LAS MATEMÁTICAS MÍSTICAS: EL PODER DE LA CRUZ

 

Las matemáticas místicas, es aquella que demuestra el poder de la Cruz a través de las matemáticas

 

Solo a través de las matemáticas, se puede hacer una demostración empírica de que todo tiene su parte de esencia mística, por ejemplo, en el hombre seria su alma.

 

Las matemáticas místicas es un método de cálculo en el que se puede verificar que tras los números existe una mente prodigiosa, es decir, que la ciencia demuestra la existencia de Dios.

 

El autor del descubrimiento asegura con su corazón católico, que tras descubrir estas matemáticas, puede contemplar el sol durante un tiempo indefinido y no quedarse ciego.  La revelación que va a ver continuación es un nuevo acto de la infinita Misericordia de Dios .

SUMA

7 8 9
4 5 6
1
2 3

8 + 5 + 2 = 15

4 + 5 + 6 = 15

Dado que en la matriz dada existen dos cruces:

7 8 9
4 5 6
1 2 3

7 + 5 + 3 =
15

1 + 5 + 9 =
15

También se puede ejecutar de la siguiente manera:

7 8 9
4 5 6
1 2 3

852 + 258 = 1110

456 + 654 =
1110

En la cruz inversa tendremos:

7 8 9
4 5 6
1 2 3

753 +357 =
1110

159 +951 =
1110

Conclusión

Se observa que obtenemos resultados coincidentes

RESTA

7 8 9
4 5 6
1 2 3

8 – 5 – 2 = 1
2 – 5 – 8 = -11

1 + (-11) = – 10

4 – 5 – 6 = – 7
6 – 5 – 4 = -3

-7 + ( -3) = – 10

En la cruz inversa tendremos :

7 8 9
4 5 6
1 2 3

7 – 5 – 3 = – 1
3 – 5 – 7 = – 9

-1 + ( – 9 ) = – 10

1 – 5 – 9 = – 13
9 – 5 – 1 = 3

– 13 + ( 3 ) = – 10

Conclusión:

Se observa que obtenemos resultados coincidentes

DIVISION

7 8 9
4 5 6
1 2 3

852 / 360 = 2,3666
258 / 360 = 0,71666

2,3666 + 0,71666 = 3,08333

456 / 360 = 1,2666
654 / 360 = 1,81666

1,2666 + 1,81666 = 3,08333

En la cruz inversa tendremos :

7 8 9
4 5 6
1 2 3

753 / 360 = 2,091666
357 / 360 = 0,991666

2,091666 + 0,991666 = 3,08333

159 / 360 = 0,441666
951 / 360 = 2,641666

0,441666 + 2,641666 = 3,08333

Conclusión :

Se obeserva que obtenemos resultados coincidentes

MATRICES

7 8 9 7 8 9 7 8 9
4 5 6 4
5 6 4 5 6
1 2 3 1
2 3 1 2 3
7 8 9 7
8 9 7 8 9
4 5 6 4 5 6 4 5 6
1 2 3 1 2 3 1 2 3
7 8 9 7
8 9 7 8 9
4 5 6 4
5 6 4 5 6
1 2 3 1
2 3 1 2 3

852852852 + 258258258 = 1111111110
456456456 + 654654654 =
1111111110

7 8 9 7 8 9 7 8 9
4
5 6 4 5 6 4 5 6
1 2
3 1 2 3 1 2 3
7 8 9
7 8 9 7 8 9
4 5 6 4
5 6 4 5 6
1 2 3
1 2 3 1 2 3
7 8
9 7 8 9 7 8 9
4
5 6 4 5 6 4 5 6
1 2 3 1 2 3 1 2 3

753753753 + 357357357 = 1111111110
951951951 + 159159159 =
1111111110

Conclusión :


Se observa que obtenemos resultados coincidentes


¿Cree usted que lo que ha visto hasta ahora es fruto del azar, sin considerar aun el poder de la Cruz ? Dispongamos otro orden numérico, colocando los números de nuevo, con un orden trío, es decir simétricamente.


SUMA
1
2 3
1 2 3
1 2 3

2 + 2 + 2 = 6

1 + 2 + 3 =
6

Dado que en la matriz dada existen dos cruces:

1 2 3
1
2 3
1 2 3

1 + 2 + 3 = 6

1 + 2 + 3 =
6

Otro ejemplo:

SUMA

4 5 6
4 5 6
4 5 6

5 + 5 + 5 = 15

4 + 5 + 6 =
15


Dado que en la matriz dada existen dos cruces:

4 5 6
4 5 7
4 5 6

4 + 5 + 6 = 15

1 + 2 + 3 =
15

Otro ejemplo:


SUMA

7 8 9
7 8 9
7 8 9

8 + 8 + 8 = 24

7 + 8 + 9 =
24

Dado que en la matriz dada existen dos cruces:

7 8 9
7
8 9
7 8 9

7 +8 + 9 =
24

9 + 8 + 7 =
24

También se puede ejecutar de la siguiente manera:

SUMA

1 2 3
1 2 3
1 2 3

222 + 222 = 444

123 + 321 =
444

Dado que en la matriz dada existen dos cruces:

1 2 3
1
2 3
1 2
3

123 + 321 =
444

321 + 123 =
444

SUMA

4 5 6
4 5 6
4 5 6

555 + 555 = 1110

456 + 654 =
1110

Dado que en la matriz dada existen dos cruces:

4 5 6
4
5 7
4 5 6

456 + 654 =
1110

654 + 456 =
1110

SUMA

7 8 9
7 8 9
7 8 9

888 + 888 = 1776

789 + 987 =
1776

Dado que en la matriz dada existen dos cruces:

7 8 9
7 8 9
7 8 9

789 + 987 = 1776

987 + 789 =
1776

 


El poder de la Cruz es infalible hasta donde reina el caos, siendo en este caso en las matemáticas.

El hombre habla de caos por falta de una visión humilde a lo que le rodea.
Es aquí donde se demuestra que el caos ha sido y es algo aparente, pues sin ninguna duda el orden prevalece o es prioritario, quedando claro a continuación.


SUMA

1 3 5
7 9 2
4 6 8

3 + 9 + 6 = 18

7 + 9 + 2 =
18

Dado que en la matriz dada existen dos cruces:

1 3 5
7 9 2
4 6 8

1 + 9 + 8 = 18

4 + 9 + 5 =
18

 

Otro ejemplo:

SUMA

2 8 5
4 1 7
6 3 9

8 + 1 + 3 = 12

4 + 1 + 7 = 12


Dado que en la matriz dada existen dos cruces:


2 8 5
4
1 7
6 3 9

2 + 1 + 9 =
12

6 + 1 + 5 =
12

También se puede ejecutar de la siguiente manera:

SUMA

1 3 5
7 9 2
4 6 8

396 + 693 = 1089

792 + 297 =
1089


Dado que en la matriz dada existen dos cruces:

1 3 5
7
9 2
4 6 8

198 + 891 =
1089

495 + 594 =
1089


SUMA

2 8 5
4 1 7
6 3 9

813 + 318 = 1131

417 + 714 =
1131

Dado que en la matriz dada existen dos cruces:

2 8 5
4 1 7
6 3 9

219 + 912 =
1131

615 + 516 = 1131

 

Conclusión final:

 

Esto es lo que ocurre, por ejemplo, a. J. Monod cuando pretende explicar la evolución por mutaciones genéticas que ocurren al azar. Aparte de que la ciencia no conoce mutaciones genéticas que cambien de especie, recurrir al azar es hacer filosofía, y mala filosofía. De azar se podría hablar cuando se trata de un orden convencional: el orden alfabético, por ejemplo. Si echamos al aire las 28 letras del alfabeto, cabe la posibilidad, al menos teórica, de que salgan ordenadas. Pero esto no vale cuando se trata de un orden objetivo, que es aquel del que requiere un proyecto previo, requiriendo elementos dispares como el hidrogeno, oxígeno, etc, para la formación de la vista por ejemplo. En todo caso, la ciencia podría un día explicar cómo ha tenido lugar la evolución, buscando cómo se han desarrollado las mutaciones genéticas y qué leyes las han presidido. Lo que no podrá nunca explicar el científico es por qué existe el orden en lugar del caos. Con estas reflexiones llegamos a la conclusión de que la casualidad como ausencia de causa no existe. Pongamos un ejemplo: salgo de casa a las doce de la mañana y me cae una teja y digo: ¡qué casualidad, esta teja tenía que caer a las doce! Sin embargo, esta teja no ha caído por casualidad, ha caído porque tenía tales centímetros fuera del alero, porque estaba suelta y porque ha soplado viento de determinada intensidad. Sencillamente ha habido unas causas que en ese momento yo desconocía y por ello hablo de casualidad. De ahí que el prestigioso matemático, físico, astrónomo, científico teórico y filósofo de la ciencia, Jules Henri Poincaré, decía bien al observar que la casualidad es el nombre que le damos a nuestra ignorancia.

 

Padre J.A.Sayes