MUNDO HÍBRIDO: EL PLAN PARA MODIFICAR Y CONTROLAR A LA RAZA HUMANA—PELÍCULA GRATUITA

Detrás de puertas cerradas científicos y corporaciones han violado los códigos genéticos que separan a la individualidad de todas las especies animales y vegetales del planeta. Laboratorios de todo el mundo están perfeccionando sus habilidades, mientras que nuestra humanidad y dignidad como especie está en la mesa de operaciones como un Frankenstein universales, sujeta a un rediseño psíquica y fisiológica al por mayor con el pretexto de “progreso”. Los defensores afirman que el campo de la ” transhumanismo ” va a cambiar el mundo mediante la eliminación de la enfermedad y el hambre y, al mismo tiempo, los gobiernos y los grupos militares de todo el mundo están teniendo reuniones clandestinas para discutir super soldados , súper inteligencia , e incluso los animales estupendos para mantener militar la dominación y el control sobre las poblaciones del mundo . Aún más espantoso deben crear comités para implementar planes para defender sus naciones contra el terrorismo futuro realizada por transhumanos (seres humanos modificados) con el entendimiento universal de que ninguna nación puede darse el lujo de no participar en este futuro apocalíptico de la vida alterada genéticamente. Estamos en guerra por la mente de una generación y el alma de la raza humana. Miles de millones de dólares están en juego con las corporaciones e individuos poderosos que buscan lograr un mundo futuro post humano.

Si nos preocupamos por nuestra humanidad, entonces el tiempo es AHORA para levantarse y entender que la ciencia y la tecnología nos está tomando y hacer algo al respecto. Nuestros alimentos ya están siendo alterados genéticamente con devastadores efectos secundarios , que ahora están saliendo a la luz. ¿Dejaremos que los experimentos con la ingeniería genética para sobresalir a un nivel horrible donde crean una carrera impensable de entidades no humanas ? ¿Qué nivel de abominaciones horrorosas ya se han comprometido?

” La idea más peligrosa del mundo . ” Dr. Francis Fukuyama

LOS LLAMADOS “CIENTÍFICOS” PUEDEN ESTAR A UN PASO DE EXTERMINAR A LA RAZA HUMANA

Los llamados científicos pueden estar a un paso de exterminar a la raza humana
Muchos de los trabajos realizados por científicos en el pasado no sólo han sido inmorales, incluso llegaron a ser ilegales. Ellos no son tan inocentes como pueden parecer. Muchos están vinculados directamente con el programa Illuminati y saben exactamente lo que están haciendo.

Antes, lo que estos científicos hacían era considerado un crimen contra la humanidad y muchos fueron colgados por ella en Alemania. Sin embargo hoy en día sus trabajos son un gran secreto; la clonación, la eugenesia, franken-semillas de Monsanto que implanta genes de humano en las semillas para los alimentos que comemos son algunos de ellos. Si no se pone un alto a esto es muy probable que la raza humana no tenga un final feliz.

Aquí un articulo del Nature News sobre el como las cucarachas nos utilizan como ratas de laboratorio llevándonos al borde del abismo de la extensión …por supuesto, todo en el nombre del la “ciencia”.

La raza humana exterminada por el “suicidio científico”

Esto es, sin duda, el artículo más importante que nunca he escrito, porque discute la idea de que la raza humana está siendo destruida en el nombre de la ciencia.

Impedir que estos “científicos” destruyan nuestro mundo y nuestra civilización debe ser nuestra prioridad si queremos sobrevivir.

Todo el hemisferio norte inminentemente ahora está amenazado por una enorme radiación, un “asesino global”, que se libera desde el defectuoso reactor nº 4 de Fukushima.

Nuestro mundo está ahora a sólo un terremoto de distancia de un apocalipsis radiológico y nosotros fuimos puestos en esta posición por científicos que nos prometieron que la energía nuclear sería segura y barata.

Aun cuando vivimos bajo la amenaza inmediata de la extinción radiológica inducida por el cesio-137, otro grupo de científicos genéticos amenazan el futuro de nuestro mundo con la contaminación genética autorreplicante. Estos científicos trabajan para Monsanto, Dupont y otras empresas de biotecnología que han comprometido el futuro de la vida en la Tierra para buscar sus propios beneficios egoístas. Bill Gates y todos los demás que han promovido los OMGs y les han permitido dar rienda sueltas en nuestro mundo, son culpables de nada menos de crimenes contra la raza humana y la misma naturaleza. Son una amenaza para la continuación de la vida en la Tierra y deben ser detenidos.

En el ámbito de la biología humana, nuestra existencia esta ahora ampliamente amenazadas por las tóxicas vacunas. Siempre promovido en el nombre de la “ciencia”, estas vacunas realmente causan daños neurológicos graves e infertilidad generalizada, comprometen la capacidad de los miembros de la raza humana para reproducirse.

Y en términos de nuestro suministro mundial de alimentos, el colapso acelerado de las abejas mieleras ahora sólidamente vinculada al uso generalizado de plaguicidas, químicos fabricados por compañías farmacéuticas. Estos plaguicidas, por supuesto, siempre son promovidas en el nombre de la “ciencia!” ¿Es mejor vivir a través de la química, recuerda?

De hecho, si usted hecha una mirada honesta a que es lo que amenaza nuestra civilización y nuestro planeta hoy en día, siempre es algo hecho en el nombre de la ciencia.

Muerte por la ciencia

• ¿Los plaguicidas tóxicos que matan los suelos y ríos? “La ciencia!”

•¿Tóxicos medicamentos químicos que matan a los seres humanos y contaminan las aguas de los ríos? “Científico”.

• ¿El envenenamiento masivo de la población con una combinación de productos de desechos industriales tóxicos llamado “fluoruro?” Todo se hace por la “ciencia!”

• ¿Bombas nucleares que ya han diezmado las poblaciones civiles? “La ciencia!”

•¿Mamografías y otro dispositivos de imágenes medicas que actualmente causan cancer? “Científico”.

•¿Envenenamiento por quimioterapia, mastectomías “preventivas”, tratamientos por radiación contra el cáncer? Por supuesto es todo “científico”.

•¿El envenenamiento masivo por mercurio de niños a través de las amalgamas dentales? Lo llaman “Odontología basada en la ciencia!”

Lo que está claro de todo esto es que la raza humana está siendo asesinada en nombre de la ciencia.

Pero debajo de esa realización existe algo mucho más profundo: la gran parte de la llamada “ciencia” es realmente sólo una retorcida ciencia fraudulenta, distorsionada y deshonesta llevada adelante por corporaciones impulsados por la codicia.

La ciencia real es la búsqueda de la comprensión, no la búsqueda de lucro

La ciencia real es una cosa buena, que se basa en la búsqueda de conocimiento. Pero hoy, no hay mucha ciencia real que se este llevando a cabo. La mayor parte de lo que toma lugar son impulsados por corporaciones científicas con el propósito de obtener poder y beneficios.

En medicina, por ejemplo, la búsqueda de nuevos fármacos no es para trata de ayudar a la humanidad; se trata de ayudar a las ganancias trimestrales. Pero usted ya lo sabía. Sólo los individuos más ingenuos de hoy sigo creyendo que las Big Pharma (Grandes Farmaceuticas) se preocupan por los seres humanos.

En el mundo de los OGMs, la realidad no es acerca de “alimentar al mundo” como es ridículamente afirmada por sus impulsores corruptos, criminales; es realmente acerca de “poseer el mundo” delinean los alimentos como una arma contra la gente del mundo. Quien controla el suministro de alimentos eventualmente controla todo. Monsanto es un infierno empeñado en dominar el mundo, no el sustento mundial.

Las vacunas, por su parte, no es realmente sobre prevenir enfermedades y de mejorar la salud del público. La prevención de las enfermedades infecciosas podría lograrse fácilmente mediante mejoras de saneamiento y suplementos de vitamina D de bajo costo. Las vacunas son realmente sobre dos cosas: 1) control de la población, 2) Negocios repetidos para la industria de las drogas debido los daños causados por la inoculación de vacunas. (Vacunas dañan el hígado, riñones, cerebro y intestinos, entre otros órganos).

La “ciencia” que se practica hoy en día es una ciencia de dominación y control. Casi nunca se llevó a cabo para fines humanitarios en beneficio de la humanidad. Incluso toda la propiedad intelectual del sistema de “titularidad” de patentes y marcas está configurado para los grandes monopolios corporativos por encima de la innovación, negando así el acceso de personas a tales innovaciones. Las leyes de propiedad intelectual han sido trenzadas y explotados por gigantes corporativos para secuestrar el proceso de innovación y utilizarlo para aplastar a la competencia. Todas las empresas quieren finalmente un monopolio mundial en sus sectores de la industria en particular.

Las universidades, que una vez han llevado a cabo investigaciones en beneficio de la humanidad, ahora usan el dinero de los contribuyentes para desarrollar patentables productos químicos que luego se licencia a las compañías farmacéuticas (o empresas de plaguicidas) a cambio de regalías que enriquecen a la universidad.

Como resultado de estas tendencias, la “ciencia” ha llegado a significar la corrupción, la deshonestidad, la avaricia y la muerte. Los “científicos”– las personas que practican tal ciencia — son ingenieros de la muerte cuyas innovaciones pueden ofrecer grandes beneficios a corto plazo, pero a menudo en última instancia conducen a la destrucción y la muerte a largo plazo. El herbicida Roundup, por ejemplo, mata los suelos de cultivo y fomenta el desarrollo de “super malas hierbas” resistentes a los pesticidas. En el terreno de la biología humana, mucho de la misma ramificación de muerte y destrucción está ocurriendo con el abuso generalizado de los antibióticos y el alarmante aumento del MRSA y otras “superbacterias”.

Tales innovaciones “científicas”, por supuesto, fueron desarrolladas por personas bien intencionadas que no quiere causar malas cosechas generalizadas y infecciones de estafilococos resistentes a los antibióticos, pero al hacerlo sólo llegaron a ser expertos en pavimentar el camino al infierno con buenas intenciones.

La ciencia está acabando con nosotros. Como raza, nos estamos convirtiendo en suicidas por permitir que la ciencia domine nuestra medicina, la agricultura y las industrias militares. En la medida que permitimos a los científicos dar rienda suelta a sus experimentos peligrosos en el mundo sin pruebas legítimas — y no, las vacunas contra la gripe nunca han sido científicamente probados su seguridad a largo plazo — sólo aceleramos la excavación de nuestras propias tumbas. Si no aprendemos a frenar las ambiciones ciegas de científicos arrogantes que son todos fácilmente tentados por la posibilidad de rodar los dados en sus juegos de “vamos a jugar a ser Dios”, la búsqueda ciega de la ciencia sin sabiduría sólo conducirá a la destrucción total.

Dado que lo próximo con que vamos a poder contar es el surgimiento de los aviones robot en el nombre de la ciencia — una nuevas raza de máquinas Terminator (drones de IA (Inteligencia artificial) no tripulados) con la capacidad para desatar bombas y balas contra la población civil. Esos zánganos se desarrollarán en el nombre de la “ciencia”, por supuesto, con todas las previsibles fantasías impulsado por el ego de sus inventores que, con todo su intelecto superior, todavía han fracasado para estudiar la historia de la humanidad.

Incluso si los drones no nos atrapa, la nanotecnología aún puede presagiar nuestra desaparición. Los científicos ya están ejecutando peligrosos experimentos con la nanotecnología, y si tales resultados de los experimento concluyera en una nanotecnología capaz de replicarse – ver Plaga gris – nuestro mundo entero podría ser ineludiblemente devorado por máquinas microscópicas que se reproducen que harían parecer al OMG dócil en comparación.

Si queremos sobrevivir, debemos forzar la ciencia a regirse por el principio de precaución

Si vamos a sobrevivir a la infinita avaricia, la arrogancia y la ambición de los científicos de hoy — cuyas acciones se asemejan más a los niños pequeños con lanzallamas que a individuos adultos maduros, tenemos que obligar a la ciencia cumplir el principio de precaución.

El principio de precaución implica que cuando experimentamos con la naturaleza, nos forzamos a errar por el lado de la precaución, y no por el de las ganancias. En términos prácticos, esto significa que nunca deberíamos dar riendas suelta a la auto-replicación de programas genéticos (OMGs) en el mundo y dejar que las semillas experimentales consigan ser soplados por el viento en todo el continente o incluso el planeta.

Nunca debemos construir instalaciones de energía nuclear altamente radioactivo que requieren energía para manejar bombas para evitar una fusión nuclear. Dichas instalaciones deberán diseñarse para ejecutarse en un formato de auto apagado que por defecto pase a un estado no tripulado de no-criticidad.

Nunca debemos soltar químicos sintéticos en todo el mundo en los cultivos y suelos para matar insectos, sin saber las consecuencias a largo plazo de estas neurotoxinas que se introdujeron en el ecosistema.

El principio de precaución reconoce que la civilización humana es fragíl, y la ciencia que suena a experimentos pueden destruir de una manera que simplemente no es posible anticipar, por incluso, las mentes humanas más brillantes y bien intencionadas.

Tecnología sin sabiduría es un suicidio

 

En el nombre de la ciencia, la humanidad ha desarrollado tecnologías notables. Pero como una especie, la humanidad funciona como infantes en términos de sabiduría y madurez. Somos peores que los niños con lanzallamas — somos niños con armas nucleares.

Un típico científico destacado trabajando para una empresa o un organismo de Gobierno es éticamente subdesarrollado, carece de sabiduría y perspectiva. Pueden ser genios en sus reinos absurdamente estrechos de conocimientos técnicos, pero no tienen ninguna comprensión de la importancia de restringir la aplicación de las actividades científicas en el mundo real. Incluso ahora, los científicos que trabajan en el Gran Colisionador de Hadrones cerca de Ginebra están jugando a ser Dios con el universo, intentando descubrir lo qué ridículamente llaman nuevas “partículas” a pesar que tales partículas no son partículas en primer lugar.

En su búsqueda de lo que ellos afirman que es el conocimiento científico, están jugando un juego peligroso con nuestro mundo, arriesgando la muy pequeña, incluso catastróficamente posibilidad fatal de que su experimento podría crear un agujero negro que podría consumir el planeta devorando nuestro mundo. ¿Suena como ciencia ficción? Científicos más convencionales descartan tales ideas como puro disparate. Pero sus colegas también dijeron que la energía nuclear es seguro; que los OMG es seguro; que los pesticidas es seguro; que el fluoruro es seguro; que las vacunas son seguras; etc,etc,etc. Si hay una cosa que podemos científicamente establecer como verdad en nuestro mundo hoy en día, es que los científicos enormemente y ingenuamente sobrestiman la seguridad de sus propios experimentos, a menudo en formas que causan daños generalizados, muerte o destrucción a personas inocentes alrededor de ellos.

Los científicos son un peligro para nuestro mundo, en otras palabras. Y necesitan ser restringidos inmediatamente antes de que destruyan completamente las condiciones en nuestro planeta que hacen posible la vida humana.

La historia nos ha enseñado que los científicos tienen muy poca capacidad para anticipar los efectos a largo plazo de sus actuales acciones. La naturaleza del universo es más complejo que incluso el científico más brillante puede imaginar, y cuando empiezan a jugar a ser Dios con el mundo natural, cosas inesperadas puede y ocurrir. Murphy era un optimista, como dice el refrán. No sólo las cosas van a ir mal si ellos pueden ir mal, sino que va a salir mal de una manera catastrófica que simplemente no podrá preverse.

La sexta extinción en masa de nuestro planeta puede ser causada por la propia ciencia

Ha habido cinco extinciones masivas en nuestro planeta, siendo el más reciente el de la extinción masiva del Cretácico – Paleógen.

El sexto evento puede ser causada por la ciencia misma, ya sea con una global de emisión radiológica, un evento fuera de control de contaminación genética, un desatre nanotecnologíco, un incremento del poder del IA hacia, o algo mucho más siniestro que ni siquiera podemos prever. Ya estamos a punto de ser inundados con la radiación de Fukushima – una situación precaria en la que “el destino del mundo” ahora recae. ¿Qué otras grandes amenazas para nuestra supervivencia se han cometido en el nombre de la ciencia?

Como en el Salvaje Oeste, “Cualquier cosa vale” que se aproxime a la ciencia tal como se practica hoy en día, puesta en jaque por un sentimiento de auto preservación, la raza humana permanecerá en grave peligro de convertirse en una víctima involuntaria de la ciencia bien intencionada que esta yendo terriblemente mal.

Tomemos medidas ahora para detener a la ciencia mortal que nos ha puesto en riesgo y nosotros mismos retroceder desde el borde del suicidio científico.

Los 10 destacados proyectos “científicos” que amenazan la supervivencia de la raza humana ahora son,

#1) Energía Nuclear (Fukushima en particular)
#2) OMG (reproducen contaminación genética)
#3) Nanotecnología (máquinas microscópicas que se reproducen)
#4) BioArmas (Armas microscópicas que se reproducen)
#5) Experimentos atmosféricos (HAARP y fumigación en las altitudes)
#6) Inteligencia Artificial (IA, cuando se combina con el hardware y el asesino avión no tripulado)
#7) Acelerador de partículas – experimentos físicos (Gran Colisionador de Hadrones)
#8) Químicos que interrumpen la polinización (plaguicidas sintéticos que destruyen las colonias de abejas de miel)
#9) Armas nucleares
#10) Vacunas convertidos en armas (material vivo de especies cruzadas que se inyecta en objetivos humanos)

http://ahoraesltiempo.blogspot.com.es/2012/06/los-llamados-cientificos-pueden-estar.html

RECIENTE DESCUBRIMIENTO DE UN ANTIGUO GRUPO DE “HOMÍNIDOS” DISTINTO DE LOS NEANDERTALES

¿La presencia de los nefilim mencionados en la Biblia tal vez? 

Hasta ahora los evolucionistas pensaban que sólo existían dos tipos de homínidos. El neandertal y los humanos modernos. Pero un estudio genético ha demostrado que existe uno más (tres en total), tras la aparición de una nueva especie de homínidos conocidos como Denisova.

ADN fósil señala a una supuesta “nueva rama” de la humanidad. Un hueso de dedo de Siberia ahora revela que existió un grupo antes desconocido de gente antigua, que no es ni como nosotros, ni como los llamados Neandertales por los evolucionistas.

 Extrañamente, el ADN de estos siberianos extinguidos parece excepcionalmente similares a aquel de Isleños Pacíficos de Melanesia tropical.

UNA RAZA, SOLAMENTE

Por el Dr. Javier Rivas Martínez (MD).

La Biblia nos dice que Dios, de [una sola sangre], es decir, de [un tronco común], y no de varios, ha hecho [todo el linaje de hombres]. Esto último se comprende como «el conjunto de antepasados o descendientes de una persona o familia»:

«Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación . . . » (Hech.17:26)

“Técnicamente”, la palabra “razas” no es algo que la Biblia concilie. Para los llamados “evolucionistas científicos”, este término se aplica en el sentido de que no todas las personas del mundo “evolucionaron” de igual manera, sino que unas más que otras, en su “largo trayecto de primates a seres humanos”. Y se fundamentan en sus distintos aspectos fisonómicos y morfológicos, sobre todo, en el color de la epidermis, para sostener lo que en realidad es «insostenible». Este pensamiento ha traído como resultado que ciertos grupos de gentes sean clasificadas como “subhumanas”; en otras palabras, para los necios “evolucionistas”, no todos los grupos humanos tienen el mismo nivel o altura en lo que universalmente se conoce como “humanidad. Los menos afortunados, de acuedo al evolucionismo, aun se encuentran en una “transición biológica”, en ese “proceso evolutivo que dio principio con el más antiguo de los primates”. Debemos recordar que para los “evolucionistas”, el hombre es un “animal” más, pero a diferencia del resto de los seres vivos, es que su excepcional y desarrollado cerebro lo ha colocado, en amplio margen, sobre todos ellos (¿el rey de los animales?)

«La adaptación, no es evolución».

La Biblia explica que después del Diluvio «toda la tierra hablaba una sola lengua» (Gn.11:1). Esto demuestra la [unidad de la familia humana] que provenía de los hijos de Noé, como lo vemos claramente en la distribución mundial de sus descendientes en el capítulo 10 del libro de Génesis. El motivo de estos super ancestros de permanecer conglomerados en la llanura de Sinar (Gn.11:2), en Mesopotamia, fue con el fin de obtener «un nombre», que bien se puede traducir como «grandeza», o «glorioso reconocimiento»: «Fueron motivados por la intención de exaltación personal . . .», comenta Pablo Hoff. No tenían la más mínima intención de esparcirse por otros lugares de la faz de la tierra. La consecuencia de esta postura tan arrogante y egoísta, fue que Dios les confundió las lenguas y, por ende, la dispersión de toda esta gente pudo darse como un inevitable suceso (Gn.11:9).

Como antes comentamos, en el capítulo 10 del Génesis apreciamos la exacta disgregación de los descendientes de los hijos de Noé: Los jafetitas viajaron a Europa y al Norte de Asia (Gn. 10:2-5). Los camitas a Egipto, Etiopía, Arabia, Asia Menor, y Canaán (Gn. 10:6-20). Los hijos de Sem y Heber a Elam (Mesopotamia Occidental) a Asiria, Arabia y a otras tierras del Medio Oriente (Gn.10:21-31). De estas naciones antiguas mencionadas, unas continuan vigentes en esta edad moderna.

Cuando los hijos de Cam se asentaron en tierras Meridionales, como la de Egipto, Etiopía y Arabia, es bien probable que los pobladores de estas tierras hayan sido los que emigraron más al sur del continente africano para habitarlo. Estas generaciones postreras de individuos o grupos humanos no aparecn descritos en la Biblia, en la antigua división geográfica que ofrece el capítulo 10 del libro de Génesis. Para los evolucionistas los primeros indicios de la evolución humana se dieron en el continente africano, cuna de los grandes primates como el chimpancé y el gorila, a los que han relacionado con las personas de color negro, por su “enorme parecido constitucional” (¿?). Con tan absurda y pueril fábula, han tratado de justificar su ridícula, demente y racista creencia anticientífica que ha hecho de Dios un “inmejorable mentiroso”. Para estos elucubradores de males y maldades, el parecido de estas personas con los mencionados primates es debido a que los individuos de color negro han evolucionado menos que las personas de color blanc0 (caucásicos). En realidad, no existe ninguna interrelación biológica entre el hombre más estúpido ni el mono más inteligente. Estas analogías no son más que inconcebibles, tanto fenotípica como genotípicamente. Aunque es cierto que el Dna en ambos grupos de seres es muy parecido, y se postula que en un 98 por ciento; pero también es verdad que el del [gusano], el de la [mosca] y de la [gallina], es muy parecido al [Dna humano]. Es más: aproximadamente un tercio de los genes de las levaduras son similares a los humanos. El 40 por ciento de los genes de los gusanos presentan impresionante similitud con los genes humanos. Se admite que los ratones y los seres humanos poseen el mismo número de genes. Y sigue: la mitad del genoma de la mosca es parecido al humano. El 60 por ciento de los genes que codifican proteínas en la gallina tienen su equivalente en el hombre. Todo esto debería de hacer pensar muy seriamente a los incrédulos que no es muy “probable” que los hombres y los monos compartan la misma información genética, lo digo más claro: que tengan un común parentesco. Una cosa es que se [parezca] y otra que sea [idéntico]. Esto nos marca una abismal diferencia genética entre unos y otros. Es como admitir que los aviones evolucionaron de las plumíferas y picudas voladoras por el simple hecho de tener «alas». Asimilarlo de ese modo, ¡sería una absoluta locura!

Los [diversos] climas de las [distintas] partes del mundo tiene mucho que ver con las muy [variadas] características constitucionales de los grupos humanos existentes. La melanina, como ya lo había expuesto hace bastante tiempo en uno de mis escritos anteriores, es un pigmento de color negro o pardo negruzco que existe en el protoplamsa de algunas células de los vertebrados. La melanina se encuentra en el pelo, en la piel, y en el recubrimiento de la retina, en la médula espinal. Es el primer determinante en el color de la piel de los seres humanos. La melanina dérmica es producida por los melanocitos, en la zona reticular de las glándulas suprarrenales, en el oído interno, en la estría vascularis. Las gentes que han vivido siempre en zonas del Ecuador tienen una cantidad mayor de «eumelanina» que las que viven alejados de éste. La finalidad de esta elevada producción de melanina es hacer que la piel tome un color obscuro para que sea protegida de los fuertes e inclementes rayos solares. En países nórdicos europeos, la formación de melanina es en consideración menor en sus habitantes, evidentemente porque los rayos solares son menos intensos que en las áreas del Ecuador. Por tal causa, el color blanco de la piel es tan común en las personas de las zonas Septentrionales.

Los cambios somáticos en los grupos humanos establecidos, como son los rasgos faciales y los estructuralmente anatómicos, dependen de la adaptación de su particular medio ambiente, siendo genéticamente tramisibles, como lo vemos en sus extensas generaciones concernientes. Solamente Dios y el pronunciado tiempo han sido testigos de esta transformación por adaptación progesiva, contrariamente a lo propuesta por la teoría de la evolución que deduce sin decoro que “los seres humanos descienden de los primeros primates habidos en la tierra, de los cuales unos han evolucionado más que otros». Este irracional racismo de los agentes “infrahumanos” hizo que se aceptara dentro de las sociedades humanas el criminal concepto darvinista que declara que «los fuertes dominan a los más débiles». No cabe la menor incertidumbre que el psicótico Hitler lo tomó con bastante gusto y prioridad. Incluso, sin abandonar nunca esta postura, el siniestro príncipe del nacionalsocialismo admitió que su derrota ante los eslavos era evidencia de que ellos fueron “más fuertes”.

La nefanda teoría de la evolución no ha dejado más que una estela de sangre, una irreparable huella de dolor en la historia de las civilizaciones por los incontables asesinatos cometidos en su “tan amado nombre”, gracias a su influjo discriminatorio racial que ha golpeado con humillante violencia en cada lugar de este sombrío orbe. Una gran parte de quienes colonizaron Australia, estimaron que sus nativos poseían una capacidad de inteligencia menor que la de los hombres blancos y que por lo tanto, en la escala evolutiva, se les podía considerar como seres “subdesarrollados”. Más que como seres humanos, eran vistos únicamente como “animales” . . . y desgraciadamente, esto no ha cambiado en nada. El 10 de Febrero de 1924, en el periódico «New York Tribune», apareció un escrito hablando que el “eslabón perdido” se hallaba en Australia, aludiendo a los nativos de Tasmania. El Museo Hobart de Tasmania, otorgó una lista de las razones por los que los iniciales colonizadores de piel blanca mataron a muchos naturales, en su propio terruño. Es increíble hasta donde ha llegado la vileza y la imbecilidad de los hombres de esta clase, por causa del mortal e impostor evolucionismo . . . y cabe bien adjudicarles lo que Judas hace casi dos milenios escribió: «. . . se corrompen como animales irracionales» (Jud. 1:10). A mediados del Siglo XIX, el «darvinismo social» predominó en las mentes de no pocos hombres dedicados a la industria. Estos potentados pensaron que la teoría de la evolución, no solamente era posible aplicarla en el campo biológico, sino en la sociedad, precisamente, en el mundo de los [negocios]. Su lema: La supervivencia de los más poderosos, el desprecio y la exclusión de los más débiles e indefensos. Tampoco los filósofos se han salvado de la influencia del evolucionismo, como por ejemplo, cuando Nietzsche proclama (aunque para Nietzsche la humanidad “no representa una evolución hacia algo mejor . . . ”, lo que a continuación sigue, por su matiz, no puede llamarse más que «evolucionismo», ya que su fin es el «Superhombre», que culmina a expensas de la eliminación de otros):

«¿Qué es lo bueno? Todo lo que eleva en el hombre el sentimiento de poder, la voluntad de poder, el poder mismo.

¿Qué es lo malo? Todo lo que proviene de la debilidad.

¿Qué es la felicidad? El sentimiento de lo que acrece el poder; el sentimiento de haber superado una resistencia . . .

Los débiles y los fracasados deben perecer; ésta es la primera proposición de nuestro amor a los hombres. Y hay que ayudarlos a perecer».

Sólo me resta decir, para concluir nuestra disertación, que el propósito por el cual Dios nos dio a conocer el origen de las naciones del mundo, fue para mostrarle al mundo que no existen “razas”, sino tan sólo «una»; para mostrarles a todos que las naciones gentiles, por medio de su Pueblo privilegiado, Israel, su eterno escogido, serían parte de la «común salvación». Esta [salvación], tan bendita, habrá de cristalizarse, no en el cielo, sino en lo que será el terrenal e inigualable Reino de Dios futuro.

Así sea.

Dios les bendiga siempre.

Referencias:

«La Mentira de la Evolución». Ken Ham.

«El Pentateuco». Pablo Hoff.

«Comparación de los Genomas de las Especies».
Instituto Médico Howard Hughes (HHMI).

«El Anticristo». Friedrich Nietzsche.

«Es.ciencia.misc».

«Wikipedia». La Enciclopedia libre.

«Biblia de Estudio Siglo XXI». RV.

«Reina Valera 1960».