JESÚS NO SE DERIVA DE ZEUS, COMO TAMPOCO SAMURÁI DE SAMARIA

¿Cuál es el nombre original hebreo para Jesús? ¿Y es cierto que el nombre de Jesús es realmente una corrupción Pagana del nombre de Zeus?

Estoy continuamente sorprendido por la cantidad de personas escriben a nuestro ministerio y nos hacen preguntas como ésta, que entró en la semana pasada: “Algunos cristianos dicen que tenemos que utilizar el nombre hebreo, Yashúa. Dicen que invocando el nombre de Jesús se pide a Zeus. Que Jesús es un nombre disfraz de Satanás. ¿Qué respuestas tenemos para esto? ¿Dónde y cómo podemos probar que el nombre de Jesús es correcto tanto para su traducción como para su pronunciación al español? “

El nombre original hebreo-arameo de Jesús es yeshu’a, que es la abreviatura de yehōshu’a (Josué), al igual que Toño es la abreviatura de Antonio. El nombre yeshu’a ocurre 27 veces en las Escrituras Hebreas, refiriéndose principalmente al alto sacerdote después del exilio babilónico, llamado tanto yehōshu’a (véase, por ejemplo, Zacarías 3: 3) y, más frecuentemente, yeshu’a (véase, por ejemplo, Esdras 3: 2). Así, el nombre de Yeshua no era inusual; de hecho, hasta cinco hombres diferentes tenían ese nombre en el Antiguo Testamento. Y así es como ese nombre llegó a ser “Jesús” en español: En pocas palabras, esta es la historia etimológica del nombre Jesús: el yeshu’a hebreo / arameo se convirtió en el griego Iēsous, entonces el Iesus Latino, pasando al alemán y luego, en última instancia, en español, como Jesús.

¿Por qué entonces algunas personas se refieren a Jesús como Yahshua? No hay absolutamente ningún apoyo para esta pronunciación-ninguno en absoluto, y lo digo como alguien que tiene un Ph.D. en las lenguas semíticas. Mi conjetura es que algunas personas celosas, pero lingüísticamente ignorantes, pensaban que el nombre de Yahvé debe haber sido una parte más abierta del nombre de nuestro Salvador, por lo tanto Yahshúa en lugar de Yeshúa, pero de nuevo, no hay apoyo de ningún tipo para esta teoría.

La Biblia hebrea tiene yeshu’a; cuando los autores de la Septuaginta traducen este nombre en griego, lo tradujeron como Іησους (Iēsous, sin ninguna pista de yah al comienzo del nombre); y lo mismo puede decirse de los traductores Peshitta cuando traducen el nombre de Yeshua al siríaco (parte de la familia de la lengua aramea). Todo esto es consistente y claro: La forma original del nombre de Jesús es yeshu’a, y no hay ningún nombre como yahshu’a (o, yahushua o similares).

¿Qué hay de la supuesta conexión entre el nombre de Jesús (griego Iēsous) y Zeus? Esta es una de las afirmaciones más ridículas que se ha hecho nunca, pero que ha recibido más circulación en los últimos años (Internet es una increíble herramienta de desinformación), y hay algunos creyentes que sienten que no sólo es preferible utilizar el nombre original hebreo / arameo Yeshua, sino que no es correcto utilizar el nombre de Jesús. Debido a esto, vamos a examinar brevemente este reclamo y exponer las falacias que sustentan.

Según el finado A.B Traina en su Biblia Santo Nombre, “El nombre del Hijo, Yahshua, ha sido sustituido por Jesús, Iesus, y Ea-Zeus (Healing Zeus).”

En esta frase corta, dos mitos completos se presentan como hechos: En primer lugar, no hay un nombre como Yahshua (como acabamos de explicar), y en segundo lugar, no hay conexión alguna entre la Iēsous nombre griego (o el nombre español Jesús) y el nombre de Zeus. Absolutamente ninguna! Es lo mismo que argumentar que Tiger Woods es el nombre de un tigre de la selva infestada de tigres en la India. Lo mismo pasa a tratar de conectar el nombre de Jesús al dios pagano Zeus. Es que es absurdo, y que se basa en una seria ignorancia lingüística de los personas. Si insistimos en este nombre, entonces Jehová viene de  Javán de los Griegos.

He aquí otra declaración igualmente absurda que hacen los defensores del nombre restaurado Yeshúa del Mesías, presten atención:

Básicamente, para que sea sencillo, “Jesús” es una muy mala traducción romana del latín, que fue también mal traducido del griego, que de ninguna manera se parece a su nombre hebreo, “Yahushua.” ¡Menos mal! captaste todo eso? Por otra parte, según la Enciclopedia Británica, el nombre Ieusus (Jesús) es una combinación de 2 deidades míticas, IEU y SUS (ZEUS, un dios griego). En las mitologías gnósticas y griegas en realidad son una y la misma deidad pagana. Por lo tanto, parece que el nombre “Jesús” tiene algunos orígenes paganos documentados. Eso no es bueno! Para ser justos, algunos creyentes mesiánicos no están de acuerdo y afirman que no hay evidencia definitiva para conectar a “Jesús” a “Zeus”. Sin embargo, no estoy de acuerdo con ellos. (http://www.wwyd.org/)

La respuesta a esta declaración es bastante simple: Sabemos que el nombre jESÚS Iēsous venía de la Septuaginta judía! En otras palabras, esto no era una tardía corrupción pagana del nombre del Salvador; más bien, era la manera griega natural de TRADUCIR el nombre hebreo / arameo Yeshua, al menos, dos siglos antes de su nacimiento, y es la forma del nombre que se encuentra en más de 5.000 manuscritos griegos del Nuevo Testamento. Esto está diciendo algo! El nombre Iēsous también se encuentra en los escritos griegos fuera del Nuevo Testamento y que data de ese mismo período de tiempo general.

Aunque se afirma que la Enciclopedia Británica dice que “el nombre Ieusus (Jesús) es una combinación de 2 deidades míticas, IEU y SUS (ZEUS, un dios griego)” en realidad no dice tal cosa. Esta es una fabricación completa, intencional o no. En resumen, como un creyente judío una vez dijo, “Jesús está tan relacionado a Zeus como los samuráis con los samaritanos

Hay casos donde sí se sabe que algunos nombres de cristianos provenían de dioses paganos, tal como el judío Apolos de la Biblia, cuyo nombre proviene del dios Griego Apolo. ¿Pero pensó el fiel judío cristiano “Apolos” cambiarse de nombre dado que éste se deriva del dios Griego Apolo?¿Acaso la Escritura no lo menciona a éste Judío fiel como Apolos sin ningún intento de cambiarlo por otro nombre que sea Judío?

Desafortunadamente, algunos maestros populares continúan defendiendo la conexión Jesús-Zeus, y muchos creyentes siguen las enseñanzas de la pseudo-erudición como una “nueva revelación”. No sólo están estas enseñanzas y prácticas llenas de error, sino que uno no se beneficia en lo más mínimo. Así, a cada creyente de habla española le digo: No se avergüence de utilizar el nombre de JESUS! Esa es la forma correcta de decir su nombre en español-al igual que Miguel es el camino correcto para decir el nombre hebreo mi-kha-el y Moisés es la forma en correcta en español para decir el nombre hebreo moshéh. Ora en el nombre de Jesús, reverencia en el nombre de Jesús, y da testimonio en el nombre de Jesús. Y para aquellos que quieren relacionarse con la condición judía del Mesías, entonces refiéranse a él por su nombre original Yeshua y no Yahshua o Yahushua-recordando que el poder del nombre no está en su pronunciación, sino en la persona a quien se refiere, nuestro Señor y Redentor y Rey.

– Ver más en: http://askdrbrown.org/portfolio/what-is-the-original-hebrew-name-for-jesus-and-is-it-true-that-the-name-jesus-is-really-a-pagan-corruption-of-the-name-zeus/#sthash.I2KLIT21.dpuf

EL MITO DE LA DOCTRINA EFRAIMITA O DE LAS DOS CASAS REUNIDAS

La doctrina Eframita, también conocida como las dos Casas, promueve que el Reino del Norte de Israel [ las 10 Tribus perdidas] es la casa “perdida” de Israel esparcida por todo el mundo. La Casa de Israel es más comúnmente conocida como Efraín, que tuvo lugar de José como una tribu junto con Manasés. La premisa es que Efraín es como la arena del mar y, por tanto, los que tienen un amor de volver a guardar la Ley Mosaica son realmente las tribus “perdidas” de Efraín. Las Escrituras en el Antiguo Testamento que apuntan a Efraín como que tiene una herencia en la tierra de Israel es el tema central en esta posición doctrinal.

  1. Esta doctrina no es nueva. Se difundió por primera vez como el llamado israelismo británicoy también identidad cristiana, en la que se creía que las tribus perdidas terminaron en Gran Bretaña, y las naciones anglosajonas. La doctrina de las Dos Casas / Efraín es más que otra variación del tema central de las tribus “perdidas” que es reconocida por un grupo selecto de personas como su propia “genealogía” [pero oculta hasta que uno llega a ser observante de la Torá]. Los Efraimitas de las Dos casas también creen que tienen una justa participación en la herencia de la tierra en Israel y si su “hermana”, la Casa de Judá [los Judíos], los reconocen y aceptan [ya que todas juntas practicarán la Toráh, trayendo así a las dos Casas juntas – la Casa de Israel / José / Efraín /o el Reino del Norte con la Casa de Judá o Reino del Sur], esto completaría el requisito necesario para marcar el comienzo del regreso del Mesías.

Los Judíos se consideran a sí mismos como que son todas las tribus reunidas en una sola, es decir, como Israel. Ellos no designan afiliación tribal distinta aparte de la levítica para un futuro tercer templo.

Efraín no se menciona en el Nuevo Testamento sino sólo como una ciudad. También no se encuentra en Apocalipsis 7, al igual que la tribu de Dan. Los efraimitas hoy tratan de forzar una afiliación tribal en la tribu de José que se menciona en el texto. Sin embargo; claramente dice José, no Efraín. Dios no está confundido: La tribu de Manasés tiene 12000, la tribu de José tiene 12000. No hay 12000 perdidos que se asignará a Efraín. Tampoco hay ninguna asignada a Dan. Tanto Efraín y Dan se rebelaron contra Dios y fueron destituidos para ser un pueblo por su idolatría y la construcción de ídolos dentro de sus ciudades.

Las promesas de Efraín en el Antiguo Testamento estaban supeditadas a su regreso a Dios y a sus mandamientos, requisitos que ellos no estuvieron dispuestos a cumplir, por eso fueron destruidos. El remanente que se mantuvo fiel a Dios vivió en Judá, al igual que el resto de todas las tribus.

Vemos que incluso durante la época del reinado de Roboam los de todas las tribus de Israel se unieron ellos mismos a Judá.

2 Crónicas 11:16 Aquellos de entre todas las tribus de Israel que habían resuelto en su corazón buscar al Señor, Dios de Israel, los siguieron[a] a Jerusalén para sacrificar al Señor, Dios de sus padres.

2 Crónicas 15: 9 Y reunió a todo Judá y Benjamín y a los de Efraín, Manasés y Simeón que residían con ellos, porque muchos de Israel se pasaron a él cuando vieron que el Señor su Dios estaba con él.

Durante la deportación de las diez tribus, algunos de ellas fueron dejados atrás, se casaron con los asirios y se convirtieron en los samaritanos. Ellos no se han olvidado quiénes son después de más de 2.000 años transcurridos.

En la época de Esdras y Nehemías, los de las tribus que habían sido esparcidos a Asiria y Babilonia que deseaban regresar lo hicieron.

Esdras 2:70 Y los sacerdotes y los levitas, y algunas de las personas, y los cantores, y los porteros y los sirvientes del templo, habitaron en sus ciudades, y todo Israel en sus ciudades.

Esdras 6:16 Y los hijos de Israel , los sacerdotes y los levitas, y el resto de los hijos de la cautividad , hicieron la dedicación de esta casa de Dios con gozo, Esdras 6:21  Comieron la Pascua los hijos de Israel que habían vuelto del destierro y todos aquellos que se habían apartado de la impureza de las naciones de la tierra para unirse a ellos, para buscar al Señor, Dios de Israel, Nehemías 5: 8  Y les dije: Nosotros, conforme a nuestras posibilidades, hemos redimido[a] a nuestros hermanos judíos que fueron vendidos a las naciones; y ahora, ¿venderéis a vuestros hermanos para que sean vendidos a nosotros? Entonces se quedaron callados y no hallaron respuesta[b].

Después del exilio de ambos reinos, y tras el regreso de Babilonia, le siguió un retorno de los exiliados como uno, no dos reinos. Note que Nehemías hace referencia a los que habían sido vendidos a las naciones, no sólo Babilonia. Cuando Babilonia cayó ante Persia, todo el imperio que había estado anteriormente bajo los asirios también cayó bajo Ciro. Por lo tanto, no sólo los exiliados a Babilonia regresaron, sino cualquiera de los que deseaban hacerlo que habían estado allí desde el exilio asirio. Además, fueron hechas ofrendas por Israel después de que regresaron, no sólo por Judá.

Esdras 8:35 Los desterrados[a] que habían venido de la cautividad ofrecieron holocaustos al Dios de Israel: doce novillos por todo Israel, noventa y seis carneros, setenta y siete corderos, doce machos cabríos como ofrenda por el pecado; todo como holocausto al Señor.

En la época de Jesús, vemos que hubo Judíos de toda tribu en existencia y no se perdieron, sabían quiénes eran. TODO Israel se esparció, no sólo las tribus del norte. De Hechos 2, es evidente que todas las tribus se podían encontrar por todas partes. Como Hechos 2 dice, los “Judíos” de muchos países habían venido a celebrar el Pentecostés, una de las tres fiestas requeridas para que todos los hombres asistieran. Esto significa Judíos de todas las 12 tribus, no de una sola casa o de la otra.

Santiago escribió a las doce tribus que estaban dispersas, note dispersas, no “perdidas”. Para aquellos que les gusta torcer esto para que signifique que Santiago estaba de alguna manera escribiendo a las tribus perdidas, debía haber significado diez tribus, no doce. ¿Y cómo es que Santiago pudo haber sabido que ellas existían en determinados lugares si se perdieron? – ¿cómo les escribiría Santiago una carta si estas tribus estaban perdidas? ¿Podría acaso esperarse que su misiva llegara a sus a sus manos sin de hecho estaban perdidas?

Ya no hay “dos casas”. En Cristo, todos los llamados Judíos de todas las tribus y todos los gentiles de todas las naciones de la tierra, todos son un solo y nuevo hombre en Cristo.

Romanos 10:12 Porque no hay diferencia entre el Judío y griego, pues el mismo Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan.

Colosenses 3:11 Donde no hay griego ni Judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.

 Efesios 2:13-16 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que estabais lejos, a veces se hacen cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados ​​en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, Y que podría reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo mediante la cruz, matando en ella las enemistades

Apocalipsis 5: 9-10 Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y que los has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

LA TEORÍA DEL MITO DE JESÚS

Lo que se dice

Usted no tiene que ir muy lejos en el Internet para encontrar los escépticos que afirman que Jesús nunca existió y que no hay evidencia histórica que vale la pena para él. ¿Cuál es la evidencia histórica, y cómo deben los cristianos responder a estas afirmaciones?

¿Dónde vamos a obtener nuestra información?

La mayoría de las personas argumentando que Jesús era un mito basan sus puntos de vista sobre los escritores que no son historiadores así credentialled-. Pero tenemos que aprender de los expertos. La mayoría de nosotros no tenemos acceso a los documentos pertinentes, hablan las lenguas antiguas, ni comprender la cultura del Nuevo Testamento y de la arqueología, y sin estas nuestras opiniones no se basan en hechos reales disponibles. Algunos historiadores expertos tienen sus prejuicios también, pero seguramente podemos confiar en los especialistas que son reconocidos y respetados por sus colegas historiadores.

Los historiadores seculares no respaldan todo lo creen los cristianos, pero son el único lugar para empezar si queremos dar una respuesta razonable.

EL VEREDICTO DE LOS HISTORIADORES EXPERTOS

Casi todos los historiadores creen que Jesús de hecho existió. Las siguientes citas de historiadores que se han especializado en ese período de la historia son típicos:

Prof. Bart Ehrman, de la Universidad de Carolina del Norte: “No creo que haya ningún historiador serio que duda de la existencia de Jesús …. Tenemos más evidencia de Jesús que tenemos para casi todo el mundo de su tiempo “.

El fallecido Michael Grant, eminente historiador del Imperio Romano: “nosotros no más podemos rechazar a Jesús ‘la existencia de lo que se puede rechazar la existencia de una masa de personajes paganos cuya realidad como figuras históricas nunca se cuestiona.” Y “En los últimos años,’ ningún erudito serio se ha aventurado a postular la no historicidad de Jesús ‘o en todo caso muy pocos, y no han tenido éxito en la eliminación de los más fuertes, de hecho muy abundante, evidencia de lo contrario. “

El profesor James Charlesworth, Seminario Teológico de Princeton: “Jesús no existe; y sabemos más de él que de casi cualquier Judio de Palestina antes del 70 CE “

Robert Van Voorst, Seminario Teológico Occidental: “Los eruditos bíblicos y los historiadores clásicos ahora lo consideran [la teoría de que Jesús no existió] como refutado con eficacia.”

NT Wright, ex integrante de la Universidad de Oxford: “La evidencia histórica de Jesús mismo es extraordinariamente bueno. …. De vez en cuando la gente trata de sugerir que Jesús de Nazaret nunca existió, pero prácticamente todos los historiadores de cualquier fondo están de acuerdo en que lo hizo “

Estos expertos representan una gama de puntos de vista de la no creencia de cristiano, por lo que no pueden considerarse como una selección sesgada.

¿POR QUÉ LOS HISTORIADORES HAN CONCLUIDO ESTO?

Los historiadores sacar sus conclusiones sobre la base de la evidencia histórica – por ejemplo, si tenemos fuentes independientes, si los documentos que hemos escrito estábamos cerca de los acontecimientos y de su coherencia con otra historia y las culturas conocidas. El Nuevo Testamento cumple estos requisitos mejor que la mayoría de los otros documentos antiguos (ver Los Evangelios como historia) – que incluye un número de fuentes independientes, los evangelios fueron escritos dentro de una generación de los eventos, y la arqueología y otra historia en general confirma el Nuevo Testamento (ver Arqueología y la verdad de los Evangelios).

Robert Van Voorst da 7 razones por las que los historiadores están seguros de que Jesús vivió:

El apóstol Pablo no dijo mucho acerca de Jesús (un argumento utilizado a veces por los escépticos), pero Pablo sabía acerca de Jesús, pero era poco probable que escribir un montón de detalles históricos en letras. Este es un argumento desde el silencio y, por tanto, inválida y sin pruebas reales.

Los evangelios son demasiado temprana de invención (demasiadas personas habrían recordado los hechos reales), y sus referencias precisas a la geografía palestina no habrían sido posibles si las historias fueron inventados más tarde.
El desarrollo de la comprensión de los primeros cristianos de Jesús que se puede ver en los evangelios (otro argumento usado a veces) no es suficiente para justificar la creencia de que eran invenciones.

Ningún adversario principios del cristianismo, ya sea pagano o Judio, nunca negaron que Jesús realmente vivió, o incluso cuestionó.

Los eruditos están de acuerdo en que las referencias a Jesús en el historiador romano Tácito (siglo II) y el historjan judío Josefo (finales del siglo I) son a la vez auténtica, aunque algunas partes de Josefo parecen ser adiciones posteriores.

La mayoría de los argumentos de que Jesús no era una figura histórica han venido de personas opuestas al cristianismo y por lo tanto no imparcial, mientras que los estudiosos de todos los puntos de vista de los ateos a los cristianos aceptan la historicidad de Jesús.

Los defensores de la visión mítica de Jesús no han sido capaces de ofrecer una hipótesis creíble que explica las historias de Jesús y el nacimiento del cristianismo.

Aquellos que creen que Jesús fue un mito por lo general tratar de argumentar en contra de los estudiosos, con argumentos que han sido rechazados por la erudición moderna. En lugar de discutir cada punto interminablemente, creo que lo más sensato es simplemente citar a los estudiosos y las razones que han llegado a sus conclusiones, y preguntar: “¿Por qué debo creer en lugar de todos los expertos”

REFERENCIAS

Bart Ehrman cita proviene de una entrevista en video con el Infiel individuo.
Michael Grant cita de “Jesús: revisión de un historiador de los evangelios”.
J Charlesworth cita de “Jesús en el judaísmo”.
NT Wright cita del Guardian.
Cita Robert Van Voorst e información de “Jesús fuera del Nuevo Testamento”.

FUENTE:

http://theway21stcentury.wordpress.com/the-world/the-jesus-myth-theory/

QUÉ!—¿TODAVÍA CREES QUE LA SAL PROVOCA LA SUBIDA DE LA PRESIÓN (TENSIÓN)?

TRADUCIDO

La ingesta elevada de sodio como fuente de presión arterial alta ha sido un mantra dogmática indiscutido por décadas. Pero algunos MDs renegados , varios naturópatas y quiroprácticos han cuestionado la hipótesis no demostrada de la sal es la base de la hipertensión arterial (HTA ) . Resulta que la relación entre el consumo elevado de sodio y la presión arterial elevada es falsa .

Pure , la sal sin refinar es en realidad un componente de la dieta necesaria y útil . Tal vez el promotor de sal más conocido es el Dr. David Brownstein , MD , autor de Salt Su camino hacia la salud . La sal de mesa refinada comercial , se utilizan en exceso en los alimentos procesados ​​, es procesada con químicos tóxicos y despojado de su valor nutritivo intrínseco. Es sobre todo el veneno con muy poca nutrición, aunque incluso con la sal de mesa a menudo no dará lugar a la hipertensión arterial .

En realidad , las personas con presión arterial alta ( y todo el mundo , en realidad) sólo deben consumir más alimentos ricos en potasio. Meta- análisis ” mostrar cómo la baja ingesta de potasio tiene el mismo impacto en la presión arterial, el consumo elevado de sal – el verdadero problema es un desequilibrio entre el sodio y el potasio .

Parece que el nuevo villano dietético HBP podría ser jarabe de maíz de alta fructosa ( JMAF ) , que ya ha sido relacionado con la obesidad , la diabetes , y problemas de salud cardiovascular .

JMAF se utiliza más comúnmente en los alimentos procesados ​​, jugos de frutas , dulces y refrescos que azúcar de caña o de remolacha. Es más barato que la sacarosa (azúcar de mesa ) , y satisface el deseo del ” diente dulce ” SAD ( dieta americana estándar ) de los consumidores.

Según el USDA , el consumo de JMAF ha aumentado significativamente desde 1970 hasta 2005 , y ahora es la principal fuente de calorías vacías en Estados Unidos. De hecho , los estadounidenses consumen aproximadamente 35 libras en promedio de jarabe de maíz de alta fructosa de cada año .

Cómo JMAF contribuye a la hipertensión o presión arterial alta

Fructosa de la fruta está ligado a varios otros compuestos nutricionales que equilibrar los aspectos negativos de la fructosa . Pero fructosa aislado de maíz y se convierte en un jarabe es demasiado para el cuerpo para metabolizar . Incluso el azúcar de mesa metaboliza mejor.

Robert H. Lustig, MD, profesor de pediatría en la División de Endocrinología, explica cómo el aumento en el uso de JMAF en las últimas tres o cuatro décadas está detrás de la epidemia de obesidad y diabetes , las cuales contribuyen a la hipertensión arterial .

JMAF o ” azúcar de maíz ” o ” jarabe de maíz ” inicia una sobrecarga de tóxicos del metabolismo insuficiente. El hígado no convierte aislado , fructosa concentrada en energía bien y lo almacena como grasa. Agregue esto a los peligros del maíz transgénico con restos de herbicidas de glifosato muy tóxicos y mercurio como subproducto del proceso de conversión . Esta sobrecarga tóxica lleva a la obesidad , hígado graso, otras complicaciones del hígado , y enfermedad renal.

Dr. Richard Johnson, de la Universidad de Colorado ha sido investigador de las investigaciones sobre el JMAF y la presión arterial alta. Su investigación reveló vínculos definitivos de alto consumo de JMAF a la presión arterial alta.

Es más, uno de los productos de desecho tóxicos que quedan en el cuerpo por el consumo regular de JMAF es el ácido úrico. Una prueba de 17 sujetos con recuentos altos de ácido úrico mostraron en los 17 con la presión arterial alta. El ácido úrico inhibe el óxido nítrico ( NO) en los vasos sanguíneos .

El óxido nítrico es un gas volátil que ayuda a mantener la elasticidad de los vasos sanguíneos . Cuando que la elasticidad disminuye , aumenta la presión arterial . Aquí hay 4 maneras de aumentar el óxido nítrico de forma natural.

Un rango seguro de ácido úrico es 3-5,5 miligramos por decilitro ( 0,1 litros ), con 4 mg / dl ideal para los hombres y 3,5 mg / dl en las mujeres . Los números más altos amenazan la presión arterial aumenta . Usted puede pedir a su profesional de la salud acerca de una prueba de ácido úrico o compras de Internet mediante la inserción de ” pruebas de ácido úrico en sangre ” en su motor de búsqueda .

Fuentes Adicionales:

Mercola

UCDenver.edu

MensHealth

Leer más: http://naturalsociety.com/still-think-salt-consumption-causes-high-blood-pressure/ # ixzz2ieZ0yYJJ
Síguenos en: @ naturalsociety en Twitter | NaturalSociety en Facebook

http://naturalsociety.com/still-think-salt-consumption-causes-high-blood-pressure/?utm_source=Natural+Society&utm_campaign=b749c4b647-Email+283%3A+10%2F24%2F2013&utm_medium=email&utm_term=0_f20e6f9c84-b749c4b647-323127085

LA FALSA ILUSIÓN DEL RAPTO SECRETO DE LA IGLESIA

imagesCAMIUSZ6Un examen de la enseñanza actual , n º 22 ( hipervínculo )

09/11/2013

Quiero conocer a Cristo y el poder de su resurrección y la comunión de participación en sus padecimientos hasta hacerme semejante a él en su muerte , si en alguna manera , al llegar a la resurrección de entre los muertos . ( Filipenses 3:10-11 )

No está resucitando que es importante, pero se alcanzó a los cielos.

La doctrina de la pre – tribulación ” rapto” de los creyentes ha traído confusión en relación con la doctrina de la resurrección. Sin embargo, la resurrección de los muertos es la esperanza central del Evangelio cristiano. Si permanecemos en Cristo, somos levantados de entre los muertos a nuestro cuerpo estará lleno de la vida de resurrección eterna del Espíritu Santo. Esta es nuestra gran esperanza !

Que el arrebatamiento ( rapto) de los creyentes es diferente de la resurrección se puede ver por el hecho de que Jesús no fue arrebatado al cielo hasta cuarenta días después de Su resurrección .

Habiendo resucitado de los muertos a la vida eterna , y ser arrebatados en el aire para cumplir con el Lor d Jesús en su venida , son totalmente diferentes experiencias a pesar de que pueden tener lugar en el mismo período de tiempo. Habiendo crecido en la vida eterna es el punto culminante de la redención, de la destrucción del último enemigo . Ser arrebatados para recibir al Señor en el aire es el privilegio de los miembros del ejército del Señor, que se elevará a su encuentro y luego descender con él para establecer el Reino de Dios en la tierra.

Enoc , séptimo desde Adán, profetizó acerca de estos hombres : ” He aquí que el Señor viene con millares y millares de sus santos para juzgar a todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas las obras impías que han hecho en el camino impío, y de todas las duras palabras que los pecadores impíos han hablado contra él. ” (Judas 1:14,15 )

Al parecer, la mayoría de los creyentes cristianos no están seguros de la resurrección , sólo el llamado “rapto “. Para comprobar este hecho, pedir a un cristiano sobre la relación entre la resurrección y el rapto. Es posible que él cree que lo que sucede con su cuerpo no es importante , porque tendrá un nuevo cuerpo cuando llega al cielo . Así que ni siquiera creen en la resurrección de los muertos.

Sin embargo , la redención de su cuerpo era el grito del Apóstol Pablo.

La verdad es que la forma en que nos comportamos hoy es modelar el cuerpo, o túnica , con la que se vestirá nuestro cuerpo mortal cuando se levantó de entre los muertos. La túnica con la que seremos revestidos puede llegar a ser el principal galardón que se le dará al santo victorioso cuando aparezca el Señor. El tipo de traje que la ropa de su cuerpo resucitado pueden ser un indicio de su participación en el Reino de Dios y su destino eterno.

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; Para las bodas del Cordero han llegado y su esposa se ha preparado. De lino fino, limpio y resplandeciente , su fue dado de llevar. ( El lino fino representa las acciones justas de los santos. ) (Apocalipsis 19:7,8 )

Fuente:

http://www.wor.org/Books/e/an_examination_of_current_teachi.htm

EL DIABLO: ¿ES ACASO UN MERO MITO MEDIEVAL?

  

Por Ing° Mario A Olcese                                       

El Diablo: ¿Mito o Revelación Divina?

Mucho se ha hablado del diablo y de sus ángeles en la religión cristiana, y aun, en las no cristianas. Si hay algo que tienen en común las religiones del mundo, es sobre la creencia en la existencia de poderes espirituales maléficos y benéficos. No obstante, hay quienes sostienen que la fe en el diablo es pura superstición, y por tanto, es una creencia originalmente pagana. Pero, ¿podría ser la creencia en el diablo y los demonios pura superstición pagana, sólo por el hecho de que los paganos creían en ellos? Es bien sabido, por ejemplo, que las religiones paganas tienen dentro de sus tradiciones, la existencia de undiluvio universal. ¿Diremos, entonces, que el diluvio es pura superstición o una mitología pagana, simplemente porque los paganos Mayas, Asirios, etc, lo aceptaron o creyeron? Además, ¿diremos que los sacrificios de animales del Antiguo Testamento tienen un origen pagano sólo porque los paganos también ofrecían animales en sacrificio a sus dioses? Si, los hebreos también ofrecían sacrificios de animales a Su Dios, pero ello no quiere decir que los hebreos eran paganos. Los Incas creyeron que una pareja de esposos fundaron el Imperio Inca. Es decir, que dos personas (Manco Cápac y Mama Ocllo) dieron origen a la raza Inca. ¿Diremos que la historia de la primera pareja humana: Adán y Eva, tiene un origen pagano, simplemente porque los Incas paganos también creyeron que una pareja de esposos fundó su imperio?

Lo cierto es que la Biblia habla del Diablo como una persona cósmica que tienta, seduce, miente, asesina, arrebata, engaña, confunde, contradice, etc. Negar esta verdad es negar la inspiración de las Santas Escrituras, las cuales nos hablan de un ‘Satan’ (en Hebreoel obstructor” ) o ‘diabolos’ (En Griego = ‘Diablo’ = adversario, calumniador). En el Nuevo Testamento el príncipe de este mundo de espacio (kosmos), y de tiempo (aión), es el diablo; en contraste con Jesús, cuyo reino no es de este mundo.

Apelativos del Ángel Caído

El apelativo más usado para el diablo es “espíritu maligno”, nombre que sumado a su forma singular y plural se halla 76 veces. Luego sigue con 63 casos y casi siempre en plural el término “demonio”, del griego daimónion, y que indicaría la acción maléfica que inyectan esos malos espíritus en oposición a los buenos ángeles. También aparecen “Satanás” y “diablo” 36 veces cada uno. Estos son los 4 nombres más usados en el Nuevo Testamento para señalar a los malos ángeles en 211 textos bíblicos. Y sumado a esas 211 citas donde aparecen esos 4 términos para los ángeles caídos, hay por lo menos otros 300 textos bíblicos donde aparecen indistintamente los nombres acusador, dios de este mundo, el enemigo, el tentador, el malvado, homicida desde el principio, padre de la mentira, pecador desde el principio, príncipe de este mundo, serpiente, espíritu malo, espíritu inmundo, espíritu impuro, etc.

El Diablo Según los Teólogos Contemporáneos

El Diablo, según las Escrituras, pretendió hacer caer a Cristo en el desierto, pero fracasó. Pretendió que Cristo fuera asesinado reiteradamente y busca que sus seguidores se rebelen contra la autoridad de Cristo. También se le presenta como aquél que obsesiona y posee a los hombres, e induce al pecado. Se puede afirmar, como dice Jeffrey Burton Russell, quehay una “experiencia del Diablo”, así como existe una “experiencia de Dios” (1). También Burton Russell añade: Negar la existencia y la importancia central del Diablo en el cristianismo es contravenir las enseñanzas apostólicas y la evolución histórica de la doctrina cristiana…Si el Diablo no existe, entonces el cristianismo se ha equivocado totalmente en un aspecto central, desde sus inicios. (1b)

Por su parte, el reconocido teólogo católico, Corrado Balducci, dice sobre el Diablo, lo siguiente: “Puesto que el demonio pertenece a las verdades reveladas, no es algo opcional, es decir, un algo que podemos descartar, sino una verdad que debemos creer, porque desgraciadamente existe; ciertamente no por culpa nuestra y menos porque lo ha querido Dios, sino sólo y exclusivamente por culpa suya, que en plena libertad de ángel de la luz se convirtió en ángel de las tinieblas (2).

El Teólogo D. Zähringer dice del Diablo lo siguiente: Desde su primer comienzo y con creciente seguridad ella (la revelación) afirma la existencia de espíritus malignos (3) Y como dice el teólogo E. BortonePara quitar a Satanás de la Sagrada Escritura habría que rasgar muchas páginas del Antiguo Testamento, y muchísimas del Nuevo, con el resultado de que se harían ininteligibles”. (4) K. Kertelge escribió: No hay duda de que Jesús, sus discípulos y los autores de los escritos del Nuevo Testamento tuvieron en cuenta la existencia del diablo y de los demonios”(5). El teólogo A. Winklhofer afirmó estar convencido de que el testimonio de la Escritura nos obliga a admitir la existencia de “espíritus personales malos”. En su libro Schweizerische Kirchenzeitung nos dice quela redención de Cristo carecería de sentido si no existiera el diablo. Él estaba convencido, como lo cita en su Traktak, haciendo referencia a A. Lefévre, que Es difícil creer en Cristo sin creer al mismo tiempo en su adversario, el demonio.

La creencia de un poder Satánico que se opone al poder Divino no es de origen pagano o Persa. El dualismo Persa supone a dos entidades divinas y eternas que se oponen entre sí en una infinita pugna entre ellas: El dios bueno Ahura Mazda enfrenta los ataques de los daevas (demonios), siendo el principal Anro Mainyus (Arriman), el cruel espíritu malo, demonio entre los demonios—Daevanam Daeva— que combate incesantemente a Ahura Mazda y sus “fieles servidores” como Zoroastro (6). Pero en el cristianismo, este dualismo es moderado, pues considera al Diablo como no eterno y sujeto a la voluntad del Eternobuen Dios. Este Diablo bíblico y sus demonios serán finalmente vencidos y destruidos para siempre (Apocalipsis 20: 10, Hebreos 2: 14). En otras palabras, Dios es más poderoso que el Diablo, aunque a éste se le permite un cierto grado de libertad para probar a los hombres con tentaciones y desgracias físicas y espirituales (Hechos 10: 38). Sin duda, el hombre no es tentado por Dios, pues Él, ni tienta, ni es tentado por nadie (Santiago 1:13). Esa función sólo le compete al Adversario y Obstaculizador—-Satán, el singular enemigo de Dios y Su creación.

El Diablo, El Primer Pecador de la Historia

Juan dice que el Diablo ha estado pecando desde “el principio”: “…porque el Diablo pecadesde el principio…” (I Juan 3: 8). Aquí hay pues un misterioso personaje que peca desde el “principio” de algo. En la Biblia encontramos esa palabra en Génesis 1:1: “En elprincipio creó Dios los cielos y la tierra”. Entonces se podría suponer que el Diablo viene pecando contra Dios desde el principio de la creación de los cielos y la tierra (universo), lo cual supondría que él no es una criatura humana sino angélica que vive desde hace millones de años. Recordemos que la vida humana fue muy posterior a la creación del universo. En Apocalipsis 3:14 se habla del “principio de la creación de Dios”, de modo que la palabra “principio” tiene relación con el inicio de la creación del universo. Por otro lado, recordemos que Jesús afirma que el Diablo ha sido homicida desde el principio (Juan 8: 44), haciendo referencia a la creación del Génesis, cuando Abel es asesinado por Caín, un hijo del diablo (1 Juan 3:12). De modo que “principio” puede referirse a la creación del universo, o bien, al principio de la creación humana en la tierra. Si comparamos 1 Juan 3:8 con Juan 8:44, llegaríamos a concluir que “principio” se refiere a la creación humana: Adán y Eva, y cuando éstos engendran a sus dos primeros hijosSi este es el caso, este personaje, como diablo, no tiene menos de 4 mil años de edad.

Es claro que el diablo es un personaje antiguo, de larga data, pues Juan escribe: “Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12:9). “Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años”(Apocalipsis 20: 2).

 Lo Que Los Padres Apostólicos Creyeron del Diablo

Los Padres de la Iglesia se inclinaron decididamente por definir al Diablo como un ángel rebelde y caído. Entre los años 94 y 97 DC, Clemente I, obispo de Roma escribió su carta a la iglesia de Corinto, la cual estaba dividida en facciones. En ella Clemente anhelaba la unidad y la reconciliación, así como el perdón de sus pecados que habían cometido “a instancias del adversario”. Aquí se puede ver una primera mención de un diablo que incita a los creyentes y los divide (7).

Las cartas de Ignacio, obispo de Antioquia, martirizado en el 107 DC, son interesantes. Para él el Diablo era el “soberano de esta época”. Habló del conflicto entre los aeones antiguos y los nuevos, entre el reino de este mundo y el reino de Dios. Él sostuvo que el eón o época actual, es perverso; ha sido gobernado por la maldad desde la caída de la primera pareja en Edén. No obstante, la Encarnación ha arrebatado el poder de este antiguo eón, que será destruido finalmente por la parusía, o la segunda venida de Cristo. Jesucristo introducirá un nuevo eón, una nuera era donde habrá una renovación total del mundo y sus habitantes (8). También Ignacio sostuvo que existen huestes de ángeles. Algunos son malignos y siguen al Diablo. Creyó que Dios siempre limitaba el poder y la sabiduría de Satanás.

La “Epístola de Bernabé” escrita entre los años 117-119 DC, Bernabé hacía de la lucha entre dos senderos opuestos o de dos reinos. Sostenía que la actual era o mundo esperversa y que está bajo el control del Diablo. En cambio, sostenía que la parusía de Cristo acabará con el reino diabólico para dar paso al reino de Cristo donde imperará la justicia. Enseñó que los ángeles hicieron su elección, y algunos se fueron al mal y con el Diablo, y se convirtieron en ángeles de las tinieblas. Otro grupo más numeroso hizo su elección por Dios, los cuales son los ángeles de la luz. Bernabé sostenía que los ángeles de las tinieblas seducena los que andan en la luz para llevarlos a las tinieblas, y separarlos del reino futuro de Dios. Él enseñó que el Diablo obsesiona, y posesiona a los hombres para enajenarlos y trata de torcer las voluntades.

San Policarpo, obispo de Esmirna, martirizado cerca del año 156 DC, habló de múltiples planes que urde el Diablo contra los mártires, y el uso de torturas prolongadas para hacernos renegar de la fe. Decía que si bien el Diablo actuaba en nuestros corazones, también lo hace el Espíritu Santo. Policarpo decía que “quien tuerza las palabras de Cristo para acomodarlas a sus propios deseos y diga que no hay resurrección ni juicio es el primogénito de Satanás”. Policarpo creyó que se puede “pertenecer a Dios”, o sea, los creyentes; o “pertenecer al Diablo”, o sea, los herejes.

El Pastor de Hermas, escrito en 140 DC, y primer libro cristiano de interés pastoral; el cual tuvo valor de inspirado en la segunda mitad del siglo II, hace hincapié a la batalla entre los espíritus buenos y malos en el corazón humano. Hay dos caminos, uno recto y otro sinuoso; y dos ciudades, la ciudad del Señor y la ciudad de aquellos que se oponen.

El Diablo Según Justino Mártir

Justino fue el primer padre apologético, y un gran teólogo cristiano. Él fue el primero en tratar el asunto del mal en términos teológicos, y por tanto, ejerció una influencia enorme durante siglos. La “conciencia del elemento demoníaco en el universo fue central en la cosmovisión de Justino” (9).

Tanto para Justino y los cristianos del siglo II, Cristo y la iglesia habían entablado una batalla cósmica

Con el Diablo y sus huestes. Por cierto que Justino era un fiel creyente en los ángeles como criaturas espirituales. Justino creía que Dios designa una nación, área o persona a cada ángel para que rijan el mundo, y el deber de los ángeles es obedecer a Dios, de lo contrario pecan. Para Justino, los gigantes pecadores fueron ángeles de las naciones que faltaron a su deber. Justino no es claro sobre la naturaleza de su pecado, pero creía bastante en la teología de los gigantes lujuriosos. Justino aceptó la creencia apocalíptica de que gigantes engendraron hijos con mujeres humanas. Para él existen dos tipos al menos de espíritus malignos fuera del Diablo: Los ángeles caídos y los hijos que éstos engendraron. Pero en el siglo V desapareció esta creencia de Justino. También Justino equipara al Satanás del AT con la serpiente del Génesis. Creyó que Satanás es el tentador de Adán y Eva, el tentador de Jesús, la serpiente y el príncipe de los demonios. El poder de Jesús se contrapone al poder Satánico, cuya destrucción, para Justino, es una de las principales funciones de la obra de Cristo (Dial. 78, 116: El poder—dynamis— del Diablo contra el dynamis de Cristo).

Justino sostiene que el Diablo supo desde el comienzo de la pasión de Cristo que su condena era inevitable, aunque ha seguido luchando vanamente contra su fatal destino, tratando de destruir la obra salvadora de Cristo en la iglesia. Y lo que hace no tiene perdón porque el diablo no tiene la capacidad ni la voluntad para arrepentirse. También Justino cree que el Diablo tentó a Cristo, pero al no lograr corromperlo, se ha dirigido a obstaculizar su obra dividiendo a la comunidad cristiana y conduciendo a los cristianos al pecado. El Diablo, decía él, se vale de nuestras debilidades, de nuestras vidas irracionales, de nuestro apego a las cosas mundanas. El creyó que el Diablo se vale de muchos medios para socavar nuestro amor y fidelidad a Cristo. Provoca sueños y visiones para confundirnos y dominarnos. Los demonios nos hacen confundir las malas leyes con las buenas. También creyó que los demonios nos poseen, que causan enfermedades y la locura. Nos enseñan pecados y nos inducen a practicarlos (Dial. 105). También creía que el instrumento más terrible del Diablo es la persecución. Creía que las autoridades que juzgan y condenan a los cristianos están influenciados por los demonios.

La Serpiente Antigua

En el Génesis aparece la figura de la serpiente, el animal más astuto que existía en ese entonces cuando Dios creó a la primera pareja humana. Pero para ser justos, es verdad que las palabras ‘Satanás’ y ‘diablo’ no aparecen en este primer libro de la Biblia, aunque en el libro de Apocalipsis la serpiente viene a ser diablo y Satanás (Apocalipsis 12:9; 20:2). Pero, ¿sería esta afirmación una prueba definitiva de que no existe un ángel caído? No necesariamente. No obstante, los que niegan la existencia de un Satanás demoníaco y espiritual, sostienen que quien tentó a Eva no fue, ni un hombre, ni un ángel, sino un animal astuto llamado serpiente. Pero nos resulta muy extraño que la habilidad de hablar y razonar la pueda poseer algún animal que no está hecho a la imagen y semejanza de Dios. Una simple serpiente hablante y pensante nos resulta difícil de creer y aceptar, salvo que esté poseída, o sea una encarnación de un espíritu impuro.

De todos modos esta serpiente pudo hablar con Eva y tentarla para que desobedeciera a Dios. No sabemos si esta serpiente estuvo poseída por el demonio, o fue el demonio transformado en serpiente. Pero como dice Giovanni Papini“La primera apariencia que Satanás cobró en sus encarnaciones terrestres fue la de la serpiente.” Luego dice: “En una de sus visiones, Isaías vio dos serafines con seis alas, que estaban junto al Señor. Pero nosotros sabemos que la palabra saraf significa en hebreo “que quema” y también “serpiente”; y el mismo Isaías la emplea en el sentido de dragón. Es probable, pues, que el nombre de los Serafines—el orden más elevado de los ángeles—derive de saraf, que significa también serpiente”  (10). Lo interesante del caso es que finalmente la serpiente es sentenciada a arrastrarse sobre su vientre, y a comer polvo de la tierra (Génesis 3:14). Nada se dice que sería castigada con la mudez, lo cual resulta extraño, pues al principio la serpiente hablaba y hoy ninguna de ellas puede hablar. Pregunto: ¿Por qué no hablan las serpientes hoy si no se las condenó al mutismo? Esto me lleva a creer que la serpiente fue sólo un instrumento de Satanás, el cual, a través de ella, habló a Eva. El hecho que las serpientes se arrastren tiene como finalidad el recordarnos lo que ocurrió en Edén, y de cómo Dios humilló al tentador por haber hecho lo que hizo en contra de la raza humana.

El Príncipe de este Mundo

En Juan 16:2, Jesús se refiere a un personaje que lo llama: “El Príncipe de este mundo”(el cual) “ha sido ya juzgado”. Por cierto que nuestro Señor no estaba hablando de sí mismo, puesto que también él dijo: “…porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí.” (Juan 14: 30). Además, Jesús dijo que “Mi reino no es de este mundo” ( Juan 18: 36). Entonces, es claro que él hablaba de alguien más, alguien que tiene autoridad en este cosmos, y en esta era maligna. Además, este personaje se caracteriza por haber sido ya juzgado. Este hecho indicaría que no es un humano, puesto que los humanos serán juzgados cuando Cristo regrese por segunda vez en persona a este mundo (2 Timoteo 4:1, Hechos 17:31).

La palabra griega para “Príncipe” en Juan 16:2 es “archon”, que significa literalmente ungobernante político. Como comenta Burton RusseellLa palabra griega “archon” significa jefe, dirigente, general o soberano. Quizá la mejor traducción sea el tradicional “príncipe”, del latín princeps, “cabeza principal”, “jefe” o “soberano”. Por el uso que hace del N.T del término “arconte de esta era” y por los demás escritos de Ignacio, puede verse con claridad que archön tou aiönou equivale a diabolos “el Diablo” y Satanás a “Satán(11). Esto quiere decir que Satanás controla los sistemas políticos de esta tierra. Hay un ejemplo de esto en el libro del profeta Daniel, quien recibió una visión profética la cual no pudo interpretar. Entonces Daniel oró a Dios con la esperanza que recibiría el significado de la misma. Daniel tuvo que orar 21 días y entonces se le apareció el ángel del Señor, quien le dice que fue enviado por Dios para revelarle el significado de la visión. El ángel le dijo a Daniel que él fue detenido u obstaculizado de una manera inusual por “El príncipe del reino de Persia” durante 21 días (Daniel 10: 13). En ese entonces el Reino Persa gobernaba el mundo, y era la potencia mundial de turno. Pero no fue un mero hombre que se interpuso al ángel de Dios, sino otra criatura capaz de enfrentarlo, un ángel caído, uno de los generales de Satán quien controlaba al príncipe de Persia. Este poderoso espíritu detrás del príncipe de Persia se interpuso al ángel de Dios por tres semanas, hasta que Dios mandó a Miguel, uno de sus ángeles principales, para vencer al demonio y permitir el paso del mensajero de Dios hacia Daniel.

No obstante, hay quienes niegan la existencia de demonios siendo “creyentes en Cristo”, los cuales dicen que quien se opuso al ángel del Señor fue un hombre con poder, el rey de Persia de turno (¿Ciro?). Pero: ¿Realmente sólo un arcángel pudo vencer a un hombre mortal? Resulta extraño. Además, resulta raro que un hombre pueda oponerse a un ángel de Dios (quien es más que un hombre) por 3 semanas y no poder vencerlo, salvo con el auxilio de Miguel, uno de los principales príncipes celestiales.

En Efesios 6: 12 Pablo confirmará nuestra posición doctrinal cuando dice: “Porque no tenemos lucha contra carne y sangre (humanos), sino contra principados, contra potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”.

Aquí hay una clara distinción entre los poderes humanos, y los poderes maléficos (no humanos o espirituales) en las regiones celestes. Por tanto, quienes niegan a los espíritus angélicos caídos debieran explicarnos qué quiso decir Pablo con “huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Obviamente no pueden ser humanos en posiciones de poder y autoridad, pues Pablo comienza aclarando que contra los humanos no es nuestra batalla.

El Príncipe del Poder del Aire

Aquí tenemos otra descripción de Satanás como “El Príncipe del poder del Aire”(Efesios 2: 2). La palabra “aire” es la misma para referirse al aire que respiramos, el aire de nuestra atmósfera. Este texto tiene relación con Efesios 6:12 (“poder del aire”= “huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”). Aquí no se habla de “tendencias pervertidas en el corazón de los hombres” o de “inclinaciones pecaminosas humanas”, sino de un espíritu (“el Príncipe del poder del aire” o “El Príncipe de la atmósfera”) que opera o actúa en los hijos desobedientes.

La interpretación que se da al aire o atmósfera puede ser tanto literal y simbólica. Literal, porque el Diablo y sus demonios saturan nuestra atmósfera con su maléfica influencia. Él está dando vueltas por la tierra, de arriba abajo, para hacer maldades y provocar el caos. El sentido de su presencia se deja sentir hasta en el aire que respiramos. Todo está contaminado y saturado de maldad. En la atmósfera terrestre el Diablo se mueve con sus demonios. Están muy cerca de nosotros de lo que podemos imaginar, su accionar se hace patente en las extrañas manifestaciones en el aire (ovni, levitaciones, apariciones en el cielo, espíritus fantasmales, luces extrañas, poltergeist, voces celestiales, ángeles de luz, etc). Sí, el Diablo está metido en nuestro mundo, y él es el poder tras el trono de los gobiernos del mundo. El Diablo ha contaminado el mundo con sus filosofías diabólicas, con sus ideales mundanos y vanos, etc. Si, “Nuestra atmósfera está enrarecida con su influencia ponzoñosa”. Estamos respirando “aire de esclavitud y de maldad”.

Sin duda Pablo está hablando de un poder que está fuera de uno pero que de alguna manera influye en el sentir interior de los hombres, penetrando en sus pensamientos, actitudes, valores, aspiraciones, etc. De modo que podemos decir que el Diablo es supramundano, pero mundano en su accionar.

El dios de este Siglo

Otro de los títulos para Satanás es: “el dios de este mundo” (II Corintios 4: 4). Según Pablo, un individuo con poder en este mundo ha logrado obscurecer las mentes de los hombres para que no crean en el evangelio de Jesucristo. ¿Quién puede ser este personaje endiosado que ha logrado engañar al mundo entero (1 Juan 5:19)?. Que sepamos, ningún hombre en la época de Jesús engañó al mundo con su maléfica influencia para oscurecer el evangelio de Cristo. Sólo el Diablo, el superángel caído, si lo ha logrado parcialmente, introduciendo falsas corrientes filosóficas y religiosas que han confundido a millones, como por ejemplo, el llamado “gnosticismo” del los primeros siglos de la Era Cristiana, y más adelante, la teoría de la Evolución, la moral relativa, etc (Colosenses 2: 8).

Satanás quiso ser Dios, y rebelarse contra Su Creador para recibir la adoración de los ángeles y hombres. Por eso Pablo lo llama como “el dios de este mundo malo”, lo que significa que él tiene seguidores y adoradores. Las religiones falsas son del Diablo, y los que se unen a esas religiones se unen al Diablo. Las doctrinas que allí se enseñan Pablo las denomina “doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4: 1).

Es interesante destacar que sólo hay un Dios verdadero, pero también hay un falsificador, un usurpador que funge como “dios”. Pablo no dice en su Primera Epístola a Timoteo que hay “dioses de este mundo” sino uno (en singular): “El dios de este mundo”. Esto indicaría que hay un solo dios perverso en este mundo impío quien es el responsable de todo el mal en la tierra. Si Pablo tenía en mente a los hombres con autoridad y tiranos cuando se refería al “dios del mundo”, entonces él hubiera hablado en plural, y no en singular. Él habló de UNsolo dios de este mundo o siglo malo y no más. Pablo no tenía en mente al César del Imperio Romano, ni a ningún otro tirano de la historia, sino a un ángel caído que tiene la astucia suficiente de engañar a todo el mundo con sus mentiras a fin de que los hombres no crean en el evangelio y se salven (Véase también Lucas 8: 11,12).

Vuestro Padre: El Diablo

El diablo es presentado en el Nuevo Testamento como un padre que tiene hijos que están sujetos a él y hacen lo que él dice. Cuando Jesús les dijo a los fariseos: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer…” (Juan 8: 44), lo que tenía en mente es el hecho que hay hombres que se convierten en hijos del diablo porque hacen la voluntad del Diablo. También Jesús afirma que el diablo ha sido“homicida desde el principio”. Sí, desde el principio de la creación del Génesis, el diablo indujo a Caín a matar a su hermano Abel. Ahora nótese que dos versículos más adelante (v.10) Juan dice: “En esto se manifiestan… los hijos del diablo: Todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios”. Es evidente que todos los que hacen cosas injustas son del Diablo, y están en contraposición con aquellos que son de Dios, los que hacen cosas justas. Los justos son hijos de Dios, y los injustos, hijos del Diablo. Dios es una Persona, y también el Diablo. Ambos tienen sus seguidores, y ambos son “Padres”. Los impíos obedecen y adoran al Diablo, en cambio los justos sirven y adoran a Dios.

En 1 Juan 3: 8 el apóstol dice: “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo”. Aquí tenemos a un diablo que peca o que continúa pecando desde el principio, y que tiene influencia sobre los hombres para hacerlos pecar. Este es un diablo que vive sin envecejecer desde hace muchísimo tiempo, cuando muchos seres humanos longevos ya han muerto hace muchísimo tiempo, como por ejemplo, Matusalén.  Ahora, Juan no dice que el que peca es un diablo, sino más bien, es del diablo. Esto es muy interesante, pues indica que el pecador le pertenece a otra persona a la cual sirve y hasta adora, conciente o inconscientemente. Sin embargo, si una persona opta por no pecar para vivir como Dios manda, ésta le pertenece a Dios. Por eso Juan dice: “Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno” (1 Juan  5: 19).

Como se puede ver, Juan habla que la mayoría de la gente es del diablo, y una minoría de ella es de Dios. Uno le puede pertenecer al diablo o bien a Dios. Todo depende de si practicamos el pecado o no. Si el diablo no existe, entonces el pecador en realidad no le pertenece a nadie, pues el diablo sería simplemente un sinónimo del mal, o unapersonificación del pecado como algo contrario al bien. Y también tendríamos que concluir que el hombre justo no le pertenecería a un buen Dios, pues Éste sería simplemente un sinónimo del bien, o una personificación de la justicia y de la rectitud.

El Diablo Incógnito

Barnhouse afirma que la estratagema más inteligente del Diablo es hacer creer que él no existe (‘La Guerra Invisible’). El Diablo busca que las hombres nieguen su existencia, y de ese modo hacerles creer que el principal enemigo de ellos es el hombre mismo. Esto sería peligroso de existir verdaderamente un ángel caído poderoso y sutil. Por su parte, el teólogoD. Zähringer bien ha dicho: “…el primero y mayor ardid del demonio consiste en negarse a si mismo. Donde su duda de su existencia o se niega ésta, se le ofrecen los mejores presupuestos para una acción eficaz.

 Sin duda, Satanás se esconde detrás de la música ‘Rock’ con sus mensajes subliminales que incitan al suicidio, al crimen, a la infidelidad, al satanismo, etc. También está detrás de las religiones falsas que endiosan al ser humano y niegan su necesidad de redención. También está detrás del arte, en especial de las pinturas, el cine, etc. En cuanto a las filosofías, éstas están saturadas de materialismo y ateísmo. Millones han sido seducidos por los “grandes intelectuales” de la ciencia, y de las corrientes filosóficas de este siglo. Pablo habló de filosofías demoníacas que engañan a los incautos. Y finalmente, el diablo se esconde detrás de las apariciones fantasmales y fenomenales ( en la forma de ángeles, vírgenes, extraterrestres, etc) trayendo mensajes supuestamente de Dios o de entidades superiores de otras dimensiones. Estas son sus palabras: “Pero el espíritu dice que en los postreros tiempos algunos apostarán de la fe, escuchando a espíritusengañadores y a doctrinas de demonios (1 Timoteo 4

Satanás el Diablo: ¿Personificación del mal?

Hay una corriente moderna de teólogos católicos y protestantes que niega la existencia de un diablo personal cósmico y espiritual. Tales exegetas bíblicos sostienen que la creencia en ángeles caídos o también llamados “demonios”, es un mito medieval y de origen pagano. Para el teólogo R. Bultmann, las figuras cósmicas como ángeles o demonios, no les compete una realidad, pues las considera unas figuras míticas. Para Bultmann el pecado es puramente un asunto del hombre. Cuando la Biblia, dice él, habla de “la esclavitud bajo el pecado” (Juan 8:34) quiere decir “esclavitud bajo el diablo” (1 Juan 3:8). Para él, el pecado y el diablo son sinónimos. Es decir, cuando uno peca, uno se convierte en diablo. El diablo para Bultmann es nuestro pecado, o nuestra desobediencia a Dios.

Para el teólogo católico Herbert Haag, el diablo es la personificación del mal. Él escribe:Satanás es la personificación del mal, del pecado. En todos los pasajes del Nuevo Testamento en los que aparece el nombre de Satanás o del diablo, podemos tranquilamente cambiar esos términos por ‘el pecado’ o por ‘el mal’… La misma función queda resuelta en el vocabulario de Juan con el término ‘mundo’ (Juan 15: 18i;  17: 14). El Nuevo Testamento utiliza, en fin, alternativamente y con el mismo significado los términos Satanás, diablo, mundo, pecado, mal.

Pero el razonamiento de Bultmann, de Haag, y de muchos de sus seguidores es peligroso, ya que de igual forma podríamos comparar, por ejemplo, Lucas 13:18 con Lucas 7:31, y llegaríamos a una conclusión erradísima por cierto. Veamos lo que nos dicen estos dos textos lucanos:

“Y dijo el Señor: ¿A qué, pues, compararé los hombres de esta generación, y a qué son semejantes?”

                                                                                                                                        (Lucas 7:31)

Y dijo: ¿A qué es semejante el reino de Dios, y con qué lo compararé?”  (Lucas 13:18).

Entonces, si razonamos como lo hacen Bultmann y Haag, tendríamos que concluir que ‘el reino de Dios’, y ‘los hombres de esta generación’ son expresiones equivalentes. Pero: ¿Podría alguien creer que el reino de Dios esté compuesto por los hombres incrédulos de este mundo? Imposible!.

También podemos hacer ese mismo artificio con Santiago 4:7 y 1 Pedro 2:13. Veamos lo que dicen estos dos textos:

Santiago 4:7: “Someteos, pues, a Dios…”

1 Pedro 2:13: “Someteos… al rey como a superior.”

Al comparar estos dos textos: ¿Sería lógico concluir que “someterse a Dios” es equivalente a “someterse al rey de una institución humana”?¿Era el rey humano Herodes—Dios?¿Es Dios una “institución humana”? Imposible.

Comparemos ahora Romanos 16:16 con 1 Timoteo 3:15 para ver qué resulta:

“…las iglesias de Cristo os saludan” (Romanos 16:16).

“ .. la iglesia del Dios viviente” (1 Timoteo 3:15)

Si comparamos ambos pasajes llegaríamos a la conclusión de que Cristo es el Dios viviente. Pero esta conclusión contradeciría lo dicho por Jesús en Juan 17:3 en el sentido que sólo el Padre es el único Dios verdadero y vivo.

Por su parte, P. Schoonenberg  no nos habla de poderes personales, sino de poderes“personalizados” del pecado y de la muerte. Schoonenberg usa como sinónimos la“esclavitud del pecado” y “esclavitud del diablo” como lo planteó Bultmann.  De modo que hay una corriente de teólogos cristianos que niegan la existencia de poderes personales espirituales, los cuales, nunca fueron negados por la iglesia en los primeros tres siglos de la Era Cristiana. Incluso en el Edad Media se intensificó dicha creencia aunque mucho de ella fue distorsionada y mitificada con ideas paganas.

No obstante, la gran mayoría de creyentes católicos y protestantes cree en la existencia del diablo como una figura supramundana, cósmica, angélica, y maléfica. Entre los teólogos que son los grandes exponentes de un diablo personal están Karl Barth, Paul Althaus, Emil Brunner, Otto Weber, Hans Kung, D. Zähringer, Conrado Balducci, A. Winklhofer, J. Burton Brown, y muchos otros de renombre.

El problema de personalizar o personificar al diablo es que con igual criterio podemospersonificar la ‘justicia’ con el término ‘Dios’. Podríamos decir, por citar un ejemplo, que ser“siervos de Dios” (Santiago 1: 1) es lo mismo que decir “siervos de la justicia”(Romanos 6: 18).  Es decir, podríamos concluir que Dios es la personificación de lajusticia y no necesariamente una Persona Divina Todopoderosa y Eterna. No obstante, Haag, Schoonenberg, y Bultmann se escandalizarían con esta lógica conclusión, pues ellos jamás pretendieron negar la existencia de un Dios personal y Todopoderoso en sus escritos.

Por otro lado, los proponentes de la personificación del mal sostienen que pueden haber muchos ‘Satanases’, y muchos ‘diablos’ humanos. Por ejemplo, Herbert Haag recurre a 1 Samuel 29: 4 para demostrar que el rey filisteo Aquis, al querer llevar a la guerra al rey David, se convirtió en adversario (Satán) de él en la batalla. Para Haag, y no le restamos razón, todo individuo que se oponga a Dios es adversario (Satán) de él. Además, Haag recurre a 1 Reyes 11: 14, 23, 25 para demostrar que el mensajero de Jehová se convirtió enSatán cuando estorbó el paso a Balaam. Y también es cierto que en el Nuevo Testamento, tanto Judas Iscariote, como Simón Pedro, son llamados ‘diablo’ y ‘Satanás’ respectivamente (Ver Juan 6: 70 y Mateo 16: 23). El hecho de que hombres hayan fungido de ‘Satanes’ o de ‘diablos’ no quiere decir que no exista un diablo mayor y espiritual que actúa adversamente a los dictados de Dios, pues también hubo hombres santos que fungieron de ‘Dios’, comoMoisés (Éxodo 7: 1), los jueces de Israel (Juan 10: 34), e incluso Jesucristo (Juan 1: 1), y sin embargo, este hecho no anula la existencia de un Dios Todopoderoso, Espiritual, Justo y Eterno.

El teólogo y exegeta bíblico Settimio Cipriani dice de Herbert Haag, lo siguiente: “En conjunto, queda como un intento bastante infantil el realizado en los últimos tiempos por el profesor Herbert Haag, de la Universidad de Tubinga que intituló su libro muy significativamente ‘ABSCHIED VOM TEUFEL’ (‘DESPEDIDA DEL DIABLO’). Nunca se le podrá dar un adiós al diablo, aunque fuera cierta la hipótesis sugerida aquí por el autor, es decir, que Satanás sería la personificación del mal, que sería así dramatizado y corporalizado ante el hombre. He aquí, en efecto, cómo se expresa él como conclusión de sus quizás demasiado rápidas reflexiones exegéticas: ‘Para nosotros, pues, se trata no sólo de preguntarnos si la Sagrada Escritura utiliza la palabra Satanás, diablo, espíritus malos, sino más bien preguntarnos lo que ella quiere decir con esa terminología. El problema del diablo, sigue diciendo Cipriani, “no se resuelve ni simplemente negándolo, porque no encontraría lugar en las categorías científicas de nuestro tiempo, ni reduciéndolo de problema teológico a problema puramente filosófico, y más exactamente antropológico: es decir, la experiencia del mal que hacen los hombres y el porqué del mal en su corazón y en su vida, como efectivamente nos parece haya hecho el profesor Haag y después de él también otros eruditos.

Judas El Diablo

 En Juan 6: 70, 71, Jesús dice a sus discípulos: “¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo? Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce”. En esta cita reconocemos claramente que Judas se convirtió en un diablo (adversario) de Cristo. No obstante, Juan admite que otro diablo indujo a Judas a convertirse en un diablo. En Juan 13: 2 encontramos esta sorprendente afirmación con respecto a la caída de Judas: “Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase”. Si el Judas-diablo era una persona, entonces el otro diablo que sedujo a Judas a traicionar a Jesús tuvo que ser otra persona. Pero fue esa otra persona: ¿Humana o espiritual? No lo sabemos por el contexto, pero sí por otras citas bíblicas. En primer término, ¿quién podría ser el más interesado en deshacerse de Jesús? ¿Pilato?¿El sumo sacerdote Caifás? ¿U otro hombre en el poder citado en el Nuevo Testamento? No parece posible, ya que el mal proceder de Judas no se inició con el trato que realizó con las autoridades que odiaban a Jesús, sino en el momento en que él se propuso dirigirse hacia los detractores de Jesús.  Si aceptamos la persona del ángel caído Satanás, éste sería el más interesado en deshacerse de Jesús. Y la razón sería  la envidia y el odio que siente éste por Jesús porque finalmente tendrá el dominio del mundo en la Era venidera de justicia, y quien, además, lo derrocará, y lo destruirá en el “lago de fuego” junto con sus demonios. El ángel caído Satanás sabe muy bien sobre la sentencia de Dios registrada en Génesis 3:15, y está muy airado por ello y porque le queda poco tiempo en libertad y con vida (1 Pedro 5: 8). Desde Génesis hasta el Apocalipsis, el destino fatal de la persona del diablo y sus demonios está bien definido (aniquilación total de esos malos espíritus).

El Pedro Satanás

Tenemos el caso del Pedro “satánico” o el Pedro “diabólico” como se registra en Mateo 16: 23. Aquí Jesús mismo también se dirige a otro de sus discípulos con el duro adjetivo o nombre “Satanás”: “Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás; me eres tropiezo…”.  Es obvio que Pedro estaba obstaculizando el camino de la redención de Jesús. Sin querer se estaba convirtiendo en un adversario del Señor. Pero en Lucas 22:31 Jesús mismo habla que otro Satanás ha pedido “zarandear” a Pedro con sus pruebas duras. Dice el texto así: “Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte…” Entonces es evidente que Cristo sabía que otro ser había pedido (probablemente a Dios mismo) por Pedro a fin de probarlo como lo había hecho probablemente mucho antes con Job.  Si Satanás fue el sumo sacerdote, ¿a quién le pidió permiso para zarandear a Pedro? El Nuevo Testamento no registra nada en se sentido, es decir, que el sumo sacerdote, o alguna otra autoridad no cristiana, haya pedido permiso a alguien para probar a Pedro con pruebas. Así como un ángel caído pidió a Dios por Pedro para probarlo duramente, a su vez Cristo pidió, rogando a Dios mismo, para que le de fuerzas y fe a Pedro para que pueda resistir en el día malo. Cristo Abogó por Pedro ante Su Padre como fiel Mediador y Defensor de su discípulo.

Un Singular Diablo

Si bien es cierto que los hombres pueden ser diablos como de hecho se señala en la Biblia, también es cierto que la Biblia habla de un singular y enigmático “Satanás el Diablo, la serpiente antigua”. Veamos algunos ejemplos:

1.-  “Fue…para ser tentado por el diablo.” (Mateo 4:1).

2.-  “Al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25:41).

3.-  “El enemigo que la sembró es el diablo” (Mateo 13:39).

4.-  “Vosotros sois de vuestro padre el diablo” (Juan 8:44).

5.-  “El diablo ya había puesto en el corazón de Judas” (Juan 13:2).

6.-  “Sanando a…los oprimidos por el diablo” (Hechos 10:38).

7.-  “Hijo del diablo, enemigo de toda justicia” (Hechos 13:10).

8.-  “Ni deis lugar al diablo” (Efesios 4:27).

9.-  “Estar firmes contra las asechanzas del diablo” (Efesios 6:11).

10.-“No sea…caiga en la condenación del diablo” (1 Timoteo 3:6).

11.- “Escapen del lazo del diablo” (2 Timoteo 2:26).

12.- “Que tenía el imperio de la muerte…al diablo” (Hebreos 2:14).

13.- “Resistid al diablo y huirá de vosotros” (Santiago 4:7).

14.- “El diablo, como león rugiente” (1 Pedro 5:8).

15.- “El que practica el pecado es del diablo” (1 Juan 3:8).

16.- “El Arcángel Miguel contendía con el diablo” (Judas 9).

17.- “El diablo… fue lanzado al lago de fuego” (Apocalipsis 20:10).

Es interesante lo que se dice del diablo en Santiago 4:7 (“Resistid al diablo y huirá de vosotros”), pues este diablo no puede referirse a ningún hombre con o sin poder. Y hay dos motivos: Primero, porque resulta difícil creer que la comunidad cristiana pudiese vencer o hacer huir a alguna autoridad impía, como por ejemplo, a Nerón, Tiberio, Calígula, Herodes, etc, y a sus fuerzas, en el caso de que estos “diablos” los persiguiesen cruelmente. ¿Cómo podría hacer huir a un ejército romano poderoso aquella iglesia perseguida y sufriente que tenía que estar agazapada o escondida y sin contar con armas de ningún tipo? Segundo, Cristo manda a no resistir a los hombres impíos, es decir, a no atacarlos violentamente. Sus palabras son claras: “Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiere en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.” (Mateo 5:39). ¿Cómo entonces armonizar Mateo 5:39 con Santiago 4:7? Es sencillo. Jesús habla en Mateo 5:39 dehombres malos que nos persiguen y nos golpean, y a quienes podemos ver cara a cara. En cambio, Santiago está hablando de un diablo singular, espiritual y cósmico, al cual se le puede hacer huir sólo con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo. La Biblia da sobrado testimonio de cómo los espíritus diabólicos temblaban al ver a Jesús. Hemos visto que en el nombre del Señor los demonios cósmicos huyen, literalmente hablando (Lucas 9:49; Hechos 4:12; Romanos 10:13; Mateo 7:22). De modo que podemos decir que el diablo de Santiago no es una persona humana sino cósmica y espiritual, sin lugar a dudas.

El otro pasaje que evidencia a un diablo no humano es Efesios 4:27 (“No deis lugar al diablo”). Sería  absurdo pensar que Pablo se estuviese refiriendo a alguna autoridad humana impía del momento con este nombre: “Diablo”, cuando los cristianos siempre eran acusados falsamente y “daban lugar” a ser perseguidos sin piedad durante los tres primeros siglos de la Era Cristiana. Los cristianos se oponían a la adoración del césar de turno y a participar de las prácticas mundanas. Esto era suficiente motivo para su persecución—Era inevitable! Por eso, parecería irónico que Pablo se estuviese refiriendo a aquellos impíos gobernantes como “el Diablo” en una época en que sin motivo alguno los creyentes eran perseguidos y asesinados sin piedad. Siempre había un motivo para perseguir a un cristiano en los primeros siglos del cristianismo. De modo que Pablo tuvo que referirse a otro tipo de diablo, a uno que está al asecho para atacar a los creyentes y en todas las épocas. Pablo no sólo escribió ese versículo para los cristianos de su época, sino para todos los cristianos, incluso para nosotros, que no sufrimos la persecución que sufrieron los creyentes de los primeros siglos. Hoy día no tenemos a un gobernante humano impío que nos persiga como un diablo feroz, pero no obstante, ese texto tiene plena vigencia para nosotros hoy. Y es que tenemos a un enemigo invisible, cósmico, espiritual, que nos asecha diariamente. Este ser es maléfico, astuto, pervertido, maquiavélico, invisible, poderoso, asesino, mentiroso, calumniador, etc. A éste ser le podemos dar cabida si bajamos la guardia. Es como una enfermedad que se desarrolla en nosotros cuando bajan las defensas de nuestros cuerpos. Por ejemplo, un hombre puede dar lugar al diablo si éste, siendo ex alcohólico, va con un bebedor a una cantina para conversar.  Uno puede dar lugar al diablo, si ve películas violentas, o pervertidas. Uno puede dar lugar al diablo si nos asociamos con gente viciosa. El enemigo cósmico aprovechará la ocasión para sugerirnos o impelernos a hacer cosas que nunca hubiésemos hecho en otras circunstancias.

El otro pasaje que nos lleva a pensar que hay un singular diablo que mueve los hilos de sus marionetas demoníacas es Mateo 25:41 (“Al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles”). Si hay muchos diablos: ¿Por qué aquí se habla de un solo diablo que es arrojado al “fuego eterno” con sus ángeles?¿No deberían ser arrojados allí todos los diablos, y no tan sólo uno, con sus ángeles? Aquí hay un castigo extremo, capital, definitivo para alguien llamado “El diablo”. Pero sin duda aquí no se refiere a ningún humano, sino a algún ser extremadamente impío, maléfico, cruel, abominable, etc. Debe ser un líder, cabecilla, estratega, “el cerebro” de las acciones impías en la tierra y el cosmos. No es un Hitler, ni un Napoleón, ni un Calígula, ni un Herodes, ni un Atila, ni un Stalin, etc; aunque tiene rasgos de todos ellos en su ser. Definitivamente es alguien que merece estar en el “fuego eterno”, y con él, sus servidores angélicos y humanos.

Algunas Citas del N.T donde Aparece un Singular “Satanás

1.-  “Estuvo allí…días, y era tentado por Satanás” (Marcos 1:13).

2.-  “Viene Satanás, y quita la Palabra que se sembró” (Marcos 4:15).

3.-  “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo” (Lucas 10:18).

4.-  “Si…Satanás está dividida contra sí mismo” (Lucas 11:18).

5.-  “Esta hija…que Satanás había atado” (Lucas 13:16).

6.-  “Entró Satanás en Judas” (Lucas 22:3).

7.-  “Satanás os ha pedido para zarandearos” (Lucas 22:31).

8.-  “Por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses” (Hechos 5:3).

9.-  “Y de la potestad de Satanás a Dios” (Hechos 26:18).

10.-“El Dios de paz aplastará…a Satanás” (Romanos 16:20).

11.- “Sea entregado a Satanás para destrucción” (1 Corintios 5:5).

12.- “Juntaros en uno, para que no os tiente Satanás” (1 Corintios 7:5).

13.- “Que Satanás no gane ventaja alguna sobre vosotros” (2 Corintios 2:11).

14.- “El mismo Satanás se disfraza como ángel de luz” (2 Corintios 11:14).

15.- “Un mensajero de Satanás que me abofetee” (2 Corintios 12:7).

16.-  “quisimos ir…pero Satanás nos estorbó” (1 Tesalonicenses 2: 18).

17.- “A quienes entregué a Satanás para que no aprendan a blasfemar” (1 Timoteo 1:20).

18.- “Algunos se han apartado en pos de Satanás” (1 Timoteo 5:15).

19.- “Sinagoga de Satanás” (Apocalipsis 2:9).

20.- “Donde está el trono de Satanás” (Apocalipsis 2:13).

21.- “No han conocido…las profundidades de Satanás” (Apocalipsis 2:24).

22.- “la serpiente…que se llama diablo y Satanás” ( Apocalipsis 12:9).

23.- “prendió al…Satanás, y lo ató por mil años” (Apocalipsis 20:2).

24.- “Los mil años se cumplan, Satanás será suelto” (Apocalipsis 20:7).

En los textos #11 y #17, enumerados arriba, Pablo dice que había entregado a Satanás a creyentes que habían blasfemado y fornicado. Pero: ¿Se estaba refiriendo Pablo a alguna autoridad civil o militar del imperio por el nombre de “Satanás”? Si la respuesta fuera afirmativa, ¿pensaremos, entonces, que Pablo estaba denunciando y entregando a sus hermanos en la fe por faltas morales que debían ellos— en privado— dilucidar? Imagínese, por un instante, qué insensato hubiese sido que Pablo hubiese entregado a las autoridades civiles anticristianas, a cristianos infieles. Este desatino de Pablo les hubiera dado más motivos a sus detractores para perseguir a los cristianos, acusándolos de inmorales, deshonestos, e impíos. Esto hubiese ido en contra de los mismos cristianos, y ellos mismos hubieran sido objeto de justificadas acusaciones y persecuciones feroces. Ahora bien, el contexto del texto # 11 parece indicar que aquel fornicario había sido disciplinado por Pablo y finalmente expulsado de la grey. Esto significaría que dicho pecador pasaría, del reino de la luz, al reino de las tinieblas, cuyo padre y dios es Satanás, el ángel caído (ver el verso 2). Lo mismo les ocurrió a Himeneo y Alejandro del texto # 17.

El Satanás del libro de Job

En el libro de Job encontramos la figura de Satanás que aparece como una persona enigmática, seductora, acusadora, y aun, celosa. Mucho se ha discutido sobre este Satanás que se acerca a Dios para cuestionar la fidelidad del fiel Job. Veamos lo que dice Job capítulo 1: “Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales también vino Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿no has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: acaso teme Job a Dios de balde? ¿no le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. Pero extiende ahora tu mano y toca lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.

Los que creen que este Satanás del libro de Job no es otro que un siervo humano de Dios que pone en tela de juicio la integridad de Job, se encuentran con ciertos problemas. Enprimer término, no es seguro que este Satanás sea un hijo de Dios necesariamente. Lo que dice el texto es que entre los hijos de Dios que vinieron a entrevistarse con Dios estaba también Satanás. Por ejemplo, yo puedo decir que en la reunión de los obreros de la empresa estaba también el abogado de la compañía. Esto no significa que el abogado sea otro obrero de la empresa, ¿no es verdad? Segundo punto, aquí tenemos a un Satanás velocísimo que se da el lujo de andar por toda la tierra en un tiempo en que ni siquiera se conocía la rueda. Los hombres de aquellos remotos tiempos de seguro demorarían una eternidad para poder recorrer toda la tierra de arriba para abajo, cruzando ríos, mares, desiertos, montañas;  soportando el calor, el frío, el cansancio, la falta de comida y agua; sorteando las fieras salvajes, las tribus paganas, etc, etc. Pero nuevamente aquí hay una persona llamada “Satanás” que no tenía problema alguno para movilizarse permanentemente por el planeta tierra unos tres mil años atrás, y probablemente tampoco lo tenga en estos días.

Por otro lado, este Satanás no parece ser un buen y fiel servidor del Señor, y pareciera que tampoco estaba en buenas relaciones con Él. En Job 2: 3 Dios dice algo contra Satanás que lo coloca como un ser despiadado y maligno: “…tú (Satanás) me incitaste contra él (Job) para que lo arruinara sin causa”. De aquí se desprende que este Satanás es alguien funesto, que incita a la adversidad y a la ruina de las personas sin motivo alguno. Este es un ser calumniador, envidioso, altanero, desafiante, mentiroso,  provocador, y acusador. Y esto es precisamente lo que dice la Biblia de Satanás, el gran señalador yacusador de los hombres. Dice Apocalipsis 12: 10: “…porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche”. Esto concuerda con la historia de Job perfectamente, y con la de Josué en Zacarías 3. No obstante, este arrojamiento se realizará cuando Cristo esté por reinar enel mundo por mil años, es decir, cuando vuelva por segunda vez.

Se dice que “delante de Jehová” no significa necesariamente estar presente frente a Dios en el cielo. Se sostiene que Josué y los ancianos de las tribus de Israel en Siquem, “se presentaron delante de Jehová” (Josué 24: 1). Aún después, Samuel  a su turno le dijo a Israel: “Preséntense ustedes delante del Señor…” (1 Samuel 10: 19): Igual se nos dice que María, la madre de Jesús, poco después del nacimiento de su hijo, vino al templo de Jerusalén “Para presentarlo al Señor…” (Lucas 2: 22-24). Todos estos ejemplos son usados por los no creyentes del diablo para sostener que hombres pueden presentarse ante Dios en la tierra, sin moverse de ella, o sin necesidad de “volar” al cielo. No obstante, en ninguno de estos casos, ni en otros que puedan existir, encontramos a un Satanás que mantiene un diálogo fluido y directo (sin necesidad de un mediador) con el mismo Dios Eterno. No hay nada en el contexto, ni en todo el libro de Job, que nos pueda sugerir que este Satanás hablaba con un ángel de Dios. En realidad todo parece indicar que Satanás hablaba con Dios mismo. Aquí hay un personaje osado, medio intrigante, celoso, y envidioso de la prosperidad de un hombre de la tierra.

Es verdad que Moisés, como un escogido de Dios, habló con Dios en muchas ocasiones. No obstante, sabemos que sus diálogos fueron con los ángeles de Dios que venían en su nombre. Por ejemplo, cuando habló con “Dios” en la zarza ardiente, en realidad está demostrado, por la misma Biblia, que Moisés habló con los mensajeros angélicos de Jehová que venían en su nombre. Además, jamás se le llamó con el nombre ‘Satanás’ a Moisés, ni siquiera cuando rompió las tablas de la ley. Por otro lado, la única ocasión que parece que Dios se dirigió a un hombre personalmente fue en el Paraíso, inmediatamente después de la desobediencia de Adán y Eva. Después el hombre necesitaría de un mediador para llegar al trono de la gracia, pues el pecado rompió la relación hombre-Dios.

A los israelitas, inclusive, no les era permitido entrar al “santísimo” (la morada de Dios), sino sólo al sumo sacerdote de Dios. Éste ofrecía sacrificios a Dios por los pecados del pueblo y podía ingresar al santísimo una vez al año (Hebreos 9: 25). Aun hoy Jesús es el único Mediador entre los hombres y Dios, ya que ninguno puede prescindir de Cristo como tal (Hebreos 9: 24). Nótese que este texto de Hebreos 9: 24 prueba que ningún hombre puedepresentarse directamente ante Dios, sino sólo el único Mediador, Jesucristo. Él sólo se presenta por nosotros ante el Dios y Padre celestial. Esta imposibilidad de estar “frente a Dios”, cara a cara, fue siempre así desde que el pecado reinó en el mundo. ¿Cómo, entonces, suponer que este Satanás era un hombre que se presentó ante Dios y que pudo mantener un diálogo fluido y directo con Él, cuando a nadie en la tierra se le ha permitido eso, salvo al Hijo de Dios y a los buenos espíritus angélicos?

Satanás en el libro de Zacarías

En el libro de Zacarías 3: 1-7 encontramos nuevamente la figura de Satanás. Dice el texto:“Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo Jehová aSatanás, Jehová te reprenda, oh Satanás…”.  Sobre este Satanás se ha especulado mucho, y hay quienes creen que era alguno de los principales samaritanos que se oponía a la construcción del templo. Pero si esa interpretación es verdad, ¿por qué no se dice claramente eso en el contexto?¿Por qué tanto misterio? ¿No hubiera sido mejor que se dijera claramente que un líder o líderes samaritanos se oponían como adversarios (Satanases) ante el sumo sacerdote? Pero aquí aparece un Satanás que no requiere mayor presentación, pues es harto conocido desde tiempos anteriores, desde la creación, en la historia de Job, en la vida de David, y ahora, en la de Josué.  Por tanto, decir que este Satanás de Zacarías simboliza a una secta llamada de los samaritanos, es forzar el sentido del texto. Definitivamente el contexto de Zacarías no nos dice nada de que los samaritanos eran, en su conjunto, el Satanás de Josué.

Jesús Confronta las Tentaciones de Satanás

En Mateo 4 tenemos el registro de la tentación Satánica contra Jesús, la cual se produjo mientras Jesús ayunaba por 40 días. Dice así el relato: “Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo e Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Él respondió y dijo: Escrito está; No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Entonces el diablo lo llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca e ti, y, en sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra. Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.. El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.” (Mateo 4:1-11).

Mucho se ha discutido sobre este incidente de Jesús, de si es una historia literal o simbólica. Se ha dicho que ésta fue una tentación personal de Jesús, sin la verdadera intervención de un tentador cósmico o supramundano. Se ha dicho que esta tentación de Jesús provino de su mismo ser, de su propia inclinación humana al mal y al pecado. Se ha afirmado que él mismo sintió deseos de adelantar su reino mundial, tomando el control inmediato del mundo. Se ha sostenido que él sintió el deseo (se sintió tentado) de probarse a si mismo para comprobar si él era verdaderamente el Hijo de Dios, y si Dios era capaz de intervenir por él. Además, se sostiene que Jesús, por sí mismo, y por su sola voluntad, se fue a la santa ciudad y se paró en el pináculo del templo para probarse. Pero si esto es verdad: ¿Acaso no hubiera sido más fácil, y más directo, por parte de Mateo, que dijera que Cristo se sintió tentado para ser rey del reino de este mundo y hacerse el soberano de esta era, y que quiso, por un instante, tentar a Dios para ver si verdaderamente lo protegería, y así confirmar su filiación divina?¿por qué usar a una tercera persona (el diablo) para decir lo mismo en forma oculta? O, ¿Es que el diablo en verdad sí existe como un tentador personal y cósmico?

Si los malos deseos, o las perversas inclinaciones salen de nuestro interior o de nuestro “corazón”: ¿Por qué dice Mateo que el diablo vino— y no más bien— que el diablo salióde Jesús? Aquí hay un diablo cósmico, que no reside en uno, pero que puede eventualmente “entrar” en uno a través de las obsesiones (en la mente) y las posesiones ( en el cuerpo).

Notemos, además, que al ver Jesús los reinos de este mundo, el diablo no le dijo: “Todo esto es tuyo, sólo tienes que tomarlo”, sino más bien: “Todo esto te daré si postrado me adoras”. Aquí hay uno que ya tenía la posesión del mundo, y que se lo ofrece a Jesús. Pero la condición es que Jesús se rinda al amo y señor de los reinos de este mundo malo. Jesús no podía ser el amo del mundo malo sin condiciones. Él tenía que rendirse y adorar al diablo.

Nuestra Lucha no es Contra “Carne y Sangre

El apóstol Pablo fue claro al afirmar que nuestra lucha no es contra los adversarios o “satanases” de este mundo de carne y huesos, o los oponentes humanos de Jesucristo; sino contra los enemigos o adversarios espirituales que se mueven constantemente en los “lugares celestiales” (no en el “corazón” del hombre). En Efesios 6:12 leemos: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales en las regiones celestes”. Notemos que Pablo dice que nuestra verdadera lucha no es contra los adversarios humanos que nos persiguen o nos quieren matar, sino más bien contra las huestes espirituales en las regiones celestes. Pablo sin duda creía en adversarios maléficos y espirituales de diferentes rangos en los lugares supramundanos o “atmosféricos”. Este pasaje contradice la hipótesis que Satanás y el diablo son dos palabras para personificar el mal. Los deseos malos no son espíritus, son inclinaciones torcidas del carácter que pueden conducirnos a la violación de las leyes divinas. Pero los malos espíritus pueden inducir a los malos deseos a través de sugestiones, obsesiones, posesiones, etc.

Por su parte, el apóstol Pedro coincide con Pablo, cuando al escribir su Primera Epístola, dice: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8). Aquí Pedro habla de un enemigo cósmico que da vueltas por la tierra buscando a quien devorar. Esto nos hace recordar al Satanás de Job, quien venía de la tierra, movilizándose alrededor de ella para luego acusar a Job. Aquí tampoco no hay evidencia contextual alguna de que se esté hablando de un diablo humano en el poder, es decir, de un perseguidor del Imperio Romano o de una autoridad Judía.  Además, los humanos nos pueden devorar en esta vida, pero no en la futura. Es decir, nos pueden matar el cuerpo, mas no el alma. En cambio, este diablo si tiene la facultad de devorarnos y destruirnos para siempre si caemos en sus garras. Por causa de ese maléfico espíritu cósmico podemos perder alma y cuerpo en el infierno (Véase Mateo 10:28).

Recordemos siempre que los enemigos que no podemos ver y tocar resultan más difíciles de combatir, pues operan sigilosamente y de sorpresa. No obstante, Jesús ha venido para desenmascarar al Diablo, revelando los estratagemas que éste, y sus demonios, usan contra nosotros (1 Juan 3)

Satanás es un gran imitador de Dios. Desde un comienzo quiso ser como Dios (Isaías 14: 13, 14; 2 Corintios 4: 4) y recibir así, la adoración del mundo entero (1 Juan 5: 19), y de los ángeles. Él reina en esta era maligna, y recibe el servicio de millones de hombres (Mateo 4: 8, 9; 1 Juan 5: 19). También él inspira sus “libros sagrados” de religiones falsas, yfilosofías contrarias a las de Dios. Durante el régimen diabólico de Hitler, Satanás usó a este líder nazista y racista en contra del pueblo de Dios, y le hizo creer que tendría un reino milenario. Por cierto que Satanás estaba detrás del trono y pretendió oprimir al mundo pormil años con su falso Mesías. Una burda imitación del reinado milenario de Cristo. Dios le prometió a Su Hijo el gobierno del mundo venidero (Daniel 7: 13, ,14), y así también lo hizo el diablo, ofreciéndole su mundo y sus reinos a Jesús en la tentación en el desierto (Mateo 4: 8, 9).

El Diablo también quiere tener su propia iglesia—la Iglesia de Satanás. Sí, hoy en día Satanás es adorado con sacrificios de animales y de humanos. Él tiene su propia Biblia, sus propios mandamientos, sus propios rituales, y sus propias recompensas. Sus mandamientos principales son el odio y las prácticas carnales (sexo, drogas, alcohol, asesinatos, brujería, idolatría, etc).

A Satanás le gusta hacer milagros maravillas (2 Tesalonicenses 2: 9), como manifestarse en la forma de un ángel de luz y de verdad (2 Corintios 4: 4). También puede hacer bajar fuego del cielo, imitando a lo que Dios hizo a favor y en presencia del profeta Elías (comparar 2  Reyes 1: 10, y Apocalipsis 13: 12, 13). Igualmente puedematerializarse como una virgen bendita, y hasta tomar la forma de Cristo. También es capaz de predecir con alguna precisión algo del futuro usando psíquicos y profetas, y hasta curar enfermedades con la imposición de manos por parte de “curanderos” y “médicos psíquicos”.

 Y finalmente, el diablo imita el advenimiento de Cristo enviando a un “inicuo” (el Anticristo final) para que engañe a los hombres con maravillas y portentos, aunque será destruido por la verdadera presencia de Jesucristo en gloria (2 Tesalonicenses 2: 9, 10).

El Pecador Consuetudinario es del Diablo

Satanás el diablo es presentado como un padre con hijos (Juan 8: 44), y además, si bien la Biblia habla de muchos “satanases” y muchos “diablos”, también es cierto que habla de unsingular diablo que es líder de la maldad, un dios, un mentiroso, tentador, seductor, astuto, devorador, maléfico, milagrero, zarandeador, instigador, revoltoso, ladrón, arrebatador, embaucador, estorbador, mentiroso, acusador, calumniador, asesino, intrigante, soberbio, odioso, enemigo, acechador, etc. Ahora bien, según las Escrituras, hay un singular personaje en la Biblia que tiene todas estas características en él, y se le llama Satanás el diablo.

Pues bien, este Satanás busca seguidores que se le parezcan a él y para ello él moldea un carácter perverso en las personas a través de sus mentiras. Mentiras filosóficas y valores torcidos son dos caminos que usa él. También pone en el corazón sentimientos bajos y ruines de maldad. Así, él logra cautivar a los hombres con su seductora influencia. Él explota la carnalidad humana. El pinta el alcohol como algo bueno, y también el tabaco. Él promueve el sexo desenfrenado a través de la pornografía. También el promueve la infidelidad conyugal a través de las novelas baratas que bombardean a la TV todos los días. En fin, los que caen bajo su influencia maléfica se convierten en sus esclavos, de allí que Juan tiene razón al decir: “El que practica el pecado es DEL Diablo…” (1 Juan 3: 8). Nótese que Juan no está diciendo que aquel que practica el pecado es diablo o un diablo. No! Lo que dice es otra cosa diferente. Él dice que el que practica el pecado le pertenece al diablo, al singular diablo que es el padre y dios de este mundo impío. Si el diablo es un sinónimo de la maldad o de la personificación de la maldad, o es el mismo pecador: ¿por qué Juan dice que un pecador puede pertenecer al diablo?

Por otro lado, como ya dijimos antes en “Vuestro Padre: El Diablo”, uno puede ser de la entidad diabólica espiritual, llamada ‘Satanás’,  o en caso contrario, de la Entidad Divina Espiritual llamada ‘Dios’.  Si el Satanás espiritual no existe, entonces tampoco existe Dios como un Ser Todopoderoso y Espiritual.  Si uno es diablo y Satanás cuando nos oponemos a Dios, entonces uno es Dios cuando practicamos la justicia y obramos con amor y verdad. Pero esta conclusión, ni es bíblica, ni es posible.

Aquí claramente se habla de pertenecer a alguien: A Satanás o a Dios. Ahora bien, hoy continúa la rivalidad del diablo por robarle seguidores a Dios y a Cristo. Por otro lado, Dios ha enviado a Cristo para arrebatarle al diablo pecadores cautivos bajo sus maléficas garras (Colosenses 1:13; Lucas 8:12, 2 Timoteo 2:26; Santiago 4:7; 1 Pedro 5:8; Hechos 26:18; 1 Timoteo 5:15).

El Diablo en los Fenómenos Parasicológicos                                                                                                                                                                                                  

Según el profesor Charles Richet, los fenómenos paranormales (del griego para, al lado de, más allá, por encima de, y normal), son “fenómenos extraños, psicológicos o físicos, debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a facultades desconocidas del espíritu”. Éstos se pueden dividir en dos grupos: los subjetivos o psicológicos y los objetivos o materiales. Los primeros comprenden, básicamente, la telepatía, llamada, en general, “transmisión de pensamiento”, y la metagnomía o “videncia”, que consiste en el conocimiento, al margen de la actividad sensorial o racional normales, tanto las cosas sensibles como los acontecimientos pasados o futuros.

Los segundos pueden agrupar en 3 categorías principales: La telecinesia, la psicocinesiay la ectoplasmia. La telecinesia (del griego tele, lejos, y kinesis, movimiento) designa, de una forma científica, el movimiento de objetos realizados sin que medie contacto alguno, así como la levitación del cuerpo humano. El fenómeno típico de la telecinesia es el de la mesa, llamada “giratoria”, movida a distancia.

Con la telecinesia se halla generalmente vinculada la psicocinesia (del griego psyché, alma, y kinesis, movimiento), que se puede definir como un influjo de la acción del pensamiento sobre sistemas físicos en evolución: por ejemplo, un lanzamiento de dados.

La ectoplasmia (del griego ektós, fuera, y plasma, formación) es, al parecer, la formación paranormal, la materialización, mediante el cuerpo de un médium, de órganos aislados, rostros, animales, y seres fantasmales de aspecto humano o humanoide.

Los movimientos de objetos sin contacto, o telecinesia, fueron observados mucho antes de la aparición del espiritismo y de la metapsíquica: el fenómeno era conocido en tiempos deTertuliano, o sea hace unos 18 siglos. Hay muchos registros de telecinesia interesantes como las de los religiosos católicos Teresa de Ávila, Bernardino Realino, Francisco Suárez, y José de Copertino. Las levitaciones de José de Copertino (1603-1663) se produjeron en Nardo, en Asís, en Osimo, en Fossombrone, en Nápoles, en Roma y en cierto número de conventos: La Grottela, el Sacro Convento, etc.

Sólo en la ciudad de Copertino hay registradas más de setenta éxtasis corporales de José. Y según la bula de canonización, “no hay santo que se compare a él”. Sus levitaciones consistían en levantamientos con movimientos de traslación. El Papa Urbano VIII fue una vez testigo del fenómeno.

Sus levitaciones eran tan frecuentes, que cuando sus hermanos de comunidad lo buscaban por el convento y no lo hallaban, el superior les decía, en son de broma: “Mirad hacia arriba, que ahí lo encontraréis.” El punto aparte es si esta fenomenología en José era de Dios o de los espíritus malignos. Recordemos que los médiumes espiritistas también levitaban por los aires y se podían trasladar en ese estado. Tenemos el caso del espiritista Mister Home, en Londres, (1868), en presencia de Lord Lindsay, de Lord Adare, y el capitán Wyrme.  Los testigos vieron cómo el médium, en levitación, entraba y salía por las ventanas del inmueble sito en el número 5 de Buckinghame Gate, en Ashley Place.

No podemos, pues, ignorar las fuerzas ocultas en este mundo malvado. Se ha sabido de niños analfabetos, que poseídos por entidades paranormales, empezaron a hablar en lenguas extrañas, como también hablaron pulcramente idiomas y lenguas conocidos (glosolalia) tales como el latín, el francés, el inglés, el alemán, etc. También se ha visto a personas levitar como los médiumes espiritistas, monjes, y aun fantasmas. También han levitado objetos como mesas, lámparas, libros, botellas, copas, etc, por manos invisibles. Los “espíritus chocarrones o traviesos (poltergeist)” en casas llamadas encantadas o embrujadas no es historia nueva. Se han reportados casas, hospitales, palacios, conventos, etc, embrujados, en donde se manifiestan fenómenos paranormales como es el caso de radios y televisores que se encienden solos, Luces que se prenden y apagan, manchas de sangre que aparecen en las paredes, voces extrañas lamentándose, objetos que vuelan y se estrellan en las paredes, golpes, agresiones físicas y psicológicas a personas que las habitan, cambios bruscos de temperatura dentro de un área de la casa sin motivo alguno, aparecidos sin cabeza, o sin pies, y así por el estilo. Y esto no es sólo de reciente data.

Se cuenta que Adrien de Montalembert, limosnero de Francisco I de Francia, anotó el caso sucedido en un convento, en 1528, donde no sólo se producían ruidos extraños, sino que los más diversos objetos eran arrojados violentamente sin mano visible alguna que los arrojara. También Cieza de León cuenta que, en 1594, cuando el cacique Pirza, en Popayán, Colombia, se convirtió al cristianismo, era molestado continuamente por piedras que caían de lo alto. No eran arrojadas por ningún ser humano, sino que caían verticalmente a tierra. Los que presenciaron la conversión del cacique contemplaron con gran asombro, cómo una copa de licor, colocada sobre una mesa, se levantaba en el aire, siendo vaciada, y vuelta a llenar al ser nuevamente dejada en el mueble. También los misioneros jesuitasen Conchinchina, en el siglo XVIII, observaron varios casos, sin encontrar explicación alguna.

Las personas poseídas suelen no sólo hablar en lenguas, sino también pueden predecir el futuro, y manifestar una fuerza descomunal pese a todos los intentos por detenerlo. También suelen odiar la religión cristiana, y el nombre de Jesús.  El exorcismo en el nombre de Jesucristo puede liberar a esas personas completamente de la posesión diabólica. Negar que existen estos extraños fenómenos es querer tapar el sol con un dedo. El sol seguirá pese a todo. Y como dice el Dr. D. Costa, S.P“Las posesiones han venido haciéndose más raras a medida que se extendía el reino de Jesucristo, pero nunca ha cesado por completo ni entre los cristianos”.                                                      

Conclusión

Mucho se ha discutido del diablo en todas las épocas o siglos. Hoy existe una corriente de teólogos, católicos y protestantes, que se ha propuesto negar la existencia personal y cósmica del diablo, aduciendo que es un mito de las religiones paganas. No obstante, existen muchísimos teólogos renombrados que sostienen la creencia tradicional cristiana de fuerzas cósmicas que están en contra de Dios y de sus criaturas a las cuales la Biblia llama demonios, espíritus impuros, etc.

En la Biblia encontramos a humanos que fueron diablos y Satanases, como por ejemplo: Judas, Pedro, y otros. No obstante, este hecho no niega la existencia de un Satanás y Diablo mayor; como tampoco se puede negar la existencia de un Dios Todopoderoso y Espiritual, por el simple hecho de que hombres como Moisés, Samuel, Sansón hayan fungido de dios en una determinada función.

El problema de negar la existencia de un cósmico Satanás maléfico, perverso, astuto y tentador, es que motivamos a que las gentes bajen la guardia contra su accionar asolapado y agazapado. Si decimos irresponsablemente que no existe el virus de la polio, millones de padres dejarían de vacunar a sus hijos, y entonces les estaríamos exponiendo a un gran peligro. La obra maestra del diablo es, sin duda, lograr que las personas no perciban su existencia, y que la nieguen por completo.

Definitivamente la Biblia presenta a un diablo singular que sabe que el evangelio de Cristo tiene poder para salvar a los hombres de sus pecados y también de apartarlos de su maléfica influencia y dominio férreo. Satanás el diablo es un personaje perverso e impío que conoce quién es Cristo y de quien es verdaderamente Hijo. Su oposición a Cristo no es de balde, él sabe que Cristo significa su ruina eterna, su destrucción total. En Lucas 8:12 Jesús— al explicar la parábola del sembrador—dice: “Y los del camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.  Aquí se nos presenta a un diablo o Satanás creyente, creyente en el poder del evangelio de Jesucristo, pero no se rinde a él. Es más, hace todo lo posible para que los hombres no vean la eficacia salvadora del evangelio de Cristo,  para que no se salven. Definitivamente este personaje no es un hombre incrédulo, pues el incrédulo no cree en el poder salvador del evangelio. Tiene que ser alguien que conoce quien es Cristo y del valor de su palabra. ¿Quien más que el ángel caído Satanás?

La parapsicología admite que hay fenómenos muy extraños y sobrenaturales en este mundo que no pueden ser simplemente explicados como fenómenos producidos por el mismo hombre. Hay, de hecho, fuerzas o poderes ocultos que son sutiles y peligrosos que el hombre no podría explicar sin la presencia o existencia de un diablo cósmico.

MOMENTOS DE LA CREACIÓN: EL ANIMAL QUE CONFUNDIÓ A LOS CIENTÍFICOS

Salmo 106:7

“Nuestros padres no entendieron tus maravillas en Egipto; no se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias, sino que lo provocaron en el mar, [incluso] en el mar Rojo”.

A veces la imaginación de Dios es tan creativa que incluso los científicos están perplejos por los resultados. Un ejemplo de ello es el colugo, un animal que los científicos trataron de colocar en tres familias diferentes antes de que finalmente se rindieran y designaran una nueva familia sólo para  esa  criatura extraña.

Los científicos coinciden en que el colugo es un mamífero. Pero más allá de eso, ellos no tenían otra idea. Por un tiempo ellos habían clasificado el colugo como un murciélago, ya que tiene una membrana que se utiliza para el vuelo sin motor. Pero una inspección más cercana, estaba claro que el colugo no era un murciélago. El colugo tiene ambas patas delanteras y traseras y una cola que todas se usan para estirar la membrana del animal de la talla de un gato para una anchura de cuatro pies. En base a esto, los científicos pensaron que podría ser un lemur con alas, por lo que calificaron el colugo como un primate. El colugo estrictamente vegetariano no es un lémur, no obstante. Así que hace unos 50 años, los científicos decidieron darle al colugo su propia clasificación – Dermoptera, que significa “ala de piel”.

Los científicos clasifican los animales de acuerdo con una historia evolutiva imaginaria – el más popular de la escuela de pensamiento de hoy. Esto no prueba la evolución, sino que simplemente arreglando las cosas similares juntas, al igual que hacen los niños de kindergarten a medida que aprenden acerca de diferentes cosas. Pero el colugo es un testimonio de la creatividad imaginativa de Dios que los científicos no han sido capaces de encontrar nada que ni remotamente se parezca a esta criatura extraña y maravillosa.

Oración:
Padre, muchas veces doy por sentado las cosas maravillosas que ha hecho. A veces se necesita algo como el colugo para renovar mi agradecimiento por lo que has hecho. Ayúdame a considerar la obra salvadora de tu Hijo, Jesucristo, para mí con gratitud completa. En Su Nombre. Amen.
Notas:
Foto: Cortesía de Lip Kee Yap. Licenciado bajo la licencia Creative Commons Attribution 2.0 Generic.

Ver / imprimir / compartir esta en CreationMoments.com

EL MITO DE “LA ÚNICA RELIGIÓN VERDADERA”

¿Verdad, no? ¡No me había puesto a pensar en este punto!

En ninguna parte Jesús dijo que fundaría una religión verdadera, ni tampoco los apóstoles.  Santiago dice que cada uno puede tener su religión personal sana y pura cumpliendo ciertas pautas o requisitos.

Por Apologista (Ingº. Mario A Olcese)

EL DISCUTIDO LIBRO PERDIDO DE ABRAHAM: ¿MITO O VERDAD?

El Libro Perdido de Abraham es un documental premiado que investiga la reclamación notable de que el fundador del mormonismo Joseph Smith tradujo un libro perdido de la escritura de una voluta de papiro egipcia que él obtuvo en 1835. Escuche las opiniones de creyentes mormones y Egiptólogos de Categoría mundial y decida por usted  mismo.

The Lost Book of Abraham

 

 
Publicado por

EL RAPTO: ¿QUIÉN SE QUEDA ATRÁS?

Left BehindAunque la iglesia de Dios Unida que produjo este video es la heredera de algunas doctrinas erradas del finado Sr. H.W. Armstrong, fundador de la Iglesia de Dios Universal,  este video aclara los errores del rapto secreto de manera eficiente.

¿Pero por qué muchas personas creen que una doctrina que no tiene ninguna validez bíblica? ¿No es hora de que aprendamos la verdad sobre el mal llamado “rapto secreto”? 

 
Publicado por apologista

MITO ATEO: EL CRISTIANISMO FUE INVENTADO POR PABLO, NO FUNDADO POR JESÚS DE NAZARET

La mayoría de los ateos creen en el mito de que el cristianismo fue inventado por Pablo de Tarso, en lugar de estar basado en las enseñanzas de Jesús de Nazaret. Este mito aun está incluido en el libro de Richard Dawkins, El espejismo de Dios, donde se hace la declaración, “el cristianismo fue fundada por Pablo de Tarso”. Sin embargo, como muestra el vídeo, todas las doctrinas cristianas esenciales fueron enseñadas en el Antiguo Testamento, así como por Jesús y los apóstoles. 

 
Publicado por

LA FALACIA DEL “FALLECIMIENTO” DEL CRISTIANISMO

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA, CON LIGEROS ERRORCILLOS

imagenEl fallecimiento presunto de la cristiandad es una falacia – una ilusión conjurada por los sociólogos, los ateos y los medios de comunicación seculares con Newsweek historias de portada como”. La decadencia y caída de la América cristiana”

En realidad, el cristianismo es ahora la mayor religión del mundo y está creciendo de manera exponencial. Las naciones en desarrollo, está compensando la disminución de Europa, según un nuevo informe del Foro Pew sobre Religión y Vida Pública.

El informe encontró que el número de cristianos – protestantes y católicos – se ha triplicado de 600 millones en 1910 hasta 2,18 mil millones en 2010. El aumento se debe principalmente a una explosión en el número de pentecostales y carismáticos -. Los movimientos que iniciaron en el siglo pasado y ahora abarcan un cuarto de todos los cristianos con 584 millones de fieles.  

“Ha habido un crecimiento enorme en el cristianismo”, dice Rodney Stark, el autor de “El triunfo del cristianismo”, y el Profesor Distinguido de Ciencias Sociales y co-director del Instituto de Estudios de la Religión en la Universidad de Baylor. “Los sociólogos han estado diciendo al mundo desde hace 100 años que el cristianismo está desapareciendo, mientras que en realidad sigue creciendo rápidamente. Es una especie de ilusión europea”.

En 1910, dos tercios de los cristianos del mundo vivían en Europa, bastión tradicional del cristianismo. Hoy en día, sólo el 26 por ciento se encuentran en Europa. Más de un tercio – el 37 por ciento – viven en las Américas, el 24 por ciento en el África subsahariana y el 13 por ciento se encuentran en la región de Asia-Pacífico.

En el último siglo, la población mundial ha crecido de 1.8 mil millones a 6,9 mil millones. Como resultado, los cristianos eran casi la misma proporción de la población mundial en 2010 – alrededor de un tercio – como lo hicieron hace un siglo. De estos cristianos, cerca de la mitad son católicos, 37 por ciento son protestantes, 12 por ciento son cristianos ortodoxos y el resto son los mormones, los Testigos de Jehová y otros grupos.

Sin embargo, la relativa estabilidad de la proporción de cristianos en el mundo de las máscaras del siglo pasado un cambio trascendental.

Aunque Europa y América siguen siendo el hogar de la mayor parte de los cristianos del mundo – el 63 por ciento, que comparten es mucho menor de lo que era en 1910 – el 93 por ciento. La proporción de la población europea que es cristiano ha disminuido de 95 por ciento en 1910 a 76 por ciento en 2010, mientras que la proporción de la población en general cristiana de las Américas – América del Norte, América Latina y el Caribe – se redujo de 96 por ciento a 86 por ciento.

Durante el mismo período, sin embargo, el cristianismo creció enormemente en el África subsahariana y de manera significativa en la región de Asia-Pacífico, donde había relativamente pocos cristianos a comienzos del siglo 20.

La proporción de la población que es cristiana en África subsahariana aumentó de un 9 por ciento en 1910 a 63 por ciento en 2010, mientras que en la región de Asia-Pacífico se elevó de 3 por ciento a 7 por ciento. “Hoy en día, como resultado de estos cambios , no hay ningún centro indiscutible del cristianismo “, dice Alan Cooperman, director asociado de Pew para la investigación. “En 2010, ninguna región tenía la mayoría de los cristianos en el mundo de las cinco regiones examinadas en el informe, las Américas de la región con la mayor parte del cristianismo mundial -.. Más de un tercio”

Las Américas tienen ahora 804 000 000 cristianos, frente a 166 millones de dólares en 1910. En comparación, Europa tiene 566 millones de cristianos, frente a los 406 millones en 1910.

África subsahariana tiene 516 millones de cristianos, un aumento exponencial de 9 millones de dólares en 1910. Del mismo modo, la región de Asia-Pacífico tiene 285 millones de cristianos, un incremento de diez veces más de 28 millones de dólares en 1910. El Medio Oriente-Norte de África tiene 13 millones de cristianos, más del doble de los 4 millones de cristianos en esa parte del mundo hace un siglo.

En las Américas, el 86 por ciento de la población son cristianos, por debajo del 96 por ciento en 2010. Los tres países de las Américas con mayor población cristiana son los Estados Unidos (277 millones), Brasil (176 millones) y México (108 millones).

Los EE.UU. tiene la mayor población cristiana de cualquier otra nación del planeta, un país donde el 80 por ciento de la población son cristianos. La proporción de estadounidenses que son cristianos ha descendido de más del 90 por ciento en 1910.

“Incluso en los EE.UU., el crecimiento o el declive del cristianismo, en función de cómo se mire, es una mezcla de participación de todos los tipos de grupos diferentes, desde el Romano presencia católica en esta Nación, que sería la disminución a excepción de la inmigración procedente de América Latina, a continuación, los grupos protestantes tradicionales, que son famosos por la pérdida de miembros, “dice Todd Johnson, director del Centro para el Estudio del cristianismo mundial en el Gordon-Conwell Theological Seminary. “Pero entonces usted tiene las Asambleas de Dios y otros grupos que han ido creciendo con los años y los grupos aún más pequeños que lo están haciendo bastante bien.”

EN INGLÉS:

The purported demise of Christianity is a fallacy – an illusion conjured up by sociologists, atheists and secular media with Newsweek cover stories like “The Decline and Fall of Christian America.”

In reality, Christianity is now the world’s largest religion and is growing exponentially in developing nations, offsetting declines in Europe, according to a new report by the Pew Forum on Religion & Public Life.

The report found the number of Christians – both Protestants and Catholics – has tripled from 600 million in 1910 to 2.18 billion in 2010. The increase is largely driven by an explosion in the number of Pentecostals and Charismatics – movements that ignited over the last century and now encompass a quarter of all Christians with 584 million adherents.

“There has been enormous growth in Christianity,” says Rodney Stark, the author of “The Triumph of Christianity” and the Distinguished Professor of the Social Sciences and co-director of the Institute for Studies of Religion at Baylor University. “The sociologists have been telling the world for 100 years that Christianity is disappearing while it’s actually continuing to grow rapidly. It’s kind of a European illusion.”

In 1910, two-thirds of the world’s Christians lived in Europe, Christianity’s traditional stronghold. Today, only 26 percent are in Europe. More than a third – 37 percent – live in the Americas, 24 percent in sub-Saharan Africa and 13 percent are found in the Asia-Pacific region.

In the last century, the world’s population has grown from 1.8 billion to 6.9 billion. As a result, Christians made up about the same proportion of the world’s population in 2010 – about a third – as they did a century ago. Of these Christians, about half are Catholics, 37 percent are Protestants, 12 percent are Orthodox Christians and the rest are Mormons, Jehovah’s Witnesses and other groups.

However, the relative stability of the proportion of Christians in the world over the last century masks a momentous shift.

Although Europe and the Americas are still home to most of the world’s Christians – 63 percent, that share is much lower than it was in 1910 – 93 percent. The proportion of Europe’s population that is Christian has dropped from 95 percent in 1910 to 76 percent in 2010, while the proportion of the overall Christian population in the Americas – North America, Latin America and the Caribbean – fell from 96 percent to 86 percent.

Over the same period, however, Christianity grew enormously in sub-Saharan Africa and significantly in the Asia-Pacific region, where there were relatively few Christians at the beginning of the 20th century. The share of the population that is Christian in sub-Saharan Africa climbed from 9 percent in 1910 to 63 percent in 2010, while in the Asia-Pacific region it rose from 3 percent to 7 percent.

“Today, as a result of these changes, there is no indisputable center of Christianity,” says Alan Cooperman, the Pew associate director for research. “In 2010, no one region held a majority of the world’s Christians. Of the five regions discussed in the report, the Americas were the region with the largest share of global Christianity – over one-third.”

The Americas now have 804 million Christians, up from 166 million in 1910. In comparison, Europe has 566 million Christians, up from 406 million in 1910.

Sub-Saharan Africa has 516 million Christians, an exponential increase from 9 million in 1910. Likewise, the Asia-Pacific region has 285 million Christians, a ten-fold increase over 28 million in 1910. The Middle East-North Africa region has 13 million Christians, more than double the 4 million Christians in that part of the world a century ago.

In the Americas, 86 percent of the people are Christians, down from 96 percent in 2010. The three countries in the Americas with the largest Christian populations are the United States (277 million), Brazil (176 million) and Mexico (108 million).

The U.S. has the largest Christian population of any nation on the planet, a country where 80 percent of the people are Christians. The proportion of Americans who are Christians has declined from more than 90 percent in 1910.

“Even in the U.S., the growth or decline of Christianity, depending on how you look at it, is a mixture involving all kinds of different groups, from the Roman Catholic presence here, which would be declining except for immigration from Latin America, and then the mainline Protestant groups, which are famous for losing members,” says Todd Johnson, director of the Center for the Study of Global Christianity at the Gordon-Conwell Theological Seminary. “But then you have the Assemblies of God and other groups that have been growing over the years and even smaller groups that are doing quite well.”

LA TEORÍA DEL MITO DE JESÚS: LA INVESTIGACIÓN DE LA DENUNCIA DE COPIA

¿Es Jesús un mito?

Esa es una pregunta más la gente se pregunta, sobre todo después de Zeitgeist, la película se hizo popular. En este post, mi amiga, Mary Jo Sharp, que muestra tres pasos simples que usted puede utilizar para averiguar si la historia de Jesús se rasgó en realidad fuera de otras religiones. Mary Jo blogs en

http://confidentchristianity.blogspot.com

Publicado por Invitada María Jo Sharp

Una tendencia creciente en los círculos populares y académicos es proponer que la historia de Jesús es un ser mítico, copiada de las historias de los dioses paganos el misterio, como Osiris y Mitra. No sólo la demanda se encuentran en numerosos sitios de Internet y en varios populares libros de nivel, pero también se propaga por celebridades como humorista político Bill Maher. [1]

En septiembre 2008 episodio de la demostración de la charla ampliamente vistos, The View, Maher afirmó que Jesús es como el dios egipcio Horus. Hacer estas afirmaciones tienen mucho mérito? En el breve espacio de seguir, me centraré en un método para investigar las historias de los otros dioses y la historia de Jesús.

Déjame enseñarte un método sencillo para la investigación.

# 1. Lea las historias para sí mismo

Cuando nos enfrentamos a la cuestión de si o no la historia de Jesús es una copia de la historia de otro dios, en realidad se debe leer las historias.  Obtener una bodega de una copia del Libro Egipcio de los Muertos o el hindú Bhagavad Gita y pasar por el historias para sí mismo (biblioteca de la universidad local, algunas bibliotecas de la ciudad, los textos en línea). Siempre es una buena idea ir a la fuente de material principal para que usted sepa del tema en discusión de la fuente de la discusión.

# 2. Tomar los paralelos de cabeza a cabeza

Después de leer las historias, investigar el material sugerido en paralelo de las historias. Si alguien alega que Mitras murió y resucitó de entre los muertos al igual que Jesús, a ver si puede encontrar alguna historia que refleja la resurrección de Jesús. En el caso de Mitra, usted no puede encontrar una resurrección a todos. Mitra nunca muere, así que ciertamente no puede resucitar de entre los muertos. Osiris es educado para ser Rey de los Muertos. Por lo que su aumento de resultados en el más allá entre los muertos.

Similitudes vagas no se va a lograr mucho más para aquellos que están tratando de ser intelectualmente honesto.  Decir que Mitra era “nacido de una virgen” y Jesús “nació de una virgen” es demasiado vago o es tan tensa como debe ser interpretado como reportajes deshonestos. [2]

Mitra brotado de una roca (o cueva), cerca de la orilla del río. Tenía en la mano una antorcha para iluminar el mundo subterráneo de donde vino y una daga para someter a todas las criaturas de la tierra. Jesús nació como un bebé humano de una virgen humana femenina. Osiris fue el producto de una relación adúltera entre dos dioses. Él se enamoró de su hermana y tuvo relaciones sexuales con ella en el vientre de su diosa madre. Lo único similar en estas historias de nacimiento es la vaga semejanza del propio nacimiento.

# 3. Poner todo en contexto

Algunos contemporáneos mito de Cristo los teóricos se utilizan términos como “resurrección” con historias de cualquier dios que murió y tomó una forma más allá. Por ejemplo, Peter Joseph utiliza la “resurrección” para adaptarse a su propósito de una comparación lado a lado de varios dioses en Zeitgeist, the Movie . Sin embargo, hizo la gente que siguió a los diferentes dioses entender su dios para ser “resucitado” en el sentido de la resurrección de Jesús?

No. resurrección de Jesús fue un giro inesperado [3] en la visión judía del Mesías, así como en la visión judía de la resurrección. También fue inesperado de acuerdo al entendimiento pagano de la otra vida, porque Jesús había resucitado a una nueva física del cuerpo. Los paganos se espera una unión espiritual con sus dioses en el más allá o una liberación del espíritu de la prisión del cuerpo. Este giro es importante, porque tiene todo que ver con la concepción cristiana de la buena creación de Dios, su perdón y el don de la salvación.

La resurrección de Jesús se encuentra paralelo en la historia cuando se trata de encontrar historias en las que Dios se propuso que pagar la pena por todo el pecado de la humanidad para que el hombre puede tener una nueva vida, cambió.

Jesús murió como él esperaba y previstos, y para el propósito que había planeado. Incluso si una persona no cree en Dios, él puede ver la diferencia entre la historia de Jesús y la historia de los otros dioses. La resurrección de Jesús es también el modelo de la resurrección de toda la humanidad. Él es “el primogénito de la resurrección.” Los seguidores de Jesús en el primer siglo hasta hoy en día tienen una visión radicalmente diferente de la otra vida y la resurrección de sus compañeros de la humanidad. Esto no es algo que puede ser fácilmente pasado por alto con el fin de hacer una acusación de la copia de las historias de otros dioses ‘. Y tenemos que empezar a escarbar en las diferencias!

Conclusión

Al igual que tú y yo no quiero tener nuestras ideas y las palabras arrancadas de su contexto y utilizada con fines de otra persona, que no debemos tomar las historias de los antiguos dioses y de las principales religiones del mundo fuera de contexto para el uso de nuestros propios fines . Tampoco hay que estar haciendo caso omiso de los aspectos de las historias que muestran sus enormes diferencias.

Cuanto más profundo miramos en las historias de los dioses, cuanto mayor sea la diferencia que encontramos entre ellos y la historia de Jesús.

¿Quieres saber más? Echa un vistazo a estos recursos

Fuentes primarias: leer por ti mismo

Nota: los recursos de compras a través de los enlaces de esta página le ayudará ministerio de apoyo accesibles Mikel apologética.


[1] Timothy Freke y Peter Gandy, Los Misterios de Jesús : ¿Fue el “Jesús original” un dios pagano?  (New York: Three Rivers Press, 1999).   Payam Nabarz, Los misterios de Mitra : la creencia pagana que dieron forma al mundo cristiano (Rochester: Inner Traditions, 2005).  El Jesús histórico: Cinco dictámenes , eds. James K. Beilby y Pablo Rodas Eddy (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2009).

[2] no quieren asumir los motivos, pero esta violación de hecho es tan atroz en nombre de los defensores del argumento, como “Zeitgeist, the Movie”, que me hace preguntarme acerca de la intención del autor.

[3] Y digo “inesperada” de acuerdo con la tradición, no profecía.

Fuente:

http://www.apologeticsguy.com/2011/07/is-jesus-a-myth-mithras-osiris-theory-christianity/

¿REALMENTE EL DIABLO ES LA PERSONIFICACIÓN DEL PECADO O DE LA MALDAD?

Muchos cristianos están cayendo en el error de que el diablo no existe, y que simplemente es una creencia mitológica, fruto de la superstición medieval. Sin embargo, rechazar la existencia del diablo nos conduciría igualmente a rechazar la existencia de Dios, lo cual sería peligroso y herético.

EL DIABLO NO ES LA PERSONIFICACIÓN DEL PECADO O DEL MAL

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Un regular número de personas, incluyendo a muchos cristianos profesantes, afirman no creer en la persona del diablo, al cual sólo consideran como una personificación del pecado. Pero si esto es verdad, es decir, que no hay un diablo personal, inteligente, cósmico, longevo, malévolo, y maquiavélico, me pregunto: ¿Puede el pecado pecar? ¿Extraña pregunta, no? Pues esta cuestión surge de inmediato cuando damos por cierta la teoría de que el diablo es una mera personificación del pecado y del mal. Y es que Juan dijo: “El diablo peca desde el principio” (1 Juan 3:8). Si el diablo es la personificación del pecado, entonces lo que Juan está diciendo es que: “El pecado peca desde el principio”, declaración que no tiene ningún sentido en absoluto. Pero si tomamos al diablo como una entidad personal, o un ser cósmico angélico, supramundano, inteligente, malévolo, y maquiavélico, la afirmación toma un matiz distinto.

Por otro lado,  tome usted nota de que Juan dice que este diablo peca desde el principio, ¿cuál principio? Creo que la  respuesta está en el mismo evangelio de Juan, es decir, desde el principio de la creación (Juan 1:1; Apo. 3:14, Heb. 1:10; Apo. 13:8; 2 Pedro 3:4). Por tanto, si el diablo continúa pecando desde el principio de la creación, es imposible que éste sea un humano cualquiera, quien con las justas puede llegar a los 100 años de edad o algo más.

Hay quienes creen que el diablo no nos puede inducir al pecado, pues si este fuera el caso, el culpable de nuestras caídas sería el diablo mismo, y no nosotros. Este argumento, aunque parezca razonable, es engañoso, ya que el hombre puede muy bien resistir al diablo, y oponerse a sus seducciones con la ayuda de Dios.

El hecho de que el diablo tiente a alguno, eso no quiere decir que el tentado caerá indefectiblemente en la trampa satánica y que terminará perdido y condenado para siempre. Dios no permitirá que seamos tentados más allá de nuestras posibilidades de resistencia. Todo depende de nosotros y de nuestra fe.  

El Antiguo Testamento nos presenta al diablo como nuestro opositor o adversario, o como nuestro acusador ante Dios. En la creación del libro de Génesis, es la serpiente que tienta a la primera pareja humana, y es el acusador del libro de Job, y de los fieles. Definitivamente este es un personaje misterioso, intrigante, y malévolo con quien Dios tiene eventuales tratos. Pero es en el Nuevo Testamento que la figura del adversario se hace aún más patente, como un poder inteligente, poderoso, maquiavélico, tentador, mentiroso y asesino. Y aunque es cierto que Satanás significa adversario, y adversario puede ser cualquiera que se oponga a Dios, hay, sin embargo, uno que se le llama “Satanás, el diablo” que opera con sus ángeles en las regiones celestiales de nuestra atmósfera. Es, en buena cuenta, alguien cósmico, no terrícola, no humano, no carnal, no visible y no palpable. Es en realidad un espíritu que no tiene carne ni huesos como nosotros. De allí que se les designe a él y a sus huestes angélicas como “espíritus de maldad en las regiones celestiales” (Efesios 2:2; 6:12).

Las Escrituras nos dicen que Cristo ha venido a destruir las obras del diablo, y para que Dios, Su Padre, nos traslade del reino de las tinieblas, al reino del amado Hijo (Col. 1:13, 1 Juan 3:8). Estas obras del diablo son tretas que nos desvían del único sendero que lleva a la vida eterna en el reino de Dios.

La obra maestra del diablo ha sido, sin duda alguna, la negación de su existencia, con lo cual sus defensores han sembrado un peligroso engaño mortal, pues si no hay un adversario que ataca a hurtadillas, ¿para qué estar en constante guardia, cuidándonos de sus sutiles ardides y maquiavélicas asechanzas? Pero lo cierto es que nuestro Señor Jesucristo nos manda a que estemos sobrios y que velemos, porque nuestro adversario, el diablo, está como león rugiente, andando alrededor buscando a quien devorar (1 Pedro 5:8). ¿Se dejará usted devorar por él? ¡Yo, no!

¿QUÉ HAY DE CIERTO DE LOS HÍBRIDOS (HUMANOS/ALIENÍGENAS)?

Durante la primera mitad de un show  televisivo del domingo, George Knapp fue acompañado por el investigador de abducción alienígea, el doctor David Jacobs para un debate sobre híbridos de ET, así como los recientes ataques contra su obra. Él hizo el caso que, basándose en la evolución de lo que se ha aprendido acerca de los secuestros, el propósito de los fenómenos es en última instancia, para los híbridos, la hora de integrarse en nuestra sociedad. Jacobs señaló que el calendario de esta integración que parecía nebuloso hasta alrededor del 2003, cuando comenzó a escucharse a los secuestrados que “ellos estaban aquí.” Tan  informes acumulativos fueron estos informes que Jacobs llegó a la conclusión de que “no sólo sucederá en breve, sino que está sucediendo ahora.” Si bien admitió que la agenda detrás de la integración híbrida sigue siendo un misterio, Jacobs estaba aprensivo de la misma debido a la naturaleza clandestina de los ETs y que, por su aparente capacidad para controlar las mentes humanas, esta hibridación tiene el potencial de “hacernos una especie de segunda clase”.

Aunque este informe parece de ciencia ficción, lo cierto es que estos supuestos híbridos modernos  no hacen rememorar el libro de Génesis, donde se cuenta la historia de gigantes (nephilim), fruto de las relaciones sexuales entre de los supuestos ángeles caídos (demonios) con las hijas de los hombres. Esta historia parece que se repetiría en los tiempos finales, según lo declarado por el propio Jesús (Lc. 17:26), y es justamente lo que está sucediendo ahora con los relatos de los llamados “abducidos”. En todo caso, no deja de ser interesante como anécdota.

EL MITO DE UNA NACIÓN CRISTIANA

Estas citas del autor, Gregory A. Boyd resumen su libro El mito de una Nación Cristiana – cómo la búsqueda del poder político está destruyendo la Iglesia.

¿Sugirió Jesús alguna vez por palabra o ejemplo que debemos aspirar a adquirir, o hacerse cargo, del poder de César? ¿Perdió Jesús su tiempo y energía tratando de mejorar y dominar el gobierno reinante de su época? ¿Alguna vez él trabajo para aprobar leyes contra los pecadores a quienes él trataba de convertir? ¿Le preocupó a Jesús asegurar que sus derechos y los derechos religiosos de sus seguidores fueran protegidos? ¿Algún autor en el Nuevo Testamento insinuó siquiera remotamente de que participar en este tipo de actividad tiene algo que ver con el reino de Dios? La respuesta a todas estas preguntas es, por supuesto, no.

Si Jesús no estaba preocupado por “tomar a Israel de vuelta a Dios” por la vía política, ¿por qué cualquiera que se suman a su reino aspiran a “recuperar América y el mundo para Dios”, de esa forma? 

Por supuesto, nuestros puntos de vista políticos se verán influenciados por nuestra fe cristiana. Pero también debemos reconocer que las personas que tienen puntos de vista diametralmente opuestos pueden creer que ellos también están avanzando en el reino.

Sin embargo nosotros, como ciudadanos estadounidenses, podríamos decidir personalmente de intervenir en estas cuestiones políticas, y que no hay que pegar la etiqueta de “cristiana” a esta actividad.

Los cristianos evangélicos que se adhieren muy de cerca con las causas políticas o declaran que quieren traer a América “para Dios”, realmente están haciendo daño – tanto para el cuerpo de Cristo y de la sociedad en general.

Sería difícil exagerar la importancia de este libro. Si bien hay algunas ideas en este libro con las que no estoy de acuerdo, se expone lo que puede muy bien ser uno de los mensajes más importantes de nuestro tiempo. La Cristiandad debe despertar necesita una llamada de atención para sacudirse de lo que parece ser una sed de violencia, odio y derramamiento de sangre. La visión de los evangélicos, lo que muchos de ellos llaman una visión del mundo “cristiano” no es más que una versión religiosa del reino político, hambriento de poder del mundo. Más de un tele-evangelista ha destacado, en referencia a nuestros enemigos, decía cosas como “que exploten en pedazos.” Tenga la seguridad de que esta retórica, ya sea hablada por los cristianos, musulmanes, o cualquier otro grupo político socio-religioso, NO es el camino de Jesús – O de sus seguidores.

Unas pocas citas más:

Los cristianos evangélicos que se adhieren muy de cerca con las causas políticas o declaran que quieren traer a América “a Dios” lo que realmente están haciendo es  mucho daño – tanto para el cuerpo de Cristo y de la sociedad en general.

Es difícil exagerar el cambio que se produjo cuando, en el 312 DC, el emperador Constantino se convirtió. Esta fue la primera vez que alguien alguna vez asoció la fe cristiana con la violencia, pero su éxito manchó la iglesia a partir de entonces. Constantino convirtió en un delito no ser cristiano. El reino de Dios, manifestado en el crucificado Nazareno, y predicado como un asunto escatológico, se había convertido en el imperio de la cristiandad. Lo que siguió fue una historia larga y terrible de gente usando la espada “en el nombre de Jesús para la gloria de Dios.”

Por designio de Dios, las personas no van ser ganada por nuestros argumentos inteligentes, ni por el miedo que producen nuestros tratados religiosos, ni por nuestra insistencia en que irán al infierno a menos que compartan nuestras opiniones teológicas. No, ellas van a ser conquistadas por la forma en que les repliquemos el calvario a ellos. Que ellos vean en nosotros la realidad de la venida del reino por nuestra conducta y ejemplo piadosos.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL: ¿MITO O REALIDAD?

NUEVO ORDEN MUNDIAL

El Nuevo Orden Mundial es un supuesto plan diseñado por Adam Weishaupt, creador de los Illuminati encuadrado dentro de la moderna teoría de la conspiración. De acuerdo con los teóricos de dicha conspiración, el Nuevo Orden Mundial sería un plan cuyo propósito sería derrocar a los gobiernos y reinos del mundo, además de erradicar en todo el planeta de todas las religiones y creencias, para así unificar a la humanidad bajo un “nuevo orden”, que estaría basado en un sistema extremadamente uniformizador, y con una moneda única y una religión universal, donde según sus creencias, cada persona lograría la perfección.

Según una de las variantes de la moderna teoría de la conspiración, los Illuminati originales siguen existiendo y persiguen aún el cumplimiento de ese nuevo orden. El llamado “proceso de globalización” iniciado a fines del siglo XX en todo el planeta, sería una de las múltiples facetas del establecimiento progresivo de este nuevo orden.

Signos

De acuerdo con algunas personas hay ciertos signos que prueban esta demanda. Por ejemplo, los extraños murales en el Aeropuerto Internacional de Denver, signos de la Francmasonería en edificios (particularmente en Washington D.C.) y pentagramas en los planos de la ciudad[1] , el símbolo Illuminati en el Sello de Estados Unidos con las palabras “Novus Ordo Seclorum” en latín que significa “nuevo orden de los siglos” (o eras) que fue impreso en los billetes de un dólar desde 1935 por el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Morgenthau (hijo) bajó demanda del entonces secretario de Agricultura y futuro vicepresidente de los Estados Unidos, Henry A. Wallace, bajó la influencia de Nicholas Roerich. [2] El logotipo del Information Awareness Office que fue creado por el Defense Advanced Research Projects Agency, tiene el mismo símbolo.

Logotipo del Information Awareness Office

Logotipo del Information Awareness Office

Partidarios de esta teoría pueden decir hasta un cierto grado quien es parte de este grupo. Nadie puede determinar quien “no es” parte de el NOM. Muchas prominentes familias tales como los Rothschilds, Rockefellers, Morgans, Kissingers, y los Du Ponts, también como monarcas europeos podrían ser importantes miembros, ya que mantienen relaciones saludables con las familias anteriormente mencionadas y con figuras de alto poder. Organizaciones internacionales tales como el Banco Mundial, FMI, Union Europea, las Naciones Unidas, y la OTAN son creídas ser organizaciones esenciales del NOM. Presidentes y Primeros Ministros de naciones son incluidos en la conspiración. También aveces se cree que el NOM son personas que vienen de el mismo linaje de sangre.

Hay numerosos campos de internamiento localizados dentro de los Estados Unidos y que estos campos de internamiento (famosos campos “FEMA“) son signos que inclusive antes de haber empezado a operar.[3] La conexión entre sus fundadores y el NOM son directos. Estos campos serán usados para guardar estadounidenses quienes protesten o den cualquier tipo de lucha contra el gobierno actual y el Servicio Secreto de los Estados Unidos junto a las organizaciones del gobierno serán usadas para controlar la población y aplicar nuevas leyes en caso que se declare Ley marcial.

Teorías

Masonería y Nuevo Orden Mundial

Émile Flourens, Ministro de Asuntos exteriores de Francia, denunció las premisas de la creación de la Sociedad de Naciones (antecesor de las Naciones Unidas) en un libro, señalando las influencías masónicas para crear un gobierno mundial.[5] Gary H. Kah considera que los masónes son la fuerza detras del agenda por un gobierno mundial único, el Nuevo Orden Mundial[6] .

Socialismo y Nuevo Orden Mundial

William F. Jasper, un miembro de la John Birch Society, denunció la pertenencia socialista o marxista de todo los secretarios general de las Naciones Unidas señalando una futura dictadura mundial.[7] Una teoría parecida a las de John Coleman.[8]

Alex Jones: Historia de los Illuminati, ingeniería social en la antigüedad

Fuente: http://chemtrailsevilla.wordpress.com/new-word-order/

EL CALENTAMIENTO GLOBAL NO ES UN MITO

El Calentamiento Global Es Un Mito

Antes de desarrollar el tema de este artículo considero necesario definir qué es el calentamiento global.

Éste es un fenómeno por el cual la temperatura, tanto en el ámbito terrestre como en el marino, supera año tras año sus medidas promedio.

La observación de estos cambios, más que importantes para nuestra supervivencia, comenzó  luego de que se desarrollara una teoría que sostenía que en las últimas décadas se producirían alteraciones climáticas en forma progresiva.

Incluso desde hace ya más de tres décadas se puede calcular con la ayuda de un ordenador el porcentaje sobre cuánto aumentará la temperatura de nuestro planeta a lo largo de los años.

Es preciso aclarar que el calentamiento global y el efecto invernadero no son lo mismo, aunque sí se encuentran relacionados.

Hace un par de días un amigo me comentó que para él «el calentamiento global era un mito», algo así como un invento ecologista de prensa amarillista, yo no considero que sea así.

Porque si  esto sólo se tratara de  una fantasía apocalíptica, podría alguien entonces explicarme ¿por qué Buenos Aires, en primavera pasada padeció de temperaturas que superan los 34 grados de calor?  

La verdad es que mientras no tomemos conciencia de que todavía estamos a tiempo de frenar la destrucción total del único hogar que tenemos, nuestro planeta tiene los años contados. 

EL MITO DEL JESÚS ZEUS

topUna de las acusaciones comunes en contra del nombre Jesús en el movimiento del Nombre Sagrado es que la forma Griega IhsouV (pronunciada Iesus), del cual se derivada finalmente el nombre castellano “Jesús”, es una corrupción Griega que invoca a Zeus. La discusión principal en apoyo de esta aseveración es la similitud en el sonido entre la última sílaba de la forma castellana “Je-sús” y el sonido del nombre Zeus. La teoría es propuesta en un número de publicaciones del Nombre Sagrado incluyendo el diccionario al final de las Escrituras, una versión “restaurada” de la Biblia publicada por el así llamado Instituto para la Investigación de la Escritura, y el éxito editorial las Costumbres Fosilizadas “de Lew White.

Cito de Las Costumbres Fosilizadas. p.18 donde Lew White, en aparente aprobación, cita de un libro llamado Diccionario de Tradición y Leyenda Cristiana por J. C. J. Metford:

“Se sabe que los nombres Griegos que terminan en sus, seus, y sous, (que son pronunciaciones fonéticas para Zeus) fueron aplicados por los Griegos a nombres y áreas geográficas como una manera dar honor a su deidad suprema, Zeus. Ejemplos son…Parnaso (Parnassus en inglés, una montaña sagrada en Grecia; La deidad Griega del vino y el hijo de Zeus, Dionisio (Dionisius, en inglés); El héroe Griego de la Guerra Troyana fue Odiseo (Odysseus, en inglés). Hay un montón de otras palabras Griegas que terminan con “sus” como la ciudad de Tarso (Tarsus en inglés) que significa (“sudor de Zeus”) y Pegaso (Pegasus en inglés).

La anteriormente cita también aparece en el libro Las Escrituras, una versión “restaurada” de la Biblia publicada por el así llamado Instituto para la Investigación de la Escritura.

Antes de que nos veamos un poco más cerca a las afirmaciones anteriormente citadas, primero veamos cómo es pronunciado el nombre Zeus en Griego, porque, después de todo, son los Griegos los que están supuestos haber complicado todo completamente. En inglés Zeus es pronunciado como “züs” porque la – eu toma el sonido de – u o el sonido de uno -oo como “zoológico”.

 

En Griego, sin embargo, el nombre Zeus está escrito y es pronunciado como “Zefs” (con una e firme y un sonido fuerte) como sigue:

 

Z  Suena como la – z de zapato

 

e

Suena como – e de eso

 

u

Suena como la – u de uno

 

V Suena como la – s en salsa

 

Ahora, puedo oírle pensando, ¿cómo podría en el mundo la letra “u” sonar como una “f”. Es muy simple. En el Griego cuando la letra “u” sigue a la letra “e o la letra “a” suena como una “f” o como una “v” (a menos que dos puntos sean colocados encima de ella como éste: ϋ). Esta combinación eu o au es llamado un diptongo y es una de las reglas más simples de pronunciación en el lenguaje Griego. Cada Griego lo sabe.

Además, mientras la letra s en español puede sonar casi como una z como en el caso con la primera  ‘s’ en la palabra Jesús, en el Griegos/V siempre tiene una pronunciación suave claramente distinguible del sonido de la z. Otra vez, ésta es una regla muy simple de pronunciación Griega de la que cada Griego está al tanto.

 ¡Si usted juntara los dos pedazos de información de arriba se hace evidente que en el lenguaje Griego ZeuV y IhsouV no suenan del mismo modo en absoluto!

.. ZeuV tiene un fuerte sonido de la z; Un sonido fuerte de la e; y un sonido claro de la f; todo de lo cual falta en  IhsouV.

IhsouV Tiene un sonido suave; Y un sonido de la u (ou en Griego concuerda con el español – u y es pronunciada como la u de unidad); Ambos de los cuales falta en ZeuV.

¡De hecho, la única similitud de sonido entre las dos palabras en Griego es el sonido final de la s, lo cual resulta ser el final más común en el idioma Griego!

Ahora, una palabra acerca de la ‘s’ final y la cita que di arriba del libro Costumbres Fosilizadas. ¿Es cierto que los Griegos sumaron a nombres que terminan en sus, seus o sous para hacerles sonar como a Zeus? La respuesta es un rotundo NO. La persona que escribió esto (y aquellos que los citan) obviamente saben poco del lenguaje Griego.

Ante todo, algunos de los nombres a los que él se refiere como Parnaso y Tarso No son aun Griego. ¡Cada lingüista Griego digno de respeto sabe que a la toponimina y las palabras Griegas que terminan en ‘sus’ como a Parnaso (parnasus en inglés), son de hecho pre-Griegas, o sea estaban funcionando antes de que los Griegos llegaran y antes de que Zeus viniera en la escena!

En segundo lugar, Parnaso (parnasus en inglés), Tarso (Tarsus en inglés), Odiseo (odysseus, en inglés), pegaso (pegasus, en inglés)  y las otras palabras a las que él se refiere como los ejemplos de finales parecidos a Zeus, en el Griego no terminan en sus, eus o  sous.

Parnaso (Parnasus, en inglés). En Griego es deletreado y pronunciado como Parnassos.

 

Tarso (Tarsus, en inglés). ..Es deletreado y pronunciado como Tharsos.

 

  Odiseo (Odysseus, en inglés) es deletreado y pronunciado como Odysseas.

 

– Pegaso (pegasus, en inglés) es deletreado y pronunciado como Pegasos.

 

Es evidente que ninguno de estos, o cualquiera de los demás que él menciona suena o se parece a la pronunciación Zefs que vimos arriba, es la forma que los Griegos pronunciaron Zeus.

Finalmente, es digno de notar que cualquier sugerencia de que la ‘s’ final en la palabra Jesús se agregó para hacer que el nombre sonara más como el nombre Zeus es una pura mentira. La letra ‘s’ es simplemente el final más común no sólo de nombres masculinos sino que también de sustantivos masculinos en general, y también de adjetivos y pronombres. Su propósito no es recordarles a las personas de Zeus sino simplemente facilitar la variación de la declinación (variación de la forma del sustantivo, adjetivo, pronombre, o verbo).

Hemos visto arriba que en el lenguaje Griego no hay similitud de sonido u ortografía entre Zeus y Jesús. Alguien que sabe aun un poco de Griego conoce esto. La pregunta por consiguiente que se levanta es ésta: Si no hay similitud en Griego entre Zeus y Jesús, ¿por qué hacen esta asociación J. Metford, Lew White, el Instituto para Investigación de la Escritura y muchos maestros del Nombre Sagrado? ¿Por qué persiste este mito entre los grupos del nombre Sagrado?

Hay dos opciones. Ya sea estas personas saben que la asociación no es válida pero prefieren usarla puesto que satisface sus propósitos, en cuyo caso manifiestamente mienten; O, no saben casi nada acerca del idioma Griego. Me gustaría pensar que las personas del nombre Sagrado son lo suficientemente honestas para no mentir. Esto nos deja sólo la segunda opción, a saber, que no saben casi nada acerca del idioma Griego.

Esta ignorancia de su parte no es excusable. Cuando dicen que el nombre que Jesús está relacionado con Zeus, es una acusación muy seria. Ellas deberían hacer alguna investigación SERIA antes de que hagan tal afirmación. Digo, ¿acusaría alguien a su vecino de robar un millón dólares si él no tuviese alguna evidencia sólida para respaldar la acusación? Si nosotros no nos atrevemos a radicar una acusación y condenar a los humanos asociados sin una prueba tangible, ¿cómo pueden hacer tales reclamos acerca del nombre del Salvador sin primero hacer alguna investigación básica?

El hecho que el así llamado Instituto para la Investigación de la Escritura también regurgite este mito hace una farsa del reclamo de que ellos son un Instituto de Investigación. Digo, ¿qué clase de investigación hicieron en este asunto? ¿Se molestaron aun en preguntarle a un griego acerca de eso? ¿Inspeccionaron para ver la pronunciación Griega? Cualquier Griego les pudo haber dicho qué tan tonta es la aseveración. Realmente, ¿qué clase de investigación hicieron antes de publicar tal basura?

Una de las cosas que aprendí desde la infancia es que la verdad puede pasar por la prueba del escrutinio. Los invito a las buenas personas involucradas en el movimiento del nombre Sagrado a estudiar bien antes de publicar tales acusaciones superfluas y tontas porque al fin, no es sólo su registro que deslustran; también cargan al hombro la responsabilidad por los pobres almas que conducen al engaño.

EL MITO DE LA RELIGIÓN VERDADERA

salt_lake_lds_mormon_temple1

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Cuántas veces hemos escuchado a personas que afirman estar en “la religión verdadera”. Algunos declaran con orgullo: “Mi religión es la única y la verdadera” o “mi religión es la más antigua y la que Cristo fundó” o también, “mi religión es verdadera porque tiene muchos feligreses, muchas riquezas y  mucho poder”. Sí, muchos creen que su religión es la única y la que Cristo fundó. Aun los musulmanes y los Judíos ortodoxos creen lo mismo de su religión.

Definiendo el vocablo “religión”

¿Pero qué es por definición “religión”? Según Wikipedia “La religión es un elemento de la actividad humana que suele componerse de creencias y prácticas sobre cuestiones de tipo existencial, moral y sobrenatural. Se habla de «religiones» para hacer referencia a formas específicas de manifestación del fenómeno religioso, compartidas por los diferentes grupos humanos. Hay religiones que están organizadas de formas más o menos rígidas, mientras que otras carecen de estructura formal y están integradas en las tradiciones culturales de la sociedad o etnia en la que se practican. El término hace referencia tanto a las creencias y prácticas personales como a ritos y enseñanzas colectivas”— http://es.wikipedia.org/wiki/Religi%C3%B3n.

Vemos entonces que una religión se compone de las creencias y prácticas personales, así como de ritos y enseñanzas colectivas. ¿Pero podemos hablar de verdaderas creencias y prácticas personas y/o de verdaderos ritos y enseñanzas colectivas? Los diferentes grupos o sectas del judaísmo y del cristianismo difieren en sus prácticas religiosas y en la interpretación de la Biblia, y cada quien tienen sus razones para sostener su verdad, apoyándose en las mismas Escrituras que comparten como prueba de sus prácticas y creencias, aunque claro el catolicismo ha agregado algunos libros extras llamados deuterocanónicos dentro del canon selecto, escrituras éstas que los protestantes rechazan tajantemente por no ser inspirados y porque son una amenaza para la verdad revelada.

Las religiones no son perfectas

Algunas religiones ciertamente están más cerca de la verdad que otras. A veces las ideas personales de un líder o grupo de líderes se apartan de las Escrituras radicalmente como ocurre en las religiones dogmáticas e intolerantes (llamadas “cultos”). Así que para poder demostrar a ciencia cierta que tal o cual religión es la verdadera resulta ser una tarea de titanes, una de nunca acabar.

Sinceramente creo que las creencias religiosas han dividido a las personas y han creado cismas y persecuciones inhumanas innecesarias. El Catolicismo Romano, iglesia considerada verdadera por casi mil millones de feligreses, tiene una historia vergonzosa y oscura de sangre y muerte por su pasada intolerancia, su fanatismo ciego y su persecución religiosa contra todos aquellos que se apartaron de su control férreo y que duró varios siglos. Aun hoy la iglesia Católica Romana se cree, al igual que sus contrapartes protestantes, la única y verdadera iglesia que Cristo fundó hace dos milenios. Además, ella  considera a todos aquellos que están aún fuera de ella como simplemente “hermanos separados”, y a sus iglesias, como sectas. Y aunque ciertamente el catolicismo no persigue a ningún detractor, y menos, hasta la muerte, sus sentimientos por los Judíos, musulmanes y protestantes siguen siendo prácticamente los mismos de hace 500 años, pero matizados de una aparente tolerancia y de un acercamiento piadoso.

Ahora bien, los protestantes mismos no estuvieron libres del delito de la ignominiosa persecución religiosa, pues hubo episodios en que ellos mismos se acusaban, se odiaban y hasta se perseguían por discrepancias en sus creencias y prácticas religiosas. Estos, desafortunadamente, cayeron en la misma intolerancia fanática del romanismo. Así tenemos, por ejemplo, el encono que sentía el reformador francés Juan Calvino por su contraparte Miguel Servet de España, y que terminó con la muerte cruel y desesperante de este último en la hoguera.

Una adoración en el espíritu y en la verdad

Jesús ciertamente no vino a introducir una religión organizada verdadera sino una adoración y fe verdaderas. En principio, Jesús dijo que los que adoran a Dios deben hacerlo en espíritu y en verdad (Juan 4:24). Esta declaración hace de los rituales de sacrificios de animales, las procesiones de imágenes, y cosas como éstas, nada efectivas para la redención del hombre. Tales prácticas no encajan con la adoración en el espíritu que nos habla el Señor. Una religioso que hace de la adoración meramente un ritual o en un sacrificio, debe recordar que Dios se place más de la obediencia que de los sacrificios (1 Sam. 15:22). Pero muchas personas creen que cumpliendo con los rituales y sacrificios de su iglesia pueden estar en paz con Dios aunque sus vidas no estén mucho en armonía con Su palabra. Sin embargo, la Biblia nos dice que religión del tal es simplemente vana (Santiago 1:26). Obviamente Santiago no veía mal que un hombre fuese religioso o devoto, pero si éste fallaba en algo tan importante como era mantener su lengua refrenada, esa forma de religión se convertía en vana y podríamos decir que hasta en falsa. Así que si hay alguna falla condenable en el practicante religioso, su religión se convierte automáticamente en inoperante, vana, fútil. En conclusión, si alguien viene proclamando que su religión es verdadera, pero su hablar es condenable, su religión es simplemente nada o vana.

El apóstol Pablo observó que los paganos eran muy religiosos por la cantidad de ídolos que tenían en el Areópago de Grecia (Hechos 17:22). Estos Griegos tenían sus imágenes de muchas deidades que los hacían ver como personas muy religiosas y devotas. Pero claro, Pablo no creyó que aquella forma de religión de los Griegos fuese buena por el simple hecho de ser ellos muy religiosos. Ellos evidentemente desconocían al Dios verdadero al cual Pablo presentó como alguien que no habita en templos hecho por hombres (v.23,24).

Los Judíos

Los mismos Judíos devotos de la época de Jesús le objetaron a Jesús diciendo que ellos eran hijos de Abraham, como queriendo decir que ellos estaban en una relación muy favorecida con Dios, como sus verdaderos y únicos elegidos frente a los demás. Ellos se creían que tenían la religión única y verdadera que Dios aprobaba (Juan 8:33). Sin embargo, Jesús tuvo que decirles que ellos necesitaban ser libres: “Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (v.31,32). Sin Jesucristo ellos estaban esclavos al pecado. Por lo tanto,  el hecho de ser descendientes naturales de Abraham no los salvaría en absoluto de la condenación eterna. Sin duda ellos necesitaban sujetarse y mantenerse en la palabra anunciada por Jesús, convertirse en sus discípulos, para ser verdaderamente hombres libres y adoradores verdaderos. Mientras tanto, ellos seguirían siendo hijos del mismo diablo (v.44).  

Cristo está entre sus seguidores

Jesús dijo que dónde hay dos o más reunidos en su nombre, allí está él en medio de ellos. Con esto Jesús nos hace ver que hasta un grupo pequeño que se reúne para adorar a Dios y a recordar a Jesús como Su salvador y Señor, él los aprueba y los bendice. Este grupito se le puede considerar devoto y religioso mientras guarde la Palabra del Señor y lo ponga en práctica. No se requiere que pertenezcan a una religión organizada y vertical que tiene un logo distintivo y un credo inflexible o infalible para convertirse en la verdadera religión. Recordemos que en el primer siglo no había ninguna iglesia cristiana organizada y dirigida por líderes que después fueron llamados reverendos, cardenales, papas, arzobispos, y títulos semejantes. Estos pequeños grupos no estaban ligados a ninguna santa sede o conferencia general para que fuesen consideradas verdaderas o auténticas iglesias.

 Conclusión:

La religión verdadera empieza con uno mismo, siendo consecuentes con las palabras de Jesús, que son claras y simples. Sus mandamientos basados en el amor deben regir nuestras vidas como verdaderos cristianos. Recién entonces la religión verdadera estará en ese hombre, dentro de su ser, no fuera de él, en una relación íntima con el Señor.

Recuerde que cada uno puede hacer su religión (su relación con Dios) genuina y pura en tanto permanezca en él la Palabra del Señor, y obre siempre por amor. El fundamento de la religión verdadera está en la guarda de la palabra del Señor y en el amor a Dios y al prójimo como a uno mismo. Sin estos dos ingredientes, cualquier forma externa de religión es fútil y por tanto inoperante.

ALEXAMENOS VENERA A SU DIOS: UN ESTUDIO QUE REFUTA EL SUPUESTO MITO DE CRISTO

ALEXAMENOS VENERA A SU DIOS

 

Dr. Alvaro Pandiani

Iglesia En Marcha.Net

 

¡UN TRATADO QUE ENFRENTA LA TESIS DEL MITO DE CRISTO!

 

No puedo, ni quiero, ni pretendo ser objetivo en esto.

 

El apóstol Pedro advierte en una de sus cartas apostólicas: “estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15). Una afirmación clave aparece al final de esta exhortación: la esperanza que HAY en vosotros. Hay una esperanza en nosotros, alentada por la vida, ministerio, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Una esperanza mantenida viva por su obra de salvación consumada al morir en la cruz del gólgota, y por su resurrección de entre los muertos, y que late con la promesa de su regreso, ha cumplirse cuando los tiempos del mundo lleguen a su fin. Por lo tanto, nuestra posición es clara y definida. Ahora yo me apropio de la verdad. Este autor escribe desde una perspectiva bíblica y cristiana, que entiende como cierto que Jesús de Nazaret vivió en la Palestina del siglo I de la Era Cristiana (aunque muchos ya no la llamen cristiana, la civilización sigue basando su calendario en el hecho magnífico del nacimiento de este magnífico ser); que entiende como cierto que Jesús nació de una mujer que no había mantenido relaciones sexuales previamente, y que fue virgen hasta el parto; que entiende como cierto que en el transcurso de su ministerio público, Jesús se vio rodeado de hechos extraordinarios, que contravenían las leyes de la naturaleza, muchos de los cuales fueron provocados por Él mismo, a los que comúnmente llamamos “milagros”; que entiende como cierto que Él tenía ese poder, por ser nada menos que el Eterno Hijo de Dios (así, con mayúscula, para los contras); que entiende como cierto que Él murió crucificado por los romanos, a instancias y por instigación de las autoridades judías de aquel tiempo, y que esa muerte representó el sacrificio expiatorio perfecto y eterno que trajo redención a la humanidad, para que ésta fuera rescatada de su propio extravío y perdición; que entiende como cierto que Jesús, al tercer día de estar muerto, literalmente volvió a la vida por el poder de Dios, ascendió a los cielos, y volverá a este mundo, en la consumación de los tiempos que nos fueron dados, para juzgar a vivos y muertos e instaurar su reino.

 

No deben quedar dudas de nuestra posición. Pues tampoco quedan dudas de la posición contraria de aquellos que niegan, se oponen, pretenden ignorar estas verdades, o procuran convencernos que son mitos, nacidos del mito primordial, Jesús, con argumentos tendenciosos, plagados de opiniones preconcebidas.

 

La tesis de este artículo es, precisamente, que estos infames individuos vierten en sus artículos sobre la existencia histórica de Jesús opiniones preconcebidas, tergiversaciones y mentiras, basadas en prejuicios y odio contra el cristianismo. Lo que brilla por su ausencia es la objetividad.

 

Si hacemos una investigación bibliográfica acerca de la existencia histórica de Jesús de Nazaret, una búsqueda rápida en internet a través de google arroja un gran número de artículos, que al abordar el tema emiten opiniones, supuestamente eruditas o basadas en estudios realizados por entendidos en el tema, acerca de tópicos que se repiten. Dichos tópicos son los reiterados análisis, desde diversas perspectivas, de las fuentes históricas que ofrecen evidencia acerca de la existencia del hombre Jesús. Las fuentes se dividen en bíblicas y extrabíblicas, y éstas últimas en paganas, judías, y cristianas. Vamos a tomar algunas las fuentes extrabíblicas, para comparar los enfoques con que son estudiados. Concretamente en este artículo, dos: Josefo y Tácito. En una tercera entre hablaremos también del Talmud, antes de analizar las fuentes bíblicas.

 

Flavio Josefo 

 

Comenzaremos con el controvertido testimonio flaviano, el pasaje del libro XVIII de las Antigüedades de los Judíos, del historiador judío Flavio Josefo. El texto “oficial” del testimonio flaviano, según la versión de Eusebio de Cesarea, es el siguiente:

 

Por este mismo tiempo, vivió Jesús, hombre sabio, si es que hombre hay que llamarlo, porque realizaba obras portentosas: era maestro de los hombres que recibían gustosamente la verdad y se atrajo no sólo a muchos judíos, sino también a muchos griegos. Este era el Cristo. Habiéndole infringido Pilato el suplicio de la cruz, instigado por nuestros próceres, los que primero lo habían amado no cesaron de amarlo, pues al cabo de tres días nuevamente se les apareció vivo. Los profetas de Dios tenían dichas estas mismas cosas y otras incontables maravillas acerca de él. La tribu de los cristianos, que de él tomó el nombre, todavía no ha desaparecido hasta hoy.

 

Sobre este texto leemos en el artículo Jesús de Nazaret de Teología.com (con formato de Wikipedia, La Enciclopedia Libre [on line]): “La autenticidad del fragmento ha sido objeto de fuerte cuestionamiento filológico e historiográfico; hoy se acepta generalmente, en base a la comparación entre manuscritos y al análisis estilístico, que las referencias tradicionalmente consideradas como evidencia histórica de la existencia de Jesús son interpolaciones posteriores.”

 

Por su parte Frank R. Zindler, en su artículo ¿Existió Jesús? (American Atheist, 1998), de quién se nos dice que era “Antes un profesor de biología y geología… es ahora un escritor de ciencia (y) un miembro de la Asociación americana para el Avance de Ciencia, la Nueva Academia de Ciencia de Nueva York” (es decir, no un especialista en historia ni en arqueología) dice del testimonio flaviano: “Ahora ningún Fariseo leal diría que Jesús había sido el Mesías. Que Josephus podría relatar que Jesús había sido restaurado a la vida ” en el tercer día ” y no ser convencido por esta pequeña asombrosa información, está fuera de la creencia. Peor aún es el hecho de que la historia de Jesús está intrusa en la narrativa de Josephus y puede ser vista como una interpolación hasta en una traducción inglesa del texto griego”; y más adelante agrega: “La primera persona para mencionar de esta interpolación obviamente falsificada en el texto de la historia de Josephus fue el padre de iglesia Eusebio, en 324 EC. Es bastante probable que Eusebio mismo hiciera algo de la falsificación.” (el sitio advierte que el texto fue traducido electrónicamente del inglés, por lo que puede contener errores gramaticales); (los énfasis son míos).

 

La posición de muchos estudiosos es que el testimonio flaviano es una interpolación cristiana posterior. Es decir, que algún cristiano lo escribió y lo insertó en el texto de Josefo. Pero Zindler, un autor evidentemente ateo y contrario a la fe cristiana, incurre en un error capital al considerar imposible que Josefo hable de la resurrección de Jesús como de un hecho real, y no crea que Jesús sea el Mesías. Si consideramos que Josefo era un judío ortodoxo, que creía que su Dios tenía el poder de resucitar a un muerto (un hecho apriorísticamente considerado imposible por un ateo actual), podía perfectamente creer en la resurrección de Jesús, sin aceptarle como mesías, de la misma manera que no aceptaba como mesías a aquellas personas de quienes el Antiguo Testamento relata que resucitaron (1 Reyes capítulo 17; 2 Reyes capítulos 4 y 13). La afirmación de Zindler sobre lo que Eusebio hizo o no, es indemostrable y gratuita; más objetivo sería decir que es posible que Eusebio hiciera la falsificación (cualquiera podría haberla hecho). La afirmación de Zindler es tendenciosa, y sugiere subliminalmente en sus lectores su propio preconcebido punto de vista.

 

La Enciclopedia Católica (digital) en el artículo Primeros Documentos Históricos sobre Jesucristo dice algo interesante: “todos los códices o manuscritos del trabajo de Josefus contienen el texto en cuestión; para mantener la falsificación de este texto debemos suponer que todas las copias de Josefus estaban en manos de los cristianos, y fueron cambiados de la misma manera.” Esta es una afirmación importante, si bien algo inexacta, pues aparentemente en algunas copias el texto faltaría (lo que no debería asombrarnos en la transmisión de un documento mediante el primitivo procedimiento del copiado a mano, durante siglos). Me parece interesante citar esta afirmación, antes de ir a otro tratamiento del testimonio flaviano, que se encuentra en el artículo Controversia Cristo – Jesús, de Edu Roses. En dicho artículo, junto con la versión “oficial”, se ofrecen tres variantes del texto, que es interesante reproducir.

 

El testimonio sobre Jesús en la versión de Agapio      Por esta época, hubo un hombre sabio llamado Jesús, de buena conducta; sus virtudes fueron reconocidas, y muchos judíos y de otras naciones se hicieron discípulos suyos. Y Pilato lo condenó a ser crucificado y a morir. Pero los que se habían hecho discípulos suyos predicaron su doctrina. Contaron que se les había aparecido tres días después de su crucifixión y que estaba vivo. Quizás era el Cristo sobre el que habían dicho cosas prodigiosas los profetas.     Agapio, Historia universal.

 

El testimonio sobre Jesús en la versión de Miguel el Sirio   Por esta misma época, vivió Jesús, hombre sabio, si es que puede llamársele hombre. Porque era autor de obras gloriosas y maestro de verdad. Y muchos entre los judíos y entre las naciones se hicieron discípulos suyos. Se pensaba que era el mesías…  Miguel El Sirio, Crónica.

 

El testimonio sobre Jesús en la versión de San Jerónimo     En esta época vivió Jesús, hombre sabio, si es que se le puede llamar hombre. Efectivamente, era el autor de hechos admirables y maestro de los que reciben libremente la verdad. Además, muchos, tanto entre los judíos como entre los gentiles, se hicieron discípulos suyos, y se creía que era el Cristo…      San Jerónimo, De viris illustribus.

 

La existencia de diferentes versiones de un documento antiguo debe hacernos pensar que dichas versiones han de ser variantes de un documento único primitivo, y buscar en dichas variantes elementos comunes, que podemos suponer pertenecieron a dicho documento primitivo. En estas cuatro versiones del testimonio flaviano destaca notablemente un elemento común: todos hablan de Jesús, que vivió en determinada época, que fue maestro de la verdad, que hizo discípulos, y que se creía (en palabras de un judío) que era el Mesías. Y aquí le cedemos el comentario final nuevamente al autor de Controversia Cristo – Jesús, quién dice: “La comparación de estas cuatro versiones resulta muy interesante. Da a entender con claridad que el texto primitivo de Josefo era sin duda menos afirmativo en cuanto a la mesianidad de Jesús que lo que da a entender el texto de Eusebio. ¿Es posible reconstruir el texto “auténtico” de Josefo? Algunos lo han intentado. En todo caso, hay que reconocer que Josefo habla ciertamente de Jesús y de su mesianidad, aunque sin comprometerse en este punto de una forma tan personal como sugiere el texto de Eusebio.”

 

Resulta más honesto ofrecer todas las versiones del texto de Josefo, antes que desecharlo de plano, en base a una prejuiciosa sentencia de falsificación. Hay otro pasaje de Josefo que menciona a Jesús, en relación a Santiago (o Jacobo):

 

Anano reunió al Sanedrín de los jueces e hizo comparecer ante ellos a Santiago, el hermano de Jesús, llamado el Cristo, así como a algunos otros; los acusó de haber violado la ley y los entregó a la lapidación. (Antigüedades XX, 20).

 

Sigamos la misma secuencia anterior. En el artículo Jesús de Nazaret de Teología.com, dice: “Esta cita ayuda a datar la muerte de Santiago, hermano de Jesús, en el año 62. El texto del capítulo 20 es filológica e historiográficamente más consistente que el testimonio flaviano; coincide formalmente con el estilo de Josefo, y parece poco probable una interpolación cristiana por la falta de énfasis hagiográfico y la mención de un «hermano de Jesús» (que habría resultado conflictiva para una fe que proclamaba la virginidad de María).” 

 

En el artículo Controversia Cristo – Jesús leemos: “No hay razón alguna para suponer que las palabras “llamado el Cristo” hayan sido añadidas por algún copista cristiano. Semejante apelación entraba perfectamente en las categorías judías y Josefo podía entonces hablar de Jesús llamado el Cristo, sin pronunciarse personalmente sobre esta calificación.”

 

¿Qué dice el ateo Zindler de este pasaje? Volvamos a su artículo ¿Existió Jesús?, y veamos su opinión sobre este pasaje de Josefo: “Debe ser admitido que este pasaje no se introduce en el texto como lo hace el antes citado. De hecho, esta muy bien integrado en la historia de Josephus. Que ha sido modificada de cualquier fuente que Josephus podría decir (recuerde, aquí también, Josephus no podía haber sido un testigo ocular) es sin embargo sumamente probable. La palabra crucial en este pasaje es el nombre Santiago (Jacob en Griego y hebreo). Es muy posible que este nombre muy común estuviera en el material de la fuente de Josephus. Esto hasta podría haber sido una referencia a Santiago el justo, un personaje del primer siglo que tenemos buena razón para creer que de verdad existió. Habría sido natural relacionarlo con el personaje de Jesús. ¡Es bastante posible que Josephus en realidad se refiere a Santiago ” el Hermano del Señor, ” y esto haya sido cambiado por copistas cristianos (recuerde que aunque Josephus fuera un judío, su texto ha sido conservado sólo por los Cristianos!)” A Hermano de Jesús ” – agregado luego para la buena medida quien fue llamado Cristo.” (los énfasis son míos). Este autor inicia su comentario admitiendo, en apariencia noblemente, que este pasaje de Josefo tiene más solidez en cuanto a una probable autenticidad. Sin embargo, no ceja en su empeño por negar cualquier documento antiguo que pueda ser evidencia de la existencia histórica de Jesús. Comienza otra vez transformando arbitrariamente una posibilidad (la modificación de un documento antiguo) en una suma probabilidad. Nos habla luego de un personaje del primer siglo, Santiago el justo, de quién dice que hay buena razón para creer que de verdad existió. Y aquí uno se pregunta, primero, ¿a quién se refiere?; porque si nosotros buscamos información sobre Santiago (o Jacobo) el justo, nos encontramos con que la bibliografía al respecto llama Santiago (o Jacobo) el justo ¡al hermano de Jesús (podríamos agregar: llamado el Cristo)! Segunda pregunta, ¿por qué dice que de Santiago el justo tenemos buena razón para creer que de verdad existió? ¿Cuál es la evidencia histórica de que Santiago el Justo verdaderamente existió? Si la abrumadora cantidad de documentos y manuscritos del primer siglo que hablan de Jesús no son suficientes para este señor, que pretende convencernos de que Jesús nunca existió, ¿cuál es la evidencia de la existencia de Santiago el justo? ¿No se trata más bien que Santiago el justo no es el centro de una religión histórica y mundialmente extendida, que este individuo quiere negar y atacar a toda costa? Zindler pretende convencernos (sin prueba alguna) de que Josefo en realidad se refiere a un personaje llamado “Santiago el hermano del Señor”, y que un copista cristiano, posteriormente, cambió “hermano del Señor” por “hermano de Jesús”. Ahora, pensemos, ¿qué personaje de la Palestina del siglo primero de la era cristiana puede ser Santiago el hermano del Señor, sino Santiago, el hermano de Jesús de Nazaret?

La estupidez del argumento del ateo Zindler nos exime de más comentarios.

 

Tácito

 

El pasaje clásicamente citado de los Anales de Cornelio Tácito que menciona a Jesús se relaciona con el incendio de Roma por Nerón, y cómo éste culpó a los cristianos y los castigó por tal crimen; dice:

 

Para acabar con este rumor (que atribuía el incendio de Roma al Emperador), Nerón tachó de culpables y castigó con refinados tormentos a esos que eran detestables por sus abominaciones y que la gente llamaba cristianos. Este nombre les viene de Cristo, que había sido entregado al suplicio por el procurador Poncio Pilato durante el principado de Tiberio. Reprimida de momento, esta detestable superstición surgía de nuevo, no sólo en Judea en donde había nacido aquel mal, sino también en Roma en donde desemboca y encuentra numerosa clientela todo lo que hay de más criminal y vergonzoso en el mundo.

 

Nuevamente veamos los comentarios sobre el pasaje, en aquellos artículos que hemos tomado para guiar este ensayo. En Jesús de Nazaret leemos: “Aunque la autenticidad del texto de Tácito no ha sido cuestionada, numerosos autores han indicado que se carece de indicaciones sobre sus fuentes; se ha barajado la posibilidad de que se basara en Plinio (ver infra), o en las confesiones de los propios cristianos frente a la persecución policial. El fragmento aparece en el contexto de una larga diatriba contra los males del gobierno de Nerón, indicando que el interés de Tácito no estaba en el fenómeno cristiano por sí mismo sino en la crítica al emperador.”

 

La Enciclopedia Católica en el artículo mencionado Primeros Documentos Históricos sobre Jesucristo comenta: “El escritor romano confunde a los cristianos con los judíos, considerándolos una secta judía particularmente abyecta; se puede inferir lo poco que había investigado la verdad histórica de los documentos judíos por la credulidad con la que aceptaba las absurdas leyendas y calumnias sobre los orígenes del pueblo Hebreo. (Hist., V, iii, iv).” No agrega otros comentarios ni aclaraciones. Tampoco Edu Roses, al presentar el pasaje. Ahora bien, ¿qué dice el ateo Zindler sobre este pasaje de Tácito? Abunda en comentarios; primero, cita a otro escéptico, G. A. Wells, quién dice en La Evidencia Histórica para Jesús; p.16:

 [Tácito escribió] a la vez cuando los mismos Cristianos habían venido a creer a que Jesús había sufrido bajo Pilatos. Hay tres motivos para sostener que Tácito aquí simplemente repite lo que los Cristianos le habían dicho. ¡Primero, él da a Pilatos un título, procurador [sin decir procurador de qué! FRZ], lo que era corriente sólo desde la segunda mitad del primer siglo. Si él hubiera consultado los archivos que registraban acontecimientos más tempranos, él seguramente habría encontrado a Pilatos allí designado por su título correcto, prefecto. Segundo, Tácito no llama al hombre ejecutado Jesús, sino que usa el título Cristo (el Mesías) como si esto fuera un nombre propio. Pero él difícilmente podría haber encontrado en archivos una declaración como “el Mesías ha sido ejecutado esta mañana”. Tercero, hostil al cristianismo como él era, él estuvo seguramente contento de aceptar de los cristianos su propia opinión de que el cristianismo era de origen reciente, ya que las autoridades romanas estaban preparadas para tolerar sólo antiguos cultos. (énfasis mío).

 

El argumento de Wells cae por su propio peso. Según él, para escribir sus Anales, Tácito recurre en este punto a simples entrevistas con los cristianos de su tiempo. La expresión sin decir procurador de qué revela la ignorancia de este escéptico, que basa su argumento en el uso moderno del término procurator (persona facultada por otra para ejecutar una cosa en nombre de ésta. Persona legalmente habilitada ante los tribunales para ejercer la representación de otra en un juicio. Diccionario Salvat).  Desde por lo menos el año 41 después de Cristo, el término procurator se utilizaba para nombrar a los gobernadores de las provincias de tercera clase (como lo era Judea). En 1961 se encontró una inscripción en Cesarea, que denomina a Pilato praefectus. Que la evidencia arqueológica muestre que un Pilato fue gobernador de Judea en tiempos de Jesús, tal como lo dicen los evangelios (punto a favor de la confiabilidad histórica de dichos documentos) no parece importar a estos individuos, que como vimos en el caso de Santiago el justo, están dispuestos a aceptar la existencia de cualquier persona en aquel siglo, menos la de Jesús. Tácito no es el único que llama procurator a Pilato; también lo hace Josefo. Aparentemente, estos historiadores que escriben en la segunda mitad del siglo I, utilizan el título que permitiría a sus lectores entender que se trataba del gobernador de Judea. Toda este ir y venir con los términos praefectus y procurator, no tiene más objetivo que demostrar que lo que Tácito dice surge de información brindada por los cristianos de su época. Wells dice con desparpajo que si Tácito hubiera consultado los archivos habría encontrado el título correcto de Pilato. Pero recordemos que “de la inscripción de Pilato encontrada en Cesarea en 1961, se ha inferido que antes del 41 d.C. a los gobernadores de Judea se los llamaba prefectos oficialmente, pero Tácito le da a Pilato el título de procurador” (Nuevo Diccionario Bíblico. Ediciones Certeza. 1982. Página 1117). Así que en realidad no sabemos si está en lo correcto el escéptico que escribe en la época contemporánea, o Tácito, mucho más próximo en el tiempo a los hechos de los cuales escribe. Además, frente a la acusación de Wells, se levanta otra opinión sobre los métodos de Tácito para escribir historia: “Tácito es riguroso en el empleo de la documentación. Recoge la información que le proporcionan los historiadores anteriores (Aufidio Baso, Cluvio Rufo, Plinio el Viejo, Fabio Rústico y otros), memorias de personajes (las de Agripina, por ejemplo) y testimonios orales; recurrió también a los Acta diuturna populi Romani («Crónicas del pueblo romano»), que constituían una especie de diario oficial de Roma, y a los archivos del senado.” (Artículo Tácito; Wikipedia). León Homo, profesor de la Facultad de Letras de Lyón, en su Nueva Historia de Roma (edición española por Editorial Iberia, Barcelona, 1955), cita a Tácito once veces a lo largo de su obra. Aparentemente, para este erudito francés Tácito es una buena fuente para la historia de Roma. Pero no para aquellos que pretenden negar la historicidad de Jesús de Nazaret; en este punto, por el solo hecho de haber mencionado a Christus, Tácito es atacado.

 

El segundo argumento de Wells para desestimar el pasaje de Tácito como históricamente válido en cuanto a la existencia de Jesús, es que no menciona a Jesús, sino que habla de Christus, como si fuera un nombre propio; dice que difícilmente podría haber encontrado en un archivo que el Mesías había sido ejecutado. La línea de pensamiento de este escéptico es que Tácito no consultó archivos, sino que simplemente habría entrevistado a cristianos, contemporáneos suyos. Es verdad que ya para la segunda mitad del siglo I el término Christus había pasado a ser un nombre propio entre los cristianos: el nombre de su Salvador. Ahora, lo difícil es aventurarnos a decir qué habría encontrado en los archivos del imperio acerca de lo sucedido en Judea. Si Pilato (que sabemos que existió) escribió un cartel que colgó en la cruz sobre Jesús: Jesús Nazareno, Rey de los Judíos, si declaró ante todo el pueblo estar matando al Rey de los Judíos, ¿qué habrá escrito en sus archivos? ¿Qué habrá informado a Roma, y en qué términos? ¿Qué dirían los escépticos de esto? Por supuesto, ya lo sabemos; en su afán por tergiversar, ocultar información y mentir, dirían que Pilato sí existió (la arqueología no les permite decir lo contrario) pero que jamás crucificó a un tal Jesús, ni mandó escribir tal cartel.

 

El tercer argumento de Wells no amerita molestias en contestarlo. Zindler agrega: “Hay más problemas con la historia de Tácito. Tácito mismo nunca más alude a la persecución de Nerón a los Cristianos en cualesquiera de sus escrituras voluminosas, y ningún otro autor Pagano sabe algo del ultraje tampoco. Más significativo, sin embargo, es que los apologistas antiguos cristianos no hicieron uso de la historia en su propaganda – una omisión inconcebible por los partidarios motivados quienes eran eruditos en los trabajos de Tácito. Clemente de Alejandría, quien hizo una profesión de recolectar solamente tales tipos de citas, es ignorante de ninguna persecución de Nerón, y hasta Tertuliano, quien cita mucho de Tácito, no sabe nada de la historia.” (énfasis mío).

 

El ateo Zindler afirma que ningún otro autor pagano sabe algo del ultraje (la persecución de los cristianos por Nerón). Lamentablemente olvida a Suetonio, al cual no menciona en su artículo, quién dice algo similar:

 

Bajo el principado (de Nerón) se dictaron muchas condenas rigurosas y medidas represivas, así como reglamentos nuevos. Se puso freno al lujo; se redujeron los festines públicos a distribuciones de víveres. (Nerón) prohibió que en las tabernas se vendiera ninguna clase de alimento cocido, salvo verduras y legumbres a pesar de que antes se exponían a la venta todo género de viandas; persiguió a los cristianos, linaje de hombres entregados a una superstición nueva y maléfica; prohibió las chanzas a los aurigas, los cuales, amparándose en una tolerancia que venía de tiempo, se arrogaban el derecho de vagabundear por toda la ciudad estafando y robando por vía de entretenimiento…

Vida de Nerón, XVI.

 

El argumento del silencio de los apologistas, cristianos que escribían en defensa de su fe frente a los romanos (fundamentalmente los emperadores, que dictaban los decretos de persecución), es otro recurso pobre. Además de que es difícil pensar en congraciarse con un emperador, recordándole que quién antes ocupó su puesto cometió inconcebibles crímenes contra la humanidad (el incendio de Roma y la acusación contra los cristianos, con la consiguiente persecución), mal podía servir a los intereses de los cristianos utilizar los escritos de alguien (Tácito) que consideraba a los cristianos “detestables por sus abominaciones”, y a la religión cristiana “detestable superstición”. Además, los apologistas no necesitaban, ni tenían por objetivo, demostrar la existencia histórica de Jesús de Nazaret. Yo nunca esperaría encontrar a Tácito citado por los apologistas. Creo que debemos entender que Tácito es atacado, porque ofrece evidencia extrabíblica de la existencia histórica de Jesús, al hablar de un tal Christus, de quién venía el nombre de los cristianos; pero Tácito no era cristiano, ni le simpatizaban los cristianos. No obstante eso, y por el hecho antes mencionado, él, como Josefo, y hasta Suetonio, se ponen en la mira de este infame individuo. En otro artículo titulado Cómo fue creado Jesús, Zindler dice: “Aunque Josefus, [4] Tacitus, [5] Suetonius, [6] y otros autores antiguos a menudo son citados como evidencia para un Jesús histórico, es claro que sus relatos (aún si se pudieran probar auténticos) son derivados, no originales.” (énfasis mío).

 

Es claro que son derivados, no originales; bueno, uno podría poner en duda probablemente toda la literatura del mundo antiguo. Sobre todo si lo que dice no nos conviene, y es innegable el testimonio de los textos acerca de la vida y los hechos de un personaje de la antigüedad, que queremos negar que haya existido. Y si la convergencia de dichos testimonios históricos es irrefutable, siempre queda el recurso de echar dudas sobre la autenticidad de los documentos, y acto seguido manifestar que es imposible probar que sean auténticos.

 

En suma, es la negación a ultranza, la negación hasta el delirio; y su método: prejuicios, tergiversaciones y mentiras. Se puede aplicar a estos infames individuos lo que dice un forista identificado como patoace en la página (católica) Es justo y necesario:

 

Si mi objetivo es convencer a una madre de que su hijo es un ladrón, las pruebas que voy a necesitar tienen que ser extraordinariamente claras y convincentes, e incluso las pruebas que convencerían a una persona normal no serán suficientes, pues ese es un hecho que ella no está dispuesta a aceptar en su visión del mundo. Así, por ejemplo, si le presentamos la cinta de una cámara de seguridad donde aparece su hijo asaltando una joyería, ella creará explicaciones que son compatibles con lo que se le presenta, como que la imagen no es clara, que se trata de otra persona que se parece a su hijo o que la policía alteró las cintas para inculparlo.

 

El problema con los ateos es que normalmente insisten en pedir pruebas, pero en realidad no están dispuestos a ser convencidos, como la madre del ladrón. Luego, te piden que construyas un argumento, pero no reconocen las herramientas adecuadas para hacerlo, llegando a negar la posibilidad misma de la existencia del mundo o la posibilidad de conocerlo.

 

Por ejemplo, al hablar acerca de la existencia histórica de NSJC se les muestra que otras figuras históricas, de cuya existencia no se duda, se encuentran mucho menos documentadas, pero como ya han decidido que no hay pruebas suficientes, no dudan en cuestionar la certeza de todos los hechos históricos. En otras palabras, la historia es una víctima que vale la pena sacrificar, con tal de negar a NSJC.

 

Ante ese nivel de convicción, no hay prueba que valga.

 

Entonces, es necesario continuar en la tarea de mostrar que la fe cristiana tiene bases tan firmes, que ningún argumento, negación u oposición puede sacudir siquiera. Eso haremos, más adelante. 

 

Iglesia En Marcha.Net

Si nosotros iniciamos en google una búsqueda de artículos sobre la existencia histórica de Buda, empezará a llamarnos la atención que, poco a poco y conforme van pasando las páginas con los resultados de la búsqueda, se infiltran artículos que hablan de la existencia histórica de Jesucristo. Si hacemos una búsqueda similar acerca de la existencia histórica de Mahoma, encontramos entre los también numerosos resultados una mayor presencia de ensayos sobre la existencia histórica de Jesucristo. Es realmente llamativa la intensidad con que se debate en la red acerca de Jesucristo, su persona, su obra y misión, y sobre si él realmente existió, o no es más que una figura mítica. Pero este solo hecho tiene una importante lectura; entrelíneas, esta presencia permanente de Jesús el Cristo en ensayos, foros, discusiones, estudios, escritos desde todos los enfoques, a favor y en contra, con amor y con odio (ninguno con indiferencia), con pretendida objetividad que se desvanece ante las reacciones viscerales que despierta éste, el personaje más importante de la historia de la humanidad, en estos primeros años del siglo XXI, es evidencia de la importancia insoslayable que tiene Jesús de Nazaret para el hombre y la mujer de hoy, independientemente de credos, razas y nacionalidades. Y es evidencia, indirecta si se quiere, de que el hombre Jesús debe ser un personaje histórico, o para negarlo hay que tener mucho coraje, argumentar en contra de las fuentes extrabíblicas de la historicidad de Cristo con una claridad e imparcialidad inatacables, estar documentado hasta un extremo que hace fruncir el ceño con suspicacia, y convencer a todo el mundo de estar abordando el tema con una objetividad incuestionable. Todo lo cual dista mucho de lo que realmente se puede leer.

 

Si Jesucristo no es un personaje histórico, es entonces un mito, como muchos dicen; pero un mito demasiado bien diseñado, tan perfecto, tan elevado, que amalgama hasta tal punto las aspiraciones y anhelos y necesidades del alma humana, dándoles respuesta definitiva, que se necesita más fe para creer que un/os ser/es humano/s lo crearon, que para creer que el Dios que da sentido al universo que nos rodea lo envió a este mundo. Me gustaría citar, pues creo pertinente hacerlo ahora, lo escrito por Juan Arias en el inicio de su ensayo sobre la existencia de Jesucristo, en BIOGRAFÍAS: JESÚS DE NAZARET (www.cliorevista.wanadoo.es): Jesús es el personaje que mayores transformaciones ha causado en Occidente e incluso en Oriente. Hasta nuestro calendario parte de su fecha de nacimiento, aunque un error de origen haga variar dicha fecha en cuatro o cinco años. Sin este profeta, hoy nuestra civilización sería muy diferente en todos los sentidos: nuestra cultura, nuestra moral, nuestro derecho y nuestra misma fe o agnosticismo. Como ha dicho el ateo escritor José Saramago, Premio Nobel de Literatura, “lo quiera o no, soy culturalmente cristiano”. La doctrina de Jesús, filtrada más tarde por la Iglesia, tanto la católica como la ortodoxa o la protestante, ha permeabilizado toda nuestra historia y condicionado nuestras vidas. Si esto es innegable, se imponen las siguientes preguntas: ¿Cómo puede ser que se haya cuestionado la existencia histórica de Jesús? ¿Cabe la posibilidad de que este profeta sea solo un mito y nunca haya existido? ¿Y quién habría creado ese mito?

 

La última de las preguntas formulada en el párrafo citado es la más pertinente de todas. Pues hablamos de la creación de un personaje sublime y excelso, quién desarrolla una obra y entrega unas enseñanzas, que han dado respuestas y orientación al alma humana a través de los siglos. Por supuesto, esto último entra en el plano de la “evidencia” subjetiva, que requiere participar de la experiencia de fe en Lo Trascendente, es decir, Dios, revelado y hecho próximo a nosotros en la persona de Jesucristo. El Jesús de la Biblia es el Hijo de Dios, el Salvador, Dios encarnado, que realizó toda clase de prodigios contrarios a las leyes naturales (milagros), y aún venció a la muerte. Eso no entra ni entrará jamás en la cosmovisión de aquellos que a priori niegan la existencia de un Dios, de lo sobrenatural, y de cualquier realidad más allá de lo visible y tangible por nuestros sentidos. Despojar a Jesús de Nazaret de la atmósfera sobrenatural que rodeó permanentemente su vida y obra, atmósfera sobrenatural que impregnaba su persona y en gran parte emanaba de la misma, siempre según el Nuevo Testamento, es hacerlo desaparecer; es dejar un Jesús desconocido e incognoscible para la historia. De nada sirven los arrebatos de nobleza de quienes pretenden reconocer en él un gran maestro, filósofo, reformador social, etc. Los racionalistas, concientes de su incapacidad para explicar al hombre Jesús, así como del fracaso de su intento por despojarlo de todo lo sobrenatural en su persona y obra, optaron por otro camino. El único camino que les quedaba, embarcados como estaban en lo que llamamos, en la segunda entrega de esta serie, la negación a ultranza, la negación hasta el delirio, acorde a su cosmovisión atea del universo; ese único camino es negar que Jesús haya alguna vez existido. Ese camino, esa opción, fue y es, como dijimos en la primera entrega de esta serie, un disparo certero contra el cristianismo, pues probar que Jesús de Nazaret no existió descoyuntaría el cristianismo, y quitaría sentido a la misma existencia de la Iglesia Cristiana. Acá no podemos decir, como los budistas: La existencia histórica del Buda Sakyamuni es irrelevante dentro del esquema del budismo.

(La prueba delalgodón; asiabudayrollitosprimavera.blogspot.com); o como dijo Jorge Luis Borges: Podemos ser buenos budistas y negar que el Buddha existió. O, mejor dicho, podemos pensar, debemos pensar que no es importante nuestra creencia en lo histórico: lo importante es creer en la Doctrina.” (Siete Noches, ed. Fondo de Cultura Económica, México). Muy conveniente. Para nosotros en cambio, el cristianismo permanece de pie o cae con la verdad de la vida del hombre Jesús, y de su resurrección.

 

Por eso, aunque el racionalismo lleve dos siglos pretendiendo demostrar la inexistencia histórica de Jesucristo (con argumentos cada vez más ridículos y descabellados, como veremos), y la erudición cristiana venga respondiendo punto a punto sus ataques; aunque ésta parezca una discusión crónica, bizantina, de nunca acabar; aunque, como alguien dijo, el Dios cuya existencia la filosofía dice poder demostrar no es capaz de inspirar amor, como el Dios de la Biblia (y tampoco el Jesús despojado de su obra y enseñanzas, el Jesús de arqueólogos e historiadores, es capaz de despertar fe en el corazón humano, como el Jesús de la Biblia); a pesar de todo eso, es preciso abordar el tema, para que el veneno de infames individuos vestidos de seudociencia no perturbe la fe de multitudes que podrían encontrar una revolución en sus vidas, a través del encuentro con Jesús de Nazaret, el hombre histórico, que es a la vez el Cristo de las Escrituras, el Hijo de Dios y Salvador del mundo.

 

Esto me obliga a comenzar con un artículo, aparentemente de origen español, que desafortunadamente algún/os ignorante/s y tendencioso/s compatriota/s de uruguay.indymedia.org reproducen, seguramente porque respalda su particular visión del mundo. El artículo se titula Jesucristo nunca existió. ¡Qué objetividad! ¡Qué apertura al diálogo! ¡Qué disposición a analizar fuentes y contrastar opiniones! El autor, que no se identifica, comienza diciendo: Días antes de las últimas navidades EL PAIS SEMANAL publicaba un extenso, aunque vacío, artículo sobre la existencia histórica de Jesucristo. Es un tema que creíamos superado, pero ante la expectación generada, las «cartas al director» publicadas posteriormente y la rabiosa reacción eclesiástica nos sumergimos en el tema. (Énfasis mío) Como ningún autor se identifica (citan a un tal Emilio Bossi, autor de unos “libritos” sobre la “tesis mitológica”, que tiene su lugar en este artículo, y discutiremos brevemente), llamaremos genéricamente el “Superado” a los responsables de este ensayo. El núcleo central del artículo contiene, entre otros conceptos que trataremos en otra oportunidad, los siguientes pensamientos: Cristna nace de una virgen y está vaticinado en los libros sagrados indios. Su venida le es revelada a la madre de la virgen para dar el nombre de la misma y que se sepa el destino del que ha de venir. Hay un tirano que al enterarse en sueños de tal nacimiento y que le destronará ordena una matanza de los niños nacidos esa noche, el día del nacimiento (en un redil) es adorado por pastores. En fin que resucita muertos, cura leprosos, devuelve vistas y oídos. Un día que se enfadó con sus seguidores se les aparece con el rostro rodeado de tanta luz que estos no pueden resistirlo. A raíz de este hecho le llamaron JEZCUS CRISTNA (nacido de la pura esencia divina). Todo eso ocurría 3.500 años antes de nuestra era. La novena encarnación es como Buda. Fue revelada en sueños a su madre la grandeza del hijo y el carisma que éste tendría entre sus semejantes. Escoge para nacer una casta principesca (como Jesús). La madre de Buda se llamaba Maya o Maïa y le concibió fuera de toda relación sexual. Dotado de gran inteligencia maravilló los doctores con su sabiduría, abandonó el lecho materno para cumplir su misión. Fue tentado varias veces por el demonio pero salió victorioso de ellas. El más celebre de sus discursos fue «El sermón de la montaña», (como el de Jesús), tuvo su discípulo traidor y sus dos discípulos diametralmente opuestos, lo mismo que Pedro y Juan. Después de su muerte se aparece a sus discípulos en forma luminosa con la cabeza rodeada con una aureola. En el budismo se encuentran todas las prácticas religiosas del cristianismo y cuando los misioneros católicos se encontraron por primera vez con los monjes budistas, creyeron en un engaño del diablo. Mitra es el dios redentor de Persia. Llamado también Señor, «nace» en la gruta de una virgen, el mismo día que andando el tiempo «nacerá» Cristo, el 25 de Diciembre, o sea el solsticio de invierno. La madre, como no podía ser menos, permanece virgen después del parto. Se anuncia astrológicamente por una estrella que aparece en el Oriente y unos magos le llevan perfumes, oro y mirra. Muere como Cristo en el equinoccio de primavera y sus penas redimieron a la humanidad. En Egipto también tenían su Dios redentor en Oro (Osirapis o Serapis). Nacido de una virgen en el solsticio de invierno, muerto en el equinoccio de primavera y también resucitado. Tuvo su huida llevado por la virgen Isis en un asno. También Baco (llamado Salvador) nacía en el solsticio de invierno, después de muerto bajaba a los infiernos y resucitaba.

 

Lo que acá dice el Superado es expresado resumidamente por Juan Arias en el artículo citado BIOGRAFÍAS: JESÚS DE NAZARET: la Iglesia se quedó al desnudo para poder verificar la existencia de Jesús y pasó momentos de pánico. Sus enemigos se pusieron enseguida a elaborar la idea de que Jesús no había existido nunca, que se trataba de una creación de una secta disidente del judaísmo calcada de antiguos mitos del paganismo, en los que los grandes personajes también nacían de una virgen y eran perseguidos y ejecutados por el poder tras haber realizado prodigios. (Énfasis mío) Es decir, que no son ideas originales, sino que repite una vez más, conceptos ya expresados previamente por el racionalismo en la llamada “tesis mitológica”. Segundo, es notoria la ausencia de fuentes bibliográficas que refrenden toda la información vertida acerca de los mitos paganos citados. Podría alegarse que las fuentes se dan por sabidas, aunque se nos ocurre que afirmaciones tan contundentes y de tan largo alcance como éstas debieran ser respaldadas adecuadamente. Antes de comenzar a analizar estas aseveraciones, es preciso aclarar que tanto el hinduismo como el budismo constituyen fenómenos sociales y religiosos tan extensos, que es imposible pretender abarcarlos en el presente artículo. Lo que voy a hacer es limitarme a refutar las premisas del Superado, que no solo miente sobre el cristianismo, sino también sobre esas dos religiones, y otras mitologías.

 

 

Comencemos entonces con lo que el Superado afirma de Krishna. Él dice que:

 

1) Cristna nace de una virgen y está vaticinado en los libros sagrados indios.

2) Su venida le es revelada a la madre de la virgen para dar el nombre de la misma y que se sepa el destino del que ha de venir.

3) Hay un tirano que al enterarse en sueños de tal nacimiento y que le destronará ordena una matanza de los niños nacidos esa noche.

4) El día del nacimiento (en un redil) es adorado por pastores.

5) En fin que resucita muertos, cura leprosos, devuelve vistas y oídos. Un día que se enfadó con sus seguidores se les aparece con el rostro rodeado de tanta luz que estos no pueden resistirlo.

6) A raíz de este hecho le llamaron JEZCUS CRISTNA (nacido de la pura esencia divina). Todo eso ocurría 3.500 años antes de nuestra era.

Este resumen de la carrera de Krishna está artera e intencionadamente alterado para que se parezca a lo que los evangelios narran respecto a Jesús, con el fin de inducirnos a creer, dado que lo ubica hace 3500 años, que la historia de Jesucristo está burdamente copiada de la de este dios hindú. Si buscamos algo de información sobre Krishna en la red, encontramos de inmediato un artículo interesante en la Enciclopedia Libre, Wikipedia, que dice:

Resumen de la historia de Krishna.

Este resumen deriva del Mahabhárata (y del Hari Vamsa Parva), un agregado de él.

Nacimiento e infancia

 

Krishna pertenecía a la familia real de Mathura. Como su tío el rey Kamsa fue avisado por el sabio Nárada Muni de que moriría en manos de un hijo de su hermana la princesa Devaki con su esposo Vasudev (un noble de la corte), Kamsa la encarceló y uno por uno fue matando a todos los hijos que nacieron de ella.

 

Krishna fue el octavo hijo —ahora existe un templo (Krishna-janma-bhumi) donde los hindúes creen que estaba la celda del rey Kamsa—, pero su padre lo sacó milagrosamente de la celda y lo llevó hasta Vrindavan (a 10 Km.), donde lo reemplazó subrepticiamente durante el sueño por un bebé de sexo femenino que acababa de alumbrar una mujer del pueblo, Yashodá. Regresó a la celda donde la niña recién nacida fue asesinada (como los siete bebés anteriores). 

 

Aquí ya encontramos sendas diferencias con lo dicho por el Superado. Este párrafo podemos contrastarlo con lo escrito en los puntos 1 y 3, y quizás con el 2. En cuanto al punto 1, Krishna nace de una virgen que ya tuvo siete hijos; interesante. Tal vez el Superado pretenda que dicha virgen, de nombre Devaki, siguió siendo virgen luego de ocho partos, tratando así de establecer un paralelismo con la Virgen María, de la que una rama de la Iglesia afirma que permaneció virgen luego del parto de Jesús (por lo menos un parto, y no ocho). Pero dicha perpetua virginidad no está enseñada en la Biblia (es más, ni se menciona). Creo que en este punto debemos separar entre lo que la Biblia enseña, base fundamental de la doctrina cristiana, y aquellas cosas que se agregaron al edificio doctrinal y teológico cristiano al correr de los siglos. Tal distinción deberá tenerse presente al analizar cada punto en cuestión. Entonces, Krishna no nació de ninguna virgen, perpetua o no. En cuanto a que su nacimiento había sido profetizado, es un punto que carece de valor; ningún creador de mitos dejaría de anunciar mediante profecías más o menos claras la venida/nacimiento/llegada de su mesías/héroe/dios, para destacar por ese medio el carácter especial de su personaje. No puede pretenderse, si se quiere ser intelectualmente honesto, que el hecho de que el nacimiento de Cristo fue anunciado, se haya copiado del anuncio del nacimiento de Krishna. En cuanto al punto 3, el tirano no era un rey usurpador, como Herodes el Grande (personaje incuestionablemente histórico, cuya existencia ha sido refrendada por la arqueología), que alarmado por el probable cumplimiento de una profecía de varios siglos de antigüedad (el nacimiento de un legítimo heredero al trono) manda matar a los niños nacidos más o menos en ese tiempo. El tirano es el tío de Krishna, al que un “sabio” le anuncia que uno de sus sobrinos le matará (no simplemente destronará), por lo que va matando uno a uno a los hijos de su hermana. Hay más en esta historia de Krishna. El artículo de Wikipedia sigue diciendo: Para sustraerlo de la muerte, fue ocultado en la región de Vrindávan, donde pasó su niñez y su adolescencia en medio de pastores y pastoras, una de las cuales, Rādhā, tuvo amores con él. Otra vez, hay una diferencia sustancial con lo dicho por el Superado en el punto 4, con la intención de arrojar descrédito sobre la historia del nacimiento de Jesús. Indudablemente, nadie puede afirmar que la adoración de los pastores al niño Jesús se parezca a lo que pasó con Krishna, que pasó su infancia entre pastores y pastoras, y hasta llegó a formar pareja con una de ellas. Digamos de paso que en comunidades dedicadas a tareas rurales, entre las cuales está la cría de ganado, no es tan raro o poco común encontrar pastores y pastoras. También aquí el Superado nos miente, y tuerce los relatos de la leyenda, para sus propios fines. Sobre el punto 5, no hay una palabra en este resumen, por lo que sería lícito esperar que el Superado aporte otras fuentes; aunque no cambiarían nada, pues se daría el mismo caso que con el punto 2. Y en cuanto al punto 6, volvamos al artículo, que recoge múltiples nombres de Krishna:

 

Otros nombres de Krishna

Chakra Dhari: el sostenedor del disco (chakra).

Guiri Dhari: ‘sostenedor de colina (giri)’, cuando Krishna era un niño prepúber, levantó la colina de Góvardhan para proteger a sus paisanos de la lluvia y la inundación enviada por el semidiós Indra.

Guiri Góvardhan Dhari. ‘sostenedor de la colina de Goverdhan’.

Gopal: ‘protector de vacas’.

Gópi Nath: ‘señor de las gopis’.

Govinda: el que da placer a las vacas (go).

Hari: ‘amarillo’, ‘verde’, ‘verdoso’, ‘pálido’, ‘marrón rojizo’, ‘castaño claro’, ‘bayo’ (en caso de caballos) o —si proviniera de hri— ‘el que quita (la maldad o el amor de sus devotos)’. En el caso del mantra Hare Krishna, este hare se refiere más probablemente a Harâ, Radha, la energía erótica del dios. (Un creyente hinduista protestó a Wikipedia esta interpretación; fue su única objeción a este artículo que estamos citando como fuente de información).

Hrisikésh (jrishika: ‘sentidos’, isha: ‘amo’): el amo de los sentidos (de las demás personas).

Iadu-nándan: el placer de la dinastía del rey Iadu.

Ioguéshwar (yoga: ‘religión’; íshvara: ‘controlador’, ‘amo’): ‘amo de los yoguis’.

Jagannātha o Jagannāth (jagat: ‘mundo’, nātha: ‘amo’) señor del universo.

Késhava (kesha: ‘cabello’): ‘de cabellos largos’.

Mádhava: ‘de la primavera’.

Partha-sárathi (sárathi: ‘auriga’; partha: ‘descendiente de (el rey) Prithu’): ‘auriga de Arjuna’ durante la guerra de Kurukshetra. Enseña a su amigo su deber (dharma) en el Bhagavad Guita.

Vásudev: hijo de Vasudev.

En suma, por ningún lado aparece JEZCUS CRISTNA; podemos comprobar que este último punto no es más que un pueril intento del Superado de hacernos creer que el nombre JESÚS CRISTO es copiado de un nombre de Krishna.

Buda

Sigamos con Buda, de quién el Superado dice que:

1) La novena encarnación es como Buda.

2) Fue revelada en sueños a su madre la grandeza del hijo y el carisma que éste tendría entre sus semejantes.

3) Escoge para nacer una casta principesca (como Jesús).

4) La madre de Buda se llamaba Maya o Maïa y le concibió fuera de toda relación sexual.

5) Dotado de gran inteligencia maravilló los doctores con su sabiduría.

6) Abandonó el lecho materno para cumplir su misión.

7) Fue tentado varias veces por el demonio pero salió victorioso de ellas.

8) El más celebre de sus discursos fue «El sermón de la montaña», (como el de Jesús).

9) Tuvo su discípulo traidor y sus dos discípulos diametralmente opuestos, lo mismo que Pedro y Juan.

10) Después de su muerte se aparece a sus discípulos en forma luminosa con la cabeza rodeada con una aureola.

11) En el budismo se encuentran todas las prácticas religiosas del cristianismo y cuando los misioneros católicos se encontraron por primera vez con los monjes budistas, creyeron en un engaño del diablo.

 

Aquí se repite otra vez la alteración de hechos considerados históricos (aunque ya vimos que a los budistas mucho no les importa la historicidad de Buda) acerca de este personaje de la antigüedad, que indudablemente también dejó una marca en el mundo (si es que existió, porque como estamos dudando de todo…). En cuanto al punto 1, se refiere a la encarnación de Vishnú, uno de los dioses de la Trimurti (tres formas) de la religión hindú, conformada por Brahmâ (dios creador), Vishnú (dios preservador), Shiva (dios destructor), que habrían surgido de un huevo cósmico, o habrían tenido otros orígenes, según diversos mitos. Llama la atención que el Superado no nos haya presentado la Trimurti hindú como el origen de la Trinidad cristiana. Hace pensar que, o no se dio cuenta, o vio las diferencias entre un triteísmo (tres dioses) inserto en un politeísmo formidable, que cuenta millones de dioses, en el caso del hinduismo, y una doctrina cristiana, la Trinidad, definida en su forma más simple como Un Dios En Tres Personas, que preserva celosamente el monoteísmo antiguo testamentario del judaísmo; por no hablar de la diferencia sustancial entre un triteísmo de funciones u operaciones: creación (Brahmâ), preservación (Vishnú), destrucción (Shiva), frente a la Trinidad cristiana que nos presenta en el único Dios al Padre, Creador, el Hijo, Salvador, y el Espíritu Santo, el Otro que viene al irse Cristo, para hacer Dios morada en sus seguidores. Vio la diferencia, digo, y no quiso meterse; aunque yo creo que en realidad no se dio cuenta, porque no le importa mentir flagrantemente en todo los demás.

 

En cuanto a la encarnación de Vishnú, en la religión hindú se habla de varias encarnaciones de este dios, así como de Shiva (no de Brahmâ); el mismo Superado afirma que Buda fue la novena encarnación del dios. En el artículo (1) La vida de Buda (www.bujinkandolo.com.ar/religiones) leemos: la mayor parte de las tradiciones budistas sostiene que Buda no fue sino la última encarnación en una serie de vidas recogidas en diversas historias edificantes. Sobre esta supuesta encarnación de Vishnú en Buda, no hay una palabra en otras tres biografías, disponibles en la red: (2) Buda [Siddharta Gautama], http://www.biografíasyvidas.com; (3) Una biografía corta del Buda Shakyamuni, http://www.acharia.org; (4) La Vida de Buda, por Lama Ole Nidal, http://www.oshogulaab.com. Aunque sí se menciona como un avatar (encarnación terrestre de un dios) de tipo bodhisátvico (del sánscrito satua: bondad) en el artículo Avatar de Wikipedia.

 

Acerca de la doctrina de la Encarnación desde un punto de vista cristiano, leemos en el Nuevo Diccionario Bíblico: ¿De dónde surgió la creencia de la iglesia primitiva de que Jesús de Nazaret era Dios encarnado? Tomando como base la suposición de que no surgió de lo que Jesús mismo dijo e hizo, sino que se originó posteriormente, se ha tratado de buscar su origen en especulaciones judías sobre un Mesías sobrehumano y preexistente, o en los mitos politeístas sobre dioses-redentores, característicos de las religiones de misterios helenísticas y los cultos gnósticos. Pero actualmente se reconoce ampliamente que estos intentos han fracasado; en parte debido a que las diferencias entre estas fantasías judías y gentiles y la cristología del NT han resultado ser invariablemente más sustanciales y profundas que sus superficiales semejanzas; y en parte porque se ha demostrado que en los dichos innegables del Jesús histórico en los evangelios sinópticos hay una virtual afirmación de deidad, y que una virtual aceptación de esta afirmación resultó ser fundamental para la fe y el culto de la iglesia palestina primitiva, como lo evidencian los primeros capítulos de Hechos (cuya historicidad sustancial rara vez se disputa en la actualidad). (Ediciones Certeza. 1982. Página 423). (Énfasis mío)

 

Siguiendo en este tema y destacando las diferencias entre las fantasías (en este caso hinduistas) y la cristología del NT, realmente contrasta con esas múltiples encarnaciones de estos dioses hindúes (hasta diez en el caso de Vishnú; ocho en el caso de Shiva), la única encarnación del Hijo de Dios, Jesucristo, una sola vez, para ofrecer el sacrificio perfecto, suficiente y definitivo para la redención de la raza humana. El asunto de la encarnación vendrá a colación otra vez, cuando hablemos de unos de los principales arquetipos religiosos: la esperanza puesta en un Libertador, Salvador, Redentor, la promesa de cuya venida es tan antigua como la humanidad.

 

Sobre el punto 2, leemos en la biografía (1): Dice la leyenda que su madre, Mahamaya, poco antes de dar a luz soñó que un hermoso elefante blanco se introducía en su matriz. La biografía (3) dice brevemente: Según la tradición, estaba predestinado a ser un emperador o un gran maestro. Sobre este punto no tenemos más nada que agregar, salvo lo escrito en la biografía (1), en la que leemos: Todos los relatos que han llegado hasta la actualidad sobre la vida de Buda fueron escritos muchos años después de su muerte por discípulos proclives a la idealización de su maestro. Por supuesto, esto también podría aplicarse a los escritos sobre la vida de Jesucristo, ya que en este terreno no es dable invocar la inspiración del Espíritu Santo para la redacción de las Sagradas Escrituras, ni ningún otro auxilio sobrenatural. Los relatos de los anuncios del nacimiento de un ser portentoso impresionan como inexorablemente vinculados a las características superlativas de dicho ser, y podrían entrar dentro del arquetipo religioso constituido por la esperanza de un Redentor. Que nos digan que los anuncios del nacimiento de Cristo y las características que tendría, surgen de algo similar en el caso de Buda, es forzar malintencionadamente un vínculo entre la historia de Buda y la creación del “mito” Jesús, absolutamente innecesario y prescindible. Algo similar pasa con el punto 3. El punto 4 es otro intento pueril de inducirnos a creer el argumento de la copia. La semejanza fonética del nombre de la madre de Buda, Maya (Mahamaya, según la biografía 1), con el nombre de la madre de Jesús, María, desaparece cuando recordamos que Mariam es la forma helenizada del hebreo Miriam, nombre por lo demás muy común en la Palestina de entonces. Pensar que podríamos tragarnos que los “creadores” del “mito” Jesús, que derrotó a todas las religiones del mundo grecorromano, Egipto y Oriente Medio, tenían tan poca imaginación que debieron copiar el nombre de la madre de Buda para la madre de Jesús, es un insulto para nuestra inteligencia. Ninguna de las biografías menciona algún milagro especial que posibilitó la concepción de Buda, ni tampoco que Mahamaya fuera virgen al momento de nacer su hijo. El punto 5 alude a la visita de Jesús al templo de Jerusalén a la edad de 12 años, y su charla con los doctores de la ley, los que según el Evangelio de San Lucas se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas (2:47). En las biografías que estamos manejando, se dice de Buda: Vagó como mendigo por el norte de la India, donde recibió las enseñanzas de algunos famosos maestros brahmanes, los cuales pronto agotaron su capacidad para enseñarle (1); Aprendió de los mejores maestros de la época, cubriendo las áreas del materialismo, nihilismo, trascendentalismo y existencialismo el rápidamente superó a sus sucesivos maestros, pero sentía que no se aproximaba a su meta (4). (Esto después que empezó a buscar la iluminación, a la edad de 29 años). Por lo tanto, lo que dice el Superado en el punto 5 también es una artera tergiversación. El punto 6 carece de sentido. En el punto 7 hay una notable similitud entre la búsqueda de la verdad por Buda bajo la higuera de Bodhgaya, y la experiencia de Jesús luego de sus cuarenta días de ayuno en el desierto. Pero en este caso las biografías que manejamos no coinciden en el tiempo que Buda pasó bajo la higuera; una dice que fue una semana (4), mientras que otra le asigna 49 días (3). Las otras dos solo refieren que la iluminación llegó “durante la noche”. En cuanto al punto 8, las biografías afirman que el más célebre discurso de Buda fue La Puesta en Movimiento de la Rueda de la Verdad o Dharma, (el DHAMMACAKKAPPAVATTANA-SUTTA). (2) (3) La Vida de Buda (1) dice que: Este sermón, cuyo texto se conserva, contiene la esencia del budismo y muchos eruditos lo consideran comparable, por el tono de su altura moral e importancia histórica, al Sermón de la Montaña de Jesucristo. (Énfasis mío). Así que en este punto el Superado miente flagrantemente. Sobre el punto 9 leemos en (1): Su primo y discípulo Devadatta quiso vengarse de él al ver frustrada su ambición de heredar el liderazgo de la sangha (comunidad monástica), planeando primero su asesinato y provocando, más tarde, un cisma en la sangha que duró poco tiempo. En (2) dice: Tras escapar de un intento de asesinato a manos de su primo Devadatta, acontecido ocho años antes de su muerte, Buda enfermó de disentería. No hay otra referencia. Lo que se relata acerca de Devadatta, primo de Buda (discípulo suyo según una de las biografías que manejamos) no tiene ni punto de comparación con la traición de Judas Iscariote, que entregó a su maestro a las autoridades nacionales judías que buscaban su muerte, impulsado por sórdidas motivaciones que aún no se esclarecen del todo. El punto 10 parece referirse más bien al arte pictórico cristiano de los primeros siglos, el cual una vez que decidió pasar por alto el Segundo Mandamiento de la Biblia, rodeó de aureolas luminosas las cabezas de Cristo y los santos; no hay referencias bíblicas a este tipo de aureolas en las apariciones de Cristo resucitado; y, recordemos, de Buda no se dice que haya resucitado, y en ninguna de las biografías manejadas habla de apariciones luego de su muerte. El punto 11 es insólito. Solo puede afirmar tal cosa quién desconoce tanto el culto cristiano como las prácticas religiosas budistas.

 

En suma, las mentiras que el Superado escribe (¡y publica!) en relación a Buda, con el fin de echar tierra sobre las enseñanzas acerca de la historicidad de Jesucristo, descienden al nivel de lo vergonzoso.

 

Mitra

En tercer lugar, debemos considerar a Mitra, un dios cuya religión fue rival del cristianismo en los primeros siglos de la Iglesia, y que hasta el día de hoy es uno de los caballitos de batalla más preferidos por los racionalistas, que desean negar la historicidad de Jesucristo. De Mitra el Superado dice:

1) Mitra es el dios redentor de Persia.

2) Llamado también Señor, «nace» en la gruta de una virgen, el mismo día que andando el tiempo «nacerá» Cristo, el 25 de Diciembre, o sea el solsticio de invierno.

3) La madre, como no podía ser menos, permanece virgen después del parto.

4) Se anuncia astrológicamente por una estrella que aparece en el Oriente y unos magos le llevan perfumes, oro y mirra.

5) Muere como Cristo en el equinoccio de primavera y sus penas redimieron a la humanidad.

Poco es lo que se puede decir de estas afirmaciones del Superado, además de que son todas erróneas, fruto de una falta de investigación bibliográfica, o del ánimo que ya le hemos comprobado de mentir para desvirtuar al cristianismo. El punto 1 es quizás el único que se aproxima a la verdad, aunque debemos hacer una precisión. En el artículo Mitraísmo de Wikipedia leemos: Mitra es una divinidad indoirania cuyo origen puede remontarse hasta el segundo milenio adC. En los Avesta iranios es un dios benéfico, colaborador de Ahura Mazda, y recibe el sobrenombre de “juez de las almas”. En el artículo Mitra de Wikipedia dice: Según datos del Museo de Londres, Mitra era el dios de la luz solar, de origen persa que fue adoptado en el imperio romano. El culto se organizaba en sociedades secretas, exclusivamente masculinas. Era muy popular en ambientes militares. Obligaba a la honestidad, pureza y coraje entre sus adeptos. El supuesto carácter salvador del mitraísmo está basado en un extraño mito acerca del sacrifico del toro divino por parte de Mitra. En el artículo referido en primer lugar leemos:

Relato mítico

Según el relato que ha podido reconstruirse a partir de las imágenes de los mitreos y los escasos testimonios escritos, el dios Mitra nació cerca de un manantial sagrado, bajo un árbol sagrado, de una roca (la petra generatrix; Mitra es llamado de petra natus). Esto enlaza con las tradiciones armenias de la cueva de Meher (Mitra). En el momento de su nacimiento llevaba el gorro frigio, una antorcha y un cuchillo. Fue adorado por pastores poco después de su nacimiento. Bebió agua del manantial sagrado. Con su cuchillo, cortó el fruto del árbol sagrado, y con las hojas de ese árbol confeccionó su ropa.

Encontró al toro primordial cuando pastaba en las montañas. Lo agarró por los cuernos y lo montó, pero, en su galope salvaje, la bestia lo hizo desmontar. Sin embargo, Mitra siguió aferrado a sus cuernos, y el toro lo arrastró durante mucho tiempo, hasta que el animal quedó exhausto. El dios lo agarró entonces por sus patas traseras, y lo cargó sobre sus hombros. Lo llevó, vivo, soportando muchos padecimientos, hasta su cueva. Este viaje de Mitra con el toro sobre sus hombros se denomina transitus.

Cuando Mitra llegó a la cueva, un cuervo enviado por el Sol le avisó de que debía realizar el sacrificio, y el dios, sujetando al toro, le clavó el cuchillo en el flanco. De la columna vertebral del toro salió trigo, y vino de su sangre. Su semen, recogido y purificado por la luna, produjo animales útiles para el hombre. Llegaron entonces el perro, que se alimentó del grano, el escorpión, que aferró los testículos del toro con sus pinzas, y la serpiente.

En el mismo artículo se ofrece una lista de semejanzas con el cristianismo, a saber:

Tras su nacimiento, Mitra fue adorado por pastores.

El transitus (viaje de Mitra con el toro sobre los hombros) recuerda al Vía Crucis del relato evangélico.

El mitraísmo era una religión de salvación: el sacrificio de Mitra tiene como finalidad la redención del género humano.

Mitra recibía los apelativos de La Luz, La Verdad y El Buen Pastor.

El banquete ritual de los fieles de Mitra tiene similitudes con la eucaristía cristiana.

El día sagrado del mitraísmo era el domingo.

El nacimiento de Mitra se celebraba el 25 de diciembre.

Los atributos del pater -máximo nivel de iniciación en el mitraísmo- eran el gorro frigio, la vara y el anillo, muy similares a la mitra, el báculo y el anillo de los obispos cristianos.

El punto 2 comienza con una aseveración que carece de relevancia. Si bien no encontré en los artículos consultados que Mitra recibiera el calificativo de Señor, no sería notable en absoluto que para los creyentes en este dios, Mitra fuera su Señor. Es una tontería pensar que hay en esto una copia del mitraísmo por parte del cristianismo. En todo caso, el cristianismo sería una copia del judaísmo. De hecho, el cristianismo se inició como una secta judía que progresivamente se desvinculó del judaísmo; una secta que tomó del hebreo el Adonai (Señor) y lo aplicó, en su forma griega Kyrios, a Jesús. Vimos en el artículo citado que Mitra habría nacido de una roca; allí dice que Mitra es llamado de petra natus (el nacido de la roca). En otro lugar leemos: El mito no obligaba en forma absoluta a honrar a Mitra en un antro cubierto, pues no se lo representa saliendo de una caverna sino emergiendo de un peñasco. Es muy probable que el antro, como lugar de culto, haya sido anterior al mito que cuenta el nacimiento de Mitra, cualquiera sea, por lo demás, el sentido de este mito: ya se haya dicho que Mitra nació de la piedra porque sus fieles lo evocaban en la caverna, o bien porque la luz aparece primero en la cumbre de los montes cuando surge el día (Los Misterios Paganos y el misterio cristiano; Alfred Loisy. En http://www.meta-religion.com). (Énfasis mío) Así que no habría ninguna “gruta de la virgen” (ni gruta, ni virgen); y es dudoso que se hable de una madre en el Mitra persa (sí en el Mitra védico de la India, aunque en este caso es una deidad, a veces masculina, a veces femenina, según las diferentes versiones, que habría tenido entre siete y treinta y un hijos; así que de virginidad posterior al parto… ni hablar). Según un artículo también aparecido en la página Metareligión, Mitra, ¿antecedente del cristianismo o culto plagiado. En la religión mazdeísta (creada por Zaratustra) ya se habla de un diluvio universal, de un arca en la que se salvaron una pareja de animales de cada especie y una familia. Se entroniza una Santísima Trinidad compuesta por los dioses Ahura Mazda, Mitra y la diosa Anahita, esposa de Ahura Mazda y madre de Mitra. (Énfasis mío) Este es un artículo que, basta leerlo superficialmente para darse cuenta de lo tendencioso que es, al equiparar exactamente una gran cantidad de características del cristianismo con el mitraísmo. Sigue diciendo su autor José Luis García: Según el Avesta (escrituras sagradas del mazdeísmo, supuestamente de autoría de Zoroastro), Mitra nació en una gruta el día 25 de diciembre. Una luz resplandeciente situada sobre la gruta despertó a unos pastores que fueron a adorarle. Unos magos, enterados por las estrellas de su nacimiento, fueron a obsequiarle ofrendas. Ahora bien, en otro lugar leemos que la supuesta Madre de Mitra según el Avesta (en palabras de García), la diosa Anahita era la Diosa de la fecundidad. Los guerreros pedían a la diosa que les ayudara en la batalla. Es venerada por héroes y antihéroes. Posiblemente de origen mesopotámico, su culto fue importante con Artajerjes II, y las estatuas y los templos fueron construidos en su honor durante el Imperio Persa. Cierto culto ha existido después en el Asia Menor. En el Avesta es llamada Ardvi Sura Anahita (“Húmeda, Fuerte, Incontaminable”); esto parece ser una unificación de lo que originariamente fueron dos deidades originales. En Grecia, Anahita fue identificada con Atenea y Ártemis (Religión Persa; http://www.iespana.es/chaman/Persas.php). Me sigue faltando el asunto de la virginidad perpetua de esta señora. En cuanto al Avesta, leemos en el artículo El Avesta de Metareligión: El Avesta no es obra de un autor único (Zoroastro), sino que en realidad se trata de una obra incompleta y dispar, cuya redacción debió de extenderse a lo largo de varios siglos. El libro comprende 21 tratados y tal como lo conservamos hoy representa, como máximo, una cuarta parte de la obra primitiva. Ésta fue transmitida oralmente durante siglos: entre los años 200 y 400 de nuestra era.

Y en Wikipedia: El Avesta es una colección de textos sagrados de la antigua Persia, pertenecientes a la religión zoroastriana y redactadas en avéstico. El Avesta conservado hasta nuestros días es una colección de textos litúrgicos que apenas alcanza la cuarta parte del Avesta completo, tal y como fue compilado en época sasánida.

Sobre la confiabilidad de las escrituras zoroastrianas en su forma actual, no emitimos pues, comentarios; y ya vimos que tampoco dicen todo lo que los tendenciosos afirman que dicen. Y aunque les pique en cierto lugar a los contra, las Sagradas Escrituras de la Biblia son de una confiabilidad histórica mayor.

Por lo tanto, el punto 3 del Superado es, a todas luces, una estúpida mentira malintencionada.

En cuanto al 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Cristo, es bien sabido que la verdadera fecha de la Natividad es desconocida; el Nuevo Testamento no ofrece ninguna noción de la fecha exacta. La celebración de la navidad el 25 de diciembre es instituida en el siglo IV por la Iglesia de Roma. En el artículo homónimo del Diccionario de Historia de la Iglesia (Editorial Caribe, Colombia, 1989; págs. 771-2) leemos: No existe evidencia histórica con autoridad referente al día o mes de nacimiento de Cristo. El 25 de diciembre era la fecha de un festival pagano de los romanos. Este fue inaugurado el año 274 como nacimiento del sol invicto que al comenzar el solsticio de invierno otra vez comienza a mostrar una luz que va en aumento. Aproximadamente antes de 336 la iglesia de Roma, incapaz de eliminar este festival pagano, lo espiritualizó como la fiesta de la Natividad del Sol de Justicia.

El punto 4 es similar a lo discutido en relación a los anuncios de nacimiento, en el caso de los nacimientos de Krishna y Buda. El punto 5 merece una aclaración. Pone en el tapete algo que yo había entendido hace algunos años respecto a Mitra, ese dios mitológico cuya religión había sido dura competidora del cristianismo durante sus primeros 3 siglos: que Mitra había muerto y resucitado. Me resultó interesante encontrar, al profundizar un poco en los mitos acerca de este dios, que no había sido él el muerto, sino que él (Mitra), ¡sacrifica un toro! Supuestamente, es un toro “primordial”, del cual mana sangre, trigo y semen. Alfred Loisy dice en su libro, citado en http://www.meta-religion.com: La tradición avéstica retuvo la leyenda del toro inmolado en el origen del mundo, del cual surgieron las plantas; su simiente recogida y purificada por la luna dio nacimiento a las especies de animales útiles; su alma, elevada hasta los dioses, se había convertido en genio protector de los ganados. Éste es el toro al cual mató Mitra, y sin duda se honraba también anticipadamente a éste con el sacrificio del toro divino que, según la creencia avéstica, debe tener lugar al final de los tiempos por obra de Saoshiant: la grasa de este toro, mezclada con la savia del haoma blanco, será un brebaje de inmortalidad para los elegidos. Éste es el sacrificio de Mitra, que según los contras, los reaccionarios anticristianos, es equiparable al sacrificio de Jesucristo en la cruz; sacrificio al que llegó como resultado de un proceso judicial fraudulento (acorde a las cosas humanas) pero perfectamente encuadrable en el mundo real, y al que se entregó voluntariamente para cargar con los pecados de la humanidad, y traer así redención al género humano.

Este es otro ejemplo de la negación a ultranza, la negación hasta el delirio. Y lo digo sin que me importen (y realmente no me importan) los grados académicos ostentados por quienes propugnan tales interpretaciones de la historia.

Pero hay más sobre el mitraísmo. Repasemos algo interesante escrito en uno de los artículos que hemos citado:

La información existente sobre el mitraísmo (bastante fragmentaria) se refiere a su práctica durante el Bajo Imperio Romano. Era una religión mistérica, de tipo iniciático, basada en la transmisión oral y ritual de iniciado a iniciado, y no en un cuerpo de escrituras sagradas, por lo que la documentación escrita concerniente al mitraísmo es prácticamente inexistente. El estudio de esta religión se ha basado sobre todo en la iconografía que decoraba los mitreos. (Mitraísmo; Wikipedia).

No se dice que los manuscritos más antiguos de la religión mitraica son del s. VII, salvo menciones que se hace a la misma, que se remontan al s. II. Por el contrario, los manuscritos más antiguos del cristianismo están fechados en el s. II. No se dice que ya san Justino en el s. II se quejaba de que los mitraístas copiaban el ritual cristiano de la eucaristía. (Objeciones al artículo anteriormente citado, enviadas por un lector)

Fue un culto al dios solar Mitra que floreció en Roma y en otras partes del Imperio Romano en los siglos II y III DC (¡después de Cristo!). No se conoce ningún texto sagrado de esta religión, por lo cual lo poco que se sabe de ella proviene de hallazgos arqueológicos o de indicios aislados. (Cristo y Mitra; Daniel Iglesias Grèzes; http://www.feyrazon.org/DanMitra.htm) (Énfasis míos).

Se dice que el mitraísmo se expandió por el Imperio Romano fundamentalmente por la adhesión a este culto por parte de los soldados romanos (particularmente legionarios que habían servido a Roma en las fronteras orientales del Imperio). Era una religión no exclusivista, en el sentido de que un adorador de Mitra podía adorar otros dioses; pero era una religión exclusivamente masculina: las mujeres no tenían entrada a su culto. No existen escrituras sagradas con las enseñanzas del mitraismo, como ya se dijo, y lo que se sabe de esta religión, sus relatos, sus valores, sus mitos, es extraído de los íconos, pinturas y bajorrelieves encontrados en los mitreos (lugares de adoración). Desde que empecé a leer sobre esta religión me llamó la atención este hecho. Las referencias más tempranas al mitraísmo son del siglo I antes de Cristo, en menciones de Plutarco acerca de ritos practicados por piratas de Cilicia; inscripciones de soldados romanos de la guarnición de Carnuntum, en Panonia Superior, y una mención de la tauroctonía (el sacrificio del toro por Mitra) en la Tebaida de Estacio, en el siglo I dC; y el registro arqueológico de este culto, procedente de Roma y otras partes del Imperio, a partir del siglo II dC. Es de hacer notar que las menciones del siglo II dC proceden de escritores cristianos (Justino, Tertuliano) quienes condenan las prácticas del mitraísmo, y a los que se critica por ser no ser imparciales (eran apologistas cristianos; ¿cómo iban a ser imparciales?). Resulta aún más interesante si se piensa que la reconstrucción del mito de Mitra y de las creencias del mitraísmo se hace a partir de la iconografía, a la sombra de una cultura cristiana ya establecida por siglos, por lo que uno se pregunta: en el caldero religioso que era el Imperio Romano de los primeros siglos después de Cristo, ¿cuál fue el sentido en que realmente fluyeron las semejanzas entre ambas religiones? ¿Del mitraísmo al cristianismo, o en sentido inverso? En otras palabras, ¿quién copió a quién? ¿Puede plantearse que Mitra es un mito del cual Cristo tomó forma, cuando lo que se sabe de Mitra se interpreta a partir de pinturas y bajorrelieves, ya en plena era cristiana, y los rasgos más distintivos del mitraísmo surgen entre sus adeptos del Imperio Romano, cuando ya el cristianismo diseminaba sus doctrinas desde Palestina hasta España y desde el norte de África hasta por lo menos la Galia? En uno de los artículos citados, Mitra de Wikipedia, leemos: De acuerdo a lo que argumentan algunos autores cristianos, los textos más antiguos encontrados acerca del mitraísmo datan del siglo II, siendo tardíos respecto a los del Nuevo Testamento, por lo que la hipótesis de que los relatos evangélicos fueron copiados de los del mitraísmo no tendría fundamento historiográfico. Sostienen que mientras no se encuentren documentos “mitraístas” más antiguos, los existentes hasta el momento sugieren que el mitraísmo adoptó algunos de los mitos del cristianismo mientras coexistieron. Así que ésta no es una idea peregrina, sino que otros autores cristianos ya la han planteado. La interpretación del mito de Mitra a la sombra de la cultura cristiana puede llegar a conclusiones llamativas, como la de Alfred Loisy, teólogo católico disidente citado dos veces en este artículo, quién después de un análisis argumental de tipo religioso sobre la supuesta “eucaristía” mitraica, concluye que el toro es Mitra mismo que se autoinmola: el pan y el brebaje sagrados eran la substancia del toro, del toro místico y divino que era Mitra… El toro no ha dejado de ser la víctima perpetua sobre la que reposa el equilibrio del mundo y la salvación de los hombres; no ha dejado de ser y, en cierta medida, será hasta el fin Mitra mismo. Por esto los alimentos que salieron de él, el pan proveniente del trigo, la bebida sagrada, también producto de una planta, están penetrados de una virtud divina; son un alimento y una bebida de inmortalidad. Son la substancia del toro, la substancia de Mitra. La semejanza con elementos cristianos es notable: el banquete sagrado del que participan los iniciados (pan y agua o vino, según Justino); una víctima sacrificada por la salvación de los hombres; la víctima es en definitiva el mismo dios; el alimento y la bebida del banquete sagrado, proporcionan inmortalidad (o vida eterna, semejanza más tenue, aplicable a algunas ramas del cristianismo). La conclusión no deja de ser interesante, amén de insólita: para lograr la equiparación con Jesús, que se ofreció a sí mismo en sacrificio, Mitra termina siendo, en definitiva, algo así como un dios esquizofrénico, que se desdobla para inmolarse (y también depresivo, ya que se suicida).

En resumen, acerca de Mitra y el mitraísmo, comparto las conclusiones del teólogo católico Daniel Martínez, quién en su artículo citado Cristo y Mitra dice:

El resto de las supuestas semejanzas entre mitraísmo y cristianismo cabe en alguna de estas tres categorías:

1.      Semejanzas inexistentes (frutos de la imaginación de algún autor).

En este rubro podríamos ubicar la supuesta utilización en los banquetes sagrados “mitranos” de las palabras de Jesús en la Última Cena (la institución de la eucaristía). Este desvarío se puede encontrar en algunos de los muchos sitios web anticristianos que recurren a la “hipótesis mitológico-mitrana”.

1.      Semejanzas como resultado de desarrollos independientes (frutos de la universal tendencia religiosa del ser humano).

En este rubro podríamos ubicar la existencia en ambos cultos de procesos de iniciación (muy diferentes entre sí), de ritos de purificación con agua (con significados muy diferentes), de sacrificios o banquetes rituales (la Santa Misa es un sacrificio-banquete sumamente diferente de los respectivos ritos “mitranos”), etc.

1.      Semejanzas como resultado de influencias en sentido inverso (es decir, del cristianismo al mitraísmo).

En este rubro podríamos ubicar la adoración de los pastores y de los magos en el nacimiento de Mitra. No incluyo aquí el supuesto nacimiento de Mitra de una virgen sólo porque, según mis modestas investigaciones, Mitra no nació de una virgen sino de una roca (!!).

Osiris y Baco

Las afirmaciones acerca de estos dos dioses de la mitología egipcia (Osiris) y griega (Dioniso o Baco) son breves, y cabe extendernos en algunos detalles más, aunque no mucho. Sobre Osiris, el Superado dice:

1) En Egipto también tenían su Dios redentor en Oro (Osirapis o Serapis).

2) Nacido de una virgen en el solsticio de invierno, muerto en el equinoccio de primavera y también resucitado.

3) Tuvo su huida llevado por la virgen Isis en un asno.

En el artículo Dioniso, de Wikipedia, leemos afirmaciones de Martin A. Larson (1977), en La historia de orígenes cristianos, págs. 37-38: Osiris fue el primer salvador y toda las soteriologías de la región tomaron prestada de esta religión, directa o indirectamente, incluyendo el Mitraísmo y el Cristianismo, desde una influencia osiríaca-dionisíaca. Aunque esto ya se hace molesto, veamos un acercamiento a la leyenda de Osiris, a ver qué hay de cierto en esto de que la historia de Cristo como Redentor toma elementos del mito de Osiris. En La Historia de Osiris, de Francisco López (www.egiptología.org), puede leerse: con el tiempo Osiris se convirtió en el Rey de Egipto. En aquellos tiempos la humanidad vivía en estado salvaje, practicando el canibalismo, y fue Osiris quien enseñó a su pueblo a cultivar los campos, aprovechando las inundaciones anuales del Nilo, y cómo segar y recoger la cosecha para alimentarse. También les enseñó como sembrar vides y obtener vino (de ahí la asociación griega con Dionisio) y la forma de fabricar cerveza a partir del cultivo de cebada. Pero no sólo enseñó al pueblo cómo alimentarse y cultivar sino que le dio leyes con las que regirse en paz, la música y la alegría y les instruyó en el respeto a los dioses. En este texto, la figura de Osiris parece más un personaje civilizador, que un salvador. Una nota agregada a este párrafo, en el artículo citado nos informa que es Diódoro de Sicilia quién afirma que Osiris les quitó a los hombres la costumbre de comerse unos a otros. Por otra parte en los Textos de las Pirámides aparece el denominado “himno caníbal”, en el que el rey se alimenta del cuerpo de los dioses, y que posiblemente esté basado en costumbres caníbales de tiempos mucho más antiguos. Osiris inventó el cultivo y eso fue lo que hizo que los hombres abandonasen el canibalismo ante la posibilidad de un alimento nuevo. Este enfoque de la figura de Osiris más como civilizador que como Redentor, aparece también en Wikipedia; en el artículo Osiris leemos: Osiris fue un héroe cultural, rey mítico, fundador de la nación egipcia, que enseñó a los hombres la civilización, las leyes, la agricultura y cómo adorar a los dioses. Muere como hombre pero resucita como inmortal gracias a Thot. La última aseveración impresiona más que como la muerte de un dios encarnado, como la apoteosis (divinización) de un hombre, considerado héroe, glorificado y elevado al sitial de un dios. Sin embargo, el mito de Osiris presenta su nacimiento como el de un dios. Sobre las fuentes de este mito, es necesario tener en cuenta que No existe una reconstrucción exacta de toda la leyenda, salvo el “Tratado de Isis y Osiris” de Plutarco, relato helenizado de la tradición popular. Son textos sueltos e inscripciones los que permiten reconstruir la leyenda casi por completo. No obstante existen grandes diferencias entre la versión de los Textos de las Pirámides , que podríamos considerar como la más egipcia, y la obra de Plutarco, posiblemente debido a que Plutarco trató de dar una visión más helenizada del mito, y como el mismo dice “eliminando de él todo lo que pudiese haber de inútil y superfluo”, por resultar absurdos o incomprensibles en el mundo griego (nota al artículo La Historia de Osiris).

Sobre el punto 2, el nacimiento de Osiris de una mujer virgen, otra vez tenemos problemas, pues el artículo citado nos informa que Osiris era hijo de Nut (la diosa griega Rea), hija de Ra; Nut habría tenido sus hijos de Thot (el Hermes griego) según Plutarco, o de Geb (el Cronos griego) según Diódoro de Sicilia. Osiris y sus cuatro hermanos habrían nacido en los últimos cinco días del año, por lo que habría nacido en el solsticio de invierno del hemisferio norte. Pero ya advertimos que la fecha del nacimiento de Cristo celebrada en la actualidad (25 de diciembre) es una fecha fijada arbitrariamente para sustituir la festividad pagana del Sol Invicto, desconociéndose la fecha exacta. Aquí, nuevamente, debemos separar entre lo que la Biblia enseña, base fundamental de la doctrina cristiana, y aquellas cosas que se agregaron al edificio doctrinal y teológico cristiano al correr de los siglos. Osiris habría muerto, asesinado a traición por su hermano Seth, quién lo odiaba por su poder y popularidad; el crimen se habría perpetrado el día 17 del mes de Athyr, mes que comenzaba aproximadamente el 28 de octubre de nuestro calendario, cuando ya había pasado el equinoccio de otoño del hemisferio norte (no el de primavera), según el artículo citado La Historia de Osiris. El punto 3 también es otra afirmación que ni siquiera se corresponde con la leyenda. Isis, hermana y esposa de Osiris, buscó el cofre en el que estaba el cuerpo muerto de su esposo, encontrándolo en Byblos, en la costa de Fenicia, y lo llevó de regreso a Egipto en un barco: Los reyes ofrecieron a Isis los mejores regalos que podía imaginar, pero ella sólo pidió una cosa: el gran pilar de tamarisco que sujetaba el palacio y todo lo que en él estuviese contenido. Cuando se lo ofrecieron Isis lo abrió, sin ningún esfuerzo, y tomó el cofre, devolviendo el pilar al Rey cubierto por una fina tela ungida en esencias y flores. Este trozo de madera se mantuvo en Byblos como el pilar que una vez albergó el cuerpo de un dios, y como tal, fue largamente venerado. Cuando Isis recogió el cofre que contenía el cuerpo difunto de su marido, se estremeció, dejándose caer sobre él y de ella emergió un lamento tan profundamente agudo que el más pequeño de los hijos del rey quedó como muerto en ese mismo instante. Isis cargó el cofre en un barco ofrecido por el rey y partió hacia Egipto en compañía del mayor de los hijos del rey.

Sobre Baco (o Dioniso para los griegos), el artículo del Superado dice:

1) También Baco (llamado Salvador) nacía en el solsticio de invierno.

2) después de muerto bajaba a los infiernos y resucitaba.

Hasta de este personaje del legendario grecorromano antiguo se pretende que el cristianismo tomó elementos para “armar el mito” de Jesús. No encontré que a Baco se le llamara Salvador, entre trece nombre aplicados a este dios griego en el artículo Dioniso de Wikipedia; el que más se asemejaría sería Eleuterio, “el libertador” (también aplicado a Eros). El asunto del solsticio de invierno no lo vamos a discutir nuevamente. El punto 2 también es falso. El mito de Dioniso es multiforme, y entre sus muchos aspectos contenía la siguiente creencia: De acuerdo con la tradición, Dioniso moría cada invierno y renacía en la primavera. Para sus adeptos, este renacimiento cíclico, acompañado de la renovación estacional de los frutos de la tierra, encarnaba la promesa de la resurrección de los muertos (Mythologia – Dioniso; http://www.mythologia.bravepages.com). La historia de su descenso al infierno no tiene comparación con el “descenso a las partes más bajas de la tierra” de Jesús entre su muerte y resurrección. Baco descendió por Lerna al Tártaro, donde sobornó a Perséfone con el regalo de un mirto para que dejase en libertad a su madre difunta, Sémele, quien ascendió con él al templo de Artemis en Trecen (Mitos y leyendas ancestrales, Naturaleza y Hechos de Dioniso; http://www.temakel.com); en otro lugar leemos: antes de ascender a los cielos quiso el dios bajar al Hades para buscar a su madre (Dioniso; es.wordpress.com/tag/mitología).

Pero además de lo que el Superado dice de Baco, me gustaría para terminar traer a colación supuestos paralelismos entre el culto a Dioniso y el cristianismo, según el artículo de Wikipedia: 1) ambos nacidos de mujer mortal, engendrados por un dios; 2) volvieron de entre los muertos; 3) transformaron el agua en vino; 4) Dioniso era una deidad comúnmente percibida dentro de sus seguidores. Reservé para este momento la información general con que los artículos mencionados comienzan hablando de Baco:

Dioniso (en griego Διώνυσος Diônysos o Διόνυσος Dionysos) es el dios tracio del vino, representando no sólo su poder tóxico sino también sus influencias sociales y beneficiosas. Es considerado promotor de la civilización, legislador y amante de la paz, así como dios protector de la agricultura y el teatro. (Dioniso; Wikipedia).

Dios del vino y la vegetación, el cual enseñó a los mortales cómo cultivar la vid y cómo hacer vino (Mythologia – Dioniso; http://www.mythologia.bravepages.com).

Dioniso, también conocido como Baco es identificado como el dios de la viña, el vino y el delirio místico (y de las borracheras) (Dioniso; es.wordpress.com/tag/mitología).

El dios del vino, el éxtasis y la exuberancia… Dios errante, generador de danzas frenéticas y la fiesta divina (Mitos y leyendas ancestrales, Naturaleza y Hechos de Dioniso; http://www.temakel.com/).

Pensemos, ¿el dios del vino, de la vegetación, del delirio, de las borracheras, de las danzas frenéticas, etc., habría sido usado para tomar elementos en la creación del mito Jesús? ¿Puede la inteligencia de mitógrafos que se ocupan solo de la leyenda, sin prestar atención, aparentemente, a la elevada enseñanza moral y espiritual de la doctrina cristiana, pretender honestamente que la fe cuya influencia marcó y marca aún, en forma innegable, la civilización occidental, tomó elementos del mito de este dios borracho y cruel? Acerca de Baco leemos: Cuando llego al Eufrates se le opuso el rey de Damasco al que desolló vivo… Luego Dioniso volvió a Europa pasando por Frigia, donde su abuela Rea le purificó de los muchos asesinatos que había cometido durante su locura y le inició en sus misterios… Como a Penteo, rey de Tebas, le desagradaba el aspecto disoluto de Dioniso, lo arrestó, juntamente con todas sus Ménades, pero enloqueció… En Orcómenos las tres hijas de Minia, llamadas Alcítor, Leucipe y Arsipe, o Aristipe, o Arsínoe, se negaron a participar en las orgías, aunque les invitó personalmente Dioniso, que se les apareció en la forma de una muchacha. Luego cambió de forma y se transformó sucesivamente en león, un toro, y una pantera, y las enloqueció (Mitos y leyendas ancestrales, Naturaleza y Hechos de Dioniso; http://www.temakel.com). Veinte siglos de cristianismo, una fe de indudable y actual presencia global, ¿pudo haber tomado aspectos de su historia primordial de un dios griego inexistente? Que el evangelio diga que Jesús convirtió el agua en vino, ¿obliga a vincularlo con Baco, el dios del vino? Que el evangelio diga que el Espíritu de Dios engendró milagrosamente a Jesús en el vientre de una mujer virgen, ¿obliga a vincularlo a Baco, que según la mitología grecorromana fue concebido por la relación de una mujer humana con Zeus, un dios carnal, mujeriego y vil? ¿Por qué no vincular a Jesús con Hércules, entonces? ¿Cómo comparar la muerte única de Jesucristo, en un único sacrificio perfecto, y su resurrección única al tercer día, con un dios de fantasía que cada año muere cuando las hojas de los árboles caen, y tres meses más tarde resucita, cuando los prados florecen? ¿Baco es percibido dentro de sus adoradores? Pero, ¿se puede aceptar que alguien tomó la idea del poder tóxico del vino, y la transformó en el Poder Redentor del Espíritu de Cristo en el creyente?

Los argumentos disparatados de los ateos, los racionalistas, los contras, sus tergiversaciones, sus mentiras flagrantes, escapan a todo comentario.

La Gran Broma

Una variante de la idea contenida en la “tesis mitológica” es que la figura de Jesús fue construida a través de una interpretación de las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento. Es decir, parece que según estos individuos, los primitivos cristianos dijeron: ¿qué dicen las profecías del Antiguo Testamento sobre el Mesías? Bien, inventemos a un hombre que las haya cumplido todas, y en base a las mismas construyamos la historia de la vida de este hombre. Este artero argumento pretende negar la evidencia de la actividad sobrenatural de Dios, implícita en la profecía cumplida, planteando que dichas profecías fueron cumplidas intencionalmente, o más bien que intencionalmente se inventó un personaje que sí las cumplió (proposición también nada original).

Uno podría comenzar preguntándose qué motivaría a aquellos oscuros primeros cristianos del siglo I a actuar así. Conformar una secta disidente del judaísmo, para ser odiados y perseguidos por sus compatriotas los judíos, ser despreciados y luego perseguidos por los romanos, sin perspectivas de ganar, por pertenecer a dicha secta, ni riquezas, ni prestigio, ni poder, ni siquiera tranquilidad, sin tampoco obtener un mejor lugar en el ignoto mundo de ultratumba, todo por creer en un personaje legendario, que sabían falso, pues ellos mismos se lo estaban inventando.

Un personaje legendario por el que muchos murieron. Por ejemplo el apóstol Pablo, del que muchos críticos dicen que fue el creador del cristianismo tal como lo conocemos, por la doctrina asentada en sus epístolas. Se hace necesario entonces plantear que Pablo no murió decapitado por su fe, o aún que tampoco Pablo existió (y algunos lo hacen), o aceptar que él es el autor de la Gran Broma de la humanidad. Aceptar que el apóstol Pablo dijo: voy a crear un mesías para todos, y a morir por mi creación, para que el mundo entero se trague mi Gran Broma, por los siglos de los siglos, amén.

¡Por favor! 

 

 

 

Iglesia En Marcha.Net

 

La imagen de un dibujo con una inscripción, descubierto en 1856 en la pared de una habitación usada por guardias romanos, en las ruinas de los palacios imperiales. Según la Enciclopedia Ilustrada de Historia de la Iglesia (Vila, Santamaría, Editorial Clie, Barcelona, España, 1979), esta inscripción dataría del siglo II después de Cristo: de una cruz en forma de T pende un asno; frente a ella, un hombre con los brazos abiertos la contempla; una inscripción griega dice alexamenos sebete theon (alexamenos venera a su dios). Según la Enciclopedia citada, se trataba de una pintada popular (hoy diríamos un graffiti); sería una sátira, una burla de los soldados romanos dirigida a un compañero de armas cristiano. Constituiría por lo tanto una muy temprana forma de burla de los paganos contra la fe de los cristianos, como seguramente existieron muchas otras. El apóstol Pedro refiere en su segunda epístola la actividad de incrédulos que se burlaban de la demora para el prometido regreso de Cristo (3:3-5). Pero la burla contra el desconocido Alexamenos es refinadamente cruel, pues deforma la figura más venerada por los cristianos, la del Dios-Hombre crucificado, asemejándolo a un asno.

 

Siempre a lo largo de la historia la burla formó parte de la oposición que los cristianos debieron enfrentar por predicar el evangelio de Jesucristo, o por el simple hecho de intentar vivir su fe. En los tiempos del ignoto Alexamenos, la oposición al cristianismo se volvía periódicamente violenta, llegando a la persecución organizada por parte del estado; persecuciones que nos han legado, como preciosa herencia espiritual, las historias de legiones de mártires que prefirieron la muerte, antes que renegar de su fe en Jesús.

 

Mirando desde un punto de vista bíblico y teológico, podríamos decir que el Gran Enemigo de Dios y adversario de los hombres ha instigado, en todas las épocas, el odio hacia los seguidores de Cristo, portadores del único mensaje capaz de salvar al género humano. Odio que ha cristalizado en la persecución a muerte de los cristianos, siempre que se pudo, cuando las circunstancias nacionales y culturales de una sociedad humana organizada propiciaron que se tolerase (y quizás hasta se disfrutase) el asesinato de inocentes, tenidos por enemigos públicos a causa de sus creencias. Y cuando no se pudo, ese odio tomó la forma de la burla, el menosprecio, el descrédito y el desprestigio del cristianismo en general, de su mensaje, y de sus individuos representantes.

 

En esta serie de artículos nos hemos acercado a lo que exponen aquellos que pretenden desacreditar el cristianismo, volverlo obsoleto y no digno de ser tenido en cuenta, mediante el recurso de negar la existencia histórica de Jesús de Nazaret. Pero nos hemos aproximado apenas a sus ideas, a sus argumentos, y a sus ocultas intenciones y prejuicios. Analizar a fondo y refutar todo lo que en el mundo se habla (y escribe) contra la existencia histórica de Jesucristo, no es posible hacerlo en unos pocos artículos, sino que demandaría escribir varios libros. Como contrapartida, refutar todo lo que en el mundo se habla, se escribe y se escribió, como evidencia de la existencia histórica de Jesucristo, y de su naturaleza divina, a estos enemigos de la fe les llevaría varias vidas.

 

Hace meses tratamos también en un artículo, el disparate del presunto hallazgo de la tumba de Jesús, otra estrategia comercial para ganar dinero a expensas de la castigada figura de Jesús de Nazaret. Como El Código Da Vinci; como los libros del pseudo investigador Michael Baigent; como los de la supuestamente erudita Acharya, quién no tiene el coraje de dar su verdadero nombre, y de cuya objetividad e imparcialidad podemos hacernos una clara idea por la siguiente declaración suya, hecha en un reportaje acerca de su libro La Conspiración de Cristo: “Verdaderamente yo espero que sea el fin de la era cristiana. El fraude, el engaño, la carnicería general y el robo causados por esta invención son totalmente espantosos.” (www.cibernous.com/perifericos/entrevistas/acharya).

 

Ahora, hemos sabido también de un italiano, llamado Luigi Cascioli, que pretende enjuiciar a la Iglesia Católica en su conjunto, a la que acusa de fraude, afirmando que la Iglesia lleva adelante desde hace veinte siglos un gran engaño con la figura de Jesús de Nazaret, inexistente en la realidad. Un ex seminarista, nos dicen. Un individuo que por alguna razón se volcó hacia una oposición violenta contra la Iglesia Católica; que enceguecido por el odio, a juzgar por las evidencias, llevó su oposición a los estrados judiciales, y habiendo sido rechazado dos veces, prosiguió su causa con convicción delirante (¿propia de un perturbado mental?), hasta hallar eco en la Corte Europea de Derechos Humanos.

 

Y acá nos preguntamos, la Corte Europea de Derechos Humanos, ¿tiene autoridad para juzgar si la Iglesia Católica (y el cristianismo en general) tiene razón o no al depositar su fe en Jesucristo? Una Corte compuesta de hombres falibles, algunos de los cuales pueden ser ateos, racionalistas, adeptos a otras religiones (y por lo tanto no imparciales), y alguno de los cuales puede ser también un perturbado mental, ¿decidirá acerca de la fe que alienta el corazón de más de dos mil millones de seres humanos?

 

Que ridículo.

 

Imaginemos que alguno de los hombres (o mujeres) llamados a juzgar tal cosa fuera quién escribió las siguientes joyas del pensamiento humano, en el artículo El Mito de Jesús, publicado en la página “cultural” Luz + Luz (www.luzmasluz.ORG/TEMAS/mito_jesus)

 

JOYA 1: Esa fábula se cree por autoengaño, por ignorancia, por infamia, por angustia o por miedo, si no por todas y cada una de estas cosas a la vez. Y es a ese amasijo de infamias, operando como una sola fuerza ciega, a lo que, para avalar ese estado de enajenación en que cae la persona o grupo de personas que se inclinan a identificarse con él (con el amasijo ese), se ha inventado lo de: en esto se cree por fe. Y ese autoengaño patológico de carácter alienante o de locura, es lo que en realidad constituye eso que, para justificar y explicar lo insólito dentro del campo de las fantasías mágico-religiosas, han dado en llamar fe. En términos sencillos: otro gran disparate.

 

JOYA 2: En lo que respecta al mundo judío, en el que el fantasioso engaño ubica el nacimiento, aparición y muerte del tal Jesús, allí siempre se ha estado, y en eso se sigue todavía, a la espera de un salvador, de un enviado, de un cristo, que es la palabra griega con que se dice Mesías, de su dios egoísta criminal, vengativo y sanguinario Jehová, Javeh, Elí, etc., que se ponga al frente de imaginarios ejércitos celestiales de ángeles guerreros que destruirán sin piedad y con fuego a sus enemigos e impondrán la hegemonía de los judíos. Del mitológico invento terminó por apropiarse, como de todo en esa época, el mismo Imperio Romano, igual a como hace hoy el imperialismo norteamericano, que según la leyenda lo mató, pero que, como la historia la escribe el ganador y no el derrotado, se ha creado la otra leyenda, como obra de las mercenarios del imperio, que aún perdura y por la que han muertos asesinados tantos millones de seres humanos por los cristianos, sobre todo por los sectarios seguidores del catolicismo, a quienes en saña criminal los disidentes protestantes siempre han querido igualar y hasta superar, que si, desde la época del estafador Pablo de Tarso, a quien se atribuye la creación de la religión cristiana, hasta el día actual se reparten por años los muertos, se tiene que a cada año le correspondería poco más de 150 mil muertos asesinados anualmente.

 

JOYA 3: Como los mitos se nutren de hechos reales, distorsionados, embellecidos o disfrazados, lo que sí se sabe es que los grupos de fanáticos que clamaban y preparaban la llegada de Cristo se dedicaban a la celebración de orgías, pues eran practicantes del amor en grupo o colectivo, estimulado por el consumo masivo de los llamados tés de hongos divinos, como sucede con el denominado amanita muscaria, de efectos alucinógenos fulminantes, de hachís y del té de campana, entre muchos otros productos alucinógenos.

 

JOYA 4: De sus virtudes y su pureza absoluta se encargó el Evangelio de Mateo de desmentirlas poniendo en boca del mismo dios-Jesús y luego cristo, o bien padre, hijo y espíritu santo, aquellas expresiones que lo igualan con un lumpen de la más baja ralea, al decir en el Art. 11 versículos 18 y 19: Vino Juan -se supone que el Bautista- que no comía, no bebía ni veía mujeres, y le decían endemoniado; vengo yo, que bebo vino, como una barrica según dice San Jerónimo en su Vulgata, que como igual que un barril sin fondo y que me rodeo de alegres mujeres, y me acusan de bebedor, de comelón y mujeriego.

 

…¿?

 

Realmente, al leer este artículo llegué a pensar si el autor, que tampoco se identifica, no estaría borracho al escribirlo; o bajo los efectos de alguno de esos hongos alucinógenos que menciona. La irreverencia con que está escrito, que llega a constituir un grotesco encadenamientos de blasfemias, la ordinariez de las expresiones, la ignorancia y absoluta falta de capacidad para interpretar correctamente situaciones sencillas del Nuevo Testamento, o la manera artera y malintencionada con que tergiversa dichas situaciones, son insólitas. El artículo parece la obra de un adolescente al que solo le interesa en esta vida sobarse los granos de la cara, jugar con la computadora, masturbarse, y lograr que una chica linda lo mire. ¿Pero al decir esto no deberé pedir perdón a los adolescentes, aún a los más inmaduros y estúpidos? Esta clase de artículo, grosero, falto de tacto, y además pésimamente escrito, no calificaría para publicarse en ninguna revista medianamente seria. Pero, como ya dijimos en la primera entrega de esta breve serie, internet es una gran bolsa, en la que hay mezclada mucha basura.

 

¿Y qué, si alguno de los hombres, o mujeres, de la Corte Europea de Derechos Humanos, que deberán juzgar la causa de Luigi Cascioli contra la Iglesia Católica, comparte alguno de los pensamientos del despreciable sujeto que escribió el artículo comentado?

 

Ahora bien, ¿con qué nos quedamos? ¿Qué enriquecerá más nuestras vidas y mejorará nuestro mundo? ¿El amor predicado por Jesús, el amor aún a los enemigos, el amor que llega al sacrificio de uno mismo? ¿O el odio violento, el desprecio, la delirante y codigodavinchesca obsesión por demostrar que lo más excelso que nos legó la historia humana no es más que un engaño, una “conspiración”?

 

Tal vez antes de terminar debamos aproximarnos a lo que hay de cierto en las afirmaciones de estos infames individuos, que tanto veneno echan sobre la verdad histórica de nuestra fe con sus prejuicios, tergiversaciones y mentiras. Hay un mandamiento paulino muy simple y escueto, pero que abarca una enorme cantidad de situaciones de la vida, en que potencialmente podemos errar de medio a medio, echando a perder el testimonio de la fe que decimos profesar: no deis lugar al diablo (Efesios 4:27). En otras palabras, y en el contexto del tema tal como lo hemos enfocado en este ensayo, no dar (los cristianos) lugar a que el Gran Enemigo de Dios y adversario de los seres humanos tenga la oportunidad de instigar la burla, el menosprecio, el descrédito y el desprestigio del cristianismo en general, de su mensaje, y de sus individuos representantes. Porque eso mismo es lo que ha hecho el cristianismo, casi desde sus albores; es parte de la historia de nuestra fe. Cuando estas personas hablan de el fraude, el engaño, la carnicería general y el robo; cuando hablan de la celebración de orgías (y tantas formas de inmoralidad sexual entre hombres y mujeres “de Iglesia”); aún cuando leemos afirmaciones que a priori nos parecen tan disparatadas, como que desde la época de Pablo de Tarso hasta el día actual, los cristianos habrían asesinado 150 mil personas por año (pensemos en la intolerancia religiosa practicada por la Iglesia Cristiana desde las postrimerías del Imperio Romano; en las Cruzadas; en la Santa Inquisición), debemos inevitablemente aceptar que los cristianos, a lo largo de los siglos, hemos errado el camino una y otra vez, apartándonos de la senda trazada tan claramente por Cristo.

 

En el nombre de Cristo se ha robado a los pueblos, se ha explotado a los débiles, se han discriminado grupos humanos; en el nombre de Cristo se ha reprimido, torturado y asesinado personas que sustentaban creencias diferentes. La falibilidad y debilidad moral humana, la naturaleza ruin, pecaminosa y despreciable de muchos de los que han profesado ser cristianos, son tan flagrantes que han dado lugar al desprestigio, el rechazo y el odio hacia el cristianismo. Los cristianos deberíamos pensar seriamente en eso. En el nombre de Cristo se han violado una y otra vez los mandamientos de Cristo. Y cuando no se pudo hacer en el nombre de Cristo, se cometieron (y cometen) pecados iguales o peores, cubiertos por el manto de la más pétrea hipocresía.

 

Es verdad, los pecados de los cristianos no exculpan a quienes, odiando al cristianismo, se vuelven contra Cristo, considerándolo otra cosa, o directamente tratando de erradicarlo de la historia como personaje real, que existió en un tiempo y lugar definidos. Pero si aquellos no son exculpados, ¿nosotros sí? ¿En nombre de qué? Recordemos que es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? (1 Pedro 4:17).

 

Los cristianos deberíamos pensar muy seriamente en eso.

 

Tenemos el privilegio de ser llamados a presentarnos como testigos ante el mundo de la verdad, la pureza, el amor y la gloria de Jesucristo, el único en quién hay salvación eterna para el género humano. Como cristianos, tenemos un pasado de veinte siglos que no nos condena, pero que obstaculiza y entorpece nuestra tarea, nuestra misión. Mucho, muchísimo bien ha sido hecho por los cristianos a lo largo de los siglos, y en la actualidad. Pero también mucho mal ha sido hecho por malos cristianos, pseudo cristianos, o cristianos extraviados en un fanatismo irracional.

 

La oportunidad que nos ofrece la generación actual es la de obrar, individual y colectivamente, como verdaderos seguidores de Cristo; como cristianos que predican y practican el amor, en un mundo de odio y crueldad; el amor sin distinción de ningún tipo, en un mundo que segrega y discrimina; la pureza moral en todos sus aspectos, en un mundo degenerado y moralmente corrompido; la verdad, en un mundo de mentiras, hipocresía y oscuridad; el perdón, en un mundo de intolerancia, rencor y venganza.

 

Ya sé, esto termina como un sermón. Es cierto. Es que la noción de que la cristiandad ha quedado en deuda con el mundo, a lo largo de la historia, por sus malas acciones, deja la impresión de que queda aún mucho trabajo por hacer. Y no cualquier trabajo, sino (y nada menos que) la obra del Señor Jesús, luz de un mundo en tinieblas. Tal vez, en última instancia el asunto sea individual: ser un auténtico cristiano. Y si es necesario padecer, sea burla, desprecio, odio o violencia, padecerlo como cristiano; es decir, como verdadero cristiano, que ha puesto su corazón en hacer las cosas bien, tal como Cristo en verdad enseñó.

 

Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, ladrón o malhechor, o por entrometerse en lo ajeno; pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello (1 Pedro 4:15,16).

 

Y recuerde: no le crea a los infames individuos que en su racionalismo, y/o en su odio, niegan a Cristo. La fe cristiana tiene bases muy firmes, que veinte siglos de barbaridades, cometidas dentro y dichas afuera, no han podido ni podrán mover jamás.

 

Dr. Alvaro Pandiani

¿Y ES VERDAD LO DEL RAPTO SECRETO?

CRISTIANOS QUE PARECEN AVESTRUCES PORQUE ESCONDEN SUS CABEZAS PARA NO VER LA GRAN TRIBULACIÓN VENIDERA

 

 

 

 

 

 

 

La doctrina del rapto secreto enseña que la venida de Jesús será en dos fases diferentes. La primera, un rapto secreto de la Iglesia al principio de un período de tribulación de siete años seguido por Su regreso glorioso, audible, triunfante a Tierra acompañado por la Iglesia al final de los siete años.

 

También enseña que durante este período de siete años el anticristo va a tomar poder, sentarse en un Templo reconstruido en Jerusalén y declarar ser Dios. Dice que la guerra de Armagedón es una guerra literal de naciones en contra del literal Israel, lo cual ocurre cerca del fin de los siete años y es terminada abruptamente por el regreso de Cristo con Su Iglesia. Dice que Israel literal acepta al Señor como el Mesías y entra con él como Su pueblo del pacto en el reinado de 1000 años en tierra. Aquellos que finalmente rechazan el dominio de Cristo serán juzgados y destruidos al final del Milenio.

 

¿Es esto lo que la Biblia realmente muestra?

 

En Mateo 28:20 Jesús dijo “… y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.¿Por qué prometería él estar con la iglesia hasta el ‘fin del mundo’ si él tuviese la intención de volver siete años antes del fin para removerlos del mundo?

 

La Biblia demuestra claramente que la iglesia de Dios todavía estará en la tierra cuando Jesús regrese. 1 Tes 4:16-17 “Pues el Señor mismo vendrá de cielo con un grito, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios: Y los muertos en Cristo resucitarán primero: Luego nosotros, los que estemos vivos y los que hemos quedado, seremos tomados desprevenidos conjuntamente con ellos en las nubes, para recibir al Señor en el aire: Y así estaremos siempre con el Señor.”

 

Esto muestra que cuando Jesús vuelve, Sus ángeles congregarán a Su pueblo de la tierra. Mateo 24:31 “Y él enviará a sus ángeles con un gran sonido de una trompeta, y juntarán a sus escogidos de todas partes, de un extremo del cielo al otro.” ¿Cómo pudieron ellos recoger a la iglesia de la tierra si la iglesia había regresado con Cristo?

 

Todo ojo verá a Jesús cuando él regrese. Esto incluye a toda la gente no creyente y a todos los creyentes. Apocalipsis 1:7 “Mirad, he aquí que viene con las nubes; Y todo ojo le verá, y también aquellos que le traspasaron: Y todas los linajes de la tierra harán lamentación por él. Aun Así, Amén.”

 

La Biblia demuestra que Su regreso será repentino, e inesperado para los incrédulos y aquellos que no han estudiado Sus profecías. 1 Tesalonicenses 5:2-3 “Pues ustedes saben perfectamente que el día del señor vendrá como ladrón por la noche. Pues cuando digan, Paz y seguridad; entonces vendrá repentina  destrucción sobre ellos, como los dolores de parto de en una mujer embarazada; Y no escaparán.” Este verso también demuestra que los incrédulos serán destruidos cuando Jesús regrese.

 

Cuando el Señor regrese no habrá nada secreto acerca de eso. Los muertos en Cristo resucitarán primero, aquellos de nosotros que hayamos vencido en el tiempo de la tribulación y persecución, y estemos todavía vivos, seremos cogidos desprevenidos para encontrarnos con él en el aire. Todos los incrédulos serán destruidos y la tierra será quemada por fuego. 2 Pedro 3:12 “esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!

 

Luego iremos con él al reino de los cielos donde reinaremos por mil años y los libros serán abiertos y juzgaremos a las naciones. Apocalipsis 20:4-5 “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y el juicio fue dado en ellos: Y vi las almas de ellos que estaban decapitados por el testimonio de Jesús (definitivamente muestra que permanecieron en la tierra durante la tribulación), y por la Palabra de Dios, y que no habían adorado la bestia, ni su imagen, ni habían recibido su marca en sus frentes, o en sus manos; Y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que los mil años fueron acabados. Ésta es la primera resurrección.”

 

La Biblia demuestra que Jesús viene y reúne a Su pueblo y que los incrédulos serán destruidos y no resucitarán otra vez hasta el fin del milenio. Los creyentes reinan en su reino celestial por mil años, y la tierra será renovada. Al final del milenio  Jesús presentará al Padre  “un cielo nuevo y una tierra nueva” para todos los salvos.

 

 

 

Adán y Eva: ¿Fueron reales o imaginarios?

 

 

 

 

by William A. Powell Por William A. Powell

Commander, Retired, United States Navy Comandante, jubilado, Marina de los

Estados Unidos

 

FACT # 1: If Adam and Eve were not the first human beings, the Bible cannot be trusted! HECHO # 1: Si Adán y Eva no fueron los primeros seres humanos, no se podría confiar la Biblia! Some serious questions are being asked about Adam and Eve. Algunas serias cuestiones graves se están produciendo sobre Adán y Eva. Answers to these questions are far more important than most people imagine! Las respuestas a estas preguntas son mucho más importantes que la mayoría de la gente se imagina!

 

(1) Were Adam and Eve the first human beings? (1) Fueron Adán y Eva los primeros seres humanos? (2) Did Adam and Eve give birth to the first human babies? (2) ¿Dieron a luz Adán y Eva al primer bebé humano? (3) Did God inspire every word of the Bible? (3) ¿Inspiró Dios cada una de las palabras de la Biblia? (4) Is the Bible perfect and without error? (4) ¿Es la Biblia perfecta y sin errores? (5) Are Adam and Eve only imaginary people, or are they representatives of human beings as evolution teaches? (5) ¿Son Adán y Eva personas imaginarias Adán o verdaderamente son los representantes de los seres humanos como enseña la evolución? (6) Is what the Bible says about Adam and Eve only myth, folklore, idea, theory, or parable as the liberals teach? (6) Es lo que la Biblia dice acerca de Adán y Eva sólo un mito, folclore, idea, teoría, o parábola como los liberales enseñan? (7) What difference does it make whether they were actual historical persons? (7) ¿Qué diferencia hace que si son personas históricas reales? Why is any one couple so important? ¿Por qué es tan importante una pareja? (8) Why is it so important to believe Adam and Eve were the first human beings and that they gave birth to the first human babies? (8) ¿Por qué es tan importante creer que Adán y Eva fueron los primeros seres humanos y que dieron a luz al primer bebé humano? Why all of this attention being given to Adam and Eve? ¿Por qué toda esta atención que se presta a Adán y Eva? (9) Is it possible to believe that Adam and Eve were created as the Bible teaches and also believe they were only representatives of the beginnings of the human race as evolution teaches? (9) ¿Es posible creer que Adán y Eva fueron creados como enseña la Biblia y también creer que fueron sólo los representantes de los inicios de la raza humana, como enseña la evolución? (10) Is it possible to believe in creation and evolution both? (10) ¿Es posible creer tanto en la creación y en la evolución? (11) Is it possible to believe both evolution and the Bible? (11) ¿Es posible creer tanto en la evolución y en la Biblia? (12) Is it possible to believe theistic evolution and the Bible? (12) ¿Es posible creer en la Evolución teísta y en la Biblia? (13) If we believe there are no errors in the Bible, can we be loyal to the Bible and support ministers, teachers, and writers who deny Adam and Eve were the first human beings? (13) Si creemos que no hay errores en la Biblia, ¿podemos ser fieles a la Biblia, apoyando a ministros, profesores, escritores y negar que Adán y Eva fueron los primeros seres humanos?

T

hese are the questions brought about by the spread of modern critical thought. Estas son las preguntas provocadas por la difusión del pensamiento crítico moderno.

 

FACT # 2: The Bible is the only reliable source for facts. DATO # 2: La Biblia es la única fuente fiable de los hechos. The first and primary source of information for answers to these questions is the Bible. La primera y principal fuente de información para las respuestas a estas preguntas es la Biblia. Consider very specific teachings of the Bible. Considere las enseñanzas muy concretas de la Biblia. “So God created man in His own image, in the image of God created He him; male and female created He them” (Gen. 1:27; see also Ge. 2:7,18-23; 3:20-21; 4:1-25; 5:1-5). “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios le creó Él; hombres y mujeres Él los creó” (Gen 1:27, véase también Ge. 2:7,18-23; 3:20-21 ; 4:1-25; 5:1-5). It is obvious that the Bible teaches a literal creation. Es evidente que la Biblia enseña una creación literal.

 

FACT # 3: Adam is mentioned by name 30 times in the Bible. HECHO # 3: Adán se menciona por su nombre 30 veces en la Biblia. Adam is mentioned by name at least 18 times in the first five chapters of the Bible. Adán se menciona por su nombre al menos 18 veces en los cinco primeros capítulos de la Biblia. He is mentioned in at least four books of the Old Testament. Él es mencionado en al menos cuatro libros del Antiguo Testamento. Ge. 2- 4; De.2 – 4; De. 32:8; 1 Ch. 32:8 1; Cp. 1:1; and Job 31:33. 1:1; Job. 31:33. Adam is mentioned in five books of the New Testament: Lk. Adán se menciona en cinco libros del Nuevo Testamento: Lc. 3:38; Ro. 3:38; Ro. 5:14; 1 Co. 15:22; 1 Co. 15:45; 1 Ti. 5:14, 1 Co 15:22, 1 Co 15:45, 1 Ti. 2:13-14; and Jude 14. 2:13-14, y Judas 14. The Bible mentions Adam by name at least 30 times in nine different books. La Biblia menciona por su nombre Adán por lo menos 30 veces en nueve libros. Therefore, no one who believes the Bible is infallible can doubt that Adam and Eve were created as the first human beings by a special act of God. Por lo tanto, nadie que crea que la Biblia es infalible puede dudar de que Adán y Eva fueron creados como los primeros seres humanos de un acto especial de Dios.

The first five chapters of the Bible give great attention to make it very clear that Adam and Eve were the first human beings and that they gave birth to the first human babies. Los cinco primeros capítulos de la Biblia dan gran atención para dejar muy claro que Adán y Eva fueron los primeros seres humanos y que dieron a luz al primer bebé humano. Thus, if Adam and Eve were not the first human beings, the first five chapters of the Bible cannot be trusted. Por lo tanto, si Adán y Eva no fueron los primeros seres humanos, entonces no se puede confiar en los cinco primeros capítulos de la Biblia. In fact the Bible would be telling things that were absolutely not true if Adam and Eve were not the first human beings. De hecho, la Biblia estaría diciendo cosas que no eran absolutamente ciertas si Adán y Eva no fueron los primeros seres humanos. If you read a secular history book that taught things in the first five chapters that were definitely not true, you would not have any reason to believe the other things that book taught in later chapters. Si usted lee un libro de historia secular que enseña cosas en los primeros cinco capítulos que no son definitivamente ciertas, usted no tendría ninguna razón para creer en las otras cosas que el libro enseña en los capítulos posteriores.

 

LaEvolution denies that Adam and Eve were created by God. evolución niega que Adán y Eva fueron creados por Dios. There are very few persons other than Adam who are named 30 times in the Bible, yet, evolution teaches mankind descended from some kind of an animal. Hay muy pocas personas que no sean Adán que se nombran 30 veces en la Biblia, sin embargo, la evolución enseña que la humanidad desciende de una especie animal.

 

FACT # 4: To deny Adam is to deny Jesus Christ. HECHO # 4: Negar a Adán es negar a Jesucristo. The third chapter of Luke lists the genealogy of Jesus beginning in verse 23. El tercer capítulo de Lucas lista la genealogía de Jesús a partir del versículo 23. It traces Jesus through history to show that His humanity came from Adam. Ella traza a Jesús a través de la historia para demostrar que su humanidad ha venido de Adán. This genealogy covers 16 verses and goes back to Adam as seen in verse 38: “And Jesus Himself began to be about thirty years of age, being (as was supposed) the Son of Joseph … Noe … Lamech … Mathusala … Enoch … Jared … Maleleel … Cainan … Enos, which was the son of Seth, which was the son of Adam, which was the son of God” (Lk. 3:23-38). Esta genealogía abarca 16 versos y se remonta a Adán como se ve en el versículo 38: “Y Jesús mismo comenzó vino a tener unos treinta años de edad, siendo (como se suponía) Hijo de José… Noe …. Lamec… Matusalén … Jared… Enoc… Maleleel … Cainan… Enos, que fue el hijo de Set, que era el hijo de Adán, que era el hijo de Dios “(Lucas 3:23 — 38).

 

The NT speaks of Jesus and Adam in a simple but very significant comparison.El NT habla de Jesús y Adán en una sencilla pero muy significativa comparación. “For as in Adam all die, even so in Christ shall all be made alive” (1 Co. 15:22). “Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados” (1 Co 15:22). Paul speaks of Adam, the first man, as being given a natural human body, and of Jesus being much more than Adam for He was a life-giving Spirit. Pablo habla de Adán, el primer hombre, como un ser humano natural, y de Jesús que es mucho más que Adán porque él era un dador de Espíritu de vida. “And so it is written, the first man Adam was made a living soul; the last Adam was made a quickening spirit” (1 Co. 15:45). “Y como está escrito, el primer hombre Adán fue hecho un alma viviente; el último Adán fue hecho un espíritu vivificante” (1 Co 15:45).

 

FACT # 5: The Bible and evolution are in direct contradiction. HECHO # 5: La Biblia y la evolución están en directa contradicción.

 

The Bible is conclusive.La Biblia es concluyente. If you believe the Bible you must recognize that Adam and Eve were the first human beings and that they gave birth to the first human babies simply because the Bible clearly and emphatically teaches it. Si usted cree en la Biblia, hay que reconocer que Adán y Eva fueron los primeros seres humanos y que dieron a luz al primer bebé humano, simplemente porque la Biblia clara y enfáticamente lo enseña. Evolutionists and others who deny parts of the Bible say that Adam was not a real person but simply represents mankind. Los evolucionistas y otros que niegan partes de la Biblia dicen que Adán no era una persona real sino que simplemente representa a la humanidad. But Ge. Sin embargo, Ge. 5:5 says that Adam lived 930 years and then Adam died! 5:5 dice que Adán vivió 930 años y luego él murió! If Adam only represented mankind, what happened to mankind after Adam died! Si Adán sólo representaba la humanidad, ¿qué le ha sucedido a la humanidad después de que Adán murió!

 

On the other hand, evolution emphatically denies the Bible’s teaching about Adam and Eve and their children. Por otro lado, la evolución niega enfáticamente la enseñanza de la Biblia acerca de Adán y Eva y sus hijos. Evolutionists have many different theories and some of their theories are very weird. Los evolucionistas tienen muchas teorías diferentes y algunas de sus teorías son muy raras. There’s only one thing that all evolutionists agree upon and that is that the Bible is absolutely wrong about Adam and Eve and the way they were created, and therefore you cannot trust the Bible. Sólo hay una cosa que todos los evolucionistas acuerdan y es que la Biblia está totalmente equivocada acerca de Adán y Eva y la forma en que fueron creados, y, por tanto, no se puede confiar en la Biblia. To accept evolution is to deny the Bible. Aceptar la evolución es negar la Biblia.

 

FACT # 6: Theistic evolution is a biblical impossibility. HECHO # 6: La evolución teísta es una imposibilidad bíblica. Some persons today say they believe in theistic evolutioAlgunas personas hoy dicen que creen en la evolución teísta. This is the false teaching that God created mankind by some long drawn out process of evolution. Esta es la falsa enseñanza de que Dios creó la humanidad por parte de algunos prolongados procesos de evolución. In other words–evolution was the method God used to create mankind. En otras palabras – la evolución ha sido el método que utilizó Dios para crear la humanidad. The Bible says that God created Adam out of the dust of the earth, and that Eve was created from a rib taken out of Adam’s side. La Biblia dice que Dios creó a Adán del polvo de la tierra, y que Eva fue creada de una costilla sacada de Adán. The Bible does not say how long it took God to create Adam, but it does not seem that it would take a long time to create him out of the dust of the earth. La Biblia no dice cuánto tiempo tomó Dios para crear a Adán, pero no parece que se haya requerido mucho tiempo para crearlo del polvo de la tierra. It is an act of God’s creation, not a process of evolution spread out over many thousands or millions of years. Es un acto de la creación de Dios, no un proceso de evolución a lo largo de muchos miles o millones de años. The Bible clearly teaches that God, in a brief simple surgical procedure, removed a rib from Adam and created Eve. La Biblia claramente enseña que Dios, en un breve procedimiento quirúrgico simple, eliminado una costilla de Adán, creó a Eva. Surely, this surgical operation did not require many thousands or millions of years. Sin duda, esta intervención quirúrgica no requiere muchos miles o millones de años. And we know that Eve gave birth to the first human baby. Y sabemos que Eva dio a luz al primer bebé humano. This first mother’s name was given “Eve” because she was the mother of all living (Ge. 3:20). Este primer nombre “Eva” de la madre se le dio porque ella sería la madre de todos los seres vivos (Ge. 3:20).

 

The reason that it is so important to believe that Adam and Eve were the first parents is that the Bible clearly and emphatically teaches it. La razón por la que es tan importante creer que Adán y Eva fueron los primeros padres es que la Biblia clara y enfáticamente lo enseña. If you do not believe that, how can you know what else is false in the Bible? Si no creen en esta narración, ¿cómo podrán aceptar las otras cosas de la Biblia como verdaderas? Therefore, anyone who cannot believe that Adam and Eve were the first human beings and that they gave birth to the first human babies absolutely denies parts of the Bible. Por lo tanto, cualquier persona que no puede creer que Adán y Eva fueron los primeros seres humanos y que dieron a luz al primer bebé humano, absolutamente niega partes de la Biblia. And if there are any errors in the Bible, who will know and how will they know what parts of the Bible are true and what parts are false? Y si hay algún error en la Biblia, quién podrá saber qué partes de la Biblia son verdaderas y qué partes son falsas?Every person who believes in evolution or in theistic evolution denies parts of the the Bible and makes a liar out of God and all those who do believe the Bible. Toda persona que cree en la evolución, o en Evolución teísta, niega partes de la Biblia y hace un mentiroso de Dios y a todos los que creen en la Biblia.

 

La Theistic evolution is commonly believed among Christian teachers.evolución teísta es comúnmente creída entre los maestros cristianos. A large number of ministers and teachers in colleges and seminaries and writers of Christian literature believe in evolution or in theistic evolution and do not believe what the Bible says. Un gran número de ministros y maestros en colegios y seminarios y escritores de literatura cristiana creen en la evolución o en Evolución teísta y no creen lo que dice la Biblia.

 

One simple way to help find out if a person believes the Bible is to show him all of these Bible verses about the first family, then ask if he believes in the Bible or in evolution or theistic evolution.Una manera simple de ayudar a averiguar si una persona cree en la Biblia es mostrarle todos estos versículos bíblicos acerca de la primera familia, y luego preguntarle si él cree en la Biblia o en la evolución o en la Evolución teísta. Anyone who says that he believes the Bible AND evolution or theistic evolution is either misinformed, uninformed, dishonest, or attempting to conceal his lack of faith in the Bible with some good-sounding phrases. Cualquier persona que dice que cree en la Biblia y en la evolución teísta, o está mal informado, o desinformado, o es deshonesta, o que tratar de ocultar su falta de fe en la Biblia con algunas buenas frases que suenan “progresistas” y “científicas”.

 

When you ask your pastor, leader, Bible college or seminary professor, or the person teaching your youth in the church or classroom the first four questions on page one, don’t be surprised if they try to evade the question or beat around the bush. Cuando usted le pregunte a su pastor, líder, profesor del colegio o seminario, o la persona que enseña a la juventud en la iglesia o en salón de clases las primeras cuatro preguntas que aparecen al inicio de este artículo, no se sorprenda si tratan de eludir la cuestión o se anden con rodeos. If they do not answer these first four questions with a solid “Yes,” watch out! Si ellos no responden a estas primeras cuatro preguntas con un “Sí,” ¡CUIDADO! TrIt’s amazing the way some people will try to avoid a direct answer to these first four questions.Es increíble la forma en que algunas personas tratarán de evitar una respuesta directa a estas primeras cuatro preguntas. Just one error in the Bible is too many. Sólo un error en la Biblia es demasiado. For, if there is one error, there may be many errors, then who will decide where the errors are? Porque, si hay un error, puede haber muchos errores, ¿entonces quien va a decidir dónde están los errores?

 

Hice más de 500 inmersiones en mi submarino mientras yo estaba en la Marina, pero nunca voy a olvidar una inmersión! No one on that dive will ever forget it! Nadie en esa inmersión lo olvidará jamás! It was December 3, 1945, in the freezing North Atlantic on the USS Pomodon (SS- 486). Era el 3 de diciembre de 1945, por la congelación del Atlántico Norte contra el USS Pomodon (SS-486). We had watched and examined as they built the submarine. Habíamos visto y examinado cómo se construyó el submarino. Nosotros específicamenteWe especially watched for a leak. habíamos observado por una fuga. The day came for us to “take her down.” El día llegó para sumergirlo”. We went down very slowly, constantly looking for a leak! Fuimos hacia abajo muy lentamente, constantemente en busca de una fuga! It was a very tense day, for our lives were at stake. Fue un día muy tenso, porque nuestras vidas estaban en juego. We didn’t think there were any leaks, but we could not be sure. Nosotros creíamos que no había ninguna fuga, pero no podíamos estar seguros. We went deeper and stayed longer than any dive I ever made. Fuimos más hondo y nos quedamos más tiempo que cualquiera otra inmersión que había hecho antes. Finally the Captain made a decision and got the microphone. Por último, el capitán tomó la decisión y tomó el micrófono. He said, “This sub is okay; not one leak; let’s surface!” Él dijo, “Este submarino está bien, ni una fuga, vayamos a la superficie!” I have never known a submarine sailor who would go down on a submarine that had just “one leak.” Nunca he conocido un solo marinero de submarino que descendería en un submarino que tuviera siquiera “una fuga”. You see, just one leak is too many for a submarine. Usted ve, sólo una fuga es demasiado para un submarino. [And just one error is too many for the Bible, God’s holy infallible Word! (Y un solo error es demasiado para la Biblia, la infalible Palabra de Dios!)

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.lavasori.wordpress.com

ALEXAMENOS VENERA A SU DIOS

 

 

Dr. Alvaro Pandiani

Iglesia En Marcha.Net

 

¡UN TRATADO QUE ENFRENTA LA TESIS DEL MITO DE CRISTO!

 

No puedo, ni quiero, ni pretendo ser objetivo en esto.

 

El apóstol Pedro advierte en una de sus cartas apostólicas: “estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15). Una afirmación clave aparece al final de esta exhortación: la esperanza que HAY en vosotros. Hay una esperanza en nosotros, alentada por la vida, ministerio, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Una esperanza mantenida viva por su obra de salvación consumada al morir en la cruz del gólgota, y por su resurrección de entre los muertos, y que late con la promesa de su regreso, ha cumplirse cuando los tiempos del mundo lleguen a su fin. Por lo tanto, nuestra posición es clara y definida. Ahora yo me apropio de la verdad. Este autor escribe desde una perspectiva bíblica y cristiana, que entiende como cierto que Jesús de Nazaret vivió en la Palestina del siglo I de la Era Cristiana (aunque muchos ya no la llamen cristiana, la civilización sigue basando su calendario en el hecho magnífico del nacimiento de este magnífico ser); que entiende como cierto que Jesús nació de una mujer que no había mantenido relaciones sexuales previamente, y que fue virgen hasta el parto; que entiende como cierto que en el transcurso de su ministerio público, Jesús se vio rodeado de hechos extraordinarios, que contravenían las leyes de la naturaleza, muchos de los cuales fueron provocados por Él mismo, a los que comúnmente llamamos “milagros”; que entiende como cierto que Él tenía ese poder, por ser nada menos que el Eterno Hijo de Dios (así, con mayúscula, para los contras); que entiende como cierto que Él murió crucificado por los romanos, a instancias y por instigación de las autoridades judías de aquel tiempo, y que esa muerte representó el sacrificio expiatorio perfecto y eterno que trajo redención a la humanidad, para que ésta fuera rescatada de su propio extravío y perdición; que entiende como cierto que Jesús, al tercer día de estar muerto, literalmente volvió a la vida por el poder de Dios, ascendió a los cielos, y volverá a este mundo, en la consumación de los tiempos que nos fueron dados, para juzgar a vivos y muertos e instaurar su reino.

 

No deben quedar dudas de nuestra posición. Pues tampoco quedan dudas de la posición contraria de aquellos que niegan, se oponen, pretenden ignorar estas verdades, o procuran convencernos que son mitos, nacidos del mito primordial, Jesús, con argumentos tendenciosos, plagados de opiniones preconcebidas.

 

La tesis de este artículo es, precisamente, que estos infames individuos vierten en sus artículos sobre la existencia histórica de Jesús opiniones preconcebidas, tergiversaciones y mentiras, basadas en prejuicios y odio contra el cristianismo. Lo que brilla por su ausencia es la objetividad.

 

Si hacemos una investigación bibliográfica acerca de la existencia histórica de Jesús de Nazaret, una búsqueda rápida en internet a través de google arroja un gran número de artículos, que al abordar el tema emiten opiniones, supuestamente eruditas o basadas en estudios realizados por entendidos en el tema, acerca de tópicos que se repiten. Dichos tópicos son los reiterados análisis, desde diversas perspectivas, de las fuentes históricas que ofrecen evidencia acerca de la existencia del hombre Jesús. Las fuentes se dividen en bíblicas y extrabíblicas, y éstas últimas en paganas, judías, y cristianas. Vamos a tomar algunas las fuentes extrabíblicas, para comparar los enfoques con que son estudiados. Concretamente en este artículo, dos: Josefo y Tácito. En una tercera entre hablaremos también del Talmud, antes de analizar las fuentes bíblicas.

 

Flavio Josefo 

 

Comenzaremos con el controvertido testimonio flaviano, el pasaje del libro XVIII de las Antigüedades de los Judíos, del historiador judío Flavio Josefo. El texto “oficial” del testimonio flaviano, según la versión de Eusebio de Cesarea, es el siguiente:

 

Por este mismo tiempo, vivió Jesús, hombre sabio, si es que hombre hay que llamarlo, porque realizaba obras portentosas: era maestro de los hombres que recibían gustosamente la verdad y se atrajo no sólo a muchos judíos, sino también a muchos griegos. Este era el Cristo. Habiéndole infringido Pilato el suplicio de la cruz, instigado por nuestros próceres, los que primero lo habían amado no cesaron de amarlo, pues al cabo de tres días nuevamente se les apareció vivo. Los profetas de Dios tenían dichas estas mismas cosas y otras incontables maravillas acerca de él. La tribu de los cristianos, que de él tomó el nombre, todavía no ha desaparecido hasta hoy.

 

Sobre este texto leemos en el artículo Jesús de Nazaret de Teología.com (con formato de Wikipedia, La Enciclopedia Libre [on line]): “La autenticidad del fragmento ha sido objeto de fuerte cuestionamiento filológico e historiográfico; hoy se acepta generalmente, en base a la comparación entre manuscritos y al análisis estilístico, que las referencias tradicionalmente consideradas como evidencia histórica de la existencia de Jesús son interpolaciones posteriores.”

 

Por su parte Frank R. Zindler, en su artículo ¿Existió Jesús? (American Atheist, 1998), de quién se nos dice que era “Antes un profesor de biología y geología… es ahora un escritor de ciencia (y) un miembro de la Asociación americana para el Avance de Ciencia, la Nueva Academia de Ciencia de Nueva York” (es decir, no un especialista en historia ni en arqueología) dice del testimonio flaviano: “Ahora ningún Fariseo leal diría que Jesús había sido el Mesías. Que Josephus podría relatar que Jesús había sido restaurado a la vida ” en el tercer día ” y no ser convencido por esta pequeña asombrosa información, está fuera de la creencia. Peor aún es el hecho de que la historia de Jesús está intrusa en la narrativa de Josephus y puede ser vista como una interpolación hasta en una traducción inglesa del texto griego”; y más adelante agrega: “La primera persona para mencionar de esta interpolación obviamente falsificada en el texto de la historia de Josephus fue el padre de iglesia Eusebio, en 324 EC. Es bastante probable que Eusebio mismo hiciera algo de la falsificación.” (el sitio advierte que el texto fue traducido electrónicamente del inglés, por lo que puede contener errores gramaticales); (los énfasis son míos).

 

La posición de muchos estudiosos es que el testimonio flaviano es una interpolación cristiana posterior. Es decir, que algún cristiano lo escribió y lo insertó en el texto de Josefo. Pero Zindler, un autor evidentemente ateo y contrario a la fe cristiana, incurre en un error capital al considerar imposible que Josefo hable de la resurrección de Jesús como de un hecho real, y no crea que Jesús sea el Mesías. Si consideramos que Josefo era un judío ortodoxo, que creía que su Dios tenía el poder de resucitar a un muerto (un hecho apriorísticamente considerado imposible por un ateo actual), podía perfectamente creer en la resurrección de Jesús, sin aceptarle como mesías, de la misma manera que no aceptaba como mesías a aquellas personas de quienes el Antiguo Testamento relata que resucitaron (1 Reyes capítulo 17; 2 Reyes capítulos 4 y 13). La afirmación de Zindler sobre lo que Eusebio hizo o no, es indemostrable y gratuita; más objetivo sería decir que es posible que Eusebio hiciera la falsificación (cualquiera podría haberla hecho). La afirmación de Zindler es tendenciosa, y sugiere subliminalmente en sus lectores su propio preconcebido punto de vista.

 

La Enciclopedia Católica (digital) en el artículo Primeros Documentos Históricos sobre Jesucristo dice algo interesante: “todos los códices o manuscritos del trabajo de Josefus contienen el texto en cuestión; para mantener la falsificación de este texto debemos suponer que todas las copias de Josefus estaban en manos de los cristianos, y fueron cambiados de la misma manera.” Esta es una afirmación importante, si bien algo inexacta, pues aparentemente en algunas copias el texto faltaría (lo que no debería asombrarnos en la transmisión de un documento mediante el primitivo procedimiento del copiado a mano, durante siglos). Me parece interesante citar esta afirmación, antes de ir a otro tratamiento del testimonio flaviano, que se encuentra en el artículo Controversia Cristo – Jesús, de Edu Roses. En dicho artículo, junto con la versión “oficial”, se ofrecen tres variantes del texto, que es interesante reproducir.

 

El testimonio sobre Jesús en la versión de Agapio      Por esta época, hubo un hombre sabio llamado Jesús, de buena conducta; sus virtudes fueron reconocidas, y muchos judíos y de otras naciones se hicieron discípulos suyos. Y Pilato lo condenó a ser crucificado y a morir. Pero los que se habían hecho discípulos suyos predicaron su doctrina. Contaron que se les había aparecido tres días después de su crucifixión y que estaba vivo. Quizás era el Cristo sobre el que habían dicho cosas prodigiosas los profetas.     Agapio, Historia universal.

 

El testimonio sobre Jesús en la versión de Miguel el Sirio   Por esta misma época, vivió Jesús, hombre sabio, si es que puede llamársele hombre. Porque era autor de obras gloriosas y maestro de verdad. Y muchos entre los judíos y entre las naciones se hicieron discípulos suyos. Se pensaba que era el mesías…  Miguel El Sirio, Crónica.

 

El testimonio sobre Jesús en la versión de San Jerónimo     En esta época vivió Jesús, hombre sabio, si es que se le puede llamar hombre. Efectivamente, era el autor de hechos admirables y maestro de los que reciben libremente la verdad. Además, muchos, tanto entre los judíos como entre los gentiles, se hicieron discípulos suyos, y se creía que era el Cristo…      San Jerónimo, De viris illustribus.

 

La existencia de diferentes versiones de un documento antiguo debe hacernos pensar que dichas versiones han de ser variantes de un documento único primitivo, y buscar en dichas variantes elementos comunes, que podemos suponer pertenecieron a dicho documento primitivo. En estas cuatro versiones del testimonio flaviano destaca notablemente un elemento común: todos hablan de Jesús, que vivió en determinada época, que fue maestro de la verdad, que hizo discípulos, y que se creía (en palabras de un judío) que era el Mesías. Y aquí le cedemos el comentario final nuevamente al autor de Controversia Cristo – Jesús, quién dice: “La comparación de estas cuatro versiones resulta muy interesante. Da a entender con claridad que el texto primitivo de Josefo era sin duda menos afirmativo en cuanto a la mesianidad de Jesús que lo que da a entender el texto de Eusebio. ¿Es posible reconstruir el texto “auténtico” de Josefo? Algunos lo han intentado. En todo caso, hay que reconocer que Josefo habla ciertamente de Jesús y de su mesianidad, aunque sin comprometerse en este punto de una forma tan personal como sugiere el texto de Eusebio.”

 

Resulta más honesto ofrecer todas las versiones del texto de Josefo, antes que desecharlo de plano, en base a una prejuiciosa sentencia de falsificación. Hay otro pasaje de Josefo que menciona a Jesús, en relación a Santiago (o Jacobo):

 

Anano reunió al Sanedrín de los jueces e hizo comparecer ante ellos a Santiago, el hermano de Jesús, llamado el Cristo, así como a algunos otros; los acusó de haber violado la ley y los entregó a la lapidación. (Antigüedades XX, 20).

 

Sigamos la misma secuencia anterior. En el artículo Jesús de Nazaret de Teología.com, dice: “Esta cita ayuda a datar la muerte de Santiago, hermano de Jesús, en el año 62. El texto del capítulo 20 es filológica e historiográficamente más consistente que el testimonio flaviano; coincide formalmente con el estilo de Josefo, y parece poco probable una interpolación cristiana por la falta de énfasis hagiográfico y la mención de un «hermano de Jesús» (que habría resultado conflictiva para una fe que proclamaba la virginidad de María).” 

 

En el artículo Controversia Cristo – Jesús leemos: “No hay razón alguna para suponer que las palabras “llamado el Cristo” hayan sido añadidas por algún copista cristiano. Semejante apelación entraba perfectamente en las categorías judías y Josefo podía entonces hablar de Jesús llamado el Cristo, sin pronunciarse personalmente sobre esta calificación.”

 

¿Qué dice el ateo Zindler de este pasaje? Volvamos a su artículo ¿Existió Jesús?, y veamos su opinión sobre este pasaje de Josefo: “Debe ser admitido que este pasaje no se introduce en el texto como lo hace el antes citado. De hecho, esta muy bien integrado en la historia de Josephus. Que ha sido modificada de cualquier fuente que Josephus podría decir (recuerde, aquí también, Josephus no podía haber sido un testigo ocular) es sin embargo sumamente probable. La palabra crucial en este pasaje es el nombre Santiago (Jacob en Griego y hebreo). Es muy posible que este nombre muy común estuviera en el material de la fuente de Josephus. Esto hasta podría haber sido una referencia a Santiago el justo, un personaje del primer siglo que tenemos buena razón para creer que de verdad existió. Habría sido natural relacionarlo con el personaje de Jesús. ¡Es bastante posible que Josephus en realidad se refiere a Santiago ” el Hermano del Señor, ” y esto haya sido cambiado por copistas cristianos (recuerde que aunque Josephus fuera un judío, su texto ha sido conservado sólo por los Cristianos!)” A Hermano de Jesús ” – agregado luego para la buena medida quien fue llamado Cristo.” (los énfasis son míos). Este autor inicia su comentario admitiendo, en apariencia noblemente, que este pasaje de Josefo tiene más solidez en cuanto a una probable autenticidad. Sin embargo, no ceja en su empeño por negar cualquier documento antiguo que pueda ser evidencia de la existencia histórica de Jesús. Comienza otra vez transformando arbitrariamente una posibilidad (la modificación de un documento antiguo) en una suma probabilidad. Nos habla luego de un personaje del primer siglo, Santiago el justo, de quién dice que hay buena razón para creer que de verdad existió. Y aquí uno se pregunta, primero, ¿a quién se refiere?; porque si nosotros buscamos información sobre Santiago (o Jacobo) el justo, nos encontramos con que la bibliografía al respecto llama Santiago (o Jacobo) el justo ¡al hermano de Jesús (podríamos agregar: llamado el Cristo)! Segunda pregunta, ¿por qué dice que de Santiago el justo tenemos buena razón para creer que de verdad existió? ¿Cuál es la evidencia histórica de que Santiago el Justo verdaderamente existió? Si la abrumadora cantidad de documentos y manuscritos del primer siglo que hablan de Jesús no son suficientes para este señor, que pretende convencernos de que Jesús nunca existió, ¿cuál es la evidencia de la existencia de Santiago el justo? ¿No se trata más bien que Santiago el justo no es el centro de una religión histórica y mundialmente extendida, que este individuo quiere negar y atacar a toda costa? Zindler pretende convencernos (sin prueba alguna) de que Josefo en realidad se refiere a un personaje llamado “Santiago el hermano del Señor”, y que un copista cristiano, posteriormente, cambió “hermano del Señor” por “hermano de Jesús”. Ahora, pensemos, ¿qué personaje de la Palestina del siglo primero de la era cristiana puede ser Santiago el hermano del Señor, sino Santiago, el hermano de Jesús de Nazaret?

La estupidez del argumento del ateo Zindler nos exime de más comentarios.

 

Tácito

 

El pasaje clásicamente citado de los Anales de Cornelio Tácito que menciona a Jesús se relaciona con el incendio de Roma por Nerón, y cómo éste culpó a los cristianos y los castigó por tal crimen; dice:

 

Para acabar con este rumor (que atribuía el incendio de Roma al Emperador), Nerón tachó de culpables y castigó con refinados tormentos a esos que eran detestables por sus abominaciones y que la gente llamaba cristianos. Este nombre les viene de Cristo, que había sido entregado al suplicio por el procurador Poncio Pilato durante el principado de Tiberio. Reprimida de momento, esta detestable superstición surgía de nuevo, no sólo en Judea en donde había nacido aquel mal, sino también en Roma en donde desemboca y encuentra numerosa clientela todo lo que hay de más criminal y vergonzoso en el mundo.

 

Nuevamente veamos los comentarios sobre el pasaje, en aquellos artículos que hemos tomado para guiar este ensayo. En Jesús de Nazaret leemos: “Aunque la autenticidad del texto de Tácito no ha sido cuestionada, numerosos autores han indicado que se carece de indicaciones sobre sus fuentes; se ha barajado la posibilidad de que se basara en Plinio (ver infra), o en las confesiones de los propios cristianos frente a la persecución policial. El fragmento aparece en el contexto de una larga diatriba contra los males del gobierno de Nerón, indicando que el interés de Tácito no estaba en el fenómeno cristiano por sí mismo sino en la crítica al emperador.”

 

La Enciclopedia Católica en el artículo mencionado Primeros Documentos Históricos sobre Jesucristo comenta: “El escritor romano confunde a los cristianos con los judíos, considerándolos una secta judía particularmente abyecta; se puede inferir lo poco que había investigado la verdad histórica de los documentos judíos por la credulidad con la que aceptaba las absurdas leyendas y calumnias sobre los orígenes del pueblo Hebreo. (Hist., V, iii, iv).” No agrega otros comentarios ni aclaraciones. Tampoco Edu Roses, al presentar el pasaje. Ahora bien, ¿qué dice el ateo Zindler sobre este pasaje de Tácito? Abunda en comentarios; primero, cita a otro escéptico, G. A. Wells, quién dice en La Evidencia Histórica para Jesús; p.16:

 [Tácito escribió] a la vez cuando los mismos Cristianos habían venido a creer a que Jesús había sufrido bajo Pilatos. Hay tres motivos para sostener que Tácito aquí simplemente repite lo que los Cristianos le habían dicho. ¡Primero, él da a Pilatos un título, procurador [sin decir procurador de qué! FRZ], lo que era corriente sólo desde la segunda mitad del primer siglo. Si él hubiera consultado los archivos que registraban acontecimientos más tempranos, él seguramente habría encontrado a Pilatos allí designado por su título correcto, prefecto. Segundo, Tácito no llama al hombre ejecutado Jesús, sino que usa el título Cristo (el Mesías) como si esto fuera un nombre propio. Pero él difícilmente podría haber encontrado en archivos una declaración como “el Mesías ha sido ejecutado esta mañana”. Tercero, hostil al cristianismo como él era, él estuvo seguramente contento de aceptar de los cristianos su propia opinión de que el cristianismo era de origen reciente, ya que las autoridades romanas estaban preparadas para tolerar sólo antiguos cultos. (énfasis mío).

 

El argumento de Wells cae por su propio peso. Según él, para escribir sus Anales, Tácito recurre en este punto a simples entrevistas con los cristianos de su tiempo. La expresión sin decir procurador de qué revela la ignorancia de este escéptico, que basa su argumento en el uso moderno del término procurator (persona facultada por otra para ejecutar una cosa en nombre de ésta. Persona legalmente habilitada ante los tribunales para ejercer la representación de otra en un juicio. Diccionario Salvat).  Desde por lo menos el año 41 después de Cristo, el término procurator se utilizaba para nombrar a los gobernadores de las provincias de tercera clase (como lo era Judea). En 1961 se encontró una inscripción en Cesarea, que denomina a Pilato praefectus. Que la evidencia arqueológica muestre que un Pilato fue gobernador de Judea en tiempos de Jesús, tal como lo dicen los evangelios (punto a favor de la confiabilidad histórica de dichos documentos) no parece importar a estos individuos, que como vimos en el caso de Santiago el justo, están dispuestos a aceptar la existencia de cualquier persona en aquel siglo, menos la de Jesús. Tácito no es el único que llama procurator a Pilato; también lo hace Josefo. Aparentemente, estos historiadores que escriben en la segunda mitad del siglo I, utilizan el título que permitiría a sus lectores entender que se trataba del gobernador de Judea. Toda este ir y venir con los términos praefectus y procurator, no tiene más objetivo que demostrar que lo que Tácito dice surge de información brindada por los cristianos de su época. Wells dice con desparpajo que si Tácito hubiera consultado los archivos habría encontrado el título correcto de Pilato. Pero recordemos que “de la inscripción de Pilato encontrada en Cesarea en 1961, se ha inferido que antes del 41 d.C. a los gobernadores de Judea se los llamaba prefectos oficialmente, pero Tácito le da a Pilato el título de procurador” (Nuevo Diccionario Bíblico. Ediciones Certeza. 1982. Página 1117). Así que en realidad no sabemos si está en lo correcto el escéptico que escribe en la época contemporánea, o Tácito, mucho más próximo en el tiempo a los hechos de los cuales escribe. Además, frente a la acusación de Wells, se levanta otra opinión sobre los métodos de Tácito para escribir historia: “Tácito es riguroso en el empleo de la documentación. Recoge la información que le proporcionan los historiadores anteriores (Aufidio Baso, Cluvio Rufo, Plinio el Viejo, Fabio Rústico y otros), memorias de personajes (las de Agripina, por ejemplo) y testimonios orales; recurrió también a los Acta diuturna populi Romani («Crónicas del pueblo romano»), que constituían una especie de diario oficial de Roma, y a los archivos del senado.” (Artículo Tácito; Wikipedia). León Homo, profesor de la Facultad de Letras de Lyón, en su Nueva Historia de Roma (edición española por Editorial Iberia, Barcelona, 1955), cita a Tácito once veces a lo largo de su obra. Aparentemente, para este erudito francés Tácito es una buena fuente para la historia de Roma. Pero no para aquellos que pretenden negar la historicidad de Jesús de Nazaret; en este punto, por el solo hecho de haber mencionado a Christus, Tácito es atacado.

 

El segundo argumento de Wells para desestimar el pasaje de Tácito como históricamente válido en cuanto a la existencia de Jesús, es que no menciona a Jesús, sino que habla de Christus, como si fuera un nombre propio; dice que difícilmente podría haber encontrado en un archivo que el Mesías había sido ejecutado. La línea de pensamiento de este escéptico es que Tácito no consultó archivos, sino que simplemente habría entrevistado a cristianos, contemporáneos suyos. Es verdad que ya para la segunda mitad del siglo I el término Christus había pasado a ser un nombre propio entre los cristianos: el nombre de su Salvador. Ahora, lo difícil es aventurarnos a decir qué habría encontrado en los archivos del imperio acerca de lo sucedido en Judea. Si Pilato (que sabemos que existió) escribió un cartel que colgó en la cruz sobre Jesús: Jesús Nazareno, Rey de los Judíos, si declaró ante todo el pueblo estar matando al Rey de los Judíos, ¿qué habrá escrito en sus archivos? ¿Qué habrá informado a Roma, y en qué términos? ¿Qué dirían los escépticos de esto? Por supuesto, ya lo sabemos; en su afán por tergiversar, ocultar información y mentir, dirían que Pilato sí existió (la arqueología no les permite decir lo contrario) pero que jamás crucificó a un tal Jesús, ni mandó escribir tal cartel.

 

El tercer argumento de Wells no amerita molestias en contestarlo. Zindler agrega: “Hay más problemas con la historia de Tácito. Tácito mismo nunca más alude a la persecución de Nerón a los Cristianos en cualesquiera de sus escrituras voluminosas, y ningún otro autor Pagano sabe algo del ultraje tampoco. Más significativo, sin embargo, es que los apologistas antiguos cristianos no hicieron uso de la historia en su propaganda – una omisión inconcebible por los partidarios motivados quienes eran eruditos en los trabajos de Tácito. Clemente de Alejandría, quien hizo una profesión de recolectar solamente tales tipos de citas, es ignorante de ninguna persecución de Nerón, y hasta Tertuliano, quien cita mucho de Tácito, no sabe nada de la historia.” (énfasis mío).

 

El ateo Zindler afirma que ningún otro autor pagano sabe algo del ultraje (la persecución de los cristianos por Nerón). Lamentablemente olvida a Suetonio, al cual no menciona en su artículo, quién dice algo similar:

 

Bajo el principado (de Nerón) se dictaron muchas condenas rigurosas y medidas represivas, así como reglamentos nuevos. Se puso freno al lujo; se redujeron los festines públicos a distribuciones de víveres. (Nerón) prohibió que en las tabernas se vendiera ninguna clase de alimento cocido, salvo verduras y legumbres a pesar de que antes se exponían a la venta todo género de viandas; persiguió a los cristianos, linaje de hombres entregados a una superstición nueva y maléfica; prohibió las chanzas a los aurigas, los cuales, amparándose en una tolerancia que venía de tiempo, se arrogaban el derecho de vagabundear por toda la ciudad estafando y robando por vía de entretenimiento…

Vida de Nerón, XVI.

 

El argumento del silencio de los apologistas, cristianos que escribían en defensa de su fe frente a los romanos (fundamentalmente los emperadores, que dictaban los decretos de persecución), es otro recurso pobre. Además de que es difícil pensar en congraciarse con un emperador, recordándole que quién antes ocupó su puesto cometió inconcebibles crímenes contra la humanidad (el incendio de Roma y la acusación contra los cristianos, con la consiguiente persecución), mal podía servir a los intereses de los cristianos utilizar los escritos de alguien (Tácito) que consideraba a los cristianos “detestables por sus abominaciones”, y a la religión cristiana “detestable superstición”. Además, los apologistas no necesitaban, ni tenían por objetivo, demostrar la existencia histórica de Jesús de Nazaret. Yo nunca esperaría encontrar a Tácito citado por los apologistas. Creo que debemos entender que Tácito es atacado, porque ofrece evidencia extrabíblica de la existencia histórica de Jesús, al hablar de un tal Christus, de quién venía el nombre de los cristianos; pero Tácito no era cristiano, ni le simpatizaban los cristianos. No obstante eso, y por el hecho antes mencionado, él, como Josefo, y hasta Suetonio, se ponen en la mira de este infame individuo. En otro artículo titulado Cómo fue creado Jesús, Zindler dice: “Aunque Josefus, [4] Tacitus, [5] Suetonius, [6] y otros autores antiguos a menudo son citados como evidencia para un Jesús histórico, es claro que sus relatos (aún si se pudieran probar auténticos) son derivados, no originales.” (énfasis mío).

 

Es claro que son derivados, no originales; bueno, uno podría poner en duda probablemente toda la literatura del mundo antiguo. Sobre todo si lo que dice no nos conviene, y es innegable el testimonio de los textos acerca de la vida y los hechos de un personaje de la antigüedad, que queremos negar que haya existido. Y si la convergencia de dichos testimonios históricos es irrefutable, siempre queda el recurso de echar dudas sobre la autenticidad de los documentos, y acto seguido manifestar que es imposible probar que sean auténticos.

 

En suma, es la negación a ultranza, la negación hasta el delirio; y su método: prejuicios, tergiversaciones y mentiras. Se puede aplicar a estos infames individuos lo que dice un forista identificado como patoace en la página (católica) Es justo y necesario:

 

Si mi objetivo es convencer a una madre de que su hijo es un ladrón, las pruebas que voy a necesitar tienen que ser extraordinariamente claras y convincentes, e incluso las pruebas que convencerían a una persona normal no serán suficientes, pues ese es un hecho que ella no está dispuesta a aceptar en su visión del mundo. Así, por ejemplo, si le presentamos la cinta de una cámara de seguridad donde aparece su hijo asaltando una joyería, ella creará explicaciones que son compatibles con lo que se le presenta, como que la imagen no es clara, que se trata de otra persona que se parece a su hijo o que la policía alteró las cintas para inculparlo.

 

El problema con los ateos es que normalmente insisten en pedir pruebas, pero en realidad no están dispuestos a ser convencidos, como la madre del ladrón. Luego, te piden que construyas un argumento, pero no reconocen las herramientas adecuadas para hacerlo, llegando a negar la posibilidad misma de la existencia del mundo o la posibilidad de conocerlo.

 

Por ejemplo, al hablar acerca de la existencia histórica de NSJC se les muestra que otras figuras históricas, de cuya existencia no se duda, se encuentran mucho menos documentadas, pero como ya han decidido que no hay pruebas suficientes, no dudan en cuestionar la certeza de todos los hechos históricos. En otras palabras, la historia es una víctima que vale la pena sacrificar, con tal de negar a NSJC.

 

Ante ese nivel de convicción, no hay prueba que valga.

 

Entonces, es necesario continuar en la tarea de mostrar que la fe cristiana tiene bases tan firmes, que ningún argumento, negación u oposición puede sacudir siquiera. Eso haremos, más adelante. 

 

Si nosotros iniciamos en google una búsqueda de artículos sobre la existencia histórica de Buda, empezará a llamarnos la atención que, poco a poco y conforme van pasando las páginas con los resultados de la búsqueda, se infiltran artículos que hablan de la existencia histórica de Jesucristo. Si hacemos una búsqueda similar acerca de la existencia histórica de Mahoma, encontramos entre los también numerosos resultados una mayor presencia de ensayos sobre la existencia histórica de Jesucristo. Es realmente llamativa la intensidad con que se debate en la red acerca de Jesucristo, su persona, su obra y misión, y sobre si él realmente existió, o no es más que una figura mítica. Pero este solo hecho tiene una importante lectura; entrelíneas, esta presencia permanente de Jesús el Cristo en ensayos, foros, discusiones, estudios, escritos desde todos los enfoques, a favor y en contra, con amor y con odio (ninguno con indiferencia), con pretendida objetividad que se desvanece ante las reacciones viscerales que despierta éste, el personaje más importante de la historia de la humanidad, en estos primeros años del siglo XXI, es evidencia de la importancia insoslayable que tiene Jesús de Nazaret para el hombre y la mujer de hoy, independientemente de credos, razas y nacionalidades. Y es evidencia, indirecta si se quiere, de que el hombre Jesús debe ser un personaje histórico, o para negarlo hay que tener mucho coraje, argumentar en contra de las fuentes extrabíblicas de la historicidad de Cristo con una claridad e imparcialidad inatacables, estar documentado hasta un extremo que hace fruncir el ceño con suspicacia, y convencer a todo el mundo de estar abordando el tema con una objetividad incuestionable. Todo lo cual dista mucho de lo que realmente se puede leer.

 

Si Jesucristo no es un personaje histórico, es entonces un mito, como muchos dicen; pero un mito demasiado bien diseñado, tan perfecto, tan elevado, que amalgama hasta tal punto las aspiraciones y anhelos y necesidades del alma humana, dándoles respuesta definitiva, que se necesita más fe para creer que un/os ser/es humano/s lo crearon, que para creer que el Dios que da sentido al universo que nos rodea lo envió a este mundo. Me gustaría citar, pues creo pertinente hacerlo ahora, lo escrito por Juan Arias en el inicio de su ensayo sobre la existencia de Jesucristo, en BIOGRAFÍAS: JESÚS DE NAZARET (www.cliorevista.wanadoo.es): Jesús es el personaje que mayores transformaciones ha causado en Occidente e incluso en Oriente. Hasta nuestro calendario parte de su fecha de nacimiento, aunque un error de origen haga variar dicha fecha en cuatro o cinco años. Sin este profeta, hoy nuestra civilización sería muy diferente en todos los sentidos: nuestra cultura, nuestra moral, nuestro derecho y nuestra misma fe o agnosticismo. Como ha dicho el ateo escritor José Saramago, Premio Nobel de Literatura, “lo quiera o no, soy culturalmente cristiano”. La doctrina de Jesús, filtrada más tarde por la Iglesia, tanto la católica como la ortodoxa o la protestante, ha permeabilizado toda nuestra historia y condicionado nuestras vidas. Si esto es innegable, se imponen las siguientes preguntas: ¿Cómo puede ser que se haya cuestionado la existencia histórica de Jesús? ¿Cabe la posibilidad de que este profeta sea solo un mito y nunca haya existido? ¿Y quién habría creado ese mito?

 

La última de las preguntas formulada en el párrafo citado es la más pertinente de todas. Pues hablamos de la creación de un personaje sublime y excelso, quién desarrolla una obra y entrega unas enseñanzas, que han dado respuestas y orientación al alma humana a través de los siglos. Por supuesto, esto último entra en el plano de la “evidencia” subjetiva, que requiere participar de la experiencia de fe en Lo Trascendente, es decir, Dios, revelado y hecho próximo a nosotros en la persona de Jesucristo. El Jesús de la Biblia es el Hijo de Dios, el Salvador, Dios encarnado, que realizó toda clase de prodigios contrarios a las leyes naturales (milagros), y aún venció a la muerte. Eso no entra ni entrará jamás en la cosmovisión de aquellos que a priori niegan la existencia de un Dios, de lo sobrenatural, y de cualquier realidad más allá de lo visible y tangible por nuestros sentidos. Despojar a Jesús de Nazaret de la atmósfera sobrenatural que rodeó permanentemente su vida y obra, atmósfera sobrenatural que impregnaba su persona y en gran parte emanaba de la misma, siempre según el Nuevo Testamento, es hacerlo desaparecer; es dejar un Jesús desconocido e incognoscible para la historia. De nada sirven los arrebatos de nobleza de quienes pretenden reconocer en él un gran maestro, filósofo, reformador social, etc. Los racionalistas, concientes de su incapacidad para explicar al hombre Jesús, así como del fracaso de su intento por despojarlo de todo lo sobrenatural en su persona y obra, optaron por otro camino. El único camino que les quedaba, embarcados como estaban en lo que llamamos, en la segunda entrega de esta serie, la negación a ultranza, la negación hasta el delirio, acorde a su cosmovisión atea del universo; ese único camino es negar que Jesús haya alguna vez existido. Ese camino, esa opción, fue y es, como dijimos en la primera entrega de esta serie, un disparo certero contra el cristianismo, pues probar que Jesús de Nazaret no existió descoyuntaría el cristianismo, y quitaría sentido a la misma existencia de la Iglesia Cristiana. Acá no podemos decir, como los budistas: La existencia histórica del Buda Sakyamuni es irrelevante dentro del esquema del budismo.

(La prueba delalgodón; asiabudayrollitosprimavera.blogspot.com); o como dijo Jorge Luis Borges: Podemos ser buenos budistas y negar que el Buddha existió. O, mejor dicho, podemos pensar, debemos pensar que no es importante nuestra creencia en lo histórico: lo importante es creer en la Doctrina.” (Siete Noches, ed. Fondo de Cultura Económica, México). Muy conveniente. Para nosotros en cambio, el cristianismo permanece de pie o cae con la verdad de la vida del hombre Jesús, y de su resurrección.

 

Por eso, aunque el racionalismo lleve dos siglos pretendiendo demostrar la inexistencia histórica de Jesucristo (con argumentos cada vez más ridículos y descabellados, como veremos), y la erudición cristiana venga respondiendo punto a punto sus ataques; aunque ésta parezca una discusión crónica, bizantina, de nunca acabar; aunque, como alguien dijo, el Dios cuya existencia la filosofía dice poder demostrar no es capaz de inspirar amor, como el Dios de la Biblia (y tampoco el Jesús despojado de su obra y enseñanzas, el Jesús de arqueólogos e historiadores, es capaz de despertar fe en el corazón humano, como el Jesús de la Biblia); a pesar de todo eso, es preciso abordar el tema, para que el veneno de infames individuos vestidos de seudociencia no perturbe la fe de multitudes que podrían encontrar una revolución en sus vidas, a través del encuentro con Jesús de Nazaret, el hombre histórico, que es a la vez el Cristo de las Escrituras, el Hijo de Dios y Salvador del mundo.

 

Esto me obliga a comenzar con un artículo, aparentemente de origen español, que desafortunadamente algún/os ignorante/s y tendencioso/s compatriota/s de uruguay.indymedia.org reproducen, seguramente porque respalda su particular visión del mundo. El artículo se titula Jesucristo nunca existió. ¡Qué objetividad! ¡Qué apertura al diálogo! ¡Qué disposición a analizar fuentes y contrastar opiniones! El autor, que no se identifica, comienza diciendo: Días antes de las últimas navidades EL PAIS SEMANAL publicaba un extenso, aunque vacío, artículo sobre la existencia histórica de Jesucristo. Es un tema que creíamos superado, pero ante la expectación generada, las «cartas al director» publicadas posteriormente y la rabiosa reacción eclesiástica nos sumergimos en el tema. (Énfasis mío) Como ningún autor se identifica (citan a un tal Emilio Bossi, autor de unos “libritos” sobre la “tesis mitológica”, que tiene su lugar en este artículo, y discutiremos brevemente), llamaremos genéricamente el “Superado” a los responsables de este ensayo. El núcleo central del artículo contiene, entre otros conceptos que trataremos en otra oportunidad, los siguientes pensamientos: Cristna nace de una virgen y está vaticinado en los libros sagrados indios. Su venida le es revelada a la madre de la virgen para dar el nombre de la misma y que se sepa el destino del que ha de venir. Hay un tirano que al enterarse en sueños de tal nacimiento y que le destronará ordena una matanza de los niños nacidos esa noche, el día del nacimiento (en un redil) es adorado por pastores. En fin que resucita muertos, cura leprosos, devuelve vistas y oídos. Un día que se enfadó con sus seguidores se les aparece con el rostro rodeado de tanta luz que estos no pueden resistirlo. A raíz de este hecho le llamaron JEZCUS CRISTNA (nacido de la pura esencia divina). Todo eso ocurría 3.500 años antes de nuestra era. La novena encarnación es como Buda. Fue revelada en sueños a su madre la grandeza del hijo y el carisma que éste tendría entre sus semejantes. Escoge para nacer una casta principesca (como Jesús). La madre de Buda se llamaba Maya o Maïa y le concibió fuera de toda relación sexual. Dotado de gran inteligencia maravilló los doctores con su sabiduría, abandonó el lecho materno para cumplir su misión. Fue tentado varias veces por el demonio pero salió victorioso de ellas. El más celebre de sus discursos fue «El sermón de la montaña», (como el de Jesús), tuvo su discípulo traidor y sus dos discípulos diametralmente opuestos, lo mismo que Pedro y Juan. Después de su muerte se aparece a sus discípulos en forma luminosa con la cabeza rodeada con una aureola. En el budismo se encuentran todas las prácticas religiosas del cristianismo y cuando los misioneros católicos se encontraron por primera vez con los monjes budistas, creyeron en un engaño del diablo. Mitra es el dios redentor de Persia. Llamado también Señor, «nace» en la gruta de una virgen, el mismo día que andando el tiempo «nacerá» Cristo, el 25 de Diciembre, o sea el solsticio de invierno. La madre, como no podía ser menos, permanece virgen después del parto. Se anuncia astrológicamente por una estrella que aparece en el Oriente y unos magos le llevan perfumes, oro y mirra. Muere como Cristo en el equinoccio de primavera y sus penas redimieron a la humanidad. En Egipto también tenían su Dios redentor en Oro (Osirapis o Serapis). Nacido de una virgen en el solsticio de invierno, muerto en el equinoccio de primavera y también resucitado. Tuvo su huida llevado por la virgen Isis en un asno. También Baco (llamado Salvador) nacía en el solsticio de invierno, después de muerto bajaba a los infiernos y resucitaba.

 

Lo que acá dice el Superado es expresado resumidamente por Juan Arias en el artículo citado BIOGRAFÍAS: JESÚS DE NAZARET: la Iglesia se quedó al desnudo para poder verificar la existencia de Jesús y pasó momentos de pánico. Sus enemigos se pusieron enseguida a elaborar la idea de que Jesús no había existido nunca, que se trataba de una creación de una secta disidente del judaísmo calcada de antiguos mitos del paganismo, en los que los grandes personajes también nacían de una virgen y eran perseguidos y ejecutados por el poder tras haber realizado prodigios. (Énfasis mío) Es decir, que no son ideas originales, sino que repite una vez más, conceptos ya expresados previamente por el racionalismo en la llamada “tesis mitológica”. Segundo, es notoria la ausencia de fuentes bibliográficas que refrenden toda la información vertida acerca de los mitos paganos citados. Podría alegarse que las fuentes se dan por sabidas, aunque se nos ocurre que afirmaciones tan contundentes y de tan largo alcance como éstas debieran ser respaldadas adecuadamente. Antes de comenzar a analizar estas aseveraciones, es preciso aclarar que tanto el hinduismo como el budismo constituyen fenómenos sociales y religiosos tan extensos, que es imposible pretender abarcarlos en el presente artículo. Lo que voy a hacer es limitarme a refutar las premisas del Superado, que no solo miente sobre el cristianismo, sino también sobre esas dos religiones, y otras mitologías.

Krishna

Comencemos entonces con lo que el Superado afirma de Krishna. Él dice que:

 

1) Cristna nace de una virgen y está vaticinado en los libros sagrados indios.

2) Su venida le es revelada a la madre de la virgen para dar el nombre de la misma y que se sepa el destino del que ha de venir.

3) Hay un tirano que al enterarse en sueños de tal nacimiento y que le destronará ordena una matanza de los niños nacidos esa noche.

4) El día del nacimiento (en un redil) es adorado por pastores.

5) En fin que resucita muertos, cura leprosos, devuelve vistas y oídos. Un día que se enfadó con sus seguidores se les aparece con el rostro rodeado de tanta luz que estos no pueden resistirlo.

6) A raíz de este hecho le llamaron JEZCUS CRISTNA (nacido de la pura esencia divina). Todo eso ocurría 3.500 años antes de nuestra era.

Este resumen de la carrera de Krishna está artera e intencionadamente alterado para que se parezca a lo que los evangelios narran respecto a Jesús, con el fin de inducirnos a creer, dado que lo ubica hace 3500 años, que la historia de Jesucristo está burdamente copiada de la de este dios hindú. Si buscamos algo de información sobre Krishna en la red, encontramos de inmediato un artículo interesante en la Enciclopedia Libre, Wikipedia, que dice:

Resumen de la historia de Krishna.

Este resumen deriva del Mahabhárata (y del Hari Vamsa Parva), un agregado de él.

Nacimiento e infancia

 

Krishna pertenecía a la familia real de Mathura. Como su tío el rey Kamsa fue avisado por el sabio Nárada Muni de que moriría en manos de un hijo de su hermana la princesa Devaki con su esposo Vasudev (un noble de la corte), Kamsa la encarceló y uno por uno fue matando a todos los hijos que nacieron de ella.

 

Krishna fue el octavo hijo —ahora existe un templo (Krishna-janma-bhumi) donde los hindúes creen que estaba la celda del rey Kamsa—, pero su padre lo sacó milagrosamente de la celda y lo llevó hasta Vrindavan (a 10 Km.), donde lo reemplazó subrepticiamente durante el sueño por un bebé de sexo femenino que acababa de alumbrar una mujer del pueblo, Yashodá. Regresó a la celda donde la niña recién nacida fue asesinada (como los siete bebés anteriores). 

 

Aquí ya encontramos sendas diferencias con lo dicho por el Superado. Este párrafo podemos contrastarlo con lo escrito en los puntos 1 y 3, y quizás con el 2. En cuanto al punto 1, Krishna nace de una virgen que ya tuvo siete hijos; interesante. Tal vez el Superado pretenda que dicha virgen, de nombre Devaki, siguió siendo virgen luego de ocho partos, tratando así de establecer un paralelismo con la Virgen María, de la que una rama de la Iglesia afirma que permaneció virgen luego del parto de Jesús (por lo menos un parto, y no ocho). Pero dicha perpetua virginidad no está enseñada en la Biblia (es más, ni se menciona). Creo que en este punto debemos separar entre lo que la Biblia enseña, base fundamental de la doctrina cristiana, y aquellas cosas que se agregaron al edificio doctrinal y teológico cristiano al correr de los siglos. Tal distinción deberá tenerse presente al analizar cada punto en cuestión. Entonces, Krishna no nació de ninguna virgen, perpetua o no. En cuanto a que su nacimiento había sido profetizado, es un punto que carece de valor; ningún creador de mitos dejaría de anunciar mediante profecías más o menos claras la venida/nacimiento/llegada de su mesías/héroe/dios, para destacar por ese medio el carácter especial de su personaje. No puede pretenderse, si se quiere ser intelectualmente honesto, que el hecho de que el nacimiento de Cristo fue anunciado, se haya copiado del anuncio del nacimiento de Krishna. En cuanto al punto 3, el tirano no era un rey usurpador, como Herodes el Grande (personaje incuestionablemente histórico, cuya existencia ha sido refrendada por la arqueología), que alarmado por el probable cumplimiento de una profecía de varios siglos de antigüedad (el nacimiento de un legítimo heredero al trono) manda matar a los niños nacidos más o menos en ese tiempo. El tirano es el tío de Krishna, al que un “sabio” le anuncia que uno de sus sobrinos le matará (no simplemente destronará), por lo que va matando uno a uno a los hijos de su hermana. Hay más en esta historia de Krishna. El artículo de Wikipedia sigue diciendo: Para sustraerlo de la muerte, fue ocultado en la región de Vrindávan, donde pasó su niñez y su adolescencia en medio de pastores y pastoras, una de las cuales, Rādhā, tuvo amores con él. Otra vez, hay una diferencia sustancial con lo dicho por el Superado en el punto 4, con la intención de arrojar descrédito sobre la historia del nacimiento de Jesús. Indudablemente, nadie puede afirmar que la adoración de los pastores al niño Jesús se parezca a lo que pasó con Krishna, que pasó su infancia entre pastores y pastoras, y hasta llegó a formar pareja con una de ellas. Digamos de paso que en comunidades dedicadas a tareas rurales, entre las cuales está la cría de ganado, no es tan raro o poco común encontrar pastores y pastoras. También aquí el Superado nos miente, y tuerce los relatos de la leyenda, para sus propios fines. Sobre el punto 5, no hay una palabra en este resumen, por lo que sería lícito esperar que el Superado aporte otras fuentes; aunque no cambiarían nada, pues se daría el mismo caso que con el punto 2. Y en cuanto al punto 6, volvamos al artículo, que recoge múltiples nombres de Krishna:

 

Otros nombres de Krishna

Chakra Dhari: el sostenedor del disco (chakra).

Guiri Dhari: ‘sostenedor de colina (giri)’, cuando Krishna era un niño prepúber, levantó la colina de Góvardhan para proteger a sus paisanos de la lluvia y la inundación enviada por el semidiós Indra.

Guiri Góvardhan Dhari. ‘sostenedor de la colina de Goverdhan’.

Gopal: ‘protector de vacas’.

Gópi Nath: ‘señor de las gopis’.

Govinda: el que da placer a las vacas (go).

Hari: ‘amarillo’, ‘verde’, ‘verdoso’, ‘pálido’, ‘marrón rojizo’, ‘castaño claro’, ‘bayo’ (en caso de caballos) o —si proviniera de hri— ‘el que quita (la maldad o el amor de sus devotos)’. En el caso del mantra Hare Krishna, este hare se refiere más probablemente a Harâ, Radha, la energía erótica del dios. (Un creyente hinduista protestó a Wikipedia esta interpretación; fue su única objeción a este artículo que estamos citando como fuente de información).

Hrisikésh (jrishika: ‘sentidos’, isha: ‘amo’): el amo de los sentidos (de las demás personas).

Iadu-nándan: el placer de la dinastía del rey Iadu.

Ioguéshwar (yoga: ‘religión’; íshvara: ‘controlador’, ‘amo’): ‘amo de los yoguis’.

Jagannātha o Jagannāth (jagat: ‘mundo’, nātha: ‘amo’) señor del universo.

Késhava (kesha: ‘cabello’): ‘de cabellos largos’.

Mádhava: ‘de la primavera’.

Partha-sárathi (sárathi: ‘auriga’; partha: ‘descendiente de (el rey) Prithu’): ‘auriga de Arjuna’ durante la guerra de Kurukshetra. Enseña a su amigo su deber (dharma) en el Bhagavad Guita.

Vásudev: hijo de Vasudev.

En suma, por ningún lado aparece JEZCUS CRISTNA; podemos comprobar que este último punto no es más que un pueril intento del Superado de hacernos creer que el nombre JESÚS CRISTO es copiado de un nombre de Krishna.

Buda

Sigamos con Buda, de quién el Superado dice que:

1) La novena encarnación es como Buda.

2) Fue revelada en sueños a su madre la grandeza del hijo y el carisma que éste tendría entre sus semejantes.

3) Escoge para nacer una casta principesca (como Jesús).

4) La madre de Buda se llamaba Maya o Maïa y le concibió fuera de toda relación sexual.

5) Dotado de gran inteligencia maravilló los doctores con su sabiduría.

6) Abandonó el lecho materno para cumplir su misión.

7) Fue tentado varias veces por el demonio pero salió victorioso de ellas.

8) El más celebre de sus discursos fue «El sermón de la montaña», (como el de Jesús).

9) Tuvo su discípulo traidor y sus dos discípulos diametralmente opuestos, lo mismo que Pedro y Juan.

10) Después de su muerte se aparece a sus discípulos en forma luminosa con la cabeza rodeada con una aureola.

11) En el budismo se encuentran todas las prácticas religiosas del cristianismo y cuando los misioneros católicos se encontraron por primera vez con los monjes budistas, creyeron en un engaño del diablo.

 

Aquí se repite otra vez la alteración de hechos considerados históricos (aunque ya vimos que a los budistas mucho no les importa la historicidad de Buda) acerca de este personaje de la antigüedad, que indudablemente también dejó una marca en el mundo (si es que existió, porque como estamos dudando de todo…). En cuanto al punto 1, se refiere a la encarnación de Vishnú, uno de los dioses de la Trimurti (tres formas) de la religión hindú, conformada por Brahmâ (dios creador), Vishnú (dios preservador), Shiva (dios destructor), que habrían surgido de un huevo cósmico, o habrían tenido otros orígenes, según diversos mitos. Llama la atención que el Superado no nos haya presentado la Trimurti hindú como el origen de la Trinidad cristiana. Hace pensar que, o no se dio cuenta, o vio las diferencias entre un triteísmo (tres dioses) inserto en un politeísmo formidable, que cuenta millones de dioses, en el caso del hinduismo, y una doctrina cristiana, la Trinidad, definida en su forma más simple como Un Dios En Tres Personas, que preserva celosamente el monoteísmo antiguo testamentario del judaísmo; por no hablar de la diferencia sustancial entre un triteísmo de funciones u operaciones: creación (Brahmâ), preservación (Vishnú), destrucción (Shiva), frente a la Trinidad cristiana que nos presenta en el único Dios al Padre, Creador, el Hijo, Salvador, y el Espíritu Santo, el Otro que viene al irse Cristo, para hacer Dios morada en sus seguidores. Vio la diferencia, digo, y no quiso meterse; aunque yo creo que en realidad no se dio cuenta, porque no le importa mentir flagrantemente en todo los demás.

 

En cuanto a la encarnación de Vishnú, en la religión hindú se habla de varias encarnaciones de este dios, así como de Shiva (no de Brahmâ); el mismo Superado afirma que Buda fue la novena encarnación del dios. En el artículo (1) La vida de Buda (www.bujinkandolo.com.ar/religiones) leemos: la mayor parte de las tradiciones budistas sostiene que Buda no fue sino la última encarnación en una serie de vidas recogidas en diversas historias edificantes. Sobre esta supuesta encarnación de Vishnú en Buda, no hay una palabra en otras tres biografías, disponibles en la red: (2) Buda [Siddharta Gautama], http://www.biografíasyvidas.com; (3) Una biografía corta del Buda Shakyamuni, http://www.acharia.org; (4) La Vida de Buda, por Lama Ole Nidal, http://www.oshogulaab.com. Aunque sí se menciona como un avatar (encarnación terrestre de un dios) de tipo bodhisátvico (del sánscrito satua: bondad) en el artículo Avatar de Wikipedia.

 

Acerca de la doctrina de la Encarnación desde un punto de vista cristiano, leemos en el Nuevo Diccionario Bíblico: ¿De dónde surgió la creencia de la iglesia primitiva de que Jesús de Nazaret era Dios encarnado? Tomando como base la suposición de que no surgió de lo que Jesús mismo dijo e hizo, sino que se originó posteriormente, se ha tratado de buscar su origen en especulaciones judías sobre un Mesías sobrehumano y preexistente, o en los mitos politeístas sobre dioses-redentores, característicos de las religiones de misterios helenísticas y los cultos gnósticos. Pero actualmente se reconoce ampliamente que estos intentos han fracasado; en parte debido a que las diferencias entre estas fantasías judías y gentiles y la cristología del NT han resultado ser invariablemente más sustanciales y profundas que sus superficiales semejanzas; y en parte porque se ha demostrado que en los dichos innegables del Jesús histórico en los evangelios sinópticos hay una virtual afirmación de deidad, y que una virtual aceptación de esta afirmación resultó ser fundamental para la fe y el culto de la iglesia palestina primitiva, como lo evidencian los primeros capítulos de Hechos (cuya historicidad sustancial rara vez se disputa en la actualidad). (Ediciones Certeza. 1982. Página 423). (Énfasis mío)

 

Siguiendo en este tema y destacando las diferencias entre las fantasías (en este caso hinduistas) y la cristología del NT, realmente contrasta con esas múltiples encarnaciones de estos dioses hindúes (hasta diez en el caso de Vishnú; ocho en el caso de Shiva), la única encarnación del Hijo de Dios, Jesucristo, una sola vez, para ofrecer el sacrificio perfecto, suficiente y definitivo para la redención de la raza humana. El asunto de la encarnación vendrá a colación otra vez, cuando hablemos de unos de los principales arquetipos religiosos: la esperanza puesta en un Libertador, Salvador, Redentor, la promesa de cuya venida es tan antigua como la humanidad.

 

Sobre el punto 2, leemos en la biografía (1): Dice la leyenda que su madre, Mahamaya, poco antes de dar a luz soñó que un hermoso elefante blanco se introducía en su matriz. La biografía (3) dice brevemente: Según la tradición, estaba predestinado a ser un emperador o un gran maestro. Sobre este punto no tenemos más nada que agregar, salvo lo escrito en la biografía (1), en la que leemos: Todos los relatos que han llegado hasta la actualidad sobre la vida de Buda fueron escritos muchos años después de su muerte por discípulos proclives a la idealización de su maestro. Por supuesto, esto también podría aplicarse a los escritos sobre la vida de Jesucristo, ya que en este terreno no es dable invocar la inspiración del Espíritu Santo para la redacción de las Sagradas Escrituras, ni ningún otro auxilio sobrenatural. Los relatos de los anuncios del nacimiento de un ser portentoso impresionan como inexorablemente vinculados a las características superlativas de dicho ser, y podrían entrar dentro del arquetipo religioso constituido por la esperanza de un Redentor. Que nos digan que los anuncios del nacimiento de Cristo y las características que tendría, surgen de algo similar en el caso de Buda, es forzar malintencionadamente un vínculo entre la historia de Buda y la creación del “mito” Jesús, absolutamente innecesario y prescindible. Algo similar pasa con el punto 3. El punto 4 es otro intento pueril de inducirnos a creer el argumento de la copia. La semejanza fonética del nombre de la madre de Buda, Maya (Mahamaya, según la biografía 1), con el nombre de la madre de Jesús, María, desaparece cuando recordamos que Mariam es la forma helenizada del hebreo Miriam, nombre por lo demás muy común en la Palestina de entonces. Pensar que podríamos tragarnos que los “creadores” del “mito” Jesús, que derrotó a todas las religiones del mundo grecorromano, Egipto y Oriente Medio, tenían tan poca imaginación que debieron copiar el nombre de la madre de Buda para la madre de Jesús, es un insulto para nuestra inteligencia. Ninguna de las biografías menciona algún milagro especial que posibilitó la concepción de Buda, ni tampoco que Mahamaya fuera virgen al momento de nacer su hijo. El punto 5 alude a la visita de Jesús al templo de Jerusalén a la edad de 12 años, y su charla con los doctores de la ley, los que según el Evangelio de San Lucas se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas (2:47). En las biografías que estamos manejando, se dice de Buda: Vagó como mendigo por el norte de la India, donde recibió las enseñanzas de algunos famosos maestros brahmanes, los cuales pronto agotaron su capacidad para enseñarle (1); Aprendió de los mejores maestros de la época, cubriendo las áreas del materialismo, nihilismo, trascendentalismo y existencialismo el rápidamente superó a sus sucesivos maestros, pero sentía que no se aproximaba a su meta (4). (Esto después que empezó a buscar la iluminación, a la edad de 29 años). Por lo tanto, lo que dice el Superado en el punto 5 también es una artera tergiversación. El punto 6 carece de sentido. En el punto 7 hay una notable similitud entre la búsqueda de la verdad por Buda bajo la higuera de Bodhgaya, y la experiencia de Jesús luego de sus cuarenta días de ayuno en el desierto. Pero en este caso las biografías que manejamos no coinciden en el tiempo que Buda pasó bajo la higuera; una dice que fue una semana (4), mientras que otra le asigna 49 días (3). Las otras dos solo refieren que la iluminación llegó “durante la noche”. En cuanto al punto 8, las biografías afirman que el más célebre discurso de Buda fue La Puesta en Movimiento de la Rueda de la Verdad o Dharma, (el DHAMMACAKKAPPAVATTANA-SUTTA). (2) (3) La Vida de Buda (1) dice que: Este sermón, cuyo texto se conserva, contiene la esencia del budismo y muchos eruditos lo consideran comparable, por el tono de su altura moral e importancia histórica, al Sermón de la Montaña de Jesucristo. (Énfasis mío). Así que en este punto el Superado miente flagrantemente. Sobre el punto 9 leemos en (1): Su primo y discípulo Devadatta quiso vengarse de él al ver frustrada su ambición de heredar el liderazgo de la sangha (comunidad monástica), planeando primero su asesinato y provocando, más tarde, un cisma en la sangha que duró poco tiempo. En (2) dice: Tras escapar de un intento de asesinato a manos de su primo Devadatta, acontecido ocho años antes de su muerte, Buda enfermó de disentería. No hay otra referencia. Lo que se relata acerca de Devadatta, primo de Buda (discípulo suyo según una de las biografías que manejamos) no tiene ni punto de comparación con la traición de Judas Iscariote, que entregó a su maestro a las autoridades nacionales judías que buscaban su muerte, impulsado por sórdidas motivaciones que aún no se esclarecen del todo. El punto 10 parece referirse más bien al arte pictórico cristiano de los primeros siglos, el cual una vez que decidió pasar por alto el Segundo Mandamiento de la Biblia, rodeó de aureolas luminosas las cabezas de Cristo y los santos; no hay referencias bíblicas a este tipo de aureolas en las apariciones de Cristo resucitado; y, recordemos, de Buda no se dice que haya resucitado, y en ninguna de las biografías manejadas habla de apariciones luego de su muerte. El punto 11 es insólito. Solo puede afirmar tal cosa quién desconoce tanto el culto cristiano como las prácticas religiosas budistas.

 

En suma, las mentiras que el Superado escribe (¡y publica!) en relación a Buda, con el fin de echar tierra sobre las enseñanzas acerca de la historicidad de Jesucristo, descienden al nivel de lo vergonzoso.

 

Mitra

En tercer lugar, debemos considerar a Mitra, un dios cuya religión fue rival del cristianismo en los primeros siglos de la Iglesia, y que hasta el día de hoy es uno de los caballitos de batalla más preferidos por los racionalistas, que desean negar la historicidad de Jesucristo. De Mitra el Superado dice:

1) Mitra es el dios redentor de Persia.

2) Llamado también Señor, «nace» en la gruta de una virgen, el mismo día que andando el tiempo «nacerá» Cristo, el 25 de Diciembre, o sea el solsticio de invierno.

3) La madre, como no podía ser menos, permanece virgen después del parto.

4) Se anuncia astrológicamente por una estrella que aparece en el Oriente y unos magos le llevan perfumes, oro y mirra.

5) Muere como Cristo en el equinoccio de primavera y sus penas redimieron a la humanidad.

Poco es lo que se puede decir de estas afirmaciones del Superado, además de que son todas erróneas, fruto de una falta de investigación bibliográfica, o del ánimo que ya le hemos comprobado de mentir para desvirtuar al cristianismo. El punto 1 es quizás el único que se aproxima a la verdad, aunque debemos hacer una precisión. En el artículo Mitraísmo de Wikipedia leemos: Mitra es una divinidad indoirania cuyo origen puede remontarse hasta el segundo milenio adC. En los Avesta iranios es un dios benéfico, colaborador de Ahura Mazda, y recibe el sobrenombre de “juez de las almas”. En el artículo Mitra de Wikipedia dice: Según datos del Museo de Londres, Mitra era el dios de la luz solar, de origen persa que fue adoptado en el imperio romano. El culto se organizaba en sociedades secretas, exclusivamente masculinas. Era muy popular en ambientes militares. Obligaba a la honestidad, pureza y coraje entre sus adeptos. El supuesto carácter salvador del mitraísmo está basado en un extraño mito acerca del sacrifico del toro divino por parte de Mitra. En el artículo referido en primer lugar leemos:

Relato mítico

Según el relato que ha podido reconstruirse a partir de las imágenes de los mitreos y los escasos testimonios escritos, el dios Mitra nació cerca de un manantial sagrado, bajo un árbol sagrado, de una roca (la petra generatrix; Mitra es llamado de petra natus). Esto enlaza con las tradiciones armenias de la cueva de Meher (Mitra). En el momento de su nacimiento llevaba el gorro frigio, una antorcha y un cuchillo. Fue adorado por pastores poco después de su nacimiento. Bebió agua del manantial sagrado. Con su cuchillo, cortó el fruto del árbol sagrado, y con las hojas de ese árbol confeccionó su ropa.

Encontró al toro primordial cuando pastaba en las montañas. Lo agarró por los cuernos y lo montó, pero, en su galope salvaje, la bestia lo hizo desmontar. Sin embargo, Mitra siguió aferrado a sus cuernos, y el toro lo arrastró durante mucho tiempo, hasta que el animal quedó exhausto. El dios lo agarró entonces por sus patas traseras, y lo cargó sobre sus hombros. Lo llevó, vivo, soportando muchos padecimientos, hasta su cueva. Este viaje de Mitra con el toro sobre sus hombros se denomina transitus.

Cuando Mitra llegó a la cueva, un cuervo enviado por el Sol le avisó de que debía realizar el sacrificio, y el dios, sujetando al toro, le clavó el cuchillo en el flanco. De la columna vertebral del toro salió trigo, y vino de su sangre. Su semen, recogido y purificado por la luna, produjo animales útiles para el hombre. Llegaron entonces el perro, que se alimentó del grano, el escorpión, que aferró los testículos del toro con sus pinzas, y la serpiente.

En el mismo artículo se ofrece una lista de semejanzas con el cristianismo, a saber:

Tras su nacimiento, Mitra fue adorado por pastores.

El transitus (viaje de Mitra con el toro sobre los hombros) recuerda al Vía Crucis del relato evangélico.

El mitraísmo era una religión de salvación: el sacrificio de Mitra tiene como finalidad la redención del género humano.

Mitra recibía los apelativos de La Luz, La Verdad y El Buen Pastor.

El banquete ritual de los fieles de Mitra tiene similitudes con la eucaristía cristiana.

El día sagrado del mitraísmo era el domingo.

El nacimiento de Mitra se celebraba el 25 de diciembre.

Los atributos del pater -máximo nivel de iniciación en el mitraísmo- eran el gorro frigio, la vara y el anillo, muy similares a la mitra, el báculo y el anillo de los obispos cristianos.

El punto 2 comienza con una aseveración que carece de relevancia. Si bien no encontré en los artículos consultados que Mitra recibiera el calificativo de Señor, no sería notable en absoluto que para los creyentes en este dios, Mitra fuera su Señor. Es una tontería pensar que hay en esto una copia del mitraísmo por parte del cristianismo. En todo caso, el cristianismo sería una copia del judaísmo. De hecho, el cristianismo se inició como una secta judía que progresivamente se desvinculó del judaísmo; una secta que tomó del hebreo el Adonai (Señor) y lo aplicó, en su forma griega Kyrios, a Jesús. Vimos en el artículo citado que Mitra habría nacido de una roca; allí dice que Mitra es llamado de petra natus (el nacido de la roca). En otro lugar leemos: El mito no obligaba en forma absoluta a honrar a Mitra en un antro cubierto, pues no se lo representa saliendo de una caverna sino emergiendo de un peñasco. Es muy probable que el antro, como lugar de culto, haya sido anterior al mito que cuenta el nacimiento de Mitra, cualquiera sea, por lo demás, el sentido de este mito: ya se haya dicho que Mitra nació de la piedra porque sus fieles lo evocaban en la caverna, o bien porque la luz aparece primero en la cumbre de los montes cuando surge el día (Los Misterios Paganos y el misterio cristiano; Alfred Loisy. En http://www.meta-religion.com). (Énfasis mío) Así que no habría ninguna “gruta de la virgen” (ni gruta, ni virgen); y es dudoso que se hable de una madre en el Mitra persa (sí en el Mitra védico de la India, aunque en este caso es una deidad, a veces masculina, a veces femenina, según las diferentes versiones, que habría tenido entre siete y treinta y un hijos; así que de virginidad posterior al parto… ni hablar). Según un artículo también aparecido en la página Metareligión, Mitra, ¿antecedente del cristianismo o culto plagiado. En la religión mazdeísta (creada por Zaratustra) ya se habla de un diluvio universal, de un arca en la que se salvaron una pareja de animales de cada especie y una familia. Se entroniza una Santísima Trinidad compuesta por los dioses Ahura Mazda, Mitra y la diosa Anahita, esposa de Ahura Mazda y madre de Mitra. (Énfasis mío) Este es un artículo que, basta leerlo superficialmente para darse cuenta de lo tendencioso que es, al equiparar exactamente una gran cantidad de características del cristianismo con el mitraísmo. Sigue diciendo su autor José Luis García: Según el Avesta (escrituras sagradas del mazdeísmo, supuestamente de autoría de Zoroastro), Mitra nació en una gruta el día 25 de diciembre. Una luz resplandeciente situada sobre la gruta despertó a unos pastores que fueron a adorarle. Unos magos, enterados por las estrellas de su nacimiento, fueron a obsequiarle ofrendas. Ahora bien, en otro lugar leemos que la supuesta Madre de Mitra según el Avesta (en palabras de García), la diosa Anahita era la Diosa de la fecundidad. Los guerreros pedían a la diosa que les ayudara en la batalla. Es venerada por héroes y antihéroes. Posiblemente de origen mesopotámico, su culto fue importante con Artajerjes II, y las estatuas y los templos fueron construidos en su honor durante el Imperio Persa. Cierto culto ha existido después en el Asia Menor. En el Avesta es llamada Ardvi Sura Anahita (“Húmeda, Fuerte, Incontaminable”); esto parece ser una unificación de lo que originariamente fueron dos deidades originales. En Grecia, Anahita fue identificada con Atenea y Ártemis (Religión Persa; http://www.iespana.es/chaman/Persas.php). Me sigue faltando el asunto de la virginidad perpetua de esta señora. En cuanto al Avesta, leemos en el artículo El Avesta de Metareligión: El Avesta no es obra de un autor único (Zoroastro), sino que en realidad se trata de una obra incompleta y dispar, cuya redacción debió de extenderse a lo largo de varios siglos. El libro comprende 21 tratados y tal como lo conservamos hoy representa, como máximo, una cuarta parte de la obra primitiva. Ésta fue transmitida oralmente durante siglos: entre los años 200 y 400 de nuestra era.

Y en Wikipedia: El Avesta es una colección de textos sagrados de la antigua Persia, pertenecientes a la religión zoroastriana y redactadas en avéstico. El Avesta conservado hasta nuestros días es una colección de textos litúrgicos que apenas alcanza la cuarta parte del Avesta completo, tal y como fue compilado en época sasánida.

Sobre la confiabilidad de las escrituras zoroastrianas en su forma actual, no emitimos pues, comentarios; y ya vimos que tampoco dicen todo lo que los tendenciosos afirman que dicen. Y aunque les pique en cierto lugar a los contra, las Sagradas Escrituras de la Biblia son de una confiabilidad histórica mayor.

Por lo tanto, el punto 3 del Superado es, a todas luces, una estúpida mentira malintencionada.

En cuanto al 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Cristo, es bien sabido que la verdadera fecha de la Natividad es desconocida; el Nuevo Testamento no ofrece ninguna noción de la fecha exacta. La celebración de la navidad el 25 de diciembre es instituida en el siglo IV por la Iglesia de Roma. En el artículo homónimo del Diccionario de Historia de la Iglesia (Editorial Caribe, Colombia, 1989; págs. 771-2) leemos: No existe evidencia histórica con autoridad referente al día o mes de nacimiento de Cristo. El 25 de diciembre era la fecha de un festival pagano de los romanos. Este fue inaugurado el año 274 como nacimiento del sol invicto que al comenzar el solsticio de invierno otra vez comienza a mostrar una luz que va en aumento. Aproximadamente antes de 336 la iglesia de Roma, incapaz de eliminar este festival pagano, lo espiritualizó como la fiesta de la Natividad del Sol de Justicia.

El punto 4 es similar a lo discutido en relación a los anuncios de nacimiento, en el caso de los nacimientos de Krishna y Buda. El punto 5 merece una aclaración. Pone en el tapete algo que yo había entendido hace algunos años respecto a Mitra, ese dios mitológico cuya religión había sido dura competidora del cristianismo durante sus primeros 3 siglos: que Mitra había muerto y resucitado. Me resultó interesante encontrar, al profundizar un poco en los mitos acerca de este dios, que no había sido él el muerto, sino que él (Mitra), ¡sacrifica un toro! Supuestamente, es un toro “primordial”, del cual mana sangre, trigo y semen. Alfred Loisy dice en su libro, citado en http://www.meta-religion.com: La tradición avéstica retuvo la leyenda del toro inmolado en el origen del mundo, del cual surgieron las plantas; su simiente recogida y purificada por la luna dio nacimiento a las especies de animales útiles; su alma, elevada hasta los dioses, se había convertido en genio protector de los ganados. Éste es el toro al cual mató Mitra, y sin duda se honraba también anticipadamente a éste con el sacrificio del toro divino que, según la creencia avéstica, debe tener lugar al final de los tiempos por obra de Saoshiant: la grasa de este toro, mezclada con la savia del haoma blanco, será un brebaje de inmortalidad para los elegidos. Éste es el sacrificio de Mitra, que según los contras, los reaccionarios anticristianos, es equiparable al sacrificio de Jesucristo en la cruz; sacrificio al que llegó como resultado de un proceso judicial fraudulento (acorde a las cosas humanas) pero perfectamente encuadrable en el mundo real, y al que se entregó voluntariamente para cargar con los pecados de la humanidad, y traer así redención al género humano.

Este es otro ejemplo de la negación a ultranza, la negación hasta el delirio. Y lo digo sin que me importen (y realmente no me importan) los grados académicos ostentados por quienes propugnan tales interpretaciones de la historia.

Pero hay más sobre el mitraísmo. Repasemos algo interesante escrito en uno de los artículos que hemos citado:

La información existente sobre el mitraísmo (bastante fragmentaria) se refiere a su práctica durante el Bajo Imperio Romano. Era una religión mistérica, de tipo iniciático, basada en la transmisión oral y ritual de iniciado a iniciado, y no en un cuerpo de escrituras sagradas, por lo que la documentación escrita concerniente al mitraísmo es prácticamente inexistente. El estudio de esta religión se ha basado sobre todo en la iconografía que decoraba los mitreos. (Mitraísmo; Wikipedia).

No se dice que los manuscritos más antiguos de la religión mitraica son del s. VII, salvo menciones que se hace a la misma, que se remontan al s. II. Por el contrario, los manuscritos más antiguos del cristianismo están fechados en el s. II. No se dice que ya san Justino en el s. II se quejaba de que los mitraístas copiaban el ritual cristiano de la eucaristía. (Objeciones al artículo anteriormente citado, enviadas por un lector)

Fue un culto al dios solar Mitra que floreció en Roma y en otras partes del Imperio Romano en los siglos II y III DC (¡después de Cristo!). No se conoce ningún texto sagrado de esta religión, por lo cual lo poco que se sabe de ella proviene de hallazgos arqueológicos o de indicios aislados. (Cristo y Mitra; Daniel Iglesias Grèzes; http://www.feyrazon.org/DanMitra.htm) (Énfasis míos).

Se dice que el mitraísmo se expandió por el Imperio Romano fundamentalmente por la adhesión a este culto por parte de los soldados romanos (particularmente legionarios que habían servido a Roma en las fronteras orientales del Imperio). Era una religión no exclusivista, en el sentido de que un adorador de Mitra podía adorar otros dioses; pero era una religión exclusivamente masculina: las mujeres no tenían entrada a su culto. No existen escrituras sagradas con las enseñanzas del mitraismo, como ya se dijo, y lo que se sabe de esta religión, sus relatos, sus valores, sus mitos, es extraído de los íconos, pinturas y bajorrelieves encontrados en los mitreos (lugares de adoración). Desde que empecé a leer sobre esta religión me llamó la atención este hecho. Las referencias más tempranas al mitraísmo son del siglo I antes de Cristo, en menciones de Plutarco acerca de ritos practicados por piratas de Cilicia; inscripciones de soldados romanos de la guarnición de Carnuntum, en Panonia Superior, y una mención de la tauroctonía (el sacrificio del toro por Mitra) en la Tebaida de Estacio, en el siglo I dC; y el registro arqueológico de este culto, procedente de Roma y otras partes del Imperio, a partir del siglo II dC. Es de hacer notar que las menciones del siglo II dC proceden de escritores cristianos (Justino, Tertuliano) quienes condenan las prácticas del mitraísmo, y a los que se critica por ser no ser imparciales (eran apologistas cristianos; ¿cómo iban a ser imparciales?). Resulta aún más interesante si se piensa que la reconstrucción del mito de Mitra y de las creencias del mitraísmo se hace a partir de la iconografía, a la sombra de una cultura cristiana ya establecida por siglos, por lo que uno se pregunta: en el caldero religioso que era el Imperio Romano de los primeros siglos después de Cristo, ¿cuál fue el sentido en que realmente fluyeron las semejanzas entre ambas religiones? ¿Del mitraísmo al cristianismo, o en sentido inverso? En otras palabras, ¿quién copió a quién? ¿Puede plantearse que Mitra es un mito del cual Cristo tomó forma, cuando lo que se sabe de Mitra se interpreta a partir de pinturas y bajorrelieves, ya en plena era cristiana, y los rasgos más distintivos del mitraísmo surgen entre sus adeptos del Imperio Romano, cuando ya el cristianismo diseminaba sus doctrinas desde Palestina hasta España y desde el norte de África hasta por lo menos la Galia? En uno de los artículos citados, Mitra de Wikipedia, leemos: De acuerdo a lo que argumentan algunos autores cristianos, los textos más antiguos encontrados acerca del mitraísmo datan del siglo II, siendo tardíos respecto a los del Nuevo Testamento, por lo que la hipótesis de que los relatos evangélicos fueron copiados de los del mitraísmo no tendría fundamento historiográfico. Sostienen que mientras no se encuentren documentos “mitraístas” más antiguos, los existentes hasta el momento sugieren que el mitraísmo adoptó algunos de los mitos del cristianismo mientras coexistieron. Así que ésta no es una idea peregrina, sino que otros autores cristianos ya la han planteado. La interpretación del mito de Mitra a la sombra de la cultura cristiana puede llegar a conclusiones llamativas, como la de Alfred Loisy, teólogo católico disidente citado dos veces en este artículo, quién después de un análisis argumental de tipo religioso sobre la supuesta “eucaristía” mitraica, concluye que el toro es Mitra mismo que se autoinmola: el pan y el brebaje sagrados eran la substancia del toro, del toro místico y divino que era Mitra… El toro no ha dejado de ser la víctima perpetua sobre la que reposa el equilibrio del mundo y la salvación de los hombres; no ha dejado de ser y, en cierta medida, será hasta el fin Mitra mismo. Por esto los alimentos que salieron de él, el pan proveniente del trigo, la bebida sagrada, también producto de una planta, están penetrados de una virtud divina; son un alimento y una bebida de inmortalidad. Son la substancia del toro, la substancia de Mitra. La semejanza con elementos cristianos es notable: el banquete sagrado del que participan los iniciados (pan y agua o vino, según Justino); una víctima sacrificada por la salvación de los hombres; la víctima es en definitiva el mismo dios; el alimento y la bebida del banquete sagrado, proporcionan inmortalidad (o vida eterna, semejanza más tenue, aplicable a algunas ramas del cristianismo). La conclusión no deja de ser interesante, amén de insólita: para lograr la equiparación con Jesús, que se ofreció a sí mismo en sacrificio, Mitra termina siendo, en definitiva, algo así como un dios esquizofrénico, que se desdobla para inmolarse (y también depresivo, ya que se suicida).

En resumen, acerca de Mitra y el mitraísmo, comparto las conclusiones del teólogo católico Daniel Martínez, quién en su artículo citado Cristo y Mitra dice:

El resto de las supuestas semejanzas entre mitraísmo y cristianismo cabe en alguna de estas tres categorías:

  1. Semejanzas inexistentes (frutos de la imaginación de algún autor).

En este rubro podríamos ubicar la supuesta utilización en los banquetes sagrados “mitranos” de las palabras de Jesús en la Última Cena (la institución de la eucaristía). Este desvarío se puede encontrar en algunos de los muchos sitios web anticristianos que recurren a la “hipótesis mitológico-mitrana”.

  1. Semejanzas como resultado de desarrollos independientes (frutos de la universal tendencia religiosa del ser humano).

En este rubro podríamos ubicar la existencia en ambos cultos de procesos de iniciación (muy diferentes entre sí), de ritos de purificación con agua (con significados muy diferentes), de sacrificios o banquetes rituales (la Santa Misa es un sacrificio-banquete sumamente diferente de los respectivos ritos “mitranos”), etc.

  1. Semejanzas como resultado de influencias en sentido inverso (es decir, del cristianismo al mitraísmo).

En este rubro podríamos ubicar la adoración de los pastores y de los magos en el nacimiento de Mitra. No incluyo aquí el supuesto nacimiento de Mitra de una virgen sólo porque, según mis modestas investigaciones, Mitra no nació de una virgen sino de una roca (!!).

Osiris y Baco

Las afirmaciones acerca de estos dos dioses de la mitología egipcia (Osiris) y griega (Dioniso o Baco) son breves, y cabe extendernos en algunos detalles más, aunque no mucho. Sobre Osiris, el Superado dice:

1) En Egipto también tenían su Dios redentor en Oro (Osirapis o Serapis).

2) Nacido de una virgen en el solsticio de invierno, muerto en el equinoccio de primavera y también resucitado.

3) Tuvo su huida llevado por la virgen Isis en un asno.

En el artículo Dioniso, de Wikipedia, leemos afirmaciones de Martin A. Larson (1977), en La historia de orígenes cristianos, págs. 37-38: Osiris fue el primer salvador y toda las soteriologías de la región tomaron prestada de esta religión, directa o indirectamente, incluyendo el Mitraísmo y el Cristianismo, desde una influencia osiríaca-dionisíaca. Aunque esto ya se hace molesto, veamos un acercamiento a la leyenda de Osiris, a ver qué hay de cierto en esto de que la historia de Cristo como Redentor toma elementos del mito de Osiris. En La Historia de Osiris, de Francisco López (www.egiptología.org), puede leerse: con el tiempo Osiris se convirtió en el Rey de Egipto. En aquellos tiempos la humanidad vivía en estado salvaje, practicando el canibalismo, y fue Osiris quien enseñó a su pueblo a cultivar los campos, aprovechando las inundaciones anuales del Nilo, y cómo segar y recoger la cosecha para alimentarse. También les enseñó como sembrar vides y obtener vino (de ahí la asociación griega con Dionisio) y la forma de fabricar cerveza a partir del cultivo de cebada. Pero no sólo enseñó al pueblo cómo alimentarse y cultivar sino que le dio leyes con las que regirse en paz, la música y la alegría y les instruyó en el respeto a los dioses. En este texto, la figura de Osiris parece más un personaje civilizador, que un salvador. Una nota agregada a este párrafo, en el artículo citado nos informa que es Diódoro de Sicilia quién afirma que Osiris les quitó a los hombres la costumbre de comerse unos a otros. Por otra parte en los Textos de las Pirámides aparece el denominado “himno caníbal”, en el que el rey se alimenta del cuerpo de los dioses, y que posiblemente esté basado en costumbres caníbales de tiempos mucho más antiguos. Osiris inventó el cultivo y eso fue lo que hizo que los hombres abandonasen el canibalismo ante la posibilidad de un alimento nuevo. Este enfoque de la figura de Osiris más como civilizador que como Redentor, aparece también en Wikipedia; en el artículo Osiris leemos: Osiris fue un héroe cultural, rey mítico, fundador de la nación egipcia, que enseñó a los hombres la civilización, las leyes, la agricultura y cómo adorar a los dioses. Muere como hombre pero resucita como inmortal gracias a Thot. La última aseveración impresiona más que como la muerte de un dios encarnado, como la apoteosis (divinización) de un hombre, considerado héroe, glorificado y elevado al sitial de un dios. Sin embargo, el mito de Osiris presenta su nacimiento como el de un dios. Sobre las fuentes de este mito, es necesario tener en cuenta que No existe una reconstrucción exacta de toda la leyenda, salvo el “Tratado de Isis y Osiris” de Plutarco, relato helenizado de la tradición popular. Son textos sueltos e inscripciones los que permiten reconstruir la leyenda casi por completo. No obstante existen grandes diferencias entre la versión de los Textos de las Pirámides , que podríamos considerar como la más egipcia, y la obra de Plutarco, posiblemente debido a que Plutarco trató de dar una visión más helenizada del mito, y como el mismo dice “eliminando de él todo lo que pudiese haber de inútil y superfluo”, por resultar absurdos o incomprensibles en el mundo griego (nota al artículo La Historia de Osiris).

Sobre el punto 2, el nacimiento de Osiris de una mujer virgen, otra vez tenemos problemas, pues el artículo citado nos informa que Osiris era hijo de Nut (la diosa griega Rea), hija de Ra; Nut habría tenido sus hijos de Thot (el Hermes griego) según Plutarco, o de Geb (el Cronos griego) según Diódoro de Sicilia. Osiris y sus cuatro hermanos habrían nacido en los últimos cinco días del año, por lo que habría nacido en el solsticio de invierno del hemisferio norte. Pero ya advertimos que la fecha del nacimiento de Cristo celebrada en la actualidad (25 de diciembre) es una fecha fijada arbitrariamente para sustituir la festividad pagana del Sol Invicto, desconociéndose la fecha exacta. Aquí, nuevamente, debemos separar entre lo que la Biblia enseña, base fundamental de la doctrina cristiana, y aquellas cosas que se agregaron al edificio doctrinal y teológico cristiano al correr de los siglos. Osiris habría muerto, asesinado a traición por su hermano Seth, quién lo odiaba por su poder y popularidad; el crimen se habría perpetrado el día 17 del mes de Athyr, mes que comenzaba aproximadamente el 28 de octubre de nuestro calendario, cuando ya había pasado el equinoccio de otoño del hemisferio norte (no el de primavera), según el artículo citado La Historia de Osiris. El punto 3 también es otra afirmación que ni siquiera se corresponde con la leyenda. Isis, hermana y esposa de Osiris, buscó el cofre en el que estaba el cuerpo muerto de su esposo, encontrándolo en Byblos, en la costa de Fenicia, y lo llevó de regreso a Egipto en un barco: Los reyes ofrecieron a Isis los mejores regalos que podía imaginar, pero ella sólo pidió una cosa: el gran pilar de tamarisco que sujetaba el palacio y todo lo que en él estuviese contenido. Cuando se lo ofrecieron Isis lo abrió, sin ningún esfuerzo, y tomó el cofre, devolviendo el pilar al Rey cubierto por una fina tela ungida en esencias y flores. Este trozo de madera se mantuvo en Byblos como el pilar que una vez albergó el cuerpo de un dios, y como tal, fue largamente venerado. Cuando Isis recogió el cofre que contenía el cuerpo difunto de su marido, se estremeció, dejándose caer sobre él y de ella emergió un lamento tan profundamente agudo que el más pequeño de los hijos del rey quedó como muerto en ese mismo instante. Isis cargó el cofre en un barco ofrecido por el rey y partió hacia Egipto en compañía del mayor de los hijos del rey.

Sobre Baco (o Dioniso para los griegos), el artículo del Superado dice:

1) También Baco (llamado Salvador) nacía en el solsticio de invierno.

2) después de muerto bajaba a los infiernos y resucitaba.

Hasta de este personaje del legendario grecorromano antiguo se pretende que el cristianismo tomó elementos para “armar el mito” de Jesús. No encontré que a Baco se le llamara Salvador, entre trece nombre aplicados a este dios griego en el artículo Dioniso de Wikipedia; el que más se asemejaría sería Eleuterio, “el libertador” (también aplicado a Eros). El asunto del solsticio de invierno no lo vamos a discutir nuevamente. El punto 2 también es falso. El mito de Dioniso es multiforme, y entre sus muchos aspectos contenía la siguiente creencia: De acuerdo con la tradición, Dioniso moría cada invierno y renacía en la primavera. Para sus adeptos, este renacimiento cíclico, acompañado de la renovación estacional de los frutos de la tierra, encarnaba la promesa de la resurrección de los muertos (Mythologia – Dioniso; http://www.mythologia.bravepages.com). La historia de su descenso al infierno no tiene comparación con el “descenso a las partes más bajas de la tierra” de Jesús entre su muerte y resurrección. Baco descendió por Lerna al Tártaro, donde sobornó a Perséfone con el regalo de un mirto para que dejase en libertad a su madre difunta, Sémele, quien ascendió con él al templo de Artemis en Trecen (Mitos y leyendas ancestrales, Naturaleza y Hechos de Dioniso; http://www.temakel.com); en otro lugar leemos: antes de ascender a los cielos quiso el dios bajar al Hades para buscar a su madre (Dioniso; es.wordpress.com/tag/mitología).

Pero además de lo que el Superado dice de Baco, me gustaría para terminar traer a colación supuestos paralelismos entre el culto a Dioniso y el cristianismo, según el artículo de Wikipedia: 1) ambos nacidos de mujer mortal, engendrados por un dios; 2) volvieron de entre los muertos; 3) transformaron el agua en vino; 4) Dioniso era una deidad comúnmente percibida dentro de sus seguidores. Reservé para este momento la información general con que los artículos mencionados comienzan hablando de Baco:

Dioniso (en griego Διώνυσος Diônysos o Διόνυσος Dionysos) es el dios tracio del vino, representando no sólo su poder tóxico sino también sus influencias sociales y beneficiosas. Es considerado promotor de la civilización, legislador y amante de la paz, así como dios protector de la agricultura y el teatro. (Dioniso; Wikipedia).

Dios del vino y la vegetación, el cual enseñó a los mortales cómo cultivar la vid y cómo hacer vino (Mythologia – Dioniso; http://www.mythologia.bravepages.com).

Dioniso, también conocido como Baco es identificado como el dios de la viña, el vino y el delirio místico (y de las borracheras) (Dioniso; es.wordpress.com/tag/mitología).

El dios del vino, el éxtasis y la exuberancia… Dios errante, generador de danzas frenéticas y la fiesta divina (Mitos y leyendas ancestrales, Naturaleza y Hechos de Dioniso; http://www.temakel.com/).

Pensemos, ¿el dios del vino, de la vegetación, del delirio, de las borracheras, de las danzas frenéticas, etc., habría sido usado para tomar elementos en la creación del mito Jesús? ¿Puede la inteligencia de mitógrafos que se ocupan solo de la leyenda, sin prestar atención, aparentemente, a la elevada enseñanza moral y espiritual de la doctrina cristiana, pretender honestamente que la fe cuya influencia marcó y marca aún, en forma innegable, la civilización occidental, tomó elementos del mito de este dios borracho y cruel? Acerca de Baco leemos: Cuando llego al Eufrates se le opuso el rey de Damasco al que desolló vivo… Luego Dioniso volvió a Europa pasando por Frigia, donde su abuela Rea le purificó de los muchos asesinatos que había cometido durante su locura y le inició en sus misterios… Como a Penteo, rey de Tebas, le desagradaba el aspecto disoluto de Dioniso, lo arrestó, juntamente con todas sus Ménades, pero enloqueció… En Orcómenos las tres hijas de Minia, llamadas Alcítor, Leucipe y Arsipe, o Aristipe, o Arsínoe, se negaron a participar en las orgías, aunque les invitó personalmente Dioniso, que se les apareció en la forma de una muchacha. Luego cambió de forma y se transformó sucesivamente en león, un toro, y una pantera, y las enloqueció (Mitos y leyendas ancestrales, Naturaleza y Hechos de Dioniso; http://www.temakel.com). Veinte siglos de cristianismo, una fe de indudable y actual presencia global, ¿pudo haber tomado aspectos de su historia primordial de un dios griego inexistente? Que el evangelio diga que Jesús convirtió el agua en vino, ¿obliga a vincularlo con Baco, el dios del vino? Que el evangelio diga que el Espíritu de Dios engendró milagrosamente a Jesús en el vientre de una mujer virgen, ¿obliga a vincularlo a Baco, que según la mitología grecorromana fue concebido por la relación de una mujer humana con Zeus, un dios carnal, mujeriego y vil? ¿Por qué no vincular a Jesús con Hércules, entonces? ¿Cómo comparar la muerte única de Jesucristo, en un único sacrificio perfecto, y su resurrección única al tercer día, con un dios de fantasía que cada año muere cuando las hojas de los árboles caen, y tres meses más tarde resucita, cuando los prados florecen? ¿Baco es percibido dentro de sus adoradores? Pero, ¿se puede aceptar que alguien tomó la idea del poder tóxico del vino, y la transformó en el Poder Redentor del Espíritu de Cristo en el creyente?

Los argumentos disparatados de los ateos, los racionalistas, los contras, sus tergiversaciones, sus mentiras flagrantes, escapan a todo comentario.

La Gran Broma

Una variante de la idea contenida en la “tesis mitológica” es que la figura de Jesús fue construida a través de una interpretación de las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento. Es decir, parece que según estos individuos, los primitivos cristianos dijeron: ¿qué dicen las profecías del Antiguo Testamento sobre el Mesías? Bien, inventemos a un hombre que las haya cumplido todas, y en base a las mismas construyamos la historia de la vida de este hombre. Este artero argumento pretende negar la evidencia de la actividad sobrenatural de Dios, implícita en la profecía cumplida, planteando que dichas profecías fueron cumplidas intencionalmente, o más bien que intencionalmente se inventó un personaje que sí las cumplió (proposición también nada original).

Uno podría comenzar preguntándose qué motivaría a aquellos oscuros primeros cristianos del siglo I a actuar así. Conformar una secta disidente del judaísmo, para ser odiados y perseguidos por sus compatriotas los judíos, ser despreciados y luego perseguidos por los romanos, sin perspectivas de ganar, por pertenecer a dicha secta, ni riquezas, ni prestigio, ni poder, ni siquiera tranquilidad, sin tampoco obtener un mejor lugar en el ignoto mundo de ultratumba, todo por creer en un personaje legendario, que sabían falso, pues ellos mismos se lo estaban inventando.

Un personaje legendario por el que muchos murieron. Por ejemplo el apóstol Pablo, del que muchos críticos dicen que fue el creador del cristianismo tal como lo conocemos, por la doctrina asentada en sus epístolas. Se hace necesario entonces plantear que Pablo no murió decapitado por su fe, o aún que tampoco Pablo existió (y algunos lo hacen), o aceptar que él es el autor de la Gran Broma de la humanidad. Aceptar que el apóstol Pablo dijo: voy a crear un mesías para todos, y a morir por mi creación, para que el mundo entero se trague mi Gran Broma, por los siglos de los siglos, amén.

¡Por favor! 

 

Iglesia En Marcha.Net

 

La imagen de un dibujo con una inscripción, descubierto en 1856 en la pared de una habitación usada por guardias romanos, en las ruinas de los palacios imperiales. Según la Enciclopedia Ilustrada de Historia de la Iglesia (Vila, Santamaría, Editorial Clie, Barcelona, España, 1979), esta inscripción dataría del siglo II después de Cristo: de una cruz en forma de T pende un asno; frente a ella, un hombre con los brazos abiertos la contempla; una inscripción griega dice alexamenos sebete theon (alexamenos venera a su dios). Según la Enciclopedia citada, se trataba de una pintada popular (hoy diríamos un graffiti); sería una sátira, una burla de los soldados romanos dirigida a un compañero de armas cristiano. Constituiría por lo tanto una muy temprana forma de burla de los paganos contra la fe de los cristianos, como seguramente existieron muchas otras. El apóstol Pedro refiere en su segunda epístola la actividad de incrédulos que se burlaban de la demora para el prometido regreso de Cristo (3:3-5). Pero la burla contra el desconocido Alexamenos es refinadamente cruel, pues deforma la figura más venerada por los cristianos, la del Dios-Hombre crucificado, asemejándolo a un asno.

 

Siempre a lo largo de la historia la burla formó parte de la oposición que los cristianos debieron enfrentar por predicar el evangelio de Jesucristo, o por el simple hecho de intentar vivir su fe. En los tiempos del ignoto Alexamenos, la oposición al cristianismo se volvía periódicamente violenta, llegando a la persecución organizada por parte del estado; persecuciones que nos han legado, como preciosa herencia espiritual, las historias de legiones de mártires que prefirieron la muerte, antes que renegar de su fe en Jesús.

 

Mirando desde un punto de vista bíblico y teológico, podríamos decir que el Gran Enemigo de Dios y adversario de los hombres ha instigado, en todas las épocas, el odio hacia los seguidores de Cristo, portadores del único mensaje capaz de salvar al género humano. Odio que ha cristalizado en la persecución a muerte de los cristianos, siempre que se pudo, cuando las circunstancias nacionales y culturales de una sociedad humana organizada propiciaron que se tolerase (y quizás hasta se disfrutase) el asesinato de inocentes, tenidos por enemigos públicos a causa de sus creencias. Y cuando no se pudo, ese odio tomó la forma de la burla, el menosprecio, el descrédito y el desprestigio del cristianismo en general, de su mensaje, y de sus individuos representantes.

 

En esta serie de artículos nos hemos acercado a lo que exponen aquellos que pretenden desacreditar el cristianismo, volverlo obsoleto y no digno de ser tenido en cuenta, mediante el recurso de negar la existencia histórica de Jesús de Nazaret. Pero nos hemos aproximado apenas a sus ideas, a sus argumentos, y a sus ocultas intenciones y prejuicios. Analizar a fondo y refutar todo lo que en el mundo se habla (y escribe) contra la existencia histórica de Jesucristo, no es posible hacerlo en unos pocos artículos, sino que demandaría escribir varios libros. Como contrapartida, refutar todo lo que en el mundo se habla, se escribe y se escribió, como evidencia de la existencia histórica de Jesucristo, y de su naturaleza divina, a estos enemigos de la fe les llevaría varias vidas.

 

Hace meses tratamos también en un artículo, el disparate del presunto hallazgo de la tumba de Jesús, otra estrategia comercial para ganar dinero a expensas de la castigada figura de Jesús de Nazaret. Como El Código Da Vinci; como los libros del pseudo investigador Michael Baigent; como los de la supuestamente erudita Acharya, quién no tiene el coraje de dar su verdadero nombre, y de cuya objetividad e imparcialidad podemos hacernos una clara idea por la siguiente declaración suya, hecha en un reportaje acerca de su libro La Conspiración de Cristo: “Verdaderamente yo espero que sea el fin de la era cristiana. El fraude, el engaño, la carnicería general y el robo causados por esta invención son totalmente espantosos.” (www.cibernous.com/perifericos/entrevistas/acharya).

 

Ahora, hemos sabido también de un italiano, llamado Luigi Cascioli, que pretende enjuiciar a la Iglesia Católica en su conjunto, a la que acusa de fraude, afirmando que la Iglesia lleva adelante desde hace veinte siglos un gran engaño con la figura de Jesús de Nazaret, inexistente en la realidad. Un ex seminarista, nos dicen. Un individuo que por alguna razón se volcó hacia una oposición violenta contra la Iglesia Católica; que enceguecido por el odio, a juzgar por las evidencias, llevó su oposición a los estrados judiciales, y habiendo sido rechazado dos veces, prosiguió su causa con convicción delirante (¿propia de un perturbado mental?), hasta hallar eco en la Corte Europea de Derechos Humanos.

 

Y acá nos preguntamos, la Corte Europea de Derechos Humanos, ¿tiene autoridad para juzgar si la Iglesia Católica (y el cristianismo en general) tiene razón o no al depositar su fe en Jesucristo? Una Corte compuesta de hombres falibles, algunos de los cuales pueden ser ateos, racionalistas, adeptos a otras religiones (y por lo tanto no imparciales), y alguno de los cuales puede ser también un perturbado mental, ¿decidirá acerca de la fe que alienta el corazón de más de dos mil millones de seres humanos?

 

Que ridículo.

 

Imaginemos que alguno de los hombres (o mujeres) llamados a juzgar tal cosa fuera quién escribió las siguientes joyas del pensamiento humano, en el artículo El Mito de Jesús, publicado en la página “cultural” Luz + Luz (www.luzmasluz.ORG/TEMAS/mito_jesus)

 

JOYA 1: Esa fábula se cree por autoengaño, por ignorancia, por infamia, por angustia o por miedo, si no por todas y cada una de estas cosas a la vez. Y es a ese amasijo de infamias, operando como una sola fuerza ciega, a lo que, para avalar ese estado de enajenación en que cae la persona o grupo de personas que se inclinan a identificarse con él (con el amasijo ese), se ha inventado lo de: en esto se cree por fe. Y ese autoengaño patológico de carácter alienante o de locura, es lo que en realidad constituye eso que, para justificar y explicar lo insólito dentro del campo de las fantasías mágico-religiosas, han dado en llamar fe. En términos sencillos: otro gran disparate.

 

JOYA 2: En lo que respecta al mundo judío, en el que el fantasioso engaño ubica el nacimiento, aparición y muerte del tal Jesús, allí siempre se ha estado, y en eso se sigue todavía, a la espera de un salvador, de un enviado, de un cristo, que es la palabra griega con que se dice Mesías, de su dios egoísta criminal, vengativo y sanguinario Jehová, Javeh, Elí, etc., que se ponga al frente de imaginarios ejércitos celestiales de ángeles guerreros que destruirán sin piedad y con fuego a sus enemigos e impondrán la hegemonía de los judíos. Del mitológico invento terminó por apropiarse, como de todo en esa época, el mismo Imperio Romano, igual a como hace hoy el imperialismo norteamericano, que según la leyenda lo mató, pero que, como la historia la escribe el ganador y no el derrotado, se ha creado la otra leyenda, como obra de las mercenarios del imperio, que aún perdura y por la que han muertos asesinados tantos millones de seres humanos por los cristianos, sobre todo por los sectarios seguidores del catolicismo, a quienes en saña criminal los disidentes protestantes siempre han querido igualar y hasta superar, que si, desde la época del estafador Pablo de Tarso, a quien se atribuye la creación de la religión cristiana, hasta el día actual se reparten por años los muertos, se tiene que a cada año le correspondería poco más de 150 mil muertos asesinados anualmente.

 

JOYA 3: Como los mitos se nutren de hechos reales, distorsionados, embellecidos o disfrazados, lo que sí se sabe es que los grupos de fanáticos que clamaban y preparaban la llegada de Cristo se dedicaban a la celebración de orgías, pues eran practicantes del amor en grupo o colectivo, estimulado por el consumo masivo de los llamados tés de hongos divinos, como sucede con el denominado amanita muscaria, de efectos alucinógenos fulminantes, de hachís y del té de campana, entre muchos otros productos alucinógenos.

 

JOYA 4: De sus virtudes y su pureza absoluta se encargó el Evangelio de Mateo de desmentirlas poniendo en boca del mismo dios-Jesús y luego cristo, o bien padre, hijo y espíritu santo, aquellas expresiones que lo igualan con un lumpen de la más baja ralea, al decir en el Art. 11 versículos 18 y 19: Vino Juan -se supone que el Bautista- que no comía, no bebía ni veía mujeres, y le decían endemoniado; vengo yo, que bebo vino, como una barrica según dice San Jerónimo en su Vulgata, que como igual que un barril sin fondo y que me rodeo de alegres mujeres, y me acusan de bebedor, de comelón y mujeriego.

 

…¿?

 

Realmente, al leer este artículo llegué a pensar si el autor, que tampoco se identifica, no estaría borracho al escribirlo; o bajo los efectos de alguno de esos hongos alucinógenos que menciona. La irreverencia con que está escrito, que llega a constituir un grotesco encadenamientos de blasfemias, la ordinariez de las expresiones, la ignorancia y absoluta falta de capacidad para interpretar correctamente situaciones sencillas del Nuevo Testamento, o la manera artera y malintencionada con que tergiversa dichas situaciones, son insólitas. El artículo parece la obra de un adolescente al que solo le interesa en esta vida sobarse los granos de la cara, jugar con la computadora, masturbarse, y lograr que una chica linda lo mire. ¿Pero al decir esto no deberé pedir perdón a los adolescentes, aún a los más inmaduros y estúpidos? Esta clase de artículo, grosero, falto de tacto, y además pésimamente escrito, no calificaría para publicarse en ninguna revista medianamente seria. Pero, como ya dijimos en la primera entrega de esta breve serie, internet es una gran bolsa, en la que hay mezclada mucha basura.

 

¿Y qué, si alguno de los hombres, o mujeres, de la Corte Europea de Derechos Humanos, que deberán juzgar la causa de Luigi Cascioli contra la Iglesia Católica, comparte alguno de los pensamientos del despreciable sujeto que escribió el artículo comentado?

 

Ahora bien, ¿con qué nos quedamos? ¿Qué enriquecerá más nuestras vidas y mejorará nuestro mundo? ¿El amor predicado por Jesús, el amor aún a los enemigos, el amor que llega al sacrificio de uno mismo? ¿O el odio violento, el desprecio, la delirante y “códigodavinchesca” obsesión por demostrar que lo más excelso que nos legó la historia humana no es más que un engaño, una “conspiración”?

 

Tal vez antes de terminar debamos aproximarnos a lo que hay de cierto en las afirmaciones de estos infames individuos, que tanto veneno echan sobre la verdad histórica de nuestra fe con sus prejuicios, tergiversaciones y mentiras. Hay un mandamiento paulino muy simple y escueto, pero que abarca una enorme cantidad de situaciones de la vida, en que potencialmente podemos errar de medio a medio, echando a perder el testimonio de la fe que decimos profesar: no deis lugar al diablo (Efesios 4:27). En otras palabras, y en el contexto del tema tal como lo hemos enfocado en este ensayo, no dar (los cristianos) lugar a que el Gran Enemigo de Dios y adversario de los seres humanos tenga la oportunidad de instigar la burla, el menosprecio, el descrédito y el desprestigio del cristianismo en general, de su mensaje, y de sus individuos representantes. Porque eso mismo es lo que ha hecho el cristianismo, casi desde sus albores; es parte de la historia de nuestra fe. Cuando estas personas hablan de el fraude, el engaño, la carnicería general y el robo; cuando hablan de la celebración de orgías (y tantas formas de inmoralidad sexual entre hombres y mujeres “de Iglesia”); aún cuando leemos afirmaciones que a priori nos parecen tan disparatadas, como que desde la época de Pablo de Tarso hasta el día actual, los cristianos habrían asesinado 150 mil personas por año (pensemos en la intolerancia religiosa practicada por la Iglesia Cristiana desde las postrimerías del Imperio Romano; en las Cruzadas; en la Santa Inquisición), debemos inevitablemente aceptar que los cristianos, a lo largo de los siglos, hemos errado el camino una y otra vez, apartándonos de la senda trazada tan claramente por Cristo.

 

En el nombre de Cristo se ha robado a los pueblos, se ha explotado a los débiles, se han discriminado grupos humanos; en el nombre de Cristo se ha reprimido, torturado y asesinado personas que sustentaban creencias diferentes. La falibilidad y debilidad moral humana, la naturaleza ruin, pecaminosa y despreciable de muchos de los que han profesado ser cristianos, son tan flagrantes que han dado lugar al desprestigio, el rechazo y el odio hacia el cristianismo. Los cristianos deberíamos pensar seriamente en eso. En el nombre de Cristo se han violado una y otra vez los mandamientos de Cristo. Y cuando no se pudo hacer en el nombre de Cristo, se cometieron (y cometen) pecados iguales o peores, cubiertos por el manto de la más pétrea hipocresía.

 

Es verdad, los pecados de los cristianos no exculpan a quienes, odiando al cristianismo, se vuelven contra Cristo, considerándolo otra cosa, o directamente tratando de erradicarlo de la historia como personaje real, que existió en un tiempo y lugar definidos. Pero si aquellos no son exculpados, ¿nosotros sí? ¿En nombre de qué? Recordemos que es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? (1 Pedro 4:17).

 

Los cristianos deberíamos pensar muy seriamente en eso.

 

Tenemos el privilegio de ser llamados a presentarnos como testigos ante el mundo de la verdad, la pureza, el amor y la gloria de Jesucristo, el único en quién hay salvación eterna para el género humano. Como cristianos, tenemos un pasado de veinte siglos que no nos condena, pero que obstaculiza y entorpece nuestra tarea, nuestra misión. Mucho, muchísimo bien ha sido hecho por los cristianos a lo largo de los siglos, y en la actualidad. Pero también mucho mal ha sido hecho por malos cristianos, pseudo cristianos, o cristianos extraviados en un fanatismo irracional.

 

La oportunidad que nos ofrece la generación actual es la de obrar, individual y colectivamente, como verdaderos seguidores de Cristo; como cristianos que predican y practican el amor, en un mundo de odio y crueldad; el amor sin distinción de ningún tipo, en un mundo que segrega y discrimina; la pureza moral en todos sus aspectos, en un mundo degenerado y moralmente corrompido; la verdad, en un mundo de mentiras, hipocresía y oscuridad; el perdón, en un mundo de intolerancia, rencor y venganza.

 

Ya sé, esto termina como un sermón. Es cierto. Es que la noción de que la cristiandad ha quedado en deuda con el mundo, a lo largo de la historia, por sus malas acciones, deja la impresión de que queda aún mucho trabajo por hacer. Y no cualquier trabajo, sino (y nada menos que) la obra del Señor Jesús, luz de un mundo en tinieblas. Tal vez, en última instancia el asunto sea individual: ser un auténtico cristiano. Y si es necesario padecer, sea burla, desprecio, odio o violencia, padecerlo como cristiano; es decir, como verdadero cristiano, que ha puesto su corazón en hacer las cosas bien, tal como Cristo en verdad enseñó.

 

Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, ladrón o malhechor, o por entrometerse en lo ajeno; pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello (1 Pedro 4:15,16).

 

Y recuerde: no le crea a los infames individuos que en su racionalismo, y/o en su odio, niegan a Cristo. La fe cristiana tiene bases muy firmes, que veinte siglos de barbaridades, cometidas dentro y dichas afuera, no han podido ni podrán mover jamás.

 

Dr. Alvaro Pandiani

Iglesia En Marcha.Net

 

Publicado originalmente en: www.iglesiaenmarcha.net