ ADMIRABLE

 
Pedro de Jesús Colón
Me crié y estudié en el sistema educativo adventista. Amé la iglesia con toda mi alma y le dediqué 25 años de mi vida al mensaje adventista. Fui director de jóvenes, maestro de escuela sabática, maestro de niños. Pertenecí al club de los Conquistadores; participé activamente en la obra llamada “Recolección”, en la cual íbamos casa por casa pidiendo dinero para obras benéficas que luego eran atribuídas a la Iglesia Adventista, sin darles crédito a las personas que nos daban sus aportaciones económicas.
Participé en todas las actividades de la Universidad Adventista donde estudié mientras todavía pertenecía a la organización. No fui un miembro inactivo. Trabajé mucho divulgando el mensaje del “Tercer Ángel” de Apocalipsis. Mi mundo entero giraba en torno al movimiento adventista. Fui vegetariano, y trataba de ser un fiel cristiano según la luz que tenía, promoviendo una obra que yo pensaba que era de origen divino, con un propósito celestial, hasta que fui descubriendo su procedencia totalmente humana.

Sin embargo, todas las razones por las que decidí dejar la obra adventista fueron puramente doctrinales. Tuve muchos amigos y hermanos que aún recuerdo con cariño. Con todos ellos viví momentos de amistad y compañerismo cristiano. No tuve ningún problema personal que me alentara a dejar la iglesia. Mi relación con los otros hermanos siempre fue cristiana, de respeto y apoyo en los momentos difíciles que la vida nos presenta. Mi alma y mi corazón estuvieron entregados a lo que yo pensaba era “la obra de Dios en este tiempo del fin”. Sin embargo, al tomar la decisión de dejar el adventismo, muchos me dieron la espalda, y aunque no me negaban un saludo, sí me retiraron su amistad y su compañía. Algunos se acercan de vez en cuando sólo para reprocharme por qué he abandonado “la verdad”; por qué he “apostatado de la fe”; a decirme que soy parte del “zarandeo final de la Iglesia Adventista”, que soy “parte de los que no soportaron la verdad, y, por dudar de Ellen White, Dios me ha enviado un espíritu de error para que crea a la mentira”. En cierta ocasión, un anciano me dijo: “Ya has sido borrado de los libros de la iglesia, y también de los libros del cielo”, como si ellos tuvieran el poder de decidir quién va y quién no va a tener una esperanza celestial con Cristo. No los juzgo por este proceder. Ellos sólo actúan de la manera en que ya han sido programados para pensar y actuar con los que nos hemos alejado, por razones de conciencia, de este grupo seudocristiano, que les inculca estas ideas erróneas a sus adeptos, sin pensar ni analizar el daño emocional que les están o les pueden estar causando a tantas vidas, a tantas familias. Es un grupo religioso que ya en Europa ha sido llamado una secta destructiva.

Las tres doctrinas más débiles del Adventismo fueron las que provocaron mi salida: La doctrina del Juicio Investigador, la del Santuario Celestial, y la del ministerio profético de Ellen G. White. La Conferencia General y la Fundación White han sido muy hábiles en en mantener el control sobre sus miembros. Desde que uno ingresa al colectivo, cada publicación, cada libro, cada revista, enfatiza que, si dejas de creer en estas tres doctrinas, apostatarás de la fe (su fe) e ingresarás al sistema religioso babilónico de las iglesias protestantes para antes del fin, y en la Gran Tribulación, los perseguirás a ellos por guardar el sábado y no el domingo. Son tantos los mecanismos que utilizan para inculcar estas ideas en sus miembros que, cuando se intenta dejar la iglesia, estos conceptos siempre pasan por la mente. Por esto no se me hizo fácil dejar la iglesia.

Tenía temor de irme. Me aterraba la idea de encontrarme persiguiendo a mis hermanos y hermanas carnales, a mi propia madre. El proceso de lavado de cerebro en el adventismo es muy fuerte y sutil. Jamás pensaría uno que le están tratando de controlar dentro de las filas del adventismo. Los adventistas más cultos y educados no logran detectar el control y la manipulación a que están sometidos. Debido a las grandes deserciones en los últimos años, donde se estima que alrededor de 2,000,000 de adventistas han salido de la denominación, las publicaciones más recientes de la cúpula han sido dirigidas a evitar que “abandonen el barco” los restantes millones que quedan (según sus líderes, 9,000,000, pero el número es cuestionado).

En el libro “¿Debemos Abandonar el Barco?”, se le presenta al adepto adventista que es mejor que se quede en el barco adventista, aunque el agua esté entrando y tengan que ir utilizando el salvavidas del miedo para poder salvar el imperio económico que representa la denominación. Una de las publicaciones más recientes del adventismo, el libro “Mensajera del Señor”, trata de acallar la críticas al ministerio profético de Ellen White. Con argumentos traídos por los cabellos, la cúpula adventista trata de explicar que sí, que todo lo que se ha dicho de Ellen White es cierto, pero que lo estamos sacando fuera de contexto, que no la hemos sabido entender, que ella no quiso decir lo que dijo, sino tal cosa; que en la Biblia hay errores, que los profetas y apóstoles también se contradijeron, y que ella nunca dijo que era profeta. Y es cierto que Ellen White dijo que no era profeta. Ella dijo que era más que profeta; que su obra abarcaba mucho más que eso. ¿A quién creen que engañan?

En el libro, le enfatizan al adventista que, si al saber todos los errores, los plagios, las falsas profecías, las contradicciones, y los malos manejos en el ministerio profético de Ellen White, decide irse, es porque no ha sabido aceptar la verdad, se ha dejado engañar por Satanás y los apóstatas; que por no creer en el ministerio profético de ella y dudar de ella, se apartará de Dios y de la verdad, y será presa fácil del engaño. La manipulación es obvia, pues colocan al adventista en la situación de que, si rechaza a Ellen White, también rechaza a Cristo; que se debe quedar en el barco con “Santa Ellen” y ponerse el salvavidas para sobrevivir al “zarandeo final” de los que continuarán saliendo de las filas del adventismo. Pero en mi caso, gracias a Dios y al poder que tiene la verdad para libertar, cada uno de estos argumentos fueron destruidos por el Poder de la Palabra de Dios.

Un día en mi trabajo una persona me dijo: “Jesús te ama”. Cualquiera nos puede decir esta expresión, y nosotros sólo respondemos con un amén. Pero ese día fue diferente. Ese día la persona que me lo dijo estaba tocada por el Espíritu Santo. Esas tres palabras me conmovieron, y me acerqué a esta joven para hablar con ella de la Palabra de Dios.
En sus manos tenía un libro: “El Caos de las Sectas”. Me identifiqué como adventista. Ella comenzó a hablarme y a decirme que le alegraba que yo fuera cristiano, pero que el problema con el grupo al que yo pertenecía era precisamente su profeta. Pensé que esta joven no tenía nada que enseñarme y que yo tenía la verdad. Así que escribí los títulos de los libros que ella me recomendó, fui a una librería evangélica, los compré, y mi vida cambió completamente hasta hoy. Otro de los libros que adquirí fue del Dr. César Vidal Manzanares, “La Cara Oculta del Paraíso”. Impactado por el contenido, le escribí al Dr. Vidal. Con su ayuda, pude contactar a varios cristianos en mi país que me proveyeron libros y material que me fueron de mucha ayuda en mi búsqueda de la verdad. Busqué todos los libros que pude, tanto a favor como en contra del adventismo. Visité todos los lugares en Internet que pude, incluyendo www.ellenwhite.com, www.ellenwhite.org, www.macgregorministries, y la página del Sr. Román Quirós, uno de los mejores traductores de las direcciones anteriores, cuyo website es: http://www.geocities.com/alfil2_1999/index.html. El resultado fue impactante. Las doctrinas que yo pensaba que estaban bíblicamente sustentadas comenzaron a mostrar sus comienzos y su trayectoria antibíblica.

Pasé tres años leyendo, preguntando, cuestionando, comparando, y analizando. Llevé mis inquietudes a varios pastores. Ninguno pudo darme respuestas satisfactorias. Pude ver cuán frágiles eran los muros por los que yo estaba rodeado. Me di cuenta de que realmente las creencias adventistas estaban cimentadas en arena movediza. Vi cómo todos los miembros, incluyendo ancianos y pastores, actuaban como robots controlados por la Conferencia General (la máxima aautoridad de los adventistas). Todos me daban las mismas respuestas, las mismas argumentaciones procesadas y predigeridas por la Conferencia. Entendí claramente que era una pérdida de tiempo entrar en discusiones teológicas con los miembros de la iglesia. Todos y cualesquiera adventistas con los que hablaba en cualquier parte donde vivo me daban las mismas respuestas que adquirían de los libros publicados por la iglesia.

Muchas preguntas quedaron sin respuesta: ¿Cómo es posible que, luego de escribir la Biblia, a Dios se le olvidaran tantas cosas que que tuvieron que ser dichas miles de años después, y que hoy componen un gran número de libros que sobrepasan los 25 millones de palabras? ¿Por qué la iglesia adventista no ha podido darnos respuestas inteligentes que justifiquen el plagio contenido en todos esos libros escritos por Elena G. de White? La única respuesta superficial que dan es que en su tiempo eso no era plagio; pero hoy día sí lo es. Sin embargo, esta es una respuesta muy insatisfactoria para justificar las acciones de una “profetisa” que afirmó ser mucho más que profeta. ¿Por qué ahora tratan de volver a publicar libros que fueron sacados de circulación por más de 50 años? Todas estas preguntas siguen y seguirán sin una respuesta responsable que satisfaga a todos los que sinceramente le dedicamos nuestros mejores esfuerzos a esta sistema esclavizador.
El descubrir la verdad del plagio en los libros de la Sra. White y que la doctrina del Juicio y el Santuario no tenían apoyo bíblico abrió mis ojos a un camino que todavía recorro. Pude ver el engaño rampante. Como estaba programado para creer que, fuera de la Iglesia Adventista, todos los otros sistemas religiosos eran erróneos y Babilonia, decidí no congregarme en ninguna iglesia hasta que el Espíritu Santo me dirigiera. Me mantuve estudiando la Biblia y en una actitud de análisis doctrinal. Caí en profundas depresiones y ansiedades; no sabía dónde buscar ayuda, no sabía a cuál iglesia asistir. El sistema adventista me había dañado emocionalmente. Pasé por grandes momentos de soledad espiritual, sin ánimos para compartir con otros creyentes y con mucha desconfianza hacia todos los sistemas religiosos existentes.

La única doctrina que no pudo ser lacerada y que siempre fue sólida en mi experiencia cristiana fue la que me pudo dar sostén en mi crisis. Esta doctrina es la de la Justificación por la Fe. Me refugié en ella, y poco a poco mi relación con la persona de Jesús me pudo sacar a flote. Me rendí totalmente a Él. Me confronté con Cristo Jesús, y le exigí su intervención en mi vida. No me cayó un rayo del cielo, ni caí al piso dando brincos y saltos. Pero sí pude entender que realmente Él era mi Señor y Salvador. Comprendí que en este camino Cristo siempre había estado a mi lado, cuidándome, reorientando mi vida. Entendí que, no importa cuánto investiguemos, probemos, y analicemos, nuestra fe en Jesús no se verá afectada. Afiancé mi confianza en Cristo y decidí creerle a Él.

Hoy sé que soy salvo y que ninguna iglesia, denominación, u organización “religiosa”, por más que se autoproclame mensajera o remanente de Dios, “la iglesia del tiempo del fin” o “el último remanente”, me va a quitar este gozo y esta seguridad de mi Salvación a través de la persona de Cristo. Ahora puedo disfrutar del amor de Cristo y de los beneficios de mi salvación. La iglesia adventista me había fallado, pero Jesús no. Él siempre me ha amado y ha estado a mi lado, sin importarle cuánto yo confronte lo que creo. Entender la gracia, a Cristo Jesús, me devolvió la confianza en el cristianismo.

Ahora sé que hay un pueblo de Dios, y que yo formo parte de ese pueblo. Me gozo de saber que el pueblo de Dios está compuesto por todos los que hemos confesado a Cristo como Señor y Salvador. Las denominaciones y las organizaciones religiosas fueron creadas por los hombres, pero la Iglesia fue puesta por Cristo y está compuesta por pentecostales, bautistas, presbiterianos, metodistas, luteranos, Iglesia de Dios, etc., por todos los cristianos del mundo. He aprendido a amar y a respetar a los que difieren de mí. Podemos pensar de modo diferente sobre alguna doctrina o creencia, pero seguimos siendo pueblo de Dios. Ninguna iglesia tiene la verdad como la podamos entender nosotros. Pero aún así, sus miembros siguen siendo hijos de Dios.

Conozco a muchos ex-adventistas que son fieles a Dios en diferentes iglesias evangélicas. Son cristianos sinceros, lavados con la sangre de Cristo. Dejar el adventismo por sus errores doctrinales no los lanzó al mundo, como nos enseñaron en la iglesia. Por el contrario, son mejores cristianos que antes, porque hoy saben que Cristo los hizo verdaderamente libres, y que nuestros ojos y nuestra confianza sólo pueden estar puestos en Él, que sólo la Biblia, y la Biblia sola, es su única fuente de autoridad. No necesitamos otros libros ni otras publicaciones con pretensiones de algún grado de inspiración. Con la Biblia nos basta, y nos es suficiente.

Por eso, lector, no importa lo que le hayan hecho en la Iglesia Adventista o en cualquier otro sistema religioso, o lo que que le haya hecho cualquiera de sus miembros, quiero decirle que ellos no son los culpables. Ellos son víctimas del Control Mental y el lavado de cerebro constante en que los tiene el sistema religioso al que pertenecen. Ya están programados para que cada pregunta que usted les haga reciba las mismas respuestas gastadas. No importa cuánto tratemos de convencerlos, ellos creen y piensan que se las saben todas y que nadie más sabe como ellos. Por lo tanto, yo mismo desistí de entrar en discusiones estériles y triviales (como el sábado, las comidas, la vestimenta, etc.). Ahora voy al grano, al corazón del problema adventista. La denominación en sí, la Conferencia General, la Fundación White. Ahí es donde está el problema. Al mostrarles cómo la iglesia los ha engañado, cómo la iglesia oculta la verdad sobre Ellen White, sus plagios y su falso ministerio, cómo cambiaron doctrinas una y otra vez para llegar a creer lo que creen hoy; cómo han revisado, alterado, y cambiado los libros de Ellen White para ocultar sus más vergonzosos errores, el adventista comienza a abrir un poco su entendimiento y ahí el Espíritu Santo actúa inmediatamente para mostrarles la verdad.

Recuerde que es la organización la que nos ha fallado, no Cristo. Él siempre ha estado a nuestro lado cuidando nuestros pasos, porque Él sabe que le buscamos honesta y sinceramente. Jesús sabe que no estamos jugando a la religión, sino que, al ingresar a determinado grupo religioso, lo hemos hecho porque hemos querido una relación íntima con Él, un cambio en nuestras vidas, en fin, acercarnos a Dios a través de Jesús. Pero estos grupos sectarios nos han robado esta experiencia. Ellos se han puesto entre Dios y los hombres. Se han colocado como parte del camino para llegar a Dios. Quieren hacernos creer que, si no pertenecemos a su grupo, colectivo, iglesia, organización, denominación, etc., no tendremos oportunidad de salvación. Se han olvidado de que la Biblia nos dice que “nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, Jesucristo”. Y la Biblia enfatiza más: “Que si confesares con tu boca que Jesucristo es el Hijo de Dios, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Rom. 10:9); que todo aquél que cree en Él, no se perderá, sino que tiene vida eterna (Juan 3:16). Todo es tan simple, tan sencillo.
Sin embargo, el adventismo, detrás de sus palabras con olor a evangelio, (pero con sabor a sectarismo, legalismo, y fanatismo), trata de manipularnos y esclavizarnos con cargas que ellos mismos no pueden llevar.

La Iglesia Adventista continúa escribiendo libros y revistas defendiendo a Ellen White, y ha tenido que recurrir a liberalizar bastante la forma de interpretar la Biblia, al grado tal de tratar de probar que la Biblia se contradice a sí misma, que la Biblia contiene errores, etc. Expresiones y argumentos utilizados por ateos y otros enemigos del evangelio. Y todo por salvar a “Santa Ellen”. Pero ahí no paran los esfuerzos de la Conferencia General. Al igual que los Testigos de Jehová, han publicado su propia Biblia (publicada y distribuida por la APA de los Adventistas del Séptimo Día), donde libremente han añadido miles de palabras y expresiones adventistas para ajustar el texto a las doctrinas particulares del adventismo. Tan pronto este engaño fue denunciado, trataron de lavarse las manos diciendo que la Biblia de la Palabra Clara (Clear Word Bible) no era de ellos. Pero todos los que hemos pertenecido a este colectivo sabemos que la APA no publicaría nada que ellos no aprueben o con los cual no estén de acuerdo.

Todas estas inconsistencias, todos estos engaños, fueron mermando mi confianza en la denominación. Pronto fue cayendo desnuda la mentira. Las grandes verdades que yo creí poseer revelaron ser meros mitos, suposiciones, y puras especulaciones. Cada muro (doctrina) que me protegía de Babilonia (las iglesias protestantes) fue mostrando su pobre material de construcción. Sus paredes eran huecas y vacías. Su solidez dependía del plagio, el engaño, y la complicidad. La Fundación White piensa que el tiempo salvará a Ellen White; que a medida que transcurran los años nos olvidaremos de todo y los que no saben nada continuarán en su ignorancia. Sin embargo, han subestimado el poder que tiene la Verdad. No su verdad”, sino la VERDAD que libera, pues el mismo Cristo nos dijo que la verdad es tan poderosa que si nosotros no hablamos la piedras lo harían.

El tiempo no ha ayudado mucho a “Santa Ellen”, ni a sus más ardientes defensores. Las acusaciones de plagio continúan, sus contradicciones con la Biblia aumentan, y muchas preguntas continúan sin una respuesta honesta. Con este cuadro, mi salida del “Paraíso Adventista” era inminente. He perdido mucho en el proceso, y el camino ha sido arduo y tenaz. Sin embargo, mis triunfos y victorias han sido una gran recompensa. Mi experiencia cristiana ha sido enriquecida por tantas personas que en este camino me han extendido una mano amiga, amistad sincera y fortaleza espiritual. Ahora mi fe es más grande, y mi confianza en Dios se ha fortalecido. Cristo Jesús ha pasado a ser una realidad para mí. Sólo Él ha podido llenar todos los vacíos y sinsabores que me dejó el adventismo. Sólo Él me ha sabido comprender y llevar a entender el mensaje central de la Biblia, que es conocerlo a Él, como Hijo de Dios, Señor y Salvador de nuestras almas.

Pedro de Jesús Colón

SATANÁS: UN ANGEL DE LUZ?

Si pudiéramos ver y tener un encuentro con el diablo, cara a cara, ¿cuál creemos que sería su aspecto? Comúnmente se le muestra en caricaturas con un traje rojo y un tridente en la mano, o como un espíritu macabro.

Pero nada podría estar más alejado de la verdad. De hecho, si pudiéramos encontrarnos cara a cara con el diablo, lo encontraríamos atractivo, encantador y seductor.

Aunque realmente es el príncipe de las tinieblas, se presenta como “ángel de luz” (2 Corintios 11:14).

Satanás es el maestro de la tergiversación. Es el mejor propagandista del mundo, que ofrece su producto de una manera tan atractiva y maravillosa que nadie se percata de que es un veneno mortal. Quiere que sus clientes lo vean como bueno, magnánimo y totalmente digno de confianza. Y quiere que su producto —el pecado, el rechazo de Dios— parezca tentador y acogedor, y generalmente tiene bastante éxito.

Satanás nunca presenta el pecado tal como es en realidad. Nunca presenta las consecuencias; sólo nos presenta lo que quiere que veamos, algo divertido y placentero. Quiere que nos concentremos en el placer, en lo que se siente bien o parece bueno en el momento. No quiere que tengamos en cuenta las funestas consecuencias de nuestras acciones.

La mayoría de las personas han perdido de vista la conexión real que existe entre la causa y el efecto. Muy poco se menciona este concepto, y menos se discute. En lugar de ello, lo que vemos es que las personas quieren algo que pronto alivie sus problemas, dificultades o tropiezos, una píldora para cada molestia. Casi nunca nos detenemos a pensar en las consecuencias que nuestras acciones nos traerán a largo plazo.

Nuestro enfoque es muy estrecho e insensato. “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (Gálatas 6:7).

Vivimos en un mundo que presta poca atención a los resultados que el pecado tiene a largo plazo. No pensamos en las consecuencias de nuestras palabras y acciones, y constantemente nos sentimos presionados por una sociedad cuyo fundamento son los parámetros y valores de Satanás, en lugar de los de Dios.

Debido a la influencia de la cultura que nos rodea, no es fácil, ni muy popularmente aceptado, seguir principios y parámetros diferentes, aquellos que Dios ha revelado. Como dijo Jesús: “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:18-19). El camino de vida de Dios nunca será popular en esta época.

Sin embargo, la mayoría de las personas están convencidas de que sus caminos efectivamente le agradan a Dios. Defienden sus prácticas y creencias religiosas como si fueran algo del total agrado de Dios. Suponen que la mayoría de las iglesias y de los maestros religiosos que llevan el nombre de cristianos enseñan la verdad. Pocos se detienen a considerar que el más grande engaño de Satanás no sólo es mundial, sino que también se ha infiltrado profundamente en el cristianismo.

Veamos el contexto de las palabras de Pablo cuando afirma que Satanás parece ser un “ángel de luz”. En 2 Corintios 11:13-15 nos advierte: “Éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras”.

¿Es esto posible? ¿Cómo pueden los que afirman representar a Cristo ser “ministros” de Satanás, sus siervos, a quienes utiliza para llevar a cabo el engaño? Jesús mismo repetidamente advirtió acerca de esto. Predijo que muchos se apropiarían de su nombre, pero lo negarían con sus acciones. Dijo que lo llamarían “Señor, Señor”, pero no serían fieles a sus enseñanzas (Lucas 6:46).

Jesús y sus verdaderos apóstoles hablaron de falsos apóstoles, falsos profetas y falsos hermanos. Él advirtió: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre . . . y a muchos engañarán” (Mateo 24:4-5, 11-12). Sabía que habría falsos maestros que enseñarían una versión desvirtuada y corrompida del cristianismo. Este engaño comenzó en el primer siglo, pues Pablo escribió que algunos ya estaban enseñando “un evangelio diferente” y que querían “pervertir el evangelio de Cristo” (Gálatas 1:6-7).

Para llevar a cabo este propósito, Satanás ha utilizado algunas personas para que engañen a otras. Esto es especialmente cierto cuando están motivadas por sus ambiciones personales de ser maestros en cuestiones espirituales, pero les falta un entendimiento adecuado de las Escrituras. Satanás simplemente se aprovecha de este deseo y seduce a personas susceptibles para que presenten conceptos erróneos acerca de Cristo; aunque con frecuencia son sinceras, lo único que hacen es ayudarle a Satanás para que lleve a cabo lo que se ha propuesto.

Para evitar ser influenciados por Satanás en esta gran labor de engaño, necesitamos estar seguros de que lo que creemos está firmemente basado en la Biblia.

ENCIENDE TU LÁMPARA Y DILE ADIÓS A LAS TINIEBLAS QUE HAY EN TI

Por Hna. Rosa Jiménez Jiménez

Maturín, Edo. Monagas, Venezuela

simbolismo_de_las_velasII“Piensa mal y acertarás” es una frase que de seguro has escuchado muchas veces. Y no sólo eso, sino que la has hecho tuya. Es parte fundamental de tu forma de pensar. Sin embargo, habrás podido observar que no siempre es la más acertada. Y no me refiero a cuestiones obvias, sino cuando nos convertimos en personas injustas por causa del razonamiento negativo.

 ¿Cuántas veces hemos estropeado una amistad, terminado una relación de pareja, desmoralizado a un familiar o simplemente perdido la posibilidad de tener nuevos amigos  porque se nos antojó “ver fantasmas” donde no existían? 

¿Qué es lo que nos pasa cuando actuamos así? ¿Dónde está el problema y cómo evitarlo? La Palabra de Dios tiene la respuesta. Ven, te invito a leer este hermoso versículo que discierne magistralmente nuestra  conducta: 

“La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno,

todo tu cuerpo estará en luz; pero si tu ojo es maligno,

todo tu cuerpo estará en tinieblas.

Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas,

¿cuántas no serán las mismas tinieblas?”

(Mateo 6:22-23) 

Nuestra manera de percibir las cosas determina nuestra conducta. Si nosotros nos conducimos por la vida viendo casi todo a través de un velo oscuro, en consecuencia actuaremos. Es menester entonces, saber qué debemos hacer para corregir el problema con prontitud, por cuanto, aunque suene algo exagerado, podría estar en juego nuestra salvación. 

“¿Cuántas no serán las mismas tinieblas?” 

Es sorprendente descubrir cuán densa es la oscuridad, que tal vez sin saberlo, podemos tener dentro de nosotros, y que se pone de manifiesto a la más mínima provocación. Una sola mirada a través de ojos entenebrecidos puede desencadenar en nuestras vidas y las de quienes nos rodean, toda una hecatombe espiritual, que podríamos evitar con sólo volver nuestro rostro al Señor y Su Palabra. Trataremos de entenderlo mediante una escena imaginaria que se desarrolla entre dos personas y que nos muestra las consecuencias de esta actitud.  

Se trata de Pedro y María, esposos desde hace algún tiempo. Ella está muy emocionada porque es su primer aniversario de bodas. Para celebrarlo decide preparar una cena especial, en la que se esmeró en cada detalle. Asumió que Pedro, consciente de la fecha,  también estaría feliz y regresaría más temprano a casa trayendo un hermoso presente. Esa tarde María lucía esplendorosa. 

Las múltiples ocupaciones de Pedro no fueron obstáculo para recordar la fecha. Y, dándose prisa, salió feliz al encuentro con su amada, pero en el camino tuvo serios inconvenientes que le impidieron llegar a su destino, e incluso, llamarla. 

María se sentía más enojada a medida que pasaba el tiempo. Pensamientos negativos inundaron su mente. No estaba dispuesta a perdonar la indiferencia y falta de delicadeza de su pareja. Por lo menos no ese día. 

Cuando finalmente aparece Pedro, ella da rienda suelta a su ira. Le hace acusaciones injustas, le grita y ofende, arruinando por completo lo que pudo ser una hermosa celebración. Pedro por su parte, también contraataca con toda la agresividad que se acaba de despertar en él. 

Las ofensas proferidas, la falta de confianza y de respeto, lejos de fortalecer una relación sólo socavan sus bases. Y este puede ser el principio del fin. Pero, ¿qué pasó? ¿Dónde estuvo el problema? Evidentemente Pedro y María, al mirar el problema con ojos malignos, también ellos cayeron enredados en la oscuridad. 

Si alguien se nos acerca con un espíritu conflictivo, lo peor que podemos hacer es caer en provocaciones. Dice la Biblia que “La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor” (Prov. 15:1). Si Pedro no hubiese perdido los estribos, de seguro habría podido controlar la situación. Las discusiones es mejor evitarlas, pero cuando no queda otra alternativa, es muy importante mantener la altura y el respeto profundo por la persona humana. Emplear calificativos negativos contra nuestro prójimo es totalmente contraproducente, por no estar en armonía con la Biblia (Ef. 5:4-5), (Col. 3:8). El hombre fue hecho a la semejanza de Dios, por tanto merece un trato digno. Si realmente fuimos ofendidos, lo correcto no es responder con más ofensas. Salomón dijo que “Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido” (Prov. 17:27) 

¿Recuerdas la escena donde Jesús, luego de cuarenta días en el desierto, fue tentado por Satanás? (Mat. 4:1-11) Si el Señor, de quien el profeta Isaías dijo: “No contenderá ni voceará, ni nadie oirá en las calles su voz”, agobiado por el hambre y la sed, hubiese perdido la compostura y le grita cuatro cosas a su enemigo, habría quebrantado abiertamente la Palabra de Dios. Y la historia sería otra.  Bueno, eso es precisamente lo que hacemos cuando, olvidándonos de Sus Estatutos, observamos un comportamiento inadecuado. 

Ahora vamos a examinar someramente algunos de los errores cometidos por María. 

 La Biblia es clara cuando dice:”Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca”. (Col. 3:8). “Y manifiestas son las obras de la carne, que son (…) enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías (…) los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios” 

La soberbia de María la llevó a transgredir la Palabra de Dios, quien según el apóstol Santiago “resiste a los soberbios y da gracia a los humildes” (St 4:6). Pero el asunto no queda ahí.  Como mujer casada, María tiene otros deberes que cumplir, a los cuales faltó. Veamos:

“Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su salvador”. (Ef. 5:22-23). “(…) y la mujer respete a su marido” (Ef. 5:33)

Permitir que una mala semilla germine en nuestro corazón  puede dar comienzo a una serie de males que se van concatenando hasta convertirse en una larga cadena que nos mantiene atados a la oscuridad. Pero recuerda que Jesús vino a libertar a los cautivos El sacrificio ya fue hecho. La sangre derramada  limpia nuestra conciencia. Ahora sólo cuenta tu actitud llena de fe, firme y decidida para asirte de Su Palabra, desplazando así las tinieblas de tu mente y reemplazándolas por la luz de Cristo.

Ahora supongamos que ves una persona, pero aún no has tenido la oportunidad de tratarla, ¿eres de los que dicen de buenas a primeras, “Fulano no me cae bien”? Tal vez, para justificar tus sentimientos, digas: “Es que habla con afectación”; “Quiere ser mejor que los demás”, etc. Tal vez te ha pasado que cuando conoces a la persona en cuestión, su actitud positiva y su sonrisa franca, echan por tierra todas tus presunciones. Obviamente ¡esa persona no te vio a ti a través de cristales obscuros! 

Un cristiano verdadero evita  pronunciar juicios de valor contra los demás. Antes bien se dedica a sacar esa viga de su ojo que le imposibilita ver con claridad a su prójimo y conducirse por la vida sin tropiezos. Tal como la Biblia lo indica: “No juzguéis, para que no seas juzgados.”. (Mat. 7:1)  “¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga en el ojo tuyo?” (Mat. 7:3)

Otro caso muy frecuente es cuando se nos acerca una persona pobre solicitando nuestra ayuda, y lejos de mirarla con ojos misericordiosos, endurecemos nuestro corazón y entonces lo que vemos ante nosotros es un estorbo (¡qué fastidioso! ¡Que vaya a trabajar!). No conviene a un hijo de Dios, en lo absoluto, asumir esta posición. Darle la espalda al más débil, es un claro indicio de haber perdido el camino que nos conduce al reino de Dios, que no es precisamente de injusticias, sino de justicia.

Ten en cuenta siempre algo muy importante: Dios asume como suyas las injusticias que cometemos contra sus más pequeños (Mateo 25: 41-45). Y no solamente eso, si no que es vengador de esos agravios (1Ts 4:6.). Mucha gente aparentemente buena y religiosa, en aquel día simplemente serán desconocidos por el Señor. Si tienes buena posición económica, jamás permitas que sentimientos de superioridad te invadan con respecto a los pobres y menos burlarte o mofarte de su condición. Salomón dijo que “El que escarnece al pobre, afrenta a su Hacedor” (Prov. 17:5). En realidad, las personas más desposeídas ¡pueden ser decisivas en tu vida!

Por su parte Pablo nos insta a no ser vanagloriosos, sino humildes “estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo” (Fil. 2:3), Además, si Dios no hace acepción de personas, ¿será correcto que lo hagamos nosotros?

La regla de oro para tratar a nuestros semejantes es aquella que  pronunció Jesús: “Así que, todas las cosas que  queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas”  (Mateo 7:12)

Haz que tu luz brille ¡ahora mismo!

Salomón dijo que “El sabio tiene sus ojos en su cabeza, mas el necio anda en tinieblas” (Ec. 2:14). Nosotros podemos decidir dar un giro a nuestras vidas  saliéndonos de las tinieblas. Aun cuando Pablo dijo que “no hago el bien que quiero, sino el mal que quiero, eso hago” (Rom. 7:19), sabemos que Dios nos ha dotado de un espíritu de dominio propio y que en Jesús, todo lo podemos.

El señor dijo:

“Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn. 8:12) Seguirlo en el sentido de amarlo y guardar  Su Palabra. “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Jn. 14:15) 

Si Su Palabra mora en abundancia en nosotros y la obedecemos, entonces fácilmente podremos purificar nuestros corazones. Recordemos que los de corazón puro entrarán en el lugar santo (Sal. 24:4).

Ciertamente, “Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas” (Tit. 1:15). Entonces es menester purificar nuestros corazones de mala conciencia. (He. 10:22).  Entendiendo por corazón, no ese músculo que llevamos en medio del pecho, sino lo profundo de nuestros pensamientos, emociones y sentimientos.

Cuando lo hayamos logrado,  miraremos a nuestros semejantes y todo lo que nos rodea, a través de la luz de Cristo y habremos echado de nuestras vidas al príncipe de las tinieblas. En otras palabras, seremos verdaderos hijos luz (Ef. 5:8). ¡Y todos lo notarán! Dios te bendiga.

 rosant61@hotmail.com

LA LUZ ARTIFICIAL AUMENTA EL RIESGO DE CONTRAER CÁNCER

Lamparita
 
 

En la Universidad de Haifa se realizó un nuevo estudio estableciendo que los habitantes con el más alto nivel de luz artificial durante la noche, tienen una altísima posibilidad de contraer cáncer de próstata.

 

 

Este descubrimiento se une a los anteriores estudios realizados por los mismos investigadores, que encontraron una conexión entre la exposición a la luz artificial durante la noche y la incidencia en el cáncer de seno.Los países cuyos habitantes usan frecuentemente la luz artificial durante la noche tienen más riesgos de contraer cáncer de próstata, concluye un nuevo estudio llevado a cabo en la universidad de Haifa. Este estudio se adhiere a otro publicado en Chronobiology International 2008, en el que se determinó que la exposición a la luz artificial aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama.El estudio fue llevado a cabo por los profesores Abraham Haim, Prof. Boris A. Portnov e Itai Kloog de la Universidad de Haifa conjuntamente con el Prof. Richard Stevens de la Universidad de Connecticut, en Estados Unidos y tuvo la intención de examinar la influencia de varios factores, incluyendo la cantidad de luz artificial durante la noche, en la incidencia de tres tipos de cáncer muy frecuentes en los hombres alrededor del mundo: próstata, pulmones y el intestino grueso.Los datos sobre la incidencia de estos tipos de cáncer en hombres de 164 países fueron obtenidos de una base de datos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. Los datos en los niveles de iluminación por la noche fueron obtenidos por DMSP (Defense Meteorological Satellite Program) por medio de imágenes de satélites. Los datos de iluminación nocturna fueron ajustados a la distribución geográfica de la población del país, a fin de alcanzar una medida exacta “de la cantidad de la luz artificial por la noche por persona”.

Los investigadores también examinaron factores adicionales como por ejemplo el consumo de electricidad, el porcentaje del estado demográfico y socioeconómico urbano y otras variables.

En la primera etapa del estudio, ya se observó que existe un eslabón marcado entre la frecuencia del cáncer de próstata con los niveles de iluminación artificial nocturna y el consumo de la electricidad. Varios y diferentes métodos del análisis estadístico fueron usados para llegar a esta conclusión.

Acto seguido, los investigadores aislaron “la cantidad de luz artificial por persona por la noche “, a fin de examinar su efecto particular. Los países fueron divididos en tres grupos para esta etapa de estudio: aquellos con poca exposición de luz durante la noche; aquellos con exposición media y aquellos con exposición alta. Los resultados demostraron que la frecuencia del cáncer de próstata en aquellos países con la exposición de luz baja tuvieron un 66.77 pacientes aquejados de cáncer de próstata en 100.000 habitantes. Un aumento del 30% de personas afectadas por el cáncer en países con una exposición media de luz: 87.11 pacientes por 100.000 habitantes. Los países con el nivel más alto de exposición a la luz artificial por la noche demostraron un salto del 80% con 157 pacientes por cada 100.000 habitantes.

Según los investigadores, hay varias teorías que podrían explicar el aumento del cáncer de próstata debido a la exposición de la iluminación por la noche, como la supresión de la producción de la melatonina, la supresión del sistema inmunológico y un efecto causado en el reloj biológico del cuerpo debido a la confusión entre la noche y el día. Independientemente de la causa, existe un eslabón definido entre ambos. “Esto no significa que nosotros tenemos que volver a la Edad Media y apagar las luces en el país. Lo que ello significa es que este eslabón debería ser considerado en la planificación de la energía del país” indicaron los investigadores.

Los científicos implicados en el estudio añadieron que un aumento en el uso de luz artificial es considerado como una fuente de contaminación del medio ambiente por la Organización Mundial de la Salud. Por ello, la petición que hizo el Ministerio de la Protección del Medio Ambiente israelí para usar una iluminación eficiente de energía es problemática, debido a que este tipo de iluminación es mucho más brillante. Hay algo muy cierto: el país debería alentar ahorrar energía en la iluminación y así también limitar los niveles de contaminación.

Estimados amigos, creo que será mejor volver a nuestras cavernas prehistóricas… 


 

 

¿CÓMO IMPACTÓ LA VIDA DE JESÚS EN EL MUNDO?

jesus_011

A lo largo de la historia, la influencia que Jesús tuvo en las vidas de las personas nunca ha sido sobrepasada. Ningún otro gran líder ha inspirado tantos cambios positivos en las vidas de sus seguidores. Las personas que encuentran al Cristo resucitado son completamente transformadas. Su punto de vista sobre la vida es alterado para siempre. Permaneciendo verdadero a su fe, ellos no dudan en afrontar la adversidad, persecución y aun la muerte. Muchos consagran sus vidas para servir a otros, minimizando sus propias necesidades y deseos.

Los Cristianos del Primer siglo

Después de la crucifixión de Jesús, sus discípulos se devastaron. Le habían abandonado en el Huerto de Getsemaní para salvar sus vidas. Pero después de que se encontraron con el Cristo resucitado, fueron radicalmente transformados. Repentinamente, estaban dispuestos a dar sus vidas para contar la historia de Jesús al mundo. Muchos fueron torturados y fueron muertos porque proclamaron que Jesús estaba vivo.

Los escépticos y los enemigos fueron también transformados. El hermano menor de Jesús, Santiago, no pensaba que Jesús fue alguien especial. Pero después de que su hermano resucitado se le apareció ante él, Santiago no sólo creyó que Jesús fue Señor, sino que  se convirtió en el líder de la iglesia de Jerusalén y murió como un mártir en 62 dC.

Saulo de Tarso fue el principal perseguidor de los antiguos Cristianos. Él arrastró a las personas para encarcelarlas. Cuando no repudiaron su fe, él fue cómplice en su ejecución. Pero él tuvo un encuentro dramático con el Cristo resucitado en su camino para Damasco y él fue transformado de Saulo, el enemigo de Cristiandad, por Pablo, el propalador principal de su mensaje. Él dejó su posición de prestigio en la sociedad judía, para convertirse en un misionero ambulante que experimentó sufrimientos increíbles para compartir el amor de Cristo a todo lo largo del Imperio Romano.

El gobernador romano Plinio Segundo le escribió en sus Epístolas X96 que los cristianos fueron personas que amaron la verdad a cualquier precio. Aunque él recibió órdenes para torturarlos y ejecutarlos por rehusarse a maldecir a Jesús, él estaba continuamente asombrado e impresionado con sus firmes compromisos “para no hacer ninguna acción taimada, para nunca más cometer cualquier fraude, robo, adulterio, para nunca más falsificar su palabra, para no negar una confianza cuando deberían ser solicitados para entregarla.” Por siglos, los cristianos verdaderos alrededor del mundo han presentado como ejemplos brillantes de los estándares de verdad y amor establecidos por Jesús de Nazaret.

El historiador Philip Schaff describió la influencia abrumadora que Jesús tuvo en la subsiguiente historia y cultura del mundo. “Este Jesús de Nazaret, sin dinero y ejércitos, conquistó más millones que Alejandro, César, Mohama, y Napoleón; Sin ciencia … él derrama más luz en cosas humanas y sagradas que todos los filósofos y todos estudiosos combinados; Sin la elocuencia de escuelas, él habló tales palabras de la vida como nunca fueron habladas antes o desde entonces, y produjeron efectos que descansan más allá del alcance de un orador o poeta; Sin escribir una línea sola, él puso en movimiento más plumas, y temas diversos para más sermones, discursos solemnes, debates, volúmenes aprendidos, obras de arte, y cánticos de alabanza que el ejército entero de los grandes hombres de tiempos antiguos y modernos.”

La Cristiandad del día Moderno

El poder de Cristo no conoce límite de tiempo o espacio. En nuestra propia edad, muchos escépticos han quedado convencidos a fondo lo mismo que sus primer contrapartes del siglo primero. Por ejemplo, Lew Wallace, un famoso general y un genio literario, fue un ateo conocido. Por dos años, Wallace estudió en las bibliotecas líderes de Europa y América, buscando información que por siempre destruiría al Cristianismo. Al escribir el segundo capítulo de un libro esbozando sus discusiones, él repentinamente se encontró de rodillas clamando a Jesús, “Mi Señor y mi Dios.”

Estando enfrentado por la prueba indisputable bien fundada, él ya no pudo negar que Jesucristo era el Hijo de Dios. Más tarde, Lew Wallace escribió el libro Bwn Hur, una de las máximas novelas inglesas alguna vez escritas respectivo al tiempo de Cristo.

De modo semejante, el difunto C.S. Lewis, profesor en la universidad de Oxford en Inglaterra, fue un agnóstico que negó la deidad de Cristo por años. Pero él, también, en honradez intelectual, se sometió a Jesús como su Señor y su Salvador después de estudiar la prueba abrumadora de su historicidad. Sobre los años, él escribió muchos libros para defender los ideales de la Cristiandad, incluyendo a Mera Cristiandad y Las Screwtape Letters.

Muchos otros hombres y mujeres en nuestro siglo han dedicado sus vidas a esparcir el mensaje cristiano, a menudo enfrentando tortura y muerte. Por ejemplo, uno de los líderes cristianos más ampliamente conocido de Rumanía, Richard Wurmbrand, pasó 14 años en prisión y fue repetidamente torturado para liderar la iglesia subterránea bajo el régimen comunista. Aun después de la presión internacional obtuvo su liberación de Rumanía, él continuó recibiendo amenazas de muerte del régimen comunista. Pero estos intentos en la intimidación no le silenciaron. Él se mantuvo públicamente propagando las buenas noticias de Cristo.

De modo semejante, en Corea, Joon Gon Kim, un líder cristiano bien conocido, presenció a su esposa y su padre siendo asesinados ante sus ojos por simpatizadores comunistas de su pueblo. Él mismo fue golpeado sin sentido y dado por muerto. Él sobrevivió la golpiza y le pidió a Dios para que le diera amor por  sus enemigos. Él eventualmente condujo a 30 comunistas a creer en Cristo, incluyendo a la persona responsable por la muerte de sus miembros familiares.

William y Katherine Booth, fundadores del Ejército de Salvación, creyeron que atendiendo a los pobres fue como atender a Cristo mismo. El movimiento que emprendieron enlistó los esfuerzos incansables de personas entusiastas que quisieron hacer una diferencia en el mundo alrededor de ellos.

Todos estos hombres y mujeres cristianos han encontrado realización y alegría en seguir las enseñanzas de Jesús. Fueron transformados cuando conocieron a Cristo y entregaron sus vidas por él. Cada uno de ellos ha hecho un impacto positivo en el mundo. Ellos se dan cuenta que el agnosticismo, el ateísmo, y el humanismo secular no proporcionan las respuestas verdaderas. El Cristianismo es todavía relevante para las necesidades del día de hoy.

Usted también puede tener el deseo de encontrar al Dios vivo y experimentar Su poder transformante. El deseo de Cristo es entrar en su vida y darle una esperanza viva a través de su mensaje del Reino.

Sal y Luz

 

Salero de cabeza metálica.Candelabro Rustico para pared se va en lo que quede  ¡ 1

 

Por Reimar Schultze

 

Cristo ofrece alegría extraordinaria a todo Cristiano.

 

“La esperanza de los justos es alegría; 
Mas la esperanza de los impíos perecerá”
(Prov. 10:28) 

 

“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombros. Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder” (Mateo :13-14).

 

Este pasaje viene del sermón en el monte. Específicamente, sigue inmediatamente después de las bienaventuranzas. En breve, si vivimos las bienaventuranzas, somos sol para la tierra y luces para el mundo. Si nosotros los cristianos no estamos viviendo las bienaventuranzas, somos como el mundo. No tenemos sabor ni luz. De esta forma Jesús introduce la cristiandad en su forma más simple pero poderosa.

 

Si no somos pobres en espíritu, si no lloramos por lo que Jesús llora, si no somos mansos, si no tenemos hambre ni sed de justicia, si no somos misericordiosos, limpios de corazón, ni pacificadores, y si no somos perseguidos por el mundo, Cristo no vive en nosotros y no tendremos ningún impacto en el mundo.

 

Los diez mandamientos tuvieron mucha gloria y poder bajo el Antiguo Testamento. En el mismo sentido, las bienaventuranzas tienen similar gloria y poder bajo el nuevo testamento. La vida de Jesús es el ejemplo supremo de las bienaventuranzas en acción. Las escrituras de los apóstoles son nada más que un llamado a vivir una vida en obediencia a las bienaventuranzas.

 

Uno de los problemas más grandes en la iglesia del primer siglo fue que dentro de una generación perdieron la visión de las bienaventuranzas. La iglesia si hizo mundana. Como lo dice Pablo, aún los cristianos con dones espirituales empezaron a actuar, pensar, y reaccionar como los hombres del mundo (1 Cor 3:3). Cuando la naturaleza vieja y carnal domina al cristiano, las bienaventuranzas no tienen lugar en su corazón. Pero cuando la nueva vida dada por Cristo domina, el cristiano vive las palabras del sermón en el monte y es sal y luz. Hablemos ahora de las características primarias de las bienaventuranzas.

 

I. Las Bienaventuranzas Son el Camino a la Felicidad

 

Hay nueve bienaventuranzas y el quinto capítulo de Mateo. Jesús vino a enseñarnos como vivir una vida alegre. ¿Esposo, no quisieras estar casado con una esposa alegre? ¿Esposa, imagina como sería vivir con un esposo alegre? ¿Padres, como es vivir con hijos siempre alegres? ¿Pastor, puedes imaginar un santuario lleno cada semana de personas alegres? Si el Espíritu Santo tiene control sobre nosotros, todos estaremos alegres. Así fue en la iglesia del primer siglo. La iglesia vivía con una actitud de alabanza, gozo, y abundante gratitud a pesar de la persecución y falta de lo material.

 

Jesús nos dio las bienaventuranzas porque quiere que seamos las personas más alegres del mundo. Pocas cosas atraen al hombre más que la alegría. Cuando el Espíritu Santo vino sobre los primeros creyentes, estaban tan alegres que el mundo pensaba que estaban emborrachados. Multitudes de personas conocieron a Cristo a causa de la alegría de los nuevos cristianos. No fueron atraídos por los programas de la iglesia, ni por la música, ni por pastores efectivos, ni por estudios bíblicos. Fueron atraídos por la alegría extraordinaria de los que creían en Jesús.

 

Consideremos el genio de las bienaventuranzas.

 

II. Las Bienaventuranzas Traen Alegría a Pesar de las Circunstancias Externas

 

Jesús ofreció una felicidad separada de las cosas del mundo. Te digo de nuevo, si sigues las instrucciones de las bienaventuranzas, las circunstancias físicas que te rodean no tendrán influencia sobre tus actitudes ni tus sentimientos.

 

Jesús nos dice aquí que si el hombre sigue las bienaventuranzas, puede ser tan alegre cuando tiene mucho como cuando tiene poco. El tamaño de su casa y la calidad de sus posesiones materiales no tienen ningún efecto sobre su alegría verdadera. Tampoco la cantidad de dinero que posee ni el carro que maneja tienen que ver con la alegría verdadera.

 

No puedes decir que no es cierto. He visto personas con gozo abundante que no tenían ninguna posesión material, sino lo tenían todo en Dios. No engañen a sus hijos enseñándoles que necesitan riquezas para ser felices. En Mateo 5, Jesús enseñó que solo la vida llena de él trae alegría verdadera.

 

He visto muchos cristianos perder su alegría al darse cuenta que sufrían de alguna enfermedad peligrosa. Si pierdes tu alegría cuando pierdes tus riquezas, o tu salud, o tus amigos, tu alegría fue alegría mundana. La alegría verdadera no se pierde a causa de circunstancias externas.

 

Un filósofo antiguo dijo una vez que si pudiera inventar algo en su mente de segura existía. Siguiendo esta filosofía podemos concluir que si concebimos a Dios en nuestra mente existe en verdad. También podemos concluir que la fuente de la juventud existe porque podemos imaginarla en nuestra mente. Es lógico que esta filosofía no es legítima pero Jesús y sus bienaventuranzas si los son.

 

La mayoría de cristianos quienes yo conozco solo alaban al Señor cuando han recibido bendiciones materiales. Dicen que son alegres en Dios. El problema es que también la mayoría de ellos pierden su alegría cuando sus posesiones materiales se agotan.

 

Tal vez piensas que es imposible ser alegre todo el tiempo, aun cuando pensamos que Dios no nos está bendiciendo. Deja de pensar que te encuentras solo. Dios está contigo y te ayudará a sentir y vivir la alegría verdadera. Aun en las circunstancias más terribles podrás dar gracias y adorar al Señor.

 

III. La Base de las Bienaventuranzas es la Pobreza en Espíritu.

 

“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:3).

 

Este es la base-las demás bienaventuranzas dependen de ella. Es la base de toda cristiandad. “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:6-8).

 

El primer paso que Jesús tomó hacia su encarnación fue humillarse, despojándose a sí mismo, y siendo como siervo. Es decir que este primer paso cumple el mandato de la primera bienaventuranza. Jesús se hizo pobre en espíritu. Como dice Pablo, “como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo” (I Cor 6:10). Una de las paradojas de cristiandad es que en el proceso de hacernos pobres, nos hacemos ricos.

 

Si nos despojamos a nosotros mismos y nos desatamos de las cosas mundanas, nos podemos atar a Dios y estar completamente dependiente de él. Por este proceso Dios puede proveer por cada una de nuestras necesidades. Si continuamos este proceso de vaciarnos del yo, las bendiciones del Señor serán continuas.

 

“Bienaventurados los pobres en espíritu.” Cuando entendemos y practicamos esta verdad somos como olor fragante y bendecimos a los que nos rodean. Las críticas y las quejas no tienen lugar en la vida de un pobre en espíritu. Si eliminamos estos malos hábitos, podemos vivir la primera bienaventuranza y por medio de ella difundir gozo. Si lo hacemos Dios nos promete el reino de los cielos.

 

IV. Las Siguientes Bienaventuranzas se Basan en la Primera: Pobreza de Espíritu

 

“Bienaventurados los que lloran.” Salmo 126:5 dice algo similar. “Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.” Cumplimos esta bienaventuranza cuando lloramos por lo que Cristo llora pero a la misma vez gozamos en su compañía.

 

“Bienaventurados los mansos.” Si vivimos esta bienaventuranza evitamos las palabras ofensivas.

 

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia.” Este tipo de hambre es para las cosas espirituales. Si satisfacemos nuestra hambre espiritual, el hambre para las cosas del mundo desaparecerá.

 

“Bienaventurados los misericordiosos.” Cuando misericordia llena el corazón, encontramos perdón para los que nos han maltratado.

 

“Bienaventurados los de limpio corazón.” Tener un corazón limpio es poseer una pureza divina. Los que conocen esta pureza podrán discernir la voluntad de Dios.

 

“Bienaventurados los pacificadores.” Si somos pacificadores, podemos trabajar y cooperar con nuestros colegas, vecinos, y amigos sin desacuerdos ni hostilidad.

 

“Bienaventurados los que padecen persecución por la causa de justicia, porque de ellos es el reino de los cielos…porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” Repito que si vivimos conformes a la voluntad de Dios estaremos en oposición total al mundo. Seremos odiados y perseguidos, pero recuerden que nuestro galardón nos espera en el cielo.

 

Es ahora, después de la bienaventuranzas, que Jesús dijo, “Vosotros sois la sal de la tierra…Vosotros sois la luz del mundo.” Es imperativo que nunca olvidemos este vínculo. La iglesia de hoy se encuentra débil e inefectiva porque ha perdido la visión de las bienaventuranzas. Toma tu cruz hoy y entrarás al reino del cielo por medio de la pobreza de espíritu. Así encontrarás la felicidad libre de las circunstancias externas. Serás la luz del mundo y la sal de la tierra.

 

 www.elevangeliodelreino.org

 

www.yeshuahamashiaj.org (Inglés y Español)

JESUCRISTO: EL REY DEL REINO DE LUZ QUE RIGIRÁ A TODAS LAS NACIONES

 Book of Revelation gift to us from Jesus Christ

Por Dr. Javier Rivas Martínez.

 

Cristo Jesús, la vara del tronco de Isaí (Is.11:1), el Hijo de David (Lc.1:32), el Hijo del Dios Altísimo (Mr.1:1; Lc.1:32)  que está sentado a la diestra del poder de Dios (Hech.7:55), el único mediador que existe entre Dios y los hombres (2 Tim.2:5), el Mesías Ungido que vendrá al mundo en gloria esplendorosa (Mr.13:26), en terrible ira para destruir a sus enemigos en la batalla de Armagedón (Ap.6:16; 16:16: cap.19), el que todo ojo terreno mirará majestuosamente, y los pueblos y naciones que le negaron harán lamentación por él (Ap.1:7), que habrá de sentarse  en el trono de David para juzgar a las naciones del mundo (Mt.25:31-33), para condenar a los rebeldes al evangelio e incrédulos que no conocieron a Dios (2 Ts.1:7-8), y por otra parte, para dar vida eterna (Jn.3:16; 17:3) a quienes lo oyeron y se sujetaron a la voluntad del Padre (Mt.7:21) y que por tal causa recibirán el Reino de luz, de paz, de justicia, de misericordia, de bendición, y de amor incalculable (Is.1:26; 4:2; 9:7; 11:1-10; 16:5; 35:1, 7-10; 61:3-11; Zac.8:12-13; Mt.25:34; Ap.20:6).

 

Cristo Dijo que era el camino, y la verdad y la vida, nunca sostuvo ser una alternativa religiosa para llegar al Padre y Dios (Jn.14:6), porque las que existen no proporcionan  salvación alguna (Hech.4:12). Quien  cree en Cristo, verá la vida, pero quien lo rechace su condenación será indefectiblemente segura (Jn.3:36).

 

Amigos que nos visitan y no conocen al único y verdadero  Redentor del mundo: Si creen en el Hijo de Dios como Señor y Salvador y creen además con sinceridad que Dios le levantó de los muertos, serán salvos. Sigan y amen a Dios y preparen sus vidas bajo los estatutos divinos de la Palabra Santa para que puedan ser merecedores  del Reino venidero que se establecerá en  la Tierra.

 

«Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad» (Mt.5:5).

 

«Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado» (Ro.10:8-11).

 

Amén.

 

LUZ ANTIGUA

 

Letal celeste de grandes penas,

Lucero Antiguo que Dios creó,

Protervo ente que impone reglas

De muerte y duda, de puro hedor.

 

Criatura blanca, azahar y estrella,

Querube insigne de gran honor,

Sirvió gustoso en la Alta Esfera,

Al Dios glorioso que tanto amó.

 

Ahora mora en esta Tierra,

Lanzado fue en rojo ardor

Del pulcro cielo con huestes secas,

Cayó maldito por el error.

 

El es el dios que mentes llena

De vana escoria y vil pasión,

El día viene, con él la quema

De aquel demonio que ruina dio.

 www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org  

JESUCRISTO: EL ÚNICO SALVADOR DE LOS HOMBRES

      ¡Lo que el Evangélico Ecumenista Billy Graham no cree! 

 

Jesus.jpg (67816 bytes)

 

Por Ing° Mario A Olcese (Apologista)

 

El Camino, la Verdad, y la Vida de los Hombres

Según la Biblia, la Palabra de Dios, Jesucristo es el Salvador del mundo. En diferentes pasajes de la Escritura, el Hijo de Dios es el ÚNICO camino hacia Dios, y la ÚNICA luz que ilumina al mundo. El mismo Jesús, el Cristo, dijo de sí mismo, lo siguiente: “Yo soy el CAMINO, y la VERDAD, y la VIDA; nadie viene al Padre, sino por Mí” (Juan 14:6).

 

¿Se imagina usted, amigo lector, cuán exclusivas son estas palabras de Jesucristo? Él está diciendo que es Único, pues es el CAMINO que conduce al Dios Padre. Es también la VERDAD, pues su doctrina es la doctrina de Su Padre Dios (Juan 7:16). Finalmente, él es la VIDA, y esto debido a que él tiene autoridad de Dios para darla AHORA a sus seguidores, y en la resurrección (Juan 5:28,29).

 

Ningún profeta “pre” o “post” Jesucristo habló así, con esa autoridad, ni tampoco hubo alguno que afirmara lo que Cristo dijo de sí mismo. Pero lo cierto es que para Cristo, ningún líder religioso poseía—- ni posee— la luz y la verdad que él trajo. Su doctrina es excepcional y diferente a las demás doctrinas religiosas no cristianas. Para Jesús, seguramente, los demás “iluminados” estaban en tinieblas y necesitaban de su luz. Es por eso que el mensaje de Jesús es para todo el mundo. Él vino para que su doctrina luminosa fuese predicada a todos los hombres del planeta (Mateo 24:14). Recordemos que muchos de los filósofos religiosos del oriente existieron antes que él, y no obstante, él afirma que es la verdadera y única luz que ilumina al mundo. Su mensaje también era para los orientales budistas, sintoístas, taoístas, hinduistas, y posteriormente, para los mahometanos o islámicos, por mencionar algunas religiones.

 

Hay quienes afirman que en “los años perdidos de Cristo”, Jesús estuvo en el oriente aprendiendo de las filosofías religiosas o místicas. Pero: ¿Por qué es tan diferente la doctrina cristiana de las demás religiones no cristianas? Casi todas las religiones orientales creen en la reencarnación, y no obstante, ni Jesús ni sus apóstoles la enseñaron, sino más bien, la resurrección de los muertos (Juan 5:28,29; Juan 11:25). Además, Jesús enseña que sólo hay UN Dios verdadero (Juan 17:3), en tanto que las religiones orientales enseñan una pluralidad de dioses con representaciones iconográficas a quienes dirigen sus oraciones. Sin embargo, y en contraste, Jesús enseña que sólo hay UN solo Mediador entre Dios y los hombres—¡Él mismo! (1 Timoteo 2:5).

 

La mayoría de las religiones orientales colocan a la mujer en un plano secundario o inferior al hombre. Ellas se convierten en las esclavas de sus maridos prácticamente. Pero Jesús dignifica a la mujer y la eleva al plano o nivel que le corresponde, como una compañera idónea del hombre, y a la cual se le debe cuidar como si fuera un vaso frágil. Ya la mujer no caminará detrás del marido sino a su lado. Cristo verdaderamente libera a la mujer y la coloca en un lugar de honor con el hombre. ¿Cómo, entonces, se atreven los ignorantes a afirmar que Cristo fue educado en el oriente? Bá, ¡abramos los ojos de una vez y por todas!

 

La Verdad hace Libres a los Hombres

 

Jesús dijo: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32). Sí, la verdad nos hace libres del pecado y del diablo. Siendo Jesús LA VERDAD, es lógico concluir que aquellos que no le creen ni le siguen andan en la mentira y en la esclavitud. Por ejemplo, la Biblia afirma que el pecado esclaviza. El Señor Jesús vino a abrirnos los ojos para que veamos nuestra situación pecaminosa, y para que nos rectifiquemos y logremos nuestra liberación del pecado. Los alcohólicos, los drogadictos, los sensuales, los pervertidos, los idólatras, etc., están, definitivamente, esclavos a sus pecados. Ellos creen que han logrado su “liberación” al hacer lo que les viene en gana. Pero Jesús afirma que aquel que practica el pecado es esclavo del pecado (Juan 8:34). Jesús dirá luego: “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” (Juan 8:36). Es claro que para Jesús, las otras religiones, y los otros “iluminados”, no liberan a nadie, sino sólo él. Es más, si no se sigue a Cristo—¡no se es libre!

 

No Hay Otro Nombre Dado a los Hombres en que Podamos ser Salvos

 

El apóstol Pedro, cuando se levantó para hacer una apología de su Señor, dijo: “Y en ningún otro hay salvación; PORQUE NO HAY OTRO NOMBRE BAJO EL CIELO, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12). Sí, sólo Jesucristo trae la salvación a los hombres según la doctrina apostólica. Los demás líderes religiosos jamás pretendieron redimir al hombre de sus pecados, y ninguno de ellos murió expiando las culpas ajenas. Por ejemplo, Confucio (Siglo VI AC), Lao Tsé (Siglo VI AC) estaban vigentes en el oriente cuando Cristo nació, pero sólo Jesucristo tuvo “la fórmula” para restaurar al hombre caído y moribundo a fin de conducirlo al camino que lleva al estado de perfección y felicidad duraderas. Sabemos que Buda murió anciano bajo la sombra de un frondoso árbol, sin morir por nadie. De igual modo, ninguno de los demás líderes de las religiones más importantes del mundo murieron trágicamente por nadie. Pero la muerte de Cristo sí tuvo un propósito, y ese fue el de redimirnos ante Dios (Juan 3:16; Romanos 5:8-10). Él pagó nuestras culpas con su muerte ignominiosa en la cruz.

 

Un Hombre sin Pecado y Sin Engaño 

 

Todos los hombres han pecado, pero Jesucristo fue un hombre perfecto y sin mácula. Él mismo retó  sus detractores a que le convencieran de que era un pecador, y nadie lo pudo hacer. Él les dijo con franqueza y muy directamente: “¿Quién de vosotros de redarguye de pecado?” (Juan 8:46). Y el apóstol Pedro pudo firmar de Jesús lo siguiente: “El cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca.” (1 Pedro 2:22). Y por su parte Pablo manifestó sobre Jesús: “…sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, PERO SIN PECADO.” (Hebreos 4:15).

 

¿Podemos imaginar a alguien sin pecado hoy? Sólo Jesús era un hombre perfecto y recto.

 

Jesús Significa Vida Eterna

 

El anhelo de todos los hombres es vivir eternamente con paz y amor. Jesús afirmó ser la única fuente de la vida eterna. También dijo: “…yo he venido para que tengan VIDA, y para que la tengan en ABUNDANCIA” (Juan 10:10). Él afirmó ser la RESURRECCIÓN y la VIDA, y el único que podrá levantar a los muertos de sus sepulcros para conducirlos a su reino en la tierra (Juan 5:28,29; 11:25).

 

Ningún líder religioso no cristiano afirmó tener el poder de dar vida venciendo a la muerte. Jesús resucitó de la tumba y con este magno suceso él pudo demostrar que era más que un líder religioso. Él demostró ser el Hijo de Dios.

 

También Jesús dijo: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene VIDA ETERNA; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24). Es claro, entonces, que el que tiene a Cristo y a su palabra en el corazón, y cree que Dios lo envió, ha pasado de la condición de muerte espiritual a vida espiritual, la cual se traducirá en vida eterna en el reino de Dios. A la vista de Dios, el pecador ya no está muerto en vida sino vivo y redimido de su condición moribunda por causa del pecado (1 Juan 3:14). Sin Cristo la humanidad está muerta, y sin esperanza. Por eso Cristo es exclusivista y único, capaz de dar eternidad a los mortales. Ni Mahoma, ni Confucio, ni Buda, ni Lao Tsé, ni ningún otro líder y pensador religioso puede ofrecer vida eterna, y de hecho nunca la ofrecieron a sus seguidores!

 

San Juan es claro al decir: “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida” (1 Juan 5:12).  Esto es definitivo, si el hombre tiene a Cristo, o es un cristiano consagrado, entonces tiene la vida. En caso contrario, está perdido.

 

Jesucristo y Dios Padre

 

¿Quién pudo decir como Jesús: “Yo y el Padre uno somos”? (Juan 10:30). Y Además, Jesús pudo decir: “…el que me ha visto a mi ha visto al Padre” (Juan 14:9). ¿Acaso no son estas palabras impresionantes e impactantes? ¿Acaso algún líder religioso pudo decir lo mismo?. Y además, ¿quién pudo decir como Jesús: “el que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió”? (Juan 5:23). También, ¿quién pudo decir: “Porque he descendido del cielo…”? (Juan 6:38). Sumado a lo anterior, Jesús dice: “Nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y a quien el Hijo quiera revelar.” (Mateo 11:27). Esto es interesante, pues para Jesús NINGÚN hombre conoce a Dios, sino sólo él. ¿Se imagina usted que para Jesús, incluso los líderes religiosos que vinieron antes que él no conocían a Dios? Buda no conocía a Dios, Confucio no conocía a Dios, Lao Tsé no conocía a Dios, etc. Sólo Cristo pudo revelar a Dios porque mantuvo una relación muy estrecha con Él (Juan 1:18).

 

La Autoridad de Jesucristo 

 

Jesucristo demostró realmente su autoridad, y entendiéndose por autoridad en este caso, la persona que está revestida con algún poder, mando o magistratura. Así, el apóstol Mateo dijo de Jesús: “Porque les enseñaba como quien tiene AUTORIDAD, y no como los escribas.” (Mateo 7:29). Pero la autoridad más extraordinaria que tenía Jesús era la de perdonar pecados. En una ocasión el Señor Jesús le dijo al paralítico de Capernaum: “Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre TIENE POTESTAD en la tierra para PERDONAR PECADOS.” (Mateo 2:10). Pero, ¿qué otro líder religioso pudo alguna vez decir que tenía esa misma autoridad para perdonar pecados? Y en otra ocasión Jesús manifiesta a los judíos que él tiene más autoridad que los antiguos líderes de Israel. Sus palabras son como siguen: “Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás…PERO YO OS DIGO que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable en el concilio…” (Mateo 5:21,22).

 

Jesucristo es el Profeta

 

¿Cómo era conocido Jesús por la gente de su época? “Y la gente decía: Este es Jesús EL PROFETA, de Nazaret de Galilea” (Mateo 21:11). Dos de los discípulos confesaron de Jesús lo siguiente: “De Jesús Nazareno, que fue varón profeta. Poderoso en obra y en palabra delante de Dios y del pueblo” (Lucas 24:19). Y Pedro dijo: “Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará PROFETA de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis en todas las cosas que os hable” (Hechos 3:22).

 

Sí, Jesús fue el Maestro y el Profeta. Él profetizó muchas cosas que ocurrieron al pie de la letra. Las profecías concernientes a su propia resurrección al tercer día, su regreso al Padre, la restauración del pueblo judío en su tierra, su segunda venida, y su reino milenario en la tierra, son sólo algunos ejemplos. ¿Qué profecías nos dejaron los otros profetas y maestros de las otras religiones? ¡Nada que sepamos!

 

Jesucristo es el Juez de Dios

 

Jesucristo ha sido designado o nombrado por Dios para ser el Juez del mundo. Nuevamente el apóstol Pedro dijo de Jesús: “Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero…y nos mandó a que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por JUEZ de vivos y muertos” (Hechos 10:39-42).

 

Jesús es el Juez de vivos y muertos, y el que tiene la autoridad de retribuir a cada hombre y mujer según haya sido su obra. Juan dice en el libro de las revelaciones de este modo: “He aquí que yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según haya sido su obra” (Apocalipsis 22:12). Y Jesús mismo dijo: “Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo” (Juan 5:22). Y el apóstol Pablo dice del Juez Jesucristo: “Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, POR AQUEL VARÓN a quien Dios designó, dando fe a todos de haberle levantado de los muertos” (Hechos 17:31).

 

El juicio de Dios vendrá sobre todos aquellos que no obedecen a la verdad,  a los que persisten en obrar la injusticia (Romanos 2:8). Aquellos, pues, que han resistido a Cristo y a su evangelio del reino no se salvarán (Romanos 1:16). Y es que el evangelio trae a la luz la vida y la inmortalidad para todos los que creen en él.

 

Jesús el Abogado

 

Las Sagradas Escrituras describen a Jesús como El Abogado y el Intercesor de los hombres ante Dios. El apóstol Juan dice del Señor Jesús, así: “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, ABOGADO tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo” (1 Juan 2:1). Y Pablo le dice al joven Timoteo: “Porque hay un solo Dios, y un solo MEDIADOR entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:5). Y a los romanos Pablo les dice: “¿Quién es el que nos condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.” (Romanos 8:34).

 

Notemos, como dijimos antes, que sólo Cristo es el único MEDIADOR, ABOGADO, e INTERCESOR de los hombres ante Dios. Aquí no se menciona a los santos o a la virgen María. Tampoco se menciona a Mahoma, Confucio, Buda, Lao Tsé, o cualquier otro líder religioso. Solamente Cristo es el único que puede entender al hombre y presentarlo ante Su Padre, pues él se compadece de nuestras debilidades (Hebreos 4:15).

 

La Presencia de Cristo en sus Fieles

 

Si bien es cierto que Cristo está ausente en cuerpo, lo está en espíritu con su iglesia, y en medio de sus fieles. Jesús dijo: “Porque donde hay dos o más reunidos en mi nombre, allí ESTOY YO EN MEDIO DE ELLOS” (Mateo 18:20). Y en su epístola a los Gálatas, el apóstol Pablo dice: “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba Padre!” (Gálatas 4:6). Este es un gran misterio por cierto. El espíritu de Cristo está en los corazones de los fieles. Jesús, después de resucitar, da a sus discípulos la gran comisión, y les dice: “…Y he aquí YO ESTOY CON VOSOTROS TODOS LOS DÍAS , hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).

 

Sí, Cristo está ausente en cuerpo, pero presente en espíritu con su iglesia fiel. Él vela por cada uno de sus seguidores y escucha sus plegarias como Abogado fiel. Sin duda, ningún otro líder religioso pudo asegurar semejante cosa para después de su muerte. Este es un legado extraordinario y único de Jesucristo.

 

Jesucristo, la Razón de vivir

 

Muchos seres humanos se pierden en las drogas, el alcohol, y otros vicios, porque sencillamente NO encuentran el verdadero sabor de la vida. Quieren escapar de la dura realidad entorpeciendo sus sentidos, pero Pablo tiene el “secreto” revelado por Jesús de la dicha y la felicidad verdaderas. Veamos sus palabras: “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir ganancia” (Filipenses 1:21). Sí, Pablo había experimentado el cambio de su vida en Cristo. Él sabía que el verdadero sentido de la vida está en vivir para Cristo y su causa. Recordemos que Jesús les dijo a sus discípulos: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

 

Efectivamente, Cristo vino a darnos propósito a nuestras vidas, y una buena razón para dedicarlas a él. En Romanos 15:13 Pablo les dice a los creyentes de Roma, lo que sigue: “Y el Dios de esperanza os LLENE DE GOZO Y PAZ en el CREER, para que abundéis en ESPERANZA por el poder del Espíritu Santo”.          

 

¿Nos damos cuenta cómo se obtiene el gozo y la paz? Es por el CREER en Cristo y sus promesas. Cuando un hombre acepta a Cristo y cree en sus promesas, llega a tener un propósito para su vida, y una esperanza de un futuro glorioso si es fiel hasta la muerte. Los hombres ateos no tienen una esperanza y no tienen una razón para vivir, y son desdichados y amargados. No es de extrañar que muchos se quiten la vida finalmente. Por eso Pablo pudo decir con verdad: “La vida del hombre NO consiste en la abundancia de bienes que posee” (Lucas 12:15). Entonces es claro que la felicidad del hombre no proviene de las cosas materiales en abundancia. “Los ricos también lloran” se titulaba una novela mejicana, y es muy cierto ese dicho. El apóstol Pablo le dijo al joven Timoteo: “Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1 Timoteo 6:10).

 

Jesucristo: El Deseado de los Pueblos

 

Cuando el profeta Hageo profetiza sobre Cristo y su reino milenario, dice por inspiración divina lo siguiente: “Y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el DESEADO DE TODAS LAS NACIONES, y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Hageo 2:7).

 

Jesús el Cristo es el líder ideal deseado por todos los pueblos de la tierra. Su misión será gobernar este mundo para implantar la paz y la justicia deseadas todos los pueblos de la tierra. Al volver al mundo, él inaugurará una era de paz por mil años (Apocalipsis 20:1,3). Será verdaderamente una “nueva tierra” (2 Pedro 3:13,14). El profeta Isaías predijo esa era ideal cuando dice: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de su imperio y de la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto” (Isaías 9:6,7).

 

También el profeta Miqueas dice del gobierno mundial y milenario de Cristo, así: “Y él juzgará ENTRE muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra.” (Miqueas 4:1-4).

 

Sí, el fiel Abraham, por la fe, pudo vislumbrar los días de gloria de su descendiente Jesucristo. Él se gozó, 2,000 años antes de que naciera el Mesías, de “ver” aquellos años de gloria de su hijo o descendiente y de la otra simiente adoptada—¡La iglesia! (Gálatas 3:16,29).

 

Como vemos, Jesús es el hombre que Dios ha levantado para cambiar el curso caótico del mundo y darnos un futuro brillante y glorioso en esta misma tierra. Él dijo a sus seguidores leales: “Los mansos heredarán la tierra” (Mateo 5:5). Y también les enseñó a que pidieran: “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Mateo 6:10).

 

Jesús Nació para ser Rey

 

“Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad.” (Juan 18:37). Si amigos, Jesús nació para ser Rey. En Lucas 19:12 Jesús se refiere a sí mismo como un “hombre noble”. San Mateo comienza su evangelio diciendo que Jesucristo es el descendiente del rey David (Mateo 1:1). Y a sus discípulos Jesús les promete un lugar de honor en su reino (Lucas 22:28-30). Y en Mateo 25:31,34 Jesús habla de él mismo como el rey que volverá a la tierra para recoger a sus escogidos y conducirlos a su reino milenario en Jerusalén (Mateo 5:33-35). Un rey tiene súbditos, territorio, y leyes. Jesús es el Rey que tiene súbditos de todo el mundo habitado. Él reinará sobre todas las naciones, y sobre sus enemigos, los cuales harán su voluntad, de no hacerlo, les irá mal..

 

Jesús, el Maestro y Señor de los Creyentes

 

Jesús dijo: “Vosotros me llamáis MAESTRO  y SEÑOR; y decís bien, PORQUE LO SOY” (Juan 13:13). Es claro que Jesús fue y es un Maestro singular, ya que sus doctrinas no se encuentran en ningún otro lugar salvo en la Biblia. Y él es Señor porque goza del señorío y de la honra en el mundo entero. Su mensaje ha calado hondamente en la historia de la civilización en la era cristiana. Su mensaje ha transformado vidas, la sociedad humana; ha humanizado a los hombres con conceptos de altruismo, solidaridad, y compasión. Los asilos, los orfanatos, los hospitales, las escuelas, etc., son fruto de su doctrina de amor y servicio por de los demás.

 

Es claro que las enseñanzas de Jesús son revolucionarias y divinas, pues cambian a los hombres radicalmente. Delincuentes se vuelven honestos, los homosexuales se convierten en heterosexuales, y se casan para procrear hijos y establecer un hogar normal y correctamente fundamentado. Los ateos se convierten en creyentes; los resentidos, en tolerantes y comprensivos; los violentos, en pacifistas; los adúlteros, en monógamos; los fatuos, en sabios y prudentes; los acomplejados, en hombres seguros y confiados. En fin, podemos señalar muchos otros ejemplos, pero éstos son más que suficientes, sin duda, para demostrar el poder transformador de las Palabras de Cristo (2 Timoteo 3:16,17; Lucas 24:19).

 

Jesús y Su Vida Predichos en la Biblia

 

Una de las cosas que hace singular a Jesucristo es el hecho de que él cumplió—y seguirá cumpliendo— todas las profecías mesiánicas sobre su persona, las cuales fueron predichas cientos y hasta miles de años antes de su nacimiento en Belén. Y cuando él aparece en la historia, sus partidarios le preguntan: “¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro”? (Mateo 11:3). Más adelante Jesús mismo les revelará: “que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mi en la ley de Moisés, en los profetas, y en los salmos.” (Lucas 24:44).

 

Ahora bien, una de las más notables profecías concernientes a su persona es la que aparece en Daniel 9:24-26. Esta profecía del A.T prueba contundentemente que Jesús era (…y es) una persona singular, única, y sobresaliente. Ésta es conocida como la PROFECÍA DE LAS SETENTA SEMANAS. Daniel la recibió directamente del ángel Gabriel. Ella revela la futura historia del pueblo de Israel, e incluso el momento exacto de la venida del Mesías prometido. Admitiendo algún error posible por nuestro actual sistema cronológico (Jesús nació alrededor del año 5 AC) y la posible utilización de un año profético de 360 días en lugar de nuestro actual año solar, es exacto que el periodo culminó alrededor del tiempo del ministerio público de Cristo. En realidad, Sir Robert Anderson y otros han demostrado que, permitiendo algunas suposiciones razonables, el cumplimiento de la profecía se realizó en el día exacto en que Cristo por primera vez aceptó y estimuló su reconocimiento como rey de Israel, el día de la así llamada “entrada triunfal” en Jerusalén, una semana antes de su rechazamiento y crucifixión.

 

La profecía también predijo que “se le quitaría la vida al Mesías”, y no por sí. Es decir, sería rechazado por los israelitas como su Rey; y eso, según sabemos, es lo que ocurrió. Otras partes de esta gran profecía no se han cumplido aún, pues esperan su cumplimiento cuando Cristo regrese al mundo en persona para establecer su reino milenario en la tierra.

 

Hay más profecías relacionadas con su vida, tal vez no tan sorprendentes, pero sí igualmente milagrosas. Su nacimiento virginal fue predicho en Isaías 7:14. Su pueblo natal está predicho en Miqueas 5:2. Su entrada triunfal y pública en Jerusalén en un asno está predicha en Zacarías 9:9,10. Su traición por 30 piezas de plata en Zacarías 11:12,13. Su agonía en la cruz está predicha en el Salmo 22 e Isaías 53.

 

Creo que hay mucho más que decir de Jesucristo, pero lo expuesto es más que suficiente para que el lector crea que Jesús fue realmente el enviado de Dios al mundo. Es también suficiente para saber que fuera de él es imposible alcanzar la salvación. Es un hecho que es vital decidirse por Cristo para lograr la vida eterna en su reino. Caminar por otros rumbos sólo producirá tristeza y decepción. Jesús desea que la gente le crea como el enviado de Dios, y que su mensaje es la voluntad de Dios para con los hombres.

 

Su sacrificio expiatorio en la cruz no tuvo parangón. Él murió para pagar el precio por nuestros delitos y pecados. Él canceló nuestras deudas ante el Padre, y nos abrió el camino para recobrar nuestro estado original de perfección, longevidad indefinida, y la armonía con él. Jesús es el Unigénito de Dios que se presentó como hombre de una virgen. Él dijo que probó ser más que cualquier otro hombre o profeta de las religiones existentes. Él demostró tener poder y autoridad sobre hombres y cosas. Demostró que podía perdonar pecados, resucitar muertos, curar las enfermedades, expulsar demonios, convertir el agua en vino exquisito, y finalmente, resucitar de los muertos, y regresar al Padre, ascendiendo al cielo ante muchos testigos oculares. 

 

                           —————-