PARA LOS QUE PIENSAN QUE LA BIBLIA NO ES UN LIBRO CONFIABLE

Mucha gente asume que sencillamente no se puede confiar en la Biblia, y si no se puede confiar en la Biblia entonces usted no puede confiar en el cristianismo, porque el conjunto del mensaje cristiano viene de la enseñanza de la Biblia.

Y ese fue mi punto de vista, pues me parecía que la Biblia estaba llena de mitos. Y entonces pensé de nuevo, y quiero decirle por qué he cambiado de opinión.

Para empezar, he descubierto que la Biblia está absolutamente arraigada en la historia real. Así que usted no sólo tiene que mirar a la Biblia, usted puede mirar a otros historiadores antiguos para las referencias a Jesús -los historiadores romanos Plinio y Tácito, y el historiador judío Josefo, todos se refieren a la vida de Jesús, su enseñanza y su milagros. Josefo incluso se refiere a la resurrección de Jesús. La Biblia tiene sus raíces en la historia.

Y los mismos evangelios están escritos por gente que escribe unos 35 años después de los acontecimientos que describen. La mayoría de los expertos dirían que Marcos fue el primero de los Evangelios del Nuevo Testamento, escrito probablemente a finales de los años 60 AD. Dado que Jesús murió en la década de los 30,  habría habido un montón de gente alrededor que habrían visto a Jesús con sus propios ojos y escuchado con sus propios oídos, que podrían haber dicho: “¡No, no fue así!”

Dos de los autores de los Evangelios (Mateo, que escribió el primer Evangelio, y Juan que escribió el cuarto) fueron testigos ellos mismos. Ellos en realidad siguieron a Jesús, y estaban entre los primeros discípulos. Luego está Lucas, que es muy interesante: nos dice al principio de su Evangelio que él hizo grandes esfuerzos para asegurarse de que lo que estaba escribiendo se basara en testimonios de testigos presenciales. Él dice ser un historiador muy agudo.

Ahora se podría decir que sólo estaba mintiendo para persuadir a la gente a seguir a Jesús; pero ¿por qué mentir así cuando sabes que lo que estás diciendo importa mucho. Si usted está reclamando que Jesús es la verdad, ¿por qué basar todo en una mentira? Sobre todo teniendo en cuenta que la mayor parte de los primeros cristianos sufrieron mucho por su fe, y un número de ellos murieron. Muchas personas en la historia humana han muerto por cosas que no son ciertas, pero qué morir por lo que usted sabía que no era cierto, porque usted mismo lo inventó?

Pero la razón principal por la que estoy convencido de que la Biblia puede ser tomada en serio y han cambiado mi opinión anterior se debe a la persona de Jesucristo. Lo leí, y me quedé boquiabierto por este hombre muy notable, el hombre más notable que alguna vez vivió. Era como si él acababa de entrar de las páginas y en mi vida.

Así que si usted tiene preguntas acerca de Jesucristo, si usted tiene preguntas acerca de si se puede confiar en la Biblia, la mejor cosa que puede hacer es leer uno de los relatos del Nuevo Testamento, los Evangelios, por usted mismo.

Y si lo hace, entonces, como yo, usted tendrá todo tipo de preguntas, y me animo a llevar un curso de Cristianismo Explorado cerca de usted, y responderé sus preguntas- ¡todas las preguntas son bienvenidas!.

FUENTE:

http://www.christianityexplored.org/tough-questions/canyoutrustthebible

15 PREGUNTAS PERTURBADORAS PARA TODO TESTIGO DE JEHOVÁ

Por Apologista

15 preguntas apóstatas para todo testigo de Jehová que quiera unirse a nuestras filas reformadoras

1 Si en el libro de Mateo capítulo 28, verso 19, el Señor nos manda a todos a predicar el evangelio a gentes de todas las naciones y también a bautizarlas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, pregunto: ¿por qué incumplen la mayoría de los Testigos de Jehová este mandamiento toda vez que dejan de bautizar a los que se convierten por su predicación esmerada?¿Por qué los “ministros ordenados” remiten a sus estudiantes bíblicos al anciano de su congregación para que éste los bautice, y no ellos mismos quienes son los “ministros ordenados” que salen a predicar?

2. Si la Watchtower dice que Jesús instituyó la conmemoración o el Nuevo Pacto sólo con sus apóstoles que representan a toda la clase ungida, pregunto: ¿por qué sólo los ungidos pueden entrar en ese pacto con él, si los apóstoles aún no eran ungidos cuando Jesús se reunió con ellos para celebrar la primera conmemoración? ¿Acaso no fueron ellos llenos del Espíritu Santo recién en Pentecostés del 33 DC? En todo caso, ¿no deberían también sólo los ungidos predicar y hacer discípulos, dado que sólo a los apóstoles les encargó Jesús la llamada “gran comisión de Mateo 28:19?

3 Si por definición un verdadero testigo es alguien que ha visto y/u oído personalmente un suceso importante, es decir, de primera mano, sin que nadie se lo haya contado ¿de qué puede dar testimonio un Testigo de Jehová sobre Dios y sobre Su Hijo Jesucristo que él haya visto u oído personalmente de ellos dos?

4 ¿Cuál es el sentido de que millones de Testigos de Jehová de la clase de las “otras ovejas” se esfuercen y no desmayen en su carrera cristiana hasta el fin, si en el milenio ellos tendrán que pasar aún por una segunda prueba para ver si son realmente vencedores, fieles y dignos de recibir el premio?¿Por qué no se les mide con la misma medida a la clase de la manada pequeña, los cuales sólo son probados en esta vida y ya no en el milenio?¿Tiene Dios favoritismo o es parcial?

5 Si ya van 100 años del reinado de Cristo, el cual supuestamente comenzó en 1914, pregunto: ¿cómo pueden sus asociados ungidos que todavía viven en la tierra reinar con él mil años, si sólo restan 900 años de ese reinado mesiánico? (Ver Apocalipsis 20 verso 6).

6 Si los miembros que componen la clase de la “grande muchedumbre” se caracterizan por padecer la futura grande tribulación, tal como se lee en Apocalipsis 7 versos 13 y 14, pregunto: ¿cómo pueden ser parte de esa grande muchedumbre los cientos de miles de Testigos de Jehová de esa clase que ya murieron, si nunca pasarán por esa venidera grande tribulación?

7.- Si usted no ha sido ungido por el Espíritu santo, sino sólo aquellos miembros ungidos de la manada pequeña, pregunto: ¿cómo es que usted debe manifestar los frutos y dones del espíritu si no ha recibido dicho Espíritu o el “nuevo nacimiento”?

8.- Si el cuerpo de Cristo es la iglesia del Señor, la cual está compuesta sólo por ungidos que heredarán el reino celestial con Jesús, tal como enseñan los Testigos de Jehová, pregunto: ¿Cómo es que Pablo dice en Efesios 4 versos 11 al 13 que Dios constituyó a los ancianos para la edificación del cuerpo de Cristo? ¿No prueba esto que el cuerpo de Cristo lo componen los miembros en general a quienes los superintendentes edifican y no una clase minoritaria llamada “los ungidos” o “manada pequeña”?

9.- Si la Watchtower anima a todos los Testigos de Jehová a estar alerta para la venida del Señor, y no durmiendo, pregunto: ¿no prueba esto que todos los Testigos de Jehová componen la novia, la cual debe estar alerta con sus lámparas encendidas para poder entrar en las bodas del Cordero, según lo leemos en Mateo 25 versos 1 al 13?

10.- Si la resurrección de los ungidos en progresiva, la cual acontece inmediatamente después de morir como humanos, para así encontrarse con Jesucristo en el cielo, pregunto: ¿No dice Pablo que los fieles que viven y los fieles muertos darán juntos (no progresivamente) el encuentro al Señor en el aire y no en el cielo, según lo leemos en 1 Tesalonicenses 4 versos 16 y 17?

11.- Si Jesucristo es ahora en el cielo el arcángel Miguel, pregunto: ¿Cómo puede un arcángel sentarse en el trono de David, si Pedro dice en Hechos 2 versos 29 y 30 que el que se sentará en el trono de David será uno de su carne, de su linaje, o de sus lomos?¿Es Miguel arcángel un descendiente carnal de David?

12.- Si Cristo no abandonará el cielo, y no volverá a pisar la tierra, Pregunto: ¿cómo es que en Hechos 3 versos 19 al 21 se nos dice que es necesario que el cielo reciba (refiriéndose a Jesucristo) HASTA los tiempos de la restauración de todas las cosas? ¿Acaso el vocablo “hasta” no pone fin a la estadía de Cristo en el cielo, para que lo abandone y regrese a la tierra para efectuar la restauración de todas las cosas, incluyendo el reino de Dios a los Israelitas?

13.- Si Jesús no es hoy un humano glorificado, sino un espíritu angelical o un arcángel, pregunto: ¿cómo es que en Apocalipsis 22 verso 16 Jesús pueda decir desde el cielo que él es el linaje de David, cuando sabemos, por intermedio de Pablo, que Jesús era del linaje de David según la carne y no según el espíritu? (Ver Romanos 1 verso 3).

14.- Si Jesús no es un hombre glorificado, sino un arcángel, ¿cómo es que Pablo dice en 1 Timoteo 2 verso 5 que sólo hay un mediador, Jesucristo HOMBRE?

15.- Si a Abraham Dios le prometió heredar la tierra y a los apóstoles y a los demás ungidos Cristo les prometió una herencia mejor, es decir, reinar con él en el cielo, ¿por qué Dios le dice a Abraham que su galardón será sobremanera grande, y a los apóstoles Jesús les dice que su galardón será simplemente grande? (Comparar Génesis 15:1 con Lucas 6:23,35)

Espero sus respuestas… ¡si pueden dármelas, claro!

“TOCATA Y FUGA” DE UN ELDER MORMÓN CUANDO EL AMO DE CASA LE COMENZÓ A FORMULAR 25 PREGUNTITAS INOCENTES SOBRE SU RELIGIÓN

ç

¡Elder Young, regrese, que todavía restan formularle 24 preguntas más!…¡Ni loco, mejor me hago humo! 

He aquí 25 preguntas incómodas para cualquier Elder Mormón que toca a su puerta un domingo por la mañana…”Ring, ring, soy un Elder mormón de 20 años de edad que vengo a traerle el evangelio de Jesucristo…ah, okey, pase adelante jovencito anciano, que quiero formularle 25 preguntitas inocentes que lo convertirán en un verdadero maratonista “correcaminos”… ¡UYUYUY…¡BUENO, PUES, ADELANTE CON LAS PREGUNTAS, Y POR FAVOR NO SE ME PONGA BRAVO, SINO CHAO Y ZUÁS!” 

(NOMBRE DE LA OBRA: “Tocata y Fuga” de un Elder Mormón)

50 PREGUNTAS EMBARAZOSAS PARA CUALQUIER MORMÓN SINCERO Y COMPROMETIDO

50 preguntas embarazosas para cualquier fiel Mormón, pero que no tienen ninguna otra intención que la de hacerlos reflexionar acerca de su religión y si en verdad están en la religión verdadera o no.

Pregunta 50.- Cómo saben los mormones que el libro de Mormón es una fiel traducción de las supuestas planchas de oro, si no se disponen de dichas planchas hoy día?

MOMENTOS DE LA CREACIÓN: UNAS POCAS PREGUNTAS PARA LOS EVOLUCIONISTAS

Job 5:13
“Atrapa a los sabios en su propia astucia y frustra los planes de los perversos”.

¿Por qué las jirafas tienen cuellos largos y los canguros tienen bolsas?  Los evolucionistas responden que la selección natural ha favorecido el desarrollo de ciertas características mientras que ha desanimado y eliminado otras características.  Pero si esto es lo que sucedió, nosotros que creemos en la creación tenemos algunas preguntas.

Las jirafas tienen cuellos largos, dicen los evolucionistas, porque las condiciones favorecían el desarrollo de criaturas de cuellos largo que pudieran alimentarse de las partes altas de los árboles.  Pero por otro lado muchos otros animales que pastan viven lado a lado con las jirafas y se las arreglan.  El caballo, de acuerdo a las explicaciones evolucionistas, tiene dientes con coronas para poder sobrevivir en su medio ambiente.  Sin embargo la vaca, con sus dientes sin coronas, sobrevive bastante bien en el mismo medio ambiente.

Algunos evolucionistas dicen que las plantas desarrollan fresas para que sus semillas, dentro de las fresas, puedan ser llevadas por todas partes por pájaros hambrientos, así asegurando la supervivencia de las plantas.  ¿Por qué entonces algunas plantas desarrollaron fresas venenosas? Y si el instinto maternal evolucionó para preservar la próxima generación, ¿Por qué las criaturas como el pez espinosillo, el caballo de mar, y el sapo comadrona para nombrar unos pocos, dejan el cuidado total de sus críos a los machos?

La verdad es que la selección natural no ofrece una explicación clara y consistente de un mundo vivo.  La diversidad del mundo creado no da testimonio de los principios evolucionistas, sino del arte de nuestro Creador Dios.

Oración:
Amado Padre, Tú confundes a aquellos que son sabios en sus propios corazones y das sabiduría y una visión clara a aquellos a que Tú has hecho puros a través de la sangre de Cristo. Permite que la sabiduría y visión que busco sea aquella que Tú provees. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas:
R.L. Wysong, D.V.M., The Creation – Evolution Controversy, (Inquiry Press, Midland Michigan), pp. 332-333.

Ver/Imprimir/Comparta esto en CreationMoments.com

MOMENTOS DE LA CREACIÓN: CONTESTANDO LAS PREGUNTAS DE LOS JÓVENES

Proverbios 22:6

“Instruye al niño en su camino, y ni aun de viejo se apartará de él”.

¿Podría ser cierto que hemos estado diciendo sin querer a nuestros jóvenes que el cristianismo es irrelevante?  Al presentar las evidencias para la creación y explicar a los jóvenes los problemas con la evolución, cada vez emerge un patrón similar.  Aunque el material es nuevo para ellos, y les suena a verdad.  Pronto las preguntas afloran y ellos empiezan a expresar su ira al darse cuenta que han sido desorientados por aquellas enseñanzas de la evolución.

Las palabras de un joven lo resumen todo.  Él me dijo, “Yo solo deseo que mi hermano mayor hubiera escuchado este mensaje hace unos pocos años atrás.  Yo hablaba con él mucho y se que si él sabía que la Biblia tiene respuestas inteligentes, él no se habría apartado de la iglesia y lastimado a mis padres.  De hecho, hasta escucharte a ti, yo estaba listo a seguir sus pasos”.  Otros jóvenes cuentan historias similares.  Ellos crecieron aprendiendo sobre la creación y Adán y Eva en la Escuela Dominical.  Al ser expuestos a la evolución, ellos desesperadamente querían que la Biblia les ofrezca una alternativa inteligente a la evolución.  Pero nunca nadie pudo ofrecérsela.

Nuestro silencio parecía confirmar lo que la evolución sugiere – el cristianismo es pasado de moda.  ¿Podría ser que a través de nuestros jóvenes el Señor nos está diciendo que no podemos ser neutrales ni ignorantes acerca de la pregunta de los orígenes?

Oración:

Amado Señor, Tu verdad lo es todo. Da a Tu pueblo un deseo más fuerte de contestar las preguntas que están presentes hoy con las respuestas provistas por Tu Palabra para que más puedan ver que la Biblia ofrece una alternativa inteligente al pensamiento del mundo. En nombre de Jesús. Amén.

Ver/Imprimir/Comparta esto en CreationMoments.com

20 PREGUNTAS QUE LOS ATEOS TIENEN QUE SER CAPACES DE RESPONDER

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA, CON ERRORCILLOS LIGEROS

Aquí hay algunos fenómenos enigmáticos que cada persona debe tratar de luchar, y encontrar las respuestas. (H / T Justin Brierley)

Aquí está la lista completa:

1. ¿Qué causó que el universo exista?

2.¿Cómo se explica el ajuste fino del universo?

3. ¿Por qué es racional universo?

4.¿Cómo surgieron el ADN y los aminoácidos?

5.¿De dónde vino el código genético?

6.¿Cómo evolucionaron las cadenas complejas de la enzimas irreducibles?

Estoy dejando de lado los números 7 y 8, ya que carecen de especificidad.

9.¿Cómo es posible el pensamiento independiente en un mundo gobernado por el azar y la necesidad?

10.¿Cómo nos damos cuenta de la auto-conciencia?

11.¿Cómo es posible el libre albedrío en un universo material?

12.¿Cómo podemos explicar la conciencia?

13.Sobre qué base podemos hacer los juicios morales?

14.¿Por qué el sufrimiento importa?

15.¿Por qué son importantes los seres humanos?

La atención

16.¿Por qué preocuparse por la justicia?

17.¿Cómo podemos explicar la creencia casi universal en lo sobrenatural?

18.¿Cómo sabemos que lo sobrenatural no existe?

19.¿Cómo podemos saber si hay existencia consciente después de la muerte?

20. ¿Cómo explica la tumba vacía, las apariciones de la resurrección y el crecimiento de la iglesia?

Así que aquí es el trato. A mí me parece que no nos pueden buscar y encontrar respuestas a estas preguntas, y luego ajustar nuestro comportamiento para adaptarse, incluso si vamos a ser menos felices y realizados, o podemos hacer que nuestra felicidad y la autonomía personal en esta vida lo más importante cosa, e inventar respuestas a estas preguntas que son especulativos. O vivimos en consonancia con la evidencia que tenemos ahora, o vivimos como queremos y esperamos para el futuro de las pruebas que se vuelque la evidencia que tenemos ahora.

Creo que esta es la opción que estamos frente a los humanos. O hacemos la verdad la principal prioridad, y dejamos que nuestras vidas cambien para responder a la evidencia que tenemos ahora o hacemos nuestra felicidad la máxima prioridad y especular que el universo es distinto de la forma en que es para que podamos buscar la felicidad sin el estorbo de la obligación de conocer al Creador y Diseñador del universo.

Todo el mundo siempre habla de “el sentido de la vida”. Te diré cuál es el significado de la vida. Es de descifrar acerca de las preguntas de arriba y entrar en una relación íntima, amorosa, de auto-sacrificio relación con el Creador y Diseñador del universo – una relación limitada por hechos, no sentimientos. ¿Qué es tan objetable la idea de que podría haber una persona por ahí que tiene un derecho sobre nosotros? En tanto que sus intenciones son buenas, por qué somos tan reacios a ser su amigo y tomar en cuenta su carácter cuando decidimos lo que vamos a hacer con nuestras vidas?

 http://winteryknight.wordpress.com/2012/05/30/20-questions-that-atheists-need-to-be-able-to-answer/

PREGUNTAS DE MIS LECTORES HISPANOS ÁVIDOS POR APRENDER

 

Primera pregunta:

¿Reconoce D, Mario, efectivamente haberse equivocado en el tema de los “millones, miles de millones” que tenían que reinar con Cristo?

 El Sr. Rutherford sostenía que millones que ahora viven (en la década de los 20’s) jamás morirían, porque el Armagedón supuestamente ocurriría en 1925, profecía que por cierto nunca se cumplió. El que se equivocó fue Rutherford, no yo.  Además, Rutherford jamás creyó que millones reinarían con Cristo sino 144,000 personas y punto. Además, yo no dije jamás que miles de millones reinarían con Cristo, pero tampoco lo limité a 144,000 personas como lo sostienen los Testigos de Jehová y algunos de sus simpatizantes que aún tienen su corazoncito puesto en la organización.

Segunda pregunta:

¿Cómo nos puede explicar el significado del Sal. 45:16, que desmiente categóricamente que los notables del AT, puedan reinar con Cristo en el reino de Dios?

El Salmo 45:16 no es el pasaje que yo uso como “texto contundente” para demostrar que los notables del AT sí reinarán con Cristo en el reino, sino muchos otros que son muy claros para mí. Por Ejemplo, en Romanos 4:13 Pablo dice: “Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería HEREDERO DEL MUNDO, sino por la justicia de la fe. Sabemos que Abraham (un notable del AT) y Cristo (la simiente principal de Abraham) serían los herederos del mundo. Si ser heredero del mundo es ser súbdito o vasallo en el mundo, entonces Jesús y Abraham serán los súbditos o vasallos del mundo venidero”. Pero si ser Heredero del Mundo es ser el amo y Señor del mundo venidero, entonces Abraham y Cristo serán los gobernadores del mundo venidero, lo cual se tira abajo la tesis Watchtoweriana de que Abraham, a diferencia de Cristo, será un vasallo del reino.

Otro pasaje que me convence de que los notables del AT tendrán una posición de honor dentro del reino de Cristo es Lucas 13:28que dice: “Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas EN EL REINO DE DIOS, y vosotros estéis excluidos”. Aquí, sin duda, se refiere a los notables profetas del Antiguo Testamento, los cuales estarán en el reino de Dios. Recordemos que los profetas eran santos y muchos fueron matados por su testimonio, lo cual los hace aún más merecedores para reinar con Cristo” (Ver Rom. 11:3). Y por supuesto el legendario y venerable rey David, de quien la Escritura dice que fue un varón conforme al corazón de Yahweh, estará en el reino como soberano, puesto que no sólo fue un varón conforme al corazón de Yahweh (1 Sam. 13:14), sino también fue profeta (Ver Hechos 2:29,30). Recordemos que TODOS LOS PROFETAS estarán en el reino de Dios, pero no en la calidad de súbditos o vasallos sin ninguna realeza, sino como hombres exaltados. ¿Se podría imaginar alguno por un instante contemplar al legendario y venerado rey David, a quien Dios le prometió que no le faltaría un varón de su realeza que se sentara en su trono, siendo en el milenio un hombre despojado de su título nobiliario, y convertido en un mero vasallo de su propio reino, el reino davídico? ¿Lo permitiría eso Yahweh y su hijo, el futuro rey de su reino? Esa injusticia no se vería ni en las monarquías mundanas de hoy, y como ejemplo tenemos a la finada reina madre de Inglaterra, la cual no dejó de ser reina de Inglaterra aun cuando su hija era durante su existencia la reina oficial del reino británico.

Por otro lado, si los notables del AT serían los súbditos del reino ¿por qué tendría Jesús que gobernarlos con “mano dura” o con vara de hierro?¿Es que estos notables no fueron en vida lo suficientemente dóciles y fieles, razón por la cual necesitarán ser gobernados con dureza?

La idea es la siguiente: si Abraham (el principal notable del AT) y a su simiente (Cristo) se les prometió LA HERENCIA o la POSESIÓN DEL MUNDO DEL FUTURO en la calidad de soberanos o gobernadores, ¿por qué no lo podrían heredar también los otros descendientes suyos, los de la fe, tanto judíos (notables del AT) como gentiles de todas las épocas (ver Gál. 3:9, 29)?¿Acaso los notables del AT no eran hombres reconocidos por su fe? (Ver Hebreos 11:1-40). ¿Por una misma fe recibirían (los notables del AT) una promesa distinta acaso?¿No hay acaso una sola fe y una sola esperanza para todos los creyentes?  

Tercera pregunta:

¿Cómo a su vez, nos puede explicar el significado de Rev. 20:6 y que desmiente tajantemente, que los sobrevivientes de la “gran tribulación” que pasan con vida al reino de Dios, puedan reinar con Cristo, al no poder participar de la “primera” resurrección?

Sin duda que aquí nuestro amigo comete un gran error en su afirmación de que para reinar hay que primero resucitar. Y es que muchos no necesitarán resucitar en la llamada “primera resurrección” para que así puedan reinar con Cristo, ya que el mismo Pablo habló de aquellos que serían resucitados, y de aquellos que serían transformados. Estos transformados estarían vivos durante la venida de Cristo, y aún así, reinarían con él una vez que éstos fueran arrebatados ( Mateo 25:31,34, 1 Tes. 4:16,17, 1 Cor. 15:52).

Ahora bien, según Mateo 24, la gran tribulación ocurre antes de la venida de Cristo, y por tanto esa Gran Multitud de gente vestida de blanco que sale de la gran tribulación será igualmente transformada por Cristo para que reinen con él en su parusía que es justamente lo que sigue a la gran tribulación (Ver Mateo 24:29-31).

Cuarta pregunta:

¿Está equivocado el Sr. Rivas Martínez, cuando afirma que el bautismo en agua, no tiene absolutamente nada que ver con la salvación de una persona, eso es, que no hace de uno un Hijo adoptivo de Dios?

Creo que la Escritura es clara cuando dice que el que creyere y fuere bautizado será salvo (Marcos 16:16). En Hechos vemos que los que creyeron en el testimonio de Pedro, fueron bautizados, y así fueron añadidos a la iglesia (Hechos 2:38-47). Y si por el bautismo somos añadidos a la iglesia, que es el cuerpo de Cristo, entonces nosotros nos convertimos en ungidos, ya que si la cabeza es ungida, también lo es el cuerpo. Y si somos ungidos, tenemos el Espíritu Santo (2 Corintios 1:21,22), y si somos guiados por el Espíritu santo, somos hijos de Dios (Romanos 8:14).

¿ES JESÚS DIOS? PREGUNTAS LÓGICAS QUE NECESITAN RESPUESTAS

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA, CASI SIN ERRORCILLOS

La Biblia es la Palabra de Dios. Se nos habla de la vida y la muerte – y resucitó a la vida – del hombre más grande que jamás haya vivido. Su nombre es Jesucristo. Durante siglos los hombres han debatido sobre la identidad de este hombre único. ¿Era Dios? ¿Fue un “mero” hombre? ¿Cómo hizo las cosas que hizo?

Afirmamos que las respuestas se encuentran en la Biblia. Si es así, la pregunta es: “¿Qué dice la Biblia:” Aquí hay una lista de preguntas lógicas, con versículos de las Escrituras pertinentes, para ayudarnos a saber si Jesús es Dios Todopoderoso.

————————————————– ——————————

Pregunta # 1: Si Jesús es Dios, ¿cómo podía él morir por nuestros pecados?

1 Timoteo 1:17
Ahora al Rey eterno, inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Dios no puede morir, pero Jesús murió y luego resucitó (Hechos 5:30). La Biblia no dice que sólo su “naturaleza humana” murió, sino que dice que Jesús murió, lo que incluiría a todo lo que es Jesús (100%).

1 Corintios 15:3

Por lo que he recibido se los paso a ustedes como de primera importancia: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras.

————————————————– ——————————

Pregunta # 2: ¿Cómo puede Jesús ser “Dios” y tener un “Dios”, al mismo tiempo?

El Dios de la Biblia es el Todopoderoso, el Creador, el Altísimo, y nadie se compara con él. Jesucristo no puede ser “Dios” si él dice que nuestro Padre celestial es su “Dios.”

Usted no puede ser el “Dios Altísimo” y estar en sumisión a la “Altísimo Dios” (1 Cor.15: 28) y decir que Él es tu Dios. Esto no tiene sentido.

Si las palabras tienen un significado verdadero, entonces uno no puede ser “Dios” y tener un “Dios”, al mismo tiempo.

Echa un vistazo a los siguientes versículos que muestran claramente que nuestro Padre es el “Dios” de nuestro Señor Jesucristo:

Efesios 1:17

No dejo de pedir que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor.

Romanos 15:6

… Para que con un solo corazón y la boca glorifiquen al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.

2 Corintios 1:3

¡Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación …

Efesios 1:3

Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo.

1 Pedro 1:3

¡Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo!

Los versos anteriores son muy claros. Jesucristo tiene un Dios. ¿Quién es el Dios de nuestro Señor Jesucristo? Efesios 1:17 dice muy claramente que este Dios es nuestro Padre glorioso.

Jesucristo mismo le llama a nuestro Padre su “Dios” y Padre muchas veces diferentes en la Escritura.

Juan 20:17 (RV)

… Subo a mi Padre ya vuestro Padre, a mi Dios ya vuestro Dios. ‘”

Apocalipsis 3:12

Que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios. Nunca más saldrá de allí. Voy a escribir sobre él el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y yo también escribiré sobre él mi nombre nuevo.

Apocalipsis 3:21

Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.

————————————————– ——————————

Pregunta # 3: Si Jesús estaba sentado a la diestra de Dios en el cielo cuando el libro de Apocalipsis fue escrito, ¿por qué Jesús sigue haciendo afirmaciones tan claras de que nuestro Padre celestial es su “Dios” si él mismo es Dios?

Apocalipsis 1:6

… [Jesús] nos ha hecho ser un reino y sacerdotes para su Dios y Padre, a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos! Amén.

Apocalipsis 3:12

Que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios. Nunca más saldrá de allí. Voy a escribir sobre él el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y yo también escribiré sobre él mi nombre nuevo.

————————————————– ——————————

Pregunta # 4: Si Dios no puede ser tentado por el mal, sin embargo, Jesús fue tentado en todo tal como lo somos nosotros, ¿cómo puede ser Dios?

Santiago 1:13

Porque Dios no puede ser tentado por el mal.

Hebreos 4:15

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todos los sentidos, al igual que nosotros, aunque sin pecado.

La Biblia nunca dice que la “naturaleza humana” de Jesús fue tentada, que dice “Jesús” fue tentado. En ninguna parte dice que “parte” de Jesús fue tentado, sino que era “todo” de él. Si Jesús es Dios, esto es una clara contradicción. Afortunadamente, Jesús es el hijo humano de Dios, así que no hay contradicción.

————————————————– ——————————

Pregunta # 5: Si Jesús es Dios, entonces ¿por qué orar a Dios y llamarlo “el único Dios verdadero” en Juan 17:3?

Juan 17:3

Ahora bien, esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, ya Jesucristo, a quien has enviado.

En este versículo, Jesucristo hace una clara distinción entre “el único Dios verdadero” y él mismo. Jesús llamó a su Padre “el único Dios verdadero”, y que no dea lugar para que Jesús sea también “Dios”.

————————————————– ——————————

Pregunta # 6: Si Jesús es Dios, ¿por qué él ora a Dios?

Lucas 6:12

Uno de esos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios.

Él habría él estado orándose a sí mismo, u otra “parte” de sí mismo. ¿Lo hizo para nuestro beneficio en paz? Para ser un ejemplo para nosotros? Si Jesús estaba orando a sí mismo, u otra parte de sí mismo, entonces él estaba “actuando”. No era la verdadera oración (la forma en que lo sabe), porque no oramos a nosotros mismos, orar a Dios.

¿Estaba Jesús simplemente “actuando” cuando estaba en el Huerto de Getsemaní orando a Dios para que no haya otra manera, que “si es posible, que la copa se toma” de él? Él estaba pidiendo a Dios si había otra manera (es decir, otra forma de morir junto a una horrible muerte en la cruz). Si Jesús es Dios, entonces todos sus oraciones “a Dios” lo hacen más bien en ridículo.

————————————————– ——————————

Pregunta # 7: Si Jesús es Dios, ¿por qué dijo a sus discípulos: “Confiad en Dios, creed también en mí”?

Juan 14:1

“No dejes que se turbe vuestro corazón. Confíen en Dios, creed también en mí “.

Note que Jesús no dijo: “el Padre”, que acaba de decir “Dios.” Jesús, una vez más hace una clara distinción entre él y Dios.

————————————————– ——————————

Pregunta # 8: De acuerdo con la doctrina de la Trinidad, el Padre y el Hijo son co-iguales. Si eso es cierto, ¿cómo puede el Padre ser (de alguna manera) más grande que Jesús?

Juan 14:28

“Yo voy al Padre, porque el Padre es más grande que yo”

Marcos 13:32

“Nadie sabe el día ni la hora, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.

1 Corintios 15:27-28

(27) Para él (Dios) “ha sometido todo a su (Jesús) pies.” Ahora, cuando se dice que “todo” ha sido sometido a él (Jesús), es claro que esto no incluye a Dios mismo, quien todas las cosas.(28) Cuando él (Dios) ha hecho esto, entonces el Hijo mismo se somete a él (Dios) quien todo lo sometió él (Jesús), para que Dios sea todo en todos.

Claramente, 1 Corintios 15:27-28 invalida la idea de que Jesús es Dios. Dice: “Ahora, cuando se dice que” todo “ha sido sometido a él (Jesús), es claro que esto no incluye a Dios mismo, quien todo lo sometió a Cristo.”

¿Cómo podría Dios ser más sencillo?

Luego continúa diciendo: “. Entonces el Hijo mismo se somete a él (Dios) quien todo lo sometió él (Jesús), para que Dios sea todo en todos”

Ahora Jesús es exaltado a la diestra de Dios, dada toda autoridad en el Cielo y la Tierra, y es “funcionalmente” igual a Dios. Pero después de que Jesús ha terminado la tarea de restaurar el paraíso, que finalmente será “objeto realizado” a Dios, para que Dios sea todo en todos.

La doctrina de la Trinidad declara que Jesús es 100% hombre y 100% Dios. Lógicamente, no se puede estar 100% de una cosa y luego, incluso “un poco” de otra cosa. Es decir, si las palabras y los números tienen significados definidos.

————————————————– ——————————

Pregunta No. 9: ¿Cómo puede Jesús “ser semejante a nosotros en todos los sentidos” y aún así ser “100% hombre y 100% Dios”?

Hebreos 2:17

Por esta razón tuvo que ser hecho semejante a sus hermanos en todos los sentidos, con el fin de que él podría llegar a ser un sumo sacerdote misericordioso y fiel en el servicio a Dios, y que podía hacer expiación por los pecados del pueblo.

Si Jesús es Dios y también “como nosotros en todos los sentidos,” eso significa que son todo un hombre 100% y 100% Dios. Esto no tiene sentido. O Jesús no es Dios y que realmente nos gusta en todas sus formas (un hombre), o él es Dios y nosotros también.

¿Qué tiene más sentido?

El diablo y los demonios llamaron a Jesús el Hijo de Dios.

————————————————– ——————————

Pregunta # 10: Si Jesús es Dios y Dios no puede ser tentado, ¿por qué el diablo tentó a Jesús?

La Biblia dice que “Dios no puede ser tentado” (Santiago 1:13) y sabemos que el diablo sabe las Escrituras porque se lo citó al tratar de tentar a Jesús (Mateo 4:6). El Diablo es totalmente perversa y persistente, pero no es tonto.

¿Por qué el diablo continúe a preguntar a Jesús: “Si tú eres el Hijo de Dios …” cuando él le estaba tentando?

¿No sería el Diablo (Lucifer) y sus demonios saben si estuvieran hablando con el mismísimo Todopoderoso?

De hecho, burlonamente le dijo a Jesús:

Mateo 4:3

… “Si tú eres el Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.”

Mateo 4:6

Si tú eres el Hijo de Dios, dijo, tírate abajo.

El Diablo sabía que Jesús era un hombre, el Hijo de Dios y el Mesías prometido, y por eso hizo todo lo posible para tratar de llegar a pecado. El diablo sabía que si podía hacer que Jesús es ocasión de pecar una vez, no podía ser el sacrificio perfecto que era necesario para el perdón de nuestros pecados.

Creemos que Jesucristo es un hombre único, porque es el único hombre que nació de una virgen, que es el último Adán, que por sus elecciones de libre albedrío a confiar en Dios vivió una vida sin pecado, haciendo siempre la voluntad de su Padre. Él murió como el sacrificio perfecto por nuestros pecados para que nosotros también podríamos tener una relación con Dios. Jesucristo es el Hijo de Dios, nuestro Salvador, nuestro Señor, y nuestro Hermano. Debido a su obediencia, Dios promovió a Jesús al lugar más alto posible – “Señor” en el cielo y la tierra (Hechos 2:36; Matt. 28:18). Él es ahora el jefe de la Iglesia, trabajando con nosotros para dar a conocer el amor de Dios y la verdad en esta tierra. Él es nuestro Señor y lo amamos.

 Fuente Ovejuna:

http://www.biblicalunitarian.com/articles/jesus-christ/is-jesus-god

COSAS IMPORTANTES QUE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ DEBEN CUESTIONARSE PRIMERO

En su revista La Atalaya del 15 de Noviembre del 2010, El llamado “esclavo” de los Testigos de Jehová” anima a sus feligreses a cuestionarse sobre algunos asuntos de su fe, como por ejemplo: ¿Cómo probar de que estamos viviendo en los últimos?, o también, ¿qué motivos tenemos para pensar que las normas de Jehová son para nuestro bien?

Esto es, pues, lo que textualmente dice la WT en su revista La Atalaya del 15 de Nov. 2010 para su información:

Joven, ¿estás convencido de que tus creencias y las normas que sigues son las correctas? Ese es el primer paso para resistir la presión de grupo (2 Cor. 13:5). ¿Por qué? Porque si estás seguro de lo que crees, tendrás el valor de defenderlo, aunque seas tímido por naturaleza (2 Tim. 1:7). Pero si solo lo crees a medias, te va a costar mucho trabajo, aunque sientas una gran confianza en ti mismo. Así que, ¿por qué no compruebas si es cierto lo que te han enseñado de la Biblia? Empieza por lo más básico. Por ejemplo, tú crees en Dios y has oído las razones por las que otros también creen en él. Pero pregúntate: “¿Qué me convence a mí de que Dios existe?”. Claro, el propósito al plantearte esta cuestión no es llenarte de dudas, sino fortalecer tu fe. También podrías preguntarte: “¿Qué pruebas tengo de que vivimos en ‘los últimos días’?” (2 Tim. 3:1-5). “¿Qué motivos tengo para pensar que las normas de Jehová son para mi bien?” (Isa. 48:17, 18.) w10 15/11 2:6

Sin embargo, hay algunas otras preguntas más cruciales e importantes que todo Testigo de Jehová debiera responder primeramente con precisión y que definirán si están en verdad, o no, en la religión verdadera:

¿Qué pruebas tengo para aceptar que sólo debo oler y pasar los emblemas del memorial?

¿Qué pruebas tengo que el esclavo está guiado por el Espíritu de Dios?

Qué pruebas tengo de que sólo 144,000 personas componen el cuerpo de Cristo?

¿Qué pruebas tengo de que sólo 144,000 personas son hijos de Dios?

¿Qué pruebas tengo de que sólo 144,000 personas son hermanos de Cristo?

¿qué pruebas tengo de que los santos están compuesto por 144,000 personas?

¿Qué pruebas tengo que la grande muchedumbre de personas de apo. 7 serán los súbditos del reino?

¿Qué pruebas tengo de que las otras ovejas serán hijos de Dios al final del milenio?

¿Qué pruebas tengo de que los difuntos ungidos van al cielo en el instante de morir?

¿Qué pruebas tengo de que el esclavo es un profeta verdadero?

¿Realmente puedo probar que el “esclavo” fue escogido por Jesús en 1918-19?

¿Qué pruebas tengo de que los impíos incorregibles no serán resucitados para juicio?

COSAS IMPORTANTES QUE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ DEBEN REALMENTE CUESTIONARSE

 

 
Publicado por

Publicado por

PREGUNTAS PUNTUALES DE UN VISITANTE REGULAR DE MI BLOG

 

1. ¿Qué razones tuvo usted para abandonar la Sociedad de los Testigos de Jehová?

Respuesta:

Me salí de la sociedad WT de los Testigos de Jehová porque me di cuenta de que muchas de sus enseñanzas eran engañosas y dañinas, y como tales, sin apoyo en las Escrituras.

Por otro lado, su severo control de los miembros, y despiadado ostracismo hacia los disidentes, me convencieron de que esta organización no tiene nada de piadosa, y mucho menos, de cristiana.

Es cierto que aparentemente esta organización parece tener nobles motivos, y muchos valores altruistas, pero la verdad es que los que están dentro de esta organización viven con miedo, debido a las constantes advertencias (por no decir amenazas) por parte de los dirigentes, quienes les aseguran que podrían terminar siendo expulsados de la organización verdadera de Jehová, en la eventualidad de que alguno osase discutir las verdades de la élite (el llamado “esclavo”). Y para remate, los dirigentes les dan el tiro de gracia a los llamados “apóstatas” diciéndoles que terminarán destruidos por Dios en el Armagedón como impíos incorregibles. Todo esto me impulsó a salirme de esta secta peligrosa sin pensarlo dos veces.

2. ¿Cómo conoció usted la fe cristiana?

Respuesta:

Conocí la fe cristiana leyendo primeramente la Biblia, y luego consultando muchos comentarios bíblicos de eruditos.

3. ¿Ha tenido la oportunidad de hablar del mensaje cristiano a un Testigo de Jehová después de su separación de ellos y cómo fue esa experiencia misionera?

Respuesta:

Sí, por supuesto, y mayormente a través de nuestros blogs. Por este medio maravilloso hemos conseguido mucha audiencia entre los Testigos de Jehová, los cuales al comienzo nos insultaban, pero luego se calmaban y reconocían que decíamos la verdad.

Nos alegra saber que muchos Testigos de Jehová que antes eran nuestros furibundos detractores, ahora son nuestros “fans”. Estos, en su mayoría, ya se han salido de la secta, y otros están ya a punto de salirse, y todo esto gracias a nuestros persistentes esfuerzos por demostrar la falsedad de la secta, especialmente por parte de mi hermano “Lavasori” y sus excelentes videos.

4. ¿Cómo es su experiencia actual como cristiano comparándola con la que tenía antes en la Sociedad de los Testigos de Jehová?

Respuesta:

Sencillamente debo decir que he encontrado la genuina libertad en Cristo, pues él dijo que la verdad nos hará libres a todos, y esa libertad nos permite hablar con confianza y sin temor a ser condenados o marginados por líderes malvados que se creen los dueños absolutos de la verdad.

Ahora sentimos verdadero amor por los perdidos, y ya no vamos por allí condenando a medio mundo (a los detractores) a la destrucción eterna, sino, más bien, los animamos al arrepentimiento para que puedan ser salvos de esta generación impía.

5. ¿Por qué cree usted que es importante realizar un trabajo evangelístico para presentarles la verdad a los Testigos de Jehová?

Respuesta:

Sencillamente para salvarlos de una organización humana despiadada, y de sus doctrinas diabólicas que ofenden a Dios y a su Hijo. Debemos hacerles entender a los militantes de la Watchtower que la verdad está en Cristo, y que él es el camino, la verdad, y la vida, y que nadie viene al Padre sino  por él.

La organización de la WT dice que ella es el único camino para obtener la salvación, el único conducto que Dios ha dispuesto para salvar a los hombres de la condenación eterna, lo cual es totalmente anti-bíblico. Y siendo que los Testigos de Jehová piensan así, es urgente predicarles el verdadero mensaje de salvación.

RESPONDIENDO NUEVAMENTE OTRA PREGUNTA DE MI ACÉRRIMO DETRACTOR, EL SR. A.L.G

Esto dice mi acérrimo detractor, el Sr. Armando lópez Golart:

Y es que una vez más, hemos oído a Apologista Mario Olcese mencionar de Mat. 25:31; 34, relacionándolo con aquellos que tiene que reinar con Cristo en el reino; la última ocasión en uno de sus recientes videos y al final del mismo, titulado “Otra pregunta crucial que respondió Jesús a sus seguidores”; concretamente cita del versículo 34, en el que leemos lo siguiente:

Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Vengan, ustedes que han sido bendecidos por mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo.”

Pues bien, la pregunta es la siguiente ¿para quiénes fue “preparado” el reino?

Y ya sabemos que el destino de dicha pregunta será la papelera más próxima, pues no nos la responderá, tal como no ha sido capaz de respondernos a ninguna de las que le hemos formulado hasta el momento; pero lo que queda claro, es que con nuestro incordio conseguimos dos cosas: en primer lugar, que aquellos que nos leen, tanto a los unos como a los otros, sepan con quién se juegan los cuartos y quién les dice la verdad; y en segundo lugar, que mediante contraste de ambas enseñanzas con su propio ejemplar de las Escrituras, el querido lector (y en favor de quién se hace toda la “fiesta”) llegue a tener su personal y segura convicción de lo que realmente nos dice el registro sagrado.

Por otra parte, en cuanto al Sr. Olcese y aunque no nos responda…… porque no puede, pues de poder ya lo habría hecho (¡qué duda cabe!), ahí quedará dicha actitud, una vez más, debidamente anotada en su “debe” particular, para todos aquellos que nos lean a ambos y que nos imaginamos que algún día, alguno de ellos y en un rasgo de lucidez, se le ocurrirá preguntarse aquello de…… ¿y por qué no responde? Pero no se preocupen, queridos amigos que nos leen, porque si Apologista Mario Olcese, no se lo explica en el plazo de…… digamos un semana, seremos nosotros desde este blog…… porque sí sabemos para quién fue preparado dicho reino, los que se lo explicaremos con todo lujo de detalles. Y empezamos la cuenta atrás……

MABEL

Respuesta:

Por lo que se puede notar, el Sr. López está desesperado por escuchar mis respuestas, por no decir, mis opiniones, con respecto a ciertos puntos bíblicos, y yo,  sin demora, se las brindaré.

El St. López quiere saber a quiénes se refirió el Señor Jesús por la frase preparado para ustedes en Mateo 25:,34 con relación a la posesión del reino. Y todo parece indicar que el Sr. López cree que se refiere a sólo a sus interlocutores, a aquellos que lo estaban escuchando en ese momento. Pero le pregunto al Sr. López: ¿Se estaba dirigiendo Jesús a sus apóstoles únicamente? Y si no fue sólo a ellos, ¿a quiénes más incluía?

Pues bien, analicemos los versos 32 y 33, que dicen:Y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartarálos unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.33. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Y el 34 dice: “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo”.

Según el verso 33, aquellos benditos que heredan el reino son las llamadas “las ovejas” (en general, no “mis ovejas”) que están a su derecha, y no las cabras, que están a su izquierda. Estas ovejas, por supuesto, son de las naciones, las cuales serás reunidas delante de él, y él hará la separación de las ovejas de las cabras. ¿Pero son las ovejas sólo un grupo pequeño de sus seguidores? No! Son todos aquellos fieles que salen de las naciones del mundo. Ahora bien, yo le pregunto a Don Armandito, lo siguiente: ¿eres tú ovejita o cabrita? Pues si tú no estás en el grupo de las ovejas, entonces quedas en el grupo de las “malditas” cabras que están a su izquierda, las cuales no heredarán la vida eterna, sino que terminarán en el gehena, pues dice el versículo 41: “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles”. Así que la respuesta es que Jesús se refiere a todas las ovejas del mundo, a todos los  fieles, sin excepción alguna.

Ahora bien, el profeta Daniel vislumbró una resurrección general en el fin de los tiempos, en la cual los justos heredarán la vida eterna y los injustos a la confusión perpetua. El escribe al respecto, lo siguiente: Daniel 12:2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”.

Esto nos lleva a concluir que en esta separación de ovejas y cabras de todas las naciones estarán los resucitados, aquellos que merecerán la vida, y también aquellos que merecerán la condenación. Sí, estarán también frente a él los resucitados, los que fueron justos y los que fueron injustos de todos los tiempos. Sin duda alguna, entre ellos estarán los notables hombres de la fe del Antiguo Testamento, ya que en el mismo libro de Daniel capítulo 12 y verso 13, Dios le promete a Daniel, lo siguiente: Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días. Y el mismo Job creía en esa resurrección del día final, cuando dijo:  Job 19:25-27: “Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo; Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios; Al cual veré por mí mismo, Y mis ojos lo verán, y no otro, Aunque mi corazón desfallece dentro de mí”. Así que en ese grupo de las ovejas, estarán también los fieles del Antiguo Testamento, y “las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mateo 10:6), las cuales igualmente heredarán con Cristo su reino, el cual fue preparado para todas las ovejas del mundo de todos los tiempos, desde la fundación del mundo (Ver también Isa. 26:19).

Está usted servido, don Armando…y muy buen provecho!

RECORDANDO LAS 19 PREGUNTAS INCÓMODAS PARA CUALQUIER TESTIGO DE JEHOVÁ OBCECADO

¡Caracoles, este apologista es un cargoso con sus cuestionamientos! ¿Y ahora quién podrá ayudarme?…¡Yoooo, apologista mismo!

En vista de que ningún Testigo de Jehová ha podido responder a cualquiera de las 19 preguntas expuestas en este video, nos hemos propuesto insistir en ellas nuevamente para que algunos se animen a responderlas …¡si pueden, claro!

PREGUNTAS PUNTUALES PARA LA “CLASE TERRENAL” DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ QUE SON PENSANTES Y NO OBCECADOS

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

l.- Si Jehová Dios no es tu Padre, ¿Qué es Él de ti, entonces?

2.- Si Jesucristo no es tu cabeza, puesto que tú no eres parte de su cuerpo, ¿Qué es él de ti, entonces?

3.- Si tú no tienes el Espíritu Santo, porque tú no eres un “ungido”, ¿cómo puedes cultivar y proyectar los frutos del Espíritu Santo?

4.- Si tú no eres un hermano de Cristo, ¿qué eres entonces tú de él?

5.- Si sólo los “ungidos” son los hermanos de Cristo, ¿por qué te diriges tú a un “ungido”, llamándolo hermano?

6.- Si Jehová no es tu Padre, por qué cuando oras, le dices: “Padre celestial”?

7.- Si los santos (la iglesia o cuerpo de Cristo) han de regir el mundo y éstos son edificados por los ancianos o pastores (Ver Efe. 4:11,12), ¿por qué permites que los ancianos te dirijan y enseñen, si tú no eres un santo (miembro del cuerpo de Cristo)que regirá el mundo en el reino de Cristo (Daniel 7:22,27)?

8.- Si tú no eres parte de la iglesia, ¿para qué te bautizaste?¿No dice la Biblia que los que eran bautizados fueron añadidos a la iglesia? (ver Hechos 2:41,47).

9.- Si tú haces la voluntad del Padre, ¿por qué dices que NO eres un hermano de Cristo?¿Acaso no dice Jesús que todos los que hacen la voluntad de Su Padre, esos son sus hermanos? (Ver Mateo 12:50).

10.- Si tú no tienes el Espíritu Santo, ¿Cómo esperas resucitar de la tumba?¿No dice Pablo que sólo resucitan para vida los que tienen el Espíritu de Dios morando en ellos? (Romanos 8:11).

11.- Si tú dices creer que los mansos heredarán la tierra, ¿significa eso que los “ungidos” que van al cielo no son mansos, sino fieros? (Mateo 5:5).

12.- ¿Cómo puedes ser tú un manso que heredará la tierra si sólo se puede tener mansedumbre por el Espíritu Santo que mora en el creyente?¿No es acaso la mansedumbre un fruto del Espíritu Santo? (Ver Gál. 5:22,23).

13.- Si tú eres un manso que heredará la tierra, ¿por qué tendría Jesucristo que regirte con mano dura o con “vara de hierro”? (Apo. 12:5).

14.- Si tú debes vencer hasta el final, entonces el Señor dice que serás vestido de vestiduras blancas, y tu nombre no será borrado del libro de la vida. Si esto es verdad, lo cual no dudamos, ¿Por qué dices que no reinarás con Cristo, si él dice que los que vistan vestiduras blancas andarán con él? (Ver Apo. 3:4,5).

15.- Si la Biblia dice que los rectos habitarán la tierra, y los perfectos permanecerán en ella, ¿concluiremos que los que vivan en el cielo no son rectos y perfectos? (Ver Prov. 2;21,22).

16.- En la declaración de Jesús: “tengo otras ovejas que no son de este redil” (Juan 10:16), la Watchtower la interpreta como que “este redil” es la clase celestial de 144,000 personas; y “las otras ovejas”, la clase terrenal. Si esto es verdad, ¿por qué Jesús dice inmediatamente:  “y habrá un rebaño, y un pastor”?¿No cree usted que si finalmente habrá un solo rebaño, TODAS estas ovejas estarán juntas y no divididas en dos rebaños: uno celestial y otro terrenal?

17.- La gran comisión final de Jesús para sus seguidores fue ésta: “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y ME SERÉIS TESTIGOS en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8). Pues bien, es de suponer que si TODOS los Testigos de Jehová deben dar testimonio de Jehová y de Jesucristo al mundo entero es porque primero recibieron el poder del Espíritu Santo, tal como lo fue en la iglesia del Primer Siglo.  ¿Entonces, por qué la Watchtower enseña que sólo 144,000 Testigos de Jehová tienen el Espíritu Santo y no la totalidad de los miembros, si TODOS los TJ dan testimonio por igual? ¿No deberían sólo los 144,000 predicar de casa en casa y ser Testigos del Señor, y no todos los miembros, dado que sólo ellos supuestamente recibieron el poder del Espíritu Santo? (¡Elemental, mi “querido” Watsontower!)

www.elevangeliodelreino.com

¡JESÚS JAMÁS PROMETIÓ A LA IGLESIA EL CIELO COMO SU MORADA FINAL Y ETERNA!

¿Y QUÉ HAY ENTONCES DE LOS TEXTOS BÍBLICOS QUE NOS ”PROBARÍAN” QUE VIVIREMOS EN EL CIELO?

¡Sólo unas cuantas preguntitas nomás,  Mister Marito de Perusalén!..Sí, hijitos míos, ¿cuáles son ésas, please?

¡Respuestas geniales a preguntas cruciales!

 Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Pregunta # 1:

¿Acaso no prometió Jesús a sus seguidores el cielo en Juan 14:1-3?

Respuesta:

Jesús jamás prometió a sus seguidores darles un lugar en el cielo como morada permanente. Tampoco ninguno de sus apóstoles creyó que iría al cielo para estar con Dios y Jesús. Fue el filósofo Griego Platón el que sentó las bases de un alma inmortal que parte de este mundo después de la muerte. Su filosofía fue mezclada con el pensamiento Hebreo y nació el gnosticismo. Esta secta gnóstica, muy en boga en los tiempos de Jesús, amenazó a la sana doctrina predicada por Jesús y sus apóstoles. Los apóstoles, y en especial Pablo y Juan, advirtieron a las iglesias cristianas en contra de esa secta. Pablo llamó a los gnósticos: “La falsamente llamada ciencia” (“gnosis”)(1 Timoteo 6:20). Los gnósticos decían que la materia era mala y pecaminosa, y que Cristo no era humano sino que tenía apariencia de hombre. Creían que existía un plano superior (el “Pleroma, especie de cielo gnóstico) donde vivían los AEONES (espíritus puros superiores, entre los cuales estaba Cristo antes de venir al mundo). Los gnósticos creían que ellos tenían el conocimiento verdadero para lograr partir a ese plano o dimensión de los espíritus con el alma inmortal. ¿No se parece esto mucho al pensamiento “cristiano” sobre una existencia en el cielo con Dios, Cristo, y sus ángeles después de esta vida, a través de nuestras “almas inmortales”? Es muy probable que muchísimos cristianos sean realmente cristianos gnósticos en este punto.

También Pablo advirtió, que después de su “partida”, entrarían en el rebaño del Señor falsos maestros que buscarían ganarse el rebaño con palabras pervertidas (Hechos 20:29,30). Y así fue. Con el correr del tiempo, la iglesia se corrompe con sus propios malos obispos que se levantan con sus herejías destructoras. En el siglo IV aparece el obispo “San Agustín de Hipona”, el Padre y Teólogo del catolicismo. Éste distorsiona radicalmente el verdadero significado del reino bíblico al decir, por vez primera, en su obra “La Ciudad de Dios”, que el reino era la iglesia católica Romana. Parece ser que los “amilenialistas católicos”, y “campbelitas amilenialistas” no han logrado sacudirse del todo de los errores de Agustín de Hipona.

Algunos dirán: “Bueno, ¿no dice Jesús que “los pobres en espíritu es el reino de los cielos”? (Mateo 5:3). Pero tomemos nota que el Señor NO dice que de los pobres en espíritu es el reino EN (sino “DE”) los cielos”. De modo que lo que Cristo ofreció a los pobres en espíritu era un reino que tiene su origen en Dios, y no en los hombres. Viene de Dios como un don o regalo para los hombres.

Pues bien, regresemos a Juan 14:1-3 de la pregunta. Veamos lo que verdaderamente dijo el Señor Jesucristo: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy pues a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mi mismo, para que DONDE YO ESTOY, vosotros también estéis.”

Muchos estudiantes de la Biblia no se han puesto a pensar en esta última frase “para que DONDE YO ESTOY (tiempo presente)”. En las más importantes versiones de la Biblia Inglesa se vierte este pasaje como “WHERE I AM” en tiempo siempre presente (“donde yo estoy”). Esta frase es sumamente importante y clave para entender los versos en cuestión. Jesús está ofreciendo un lugar a sus discípulos “en la casa de su Padre”. Luego nos dice que él nos tomará para que estemos con él en el lugar donde ÉL ESTÁ en el momento de pronunciar la promesa. Y, ¿dónde estaba Jesús cuando pronunció esa promesa? ¿En el cielo? ¿En Marte? No! Él estaba aún en LA TIERRA, y más exactamente, EN JERUSALÉN. Recuerde que Jesús todavía no había ascendido al cielo, y aún no había ni siquiera resucitado. Por tanto Jesús estaba ofreciéndoles a sus seguidores volver a la tierra para estar con ellos en el lugar donde proclamó su promesa, es decir: ¡En Jerusalén!

Muchos cristianos creen que Jesús nos “llevará al cielo” para darnos nuestro “lugar” en la casa del Padre. Pero Jesús nunca habló de llevarnos al cielo en Juan 14:1-3. Usted NO leerá, ni siquiera una vez, de que iremos al cielo para recibir nuestro “lugar” una vez que esté preparado por Jesús. Lo que Jesús dijo era que prepararía nuestro lugar en la casa de su Padre y que luego volvería para estar con nosotros. Lo que NO dijo era CUÁNDO Y DÓNDE recibiríamos nuestro lugar en la casa del Padre. Él sólo está ahora ocupado PREPARANDO nuestras moradas, pero NO nos dice cuándo entraremos en ellas. En Apocalipsis 21 se revela que la “ciudad santa” bajará del cielo después del milenio. La ciudad santa de Apocalipsis 21 es descrita por Ezequiel como un edificio (40:2), y como una casa en 2 Corintios 5:1,2. Esta ciudad o casa canta bajará del cielo, y “Dios estará con los hombres” (Apocalipsis 21:3). Sólo los salvos entrarán en ella para tomar sus lugares o moradas (Apocalipsis 21:27). También leer Hebreos 11:9,10 donde se nos dice claramente que Abraham (el padre de la fe) “esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.” Y en Hebreos 13:14 Pablo dice: “Porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos LA PORVENIR.”

Pregunta #2:

¿No dice Pedro, en 2 Pedro 3:10-13, que esta tierra será destruida por fuego? Si este es el caso: ¿No es lógico concluir que escaparemos al cielo?.

Respuesta:

Es cierto que Pedro habla de la “destrucción de la tierra por fuego”, de la misma manera que Dios dijo de la tierra de la época de Noé. En Génesis 6:13 leemos algo interesante: “Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré CON LA TIERRA.” Nótese que Dios iba a destruir a todo hombre y animal…¡y la tierra misma! Pero: ¿Llegó Dios a destruir a los hombres impíos de entonces junto con el planeta tierra? Por cierto que no. La tierra sigue siendo la misma desde su creación. En realidad es una forma superlativa de hablar de Dios indicando la severidad de su castigo.

En 2 Pedro 3:10-13 leemos: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán desechos, y LA TIERRA Y LAS OBRAS QUE EN ELLA HAY SERÁN QUEMADAS.” ¿No son semejantes Génesis 6:13 y 2 Pedro 3:10-13? Si la primera tierra PRE-diluviana no fue literalmente destruida, ¿porqué tendría que serla ésta? Es claro que lo dicho por Dios ha de entenderse como la severidad y firmeza de su castigo, la erradicación del mal, de los malos, y de sus obras (casas de juego y de citas, bares, fábricas de cigarrillos y de cerveza, fábricas de armas y bombas, etc). En el verso 13 se habla de “nuevos cielos y nueva tierra” Esta forma de dicción no es rara en la Biblia, pues también encontramos la expresión “nueva criatura” en 2 Corintios 5:17, aunque persistan aún los viejos defectos (miopía, cojera, cicatrices, etc). En Efesios 4:24 encontramos la expresión “nuevo hombre” (pero sólo en lo moral y espiritual). En Romanos 6:4 encontramos la frase “nueva vida” (pero siempre en el sentido moral y espiritual).

Y Para terminar diré que 2 Pedro 3:13 tiene relación con Isaías 65:17 que dice: “Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni vendrá más al pensamiento.” Pero lo interesante del caso es que Dios sigue diciendo en los siguientes versículos (18-25) que: “traigo a Jerusalén alegría…y me alegraré con Jerusalén.” Estas palabras indican que finalmente el planeta no será destruido, pues seguirá existiendo Jerusalén como una ciudad de gozo y alegría, en contraste con la actual Jerusalén agitada y convulsionada por los conflictos internos y externos.

Pregunta #3:

¿Acaso no dice la Biblia que Cristo vendrá para entregar su reino al Padre según 1 Corintios 15:24?

Respuesta:

Cristo entregará su reino al Padre, pero: ¿Cuándo? Esta es una pregunta importante. Lo que la Biblia sí dice verdaderamente es que Jesús, al volver a la tierra, dará su reino a sus discípulos (no ha Dios)(Mateo 25:31,34; Daniel 7:13-18). Sí, la iglesia, compuesta por judíos y gentiles fieles, recibirá el reino de Cristo al volver él al mundo otra vez. Esta es la verdad bíblica. No obstante, será después que Cristo haya reinado por mil años que él devolverá el reino al Padre; cuando haya puesto a sus enemigos por estrado de sus pies, incluyendo LA MUERTE misma (Salmo 110:1; 1 Corintios 15:25). Y, ¿Cuándo será vencida la muerte?¿En la segunda venida de Cristo? ¡No! Según la Biblia ella será destruida al finalizar el milenio de Cristo. La respuesta está en Apocalipsis 21:4. Esto significa que Cristo no va a devolver el reino al Padre inmediatamente después de volver a la tierra, sino después de los mil años de su reinado. Mientras tanto, Jesucristo estará reinando sobre sus enemigos (Salmo 110:1-5), siendo el último destruido: La muerte.

Otra de las pruebas bíblicas que señalan claramente que la muerte reinará hasta el final del milenio es que “los otros muertos no llegaron a vivir hasta que se cumplieron los mil años.” (Apocalipsis 20.5). Habrá muertos al final de los mil años del reinado de Cristo. La muerte imperará en la tierra hasta el final de esa fecha memorable que es llamada: “Milenio” (Apocalipsis 20:14). Después del milenio bajará “La Nueva Jerusalén” y acabará el imperio de la muerte (Apocalipsis 21:4; 20:14). También en este periodo el diablo será castigado definitivamente con la muerte. Y además, la muerte y el Hades serán arrojados al lago de fuego junto con el diablo y sus ángeles. Todo esto ocurre al final del milenio o del reino de Cristo. Los hermanos amilenialistas debieran reflexionar mejor sobre este pasaje antes de sacar conclusiones inexactas. Recordemos que “un texto sin el contexto es un pretexto”. Ir más allá de lo que está escrito es peligroso.

Pregunta #4:

¿No dice Pablo que nuestro destino son “los lugares celestiales” en Efesios 2:6?

Respuesta:

Tomemos nota que pablo habla de “los lugares celestiales” en Efesios 2:6. Y, ¿dónde están esos “lugares celestiales”? La respuesta, creo, la da Jesús en Juan 14:2,3—¡En la casa de Su Padre! Por tanto, los “lugares celestiales” tienen que ver con las “muchas moradas” de dicha casa, en donde Jesús se ha ido a preparárnoslas. Sin embargo, Pablo NO dice que iremos al cielo para ingresar a nuestras “moradas celestiales”.

Pongamos un ejemplo un poco fantástico. Si una nave marciana bajara a la tierra, y yo fuera invitado por la tripulación marciana a ingresar a ella para ver su interior, pregunto: ¿No estaría yo en un lugar marciano en la misma tierra? Y si viera yo en su interior sus compartimentos, pregunto nuevamente: ¿No serían esos compartimentos “lugares o compartimientos marcianos” en la tierra?

De igual modo, cuando baje la casa celestial a la tierra, con todas sus moradas o lugares, los que ingresen a ella estarán ingresando a sus lugares o moradas celestiales—¡en la tierra!. Algo celestial o “extraterrestre” se posará en la nueva tierra, y sus interiores o moradas seguirán siendo celestiales aunque estén en la tierra. Sí, en la nueva tierra entraremos a los “lugares celestiales” de la casa de Dios.

Pregunta #5:

¿No dice claramente San Pedro que tenemos RESERVADA nosotros una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible EN LOS CIELOS? (Ver 1 Pedro 1:4)

Respuesta:

Nuevamente tampoco Pedro está diciendo que subiremos al cielo para recibir nuestra herencia que está RESERVADA allí. Sencillamente está reservada en los cielos. Si por ejemplo decimos que el dinero del pago de los trabajadores está reservado en la bóveda del banco, ¿significa eso que los trabajadores tendrán que ingresar a la bóveda del banco para que se les pague? No necesariamente. Lo usual es que el cajero retire el dinero de dicha bóveda y proceda a pagar a los trabajadores en la oficina del personal. De igual manera, cuando Jesús vuelva a retribuir a sus siervos, él retirará nuestra herencia de los cielos y la traerá a la tierra. (Leer 1 Pedro 5:4; 2 Timoteo 4:8; Apocalipsis 22:12).

El sabio rey Salomón dijo sobre este asunto, así: “Ciertamente el justo será recompensado en la tierra…” (Proverbios 11:31). En otra parte Salomón dice también: “El justo no será removido jamás (de la tierra)…” (Proverbios 10:30). Estos textos contradicen la enseñanza que dice que los salvos serán retribuidos en el cielo cuando mueran.

Pregunta #6:

¿No prometió el Señor Jesús que nos arrebataría con él mismo al cielo, en 1 Tesalonicenses 4:17?

Respuesta:

El apóstol Pablo no está diciendo tampoco en este texto, que seremos arrebatados al tercer cielo, sino EN LAS NUBES. No está hablando de que seremos arrebatados al cielo, sino EN LAS NUBES PARA RECIBIR AL SEÑOR EN EL AIRE, y así estaremos siempre con el Señor.” Para nada se hace mención del cielo en este versículo, ni se nos promete estar con Cristo en el cielo. Pablo está hablando de que seremos “arrebatados en las nubes” y de “recibir al Señor en el aire”—¿Para qué?¿Acaso para que Jesucristo nos reciba y nos lleve con él al cielo? ¡No! Pablo es claro al decir que nosotros LE RECIBIREMOS A ÉL EN EL AIRE cuando regrese a la tierra (¡no al revés!). ¿Qué importancia tiene este detalle? Veamos el pasaje y analicemos su contenido.

Si la iglesia recibirá al Señor en el aire es para acompañar a Jesús en su descenso a la tierra, ¡no al revés! Por ejemplo, si el presidente del Perú sale a recibir en palacio al Presidente de los Estados Unidos, ¿se irá el Presidente del Perú con el presidente Estadounidense a la Casa Blanca para la entrevista? Otro ejemplo: Si mi amigo viene a visitarme desde los Estados Unidos, y yo salgo a recibirle en el aeropuerto limeño, pregunto: ¿Me iré con él a su casa en los Estados Unidos, subiendo inmediatamente en el avión que lo trajo a Lima? ¡Claro que no! Si yo lo recibo es para traerlo a mi casa o a un hotel, y disfrutar de su compañía durante su estancia en mi país. Igual ocurrirá con la Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo en las nubes de nuestra atmósfera. Nosotros saldremos a RECIBIRLE en las nubes para acompañarlo en su descenso a nuestro planeta. Entonces Jesús será escoltado por su gloriosa iglesia hasta el lugar donde se localizará su trono de gloria, es decir, JERUSALÉN (Mateo 5.33-35; Jeremías 3:17; Zacarías 14:4).

Pregunta #7:

En Juan 13:36 Jesús le dice a Pedro que él no le podía seguir al lugar a donde iba, pero que le seguiría después. ¿No le estaba prometiendo Jesús—el tercer cielo—-a Pedro para después de su muerte?.

Respuesta:

Jesús no le estaba prometiendo a Pedro el cielo para después de su muerte. Lo que verdaderamente Jesús estaba diciendo era que estaba muy próximo su sacrificio en la cruz del Calvario, y que después Pedro le seguiría en su martirio. Lo que Jesús estaba profetizando para Pedro era su muerte en el martirio en un futuro no muy lejano. Según el verso 37, parece que Pedro le entendió perfectamente a Jesús, y le responde: “…Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? MI VIDA PONDRÉ POR TI.” Precisamente años más tarde Pedro moriría en el martirio, crucificado de cabeza en una cruz.

Pregunta #8:

¿No dijo el apóstol Pedro que Dios lo preservaría para su reino celestial? ¿No creyó Pablo que había un reino en el cielo (2 Timoteo 4:18)?

 Respuesta:

En este pasaje Pablo NO dice que iría al cielo para entrar en el “reino celestial”. Lo que Pablo creía era que Dios lo preservaría o guardaría para su reino DE los cielos (“celestial”). Él NO dijo que Dios lo preservaría para su reino EN los cielos en ningún momento, sino para un reino de “inspiración celestial”, o de “origen celestial o divino”.

En Hebreos 11:14-16 Pablo habla de una “patria celestial”, la cual, según el verso 16, es UNA CIUDAD. En Hebreos 11:14 el apóstol sigue diciendo que esta ciudad o “patria celestial” está por venir o por descender según Apocalipsis 21:2,3. Sí, la ciudad o “patria celestial” estará ¡en la tierra!.

En Lucas 2:8-13 vemos que a los pastores del campo se les aparece un ángel del Señor que les anuncia que ha nacido el Salvador, Cristo el Señor. Y el versículo 13 nos dice que repentinamente apareció con aquel ángel una multitud de las “huestes celestiales” que alaban al Señor, y decían: “Gloria en las alturas…” Aquí vemos nuevamente a “huestes celestiales”—¡en la tierra!

En conclusión, cuando la Biblia nos dice que heredaremos “el reino celestial”, ello no quiere decir que iremos al cielo para entrar en él. Ya hemos visto como “cosas y seres “celestiales” estuvieron aquí, en la tierra. ¿Acaso no puede bajar “el reino celestial” a la tierra así como lo hicieron  “el pan celestial (Jesucristo)”, y “las huestes celestiales”? ¡Claro que sí! Ah, un ejemplo más. Después de resucitar de la tumba, Jesús recibió  un “cuerpo celestial” (Leer 1 Corintios 15:40,49). Con ese “cuerpo celestial” nuestro Señor estuvo en la tierra por 40 días (Hechos 1:3).

Pregunta #9:

¿No dijo acaso el apóstol San Pablo que nuestra CIUDADANÍA ESTÁ EN LOS CIELOS (Filipenses 3:20)?¿No significa entonces que viviremos en el cielo?

Respuesta:

La palabra “CIUDADANÍA” usada por Pablo, se relaciona con la palabra CIUDAD(anía). En la Santa Biblia aparece claramente una “CIUDAD CELESTIAL” (o “PATRIA CELESTIAL”) que estará en la tierra (Apocalipsis 21:2,3). También se nos informa que entraremos a ella, una vez que se establezca en la “nueva tierra”. Pablo sostiene que la ciudad está POR VENIR (Hebreos 13:14). También Pablo sostiene que el fiel Abraham “esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” (Hebreos 11:8-10).Mientras tanto, “nuestra ciudadanía está en los cielos” hasta que venga a nosotros a la tierra. En tanto que nuestra “ciudad” o “patria” permanezca en los cielos, podremos decir que nuestra ciudadanía seguirá estando en los cielos. 

Pregunta #10:

¿En que parte de la Biblia dice que Cristo va a pisar este mismo planeta nuevamente? 

Respuesta:

En Hechos 1:11 los ángeles les dicen a los discípulos, quienes instantes antes habían visto al Señor subir al cielo, lo siguiente: “Varones Galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? ESTE MISMO JESÚS, que ha sido tomado de vosotros al cielo, ASI VENDRÁ COMO LO HABÉIS VISTO IR AL CIELO”. Aquí se profetiza que el mismo Jesús resucitado, que había permanecido con sus discípulos 40 días en la tierra (Hechos 1:3), volverá DE LA MISMA FORMA O MANERA EN QUE SE HABÍA IDO AL CIELO. Esto se explica de este modo. Según el verso 12, Jesús había ascendido al Padre desde el MONTE DE LOS OLIVOS, hasta que una nube lo tapó de la vista de los discípulos (v.9). Ahora bien, Jesús, al volver, descenderá del cielo a las nubes del cielo, y de las nubes del cielo AL MONTE DE LOS OLIVOS (Zacarías 14:4). Si Jesús al volver, sólo se quedara en las nubes, sin descender hasta el Monte de los Olivos, entonces JESÚS NO ESTARÍA EN VERDAD VOLVIENDO DE LA MISMA MANERA COMO ÉL SE FUE, O COMO LO HABÍAN VISTO IRSE SUS DISCÍPULOS. 

Si una persona hubiera podido tomar una película de ese magno suceso de la ascensión de Jesús al cielo, y luego pusiera en reversa o retroceso la película, entendería exactamente cómo será el futuro regreso de Jesús al mundo. No obstante, no precisamos del auxilio de una cámara de video o de una película para entender lo que explicamos. Aceptemos el hecho de que la ascensión de Jesús al cielo NO comenzó en las nubes, sino en EL MONTE DE LOS OLIVOS. ¿No es interesante que el profeta Zacarías diga que sus pies se posarán nuevamente en el Monte de los Olivos y éste se partirá en dos?¡Esto no sucedió en la primera venida de Cristo! (Leer Zacarías 14:4). 

Lo que Jesús dijo en Mateo 5:34,35 nos lleva  la conclusión de que Cristo hará de Jerusalén su ciudad real…¡Su trono!. El profeta Jeremías dice que en aquel tiempo (de la restauración del reino) llamarán a Jerusalén TRONO DE JEHOVÁ (3:17). El Salmo 67:4 dice que Dios pastoreará a las naciones EN (no “DE”) la tierra. En Apocalipsis 5:10 leemos: “Y los has hecho reyes y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra.” En Apocalipsis 20:4,6 dice que estos reyes y sacerdotes reinarán con Cristo mil años en la tierra

En el Salmo 122:3-5 encontramos la información de que los tronos de los “reyes y sacerdotes” estarán en Jerusalén. Por tanto, el trono del “Rey de reyes” estará también allí. Jesús dijo que “Jerusalén es la ciudad del gran Rey” (Mateo 5:34,35). 

En Juan 14:2,3 el Señor Jesús prometió a sus discípulos que ellos estarían con él en la tierra de Israel. Él dijo: “PARA QUE DONDE YO ESTOY (la tierra de Israel) vosotros también estéis”. Y en la profecía de Jeremías 23:5 leemos: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia EN LA TIERRA” ( También 33:15). Y en Romanos 4:13 dice que Jesús será “EL HEREDERO DEL MUNDO.” 

Según el Salmo 37:29 “Los justos heredarán la tierra, y vivirán para siempre sobre ella”. Ahora bien: ¿Es Jesucristo el MAYOR JUSTO? ¡Sí! (Leer 1 Juan 2:1). Y si Jesús es también JUSTO, ¿qué heredará él y dónde vivirá? ¡La tierra y en la tierra!. En el Salmo 85:9 se complementa lo anterior diciendo que LA GLORIA HABITARÁ LA TIERRA. Y, ¿cuál GLORIA? ¡La gloria del Señor Jesucristo! (Mateo 16:27; 24:30; Juan 1:14; 17:24; Colosenses 3:4). Por tanto: ¡Jesucristo habitará en la tierra! 

En 2 Samuel 23:3 dice: “El Dios de Israel ha dicho: Habrá un justo que GOBIERNE ENTRE (no “SOBRE”) LOS HOMBRES, que GOBIERNE  en el temor de Dios.” Sí, Jesús será aquel justo varón que gobierne en medio o entre los hombres en este planeta. ¡Eso dice la Biblia! Además, David dice en su Salmo 140:13 que LOS RECTOS morarán o habitarán en la presencia del rey. Pero: ¿Dónde morarán LOS RECTOS en la presencia del rey? No puede ser el cielo porque Salomón escribió en Proverbios 10:30: “EL JUSTO NO SERÁ REMOVIDO JAMÁS; pero los impíos NO HABITARÁN LA TIERRA.” La conclusión lógica y bíblica es que los rectos habitarán la tierra y estarán en la misma presencia del rey en la tierra. Dice Salomón: “LOS RECTOS HABITARÁN LA TIERRA, Y lOS PERFECTOS PERMANECERÁN EN ELLA.” (Proverbios 2:21). ¡Aquí está la evidencia! Y, ¿Quiénes son los PERFECTOS que permanecerán en la tierra? ¡Los cristianos! (Leer 2 Timoteo 3:17; Colosenses 1:28). 

Jesús dice que “los mansos heredarán la tierra” (Mateo 5:5),. Pero más adelante dirá: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mi, QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN…” (Mateo 11:29). Notemos que Cristo es también el mayor MANSO del mundo. Esto quiere decir que él HEREDARÁ LA TIERRA (comparar con Romanos 4:13). Él fue claro al decir que “los MANSOS heredarán la tierra (¡no el cielo!).” 

Pregunta # 11:

¿Acaso Pablo no les dice a los Colosenses que tienen una “esperanza que está guardada en los cielos?’ (Colosenses 1:5) 

Respuesta:

Esta pregunta se asemeja a la del número 5 sin duda. Aquí el apóstol Pablo no está enseñando ninguna esperanza celestial, o una “partida al cielo” para estar con Dios después de la muerte, o antes del reinado milenario de Cristo en la tierra. Esto está bien claro para mí. 

Ahora bien, en el verso 12 de este mismo capítulo en cuestión, Pablo sigue diciendo: “…que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos de luz…” Nótese que acá—como Pedro también lo dijera en su Primera Epístola—los creyentes tendrán participación de una HERENCIA que está guardadao “reservada en los cieloscomo nuevamente lo dijera Pedro— en 1 Pedro 1:4. 

 En Hebreos 10:34 Pablo también dice: “Sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos”. Pero acá tampoco Pablo está diciendo que iremos al cielo para recibir nuestra herencia, o que el cielo sea nuestra herencia final. Notemos que Pablo habla de una herencia perdurable en el cielo—¿qué podría ser aquello tan perdurable ? 

En Colosenses 3:24 Pablo afirma que: “del Señor recibiréis la recompensa de la herencia”—-¿En dónde? Primero notemos que la herencia es una recompensa, la cual será dada por Jesucristo mismo a los fieles cuando él regrese por segunda vez a este mundo. Dice en Apocalipsis 22:12: “He aquí que vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”. Entonces queda claro que los creyentes recibirán su herencia en la tierra—¡no en el cielo! 

Pregunta #12:

¿Acaso no dice Pablo que los santos son participantes del “llamamiento celestial?” (Hebreos 3:1). 

Respuesta:

¿Acaso la frase: “Llamamiento celestial” quiere decir: Llamado para ir al cielo? No lo creo así necesariamente. Me parece que quiere decir, mas bien, llamamiento de Dios”— Ver Filipenses 3:14 y Romanos 11:29. El libro a los Hebreos fue escrito para judíos, ya que trata de la relación de Cristo para con el sacerdocio levítico y los sacrificios del templo. Pues bien, como judíos, ¿qué pudieron ellos entender por el “llamamiento celestial”? Seguramente cualquier cosa menos “llamamiento para vivir en el cielo”. Recordemos que Jesús vino a confirmar las promesas hechas a los padres a los Judíos—no a cambiarlas por una promesa de naturaleza cósmica, celestial, fuera de esta tierra. Los judíos en general, y en especial los mesiánicos, esperaron la venida o la restauración del reino de David en Jerusalén (Hechos 1:6). 

Es interesante descubrir que en la Biblia no aparece algo así como: “el llamamiento terrenal” para los judíos, y otro “celestial” para la iglesia. El “llamamiento celestial” es general, para todos los santos (hebreos y gentiles conversos—Hebreos 3:1). Dios nos ha llamado para ser santos, apartados, y consagrados a él con fidelidad. 

Pregunta #13:

¿Pero cómo se explica 1 Pedro 5:10, donde el apóstol Pedro dice que Dios nos “llamó a su gloria eterna”? 

Respuesta:

Nueva nos preguntamos: ¿Es sinónimo de cielo la gloria eterna? No lo creemos. Veamos algunas razones: El apóstol Juan dice en Apocalipsis 12:10, lo siguiente: “Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo…”  Esta es una profecía que anuncia la llegada del reino mesiánico, pero: ¿qué tiene que ver este reino mesiánico con la gloria eterna? Es simple. La gloria eterna está asociada con el reino eterno, pues ambos vienen juntos. Veamos un texto bíblico crucial: 1 Tesalonicenses 2:12. Este pasaje paulino dice muy claramente: “y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria”.  Aquí vemos la estrecha relación entre reino y gloria. Juan dice que “ahora” ha venido …el reino de nuestro Dios”, lo que quiere decir que “ahora ha venido… la gloria de nuestro Dios”. La gloria del reino mesiánico será muy evidente en el reinado milenario de Cristo (ver Ezequiel 39:21; Hageo 1:7; Isaías 66:18; Salmos 145:11). 

Y finalmente, es interesante notar que tanto el reino como la gloria son “eternos” (comparar 1 Pedro 5:10 y 2 Pedro 1:11). Reino y gloria son evidentemente sinónimos. Entrar en la gloria eterna es entrar en el reino eterno y viceversa. Y finalmente, vayamos a los versículos 1 y4 del texto de la pregunta en cuestión: “…que soy también participante de la gloria que será revelada. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria”. Es claro que nuestra gloria la recibiremos cuando Cristo aparezca en su segunda venida a la tierra y no en el cielo. 

Pregunta #14:

El escritor del libro a los hebreos dice— en el capítulo 11 y verso 40— lo siguiente: “Proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros”. ¿no significa esto que la iglesia recibirá un premio celestial, y los hebreos otro terrenal?   

Respuesta:

No parece posible, pues el escritor a los Hebreos (probablemente Pablo) les escribe a judíos y no a gentiles convertidos.  ¿Acaso el escritor está diciendo que los Judíos, al contrario, tendrán un destino celestial y la iglesia uno terrenal? Por qué tendría que ser el cielo cuando se dice:  “alguna cosa mejor”? No hay sustento bíblico para decir que “alguna cosa mejor” sea el cielo— Definitivamente no lo hay! Pero si el escritor se refería al destino celestial cuando hablaba de “alguna cosa mejor”, ¿por qué no lo dijo claramente? Los doctos en la Biblia afirman que “alguna cosa mejor” son las mejores promesas que vienen del nuevo pacto que Dios hizo con los Cristianos a través del sacrificio y resurrección de Jesús.  Pero lo cierto es que el escritor les estaba diciendo a los Judíos que los cristianos tenían un mejor pacto que los perfeccionaba de verdad, y por tanto, no sería justo que los Judíos del Viejo Pacto fueran resucitados  o perfeccionados antes que la iglesia.

Pregunta #15:

¿No dice Pablo en Colosenses 3:1-3 que “Busquemos y pongamos la mira en las cosas de arriba?” ¿Acaso no quiere decir esto que debemos anhelar el cielo como nuestra futura residencia permanente?

Respuesta:

Nuevamente no encontramos ninguna razón para concluir que en este texto se nos está enseñando que iremos al cielo, o que miremos al cielo como nuestra residencia permanente. Lo que más bien Pablo dice es que busquemos y miremos las cosas de arriba. Esto querría decir que busquemos las cosas que son del cielo o de Dios y que son permanentes o eternas. 

Todos los estudiantes de la Biblia sabemos que en el cielo también hay cosas gloriosas, como es la ciudad santa, o la casa del Padre (Juan 14:2). También Pablo escribió sobre “el tabernáculo verdadero” construido por Dios y no por los hombres (Hebreos 8:2; 9:11). También se nos habla del santuario celestial, el templo celestial, etc. ¡Pero todos ellos estarán en la tierra! (Apocalipsis 21:2-4). 

También el reino de Dios y su justicia es algo de arriba, de Dios, y que igualmente debemos “buscar” primeramente, o antes que nada (Juan 6:33). ¡Pero este reino vendrá a la tierra igualmente! (Mateo 6:10, 2 Timoteo 4:1). 

Pregunta #16:

¿Pero no dice Pablo que nos hemos acercado al monte de Sión, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, en Hebreos 12:22? 

Respuesta:

Este pasaje tampoco es prueba indiscutible de que iremos al cielo con nuestros cuerpos inmortalizados, después de haber resucitado, o incluso antes, a través de nuestras supuestas “almas inmortales”. Yo creo que Pablo, el supuesto escritor de esta carta, estaba hablando de que Cristo hizo posible que entremos directamente al trono de la gracia por su intermedio, siendo él nuestro único Sumo Sacerdote. Esto lo vemos claramente en los capítulos anteriores (ver especialmente 10:19-22. Este último verso 22 nos dice que AHORA nos podemos “acercar” al lugar santísimo (en el cielo) por los méritos de Jesús. Esto no ha de tomarse literalmente como si realmente voláramos al cielo para entrar al lugar santísimo, sino en un sentido espiritual. Creo que el texto de Hebreos 12:22 debe interpretarse a la luz de Hebreos 10:10-22. 

Pregunta #17:

¿No le ofreció Jesús al “buen ladrón” el paraíso? (Lucas 23:43). Además, ¿No dijo Pablo que fue arrebatado al “tercer cielo” donde vio el paraíso ofrecido al ladrón (2 Corintios 12:2-4)?¿No es lógico concluir que el cielo está el paraíso de los salvos? 

Respuesta:

Si, Pablo habló que vio el paraíso en el tercer cielo estando “fuera del cuerpo”. Ahora bien, Pablo no dijo que el tercer cielo era el paraíso. Podría ser, pero no necesariamente Es cierto que él dijo haber sido arrebatado al tercer cielo y al paraíso como si fueran expresiones sinónimas. Pero como veremos más adelante, en el tercer cielo hay un paraíso que tiene singularidades. Veamos cuáles son: 

1.- San Juan escribe del paraíso, así: “Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios” (Apocalipsis 2:7)- Entonces, en medio del paraíso de Dios hay un árbol de la vida muy singular. 

2.- El mismo apóstol Juan escribe además en Apocalipsis 22:2 algo sumamente interesante: “En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos….para la sanidad de las naciones”.  Aquí Juan revela una ciudad, y en medio de ella está el árbol de la vida. No obstante, en el capítulo 2 y verso 7, él había escrito que ese árbol de la vida estaba en medio del paraíso. ¿Qué podemos concluir entonces? Creo que paraíso y ciudad santa son lo mismo. Si el árbol de la vida está en medio del paraíso y en medio de la ciudad santa, es obvio pensar que el paraíso, la ciudad, y probablemente también “el tercer cielo”,  sean sinónimos. 

Ahora bien, ¿acaso la ciudad santa se quedará inamovible en el tercer cielo para que nosotros la ocupemos cuando supuestamente volemos para allá? De ningún modo, pues dice en el mismo libro de Apocalipsis 21:2,3 que la santa ciudad (o paraíso) desciende a la tierra. Claramente dice el pasaje así: “Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido…” Será entonces cuando los creyentes tendrán acceso a ella, pues dicen los versos 14 y 15 así: “Bienaventurados los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas de la ciudad. Mas los perros estarán afuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira”. 

Si el “tercer cielo” es sinónimo de paraíso y ciudad santa, entonces sería válido decir que nosotros tendremos una esperanza de entrar al “tercer cielo” o simplemente “entrar al cielo”. En cierto modo estaríamos entrando al cielo mismo, puesto que estaremos entrando a “cosas o lugares celestiales” con Cristo— ¡en la tierra!. (Efesios 2:6). 

Pregunta #18:

¿No escribe Juan en Apocalipsis 3:21 que nos sentaremos en el trono de Cristo?¿Acaso no está el trono de Cristo en el cielo?¿Acaso no está ahora sentado en él nuestro Señor Jesucristo, y a la diestra del Padre, según consta en Hebreos 10:12? Si este es el caso,¿no significa que nos sentaremos en el trono de Cristo en el cielo? 

Respuesta:

En el cielo sólo existe un trono para Dios, el Padre. Honestamente no encontramos un segundo trono destinado para Cristo en el cielo. Es cierto que Jesús está sentado a la diestra del Padre, pero eso no significa que él también tenga un trono en el cielo. Tal vez “sentarse en el trono de Dios” quiera decir estar en la presencia de Dios o en su corte, o bien, que Cristo esté sentado en el mismo trono de su Padre, a Su lado derecho (¿tal vez un trono para dos personas?). Aunque aparecen 24 tronos más, éstos no son para 24 dioses, sino para los 24 ancianos. Es raro, pues, que no se mencione un trono para Jesucristo en el cielo fuera del que tiene Su Padre. Los 24 tronos, de los 24 ancianos, rodean al único trono—no a dos tronos—donde se sienta Dios (ver Apocalipsis 4:4). Esto sería raro si es que hubiesen dos tronos principales en la corte celestial. 

Pero lo que si es seguro es que Cristo tendrá su trono propio en la tierra, y ese será el trono de David Su Padre (Lucas :32,33). Además, este trono será ocupado por Cristo sólo cuando él regrese a este mundo por segunda vez (Mateo 25:31,34).

En Salmos 122:4,5 se nos dice, además, que en Jerusalén están los tronos de los hijos de David, lo que significa que el trono de Cristo y de sus santos estarán en la tierra. 

Pregunta #19:

¿Pero acaso Juan no ve en el cielo, frente al trono y frente al Cordero,  a los 144,000 Hebreos y a la gran multitud gentil? (Apocalipsis 7:4-17)

Respuesta:

La visión de la gran multitud frente al trono y del Cordero de Apocalipsis 7 se refiere a la venida de la Nueva Jerusalén a la tierra después del milenio. Nótese el capítulo 7 y verso 15 que dice: “Dios…extenderá su tabernáculo sobre ellos” y compárese con el capítulo 21:3: “He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres…”. Este capítulo 21 se refiere a la venida de la ciudad santa después del milenio! Una prueba adicional de que Apocalipsis 7:4-17 se refiere a la etapa post milenaria (cuando haya ya bajado la ciudad santa) la encontramos comparando Apocalipsis 7:17 que dice: “y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos” con Apocalipsis 21:4 que dice: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos…”. ¡Obviamente la misma promesa! 

Pregunta #20:

En Mateo 6:19,20 Jesús dice que no hagamos tesoros en la tierra, sino en el cielo. ¿No es esto prueba suficiente de que viviremos en el cielo?

Respuesta:

Aquí Jesús no está diciendo o prometiendo el cielo para los que “atesoran tesoros en el cielo”. Lo que más bien dice Jesús es que nuestro corazón debe estar puesto en los intereses de Dios para ganar la eternidad. En el verso 21 Jesús sigue diciendo: “Porque donde está vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón”. Nuestro corazón debe estar en el cielo, en las cosas de Dios. Jesús dio importancia a hacerse rico para con Dios, haciendo buenas obras (Lucas 12:21, 1 Timoteo 6:18). Santiago muestra cómo serán castigados aquellos que acumularon riquezas materiales en la tierra, y que han vivido a espaldas de Dios y de sus semejantes (Santiago 5:3). 

Pregunta #21:

¿No dice Pablo que tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos…deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial? (2 Corintios 5:1,2)

Respuesta:

En este pasaje encontramos que Pablo habla de ser “desnudado” para tomar nuestra habitación celestial. ¿Se estará refiriendo aquí Pablo como la “habitación celestial” al “cuerpo celestial” que obtendrá en la resurrección? (1 Corintios 15:40,44).  ¿O tal vez Pablo está hablando de su supuesta “alma inmortal” que anhela partir al cielo para residir en su habitación celestial con Cristo en la casa el Padre? Veamos los hechos: ¿Estaba deseoso Pablo de morir para estar con Cristo en el cielo, dejando atrás su cuerpo mortal y perecedero? Muchos teólogos piensan que sí. Este es de hecho el único texto complejo que requiere una interpretación  a la luz de otros pasajes paulinos. 

Si creemos que Pablo está hablando del deseo suyo de partir al cielo, abandonando el cuerpo físico, nos encontraremos con algunos problemas: Primero, que los salvos van subiendo al cielo para estar con Dios según vayan  muriendo. Esto significaría que Juan el Bautista—por citar sólo un caso— partió al cielo antes que Jesús, las primicias.  En el caso de Jesús, debemos suponer que él mismo debió ascender al cielo cuando estuvo muerto durante esos 3 días y 3 noches,  pero no fue así. Recordemos que el Jesús resucitado le dijo a María que no lo tocara porque aún no había subido al Padre (Juan 20:17)? Por tanto, si Jesús no subió al Padre inmediatamente después de morir, ¿cómo pudo haber estado Cristo con el “buen ladrón” en el cielo cuando murieron ambos? Y si el fiel Lázaro había partido al cielo para estar con Dios y sus ángeles, ¿Por qué Jesús no consoló a María y a Marta diciéndoles que su hermano Lázaro estaba en una mejor estado de bienaventuranza en el cielo?¿Por qué tanta amargura y desconsuelo por parte de las dos hermanas de Lázaro, si de hecho existía la creencia de que los creyentes cristianos difuntos estaban en un estado de gloria y bienaventuranza en el cielo? 

Si Pablo creía realmente que iría al cielo inmediatamente después de morir, ¿por qué él mismo dijo en otra ocasión: “Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está reservada la corona de la justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mi, sino también a todos los que aman su venida” (2 Timoteo 4:8)?. Aquí Pablo habla que recibirá su corona “en aquel día” (¿el día de su partida o muerte? o más bien ¿en el día de la parusía?). Según el contexto, Pablo hablaba de la manifestación de Cristo (v.1), y lo repite en el verso 8 como venida (parusía). Entonces parece claro que Pablo recibiría su premio o corona, no en el día de su muerte, sino en el día de la venida o manifestación de Cristo al mundo. Esto concuerda con 1 Pedro 5:4, donde Pedro afirma que los creyentes recibirán sus coronas cuando Cristo regrese al mundo para resucitar a sus seguidores leales.  Si pensamos aun que Pablo recibiría su premio en el momento de su muerte, ¿por qué el mismísimo Pablo se expresa de la muerte como un enemigo del hombre y de Cristo en 1 Corintios 15:26? En el caso de él, la muerte debió ser un amigo que lo llevaría al cielo… ¡y no un enemigo! 

Al profeta Daniel— un siervo fiel de Yahweh—le dijo Dios mismo que él descansaría (moriría) y resucitaría al fin de los días para recibir su recompensa o heredad (Daniel 12:13). En ningún momento Dios le había dicho que al morir él iría al cielo para recibir su “heredad celestial” o que su alma moraría en el cielo hasta el día de la resurrección de los fieles. 

Pregunta #22:

En Hebreos 11:13-16 se nos dice que los fieles del Antiguo Testamento eran “extranjeros y peregrinos sobre la tierra”, pues buscaban una “patria celestial”, pues Dios les había preparado una ciudad. ¿No es todo esto prueba suficiente de que los fieles vivirán en el cielo?

Respuesta:

Es cierto que los fieles hebreos eran “extranjeros y peregrinos” en la tierra prometida. Nótese el contraste que hace el autor de esta carta cuando dice “aquella tierra donde salieron” con aquella “a la que llegaron”. Ellos eran extranjeros y peregrinos en la tierra prometida—morando en tiendas (v.9)— ¿Por qué? ¡Porque esperaban una ciudad o patria celestial! (ver verso 10). Nótese que no se dice que ellos esperaban ir o subir a la ciudad o patria celestial, sino que esperaban la ciudad o patria celestial.  Esto es muy sugestivo, pues indicaría que ellos esperaban que primero bajara la ciudad celestial a la tierra prometida. Esto no es imposible, pues el mismo escritor de Hebreos añade un poco más adelante: “Porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos LA PORVENIR” (Hebreos 13:14). 

LAS PREGUNTAS MÁS FRECUENTES QUE ME HACEN MIS VISITAS SOBRE EL TEMA DEL REINO DE DIOS Y SUS RESPECTIVAS RESPUESTAS

Pregunta:

¿Acaso Pablo no dice que ya estamos trasladados al reino en Colosenses 1:13? ¿Por qué enseña usted que el reino es aún un evento futuro?

Respuesta:

El apóstol Pablo dice, en efecto, que Dios NOS HA TRASLADADO (tiempo pasado) al reino de Su amado Hijo. Sí, aparentemente ya estamos ahora en el reino de Cristo, pero: ¿Es del todo cierta esa afirmación del apóstol Pablo?¿Realmente estamos ahora en el reino, literalmente hablando? ¡La Biblia misma nos responderá esta pregunta!

El mismo apóstol Pablo, al escribirles a los creyentes de la ciudad de Efeso, les dice: “Y juntamente con él (Jesús) NOS RESUCITÓ (tiempo pasado), y asimismo NOS HIZO SENTAR (tiempo pasado) en los LUGARES CELESTIALES con Cristo Jesús (Efesios 2:6,7). Aquí Pablo les dice a los efesios que ellos y él ya están “resucitados” y “sentados con Cristo en los lugares celestiales.” Pero, ¿qué entendemos con estas palabras?¿Acaso creeremos que ahora los cristianos—en general—están resucitados y sentados con Cristo en los lugares celestiales? ¡De ningún modo!. Lo que Pablo verdaderamente dice es que—por la  fe—ya estamos resucitados (sin haber aún muerto) y sentados en los lugares celestiales (sin que aún hayamos sido arrebatados). Para Dios, la forma de ver el tiempo es muy diferente a cómo lo vemos nosotros. Para Dios, Sus escogidos ya están “ahora” resucitados y glorificados con Su Hijo desde el mismo momento que se convirtieron a él. ¿Recordamos el “libro de la vida” de Dios?. Allí están ahora escritos nuestros nombres (Apocalipsis 3:5). Esto quiere decir que Dios ya nos considera salvos y que tenemos vida eterna— ¡ahora!. Pero notemos que debemos de vencer, pues de lo contrario Dios borrará nuestros nombres de él— ¡No nos salvará! (leer nuevamente Apocalipsis 3:5). Como vemos, para Dios los creyentes ya están “ahora” resucitados y glorificados con Su Hijo, pero deben de vencer para que esto se haga efectivo. Si no perseveran y vencen, no entrarán en el reino de Su amado Hijo. 

El mismo Pablo les dice a los creyentes de Listra, Iconio, y Antioquia, que para entrar en el reino será preciso pasar por muchas tribulaciones (Leer Hechos 14:22). Notemos, además, que Pablo les hablaba a cristianos convertidos (‘discípulos’), a miembros de la iglesia de Cristo. A éstos les dice que deben sufrir tribulaciones ANTES de entrar al reino. Esto demuestra que la iglesia no es el reino. Nótese que Pablo se dirigió a la Iglesia de Listra, Iconio y Antioquia, y a ellos les dice que si perseveran en las tribulaciones—¡entrarán al reino! El reino es condicional, es decir, requiere que cumplamos ciertas condiciones. Una de ellas es vencer hasta el final de nuestra carrera cristiana, y otra es la “transformación física” en la Segunda Venida de Cristo, pues “carne y sangre no pueden heredar el reino de Dios” (1 Corintios 15:50). Como la iglesia está compuesta por gente de carne y sangre (mortales), todavía no puede heredar el reino. Pero será trasladada al reino cuando ella sea glorificada en la parusía.(Mateo 25:31,34).

Pero regresemos a la pregunta nuevamente. En Romanos 8:30 Pablo dice: “…y a los que justificó, a éstos también GLORIFICÓ (tiempo pasado)”. Pregunto: ¿Están ahora los cristianos, glorificados? No de hecho, pero sí por la fe. En los versos 17-19 Pablo da ha entender que esa glorificación es aún futura.   

Incluso nuestro Señor Jesús habla de herencias presentes que son futuras. Por ejemplo, cuando ora por su iglesia, dice: “La gloria que me diste, YO LES HE DADO, para que sean uno, así como nosotros somos uno.” (Juan 17:22). Pero eso no quiere decir que los cristianos tengan ahora la gloria realmente. Ya vimos que Pablo afirma que la glorificación es futura (Leer Romanos 8:18). También Pablo afirma que estamos a la búsqueda de la gloria (Romanos 2:6,7).

Como vemos, Pablo tiene una forma de escribir muy interesante. Él habla del futuro como algo ya presente. Dice que “estamos trasladados al reino del amado Hijo”, que “estamos resucitados y sentados con Cristo Jesús en los lugares celestiales”, que “estamos ya glorificados”, y así por el estilo. Pero ninguna de estas cosas es una realidad presente en los creyentes sino sólo para Dios. Nosotros vivimos por fe, y por fe ya tenemos todas las promesas de Dios hoy, aunque se cristalicen verdaderamente en el futuro. 

Pregunta #2:

¿No enseña Pablo en Hebreos 12:28 “que estamos recibiendo un reino inconmovible”? ¿Entonces por qué dice usted que lo recibiremos en la parusía?

Respuesta

Este pasaje de Hebreos 12:28 fue escrito probablemente por Pablo, quien suele escribir de cosas futuras como si fuesen presentes. Pues bien, Pablo también dice en Colosenses 2:6 que los que andan en Cristo “han recibido al Señor Jesucristo”. Pero, ¿han recibido literalmente a la persona de Cristo?¿Es que Cristo baja del cielo cada vez que un pecador se convierte a él?¿En qué sentido se “recibe” el reino y en que sentido se “recibe” a Cristo? Recordemos que el recibimiento literal de la persona de Cristo se realizará cuando él regrese al mundo por segunda vez (1 Tesalonicenses 4:17). También es oportuno recordar lo que dice Pablo en 1 Tesalonicenses 2:13. En este pasaje Pablo les dice a los creyentes de Tesalónica: “Recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros”. ¿En qué sentido se “recibe” la Palabra de Dios? Pues, ¡aceptándola o creyéndola! En este caso “recibir” puede significar “creer” o “aceptar”. Por tanto, “recibir un reino inconmovible” quiere decir “creer o aceptar un reino inconmovible”—¡por la fe!          

Finalmente, el mismo apóstol Pablo habla a los corintios del “evangelio…el cual también recibisteis” ( 1 Corintios 15:1). ¿Recibir el evangelio? ¿Qué significa eso? Es CREER en el evangelio (Marcos 16:15,16). Entonces concluimos que “recibiendo un reino inconmovible” no quiere decir necesariamente que dicho reino ya vino y que lo hemos recibido, literalmente hablando. 

Pregunta #3:              

¿Acaso no dijo Juan que era “copartícipe del reino” en Apocalipsis 1:9?¿No enseña este texto que el reino ya estaba presente en la época apostólica, en el Primer Siglo de la era Cristiana? 

Respuesta:

Este texto de Apocalipsis 1:9 no dice que el reino se estableció en el primer siglo de la Era Cristiana. San Juan sólo dijo ser copartícipe del reino, y no, como suponen algunos, que ya estaba en el reino. El apóstol Pedro, por su parte, dice que él también es participante (o sea ‘copartícipe’) de la GLORIA QUE AÚN NO HABÍA SIDO MANIFESTADA. Sus palabras son como siguen: “..que soy también participante(copartícipe) de la gloria QUE SERÁ REVELADA.” (1 Pedro 5:1). Aquí vemos que Pedro participaba también (‘coparticipaba’) de la gloria que aún no se había manifestado. ¿Cómo se explica esto? Muy simple, él lo coparticipaba por la fe y en la esperanza como los otros apóstoles (Romanos 5:2). Él tenía puesta su mira en el reino, y se aferró a esa creencia como algo muy suyo. Juan era copartícipe del reino QUE SERÁ REVELADO cuando Cristo se manifieste nuevamente (2 Timoteo 4:1). Concluimos entonces que coparticipar del reino y de la gloria no significa que ambas cosas hayan sido ya reveladas.  ¡Aún permanecen en el futuro!

Pablo dice con razón al joven Timoteo: “El labrador, para PARTICIPAR de los frutos, debe trabajar primero.” ( 2 Timoteo 2:6). Sí, el apóstol Pablo dijo que uno puede ahora “coparticipar del reino” por la fe. Sin embargo, debemos trabajar primero para cosechar de sus frutos (p.e. “La Vida Eterna en el Reino”, Juan 4:36, Mateo 19:16-25).

Pregunta #4:

¿No dijo Jesús que su reino vendría en pocos días cuando dice: “De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder”? ¿No indican estas palabras que el reino vino en el primer siglo? ¿Entonces por qué usted dice que éste es aún un evento futuro? (Marcos 9:1).

Respuesta:

Este pasaje de Marcos 9:1 tiene su paralelo en Mateo 16:28. El apóstol Mateo registra estas palabras de Jesús así: “De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre venido en su reino.” Aquí Mateo asocia la venida del reino con LA VENIDA de Jesús, la cual era aún la “bendita esperanza” para Pablo (Tito 2.13).

Algunos suponen que el reino se inauguró en Pentecostés (33 E.C), al bajar el Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego sobre los creyentes. No obstante, esta hipótesis es errada, puesto que en Pentecostés MUCHOS (no ‘algunos’) fueron testigos de la venida del Espíritu Santo (no del Jesús glorioso). Recuérdese que Jesús dijo que sólo ‘ALGUNOS’ de los suyos verían el reino venido con poder. Sólo algunos privilegiados. En Pentecostés, en cambio, TODOS los discípulos estaban reunidos en el aposento alto (Hechos 1:12,13; 2:1-4). Es clarísimo que Marcos 9:1 y Mateo 16:28 NADA tienen que ver con Pentecostés del año 33 E.C.

Lo cierto es que esta promesa se cumplió seis días después cuando “Jesús tomó a Pedro, Jacob y Juan, y los llevó aparte a un monte alto, y se TRANSFIGURÓ DELANTE DE ELLOS; y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. Y he aquí se les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.” (Mateo 17:1-3). 

Nótese que aquellos “algunos” fueron Pedro, Jacobo y Juan, quienes vieron la “venida del reino y la gloria del Rey” (2 Pedro 1:16). No obstante, esta fue una visión de una gloria aún mayor que vendrá con Cristo en su segunda venida a la tierra. Para ese entonces Jesús dirá a sus escogidos: “Venid, benditos de mi Padre: Heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo” (Mateo 25:31,34).

En Lucas 19:11-27 Jesús pronuncia la Parábola de las Diez Minas, la cual es muy interesante e informativa. Pero: ¿Por qué Jesús pronunció esta parábola a sus discípulos? La respuesta es sorprendente, y la descubrimos en el versículo 11: “por cuanto estaba (Jesús) cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino se manifestaría INMEDIATAMENTE.” ¡Aquí está la razón! Los seguidores de Jesús pensaron erradamente que el glorioso reino de Dios se establecería inmediatamente. Entonces Jesús pasa a decirles que antes que se establezca su reino, él tiene que ir al cielo a recibir un reino y volver (verso 12). Pero Cristo aún no ha vuelto, por tanto el reino no ha sido establecido aún. Además, Jesús dice que ese esperado reino se hará realidad para él y su iglesia sólo en su parusía o segunda venida al mundo (Mateo 25:31,34). Por eso Pablo irónicamente se burla de aquellos cristianos que creían que estaban reinando sin Cristo, diciendo: “Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis. ¡Y OJALÁ reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros!” (1 Corintios 4:8). ¡Y esto fue escrito por Pablo varias décadas después de Pentecostés!

Pregunta #5:

¿No es la profecía de Daniel 2:44 una prueba definitiva de que el reino de Dios se estableció durante el apogeo del imperio romano?

Respuesta:

El pasaje de Daniel 2:44 dice: “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre.” Ahora bien, notemos que Daniel señala que “en los días de estos reyes” el reino sería establecido en la tierra. Sí, el reino se establecería cuando DIEZ REYES CORONADOS Y EN SU PODER APARECIERAN EN LA HISTORIA de Roma. No obstante, cuando cierto grupo de cristianos llamados “amilenialistas” nos dice que ello ocurrió en el año 33 E.C, no saben cómo explicar quiénes eran esos 10 reyes en pleno poder y mando en Roma. Simplemente han dicho que eran 10 césares romanos. Pero nótese que nunca hubo 10 emperadores o césares romanos gobernando SIMULTÁNEAMENTE. También nótese nuevamente que dice “en los días de estos reyes”. La profecía es clara. El reino de Dios se establecería cuando aparecieran diez reyes o gobernantes en pleno poder en Europa. No obstante, cuando se produjo el Pentecostés del año 33 E.C, el gobernante o césar romano de turno era TIBERIO. Sus antecesores ya estaban muertos, y sus sucesores estaban todavía  jóvenes o no habían aún nacido. Es claro que sólo hubo un césar romano cuando bajó el Espíritu Santo en Pentecostés—¡No 10!

 Daniel 7:7,8 nos revela, además, que de entre los “diez cuernos” (=diez dedos de Daniel 2:44) salió un undécimo cuerno, delante del cual son arrancados tres cuernos.. ¿Diremos que el césar romano #11 vio cómo derrocaban—-simultáneamente—a otros TRES césares romanos?¿Tenemos acaso alguna información histórica de que esto efectivamente ocurrió durante el apogeo o decadencia del imperio romano?¿Dónde está el documento? Que sepamos, Roma nunca tuvo 3 césares reinando juntos y que fueran derrocados por otro césar usurpador.

Ahora bien, supongamos por un instante que el reino se estableció en el primer siglo, durante el apogeo de Roma. ¿Destruyó ese “reino” (= “iglesia de Cristo”) a 10 reinos y reyes existentes y los consumió? Recordemos que Daniel 2:44 dice que ese “reino celestial” destruye y consume a 10 reinos existentes (representados por los diez dedos de los pies de la imagen colosal que soñó Nabuconodosor). Que sepamos, ningún reino del primer siglo destruyó a otros 10 reinos y sus reyes, y menos, la iglesia de Cristo naciente. Los césares romanos murieron asesinados o de muerte natural, pero ninguno de ellos por acción de la iglesia militante, o  por la intervención de algún nuevo imperio. El imperio romano cayó por su propia decadencia moral y social, unos 400 años después de que se estableciera la iglesia del Señor. Sólo cuando ya no quede ‘rastro alguno’ de estos reinos, la profecía se habrá cumplido (Leer Daniel 2:35). Pero todavía existe Roma y sus ruinas antiguas, así como muchas otras. Que sepamos, no hay registro alguno de la desaparición SIMULTÁNEA de 10 reinos y reyes en el primer siglo, ni en el segundo, ni en el tercero, ni hoy.

Finalmente, si por “reino” ha de entenderse “La Iglesia Cristiana”, entonces los otros 10 reinos destruidos ha de entenderse como “10 iglesias destruidas”. Pero, ¿destruyó la iglesia de Cristo naciente a otras 10 iglesias existentes en el primer siglo? ¡Jamás! Al contrario, la iglesia naciente fue fuertemente perseguida y diezmada por Roma hasta el siglo IV. Recién con el emperador Constantino (Siglo IV) la iglesia pudo respirar aires de libertad y paz.

Pregunta #6:

¿No dijo Jesús en Lucas 17:20,21 que su reino “está entre vosotros”? ¿No prueban estas palabras suyas que el reino estuvo presente en el primer siglo?¿Para qué, entonces, lo espera usted para la parusía de Cristo?

Respuesta:

Lucas 17:20,21 dice así: “El reino no vendrá con advertencia, ni dirán helo aquí, o helo allí, porque he aquí que el reino está entere vosotros.” Si lo que Jesús dijo era que el reino estaba ya establecido en la tierra durante su ministerio, entonces éste no llegó el 33 E.C sino ANTES. Recordemos que Jesús aún estaba cumpliendo su misión redentora entre los suyos, y ni siquiera había mencionado la futura llegada del Espíritu Santo en Pentecostés. ¿Creerán los “amilenialistas” que el reino vino ANTES del Pentecostés del año 33 E.C?

Ahora bien, en Lucas 21:25,31 Jesús afirma que ANTES de la venida del reino habría “señales” en el sol, la luna y las estrellas (Lucas 21:25). Luego Jesús dice: “Cuando veáis que suceden estas cosas (las señales), sabed QUE ESTÁ CERCA EL REINO DE DIOS” (verso 31). Me pregunto: ¿Se contradice nuestro Señor? En el capítulo 17 de Lucas dice que el reino vendrá sin advertencia (sin “señales”) pero en el capítulo 21 dice lo contrario. Sin duda Lucas 17:20,21 no debe ser tomado a la ligera.

Hugh J.Schonfield, en su libro “El Complot de Pascua” dice algunas verdades indiscutibles. En la pagina 147 de su libro comenta este pasaje de Lucas 17:20,21 así: “…dijo a los fariseos que el reino no vendrá permaneciendo ociosos, en espera de signos. El reino de Dios estaba justo a su lado, delante de sus narices, listo para aparecer sólo con que ellos quisieran cumplir las condiciones que lo inaugurarían. Estad vivos, insistía Jesús. El objetivo no se alcanzará mediante una adormilada asociación con él.”

Hans Conzelmann: En su libro “La Teología de San Lucas”, página 147 comenta este pasaje de Lucas 17:20,21 así: “La declaración principal no es que el reino está viniendo, sino que el reino está siendo predicado por Jesús y hecho manifiesto en su ministerio. La “venida” en si misma pertenece al futuro, y está separada por un largo intervalo de su manifestación.” (Pág. 180).

Finalmente podemos decir que Cristo, como Rey del reino de Dios, fue el más importante y esencial de sus partes componentes; y usando un lenguaje llamado SINECDOQUE (el acto de recibir, describe la figura por la que un vocablo recibe de otro algo, por estar asociado con él mediante alguna conexión, como cuando se toma la parte en lugar de todo y viceversa) él pudo muy bien decir que el reino, representado por él mismo, ya estaba verdaderamente entre los fariseos. No obstante, el reino escatológico aún no se establecería en la tierra durante su ministerio en Israel.

Pregunta #7:

¿No dijo Jesús que el reino había llegado cuando expulsaba a los demonios? (Lucas 11:20). ¿Entonces vino o no vino  el reino en el siglo I? 

Respuesta:

En Lucas 11:20 Jesús dice: “Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros.” Aquí nuevamente vemos un reino que “ha llegado” antes de Pentecostés. Es un reino que se manifiesta por el hecho de la expulsión de los demonios de los poseídos. Jesús asocia la “venida” del reino con la atadura de los demonios, y con su arrojamiento (Mateo 10:1; 1 Juan 3:8). Pues bien: ¿No es esto lo que exactamente va a hacer nuestro Señor con Satanás y sus demonios justo antes de inaugurar su reino milenario? (Leer Apocalipsis 20:1-3). Por eso, cuando Jesús y sus apóstoles ataban a los demonios, daban a saborear un poco—por así decirlo— la presencia benefactora del reino futuro en su ministerio terrestre. El reino de Cristo significará la liberación humana de las garras satánicas, y el inicio de una nueva existencia en Cristo.

Pregunta # 8:

¿Por qué dice usted que el reino está relacionado con el pueblo judío si éste rechazó a su Mesías?¿No dice Jesús que el reino le sería quitado a Israel y dado a los no judíos, según Mateo 21:43?

Respuesta:

En este texto NO se dice que el reino le sería quitado a Israel para siempre. En Romanos 11:11,12 el apóstol Pablo dice que la transgresión de los judíos trajo la riqueza a los gentiles. No obstante, el apóstol luego pasa a decir que la futura restauración del pueblo judío—y con  él su reino—se traducirá en mayores bendiciones para los no judíos (gentiles).

El apóstol pasa a decir también que “algunas ramas (no todas) fueron desgajadas del buen olivo” las cuales fueron reemplazadas por otras ramas injertadas de un olivo silvestre (Romanos 11:17). Luego Pablo dice que las “ramas silvestres” (gentiles) no deben enorgullecerse de haber sido injertadas dentro del buen olivo, pues no son las ramas (gentiles) las que sostienen al olivo (la nación judía), sino el olivo bueno y su raíz a las ramas injertadas  del olivo silvestre (v.18). Finalmente Pablo dice, en el verso 24, que Dios injertará nuevamente a las ramas naturales del “buen olivo” si se arrepienten. Ahora bien, hubo muchos judíos que permanecieron fieles a Dios, los cuales no fueron desgajados del buen olivo. Por ejemplo: Todos los apóstoles, sus discípulos hebreos en Jerusalén y de la diáspora, etc. Ellos no fueron cortados, pertenecían al pueblo original de Dios. Sólo los infieles fueron cortados para luego ser reemplazados por los gentiles convertidos. Estos gentiles convertidos se unen al pueblo elegido de Dios (“buen olivo”), y se nutren igualmente de su rica savia (las promesas hechas a los padres hebreos). Decir que Dios rechazó totalmente a su pueblo original, significa que las ramas injertadas no tienen la rica savia del buen olivo como fuente de sostenimiento, y esto entonces quiere decir: Desesperanza y la muerte.

Pablo les dice a los gentiles de Efeso lo siguiente: “Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne…estabais sin Cristo, alejados de la CIUDADANÍA DE ISRAEL y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos ( a la ciudadanía de Israel) por la sangre de Cristo.” (Efesios 2:11-13). Aquí Pablo aclara más el asunto. Los gentiles ahora están dentro de la ciudadanía de Israel, el antiguo pueblo Dios, por medio de Cristo. Ahora los gentiles, como los judíos elegidos, tienen la oportunidad de beneficiarse de los pactos de la promesa (“la rica savia del olivo”). Ahora los gentiles injertados a la nación de Israel (el pueblo de Dios) son conciudadanos de esa nación de Dios, y ya son miembros de la familia de Dios, y herederos de Sus promesas. Hay pues un solo Señor, una sola fe, una sola esperanza de nuestra vocación (Efesios 4:4). Decir que la esperanza de los fieles hebreos es distinta a la de los fieles de la Iglesia, es una tesis que no encuentra su apoyo en la Biblia. Pero también es un grave error decir que Dios rechazó para siempre a su pueblo al cual desde mucho antes conoció. Dice Pablo sobre este punto así: “Digo, pues: ¿Ha rechazado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. NO HA DESECHADO DIOS A SU PUEBLO, AL CUAL DESDE ANTES CONOCIÓ…” (Romanos 11:1,2). Así que aunque los amilenialistas digan que Dios rechazó al pueblo elegido Judío, Pablo dice que NO. Y aunque a algunos les duela, “la salvación viene de los Judíos” (Juan 4:22)—¡Y lo dijo el judío Jesús!

Si el reino del rey David dejó de existir para dar paso a un “reino espiritual y celestial”, ¿por qué los mismos discípulos de Jesús le preguntaron, momentos antes de su ascensión al Padre: “…Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” (Hechos 1:6). Insistir en un reino monárquico en Israel por parte de los discípulos hubiera sido una testarudez, si es que en verdad Cristo abolió para siempre esa esperanza mesiánica. Pero Jesús no los reprende diciéndoles algo así como: “Me sorprende que me pregunten eso si ya les enseñé que mi reino es espiritual y celestial”. Pero Jesús no les dice eso o algo similar. Lo que les dice es que  “no os toca  saber los tiempos y las sazones, que el padre puso en su sola potestad” (v.7). Lo que preguntaron los discípulos era correcto y válido, y no una tontería como algunos teólogos han sostenido. No creo que todos los discípulos de Jesús hayan sido malos alumnos como para entender mal lo enseñado por él acerca el reino, en esos 40 días que estuvo en privado con ellos, después de su resurrección (Hechos 1:3). Jesús mismo valida la pregunta contestando que sólo Dios sabe el tiempo cuándo será restaurado el reino davídico a los israelitas. La pregunta era correcta, pero el tiempo sólo lo sabe Dios.

Pero los hermanos amilenialistas se olvidan lo que el profeta Ezequiel dijo concerniente al reino monárquico en Israel. En primer término, el último rey que tuvo la dinastía de David fue SEDEQUÍAS, quien fuera derrocado por Nabuconodosor allá por el año 587 A.C. Desde esa fecha hasta hoy la dinastía y el reino de David quedaron suspendidos en el tiempo. Pero nótese que el profeta Ezequiel afirma que la corona y la tiara se le dará a un varón que tiene el derecho a tomarlos (21:25-27). En Hechos 2:29,30 el apóstol San Pedro revelará que Jesucristo es aquel varón que se sentará en el trono del reino de David. El evangelista Lucas dice que Jesucristo recibirá “el trono de David su padre, y reinará sobre la casa (nación) de Jacob (Israel)  para siempre” (Lucas 1:31-33). Los que dicen que el trono de David está el cielo, están mintiendo. Lo cierto es que ni David, ni ninguno de sus sucesores, estuvieron reinando en el cielo sobre el pueblo de Israel. La Biblia es clara cuando nos dice que David reinó 33 años en Jerusalén, y 7 en Hebrón (1 reyes 2:11).

Pregunta #9:

¿Puede usted demostrar que el reino de Dios se establecerá en Jerusalén, y que Cristo tendrá su trono en esa ciudad?

Respuesta:

En primer término, el reino de Dios era el reino de David. En 1 Crónicas 28:5 leemos: “Y de entre todos mis hijos (porque Jehová me ha dado muchos hijos), eligió a mi hijo Salomón PAR QUE SE SIENTE EN EL TRONO DEL REINO DE JEHOVÁ (DIOS) SOBRE ISRAEL.” Aquí está la prueba de que “el trono de David” en Israel era EL REINO DE DIOS. Pero, ¿Dónde reinó David, Salomón, etc? ¡En Jerusalén! Eso lo vimos en la pregunta anterior.

Otro texto interesante que prueba que el “reino de David” era “el reino de Dios” está en 2 Crónicas 13:5,8 que dice: “¿No sabéis vosotros que Jehová Dios de Israel dio el reino a David sobre Israel para siempre, a él, y a sus hijos, bajo pacto de sal? Y Ahora vosotros tratáis de resistir al REINO DE JEHOVÁ en mano de los hijos de David, porque sois muchos…”

No es de extrañar lo que el ángel de Dios le dijo a María en relación al judío Jesús: “…y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará EL TRONO DE DAVID SU PADRE; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.” (Lucas 1:31-33). Nuevamente se nos dice que Cristo reinará en Israel, y cuya capital es Jerusalén.

En Mateo 5:34,35 Jesús dice algo muy interesante que pocos cristianos han advertido: “Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera, ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por JERUSALÉN PORQUE ES LA CIUDAD DEL GRAN REY.” ¿Quién era el “gran Rey”?¿Herodes? No, sino Jesús mismo. Sí, Jerusalén es la ciudad del gran rey Jesucristo, él la hará su capital en su reino milenario.

Los discípulos sabían perfectamente que el reino de Dios estaba estrechamente ligado con la ciudad de JERUSALÉN ( la sede del reino davídico). En Marcos 11 vemos la historia de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. ¿Qué pensaron inmediatamente los discípulos de esa entrada de Jesús en la ciudad de David? Los versos 10 y 11 nos dicen: “¡Bendito EL REINO de nuestro padre David que viene!¡Hosanna en las alturas! Y ENTRÓ JESÚS EN JERUSALÉN…” Es clarísimo que los primeros cristianos sí esperaban la reanudación o la restauración del reino de David en Jerusalén en la persona del Cristo, su descendiente según la carne. Más adelante los discípulos se verán precisados a preguntarle si ya era el tiempo de la tan esperada restauración (Hechos 1:6,7).

Si el reino es ahora la Iglesia de Cristo, entonces no habrá una futura restauración del reino de David en Israel. Pero esta creencia contradice una infinidad de pasajes que nos hablan de un reino futuro aún no establecido o restaurado. Notemos que el reino verdadero será restaurado. Eso quiere decir que ese reino existió, se suspendió y nuevamente se establecerá como era antes. ¿Pero existió la iglesia antes de Pentecostés, en los tiempos de David?¿Fue el reino de David la misma iglesia de Cristo, el cual fue derrocado por Nabuconodosor en el año 587 AC?¿Derrocó Nabuconodosor a la iglesia de Cristo en los tiempos de Sedequías?¿Restauró Cristo el reino de Dios en el 33 E.C? ¿Fue restaurada, o más bien, inaugurada, la iglesia en Pentecostés? La Biblia habla de que el reino será RESTAURADO como lo fue antes—¡No INAUGURADO! (Hechos 1:6; 3:19-21; Romanos 11:12). Esto es importante. Véase en el diccionario el significado de la palabra “restauración”. Esto es muy importante, pues también significa reposición en el trono de una dinastía caída, depuesta, o derrocada. Esto ocurrirá con la dinastía davídica aún derrocada. Cristo regresará en gloria para RESTAURAR EL REINO DERROCADO DE DAVID! (Mateo 25:31,34).

En Jeremías 3:17 se nos revela que Jerusalén será llamada: “Trono de Jehová”. En Zacarías  8:3 leemos: “Así dice Jehová: Yo he restaurado a Sión, y moraré en medio de Jerusalén; y Jerusalén se llamará Ciudad de la Verdad, y el monte de Jehová de los ejércitos, Monte de Santidad.” En Zacarías 1:16 también leemos: “Por tanto, así ha dicho Jehová: Yo me he vuelto a Jerusalén con misericordia; en ella será edificada mi casa…” El siguiente versículo, el 17, dice: “Clama aún, diciendo: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Aún rebosarán mis ciudades con la abundancia del bien, y aún consolará Jehová a Sión, Y ESCOGERÁ TODAVÍA A JERUSALÉN.” “…y Jerusalén será santa, y extraños no pasarán más por ella.” (Joel 3:17).

Y en Lucas 21:24 Jesús dice de Jerusalén, lo siguiente: “…y Jerusalén será hollada por los gentiles, HASTA QUE LOS TIEMPOS DE LOS GENTILES SE CUMPLAN.” Pero muchos llamados cristianos no se han puesto ha meditar en estas palabras proféticas de Jesucristo. Aquí hay un hecho histórico innegable e indiscutible. Jerusalén ha sido pisoteada por las naciones e imperios gentiles (no judíos) durante milenios. Pero Jesucristo afirma que este “hollamiento”(pisoteo)—¡tendrá su fin! (“hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan”). Entonces, cuando los no Judíos o gentiles dejen de pisotear Jerusalén, los Judíos tendrán el dominio y el control absolutos de Jerusalén con el Mesías y su iglesia a la cabeza ( Joel 3:17; Isaías 32:1; Lucas 1:31-33; Mateo 5:34,35). Ya en Junio de 1967 se dio un gran paso, cuando Jerusalén pasó a manos de los Judíos, aunque aún seguirá el pisoteo gentil hasta que Cristo regrese a reinar sobre sus enemigos en Jerusalén (Leer Zacarías 14:1-21).

Pregunta # 10:

¿Acaso no prometió Jesús a sus seguidores el cielo en Juan 14:1-3?

Respuesta:

Jesús jamás prometió a sus seguidores darles un lugar en el cielo como morada permanente. Tampoco ninguno de sus apóstoles creyó que iría al cielo para estar con Dios y Jesús. Fue el filósofo Griego Platón el que sentó las bases de un alma inmortal que parte de este mundo después de la muerte. Su filosofía fue mezclada con el pensamiento Hebreo y nació el gnosticismo. Esta secta gnóstica, muy en boga en los tiempos de Jesús, amenazó a la sana doctrina predicada por Jesús y sus apóstoles. Los apóstoles, y en especial Pablo y Juan, advirtieron a las iglesias cristianas en contra de esa secta. Pablo llamó a los gnósticos: “La falsamente llamada ciencia” (“gnosis”)(1 Timoteo 6:20). Los gnósticos decían que la materia era mala y pecaminosa, y que Cristo no era humano sino que tenía apariencia de hombre. Creían que existía un plano superior (el “Pleroma”, especie de cielo gnóstico) donde vivían los AEONES (espíritus puros superiores, entre los cuales estaba Cristo antes de venir al mundo). Los gnósticos creían que ellos tenían el conocimiento verdadero para lograr partir a ese plano o dimensión de los espíritus con el alma inmortal. ¿No se parece esto mucho al pensamiento “cristiano” sobre una existencia en el cielo con Dios, Cristo, y sus ángeles después de esta vida, a través de nuestras “almas inmortales”? Es muy probable que muchísimos cristianos sean realmente cristianos gnósticos en este punto.

También Pablo advirtió, que después de su “partida”, entrarían en el rebaño del Señor falsos maestros que buscarían ganarse el rebaño con palabras pervertidas (Hechos 20:29,30). Y así fue. Con el correr del tiempo, la iglesia se corrompe con sus propios malos obispos que se levantan con sus herejías destructoras. En el siglo IV aparece el obispo “San Agustín de Hipona”, el Padre y Teólogo del catolicismo. Éste distorsiona radicalmente el verdadero significado del reino bíblico al decir, por vez primera, en su obra “La Ciudad de Dios”, que el reino era la iglesia católica Romana. Parece ser que los “amilenialistas católicos”, y “campbelitas amilenialistas” no han logrado sacudirse del todo de los errores de Agustín de Hipona.

Algunos dirán: “Bueno, ¿no dice Jesús que “los pobres en espíritu es el reino de los cielos”? (Mateo 5:3). Pero tomemos nota que el Señor NO dice que de los pobres en espíritu es el reino EN (sino “DE”) los cielos”. De modo que lo que Cristo ofreció a los pobres en espíritu era un reino que tiene su origen en Dios, y no en los hombres. Viene de Dios como un don o regalo para los hombres.

Pues bien, regresemos a Juan 14:1-3 de la pregunta. Veamos lo que verdaderamente dijo el Señor Jesucristo: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy pues a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mi mismo, para que DONDE YO ESTOY, vosotros también estéis.”

Muchos estudiantes de la Biblia no se han puesto a pensar en esta última frase “para que DONDE YO ESTOY (tiempo presente)”. En las más importantes versiones de la Biblia Inglesa se vierte este pasaje como “WHERE I AM” en tiempo siempre presente (“donde yo estoy”). Esta frase es sumamente importante y clave para entender los versos en cuestión. Jesús está ofreciendo un lugar a sus discípulos “en la casa de su Padre”. Luego nos dice que él nos tomará para que estemos con él en el lugar donde ÉL ESTÁ en el momento de pronunciar la promesa. Y, ¿dónde estaba Jesús cuando pronunció esa promesa? ¿En el cielo? ¿En Marte? No! Él estaba aún en LA TIERRA, y más exactamente, EN JERUSALÉN. Recuerde que Jesús todavía no había ascendido al cielo, y aún no había ni siquiera resucitado. Por tanto Jesús estaba ofreciéndoles a sus seguidores volver a la tierra para estar con ellos en el lugar donde proclamó su promesa, es decir: ¡En Jerusalén!

Muchos cristianos creen que Jesús nos “llevará al cielo” para darnos nuestro “lugar” en la casa del Padre. Pero Jesús nunca habló de llevarnos al cielo en Juan 14:1-3. Usted NO leerá, ni siquiera una vez, de que iremos al cielo para recibir nuestro “lugar” una vez que esté preparado por Jesús. Lo que Jesús dijo era que prepararía nuestro lugar en la casa de su Padre y que luego volvería para estar con nosotros. Lo que NO dijo era CUÁNDO Y DÓNDE recibiríamos nuestro lugar en la casa del Padre. Él sólo está ahora ocupado PREPARANDO nuestras moradas, pero NO nos dice cuándo entraremos en ellas. En Apocalipsis 21 se revela que la “ciudad santa” bajará del cielo después del milenio. La ciudad santa de Apocalipsis 21 es descrita por Ezequiel como un edificio (40:2), y como una casa en 2 Corintios 5:1,2. Esta ciudad o casa canta bajará del cielo, y “Dios estará con los hombres” (Apocalipsis 21:3). Sólo los salvos entrarán en ella para tomar sus lugares o moradas (Apocalipsis 21:27). También leer Hebreos 11:9,10 donde se nos dice claramente que Abraham (el padre de la fe) “esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.” Y en Hebreos 13:14 Pablo dice: “Porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos LA PORVENIR.”

Pregunta #11:

¿No dice Pedro, en 2 Pedro 3:10-13, que esta tierra será destruida por fuego? Si este es el caso: ¿No es lógico concluir que escaparemos al cielo?.

Respuesta:

Es cierto que Pedro habla de la “destrucción de la tierra por fuego”, de la misma manera que Dios dijo de la tierra de la época de Noé. En Génesis 6:13 leemos algo interesante: “Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré CON LA TIERRA.” Nótese que Dios iba a destruir a todo hombre y animal…¡y la tierra misma! Pero: ¿Llegó Dios a destruir a los hombres impíos de entonces junto con el planeta tierra? Por cierto que no. La tierra sigue siendo la misma desde su creación. En realidad es una forma superlativa de hablar de Dios indicando la severidad de su castigo.

En 2 Pedro 3:10-13 leemos: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán desechos, y LA TIERRA Y LAS OBRAS QUE EN ELLA HAY SERÁN QUEMADAS.” ¿No son semejantes Génesis 6:13 y 2 Pedro 3:10-13? Si la primera tierra PRE-diluviana no fue literalmente destruida, ¿porqué tendría que serla ésta? Es claro que lo dicho por Dios ha de entenderse como la severidad y firmeza de su castigo, la erradicación del mal, de los malos, y de sus obras (casas de juego y de citas, bares, fábricas de cigarrillos y de cerveza, fábricas de armas y bombas, etc). En el verso 13 se habla de “nuevos cielos y nueva tierra” Esta forma de dicción no es rara en la Biblia, pues también encontramos la expresión “nueva criatura” en 2 Corintios 5:17, aunque persistan aún los viejos defectos (miopía, cojera, cicatrices, etc). En Efesios 4:24 encontramos la expresión “nuevo hombre” (pero sólo en lo moral y espiritual). En Romanos 6:4 encontramos la frase “nueva vida” (pero siempre en el sentido moral y espiritual).

Y Para terminar diré que 2 Pedro 3:13 tiene relación con Isaías 65:17 que dice: “Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni vendrá más al pensamiento.” Pero lo interesante del caso es que Dios sigue diciendo en los siguientes versículos (18-25) que: “traigo a Jerusalén alegría…y me alegraré con Jerusalén.” Estas palabras indican que finalmente el planeta no será destruido, pues seguirá existiendo Jerusalén como una ciudad de gozo y alegría, en contraste con la actual Jerusalén agitada y convulsionada por los conflictos internos y externos.

Pregunta #12:

¿Acaso no dice la Biblia que Cristo vendrá para entregar su reino al Padre según 1 Corintios 15:24?

Respuesta:

Cristo entregará su reino al Padre, pero: ¿Cuándo? Esta es una pregunta importante. Lo que la Biblia sí dice verdaderamente es que Jesús, al volver a la tierra, dará su reino a sus discípulos (no ha Dios)(Mateo 25:31,34; Daniel 7:13-18). Sí, la iglesia, compuesta por judíos y gentiles fieles, recibirá el reino de Cristo al volver él al mundo otra vez. Esta es la verdad bíblica. No obstante, será después que Cristo haya reinado por mil años que él devolverá el reino al Padre; cuando haya puesto a sus enemigos por estrado de sus pies, incluyendo LA MUERTE misma (Salmo 110:1; 1 Corintios 15:25). Y, ¿Cuándo será vencida la muerte?¿En la segunda venida de Cristo? ¡No! Según la Biblia ella será destruida al finalizar el milenio de Cristo. La respuesta está en Apocalipsis 21:4. Esto significa que Cristo no va a devolver el reino al Padre inmediatamente después de volver a la tierra, sino después de los mil años de su reinado. Mientras tanto, Jesucristo estará reinando sobre sus enemigos (Salmo 110:1-5), siendo el último destruido: La muerte.

Otra de las pruebas bíblicas que señalan claramente que la muerte reinará hasta el final del milenio es que “los otros muertos no llegaron a vivir hasta que se cumplieron los mil años.” (Apocalipsis 20.5). Habrá muertos al final de los mil años del reinado de Cristo. La muerte imperará en la tierra hasta el final de esa fecha memorable que es llamada: “Milenio” (Apocalipsis 20:14). Después del milenio bajará “La Nueva Jerusalén” y acabará el imperio de la muerte (Apocalipsis 21:4; 20:14). También en este periodo el diablo será castigado definitivamente con la muerte. Y además, la muerte y el Hades serán arrojados al lago de fuego junto con el diablo y sus ángeles. Todo esto ocurre al final del milenio o del reino de Cristo. Los hermanos amilenialistas debieran reflexionar mejor sobre este pasaje antes de sacar conclusiones inexactas. Recordemos que “un texto sin el contexto es un pretexto”. Ir más allá de lo que está escrito es peligroso.

Pregunta #13:

¿No dice Pablo que nuestro destino son “los lugares celestiales” en Efesios 2:6?

Respuesta:

Tomemos nota que pablo habla de “los lugares celestiales” en Efesios 2:6. Y, ¿dónde están esos “lugares celestiales”? La respuesta, creo, la da Jesús en Juan 14:2,3—¡En la casa de Su Padre! Por tanto, los “lugares celestiales” tienen que ver con las “muchas moradas” de dicha casa, en donde Jesús se ha ido a preparárnoslas. Sin embargo, Pablo NO dice que iremos al cielo para ingresar a nuestras “moradas celestiales”.

Pongamos un ejemplo un poco fantástico. Si una nave marciana bajara a la tierra, y yo fuera invitado por la tripulación marciana a ingresar a ella para ver su interior, pregunto: ¿No estaría yo en un “lugar marciano” en la misma tierra? Y si viera yo en su interior sus compartimentos, pregunto nuevamente: ¿No serían esos compartimentos “lugares o compartimientos marcianos” en la tierra?

De igual modo, cuando baje la casa celestial a la tierra, con todas sus moradas o lugares, los que ingresen a ella estarán ingresando a sus lugares o moradas celestiales—¡en la tierra!. Algo celestial o “extraterrestre” se posará en la nueva tierra, y sus interiores o moradas seguirán siendo celestiales aunque estén en la tierra. Sí, en la nueva tierra entraremos a los “lugares celestiales” de la casa de Dios.

Pregunta #14:

¿No dice claramente San Pedro que tenemos RESERVADA nosotros una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible EN LOS CIELOS? (Ver 1 Pedro 1:4).

Respuesta:

Nuevamente tampoco Pedro está diciendo que subiremos al cielo para recibir nuestra herencia que está RESERVADA allí. Sencillamente está reservada en los cielos. Si por ejemplo decimos que el dinero del pago de los trabajadores está reservado en la bóveda del banco, ¿significa eso que los trabajadores tendrán que ingresar a la bóveda del banco para que se les pague? No necesariamente. Lo usual es que el cajero retire el dinero de dicha bóveda y proceda a pagar a los trabajadores en la oficina del personal. De igual manera, cuando Jesús vuelva a retribuir a sus siervos, él retirará nuestra herencia de los cielos y la traerá a la tierra. (Leer 1 Pedro 5:4; 2 Timoteo 4:8; Apocalipsis 22:12).

El sabio rey Salomón dijo sobre este asunto, así: “Ciertamente el justo será recompensado en la tierra…” (Proverbios 11:31). En otra parte Salomón dice también: “El justo no será removido jamás (de la tierra)…” (Proverbios 10:30). Estos textos contradicen la enseñanza que dice que los salvos serán retribuidos en el cielo cuando mueran.

Pregunta #15:

¿No prometió el Señor Jesús que nos arrebataría con él mismo al cielo, en 1 Tesalonicenses 4:17?

Respuesta:

El apóstol Pablo no está diciendo tampoco en este texto, que seremos arrebatados al tercer cielo, sino EN LAS NUBES. No está hablando de que seremos arrebatados al cielo, sino “EN LAS NUBES PARA RECIBIR AL SEÑOR EN EL AIRE, y así estaremos siempre con el Señor.” Para nada se hace mención del cielo en este versículo, ni se nos promete estar con Cristo en el cielo. Pablo está hablando de que seremos “arrebatados en las nubes” y de “recibir al Señor en el aire”—¿Para qué?¿Acaso para que Jesucristo nos reciba y nos lleve con él al cielo? ¡No! Pablo es claro al decir que nosotros LE RECIBIREMOS A ÉL EN EL AIRE cuando regrese a la tierra (¡no al revés!). ¿Qué importancia tiene este detalle? Veamos el pasaje y analicemos su contenido.

Si la iglesia recibirá al Señor en el aire es para acompañar a Jesús en su descenso a la tierra, ¡no al revés! Por ejemplo, si el presidente del Perú sale a recibir en palacio al Presidente de los Estados Unidos, ¿se irá el Presidente del Perú con el presidente Estadounidense a la Casa Blanca para la entrevista? Otro ejemplo: Si mi amigo viene a visitarme desde los Estados Unidos, y yo salgo a recibirle en el aeropuerto limeño, pregunto: ¿Me iré con él a su casa en los Estados Unidos, subiendo inmediatamente en el avión que lo trajo a Lima? ¡Claro que no! Si yo lo recibo es para traerlo a mi casa o a un hotel, y disfrutar de su compañía durante su estancia en mi país. Igual ocurrirá con la Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo en las nubes de nuestra atmósfera. Nosotros saldremos a RECIBIRLE en las nubes para acompañarlo en su descenso a nuestro planeta. Entonces Jesús será escoltado por su gloriosa iglesia hasta el lugar donde se localizará su trono de gloria, es decir, JERUSALÉN (Mateo 5.33-35; Jeremías 3:17; Zacarías 14:4).

Pregunta #16:

En Juan 13:36 Jesús le dice a Pedro que él no le podía seguir al lugar a donde iba, pero que le seguiría después. ¿No le estaba prometiendo Jesús—el tercer cielo—-a Pedro para después de su muerte?.

Respuesta:

Jesús no le estaba prometiendo a Pedro el cielo para después de su muerte. Lo que verdaderamente Jesús estaba diciendo era que estaba muy próximo su sacrificio en la cruz del Calvario, y que después Pedro le seguiría en su martirio. Lo que Jesús estaba profetizando para Pedro era su muerte en el martirio en un futuro no muy lejano. Según el verso 37, parece que Pedro le entendió perfectamente a Jesús, y le responde: “…Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? MI VIDA PONDRÉ POR TI.” Precisamente años más tarde Pedro moriría en el martirio, crucificado de cabeza en una cruz.

Pregunta #17:

¿No dijo el apóstol Pedro que Dios lo preservaría para su reino celestial? ¿No creyó Pablo que había un reino en el cielo (2 Timoteo 4:18)?

Respuesta:

En este pasaje Pablo NO dice que iría al cielo para entrar en el “reino celestial”. Lo que Pablo creía era que Dios lo preservaría o guardaría para su reino DE los cielos (“celestial”). Él NO dijo que Dios lo preservaría para su reino EN los cielos en ningún momento, sino para un reino de “inspiración celestial”, o de “origen celestial”.

En Hebreos 11:14-16 Pablo habla de una “patria celestial”, la cual, según el verso 16, es UNA CIUDAD. En Hebreos 11:14 el apóstol sigue diciendo que esta ciudad o “patria celestial” está por venir o por descender según Apocalipsis 21:2,3. Sí, la ciudad o “patria celestial” estará ¡en la tierra!.

En Lucas 2:8-13 vemos que a los pastores del campo se les aparece un ángel del Señor que les anuncia que ha nacido el Salvador, Cristo el Señor. Y el versículo 13 nos dice que repentinamente apareció con aquel ángel una multitud de las “huestes celestiales” que alaban al Señor, y decían: “Gloria en las alturas…” Aquí vemos nuevamente a “huestes celestiales”—¡en la tierra!

En conclusión, cuando la Biblia nos dice que heredaremos “el reino celestial”, ello no quiere decir que iremos al cielo para entrar en él. Ya hemos visto como “cosas y seres “celestiales” estuvieron aquí, en la tierra. ¿Acaso no puede bajar “el reino celestial” a la tierra así como lo hicieron  “el pan celestial (Jesucristo)”, y “las huestes celestiales”? ¡Claro que sí! Ah, un ejemplo más. Después de resucitar de la tumba, Jesús recibió  un “cuerpo celestial” (Leer 1 Corintios 15:40,49). Con ese “cuerpo celestial” nuestro Señor estuvo en la tierra por 40 días (Hechos 1:3).

Pregunta #18:

¿No dijo acaso el apóstol San Pablo que nuestra CIUDADANÍA ESTÁ EN LOS CIELOS (Filipenses 3:20)?¿No significa entonces que viviremos en el cielo?

Respuesta:

La palabra “CIUDADANÍA” usada por Pablo, se relaciona con la palabra CIUDAD(anía). En la Santa Biblia aparece claramente una “CIUDAD CELESTIAL” (o “PATRIA CELESTIAL”) que estará en la tierra (Apocalipsis 21:2,3). También se nos informa que entraremos a ella, una vez que se establezca en la “nueva tierra”. Pablo sostiene que la ciudad está POR VENIR (Hebreos 13:14). También Pablo sostiene que el fiel Abraham “esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” (Hebreos 11:8-10).Mientras tanto, “nuestra ciudadanía está en los cielos” hasta que venga a nosotros a la tierra. En tanto que nuestra “ciudad” o “patria” permanezca en los cielos, podremos decir que nuestra ciudadanía seguirá estando en los cielos.

Pregunta #19:

¿En que parte de la Biblia dice que Cristo va a pisar este mismo planeta nuevamente?

Respuesta:

En Hechos 1:11 los ángeles les dicen a los discípulos, quienes instantes antes habían visto al Señor subir al cielo, lo siguiente: “Varones Galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? ESTE MISMO JESÚS, que ha sido tomado de vosotros al cielo, ASI VENDRÁ COMO LO HABÉIS VISTO IR AL CIELO”. Aquí se profetiza que el mismo Jesús resucitado, que había permanecido con sus discípulos 40 días en la tierra (Hechos 1:3), volverá DE LA MISMA FORMA O MANERA EN QUE SE HABÍA IDO AL CIELO. Esto se explica de este modo. Según el verso 12, Jesús había ascendido al Padre desde el MONTE DE LOS OLIVOS, hasta que una nube lo tapó de la vista de los discípulos (v.9). Ahora bien, Jesús, al volver, descenderá del cielo a las nubes del cielo, y de las nubes del cielo AL MONTE DE LOS OLIVOS (Zacarías 14:4). Si Jesús al volver, sólo se quedara en las nubes, sin descender hasta el Monte de los Olivos, entonces JESÚS NO ESTARÍA EN VERDAD VOLVIENDO DE LA MISMA MANERA COMO ÉL SE FUE, O COMO LO HABÍAN VISTO IRSE SUS DISCÍPULOS.

Si una persona hubiera podido tomar una película de ese magno suceso de la ascensión d Jesús al cielo, y luego pusiera en reversa o retroceso la película, entendería exactamente cómo será el futuro regreso de Jesús al mundo. No obstante, no precisamos del auxilio de una cámara de video o de una película para entender lo que explicamos. Aceptemos el hecho de que la ascensión de Jesús al cielo NO comenzó en las nubes, sino en EL MONTE DE LOS OLIVOS. ¿No es interesante que el profeta Zacarías diga que sus pies se posarán nuevamente en el Monte de los Olivos y éste se partirá en dos?¡Esto no sucedió en la primera venida de Cristo! (Leer Zacarías 14:4).

Lo que Jesús dijo en Mateo 5:34,35 nos lleva  la conclusión de que Cristo hará de Jerusalén su ciudad real…¡Su trono!. El profeta Jeremías dice que en aquel tiempo (de la restauración del reino) llamarán a Jerusalén TRONO DE JEHOVÁ (3:17). El Salmo 67:4 dice que Dios pastoreará a las naciones EN (no “DE”) la tierra. En Apocalipsis 5:10 leemos: “Y los has hecho reyes y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra.” En Apocalipsis 20:4,6 dice que estos reyes y sacerdotes reinarán con Cristo mil años en la tierra.

En el Salmo 122:3-5 encontramos la información de que los tronos de los “reyes y sacerdotes” estarán en Jerusalén. Por tanto, el trono del “Rey de reyes” estará también allí. Jesús dijo que “Jerusalén es la ciudad del gran Rey” (Mateo 5:34,35).

En Juan 14:2,3 el Señor Jesús prometió a sus discípulos que ellos estarían con él en la tierra de Israel. Él dijo: “PARA QUE DONDE YO ESTOY (la tierra de Israel) vosotros también estéis”. Y en la profecía de Jeremías 23:5 leemos: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia EN LA TIERRA” ( También 33:15). Y en Romanos 4:13 dice que Jesús será “EL HEREDERO DEL MUNDO.”

Según el Salmo 37:29 “Los justos heredarán la tierra, y vivirán para siempre sobre ella”. Ahora bien: ¿Es Jesucristo el MAYOR JUSTO? ¡Sí! (Leer 1 Juan 2:1). Y si Jesús es también JUSTO, ¿qué heredará él y dónde vivirá? ¡La tierra y en la tierra!. En el Salmo 85:9 se complementa lo anterior diciendo que LA GLORIA HABITARÁ LA TIERRA. Y, ¿cuál GLORIA? ¡La gloria del Señor Jesucristo! (Mateo 16:27; 24:30; Juan 1:14; 17:24; Colosenses 3:4). Por tanto: ¡Jesucristo habitará en la tierra!

En 2 Samuel 23:3 dice: “El Dios de Israel ha dicho: Habrá un justo que GOBIERNE ENTRE (no “SOBRE”) LOS HOMBRES, que GOBIERNE  en el temor de Dios.” Sí, Jesús será aquel justo varón que gobierne en medio o entre los hombres en este planeta. ¡Eso dice la Biblia! Además, David dice en su Salmo 140:13 que LOS RECTOS morarán o habitarán en la presencia del rey. Pero: ¿Dónde morarán LOS RECTOS en la presencia del rey? No puede ser el cielo porque Salomón escribió en Proverbios 10:30: “EL JUSTO NO SERÁ REMOVIDO JAMÁS; pero los impíos NO HABITARÁN LA TIERRA.” La conclusión lógica y bíblica es que los rectos habitarán la tierra y estarán en la misma presencia del rey en la tierra. Dice Salomón: “LOS RECTOS HABITARÁN LA TIERRA, Y lOS PERFECTOS PERMANECERÁN EN ELLA.” (Proverbios 2:21). ¡Aquí está la evidencia! Y, ¿Quiénes son los PERFECTOS que permanecerán en la tierra? ¡Los cristianos! (Leer 2 Timoteo 3:17; Colosenses 1:28).

Jesús dice que “los mansos heredarán la tierra” (Mateo 5:5),. Pero más adelante dirá: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mi, QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN…” (Mateo 11:29). Notemos que Cristo es también el mayor MANSO del mundo. Esto quiere decir que él HEREDARÁ LA TIERRA (comparar con Romanos 4:13). Él fue claro al decir que “los MANSOS heredarán la tierra (¡no el cielo!).”

Pregunta # 20:

¿Qué otra prueba existe de que el reino de Dios NO es la Iglesia de Cristo?.

Respuesta:

Lo más sencillo es sustituir la palabra ‘reino’ por ‘iglesia’ de los textos bíblicos más importantes. Si reino e iglesia son equivalentes, no tendrá porqué cambiar el sentido del texto bíblico que habla de él. Veamos algunos ejemplos:

 Lucas 19:11:

“Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano para recibir UNA IGLESIA y volver.

Comentario:

 Notemos que al cambiar la palabra ‘reino’ por ‘iglesia’ en este pasaje, obtenemos un absurdo. ¿Recibió Cristo una iglesia en el cielo? o ¿Se instituyó la iglesia en el cielo?¿Hemos bajado del cielo como  “la iglesia de Cristo”?

Lucas 12:32:

“No temáis manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido DAROS la iglesia”.

Comentario:

Aquí hemos sustituido la palabra ‘reino’ por ‘iglesia’ y hemos obtenido algo absurdo. En primer lugar, Jesús se dirige a sus apóstoles—¡a los cuales se les DA EL REINO!. No dice  Jesús que al Padre le ha placido “HACEROS EL REINO”, sino “DAROS EL REINO”. El sentido es diferente. Si la iglesia es el reino, y ella está compuesta por los apóstoles y demás discípulos, ¿cómo podrían SER ellos “el reino de Cristo” y RECIBIR al mismo tiempo el reino? ¿Cómo podían los apóstoles recibir un reino y ser parte de él al mismo tiempo? Si la iglesia es verdaderamente el reino, entonces Jesús debió decirles a sus apóstoles que al Padre “le ha placido HACEROS el reino o iglesia”. Pero no fue así, sino que dijo: “Le ha placido DAROS EL REINO”!

Mateo 6:10:

“Venga tu iglesia, hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.”

 Comentario:

Los que creen que la iglesia es el reino, tendrán que mutilar esta parte del “Padre Nuestro”; pues si el reino ya vino en el 33.d.C, ¿para qué seguir pidiéndolo? Pero lo cierto es que esta parte de la oración está tan vigente como el resto de las peticiones en el “Padre Nuestro”. Así, pedir por la venida del reino es tan importante como pedir perdón por nuestras ofensas, o por el pan diario.

Por otro lado, si reemplazamos ‘reino’ por ‘iglesia’ tendríamos: “Venga tu iglesia, hágase tu voluntad…” Sí, “Venga tu iglesia”—¿De dónde?¿Cómo? Si los discípulos vendrían a ser la misma iglesia de Cristo: ¿Por qué tendrían que pedir por la venida de una iglesia? ¡No tiene mucho sentido que digamos!

Mateo 25:31,34:

“Cuando el Hijo del Hombre venga…entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre HEREDAD LA IGLESIA preparada para vosotros desde la fundación del mundo.”

Comentario:

Aquí hemos reemplazado ‘reino’ por ‘iglesia’ y encontramos algo muy extraño. Es un asunto muy importante que no podemos pasar por alto, y es que hay una reino (iglesia para los amilenialistas) que se preparó desde la fundación del mundo, y que será heredado por la iglesia en la ‘parusía’ o Segunda Venida de Cristo. ¿UNA IGLESIA que hereda UNA IGLESIA?¿Cómo es posible esto? Por eso creemos que la iglesia y el reino son dos cosas muy diferentes.

Juan 3:3:

“Respondiendo Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo no puede ver la iglesia de Dios.”

Comentario:

En este pasaje también hemos sustituido ‘reino’ por ‘iglesia’ y hemos obtenido un absurdo total. ¿Cuál es ése? Si el reino es la iglesia, y ésta sólo puede ser vista por hombres “renacidos”: ¿Cómo es posible que cualquier hombre mundano o no convertido pueda ver, e incluso entrar, en la iglesia de Cristo? Muchos NO renacidos pueden ver con sus ojos, y entrar con sus pies a la iglesia de Cristo sin dificultad. Esto me lleva a la conclusión de que el reino e iglesia —¡NO son sinónimos!. Hay un reino futuro en el cual los impíos ni verán ni entrarán—¡Sólo los renacidos!

Hechos 14:22:

“…es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en la iglesia de Dios.”

Comentario:

Aquí en este pasaje hemos sustituido la palabra ‘reino’ por ‘iglesia’ y hemos obtenido algo interesante. Notemos que Pablo se dirige a creyentes de Listra, Iconio y Antioquia. A estos hermanos, de las iglesias de Cristo en esas ciudades, les exhorta a que permanezcan fieles a pesar de las tribulaciones, a fin de que puedan “ganar su entrada a la iglesia de Dios”. Esto es muy extraño, pues Pablo se dirige a iglesias cristianas ya constituidas. ¿Cómo entrarían las iglesias de Iconio, Listra y Antioquia a la iglesia misma?¡No lo entendemos! Aquí se vuelve a demostrar que el reino de Dios es diferente a la iglesia de Cristo.

1 Corintios 15:50:

“Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar la iglesia de Dios, ni la corrupción hereda a incorrupción.”

 Comentario:

Aquí, al reemplazar la palabra ‘reino’ por ‘iglesia’ nos hallamos con un serio problema. Y es que si a la iglesia no se  puede pertenecer en la carne y en la sangre, ¿por qué aún están en la carne y la sangre los miembros de la iglesia de Cristo? Obviamente algo no anda bien con la interpretación ‘amilenialista’ del reino.

Hechos 1:6:

“Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor restaurarás la iglesia a Israel en este tiempo?”

Comentario:

Aquí resulta una extrañeza al reemplazar ‘reino’ por ‘iglesia’, pues: ¿Acaso la iglesia tiene que ver con Israel? Cómo es eso que la iglesia será restaurada a Israel? Es obvio que reino e iglesia son dos cosas diferentes. El reino fue antes que la iglesia.

Los ‘amilenialistas’ se encuentran en serios apuros cuando tienen que responder a toda esta argumentación bíblica consistente. El amilenialismo deja sin horizontes y sin entendimiento sobre los sucesos mundiales de hoy. Prácticamente han anulado muchísimas profecías bíblicas del futuro (Leer Proverbios 29:18). Para ellos casi todas las profecías bíblicas ya se han cumplido. Han dejado de comprender los acontecimientos mundiales del presente y del futuro. Prácticamente están el medio del mar sin mapas y brújulas, y…¡están a la deriva!

LOS MODALISTAS PIERDEN LOS MODALES CUANDO LES PRESENTAMOS ALGUNOS TEXTOS BÍBLICOS CONTUNDENTES

JESÚS Y SU PADRE: DOS PERSONAS DISTINTAS Y SEPARADAS

En Juan 8:13, los Judíos desafiaron a Jesús:

Entonces los fariseos le dijeron: “Estás dando testimonio de ti mismo; tu testimonio no es verdadero.”

Jesús respondió afirmando que, de acuerdo a Deuteronomio 19:15, el testimonio de dos o tres testigos es suficiente para establecer la verdad. En este caso, él fue uno de los testigos y el Padre fue el segundo testigo:

    “Mi juicio es verdadero, porque yo no estoy solo en él, sino yo y el que me envió. Incluso en vuestra ley se haya escrito que el testimonio de dos hombres es verdadero. Yo soy el que da testimonio de mí mismo, y el Padre que me envió da testimonio de mí “(Juan 8:16-18).

    Este pasaje es definitivo. Jesús dice que Él no es el único testigo, sino que el Padre es un segundo testigo que puede dar testimonio de la verdad. Si el Modalismo fuera cierto, entonces Jesús fue un mentiroso, porque no hubo ningún segundo testigo porque Él y el Padre eran (según el Modalismo) una misma persona. Si la persona del Padre es negada, entonces el testimonio de Jesús se invalida.

   El Modalismo nunca ha sido capaz de responder a preguntas como: ¿Cómo puede Jesús estar sentado “a la diestra de Dios” el Padre si Él es el Padre? ¿Cómo puede ser Jesús tanto el remitente y el Enviado, el que ora y Aquel a quien se le dirige la oración, el sacrificio y Aquel a quien el sacrificio se le da?, Etc

    Si el Modalismo fuera cierto, entonces no debemos esperar encontrar pronombres plurales como nosotros, nuestro, etc, en referencia al que el Padre y el Hijo. Pero esto es exactamente lo que encontramos en Juan 14:23-26:

    “Respondió Jesús y le dijo:« Si alguno me ama, guardará mi palabra y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda Mis palabras, y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió Estas cosas os he hablado… Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que te dije ‘”.

    Jesús dice que la palabra que habló no era su palabra, sino del Padre. Por lo tanto, no puede ser el Padre.

PREGUNTAS PUNTUALES PARA LOS “TRINOTERCOS”

¿Por qué los apologistas trinitarios ya no mencionan su texto de prueba favorito, 1 Juan 5:7? ¿Será porque la gente común están ahora conscientes de que este versículo está demostrado  que es completamente fraudulento?

Si la doctrina de la Trinidad es tan fundamental para el cristianismo, como los Trinitarios reclaman, ¿por qué hay un completo fracaso por parte de Jesús y sus apóstoles para articularla en cualquier lugar del NT?

¿Por qué los apologistas trinitarios dejan de mencionar que su defensor Atanasio creía que “Dios se hizo hombre para que los hombres se conviertan en dioses”?.

¿Por qué los trinitarios se niegan a traducir la palabra EL como “poderoso” o “poder” en Isaías 9:6, pero insisten en traducir exactamente la misma palabra como “poderoso” cuando se refiere el rey Nabucodonosor, y cuando se refiere a otros hombres, las montañas, y los árboles?

Si existe un Dios compuesto por tres personas, ¿por qué este Dios compuesto por tres personas no se menciona ni una sola vez en toda la Biblia sino que sólo se lo imaginó de versos aislados de la Biblia?

¿Por qué los Trinitarios sugestivamente implican que el cristiano primitivo Justino Mártir tenía creencias trinitarias, pero se abstienen de revelar que él declaró que Jesús era “otro dios” que  estaba sujeto “al Dios más verdadero”?

¿Por qué tantos trinitarios siguen citando que “Dios fue manifestado en carne”  de 1 Timoteo 3:16, cuando ellos saben muy bien que sus propios eruditos admiten que es un error del escriba y que debe decir, más bien, “quién / qué fue manifestado en carne” ?

¿Por qué los Trinitarios sugestivamente implican que el cristiano primitivo Ireneo tenía creencias cristianas, pero se abstienen de revelar que en repetidas ocasiones insistió en que el Padre solo es el único Dios verdadero?

¿Por qué los Trinitarios sugestivamente implican que el cristiano primitivo Tertuliano tenía creencias trinitarias, pero se abstienen de revelar que él declaró que el Hijo era inferior al Padre y también insistió en que hubo un tiempo en que el Hijo no lo existía?

¿Por qué los Trinitarios niegan las palabras de Deuteronomio 32:39, “no hay ningún Dios fuera de mí» en que el orador se identificó a en el versículo 6 como Dios el Padre?

¿Por qué el Dios trinitario compuesto de tres personas engaña a su pueblo mediante el uso de los pronombres personales singulares “Yo” y “Mi”?

¿Por qué los Trinitarios, sugieren que el término “Dios con nosotros”, en Mateo 1:23 indica que Dios estaba con su gente geográficamente cuando la evidencia indica que Dios estaba con ellos en el plan y propósito?

¿Por qué los trinitarios siguen citando al cristiano primitivo Ignacio cuando muchos críticos textuales están convencidos de que todas las recensiones Ignacianas se han corrompido? ¿Es que simplemente niegan lo que no les conviene?

¿Por qué los Trinitarios sugieren que los fariseos estaban correctos al insistir que sólo Dios puede perdonar los pecados (Marcos 2:7) cuando Jesús inmediatamente demuestra que ellos estaban equivocados?

¿Cómo esperan los Trinitarios que alguno crea que el Shema dado por Dios a Israel, “el Señor nuestro Dios, Jehová uno es” tenía por objeto que significara para el pueblo judío “el Señor es una sustancia” o “Jehová es un trío”?

¿Por qué los Trinitarios deshonestamente sugieren que las palabras de Jesús en Juan 8:58, “Antes que Abraham fuese, yo soy” fue un intencional estilo único de lenguaje implementado por Jesús para referirse específicamente al nombre divino, cuando el hombre ciego en el siguiente capítulo utiliza las exactas mismas dos palabras, “YO SOY” para identificarse a sí mismo?

¿Por qué los Trinitarios sugieren que las palabras “Yo y el Padre somos uno” en Juan 10:30 dicen “Yo y el Padre somos un Dios”, o alguna idea similar, cuando el contexto indica que quería decir uno en plan y propósito, y también, a la luz del hecho evidente de que más tarde Jesús ora al Padre por sus discípulos para que sean uno con Él y el Padre “, así como nosotros somos uno?”

¿Por qué los trinitarios siguen afirmando que Jesús era omnisciente, cuando no sólo declaró que no sabía el día ni la hora de su retorno, y más específicamente declaró que sólo su padre sabía el día y la hora? Por otra parte, ¿cómo explican los Trinitarios que sólo el Padre sabía el día y la hora, pero la tercera persona del Espíritu Santo no?

¿Por qué los trinitarios no tienen Juan 12:45 y Juan 14:9 en cuenta al interpretar Juan 20:28-29?

¿Por qué los Trinitarios desean servir a tres personas divinas, cuando Jesús sirvió a una sola persona, su Padre? ¿Y por qué Jesús también indica que nuestro Dios es sólo el Padre, diciendo: “Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios ya vuestro Dios”. ¿Estamos realmente espera que creamos  la ridícula afirmación de que el Dios de Jesús es un Dios en tres personas?

¿Por qué los trinitarios se niegan a reconocer que Jesús es “la gloria de nuestro gran Dios y Salvador” en Tito 2:13, donde Pablo está hablando sobre el mismo exacto evento que mencionó Mateo en Mateo 16:17?

¿Por qué los trinitarios siguen diciendo  que los Judios querían apedrear a Jesús, por reclamar ser Dios cuando ellos le acusaron de pretender ser el Hijo de su Dios?

¿Por qué los Trinitarios tratan de reclamar que “el verdadero Dios” de 1 Juan 5:20 se identifica como Jesús cuando en la oración anterior se está discutiendo “Aquel que es verdadero” y que también pasa a tener un hijo llamado Jesús?

¿Por qué tan a menudo los Trinitarios utilizan dos o más diferentes definiciones de la palabra “Dios” en su argumentación?

¿Por qué los Trinitarios declaran el número de individuos de los vocablos “Nosotros  y “NUESTRO” en Génesis 1:26 son tres personas, ni más ni menos, sin prueba alguna?

Puesto que la Biblia dice que Jesús crecía en sabiduría y conocimiento, y puesto que los Trinitarios esa persona en cuestión es la segunda persona de la Trinidad, vamos a concluir que la segunda persona de la Trinidad se olvidó algunas  cosas cuando “asumió la naturaleza humana”?

¿Por qué los Trinitarios afirman que Jesús hizo milagros porque era Dios cuando la Escritura nos dice explícitamente que él fue capaz de hacer milagros porque tenía el poder del Espíritu con el que Dios lo había ungido, y por el cual sus apóstoles hicieron milagros similares?

¿Por qué los Trinitarios siguen citando Hechos 20:28 cuando saben muy bien que los manuscritos antiguos y el testimonio de la iglesia primitiva tienen a Hechos 20:28 como “Iglesia del Señor” y no “Iglesia de Dios.”

¿Por qué las Escrituras enseñan que Jesús vino a mostrarnos a Dios el Padre y no dicen nunca que Jesús vino a mostrarnos al Dios Uno y Trino?

¿Por qué Jesús dijo: “Padre … esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado” en lugar de “Padre … esta es la vida eterna: que nos conozcan a nosotros , el único Dios verdadero. “?

¿Cómo puede el Hijo de Dios ser de la misma edad de Su Padre, es decir, eterno? ¿No es sabido que todo hijo proviene de un Padre, lo cual convierte a éste en Mayor o primero siempre?

ALGUNAS INTERROGANTES QUE DEBEN RESPONDER LOS PRETERISTAS

1.- ¿Por qué no ha desaparecido el presente mundo malo, si Cristo ya ha regresado? La Biblia deja en claro que el presente orden de cosas (“el presente cielo y tierra”) pasará, y Dios va a crear una nueva sociedad, donde no habrá más mal. Si Cristo ya vino, ¿por qué el mal sigue existiendo? ¿Por qué parece que el mal está empeorando, y la moral se va deteriorando más rápido que un diente recubierto de azúcar?

2.- ¿Por qué dijo Cristo que todo ojo lo verá, y toda lengua confesará cuando venga, pero la gente todavía niega a Cristo? Si ya ha llegado, entonces todo el mundo debería reconocer que él es el Mesías.

3.- Apocalipsis habla de principales cataclismos, ninguno de los cuales ha ocurrido. Se dice que las montañas se aplanan, se dice que la mayoría de la población mundial será devastada y esto no ha cambiado.

4.- Si Cristo ya ha regresado, ¿por qué Dios no me ha juzgado?¿Por qué no reposa el cordero con el león?

5.- ¿Por qué no está el mundo regido por una teocracia como fue profetizado por Dios? Se dice claramente que Dios pone a Cristo en su reino como gobernante. Este es un reino literal.

6.- ¿Por qué no tenemos un templo? ¿Por qué no hay un nuevo templo que ha sido construido con las dimensiones de la Biblia? Incluso el templo de Ezequiel aún no se ha construido (que se presume que tendrá lugar durante el reinado milenario de Cristo).

7.- ¿Por qué no ha venido el anticristo? ¿Por qué nadie ha sido capaz de dominar el mundo entero.

Si usted cree que Cristo ya ha regresado (la 2 ª venida), entonces usted tiene un problema, porque después del regreso de Cristo tendremos el reino milenario restaurado en Jerusalén. Nadie en la historia ha registrado este evento hasta el momento.

Y estos puntos son los serios problemas teológicos que me presenta la escatología preterista. Así que la idea de que Cristo ya vino por 2 ª vez es una tontería. La idea de que Cristo no volverá es aún  un sin sentido mayor.

7 PREGUNTAS PUNTUALES SOBRE EL ESPÍRITU SANTO

1.- ¿Por qué no aparece el Espíritu Santo entronizado con el Hijo y el Padre en el cielo?

2.- ¿Por qué el Espíritu Santo no tiene un nombre propio?

3.- ¿Por qué al Espiritu Santo nunca se le llama DIOS de manera directa?

4.- ¿Por qué el Espíritu Santo está siempre en género neutro si es una persona?

5.- ¿Por qué Jesús nunca dijo que el Padre, él, y el Espíritu Santo son uno?

6.- ¿Por qué Jesús nunca dijo que quien lo ha visto a él ha visto al Padre y al Espíritu Santo?

7.- ¿Por qué el Espíritu Santo no está incluido en los saludos INTRODUCTORIOS apostólicos, especialmente en los de Pablo?

¡Si me responden con precisión me vuelvo “Trinoterco” sin perder tiempo!

CUARENTA PREGUNTAS PARA LOS ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA ACERCA DEL SÁBADO DE ISRAEL

 40.El contendor por la fe

Fuente:http://www.geocities.com/alfil2_1999/sabado.html
________________________________________

¿Por qué guardan ustedes un solo sábado? El séptimo año y también el año de jubileo eran sábados. (Levítico 25:1-22). ¿Por qué guardan uno y dejan de guardar los otros?

¿Por qué basan tanto de su religión en el día del sábado, cuando sabemos que el Señor enseñó que tanto la ley como los profetas se basan en el amor y no en guardar la ley? Comp. Mateo 22:34-40 con Romanos 13:8-10).

¿Cómo es que encienden fuego en el séptimo día, a pesar de que esto estaba prohibido en la ley levítica? (Éxodo 35:3). Al hacerlo, ustedes quebrantan la ley del sábado.

Dígannos cuándo y dónde mandó el Señor Jesús, o alguno de sus apóstoles, u otro escritor de la Biblia, que algún gentil guardase los Diez Mandamientos. Bastarán sólo el capítulo y el versículo.

¿Pueden darnos un pasaje bíblico donde se mande a los gentiles a observar el sábado según la ley? Otra vez, simplemente dennos el capítulo y el versículo.

Dicen que el sábado se guardaba antes de darse la ley a Moisés. La ley de la circuncisión también fue dada a Moisés. (Génesis 17:10). Entonces, ¿por qué no practican la circuncisión, siendo que éste es uno de los mandamientos claros de de la ley? De nuevo preguntamos: ¿Por qué uno sí y el otro no?

El apóstol Pablo escribe en Gálatas 3:19 que la ley fue dada a causa de las rebeliones. Ustedes enseñan que la parte de la ley que se refiere al mandamiento de guardar el sábado fue dada al hombre inmediatamente después de su creación, pero las Escrituras dicen que fue después de la caída. ¿No ven que la teoría adventista de que la ley fue dada en dos entregas no concuerda con los hechos?

¿Por qué será que, en los mandamientos dados a nuestros primeros padres en el Edén, y en los que fueron dados a los patriarcas Noé, Abraham, y otros no se hace ni una sola referencia al deber de guardar el sábado? ¿Por qué no se menciona la palabra sábado sino cuando habían pasado más de dos mil años desde la creación del hombre? Si las teorías adventistas fueran ciertas, ¿no se había de hacer referencia al deber de guardar el sábado muchas veces antes del capítulo 16 de Éxodo?

¿Dónde dicen las Escrituras que se haya dado mandamiento alguno de guardar el séptimo día antes de que el pueblo de Israel fuese redimido de la esclavitud en Egipto? Habrá que citar capítulo y versículo en cada caso, sin hacer referencia a Génesis 2:1-3, pues allí no hay mandamiento.

Si el mandamiento fue dado a Adán en el día de la creación, ¿cómo es que se equivocó de fecha? Adán fue creado el sexto día; el séptimo día al cual se hace referencia en el Génesis fue el segundo de su existencia. Si Adán tuvo que trabajar seis días y luego descansar en el séptimo, ya estaría equivocado por cinco días en su cálculo. El sábado suyo no sería el séptimo día porque habría trabajado un solo día. “El sábado de Adán fue un sábado del segundo día”.

¿No han leído  Nehemías 9:12-14, donde dice claramente que el sábado fue dado al pueblo de Israel en el Monte Sinaí? Viendo que el sábado fue dado solamente a Israel, ¿por qué insisten en obligar a otros a guardarlo?

¿Por qué ponen ustedes a los gentiles bajo el sábado, cuando a ellos nunca les fue dado? La ley dice: “Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel”. (Éxodo 31: 16, 17). No hace mención de los gentiles. Léanse también Ezequiel  20:10-12.

La ley dice: “El día séptimo os será santo, día de reposo para Jehová; cualquiera que en él hiciere trabajo alguno morirá”. (Éxodo 35:2; 31:14). Si la primera parte de la cita es obligatoria para los cristianos, debe serlo también la segunda parte. ¿Por qué no cumplir la ley que manda matar a los que trabajan en el día sábado?

¿Por qué comen lo que ha sido preparado con un fuego encendido en día sábado? ¿No saben que así infringen la ley sobre la cual basan su salvación eterna? (Éxodo 35:1-3, 16:23-30).

¿Por qué no cumplen con la ley ofreciendo sacrificios cada sábado? Es parte esencial de la ley del sábado, según Números 28:9, 10, pero ustedes no respetan la ordenanza.

Si los mandamientos o la ley quiere decir los Diez Mandamientos, y nada más, ¿por qué respondió el Señor Jesús acerca de la ley citando dos mandamientos que no se encuentran entre los diez? En Mateo 22:35-40, Él citó uno del libro de Levítico y otro en Deuteronomio. ¿Acaso empleaba el engaño? Si el adventismo está en lo correcto, entonces sólo una u otra de estas cosas es verdad.

El apóstol  Pablo describe la ley como un ministerio de muerte en letras grabadas en piedra. (2 Corintios 3:1-18; Éxodo 20:1-17; 31:18; 32:15, 16; 34:1-28). Nos dice que había de perecer. (2 Corintios 3:7-11). ¿Puede el adventismo decirnos quién la hizo volver?

En Gálatas 3:19, leemos que la ley fue puesta  hasta que viniese la simiente, dejando así claro que la ley no sería perpetua, sino que serviría por un tiempo definido. La Simiente, Cristo, ha venido y nos ha redimido de la ley. (Gálatas 3:13). De manera que, según las Escrituras, ha terminado el período para el cual nos fue dada la ley. Somos libres de ella.  (Nótense también Romanos 7:1-6). ¿Aceptan los dichos de la Palabra de Dios en este sentido?

Si los cristianos están obligados a guardar el sábado, ¿por qué no fue incluido esto en la importantísima carta enviada a las iglesias por el concilio de apóstoles y ancianos que se celebró en Jerusalén para considerar la cuestión de si los gentiles deberían guardar la ley? (Hechos 15:1-29).

Si los cristianos deben guardar el sábado, ¿cómo se explica que el Señor Jesús no hizo mención del tema, al enumerar los mandamientos al mancebo de Mateo 19:16-22? Y, ¿cómo es que el apóstol Pablo, escribiendo bajo la inspiración del Espíritu Santo, no trata en ninguna parte de sus varias epístolas la supuesta importancia de guardar el sábado?

En los capítulos 2 y tres de Apocalipsis se encuentran siete cartas de la gran Cabeza de las iglesias, dirigidas a siete iglesias locales. Son los últimos mensajes directos a las  iglesias sobre la tierra. Si fuese verdad lo que enseña el adventismo, ¿no les habrían recordado su deber de guardar el sábado?

Ustedes dicen que el domingo entró con Constantino en el siglo IV. ¿Cómo explican entonces que los “padres” de la Iglesia, que escribieron durante los primeros tres siglos después de Cristo, hablan del primer día de la semana para las reuniones de los creyentes?

¿Por qué porfían en que uno de los papas cambió el día de descanso del séptimo día al primero? Hay plena prueba histórica de que los cristianos observaban el primer día durante los siglos antes de que hubiese papa alguno.

Si debemos guardar el séptimo día, ¿cómo es que los apóstoles y los cristianos primitivos celebraban sus reuniones de mayor importancia, como la cena del Señor, el primer día en vez del séptimo?

¿Y cómo saben que de veras guardan el séptimo día? ¿Pueden estar seguros de que no ha habido errores en los cálculos dsde el día en que Dios descansó? Hay que tener en cuenta los cambios efectuados en el calendario en el año 46 A. C., cuando se convino en que el año tuviera sólo 345 días, para corregir los errores que se habían acumulado. Se debe pensar también en la ley del año 1751, hecha “para corregir el calendario”, y que ordenó quitar 11 días del mes de septiembre. Con estas y otras modificaciones, ¿están ustedes seguros de que saben contar los días desde la creación?
¿Han leído Colosenses 2:14-17 acerca del acta de los decretos o la cédula de los ritos (el mandamiento de guardar el sábado es uno de ellos) que ha sido raída, quitada de en medio, y clavada en la cruz?

En los versículos 16 y 17 del mismo capítulo, vemos que ciertas cosas exigidas bajo la ley de Moisés, entre ellas la observancia del sábado, no son más que una sombra de lo por venir: El cuerpo espiritual de Cristo. Guardar el sábado es asir una sombra.

¿Han leído en Romanos 14:5, 6 que unos hacen diferencia entre día y día, pero otros juzgan iguales todos los días? Se agrega: “Cada uno esté asegurado en su propio ánimo”. ¿Por qué no insiste el apóstol en que los que juzgaban iguales todos los días debían estimar el séptimo como superior a los demás días para santificarlo?

El tema principal del adventismo es guardar la ley, especialmente la ley del sábado. Ahora, en el Nuevo Testamento encontramos que cincuenta veces se hace mención de predicar el evangelio, diecisiete veces de predicar la Palabra, veintitrés veces de predicar a Cristo, y ocho veces de predicar el reino. Ni una sola vez se habla de predicar la ley o el sábado. ¿Cómo lo explican?

En el Nuevo Testamento se encuentra la palabra sábado unas sesenta veces. [El escrito se basa en la traducción Reina-Valera de 1909, que se emplea corrientemente en las congregaciones adventistas]. Ustedes admiten que en todos los casos menos uno se hace referencia al día sábado. Sin embargo, en este solo caso, Colosenses 2:16, donde la palabra es la misma en los textos en griego, quieren hacernos entender que tiene otro sentido. ¿Por qué? ¿No será  que los versículos 2:16, 17 echan por tierra sus argumentos en cuanto a que los cristianos deben guardar la ley?

¿Saben ustedes que en Gálatas 3:32-25 se dice que la ley fue nuestro ayo [mentor] para llevarnos a Cristo, pero que, venida la fe, ya no estamos bajo ayo? Por tanto, ya no estamos bajo la ley.

Hay una advertencia en el Nuevo Testamento contra el pecado mencionado en cada uno de los diez mandamientos, menos el cuarto. En cambio, no se hace mención en todo el Nuevo Testamento del deber de guardar el sábado. Fíjense, por favor, en las citas de las Sagradas Escrituras que presentamos a continuación, citando en cada caso el capítulo del Éxodo con su pasaje correspondiente en el Nuevo Testamento: 20:3 No tener dioses ajenos; Hechos 14:15. 20:4, 5. No hacerse imágenes; 1 Juan 5:21. 20:7 No  tomar el nombre de Dios en vano; Santiago 5:12. 20:8 Guardar el sábado; ¡No hay! 20:12 Honrar a los padres; Efesios 6:1, 2. 20:13 No matar; Romanos 13:9. 20:14 No adulterar; Romanos 13:9; 1 Corintios 6:9. codiciar; Efesios 5:3. Ahora, si es pecado no guardar el sábado de los judíos, ¿cómo es posible que no se advierta de ello en todo el Nuevo Testamento, especialmente cuando figuran en el Nuevo Testamento los otros mandamientos de la lista de diez?

El sábado es parte de la ley; por lo tanto, ponerse bajo el sábado es ponerse bajo la ley. Pero Gálatas 3:10 dice que todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición. ¿Cómo puede uno desearse tanto la maldición de Dios?

Dice Gálatas 5:4 que “vacíos son de Cristo” los que vuelven a ponerse bajo la ley después de ser salvos por gracia, y que ellos “han caído de la gracia”.
Se nos enseña en Romanos 7:4 que el creyente en Cristo está muerto a la ley, pero la teoría adventista representa a sus creyentes como del todo vivos a la ley. He ahí una grave contradicción con la Palabra de Dios. 

Los diez mandamientos “en letras grabadas en piedra” son un ministerio de muerte, según 2 Corintios 3:7. Este ministerio de muerte había de perecer, 3:11. Pero, ¿no es cierto que los señores del adventismo, al citar los mandamientos, casi siempre dejan fuera estas palabras de introducción? Este texto demuestra que los mandamientos fueron dados solamente a Israel (por mucho que nos manifiestan a nosotros la santidad de Dios), y dejan entrever que la teoría adventista está errada.

¿Han notado que los diez mandamientos comienzan con Yo soy Jehová tu Dios que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre? De nuevo estamos frente a una manifestación de que se trata de ordenanzas dadas específicamente a Israel.

Los diez mandamientos se repìten en Deuteronomio capítulo 5, y allí se encuentran las siguientes palabras: Acuérdate que fuisteis siervo en Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá …; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo, 5:15. De nuevo vemos claramente que la ordenanza del sábado fue dada a un pueblo que había salido de Egipto. Esto no cuadra con la teoría adventista.

Los adscritos al adventismo enseñan que hay dos leyes: (i) los diez mandamientos, que ellos llaman la ley de Dios, y (ii) la ley ceremonial, que ellos llaman la ley de Moisés. ¿Pueden darnos, por favor, un solo capítulo y un versículo (en el Antiguo Testamento o en el Nuevo) donde se hace la distinción?

Vamos ahora a Nehemías 8:1-3, 8:14, y 9:3. Al hablar del único libro que se leía, aquellos pasajes lo llaman (i) la ley de Moisés, (ii) la ley de Dios, (iii) el libro de la ley, y (iv) la ley de Jehová su Dios. Se intercambian las palabras indiferentemente por tratarse  de un solo libro, una sola ley.

JAIMITO NO DEJA DE INQUIETAR A SU PAPITO TRINITARIO CON SUS ENREVESADAS PREGUNTAS

 

Papi, ¿Me podrías dar otra razón por la cual crees que nuestro Señor Jesús es el Dios Hijo, la Segunda persona de la Trinidad? Bueno hijito,  Salmo 27:1 e Isaías 60:19 dicen respectivamente, así: “Jehová es mi luz y mi salvación.” y “Jehová te será por luz perpetua”. Ahora fíjate bien en lo que sigue, Jaimito: En Juan 8:12  Jesús dice que él es la luz del mundo, con estas palabras: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue,…tendrá la luz de la vida.” (Juan 8:12). Entonces es claro y obvio que Jesús es el Dios Jehová del Antiguo Testamento…¿Te quedó claro, Jaimito?…Bueno, no tanto papito…¿no tanto, Jaimito?¿Es que eres brutito, hijo?…No papi, no creo que yo sea el brutito, pues si te fijas bien, Jesús dice en Mateo 5:14  que sus seguidores son también “la luz del mundo”… Ahora te pregunto papi, ¿soy también yo, el Dios Jehová del AT?… Esteeeeee…Bueno Jaimito, ya te pasaste de la raya…si sigues con tus preguntas tontas te voy a desheredar…no, papi, no…Jesús es Jehová, la Segunda Persona Divina de la Santa Trinidad, Dios verdadero de Dios verdadero…¡Ahora sí me gusta que entiendas, Jaimito…de premio te daré el doble de tu herencia…¡pero si Jaimito tiene razón!…¿Ahora quién podrá ayudarme?….Yoooo, el chapulín apologista!…Uff, ¡qué suerte!